Está en la página 1de 334

La historia secreta de la CIA

The Secret History of the CIA.

JOSEPH J. TRENTO

Traducción de Inés Belaustegui

© Joseph Trento, 2001

---

Joseph J. Trento trabaja como reportero de investigación desde 1968, año en que
entró a formar parte de la plantilla del legendario periodista Jack Anderson. Es
autor de Widows, un libro que ha sido un éxito de ventas en Estados Unidos, y ha
trabajado para el equipo de investigación de la CNN. Ha sido colaborador de los
programas de televisión 60 minutes, Nightline y Prime Time Live. Ha aparecido
también en Meet the Press, CBS Morning News, Good Morning, America y NPR. En la
actualidad, Trento es presidente del Public Education Center, un servicio de
prensa sobre seguridad nacional que actúa sin ánimo de lucro.

---

La CIA se fundó con «la mejor» de las intenciones: combatir el imperio soviético
durante la Guerra Fría. Durante más de cincuenta años, cientos de hombres y
mujeres han participado en un tipo de espionaje misterioso y arriesgando sus
vidas en nombre de la seguridad nacional. Sin embargo, la auténtica CIA, tal
como se presenta en esta obra reveladora, sufrió desde sus comienzos las
funestas consecuencias de una serie de oportunidades desaprovechadas,
rivalidades internas, errores de gestión e infiltración de topos soviéticos. En
La historia secreta de la CIA nos adentramos en los turbios entresijos de un
mundo plagado de agentes dobles y triples, lealtades divididas y almas
torturadas. Tras diez años de investigación en archivos confidenciales y de
entrevistas a maestros legendarios del espionaje, Joseph J. Trento se ocupa de
apartar el velo de secreto que protegía a la CIA y nos muestra el perjuicio que
causaron a la Agencia las debilidades profundamente inhumadas de quienes fueron
elegidos para dirigirla. Así, nos presenta a Igor Orlov, el frío agente doble
soviético que se infiltró en las altas esferas de la agencia de investigaciones
secretas estadounidenses; a James Angleton, el infame cazatopos de la CIA, que
implicó a los soviéticos en el asesinato de John F. Kennedy; a George Weisz, el
emigrante húngaro que trabajó para los soviéticos mientras reclutaba científicos
nazis para Occidente, entre otros muchos. La historia secreta de la CIA es una
guía por los oscuros pasillos de una organización compuesta por los mejores y
más brillantes hombres y mujeres de Estados Unidos, cuya sed de poder e
influencia puso en peligro la seguridad nacional y mundial, provocó errores
increíbles que fortalecieron el régimen soviético y condujo al absurdo
sacrificio de miles de agentes patrióticos.

---

A SUSAN TRENTO,
QUE ME AYUDÓ A DESVELAR Y COMPRENDER
ESTA HISTORIA SECRETA.
CONTENIDO

AGRADECIMIENTOS ..................................................................................................................................... 8
1. BERlA Y STALIN ...................................................................................................................................... 10
2. ENTRA SASHA ........................................................................................................................................ 15
3. PÓQUER HUMANO ................................................................................................................................. 20
4. LOS NORTEAMERICANOS ..................................................................................................................... 26
5. LOS PRIMOS ........................................................................................................................................... 31
6. LA BATALLA PÓR EL CONTROL DE LOS SERVICIOS DE INFORMACIÓN NORTEAMERICANOS ..... 36
7. GEORGE WEISZ ...................................................................................................................................... 43
8. ORLOV: EL HOMBRE INDISPENSABLE ................................................................................................. 49
9. BERLÍN: LA NUEVA BASE EN LA FRONTERA ....................................................................................... 54
10. EL HOMBRE DEL FBI EN LA CIA .......................................................................................................... 58
11. ENCUBRIMIENTO Y ASCENSO ............................................................................................................ 65
12. UN TIPO DURO EN BERLÍN .................................................................................................................. 70
13. UNA OPORTUNIDAD DESAPROVECHADA ......................................................................................... 74
14. MURPHY Y COMPAÑÍA ......................................................................................................................... 80
15. VAQUEROS EN BERLÍN ........................................................................................................................ 85
16. IGOR Y LAS DAMAS .............................................................................................................................. 92
17. SOLO VEN EL TÚNEL ......................................................................................................................... 100
18. POR FIN UN DESERTOR .................................................................................................................... 105
19. LOS ILEGALES .................................................................................................................................... 110
20. EL DESASTRE HÚNGARO .................................................................................................................. 115
21. HARVEY TIENE PROBLEMAS ............................................................................................................ 121
22. TRANSICIÓN, MAGNICIDIO Y CONCIENCIA...................................................................................... 125
23. ¿QUÉ MURO? ...................................................................................................................................... 130
24. EL MAGNICIDIO COMO POLÍTICA EXTERIOR .................................................................................. 134
25. LOS KENNEDY, OFICIALES DE CASOS ............................................................................................ 143
26. JRUSCHOV MUEVE FICHA ................................................................................................................. 148
27. OSWALD EN MOSCÚ .......................................................................................................................... 152
28. SR-9 ..................................................................................................................................................... 155
29. EL KREMLIN CONTRA JRUSCHOV .................................................................................................... 159
30. INFORMA PENKOVSKI ........................................................................................................................ 163
31. NI UNA PREGUNTA ............................................................................................................................. 168
32. ÉL DESCUBRIÓ LOS MISILES, ASÍ QUE... ¡DESPÍDANLO! ............................................................... 173
33. LOS CUCHILLOS LARGOS ................................................................................................................. 177
34. LA VIOLENCIA SÓLO ENGENDRA VIOLENCIA ................................................................................. 183
35. HOOVER SALVA A PHILBY ................................................................................................................. 187
36. A LA CAZA DE ANGLETON ................................................................................................................. 191
37. LA BÚSQUEDA .................................................................................................................................... 195
38. SASHA, CERCADO .............................................................................................................................. 200
39. LA RED SE AMPLÍA ............................................................................................................................. 205
40. LA OPERACION PERFECTA ............................................................................................................... 211
41. EL YERNO............................................................................................................................................ 216
42. GOLPE MORTAL EN VIETNAM ........................................................................................................... 224
43. LA CALLE DE THONG NHUT .............................................................................................................. 230
44. LA CIA Y LOS SEÑORES DE LA DROGA ........................................................................................... 234
45. SE PIERDE VIETNAM .......................................................................................................................... 239
46. NIXON CONTRA EL FANTASMA DE KENNEDY ................................................................................. 245
47. NO CONTRADIGAS A GENEEN .......................................................................................................... 253
48. SANGRE Y SENTENCIA ...................................................................................................................... 263
49. WEISZ EN ALEMANIA ......................................................................................................................... 271
50. NOTIFICACION DE DESPIDO PARA ANGLETON .............................................................................. 274
51. ¿PARA QUÉ QUEREMOS EL CONTRAESPIONAJE? ........................................................................ 279
52. NAVIDADES EN VIENA ....................................................................................................................... 284
53. DESPUÉS DE ANGLETON .................................................................................................................. 290
54. EL ESPÍA ATÓMICO ............................................................................................................................ 294
55. UN TOPO EN LA CASA BLANCA ........................................................................................................ 298
56. MUERTE AL TOPO .............................................................................................................................. 306
57. EL FINAL DE LA GUERRA FRÍA .......................................................................................................... 314
EPÍLOGO ................................................................................................................................................... 319
BIBLIOGRAFÍA SELECCIONADA .............................................................................................................. 324
PREFACIO

Esta historia trata de los hombres y mujeres que fueron escogidos para
librar una batalla secreta con la Unión Soviética después de la Segunda Guerra
Mundial. Pertenecían a lo que hoy llamamos «aquella generación prodigiosa» que
ganó una guerra mundial y salvó a Estados Unidos del totalitarismo nazi. Muchos
de los mejores trabajaron juntos en la Agencia Central de Inteligencia (CIA)
para librar la batalla de la Guerra Fría y, una vez más, salvar la libertad.
Solo que, esta vez, en secreto.
A estos hombres y mujeres de la CIA se les encomendó un trabajo que no
estaba sometido a ningún tipo de responsabilidad o supervisión real. Este libro
trata sobre cómo, al dejarles actuar a su libre albedrío, violaron las normas
una y otra vez. Trata sobre errores que los servicios de investigación
estadounidenses cometieron reiteradamente, y sobre el peligro resultante. Por
desgracia, una de las cosas que hemos aprendido es que ninguna generación es
«prodigiosa». Puede que ciertos individuos sean valientes, pero otros pueden ser
cobardes y arrogantes. Muchos héroes de la Segunda Guerra Mundial emprendieron
una carrera profesional en la CIA que no produjo ninguna victoria real y sí
muchas tragedias.
La historia secreta de la CIA no presenta una Norteamérica derrotando al
comunismo ateo y ganando la Guerra Fría. Es más un libro sobre la ambición y la
traición, que sobre logros patrióticos. Trata de lo que sucedió cuando una época
de miedo nos forzó a entregar un extraordinario poder a una agencia
gubernamental que estaba dirigida por seres humanos con debilidades que nos son
propias a todas las personas. Es un libro sobre oportunismo, crueldad, intereses
personales y orgullo desmesurado.
Desde el día mismo en que la CIA inició su andadura, sus directores
pusieron en peligro la vida de personas en su mayoría inocentes y que no tenían
nada que ver con sus guerras de espías. A lo largo de la Guerra Fría, cientos de
miles de personas murieron en una serie de luchas de poder y operaciones
secretas, a menudo motivadas por intereses que poco tenían que ver con el bien
de la nación.
En el trasfondo de este lado menos romántico de las operaciones
encubiertas laten el resentimiento y la rabia entre los que quieren perpetuar el
mito de que la CIA ganó la Guerra Fría.
Pero algunos hombres y mujeres que trabajaron para la agencia reconocen
sus fallos y me expresaron sus deseos de que se diera a conocer la verdad.
Habría sido imposible investigar sobre el tema y llegar a escribir este
libro si no hubiera sido por la colaboración del antiguo jefe del servicio de
contraespionaje de la CIA, James Jesus Angleton. Para algunos, Angleton es el
icono de la paranoia anticomunista que contagió a Estados Unidos durante tantos
años. Como veremos, la acusación de que veía rojos y agentes del KGB por todas
partes y que destrozó vidas inocentes tiene un desagradable componente de
verdad, pero se trata de una de las grandes simplificaciones que circulan sobre
la CIA.
En diciembre de 1974, el director de la CIA, William Colby, puso fin a lo
que denominó la «búsqueda inútil» emprendida por Angleton, empeñado en buscar
topos en la CIA: la solución fue despedirle directamente. Según Colby -opinión
compartida por un puñado de autores-, no había topos ni traidores, y ni el KGB
ni ningún otro servicio de espionaje se infiltraron jamás en la CIA. Al fin y al
cabo, pensaban ellos, la CIA era la mejor de las mejores, una agencia
invulnerable.
Con Angleton incapaz ya de defenderse y desacreditado por completo, esa
versión triunfal de la historia fue la que pervivió. Era la que convenía al
amiguismo de todas las áreas del espionaje estadounidense, y que afectaba a
ciertos elementos del Departamento de Justicia, la División Internacional de la
Oficina del Censo y otros muchos organismos gubernamentales. Sin embargo, con el
arresto en 1994 del oficial de contraespionaje de la CIA Aldrich Ames, el mito
se derrumbó de manera estrepitosa. La detención de Ames provocó una oleada de
relatos de terror sobre topos sospechosos en el ejército, en el Departamento de
Energía, en el de Estado, en el FBI y en la CIA. Pero ¿cuál es el contexto en
que se produjo? ¿Qué quiere decir todo este embrollo?
La historia secreta de la CIA recoge lo que sucede cuando una sociedad
libre se embarca en una actividad que es totalmente ajena a su carácter. Este
libro es el resultado de cientos de entrevistas y de treinta años de periodismo
dedicado a los hombres y mujeres que estuvieron en la Agencia durante la Guerra
Fría. Recoge y preserva una memoria institucional no oficial sobre
acontecimientos que algunos convirtieron en mitología.
Me decidí a escribir esta historia porque me di cuenta de que el servicio
de investigación es el organismo gubernamental estadounidense que más tiene que
ver con cómo se comporta Estados Unidos en el mundo. En cierto sentido, la CIA
posee más poder que el Pentágono. El análisis que la CIA hace del mundo es
crucial a la hora de determinar qué armas desarrolla el país y definir las
amenazas a las que responde la nación. Los presidentes cambian, pero el aparato
burocrático de investigación permanece en su lugar, lo que lo convierte en la
verdadera clase dirigente de nuestro sistema político.
Los presidentes de los últimos tiempos han aprendido que el comandante en
jefe no llega necesariamente a conocer todos los secretos. Si los presidentes no
hacen la pregunta adecuada, no se les dará la respuesta adecuada. Richard Nixon
y Jimmy Carter aprendieron esta lección de la forma más dura. Pero es que
incluso el director de la CIA puede quedar marginado cuando las operaciones se
ponen en duda o se tachan de ilegales.
El centro neurálgico de la CIA es la Dirección de Planificación, de
Operaciones, de Acción Encubierta o como quiera que los espías decidan
denominarse en cada momento. Durante la Guerra Fría, estos hombres se
consideraban tan importantes para la supervivencia de nuestro país que creyeron
que las leyes ordinarias no les eran de aplicación. Esta clase de elitismo ha
perseguido a la CIA a lo largo de toda su existencia. Este convencimiento de
estar exentos del cumplimiento de toda ley se ha convertido en norma. Ninguna
otra profesión requería una entrega tan absoluta y un abandono de la propia
moral de cada cual, como la profesión de empleado de la CIA. Al otro lado del
mundo, lo mismo cabe decir del KGB.
Mis estudios sobre la CIA comenzaron cuando el doctor William R. Corson me
telefoneó en 1976. Le conocía desde hacía seis años. Por aquel entonces yo
trabajaba como reportero para un periódico. Me encargaba de las noticias
referentes a la seguridad nacional, y Corson era una de mis fuentes de
información, una muy especial porque parecía tener acceso a cualquier asunto.
Corson escribía una columna sobre política y asuntos militares. Además de
erudito, era un soldado de la Infantería de Marina que había luchado en tres
guerras. Nunca trabajó para la CIA, pero sí trabajó directamente para cuatro
presidentes. Había estudiado Física en la universidad, había jugado al béisbol
en segunda división, había luchado en la Batalla del Chosin Congelado en Corea,
había sido amigo de JFK y había llegado a matar por él. El coronel Fletcher
Prouty me dijo en cierta ocasión: «Para Bill Corson la CIA era algo así como un
equipo de apoyo para su trabajo. Él necesitaba saber; la CIA, no».
En los años setenta la revista Penthouse empezó a contratar reporteros
para hacer grandes reportajes de investigación. Como sabía que yo quería
escribir algunas de esas historias, Bill Corson me tomó como su protegido.
Tratar con él era una locura, pues rara vez me decía algo a las claras. Igual
que a Garganta Profunda en la historia del Watergate, a Corson le encantaba
jugar a que yo adivinara de qué estaba hablando cuando me daba pistas sobre
extraños acontecimientos e incidentes tentadores. Cada vez que me decidía a
cambiarlo por otra fuente, aparecía él con la prueba escrita o justo esa
información tan difícil de conseguir que yo necesitaba.
Me obligó a ganarme su confianza. Si escribía un reportaje con algún
detalle insignificante pero erróneo, se pasaba semanas sin hacerme ni caso. Fui
testigo de cómo destrozaba la carrera de algún reportero que él consideraba
«muerto» por haber puesto poco esmero en el reportaje o, como él mismo decía,
por «haberse dejado liar por la Agencia». Poco a poco fuimos haciéndonos amigos,
y en cierto sentido supongo que se convirtió en el «oficial responsable de mi
caso».
En 1968, Corson dejó la Infantería de Marina. Su paso por las altas
esferas en la Casa Blanca y en el Pentágono le convenció de que muchos más
soldados estadounidenses morirían inútilmente en Vietnam. Arriesgándose a ser
sometido a un consejo de guerra, escribió The Betrayal, un éxito de ventas que
modificó la percepción de los norteamericanos sobre los hombres que combatían en
aquella guerra.
Era un hombre de complexión fuerte y compacta y mente de intelectual, que
había crecido en el Chicago de Al Capone. No había estudiado en ninguna de las
universidades más prestigiosas del país, lo que normalmente constituía el aval
para formar parte de la comunidad del espionaje, pero su currículum personal
incluía un detalle de gran importancia: su padre había sido uno de los primeros
discípulos del general Ralph Van Deman, el patriarca de los servicios de
información del ejército. Cuando hablaba, Corson usaba mil y un términos de la
jerga del mundo secreto en el que estaba acostumbrado a vivir. Por ejemplo, la
gente que trabajaba en la agencia eran «los de arriba del río». Si alguien había
muerto, decía que «había pasado al lado duro». Mientras escribía mis reportajes,
muchos de ellos embarazosos para la CIA, Corson y yo trabajábamos codo con codo.
Almorzábamos juntos cada semana en el Hotel Hay-Adams de Washington, D. C.,
justo enfrente de la Casa Blanca.
Un día Corson me dijo: «Quiero presentarle a Angleton. Casi no sabes nada
todavía, pero ya va siendo hora de que hables con él». Dio un sorbo a su martini
doble y encendió otro cigarrillo más con su flamante zippo, y añadió
lacónicamente: «Tienes que conocerle antes de que se muera de tanto beber y
fumar».
Por casualidad, Angleton me telefoneó por su cuenta a los pocos días. Le
había llamado la atención un artículo del que yo era coautor, sobre el recurso
de la CIA a los medios de información y noticias para usarlos de tapadera.
«Señor Trento -me dijo-, soy Jim Angleton, y he visto que en su artículo sobre
la CIA y los servicios de noticias no mencionaba directamente a nadie de la CIA.
Me gustaría invitarle a comer». Tras esa llamada en junio de 1976, me dispuse a
conocer personalmente al hombre cuyo nombre en clave, Madre, había quedado
consagrado en la fantástica novela de Aaron Latham, Orchids for Mother.
La delgadez de Angleton era legendaria, pero cuando le vi por primera vez
en el viejo Army and Navy Club, parecía un ser casi irreal y etéreo. Habíamos
quedado en el vestíbulo, y de allí me llevó hasta el bar principal. Pidió una
mesa para dos en un rincón protegido del ruido, y se sentó en la silla desde la
que mejor podría controlar quién entraba y salía del salón. En esa época llevaba
en paro desde hacia dos años. Sospeché que había decidido hablar conmigo porque
el único reportero al que solía proporcionar información sobre investigaciones
secretas era Sy Hersh, y Hersh fue quien hizo circular una historia que Colby le
había suministrado y que había provocado la expulsión de Angleton.
Aquella comida dio inicio a una relación no precisamente sosegada. Durante
los once años siguientes Angleton me trató como confidente suyo, agente enemigo,
caja de resonancia y, finalmente, como confesor, cuando el cáncer de pulmón se
apoderó de su cuerpo. Era un hombre difícil y podía ser muy arisco. Me contaba
historias cruciales, pero cuando las publicaba se ponía furioso conmigo. Un día
tuve que darle una noticia. Me había enterado de que sus antiguos compañeros de
la CIA, que querían destruir su reputación de una vez por todas, habían
relanzado la caza de un topo del KGB en la agencia, pero esa vez el objetivo era
él. Angleton la pagó conmigo, que solo era el mensajero. Se enfadó tanto por
haberle comunicado esta noticia que no quiso saber nada de mí durante un año. En
su declaración en el juicio sobre el asesinato del presidente Kennedy, me acusó
de ser un «agente desinformador del KGB». Un día volvió a llamarme, como si no
hubiera pasado nada.
Entonces, me presentó a su amigo y antiguo compañero Robert T. Crowley,
también buen amigo de Bill Corson. Crowley era un tipo tan de cuartel general
como Corson lo era de calle. Era uno de los hombres más altos que hayan
trabajado jamás en la CIA. Siempre andaba metido en operaciones con personal del
más alto nivel y su personalidad poseía un magnetismo y atractivo que le
convertían en el perfecto aristócrata del espionaje.
E1 trabajo principal de Crowley era establecer vínculos con grandes
empresas como la ITT, que la CIA utilizaba de tapadera para sus movimientos de
grandes cantidades de capital. Estaba también muy implicado en las actividades
del Gobierno estadounidense por derrocar a Salvador Allende en Chile. Antes de
conocernos personalmente, algunas historias que yo había investigado y publicado
le habían causado muchos problemas, por ejemplo varias citaciones de un jurado
federal de acusación que investigaba la trama encubierta de Chile. Sin embargo,
una vez jubilado de la CIA, Crowley decidió seguir el consejo de Angleton y
Corson y habló conmigo.
Tras la terrible muerte de Angleton por cáncer de pulmón en mayo de 1987,
Corson y Crowley empezaron a proporcionarme acceso a los archivos que habían
conservado como muestra de confianza hacia su viejo amigo. La única promesa que
les hice fue no publicar nada hasta que pasaran diez años de la muerte de
Angleton. Ahora ha llegado ese momento.
A finales de 1999, a Corson le diagnosticaron también cáncer de pulmón.
Siete meses después, con su fallecimiento, vinieron a parar a mis manos todos
sus archivos, cintas y escritos.
Bob Crowley, fumador también, padeció otro cáncer de pulmón y a
continuación entró en un estado de terrible senilidad. Falleció a los pocos
meses de la muerte de Corson. Sus detallados archivos -así como los de James
Angleton- pasaron igualmente a mis manos.
Corson, Angleton y Crowley tuvieron la amabilidad de presentarme a muchos
antiguos compañeros suyos. Muchos cooperaron conmigo como fuentes para la
elaboración de este libro, aunque algunos me han pedido que no mencione su
nombre.
Este libro se basa en los recuerdos e informes de cientos de hombres y
mujeres que trabajaron incansablemente en los bandos estadounidense, británico y
alemán de la Guerra Fría, además de varias docenas de personas que trabajaron
para el KGB y otras que aún trabajan para el SVR (el servicio secreto de la
Rusia pos-soviética) o en el GRU (el servicio de información militar ruso).
A partir de 1990 conté con la colaboración de John Sherwood, otra fuente
crucial para entender el carácter de los jefes de la CIA durante la Guerra Fría
Sherwood, oficial del ejército durante la Segunda Guerra Mundial y lingüista
brillante, entró en la CIA tras la guerra albergando grandes esperanzas. Formado
en Denver, Sherwood llegó a ser jefe de patrulla de Infantería en Alemania, y
tras la guerra entró a formar parte de la cúpula militar. Se graduó en la
Universidad de Chicago y empezó a trabajar como profesor. Fue en esa época
cuando entró en la CIA, lleno de ilusión y entusiasmo. «En aquella época casi no
sabía nada de la CIA. Yo quería entrar en el Departamento de Estado, pero las
contrataciones se habían congelado por la histeria macartista. Tengo la
sensación de que alguien pasó mis credenciales a la agencia».
Sherwood creía que los «veteranos relativamente jóvenes» de la OSS
(Oficina de Servicios Estratégicos) veían en sus nuevos reclutas a los
continuadores de su labor tal como ellos la iban a dejar; y él disponía del
currículum adecuado. «Así pues, hice el entrenamiento para jóvenes oficiales y
entré en la Dirección de Planificación. Hasta entonces, había sido un joven
bastante aventurero y me atrajo la infinita cantidad de retos y oportunidades de
todo tipo que ofrecía la DP. Así empieza la historia de una vida echada a
perder, como por ejemplo la mía». Desde 1990 Sherwood compartió conmigo sus
vivencias y opiniones sobre la CIA, con una franqueza y una sinceridad de las
que rara vez es objeto un reportero.
Una noche, solo unas semanas antes de la impresión del presente libro,
John Sherwood, con setenta y seis años, fue a dar un paseo en bicicleta. Subió
una colina cerca de su casa, en Colorado. A la mañana siguiente la policía
encontró su cadáver cerca de la carretera que había abajo, con una nota de
suicidio en la que pedía disculpas a los servicios de urgencias por dejarles un
destrozo semejante. Murió un día antes de que se cumpliera el año exacto de la
muerte de su amigo Bill Corson. John Sherwood vivió atormentado por lo que había
visto y hecho en la CIA.
Cientos de personas me relataron sus experiencias de toda una vida, pero
Corson, Crowley, Sherwood y Angleton fueron los que realmente hicieron posible
este libro. Debo añadir también unas palabras de agradecimiento a un puñado de
amigos del SVR que pusieron en juego su propia carrera al facilitarme
información que ni el servicio secreto ruso ni el estadounidense se han
preocupado de publicar.
AGRADECIMIENTOS

«Cuando se trata de la CIA, la verdad es siempre relativa», me dijo James


Angleton. Aun así, hecha esta salvedad, añado que cualquier error que pueda
encontrarse en este libro se deberá solo a mí.
No podría haberlo escrito sin la cooperación de cuatro hombres complejos
que fallecieron mientras investigaba y redactaba el libro. EL difunto James
Jesus Angleton colaboró conmigo bajo la condición de que no publicara ninguna de
sus declaraciones hasta que hubiera pasado una década desde su muerte. Robert T.
Crowley se mostró siempre dispuesto a ayudarme hasta que la enfermedad acabó con
su salud, su mente y su vida. Su esposa, Emily, me entregó los importantísimos
informes de Bob para que pudiera llenar ciertos huecos. John Sherwood, integro
como nadie, me ofreció sus conocimientos sobre el coste humano que conlleva el
trabajo en los servicios de inteligencia. Su deseo de hacer frente al pasado fue
lo que me iluminó en el tortuoso esfuerzo de hallar sentido en medio del caos.
El doctor William R. Corson, con quien mantuve una larga amistad y que ha sido
coautor de varias obras mías, jamás se arredró ante la búsqueda de respuestas.
Habría sido imposible escribir la historia sobre Igor Orlov sin contar con
material que aún hoy es considerado confidencial tanto en Estados Unidos como en
Rusia. Quiero dar las gracias por su inestimable ayuda a las fuentes que me lo
facilitaron.
Eleonore Orlov, la última gran superviviente de la Guerra Fría, compartió
conmigo los secretos más enigmáticos de su vida y de Igor, con gran franqueza y
sinceridad.
Crowley, como fiel representante del oficial que desempeña su labor desde
las oficinas centrales, y Corson, el oficial de campo por antonomasia, me
brindaron un saber hacer y un sentido de la realidad que me ayudaron mucho a la
hora de construir esta historia, que bien podría haberse convertido en un arcano
ejercicio académico. Puede decirse que Crowley, Corson y el difunto Justin
O'Donnell fueron, dentro de la comunidad de los servicios de información, lo más
parecido a una conciencia que hayamos podido tener jamás.
Quiero dar las gracias a George Kisevalter, que también falleció mientras
redactaba el libro. Kisevalter me enseñó a entender cómo era estar en pleno
centro de las operaciones de la Guerra Fría. Sus revelaciones sobre la SR-9
despejaron las tinieblas que cubrían ese extraño lugar.
Paul Garbler demostró una sinceridad y un valor respecto de su propia
profesión como pocos hombres en su situación habrían mostrado. Le guardo un
profundo aprecio por su buena disposición durante todo el tiempo que dedicó a
compartir conmigo sus vivencias.
Quiero expresar también un agradecimiento especial a Edward M. Korry y a
su esposa, Pat, por su ayuda al contarme la historia de lo que sucedió en Chile
y la realidad de verse atrapados en el mundo de la CIA.
Doy las gracias igualmente a los «muchachos» de Berlín que hablaron
conmigo oficial y extraoficialmente: Wally Driver, Anita Potocki, Sam Wilson, la
difunta C.G. Harvey, Donald Morris, el difunto Lucien Conien, David
Chavchavadze, Etta Jo Weisz, y tantos y tantos compañeros suyos.
Quisiera también dar las gracias a David Wise, al difunto Alan Lightner
hijo, a Geiselle Weisz, a Susanne Gottlieb, a Peter Kapusta, al difunto Teddy
Kollek, a Tulluis Accompura, a Quintin Johnson, al difunto John Bross, a Robert
y George Orlov, al difunto Frank Steinert, a Joe Bulick, a Hank Knocke, a Edward
Petty, a Donald E. Denesyla, a Robert Maheu, a Ricardo Cañete, a L. Fletcher
Prouty, al difunto John A. McCone, a James Wooten, a Samuel Papich, a Pete y
Ellie Sivess, al difunto William Branigan, a Courtland Jones, al difunto Bruce
Solie, a Ewa Shadrin, a Richard Copaken, a Leonard V. McCoy, al difunto William
E. Colby, a Alfred McCoy, a Frank Snepp, a Orrin Deforrest, a Ralph Dungan, a
William Zylka, a Felix S. Bloch, a Milton Wolfe, a Robert Kupperman, al difunto
almirante Harvey Lyon, a Tom Issacs, a Samuel T. McDowell, a Leonard M. Brenner,
a Sherry Cooper, a Dale Young, a Herbert Kouts, a Sarkis Soghanalian, a Peter
Stockton, a William Bartells, al difunto general Richard G. Stilwell, a Britt
Snider, a Tom Tucker, a Nikki Weisz, a Tom Sippell, a Gwendolyn Jolly y al
doctor Hormez R. Guard. Cientos de personas me pidieron que no dijera sus
nombres, y respetaré su petición.
Quiero manifestar también mi más honda gratitud al equipo de Prima Forum:
mis editores, Steve Martin y David Richardson; al siempre paciente equipo de
edición, Cathy Black y Libby Larson; y a Linda Bridges, que me sirvió de gran
ayuda a la hora de hacer el manuscrito más accesible al lector.
Quiero también agradecer aquí la ayuda que me prestaron mis compañeros del
National Security News Service del Public Education Center. Jeff Moag me fue
especialmente útil. Además, quisiera dar las gracias a mi más dura crítica y
editora, Susan Trento, por dejar de lado sus proyectos literarios para ayudarme
con los entresijos de esta historia secreta.
Si desea comunicarse conmigo después de leer este libro, puede hacerlo
escribiendo directamente al editor o bien a través de mi correo electrónico:
Trento@publicedcenter.org
1. BERlA Y STALIN

En la Unión Soviética, en 1942, los alemanes se encontraban en plena


ofensiva en el Cáucaso y no se vislumbraba el final del asedio a Leningrado. Una
fría mañana de septiembre, Lavrenti Beria, jefe del Comisariado del Pueblo para
1
Asuntos Internos, el NKVD , recibía noticias de un acontecimiento aún más
preocupante.
2
Observando a su jefe, el ayudante más veterano de Beria adivinó sin
equivocarse cuál sería la reacción de Beria al leer el telegrama confidencial
que acababa de entregarle. El rostro de Beria pasó del rosado al blanco mórbido
cuando leyó el mensaje urgente emitido por su mejor agente secreto, un hombre
que se había infiltrado en el servicio británico de espionaje e incluso, durante
un tiempo, en la Gestapo de Hitler.
Esa manifestación de sentimientos fue breve. En cuestión de un instante,
la cara de Beria recuperó su tono rosado habitual. Beria se puso en pie e hizo
una señal impetuosa con la mano para que su ayudante retirara del escritorio el
archivo confidencial.
Lavrenti Beria era un hombre menudo con un cuello imposible de distinguir.
Estaba calvo y tenía una cara ancha de campesino, en la que la diminuta nariz y
la boca de mueca retorcida parecían no encajar bien con el conjunto. Usaba gafas
de montura metálica que no ayudaban mucho a suavizar su oscura mirada. Con
frecuencia su ayudante había visto brillar aquellos ojos cuando Beria mandaba
llamar a su despacho a alguna adolescente. En un primer momento este hombre
rechoncho trataba de encandilar a las jóvenes, pero, si no se le rendían
rápidamente, dejaba que su compulsión a violarlas se apoderara de su voluntad.
«Beria era más un monstruo que un hombre», escribiría después el ayudante. En
esta otra ocasión, desapareció tras la puerta de su lavabo particular.
Gracias a una mezcla de crueldad y astucia, Beria había ascendido hasta
ser la mano derecha de Stalin, al cargo del servicio soviético de inteligencia y
del aparato de terror del dictador.
El cuartel general del NKVD de Beria, conocido como la Lubianka, era el
centro del terror en la Unión Soviética. Era el lugar al que iban a parar los
cotilleos sobre todos y cada uno de los ciudadanos soviéticos, que el sistema
comunista de delatores y chivatos proporcionaban a la policía secreta. El
edificio albergaba también una prisión con cámaras de tortura, salas de
interrogatorio y mazmorras donde se obligaba a confesar a los enemigos del
Estado.
La Lubianka era también el cuartel general desde el cual el NKVD perseguía
a los antisoviéticos exiliados, en particular, a los rusos blancos zaristas y a
los ucranianos, por los que Stalin sentía un odio especial. La eliminación de
estos enemigos había sido la fuerza motriz que motivó las actividades del NKVD
antes de la guerra. Los secuaces de Beria localizaron a miles de ellos,
sirviéndose de sus parientes para atraerlos de vuelta a la madre patria, con el
fin de encarcelarlos o bien matarlos. La guerra interrumpió el sanguinario
proceso de su aniquilación, pero no lo detuvo por completo.

1
Los archivos del oficial de la CIA Robert Crowley, confiados al autor antes del
fallecimiento de Crowley en octubre de 2000, contienen gran parte de la histonia
confidencial del mandato de Beria en el NKVD.
2
«El ayudante» es la expresión empleada por los servicios de información estadounidenses
para proteger la identidad del oficial de los servicios de información soviéticos con el
máximo rango, entre los que Estados Unidos 1ogró ganarse. Este hombre informaba
semanalmente a un oficial de los servicios de infórmación norteamericanos destinado en
Moscú. Sus informes acabaron formando parte de los archivos de los antiguos oficiales de
la CIA Robert Crowley y el difunto James Jesus Angleton. Una vez terminada la guerra, el
ayudante dejó de pasar informaciones. La CIA trató de reclutarle de nuevo entre 1947 y
1953, pero todos los esfuerzos fueron en vano. Robert Crowley señaló que su cooperación
durante la guerra «estaba íntimamente relacionada con su deseo de ver a Rusia imponerse a
Alemania». James Angleton llegó a la conclusión de que el ayudante cooperó obedeciendo
órdenes directas de Beria, que le utilizó para conseguir más ayuda bélica de Estados
Unidos.
Stalin estaba decidido a eliminar toda deslealtad que hubiera en su
régimen. Examinó uno por uno todos los niveles políticos de la revolución y
ordenó desinfectar allí donde lo estimaba necesario. Beria, georgiano como
Stalin, era el instrumento de su voluntad. Durante todos los años que el
ayudante trabajó en la Lubianka, nunca conoció a un hombre más cruel que Beria,
que mataba y torturaba solo por apaciguar los temores de Stalin.
Pero el jefe del NKVD no era el único monstruo que había en Moscú. El
ayudante sabía perfectamente que él mismo era una pieza más de la maquinaria
asesina de Stalin. Hombre de pocas agallas, el ayudante permitió la ejecución de
viejos amigos suyos, para ascender en su propia carrera profesional. Pero no era
el único. Nadie que hubiera trabajado en el NKVD estaba exento de culpa, de
traicionar a familiares, amigos o compañeros. La traición era la medida de la
lealtad. El chiste que circulaba por la central moscovita era que Dios mismo
había sido aniquilado para que nadie del NKVD pudiera ir al infierno.
El ayudante comprendía que su necesidad de traicionar y la de otros
derivaba de los miedos de Josif Stalin. También comprendía que el líder
soviético tenía motivos para sentir miedo. En efecto, hasta sus supuestos
aliados estaban en contra de él: antes de entrar en guerra, Estados Unidos había
mantenido tratos y negocios con sus enemigos alemanes, y Gran Bretaña había
intentado matarle en repetidas ocasiones y destruir así sus sueños de crear un
Estado revolucionario de los trabajadores. Es más, dos millones y medio de
personas habían emigrado del país para no someterse al mandato de Stalin, y este
temía que Occidente estuviera explotando a estos emigrados para minar su
gobierno. Los opositores políticos que se quedaron en el país solo incrementaron
su rabia y su paranoia. Las purgas se iniciaron en cuanto Stalin ascendió al
poder, y en esos momentos llevaban ya años en marcha.
En 1939, la operación de limpieza había alcanzado a la propia policía
secreta de Beria y a sus organizaciones de espionaje. Las purgas ordenadas por
Stalin en las brillantes redes que había construido por toda Europa el servicio
de espionaje de la Cheka comenzaron con la ejecución de cinco eficaces espías
del NKVD ruso, que formaban parte de la sección berlinesa de la Orquesta Roja o
3
Rote Kapelle . Mientras Stalin entablaba negociaciones diplomáticas con Hitler
para un pacto de no agresión, Beria, cumpliendo órdenes de aquel, se dedicaba a
eliminar con toda crueldad a prácticamente todos los agentes secretos soviéticos
que actuaban en Alemania. Cuando Hitler y Stalin firmaron su pacto de no
agresión en agosto de 1939, la Unión Soviética estaba ciega, sorda y muda
respecto de todo servicio secreto procedente de Alemania. En efecto, Stalin
convocó en Moscú a los agentes destinados en Alemania, y los mató a tiros. Eran
los únicos que habrían podido avisarle sobre los planes de Hitler de invadir
Rusia.
Cuando en junio de 1941 se inició la invasión alemana, Stalin se vio
obligado a pactar una alianza con Gran Bretaña y Estados Unidos. La necesidad
momentánea de semejante alianza no empañó sus recuerdos de las actividades del
mejor agente británico, Sidney George Reilly. Este brillante agente del SIS (el
servicio secreto británico) mantuvo primero relaciones con los zaristas y
después se infiltró como simpatizante en las filas de los revolucionarios,
mientras espiaba para Su Majestad con el fin último de matar a Stalin y a los
demás líderes soviéticos y derrocar con ello el sistema comunista. Pero en esos
momentos Estados Unidos y Gran Bretaña, que eran los dos países donde con más
entusiasmo se había hecho causa común con los emigrantes antisoviéticos, eran su
única esperanza de sobrevivir.
Entre tanto, la breve alianza entre Stalin y Hitler provocó que cientos de
espías nacidos en otros países, a los que motivaba sobre todo su idealismo,
abandonaran Moscú con un sentimiento de desilusión. El precio de tanta tortura,
purgas y ejecuciones fue la escasez extrema de oficiales del servicio secreto
dotados de talento. Beria y Stalin echaron a perder el que fuera el mejor
servicio secreto del mundo, heredado de los tiempos de Pedro el Grande.
Para complicar aún más la situación, Stalin se negó a que Beria reclutara
agentes secretos de entre las familias más leales al régimen. Para fomentar

3
Véanse también los capítulos 4 y 5 de Christopher Andrew y Oleg Gordievsky, KGB: The
Inside Story; John Costello y Oleg Tsarev, Deadly Illusions, la obra más ilustrativa
sobre el sino de la Orquesta Roja; y «Wooing the Russians», en The Service: The Memoirs
of General Reinhard Gehlen.
dicha lealtad, dejó al margen de las peligrosas misiones en el extranjero a los
candidatos más prometedores de entre los vástagos de la nomenklatura, la casta
suprema que controlaba el ejército, las fábricas, el Gobierno y la Policía
Secreta.
A Stalin no le importaba nada que los soviéticos de a pie hicieran alarde
de un grado de valentía inédito en los anales de la historia bélica. No tenía
ninguna intención de transferir al esfuerzo bélico los recursos que utilizaba
para mantener su dictadura sobre la nación.
Todas estas consideraciones ocupaban los pensamientos del ayudante de
Beria mientras guardaba los informes en sus correspondientes carpetas. Con
presteza recogió y organizó los archivos para el recorrido en coche que tocaba a
continuación. Era parte de su trabajo diario.
Beria salió del lavabo con los brazos extendidos para que le ayudara a
ponerse el abrigo. Cada día lo mismo. Nunca se molestaba en secarse las manos.
Aplacando la repugnancia que le producía la higiene de su jefe, el
ayudante siguió a Beria hasta el ascensor privado y juntos bajaron a la planta
baja. Fuera esperaba el coche de Beria. En los pasillos de la Lubianka el
ayudante no se atrevía a hablar con él. Nadie lo hacía, a no ser que Beria
hablara primero. Había muchos guardias de seguridad trabajando en esos momentos,
pero ni Beria ni su ayudante se hacían la ilusión de que estuvieran allí para
protegerle. Beria sabía que aquellos guardias representaban el poder de Stalin
de poner fin a su vida en cuanto quisiera. Igual que todo lo que hubiera en el
cuartel general del NKVD, estaban allí para proteger a Stalin, a su familia y a
sus amigos.
Un conductor del NKVD abrió la puerta trasera del coche para que subiera
Beria. Este ocupó el asiento posterior, él solo, y su ayudante subió delante con
el conductor. El ayudante se dijo para sus adentros que los colores otoñales de
los árboles no entonaban bien con un Moscú en plena guerra. Había pocos
automóviles en las calles. El coche negro llegó enseguida a su cercano destino.
Cruzó la verja del Kremlin y entró en la zona de aparcamiento reservada a las
visitas comprobadas del mariscal Stalin.
Había dos guardias del Ejército Rojo esperándoles para escoltarlos. El
ayudante se fijó en que cada vez eran más jóvenes, ya que a medida que pasaban
los días hacían falta en el frente más hombres en edad de combatir.
Beria permaneció en silencio mientras recorrían los pasillos del Kremlin
hacia el ala privada del mariscal. El ayudante notó en Beria algo que jamás
hasta entonces había percibido en su brillante y brutal jefe: miedo. Era el
mismo miedo que había visto en tantos hombres antes importantes que recibían la
orden de presentarse en la Lubianka, pues sabían que nunca más volverían a salir
de allí con vida. El ayudante se alegró de ver preocupado a Beria. Al fin y al
cabo, había sido Beria quien hiciera del miedo la nueva religión de la desalmada
Unión Soviética.
Llegaron a las oficinas de Stalin. Los escoltas se detuvieron y esperaron
fuera, mientras ellos entraban. Una joven oficial con aspecto de eficiente se
levantó de su escritorio y acompañó en silencio a los dos hombres hasta el gran
despacho del mariscal.
Stalin estaba hablando por teléfono. Lo poco que escucharon de su
conversación bastó para que dedujeran que la persona que había al otro lado de
la línea telefónica era Harry Hopkins, el ayudante del presidente Roosevelt. La
oficial condujo a Beria y al ayudante a una mesa de cristal que se usaba para
las reuniones, contigua al escritorio del mariscal. En la mesa estaban colocados
los vasos de té de la reunión diaria del Gabinete de Guerra, a la que asistirían
Vlacheslav Molótov, Gueorgui Malenkov y Kliment Voroshilov en cuanto terminara
el encuentro con los representantes del espionaje.
Mientras Stalin terminaba la conversación telefónica, el ayudante vio que
Beria miraba fijamente una fotografía de Stalin y un general. El retrato
enmarcado en cuero era uno de los doce que había en el despacho y que mostraban
al mariscal condecorando hinchados pechos de militares. Ese en concreto era el
del teniente general Andréi Andréievich Vlásov, miembro del Ejército Rojo desde
1919 y superviviente de las purgas de Stalin. Siendo comandante del vigésimo
Ejército Rojo, había salvado a Moscú de la invasión alemana en 1941. Tras la
inesperada victoria, Stalin le nombró Héroe de la Unión Soviética.
El ayudante recordó que en junio de 1942 Beria comunicó a Stalin la
noticia de que los alemanes habían capturado a Vlásov y a gran parte de su tropa
en Voljov. En esta ocasión, a poco tiempo para el invierno ruso, Beria le
llevaba a su superior peores noticias sobre Vlásov.
Stalin colgó el auricular y alzó la mirada hacia Beria. Como siempre, hizo
caso omiso de la presencia del ayudante.
- Roosevelt va a entrenar a más pilotos en Alaska -anunció el mariscal.
Beria no podía dejar de mirar la fotografía. Stalin, siempre receloso, añadió-:
¿Sabes algo de Vlásov?
Beria no dudó. Dudar cuando se tenían que comunicar malas noticias podía
ser fatal.
- Nuestro comunicante de Londres informa, y lo han confirmado los
norteamericanos, que Vlásov ha firmado un llamamiento a los miembros del
Ejército Rojo soviético para que se rindan y formen, bajo su liderazgo, un
ejército de Liberación Nacional.
El ayudante esperaba de Stalin una reacción vehemente. Sin embargo, se
limitó a escuchar. Beria le explicó que este ejército antiestalinista estaría
compuesto por exiliados rusos, ucranianos y georgianos que, con ayuda de
Alemania, esperaban recuperar Rusia.
Stalin no se inmutó ni un ápice. Preguntó a Beria sobre unos informes de
la OSS -la oficina encargada del servicio secreto estadounidense en tiempos de
guerra- referentes a la deserción en gran escala que había tenido lugar en las
filas del Ejército Rojo en las semanas anteriores. Beria se dio cuenta entonces
de que sus informaciones sobre Vlásov no eran nuevas para Stalin. Le miró la
cara, esa cara tan gruesa, y dijo:
- Han desertado decenas de miles de miembros del Ejército Rojo para luchar
junto a Vlásov, en cuanto este dejó claro que solo usaba a los alemanes para
arrebatarle su país y devolverle la libertad.
Beria añadió que ese mismo mes los servicios de información británicos
habían informado de que Alemania acababa de crear un centro de entrenamiento en
Dabendorf, bautizado como Centro de Liderazgo Ruso. Era evidente que Dabendorf
se iba a destinar a la formación de los contrarrevolucionarios. Al insistir en
el derrocamiento de Stalin, Alemania esperaba ganarse el apoyo del pueblo ruso y
debilitar así al Gobierno soviético.
La actitud de Stalin se alteró abruptamente. Miró al asistente y le
preguntó a cuánto ascendían las fuerzas de Vlásov.
El asistente estaba preparado:
- Mariscal, el general Vlásov ha organizado a entre 130.000 y 150.000
soldados rusos en 176 batallones para luchar contra nosotros en el frente
europeo.
- Los traidores le van acostar la victoria a Moscú -dijo Stalin. Beria
intentó tranquilizar a Stalin con la historia de que Alemania nunca se fiaría
del todo de Vlásov:
- Pensarán que está cumpliendo órdenes de Moscú y que él y sus hombres se
volverán contra ellos. Por causa de ese miedo, nunca le utilizarán ni a él ni a
sus hombres en una batalla decisiva.
Stalin parecía más que enfurecido.
- Lo que conseguirán de Alemania es un Estado títere alemán en Moscú. Ya
sabemos lo bien que se le da a Hitler cumplir sus promesas.
Beria asintió en silencio. A continuación comentó su propio fracaso:
- Todos los intentos de infiltrarnos entre los traidores que luchan por
Alemania han sido en vano. Los pocos militares o agentes del NKVD que han
penetrado en las unidades rebeldes de Alemania están en unos niveles tan bajos,
que la información que nos puedan enviar no será de mucha ayuda.
Pero entonces ofreció una solución al problema:
- Tenemos al hombre ideal para infiltrarse en los entresijos de la
operación de Vlásov y de su amigo Reinhard Ghelen - (Gehlen era el director de
las actividades del contraespionaje alemán antisoviético).
El ayudante tenía en sus manos la ficha personal del agente. Pero Stalin
no estaba interesado en conocer detalles sobre el hombre que había sido
seleccionado para infiltrarse en el ejército enemigo. De este modo, Beria pudo
ahorrarse la elaborada engañifa que había preparado para enmascarar el historial
del hombre que había escogido (una precaución que había tomado porque aquel
hombre era ruso, y Stalin, de origen georgiano, recelaba tanto de los rusos que
de ninguna manera habría enviado a este agente en una misión de tal envergadura
si hubiera sabido de dónde era).
Aquella noche el ayudante regresó a su minúsculo apartamento y se dispuso
a aplicar el peligroso procedimiento que ejecutaba cada semana, desde hacía dos
años. A la mañana siguiente se despertó temprano para escribir su informe en un
sencillo lenguaje cifrado que los norteamericanos le habían enseñado. De camino
a su trabajo en la Lubianka, dejó el informe en una piedra hueca que estaba
colocada al pie de un muro en una calle próxima. Al día siguiente, mientras se
dirigía hacia su parada de autobús, se fijó en que delante del sitio acordado
había un pequeño espacio sin hojas caídas, lo cual indicaba que o bien la
información había llegado a manos de los norteamericanos o bien alguien del NKVD
la había encontrado. En este último caso, le quedaría poco tiempo de vida.
La información que facilitaba el ayudante pasaba al lado norteamericano
gracias a una pequeña operación particular de espionaje organizada con el mero
propósito de comprobar que lo que Stalin comunicaba a F.D. Roosevelt a través de
Harry Hopkins tenía cierto fundamento. El presidente Roosevelt estaba convencido
de que el esfuerzo bélico dependía en su totalidad de que los soviéticos
derrotaran a Alemania. Estaba muy preocupado ante la posibilidad de que las
precarias relaciones entre Stalin y Churchill pudieran poner en peligro dicho
esfuerzo bélico, y no se fiaba de los informes transmitidos a Estados Unidos por
los servicios de información británicos. Con la colaboración de los agregados
militares de la embajada estadounidense en Moscú y de civiles norteamericanos
con intereses comerciales allí (como tapadera), Roosevelt había organizado su
propia red informal que le proporcionaba ciertas comprobaciones sobre Stalin.
Beria no estaba en contra de que hubiera contactos, pero prefería mantenerse al
margen para poder desmentir su implicación en caso de que Stalin se enterara. El
que Beria pudiera así lavarse las manos significaba, para su ayudante personal,
que él sería el único que moriría fusilado si le pillaban pasando información.
El código deontológico del ayudante solo le permitía informar sobre el
contenido del encuentro de aquella mañana. Nunca pasaba documentos sobre
Operaciones ni revelaba el nombre de los agentes. Los norteamericanos se dieron
cuenta de que era un patriota, y de que si les daba información era porque creía
que podía ayudar a derrotar a Alemania, no porque quisiera minar el sistema
soviético. Por eso nunca dio a los norteamericanos el nombre de la persona
seleccionada para infiltrarse en el ejército de Vlásov. Ni él ni nadie tenían
idea de la fuerza titánica que Beria estaba a punto de lanzar sobre Occidente.
2. ENTRA SASHA

El avión de carga soviético volaba alto para no exponerse al fuego


antiaéreo alemán. Junto al portón de salto, envuelto en el silbante viento de
finales de octubre de 1943, se disponía a saltar al vacío el joven al que Beria
había dado personalmente su consentimiento para penetrar en el ejército de
4
Vlásov . El plan consistía en que el agente debía dejarse capturar por los
alemanes, convertirse en colaborador de las fuerzas hitlerianas y
proporcionarles información de tanto valor para el Alto Mando alemán, que se
convertiría en agente alemán de confianza. Con el tiempo, se encontraría en
situación de enviar informes secretos al NKVD.
Se trataba de un plan audaz con pocas probabilidades de éxito,
aparentemente. Pero Beria estaba dispuesto a arriesgar en esta misión a uno de
sus agentes más prometedores, debido al peligro que planteaba la gran cantidad
de ejércitos anticomunistas rusos y de otros orígenes étnicos que dentro de la
Unión Soviética empezaban a alzarse contra Stalin con apoyo y financiación de
Hitler. Pero también quería tomarse su tiempo: el salto en paracaídas tuvo lugar
casi un año después de que le sugiriera esta misión a Stalin por primera vez.
Por culpa de problemas mecánicos o climatológicos, hubo que cancelar cuatro
intentos anteriores.
El hombre que estaba a punto de saltar en paracaídas al cielo de Polonia
era conocido entre sus compañeros de los servicios de información como el
teniente Igor Grigorievich Orlov. El NKVD le había otorgado el nombre de un
soldado muerto originario de Kiev, cuyo padre, un general ruso, había caído en
combate al principio de la guerra. Beria creó la leyenda de Orlov para este
espía en especial, a causa de la paranoia de Stalin con los «grandes rusos».
Siendo él georgiano, Stalin sospechaba de todo ruso que pudiera albergar
vestigios de lealtad al zar o a cualquier otro elemento de la realeza rusa.
Beria era un hombre realista. Tras una serie de misiones frustradas en las
que empleó a agentes ucranianos y georgianos, se convenció de que quienes no
eran rusos eran incapaces de engañar a los alemanes e infiltrarse en las
operaciones de Vlásov. Sus intentos de usar georgianos o ucranianos que se
hicieran pasar por grandes rusos no habían tenido éxito. Dado que los alemanes y
los exiliados descubrieron y eliminaron a todos los agentes que Beria enviaba,
decidió por fin arriesgarse a engañar a Stalin y enviar a un agente que
resultaba convincente desde un punto de vista étnico.
El «teniente Orlov» era la mejor baza de Beria. El nombre verdadero de
aquel atractivo agente moreno era Alexander Ivanovich Navratilov. Su porte
aristocrático no era una pose aprendida en el NKVD ni en la academia militar de
Novosibirsk, sino un rasgo natural. Navratilov -conocido como Sasha, el
diminutivo ruso de Alexander- era descendiente directo, aunque lejano, de la
familia real rusa. Sasha Navratilov era realmente un gran ruso, en varios
sentidos. Llegó a ser el agente más eficaz de todos los que actuaron en
Occidente desde que Pedro el Grande empezara a despachar agentes por el mundo a
finales del siglo XVII.
Sasha Navratilov nació en 1918 (no en 1922, como dijo a sus compañeros de
clase). Era capitán en el NKVD, pero se hacía pasar por teniente novato. En el
NKVD había tres fichas diferentes sobre él. Beria tenía en su poder la que
contenía su verdadero historial, que guardaba bajo llave en su caja fuerte
personal. En una segunda ficha estaban los datos del teniente Igor Orlov; era la
que llevaba en su maletín el ayudante de Beria cuando este solicitó a Stalin su
aprobación de la misión en septiembre de 1942. Y la tercera ficha fue la que se
creó con el nombre del teniente Alexander Grigorievich Kopatzki una vez que la
misión de aquella noche confirmó su éxito. El dossier de Kopatzki llegó a ocupar
decenas de miles de páginas, distribuidas en muchos documentos. Este dossier fue
uno de los últimos grandes secretos de la Unión Soviética durante la Guerra
5
Fría .

4
Extraído del informe sobre Orlov del NKVD.
5
Vasili Mitrojin tomó notas a partir de una versión de estos documentos para su libro
The Sword and the Shield: The Mitrokhin Archive,escrito junto con Christopher Andrew.
Sasha Navratilov se ganó la confianza de Beria gracias a una acción
despiadada típica de la era de Stalin. El padre de Sasha, Iván Navratilov, era
uno de los cientos de comunistas leales que se habían labrado una carrera en la
antigua Cheka, La organización predecesora del NKVD. Iván demostró su lealtad al
Estado con muestras de la brutalidad de que él mismo era capaz. Tenía una
carrera estelar como policía secreto. Pero entonces llegaron las purgas de
Stalin de los años treinta y el control de Beria sobre los servicios de
información.
El toque en la puerta de los Navratilov se produjo una medianoche. Sasha
se encontraba oportunamente en casa, disfrutando de unos días de permiso del
Ejército Rojo. Fue él quien abrió la puerta del apartamento a los oficiales de
seguridad. Su padre, Iván, entendió al instante el significado de la visita. Las
detenciones a media noche eran escenas de miedo y horror que los hombres de
Beria realizaban una y otra vez por toda la Unión Soviética.
6
- ¿Por qué han venido aquí? -preguntó la esposa de Iván (y madre de
Sasha) al ver a su esposo vestirse a toda prisa.
- No lo sé -contestó Iván al salir apresuradamente hacia la salita donde
aquellos hombres le aguardaban junto a su hijo.
Cuando los tres miembros de la familia estuvieron presentes, el oficial
del NKVD al mando dijo unas palabras sin vacilar ni traslucir sentimiento
alguno. Su compañero, en silencio, fue anotando todo lo que se dijo en la
estancia.
- Camarada Iván Navratilov, serás enviado a un centro de reeducación...
Anna Navratilova era miembro del partido desde hacía mucho tiempo y
conocía bien las normas.
- ¿Quién ha denunciado a mi marido? -preguntó furiosa. El oficial superior
consultó las órdenes en el pliego y respondió amablemente:
- El camarada Alexander Navratilov aportó las pruebas.
Anna e Iván se quedaron estupefactos. Miraron hacia su hijo. ¿Sasha les
había denunciado?
- ¿Sasha? -dijo Anna por fin.
Su hijo no contestó. En lugar de eso, miró a su padre.
7
- Acusaste de traidor al mariscal Stalin -le espetó.
Su padre guardó silencio.
Sasha y su padre salieron con los hombres del NKVD. En la prisión de la
Lubianka, Sasha vio a su padre por última vez. Iván Navratilov se negó a
denunciar a ningún compañero suyo, aun después de ser enviado a un campo de
trabajos forzados.
El historial cuenta que murió en Siberia en 1940.
Al traicionar a su propio padre, Sasha se ganó el acceso al primer peldaño
de la escalera del NKVD. Un joven que enviaba a Siberia a su padre constituía a
ojos de Beria el tipo de materia prima que andaba buscando. Sasha era
especialmente valioso porque al denunciar a su padre había denunciado también a
un experto oficial del servicio secreto soviético. Era el hombre ideal al que
Beria debía apuntar cuando Stalin y él purgaron los viejos organismos del
servicio secreto y los sustituyeron con una nueva camada en el NKVD.
La astucia de Sasha y su lealtad a Beria le sirvieron para conseguir una
formación militar excelente. Antes de incorporarse al NKVD ya hablaba un inglés
pasable y dominaba el polaco y el alemán.
Era el perfecto timador del NKVD. Actor consumado, era un hombre de mucho
encanto, elegante, y había demostrado no arredrarse a la hora de traicionar. En
una fotografía de cuando tenía veintitantos años su imagen es la de un hombre de
atractivo aspecto europeo, con ojos azules de expresión penetrante y un rostro
de finas líneas, con una nariz perfecta y labios finos. Aunque no medía más de
un metro sesenta, estaba bien proporcionado y musculado.

Dicha versión del dossier no contenía ningún dato sobre la historia de la identidad
original de Sasha.
6
Las citas proceden de los informes sobre los interrogatorios de Orlov, de su madre y de
su padre, incorporados a su dossier en poder del NKVD.
7
Según los informes de los interrogatorios efectuados a los compañeros de Iván
Navratilov; este se había quejado airadamente de las purgas de Stalin en el servicio
secreto.
A Sasha se le daban bien las mujeres, un talento que despertaba el respeto
del insaciable Beria. Durante su servicio para el NKVD se especializó en
reclutar a las familiares de rusos blancos exiliados. Los informes de Sasha
sobre operaciones están repletos de casos en que seducía a la hija, a la hermana
o a la esposa de algún sospechoso de ser un antirrevolucionario exiliado. A
medida que avanzaba el affaire, Sasha iba ganándose la confianza de la mujer
hasta sonsacarle dónde residía el pariente exiliado y quiénes eran sus socios.
Al final, Sasha «cambiaba» de objetivo y utilizaba a la mujer para atraer a casa
al huido. Si la mujer no cooperaba, se la torturaba o encarcelaba hasta que lo
hacía.
En algunos casos Sasha convenció a las mujeres para que denunciaran a
otros familiares o amigos. Era tan eficaz que convirtió en verdaderas agentes
del NKVD a algunas de aquellas mujeres. Para sus compañeros del NKVD, este joven
ambicioso y atractivo con el alma de un sociópata parecía destinado a
8
protagonizar grandes hazañas .
Entre tanto, en el otoño de 1942, había muerto ya más de una docena de
agentes tratando de infiltrarse en el ejército alemán, en una serie de
operaciones. Poco a poco, gracias a estos fracasos, los soviéticos se enteraron
de cómo interrogaban los alemanes a sus prisioneros. Y utilizaron este
conocimiento para preparar a Sasha para su misión.
En cuanto Stalin dio su aprobación, los jefes de Sasha en el NKVD le
retiraron de sus actividades de espionaje interior y le sometieron a un
entrenamiento físico y mental especial. La finalidad era condensar en un solo
hombre todo lo que debía tener un equipo contrarrevolucionario dispuesto para la
demolición.
Sasha fue puliendo el alemán, el inglés y el polaco, mejorándolos
constantemente. Se ejercitó con empeño bajo la dirección de un entrenador
procedente del ballet del Bolshoi, hasta convertirse en un diestro acróbata. El
oficial al cargo de su caso le llevó a una celda de tortura en la Lubianka y
seleccionó a los interrogadores más duros del NKVD para que simularan el tipo de
presiones a las que podría enfrentarse durante su misión. Sasha resistió las
torturas una y otra vez.
Los hombres de Beria hicieron todo lo posible por elaborar un historial
plausible para Sasha, a prueba de las más duras comprobaciones del servicio
secreto alemán. Según su ficha, más de un año antes de la misión, el NKVD
repatrió a su madre a Kiev para que trabajara como maestra en un orfanato, en el
lugar y empleo que había ocupado antes la auténtica madre de Igor Orlov.
Esta fría noche de octubre de 1943, todo lo sucedido hasta el momento pasó
a toda velocidad por la mente de Sasha mientras aguardaba la orden de saltar del
avión. Se palpó el bolsillo para comprobar una vez más que llevaba encima los
documentos de identidad, que confirmaban que era Igor Orlov, nacido en Surozh,
en la demarcación de Briansk, en enero de 1923.
Para Sasha, su futuro dependía de esta misión. Si tenía éxito, se
convertiría en oficial superior del NKVD. Si fracasaba, en realidad no le
importaba si le mataban o no. De todos modos, lo más seguro era que muriese
luchando contra los alemanes, solo que más tarde, en otra misión menos gloriosa.
Sin importar cuál fuese el caso, su madre comprendería por fin que era un héroe
soviético. Recibiría un telegrama en que se le comunicaría que su hijo había
resultado caído en combate contra los alemanes.
Antes de partir para su misión, dio el visto bueno a la redacción del
9
telegrama que anunciaba su valentía . El joven teniente Orlov llevaba consigo
aquella noche, mientras surcaba el negro cielo, la fuerte convicción de que
había que detener a los rebeldes rusos que se empeñaban en luchar contra el
Gobierno soviético. Si no lo conseguía, estaba seguro de que el socialismo, ya
debilitado por la larga contienda, desaparecería de la Unión Soviética. No hay
mayor peligro para el enemigo que un joven dispuesto a morir por su patria. Como
Igor Orlov.
Por fin llegó la orden de Moscú a la radio del avión. Tal como anotó
obedientemente el oficial encargado del caso, Orlov dio inicio a la misión en el

8
Según la evaluación de la actuación de Sasha, realizada por su superior durante ese
período, extraída de los archivos facilitados por James Jesus Angleton.
9
Extraído de la ficha confidencial de Orlov.
lugar determinado y siguiendo todas las instrucciones. Disparó su arma a la
espalda de los dos cadáveres que había tendidos en el suelo del avión. El NKVD
pensaba que así, cuando el avión se estrellara, los cuerpos acribillados serían
una prueba que reforzaría la credibilidad de Orlov ante los nazis como desertor
que se unía a la causa antisoviética. El piloto miró por la puerta de la cabina
y le dio la señal. Orlov saltó del avión al gélido cielo polaco. Estaban a gran
altura. Poco a poco, el ruido de los motores fue desvaneciéndose y Orlov vio que
el manto de nubes de hacía unas horas había desaparecido y ya no podría
protegerle. Miró la luna unos segundos y comprobó que su resplandor iluminaba el
enorme paracaídas como si fuera un reflector. Solo se oía el roce de la seda del
paracaídas contra el viento. Tuvo miedo de que la luz de la luna le convirtiera
en blanco de los francotiradores antes de tocar el suelo.
Pero no perdió el tiempo con esos temores. Se dedicó a memorizar cada
segundo del descenso, pues sabía que, Si algún día conseguía regresar al cuartel
10
general del NKVD, le pedirían que explicara hasta el mínimo detalle .
Lo primero que sintió fue el frío; nunca había tenido tanto frío como
aquella noche. Un instante después vio que el paracaídas del piloto se abría. A
continuación vio ráfagas de luz. Pocos minutos después oyó disparos, que sonaban
extrañamente distantes. Los alemanes disparaban contra ambos paracaidistas.
Sasha perdió de vista el paracaídas del piloto.
No podía hacer nada por esquivar los disparos que oía pero que no podía
ver, colgado como estaba de su paracaídas. Pensó en usar la cápsula de veneno
que se le había entregado, pero enseguida desechó la idea. «Sabia que nunca me
suicidaría», explicó a la CIA años después. En vez de hacerlo, anuló todo rastro
de sentimientos, tal como le habían enseñado a hacer. No era fácil, pero se
concentró en la leyenda que había creado para él. Más tarde explicó a las
autoridades alemanas que, mientras descendía, se dedicó a pensar en su padre (no
en el auténtico al que había traicionado, sino en el padre de Orlov, un Héroe de
la Unión Soviética y general ruso, que años antes había sido abatido por los
alemanes en pleno cielo). El joven que saltó al cielo nocturno de Polonia era
consciente de la ironía de tener que enfrentarse al mismo destino que su padre
11
ficticio. Después pensó en su propia madre. ¿Estaría sola en Kiev? Su mente
lógica le hizo concentrarse: «Trabaja como maestra en un orfanato. Después de
esta guerra habrá muchos huérfanos. Estará muy ocupada». Más tarde Orlov
rememoró que aquella noche blindó su parte emocional gracias simplemente a su
deseo de sobrevivir. Es decir, se imaginó que el salto en paracaídas y las balas
no eran más que otro ejercicio de entrenamiento.
Orlov consiguió distanciarse tanto emocionalmente, que no recordaba nada
del primer impacto de bala en una de las piernas; pero jamás olvidaría el dolor
de la segunda y tercera bala desgarrándole el muslo, una, y alcanzándole por
debajo del pecho, la otra. El paracaídas se enganchó en un árbol. Gracias al
entrenamiento recibido, sabía cómo evitar quedarse empalado en las ramas, así
que quedó colgando de la tela. Al poco rato oyó que se acercaban unos soldados
dando voces en alemán.
A pesar del dolor y de ver su sangre manchando La nieve, comprendió que
había cumplido con éxito el primer paso. Si los alemanes le encontraban antes de
que se desangrara, tenía la total seguridad de que cumpliría también el segundo.
Como tantas y tantas veces había hecho antes, repasó mentalmente lo que iba a
decir en cuanto tuviera su objetivo cara a cara. En ese momento se desmayó.
Cuando los captores ya estaban cerca, recuperó la conciencia y les saludó en un
alemán con fuerte acento ruso:
- Soy oficial del servicio de espionaje ruso y estoy dispuesto a facilitar
12
información de gran valor a cambio de asistencia médica inmediata .
Tenía tan arraigada la mentira que iba embelleciéndola y mejorándola a
medida que se desmayaba y recuperaba el sentido. En ningún momento pidió que se
le tratara según las normas de la Convención de Ginebra. Después de recibir

10
Según las notas personales que James Angleton tomó de los archivos de Orlov.
11
Según se recoge en una serie de entrevistas mantenidas con Eleonore Orlov entre 1988 y
1999.
12
Citado según los archivos alemanes de Igor Orlov, citados en los archivos de James
Angleton y Robert T. Crowley.
asistencia médica, Orlov recibió la visita de un equipo de interrogatorios de la
SS.
- Estoy preparado para ayudar al general Vlásov a liberar a mi país -
empezo.
El capitán alemán al cargo de su expediente no se inmutó. Se limitó a
mirarle con expresión neutra. Un cabo tomaba notas taquigráficamente. Orlov
comprendió que ese era el momento clave de su misión.
- Mi padre era general. No tenía ninguna necesidad de jugarme el cuello en
ese salto para venir a Alemania a luchar.
- Entendemos que ha venido usted para espiar -dijo el capitán alemán, en
ruso.
- ¿Eso creen? -inquirió Orlov-. Pues entonces ¿por qué estaría dispuesto a
delatar a los agentes del NKVD que hay entre las filas de Vlásov y en sus
ejércitos de liberación? Quiero limpiar estas fuerzas de la basura del NKVD.
En esa etapa de la guerra, la SS era menos escéptica que antes. Hitler y
Heinrich Himmler, el jefe de la SS, estaban enzarzados en una de sus habituales
disputas sobre el punto de vista de Hitler, más duro, respecto de Vlásov, al que
consideraba en realidad un agente de Stalin que solo estaba aguardando la
ocasión de lanzar a sus hombres contra Alemania. Himmler, igual que Beria, tenía
que vérselas con un jefe de Estado paranoico. Había recabado mucha información
de sus servicios de espionaje, según la cual Vlásov planeaba destruir el
Gobierno de Stalin, pero no lograba que Hitler aceptara esa idea y enviara a las
tropas de Vlásov a atacar el frente ruso. Los hombres de Himmler habían recibido
órdenes de comunicar a la cadena de mando de la SS toda información relativa a
las verdaderas intenciones de Vlásov.
En el transcurso del interrogatorio, Igor Orlov no dijo que había «matado»
a la tripulación del avión. Si todo salía según el plan del NKVD, la SS
encontraría el avión estrellado y deduciría que Orlov les había matado antes de
saltar. Por supuesto, el peligro residía en la posibilidad de que el piloto
hubiera sobrevivido, que le hubieran capturado y que hubiera sucumbido al
interrogatorio del enemigo.
Los alemanes trataron a Orlov como convaleciente y prisionero de guerra.
Sin embargo, Orlov veía que se le estaba dando un trato y una comida
inusualmente buenos. En enero de 1944, un capitán que trabajaba para la unidad
soviética del servicio de espionaje militar alemán empezó a visitarle. Se
encontraban en el despacho del capellán del hospital. El capitán hablaba muy
buen ruso e interrogaba a Orlov con el estilo tranquilo y preciso de un experto.
Cada visita suya duraba entre tres y cuatro horas, y se celebraron durante una
semana.
Una tarde de domingo, el capitán le preguntó por fin por qué había matado
a los tripulantes del avión. Orlov quiso saber si había sobrevivido alguno.
Cuando el capitán negó con la cabeza, Orlov contestó con mucho cuidado:
- Porque estaba desertando, intentando desertar. La tripulación quería
comprobar mis órdenes. No estaba autorizado. Contactaron con Moscú para recibir
nuevas instrucciones.
El capitán sonrió. Como si ese gesto fuera el pie necesario, la puerta del
despacho se abrió y apareció un general de la Wehrmacht (las 'fuerzas armadas').
Tenía las orejas grandes, boca pequeña, labios apretados, mentón cuadrado y ojos
oscuros. Por las fotografías que había visto en Moscú, Orlov reconoció enseguida
al general Reinhard Gehlen.
Gehlen era el responsable de la duodécima Rama de los ejércitos
Extranjeros del Este, al mando de todos los servicios de espionaje relativos a
la Unión Soviética. Aunque ocupaba el cargo desde 1942, la llegada de Orlov
representaba su primer caso de espionaje de envergadura. Un ayudante entregó al
general una caja; este la abrió y tendió a Orlov su contenido. Orlov cogió su
arma. Entendió que ese gesto implicaba que la SS le admitía para trabajar para
el servicio de espionaje alemán. A continuación, Gehlen le dijo, en perfecto
ruso:
- Teniente Orlov, tenemos mucho que hacer, y tendrá usted muchas ocasiones
de demostrar lo que dice.
3. PÓQUER HUMANO

La preparación de Sasha dio resultado. Logró hacer creer su personaje de


oficial del espionaje soviético que se había desilusionado del comunismo hasta
el punto de estar dispuesto a matar para unirse al ejército de Vlásov. Aunque
Igor Orlov aún tendría que someterse a muchas más pruebas, ya había superado la
13
primera .
Después de pasar varios meses recuperándose de sus heridas en un hospital
militar de Bonn, Orlov empezó a ofrecer informes de contraespionaje a los
alemanes. Para convencer de su honestidad a sus captores de la SS y a los
desconfiados oficiales de Vlásov, Orlov se valió de una técnica que los rusos
habían utilizado cuando se creó la Cheka, la organización de espionaje, en los
primeros tiempos de la revolución. Tras el fracaso de las misiones anteriores,
debido a que los agentes no resultaban convincentes y ofrecían poca cosa de
valor a los alemanes, el NKVD autorizó a Orlov a entregarles información
legítima que en realidad traicionaba a los agentes del NKVD que estaban actuando
en Alemania. Algunos de dichos agentes eran idealistas comunistas alemanes que
el NKVD consideró prescindibles. Otros habían escapado a la purga de Beria en la
Orquesta Roja, pero su labor como agentes era tan mediocre que su pérdida no
causaría consecuencias graves. De este modo, Beria y sus planificadores
autorizaron el sacrificio de auténticos agentes del NKVD para convencer a los
alemanes de que Igor Orlov era real.
Antes de que Sasha partiera de Moscú, el oficial del NKVD que llevaba su
caso le entregó las fichas personales y de misión de los agentes que tenían en
Alemania. Sasha dedicó horas a memorizar hasta el último detalle sobre sus
familias y sobre sus debilidades particulares. Una vez en Alemania, utilizó esta
información con el fin de obtener el máximo efecto. Según los veteranos del
ejército de Vlásov, Orlov no delató abiertamente los nombres de los agentes a
los que estaba traicionando, sino que comentó en privado a un comandante de
unidad que alguien de su batallón era un posible traidor. Aunque Orlov sabía
quién era el hombre al que acusaba, optó por jugar a una búsqueda detectivesca.
Solo daba pistas, como el apodo, el rango o la ciudad de Origen. Entonces se
dedicaba, junto con el comandante de la unidad, a interrogar incansablemente a
los componentes de esta. Tras semanas así, Orlov y las autoridades de Vlásov
conseguían, codo con codo, «identificar» al traidor. Con estos métodos sutiles,
Orlov se ganó la credibilidad entre los rebeldes y, gracias a ello, pudo también
14
aprender mucho sobre los soldados de cada unidad . Cuando terminó con todas,
Orlov tenía en su poder un dossier completo sobre el personal que integraba cada
unidad de Vlásov con que había tratado.
Esta táctica astuta y calculadora resultó particularmente eficaz cuando
Orlov planeó acercarse a un agente del NKVD llamado Akaki, que no sospechó nada
15
de lo que estaba pasando . Akaki era un agente de rango bajo. Era uno de los
muchos georgianos utilizados por el NKVD para infiltrarse en las tropas de los
rusos blancos. Dado que estos recelaban de él, tardó meses en conseguir algo de
información, y lo que consiguió era bastante secundario, según consta en su
archivo del NKVD. Cuando Orlov se acercó a Akaki, le hizo una pregunta que se
usaba en el NKVD como modo de reconocerse:
- ¿Qué te parece el vodka ruso?
- Prefiero el polaco -repuso Akaki, como debía.
Echando mano de su poder de atracción, Orlov le entregó entonces unas
cuantas cartas que le enviaba su familia desde Petrogrado. Akaki se quedó
convenientemente impresionado ante los aires autoritarios de Orlov, y
sorprendido por su demostración de aparente interés personal. Orlov comenzó
entonces a sondear a Akaki, a lo largo de bastantes días. Los encubridores de

13
Extraído de la documentación privada de Igor Orlov.
14
Extraído de las entrevistas mantenidas en 1963-1966 por el Departamento de Seguridad y
el Departamento de Contraespionaje de la CIA con supervivientes de las fuerzas de Vlásov.
15
El siguiente relato procede de la información contenida en varios expedientes de Orlov
encontrados en su archivo confidencial en poder del NKVD.
Orlov en el ejército de Vlásov le dieron total libertad de acción para que
llevara a cabo su investigación.
Orlov le dijo a Akaki que necesitaba detalles sobre cualquier debilidad
que hubiera descubierto dentro de su unidad, para enviarlos a la central de
Moscú. Akaki le dio los nombres de media docena de seguidores de Vlásov que él
creía que eran espías o que andaban metidos en actividades ilegales. Al cabo de
unas semanas Akaki confiaba tanto en él, que empezó a contarle detalles íntimos
sobre su familia en Petrogrado. Le habló de su padre, un funcionario de escasa
categoría en el Partido Comunista, y le explicó cómo le había ayudado a entrar
en el NKVD.
Después de sonsacarle toda clase de datos personales y de espionaje, Orlov
le avisó de que hacia cierto tiempo que éstaban sospechando de él. Sugirió a
Akaki que, para demostrar que no había problemas con él, tendría que «darle una
somanta». El georgiano se alarmó, pero se quedó más tranquilo cuando Orlov
añadió que lo único que debía confesar era algún trapicheo con el mercado negro.
Orlov le exhortó también a acusar a alguien de la unidad que podría haber
intentado reclutarle para trabajar contra Vlásov.
- Pero ¿por qué? -preguntó Akaki.
- Porque así te absolverán de la acusación de trapichear.
- Pero si es que yo no he trapicheado, teniente.
- Yo mismo les daré el nombre después de darte la paliza -zanjó Orlov.
Metieron a Akaki en una húmeda tíenda de campaña, con solo un cubo donde
poder hacer sus necesidades. Durante tres días Orlov le sometió a preguntas
acusadoras. Al final, completamente exhausto, Akaki se derrumbó y firmó una
confesión, creyendo que lo que hacía era admitir la acusación de trapicheo. En
realidad, el documento que firmó era una confesión de que estaba actuando como
espía de los soviéticos. Exultante, Orlov entregó la confesión a los miembros de
máximo rango del ejército de Vlásov y anunció que Akaki era un infiltrado del
NKVD. Los alemanes dieron permiso a los oficiales de Vlásov para que ejecutaran
a Akaki inmediatamente.
Este caso incrementó la credibilidad de Orlov tanto ante los alemanes como
ante los oficiales de Vlásov y le procuró un margen más amplio para llevar a
cabo sus investigaciones. Orlov empezó por sugerir a los oficiales de Vlásov que
Akaki podría haber sido reclutado para el NKVD por alguien de su propia unidad.
A continuación, informó a Moscú de que él mismo había torturado a dos hombres de
la unidad, que admitieron haber suministrado información a Akaki. Sin embargo,
esta vez Orlov «concluyó» que lo habían hecho sin intención, y que les
exoneraba. Enseguida corrió la voz entre los soldados de que Orlov no era un
infiltrado enviado por los alemanes, sino que era sincero y serio en sus
intenciones de proteger al ejército de Vlásov.
Sin embargo, no todos sus colegas de las tropas de Vlásov se fiaban de él.
Georgi Lasnov, a la sazón recluta del ejército de Vlásov, fue interrogado
16
después por el NKVD en relación con Orlov. «Visitó nuestra unidad en tres
ocasiones [...]. En su última visita se llevaron a dos soldados [...]. Lo que
les pasó, no lo sé», explicó.
De todos modos, los oficiales de Vlásov estaban convencidos de que Orlov
era un agente serio y eficaz del contraespionaje y le permitieron moverse
libremente de una unidad a otra. Era incansable a la hora de entrevistar a
soldados y comandantes, lo que de paso le permitía averiguar los detalles de sus
operaciones para informar de ellos al NKVD. Escogía los momentos de manera
impecable. Cada pocas semanas, Orlov «descubría» a otro agente del NKVD, que era
sometido a torturas enseguida y fusilado o encarcelado. A medida que creaba su
red, iba actuando en rangos Cada vez más altos de la estructura de mando de
Vlásov, hasta que por fin llegó a la cúpula. A partir de entonces pudo enviar a
Moscú informes detaJ lados sobre lo que hacían Vlásov y sus máximos ayudantes.
Se acordó de aplicar la lista memorizada de soldados de Vlásov que aún
tenían familiares en la Unión Soviética. Cuando entablaba tratos con dichos
hombres, les dejaba bien claro que si no cooperaban, sus familias sufrirían las
consecuencias. Para Orlov, el chantaje seguía siendo un instrumento muy poderoso
para conseguir sus fines, como lo había sido en sus primeros años en el NKVD en

16
Lasnov fue captur~do en 1945 y repatriado a Rusia. El NKVD le entrevistó en septiembre
de 1946.
Moscú. Mientras elaboraba informes sobre los soldados de Vlásov, iba reclutando
a los que le parecían más fiables como correos para transmitir información a sus
controladores soviéticos a través de las fronteras.
Nunca dijo a ninguno de estos mensajeros, ni a sus soplones de dentro de
las unidades, que en realidad trabajaba para Moscú. La información que les pedía
estaba supuestamente destinada a ayudar a las fuerzas de Vlásov a eliminar
cualquier infiltración del NKVD. «Ese es el verdadero peligro de tener a un
agente doble que está trabajando en contraespionaje y en informaciones secretas
-explicó un anterior jefe del contraespionaje de la CIA-. Si el tipo que vigila
el gallinero está robando las gallinas, es muy difícil saberlo. Esto dio a Orlov
17
una inmensa libertad de movimientos» . De hecho, al examinar los informes se
comprueba que ningún oficial del servicio de contraespionaje alemán sugirió
nunca la posibilidad de que el NKVD estuviera sacrificando a verdaderos agentes
solo para dejar sentado que Igor Orlov no mentía. Más de dos docenas de agentes
del NKVD como él fueron ejecutados porque Orlov les delató. Para Igor, no eran
más que fichas de póquer que le permitirían jugar en una partida de apuestas
mucho mayores: la ocasión de ganarse la confianza del general Gehlen.
En abril de 1944, solo tres meses después de su primer encuentro con el
general Gehlen, Igor Orlov vio cumplidos sus sueños con creces. Gehlen estaba
tan impresionado con él que introdujo a Orlov en la planificación de las
operaciones secretas contra los soviéticos. Igor Orlov se encontraba al fin en
el núcleo del alto mando del espionaje enemigo. El ejército alemán le otorgó
plenas potestades como teniente y le pagó una pensión especial por las heridas
que sufrió durante el salto en paracaídas. Orlov llegó incluso a convencer a
Gehlen y a su alto mando de que, debido a su historial militar y familiar, sería
un intermediario excelente entre el Estado Mayor alemán y los viejos amigos de
su padre en el ejército de Vlásov. Gehlen accedió a ello, y dio su aprobación al
nombramiento de Orlov como tal.
De este modo, durante el último año de la guerra, Orlov actuó como oficial
18
de contacto entre los alemanes y el ejército de Vlásov . Su logro más
importante en esta etapa de su carrera como agente secreto fue debilitar la
confianza de Gehlen en las fuerzas de Vlásov. Informó al general de que los
soviéticos planeaban infiltrar espías en los escalafones superiores de las
fuerzas de Vlásov para traicionar a Berlín. De este modo, Orlov confirmaba la
paranoia de Hitler y disuadía a Himmler y a otros de usar el ejército de Vlásov
como apoyo. A cambio, Orlov pudo informar a Moscú, gracias a sus «observadores»
de las filas rebeldes, de que Hitler no permitiría nunca que el ejército de
19
Vlásov fuera empleado en operaciones de primera línea . Esta información
20
posibilitó que los soviéticos concentraran sus recursos en otros puntos .
El 14 de noviembre de 1944, haciendo un último esfuerzo por conseguir
apoyos, el Comité para la Liberación de los Pueblos de Rusia (KONR) creado por
Vlásov se congregó en Praga, con Igor Orlov entre los quinientos delegados.
Orlov consiguió recabar allí suficiente información secreta sobre el personal
del KONR como para que el Ejército Rojo pudiera dar caza a sus miembros más
importantes.
En Moscú, mientras Beria y su equipo se preparaban para el fin de la
guerra, supieron agradecer el papel que había desempeñado Orlov. En gran parte
era gracias a él que los alemanes no hubieran permitido nunca que Vlásov operase
en ningún escenario decisivo. La misión de Orlov proporcionó información

17
Entrevista con james J. Angleton.
18
Entrevista con George Kisevalter, oficial de la CIA responsable del caso del general
Gehlen. Tras la derrota de Anatoli Golitsin en diciembre de 1961, Kisevalter yjames
Angleton analizaron el papel que desempeñó Orlov con las fuerzas de Vlásov. Eleonore
Orlov facilitó también información sobre aquella época en una serie de entrevistas, como
la celebrada el 6 de julio de 1988.
19
Según declararon el general Gehlen y otros mandos del Estado Mayor alemán.
20
En su autobiografía, The Service: The Memoirs of General Reinhard Gehlen, el general
Reinhard Gehlen escribió lo siguiente: «Como mucho, Hitler consideraba a Vlasov como un
instrumento al servicio de su propaganda para debilitar a las fuerzas armadas soviéticas.
Se le hicieron promesas, tanto a él como a los desertores que se le unieron, pero de
ningún modo se cumplieron». El general Gehlen pensó que esta falta de visión pudo haberle
costado la victoria a Alemania.
confidencial y ejerció una influencia en el alto mando alemán, colmando con
creces las expectativas de Moscú.
En enero de 1945, Heinrich Himmler decidió finalmente utilizar el ejército
de Vlásov de manera más contundente contra las fuerzas de Stalin, decisión que
se debió en gran medida a su situación desesperada. El 10 de febrero, tres meses
antes de la rendición de Alemania, Vlásov recibió autorización para enfrentarse
a los rusos en una única batalla a gran escala en Checoslovaquia. Era ya
demasiado tarde para salvar al Tercer Reich y para derrotar a los soviéticos.
Orlov se enteró de ello con antelación, e informó a Moscú de que las operaciones
de Vlásov se concentrarían al poco tiempo en el interior de Checoslovaquia. La
suerte de Vlásov estaba echada.
Ante la inminente derrota, varios generales de Vlásov sobrevolaron la
frontera rusa en dirección a Baviera para rendirse ante los norteamericanos,
pero el propio Vlásov no quiso rendirse. El 11 de mayo, en una carretera al
oeste de Hannover, las tropas de Stalin le capturaron junto con media docena de
miembros de su mando. Vlásov y sus oficiales fueron sometidos a un brutal
interrogatorio en el cuartel general del NKVD en Moscú, y a continuación fueron
llevados ante los tribunales. Un comité militar del Tribunal Supremo soviético
les declaró culpables de «traición, espionaje y actividades terroristas contra
la URSS como agentes del servicio secreto alemán». Vlásov, junto con los
generales Malishkin, Zhilenjov, Trukin y siete generales de menor rango, fueron
sentenciados a muerte el 12 de agosto de 1945. Entre tanto, el Tratado de Yalta
firmado entre Stalin, Roosevelt y Churchill acordaba repatriar a todos los
prisioneros de guerra a suelo soviético, incluidos quienes lucharon en la
contrarrevolución. Gran Bretaña y Estados Unidos cumplieron su parte mediante la
Operación Keelhaul, durante la cual enviaron a decenas de miles de rusos
antisoviéticos a una muerte segura o a su encarcelamiento en campos de
«rehabilitación y reeducación».
Las ejecuciones de los seguidores de Vlásov no minaron el fervor de las
fuerzas antisoviéticas, que siguieron luchando vigorosamente en el sudoeste de
Ucrania y en el este de Polonia tras la rendición de Alemania. Estas unidades,
formadas por tropa mal preparada y actuando junto a antiguos oficiales alemanes
de la SS, atacaron al ejército soviético en todas las regiones «liberadas» de la
Europa del Este. Durante los dos años siguientes, se enfrentaron a los
soviéticos cada vez que encontraban la oportunidad de hacerlo. Además, en otras
áreas bajo dominio soviético siguieron creándose ejércitos de liberación. Así
sucedió, por ejemplo, en los Balcanes. La guerra incitó a una oposición
anticomunista que había estado eficazmente controlada desde el estallido de la
Revolución Rusa de 1917. Así, el miedo soterrado de Stalin de que la Unión
Soviética pudiera desintegrarse desde dentro tenía muchas posibilidades de
hacerse realidad al terminarse esta guerra, cuya victoria le costó a la Unión
Soviética un elevadísimo precio en vidas humanas.

Un participante crucial en el panorama del contraespionaje de los años


posteriores a la guerra en Europa fue el general nazi Reinhard Gehlen. Más de un
año antes del final de la guerra, Gehlen había empezado a prepararse para la
21
derrota de Alemania . El entregado militar nazi consiguió inventarse una nueva
fachada como oficial veterano con credenciales antinazis. Gehlen sabía que si él
y sus hombres caían en manos de los soviéticos, serían ejecutados por haber
actuado como patrocinadores del ejército de Vlásov. Además, previó que Estados
Unidos tendría que complacer de algún modo las ansias de Stalin de recibir
compensaciones y retribuciones por haber derrotado a Alemania. Gehlen se daba
perfecta cuenta de que su anterior oposición a los soviéticos le convertía en
una pieza de gran valor para Occidente después de la guerra. Y así fue como
comenzó a jugar su particular partida de póquer con altísimas apuestas.
El 28 de abril de 1945, puso en marcha un plan para poner a disposición de
Estados Unidos a sus mejores agentes secretos, su ingente colección de
documentos y sus conocimientos sobre la Unión Soviética. En tres lugares
diferentes, cerca del monte Wendelstein, Gehlen enterró tres grupos de

21
Tomado de Gehlen, The Service.
22
documentos . De toda la información que había compilado en el transcurso de la
guerra, la más importante era la que se recogía en sus archivos sobre agentes
soviéticos que habían cambiado de bando.
Gehlen logró hacer llegar un mensaje al servicio norteamericano de
espionaje de los años de la guerra, es decir, la Oficina de Servicios
Estratégicos (OSS), en su sede de Londres. (El servicio secreto británico, el
MI6, frustrado por el nuevo Gobierno que accedió al poder tras la guerra,
decidió dejar en manos de Estados Unidos la iniciativa sobre las operaciones
antisoviéticas). Allen W. Dulles, segundo en el mando de la OSS, envió a un
joven colega, Frank Gardiner Wisner, como representante suyo para que aceptara
la rendición de Gehlen y de varios cientos de sus oficiales (y sus respectivas
familias).
A través de Wisner, Gehlen convenció a Dulles de que Estados Unidos debía
dar protección a miles de nazis de los niveles más altos de la jerarquía, los
cuales podrían caer, en caso contrario, bajo el control de los soviéticos. «Nada
era más importante que reclutar a estos nazis que se habían desperdigado por
toda Europa -me explicó Robert T. Crowley, que desempeñó un papel significativo
a la hora de convencer a los nazis para que se pasaran al bando estadounidense-.
23
Hay que recordar que se les consideraba como los máximos anticomunistas» .
Gehlen firmó un pacto con los norteamericanos por el cual su organización
pasaba a ser una de las bazas del espionaje controlado por Estados Unidos. Años
después, en 1956, se convirtió en el servicio secreto del nuevo Gobierno de
Alemania Occidental. Esta colaboración entre los ex nazis y la OSS y la CIA
dominó todas las actividades estadounidenses contra el bloque soviético durante
las tres décadas siguientes.
Gehlen convenció a sus nuevos señores norteamericanos de que los
supervivientes del ejército de Vlásov y otros agentes antisoviéticos refugiados
sentían toda la motivación del mundo para derrotar a la Unión Soviética. Los
norteamericanos aceptaron su consejo y le pidieron que elaborara una lista de
los rusos que se encontraran en esos momentos en campos de refugiados y que
pudieran ser reclutados. El primer puesto de la lista de Gehlen era el de Igor
Orlov. Antes de que se llevara a cabo el último ataque contra Alemania, el
cuerpo de contraespionaje del ejército de Estados Unidos se dedicó a rastrear
24
los campos de refugiados en busca de Igor Orlov .
Entre tanto, mientras los soviéticos avanzaban hacia Berlín en los últimos
días de la guerra, los supervisores de Orlov en el NKVD le citaron en un lugar
al este de la ciudad. Era su primer encuentro directo en dos años. Orlov cruzó
escoltado la frontera soviética y allí se enteró de cuán importante había sido
su labor para Moscú. El coronel del NKVD se dirigió a él llamándole «teniente
25
coronel Orlov» .
El coronel del NKVD le comunicó noticias sobre el cuartel general y le
contó quiénes de sus compañeros y amigos habían muerto en la guerra. Orlov no
era un hombre sentimental, pero en ese momento histórico estaba preparado para
regresar a Moscú y unirse a la victoria. Sin embargo, en vez de eso el coronel
del NKVD le entregó nueva documentación sobre su identidad y le comunicó sus

22
Ibid., p. 11.
23
Aunque la relación de Gehlen con los servicios de información estadounidenses en los
años cuarenta y cincuenta ha sido analizada en media docena de libros, hubo que esperar
hasta septiembre de 2000 para que la CIA admitiera haber tenido tratos con el general
nazi. El reconocimiento por parte de la CIA sobre dicha relación se produjo como
respuesta a una pregunta planteada por el investigador Carl Oglesby en el marco de la Ley
de Libertad de Información. Este gesto fue fruto de la presión ejercida por el Gobierno
de Clinton, con motivo de la Ley de Revelación de Crímenes de Guerra Nazis.
24
Orlov era importante por dos razones: en primer lugar, gran parte de la información
secreta de Geblen sobre los soviéticos procedía de los archivos que había creado Orlov -
expedientes sobre seguidores de Vlasov así como sobre oficiales rusos del servicio
secreto que habían sido capturados-; y, en segundo lugai; Orlov babia sido la fuente de
gran parte de la información directa que poseía Gehlen sobre los métodos del NKVD y sus
operaciones. Este segundo aspecto resultaba fundamental para el éxito de la nueva
relación entre Alemania Occidental y Estados Unidos, pues los norteamericanos querían
información veraz, y Gehlen sabía que Orlov podía ofrecerla.
25
Extraído de los expedientes aún altamente confidenciales sobre el caso Orlov, en los
archivos del SVR.
nuevas órdenes. Impaciente, Orlov le preguntó por qué no podía regresar a casa y
trabajar en el cuartel general.
- Hay un nuevo enemigo -replicó el coronel.
- ¿Cuál es ese objetivo? -preguntó Orlov.
- Los norteamericanos -respondió el coronel.
4. LOS NORTEAMERICANOS

A Finales de 1944, los hombres al mando de las operaciones secretas


estadounidenses llegaron a la misma conclusión que el coronel del NKVD con el
que se había entrevistado Igor Orlov: la alianza entre Estados Unidos y la Unión
Soviética, basada tan solo en la existencia durante la guerra de un enemigo
común, estaba condenada a romperse.
Los dos hombres más importantes de la OSS, Wild Bill Donovan y Allen W.
Dulles, estaban convencidos de que Stalin planeaba aislar la Unión Soviética
mediante un cordón de Estados títere, para impedir posibles ataques directos de
otros ejércitos.
Por su parte, Stalin nunca se había fiado de sus compañeros de alianza, y
menos aún de los hombres que comandaban los servicios de información del otro
bando. Donovan y Dulles eran abogados de Wall Street, y el bufete de Dulles
(Sullivan and Cromwell) había mantenido suculentos negocios con numerosas
empresas y bancos alemanes que apoyaron al Tercer Reich. El propio Dulles en
26
persona había proporcionado al bufete muchos de aquellos tratos comerciales .
Los temores de Stalin sobre la posibilidad de que Estados Unidos utilizara a los
exiliados antisoviéticos después de la guerra se basaban, por una parte, en el
historial de los hombres que dirigían los servicios de información de Estados
Unidos. De este modo, la decisión de la OSS de entablar relaciones con Gehlen
era una señal evidente para Stalin de que no se equivocaba, al menos en esta
cuestión.
Dulles y Donovan no contaban con un apoyo claro del presidente Roosevelt
para la operación de Gehlen. Dentro del gabinete había amplias divergencias
sobre lo que debía hacerse respecto de la Alemania de después de la guerra. El
secretario del Tesoro, Henry J. Morgenthau, propuso un plan drástico para
reducir la economía de Alemania a un estadio rural, desabasteciéndola de toda
industria importante, para impedir con ello un posible resurgimiento alemán y de
paso castigar a los empresarios industriales alemanes por haber empleado
esclavos en sus fábricas y por haber participado en crímenes contra la
humanidad. Otros, como Dulles y Donovan, querían convertir a Alemania en un
baluarte anticomunista. Querían explotar a los dirigentes nazis e incorporarlos
a las operaciones secretas estadounidenses. Roosevelt se inclinaba por el
proyecto de Morgenthau de hacer de Alemania un Estado agrario. Entendía la
envergadura del sacrificio que habían hecho los soviéticos para derrotar a
Alemania, y creía que nunca aceptarían nada que no fuera una Alemania como
mínimo neutralizada. Aunque estaba seguro de que la Unión Soviética tenía
objetivos expansionistas, entendía también que Stalin se mostrara extremadamente
sensible acerca del tratamiento que se le estaba dando entre los Aliados, pues
notaba con razón que no se le estaba considerando como uno más con plenos
derechos. En las largas diatribas que Stalin dedicó a Harry Hopkins, el ayudante
de F.D. Roosevelt, el jefe soviético culpaba abiertamente a Churchill por su
27
condición de socio menor dentro del grupo de los Tres Grandes .
La preocupación de Dulles y Donovan sobre los soviéticos radicaba en la
labor del primer agente norteamericano de la Guerra Fría, Frank G. Wisner, el
hombre que aceptó la rendición del general Gehlen. Wisner era un hombre
aparentemente amable, pero con una mente fría y calculadora, e iba a tener una
influencia muy profunda en las relaciones entre estadounidenses y soviéticos.
Como Dulles y Donovan, Wisner era un abogado de Wall Street que antes de
la guerra trabajaba para la Carter, Ledyard and Milburn, el antiguo bufete de
Franklin Roosevelt. Aunque era muy bueno en su terreno, como sureño Wisner
siempre se sintió algo desplazado en la sociedad neoyorquina. Le fue muy bien
económicamente (en años posteriores estaba tan poco preocupado por el dinero que
los talones del sueldo le duraban un año o más en el cajón del escritorio),
pero, al verse en un entorno como aquel, rodeado de antiguos alumnos de Harvard

26
Una biografía magnífica sobre él es Gentlerian Spy: The Life of Allen Dulles, de Peter
Gross.
27
Hopkins gozaba del dudoso privilegio de ser el hombre que F. D. R. de-signó como blanco
de las frustraciones de Stalin.
y Yale que pertenecían a familias adineradas y de abolengo, Wisner tenía la
honda sensación de que nunca le admitirían en el círculo, por muy brillante que
fuese su trabajo. Cuando estalló la guerra, se alistó en la Armada y se
convirtió en censor. Finalmente, en 1943 entró en la OSS y fue destinado a la
base de El Cairo como oficial de informaciones. En menos de un año transformó la
desorganizada misión cairota en un centro de investigaciones secretas muy
eficiente. En 1944 la OSS le destinó a Estambul, adonde acudió a reemplazar al
jefe de la base de la OSS que, entre otras muchas y peores cosas, dejaba algo
desatendida la seguridad.
Wisner puso especial esmero en que nadie supiera que se dirigía a Turquía.
Pero el jefe al que iba a sustituir, Lanning Packy MacFarland, le dio la
inesperada sorpresa de acudir a esperarle a la estación de tren de Estambul,
acompañado de una banda de músicos. El despistado de MacFarland invitó a Wisner
a ir con él a un baile en un hotel aquella misma noche. Cuando Wisner entró en
la sala se encontró con que el jefe de la base se había subido al escenario y
28
cantaba «Boop, boob... baby, soy un espía» , bajo un cañón de luz y frente a
una orquesta entera.
Wisner descubrió enseguida que los problemas de seguridad en Estambul no
solo tenían que ver con el curioso sentido del humor del jefe de la base.
Absolutamente todo el equipo de espías de la OSS que se encontraba actuando en
los Balcanes estaba repleto de agentes infiltrados alemanes. En circunstancias
tan adversas, Wisner supo construir una nueva red de espías. Definitivamente,
había encontrado su vocación. El 26 de agosto de 1944 envió un telegrama a la
oficina de la OSS en El Cairo en el que informaba de que estaba preparado para
introducirse en Bucarest, Rumania. Durante dos meses, Wisner y sus hombres
fueron más listos que los soviéticos y se adelantaron a los alemanes en los
Balcanes. Wisner contaba con organizar la liberación de mil ochocientos pilotos
aliados que estaban presos en campos de prisioneros repartidos por toda la zona.
Esperaba conseguirlo con ayuda del mariscal Tito. Los informes de Wisner acerca
de la conducta de los soviéticos en los Balcanes proporcionaron las primeras
pruebas consistentes de que Stalin estaba empleando sus fuerzas para expandir la
esfera soviética de influencia. Cuando huyó el Gobierno que actuaba como títere
del régimen nazi, Wisner ayudó a Miguel, el rey rumano, a ascender al poder de
nuevo.
En marzo de 1945 Wisner partió de los Balcanes, convencido de que Estados
Unidos presionaría a los soviéticos para que detuvieran su expansión por la
región. Pero mientras Estados Unidos esperaba, Stalin ordenó la deportación
brutal de ochenta mil rumanos en furgones abiertos para trabajar como esclavos
en la Unión Soviética. Wisner se quedó conmocionado ante la desfachatez con que
Stalin llevaba a cabo la reparación de los daños en vidas humanas de la guerra,
una reparación que él mismo se había otorgado como bien merecida. A partir de
entonces, se volcó apasionadamente en su empeño de convencer al gabinete de
Roosevelt para que salvaran el régimen del rey Miguel. Incluso se valió de la
afición del presidente a coleccionar sellos como excusa para enviarle una
petición personal por escrito. A través de Donovan, Wisner envió a Roosevelt una
colección de sellos rumanos, por cortesía del rey Miguel. La salud de Roosevelt
se deterioraba, y no hubo respuesta a los esfuerzos de Wisner.
Para sus colegas de la OSS, Wisner tenía aspecto de cansado y de estar
padeciendo una situación angustiosa por las tácticas soviéticas de las que había
sido testigo en los Balcanes. «Se encontraba en un estado de furia que
sobrepasaba las frustraciones normales de su trabajo -comentó James Angleton
tiempo después-. Lo que Frank había visto allí le convirtió en un anticomunista
vehemente. Le afectó mucho, realmente».
Lo que Angleton veía en su compañero de la OSS se manifestó más tarde como
un cuadro de depresión clínica. La enfermedad mental de Wisner ensombrecería su
vida y su carrera. Su inteligencia y su encanto sureño mitigaban, a ojos de sus
compañeros, su disposición a excederse en las órdenes y burlar a las autoridades
por la pasión que ponía en su causa. Si hubiera tenido peor carácter, se habrían
fijado antes en su dolencia mental. Por el contrario, Wisner recibía la
admiración de todos como hombre cuyas pasiones se habían visto inflamadas por la
experiencia de enfrentarse a los soviéticos. Dulles y Donovan creían que Wisner

28
Extraído de una serie de entrevistas mantenidas con Robert Crowley entre 1989 y 1997.
era tremendamente competente, y no prestaron atención a sus brotes de ira y a
sus berrinches.
Wisner se convirtió en el prisma defectuoso a través del cual los
norteamericanos veían las ambiciones de la Unión Soviética en la posguerra. Por
fin los veteranos del clan admitían a Wisner en su club, porque sus opiniones
sobre los soviéticos encajaban en su programa. Es posible que Wisner no se diera
cuenta, pero el sistema que tanto le disgustaba en su época de Wall Street
estaba utilizándole otra vez. En esta ocasión sus experiencias en los Balcanes
se utilizaron para vender un novedoso servicio secreto civil ante el Congreso y
el presidente.
Le concedieron la Legión del Mérito por su labor en los Balcanes. Fue
nombrado ayudante máximo de Dulles cuando los Aliados se instalaron con éxito en
Alemania. Después de organizar la rendición de Gehlen y sus hombres, Wisner
viajó por toda la Europa de la posguerra utilizando los restos de las misiones
de Gehlen, con el fin de crear una red provisional de informadores secretos para
Estados Unidos. Los hombres que consiguió reclutar en Polonia, Checoslovaquia y
Alemania eran antiguos oficiales de la SS huidos.
Así pues, a través de hombres como Donovan, Dulles y Wisner, Estados
Unidos se alió con los derrotados nazis en su campaña contra el nuevo enemigo,
la Unión Soviética. Esta alianza fue el primero de los tres puntos débiles
fatales del espionaje norteamericano de la posguerra, de los que la Unión
Soviética supo sacar provecho. Por muy brutal que hubiera sido el régimen nazi,
por mucha mano de obra esclava que hubiera empleado y destruido su sociedad, no
importaba: las autoridades estadounidenses estaban dispuestas a reclutar entre
sus filas a cualquier nazi que les fuera útil. El ejército, la OSS y todos los
demás organismos estadounidenses comprometidos en la lucha contra los soviéticos
encontraron a estos nazis, en un primer momento, en los diversos tribunales de
la posguerra y les llevaron a lugares seguros dentro y fuera de Alemania.
El segundo punto débil de Wisner y sus compañeros era el papel. Estaban
convencidos de que disponer de grandes cantidades de informes escritos era una
prueba de que se estaba recabando información secreta seria y veraz, y de que se
estaba realizando una labor valiosa. Los informes de Wisner se convirtieron en
las plantillas que seguía todo oficial secreto con éxito. En solo unos meses
después de la guerra, él y su equipo produjeron miles de informes de
«espionaje». Dulles ascendía a sus agentes y oficiales responsables en función
de la cantidad de informes que presentaban. Según dijo el difunto William R.
Corson, que trabajó con Dulles y Wisner: «Ninguna otra práctica de las que
aplicó Wisner en la comunidad del espionaje estadounidense creó tantos
perjuicios como aquella. Creó una atmósfera que nos perseguiría a lo largo de
toda la Guerra Fría y que nos quemaría una y otra vez. Al final, cuando se
terminaba de examinar y digerir toda aquella información secreta, resultaba que
el 99 por 100 era paja. Y hubo gente que murió porque nos basamos en todos
29
aquellos papeles».
Fue algo más que esfuerzo malgastado. La prioridad que daban Donovan y
Dulles a cualquier información sobre los soviéticos otorgó al NKVD la
oportunidad de llevar a los servicios de información estadounidenses por el
camino que quisieran. El NKVD estableció por toda Europa una serie de fábricas
de papel plagadas de agentes dobles que pasaban ingentes cantidades de
información falsa a la nueva máquina norteamericana de espionaje. Los informes
que transmitía el personal de Wisner contenían mucho de este material falso
fabricado por el NKVD.
El tercer punto débil fue la repetición de un error que la OSS había
cometido ya durante la guerra: la carencia de contraespionaje. Incluso la
Operación Sujetapapeles, como se denominó la operación encaminada a reclutar
nazis «útiles», no se tomó el tiempo necesario para investigar si alguno de
aquellos nazis había compartido algo con los soviéticos, por ejemplo actuando
como doble agente para ellos.
Mientras el Gobierno de Roosevelt seguía debatiendo sobre el destino de la
Alemania de la posguerra, Donovan y Dulles se jugaron en secreto la suerte de
Estados Unidos con lo peorcito del Tercer Reich. Norteamérica estaba reclutando
nazis, no ya científicos, sino militares de alto nivel y funcionarios del

29
Extraído de una serie de entrevistas mantenidas en febrero de 2000.
régimen de Hitler. El ejército estadounidense llegó a reclutar y sacar del país
al jefe de la Gestapo, Heinrich Müller. Para evitar que nadie pudiera después
acusar al Gobierno de Estados Unidos de emplear al famoso Müller, recurrieron a
30
la organización de Gehlen para financiarle el trabajo . Gehlen y sus hombres
pasaron diez meses en una base militar a las afueras de Washington,
estableciendo las líneas de acción de lo que vendría a continuación.
A través de la organización de Gehlen, los contribuyentes norteamericanos
pagaron los sueldos de miles de oficiales de la Gestapo, de la Wehrmacht y de la
SS. Entre los nazis más duros de entre los veteranos de Gehlen se encontraba el
organizador del Holocausto Alois Brunner, el principal asistente de Adolf
31
Eichmann . «Sabíamos lo que estábamos haciendo -rememoró James Angleton-. Lo
hacíamos porque Gehlen era un atajo directo hacia informaciones secretas allá
donde los nazis tenían un gobierno títere».
James Critchfield, el oficial del ejército que trabajó con Gehlen, explicó
lo siguiente a unos compañeros durante una conferencia que conmemoraba el
quincuagésimo aniversario de la creación de la CIA: «Lo que teníamos era, en
esencia, un pacto para sacar partido unos de otros, cada cual según los
intereses nacionales de su país».
Al margen de la ceguera moral que delataba todo aquello, esta elección
definió el nuevo estilo del espionaje estadounidense durante décadas de fracaso
tras fracaso. «Debido a nuestra dependencia respecto de Gehlen, teníamos todos
los números para estar desinformados por completo», comentó el antiguo
responsable de operaciones encubiertas Robert T. Crowley. «Cuanta más paranoia
pudiera fomentar entre los oficiales estadounidenses, más dólares se embolsaría
y más poder conseguiría. Gehlen nos contó, hasta cierto punto, lo que queríamos
oír. Mientras tanto, convirtió a su grupo en una verdadera cuerda de salvación
para los nazis huidos».
«Dado que estos nazis se encontraban ya tras el Telón de Acero, en algunos
casos trabajando en secreto en gobiernos controlados por Moscú, nuestros
esfuerzos por reclutarlos y sacarlos de allí estaban plagados de problemas -
reconoció Angleton-. La mayor dificultad fue que no podíamos saber de ningún
modo si Moscú les habría descubierto y les habría obligado a trabajar al
servicio del espionaje soviético».

