Reforzadores de La Conducta Infantil

¿QUÉ SON LOS REFORZADORES DE LA CONDUCTA INFANTIL?

Todos aquellos estímulos que podamos introducir en la situación de respuesta del niño (en el aula de clase, por ejemplo) que tiendan a hacer más probable la aparición de la misma , constituyen lo que se denomina reforzador positivo . Si se introduce como un estímulo favorecedor de la respuesta el jugar unos minutos con plastilina, ésta se convierte en reforzador positivo porque, mediante procesos de aprendizaje asociativo, se establece la vinculación entre la satisfacción producida con tal juego (1) y la emisión de la respuesta anterior. Si en lugar de introducir en la situación de respuesta del niño un estímulo determinado, lo retiramos de la misma, por ejemplo: “no sales al recreo hasta que no termines la tarea”, el reforzador se llama negativo ya que la suspensión del mismo hace aparecer la conducta deseada. TIPOS DE REFORZADORES Los reforzadores de la conducta infantil se clasifican en función de varios criterios. Si el criterio es la procedencia del refuerzo, se les clasifica en; Extrínsecos si vienen administrados por otra persona distinta del alumno. Por ejemplo: cuando el profesor le proporciona un elogio al niño por estar breves segundos o minutos atendiendo en la clase. En este caso el refuerzo también es positivo porque ha introducido algo nuevo (un estímulo) en la situación de respuesta (atender en clase) que es el elogio. En el caso de un reforzador extrínseco negativo sería aquel administrado por otra persona que eliminara una situación aversiva para el niño. Por ejemplo: “Ya puedes dejar de permanecer cara a la pared y sentarte”. El dejar de estar de cara a la pared funciona como un reforzador negativo, el cual, al eliminarlo de la situación de respuesta del alumno puede favorecer la ocurrencia de la respuesta que se desea. Se les denomina Intrínsecos cuando son reforzadores internos, generados por los sentimientos, pensamientos o emociones del niño. Son ejemplo de ello: los sentimientos de autosuficiencia, pensamientos autoderrotantes, emociones de alegría, etc. Este tipo de reforzadores son difícilmente detectables por el observador exterior. Reforzador primario es aquel que no es el resultado de un aprendizaje, como por ejemplo, la comida, la cual es un reforzador básico, biológico y funcional. Su efecto no está condicionado por el aprendizaje sino que actúa independientemente de éste. Reforzador secundario es aquel que sí es aprendido y está estrechamente vinculado con el historial de reforzamiento que el niño ha recibido en su desarrollo. Los reforzadores secundarios (2) se pueden clasificar a su vez en : MATERIALES : cuando son objetos, cosas, etc., tales como juguetes, chucherías, cuentos, prendas, etc. SOCIALES : tales como el elogio, las sonrisas, las alabanzas, el sentirse querido, la expresión de alegría, gestos de aprobación, etc. ACTIVIDADES : jugar con el rompecabezas, ver la TV, disfrutar de más tiempo libre, salir a la calle, ir de excursión, etc.

así. registros…. como consecuencia de haber realizado la conducta no deseada. etc. 3. 4. 7. tarjetas. etc. administrado inmediatamente después de su ocurrencia. continuo de intervalo. Todas estas manifestaciones de la atención del docente suelen darse. es decir. censuras. Al principio de iniciar el plan de modificación de conducta deberán administrarse los reforzadores de modo más continuo reduciendo gradualmente la frecuencia del mismo en función de la ocurrencia y de la persistencia de la conducta – objetivo. podrían enumerarse un sinfín de . reprimendas. Por atención debe entenderse aquellos refuerzos positivos o negativos administrados de modo intencional o involuntariamente por el profesor: comentarios. El reforzador debe estar asociado contingentemente a la respuesta deseada. en muchas de las ocasiones. y toda expresión que tienda a premiar o castigar la conducta del alumno. acudir a un lugar. 6. permanecer en determinada posición.) y no administrarlo de un modo discontinuo y asistemático. PAUTAS PARA LA APLICACIÓN CORRECTA DE LOS REFORZADORES Para que el reforzador se constituya como realmente efectivo para el alumno y para lograr mayor eficacia en su administración. a la mayoría de los alumnos les gusta recibir un elogio de su profesor. les gusta que se le haga un gesto de aprobación. En el caso de que así ocurra deberá disponerse de otros reforzadores para su administración alternativa. variable. miradas. Deben combinarse los reforzadores materiales con los sociales. gestos. En este sentido. LA ATENCIÓN DEL PROFESOR COMPORTAMIENTO DEL ALUMNO COMO REFORZADOR DEL La atención que presta el profesor a los alumnos constituye un poderoso reforzador para la modificar la conducta problemática de éstos. SISTEMA DE FICHAS : obtener vales. 5.SITUACIONES : Estar con alguien. deben tenerse en cuenta las siguientes pautas por parte del profesor – tutor que lleve a cabo un programa de cambio de la conducta problemática: 1. Los reforzadores se deberán aplicar siguiendo un plan preestablecido que indique su frecuencia (razón fija. El alumno recibe una regañina (prestar atención) cuando se levanta de la silla y. les gusta que la expresión facial del profesor sea alegre. El alumno no debe recibir excesivas explicaciones y razones acerca de porqué está siendo reforzado. estar con los amigos.. puntos. Debe controlarse hasta qué punto el reforzador que se le administra produce saciedad en el alumno. Confeccionar un listado de cuáles van a ser los posibles reforzadores para el alumno de modo que sean efectivos (motivadores). elogios. 2. Al utilizar reforzadores materiales es conveniente que el alumno se encuentre previamente en una situación de relativa de privación o carencia del mismo. para el canje de reforzadores. 8. Es muy habitual el hecho de dirigir un comentario (prestar atención) a un alumno cuando éste no ha terminado la tarea escolar.

