Está en la página 1de 9

Siete Maravillas del Mundo

Las Siete Maravillas del Mundo eran construcciones consideradas en la antigüedad


grecorromana como monumentos a la creación y el ingenio humano. La lista clásica se basa en
un breve poema de Antípatro de Sidón (hacia 125 adC) o Antípatro de Tesalónica (entre 20 adC
y 20 dC) donde el poeta alaba las Siete Maravillas del Mundo. Esta lista originalmente
mencionaba las murallas de Babilonia en vez del faro de Alejandría. Modificaciones posteriores
efectúan dicho reemplazo.

El coloso de Rodas, por Martin van Heemskerck

Estas Maravillas, ordenadas según el período de su construcción, son las siguientes:

1. La Gran Pirámide de Giza. Terminada alrededor del año 2570 (AC), fue utilizada como
tumba o cenotafio del faraón Jufu, denominado Keops por Herodoto. Ubicada en Giza,
Egipto, es la única de las siete maravillas que aún se puede contemplar.
2. Los jardines colgantes de Babilonia. Construidos en 605 adC - 562 AC. Ubicados en
Babilonia, actual Iraq.
3. El templo de Artemisa en Éfeso. Construido hacia 550 AC - 325 AC. Ubicado en
Éfeso, actual Turquía.
4. La estatua de Zeus en Olimpia. Esculpida hacia 430 adC. Ubicada en Olimpia, Grecia.
5. El sepulcro de Mausolo (Mausoleo) en Halicarnaso. Construido hacia 353 adC.
Situado en Bodrum, actual Turquía.
6. El Coloso de Rodas. Construido entre 294 adC y 282 adC. Ubicado en la isla de Rodas,
Grecia.
7. El faro de Alejandría. Construido entre 294 adC y 283 adC. Ubicado en Alejandría,
Egipto.

De éstos, el único que ha sobrevivido hasta la actualidad es la Gran Pirámide de Giza, que
además es el monumento más antiguo. La Gran Pirámide fue construida por los antiguos
egipcios, Los Jardines Colgantes por los Babilonios, y el Mausoleo de Mausollos por los Helenos
de Caria; el Faro de Alejandría y el Coloso de Rodas por la civilización Helenística; los otros
fueron construidos por los antiguos griegos. La existencia de los Jardines Colgantes no ha sido
verificada. Las otras cinco maravillas fueron destruidas por desastres naturales: el Templo de
Artemisa y la Estatua de Zeus fueron destruidas por incendios; el Faro de Alejandría, el Coloso y
el Mausoleo por terremotos.

Gran Pirámide de Giza


La Gran pirámide de Giza (29° 58′ 45″ N
31° 08′ 03″ E), la más antigua y la única que aún
perdura de las Siete
Maravillas del Mundo
Antiguo y la mayor de las
pirámides, sirvió como
tumba o cenotafio a Jufu,
faraón de la cuarta
dinastía del antiguo Egipto (también conocido por su nombre griego Keops). El arquitecto de la
obra fue Hemon, un pariente de Jufu.

La fecha estimada de terminación de la Gran Pirámide es en 2570 adC y fue la primera y mayor
de las tres grandes pirámides de la Necrópolis de Giza en las afueras de El Cairo en Egipto y el
edificio más alto del mundo hasta el siglo XIX.

Herodoto, quien contempló la pirámide hacia el año 440 adC, comentó que su tiempo de
construcción fue de 20 años. Erigida con unos 2.500.000 bloques de piedra cuyo peso medio es
de dos toneladas por bloque, llegando a pesar algunos de ellos hasta las 60 toneladas.
Originalmente recubierta por unos 25.000 bloques de piedra caliza blanca, pulidos, de varias
toneladas cada uno; mantuvo este aspecto hasta principios del siglo XIV, cuando primeramente
un terremoto desprendió parte del revestimiento y posteriormente los turcos otomanos utilizaron
dicho revestimiento para la construcción de edificaciones en El Cairo.

