APUNTES DE FILOSOFÍA PARA CUARTO AÑO MEDIO PROFESOR : ÓSCAR EDO.

GUZMÁN Z PRIMERA UNIDAD : “EL HOMBRE EN LA BÚSQUEDA DE LA VERDAD” 1. CONOCIMIENTO Y VERDAD : DESAFIOS DE LA RAZÓN HUMANA

La enseñanza de la Filosofía en el curso en que ustedes se encuentran, tiene un carácter netamente formativo (Arpini y Dufour) y su importancia principal es que el alumno “Aprenda a Pensar” para enfrentar los grandes desafíos del mundo de hoy. Cuando olvidamos este principio, la disciplina filosófica se desnaturaliza y trae como consecuencia la decepción y los fracasos en torno a su aprendizaje. La Filosofía no es una mera transmisión de información y erudición, pues significaría la ausencia de lo más esencial, es decir, analizar las ideas, elaborar conceptos, “iluminación del mundo y de la vida a partir de principios universales”. No es posible enseñar la Filosofía ; sólo es posible Filosofar. Nuestro desafío fundamental son las experiencias de los estudiantes sobre las bases de sus reflexiones para construir los conocimientos y la verdad. En este sentido, debemos enfrentarnos al primer problema que nos presenta nuestra realidad como seres pensantes: ¿Cómo conocemos? ¿Por qué conocemos? ¿Para qué nos sirve conocer? Entre otras interrogantes surge el significado por la Verdad. ¿Qué relación existe entre conocimiento y verdad? En relación con este punto, July Bernard de Chaneton (1990) afirma que se pueden distinguir las diferencias que existen entre estas dos actitudes : “Enseñar cómo pensar” “Enseñar cómo se ha de pensar” Nuestra capacidad de conocer nos hace tomar contacto con a realidad del mundo y de la vida. Cuando problematizo la relación : “Conocimiento”. Por tanto : Conocer es la relación entre un sujeto que conoce (yo) y un objeto conocido (mundo-tú) La convicción firme y espontánea de que la actividad del conocimiento nos pone en contacto con las cosas, guía nuestras acciones en la vida cotidiana, como también en el proceder mismo del conocimiento científico y en el campo de la investigación. El hombre culto, por lo tanto, no debe conformarse sólo con el conocimiento común. El saber más profundo le ofrece la oportunidad de llegar a las causas de las cosas y de cuestionarse la realidad que se le presenta a través de la experiencia. El saber Gnoseológico : le ofrece la legitimación y la depuración de sus convicciones espontáneas. Desde este punto de vista, la Filosofía le brinda al hombre un valioso servicio. El conocimiento es una experiencia permanente de mi “Razón” en contacto con el mundo, como así mismo un proceso interno de mi Inteligencia, que me permite organizar, jerarquizar y ordenar mis pensamientos, dándole al conocimiento el “Valor que tiene para mi vida”. El valor más importante es el encuentro y la búsqueda de la verdad.
1

Yo-Mundo;

Yo-Tú, estoy dando lugar al problema del

Leamos con atención el siguiente texto sobre el Sentido de la Verdad que nos permitirá reflexionar sobre la validez del Conocimiento. Texto 1 : “La Verdad” Aclaremos ante todo qué es lo que se entiende por verdad. Decimos por ejemplo, “Este es un verdadero amigo”, “Fulano dice la verdad”, “Es verdad que la tierra gira alrededor del sol”. En el primer caso, queremos dar a entender que aquel amigo realiza la idea de lo que creemos debe ser un amigo. La segunda frase significa que las palabras de una persona a quién se aplica concuerdan con su pensamiento. En el tercer caso, manifestamos que nuestra afirmación acerca del movimiento de traslación de la tierra está de acuerdo con la realidad, porque nuestro planeta gira en torno al sol. Este último sentido del término “verdad” es el que aquí nos interesa. La “verdad” así entendida, denominada verdad del conocimiento y de la cosa conocida. Tal conformidad debe entenderse en el sentido de que el entendimiento expresa conceptualmente lo que realmente “Es” así. No se requiere, para que haya conformidad, que el conocimiento refleje toda la complejidad de lo real que existe en el objeto hasta que se dé el aspecto esencial de la cosa considerada por la mente. Así , por ejemplo, para que el juicio “El agua del mar es salada” sea verdadero, es decir, conforme con la realidad, basta que el agua del mar posea la nota de “salada”, aunque yo desconozca otros aspectos de ellas; temperatura, densidad, color, etc. Los filósofos se preguntan en qué actividad de la mente reside la verdad lógica. Recordemos que las actividades del entendimiento son: concebir, juzgar y razonar. Pues bien, ¿en cuál de ellas se da la verdad? Evidentemente en el juicio; sólo éste contiene una atribución, aplicación o referencia del conocimiento o la cosa. Si digo “El oro es amarillo”, refiero, el “Oro” y lo “Amarillo” a un objeto real que es “oro” y “amarillo”. Señalemos, por último, que siendo un juicio la verdadera expresión de lo que la cosa realmente es, dicho juicio no puede ser verdadero para un sujeto y falso para otro. La proposición “La tierra gira alrededor del sol” expresa algo que a la tierra realmente le ocurre; por lo tanto, será verdadero para cualquier entendimiento que la comprenda. De aquí que la verdad sea universalmente válida y que no haya verdad alguna, relativa, es decir, con sentido distinto según la diversidad de sujetos. Puede ocurrir que el conocimiento no esté conforme con la cosa conocida. Dicho conocimiento recibe entonces el calificativo de falso. Por ejemplo, un juicio “todo triángulo posee cuatro lados” es falso; en él no hay verdad sino falsedad. Cuando el entendimiento fórmula un juicio falso, está en un error. Quien cae en él, afirma lo falso como verdadero por desconocer su falsedad. El error es un gran mal de nuestro entendimiento que tiene múltiples raíces, siendo las principales la infracción de las leyes reguladoras de la rectitud del pensamiento, la limitación de nuestra inteligencia y la influencia perturbadora, a veces, de la voluntad y del sentimiento. Ejercitación : 1. Descubre tres razones, a lo menos, que prueben que el conocimiento nos lleva a la verdad : a) ............................................................................................................................. b) ............................................................................................................................. c) ............................................................................................................................. 2. Explica con ejemplos de la vida cotidiana, las siguientes ideas : a) La realidad es tal como se presenta a nuestros ojos : .........................................................................................................................................................

2

b) ¿En qué momento la convicción espontánea se trasforma en un valor para el conocimiento? ......................................................................................................................................................... c) ¿En qué situación el conocimiento está conforme con la cosa conocida, evitando la falsedad? ......................................................................................................................................................... 3. Expresa tu opinión ante la validez de los siguientes juicios : a) Todas las noticias de la T.V. nos dan un conocimiento válido de lo que ocurre. Sí - No ¿Por qué? ......................................................................................................................................................... b) Es estrictamente necesario que yo conozca toda la información sobre los adelantos científicos en medicina nuclear. Sí - No ¿Por qué? ......................................................................................................................................................... c) Todos los hombre son mortales . Sí - No ¿Por qué? .........................................................................................................................................................
CERTEZA Y EVIDENCIA

Conversemos sobre la “Certeza”. ¿Qué significa que un juicio sea cierto y evidente? Leamos con atención el siguiente párrafo del profesor Dr. José María Vélez. Texto 2: Certeza : “El fuego quema” : He aquí un juicio al cual califico de cierto. ¿Qué significa esto? Advierto ante todo que se trata de un juicio verdadero, cuya verdad o conformidad con el objeto queda garantizado por la claridad o evidencia con que dicho objeto se me aparece (o sea, por las razones probatorias de que el fuego tiene dicho poder). Reparo luego que, debido a la clara percepción de esta verdad, mi mente asiente a ella con firmeza, es decir, sin dudar. Este asentimiento muestra, pues, dos propiedades: Ser firmes y estar fundados en la evidencia; ambos, unidos constituyen la certeza del juicio. Tenemos ya con ellos los elementos que deben integrar la definición de certeza, la cual puede formularse considerándola, bien en abstracto, como cualidad del juicio, bien en concreto, encarnada por decirlo así, en el juicio cierto. Para su mayor sencillez, la definiremos en esta segunda forma, caracterizándola como un asentimiento firme, fundado en la evidencia. Aunque normalmente a la certeza se acompaña un estado sentimental de sosiego, este estado no integra la esencia de la certeza, pudiendo darse simultáneamente la existencia de un sentimiento de inquietud. El aspecto sicológico de la certeza, es decir, el asentimiento firme, recibe también el nombre de convicción principalmente cuando se trata no de un acto transitorio, sino de una actitud mental permanente. Si la convicción posee fundamento lógico, es decir, si descansa en razones plenamente objetivas de que la cosa es tal como el juicio dice (en otros términos, sí se apoya en la evidencia del objeto, única garantía de la verdad de la afirmación), la certeza se llama Certeza Objetiva. En caso contrario, la Certeza no pasa de ser puramente subjetiva y se puede acompañar fácilmente a la falsedad. Así, los antiguos, basándose en razones inconsistentes, afirmaban que el Sol giraba alrededor de la Tierra. Desgraciadamente el hombre afirma muchas veces sin evidencia del objeto y esta precipitación le hunde en el error.

3

Consideremos ahora la certeza desde el punto de vista de su fundamentación. Sean, por ejemplo, las proposiciones : “El todo es mayor que la parte”. “Este trozo de madera, echado al fuego, se quemará”. “Fulano, hombre de probada rectitud moral y mentalmente sano, no envenenará a nadie”. En las tres proposiciones hay evidencia del objeto, pero estas evidencias no son de la misma clase. La primera se apoya en el principio de no contradicción (evidencia metafísica); la segunda tiene su fundamento en el principio de la uniformidad y constancia de las leyes naturales (evidencia física); la tercera descansa en el modo normal de proceder de los seres inteligentes y libres. Salta a la vista que la imposibilidad de lo opuesto no es del mismo grado en los tres casos. Absoluta en el primero, en el segundo está supeditada al curso regular de la naturaleza, que puede ser suspendido excepcionalmente por la causa primera, y depende en el tercero del obrar ordinario de las causas libres, susceptibles de alteración, como alguna vez ocurre. De acuerdo con la naturaleza de su diverso fundamento lógico, la certeza de las tres proposiciones será “Metafísica”, “Física” y “Moral”, respectivamente. Ahora bien, como la posible evidencia de un objeto puede inscribirse en uno de estos tres grupos, su certeza pertenecerá igualmente a una de las tres clases mencionadas. Notemos también que no cabe una auténtica certeza sin conocimiento explícito de las razones que la sostiene. Esta es la denominada “Certeza Natural” o “Espontánea”, fundamentada lógicamente en razones suficientísimas, pero implícitas. Nadie duda, por ejemplo, de la existencia de un mundo exterior a nosotros; pocos serán, no obstante, quienes sepan justificar su convicción. Cuando las razones se ponen al descubierto, la certeza se hace científica. Ejercitación : Discute con tus compañeras la idea de “Certeza”. El profesor organizará al curso en pequeños grupos de discusión. Cada grupo obtendrá sus propias conclusiones y se cerrará con un foro final, respondiendo a las siguientes interrogantes : a) ¿Qué entiende el autor por el concepto de certeza? ................................................................................................................................................................ b) ¿Qué entiendo yo por el concepto de certeza? ................................................................................................................................................................ c) ¿Cómo puedo aplicar “La Certeza” ante la evidencia conocimientos en el colegio ; en el hogar; en la T.V.? con que se me entregan los

................................................................................................................................................................
2. LA PERSONA Y EL ORIGEN DEL CONOCIMIENTO

El origen del conocimiento emerge como de su fuente primaria, en la razón humana. Es el hombre –como ser racional- el que conoce, toma relación y contacto consigo mismo, con el mundo y con Dios. El proceso del conocimiento no es fácil de explicar, en primer lugar porque es muy complejo. Existen muchos criterios frente a la relación Sujeto (que conoce) y Objeto (conocido). De las diferencias de enfoques y opiniones, han surgido distintas Escuelas de Pensamientos, centradas en una teoría del Conocimiento. El notable filósofo chileno, hoy fallecido, Jorge Millas, profesor de la Universidad de Chile y de la Universidad Austral, nos ilustra acerca de esta problemática del conocimiento. Aunque de difícil lectura a primera vista trataremos de entender el siguiente texto” :

4

Texto 3 : “...Pero no llevemos la cuestión más adelante, lo que en verdad nos importa ahora se halla a la vista : el problema del conocimiento fue en la antigüedad el tema de interés específico. Algo similar pueda observarse respecto a la Filosofía de la Edad Media. Su orientación preferentemente metafísica y religiosa no excluyó toda preocupación Epistemológica. Al contrario, gracias a la influencia de Platón y Aristóteles, se debatió arduamente el problema de las relaciones entre el conocimiento sensorial y la razón, y el estudio sobre la naturaleza de los conceptos abstractos y de lo que significan frente a las cosas concretas (problemas de los universales), se convierte en una de las posiciones más controvertidas del período. El tema no era a la sazón nuevo. Lo había planteado ya Aristóteles al rechazar la teoría Platónica de las ideas e identificar la realidad con los entes individuales”. La afirmación sobre el origen moderno de la teoría del conocimiento, ha de entenderse, pues, de un modo calificado y con diferencias. No significa que los antiguos hayan ignorado sus cuestiones, sino más bien que la investigación moderna tiende a aislarlos, a tratarlos más sistemáticamente y a convertirlos en temas capitales, a veces en los temas por excelencia de la Filosofía. Los respectivos problemas, como hoy se les considera, suelen formularse así : a) Problemas de la naturaleza del conocimiento (¿Qué es el conocimiento?) b) Problemas de la fuente del conocimiento (¿Qué papel desempeña la razón y los sentidos en la formación del conocimiento?). c) Problemas de la posibilidad y los límites del conocimiento (¿Es posible el conocimiento y dentro de qué límites?) d) Problemas de las formas del conocimiento 8¿Cuáles son los modos y grados del conocimiento?) e) Problemas de la verdad (¿En qué consiste la verdad del conocimiento y cuáles son los criterios para determinarlos?). En síntesis, el problema del conocimiento ha sido una preocupación desde los comienzos de la Filosofía hasta el día de hoy, donde la complicación de la vida cotidiana ha llevado al hombre a recoger mucha información sin procesarla y sin saber el fin último de su conocimiento. De allí entonces las diversas posiciones : ante el origen y trascendencia; el problema de la verdad y las posibilidades del conocimiento.
CUADRO EXPLICATIVO :

Empirismo : El conocimiento se origina en los sentimientos Experiencia externa e interna. Racionalismo : La razón es la fuente única del conocer. Desconoce validez del conocimiento sensible. Apriorismo : Es un puente entre Empirismo y Racionalismo. Intelectualismo : Tanto el pensamiento como la experiencia contribuyen a formar el conocimiento humano.

Origen del conocimiento: Fuente de donde surge el Conocimiento.

5

Trascendencia del Conocimiento: Esencia del conomiento humano

Idealismo : El pensamiento tiene prioridad sobre cualquier realidad. La mente conoce sólo lo que ella produce : “Inmanencia” Realismo : Los objetos existen por sí mismos, fuera de mi mente. “Trascendencia”.

Dogmatismo : Se da por superado la relación SujetoObjeto. No existe duda alguna. Posibilidad del conocimiento Escepticismo : Niega la posibilidad al conocimiento. Pragmatismo : Todo el conocimiento queda reducido a lo “Útil”. Criticismo : Actitud reflexiva y crítica ante la posibilidad del conocimiento

Como vemos, el conocimiento representa el encuentro con las cosas del mundo, con el sí mismo y con el absoluto. Frente a las distintas posiciones teóricas, nosotros nos preguntamos : ¿Cómo se da todo en mi vida diaria? ¿He tomado conciencia de mi propia manera de ser? ¿Proceso toda la información que reciben mis sentidos o dicha información o dicha información es sólo una ilusión de mi experiencia sensorial? Así, nos podemos hacer múltiples preguntas, pero lo importante es que nos identifiquemos con algunas de estas posiciones teóricas y asumamos aquéllas que nos den una mejor satisfacción y logremos un equilibrio interior. Lo que no podemos desconocer son los diversos ámbitos que alcanza mi conocimiento y desarrollar aquellas habilidades mentales que me permitan un encuentro más certero con la verdad. Mi vida interior está ahí –no la puedo desconocer- soy capaz de “darme cuenta” que pienso, que existe algo dentro de mí que me permite decir : “Yo soy Juan o Pedro Antonio, María Elisa, Paola Andrea, Susana del Carmen ... etc. O bien , “este es mi pan de cada día”. Reconozco “mi casa” y puedo decir esta “es mi mujer”, estos son “mis hijos”. Puedo decir que “Dios es mi Padre”, creo en la “Verdad Absoluta”, que trasciende mi entendimiento, pero al mismo tiempo, llego a ella ya que soy capaz de pensarla. En síntesis. El que conoce “Soy yo”, reconozco mi realidad interna (inmanencia), pero al mismo tiempo debo darme cuenta de que existen cosas fuera de mí, en la experiencia de la vida cotidiana, en la sociedad y en el cosmos, que yo puedo alcanzar a través de la capacidad de conocer. Soy capaz de percibir un orden universal, una jerarquía de situaciones que dan sentido al Mundo y a mi propia existencia. Buscando caminos para comprender el conocimiento en sus orígenes, en su esencia y en sus posibilidades, nos hemos encontrado con un texto del profesor Ismael Quiles, S.J., que nos llevará a meditar sobre una posición de equilibrio que nos aleje de los dogmatismos o dioses y nos abre una puerta ante el Escepticismo, para que nos acabe con nuestras expectativas. En relación al origen del conocimiento, podemos mostrar el camino del intelectualismo, producto de la Filosofía Aristotélico Tomista, en que tanto el pensamiento como la experiencia contribuyen a formar el conocimiento humano. El “conocimiento humano” se forma en la multifacética realidad de la experiencia, gracias a la capacidad de pensar con que hemos sido dotados, conformando en nosotros la persona humana.