Entre tanto, en casa se extendía el temor ante los rojos. Una nueva
generación de políticos empezó a asumir la cruzada contra la amenaza roja que
instaurara el diputado Martin Dies en los años treinta. El anciano general Ralph
Van Deman, que había dedicado toda su carrera a dar caza a los comunistas
norteamericanos, mostró sus archivos secretos a algunos políticos de su
confianza. El resultado: los norteamericanos se volvieron unos contra otros en
su propio país, con miedo y rabia, aunque el comunismo estuviera avanzando en el
resto del mundo.
A pesar del sentir antirrojo, el contraespionaje no desempeñó un papel
decisivo en los planes de la posguerra para las misiones secretas. Casi en
cuanto terminó la guerra, Estados Unidos desmanteló gran parte de su
infraestructura de servicios de información. Muchos agentes que habían servido
en la OSS con gran eficiencia regresaron a casa y reanudaron su vida de antes de
la contienda.
Para los que siguieron en la comunidad de los servicios de información
estadounidenses, la batalla se centraba ahora en el tipo de recursos con que
podían contar y en quién los iba a controlar. Ya en 1944, Donovan y Dulles
dividieron sus esfuerzos entre derrotar a los nazis y convencer al presidente
Roosevelt para que mantuviera la Oficina de Servicios Estratégicos después de la
guerra como un servicio de espionaje integrado por civiles. Pero en esos

30
Extraído de los informes de la CIA recogidos en los archivos personales de Robert T.
Crowley, representante de james Critchfield, oficial del ejército de Estados Unidos que
llevó a cabo reclutamientos de nazis.
31
La prensa alemana de posguerra estaba enterada de las actividades de Gehlen. Así, el
Franhfurter Rundschau decía en un editorial: «Parece ser que en el cuartel general de
Gehlen un hombre de la SS ha preparado el terreno para el futuro, y que la elite de
Himmler ha celebrado su reunión con gran regocijo».
momentos la OSS tuvo que resolver una aparentemente interminable serie de
situaciones comprometidas y de infiltraciones. Por ejemplo, hubo que sacar de
Alemania a la máxima fuente de información sobre la industria del Tercer Reich,
cuando su nombre apareció en los mensajes que se transmitían a la OSS. Este tipo
de errores incrementaron las dudas de Roosevelt sobre la continuidad de los
servicios de información una vez terminada la guerra. Donovan presionó al
presidente recurriendo a temibles predicciones sobre las malas intenciones de
los soviéticos. Roosevelt, que estaba al corriente de los problemas a los que se
enfrentaba la OSS en relación con agentes dobles e infiltraciones, respondió a
Donovan burlándose de «su servicio de espionaje que es como un paraguas lleno de
rotos» y le pidió que le demostrara lo que decía con pruebas más convincentes.
Después de la muerte de Roosevelt y con Harry Truman como nuevo
presidente, la situación no mejoró mucho para Donovan y Dulles. Truman no veía
con buenos ojos la idea de crear un poderoso servicio de espionaje con capacidad
para llevar a cabo misiones secretas. Además, tenía muchas reservas sobre la
influencia que pudiera tener Estados Unidos dentro del esfuerzo dedicado al
espionaje en la época de guerra. Recelaba de los hombres de negocios de Wall
Street que habían dominado la OSS, y despachó sus preocupaciones más a la ligera
de lo que debiera. A pesar del tremendo empeño en presionarle por parte de los
antiguos funcionarios de la OSS, el presidente Truman rechazó la propuesta de
que la OSS, con sus catorce mil empleados, tomara las riendas de la lucha contra
la creciente amenaza soviética. El 20 de septiembre de 1945 ordenó el
desmantelamiento de la OSS. Para Donovan y Dulles, aquello fue un golpe
durísimo.
5. LOS PRIMOS

A pesar de sus modales y su afectación inglesa, James Angleton, el que


sería el hombre más poderoso de los servicios de contraespionaje
estadounidenses, era en realidad un hijo del Oeste norteamericano. Su padre,
James Hugh Angleton, más conocido como Hugh, era un fornido hombre del campo
nacido en Illinois que llevaba sangre apache en las venas. Hugh había servido en
el ejército a las órdenes del general John J. Blackjack Pershing, y había
luchado junto a él para derrotar a Pancho Villa en las guerras de la frontera
mexicana a comienzos del siglo XX. Fue en México donde Hugh Angleton conoció a
Carmen Moreno, su futura esposa, una mujer de belleza arrebatadora.
La pareja se trasladó a Boise, en Idaho, donde Hugh, retirado ya de la
vida militar, trabajó de vendedor para la NCR, la empresa estatal de cajas
registradoras. Iba con su mula, cargada de pesadas máquinas, a hacer sus ventas
de ciudad en ciudad. El 9 de diciembre de 1917 nació el hijo de los Angleton,
James. Carmen Angleton, devota católica, le puso de segundo nombre Jesus.
El joven Jim Angleton era un apasionado de la vida al aire libre, y sobre
todo le gustaba ir a pescar y de caza con su padre, un estilo de vida que cambió
cuando contrajo tuberculosis a los doce anos. La familia se mudó a Arizona para
ayudarle a recuperarse. Allí, su padre le enseñó a pescar con mosca hasta que se
convirtió en un experto. Cuando la enfermedad no le permitía salir a pescar, Jim
se pasaba las horas aprendiendo a atar las moscas. La paciencia que desarrolló
fabricando señuelos para la pesca y aprendiendo a engañar a los peces se
convertiría en un rasgo destacado de su personalidad posterior e influiría en su
talento para el espionaje. En Arizona experimentó también lo que se siente ante
la intolerancia, pues los demás se burlaban de él por ser medio mexicano.
Aborrecía el desierto, por lo que estuvo encantado con la decisión de su familia
de trasladarse a Italia. Era 1933, y él tenía dieciséis años.
Hugh, atado a su empleo en la NCR (un trabajo sin mucho porvenir), acudió
a Italia para comprobar por qué la empresa no estaba funcionando bien en el
entorno de la floreciente economía fascista. Allí firmó un contrato de compra de
la filial, con la esperanza de reflotar la franquicia italiana. Pero no dijo
nada a su familia sobre el riesgo que corría: si fracasaba, perdería no solo el
capital invertido, sino también el empleo. La franquicia tuvo éxito y, a finales
de los años treinta, Hugh mantenía una relación fluida con los fascistas que
gobernaban Italia. Su ilusión era que Jim Siguiera sus pasos en la NCR en cuanto
terminara los estudios.
Para preparar el ingreso en la universidad en Estados Unidos, Jim estudió
en varias escuelas inglesas. Esta experiencia le causó un profundo efecto. «Me
volví inglés -rememoraba Angleton-. Incluso regresé a casa con acento
británico». Tras su graduación en el Malvern College, en Inglaterra, ingresó en
la Universidad de Yale. Era 1937.
Algunos amigos suyos de la época de Yale comentan que Angleton parecía
algo avergonzado de sus antecedentes mexicanos, y que fue por eso por lo que
cultivó una cierta sensibilidad inglesa. En realidad parecía inglés, con su más
de metro ochenta de estatura y su delgadez extrema.
El propio Angleton reconoció haberse pasado la vida fabricándose otra
identidad para disfrazar su auténtica historia personal. «En cierto sentido,
trataba de compensar mis defectos al hacerme pasar por otra persona -dijo-. Me
fijaba en cómo vivía la gente, y copiaba algunos detalles para poder encajar. Me
diseñé a mí mismo igual que un arquitecto diseña una casa. Yo era una creación
mía. Fingía ser más importante, más interesante y más misterioso de lo que en
realidad era».
Era un estudiante malísimo en casi todas las asignaturas excepto en
poesía. En Inglaterra empezó su fascinación con los versos. En 1938 convenció al
polémico poeta fascista Ezra Pound, al que la familia había conocido en Italia,
32
para que fuera a Yale a hacerle una visita . El poeta se refirió años después

32
Años más tarde, durante la guerra, Angleton se llevó un disgusto al enterarse de que
Pound había sido ingresado en la Clínica St. Elizabeth, un hospital público de Washington
para enfermos mentales.
al joven Angleton como un genio de la literatura. «Cosa totalmente
desproporcionada -comentó Angleton-. Nunca fui tan experto en temas de
literatura como él dijo de mí». Daba igual. La leyenda de Angleton como gran
hombre de letras acababa de fraguarse.
Una vez licenciado por Yale en 1941, ingresó en la Facultad de Derecho de
la Universidad de Harvard, donde conoció a Cicely d'Autremont, una estudiante de
diecinueve años de la escuela superior de Vassar, originaria de Minnesota. «Casi
desde el primer día nos enamoramos como dos locos -recuerda Cicely-. Era un
33
hombre muy cautivador y romántico» . Hugh Angleton se opuso a su matrimonio
alegando que Jim no tenía empleo y, por tanto, no tenía medios para mantener a
una esposa. Años más tarde, Jim Angleton dijo que en el fondo su padre pensaba
que «no estábamos hechos el uno para el otro». Jim desafió a su padre casándose
con Cicely en 1943, pocas semanas después de recibir el llamamiento para servir
en el ejército de Estados Unidos.
Su padre era ya coronel de la OSS en Italia, debido a su experiencia
militar, y «tocó las teclas necesarias para conseguir que saliera del ejército
regular y entrara en la OSS. Pensó que la guerra no iba a durar mucho, y así yo
podría unirme a él en sus negocios cuando todo terminara», explicó Angleton.
Pero no sucedió así. Cuando acabó la guerra, Jim Angleton estaba totalmente
dedicado al arte del contraespionaje.
La OSS solía enviar de tanto en tanto a Inglaterra a sus reclutas más
prometedores, para que se entrenaran con los magníficos oficiales del servicio
secreto británico (el SIS); más conocido como MI6 (Military Intelligence,
Departamento 6). Desde el principio los norteamericanos tomaron el servicio
secreto de los «primos» británicos como modelo del suyo propio. Este modelo
sería la causa de muchos males: la OSS y su sucesora tras la guerra (la CIA)
adolecieron de los mismos puntos débiles -y fuertes- que el veterano MI6.
En Londres, los hombres de la OSS disfrutaron de la compañía del
legendario oficial del MI6 Harold Kim Philby. Al igual que Igor Orlov, Kim
Philby era un consumado actor. Como Orlov, utilizó con destreza su habilidad
para hacer el papel que más conviniera a sus fines. El precio que tuvo que pagar
por sus actos, en vidas de amigos, familiares y compañeros, no fue nunca algo
que pudiera condicionarle. Su única preocupación era el cumplimento de la
misión.
Philby nació en Ambala, en la India, en 1912. Su padre, un funcionario
algo excéntrico, le apodó Kim por el personaje de la novela de Kipling sobre
intrigas en la India colonial. Se graduó en el Trinity College, en Cambridge, y
después estuvo viajando por Austria y Alemania, donde fue testigo directo de la
persecución que sufrían los judíos. En 1932, cuando Hitler y un grupo de sus
camaradas nazis fueron elegidos para la Cámara Baja, Philby se encontraba en
Alemania. Cuando regresó a Inglaterra llevaba el cuerpo marcado por varias
cicatrices cobradas durante los combates en los que había participado junto a
comunistas alemanes contra los Camisas Pardas nazis, y contó que los nazis le
habían apaleado. Sus amigos le dieron una bienvenida de héroe.
Philby era un idealista pragmático. A finales de los años veinte estaba
impresionado por los argumentos a favor del comunismo que pudo oír en Cambridge.
Por eso, al ver que tantos británicos de su misma clase se habían congraciado
con los fascistas en beneficio propio, se enfureció con ellos. «Para entender a
Kim -dijo Angleton- tienes que tener en cuenta que, detrás de su imagen de
hombre inteligente y encantador, alimentaba un fuerte resentimiento contra la
clase alta británica, lo que le hacia sentir verdadera pasión por las reformas».
De regreso, en Inglaterra, Philby empezó a trabajar como reportero y
descubrió que el periodismo le proporcionaba el canal ideal para expresar sus
pasiones. Su primer gran cometido fue cubrir la Guerra Civil española.
Sirviéndose de una tapadera denominada Asociación Anglo-Alemana, Philby y su
amigo de Cambridge Guy Burgess se infiltraron en las Organizaciones fascistas de
Inglaterra que estaban recabando fondos para apoyar al general Franco. En los
actos organizados por estos grupos se podían ver muchas banderas con esvásticas.
En privado, a Philby le hervía la sangre al ver todo aquello. En público, se
dedicó a cultivar sus relaciones con nazis y fascistas hasta llegar a ser uno de
los pocos reporteros que tuvo acceso directo al general Franco. Este le permitió

33
Extraído de su entrevista de marzo de 1999.
viajar con sus tropas a través de España. En el transcurso de este recorrido,
Philby pudo conocer a miembros de la oposición republicana que en realidad eran
traidores a la República.
Cuando en 1939 se vino abajo la oposición republicana, Philby fue enviado
a Alemania como corresponsal del Times londinense. Su tapadera como fascista
funcionó a la perfección, y logró tener acceso al Tercer Reich. Cuando estalló
la guerra, el ejército británico le envió a Francia con su fuerza
expedicionaria, donde contó con acceso directo a los comandantes británicos.
Cuando los nazis invadieron Francia y los británicos se retiraron por el
canal de la Mancha, Philby retomó el contacto con su gran amigo de los tiempos
de Cambridge, Michael Straight, a la sazón agente del MI6. Philby accedió a
unirse al servicio de información secreta. Se le asignó la tarea de tratar
directamente con los soviéticos en operaciones de espionaje de los Aliados
contra los nazis, que se estaban ejecutando a través de Suiza. Sirviéndose del
equipo organizado por Sandor Rado, el brillante espía soviético, Philby
consiguió informaciones muy importantes sobre secretos militares de Alemania. Su
trabajo contra el Abwehr (el servicio secreto alemán) le creó tal reputación
entre el Gobierno británico, que al volver a Londres en 1942 fue designado
contacto extraoficial de la OSS.
Así fue como conoció y recibió la visita de los padres fundadores de los
servicios de información estadounidenses, Will Bill Donovan, jefe de la OSS, y
Allen Dulles y Richard McGarah Helms, ambos futuros directores de la CIA. Todos
ellos eran anglófilos, y admiraban a Philby por su ingenio y por su posición
social.
Muy pronto los jóvenes miembros de la OSS empezaron a acudir al despacho
de Philby en Ryder Street para ser sus discípulos, como si se tratara de un gran
filósofo. «Se había metido de lleno entre los nazis y fascistas y se había
infiltrado en sus acciones en España y Alemania. Nos atraía su sofisticación y
34
experiencia», contaba Angleton . El abarrotado despacho de Philby estaba debajo
de las oficinas de la OSS, en un edificio del West End londinense. Los «primos»
norteamericanos aprendieron con él a hacer interrogatorios, a trabajar con los
aliados soviéticos, a conseguir uniformes hechos a medida y a comportarse como
caballeros británicos.
Uno de los norteamericanos llamó la atención de Philby: el joven de
veintiséis años llamado James Jesus Angleton. Le atrajo su carácter tranquilo y
algo tristón. Pero más importante que eso fue que, el día que se conocieron,
Angleton le preguntó acerca del sistema de clases sociales británico. Philby
35
decidió que aquel joven era el único sincero del grupo . Más tarde escribiría
que Angleton «se había ganado su respeto al rechazar abiertamente la anglomanía
que desfiguraba el joven rostro de la OSO (la oficina de operaciones especiales
de la CIA)».
Por su parte, Angleton admiraba las actuaciones de Philby contra los nazis
y le tenía por un patriota británico con conciencia social. Angleton dijo que
36
llegó a ver a Philby casi como a un hermano mayor .
Philby actuó como mentor del joven norteamericano y empezó a enseñarle
todo lo que sabía sobre contraespionaje. Todo, salvo el precepto básico: «No te
fies de nadie». Esta formación especial convirtió a James Angleton en uno de los
mejores oficiales de información del siglo XX, y a la vez uno de los más
hondamente equivocados.
Debido al historial personal de Jim Angleton, a los contactos de su padre
y a sus conocimientos de la cultura y del idioma, la OSS le envió a Italia en su
primera misión, que era de contraespionaje (en el X-2). Angleton utilizó los
viejos contactos profesionales de su padre para introducirse en la red
clandestina que se dedicaba a sacar a los judíos de Europa y llevarlos a
37
Palestina . A través de esta red, Angleton consiguió informaciones de primera
mano sobre el Holocausto, que transmitió en repetidas ocasiones a sus superiores

34
Extraído de una entrevista a James J. Angleton mantenida en junio de 1976.
35
Comentarios escritos por el control soviético de Philby. Extraídos de los archivos de
Philby ahora en poder del SVR, el servicio de información ruso tras la era soviética.
36
Véase The Master Spy, de Phillip Knightly.
37
En aquella época, Palestina estaba bajo control británico, y Gran Bretaña se negaba a
facilitar permisos de entrada a la mayoría de los judíos.
de la OSS. Sin embargo, el equipo de Allen Dulles, en Berna, impedía que
llegaran hasta Washington. «Llegué a la conclusión de que Washington no quería
saber oficialmente nada, porque Roosevelt no se encontraba en situación de
38
ofrecer ayuda», dijo Angleton .
Involucrados en esta red de tráfico humano se encontraban algunos de los
hombres y mujeres más valientes de los tiempos de la guerra, y Angleton se
sintió profundamente impresionado ante su valentía. Fueron los hombres y mujeres
que fundaron Israel una vez terminada la guerra, y las relaciones personales que
mantuvo con ellos tuvieron un peso fundamental en el desarrollo de toda su
39
carrera .
A principios de agosto de 1945, terminada ya la guerra en Europa, el jefe
del MI6, sir Stewart Menzies, convocó a Kim Philby para discutir un tema de
máxima importancia. Konstantin Volkov, oficial del NKVD destinado en Estambul,
les había dicho a los agentes británicos que quería pasarse a su bando. Volkov
estaba dispuesto a delatar a dos espías soviéticos del Ministerio de Asuntos
Exteriores británico, así como a un espía soviético del MI6. Philby, a la sazón
jefe de la sección soviética del MI6, temió que Volkov le delatara, por lo que
decidió encargarse personalmente del caso. Convenció a Menzies para que le
enviara a Estambul con el fin de conseguir a Volkov. Sin embargo, retrasó su
llegada a Estambul después de avisar al NKVD del peligro potencial que corría su
propia seguridad. Philby no acudió directamente a Estambul. En vez de eso, hizo
varias escalas a lo largo del viaje. Cuando los soviéticos detuvieron a Volkov y
se lo llevaron a Moscú, donde sería fusilado más tarde, él se encontraba en El
Cairo.
Philby prosiguió su viaje hasta Estambul y allí recabó la información que
necesitaba para escribir la declaración sobre el resultado negativo del caso.
Consiguió que un funcionario de la embajada británica en Ankara reconociera en
dicho informe que, por una indiscreción, había mencionado el verdadero nombre de
Volkov en una conversación telefónica por una línea al exterior. Philby hizo
40
creer a todos que la pérdida del agente se debió a aquel incidente .
En el camino de vuelta desde Estambul, Philby decidió ir a visitar a James
Angleton a Roma. Inmediatamente después de la guerra los comunistas encontraron
en Italia mucho campo fértil, y Angleton había accedido a quedarse allí para
trabajar en las Operaciones contra ellos. Después de la derrota de Mussolini fue
nombrado responsable de todas las Operaciones de contraespionaje que se llevaban
a cabo en Italia, y que incluían las redes que el X-2 había extendido por todo
el sur de Europa.
En las oficinas de la OSS en la vía Archimedes, Angleton le contó a su
viejo amigo que tenía un problema personal: el efecto que su trabajo estaba
produciendo en su matrimonio. Como él mismo diría años más tarde: «Yo había
dejado a Cicely en casa con nuestro primer hijo, para ir a hacer mi trabajo. Me
sentía culpable por ello. Y él me ayudó a examinar la situación».
Ante la familia y los amigos, Cicely y Jim Angleton daban la impresión de
estar muy enamorados. Pero «en cuanto conocí a Philby, el mundo de la
información secreta que en otra época me había interesado empezó a consumirme»,
reconoció Angleton. Casi ni se enteró del nacimiento de su primer hijo, James.
Escribía cartas a Cicely cargadas de sentimiento, pero nunca volvía a casa.
Cicely entendió que su matrimonio «ya no era viable», aunque no lo rompió.
A diferencia de Wisner y Dulles, Angleton no disfrutaba con su trabajo. No
salió a celebrar la victoria en la guerra, ni la concesión de la Legión del
Mérito por Su trabajo en Italia. «Tenía la capacidad de ver peligros donde otros
no veían nada. Algunas personas creían que era una fobia. Quizá era porque había
visto demasiadas cosas», dijo. Padecía insomnio desde sus tiempos de Yale, por
la noche sólo dormía un par de horas y el resto lo pasaba preocupado. Decía a

38
De una serie de entrevistas mantenidas con Angleton entre 1976 y 1986.
39
La primera vez que Angleton oyó hablar de la posibilidad de que se creara un Estado
judío fue en su época de estudiante en Yale. El catedrático Norman Holmes Pearson y sus
ideas, por aquel entonces muy radicales, influyeron mucho en el joven Angleton. Los
hombres con quienes trabó amistad fueron, entre otros, Teddy Kollek, que después seria
famoso como alcalde dejerusalén, y Reuven Shiloah, que fundó el Mosad, el servicio de
información israelí.
40
Véase Kim Philby, My Silent War, y David Martin, Wilderness of Mirrors.
todo el que quisiera oírle que los soviéticos iban a intentar devorar a
Occidente.
Al término de la guerra, Churchill usó a Kim Philby para controlar las
actividades cada vez más sospechosas de los soviéticos. También aprobó la
Sugerencia de este de crear una nueva división del MI6 llamada la «Sección 5»,
destinada a vigilar la actividad soviética contra Gran Bretaña y Estados Unidos.
Philby se valió de este nuevo papel para conocer a los oficiales soviéticos de
más alto rango.
Durante la primera época de la posguerra, el trabajo de Philby para
Churchill conllevó frecuentes viajes al continente, y en ellos hizo bastantes
visitas a Angleton. Le encantaba Roma, y Angleton le ofrecía el tipo de compañía
que le agradaba. Philby le propuso en broma que denominara a sus expertos
agentes secretos con nombres tomados del reino vegetal (Higo, Rosa, Tomate,
etc.). Tenían en común un interés apasionado por la creación de un Estado judío,
a lo que se oponía el MI6. Philby ayudó a Angleton a infiltrarse en el Partido
Comunista de Italia. Aquel logro se convirtió en un modelo de actuación contra
los soviéticos a través de los partidos políticos filiales en todo el mundo.
«Si echo la vista atrás hacia aquellos días, veo que Kim me enseñó
muchísimo -comentaría Angleton después-. Me enseñó a no dar nada por supuesto, a
41
rematar las cosas. » Philby le adiestró bien. La fama de Angleton como cazador
de espías del Eje le convirtió en una estrella dentro de la OSS. Su labor con
los judíos, animada por Philby, le proporcionó todo un mundo de contactos y
fuentes en toda Europa y Oriente Próximo.
Después Angleton pensaría que Philby quiso que triunfara y que llegara al
máximo nivel posible de los servicios de información estadounidenses porque le
convenía para su propia carrera. Robert T. Crowley, amigo y Compañero de
Angleton, tenía una opinión muy diferente: «Creo que Philby pensaba que en Jim
había encontrado una especie de alma gemela política... Le gustaba por su
idealismo y por su intelecto, pero no comprendía que fuese tan íntegramente
norteamericano».

41
Extraído de una serie de entrevistas a James J. Angleton realizadas entre 1976 y 1986.
6. LA BATALLA PÓR EL CONTROL DE LOS SERVICIOS DE INFORMACIÓN NORTEAMERICANOS

Cuando Wild Bill Donovan y Allen Dulles presionaron al presidente


Roosevelt para que crease un servicio de espionaje con civiles, al terminar la
guerra, dieron por hecho que ellos ocuparían la dirección de la nueva
Organización. J. Edgar Hoover, el legendario jefe del Buró Federal de
Investigación (FBI en sus siglas en inglés), tenía otra idea en mente. Hoover
aborrecía la OSS y entendía que el éxito que el FBI consiguió durante los años
de la guerra en la disolución de las redes de espías nazis en Estados Unidos y
Latinoamérica colocaba a su institución en la situación idónea para asumir a
partir de entonces un nuevo papel a escala mundial.
Sin embargo, en 1945 Hoover tenía que resolver un embrollo de naturaleza
política. Por aquel entonces parecía que las redes de espías comunistas actuaban
con total impunidad por todo el territorio estadounidense, desde el que enviaban
secretos de Estado a la Unión Soviética. El todopoderoso FBI parecía no poder
detenerlos. Cuatro años antes, Hoover no había dado importancia alguna a las
pruebas que demostraban que la Unión Soviética tenía comandos operando a gran
42
escala contra Estados Unidos . Ahora debía recuperar el tiempo perdido. Por
suerte para Hoover, contaba con un agente que parecía el idóneo para realizar
dicha tarea: William King Harvey.
Bill Harvey era uno de los tres agentes que componían la recién creada
División de Seguridad del FBI. La foto de su ficha le muestra como un John
Barrimore corpulento. Por desgracia, Harvey y Barrymore tenían en común algo más
que el mero parecido físico. Igual que el célebre actor, Harvey era un donjuán y
un bebedor. También tenía interminables trifulcas con su esposa, Elizabeth.
Aunque la llamaba cariñosamente Libby y ella a él Gran Papaíto, Harvey pasaba
muchas noches con otras mujeres. Hubo veces incluso en que el matrimonio
43
degeneró en violencia .

42
Una fría mañana de lunes, a principios de 1941, una empleada del Hotel Bellevue, en
Washington, próximo a la Union Station, abrió la puerta de la habitación que se disponía
a limpiar. Para su espanto, encontró dentro el cuerpo de un hombre que aparentemente se
había abierto un tremendo boquete en la cabeza con un revolver del calibre 38. La noche
anterior, el 10 de febrero, se había registrado en recepción bajo el nombre de Poref,
pero su documentación indicaba que se llamaba Samuel Ginsburg y que había nacido en la
URSS. La Policía Metropolitana estaba convencida de que se había suicidado.
En la habitación se encontró una nota del supuesto suicida a su abogado, Louis Waldman,
escrita en inglés, en la que le pedía que ayudara a su esposa e hijo. También había una
segunda nota, en ruso, dirigida a su mujer; Toni, en la que le decía que la amaba pero
que «debía marcharse». Y una tercera, escrita en alemán, en la que le pedía a un amigo
que ayudara a su esposa e hijo.
En realidad, el hombre que murió aquella noche era el general Walter Krivitski, antiguo
jefe de los servicios de información del ejército soviético en Europa, que había
desertado en 1938. Su muerte no fue un suicidio. Poco después de que Krivitski predijera
que Hitler formaría una alianza con Stalin, el Gobierno de aquel envió a un asesino a
sueldo para que acabara con él. Los periódicos locales dieron mucha cobertura a la muerte
de Krivitski. Hoover se negó en rotundo a que se investigara el caso (alegó que no «se
dejaría influir por las tacticas promocionales de la prensa»). Al fin y al cabo, se
suponía que el FBI estaba ahí para proteger a Estados Unidos frente a los enemigos
extranjeros. Si admitía que un agente enemigo había matado a un desertor en suelo
norteamericano, estaría reconociendo un tremendo error del sistema de seguridad
estadounidense. Era mejor decir que fue un suicidio.
Whittaker Chambers había desertado de la causa soviética el mismo año en que Erivitski
abandonó Europa. Krivitski animó a Chambers a contar todo lo que supiera sobre la red de
espías para la que había trabajado anteriormente. Chambers se citó con el ayudante del
secretario de Estado, Adolf Berle, en su casa del noroeste de Washington, y le contó su
historia. Chambers le dio los nombre de todos los espías, incluido Alger Hiss. Aunque la
Casa Blanca informó a Hoover sobre las alegaciones de Chambers, el caso se cerró
inmediatamente. Si Hoover hubiera cumplido con su trabajo, se habría enterado no solo de
las actividades secretas de Hiss, sino también de que Krivitski podía desvelar quién era
el topo infiltrado en el servicio secreto británico. Ese topo no era otro que Harold Kim
Pbilby.
43
Extraído de las transcripciones del juicio por el divorcio de Elizabeth y William
Harvey (hijo).
Harvey procedía de una familia destacada del Medio Oeste. Siendo aún
estudiante de la Facultad de Derecho de la Universidad de Indiana, se presentó
en 1936 como candidato demócrata a las elecciones a fiscal del condado de
Hendricks, en Indiana. Sin embargo, ni siquiera el respaldo que recibió del
periódico de su abuelo pudo impedir que sufriera una rotunda derrota. Entonces
empezó a ejercer la profesión de abogado justo al otro lado del río, en
Maysville, en Kentucky, aunque, incapaz de soportar los chismorreos y la
mediocridad de su entorno, perdió muchos clientes. En diciembre de 1940, Bill
Harvey, casado ya con Libby, renunció a su profesión y entró a trabajar en la
oficina del FBI en Pittsburgh, con un sueldo de tres mil doscientos dólares al
año. Al poco tiempo de llegar a Pittsburgh, el FBI le transfirió a su delegación
de la ciudad de Nueva York, que estaba expandiéndose en esos momentos.
J. Edgar Hoover se fijó por primera vez en él cuando Harvey resolvió el
caso de Tramp. Tramp era William Sebold, el responsable de un punto de
transmisiones por radio situado en Long Island, al servicio de un equipo de
espías nazis. Sebold recibía mensajes de otros espías nazis, algunos de los
cuales actuaban en Latinoamérica, y los retransmitía a Alemania. Cuando Harvey
atrapó a Sebold, le convirtió en agente doble y le utilizó durante un año. Antes
de que la red de espías se hundiera definitivamente, estuvo enviando a los
servicios de información alemanes cientos de mensajes falsos.
En septiembre de 1945, el FBI envió a Harvey a interrogar a una tal
Elizabeth Bently, una mujer morena y robusta, que había confesado actuar como
correo de un importante grupo de espías soviéticos. De las personas que Bently
nombró, veintisiete trabajaban para el Gobierno estadounidense. Le dijo a Harvey
que un ayudante del secretario de Estado, Edward R. Stettinius, era en realidad
un agente soviético. Se trataba de Alger Hiss. Harvey sabia que otras dos
personas habían proporcionado esta misma información al FBI: años antes,
Whittaker Chambers, y hacía poco tiempo, un oficial del NKVD destinado en
Ottawa, Igor Gouzenko. Hiss poseía una licenciatura de Harvard, había trabajado
anteriormente como pasante del juez del Tribunal Superior de Justicia Oliver
Wendell Holmes y era amigo de Dean Acheson, a la sazón subsecretario de Estado
del gabinete de Truman. Si ese hombre era un espía soviético, el descubrimiento
resultaría demoledor.
Sin decirle nada a Harvey, y antes de que pudieran comprobarse las
afirmaciones de Bently, Hoover envió un mensaje confidencial al presidente
Truman en el que le decía que el FBI se había enterado de que algunos
funcionarios del Gobierno estaban trabajando para los soviéticos. Hoover, que
años antes no había prestado la debida atención a informes del mismo corte,
decidió actuar rápidamente esta vez porque se encontraba atrapado en una intensa
lucha contra Donovan y Dulles sobre quién se haría con el control de los
servicios de información civiles de la posguerra.
Para Hoover, la gran bomba del material suministrado por Bently era que,
de los doce empleados del Gobierno sospechosos de estar trabajando para los
soviéticos, cinco habían servido en la OSS. Esperaba que esta información
convencería al presidente Truman de que el FBI, y no la OSS, debía encargarse de
los servicios de información internacional y de espionaje.
Bill Harvey trabajó en el caso de Bendy a las órdenes de Hoover durante
los dos años siguientes, en el transcurso de los cuales llegó a investigar a
cincuenta y una personas. Las frustraciones que conllevó un caso tan sensible,
unidas al agotamiento físico, se cobraron su precio. Harvey se dedicaba a ello a
todas horas y veía poco a Libby y a su único hijo, un niño adoptado llamado
Jimmy. Pero fue la información sucia que llegó a conocer lo que le causó una
tensión difícil de soportar.
En efecto, Bently le contó a Harvey que Harry Dexter White, el
subsecretario del Tesoro, y Lauchlin Currie, asistente de Truman en la Casa
Blanca, habían sido también agentes soviéticos. Harvey se encontraba en una
tesitura políticamente insostenible. Sus investigaciones en torno a las
alegaciones de Bently se llevaron a cabo cuando la histeria sobre la amenaza
soviética empezaba a causar estragos en el país. Harvey entendía perfectamente
que Hoover había creado esa diminuta rama dedicada al contraespionaje solo como
una estratagema política de su batalla personal contra Donovan y Dulles. Pero la
situación se complicaba y había más cosas en juego. Si Harvey cometía un error o
si Bently no estaba en lo cierto, Harvey acabaría pagando el pato. Y eso mismo
fue lo que empezó a pasar.
Tras el sensacional mensaje de Hoover a Truman sobre la existencia de
espías soviéticos en el Gobierno, el FBI se vio presionado a entregar a los
magistrados del Departamento de Justicia pruebas suficientes para nombrar,
acusar y condenar a los sospechosos. Pero, a pesar del esfuerzo invertido
durante dos años, Harvey no pudo demostrar ni una sola de las acusaciones de
espionaje. Al final, Harvey dio con informaciones muy interesantes (gran parte
de las cuales se demostró después que eran ciertas), pero no era suficiente para
iniciar un procesamiento. No se detuvo a nadie. Empezaron a correr rumores en el
FBI de que Hoover tenía problemas con Truman, y que Harvey tenía problemas con
Hoover y lo sabía.
Las promesas incumplidas de Hoover eliminaron cualquier posibilidad de que
el FBI pudiera llegar a crear una nueva agencia de información estadounidense.
Truman no se sentía inclinado a confiar en un hombre que había presentado tantas
acusaciones infundadas sobre personal de su Administración. Al final, Hoover y
Donovan se anularon mutuamente. El presidente Truman decidió crear una agencia
independiente para que se ocupara de los servicios de información, en vez de
encargar dicho cometido al FBI o a la vieja OSS. Truman y sus asesores acordaron
que el Departamento de Estado, el ejército y los servicios de información
militares asumieran la responsabilidad sobre las actuaciones de espionaje hasta
que el presidente y el Congreso pudieran aprobar la legislación necesaria para
crear un aparato de información para los tiempos de paz.

Bill Donovan estaba acostumbrado al ego de Allen Dulles. En cierta


ocasión, en el «despacho de Dulles» -insonorizado y decorado lujosamente con
cuero y paredes de madera antigua- del Consejo de Relaciones Exteriores, Donovan
escuchaba atentamente las explicaciones de Dulles, un particular aburrido con su
trabajo de abogado, que le describía su plan para crear un servicio de espionaje
al margen del Gobierno. Según dijo un testigo, los ojos de Dulles brillaban
mientras presentaba orgulloso su plan para superar en ingenio tanto a Stalin
44
como al propio Truman .
Donovan pensó que Dulles había perdido el seso. «Allen, nuestra guerra ha
45
terminado», le dijo al hombre más decidido que había trabajado nunca para él .
Pero Dulles sorprendió a Donovan replicándole que ya estaban en marcha ciertas
misiones no autorizadas.
Dulles había decidido por su cuenta no dejar el futuro del servicio de
espionaje en manos del presidente y del Congreso y había creado una organización
de espías clandestina. Su idea era presentarla al presidente Truman como cosa
hecha. Dulles pensaba que cuando Truman se enterara de lo que él y su cohorte
habían hecho, no le quedaría más remedio que aceptarlo.
«El tío Allen», como le llamaba su gente, estaba librando su batalla
privada contra los soviéticos. Sirviéndose del Consejo de Relaciones Exteriores
como base de Operaciones, organizó un ataque en tres fases. La primera fue crear
un servicio de espionaje en la sombra, dirigido y controlado por el sector
privado. La segunda fue situar a sus hombres más leales en puestos del Gobierno
para que trabajaran con los grupos que controlaba él. La tercera fue utilizar
los medios de comunicación para moldear a la opinión pública a su favor.
Entre otras cosas, Dulles utilizó sus contactos de la prensa para ayudar a
crear temores entre la sociedad estadounidense y convencerla de que la Unión
Soviética tenía intenciones expansionistas en Europa y China. El plan dio
resultado. Truman empezó a recibir informes sobre la existencia de un reducido
número de comunistas que ocupaban puestos cruciales en el ejército, en el
Departamento de Estado y en otras agencias gubernamentales. No le quedaba más
alternativa que pasar a la acción. La combinación de aquellas informaciones

44
Donovan contó esta anécdota a muchos ex compañeros suyos de la OSS. Tenía la sensación
de que Dulles se estaba metiendo en fantasías de espionaje porque estaba hastiado con su
vida de abogado de Wall Street.
45
Véase Peter Grose, Gentleman spy: The Life of Allen Dulles. Grose hace una
significativa aportación al detallar los tratos entre basfidores que mantuvo Dulles
después de dejar la OSS.
falsas, unidas a la amenaza real, obligaron a Truman a aceptar la organización
46
cuasi privada de Dulles .

Tras su labor en los Balcanes, Frank Wisner regresó a Wall Street como un
héroe de guerra. Con su experiencia con los soviéticos en EL Cairo, Estambul y
los Balcanes, Wisner entró en el Consejo de Relaciones Exteriores a petición de
Allen Dulles. Allí participó en las sesiones que tenían lugar en el despacho
insonorizado, planificando la manera de vender al Congreso una agencia secreta
civil.
Sin embargo, Wisner encontró en su antiguo gabinete de abogados las mismas
frustraciones que conocía de antes de la guerra. Por eso, en cuanto surgió la
oportunidad en el otoño de 1945, dejó la abogacía para unirse al Departamento de
Estado en calidad de subsecretario adjunto para los países ocupados. Su jefe era
otro tipo de Wall Street, Charles Saltzman. Dulles enchufó en el puesto a
Wisner, que enseguida convirtió su oficina en una base del servicio secreto.
Wisner se encontraba en medio de toda la planificación estadounidense
sobre acciones en Alemania, Austria, Corea, Japón y Trieste. Trabajaba
directamente con el general Lucius D. Clay, gobernador militar de Alemania, y
con Robert Lovett, subsecretario de Estado. También se encontraba en situación
de trabajar con Reinhard Gehlen; él mismo había recibido su rendición. Gehlen no
tenía parangón por la cantidad de información de primerísima mano que tenía
sobre el nuevo enemigo soviético, y Wisner utilizó sus conocimientos para llevar
a cabo su operación.
En 1946, tanto el FBI como la OSS habían perdido oficialmente la batalla
de convertirse en el servicio secreto de la Guerra Fría en Estados Unidos. El
presidente Truman había disuelto la OSS en 1945, y ahora, en enero de 1946,
aprobaba la creación de una entidad civil temporal denominada Grupo Central de
Información (CIG en sus siglas en inglés). Cuando Truman clausuró la OSS, John
J. McCloy, a la sazón alto comisionado para Alemania, le aconsejó transferir al
Departamento de Guerra la mayor parte de su potencial de operaciones secretas.
Pero quien asumió dicho potencial fue el primer director del CIG, el
contraalmirante Sidney Souers, en quien Truman creía que podía confiar. En
realidad, la OSS no había perdido la batalla. Dado que el nuevo CIG no tenía
permiso para dirigir operaciones secretas, su personal se pasaba las horas
interrogando a refugiados, examinando informes económicos y archivando resúmenes
de noticias mientras aguardaban una misión. Wisner y Dulles eran los únicos que
tenían derecho exclusivo para ejecutar las operaciones secretas.
De todos modos, Dulles no estaba contento. Siguió ejerciendo presión en
los medios de comunicación y en el Congreso para que se le concediera una
agencia gubernamental con plenos poderes para encargarse de las informaciones
secretas. El Terror Rojo exacerbó hasta tal punto el miedo de la opinión
pública, que en 1947 el Congreso aprobó y Truman ratificó la Ley de Seguridad
Nacional, que venía a crear el Consejo de Seguridad Nacional (NSC) y la Agencia
Central de Inteligencia (CIA).
Gracias a su poder de manipulación, Dulles se las ingenió para crear una
agencia en la que, desde el primer momento, la guerra contra la Unión Soviética
estuvo basada en engaños y mentiras. Curiosamente, a Truman le vino bien el
montaje de Dulles. Aunque le disgustaba la idea de un servicio gubernamental
clandestino, Truman veía con buenos ojos que una fundación privada ocultara
actividades oficiales encubiertas. Además, en vista de la creciente amenaza
soviética, dejó de lado sus preocupaciones sobre la posible influencia
perjudicial de un grupo privado en los temas relacionados con las informaciones
secretas. Su nuevo NSC legalizaba de manera retroactiva las transgresiones
cometidas por el equipo de Dulles contra las leyes estadounidenses y los
tratados de la Segunda Guerra Mundial, mediante una serie de cláusulas secretas.
Una de ellas era la Cláusula 10/2, por la cual se permitía a Allen Dulles, que
estaba fuera del Gobierno desde el desmantelamiento de la OSS, actuar
clandestinamente a través de empresas y de fundaciones benéficas. Es decir,
también la Casa Blanca empezó a engañar a la opinión pública norteamericana.

46
Véase The Old Boys: The American Elite and the Origins of the CIA, de Burton Hersh, una
historia vívida y bien documentada sobre los orígenes de la CIA.
El aparato burocrático que organizó Wisner dentro del Departamento de
Estado, es decir, la Oficina de Coordinación de Políticas (OPC), era descomunal.
Aunque oficialmente la OPC debía ocuparse de los asuntos relativos a los
refugiados y trabajar en colaboración con la Cruz Roja Internacional, en
realidad gozaba de la autorización del recién creado Consejo de Seguridad
Nacional para llevar a cabo sabotajes y operaciones secretas contra los
soviéticos.
A finales de 1947, Wisner gozaba de un tremendo poder en la burocracia del
Departamento de Estado, de un modo solapado. Jamás pidió permiso para llevar a
cabo sus operaciones. Más bien, ejecutó un engañoso doble juego consistente en
comunicar al secretario de Estado, George Marshall, que el secretario de
Defensa, James Forrestal, había aprobado su operación y viceversa. En realidad,
47
no pidió permiso a ninguno de los dos y actuó sin encomendarse a nadie .
Con ayuda del ejército de Estados Unidos, la OPC de Wisner creó en poco
tiempo una red estadounidense de agentes secretos formada por exiliados rusos y
refugiados antisoviéticos dedicados a buscar nazis por la Europa del Este para
utilizarlos contra la Unión Soviética. La OPC supervisaba las operaciones de
Gehlen, a la sazón destinado a Munich, y trasladaba sigilosamente a Estados
Unidos a criminales de guerra nazis, entre los que se contaban científicos
aerospaciales, matemáticos, ingenieros y médicos.
Los empleados de la OPC eran en su mayor parte seleccionados por el propio
Wisner. Había antiguos oficiales del servicio secreto de la OSS, judíos de
origen europeo con conocimientos de idiomas, y unos cuantos individuos
paramilitares. Wisner convenció al Secretario de Estado, Marshall, para que se
les pagaran sueldos fabulosos y se les ofrecieron promociones automáticas, con
la idea de atraer a ex agentes que habían retornado a la vida civil. Ante el
permiso especial de que gozaba Wisner a la hora de saltarse las prácticas de
contratación y otras normas aplicables al funcionariado para su empresa, en el
resto del Gobierno empezó a crecer el resentimiento contra él y su cuadro de
elite. Dicho resentimiento acompañó a los servicios de información
estadounidenses durante toda la Guerra Fría: las diferentes agencias
gubernamentales rehusaban compartir sus informaciones con las demás, gracias a
lo cual los espías Soviéticos -y, cómo no, Igor Orlov entre ellos- pudieron
sobrevivir y prosperar.

Bajo la tapadera de una administración para los refugiados, Wisner llevó a


cabo sus operaciones encubiertas. Dulles informaba a Wisner desde Sullivan and
Cromwell, el bufete de abogados donde trabajaba. El intermediario entre los dos
hombres era Carmel Offie, un avispado agente que siempre estaba en el lugar
adecuado en el momento adecuado.
Hay secretos que ni siquiera se dicen a los presidentes. Estos oscuros
secretos suelen consistir en actividades que violan la ley y los tratados, o que
van mucho más allá de lo que sería religiosa y moralmente aceptable, y hace
falta un tipo especial de persona para llevarlas a cabo. Carmel Offie era esa
48
clase de persona .
Offie era un rudo y brillante luchador del Departamento de Estado. Era el
hombre en quien Dulles confiaba cuando su Comité de la Europa Libre tenía que
tratar con el Gobierno y discutir sus operaciones más peliagudas. Offie fue
quien le habló a Dulles de crear Radio Europa Libre y de contratar a exiliados
de los países ocupados por los soviéticos, para emitir desde el otro lado del
Telón de Acero. Radio Europa Libre fue un exitoso instrumento propagandístico
para Occidente, aunque simulaba ser un organismo privado. Así, recaudó fondos a
través de aportaciones benéficas de los patriotas norteamericanos, sin que éstos
supieran nunca que se había tratado de un utensilio del Gobierno desde el primer
momento.

47
Entrevista con William R. Corson mantenida el día 9 de enero de 1991.
48
Entre los papeles de Robert Crowley y William Corson había docenas de archivos de
contraespionaje en los que se describe a Offie y el papel que desempeñó.
Offie, un hombre de mediana estatura, de tez singularmente oscura y grueso
bigote, desentonaba entre la mayoría de anglosajones protestantes que dominaba
en el Departamento de Estado. Era de origen italoamericano y de familia pobre,
pero había sabido superar sus limitaciones y acaparó bastante poder. Sin
embargo, no se hacía ilusiones sobre su permanencia en la comunidad del
espionaje. Offie decía a los amigos que, metafóricamente, él era el hombre que
Dulles y Wisner habían «contratado para lavar los retretes».
Además, era homosexual. Como otros tantos homosexuales que llevaban una
doble vida en el Washington de la época, se aseguró de congraciarse con las
personas para las que trabajaba. Era de ese tipo de ayudantes ambiciosos que le
recuerdan al jefe el cumpleaños de su mujer. Se ocupaba de los hijos del jefe y
de que la esposa tuviera cosas que hacer y actividades que la mantuvieran
ocupada, sobre todo cuando la familia debía residir en algún país lejano debido
al trabajo del marido. Su técnica de supervivencia consistía en hacerse
indispensable mediante mil y un trucos.
Cuando Offie empezó a trabajar para Wisner, ya no ocultó el hecho de que
era homosexual. Estaba muy satisfecho con el poder que había adquirido y se
sentía lo bastante seguro en su categoría como para vivir abiertamente.
Carmel Offie creía que podía llevar a cabo cualquier tarea, y esta vez
Allen Dulles le iba a encargar la peor de todas. Offie tuvo que obligar a sus
colegas funcionarios a olvidarse de su sentido de la moralidad a la hora de
mimar a los nazis. Estados Unidos había firmado una serie de acuerdos y tratados
y había aprobado leyes por las que se prohibía proteger a los criminales de
guerra. La labor de Offie consistía en hacer que los funcionarios escrupulosos
se saltaran dichas normas.
Para hacerlo, Offie necesitaba el apoyo de Frank Wisner. Se trabajó a
Wisner como un oficial del servicio secreto se trabajaría a una fuente potencial
de informaciones. De ese modo, contribuyó a aumentar el peso que acabaría con
los ánimos de Wisner y que mellaría su salud mental, y es que Offie le hizo
cómplice de proteger al criminal de guerra más célebre y despreciable del siglo
XX.
Offie se las ingenió para ganarse la confianza de Wisner. Se ocupó de
cuidar de su esposa, Polly, y de sus hijos hasta que la familia le tomó el mismo
aprecio que si fuera un viejo conocido. Además, hizo el papel de mentor que
Wisner necesitaba desesperadamente. Offie había aprendido a superar las
desventajas sociales más duras y a llevar una vida pública increíblemente
exitosa e influyente. Como él, Wisner era un hombre brillante pero voluble.
Offie le enseñó a enterrar su parte voluble y a dar siempre una imagen de hombre
razonable. «Offie era de una sofisticación supina, capaz de amenazar con un
estilete a su enemigo mientras le soltaba un discurso sobre el coñac que al
mismo tiempo le estaba sirviendo en una copa», dijo James Angleton sobre su
compañero en cierta ocasión.
Wisner y Offie se hicieron muy amigos. Compartían un mismo entusiasmo
evangélico a la hora de enfrentarse a los Soviéticos. Los dos estaban dispuestos
a hacer lo que fuera necesario con tal de luchar por la libertad de Europa,
incluso a dar protección secreta a los mandos nazis.

Mientras Offie y Wisner actuaban como los comisarios del programa de


Dulles, Igor Orlov se dedicaba también a cumplir órdenes. En el encuentro
celebrado a las afueras de Berlín un día de primavera de 1945, el coronel del
NKVD le dijo que no regresara a la Unión Soviética con los soldados alemanes
capturados, sino que se hiciera pasar por Alexander Kopatzky, usando sus nuevos
documentos de identidad que le presentaban como un nacionalista polaco obligado
a luchar en el bando alemán. Debía llegar a un campo de refugiados que había
cerca de Munich.
Los soviéticos crearon la tapadera de Kopatzky para Orlov con el fin de
iniciar una nueva penetración en Occidente. Pero no previeron la cantidad de
ayuda que iban a conseguir de Reinhard Gehlen.
Tras el encuentro con su coronel, Orlov, ahora Kopatzky, viajó hasta
Munich como refugiado de guerra. Sobrevivió en los campamentos a base de vender
bienes del mercado negro. Esperaba que el ejército de Estados Unidos le
arrestara, para demostrarles entonces sus cualidades como fuente de información
secreta a cambio de la libertad.
El plan funcionó. En mayo de 1945, el ejército estadounidense le arrestó
por estraperlista. Sin embargo, el Cuerpo de Contraespionaje del ejército (CIC)
descubrió enseguida, gracias a sus antiguos colegas nazis, que «Kopatzky» era en
realidad Igor Orlov, el contacto del alto mando alemán con el ejército de
Vlásov, es decir, el hombre que andaban buscando. Orlov se dio cuenta de que le
habían descubierto cuando el interrogatorio se centró en asuntos del espionaje
soviético y no en su historial o en averiguar en qué bando había luchado. Ese
verano Orlov les diría a los norteamericanos que era medio ruso y que había
trabajado al servicio del NKVD antes de desertar e irse a Alemania para unirse a
Vlásov.
David Murphy, un ambicioso oficial del contraespionaje militar, fue el
primer agente que se encargó del caso de Orlov. Murphy hablaba muy buen ruso.
Estaba casado con la que fue su profesora, Marion, hija de un ruso blanco que
había emigrado primero a Shangai en los años veinte y luego se había trasladado
a vivir a San Francisco.
La tarea de Murphy era, en primer lugar, proteger al ejército de cualquier
infiltración posible y, a continuación, y suponiendo que Orlov no fuese un
agente soviético, decidir cómo podría ser utilizado. Murphy no tenía las
habilidades de Orlov, un genio a la hora de conseguir detalles personales de la
gente. Cuando intentaba tranquilizar a Orlov, Murphy cometió un error
fundamental al mencionarle que estaba casado con una rusa blanca. Orlov se dio
cuenta al instante de que aquella mujer debía de tener aún familiares en Rusia,
lo que proporcionó al NKVD un arma para presionar a Murphy en caso necesario.
Empezando por Murphy, Orlov elaboró una serie de archivos secretos sobre
los primeros oficiales del ejército norteamericano encargados de casos
soviéticos. Estos archivos resultaron valiosísimos para los soviéticos en los
años posteriores, ya que aquellos oficiales llegarían a ocupar cargos de gran
relevancia. Orlov exhortó a la central de Moscú a recabar lo antes posible
material sobre todos los norteamericanos que estuvieran casados con rusas y
otras ciudadanas del bloque del Este. El NKVD envió a sus soldados de Infantería
a rastrear hasta el último rincón del mundo en busca de este tipo de material
bibliográfico tan valioso.
En 1947, mientras el presidente y el Congreso seguían intentando limar sus
profundas discrepancias sobre la formación de una agencia secreta para hacer
49
frente a la amenaza soviética, Alexander Kopatzky, o Sasha para los amigos,
medraba en Munich, trabajando a la vez para el servicio de contraespionaje del
ejército de Estados Unidos y para la Organización creada por Gehlen.
Como la OPC de Wisner quería sacar partido de las facciones
antisoviéticas, Orlov tuvo una nueva oportunidad de «ayudar» de manera decisiva
a organizar las actividades antisoviéticas con veteranos de los antiguos
ejércitos contrarrevolucionarios ruso y ucraniano. Según los oficiales
norteamericanos que llevaron su caso, Orlov solía reclutar agentes para la OPC
mediante la táctica de implicar a partisanos rusos o ucranianos en sus
actividades de estraperlo, y chantajearles a continuación para forzarles a
trabajar para los norteamericanos. Al mismo tiempo, enviaba informes a Moscú
describiendo que el reclutamiento de antiguos soldados del ejército de Vlásov y
de otras fuerzas antisoviéticas era un asunto de máxima prioridad para Estados
Unidos, y que el plan era utilizarlos en la Unión Soviética, Polonia y Alemania
Oriental para fomentar la revolución contra el Estado soviético.
Entonces, Orlov decidió subir la apuesta un punto más. Sirviéndose de las
mismas técnicas que le habían dado tan buen resultado con los nazis, y con
permiso previo de Moscú, se dedicó a chantajear a algunos de los grupos de
exiliados rusos antisoviéticos que trabajaban para la OPC, de modo que logró
hacer que actuaran como agentes dobles. A continuación, reveló sus nombres a los
norteamericanos, diciendo que eran espías soviéticos. Poco a poco, Orlov fue
aumentando su credibilidad, con mucho esmero, de manera brillante, muerto a
muerto.

49
Como veremos en capítulos siguientes, el nombre de «Sasha» aparecía en todas las
operaciones que llevó a cabo James Angleton para dar con el topo que tan adentro había
logrado infiltrarse en las defensas de la CIA.
7. GEORGE WEISZ

Hubo muchos nazis que huyeron a Alemania Oriental, Hungría y Polonia, bajo
una nueva identidad. Para encontrarlos, Carmel Offie necesitaba hombres con
suficientes agallas para hacer un pacto con el diablo. La misión de estos
rastreadores era comunicar a los nazis que no se les juzgaría por los crímenes
de guerra cometidos si accedían a trabajar como agentes en Europa para Estados
Unidos y contribuir a la victoria de la Guerra Fría frente a los soviéticos.
El plan de Offie constaba de dos partes. La primera era dar con ingenieros
y científicos nazis que seguían viviendo en los Estados títere soviéticos. Offie
quería localizarlos y llevarles a Estados Unidos para que la Unión Soviética no
pudiera sacar partido de su talento. La segunda parte era una tarea mucho más
difícil: contactar con los colaboradores nazis más astutos, aquellos que
lograron meterse en el Gobierno y las autoridades financieras de los países
ocupados.
Esta caza de talentos se extendió desde el mar Báltico hasta los Balcanes.
Era un plan complicado y arriesgado, pero Offie, siempre seguro de sí mismo,
aseguró a sus superiores que podría cumplirlo. Así fue como nacieron la
Operación Sujetapapeles y, posteriormente, la Interés Nacional, surgidas del
despacho de Offie, sito en la supuestamente inexistente planta decimotercera del
viejo cuartel general del inspector general Farben en Frankfurt. Ambos programas
reclutaron nazis considerados «fundamentales para los intereses nacionales de
Estados Unidos»: Sujetapapeles se dirigía a los científicos y expertos técnicos,
e Interés Nacional se dirigía a los nazis que pudieran ser «útiles desde un
punto de vista político» en las acciones emprendidas contra la Unión Soviética.
Offie era consciente de que los colaboradores alemanes que vivían en los
países ocupados por los soviéticos estaban aterrados y resultaría muy difícil
dar con ellos. Por eso necesitaba a un buen oficial capaz de contactar con ellos
y ganárselos para el bando occidental. Este oficial debía tener claro que su
conformidad a servir a Estados Unidos no siempre tenía que ser voluntaria. Offie
le vendió la idea a Wisner, pero no le dijo nunca hasta dónde estaba dispuesto a
llegar con tal de poner en nómina a los nazis.
E1 hombre que aguardaba para ver a Carmel Offie aquel día de primavera de
1945 iba vestido de paisano. A la guapa secretaria del WAC, la sección femenina
del ejército (Offie siempre contrataba secretarias muy guapas porque pensaba que
hacían sentirse a gusto a la gente), aquel hombre le recordó a Charles Boyer, el
actor de cine. Le echó unos treinta y tantos años, casi cuarenta. Era de
complexión normal e iba impecablemente vestido. Llevaba consigo periódicos
húngaros y alemanes y tenía una elegancia europea, pero no se le notaba acento
alguno. El día anterior el WAC había entregado a Offie la ficha confidencial de
este hombre. Si le hubiera echado un vistazo, la secretaria sabría ahora que su
50
nombre era George Weisz .
Weisz nació en Miskolc, en Hungría, el 27 de agosto de 1918, en el seno de
una familia judía. En 1932 llegó a Estados Unidos con su familia (sus padres y
51
su hermana). Tenía entonces trece años y pasó la adolescencia en el barrio
húngaro de Manhattan. Eran los tiempos de la gran depresión económica. Tras
graduarse con matrícula en el instituto Stuyvesant en 1937, Weisz, un joven
vivaz al que apasionaba el arte, inició sus estudios superiores en el Cooper
Union.
Su madre, Gizelle, le explicó al investigador que trabajaba para Carmel
Offie que «a Georgie le daba miedo que no tuviéramos suficiente dinero. (A su
padre no le gustaba trabajar.) Por eso, empezó a trabajar mientras estudiaba, y
así nos ayudaba con los gastos». A pesar de la carga de responsabilidad, George
quería mucho a su apuesto padre. Y recurría al encanto que su padre le había
enseñado para encandilar a las mujeres que fue conociendo en Nueva York.

50
Descripción basada en las entrevistas mantenidas con C. G. Follich, del WAC, que
después sería esposa de William K. Harvey.
51
El autor obtuvo una copia de los archivos confidenciales de la CIA y del Departamento
de Estado sobre Weisz, y de su ficha no confidencial del ejercito.
Entre los amigos de la familia había una gran variedad de inmigrantes
húngaros. «Georgie heredó mi carácter: alegre, abierto... y de su padre heredó
el don para las mujeres», explicó Gizelle Weisz. A casa de los Weisz acudía
mucha gente a comer, a beber y enzarzarse en animadas conversaciones. Suzanne,
la hermana de George, más joven que él, le tomaba el pelo por la cantidad de
novias que tenía. «Georgie tenía muchos amigos que no eran inmigrantes húngaros.
Se tomaba los estudios en serio, pero no tenía que esforzarse demasiado».
Aunque la familia era judía, no eran especialmente religiosos. George
aprendió desde muy joven que, para sobrevivir fuera de su entorno de
inmigrantes, tenía que evitar hacer alusiones a su religión.
En el Cooper Union College estudió escultura y pintura, pero enseguida se
dio cuenta de que el arte no podría resolver las necesidades económicas de la
familia. Dado que todos dependían de los empleos a tiempo parcial de George,
decidió seguir estudios empresariales más prácticos y se pasó a la Universidad
de Nueva York, donde empezó a prepararse para desempeñar una carrera
52
profesional .
En el otoño de 1941, cuando Estados Unidos no había entrado aún en guerra,
George, que contaba entonces veintitrés años, se alistó en el ejército y partió
hacia Kentucky para formarse en la Officer's Candidate School. Sacó notas
estupendas en las pruebas de idiomas y de inteligencia. Por su cultura y por las
notas que había obtenido quedaba claro que su destino idóneo sería el Servicio
de información. A principios de 1944, siendo ya oficial de información, el
ejército le envió a Fort Ritchie, en Maryland, donde recibió formación
especializada sobre las técnicas para descubrir agentes enemigos sospechosos.
Un compañero de aquella época en Fort Ritchie dijo de él que tenía una
habilidad natural para meter en una encerrona incluso a los más diestros, y para
conseguir que cometieran errores. «Tenía una manera de acercarse a ti brutal.
Primero se ganaba tu confianza, te hacía pensar que creía en ti, y a
continuación te daba el golpe definitivo. Fue el que más rápido aprendió de la
clase». Tras el Día D, el ejército envió a Weisz a Europa, donde entró en acción
como oficial de información para la decimocuarta División Acorazada, y luego
para la vigésimo octava División de Infantería en Alemania. Sus informes de
aptitud eran brillantes.
En las cartas que enviaba a su madre y hermana, Weisz no les decía nada
sobre la parte oscura de su trabajo. Les escribía sobre arte, sobre los jardines
que veía y sobre el encanto de las mujeres europeas. «A George le encantaba
estar en Europa, cerca de donde estaban pasando las cosas», rememoró su hermana.
Al final de su primera misión en el extranjero, Weisz volvió a casa y
contó sus aventuras a sus familiares y amigos. Había llevado fotografías de él
con soldados soviéticos subidos en tanques, sonriendo y saludando triunfalmente.
Weisz habló con su familia sobre lo mal que estaba la situación en el
Viejo Continente, y por primera vez hizo comentarios sobre la amenaza procedente
de la Unión Soviética. «Hasta entonces nunca le había interesado mucho la
política», dijo su madre. Pero esta vez se sentía verdaderamente Orgulloso de
que Estados Unidos hubiera liberado a Europa y de que él hubiera desempeñado un
pequeño papel en aquella hazaña. Pero, a pesar de su talante positivo, su
hermana notó que George había cambiado: «No era tan despreocupado como antes.
Seguía adorando a las mujeres, y seguía pasándolo bien, pero había algo
diferente. Por debajo de su alegría se notaba algo». Cuando ella le preguntó si
tenía algún problema, le respondió que no.
Mientras aguardaba a Carmel Offie, Weisz ni siquiera se fijó en la guapa
secretaria del WAC. Estaba inmerso en la lectura de un periódico húngaro de
hacía dos semanas, cuando al fin se abrió la puerta del despacho. Otra preciosa
oficial del WAC le guió por un laberinto de oficinas provisionales hasta llegar
a la reducida y desnuda sala de reuniones.
Carmel Offie era ya una leyenda entre los servicios de información y entre
los miembros de la diplomacia, y Weisz reconoció su pelo repeinado hacia atrás y
sus negros bigotes. Offie acompañó a Weisz a través de media docena de oficinas
improvisadas. En una sala más grande, sin ventanas, Offie dejó solo a Weisz una

52
Entrevistas con la hermana de Weisz, Suzanne Weisz Gottlieb, y con su madre, Gizelle
Breuer Weisz, asi como con otros parientes.
vez más con sus periódicos y se fue a otro despacho. En este, Frank Wisner leía
el expediente que Offie tenía sobre Weisz.
Wisner andaba buscando al hombre adecuado para su Operación de
reclutamiento de nazis en Hungría. En el expediente leyó que el ejército había
utilizado con mucho éxito el encanto de Weisz como un arma al servicio del
espionaje. También se enteró de que Weisz, con su capacidad para los idiomas y
su sensibilidad para la cultura, fue capaz de conseguir que los alemanes le
dieran nombres de nazis de máximo rango y de funcionarios que resultaron muy
útiles. Nunca dio a conocer que era judío.
El expediente describía el asombro de un compañero al ver las tácticas de
Weisz en un interrogatorio a un oficial del lugar. «Weisz sorprendió al oficial
en varias mentiras sobre sus contactos con el Partido Nazi. Weisz estaba muy
tranquilo y se mostraba muy amable, pero entonces dejó al tipo sin defensas. En
cuestión de una hora, aquel hombre le dio los nombres de todos los nazis de
máximo rango de la región [...]. Como George podía ser tan encantador, su rudeza
en estas situaciones resultaba impactante. Se le daba de maravilla fomentar esa
reacción emocional típica de los alemanes cuando están ante una persona
autoritaria. George podía volverse muy autoritario, muy intimidante».
Offie sabia que no era corriente encontrar entre los norteamericanos la
sofisticación de Weisz, combinada con su experiencia como interrogador hostil.
Con solo veintitantos años, Weisz daba la imagen de un hombre de mundo de
cuarenta. Era uno de los pocos oficiales del ejército que hablaban húngaro o que
tenían unos mínimos conocimientos sobre Hungría. Por todas estas razones, Weisz
era el hombre que Offie y Wisner querían para su misión de localizar y reclutar
a los peores criminales del Tercer Reich. En ningún momento se plantearon que
iban a enviar a un judío a pactar con los hombres que habían intentado aniquilar
a todos los judíos de Europa, sobre todo a los de Hungría, su país natal.
Offie y Wisner salieron del despacho de este último y fueron al encuentro
de Weisz. Al llegar a la sala, Offie dijo: «Le presento a Frank Wisner, del
Departamento de Estado, Oficina de Coordinación de Políticas». Estupefacto,
Weisz estrechó la mano del hombre que controlaba absolutamente todas las
operaciones secretas de Estados Unidos.
Para él, conocer a Wisner era como conocer al príncipe heredero del
sistema de los servicios de información. Para Wisner, Weisz era una más de las
muchas personas a las que había conocido ese mismo día. Sin embargo, parecía
realmente que se alegraba mucho de conocerle.
Después de este encuentro, Weisz entró a formar parte del grupo formado
por muchos hombres y solo algunas mujeres que, procedentes de Wall Street, las
empresas, las bases militares y los campus universitarios, habían sido
reclutados por Wisner y Offie para la Operación Sujetapapeles y la Operación
Interés Nacional.
Wisner y Offie asignaron a Weisz, como empleo tapadera, al tribunal que
juzgaba los crímenes de guerra en Nuremberg. Este destino le ofreció la
oportunidad de hacer preguntas y entrevistar a muchos nazis alemanes acerca de
su trabajo en Hungría. Les preguntó dónde tenían los archivos, dónde podrían
estar escondidos los nazis húngaros y bajo qué disfraz se ocultaban.
Weisz viajó de Nuremberg a Hungría, pertrechado con toda esta información.
Como tapadera, Wisner le nombró representante para las negociaciones con el
nuevo Gobierno comunista sobre el asunto de los desplazados. Weisz, de una
manera muy parecida a la de Igor Orlov, empezó a sacrificar a un buen número de
nazis poco útiles que estaban escondidos. Y lo hizo con dos finalidades. La
primera: conseguir credibilidad en el régimen instaurado en Budapest con el
respaldo soviético, mediante el descubrimiento y entrega de colaboradores de
Hitler. La segunda, más importante aún: demostrar a la clandestinidad pro nazi
de Hungría que era un tipo despiadado dispuesto a renunciar a una fuente y
entregarla a los soviéticos si no le gustaban sus respuestas. Al igual que con
Orlov, el arma más importante de Weisz era el miedo.
Weisz trabó amistad con varios húngaros de a pie hasta el punto de que le
invitaban a reuniones de familia y le conseguían billetes de avión de primera
clase. Ningún oficial estadounidense tenía mejores contactos en Hungría que
Weisz.
Utilizó a los hombres y mujeres a quienes reclutó para organizar
operaciones paramilitares que proporcionaron información económica y militar a
Estados Unidos acerca de los movimientos de los soviéticos en el país. Sin
embargo, su tarea principal fue dar con criminales de guerra «útiles» y sacarlos
sanos y salvos de Europa, con destino a Estados Unidos o a Latinoamérica. Para
ganarse su confianza y conseguir que colaboraran, les prometió la ciudadanía
estadounidense y compensaciones económicas. Gracias al estatuto que creó la CIA,
y con el beneplácito del director de esta, cien individuos quedaron exentos de
las leyes de extranjería.

Analizar la situación en la que se vio metido Weisz pone los pelos de


punta. Muchos de sus parientes y amigos húngaros habían muerto o habían padecido
indecibles torturas a manos de los nazis. Pues bien, la misión de Weisz
consistía en premiar a algunos de esos mismos nazis y convertirlos en aliados
secretos de Estados Unidos. Lo que Offie y Wisner interpretaron como frialdad y
competencia en los interrogatorios era, en el fondo, la manera que tenía Weisz
de manejar su rabia. En esta ocasión la dirigía a los húngaros que habían
colaborado con los nazis, obligándoles a decirle dónde se escondían los nazis
que quería reclutar. Era como si Weisz, a través de estos interrogatorios
hostiles, pudiera designar como culpable al Gobierno húngaro por su complicidad
en la aniquilación de los judíos húngaros.
Los métodos que empleó se volvieron cada vez más brutales. Jugó a un juego
muy peligroso con los oficiales comunistas. Desde el primer momento, hizo saber
que era judío y que se dedicaba a cazar nazis. Por cada nazi que descubría y que
reclutaba con éxito, cogía a un nazi menos deseable y lo entregaba a las
autoridades comunistas. De ese modo, salvaguardaba su imagen y la de los
oficiales comunistas.
Se le daba tan bien descubrir y reclutar a sus objetivos, que sus
53
compañeros le apodaron «el Caballero Negro» . Para dar con los nazis, empezaba
por los desplazados. En cuanto encontraba, en una región dada, a los
simpatizantes nazis más útiles para su causa, les eximía del sufrimiento que
padecían los demás refugiados y, o bien les ponía bajo su control, o bien les
enviaba a Estados Unidos. Si encontraba alemanes útiles escondidos entre los
húngaros, les ofrecía un buen empleo en el Gobierno de Estados Unidos. Una de
las colegas de Weisz, Clara Grace Follich, que también trabajó para el ejército
en las operaciones Sujetapapeles e Interés Nacional, explicó lo siguiente:
«Sacábamos a los científicos y a sus familias [...]. Yo iba en los vuelos negros
[vuelos secretos que supuestamente no podían detectarse] desde Wiesbaden hasta
la base de las Fuerzas Aéreas en Andrews, junto a las familias de los hombres
que estaban trabajando en el programa aerospacial. Los rusos les habían dicho
que serían lanzados [del avión] mientras sobrevolábamos el Atlántico. Estaban
54
muertos de miedo. Por eso, siempre subía y me quedaba con ellos» .
Clara Grace, que prefería hacerse llamar C. G., confirmó que Weisz iba a
por los colaboracionistas nazis de más alto nivel: «Sus blancos eran banqueros,
hombres de negocios, la gente que hizo que Hungría apoyara a los nazis». Ella
misma explicó: «Los rusos intentaban llevárselos a Moscú, y nosotros
intentábamos llevárnoslos a Estados Unidos». C. G. no sintió dudas morales sobre
la idea de llevar nazis a Estados Unidos, aunque algunos fuesen criminales de
guerra: «Ellos fueron quienes consiguieron que llegáramos a la Luna y quienes
llevaron a los rusos al espacio... Los alemanes tenían los expertos, los
conocimientos y la capacidad necesarios, porque antes se habían dedicado a
fabricar bombas volantes».
Durante esta época, Weisz invitó a su madre a que le visitara en Europa.
Cuando vio a su hijo, se quedó conmocionada. Aquel joven rebosante de felicidad,
que antes amaba tanto la vida, estaba ahora lleno de odio. Weisz le dijo que
odiaba a los húngaros por proteger a los nazis. Le insistió en que nunca más
volviera a hablarse húngaro en casa cuando él estuviera presente. «Odiaba
Hungría -rememoró Gizelle Weisz-. No me dejó decir una sola palabra en húngaro.
Cuando íbamos a dar un paseo, no me dejaba usar mi idioma. Meses después me
55
prohibió volver a Hungría [cuando se mudó a Berlín]» .

53
Según explicó un compañero suyo, Garston W. Driver, Wally.
54
Entrevista con C. G. Harvey mantenida el 19 de abril de 1988.
55
Entrevista con Gizelle Weisz mantenida el 12 de febrero de 1988.
Su hermana, Suzanne, estaba de acuerdo con su madre: «En primer lugar,
odiaba a los húngaros por lo que la Policía y el pueblo húngaro habían hecho a
56
los judios» .
Tres oficiales veteranos del servicio de información que han estudiado la
vida de George Weisz llegaron a una misma conclusión: fue durante el período en
57
que Weisz estuvo destinado en Hungría cuando empezó a llevar una doble vida .
Cuando estudiaron su currículo, Offie y Wisner no dieron importancia al hecho de
que Weisz fuese de origen húngaro y judío, el tipo de detalle biográfico del que
la central de Moscú decidió sacar partido. Los contactos familiares de Weisz en
Hungría le convertían automáticamente en un objetivo del reclutamiento
soviético.
El NKVD designó para su reclutamiento a uno de los pocos oficiales judíos,
húngaro de nacimiento. Este oficial responsable de su caso, que le sacaba
treinta años a Weisz, contactó con él a través de sus parientes en Hungría, los
cuales se lo presentaron como si fuera un viejo amigo de la familia.
Mientras Weisz sufría la agonía de digerir el reto moral al que debía
enfrentarse cada día, este capacitado especialista del NKVD se convirtió en su
mentor y amigo. El hombre del NKVD se vendió a Weisz como un activista del
movimiento sionista que estaba intentando interrumpir el paso de Odessa, una
ruta para la huida clandestina de altos cargos del Tercer Reich. Era lo que se
denominaba un reclutamiento con «bandera falsa». Weisz y él hablaron sobre la
inmoralidad que estaba cometiendo Estados Unidos. El oficial logró convencerle
de que no traicionaría de ningún modo a Norteamérica si les pasaba a los
sionistas los nombres de los nazis a los que Estados Unidos estaba protegiendo.
Norteamérica estaba conspirando no solo con su antiguo enemigo, sino también con
quienes habían matado a decenas de miles de judíos húngaros como Weisz.
Alguna que otra vez, Weisz le pasó a su amigo sionista algún nombre.
Parece ser que nunca sospechó que el hombre que le habían presentado sus
parientes era en realidad un oficial del NKVD. Sin embargo, algunos miembros de
la comunidad de los servicios de información opinan que Weisz era demasiado
58
listo como para no haberse dado cuenta de lo que le estaba pasando . En
cualquier caso, la primera vez que Weisz proporcionó información a su nuevo
amigo sionista fue el inicio de un camino que no tendría un retorno fácil.
Weisz consiguió acceder basta niveles increíbles de la Administración
comunista húngara. Wisner y Offie no se preguntaron por qué era capaz de llegar
a Hungría, llevarse nazis delante de las narices de los soviéticos y luego ser
recibido con los brazos abiertos por los funcionarios comunistas para que
volviera a hacerlo cuantas veces quisiera.
En cierta ocasión en que Weisz regresaba a Alemania desde Nueva York,
decidió quedarse en Frankfurt. Allí conoció mejor a Etta Jo McEndree, una de las
guapas oficiales del WAC que vio el día en que Carmel Offie le entrevistó, en
1945. Etta Jo trabajaba también en las operaciones Sujetapapeles e Interés
59
Nacional . George y Etta Jo estuvieron saliendo juntos durante un par de años.
Su noviazgo no fue exactamente una historia de amor a primera vista. «Eso es lo
curioso -diría Etta Jo tiempo después-. Por alguna extraña razón, siempre
60
estábamos de uñas. No sé por qué seguimos viéndonos, la verdad» .
Una de las razones por las que Weisz prosiguió con la relación, a pesar de
las muchas discusiones que mantuvieron en público, pudo haber sido que Etta Jo
le proporcionaba una conexión, estabilidad y una tapadera para su duplicidad. En
la carrera profesional como espía en la que Weisz quería despuntar, era

56
Entrevista con Suzanne Weisz Gottlieb mantenida el 12 de lebrero de 1988.
57
James Angleton, Robert Crowley y William Corson compartieron conmigo sus opiniones
sobre Weisz a lo largo de las entrevistas que describo en el prefacio del libro. El autor
obtuvo sus archivos personales referentes a Weisz, en los que reflejaron sus
conclusiones.
58
A este respecto, hay división de opiniones entre los oficiales de contrlespionaje.
Angleton pensaba que era posible. Crowley y Corson estaban convencidos de que Weisz sabía
desde el principio que estaba trabajando para los rusos.
59
Oficialmente, la Operación Sujetapapeles terminó en 1947, pero lo cierto es que se
prolongó hasta 1973. Véase la excelente historia de la Operación Sujetapapeles en Linda
Hunt, Secret Agenda.
60
Entrevista con Etta Jo Weisz mantenida el 2 de febrero de 1988.
necesario que se casara con una mujer ya aceptada por la comunidad. Pero más
importante aún era que no tenía ninguna intención de casarse con una judía de
Origen extranjero como él. George Weisz tenía que guardar las apariencias.
Se casaron en 1947 y, a pesar de que había expresado a su madre y a su
hermana sus sentimientos respecto del pueblo húngaro, George se la llevó a
Hungría a pasar la luna de miel. Etta Jo recordaba que todo el mundo quería
entrar en Hungría, pero que el nuevo Gobierno comunista no dejaba entrar a
nadie. Sin embargo, George no tuvo ningún problema a la hora de conseguir los
61
visados . Es más, en aquella época se suponía que los oficiales de los
servicios de información estadounidenses no podían viajar a los países
comunistas sin tener órdenes específicas. Los reglamentos incluso prohibían a
cualquier esposo o esposa, o a cualquier miembro de la familia, viajar al otro
lado del Telón de Acero. «Aquello debería haber planteado dudas inmediatas sobre
seguridad -según el oficial de contraespionaje William R. Corson-. Habrían
tenido que llamarle para interrogarlo, y para que diera explicaciones sobre
todos sus contactos y viajes. Nunca se hizo nada, porque la gente de Wisner era
62
intocable. No había normas para ellos» .
En 1948, Weisz pasó del ejército a un empleo tapadera relacionado con el
Departamento de Asuntos Exteriores de la OPC. Tras una breve temporada en la
63
plantilla del alto comisionado para Alemania John J. McCoy a finales de 1949,
Weisz fue a trabajar con el doctor Erhard Dabringhaus, un agente de información
de máximo nivel del ejército, y agente encargado del control de muchos
criminales de guerra nazis importantes, entre los que estaba el infame Klaus
64
Barbie . Según Dabringhaus, a Weisz se le encomendó la tarea de reclutar a una
de las redes de Barbie, en la que participaba entre otros el coronel de la SS
Gunther Bernau.
Cuando Weisz regresó a Estados Unidos en 1951 para cumplir con su nuevo
destino en el Pentágono, se mostró más reservado que nunca. Según dijo su
hermana, cuando sus antiguos amigos se ponían en contacto con él, no quería
devolverles la llamada. Excepción hecha de su familia más inmediata, no quiso
saber nada de su pasado de antes de la guerra, y renunció así a su cultura y sus
amigos húngaros. Suzanne rememoró la conmoción que le produjo ver su
transformación: «Tenía un estupendo sentido del humor [...]. Era el centro de
todas las reuniones. Íbamos a bailar, a cantar, a dar una vuelta en coche [...]
pero cuando volvió a Europa y empezó a trabajar en aquel empleo suyo, era como
el doctor Jekyll y míster Hyde. No sonreía, no bailaba, no cantaba. Se volvió
65
muy serio» . El trabajo de Weisz para Wisner y la OPC le había cambiado para
siempre. Había sido testigo de actos increíblemente inhumanos, y él mismo los
había cometido. Se había vuelto duro, frío, implacable.
George Weisz no se quedó mucho tiempo en Estados Unidos. Pronto regresó a
Alemania, donde él y Etta Jo trabajaron para la CIA en Berlín. Allí conoció a un
joven al que algunas personas llamaban Alexander Kopatzky, y otras Igor Orlov.

61
Etta Jo recordó que su luna de miel fue una «experiencia terrible [...]. La gente
estaba enfurecida [...]. Había mucha gente que realmente lo había intentado todo con tal
de entrar en Hungría para ver a sus familiares, pero no dejaban entrar a nadie. Pero
ellos [George Weisz y los oficiales comunistas húngaros] se hicieron amigos durante los
trámites y papeleos, y nos dieron el permiso sin ningún problema». La señora Weisz habló
de esto en una entrevista mantenida el 2 de febrero de 1988.
62
Entrevista con William R Corson mantenida el 12 de abril de 2000.
63
El difunto E. Allan Lighrner, hijo -fallecido en 1900-, recordaba a Weisz de cuando
trabajó para John J Mcloy en «calidad de agente de información» (entrevista con el
embajador E. Allan Lightner hijo mantenida el 18 de febrero de 1988). Lightner dijo que
Weisz visitó los campos de refugiados. «No los llamábamos campos de concentracion, pero
eran muy parecidos», explicó. Weisz se paseaba en medio de la muchedumbre en busca de
determinados especialistas ténicos y expertos en los servicios de información que se
encontraban en aquellos campamentos, o bien buscando a personas que supieran adónde
podrían haber ido.
64
Extraído de una entrevista de Lightner dirigida por Charles Lewis, en el programa «20-
2O» de la ABC, el 3 de noviembre de 1984.
65
Extraído de una serie de entrevistas mantenidas con Suzanne Gottlieb.
8. ORLOV: EL HOMBRE INDISPENSABLE

Igor Orlov supo de manera intuitiva cómo podría servirse de la confianza


que se le otorgó cuando el general Gehlen dio garantías de su autenticidad ante
las autoridades estadounidenses. Dado que muchas agencias secretas y servicios
de información norteamericanos acudieron a Orlov para que les ayudara con sus
operaciones, pudo transmitir a los soviéticos datos sobre prácticamente todas
las actividades que Estados Unidos estaba llevando a cabo contra la Unión
Soviética en Europa. También pudo poner fin a las especulaciones que se hacían
en la central de Moscú acerca de lo que Wisner y el ejército estadounidense
estuvieron tramando con Gehlen y su equipo durante los diez meses que pasaron en
Fort Hunt, en Maryland, ya que estaba ahora integrado en los servicios de
información estadounidenses.
A través de algunos de los hombres de Gehlen, con quienes había hecho
amistad durante la guerra, Orlov se enteró de que se estaba construyendo una
nueva e inmensa base clandestina para Gehlen en Pullach, a las afueras de
Munich. La información que les consiguió Orlov acerca de los planes de largo
alcance que habían asignado a Gehlen y a sus hombres permitió a los soviéticos
seleccionar a varios oficiales nazis a su servicio, para que se infiltraran en
la base de Pullach. Con la paciencia que siempre caracterizó a los servicios de
información soviéticos, fueron situando metódicamente a su gente más capacitada.
Se trataba de poner a Gehlen en un apuro.
En Munich, Orlov no tardó en enterarse de que la pieza clave en su trato
con los norteamericanos eran las relaciones personales. Algunos de los hombres
con los que trabó amistad estaban llamados a ocupar cargos importantes en los
servicios de información estadounidenses, como fue el caso de David Murphy.
Con su astucia y su estilo, Orlov llegó a infiltrarse en actividades de
espionaje que incluso quedaban fuera de sus cometidos. La central de Moscú le
ordenó que ofreciera la oportunidad a algunos nazis de menor rango de acceder a
la Operación Sujetapapeles. El NKVD le comunicó la ubicación y los alias de
varios nazis que se escondían en Alemania. Siguiendo estas instrucciones, Orlov
contactó con los nazis y les Sugirió que podría hacer un trato con los
norteamericanos en su nombre. Los oficiales encargados del caso de Orlov se
mostraron encantados con el plan y aceptaron sin más preguntas la colaboración
de los nazis que les proporcionó. Lo más importante para Moscú era que Orlov
recibió entonces varias listas de nazis de alto rango que debía localizar en
nombre de sus interlocutores norteamericanos. Estos nazis eran vitales para
Estados Unidos, y los soviéticos se apresuraron a ponerlos bajo su control.
Como ya había hecho con tanto éxito durante la época de la guerra, Orlov
sobornó a algunos exiliados rusos antisoviéticos y les manipuló para que
actuaran como agentes dobles, es decir, aparentando que trabajaban para la OPC
de Wisner cuando, en realidad, estaban al servicio del NKVD. A continuación los
delataba a los norteamericanos como espías soviéticos. Paulatinamente, con mucho
esmero y sin piedad, se dedicó a ganarse la confianza de los norteamericanos
cada vez en niveles más altos del escalafón. A lo largo de los años no cambió
nunca de método; su técnica no tenía fisuras.
Orlov incrementó su acceso a las altas esferas actuando como un bon vivant
entre la comunidad de exiliados: se integró en una camarilla de rusos blancos
que trabajaban al servicio de la Radio Europa Libre de Carmel Offie, del
ejército norteamericano, la OPC e incluso los servicios de información
británicos. Utilizó, y acabó traicionando, a todos y cada uno de estos supuestos
«amigos». Su único propósito era conseguir información y consolidar la
credibilidad de su personaje.
Aplicó su habilidad para manipular a la gente incluso en su vida privada.
Igual que hiciera George Weisz, Orlov escogió una esposa que reafirmara su
imagen de apoyo a los norteamericanos. Sabían que alguien que fuese leal a la
Unión Soviética nunca se casaría con una nazi.
A principios de 1947, el Departamento de Investigación Criminal del
ejército le pidió un favor (que le ofreció una oportunidad única). Pocos días
antes la Policía local había detenido a dos jóvenes alemanes llamados Baladini y
Stirner. La Policía alemana, bajo supervisión del ejército de Estados Unidos, se
extralimitó durante el interrogatorio de Baladini, y este acabó muriendo. Los
amigos que tenía Igor en el ejército temieron que la familia de Baladini
convirtiera su muerte en un incidente internacional de envergadura. Stirner, que
había sobrevivido al incidente, procedía de una familia nazi con muchos
contactos. Su hermana había sido novia de Baladini. El ejército pidió a Orlov
que les ayudara a echar tierra sobre el asunto.
Orlov decidió ir a por la hermana de Stirner. Le entregaron su expediente
y así se enteró de que había sido una discreta celebridad del equipo «ario» de
natación olímpica de Hitler. Cuando estalló la guerra, se afilió a las
Juventudes Hitlerianas y fue una de sus dirigentes.
Una tarde, Orlov y uno de sus amigos exiliados, Boris, aparecieron junto
al tranvía 8 de Munich justo cuando Eleonore Stirner trataba de subir a bordo
dos grandes bolsas de patatas. Eleonore era una joven de cabellos negros, figura
esbelta y naturaleza coqueta.
- Boris y yo somos bailarines rusos de ballet -le dijo Orlov.
- Me parece que os interesan más las damas que la danza -replicó Eleonore.
Más tarde ella misma diría: «La primera vez que les vi pensé realmente que
66
eran bailarines. La verdad es que Igor era un donjuán» . Los dos hombres se
pasaron el trayecto conversando con ella hasta que se bajó en la parada de
Elisabethstrasse, en el barrio bohemio de Munich. Al bajar la ayudaron con las
bolsas de patatas. Cuando ella fue a darles las gracias, Igor dijo: «No podrá
librarse de nosotros tan fácilmente. Le llevaremos las patatas a casa».
«Me gustó aquel detalle que tuvieron conmigo», rememoraba Eleonore. Cuando
los tres llegaron hasta la casa, Eleonore volvió a dar las gracias a los dos
jóvenes y se despidió de ellos. «Entonces Igor dijo: 'No, nos quedamos a cenar'.
Era encantador, y Boris también». Les presentó a su madre, que les preguntó si
trabajaban para los norteamericanos. Igor dijo que sí. La señora Stirner rompió
a llorar y les dijo que habían detenido a su hijo y que habían matado al novio
de Eleonore. ¿Podría Igor liberar a su hijo?
Cuando Igor pidió más detalles, Eleonore le llevó al piso de arriba para
que conociera al padre de su difunto novio, un catedrático universitario. El
padre le contó a Igor la historia que ya conocía. Su hijo era un estraperlista
que se dirigía a los Alpes para esquiar cuando se vio envuelto en un incidente
con un policía alemán. Hubo un tiroteo. El ejército de Estados Unidos lo había
arrestado y, mientras se encontraba bajo custodia estadounidense, le habían
67
matado a palos . Eleonore le dijo a Igor que temía por la vida de su hermano.
«Igor dijo que nos ayudaría», recordó Eleonore.
Los halagos y las atenciones de Igor para con ella coincidieron con el
trauma de la muerte de su novio: «Me acosté con él la primera noche para
sobrevivir -explica Eleonore-. No sabe usted lo que estaba pasando en Alemania.
Morían cientos de personas... Yo no quería morir de hambre». El apuesto Igor
Orlov parecía estar ofreciéndole un pasaje a una vida mejor, una oportunidad de
recuperar parte de la categoría de que había gozado antes de la guerra. No tenía
ni la menor idea de que estaba siendo utilizada para una misión de espionaje.
En un par de días, Igor consiguió resolver los problemas de su hermano con
la Policía. Además, quiso ayudarles de otras maneras. La señora Stirner estaba
gratamente impresionada con su amabilidad y su capacidad para encontrar cosas
como azúcar, carne y pan, que tanto escaseaban. «Mi madre me animó a que
siguiera con Igor porque era un hombre muy generoso», dijo Eleonore. A través de
los Stirner, Igor entró en contacto con alemanes de clase media a los que
utilizaría para sus operaciones de espionaje. Se las ingenió para recabar
informaciones útiles acerca de asuntos aparentemente rutinarios, como el
proyecto norteamericano de construcción del complejo de Gehlen en Pullach. Si
Igor hubiera preguntado directamente a los norteamericanos acerca de dicho
proyecto, habría resultado sospechoso. Pero como era uno más de la familia y
había trabajado junto a los nazis durante la guerra, los amigos de los Stirner
le contaban toda clase de habladurías, rumores e informaciones, con toda
tranquilidad.

66
Extraído de una serie de entrevistas mantenidas con Eleonore Orlov entre el 6 de julio
de 1988 y el 3 de octubre de 1999.
67
Extraído de una entrevista con Eleonore Orlov mantenida el 10 de abril de 2000.
Su primera cita formal con Eleonore fue con motivo de la boda de uno de
sus amigotes, Knabe Urov. «Urov usaba monóculo, y cuando llegué a la boda me vi
rodeada de condes y condesas rusos. De repente, solo pensaba en buscar a
Anastasia», bromeaba Eleonore.
A lo largo de los meses siguientes, Urov le contaría a Eleonore más
detalles sobre Orlov de los que él mismo había divulgado hasta entonces,
incluida la novedad de que juntos habían trabajado en el servicio de
inteligencia alemán. Le contó que tenían entre sí una especie de competición a
ver quién era el más valiente. Eleonore comentaría tiempo después: «Me dijo que
Sasha podía ser muy valiente, pero que él lo era más. Que si había que disparar,
Igor se ocultaba entre las matas pero él, Urov, salía a disparar a la gente».
Cuando se lo contó a Igor, este replicó que Urov «ni siquiera sabía empuñar un
arma».
Eleonore conoció también a otro amigo ruso de Orlov, Vladimir Kivi.
«Siempre andaban juntos -dijo Eleonore-. Igor tenía amigos muy agradables,
divertidos, simpáticos, amables y muy graciosos. Uno de los motivos por los que
me enamoré de él fue porque tenía unos amigos muy interesantes». Esta reacción
suya era precisamente lo que Orlov había pretendido al cultivar amistades como
las de Knabe, Boris o Vladimir.
En julio de 1948, Eleonore se quedó embarazada de Igor. La madre se
enfureció porque no habían tomado precauciones e insistió en que debían casarse.
Al iniciar los acelerados trámites para la boda, «la Iglesia luterana dijo que
no podría casarnos porque Igor les había dicho que era católico... y la Iglesia
católica tampoco podía casarnos porque yo era luterana». Al final, usaron
documentación falsa que les proporcionó el servicio secreto norteamericano para
casarse por lo civil el día 14 de julio de 1948. Igor esperó a estar casados
para comunicarle a Eleonore que le habían dado esa documentación falsa con la
condición de que ella abortara.
«Estaba abrumada y confusa. Igor me dijo que sus jefes norteamericanos no
estaban contentos y que habían exigido que abortara -me explicó Eleonore-. Igor
me dijo que le despedirían si yo tenía el bebé». Todos los oficiales que
llevaron el asunto de Orlov coincidieron en que Igor nunca les había comentado
nada sobre el embarazo de Eleonore. Evidentemente, Orlov pensaba que tener un
hijo podría limitar su capacidad operativa. Eleonore se sometió al aborto. Aquel
fue el primero de una larga serie de sacrificios.
Aun así, ella estaba feliz con su vida junto a Igor y disfrutaba con
pequeñas cosas, como cuando se compró una bicicleta nueva. «Nuestra vida parecía
ir de maravilla. Me había casado con un hombre encantador y poco a poco íbamos
alejándonos de la vida dura de la posguerra».
Los recién casados se trasladaron a un piso alquilado en Elisabethstrasse.
Eleonore encontró trabajo como traductora en la editorial Drömer, e Igor se
dedicaba a trabajar para sus «amigos» norteamericanos y para Drömer como
repartidor. Y pasaba largas veladas con exiliados ucranianos relacionados con
Radio Europa Libre.
Un día de 1949, Orlov le dijo a Eleonore que tenía que ir a ver a un
agente del ejército de Estados Unidos, y que estaría fuera unos días. Sin
embargo, lo que hizo en realidad fue viajar en tren hasta Berlín Oriental y
luego en coche hasta Baden-Baden, para encontrarse con su antiguo oficial de
contacto del NKVD, procedente de Moscú. Al llegar al lugar de la cita, Orlov
68
recibió la noticia de que le habían ascendido a coronel del NKVD .

68
El servicio secreto ruso posterior a la era soviética (el SVR) sigue considerando el
caso de Orlov como un asunto muy espinoso. Según Vasily Mitrojin, antiguo archivero del
KGB, «todavía en 1997 se insistía en que no había ningún documento que sugiriera que
Kopatzky bajo cualquiera de sus alias, hubiera participado jamás en "colaboraciones [...]
con los servicios de información soviéticos"». Mitrojin, según su libro publicado en 1999
y coescrito con Christopber Andrew, The Sword and the Shield: The Mitrokhin Archive,
afirma que él «pudo tomar notas detalladas del abultado documento que el SVR asegura que
no existe. Este documento revela que en 1949 Kopatzky visitó la misión militar soviética
de Baden-Baden y que fue trasladado en secreto a Berlín Oriental, donde accedió a actuar
como agente soviético». El documento que copió Mitrojin describía también las operaciones
de Igor contra las organizaciones de exiliados rusos antisoviéticos, como la SBONR (véase
el capítulo 9).
Cuando Igor regresó a Munich, el ejército le encomendó la tarea específica
de espiar a la comunidad de exiliados rusos, para ver quién podía estar espiando
para Moscú. Los contactos oficiales de Orlov con los exiliados pertenecían a la
Unión Popular del Trabajo (la NTS), una organización antisoviética y antinazi
que se creó en 1930 en Belgrado, en Yugoslavia. La NTS había apoyado al
movimiento de Vlásov y, lo mismo que Vlásov, tenía credenciales antinazis porque
sus dirigentes se habían enfrentado a Hitler. De los sesenta líderes de la NTS
que fueron enviados a campos de concentración, solo sobrevivió la mitad. Al
terminar la guerra, más de cien mil rusos se las ingeniaron para evitar la
repatriación y se afiliaron a la NTS.
La NTS planeaba en secreto una guerra encubierta contra los soviéticos, y
estaba enviando fondos al dirigente ucraniano Stephan Bandera para que
organizara una «escuela de negociación y de sabotaje» para los agentes de la NTS
que se colaban en la Unión Soviética entre la riada de refugiados que regresaban
a casa después de la guerra. Los afiliados de la NTS tenían la capacidad de
hablar ruso que tanto necesitaba Occidente. Más importante aún, odiaban la Unión
Soviética de Stalin. Como Gran Bretaña y Estados Unidos accedieron a utilizar la
NTS como una manera de organizar a los rusos antisoviéticos, Igor Orlov pudo
informar de todo (nombres, fechas, e incluso el resumen exacto de los
encuentros) a la central de Moscú.
Entretanto, los norteamericanos proporcionaron a Orlov otro empleo
tapadera. Se hizo reportero del Sponya, un panfleto propagandístico que
publicaba semanalmente la NTS y que tenía por finalidad enardecer los ánimos de
los rusos antisoviéticos a través de noticias exageradas sobre sus victorias
contra Stalin en la madre patria. Como reportero de un periódico sostenido sobre
todo con dinero del ejército estadounidense, el Hombrecillo (como empezó a
conocerse a Orlov) pudo actuar con una libertad apabullante.
Uno de los hechos más extraños en los que se vio metido Orlov fue el del
impresionante 'Programa de Rezagados' (el Stay Behind Program), que costó
decenas de millones de dólares. Estados Unidos temía una posible ocupación de
Europa por los soviéticos, así que entrenaron a refugiados soviéticos en
técnicas de guerra de guerrilla y a continuación enterraron gran cantidad de
armas, comida y dinero en escondites secretos repartidos por toda la Europa
occidental. El plan consistía en activar a estos «rezagados» llegado el caso de
una invasión soviética. Sin embargo, Orlov y otros compinches entregaron los
víveres a los mafiosos del lugar, y los «futuros partisanos» vendieron las
armas.
En un plan más realista que aquel, los norteamericanos se propusieron
relanzar el viejo movimiento de Vlásov y usar a sus hombres para ayudar a los
partisanos antisoviéticos en los Cárpatos. El plan consistía en que los rebeldes
pasaran el invierno en cuevas, de modo que el ejército soviético no pudiera
seguir sus huellas y darles caza. Entonces, en cuanto la climatología lo
permitiera, Estados Unidos les haría llegar equipos y suministros desde el aire.
El NKVD y el Ejército Rojo solo necesitaban saber con antelación cuándo y
dónde se harían las descargas de hombres y equipamiento. Era una información que
Orlov obtuvo y transmitió con toda facilidad. Delante de las narices de los
norteamericanos, utilizó la Radio Europa Libre de Wisner y Offie para emitir sus
mensajes en un código secreto. Una de las primeras misiones que desveló Orlov
fue el programa de 1951 de enviar agentes de la NTS al otro lado de la frontera
soviética. Este programa de infiltración suponía el envío de rusos, checos y
polacos a sus respectivos países, pertrechados con paracaídas y equipos de
radio, para que actuaran desde allí como agentes. Entre los primeros que se
tiraron en paracaídas estaban A.I. Osmanov, un desertor del Ejército Rojo que
contaba por aquel entonces veintitrés años y que había servido con Vlásov, y
F.K. Saratzev, un cabo de veinticinco años que había sido hecho prisionero en
1943.
Habían pensado en todos los detalles. Los hombres de Gehlen y el ejército
norteamericano les fabricaron cuidadosamente una falsa identidad, y les
equiparon con lo último en transmisores de radio pequeños, bicicletas hechas en
Alemania Oriental y oro y rublos rusos para comprar suministros. El vuelo partió
de Grecia el 8 de agosto de 1951. Los dos hombres saltaron cuando el avión
sobrevolaba los Cárpatos de Moldavia, una región que se encuentra entre Rumania
y Ucrania. Se recibieron unas cuantas transmisiones de radio. Después, silencio
absoluto. Los pocos combatientes de la libertad que no resultaron capturados
murieron de hambre. Los soviéticos dijeron que los prisioneros habían sido
ejecutados.
Mucho antes de aquel vuelo, mientras los dos jóvenes aún estaban
recibiendo formación en Fort Bragg, en Carolina del Norte, Igor Orlov facilitó
sus nombres a los soviéticos. Seis meses después del salto en paracaídas, Radio
Moscú anunció que hablan sido ejecutados. Montones de agentes que saltaron en
paracaídas en aquella misma zona corrieron la misma suerte. Miles más murieron
luchando contra las tropas de Stalin. Peter Kapusta, que trabajó para la misión
en Alemania durante este período, diría más tarde: «Era evidente que el programa
de infiltraciones peligró desde el primer momento. La mayoría de los
transmisores no llegaron a conectarse nunca [...]. Nuestro descuido mató a
69
muchísima gente que estaba convencida de que luchaba por la libertad» .
En 1954, todos los agentes de la operación habían sido ya capturados o
ejecutados.
La traición de Orlov pasó desapercibida, mientras la lista de muertos iba
aumentando.

69
Entrevista con Peter Rapusta mantenida el 17 de marzo de 1988.
9. BERLÍN: LA NUEVA BASE EN LA FRONTERA

Por su situación única desde el punto de vista geográfico, totalmente en


el interior de Alemania Oriental, era inevitable que se utilizara Berlín como
centro de espionaje en la Guerra Fría. Había montones de implicados en
operaciones secretas soviéticas, tanto militares como civiles, pululando por los
alrededores del Hospital San Antonio, en el distrito de Karlshorst, convirtiendo
la zona en un auténtico barrio moscovita. Karlshorst fue la base avanzada de
todas las actividades de espionaje soviéticas que se desarrollaban en los países
ocupados.
Después de la guerra, los soviéticos devolvieron al lado oriental a los
oficiales y reclutas alemanes capturados, e iniciaron un plan multitudinario de
formación para entrenarlos como líderes comunistas. Su objetivo era construir
una infraestructura en la parte conocida como «la Zona» (luego convertida en
Alemania Oriental), que contaba con un servicio de información tan bueno como el
NKVD. Un estalinista alemán, Erich Honecker, se alzó como dirigente de las
Juventudes Comunistas.
Aunque Allen Dulles no estaba convencido de que Berlín llegara algún día a
desempeñar un papel principal en la escena de los servicios de información de la
posguerra, reaccionó a la decisión de los soviéticos adquiriendo una vieja
mansión, hermosa y decadente, que en tiempos había sido una instalación militar
alemana. Estaba en el barrio de Dahelm y sirvió como primera Base de Operaciones
de Berlín (BOB) de la OSS. Técnicamente, él fue el primer jefe de la BOB, pero
enseguida nombró a uno de sus protegidos, Richard M. Helms, como sustituto suyo
y al capitán Peter Sichel, otro protegido, como jefe de los servicios de
información.
Siempre alerta a cualquier oportunidad de trabajar en un puesto con mucho
futuro, Helms dejó Berlín a los seis meses y regresó a Washington. Le sustituyó
Dana Durand, que se esforzó por mantener viva la BOB, y Sichel siguió allí
delegado.
Como Dulles y Frank Wisner habían convencido al presidente Truman para que
aceptara su misión semiprivada, su Proyecto X, la base de Berlín languidecía
bajo la vigilancia del ejército estadounidense. No disponía de autoridad para
casi nada, salvo para recabar información a partir de entrevistas con refugiados
recién llegados. La base dependía principalmente de judíos de origen alemán con
excelentes conocimientos de idiomas y con formación científica, que iban a la
caza de cualquier información útil que pudieran atisbar en las entrevistas con
los refugiados. Entretanto, una docena de oficiales norteamericanos encargados
de los correspondientes casos (en su mayoría miembros del Cuerpo de
Contraespionaje del ejército, además de unos cuantos tipos de la OSS) trataban
de sacar adelante un trabajo para el que apenas habían recibido formación y en
el que eran casi inexpertos.
El número de refugiados procedentes de la zona oriental fue en aumento a
lo largo de los últimos años cuarenta y durante toda la década de los cincuenta.
En total, unos cuatro millones de personas escaparon al lado occidental antes de
que se erigiera el Muro de Berlín en 1961. Los oficiales responsables de casos
de la base de Berlín trataban de entrevistarse con los refugiados que les
parecían más interesantes, esto es, los que tenían parientes con buen acceso a
información gubernamental o científica al otro lado de la línea soviética, pero
la tarea fue ardua debido al escaso número que encontraron.
La base de Berlín tenía una delegación en el Centro de Recepción de
Marienfelde, un campamento de reubicación de refugiados, que se utilizó para
llevar a cabo el reclutamiento y las entrevistas. Bajo identidades falsas, la
docena de oficiales entrevistaba uno tras otro a los refugiados, durante todo el
día, y a continuación volvía a la vieja mansión de Dahlem para escribir sus
informes. Las pistas más prometedoras se comunicaban a la OPC de Wisner.
La casa de Dahlem no era precisamente la mejor sede para una misión
secreta. Aunque disponía de sistemas de alarma y barrotes en las ventanas,
resultaba muy difícil mantener una vigilancia intensa. La casa daba a una calle
muy transitada, y los agentes soviéticos podían fotografiar con facilidad a todo
el que entrara o saliera del edificio. Y dado que muchos empleados importantes
de la base vivían en Dahlem, no era difícil seguirles hasta su domicilio y
averiguar su verdadera identidad.

El general Walter Bedell Smith fue el cuarto director de la joven CIA,


nombrado en agosto de 1950 en sustitución del contralmirante Roscoe H.
Hillenkötter. Enseguida se dio cuenta de que había que acometer reformas. En
concreto, estaba preocupado con Wisner. Aunque su OPC trabajaba técnicamente a
la sombra de la CIA, lo cierto era que Wisner campaba por sus respetos. Smith
pensó que debía tener bajo control todas las actividades del conjunto de
servicios de información.
En un primer momento el presidente Truman se mostró reacio a escuchar los
alegatos de Smith a favor de controlar a Wisner y sus operaciones encubiertas.
Smith siguió presionando y al final le planteó un ultimátum: «Señor presidente,
o este grupo se somete al control de mi oficina, o yo dimito». Smith tenía todas
las de ganar en esta cuestión de hacerse con el control de las operaciones
encubiertas. Sus bazas podrían resumirse en una sola palabra: errores.
La CIA no tenía ni la más remota idea de cómo habían podido ocurrir dos
grandes acontecimientos que coincidieron en el año 1949: los soviéticos habían
lanzado su primera bomba atómica, y los comunistas se habían apoderado de China.
Estos dos golpes a la cara de Estados Unidos fueron de tal envergadura, que el
secretario de Defensa, James Forrestal, sufrió una depresión nerviosa y se
suicidó tirándose desde el cuarto piso del Hospital Naval Bethesda, en el que
estaba recibiendo tratamiento.
Para empeorar aún más las cosas, en junio de 1950, Corea del Norte invadió
Corea del Sur. Aquello pilló a los servicios de información estadounidenses
totalmente desprevenidos. Ni las operaciones a cara descubierta de la CIA ni la
OPC de Wisner habían sospechado el inminente ataque. Cientos de miles de
personas, entre ellas decenas de miles de norteamericanos, murieron por culpa de
los errores de los servicios de información.
Pero no todos los fallos cometidos por la OPC podían achacarse a Frank
Wisner. Se había visto obligado a cuadruplicar su plantilla en solo seis meses.
Cuando el general Smith tomó posesión de su cargo de director de Información
Central, la organización de Wisner libraba ya su guerra particular contra la
CIA. De todos modos, a Smith le llevaban los demonios por saberse responsable en
última instancia del chapucero servicio de la OPC y porque Wisner, que lo
encabezaba, podía soslayarlo y hablar directamente con los secretarios de Estado
y de Defensa. Para colmo, Smith no podía comprender por qué Wisner no se
encargaba de los soviéticos de Berlín.
Al final, Smith logró convencer a Truman para que pusiera fin a la
independencia de la OPC y para que autorizara la combinación de las operaciones
de ambas organizaciones. «Para conseguir controlar las operaciones de Wisner, el
general Smith tuvo que dedicar casi todo el tiempo de su mandato en la CIA»,
70
diría William Corson . Lo paradójico del caso es que, al poner bajo control las
actuaciones de Dulles y Wisner, Truman le dio a Dulles justo lo que le pedía.
Por fin Estados Unidos disponía de un servicio civil de información
verdaderamente integrado.
Smith empezó por convertir la OPC de Wisner en el nuevo organismo de
Servicios Clandestinos de la CIA. Wisner siguió siendo el jefe de Servicios
Clandestinos, pero Smith sabía que si él iba a ejercer, como director de
Información Central, un auténtico control sobre todas las operaciones de la
agencia, debería asegurarse de situar en los puestos decisivos a sus leales. Y
dado que los soviéticos habían reforzado sus operaciones secretas y militares en
Karlshorst, Smith decidió convertir la base de Berlín en base de las operaciones
más importantes de la CIA.
Peter Sichel pasó de delegado a jefe de base. Sichel había nacido en
Francia, de madre estadounidense y padre francés, cuya familia era célebre por
sus vinos. Peter sirvió en el ejército norteamericano, entró en la OSS y después
de la guerra fue reclutado por la CIA. Hombre jovial y de trato fácil, Sichel
dirigió la base de Berlín con mano firme pero creando a la vez un buen ambiente.

70
Extraído de la serie de entrevistas mantenidas con William R. Corson entre 1989 y 1990.
Justo antes del día de Acción de Gracias de 1951, llegó a Berlín un joven
oficial llamado Wally Driver. Enseguida le gustó Sichel, sobre todo por su
sentido del humor. Cuando le preguntó a Sichel, que era judío, acerca de la
posibilidad de reclutar a miembros de la resistencia alemana, Sichel le miró y
71
dijo: «Sí, claro, había alemanes en la resistencia. Y no pagaban impuestos»
Según Driver, cuando a Sichel le desbordó la tarea del reclutamiento,
«decretó que todos teníamos que dedicarnos a buscar pistas a partir de nombres»,
lo que era una de las tareas más tediosas del trabajo en los servicios de
información. «De noviembre a Nochebuena, Lucien Conein (mi compañero de piso) y
yo [...] estuvimos buscando pistas [...]. Prácticamente no salíamos de la litera
para nada». La tarde del día de Nochebuena, con Driver a punto de caer rendido,
Sichel fue a visitarle.
- Wally, ¿tienes carné alemán de conducir?
- No, señor -replicó Driver.
- ¿Sabes conducir?
Wally dijo que sí. «¿Y usar bien un mapa?». En esos momentos, Driver tenía
la adrenalina por las nubes. Pensó que por fin iba a tener la oportunidad de
demostrar su valía como agente. Le aseguró a Sichel que sabía arreglárselas con
los mapas de calles. Entonces, Sichel le comunicó su cometido:
- ¿Ves esa caja enorme de regalos que hay ahí?... Pues coge uno de los
coches del parque móvil y repártelos.

Una tarde de marzo de 1951, alguien llamó a la puerta de los Orlov en


Munich. Eleonore abrió y se encontró con un hombre alto y rubio que se presentó
como empleado de la CIA. En ningún momento utilizó su verdadero nombre, William
Sloane Coffin, ni le dijo a Eleonore que era el oficial responsable del caso de
Igor.
Después de tomar un café, Coffin anunció a la joven pareja que el cargo de
Igor en el periódico iba a ser transferido a Berlín. «Aquel hombre le dijo a mi
marido que debía irse a Berlín -recordaba Eleonore años después-. Yo dije: "De
ninguna manera. Yo no pienso ir". Pero Coffin dijo que Igor debía irse a Berlín
"inmediatamente"». Eleonore no sabía que Igor y Coffin habían planeado toda la
conversación. Igor sabía que su esposa no querría marcharse voluntariamente
porque no quería alejarse de su familia en Munich.
El trabajo de Coffin consistía en adelantarse a los soviéticos reclutando
rusos exiliados como Orlov para utilizarlos en la búsqueda de objetivos en el
territorio controlado por los soviéticos.
La CIA pensó que la SBONR (Soyuz bor'by za osvobozhdeniia narodov Rossii,
es decir, la 'Unión para la Lucha por la Liberación de los Pueblos de Rusia')
era el grupo fiable de exiliados que andaba buscando. Pero por alguna razón
inexplicable, algunos de los hombres que trabajaban en la «Sección Secreta» de
la SBONR, entre ellos el jefe de sección Knabe Urov (un buen amigo de Orlov) se
empeñaban en comportarse de manera irresponsable. Los oficiales de la CIA
estaban a punto de perder los nervios tratando de mantener en secreto la
relación de la SBONR con la CIA, mientras sus miembros se dedicaban a hablar en
público como si nada sobre operaciones secretas, o a meterse en peleas de
taberna, o a enfrentarse directamente con los soviéticos. Al cabo de unos meses,
la CIA estaba dispuesta a dar por terminada la relación. Orlov parecía ser el
único agente profesional útil del grupo de la SBONR.
Un mes después de su llegada a Berlín, Igor envió a Eleonore un mensaje en
el que le pedía que fuera a visitarle unos días. Eleonore accedió. Igor le dio
instrucciones sobre dónde debía ir para tomar el avión. «Cuando me subí al avión
especial militar con destino a Templehof [el aeropuerto de Berlín], me dijeron
que no iba a poder regresar a Munich. Los hombres de la CIA me informaron de que
mi marido era un apátrida y que yo también estaba considerada como apátrida. Si
quería seguir sola en Munich, tendría que presentarme cada semana ante la
Policía». Lo que ocurrió fue que la documentación falsa que Eleonore había
utilizado para la boda, inducida por Igor, la había convertido en apátrida, lo
cual otorgaba a su marido un enorme control sobre ella.

71
Entrevista con Wally Driver mantenida el 13 de octubre de 1990.
Cuando llegó a Berlín, Igor le dijo: «No puedo consentir que los
72
norteamericanos te cuiden; es demasiado peligroso para mí» . Por primera vez,
Eleonore empezó a sospechar que su esposo hacía algo más que trabajar en un
periódico para sus amigos norteamericanos. Sin embargo, durante años no supo qué
más hacía ni para quién.
Entretanto, el jefe de base Sichel se mostró encantado de poder reclutar a
Orlov. Pensaba que, por lo menos, un hombre con la amplia experiencia de Orlov
tendría más oportunidades de reclutar agentes para trabajar contra los
soviéticos. En una cosa estaba en lo cierto: Orlov era el agente secreto con más
experiencia de la base de Berlín.

72
Después de que la CIA le hiciera agente suyo en Berlín, el KGB (la organización que
asumió la actividad de servicios de información del NKVD) le aumentó el sueldo a
quinientos marcos al mes. Igor usó, según Vasili Mitrojin, varios nombres en clave, como
Erwin, Richard y Herbert.
10. EL HOMBRE DEL FBI EN LA CIA

En el verano de 1947, el Terror Rojo arraigó en Norteamérica gracias a


políticos como Richard Nixon y Joseph McCarthy. Aunque la mayor parte de la
paranoia sobre los rojos era exagerada, había suficiente verdad tras los
titulares de los medios de comunicación como para que los ciudadanos
cuestionaran la dirección que estaba tomando el país y quisieran saber por qué
los servicios de información estadounidenses no funcionaban correctamente. En
China, los nacionalistas de Chiang Kai-shek perdían terreno frente a los
comunistas de Mao Tse-tung. Por otra parte, era evidente que los soviéticos no
tenían ni la menor intención de ceder el sector de Alemania que tenían bajo su
control, y todo el mundo sabía que Moscú se había hecho con los secretos de la
bomba atómica del Proyecto Manhattan.
En el cuartel general del FBI corría el rumor de que J. Edgar Hoover no
estaba contento. Se decía que la causa de sus desvelos era William King Harvey,
el hombre al que había recurrido para acabar con Donovan y Dulles.
La carrera y el matrimonio de Bill Harvey estaban haciendo aguas, cuando
un extraño incidente llevó la situación a un punto crítico. El 11 de julio,
Harvey se encontraba en Virginia participando en lo que después se describiría
en los documentos del FBI como una «fiesta solo para hombres». Esa noche estaba
más callado de lo normal, parecía de mal humor y apenas bebió nada. Un agente
compañero suyo salió de la fiesta más o menos a la misma hora que Harvey, y dijo
que vio su coche entrar por Rock Creek Parkway en dirección a su casa. Eran
aproximadamente las doce y veinte de la noche.
A la mañana siguiente, una enojada y preocupada Libby Harvey llamó al
cuartel general del FBI para quejarse de que no sabía dónde estaba su marido.
Según le dijo al jefe de la división de seguridad: «He visto a papaíto abatido y
desanimado últimamente... y de mal humor». Los agentes empezaron a buscarle por
el camino que había tomado al salir de la fiesta. Media hora después Harvey
regresó a casa. En el FBI explicó que no se había emborrachado (solo tomó dos
latas de cerveza en la fiesta), y que se le había calado el coche al pasar por
un charco, por lo que se había quedado a dormir allí mismo hasta que dieron las
diez de la mañana.
Este incidente fue el primero de una curiosa serie de acontecimientos. Por
ejemplo, el FBI acusó, de manera algo misteriosa, a Harvey de no haber estado
localizable en ningún número de teléfono durante dos horas (una norma del FBI
que nunca se había aplicado). La consiguiente investigación realizada por los
ayudantes de Hoover exculpó a Harvey. En la nueva CIA se decía que Hoover
necesitaba un chivo expiatorio por las acusaciones que había hecho ante Truman
en relación con el fiasco de Bently, y que Bill Harvey estaba pagando el pato.
Eso pareció cuando Hoover decidió trasladar a Harvey a Indianápolis para que se
ocupara de «labores generales».
La gente decía que aquella orden de Hoover de transferir a Harvey fue un
varapalo para este. Antes, en los siete años que llevaba en el FBI, no había
recibido más que calificativos como «excelente». A raíz de aquello les dijo a
sus compañeros que no se le daba muy bien lo de enzarzarse en peleas
burocráticas, escribió una refinada carta de renuncia y abandonó el FBI.
Bill Harvey les dijo a sus amigos que en realidad no disponía de ahorros
pero que no quería pedir ayuda a sus familiares. Contando con el finiquito del
FBI (que correspondía a cien días acumulados), Harvey se puso manos a la obra
para conseguir otro empleo. La nueva CIA necesitaba urgentemente establecer un
servicio de contraespionaje para combatir a los soviéticos, ya que la OSS, el
organismo de información de la época de la guerra, había trabajado con ellos y
no contra ellos. La CIA necesitaba a gente como Bill Harvey, y Bill Harvey
necesitaba trabajo.
Esta fue la historia oficial de cómo Harvey dejó el FBI y empezó a
trabajar para la CIA. Según William R. Corson, que sería después compañero de
contraespionaje de Harvey, la verdadera historia era muy diferente. «Bill Harvey
era el topo de Hoover en la CIA -explicó Corson-. Empezó como infiltrado o
espía. Tanto Hoover como Harvey se dieron cuenta de que muchos de los antiguos
empleados de la OSS que habían sido reclutados por la CIA tenían un historial
que les hacía vulnerables a los intentos de reclutamiento [por parte de los
73
soviéticos]» . Hoover sabía que la CIA no contrataría a Harvey si antes no
74
dejaba el FBI, su rival, y mejor si lo hacía bajo sospecha .
Harvey compartía la desconfianza de Hoover respecto de la OSS y de la
nueva CIA. Parecía que en las altas esferas la deslealtad se había vuelto
endémica, y él mismo encontró espías soviéticos en el seno de la OSS. Sabía que
no debía bajar la guardia.
Su conducta dio un giro radical en cuanto empezó a trabajar para la CIA.
Su anterior actitud abierta y profesional se tornó el típico comportamiento de
los detectives de novela barata. «Parecía hacer todo lo posible por acentuar las
diferencias de fondo que había entre él y otros oficiales de la CIA», comentó
75
Paul Garbler, un oficial de la CIA que trabajó para él .
Mientras tanto, los Harvey se vieron sometidos a una presión de su entorno
social como nunca antes habían experimentado. Aunque la familia de Bill pudo
tener cierta relevancia en las tierras del Medio Oeste, ahora él trabajaba junto
a abogados y banqueros de Wall Street, es decir, con miembros de familias de
gran tradición y con nuevos ricos que habían prosperado a raíz de la guerra.
Este período fue especialmente duro para Libby. Mujer con escasa educación
formal, se vio rodeada de la pedantería de las esposas de agentes de la CIA.
Debido a los constantes escarceos de Bill, Libby se había dado a la bebida.
Ahora además debía enfrentarse a la presión de un mundo de seudosofisticación
que ella no entendía.
Kim Philby describió de manera muy vívida en su autobiografía las
diferencias existentes entre los hombres del FBI y los de la CIA: «Casi sin
excepción, los hombres del FBI estaban orgullosos de su aislamiento del resto, y
de haber ascendido poco a poco desde la base [...]. Por eso, bebían mucho
whisky, y tomaban cerveza como si fuera agua. Por el contrario, los hombres de
la CIA hacían alarde de su actitud cosmopolita. Conversaban sobre el sabor de la
absenta y servían el borgoña por debajo de la temperatura ambiente. No son
detalles superfluos. Al contrario, reflejan la gran diferencia social que
separaba a ambas Organizaciones».
Harvey poseía una rudeza que pocos agentes de la CIA tenían. «La ventaja
que les sacaba Bill Harvey consistía en que él se había enfrentado al enemigo
directamente y ellos no -recordaba Corson-. Entendía la falta de piedad. Para
Harvey, el NKVD y después el KGB eran un puñado de criminales [...]. Él era un
76
poli y veía el contraespionaje desde el punto de vista de los polis» .
«Bill Harvey era el hombre idóneo para el trabajo de contraespionaje de
aquella época», insistía Corson. Y era el momento adecuado porque la Agencia de
Seguridad del ejército de Estados Unidos (el precedente de la Agencia de
Seguridad Nacional) estaba empezando a descifrar un código soviético llamado
Venona. El intercambio de mensajes confirmó algunas de las alegaciones que
Elizabeth Bently le había hecho a Harvey acerca de que los soviéticos habían
estado espiando a Estados Unidos y a Inglaterra todo el tiempo en que estuvo
vigente la alianza bélica.
Harvey comprendió mejor que ninguno de sus colegas que los soviéticos
hubieran escogido a la CIA como objetivo para sus infiltraciones. Lo que no
sabía era que lo habían conseguido ya y que la infiltración de agentes iba a
causar un efecto muy hondo en su propio futuro.

73
Entrevista mantenida con William R. Corson el 4 de junio de 1990.
74
A la leyenda sobre el supuesto encontronazo entre Hoover y Harvey se añadía un inlorme
de aquel emitido en 1949. Aquel año se descubrió que Klaus Fuchs había estado espiando
los proyectos atómicos de Los Álamos. Entretanto, el FBI descubrió que en 1945 Harvey
había recibido una traducción de un documento capturado a los alemanes en el que se
recomendaba que Fuchs fuera apresado, ya que en realidad era un agente comunista. Si este
documento hubiera existido, se habría descubierto la red de espías soviéticos muchos años
antes de lo que en realidad lo fue. Hoover, supuestamente enfurecido, escribió en su
memorando: «El supervisor W. K. Harvey estuvo en posesión del documento hasta el momento
de su dimisión en el verano de 1947. Este material es prueba de delito en cuanto que no
fue entregado por las vías habituales debido a la escasez de personal. Tras la dimisión
del señor Harvey, este material fue reasignado, y subsanada la entrega del mismo».
75
Entrevista con Paul Garbler mantenida el 3 de febrero de 1990.
76
Entrevista con William R. Corson mantenida el 9 de enero de 1991.
Harvey fue nombrado responsable de la nueva Oficina de Operaciones
Especiales de la CIA (la OSO en sus siglas en inglés), una pequeña unidad de
contraespionaje llamada Equipo C. Sus oficinas estaban en unos barracones
provisionales, infestados de ratas, en el Mall, no muy lejos del Lincoln
Memorial. Uno de los nuevos colegas de Harvey era un joven alto y esquelético
reclutado en la base de la OSS en Roma, un tal James Jesus Angleton.
Eran muy diferentes. Físicamente, parecían el Gordo y el Flaco. Harvey era
rechoncho y cuadrado (Philby le llamaba la Pera a sus espaldas), siempre llevaba
el pelo repeinado hacia atrás con gomina y tenía los ojos saltones debido a una
dolencia glandular. Por su parte, Angleton parecía incluso más alto de lo que
era en realidad (medía 1,85 metros) y era según Philby, «el hombre más delgado
que he visto en mi vida». A los dos les gustaba mucho la poesía, pero mientras a
Harvey le encantaba Kipling, Angleton prefería a Yeats. Una de las amistades de
las que más se enorgullecía Angleton era la de Ezra Pound. Sin embargo, Harvey
pensaba que Pound era un traidor, un fascista y un estúpido.
A pesar de sus diferencias de clase y de intereses, al principio se
cayeron bastante bien. Angleton diría más tarde: «[Harvey era] un bravucón [...]
pero tenía una mente excepcional. Creo que lo que más recuerdo de él era su
habilidad para recordar detalles de los casos en los que había trabajado. Los
primeros meses en la CIA los pasé asistiendo a reuniones en las que Bill nos
hablaba sobre casos relevantes en los que había trabajado cuando estaba en el
FBI [...]. En esa época, Hoover no nos iba a dar nada [...]. Pero nosotros
77
teníamos a Bill, y eso bastaba» .
La primera impresión que tuvo Harvey al conocer a Angleton era la de tener
ante sí al típico esnob de la costa Este. Pero pronto se enteró de que Angleton
había crecido en el Oeste y que su madre era mexicana. Aunque estaba
impresionado con la experiencia de Angleton en el contraespionaje de la OSS, lo
que más le fascinó fue su amistad con el superespía Kim Philby. No solo le
fascinaba; también le preocupaba.
En 1949, cuando Estados Unidos descifró del todo el código Venona, Gran
Bretaña envió a Philby a Washington para que trabajara con la CIA y con él FBI
en la labor de averiguar los nombres de los agentes dobles que se mencionaban en
los mensajes interceptados. Uno de los nombres en clave que usaban los
soviéticos era Homero; otro, Stanley. El MI6 asignó a Philby la tarea de
descubrir quién era ese Homero, alguien que había contribuido al robo de los
secretos del Proyecto Manhattan para enviarlos a Rusia. Gran Bretaña y Estados
78
Unidos creían que ese Homero trabajaba en la embajada británica en Washington .
Angleton y Philby, que así volvieron a encontrarse en Washington, eran uña
y carne. Los informes de seguridad de la CIA ponen de manifiesto que (como
recuerdan también algunos ayudantes de Angleton de aquella época) Philby le
visitaba varias veces a la semana. El propio Angleton lo confirmó: «Comíamos
juntos muy a menudo».
Además, Philby tenía muy buena relación con Allen Dulles, que acababa de
dejar Wall Street para convertirse en el director adjunto de información del
general Smith, y con Frank Wisner en Servicios Clandestinos. Philby tenía acceso
a la instalación más secreta de la CIA de aquellos años, el Edificio L.
Harvey empezó a sospechar de Philby, y comunicó sus temores a Angleton y a
todo el que quiso escucharle en la CIA. Pero no era capaz de confirmar sus
sospechas ni de convencer a Angleton. Tampoco le ayudaba mucho el hecho de que
nunca había logrado arrestar a nadie basándose en las informaciones de Bently.
Las sospechas de Harvey recayeron también en un compañero de estudios de
Philby de su época en Cambridge, Donald Maclean, que trabajaba en Washington
para el Ministerio de Asuntos Exteriores. Harvey estaba convencido de que
Maclean era el tal Homero. Y no se equivocaba, como se descubrió después. De

77
Extractos de las entrevistas que mantuve con Angleton (descritas con más detalle en el
Prefacio) en el Army and Navy Club y en el original restaurante de Duke Zeibert en
Washington, desde finales de los años setenta hasta mediados de los ochenta. Angleton
recurría a mí igual que un oficial responsable de un caso ufilizaría a un agente de los
servicios de información. Años después me enteré de que había pensado convencerme para
que resolviera una serie de casos que habían quedado inconclusos desde su despido de la
CIA en diciembre de 1974.
78
Véase David Martin, Wilderness of Mirrors, para una descripción de cómo Harvey acorraló
a Philby.
hecho, Maclean siguió proporcionando secretos nucleares a Moscú hasta 1948, año
en que estuvo trabajando en un buen numero de operaciones conjuntas
estadounidenses y británicas.
Antes de que Harvey pudiera demostrar que Maclean era Homero, los
británicos ascendieron a Maclean y le enviaron a su embajada en El Cairo.
Entretanto, Philby, su esposa Aileen (embarazada) y sus cuatro hijos se fueron a
vivir a una gran casa de alquiler cerca de la embajada británica. Entonces, otro
de los compañeros de universidad de Philby, Guy Burgess, fue destinado
repentinamente a Washington. «Hoover había informado a Harvey de que Burgess
estaba liado en una serie de relaciones homosexuales, y que representaba un
grave riesgo para la seguridad», me explicó Corson. Además, Burgess era un
bebedor empedernido.
Harvey se quedó de piedra cuando Angleton le prestó dinero a Burgess.
También le molestó que Philby tuviera acceso al asunto del Venona desde el
diminuto despacho que el FBI le había puesto. Los recelos de Harvey aumentaron
cuando muchas operaciones de la CIA empezaron a ir mal.
Un ejemplo típico de ellas fue la operación de Albania, un intento de
Estados Unidos y Gran Bretaña de recuperar un país que se encontraba bajo
control soviético. El siempre Optimista Frank Wisner estaba convencido de que
este plan provocaría la caída, como fichas de un dominó, de los Estados títere
soviéticos de la Europa del Este.
Pues bien, se entrenó a cientos de exiliados albanos en la isla de Corfú.
En diciembre de 1949 los rebeldes arribaron a la costa de Albania en sus
pequeñas embarcaciones. Pero pronto se hizo evidente que Moscú estaba al
corriente de toda la operación desde antes de que se iniciara siquiera, y que
había avisado al Gobierno de Tirana, la capital albanesa. Se capturó y fusiló a
docenas de rebeldes; en total morirían varios cientos de albaneses. Otras
operaciones similares contra los soviéticos, llevadas a cabo en Letonia, Estonia
y Lituania, fracasaron del mismo modo.
Si Harvey hubiera hecho algunas comprobaciones entre los amigos israelíes
de Angleton, habría podido convencer a este de que Philby, Maclean y Burgess no
eran de fiar. En 1936 Philby había contraído matrimonio con Litzi Friedman, una
joven judía nacida en Austria que era una comunista confesa. Entre los invitados
a la boda, celebrada en Viena, se encontraba Teddy Kollek, que se convertiría en
79
el legendario alcalde de Jerusalén . Un año antes de su fallecimiento, Kollek
insistía en que él mismo había puesto sobre aviso a Angleton acerca de Philby.
Kollek me explicó que en septiembre de 1950 acudió al cuartel general de
la CIA para encontrarse con Angleton. Al salir de la reunión, Kollek iba por el
pasillo cuando de repente vio a Philby. Aquello le causó una gran sorpresa. Me
dijo que dio media vuelta, regresó al despacho de Angleton y le pidió que le
explicara qué estaba haciendo Philby en el cuartel general de la CIA, a lo que
Angleton replicó: «Kim es un buen amigo nuestro y trabaja como representante del
MI6 británico en la agencia». Kollek insistiría en que, durante dicha
conversación, le habló a Angleton de las conexiones de Philby con los
comunistas. «Philby frecuentaba círculos de intelectuales comunistas y entre sus
amigos íntimos había personas que yo sabía que eran comunistas comprometidos»,
80
dijo Kollek años después de aquello . Pero Angleton nunca dijo una palabra
sobre este incidente a Harvey, ni escribió nada al respecto que pudiera
encontrarse en sus informes.
Por otra parte, Angleton también mantuvo en secreto su relación con el
servicio secreto israelí (el Mosad) debido a los temores del Departamento de
Estado ante la posibilidad de que la cooperación estatal con los israelíes
complicase las relaciones entre árabes y británicos. Según dijo un ex oficial de
la CIA que trabajó como jefe de la misión de Tel Aviv; «hay que recordar que
nadie, ni el Departamento de Estado ni la CIA, tenía ganas de establecer una
relación con Israel a las claras. Israel era un país que pudo existir porque la
Unión Soviética aprobó una resolución de las Naciones Unidas, la 181, por la que
se permitía la partición de Palestina [...]. Moscú ordenó a Checoslovaquia y a

79
Según la conversación telefónica que mantuve con Teddy KolIok en 1986.
80
Kollek dio su versión de estos hechos en 1987, con motivo de la inauguración de un
monumento israelí dedicado a Angleton, un año después de la muerte de este a causa de un
cáncer de pulmón.
Yugoslavia que proporcionaran armas a Israel y que entrenaran a sus pilotos.
Israel fue un país socialista colectivista que mantenía una estrecha relación
con los servicios secretos soviéticos [...]. Ni un solo funcionario iba a
jugarse su futuro profesional en la promoción de Israel, y menos aún en plena
era de McCarthy».
Este mismo ex oficial cree que Moscú ordenó a Philby que reforzara la
relación entre la CIA y el Mosad. En cualquier caso, eso fue lo que ocurrió.
Reuven Shiloah, el primer director del Mosad, exhortó al Gobierno israelí a
abandonar sus vínculos oficiales con Moscú y a aliarse con el nuevo servicio
81
secreto estadounidense . El acuerdo oficial de cooperación se firmó en 1951.
Entre otras cosas, apelaba al fin de las actividades de espionaje entre Estados
Unidos e Israel. Este fue quizá el elemento menos respetado del pacto.
Las relaciones entre Harvey y Philby fueron bastante frías desde el primer
momento, pero fue a raíz de un incidente que ocurrió en una fiesta en casa de
Philby cuando empezó su hostilidad declarada. Angleton, Bill y Libby Harvey, así
como otras personas del FBI y de la CIA, estaban terminando de cenar cuando
llegó a la casa Guy Burgess, totalmente borracho. Libby, borracha también, le
suplicó a Burgess que le hiciera un retrato, pues tenía fama de ser buen
dibujante. En un periquete, el recién llegado la retrató con las piernas
abiertas de par en par y un sexo totalmente al desnudo. Bill Harvey, otro que se
había emborrachado, salió de su nebulosa alcohólica por unos instantes, lo justo
para lanzarle un puñetazo fallido a Burgess.
Después de aquella velada, hablar de desconfianza era poco comparado con
lo que sentía Harvey hacia Philby y Burgess. La suspicacia de Harvey, su olfato
de detective privado y sus deseos de venganza supusieron el fin de Philby en
Estados Unidos. En su autobiografía, Philby escribió: «Aparte de Angleton, mi
contacto principal en la OSO era un hombre al que me referiré aquí como William
J. Howard. Había trabajado antes para el FBI, pero Hoover le expulsó por beber
cuando estaba de servicio. La primera vez que vino a mi casa, a una cena,
demostró que no había cambiado de costumbres. Se quedó dormido durante el café,
y se pasó la velada roncando plácidamente en un sillón hasta que su esposa se lo
llevó, mientras le decía: "Vamos, papaíto, es hora de ir a dormir". Puede que
alguien me acuse de estar haciendo aquí una mala jugada a otra persona. Lo
admito. Pero, como se verá más adelante, Howard me iba a hacer a mí una buena
82
jugarreta, y no me gusta dejar impune una provocación» . La «jugarreta» de
Harvey fue acusarle de ser un topo soviético.
El 25 de mayo de 1951 Guy Burgess y Donald Maclean desaparecieron. Fue el
principio de una odisea para la Unión Soviética. No volvieron a emerger
oficialmente hasta pasados cinco anos.
El general Smith ordenó a todo oficial de la CIA que hubiera estado en
contacto con Burgess, Maclean y Philby que redactara una memoria explicativa de
dicho contacto. Los informes más importantes fueron los de Angleton y Harvey. El
de Angleton llevaba por fecha el 18 de junio de 1951, y contenía una narración
inconexa sobre su relación con los tres británicos. Su informe describía una
serie de incidentes en los que había participado Burgess, entre ellos el de
Libby Harvey, y también otro episodio que había tenido lugar en un restaurante
de Georgetown: Burgess había aparecido borracho y sucio y le había pedido a
Angleton que le hiciera un préstamo. Al escribir aquel informe, parecía que
Angleton se había esforzado para eludir el asunto principal. No mencionó nada
del aviso que le hizo Teddy Kollek sobre sus conexiones con los comunistas.
Después de leer el memorando de Angleton, Bill Harvey anotó en la parte
superior: «¿Y el resto de la historia? OSOD». (OSOD era el acrónimo de la
expresión habitual de Harvey, «Oh Shit, Oh Damn», que quiere decir algo así como
'mierda, joder'.) Una semana antes Harvey había terminado de escribir el suyo, y
en él explicaba la historia de Philby con todo lujo de detalles, concluyendo con
que era un agente soviético, compinchado con Burgess, Maclean y posiblemente
otros. Unos años después, Harvey le dijo a un compañero de Berlín que empezó a
preocuparse por Philby, Burgess y Maclean un día en que, como hacía una vez a la
semana, se encontraba en el peluquero arreglándose el pelo. «Me di cuenta de que

81
Véase Dan Raviv y Yossi Melman, Every Spy a Prince.
82
Extraído de Philby, My Secret Life, p. 166.
Philby en realidad no se fiaba de los británicos, que en realidad no formaba
parte de su organización. En ese momento lo entendí todo», dijo.
Aquellos memorandos enfrentaron a Angleton y Harvey por primera vez.
Harvey no podía comprender a su colega. Comentó con otro compañero que
sospechaba que Angleton tenía una relación homosexual con Philby, o bien que los
dos eran tan amigos que Angleton no era capaz de reconocer la posibilidad de que
Philby fuese un espía.
La acritud entre ambos estalló un día, delante de todo el mundo. Harvey
acusó a Angleton de estar protegiendo a Philby. Angleton insistió en someterse
al polígrafo. La Oficina de Seguridad aceptó la petición y Angleton pasó la
prueba sin problemas, pero la relación entre ellos quedó estropeada para
siempre. Entretanto, las conclusiones a las que Harvey llegó en su memorando
empezaron a sacudir los cimientos de las comunidades inglesa y norteamericana de
los servicios de información. El general Smith escribió al director del MI6 para
pedirle que se llevara a Philby de Washington. El MI5, el servicio británico de
contraespionaje (el equivalente inglés del FBI), empezó a elaborar acusaciones
contra Philby. Harvey sentía aquella victoria como un trago agridulce. Una vez
más, como ya le había pasado con las personas a las que Elizabeth Bently había
acusado, no podía aportar pruebas decisivas contra el agente doble. Una vez más,
se le escapaba el malo. Es cierto que Philby nunca más fue una figura de peso en
el MI6, pero Harvey estaba seguro de que la cosa no se reducía solo a Philby, y
que había más agentes dobles implicados. Sentía un inmenso rencor contra la
«panda de niñatos» del MI6 por no haber atajado el caso con más ímpetu.
Aunque Harvey debería haberse convertido en un héroe en el cuartel
general, nunca llegó a serlo. Lejos de servirle para cimentar su carrera en la
CIA, su empeño en poner a Philby en evidencia resultó ser una cortapisa para su
avance. El futuro de la CIA estaba en manos de hombres como Allen Dulles y
Richard Helms. La jerarquía de la CIA «seguía el modelo del sistema británico:
lo que funcionaba era la amistad, la OSS y la red de colegas», como dijo William
Corson, que trabajó para Allen Dulles. «Así era como Dulles medía a su gente».
En realidad, a ojos de los mandamases de la CIA, Philby seguía siendo
socio del club, mientras que Harvey no podría serlo nunca. Resultaba bochornoso
verle en las cenas, y su patente encono con Angleton incomodaba a todo el mundo.
«Querían quitar a Bill del cuartel general -dijo Corson-, y él mismo sabía que
ya no podría seguir trabajando allí [...]. Por eso se fue a Berlín».
Técnicamente, la base de Berlín de la CIA dependía de la de Frankfurt,
pero el general Smith le aseguró a Harvey que, como nuevo jefe de la base, él
controlaría todas las actividades. Le dio libertad para contratar a quien
quisiera, y para llevar la base como mejor le pareciera. Para Harvey, era una
oportunidad de empezar de nuevo. Estaba llamado a ser el símbolo de una CIA
nueva, más dura y más valiente, capaz de tratar cara a cara a los soviéticos.
«En realidad, Harvey era el único hombre que tenía la CIA que entendía cómo
actuaban los soviéticos [...] -dijo Corson-, y [Smith] confiaba en él [...].
Smith pensaba que Harvey tenía sentido común. No eran amigos, pero a Smith le
gustaba Harvey porque siempre le daba respuestas directas [...]. Lo que
83
necesitaba era eso, respuestas claras y directas» .
Harvey fue a visitar la misión de Frankfurt, cuya sede seguía estando en
las viejas instalaciones del I. G. Farben. Allí conoció a una oficial del
servicio extranjero, una mujer atractiva y de ideas firmes que antes había sido
del WAC y que ahora trabajaba para Carmel Offie y Frank Wisner en la Operación
Sujetapapeles con sus amigos Etta Jo y George Weisz. Aquella mujer se llamaba C.
G. Follich, y era perfecta para él. Desde el primer momento le mostró una
actitud protectora, y se dio cuenta de que Harvey era mucho más que toda esa
bravuconería y toda esa jerga callejera que había convertido en un arte. Por su
parte, a Harvey el viaje a Europa le recordó que en la vida había más cosas que
los pedantes ex universitarios de elite del cuartel general y que su infeliz
matrimonio.
En 1952 Bill Harvey se divorció de Libby y se llevó a Frankfurt a su hijo
Jimmy, que por aquel entonces tenía cinco años.

83
La mejor y más completa historia de este período sería la que presenta William R.
Corson, The Armies of Ignorance.
La marcha de Harvey dejó un inmenso vacío en las actividades de
contraespionaje de la CIA en suelo norteamericano. No quedaba nadie que, como
él, tuviera experiencia en proteger a la agencia de las infiltraciones de los
soviéticos. Cómo se cubrió ese frente es uno de los episodios más siniestros de
la historia de la CIA, que además tuvo una gran influencia en Harvey durante
todo su mandato en Berlín.
Harvey dejó Frankfurt en enero de 1953 para asumir el mando de la base de
Berlín, en sustitución de Peter Sichel. Allí trabajó junto a su futura esposa,
C. G., junto a George y Etta Jo Weisz y, por supuesto, con el apreciado agente
Igor Orlov.
11. ENCUBRIMIENTO Y ASCENSO

En mayo de 1951 el servicio secreto británico dio la bienvenida a Kim


Philby, de treinta y nueve años, a su regreso a Inglaterra con un larguísimo
interrogatorio hostil, el primero de un largo rosario, sobre su amistad con Guy
Burgess. En el transcurso de los cinco meses siguientes, Philby reconoció en
varias ocasiones que Burgess y él habían sido amantes esporádicos. En cierto
momento Philby se sintió tan presionado por las preguntas de un abogado del MI6,
que volvió a tener problemas de tartamudez como en su infancia. Pero nunca se
vino abajo, ni durante estos interrogatorios ni en las entrevistas a que le
sometió la Policía, y no les ofreció ninguna prueba que contradijese que era un
84
súbdito británico absolutamente leal.
Aun así, el MI5 expresó en el informe del caso: «Culpabilidad no
demostrada, pero permanece la sospecha». En efecto, la demoledora carta del
general Smith a sir Stewart Menzies en la que le pedía que retiraran a Philby de
su servicio en Washington había hecho mella. Philby accedió a dimitir, tras diez
años de servicio. Sin embargo, consiguió implantar en el MI6 la idea de que las
acusaciones de Harvey no estaban corroboradas por datos reales y que eran
típicas de un agente del FBI de Hoover. Harvey había formado parte de la OSS,
una organización que se había puesto a los pies de Philby para aprender de la
sabiduría de un maestro del espionaje, así que, como diría William Corson, «por
muy impresionante que fuera el arma que blandía Bill Harvey, ellos nunca
permitirían que aplastara a Philby». ¡Muchos colegas de Philby estaban seguros
de que se le estaba sacrificando para aplacar el temor de los norteamericanos
ante el senador McCarthy.
Tras abandonar el MI6, Philby cayó en una depresión muy fuerte. Su hijo
era un niño enfermo, su matrimonio se deterioraba y él había perdido el empleo
que más le gustaba. Nunca perdonaría a Bill Harvey por haberle señalado con dedo
acusador.
El fracaso de Harvey a la hora de dar con pruebas que confirmaran que
Philby era un traidor otorgó a los aliados de este un margen de tiempo para
bloquear futuras investigaciones. También las advertencias de Harvey sobre
infiltraciones soviéticas en el seno del MI6 fueron desoídas en gran parte.
Aunque oficialmente el general Smith había limitado los contactos entre sus
agentes y el servicio británico de información (incluso a riesgo de perjudicar
la alianza), en la realidad no se cumplieron sus órdenes. Allen Dulles estaba en
contacto con el MI6. Además, como comentó tiempo después uno de los mejores
expertos de la CIA en casos soviéticos, Dulles «comunicó a los primos que no
había problemas con Kim y que Harvey era un tipo demasiado nervioso y que se
tomaba las cosas demasiado personalmente. Enseguida, Londres pudo reírse de las
85
sospechas de Harvey» .
De hecho, el apoyo a Philby quedó demostrado por el envío de Harvey a
Berlín, mientras que el protegido y amigo de Philby, James Angleton, ocupaba
ahora uno de los puestos más altos en los servicios de información exteriores.
Angleton tenía su despacho con vistas al Lincoln Memorial, su plantilla de seis
ayudantes y su misión como contacto principal con los israelíes. Parecía
destinado a la carrera que Harvey nunca podría hacer en su nuevo puesto de
trabajo de campo.
Desde entonces Philby estuvo viviendo de una pequeña pensión estatal y de
los ingresos que conseguía con un puñado de trabajos esporádicos. En 1955, con
su esposa ya fallecida y su situación familiar en plena descomposición, retomó
su carrera de periodista y empezó a colaborar con un boletín informativo
londinense.

El general Smith tenía los días contados como jefe de la CIA. En 1952,
Harry Truman no se presentó a la reelección, y Dwight David Eisenhower se alzó

84
Entrevista con William R. Corson mantenida en enero de 2000.
85
Son palabras de un ex jefe de la División de la Rusia Soviética de la CIA, que me pidió
dejar su nombre en el anonimato. La entrevista con él tuvo lugar en noviembre de 1997.
con la victoria electoral frente a Adlai Stevenson. Como tipos como Allen Dulles
se dedicaron a criticar en privado a Smith, el nuevo presidente decidió no
nombrarle de nuevo en el cargo. En lugar de él, el presidente Eisenhower
concedió a los hermanos Dulles un inmenso poder e influencia en la política
exterior estadounidense (John Foster Dulles se hizo cargo del Departamento de
Estado, y Allen fue nombrado jefe de la CIA). Siete años después de sus charlas
con Bill Donovan en aquella sala de paredes forradas de madera del Consejo de
Relaciones Internacionales, Allen Dulles hizo realidad su sueño de convertirse
en el jefe de los espías de Estados Unidos.
En enero de 1953, al mismo tiempo que Bill Harvey empezaba a ocuparse de
la base de Berlín, Allen Dulles se estableció en su nuevo despacho, sito en un
complejo naval protegido, enfrente del edificio del Departamento de Estado. Su
nuevo cargo en el núcleo del Gobierno no tenía la aureola de informalidad que
había caracterizado al mundo secreto que había creado desde el bufete de
abogados que tenía con su hermano en el número 44 de Wall Street. Estaba
entusiasmado con su nuevo empleo, aunque ya en los primeros meses de su mandato
recibió algunas noticias bastante malas.
A pesar de sus fallos, la nueva CIA tenía cierta capacidad de respuesta.
Sheffield Edwards, el jefe de seguridad de la CIA, era el símbolo de ello. Pues
bien, de repente se vio ante un serio problema: Allen Dulles. El recién nombrado
director de los servicios centrales de información no solo era un donjuán, sino
que además aportaba otro enorme fardo de su época en la OSS.
Cierto día, Edwards, Dulles y el general Lucien Truscott, consejero del
presidente Eisenhower para asuntos de información secreta, se reunieron en el
despacho del segundo. La reunión comenzó con el solemne anuncio de Edwards:
- Señor director, tenemos un problema grave del que acabo de informar al
general Truscott.
Dulles, que se paseaba por el despacho con sus zapatillas marrones de
estar por casa (y que tenían en la punta sendas cabezas de zorro), le pidió a
Edwards que se explicara.
- Señor -dijo Edwards-, seis de los hombres que ha traído usted de la OSS
a la CIA representan un grave peligro para nuestra seguridad.
Dulles le preguntó qué era lo que les convertía en peligros para la
seguridad.
Antes de que Edwards pudiera replicar, Truscott respondió por él:
- Por Dios, Allen, son homosexuales. Como por ejemplo el dichoso Carmel
Offie. Y te aseguro que si nosotros lo sabemos, ya lo saben también los
soviéticos. Lo que le preocupa al presidente es si lo sabe McCarthy. Porque si
86
se entera, nos vamos a ver en un serio apuro .
McCarthy se había enterado ya por J. Edgar Hoover de que Offie había
estado tirándole los tejos a un oficial militar, y esta información obligó a
Wisner y Dulles a colocar a Offie en un cargo menos decisivo.
Dulles pidió a Edwards y a Truscott una lista de nombres y les aseguró que
se encargaría de que ni el Gobierno ni la CIA se vieran en un compromiso.
«Aquello fue una noticia demoledora para Dulles. No sabía nada», según Robert T.
87
Crowley .
La lista contenía un nombre especialmente preocupante: James Speyer
Kronthal, un joven y brillante delegado de Dulles en la misión de Berna durante
la época de la guerra. Como el resto de las sesenta personas que Dulles había
llevado consigo a la CIA, Kronthal no había tenido que someterse al polígrafo.
Esta vez Dulles le pidió a Edwards el expediente completo de Kronthai.
Al día siguiente invitó a cenar a Kronthal en su casa de Georgetown, para
hablar de lo que podrían hacer juntos en la CIA. Kronthal, que vivía a unas
manzanas de allí, fue caminando hasta la casa de Dulles, haciéndose la ilusión
de que le iba a nombrar uno de los oficiales máximos de la CIA. Pero en lugar de
encontrar al amigable «tío Allen» que él esperaba ver esa noche, Kronthal vio un
lado de Allen Dulles que no había visto nunca.
Dulles le dijo a la doncella que se retirara, y él mismo sirvió a su
invitado el asado que ella había preparado. Sin que Kronthal lo supiera, dos
oficiales de seguridad escuchaban su conversación desde la cocina. «Dulles

86
Extraído de los archivos de William R. Corson.
87
Extraído de las entrevistas que mantuve con Robert T. Crowley entre 1990 y 1995.
caldeó el ambiente ofreciéndole vino y charlando sobre nimiedades, antes de ir
al grano -informó Robert Crowley-. Entonces le hizo toda una serie de preguntas
aparentemente inconexas entre sí. Kronthal no sospechó que le estaba poniendo a
prueba. Allen le decía que debería haber acudido a él para pedirle consejo sobre
sus problemas personales. Y acto seguido le recordaba que siguiera cenando».
Al terminar la cena, Dulles sacó su brandy favorito y encendió la pipa.
Entonces le preguntó: «James, ¿qué estarías haciendo, si no trabajaras para
mí?». Kronthal titubeó en busca de una respuesta.
Como relató Corson, «Allen pasó entonces a soltarle un triste sermón sobre
cómo los impulsos personales pueden destruir la carrera de alguien. En ningún
momento le habló directamente. Le dijo que todo lo que había construido podría
venirse abajo. Entonces añadió: «James, a veces no hay otro remedio. A veces lo
correcto es retirarse. Necesitas reflexionar, porque si no aprovechas esta
oportunidad, las cosas se pueden poner muy feas". En ningún momento se refirió
directamente a la homosexualidad de Kronthal.
»Allen era magnífico a la hora de hacer que la gente se derrumbara -
prosiguió Corson-. Tras leer el expediente de Kronthal y hacer el análisis de
los daños, mi sospecha fue que se produjo como consecuencia de una conversación
entre caballeros. Dulles no afirmó en ningún momento que Kronthal era
homosexual. Eso no lo supimos hasta dos años después. Habiendo tenido que hacer
interrogatorios parecidos, mi sospecha es que Kronthal se sintió aliviado al ver
88
que su mentor le daba a entender que comprendía lo que ocurría» .
Poco después de la medianoche, Kronthal regresó caminando a su casa, en el
número 1.662 de la calle 32 Noroeste. Preparó tres cartas selladas y una nota.
Una de las cartas iba destinada a Dulles, otra a Richard Helms. La nota era para
su ama de llaves, y en ella le pedía que no le despertara a la mañana siguiente
porque se había quedado trabajando hasta muy tarde.
Cuando a la mañana siguiente la señora Lavina Thomas hubo de interrumpir
sus quehaceres domésticos para atender la llamada del «Departamento Estatal»
(como ella dijo años después), que le preguntó por Kronthal, se limitó a repetir
lo que él le había dejado encargado. A las nueve y media de la mañana llegaron
dos oficiales de seguridad, McGregor Gray y Gould Cassal. A pesar de las
protestas de la señora Thomas, los dos hombres entraron en la habitación de
Kronthal y allí se encontraron con su cadáver, vestido y sentado en un diván. No
se había quitado la ropa de la cena. En el suelo, junto a la cama, había una
ampolla vacía.
«Probablemente, Allen le dio a Kronthal una poción especial que tenía
preparada, para cuando la presión se le hiciera insoportable -elucubraba
Crowley-. EL doctor Sidney Gottlieb y el equipo de médicos elaboraban toda clase
de venenos que un análisis post mortem normal no podía detectar. Kronthal, que
procedía de una poderosa familia de Nueva York, no podía soportar la idea de que
su condición secreta de homosexual llegara a convertirse en blanco del senador
Joseph McCarthy».
El teniente Lawrence Hartnett, de la Policía Metropolitana, se ocupó de
encubrir a la CIA. En vez de abrir las cartas, se las entregó en mano a Dulles y
Helms. Hartnett se aseguró de que la prensa y la ciudadanía creyeran que el
suicidio se debió a una depresión, debida al agotamiento. Sin embargo, a
Hartnett se le escapó una de las cartas. En efecto, Kronthal había escrito
también a su hermana para confesarle su homosexualidad y hablarle sobre «las
dificultades que suponía para su vida profesional». Esta nunca comprendió el
sentido de la última frase de la carta de su hermano: «No puedo esperar hasta
89
1984. Jim» .
El caso de Kronthal demostraba hasta qué punto Dulles y Wisner se
mostraron indiferentes respecto de las personas a las que habían reclutado en
épocas anteriores. Como descubrieron más tarde los investigadores de la CIA,
Kronthal había tenido un oscuro papel en el mundillo artístico, ya que había
trabajado para el régimen nazi durante la guerra, haciendo de perito de obras de

88
Extraído de los archivos de Corson sobre Kronthal y de una serie de entrevistas con
Corson mantenidas en diciembre de 1999.
89
William Corson reveló por primera vez detalles del caso de Kronthal en su obra Windows,
coescrita junto a Susan y Joseph Trento. La información nueva hallada en los archivos
propiedad de Corson y Crowley explica qué sucedió en casa de Dulles aquella noche.
arte robadas a los judíos. Fue en esos días cuando los servicios de información
alemanes le pillaron en pleno acto homosexual con un menor alemán. Sin embargo,
su amistad con Herman Goering impidió que le arrestaran y le salvó de un
escándalo. Kronthal estaba convencido de que el incidente había quedado
totalmente encubierto.
Cuando los soviéticos tomaron Berlín, encontraron todos los archivos
privados de Goering, entre los que estaban los informes sobre Kronthal. Cuando
este sustituyó a Dulles como jefe de la misión de Berna en 1945, el NKVD le
preparó una trampa sirviéndose de la información que habían obtenido. Importó a
un grupo de chavales chinos y se los puso al alcance, y consiguió filmarle en
pleno acto. «Su reclutamiento fue el secreto mejor guardado de la historia de la
CIA», diría James Angleton. Durante todo el tiempo que Kronthal estuvo
trabajando para Dulles y Wisner, se dedicó a enviar todo tipo de detalles a la
central de Moscú. Kronthal fue el primer topo que tuvo la CIA. Trabajó para los
soviéticos durante más de cinco años.
Dulles se enteró enseguida de que los soviéticos tenían bajo control a
otros muchos colegas suyos de los tiempos de la OSS. Sin embargo, manejó lo que
resultaba ser una catástrofe para los servicios de información como si fuese un
problema político, no un problema de contraespionaje. Su primera preocupación
era qué podría pasar si el senador McCarthy se enteraba de que el jefe de la CIA
había ascendido a un homosexual que se había hecho agente de los soviéticos. En
vez de ir a por los traidores, usó su influencia para alejar de las posiciones
de poder a hombres como Harvey, que habrían podido querer delatar a los agentes
sospechosos y a otros posibles reclutas futuros de los soviéticos.
Para James Angleton, abochornado por el encontronazo entre Harvey y
Philby, el incidente con Kronthal supuso una oportunidad de redimirse y de
conseguir más poder. Cuando Harvey se marchó a Alemania, Angleton dedicó casi
todo su tiempo al nuevo «asunto» de Israel, es decir, a establecer una relación
fuerte con el Mosad. Ahora Dulles estaba a punto de ofrecerle una cartera cuya
influencia sobrepasaría el ámbito de la propia CIA.
Donald Galloway, un coronel poco dado a sentimentalismos, era el jefe de
los servicios de contraespionaje de la CIA. Igual que Sheffield Edwards,
Galloway no jugaba a juegos políticos. Angleton disponía de suficiente
información sobre el lío de Kronthal como para comprender que todos los
implicados (sobre todo Dulles y Richard Helms, el otro gran amigo de Kronthal)
tendrían motivos para sentirse agradecidos si sabía llevar la cuestión con
discreción. Fuera como fuere, Angleton se las ingenió para sustituir a Galloway
como jefe de Contraespionaje.
«Nadie sabe a ciencia cierta cómo Angleton se abrió paso hasta el puesto
de contraespionaje -dijo William Corson, que examinó los expedientes del caso de
Kronthal-, pero daba la impresión de que nunca llegó a completarse la
documentación sobre los daños que había causado. En mi opinión, Angleton
comprendió que se le había dado el cargo en Contraespionaje a cambio de que no
iniciara una investigación de la Oficina de Seguridad sobre Kronthal y Dulles».
Angleton, el hombre que nunca caló a Guy Burgess y Donald Maclean, era ahora el
responsable de proteger a la CIA de la infiltración soviética.
El cisma que enfrenta a los que reclutan y dirigen a los espías y los que
protegen a la institución del espionaje de posibles infiltraciones es una fuente
de tensiones constantes para cualquier servicio de información. Igual que en el
departamento de asuntos internos de un cuerpo policial, los responsables del
contraespionaje suelen tener una imagen de poco más que cazadores de brujas a
ojos de los oficiales que trabajan fuera de las oficinas. Angleton, con sus
ciento veinte personas trabajando para él, se convirtió pronto en el hombre más
temido de la CIA.
Para ser justos, y como me explicó el ex director de Información Central,
el trabajo de Angleton era uno de los más duros imaginables: «Hay que estar
prácticamente paranoico del todo para desempeñar ese trabajo. Siempre tienes que
temer lo peor. Tienes que imaginar lo peor de parte de tus enemigos. Tienes que
suponer en todo momento, aun sin contar con pruebas contundentes, que hay
infiltrados en tu Organización y que en algún lugar cerca de ti hay un topo. Por
90
eso te crea esta actitud de persona terriblemente desconfiada» .

90
Entrevista con Hank Knoche mantenida el 18 de febrero de 1988.
En el caso de Angleton, sus propias manías agravaban estas dificultades.
Para George Kisevalter, oficial responsable de casos en la base de Berlín,
Angleton fue siempre un tipo bastante raro. Una vez, con ocasión de la visita a
Washington de varios miembros del servicio secreto británico, la División de
Contraespionaje de Angleton organizó una fiesta en un restaurante chino. Uno de
los invitados era Kisevalter. Con la intención de alabar el historial de
Angleton, se le ocurrió decir que había ido a Yale. Para su sorpresa, según
dijo, Angleton chilló: «"¡Yo nunca he ido a Yale!" [...]. Lo dijo a gritos
delante de los ingleses. Me lo quedé mirando y le dije: "¿Quiere que le enseñe
el anuario de la universidad, o qué?"».
Las relaciones entre Harvey en Berlín y Angleton en Washington fueron de
mal en peor en cuanto Angleton pasó a ocuparse del contraespionaje. Se dedicó a
enviarle a Harvey una retahila interminable de telegramas. «Tuvimos muchos
problemas con él [Angleton] -recordaba un veterano agente de la base de Berlín,
Don Morris-. Eran locuras. Apareció un desertor con un cuaderno que contenía una
lista de unos quince nombres [...]. Angleton lo cogió y envió un telegrama a la
base diciendo: "¡Arresten inmediatamente a tal hombre!". Y Harvey fue y
respondió: "Oye, no podemos ir como si nada y pedirles a los alemanes que
arresten a cualquiera; tendrán que tener muy buenas razones para dar un paso
así. Es peor que en Estados Unidos. ¿Crees que en veinticuatro horas podremos
tener las pruebas aquí?". A lo que Angleton replicó: "Arréstenlo antes de que se
escape". Así que la Policía recibió la orden de detenerlo. Le arrestaron y, por
supuesto, el hombre no tenía nada que ver con nadie, y Angleton no volvió a
decir nada del asunto nunca más. Nos dejaba a todos pendientes de un hilo».
Al decir de Morris, incidentes como ese ocurrían tan a menudo que la gente
de la base empezó a preocuparse: «Entre la gente que trabajábamos fuera de
oficinas y despachos circulaba una vieja expresión: "No les gusta que se les
diga en qué esquina tienen que poner a los agentes". Y Angleton andaba siempre
empeñado en controlarlo todo desde casa, lo que ocasionaba desastres frecuentes
en las acciones». Según Morris y otros, La plantilla de Contraespionaje de
Angleton se ganó una reputación horrorosa. Como dijo Morris, «aquello era el
vertedero de los incompetentes. Si en una pareja la esposa valía su peso en oro
y el marido era un zoquete, enviaban al marido a la División de
Contraespionaje».
La conexión de Philby empeoraba aún más las cosas. A través de él, los
soviéticos estaban ya al tanto de la actitud y del carácter de Angleton, y por
tanto sabían que, como jefe de los Servicios de Contraespionaje, tenía acceso a
casi todas las comunicaciones confidenciales, operaciones y documentos secretos
de la CIA. Los soviéticos pensaron que la División de Contraespionaje era el
mejor atajo hacia los secretos más valiosos.
Por otra parte, el hecho de que Angleton supiera del asunto de Kronthal
quería decir que durante dos décadas mantuvo un nivel de seguridad laboral casi
desconocido en el mundo del espionaje.
12. UN TIPO DURO EN BERLÍN

La llegada de Bill Harvey a Berlín en enero de 1953 «cayó como un jarro de


agua fría», según dijo Wally Driver. Harvey se encontró con una base
desorganizada y tan acostumbrada a actuar como comparsa de las Organizaciones
secretas militares y de la OPC de Wisner, que «era prácticamente prescindible
91
desde el punto de vista del espionaje» .
Harvey empezó por reestructurar la base de Berlín para convertirla en una
organización activa que se enfrentara cara a cara con los soviéticos. Dulles le
había dejado claro que la CIA necesitaba tener éxito en Berlín, si es que
querían sobrevivir. «En un mundo en que Estados Unidos vivía atenazado por el
miedo irracional al comunismo -dijo uno de los oficiales superiores responsables
de casos-, nuestro Gobierno disponía de muy pocos instrumentos para saber
92
realmente qué andaban tramando los soviéticos» . Otro oficial comentó: «Harvey
consideró que su responsabilidad era averiguar desde la BOB qué estaba pasando
en Rusia. Presentía que, si era posible infiltrarse en el ejército y en el KGB
en Berlín, había posibilidades de desarrollar un auténtico servicio de
93
espionaje» .
Lo que Harvey encontró en Berlín no le animó mucho, pero el sentimiento de
los agentes hacia él fue de igual calibre. Congregó a todo el personal de la
sede de Berlín y les anunció que los soviéticos «son los criminales y nosotros
somos los polis». A continuación les lanzó una perorata sobre cómo trabajaba el
NKVD en Estados Unidos, y les preguntó si «llevaban acero». Los subordinados se
le quedaron mirando sin entender nada, y entonces sacó del bolsillo una pistola
con culata de marfil y la sostuvo bien alta.
Además, para estupor de sus nuevos subordinados, Harvey no hablaba ni una
palabra de alemán y parecía no tener intención de aprenderlo. Debido a su
experiencia en la búsqueda de espías nazis y también por las historias que se
habían contado sobre la brutalidad de los alemanes durante la guerra, detestaba
profundamente a «esos malditos gépidos», como llamaba él a los alemanes. Y con
esa mentalidad se negaba a aprender su idioma. «Se negó de plano», dijo Wally
Driver, que pasó la mayor parte de sus años en Alemania actuando como agente con
una muy buena tapadera como reportero gráfico. La actitud de Harvey le resultaba
incomprensible: «Normalmente no se puede actuar sin saber alemán; no sé cómo,
pero Harvey se las arregló bien». Según sus subordinados, Harvey actuaba como lo
habían hecho muchos colonialistas británicos: se limitaba a hablar en inglés
elevando el tono de voz y esperaba que así los demás le entendieran.
El primer objetivo de Harvey fue dotar de un sentido de emergencia a la
base de Berlín, que más bien vivía envuelta en un tranquilo ambiente de café.
Sus reformas se dejaron sentir enseguida. Se organizó un horario de veinticuatro
horas y se asignó «el servicio» a un oficial veterano. Para dejar bien clara a
sus subordinados la importancia que daba a este tema, Harvey situó la «oficina
del servicio» en un pequeño despacho contiguo al suyo.
Este despacho disponía de un catre, un teléfono cuyo número se entregó a
todos los agentes de la base y un escritorio. El escritorio tenía encima dos
pequeños archivadores. Uno de ellos contenía los nombres de los oficiales
responsables de casos y sus alias; el otro contenía los nombres de los agentes y
sus alias. Todo el que estuviera encargado del servicio podría casar sin
problemas a cada agente con su correspondiente oficial. Harvey dio órdenes
tajantes de que los oficiales responsables de casos estuvieran disponibles en
cualquier momento del día y de la noche.
Los oficiales responsables de casos vivieron como toda una experiencia su
primer encuentro directo con el nuevo jefe, algo así como recordar dónde estaba
uno el día en que el presidente Kennedy fue asesinado o cuando explotó el
Challenger. En efecto, los veteranos de la base de Berlín recordaban claramente
el día en que conocieron a Bill Harvey.

91
Harvey expresó estas opiniones tanto a William R. Corson como a Robert Crowley.
92
Extraído de una serie de entrevistas mantenidas con George Kisevalter.
93
Extraído de una serie de entrevistas mantenidas con John Sherwood.
Paul Garbler, un piloto de la Marina que había llegado a Berlín tras una
temporada en el Servicio de Información de la Marina en Corea, recordaba su
primer encuentro con Harvey como si no hubiera pasado el tiempo: «En la antesala
de su despacho estaba Joan, su secretaria. Era una mujer poco atractiva, pero
muy lista [...]. Era una especie de dragón frente al foso. Enseguida me di
94
cuenta de que no podría llegar hasta él sin pasar antes por ella» .
La secretaria saludó a Garbler, le ofreció una taza de café y le animó a
tomar asiento. Cuando iba ya por la segunda taza, la puerta del despacho de
Harvey se abrió y apareció un hombre alto que cruzó la antesala y salió. Joan
miró a Garbler y le dijo que ya podía pasar. Garbler estaba ensimismado,
tratando de imaginar cuánta gente trabajaría en la base, cuando se sobresaltó al
escuchar que la secretaria le llamaba la atención para que entrara en el
despacho, repitiendo: «Ahora te atiende Bill».
El despacho de Harvey no era especialmente grande. Estaba amueblado con
dos sillas de cuero repletas de documentos, un sofá de cuero y una mesita de
madera cubierta de publicaciones alemanas. Garbler aún no sabía que Harvey no
tenía ni idea de alemán. La mesa de Harvey estaba colocada a menos de un metro
de la puerta, pegada a la misma pared, de manera que veía quién entraba en su
despacho antes de que el visitante le viera a él. La decoración se completaba
con mediocres acuarelas que representaban pájaros.
Garbler se quedó un poco cortado cuando le vio. La cabeza de Harvey, casi
sin cuello, era grande y rosada; sentado, parecía una pera enorme rematada con
una cúpula pegada encima. En cuanto al cuerpo de pera, estaba embutido en un
caro traje de mezclilla gris de Harris. Tenía los ojos muy saltones, más grandes
que unas nueces y del mismo color que un perro weimeraner. No pestañeó ni un
momento. Llevaba el pelo tan repeinado hacia atrás y tan corto que parecía que
se le fundía con el resto de la piel. Y debajo de la rotunda nariz lucía un
bigotito apenas visible que hacía las delicias de sus subordinados (se bromeaba
con que debió de dejárselo como cumplimiento de alguna vieja normativa del FBI).
Harvey dejó la estilográfica negra encima del grueso libraco de cuentas en
que había estado haciendo anotaciones. Garbler dedujo, y no se equivocaba, que
sus años de trabajo en el FBI le habían convertido en un anotador compulsivo.
Harvey le tendió una de sus manazas. Garbler se preparó para recibir un apretón
demasiado fuerte, pero, al contrario, Harvey le estrechó la mano como a un
amigo. Parecía que se alegraba de verdad de tenerle en Berlín. «Bienvenido a
bordo, Garbler. Siéntate, por favor», le dijo.
Garbler tardó poco en deducir que, en muchos sentidos, Harvey era todo un
personaje. Esa voz grave y algo áspera y su frecuente uso de la jerga
detectivesca callejera no le parecieron naturales. Incluso le dio la impresión
de que por debajo de esa voz, la real era bastante más aguda, no de falsete pero
casi. John Sherwood, otro veterano de la base de Berlín, coincidió con él en su
apreciación. «Era un hombre que usaba una voz falsa», fue la descripción que
hizo Sherwood.
Harvey fumaba, y le ofreció un cigarrillo a Garbler. Este se percató de
que le estaba sometiendo a una serie de pequeñas pruebas. Ya con el teléfono
descolgado para pedirle el recado a Joan, Harvey añadió: «¿Qué tal una taza de
café?». Con el tiempo, Garbler aprendería que todo aquello no era sino el
preludio habitual de la pregunta importante, que en aquel caso era: «Bueno,
¿sabes ruso?». Garbler respondió que sabía lo suficiente como para llevar a cabo
una misión. Luego Harvey le preguntó si sabía alemán. Garbler negó con la
cabeza. Entonces, Harvey le espetó: «Pues ¿qué demonios estás haciendo aquí?
Vete, y no vuelvas hasta que lo hables bien».
Cuando Harvey se levantó, a Garbler le pareció que era más alto que él (en
realidad, Garbler era mucho más alto). Otro oficial de la CIA que conocía a
Harvey y al general Douglas MacArthur me dijo: «Mire, MacArthur no llegaba a un
metro setenta y cinco, pero si pregunta por ahí todo el mundo le dirá que medía
más. Pues bien, Harvey tenía esa misma presencia».
Harvey sacó la pistola y la depositó encima de la mesa. Miró a Garbler y
le preguntó si había usado un arma alguna vez. Garbler le dijo que sí, durante
la guerra. «En Berlín todos llevamos acero encima», le explicó Harvey. Al oír

94
Extraído de una serie de entrevistas mantenidas con Paul Garbler.
aquella expresión barriobajera, a Garbler por poco se le escapa una mueca de
dolor.
Muchos años después, cuando llegó a Berlín Donald Morris, un envarado
licenciado de Annapolis, Harvey seguía siendo el mismo tipo duro. Morris
albergaba grandes esperanzas de prosperar en su carrera gracias a su nuevo
destino en Berlín. Entusiasmado, se puso su uniforme de la Marina para acudir a
la cita con Harvey. Media hora antes de lo convenido se presentó en la antesala
del despacho de Harvey, donde fue recibido por Rita, una de las guapísimas
gemelas que trabajaban como secretarias en lugar de la conservadora Joan. Eran
las hermanas Chapwicki, dos mujeres tremendamente atractivas, rubias y
altísimas, y eran el objeto de las fantasías de los oficiales responsables de
casos.
Con media hora por delante, Morris decidió matar un poco el rato leyendo
el periódico en los lavabos de hombres. «Estoy leyendo a mi aire cuando entra
alguien, se mete en el compartimento de al lado y oigo los sonidos típicos del
cinturón y la bragueta. De repente se oye un ruido impresionante, y me aparece a
los pies una Luger del calibre 44, seguida de cinco dedos, cada uno del tamaño
de plátanos pequeños, tanteando en busca de la pistola. Pongo el pie encima del
arma, la empujo hacia el compartimento del que ha venido, la mano agarra el arma
y se oye una voz de alguien que está agachado que me dice: "Gracias"».
Veinte minutos después Morris volvió a ver esos dedos como plátanos,
95
cuando Harvey le estrechó la mano al saludarle . Morris se fijó en una
fotografía que tenía Harvey colgada en la pared del despacho, en la que aparecía
una estatua de dos hombres desnudos practicando la lucha grecorromana. «Uno de
ellos tiene sujeto al otro -recordaba Morris- y está a punto de lanzarle por
encima del hombro, sin percatarse de que el de arriba le está agarrando el pene
con la mano. Debajo había un letrero que decía: "Asesoramiento de personal"».
Cuando Bill Harvey llegó a Berlín, la base seguía establecida en aquella
vieja mansión que había elegido Allen Dulles y que, aparte de encontrarse en un
lugar nada idóneo, resultaba demasiado pequeña para los planes que traía Harvey.
A las pocas semanas de su llegada se iniciaron las obras de remodelación en un
enorme edificio de tres plantas, sito en el complejo de la misión
estadounidense, a casi un kilómetro de allí. Harvey sabía perfectamente que la
OPC de Frank Wisner actuaba fuera del complejo, pero quería que todo el mundo se
enterara de que ahora había -tal como él se expresaba- «sheriff nuevo en la
ciudad».
Como vivienda privada, Harvey eligió un hermoso caserón del barrio de
Steglitz, en la calle Lepsius. Aquella casa se convertiría en el centro social
de la BOB. En verano los invitados se reunían en el jardín; algunos se
refrescaban en la piscina, que era muy profunda. No eran raras las farras y el
alcohol. Etta Jo Weisz me habló de la fiesta de bienvenida que los Harvey dieron
en su honor en 1954, cuando George y ella llegaron a la base. Harvey dijo: «"Jo,
te voy a hacer uno de mis famosos martinis, ¿quieres?". Yo aún no le conocía. Me
dio un martini y yo dejé el vaso en la mesa. Pero no me di cuenta de que estuvo
llenándome el vaso todo el rato». Cuando llegó la hora de ir a cenar, Etta Jo no
podía ni levantarse de su silla.
Harvey no tenía ningún problema a la hora de conseguir que le enviaran
gente a Alemania para trabajar a sus órdenes. Por aquel entonces, la de Berlín
era la base principal de maniobras de la CIA, y todo el mundo lo asumía así.
Sobre todo para los oficiales de casos que no habían estudiado en Harvard o Yale
o que no habían trabajado en la vieja OSS, la base de Berlín constituía el
trampolín ideal desde el que dar el salto a las altas esferas de los servicios
de información estadounidenses. En efecto, implicaba trabajar junto con los
mejores, verle la cara al enemigo sin pestañear. Este mito se convirtió en la
actitud típica de los de la base de Berlín.
Pero, aunque sí tenía formación en todo lo relativo a contraespionaje, lo
cierto es que Harvey no tenía experiencia en espionaje directo, desconocía la
manera de examinar operaciones o fuentes de información. Aun así, al llegar a
Berlín dedicó un gran esfuerzo a determinar qué partidas se habían generado
hasta el momento, es decir, qué agentes, empresas y funcionarios estaban
disponibles para los servicios de información estadounidenses. Junto con los

95
Entrevista con Donaid Morris mantenida el 20 de marzo de 1990.
oficiales responsables de casos, estuvo repasando la raquítica lista de agentes
que trabajaban al servicio de la base. El único agente prometedor que encontró
en la lista era uno que acababa de ser trasladado desde Munich, un prisionero de
guerra ruso llamado Igor Orlov que se había quedado en Alemania después de la
guerra y que había planteado lo que a Harvey le pareció una idea genial: un plan
para infiltrarse en Karlshorst, el gueto de los militares soviéticos en el
Berlín oriental.
Karlshorst era un enclave cerrado dentro de una sociedad cerrada. La idea
de Orlov, tal como el oficial responsable de su caso (Sam Wilson) le transmitió
a Harvey, era entrar allí por la vía del sexo. Orlov iba a montar una operación
de envergadura para atrapar a oficiales soviéticos, ofreciéndoles las
prostitutas más atractivas de todo Berlín. Estas jóvenes debían averiguar si los
oficiales estaban casados o no y, en caso de que así fuera, engatusarles para
que conocieran a un «tío» suyo del sector norteamericano. El tío sería, por
supuesto, un oficial de la CIA, que les chantajearía para que trabajasen al
servicio de los servicios de información estadounidenses.
A Harvey le encantó el plan, e insistió en conocer personalmente a aquel
agente tan imaginativo. Sam Wilson, héroe condecorado de la Segunda Guerra
Mundial que había trabajado con Orlov en Munich, llevó a Harvey en coche hasta
una casa cercana y al llegar le presentó como el «señor Ross» a un joven bajito
de penetrante mirada azul llamado Franz Koischwitz, antes conocido como
96
Alexander Kopatzky .

96
Entrevista con Eleonore Orlov mantenida el 10 de julio de 1988.
13. UNA OPORTUNIDAD DESAPROVECHADA

En enero de 1953, mientras Bill Harvey se instalaba en Berlín, Alemania


Oriental empezaba a ser un punto clave en las preocupaciones de Stalin y Beria.
Habían llegado a la conclusión de que el Estado alemán que habían fraguado era,
en el fondo, una farsa demasiado cara: se estaban marchando miles de refugiados,
dejando la zona sin profesionales cualificados, y las autoridades comunistas no
estaban siendo eficaces. Stalin dio órdenes a Beria para que sustituyera a los
generales y oficiales de información, con la esperanza de que el Estado alemán
no les saliera tan caro y si les resultara de mayor utilidad.
Desde el final de la guerra, a Beria le parecía que cada vez era más
difícil tratar con Stalin. Uno de los conflictos más fuertes que enfrentó a
ambos hombres fue la cuestión de qué hacer con Raoul Wallenberg el diplomático
sueco que había facilitado documentos de identidad suecos falsificados con los
que se habían salvado miles de judíos húngaros. Stalin ordenó que fuese
ejecutado, pero Beria retrasó en varias ocasiones el cumplimiento de la orden. A
principios de 1947 Stalin perdió la paciencia y quiso que se hiciera lo que
había ordenado, pero Beria tenía miedo de que la ejecución de un súbdito
extranjero y héroe potencial suscitara una investigación internacional que
podría sacar a la luz todos los crímenes cometidos por el régimen estalinista.
En total, las muertes ordenadas por Stalin y Beria superaban los seis millones
de asesinatos cometidos por Hitler. Al final no hubo ninguna investigación
internacional, y pasaron décadas hasta que el caso de la muerte de Wallenberg
quedó definitivamente esclarecido.
Entonces, sin que nadie se lo esperara, Stalin sufrió un tremendo infarto
que acabaría con él. Mientras Beria y otro de los sucesores futuros de Stalin,
Nikita Jruschov velaban el lecho del enfermo, Beria dejó atónito a Jruschov con
sus muestras de odio hacia el hombre al que había servido durante tantísimo
tiempo. En sus memorias, Jruschov escribió que cada vez que Stalin daba señales
de mejoría, Beria «se hincaba de rodillas, agarraba la mano de Stalin y empezaba
a cubrirla de besos. Cuando Stalin volvía a perder la conciencia y cerraba los
ojos, Beria se ponía en pie y escupía».
Stalin murió el 5 de marzo de 1953. Beria reaccionó sin perder un minuto:
colocó a sus hombres en los puestos de control de los cuerpos de policía del
país, nombró jefe de la Sección Internacional del NKVD a un hombre leal a él, el
teniente general Vasili Stepanovich Riasnoi, y reorganizó rápidamente los
servicios de información. Así nació el nuevo y todopoderoso MVD.
También acometió grandes transformaciones en los servicios de información
de la Alemania Oriental y la Occidental. Los residentes del gueto soviético de
Berlín Este temblaban de miedo al ver que se llamaba a Moscú a cientos de
funcionarios decisivos. Beria no había aprendido nada de la experiencia vivida a
finales de los años treinta con el caso de la Orquesta Roja y caía de nuevo en
los mismos errores, con la diferencia de que esta vez, frente a lo que les había
pasado a los hombres de Hitler antes de la guerra, los servicios de información
97
estadounidenses en Berlín no se estaban enterando de nada . La base de Berlín
se interesó más por la llegada de Bill Harvey que por sus objetivos soviéticos.
Igor Orlov fue uno de los que contempló con preocupación la
reestructuración que Beria estaba llevando a cabo en Karlshorst. Como Moscú iba
llamando uno tras otro a cientos de oficiales, Orlov temió que pronto le llegara
el turno a él. También estaba sorprendido porque ninguno de sus oficiales de
contacto de la CIA ni el «señor Ross» le preguntaron en ningún momento qué
estaba pasando. Igor no podía imaginarse lo débil que era el control de Moscú
sobre Alemania Oriental. Sin acabar de entender lo que estaba sucediendo,
informó diligentemente a Moscú acerca de la falta de respuesta en la BOB.
La BOB tampoco estaba al corriente de lo que estaba ocurriendo en el resto
de Alemania Oriental (aunque sí lo sabía el hombre fuerte de Karlshorst, el
general Fadeikin). Los habitantes del lado oriental, en manos de los soviéticos
en virtud de los Acuerdos de Yalta, estaban hartos de su situación. Desde hacía

97
Véase el capítulo 11, «The Cold War After Stalin», en KGB: The Inside Story,, por
Christopher Andrew y Oleg Gordievsky.
un año eran evidentes una serie de señales de aviso, sobre todo desde que habían
entrado en vigor los aumentos de los precios de la carne y otros alimentos. Pero
los ascensos en el seno de la CIA no se otorgaban por descubrir que los precios
de las tiendas eran excesivos. Este era el problema de siempre de la base de
Berlín y del cuartel general de la CIA en Washington. Los oficiales supremos de
la CIA en casa no parecían disgustados con que la base de Berlín les
suministrara muy poca información sobre la vida cotidiana en Berlín Este. Como
dijo John Sherwood: «Para un oficial responsable de un caso, era más interesante
organizar a las prostitutas que averiguar el precio de una hogaza de pan. Pero a
la gente normalmente le importa más el precio del pan que el precio de una
mujer».
La zona oriental era un misterio para los hombres que dirigían la base de
Berlín. Con contadas excepciones, no se permitía que los oficiales responsables
de casos se arriesgaran a entrar en la zona, aunque sus esposas, contraviniendo
todas las reglas, si que se colaban al otro lado para ir a la compra. A mediados
de los años cincuenta, una lata de kilo de caviar ruso solo costaba unos dólares
en la zona oriental. Eso, el precio del caviar, era toda la información que la
base de Berlín podía ofrecer con fiabilidad a las oficinas centrales acerca de
la vida cotidiana en el Este. Si los oficiales de Berlín hubieran escuchado a
los refugiados que entraban a riadas en el lado occidental, los cuales podrían
haberles hablado sobre los drásticos aumentos de precio de los comestibles, o
sobre las severas carencias de artículos de primera necesidad o las nuevas
cuotas laborales, habrían podido prepararse para lo que iba a ocurrir en junio
de 1953. Pero no dedicaron su tiempo a averiguar ese tipo de informaciones
mundanas, por ejemplo entrevistando a los refugiados.
Los problemas empezaron de verdad en la primavera de 1952, cuando el
régimen comunista aumentó las cuotas laborales hasta un galopante 10 por 100. En
abril de 1953, los precios de la alimentación aumentaron también, y fue entonces
cuando empezaron a producirse manifestaciones espontáneas. El Gobierno tuvo que
reducir las cuotas laborales, pero la insatisfacción general fue en aumento
paulatinamente.
El 16 de junio, cincuenta mil obreros se echaron a las calles de Berlín
Oriental y provocaron toda clase de disturbios. Atacaron a los Vopos, la temida
y odiada Policía de Berlín Oriental, con piedras y armas de fabricación casera.
El dirigente de las Juventudes Comunistas de Alemania del Este, Erich
Honecker, se preparó para defender la sede central del partido ante el ataque de
los sublevados. Igual que otros comunistas, Honecker había pasado la Segunda
Guerra Mundial encarcelado por orden de Hitler. Ahora era asesor de confianza y
consejero político de Walter Ulbricht, el dictador que los soviéticos habían
98
colocado al mando de Alemania del Este . Honecker estaba dispuesto a luchar a
muerte desde la sede del Partido Comunista. Sin embargo, el control de Moscú
sobre Alemania Oriental era tan vacilante, que los soviéticos decidieron que lo
mejor era evacuar a los dirigentes comunistas alemanes, en lugar de arriesgarse
a entablar una lucha que podrían acabar perdiendo.
Ahora era el momento oportuno, si es que Occidente se proponía liberar a
Alemania del Este. Sin embargo, Occidente no hizo absolutamente nada. Lo que
ocurrió a continuación fue un dramático error de los servicios de inteligencia
estadounidenses, cuyas consecuencias iban a resultar las peores imaginables.
El 16 de junio, mientras una llovizna estival empapaba la ciudad de Berlín
y la radio de Alemania Oriental emitía melodías tradicionales austríacas, la
RIAS (Radio in the American Sector), una emisora de Berlín Oeste controlada por
el Departamento de Estado norteamericano, empezó a informar sobre el estallido
de varias huelgas en Berlín Este. Los comentaristas y reporteros alemanes de la
RIAS querían retransmitir la noticia con todo detalle, pero la gerencia de la
emisora recibió órdenes expresas de Washington de que los locutores fueran
comedidos, para evitar un enfrentamiento con los soviéticos.
La base de Berlín tenía siempre sintonizada la RIAS. Sus fuentes de
información secreta del sector oriental eran tan escasas, que los
norteamericanos apenas sabían algo más que lo que escuchaban por la radio.
Excepto el subdirector de la base, Henry Hecksher (nacido en Alemania), a ni un
solo oficial estadounidense se le había pasado por la cabeza que el régimen

98
Extraído de los archivos de la CIA sobre Robert Crowley.
comunista se enfrentaba a una contrarrevolución a gran escala protagonizada por
sus propios obreros.
Pillados por sorpresa, los oficiales responsables de casos de la base de
Berlín contactaron a toda prisa con sus escasos agentes para intentar obtener
más información. No les sirvió de mucho. Uno de los pocos informadores era Igor
Orlov que describió los hechos del sector Este como una revuelta de poca monta,
cuando la realidad era que Karlshorst bullía en una verdadera sublevación. En
Moscú estaban tan convencidos de que el régimen respaldado por los soviéticos
tenía los minutos contados, que sus oficiales empezaron a destruir documentos
confidenciales y a prepararse para evacuar a su gente. Beria recibió
notificación de que el Gobierno títere estaba a punto de ser derrocado.
En las manifestaciones de aquel martes 16 de junio, los obreros avanzaron
hasta la sede ministerial. Ulbricht hizo caso omiso de la multitudinaria
protesta, hasta el miércoles por la mañana, cuando los obreros convocaron una
huelga general. Mientras la base de Berlín debatía sobre lo que había que hacer,
los soviéticos actuaron con determinación. A las diez de la mañana del miércoles
ordenaron la entrada en acción de los tanques T-34 y enviaron dos divisiones
armadas.
En Postdamerplatz, en el límite mismo entre las zonas norteamericana y
soviética, había congregadas miles de personas. Aunque no había allí ninguna
fuerza militar estadounidense, estaban presentes algunos oficiales de la base de
Berlín. Pensaban que aquel era el centro de la acción. Uno de los oficiales de
la base era David Chavchavadze, que acudió junto con su esposa Nell, embarazada,
a contemplar a la pacífica muchedumbre coreando cánticos por la libertad.
Entonces los soviéticos intervinieron en la representación. Para conmoción del
gentío allí reunido, unos tanques se abalanzaron sobre una fila de gente y, sin
previo aviso, empezaron a disparar sus inmensas ametralladoras por encima de la
gente. Chavchavadze lo recuerda así: «No sé si realmente traspasaron la
frontera, lo que sé es que abrieron fuego contra Berlín Occidental. La gente
echó a correr, salvo los que tenían nociones de infantería, que se tiraron al
99
suelo. Eso hice yo mismo, y tumbé a mi lado a Nell» .
Pero los soviéticos no iban en serio. Querían montar un lío entre el lado
oriental y el occidental en la misma frontera, para desviar la atención de un
juego mucho más brutal que estaba ocurriendo entre bastidores. Estaban
convencidos de que el mundo occidental no haría nada mientras el problema se
circunscribiera a Berlín Oriental, y con esta escena en la frontera esperaban
ganar tiempo para aplastar la revolución que se estaba fraguando dentro de la
zona.
La base de Berlín envió a Washington, con bastante retraso, una serie de
cables en los que informaba sobre la agitación. La sede central de la CIA en
Washington entendió claramente que la base de servicios de información más
avanzada de toda la constelación de la CIA en realidad no sabía lo que estaba
pasando. La incapacidad de la base para reconocer las señales premonitorias de
la agitación condujo a un cúmulo de decisiones fundadas en asunciones
equivocadas sobre la fuerza de los soviéticos en Alemania Oriental. Aún más
grave era que, en vista de su precaria labor a la hora de identificar a los
dirigentes de la oposición en el lado oriental, los norteamericanos no conocían
a nadie que ocupara un cargo de responsabilidad que pudiera colaborar con ellos.
El subdirector de la base, Hecksher, un duro oficial nacido en Alemania,
fue el único que defendió la idea de que tenían ante ellos una revolución que
podía triunfar con apoyo de Occidente. Tenía la sensación de que cualquier ayuda
material o moral que ofrecieran a los obreros sublevados podría bastar para
obligar a huir al régimen títere de una vez por todas. Abogó por que la CIA
suministrara inmediatamente armas a los sublevados, para luchar contra los
soviéticos. Aunque en Berlín no había una fuerte presencia militar
estadounidense, lo cierto es que la CIA tenía reservas de armas, por si se
producía precisamente ese tipo de situación. Hecksher insistió en que la base
enviara, sin perder un minuto, un cable a Allen Dulles para pedirle ayuda. Pero
Dulles no estaba localizable. En el día tal vez más importante de los seis
primeros años de la historia de la CIA, el jefe se encontraba de viaje y no
podían dar con él.

99
Véase Crowns and Trenchcoats, la autobiografía de David Chavchavadze.
Por toda respuesta al ruego de Hecksher de enviar el telegrama, Harvey
puso los ojos en blanco. Sabía de sobra que, en ausencia de Dulles, la petición
iría a parar a John Bross, el responsable de la División de Europa Oriental de
100
la CIA , y que de él pasaría a Frank Wisner, que dirigía todas las operaciones
secretas. Harvey comprendió intuitivamente que la decisión de ayudar a los
berlineses del Este a luchar sería considerada demasiado osada y demasiado
problemática. «En realidad -según dijo William Corson-, lo que sabía era que ni
Bross ni Wisner iban a jugarse su carrera recomendando a la Casa Blanca que
entraramos en acción».
Al final, Harvey cedió y dio el visto bueno al texto del cable, que
redactó su subdirector, en el que se pedía permiso para repartir armas
paralizantes, fusiles y granadas. Como Harvey había calculado, Bross respondió
con un cable en el que denegaba la petición. Pero ya no importaba. Su respuesta
llegaba demasiado tarde, aunque hubiera sido afirmativa.
Aquella tarde, en una reunión, un oficial de contraespionaje de la base de
Berlín se puso en pie y sugirió que la revuelta había sido orquestada por los
soviéticos. Harvey, harto ya con Washington y ahora con la estupidez de aquel
comentario, se levantó y dijo: «Esto es el colmo. Llevo todo el santo día
rodeado de enanos».
Entretanto, en las calles de Berlín Este los obreros alzados en
manifestaciones espontáneas eran perseguidos y tiroteados por las fuerzas
soviéticas y sus ametralladoras. Si en la base de Berlín hubieran tenido
siquiera un agente en alguno de los hospitales de Berlín Este, se habrían
enterado de que las salas de urgencias y las morgues estaban a rebosar. Según
informó la Policía Secreta de Alemania Oriental -la Stasi-, hubo 25 muertos y
378 heridos. En realidad, la CIA informaría más tarde de que había habido casi
101
trescientos muertos y más de mil heridos .
La base de Berlín nunca comprendió que si se hubiera mostrado a los
soviéticos como estafadores, vampiros económicos y charlatanes políticos, el
sistema entero habría sucumbido y desaparecido por completo. «Los soviéticos
jugaron con nosotros a ver quién se hacía el más valiente, y nos creímos su
juego», dijo Harvey a sus colegas tiempo después. Pero la realidad fue mucho
peor. La CIA, siguiendo un patrón que aplicó como modus operandi en diversos
países y en el mundo entero, se quedó estancada en una determinada actitud
interna sobre qué clase de informaciones secretas eran relevantes. Así, los
informes que seleccionaba tenían muy poco que ver con las vivencias reales de
los ciudadanos de a pie.
Para empeorar aún más las cosas, el tiempo que se perdió con tanto ir y
venir de cables entre Washington y Berlín permitió a los soviéticos organizar un
plan, consistente en echar la culpa a Estados Unidos por haber azuzado a la
«minoría disidente» con aquellas informaciones emitidas desde la RIAS. A causa
de este fallo en los servicios de información, se dejó escapar la ocasión de
retirar el Telón de Acero en la etapa inicial de la Guerra Fría. Después de
aplastar la revuelta en Alemania Oriental, la URSS reinstauró en el poder al
dirigente del Gobierno títere, que había huido de Berlín Este para refugiarse en
la campiña, y que se mantendría en el cargo durante treinta y seis años. Harvey
y el resto de oficiales de la base de Berlín no vieron la sublevación de
Alemania del Este como un error de su sistema de inteligencia sino todo lo
contrario, como un factor que reforzó su empeño de actuar contra los soviéticos
con todas sus energías y valor.

Una vez restaurado el control, Lavrenti Beria voló inmediatamente a Berlín


oriental para conocer de primera mano qué era lo que había fallado. Estuvo en
Berlín muchos días, dedicándose a consolidar su poder y a despedir funcionarios
de Karlshorst. También aprovechó su estancia para acudir a una residencia para
invitados del Gobierno fuera del barrio de Karlshorst, para un encuentro muy
especial.

100
Según el embajador E. Allen Lightnr; hijo, John Bross era el asesor legal de la unidad
de información de John J. McCloy en Alemania al final de la guerra. Entrevista con
Lightner mantenida el 18 de febrero de 1988.
101
Extraído de los informes sobre Robert Crowiey de la CIA.
Igor Orlov se encontraba en su bar de Karlshorst, cuando fue convocado a
una reunión sin previo aviso. Pensó que finalmente había llegado su hora en el
proceso de purgas emprendido por Beria en el seno de las misiones secretas
alemanas. Conocía la historia de la Orquesta Roja, aquel episodio en que se hizo
volver a casa a agentes leales para ejecutarlos.
En el asiento posterior del automóvil oficial que le recogió había una
caja enorme. Y dentro de la caja, un uniforme de teniente general. Los temores
de Orlov se desvanecieron. Se puso el uniforme, con una casaca demasiado grande
para él, y llegó al lugar de la reunión.
Le estaban esperando con caviar y el mejor vodka. Beria entró en la
habitación junto al antiguo oficial responsable de Orlov de Moscú, felicitó a su
mejor agente y le dijo que los informes que había enviado sobre la Base de
Operaciones de Berlín eran la única información secreta exacta que Beria había
visto desde que se había desencadenado el desastre.
Era la primera vez que Orlov se encontraba cara a cara con su jefe y
benefactor. Beria no le pareció en absoluto un hombre temible. La reunión duró
más o menos una hora. Al final del encuentro, todos posaron para unas fotos,
Beria se despidió de él y Orlov devolvió el uniforme a su oficial para que lo
pusiera a buen recaudo. El oficial le dijo entonces: «Por orden directa del
camarada Beria, se le ha asignado una oficina en Karlshorst, donde el uniforme
deberá quedar guardado para usted. Deberá usarlo cuando viaje a países
hermanos».
Orlov le preguntó si algún día le sería posible volver a casa para ir a
visitar a su madre, que se encontraba muy enferma. El oficial se echó a reír y
102
le respondió: «Dé gracias. Ahora no es el momento de que usted regrese» .
Orlov volvió a su bar de Karlshorst a las dos de la madrugada, con dos
horas de retraso sobre la hora prevista para su encuentro habitual con Sam
Wilson. Pero se le ocurrió llamar a un amigo suyo del departamento de policía de
Berlín, quien a su vez telefoneó a la oficina de servicio de la BOB. El
servicial policía informó de que Orlov había sido detenido por alboroto e
intoxicación etílica en público. El oficial de servicio de la CIA contactó con
el oficial de Orlov; Wilson, el cual riñó a su agente y redactó una nota para
incluir en su ficha, en la que daba cuenta de la mala conducta de Orlov. Sin
embargo, en la ficha no había indicaciones sobre si Wilson había contrastado
este episodio con alguna fuente independiente.
Entretanto, Beria llamaba a Moscú y se enteraba, con gran sorpresa, de que
se había convocado una reunión de urgencia del Presidium soviético (el Comité
Central del Partido). Le aseguraron que no se requería su presencia, pero Beria
no quiso arriesgarse, hizo oídos sordos y voló a casa para estar presente en la
reunión. Enfurecido por lo que acababa de ver en Berlín Oriental, pronunció un
discurso sobre la situación de la Alemania del Este que dejó helados a sus
colegas. Según Andrei Gromiko, que estuvo en la reunión, un Beria rezumante de
desprecio proclamó lo siguiente ante el Presidium: «¿República Democrática
Alemana? ¿Realmente qué quiere decir eso de RDA? Ni siquiera es un verdadero
Estado. Si se mantiene ahí, es gracias al apoyo de las tropas soviéticas, por
mucho que lo llamemos República Democrática Alemana».
Aquella apreciación de Beria fue un tremendo error. No debería haber dicho
la verdad ante unos interlocutores cuyas carreras y cuya vida entera estaban
hechas de mentiras. Vlacheslav Molótov -uno de los vicepresidentes de Stalin-
reaccionó inmediatamente y se declaró en contra de lo que Beria acababa de
decir. Uno a uno, todos los miembros del Presidium fueron proclamando sus
críticas y objeciones.
Después de la reunión, y sin ser del todo consciente del profundo
perjuicio político que se había causado a sí mismo, Beria se dirigió a su casa
de Vspolni Pereulok, para disfrutar con las jovencitas que le habían procurado
sus subordinados. No tenía ni idea de que Jruschov estaba empezando a recabar
pruebas contra él. Beria, que se había pasado la vida observando a los demás, no
se dio cuenta de que ahora era él el observado.
Pero no fue el único que actuó a ciegas. Mucho antes de 1953, su
asistente, el topo que había estado pasando información a Estados Unidos, había

102
Notas tomadas por el oficial responsable del caso, en el archivo secreto sobre Orlov
elaborado por el SVR.
interrumpido todas las comunicaciones con los norteamericanos una vez acabada la
guerra. Con la pérdida de esta fuente de información, Estados Unidos se quedó
sin acceso a informes fiables. En 1953, la CIA ni siquiera tenía una misión o
una base operativa en Moscú. En esencia, Estados Unidos carecía de servicios de
inteligencia que informaran desde la capital de la URSS en el momento en que
103
estallaba casi una guerra civil entre los dirigentes soviéticos .
En las semanas siguientes a la muerte de Stalin, Nikita Jruschov se dedicó
a sondear a los miembros del Presidium en los que podía confiar, para saber si
estaban a favor de retirar a Beria de su cargo y arrestarlo. Todos le recordaron
que Beria tenía en su poder archivos detallados sobre cada uno de ellos. A pesar
de ello, Jruschov empezó a recabar informaciones secretas sobre las actividades
de Beria. En esta tarea logró un importante avance gracias a unos informadores
inesperados: un grupo de judíos a los que Beria había expulsado del MVD, el
organismo que sucedió al NKVD, que acudieron a Jruschov y a sus compinches con
pruebas contra Beria.
El 26 de junio, Jruschov convocó una reunión especial del Presidium. Con
una pistola en el bolsillo como protección, dijo lo siguiente a sus colegas: «En
el orden del día solo hay un asunto: el agente imperialista Beria, cuyos actos
crean división interna y minan el Partido. Presento aquí una propuesta para
retirarle del Presidium y entregarle al tribunal militar. ¿Quién está a favor?»
Uno tras otro, todos los miembros del Presidium denunciaron a Beria y
pidieron su retirada del poder. Entonces, el ministro de Guerra, Nikolái
Bulganin, entró en la sala con un grupo de oficiales armados y arrestó a Beria.
Durante semanas no se hizo pública su destitución. En la Nochebuena de 1953, el
Tribunal Supremo de la URSS acusó públicamente a Beria de tramar un plan para
«reavivar el capitalismo y restaurar el dominio de la burguesía». Los otros
cargos que se le imputaban (asesinatos y violaciones masivas) no se hicieron
públicos.
Tras la expulsión de Beria, Jruschov aglutinó los órganos del servicio de
inteligencia de la URSS en el Comité para la Seguridad del Estado (el KGB), el
servicio secreto soviético más famoso de todos los que han existido. Los
diversos organismos de inteligencia militar, sobre todo el GRU, operaban unas
veces de acuerdo con el KGB y otras en contra de su aprobación. En muchos
sentidos, el GRU hacía averiguaciones sobre el KGB para los generales y
104
almirantes .
Mientras tanto, la CIA no se enteraba de nada.

103
La primera misión de la CIA en Moscú se estableció en 1961, con Paul Garbler como jefe
de la base.
104
Sobre todo durante los años finales de la Unión Soviética, cuando las informaciones
suministradas por los servicios de información del ejército hicieron que este optara por
apoyar a los defensores de la democracia frente al comunismo.
14. MURPHY Y COMPAÑÍA

En 1953, el antiguo oficial que llevaba las Operaciones de Igor Orlov


desde Munich, David Murphy, triunfó en toda regla al hacerse con el segundo
puesto en importancia de la Base de Operaciones de Berlín: la jefatura de la
sección soviética.
El puesto era un auténtico chollo, un peldaño en la escalera hacia la
cúpula de la CIA. Para conseguir un cargo así, alguien como Murphy -que no tenía
contactos sociales relevantes, ni currículo en alguna de las más prestigiosas
universidades norteamericanas, ni enchufe con Allen Dulles- necesitaba un
patrocinador o, en la jerga de los «muchachos» de la CIA, un «rabino». El rabino
de Murphy era uno de los «muchachos», un brillante oficial responsable de caso y
uno de los niños bonitos de Allen Dulles: Edward Snow. El padrinazgo de Snow fue
lo que propulsó la carrera de Murphy en la CIA.
Según James Angleton, Harvey no estaba al corriente de la controvertida
historia de Murphy cuando llegó a Berlín. «El comportamiento de Murphy antes de
su llegada a Berlín sembró dudas en sus colegas acerca de sus intenciones e
incluso sobre su lealtad», dijo Angleton, y añadió en voz baja: «Si Harvey lo
hubiera sabido, no estoy muy seguro de que Murphy hubiera podido encargarse del
control de todas las actividades contra los soviéticos en Berlín».
David Murphy procedía de la barriada de Williamsburg Heights, en Brooklyn.
Tiempo después les contó a sus compañeros de la CIA que Rusia le había
interesado desde siempre, debido a su trato con los inmigrantes rusos del
barrio. Hizo un curso intensivo de ruso en la Universidad de California,
organizado por un programa del ejército. Una de sus profesoras era una judía
rusa emigrada, Marian, que había vivido con sus padres en Shangai hasta el
estallido de la Segunda Guerra Mundial. A raíz de aquel curso, Marian y él
empezaron a salir y acabaron casándose.
Los veteranos de la base de Berlín recuerdan a Marian Murphy como una
mujer dura y con las ideas claras. «Le echaba unas broncas tremendas -me dijo
George Kisevalter-. Intentó ponerle de patitas en la calle. Se volvía loca de
105
celos cada vez que le tiraba los tejos a alguna nena, y eran muchas» .
Tras un breve período en Munich con el ejército al término de la guerra,
en el que conoció a Igor Orlov, el Cuerpo de Contraespionaje del ejército (CIC)
destinó a Murphy a Japón. Cuando la CIA empezó a realizar misiones en Extremo
Oriente en 1949, necesitaba desesperadamente gente que se defendiera bien con el
idioma ruso, por lo que se puso en contacto con todos los que supieran hablarlo.
David Murphy respondió a la iniciativa de la CIA. «No tenía más que cruzar la
calle, desde el edificio del Cuerpo de Contraespionaje del ejército al de la CIA
en Tokio -recordaba Robert Crowley-. Llegó como GS-5 [la categoría inferior del
sistema de funcionarios estatales] o algo así. No era ninguna lumbrera. Antes
había sido conductor de todo-terrenos». Pero debido a la grave carencia de
traductores, Murphy pudo abrirse paso fácilmente en el centro de operaciones.
Dejó impresionados a sus superiores con sus aptitudes y sus deseos de agradar.
«Murphy era como un camello que primero mete la cabeza en la tienda y acaba
adueñándose de ella», dijo un ex compañero suyo del ejército, el coronel Tullius
Accompura.
Después de la guerra, Tokio era un centro de inteligencia tan activo como
Munich, con la CIA y el CIC del ejército tratando de trabajar con el inmenso
número de refugiados rusos y de prisioneros de guerra japoneses que volvían a su
país. Antes de re-asentar a los japoneses, el ejército trató de averiguar
cuántos de ellos habían sido reclutados por los soviéticos mientras estuvieron
presos en los campos de prisioneros de guerra. Muchos de los oficiales clave del
Estado Mayor soviético que habían desertado al bando estadounidense antes de la
guerra se encontraban ahora trabajando al servicio del espionaje norteamericano,
informando sobre los prisioneros de guerra japoneses que trabajaban para los
106
soviéticos . Al poco tiempo se les unió un ruso blanco, Arseni (Andy)
Yankovski.

105
Entrevista con George Kisevalter mantenida el 18 de abril de 1988.
106
Entrevista con Peter Kapusta mantenida el 22 de noviembre de 1990.
En opinión de James Angleton, uno de los grandes errores del espionaje
norteamericano fue su excesiva confianza en los rusos blancos. «Necesitábamos
gente que tuviera información y que supiera hablar el idioma. Carecíamos de los
107
recursos necesarios para comprobar su bonafides» . Dábamos por buenas a
personas que nosotros pensábamos que podrían ayudarnos o que podrían impulsar
nuestras carreras personales. Los soviéticos sabían cómo aprovechar nuestra
debilidad por los rusos blancos. Andy Yankovski fue un ejemplo clásico», dijo
Angleton en 1981.
Yankovski era un tipo pintoresco, procedente de una pintoresca familia de
Vladivostok que había recibido su estatuto de rusos blancos del propio zar. En
1920, sus conexiones con el zar les pusieron finalmente en evidencia, y parece
ser que fueron conducidos en coche desde su hogar hasta Corea del Norte, en un
interminable viaje por tierra. No hay dudas sobre la participación del padre de
Andy, George Yankovski, en la lucha de los blancos contra los comunistas. Lo que
no está tan claro es cómo los treinta miembros de la familia, más sus caballos y
ganado, se las ingeniaron para salir de Rusia y llegar a la región de Chongjin,
en Corea del Norte. Finalmente la familia se estableció en Chuul.
Andy Yankovski se pasó al bando norteamericano en 1948, llevando en su
bagaje infinidad de historias fabulosas sobre su familia. Según decía, su padre
había sido un afamado cazador y sus dos hermanos habían cazado tigres y jabalíes
y habían domesticado renos. Su padre era además un reconocido experto en
mariposas. Yankovski llegó también con su dominio del ruso, el coreano, el
inglés y el japonés. Por lo que dijo Peter Kapusta, un hombre de la CIA
destinado en Tokio en aquella época, Yankovski era muy modesto en lo referente a
su aptitud para los idiomas. Accompura está de acuerdo: «Aquel tipo, que se
hacía llamar Andy Brown, hablaba por lo menos dieciséis idiomas».
Yankovski afirmaba que, cuando los soviéticos entraron en Corea del Norte,
volvieron a perseguir a su familia. Le dijo a Murphy que su padre y sus dos
hermanos fueron arrestados, y que él tuvo que escapar a pie. Dijo que tuvo que
dejar allí a su esposa y a su hijastra. Era una historia triste y llena de
drama. El problema era que Yankovski no contó algunas partes cruciales de
aquella aventura.
Sin embargo, el ejército le acogió enseguida como si fuera un auténtico
refugiado soviético y le envió a trabajar a Tokio con David Murphy. «Yankovski y
Murphy se conocieron en Tokio; el ambiente de entonces era muy informal»,
explicó Accompura. Murphy y Yankovski se hicieron amigos y empezaron a trabajar
108
juntos en las operaciones . La esposa de Murphy, la rusa blanca de Shangai,
tenía mucho en común con Yankovski. Después, Murphy y Yankovski fueron
transferidos a Corea, donde empezaron a organizar redes de agentes en el lado
sur.
El capitán Alan D. Bogardus era el responsable de la vigesimocuarta unidad
del CIC del ejército en Corea. Enviaba agentes a Corea del Norte. Casi desde el
primer instante, Yankovski, que solo hacía poco tiempo que había desertado, fue
incluido en las operaciones de espionaje más delicadas. «Andy almorzaba cada día
en el comedor de oficiales y así pudo conocer el nombre de todos nuestros
agentes y oficiales responsables de casos», rememoraba Kapusta. Murphy y
Yankovski empezaron a reclutar agentes del cada vez mayor número de refugiados
antisoviéticos que vivían en Seúl, a los que enviaban de vuelta a la URSS como
agentes. En el transcurso de esta operación, a Murphy se le ocurrió la idea de
enviar a Corea del Norte dinero falso norcoreano. La idea tenía por objetivo
arruinar su economía a través de la inflación. «Cogió el papel más roñoso que
Dios ha puesto en la Tierra y se puso a falsificar billetes norcoreanos», dijo
George Kisevalter.
Pero entonces ocurrió algo trágico y misterioso: en cuanto Yankovski y
Murphy entraron en la operación de Bogardus, los norcoreanos empezaron a matar a
agentes controlados por los norteamericanos. «La tasa de agentes muertos era

107
El término bona fides es una expresión de la jerga del espionaje referida al carácter
y al pasado de un desertor. Se supone que se sigue un proceso riguroso para determinar
que alguien que llega al país no es un agente soviético que planea informar a Moscú. En
cuanto se da por válida su bona fides, el desertor se convierte en informador de toda
confianza.
108
Entrevista con Peter Kapusta.
increíble, como de un cien por cien», dijo Accompura. Y no exageraba en nada.
Durante la época en que Yankovski trabajó con Murphy, desaparecieron todos y
cada uno de los agentes enviados a Corea del Norte por los servicios de
109
espionaje del ejército . Por su parte, Kapusta pensaba que la matanza era
demasiado completa como para ser una mera casualidad. Era «obvio que teníamos un
escape en algún sitio». Kapusta recordaba que el capitán Bogardus estaba furioso
cuando regresó a Tokio después de una reunión de contraespionaje celebrada en
Seúl. Bogardus les contó a sus colegas que, nada más entrar Yankovski en escena,
«empiezan a matar a todos mis agentes». «Estaba furibundo», recordaba Kapusta.
Sin embargo, en lo que a la carrera de Murphy se refiere, estos problemas
con las muertes de los agentes no podían haberle llegado en mejor momento. Lo
que en aquel momento atraía más la atención de Washington y, por lo tanto, del
mando de Extremo Oriente, era un escándalo que estaba haciendo tambalearse la
Hongo House, la sede central del ejército estadounidense en Tokio. El escándalo
tenía que ver con unos desertores rusos, unos agentes de CIC y unos oficiales
del ejército que habían sido descubiertos manteniendo contactos homosexuales.
Uno de los hombres murió apaleado allí mismo. Dado que la Hongo House se
encontraba en el epicentro de los servicios de espionaje de Extremo Oriente, el
que a uno le descubrieran allí en una relación homosexual era mucho más
peligroso para su carrera que el hecho de perder montones de agentes en Corea
del Norte.
En 1949 la pérdida de China a manos de los comunistas incrementó la
relevancia de Corea y Japón para Estados Unidos. Con ello, Murphy aumentó su
poder de influencia.
Entonces, tal como relata Accompura, «de repente aparecen la mujer y la
hija de Yankovski, que habían cruzado a remo en una barca de pesca desde Corea
del Norte». La «esposa» de Yankovski, Olga Sokolovskaia, con la que según él se
había casado en 1934, y su hija Nata, de veintidós años, querían pasarse al lado
occidental. Murphy fue el «experto en soviéticos» que interrogó a ambas mujeres.
Enseguida certificó y estableció su bona fides, dejando aparte las dudas que
suscitaban algunas lagunas de la historia de Nata. Esta recibió el nuevo nombre
de Anna Yankovski, y Murphy le consiguió un trabajo como traductora en Seúl. La
familia Yankovski tenía acceso total a las operaciones estadounidenses de
espionaje en Corea. Cuando Corea del Norte invadió Corea del Sur, la familia fue
trasladada a Yokusuka, en Japón, donde siguieron trabajando para los servicios
de información estadounidenses, esta vez para la nueva CIA. Según dijo Angleton,
Yankovski y su familia fueron contratados y absueltos de toda sospecha por
110
recomendación única de David Murphy . Los defensores de Murphy señalan que la
presión de encontrar nuevos agentes que tuvieran conocimientos detallados sobre
las operaciones soviéticas era enorme, y que nunca había tiempo o información
suficientes para que la CIA y el ejército investigaran a fondo a cada agente.
La gran cantidad de operaciones fallidas en Corea debería haber puesto
punto final a la carrera de Yankovski en los servicios de información. Sin
embargo, según Quentin Johnson (ex oficial de alto rango en la CIA), «lo que
blindó a Yankovski como informador y experto fue su predicción de que los
norcoreanos iban a invadir el Sur», aunque la CIA no actuó conforme a esta
información. Angleton corroboró que la atinada predicción de Yankovski pospuso
la urgencia de realizar investigaciones sobre las posibles infiltraciones de
información secreta relativas a las operaciones fallidas en Corea.
Además, la «familia» Yankovski debería haber sido blanco de sospechas
desde el primer momento. Nata tenía un hermano, Slava. Según dijo Angleton,
«Nata le dijo a Murphy que Slava, que se había quedado a vivir con la comunidad
de rusos blancos de Shangai, fue atraído de nuevo a la URSS mediante promesas
falsas, y que una vez allí había sido enviado a un gulag. En realidad, Nata
sabía que a su hermano nadie le había engatusado para que fuera a ningún sitio,
porque era un oficial de espionaje del NKVD. Al final se descubrió que su
verdadero padre era también un oficial del NKVD, y Murphy no supo desvelar todo
esto».

109
Entrevistas con Tullius Accompura, Peter Kapusta y otros ex oficiales de inteligencia
del ejército.
110
Véase David Wise, Molehunt, p. 122.
A los pocos meses de su llegada a Tokio, Nata inició un romance con el
amigo y jefe de Murphy, Ed Snow, que en esos momentos estaba trabajando con
Murphy y Yankovski en el programa de enviar exiliados rusos de nuevo a la URSS
como agentes al servicio de Estados Unidos. Las verdaderas razones del ascenso y
caída de Ed Snow son uno de los secretos mejor guardados de la CIA.
Quentin Johnson, que trabajó con Snow, le describió como uno de los
mejores oficiales de la CIA que conoció en su vida. Nacido en el estado de
Washington, sus padres eran rusos blancos, como Marian Murphy. Snow hablaba
japonés, chino y ruso, y era uno de los oficiales de la CIA del primer equipo de
Allen Dulles que nunca se sometieron a la prueba del polígrafo. Su carrera
parecía imparable. Murphy se aprovechó por completo del estatuto de Snow como
111
uno de los «muchachos» de la CIA .
En efecto, Snow abogó a favor de una serie de ascensos para Murphy y otro
hombre de la CIA, Bob Anton, que estaba trabajando en Tokio bajo la tapadera de
corresponsal de la Associated Press, con el nombre de Tom Ames. Murphy fue
convocado a la sede central de la CIA y allí recibió la notificación de un
fabuloso ascenso. Como dijo Accompura, «total, su nombre [el de Murphy] se pone
en el trampolín y lo siguiente que sabemos es que está en Washington y que le
han hecho mandamás del Estado Mayor».
Entretanto, Yankovski se dedicaba a supervisar a los agentes que eran
enviados a la URSS desde Extremo Oriente, con un sofisticado equipo de radio, de
manera muy parecida a las operaciones de Munich con los agentes de la NTS. Snow
y Yankovski seleccionaban a todos los agentes. Igual que la misión de Munich,
esta también tuvo infiltrados desde el primer momento. «La tasa de muertos de
112
estas misiones era de alrededor del cien por cien», dijo Robert Crowley .
En vista de que las operaciones eran un fracaso tras otro, la División
Soviética de la sede central de la CIA decidió no seguir con ellas. Pero Snow,
como jefe de la sección soviética de Tokio, no hizo caso de la decisión central
y, sin autoridad para ello, siguió suministrando fondos a Yankovski. Snow
recibió una reprimenda oficial por no aplicar las órdenes recibidas, pero no era
ni el primer empleado de la CIA ni el último que desviaría fondos porque creía
en una operación, y se hizo la vista gorda sobre su pecado.
El romance de Ed Snow y Nata Sokolovskaia acabó en boda en 1952. Snow
pidió permiso para casarse al jefe de operaciones de Tokio, Robert Delaney, y el
cuartel general de la CIA aprobó el matrimonio fundándose en el trabajo de David
Murphy sobre la bona fides de Nata. Para Snow, aquel matrimonio era el colmo de
sus deseos, al menos en un primer momento. Nata se quedó embarazada al poco
tiempo, y dio a luz a una niña. Ed Snow tardó cinco años en darse cuenta de que
su boda con Nata había sido el segundo gran error de su vida. El primero había
sido hacerse amigo de David Murphy.
Los problemas empezaron cuando Nata inició una relación con un oficial del
servicio secreto del ejército soviético. Como recordaba Robert Crowley, este
episodio llamó la atención tanto de «la Oficina de Seguridad como del propio
Angleton». Angleton se inquietó de tal modo al enterarse de la relación de Nata,
que envió a John Mertz (un ex socio de Harvey en el FBI, que había entrado a
trabajar para la CIA) a Tokio para llevar a cabo una investigación de
contraespionaje. Según dijo Peter Kapusta, Mertz y Angleton no comunicaron al
jefe de operaciones de Tokio, Henry Hecksher, que estaban realizando esta
investigación. Mertz escribió un informe en el que concluía que había que
vigilar el comportamiento de Yankovski y de su hija.
Al margen de los problemas personales de Snow, la CIA le destinó de vuelta
a Washington y le mantuvo en una buena posición que le garantizaba futuros
ascensos. Dulles consideraba que la experiencia de Snow en los asuntos
soviéticos era tan crucial, que en 1954 le nombró responsable de todas las
operaciones de la CIA contra los soviéticos. Entonces, en diciembre de 1954 un
coronel del GRU y aficionado al tenis, Yuri Rastvorov; se pasó al bando
británico durante una atronadora tormenta de nieve que cayó sobre Tokio.
Rastvorov era un desertor angustiado y asustadizo. Cuando su vuelo a Londres
sufrió un retraso debido a las malas condiciones atmosféricas, se puso
nerviosísimo al ver a sus escoltas del MI6 empezar a beber. Entonces, uno de

111
Entrevista con Quentin Johnson y otros ex compañeros de Ed Snow.
112
Entrevista con Robert Crowley mantenida el 3 de enero de 1991.
ellos dijo algo bueno sobre Kim Philby, y eso fue la gota que colmó el vaso.
Rastvorov salió del aeropuerto a pie en medio de la nevada, tomó un tren de
vuelta a Tokio y desertó otra vez, ahora para unirse al bando de los
norteamericanos.
Donald Morris era el joven agente de la CIA encargado del caso de
Rastvorov, y recordaba de este modo su llegada: «La nevada era tal, que no podía
verse nada [...]. Yuri [Rastvorov] fue uno de los primeros desertores
importantes que entraron», recordaba Morris. «Nos dio la noticia de que Stalin
había tenido al KGB y al GRU trabajando codo con codo durante casi año y
113
medio» . La CIA accedió a pagar a Rastvorov veinte mil dólares y enviarle en
avión hasta Okinawa para que hiciera más averiguaciones. «Como era un auténtico
fenómeno -recordaba Accompura-, todos los peces gordos del cuartel general
querían participar en la acción, incluido Ed Snow, que en aquella época estaba
muy involucrado en Operaciones Soviéticas, y David Murphy. Snow entró en la
habitación y él [Rastvorov] miró un instante a Andy Yankovski. Fue suficiente.
Dijo que no hablaría en presencia de Yankovski, porque Yankovski estaba bajo el
114
control del KGB» .
Robert Crowley añadió: «Yuri quería desaparecer, y dijo "¡Sáquenme de
aquí! No pienso hablar con estos tipos". Entonces se lo llevaron y le pidieron
que contara lo que supiera. Y lo que sabía era que esos tipos [Snow y Yankovski]
estaban bajo control [del KGB]. Y les conocía. De hecho, quiso salir de la isla
115
y hasta cambiar de color» .
Angleton me contó que este incidente fue lo que inició la cuenta atrás
para Snow. Angleton comenzó una lenta investigación que culminó en 1959. Cuando
finalmente presentó sus alegaciones contra Snow y Yankovski ante Richard Helms y
Allen Dulles, este último eliminó todo rastro de escándalo, como ya había hecho
otras veces. No se presentaron cargos ni contra Snow ni contra Yankovski. A Snow
se le pidió la dimisión, y Quentin Johnson le sustituyó en el puesto de jefe de
Operaciones Soviéticas. Sin embargo, Dulles entregó a Snow una carta en la que
afirmaba que no dimitía bajo sospechas, y además le consiguió un puesto
directivo en la Westrex Corporation en Japón, y después otro en la Litton
Industries. Ed Snow falleció en California el día de los Inocentes de 1990, que
en la tradición anglosajona se celebra el 1 de abril.
En cuanto a Yankovski, la CIA le mantuvo como contratado y le consiguió un
empleo con tapadera en la TRW de Extremo Oriente. La TRW era la empresa que
recibió los contratos de fabricación y manipulación de algunos de los satélites
de espionaje más importantes de la CIA. Yankovski acabó amasando una inmensa
fortuna. Falleció en San Francisco en 1978.
Antiguos compañeros de Snow en la CIA confirmaron que la verdadera razón
por la que no se presentaron cargos contra él fue el apuro que habrían pasado
Dulles y la CIA al completo, si la historia hubiera salido a la luz pública.
Dulles creía que escondiendo su error, como ya había hecho con James Kronthal,
podría controlar mejor los posibles daños. Sin embargo, Angleton y Dulles
empeoraron la situación al no investigar debidamente los informes de los
antecedentes de Yankovski. Para agravar aún más las cosas, Dulles siguió
encargando misiones de espionaje a Snow en Japón.
Según William Corson, uno de los trabajos que Snow hizo para Dulles
después de dejar la CIA fue aprobar la bona fides de Lawrence Wu Tai Chin, que
resultó ser uno de los espías más dañinos enviados por la República Popular
China a Estados Unidos. «Sabemos que Ed Snow firmó la bona fides de Wu Tai Chin
-dijo Corson-. Algo así te hace preguntarte cuántos más había dentro».
Entretanto, según el relato de Quentin Johnson, «Ed empezó a recelar de
Murphy. Al cabo de unos pocos años, se dio cuenta de que algo no iba bien [...]
y su relación con él se enfrió». Pero para entonces era ya demasiado tarde.
Porque era en gran parte debido a Snow que Murphy había alcanzado el estrellato
dentro de Operaciones Soviéticas. Y también gracias a Snow, Murphy acabó en la
base de Berlín.

113
Entrevista con Donaid Morris mantenida el 8 de enero de 1991.
114
Entrevista con Tullius Accompura mantenida el 17 de enero de 1991.
115
Entrevista con Robert Crowley mantenida el 8 de enero de 1991.
15. VAQUEROS EN BERLÍN

A pesar de los errores de Dave Murphy en Extremo Oriente, en el cuartel


general norteamericano se le veía como un figura, como un tipo al que no le daba
ningún miedo vérselas cara a cara con los soviéticos. El siguiente incidente,
acaecido durante su etapa en Tokio, ilustra perfectamente cómo se ganó esta
reputación.
La escena tuvo lugar en un edificio de apartamentos de la capital
japonesa. El pasillo estaba a oscuras, y a Murphy le iba subiendo el nivel de
adrenalina por segundos. Estaba a punto de cerrar una operación de reclutamiento
en la que él y Ed Snow llevaban meses trabajando. Las fuentes soviéticas de
Murphy le habían informado sobre un agente del NKVD que albergaba serias dudas
sobre lo que estaba ocurriendo en la URSS y que estaba dispuesto a empezar a
espiar para Estados Unidos. Murphy, siempre preparado para dar todo de sí en
cada operación, dijo a su secuaz Bob Anton, otro de los oficiales «vaqueros» de
la CIA, que tenía la sensación de que estaban a punto de recibir a un pez gordo.
Cuando el oficial soviético apareció por el pasillo para dirigirse a la
puerta de su apartamento, Murphy salió de la penumbra y empezó a soltarle su
perorata sobre la libertad. De repente, el oficial se puso a dar gritos. La
policía local se abalanzó sobre Murphy casi en el acto. El siempre optimista
Murphy se vio metido así en uno de los incidentes más vergonzosos de la historia
116
de la joven CIA .
Tiempo después quedó claro que la mala suerte de Murphy con los soviéticos
no empezó con Andy Yankovski. Igor Orlov había estado detrás de todo el asunto.
Desde la primera toma de contacto entre Orlov y Murphy en Munich, el maestro de
los espías soviéticos había organizado un meticuloso plan para que el NKVD/KGB y
el GRU se acercaran al norteamericano, con el objetivo último de dejarle en una
posición de total inutilidad para la CIA. Pasado el tiempo, James Angleton se
enteraría de que Orlov había informado a Moscú de que Murphy era un hombre de
natural agresivo y siempre dispuesto a plantarle cara al enemigo; también
notificó que estaba tan pagado de sí mismo que se creía capaz de reclutar
incluso al más duro oficial soviético. «Los soviéticos utilizaron aquellos datos
para engañar a Murphy por partida doble -me dijo Angleton-. La insidia [...] que
lograron llevar a cabo fue confundir a los de la CIA sobre la opinión que Murphy
les merecía».
Los vanos y torpes esfuerzos de Murphy por reclutar a aquel oficial de los
servicios de información soviéticos en Tokio fueron el resultado directo de lo
que Orlov había contado a la central de Moscú sobre su antiguo oficial
norteamericano. Murphy recibió en mano unos documentos confidenciales en que se
venía a decir que su objetivo reaccionaría bien a su propuesta. Lo que ocurrió
en realidad, sin embargo, fue una pelea a puñetazos entre ambos hombres, lo cual
convirtió aquel fallido intento en un incidente internacional que dejó a los
japoneses en una posición terriblemente incómoda.
Por otra parte, la intentona de Murphy era un ejemplo típico del
comportamiento de la CIA de la primera época. En aquella atolondrada aventura de
Estados Unidos por hacerse con el negocio del espionaje, hombres como David
Murphy y Bill Harvey estaban deseando «montar casos» y reclutar soviéticos. Pero
no tenían la paciencia necesaria para desarrollar un caso de envergadura, con
una fuente importante. Esa era la diferencia fundamental entre el antiguo
servicio soviético y el nuevo de los norteamericanos. «Nosotros tratábamos de
reclutar a todo Dios [...], sin importar su calidad [...] -me dijo el veterano
de la base de Berlín John Sherwood-, pero los soviéticos se mostraban muy
reticentes. Aunque el KGB alguna vez iba detrás de algún oficial del ejército
para conseguir un manual sobre el sistema de radar, pocas veces probaban nuestra
táctica de intentar atraer a todos los rusos que tuvieran pasaporte diplomático
para que trabajaran a su servicio».

116
Este relato está basado en mis entrevistas con James J. Angleton y con varios colegas
de Murphy en Tokio, así como en una serie de crónicas oficiales pero aún secretas sobre
el incidente.
Los soviéticos no se limitaron a Murphy. Además de él, también fueron a
por Bob Anton, y lo lograron de tal modo que una fuente japonesa del FBI acusó a
Anton de ser un agente soviético. Entonces, en 1951, Snow arregló las cosas para
que su tándem favorito (Murphy y Anton) fuese trasladado a Munich.
En su nuevo destino en Alemania, Murphy y Anton recibieron autorización
para seguir reclutando oficiales soviéticos, a pesar del desastre ocurrido en
Tokio. El general Walter Bedell Smith, el anterior director de la CIA, «nunca
habría permitido ese tipo de reclutamientos», dijo Angleton. «Era un plan
absolutamente ingenuo. Sospecho que quien estuviera transmitiendo las órdenes a
Murphy debía de estar recibiéndolas, a su vez, de Allen Dulles o de Wisner, que
si aprobaban esa clase de operaciones».
Uno de aquellos intentos de reclutamiento tuvo que ver con un oficial
soviético, B. Y. Nalivaiko. Anton, haciéndose pasar por un supuesto escritor de
nombre Robert Gray que estaba elaborando un libro sobre la URSS, tuvo varios
encuentros previos con Nalivaiko, hasta que llegó a la conclusión de que tenía
delante de sí un buen objetivo al enterarse de que Nalivaiko iba a ser destinado
a Viena como cónsul. Murphy y Anton pensaron que ya le tenían en el bote, pues
Nalivaiko había pasado documentos confidenciales soviéticos de poca importancia
para el libro de Gray.
Después de una serie de encuentros sociales entre Anton y Nalivaiko en
Viena, Murphy y Anton decidieron culminar la operación de reclutamiento. A
principios de febrero de 1952 Murphy viajó de Munich a Viena, bajo el nombre
falso de coronel Francis Manning, para el gran día. Esta vez eligieron un lugar
público, por si se trataba de otra encerrona, pensando que ninguno de ambos
servicios de información se atrevería a protagonizar un altercado en público.
Gray reservó mesa para él, Manning y Nalivaiko en el Gartenbau, un café
muy de moda en la Viena de la posguerra, situado en la famosa Ringstrasse. Daba
la casualidad de que el café era adyacente al garaje oficial de los soviéticos
en la capital austríaca.
Una vez en el Gartenbau, Murphy le contó en secreto a Nalivaiko: «En
cuanto quieras desertar, te lo organizarán todo enseguida».
De repente, Nalivaiko se puso muy serio. Y allí mismo, en mitad de un café
repleto de oficiales del NKVD, le echó la jarra entera de cerveza a la cara. Una
vez más, a Murphy le habían tendido una trampa. Los oficiales del NKVD entraron
en acción y retuvieron a los norteamericanos hasta que llegó la Policía
117
austríaca, que puso a Manning y Gray en prisión preventiva . Los soviéticos
dejaron en evidencia a la CIA, acusando públicamente a la agencia de intentar
reclutar a sus agentes. Y la CIA dio por concluida la utilidad de Bob Anton,
118
alias Toni Ames, alias Robert Gray .
Pero no así la de Murphy. «En cierto sentido -me dijo Angleton-, las
operaciones personales de los soviéticos contra Murphy se volvieron en su
contra. La verdad es que Dulles y Harvey querían gente que pudiera enfrentarse
con los soviéticos. Murphy había demostrado que podía hacerlo. En cierto modo,
los propios soviéticos contribuyeron a que Murphy consiguiera su trabajo como
jefe de sección en Berlín».
David Murphy pasó a ser el ayudante más poderoso de Bill Harvey, como jefe
de Operaciones Soviéticas en la base de Berlín. Pero no impresionó ni a Anita

117
El New York Times publicó varias historias sobre el incidente en sus ediciones del 6 y
7 de febrero de 1952.
118
Robert Crowley supo tiempo después cómo Anton se las había ingeniado para quedarse en
la nómina de la CIA durante años. «Primero le pusieron en manos del doctor Nu, que es el
jefe de la Sección Psiquiátrica. Y por supuesto, el doctor Nu aparece en el duodécimo
capítulo de su libro y está encantado de tener a Gray en el diván. No tenía ningún
interés en curarle. Al final le dicen a Anton que le van a pagar mes a mes durante un año
hasta que se ponga las pilas y desaparezca. Ya le habíamos trasladado a Los Ángeles,
donde se dedicó ajugar al golf y a disfrutar del sol. Cada mes yo le enviaba a un hombre
con el cheque correspondiente, más una nota en la que le recordaba que ese era el cheque
número tal, y que empezaban a acabársele las pagas». Pero Crowley no tardó en enterarse
de que Anton tenía enchufe, a pesar de su aparente inutilidad para la CIA: Lyman
Kirkpatrick, un poderoso ejecutivo de la CIA, telefoneó a Crowley y le ordenó que
siguiera enviándole cheques. «Estuvimos mucho tiempo pagándole y cambiándole de destino»,
dijo Crowley. Por otra parte, Anton empezó a usar uno de sus alias de la CIA, Robert
Gray, en Estados Unidos.
Potocki, a la que Harvey se había llevado a Berlín con él desde la sede central,
ni a muchos otros compañeros de la base. «Llegó como si tal cosa y quería
hacerse con el mando -dijo Potocki- [...]. Pienso que se creía más capacitado
que nadie porque hablaba ruso, y me parece que iba a por el puesto de jefe [el
de Harvey] desde el día que llegó [...]. Era un sujeto de lo más egocéntrico.
Buscaba la adulación de la gente que trabajaba para él. Y tenía la intención de
119
pisar a quien fuera para llegar hasta donde quería llegar» . (Murphy nunca hizo
comentarios para este libro. Escribió su propio libro sobre las Operaciones de
Berlín, Battleground Berlín, en el que no mencionó nada sobre los incidentes
descritos aquí. Cuando le pedí que diera su opinión a los comentarios hechos por
sus compañeros, Murphy replicó vía correo electrónico que una reciente dolencia
cardíaca no hacia recomendable que hablara sobre su carrera en la CIA. Otros
120
correos electrónicos que le envié no obtuvieron respuesta.)
Uno de los primeros proyectos de Murphy fue asegurarse de que los agentes
controlados por la base entendieran bien dónde estaban ubicados todos los puntos
de entrega y las direcciones de correo para volver a contactar con otros
agentes. Los oficiales responsables de casos habían invertido años en la tarea
de establecer estos puntos de entrega y contacto. Solo debían usarse en
situaciones de emergencia. Si los soviéticos se enteraban de la ubicación de uno
de ellos, les bastaría con observar quién acudía a recoger informaciones para
identificar a los agentes de Estados Unidos. Aunque se avisó a Murphy de que el
reconocimiento de todos los puntos por parte de los nuevos agentes podría poner
en peligro todo el sistema, él persistió en su empeño. Potocki y otros miembros
de la base estaban furiosos con su plan. Por eso, temiendo por la seguridad de
sus agentes, los oficiales responsables de casos empezaron a rediseñar el
sistema de puntos de contacto.
Las acciones emprendidas por Murphy en la base de Berlín dejaron en vela
más de una noche a sus nuevos compañeros. Una tarde, Potocki pilló a un tipo
descomunal fisgando en la supuestamente segura Sala de Objetivos Soviéticos,
donde tenía archivados los expedientes y fotografías de todos los soviéticos que
la base pretendía reclutar. El hombre al que Potocki descubrió con las manos en
la masa no era otro que uno de los agentes contratados preferidos de Murphy, un
tal Andy Hanfam (Andy Yankovski), y estaba en esos momentos mirando una
121
fotografía de un agente soviético, en una ficha que había sobre una mesa .
Hanfam preguntó a Potocki de dónde había sacado esa fotografía. Potocki,
intrigada, le preguntó a su vez qué interés tenía en saberlo. Y él respondió que
había conocido a aquel soviético en cierto momento de su vida. Pero entonces
empezó a evitar la conversación. Según dijo Potocki: «Me pareció muy curioso que
tratase de soslayar el tema».
Potocki se presentó ante Harvey y le contó lo sucedido. Harvey dijo que
haría un seguimiento, pero ella se dio cuenta de que «Bill estaba tan desbordado
con todo lo demás, que no podría indagar más en la cuestión».
Potocki tenía otros motivos de preocupación en relación con Murphy. Por
ejemplo, insistía en compartir demasiada información con la organización de
espionaje del general Gehlen en Alemania Occidental, sita en Pullach. Iba de
sección en sección dentro de la base en busca de informaciones, violando todas
las normas de compartimentación ideadas para proteger los secretos. Pero Harvey,
al que le gustaba la rudeza de Murphy, hizo oídos sordos a las quejas de
Potocki.

119
Entrevista con Anita Potocki mantenida el 28 de noviembre de 1990.
120
Extraído de un intercambio de correos electrónicos mantenido con el señor Murphy en
marzo de 1999.
121
Anita Potocki, a la que Harvey se había llevado con él desde Washington, se ocupaba de
una sala muy especial de la base de Berlín, donde se guardaban los registros. Harvey se
había dado cuenta de que muchas veces resultaba imposible que Washington efectuara una
simple comprobación del nombre de un posible objetivo a reclutar. Cuando se reclutaba un
agente, Harvey enviaba el nombre para ver si la CIA tenía algún expediente sobre él; los
empleados de la central comprobaban una o dos versiones diferentes del nombre, y le
contestaban que no habían encontrado información sobre el individuo en cuestión. Los
nombres rusos son especialmente difíciles de verificar, por la transcripción gráfica. Lo
normal era tener que comprobar docenas de versiones diferentes del mismo nombre, pero eso
casi nunca se hacía. Así pues, Harvey pensó que la base de Berlín necesitaba tener su
propio sistema de ficheros, que fue la tarea asignada a Potocki.
George Kisevalter ofrece otra explicación: «David Murphy tuvo éxito en la
base de Berlín porque [...] sabía engañar a Harvey como nadie. Por la mañana
llegaba siempre un minuto antes que Harvey, y decía "Buenos días, doctor" [...].
122
Era su técnica. Impresiona al jefe; no tienes que hacer nada más"» . Pero
Kisevalter nunca puso en duda la lealtad de Murphy. Para él, Murphy solo era un
oportunista que hacía lo imposible por seguir subiendo.
Murphy no se arredró a la hora de intentar desacreditar a los que veía
como sus principales competidores. No siempre lo lograba. Una de esas personas
era Sig Hoeckster, el brillante y admirado oficial responsable de casos
científicos de la base de Berlín. En aquella época crucial para la carrera del
armamento atómico, los suministros fundamentales de uranio soviético llegaban
desde Alemania Oriental. Hoeckster desempeñaba una labor muy especial en la
verificación de fuentes que pudieran ofrecer información sobre estas
actividades. «Probablemente, era el que trabajaba más horas que nadie en la base
-me explicó Paul Garbler-. Solía hacer averiguaciones sobre sus agentes por las
noches [...]. Parecía ser la única información secreta auténtica que la base
producía con regularidad». Pero, por lo general, Hoeckster no llegaba a la sede
hasta las diez o las once de la mañana. «Me encontraba por casualidad junto a la
puerta de Harvey -dijo Garbler-, cuando le oí discutir con Murphy acerca de Sig.
Murphy dijo: "Mira, este tío siempre entra tarde". Harvey le cortó y le dijo que
se olvidara de eso. "Deja en paz a Hoeckster"». Harvey sabía por qué Hoeckster
entraba tarde. Después de hacer pesquisas sobre sus agentes, se pasaba gran
parte de la noche viendo lucha de barro femenina. Era su manera de relajarse.
Cuando Ed Snow fue a visitar la base de Berlín, David Murphy se encargó de
las presentaciones. Potocki y otros miembros de la sede recuerdan que Snow se
quedó allí varias semanas, trabajando. Incluso corrieron rumores de que iba a
ser destinado a Berlín. Pero nunca se confirmó. Se dedicó a examinar uno por uno
todos los casos importantes, hizo averiguaciones sobre Harvey y otros oficiales
de la base y se marchó.
Harvey tardó un año en organizar al grueso de su equipo. John Sherwood me
dijo al respecto: «Le diré que tenía [Harvey] una panda de muchachos que no
paraban quietos».
Por desgracia, una de las cosas en las que no paraban quietos era en
meterse en indiscretos líos de faldas. Como bien sabía el mismísimo Harry
Truman, el director de la CIA (Allen Dulles) era un mujeriego empedernido, y los
demás seguían su ejemplo. Cuando «el tío Allen» iba a visitarles, los jefes de
misión y los jefes de las bases se volvían unos promiscuos. «Era un verdadero
follón y una molestia tremenda -me comentó William Corson-. Había en juego
cuestiones muy delicadas concernientes a la seguridad. Allen Dulles fastidiaba
todo lo que no estuviera atado y bien atado. Todos los jefes de la organización
se hacían la misma pregunta culpable: ¿Me habré acostado con la misma mujer con
la que Dulles se ha ido a la cama? Esos eran los auténticos secretos que tenían
123
estos hombres» .
Los oficiales de la BOB se aseguraban de que Dulles tuviera compañía
femenina durante sus visitas a Berlín. Corson me explicó lo siguiente: «En
realidad, se trataba de una cuestión de seguridad. Si salía a ligar, ¿se puede
imaginar lo que habría podido hacer el KGB?».
Donald Morris, el licenciado de la Universidad de Annapolis que fue a
parar a la base, estaba atónito ante ciertas actividades sexuales que se
llevaban a cabo en ella. El propio Theodore C. (Ted) Shackley -que estaba justo
por debajo de David Murphy en la jerarquía de la base de Berlín, y a quien mucha
gente de allí tenía más por una máquina que por un ser humano- participaba en
estas correrías. Shackley «siempre estaba trabajando -recordaba Morris-. Ted
Shackley era un ordenador humano. Muy incisivo. Nadie que hubiera estado en su
presencia se marchaba sin saber exactamente qué demonios quería y para cuándo lo
quería, que normalmente era para ayer». Pero en su tiempo libre «se lió con
Hazel, la mujer del oficial Jim Burson, y ella se divorció de Burson para
casarse con Shackley», dijo Morris. Por su parte, George Kisevalter me contó que
una de las personas que sufrió por aquel romance de Shackley fue su primera
mujer, que era muy querida en Berlín.

122
Entrevista con George Kisevalter mantenida el 8 de abril de 1988.
123
Entrevista con William R. Corson mantenida el 17 de enero de 1991.
Otro empleado de Berlín, John Sherwood, fue destinado a la BOB en primer
lugar porque había tenido una aventura con la esposa de un compañero en Munich.
Tenía fama de ser un reclutador y controlador de agentes sin igual, además de un
mujeriego descarado. Sherwood recordaba así el ambiente que se vivía en la base:
«Madre mía, sí que había fiestas, y la botella de Drambuie costaba cinco
centavos y la de coñac francés cincuenta centavos [...]. Había mucha jodienda
con chicas alemanas. Y muchas mujeres alemanas muy guapas. La actitud hacia
Berlín era siempre diferente. Quiero decir, Berlín es Berlín, y por Dios, allí
todas nos quieren, y eso está bien». Con la distancia que da el tiempo, Sherwood
consideraba que la facilidad de conseguir mujeres debería haber planteado un
problema de seguridad. Pero añadió: «Eso si es que realmente teníamos algo que
proteger».
Los sitios más populares para los encuentros sexuales eran los pisos
francos que usaba y mantenía la CIA. Se suponía que esas residencias estaban
vacías y se dedicaban a los interrogatorios de los agentes. Para los casos
delicados, las reuniones nunca se repetían en un mismo piso franco. En Berlín,
esta práctica de sentido común en materia de seguridad se la saltaban a la
torera. No solo los pisos francos se usaban una y otra vez para los
interrogatorios, sino que además los oficiales de la BOB los utilizaban para sus
aventuras sexuales. Eso significaba que los oficiales de la base de Berlín
podían ser fácilmente identificados y chantajeados por el KGB.
«Teníamos treinta pisos francos; muchos eran casas independientes -me
contó Sherwood-. Una noche volví porque había un tipo que no había querido
124
cantar. No había conseguido que me dijera nada» . Sherwood oyó lo que sin duda
era una escena de sexo en el piso de arriba. Seguido por su estupefacto agente,
se dio a conocer con el alias de John Black, y entonces bajó por la escalera el
oficial de la CIA Harold Chipman ataviado con un abrigo de cuero estilo Goering,
en compañía de una rubia platino. En la base de Berlín le conocían por el apodo
125
de Toro de Omaha» .
En aquella época estaba también Walter O'Brien, que estaba casado con una
de las mujeres más queridas de la base, Betty Lou. O'Brien salía con una mujer
alemana sin ocultárselo a nadie, e incluso presumía de ello ante otros
empleados. Sherwood me dijo: «Era amigo mío, pero era un canalla de primera».
Cuando Betty Lou O'Brien cayó enferma de esclerosis múltiple, Walter la dejó,
según me contaron Sherwood y otros compañeros. Para Harvey aquello era
demasiado, y destinó a O'Brien a Munich. Fue uno de los pocos episodios en los
que Harvey actuo para castigar la mala conducta sexual de sus subordinados.
La mayor parte del tiempo, David Murphy y Ted Shackley estaban de uñas el
uno con el otro. Los dos intentaban ganarse el reconocimiento y la atención de
un hombre que prácticamente había sido convertido en un dios dentro de la
comunidad de los servicios de información. También competían por ocupar el cargo
de Harvey cuando este decidiera dejarlo para embarcarse en asuntos mejores y de
mayor envergadura.
Para Harvey, la química personal lo era todo en una organización de
espías. Por eso, trabajar a sus órdenes era una verdadera delicia. No se puede
decir lo mismo de sus delegados. Sherwood se quedó de piedra al incorporarse a
la base de Berlín, porque Murphy se empeñó en asignarle misiones en las que no
podía aprovechar al máximo su perfecto alemán. Una noche, durante una fiesta,
Sherwood estaba conversando con Marian Murphy, cuando «Murphy se acerca y me
dice: "Pero ¿qué estás haciendo con ese alemán en un trabajo de mierda?". A no
ser que sea para proponer a continuación un trabajo mejor, es una memez decir
algo así».

124
Entrevista con John Sherwood mantenida el 14 de noviembre de 1990.
125
Entrevista con George Kisevalter mantenida el 18 de abril de 1988. La ex mujer de
Chipman, Starr; se casó con David Murphy cuando Marian falleció. Los Chipman no tuvieron
una vida feliz. Segán George Kisevalter; la tragedia se cebó con ellos en dos ocasiones:
el 4 de julio de 1960, durante la fiesta que organizó la base de Berlín para celebrar el
día de la Independencia, en el vestido de su hija pequeña se prendió fuego y la niña
murió abrasada; el segundo episodio dramático sucedió años después, cuando su segunda
hija, que se había convertido en una joven preciosa, visitaba México con un grupo de
amigos que salieron de caza, y la muchacha murió de manera accidental cuando la alcanzó
un disparo.
El despacho de Sherwood estaba frente a frente del de Harvey, en la
segunda planta de la base, y él aprovechaba esta proximidad para impresionar a
126
Harvey sin hacer gran cosa en realidad . Desde la posición de Harvey, parecía
que se quedaba trabajando hasta muy tarde, cuando realmente estaba escribiendo
cartas de amor. Sherwood reconoce que «manejaba a Harvey» igual que a sus
agentes: «Lo siento, porque era un hombre de lo más decente [...]. Pero yo tenía
esa habilidad [...]. Y la aprovechaba al máximo».
Sherwood opina que hay dos clases de líderes. «Los que son como ese árbol
indio bajo el cual todo se marchita, y luego están los que enriquecen el suelo
[...]. Harvey era de los que enriquecen el suelo. Se desvivía por la gente. No
albergaba sentimientos de inseguridad personal. Era una persona muy poco común,
me parece [...]. Recuerde que debió de ser uno de esos niños de ojos saltones y
con pinta rarita, y probablemente era más listo que ninguno [...]. No debe de
ser fácil vivir así [...]. De hecho, era una de las pocas personas realmente
honradas de la CIA».
Harvey dejó que David Murphy dominara la base con su fuerte carácter y por
el hecho de que, como jefe de la sección soviética, su labor interesaba a
Washington más que la de ningún otro. Shackley ocupaba el puesto menos atractivo
de todos, el de dirigir las operaciones en los Estados satélites de la URSS,
como Polonia y Checoslovaquia. Casi desde el primer día, la química entre
Shackley y Harvey funcionó. Harvey trataba a Shackley como si fuera su hermano
pequeño. Aunque no se parecían en nada, a sus treinta y pocos años Shackley
imitaba incluso la costumbre de Harvey de usar la jerga del FBI y su manera de
ver la vida como si se tratara de una película de serie B. Además, dado que
Shackley no tenía un currículo académico de ninguna de las universidades
estadounidenses prestigiosas ni procedía de una familia de alto nivel, Harvey le
cogió aún más cariño. Pero no todos le encontraban tan atractivo.
Los compañeros de Shackley en la base de Berlín le describen como un tipo
solitario y reservado. Se movía por la sede con el sigilo de un tiburón. Era
deliberadamente impersonal y a veces casi misterioso en lo referente a su
pasado, bastante vulgar. Algunos pensaban que era huérfano, y otros creían que
era un astro del fútbol.
Shackley no era huérfano, pero sí que jugaba al fútbol. Un antiguo
compañero suyo, Edward Elssey, me dijo que Shackley hacía unas entradas de
primera categoría, «tenía más malicia que el demonio» y «era muy orgulloso». Su
apodo, el Fantasma Rubio, no estaba inspirado en su estatura y su atractivo
aspecto de rubio, sino en su talento para las cuestiones burocráticas, que
utilizaba igual que un cirujano maneja el escalpelo.
El sentido del humor brillaba por su ausencia en el caso de Shackley. En
cierta ocasión, un congresista que visitó la base y que daba mucha importancia
al historial académico, preguntó a los empleados cuántos de ellos habían sido de
la Phi Beta Kappa en la universidad. Todos los presentes levantaron la mano,
incluido Shackley. George Weisz, que no se llevaba bien con él, pensó que estaba
mintiendo y convenció a un joven oficial para que escribiera una carta a la
Universidad de Maryland para averiguar si Shackley había pertenecido realmente a
la Phi Beta Kappa. La respuesta confirmó las sospechas de Weisz. En la época
universitaria de Shackley, Maryland no tenía a ningún alumno en esta sociedad.
Weisz pidió a su joven colega que pusiera la contestación de la universidad en
el tablón de anuncios de la base. Shackley se pasó días obsesionado, tratando de
descubrir quién la había puesto ahí. Cuando al final se enteró, el joven oficial
fue transferido a otro destino. Esa tenacidad suya era lo que más le gustaba a
Harvey.

Así era la base de Berlín en sus «días gloriosos». De este caldo de


cultivo salieron los hombres y mujeres que habrían de dominar durante una
generación los servicios de inteligencia norteamericanos. La base fue la
facultad por la que pasó la flor y nata de la CIA. Los oficiales que Harvey

126
Sherwood dedicó los primeros meses de su estancia en la base de Berlín a desmantelar
el programa de Frank Wisner. No tardó en descubrir que la mayoría de las armas y
suministros escondidos habían sido liquidados hacia tiempo, para obtener un beneficio
económico, por los no tan leales agentes de la CIA.
heredó o reclutó para su base de Berlín determinarían el curso de los actos de
la agencia en cientos de lugares de todo el mundo.
El segundo de Harvey, Henry Hecksher, fue destinado a Berlín por primera
vez en 1945. Sus compañeros le recuerdan como un hombre sin titubeos aparentes.
Apodado Henry el Gordo porque era cliente habitual de un puesto de venta de
salchichas, Hecksher era un tirano en lo que a las operaciones contra los
soviéticos se refería. Antes de la llegada de Harvey, Hecksher ocupó el cargo de
jefe interino de la base. En aquella época, confió en la táctica de suministrar
armas y otro tipo de apoyo a los grupos de resistencia rusos, como la NTS, y
conservarlos a su lado incluso en los momentos en que era evidente que una
operación estaba fallando. No le asustaba que en la sede central le criticaran
por algunas de sus incursiones más agresivas. Era de origen alemán y entendía
muy bien la opresión que estaba asfixiando a la mitad de su madre patria.
Hecksher trabajó con Harvey menos de un año, pues enseguida fue enviado a
Guatemala para ayudar a derrocar el régimen de aquel país. Más tarde, ocupó el
cargo de jefe de misión en Tokio y en Santiago, llevando a cabo operaciones
agresivas en ambas capitales.
Por su parte, Ted Shackley se convirtió, después de su paso por Berlín, en
una de las personas más importantes de los servicios de información
norteamericanos, ocupando el cargo de director en las dos misiones más grandes
de la historia de la CIA. Lucien Conein -el antiguo compañero de piso de Wally
Driver en los primeros días de la base de Berlín- cambió para siempre el curso
de la historia en Vietnam. Hugh Montgomery, el enviado de Harvey para tratar con
las autoridades de Berlín, pudo hacer una fructífera carrera en la CIA, a pesar
de algunos problemas esporádicos, y llegó a delegado del embajador de Estados
Unidos en la ONU, dentro del Departamento de Estado. David Murphy se convertiría
en el director de la División de la Rusia Soviética de la CIA.
Samuel Vaughan Wilson, al que Harvey llevó consigo a Berlín cuando dejó
Munich, pasó del Pentágono a la CIA y viceversa, ocupando puestos cada vez más
importantes, hasta que finalmente fue nombrado jefe de la Agencia de
Inteligencia de la Defensa. Paul Garbler sería el primer jefe de misión en
Moscú, uno de los puestos más delicados de la CIA. John Sherwood pasó a ser uno
de los oficiales de máximo rango dentro de la sede de la CIA en Langley, en
Virginia.
De todos los hombres destinados a la base de Berlín, ninguno se ocupó de
casos tan decisivos como George Kisevalter. Richard Kovich y él fueron los dos
oficiales responsables de casos soviéticos más importantes de la historia de la
CIA.
El equipo capitaneado por Harvey poseía el instinto de supervivencia
necesario para tener éxito dentro del mundo tremendamente competitivo y a menudo
extraño de los servicios de información norteamericanos. Los hombres que
trabajaron en la base de Berlín formaban un grupo variopinto, con bullentes
rivalidades personales y egos, que chocaban con más violencia cuanto más cerca
se encontraban de la cúpula de mando.
16. IGOR Y LAS DAMAS

«Igor Orlov era como un prisma -me dijo George Kisevalter-. La gente veía
en él lo que quería ver. David Murphy le veía como la única gran adquisición de
la base, el único que se había infiltrado con éxito en Karlshorst. En cuanto a
los oficiales que se encargaron de controlar sus operaciones, sentían que pocas
veces iban a estar tan cerca de dirigir a un verdadero agente como lo estaban
con Orlov. Cuando tu carrera va viento en popa gracias a un tipo, no te paras a
hacer demasiadas preguntas».
Orlov parecía esforzarse mucho por ser todo eso que la CIA quería que
fuera. Pero sobre todo logró hacer creer a sus contactos de la CIA que él era
sus ojos y sus oídos en Berlín Oriental. Harvey y sus oficiales creían en Igor
Orlov porque aquel hombrecillo era un tipo con imaginación, enérgico y, más que
nada, dependiente de ellos. Cuando más depende un agente de su oficial
correspondiente para sobrevivir, más interesante resulta. Orlov se daba perfecta
cuenta de que la CIA elegía agentes que estuvieran en situación de riesgo. Esa
vulnerabilidad proporcionaba a los oficiales una mayor influencia a la hora de
convencer a sus agentes para que asumieran más riesgos y les permitía
presionarlos un poco más de lo que normalmente estarían dispuestos a aguantar.
Igor Orlov era un maestro cuando se trataba de aparentar ante Harvey y sus
colegas que su existencia diaria dependía de ellos. Incluso su matrimonio,
formalizado con documentos falsos, volvía a Orlov y a su esposa dependientes de
Sam Wilson, el primer oficial que tuvo Orlov en Berlín y con el que ya había
trabajado durante su época de la NTS y de la SBONR en Munich.
Orlov siempre estaba recordándoles, tanto a Wilson como a los oficiales
que se ocuparon de su caso después, que él y su mujer no podían viajar porque no
tenían papeles y no podían trabajar tampoco porque no tenían permisos de
trabajo. Por eso, los oficiales encargados de Orlov estaban convencidos de que
Igor no haría nada que pusiera en peligro su confianza y su ayuda.
Wilson fue un oficial de casos especialmente generoso y leal. Otros
oficiales responsables de agentes los trataban como pañuelos, de usar y tirar.
Pero no así Sam Wilson. Eleonore Orlov recordaba como «un hombre muy amable» a
aquel oficial de los servicios de información, aquel joven apuesto nacido en
Virginia. Wilson cuidó durante más de diez años a su preciado agente, a su
127
esposa y después a sus hijos .
Igor se encontraba con Wilson en diferentes pisos francos repartidos por
Berlín. En aquellos encuentros Wilson le entregaba su salario mensual de
quinientos dólares, una cantidad inmensa para la época (comienzos de los años
cincuenta) y desorbitada en Berlín. «Nos pagaban bajo cuerda -recordaba Eleonore
Orlov-. Solía darle la paga a Igor en efectivo», y luego el espía y su oficial
pasaban horas y horas conversando en ruso.
Bill Harvey prosiguió con el plan de Orlov de reclutar oficiales rusos de
Karlshorst utilizando prostitutas que les pusieran en situaciones comprometidas.
Los encantos de Orlov tuvieron su efecto habitual en las jóvenes berlinesas, y
le catapultaron como el chulo de la BOB. «En su mejor época, Orlov tenía un
equipo de once prostitutas. El bar que regentaba (literalmente) tenía un
pianista manco», recordaba Paul Garbler, uno de los últimos oficiales que se
encargaron de él.
Orlov no solo recurría a sus encantos para reclutar a las jóvenes. A veces
las sobornaba con discos de música que la base de Berlín conseguía de la Policía
de Berlín Occidental, o bien las incitaba a violar las normas del racionamiento
y del mercado negro para chantajearías después, ya que eran delitos castigados
severamente.
A veces se llevaba el trabajo a casa. Por ejemplo, arregló las cosas para
que una de sus prostitutas, una de las preferidas de un oficial de alto rango
del KGB en Karlshorst, viajara con su hombre del KGB hasta Hungría, ofreciéndose
él mismo a cuidar de su hijo de tres años mientras ella estaba fuera. Igor le

127
Entrevistas mantenidas con Sam Wilson y Eleonore Orlov. Wilson dejó de contactar con
los Orlov en 1964, cuando James Angleton le avisó de que Orlov estaba siendo investigado
por el FBI.
dijo a Eleonore que había sacado a aquel niño de un campo de refugiados. «Me
contó que su madre había decidido volver a su país», me comentó ella. Eleonore
descubrió la verdad un año después, cuando la prostituta regresó a Berlín y
reclamó a su hijo.
Otro día Igor llegó a casa y le contó a su mujer con todo lujo de detalles
su primer encuentro con «el señor Ross» (Bill Harvey), al que describió como «el
jefazo». Se habían encontrado en un piso franco ubicado en una zona sórdida de
la ciudad, y Sam Wilson se había encargado de hacer las presentaciones. Igor le
contó a Eleonore que pidió más ayuda para sus operaciones y que el señor Ross se
mostró de acuerdo enseguida.
Entretanto, una vez a la semana Igor Orlov se colaba en secreto en la sede
central de la URSS en Karlshorst, el gueto soviético de algo más de seis
kilómetros cuadrados en Berlín Oriental. Allí, en una serie de despachos ocultos
sitos en una planta disimulada del inmenso complejo, estaba la base avanzada del
GRU, los servicios soviéticos de inteligencia militar. Cada semana Orlov iba
directamente allí. Aquel hombrecillo de tan pulcra apariencia adoptaba el porte
128
de un gran ruso y se presentaba como el general Orlov . El mejor agente de Bill
Harvey se sentaba en uno de aquellos despachos y empezaba a describir con pelos
y señales sus actividades en Berlín.
En 1954, Harvey decidió que Paul Garbler se encargara de las operaciones
de Orlov. Garbler sustituyó a Wolfgang Rabinow, quien a su vez había sustituido
a Sam Wilson cuando a este le fue asignada la tarea de ayudar a George
Kisevalter en relación con un importante desertor soviético.
La decisión de nombrar a Paul Garbler oficial encargado de Orlov parecía
buena en teoría. Garbler hablaba ruso sin problemas, y tenía una delicadeza que
a Harvey le gustaba. Pero, por desgracia, Garbler carecía de experiencia como
responsable de agentes, y Orlov era uno muy experimentado.
Paul Garbler, que durante la guerra había sido piloto de aviones de
transporte de tropas, fue destinado a Corea con los servicios de espionaje naval
cuando llegó la paz. Le encantaba jugar al tenis, y llegó a participar en un
torneo coreano junto a George Blake, que más tarde aparecería en todos los
titulares al ser capturado por los norcoreanos en la delegación británica de
Seúl y entregado a los soviéticos. Garbler parecía sacado de un cartel
propagandístico de la Armada: medía 1,82 metros, era guapo, simpático y solo le
volvían loco el tenis y los aviones. Tenía el aspecto del perfecto agregado
naval, y esa fue su tapadera durante años.
La primera experiencia de Garbler con la CIA fue en un proyecto que no
parecía muy prometedor. Su superior en la Armada le dijo que la CIA quería crear
un equipo con gente buena para montar una base en Alaska. Garbler se puso en
contacto con la CIA y tuvo una reunión con dos hombres, ambos identificados bajo
nombres falsos. Uno de ellos, que tenía acento sureño, apenas dijo nada,
mientras que el otro, «algo desaliñado y regordete» (como dijo Garbler), le
soltó la perorata sobre las oportunidades que ofrecía el puesto de la CIA en
Alaska.
Al principio a Garbler le pareció un poco absurda la idea de una misión de
la CIA en Alaska, pero el hombre desaliñado le explicó que el plan consistía en
entrenar a los inuit para enviarlos a Siberia como agentes. Eso si que tenía
algo de sentido y, después de recibir unas cuantas instrucciones, Garbler y los
dos hombres se dieron un apretón de manos y Garbler inició su programa de
entrenamiento de noventa días. El destino haría que volviera a encontrarse con
aquellos tipos. En la base de Berlín descubrió que el gordinflón no era otro que
el coronel George Kisevalter, y el sureño taciturno, Sam Wilson.
En Berlín, Garbler siguió usando su tapadera de agregado naval, pero esta
vez haciéndose pasar por oficial de los servicios de información de la Armada.
La mayor parte de los oficiales de la base de Berlín usaban como tapadera un
puesto en el Departamento de Estado o en el ejército. La identidad de Garbler
como espía naval era conocida y aceptada por los soviéticos.
Durante el primer encuentro, memorable, entre Garbler y Bill Harvey, este
ordenó al otro que empezara a estudiar alemán. Aunque tuvo grandes dificultades,
por fin Garbler encontró a un refugiado de Alemania Oriental dispuesto a darle

128
Basado en la información que me facilitó un ex alto oficial del Alto Mando soviético
en Karlshorst, que me pidió que su nombre no fuera revelado.
clases. El refugiado no sabía inglés, de modo que Garbler tuvo que aprender
alemán comunicándose en ruso con su profesor. «Recuerdo que me pasé todo el
invierno [...] subiendo y bajando cuatro escalones, porque el tipo aquel no
tenía calefacción. Yo trataba de concentrarme todo lo posible e intentaba no
morir congelado», me comentó Garbler.
Al cabo de seis duros meses Garbler se encontraba por fin preparado para
que Harvey le asignara su primer cometido. Para él, estaba claro que los planes
de Harvey en la base de Berlín consistían en «asegurarse de que todo el mundo la
conociera como un puesto avanzado integrado por tipos con huevos [...] un sitio
donde pasan cosas». Aquella mentalidad, que Harvey les repetía hasta la saciedad
en los almuerzos regados con tres martinis dobles, les iba de perlas a los tipos
del KGB.
Harvey le dijo a Garbler que su misión sería dirigir la operación de
Orlov; y le explicó que tenía «grandes planes». «Nada es más importante ahora
129
que intentar reclutar a nuestros propios agentes en Karlshorst», le dijo . A
continuación, le informó sobre la táctica de Orlov de usar mujeres para
comprometer a los oficiales soviéticos. «Que te dijeran que ibas a dirigir una
operación en la que participan once putas y un pianista manco era de lo más
interesante... -me comentó Garbler-. Querían que yo ampliara la operación [...].
Pensaban que con más chicas tendríamos más oportunidades de reclutar más
oficiales». Garbler se hallaba entonces en el principio de su carrera en la CIA,
una carrera llena de esperanzas y promesas, por lo que no tenía ni idea de que
se estaba metiendo en una pesadilla en la que estaría atrapado el resto de su
vida.
Igual que el día que conoció a Harvey, su primer encuentro con Orlov, en
un piso franco, fue también memorable: «Era un hombre menudo. Tenía un cuerpo de
proporciones perfectas, y unos ojos azules de mirada penetrante e iba de punta
en blanco. Era extremadamente formal. Tenía toda la pinta de un hombre de
negocios. Sabía captar la atención de su interlocutor [...]. Nuestra relación se
mantuvo siempre en el marco de lo profesional. Parecía un hombre muy, muy
serio». Aquella fue la primera de las más de cien entrevistas en pisos francos
que sostuvieron ambos hombres.
La operación de Orlov le resultó extraña desde el primer instante. No
entendía por qué tenía que conversar con él en alemán, cuando los dos hablaban
130
ruso sin problemas . Ese fue uno de los muchos detalles que nunca comprendió
sobre su misión de dirigir las acciones de aquel hombre menudo.
Garbler se dio cuenta enseguida de que eso de ser un «chulo de primera»
conllevaba ciertos problemas de orden práctico. Las chicas se quedaban
embarazadas, las detenían o contraían enfermedades venéreas, y además, si Orlov
no podía salir de algún aprieto, Garbler tenía que encargarse de ello. Pronto el
nombre en clave AE Calvus se convirtió en el motivo principal de su vida. (En el
sistema de nombres en clave de la CIA, AE designaba los casos soviéticos, y
131
Calvus era la palabra utilizada para referirse a Orlov.) Las chicas pasaron a
denominarse Calvus 2 y sucesivamente hasta 12, y el pianista manco era Calvus
13.
Las normas básicas de seguridad obligaban a los oficiales responsables de
casos a evitar verse con sus agentes en otros sitios que no fueran los pisos
francos. Pero muchas veces Garbler tuvo que acercarse al cuartelillo para pagar
la fianza de su agente, en el calabozo por protagonizar interminables farras, y
luego llevarle a casa. Así fue como conoció a Eleonore Orlov.
Garbler tenía la sensación de que no controlaba totalmente a Orlov. No
sabía cómo pagaba a sus chicas, ni siquiera si les pagaba. La señora Orlov se
quedó de piedra al enterarse, décadas después, de que su marido recibía de

129
Entrevista mantenida con Paul Garbler.
130
Aquel extraño requisito nunca le fue aclarado. En los primeros tratos con Orlov, tanto
el CIC del ejército como la CIA usaron el ruso para comunicarse con él. La señora Orlov
insiste en que ella oyó a Garbler y a su marido hablando en ruso, pero Garbler dijo que
nunca fue así.
131
Las identidades (que se ocultaban bajo los nombres en clave se cuentan entre los
secretos mejor guardados de la CIA. George Weisz, que se incorporó después a la base de
Berlín, conservaba entre sus documentos personales una lista de nombres en clave de
agentes.
Garbler varios miles de dólares al mes. «Jamás vi tanto dinero; vivíamos
frugalmente», dijo.
En los dos años que Garbler estuvo al cargo de Orlov; este sólo una vez
captó a un ruso, y no sacó gran cosa de él. La operación pone de manifiesto un
importante punto débil de los norteamericanos: no fueron capaces de comprender
que no todo el mundo ve las cosas como las ven ellos. Los soviéticos usaron con
éxito la moral sexual de los norteamericanos para comprometer y chantajear
agentes con el fin de incitarlos a traicionar a su país. La CIA daba por hecho
que los soviéticos eran susceptibles de doblegarse a ese mismo tipo de
presiones. Pero no lo eran. «Lo que hizo Orlov -me explicó Sherwood- fue crear
ese mundo a través de la mentalidad estadounidense. Convenció a los oficiales
profesionales de los servicios de inteligencia de que los oficiales soviéticos
cederían al chantaje por haberse visto implicados en líos con chicas de Alemania
Occidental [...]. Pero en realidad eso no era algo por lo que los soviéticos
fuesen a recibir un castigo [...). Al final lo único que pasó fue que muchos
rusos sencillamente gozaron de un montón de sexo».
Entretanto, el expediente de Orlov debería haberles planteado algunos
interrogantes, debería haber puesto sobre aviso, tanto a Harvey como a sus
delegados, de que aquel hombre pequeñín no era del todo fiable. «Pero eso nunca
pasó -me dijo Garbler-. Nadie sospechó jamás que Igor Orlov estuviera haciendo
otras cosas en Berlín».
Esta afirmación de Garbler entra en contradicción con las memorias
publicadas de David Murphy sobre su etapa en Berlín. Murphy escribió lo
siguiente: «en la sede central de la CIA y en la Misión Alemana [de Estados
Unidos], las constantes comprobaciones rutinarias que se hacían acerca de su
pasado revelaron ciertos fallos de seguridad. Algunos acusaban a Orlov de estar
inventándose los informes que nos entregaba, cuando colaboró con la organización
de Gehlen, por ejemplo, y otros le acusaban de manipular documentos durante su
etapa con la SBONR». Murphy dijo que el 20 de abril de 1954 la Misión Alemana
132
ordenó a la BOB que dejara de usar a Orlov como agente . Teniendo en cuenta que
Murphy era el responsable de las operaciones soviéticas de la BOB, resulta muy
curioso que nunca comentara dichas informaciones al oficial encargado de Orlov,
Paul Garbler, o que nunca aplicara la orden de expulsar a Orlov.
Más bien todo lo contrario: Murphy ordenó a Garbler que le usara como
refuerzo para otras operaciones. En cierta ocasión en que hubo que enviar a las
oficinas de correos de Berlín Oriental una serie de cartas destinadas a
restablecer el contacto con otros agentes, Garbler se las entregó a Orlov para
que las echara al correo. Así lo hizo Orlov, pero solo después de dar parte al
GRU y al KGB. De este modo, los soviéticos pudieron descubrir y comprometer a
los agentes, con solo esperar a ver quién aparecía en las oficinas del servicio
postal para retirarías.
Si Murphy sospechaba que Orlov era un infiltrado soviético, como dijo en
sus memorias, ¿por qué decidió ampliar sus cometidos?
Eleonore Orlov no era feliz en Berlín. Después de haberla engañado para ir
a vivir allí, Igor la tenía totalmente aislada. Los Orlov tenían pocos amigos y,
por motivos de seguridad, la CIA les obligaba a mudarse de casa cada tres o
cuatro meses. Incluso tuvieron que cambiar de identidad una vez más. Eleonore me
contó que le dijo a Igor que el nuevo nombre «tiene que empezar por ka, porque
toda la ropa blanca tenía bordada una ka [por Kopatzky] [...]. Así que Wilson
133
nos da el apellido Koischwitz, e Igor pasa a ser "Franz Koischwitz"» .
Cuando Eleonore volvió a quedarse embarazada, Igor le exigió que abortara
otra vez, porque las personas desplazadas y casadas ilegalmente no debían tener
hijos (llamarían demasiado la atención). Ese era el sacrificio que Igor Orlov
hizo por su causa. En cuanto a Eleonore, Igor decidía cuáles debían ser sus
sacrificios.
Al principio, sin embargo, ella seguía albergando la esperanza de tener un
matrimonio feliz y en cierto modo el trabajo de Igor unió más a la pareja. Como
Igor no aprendió nunca a escribir a máquina, Eleonore le preparaba todos los
informes sobre sus agentes. En ese sentido, actuaba en gran medida como su socia

132
Véase Battleground Berlín, de David E. Murphy, Sergei A. Kondrashev y George Baily,
pp. 242-243.
133
Entrevista con la señora Eleonore Orlov mantenida el 1o de julio de 1988.
en el trabajo de él para la CIA. Y, como me dijo tiempo después, «le tenía
miedo, pero le quería».
Los intentos de Eleonore de averiguar algo más sobre el pasado de su
esposo no dieron mucho resultado. Igor se limitaba a decir que su padre era un
general soviético que había caído bajo los disparos de la guerra. Nunca se salía
de esa historia, nunca. Le dijo que su madre estaba viva, pero que no podía
arriesgarse a contactar con ella. «Me dijo que era profesora de Inglés en una
escuela para huérfanos de oficiales de rango alto», recordaba Eleonore. Todo lo
que Igor le contaba encajaba con su tapadera, perfectamente bien elaborada y
desarrollada al detalle.
Eleonore me comentó que aceptaba que Igor tuviera una red de prostitutas,
pero que sentía cierta tensión a causa de ello. Al fin y al cabo, «lo que hacia
era contratar chicas... chicas guapas. Tenía que ir a su encuentro en todas las
esquinas de Berlín Occidental, por las noches, y hacerse amigo suyo».
«Mi marido era un hombre muy apuesto, casi diría guapo, e interesante -me
explicó la señora Orlov-. Por eso le gustaba a la gente. Todas las caseras que
tuvimos se enamoraban de él. Oh, es como el principito; tenía unos modales
excelentes. Tenía unos enormes ojos azules, con una mirada franca y cortés. Te
gustaba desde el primer instante». Pero, al depender totalmente de él, Igor fue
mostrándole cada vez más su lado oscuro: «Si no le obedecías, podía ser un
hombre muy, muy feo. Sabía que era muy celoso, así que ni siquiera me atrevía a
mirar a ciertas personas. Lo dejé todo. Antes de conocer a Igor, yo tenía muchos
amigos [...]. Él insistió en que dejara de verlos».
Eleonore echaba de menos sobre todo a los amigos de Igor emigrados en
Munich, que parecían haberle hecho sacar lo mejor de sí mismo. Pero ahora no
parecía preocuparse por nada más que por su operación de chicas de alterne. E
insistía en que Eleonore no hiciera nuevas amistades. «Demasiado peligroso», le
dijo cuando ella le sugirió invitar a alguien a casa.
«Igor era el espía perfecto. No se fiaba de nadie, ni siquiera de mi
madre, ni de mí», dijo Eleonore, a quien le costaba adaptarse a la paranoia de
su marido. Cuando se peleaban, ella le recordaba que había renunciado a su
ciudadanía alemana para casarse con él. ¿No era bastante acto de amor como para
merecer su confianza?
El mejor amigo de Orlov durante su época con la NTS en Munich era un
estonio de nombre Vladimir Kivi. Eleonore e Igor siempre estaban en compañía de
Vladimir, que era mucho más alto que Igor, y de su menuda esposa rusa. La madre
de Eleonore regaló a los Kivi un piano y otros muebles para que tuvieran algo
con lo que empezar. Cuando la esposa de Vladimir, aún joven, murió de parto, él
se involucró cada vez más en la operación Gorra Roja de Igor (así era como se
denominaba a los rusos blancos en la jerga de los servicios de inteligencia).
En los primeros días de sus actividades para reclutar chicas de alterne en
Karlshorst, Igor propuso a Sam Wilson que trasladara a Kivi de Munich a Berlín.
Con su buena planta, Kivi era el hombre perfecto para ganarse chicas para la red
de prostitutas. Wilson accedió, y Kivi llegó a las pocas semanas. Pero pronto
Orlov se arrepintió de haberse traído a su amigo. Kivi se había vuelto un
alcohólico, y Orlov solía quejarse de él a Eleonore, diciéndole que o bien no
estaba cumpliendo con su parte del trabajo o bien no era lo bastante consciente
de las cuestiones de seguridad. Pero a ella no le parecían tan mal esos
defectos. Estaba encantada de tener cerca a su viejo amigo. Igor era serio y
arisco, mientras que Kivi era un tipo divertido, a pesar de la muerte de su
mujer, y él y Eleonore pasaban mucho tiempo juntos. «La mayor parte del tiempo
hablábamos sobre su difunta y joven esposa, o sobre la niña, que había
sobrevivido al trauma y que vivía ahora con los abuelos, no con Vladimir [...].
Eso le entristecía mucho», recordaba Eleonore. Pero Igor empezó a sentir celos y
la acusó de estar liada con Vladimir. «Igor estaba tan furioso conmigo, que solo
decía: "puta, eres una puta"». Ella trató de tranquilizarle y al final consiguió
calmarlo, pero aquel incidente le hizo darse cuenta de que había ciertos
aspectos de la personalidad de Igor que ella nunca podría entender.
Kivi tomó la sabia decisión de alejarse de ellos durante unos días, pero
al cabo de una semana Igor empezó a preocuparse. Tenía la sospecha de que Kivi
había ido a ver a una antigua novia de antes de la guerra y de que se había
perdido tratando de dar con el piso de los Orlov, ya que Kivi no estaba
familiarizado con las calles de Berlín y ellos no tenían un teléfono al que su
amigo pudiera llamarles. Igor hizo un recorrido por los hospitales, incluso se
acercó a la morgue, y acabó por decirle a Eleonore que estaba seguro de que le
habían secuestrado para repatriarle a través de Berlín Oriental. En aquellos
días cientos de rusos emigrados eran secuestrados por el KGB y trasladados a la
zona Oriental.
Cuando los Orlov dieron por fin con Kivi, resultó que Igor no se había
equivocado en su sospecha inicial. Vladimir se había perdido por Berlín Este y
no supo volver al piso de los Orlov. Les mostró a Igor y Eleonore las
instrucciones que su amiga le había dado para volver al piso. El periplo incluía
dos horas de viaje en autobús. Al observar las indicaciones, los Orlov se dieron
cuenta de que aquella mujer vivía justo al otro lado de la frontera con Alemania
Oriental, en una de las calles que daban a la avenida Unter der Linden, la
inmensa vía que conecta la Puerta de Brandenburgo con el corazón mismo de Berlín
134
Oriental . Podía haber vuelto en veinte minutos, tomando el S-Bahn ('el metro')
hasta Friedrichstrasse y luego caminando un poco hasta su piso.
Una semana después, durante una agradable noche de octubre de 1951,
Vladimir acudió una vez más al piso de Igor y Eleonore. Los Orlov habían pensado
ir al cine aquella noche, pero Igor cambió de planes inmediatamente cuando
Vladimir comentó que quería ir a visitar a su amiga. Igor se ofreció a
acompañarlo junto con Eleonore hasta Friedrichstrasse, desde donde le indicarían
el mejor modo de seguir. Los tres amigos cogieron el metro y pasaron por las
escasas paradas que les separaban de Friedrichstrasse.
«Kivi y yo caminábamos por el túnel de Friedrichstrasse para salir de la
estación. Igor venía detrás de nosotros. Cuando salimos del túnel había unos
hombres esperándonos», recordaba Eleonore Orlov. Aquellos hombres se abalanzaron
sobre los tres amigos y empezaron a golpearlos. «Nos atacaron a los tres con
verdadera saña. Yo gritaba. Me destrozaron el sombrero, y se me desprendieron
los botones del abrigo. Me sangraba un labio. No decían ni una palabra. Tenían
aspecto de militares... Rusos, creo». Eleonore se dirigió a Igor en alemán. «Le
dije a Igor: "¡Dispárale! ¡Haz algo!". Siempre llevaba un arma encima. Pero
entonces me dijo: "No puedo [...]. Si disparo, estamos todos muertos"».
Eleonore le conminó a que al menos dijera algo. Él le preguntó qué debía
decir. Ella le dijo que «les hablara en ruso y fingiera que era un oficial de
alto rango, incluso el general al mando de todo. "Finge que formas parte de
esto". Él dijo que no podía. Se lo supliqué. Le dije en alemán que no quería
morir en Siberia».
Igor se alejó con uno de aquellos tipos, y fueron a una cabina telefónica
en una esquina próxima. «Estuvieron pasándose el auricular del uno al otro
varias veces. Hablaba uno y luego se ponía Igor -prosiguió la señora Orlov-.
Kivi desapareció con los otros. Sencillamente, se lo llevaron».
Por fin, Igor volvió a su lado con un dinero que, según él, le había dado
el soldado soviético para que cogieran el metro a casa. Igor le contó a su mujer
que había engañado a los rusos. Cuando ella le preguntó por Kivi, Igor se
enfureció. Eleonore recordaba que su marido le dijo entonces con mucha seriedad:
«¡No le cuentes a nadie lo que ha ocurrido! Si das parte, nadie te creerá».
Aquella noche supuso otro punto de inflexión en la vida de Eleonore con Igor.
«Desde aquel día, Igor me chantajeó. No me permitió volver a hablar con Vladimir
Kivi. Dijo que los rusos nos habían hecho fotos. Y que debía destruir toda la
ropa que llevara en fotos anteriores de mí con Kivi y él. La ropa que llevaba
puesta esa noche -el abrigo y el sombrero negro- debía desaparecer».
Aquella noche Eleonore se dio cuenta de que su matrimonio con Igor era
parte de su operación. «Me sentí como si para él yo no fuera nada, no más que su
cámara Minox y su pistola». Al llegar a casa, Igor se sentó a recortar
metódicamente la imagen de Vladimir Kivi de todas las fotografías que se habían
hecho con él en Berlín. «Así de fácil era para Igor deshacerse de alguien», dijo
Eleonore.
Pensó en aquel incidente durante muchas noches. No tardó en empezar a
cuestionarse si Igor no habría puesto en peligro a su amigo deliberadamente.
«Nunca me he sentido tan sola como aquella semana. Soñaba con Igor llevando a
Berlín Oriental a otra gente que confiaba en él, para entregarlos a los rusos.
Le creían porque trabajaba para la CIA». Durante cuarenta y ocho años Eleonore

134
Ibidem.
Orlov calló lo sucedido con Vladimir Kivi. Cuando al fin me contó la historia,
no pudo contener las lágrimas.
Tras la desaparición de Kivi, Igor se volvió mucho más taciturno. La CIA
sospechó durante un breve lapso que Orlov podría haber estado implicado en el
asunto, pero enseguida se desvanecieron tales sospechas. Harvey y Murphy
siguieron utilizando sus servicios, porque era una de las pocas fuentes de que
disponían.
En una de sus mudanzas por todo Berlín fueron a parar a un piso en el que
tuvieron por vecino a un tal Werner Boch, un joven alto y guapo llegado de
Bressen, en la zona oriental. Había ido a Berlín a estudiar Química en la
Universidad. Eleonore le recordaba como un hombre al que le encantaba pasarlo
bien, sobre todo yendo a bailar y a conciertos de música clásica. Como Igor iba
alejándose cada vez más de ella, Eleonore empezó a pasar tiempo con Boch.
Una noche, al volver de un concierto, ella le preguntó si quería pasar a
su casa a tomar un té. Boch se incomodó visiblemente. Le dijo que no con la
cabeza y le dio las buenas noches sin esperar a más. Tiempo después le contó a
Eleonore que había percibido el olor del tabaco de Igor, por lo que supo que
andaba escondido cerca.
Sin entender la situación, Eleonore se fue directa a su dormitorio. De
repente, Igor saltó de la cama y se puso a darle gritos.
- Si sigues con esto, entonces sí que me voy a acostar con él -le dijo
ella.
- ¿Cómo sabes que no trabaja para los rusos? -le espetó Igor. Furiosa, al
día siguiente Eleonore esperó a que Boch regresara de la universidad y entró en
su habitación. Se lanzó a sus brazos y le pidió que dieran a la relación un
cariz algo más que platónico. Boch se apartó de ella y le propuso salir del
edificio para ir a dar un paseo. Después de echar un vistazo a su alrededor con
mucho cuidado, Boch se puso serio.
- No puedes... no podemos hacerlo. Igor está muy, muy arriba -le dijo.
- ¿Qué quieres decir con que está muy arriba? -preguntó Eleonore.
Werner volvió a mirar a su alrededor. Mientras paseaban, le explicó por
qué estaba tan asustado.
- La última vez que visité a mis padres en Bressen, fui en tren hasta
casa. Atravesé un vagón de primera clase y vi a Igor sentado en uno de los
compartimentos de primera clase con dos generales rusos. No podía creerme que
fuese él. Le hablan con mucho respeto. Y le llamaban "general".
- Estas loco -dijo ella-. Has visto demasiadas películas de espías.
Werner, muy molesto, se detuvo y se volvió hacia ella.
- ¿Dónde estaba tu querido Igor en esas fechas?
Eleonore meneó la cabeza.
Boch le describió entonces la corbata que llevaba su marido, la pitillera
y la marca de cigarrillos que estaba fumando ese día Igor. «Aquellos días Igor
se encontraba en la zona oriental -recordaba la señora Orlov-. Le gustaba mucho
un tipo de cigarrillos de Rusia que sólo podía encontrar en el sector oriental,
y esos fueron los que Werner dijo que le vio fumando. Werner acertó también con
la corbata oscura. Yo misma le había hecho la maleta para aquel viaje. Sabía que
me estaba diciendo la verdad».
Aquello fue el final de la relación entre Werner Boch y Eleonore Orlov.
Werner estaba aterrado, no solo por él y Eleonore, sino también por sus padres
en Bressen.
Ahora sí que Eleonore no tenía escapatoria. Si intentaba marcharse,
estaría sin blanca y sin patria, y sin permiso de trabajo. No podía ir a ningún
lugar donde Igor no pudiera encontrarla. Si alguien intentaba ayudarla, se
pondría en peligro a sí mismo y a su familia.
Eleonore disponía de información inculpatoria sobre la traición de su
esposo. Si acudía a las autoridades, no la creerían. Al fin y al cabo, Igor era
el agente estrella de la CIA. Como temía por su propia vida y pensaba que nadie
la creería, decidió que «era mejor no decir nada».
En 1955 Igor Orlov se sintió lo suficientemente seguro como para que su
mujer tuviera un hijo. Paul Garbler les envió una docena de rosas cuando nació
su niño. Igor quería llamarle Robert Alexander Orlov, pero Eleonore se negaba a
dar a su hijo un nombre sacado de lo que ella creía que era el primer alias de
su marido, Alexander Kopatzky. Igor insistió en Alexander. El diminutivo en ruso
es Sasha.
La última vez que Paul Garbler vio a los Orlov fue para despedirse de
ellos cuando fue reasignado a la sede central de la CIA en 1956. Garbler tenía
la sensación de que la CIA había conseguido muy poco en claro de la operación de
Orlov: «En Berlín nos movimos muchísimo [...]. Creo que no conseguimos gran
cosa». A lo largo de aquellos dos años, Garbler pagó a Orlov decenas de miles de
dólares. Todavía conserva un libro en alemán sobre Berlín que Eleonore Orlov le
dio como regalo de despedida. Por desgracia para Paul Garbler, no iba a ser la
última vez que vería a Igor Orlov.
17. SOLO VEN EL TÚNEL

De todos los proyectos que la CIA organizó en sus primeros tiempos, los
que ofrecían más esperanza eran los relacionados con interceptar los sistemas de
comunicaciones de la URSS. Muchos de los avances más espectaculares conseguidos
por los Aliados durante la Segunda Guerra Mundial tuvieron que ver con la
interceptación de las comunicaciones nazis, y la CIA esperaba tener el mismo
éxito contra los soviéticos durante la Guerra Fría.
Richard M. Bissell, economista de formación, empezó a trabajar para la CIA
poco después de que Allen Dulles fuera nombrado director. Parte del cometido de
Bissell, tal como le fue descrito, era desarrollar nuevas tecnologías aplicadas
al espionaje y ejercer su autoridad para dar impulso a los trámites burocráticos
de proyectos prometedores, mediante apoyo financiero y de gestión. Su despacho
se convirtió en un invernadero de ideas y fue el responsable del proyecto del
avión de espionaje U-2 y, más tarde, de los satélites para espionaje. Igual que
Frank Wisner, Bissell era un activista convencido de que el éxito de la CIA
residía en las operaciones encubiertas. Ninguno de los dos comprendía el
espionaje a la manera tradicional, ni tenía la paciencia requerida.
En 1953 Gran Bretaña quiso congraciarse con la CIA, cuya confianza había
perdido a raíz de la deserción de Burgess y Maclean, informando a Wisner y
Bissell de un importante avance tecnológico creado por un tal John Taylor, que
oficialmente estaba empleado en la Unidad Especial de Investigación del servicio
postal británico pero que en realidad se encargaba del laboratorio de
135
electrónica del MI5 y el MI6 . Su gran avance permitía interceptar las líneas
telefónicas a gran escala. Carl Nelson, uno de los investigadores más brillantes
136
con que contaba la CIA, incorporó las ideas de Taylor a su propio trabajo . La
combinación de ambas tecnologías condujo a la creación del osado y ambicioso
plan de prescindir de agentes de carne y hueso para recoger información de la
137
URSS por medios electrónicos .
Cuando Wisner y Bissell volaron desde Washington a Frankfurt a finales de
1953 y organizaron una reunión con su nuevo jefe de la base de Berlín, Bill
Harvey no tenía ni idea de lo que le iban a contar. Durante la reunión le
describieron la innovación de Nelson, que convertía en palabras los sonidos
electrónicos transportados por las líneas telefónicas, y cómo podría usarse para
pinchar una enorme variedad de comunicaciones soviéticas. Harvey se mostró
entusiasmado con la idea, y sugirió usar aquel invento para interceptar las
comunicaciones militares soviéticas de Karlshorst.
El primer paso era comprobar si técnicamente podía intervenirse el sistema
de telefonía de Berlín Oriental. En caso afirmativo, había que probar a
intervenir el repetidor telefónico principal, para ver si merecía la pena
invertir el dinero necesario y asumir el riesgo de construir un sistema
operativo a gran escala. Wisner le dijo a Harvey que Allen Dulles no estaba muy
convencido con el plan, por lo que, si tenían éxito los pasos preliminares,
habría más probabilidades de que Dulles diera su aprobación a la inversión
completa del proyecto.
El entusiasmo inicial de Harvey se vino abajo cuando Bissell, el jefe
técnico, le comentó que el proyecto debía realizarse conjuntamente con el MI6.
Harvey, obsesionado como estaba con la traición de Philby, seguía convencido de
que dentro de los servicios de información británicos había todavía un cuarto y
tal vez un quinto miembro de la red de espías del KGB que había montado Philby.

135
Para conocer el punto de vista del MI6 acerca del proyecto del túnel de Berlín, véase
Spycatcher, de Peter Wright y Paul Greengrass.
136
Según me explicó Robert Crowley, a Nelson nunca le reconocieron debidamente sus
avances técnicos. Años después de que la CIA declarara que el túnel de Berlín había sido
un éxito fundamental, el director convocó a Nelson a su despacho para gratificarle por su
labor. Él pensó que iba a darle una medalla y una buena cantidad de dinero. Pero, en vez
de eso, el director le entregó cien dólares y un certificado. A Nelson casi se le parte
el corazón.
137
El equipo encargado por Dulles para este proyecto especial fue el Equipo D de la CIA,
cuyo jefe era Frank Rowlett.
«Yo compartía la cautela de Bill -me contó James Angleton-. Él creía que actuar
conjuntamente era demasiado arriesgado, pero Bissell se negó a escuchar las
advertencias de Harvey e insistió en que el proyecto debía realizarse
conjuntamente». Según Angleton, Harvey al menos consiguió que le dieran a él
toda la autoridad sobre el proyecto en conjunto.
El primer cometido de Harvey fue averiguar dónde estaba ubicado todo el
sistema de cableado telefónico de Berlín, para ver si era posible intervenirlo
electrónicamente. Para ello, echó mano de todos los recursos disponibles en la
base, como pedirle a Igor Orlov que le consiguiera viejos listines telefónicos
de Karlshorst (una tarea difícil en el sistema soviético). Orlov trató de ser
todo lo útil que pudo, con la esperanza de enterarse de por qué la base estaba
tan interesada en asuntos tan mundanos. Y por sus propias fuentes en la
plantilla del jefe de los servicios de inteligencia de Alemania Occidental, se
enteró de que también a ellos les habían pedido que facilitaran detalles sobre
la red berlinesa de telefonía anterior a la guerra.
Los británicos le suministraron a Harvey una detallada descripción sobre
una prueba de los métodos de escucha que se habían aplicado con éxito en
138
Viena , en un proyecto que se denominó Operación Plata. Harvey les contestó:
«Pues entonces esta otra se llamará Oro». Se creó un comité para la
planificación y coordinación de la Operación Oro, y pronto el proyecto se
convirtió en una realidad. Dado que en la base de Berlín había poco personal con
preparación técnica, solo Harvey formaba parte de aquel comité. Entre los
miembros del comité de planificación se encontraban Peter Luan (el técnico del
MI6 en Berlín) y su mano derecha, el amable George Blake, el diplomático que
había sido capturado por los norcoreanos en 1950 y entregado a los soviéticos.
El puesto de George Blake en Berlin fue su primer destino en el extranjero
después de ser liberado por los soviéticos tras su encarcelación. Los compañeros
de Blake en Berlín se maravillaron de que hubiera regresado después de haber
sido prisionero de guerra en las condiciones más duras imaginables.
Harvey no dio detalles a ningún empleado de la base de Berlín sobre la
Operación Oro, más allá de la información básica que transmitió a sus delegados,
Hugh Montgomery, Ted Shackley y David Murphy. Varios oficiales de la base de
Berlin tuvieron que realizar tareas rejacionadas con la Oro, pero en ningún
momento se les explicó de qué se trataba exactamente.
Harvey trabajó con los empleados del general Gehlen en Pullach, encargados
de averiguar cómo estaba organizada la red telefónica de Berlín antes de la
división de la ciudad por los ejércitos de ocupación. Harvey se enteró así de
que lo único que habían hecho los soviéticos para separar a Berlín Occidental de
la antigua red fue cortar algunas de las anteriores líneas y desviarlas.
También descubrió, y así lo informó a Washington, que Berlín tenía la
segunda red de comunicaciones más grande de la URSS, solo superada por la de
Moscú. Todas y cada una de las llamadas oficiales del Gobierno realizadas desde
algún punto de Europa del Este pasaban por la principal central telefónica de
Berlín Oriental. Si un general soviético que se encontraba en Praga telefoneaba
a Moscú, la llamada pasaba por Berlín Oriental.
Y lo más importante, Berlín era el «puesto avanzado» de la URSS. Dado que
su ejército estaba mucho más descentralizado que el de Estados Unidos,
Karlshorst era, a fin de cuentas, el Pentágono soviético de Europa, la sede
tanto del ejército como del KGB. Intervenir las líneas principales de
comunicación con Moscú sería como dar el gran golpe del espionaje.
A pesar de los recelos de Harvey hacia los británícos, la Operación Oro se
convirtió en una inmensa iniciativa de los servicios de información de los
Aliados. Carl Nelson, de la CIA, diseñó el equipo que habría de descifrar los
mensajes telefónicos, y los técnicos de Pullach en Alemania Occidental
organizaron la intervención de prueba, después de seis meses de trabajo con los
antiguos diagramas que tenían la Wehrmacht y la Luftwaffe sobre el sistema
tejefónico de la época de la guerra. Se decidió que la recién creada Agencia

138
Le explicaron que en 1949 el MI6 compró una casa en un barrio residencial de Viena y
que, usando el truco de hacer unas mejoras en la calle, excavó un túnel de doce metros
hasta la mitad de la calzada, donde estaban los cables telefónicos que llegaban hasta la
URSS. El MI6 intervino con éxito los cables e interceptó durante dos años las
comunicaciones telefónicas soviéticas. Carl Nelson se encontraba en Viena en aquella
época y pudo estudiar dicho sistema de intervenciones telefónicas.
Nacional de Seguridad estadounidense procesara todo el tráfico de señales
codificadas. En cuanto a las comunicaciones habladas, un laboratorio británico
especial sito en Earl's Court (en Londres) procesaría la mayoría del tráfico y,
para analizar la parte que le correspondía a Estados Unidos, la CIA creó una
nueva división de servicios técnicos.
En cuanto Nelson y los técnicos de Pullach tuvieron listo su trabajo,
Harvey y Gehlen introdujeron a un agente en la central telefónica de Alemania
del Este para que realizara las intrincadas conexiones con los cables, y así
iniciar la prueba. Una vez hecho esto, Harvey situó a un técnico de la CIA
dentro de un cuartito de la central para que escuchara las líneas y determinara
si las intervenciones telefónicas podían captar suficiente tráfico como para
justificar el proyecto. El técnico controló y grabó tres semanas de
transmisiones de mensajes soviéticos. La buena noticia era que las pruebas de
las intervenciones confirmaron que los soviéticos habían dejado operativas las
líneas básicas. La mala noticia era que, para llegar hasta ellas, habría que
excavar un túnel de cuatrocientos metros.
En enero de 1954, Harvey fue a recoger a un grupo de oficiales de la CIA:
Tracy Barnes y Mike Burke, recién llegados de la base de Frankfurt, y Frank
Wisner, este procedente de la sede central en Washington. Wisner le contó a
Harvey que un escéptico Dulles había aprobado a regañadientes la construcción
del túnel. La CIA había calculado su coste en quince millones de dólares. Harvey
sonrió y le dijo a Wisner: «Los gépidos esos dicen que lo pueden hacer por un
139
tercio de ese dinero» .
La historia que le contó Harvey al alcalde de Berlín Occidental para
encubrir la construcción del túnel fue que el Gobierno de Estados Unidos quería
realizar unas excavaciones geológicas bajo la ciudad por temor a que los
soviéticos trataran de sabotear el sistema de alcantarillado. El pobre alcalde
no supo nunca la auténtica razón por la que la CIA necesitaba su colaboración
para retirar toneladas de tierra, y le prometió al instante su cooperación y
silencio. Tiempo después le contaron que se estaba instalando un sistema de
radar subterráneo secreto. Esta explicación era una verdad a medias.
Gehlen sugirió a Harvey que excavara el túnel en el extremo sur de Berlín,
en Alt Glienicke, donde había un empalme fundamental para los cables telefónicos
de Berlín oriental, y que era asimismo un punto excelente para ubicar una
operación clandestina, por varias razones. Era una zona industrial, encenagada y
medio abandonada, que había sufrido intensos bombardeos durante la guerra. Sus
únicos habitantes eran refugiados sin hogar que vivían en chabolas improvisadas.
Por último, cerca de allí se estaba construyendo una nueva estación de radar
estadounidense. Dado que los soviéticos ya estaban al tanto de la estación de
radar, las excavaciones del túnel -pensaban los Aliados- no levantarían
sospechas.
Los cables telefónicos principales estaban enterrados a algo más de medio
metro, bajo la carretera, pasados trescientos metros de la frontera con Alemania
Oriental. Esta carrera era la vía principal para los transportes entre Berlín y
la base militar soviética más importante de Alemania Oriental. El plan consistía
en cavar unos 425 metros de túnel desde el sector occidental hasta dicha
carretera. Harvey envió a la zona a un par de agentes de bajo rango para que se
aseguraran de que no corriera la voz sobre las nuevas obras.
Dulles, lleno de aprensión, impuso como único cambio al plan de Harvey que
no cavaran a través de un cementerio. A mediados de 1954 llegaron los hombres
del Cuerpo de Ingenieros del ejército que habrían de excavar el túnel, y que
previamente habían hecho un simulacro a escala natural en el desierto de Nuevo
México.
A medida que se cavaba el túnel, Harvey fue topándose con unos problemas
logísticos de pesadilla. Lo peor fue cuando los hombres rompieron unos viejos
conductos de aguas residuales, lo que provocó graves problemas con el agua así
como retrasos inesperados.
De todos modos, lo que realmente le molestaba era que la Policía de
Alemania Oriental, los Vopos, parecían muy poco interesados en las obras. Sus
subordinados le aseguraron que los germano-orientales estaban convencidos de que
solo se trataba de unas obras adicionales de la estación de radar. Se celebraron

139
Según Robert T. Crowley.
varias reuniones de planificación entre el equipo del MI6 y el propio equipo de
Harvey, tanto en Frankfurt como en el antiguo Estadio Olímpico de Hitler; en
Berlín. George Blake, hasta hacía poco prisionero de los comunistas, actuaba
como secretario de las reuniones y tomaba notas de todo lo que se decía.
Entretanto, la BOB emprendía el traslado desde la vieja mansión de Dahlem a una
sede mucho más espaciosa en el complejo militar estadounidense de Clayallee,
cosa que tenía muy absorbido a Harvey.
El túnel de Berlin era un ingente proyecto que debía transcurrir más de
siete metros bajo el suelo de Alemania Oriental. En realidad eran dos túneles:
uno corto que terminaba en el sótano de la nueva instalación de radar (donde los
hombres iban llenando embalajes de madera con montones de tierra y luego les
ponían el letrero de «Componentes Electrónicos» y los sacaban a la superficie),
y el túnel principal, de casi 2,5 metros de diámetro y más de 425 metros de
largo (más largo que la altura del Empire State Building). Los excavadores
sacaron tres mil cien toneladas de tierra.
Aquel invierno Harvey bajó a menudo a la estación de radar, casi terminada
de construir. Las vistas de enfrente no eran muy alentadoras. A lo largo del
recorrido del túnel se había formado un enorme charco de nieve derretida, que
señalaba claramente su situación en medio del árido terreno. Harvey ordenó que
se apagaran todas las estufas y fuentes de calor que había dentro del túnel para
evitar que la nieve se derritiera aún más, pero eso dificultaba aún más las
condiciones de trabajo de los hombres.
El túnel se iba construyendo con secciones de acero prefabricadas. Cada
sección se soldaba a la anterior, sellando y apuntalando la concavidad a medida
que iba progresando la obra. En el extremo germano-oriental había una sucesión
de tres cuartos metálicos prefabricados, cosa que le daba todo el aspecto del
interior de un submarino. Alrededor y por debajo de la zona que albergaba el
equipo electrónico, las excavadoras horadaron algunos huecos en los que colocar
explosivos.
Cada cámara tenía puertas de metal que se cerraban automáticamente. Los
trabajadores instalaron en cada una aire acondicionado, equipamiento electrónico
y un sofisticado panel de mandos. Todo ello quedaba conectado mediante gruesos
cables que se extendían a lo largo del túnel hasta una central electrónica
situada en el sótano de la estación de radar. Cuando empezaron las operaciones,
el calor que desprendían las varias toneladas de equipamiento electrónico hacía
que las aguas subterráneas se filtraran al túnel, así que hubo que añadir unas
bombas especiales para eliminar la humedad.
Finalmente, el especialista del MI6, John Wyke, se trasladó al lugar y
bajó con una escala por un pozo vertical hasta llegar al punto en que podría
manipular los dos gruesos cables tejefónicos. Abrió los cables y empezó la ardua
tarea de empalmar más de cuatrocientos cincuenta pares de cables. La parte más
delicada de la operación consistía en completar las intervenciones sin que las
operadoras telefónicas se percataran de la posible deficiencia en las líneas.
Para evitar que pudieran detectarse los pinchazos, se usaron amplificadores y
generadores adicionales.
El sistema quedó «inaugurado» en el mes de febrero de 1955. Las llamadas
telefónicas eran interceptadas desde la sala de control de la estación de radar;
y también podían seguirse desde una batería de auriculares. El torbellino de
grabadoras, amplificadores, filtros y máquinas de cifrado interceptaba
conversaciones entre la embajada soviética, el KGB, el complejo de Karlshorst y
los puestos avanzados del ejército de la URSS en toda Europa. Se enviaban copias
de las cintas grabadas a la base de Berlín y la sede berlinesa del MI6, para ser
enviadas desde allí hasta Washington y Londres. Llegaba tal cantidad de
material, que los oficiales de la base de Berlín empezaron a darse cuenta. «No
preguntabas nada, pero ya te hacías la idea de lo que se trataba», recordaba
Paul Garbler.
Para Harvey y su equipo, el túnel de Berlín era todo un triunfo. El
Agujero de Harvey, como se lo conocía en el mundillo de la CIA, estuvo operativo
durante poco más de un año y produjo una enorme cantidad de material. Pero el 26
de marzo de 1956, el servicio británico de inteligencia telefoneó a Harvey para
contarle que el tono que se detectaba en el tráfico telefónico había cambiado:
en los últimos diez días las conversaciones, sobre todo las de Karlshorst, eran
mucho más precavidas de lo habitual. Hablaban como si supieran que había alguien
escuchándoles.
El 21 de abril los Vopos empezaron a excavar cerca del túnel. A eso de las
diez y media de la mañana sonó el sistema de alarma. Unas cuantas horas después,
los soviéticos entraban en la primera cámara. En el ínterin, Harvey sugirió a
Washington hacer estallar el túnel. El cuartel general respondió con un escueto
telegrama: «No».
Cuando los soviéticos llegaron a la primera cámara desactivaron
inmediatamente todos los explosivos. Más tarde dijeron que se habían encontrado
la cafetera aún encendida y que los operadores de la CIA habían escapado por los
pelos. En realidad, los expertos de Harvey y de su MI6 habían podido llevarse el
equipamiento electrónico más importante cuando empezaron las excavaciones la
noche anterior; y solo habían dejado dentro a un técnico.
Harvey había ordenado que se colocara el siguiente letrero en la puerta de
la sala de control, escrito en ruso y alemán: «A partir de aquí empieza el
sector norteamericano». Harvey les dijo a sus técnicos que si se topaban con
soviéticos cruzando al lado norteamericano, deberían dispararles si era
necesario para proteger la retirada. De todos modos, no ocurrió nada así de
dramático. El KGB nunca pasó al sector norteamericano.
Según me contó Hugh Montgomery, Harvey ordenó también la colocación de una
ametralladora del calibre 50 en la parte del túnel donde se hallaba el límite
entre el lado oriental y el occidental. Unos rusos llegaron a acercarse al
sector occidental, y entonces Harvey se puso tras la ametralladora y tiró de la
recámara. El inconfundible sonido metálico se oyó perfectamente en aquel recinto
cerrado, y eso bastó para disuadir a los soviéticos. Cuando Harvey llegó a la
base de Berlín, se encontró una guirnalda negra pegada en la puerta de su
despacho, en recuerdo del Agujero de Harvey. Para la mayoría de los hombres y
mujeres de la base de Berlín, el túnel fue un éxito fabuloso, si bien algo caro
y de corta vida.
En la sede central de la CIA, muchos pensaron que la URSS no diría nada
sobre el túnel, pues podría quedar en una situación embarazosa. Creyeron que el
KGB se limitaría a clausurarlo sin media palabra, y que quedaría como otra
operación secreta más del juego del espionaje. Pero, para gran sorpresa de la
CIA, el coronel soviético Ivan A. Kotsiuba, jefe local del KGB, invitó a una
representación de la prensa de Berlín a visitar el túnel. Hizo todo lo posible
por dejar bien claro que habían descubierto el túnel cuando se estaban
realizando las labores de reparación de una línea eléctrica. Por supuesto, no
mencionó a George Blake; ni la CIA, en sus momentos de autofelicitación,
relacionó las notas que tomó Blake con la aparición repentina de los Vopos
pertrechados de palas.
Bill Harvey gozó de unos momentos de celebridad que pocas veces puede
disfrutar un oficial de los servicios de información. Su enemigo había hecho
público su triunfo. A lo largo de todo el año siguiente, se organizaron
excursiones con autocares enteros de escolares y «trabajadores», que bajaban en
pequeños grupos a ver la obra de la CIA. Unos cien mil germano-orientales
recorrieron el Agujero de Harvey.
La CIA le trató como a un héroe. Dulles le hizo volar a Washington y, en
una ceremonia secreta de lo más elaborada, le entregó la Medalla de Distinción
de los Servicios de Inteligencia. Nadie superaría el alto listón que dejó
Harvey. Los editoriales de la prensa alababan la osadía y perspicacia de la
joven agencia de espías. La base de Berlín parecía haber hecho realidad la
visión del general Walter Bedell Smith de un Occidente enfrentándose al bloque
del Este, y ganándoles la partida.
18. POR FIN UN DESERTOR

El 9 de noviembre de 1952, nueve meses después de que David Murphy acabara


empapado de cerveza cuando intentaba captar a un agente soviético, la CIA tuvo
por fin suerte en Viena.
Hacía un día inusitadamente cálido para esa época del año. Un diplomático
estadounidense y su esposa decidieron tomarse un respiro y dejar de momento las
compras navideñas, para almorzar en uno de los mejores restaurantes de la
ciudad. Cuando la pareja aparcaba el coche, un hombre fornido vestido de civil
les estaba observando. Esperó a que entraran en el restaurante y bajó la vista
para cerciorarse de que su sombrero ocultaba el sobre marrón sellado que llevaba
en la mano. Miró a su alrededor con cautela para asegurarse de que nadie le
veía. Entonces, el comandante Piotr Semionovich Popov entró en acción. Se acercó
al coche aparcado, echó el sobre en el asiento del conductor y se alejó con aire
despreocupado.
Popov se escondió detrás de una esquina y esperó a que la pareja saliera
del local. Al regresar al coche, el diplomático tomó el sobre en sus manos. Iba
dirigido, en un burdo alemán, al «Embajador norteamericano - Viena». El
diplomático se lo guardó en el bolsillo interior de la chaqueta y, después de
dejar a su esposa en otro lugar; se dirigió a toda prisa a la embajada de
Estados Unidos.
El diplomático entregó en mano personalmente aquel sobre al jefe de la
base de la CIA, que al abrirlo encontró dentro otro sobre, dirigido al «jefe de
Inteligencia». Dentro de este segundo sobre había una carta mecanografiada en
alfabeto cirílico.
El jefe de la base, Peer de Silva, y su recién nombrado jefe de
operaciones consiguieron que alguien les tradujera la carta. Se trataba de una
propuesta directa. El remitente ofrecía a la CIA una copia del organigrama de la
División Armada austríaca a cambio de tres mil chelines austríacos, cantidad que
140
equivalía a casi ciento veinte dólares norteamericanos .
Inmediatamente, De Silva lo notificó a la sede central en Washington. Tras
años esperando un reclutamiento en serio, Washington no quería echar a perder la
ocasión de reclutar a un agente soviético y no se fiaba de dejar el asunto en
manos de los encargados «locales». Pero la nota de Popov les daba un plazo de
dos días, y no había tiempo para enviar a Viena a alguno de los altos oficiales
de la CIA que hablara ruso para conocerle. Washington autorizó, a su pesar; a un
traductor de origen ruso que estaba por allí en esos momentos, para que se
encargara de la situación. Eso sí, se aseguraron de tener en Viena a un oficial
que hablara ruso para el segundo encuentro con Popov.
La base estuvo a punto de estropear la deserción en la primera fase, pues
cometieron la estupidez de rodear de vigilantes al traductor. En Viena los
soviéticos tenían la costumbre de aplicarse en la tarea de la contravigilancia.
Si hubieran sospechado de Popov y le hubieran seguido, le habrían arrestado
antes siquiera de llegar al punto de encuentro nada más percibir la presencia de
vigilantes de la CIA.
Después de una sesión de tres horas con Popov el día 12 de noviembre,
Viena comunicó por cable a Washington que el traductor de ruso había confirmado
que Popov era quien afirmaba ser. Lo que Viena no dijo era que el jefe de la
base quería fotos, de manera que en el piso franco había escondido un fotógrafo

140
Para Viena, su aparición llegaba como caída del cielo. La justificación de la
inversión de decenas de millones de dólares para organizar bases de la CIA era que estas
hacían falta para reclutar rusos. Richard Helms, en la sede central de la CIA, lo dejó
bien claro cuando nombró jefe de la base de Viena a William Hood: «Tu trabajo será
reclutar rusos. Mientras no lo hagamos, estaremos fracasando. No me importa cuántos
informes me envíe la base sobre el Partido Comunista checo o sobre los planes de batalla
en Hungría. Nuestro cometido básico es infiltrarnos en la organización soviética».
Sherwood me dijo lo siguiente: «Eso nunca pasaba en Viena. Lo cierto es que la única cosa
que ocurrió en Viena que tuviera un cariz positivo fue aquella vez en que Popov nos hizo
llegar su carta». Hood, que más tarde relataría el asunto de Popov en un libro al que la
CIA dio su visto bueno, le comentó a Sherwood que la siluación en Viena era «sosa» antes
y después de lo de Popov.
con una Leica. El obturador de la cámara era lo bastante ruidoso como para que
Popov se percatara de ello. Además, recelaba del traductor emigrado, y se pensó
muy seriamente si repetiría las reuniones. Más tarde contó a los encargados de
la negociación que decidió volver solo porque creía que si ya le habían puesto
141
en peligro, no tenía nada que perder .
Popov, el primero de una larga serie de fuentes soviéticas importantes,
pasó a ser denominado con el nombre en clave de AE Max. La sede de la CIA en
Washington comunicó a Viena que se había enviado desde la base de Berlín a un
oficial para ocuparse del caso, que tendría plenos poderes en el asunto. El
alcance de las actuaciones de Viena en este tema quedaba limitado a dar apoyo, y
solo cuando lo solicitara dicho oficial. De hecho, el oficial que escogió la
sede central fue el primero de un cuadro de elite formado por oficiales
responsables de casos que recorrerían el mundo entero al servicio de la CIA:
142
George Kisevalter .
Kisevalter era ruso. Había nacido en San Petersburgo justo antes de la
revolución. Tenía vínculos familiares con Viena: sus padres (la madre era una
maestra de origen francés) se habían conocido allí cuando el padre, ingeniero
del departamento de municiones del zar, fue enviado a Austria para comprar
morteros y obuses de artillería para la guerra de Rusia contrajapón en 1905. Con
el final de la guerra ruso-japonesa, Kisevalter padre empezó a trabajar para un
próspero fabricante de municiones, y en 1915 fue enviado a Estados Unidos para
dirigir una fábrica de municiones para el zar; a las afueras de Filadelfia:
Cuando estalló la revolución, Kisevalter padre solicitó a las autoridades
estadounidenses la ciudadanía para él y su familia, y le fue concedida.
La familia Kisevalter se estableció en Nueva York. En casa hablaban ruso,
además de francés e inglés. George se graduó en el Dartmouth College. Durante la
Segunda Guerra Mundial el ejército le llamó a cumplir con la patria, y los
Servicios de Inteligencia le nombraron oficial de contacto con el Ejército Rojo
en Alaska, a cargo de los pilotos soviéticos que transportaban los aviones de
fabricación norteamericana al frente alemán.
Fue allí donde Kisevalter pudo ver por primera vez algo del sistema de
seguridad soviético. Los pilotos soviéticos llegaban acompañados de
«observadores», es decir, oficiales del servicio de inteligencia del ejército
que se aseguraban de que los «capitalistas» no les tentaran durante su estancia
en Norteamérica. A lo largo de dos años y cuatro meses, los pilotos trasladaron
a Rusia doce mil quinientos aviones. Kisevalter se pasaba la mayor parte del
tiempo tratando de evitar que desertaran los indisciplinados oficiales
soviéticos y calmando su irritación ante lo que percibían como gestos de
menosprecio. En cierta ocasión, se acabaron los adhesivos de la base con los
distintivos de estrellas rojas, y los pilotos se quejaron por tener que
transportar a la URSS aviones «sin terminar». Kisevalter, hombre de recursos, se
fue al concesionario de Texaco del lugar a por algunas estrellas rojas. Los
soviéticos se llevaron a casa sus aviones con el símbolo de una empresa
petrolífera capitalista adornando el fuselaje.
Después de la guerra, Kisevalter se convirtió en el mayor experto ruso del
Pentágono. Fue el encargado de las pesquisas sobre el general Gehlen, cuando
Frank Wisner le reclutó en Alemania; la información que Gehlen le proporcionó
supuso la primera aproximación real de Kisevalter al espionaje sobre la Rusia de
Stalin. Sin embargo, poco después Kisevalter se retiró del ejército para probar
suerte con una plantación de alfalfa en el Medio Oeste. Tras un par de años de
vida tranquila de granjero, decidió aceptar una invitación para unirse a la
recién creada CIA. El espionaje era una actividad menos dura físicamente, y eso
fue una de las razones por las qué le interesó la oferta.
Cuando Kisevalter llegó a la CIA en 1949, la agencia estaba llevando a
cabo un tremendo esfuerzo en lo relativo a la enseñanza de idiomas, pero seguía
habiendo una importante escasez de personal operativo que dominara el ruso. El
encanto personal de Kisevalter, así como el hecho de que pensaba como un ruso y
comprendía la cultura, historia y literatura rusas, le convirtieron en el

141
Véase Mole, de William Hood.
142
Esta parte está basada en una entrevista mantenida con George Kisevalter el día 19 de
abril de 1988, así como en los documentos personales de George Kisevalter y sus informes
sobre Popov.
oficial estrella de la CIA para encargarse de operaciones y casos. Además, no
era un hombre ambicioso, por lo que no se le veía como una amenaza para la
estructura de poder de la CIA. No se parecía en nada a los tipos bien trajeados
que salían de Harvard y Yale. Como señaló Paul Garbler tiempo después, no había
día que no apareciera con el traje arrugado y aspecto desaliñado. Y, con lo que
le apasionaba la soberbia cocina de su esposa vienesa, jamás sería un hombre
esbelto. Bill Harvey le apodó «el osito de felpa». Los más allegados le llamaban
143
así, y los que le conocían menos le llamaban «el coronel» .
El día en que George Kisevalter llegó a Viena para conocer al comandante
Popov, no impresionó a nadie de la base. Exhausto tras el largo vuelo desde
Tokio, donde había estado trabajando el mes anterior; llegaba con más aspecto de
desaliño de lo habitual en él. Entró en la base de Viena y pidió una habitación
cómoda y las grabaciones de la primera entrevista de Popov. Pasó la noche
repasando las cintas y tomando esmeradas notas. A continuación, se entrevistó
con el traductor de ruso que había acudido al primer encuentro.
Preparado ya para enfrentarse al segundo encuentro con Popov, Kisevalter
se aseguró de que hubiera vodka ruso y mucha comida para lo que él preveía como
una larga sesión. El piso franco en que se citaron él y Popov era un apartamento
del sector norteamericano que tenía una pared falsa, tras la que dos hombres
manejaban el equipo de grabación y una cámara fotográfica.
Popov le dijo a Kisevalter que procedía de Solnechnaia, de una familia de
granjeros. Le dijo que su cometido en Viena consistía en ayudar a preparar las
tapaderas de los agentes soviéticos que cruzaban ilegalmente al lado occidental.
«Hablaba un alemán patético -recordaba Kisevalter- [...]. Ese hombre no era lo
que se dice un lingüista, era un campesino». A Popov le gustaba mucho hablar
sobre las técnicas agrícolas con Kisevalter; al que conocía como «el coronel
Harry Grossman». El comandante Popov y el coronel Kisevalter se hicieron grandes
amigos en poco tiempo. Las visitas de Kisevalter a Popov en Viena se prolongaron
durante tres años.
Kisevalter explicó tiempo después que el secreto del éxito de aquel hijo
de granjeros en el sistema soviético era que Popov «siempre daba en el blanco
cuando tenía en las manos un rifle [...] cosa que le encantaba a su general. Era
un gran aficionado a la pesca. Se llevaba bien con los muchachos». Kisevalter no
tardó mucho en darse cuenta de que Popov no se preocupaba mucho de los detalles
de seguridad. Tenía que recordarle una y otra vez que hiciera las llamadas
telefónicas desde cabinas públicas, y que debía decir siempre: «Aquí Max».
Aunque Popov tenía esposa e hijos y afirmaba ser muy feliz en su matrimonio,
también tenía una amante, que era una agente del GRU, de las más duras.
Kisevalter pensaba que Popov «a veces se metía en situaciones demasiado
arriesgadas».
Como oficial de servicio del GRU, Popov tenía acceso a la caja fuerte
principal donde todos los oficiales del GRU guardaban sus informes y documentos
al acabar la jornada diaria. Por razones de seguridad, cada oficial tenía su
sello de lacrado personal. A lo largo de varios meses, Popov le fue entregando a
Kisevalter los originales de todos los sellos, y un técnico de la CIA los
duplicaba en el acto. Esto permitió a Popov abrir documentos sellados, usar una
cámara Minox para tomar fotos de las páginas, volver a sellar los papeles y
depositarios de nuevo en la caja.
Kisevalter creía que el dinero nunca fue realmente lo que motivaba a
Popov: «Sencillamente, no soportaba ver lo que los soviéticos le habían hecho a
Rusia». Popov recibía sus pagas a través de una cuenta suiza, pero solo podría
ir a retirarlo si decidía dejar la URSS, y nunca le dio a Kisevalter ninguna
señal de que quisiera hacerlo. Además de la cuenta suiza, Popov recibía de
Kisevalter pequeños regalos y, en ciertas ocasiones, sumas de unos cuantos
cientos de dólares.
Aun así, Kisevalter siempre se maravillaba al ver lo poco que pedía Popov.
Por lo que él sabia, Popov solo se compró para sí una gabardina de segunda mano
y algunas camisas de poliéster. Sí que quería algo de dinero para gastarlo en
cosas para su amante, a la que había conocido cuando la reclutó como espía, y de
vez en cuando le pedía a Kisevalter artículos extranjeros para complacerla. «Me

143
Gran parte del material sobre su pasado procede de un artículo inédito de 1981 escrito
por Paul Garbler y titulado «Reflexiones sobre el osito de felpa».
pidió una canoa plegable para llevarla de paseo», recordaba Kisevalter. Pero
tuvo que negársela, porque si los soviéticos encontraban a Popov con una canoa
de fabricación estadounidense, iba a tener muchos problemas para explicar de
dónde la había sacado.
A lo largo de dos años Popov le proporcionó a la CIA un retrato detallado
del GRU y de sus operaciones en Austria. El caso de Popov convirtió a Kisevalter
en una leyenda dentro de la comunidad de los servicios de información.
En 1953, Popov se marchó de permiso a la aldea agrícola rusa de la que
procedía. Antes del viaje, Kisevalter le entregó varios cientos de dólares, y
los dos fijaron un día y una hora para su siguiente encuentro en un piso franco
en Viena.
Cuando llegó el día señalado, Kisevalter acudió al piso franco y aguardó
al ruso. Como Popov no aparecía, Kisevalter empezó a beber; preocupado por el
paradero de quien fuera la adquisición soviética más importante -la única, a
decir verdad- de la CIA. Veintidós días después, seguía esperando.
Tenía motivos para preocuparse. Poco después de que Popov volviera a su
pueblo natal, Stalin fallecía y empezaban las purgas de dirigentes. La Unión
Soviética vivía una agitada situación política, con Beria, Jruschov, Molótov y
otros maquinando para hacerse con el poder. Sin embargo, Popov apareció por fin,
muy contento. Tranquilizó a Kisevalter y amenizó su encuentro con anécdotas
sobre las vacaciones. Aunque Kisevalter ya conocía muy bien a Popov, seguía
haciéndose cruces: ese había sido el primer permiso de Popov en siete anos, y el
hombre se había gastado los tres mil rublos que le había entregado Kisevalter en
una vaca para su hermano. Como el propio Popov le explicó: «Tengo un hermano
tullido que trabaja de contable, así que es el que menos cobra de toda la
cooperativa. Ahora ya tiene una vaca de la CIA».
A continuación, Popov le mostró un boceto de un campo de aviación
soviético cerca del Volga. «Lo dibujé mientras pescaba», dijo. Tras unos cuantos
vasos de vodka, Kisevalter se enteró de que Popov había sido ascendido y
destinado a una nueva unidad. Popov le dio información detallada sobre los
nombramientos y la política interna en la sede central del GRU de la plaza
Arbatskaia, en Moscú.
En 1955, poco después de la firma del tratado que convirtió a Austria en
país neutral, Popov regresó a Moscú. Kisevalter no volvió a verle hasta pasado
un año, cuando Popov fue destinado de nuevo a Alemania Oriental. Después de
Schwerin fue enviado a Rostock, una ciudad del Báltico por donde pasaba la
principal vía ferroviaria hacia Berlín Oriental.
Popov fue el más importante y el mejor agente doble que tuvo nunca la base
de Berlín, y George Kisevalter trató de contactar de nuevo con él para proseguir
con la operación. Bill Harvey hizo todos los esfuerzos necesarios para instalar
en un piso franco de Berlín el mejor equipamiento de grabación del momento, en
previsión de la reunión. No se escatimaron gastos, no se dejó nada al azar. Sam
Wilson, el anterior oficial responsable de Igor Orlov, ayudó a Kisevalter con
los preparativos.
Entretanto, en una cervecería de Rostock, Popov vio a dos oficiales
144
británicos tomando algo de comer . Aguardó a que uno de ellos se dirigiera al
lavabo de hombres y le siguió al interior. Cuando el tipo estaba ante el
urinario, Popov le metió una carta en el bolsillo al sorprendido oficial y le
pidió, en un alemán con mucho acento ruso, que la entregara al coronel Grossman
de la CIA, en Berlín Occidental. El oficial británico dudó unos instantes. Tenía
órdenes estrictas de no aceptar nada de los lugareños mientras se encontrara en
la zona oriental. Pero había algo en aquel tiarrón que le hizo aceptar la carta
que le había entregado. Además, no tenía otra opción: cuando acabó de usar el
urinario, Popov se había esfumado. En el camino de regreso a Berlín Occidental,
su compañero abrió el sobre y se encontró con seis páginas escritas en ruso, en
letra diminuta.

144
En virtud del acuerdo pactado entre las cuatro potencias de la ocupación, los
representantes franceses, británicos y norteamericanos designados para ello podían
inspeccionar y observar diversos lugares de Alemania Oriental, igual que los
representantes rusos nombrados al efecto podían hacer lo mismo en Alemania Occidental.
Aquellos oficiales británicos, procedentes de la base de Postdam, se encontraban
realizando una de aquellas inspecciones.
Al día siguiente, la carta llegó al MI6. El traductor habitual tenía el
día libre, así que se la entregaron a un oficial responsable de casos que
hablaba ruso. Ayudándole con la traducción estaba George Blake, el oficial
técnico del MI6 que había trabajado en la operación de Harvey y su túnel.
Después de leer la carta, Blake comentó: «Parece que Harvey tiene un buen caso
145
del GRU en la zona oriental» .
En su misiva, Popov pedía que le enviaran códigos nuevos para que pudiera
comunicar a los norteamericanos cuándo podían encontrarse con él. Popov decía
que esperaría el contacto de la CIA delante del Círculo de Amistad Germano-
Soviética en Schwerin, a determinadas horas durante varios días.
Después de leer la carta, los británicos la remitieron a los
norteamericanos. En la base de Berlín Harvey llamó a su jefe de la sección
soviética, David Murphy, y le preguntó a quién deberían enviar para esa misión.
A continuación, pusieron la lista de códigos y de puntos de contacto en un papel
finísimo que podía enrollarse hasta quedar reducido al tamaño de un trocito de
gasa.
Harvey, Murphy y Kisevalter escogieron a un empleado del servicio postal
germano-oriental de setenta y cuatro años para que le pasara sigilosamente el
papel a Popov. El anciano contactó con él delante del edificio del Círculo sin
contratiempo alguno. El día indicado para la reunión, Popov acudió a Berlín,
tomó el S-Bahn y se apeó en la parada del Zoo. Llamó por teléfono y Kisevalter
le dijo que fuera al Hotel Kempinski. Allí, los dos hombres se encontraron y
juntos fueron en coche hasta el piso franco de Litzenseestrasse, número 3.
Kisevalter le dijo a Popov que desde ese momento debía llamarle «teniente
coronel Scharnhorst».
Durante la entrevista, Kisevalter pudo enterarse de que su agente
soviético iba a ser ascendido de nuevo, esta vez a la sección de «ilegales» del
Opergruppe del GRU. En este departamento era donde se preparaba a los espías más
aplicados del GRU para las misiones más decisivas del extranjero. Se trataba del
objetivo más importante de la CIA dentro de la sede soviética en Karlshorst.
Popov estaba a punto de conocer la identidad y el destino asignado a los hombres
y mujeres que iban a ser enviados bajo tapaderas muy bien montadas a operaciones
que podrían durar una vida entera.
La fuente de información más importante de la CIA en su corta historia se
encontraba en Berlín Oriental, organizando la operación soviética mejor guardada
de Karlshorst. El «éxito» del túnel, el caso Popov y la prometedora figura de
Igor Orlov hicieron creer a Harvey y sus colegas que estaban a punto de vencer a
los soviéticos.

145
Entrevista mantenida con George Kisevalter.
19. LOS ILEGALES

Bill Harvey, el ex agente del FBI, sabía muy bien que atrapar a un agente
ilegal soviético en Estados Unidos era para el buró federal casi el equivalente
de cazar un unicornio. Los servicios de información de la URSS seleccionaban y
entrenaban como ilegales solo a los oficiales más capacitados. Su tarea
consistía en usar identidades falsas para entrar en otro país, e infiltrarse en
aquella sociedad mezclándose con la gente del país y haciéndose pasar por
ciudadanos normales. Un ilegal soviético solía adoptar una imagen de persona
políticamente muy conservadora y fervientemente anticomunista.
La misión de los ilegales soviéticos fue inicialmente muy limitada. La
intención original de Moscú era mantenerlos escondidos como «durmientes» y
usarlos solo en caso de guerra para sustituir a los espías «legales» que usaban
la tapadera diplomática, y que podrían ser expulsados si estallaba una guerra.
Sin embargo, a medida que pasaba el tiempo, el GRU y el KGB ampliaron su misión
y llegaron a usar ilegales para reforzar sus más importantes redes de espias o
para que se encargaran de los «asuntos húmedos», el eufemismo empleado para
referirse al magnicidio y el sabotaje. La CIA y el FBI utilizaron a sus mejores
146
agentes para intentar encontrar y capturar ilegales soviéticos . Pero, por
desgracia, la agencia y el buró federal no siempre estaban de acuerdo en los
procedimientos que debían seguir ni hacían caso de los consejos que se daban
mutuamente.
Gracias a las informaciones proporcionadas por Popov, la CIA se enteró de
cómo funcionaba el sistema de los ilegales y conoció la identidad de los espias
antes incluso de que llegaran a Estados Unidos. Así estaban las cosas en el
otoño de 1957, cuando Popov envió un mensaje en clave pidiendo una reunión de
emergencia. En ella comunicó a Kisevalter que le habían encargado la tarea de
completar la preparación de Mararita Nikolaievska Tairova para enviarla a Nueva
York, donde habría de reunirse con su esposo como una ilegal más en Estados
Unidos.
Popov disponía del nombre que usaría Tairova durante el viaje y del nombre
falso que usaría en Nueva York. Dijo también que después del proceso final, él
la llevaría al aeropuerto de Tempelhof. Desde allí, Tairova viajaría en un vuelo
de la Pan Am hasta Frankfurt y de ahí a Nueva York. Su nombre de viaje era Mary
Grodnik y se hacía pasar por una norteamericana que regresaba a su país después
de pasar un mes de vacaciones en Alemania. Al llegar a Estados Unidos cambiaría
de nombre, usando el de Florence Grochowska, y fingiría ser la hija de una
familia polaco-americana de Cleveland.
El GRU la había preparado para ser esteticista, pero «no tiene ni idea de
lo que hace -le dijo Popov a Kisevalter- [...] y bebe demasiado». Lo peor era
que, desde el punto de vista profesional, su motivo principal para ir a
Norteamérica era ver qué estaba pasando con su marido, un ilegal que trabajaba
en el centro de Manhattan. «Está histérica de celos -dijo Popov- [...]. Dice que
si le pilla con otra mujer, le va a arrastrar de los pelos hasta Moscú».
A uno de sus encuentros con Kisevalter en pisos francos Popov llevó
incluso la maleta que Tairova iba a llevar consigo a Estados Unidos. Contenía un
par de zapatos usados de la firma Bonwit Teller; ropa interior de Macy's y otros
objetos cuidadosamente preparados para convencer a los agentes de Aduanas en
Estados Unidos de que se trataba de una norteamericana que regresaba a casa
después de unas vacaciones por Europa. Entonces, como me dijo Kisevalter; Popov
«desatornilla el espejo de la maleta, y detrás hay tres mil dólares».
Mientras Popov masticaba su ración de esturión, se dio cuenta de que
Kisevalter no había probado bocado.
-¿Qué ocurre, George? -le preguntó. Kisevalter; muy preocupado, le explicó
que en cuanto llegara la agente ilegal a Nueva York, la CIA debía notificarlo al

146
El desastre clásico en que se vio implicado un ilegal es el caso del agente del
servicio secreto del ejército Ralph Sigler y el ilegal soviético Rudolph Hermann. Esta
historia aparece con todo detalle en el capítulo 53 de este libro y en Widows, de William
Corson (en colaboración Susan y Joseph Trento).
FBI. El buró federal enviaría a sus agentes para que la siguieran. Si ella se
daba cuenta, los soviéticos acabarían descubriendo a Popov.
Popov retiró el plato de pescado frío que acaba de empezar a comer; y le
dijo:
- Hagáis lo que hagáis, que nadie la vigile ni en Europa ni en Nueva York.
Su entrenamiento estaba pensado para enseñarla a detectar esa clase de
vigilancia. Tienes que prometerme que no la vigilarán.
Kisevalter replicó que el FBI siempre iba con mucho cuidado, y que había
que notificarle su llegada. Le explicó que en Europa no utilizar la vigilancia
«no supone un problema. Pero en Nueva York [tenemos] que identificarla, y esa es
la única manera de hacerlo».
Cuando Kisevalter le aseguró que se haría con todo el cuidado del mundo,
lo decía en serio, pero aun así estaba preocupado. Entonces, Popov le preguntó
dónde estaba Yonkers en Nueva York. Kisevalter le dijo que era una zona
residencial de la ciudad de Nueva York. Popov le anunció que también había un
correo del KGB involucrado en la operación; era un barbero del transatlántico,
el buque de vapor United States.
Al salir del piso franco, Kisevalter cogió una serie de taxis hasta la
base de Berlín. Llegó pasada la medianoche. Harvey estaba en su despacho,
esperándole. En un primer momento, Kisevalter y Harvey se plantearon la
posibilidad de no decir nada sobre Tairova a la sede central de la CIA, pero al
final Harvey dijo que era imposible. Aquella noche se emborracharon mientras
escribían y rompían los borradores de hasta siete versiones diferentes de un
cable que iban a enviar al director de la CIA, Allen Dulles. Por fin se
decidieron por el siguiente texto: «Tenemos la situación controlada. Los
ilegales no van a hacer nada que no sepamos. Si van a hacer daño a alguien, les
detendremos. Vaya a decírselo a Hoover. Si se entera de que lo sabíamos desde el
primer momento y no se lo hemos comunicado, vamos a vernos metidos en un jaleo
político». El texto proseguía con una explicación sobre cómo el caso, si se
manejaba adecuadamente, podía servirle a la CIA y al FBI para desenmascarar toda
la red de ilegales en Estados Unidos.
Harvey conocía bien los entresijos del FBI, de los años que había
trabajado para ellos, y sabía que Popov estaba en peligro, pero no tuvo agallas
para decírselo a Kisevalter y aumentar con ello su preocupación. Cuando Dulles
recibió el cable, hizo lo que le pedían sus subordinados. Cumpliendo con las
normas y consciente de las consecuencias si no lo hacía así, fue a ver a Hoover
y le comunicó la inminente llegada de la ilegal Tairova y la importancia de
impedir que detectara la presencia de vigilantes del FBI. Hoover le recordó a
Dulles que su responsabilidad en la operación terminaba en cuanto Tairova
llegara a suélo estadounidense. «Yo me encargaré del asunto», le dijo Hoover al
atribulado director de la CIA, quien a su vez notificó inmediatamente a Harvey
que Hoover estaba ya poniendo trabas.
Para Kisevalter, lo que sucedió a continuación fue una pesadilla
espantosa. «[Hoover] envió a unos agentes especiales desde Chicago a Nueva York,
de manera que nadie pudiera reconocerles. Por supuesto, estos agentes tampoco
conocían Nueva York. Y no eran treinta, eran trescientos agentes nada menos».
Aunque el boletín que Hoover envió a su oficina de campo de Nueva York
advertía a los agentes sobre la importancia de evitar que les detectaran,
ninguno de ellos se había enfrentado nunca a un ilegal soviético bien entrenado.
«Era como si el buró federal hubiera colgado una pancarta que rezara "Bienvenida
a América"» para Tairova, se lamentó Kisevalter.
El 27 de noviembre, el avión de Tairova llegaba al entonces aeropuerto
Idlewild. El FBI localizó enseguida a la fornida mujer de melena oxigenada en la
sala de llegada de inmigrantes. Tomó un taxi (conducido por un agente del FBI)
hasta el Hotel Prince George, en la zona sur de Manhattan. El 30 de noviembre,
un ladrón (otro agente del FBI) entró en su habitación y rebuscó por todos los
rincones y en sus tres maletas. No encontró nada anormal. Pero cuando Tairova
regresó a la habitación horas después, inmediatamente notó signos evidentes del
allanamiento. Se cambió de hotel y de identidad: ahora era Florence Grochowska,
la polaca de Cleveland.
Hoover; empeñado en dejar en ridículo a la CIA, había cometido un error
fatal al ordenar aquella intrusión ilegítima del ladrón en la habitación de
Tairova. El FBI tenía la esperanza de encontrar entre sus enseres alguna
indicación sobre la identidad real de su marido. Como me dijo Kisevalter: «Les
enviamos por escrito el contenido del puto equipaje, de la A a la Z, todo. Pero
no. Ellos tenían que entrar a mirar. Pero, mire usted, a una mujer no se la
engaña así como así, y menos aún a una agente del servicio de inteligencia
[...]. Pero ellos tenían que rebuscar entre sus cosas, a ver si lo que les
dijimos de su equipaje estaba allí o no estaba allí».
El 7 de diciembre, Tairova cogió un tren a Yonkers y fue caminando hasta
el cine Park Hill, donde se encontró con su marido, Zhakob, en la sala casi
vacía del local. Zhakob abrazó a su esposa. La pareja regresó a Manhattan en
tren, cenaron en un restaurante de marisco y fueron al modesto piso de Zhakob en
la calle 70 Oeste, que en el Nueva York de 1957 aún no era una zona de moda. Al
día siguiente, el FBI siguió a Zhakob hasta su oficina y descubrió así que su
tapadera era trabajar como contable y que se hacía llamar Walter A. Soja.
El FBI les tuvo vigilados veinticuatro horas al día hasta febrero de 1958.
Para aquel entonces Hoover se convenció de que la pareja no eran más que un par
de agentes durmientes de nivel bajo, y ordenó que se redujera su vigilancia. Con
esta decisión, Hoover estaba enviando a Popov a una muerte segura.
En Berlín, Popov se veía cada día más asediado por problemas procedentes
de otros puntos. Los soviéticos le abroncaron por haber usado dos créditos para
reclutar a su amante. Aunque Popov nunca se lo pidió, Kisevalter le dijo que Si
alguna vez le parecia que éstaba en peligro, La CIA estaba preparada para
encontrarle una casa y trabajo en Estados Unidos para él y su familia, y le
recordó que podían sacar a toda la familia en un fin de semana. Popov dijo que
su mujer y sus hijos no tenían ni idea sobre su doble vida; sería una injusticia
trasladarlos de repente al lado occidental.
El 12 de marzo, el FBI perdió de vista a los Tairov. Los ilegales que el
FBI tenía por tan insignificantes y por tan poco preparados burlaron el sistema
de vigilancia de contraespionaje más grande de la historia de Estados Unidos. La
pareja salió de Nueva York en vuelos diferentes con destino a Canadá, se
reunieron en la ciudad de México y lograron proseguir su viaje hasta Moscú sin
contratiempos.
Cuatro semanas después de la desaparición de los Tairov en Canadá, Popov
informaba a Kisevalter en un estado de pánico absoluto. La sección de
contraespionaje del KGB, la Dirección Segunda, había enviado a un coronel desde
la central de Moscú para investigar las acusaciones que Tairova estaba haciendo
contra Popov. «Lo primero que me preguntó -me contó Eisevalter- fue por qué no
les habíamos arrestado, matado o lo que fuera con tal de evitar que dieran parte
a Moscú». Popov le dijo que la mujer había declarado que la habían estado
vigilando desde Tempelhof. Cuando Kisevalter le aseguró que eso no había sido
así, Popov le preguntó en tono sarcástico si debería comunicar a su general del
GRU que su oficial de la CIA decía que no había habido vigilancia.
Una vez más, Kisevalter ofreció a Popov la oportunidad de escapar. Una vez
más, Popov la rechazó. Su siguiente encuentro estaba previsto para el mes
siguiente, así que, cuando Popov le envió un mensaje en clave en el que le
exhortaba a mantener una reunión antes de la fecha indicada, a Kisevalter le dio
un vuelco el corazón. Popov le explicó que Moscú le había convocado por el caso
de un espía de Alemania Occidental. Kisevalter no volvió a sacar el tema de la
deserción; Popov le había dicho que pensaba aguantar, aunque sí que quería dejar
el trabajo de los ilegales para dedicarse a algo menos estresante.
Durante aquella reunión, establecieron un procedimiento de contacto para
que Popov pudiera enviar un mensaje desde Moscú. Kisevalter le entregó un
cuchillo de cazador y un carrete de pesca que llevaban ocultos en el interior
unos pequeños cuadernos y tinta para escribir mensajes codificados (para poder
ver la tinta hacían falta unas sustancias químicas especiales). Tras la reunión,
Fisevalter y Popov se subieron a un coche de la CIA y el conductor dejó a Popov
en un lugar desde el que podía llegar andando hasta la parada del S-Bahn.
Kisevalter sintió una punzada al contemplar a aquel campesino fortachón alejarse
en medio de la cálida noche de Berlin, y tuvo la sensación de que nunca más
volvería a ver a su buen amigo.
Russell A. Langelle, el oficial asignado a Popov en Moscú, era uno de los
cinco oficiales de la CIA destinados a la capital soviética. Para el nivel medio
de los norteamericanos, Langelle era un experto oficial de inteligencia, pero
comparado con los soviéticos era un novato de los más verdes. El cometido de
Langelle era establecer rápidos contactos con Popov cada pocas semanas, para
intercambiarse mensajes.
El 16 de octubre, Langelle cogió el autobús 107 de la empresa municipal de
transportes de Moscú para dirigirse a su trabajo. Tenía que cruzarse con Popov
en el autobús a una manzana de la embajada de Estados Unidos, entre las calles
Vorovskovo y Chaikovskovo. Popov le iba a pasar una libreta del tamaño de la
palma de la mano, con detalles sobre sus últimas novedades. Langelle pensaba que
Popov venía de su despacho en la sede del GRU. No tenía ni la menor idea de que
en realidad Popov acababa de salir de una celda de la prisión de Lubianka, justo
detrás de la central de Moscu.
Langelle desentonaba en aquel autobús moscovita. Se las arregló para
chocar contra el fornido de Popov, se metió rápidamente la libreta en el
bolsillo y se apeó en la siguiente parada. Aliviado, Langelle empezó a caminar
para alejarse de allí. De repente, un Zim negro salió de detrás del autobús.
Tres hombres del KGB salieron del coche a toda velocidad, agarraron a Langelle y
le metieron en la limusina. Le llevaron a una oficina próxima del KGB y «le
hablaron» durante varias horas.
Los oficiales del KGB le sugirieron que, si quería librarse de la
embarazosa situación a la que se enfrentaría en su trabajo, se hiciera espía
para la URSS. Absolutamente petrificado, Langelle se negó a decir nada. Al
final, los oficiales lo dieron por imposible, le dijeron que se olvidara de lo
ocurrido y le dejaron en la embajada, pero se quedaron con la libreta.
Sin tener conocimiento sobre las actividades de la CIA en su jurisdicción,
el embajador de Estados Unidos en la URSS creía, erróneamente, que Langelle era
el oficial de seguridad de su embajada, que esa era su tapadera. Langelle
informó al atónito embajador sobre lo que había hecho el KGB, lo que provocó una
147
protesta oficial por parte de Estados Unidos . Como respuesta, el Ministerio de
Asuntos Exteriores de la URSS comunicó al Departamento de Estado norteamericano
que seria una tontería enfrentarse por la detención de Langelle.
Langelle fue declarado persona non grata y expulsado de la URSS. Según
William R. Corson, que se encargó de las operaciones en Moscú durante el mandato
de cuatro presidentes, «la CIA estaba poniendo en evidencia su inexperiencia, al
dar por supuesto que se podía uno reunir con un agente sospechoso en Moscú como
148
si nada. Era una pretensión ridicula» .
Popov tuvo que esperar hasta 1962 para ser juzgado por traición. A
continuación, le pusieron ante el pelotón de fusilamiento y le mataron. La
muerte de Popov acompañó a George Kisevalter hasta el último día de su vida. «Él
creía que se iba a ir a casa y que viviría tranquilamente entre sus iguales... -
me dijo Kisevalter-. Tendríamos que haber cogido a toda la familia y evacuarlos
inmediatamente».
Aunque la base de Berlín había perdido a Popov, el primer desertor
soviético importante, a lo largo de los cinco años en que actuó como fuente
activa, había proporcionado a la CIA información relevante. Popov, junto con el
túnel de Berlín, apuntalaron la reputación de los hombres y mujeres de la base
de Berlín ante la sede central de Washington. Cuando acabó la actividad de
Popov, Bill Harvey tenía a cien personas trabajando a su cargo. Los licenciados
de la base salían de ella para dirigirse a todos los rincones del mundo a
organizar Operaciones similares. En Camp Peary, el Centro de entrenamiento
próximo a Williamsburg en Virginia (un complejo que crecía a pasos agigantados),
la agencia ponía la BOB como ejemplo a seguir por los jóvenes oficiales. Y
parecía que no terminaban ahí los éxitos.
En diciembre de 1960, el oficial responsable de casos Donald Morris se
encontraba en la base de Berlín trabajando a altas horas de la noche. Él y sus
compañeros tenían los nervios de punta. Unas horas antes les había llegado la
voz de que BE Visión desertaba. BE Visión era el nombre en clave de la CIA para
Michel Goleniewski, el oficial de contacto con los soviéticos del servicio de
149
inteligencia polaco . Goleniewski se había puesto en contacto con la CIA a

147
Véase la edición del New York Times del 19 de octubre de 1959.
148
Corson trabajó en varias operaciones secretas, temporalmente retirado del cuerpo de
Infantería de Marina de Estados Unidos, para los presidentes Truman, Eisenhower, Kennedy
y Johnson.
149
Si AE designaba los casos soviéticos en el sistema de nombres en clave de la CIA, BE
designaba los casos polacos.
través de una serie de cartas firmadas con el nombre de Francotirador; y ahora
estaba dando el paso de desertar; trayéndose consigo a su amante.
David Murphy decidió ir a dar personalmente la bienvenida a Berlín
Occidental a BE Visión y recogerle en su Mercedes. Poco después de que Murphy
saliera de la base, Morris recibió una llamada telefónica de Murphy, que le daba
órdenes de coger un coche con matrícula alemana para presentarse en el lugar del
encuentro. «Dave Murphy se había dejado las llaves del Mercedes en el maletero y
lo había cerrado», recordaba Morrís.
Antes de ser trasladado a Frankfurt para someterse al procedimiento
habitual en el recargado Centro de Recepción de Desertores, Goleniewski, jefe de
los servicios polacos de contraespionaje, dejó muy claro a George Kisevalter y a
Anita Potocki que no se fiaba nada de David Murphy y que no quería tener nada
que ver con él.
En Frankfurt, BE Visión contó a los oficiales encargados de elaborar su
expediente que el KGB tenía a un agente soviético, de la categoría técnica,
dentro del MI6. Dijo que los soviéticos estaban obteniendo copias de documentos
del MI6 gracias a dicha fuente, a quien el KGB llamaba por un nombre en clave:
Diamante. BE Visión informó también de que esta fuente había trabajado en
diversos destinos, incluido Berlin. Frankfurt transmitió la información a los
británicos, los cuales, tras varios pasos en falso, llegaron a la conclusión de
que Diamante no era otro que George Blake, el diplomático británico que había
sido capturado por los norcoreanos en 1950 y que había trabajado en Berlín para
la CIA en diferentes ocasiones.
El MI6 hizo llamar a Blake, que se encontraba a la sazón en el Libano
dando clases de Arabe, bajo el pretexto de que le iban a ascender. Una vez en
150
Inglaterra, le sometieron a un interrogatorio de varios días . Finalmente,
Blake confesó que en realidad era un agente soviético.
La primera operación que dijo haber puesto en peligro fue el túnel de
Berlín de Bill Harvey. Blake dijo también que había facilitado al KGB los datos
para encontrar a un montón de desertores, los cuales fueron secuestrados a
continuación y trasladados al bloque oriental. Además, confesó haber dado pistas
a los soviéticos sobre el caso de Popov. Pero tal vez la información más dañina
que George Blake había transmitido a los soviéticos fue la identidad de la
mayoría de los oficiales responsables de casos de la base de Berlín. Había
informado a Moscú sobre quiénes eran y, lo más importante de todo, cuáles eran
151
sus puntos débiles .
En un primer momento, el MI6 y la Agencia Nacional de Seguridad se
mostraron escépticos sobre las afirmaciones de Blake en relación con que el
túnel había estado en peligro, dada la gran cantidad de transmisiones
telefónicas que habían interceptado. Tardaron años en admitir que, nada más
empezar a usar el túnel, los soviéticos se habían cerciorado de que solo pasaran
por Berlín llamadas de escaso interés. Por lo tanto, habían montado toda aquella
mascarada para que los hombres de Harvey no se dieran cuenta de que ya estaban
al tanto de las actividades del túnel, y para proteger así a George Blake. Los
soviéticos se sorprendieron de que Blake confesara.
Durante toda aquella época, desde el comienzo de la operación del túnel en
1954 hasta las revelaciones de Goleniewski, la base de Berlín actuó sin tener ni
la más remota idea de que Blake era un traidor. Al descubrirse, ni un solo
directivo de la CIA quiso reconocer que los soviéticos se habían infiltrado en
su más célebre operación. Todavía hoy la mayoría de las crónicas sobre el túnel
siguen maravillándose ante el gran éxito que fue.

150
Terence Lecky fue el interrogador del MI6 que hizo cantar a Blake.
151
Blake fue sentenciado a cuarenta y un años de cárcel por traición. En 1966, después de
cumplidos seis años de condena, una facción del ejército Republicano Irlandés, con ayuda
de los soviéticos le sacó de la prisión de Wormwood, y Blake escapó a la URSS.
20. EL DESASTRE HÚNGARO

La relación entre la base de Berlín y el equipo del general Gehlen en


Pullach fue estrechándose gracias a los esfuerzos de David Murphy como jefe de
la sección soviética. Aunque muchos de sus colegas presentían el riesgo que
conllevaba, Murphy insistió en que la base de Berlín comunicara a Gehlen gran
parte de sus informaciones. Dicho material incluía importantes secretos técnicos
así como la identidad de los agentes que la base tenía en Alemania Oriental.
Pero Murphy no tuvo en cuenta que los norteamericanos no eran los únicos que
sabían reclutar a los antiguos secuaces de Hitler para incorporarlos a los
servicios de información de la Guerra Fría. Y los norteamericanos pagarían el
precio del exceso de confianza de Murphy.
Antes de la guerra, Hans Clemens había sido el jefe de la Gestapo en
Dresde, su ciudad natal. Clemens, tan cruel que llegó a ser jefe del grupo de
contacto de la SS de Hitler en Roma, ordenó la ejecución de 335 italianos al
final de la guerra. Fue juzgado en Nuremberg y condenado a cuatro años de
cárcel. Cuando un Clemens lleno de resentimiento salió finalmente de prisión y
regresó a Dresde, entonces en manos de la URSS, su esposa le dijo que se había
hecho amante de un coronel del NKVD.
Clemens y el coronel se reunieron para debatir la situación, y este último
propuso a Clemens convertirse en agente soviético, ir a Alemania Occidental y
buscarse un empleo que le diera acceso a informaciones secretas. Clemens
accedió, pero no era capaz de conseguir un trabajo así. Tenía miedo de que los
soviéticos le castigaran por fracasar. De pronto, un día de abril de 1951, su
suerte cambió. Clemens se topó en un tren con un viejo compañero suyo de la SS,
Willi Krichbaum, un nazi «rehabilitado» que ahora era oficial de la máxima
responsabilidad en el operativo de Gehlen en Pullach. Krichbaum contrató a
Clemens como reclutador para Karlsruhe. Clemens se estrenaba así como nuevo
agente soviético. Krichbaum estaba tan contento con el trabajo de su viejo amigo
que le metió en el sanctasanctórum de Pullach.
En cuanto se vio en una posición de poder; Clemens contrató a dos ex
compañeros y viejos amigos suyos, Heinz Felfe y Erwin Tiebel, para que actuaran
como agentes dobles al igual que él. En el sistema de nombres en clave de los
soviéticos, Felfe pasó a denominarse Paul a partir de noviembre de 1951, fecha
en que empezó su labor como agente externo de Karlhorst en Berlín Oriental. Por
su parte, Tiebel empezó a trabajar como correo de Pullach y, aparte, entregaba
secretos robados a sus contactos del KGB en Alemania Occidental, quienes los
hacían llegar a Karlshorst. En 1954, cuando el Gobierno germano-occidental
consolidó el servicio de espionaje de Gehlen convirtiéndolo en el nuevo BND
(Servicio Federal de Inteligencia), los Aliados dijeron a Gehlen que
prescindiera de todos los colaboradores que hubieran desempeñado funciones
relevantes en la SS. Pero a pesar de aquella orden Clemens y Felfe se quedaron.
No solo eso: Felfe fue ascendido.
Felfe trabajaba frecuentemente con Ed Petty en la base de la CIA en Munich
y con David Murphy en la de Berlín. Felfe se convirtió en un fenómeno en el BND,
porque parecía intuir perfectamente por dónde intentarían infiltrarse los
soviéticos. No paraba de desenmascarar pequeñas misiones soviéticas, como una
serie de agentes del KGB que se habían colado en el ejército de Estados
152
Unidos .
Después de descubrir a varios agentes soviéticos, Felfe dio el campanazo
al desenmascarar una operación que se estaba llevando a cabo en Aue, en
Checoslovaquia, denominada Urano. Felfe describió en sus informes cómo se había
infiltrado en la mina de uranio de la localidad, que suministraba materia prima
para el programa de armas atómicas de la URSS. Fundamentó su relato con
fotografías, estadísticas de producción y supuestas muestras tomadas de la mina.

152
Uno de los nombres que Felfe dio en el verano de 1952 fue el del capitán Michael R.
Rothkrug, que había dejado el ejército en 1951 para montar un negocio en Berlín
Occidental. En realidad, Rothkrug se había dedicado a vender secretos de escaso valor a
todo el que quiso comprárselos. Esta clase de sacrificios de agentes de nivel bajo para
dar credibilidad a agentes más importantes era una práctica habitual del KGB.
Gehlen, henchido de orgullo, dio parte al director de la CIA, Allen Dulles,
sobre Felfe y la operación e incluso le envió algunas de las muestras recogidas.
Dulles se quedó tan impresionado que premió a Gehlen con un puesto en
Washington.
Llevó más de diez años comprobar que la historia de Felfe era falsa, a
pesar de que en Berlín Anita Potocki había sospechado de él desde el primer día.
Cuando Potocki se encontró con Ed Petty en la base de Munich, le transmitió su
malestar por el arresto de uno de sus agentes. «Intenté decirle que tenía que
haber un infiltrado en el BND, y que afectaba a un caso en el que yo estaba
trabajando, que había quedado obstaculizado gracias al empeño de Murphy de poner
153
al BND al corriente de mi operación», recordaba Potocki . También me contó que
Petty replicó: «Oh, no. No puede ser. ¿Cómo se te ha ocurrido?». Potocki le dijo
que lo único que podía explicar que su agente hubiera sido descubierto era la
existencia de un infiltrado en la organización de Gehlen. Petty no hizo caso de
la advertencia de Potocki. De hecho, tiempo después diría que él había sido el
154
que había descubierto la traición de Felfe .
Y habría llevado otros diez años descubrir la operación de Felfe si no
hubiera sido por la deserción de Gunther Maennel, un oficial de los servicios de
información de Alemania Oriental. Al desertar; Maennel fue conducido
directamente a Camp King, cerca de Frankfurt, para que contara lo que sabía. La
sesión resultó de lo más inquietante. Maennel delató una serie de infiltraciones
del KGB en los servicios de inteligencia británicos, alemanes y estadounidenses.
Y casi por casualidad, dijo también que había un agente doble en Pullach, que
usaba el nombre en clave de Paul.
Gehlen no podía creer a sus oficiales de segundad cuando le contaron que
su fiel Heinz Felfe era un agente del KGB. Pero fue el propio Felfe quien
precipitó su arresto. Al enterarse de que se había pasado a la base de Berlín un
155
importante asesino del KGB, Bogdan Stashinski , dio parte inmediatamente a sus
jefes de Karlshorst. El BND interceptó el mensaje y, basándose en esto y en las
informaciones de Maennel, arrestó a Felfe.
Aun encarcelado, Felfe siguió haciendo de las suyas. Los germano-
occidentales cometieron la estupidez de encargarle la tarea de escribir las
etiquetas del correo de la revista de la cárcel mientras esperaba a ser juzgado,
así que durante cuatro meses se las ingenió para enviar mensajes secretos a los
soviéticos.
Lo más inquietante es que la habilidad de Felfe para pasar ínformaciones
impresionó a la CIA hasta el punto de que decidieron ponerle al corriente de
todas las operaciones que tenían entre manos, a pesar de los esfuerzos de Anita
Potocki por convencer a Dave Murphy de que semejante idea «no parecía muy
inteligente».
En vez de culpar a Murphy del desastre, Harvey le defendió. Para Harvey,
la actividad de los servicios de información no era un asunto sencillo. «A veces
ganas, a veces pierdes -decía Harvey a sus críticos-. [Murphy] es como Babe
Ruth, el famoso jugador de béisbol: da muchos palos, pero cuando acierta,
acierta de verdad».
David Murphy fue tal vez el hombre menos querido de la Base de Operaciones
de Berlín, hasta que llegó el recién nombrado jefe de la Sección Húngara y
Germano-oriental, George Weisz, en abril de 1954.
Weisz seguía tan elegante como aquel día de 1945 en que conoció a la que
sería su esposa, Etta Jo, y a la futura esposa de Bill Harvey, C. G., en la
oficina de Carmel Olfie en Frankfurt. John Sherwood me dijo que Weisz «parecía
uno de esos tipos que van en limusina por Manhattan para ir a su despacho en
Merryl Lynch».
No tardó mucho en ganarse la enemistad de sus compañeros. Como dijo Anita
Potocki: «Weisz era uno de esos hombres que iban por ahí cortándole el cuello a
la gente y dando puñaladas por la espalda». Potocki me contó que sobre todo era
así con los oficiales responsables de casos que regresaban a Washington: cuando
Weisz sustituía a alguien, siempre se aseguraba de dejar claro a la sede central

153
Entrevista con Anita Potocki mantenida el 28 de noviembre de 1990.
154
Entrevista con Ed Petty mantenida el 5 de abril de 1988.
155
Para más datos sobre la vida profesional de Stashinski, véase el capítulo 22.
lo mal que lo había hecho su predecesor. Por su parte, Wally Driver; que trabajó
en muchas operaciones con «el Caballero Negro» (el apodo de Weisz), le recordaba
como «un tipo duro. Era tan frío como un pez recién sacado de una profundidad de
156
tres mil brazas» .
Weisz cayó aún peor a sus compañeros al jactarse de que, cuando llegó a
Berlin, ya tenía la categoría 15 (de la escala de categorías de la función
pública). Driver recordaba haberle oído decir, durante un almuerzo, que le
«había hecho un gran favor a la agencia por venir del Departamento de Estado» y
que su nombramiento estaba destinado a «enderezar las operaciones de Harvey». En
cuanto a las suyas propias, en lugar de ser discreto sobre su vida como le había
ordenado la CIA, se llevó a Berlín a su histriónica y animada mamá, Gizelle
Breuer Weisz, para que viviera con él y Etta Jo.
Sam Wilson, uno de sus compañeros en la base de Berlín, creía que parte
del problema de Weisz consistía en que en el fondo era un hombre muy inseguro.
Wilson me describió a Weisz como «un poco el chaval que está fuera y quiere ver
qué hay dentro. Es como si siempre hubiera estado a punto de hacer cosas
grandes, cuando en realidad nunca llegó a meterse» en la jerarquia de la base de
157
Berlín . (John Sherwood me comentó que eso se debía a que la jerarquía excluía
a todo el que fuera judío, pero Wilson sostuvo que el hecho de ser aceptado en
la base de Berlín no tenía nada que ver con aspectos étnicos o religiosos.)
Fuera lo que fuera, Weisz se granjeó la enemistad de sus compañeros con su
comportamiento. Como dijo Wilson: «George se dedicaba demasiado al politiqueo, a
afianzar sus nombramientos [...]. Era un hombre aburrido. Un verdadero
profesional hace su maldito trabajo, los superiores lo reconocen y le dan más
responsabilidades [...]. Así es como yo entiendo que debe actuar un
profesional».
Para Wilson y otros compañeros de la base de Berlín, George Weisz hacía
demasiadas preguntas sobre operaciones en las que él no tenía arte ni parte, y
presionaba demasiado para obtener información. «Siempre quería saber qué estaba
haciendo [...] cosa que no me resultaba nada grata», me dijo Wilson. Sin
embargo, Wilson nunca puso en duda la lealtad de Weisz: «No tenía nada en que
basarme. Personalmente, en un plano consciente o intelectual intento no
estereotipar a nadie en función de unas características raciales comúnmente
aceptadas. Me resisto a eso con uñas y dientes. Pero me pasa de tanto en tanto.
Me pasó en el caso de George. Yo me decía: "Venga, George, que te estás portando
como un pequeño judío atemorizado. Tú sabes que eres norteamericano [...].Déjalo
ya"».
Si bien no era muy querido entre sus compañeros, Weisz era eficiente desde
el punto de vista operativo. Seguía siendo un maestro a la hora de hacer hablar
a la gente. «Trabajé después con George en una operación en concreto -me contó
Driver-. Una muchacha de Alemania Oriental había salido como refugiada. La
operación se complicó, empezaba a parecer que se trataba de una agente doble
[...]. El se la trabajó. Y se lo puedo asegurar, en menos de una hora la dejó
hecha trizas».
Aparte de su carácter; hay otros dos detalles que predominan en los
recuerdos sobre George Weisz de los «antiguos alumnos» de la base de Berlín. El
primero es que viajaba a los países comunistas más que ningún otro oficial de la
base, tanto que, como dijo Driver; «algunos se preguntaban si no sería un topo».
El segundo aspecto es su actividad en relación con Hungría. Desde que llegó a
Berlín, Weisz visitó a menudo su país de Origen, a pesar de que se intentaba
evitar que el personal de la base contactara con sus parientes de la Europa del
Este, porque si el KGB se daba cuenta, los familiares podrían sufrir chantajes.
Weisz sorprendió a más de uno cuando viajó a Hungría en un momento en que no
podía haber resultado más peligroso o llamativo para un oficial de la CIA: poco
después del alzamiento de octubre de 1956.
Si Weisz fue destinado a Berlín e hizo sus primeros viajes desde allí a
Hungría, fue en primer lugar porque Frank Wisner confiaba en los contactos de
Weisz para ayudar a los rebeldes húngaros que lucharon por la libertad y a los
que la CIA había estado entrenando en secreto. A pesar de la pérdida de miles de
europeos orientales antisoviéticos en los últimos años, Wisner y sus colegas

156
Entrevista con Wally Driver mantenida en octubre de 1990.
157
Entrevista con Sam Wilson mantenida el 14 de junio de 1988.
querían probar su suerte una vez más y enmendar el Tratado de Yalta a través de
una acción encubierta.
Wisner, entusiasta defensor de la acción clandestina, había tenido a la
CIA en la cuerda floja con una serie de operaciones encubiertas arriesgadas -y
de dudosa eficacia-, que demostraron que la agencia podía cambiar los gobiernos
de los países del Tercer Mundo casi a capricho. En 1953, Wisner supervisó el
golpe de Estado de Irán a petición del director de la CIA, Allen Dulles, y de su
hermano John Foster Dulles, el secretario de Estado. Los hermanos Dulles se
habían sentido muy molestos cuando el presidente de Irán Mohammed Mossadegh
decidió nacionalizar la empresa petrolífera que tenía allí el Gobierno
británico, alegando que Gran Bretaña estaba robando a Irán la mayoría de los
beneficios del petróleo. Así pues, fue gracias a Wisner y a la CIA que el sha
sustituyó a Mossadegh en el «trono del pavo real», lo que provocó décadas
después un conflicto político. Pero el ejempío por antonomasia es Guatemala,
donde Wisner ordenó el golpe de Estado de 1954 contra el Gobierno de Jacobo
Arbenz. Arbenz había molestado a los hermanos Dulles con su decisión de permitir
que el Partido Comunista entrara en su Gobierno de coalición y, después, con la
expropiación de cuatrocientos mii acres de la United Fruit Company. Henry
Hecksher se presentó en la capital de Guatemala procedente de la base de Berlin,
ataviado con sus pantalones de cuero, para desempenar un papel decisivo en aquel
158
golpe . Su acción se convirtió en el modelo a seguir en las operaciones
159
encubiertas que se llevaron a cabo en el futuro .
Dulles estaba embelesado con las operaciones encubiertas. Le fascinaban
tanto los detalles de dichas acciones, que le llamaban «el Gran Oficial de los
Casos Blancos». Otro motivo por el que favoreció la guerra encubierta era que
esta táctica aseguraba el apoyo del Congreso y del presidente a la nueva agencia
de inteligencia. Cuando Dulles fue nombrado director de los servicios centrales,
le prometió a Eisenhower que conseguiría resultados en la lucha contra el
comunismo. Pero hasta la fecha la CIA había tenido poca suerte con su objetivo
públicamente declarado de derrocar el Telón de Acero. Los soviéticos habían
evitado los encontronazos con la CIA en todas partes, incluso en Berlín. Y la
CIA se había gastado varios cientos de millones de dólares, con escasos avances
en lo concerniente a auténtica información secreta. Por eso, una operación como
la de Guatemala deslumbró a los políticos que administraban el dinero.
Desde su época en la OSS durante la guerra, Frank Wisner no había tenido
ni un solo trabajo sencillo. En 1956 empezó a perder el control sobre su
inestabilidad característica, que Carmel Offie le había enseñado a disimular. La
presión de toda una vida de secretos había acabado con otros hombres, y ahora
estaba haciendo mella en él.
Pero eso no podía haber ocurrido en peor momento. La URSS tenía un nuevo
líder: Nikita Jruschov, y el KGB estaban demostrando al mundo entero quién
mandaba en la crisis de Hungría. Por otra parte, era año de elecciones en
Estados Unidos, y por razones políticas el presidente Eisenhower no quería
arriesgarse a un enfrentamiento directo con los soviéticos. En agosto se había
negado a respaldar a Gran Bretaña, Francia e Israel en el conflicto del Canal de
Suez, y ahora se negaba a ayudar a Hungría.
En pleno alzamiento húngaro, Wisner pasó por Berlín con su delegado, John
Baker, dentro de una gira que realizó por las bases y misiones de la CIA. Cuando
Harvey le vio, comentó a sus colegas que Wisner parecía algo «raro». En su
siguiente escala, Viena, Wisner siguió los sangrientos acontecimientos de
Hungría, pues una vez más la CIA había hecho creer a miles de combatientes que
luchaban por la libertad que Estados Unidos les ayudaría, para luego

158
Según la versión que me dieron varios compañeros suyos de la base de Berlín.
159
A Wisner, los «triunfales» golpes de Estado le estaban poniendo ya de los nervios,
pues había podido comprobar que la CIA estaba sujeta al chantaje de quienes nos
«ayudaban». En Irán, Wisner se vio obligado a pagar a la mayor parte de la cúpula
eclesiastica para tenerlos a raya. Mientras, el general Walter Bedell Smith, que al
principio se había enfurecido (en privado) por el golpe de Estado en Guatemala, acabó
ocupando un puesto en el cuadro directivo de la United Fruit Company. Aquella acción
estableció una pauta que fue imitada por los ex directores de la CIA que entraron en
empresas que habían tenido un papel decisivo en las diversas acciones encubiertas de la
CIA. La United Fruit recuperó el terreno expropiado una vez pasado el golpe de Estado, y
Smith nunca criticó la acción en público.
abandonarlos a su suerte ante la irrupclon de los tanques soviéticos. Después de
haber observado impotente cómo los soviéticos habían aplastado uno tras otro
todos los movimientos de resistencia surgidos en la Europa del Este a lo largo
de más de diez años, lo de Hungría fue la gota que colmó el vaso. Wisner estaba
hundido.
A su regreso a Washington, en las reuniones con la Dirección de
Planificación (como se denominaba entonces la oficma encargada de todas las
operaciones encubiertas de la CIA), Wisner se mostraba cada vez más emocional e
inestable. Quien antes fuera un guerrero clandestino seguro de sí y lleno de
imaginación se había convertido en un hombre que no paraba de discutir con sus
viejos amigos y que se ponía a dar gritos cuando no se cumplían las órdenes como
él quería. Sus compañeros atribuían su extraño comportamiento a su grave
enfermedad (había contraído hepatitis y fiebres durante la gira europea). Wisner
ejercio la jefatura de Servicios Clandestinos en este estado de desequilibrio
mental durante todo el año siguiente.
Entonces, un día de agosto especialmente caluroso de 1958, los empleados
de Servicios Clandestinos (ubicado en el Edificio L, al otro lado del Mall),
160
observaron algo que les dejó conmocionados . Sus rostros se tensaron de
consternación al contemplar a un equipo de enfermeros de una ambulancia sacando
del edificio a su jefe, Frank Wisner, con una camisa de fuerza. Durante seis
meses los doctores del Hospital Shepard Pratt de Baltimore tuvieron a Wisner
sometido a terapia de electrochoques, sin éxito. El padre de las acciones
encubiertas norteamericanas nunca se recuperó.
Dulles mantuvo a Wisner en plantilla, primero enviándole a Londres y luego
a Tailandia. En octubre de 1965, con su portentosa mente ahora dañada y yerma,
161
Wisner se apoyó en la sien una pistola y se voló los sesos . El progenitor de
los Servicios Clandestinos de la CIA, el hombre que había reclutado al general
Gehlen después de la guerra y que había supervisado la importación a Estados
Unidos de criminales de guerra nazis, entraba así a formar parte de la historia
162
secreta de la CIA .

Bill Harvey tenía la mejor unidad de espías de la CIA, pero seguía


insatisfecho con el rendimiento de su equipo. Eran demasiados oficiales llevando
casos, y produciendo demasiado poca información relevante. En primer lugar,
hacía cinco años que la base contaba con los servicios de Igor Orlov, pero este
había sido incapaz de darles ni un solo agente útil. Por otra parte, la relación
entre la base de Berlín y el equipo de Gehlen había sido aprovechada al máximo
por los soviéticos. Y ahora uno de los mayores proyectos de la Guerra Fría, el
alzamiento de Hungría, había fracasado muy cerca de Harvey. Tiempo después la
división de contraespionaje de la CIA llegó a la conclusión de que el KGB se
había enterado, a través de la organización de Gehlen, de la existencia de la
base secreta de las afueras de Munich donde la CIA entrenaba a los libertadores
húngaros.
Si Bill Harvey se hubiera parado a analizar las conexiones de George Weisz
con el Gobierno húngaro (que databan de su época en la OPC), habría dado con
otra pieza del rompecabezas. Gran parte del apoyo que recibió el Gobierno
comunista en Hungría procedía de los judíos que no querían ver a los nazis de

160
La zona de aparcamiento se encuentra en la entrada del Vietnam War Memorial.
161
Entrevista con William R. Corson mantenida el 10 de enero de 1991.
162
En 1958, cuando Frank Wisner dejó Washington, dos de sus delegados, Richard Bissell y
Richard Helms, se convirtieron en los principales rivales por hacerse con el control de
Servicios Clandestinos, a la sazón denominado oficialmente Dirección de Planificación.
Helms -a quien Bill Harvey llamaba el Niño Diplomático porque le daba la sensación de que
Helms quería frenar prácticamente todas las operaciones que él pretendía llevar a cabo-
se quedó como jefe para la Europa Occidental, mientras que Bissell fue el elegido por
Dulles para ocupar el puesto de subdirector de Planificación. Helms era muy diferente de
Bissell. Tenía un temperamento más frío, y volvía locos a sus subordinados con su
habilidad para desviar decisiones y culpas que en realidad le atañían a él. Siempre
pragmático, Helms parecía naturalmente incapaz de actuar de manera firme cuando se
producían discusiones entre sus subordinados. Pero durante su época como delegado de
Bissell, Helms tenía una cosa bien clara: iba a conseguir el puesto de Bissell.
nuevo en el poder. En 1956, Weisz llevaba ya diez años pasando información a
varios miembros del Gobierno comunista. Para Weisz, el papel de Estados Unidos
en la fallida Revolución de 1956 era otro acto de traición más de su país de
adopción: en su opinión, muchos de los líderes húngaros exiliados entrenados por
la CIA no eran más que colaboracionistas nazis que pretendían hacerse con el
poder otra vez.
El resentimiento de Weisz hacia quienes habían traicionado a los judíos de
Hungría era toda su razón de ser. Pero Harvey nunca se preocupó por conocer ese
tipo de información personal. Y no era el único. Ni uno solo de los jefes que
tuvo Weisz en la CIA a lo largo de los siguientes treinta años se paró alguna
vez a pensar cuál era su motivación.
21. HARVEY TIENE PROBLEMAS

En la base de Berlin empezó a haber indicios de problemas incluso antes de


que Popov fuese convocado por Moscú y del fracaso de la sublevación húngara.
«Estaban cayendo agentes como moscas, y nadie sabía por qué», recordaba George
Kisevalter. En efecto, entre 1956 y 1959 el KGB y los servicios de información
de Alemania Oriental arrestaron o mataron a más de cien agentes de la base de
Berlín. Cuando Bill Harvey y sus hombres intentaron averiguar qué demonios
estaba pasando, desaparecieron aún más agentes.
«Envié a mi gente para que ayudaran a Bill a hacer una investigación para
la División de Contraespionaje -me dijo James Angleton-, pero no pudimos
averiguar nada. La Oficina de Seguridad revisó de arriba abajo la sede de la
base de Berlín en el complejo de la misión estadounidense, pero no encontró ni
micrófonos ocultos ni teléfonos intervenidos». Los oficiales de casos con más
experiencia de toda la CIA tardaron años en comprender qué era lo que estaba
fallando.
Harvey había confiado en Hugh Montgomery para la tarea de mantener
relaciones pacíficas con las autoridades locales y obtener favores de la Policía
y de la oficina del fiscal, y eso acabaría explicando parte del enigma. Resultó
que Montgomery había encargado a una de sus numerosas fuentes de información en
la Policía que comprobara los nombres de las personas implicadas en operaciones
de la base, como algunas de las prostitutas de Igor Orlov. George Kisevalter
descubrió que el policía de Montgomery tenía un compañero de oficina que era un
agente soviético. Este sujeto comunicaba al KGB los nombres que aparecían en
todos y cada uno de los expedientes del hombre de Montgomery. Al final el
policía admitió que su compañero conocía todos los detalles de su colaboración
163
con la CIA, y este confesó haber pasado la información a los soviéticos .
Si bien Kisevalter llegó al fondo de esta parte del misterio, un policía
de rango intermedio no podía ser el responsable de la gran cantidad de agentes
que habían perdido. La otra pieza del rompecabezas resultó ser Markus Johannes
Wolf, la mayor cruz de Harvey en Berlín.
Harvey tenía más problemas con el SSD (la versión germano-oriental del
KGB, cuyo director era precisamente Wolf) que con el propio KGB. Wolf llevaba
diez años afinando el trabajo del SSD hasta convertirlo en un servicio de
espionaje que humillaba por igual a la CIA y a su homólogo germano-occidental,
el BND. Wolf gozaba de tal grado de confianza en la central de Moscú, que el KGB
encomendó al SSD la labor de infiltrarse en la OTAN, organización de la que
Alemania Occidental pasó a ser miembro de pleno derecho en 1956. En 1958, los
164
espías de Wolf lograron colarse en la OTAN a través del BND .
La operación más sonada de Wolf fue su victorioso plan de infiltrarse en
el círculo próximo al político más popular de Alemania, Willy Brandt. Wolf sabía
que Brandt llevaba años en la nómina de la CIA. La esposa de Harvey, C. G., se
valía del nombre de Brandt para obtener favores de la Policía y otras
autoridades. Cuando un colega de la base de Berlín le insinuó que podía meterse
en líos si seguía utilizando con ese desparpajo el nombre del futuro canciller
de Alemania, esta fue toda la respuesta de C. G.: «¡Pero, qué demonios, si
trabaja para Bill!».
También Wolf veía muy probable que algún día Brandt sustituyera al anciano
Konrad Adenauer en el puesto de canciller, por lo que ingenió un modo de lograr

163
Entrevista con George Eisevalter mantenida el 13 de julio de 1988.
164
«Wolf sabía muy bien que las disputas entre los miembros de la OTAN llevaron a varios
de sus miembros a ponerlo todo por escrito -me explicó Robert Crowley-. Uno tras otro,
todos los memorandos secretos fueron pasados al papel. [...] Wolf sabía que para escribir
memorandos hace falta recurrir a las secretarias, y ese fue su objetivo, las secretarias
de la OTAN». Wolf entrenó y envió a los más apuestos gigolós arios que pudo reclutar para
que sedujeran a las mujeres que trabajaban en la administración de la OTAN. Las
secretanas germano-occidentales eran un blanco fácil en vista de la escasez de hombres
alemanes después de la Segunda Guerra Mundial. Wolf también fue a por objetivos de más
alto nivel. Buscó buenos reclutas allá donde podía encontrarlos. Quería acabar con el BND
de Gehlen, y lo hizo con saña.
que uno de sus agentes se metiera en su círculo de allegados. El primer paso fue
encontrar a alguien en Alemania Oriental que tuviera fuertes vínculos con
Brandt; fue cosa fácil: Wolf encontró al doctor Ernst Wilhelm Guillaume.
Contrariamente a lo que había dicho Peter Sichel en la primera época de la base
de Berlín, en la Alemania de la guerra sí que hubo un movimiento de resistencia,
y Willy Brandt había formado parte de él. El doctor Guillaume era el médico que
le había atendido cuando cayó herido y que le había escondido de los nazis.
Guillaume estaba enfermo y vivía con sus hijos, Gunter y Elsa. Gunter, que
no podía seguir estudiando a causa de las condiciones de vida en la zona
oriental, se pasaba los días viajando a Berlín Occidental para trabajar
desescombrando la parte de la ciudad que más había sufrido los bombardeos, donde
iban a comenzar las obras de reconstrucción. Era un trabajo de baja categoría,
pero con el sueldo podía mantener a su padre y a su hermana.
En una clásica operación de espionaje, Wolf reclutó a Gunter y le entrenó
como agente del SSD. La primera tarea de Gunter consistió en convencer a su
padre de que escribiera una carta a Brandt pidiéndole una «oportunidad de llevar
una vida mejor» para su hijo. En enero de 1955 Gunter recibió respuesta. En su
carta, Brandt le invitaba a reunirse con él en Berlin Occidental. Brandt era un
hombre generoso y sensible, y ofreció al inexperto Gunter entrar a formar parte
de su equipo de tres asesores personales.
Su entrenamiento con el SSD dio resultados. Gunter Guillaume se convirtió
en el ayudante más «leal» de Brandt, quien dejó el Bundestag en 1957 para
convertirse en alcalde de Berlín Occidental. Brandt confiaba en Gunter
plenamente. Cada vez que Bill Harvey necesitaba informar al alcalde Brandt sobre
una operación de la CIA o pedirle su colaboración, él o Hugh Montgomery tenían
que tratar con el joven y esforzado Gunter Guillaume.
Según me contó Robert T. Crowley, Gunter era un agente tan valioso que el
propio Wolf fue el oficial que se encargó de sus pasos «Wolf recibía informes
sobre las actividades de Brandt, pero tuvo que pedirle calma a Gunter, para que
no pusiera en peligro la relación por conseguir un poco de información». Gracias
a los informes de Gunter, Wolf tuvo una ventana abierta en la base de Berlín
165
desde 1955 hasta que Brandt fue nombrado canciller de Alemania en 1969 .
A pesar de los problemas, la base de Berlín siguió resultando importante
para la CIA porque Berlín Oriental y Viena eran los dos únicos puntos
principales de entrada y salida del universo comunista. A través de estas dos
ciudades se pasaban clandestinamente desde Occidente hasta la URSS mercancías
técnicas, y por allí cruzaban los líderes del Tercer Mundo con destino a Moscú
para recibir formación académica, adoctrinamiento, castigos o premios. Y a
través de esos dos portales, los agentes dobles eran trasladados a toda prisa
hasta Moscú, donde se les entregaban medallas y se les hacían fotos, para ser
devueltos sin pérdida de tiempo a su campo de acción. En definitiva, Berlin
Oriental era un punto que debía vigilarse. El encanto inicial que tenía la
apasionante aventura de enfrentarse al enemigo fue sustituido por la pragmática
necesidad de seguir los movimientos del contrario.

165
Cuando Brandt se convirtió en canciller del Gobierno de coalición Guillaume tuvo
acceso a toda dase de secretos de la OTAN como la ubicacion de las armas nucleares
estadounidenses en Alemania Occidental. Ese tipo de información daba a los soviéticos una
tremenda ventaja para un posible sabotaje si decidían atacar. Para empeorar aún más las
cosas Guillaunie no se dedico a robar documentos enteros, como hacian la mayoría de los
espias. Su posicion le permitía entregar sencillamente a la SSD los resumenes de los
informes más secretos de la OTAN. Los expertos de Wolf y de la central de Moscu revisaban
dichos resúmenes, comnuicaban a Guillaume de cuales de ellos necesitaban el documento
completo y Guillaume los encargaba en nombre de Brandt.
En 1973, el BND se enteró de que Guillaume y su esposa eran unos traidores.
Brandt, que no sabía nada de su traicion fue informado en privado. Antes de cerrar la
operación, la CIA y el BND sembraron las listas del Programa de Transacciones con
informes detallados sobre investigaciones anteriores relativas al control remoto de los
misiles de crucero. Según me explicó Robert Crowley, los sovieticos invirtieron entonces
decenas de millones en el desarrollo de un misil de crucero basado en las informaciones
que les entregó Guillaume. Aquellos documentos amañados obligaron así a los soviéticos a
malgastar recursos.
Guillaume y su esposa fueron entregados a la URSS a cambio de varios germano-
orientaies leales al bloque occidental. Guillaume fue condecorado con la Orden de Lenin
por sus hazañas, pero la carrera de Willy Brandt quedó destrozada.
Aun así, la base de Berlín de finales de los años cincuenta estaba tan
llena de bichos raros como lo estuvo en sus días gloriosos. En la época de la
triunfal deserción de Popov, George Kisevalter cargaba sobre sus anchos hombros
con la fama y el trabajo de la base de Berlín. «Prácticamente, Kisevalter le
hacía el trabajo a todo el mundo... -me dijo John Sherwood-. Era algo así como
tener en tu equipo a Bronco Nagurski». Pero no le gustaba el papeleo y su
ayudante, June Sworobuck, tenía que irle detrás para que atendiera los detalles
administrativos. «George no sabía deletrear la palabra administración»,
recordaba Donald Morns.
El oficial encargado de los casos científicos de la base de Berlín, Sig
Hoeckster -el aficionado a la lucha de barro femenina, y al que David Murphy
había intentado dejar en mal lugar para que le expulsaran- no era el único
oficial de la CIA que pertenecía, y que lo reconocía en público, al Partido
Socialista Obrero Internacional. Harvey se quedó patidifuso cuando a Hoeckster
le ofrecieron el puesto de secretario del partido, pero Hoeckster no vio en ello
problema alguno. Sencillamente, dijo que era austríaco, no estadounidense.
Hoeckster no sabia conducir. Cuando Washington ordenó recortes
presupuestarios, se quedó sin su chófer y le dijeron que debía aprender a
conducir. «Bueno, un par de postes y siniestros después... volvieron a
proporcionarle chófer», recordaba Wally Driver. También tenía ayudantes para
archivar los informes. «Sabía todo lo que había que saber sobre matemáticas y
energía atómica... -prosiguió Driver-, pero su inglés no era precisamente
perfecto. No sabia escribir a máquina. Y no fue capaz de aprender».
Después estaban los vividores aficionados a la vida social. Freddy
Vreeland, hijo de la influyente experta en moda Diana Vreeland, fue una elegante
adquisición, al menos en el vestir, de la base. Otro elemento fijo de la sede
era Ace Rosner; el factótum manco que se paseaba por todo Berlín en su deportivo
blanco. Dick Montague, cuyo padre era el director general de la empresa Borden,
hablaba un alemán sin mácula pero, según me dijo Sherwood, el motivo principal
de su fama era que «una vez al año alquilaba toda la planta superior del nuevo
Hotel Hilton y organizaba una cena de etiqueta para toda la base».
Uno de los personajes femeninos de aquella época era C. G. Harvey, que
actuó siempre como protectora y consejera de su marido. «Bill no hacía nada sin
consultarlo antes con su esposa», me dijo George Kisevalter. C. G. se veía a sí
misma como la bondadosa emperatriz de la base de Berlín. En realidad, tenía
aterrorizados a algunos oficiales jóvenes y a sus esposas. John Sherwood
recuerda su llegada a Berlín, que empezó con una «audiencia con C. G. Harvey
[...]. Era la barrera oficial [...]. Tomamos un té y unas pastas». Tanto
Sherwood como Morris la encontraban intimidante, y los dos trataron siempre de
estar a bien con ella. Durante décadas después del fallecimiento de Bill Harvey,
C. G. contribuyó a perpetuar el mito de la base de Berlín.
Lo que más recuerdan todos sobre C. G. Harvey es cómo Bill y ella se
convirtieron en padres de su hija Sally. Una noche los Murphy se encontraron en
el porche de su casa un canasto con un bebé. Donald Morris lo cuenta así:
«Marian Murphy (¡no podía haberlo dicho nadie más que ella!) se queda mirando el
bebé y dice: "¿Qué es eso?", y C. G. responde: "Un bebé". Y sus siguientes
palabras fueron: "Me lo quedo". Y se lo llevó a casa. Era más o menos la una de
la madrugada. Llamó a todos los de la base que tenían hijos de menos de tres
años. Poco a poco fueron llegando con cunas, biberones, esterilizadores y
pañales, además de ejemplares del Doctor Spock. Creo que yo aporté unos
veinticinco pañales. Cuando llegué, C. G. tenía el bebé en brazos. Estaba
planeando mentalmente la operación. Había también un oficial de la Policía, que
insistía en que debía llevárselo a la comisaría para registrarlo y todo lo
demás, y que después C. G. podría reclamarlo en adopción. Pero C. G. no le hacía
ni caso. Cogió el teléfono, marcó un número y cuando alguien descolgó al otro
lado del hilo, ella le pasó el auricular al oficial de Policía, que de repente
se vio hablando nada menos que con Willy Brandt».
Por culpa de las murmuraciones de algunas de las esposas de empleados de
la base de Berlín, la sede central llamó a Harvey para saber qué era eso del
bebé. «Ni que decir tiene que en el cuartel general creyeron que eso pasaba de
castaño oscuro, e insistieron en hacer comprobaciones al menos acerca de la
madre -me contó Morris-. Resultó que la madre era la hija de un funcionario de
Berlín Oriental. El bebé era ilegítimo. La joven y su madre no se atrevieron a
contárselo al padre de la chica, que era un alemán de la vieja escuela. La chica
se las arregló para tener al bebé y ella y su madre sacaron a la recién nacida y
la dejaron en la entrada de la mejor casa que pudieron encontrar. El señor nunca
se enteró. También se identificó al padre de la criatura [...]. Era un joven
166
semental con algunas conexiones en el KGB» .

En 1959, Bill Harvey supervisaba el trabajo de cien oficiales responsables


de casos y empleados de apoyo, pero más bien se dedicaban a tareas rutinarias.
Definitivamente, habían acabado ya los días de los vaqueros. Cuando alguna vez
se pasaba a su bando algún desertor o espía, la base de Berlin se llenaba de
actividad durante cierto tiempo, pero ya casi nunca Harvey convocaba a su tropa
a media noche en el aparcamiento de la base, «con acero» en el bolsillo, para
que cubrieran una cita con un agente que el oficial responsable sospechaba que
«tal vez podría no estar en regla».
Bill Harvey sabía que la CIA estaba evolucionando, y para él el futuro
estaba más en las acciones encubiertas que en el espionaje. Por sus
circunstancias geográficas, la base de Berlín tenía ahora escasas perspectivas
de poder hacer algo más aparte del espionaje tradicional, y no lo estaba
haciendo muy bien precisamente. Para Harvey era doloroso comprobar que la base
aportaba ahora cada vez menos material de inteligencia realmente valioso, menos
incluso que en cualquier otro periodo desde el episodio del túnel, y sospechaba
que en Washington estaban descontentos con la «ración». Por su experiencia en el
FBI, sabía que determinados puestos conducen a ascensos y que otros no. Mientras
Siguiera en Berlín, estaba fuera del centro de poder de la CIA. Así pues, o
asimilaba su misión en Berlín o algo tendría que hacer.

Eleonore Orlov se había hartado de la vida secreta de su marido y quiso


regresar a Munich. «Ya no sabía ni cuál era el apellido de mi hijo. ¿Kopatzky?
¿Koischwitz? [...]. Quería llevarme a mi niño y regresar a casa de mi madre
[...] -recordaba años después-. La CIA no iba a permitirlo. Y el señor Wilson
167
dijo que lo mejor sería conseguirnos la nacionalidad estadounidense» . Sam
Wilson ofreció a Igor Orlov varias alternativas. Una era un pago total de
veinticinco mil dólares para que abriera un negocio en Munich; otra era la
nacionalidad estadounidense para toda la familia. Eleonore le rogó que aceptara
el dinero para montar su propio negocio. Pero Igor argumentó que su vida había
mejorado radicalmente desde que trabajaba para la CIA.
Al final, Orlov se quedó con la CIA en Alemania. Sam Wilson desde
Washington, y Bill Harvey y David Murphy desde Berlín arreglaron las cosas para
que le ascendieran y le destinaran a la sede de Frankfurt, y le prometieron que
le conseguirían la nacionalidad estadounidense para él y su familia. De este
modo, Igor se convirtió en oficial de casos de pleno derecho, con sus propios
agentes a su cargo. Las dudas sobre Orlov que pudiera haber albergado la CIA en
1954 quedaron en el olvido. Los errores y las sospechas de las que escribió
David Murphy más de cuarenta años después jamás salieron a la luz en aquella
época.
Pasado el tiempo, la familia Orlov se instaló finalmente en Estados
Unidos. Y aquel hombrecillo se convertiría en la obsesión de toda una generación
de peces gordos de los servicios norteamericanos de inteligencia.

166
Cuando Harvey regresó a Washington, le enseñó a James Angleton una foto de la niña. El
jefe de Contraespionaje, sombrío como siempre, miró a Harvey y le dijo: «¿Has hecho que
la investiguen? Podría ser una enviada». A Harvey no le hizo ninguna gracia, y se guardó
la foto inmediatamente.
167
Entrevista con Leonore Orlov mantenida el 10 de julio de 1988.
22. TRANSICIÓN, MAGNICIDIO Y CONCIENCIA

En el otoño de 1959, Bill Harvey tomó la decisión que cambiaría su carrera


profesional y regresó a Washington. Al poco tiempo, Ted Shacldey seguía sus
pasos y pasaba a ocupar una vacante que había quedado en la División de la
Europa del Este. David Murphy fue nombrado jefe interino de la base, con lo que
parecía que finalmente daban resultado los años de adular a Harvey. Pero
entonces, por primera vez en su meteórica carrera, Murphy se topó con un freno.
Harvey se enfureció cuando el directivo de la CIA John Bross pasó por alto
a Murphy y destinó a Berlín al jefe de la base de Munich, William Hood. Harvey
no soportaba ni a Hood ni a Bross; este último había sido el hombre que
desaprobó el envío de refuerzos a los insurgentes germano-orientales en 1953.
En la BOB nadie se quedó tranquilo cuando a comienzos de diciembre de 1959
llegó Hood, con sus dos enormes baúles repletos de camisas. John Sherwood, que
había trabajado para él en Munich antes de incorporarse a Berlín, dijo: «Te
corregía la forma de llevar la ropa. Era fantástico en las fiestas. Jugaba mucho
al ajedrez, le encantaban las charadas, jugaba bien al bádminton, hablaba por
los codos y nunca estaba en la calle, nunca».
Hood y Harvey eran como la noche y el día. Hood sentía por Harvey el mismo
resquemor que su predecesor le profesaba. Hood se había casado bien, y muchos
compañeros creían que su esposa, Cordelia, algo mayor que él, era mucho más
lista para el negocio del espionaje que su marido. «El consumo ostentoso era
toda la vida de Bill Hood [...] -dijo Sherwood de él-. Podías seguir a Bill Hood
y reescribir la teoría de la clase ociosa». Hood escogió a John Dimmer para el
puesto que dejó Shackley, es decir, como delegado suyo para los países del
entorno soviético. Dimmer era célebre por su desconcertante manía de arrancarse
los padrastros hasta dejarse los dedos en carne viva.
El único logro de Hood como jefe de la base fue cambiar los lavabos, de
anticuado estilo europeo, por unos aseos a la norteamericana con dispensadores
gemelos de papel higiénico. Aquello le valió el apodo (en alemán) de «Hood el
doble culo». En febrero de 1960, dos meses después de su aparición sorpresa,
Hood se marchaba de allí igual de rápido que había llegado. Fue entonces cuando
David Murphy se convirtió por fin en el jefe de la base. «Hood era un buen
ejemplar de la clase consumidora y ociosa. Estaba casado con una mujer
brillante, que también trabajaba para la agencia», me dijo John Sherwood.
Donald Morris era uno de los pocos oficiales de Berlín que admiraba a
David Murphy: «Murphy solía hacer nueve cosas a la vez, y ocho de ellas
extremadamente bien. Tenía un entusiasmo contagioso increíble. Cuando alguna
secretaria entraba en el despacho, salía convencida de que el papel que llevaba
en las manos era el documento más importante del Gobierno. Dave era brillante.
Su mente trabajaba como la de nadie». Sin embargo, Morris reconoce que «daba la
sensación de que no era del todo leal a la gente que trabajaba para él, que si
se enfadaba o algo así no les respaldaría». Pero Morris sentía que el talento de
Murphy era tal, que esa sensación de deslealtad bien podría pasarse por alto.
Para John Sherwood, trabajar a las órdenes de Murphy fue una experiencia
frustrante. Sherwood estaba molesto por que la base de Berlín se concentrara
tanto en los soviéticos y no prestara la suficiente atención al ejército de
Alemania Oriental. Sherwood montó una operación para infiltrarse en el cuartel
general del Ministerio de Defensa germano-oriental, ubicado en la zona
residencial de Berlín Oriental. Al cabo de tres meses tenía una red de agentes e
informadores. A partir de la información que le facilitaron, pudo componer el
primer borrador que tuvo la base de Berlin de la distribución fisica del cuartel
general. Para gran sorpresa de Sherwood, Murphy le llamó a su despacho y le
dijo:
- Todos esos dichosos informes que estás escribiendo... ese no es nuestro
objetivo.
- ¡Pero hombre, coño, es el Ministerio de Defensa de Alemania Oriental! -
repuso Sherwood.
- ¡Pues dáselo al ejército! -contestó Murphy.
Sherwood se dirigió a los servicios de información del ejército y, para su
espanto, se enteró de que tampoco el ejército tenía como objetivo la
organización defensiva de Alemania Oriental. «Nunca hicieron nada al respecto»,
recordaba Sherwood. Estuvo tres meses trabajando como director de operaciones
del proyecto, lo que le obligaba a sobrevolar la zona en aviones de carga; así
pudo componer el primer retrato detallado y a menudo espeluznante del ejército
de Alemania Oriental. Por desgracia, cuando un oficial de alto rango del
servicio secreto militar de Frankfurt acudió a Berlín en una visita de
inspección, descubrió que uno de los hombres de la CIA estaba dirigiendo esa
operación y ordenó que se cancelara.
Fue durante el mandato de Murphy cuando el KGB demostró cuán atroz podía
llegar a ser. El jefe del KGB era entonces Iván Alexandrovich Serov, que había
ascendido al cargo en marzo de 1954, durante el tumultuoso período que Siguió a
la muerte de Stalin. Nada más ocupar la jefatura, Serov se puso manos a la obra
para ampliar la capacidad de cometer magnicidio del KGB. En los inicios de su
mandato, en 1954, ordenó un intento chapucero de matar a los dirigentes
antisoviéticos exiliados, pero al poco tiempo Serov creó la kamera, un
168
laboratorio especial para la investigación de armas exóticas .
Como todo adulador del partido, Serov quería complacer a sus jefes.
Convirtió el departamento de magnicidios del KGB en un instrumento para obtener
recompensas políticas. Los oficiales supremos del Kremlin utilizaron el KGB de
Serov para destruir a todo el que les llevara la contraria. Jruschov, nombrado
secretario general del Partido Comunista en 1955, no dudó en recurrir a los
métodos de Stalin aunque en la superficie se presentara como un reformista
antiestalinista. Pues bien, Jruschov otorgó al KGB y a Serov la potestad de
matar en cualquier rincón del mundo, siempre que usaran armas que no pudiesen
delatar fácilmente a Moscú.
Serov formalizó y reforzó una política según la cual todo magnicidio
cometido en el extranjero debía ser aprobado previamente por un comité secreto
especial del Politburó. Las víctimas eran escogidas por él y por dicho comité.
Para la labor de supervisar los magnicidios, Serov eligió a Alexander
Semionovich Paniushkin, un ex embajador al que nombró jefe de la Dirección
Ejecutiva Primera, el antiguo departamento de operaciones extranjeras del KGB.
La primera labor de Paniushkin fue dar con la manera de acallar de una vez por
todas a la NTS, el viejo movimiento de emigrados antisoviéticos en el que Igor
Orlov se había infiltrado en 1949. Para el secretario Jruschov infiltrarse no
era suficiente ahora. Quería a los dirigentes de aquel molesto grupo
aniquilados.
A finales de los años cincuenta, la NTS se dedicaba sobre todo a
protagonizar trucos propagandísticos y representaba, a lo sumo, una amenaza
marginal al régimen comunista que estaba en el poder en Rusia. Uno de aquellos
episodios propagandísticos consistió en que un enviado de la NTS se acercó a un
ruso fuera del país y le dijo que la NTS tenía «controladas» ciertas ciudades,
incluida Moscú. Para demostrarlo, el enviado dijo al atónito ruso que se
acercara a determinada cabina telefónica en la que vería su nombre escrito en
uno de los lados. Aunque este tipo de intentos resultaban patéticos sin más, el
KGB seguía considerando peligrosa la organización, debido a que recibía
financiación continua de la CIA.
Serov lanzó su campaña de acción contra la NTS en septiembre de 1956. Un
día, Bogdan Stashinski, un agente ucraniano, fue conducido hasta el despacho de
Serov, en la cuarta planta del número 2 de la plaza Dzerzhinski. Allí le
esperaban Serov y Paniushkin, el supervisor de magnicidios. Paniushkin, con sus
dotes histriónicas, le entregó personalmente una nueva arma y le describió cuál
169
sería su nuevo cometido en Alemania Occidental .
Como ya sucediera con Igor Orlov siete años antes, Bodgan Stashinski debía
convertirse en un miembro de confianza de un grupo antisoviético, en este caso

168
Véase Peter Deriabin y T. H. Bagley The KGB Masters of thee Soviet Union, pp. 361-362.
169
Georgi Okolovich fue un dirigente de la NTS especialmente odiado por el Kremlin. En
febrero de 1954, el MGB, el precursor del KGB, envió al capitán Nikolái Jolkov en misión
para matarle. Jolkov tenía una novia en Alemania Occidental y ningunas ganas de regresar
a Moscú. Así, en lugar de llevar a término el asesinato, le confesó a Okolovich el motivo
de su visita y le mostró las balas envenenadas con las que supuestamente debía matarle.
Para más detalles sobre las operaciones con exiliados rusos, véase el exahustivo libro de
E. H. Cookridge, Gehlen: Spy of the Century.
170
la Organización de Nacionalistas Ucranianos . Y también como Orlov, empezó a
trabajar en un periódico para los exiliados de Munich, el Ukrainski Samostnik de
Lev Rebet. Si bien la CIA había perdido interés en los movimientos de los
exiliados antisoviéticos, Rebet y sus colegas seguían siendo una espina
especialmente molesta para el bando soviético. El 12 de octubre de 1957,
Stashinski entró en las oficinas del periódico, en la Karlsplatz de Munich,
portando un maletín de cuero. Cuando Rebet se asomó al rellano para saludar a su
empleado, Stashinski abrió el maletín, sacó un extraño artilugio y lo presionó
sobre dos tubos de metal. Mientras Rebet miraba los tubos, éstos dispararon y le
rociaron la cara con sus siete centímetros cúbicos de cianuro de hidrógeno.
Como había asegurado el laboratorio del KGB, el efecto fue inmediato.
La boca y conductos nasales de Rebet absorbieron el veneno, su corazón se
detuvo y Rebet cayó al suelo, muerto. No había rastro de violencia. Stashinski
se tomó una cápsula con antídoto, tal como le habían dicho que hiciera, y escapó
de allí sin problemas. Las autoridades de Alemania Occidental encontraron
sospechosa aquella muerte, pero al carecer de pruebas de asesinato, archivaron
el asunto atribuyéndola a un ataque al corazón.

Aunque Serov fue muy eficaz, Jruschov le reemplazó en diciembre de 1958


por su propio hombre de confianza, Alexander Nikolaievich Sheliepin, en el cargo
de jefe del KGB. Shelyepin era un pájaro de altos vuelos del Partido Comunista,
y había sido organizador del Komsomol, la Liga de Juventudes Comunistas. No
había trabajado nunca en temas de inteligencia y carecía de la paciencia y de la
mentalidad de un chequista (como solían llamarse a si mismos los curtidos
171
agentes del KGB) . No le importaban las motivaciones humanas del otro bando, lo
único que quería era eliminar a sus adversarios. Según el magnicida Stashinski,
el nuevo jefe del KGB se interesó aún más por los magnicidios que su predecesor.
El 15 de octubre de 1959, Stashinski esperaba en el vestíbulo de un
edificio de apartamentos de la Zeppelinstrasse de Munich a que apareciera
Stephan Bandera, el agitador dirigente de la Organización de Nacionalistas
Ucranianos. Bandera era un hombre especialmente odiado por el kremlin porque
había trabajado para el MI6 antes de la guerra, para los nazis durante la guerra
y ahora para la CIA. Cuando Bandera entró en el vestíbulo, Stashinski, una vez
más, activó el mecanismo de la pistola de aire y le disparó el veneno a la cara.
La muerte de Bandera desató la ira de la comunidad de exiliados soviéticos,
pero, de nuevo, su fallecimiento se atribuyó a causas naturales.
Desde Munich, Stashinski viajó hasta Berlín y cruzó a la zona oriental,
desde donde fue convocado a Moscú otra vez. Allí, el jefe del KGB condecoró al
asesino con la Orden de la Cinta Roja.
Hasta julio de 1961, la CIA no supo la verdadera historia de aquellos
asesinatos. Un mes antes de que se erigiera el Muro de Berlín, un matrimonio, en
cuyos carnés de identidad germano-orientales figuraban los nombres de Josef e
Inge Lehmann, cruzaron desde Berlín Oriental a Berlín Occidental y se
presentaron en el CIC del ejército de Estados Unidos, que dio parte
inmediatamente a la base de Berlín. Cuando llegó el oficial de la CIA encargado
del interrogatorio, Joseph Lehmann se puso en pie y se identificó como Bogdan
172
Stashinski, el magnicida del KGB . Demostró la veracidad de su papel en los
magnicidios con detalles que solo podría conocer el asesino, y un año después
confesó sus crímenes durante el juicio. Pero no iba a ser el último magnicida
que el KGB enviara al lado occidental.

No hay mejor ejemplo del cinismo estadounidense de aquella época que el


modo en que la CIA arriesgó, y a menudo sacrificó, a exiliados rusos para

170
Según consta en la transcripción de la confesión y del juicio a Stashinski en 1962.
171
La Cheka, el antecedente del KGB, se especializó en enviar agentes a determinadas
facciones del enemigo con el objetivo de ganarse la confianza de sus dirigentes. A muchos
agentes del KGB les gustaba denominarse a sí mismos chequistas.
172
Véase el relato sobre la confesión de Stashinski en la obra del general Reinhard
Gehlen, The Service, pp. 240-241.
conseguir sus objetivos. La CIA reclutó a miles de refugiados vulnerables que
habían dejado sus hogares tras el Telón de Acero para llevar una vida mejor en
Occidente, y les utilizaron con escasa consideración hacia su seguridad
personal. La CIA tenía una confianza ciega en los planes que involucraban a los
exiliados antisoviéticos, pero estos fracasaron una y otra vez, costaron muchas
vidas humanas y proporcionaron cobertura a agentes soviéticos como Igor Orlov.
No ha quedado constancia de las muertes de todos aquellos exiliados, ni
siquiera en los archivos menos accesibles de la CIA. De los cientos de agentes
entrenados y enviados a la URSS, nada indica que ni tan siquiera uno de ellos
cumpliera su misión con éxito. Mientras tanto, el WIN, es decir, el grupo de
resistencia polaco que la CIA apoyó con gran cantidad de recursos, resultó ser
una operación soviética de cabo a rabo. Los propios soviéticos habían creado el
WIN para atraer a los polacos favorables al bando occidental, para poder
identificarlos y destruirlos. Y lo consiguieron con un éxito apabullante.
En 1955, Harry Rositzke, que dirigía desde Munich la mayor parte de las
operaciones paramilitares contra los soviéticos, estaba dispuesto a poner fin a
las operaciones al otro lado de las líneas enemigas, pero algunos veteranos de
la CIA, como Donald Morris, defendían ese tipo de misiones porque «mantenían
ocupado al KGB [...] y confundido».
La experiencia más triste que tuvo que vivir John Sherwood en relación con
esa falta de respeto por la vida de otras personas comenzó con la visita a la
base de Berlín del subdirector de Planificación, Richard Bissell. Sherwood lo
recordaba así: «Nos pusimos en fila en el pasillo de la segunda planta. Entonces
entra el hombre, vestido con un traje de tres piezas y con reloj de cadena, la
viva imagen del triunfador. Y comienza a hablarnos. Yo me vuelvo hacia uno de
mis compañeros y le digo: "¿Es que estamos en una reunión de directivos de la
IBM?"». Bissell anunció a Sherwood y sus compañeros que tenía en mente una
misión especial. Bissell declaró, en tono rimbombante: «Hemos sabido que
alrededor de Berlín hay una serie de bases de misiles tierra-aire. Me haríais un
favor enorme si os ponéis a trabajar en ello».
Sherwood recibió la orden de encargarse del asunto, y así empezó una de
las operaciones más atroces de la historia de la base de Berlín. Recurriendo a
todos los instrumentos disponibles, Sherwood reclutó a cientos de agentes, la
mayoría inmigrantes recién llegados, a los que asignó la tarea de localizar los
misiles tierra-aire (SAM, en sus siglas en inglés) y los manuales para los
sistemas de SAM. Según me contó el propio Sherwood: «Muchos lo hicieron porque
acababan de salir y [...] se decían "¡Por Dios, si no lo hago, estoy acabado
[...]! Debo hacerlo si quiero salir"».
A lo largo de la peligrosísima operación, uno tras otro fueron cayendo
todos los agentes, arrestados y luego apaleados o asesinados a disparos. Uno de
sus agentes acabó con todos los dientes saltados. Las torturas no eran algo
infrecuente. Pero Sherwood siguió con los reclutamientos. «Aprendí a doblegarlos
como si fueran de goma. Sabía exactamente lo que debía decirles. Era
puñeteramente hábil [...]. Me pasaba el día entero haciéndolo, noches enteras».
A última hora de la tarde Sherwood iba a visitar a germano-occidentales que
tenían parientes en las ciudades de Alemania Oriental donde estaban localizadas
las bases de SAM, y les forzaba a escribirles cartas pidiéndoles información, o
invitándoles a hacer una visita al lado occidental, ocasión que Sherwood
aprovechaba para intentar reclutarlos. Tras un relajado desayuno a la mañana
siguiente, volvía a la base con su informe sobre la noche anterior. Estaba tan
entusiasmado que exhortó a David Murphy a que pusiera a todos los oficiales de
casos de Berlín en el turno de noche. Pero Murphy hizo caso omiso de su
petición.
Tras varios meses dedicado a esta labor, Sherwood consiguió localizar
todas las bases de SAM y obtener fotografías de las mismas. Su última tarea
consistió en dar con una copia del manual operativo de los SAM. Había reclutado
a un alemán oriental muy joven que tenía parientes en la ciudad de Glau, donde
se hallaba la base de mando de los misiles. Lo más seguro es que tuvieran el
manual allí, y el joven alemán accedió a intentar hacerse con una copia.
Resultó que la ciudad entera estaba habitada por una secta religiosa, la
de los Weisenbergers. El joven le dijo a Sherwood que se había publicado un
libro sobre la secta, en el que aparecían mapas con todos los edificios de la
localidad. Y que podía pedir a sus parientes de allí que le indicaran cuál era
el edificio que usaban las fuerzas de la defensa aérea.
Sherwood envió un cable a Washington solicitando que alguien se acercara a
la Biblioteca del Congreso para obtener un ejemplar del libro. Pasaron las
semanas. Leonard McCoy, el oficial de informes de la División Soviética que fue
el encargado de obtener el libro, no respondía a la petición de Sherwood, así
que este se las ingenió para conseguirlo por otras vías y envió al joven a esta
peligrosísima misión. Pero el chico fue arrestado. «Ir desde Berlín Oriental a
la zona oriental era como entrar en Alcatraz, realmente duro... -me dijo
Sherwood-. Ahí era donde perdía a mi gente [...]. Accedían a volver allí otra
vez para visitar a algún pariente y establecer comunicaciones, pero ya no
regresaban jamás. Algún error debían de cometer».
A Sherwood le molestaba terriblemente que ni Harvey ni Murphy ni nadie de
la sede central diera muestras de preocuparse por lo que les ocurría a estas
personas. «A Murphy le traía al fresco. Solo le obsesionaban los rusos. Una
noche me dijo: "John, tú quizá no te enteras, pero los rusos saben que les he
hecho daño. Saben cuánto daño les he hecho. Mi vida en esta ciudad está en
constante peligro" [...]. La metáfora con la que describe a Murphy es la de una
noche negra como boca de lobo, con montones de objetos por todas partes [...].
Una lámpara halógena se mueve en círculos. Lo va iluminando todo [...]. Justo
cuando empiezas a discernir algo, se desplaza a otro punto [...] un cerebro
rápido y superficial. Nada mas».
Tiempo después, cuando Sherwood regresó a Washington, pudo encontrarse con
Leonard McCoy. «Yo estaba un poco quemado porque no hubieran querido enviarme ni
un libro o contarme algo sobre lo ocurrido en Glau [...] así que busqué a McCoy.
Anduve husmeando hasta saber quién era el encargado. Aún me dolía que todos
aquellos tipos hubieran acabado entre rejas [...]. Entonces fui a McCoy y le
dije: "Aquí tienes los informes. Estos asuntos deben de ser de tu incumbencia"».
La reacción de McCoy sorprendió al propio Sherwood. Le preguntó por qué
deberían incumbirle esos informes, dado que la CIA había tenido en su poder el
manual de los SAM desde hacía dos años y medio. «Me explicó que lo había
conseguido por un desertor indonesio [...]. O sea, toda la gente que había
trabajado en esta misión acabó en la cárcel para nada. Unos doscientos pobres
diablos. Y yo me maté durante más de medio año para nada, para una mierda así».
Todavía hoy Sherwood se revuelve al pensar en todos los agentes que
sufrieron palizas, detenciones o cosas peores. «Grotesco, ¿no le parece? Me
despertaba a las cuatro de la mañana y no podía volver a conciliar el sueño
[...]. Me sentía enfermo».
Para Sherwood, aquel incidente supuso su toma de conciencia de cuál era el
tipo de trabajo que había ocupado su vida. «Era realmente un buen oficial de
casos. Seguramente recluté a igual o incluso más gente que nadie. Se me daba muy
bien, como un talento innato. Estoy tan orgulloso de mi labor como cualquiera en
mi lugar. Es una virtud que no se valora [...]. Traté de agarrarme a algo que me
redimiera, pero no lo encontré».
23. ¿QUÉ MURO?

En agosto de 1961, justo un año y medio después de que David Murphy


asumiera el cargo de jefe de base, lo dejaba para trasladarse a Washington a
ocupar un puesto importante en la División de la Rusia Soviética. La BOB
iniciaba así otra etapa de transiclon. El sustituto de Murphy en Berlín fue
William Graver, uno de los hombres más altos de la CIA y con un ego a juego con
173
su estatura .
Graver había sido uno de los vaqueros de Berlín en la etapa de Bill Harvey
y había trabajado para la BOB desde 1954 hasta 1958, cuando fue destinado a
Washington como director de la Sección Alemana.
Sus antiguos compañeros recuerdan dos cosas de Graver: su arrogancia y su
apetito sexual. John Sherwood recuerda una conversación típica con él: «Un día
me dijo que estaba muy orgulloso de haberse enterado de que yo era daltónico,
porque él también lo era. Había leído en algún lugar que los daltónicos son sin
duda superiores genéticamente a los demás».
El apodo de Graver, el Supremo, no estaba inspirado en su metro noventa y
cinco de estatura, sino en su fama de hacer lo imposible por que las mujeres se
acostaran con él. Durante su época de jefe de misión en Viena, Graver hizo que
nombraran como delegado suyo a Charles Malton, un hombre bien educado y muy
amable pero que no fue un oficial especialmente dotado. La razón era, según me
dijo Sherwood y me confirmaron otros ex compañeros, que «Graver quería tirarse a
su mujer. Así de simple».
Por el contrario, a las mujeres con las que no quería acostarse, como June
Sworobuck (la ayudante de George Kisevalter), no podía ni verlas. Sworobuck
llegó al punto de «odiar a Graver», como me contó Kisevalter, quien añadió: «Oh,
sí, era un misógino. Ninguna mujer debía pasarle por encima». Sworobuck era
abogada de profesión y acabó ocupando un merecido cargo ejecutivo en la CIA.
Además Graver era un ingrato, Como él mismo demostró Cuando Bill Harvey
visitó la base mientras él era el director. En esa ocasión Harvey se emborrachó.
«¿Y qué cree que hizo Graver? -me dijo Kisevalter-. Coge y manda un cable a casa
quejándose de la conducta de Harvey [...]. [Harvey] fue quien le puso a él en
ese cargo, y luego va y él le hace esto. Así era Graver».
E. Allan Lightner hijo, el diplomátíco norteamericano más veterano de
Berlín, estaba hasta la coronilla de la base de Berlín. Hacia tiempo que se
había dado cuenta de que apenas conseguían información relevante. Y estaba a
punto de averiguar cuán poca.
Durante la semana del 6 de agosto de 1961, Graver estaba habituándose a su
nueva vida en Berlín y David Murphy se dedicaba a zanjar los últimos asuntos
antes de marcharse. El miércoles 9 de agosto, un grupo secreto compuesto por
militares y gentes de la CIA, denominado el Comité de Vigilancia de Berlín, se
reunió en la BOB. Graver veía aquel encuentro como «una aburrida reunión
social», así que ni él ni Murphy asistieron a la sesión aquel día. En vez de
eso, enviaron a John Dimmer como representante de la CIA.
El coronel Ernest von Pawel (un oficial germano-occidental a quien Murphy
había puesto públicamente en ridículo) se dirigió al grupo con tono decidido:
«Sé que algunos de vosotros no estáis de acuerdo con mis puntos de vista, pero
quiero comunicároslos, para que conste. En mi opinión, Alemania Oriental y la
URSS están en proceso de acordonar el sector oriental con algún tipo de sistema
de barreras».
Dado que los oficiales de la CIA no tenían permiso para viajar a Berlín
Oriental ni a Alemania Oriental, y dado que los oficiales de casos de Murphy
tenían menos de una docena de agentes operando en Berlín Oriental, la única
información secreta fiable sobre Berlín Oriental procedía de la Misión de
Contacto Militar (MLM en sus siglas en inglés), formada por norteamericanos y
alemanes del lado occidental, cuyo jefe era el coronel Von Pawel. La MLM podía
viajar a la zona oriental para inspeccionar porciones muy limitadas de Alemania
Oriental. Por desgracia, casi el 60 por 100 de Alemania Oriental quedaba fuera

173
Según los comentarios de varios de sus compañeros.
de su alcance, y los agentes de la Stasi seguían a los todoterrenos de la MLM a
las áreas donde esta sí podía llegar. Aun así, la MLM tenía suficiente
información como para convencer a Von Pawel de que, como él mismo dijo en
aquella reunión, «se erigiría un muro para cortar el flujo diario de dos mil
quinientos refugiados germano-orientales que cruzaban a Berlín Occidental». Von
Pawel explicó también que las autoridades germano-orientales creían que el país
no podría tolerar por más tiempo aquella hemorragia de ciudadanos hacia el lado
occidental. Les recordó a todos los presentes que Hitler había encerrado a los
judíos en Varsovia. Y recordó a John Dimmer en particular que la CIA «ni una
sola vez había podido predecir cuáles eran las intenciones de los soviéticos en
Berlín».
Dimmer, hablando en nombre de la base de Berlín, dijo que Walter Ulbricht,
el hombre a cargo de Alemania Oriental, «cometería un suicidio político si
ordenaba construir aquel muro».
El teniente coronel Thomas McCord, jefe del grupo de inteligencia militar
del ejército de Estados Unidos en Berlin, fue el siguiente en tomar la palabra.
Informó al comité de que uno de sus agentes, un médico y funcionario del Partido
Comunista de Alemania Oriental, se había enterado el domingo anterior de que
Berlin Occidental iba a quedar sellado el día 13 de agosto.
Dimmer sabía que McCord ya había informado sobre este asunto a Murphy y
Graver, quienes habían desechado su informe porque aquel médico parecía haber
confundido dos temas que no estaban relacionados entre sí. Graver ordenó que el
informe fuese remitido a la base de Bonn, subrayando que la fuente que lo había
proporcionado era tan poco de fiar que nadie cometería la osadía de enviarlo a
la sede central. Así pues, Dimmer no hizo caso de las palabras de McCord. Al
final de la reunión, solo Von Pawel y McCord anticipaban la existencia del muro.
El día siguiente, los servicios de información franceses transmitieron a
McCord una información que habían recibido del doctor Hartmut Wedel, un dentista
germano-oriental que tenía muchos pacientes del SED, el partido gobernante en
Alemania Oriental. Los franceses le dijeron lo siguiente a McCord: «Van a
levantar una serie de barreras por todo Berlín». McCord comunicó diligentemente
este informe a la base de Berlín, donde se le prestó tan poca atención como a su
propia fuente.
En Washington, el joven presidente de Estados Unidos -aún escocido por el
episodio de cuatro meses antes en la bahía de Cochinos, en Cuba- estaba
desesperado por obtener información relevante de Berlín. Telefoneaba tantas
veces a la Sección Alemana del Departamento de Estado, que empezaron a llamarle,
despectivamente, «nuestro oficial de la Sección Berlinesa». Kennedy no se
equivocaba en sus sospechas de que la CIA y el Departamento de Estado le estaban
ocultando información.
El viernes 11 de agosto, cuatro mil refugiados se abalanzaron por el
parque de Marienfelde. El oficial de informes John Maypother pudo ver la
histeria dibujada en el rostro de las personas a las que trataba de reclutar,
pero, igual que sus colegas de la base de Berlín, no preguntó las razones.
El sábado un oficial germano-oriental, Frank Steinert, que después
desertaría para pasarse al bando estadounidense y viviría sus últimos años en
Virginia, asistía a la fiesta de cumpleaños de un funcionario del Partido
Comunista junto a otros oficiales del ejército, como el teniente coronel Martin
Luffler, el jefe de la división del ejército Nacional Popular de Alemania
Oriental. Tras el bufé, en lugar de anunciar un brindis por el compañero que
celebraba el cumpleaños, el ministro de Defensa (el general Karl-Heinz Hoffmann)
dio las órdenes pertinentes para iniciar el proceso de acordonamiento de Berlín.
«¿Cómo es posible que la CIA no supiera nada? Para mí, no tiene ni pies ni
174
cabeza», dijo Steinert .
La base de Berlín tuvo noticias sobre el muro a las cinco y cuarto de la
madrugada del domingo. Graver y sus hombres acudieron a toda prisa a sus
despachos. No perdieron tiempo discutiendo sobre su fabuloso error de
inteligencia. La gran preocupación de Graver eran los planes de evacuación. «¿Y
si estamos atrapados?», inquirió a sus incrédulos colegas. Y ellos le explicaron
con toda la paciencia del mundo que los soviéticos habían cercado todo Berlín.
Si se decidían por cruzar la frontera hacia Berlín Occidental, lo razonable era

174
Entrevista con Frank Steinter mantenida el 23 de marzo de 1988.
pensar que el personal de la base de Berlín no podría escapar, ya que las
potencias occidentales solo tenían allí una presencia militar simbólica. Aunque
Graver no lo entendió, acababa de asistir al final de una era.
Ni William Graver ni sus predecesores sospecharon nunca que uno de los
hombres de la propia base de Berlín, George Weisz, había podido ser el que dio a
los soviéticos el impulso y la confianza necesarias para levantar el Muro de
Berlín.
Cuando Weisz regresó a Washington de su visita por la base de Berlín,
reanudó su trabajo en la Operación Sujetapapeles, es decir, el reclutamiento e
importación en secreto de nazis a Estados Unidos. Una unidad secreta del
ejército, la Agencia Conjunta para Objetivos de Inteligencia (JIOA en sus siglas
en inglés), controlaba la operación, y estaba dirigida directamente desde el
Alto Mando Conjunto.
Desde 1955 la URSS tenía por blanco a un comandante del ejército
estadounidense, William Henry Whalen, un hombre que empinaba demasiado el codo
en las fiestas de las embajadas. Whalen, subdirector de la JIOA, se pasaba
borracho una cuarta parte del día, y además estaba endeudado hasta las cejas.
Los soviéticos pensaron que sería muy vulnerable ante un reclutamiento por parte
del GRU. Lo que querían de él era información scbre los 361 nazis que habían
viajado a Estados Unidos gracias a los Sujetapapeles.
Según la documentación del FBI, el 16 de diciembre de 1957 George Weisz
175
recibió la acreditación Top Secret de seguridad militar . Weisz necesitaba la
acreditación para su nuevo destino en el Departamento de Estado, consistente en
trabajar con el coronel Whalen (que había sido ascendido de rango) y con la JIOA
en la coordinación de las actividades destinadas a sacar a más nazis de los
países comunistas. Además, el nuevo trabajo de Weisz incluía entre sus
competencias ayudar al Departamento de Defensa y a la CIA a coordinar los planes
de evacuación a través del Grupo de Contacto de Washington en caso de que la
176
URSS invadiera Berlín Occidental . Sin saberlo o quizá sabiéndolo, Weisz estaba
ayudando en un proyecto que para los soviéticos era de especial relevancia.
En marzo de 1959, Whalen, ahora ya agente doble del GRU, se encontró con
su contacto soviético en el aparcamiento de un centro comercial de Alexandria,
en Virginia, y le entregó informes sobre las defensas del ejército en Alemania
Occidental y Berlín Occidental. El coronel vendió a su país por un total de
catorce mil dólares en cinco años. Durante gran parte de ese tiempo, Weisz
trabajó con Whalen en los planes de evacuación de Berlin. En agosto de 1961, los
soviéticos sabían por Whalen que Estados Unidos no tenía planes de defensa para
Berlín y, de hecho, muy poco armamento en la ciudad dividida. Con toda
confianza, el KGB transmitió a Nikita Jruschov que los norteamerícanos no tenían
ninguna posibilidad real de defender Berlín, a no ser con un intercambio suicida
177
de ataques nucleares .
Whalen y Weisz siguieron trabajando juntos hasta que el FBI arrestó a
Whalen en 1964. Los archivos del Departamento de Justicia indican que se hizo
todo lo posible por evitar que el ejército y la CIA se enteraran del bochornoso
papel que había desempeñado Whalen. Una pequeña parte del archivo del caso
Whalen ha sido desclasificada en los últimos tiempos, y demuestra que presionó a
sus compañeros para obtener información relativa a cuestiones de seguridad que
luego suministraba a la URSS.

175
Archivo del FBI número 116-62.428 sobre George Weisz.
176
El Grupo de Contacto tenía también otro cometido más delicado. Era el responsable de
seguir la pista a valiosos ex nazis, y sacarlos del país si su ubicación se volvía
peligrosa de repente.
177
Todo apunta a que Weisz suministraba a Whalen gran parte de la información secreta
sobre el papel de la CIA en Berlín, y que este, a su vez, la pasaba al oficial soviético
encargado de su caso. También es posible que Israel pusiera sobre aviso a la URSS sobre
la importancia de Weisz. Sería entonces cuando el KGB pidió a Whalen que destinara a
Weisz de nuevo al Pentágono, para que Whalen pudiera averiguar por él cuáles eran las
actividades de la CIA en Berlín y luego poder compartir la información con la URSS, que
estaba preparando la construcción del Muro de Berlin. Sin embargo, parece ser que Weisz
no sabía que su nuevo jefe estaba vendiendo la seguridad y posiblemente la vida de sus
compañeros de la base de Berlín.
Es posible que la cercanía entre Whalen y Weisz se debiera a una
desafortunada casualidad. En todo caso, no se llevó a cabo ninguna investigación
a fondo para dilucidar si Weisz o cualquier otro habían estado colaborando
178
deliberadamente en la traición de Whalen a Estados Unidos . Para entonces, la
CIA había destinado a Weisz de nuevo a Frankfurt, desde donde siguió enviando
nazis a Estados Unidos bajo la tapadera de sus actividades para la seguridad
nacional. Su carrera no se vio interrumpida en ningún momento.
Desde luego, la base de Berlín fue evacuada, pero no a causa del muro. Los
pocos, como John Sherwood, que durante algún tiempo se habían preguntado qué era
exactamente lo que la legendaria base de Berlín estaba haciendo allí, empezaban
ahora a ocupar cargos de responsabilidad en la jerarqula de la CIA.
Ed Ryan, antiguo agregado naval, sustituyó a Graver como jefe de la base
en 1963. Y a él le tocó la mala suerte de tener que explicarle a Sherwood, que a
la sazón trabajaba como delegado de John Limond Hart (jefe de la División de la
Europa Occidental de la CIA), que habría que nutrir la base de Berlin con más
personal para ir a por los soviéticos una vez más. Sherwood rechazó de plano su
sugerencia. Ryan protestó y entonces Sherwood le preguntó: «"¿Y cómo piensas ir
a por los soviéticos? Cuando vienen, son como diminutas pasas en un pudín; no,
peor: son como una pasa en un pudín gigantesco. ¿Cómo vas a atraparlos cuando
pasen? ¿Es que pretendes distinguirlos mientras cruzan? No tienes capacidad de
vigilancia. No sabemos quiénes son". A [Ryan] eso no le gustó ni pizca, pero le
convencí porque yo si tenía experiencia y él no». Bajo el mandato de Ryan, la
base de Berlín se redujo a treinta personas, de las casi cien que hubo en la
gloriosa época de Harvey.
Y ya no hubo más renacimientos de la base de Berlin. Pasó de ser el
trampolín para los que llevaban «cohetes en el bolsillo», como había presumido
Sam Wilson, a convertirse en el vertedero de agentes de poca monta que no podían
conseguir destino a los sitios donde estaba la acción. El Muro de Berlin fue el
recordatorio último y permanente, o así lo parecía, de que los mejores hombres
de la CIA se habían enfrentado al KGB en las líneas de combate de la Guerra
Fría... y que habían perdido la batalla.
Los restantes agentes de la base de Berlín fueron trasladados a Munich,
donde implantaron alijos de armas y agentes que entrarían en acción en caso de
que los soviéticos invadieran Alemania. Como dijo Sherwood: «Sí, cuando solo te
queda una cosa que hacer, sigues haciéndola».
Pero nada de todo esto pareció manchar la reputación de los antiguos
muchachos de la base de Berlín. Ahora eran los jefes de los servicios de
información estadounidenses. Igual que semillas sembradas al viento, se
desperdigaron por Cuba, Vietnam y Chile. Algunos, como Ted Shackley y George
Weisz, regresaron a Berlín para visitas breves. Pero la mayoría de los muchachos
que se habían curtido en Berlin acabaron demostrando su valía en todos los
rincones del mundo. Su valía no era mucha precisamente, y las consecuencias
resultaron devastadoras.

178
El Departamento de Justicia llegó a un acuerdo tácito con los abogados de Whalen para
encubrir el papel desempeñado por este en la operación de acogida a criminales de guerra.
Según el escandaloso pacto, Whalen aceptaba cumplir una sentencia de quince años de
cárcel, y a cambio se le permitía conservar todas sus prerrogativas económicas y
jubilarse, a pesar de su traición.
24. EL MAGNICIDIO COMO POLÍTICA EXTERIOR

Cuando Bill Harvey regresó a Washington en el otoño de 1959, albergaba


grandes esperanzas. Como triunfal jefe de la base de Berlín, pensaba que se
había ganado a pulso el puesto de máxima responsabilidad en la División de la
Rusia Soviética (SR en sus siglas en inglés), la más prestigiosa de la CIA. Sin
lugar a dudas, era la persona con más experiencia en la lucha contra los
soviéticos.
Pero había un problema. La jefatura de la SR era un puesto administrativo,
lo que implicaba que Allen Dulles, Richard Bissell y Richard Helms tendrían que
trabajar codo con codo con Harvey a diario. Y la sola idea de tener en ese
puesto a Harvey, el hombre que había pellizcado a la organización al dar la
alerta sobre Philby, no les resultaba muy atractiva a ninguno de los tres. Según
me dijo Robert Crowley: «No podían ni verle. Pero la base de Berlin era la
reluciente joya falsa de la corona de la CIA, de manera que la metodología que
aplicaron fue premiar a Harvey sin tener que tratar con Harvey»
Richard Bissell, director de Operaciones Encubiertas, dio con la solución
a este complicado dilema de orden doméstico. Le dijo a Harvey que tenía pensado
para él un destino mucho más delicado y difícil. Bissell, a la sazón subdirector
de Planificación tras la depresión de Frank Wisner, le dijo que quería
aprovechar su experiencia en la lucha contra los soviéticos para reforzar la
operación más secreta que la CIA hubiera realizado jamás. Aunque no se lo dijo
directamente en ese momento, la operación que Bissell tenía en mente era el
asesinato de varios dirigentes extranjeros.
La cuestión era que se había desplazado el campo de batalla en que
libraban su combate Estados Unidos y la URSS. Si antes el centro de la escena lo
ocupaba Berlín, ahora era Cuba.
En 1959, tras años de guerra de guerrillas, Fidel Castro y sus hombres
derrocaron al corrupto dictador de Cuba Fulgencio Batista. Una vez tomado el
poder en La Habana, Castro declaró abiertamente lo que los observadores
internacionales habían venido sospechando: que era un marxista que quería aliar
a su país con la URSS. Su declaración modificó de manera radical el paisaje
geopolítico para Estados Unidos. La Guerra Fría ya no era una película de
espadachines en lugares remotos. Ahora el frente se encontraba justo en el patio
trasero de Norteamérica. Y la CIA, Dulles y Bissell autorizaron a Harvey a
perseguir a los comunistas de Cuba aún más directamente de como lo había hecho
en Alemania.
En primer lugar, Bissell nombró a Harvey jefe del Equipo D, el
departamento responsable del espionaje de comunicaciones. La experiencia de
Harvey con el túnel de Berlin, combinada con sus conocimientos sobre las
operaciones soviéticas, hicieron que su destino lógico fuese el ELINT (la
inteligencia electrónica). Además, eso tenía perfecto sentido para sus
compañeros de la CIA, La mayoría de los cuales nunca conocieron exactamente la
verdadera naturaleza de su cometido.
Una vez Harvey hubo pasado varios meses en el Equipo D, Bissell le puso al
corriente de la guerra de la CIA contra Castro. El espionaje de comunicaciones
era en realidad la tapadera idónea para el auténtico cometido de Harvey. En
aquella época, los secretos sobre comunicaciones eran los más delicados, de modo
que reforzarlos con más seguridad (como por ejemplo, un guardia de la Marina
apostado delante del despacho de Harvey) no levantaría sospechas sobre sus
actividades.
Bissell le explicó que su trabajo sería echar a Castro del poder. Harvey
controlaría todos los componentes de un ataque en dos fases. La primera
consistía en establecer bases para reclutar cubanos anti castristas. Y a
continuación otros oficiales de la CIA entrenarían a una brigada de dichos
reclutas para que invadieran y liberaran la isla. Tras escuchar a Bissell,
Harvey comunicó a algunos compañeros su sensación de que por fin la CIA había
aprendido algo de los errores cometidos cuando habían abandonado a su suerte a
los ucranianos y a los húngaros en las misiones anteriores. «Esta vez va a haber
un seguimiento hasta el final», le aseguró Harvey a un colega que se mostraba
escéptico.
La invasión debía realizarse en la bahía de Cochinos a comienzos de la
primavera de 1961. La labor de Harvey sería suministrar información secreta y
mano de obra a los planificadores militares. Harvey empezó por establecer una
nueva base de la CIA en Miami, con Ted Shackley como organizador. Shackley fue
el primer veterano de la base de Berlín que Harvey se llevó para trabajar en
aquel proyecto. Durante los cinco años siguientes, Harvey reunió a lo más
granado de su equipo de la base de Berlin en el Equipo D, que luego pasaría a
denominarse Destacamento Especial W.
Siguiendo las instrucciones de Harvey, Shackley alquiló varios edificios
viejos de la Universidad de Miami en los que hizo instalar letreros que decían:
«Zenith Technical Enterprises». Shackley se inspiró en el modelo de la base de
Berlín para Organizar la JM-Ola, esto es, la base de Miami, que llegó a tener
seiscientos oficiales de casos y se convirtió en la base de la CIA más grande
del mundo. Si los oficiales de la base de Berlin habían interrogado a los
refugiados procedentes de Alemania Oriental y de toda la Europa del Este, los
oficiales de casos de Miami interrogaron a los dos mil ochocientos exiliados
cubanos que llegaban a diario a Florida. Igualmente, si en la base de Berlín los
oficiales responsables de casos no sabían los idiomas hablados en la Europa
Oriental, muchos de los de la JM-Ola tampoco sabían español.
La segunda misión del Destacamento Especial W contradecía por completo
toda la educación y formación de Harvey como fiscal y como hombre de leyes. Se
trataba de una unidad especial denominada ZR-Rifle, y con ella Estados Unidos se
metía de lleno en el tinglado de los asesinatos.
Bissell ordenó a Harvey que jamás les dijera nada a Allen Dulles o al
presidente Eisenhower sobre esta parte de su nuevo trabajo. Bissell y otros
cargos le explicaron que era fundamental hacer como si el presidente y el propio
director de Información Central estuvieran totalmente al margen. No debía
ponerse por escrito nada que tuviera que ver con esta parte de su cometido;
cuanto menos se escribiera, menos cosas habría que negar en caso de que algo
fallara.
A pesar del deseo de Dulles de mantenerse en una posición que le
«facilitara negar» la culpa propia, lo cierto es que colaboró activamente con
Bissell en la planificación de las maniobras de asesinato. El trabajo de Harvey
era preparar la «acción ejecutiva», un eufemismo que perseguiría durante años a
179
la CIA .
Los orígenes de la ZR-Rifle se remontan a poco después de la Segunda
Guerra Mundial: su raíz fue la Oficina de Coordinación de Políticas (OPC)
dirigida por Frank Wisner. Cuando la OPC se integró en la CIA, lo mismo pasó con
su misterioso Programa Rama 7 (PB-7). Según me explicó el ex oficial de la CIA
E. Howard Hunt, un nombre que sonaría después en relación con el asunto del
Watergate, el objetivo del PB-7 era «el asesinato de agentes dobles sospechosos
180
y de oficiales de similar rango bajo» .
El jefe del PB-7 fue Boris Pash, uno de los personajes más pintorescos de
la historia de los servicios de información estadounidenses. Pash, al que se
atribuye el mérito de haber descubierto a la actriz Lana Turner en la droguería
Schwab durante su época de Hollywood, fue el hombre de seguridad encargado de
seguir al doctor J. Robert Oppenheimer durante la investigación y el desarrollo
de la bomba atómica. Además, Pash fue el jefe de las primeras misiones militares
en Alemania encaminadas a recuperar el programa de cohetes espaciales de los

179
Allen Dulles fue siempre muy cuidadoso a la hora de distanciarse de los asesinatos
cometidos por la agencia. Thomas Powers contó en su biografría de Richard Helms que Armin
Meyer, a la sazón director de la Oficina de la CIA para Asuntos de Oriente Próximo, vio
cómo Dulles se crispaba al oír a alguien sugerir que el entonces dirigente iraquí Abdul
Karim Kasem «debía ser eliminado». Kasem tenía más o menos el mismo encanto que tiene hoy
Sadam Husein, y los presentes en aquella reunión comentaron que era una buena idea. Pero
Dulles, aparentemente ofendido ante la mera sugerencia de semejante acto, sermoneó a los
congregados con que no era propio del carácter norteamericano implicarse en magnicidios.
El hecho de que estuviera organizando en esos mismos momentos un escuadrón de la muerte
en el seno de la CIA confirmaba, sencillamente, que «el tío Dulles» era todo un artero
mentiroso. Véase Th. Powers, The Man who Kept the Secrets, p. 128.
180
Entrevista para The New York Times, 26 de diciembre de 1975.
nazis. Aunque Pash negó que el PB-7 hubiera llevado a cabo ni un solo asesinato,
181
nunca negó que el asesinato era parte de su contrato .
Hacía años que circulaban rumores sobre una supuesta unidad secreta de la
CIA dedicada a matar. Donald E. Denesyla, que trabajó en la División de la Rusia
Soviética, recordaba que durante su preparación para entrar en la CIA les
dijeron a él y a sus compañeros de entrenamiento que «Si traicionábamos a la
182
agencia, vendrían a por nosotros y nos matarían» . Denesyla me contó que los
oficiales que se encargaban del curso de preparación «nos mostraron a un tipo,
colocado detrás de una pantalla, y nos dijeron que era el detective de la CIA
que se ocuparía de perseguirnos si cometíamos deslealtad [...]. Fue muy extraño.
Me parece que ninguno de nosotros se lo llegó a creer».
En abril de 1955 el presidente Eisenhower autorizó el primer intento de la
CIA de acabar con la vida de un dirigente extranjero importante. El blanco
escogido fue el dirigente de la China roja Chou En-Lai. El plan era hacer
estallar en pleno vuelo el avión de Air India que llevaba a bordo a Chou, de
camino a una conferencia de los países no alineados en Bandung (Indonesia). Una
parte del intento de asesinato sí funcionó, los sicarios contratados por la CIA
hicieron estallar el avión. Pero, por suerte para Chou En-Lai, a última hora
había decidido cambiar a otro avión.
Impertérrita a pesar del error cometido, la CIA decidió probar con una
táctica más directa contra Chou: mientras asistía a la conferencia de Bandung,
le colocarían en el Cuenco de arroz un veneno que actuaba a las cuarenta y ocho
horas, un invento del doctor Sidney Gottlieb (el mismo del que Robert Crowley
Sospechaba que había sido el creador del veneno que mató a James Kronthal). El
veneno tardaba en actuar lo justo para que Chou regresara a China y muriera
alli. William R. Corson, el jefe del equipo asesino, recordaba que en el último
183
minuto recibieron órdenes de abortar el proyecto . Según Corson, el general
Lucien Truscott «lo suspendió en el último instante», para evitarle una
184
situación embarazosa al presidente . Para disfrazar su participación, Dulles
envió a continuación un cable al equipo encargado del magnicidio, en el que les
comunicaba que Estados Unidos no participa en esa clase de actividades.
El desarrollo de preparados imposibles de descubrir para usarlos en los
magnicidios comenzó a realizarse en la División de Servicios Técnicos de la CIA,
bajo supervisión de Archibald Roosevelt. El doctor Gottlieb trabajaba para él
desarrollando todo tipo de sustancias, desde drogas que controlaban la mente
hasta venenos exóticos muy eficaces. Según el difunto Miles Copeland, antiguo
oficial de la CIA, en 1957 Gottlieb, de nuevo con aprobación de Dulles, impregnó
los cigarrillos preferidos del dirigente egipcio Gamal Abdel Nasser con otra
185
sustancia tóxica . Parece ser que Nasser nunca llegó a fumarse los cigarrillos
envenenados. Tiempo después Bill Harvey contó a unos socios que siempre pensó
que Gottlieb (apodado por sus compañeros «el doctor Muerte») «disfrutaba un poco
demasiado con su trabajo».
Harvey y un puñado de sus oficiales de la base de Berlín formaron parte
del núcleo de la ZR-Rifle. Este nombre en clave fue un secreto que ni siquiera
conocían los compañeros de más alto rango. Harvey volvía a actuar con la misma
eficiencia de su etapa en la base de Berlín. Es cierto que seguía teniendo
problemas con la bebida. Era un problema que le había perseguido desde sus
primeros años en el FBI y en la CIA con su primera esposa, Libby, que no había
parado con su segunda mujer, C. G., en Berlín, y que se había llevado consigo
cuando regresó a Estados Unidos. «Pero, qué demonios -como dijo John Sherwood-,

181
Entrevista con Boris Pash mantenida en agosto de 1983.
182
Entrevista con Donald Denesyla mantenida el 14 de marzo de 1991.
183
Paradójicamente, el general Truscott había sido el comandante supremo del ejército de
Estados Unidos en Alemania durante parte del mandato de Harvey como jefe de la base de
Berlín. El trabajo de Truscott en esos momentos era asegurarse de que Dulles y la CIA no
hicieran nada que pudiera comprometer al presidente Eisenhower. Por eso, cuando Truscott
se enteró del plan de envenenar a Chou, acudió a Dulles directamente y este envió
enseguida un cable al equipo asesino para que suspendieran el plan.
184
En el libro de William R. Corson, The Armies of Ignorance, puede verse una crónica
excelente sobre los asesinatos de la CIA.
185
Véase Copeland, The Game of Nations, p. 202.
si todo el mundo bebía en Berlín, y todo el mundo bebía en el cuartel general.
No pensábamos que eso afectara a nuestro trabajo».
Harvey se ocupó de que la ZR-Rifle quedara bien resguardada. Ordenó que
todas las comunicaciones sobre «acción ejecutiva» fueran almacenadas en una caja
fuerte especial, de una tonelada de peso, que tenía en su propio despacho.
Además usaba otras tres cajas de menor tamaño para su «trabajo de
186
comunicaciones» . En ningún documento escrito ni en ninguna comunicación oral
de la ZR-Rifle se mencionaba directamente a la CIA; en vez de eso, para
referirse a la agencia se usaba el nombre en clave de Kubark, por orden expresa
de Harvey. Las referencias que aparecen en el material de los archivos de
«acción ejecutiva», hecho público años después en virtud de la Ley de Libertad
de Información y a través de las investigaciones llevadas a cabo en 1975 por la
Comisión Electa del Senado para Inteligencia, son escalofriantes. Describen una
faceta de la política norteamericana que viene a ser muy semejante a la de los
magnicidios ordenados por el KGB contra los enemigos del Estado soviético. La
diferencia principal es que, mientras los métodos empleados por Bogdan
Stashinski y otros magnicidas soviéticos eran simples y efectivos, los intentos
de magnicidio perpetrados por la CIA eran tal laberinto de complicaciones que
incluso al novelista más estrambótico le costaría trabajo imaginarlas.
Harvey dirigía el reclutamiento de magnicidas bajo la fachada de una
operación destinada a robar secretos electrónicos de otros países. La norma era
que no debía reclutarse a ciudadanos estadounidenses. James Angleton le dijo a
Harvey que tampoco reclutara sicilianos, por temor a que la CIA pudiese ser
sobornada por la Mafia. En vez de eso, le recomendó que usara corsos.
Como recordaba el propio Angleton años después: «Bill me pidió que le
ayudara a conseguir expedientes de contraespionaje falsos y de fechas
anteriores, para "demostrar" que los asesinos tenían conexiones con el KGB, no
con la CIA, si alguna vez se hacían públicas sus acciones. Llegado el caso, se
enviaría ese material a los reporteros de periódicos amigos». Angleton me dijo
también que animó a Harvey a que propusiera encargar las «acciones ejecutivas» a
Servicios de información extranjeros amigos. «Era la única manera de garantizar
que Estados Unidos pudiera luego negar toda participación en los hechos [...].
Si te tocaba ocuparte de algo así, lo único que tenias que hacer era seguir el
modelo soviético. La URSS usó búlgaros, checos y germano-orientales para las
187
Operaciones de magnicidio» . En concreto, Angleton le recomendó que trabajara a
través de la CIA en Corea del Sur.
Una de las razones por las que Harvey pidió consejo a Angleton sobre el
procedimiento de los magnicidios era que Angleton se ocupaba de los contactos de
la CIA con Israel. «No había mejor servicio secreto que el Mosad», me explicó
188
John Sherwood . Y el primer consejo que le dio el Mosad a Harvey fue que solo
reclutara a sicarios que no fueran norteamericanos.
En 1959, la Administración de Eisenhower pensó que el dirigente rebelde
del Congo Patrice Lumumba era un marxista peligroso. Así pues, Lumumba se ganó
el honor de convertirse en la primera víctima de la ZR-Rifle. Harvey contrató a
un par de sicanos corsos y les habló de la «especial africana», una sustancía
venenosa creada por el doctor Sidney Gottlieb cuyos efectos se parecían a los de
las fiebres africanas. El plan era arrestar a Lumumba y que el asesino le
administrara la poción como si se tratara de un «Suero de la verdad» durante el
interrogatorio. Entonces Lumumba sufríría unos síntomas semejantes a los de las
fiebres africanas, y moriría lentamente.
Para la misión fueron seleccionados dos sicarios. Harvey voló hasta la
base de Frankfurt para supervisar los últimos preparativos de uno de ellos. Los
dos asesinos nunca llegaron a conocerse. Solo uno de ellos sería seleccionado
para administrar el veneno. Harvey envió también al doctor Gottlieb a Europa,
donde este enseguida empezó a contar detalles de su misión a algunos compañeros
que no tenían acreditación para conocerlos. No pasó mucho tientpo hasta que John
Sherwood, que seguía en la base de Berlín, se enterara del plan.

186
Véase David Martin, Wilderness of Mirrors.
187
Extraído de una serie de entrevistas mantenidas con James Angleton entre 1977 y 1980.
188
Entrevista con John Sherwood mantenida el 14 de diciembre de 1991.
Sherwood había conocido al doctor Gottlieb en la base de Munich a mediados
de los años cincuenta. En aquella época, Gottlieb había querido aplicar sus
oscuras artes al trabajo de campo, por lo que había pedido un destino en el
extranjero como oficial de casos. Después de ser rechazada su petición por una
docena de jefes de base de la CIA que no querían tener nada que ver con él, el
jefe de la de Munich, William Hood, le permitió qué fuera a su base durante una
breve temporada. «Estaba fuera, por Munich, ¡bendito sea!, haciendo sus cosas.
Lo presentaron como a un oficial de casos de la categoría 16», me dijo Sherwood.
Sherwood y Gottlieb se hicieron amigos y sus familias pasaron mucho tiempo
juntas en Munich. Visto desde la distancia que da el tiempo, Sherwood dijo que
debería haberse dado cuenta de que Gottlieb estaba usando a gente inocente para
los experimentos de la CIA, pero «pensaba que era un auténtico padre de familia.
¡Qué demonios!, si íbamos juntos a montar en bici por la montaña».
En el otoño de 1960, Sherwood se enteró por un compañero, Marvin Evans, un
abogado de la CIA destinado en Frankfurt que se encontraba de visita en Berlín,
que Lumumba iba a morir en cuestión de un par de semanas. «Le pregunté: "¿Sid ha
pasado por Frankfurt?", y él respondió: "Sí". "Vale", dije yo. Todos sabíamos en
qué andaba metido Sid [...]. Sid iba a llevar personalmente la cosa a Africa».
En efecto, en septiembre de 1960 Gottlieb volaba desde Frankfurt a
Leopoldville, en el Congo, para entregar las dos ampollas de sustancia tóxica.
En octubre, el jefe de la misión de la CIA en Leopoldville entregó los equipos
de Gottlieb a los asesinos, cuyos nombres en clave eran QJ-Gana 1 y QJ-Gana 2.
La CIA le pagó a cada uno siete mil doscientos dólares por adelantado, más
gastos.
Ni Harvey ni su delegado, Justin O'Donnell, que aborrecía la idea del
magnicidio, tenían mucha confianza en Gottlieb, en su veneno o en el plan. Por
eso, Harvey envió a O'Donnell al Congo para ver si los rebeldes, que tenían el
apoyo de Estados Unidos, podían encargarse de Lumumba sin implicar a la CIA
directamente. Pero la misión de O'Donnell resultó innecesaria. Lumumba fue
asesinado el 12 de febrero de 1961, después de ser capturado por los rebeldes de
la oposición sin necesidad de la ayuda de la CIA. Ya no hacia falta que entraran
en acción los sicarios.
O'Donnell advirtió a Harvey que la CIA se estaba metiendo por una vereda
muy peligrosa con la ZR-Rifle. Harvey le preguntó qué era lo que más miedo le
daba de usar el magnicidio para beneficiar a los objetivos de Estados Unidos.
O'Donnell, un hombre reflexivo, le respondió: «Si Estados Unidos aplica el
magnicidio como política exterior, hay que suponer que nuestros blancos
responderán de la misma manera». Harvey no tuvo tiempo de ponderar la sincera
predicción de O'Donnell, pues el presidente Eisenhower había decidido aniquilar
a otro foco de problemas:
Fidel Castro había subido al primer puesto de su lista.

En el verano de 1959, Allen Dulles contradijo radicalmente su postura de


proteger a la agencia, al ordenar la elaboración de una serie de pruebas
documentales con las que pareciera que la decisión del presidente Eisenhower de
asesinar a Fidel Castro se había originado en realidad en la CIA. Así pues, el
director de la División del Hemisferio Occidental, J. C. King, envió a Dulles un
memorando en el que sugería que «debería considerarse a fondo la posibilidad de
eliminar a Fidel Castro». A dicho memorando le siguió en marzo de 1960 una
reunión del Grupo Especial de la Casa Blanca, un equipo formado por los jefes
189
ejecutivos de seguridad Nacional .
En aquella reunión se amplió el plan de eliminar a Castro. Livingston
Merchant, subsecretario de Estado para asuntos políticos del presidente
Eisenhower, fue el primero que sugirió no solo librarse de Castro, sino también
de todos los dirigentes cubanos, incluidos el hermano de Fidel, Raúl, y el Che
Guevara, el hombre al que Castro denominaba la conciencia de la revolución. El
representante de la CIA en la reunión, el general Charles P. Cabell, se opuso a
la sugerencia de Merchant por considerarla «incierta en sus resultados y

189
El Grupo Especial de la Casa Blanca estaba integrado por oficiales de administración e
inteligencia y se encargaba de formular políticas, que luego eran presentadas a un
componente del Consejo Nacional de seguridad para su aprobación.
altamente peligrosa en su concepción y ejecución [...]. Debería concluirse que
la propuesta del señor Merchant no está al alcance de nuestras posibilidades».
Aquella reunión del Grupo Especial hacía oficial lo que el presidente y
Dulles habían acordado ya en privado. También otorgaba al presidente y al
director de la CIA el beneficio de poder negar toda implicación directa. En
realidad, cuando Merchant sugirió eso al Grupo Especial de la Casa Blanca en
aquel mes de marzo, la CIA ya tenía a Harvey desarrollando un plan de trabajo
para el asesinato de Castro. Harvey sabía, desde la época en que se formó el
Destacamento Especial W, que si se hacía realidad el sueño de Bissell de que una
brigada liberara a Cuba, la invasión debería ir acompañada del asesinato del
dirigente cubano. Y ahora la carrera de Harvey estaba encarrilada a ese
objetivo. Una vez más, le habían encomendado a él la misión más importante de la
CIA.
Bissell ordenó a Harvey que liberara de cualquier otra obligación a
Gottlieb, y a la División de Servicios Técnicos, para que prepararan una serie
de ataques contra Castro con sustancias químicas. En julio de 1960, los miembros
de la sede de la CIA en La Habana se quedaron atónitos cuando Washington les
dijo que corrieran la voz de que se pagarían diez mil dólares a quien
consiguiera asesinar al Che Guevara.
Sheffield Edwards, el director de Seguridad de la CIA (y el hombre que
había avisado a Allen Dulles sobre James Kronthal), era un viejo amigo de
Harvey. Pues bien, este Edwards tuvo una idea no exactamente brillante:
aplicando la política de la CIA de contratar a otros para que llevaran a cabo
los magnicidios, sugirió que la agencia recurriera a la Mafia para matar a
Castro. Harvey, hombre curtido en la calle en su época en el FBI, cometió un
error poco propio de él: se creyó lo que le dijo Edwards cuando describió a la
Mafia como una fuerza monolítica y unida.
Sin hacer caso de las advertencias que le había hecho James Angleton sobre
implicar a la Mafia en sus actividades, Harvey y Edwards plantearon su propuesta
a Richard Bissell en agosto de 1960. Le convencieron de que la victoria de
Castro sobre Fulgencio Batista, que había tenido el respaldo de la Mafia, había
implicado que esta se quedara sin los cientos de millones de dólares de
beneficios que le reportaba el control del juego y otras actividades delictivas
en Cuba. Bissell dio su aprobación al plan porque creía que la Mafia estaba «muy
motivada y se encargaría de acabar el trabajo [...] para recuperar el control de
los Casinos».
Harvey y Edwards le dijeron a Bissell que podrían usar a un «escape» (un
portavoz de la CIA) para que entablara el contacto con la Mafia, y Bissell les
dio autorización para ello. Edwards eligió a Robert Maheu, un antiguo compañero
de Harvey en el FBI. La CIA había contratado a Maheu en 1953 porque necesitaba a
alguien que se encargara de trabajos que habrían podido tener repercusiones
comprometedoras. Bajo los auspicios de la CIA, Maheu había montado una empresa
190
privada de investigaciones, la Robert Maheu Associates . Le pagaron un anticipo
inicial de quinientos dólares al mes, y le permitieron tener clientes
191
privados . En 1960 Maheu acababa de contactar con un cliente especialmente
192
interesante, con el visto bueno de la CIA: el millonario Howard Hugues .
El oficial encargado de llevar el caso de Maheu era otro ex empleado del
FBI, James O'Connell. Se decidió que O'Connell y Maheu acudieran juntos a verse
con la Mafia. Tenían que decirles a los gánsteres que Meyer Lansky, el cerebro

190
Entrevista con Robert A. Maheu mantenida el 18 de febrero de 1988.
191
Aquel anticipo era superior al sueldo de aquellos días del oficial de casos mas
veterano de toda la CIA. Mahen compartía despacho con Carmine Belimo, el as de la
contabilidad que ayudó a los Kennedy a perseguir el crimen organizado cuando John Kennedy
estaba en el Senado. El libro de Jim Hougan, Spooks, dedica un estupendo capítulo a
Maheu, titulado «The Master Spook».
192
Ya en ocasiones anteriores, la CIA había contado con los servicios de Maheu. A
petición de la CIA, había sembrado de micrófonos ocultos el apartamento de Aristóteles
Onassis, dentro de un plan para impedir que el Gobierno saudí concediera al rico armador
griego los derechos exclusivos de transporte de su petróleo en sus buques cisterna. Maheu
no era ningún angelito. Por ejempío, había producido una película pomo titulada Happy
Days en la que salía un doble de Achmned Sukarno haciéndose pasar por el presidente
indonesio.
financiero de la Mafia, estaba dispuesto a pagar una suculenta recompensa a
quien acabara con el hombre que tantos peíjuicios económicos había causado a la
organización criminal. Maheu aseguró a la CIA que el pueblo cubano era
consciente de que la Mafia quería a Castro muerto, de modo que no echaría la
193
culpa al Gobierno de Estados Unidos .
Maheu acudió a Johnny Roselli, un tipo de Hollywood perteneciente a la
Mafia, para proponerle el trato. Roselli, un hombre apuesto como las estrellas
del cine que se encargaba de contratar espectáculos para los casinos de Cuba y
Las Vegas, le sugirió a Maheu usar a dos mafiosos que tenían intereses en Cuba y
que podrían estar dispuestos a hacer el trabajo: Santos Trafficante, de Tampa, y
Sam Giancana, de Chicago.
Los errores de Harvey en Berlín fueron errores de omisión: no hizo las
adecuadas averiguaciones sobre los agentes que reclutaba la base, como Igor
Orlov, y tampoco hizo caso de las legitimas quejas que le llegaban sobre David
Murphy. Pues bien, en el Destacamento Especial W siguió cometiendo esos mismos
errores. No se ocupó de pedir informes secretos sobre ninguno de los mafiosos
que le recomendó Maheu, ni sobre el modo que le sugirió para tratar con ellos.
Si Harvey hubiera hecho bien su trabajo, se habría enterado de la relación
existente entre Castro y Trafficante y habría abortado la operación
inmediatamente. Pero no sabía que Trafficante, llevado por su ambición de
ganarle terreno al poderoso Meyer Lansky, había cerrado antes un trato con
Castro. De este modo, durante los años de la guerra de guerrillas contra
Batista, Castro estuvo recibiendo armas de Trafficante. A cambio, Castro
prometió a Trafficante el control del juego en Cuba tras el triunfo de la
revolución. Trafficante, por su parte, también permitió que los seguidores de
Castro llevaran heroína a Miami y la vendieran dentro de su territorio de
influencia para ayudar a financiar la revolucion.
Además, antes y después de la revolución, Trafficante se dedicó a planear
timos para los agentes de Castro que operaban en Miami. Así, los números de la
Lotería Nacional cubana que resultaban premiados en La Habana eran utilizados a
la semana siguiente por los encargados de la lotería clandestina que organizaba
Trafficante en Miami, para que los agentes de Castro en la Pequeña Habana
apostaran y ganaran seguro.
Trafficante consolidó rápidamente su control sobre los exiliados cubanos,
que se establecían sobre todo en Miami y en Union City, en Nueva Jersey. De modo
similar a los soviéticos, que habían infiltrado espías en Berlín Occidental,
Trafficante fue colocando agentes de Castro entre la comunidad de refugiados que
habían huido de Cuba tras la revolución. La mayoría de los cubano-americanos
jamás se enteró de que algunas de las organizaciones de exiliados más
fervientemente anticomunistas estaban en realidad controladas por el DGI de
Fidel Castro, el directorio de inteligencia cubano (entrenado por el KGB).
Tampoco la CIA se dio cuenta de que entre los agentes que reclutó para formar su
tropa anticastrista se encontraban algunos de los seguidores más leales a
Castro.
Ricardo Cañete, un cubano-americano, trabajó en la operación anticastrista
de Harvey y se vio implicado en las actividades delictivas de Trafficanle. Me
descríbío así su dínamíca: «Fidel necesitaba dinero y necesitaba información. Un
hombre de la misión cubana ante la ONU llamado Fernández era el jefe del DGI
cubano [en Estados Unidos]. Recibía órdenes de Trafficante. A finales de los
años sesenta se hizo evidente que las drogas y la protección proporcionada a
través de la Pequeña Habana eran mucho más rentables que cualquier otra
194
actividad que la Mafia hubiera llevado acabo nunca en Cuba» .
El poder que había alcanzado Trafficante quedó de manifiesto cuando,
después de la revolución, Castro detuvo al hermano de Meyer Lansky, Jake.
Trafficante intervino personalmente para que Jake fuera puesto en libertad y se

193
Maheu tenía un contacto con la Mafia local de Washington: el capo del distrito de
Columbia, Joseph Nesline, como me contó el ex detective de la Policía de Washington Carl
Schoffler, que se pasó toda su vida profesional persiguiendo a Nesline. Fue la petición
de ayuda de Maheu a Nesline lo que propíció la fatídica sucesión de hechos. (Extraído de
una serie de entrevistas con Carl Schoffler realizadas entre 1978 y 1981.)
194
Extraído de una serie de entrevistas con Ricardo Cañete mantenidas entre 1983 y 1985.
reabrieran las puertas de sus casinos. De este modo, Lansky quedó en deuda con
él.
Harvey estaba convencido de que lo que unía a Roselli, Trafficante y
Giancana era la promesa de recuperar el control sobre los casinos si finalmente
Castro era eliminado. Al igual que la base de Berlín había tenido escasa
información secreta sobre la zona oriental y sobre el complejo de Karlshorst,
ahora Harvey carecía de informaciones sobre Cuba. Por eso, no sabía que uno de
los gánsteres contratados para asesinar a Castro era, en realidad, un aliado del
dirigente cubano.
Quien sí tenía constancia de la relación entre Trafficante y Castro era el
antiguo jefe de Harvey, J. Edgar Hoover. De los archivos del FBI se desprende
que el líder cubano en el exilio, José Alemán, era una fuente de información del
buró federal y que pasó información sobre conversaciones con Trafficante en las
195
que el mafioso hablaba «como Karl Marx» . Hoover jamás se lo contó a Harvey ni
196
a ningún otro responsable de la CIA .
Pero además el plan de la CIA de usar al crimen organizado para asesinar a
Castro tenía un problema añadido. En aquella época, Sam Giancana, el capo de
Chicago que estaba en el otro vértice del triunvirato de Maheu, compartía novia
con el candidato demócrata a la presidencia, John Kennedy. Frank Sinatra les
había presentado, por separado, a Judith Campbell, una atractiva morena con
mucha delantera. Durante el año 1960 Giancana y Kennedy iniciaron una relación
197
amorosa con ella .
En septiembre de 1960 Harvey envió a Maheu a un encuentro con Johnny
Roselli en el restaurante Brown Derby de Hollywood. Maheu llevaba el encargo de
contarle a Roselli una historia falsa sobre un hombre de negocios que quería a
Castro muerto. Pero en lugar de eso, Maheu apeló directamente a la billetera de
Roselli: le preguntó cuánto creía Meyer Lansky que valía la muerte de Castro.
Roselli le respondió que tendría que consultarlo con ciertas personas.
Una semana después, Maheu acudió a un segundo encuentro junto a Jim Olds.
Este era el apodo del ayudante de Harvey, James O'Connell, quien presenció la
aceptación de Roselli, Giancana y Trafficante del contrato con la CIA. Una vez
cerrado el trato, Trafficante les dijo que Lansky quería añadir algo al pacto:
además de los ciento cincuenta mil dólares que la CIA le pagaba, Lansky ofrecía
un millón de dólares extra, más la salida de Cuba asegurada, para el que matara
a Castro.
En realidad, el mafioso le estaba dando gato por liebre a la CIA. No había
cláusula adicional alguna. ¿Para qué iba Lansky a poner en peligro su relación
con Castro, si los casinos seguían abiertos y dándole pingües beneficios?
Trafficante estaba utilizando a la agencia para que Castro no volviera a confiar
en Meyer Lansky nunca más. Según me contó Ricardo Cañete, el mensaje llegó raudo
a su destino. La CIA envió la información a sus oficiales de casos, quienes, a
su vez, la pasaron a sus agentes de la JM-Ola, la operación de la CIA en Miami.
Entre esos agentes estaban los agentes dobles cubanos que Trafficante había
infiltrado, quienes transmitieron la noticia rápidamente a La Habana.
«Trafficante sabía que Castro jamás se fiaría de la noticia si procedía de él,
por lo que se aseguró de que la fuente fuese creíble», me explicó Cañete.

195
Véase el artículo de George Crile sobre Alemán, en el Washington Post del 6 de mayo de
1976.
196
Véase el libro de Jim Hougan, Spooks. En 1978, cuando Hougan reveló por primera vez
sus sospechas de que Trafficante estaba colaborando con Castro, la CIA y el Departamento
de Justicia desmintieron oficialmente toda implicación. En los ochenta, cuando Ronald
Reagan esiaba embarcado en su nueva guerra contra Castro, se publicaron una serie de
documentos que demostraron que ambos bandos llevaban décadas traficando con narcoticos
para financiar sus respectivas actividades.
Además, la isla de Castro se había convertido en un refugio para fugitivos de
Estados Unidos, como Robert Vesco, ex socio de Nixon, y Frank Terpil, ex traficante de
armas de la CIA.
197
Kennedy conoció ajudith Campbell en una fiesta en el Hotel Sands de Las Vegas el 7 de
febrero de 1960, justo seis meses antes de su elección como candidato de su partido a la
presidencia de Estados Unidos. Sinatra no le dijo nunca que la mujer con la que se estaba
acostando compartía cama también con un peligroso malioso que figuraba én la lista del
FBI de los diez criminales más buscados.
Durante las reuniones entre la Mafia y la CIA, Trafficante accedió a
servir de correo para la operación y de encargado del reclutamiento en Cuba de
los agentes que habrían de llevar a cabo el asesinato. Así pues, la CIA estaba
conspirando directamente con uno de los hombres más próximos a Castro.
Harvey confiaba en muy pocas personas de la sede central de la CIA y le
repelían de manera especial Sidney Gottlieb y su División de servicios Técnicos.
Le pasmaban los exóticos métodos que Gottlieb quería suministrar a la Mafia para
el asesinato de Castro. Él pensaba que, en cuestión de instrumentos fiables para
matar, lo que había que usar era un rifle, y no una disparatada sustancia
tóxica. Pero Richard Bissell tenía otra opinión. Para él, lo importante era que
los asesinatos de Castro y de sus socios no se relacionaran con la CIA, y creía
que las pociones de Gottlieb no dejarían rastro. Así pues, dio órdenes a
Gottlieb de preparar venenos que penetraran por la piel, fueran solubles en agua
o impregnaran la ropa, y encargó a Sheffield Edwars que entregara las creaciones
de Gottlieb a los mafiosos.
Entretanto, Dulles le dejaba bien claro a Harvey que Eisenhower quería a
Castro borrado del mapa antes de las elecciones de noviembre. A principios de
octubre se estableció la fecha límite para el magnicidio. Harvey, presionado por
Dulles, pensó que no podía esperar a que el doctor Gottlieb y la Mafia entraran
en acción, por lo que ordenó a Ted Shackley que reclutara a toda prisa a dos
exiliados cubanos y que les entrenara para intentar el asesinato usando rifles
de gran potencia.
Harvey pidió a Richard Helms que llamara al coronel de las Fuerzas Aéreas
L. Fletcher Prouty para que trasladara en avioneta a los dos cubanos desde la
base de Eglin, en la península de Florida, hasta una pista de aterrizaje a las
afueras de La Habana. Prouty accedió a ello, y los dos hombres partieron a
cumplir con su misión. Sin embargo, los agentes de Castro se habían infiltrado
tanto en la JM-Ola, que los aspirantes a asesinos fueron arrestados por los
198
servicios de información cubanos antes de que pudieran hacer ningún disparo .

198
Daniel Schorr, Clearing the Air, p. 148.
25. LOS KENNEDY, OFICIALES DE CASOS

Para sorpresa de gran parte de los directivos de la CIA, John Kennedy


derrotó a Richard Nixon en las elecciones de 1960. La agencia no tenía ni la
menor idea sobre su relación con Judith Campbell, ni sobre la de esta con Sam
Giancana. J. Edgar Hoover, que estaba al corriente tanto de la conexión de
Giancana como de las actividades de la CIA, se estaba guardando la información
para cuando pudiera necesitar un favor de los Kennedy.
Por su parte, Allen Dulles tenía obligaciones para con los republicanos,
pero compensó su apuesta a medida que se acercaba el día de las elecciones:
informó en secreto a la mano derecha de John Kennedy, su hermano Robert, antes
de las elecciones, dándole así ventaja a Kennedy frente a Nixon cuando surgió el
tema de Cuba en los debates. Cuando Kennedy fue elegido, Dulles realizó una
serie de maniobras para ganarse su apoyo. Para consternación de Eisenhower,
Dulles informó al presidente electo sobre la planeada invasión en La bahía de
Cochinos y sobre otras operaciones delicadas, antes de que el presidente
saliente tuviera ocasión de hacerlo. Dulles quería convencer a Kennedy de su
valía, con la espeyanza de que el joven mandatario le pidiera que se quedara
199
como director de los servicios centrales de inteligencia . Y sus maniobras
dieron resultado.
Jack y Bobby Kennedy estaban fascinados con la CIA. James Angleton tenía
una relación de amistad con el nuevo presidente, y pensaba que era demasiado
listo como para dejarse manipular por Dulles. Pero sabía también que el
presidente y su hermano sentían una especial atracción por las operacíones
encubiertas. Al final, el presidente Kennedy no solo accedió a mantener a Dulles
como director de Información Central, sino también a continuar con las
operaciones cubanas, incluida la invasión planeada por Bissell.
La invasión en la bahía de Cochinos de aquel mes de abril de 1961 acabó
convirtiéndose en una tragedia de enormes dimensiones para los combatientes por
la libertad, y en una pesadilla política para Estados Unidos. Bill Harvey se
equivocó al creer que Bissell había aprendido de los errores cometidos en
Ucrania y Hungría. Bissell no había aprendido absolutamente nada. Al empeñarse
en seguir adelante con la operación garantizando a la vez la aparente no
implicación de Estados Unidos, él y su equipo incurrieron en un error tras otro
en las fases de planificación y entrenamiento de los exiliados. La catástrofe
resultante enemistó a los hermanos Kennedy con Bissell y Dulles, lo que puso fin
a su carrera profesional. Sin embargo, como había ocurrido con el presidente
Eisenhower en Hungría, el presidente Kennedy tuvo parte de culpa. En el último
momento había ordenado a Bissell que redujera los ataques desde los bombarderos,
destinados a imposibilitar la defensa aérea de Castro, con lo cual garantizó el
fracaso de una operación plagada ya de errores. Como consecuencia, los navíos de
suministro no pudieron cargar municiones, y a los invasores no les quedó más
opción que rendirse a los pocos días.
A pesar de su participación en el desastre, Kennedy concluyó enseguida que
la CIA y el ejército no eran tan competentes como había pensado en un primer
momento. Él y su hermano decidieron asumir el control de todas las operaciones
de los servicios de inteligencia. Así, el presidente Kennedy nombró como nuevo
director de la inteligencia central a John A. McCone, un constructor de buques
republicano y católico converso. McCone escogió a Richard Helms para sustituir a
Richard Bissell como subdirector de Planificación, el puesto que durante tanto
tiempo había codiciado. McCone veía su propio cargo como el de un vigilante solo

199
El presidente Eisenhower se enfureció al enterarse de las «trasmisiones de
información» de Dulles al presidenLe electo, porque pensaba que estaba haciendo partícipe
innecesariamente a Kennedy de unas informaciones delicadas. El 17 de noviembre de 1960,
el asesor militar de Eisenhower, el general Andrew J. Goodpaster; comunicó a Dulles que
no debía sobrepasar ciertos límites en sus informaciones a Kennedy y, sin más rodeos, le
recordó que Eisenhower seguiría en el cargo hasta el 20 de enero de 1961. Goodpaster dio
permiso a Dulles para que informara a Kennedy sobre las «operaciones relacionadas con
Cuba». Memorando para archivar; de Goodpaster, fechado el 17 de noviembre de 1960,
extraído de la Biblioteca Dwight D. Eisenhower.
encargado de las actividades básicas diarias. Se mantuvo al margen de las
siniestras actividades del Destacamento Especial W y de otras operaciones de la
Dirección de Planificación de la CIA. En realidad era Robert Kennedy, desde su
posición de fiscal general, quien dirigía la agencia de inteligencia a través
del Grupo Especial de la Casa Blanca.
Los hermanos Kennedy no abandonaron la idea de derrocar el régimen cubano.
Pero, en vez de atacar a Castro directamente, decidieron crear una alternativa a
la expansión del comunismo en Latinoamérica. Querían competir con el comunismo
ofreciendo como alternativa un modelo norteamericano, clonando regímenes
democráticos al estilo del programa de la Nueva Frontera por todo el hemisferio
occidental. Robert Kennedy convenció a su hermano de que la única manera de
impedir la exportación del comunismo desde Cuba al resto de Latinoamérica era
crear una decisiva asociación entre el mundo de los negocios, la Iglesia
católica y la CIA. Aunque Jack Kennedy había ganado las elecciones por un
estrecho margen, con su catolicismo como uno de los puntos conflictivos durante
su campaña, ordenó en secreto a la CIA que iniciara los contactos con los
200
jesuitas latinoamericanos, y en especial con los de Chile .
La Alianza para el Progreso creada por el presidente Kennedy se convirtió
en una inmensa operación secreta para llevar a cabo estas acciones de tipo
político. Pero también era espectacular la manifiesta presencia estadounidense
en Latinoamérica durante la etapa de la Nueva Frontera. En muchas capitales se
establecieron grandes bases de la CIA, que utilizó una organización dedicada al
suministro de noticias, la Copely News Service, como tapadera para todos los
agentes. De este modo, el FBI dejaba de ocuparse de Latinoamérica.
La reforma agraria en Chile había sido ya un tema de interés para el
presidente Eisenhower. En 1958, su hermano, Milton Eisenhower, hizo que el
presidente conservador chileno Jorge Alessandri empezara a dar los pasos
201
encaminados a dicha reforma . Cuando Alessandri y la estructura del poder
dieron muestras de resistencia a esta presión norteamericana, el propio
presidente Eisenhower hizo algo sin precedentes. Según Edward M. Korry;
embajador de Estados Unidos en Chile entre 1967 y 1971, Eisenhower amenazó con
retirar toda ayuda si no se instituían las reformas. Era la primera vez que un
presidente norteamencano vinculaba la reforma agraria en Latinoamérica con la
recepción de ayuda de Estados Unidos. Alessandri estaba furioso.
En esa misma época, el Vaticano inició sus esfuerzos por recuperar su
mermado poder de influencia en Latinoamérica. En 1958, un clérigo de la alta
jerarquia católica de Santiago escribió una carta al Vaticano urgiéndole «a
actuar frente a la amenaza que supone el alarmante avance del "protestantismo
[los evangélicos], el marxismo y el laicismo [la masonería]"», en palabras de
Korry. Como respuesta a su carta, se envió a Chile a Roger Vekemans, «un
brillante sacerdote jesuita y organizador político». Según Korry, «Vekemans creó
una organización dinámica que se extendía por todo el continente, para resucitar
202
el catolicismo romano y poder así competir con las otras tres fuerzas» .
La Iglesia católica desempeñó un papel fundamental en las acciones del
presidente Kennedy. Como me dijo Korry, en efecto, Kennedy «forjó una relación
secreta entre los jesuitas latinoamericanos y la Administración estadounidense
para combatir el avance del protestantismo y la masonería en América Latina
[...]. Cuando te paras a pensar que George Washington, Thomas Jefferson o Harry
Truman habían sido masones todos ellos, tienes que preguntarte qué demonios
estaba haciendo la CIA cumpliendo órdenes de nuestro primer presidente
203
católico» .
Un mes después del episodio de la bahía de Cochinos, según Korry, el
presidente Kennedy asignó a los jesuitas fondos de ayuda estadounidenses para

200
Según información suministrada por James Angleton, Ralph Dungan (el asesor de la Casa
Blanca para asuntos de Latinoamérica) y otros.
201
Entrevistas con el embajador Edward M. Korry mantenidas desde junio de 1976 hasta
julio de 2001.
202
Carta de Korry al aulor, fechada el 30 de mayo de 1999.
203
De una serie de entrevistas realizadas entre 1976 y 1987. En el periódico News Journal
de Wilmington (Delaware), se publicó entre 1976 y 1982 material extraído de estas y otras
entrevistas sobre las actividades del espionaje estadounidense en Chile.
que realizaran dichas actividades. Además, el presidente y el fiscal general
crearon una asociación de grandes empresas multinacionales y estadounidenses
para que colaboraran con los servicios de información de Estados Unidos en
Latinoamérica. El presidente Kennedy enganchó a David Rockefeller en una reunión
de la Junta de Supervisores de Harvard, celebrada en mayo de 1962, y le preguntó
qué habría que hacer para conseguir que el capital privado invirtiera grandes
sumas en Latinoamérica. Rockefeller le respondió que el mundo empresarial
necesitaba garantías financieras de algún tipo frente a la inestabilidad
política.
De aquella reunión surgió la idea de crear un seguro barato de riesgo
político, suscrito por una sección del Organismo Internacional para el
Desarrollo (0DI). Cuando Ed Korry llegó a Chile como embajador, a mediados del
mes de octubre de 1967, casi un cuarto del conjunto de seguros de esa clase
suscritos en todo el mundo correspondía a las empresas estadounidenses con
Operaciones en Chile. Korry se alarmó tanto que propuso (y firmó) un pacto
secreto con los aseguradores del ODI en Washington por el cual no se
204
suscribirían más seguros para Chile sin una revisión especial previa .
Los Kennedy crearon también un organización mucho más siniestra, el Grupo
205
de Negocios para Latinoamérica, para que llevara a cabo sus planes . El Grupo
de Negocios fue, de hecho, un frente de la CIA creado para canalizar fondos
privados hacia las Operaciones secretas que Robert Kennedy consideraba
206
importantes. Enno Hobbing, ex oficial de la CIA, fue su director ejecutivo . El
cometido de aquel grupo era actuar como organización tapadera, a la que las
grandes empresas pudieran contribuir con su capital para pagar sobornos y otras
actividades políticas en Latinoamérica. Veinte años después, la Administración
de Reagan utilizó muchos de esos métodos para su funesta política en
Centroamérica.
Como castigo a la CIA por su deficiente manejo de la operación de la bahía
de Cochinos, la Administración de Kennedy trasladó las operaciones paramilitares
que la CIA había dirigido durante los años de Eisenhower a un equipo especial
bajo el control del secretario de Defensa, Robert Strange McNamara. Guerreros
del nuevo estilo, como el general Maxwell Taylor y el general Edward Lansdale,
se convirtieron en los teóricos militares de los hermanos Kennedy. En concreto,
se recurrió a Lansdale para que ayudara a solucionar el problema que suponía
207
Castro .
Sin embargo, la decisión no cambió las cosas, en muchos sentidos. Lansdale
había sido uno de los hombres de la CIA de Frank Wisner. Había sido el encargado
de la guerra contra los norvietnamitas y contra los rebeldes comunistas que se
oponían a Marcos en las Filipinas. Además, los hombres de Harvey procedentes de
la base de Berlín desempeñaban un papel cada vez más decisivo en la comunidad de
espías. Así, por ejemplo, cuando Lansdale asumió las operaciones paramilitares
contra Castro, nombró delegado a Sam Wilson, el antiguo oficial que se ocupaba
de Igor Orlov.
Cuando Richard Helms se convirtió en el subdirector de Planificación, hizo
llamar a Harvey inmediatamente, para comunicarle que sería el responsable último
de las actividades en Cuba. Harvey se quejó, porque quería seguir ocupándose de
la División de la Rusia Soviética. Entonces, Helms le animó diciéndole que así
tendría el puesto de máxima responsabilidad de una operación que la Casa Blanca

204
Esta sección de seguros del OID fue aprobada por ley mediante un proyecto de ley,
presentado por el senador Jacob Javits (del Partido Demócrata, por Nueva York), para la
creación de una pequeña agencia federal, la Overseas Private Investmente Corporation, que
hoy día sigue funcionando.
205
Extraído de la historia secreta, aún confidencial, del Consejo de las Americas.
206
Entrevista del autor con Enno Hobbing mantenida en diciembre de 1976. Hobbing dejó el
Consejo de las Américas en i975 Oficialmente, dejó la CIA en 1954. El autor ha obtenido
la historia inédita del consejo, titulada «More Than Profits, The Story of Business Civic
Action in Latin America» ("Algo más que beneficios. La historia de la acción civil del
mundo de los negocios en Latinoamérica") escrita por Hobbing.
207
Lansdale es todavía una figura polémica para los historiadores de las actividades de
espionaje. Su vida fue llevada a la ficción por Graham Greene, en su novela The Quiet
American (El americano impasible), y por William Lederer, The Ugly American (El americano
feo).
consideraba como la acción de espionaje más importante de todos los tiempos.
Helms le dijo también que estaba seguro de que con Harvey en la CIA y Lansdale y
Wilson en el Pentágono, Estados Unidos podía instigar una sublevación popular
para derrocar a Castro. Lo que no le dijo fue que tenía encima de su mesa,
mientras hablaban, un informe secreto de la Dirección de Inteligencia que
establecía que, si el asesinato de Castro se llevaba a cabo con éxito, no debía
producirse ningún alzamiento popular contra el comunismo.
A continuación, Helms envió un cable a todas las misiones y bases
comunicándoles que Bill Harvey estaba al mando de todo lo relativo a Cuba. El
nuevo nombre en clave era Operación Mangosta. Cuando Harvey habló después con
Lansdale, se dio cuenta de que sus órdenes seguían siendo las mismas: su
sometido seguía siendo matar a Castro.
En aquel entonces, las novelas de espías de lan Fleming habían alcanzado
el máximo grado de popularidad, y el propio presidente Kennedy era un seguidor
entusiasta de James Bond. Kennedy le preguntó a Lansdale si Estados Unidos tenía
un James Bond. Lanslade, muy amigo del presidente, le llevó a Harvey para
presentárselo. Para aquel encuentro, Harvey dejó en casa las pistolas.
El presidente le dio un apretón de manos y le felicitó por su reciente
nombramiento como jefe de la Operación Mangosta. A Harvey no le quedaron dudas
sobre si Kennedy estaba al corriente de cuál era su verdadera misión. El
presidente bromeó preguntando si el extraño y gordinflón de Harvey tendría la
misma suerte con las mujeres que James Bond. Tiempo después, Harvey le confesó a
Angleton que le caía bien el presidente, pero que no podía ni ver a Bobby.
Tras el episodio de la bahía de Cochinos, John Kennedy envió a su hermano
Robert a la CIA para castigar a la agencia por su fracaso. Igual que los muchos
otros antes que él que habían cruzado esas puertas cerradas, Robert Kennedy se
enamoró del mundo del espionaje. Fascinado desde antes con todo lo que fueran
operaciones clandestinas e intrigas de guerra encubierta, tardó poco en
maravillarse ante el mundo de informaciones secretas que representaba la CIA.
Bobby Kennedy llegó a conocer a Bill Harvey, Ted Shackley, Sam Wilson y otros
antiguos alumnos de la base de Berlín. Mientras su hermano disfrutaba sobre todo
con las historias de guerra de la base de Berlín, Robert, siempre vehemente, se
convirtió en el más ferviente defensor del derrocamiento de Castro. Se reunía a
diario con los oficiales de la CIA y, a pesar de la lección que supuestamente
había aprendido con el asunto de la bahía de Cochinos, se engañó al creer que la
208
CIA era la organización que más sabía sobre el mundo .
Harvey se dio cuenta en poco tiempo de que la CIA estaba siendo dirigida
minuciosamente por el fiscal general. Los hermanos Kennedy gestionaron el mundo
de la acción encubierta a un paso más veloz que ningún otro gabinete antes o
después de ellos. En los mil días de la presidencia de John F. Kennedy, Estados
Unidos llevó a cabo un número récord de acciones secretas e intentos de
magnicidio. Ni siquiera Ronald Reagan, en sus ocho años de presidente, llegó a
realizar tantos.
Harvey se encontraba a menudo con Thomas Parrot, el contacto de la Casa
Blanca con la CIA para la Operación Mangosta. Harvey se llevó a la operación a
otros veteranos de la base de Berun, que seguían siendo de las pocas personas de
la CIA en las que podía confiar. Anita Potocki y su marido, Will, tuvieron su
sitio en el sótano del gigantesco edificio del cuartel general de la CIA, en
Langley (Virginia). John Sherwood se hizo cargo del Destacamento Especial 80,
que se ocupaba de todas las operaciones de fuera de Miami.
Harvey tuvo que rehacer todo lo que había quedado destrozado tras el
fracaso de la bahía de Cochinos. Antiguos miembros de la base de Berlin, como
Lucien Conein, desempeñaron puestos cruciales en la misión de Miami, dirigida
por Shackley imitando los modelos de Berlín y Munich. Shackley reclutaba
refugiados cubanos, los convertía en agentes y los enviaba de vuelta a Cuba como
espías.
Shackley reclutó a miles de nacionalistas cubanos de la comunidad de
exiliados, y la CIA les dio formación para el sabotaje y el magnicidio. De sus

208
Robert Kennedy rechazó la petición de su hermano para que dejara el Departamento de
Justicia y pasara a dirigir la CIA. Ante su negativa, el presidente hizo a Robert
responsable oficial de toda la comunidad de los servicios de información, cometido que se
sumaba a su puesto como fiscal general.
filas surgieron después violentos grupos de extrema derecha como el A1pha 66 y
el Omega 7. La CIA compró casas a primera línea de mar desde Keystone Point
hasta Cayo Hueso, convirtió barquichuelas en botes explosivos para el ataque y
patrocinó incursiones relámpago en Cuba. No era verdad lo que en cierta ocasión
anunció Kennedy: que la reubicación de los refugiados quedaría limitada al
condado de Dade. En realidad, se gastaron decenas de millones de dólares en el
desarrollo de una potencia encubierta contra Castro, repartida por todo el
territorio de Estados Unidos.
Con la JM-Ola, Shackley y sus compañeros cometieron los mismos errores que
habían cometido en Berlín. Demasiados oficiales de la JM-Ola apenas sabían nada
de la cultura cubana, igual que los oficiales de casos de Berlín apenas conocían
la cultura de Alemania y de los países de la Europa del Este. En la misión de
Miami casi no había acciones de contraespionaje, de modo que Santos Trafficante
y el servicio secreto de Castro pudieron infiltrarse en ella en todos los
niveles, igual que el KGB se había infiltrado en la base de Berlín. E igual que
la Stasi y el KGB estaban al corriente de la construcción del túnel de Berlín y
de otras operaciones de la base de Berlín, el DGI y el KGB conocían
perfectamente todos los proyectos del Destacamento Especial W destinados a
acabar con Castro.
Para John Sherwood, su época al frente del Destacamento Especial 80 fue
una auténtica pesadilla. Él mismo advirtió a Shackley que Castro se había metido
en la JM-Ola «hasta el tuétano», pero, como me dijo Sherwood: «¿Cómo iban a
saberlo? El noventa por ciento de nuestros muchachos no hablaba español, y
ninguno de los jefes tenía nociones del idioma». Debido a la infiltración del
DGI, Sherwood desconfiaba tanto de la comunidad cubana, que eligió como
traductores a chicanos de Nuevo México que trabajaban en las Fuerzas Aéreas.
«Traté de que ningún cubano anduviera cerca del material confidencial, pero no
lo conseguí», me dijo Sherwood.
26. JRUSCHOV MUEVE FICHA

«La relación entre Bill Harvey y Ed Lansdale, es decir, entre la CIA y el


209
Pentágono, no tardó en deteriorarse -recordaba William Corson -. Harvey pensaba
que Lansdale era un fanfarrón del ejército al que se le daba de perlas decirles
a los Kennedy lo que querían oir, pero que parecía generar más papeleo que
éxitos. Lansdale andaba siempre sugiriendo planes descabellados, y luego le
pedía a Harvey que archivara sus interminables informes sobre las razones por
las que no los había podido llevar a cabo».
Lausdale quiso que la CIA envenenara los cultivos de caña de azúcar de
Cuba, pero Harvey se negó a ello, alegando que si lo hacían, enseguida se sabría
que Estados Unidos había sido el responsable. Después quiso colocar una concha
marina explosiva en el lugar preferido de Castro cuando iba a bucear, pero
Harvey volvió a negarse. La lista de disparates era inacabable: puros
envenenados; un traje de buceo para Castro impregnado con alguno de los venenos
del doctor Gottlieb; un polvo especial que haría que todo su pelo, incluida la
barba, se le cayera... Las estrambóticas ideas de Lansdale, combinadas con los
brebajes de Sidney Gottlieb, formaban un maremágnum de absurdos planes de
asesinato que llegaban a riadas a la mesa de Harvey.
Al final, Justin O'Donnell, el delegado de Harvey, se hartó de todo
aquello. Sabía que la CIA tenía a Harvey organizando operaciones para matar a
Castro y también a varios dirigentes de otros países. Robert Crowley me contó
que Tracy Barnes, uno de los hombres de máxima responsabilidad de Richard Helms,
dio una charla a los jefes supremos de la CIA en agosto de 1961 para ponerles al
corriente de las últimas novedades relativas a operaciones secretas. (Barnes era
un patricio, como todos los que integraban el entramado de «los muchachos de la
CIA».) En esta charla, Barnes les comunicó que la CIA había comprado una fábrica
de cigarrillos en África para usarla como tapadera, y aquello fue para O'Donnell
la gota que colmaba el vaso. Se puso de pie y, desde su posición al fondo de la
sala, interrumpió a Barnes con estas palabras: «¿Una fábrica de cigarrillos en
medio de África? ¡Cristo bendito! ¿Pero qué demonios vamos a hacer con ella?».
Hubo un silencio. O'Donnell había violado la regla capital. Había
replicado a la alta jerarqula. John Sherwood, que asistía a la reunión, se le
acercó una vez finalizada. «Me acerqué para comprobar su aliento, pensé que
debía de estar borracho. Pero no noté nada. Entonces le dije: "Nunca más vuelvas
a cometer regicidio con un cuchillo de goma" [...]. Tres semanas después
210
cambiaba el despacho por el trabajo de calle» . O'Donnell fue el único oficial
de la CIA que se declaró en contra de los magnicidios. Y se marchó.
Cada semana, Lyndon Johnson, un vicepresidente de lo más hastiado, se
encontraba con J. Edgar Hoover para almorzar y contarse cotilleos. Después de
una de aquellas comidas, en 1961, Johnson le contó a Walter Jenkins, su mano
derecha, que «Bobby Kennedy ha convertido a la dichosa CIA en una especie de
Asesinatos Sociedad Anónima». En 1962 Johnson contó a otras personas que pensaba
que los Kennedy estaban jugando con fuego. «Alguien va a querer ajustarles las
cuentas», predijo. Sus subordinados y amigos bautizaron los comentarios de
Johnson como «la hipérbole de Lyndon». Sin embargo, Johnson había llegado a la
misma conclusión que O'Donnell: el magnicidio como política gubernamental podía
acabar mal.
Cada vez que Robert Kennedy se quejaba de que no se estaba haciendo nada,
el general Lansdale le echaba la culpa a Bill Harvey. A su vez, Harvey empezaba
a referirse a Bobby Kennedy como «el cabroncete». Lansdale ya solo caía bien a
Kennedy. En cierta ocasión James Symington, uno de los ayudantes del fiscal
general en el Departamento de Justicia, llamó a Lansdale «el guerrillero de los
norteamericanos puros» delante de su jefe. Kennedy, entonces, reprendió a
211
Symington y dijo que Lansdale era un gran combatiente .

209
Corson coordinó operaciones en las que se planeaba asesinar a tres presidentes.
210
Entrevista con John Sherwood mantenida el 14 de diciembre de 1990.
211
Véase el libro de David Martin, Wilderness of Mirrors p. 136.
Harvey temía que Lansdale estuviera transmitiendo a los Kennedy todos los
detalles de las operaciones. Y acertaba. Robert Kennedy usurpó con frecuencia la
autoridad de Harvey, pues convocaba a sus agentes cubanos a reuniones secretas
en el Departamento de Justicia. Kennedy y Lansdale acudieron en muchas ocasiones
a Miami para encontrarse con los agentes de Harvey, y luego les decían que no
contaran nada de aquellas reuniones a nadie de la CIA, induido Harvey. Cuando
este descubrió que Kennedy estaba llamando incluso a los agentes novatos para
pedirles informes, se puso furibundo. Y cuando apeló a Helms y Lansdale para que
le ayudaran, no consiguió nada. Lo único que hizo Lansdale fue sugerirle con
ahínco que recurriera a un ex compinche de Castro, Rolando Cubela Secades, para
que llevara a cabo el asesinato. La CIA había reclutado a Cubela, al que
denominaron con el nombre en clave de AM Tralla, cuando dejó el régimen de
Castro para terminar sus estudios de Medicina. Pero Harvey se negó a utilizarle
para la operación. Estaba convencido de que AM Tralla era tan radical e
inestable como cualquier otro participante en la revolución de Castro.
Las operaciones de Harvey contra Castro prosiguieron, pero con escasos
resultados. En esos momentos Harvey contaba con sesenta agentes in situ en Cuba,
pero desconfiaba tanto de los documentos elaborados por la CIA, que se reunió
con Hoover para pedirle que le ayudara a seguir el rastro de los agentes de la
DGI de Castro que se encontraban en territorio estadounidense. Hoover advirtió a
Harvey que el DGI estaba infiltrándose en el movimiento nacionalista cubano,
apoyado por la CIA, a una velocidad alarmante.
Tras la reunión con Hoover, Harvey viajó a Miami. El 21 de abril de 1961,
en un bar del Aeropuerto Internacional de Miami, Harvey se encontró con Johnny
Roselli, el apuesto ex timador que Robert Maheu había contratado para asesinar a
Castro. Mientras tomaban unas copas, Harvey le explicó que él sería el único que
orquestaría el golpe contra Castro, y que la CIA le daría lo que necesitara para
acabar el encargo. También le contó que trabajaba directamente para la CIA, una
organización más implacable que Trafficante y Giancana. El cometido de Roselli
sería asegurarse de que Tony Varona, un dirigente del exilio cubario que Bobby
Kennedy había presentado al presidente, encontrara el modo de servirle a todo el
equipo de Gobierno de Cuba las nuevas y mejoradas cápsulas de veneno ideadas por
Gottlieb. Harvey le entregó entonces cuatro de las píldoras perfeccionadas de
Gottlieb. Curiosamente, Roselli y Harvey se hicieron amigos antes de que
terminara aquella operación. Para Harvey, Roselli era más sincero que la gente
con la que había estado tratando en Washington.
El 7 de mayo de 1962, tres hombres de máximo nivel de la CIA (el
subdirector de Planificación Richard Helms, el general asesor Lawrence Houston y
el director de Seguridad Sheffield Edwards) se presentaron en el Departamento de
Justicia para informar a Bobby Kennedy sobre los recientes planes de magnicidio
en colaboración con la Mafia. Explicaron al fiscal general lo que ellos pensaban
que era la historia completa: que la CIA había ofrecido a la Mafia ciento
cincuenta mil dólares por el asesinato de Castro. Kennedy, que estaba enterado
de la relación de su hermano con Judith Campbell, quiso saber quiénes eran los
gángsteres elegidos. Cuando escuchó el nombre de Sam Giancana, disimuló. Se
quedó mirando a los hombres reunidos en su despacho y, como relató después
Lawrence Houston, les dijo: «Confio en que la próxima vez que hagáis tratos con
el crimen organizado -con gángsteres- se lo comunicaréis al fiscal general».
El 11 de agosto de 1962, Harvey acudió a una reunión en el despacho de
Dean Rusk, el secretario de Estado, junto con los asesores de máxima categoría
para asuntos de seguridad nacional del presidente Kennedy, entre ellos Lansdale.
Uno de los temas tratados fue el del asesinato de Castro. Harvey dio por hecho
que no se dejaría nada por escrito. Tres días después, el director de
Información Central, John McCone, llamó a Harvey a su despacho del sótano. Para
espanto de Harvey, cuando entró en el despacho del director, en la séptima
planta, McCone agitaba en la mano una copia de un memorando que había redactado
Lansdale sobre la reunión y exigía una explicación sobre quién había decidido
matar a Castro. Lo que había ocurrido era que Helms había informado a McCone
sobre la unidad ZR-Rifle. McCone explicó a Harvey que había abrazado la fe
católica y que sería excomulgado si se cometía asesinato en su nombre. Entonces,
Harvey le respondió que no hacía nada más que cumplir órdenes.
El 17 de agosto de 1962, Harvey envió a John Sherwood a Miami con un
mensaje para Ted Shackley, que estaba con la JM-Ola. «Entré en el despacho de
Shackley -recordaba Sherwood-. Este hombre sabe instintivamente cuándo no puede
dominar a otra persona. Tiene el instinto del pit-bull, y me odiaba desde el
mismo instante en que me vio por primera vez [...]. Total, que me suelta a
bocajarro, apuntándome con el dedo: "Te crees muy listo tú, Sherwood. Pero te
voy a poner en evidencia. Un día de estos te pillaré"». Lo único que quería
Sherwood era transmitirle el mensaje de Harvey: «Iba a decirle a Shackley: "Bill
Harvey dice que te va a pagar los cinco mil ochocientos dólares dentro de un par
de días"». Sherwood pensó que le estaba comunicando a Shackley instrucciones
para la operación de magnicidio de la Mafia.
Sherwood regresó a Washington haciéndose cruces sobre la amenaza de
Shackley. Sabía que estaba celoso porque él había logrado meter agentes en Cuba,
mientras Shackley perdía agentes sin cesar.
Más de un año después de aquello, Sherwood se dio cuenta de que Shackley
había ido hasta el final con su amenaza, durante otro intento de magnicidio que
salió mal.
En esta operación participaba la familia García, que había suministrado
buques para la invasión de la bahía de Cochinos a través de la empresa García
Shipping Lines. Según lo cuenta Sherwood, Eddie y Freddie García y una docena
más de exiliados cubanos «iban a entrar en la isla para acabar con Castro en una
operación suicida [...]. Se iban a infiltrar por la noche, pensando que podrían
encontrarle y matarle a tiros. Un comando de asalto. Les dije que estaban locos.
"Chicos -dije-, estáis jodidos". Yo mismo les entrené para el combate. Les
entrené en el uso de armas en pleno campo de Virginia [...]. Uno [había tenido]
un accidente tremendo, y le dije a Eddie: "Mira, jamás deberías llevar a una
operación clandestina a un tío que tiene una señal fisica tan visible [como una
cicatriz]. Es demasiado fácil recordarle"».
Sherwood avisó a los García de que su mayor problema iba a ser asegurarse
de que el equipo del comando mantuviera en secreto la operación. «Los cubanos
son un poco peores [para guardar secretos] que la mayoría de la gente. Les dije:
"Quiero advertiros que no deberéis contarle a nadie que me conocéis [...]. Ni a
un alma". Y entonces se lo cuentan a su mejor amigo, y este hace lo mismo, y da
la casualidad de que el mejor amigo del cuarto es tu peor enemigo. Así es Cuba».
Sherwood les hizo a los García una última advertencia: «Si le contáis a alguien
que vuestra gente ha hablado con alguien de Miami, serán hombres muertos y
vosotros también».
Varios meses después, Sherwood se dio cuenta de que Shackley había saldado
sus cuentas con él. «Era falso y nada honrado. Se infiltró en mi operación, y el
infiltrado estaba a su vez vigilado también, por lo que la operación se conoció
en la isla y diez muchachos murieron acribillados». Shackley no pretendía que
los cubanos acabaran muertos, pero nunca se paró a pensar cuál podría ser el
efecto de susjueguecitos. Cuando pasaron por la mesa del despacho de Sherwood
los recortes de prensa cubana, reconoció en una foto al joven de la cicatriz.
«Aún me acuerdo de él», me dijo Sherwood.
Otro triste recuerdo para Harvey y Sherwood fue el de Lawrence Lunt, un
granjero cubano que tenía una finca a las afueras de La Habana. Lunt conoció en
una fiesta a Chip Bohlen, un oficial del Departamento de Estado de Kennedy, y se
ofreció a hacer de espía para la CIA en Cuba. Bohlen pidió a Harvey que se
ocupara de Lunt, y entonces Harvey le asignó la tarea a Sherwood. «Yo sabía, por
propia experiencia, que el tipo se encontraba en mitad del campo, a cientos de
kilómetros de La Habana. ¿Qué demonios podría hacer desde allí? Nuestro hombre
en La Habana [la novela de Graham Greene] es la respuesta». A pesar de sus
recelos, Sherwood reclutó a Lunt. Se comunicaban a través de un sistema muy
complicado de escritura secreta. Sherwood, al que Lunt conocía como «John
Brighteye», dio órdenes a su nuevo agente de que no hiciera nada y que esperara
a que él recibiera instrucciones de la CIA.
Para sorpresa de Sherwood, Lunt le escribió contestándole que no paraba de
reclutar gente. Harvey y Sherwood estuvieron de acuerdo en que tenían entre
manos a un lunático en potencia, así que decidieron no contar más con el nuevo
espía. Sherwood se enteró de que la esposa de Lunt, una mujer muy rica, estaba
de gira por Europa y que iba a regresar a Cuba pasando por Nueva York, así que
acudió a su encuentro. Sherwood se reunió con la señora Lunt en el Salón de
Roble del hotel Plaza, para Comunicarle que la CIA ponía fin en ésos momentos a
su relación con su esposo.
Un día, varios meses después, sonó el teléfono privado especial del
despacho de Sherwood y una voz de hombre preguntó por John Brighteye. Para
espanto de Sherwood, se trataba del propio Lunt. Se reunieron en el Blackie's
House of Beef, en el centro de Washington, y Sherwood le dijo a Lunt sin más
rodeos que ya no era espía. También le preguntó por qué seguía en Cuba, a lo que
Lunt respondió que debía ir a la isla para verlo con sus propios ojos. «Yo le
dije: "Puedes estar seguro de que me encantaría ver la auténtica Cuba". [Lunt]
cierra los ojos y me dice: "Las mujeres...". Yo pensé: "¡Menudo panoli!". Lo que
le retenía allí eran las mujeres». Poco después de que Lunt regresara a Cuba,
fue arrestado por espiar para la CIA. Su amante cubana le habla delatado. Acabó
cumpliendo más de diez años de prisión.
A pesar de las intentonas fallidas, los planes para acabar con Castro
siguieron sucediéndose. Por ejemplo, la CIA reclutó a Marie Lorenz, una de las
amantes de Castro, de origen alemán y que también mantenía una relación con un
exiliado cubano, Frank Fiorini, uno de los hombres de Howard Hunt que más tarde
aparecería en los titulares por el asunto Watergate bajo el nombre de Frank
Sturgis. Lorenz afirmaba haber recibido de Fiorini dos cápsulas de Gottlieb y
haberlas escondido en un tarro de crema para el cutis. Pero después, cuando
regresó a La Habana, las cápsulas «se derritieron [...]. Parecía un mal augurio
[...]. Yo pensé: "¡Al infierno con esto!"»
Mientras se realizaban estos intentos de magnicidio al más puro estilo de
los polis del cine mudo, los agentes secretos de Bill Harvey en Cuba le iban
enviando informaciones sueltas que empezaban a encajar entre sí y que indicaban
que Jruschov estaba preparando algo grande. En septiembre de 1962, los agentes
de Harvey informaron de que los soviéticos estaban instalando en Cuba bases de
misiles tierra-tierra de medio alcance. Dichos misiles, capaces de recorrer más
de seiscientos kilómetros, podían alcanzar objetivos tan lejanos como
Washington. Cada misil portaba una cabeza nuclear de tres megatones, lo bastante
grande como para destruir cualquier ciudad. Así pues, aunque Harvey no había
logrado matar a Castro, solo con esta información tendría garantizado su futuro
en la CIA y la gratitud de los Kennedy.
Para verificar los informes de sus agentes, Harvey pidió aprobación a
McCone para efectuar un vuelo de reconocimiento por encima de Cuba con el U-2,
el avión superrápido y de gran altitud de Estados Unidos. McCone no se fiaba
mucho de las fuentes de Harvey en Cuba, pero ordenó el vuelo del U-2 por si
acaso. Para él, era una locura que Jruschov se arriesgara con una estrategia tan
inexplicable.
27. OSWALD EN MOSCÚ

El día de Halloween de 1959, tres años antes de la aparición de los


misiles en Cuba, un joven algo canijo entró en la Embajada de Estados Unidos en
Moscú con una mueca de desprecio dibujada en el rostro. Se presentó como ex
soldado de la Infantería de Marina de los Estados Unidos y anunció que quería
renunciar a su nacionalidad estadounidense, para lo cual pidió que le llevaran
ante un funcionario del consulado. El personal de la delegación le condujo al
despacho de Richard E. Snyder. Claro que Snyder estaba inscrito como miembro del
cuerpo diplomático, pero en realidad trabajaba para la Agencia Central de
Inteligencia.
El diplomático notó enseguida el desprecio que emanaba aquel joven y,
cuando el ex marine abrió la boca para espetarle: «Ahí tiene mi declaración por
escrito», supo que tenía delante a un sujeto de lo más arrogante.
Snyder cogió la carta, escrita a mano, y se fijó en la firma: Lee Harvey
Oswald. Había algo extraño en la conducta del joven, no parecía muy lógica. En
un primer momento, Snyder intentó disuadirle. «No tenía ningún interés por
escuchar lo que le decía, eso saltaba a la vista -declaró Snyder tiempo después
a sus superiores-. Se veía claramente que el tipo tenía sus propios planes ya
formados».
Al ver que no iba a conseguir convencerle, Snyder cambió de tercio y trató
de sonsacarle información:
- ¿Así que estabas en la Infantería de Marina?
- He servido en Japón. Era técnico de radares.
- ¿Dónde exactamente?
Oswald empezó a impacientarse y cambió de tema:
- Aquí tiene mi pasaporte. Le pido que acepte mi pasaporte y mi renuncia a
la ciudadanía estadounidense. -A continuación, con un ademán ostentoso que a
Snyder le pareció algo forzado, el enfurruñado joven añadió-: Los conocimientos
que aprendí estando en el ejército se los contaré a mis nuevos compatriotas.
Snyder cogió el pasaporte y le entregó un recibo y un número de teléfono
por si alguna vez cambiaba de parecer. Oswald insistió en que el Departamento de
Estado aceptara formalmente su renuncia a la ciudadanía estadounidense y reiteró
que tenía la intención de comunicar a los soviéticos lo que había aprendido
durante su época en la Infantería de Marina.
Snyder se quedó con la sensación de que Oswald había ensayado la
entrevista antes de llegar a la embajada. El encuentro le causó tal desasosiego,
que escribió inmediatamente un cable dando parte del incidente. El informe de
Snyder llegó a la Oficina de Seguridad de la CIA, pero no al Departamento de
Contra-espionaje de James Angleton.
Ante las firmes sospechas de Snyder de que había algo raro en todo
aquello, la Oficina de Seguridad debería haber pedido enseguida el expediente
del joven a la Infantería de Marina. Pero no hizo nada de nada. Como dijo
Angleton después: «Ese fue el primero de la larga serie de desastres que
caracterizó este caso». Efectivamente, en el cuartel general de la Infantería de
Marina, a escasos kilómetros del de la CIA, había un expediente en el que se
podía comprobar que Oswald había sido operador de radar destinado en el
Escuadrón Aéreo 1 de la Marina en Atsugi, en Japón. Solo este dato habría
bastado para alertar a la CIA, si es que se hubiera preocupado por buscarlo. Era
en la base aérea de Atsugi donde la CIA tenía un escuadrón de sus aviones de
espionaje U-2 Supersecretos.
Los pocos amigos de Oswald en Atsugi se habían fijado en que solía acudir
a Tokio sin ocultárselo a nadie, pero nunca contaba qué hacía allí. A un
compañero soldado le dijo que se había enamorado de una «azafata» de un club de
Tokio llamado Abeja Reina, y que estaba saliendo con ella y también con una
212
mujer euroasiática que hablaba perfecto ruso .

212
Henry Hurt realizó una magnífica labor de investigación acerca de las actividades de
Oswald en Japón y de su pasado en el Cuerpo de Infantería de Marina, que forma parte del
impactante libro de Edward Jay Epstein, Legend: The Secret History of Lee Harvey Oswald.
En el Abeja Reina, donde la botella de champán se vendía a cien dólares,
trabajaban las prostitutas más caras de todo Japón. Oswald, soldado raso con un
sueldo de ochenta y cinco dólares al mes, pasaba muchas noches allí. Cuando la
«azafata» del Abeja Reina con la que había estado saliendo se presentó en Atsugi
de visita, sus incrédulos amigos se quedaron boquiabiertos. Era una preciosidad.
Oswald, que por aquel entonces solo tenía dieciocho años, no era precisamente el
tipo de hombre que atraería a una chica de alterne de su categoría. Y estaban en
lo cierto, porque no todas las chicas del Abeja Reina trabajaban para la barra:
cinco de ellas estaban además en la nómina del KGB. De hecho, según Angleton, el
Abeja Reina era uno de los centros más activos del KGB en cuanto a
reclutamiento. «Por desgracia -dijo Angleton-, más tarde descubrimos que un buen
número de oficiales de la CIA y pilotos de aviones U-2 habían iniciado
213
relaciones con camareras de aquel bar» .
Al cabo de un tiempo, la Infantería de Marina destinó a Oswald a Estados
Unidos. Para entonces ya podía defenderse en ruso, sin haberlo estudiado
formalmente. El resto de su estancia con el cuerpo de marines lo dedicó a hallar
214
el modo de llegar a Moscú . Así, mientras esperaba su licencia de la Infantería
de Marina en Los Angeles, el FBI le fotografió reuniéndose con el teniente
coronel Pavel T. Voloshin, uno de los máximos responsables de reclutamiento del
KGB, que se encontraba en Los Angeles con una compania de danza soviética. El
FBI guardó la foto en un archivo de contraespionaje sobre los «observadores» del
KGB pertenecientes a organizaciones culturales que visitaban Estados Unidos.
Además, el FBI tomó otra fotografia de Oswald cuando este se encontraba de
visita en el consulado de Cuba en Los Ángeles.
El FBI no tenía ni idea de quién era el joven al que habían fotografiado
ni si sus visitas a oficinas comunistas tenían alguna relevancia. En todo caso,
no comunicaron nada a la CIA.
Varios años después, en Moscú, ese mismo joven era el que dejaba intrigado
a Snyder. Pero Washington no contestó a su informe, cosa que a él no le extrañó
en absoluto, ya que normalmente un oficial de calle no recibía respuestas de
Washington.
Las misiones de reconocimiento de los U-2 eran un motivo de orgullo para
la CIA. Según James Cunningham, el «experto» de la CIA en la logística del
programa, 1959 fue otro año excelente para la operación de los U-2, denominada
con el nombre en clave de Coche de Carreras. Estos aviones Lockheed, que
parecían planeadores y alcanzaban gran altura, despegaban de las bases de Japón
y Turquía y realizaban largas pasadas en el cielo de la Unión Soviética con
total impunidad.
Algunos U-2 llevaban incorporadas cámaras de alta resolución y podían
fotografiar las instalaciones soviéticas más secretas. Otros grababan
conversaciones y comunicaciones militares. Estos vuelos de los pilotos de
aviación civil de Cunningham, junto con el trabajo de la Agencia Nacional de
Seguridad, ofrecían a Estados Unidos una visión detallada de lo que hasta
entonces había sido el agujero negro del espionaje estadounidense. El U-2 fue la
contribución principal de la CIA a las investigaciones tecnológicas y una buena
razón para que el Congreso y el presidente siguieran apoyando a la agencia.
Los vuelos de los U-2 estaban enfureciendo a los dirigentes soviéticos.
Así se lo comunicó Popov a George Kisevalter; cuando el agente doble aún estaba
215
en Berlín . Los soviéticos no sabían cómo acabar con ellos. Alguna que otra vez
habían conseguido derribar otros aviones espía norteamericanos cuando penetraban
en cielo soviético, pero los U-2 eran relativamente pequeños y podían alcanzar
una altitud de crucero de más de cinco mil pies. Eran capaces de sobrevolar el
corazón de Rusia y sus objetivos más secretos sin temor a ser atacados.
Aunque los soviéticos habían avanzado mucho en todo lo relativo a la
tecnología de misiles y le habían ganado la carrera espacial a Estados Unidos

Ademas, el libro que escribió el propio Hurt, Reusonabte Doubt, ofrece una descripción
pormeriorizada de muchos hechos relacionados con el asesinato de Kennedy.
213
Extraído de las exhaustivas entrevistas mantenidas en 1977 y 1978.
214
La mejor descripción de este período de la vida de Oswald es la que aparece en el
libro de Epstein, citado antes.
215
Entrevista con George Kisevalter mantenida el 18 de abril de 1988.
con los lanzamientos del Sputnik en 1957, no tenían modo de contrarrestar esta
sofisticada forma de reconocimiento. Los misiles soviéticos SAM no eran lo
suficientemente certeros para alcanzar los U-2. Sin saber ya qué más hacer, la
frustrada cúpula dirigente soviética encargó al GRU y al KGB que ayudaran al
departamento de defensa aérea a encontrar la manera de derribar a uno de estos
aviones. Para llevar a cabo esta orden, el KGB se dedicó a vigilar las bases
aéreas de Turquía y Japón con la intención de reclutar algún mecánico o un
piloto.
Tras la deserción de Oswald hubo una serie de intentos de sabotaje de
operaciones de los U-2 en Atsugi y en Adana, (Turquía). En una de estas
intentonas en Turquía, Sarkis Soghanalian, uno de los mayores traficantes de
armas del mundo, dijo que uno de los sospechosos era Edwin P. Wilson, un
funcionario de la CIA que más tarde fue encarcelado por suministrar ilegalmente
explosivos a Libia y tramar el asesinato de fiscales federales. Wilson niega
haber dado acceso a los soviéticos a los aviones de la base turca, pero
Soghanalian sostiene que James Cunningham, de la CIA, se quejó de problemas de
216
seguridad . Los soviéticos tenían la costumbre de usar dos fuentes de
información simultáneas para obtener información norteamericana, de manera que,
si uno de los agentes les estaba dando gato por liebre, el segundo informador
podría verificar la fiabilidad del material suministrado. Bruce Solie, de la
Oficina de Seguridad, confirmó que se investigaron los contactos de Ed Wilson
con turcos que estaban trabajando para el KGB y el GRU durante su estancia en
217
Turquía . Solie añadió también que hasta 1968 no pudo demostrarse que Wilson y
el KGB mantuvieron contacto directo, y fue gracias a que se vio a Wilson tomando
copas con un conocido agente soviético.
No se sabe con certeza si el intento de sabotaje en Atsugi tuvo algo que
ver con Oswald o no. En todo caso, si que pudo haber alguna relación entre sus
visitas al Abeja Reina, sus visitas al reclutador del KGB y al consulado cubano
de Los Angeles, y su acceso a secretos sobre los U-2. Angleton creía que, si
alguien se hubiera ocupado de analizar estas coincidencias cuando Oswald desertó
en 1959, la CIA podría haber descubierto que todas estas pruebas tenían su
origen en el trabajo efectuado por el joven desertor en Atsugi. Pero nadie se
enteró de nada.
Las autoridades soviéticas explicaron que habían rechazado la solicitud de
Oswald de convertirse en ciudadano soviético porque les pareció un hombre algo
desequilibrado mentalmente. También dijeron que Oswald intentó suicidarse a raíz
de la negativa. Pero Angleton creía que la odisea de Oswald para entrar en la
URSS era en realidad un plan minucioso del KGB y que su intento de suicidio y el
rechazo de las autoridades soviéticas a su petición formaban parte de un
218
montaje .
Snyder no fue el único que se quedó con la sensación de que Oswald era un
tipo desequilibrado; lo mismo le pasó a un reportero de la Alianza de la Prensa
Norteamericana. Era como si quisiera que todo el mundo le tomara por un
deficiente mental. Cuando le perdieron de vista al marcharse a la URSS, la CIA
nunca trató en serio de averiguar en qué andaba metido.
Es extraño que ningún estadounidense viera a Oswald en la URSS durante más
de un año. Al final se supo que los soviéticos, que supuestamente no tenían
ningún interés en él porque era demasiado voluble, le habían enviado a Minsk,
donde le dieron un piso de lujo (para lo que era el estilo de vida soviético),
una paga equivalente a la de un oficial de rango superior del ejército y
privilegios solo al alcance de los miembros del KGB o de la nomenklatura.
Angleton estaba seguro de que todo aquello era el premio que le concedían por
haber hecho peligrar las misiones de los U-2. Creía que Oswald había entrado en
la URSS con toda clase de detalles sobre imágenes de radar, trayectorias de
vuelo, capacidad y distancias entre las pistas de aterrizaje de los U-2, es
decir, la información que necesitaban para apuntar sus misiles si querían
derribar alguno de estos escurridizos aviones.

216
Serie de entrevistas mantenidas con Sarkis Soghanalian en 2000 y con Edwin P. Wilson
en 1991-1992.
217
Entrevistas mantenidas con Bruce Solie en 1988.
218
De una serie de entrevistas mantenidas con Angleton en 1977-1978 y 1985.
28. SR-9

En 1960, la División de la Rusia Soviética de la CIA estaba totalmente


alborotada. Los lanzamientos Soviéticos del Sputnik habían causado sensación en
el mundo entero y hacían pensar que la Unión Soviética no había dejado de
avanzar mientras Estados Unidos se dormía en los laureles. Aquella impresión se
vio corroborada por otros avances tecnológicos Soviéticos, sobre todo en cuanto
a cabezas nucleares y misiles balísticos intercontinentales. Durante la campaña
presidencial de 1960, el senador Kennedy ganó muchos puntos frente al
vicepresidente Nixon al acusar a la Administración de Eisenhower de haber
permitido que se produjera semejante «desventaja en misiles».
El presidente Eisenhower esperaba reparar parte del daño producido a su
Gobiemo mediante un pacto con los soviéticos sobre el control de armamentos
antes de las elecciones. Así pues, se programó una cumbre para mayo, en París,
con Nikita Jruschov. Pero entonces, el día 1 de mayo de aquel año, un misil SAM
Soviético hizo lo que la CIA había asegurado al presidente Eisenhower que no
podía ocurrir de ninguna de las maneras: derribar un avión espía U-2.
El derribo del U-2 y la subsiguiente captura y juicio del piloto Francis
Gary Powers constituyeron uno de los momentos más bajos de la Guerra Fría para
219
Estados Unidos . Igual que ocurriera con el túnel de Berlín, la URSS no hizo
nada por ocultar el incidente. Más bien, lo utilizó para sacarle los colores a
Eisenhower, quien había empeorado aún más las cosas al negar en público que
Estados Unidos estuviese espiando a la URSS. A la vergüenza por lo ocurrido se
unía el tremendo enfado del primer ministro Jruschov, que canceló su asistencia
a la cumbre de París en el último minuto. La diplomacia de alto nivel, que se
suponía iba a ayudar a Richard Nixon a ganar las elecciones, había causado
precisamente el efecto contrario.
Para la CIA, el derribo del U-2 significaba que su herramienta tecnológica
más importante estaba ahora en manos de los soviéticos, junto con el piloto. La
reacción del director de Información Central, Allen Dulles, fue probar
desesperadamente nuevos métodos para obtener información de la URSS. Esta vez,
la CIA sabía que tenía tantos topos soviéticos infiltrados en sus operaciones,
que Dulles y otros oficiales de alto rango de la agencia pensaron que lo único
que podían hacer era crear una unidad super secreta que actuara por separado,
aunque dentro de la tocada organización de la agencia. Dicha unidad fue
bautizada con el nombre de Soviet Russia 9.
El objetivo de la SR-9 era servir de muro de contención para que en el
futuro alguien como George Blake no pudiera siquiera acercarse a una operación y
ponerla en peligro. Robert Crowley lo expresó mejor: «Si estás dentro del
parámetro delimitado por la carretera de circunvalación de la capital, estás más
cerca del centro de las cosas que la mayoría de la gente. Si trabajas para el
Gobierno federal, aún estás más cerca. Si trabajas para la CIA, estás muy
cerquita del centro de poder. Si trabajas en la División Soviética de la CIA,
estás casi en el meollo. Pero si eres uno de los pocos que forman la SR-9, estás
220
en el centro absoluto del universo conocido del espionaje» .
La SR-9 estaba integrada por un puñado de oficiales de espionaje de entre
los más fiables de toda la CIA. Estaba diseñada para actuar como equipo de elite
dentro del cuartel general, listo para viajar en cualquier momento a cualquier
punto del planeta para traerse a un agente soviético. La próxima vez que
apareciera un Popov, la base o la misión local de la CIA quedaría al margen del
caso todo lo posible y la SR-9 asumiría el control absoluto.

219
Años después, no mucho antes de su fallecimiento en un accidente aéreo más prosaico,
Powers contó a algunos familiares que pensaba que Lee Harvey Oswald había sido la persona
que había suministrado a los soviéticos la información necesaria para derribar su U-2.
Por su parte, Sarkis Soghanalian declaró abiertamente en una entrevista que «[Edwin]
Wilson colocó un traspondedor en el avión de Powers, lo cual posibilitó que fuese
derribado».
220
Entrevista con Robert Crowley mantenida el 8 de enero de 1991.
Desde el punto de vista técnico, la SR-9 pertenecía a la División de la
Rusia Soviética, cuyo jefe era Jack Maury, y su subdirector, Quentin Johnson.
Pero los oficiales de la cúpula dirigente de la agencia comunicaron a Maury y
Johnson que la SR-9 no era responsable ante ellos, sino que la nueva unidad,
cuyo jefe era Joseph Bulick, respondía directamente ante la Dirección de
Planificación a través de Richard Helms, el delegado de Bissell. Bulick se tomó
muy en serio esta cadena de mando. Como dijo tiempo después Paul Garbler, había
«cosas extremadamente secretas que estaban pasando y de las que no informaban ni
221
siquiera a Jack Maury. Así es como actuaba Bulick» .
Maury diría después a algunos de sus subordinados, entre ellos el propio
Garbler, que le habían dicho que no hiciera preguntas sobre la SR-9, por mucho
que estuviera integrada en su división. Maury se sentía completamente intimidado
por Helms. Algunos compañeros suyos recuerdan que en las reuniones con Helms,
Maury, un fornido ex soldado de la Infantería de Marina que fumaba en pipa, se
ponía a babear, literalmente. Por su parte, James Angleton dijo que Helms se
aprovechaba de ese punto débil de Maury para llevar a cabo operaciones sin que
222
este supiera nada .
El mejor oficial de casos soviéticos de la CIA, George Kisevalter, había
estado recorriéndose el mundo por sus numerosos cambios de destino y, al
regresar a la sede central, se quedó atónico cuando le dijeron que otra vez
tenía nuevo destino y nuevo jefe. Kisevalter contó a Garbler y a otros
compañeros que no podía entender por qué Bulick, que no tenía ninguna
experiencia, había sido nombrado para un cargo superior al suyo. En efecto,
Bulick, que en realidad era un experto en agricultura soviética, había sido
elegido para el cargo más importante de toda la CIA. Y trabajó en la CIA de una
manera muy parecida a la de los estalinistas con las granjas colectivas.
Kisevalter tuvo que trabajar muchas veces con Richard Kovich, otro de los
223
oficiales de casos de la SR-9, y se hicieron muy amigos , hasta el punto de que
Kisevalter incluso le pidió a Kovich que fuese el padrino de la niña que él y su
esposa austríaca habían adoptado en Berlín.
Kovich era oriundo de Duluth, un pueblo de Minnesota, en la cordillera del
Hierro, donde su padre era minero. Según Kisevalter, los padres de Kovich eran
serbios y anticomunistas fervientes. Richard se alistó en la Armada a los
diecisiete años y pasó la guerra como operador de radio. Fue reclutado por la
CIA al terminar sus estudios en la Universidad de Minnesota debido a su

221
Entrevista con Paul Garbler mantenida el 4 de febrero de 1990.
222
John M. (Jack) Maury era un ex oficial de la Reserva que estaba destinado en Moscú
como ayudante del agregado naval cuando Hitler invadió Rusia en junio de 1941. Mary se
quedó en la capital soviética para avudar en el Programa de Crédito y Arriendo* y como
hablaba ruso, la CIA le consideró un «experto» en todo lo relacionado con la Unión
Soviética. Pasado el tiempo, la actitud y las declaraciones de Maury acerca de la
ineptitud del Congreso a la hora de referirse a la actividad de la CIA no contribuyeron
precisamente a fomentar una mejor evaluación de los problemas reales a los que se
enfrentaban los oficiales encargados de recabar informaciones secretas. En cierta ocasión
Maury declaró lo siguiente: «Cierto distinguido miembro parece no haber tenido nunca
clara la diferencia entre Libia, el Libano y Liberia, y cuando alguien le pregunta acerca
de lo que está pasando en dichos países, hay que hacer un esfuerzo por adivinar a cuál de
ellos se está refiriendo [...]. Además, los congresistas de más edad padecen
ocasionalmente de una falta momentánea de atención y, sobre todo en las sesiones
vespertinas, tienen tendencia a dar cabezadas de tanto en tanto. A veces, también, los
fallos en las facultades mentales causan estragos». Pueden encontrarse comentarios de
esta guisa en el texto del propio John M. Maury, «CIA and the Congress», en Congressional
Record, vol. 130, nº 117, del 18 de septiembre de 1984.
* En 1941, bajo la presidencia de F. D. Roosevelt, entró en vigor en Estados
Unidos la Ley de Crédito y Arriendo (Lend and Lease Act), por la cual se autorizaba el
arriendo, préstamo, transferencia o intercambio de equipamientos requeridos por cualqider
Estado que fuesen considerados de importancia vital para la defensa y seguridad de
Estados Unidos. En la práctica, esta ley implicó el envío inmediato de inmensas
cantidades de material bélico al Reino Unido y, más tarde, a China y la URSS, y cellocó
la industria de armamenlos estadounidense en pie de guerra antes incloso de que el país
entrara en la Segunda Guerra Mundial. El Programa de Crédito y Arriendo finalizó en 1945,
sumando un valor total de cincuenta mil millones de dólares en aytidas. (N. de la t.)
223
Entrevista con George Kisevalter mantenida el 19 de abril de 1988. (Richard Kovich
declinó ser entrevistado.)
experiencia en el ejército y a su don de lenguas. Según Paul Garbler, Kovich era
«una adquisición muy valiosa [...] porque era capaz de ir adonde fuera y
entablar conversación con cualquiera poniéndose a su mismo nivel y nunca tenía
problemas de idioma o comunicación; era muy listo». Kovich y Kisevalter tenían
los encargos clandestinos más importantes de toda la CIA. Durante diez años
estuvieron comunicándose, trapicheando y trabajando con todos y cada uno de los
principales desertores soviéticos.
La carrera de Paul Garbler se vio catapultada tras su paso por la base de
Berlín. Después de una productiva temporada como jefe de la misión de la CIA en
Estocolmo, Garbler, un hombre muy estimado por Bill Harvey, James Angleton y el
jefe de la División de la Rusia Soviética Jack Maury, recibió autorización para
ocupar su nuevo destino como jefe de la primera misión de la CIA en Moscú. (Si
bien antes había habido personal de la CIA trabajando en Moscú -como el contacto
de Popov, el desafortunado Russell Langelle-, nunca había habido allí una misión
propiamente dicha.) Garbler se hizo pasar por oficial de la Armada, como ya
había hecho en Berlín y Estocolmo. Le asignaron un equipo de cuatro oficiales.
Hubo una persona a quien no se le consultó el nombramiento de Garbler: Joe
Bulick. Como dijo el propio Garbler, Bulick había estado enviando «a trabajar a
Moscú a tipos que no servían para nada». La idea que tenía Bulick de la
seguridad era no comunicar ni siquiera al embajador quiénes de la plantilla de
la embajada estaban actuando para la CIA. Pero, por su propia inexperiencia en
este campo, siempre reclutaba oficiales novatos. Con semejante combinación de
elementos, las operaciones en Moscú tenían todos los números para acabar siendo
un auténtico desastre.
Ni Garbler ni Maury se percataron de que Bulick tenía en mente un
candidato para la jefatura de la primera misión en Moscú: otro antiguo alumno de
la base de Berlín, Hugh Montgomery. Como comentó Garbler tiempo después: «Al
pensar en Hugh como futuro jefe de la misión y de repente tener que vérselas
conmigo, Joe estaba muy molesto. No le culpo, ¿sabe? Si a mí me hubieran hecho
224
el vacío de ese modo, yo también habría tratado de contraatacar». Al final,
Bulick se vio obligado a aceptar a Garbler en Moscú, no sin presentar antes
resistencia.
En octubre de 1961, después de que Garbler recibiera el nombramiento pero
antes de que partiera hacia Rusia, el director de seguridad, Sheffield Edwards,
les convocó a él y a Maury a una reunión, en la que también estuvo presente
Angleton. Edwards, que hablaba con un tartamudeo desconcertante, saludó a
Garbler y le dijo que no podía irse a Moscú porque George Blake, el traidor
británico, le había identificado al KGB. George Kisevalter había sido enviado a
Londres para averiguar el calado del daño producido por Blake, y le contó a
Edwards que este había mangado informes que identificaban a varios oficiales de
la CIA, entre ellos a Garbler. Edwards dijo que el momento fatídico fue la
visita de Maury, Garbler y Quentin Johnson, que había sustituido a Edward Snow
como director de operaciones en la División de la Rusia Soviética, a Londres
para instruir a los británicos sobre cómo utilizar a los turistas para recabar
informaciones secretas.
Evidentemente, para Joe Bulick esa era su última oportunidad para rescatar
el puesto en la misión de Moscú y dárselo a Hugh Montgomery. Si Garbler quería
conservarlo, tendría que ingeniar algo a toda prisa. Así pues, recurrió al
argumento de que el KGB estaba tan compartimentado que antes de que los
soviéticos averiguaran que él y el hombre al que Blake había identificado eran
la misma persona, ya estaría de vuelta en casa.
Curiosamente, Edwards nunca le preguntó a Garbler si había tenido otros
contactos con Blake. Y como Edwards no preguntó, Garbler no le comentó nada
sobre una serie bastante rocambolesca de incidentes que le vinculaban al espía
británico. Años después, aquel silencio fue muy dañino para su carrera, pero en
el otoño de 1961 estaba a punto de irse a Moscú, el destino más caliente del
universo de la CIA, y no estaba dispuesto a hacer añicos aquella oportunidad.
Lo que Garbler no dijo entonces fue que había conocido a George Blake en
Corea de Sur en 1948. Garbler trabajaba como asesor del agregado militar en
Seúl, y él y su esposa, Florence, se hicieron amigos de Sir Vivian Holt, un
excéntrico inglés que trabajaba como secretario en la legación británica. Holt

224
Entrevista con Paul Garbler mantenida el 4 de febrero de 1990.
le presentó a Sidney Faithful y George Blake, que también trabajaban en la
embajada. Garbler y un comandante del ejército estadounidense acabaron a
puñetazos con Blake y Faithful durante un partido de dobles en el campeonato de
tenis de Corea del Sur. Cuando estalló la Guerra de Corea, Holt se negó a
abandonar la embajada y los norcoreanos le hicieron preso junto con Faithful y
Blake.
En 1954, los norcoreanos liberaron a Holt y a los demás vía Moscú y
Berlín. Holt, que estaba muy enfermo, contó a Garbler que Sidney Faithful estaba
bien, pero no dijo nada cuando Garbler le preguntó por Blake. Años después,
Garbler comentó que durante su época en la base de Berlín nunca volvió a
encontrarse con Blake, aunque el MI6 le había enviado allí en 1955.
No cabe duda de que Blake pudo haber contado fácilmente a los soviéticos
quién era realmente Paul Garbler. Entre su relación con Blake en Corea y su
temporada como oficial responsable del caso de Igor Orlov en Berlín, lo más
probable es que los soviéticos lo supieran todo sobre Paul Garbler antes mismo
de que llegara a Moscú.
Pero si Garbler no era precisamente la mejor baza para ocupar el cargo de
jefe de misión en Moscú, el candidato de Joe Bulick, Hugh Montgomery, era aún
peor. Como Bulick no había sido consultado acerca del nombramiento de Garbler,
«su contraataque», como lo denomina Garbler, «fue enviar a Montgomery como
225
delegado mío. Yo no pude decir absolutamente nada en contra de esa decisión» .
Garbler había trabajado ya con Montgomery en la base de Berlín, y no le hizo
ninguna gracia: «Nunca me fié de él», dijo.
En muchos sentidos, Montgomery no encajaba con los muchachos de la base de
Berlín. Entre otras cosas, desaprobaba los líos de faldas. En lo profesional
tenía serios lapsus como oficial de los servicios de información. Jamás se le
pasó por la imaginación que el origen de tantas pérdidas de agentes de la base
de Berlín a finales de los años cincuenta fuese su propia fuente de información
en la Policía de Berlín Occidental; tuvo que ser George Kisevalter el que
resolviera el misterio. Ahora Montgomery se iba a Moscú. Su cometido era, en
realidad, espiar al nuevo jefe de misión para la CIA.
Mientras Garbler y su indeseado delegado se dirigían a Moscú, los
constantes hostigamientos de Nikita Jruschov a los Estados Unidos se estaban
convirtiendo en una preocupación importante para sus compañeros. La SR-9 estaba
a punto de verse desbordada de casos decisivos.

225
Entrevista con Paul Garbler mantenida el 3 de febrero de 1990.
29. EL KREMLIN CONTRA JRUSCHOV

A finales de los años cincuenta y comienzos de los sesenta fueron


entretejiéndose una serie de hilos importantes para la CIA.
James Angleton había mantenido una conversación con Kim Philby en Italia
en 1960 que dejó intrigado al jefe de los servicios de contraespionaje. Philby
le había contado que el KGB estaba acometiendo una reestructuración total para
infiltrarse en los servicios de investigación occidentales con lo más granado de
su plantilla. Angleton no tuvo ocasión de preguntarle cómo iba a realizarse la
elección de los objetivos, o siquiera cuáles eran los motivos. Si Angleton
hubiera conocido mejor qué estaba ocurriendo en Moscú en aquella época, habría
entendido perfectamente lo que le dijo Philby.
En 1955, Nikita Jruschov consiguió llegar a la cúpula del Partido
Comunista soviético abriéndose paso a codazos, y en 1956 consolidó su puesto
denunciando a Stalin. En 1958 se convirtió en presidente del Consejo de
Ministros y en primer ministro. Para entonces, era consciente de la cruda
realidad del Imperio soviético, que sufría una delicada situación financiera: el
Pacto de Varsovia resultaba demasiado caro y empezaba a aflorar la divergencia
ideológica con China, que también tenía gravosas consecuencias. Jruschov probaba
una reforma tras otra, tratando de incrementar la producción agrícola, que, a
pesar de los esfuerzos, se mantenía estancada. Sus seguidores más allegados de
la nomenklatura empezaron a poner en duda su imprevisible conducta, en especial
las decisiones relativas a Estados Unidos. De todos los rincones de la
estructura de poder empezaban a surgir serias dudas sobre sus reformas, que se
sumaban a los diversos intentos por desacreditarle.
Uno de dichos intentos tuvo lugar en 1959, cuando una barquichuela
atravesó a todo gas el mar Báltico desde Polonia hasta Suecia durante una noche
estrellada del mes de junio. En la barca iban dos pasajeros de lo más inusual:
Nikolái F. Artamonov, capitán de corbeta de la Armada soviética, y su novia
polaca. El apuesto oficial naval explicó a las autoridades suecas que quería
desertar. Había sido enviado a Polonia para ayudar en las labores de
entrenamiento de la Armada indonesia, y allí había conocido a su chica, Ewa
Gora. Tenía miedo de que Moscú le hiciera volver a casa, pues habría tenido que
separarse de su novia, y además estaba muy disgustado con la senda que estaba
tomando la cúpula dirigente soviética bajo el mandato de Jruschov. Los suecos
llevaron a Artamonov ante el entonces jefe de la misión de la CIA en Estocolmo,
Paul Garbler, que le recibió como al desertor soviético más importante de la
226
historia de la Guerra Fría .
Desde Washington, James Angleton dio su visto bueno a la deserción de
Artamonov cuando Leonard McCoy, el oficial del departamento soviético que había
tenido en vilo a John Sherwood con el asunto del manual de los SAM, le pidió que
intercediera ante Allen Dulles para asegurarse de que la CIA captaba a Artamonov
y que no se lo llevaba la Armada.
Artamonov no era el único miembro de la nomenklatura que pensaba que
Jruschov estaba descarrilando. En Moscú había oficiales que también querían
frenarle.
Uno de ellos fue Yekaterina Furtseva, la mujer más poderosa de la URSS y
la amante del propio Jruschov. Tanto ella como su familia, incluido su marido,
Nikolái Firiubin, le debían el puesto a Jruschov, y habían llevado a cabo muchas
operaciones para él. Por ejemplo, su marido y Yuri Andrópov, del KGB, fueron los
que dirigieron la represión de la sublevación húngara en nombre de Jruschov. En
los últimos años, Yekaterina, a la sazón ministra de Cultura del gabinete de
Jruschov y miembro del Presidium, había ido ganando poder sobre el KGB, hasta el
punto de que el subdirector, Vladimir Semichastni, que quería afianzar sus
posibilidades de convertirse en el sucesor de su mentor, Ajexander Shelyepin, en
el reducido círculo de dirigentes del KGB, «permitió que Yekaterina Furtseva
hiciera lo que se le antojara», en palabras de William Corson. «Nombró oficial

226
Para una revisión completa del caso de Artamonov, véase el libro William Corson, Susan
Trento y Joseph Trento, Widows.
del KGB a su yerno y dejó que llevara archivos de casos importantes. Le
227
encantaba todo lo que fuera norteamericano» .
Cuando Paul Garbler se disponía a ocupar su nuevo puesto en Moscú, madame
Furtseva todavía apoyaba políticamente a Jruschov, pero ya empezaba a dudar de
su fortaleza en el cargo. Comentó su preocupación a otros aliados vacilantes del
presidente soviético, como Leonid Brézhnev y Yuri Andrópov (que, como ella,
también era norteamericanófilo). Incluso conversó abiertamente con Semichastni y
algunos oficiales de alto rango del ejército sobre la conducta cada vez más
extraña de Jruschov, que por aquel entonces ya contaba entre sus curiosas
anécdotas el numerito del zapatazo durante una reunión de la ONU y su amenaza a
Estados Unidos con la frase lapidaria del «Os vamos a enterrar».
La camarilla de Furtseva empezó a reunirse en secreto para discutir el
modo de conseguir que Jruschov no siguiera protagonizando estas salidas de tono
tan imprevisibles. Y a la vez, empezaron a enviar mensajes al bloque occidental.
En 1961, Vladimir Semichastni ascendió de subdirector a jefe del KGB. El
caso que más le interesaba tratar era el de la deserción de Artamonov.
Semichastni daba por hecho que el desertor era un traidor. Pero su patrona,
madame Furtseva, no opinaba lo mismo. Se había enterado de que Artamonov era el
yerno del almirante Gorshkov, el jefe supremo de la Armada soviética, y que
había abandonado a su mujer en Leningrado. Furtseva intuyó que esa información
era muy valiosa.
La CIA tardó años en descubrir lo que Furtseva había adivinado desde el
primer instante. Temeroso de que la política contradictoria del primer ministro
Jruschov desatara una guerra nuclear, el almirante Gorshkov decidió enviar
también un mensaje a Estados Unidos en forma de un mensajero muy especial. Mandó
a Polonia a su atractivo y brillante yerno para que pudiera montarse una
tapadera y que pareciera creíble su deserción al bando occidental por una
cuestión de amor. Desde Polonia, Artamonov cruzó el Báltico en su barquita a
toda velocidad, iniciando así el viaje que habría de llevarle a Norteamérica
convertido en un influyente agente secreto.
Pero para el almirante Gorshkov, el objetivo final no era la CIA, sino la
Armada norteamericana. El plan era que su yerno comunicara a la Armada de
Estados Unidos que la soviética no estaba interesada en iniciar una guerra
nuclear con Estados Unidos.
Cuando llegó Artamonov, la CIA aún no había captado el aviso de Philby a
Angleton de que los soviéticos estaban enviando agentes. Y no lo captaron hasta
que se produjo la siguiente «deserción» importante.
Durante los últimos años de la década de los cincuenta, las desavenencias
entre quienes se dedicaban a recabar información secreta directa, como George
228
Risevalter y Paul Garbler, y los responsables del contraespionaje, como james
Angleton, fueron aumentando paulatinamente. La función de Angleton como jefe de
Contraespionaje consistía en asegurarse de que ningún topo soviético se
infiltrara en la CIA. Aunque Allen Dulles y Richard Helms tenían confianza plena
en su labor, otros oficiales de la agencia estaban convencidos de que lo único
que le interesaba era montar cazas de brujas sirviéndose de su puesto.
La investigación de seguridad sobre Edward Snow había alertado a Angleton
acerca de lo vulnerable que era la CIA a las infiltraciones del enemigo. Lo que
no entendió fue que a través de su antigua relación con Guy Burgess y Kim
Philby, los soviéticos estaban al tanto de su propia personalidad y actitudes.

227
Yekaterina Alexeievna Furtseva nació en 1910 en Vishnij Volochek, al Oeste de Moscú.
Realizó estudios de Ingeniería Química en Leningrado y Moscú, y empezó a trabajar de
hilandera. En 1930 ya era miembro del Partido Comunista y secretaria del comité local del
Komsomol*. Fue escalando puestos en la jerarqula del partido hasta convertirse en miembro
del Comité Central en 1956 y miembro del Presidium en 1957. Jruschov la nombró ministra
de Cultura en 1960. En 1954, viajó a Pekín como miembro de la delegación soviética para
asisitir a las celebraciones del quinto aniversario de la República Popular China, y
desde entonces no dejó de viajar a todo lo ancho y largo del planeta, la mayoría de las
veces como integrante de delegaciones oficiales: Yugoslavia, Inglaterra, la India,
Austria, Francia, Dinamarca, Italia, Polonia, Rumania, Bulgaria, Japón, Mongolia y,
finalmente, a la tierra de sus sueños: Estados Unidos. Furtseva murió el 25 de octubre de
1974.
* La liga de Juventudes Comunistas. (N. de la t.)
228
Entrevista con George Kisevalter mantenida el 18 de abril de 1988.
Sabían que tenía acceso a prácticamente todas las comunicaciones, operaciones y
documentos secretos de la CIA. La infiltración soviética en la operación del
general Gehlen les había servido para aprender que infiltrarse en las acciones
de contraespionaje de la CIA era el atajo directo a secretos relevantes.
El capitán Artamonov, rebautizado como Nick Shadrin, dejó fascinados a los
tipos que trabajaban en la investigación directa con la información que les
suministró sobre la Armada soviética. Pero cuando entró en escena el siguiente
«desertor» soviético, su objetivo era muy otro: James Jesus Angleton.
Anatoli Golitsin, cuyo nombre en clave fue AE Cucharón, desertó en
Helsinki en diciembre de 1961. Descrito por quienes tuvieron que tratar con él
como un sujeto de lo más desagradable y egoísta, Golitsin miraba por encima del
hombro a los empleados de la División de la Rusia Soviética, a los que tildaba
de mandados y bobos. Exigía exorbitantes cantidades de dinero, privilegios y
pagos extra. Su exigencia más disparatada fue pedir que le dejaran tratar
directamente con Angleton, sin pasar por sus encargados de la División de la
Rusia Soviética. Según él, Angleton era el único de la CIA lo suficientemente
inteligente o con la suficiente información como para interrogarle.
Golitsin no se parecía a ningún otro desertor de la historia de la joven
CIA. Era comandante de la Dirección General Primera del KGB, una situación casi
demasiado afortunada y poderosa como para tener motivos verosímiles para
desertar. Pero conocía tantos detalles sobre Operaciones del KGB en el mundo
entero, que la agencia tendría que hacerle caso. Y se manejó con tal dominio
entre la maquinaria burocrática de la CIA, con su carácter decidido y su
arrogancia, que consiguió imponerse a toda objeción y quitarse de encima a
quienes se interpusieron en su camino. No tardó mucho en llegar directamente
hasta el fiscal general, Robert Kennedy. De hecho, habló con Kennedy «las veces
suficientes como para crearnos problemas», recordaba George Risevalter.
El hermano del presidente estaba totalmente encandilado con Golitsin,
hasta el punto de hacer depender del desertor su propio prestigio personal, y
quienes en la CIA recelaban de él comprendieron que cuestionar la bona fides de
Golitsin era arriesgarse a caer en desgracia. El gesto más osado de Golitsin
para intimidar a los que se encargaban de él en la CIA fue escribir una carta al
presidente en la que se quejaba de que le estaban manteniendo deliberadamente
lejos de Angleton y entregar la carta a Robert Kennedy para que este la enviara
a la Casa Blanca. Para espanto de Joe Bulick y de toda la SR-9, Robert Kennedy
le dijo a Golitsin que él mismo entregaría la carta a su hermano.
George Kisevalter (que gozaba de tal confianza que prácticamente dirigía
él la agencia) recibió el encargo de impedir que la misiva de Golitsin llegara a
manos del presidente. Como cuenta el propio Kisevalter: «Acudí a un lugar
especial que el director tenía cerca de los cuarteles de la Marina [...], adonde
llevaron a Golitsin. Entonces, le dije a Golitsin: "No hace falta que la escriba
en inglés [...]. Lo haremos en ruso. Tengo autorización para llevar su carta al
presidente. La entregaré personalmente. Por ser usted quLen es, si quiere puedo
revisársela. A lo mejor hay algo que quiera limar" [...]. Total, que me da la
carta y yo la leo en ruso, y le digo: "Vaya, está fenomenal", porque mi misión
era conseguir que no la enviara. "Qué caso más bonito -le digo-. Un caso
perfecto de chantaje". "¿Qué?", replica él. "Chantaje", repito yo. Y dice: "Lo
que quiero es solicitar tantos cientos de miles de dólares", y que si esto y lo
otro y lo de más allá, "porque nunca se sabe, igual el próximo presidente no
cumple las promesas que me han hecho el actual y su hermano". Y yo le respondo:
"Muy bien. Le entregaré la carta. Así se enterará de que es usted un hijo de
perra de los pies a la cabeza". Entonces, da un salto por encima de la mesa. Nos
enzarzamos en una pelea de lucha libre. "¡Devuélvame la Carta!". "¡No! -le digo
yo-. No. La entregaré a su destinatario. Me gusta esto. Es genial. Va a quedar
usted al nivel del betún" [...]. Por Cristo bendito, la lucha siguió por el
229
suelo. Naturalmente, ganó él. Recuperó su carta» .
Sin embargo, al final la SR-9 no tuvo más remedio que llevar a Golitsin
ante Angleton. La presión de Robert Kennedy (que dirigía ya la CIA a través del
Grupo Especial de la Casa Blanca) era incesante. Y en Cuanto Golitsin comunicó
que había infiltrados en la CIA, a Howard Osborne (un viejo amigo de Bulick y
Angleton que acababa de sustituir a Jack Maury como jefe de la División de la

229
Ibid.
Rusia Soviética) no le quedó más opción que ponerle en manos de la División de
Contraespionaje.
Años después, Robert Crowley recordaba que él mismo sugirió en privado a
Angleton que tal vez la central de Moscú estaba intentando infiltrarse en la CIA
usando a Golitsin para que se aprovechara del carácter de Angleton. Al margen de
esto, nadie, ni siquiera Crowley, tuvo agallas para expresar en voz alta estos
temores, ni a Angleton ni al subdirector de Planificación, Richard Helms.
Angleton diría después que el problema con Cucharón fue que su información era
mejor que cualquier otro dato de que dispusiera la agencia. En cierto sentido,
investigarle no estaba al alcance de las posibilidades de la CIA.
Hasta la aparición de Golitsin, Angleton nunca se había implicado
personalmente en los casos de desertores. Rebautizado como John Stone para que
pudiera establecerse en tierra norteamericana (con sus lucrativos ingresos),
Golitsin se convirtió en el único desertor que se ganó la confianza de Angleton.
Ed Petty, veterano de la base de Munich que más tarde trabajó para Angleton en
la sede central, dijo: «A excepción de Golitsin, Angleton tendía a pensar que
todos los desertores o las adquisiciones para el trabajo de campo estaban bajo
control del KGB. Por eso mismo yo me negué a reunirme con Artamonov. Lamentaba
230
haber facilitado su ingreso» .
Angleton y su equipo empezaron a interrogar a Golitsin. Una de las
primeras preguntas a un desertor era si estaba al corriente de alguna
infiltración en la CIA. Golitsin sonrió a su interrogador, cosa que aquel hombre
tan sumamente serio casi nunca hacía. Era una sonrisa escalofriante. Golitsin
respondió: «Su CIA ha sido objeto de infiltraciones cónstantes [...]. El
encargado principal de los reclutamientos era un agente contratado que trabajó
en Alemania. Su nombre en clave era Sasha. Trabajó en Berlín [...]. Fue el
responsable de que muchos agentes fueran captados por el KGB».
Las acusaciones de Golitsin motivaron a James Angleton a ordenar una
desesperada búsqueda del agente infiltrado Sasha y, aún más importante, de
cualquier oficial al que este pudiera haber reclutado dentro de la CIA para
trabajar al servicio del KGB. Angleton estaba convencido de que todo el que
hubiera trabajado con Sasha, que le hubiera proporcionado trabajos y que le
hubiera conseguido oportunidades, lo más seguro es que también estuviera en la
nómina del KGB. Había que encontrar a Sasha como fuera.
Los oficiales responsables de casos que fueron elegidos como objetivo de
las investigaciones sobre Sasha jamás supieron que estaban siendo investigados.
Las pesquisas se llevaron a cabo con tal secreto que pocos empleados se dieron
cuenta. Se echó por tierra la reputación de los sospechosos, no mediante un
interrogatorio oficial, sino con un leve gesto de la cabeza o un guiño entre
Angleton y el jefe de división correspondiente. «Sencillamente, la gente dejó de
obtener ascensos o destinos apetecibles», me explicó George Kisevalter. Por su
parte, John Sherwood comentó que los métodos empleados podían ser tan sutiles
como una sugerencia a un jefe de división de que debería leerse el expediente de
seguridad de algún aspirante determinado, antes de contratarlo. Poco a poco, la
caza del topo emprendida por Angleton empezó a causár mella en el curso normal
de las operaciones de la agencia. Richard Helms, más preocupado por la
insistencia vez mayor de que Estados Unidos interviniese en Vietnam, le dejó
seguir con su caza.
Entretanto, en Moscú las reuniones de la camarilla de Funseva proseguían y
aumentaban en número de integrantes. Madame Furtseva «poseía la habilidad de
hacerles creer que lo estaba haciendo en bien de todos ellos -dijo William
Corson-. Pero también informaba a Jruschov y le animaba a seguir actuando con
mano dura. Se dedicó a enfrentar a unos contra otros».

230
Entrevista con Edward Petty mantenida el 21 de Julio de 1988.
30. INFORMA PENKOVSKI

231
Estaba a punto de anochecer en Moscú, una tarde de agosto de 1960 ,
cuando dos norteamericanos salieron de la Biblioteca Lenin, en la Prospekt
Marska, no muy lejos de la Plaza Roja. Iban caminando por la acera en dirección
a Manezhnaya, cuando un hombre delgado de mediana edad, con un magnífico traje
de chaqueta de inconfundible estilo europeo, se unió a ellos y les dijo en ruso:
«Sigan caminando, por favor». Entonces, con mucho acento y grandes dificultades
de expresión les preguntó en inglés: «¿Entienden ruso?». Los dos norteamericanos
presagiaron que se trataba de una provocación por parte de los soviéticos, pero
asintieron en silencio, y se fijaron en una carpeta llena de papeles manoseados
que llevaba el ruso.
- Sigan caminando como si nos conociéramos de toda la vida -dijo el ruso
en su lengua materna-. Soy oficial del Ejército Rojo. Quisiera contactar con
alguien de la embajada norteamericana. Tengo acceso a información de suma
importancia para los servicios de información norteamericanos. Echen un vistazo
a estos documentos.
Al ir a darles la carpeta, el ruso se dio cuenta de que los dos extraños
tenían miedo. Sabía que las provocaciones del KGB a los norteamericanos eran
cosa corriente. Si lo suyo fuese un montaje, nada más coger los documentos que
les ofrecía, el KGB arrestaría a los dos norteamericanos, avergonzaría
públicamente a Estados Unidos y tal vez los intercambiaría por espías soviéticos
que hubieran sido arrestados en Occidente. Con una sensación de frustración, el
ruso miró detenidamente a los temerosos norteamericanos y les dijo en ruso:
- Si les da miedo coger estos documentos, entonces les ruego que por favor
entreguen esta carta en la embajada norteamericana. Es muy importante.
Habían llegado a la zona alumbrada al Oeste de los Jardines de Alexander.
Había policía militar por todas partes. Uno de los norteamericanos cogió la
carta y se la guardó a toda prisa, pero el ruso aún no había dicho todo lo que
tenía que decir. Cuando los dos hombres se alejaban de allí, añadió: «Por favor,
no se olviden de decir en la embajada que vendré aquí durante las próximas siete
noches a esperar un contacto». Diciendo estas palabras, el coronel Oleg
Vladimirovich Penkovski se perdió de vista en medio de la noche moscovíta.
No era la primera vez que Penkovski íntentaba acercarse al bando
occidental. En ocasiones anteriores había dado señales así de claras a otros
norteamericanos, a súbditos británicos e incluso a canadienses, pero nunca le
habían hecho caso.
Esta vez, los dos norteamericanos cumplieron lo prometido y llevaron la
carta de Penkovski a la embajada de Estados Unidos, Cuando llegó a manos del
oficial de la CIA de máxima responsabilidad en la embajada (los hechos
ocurrieron antes de que Paul Garbler abriera la primera misión de la CIA en
Moscú), se quitó la chaqueta y la corbata y subió a la planta superior del
edificio de la legación. Saludó con una leve inclinación de la cabeza al guardia
de la Infantería de Marina que estaba apostado delante de una puerta, este se
apartó y dejó pasar al oficial a la sala de reuniones, un despacho amplio y
seguro. En la sala había una extraña burbuja enorme de plástico. En el interior
de este curioso capullo artificial, un invento de máxima seguridad, había una
pequeña mesa de conferencias rodeada de sillas. Aunque supuestamente la burbuja
estaba dotada de un sistema de aire acondicionado, en realidad allí dentro hacía
un calor sofocante, sobre todo en verano. El oficial de la CIA cerró la
portezuela, tomó asiento y redactó un mensaje en el que recomendaba no hacer
caso de la misiva de Penkovski, igual que se había hecho con las anteriores, ya
que daba por hecho que se trataba de una provocación y que el coronel Penkovski
era un agente enviado con malas intenciones.
Cuando la SR-9 recibió en Washington la copia de la carta de Penkovski,
Richard Helms y Joseph Bulick hicieron oídos sordos al consejo del oficial de
Moscú y decidieron averiguar qué posibilidades tenían de seguir a Penkovski.

231
Esta crónica está basada en una entrevista con los oficiales de los servicios de
información norteamericanos y británicos involucrados en el caso.
Empezaron por preguntar al FBI y al MI6 sobre los occidentales con los que había
intentado contactar en el pasado. El MI6 informó de que Penkovski había
contactado con dos hombres de negocios británicos, y añadió el dato de que había
trabajado como agregado militar en Turquía en los años cincuenta. Basándose en
este informe, la CIA pidió a Gran Bretaña que se dedicara al caso.
Nacía así el caso de Penkovski. La CIA todavía utilizaba la larga lista de
infiltraciones del KGB en el MI6 para hacer que los «primos» británicos se
sintieran culpables y en deuda con la agencia. Eso sí, sin decir nada sobre los
topos infiltrados en su propia organización. En 1960 los británicos quedaron
relegados a una posición inferior en el sistema de socios del espionaje
occidental, debido a las numerosas deserciones de agentes del MI6 al bando
soviético. Por eso, no les quedaba otro remedio que fiarse de la CIA para
cualquier información relevante acerca de las fuerzas estratégicas de la URSS.
Al tratar en un primer momento el caso de Penkovski como una provocación
más protagonizada por un agente del GRU y como una «nadería», la CIA podía
exigir a los británicos que les mostraran toda clase de documentación sin dar
nada a cambio. Helms y sus colegas no estaban dispuestos a arriesgarse con
Penkovski hasta que los británicos pudieran demostrarles que era cosa segura. Si
resultaba ser así, les permitirían actuar como socios del trabajo, con el único
fin de poder echarles la culpa a ellos si al final Penkovski no era esa joya de
oro macizo que en realidad la CIA pensaba que era.
Los británicos se ocuparon de ahondar en el caso y llegaron a la
conclusión de que Penkovski usaba como tapadera su puesto de sub-director de la
Sección Extranjera del Comité Nacional de Ciencia y Tecnología. Este comité se
encargaba de todos los vínculos científicos de la URSS con otros países. El
trabajo real de Penkovski para el GRU era reunirse con científicos y hombres de
negocios extranjeros tanto en la URSS como fuera de ella, para averiguar cuáles
de ellos estaban en el punto ideal para ser reclutados por el KGB y el GRU.
Penkovski era un «cazatalentos». Cuando encontraba un candidato
prometedor, le presentaba a un «colega» que en realidad era un oficial de casos
del KGB o del GRU. Al dejar a Penkovski al margen de la operación de
reclutamiento en sí, el GRU conseguía mantener intacto a su agente tapadera. Así
fue como Penkovski conoció a Greville Wynne, un empresario británico.
Wynne era representante de media docena de compañías británicas dedicadas
a la venta de equipamiento industrial a la URSS, Polonia y Alemania Oriental.
Penkovski trabó contacto con Wynne de una manera bastante temeraria durante una
232
feria empresarial en diciembre de 1962, o al menos eso pensaba el MI6 .
Penkovski le dijo a Wynne, que reaccionó con sorpresa fingida, que estaba harto
de Nikita Jruschov y quería contactar con alguien de la CIA o del MI6. Penkovski
no se equivocaba al dar por hecho que Wynne era interrogado cada cierto tiempo
por los servicios de información británicos.
En realidad, Wyune era desde hacia tiempo un agente del MI6 que usaba como
tapadera su trabajo comercial. Le hizo a Penkovski un interrogatorio preliminar
tal como le había dicho el MI6 y acordaron reunirse de nuevo en Londres
aprovechando la siguiente visita de Penkovski a la capital británica. A finales
de marzo de 1961, los servicios de información británicos dieron parte a Helms,
el cual a su vez comunicó a Bulick que Penkovski iba a alojarse en el Hotel
Mount Royal de Londres, cerca de Marble Arch, como miembro de la delegación
comercial rusa. El MI6 sembró de micrófonos ocultos las habitaciones que
estabanjusto encima de las que iban a ocupar los soviéticos.
El meticuloso montaje de la CIA para que las operaciones de la SR-9
quedaran bajo el máximo secreto se fue a pique. El encuentro con «el nuevo
Popov» se convirtió enseguida en un auténtico circo. La noche del 20 de abril
había representantes del MI5 (el equivalente británico del FBI), del MI6 y de la
CIA esperando en el Hotel Mount Royal a que George Kisevalter iniciara las
pesquisas con su equipo de cuatro hombres. Risevalter se hallaba en una
situación óptima gracias a su estrecha relación de trabajo con los servicios de
información británicos, de cuando había acudido a supervisar el daño causado por
George Blake.

232
Puede verse una descripción excelente de las actividades de Wynne en el libro de Nigel
West, The Circus.
Cuando llegó Kisevalter, se dio cuenta de que él y Penkovski eran los
únicos que hablaban ruso allí. «Tuve que hacerlo yo todo. ¿Quién, si no, hablaba
ruso aparte de mí? Tuve que intervenir en todo momento. Los chicos me
preguntaban en inglés y yo iba traduciendo [...]. Todo el programa estaba
233
redactado en inglés» .
Kisevalter inició el interrogatorio preguntándole a Penkovski su edad. Así
se enteró de que tenía cuarenta y pocos años y que procedía de una de las
familias más distinguidas de la URSS. Su abuelo había sido un juez famoso antes
de la Revolución de 1917. A diferencia de Popov, Penkovski no era precisamente
un campesino: era un miembro de la nomenklatura. Gozaba de privilegios
especiales en forma de bienes privados, coches, una dacha en el campo y una vida
muy diferente a la del soviético de a pie.
Aquella primera sesión, que fue grabada, duró cinco horas. Penkovski
insistió una y otra vez en su convencimiento de que Jruschov era el mal en
persona. Dijo que tenía que hacer todo lo que estuviera en su mano para echar a
Jruschov del poder, aun a costa de traicionar a su propio país. A medida que
Kisevalter iba interrogándole, fue enterándose de que durante la Segunda Guerra
Mundial Penkovski había sido ayudante del hombre que tiempo después se
convertiría en el mariscal de la Artillería soviética, Sergei S. Varentov. Este
general, que en esos momentos estaba al mando del programa soviético de MBIC
(misiles balísticos intercontinentales), había sido el mentor de Penkovski. A
ambos seguía uniéndoles una fuerte amistad.
Cuando el senador Kennedy arremetió Contra el Gobierno por la «desventaja
en misiles» durante la campaña presidencial de 1960, la CIA sufría una
preocupante falta de datos secretos sobre el programa soviético de MBIC y meses
después todavía no había conseguido enterarse de gran cosa. El programa espacial
de los rusos era la cuestión que más interesaba a la CIA y al MI6. Los primeros
éxitos espaciales soviéticos, que habían utilizado unas cargas impresionantes
comparadas con el nivel estadounidense, habían puesto de manifiesto que, hubiera
o no hubiera una desventaja en misiles, sí que había una seria diferencia en
234
cuanto a las cargas útiles . Penkovski tenía acceso a los archivos secretos de
Varentov así como a los de muchos de sus delegados. Era un sueño hecho realidad.
La idea de que un marxista declarado se ofreciera al bando occidental
justamente con la información secreta que la CIA y el MI6 tanto habían luchado
por conseguir, debería haber levantado sospechas en más de uno sobre las
intenciones reales de Penkovski. Pero nadie sospechó nada. Los oficiales de
contraespionaje del MI5 sí que le preguntaron cómo era que un coronel tenía
semejante acceso a toda esa información, pero Penkovski ya tenía preparada la
respuesta. Les contestó, a través de Kisevalter, que su tío era teniente general
235
y que el nepotismo tenía sus compensaciones incluso en el Estado Popular . Como
los hombres de Contraespionaje no se quedaron conformes y siguieron dudando,
Penkovski añadió que había hecho un buen matrimonio: su suegro, Vasal
236
Gaponovich, era general del Ejército Rojo .
Lo que debería haber intrigado a Kisevalter y a sus colegas era por qué un
miembro de la elite moscovita estaba tan quemado con Jruschov como para asumir
riesgos de lo más descabellados y poner en peligro su vida. Deberían haberse
dado cuenta de que Penkovski no era ningún voluntario ni ningún ideólogo, sino
que lo que tenían entre manos era nada menos que un mensajero enviado por los
elementos más conservadores de la estructura soviética de poder, elementos que
querían echar a Jruschov, el reformador liberal. Pero ni siquiera alguien tan
experimentado como George Kisevalter cayó en la cuenta de este detalle.
En aquella primera entrevista hubo otras pistas que presagiaban problemas.
Penkovski, al que se denominó con el nombre en clave de AE Héroe, contó a
Kisevalter que su padre y un tío suyo habían luchado en la revolución contra los
comunistas, en el bando de los blancos, y que habían logrado sobrevivir y

233
Entrevista con George Kisevalter mantenida el 18 de abril de 1988.
234
Véase Prescription for Disaster, de Joseph Trento y Susan Trento.
235
Penkovski dijo que su tío, el teniente general Valentin A. Penkovski, había sido un
defensor de Stalin, por lo que había caído en desgracia, pero cuando la URSS empezó a
tener problemas con la guerra, volvió a ser tenido en cuenta.
236
El general Gaponovich.
prosperar. Solo ese comentario debería haber hecho saltar las alarmas. Los
soviéticos seguían odiando a muerte a los «contrarrevolucionarios» rusos
blancos. Jamás permitieron que un ruso blanco llegara a la categoría de coronel
del GRU. Los soviéticos más conservadores del Kremlin sabían que la CIA confiaba
plenamente en los ex blancos. Eran conscientes de que si Penkovski decía que
entre sus antecesores había habido antisoviéticos, la gente de seguridad de la
CIA se tragaría más fácilmente sus cuentos chinos.
Si la euforia por tener a Penkovski cegó a los hombres que se encontraban
en la escena, al menos la plantilla de la División de Contraespionaje de
Angleton en la sede central debería haberse comportado con más objetividad y
haber hecho algunas preguntas. Por desgracia, mientras todo esto pasaba,
Angleton se encontraba en Arizona tratando de recuperarse de una recaída de su
237
tuberculosis, y sin él su equipo tenía poco poder de decisión .
A ojos del grupo angloamericano que entrevistó a Penkovski, la información
que les suministró el desertor era lo más valioso que Occidente hubiera
conseguido nunca de la URSS. Penkovski les ofreció un retrato inolvidable de la
estructura de poder de la Unión Soviética. «Allí todos iban a la caza del rublo
-dijo Kisevalter años después-, no en términos de dinero, sino en términos de
bienes comprados en el extranjero. Él volvió [a la URSS] con las maletas
repletas». Greville Wynne, el agente del MI6, se ocupó de llevar personalmente
las compras de Penkovski desde Londres hasta la Unión Soviética en su siguiente
«viaje de negocios».
Tras aquel primer interrogatorio, la CIA, el MI6 y el MI5 sacaron la
conclusión de que Penkovski iba en serio. Le dieron el nombre en clave de Alex y
decidieron compartirlo. Al terminar, le llevaron a su habitación y los técnicos
de la CIA le enseñaron a usar una Minox y otras dos cámaras de fotos.
Las máquinas de fotos especiales que la CIA creó para uso de Penkovski
eran, según las describió Kisevalter, «algo más grandes que una Minox corriente
[...]. Bloqueamos el enfoque en el punto 8 [...]. No hacía falta usar el
enfoque. Bastaba con que la pusiera a una distancia 17,5 centímetros de
cualquier documento, y ya estaba enfocada». Penkovski fue tan eficiente con
aquella máquina fotográfica que aprovechó cada carrete al máximo, logrando un
total de cincuenta y cinco instantáneas por carrete. De las cinco mil páginas de
«documentos secretos» que fotografió en los siguientes dos años, solo un
fotograma salió mal.
La CIA entrenó a Penkovski en la escucha de emisiones de voz de dirección
única. Los hombres de la CIA sabían que el KGB estaba al corriente de que los
números retransmitidos por Radio Europa Libre eran mensajes para los espías,
pero confiaban en que los soviéticos no serían capaces de identificarlos ni
descifrar el código empleado. Se trataba de desviar los mensajes al receptor de
Penkovski, de fabricación rusa, desde un transmisor sito en Munich. Los
oficiales encargados de él le entregaron una «plantilla de uso único» con la que
podía traducir los dígitos a mensajes con sentido. Estas plantillas estaban
impresas en papel extraligero y, supuestamente, comestible, y solo había dos
copias de cada una: una para Penkovski y otra para su oficial.
Si la CIA hubiera analizado realmente lo que decía Penkovski, habría visto
algo que resultaba obvio: que su mensaje real era que Kennedy no podía fiarse
del grado de cordura de Jruscliov.
En una sesión posterior, celebrada el 15 de julio de 1961, Penkovski
advirtió a sus interrogadores que Jruschov estaba totalmente decidido a ganar su
batalla contra Occidente con una matraca de armas nucleares. Aquella vez
Penkovski le dijo a Kisevalter que, a raíz de la cumbre de Viena de junio de ese
mismo año (es decir, dos meses antes de que el Muro de Berlín fuera erigido),
Jruschov consideraba a Kennedy como un hombre débil que se doblegaría ante sus
amenazas. La SR-9, en lugar de preguntar por qué su fuente de información les
estaba diciendo cuán peligroso era Jruschov, se limitó a considerar aquella
información como un producto válido de espionaje.
Angleton y su equipo no hicieron ni una pregunta acerca de Alex. Años
después, el propio Angleton dijo que la información en su conjunto debería
haberles servido de advertencia y que, en retrospectiva, se daba cuenta de que
la CIA nunca se planteó siquiera la pregunta más importante en relación con

237
Entrevista con James Angleton en 1978.
cualquier traidor: ¿Por qué? ¿Qué motivos tenía? «Si se acepta lo que dijo,
entonces no habría habido motivos suficientes que lo justificaran».
31. NI UNA PREGUNTA

Había pasado más de un año desde que Lee Harvey Oswald se presentara en la
embajada estadounidense en Moscú para entregar su pasaporte, cuando decidió
escribir una carta a Richard Snyder, el oficial de la CIA que le había
238
entrevistado. La carta llevaba fecha de 5 de febrero de 1961 y en ella Oswald
decía que quería volver a desertar y recuperar la nacionalidad norteamericana,
por lo que solicitaba le devolvieran el pasaporte. El jovencito mordaz que
Snyder había tenido el placer de conocer aquel otoño de 1959 añadía que seguía
siendo marxista, pero que tenía la sensación de que la Unión Soviética había
desvirtuado el marxismo en beneficio exclusivo de un puñado de dirigentes.
Durante varios meses, Oswald y la embajada norteamericana estuvieron
comunicándose por carta, correo que estuvo controlado en todo momento por el
KGB. En el mes de mayo Oswald pidió a la embajada no solo que le otorgara el
derecho de volver a casa, sino también de acomodar a su prometida, Marina.
Oswald había tardado solo un mes en cortejar a Marina y prometerse en
matrimonio. Hubo serios problemas con la identidad de ella, que tardaron casi un
año en resolverse (y no del todo), pero finalmente el Departamento de Estado
accedió a pagar los pasajes con destino a Estados Unidos para el matrimonio
239
Oswald . El 13 de junio de 1962, la pareja y su hija recién nacida, June,
llegaban a Nueva York a bordo del buque de vapor Maasdam. La misión de Lee
Harvey Oswald para Yekaterina Furtseva iniciaba su andadura.
Aquel mismo mes, Yuri I. Nosenko, un agente del KGB encargado de vigilar a
los miembros de la delegación soviética en las conversaciones de Ginebra sobre
armamento nuclear, dio el pisto1etazo de salida a otra misión para su
subordinado particular, una misión diferente pero relacionada con la de
Furtseva.
Como Penkovski, Nosenko procedía de una familia de altos cargos políticos,
pero a diferencia de aquel, se había metido en un lío tras otro a lo largo de su
anodina existencia. En sus años de preparación en la Escuela Superior Naval
Frunze (el equivalente soviético de la Academia Naval de Estados Unidos) Nosenko
se había autolesionado, disparándose aposta en el pie para librarse del servicio
militar. El KGB tuvo que aceptarlo entre sus filas, a regañadientes, porque era
hijo del difunto Iván Nosenko, el ministro al mando de la construcción de navíos
hasta su fallecimiento en 1956. Una vez dentro de la organización, el joven
Nosenko se labró una reputación de mujeriego y borrachín, y pronto los viejos
amigotes de papá se hartaron de él. Al final tuvo que ser su madre quien le
salvara del despido, a través de sus ruegos a las esposas de los jefazos del
Kremlin y en especial a la mujer de Alexei N. Kosigin.
Aun así, no dejaba de ser extraordinario que un oficial como él, de la
alta jerarquía del KGB y procedente de una distinguida familia, se ofreciera de
la noche a la mañana a avudar a la CIA. Eso fue justamente lo que hizo Yuri
Nosenko. En junio de 1962 se acercó a hablar con el teniente de la CIA Peter
Bagley en Ginebra. El KGB había seleccionado como objetivo de Nosenko al oficial
de la CIA más adecuado. Según Paul Garbler, pocas personas en la CIA eran tan
«descaradamente ambiciosas como Pete Bagley». Bagley procedía de una familia de
mandamases de la Marina norteamericana y su triunfal carrera en la CIA parecía
un chiste en comparación con los logros de los otros varones del clan.
Lo primero que hizo Nosenko fue decirle a Bagley que quería trabajar para
Estados Unidos pero que no podía desertar al bando occidental mientras su esposa
e hijos estuvieran en Moscú. A continuación, le dio información de gran valor a
cambio de un poco de dinero. Bagley estaba entusiasmado creyendo que había
captado a un espía fabuloso. Dado que Bag]ey apenas hablaba ruso, la SR-9
despachó inmediatamente a George Kisevalter para que se ocupara de los
interrogatorios.

238
Carta obtenida gracias a la Ley de Libertad de Información.
239
El proceso aparece con todo detalle en el libro de Edward Jay Epstein, Legend: The
Secret Life of Lee Harvey Oswald.
Nosenko reveló a Kisevalter que había trabajado en Extremo Oriente y que
en junio de 1958 había sido nombrado subdirector de una sección del KGB
especializada en recluiar turistas en Tokio y en otras ciudades. Un año y medio
antes de que Lee Harvey Oswald fuese arrestado por asesinar al presidente
Kennedy, Nosenko estaba contándole a la CIA que él era el hombre del KGB que se
encargaba de reclutar a personas como Oswald.
Nosenko suministró también una dosis de «comida para pollos» (información
legítima pero poco importante o ya sabida, suministrada para afianzar la
credibilidad del informante), como por ejemplo el hecho de que la sala de
comunicaciones en clave de la embajada estadounidense en Berna estaba plagada de
micrófonos ocultos del KGB. Este dato incumbía especialmente a Bagley, que
tiempo atrás había trabajado en la sede de Berna. Pero entre la comida para
pollos había una información realmente importante, algo que daba a entender que
a Nosenko no le estaba controlando el KGB, sino otra facción interesada en
asegurarse de que la operación de Penkovski acabara con éxito. Nosenko avisó a
la CIA de que debían dejar de usar un lugar que se estaba utilizando como punto
de encuentro para apoyar dicha operación.
Antes de marcharse del interrogatorio, Nosenko recibió la lista de
contactos habituales y plantillas de uso único. También le entregaron un código
especial de telégrafos que debía usar, en caso necesario, para convocar una
reunión de emergencia en un piso franco en Ginebra. Kisevalter grabó
diligentemente las palabras del ruso en cuatro horas de cinta magnetofónica, que
luego transcribió en los despachos de la SR-9 en Langley. Aquellas
transcripciones se mantuvieron en el máximo secreto. Joe Bulick, el jefe de
Kisevalter, fue el primero en revisar su contenido.
«Si la División de la Rusia Soviética no hubiera estado desbordada con el
caso de Penkovski y si Angleton no hubiera estado totalmente absorbido con la
búsqueda del Sasha de Golitsin -dijo Robert Crowley-, alguien con un cargo de
responsabilidad podría haber preguntado qué motivaba a Nosenko a lanzar ese
mensaje. Pero nadie lo hizo». Y no es que Angleton no recelara. Al fin y al
cabo, se fiaba de lo que le había dicho Golitsin, que el KGB iba a enviar una
240
serie de falsos desertores para intentar desacreditarle .
Ed Petty, ex delegado de Angleton, ofrece una versión aún más inquietante.
Petty cree que tanto Nosenko como Golitsin habían sido enviados por el KGB. Este
es su análisis: «Golitsin había predicho que iba a llegar otra persona del KGB,
como Nosenko, con la misión de desacreditar a Golitsin. Y al tratar a Nosenko
como un agente enviado, el efecto que se conseguía en realidad era consolidar la
posición de Golitsin. En cuanto a la pregunta de si Nosenko era realmente un
agente enviado, todos los análisis en profundidad pasaron por alto el detalle de
que, a la vista de las pruebas convincentes de la presencia de un "topo" muy
bien infiltrado, lo más seguro es que a un "auténtico" Nosenko no se le habría
permitido salir nunca más después de volver a Moscú en 1962».
Cuando Penkovski volvió a reunirse en Londres con Wyune y Kisevalter el
día 15 de julio de 1961, les entregó varias docenas de carretes de la Minox con
fotografias de documentos del cuartel general del Estado Mayor del ejército
soviético en Moscú. «La CIA pensó que habían encontrado una mina de oro»,
recordaba Victor Marchetti, que era oficial de los servicios de información en
aquella época. Tras la primera entrevista con Penkovski, la CIA pidió a la
Administración norteamericana de Defensa que escribiera una lista con todas las
preguntas importantes que querían saber sobre el programa soviético de cohetes
espaciales. Kisevalter entregó la lista a Penkovski, un documento muy revelador
que en realidad venía a ser como la lista de la compra de los norteamericanos, y
que por sí solo supondría un perjuicio inmenso a sus defensas. En efecto,
aquella lista de preguntas permitió a los soviéticos saber exactamente qué era
lo que Estados Unidos no sabía sobre sus programas.
En este segundo encuentro en Londres, Kisevalter y Penkovski trataron el
asunto de cómo contactar en Moscú en caso de emergencia. Además, los servicios
de información británicos le asignaron un oficial de casos del MI6 que estaba
destinado en Moscú, Roderick Chisholm. Años después, Paul Garbler, que al final
también se vio involucrado en el caso, dijo: «Penkovski volvió a Moscú

240
Para una versión detallada de la deserción de Nosenko, véase Epstein, ibid.
convencido más que nunca de que estaba haciendo lo correcto. El camino que había
241
elegido iba a ser un camino largo, solitario, tortuoso y 1leno de peligros» .
Las fotografías tomadas por Penkovski causaron gran revuelo en la CIA. En
general, los documentos secretos fotografiados por él daban a entender que
Penkovski tenía acceso a toda clase de secretos militares soviéticos. De la
noche a la mañana, la CIA pasó de ser una agencia con serios problemas para
encontrar un número de teléfono del KGB en Moscú a convertirse en una agencia
con acceso a los secretos mejor guardados de la URSS. Al menos, eso es lo que se
creía en la CIA.
En septiembre de 1961, Penkovski viajó a París para asistir a una feria
empresarial. Entre sus deberes estaba el de escoltar a la esposa del jefe
supremo del KGB. Durante aquel mes en París, Penkovski se reunió a menudo con
sus directores del MI6 y de la CIA, que le ayudaron a conseguir una larga lista
de artículos de lujo que le habían pedido sus jefes militares y sus esposas.
Parecía que los jefes de Penkovski estaban más interesados en perfumes, joyas y
camisas de seda, que en los bienes de la industria francesa. Como dijo Garbler:
«Era como si el nivel de uno dentro de la jerarquía del Kremlin estuviera
directamente relacionado con lo que podía adquirir del extranjero».
Pero, aparte de ir de compras, Penkovski tenía otros cometidos más
importantes. En palabras de Garbler: «La primera tarea asignada a Penkovski fue
cumplir con su tapadera [...] de encargarse de la feria empresarial [...]. Para
cualquier persona normal, eso ya habría ocupado todas las horas del día. En
segundo lugar, era responsable ante el residente del GRU en París».
Efectivamente, Penkovski podía asumir misiones para el GRU en París que otros
soviéticos no podían desempeñar, porque él gozaba de un mejor acceso a la
información y de mayor libertad de movimientos. Además de todo eso, se le había
encomendado la tarea de intentar reclutar como mínimo a uno de sus contactos
franceses del mundo de los negocios para convertirlo en espía del GRU o el KGB.
Según Kisevalter, Penkovski tenía una vitalidad asombrosa y la energía necesaria
para afrontar todas las complicaciones características de su agenda de
actividades.
En París, Penkovski ofreció a la CIA, por primera vez desde el fin de la
Segunda Guerra Mundial, una visión directa de cómo pensaban los dirigentes
militares soviéticos. Había conseguido casi todas las respuestas a la lista de
preguntas de la CIA sobre el programa de misiles y el programa espacial de la
URSS. Y entregó a Kisevalter la información necesaria para descifrar el código
empleado por el GRU para las comunicaciones con sus agentes de campo.
En uno de estos encuentros, Kisevalter y los encargados del MI6 mostraron
a Penkovski un pasaporte, con sellos oficiales, que sería el que debería usar si
alguna vez necesitaba establecerse en Inglaterra. Le dijeron que si se
encontraba en peligro, lo sacarían de la Unión Soviética en los compartimentos
ocultos de una serie de coches, viajando primero a Hungría y luego hasta
Inglaterra. Pero en realidad el viaje de Penkovski a París iba a ser su último
viaje a Occidente.
Después de París, las comunicaciones entre el bando occidental y Penkovski
se volvieron muy peligrosas. El KGB tenía veinte mil agentes en Moscú esperando
una oportunidad. Además, supervisaba cada cierto tiempo a todo el personal
diplomático británico y norteamericano y, si sospechaba que algún diplomático
era un agente secreto, le vigilaba noche y día. Como dijo Garbler: «El KGB está
organizado para poner equipos de dos o tres hombres en turnos de ocho horas cada
equipo, lo que significa que cada objetivo norteamericano tenía nueve agentes
vigilándole cada veinticuatro horas [...]. Esa es una de las razones por las que
en la URSS no había desempleo».
Wynne continuó con su misión de correo, encargándose de entregar a
Penkovski carretes nuevos a cambio de los usados por el espía. Pero en cada
encuentro, la CIA y el MI6 se arriesgaban a ser descubiertos. Además, el oficial
de casos británico Roderick Chisholm cometió el disparate de usar a un agente
sin ninguna experiencia, su propia esposa -Janet-, como contacto de Penkovski en
Moscú. Tras un breve encuentro con Janet Chisholm el 12 de enero de 1962,
Penkovski le dijo a Wyune que el KGB le estaba siguiendo.

241
Extraído del manuscrito inédito de Paul Garbler sobre el caso de Penkovski.
Hubo que esperar a ese momento, a que la operación de Penkovski empezara a
peligrar, para avisar al jefe de misión Paul Garbler, al que se había dejado
completamente al margen por insistencia de Joe Bulick. El hombre de Bulick en
Moscú, Hugh Montgomery, era el que recibía información puntual sobre Penkovski y
242
luego la remitía directamente a Bulick . Como dijo Garbler tiempo después, «Ni
siquiera me dijeron lo que deberían haberme dicho sobre lo que estaba sucediendo
con Penkovski».
El jefe de la División de la Rusia Soviética, Jack Maury, convocó a
Garbler a Hamburgo y le puso al día sobre todo lo que había ocurrido hasta el
momento. Garbler no daba crédito a lo que estaba oyendo. Entonces, Maury le
contó el plan que había tramado Roderick Chisholm: se trataba de que su esposa
Janet se disfrazara de rusa y acudiera a un parque cercano con su carrito de
bebé a esperar a que «apareciera Penkovski, que debía hacer la entrega simulando
darle un caramelo al bebé o dejándola dentro del carrito -como relató Garbler
tiempo después-. "¿Os habéis vuelto locos o qué", dije yo. "¿Qué quieres
decir?", replicó Maury. "Ni aunque se vista de hotentote... En cuanto salga de
su domicilio, los tendrá encima. ¡Así de fácil! Saben perfectamente quién es su
marido, y saben quién es ella. Y aunque no lo supieran, la seguirían igualmente,
sobre todo si va vestida de rusa". Maury se cayó del guindo: "¡Mierda! ¿Es
verdad esto que me dices?"». Garbler estaba furioso. «Sí, es verdad lo que te
digo», repuso.
Penkosvki entregó más negativos en Moscú durante el banquete por el
aniversario de la reina celebrado en la embajada británica y durante la fiesta
del 4 de Julio en la legación norteamericana. El día 5 de julio Wynne cenó con
él en el Restaurante Beijing de Moscú. El local estaba lleno de clientes, la
mayoría de los cuales eran oficiales de vigilancia del KGB observando a Wyune y
Penkovski. Los dos se dieron cuenta durante aquella velada de que la operación
había sido interceptada. Aun así, Penkovski se negó a que le sacaran en secreto
de la Unión Soviética con destino a Inglaterra, según el plan. Su actitud fue
muy similar a la de Popov durante aquel último encuentro con Kisevalter en
Berlín.
En esa tesitura, los británicos decidieron renunciar a la operación a
favor de la CIA, pues temían que aumentara el peligro. A partir de ese momento,
la SR-9 llevó el caso de una manera que solo puede describirse como extraña. En
lugar de dejar que se ocupara Garbler, el hombre que estaba en plena escena de
los acontecimientos, Bulick insistió en controlarla desde la sede central. Y en
lugar de usar agentes experimentados para ocuparse de los puntos de encuentro y
entrega, Bulick eligió a John Aybidian, el oficial de seguridad del Departamento
de Estado en la embajada de Estados Unidos. Esa decisión provocó un desastre
total. El KGB tenía vigilado a Aybidian a todas horas, porque era precisamente
el oficial de seguridad de la embajada. Incluso entre sus propios empleados
había oficiales del KGB infiltrados, pues había contratado algunos rusos para
los puestos de seguridad menos peliagudos.
El último intento que hizo Penkovski de pasar negativos en una fiesta de
la embajada estadounidense fue el 5 de septiembre, pero no lo logró porque no
reconoció a Aybidian entre la multitud de invitados. Pero sí consiguió hacer una
última entrega de información, que fue muy significativa: la camarilla de
Furtseva se había enterado, por el jefe de las fuerzas espaciales soviéticas, de
que Jruschov había colocado en Cuba misiles balísticos de alcance medio con
cabezas nucleares, que tardarían solo cinco mínutos en alcanzar los blancos
norteamericanos. La camarilla estaba ansiosa por notificarlo a Estados Unidos
antes de que se enteraran por su cuenta. No lo logró (Harvey le había comunícado
a John McCone lo que sus propios agentes habían descubierto ya), pero gracias a
la información de Penkovski, la CIA pudo determinar con toda precisión las rutas
de vuelo de sus aviones U-2.
En una reunión en Copenhague, Howard Osborne, que sucedió a Jack Maury
como jefe de la División de la Rusia Soviética, le dijo a Paul Garbler que de un
momento a otro Penkovski le daría una señal. Pasaron las semanas y nadie de la
CIA o del MI6 vio a Penkovski en ninguna de sus actividades habituales.
Entonces, el 11 de octubre, Garbler por fin recibió una señal. Tanto él como el
equipo de Bulick en la SR-9 pensaron que era genuina.

242
Entrevista con Paul Garbler mantenida el 21 de enero de 1991.
Garbler sabía que tendría que designar a un oficial para comprobar el
punto de entrega acordado, el vestíbulo de un edificio de apartamentos. Pero
Bulick, sin decirle nada a Garbler, ordenó a Montgomery que enviara a John
Aybidian al edificio el día anterior para que comprobara el lugar él mismo.
Cuando el novato de Aybidian llegó al edificio, hizo algo que no se debe hacer
nunca en el mundo del espionaje: encendió una cerilla en medio del pasillo en
penumbra. Echó un vistazo a su alrededor y se marchó. En esas circunstancias, y
con el KGB vigilándole a todas horas, aquello fue un disparate catastrófico,
porque el lugar se convirtió en una trampa para cualquiera que apareciera al día
siguiente.
Garbler no sabía que el punto de encuentro había sido descubierto. Aunque
recelaba de Bulick y de Montgomery, en ningún momento se imaginó que podrían
cometer un error monumental como aquel. Lo más asombroso de todo es que ese era
el punto de encuentro sobre el que Yuri Nosenko había avisado meses atrás,
diciendo a la CIA que había sido descubierto. ¿Por qué Bulick no hizo caso de la
advertencia de Nosenko?
Garbler se reunió en la burbuja de seguridad de la embajada con el oficial
responsable de Penkovski, David Jacobson. Garbler temía que el sitio fuera una
trampa y le dijo a Jacobson que, si notaba algo sospechoso, debía deshacerse de
lo que le entregara. «Toda aquella historia me daba muy mala espina», recordaba
243
Garbler años después .
Cuando Jacobson entró en el vestíbulo del edificio de apartamentos, no
notó nada peligroso, pero al llegar al punto exacto de la entrega, cinco gorilas
del KGB se le echaron encima. Le sacaron a empellones y le metieron en el
asiento posterior de un Volga. Le preguntaron por los carretes de fotos que
llevaba encima y él, para defenderse, dijo que no había hecho nada malo.
Al poco tiempo, entregaron a Jacobson en la embajada. La URSS declaró
persona non grata a Jacobson, a Hugh Montgomery y a otros tres miembros de la
legación diplomática (Robert K. German, Rodney Carlton y al capitán Alexi
Davidson) y les expulsó de su territorio.
El 2 de noviembre, mientras Greville Wynne se encontraba en Budapest
cumpliendo otra misión del MI6, el KGB y sus homólogos húngaros le arrestaron y
le llevaron a Moscú. Fue uno de los últimos occidentales que pasó por la cárcel
de la Lubianka antes de que fuera clausurada. Enseguida quedó claro que
Penkovski y Wynne iban a ser juzgados conjuntamente. En mayo de 1963 empezó el
juicio a puertas abiertas. Wynne casi no dijo nada. Por el contrario, Penkovski
confesó, aparentemente con escasos remordimientos. Fue sentenciado a morir ante
244
el pelotón de fusilamiento. Wynne fue condenado a once años de cárcel .
En opinión de Paul Garbler, tanto la SR-9 como el MI6 «se comportaron como
si fueran una pandilla de polis de tebeo». Aunque se demostró que Garbler tenía
razones para no fiarse de la operación montada por Bulick, al final fue él y no
Bulick el que pagó el pato. Si hubiera habido comunicación entre Garbler y
Bulick, quizá todos ellos habrían comprendido que Penkovski no era cualquier
agente doble.
Según Garbler: «En el primer encuentro, Penkovski informó a Kisevalter que
los ultraconservadores del Politburó estaban muy, muy asustados con la adicción
de Jruschov a jugar sin frenos a la guerra nuclear. Si los norteamericanos o el
bloque occidental en general plantaban cara a los intentos de chantaje nuclear
de Jruschov, lo más seguro era que los miembros ortodoxos del Politburó se
retirarían y le dejarían completamente solo con la papeleta».
Lo que la CIA no se preguntó fue por qué demonios Penkovski les transmitía
ese mensaje; por qué de repente llegaba tanta información a Estados Unidos,
sobre todo de Penkovski pero también de Golitsin y Nosenko; y por qué Penkovski
estaba dispuesto a dar la vida por avisar a los norteamericanos de que Jruschov
estaba a punto de poner en peligro al planeta entero.

243
Entrevista con Paul Garbler mantenida el 20 de diciembre de 1990.
244
Al final, Wynne fue intercambiado por el ilegal soviético Gordon Lonsdale, el alias de
Konon Molody.
32. ÉL DESCUBRIÓ LOS MISILES, ASÍ QUE... ¡DESPÍDANLO!

En el cuartel general de la CIA, Sherman Kent, presidente del Comité de


Previsiones Nacionales, tenía el cometido de averiguar qué estaba pasando en
Cuba. Al igual que McCone, Kent estaba convencido de que Harvey y Penkovski se
equivocaban, que Jruschov no se arriesgaría a colocar misiles de ataque en Cuba.
Pero el 4 de octubre de 1962, las fotografias tomadas por el U-2 confirmaron que
sí había misiles en suelo cubano. También confirmaron que el tipo de misiles y
el tamaño de las cabezas nucleares coincidían con la información de Oleg
Penkovski. Kent y sus colegas fueron los que se equivocaron.
Por primera vez desde que se inventaran las armas nucleares, Estados
Unidos se enfrentaba a la posibilidad real de que su capacidad de represalia
quedase aniquilada en el primer ataque. El presidente Kennedy informó a la
nación sobre la crisis en un discurso retransmitido por radio y televisión el
día 22 de octubre. Se calcula que unos cincuenta millones de personas escucharon
sus palabras.
En el Pentágono muchos creían que la guerra contra la URSS era inevitable.
Por eso, se urgió al presidente a dar el primer paso, antes de que los
soviéticos pudieran activar los misiles. El general Curtis LeMay, jefe del Mando
Aéreo Estratégico, presionó para que se realizaran una serie de ataques aéreos
seguidos de una invasión a la isla. En vez de eso, el presidente Kennedy decidió
imponer un bloqueo naval para evitar que llegaran más armas a Cuba. Desde el
punto de vista del ejército, su decisión solo servía para dar tiempo a los
soviéticos a activar los misiles ya existentes. El Pentágono siguió presionando
a favor de entrar en acción lo antes posible.
Para ocuparse de la crisis se creó el EXCOM, un Comité Ejecutivo del
Consejo de Seguridad Nacional, presidido por Robert Kennedy. Los hermanos
Kennedy, que al principio estaban fascinados con la CIA y luego habían salido
escaldados del episodio de la bahía de Cochinos y la aparición del muro de
Berlín, ya no podían fiarse de la agencia. Tenían miedo de que quisiera tomarse
la revancha por el desastre de la bahía de Cochinos y aprovechara la cuestión de
los misiles para precipitar la guerra.
Además, estaban consternados ante la falta de información coherente
procedente de la base de la CIA en Moscú. Como recordaba Robert Crowley: «La CIA
no comprendía por qué recibía mensajes de esos agentes y desertores. Ninguno de
nosotros veía unidad en el mensaje global. El primero en comentarlo fue el
propio presidente. Durante las reuniones con su hermano y otros asistentes,
lanzaba la simple pregunta de: "¿Cómo sabemos que Jruschov está detrás de todo
esto?". Y no teníamos respuesta a su interrogante».
Dado que la CIA no entendió que Penkovski había sido enviado probablemente
para poner sobre aviso a Estados Unidos, al presidente Kennedy no le quedó más
remedio que adivinar si Jruschov se había vuelto loco o si había colocado los
misiles en Cuba presionado por el ala dura del Kremlin. Si al final el país se
libró de una guerra nuclear, fue porque Kennedy acertó y actuó en consecuencía.
Cuando la crisis se descontroló de manera alarmante, el residente del KGB
en Washington, Alexander Fomin, contactó con el corresponsal diplomático de la
ABC News (y futuro embajador ante la ONU) John Scali. A lo largo de una serie de
reuniones con él en el Restaurante Occidental, Fomin manifestó su interés en
establecer una puerta trasera para entablar negociaciones. William Corson, que a
la sazón trabajaba para Kennedy como asesor sobre investigaciones secretas,
recordaba la situación de esta manera: «Después nos enteraríamos de que Fomin
estaba actuando como emisario directo de Semichastni. Sin duda, la crisis
empeoró a raíz de la pérdida de Penkovski justo en médio de todo aquel lío.
Jruschov recurrió a Fomin para comunicar a los Kennedy que él no era el único
245
que manejaba el timón de la URSS» . La teoría de que Jruschov no tenía el

245
Corson se ocupó de las misiones más delicadas del presidente Kennedy, igual que había
hecho para los presidentes Eisenhower y Johnson. En la época de la crisis de los misiles
cubanos, Corson se encontraba en la India trabajando con los soviéticos para detener una
guerra entre China y la India que había estallado cuando un oficial indio se trastornó a
causa del mal de altura.
control absoluto de la situación ganó credibilidad cuando se recibió una carta
conciliatoria suya, aunque luego la siguió otra misiva en tono beligerante.
Yekaterina Furtseva sabía que Jruschov no era ningún loco y que su
posición en el poder era realmente precaria. Los que mantenían el equilibrio de
poder eran en realidad los elementos del ala más dura del Politburó. Jruschov
acudió a Furtseva para que hiciera llegar el mensaje, a través de sus contactos
en el KGB y la nomenklatura. «Gracias a ella funcionó la vía de las
negociaciones», dijo Corson.
Entretanto, según Corson, la incapacidad de la CIA de ofrecer al
presidente siquiera una borrosa imagen de lo que estaba ocurriendo en Moscú
«convenció a Kennedy de que nuestro Gobierno debía centrarse en la investigación
secreta no encubierta y replantearse seriamente el seguir invirtiendo en
operaciones encubiertas».
En medio de toda aquella tensión, la buena labor de Bill Harvey, el hombre
que había encontrado los misiles, se fue a pique por no cumplir a rajatabla una
orden de la Casa Blanca. El presidente no quería que el Destacamento Especial W
realizara ninguna operación contra Castro mientras durara la crisis. Robert
Kennedy le dijo a McCone que suspendiera todas las Operaciones, y McCone
transmitió la orden a Harvey. Sin embargo, después de consultarlo con el general
Lansdale, Harvey dedujo que la orden no incluía las operaciones previas a la
invasión. De este modo, permitió el envío de más de sesenta hombres de la JM-Ola
para que desembarcaran en la isla y aguardaran allí por si se ordenaba
finalmente la invasión.
Cuando el fiscal general se enteró, a través de un informador suyo de la
JM-Ola, se puso como una furia. Llamó a McCone y a Harvey a una reunión, y
descargó su ira contra este último insinuándole que estaba a punto de meter al
mundo entero en una Tercera Guerra Mundial. Harvey le explicó que Lansdale había
pedido esos agentes, pero Kennedy replicó que había comprobado ese detalle y que
Lansdale no había hecho nada de eso. En realidad, Lansdale había mentido a
Kennedy y este se lo había creído. Kennedy le dijo a Harvey que tenía treinta
segundos para darle una buena explicación. Cuando Harvey empezó a contestarle,
Kennedy se marchó de la sala.
En plena crisis de los misiles cubanos, John McCone sacó a Harvey del
Destacamento Especial W y de la Operación Mangosta. Bill Harvey, la legendaria
figura de la CIA, estaba acabado. McCone comentó a un colega: «Hoy Harvey se ha
246
hundido a sí mismo. Ha dejado de ser útil» .
Según palabras de John Sherwood, Harvey fue traicionado por uno de los
suyos. Quien avisó a Robert Kennedy sobre la decísíon de Harvey de enviar
hombres a Cuba fue Ted Shackley, el que fuera delegado del propio Harvey en la
base de Berlín y el mismo que había causado que Sherwood perdiera a sus agentes
en Cuba. Según Angleton, «Harvey estaba convencido de que Shackley le dio la
puñalada». (En cuanto al propio Shackley, se negó a ser entrevistado para el
presente libro.) La carrera de Shackley no sufrió tanto como la de Harvey por su
participación en las fracasadas operaciones contra Castro. Más bien al
contrarío: a pesar de su lamentable actuación, incluso desempeñó cargos de cada
vez mayor responsabilidad dentro de la CIA.
McCone designó a Desmond FitzGerald, el jefe de la División de Extremo
Oriente de la CIA -a quien Harvey no tenía en mucha estima-, como responsable
del asunto de Cuba. El Destacamento Especial W pasó a llamarse Estado Mayor de
Asuntos Especiales. Una de las primeras decisiones de FitzGerald fue reactivar a
AM Tralla, es decir, a Rolando Cubela Secades, siguiendo el consejo de Shackley.
Cubela era el dudoso confidente de Castro que dijo que quería trabajar para la
CIA y que fue descartado porque Harvey insistió en que en realidad se trataba de
un agente doble. La decisión de Shackley y FitzGerald de usar a Cubela desató
una delirante reacción en cadena que no pudo pararse hasta que ella misma lo
hizo por sí sola, el 22 de noviembre de 1963
Desde finales de los años cincuenta, desde que Washington tratara de
contrarrestar los esfuerzos de Castro de exportar su revolución, el centro de
interés de la política exterior estadounidense había dejado de ser la Europa
occidental para virar hacia el hemisferio occidental. Al final, Washington y
Moscú resolvieron quid pro quo la crisis de los misiles: Jruschov accedió a

246
Véase el libro de David Martin, Wilderness of Mirrors, p. 144.
retirar los misiles de Cuba, y Kennedy se comprometió a no invadir Cuba ni a
intentar derrocar a Castro. Llegados a este punto muerto, Cuba dejó de acaparar
el centro de la escena internacional. Y entonces apareció otro toro en el
albero: Vietnam.

La participación de Estados Unidos en Indochina se había iniciado varios


años antes, bajo la presidencia de Eisenhower, pero ahora la situación daba un
nuevo giro. Los hermanos Kennedy estaban cada día más convencidos de que Vietnam
iba a ser un foco de problemas mientras Ngo Dinh Diem siguiera en el poder. Así,
en el verano de 1963 el presidente Kennedy encargó a su recién nombrado
embajador, Henry Cabot Lodge hijo, que iniciara los preparativos para un golpe
de Estado que finalmente se produjo el 1 de noviembre de aquel mismo año.
Para Vietnam, como antes para el caso de Cuba, Richard Helms confió en los
hombres que habían dado en Berlín sus primeros pasos dentro de la CIA. Pero uno
de ellos no tuvo sitio en las operaciones de Vietnam: Bill Harvey. Después de
ser relevado de la Operación Mangosta, se pensó en él para un cargo en Laos,
pero había perdido tantos puntos ante Robert Kennedy que al final John McCone
decidió destinarlo a Roma, que por aquel entonces era un auténtico remanso de
paz desde el punto de vista de la investigación secreta.
Harvey acabó en Roma porque ya no tenía más ganas de luchar contra los
burócratas del círculo selecto. Seguía siendo el mismo, con un fabuloso cerebro
de policía y una memoria de elefante, pero se sentía avergonzado de sus propios
errores y devorado por la cultura aristocrática que perpetuaban los oficiales de
máximo rango, como Richard Helms. Sus superiores, la mayoría de los cuales
tenían menos conocimientos sobre investigaciones que lo que Harvey podía anotar
en un solo mes en su famoso libro mayor, le trataban con desdén. Se burlaban de
su extraña figura, y de su ropa, pero sobre todo les molestaba que se negara a
ser como ellos y a pensar como ellos.
Los informes relativos a su salud procedentes de Roma lo describen como un
borracho. El embajador Frederick Reinhardt, a quien Harvey consideraba un tonto
de remate, trató de librarse de él por todos los medios. McCone, que nunca había
sentido simpatía por Harvey, estaba encantado de engrosar la lista de sus
errores. David Murphy y Ted Shackley, ansiosos por ganarse el favor de Richard
Helms, se unieron al coro. «Roma fue el lugar donde dejaron aparcado a Bill
Harvey». Así lo describió Paul Garbler.
Estando en Roma, Harvey sufrió un ataque al corazón muy grave. Los médicos
de la CIA le dijeron que debía dejar de beber y fumar, cosa que hizo durante una
temporada. Incluso consíguió poner en marcha algunas operaciones... hasta que
descubrió que sus casos habían sido saboteados por un tipo que trabajaba con él
y que en realidad había sido enviado por Richard Helms para informarle de lo que
hacía el jefe de misión.
Helms había nombrado jefe de la Dirección de Operaciones de la CIA a
Desmond FitzGerald, el mismo que había sustituido a Harvey en la Operación
Mangosta. Y fue él personalmente quien le relevó de su puesto en Roma. Harvey,
el eterno marginado, regresó a Washington con una lamentable reputación de
borracho. FitzGerald tenía una idea tan equivocada de Harvey que temía, y así lo
manifestó, que este se suicidara por no soportar la humillación de ser relevado
como jefe de misión. Pero, en vez de eso, antes de dejar Italia Harvey Organizó
una fiesta de despedida por todo lo alto, en el Hilton de Roma.
En aquella fiesta, en honor del hombre que en su día fuera presentado al
presidente Kennedy como «el James Bond de América», Angleton le regaló una funda
hecha a mano para su pistola del calibre 38. Los del Destacamento Especial W
querían regalarle una mangosta pero no pudieron encontrar ninguna, así que le
dieron un hurón disecado. Sus subordinados representaron una farsa sobre la vida
de Julio César. Al final del número alguien gritó a Harvey: «¿Quién era Bruto?».
Sin una pizca de sentimiento en la voz, Harvey respondió: «Bobby».
En la sede central de la CIA el nuevo director de investigaciones, Richard
Helms, convocó una reunión en su célebre despachito de la séptima planta para
tratar sobre el futuro de Harvey. Estaban presentes Angleton, FitzGerald y
247
Lawrence (Rojo) White, el director ejecutivo de la agencia . Sopesaron los

247
Ibid., pp. 188-189.
numerosos riesgos de tener a Harvey en el cuartel general y pidieron a White,
que no conocía a Harvey, que le dejara bien clarito que sería despedido si
volvía a meter la pata.

Resolver con éxito la crisis de los misiles cubanos y rebajar la tensión


producida supuso un éxito de hondas repercusiones tanto para John Kennedy como
para Nikita Jruschov. Habían estado a un paso de enfrentarse en una guerra
nuclear, y ambos decidieron no volver a acercarse tanto al precipicio nunca más.
Como dijo William Corson: «Empezó una especie de compañerismo, de deshielo». Se
iniciaron las negociaciones para alcanzar un acuerdo que pusiera fin a los
ensayos con las gigantescas armas nucleares que ambos bandos habían estado
probando con una regularidad cada vez mayor en los últimos años. Como parte del
quid pro quo que había puesto punto final a la crisis, se firmó un pacto secreto
para retirar de Turquía los ya obsoletos misiles Júpiter.
Sin embargo, como añadió el propio Corson, «los dos tenían enemigos a los
que el deshielo no iba a beneficiar nada». Igual que en una tragedia griega, los
dos hombres que más sabían sobre guerra nuclear estaban en peligro porque
ninguno de los dos estaba dispuesto a considerarla como una política racional.
33. LOS CUCHILLOS LARGOS

Semana tras semana, Kennedy y Jruschov iban avanzando poco a poco hacia la
firma de los primeros acuerdos importantes desde el advenimiento de la Guerra
Fría. Incluso establecieron un «teléfono rojo» para comunicaciones rápidas entre
248
Moscú y Washington .
Jruschov había llegado a la conclusión de que la Guerra Fría estaba
dejando en la bancarrota a la URSS y que el país no podría sobrevivir si no se
ponía fin a la carrera de armamentos. Al mismo tiempo, encorajinado por la
resolución de la crisis de los misiles, empezó a exigir cada vez más reformas
internas.
El mandatario soviético no mantenía en secreto sus actividades. Les contó,
a todos y cada uno de los miembros de la jerarquía soviética, lo que había hecho
y lo que planeaba hacer. Incluso aireó a los cuatro vientos que su pacto secreto
con el presidente Kennedy para acabar con la crisis de los misiles cubanos había
supuesto algo más que la mera retirada de los misiles a cambio de que Estados
Unidos se comprometiera a no invadir Cuba: Kennedy y él había acordado además
resolver toda la cuestión de Berlín y Alemania Oriental.
La oposición que suscitaron sus confidencias en el seno del KGB y del
conjunto de la jerarquía soviética de poder creció hasta cotas imprevisibles
para el propio Jruschov e imposibles de descubrir para la CIA. Jruschov siempre
había sido el superviviente por antonomasia. Era lo bastante listo como
político, como jefe de pabellón, para saber engatusar a sus colegas y obtener de
ellos el apoyo necesario. Pero esta vez Leonid Brézhnev Y otros dirigentes
Soviéticos veían que sus reformas ponían en peligro la existencia misma del
Estado. El pacto sobre Turquía no cayó bien entre los componentes del ala dura
del Kremlin y, como escribió después Edward Crankshaw, la decisión del
secretario general de ponerse de acuerdo con Kennedy no solo respecto a Berlín,
sino a toda Alemania Oriental, hizo pensar a los ortodoxos que «se estaba
249
preparando para traicionar al camarada Ulbricht» . La decisión sobre Alemania
convirtió a la propia madame Eurtseva en enemiga de su antiguo amante.
Furtseva era una mujer con las ideas muy claras, bella y terriblemente
ambiciosa. Hubo épocas en que cayó en desgracia ante Jruschov y otras en que se
ganó su favor; pero tenía una influencia enorme en cuestiones decisivas gracias
a su poder sobre burócratas como el jefe del KGB, su dócil Vladimir Y
Semichastni, al que amedrentaba sin ningán reparo cada vez que este osaba
disgustarla, amenazándole con sustituirlo por el subdirector de la organización,
Vadim Tikunov.
Furtseva apoyó la Operación de Penkovski hasta el final porque, como
señajó William Corson, le convenía hacer el dobie juego. Pero cuando Jruschov
empezó con sus reformas, después de la crisis de los misiles, Furtseva se
asustó. Para ella y otros aliados esporádicos del secretario general, Jruschov
parecía no solo dispuesto a complacer a Kennedy a toda prisa, sino que además
quería aplicar una serie de reformas nacionales peligrosas para el país.
En 1961, Jruschov empezó a enviar a los mejores artesanos de Moscú a
restaurar edificios en las zonas rurales, y Furtseva se enfrentó a él con
vehemencia. Al final consiguió acobardarle y convencerle para que trajera a los
artesanos de vuelta a Moscú, donde los quería para sus proyectos favoritos.
Después de aquello, sin embargo, la relación entre ambos no volvió a ser la
misma. Y cuando Jruschov trató de poner freno a la vida de lujo y excesos de los
miembros de la nomenklatura, empezó a perder a sus últimos seguidores fieles del
Comité Central y del Politburó. Furtseva llegó a la conclusión de que Jruschov
250
era un soñador; un hombre muy poco práctico .
Madame Furtseva, por el contrario, era una persona de mente muy
pragmática: su objetivo era asegurarse una vida cómoda tanto para ella como para

248
Información basada en memorandos y archivos del Departamento de Estado y de la
Bib1ioteca John F. Kennedy.
249
Véase Edward Crankshaw, Khruschev: A Career, p. 286.
250
Extraído de los archivos de William R. Corson y Robert Crowley sobre Furtseva.
sus hijos. Trabajaba en el Presidium, el órgano de gobierno del Partido
Comunista, y era ministra de Cultura. Su marido, Nikolái P. Firiubin, era
251
viceministro de Asuntos Exteriores . Su hija, Svetlana, estaba casada con Igor
252
Kozlov, un comandanle del KGB e hijo de Frol R. Kozlov . Frol era uno de los
principales aliados de Jruschov y la recompensa a su lealtad fue el cargo de
alcalde de Leningrado. Aunque tanto Furtseva como Firiubin y Kozlov habían
llegado hasta donde habían llegado gracias a Jruschov, su lealtad no incluía
apoyar sus reformas al precio de poner en peligro su propio futuro.
La crisis de los misiles solo detuvo momentáneamente la conspiración
organizada para derrocar a Jruschov desde dentro. Cuando se resolvió la crisis,
Furtseva, Firiubin, Yuri Andrópov (viejo amigo de Firiubin) y otros antiguos
aliados de Jruschov entraron en dicha conspiración, encabezada por Leonid
Brézhnev, que se dedicó a hacer un delicado doble juego él también: por una
parte, le convenía tener a Furtseva a su lado, por la influencia que tenía sobre
Semichastni y el KGB, pero a la vez se atrajo el apoyo de Yuri Andrópov
prometiéndole el puesto de jefe del KGB si la conspiración lograba su objetivo.
Brézhnev sabía que, si podía asegurarse la lealtad de Andrópov al mismo tiempo
que se servía de Furtseva para manipular a Semichastni, sería él quien tendría
en sus manos al KGB y podría hacerse con el mando supremo del Gobierno.
El KGB no tenía ningún interés en el éxito de las reformas impulsadas por
Jruschov. Como bien sabían Brézhnev y Furtseva, lo que más miedo le daba a la
nomenklatura era verse sin los privilegios que ostentaban hasta entonces:
derecho a comprar en los exclusivos almacenes Berioska, dachas a las afueras de
Moscú y otros mil y un lujos que tan agradable hacían la vida a los mandamases
del sistema soviético. Por esa razón, apoyarían encantados a quien les pareciera
que iba a saber defender mejor todos sus privilegios.
Los conspiradores sabían también que si Jruschov había conseguido labrarse
esa imagen de respetada figura internacional era debido a su especial relación
con John Kennedy. En efecto, Jruschov había salido de la crisis de los misiles
convertido en todo un estadista, y ello gracias a Kennedy. Brézhnev, tal como
escribió después Semichastni, «se dio cuenta de que Jruschov se quedaría sin
apoyos para mantenerse en el poder si algún día se estropeara su relación con
Kennedy».
Ciertamente, durante la Crisis de los Misiles Brézhnev consiguió a través
de Penkovski que Jruschov pareciera un loco peligroso, pero este éxito iba a
durarle poco. También había sabido utilizar el arresto de Penkovski para colocar

251
Nikolái Paviovich Firiubin nació en 1908. Se formó en el Instituto de Aviación
Ordzhonikidze de Moscú y de ahí pasó a estudiar Ingeniería Aeronáutica. Entró en el
Partido Comunista en 1929, y en 1940 fue nombrado secretario del partido para la
demarcación de Moscú. Firiubin empezó su carrera diplomática como consejero de la
embajada soviética en Checoslovaquia en 1953; al poco tiempo fue nombrado embajador en
dicho país y en 1955 se (onvirtió en embajador de la URSS en Yugoslavia, donde firmó el
pacto soviético-yugoslavo para la cooperación en el uso pacífico de la energía nuclear
(el primero de una larga serie de acuerdos en cuya negociación intervendría). En 1957,
accedió al cargo de viceministro de Asuntos Exteriores y le fue otorgado el rango de
Embajador Extraordinario y Plenipotenciario. A partir de ese momento, presidió las
delegaciones soviéticas durante las conversaciones celebradas en países como Afganistán,
Australia, Albania, Polonia, Hungría, Pakistán y Ceilán, entre otros, así como en
diversas conferencias de la ONU en Ginebra. En 1966, Brézhnev le nombró secretario
general del Comité Asesor de Políticas de los Miembros Participantes en el Pacto de
Varsovia. Murió el 12 de febrero de 1983. (Prominent Personalities in the USSR editado
por Edward L. Crowley, Andrew I. Lebed y el doctor Heinrich E. Schulz.)
252
Frol Romanovich Kozlov nació el 18 de agosto de 1908 en la demarcación de Riazan.
Estudió en escuelas técnicas de Leningrado y Moscú y trabajó como ingeniero de la
industria metalúrgica en varias plantas de producción, en Kasimov e Izhevsk. Entró en el
Partido Comunista en 1926, formando parte de los comités que la Komsomol tenía en sus
fábricas. Entre 1941 y 1944 desempeñó la función de coordinador de producción y
distribución de armas al frente. Acabada la guerra, Kozlov trabajó en la demarcación de
Kuibishev y en 1949 fue nombrado organizador del partido en la fábrica Kirov de
Leningrado y oficial del comité del partido para la demarcación de Leningrado. En 1952,
fue elegido miembro del Comité Central del PCUS y en 1962 miembro del Presidium. Entre
1958 y 1960 desempeñó el cargo de delegado general (siendo Jruschov su único jefe
directo) del Consejo de Ministros soviético, y desde 1960 hasta 1964 fue secretario del
Comité Central del PCUS. Kozlov falleció el 30 de enero de 1965.
a sus propios barones en el GRU. En su día Brézhnev había acusado a Jruschov de
jactarse de un poder militar que en realidad no tenía, y ahora se dedicaba a
difundir en privado que su reciente visión del abismo le había hecho perder el
253
valor necesario para usar las armas nucleares .

El 26 de junio de 1962, antes de que se desatara la crisis de los misiles,


dos agentes del FBI de Dallas entrevistaron a Lee Harvey Oswald acerca de su
vida en la Unión Soviética. Oswald no quiso cooperar. Negó que los servicios de
información soviéticos le hubieran captado durante su estancia en Rusia y,
cuando los agentes le pidieron que se sometiera a la prueba del polígrafo, se
levantó y se marchó de allí con actitud desafiante, cosa que aún despertó más
sospechas en los agentes.
El día 2 de julio, el FBI interceptó una carta remitida por Marina Oswald
y dirigida a Vitali A. Gerasimov, de la embajada soviélica en Washington. En
ella le solicitaba permiso para regresar a la URSS. Al FBI le pareció muy
curioso que la señora Oswald hubiera escogido a Gerasimov como destinatario de
su carta, porque no solo era un funcionario del consulado, sino además un
oficial de casos de máximo rango del KGB. El FBI empezó a pensar que Marina
Oswald no era la joven e inocente esposa de un ex soldado de Infantería de
Marina algo atribulado. Interceptó muchas más cartas escritas por los Oswald, y
todas dirigidas a Gerasimov.
En los años cincuenta y sesenta, James Angleton dirigió un programa
ilegal, denominado con el nombre en clave de HT-Lingual, cuyo objetivo era
interceptar cartas emitidas en la URSS y sus Estados satélites de la Europa del
Este y elaborar expedientes sobre las personas a las que iban destinadas. Pues
bien, esta vez el HT-Lingual había interceptado una carta dirigida a Marina
Oswald y enviada por Igor P. Sobolev, un oficial del KGB que había trabajado en
Europa. Los subordinados de Angleton dieron parte al FBI de aquella carta tan
insólita.
El 16 de agosto de 1962, dos agentes del FBI siguieron a Lee Harvey Oswald
a un aparcamiento de Dallas. Los agentes intentaron interrogarle de nuevo, pero
Oswald se mostró aún más hostil y reacio a colaborar que en junio. A finales del
verano, su madre, Marguerite, empezó a preocuparse al verle dedicar tan poco
tiempo a su familia desde que regresaran de Moscú. Le veía totalmente absorbida
con la comunidad de exiliados rusos de Dallas. Cuando le preguntó por qué había
vuelto de la Unión Soviética, Oswald respondió: «Ni siquiera Marina sabe por qué
254
he vuelto» .
En el otoño, casi coincidiendo con el final de la crisis de los misiles
cubanos, un tipo extraño llamado George De Mohrenschildt empezó a interesarse
abiertamente por Lee y Marina Oswald. Parece que nadie sabe a ciencia cierta
cómo se conocieron, ni por qué un adinerado hombre de negocios de Dallas se
mostraba tan paternalista e interesado en la extraña joven pareja. En efecto, De
Mohrenschildt les dio dinero y empezó a presionar a sus amigos para que les
consiguieran casa y trabajo. Para remate, creó la falsa impresión de que la
pareja estaba separada.
Años después, De Mohrenschildt contó al escritor Edward Jay Epstein que la
CIA le había encargado vigilar a Oswald, afirmación que el propio James Angleton
desmintió. De Mohrenschildt se suicidó en 1983, según el parte que dio la
Policía. Nadie pudo explicar cuál fue su verdadera relación con el matrimonio
Oswald.
Algunos teóricos del asesinato presentan el caso como si los contactos
ocasionales entre De Mohrenschildt y los servicios de investigación
estadounidenses demostraran que Oswald en realidad trabajaba para la CIA. Sin
embargo, Angleton estaba convencido de que De Mohrenschildt trabajaba para el
KGB y que era el oficial encargado de controlar a los Oswald.
George De Mohrenschildt nació en Mozyr (Rusia) en 1911. Afirmaba que su
padre había muerto en la Revolución Rusa. Se fue a vivir a Estados Unidos y en
1941, tal como indican los archivos del FBI, fue detenido por hacer un croquis

253
Extraído de una serie de entrevistas mantenidas con James Angleton.
254
Véase Edward Jay Epstein, Legend: The Secret Life of Lee Harvey Oswald, p. 171.
de una instalación naval de Port Arkansas, en Texas. Antes del fin de la Segunda
Guerra Mundial, el FBI ya pensaba que se trataba de un agente del NKVD.
De Mohrenschildt se labró un nombre entre los mejores ingenieros de la
industria petrolífera. Pero el FBI y la CIA creían que su éxito profesional se
debía a sus conexiones comunistas. Fue invitado a varias recepciones soviéticas
y durante un tiempo trabajó en Yugoslavia, pero se ocupó de explicar todas sus
actividades a la CIA y, tras cada viaje, se sometía de buen grado al
interrogatorio de la agencia. Era evidente que se movía como pez en el agua en
la escena internacional. Y se casó bien. Cuatro veces.
En la primavera de 1960, De Mohrenschildt y su esposa de entonces
desaparecieron sin dejar rastro. De Mohrenschildt dijo a sus amigos y a la
familia de su mujer que se iban a recorrer Latinoamérica en coche. Pero en
realidad acabaron, en abril del año siguiente, a pocos kilómetros de la base de
entrenamiento de Guatemala que la CIA había utilizado para preparar la invasión
a la bahía de Cochinos. En octubre de 1962, De Mohrenschildt ya estaba de vuelta
en Dallas y había trabado amistad con los Oswald. De repente, en abril de 1963,
se marchó de Dallas para siempre. Parecía que su trabajo con Lee Oswald había
concluido. James Angleton ató cabos y pensó que su marcha tenía que ver con que
justo después el KGB entregara a Oswald a los servicios de información de
Castro, el DGI.
Una semana después de que De Mohrenschildt se marchara de Dallas, Oswald
cogió un autobús en dirección a Nueva Orleans. Hay pruebas que confirman que su
pelea callejera allí fue un montaje para ser detenido y tener antecedentes
policiales. En cuestión de unos meses mucha gente le tenía por simpatizante de
Castro: empezó a contar a sus colegas que en su opinión la revolución de Castro
era más fiel a las ideas marxistas que el sistema soviético.
Al mismo tiempo empezó a participar activamente en el movimiento
anticastrista de Nueva Orleans y en las acciones de unos cuantos exiliados
cubanos relacionados con el jefe del crimen organizado de la ciudad, Carlos
Marcello, que había sido incluido junto con Santos Trafficante y Sam Giancana en
el pacto de la CIA de 1960 para matar a Castro.
Además, se relacionaba abiertamente con fanáticos derechistas de la
Operación Mangosta, como el piloto David Ferrie, que había sido contratado por
la CIA para trasladar exiliados cubanos a los canlpos de entrenamiento. Por otra
parte, Oswald pasaba bastante tiempo en el Bar Habana de Nueva Orleans, el
centro de reunión de la mayoría de los exiliados anticastristas más extremistas.
Sus encuentros con refugiados cubanos de derechas se prolongaron hasta el otoño
de 1963.
Angleton creía que los esfuerzos de Oswald por dejarse ver con cubanos
anticastristas en Nueva Orleans «indicaban, en mi Opinión, que quería incitarles
a una confrontación [...]. Tal vez su objetivo era informar al DGI sobre sus
actividades. Pero lo más probable es que sus supervisores rusos le hubieran
engañado, y que en el fondo lo que pretendieran fuese dar la sensación de que
255
estaba vinculado a Castro y no a la Unión Soviética» . En el verano de 1963,
Oswald viajó a México capital, quizá para solicitar el visado para ir a Cuba.
Supuestamente, visitó allí las embajadas cubana y soviética. Hay un sinfín de
documentos sobre Lee Harvey Oswald en México, e incluso hubo testigos que
aseguraron haberle visto de pasajero en un autobús con destino a México ciudad.
Sin embargo, cuando a estos testigos se les mostraron fotos de Oswald, no
pudieron confirmar con toda seguridad que se tratara del mismo hombre al que
habían visto. La CIA, que tomaba fotos de todo el que entrara o saliera de las
embajadas de la URSS y Cuba en la capital mexicana en la época de la visita de
Oswald, publicó en un primer momento unas fotografías que, según la
Organización, correspondían a Oswald. Pero el tipo que aparece en ellas era
mucho más robusto que él y su cara no se parecía en nada a la suya. Con
posterioridad, la CIA admitió que el hombre de las fotos no era Oswald, pero se
256
negó a aclarar de quién se trataba en realidad .

255
Entrevista mantenida con James Jesus Angleton.
256
Fuera cual fuera su verdadera identidad, el tipo que dijo llamarse Oswald presentó en
México toda una serie de documentos detallados sobre sus propias declaraciones,
entrevistas y detenciones en Nueva Orleans, con el objetivo de que le concedieran un
visado inmediato a Cuba. Al cabo de tres visitas en balde al consulado cubano, adoptó una
A pesar de la promesa del presidente Kennedy tras la crisis de los
misiles, de su compromiso a no derrocar a Castro, la Operación Mangosta seguía
en marcha. Usando el talento de los veteranos de la base de Berlín Ted Shackley
(desde Miami) y John Sherwood (desde Washington), Desmond FitzGerald no quiso
tirar la toalla por mucho que una y otra vez la operación fallara. En opinión de
Sherwood, que se sentía atrapado en medio del desvarío de la Operación Mangosta,
«los Kennedy eran, básicamente, unos criminales. El padre era un ladrón, debería
haber estado en Leavenworth».
En vista de las chapuzas en que acababan convertidos muchos de los
intentos por acabar con Castro y dado que la comunidad de cubanos exiliados
estaba repleta de topos comunistas, el KGB estaba al corriente de la existencia
de la ZR-Riffe y de la Operación Mangosta.
Para Brézhnev, todo encajaba perfectamente para entrar en acción: el
asesinato del presidente Kennedy debía quedar en manos de los servicios de
información cubanos como una simple recompensa bien merecida. Donald Deneysla,
uno de los supervisores de Golitsin en la CIA, lo expresó de este modo:
«Jruschov se daría cuenta de que no tenía nada que hacer; salvo confiar en que
se mantendría en el poder».
La primera señal pública de que Jruschov tenía serios problemas se produjo
el 12 de noviembre de 1963. Ese día, Frederick C. Barghoorn, un amigo personal
del presidente Kennedy, se encontraba en Moscú de visita. Walter Stoessel, el
subdelegado de la misión en Moscú, organizó una fiesta en honor de Barghoorn en
la embajada estadounidense. Paul Garbler recordaba así lo sucedido: «Trataron a
Barghoorn a cuerpo de rey. Se le hizo tarde y dijo que tenía que volver al
hotel. Entonces Stoessel le sugirió: "Bueno, ¿por qué no se va en el coche del
257
embajador? [...] Barghoorn se mete en el Cadillac y se marcha [...] al Hotel
Metropole. Cuando sale del Cadillac del embajador [...], se le acerca un tipo
que en un abrir y cerrar de ojos le pone en la mano un canuto enorme lleno de
cianotipos [...]. El Cadillac apenas se ha apartado de la acera, cuando de
repente se le echan encima dos tipos y le dicen: "¡Te hemos pillado!". Y se lo
llevan a la sede central del KGB [...] en un taxi».
Al enterarse del arreslo de Barghoorn, el presidente Kennedy montó en
cólera. En palabras de Garbler: «La noticia llega a Kennedy y este se pone como
una furia. Lo digo en serio, se volvió loco de ira. Entonces llamó a Jruschov
por el "teléfono rojo". Jruschov no se encontraba en Moscú en esos momentos y
Brézhnev le estaba sustituyendo [...]. Así pues, Kennedy habló con Brézhnev y le
dijo: "Entiéndalo bien, se trata de un amigo personal y me lo voy a tomar como
una afrenta si no le sacan de la cárcel en una hora. No es precisamente un tipo
que vaya por ahí buscando bases de lanzamiento de cohetes ni nada parecido. Es
un académico muy amable y tranquilo"». En una conferencia de prensa celebrada el
14 de noviembre, Kennedy dijo: «Su arresto es injustificado. Lo reitero: no
258
estaba realizando ninguna misión secreta» .
Según Garbler; Brézhnev llamó a Jruschov y le contó que Kennedy le había
telefoneado. «Entonces [Jruschov] vuelve de Crimea a toda prisa [...] y Brézhnev
le cuenta toda la historia. Jruschov le dice [...]: "Eres el gilipollas más
grande que he conocido en mi vida, ¿te enteras? ¿De verdad diste permiso para
que el KGB [hiciera] semejante estupidez?". Brézhnev contesta: "Sí". Y Jruschov
le espeta: "Debería mandarte a Crimea de una patada en el culo. Llama
inmediatamente al presidente Kennedy y dile que su amigo está libre. Llama a la
259
embajada norteamericana y diles que vayan a recogerle"» .
En ese momento, a Garbler el incidente le pareció bastante gracioso, no lo
asoció con nada siniestro. Pero, analizado en retrospectiva, el arresto del

actitud cada vez más insolente y los funcionarios cubanos le pidieron que se marchara. El
3 de noviembre, en Dallas, Oswald escribió otra carta más a la embajada soviética en
Washington, en la que pedía que le aytidaran a conseguir el visado para entrar en Cuba.
En esta carta indicaba que no había utilizado su verdadero nombre cuando estuvo en México
capital.
257
Barghoorn había sido asesor de la CIA, y probablemente esta fue la excusa para su
detención.
258
Véase The Public Papers of the Presidents: John E Kennedy 1963, p. 845.
259
Entrevista mantenida con Paul Garbler el 3 de febrero de 1990.
viejo amigo del presidente fue el comienzo de la mareante cadena de
acontecimientos que estaba a punto de estremecer a Estados Unidos.
El incidente de Barghoorn, como antes los informes de Penkovski, hacía
pensar que Jruschov era una bomba de relojería. Pero además debería haber
servido de aviso a la CIA de que era Brézhnev, y no Jruschov, el que controlaba
el KGB.
Brézhnev trataba directamente con el recién nombrado delegado de
Semichastni, Alexander I. Perepelitsin, el cual había sugerido al Politburó una
serie de magnicidios que podía cometer el KGB. Pero Jruschov detuvo el plan.
«Teníamos información sobre esas operaciones -dijo Quentin Johnson, el jefe de
Operaciones Soviéticas de la CIA por aquel entonces-. Sabíamos que Jruschov
260
había impedido estos asesinatos en el último momento» .
Entretanto, en noviembre de 1962, Desmond FitzGerald llegó al
convencimiento de que la decisión de Bill Harvey de no usar los servicios de AM
Tralla (el doctor Rolando Cubela) había sido precipitada. Harvey les había dicho
a sus compañeros que sospechaba de Cubela, y Angleton recordaba haber avisado
personalmente a FitzGerald de que Cubela era un agente doble. Pero FitzGerald se
negó a hacer caso de estos avisos y empezó a tratar directamente con el cubano.
Mientras en las reuniones de trabajo presumía de haber reclutado al amigo
personal de Castro para asesinar al dirigente cubano, la CIA y el ejército
estaban grabando las conversaciones telefónicas interceptadas que demostraban
que Pavel Yotskov y Valen Kositkov; dos oficiales del KGB en México capital,
estaban también en contacto con Cubela. Evidentemente, Cubela estaba informando
de todo a Moscu.
Desmond FitzGerald hizo gala de una estupidez increíble como jefe de una
operación secreta: se reunió personalmente con Cubela en Paris, el 29 de octubre
de 1963. Cubela le pidió que la CIA respaldara un golpe de Estado contra Castro.
FitzGerald dijo que lo tenía garantizado. Entonces Cubela le pidió un rifle de
alta potencia con mira telescópica y otra arma para la distancia corta, para
matar a Castro. Establecieron la fecha de su síguiente encuentro (el 22 de
noviembre), en el que FitzGerald le entregaría el arma para distancias cortas:
un bolígrafo en cuya punta iba insertada una aguja hipodérmica impregnada en un
261
veneno llamado Hoja Negra 40 .
Brézhnev y Perepelitsin entendían la honda humillación que sentía Fidel
Castro por la Operación Mangosta y el modo en que se había resuelto la Crisis de
los Misiles. Jruschov había restado importancia a las quejas de Castro,
informándole de que había sellado un trato con Kennedy para que no invadiera
Cuba cuando retiraran los misiles. Pero Castro no se dejó impresionar por el
acuerdo. ¿De qué serviría la promesa de Estados Unidos de no invadir Cuba, si él
mismo estaba siendo acosado y podían llegar a matarle?
Brézhnev y Furtseva se aprovecharon del resquemor y el miedo de Castro. Su
idea era asegurarse de que el DGI se ocupara de la operación del asesinato de
John F. Kennedy y que el KGB se mantuviera al margen. Aun así, Estados Unidos
podría culpar a Jruschov del magnicidio. Al fin y al cabo, la solución a la
Crisis de los Misiles había sido una victoria de Kennedy y una derrota para
Jruschov, lo cual era motivo suficiente para que la CIA y el FBI sospecharan que
él había dado la orden de llevar a cabo «un asunto húmedo». Pero eso no
preocupaba a los conspiradores, siempre que el KGB se limitara a ayudar al DGI
suministrándole tipos dispuestos a actuar; como Lee Harvey Oswald.

260
Entrevista mantenida con Quentin Johnson el 25 de enero de 1991.
261
Extraído de un memorando de la CIA sobre la Operación Mangosta, publicado
parcialmente.
34. LA VIOLENCIA SÓLO ENGENDRA VIOLENCIA

El 22 de noviembre de 1963 la conspiración organizada para apartar a


Nikita Jruschov del poder se cobró su víctima más célebre y la Guerra Fría se
tomó caliente por unos instantes: el presidente de Estados Unidos moría de un
disparo en Dallas. Entre todas las razones con las que se ha especulado para
explicar lo que ocurrió aquel día, las personas que más sabían del asunto tenían
motivos muy poderosos para callárselo. Mientras el pueblo estadounidense
contemplaba las imágenes de los acontecimientos de aquel fin de semana en las
pantallas de sus televisores, empezó el encubrimiento de errores, embrollos y
crímenes de la más baja ralea.
La propia familia Kennedy no exigió una investigación en profundidad sobre
el asesinato del presidente. No se podía airear el hecho de que John y Robert
Kennedy se habían comportado como dos ejemplos genuinos de una familia de
mafiosos.
Por su parte, Lyndon Johnson era un político lo bastante astuto como para
saber que si contaba la verdad sobre los hermanos Kennedy, a la gente le
repugnaría más el mensajero -él- que el mensaje en sí. Pero además temía que una
investigación a fondo pudiera demostrar que los rusos estaban implicados en el
asesinato y que la ira subsiguiente desembocara en peticiones de declaración de
guerra.
En cuanto a las agencias de seguridad, la CIA y el FBI estaban demasiado
ocupadas ocultándose información mutuamente y ocultándosela a otras agencias
gubernamentales. Al menos esta vez la CIA no había puesto al corriente a los
servicios secretos de las deprimentes informaciones que había traído consigo el
desertor predilecto de Angleton, Anatoli Golitsin. Según relata Donald Deneysla,
al que se asignó la tarea de hacer compañía a Golitsin, este dijo que el KGB
había activado «de nuevo las acciones húmedas [...]. Una de las cosas que nos
comunicó [Golitsin] fue que, debido a los esfuerzos de la Administración de
Eisenhower por acabar con Castro, se quiso asesinar a Nixon. Todo indica que
simplemente, al continuar los Kennedy con las mismas actividades, el plan
262
prosiguió» .
Tras aquel 22 de noviembre, la CIA dejó de compartir sus informaciones.
Angleton dijo tiempo después que a los pocos días del asesinato de Kennedy y de
la muerte de Lee Harvey Oswald, la CIA contaba con datos que relacionaban a
Castro con las muertes, pero que se los había ocultado al FBI a toda idea,
apelando a razones de seguridad nacional. Un documento clave de la CIA, hecho
público finalmente en 1977 ante el Comité de la Cámara de Representantes para la
Investigación del Magnicidio, contenía con todo detalle los planes de huida de
un presunto asesino; en la ficha explicativa del expediente alguien había
escrito a vuelapluma: «Yo dejaría que estos documentos murieran de muerte
natural, como hace el FBI». En efecto, resultó que el FBI tenía información
sobre actividades inhabituales del DGI en Nueva Orleans, Dallas y México, que
nunca contrastó. Las dos agencias omitieron sus informaciones ante la Comisión
Warren.
Los que tenían total acceso a las informaciones secretas ofrecen teorías
divergentes y a veces conflictivas sobre lo que sucedió. Angleton defendía la
idea de que Castro envió tres agentes del DGI a Dallas en los días previos al 22
de noviembre. Según su teoría, los agentes Policarpo y Casas, junto a un tercero
cuyo nombre no mencionó Angleton, llegaron a Dallas por separado y allí se
reunieron y llevaron a cabo el plan de asesinato. Además, Angleton creía que la
misión de Oswald se limitaba a convencer a Castro de que el magnicidio fue un
«asunto húmedo» realizado conjuntamente por el KGB y el DGI. «Oswald no sabía
nada de los otros -dijo Angleton-. Ni habría servido de nada decirselo».
Los testigos presenciales explicaron ante el Comité para la Investigación
del Magnicidio de la Cámara que vieron a un hombre parecido a Oswald saliendo
del Depósito de Libros Escolares de Texas y metiéndose en una camioneta blanca

262
Entrevista a Donald E. Deneysla mantenida el 15 de febrero de 1991.
263
marca Rambler . Estos testigos describieron al conductor como un hombre de
aspecto cubano de entre veinticinco y treinta y cinco años, descripción que
encaja mejor con Policarpo o con Casas.
La ruta que siguieron Policarpo y Casas para la huida aparece en el
informe hecho público. Tras el asesinato, a primera hora de la tarde de aquel 22
de noviembre, la Patrulla de Fronteras cerró las carreteras de la frontera
mexicana, pero nadie se preocupó de detener el tráfico de avionetas. Ciertos
documentos publicados por la CIA revelan que aquella noche un avión de la Air
Cubana, que debía salir de la capital de México con destino a La Habana, sufrió
un retraso de cinco horas. La CIA señalaba que al día siguiente el aeropuerto de
México estaba atestado de funcionarios diplomáticos cubanos y soviéticos. A las
once y diez de la noche un hombre (que luego sería identificado como Casas)
salió de una avioneta bimotor que acababa de aterrizar procedente de Estados
Unidos y se metió directamente en el avión de la Air Cubana sin pasar por la
aduana mexícana.
Otro documento presentado por la CIA ante el Comité de Investigación de la
Cámara revelaba algunos de los movimientos realizados por el otro hombre,
Policarpo. El 20 de noviembre se encontraba en Tampa, donde obtuvo un visado de
turista para entrar en México. El 25 de noviembre se inscribió en el Hotel
Roosevelt de México capital. Dos días después, pasó sin problemas el control de
aduanas mexicano utilizando un pasaporte estadounidense caducado y un visado
temporal especial emitido por la embajada de Cuba en México capital. Policarpo
era el único pasajero del vuelo de la Air Cubana con destino a La Habana,
integrado por una tripulación de nueve personas.
Horas después del asesinato de Kennedy, el presidente Johnson envió a
William Corson a Dallas para que iniciara la investigación. Corson, que acabaría
trabajando para la Comisión Warren, estaba convencido de que la función de
Policarpo era asegurarse de que Jack Ruby cumplía con su misión de eliminar a
Oswald. «Es lo único que explicana el riesgo a que se expuso al quedarse en
Dallas esos días de más», dijo Corson.
Un documento de la CIA fechado el 9 de diciembre de 1963 recogía la
264
conversación que mantuvo una fuente de la agencia con la tía de Casas . La
señora dijo: «Miguelito acaba de llegar de Estados Unidos. Estaba en Dallas, en
Texas, el día del asesinato de Kennedy, pero consiguió salir por la [ciudad]
fronteriza de Laredo [...]. Le trajo a Cuba un avión [...]. Es uno de los
hombres de Raúl» Los agentes de la CIA en Cuba informaron también de que Casas
265
de repente tenía un montón de dinero . Pasado el tiempo, los investigadores
pudieron enterarse de otros detalles sobre su vida. Aunque la familia de Casas
era pobre, Miguel y su hermano mayor eran dos chicos listos. Aprendieron ruso y
se fueron a Moscú para prepararse. Cuando regresaron a Cuba, el hermano mayor
metió a Miguel en una unidad de sabotaje del DGI, donde destacó por sus
habilidades. Según la investigación particular de Angleton sobre el magnicidio,
el propio Raúl Castro seleccíono personalmente a Miguel para la misión.
Tras el incidente con Barghoorn, el secretario general Jruschov volvió a
Crimea para reanudar sus vacaciones. Allí estaba todavía el 22 de noviembre. Una
vez más, Brézhnev le sustituyó en el Kremlin y le llamó personalmente para
comunicarle la muerte de Kennedy. Según William Corson, la noticia dejó
conmocionado al presidente ruso. «Jruschov no podía salir de Crimea por la
pésima climatología del momento -dijo Corson-. Al final tuvieron que llevarle a
Moscú a toda prisa en un tren especial, sellado -uno de esos trenes que no paran

263
Se tomaron fotografías del vehículo aquel mismo día. En su libro Reasonable Doubt,
Henry Hurt ofrece información detallada sobre otra posible conexión cubana con el
asesinato.
264
Extraído de documentos de la CIA referentes a Casas, fechados el 24 de enero de 1964
(CIA 491-201), el 25 de enero de 1964 (CIA 491-201) y el 27 de enero de L964 (CIA 510-
199).
265
Según el informe de la CIA titulado «Information Possibly Connected with the
Assassination», fechado el 2 de noviembre de 1964 (CIA 979-929 AX). La ficha exterior
tiene inscrito el número de documento CIA 979-929 AX.
a recoger pasajeros en todo el trayecto-, para poder firmar a tiempo el libro de
266
condolencias» .
Ese mismo día, el jefe de la base de Moscú, Paul Garbler; se encontraba en
Inglaterra en una reunión con el jefe de la base de Londres, Archibaid
Roosevelt. Garbler recibió «la orden de regresar a Moscú porque -como dijo años
después- en esos momentos pensamos que podría tratarse de una conspiración aún
mayor». Garbler también dijo que, aunque la CIA sabía que Oswald había vivido en
la URSS, nunca se le pidió a él ni a ninguno de sus compañeros que investigaran
sobre las actividades que había realizado mientras estuvo allí.
Las grabaciones de las discusiones mantenidas en el Despacho Oval de
Lyndon Johnson reflejan que estaba convencido de que la URSS estaba detrás del
asesinato de Kennedy. Angleton, que informó personalmente a Johnson, confirmó
267
que el presidente siguió convencido de esto hasta el día de su muerte . Por
otra parte, el presidente Johnson dijo a cierto número de personas, como su jefe
de equipo, Joseph A. Califano, que habían matado a Kennedy porque Castro quería
venganza.
Lyndon Johson solo conocía pequeños fragmentos de la verdad, pero era
consciente de no tener suficiente peso político como para exigir que se contara
toda la historia. Sin embargo, estaba decidido a dejar fuera de la acción a
«Asesinatos S.A.», como él denominaba a las operaciones de magnicidio de la CIA.
En 1964, cuando Richard Helms informó oficialmente al recién elegido presidente
sobre la Operación de la CIA para acabar con Castro, Johnson le ordenó
268
abandonarla .
Aun así, Johnson tardó dos años en detener por completo los planes de
magnicidio de la agencia. Es cierto que alguien había matado a un presidente
estadounidense muy popular. Pero, del mismo modo que la capacidad de la CIA para
asesinar a figuras importantes no había empezado con Kennedy, tampoco acabó
cuando este murió.
En marzo de 1966, Rolando Cubela fue sometido a juicio por traición en La
Habana. Confesó cuál había sido su misión para la CIA y pidió ser fusilado. En
el transcurso de su declaración dijo que había seguido trabajando para la CIA en
1965, es decir; más de un año después de que Johnson ordenara a Helms dar la
operación por concluida. Su testimonio levantó ampollas y el secretario de
Estado norteamericano, Dean Rusk, exigió una explicación. En un memorando en
respuesta a Rusk, Helms escribió que la CIA «no estaba implicada en ningún plan
con AM Tralla para asesinar a Fidel Castro». En 1975, casi diez años después,
Richard Helms compareció ante el Comité de Investigación del Senado para los
Asuntos de Inteligencia (el Comité Church) y se limitó a describir como «no del
269
todo exacta» lo que había sido una descarada mentira a Rusk.
Desmond FitzGerald, a la sazón director de las operaciones cubanas desde
su nuevo puesto de jefe de la División del Hemisferio Occidental de la CIA, dijo
lo siguiente a sus subordinados mientras visitaba la misión de Buenos Aires en
1964: «Si Jack Kennedy no hubiera muerto, puedo aseguraros que habría eliminado
a Castro la Navidad pasada». La lección que debería haberse aprendido en Dealy
Plaza se perdió entre lajerarquía de la CIA.
Para colmo de males, el padre de los planes de asesinato de la CIA, el ex
director de Información Central Allen Dulles, decidió ofrecer su ayuda en las
investigaciones sobre la muerte del presidente Kennedy.
Dulles había sido expulsado por los Kennedy en 1961 como consecuencia de
su actuación en el desastre de la bahía de Cochinos y no formaba parte del
prestigioso grupo seleccionado originalmente por Lyndon Johnson para trabajar en
la comisión de investigación presidida por el presidente del Tribunal Supremo,
Earl Warren. Según William Corson, el ex maestro de espías «presionó mucho hasta
conseguir ser admitido». En cuanto le nombraron para la comisión, Dulles no
tardó mucho en afianzarse como el experto en cuestiones de inteligencia de la
Comisión Warren.

266
Entrevista mantenida con William R. Corson el 10 de enero de 1991.
267
Las conversaciones que mantuvo el presidente Johnson con algunos senadores veteranos,
como el senador de Georgia Richard Russell, reflejan este temor.
268
Lyndon Johnson Papers, The Johnson Library, Universidad de Texas.
269
Véase Daniel Schorr, Clearing the Air, p. 147.
Dulles encomendó a Corson (que durante la guerra de Corea había sido
comandante de su hijo en Infantería de Marina) que investigara la participación
de Jack Ruby. Al terminar las pesquisas, Corson extrajo la conclusión de que el
crimen organizado no estaba detrás del asesinato de Oswald a manos de Ruby. Pero
con el paso del tiempo, Corson fue convenciéndose de que era «perfectamente
posible que me encargaran esa labor porque sabían que no iba a llegar a ningún
270
lado. Me pasé un año entero [...]. Allen Dulles tenía mucho que ocultar» .
Duranie las semanas que siguieron al magnicidio se produjeron una serie de
cambios importantes en el seno de la CIA. En un momento determinado se pidió a
Paul Garbler que viajara de Moscú a Roma. Garbler pensó que se trataba de alguna
reunión ordinaria con Howard Osborne el jefe de la División de la Rusia
Soviética. Pero cuando llegó a la villa de Bill Harvey, donde se estaba
celebrando una fiesta, se quedó de piedra al enterarse por otros invitados que
el jefe ya no era Osborne, sino David Murphy, su castigo de la base de Berlín.
Murphy al fin había conseguido el puesto que tanto había deseado Harvey. Al
enterarse de que Murphy era el nuevo jefe de la División Soviética, él y su
esposa se marcharon de la fiesta sin saludarle ni a él ni a su mujer.
Richard Helms había nombrado a Murphy para el cargo justo antes del
asesinato de Kennedy, y Murphy eligió enseguida a Pete Bagley como responsable
del contraespionaje. La División Soviética se llenó en poco tiempo de
partidarios de Murphy, mientras que Quentin Johnson y otros oficiales que no le
consideraban exactamente como un experto en temas soviéticos tenían los días
271
contados .
Solo un año y medio antes, Bagley había reclutado entusiasmado a Yuri
Nosenko en Ginebra y desde entonces había abogado apasionadamente por seguir con
ese tipo de acciones. Pero ahora había cambiado completamente de parecer. Bagley
fue una de las pocas personas de la División de la Rusia Soviética con verdadero
interés en el contraespionaje. Y al ser el oficial de la división que trataba
directamente con James Angleton, empezó a sentir una honda admiración por este.
Según Leonard McCoy, a la sazón oficial de máximo rango encargado de los
informes de la División Soviética, Angleton pidió a Bagley que fuera a verle a
272
su despacho un sábado de diciembre de 1963 . Aquel fin de semana Angleton le
mostró el sancta sanctórum del contraespionaje y le mostró las transcripciones
de las conversaciones con Golitsin, en las que el desertor les advertía sobre la
posibilidad de que llegaran más agentes para desacreditarle. Bastaron esos dos
días para que Angleton hiciera cambiar de opinión a Bagley sobre Nosenko. Y
cuando finalmente le presentó a Golitsin, su conversión fue completa.
Un mes después de la muerte de Kennedy, Bagley escribió un memorando en el
que predecía que Nosenko, el desertor reclutado por él mismo, se delalaría como
273
agente enviado por los soviéticos . También advertía que era posible que
Nosenko regresara en cualquier momento. Pues bien, casi como si le hubieran dado
el pie para entrar en escena, Nosenko activó su código de emergencia y fijó un
encuentro en Guiebra. Él, que había accedido a actuar como agente in situ desde
la URSS, pedía socorro ahora.

270
De una serie de entrevistas a William R. Corson realizadas entre 1988 y 1991.
271
Quentin Johnson fue nombrado jefe de misión en Copenhague.
272
Entrevista a Leonard McCoy mantenida el 4 de agosto de 1988.
273
Entrevista a Ed Petty mantenida el 14 de julio de 1988.
35. HOOVER SALVA A PHILBY

A raíz de la muerte del presidente, Angleton decidió revisar todo lo que


daba por hecho. El espectro de Philby le había perseguido a lo largo de su vida
profesional y le hacía recelar de cualquiera en la CIA. «Intuía que nos
estábamos enfrentando a algo grave y empecé a pensar en ello. Empecé a abrir los
ojos», dijo él mismo.
Todo comenzó como una simple medida de precaución. La información de
Golitsin acerca de un «tercer hombre» en el MI6 había reavivado sus temores
acerca de la posibilidad de que Kim Philby fuera un topo. Angleton recurrió a
sus contactos en el Mosad y así obtuvo los nombres de los empleados de la CIA y
de la Agencia de Inteligencia de la Defensa con los que Philby se relacionaba en
Beirut, donde trabajaba desde 1956. Al ver que el nombre de William Eveland,
oficial de la CIA destinado en Beirut, aparecía en varios de dichos informes,
Angleton se preocupó aún más y reabrió el caso, que llevaba cerrado
prácticamente desde 1955.
Bill Harvey había sido la cruz de Philby en 1951, cuando la desaparición
de Burgess y Maclean levantó sospechas por primera vez sobre el gran espía.
Harvey pasó a ocuparse de otros asuntos, pero su antiguo jefe, J. Edgar Hoover;
siguió obsesionado con el caso. En aquella época Hoover echaba chispas porque el
MI5 no lograba obtener pruebas suficientes para destruir a Philby. Su rabia
creció aún más al ver que la CIA era incapaz de demostrar que Philby había
mantenido contactos continuados con los soviéticos después de marcharse de
Estados Unidos y regresar a Inglaterra.
Algunos delegados de Hoover; como Sam Pappich, atribuían la rabia de
Hoover al hecho de que ambos habían mantenido una estrecha relación de amistad
cuando Philby vivía en Washington. Iban a las mismas Fíestas y trabajaron juntos
en las investigaciones de la operación de pinchazos telefónicos Venona. «Creo
que el director tenía la sensación de que le había camelado como a un tonto -
274
dijo Pappich-. Y Hoover tenía buena memoria para esas cosas» .
Hoover había sido tan anglófilo como Donovan, Dulles y los otros jefes de
la OSS y había mantenido muy buena relación con sus homólogos del MI5. Esta
relación acabaría acarreándole una serie interminable de consecuencias
devastadoras e imprevistas.
Un luminoso día de la primavera de 1954, Vladimir Petrov, oficial de los
servicios de información soviéticos, desertó al bando occidental en Canberra
(Australia). Un periódico londinense vinculado al MI5, The People, informó de
que el desertor ponía en entredicho la teoría oficial del Gobierno británico
acerca de la deserción de Burgess y Maclean. Aunque el artículo estaba plagado
de errores y meras especulaciones, lo cierto es que obligó al Ministerio de
Asuntos Exteriores Británico a manifestarse al respecto. Las acusaciones de
Petrov consistían en que Burgess y Maclean no eran simplemente un par de
diplomáticos que habían desertado, sino que formaban parte de uná conspiración
formada por muchas personas dentro del MI6. También afirmaba que un compañero de
conspiración, un «tercer hombre», había sobrevivido y seguía actuando como
agente in situ dentro de los servicios británicos de información.
Hoover se sindó revitalizado al enterarse de la noticia. «Estaba
convencido de que había llegado la hora de decirle al mundo quién era Philby en
realidad -dijo Robert Crowley-. No le bastaba con haber estado a punto de
pillarle ni con que el MI6 le hubiera retirado del servicio activo. Hoover
275
quería verle morder el polvo» .
Así pues, hizo una serie de llamadas personales a varios periodistas. Su
norma inamovible con la prensa era que nunca se citara su nombre. Dijo a los
reporteros que el FBI se había enterado de la razón que impulsó a Burgess y a
Maclean a escoger aquel momento concreto para desaparecer y no otro: porque
Philby les había soplado que estaban siendo investigados y les exhortó a huir a
Moscú de inmediato. Como los reporteros del Heraid Tribune de Nueva York y del

274
Extraído de una serie de entrevistas mantenidas con Sam Pappich entre 1988 y 1989.
275
De la serie de entrevistas mantenidas con Robert T. Crowley.
Union de San Diego (dos periódicos con los que Hoover tenía fuertes vínculos) no
citaron la fuente de la información, el equipo de Hoover contactó con un antiguo
colega del FBI que trabaja entonces en la agencia de noticias internacional
276
INS .
277
En 1955, Hoover escribió un memorando adjunto al expediente en el que
afirmaba haber revelado a la INS que Philby había tenido problemas con la bebida
cuando estaba destinado en Washington y que tenía acceso a la información más
confidencial. Pero además cometió el error de informar a la INS de que Philby
tuvo que ser escoltado por el MI5 durante su viaje de regreso a Londres tras la
deserción de Maclean y Burgess.
Hoover avisó a la INS de que Philby se querellaría si escribían un
articulo que incluyera dicha información y les sugirió que una manera de evitar
un posible pleito sería que el Parlamento mencionara el nombre de Philby, porque
según los Códigos británicos las leyes contra la difamación no son de aplicación
cuando se trata de comentarios expresados en el ámbito parlamentario (al igual
que sucede en el Congreso norteamericano). Hoover se ofreció a ayudar al INS y a
ponerlo en contacto con un periódico británico muy vinculado al MI5, The Empire.
La INS envió a su reportero a Londres para que se reuniera con Jack
Fishman, editor del Empire; quien a su vez trató de convencer a los diputados
del Partido Laborista de que hicieran una pregunta sobre Philby al gabinete del
primer ministro Anthony Eden, durante el turno de preguntas al jefe del
Gobierno. Pero la triquiñuela no funcionó. Entonces Fishman, auspiciado por
Hoover; filtró la noticia a la sucursal londinense del Daily News de Nueva York.
Así, el 23 de octubre de 1955, el Sunday Daily News dio el nombre de Philby como
«el tercer hombre del caso de Burgess y Maclean». Dos días después, en el
Parlamento, Marcus Lipton, un diputado que venía sospechando de Philby desde
hacía tiempo, se puso en pie cuando llegó el turno de preguntas y dijo: «¿Acaso
el primer ministro ha decidido proteger cueste lo que cueste las dudosas
actividades como tercer hombre del señor Kim Philby?».
Hoover al fin conseguía que saliera a relucir el nombre de Philby. Envió
un cable al agregado legal del FBI en Londres para comunicarle que debía
facilitar «información sobre Philby a ciertos oficiales de las altas esferas del
Gobierno de Estados Unidos». Hoover creía que había diseñado un montaje
infalible para forzar a los británicos a iniciar una investigación en
profundidad. Sin embargo, no tenía idea de las rencillas existentes entre el MI5
y el MI6 ni entendía el peso que podía tener el sistema de clases británico en
todo lo relacionado con Philby.
El ministro británico de Asuntos Exteriores Harold Macmillan, que
consideraba los servicios de inteligencia poco más que como meros agentes de
policía, pidió a sir Dick White, del MI5, que elaborara un informe sobre toda la
cuestión. La carta que acompañaba el escrito de White ponía de manifiesto que
Hoover estaba implicado en la filtración de la noticia, lo cual provocó
sentimientos antinorteamericanos en el Parlamento y acalló las voces que exigían
seguir con las investigaciones.
Macmillan ordenó a los servicios de información británicos que cancelaran
el pago de la pensión de Philby, lo que venia a ser lo mismo que eliminarle
oficialmente de la plantilla. Pero al mismo tiempo Macmillan daba un paso en
sentido contrario. El 7 de noviembre de 1955 tomó la palabra ante el Parlamento
y declaró: «No se han encontrado pruebas que demuestren que Philby avisó a
Burgess o a Maclean. Mientras formó parte del Gobierno, cumplió sus obligaciones
dando muestras de gran capacidad y meticulosidad. No tengo motivos para concluir
que el señor Philby haya atentado en algún momento contra los intereses de su
país, ni para identificarle como el denominado "tercer hombre", si es que ha
existido alguna vez». Philby fue absuelto públicamente, a cambio de aceptar el
despido.
Hoover se quedó atónito y estalló de ira. Su credibilidad ante los medios
de comunicación sufría un duro golpe, su relación con la CIA quedaba aún más
dañada y, lo más importante de todo, el MI5, incapaz de dar con pruebas
fehacientes para arrestar a Philby, veía cómo el blanco de sus pesquisas quedaba

276
El libro de Phillip Knightley, The Master Spy, ofrece un relato excelente sobre esta
época de la vida de Philby.
277
Extraído de documentos del FBI, en virtud de la Ley de Libertad de Información.
absuelto de toda duda ante la opinión pública de la manera más contundente
posible.
Al día siguiente, Philby ofreció una conferencia de prensa para
congratularse por su absolución. Apareció sobrio y relajado e hizo alarde de su
agudo ingenio. Estaba exultante, manejó a la prensa con toda facilidad. La
inmensa mayoría de los británicos quedó convencida de que Philby era inocente.
Hoover se sentía humillado, y ordenó al FBI que cerrara el expediente. Era el 29
de diciembre de 1955.
Gracias a Hoover; los servicios de información británicos decidieron que
Philby volviera a trabajar para ellos. El trato con Macmillan le impedía
trabajar como oficial en plantilla, pero el Servicio Secreto de Inteligencia (el
SIS por sus siglas inglesas, también conocido como MI6) sí podía contratarle
como agente por libre. En julio de 1956, Philby regresaba al negocio del
espionaje, esta vez destinado a Beirut y con un trabajo de periodista como
tapadera.

A finales de los años cincuenta, Beirut era una ciudad cosmopolita y con
proyección internacional. Al actuar como reportero del Economist y del Observer,
Philby se encontraba muy a menudo con oficiales de la CIA y otros ejecutivos de
las altas esferas de la agencia. Por ejemplo, durante este periodo se vio varias
veces con Angleton, y aprovechó cada encuentro para reafirmar su inocencia ante
su amigo norteamericano.
Cuando en 1960 un viejo amigo de Philby, Nicholas Elliott, fue nombrado
jefe de la base del SIS en Líbano, inmediatamente le otorgó acceso a
informaciones secretas. Ese mismo año, sir Dick White, el autor de aquel informe
para Macmillan de cinco años antes, fue rescatado del MI5 para ocupar el cargo
de director del SIS. Se quedó de piedra al ver que Philby estaba otra vez en la
nómina de la organización.
White decidió entonces resolver el caso de Philby de una vez por todas.
Empezó a enviarle a destinos del bloque del Este, suministrándole informaciones
reales y también falsas, y vigilando de cerca todas sus actividades. Fue una
estrategia muy arriesgada. Como dijo William Corson, amigo y compañero de White:
«White no sabía si Philby era culpable, pero quería averiguarlo. Era consciente
de que si la cosa salía mal, el SIS quedaría para siempre como un servicio
278
ineficaz» .
Kim Philby había soportado cinco años de persecución en Inglaterra. Pero a
lo largo de todo este tiempo, a lo largo de su calvario personal con la bebida,
los líos de faldas y los fracasos matrimoniales, siguió siendo el mismo gran
oficial del espionaje. Incluso, sin quererlo, había logrado desacreditar al
anticomunista más conocido que seguía teniendo Norteamérica: J. Edgar Hoover.
Ahora, el torrente de nuevos destinos ordenados desde Londres suponía una prueba
aún más dura para él. A los jefes de Philby no parecía importarles que Philby
tuviera nueva esposa y una familia; le hicieron trabajar durísimo.
Uno de sus mejores amigos en Beirut era George Blake, el agente del KGB
que hasta el momento había logrado no ser descubierto. Blake dirigía la Escuela
de Arabe del SIS. De repente, un día de abril de 1961 los británicos llamaron a
Blake, le hicieron regresar a Londres y le arrestaron basándose en la
información suministrada por el desertor polaco Michel Goleniewski. Philby
estaba convencido, y así lo dijo, de que a Blake le habían lavado el cerebro en
279
Corea del Norte . La repentina detención de Blake le hizo sospechar
abiertamente que se había reanudado la investigación del MI5 sobre sus propias
actividades.
Lo que había ocurrido era que el MI5 y el SIS acordaron reabrir la
investigación sobre Philby cuando los contactos de Angleton en el Mosad hicieron
que un amigo de Philby de toda la vida se prestara a declarar como testigo
contra él. Con sus informaciones, que se remontaban a los años treinta, el MI5 y
el SIS por fin contaban con pruebas suficientes para acusar a Philby una vez
más. Así, el 10 de enero de 1963, Nicholas Elliott, su viejo amigo y jefe suyo

278
Corson coincidió con White en mas de una docena de operaciones realizadas
conjuntamente por Estados Unidos y Gran Bretaña.
279
Según su ficha del FBI.
en ese momento, llegó a Beirut procedente de Londres con un escrito de la
fiscalía.
Elliott se preparó para un interrogatorio hostil y desagradable. Sin
embargo, Philby confesó enseguida sin ningún problema. Por la potestad que se le
había otorgado, Elliott le ofreció total inmunidad si accedía a revelar los
nombres de todos sus contactos y los de otros agentes del KGB que estuvieran
infiltrados en los servicios de información. Elliott exhortó a Philby a poner la
confesión por escrito y Philby le pidió tiempo para pensárselo.
En realidad era un truco para mantener a Elliott a raya mientras Philby
activaba su plan de huida a Moscú. Para ganar tiempo, dio a Elliott documentos
falsos que demostraban que Anthony Blunt no era sospechoso. También mintió con
los nombres de otros supuestos agentes del KGB infiltrados en el MI6.
Absolutamente todos los datos que Philby suministró a Elliott eran mentira.
Al cabo de una semana, Elliott aún no había obtenido la confesión real de
Philby. Este se negó a regresar a Inglaterra para ser sometido a más preguntas,
y Elliott cometió la estupidez de volver a casa sin él. El 23 de enero, en medio
de una fuerte tormenta, Philby dejó a su mujer; Eleanor; y al hijo de ambos,
Harry, y se subió a un carguero ruso anclado en el puerto de Beirut. Cuatro días
después llegaba a Moscú. El MI6 tardó meses en entender lo que había ocurrido.
Golitsin tenía razón. Al final su información desenmascaró a uno de los
mejores espías de la historia de la URSS. Sin embargo, en mayo de 1963, cuando
se hizo pública la deserción de Philby, el topo infiltrado en el servicio
estadounidense de inteligencia, el famoso Sasha, aún no había sido encontrado.
36. A LA CAZA DE ANGLETON

Había pasado un año desde que Philby escapara de Beirut e iniciara una
nueva vida en Moscú como general del KGB. En una nota dirigida a Robert Crowley,
Angleton escribió lo siguiente:
«Ni una sola hora dejé de pensar en el daño que podría hacernos después de
su deserción». La paranoia es el gaje del oficio en el mundo del
contraespionaje, y la de Angleton se vio estimulada por la muerte de su
presidente y la traición de Philby. «Llegué a pensar que los acontecimientos que
desembocaron en el final de mi carrera en la CIA y la eficaz tapadera de la
implicación soviética en el asesinato de Kennedy habían sido orquestados por
Philby», declaró años después.
El denominado Periodo Negro de la CIA, entre 1961 y 1975, se inauguró con
la deserción de Golitsin y su escalofriante cantinela sobre infiltrados. La
deserción de Philby marcaba una nueva fase dentro de ese período. Philby llegó a
Moscú en plena preparación del golpe interno contra Jruschov. Los soviéticos
examinaron la situación tras el asesinato de Kennedy y llegaron a la siguiente
conclusión: si la única persona de la CIA que sospechaba de la participación
soviética en el maguicidio era Angleton, y si el único convencido de que Sasha
representaba un peligro y por tanto había que localizarlo era Angleton, entonces
nadie mejor que Philby para manipularle y, de paso, desacreditarle ante todo el
mundo. Nadie mejor que Philby para hacer que Angleton quedara como el Joseph
McCarthy de la CIA, para presentarlo como un paranoico que va como loco buscando
por debajo de las mesas un topo comunista. En definitiva, la verdadera causa del
Período Negro de la CIA fue el miedo que Angleton tenía a su viejo amigo.
Dos meses después de la muerte del presidente Kennedy, David Murphy envió
a Pete Bagley a Ginebra para acudir a la cita con Yuri Nosenko. Como Bagley casi
no hablaba ruso, la SR-9 pidió a George Kisevalter que le acompañara.
A Angleton no le hizo ninguna gracia que Murphy enviara a Bagley a
Ginebra. Al fin y al cabo, Bagley no era cualquier oficial de casos, sino el
mejor oficial de contraespionaje de la División Soviética. Kisevalter tampoco
lanzó cohetes. No le tenía en mucho aprecio ni confiaba en sus dotes como
oficial de casos. Además, a juzgar por el memorando que Bagley había escrito
tras su encuentro con Golitsin, Kisevalter veía que había adoptado ya una
posición respecto de Nosenko.
Hacía una tarde fría e invernal cuando Yuri Nosenko, lleno de confianza en
sí mismo pero a la vez bastante preocupado, llegaba al apartamento donde Bagley
y Kisevalter le estaban esperando, en un barrio residencial de Ginebra. Nosenko,
un tipo corpulento y de natural sociable, parecía muy nervioso. Bagley no se
anduvo por las ramas y le preguntó por qué quería desertar, si en el encuentro
anterior había dicho que nunca se marcharía de Moscú sin su esposa e hijos.
Kisevalter tradujo la pregunta y Nosenko dio la clásica respuesta: «Me han
llamado para que regrese a Moscú. Tengo miedo de que se hayan enterado de mi
relación con los servicios de inteligencia estadounidenses [...]. Tengo que
desertar ahora, no puedo esperar». Como en ocasiones anteriores, cada palabra
fue registrada en una cinta.
Kisevalter trató de tranquilizarle, dejando a Bagley al margen de la
conversación. Mientras hablaban, Bagley notó que Kisevalter se ponía muy serio
en un momento determinado. Su nivel de ruso no le permitía comprender que los
dos hombres estaban hablando del asesinato de John Kennedy. En concreto, Nosenko
le estaba recordando a Kisevalter que él había sido la persona encargada de
reclutar norteamericanos en Moscú. Le dijo que tenía información detallada sbbre
la relación de Lee Harvey Oswald con el KGB en la época en que Oswald había
vivido en la URSS. Kisevalter se volvió hacia Bagley y le explicó lo que Nosenko
acababa de decirle. Kisevalter y Bagley tenían muchas preguntas que hacerle.
Kisevalter le preguntó si él había reclutado a Oswald para el KGB. Nosenko
dijo que no, que Oswald era un tipo tan inestable, tan «extraño», que los
soviéticos descartaron la posibilidad de reclutarle.
Pero entonces Nosenko soltó una bomba: dijo que la decisión de no reclutar
a Oswald no fue cosa del KGB, sino de Yekaterina Furtseva. El KGB sabía que
habría sido descabellado insistir en captar a Oswald, si ella había dado órdenes
de no hacerlo.
Kisevalter y Bagley trataron de convencerle de que, en vez de desertar;
era mejor que se quedara en Moscú para trabajar con la CIA desde allí. Sabían
perfectamente que, como «perro guardián» del ministro de Asuntos Exteriores
Andréi Gromiko, Nosenko era una fuente potencial de información valiosísima.
Pero el material sobre Oswald era demasiado impactante y demasiado importante
como para arriesgarse a perderlo. Por eso, al final Richard Helms decidió seguir
el consejo de Kisevalter y ordenó que llevaran a Nosenko a Estados Unidos.
De regreso en la sede central, George Kisevalter brindó con David Murphy y
Joe Bulick. Por fin tenían una fuente creíble con información sobre Oswald.
Leonard McGoy y otros expertos de la División Soviética coincidían con el punto
de vista de Nosenko: nadie se acercaría a Oswald si una persona tan poderosa
280
como Furtseva estaba implicada en el asunto .
Pero James Angleton no se unió al festejo. En su opinión, todo aquello
venía a confirmar que la elite del Gobierno soviético se había fijado en Lee
Harvey Oswald. Es más, la afirmación de Nosenko sobre Furtseva parecía
precisamente el tipo de ínformación que le habrían dicho que comunicara al bando
occidental si los soviéticos habían planeado acabar con Kennedy. Angleton
incluso pensó en la posibilidad de que Brézhnev hubiera nombrado supervisora de
Oswald a Furtseva, la ex amante de Jruschov, con la idea de vincular a Oswald
con el secretario general. Angleton pidió que se aislara totalmente a Yuri
Nosenko de cualquier operación de la CIA mientras no se comprobara
fehacientemente su bona fides. Estaba seguro de que era un espía del KGB, tal
como había predicho Golitsin.
Donald Deneysla, uno de los supervisores de Golitsin en aquella época,
veía con un punto de cinismo la decisión de Helms de permitir a Nosenko entrar
en Estados Unidos: «Decidió que Nosenko viniera porque quería zanjar la cuestión
del asesinato de Kennedy, como la basura que uno esconde debajo de la alfombra.
Pero todo era parte de la operación de encubrimiento [...]. Nosenko absolvía de
toda culpa a los rusos y la CIA no tenía capacidad real para saber a ciencia
cierta si los rusos lo había hecho o no».
Poco a poco fueron definiéndose los bandos en relación con el caso de
Nosenko. Por un lado David Murphy daba por buenas las conclusiones de su unidad
de la SR-9 y se creía la versión de Nosenko. Y por otra, Angleton y Bagley,
desde el Servicio de Contraespionaje, daban la razón a la Oficina de Seguridad,
que sospechaba de Nosenko y de sus verdaderos motivos para desertar. El nuevo
jefe de Seguridad, Howard Osborne, decidió sacarle la verdad a Nosenko por las
malas, recurriendo al aislamiento y a los interrogatorios hostiles.

En octubre de 1964, Brézhnev estaba listo para entrar en acción. El golpe


de Estado contra Jruschov se produjo mientras el secretario general se
encontraba de vacaciones en el Mar Negro. Alexander Sheliepin, al que Jruschov
había expulsado del KGB tres años antes, utilizó sus contactos para otorgar a
Brézhnev el control de la Policía Secreta. A continuación Vladimir Semichastni,
al que Jruschov había ascendido a director del KGB en lugar de Sheliepin, se
negó a ayudar a su ex padrino. Cuando los camaradas del partido llamaron a
Jruschov para que regresara a Moscú, este sabía que ya no había nada que hacer.
Jruschov sabia lo que le esperaba, él mismo había practicado jugarretas
como esa antes. Uno por uno, sus camaradas del Presidium fueron poniéndose en
pie y denunciando sus maldades.
Le acusaron de todos y cada uno de los problemas que atravesaba la Unión
Soviética y de haber perdido el control sobre Castro. Al terminar; Jruschov se
levantó y les dijo directamente que el país se desmembraría si no se lograba la
paz con el bloque occidental. «No podemos permitirnos el lujo de andarnos con
chiquitas», dijo. Se procedió a la votación y Jruschov dimitió de todos sus
cargos. Su visión del futuro, el nuevo orden mundial que Kennedy y él iban a
forjar codo con codo, ya nunca se haría realidad. Jruschov entendió que todos
sus sueños, como los de tanta gente, habían muerto en aquel desfile de Dallas.

280
Véase el artículo de Leonard V. McCoy, «Yuri Nosenko, CIA», publicado en el otoño de
1987 en el Central Intelligence Retiree's Association Newsletter.
Más o menos coincidiendo con el derrocamiento de Jruschov, otro
acontecimiento relacionado con el fallecido presidente caía como un mazazo sobre
James Angleton.

A última hora de la tarde del 12 de octubre de 1964, Angleton y su mujer;


Cicely, iban a acudir como invitados a un recital de poesía en casa de una vieja
amiga, la pintora Mary Meyer. Los sueños de Meyer también habían muerto en
Dallas aquella tarde funesta.
Veinte años antes, Mary Pinchot (su apellido de soltera) acababa de
terminar sus estudios en Vassar y se casaba con un joven de futuro prometedor;
Cord Meyer, que acabaría siendo uno de los ejecutivos de máxima responsabilidad
a las órdenes de Allen Dulles en las actividades secretas de la CIA. Mary Meyer
acabó harta del trabajo de su marido y se divorció de él en 1956. Se mudó a
Georgetown y allí inició una nueva vida. Esta nueva vida incluía una relación
amorosa con John Kennedy, que terminó justo antes del asesinato. Si bien Kennedy
tuvo muchas amantes mientras estuvo en la Casa Blanca, Angleton insistía en que
el presidente y Mary Meyer «estaban enamorados. Lo suyo fue algo serío».
El día del recital de poesía, Cicely Angleton llamó a su matido al
despacho para pedirle que comprobara lo que acababa de oír en la radio sobre una
mujer que había muerto a tiros en el antiguo camino de sirga de Cheaspeake y
Ohio, en Georgetown.
A Mary Meyer le encantaba salir a pasear por aquel camino, muy cerca de su
casa. Cicely conocía bien sus costumbres y se quedó espantada al oír las
noticias. James Angleton le dijo que se tranquilizara, que no había ninguna
razón para suponer que la mujer asesinada era Mary, pues el camino de sirga era
un lugar habitual para mucha gente que quería darse un paseo.
Cuando los Angleton llegaron casa de Mary Meyer aquella tarde, la
anfitriona no estaba. Un mensaje en su servicio de contestador confirmó la
angustia de Cicely: su amiga había sido asesinada horas antes. Los Angleton se
acercaron a casa de la hermana de Mary, Antoinette, que por aquel entonces
estaba casada con el director de la redacción del Newsweek en Washington,
Benjamin C. Bradlee. Se quedaron con ellos para apoyarles en momentos tan
dificiles y ayudarles con los preparativos del funeral.
Según la reconstrucción policial de los hechos, Mary había pasado la
mañana pintando y a eso del mediodía salió a dar su paseo diario. Hacía un día
fresco. Cuando la Policía acudió a la escena del crimen, la encontró vestida con
pantalones y un jersey angora. Un detective comentó que le parecía una mujer
bella, incluso después de que el asesino le hubiera metido dos balas en el
cuerpo. Dos días después habría cumplido cuarenta y cuatro años. La Policía del
distrito de Columbia, siempre dispuesta a cooperar con el Gobierno en cualquier
asunto potencialmente embarazoso, detuvo al poco tiempo a un hombre negro de la
localidad acusándole de ser el asesino de Meyer.
Un agente de la Policía había encontrado al hombre en cuestión, Raymond
Crump hijo, calado hasta los huesos, no lejos de la escena del crimen. Crump
dijo que había bebido un poco de cerveza y que se había quedado dormido, que
resbaló por el terraplén del canal y se despertó al caer al agua. Después del
asesinato se encontró en el canal una chaqueta de su talla. Un testigo
presencial afirmó que el asesino era un hombre negro y que llevaba puesta esa
cazadora.
El fin de semana siguiente, los Angleton, junto con otros amigos de Mary,
decidieron registrar su casa de la ciudad. Querían encontrar como fuera su
diario personal. En realidad era un cuaderno de bocetos, pero contenía detalles
sobre su relación amorosa con John Kennedy. Sin embargo, a pesar de que
rebuscaron por todos los rincones, no pudieron encontrarlo.
Unos días más tarde, Antoinette Bradlee encontró el diario así como muchas
cartas personales en una caja de metal en el estudio de su hermana. No podía
creer que no hubieran buscado allí. ¿Tal vez alguien se lo había llevado antes y
luego había vuelto a ponerlo en su sitio? Antoinette le dio el diario y las
Cartas a James Angleton, muy unido a los hijos de Meyer; para que lo guardara en
281
un lugar seguro . Ciertas personas reclamaron cartas que habían escrito a Meyer
y Angleton accedió a dárselas. Pero dijo a todo el mundo que había quemado el
diario. No era verdad. En julio de 1978 reconoció: «Lo conservé para sus hijos
[...]. Debe usted comprender que no se trataba de una responsabilidad
282
profesional, sino de un deber personal» .
Angleton no paraba de darle vueltas a una retahíla de incógnitas: ¿La
muerte de esta mujer; a la que el difunto presidente posiblemente había hecho
confidencias, guardaba relación con las infiltraciones soviéticas de las que
hablaba Golitsin? ¿Alguien del círculo de allegados de Kennedy se había sentido
en peligro? ¿No estaría la fuente de información de los soviéticos dentro del
FBI de Hoover; competente al máximo cuando se trataba de llegar al fondo de
asuntos personales de esta naturaleza? ¿Habría espías soviéticos no solo dentro
de la CIA sino también del FBI? ¿Habría otros dirigentes, además de Kennedy, en
el punto de mira?
Cuando Golitsin desertó,, sus primeras advertencias se referían a una
serie de planes de asesinato del KGB para acabar con Nixon y otros dirigentes
políticos de la Europa occidental. Según Golitsin, el fallecimiento del líder
del Partido Laborista británico Hugh Gaitskell tras una infección generalizada
que no se había debido a causas naturales, sino al veneno que le habría
suministrado un asesino a sueldo del KGB. Golitsin añadió que el objetivo de
matar a Gaitskell era convertir a Harold Wilson en el nuevo jefe del partido.
Golitsin aseguraba que Wilson estaba supuestamente bajo la influencia soviética.
El temor a que el asesinato de Kennedy fuera resultado de una conspiración
internacional se diluyó en la mente de la mayoría de los estadounidenses cuando
el presidente Johnson asumió el poder. Sin embargo, Angleton creía que había una
relación entre la presencia de Philby en Moscú, la muerte de Mary Meyer y la
historia que Nosenko estaba contando sobre Lee Harvey Oswald. «Estaba convencido
y no iba a ceder así como así», dijo en 1987 Ray Rocca, su ayudante durante
muchos años. La persistente creencia de que Kennedy había sido asesinado por el
KGB se convirtió en una obsesión para Angleton. Él mismo dijo: «En el mundo del
contraespionaje llega un momento en que empiezas a fiarte de tu intuición,
porque es muy fácil manipular los hechos».
El 29 de julio de 1965, se inició el juicio contra Raymond Crump, hijo,
por el asesinato de Mary Meyer. Tras once horas de deliberación, fue absuelto de
la acusación de matar a la ex amante del presidente. Aún hoy la incógnita sobre
quién fue realmente el asesino de Mary Meyer sigue siendo un misterio sin
resolver.

281
Véase el artículo de Pbillip Nobile y Ron Rosenbaum «The Mysierious Murder of JFK's
Mistress», publicado en New Times Magazine el 9 de julio de 1976.
282
Véase la detallada biografia Mary Meyer: A Very Private Woman, escrita por Nina
Burleigh.
37. LA BÚSQUEDA

Desde la época de la traición de Kronthal, la CIA tuvo que hacer frente


una y otra vez a nuevos desafíos del KGB. La misión de James Angleton era
asegurarse de que no hubiera topos soviéticos dentro de la CIA, pero en 1964
estaba convencido de haber fracasado en su labor. También pensaba que la URSS
estaba utilizando a Yuri Nosenko para encubrir su implicación en el asesinato de
John Kennedy. Por insistir en este punto de vista, Angleton acabaría
enfrentándose a la figura más poderosa y que más tiempo se mantuvo dentro del
Gobierno de Estados Unidos: J. Edgar Hoover.
El asesinato de Kennedy era la mancha más negra del historial del FBI.
Hubo infinidad de avisos sobre Lee Harvey Oswald que el FBI dejó escapar sin
prestarles atención; no dieron parte al servicio secreto sobre las extrañas
actividades de Oswald, hicieron caso omiso del peligro que representaban las
cartas de Marina Oswald a los oficiales del KGB, la investigación posterior fue
igualmente lamentable y ahora tenían que resolver el misterio del asesinato de
Kennedy bajo una presión enorme.
En estas circunstancias, Yuri Nosenko y su novedad sobre Oswald aparecían
como caídos del cielo para J. Edgard Hoover. Su llegada a Estados Unidos
coincidió con la formación de la Comisión Warren, la cual dio permiso al FBI
para ponerse en contacto con él con el fin de ahondar en la investigación sobre
el magnicidio. William Branigan, jefe de Contraespionaje del FBI en aquella
época, envió a sus dos mejores hombres, Elbert (Bert) Turner y James Wooten, a
283
un piso franco en Virginia para entrevistarse con Nosenko , que les repitió la
misma historia que había contado a George Kisevalter y Pete Bagley en Ginebra.
Los informes que elaboraron pasaron por la cadena jerárquica del FBI hasta
llegar a manos de Hoover.
Las afirmaciones de Nosenko sobre Yekaterina Furtseva y su negativa a que
el KGB prosiguiera con el plan de reclutar a Oswaid eran la prueba que Hoover
necesitaba para demostrar que los soviéticos no habían tenido nada que ver en el
asesinato de Kennedy (y, aún más subjetivamente, para absolver al FBI de
cualquier acusación de conducta negligente). Hoover filtró a los miembros de la
Comisión Warren y al propio presidente Johnson esta información secreta sin
afinarla ni verificarla ni contrastarla. En efecto, Hoover contó sin más ni más
al presidente Johnson y al presidente del Tribunal Supremo, Warren, que los
soviéticos no habían reclutado a Oswald. En ningún momento contrastó la
información con Angleton o con el jefe de Seguridad de la CIA, Howard Osborne.
Hoover contaba con el apoyo del ex director de la CIA, Allen Dulles, que se alió
con él dentro de la comisión para encubrir la descarada negligencia de la
comunidad de servicios de inteligencia con anterioridad al asesinato de Kennedy.
Los miembros de la Comisión Warren dieron por válido el mensaje de Nosenko
sin plantear ninguna pregunta y con la sensación de haberse quitado un gran peso
de encima. William Corson, que también participó en las investigaciones, dijo
que saltaba a la vista que Earl Warren no quería poner el dedo sobre la haga en
determinadas cuestiones. Según Corson, los investigadores decidieron someter a
Marina Oswald a un interrogatorio en toda regla, pero cuando Marina acudió a dar
su testimonio, el presidente del Tribunal Supremo la trató con una actitud
284
protectora, «casi diría paternal» .
De los oficiales más veteranos del Gobierno, James Angleton fue el único
que siguió manifestando su convencimiento de que el asesinato de Kennedy no lo
había realizado un pistolero a solas. Angleton estaba furioso por que Hoover
hubiera filtrado la información de Nosenko sin ahondar más y sin contrastarla.
«Semejante información incendiaria y no corroborada causó un impacto
contraproducente en los miembros de la comisión Warren», expresó en un memorando
dirigido a Hoover y a la Comisión misma. Angleton escribió también que Nosenko
ya no era considerado un inormador creíble y que la Oficina de Seguridad de la

283
Entrevistas mantenidas con William Branigan el 27 de enero de 1988, y con James Wooten
el 23 de marzo de 1988.
284
Entrevista mantenida con William R. Corson el 17 de febrero de 1991.
CIA estaba asumiendo el caso en lugar de la División Soviética. Fue en ese
momento cuando Angleton pidió a Howard Osborne que interrumpiera el acceso del
FBI a Nosenko. Fue el primer disparo de la guerra entre Angleton y Hoover; es
decir; entre la CIA y el FBI.
Para Hoover; aquello era un grave ataque de Angleton contra él. Hoover
quería demostrar que el FBI no era culpable de haber pasado por alto o haber
ignorado pistas que deberían haberles impulsado a tomar las medidas
razonablemente exigibles al FBI para adelantarse al magnicidio e impedirlo.
Nosenko era su mejor baza. Sin acceso a él, el Buró Federal de Investigación no
podía convencer a nadie. Todas las personas que ocuparon cargos de
responsabilidad tanto en el FBI como en la CIA y que tuvieron alguna implicación
en estas operaciones reconocen hoy que las relaciones entre las dos agencias
eran, como dijo el oficial de contacto entre la CIA y el FBI Sam Pappich, «las
peores de toda su historia».
Pero Angleton no trataba simplemente de minar la posición de su antiguo
antagonista. Su desconfianza hacia Nosenko era genuina y honda. Esta
desconfianza surgió, en un primer momento, cuando Anatoli Golitsin avisó a los
«bobos de la CIA» de que iban a llegar señuelos como Nosenko para
desacreditarle. Pero después se añadieron otros motivos, que fueron aflorando en
el transcurso de la relación de Nosenko con la CIA. El primero de ellos fue,
Según el escritor David Martin, un farol que contó en el momento de la
285
deserción . Nosenko les dijo a Pete Bagley y a George Kisevalter que ocupaba el
cargo de teniente coronel dentro del KGB. Para demostrarlo, les enseñó una
manoseada tarjeta de viaje que le fue entregada cuando se encontraba realizando
una misión para el KGB. Angleton mostró la taijeta a Golitsin y este, nada más
verla, dijo que era falsa. Entonces Nosenko admitió haberles mentido sobre su
rango militar y reconoció que solo era comandante.
El problema de Angleton no era exactamente la exageración de Nosenko sobre
su categoría militar, una mentira bastante habitual de los desertores para darse
importancia y, con ello, hacerse más preciados. Lo que de verdad pasmó a
Angleton fue que Hoover; que tanto se jugaba con la credibilidad de Nosenko,
sostuvo que Scotch, un importante agente doble infiltrado en la ONU, había
confirmado el rango, lo cual hacía pensar que toda la operación de deserción de
Nosenko era un montaje del KGB. Angleton demostró tiempo después que Scotch (o
Sombrero Tirolés, como le conocía el FBI) era otro montaje del KGB. Todos estos
hechos daban aún más credibilidad a Golitsin.
A medida que Angleton profundizaba en sus pesquisas, halló más pruebas
contra Nosenko. La Agencia Nacional de Seguridad (NSA) concluyó que Nosenko
había mentido cuando dijo que quería desertar porque Moscú le había llamado. La
NSA comunicó a Angleton que habían estado controlando las comunicaciones de
Nosenko y que nunca se había interceptado ningún mensaje así. Angleton utilizó
esta prueba para convencer a Richard Helms y a otros oficiales de las altas
esferas de la CIA de que había que encarcelar a Nosenko hasta que se pudiera
determinar su fiabilidad.
El lugar elegido fue Camp Peary, la base de entrenamiento de la CIA para
agentes recién llegados, a las afueras de Williamsburg (Virginia), donde se
reformó una caseta de cemento para recluir allí a Nosenko bajo supervisión de la
Oficina de Seguridad y de Pete Bagley en representación de la División de la
Rusia Soviética. Nosenko estuvo encerrado en unas condiciones durísimas. No se
le permitía salir por la noche porque la CIA, sabiendo de su formación en la
Marina soviética, tenía miedo de que pudiera averiguar dónde se encontraba
exactamente echando un vistazo a las estrellas. Tenía treinta y seis años, y se
pasó los tres siguientes sometido a duros interrogatorios de la Oficina de
Seguridad, que analizaba hasta el último detalle todo lo que decía, todas sus
contestaciones.
George Kisevalter y otras personas de la División Soviética consideraban
vergonzoso el tratamiento que se le dio. «Lo que [Angleton] le hizo a Nosenko es
un delito que nosotros, como norteamericanos, de ninguna manera podemos tolerar
[...]. Eso es torturar a una persona sin justificación alguna», dijo Kisevalter.
En su opinión, la paradoja de ver a Estados Unidos empleando los mismos métodos
usados por los Soviéticos para obtener una confesión que nunca se produjo fue

285
Véase el capítulo titulado «No Innocent Explanation» de Martin, Wilderness of Mirrors.
286
algo imperdonable . Pero Kisevalter y todos los que criticaron a Angleton no
comprendían que Angleton estaba convencido de que Nosenko formaba parte de la
conspiración para asesinar a Kennedy.
Una y otra vez a lo largo de esta historia ha aflorado la tensión entre
los representantes del contraespionaje y los de las operaciones de inteligencia
directa. Pues bien, a comienzos de los años sesenta esta tensión creció hasta
convertirse en una autentica guerra de guerrillas. En el meollo de la cuestión
estaba la confianza total de Angleton en Anatoli Golitsin.
Los hombres de la División Soviética estaban anonadados de ver la enorme
influencia que Golitsin ejercía en Angleton. Además, con su manera de tratarlos,
el desertor tampoco hacía mucho por ganarse su apoyo. Como dijo Kisevalter: «Era
un estafador [...]. Pensaba que podía reírse de los norteamericanos, y lo hizo.
Y pensó, "Voy a utilizar a Angleton, que es el más blando". Es un farsante
redomado. Y un farsante siempre es el que mejor engaña a otro farsante».
Kisevalter estaba especialmente molesto con la insaciable sed de dinero de
Golitsin. «Se debía de creer que en Estados Unidos las calles estaban asfaltadas
con oro y que aquí todos éramos millonarios». Kisevalter explicó la siguiente
historia para demostrar su acusación: según dijo, la Oficina de Seguridad, que
adolecía de cierta tendencia al descuido cuando tenía que encargarse de los
desertores, se llevó a Golitsin a Vienna, en Virginia, para que le cortaran el
pelo. Allí, para horror de los supervisores de la CIA que le acompañaban,
Golitsin se topó con Peter Deriabin, un antiguo compañero del KGB que había
desertado hacía unos años. La División Soviética decidió que, en vista de que
los dos desertores ya sabían uno del otro, no había nada malo en reunirlos
oficialmente y ver qué pasaba.
La CIA buscó un piso franco «y lo dejaron sembradito de micrófonos ocultos
[...] -prosiguió Kisevalter-. Golitsin llegó con su mujer y su hija, y Deriabin
apareció él solo». La CIA se quedó atónita al ver que su único tema de
conversación fue la cantidad de dinero que le habían sacado a la agencia. La
reunión terminó cuando Deriabin se puso a darle gritos a Svetlana, la esposa de
Golitsin. Kisevalter recordaba las risas que se corrieron los oficiales de la
CIA mientras escuchaban la cinta. Poco después, sin embargo, iban a descubrir
que el asunto de Golitsin no tenía maldita la gracia.
Kisevalter empezó a recibir señales de que Golitsin estaba aprovechando
sus entrevistas con la División Soviética o con Angleton para enterarse de
información que luego revendía como novedosa a Gran Bretaña, Canadá y Francia.
Así pues, Kisevalter decidió ponerle a prueba. Su experimento tenía que ver con
un corresponsal de Radio Moscú, Belitski, un judío soviético reclutado por la
CIA en 1960 en la Exposición Universal de Bruselas. Belitski, cuyo nombre en
clave fue AE Inalámbrico, había interrumpido todo contacto con la CIA cuando se
produjo la crisis de los misiles cubanos. Nosenko dijo a Kisevalter que Belitski
era en realidad un agente del KGB. Para demostrarlo, le describió con todo lujo
de detalles un reloj de oro que, junto con cierta suma de dinero, le había dado
George Goldberg, el oficial de la CIA responsable del caso de Belitski, durante
la operación.
Cuando Golitsin desertó en diciembre de 1961, le preguntaron su opinión
sobre la bona fides de un agente cuya descripción encajaba con la de AE
Inalámbrico. Golitsin respondió a sus interrogadores, que grabaron la respuesta,
que no sabía nada de ese hombre. Ahora, en 1964, Golitsin se encontraba en
Inglaterra, y Kisevalter pidió a los británicos que le preguntaran por Belitski.
Esta vez Golitsin sí que tenía cosas que decir. «El muy hijo de puta empezó a
regurgitar todo lo que nosotros le habíamos contado», dijo Kisevalter. Pero el
incidente «dejó impertérrito a Angleton».
Kisevalter creía que Angleton había perdido el norte con Golitsin. Entre
otras cosas, fue él quien hizo que Angleton empezara a darle vueltas a la
posibilidad de que el distanciamiento entre China y la URSS tal vez no fuese
real. Para la División Soviética, eso era ridículo. Pero aún más importante era
el asunto de la búsqueda del topo infiltrado, algo que a ojos de Kisevalter se
había convertido en una auténtica caza de brujas: «escuchas telefónicas
ilegales, vigilancia ilegal [...] y todo basado en lo que decía Golitsin».
Kisevalter culpaba a Richard Helms por haber permitido que las cosas se salieran

286
Entrevista con George Kisevalter mantenida el 18 de abril de 1988.
de madre: «Igual que el general MacArthur; [Helms] era muy fiel a sus
subordinados. Si algo iba mal, él asumía toda la responsabilidad. "No me enteré,
pero soy el jefe", [solía decir] [...]. Esta vez Angleton le había metido en un
287
serio aprieto» .
Algunos integrantes del equipo de Angleton estaban de acuerdo con
Kisevalter. El único infiltrado del KGB que descubrió Golitsin en todo aquel
tiempo fue George Pacques, un empleado del Departamento de Prensa de la OTAN en
Paris. Si Golitsin era realmente un agente enviado por el KGB, delatar a un
agente como Pacques era un precio que los soviélicos podían asumir sin gran
problema.
Sin embargo, Angleton no era tonto, y su confianza en Golitsin tampoco era
fruto de una fe ciega. Pero lo cierto es que Golitsin había superado todas las
pruebas a las que había sido sometido. Los británicos le mostraron más de
doscientos documentos confidenciales verdaderos de la OTAN, sazonando
previamente el archivo con unos cincuenta documentos amañados. Golitsin cogió
solo los auténticos y afirmó haberlos visto, todos y cada uno de ellos, en manos
del KGB. Aquello fue una actuación asombrosa y muy convincente. Según Angleton,
Golitsin se equivocaba pocas veces y acertaba la mayoría, y «sus respuestas
tenían toda la lógica del mundo, en mi opinión [...]. Cuando no sabía algo, lo
admitía sin más. Eso no era normal en un desertor».
Así pues, Angleton organizó la caza del topo en la CIA a gran escala,
impulsado por la afirmación de Golitsin de que el KGB, como parte de un «plan
maestro», se había infiltrado en todas las agencias de espionaje de la OTAN.
Tanto si Golitsin era sincero como si no, la verdad es que no podría haber hecho
más daño si hubiera sido enviado directamente desde la sede central del KGB.
Golitsin empezó la búsqueda del topo pidiendo que le mostraran los
expedientes de seguridad sobre los oficiales responsables de casos de la CIA,
alegando que tal vez encontraría algo que le refrescara su prodigiosa memoria.
Angleton afirmó tiempo después que tenía mucho cuidado con los documentos que le
dejaba ver a Golitsin y que los expedientes que vio eran de personas ya
demasiado expuestas como para encargarles más operaciones. Aun así, nunca se
había dado tanto acceso a información interior a un desertor; y parte de la
plantilla de Angieton protestó.
Así empezó el «culebrón» de Golitsin. Al terminar la búsqueda, catorce
oficiales de la CIA habían sido acusados de espiar para la URSS. En el proceso
la CIA quedó destrozada.
El centro principal de interés de Golitsin era la División Soviética, y en
concreto la operación supersecreta de la SR-9. Naturalmente, la División
Soviética era el sitio ideal para un topo, ya que, en buena lógica, podía ser el
primer objetivo del KGB. Además, la división había mostrado a todas luces su
desconfianza respecto de Golitsin desde el momento en que desertó.
Para George Kisevalter y la SR-9, lo que sucedió a continuación fue
totalmente kafkiano. Richard Kovich, amigo y eficaz colaborador de Kisevalter,
se convirtió en el protagonista de la primera entrega del «culebrón» de
Golitsin. El caso contra Kovich empezó cuando Golitsin, que estaba revisando los
expedientes del personal de la SR-9 se fijó en que su nombre de pila en realidad
era Dushan (el equivalente serbio de Richard). Kisevalter lo cuenta así:
«Entonces coge el maldilo de Golitsin y dice: "Creo que había un Dushan que era
espía, ese era su nombre en clave. Es un topo infiltrado en los servicios de
inteligencia estadounidenses" [...]. Por culpa de esa gilipollez, al tipo [a
Kovich] se lo cargan».
Otro caso tenía que ver con un supuesto agente del KGB en la CIA que había
cambiado su nombre polaco original. Golitsin no era muy bueno a la hora de
especificar sus informaciones, pero al final se decidió por el apellido
Klibanski, que resultó ser Peter Karlow, hijo de emigrantes alemanes y uno de
los veteranos de la base de Berlín. En el otoño de 1962, actuando según las
acusaciones de Golitsin, la Oficina de Seguridad de la CIA decidió poner fin a
la carrera profesional de Karlow. Ni Angleton ni el jefe directo de Karlow,
Richard Helms, hicieron nada por impedirlo. En 1963, Karlow se vio obligado a
dimitir. Según su amigo George Kisevalter; dado que no había pruebas auténticas
contra él, la razón que se dio para explicar su dimisión fue un desacuerdo sobre

287
Ibid.
una suma para gastos. Años después, la CIA concluyó que Karlow era inocente.
Como no podían restituirle la carrera ya perdida, le entregaron una medalla y le
pagaron la pensión que hasta entonces le habían denegado.
En un momento determinado, Golitsin llegó incluso a pedir que le mostraran
el expediente de seguridad de George Kisevalter; pero ni siquiera Angleton iba a
permitírselo. El «osito de felpa» de la CIA era el hombre más querido de toda la
organización. «No se atrevía a tocar a George -dijo Paul Garbler-. Helms nunca
288
lo habría permitido» . De todos modos, aunque el instinto de Angleton no le
traicionara al negarse a investigar a Kisevalter; el incidente volvía a poner de
manifiesto el gran punto débil de la actitud de la CIA en todo lo relativo a
contraespionaje. Kisevalter no podía ser investigado, pero a Kovich y a Garbler;
que no gozaban de su mismo grado de popularidad, sí que podían destruirles. «La
situación era similar a aquella decisión de la etapa inicial de la CIA, de no
someter a la prueba del polígrafo a ciertas personas del grupo de los
"veteranos" -dijo Wiiliam Corson-. Con semejante actitud, era imposible esperar
289
que en la CIA hubiera un respeto por las normas de seguridad» .
Desde el punto de vista de Kisevalter; lo insidioso de la manera en que
Angleton, Helms y Osborne llevaron a cabo su caza del topo fue que jamás dieron
a sus víctimas la oportunidad de defenderse. Ni tan siquiera comunicaban a la
persona en cuestión que se le estaba sometiendo a una investigación de
seguridad.
Pero desde el punto de vista de Angleton, lo que no puede hacerse es
alertar a un oficial que está bajo sospecha. Porque, como Kim Philby, «podría
avisar a otros, y posiblemente lograrían escapar».

288
Entrevista con Paul Garbler mantenida el 24 de febrero de 1991.
289
Entrevista con William R. Corson mantenida el 10 de enero de 1991.
38. SASHA, CERCADO

Mientras el «culebrón» de Golitsin causaba estragos en la División


Soviética, el auténtico topo del que hablaba Golitsin, Sasha, seguía suelto.
También Nosenko, al desertar en 1964, afirmó que había un agente del KGB
infiltrado en los servicios de información estadounidenses en Alemania. Sin
embargo, justo cuando Angleton estaba a punto de descubrir la identidad de
Sasha, Nosenko empezó a insistir en que el topo no se encontraba en la CIA, sino
en el ejército de Estados Unidos. Esta información retrasó las investigaciones
unos cuantos meses, ya que Angleton dedicó un tiempo valiosísimo a presionar a
Golitsin y a Nosenko para que le dieran más detalles.
Entonces, según Angleton, antes de que acabara el año Golitsin recordó de
repente y de una manera más bien inexplicable muchos detalles nuevos sobre
Sasha. Angleton se sintió al fin en condiciones de identificar al topo como
algún agente que había trabajado en Munich y Berlín a comienzos de los años
cincuenta. El cerco de su topo había llegado finalmente al punto en que solo
cabía pensar que se trataba de Igor Orlov. El alias de Orlov durante su
reclutamiento había sido Alexander Kopatzky, y el diminutivo ruso para Alexander
es Sasha.
A medida que Angleton examinaba el expediente de Orlov, su fe en Golitsin
se reafirmó y fue dándose cuenta de que Nosenko había tratado deliberadamente de
proteger a Sasha con su teoría del ejército, pues había desviado la
investigación hacia una pista falsa. Durante su época en Munich y Berlin, Orlov
conoció a oficiales que ahora ocupaban cargos importantes dentro de la comunidad
de los servicios de información, sobre todo en la División Soviética de la CIA.
La investigación sobre Igor Orlov se convirtió en la fuerza motriz del
«culebrón» de Golitsin. Sin embargo, el propio Orlov se había escapado por las
rendijas. En Langley nadie sabía dónde se había metido, ni siquiera el oficial
que se había ocupado de él, Sam Wilson, el que había llevado al matrimonio Orlov
a Norteamérica en 1956.