El egiptólogo británico Sir William Matthew Flinders Petrie hizó el estudio más detallado realizado
hasta el momento acerca del monumento. Entre otros aspectos morfológicos observó que las
caras de la pirámide están compuestas de dos planos. Cada una de las caras posee cierta
pendiente hacia el interior de la misma, difícilmente
apreciable actualmente a causa de la ausencia de
bloques de revestimiento. Esta característica y su
orientación hacia el Norte geográfico permite que en
las caras norte y sur se aprecie un fenómeno de
proyección de sombras durante los solsticios y
equinoccios, al amanecer, momento en el cual media
cara queda iluminada y la otra mitad ensombrecida,
denominado efecto relámpago, observable en la
actualidad mediante fotografías aéreas.

Dimensiones de la Gran Pirámide

Altura original = 146,61 m


Altura actual = 136,86 m
Pendiente: 51º 50' 35".
Longitud de los lados de la base según Flinders Petrie (Pirámides y Templos de Giza):
Lado N: 230,362 m (9069.4 pulgadas)
Lado E: 230,319 m (9067.7 pulgadas)
Lado S: 230,365 m (9069.5 pulgadas)
Lado O: 230,342 m (9068.6 pulgadas)
Media: 230,347 m (9068.8 pulgadas)

El faro de Alejandría
fue una de las Siete Maravillas del Mundo
Antiguo.

Construido en el 279 adC por Sóstrato de


Cnido por orden de Ptolomeo II en la isla de
Faro (Pharos), frente a Alejandría, consistía en una gigantesca torre sobre la que una hoguera
permanente marcaba la posición de la ciudad a los navegantes, dado que la costa en esa zona
era demasiado llana y se carecía, por tanto, de cualquier referencia para la navegación.

Su altura alcanzaba los 134 metros y para su construcción se utilizaron grandes bloques de
vidrio que fueron utilizados como cimientos para aumentar la resistencia contra la fuerza del mar.
El resto del edificio era de forma octogonal sobre una plataforma de base cuadrada y estaba
compuesto de bloques de mármol unidos con plomo fundido. En la parte más alta, un gran
espejo metálico reflejaba la luz del sol durante el día y por la noche proyectaba la de una gran
hoguera a una distancia de hasta 50 km.

Con la excepción de la Gran Pirámide de Giza, sólo el faro sobrevivió al resto de las Siete
Maravillas del Mundo Antiguo. Sin embargo, fue severamente dañado por los terremotos de 1303
y 1323 hasta el punto de que el viajero árabe Ibn Battuta escribió que le había sido imposible
entrar en las ruinas. Los restos desaparecieron en 1480 cuando el sultán de Egipto Qaitbay usó
las ruinas para construir una fortaleza en la zona.

Pharos dio origen a la palabra «faro» en la mayor parte


de lenguas romances: francés (phare), italiano (faro),
castellano (faro), portugués (farol) y rumano (far).

Jardines colgantes de Babilonia


Los Jardines colgantes de Babilonia (también conocidos como los Jardines colgantes de
Semíramis) y las paredes de Babilonia fueron considerados una de las Siete Maravillas del
Mundo y ambos fueron supuestamente
construidos por Nabucodonosor II alrededor
del 600 adC (en la actual Irak) aunque se
duda si realmente existieron físicamente.

Los exuberantes Jardines colgantes están


ampliamente documentados por historiadores
griegos tales como Estrabón y Diodoro
Sículo, aunque por otro lado hay muy poca
evidencia de su existencia. De hecho, no hay
documentos babilónicos de cualquier jardín
que existiera. Alguna evidencia circunstancial
se ha visto acrecentada debido a la excavación del palacio en Babilonia, pero no se corroboran
totalmente con las descripciones fabulosas que se le suponen. Con el tiempo, la localización se
pudo haber confundido con los jardines que existieron en Nínive, puesto que grabados de la
zona muestran claramente jardines. Las escrituras en estos grabados describen el posible uso
de algo similar al tornillo de Arquímedes como medio de elevar el agua a la altura
requerida.Según la historia, el rey de Babilonia por aquellos tiempos, Nabucodonosor II, se
sentía inmensamente triste al ver que su mujer, la princesa meda Amyitis, criada entre montes y
bosques, se sentía mal al vivir en una ciudad tan llana como Babilonia.Entonces, Nabucodonosor
II ordenó construir los mayores jardines jamas construidos por el hombre, para que imitaran la
forma y aspecto de un monte. Para ello, creó una pirámide escalonada (similar a un zigurat) en la
que plantó exuberantes palmeras, arbustos, flores y todo tipo de plantas.
Los jardines colgantes probablemente "no colgaban" realmente en el sentido de estar
suspendidos por cables o cuerdas. El nombre proviene de una traducción incorrecta de la
palabra griega kremastos o del término en latín pensilis, que significa no justamente "colgar" pero
si "sobresalir", como en el caso de una terraza o de un balcón.

El geógrafo griego Estrabón, quién describió los jardines en el siglo primero adC, escribió, "Este
consta de terrazas abovedadas alzadas unas sobre otras, que descansan sobre pilares cúbicos.
Éstas son ahuecadas y rellenadas con tierra para permitir que árboles de gran tamaño sean
plantados. Los pilares, las bóvedas, y las terrazas están construidas con ladrillo cocido y asfalto."

Las excavaciones arqueológicas más recientes en la antigua ciudad de Babilonia en Irak


destaparon el asentamiento del palacio. Otros hallazgos incluyen la Construcción Abovedada
con paredes gruesas y una irrigación cerca del palacio meridional. Un grupo de arqueólogos
examinó el área meridional del palacio y reconstruyeron la Construcción Abovedada como los
Jardines colgantes. Sin embargo, el historiador griego Estrabón había indicado que los jardines
estaban situados en el río Éufrates, mientras que la Construcción Abovedada esta alejada varios
cientos metros. Reconstruyeron el lugar del palacio y localizaron los Jardines en el área que se
extendía del río al palacio. En la orilla del río, las paredes recientemente descubiertas de 25
metros de espesor pudieran estar escalonadas en forma de terrazas, tal como las describen las
referencias griegas. Sin embargo, hay pocas pruebas para cualquiera de estas teorías, pues no
se menciona nada en los numerosos documentos babilónicos de la época.

EL MAUSOLEO DE
HALICARNASO
blanco, considerada una de las Siete Maravillas
del Mundo Antiguo. Fue construida en honor a
Mausolo (en griego Μαύσωλος Maúsōlos), rey
de Caria.

Grabado coloreado a mano por Martin


Heemskerck (siglo XVI)

Según los historiadores, la vida de Mausolo no tiene nada destacable exceptuando la


construcción de su tumba. El proyecto fue concebido por Artemisia II de Caria, su esposa y
hermana. La construcción pudo haber comenzado durante el reinado de Mausolo y pudo haber
sido terminado alrededor de 350 adC, tres años después de la muerte de Mausolo y un año
después del fallecimiento de Artemisia.

La construcción de esta monumental tumba fue encargada a los arquitectos Sátiros y Piteos,
quienes construyeron una estructura rectangular de 30 por 40 m, sobre ella 117 columnas
jónicas en dos hileras sosteniendo el techo en forma de pirámide escalonada, y sobre este último
la estatua de una cuadriga con las efigies del rey y la reina, alcanzando en conjunto unos 50 m
de altura. Para completar esta maravilla, los mejores escultores griegos de la época tallaron
figuras y relieves en su estructura.

Soportó las invasiones y destrucción de la ciudad por parte de Alejandro Magno, los bárbaros y
los árabes, pero, finalmente, fue destruido por un terremoto en el año 1404.

Durante el siglo XIV los Caballeros de San Juan lo terminaron de demoler y utilizaron los restos
para la construcción del Castillo San Pedro de Halicarnaso. Durante esta época, se encontraron
una serie de túneles, debajo de la construcción, que llevaban a los sarcófagos de los difuntos
reyes. La tumba fue saqueada por ladrones y por eso hoy ya no quedan restos de ella.

La estatua superior se salvó y hoy se la puede admirar en el Museo Británico en Londres.

Templo de Artemisa en Éfeso

Imagen actual del Templo de Artemisa en


Éfeso: apenas quedan ruinas del templo
original.

El Templo de Artemisa fue un templo


ubicado en la ciudad de Éfeso, Turquía,
dedicado a la diosa Artemisa, denominada
Diana por los romanos. Su construcción
fue comenzada por el rey Creso de Lidia y
duró unos 120 años. De grandes
dimensiones y hermosa arquitectura, era
considerada una de las Siete Maravillas del Mundo antiguo, tal como lo describió Antípatro de
Sidón, quien elaboró la famosa lista:

"He posado mis ojos sobre la muralla de la dulce Babilonia, que es una calzada para carruajes, y la
estatua de Zeus de los alfeos, y los jardines colgantes, y el Coloso del Sol, y la enome obra de las altas
Pirámides, y la vasta tumba de Mausolo; pero cuando vi la casa de Artemisa, allí encaramada en las
nubes, esos otros mármoles perdieron su brillo, y dije: aparte de desde el Olimpo, el Sol nunca pareció
jamás tan grande" Antípatro de Sidón. —Antología Griega (IX.58)

El templo estaba compuesto por numerosos edificios, que los arqueólogos denominaron con
letras sucesivas. El edificio más antiguo e importante era el D. El Templo de Artemisa fue
destruido por un incendio en el año 356 adC.

Ubicación

El templo de Artemisa se encontraba en la antigua ciudad de Éfeso, a unos 50 km al sur de la


moderna ciudad portuaria de Izmir, en Turquía. Al igual que las otras maravillas, no fue incluida
en la lista por su belleza o tamaño, sino porque se encontraba en los confines del mundo
helenístico, lo que inspiraba un aire de misterio entre los griegos, y enfatizaba la grandiosidad del
imperio de Alejandro Magno.

Detalle de una estatua de Artemisa de Asia Menor. Museos


Vaticanos

Artemisa de Éfeso

Artemisa, hermana de Apolo, era la diosa griega de la Luna. En


Éfeso se le rendía un culto en cierto modo pre-helenístico,
representando más la fertilidad que la virginidad que significaba
para los griegos. A la diosa se la representa con una corona
amurallada, símbolo de Cibeles, y, al igual ella, la Artemisa de Éfeso era servida por esclavas
llamadas megabyzae.

Una inscripción votiva mencionada por Bennet (ver enlace más abajo), que data probablemente
del siglo III adC, asocia la Artemisa de Éfeso a Creta: Al sanador de los desastres, a Apolo,
dador de la Luz a los mortales, Eutyches le ha erigido en ofrenda (una estatua de) la Señora
cretense de Éfeso, la Portadora de la Luz.

La costumbre griega del sincretismo asimiló todas las deidades extranjeras bajo alguna forma de
las deidades del Olimpo, y está claro que en Éfeso, la identificación con Artemisa que hicieron
los colonos jonios no era muy apropiada.

Historia

El lugar sagrado de Éfeso era mucho más antiguo que el templo. El historiador Pausanias de
Lidia afirmó que existía muchos años antes de la inmigración Jonia y que era, incluso, más
antiguo que el culto al Oráculo de Apolo en Didymi. Los anteriores habitantes de la ciudad eran
legeles y lidios.

El templo fue diseñado por el arquitecto griego Chersiphron, y construido alrededor del año 550
adC a expensas de Creso, el poderoso rey de Lidia. Se eligió un terreno rocoso como precaución
frente a terremotos, según Plinio el Viejo. El templo se convirtió en atracción turística, visitado
por mercaderes, reyes y viajeros, que pagaban tributo a Artemisa en forma de joyas y otros
bienes. Su esplendor también atrajo adoradores que formaron el culto de Artemisa.

El templo era respetado como lugar de refugio, tradición que se trasladó al mito con las
amazonas, que se refugiaron allí tanto de Hércules como de Dioniso.

El templo de Éfeso fue destruido por un incendio provocado por Eróstrato el 21 de julio del año
356 adC. Según la historia, su único fin fue lograr fama a cualquier precio.

"Se descubrió que un hombre había planeado incendiar el templo de Diana en Éfeso, de tal modo que por
la destrucción del más bello de los edificios, su nombre sería conocido en el mundo entero" —Valerio
Máximo
Los efesios, ultrajados, intentaron que su nombre nunca fuera recordado. Sin embargo, éste ha
llegado a través de Estrabón.

Alejandro Magno nació la noche en la que el templo ardía. Plutarco sentenció que Artemisa
estaba demasiado preocupada por este hecho como para salvar su propio templo en llamas.
Más tarde, Alejandro ofrecería a los efesios costear su reconstrucción, a lo que aquellos se
negaron. Sin embargo, el templo fue restaurado tras su muerte, en el año 323 adC.

Sin embargo, esta reconstrucción sería arrasada por los Godos en el 262, en tiempos del
emperador Galieno. "Respa, Veduc y Thuruar, líderes de los godos, embarcaron y navegaron a
través del Helesponto hacia Asia. Allí arrasaron varias populosas ciudades y prendieron fuego al
renovado templo de Diana en Éfeso", escribió Jordanes en Getica (xx.107).

A lo largo de los dos siglos siguientes la mayoría de los efesios se convirtieron al cristianismo y
el antiguo templo perdió su interés religioso. Los cristianos derribaron los restos del edificio y
reutilizaron los materiales para otras construcciones.

El lugar del templo fue redescubierto en 1869 por una expedición del Museo Británico. Aún
pueden verse varias esculturas y artefactos, aunque de la séptima maravilla del mundo solo
queda en pie una columna.

Arte y arquitectura

La mayoría de las descripciones físicas del templo provienen de Plinio el Viejo, aunque hay
discrepancias en torno al tamaño. Plinio describe el templo como de 377 pies de largo (110 m)
por 180 pies de ancho (54 m), realizado principalmente en mármol. Constaba de 127 columnas,
cada una de 60 pies de alto (18 m). Muchas de ellas con adornos tallados. El estilo del edificio
era jónico.

El templo albergaba varias obras de arte: esculturas de los renombrados Polícleto, Fidias,
Cresilas y Fradmon, pinturas, y columnas forradas de oro y plata. Varias de esas esculturas se
referían a amazonas que, según la leyenda, se habían encontrado en esa región.

Plinio comenta que trabajó esculpiendo relieves Escopas de Paros, que también había
intervenido en el mausoleo de Halicarnaso.

Culto e influencia

El templo de Artemisa se encontraba en una próspera región, que cruzaban viajeros y


mercaderes de toda Asia Menor. Fue influenciado por varias creencias, y era un símbolo de fe
para muchas gentes. Los efesios adoraban a Cibeles, e incorporaron gran parte de sus
creencias al culto de Artemisa. El duo Artemisa-Cibeles distaba mucho de su equivalente romano
Diana. El culto de Artemisa atrajo miles de adoradores de todas partes del mundo conocido.

Estatua de Zeus en Olimpia


Grabado de la estatua de Zeus en Olimpia
En el año 394, fue transportada a
Constantinopla (actual Estambul), donde se
dice que fue destruida por un incendio.

La estatua de Zeus en Olimpia, esculpida


por el gran escultor griego Fidias (siglo V
adC) en el año 433 adC, en lo que
actualmente se conoce como Grecia, fue
considerada una de las Siete Maravillas del
Mundo Antiguo.

La estatua ocupaba la totalidad del ancho del


pasillo del templo construido para albergarla.
De acuerdo con una fuente contemporaria
medía aproximadamente doce metros de alto. Zeus fue esculpido en marfil (o modelado, pues en
la realización el marfil se remojaba en un líquido que lo hacía más maleable) y fue sentado sobre
un majestuoso trono hecho de madera de cedro embutida con marfil, oro, ébano y piedras
preciosas. Sobre la mano derecha de Zeus se encontraba una pequeña estatua de Niké, la diosa
griega de la victoria, y sobre su mano izquierda se encontraba un cetro brillante con un águila en
la punta.

Coloso de Rodas

El Coloso de Rodas, según lo imaginó en el siglo XVII el


grabador Martin Heemskerck

El Coloso de Rodas fue una gigantesca estatua del dios


Helios erigida en la isla de Rodas, Grecia, en el siglo III
adC por el escultor Cares de Lindos. Su tamaño era
aproximadamente el de la moderna Estatua de la
Libertad, ubicada en Nueva York, aunque descansaba
sobre una plataforma menos elevada. Fue una de las
Siete Maravillas del Mundo Antiguo.

En el año 305 adC, Rodas, que en las luchas de los Diadocos se había alineado con Ptolomeo I,
fue invadida por un poderoso ejército dirigido por Demetrio Poliorcetes, hijo de Antígono I
Monophtalmos. Para apoderarse de la ciudad, Demetrio debió iniciar la construcción de varias
torres de asedio con el fin de asaltar las murallas. La primera de estas torres estaba montada en
seis barcos, pero naufragaron en una tormenta antes de ser utilizados. Demetrio volvió a
intentarlo con otra torre aún mayor, con base en tierra y denominada Helepolis, pero los
defensores rodios repelieron el ataque inundando el terreno ante los muros para que la torre no
pudiera desplazarse. En el año 304 adC, una flota enviada por Ptolomeo I, aliado de Rodas, hizo
huir precipitadamente a Demetrio, quien abandonó la mayor parte de su armamento de asedio. A
pesar de su fracaso frente a los muros de Rodas, Demetrio obtuvo el sobrenombre de
Poliorcetes, "conquistador de ciudades" por sus éxitos militares.

Para celebrar su victoria, los rodios decidieron erigir una estatua gigantesca al dios Helios,
protector de la ciudad. Su construcción fue encargada a Cares, nativo de la isla, que ya antes
había realizado estatuas de gran tamaño. Su maestro, el célebre Lisipo, había esculpido una
estatua de Zeus de 12 metros de altura.

Con esta obra llegaron a ser cinco las maravillas del mundo que se encontraban en la faz de la
tierra al mismo tiempo. Pero este número nunca fue superado, sino que al contrario, fue
decayendo. 56 años después de su construcción, en el año 223 adC un terremoto derribó la
colosal obra, pero los habitantes de Rodas decidieron dejar sus restos en el mismo lugar donde
cayeron por seguir el designio de un oráculo. Y así ocurrió durante novecientos años
aproximadamente, hasta que en el año 654 dC los musulmanes se apoderaron del bronce como
botín en una de sus incursiones.

1. Acrópolis de Atenas, Grecia.


2. Alhambra de Granada, España.
3. Angkor Wat, Camboya.
4. Basílica de Santa Sofía (Estambul), Turquía.
5. Castillo Neuschwanstein (Füssen), Alemania.
6. Chichén-Itzá (Yucatán), México.
7. Coliseo de Roma, Italia.
8. Cristo Redentor (Río de Janeiro), Brasil.
9. Estatua de la Libertad (Nueva York), EE.UU..
10. Estatuas de la Isla de Pascua, Chile.
11. Gran Muralla China.
12. Gran Pirámide de Giza, Egipto.
13. Kremlin y Plaza Roja (Moscú), Rusia.
14. Kyomizu-dera (Kioto), Japón.
15. Machu Picchu, Perú.
16. Ópera de Sydney, Australia.
17. Petra, Jordania.
18. Stonehenge, Reino Unido.
19. Taj Mahal, India.
20. Timbuctú, Mali.
21. Torre Eiffel (París), Francia.

Biblliografia:

http://es.wikipedia.org/wiki