6

Texto 4 : “El Hombre conoce en cuanto es persona”. El proceso de la Educación, es decir, el desarrollo de las cualidades del hombre se realiza en el hombre mismo. Es un desarrollo del hombre como tal. Por eso, el sujeto en que se cumple el proceso de la Educación “Es el Hombre”. En realidad, el hombre y sólo el hombre es capaz de Educación. a) Por ser Persona : En primer lugar, el hombre puede “Educarse y ser Educado”, porque es persona. Hemos visto que la persona en su última esencia es “In-sistencia”, un centro interior que está en –y actúa desde sí-. Ahora bien, la Educación propiamente tal sólo puede cumplirse en un sujeto que sea persona, que sea “in-sistencia” que desde su “Ser- en sí” pueda ir hasta su propio ideal. En efecto, Educación , según hemos visto, es el desarrollo de las potencialidades del hombre, intencionalmente dirigido a alcanzar lo mejor posible el ideal de perfección propia del ser humano. Este proceso puede sólo realizarlo la persona, por cuanto ésta es un centro interior o “insistencia” que puede realizar actividades “intencionalmente”, es decir, dándose cuenta y pretendiendo alcanzar ese ideal. En esto se diferencia el hombre del simple animal: éste puede también desarrollar sus cualidades y perfeccionarse como tal, pero lo hace “sin intención”, es decir, sin darse cuenta de lo que hace y por qué lo hace. En el animal puede hablarse de “Entrenamiento”, de “Adiestramiento”, de “Domesticación” pero no de “Educación”. Falta en el animal la “Intencionalidad”, el darse cuenta por sí mismo del proceso y de su objetivo y asumirlo desde sí. El animal se desarrolla por el puro instinto o adiestramiento. El hombre, en cambio, por ser persona, actúa “desde un centro interior” y por ello lo hace con conciencia y libertad, esto es , dándose cuenta y asumiendo desde sí el desarrollo o proceso de la Educación, con sus objetivos y consecuencias. Aún en el niño aparecen muy pronto las señales de sus preferencias o rechazos “intencionados”, es decir, más o menos vagamente de lo que pretende. Se va percatando, a los pocos años, desde el período del “Jardín Infantil”, de que tiene que “Educarse”, que debe auto-dirigirse y “asumir”, aceptar o asimilar desde sí las etapas apropiadas para su desarrollo. A medida que usa de la razón, se manifiesta esta actitud del niño, que en esencia es ser humano y se toma más explícita y autoconsciente. En consecuencia, el aspecto propio de la “intencionalidad” cobra más relieve y pesa en sus decisiones. El niño “se da cuenta” de aquello que sus padres o maestros le enseñan como conveniente para él mismo y desde sí, “Intencionalmente”, lo va asumiendo. De aquí lo que es propio de la Educación : un proceso o desarrollo del hombre intencionalmente dirigido a perfeccionarse en su ser hombre lo más posible. Eso sólo el hombre lo puede cumplir por ser persona. b) Persona Imperfecta : Pero la experiencia nos muestra, en todo momento, que el hombre es una persona “Imperfecta”. Ya hemos visto que el hombre es persona e “In-sistencia”, pero “Contingente”. Ello implica que es limitada, precaria, con evidentes perfecciones. Imperfecta significa que no está totalmente hecha o acabada y, en consecuencia, que le queda mucho por hacer. El hombre tiene conciencia de posibilidades no cumplidas en cualquier etapa de su vida. El hombre perfecto o ideal no existe ni puede existir. Por muy sabio o prudente, o sano que uno sea, siempre es contingente, limitado en relación con un grado mayor de sabiduría, prudencia o salud. La experiencia así lo muestra, aun en el edad madura y aun tratándose de los grandes hombres, sabios, santos y conductores de la humanidad. Es natural que, sí todo hombre necesita Educación por ser persona “Imperfecta”, el niño y el joven reclaman de manera especial, porque son “Personas doblemente imperfectas”; por ser hombre, por ser niño o joven a éstos le faltan las experiencias y los conocimientos de los adultos que se han ido adquiriendo con el correr de los años. Tienen, por ello, la “conciencia de sí y del Mundo” menos desarrollada. Tienen un conocimiento todavía muy impreciso de sí y del mundo y por eso resulta más difícil de comprenderse a sí mismo para dirigirse por sí mismo en el mundo, entre las personas y las cosas.

7

c) Persona Perfectible : Pero, como la misma experiencia humana nos enseña, tanto el niño como el adulto son capaces de evolución, desarrollo o perfección en todos los aspectos de su ser. Por tanto, el hombre es una persona imperfecta, pero perfectible. Por ser contingente es limitada, imperfecta; por ser persona tiene conciencia de su imperfección, aspira a ulteriores y superiores perfecciones de su propio ser y tiene capacidad para realizarla. Actividades : 1. Leído el texto de Ismael Quiles, describe con tus compañeros : a) ¿A qué posición de la teoría del conocimiento corresponden estos párrafos leídos? ................................................................................................................................................................ b) ¿Cómo contribuye la Educación en la formación del conocimiento? ................................................................................................................................................................ c) ¿Cuál es el sentido de “Persona” manejado por el autor? ............................................................................................................................................................... d) ¿Qué relación descubres tú entre el conocimiento y la realización personal? ............................................................................................................................................................... 2. Identifica en las siguientes proposiciones, las distintas posiciones teóricas sobre el conocimiento, ubicando en cada proposición la corriente que corresponda.
PROPOSICIONES CORRIENTES

1. Mi pensamiento tiene prioridad 2. 3. 4. 5. 6. 7. 8. 9.
10. sobre la realidad. ( ) Para ser persona tengo que ser buen profesional. ( ) Mi mente es una hoja en blanco sobre la cual escribe la experiencia ( ) Cualquier doctrina me da exactamente lo mismo. ( ) El hombre es la medida de todas las cosas. ( ) El desarrollo económico es la única salvación del hombre. ( ) Debemos analizar a fondo las políticas Educacionales del gobierno. ( ) La distinción entre cuerpo y espíritu Sigue siendo discutida hasta hoy. ( ) Sólo las ideas en mi cabeza me permiten ordenar el mundo. ( ) Estudiando me doy cuenta de las cosas que suceden en el mundo. ( ) LA VERDAD, FIN DEL CONOCIMIENTO

a) b) c) d) e) f) g) h) i)

Empirismo Racionalismo Apriorismo Intelectualismo Idealismo Dogmatismo Escepticismo Pragmatismo Criticismo

3.

A. Actitudes ante la verdad. Es innegable que el fin del conocimiento es el encuentro con la verdad. Y, entonces surge la pregunta : ¿Qué es la verdad? La respuesta es en sí ya difícil. Existen muchos criterios para definirla, desde la filosofía a la Teología, Sicología y otras disciplinas que nos hablan del hombre, hasta la opinión del hombre mismo que se enfrenta día a día a su vida cotidiana. Todos queremos llegar a la verdad y para ello el conocimiento se nos presenta como el “Camino Humano”, único e irreductible que nos posibilita este encuentro, que dará satisfacción al
8

entendimiento y la voluntad, produciendo como consecuencia un equilibrio y una tranquilidad interior que nos permitirá un acercamiento a la estabilidad Sicológica y Espiritual, para poder “Vivir Mejor”. Reflexionemos nuevamente acerca de la verdad, siguiendo el pensamiento del profesor Jorge García Venturini, en el texto que se presenta a continuación : Texto 5 : Varias pueden ser las actitudes que adopte el espíritu según la calidad de los conocimientos obtenidos. Así tenemos : a) La Ignorancia : Es el no conocimiento. Cuando ignoramos, no tenemos relación con la verdad. Existen varias clases de ignorancia; está la del que no busca ni se interesa por saber; está la del que sabe muchas cosas e ignora otras que también quiere saber; está, por último, la llamada “Dogta Ignorancia”, propia de los sabios que sabiendo muchísimo, saben cuanto más ignoran : “Sólo sé que nada sé”, decía uno de los hombres que más ha sabido : “Sócrates”. b) La Duda : Es la falta de asentimiento, la suspensión del juicio; es un estado de indecisión entre la certeza afirmativa y la negativa. Igual que la ignorancia, la duda puede tener modalidades distintas. Está la duda propia del desinterés, de la pereza mental, y está la duda del sabio que detiene su juicio por no contar aún con todos los elementos de juicio necesarios para definirla. La duda “Metódica” desde “Descartes” es una forma de duda sabia. c) La Opinión : Es un asentimiento débil, temeroso estado intermedio entre la duda y la certeza. La opinión es un juicio de probabilidad para quien la anuncia, pues éste no calla y adhiere con seguridad. d) La Certeza o Certidumbre : Es un asentimiento total, categórico, que no deja margen a la duda. Es el estado del espíritu en el cual éste reconoce la verdad evidentemente. La certeza es fruto de la evidencia, es decir, de “Ver claro”, que no otra cosa significa evidencia. La certeza es eminentemente subjetiva, es el estado de ánimo del sujeto ante lo que para él aparece como evidente. Es frecuente que el ignorante esté totalmente seguro de poseer la verdad; sus criterios estimativos de la evidencia son rudimentarios y, por lo tanto, juzga evidente lo que no lo es para otra persona más informada. Pero esta subjetividad no se da sólo en las personas ignorantes, también se da en aquellas personas sabias. Un sabio puede tener la certeza sobre ciertas cosas -de acuerdo a su criterio de verdad-, y al mismo tiempo otro sabio puede hallarse frente a la misma cosa y puede tener una opinión o un juicio contradictorio del anterior, y tener igual certeza. Ambos juzgan estar en lo “cierto” y decir, sin embargo, lo contrario. Debido a esta situación ineludible, se suele distinguir entre certeza “Subjetiva” y certeza “Objetiva”, pero esta distinción no resulta aplicable. e) La Falsedad : Es lo contrario a la verdad. Cuando un juicio no es verdadero es falso, lo cual significa que el pensamiento no se adecua a la cosa. Bien puede decirse que la falsedad no es un modo de conocer, sino la negación lisa y llana del conocimiento. Estrictamente no tendría sentido de decir “conocimiento falso”, ambos términos se excluyen mutuamente. f) El Error : Es consecuencia de la falsedad, así como la certeza lo es de la evidencia. Está en el error quien valora como verdadero un juicio que es falso. Es por ello, un estado del espíritu ante la verdad; no la conoce, creyéndola conocer. g) Error y Certeza : A pesar de provenir de causas tan distintas, no son necesariamente excluyentes. Según lo que ya hemos dicho, se puede tener la certidumbre de algo y estar, sin embargo, en el error. El carácter eminentemente subjetivo de la certeza contrasta con lo que podríamos llamar “Objetividad” o mejor, “Exterioridad” del error. En efecto, quien advierte el error, no es quien está errado, sino otros. Nunca uno mismo piensa que está errado, pues empezar a pensarlo es empezar a no estarlo. La duda ya no es error. Error es certeza respecto

9

de la “Pseudoevidencia”, respecto de un juicio falso, pero quien enuncia un juicio falso – entiéndase mentalmente, lógicamente, no de labios afuera- siempre lo valora como verdadero. En el siguiente texto, E. Cassirer, un notable filósofo y antropólogo contemporáneo, nos ilustra acerca de la maravilla del conocimiento humano y de su posibilidad e intencionalidad de llegar a la verdad. Texto 6 : Origen y posibilidades del conocimiento.

El problema de lo que es y de dónde nace el conocimiento humano no surge como un producto tardío de la especulación filosófica. Figura, por el contrario, entre los grandes problemas de la humanidad, cuyo punto histórico de partida no es posible señalar, pues su rastro se pierde entre las nebulosas prehistóricas del pensamiento místico-religioso. Ya en el mito y en la religión vemos cómo el verdadero origen del hombre aparece entrelazado con la maravilla del conocimiento. Este prodigio se alza en los umbrales de toda historia humana. Nos anuncia, sin duda, la naturaleza del hombre y su semejanza a Dios ; pero, a la luz de él , el hombre mismo percibe del modo más profundo y más doloroso el carácter limitado de su naturaleza. El conocimiento asegura al hombre su origen divino; pero hace que también se vea separado y como repudiado de la causa primigenia de las cosas. El hombre es empujado por el conocimiento al largo y angustioso camino de la búsqueda y la indagación, sin que al final de este calvario le aguarde una redención definitiva. El primer atisbo de conciencia de que existen un conocimiento y una verdad es, al mismo tiempo, como una barrera que separa al hombre de la posesión de esta verdad absoluta. Los griegos son los primeros que oponen a este pesimismo religioso, de un modo claro y rotundo, otra concepción fundamental. Esta nueva concepción se basa en la decisiva afirmación que de sí mismo hace el saber humano, que ahora no se presenta ya como algo separado de la causa primigenia de las cosas y, por decirlo así, como un desperdicio de ella, sino como la única fuerza que permite al hombre penetrar en esa causa última, aferrarse y unirse a ella de un modo perdurable. La senda que conduce a esta unión la muestra la Filosofía Griega.; Cuanto más ahonda la razón en su propia esencia y se va dando cuenta de su verdadero valor, más va penetrando también en la naturaleza de las cosas. No existe, en efecto, ningún valladar que separe la verdad de la realidad, el pensamiento del ser. Actividades : Trabajo individual : 1. Analiza algunas situaciones de la vida cotidiana en que el error y la falsedad te alejen de la verdad. 2. En muchas ocasiones, dentro del diario vivir, has creído tener plena certeza de algo y, sin embargo, estabas en un error. Piensa y responde a las siguientes cuestiones : a) ¿Por qué crees tú que sucede este fenómeno? b) ¿Es frecuente que suceda esta situación? c) ¿Cuál es la actitud adecuada frente al descubrimiento del error? d) ¿Qué diferencia existe entre error y falsedad? Explícalo a través de un ejemplo. 3. Lee con atención el texto de Cassirer y trata de contestar a la siguiente pregunta, que da título a este tema : ¿Por qué el fin del conocimiento es la verdad? B. La Verdad en la Experiencia humana Es importante que nos detengamos a pensar que el conocimiento, iluminado por la luz de la “Fe”, nos lleva a la experiencia de la verdad trascendente, que supera y apoya la lógica de la sicología de las cosas. A continuación nos detendremos en dos textos, que espero los lean con gran respeto y los comenten con sus compañeras. Texto 7 : La pregunta por la naturaleza de la verdad

10

Los hombres siempre se han preguntado por la naturaleza de la verdad. Es ésta una cuestión inesquivable que atraviesa la historia de la Filosofía : En la antigüedad, el problema se plantea ya en Parménides: la diosa enseña el sendero de la verdad, que está en oposición a la “fama” u opinión engañosa de los mortales. El conocimiento de la verdad consiste en que el ser es, y el no ser no es. Tanto Platón como Aristóteles estudian el tema de la verdad en relación con el “logos” o el juicio emitido sobre la realidad de las cosas. La verdad es la relación de los conceptos unidos en el juicio con la realidad. El platonismo considera a Dios como la verdad, por encima de las ideas, que son pensamientos ejemplares de Dios... En la época patrística y escolástica, Clemente de Alejandría llama a Dios “canon para la verdad del ente”. Para Agustín, el Hijo de Dios es la verdad, puesto qu, como palabra, revela al Padre. para él la verdad no es elaborada por la razón humana, sino que, al ser eterna e invariable, es hallada por la razón, iluminada por Dios. En Tomás de Aquino la verdad significa, por un lado, la apertura originaria del ser (ser= verdadero) y, por otro, la verdad del juicio (verdad como adecuación entre el entendimiento y la cosa). Dios es la verdad originaria y la base de toda verdad. En la época moderna, Nocolásde Cusa considera a Dios y su verdad (encarnada en el Verbo) como incognoscibles en su exactitud. La reforma protestante subraya este punto. La palabra de Dios pasa a ser la verdad originaria. Con Descartes el problema ontológico-lógico de la verdad se convierte en problema de certeza. Verdadero es lo que yo percibo de forma clara y distinta. Verdadero es lo conocido con evidencia. En la época contemporánea, E. Kant considera la verdad como “coincidencia con las leyes del conocimiento”. Se abre un nuevo camino al idealismo que culmina en Hegel. Para él lo verdadero es el todo, el concepto absoluto, la idea absoluta. Para Feuerbach en cambio, la existencia es el concepto originario de verdad. La verdad es el hombre. Es el camino de Marx : “En la praxis es donde el hombre debe probar la verdad, es decir, la realidad, el poder y la fuerza de su pensamiento en la tierra” (tesis 2° sobre Feuerbach). No hay ninguna verdad en general : la verdad se realiza por la orientación de nuestro pensamiento a la praxis. El existencialismo de Jaspers y Heidegger piensa la verdad en términos históricos como un abrirse del ser. El neo-positivismo ha visto la verdad en relación con la cuestión del sentido y de la verificación.

-

-

-

-

-

-

-

-

-

La responsabilidad ante la verdad : Los hombres se preguntan cómo acceder a la verdad, a pesar de sus prejuicios o sus falsas percepciones. Se preguntan cuáles son los obstáculos para llegar a la verdad, las pasiones, la falta de claridad, la manipulación. Pero los hombres se preguntan también cómo ofrecer su testimonio de la verdad, sin caer por una parte en el fanatismo o en la intolerancia y sin ceder, por otro lado, al fácil irenismo de quien relativiza toda verdad, por no amarla realmente. Y sobre todo, se preguntan cómo vivir de acuerdo con la verdad, sin altanerías y sin hipocresías, sin miedo y sin componendas (José Román Flecha). C. el texto final nos lleva a una meditación que nos alcanza en la profundidad de la trascendencia humana, en su afán de Verdad y Encuentro con lo Absoluto, desde la realidad de la vida

-

11

cotidiana. La constitución Gaudium et Spes, documento del Concilio Vaticano II, nos propone lo siguiente : Texto 8 : Tiene razón el hombre, participante de la luz de la inteligencia divina, cuando afirma que por virtud de su inteligencia es superior al universo material. Con el ejercicio infatigable de su ingenio a lo largo de los siglos, la humanidad ha realizado grandes avances en las ciencias positivas, en el campo de la técnica y en la esfera de las artes liberales. Pero en nuestra época ha obtenido éxitos extraordinarios en la investigación y en el dominio del mundo material. Siempre, sin embargo, ha buscado y ha encontrado una verdad más profunda. La inteligencia no se ciñe solamente a los fenómenos. Tiene capacidad para alcanzar la realidad inteligible con verdadera certeza, aunque a consecuencia del pecado esté parcialmente oscurecida y debilitada. Finalmente la naturaleza intelectual de la persona humana se perfecciona y debe perfeccionarse por medio de la sabiduría, la cual atrae con suavidad la mente del hombre a la búsqueda y al amor de la verdad y del bien. Imbuido por ella, el hombre se alza por medio de lo visible hacia lo invisible. Nuestra época más que ninguna otra, tiene necesidad de esta sabiduría para humanizar todos los nuevos descubrimientos de la humanidad. El destino futuro del mundo corre peligro si no se forman hombres más instruidos en esta sabiduría. Debe advertirse, a este respecto, que muchas naciones, económicamente pobres, pero ricas en esta sabiduría, pueden ofrecer a las demás una extraordinaria aportación. Con el don del espíritu Santo, el hombre llega por la fe a contemplar y saborear el misterio del paln divino. Reflexión Final : Después de leer los textos anteriores, nos hemos aproximado a la relación entre el Conocimiento y la Verdad y hemos tomado conciencia de su íntimo acercamiento. La proposición inicial : “El fin del conocimiento es la verdad”, nos permite una opción fundamental que concluye en “la libertad interior del hombre”, culminación de todo desarrollo humano y corte radical con la mentira, la ambición y el egoísmo. En síntesis :

Conocimiento : Relación de mi Conciencia con :

El sí mismo Los otros El mundo Dios

“Como objetos del Conocimiento”

Verdad : Confrontación plena de mi conciencia con los objetos conocidos desde cuatro dimensiones.

Verdad Lógica Juicio Correcto

Verdad Ontológica Encuentro con el ser

Verdad Moral Búsqueda del “Bien” en sí mismo.

Ejercicios :

12

1. Explica con tus propias palabras el sentido y naturaleza de la verdad en las distintas épocas de la Historia : a) b) c) d) ..................................................................................................................... ..................................................................................................................... ..................................................................................................................... .....................................................................................................................

