Antecedentes legales de la guerra de resistencia A partir de la promulgación la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela (CRBV) en diciembre de 1999, fueron produciéndose

cambios significativos en la estructura jurídica, conceptos y objetivos estratégicos encaminados a profundizar la participación ciudadana, a lo que se sumó, un nuevo pensamiento militar que a la par ha ido reorientando la doctrina militar venezolana. Se ha querido con ello poner en movimiento el proceso de construcción del poder popular, fortalecer las relaciones civiles-militares y a la Fuerza Armada Nacional (FAN), para dar respuesta a una política de Estado enfocada con pasos firmes sobre la base de un humanismo cívico y del socialismo del siglo XXI, para satisfacer la necesidad de la sociedad venezolana de contar con una defensa integral que le permita, en el espacio geográfico nacional, la posibilidad ³segura´ de disfrutar de sus derechos constitucionales, pero a la vez, abriendo los cauces necesarios para el cumplimiento de los deberes ciudadanos dentro del marco del principio de la corresponsabilidad. l El combate en la conquista La conquista fue el período que siguió al descubrimiento y llegó hasta la mitad del siglo XVII. Los españoles tenían dos grandes motivos para dominar este nuevo mundo con el que se acababan de encontrar. Como era de esperarse, esto ocasionó un conflicto entre esas dos sociedades. (Indios y españoles). Los indios ofrecieron una fuerte resistencia al intento español de conquistarlos. Uno de los más valientes y destacados fue el Cacique Guaicaipuro, caracterizado por sus dotes físicas y lo más importante, por ser un gran estratega y provisor guerrero. l Bloqueo a Venezuela en 1902. Agresión llevada a cabo por Inglaterra, Alemania e Italia contra Venezuela para dirimir con Estados Unidos de Norteamérica áreas de influencia en territorios americanos, escudada en el cobro compulsivo de deudas morosas y el reconocimiento de reclamaciones pendientes, a pesar de que sobre estas últimas el gobierno venezolano mantenía objeciones doctrinarias sustentadas en principios de derecho internacional. El 9 de diciembre de 1902, quince (15)

unidades de la armada inglesa y alemana actuando en operación conjunta atacaron el Puerto de La Guaira. Allí tomaron, sin combatir, a 6 naves de guerra Venezolana; desembarcaron tropas en los muelles, de los cuales se apoderaron. El 22 de diciembre de 1902 el vicealmirante inglés Archibald Lucas Douglas, comandante de la armada conjunta, en esta ocasión a nombre del imperio británico, hizo publicar en el diario "El Heraldo" de La Guaira la siguiente disposición: "Por la presente se notifica que un bloqueo ha sido declarado para los puertos de La Guaira, Carenero, Guanta, Cumaná, Carúpano y las bocas del Orinoco, y se hará efectivo desde y después del 20 de diciembre..." Sólo se refería a La Guaira y a las costas situadas al este de dicho puerto, porque las occidentales quedaron a cargo de los alemanes. El comandante de éstos se dirigió al del castillo San Carlos en los siguientes términos: "Según ordenanzas de Su Majestad el Emperador de Alemania declaro por la presente el bloqueo de los puertos venezolanos de Puerto Cabello y Maracaibo. El bloqueo para Puerto Cabello debía empezar el 22 de diciembre y el de Maracaibo el 24 de diciembre en todo su rigor. El 17 y el 21 de enero de 1903, dos (2) unidades alemanas intentaron pasar la barra del lago de Maracaibo y, auxiliadas por otras tantas inglesas, libraron un duelo de artillería con la guarnición del castillo San Carlos, después de lo cual se retiraron del lugar sin llegar a la capital zuliana. Sobre estos acontecimientos se han manejado muchos comentarios, pero todos conducen a 2 proposiciones básicas: (1) La primera, fue expuesta por el primer ministro David Balfour ante la Cámara de los Comunes; ella tendría su origen en la renuencia del gobierno venezolano a reconocer reclamaciones pendientes por daños y perjuicios causados a las personas y propiedades de súbditos de las potencias atacantes, así como el cobro de la deuda pública externa que el país mantenía en crónico estado de mora con Inglaterra y Alemania. (2) La segunda tesis acerca de los motivos profundos que condujeron al bloqueo resulta mucho más compleja y de difícil demostración, como no sea por los indicios circunstanciales de un cuadro geopolítico de gran amplitud, a través de cuyo análisis se facilita la comprensión del problema. Desde los