reforzándolas e ignorando las conductas indeseables siempre que éstas no resulten extremadamente peligrosas para la integridad física del alumno o compañeros. Sin embargo. “Ya es hora de que te sientes”. a la regañina. en este caso. darle una palmada de castigo. sentar en las rodillas. “no te rías”. palmada en el hombro. sonreirle. En orden a manejar y a administrar correcta y eficazmente el poderoso reforzador que es la atención del profesor debe tenderse a invertir la contingencia de reforzamiento que generalmente suele darse en el aula de clase tal como se ha descrito en las líneas anteriores. De este modo si se logra que el profesor aplique las contingencias predispuestas de forma consistente y objetiva. es muy probable que el alumno considere a las sanciones disciplinarias como naturales. “…Quieres hacer el favor de …”. REFUERZOS POSITIVOS *Contacto: abrazar. moverlo. “…no te da vergüenza”. la configura como necesaria y se establece la asociación entre conducta no deseable versus regañina. B. Una regañina puede tener efectos de extinción de determinada conducta pero lo más frecuente es que no surta efecto sino que el alumno llegue a habituarse al estímulo. . *Alabanza: comentario verbal indicando aprobación.REFUERZOS NEGATIVOS *Tocar al alumno: coger a un alumno fuertemente. etc. coger de la mano. 1962). *Atención Facial: mirar al alumno con gestos de aprobación. agitarlo. amenazar con consecuencias desagradables como “eso está mal”. las investigaciones acerca de los refuerzos facilitados por el profesor señalan los siguientes refuerzos positivos y negativos: A. y a pesar de lo deseable que sería el correcto manejo de contingencias de refuerzos en la clase. Si esta contingencia se repite muchas veces el alumno llega a valorar la ragañina como un … tomarle en consideración por lo que hace y así. En este sentido la inversión de la contingencia significa el prestar atención a las conductas positivas o adecuadas e ignorando las conductas – problema que no resulten excesivamente peligrosas ni destructivas (Zimmerman y Zimmerman. u otros comentarios similares los cuales llegan a constituirse como verdaderos reforzadores positivos para la conducta que se desea eliminar. recomendaciones “eso está bien”. elevar la voz. *Criticar: hacer un comentario de desaprobación. empujarlo. como inevitables consecuencias de su conducta y no como tratamiento arbitrario por parte del profesor (3). recibiéndola. Es lo que se denomina “refuerzo diferencial” que consiste en aplicar sistemáticamente consecuencias positivas a las conductas deseadas.situaciones en las que tiene lugar la contingencia de prestar atención a conductas no deseadas o a las que se les pretende modificar. “estas perdiendo el tiempo”. Otros tipos de comentarios pueden producir el mismo efecto negativo en la conducta del alumno: comentarios tales como: “…tan mayor como eres”.

Barcelona. 1981. En este sentido traemos a colación el texto de Nickel. etc. 343. “ (4) Notas: (1)El juego con la plastilina es meramente un ejemplo cualquiera. Vallés Arándiga..: Principios de modificación de conducta. es necesario además. Previamente deberá elaborarse un listado en el que figuren cuáles son los estímulos que “agradan”. pág. o tiempo libre. no dejar que cojan algo agradable que esté en la clase. en la modificación de las correspondientes actitudes educativas fundamentales. en hacer menos preguntas y dar más órdenes o bien en emplear con más frecuencia la expresión “por favor”. A. De. España 2002. De. pág. 78. especialmente en lo que se refiere a la atención del profesor cuando hace uso excesivo de la crítica verbal hacia el alumno. Herder. . Antonio. sólo dentro de este gran marco de relaciones podrá tener éxito la labor encaminada a conseguir una modificación de algunos rasgos característicos de la conducta. En: Modificación de la Conducta Problemática del Alumno. (4)Horst Nickel: Psicología de la conducta del profesor. gestos y muecas de desaprobación o amenaza. no promete tener demasiado éxito si no va acompañado al mismo tiempo de un cambio y una modificación de la postura y la actitud respecto al alumno. Marfil. No únicamente el manejo de contingencias mediante la aplicación de técnicas operantes constituye el único instrumento de modificación de conductas. inducen al alumno obteniendo autosatisfacción en la realización. dejar sin recreo. para de hablar y esperar a que los alumnos guarden silencio. (2)Una ampliación del tipo de reforzadores y ejemplos de ellos la encontrará el lector en la pág. realmente. técnicas y programas.problemas. ante los mismos. visión exposición. 214 y ss. El esfuerzo debe concentrarse. ¿Qué son los reforzadores?.*Atención Facial Negativa: fruncir el ceño. el cual afirma: “…Todo esfuerzo dirigido a la modificación individual de algunos rasgos característicos aislados de la conducta. a introducir una modificación duradera en la conducta docente y con las repercusiones deseadas en los alumnos. (3)Bandura. la adopción de nuevas actitudes positivas por parte del docente que supongan un cambio prismático en la objetividad de la observación y valorización de conductas y no de personas (alumnos). motivan. consistente por ejemplo. es decir. Debe ponerse de relieve el peligro de un abuso de estas técnicas reductivas en el sentido de que se produzca una habituación del alumno a las consecuencias punitivas de sus conductas. ponerse de espaldas y esperar a que los alumnos se callen. De. *Time – out (tiempo fuera): apagar la luz y callarse. Sígueme.

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful