Está en la página 1de 3

PISTAS PARA UNA COMPARACIÓN

MARX – PLATÓN

(Ampliación de los apuntes tomados por Ángela Rodríguez Bonachera)

La primera diferencia clave entre Marx y Platón es que Marx era


un filósofo materialista y Platón fue un filósofo idealista. De estas dos
concepciones completamente diferentes se derivan postulados a su
vez diferentes:

- Por un lado, Platón entiende que el hombre es en sí ALMA, por


lo que proyecta toda su filosofía en un mundo “imaginario”
desde el punto de vista marxista, el cual, por su parte, entiende
que el hombre es en sí TRABAJO, aunque éste puede alienar al
hombre por culpa de la propiedad privada de los medios de
producción, que está en manos de la clase dominante y provoca
una sociedad de clases. En este aspecto, Platón es partidario de
la sociedad de clases, aunque la que él propone no es una
sociedad cuyas clases se delimitan por la propiedad, sino por la
sabiduría de cada estamento; además, Platón concede la
propiedad a la clase “dominada”, lo cual Marx podría entenderlo
como una forma de “contentar” para que no se revelen y la
clase “dominante” siga en su lugar privilegiado. De alguna
manera podríamos ver que Platón limita el acceso de los
campesinos y productores a la propiedad privada porque teme,
analizado desde la óptica marxista, tanto que el pueblo alcance
un nivel de propiedad que le anime a revelarse contra el
sistema, al modo de la burguesía de la Revolución Industrial,
como que el pueblo carezca de la mínima propiedad y por tanto
pueda tomar conciencia de clase y revelarse contra el sistema
opresor.Podríamos decir que, de alguna forma, la pretensión de
Platón, utilizando una perspectiva marxista, podría ser la de
evitar la el sentimiento de alienación en el campesino obrero. Al
mismo tiempo la propiedad privada no sería ya la causa de la
existencia de las clases sociales no la de la alienación.

- En cuanto a la organización polítia de la sociedad, Platón


establece una jerarquía de regímenes políticos en la que
entiende que la Democracia es el peor de los regímenes que se
pueden dar (después de la tiranía), pues el pueblo (que para
Platón es inculto y en él predomina la templanza, no la
sabiduría) es el que ocupa el poder, generando sólo caos; por
su parte, Marx considera que es el pueblo el que debe tomar el
poder, para cambiar así la sociedad en la que vive, Para Marx,
el pueblo debe ser educado, no debe ser un pueblo inculto fácil
de manejar, al contrario de lo que piensa Platón, el que reserva
la educación para los gobernantes y el ejército, considerando
que el pueblo no necesita ser instruído y que aprende por
imitación.
- Para Marx, esta educación habá que el pueblo, poco a poco,
vaya tomando conciencia de clase y se alce contra la clase
opresora, llegando al poder para cambiar así la estructura de la
sociedad y poder llegar al sistema político que él propone: el
comunismo, sociedad sin clases en la que el Estado se hace
innecesario (teoría de la emancipación); en este aspecto, Platón
considera que el hombre no será libre cuando cambie la
estructura de la sociedad (como dice Marx) sino que será libre
cuando consiga ser virtuoso en aquello que le corresponde
(sabiduría, valor o templanza, según de qué calse sea el
hombre) y llegue al mundo de las ideas; es decir, Platón se
inspira y aspira a un mundo ideal, no material, alegando que en
él se llegará a la felicidad y a la libertad; esto es lo que Marx
critica de la religión y algunas filosofías, entendiendo que éstos
alienan al hombre porque lo dividen entre un mundo falso y la
realidad; además, otra de las críticas de Marx a la religión es
que es el opio del pueblo, lo engaña con “flores para adornar
sus cadenas” a la vez que es instrumento de la clase opresora
para seguir dominando; en este sentido, hay que decir que la
religión católica (religión mayoritaria del mundo occidental)
tiene su base en el pensamiento de Platón. Igualmente
podríamos pensar que la propuesta platónica de un estado
república no es sino otra forma de ideología, en este caso
filosófica (igualmente rechazada por Marx) que podríamos
interpretar como elaborada al margen de la sociedad de su
época (la ideología como alejada de la realidad material) y al
servicio de la futura clase dominante (aristocracia filosófica a la
que pertenece Platón) que (al igual que la crítica que hace Marx
de la religión) se convierte en el opio del pueblo tanto en
cuanto le presenta una realidad en la que su papel queda
reducido a la proudción de bienes materiales para el conjunto
de la sociedad y sin embargo se le anima a desarrollar como
virtud fundamental la templanza, que en definitiva podría
considerarse como un reconocimiento de su papel secundario
en la sociedad, en la confianza de que este sistema república
platónico cubrirá todas sus carencias puesto que estará
gobernado por aquellos que no deben equivocarse en la
definición y satisfacción de las necesidades de la población.

- En este sentido podríamos considerar que tanto Platón como


Marx consideran el bien común por encima del bien individual.
LA sociedad por encima del individuo.

- Es curioso, sin embargo, que desde un punto de vista Marxista,


el modo de producción existente en la época en la que escribe
Platón es el modo de producción esclavista. Sin embargo la
esclavitud es una realidad que Platón ni siquiera se plantea,
podríamos decir que la ignora. Desde un punto de vista
marxista podríamos decir que esto es precisamente la prueba
de la lejos que pueden llegr a estar las reflexiones filosóficas de
la realidad material.