P. 1
Filosofía 4-2000

Filosofía 4-2000

|Views: 4.770|Likes:
Publicado porDaniel Muñoz Reyes

More info:

Published by: Daniel Muñoz Reyes on Apr 29, 2011
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as DOC, PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

06/03/2013

pdf

text

original

El análisis del acto moral nos sirve de pauta para distinguir entre actos responsables e
irresponsables. Sólo los actos responsables, esto es conscientes y libres, caen dentro del dominio
de la moral.

Esto nos lleva a tratar el concepto de responsabilidad moral, como así mismo el concepto,
relacionado y concomitante con el anterior, como es el concepto de conciencia moral.

La responsabilidad moral la definiremos como “la capacidad y la obligación moral que tiene el
sujeto de responder plenamente de los actos realizados siempre y cuando éstos tengan su origen en
un comportamiento libre y consciente”. (Escobar, 1988).

La responsabilidad moral está íntimamente ligada o relacionada al concepto de Conciencia Moral,
que la podemos caracterizar como “la capacidad en virtud de la cual podemos dictaminar acerca del
Valor Moral de una acción” y la podemos definir como “un conjunto de sentimientos, creencias,
ideas, juicios que nos inducen a distinguir entre lo que es bueno y lo que es malo

36

La Conciencia Moral es propia del hombre

El hombre y sólo el hombre tiene Conciencia Moral, que dan sentido y significado a sus actos y lo
hacen humano.
Los otros animales están determinados por su naturaleza y su comportamiento es solamente
instintivo, en cambio “la conducta específicamente humana no está determinada por fuerzas ciegas,
que actúan de la forma ineludible, que es propia del instinto animal. La conducta del hombre, tanto
si está de acuerdo como si contraría las exigencias de su verdadero ser, depende de la intervención
de la razón, de su autodeterminación. Esta disposición a la autodeterminación, propia de la
naturaleza del hombre, es el fundamento de la responsabilidad de la conducta humana y del
nacimiento del fenómeno de la moralidad en el hombre” .Es la apreciación interior de nuestra
propia conducta. (J. Messner, 1967).

- razón práctica

- Autónomos

- intuición o
sentimiento

Elementos

moral

de la
Conciencia

- educación y

Moral

- Heterónomos

medio social
(usos, costum-
bres, prejui-
cios, etc.)

En síntesis, la Conciencia Moral la podemos considerar como norma subjetiva de Moralidad.

1.

Concepto de Conciencia :

-“Es el juicio que formamos sobre la bondad o maldad de nuestros actos.”

-“Es la íntima evidencia del bien y del mal, de lo que hay que hacer y de lo que hay que evitar”.

2.

Eficacia de la Conciencia como norma de Moralidad:

-El primer postulado de la conciencia nos señala que “hay que hacer el bien y evitar el mal”

-La conciencia
Nos aprueba
Nos excusa
O nos reprende, internamente en cada uno de nuestros actos morales.

-La conciencia es infalible en cuanto a sus principios universales, los que orientan al hombre en
la solución de cada problema particular de la vida diaria. Su valor es absoluto.

-Puede errar en las aplicaciones concretas a casos determinados en razón de circunstancias
especiales (ambiente, civilización, modos de existencia, etc.)

3.

Formación de la Conciencia :

-Es necesario formarse una recta Conciencia Moral que guía por el camino de la corrección
todos nuestros actos, tanto individuales como sociales.

-Medios de formar esta rectitud de Conciencia :

-El hogar es el primer lugar donde se forma la conciencia moral, a través de los ejemplos de
rectitud, dados por los padres a sus hijos.

37

El hogar es la principal escuela de formación moral.
•La rectitud de conciencia se forma con valor y firmeza de voluntad en el cumplimiento
constante de los pequeños deberes, única forma de prepararse para los grandes deberes de la
vida.

•Estar atento y obedecer a todas las insinuaciones de la conciencia, porque las faltas permanentes
de conciencia van formando una insensibilidad ética y una sordera moral, que será insuperable
más tarde en el desarrollo de la vida.

•Los problemas de conciencia : frente a las experiencias de la vid, estamos ciertos o dudosos de
lo que tenemos que hacer.

La conciencia cierta:

El hombre obra siempre honestamente cuando tiene conciencia cierta de lo que tiene que hacer;
que el acto que va a realizar sea lícito.

¿Qué podemos hacer para formar esta conciencia evidentemente cierta?

•Para llegar a formarse esta conciencia legítimamente cierta es necesaria la reflexión ,el estudio
de la moral, los principios morales, trascendentes para caer en la contingencia de la praxis o del
utilitarismo. Por otro lado, es importante la asesoría de personas de gran prudencia y
experiencia y la práctica habitual de las virtudes morales.

La conciencia dudosa :

Cuando, después de haber reflexionado y consultado con personas competentes, la conciencia
queda en la duda acerca de la licitud de un acto, dicho acto se puede realizar siempre que exista una
probabilidad en su favor y siempre que no se pueda salir de la duda de alguna otra forma.

Obstáculos de la Conciencia Moral :

La conciencia como norma de moralidad se encuentra con varios problemas u obstáculos,
que suprimen o disminuyen el pleno conocimiento de la inteligencia y la libre determinación de la
voluntad, anulando así el valor del acto humano y por lo mismo su responsabilidad moral.

1. Ignorancia : Es la carencia de un conocimiento que se deberá tener. La ignorancia vicia
directamente el acto de la inteligencia y repercute por lo tanto en el acto humano.

Vencible : Aquella que puede ser superada fácilmente. Su existencia implica negligencia por
parte del sujeto y por lo tanto, responsabilidad sobre las consecuencias que de esa ignorancia se
sigan, porque se trata de una ignorancia mantenida voluntariamente. De ahí que los actos que
procedan de esta ignorancia son plenamente voluntarios y caen bajo la imputabilidad moral.

No anula, ni excusa, ni atenúa la responsabilidad del acto.

Invencible : Aquella en que existe imposibilidad física o moral de superar. Esta ignorancia
suprime la libertad, es actualmente involuntaria, no es producto de la negligencia y por lo
tanto, no implica culpabilidad y exime de responsabilidad moral.

2.Violencia : Es toda presión exterior que impone la realización de un acto contrario a la
voluntad o impide la libre ejecución de un acto.

La violencia sólo puede ejercer presión sobre el acto físico, nunca podrá obligar a la voluntad que
podrá abstenerse de colaborar en el acto físico ejecutado por imposición de la violencia. De ahí
que estos actos serán involuntarios en la medida en que no participa la voluntad y quedarán
liberados de imputabilidad moral.

3.Miedo : Es la turbación grave y el desconcierto interior producido por la inminencia de un
mal o de un peligro. Actúa sobre la voluntad dificultando, entorpeciendo o impidiendo
totalmente sus determinaciones.

38

4.Pasión : llamada también concupiscencia; consiste en la violenta atracción hacia un bien
sensible, con una intensa conmoción de todas las facultades, llegando hasta enceguecer la
inteligencia y descontrolar a la voluntad.

La responsabilidad moral puede quedar atenuada o eliminada en la medida en que la violencia de la
pasión impide el dominio del acto.

Ejemplo : crimen pasional; los insultos proferidos a una compañera en un arrebato de rabia.

5.Estados patológicos : Enfermedades o anormalidades síquicas, como imágenes e impulsos
irresistibles, intensa excitabilidad, insensibilidad moral, demencia, histeria, hipnotismo,
obsesiones, manías, depresiones nerviosas, neurastenias, abulia, etc.

Todos estos estados excluyen, en mayor o menor grado, la libertad de la voluntad y en
consecuencia, alteran las responsabilidades.

Ejercicios :

1.Pregunta a tus amigos, a tus parientes, qué entienden por “Conciencia”. Compara tus respuestas
con lo propuesto en los apuntes. Establece las relaciones y semejanzas entre ambas posiciones.

2.De acuerdo a lo que has visto en T.V., en los Diarios y en los Medios de Comunicación, o en
la Vida Diaria, analiza cada uno de los obstáculos al Acto Moral y determina en qué grado
excluyen la libertad humana.

3.Compara tus respuestas con las de tus compañeras.

Enfoques sobre la Conciencia Moral

Presentaré dos textos sobre la Conciencia Moral, que nos muestran diversos puntos de vista sobre el
problema que hemos trabajado en la primera parte del presente capítulo. Cada uno nos da un
enfoque diferente. La tarea siguiente consiste en leer cada uno de ellos, en forma individual y luego
discutirlos en grupo para llegar a conclusiones generales .

Texto 2 : La Conciencia: un llamado del hombre a sí mismo (Eric Fromm, Ética y Sicoanálisis).

No existe aseveración más soberbia que el hombre pueda hacer que la de decir : “Obraré de
acuerdo con mi conciencia”. A través de la historia los hombres han sostenido los principios de la
justicia, el amor y la verdad contra toda clase de presiones a que se han visto sometidos, con el fin
de hacerlos renunciar a lo que sabían y creían. Los profetas obraron de acuerdo con su conciencia
cuando denunciaron a su país y predijeron su caída a causa de su corrupción e injusticia; Sócrates
prefirió la muerte a seguir una línea de conducta con la cual hubiera traicionado a su conciencia al
transigir con la mentira. Sin la existencia de la conciencia la raza humana se hubiera quedado
estancada hace mucho tiempo en su azarosa carrera.

Diferentes a estos hombres fueron otros, quienes también decían que actuaban de acuerdo con su
conciencia: los hombres de la Inquisición, que quemaron en la pira a hombres de conciencia,
pretendiendo obrar en nombre de su conciencia; los rapaces provocadores de las guerras, que han
sostenido obrar siguiendo los dictados de su conciencia cuando anteponían su voracidad por el
poder a cualquier otra consideración. En efecto, es difícil que exista alguna acción de crueldad o
indiferencia hacia otros o hacia uno mismo que no haya sido racionalizada como el dictado de la
conciencia, exhibiendo así, en su necesidad de ser apaciguada, el poder de la conciencia.

En sus diversas manifestaciones empíricas, la conciencia es, ciertamente, desconcertante. ¿Son estas
diversas clases de conciencia una misma y sólo difieren en su contenido? ¿Constituyeron distintos
fenómenos que sólo tienen en común el nombre “conciencia”? ¿O resulta insostenible el concepto
de la existencia de la conciencia si investigamos el problema empíricamente como un problema de
motivación humana?

La conciencia autoritaria es la voz de una autoridad externa interiorizada, los padres, el Estado, o
cualesquiera que sean las autoridades de una cultura dada. Mientras las relaciones de los individuos

39

con las autoridades conservan su carácter externo, sin sanción ética, difícilmente podemos hablar de
conciencia; tal conducta es meramente acomodaticia, regulada por el temor ante el castigo y la
esperanza por la recompensa, siempre dependiendo de la presencia de estas autoridades, de su
conocimiento de lo que uno está haciendo y su facultad supuesta o real para castigar o recompensar.
A menudo una experiencia que la gente considera como sentimiento de culpa, surgido de su
conciencia, resulta a veces no ser otra cosa que el temor que tiene a tales autoridades. Estas
personas propiamente hablando, no se sienten culpables, sino atemorizadas. Sin embargo, en la
formación de la conciencia, autoridades tales como los padres, la Iglesia, el Estado o la opinión
pública, son aceptadas consciente o inconscientemente como legisladores éticos y morales, cuyas
leyes y sanciones adopta uno interiorizándolas. Por así decirlo, las leyes y las sanciones de la
autoridad externa llegan a formar parte de uno mismo y en vez de sentirse responsable ante algo
interno: la propia conciencia. La conciencia es un regulador de la conducta más efectivo que el
temor ante las autoridades externas, porque si bien uno puede sustraerse a las autoridades, no
puede, en cambio, escapar de sí mismo y, por consiguiente, tampoco de la autoridad interiorizada
que ha llegado a formar parte de uno mismo.

La conciencia humanista es la reacción de nuestra personalidad total a su funcionamiento
correcto o incorrecto; no una reacción al funcionamiento de tal o cual capacidad, sino a la totalidad
de las capacidades que constituyen nuestra existencia humana e individual. La conciencia juzga
nuestro funcionamiento como seres humanos ; es (como lo indica la raíz de la palabra conciencia)
conocimiento de uno mismo, conocimiento de nuestro éxito o fracaso en el arte de vivir. Pero
aunque la conciencia es conocimiento ,es algo más que el simple conocimiento en el campo del
pensamiento abstracto. Tiene una cualidad afectiva por cuanto es la reacción de nuestra
personalidad total y no únicamente la reacción de nuestra mente. En efecto, no necesitamos ser
conscientes de lo que nuestra conciencia dice para poder ser influenciados por ella.

Las acciones, pensamientos y sentimientos que conducen al funcionamiento correcto y al
despliegue de nuestra personalidad total producen un sentimiento de aprobación interior, de
“rectitud”, característico de la “buena conciencia” humanista. Por otro lado, las acciones,
pensamientos y sentimientos nocivos a nuestra personalidad total producen un sentimiento de
incomodidad y desconsuelo, característico de la “conciencia culpable”. La conciencia es así, una
reacción de nosotros ante nosotros. Es la voz de nuestro verdadero yo que nos vuelve a reconciliar
con nosotros mismos, para vivir productivamente, para evolucionar con plenitud y armonía, es
decir, para que lleguemos a ser lo que somos potencialmente. Es el guardián de nuestra integridad,
es la “aptitud para garantizar el yo de uno con todo el orgullo debido y, al mismo tiempo, también
para decir sí al propio yo. Si puede definirse al amor como la afirmación de las potencialidades y el
cuidado por, y el respeto de, la individualidad de la persona armada, entonces la conciencia
humanista puede llamarse con justicia la voz de nuestro amoroso cuidado de nosotros mismos.

Ejercicio Individual :

1.Enuncia a lo menos 2 ideas claves planteadas por el autor.

2.¿Por qué se señala que la conciencia es desconcertante?

3.La conciencia autoritaria y la conciencia humanista, ¿se puede confundir en una sola?. Indica
algunas semejanzas y diferencias entre ambos ámbitos de la conciencia.

Ejercicio Grupal :

Discutir las mismas preguntas en grupo y luego organizar un Foro para llegar a conclusiones
generales .

Texto 3 : La Conciencia Moral : instancia
Liberadora

Autor : Tony Mifsud S.J.

La conciencia moral es el polo del discurso y la praxis moral; es decir, a través de su conciencia la
persona humana está abierta a los valores y al plan liberador de Dios cuando entra en contacto con
la realidad histórica. La persona humana constituye un proyecto ético y la historia misma se plantea

40

como una tarea ética. Ahora bien, ¿cómo intuye y se ubica la persona humana frente a ese desafío?
En otras palabras, ¿qué es la conciencia moral?

Muchas personas viven la realidad de la conciencia moral como una instancia espacio-corporal (un
“algo” o “una parte dentro de uno”) con una connotación marcada por lo negativo y lo prohibitivo
(“la voz que me castiga”). Así volvemos a la pregunta inicial, ¿qué es la conciencia moral?
Por de pronto habría que afirmar tajantemente que la conciencia no es “la voz que acusa”, porque
esto conlleva el concepto de un Dios castigador (el ojo gigantesco puesto dentro de un círculo que
está constantemente alerta para denunciar y reprochar la debilidad humana). El Dios de Jesús es el
padre que encontramos en la parábola del hijo pródigo (Lc. 15:11-32), preocupado por perdonar a
la persona, acogiéndola en sus brazos divinos e invitándola a una conversión genuina y radical. El
Dios de Jesús no busca el castigo, sino el perdón y sólo el perdón conduce a una verdadera
conversión. La misma vida y los gestos y la misma muerte de Jesús testifican la verdad profunda en
las palabras: “Porque así demostró su amor al mundo, dando a su hijo único, para que tenga vida
eterna y no perezca ninguno de los que creen en él. Porque Dios no mandó a su hijo al mundo para
juzgar al mundo, sino para que el mundo por él se salve (Jn. 3:16-17). Ciertamente entender la
conciencia moral como una realidad opresora es no hacer justicia al mismo Dios, un Dios
Crucificado por amor a la humanidad, buscando incansablemente la rehabilitación del pecador: “da
más alegría un pecador que se arrepiente, que noventa y nueve justos que no necesitan enmendarse”
(Lc. 15:7; ver también Lc. 15:10).

Prefiero acercarme a esta realidad ética de la conciencia moral por medio de un discurso
integrador. La conciencia moral, comenzando por lo negativo :

a)No se limita a ser una simple aplicación mecánica de unos principios universales a las
contingencias de la vida, a unas situaciones determinadas, sino en crear fielmente, en cada
momento, el modo en que la persona humana responde a su calidad de imagen de Dios en la
construcción de una historia humana y deshumanizante, realizándose a sí mismo en el intento.

b)Tampoco es una copia sin más de la cultura o de una sociedad, porque esto implicaría la
negación de la libertad humana abierta a la gracia divina y además no explicaría la vida de los
“revolucionarios éticos” (personas que justamente han contradicho y denunciado los
antivalores de una cultura o sociedad determinada); lo cual no niega la influencia y el
condicionamiento ambiental sobre la libertad humana; y

c)Por último, tampoco hace referencia a algo añadido superestructural o parcial en la persona
humana, sino a una dimensión de la persona humana en cuanto abierta y partícipe del proyecto
ético.

De un modo positivo, se puede decir que la conciencia moral hace referencia a la misma persona
humana en cuanto :

a)la persona humana está creada como imagen de Dios: de modo que la conciencia se entiende
dentro del proceso de una historia de salvación liberadora y abierta a la trascendencia (existe un
punto de contacto entre la persona y el mismo Dios);

b)es aquella instancia en el hombre de decisión fundamental en relación con Dios, los demás y
la realidad, es decir, es una instancia de definición y autodefinición;

c)la conciencia moral hace referencia a toda la persona humana y no a parte de ella (sea intelecto,
voluntad o emocional); como tal presupone la integración de la persona humana y es, a la vez,
una instancia integradora de la persona;

d)no constituye una dimensión descriptiva sino imperativa, ya que la persona se juega y se
decide en relación a; es la instancia personalizadora de los valores éticos (por ejemplo, la
justicia y la persona justa);

e)la dimensión de la conciencia moral hace que la persona humana sea responsable de la realidad
histórica (personal y social) en cuanto es un ser libre (Angelus Silesius escribía, “Si Cristo nace
mil veces en Belén, pero no en ti, seguimos estando eternamente perdidos”);

41

f)siendo la conciencia moral una realidad humana, participa de los condicionamientos de lo
humano (cultura, estructuras, sicología, crecimiento, limitaciones, etc.), pero está siempre
abierta a la realidad divina (la gracia liberadora); crece y desarrolla o sencillamente se hace
insensible y se atrofía; así que es primariamente una potencialidad que hay que cultivar,
formar y desarrollar.

Entonces, la conciencia moral es : la misma persona humana, en cuanto capaz de intuir y decidirse
(el Indicativo Obligante) para construir el proyecto ético (personal) y social) frente a un llamado
vivencial (Dios que interpela a la persona a través de los acontecimientos, la vida de los demás, una
situación concreta, etc.,). Así que hago una distinción entre la conciencia moral y el juicio moral.
El juicio moral es el juicio práctico frente a una situación o una persona concreta (el concepto de
“conscientia”) y constituye una función; mientras que la conciencia moral hace referencia a la
misma estructura de la persona humana en cuanto situada frente a la presencia comprometedora de
Dios en la historia y constituye una dimensión de la persona humana. El juicio moral supone la
formación de la conciencia moral y la validez del juicio moral exige el desarrollo constante de la
conciencia moral, en otras palabras, la conversión de la persona humana”.

Ejercicios :

1.Discusión acerca de la Conciencia Moral y de su proyección en la Vida Humana, desde la
perspectiva del autor.

2.Actividades individuales:

a)¿Qué es la Conciencia Moral?
b)¿Cómo se da lo negativo de la Conciencia Moral en nuestro medio?
c)¿Por qué el autor identifica lo positivo de la Conciencia Moral con la persona humana?

3.Actividades grupales : Las mismas preguntas discútelas en grupo.
4.Foro Final, dejando como conclusión una síntesis de la Conciencia Moral y de sus aspectos

relevantes.

You're Reading a Free Preview

Descarga
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->