mismos días del bloqueo se ha sostenido que, en el fondo de su ejecución, estaba en juego el equilibrio mundial del poder; que las potencias europeas lo utilizaron como medio para someter a prueba la política de poderío extranacional mantenida por Estados Unidos El bloqueo fue levantado en virtud de los protocolos firmados en Washington el 13 de febrero de 1903 con los agresores y otras naciones, para cuyas discusiones Venezuela nombró como representante diplomático al ministro norteamericano acreditado en el país, Herbert Wolcott Bowen. Por medio de aquellos instrumentos se formalizó el compromiso de reiniciar el pago de la deuda externa (Bs.165.300.000 de capital e intereses) y la nación reconoció y empezó a pagar, previos dictámenes de comisiones mixtas, las reparaciones extranjeras por Bs.35.500.000; Bs.150.900.000 menos que las demandas iníciales de los reclamantes. La Reserva y su participación La reserva nacional es un componente especial de la Fuerza Armada Nacional que tiene por objeto la complementación de la Fuerza Armada Nacional Activa, así como llenar los reemplazos de personal existente en los diversos componentes de la Fuerza Armada. La participación de las reservas es empleada de muchas maneras. En tiempos de guerra pueden ser usadas para proporcionar reemplazos a las pérdidas en el combate, permitiendo así que estos permanecer en el campo batalla por más tiempo. También se pueden utilizar para formar nuevas unidades y formaciones para aumentar el ejército regular. Además, los reservistas pueden realizar tareas tales como la Guarnición de aduana, la dotación de Defensa Aérea, la seguridad interna y vigilancia de los puntos importantes, tales como almacenes, campamentos de prisioneros de guerra, los nodos de comunicaciones, bases aéreas y marítimas y otras esferas vitales, por lo tanto, pudiendo liberar las tropas regulares para el frente. Las combinaciones de estas tareas también pueden ser utilizadas. Células y Grupos de resistencia Ante la posibilidad, pero aun improbable, de ocupación del territorio Nacional, por parte de fuerzas estadounidenses para tomar los recursos

Energéticos y derrocar al gobierno, en Venezuela se está modificando la estructura de las Fuerzas Armadas, con una tendencia a incrementar los componentes humanos. En este sentido se han creado y se ha comenzado el entrenamiento de milicias populares o civiles (tiro con fusil de asalto, pista de infantería, educación física, etc.), que ya cuentan con más de 150.000 elementos mientras que las FF.AA. regulares tienen unos 100.000 soldados. El entrenamiento inicial consta de un curso intensivo en Guerra de Resistencia, que dura unos veinte fines de semana.  Milicia Nacional: De momento el Comando General de la Milicia Nacional, está organizado en base a nueve (09) Agrupamientos de Reserva, con presencia en todo el territorio nacional, y una docena de Cuerpos Especiales de Resistencia (nucleados en torno a contingentes de trabajadores de empresas e instituciones nacionales). Se estima que pueden tener en los actuales momentos unos 400,000 hombres y 120.000 mujeres, aprox. en diversos estatus de adiestramiento, pero la meta fijada públicamente por sus autoridades, es la de llegar a 1,100,000.  la Reserva Nacional, constituida por todos los ciudadanos venezolanos que no estén en el servicio militar activo (cuadros temporales de los otros componentes), o que hayan cumplido con el servicio militar o que voluntariamente se incorporen a las unidades de la reserva.  la Guardia Territorial, constituida por todos los ciudadanos venezolanos que voluntariamente se organicen para cumplir funciones de resistencia local ante cualquier agresión externa. La misma está constituida por ciudadanos y ciudadanas que se organicen de forma voluntaria para cumplir con las siguientes funciones: Resistencia local ante agresiones internas. Resistencia ante invasión de fuerzas extrajeras. Participar en misiones especiales de defensa y desarrollo integral de la nación.

Responsabilidades El nombre de estos grupos de ciudadanos-soldados se llama Guardia Territorial. El objetivo final del mandatario venezolano es que estas milicias lleguen al millón de cuadros formados y entrenados para la guerra irregular o de resistencia. A su vez conforman el quinto componente militar venezolano junto al ejército, marina, fuerza aérea y guardia nacional constituyéndose en el ala de la reserva junto con los reservistas tradicionales. Esta Guardia Territorial está constituida por los ciudadanos organizados para cumplir funciones de resistencia local ante cualquier agresión interna o invasión de fuerzas extranjeras. Militarmente están bajo el mando de la Comandancia General de la Reserva Nacional y de la Movilización Nacional. Tienen, como responsabilidad complementar a la Fuerza Armada Nacional activa para el cumplimiento de sus funciones y proporcionar reemplazos a sus unidades, y cualquier otra que se le asigne para la defensa integral de Venezuela. Su misión principal es la preparación y mantenimiento del pueblo organizado para operaciones de resistencia local, ante cualquier agresión interna y/o externa, así como la participación en misiones especiales de defensa y desarrollo integral del territorio. Operaciones no convencionales Operaciones realizadas por fuerzas militares y paramilitares especialmente organizadas, adiestradas y equipadas con el fin de alcanzar objetivos militares, políticos, económicos o psicológicos a través de medios militares no convencionales en aéreas hostiles, aéreas negadas o aéreas políticamente sensibles. Adquieren una fisonomía distinta al resto de las operaciones, ya sea por que imponen procedimientos, organizaciones o medios particulares, o por que requieren de fuerzas particularmente instruidas. Estas operaciones se llevan a cabo como parte de la competencia pacífica, de un conflicto o una guerra, independientemente o en coordinación con operaciones de fuerzas convencionales, no especiales. Las consideraciones político-militares configuran a menudo las operaciones especiales que

requieren técnicas y supervisión clandestinas, encubiertas o de poca visibilidad a nivel nacional. Las operaciones especiales difieren de las operaciones convencionales en cuanto al nivel de riesgo físico y político, las técnicas operacionales, la modalidad de empleo, la independencia del apoyo amigo y la dependencia de inteligencia operacional detallada y recursos locales. La creación de la Agrupación de Fuerzas para Operaciones no convencionales indica preocupación por parte de la conducción del Ejército, en la organización y desarrollo de fuerzas para este tipo de operaciones. La nueva unidad está integrada por el Regimiento de Asalto Aéreo 601, la Compañía de Comandos 601 y la Compañía de Comandos 602 Las Tropas de Operaciones Especiales (TOE) son elementos con adiestramiento especial, organizados, equipados e instruidos para satisfacer los requerimientos que demanden los niveles estratégico militar, operacional y táctico, incluyendo la proyección del poder militar, antes y durante las operaciones militares, o cuando el empleo de fuerzas convencionales de consideración sea prematuro, inapropiado o poco factible. Estas fuerzas comprenden elementos de Fuerzas Especiales (FFEE), Comandos y Cazadores, las que cumplirán funciones, participando en operaciones convencionales dentro del escenario de la batalla, particularmente en el conflicto de baja intensidad. Conflicto de contención y desgastes Un vivo ejemplo de los conflictos de contención se encuentra en los episodios enfocados entre EE.UU y Venezuela donde el primero de éstos lanza operaciones estratégicas de guerra, al estilo Maquiavelo sin llegar, por ahora, a la agresión física (propiamente dicha). Se represa, como la contención artificial de aguas de un río, un caudal de irrespeto a la soberanía, a la libre determinación de un pueblo y a la promoción de hechos dispersos que instan a socavar las bases de una sociedad ensimismada con la paz, hasta que la presa rasga sus paredes e inicia la filtración del poder de las aguas desde arriba y finalmente cede. Es la Guerra de Contención. Hay que drenar y apaciguar la ferocidad de un eventual diluvio; pero con estrategias cónsonas con el

momento vivido. El conflicto de desgaste es el tipo de guerra en que se trata sólo de desgastarlo. No se trata de destruirlo, sólo de desgastarlo. Eso es para que la armada se debilite, y no se destruya. Una guerra de desgaste es una guerra en la cual el vencedor es el que resiste más en pie, dejando a los demás derrotados. Los conflictos de desgaste ocurren como una especie de punto muerto; en vez de quedarse estancada, prosigue en el mismo lugar, con los mismos soldados, mismos tanques y otros armamentos, hasta que soldados y armas de un general caen y pierden contra el adversario. El perdedor generalmente se extingue o huye con los pocos soldados que quedan (ocurre más lo primero). La mayoría de las guerras de desgaste más grandes se libraron en la Primera y la Segunda Guerra Mundial. Operaciones de resistencia l Guerra psicológica. El enemigo simétricamente superior, para garantizar sus objetivos en virtud de sus intereses, hace uso de estrategias, tácticas, técnicas y procedimientos para dominar a través de la acción sicológica al enemigo y a la opinión nacional e internacional, estas acciones se realizan no solo a nivel interno de su país sino a nivel de la comunidad internacional, su planeamiento sucede antes, durante y después de iniciar la guerra con el fin principal de influenciar las opiniones, emociones, actitudes y conductas de grupos enemigos, neutrales o amigos, en sentido favorable a sus intenciones. Para ello hace uso de técnicas como diseminación de propaganda, la cual se define como cualquier información, idea, doctrina o incitación que se difunde en el auditorio objetivo, con el fin de influenciar las opiniones, emociones, actitudes o conducta de cualquier grupo especifico, con la finalidad de beneficiar directa o indirectamente su acción sobre el país a ocupar. Según la doctrina del enemigo, las operaciones psicológicas pueden resultar especialmente efectivas para: 1) Reducir la intensidad y duración del combate armado.

2) Hacer innecesario el combate armado. 3) Explotar la tensión sicológica del adversario durante las operaciones de combate, cuando se utiliza el conflicto armado como medio psicológico. l Guerra aeroterrestre. El Enemigo simétricamente superior, trata en todo momento que la ofensiva sobre el país anfitrión sea arrolladora, apoyada por un intenso bombardeo previo, que deja fuera de combate rápidamente a la mayor parte de la Fuerza Armada y le permite avanzar con celeridad hacia los objetivos estratégicos y tácticos planificados. Sus planes militares se diferencian por los avances tecnológicos y cambios en la doctrina, que hacen concebir esperanzas de ocupar la mayor parte del país en menor tiempo. El enemigo tratara en todo momento de movilizar un número menor de hombres sobre el objetivo, a fin de exponerlos a su adversario sin tener la certeza del dominio total del escenario. Este despliegue, con menos tropas pero mayor número de elementos de las Fuerzas Especiales y más énfasis en la movilidad, responde a la teoría que una operación relámpago contra la élite de las fuerzas armadas del adversario dejara al país descabezado y sin capacidad de respuesta. Las operaciones comienzan con un bombardeo aéreo de gran intensidad, realizado con misiles de crucero y bombas aéreas teledirigidas. El enemigo confía en la eficacia de las armas dirigidas para destruir puestos de mando y control, centros de comunicaciones y elementos militares clave, lo que reduciría la capacidad de respuesta de su adversario y desmoralizaría a muchos de sus hombres. El enemigo puede emplear la llamada "bomba E", que lanza descargas electromagnéticas superpotentes y puede paralizar los sistemas eléctricos y de comunicaciones. l Guerra terrestre. Tras el ataque aéreo seguiría el ataque por tierra, con unidades altamente móviles que tratarían de llegar a los objetivos planificados en pocos días. El Enemigo puede emplear para esta fase un reducido número de sus divisiones

y regimientos independientes de élite, dotados de gran potencia de fuego y alta movilidad. Además de llegar lo antes posible al centro de gravedad, el objetivo es controlar rápidamente los objetivos estratégicos (pozos petrolíferos, refinerías, represas, empresas estratégicas entre otros). Ante esta superioridad evidente del enemigo en campo abierto, el enemigo evitara que las fuerzas de resistencia se fortalezcan en las ciudades, a fin de forzar combates urbanos (El combate callejero). En este tipo de lucha, las tropas de ocupantes sufrirían más bajas y habría muchas más víctimas civiles, lo que podría hacer la guerra más impopular, tanto en suelo patrio del país ocupante como en el resto del mundo. Otro elemento que el enemigo procura evitar en esta fase es que la Fuerza aérea del país ocupado, envié la mayor parte de los aviones a aeródromos fuera de sus territorios, Esa argucia permite a las fuerzas del país ocupado conservar el grueso de sus aviones de combate. Pudiendo ser usados en misiones especiales para lanzar armas de destrucción masiva contra las fuerzas ocupantes. l Instalación de gobierno provisional. Luego de consolidar la superioridad aérea y realizar la ocupación del territorio, previo a un escenario sumamente seguro para las fuerzas de ocupación, se procederá a colocar un gobierno que siga las instrucciones la misma. En esta etapa las fuerzas invasoras procuraran: a. Represión y eliminación de la autoridad nacional e inutilización de las instituciones estadales originales. b. Deterioro y organizacionales. destrucción de los sistemas de comunicación

c. Alteración psico-social para inhibir la voluntad del combatiente de resistencia por medio de operaciones psicológicas. d. Obtener aceptación por parte de la población desafecta al gobierno sustituido.

l Consolidación de las instituciones del nuevo estado. En esta etapa el gobierno provisional organizará y reestructurará las instituciones del estado siguiendo los lineamientos de la fuerza de ocupación, obteniendo beneficios mutuos de los recursos del país ocupado. Organización del territorio nacional y de las fuerzas armadas en operaciones de resistencia l Organización y desarrollo del sistema de resistencia Se desarrolla en tiempo de paz, se extiende desde el momento presente hasta la inminencia de un conflicto con un actor desigual. Considerándose la más importante de las fases en cuanto a los objetivos que se deben lograr. Se puede comparar con el tiempo de formación de la conciencia nacional que deberá rendir su fruto en el momento cuando sea imposible o limitada nuestra capacidad de acción militar. La organización se encuentra establecida en los planes de empleo nacional del Comando Estratégico Operacional (CEO). l Ocupación de las zonas de responsabilidad Inicio de las acciones de resistencia, comienza en el momento en que es declarada oficialmente la guerra por parte de la fuerza invasora, acompañada de acciones de movilización nacional por parte del país invadido. Tiene como finalidad la dispersión de medios y recursos para adecuarlos a los planes de resistencia establecidos, así como también es imprescindible la activación de planes de preparación y ocultamiento de los recursos logísticos de forma clandestina.

l Aislamiento físico y psicológico Fase del conflicto comprendida desde el momento de la ocupación del territorio por parte de la fuerza invasora hasta el total sometimiento de la voluntad de continuar combatiendo de forma regular por parte país invadido

La poca capacidad de medios para el comando y control por parte de las fuerzas ocupadas y el aparente caos son característicos de esta fase. l Hostigamiento y liberación de zonas Fase del combate de resistencia donde se establecen dos vectores de acción principal: a. Impedir la percepción de éxito de la fuerza invasora. b. Impedir que la fuerza invasora aproveche a su favor los factores de economía de guerra de las potencias (Tiempo, Costo, Bajas y Productividad). c. Mantener la voluntad de acción de las fuerzas de resistencia. d. En esta etapa las operaciones de sostenimiento son de vital importancia para la ejecución y mantenimiento de las operaciones de resistencia. l Consolidación y reorganización de las fuerzas del estado: Es el fin a alcanzar por parte de las fuerzas de resistencia, última y más ardua de las fases en términos del trabajo, caracterizada por la cantidad de labores de reconstrucción necesarias, una vez expulsadas las fuerzas invasoras; llamada también fase de reconstrucción o tiempo post éxito, en donde se restablecen las instituciones del estado. La magnitud del trabajo estará vinculada directamente con la intensidad y duración de la fase anterior y se deberá priorizar aspectos de reconstrucción vitales para retomar la normalidad de la sociedad.

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful