Está en la página 1de 4

A TODO VAPOR

“La VISION centra la atención. La VISION identifica la dirección. La VISION


libera poder. La VISION le permite avanzar a todo vapor”

Haciendo alusión a esta frase podemos vislumbrar que una vida sin VISION, es un
camino sin sentido que no nos lleva a ningún lado, es como el barco que no tiene
rumbo y por esa misma razón cualquier viento le es favorable, pero incierto a la
vez.

Con la lectura de este libro se espera encontrarse con una especie de novela un
tanto romanticona que al final no debería dejar casi nada de enseñanza. Por el
contrario, nos encontramos con un escrito coherente, lleno de mucha información
que si nos la presentaran de manera directa en una cátedra universitaria, nos
llenaría de muchos nudos en la cabeza, con respecto a la VISION, MISION,
PROPOSITO, METAS, etc. Es la explicación de muchos de los términos que
como futuros Gerentes manejaremos, de una manera sencilla, casi como si nos
estuvieran contando un cuento. Como diría mi profesor de Gestión del Riesgo,
“….Como si me estuvieran echando el cuento desmenuzadito, con plastilina…”

Gracias a esta lectura pude comprender que son términos que no solo se usan en
la Gerencia de una empresa, negocio, etc. Son bases solidas que se pueden y
deben implementar en nuestra vida diaria. Son tips que realmente nos pueden
ayudar a organizar nuestra existencia y lograr nuestros sueños.

Desde mi punto de vista, la visión seria como plasmar en algo tangencial mis
sueños para poder llevarlos a la realidad. La misión serian los objetivos o planes
con los que debo aterrizar mi sueño, es decir el propósito para lograr alcanzarlo,
mis metas serian los pasos uno a uno, los peldaños de mi escalera personal para
lograr mi sueño.

Cuando todo en nuestra vida parece no tener sentido, cuando sentimos que no
somos nadie y no sabemos qué hacemos en este mundo, lo único que nos queda
es sentarnos a analizar nuestra situación actual, y tomar cada cosa con
tranquilidad y optimismo dando siempre “un paso a la vez”.

Priorizar nuestros problemas, analizar nuestras fortalezas, y como podemos sacar


provecho de ellas, organizar nuestro entorno de acuerdo a esas fortalezas y
dedicarnos a mejorar o solucionar los inconvenientes antes priorizados.

Siempre a nuestro alrededor podemos encontrar, si miramos bien, gente,


oportunidades, cosas, creencias, que nos muestran o animan a seguir adelante, a
no desfallecer en el intento de materializar nuestra visión, solo hay que saber
aprovechar el momento. Así como lo hizo la protagonista del libro, ella solo
recordó qué era lo que tenía como fortaleza, no se dejo abatir, busco una fuente
económica que la ayudara a seguir y saco el mejor provecho de ella y de los que
hacían parte de esa fuente.
Es importante darle la suficiente trascendencia a las cosas que se nos presentan
en el camino, si de alguna manera los mensajes que Jim dejaba en el buzón para
unos era como la costumbre tonta de una persona sin sentido, para Ellie fueron
una serie de golpecitos en la espalda que día a día la fueron animando a seguir
adelante, y a preguntarse quién, como, por qué y para que se hacían estos
mensajes.

En las empresas, como en el mundo real, no estamos solos, y cada uno de


aquellos que conforman las instituciones son un punto clave que ayudan a lograr o
acabar con la visión que se haya instaurado en la organización. La gerencia no
puede ser un pico inalcanzable para los trabajadores, debe ir a la par de ellos, en
el mismo nivel, para poder conocer las expectativas, los logros, avances o
retrocesos de la visión.

Debemos “reflexionar sobre qué es lo importante, organizar nuestras ideas y


centrar el pensamiento”, de esta manera podremos realizar enrumbar nuestros
quehaceres hacia la consecución de las metas planeadas.

A todo vapor, podría significar “…utilizar toda la fuerza para poder avanzar con
potencia plena”, pero como nos lo hace ver Ellie, también puede significar “ser
imprudente y avanzar ciegamente aunque haya peligro”. Pienso que dependiendo
de donde lo mires puede ser cierto. Lo realmente importante es, “…tener una
visión; un propósito claro, estar comprometido con él y estar seguro de nuestras
capacidades para lograrlo, que se avanza con decisión a pesar de los obstáculos
que se interpongan en el camino…”

Como futuros gerentes, la visión que tengamos de la Entidad que dirigimos, debe
ser aterrizada, congruente, COMPARTIDA. Si todos “creen sinceramente en la
visión y en lo que están haciendo, se puede marcar la diferencia”. Este sería uno
de los “plus” que podríamos inculcar en los integrantes de la organización para
hacernos diferentes, ofrecer un servicio que aunque muchos presten, los clientes
tanto internos como externos puedan preferir estar siempre con nosotros.

Al tener una VISION COMPARTIDA, el personal sabe que debe hacer, por qué
para qué hacerlo, la gerencia no controla, deja a otros que asuman
responsabilidades y tomen de decisiones importantes sin consultar todo. Los
empleados asumen sus responsabilidades de sus propias acciones sin temor
alguno a reportar errores. Al tener esto se logra que cada uno de los integrantes
de la organización entienda realmente el negocio al cual nos dedicamos, de
manera tal que los productos y servicios que se ofrecen sean entregados con altos
niveles de calidad. Es importante saber o entender el negocio desde el punto de
vista de nuestros clientes (internos y/o externos), para poder satisfacer realmente
sus expectativas y necesidades, logrando ser recordados y preferidos entre
muchos.
Por qué existe y cual es realmente el negocio, son las bases de una buena misión,
es una clara declaración del propósito que tenemos. Es “…entender para que
estamos aquí, por que existimos. Significa entender realmente nuestro negocio,
de modo que todos podamos concentrar nuestros esfuerzos a fin de sustentar ese
propósito…”

“Si el propósito es importante porque explica el porqué, los valores son


importantes porque explican el cómo”. No es lo mismo ganar la carrera
haciéndoles zancadilla a los contrincantes que ganarla honestamente…. Nuestros
valores deben definir COMO lograr nuestros sueños sin pasar por encima de las
personas, de lo que es correcto. Creo firmemente que EL FIN NO JUSTIFICA
LOS MEDIOS. “…Los valores proveen pautas amplias sobre cómo debe uno
proceder mientras persigue su propósito, nos dicen que principios queremos vivir y
como, deben ser descritos con claridad para que se sepa exactamente cuáles son
los comportamientos a seguir, se debe actuar congruentemente de acuerdo con
ellos…”

Si logramos expresar claramente los valores que queremos y tenemos en la


empresa, “…podemos garantizar el compromiso emocional”, de los que hacen
parte de ella. Así mismo si son “compartidos” se puede garantizar también la
“congruencia” en el comportamiento de todo el personal de la empresa.

“…Los valores ayudan a configurar una cultura que afiance el propósito de la


compañía, no son simples frases agradables, tienen importancia porque guían a
las personas en la búsqueda de su propósito…”

La visión también debe proyectarse, encaminarse, no estancarse, llevarnos a


tener una imagen de nosotros mismos en el futuro. “…una imagen es el resultado
final…” es como queremos vernos y trabajamos fuertemente para poder lograrlo.
Es importante tener en cuenta que si creemos vigorosamente en la imagen de lo
que queremos ser y lo visualizamos en nuestra mente, lo podemos hacer. Pero no
se debe visualizar algo que queramos deshacer, debemos “…concentrarnos en lo
que queremos crear… tenemos que ser proactivos y no reactivos…” “…el poder
de la imagen funciona cuando uno se concentra en el resultado final no en el
proceso para lograrlo…”

En concreto, “…saber quién es uno significa tener claridad en el propósito, hacia


dónde se dirige es la imagen del futuro, y qué va a guiar el viaje son sus
valores…”

Como mencionaba anteriormente, la visión no debe ser estática, pues se convierte


en una meta que se alcanza y ya. Debemos mirar la realidad, el presente, hacer
una evaluación de cómo vamos en el logro de la visión, y actualizarla
constantemente. “…aprende del pasado, planea para el futuro y vive en el
presente, en otras palabras: vive tu visión ahora”. Si bien es cierto que debemos
tener una imagen en el futuro de a dónde queremos llegar, ni no trabajamos en el
presenta para lograr esa imagen nunca la lograremos. Así mismo, no sólo
plasmar la visión en un cuadro muy bonito colgado en la pared, debemos vivirla,
sentirla y plasmarla en hechos concretos.
La visión debe ser compartida, los demás deben conocerla, y opinar acerca de la
misma, de esta manera se crea una retroalimentación haciendo que todos
creamos firmemente en ella, todos caminando con el mismo propósito, el mismo
fin, con la misma visión. Si todos en la organización están realmente apropiados
de la visión, se crea independencia de la gerencia, y si el gerente falta no se
estanca la organización, sigue adelante cumpliendo acertadamente con lo
planeado, con lo visionado. Así mismo si todos participan en la formulación de la
visión compartida, la comunicación y recordación de la misma es fácil.

De igual manera “…cuando una misión se comparte, es importante que cada cual
asuma la responsabilidad de comportarse de conformidad con ella. Si se hace
caso omiso del comportamiento de quienes no actúan de acuerdo con la visión, se
pone en entredicho la confianza y el compromiso de las personas que si están
actuando correctamente…”

“…el viaje es tan importante como el destino. Lo único que en último término es
real en el viaje es el paso que se está dado en ese instante. Por eso es
importante mantener la atención puesta en el presente y estar seguros que se está
actuando de conformidad con la visión. Es en la riqueza del viaje donde
encontraremos la belleza de la vida…”

Para conseguir un real logro de la visión es importante tener unas estrategias de


apoyo: “concentrarse siempre en la visión”, si algo sucede en el camino a la
consecución de la misma, debemos fijar un nuevo rumbo, cambiar metas, pero
siempre mentalizando llegar a lograr el sueño. Así mismo, se debe contar con un
verdadero compromiso que inicie cuando se emprende la acción.

Las enseñanzas de este libro son grandes, la más importante… logré entender
que mi vida debe tener un sentido, un rumbo, una visión clara. No debo
guardarme esta visión para mi sola debo compartirla, apropiarme de ella y hacerla
pública, conseguir el apoyo necesario y lograrla, aterrizarla y gozar de ella.

“…Solo deseo que las personas comprendan que cualquier cosa es


posible si lo intentan,
Que los sueños se realizan si la gente lo intenta…”

TERRI FOX.