2. Reflexiona sobre el párrafo “La responsabilidad ante la Verdad”. Anota 2 ó 3 ideas claves, con tu comentario personal. .......................................................................................................................................................... .......................................................................................................................................................... .......................................................................................................................................................... 3. ¿Cuál es el sentido del Conocimiento y de la Verdad, en el texto de Gaudium et Spes y su proyección en la vida diaria familiar, escolar o social? .......................................................................................................................................................... ..........................................................................................................................................................
4. VALOR DEL CONOCIMIENTO Y DE LA VERDAD EN EL MUNDO DE HOY

A . Sigamos profundizando en el problema del conocimiento y de la verdad. La época actual nos presenta un desafío que realmente no sabemos dónde y cómo puede terminar, si el Hombre se aleja de los principios fundamentales que le proporcionan la fuerza y los recursos para encontrarse consigo mismo y con los demás en una interacción permanente, que sobrepase lo meramente intelectual y lo comprometan afectivamente con el valor de la Vida y de la Verdad. Frente a lo anterior, nos planteamos el problema : ¿Qué valor tiene realmente el Conocimiento en nuestro quehacer cotidiano? ¿Cómo se valoriza hoy y con nuestros problemas, la verdad? Difíciles cuestionamientos para unas respuestas aun más difíciles. Da la sensación que la gente no está comprometida con el conocimiento y con la verdad, les da lo mismo. Pero, ¿es así realmente?, ¿habrá barreras u obstáculos que impidan este encuentro? Dados los acontecimientos de estos últimos años en el país y en el resto del mundo, precedidos de fuertes y traumatizantes experiencias, han alejado al hombre de sí mismo. La Filosofía de hoy debe promover la reflexión, que permita remodelar la estructura interior y la recuperación de una economía espiritual y valórica, que permita un encuentro con el Conocimiento y con la Verdad que salve al hombre de hoy. El valor del Conocimiento y de la Verdad están profundamente unidos a la obtención de la Felicidad Humana. Pero ésta no puede lograrse de una vez para siempre; es una lucha de todos los días. Para vencer los obstáculos, el hombre debe fomentar la Paz, como camino y posibilidad de valorar el conocimiento y la verdad. Sobre este tema presentaremos un artículo del profesor chileno Eduardo Silva Castro, que nos llevará a discutir y reflexionar sobre lo que nos preocupa. Texto 9 : El Fomento de la Paz “El tema de la paz comienza a concitar la preocupación de nuestra enseñanza a poco de culminar la Segunda Guerra Mundial. Sin embargo, de justicia es reconocer que como tema nunca fue demasiado relevante ni para los alumnos ni para los profesores, ni para la opinión pública. Planteado como contrapartida del tema de la guerra, el tema de la paz no resultaba motivante ni sugestivo para un pueblo que, como el nuestro, imaginaba vivir en paz y amar la paz. De por sí el tema no aludía a algo que nuestra existencia reclamara ..., la guerra era una calamidad demasiado lejana, demasiado extraña a nuestras formas de vida como para gastar tiempo en prevenciones . nuestra ligazón con la paz fue, de esta manera, meramente intelectual, nunca existencial.

13

Hoy, la situación ha experimentado un extraño giro. La paz constituye un motivo de permanente preocupación para todos los sectores de la vida nacional.. nuestro país ha cerrado una etapa de su historia, sin lograr superar las tensiones y resentimientos que el pasado imprimía en su alma. Tratamos de reconstruir las bases democráticas de la vida social, pero lo hacemos con el lastre de las pasiones contenidas, de los oídos latentes, de las oposiciones y conflictos surgidos en un período que implicó beneficios y satisfacciones para algunos y crueles sufrimientos para una gran mayoría. Los anhelos de reconciliación y justicia no logran todavía penetrar integralmente a nuestro ser social. Los enemigos de la Paz y de la Democracia, promueven violencia, agitan, el revanchismo, exacerban odios y pasiones en su irracional afán de impedir avanzar en la dirección libremente decidida por el pueblo. En su inmensa mayoría, el mundo desea vencer la agresividad y la desconfianza, desea promover y alimentar los sentimientos de comprensión, de solidaridad y de tolerancia entre todos los hombres. Sin embargo, se tiene en claro que una paz verdadera y duradera conlleva una armonización profunda en las relaciones sociales, armonía que sólo puede basarse en la realización de un orden regido por la justicia. En nuestro tiempo, pues, no cabe ya identificar –como solíamos hacer- la paz con la mera ausencia de guerras. La paz posee, por el contrario, un contenido positivo en sí mismo. La paz es un estado que se logrará cuando desaparezcan las fuerzas de opresión y de dominación que operan en la vida social, cuando esas fuerzas sean sustituidas por la compresión del conjunto de los individuos en las decisiones que tocan las formas de organización social favorables para el progreso de la libertad y la justicia. Parece innegable que la enseñanza pueda jugar un importante papel en este sentido toda vez que contribuye a la adquisición de conocimientos, al desarrollo de hábitos y creencias y a la formación de los valores que orientan la conducta personal y colectiva. Sin embargo, la acción escolar no puede quedar reducida a exaltar el valor de la paz al margen de la construcción de las condiciones que la hacen posible. Sectores importantes de nuestra juventud se muestran hoy desorientados y confusos respecto de su destino personal y de las posibilidades de realización que les ofrece la actual organización de la vida social. Males que aquejan hoy a sectores de la juventud tales como la drogadicción, el alcoholismo precoz y la delincuencia son, en gran parte, expresión de la frustración y la falta de expectativas. En este contexto, la marcada sensibilidad de los jóvenes por los valores de equidad y la autenticidad, es muchas veces aprovechada por los grupos violentistas y dispuestsa a favor de la agitación social anárquica e incluso del terrorismo. Modificar esta situación no es empresa que incumba, por cierto, únicamente a la escuela. Si bien, una pedagogía de la paz compromete a la escuela, a la familia y a toda institución social, en lo que corresponde estrictamente a la escuela, la obliga a abrirse al mundo que la rodea, a fomentar y participar en programas extra-escolares, de manera de alcanzar a los jóvenes y adultos que se encuentran fuera de las estructuras escolares convencionales, jóvenes que no pertenecen a ninguna organización y con quienes no están en contacto otros servicios. Estos programas deben procurar ampliar el acceso de los jóvenes a la educación, reorientar la enseñanza, intentando formas de capacitación laboral rápida, abrir los medios de comunicación al debate de la problemática juvenil con los propios jóvenes como protagonistas principales, incorporar a los jóvenes en tareas de desarrollo de la comunidad, a movimientos juveniles que luchan por la justicia y la equidad social, que están en contra del racismo y la segregación y a favor de la cooperación e integración”. B. En un mundo convulsionado, donde el ser humano se ha alejado de la Comunicación y del diálogo, se pierde la riqueza de la interacción. ¿Y qué sucede dentro de nosotros? Nos cerramos al Conocimiento y, como consecuencia, a la verdad. Perdemos , por lo tanto, la dimensión integradora que nos permita un acercamiento al otro y al mundo.

Leamos con atención, el texto de la profesora Sara López Escalona, que nos presenta el encuentro como un camino posible al Conocimiento y a la Verdad, no como una instancia mediatizadora y alienante, sino que con una visión creadora y rica en posibilidades de reflexión y crítica ante el mundo y sus acontecimientos. Texto 10 :

14

1. El Encuentro como posibilidad de Transformación Personal. “Quisiera reflexionar en torno a un tema cotidiano y aparentemente banal : el encuentro. En nuestro hacer habitual nos encontramos con situaciones, cosas y personas; con frecuencia estos hechos pasan a ser acontecimiento más de nuestra diaria rutina. En un pensar más reposado nos daremos cuenta de la complejidad e importancia que en los encuentros tienen en la vida. El encuentro es una modalidad propia del hombre; sólo éste percata, conoce y analiza significativamente la realidad que se le enfrenta. Encontrarse con algo o alguien es tomar contacto con el significado. También denota un estado, nos encontramos sorprendidos, alegres, disgustados, confortables, incómodos, estimulados, etc. Cada encuentro marca una tonalidad vital específica, aunque en muchas ocasiones, no tomamos conciencia de ella, pero el encuentro es más que una resonancia vital en nosotros. El encuentro tiene – y es ello lo que queremos analizar - un impacto fuertemente decidor en nuestra existencia. Ante cada situación deberíamos preguntarnos : ¿por qué me sucede esto?, ¿qué sentido tiene?, ¿por qué estoy leyendo este libro?, ¿por qué estoy escuchando esta conferencia?, ¿por qué este paisaje me impresiona?, ¿por qué conozco a esta persona? Cada encuentro tiene un largo antecedente de preparación hasta concretarse frente a nosotros. Una misteriosa cadena de hechos se han confabulado desde tiempos para nosotros - muchas veces desconocidos – hasta llegar a instaurar el tiempo propicio en que el encuentro se realiza. Esto nos lleva a caracterizarlo con una primera nota : - Todo encuentro tiene un sentido. No hay encuentros casuales; la circunstancia en que estoy, la persona que conozco, el objeto que percibo, la palabra que me dicen, tienen un significado preciso para mí. Las realidades con las que nos encontramos no se agotan en su parecer, sino que tienen una remitencia significativa a la que apuntan, y ésa la tenemos que descubrir. Debemos averiguar el mensaje que cada encuentro tiene para nuestra vida. - Si el encuentro no es casual y dice relación a un significado, es importante. La importancia se nos aparece como una segunda nota característica de él. Ello exige de nosotros un especial estado de la conciencia; un alerta para desentrañar su significado. La indiferencia, frivolidad y ligereza – co las que frecuentemente tomamos la vida - no son actitudes válidas ante los encuentros. Ante ellos se requiere más bien de asombro, reflexión y cuestionamiento. Asumir los encuentros en forma consciente significa un avance decidor en el proceso, siempre creciente, de ser hombre. - Una tercera característica del encuentro es su incidencia modificadora. Todo encuentro nos cambia; este cambio puede ser en un sentido positivo o negativo, pero su patencia es cierta y, con frecuencia, visible. Este hecho hace reiterar la idea de lo radical que resulta tomar conciencia de los encuentros, como asimismo la necesidad de cuidar la calidad de ellos.
- También podemos caracterizar al encuentro como complejo; en efecto, puede ser variado en

cuanto a la realidad a que hace referencia y diverso también en la intensidad con que se presenta. Aludíamos anteriormente que el encuentro puede darse en relación a circunstancias, cosas, valores o personas. Su complejidad se amplía si consideramos la tonalidad emocional que produce: alegría, dolor, miedo, esperanza y la forma de repercusión perfectiva que puede tener en el plano personal. Algunos encuentros nos mejoran intelectualmente, otros afectivamente, otros moralmente, otros espiritualmente, por nombrar sólo algunos cambios perfectivos . 2. El encuentro con el mundo Somos seres situados, enfrentados a un entorno del que dependemos y al que en muchas ocasiones intentamos cambiar. El tiempo y el espacio son dos coordenadas en las que necesariamente nos enmarcamos. Nuestro encuentro con el mundo reviste la mayoría de las veces un carácter pragmático: trabajamos para vivir, usamos la técnica para hacer la existencia más fácil y placentera, investigamos mediante la ciencia, para alcanzar un mayor dominio de la realidad. La capacidad de asombro, la actitud contemplativa, la dimensión lúdica, el gesto gratuito tienen poco o ningún lugar en este tipo de encuentro. Sin embargo, el ser humano se realiza, perfecciona y planifica en actitudes que apuntan a la gratuidad. El mundo aparece ambiguo en su oferta, es el lugar de vértigo permanente, de la rutina establecida, de la dispersión que nos hace perder profundidad, pero puede ser también el espacio que nos

15

permite el ocio, que favorezca la contemplación, que ofrezca refugio. Los espacios mundanos se configuran en diversas dimensiones ; desde el macrocosmos, con el que misteriosamente nos relacionamos y que en oportunidades nos determina mediante variados fenómenos (temperatura, tormentas, ciclones, terremotos, etc.), hasta el espacio vital que habitamos y que acoge nuestras horas de ocio o trabajo. Del encuentro con este pequeño espacio es necesario decir algo: se da una relación dialéctica entre nuestra personalidad y los lugares que ocupamos. Nuestra manera de ser se encuentra reflejada en ellos y a la vez, estos poseen una determinada influencia en nuestra forma de actuar, en nuestros estados de ánimo. Los ruidos, el calor, la armonía, el orden, la belleza tienen una incidencia decidora en nuestro comportamiento. Tenemos la experiencia de que hay lugares que nos serenan, que producen paz; ruidos que enervan o tranquilizan, colores que animan o deprimen. En el encuentro de estos aspectos personales conviene tener en cuenta estas realidades. Los espacios son también formativos y en educación se debería considerar este hecho. El encuentro con los lugares que habitualmente usamos, debe repercutir positivamente en nosotros y para ello deberemos educar y depurar el sentido estético, valorar el orden y procurar la armonía”. C. Finalmente, proponemos un tema a meditar seriamente, sobre todo en un momento que ustedes, como alumnas de Cuarto Medio, están prontos a enfrentarse a un mundo donde no sólo los recursos materiales son importantes, sino que el Conocimiento, la Verdad y el Saber aparecen como un recurso interior que nos permitirá enfrentar la realidad social. Así justamente lo ha planteado S.S. Juan Pablo II en su Encíclica “Centesimus Annus”.. leamos con atención esta cita de un documento que no podemos dejar de presentarlo a ustedes. Texto 11 : “Existe otra forma de propiedad concretamente en nuestro tiempo, que tiene una importancia no inferior a la de la tierra : es la propiedad del conocimiento, de la técnica y del saber. En este tipo de propiedad, mucho más que en los recursos naturales, se funda la riqueza de las Naciones industrializadas. Se ha aludido al hecho de que el hombre trabaja con los otros hombres, tomando parte en u “trabajo social” que abarca círculos progresivamente más amplios. Quien produce una cosa, lo hace generalmente – aparte del uso personal que de ella pueda hacer- para que otros puedan disfrutar de la misma, después de haber pagado el justo precio, establecido de común acuerdo después de una libre negociación. Precisamente la capacidad de conocer oportunamente las necesidades de los demás hombres y el conjunto de los factores productivos más apropiados para satisfacerlas, es otra fuente importante de riqueza en una sociedad moderna. Por lo demás, muchos bienes no pueden ser producidos de manera adecuada por un solo individuo, sino que exigen la colaboración de muchos. Organizar ese esfuerzo productivo, programar su duración en el tiempo, procurar que corresponda de manera positiva a las necesidades que debe satisfacer, asumiendo los riesgos necesarios: todo esto es también una fuente de riqueza en la sociedad actual. Así se hace cada vez más evidente y determinante el papel del trabajo humano disciplinado y el de las capacidades de iniciativa y de espíritu emprendedor, como parte esencial del mismo trabajo. Dicho proceso, que pone concretamente de manifiesto una verdad sobre la persona, afirmada sin cesar por el cristianismo, debe ser mirado con atención y positivamente. “En efecto, el principal recurso del hombre es, junto con la letra, el hombre mismo”. Es su inteligencia la que descubre las potencialidades productivas de la tierra y las múltiples modalidades con que se pueden satisfacer las necesidades humanas. Es su trabajo disciplinado, en solidaria colaboración, el que permite la creación de comunidades de trabajo cada vez más amplias y seguras para llevar a cabo la transformación del ambiente natural y la del mismo ambiente humano. En este proceso están comprometidas importantes virtudes, como son la diligencia, la laboriosidad, la prudencia en asumir los riesgos razonables, la fiabilidad y la lealtad en las relaciones interpersonales, la resolución de ánimo en la ejecución de decisiones difíciles y dolorosas, pero necesarias para el trabajo común de la empresa y para hacer frente a los eventuales reveses de fortuna. La moderna economía de empresa comporta aspectos positivos, cuya raíz es la libertad de la persona, que se expresa en el campo económico y en otros campos. En efecto, la economía es un sector de la múltiple actividad humana y en ella, como en todos los demás campos, es tan válido el derecho a la libertad como el deber de hacer uso responsable del mismo. Hay, además, diferencias específicas entre estas tendencias de la sociedad moderna y las del pasado, incluso reciente. Si en otros tiempos el factor decisivo de la producción era la tierra y luego lo fue el capital, entendido como conjunto masivo de maquinaria y de bienes instrumentales, hoy día el factor decisivo es cada vez más el hombre mismo, es decir, su capacidad de conocimiento, que se pone de manifiesto

16

mediante el saber científico y su capacidad de organización solidaria, así como la de intuir y satisfacer las necesidades de los demás . Actividades : 1. Desarrolla las siguientes reflexiones sobre las proposiciones que te presentamos a continuación. Anótalas en tu cuaderno y luego comparte la experiencia con tus compañeras de grupo y de curso, bajo la orientación de tu profesor. a) ¿Piensas tú que a la gente le da lo mismo lo que ocurre en la vida diaria? Fundamenta. b) ¿Qué cosas “te dan lo mismo” y qué cosas “te preocupan”? Haz un listado y valorízalo. c) ¿Estás comprometido con lo que estás haciendo? Conversa con tus compañeras acerca de tus compromisos. d) ¿Crees tú que se puede ser feliz con los problemas del Mundo de hoy? 2. a) ¿Cuál o cuáles ideas del texto “El fenómeno de la Paz” te llamaron más a reflexionar y por qué? b) Comparte tus descubrimientos con tus compañeros y elaboren una síntesis del texto, con aquellas ideas más importantes y anoten al lado de cada una de las un compromiso a realizar en un tiempo determinado. 3. a) Describe cómo se vive hoy “El encuentro consigo mismo y con los demás” en nuestro país y en el mundo. b) ¿Cómo vives tú, en lo personal, tu encuentro con el Mundo. Revisa tus criterios y propone metas. c) Indica propuestas que tú y tus compañeras puedan llevar a la práctica, para mejorar el “encuentro” con los demás dentro de un clima moral. 4. ¿Qué aspectos del Mensaje del Papa Juan Pablo II son más relevantes para ti, para dar un mayor valor al conocimiento y a la verdad en el mundo de hoy?
5. NUEVAS FORMAS DE ACERCAMIENTO A LA VERDAD

Todos los hombres están hoy confundidos ante los acontecimientos del mundo. Los cambios se suceden día a día; no alcanzamos a comprender los acontecimientos, cuando nuevos hechos o situaciones se sobreponen al acontecimiento original. Bastan los ejemplos de los últimos años : caída de muros ideológicos y de concretos, cambios en las políticas económicas, replanificaciones educacionales, aparición de nuevos y sofisticados equipos cibernéticos, que no alcanzamos a aprender su uso cuando ya están obsoletos. Las opiniones se suceden unas a otras, todas parecen decirnos la verdad. No alcanzamos a procesar una información cuando otra información nos dice lo contrario. ¿Qué sucede con el acercamiento a la verdad? Debemos de implementar nuevas formas y estrategias que nos permitan acercarnos a esa verdad: debemos aprender a aprender. Nuestros conocimientos están mediatizados por los medios de información de masas, T.V., radio, prensa y publicaciones. Si no tenemos una estructura interior con firmes amarras de principios y valores, podemos virar para cualquier lado, siendo presa fácil de verdades a media, de falsedades y errores, que nos encierran en callejones sin salida. La siguiente editorial de Revista Mensaje nos ilustra sobre estas situaciones del hombre de hoy. Texto 12 : La Comunicación Social

“El Herald Tribune” es el primer “diario global” y uno de los mejores informados del mundo. Se confecciona en París, y, al cierre, cada día a las 20:00, es enviado por satélite para su impresión, además en Zurich, Miami, Hong Kong y otras ciudades. A las doce de la noche, hora norteamericana, despegan desde Miami los miles de ejemplares destinados a estos “barrios” del mundo. Al mediodía tenemos en Santiago el Herald Tribune ... del día. Las nuevas tecnologías de la comunicación están permitiendo tener acceso inmediato a lo que antes se tardaba semanas o meses en conocerse. En la crisis financiera de Wall Street, años pasados, parte del pánico se produjo cuando las máquinas empezaron a tomar el control en las decisiones de

17

vender y comprar, sin consultar a sus dueños, porque iban teniendo acceso instantáneo a las fluctuaciones de cada acción en las diversas capitales del orbe, lo que ningún ser humano alcanzaba a procesar: acceso inmediato, más una enorme acumulación de información. Es la nueva telemática, esa combinación sorprendente de las telecomunicaciones con la ciencia informática. La telecomunicación progresa vertiginosamente. La “vía satélite” ya es lenta frente a la velocidad de transmisión de las fibras ópticas, cuyos tendidos en el, Norte otra vez cruzan fronteras y el Atlántico. Los nuevos superconductores, enfriados en hidrógeno líquido a 160 grados bajo cero, son cien veces más rápidos, pudiendo una sola línea transmitir un trillón de bits por segundo, o soportar 15 millones de conversaciones telefónicas simultáneas. La acumulación de la información, por su parte, debido al desarrollo de la computación, está produciendo en el mundo un salto cualitativo hacia nuevos horizontes, comparable sólo a la revolución industrial o a la invención de la agricultura. Los bancos de datos, con sus poderosos programas al alcance de teléfono y microcomputador, están posibilitando a muchos intercambiar cuantiosa información y multiplicar notablemente su capacidad de acción. Es lo que se viene llamando la telemática interactiva , a través de sistemas – como los coordinadores, los modems, el telefax, los correos electrónicos o las redes conmutadas de datos - que permitan trabajar juntos a individuos que están a miles de kilómetros de distancia. Las redes de microcomputadores permiten analizar textos, hasta con dibujos y gráficos (teletextos), y discutir asuntos largamente a través del planeta como si se estuviera en una mesa de trabajo. Y cada usuario puede disponer de mucha información. Un diskette óptico de bolsillo puede almacenar hasta 800 libros de 300 páginas cada uno. Antes de 1990 se tendría contar con la “inteligencia artificial”, los computadores de la quinta generación. La comunicación e interacción creadoras que esto posibilita, están recién abriendo las puertas a un futuro insospechado y maravilloso. Futuro maravilloso, si estos nuevos prodigios se emplean para bien. En efecto, la comunicación social no sólo ayuda a una sociedad, sino que la constituye como ta. Una sociedad es humana en la medida en que sus integrantes puedan comunicarse, para crecer en la libertad y la solidaridad. Una sociedad incomunicada, en la que no exista, por ejemplo, opinión pública, esta humanamente bloqueada. Ni las personas podrían normalmente desarrollarse como tales, ni existiría comunidad, sólo a través de la cual puede desplegarse el extraordinario potencial de la creatividad humana conjunta tras un querer común. Entendemos “comunicación” como un proceso dialogal, en que las personas y los grupos, empleando los diversos medios de comunicación, pueden manifestar lo que son y lo que quieren y acometer juntos los desafíos del crecimiento. Si en una sociedad, o institución o familia, la comunicación es sólo vertical, o unidireccional, no se puede afirmar que haya allí verdadera comunicación, aunque haya muchos “comunicados” y se disponga de abundantes medios de comunicación. Existe comunicación social cuando hay posibilidad real de expresarse, cuando se escucha y se atiende al otro, cuando hay respeto y tolerancia a las opiniones diferentes. La conciencia humana va descubriendo que no sólo la información es un derecho básico para vivir, sino sobre todo la comunicación. Este “derecho a la comunicación” deriva directamente del derecho de ser, de existir en una sociedad que se quiere construir con justicia; como deriva también del derecho de toda persona a la participación y a la solidaridad. Ser es comunicarse; el infierno es la incomunicación. Se trata, pues, de un derecho fundamental en la vida humana” (Editorial Rev. Mensaje 368, Mayo 1988). Culminaremos nuestra primera unidad sobre la verdad y el conocimiento, realizando un planteamiento frente a los desajustes del vivir en el mundo actual y los caminos que el hombre ha buscado en su deseo permanente de ser feliz y encontrar el bien.

-

Texto 13 : Los Desajustes del Vivir Humano en el Mundo Actual. “¿Qué pasa con el hombre? ¿Es que ser hombre es tan difícil?” Basta analizar las características de la vida moderna para fijar el marco donde el hombre de hoy vive y poder así detectar los desajustes que entorpecen o invalidan su tarea de vivir humanamente.

18

Podemos constatar una serie de fenómenos sobresalientes que son consecuencia tanto de la Revolución Industrial como de la inminencia de la era tecnológica. Son entre otros, los siguientes : El utilitarismo Todas las cosas se valoran en razón de su utilidad. El utilitarismo está definido por Ph. Lersch como la “voluntad de hacer del mundo un campo disponible para los fines del aprovechamiento utilitario y lograr un máximo de posibilidades para la vida humana”. La superficialidad Interesan las realidades asibles controlables y mensurables por la técnica. Para lo misterioso, lo arcano, lo profundo no sólo no hay sensibilidad sino que existe una actitud de rechazo ... El conocimiento superficial, a fuerza de ser “objetivo” y perseguir la espectacularidad, es necesariamente incomprometido, se reviste de un carácter frío y aséptico. La racionalización Actitud espiritual típica de la cultura moderna, cuyo rasgo característico es la voluntad obstinada de “someter la realidad al cálculo racional de modo coactivo”. Se busca un saber impositivo, ordenado a obtener un poder y dominio total sobre la naturaleza y el hombre. Como consecuencia, se efectúa una selección “objetiva”, descartándose del campo de atención todo lo que no sea “explicable” o “previsible” racionalmente. Este racionalismo a ultranza lleva, no pocas veces, a la irracionalidad. Los efectos de esta racionalización a ultranza, se podrían resumir esquemáticamente en los siguientes puntos : a) Mecanización del espíritu Todo es montaje, aparato, planificación ... incluso la actividad cultural, a menudo, no significa una auténtica vida-en-el-espíritu (que es vida creadora de interrelaciones humanas con espíritu de generosidad y comprensión), sino un mero manipular los productos espirituales. Se da como indiscutible que los problemas del hombre son básicamente económico-sociales, solubles mediante manejos políticos, casi siempre traumatizantes. b) Dimensión síquica La razón calculadora, con frecuencia, desplaza el afecto y la voluntad del hombre, dos facultades connaturales que quedan fuera del juego. El espíritu está disperso : primero, por la escisión de la vida en quehaceres y situaciones discontinuos, sin unidad; y segundo, por la publicidad y propaganda y sobre todo por la especialización, uno de los síntomas más graves de nuestro tiempo: no por especialización sino por unilateral, ya que supone la ignorancia de los otros aspectos de la realidad. c) Alejamiento de la vida No hay diálogo con la naturaleza. Siempre hay algo artificial que se interpone entre la experiencia y la realidad. Los símbolos casi no dicen nada, se ha perdido su riqueza. No hay reverencia ante las realidades profundas ni respeto a la vida. El derecho a la vida ya no es natural, sino positivo: la vida es objeto de una jurisprudencia dosificada por el interés político del momento. d) Manipulación del universo En un mundo de intereses como éste se impone la mediatización del universo. Las cosas no tienen valor en sí mismas, sino un valor instrumental, funcional ... Lo mismo ocurre con las ideas, lo que implica, con frecuencia, un alto porcentaje de escepticismo. e) Cuantificación

19

Es un efecto de la mensurabilidad de lo superficial. Para todo se puede fijar una tasa, un precio ... ¿Cuántas cosas, incluso personas, pueden hoy contarse que no estén a la venta ...? Hasta la obra de arte se convierte en objeto de canje, de inversión. Es la estética sin ética” (Madrid S., Pedro. El Hombre en Crisis, 1986). Texto 14 : Masificación y Despersonalización del Hombre Masificación visual : aglomeración . Todo está lleno ... Después , y en sentido más profundo, adviene el poderío social de un nuevo tipo de hombre: el “hombre masa”, el “hombre medio”. Y por fin, el resultado de una igualación forzosa: el poder establecido (colegiado, personal o anónimo) selecciona a los hombres mediante criterios universales y uniformes, olvidando la originalidad e individualidad de la persona. La colectividad así, se convierte en “masa” por un acto de violencia, a efectos de un despojo, de una descalificación ... Las personas “no ejercen” como tales, con profunda autonomía. Por otra parte, reconocemos que los nuevos modos democráticos que al fin se están abriendo paso entre nosotros, van más en consonancia con la dignidad de la persona humana, por su naturaleza igual y libre. Hay que saludar con alborozo que se hable con energía y en todas partes de libertades y derechos humanos. Tal vez, por primera vez en la historia de la humanidad, se ha comenzado a tomar en serio al hombre, cualquiera que sea su nombre, su sexo, su origen o su color. El humanismo se ha convertido en el sistema de pensamiento y de valores, que dentro de la diversidad, es aceptado casi por unanimidad, como concepción básica de la existencia. Es la paradoja de la dialéctica de la naturaleza. En la mayoría de las interpretaciones humanísticas vuelve irremediablemente lo religioso, quizá envuelto en formulaciones e interpretaciones nuevas ; tal vez, en una profundización de lo humano que es una aproximación a lo divino. Pensamos que el humanismo se ha convertido en plataforma de encuentro entre los distintos sistemas y concepciones, que buscan sinceramente la promoción del hombre. Soluciones humanistas al problema del conocimiento y de la verdad Los Humanismos de mayor relevancia en el mundo actual, que nos proponen caminos de solución al problema planteado, se podrían resumir en los siguientes : 1. Humanismo marxista actual Entendemos el marxismo como un sistema de ideas y de valores. Girardi, interlocutor por parte católica en las conversaciones entre marxistas y cristianos distingue dos modelos de marxismo: uno “personalista” y otro “integrista”, ambos humanistas, pero con notable diferencia en cuanto al valor que conceden a la persona humana. El modelo “personalista” es representado por R. Garaudy, en Francia, por Schaff en Polonia y por E. Bloch en Alemania. En este marxismo original la persona humana constituye el valor absoluto y primero, cuya esencia es la libertad. El modelo “integrista”, impulsado por Lenin y llevado al límite por Stalin, pone en primer lugar la lucha de clases y la dictadura del proletariado. Subordina el individuo a la colectividad. Un tercer modelo se podría llamar “científico”, representado por Althusser, para quien el marxismo no es humanismo, sino un método para analizar la realidad social. Los rasgos que caracterizan el humanismo marxista, según Girardi, son los siguientes : Ético Demiúrgico Terrestre Económico Comunitario : No hace concesión a la malicia, a la relajación, a la explotación humana. Hay un valor absoluto que es el hombre. : El artífice de la historia es el hombre mediante su lucha y su actividad liberadora. Los valores de esta tierra tienen autonomía propia sin necesidad de recurrir a ninguna dependencia superior. : el mal humano radical es la “alienación económica y el trabajo es el único instrumento de creación y liberación de este mal. : en nombre de la sociedad se le pueden pedir al individuo todos los sacrificios, has-

20

ta su muerte. Revolucionario : Humanismo militante, combatiente. Teoría sí, pero sobre todo acción y praxis. Científico : Ofrece una visión del mundo construida científicamente sobre datos de la realidad. 2. Humanismo existencialista Una vez pasadas las filosofías que le dieron forma, puede ser el humanismo que más profundamente se ha incorporado a la vivencia cultural del hombre contemporáneo. Estas filosofías surgieron con Heideggger y Jaspers y se hicieron populares con Sartre y Camus. Tres tendencias destacan en el existencialismo : una negativa (Heideggegr, Sartre), otra positiva (Merleau-Ponty y Sartre posterior) y una tercera, religiosa (Marcel, Le Senne). Los rasgos que caracterizan a este tipo de humanismo no se aplican por igual a las tres tendencias, como es lógico, y los podemos resumir globalmente en los siguientes : Concepción del hombre como ser de posibilidades. El hombre es proyecto, siguiendo su propia andadura en el entorno que le ha tocado vivir. Atención fundamental al hombre concreto. colectivismos. Es un intento de superar abstraccionismos y

-

-

Insistencia en la libertad humana. Hasta inevitable debe ser elegido. Es la única manera de hacer nuestro cualquier proyecto humano. La angustia existencial. Aspecto característico de algunos existencialismos, no de todos. Así Gabriel Marcel ha servido de estímulo a muchos católicos para profundizar en su experiencia cristiana. ¿Cómo no recordarle? : “Espero que la muerte, arrancándome de mí mismo, me afirme en el ser”; “es íntimo el ligamen entre la esperanza y la afirmación de la eternidad, o sea, de un orden trascendente”.

-

La ciencia parece tener la última palabra; palabra valorativa del vivir, inductora por lo mismo de este tipo de humanismo. Dentro de esta perspectiva el ateo y el teísta, o más bien abierto porque, aunque se mantengan en una “totalidad inmanente”, no suelen excluir por principio el aspecto trascendente. La cada vez más aguda conciencia de sus limitaciones impone al científico de hoy no cerrarse a nada. 3. Humanismo cristiano Si el humanismo se define básicamente como concepción del mundo y de la vida en la que el hombre ocupa el puesto central, entonces el Cristianismo es humanismo en el sentido pleno de la palabra. Para el cristianismo el hombre es imagen de Dios, a cuyos pies han sido puestas todas las cosas (Salmo 8). Jesús de Nazaret anuncia la Buena Nueva para todos los hombres sin excepción. Opta de una manera clara por los pobres, los oprimidos, los encarcelados, los hambrientos ..., y su ley fundamental es la del amor fraterno. Humanismo cristiano que tiene su fundamento y apoyo en la esperanza cristiana. Y es que todo hombre espera vitalmente; como dice Laín Entralgo, “es la disposición y actividad primaria del ser humano”. No se puede vivir sin esperar, sea síquica o somáticamente. El hombre no puede esperar. Existe y tiene que existir esperando. El ser humano pretende seguir siendo en el futuro. Hasta el suicida espera: espera un modo de ser más satisfactorio que la vida le niega y mata su vida terrena con la esperanza de huir hacia dentro, donde poder encontrar ese modo de ser que en la vida quedó frustrado. La necesidad de creer, esperar y amar pertenece constitutivamente a nuestro mismo ser. “Somos nuestras creencias, nuestras esperanzas y nuestras dilecciones”. No obstante, hay personas que pierden esta esperanza, fe y fortaleza, cayendo en dependencia y servidumbre. La posibilidad de esta pérdida es lo característico de esta existencia humana. Y surge entonces una pregunta, ¿qué cree, qué espera, qué ama el hombre después de esa quiebra de sus creencias pasadas? No lo sabe. Sólo sabe que su existencia se halla hondamente desorientada y hasta en ocasiones quizá esto sea bueno. Si el ser humano no tiene experiencia de que se frustre su esperanza , ésta nunca llegaría a ser fuerte e imperecedera y correría el riesgo de convertirse en un soñador optimista. El hombre sin esperanza está enfermo.

21

Por otra parte, cuando el futuro inmediato se muestra amenazador y la dificultad parece exceder los recursos del esperante, puede aparecer la alarma, el temor y hasta la misma desesperación. Drama del espíritu: en cuanto ser natural y viviente el hombre no puede desesperar, en cuanto ser pensante y espiritual, tal desesperación es posible porque se razón llega a descubrir que la verdad de la misma realidad destruye la esperanza. Verdadera tragedia humana, se llega al convencimiento de la inanidad de todas las ilusiones y fantasías respecto a una trascendencia y percibe la condición cruel y mezquina de esa naturaleza universal de la que su ser procede y a la que su ser pertenece. Las respuestas y reacciones al despedazamiento de la esperanza varían dependiendo de distintas coordenadas (históricas, personales, sicológicas y constitucionales). Hay quienes limitan sus pretensiones y no luchan por aquello que implica ascesis y esfuerzo. Constituyen un rebaño bien ajustado a las circunstancias, imperando en ellos la resignación inconsciente. Juegan a lo que toque, sin verdadera motivación. Otros reaccionan con endurecimiento de corazón, deciden que nada ni nadie podrá lastimarles, pero que ellos sí harán daño a otros. Pasan su vida matando la afectividad y su triunfo estriba en no necesitar de nadie. Estos se salvarán si encuentran en el transcurso de sus días un interlocutor válido en el que puedan creer y esperar. Un resultado ante el desmoronamiento de la esperanza es la violencia; aborrecen la vida y desean vengarse destruyendo: grupos sociales marginados que ven la esperanza como posibilidad, pero constatan que su realización es imposible.

-

-

Evasión , aburrimiento, melancolía, inanición, autosuficiencia ..., aspectos que van prevaleciendo en el espíritu occidental. Y es que la mayor parte de los humanos sabemos más o menos lo que pensamos, pero no nos percatamos de lo que somos o sentimos. Es necesario tener en cuenta que el ser de la existencia del hombre nunca es definitivo. Hasta que llega la muerte es un “poder ser” y el hombre esperanzado desde su deficiencia y limitación confía en su propia perfección. No queda encarcelado en las cadenas de su propio cuerpo ni en el sufrimiento de su existencia, sino que descubre en el fondo de sí mismo la realidad inagotable e infinita de un “Tú absoluto”. El hombre esperanzado mantiene su relación de fidelidad y amor con la misma realidad en la que existe. De esto se deduce que sólo los humanos, libres de los lazos del tener, están en disposición de percibir la verdadera grandeza de la esperanza. Urge, pues, saber trocar el “tener” en “ser” por la virtud transformadora del amor (Madrid Soriano, Pedro. El Hombre en Crisis, 1986). Reflexión final La forma de acercamiento a la “Verdad” está dentro de nosotros mismos, en la medida que nos hacemos responsables frente a los acontecimientos de nuestra vida cotidiana : trabajo, familia, amistades, comunidad, exigiendo nuestros derechos y cumpliendo los deberes propios. Actividades : 1. Indica en qué forma los Medios de Comunicación impiden que nos formemos juicios y valores rectos y verdaderos de la realidad. a) b) c) d) e) 2 ....................................................................................... ....................................................................................... ....................................................................................... ....................................................................................... ....................................................................................... a) Destaca la diferencia entre Información y Comunicación, a través de un ejemplo de la vida cotidiana en la familia, en la T.V., en los diarios, etc. b) Haz un cuadro comparativo de doble entrada con tus compañeras, para discutirlo y analizarlo con el curso.

22

3. a) Trabaja los fenómenos del utilitarismo, la superficialidad y la racionalización, dentro de sus actividades diarias. b c d e f b) Señala desde qué postura de Valores se comprometen con el acercamiento al conocimiento y a la Verdad. c) En relación a los aspectos deficitarios con que puede vivirse la Verdad, en función del utilitarismo, la superficialidad y la racionalidad, ¿crees tú que la Educación puede hacer algo?

4. a) ¿Qué ventajas y limitaciones descubres tú en las diversas propuestas del Hombre y de la Vida que nos ofrecen el Humanismo : - Marxista - Existencialista - Cristiano b) Nuestra Cultura Cristiano- Occidental es consecuente con la propuesta del Humanismo Cristiano. c) ¿Qué elementos del Humanismo Marxista impiden la realización plena del hombre? d) Si bien el existencialismo se abre a la posibilidad del hombre y su encuentro con el Mundo, ¿cuáles son sus limitantes para un desarrollo integral de la persona humana?

23

UNIDAD : EL SENTIDO DEL VALOR EN LA VIDA HUMANA TEMAS :

1.

El tema del valor en la vida cotidiana ¿Cuáles son los valores más importantes? La moral en el desarrollo de la persona La conciencia y la norma moral La exigencia moral en el mundo de hoy
EL TEMA DEL VALOR EN LA VIDA COTIDIANA

A. Antecedentes Preliminares En una Unidad anterior realizamos un trabajo, en sí interesante, que nos ha permitido tomar conciencia de la importancia que tiene para nuestra vida el problema del “Conocimiento” y el encuentro con la “Verdad” en cuanto búsqueda permanente que nos permite la realización como personas humanas, como aspiración humana. En la segunda parte de este curso quiero dar énfasis al tema de los valores que representa una de las mayores inquietudes de nuestro tiempo. Sin lugar a dudas, los valores representan un ideal en la realización personal del hombre y es tarea de la “Filosofía” y de la Educación orientar el quehacer propio de la vida cotidiana, en los jóvenes y en la Comunidad Nacional. Cuando entramos en este tema, nos estamos comprometiendo con la conciencia como instancia de la “Vida” interior del ser humano, capaz de cualificar la conducta del hombre en todos los momentos de su existencia. Y surge la pregunta ¿qué son los valores? Existen múltiples respuestas a esta interrogante. Algunos autores de renombre nos entregan a continuación una primera aproximación a esta inquietud : Características de los valores : “Los valores son objetos ideales, como todos lo demás bienes culturales procedentes del espíritu humano; los valores están tan adheridos a los objetos que no pueden ser separados realmente de ellos; sólo la mente puede concebirlos como objetos ideales ...” “Los valores tienen un componente emotivo y subjetivo, pues el aprecio, lo preferencial, el gusto, el agrado, el interés, son los que realmente dan valor a un bien objetivo. Los bienes han de tener un atractivo para el individuo, si ha de añadirse a ellos el calificativo de “valiosos”; los bienes son los valores que se aprecian ... Los valores constituyen la esencia de los bienes culturales ... Los valores hacen desaparecer la indiferencia del hombre frente a las situaciones de la vida “... “Las cosas se nos ofrecen valiosas en la medida que se nos son indiferentes. El valor despierta en nosotros una actitud apreciativa del bien”. (citas de varios autores : Frondizi, Raymaker y otros)”. Ejercicio Individual : 1. Describa con la mayor claridad posible, ¿qué han representado para ti los valores en tu vida cotidiana? .......................................................................................................................................................... ..........................................................................................................................................................

24

2. Compara tu respuesta con las descripciones de los autores citados en el párrafo anterior y anota las semejanzas y las diferencias encontradas. .......................................................................................................................................................... .......................................................................................................................................................... Ejercicio Grupal : Compara tus apreciaciones con las de tus compañeras de grupo y con la guía del profesor discute el tema en un ejercicio de foro. Se sugiere que todos los integrantes del curso anoten en su cuaderno las conclusiones finales.
B. ALGUNOS POSTULADOS FUNDAMENTALES SOBRE LOS VALORES

Los valores representan lo cualitativo en la vida cotidiana y dan sentido y orientan nuestra existencia. Sin valores es difícil que el hombre pueda realizarse plenamente. Sin embargo, existen muchas posiciones frente al problema del valor y éstos se encuentran relacionados con los diversos enfoques filosóficos existentes sobre el “Hombre”, la “Vida” y “Dios”. Es importante mencionar que la disciplina filosófica que nos hablan de los Valores, se llama Axiología. Desde este punto de vista, para sintetizar las múltiples posiciones, podemos clasificar la Axiología de una forma convencional : a) Axiología Subjetivista y Relativista : La Axiología Subjetivista y Relativista defiende que el valor es ininteligible sin un componente cognoscitivo y emotivo, añadidos a los bienes en sí; que la vivencia crea el valor, además de percibirlo; y que el valor es un agrado placentero, un deseo. Los valores no gozan de absolutez y objetividad, ni se les puede jerarquizar en una escala permanente, al contrario los valores son relativos, porque dependen de la cultura y del cambio. Y son subjetivos porque es absurdo imaginar una escala objetiva de valor. El Relativismo y el Subjetivismo, a nuestro juicio, degrada el valor en cinco formas (P. Fermoso, 1987). 1. Sustituye el valor por la necesidad. 2. Entiende la vida humana como un proceso permanente de adaptación. 3. Interpreta la vida humana sólo como el resultado del binomio estímulo-respuesta. 4. Explica la conducta humana como principios propios de las ciencias naturales. 5. Supedita los grandes principios de la Educación a las contingencias culturales y sociales del momento. En síntesis, los valores se instrumentalizan. Los valores extrínsecos son medios para llegar a un fin y los intrínsecos no pueden jerarquizarse, porque supondrían una subordinación y bajo este punto de vista los valores no están sometidos a nada, lo cual sería improcedente hablar de una escala de valores. La mutabilidad evolucionista, los constantes cambios sociales, la pluralidad e inestabilidad de los intereses –con los avances llegan a confundirse- y la mutabilidad de los fines educativos garantiza el relativismo axiológico (Fermoso, P. 1974). b) Axiología Objetiva y Absoluta : Las corrientes tradicionales, de raíces aristotélicas y escolásticas, sostienen que existen valores que trascienden la naturaleza humana y a la sociedad. Los valores objetivos son eternos, inmutables, independientes y absolutos.

25

La posición axiológica objetiva y absoluta es más bien conservadora, en contraposición a la posición progresista de algunos autores. De acuerdo a esta posición, la Educación, la familia y la sociedad han de inculcar en los jóvenes una escala jerarquizada de valores, propia de la tradición cultural y de los grandes principios trascendentes que rigen la vida humana. Evidentemente la posición objetiva de los valores, si bien ve su origen profundo y trascendente y nos propone una escala jerárquica de valores , da lugar también a la naturaleza libre del hombre, que puede optar en conciencia por lo positivo o por lo negativo en su elección frente a las situaciones de la vida. c) Paciano Fermoso nos propone, basándose en las teorías sobre los valores, cuatro postulados en conformidad a las cuales se puede juzgar la influencia de los valores en la formación de la persona. Postulados para una Concepción del Valor : De las teorías sobre los valores, en general, y en su aplicación a la Educación, deducimos cuatro postulados, en conformidad con los cuales ha de juzgarse la implicación de la axiología en la formación del individuo : Primero : Los valores, aunque se eligen, son cultivables de muy diversas maneras. Una manera de cultivar los valores por la Educación es el uso de los libros de textos, donde cuasi dogmáticamente ofrecen los adultos su cultura a la infancia y a la juventud ; el de los libros de lectura con relatos escogidos y trozos biográficos de personas que electrizan las mentes juveniles. Otras maneras de cultivarlos es el modelo del profesorado, que con su vida, sus diálogos y sus criterios cooperan a la selección de los valores ; los compañeros en las conversaciones, emisión de opiniones y comunicación de ideales; el clima escolar es semejante al “caldo de cultivo” en los laboratorios biológicos, lo mismo sucede con la familia y la comunidad. Segundo : Los valores son simultáneamente motivos y criterios de conducta; criterios para juzgar la vida y motivos en cuanto ideas reforzantes y dinámicas. La sicopedagogía de la motivación y del aprendizaje son auxiliares valiosos en la promoción axiológica de los jóvenes. La creación de una capacidad crítica y personal, tan revalorizada en las corrientes modernas de la educación liberadora y personalizada, está emparentada con el desarrollo de los valores como bienes culturales. La sicología social, que maneja los conceptos de actitud, estereotipo, modelos, etc., sugerirá al educador las técnicas adecuadas para cooperar con el educando en las tareas de la formación de valores. Tercero : Los valores, en cuanto bienes objetivos, son fijos e inmutables ; pero en cuanto valiosos para el hombre, atractivos e interesantes, preferidos antes que otros, son cambiantes, a la par que evoluciona el individuo y la sociedad, sobre todo ésta. La aceleración histórica en la que estamos inmersos, hace angustioso el ritmo raudo del cambio, más aún, los sociólogos planifican el cambio y con él la alteración de la cosmovisión común en la sociedad; parte integrante de la cosmovisión son los valores, que por consiguiente cambian en su dimensión subjetiva emocional. El continuar discutiendo bizantinamente acerca de la inmutabilidad de los valores y aferrarse a las escalas objetivas, sin resquicio alguno para la variabilidad, es perder el tren que los conduce al progreso y a la realidad, que es caudaloso río, preñado de dinamicidad en su impetuosa huida del estatismo. Los seres y los bienes son como son, pero el aprecio de estos bienes sufren vaivenes constantes, asignando importancia hoy a esto y mañana a aquello. El educador necesita oído atento a las nuevas voces e ideas que serán las que seduzcan al joven. El relativismo subsiste sólo en cuanto en el valor hay de emocional y de contagio social ; la inmutabilidad caracteriza en cambio al ser de las cosas. Cuarto : Los valores sociopolíticos han de presentarse de forma que fomenten la cooperación y congelen la competencia. Los sociólogos opinan que lo que más separa de la sociedad postindustrial es la menguada evolución del sentido de cooperación humana ; ese tipo de sociedad sólo puede existir cuando los hombres depongan la agresividad y la violencia, para sustituirla por la colaboración y el diálogo. Los sociólogos de la educación, conscientes de este postulado, aconsejan el fomento del autocontrol de las tendencias humanas a la dominación y de las motivaciones competitivas, como medio de preparar el ambiente para el advenimiento de la sociedad

26

postindustrial, qué habrá superado el entorpecimiento de las relaciones humanas, distintivo de la competencia mercantil de las sociedades industrializadas. Ejercicios : 1. Expresa a lo menos con tres ejemplos de la vida cotidiana cómo se reflejan los principios de una moral subjetiva : a) ...................................................................................................................................... ...................................................................................................................................... b) ...................................................................................................................................... ...................................................................................................................................... c) ...................................................................................................................................... ...................................................................................................................................... 2. ¿Crees tú que el subjetivismo y el relativismo moral deben ser completamente descartados de los criterios éticos? ...................................................................................................................................... ...................................................................................................................................... ...................................................................................................................................... 3. Una vez leído con atención los “Postulados para una Concepción del Valor”, anota cuatro o cinco ideas que tú consideras importantes para llevar a la práctica. Fundamenta tu respuesta ...................................................................................................................................... ...................................................................................................................................... ...................................................................................................................................... 4. Compara tus respuestas con las de tus compañeras de grupo y discútelas con el curso para llegar a conclusiones generales . ...................................................................................................................................... ...................................................................................................................................... ......................................................................................................................................
2. ¿CUÁLES SON LOS VALORES MÁS IMPORTANTES EN LA VIDA DEL HOMBRE? A. Jerarquización de Valores

Los valores son aquellas respuestas de nuestro interior ante las cosas, que marcan esencialmente nuestras preferencias. Pero no todas las preferencias tienen un mismo nivel; existen claras diferencias entre ellas. Lo importante es tenerlas presentes. Una de las características importantes de los valores es su “Jerarquización”, o sea, el orden de preferencias existentes entre ellos, de acuerdo a los marcos culturales, formas de vida, costumbres, ideologías religiosas que proponen, desde una concepción filosófica del hombre, un modelo de existencia “Valórica” en función de los valores en sí mismos. Debemos considerar que, si bien los valores representan el ideal de la vida, también es importante tener presente que existen posiciones contrarias que son llamadas desvalores. Por ejemplo, frente al Bien aparece el Mal, frente a la belleza está la fealdad, la justicia encuentra su oposición en la injusticia y así sucesivamente. A esta característica de los valores se le llama “Polarización”. Existe un polo positivo y un polo negativo. Debemos acercarnos a lo positivo y eludir lo negativo, basándonos en la enseñanza de los principios que nos entregan la cultura, la educación, la religión y la tradición familiar, que nos apoyan para optar por aquellos valores que nos llevarán a la verdadera felicidad, al encuentro con el “BIEN”, Perfecto y Absoluto. A continuación encontraremos tres narraciones en las cuales tú podrás analizar, ordenar y comprender los valores de vida que allí están presentes, de acuerdo a tu experiencia y criterio. Más

27

adelante te presentaremos dos criterios de clasificación de los valores. Con estos antecedentes podrás confrontar tus propios criterios y discutirlos con tus compañeras : Narración uno : Juan amaneció ese día muy preocupado, situación que para su mujer no pasó inadvertida. ¿Qué te pasa, Juan? Te veo bajoneado, seguro que no pagaste las letras en la Casa Comercial, ¿o me equivoco? Juan respondió afirmativamente a las dudas de su mujer, lo cual suscitó una discusión entre ellos. Aplacados los ánimos, el hombre se refirió a sus problemas laborales, señalando que en su trabajo no lo valoraban, trabajaba mucho y le pagaban poco. ¡Y tanto que le costó sacar su título universitario! Si me pagaran mejor –se lamenta Juan- podríamos salir de las deudas y así le daríamos un mejor vivir a los chiquillos. Juan y su mujer tienen miedo que por estos problemas sus hijos no puedan estudiar tranquilos y se vean con problemas para realizarse plenamente como personas y ganarse la vida como corresponde. En la tarde, cuando estaban haciendo once-comida, legó un viejo amigo del matrimonio, y conversando, salieron a lucir los problemas, que estaban poniendo en crisis al grupo familiar. Nuestro amigo los sacó del apuro facilitándoles algún dinero, pero les conversó que lo material no era todo en la vida y destacó que lo importante era quererse mucho pero al mismo tiempo tenían que valorar el esfuerzo de acuerdo a la realidad y organizarse “Bien”, por lo cual necesitaban conversar mucho y aprender a escucharse. Transcurridos los días, hicieron un esfuerzo por superar los conflictos, empezando por quererse más entre ellos, demostrándoles a sus hijos que a pesar de los problemas, se puede salir adelante. Narración dos : María Luisa y Paola Andrea regresaban esa tarde del colegio, comentando lo que habían vivido en clases y los comentarios que había hecho la profesora jefe de María Luisa sobre la crisis que vive el mundo de hoy. ¿De qué crisis me hablas? – le preguntó Paola Andrea- . Mira , -le comentó su hermana mayor- la “profe” nos dijo que existe poca gente honrada, que por todos lados se “juega chueco” y que existe mucho egoísmo. Si alguien tiene algo, el otro se las ingenia para quitárselo como sea. -¡Ah! Y nos recomendó que nos cuidáramos mucho; pues las malas costumbres están a la vuelta de la esquina. Nos habló del sexo y esas cosas. Paola Andrea se acordó que su mamá ya les había hecho esas recomendaciones en más de una oportunidad y que se papá les había comentado que el deporte es una buena salida para recrearse, liberar tensiones y realizar bien hecha las cosas; el arte, por otro lado, puede ser importante, pues nos lleva a apreciar la belleza –por ejemplo- asistir a una exposición, a un museo, como así también convivir con el buen gusto, en la medida que arreglemos bien nuestra casa, montemos algunos adornos o nos preocupemos de cultivar algunas plantas. María Elisa se acordó que la otra vez Pedro Antonio le había dicho que hacer las cosas de la casa, arreglar y mantener bonito era tarea de mujeres. ¿Estaría equivocado este amigo? –se preguntaban las niñas. Llegando a casa su madre las esperaba con la mesa puesta y les tenía todo listo y ordenado con gran cariño y esfuerzo, ella también venía de su trabajo diario, donde las cosas no andaban muy bien, porque su jefe no tenía la suficiente autoridad para distribuir las cargas de trabajo. Después de comer se acomodan para observar la T.V., la madre comenta con sus hijas lo que pasa en el mundo, mientras esperan la llegada del papá, que siempre viaja mucho para ganarse la vida. Las imágenes se suceden unas a otras : violencia, derechos humanos, robos a mano armada, el desacuerdo de los políticos, la campaña de la Teletón ... Así termina un día más para esta familia, como muchas otras que viven en nuestra Patria. Narración tres : En el diario “La Tercera” del día domingo 17/12/99 a pareció la siguiente narración que más bien es una historia digna del analizarse : Simple Obrero y Gran Explotador : “El año pasado, Manuel Márquez exportó 750 mil pares de zapatos y zapatillas y en lo que va corrido del año, ya lleva un millón 150 mil 246 pares. En tanto, en el mercado interno, donde vende el 40% de su producción, las ventas subirán a 833 mil pares. Cada mes este empresario vende ½ millones de dólares. En los próximos años espera duplicar y triplicar las ventas, a partir de un plan de expansión de la fábrica. Con una inversión proyectada de 14,5 millones de dólares. Hacia mediados de la década espera contar con una nueva planta para producir 150 mil pares a la semana.

28

Los comienzos : Quizás aquéllas sean cifras menores para otras grandes empresas del rubro, pero no lo son para el propio Márquez y tampoco para quienes saben de su trayectoria. Manuel Márquez tuvo comienzos difíciles. Creció en el seno de una familia modesta de Peñaflor y a los ocho años quedó huérfano de padre. Como era el mayor de tres hermanos, a temprana edad salió a ganarse la vida para ayudar a su madre. “Hice de todo ,desde recolectar frutas, hasta cobrador de micro” contó a “La Tercera”. Al recordar su pasado, no deja de citar la imagen de su madre llorando, a solas, una noche que le confesó a él y a sus hermanos que el otro día “no tenía qué echarle a la olla”. Manuel era todavía un niño, mas en aquella oportunidad prometió a su madre que saldría a buscar trabajo para ayudarla. En esas condiciones, los estudios quedaron congelados en lo que hoy es equivalente a 8° Básico. No obstante, como también era bueno para el fútbol, el poderoso equipo de “Bata” en Peñaflor, lo tentó para incorporarse, ofreciéndole –al mismo tiempo- una matrícula en el Colegio Industrial de la Empresa, al que ingresó a los 16 años. Le bastaron tres para demostrar su aplicación y pasar luego a la planta de “Bata”; primero como simple obrero y al poco tiempo, como ayudante del administrador. Ya como empleado de la Empresa, se fijó la meta de llegar lejos. Continuó capacitándose y ascendiendo. Viajó a Europa a conocer las Fábricas de allá; después lo mandaron a Panamá, donde tuvo la misión de organizar la Industria. Aprovechó de recorrer todo Centroamérica, conociendo mercados y adaptando tecnologías. Estuvo allí hasta 1962 y al volver a Chile las cosas no eran como antes de partir. Tuvo que volver a emigrar. Consiguió un puesto en “Bata” de México, donde hizo una brillante carrera con cargo gerencial, un buen sueldo al mes, casa, auto y otras regalías. No se durmió en los laureles y, siempre pensando en el futuro, seguía ahorrando la mitad de lo que ganaba. En tanto la Empresa, conocedora de sus habilidades, lo siguió tentando, ahora con un cargo de Asesor del Director de “Bata” Internacional en Canadá. Paradojalmente, este ascenso fue también como el principio del fin de este chileno en la multinacional. Márquez alcanzó a durar tres meses en este cargo, porque le pagaban mucho menos que en México y además había perdido las otras regalías. Fue el detonante para el retiro. Pidió traslado, pero todas las alternativas que le ofrecieron estaban por debajo de la base salarial que había logrado en México. Con lo que había ahorrado, más la gran experiencia en el rubro, hizo fuerte convicción de progreso; Manuel Márquez tomó la decisión de independizarse. “”n la mitad de la línea de mi vida, a los 38 años, y más encima cuando Chile años atrás estaba sumido en una de las grandes crisis económicas de su historia (1983), decidí instalarme solo, en un galponcito de 140 metros cuadrados, ubicados en el sector de Cerrillos”, como relató el empresario. Actividades : a) Lee con atención cada una de las narraciones presentadas, anota en tu cuaderno los “Valores” más importantes que allí aparecen, y ordénalos de acuerdo a tu criterio. b) Compara tus respuestas con las de tus compañeros de grupo. c) Bajo la guía del profesor, cada representante de grupo anota en la pizarra los resultados de sys discusiones. Luego realicen un foro para llegar a una conclusión general que represente el sentir del curso.
B. Criterios de Clasificación de Valores

En la segunda sección de este tema sobre los distintos valores de la vida cotidiana, nuestro objetivo se centra en el conocimiento de criterios de clasificación axiológica, presentados por diversos autores. En primer lugar, destacaré la Jerarquía de los Valores , del autor alemán Max Scheler, que representa uno de los puntos de vista clásicos de esta materia. El párrafo que encontrarás a continuación es una adaptación de la obra de Héctor Mandrione “Introducción a la Filosofía”.

29

Párrafo Uno : Según Scheler, los actos con los que se captan los valores pertenecen a la parte emocional del espíritu humano y se hallan en una relación de mutua fundamentación. Estos actos son de tres tipos a) Los actos de “Amor y Odio”. El amor es el guía y el pionero en lo que toca al descubrimiento de los valores; consiste en un movimiento hacia los valores superiores en una constante aspiración y continua ampliación del horizonte del conocimiento; no crea los valores, pero sí las condiciones de su presencia y acciones. b) Los actos de “preferencias y postergación”. Por ello nos da el orden y la Jerarquía de los valores, jerarquía real, objetiva e inmutable; se trata de una evidencia preferencial intuitiva que no puede ser reemplazada con ninguna deducción lógica. c) La “percepción afectiva”. En ella se dan directa e irreductiblemente los valores. Según Scheler, el amor avala el área de donde surgen los valores que se refieren y por ende son perceptibles afectivamente. El amor no sólo funda los otros actos del “Sentir Emocional”, sino que a su vez da fundamento al conocimiento en todo tiempo y lugar. Tal como señala Scheler : “el amante precede al cognoscente”. Como vemos, este autor da gran importancia al área emocional, y de acuerdo a su pensamiento, la emoción da sentido al acto de conocer. La jerarquía de Scheler de las modalidades de los valores, tal como se expone en una de sus obras capitales, es la siguiente :
a)

Agradable-Desagradable : Se trata de un conjunto de valores relacionados con la naturaleza sensible. Cabe destacar aquí el valor de lo “útil” que aparece como una consecuencia al valor de lo agradable. desarrollo óptimo de la vida , la lozanía, la hidalguía y la juventud son expresiones de este valor. Aquí se incorpora la vida como el centro de toda valoración.

b) Vitales: Esta categoría está relacionada fundamentalmente como lo “Noble” y lo “Vulgar”. El

c) Espirituales : Comprende aquí los valores estéticos (hermoso, feo), jurídicos (justo e injusto) y los valores del conocimiento puro, de lo verdadero, por ejemplo la Filosofía. d) Religiosos : Expresión clara de estos valores comprende lo sagrado y lo profano, con relación a ellos todos los demás valores pueden constituirse en símbolo de los valores religiosos. Los criterios utilizados por Scheler en esta jerarquización son importantes de considerar, pues nos dan una orientación respecto a la conformación de nuestra propia escala valórica Dice este autor que los valores son más superiores, en la medida que éstos sean :
a)

Más durables en el tiempo, o sea, que puedan existir más allá de los acontecimientos, de las situaciones, de las personas y de los objetos que son los soportes de los valores. participar de ellos.

b) Menos divisibles , o sea, cuanto menos sean divididos los valores es mejor para poder

c)

Más fundantes. Un valor es fundante cuando es dado como base de toda otra conducta y sirve de apoyo a otros valores, de los cuales él es la base fundamental. Es un fenómeno característico de los valores, que va más allá de los placeres sensoriales o de los gozos exteriores. Estos valores nos brindarán satisfacción en la medida que nos sintamos más plenos en la esfera central de nuestra vida, allí donde las cosas son serias.

d) Más satisfactorio.

e) Menos relativos. Acercándose a la dimensión de lo absoluto y relacionándose con la esencia g misma de las cosas y de la vida.

30

En síntesis, todos los valores posibles descansan en el valor de un espíritu personal infinito y del mundo de valores presentes a este espíritu. Un segundo criterio clasificatorio lo encontramos en un autor contemporáneo ya citado anteriormente; me refiero al filósofo español Paciano Fermoso, que nos invita a reflexionar acerca de los principales valores que los hombres deben cultivar, tanto en su vida personal como social. El criterio de este autor sigue la línea de Max Scheler, considerando los valores vitales y económicos como importantes en el mundo contemporáneo, pues ellos han impregnado la mentalidad de occidente y se han constituido en la fuerza de la historia y de la sociedad. Los valores estéticos forman una clase especial de valores espirituales, que debe ser cultivada en la niñez y en la pubertad. Es el colegio el encargado de sensibilizar al joven frente a este tipo de valores. Por otro lado, los valores intelectuales marcan el rigor metodológico en la consecusión de la verdad. En este caso el colegio es el transmisor de estos valores a través de la cultura. Los valores religiosos son la cúspide de la escala de valores. La sicopedagogía de la religiosidad ha llenado libros y revistas de nuestra cultura, con este valor esencial. Cuando la técnica y la ciencia tienden a reemplazar a la Filosofía y la Tecnología, los marcos culturales tienden a categorizar los valores religiosos en un ámbito que no le compete, dejando de lado el compromiso del valor religioso con la vida integral del hombre. Finalmente, Fermoso, a diferencia de Scheler, nos habla de los valores éticos como una clase superior de los valores espirituales. Los valores morales son la esencia del deber, referido a los bienes y los fines del ser del hombre. La vida moral se confunde con la vida buena, que exige una autorrealización, autointegración y autodeterminación . Ejercicios : a) Caracteriza , tal como entendiste, los distintos valores en la jerarquización de Max Scheler. 1. Valores sensibles : ................................................................................................................... .......................................................................................................................................................... 2. Valores vitales : .................................................................................................................... .......................................................................................................................................................... 3. Valores espirituales : ................................................................................................................. .......................................................................................................................................................... 4. Valores religiosos : ................................................................................................................... .......................................................................................................................................................... b) Compara tus respuestas con las de tus compañeras de grupo, discútelas y saca conclusiones. Bajo la dirección del profesor organiza un foro y aclara tus dudas. c) En las narraciones uno, dos, tres, tú encontraste una serie de valores y los ordenaste de acuerdo a tu criterio. En este momento reordena tu clasificación de acuerdo a los criterios presentados por P. Fermoso y Max Scheler, anotando en la columna A las situaciones valóricas relevantes; en la columna B el tipo de valor según Fermoso y en la columna C la correspondiente ubicación, según Max Scheler.

Ejemplo : Columna A Valores de la vida cotidiana. Ganar dinero Columna B Criterios de P. Fermoso Vital-econóColumna C Criterios de M. Scheler

31

mico.

d) Compara tus respuestas con las de tus compañeros y bajo la guía de tu profesor, presenta al curso las conclusiones de tu grupo. En síntesis : Podemos definir los valores de la siguiente manera : “Los valores son cualidades propias que poseen los objetos llamados “Bienes” y nacen en lo más profundo del Espíritu humano”

Valores Vitales Económicos Valores Estéticos Clasificación de los valores Valores Espirituales o Intelectuales Valores Religiosos Valores Morales

3

LA MORAL EN EL DESARROLLO DE LA PERSONA

A. ¿Qué es la Moral? En los temas anteriores nos encontramos ante el problema de los valores, su concepto y sus criterios de clasificación. El estudio y reflexión sobre esta materia nos ha permitido valorizar nuestros actos, problemas y situaciones dentro de una jerarquización y ordenamiento. Ahora centraremos nuestra atención en un valor fundamental para el desarrollo pleno de la vida humana : El Valor Ético-Moral. En primer lugar surge la pregunta ¿Qué es lo Moral? Es un asunto difícil de responder, pues los antecedentes que respaldan dicha respuesta surgen de diferentes enfoques o criterios filosóficos acerca del Hombre y de la Vida y están relacionados con todos los demás valores existentes, principalmente con la libertad, considerando la Inteligencia y la Voluntad como características sustanciales del Hombre, penetradas por dicha libertad como capacidad de elegir. De lo anterior podemos plantear una primera definición de Moral. La Moral es la Ciencia que trata del empleo que el hombre debe hacer de su libertad para conseguir su fin último.

También existen otras definiciones, que son significativas, como la siguiente : La Moral es la Ciencia del Bien y del Mal : la Ciencia de los deberes y de las virtudes, la ciencia de la felicidad

32

(o fin de la actividad humana) y la ciencia del destino humano.

Desde esta perspectiva podemos decir que la Moral es una ciencia esencialmente práctica, que se aplica a los actos libres del hombre. En primer lugar, decimos que la Moral es una Ciencia, en cuanto es un sistema de conclusiones ciertas fundadas en principios universales. La Moral, en efecto, tiene por materia los actos, las voluntades, las intenciones ; en una palabra, la acción. Esto no quiere decir que no posea un carácter racional. Todo lo contrario, el problema moral es el problema vocacional y filosófico y la moral tiende a formular principios universales. Pero estos principios se refieren, esencialmente, a la actividad práctica. De ahí que la Moral se define como una ciencia normativa. La Moral se aplica a los actos libres del Hombre, es decir, estudia al hombre en cuanto es dueño de sus actos. Todo lo que cae fuera del dominio de la libertad se encuentra fuera del dominio de la Moral (Regis Jolivet, 1953). Para complementar lo expuesto anteriormente propongo el texto siguiente del Dr. José María Vélez (E. Labor, Tomo 9) : Texto 1 : La Ética y los hechos morales La Ética. Reflexionando sobre la experiencia propia y ajena, adviértase en seguida que los actos llevados a cabo por el hombre pueden distribuirse en dos grandes grupos : uno, el de los realizados con conocimiento y libertad; otro, el de los carentes de tales atributos (por ejemplo, ciertos movimientos hechos maquinalmemnte). Estos, aunque ejecutados por el hombre, no poseen el modo de ser característicamente humano; son actos para el hombre, pero no actos humanos. Avancemos un poco más. La actividad humana puede orientarse hacia objetivos propios del hombre como hombre (es decir, como ser racional) o bien estar al servicio de fines peculiares del individuo, por ejemplo : profesionales, el médico y el poeta desarrollan sus actividades propias del médico, de poeta; pero al mismo tiempo son hombres y como tales han de realizar o abstenerse de realizar determinados actos: como el caso de no calumniar, respetar la vida del prójimo, etc. Son los llamados actos morales . He aquí un campo inmenso que se abre ante los ojos del filósofo. Trátase de penetrar en ese mundo de lo moral y buscar sus razones últimas. ¿Por qué deben evitarse los actos calificados de moralmente malos? ¿Qué significan los términos bueno y malo? ¿En qué consiste ese vínculo moral con que nos sentimos obligados a hacer algunas cosas y evitar otras? ¿Cuál es la norma, el principio regulador de la conducta humana? ¿Cómo ha de conducirse el hombre con respecto a Dios, a sí mismo, a su prójimo?, etc. La Ética denominada también Filosofía Moral, o simplemente Moral, procura responder a estas preguntas, investigando, en su parte general, las normas o reglas de la actividad moral desde el punto de vista de su condición de normas y de las propiedades esenciales derivadas de ello y considerándolas en su parte esencial, de manera más correcta y concreta; aplicadas a las diversas situaciones en que el hombre puede encontrarse. La Ética tiene sus fundamentos en la Metafísica y la Sicología Filosófica. Supone, en efecto, el conocimiento de a naturaleza humana y de la exacta posición del hombre en el Universo (Dr. José María Vélez). La moral es el complemento de todas las otras ciencias. ¿De qué nos serviría indagar nuestra naturaleza, analizar nuestros pensamientos y sentimientos, buscar por la etnología y la historia el sentido del comportamiento humano en el pasado y determinar las leyes de la naturaleza material, si con todo esto no conseguimos hacer mejor al hombre, darle mayor autoridad y poder sobre sí mismo y conseguir que dirija todas sus fuerzas al bien? La Moral nos enseña a nosotros los seres humanos a realizarnos mejor como personas. En efecto :

33

a) La Moral ilustra la conciencia acerca de los tan frecuentes casos en que el sentido moral no basta y es necesario un estudio a fondo, a causa de la complejidad de los problemas morales que están en juego. b) La Moral dirige y sostiene nuestra voluntad, en cuanto proporciona reglas precisas y claras de acción y en cuanto justifica racionalmente el deber. (R. Jolivet, 1952). Actividades : De la lectura del marco teórico : a) Describa 8 características importantes de la Moral como ciencia de la conducta : 1. 2. 3. 4. 5. 6. 7. 8. ............................................................................................................................. ............................................................................................................................. ............................................................................................................................. ............................................................................................................................. ............................................................................................................................. ............................................................................................................................. ............................................................................................................................. .............................................................................................................................

b) Discute estas características con tus compañeras de grupos, seleccionando 5 de ellas que consideres como más relevantes. c) Foro final con un criterio común acerca de las características de la Moral. B. La Educación y el Desarrollo Moral La Educación moral es fundamental en el desarrollo integral de la persona. El niño, desde muy temprana edad se ve sometido a las normas de los adultos en su proceso de socialización. Desde esta dimensión el ser humano va descubriendo que su conducta frente al mundo puede ser buena o puede ser mala, de acuerdo a las normas establecidas por la cultura en que está inserto. Al mismo tiempo, se da cuenta de que su experiencia interior lo lleva a realizar aquello que es gratificante y a rechazar aquello que le es molesto. Todo ello requiere de una orientación en el campo de los valores, fundamentalmente en el ámbito de la valorización moral. Recibe el nombre de valorización el hecho de atribuir, adjudicar un valor a una acción humana determinada. La valoración es una reacción humana ante un hecho o un acontecimiento. En la valoración, la voluntad aprueba o repudia. El problema de la valoración moral plantea una cuestión decisiva para la ética, tan importante para ella, que se ha considerado la esencia misma de ésta : ¿Qué es lo bueno? ¿Puede establecerse un concepto objetivamente válido del valor de lo bueno? Estas cuestiones nos llevan a replantear el sentido de la educación moral, no olvidando que la valoración moral tiene lugar en un ser humano y concreto. Valorizar es una operación síquica en cuyo fondo está el amor, el apetito y la necesidad. Sicología y Moral confluyen en la Educación del desarrollo moral de la persona. Así lo plantea Tony Mifsud S.J., en el texto que presentamos a continuación : Texto “La dimensión moral supone la dimensión sicológica del hombre. El sujeto del obrar moral es el hombre integral. El hombre moral es hombre y nunca dejará de serlo. La dimensión ética pertenece a la misma estructura del hombre en cuanto es un ser libre y responsable que se define y define al mundo por las opciones que asume. La sicología y la moral estudian al mismo hombre, pero de perspectivas distintas. La sicología es una ciencia empírica que analiza la conducta del hombre; la ética estudia al hombre en cuanto sujeto-libre y sujeto-objeto de valores”.

34

La relación entre sicología y moral no es de exclusión, ni tampoco de reducción, sino de complementación mutua en una labor de interdisciplinariedad. Prescindir de los datos sicológicos implicaría una moral que se aleja de la realidad. No se trata de reducir la moral a los datos empíricos de la sicología o de la sociología (reduciendo el “deber ser” ético al “ser” : si todo el mundo hace eso, entonces tiene que ser así), cayendo en la falacia naturalista, sino que asumir estos datos responsable y críticamente, para poder construir una antropología moral sólida, realista y relevante. Nuestro interés en el sentido moral del individuo y, por ende, en su desarrollo (porque ciertamente hay un desarrollo entre el juicio ético de un niño y el de un adulto y si no lo hay, implica una ausencia de crecimiento del sentido moral del individuo), nos obliga a echar un vistazo a los estudios que se han hecho, desde la sicología sobre el desarrollo del sentido moral que existe en el individuo. Además, y esto es de gran importancia, hay que caer en la cuenta de que el modo de percibir este desarrollo va a tener consecuencias directas sobre la pedagogía ética (cualquier pedagogía tiene que tomar en cuenta el nivel de los alumnos : es inútil explicar un problema matemático de cuarto año medio a un chiquillo de primero medio, porque no puede entenderlo). El profesor Lawrence Kohlberg, sicólogo norteamericano, que ha dedicado más de 25 años a investigar cómo se desarrolla el juicio moral en el individuo, sostiene que existen cinco grandes líneas de pensamiento o teorías generales sobre el desarrollo moral. 1. Las teorías de índole utilitarista (Hume, Smith, Stephen). La ética utilitarista convierte lo ético en un balance entre placer –displacer, donde el criterio decisivo es la felicidad. El principio fundamental es “la mayor dicha posible para el mayor número posible”; lo bueno y lo malo se mide por las consecuencias de una acción sobre uno mismo o sobre los demás. De modo que el valor moral es el resultado de un juicio práctico de la razón. La gran debilidad de esta escuela, además de ser netamente individualista, es que hay un “altruismo egoísta”, ya que el punto de partida es el autor-placer y se suele reducir al otro a un medio. 2. Las teorías de moralidad como defensas contra el instinto (Freud). Freud reduce la “conciencia” moral al Superego, heredero directo del complejo de Edipo. La moralidad actúa como un freno contra los instintos agresivos del Thánatos (muerte) y contra los instintos descontrolados del Eros (supervivencia) para permitir la convivencia social. 3. La moralidad como respeto a la sociedad (E.Durkeim). Lo ético es sencillamente una serie de normas impuestas por la sociedad, para mantener la solidaridad del grupo humano. El respeto hacia la sociedad se aprende por medio de la presión de la generación mayor sobre la más joven, pero a la vez el respeto hacia los mayores se basa en que se perciben como representantes de la sociedad.
4.

Las teorías que estudian la moralidad desde las características formales y cognitivas del desarrollo moral (J.M. Baldwin, J. Piaget, L. Kohlberg). En el fondo caracterizan el desarrollo moral (o del juicio moral) en términos del desarrollo cognitivo del individuo. Estas teorías se centran más bien en la motivación ética (el por qué) que en el contenido moral de una acción (está bien o mal hacer tal acción).

Además de las teorías generales, ha habido un gran número de investigaciones empíricas sobre el fenómeno moral. En una época en que abundan las quejas sobre la falta de moralidad y en que se habla de crisis de la moral, es oportuno subrayar el interés que ha suscitado el fenómeno moral en el campo de la sicología empírica. Los estudios sobre el desarrollo moral han coincidido en señalar, a partir de sus investigaciones empíricas, las siguientes fallas en la educación moral tradicional : a) Su carácter abstracto, es decir, la enseñanza moral , tradicional se impartía, sobre todo, en forma de principios abstractos y generales que prohiben un vicio (“no darás falso testimonio”) o proclaman una virtud (“ama al prójimo”), sin caer en la cuenta de que el niño es incapaz de entender el lenguaje abstracto. b) Su carácter inductivo más que deductivo, es decir, la virtud proclamada se justificaba recurriendo a la autoridad sobrenatural y a las sanciones trascendentes (justamente por eso la crisis religiosa

35

ha implicado inevitablemente una crisis de valores éticos, ya que hubo pérdida de fundamen – damentación sobrenatural y se destaca la debilidad de fundamentar a veces lo ético sobre una trascendencia irracional, que no integra fe y razón). c) Su carácter pasivo; es decir, en la educación moral, tradicional, el niño era en gran parte un sujeto pasivo; el maestro enseñaba y el niño aprendía, teniendo que obedecer y aceptar sin discusión. Además, se solía presentar al niño ejemplos de la historia bíblica y religiosa, lejanos en el tiempo y en el espacio del mundo infantil. d) Su carácter irracional, es decir, una educación que apenas apelaba a la inteligencia, porque era esencialmente dogmática. De modo que la educación moral a menudo se reducía, en el mejor de los casos, a un condicionamiento y en pocos casos a un simple adoctrinamiento. e) Su carácter negativo, es decir, el niño aprendía mejor lo que no debía hacer, pero el camino que conducía a una conducta positiva quedaba vago y nebuloso. f) Su condicionamiento del conflicto : en cuanto que la educación moral tradicional presentaba todo con claridad inverosímil y se notaba una total despreocupación por el meollo de la cuestión: el conflicto de valores en situaciones morales concretas. La ciega adhesión a un único valor es moral y racionalmente inadecuada, porque ignora todos los demás valores, que no sólo podrían ser relevantes en esa situación, sino que los exige realmente el criterio moral superior de la preocupación por los demás. En el fondo, lo que se achaca a la educación moral tradicional es que se reduce a un proceso de “socialización” o de conformidad heterónoma hacia unas reglas o normas, junto con un desconocimiento de la sicología evolutiva del niño (considerando al niño como unadulto moral). Si me atrevo a presentar estas críticas a la educación moral tradicional, o mejor dicho, a algunos aspectos de la misma, quiero dejar bien en claro que lo hago con sumo respeto y cariño, consciente de que la construcción del presente tiene sus cimientos en el pasado y nuestra tarea es la de aprender y aprovechar de la sabiduría de nuestros antecesores, pero a la vez superar las deficiencias que el tiempo histórico ha comprobado” (T. Mitsud S.J., Rev. Mensaje 291 de Agosto de 1980). Ejercicios : 1. ¿Por qué el autor señala que la dimensión moral supone la dimensión sicológica del hombre? 2. Analiza las 5 líneas de pensamiento sobre el desarrollo moral, planteados por Kohberg y señala cuál de ellas es que encuentra una aplicación en la vida común y cuál será más adecuada en función de la formación de una conciencia moral. 3. El autor se plantea críticamente frente a la “moral tradicional”. Analiza la situación y señala si estás de acuerdo o no y por qué. En lo posible da algunos ejemplos.
4. LA CONCIENCIA Y LA NORMA MORAL

El análisis del acto moral nos sirve de pauta para distinguir entre actos responsables e irresponsables. Sólo los actos responsables, esto es conscientes y libres, caen dentro del dominio de la moral. Esto nos lleva a tratar el concepto de responsabilidad moral, como así mismo el concepto, relacionado y concomitante con el anterior, como es el concepto de conciencia moral. La responsabilidad moral la definiremos como “la capacidad y la obligación moral que tiene el sujeto de responder plenamente de los actos realizados siempre y cuando éstos tengan su origen en un comportamiento libre y consciente”. (Escobar, 1988). La responsabilidad moral está íntimamente ligada o relacionada al concepto de Conciencia Moral, que la podemos caracterizar como “la capacidad en virtud de la cual podemos dictaminar acerca del Valor Moral de una acción” y la podemos definir como “un conjunto de sentimientos, creencias, ideas, juicios que nos inducen a distinguir entre lo que es bueno y lo que es malo”

36

La Conciencia Moral es propia del hombre El hombre y sólo el hombre tiene Conciencia Moral, que dan sentido y significado a sus actos y lo hacen humano. Los otros animales están determinados por su naturaleza y su comportamiento es solamente instintivo, en cambio “la conducta específicamente humana no está determinada por fuerzas ciegas, que actúan de la forma ineludible, que es propia del instinto animal. La conducta del hombre, tanto si está de acuerdo como si contraría las exigencias de su verdadero ser, depende de la intervención de la razón, de su autodeterminación. Esta disposición a la autodeterminación, propia de la naturaleza del hombre, es el fundamento de la responsabilidad de la conducta humana y del nacimiento del fenómeno de la moralidad en el hombre” .Es la apreciación interior de nuestra propia conducta. (J. Messner, 1967). - razón práctica - Autónomos Elementos de la Conciencia Moral - intuición o sentimiento moral - educación y medio social (usos, costumbres, prejuicios, etc.)

- Heterónomos

En síntesis, la Conciencia Moral la podemos considerar como norma subjetiva de Moralidad. 1. 2. Concepto de Conciencia : “Es el juicio que formamos sobre la bondad o maldad de nuestros actos.” “Es la íntima evidencia del bien y del mal, de lo que hay que hacer y de lo que hay que evitar”. Eficacia de la Conciencia como norma de Moralidad: El primer postulado de la conciencia nos señala que “hay que hacer el bien y evitar el mal” La conciencia Nos aprueba Nos excusa O nos reprende, internamente en cada uno de nuestros actos morales. La conciencia es infalible en cuanto a sus principios universales, los que orientan al hombre en la solución de cada problema particular de la vida diaria. Su valor es absoluto. Puede errar en las aplicaciones concretas a casos determinados en razón de circunstancias especiales (ambiente, civilización, modos de existencia, etc.) Formación de la Conciencia : Es necesario formarse una recta Conciencia Moral que guía por el camino de la corrección todos nuestros actos, tanto individuales como sociales. Medios de formar esta rectitud de Conciencia : El hogar es el primer lugar donde se forma la conciencia moral, a través de los ejemplos de rectitud, dados por los padres a sus hijos.
37

-

3. -

-

El hogar es la principal escuela de formación moral. • La rectitud de conciencia se forma con valor y firmeza de voluntad en el cumplimiento constante de los pequeños deberes, única forma de prepararse para los grandes deberes de la vida. • Estar atento y obedecer a todas las insinuaciones de la conciencia, porque las faltas permanentes de conciencia van formando una insensibilidad ética y una sordera moral, que será insuperable más tarde en el desarrollo de la vida. • Los problemas de conciencia : frente a las experiencias de la vid, estamos ciertos o dudosos de lo que tenemos que hacer. La conciencia cierta: El hombre obra siempre honestamente cuando tiene conciencia cierta de lo que tiene que hacer; que el acto que va a realizar sea lícito. ¿Qué podemos hacer para formar esta conciencia evidentemente cierta? • Para llegar a formarse esta conciencia legítimamente cierta es necesaria la reflexión ,el estudio de la moral, los principios morales, trascendentes para caer en la contingencia de la praxis o del utilitarismo. Por otro lado, es importante la asesoría de personas de gran prudencia y experiencia y la práctica habitual de las virtudes morales. La conciencia dudosa : Cuando, después de haber reflexionado y consultado con personas competentes, la conciencia queda en la duda acerca de la licitud de un acto, dicho acto se puede realizar siempre que exista una probabilidad en su favor y siempre que no se pueda salir de la duda de alguna otra forma. Obstáculos de la Conciencia Moral : La conciencia como norma de moralidad se encuentra con varios problemas u obstáculos, que suprimen o disminuyen el pleno conocimiento de la inteligencia y la libre determinación de la voluntad, anulando así el valor del acto humano y por lo mismo su responsabilidad moral. 1. Ignorancia : Es la carencia de un conocimiento que se deberá tener. La ignorancia vicia directamente el acto de la inteligencia y repercute por lo tanto en el acto humano.

Vencible : Aquella que puede ser superada fácilmente. Su existencia implica negligencia por parte del sujeto y por lo tanto, responsabilidad sobre las consecuencias que de esa ignorancia se sigan, porque se trata de una ignorancia mantenida voluntariamente. De ahí que los actos que procedan de esta ignorancia son plenamente voluntarios y caen bajo la imputabilidad moral.

No anula, ni excusa, ni atenúa la responsabilidad del acto.

Invencible : Aquella en que existe imposibilidad física o moral de superar. Esta ignorancia suprime la libertad, es actualmente involuntaria, no es producto de la negligencia y por lo tanto, no implica culpabilidad y exime de responsabilidad moral. Violencia : Es toda presión exterior que impone la realización de un acto contrario a la voluntad o impide la libre ejecución de un acto.

2.

La violencia sólo puede ejercer presión sobre el acto físico, nunca podrá obligar a la voluntad que podrá abstenerse de colaborar en el acto físico ejecutado por imposición de la violencia. De ahí que estos actos serán involuntarios en la medida en que no participa la voluntad y quedarán liberados de imputabilidad moral.
3.

Miedo : Es la turbación grave y el desconcierto interior producido por la inminencia de un mal o de un peligro. Actúa sobre la voluntad dificultando, entorpeciendo o impidiendo totalmente sus determinaciones.

38

4.

Pasión : llamada también concupiscencia; consiste en la violenta atracción hacia un bien sensible, con una intensa conmoción de todas las facultades, llegando hasta enceguecer la inteligencia y descontrolar a la voluntad.

La responsabilidad moral puede quedar atenuada o eliminada en la medida en que la violencia de la pasión impide el dominio del acto. Ejemplo : crimen pasional; los insultos proferidos a una compañera en un arrebato de rabia.
5.

Estados patológicos : Enfermedades o anormalidades síquicas, como imágenes e impulsos irresistibles, intensa excitabilidad, insensibilidad moral, demencia, histeria, hipnotismo, obsesiones, manías, depresiones nerviosas, neurastenias, abulia, etc.

Todos estos estados excluyen, en mayor o menor grado, la libertad de la voluntad y en consecuencia, alteran las responsabilidades. Ejercicios : 1. Pregunta a tus amigos, a tus parientes, qué entienden por “Conciencia”. Compara tus respuestas con lo propuesto en los apuntes. Establece las relaciones y semejanzas entre ambas posiciones. 2. De acuerdo a lo que has visto en T.V., en los Diarios y en los Medios de Comunicación, o en la Vida Diaria, analiza cada uno de los obstáculos al Acto Moral y determina en qué grado excluyen la libertad humana. 3. Compara tus respuestas con las de tus compañeras. Enfoques sobre la Conciencia Moral Presentaré dos textos sobre la Conciencia Moral, que nos muestran diversos puntos de vista sobre el problema que hemos trabajado en la primera parte del presente capítulo. Cada uno nos da un enfoque diferente. La tarea siguiente consiste en leer cada uno de ellos, en forma individual y luego discutirlos en grupo para llegar a conclusiones generales . Texto 2 : La Conciencia: un llamado del hombre a sí mismo (Eric Fromm, Ética y Sicoanálisis). No existe aseveración más soberbia que el hombre pueda hacer que la de decir : “Obraré de acuerdo con mi conciencia”. A través de la historia los hombres han sostenido los principios de la justicia, el amor y la verdad contra toda clase de presiones a que se han visto sometidos, con el fin de hacerlos renunciar a lo que sabían y creían. Los profetas obraron de acuerdo con su conciencia cuando denunciaron a su país y predijeron su caída a causa de su corrupción e injusticia; Sócrates prefirió la muerte a seguir una línea de conducta con la cual hubiera traicionado a su conciencia al transigir con la mentira. Sin la existencia de la conciencia la raza humana se hubiera quedado estancada hace mucho tiempo en su azarosa carrera. Diferentes a estos hombres fueron otros, quienes también decían que actuaban de acuerdo con su conciencia: los hombres de la Inquisición, que quemaron en la pira a hombres de conciencia, pretendiendo obrar en nombre de su conciencia; los rapaces provocadores de las guerras, que han sostenido obrar siguiendo los dictados de su conciencia cuando anteponían su voracidad por el poder a cualquier otra consideración. En efecto, es difícil que exista alguna acción de crueldad o indiferencia hacia otros o hacia uno mismo que no haya sido racionalizada como el dictado de la conciencia, exhibiendo así, en su necesidad de ser apaciguada, el poder de la conciencia. En sus diversas manifestaciones empíricas, la conciencia es, ciertamente, desconcertante. ¿Son estas diversas clases de conciencia una misma y sólo difieren en su contenido? ¿Constituyeron distintos fenómenos que sólo tienen en común el nombre “conciencia”? ¿O resulta insostenible el concepto de la existencia de la conciencia si investigamos el problema empíricamente como un problema de motivación humana? La conciencia autoritaria es la voz de una autoridad externa interiorizada, los padres, el Estado, o cualesquiera que sean las autoridades de una cultura dada. Mientras las relaciones de los individuos

39

con las autoridades conservan su carácter externo, sin sanción ética, difícilmente podemos hablar de conciencia; tal conducta es meramente acomodaticia, regulada por el temor ante el castigo y la esperanza por la recompensa, siempre dependiendo de la presencia de estas autoridades, de su conocimiento de lo que uno está haciendo y su facultad supuesta o real para castigar o recompensar. A menudo una experiencia que la gente considera como sentimiento de culpa, surgido de su conciencia, resulta a veces no ser otra cosa que el temor que tiene a tales autoridades. Estas personas propiamente hablando, no se sienten culpables, sino atemorizadas. Sin embargo, en la formación de la conciencia, autoridades tales como los padres, la Iglesia, el Estado o la opinión pública, son aceptadas consciente o inconscientemente como legisladores éticos y morales, cuyas leyes y sanciones adopta uno interiorizándolas. Por así decirlo, las leyes y las sanciones de la autoridad externa llegan a formar parte de uno mismo y en vez de sentirse responsable ante algo interno: la propia conciencia. La conciencia es un regulador de la conducta más efectivo que el temor ante las autoridades externas, porque si bien uno puede sustraerse a las autoridades, no puede, en cambio, escapar de sí mismo y, por consiguiente, tampoco de la autoridad interiorizada que ha llegado a formar parte de uno mismo. La conciencia humanista es la reacción de nuestra personalidad total a su funcionamiento correcto o incorrecto; no una reacción al funcionamiento de tal o cual capacidad, sino a la totalidad de las capacidades que constituyen nuestra existencia humana e individual. La conciencia juzga nuestro funcionamiento como seres humanos ; es (como lo indica la raíz de la palabra conciencia) conocimiento de uno mismo, conocimiento de nuestro éxito o fracaso en el arte de vivir. Pero aunque la conciencia es conocimiento ,es algo más que el simple conocimiento en el campo del pensamiento abstracto. Tiene una cualidad afectiva por cuanto es la reacción de nuestra personalidad total y no únicamente la reacción de nuestra mente. En efecto, no necesitamos ser conscientes de lo que nuestra conciencia dice para poder ser influenciados por ella. Las acciones, pensamientos y sentimientos que conducen al funcionamiento correcto y al despliegue de nuestra personalidad total producen un sentimiento de aprobación interior, de “rectitud”, característico de la “buena conciencia” humanista. Por otro lado, las acciones, pensamientos y sentimientos nocivos a nuestra personalidad total producen un sentimiento de incomodidad y desconsuelo, característico de la “conciencia culpable”. La conciencia es así, una reacción de nosotros ante nosotros. Es la voz de nuestro verdadero yo que nos vuelve a reconciliar con nosotros mismos, para vivir productivamente, para evolucionar con plenitud y armonía, es decir, para que lleguemos a ser lo que somos potencialmente. Es el guardián de nuestra integridad, es la “aptitud para garantizar el yo de uno con todo el orgullo debido y, al mismo tiempo, también para decir sí al propio yo. Si puede definirse al amor como la afirmación de las potencialidades y el cuidado por, y el respeto de, la individualidad de la persona armada, entonces la conciencia humanista puede llamarse con justicia la voz de nuestro amoroso cuidado de nosotros mismos. Ejercicio Individual : 1. Enuncia a lo menos 2 ideas claves planteadas por el autor. 2. ¿Por qué se señala que la conciencia es desconcertante? 3. La conciencia autoritaria y la conciencia humanista, ¿se puede confundir en una sola?. Indica algunas semejanzas y diferencias entre ambos ámbitos de la conciencia. Ejercicio Grupal : Discutir las mismas preguntas en grupo y luego organizar un Foro para llegar a conclusiones generales . Texto 3 : La Conciencia Moral : instancia Liberadora Autor : Tony Mifsud S.J. La conciencia moral es el polo del discurso y la praxis moral; es decir, a través de su conciencia la persona humana está abierta a los valores y al plan liberador de Dios cuando entra en contacto con la realidad histórica. La persona humana constituye un proyecto ético y la historia misma se plantea

40

como una tarea ética. Ahora bien, ¿cómo intuye y se ubica la persona humana frente a ese desafío? En otras palabras, ¿qué es la conciencia moral? Muchas personas viven la realidad de la conciencia moral como una instancia espacio-corporal (un “algo” o “una parte dentro de uno”) con una connotación marcada por lo negativo y lo prohibitivo (“la voz que me castiga”). Así volvemos a la pregunta inicial, ¿qué es la conciencia moral? Por de pronto habría que afirmar tajantemente que la conciencia no es “la voz que acusa”, porque esto conlleva el concepto de un Dios castigador (el ojo gigantesco puesto dentro de un círculo que está constantemente alerta para denunciar y reprochar la debilidad humana). El Dios de Jesús es el padre que encontramos en la parábola del hijo pródigo (Lc. 15:11-32), preocupado por perdonar a la persona, acogiéndola en sus brazos divinos e invitándola a una conversión genuina y radical. El Dios de Jesús no busca el castigo, sino el perdón y sólo el perdón conduce a una verdadera conversión. La misma vida y los gestos y la misma muerte de Jesús testifican la verdad profunda en las palabras: “Porque así demostró su amor al mundo, dando a su hijo único, para que tenga vida eterna y no perezca ninguno de los que creen en él. Porque Dios no mandó a su hijo al mundo para juzgar al mundo, sino para que el mundo por él se salve (Jn. 3:16-17). Ciertamente entender la conciencia moral como una realidad opresora es no hacer justicia al mismo Dios, un Dios Crucificado por amor a la humanidad, buscando incansablemente la rehabilitación del pecador: “da más alegría un pecador que se arrepiente, que noventa y nueve justos que no necesitan enmendarse” (Lc. 15:7; ver también Lc. 15:10). Prefiero acercarme a esta realidad ética de la conciencia moral por medio de un discurso integrador. La conciencia moral, comenzando por lo negativo : a) No se limita a ser una simple aplicación mecánica de unos principios universales a las contingencias de la vida, a unas situaciones determinadas, sino en crear fielmente, en cada momento, el modo en que la persona humana responde a su calidad de imagen de Dios en la construcción de una historia humana y deshumanizante, realizándose a sí mismo en el intento. Tampoco es una copia sin más de la cultura o de una sociedad, porque esto implicaría la negación de la libertad humana abierta a la gracia divina y además no explicaría la vida de los “revolucionarios éticos” (personas que justamente han contradicho y denunciado los antivalores de una cultura o sociedad determinada); lo cual no niega la influencia y el condicionamiento ambiental sobre la libertad humana; y Por último, tampoco hace referencia a algo añadido superestructural o parcial en la persona humana, sino a una dimensión de la persona humana en cuanto abierta y partícipe del proyecto ético.

b)

c)

De un modo positivo, se puede decir que la conciencia moral hace referencia a la misma persona humana en cuanto :
a)

la persona humana está creada como imagen de Dios: de modo que la conciencia se entiende dentro del proceso de una historia de salvación liberadora y abierta a la trascendencia (existe un punto de contacto entre la persona y el mismo Dios); la realidad, es decir, es una instancia de definición y autodefinición;

b) es aquella instancia en el hombre de decisión fundamental en relación con Dios, los demás y

c)

la conciencia moral hace referencia a toda la persona humana y no a parte de ella (sea intelecto, voluntad o emocional); como tal presupone la integración de la persona humana y es, a la vez, una instancia integradora de la persona; decide en relación a; es la instancia personalizadora de los valores éticos (por ejemplo, la justicia y la persona justa);

d) no constituye una dimensión descriptiva sino imperativa, ya que la persona se juega y se

e)

la dimensión de la conciencia moral hace que la persona humana sea responsable de la realidad histórica (personal y social) en cuanto es un ser libre (Angelus Silesius escribía, “Si Cristo nace mil veces en Belén, pero no en ti, seguimos estando eternamente perdidos”);

41

f)

siendo la conciencia moral una realidad humana, participa de los condicionamientos de lo humano (cultura, estructuras, sicología, crecimiento, limitaciones, etc.), pero está siempre abierta a la realidad divina (la gracia liberadora); crece y desarrolla o sencillamente se hace insensible y se atrofía; así que es primariamente una potencialidad que hay que cultivar, formar y desarrollar.

Entonces, la conciencia moral es : la misma persona humana, en cuanto capaz de intuir y decidirse (el Indicativo Obligante) para construir el proyecto ético (personal) y social) frente a un llamado vivencial (Dios que interpela a la persona a través de los acontecimientos, la vida de los demás, una situación concreta, etc.,). Así que hago una distinción entre la conciencia moral y el juicio moral. El juicio moral es el juicio práctico frente a una situación o una persona concreta (el concepto de “conscientia”) y constituye una función; mientras que la conciencia moral hace referencia a la misma estructura de la persona humana en cuanto situada frente a la presencia comprometedora de Dios en la historia y constituye una dimensión de la persona humana. El juicio moral supone la formación de la conciencia moral y la validez del juicio moral exige el desarrollo constante de la conciencia moral, en otras palabras, la conversión de la persona humana”. Ejercicios : 1. Discusión acerca de la Conciencia Moral y de su proyección en la Vida Humana, desde la perspectiva del autor. 2. Actividades individuales: a) ¿Qué es la Conciencia Moral? b) ¿Cómo se da lo negativo de la Conciencia Moral en nuestro medio? c) ¿Por qué el autor identifica lo positivo de la Conciencia Moral con la persona humana? 3. Actividades grupales : Las mismas preguntas discútelas en grupo. 4. Foro Final, dejando como conclusión una síntesis de la Conciencia Moral y de sus aspectos relevantes.
5. LA EXIGENCIA MORAL EN EL MUNDO DE HOY

A. Este último tema nos lleva a reflexionar acerca de la Crisis Moral de la sociedad actual, aunque

hablar de crisis es bastante complejo de asumir sin un previo análisis. Tony Mifsud S.J. señala que la palabra Crisis, en un sentido más común y corriente denota dos aspectos de una misma realidad. 1. el derrumbe de un esquema explicativo anterior. 2. una búsqueda para enfrentar sinceramente una situación nueva. Ahora bien –continúa diciendo el autor- subrayar el primer aspecto (el derrumbe) implica una visión pesimista y ahistórica de la realidad, mientras que fijándose en el segundo aspecto (la búsqueda en la hora presente) denota una perspectiva de “discernimiento”, de fidelidad al hombre y a la sociedad latinoamericana contemporánea. Lo primero conduce a una añoranza del pasado, buscando seguridad y soluciones en un pasado, sin distinguir entre lo esencial transhistórico y lo accidental histórico. Lo segundo lleva a una fidelidad al Dios de la Historia en nuestra sociedad latinoamericana compartiendo sus inseguridades y sus interrogantes. Se puede hablar de la crisis de la moral a un doble nivel : la Moral Vivida (el comportamiento moral de las personas) y la Moral Formulada (la formulación de la moral). Son dos niveles distintos. Una crisis a nivel de moral formulada implica sólo una adaptación lingüística de la moral, sin ulterior problema; pero una crisis a nivel de moral vivida significa la presencia más honda del problema y requiere llegar a las raíces. La moral vivida En la descripción de la crisis a nivel de la moral vivida, quisiera distinguir dos fenómenos : la Desmoralización (una menor sensibilidad moral) y el Cambio (una distinta sensibilidad moral). Lo primero es signo de involución o retroceso, lo segundo denota evolución o crecimiento.

42

La ausencia o la deficiencia de los valores morales en nuestra sociedad suele recibir distintas explicaciones que se pueden agrupar bajo tres temas. La desmoralización es producto de :
1.

la Inmoralidad : una interpretación cuantitativa sostiene que en la sociedad actual existe un aumento de pecado. Me parece una explicación superficial que bien dice poco, porque ¡el pecado no es tan medible! Quizás se pueda afirmar que la sociedad es menos inhibida y lo que antes se hacía en la oscuridad, hoy se hace públicamente. El ambiente “puritano” ha sido superado por un ambiente “liberal”. la Permisividad: una interpretación que hace hincapié en la tolerancia sociojurídica. La instalación de una sociedad pluralista, donde conviven distintas ideas y valores, condujo a una permisividad social ya que los polos de referencia no son iguales para todos. El paso del pluralismo a la permisividad desembocó en una tolerancia jurídica (permitiendo el divorcio, el aborto, la seguridad del Estado por encima de la seguridad personal, etc.) La consecuencia es nefasta, ya que se llega a identificar lo legalmente permitido y lo moralmente justo. Pero aun se afirma tácitamente que ¡lo tolerado socialmente es moralmente neutro! Si todos lo hacen, entonces no puede ser tan malo. la Amoralidad : una interpretación socioantropológica que destaca la aparición del hombre “amoral” (insensible a los valores morales) creado por la mentalidad contemporánea y fomentado por la sociedad de consumo. Así encontramos la aparición del hombre-masa; la desintegración de las relaciones humanas en términos de “productor”, “consumidor” y “comprador”; la propaganda que alimenta el consumidor creando sus “valores” y dirigiendo la vida diaria de las personas; la degradación de la sexualidad a su dimensión sólo corporal; la violencia y la agresividad como modo de ser y de relacionarse, causadas por una excesiva competencia de vivencia y sobrevivencia; el empobrecimiento del espíritu humano que ha perdido el sentido de lo gratuito, lo inútil, o estético confrontado con una civilización tecnológica que exige eficiencia, falta de misterio y un afán materialista para poder sobrevivir. En una palabra, la persona humana se estima por el tener y no por el ser, creando divisiones más grandes, ya que el tener divide mientras que el ser une.

2.

3.

En algunos países de América Latina, la presencia de regímenes autoritarios y totalitarios ha fomentado la sociedad de consumo como compensación necesaria por la falta de libertad y de participación. El establecimiento de un estado de “orden” (condición necesaria para un desarrollo económico, porque permite una planificación a largo plazo, con tal que tenga un apoyo internacional que permite el ingreso en el mercado mundial de préstamos, ventas e inversiones), se compensa con una mentalidad alienante de consumismo (se intercambia la libertad por productos que antes no estaban al alcance). Por supuesto que el “miedo” generalizado constituye un reforzador apto para fomentar también el consumismo. El documento de Puebla (1979) ha denunciado la influencia nociva de la mentalidad consumista sobre el hombre latinoamericano. Nuestro episcopado latinoamericano señala las siguientes características :
1

el indivualismo : el consumismo ahoga al hombre en un inmanentismo que lo cierra a las virtudes evangélicas del desprendimiento y de la austeridad, paralizándolo para la comunicación solidaria y la participación fraterna. la Propaganda manipuladora : la publicidad manipula la información a favor de los grupos de poder político, ideológico y económico, creando falsas expectativas, necesidades ficticias y muchas veces contradice los valores fundamentales de nuestra cultura latinoamericana y del Evangelio. una visión anticristiana del hombre : la mentalidad consumista reduce al hombre a un mero factor, entre otros, en la máquina de la producción industrial, considerándolo como instrumento de producción y objeto de consumo. Se consagran los valores del tener, del poder y del placer como ideales para la felicidad humana.

2

3

43

4

el hedonismo : se está erigiendo una civilización del consumo donde el hedonismo se considera como el valor supremo (el placer, la satisfacción inmediata), creando una voluntad de poder y de dominio y unas discriminaciones de todo género. la injusticia social : la tendencia consumista de las naciones más desarrolladas las necesidades elementales de los pueblos pobres, que forman la mayor parte del mundo. la Degradación de la mujer : la sociedad consumista ha transformado a la mujer en un objeto de consumo por medio de la publicidad, el erotismo, la pornografía, etc.

5

6

No cabe la menor duda de que el nacimiento “amoral”, insensible al mundo de los valores y atraído por una sociedad de consumo, constituye la raíz más profunda de la crisis a nivel de la moral vivida. Más aún, la aparición de este “hombre” está agravando la situación de miles y miles de pobres de nuestro continente y, por otra parte, creando falsas expectativas y necesidades ficticias en el pobre que habita nuestro continente. Es verdaderamente alienante, porque atrae al pobre a tener más, pero no a ser y a llegar a ser una persona humana. ¡El tener una radio o el televisor a colores es más importante que participar libremente en la construcción de un país! Pero no todo apunta hacia una menor sensibilidad moral. Hay que ser ciego para no vislumbrar una distinta sensibilidad que tiene repercusiones directas sobre la valoración moral de la realidad. Se podría destacar el siguiente Cambio :
a)

b)

la Dimensión Histórica de la Sociedad y sus instituciones : el hombre se siente responsable de la historia de su país y reconoce la construcción humana del tejido social; el futuro no se presenta necesariamente como una continuación del presente, sino más bien se abre la posibilidad de concebir el futuro como una tarea desafiante (a nivel socioeconómico-político). la Dimensión Dinámica de la Persona Humana : la persona humana ya no se considera como una realidad estática y pasiva, sino como historia como una realidad en devenir confrontada con la tensión de necesidades y desarrollo evolutivo actual de la organización social. Y esto ha complicado un mayor interés en los temas conflictivos de la Moral Social. El Espíritu Crítico del hombre moderno que quiere comprender el por qué y para qué, obliga a revisar a fondo los planteamientos y las fundamentaciones morales.

7

Este cambio en la sensibilidad moral inaugura el nacimiento del hombre maduro que exige una reflexión teológico-moral seria, relevante y orientadora. (Tony Mifsud, S.J., Hacia una Moral Liberadora, T.1) B. El discurso de las exigencias morales del Mundo de hoy debe encontrar su desarrollo, no sólo en la liberación de las costumbres, como producto de un fuerte desarrollo de la humanidad, sino que en el rescate del hombre como ser humano en la vuelta a su dignidad, que le permita ser cada día más persona en la plenitud de su dimensión trascendente. En síntesis, el discurso de la Crisis Moral ha de reencontrarse con los Principios trascendentes que dan sentido a la vida, más allá de las cosas y de los objetos que alienan y desgarran al hombre, perdiéndolo del camino de la Verdadera Felicidad. En este contexto, he considerado importante presentar algunos párrafos de la Carta del Sr. Arzobispo Carlos Oviedo que invita a movernos a la reflexión de las exigencias morales en el Mundo de hoy. Texto 4 : Introducción 1. Muchas personas, procedentes de las más variadas instancias de la Iglesia y de la sociedad, me han solicitado –y hasta exigido- decir una palabra orientadora acerca de la creciente inmoralidad que se advierte en la vida de las personas, en la vida pública y en los medios de comunicación social, con diversas expresiones que rebajan la dignidad del hombre y de la mujer. Nuestra

44

sociedad actual parece encaminarse aceleradamente por la pendiente que conduce a lo que en otros países se ha llamado la “sociedad permisiva”. 2. Estas expresiones de inmoralidad que aparecen con frecuencia publicitadas, traerán inevitablemente consecuencias disolventes para las familias y para todo el tejido social, si ellas son acogidas y aceptadas por las personas, puesto que atentan contra la pureza e integridad de la vida humana. En cierta medida, esto ya está ocurriendo y no sólo en forma aislada, sino de manera generalizada, produciendo un ambiente de degradación, a veces tan profundo, que muchas personas ya han perdido la sensibilidad para percibir la inmortalidad y piensan que se trata sólo de la mentalidad propia que de los nuevos tiempos a la que hay que adaptarse, abandonando las costumbres anticuadas. 3. Me preocupa especialmente el hecho de que no son únicamente personas ajenas a la fe católica o a cualquiera otra manifestación de la conciencia religiosa quienes abandonan la moral natural, sino que existen también católicos que rechazan los mandamientos de la ley de Dios y la doctrina moral de la Iglesia, o al menos, si no la rechazan explícitamente, parece importarles muy poco. Dicen que son católicos, pero no aceptan la moral de la Iglesia, ni en la vida privada ni en la pública. 4. Las consecuencias más fáciles de advertir en este clima de creciente inmoralidad son :
-

el erotismo malsano y deshonesto difundido en las formas de hablar, en la música y en el baile, en los “videos”, en el cine, en revistas pornográficas y en otras aparentemente más refinadas, en la propaganda comercial, en las diversas expresiones de la moda femenina, en variadas formas de un cierto libertinaje sexual que se vuelve público y escandaloso; la deshonestidad en la administración y en los negocios, la práctica de la usura o de la ganancia ilegítima, la coima, el comercio de la droga, el consumismo exagerado y ostentoso, la creciente desigualdad económica y social; la delincuencia creciente y con uso de violencia hacia las personas, los asaltos, el terrorismo y el impactantes aumento de los delitos sexuales.

-

-

5. Muchas de estas manifestaciones de inmoralidad ya no asombran a la población ni producen reacción alguna, sino que se van difundiendo sutilmente como algo natural de estos tiempos, adormeciendo la conciencia y transformando al hombre en un objeto que se puede usar y destruir. Las mejores energías creadoras de la juventud, que deberían ser canalizadas a alcanzar los ideales más altos de la naturaleza humana, creada por amor y a imagen y semejanza de Dios mismo (Cfr. Gén.1:27), se desvían hacia la violencia, hacia el desprecio de la verdad y de la justicia, hacia el vacío y la autodestrucción. 6. Por cierto, esta situación no se ha producido de un día para otro, sino que refleja un proceso que tiene ya tiempo entre nosotros y en el que han incidido poderosamente diversas influencias que vienen desde las sociedades secularizadas de Europa y Norteamérica. Sin embargo, el factor más importante que ha contribuido a crear esta alarmante situación es la progresiva debilidad de la familia como institución humana, debilidad que se produce cuando los padres abandonan su obligación irrenunciable de dar formación moral a sus hijos o cuando la familia se desintegra por la separación de los cónyuges o cuando ni siquiera alcanza a constituirse. La ruptura frecuente de la relación entre los esposos y sus subsiguientes matrimonios con otras personas, no sólo hace que sus hijos sufran muchísimo por la separación de sus padres, sino que debilita su moral al quedar desválidos de la autoridad paternal y maternal que debería ayudarlos y orientarlos en su formación. 7. La educación se ha visto también empobrecida en la medida en que no hay una preocupación especial por la transmisión de los valores de superación y de autodominio personal en la vida de los niños y de los jóvenes. Por ello, las principales víctimas de este proceso de desorientación moral son los propios jóvenes, que en lugar de recibir la educación moral a que tienen derecho, son desorientados por las modas, la publicidad, el consumismo, el libertinaje sexual y la difusión de delitos cometidos impunemente contra bienes y personas. 8. La verdadera y última de este deterioro moral, si embargo, hay que buscarla en el debilitamiento de la fe. Sin fe, o con una fe debilitada, no hay moral que pueda sostenerse. Tanto entre quienes no tienen fe, como entre aquellos que la han abandonado y entre los propios católicos, el inadecuado

45

desarrollo de la conciencia religiosa ha hecho que se haya ido atrofiando y pervirtiendo el sentido de la “libertad de conciencia”, de tal manera que ha desembocado en una situación en que cada uno hace en su vida afectiva lo que quiere, sin limitación alguna, como también en sus acciones políticas, económicas y sociales, o en cualquier otro ámbito de la vida diaria. Esta confusión entre la libertad de conciencia y una conciencia arbitraria, determinada por las propias inclinaciones, que no se orienta a la búsqueda de la verdad y que no reconoce, por lo tanto, la moral objetiva es la causa inmediata de este clima de permisivismo que hasta relativiza o desprecia el valor de la vida humana. 9. La fe auténtica ha representado siempre un fundamento sólido para el desarrollo de la conciencia moral en el hombre, porque da una mirada atenta, agradecida y respetuosa frente a los bienes de la naturaleza y frente a las personas, puesto que reconoce en ellos un don de Dios, un signo de su bondad. Así, cuando la fe se debilita, tarde o temprano comienza también a socavarse la moral y las costumbres de la población. En lugar de la actitud agradecida ante la vida aparece la actitud egoísta y manipuladora, que quiere dominar y someter las cosas y las personas a los propios caprichos de la fantasía y de la voluntad, a la obtención de ganancias o de prestigio o a acrecentar el poder con la vana ilusión de que todo ello ayudará a dar más valor a la vida. No sólo la historia de la Iglesia, de sus mártires y de sus santos, sino que la historia religiosa de toda la humanidad muestra que quienes tienen el más alto valor por la vida son aquellos que están dispuestos a entregarla por amor, sin condiciones, sólo con el deseo de servir y de dar gracias. 10. Son estos mismos motivos los que me han decidido a entregar esta Carta Pastoral a todos los hijos de la Iglesia y a todos los hombres de buena voluntad, pues frente a un problema tan difundido y que se va haciendo cada vez más profundo en la sociedad, no es posible la indiferencia, ni tampoco el sentirse derrotados ante esta ola creciente de inmoralidad que gusta a tantos. Es necesario denunciar con claridad la situación que vivimos y proponer orientaciones que permiten superar este fenómeno, movilizando las conciencias para emprender una tarea común de dignificación de nuestras vidas y de nuestro tiempo” Lo expresado por la Carta del señor Arzobispo es un documento que nos mueve a reflexionar más allá de nuestra posición doctrinal o religiosa. El hombre desde tiempos remotos ha buscado la Felicidad como fin último de su existencia. La Felicidad es “un bien cuya posesión no permite desear ningún otro”. Es un “estado constituido por la reunión de todos los bienes”. El hombre busca la felicidad, la busca hasta cuando cree sacrificarla. Así, el que renuncia a la felicidad material para vivir en Dios, busca la felicidad, al mismo tiempo que la perfección. El hombre busca su Bien y su bien es lo que lo hace Feliz. ¿En qué bienes busca el hombre la felicidad? El hombre tiende así necesariamente a su bien total, pero no tiene sino un conocimiento impreciso del objeto de este bien o de su contenido. En cambio, se encuentra en presencia de bienes particulares, tales como los bienes materiales, bienes corporales, bienes intelectuales, bienes sociales, etc. que conoce mucho mejor, que conoce de cerca y de manera concreta, cuyas ventajas y limitaciones conoce exactamente, que le hablan a la sensibilidad, que son instrumento de satisfacción, de goce y de felicidad, sin que ninguno de ellos se identifique con el bien total, fuente de toda felicidad. Así, el hombre va comprobando por la experiencia la insuficiencia de los bienes finitos para producirle la felicidad total que busca su naturaleza racional: y sigue el hombre en su incesante búsqueda de la felicidad. De allí, entonces, que las exigencias morales en nuestra época nos deben abrir caminos que nos lleven a superar el utilitarismo, el pragmatismo y las exigencias de un mundo consumista donde todo se pone a la venta. La posesión del dinero, del poder, la sexualidad indiscriminada, tener cosas, se constituyen en bienes en sí mismos que dejan al hombre, una vez satisfecha la necesidad, con una sensación de vacío, llevándolo a la búsqueda de nuevas experiencias que se pierden y lo pierden como persona. Ejercicios y actividades : 1. Analiza el significado de la palabra “Crisis”.

46

2. 3. 4.

Describe , con ejemplos, los problemas más significativos de la “Moral vivida”. Enuncia y comenta las influencias nocivas de la mentalidad consumista en la moral del hombre latinoamericano. Haz un último esfuerzo y destaca tres ideas, a lo menos, de la Carta de Monseñor Carlos Oviedo y señala algunas situaciones concretas en que éstas se concreten.

47

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful