1

DiOS, LA muerTe, eL TiempO y yO

JOSÉ TOLA

2

DeL 13 De AbriL AL 27 De mAyO, 2011, ArequipA
3

presentación
para el Centro Cultural peruano Norteamericano es especialmente importante recibir en su Galería de Arte los trabajos del notable artista peruano José Tola, ganador del primer premio de pintura en la ii bienal de la Habana de 1986 y del prestigioso premio nacional “bienal de pintura Teknoquímica” de 1998, que con original estilo claramente diferenciado, revelado en las más variadas formas de su trabajo artístico, ha presentado un importante número de muestras dentro y fuera del país , alcanzando rotundo éxito y reconocimiento internacional. Tola, quién irrumpe en la escena artística nacional como legítimo “mago”, ha desarrollado una extraordinaria y polémica carrera profesional, marcada por constantes cambios y evoluciones , alternando en su recorrido plástico, periodos de intensa creatividad productiva con momentos totalmente estériles. Aparentemente, motivado por esto y con sabia lucidez, ha podido reconocer su vital estructura personal, encontrando de este modo el auténtico significado de su existencia. A lo largo de su extendida carrera profesional y, acompañado permanentemente por alucinados personajes llenos de dolor y fuerza, podemos distinguir como principal derrotero, el haber optado por dar forma a las diferentes fisonomías del horror y del espanto, influenciando poderosamente por más de un decenio a artistas locales y foráneos. queremos celebrar nuestro LVii Aniversario institucional con esta primera exposición individual de José Tola en Arequipa; marcada por el antagonismo entre dolor y dicha; tal vez a esto último se deba al colorido en los actuales trabajos, que en conjunto presenta una veintena de obras entre pinturas, ensamblajes, esculturas y grabados, complementada sutilmente con música propia, además de un poema de producción del mismo artista que acompaña este catálogo. La muestra curada y articulada por el propio artista, ha sido correctamente organizada por el Área de Cultura del Centro Cultural. Con el título de “DiOS, LA muerTe, eL TiempO y yO” la individual de José, es un valioso esfuerzo, que pone en evidencia la capacidad de convocatoria y de organización de la institución, la que con renovada y acertada gestión de dirección, viene desarrollando importantes actividades culturales que contribuyen, en forma de permanente aporte, a generar nuevos espacios para encuentros culturales en nuestra sociedad. Asimismo, estamos convencidos, que el Arte Contemporáneo presente y futuro, merece un continuo apoyo y difusión tanto en Arequipa como en nuestras filiales, con lo cual el Cultural está plenamente comprometido.

mauricio Guinassi Artista plástico
marzo 2011, Centro Cultural peruano Norteamericano.
4 5

encuentro con Tola…
“Dios, la muerte, el tiempo y yo” (2003), es una obra que condensa muchas de las características de lo que se puede rotular, ‘lenguaje visual de José Tola’. La aproximación y búsqueda dentro de ella, facilita una pauta positiva para una travesía por la obra del autor, una de las figuras más sólidas del arte contemporáneo peruano. es una pieza compleja, de elementos apretados y casi comprimidos, con una incontable aglomeración de signos, franjas, secciones, formas simbólicas y otras a modo de prodigioso muestrario, dispuestas en un espacio que abandona el convencionalismo del rectángulo o el cuadrado, buscando la libertad para sus límites, vueltos discontinuos y hasta superpuestos, con un resultado final, cuya silueta puede encontrar fácil asociación con la de un animal en actitud de espera o preparándose al ataque. Aclarando que ésta es solo una interpretación – personal y condicionada como toda percepción que trata de encontrar anclajes que ayuden a la lectura –, ya que la obra tiene múltiples ofertas para quien quiera adentrarse en este mundo exuberante, casi explosivo, que tiene la rara cualidad de nunca ignorar el ritmo interior, una tensión interna donde reside su capacidad de vibración constante. A modo de palimpsesto, las formas utilizadas, parecen superponerse, empujarse entre sí, pujar por una aparición total y no limitada, creando también, una extraña ambigüedad de propósito: la reunión festiva o la pugna por la supervivencia, la búsqueda del espacio propio o la invasión no deseada. Ambigüedad reiterada por la utilización del blanco y negro, compartiendo con la gama de colores vibrantes, cálidos y contrastantes. un elemento más, completa esta casi vorágine expresiva: la palabra. Si bien el propósito narrativo, entendido como una situación cronológicamente expuesta, está ausente del concepto general de la obra, la palabra, con su peso intrínseco y hasta con su cualidad de grafismo formal, introduce un componente enigmático y poderoso. Dispuesta en laberinto, y escudándose en la dificultad de su desciframiento, se puede leer: “Hay ejércitos que cuando pierden una batalla ahorcan a sus generales”. y en otra sección de la composición, como un halo colorido, esta otra frase: “Creo eros que eres mortal”. Libradas a su suerte, ambas declaraciones se convierten en claves que quizás no pretendan serlo.
7

6

DIOS, LA MUERTE, EL TIEMPO Y YO. (Detalle). 2003. 270x330 cm. ensamblaje.

multiplicidad de íconos y signos, cuya organización no se establece como canon visual, mostrando una capacidad de alternancia y relativización entre ellas y en su lugar asignado. estas características pueblan gran parte de la obra del artista y no ocupan una cronología de apariencia evolutiva, siendo opciones que va tomando, usando y abandonando, según los requerimientos de su necesidad del momento. Complejidad que no siempre habitó su obra, aunque la constante siempre haya sido la persecución de una vehemencia que no deje dudas. Testimonial de sí mismo, sus dudas, vacilaciones, pasiones y desbordes, y también de adoptar un rol espectador, una mirada hacia el mundo y sobre todo, las interrelaciones humanas. en la obra más temprana de esta muestra, “Autorretrato”, realizada en 1965, trazos fuertes, gran campo negro para el cuerpo, contrastando con la palidez de la piel, y sobre todo, en la actitud y expresión, que habla de duda, pensamiento, escepticismo o temprana ira, aunque no se ha trasgredido la ortodoxia, comienza a aparecer esa vocación expresionista que discurrirá por caminos donde la figura humana ocupaba todo el espacio del cuadro, resaltando carnes infladas, rostros cada vez más animalizados, un avance decidido hacia una cierta monstruosidad que no era otra cosa que el comentario sobre el hombre y la condición humana. (“personaje”, 1972). en la década de los 80, una alianza abierta entre el erotismo, la fantasía y la deformación física, producen una extraordinaria serie de obras, de una agresividad visual inusitada para la escena local. Sobre esta etapa, el crítico Juan Acha comentaba: “…ahora sentía la necesidad de optar por formas más agresivas y por un expresionismo más dramático. Sus figuras y trazos debían gritar al máximo los dolores de la tragedia humana…”

pero la constante insatisfacción, ese impulso por lograr siempre un paso más adelante en la expresión deseada, volver alarido el grito, mostrar una realidad despojada de concesiones, lo impulsó a destruir para encontrar. Su paso siguiente, fue el abandono de esta figuración reconocible para adentrarse en los desafíos de una pintura donde la abstracción pudiera convertirse en síntesis de lo deseado. Pinceles, pinturas y telas, fueron insuficientes. Tola buscó la fuerza en sí mismos de los materiales más diversos. Creó ensamblajes con deshechos, trozos, formas abandonadas. Con ellos elaboró una obra de dimensiones ambiciosas y rompió esquemas aceptados. Ni el límite del cuadro tradicional, ni el recorte de bordes – con el que llegó a una serie de abstracciones materializadas en los bordes sinuosos, quitando el material de fondo y dejando que la forma fuera la única protagonista - lo dejaron satisfecho. El siguiente paso fue conseguir el mismo efecto, regresando a la pintura sobre superficies silueteadas, como en la Serie “Los eunucos de la guerra”, de 1989. De allí en adelante, y luego de otro conjunto de cuadros - como el que comentamos al comienzo -, obras donde ese aparente caos de color y forma lucha y se desplaza en confrontaciones plásticas que fascinan por su barroquismo y densidad de contenidos, poco a poco van apareciendo los fragmentos de seres vivos, donde lo más llamativo y destacado, son ojos y manos. Manos de cuatro dedos, junto a flechas reconocibles y cruces pequeñas, son los pilares de una verdadera señalética personal del artista. y por último, las formas humanas, jugando, persiguiendo, espiando, o sirviendo para narraciones o alusiones históricas y hasta bíblicas, se vuelven los protagonistas del nuevo

8

9

rumbo, donde el peso de la palabra, alojado en títulos muy ligados a lo poético y literario (no olvidar que Tola es también, escritor), no se suman a la imagen, sino que, separadas de ella, se vuelven títulos indiciarios, aunque no compulsivos, ya que casi siempre aportan un nuevo enigma a descifrar, a una asociación que buscar, antes que una solución al problema visual de la complejidad presente. Vehemencia sería, quizás, el término que parece adecuarse mejor para una caracterización de esta pintura de pasión y exceso. Vehemencia que permite que forma y color se fusionen, convivan en unión simbiótica e indesligable, volviéndose uno la expresión del otro, en un ida y vuelta visual y cálido, auxiliados por un esquema estructural que permite superar cualquier posibilidad de antinomia entre abstracción y figuración, alcanzando un espacio de libertad y exaltación que, a través de un aparente desorden, muestra una sólida coherencia, evidente por una dinámica precisa y tumultuosa. Arte metafórico y dramático, aunque no sugiere los términos de la tragedia, sí propone los resultados del instinto liberado (¿liberalizador?), quizás como vía posible del rescate total de una humanidad contenida y reprimida. y lo materializa a través de un ritmo de continuidad constante, esa característica que se muestra en cada una de las pinturas, secciones de un todo sólo supuesto, partes de un friso interminable, sorprendente, inesperado, habitado por el absurdo y la ironía, visitado por pequeños monstruos que no asustan y tornan amigos familiares. estamos, quizás, ante un enorme cuaderno de vida, una bitácora de la experiencia de un ‘voyer’ incansable y poco piadoso. Visitar los espacios que propone, esas habitaciones adivinadas o esas ventas y puertas inexistentes, vuelven al observar de su misma condición, un cómplice ávido del mismo apetito.

Con celeridad se puede descubrir el sentido del rompecabezas insinuado, o la recomposición del paisaje montado como una escenografía engañosa. el orden se reorganiza a través de la recuperación y el reconocimiento de la propia experiencia. A cada personaje se le asignará el nombre siempre adecuado y preciso, cada flecha indicará la ruta conveniente, cada cúspide sensual ejercerá su derecho a plenitud y cada oferta rechazada cargará con el correspondiente hastío. maestro de ironía, desparpajo y sinceridad que desnuda, hábil compilador de hipocresías, temores y apetitos sensuales, admirador de los excesos y las desproporciones, Tola ofrece la posibilidad de un juego en el que se compromete sin temores: enfrentarse a sí mismo y obligarnos a imitarlo. y frente a su obra, dice: “me siento. Los miro, Son como cuadros lejanos. Vinieron a mí en forma de imágenes escolares. Son atrofiadamente didácticos. Semejantes a los de un maestro del error. Los hice. prácticamente los calqué de mis recuerdos. No sé si tienen mucho que ver con lo que hago, pero, para mí, valen como parte del proceso de introspección. esto me basta. Tal vez de allí salgan nuevas rutas por donde viajar en este tiempo mío o sólo desde allí pueda ver las estrellas”. JT Valga para confirmarlo, esta breve incursión en su pintura, camino abierto a travesías mayores.

10

Élida román marzo 2011
11

Nadie sabe de donde vengo…
Yo hablo con mis manos, tu escuchas con tus ojos. Shih T´ao Nadie sabe de donde vengo. es así y basta. Habito solitario dentro de los extramuros de mi mente. mi taller. mi obra y yo (Tola) somos lo mismo. Trataré de responder por ambos. por ellas y por mi, ya que desde mucho tiempo nos amamos. He de decir que no es la culpa social, o, la política ajena o la humana la que recae sobre mi ser. menos aun la época en que vivo o su geografía discóbolo. Soy yo el que se juzga y se acusa a si mismo. Las acusaciones que se ciernen sobre mí, provienen de mi propio ser. reconozco mi propia culpabilidad de ser artista. mi culpa radica en que mi amor no va dirigida al hombre si no a mi arte. quien vive para su arte no vive humanamente, atenta contra la naturaleza y la humanidad. La contradicción en el arte siempre es un acto de autodestrucción y renovación. Se renuncia a deseos propios y a toda exigencia ajena. Se reprimen sentimientos personales. Ante la capacidad de crear se elige entre dos actitudes: la felicidad humana o la vida creadora. el artista no es bueno moralmente si no trágico. buenos son los que triunfan sobre el mal y retienen el sufrimiento. el artista triunfa sobre el sufrimiento y retiene el mal. O. quien se evade del sufrimiento termina en el mal y quien escapa de él termina en el Dolor. quien esta poseído por la obra (su obra) a menudo tortura a los demás con su ambición, su despotismo, sus cóleras y sus odios. Cuando más es su fuerza creadora más desmesuradas son sus ambiciones. No tiene lugar aquí embellecer o negar los actos, hay que evaluar la acción. El Bien y el Mal tienen otro significado en otras personas. en el artista pierden su calidad de valores. Su existencia dramática no está ni en la expresión ni en la forma, si no en la profundidad de su concepción creadora. Toda creación oscila entre la culpa y la expiación y el punto medio solo lo conoce el creador. La ley y el orden nunca han engendrado a grandes hombres. Solo la libertad personal, aquella que posee el artista, es la única que ha creado genios y monstruos. Hay una seriedad diabólica detrás de cada hombre que tiene respeto ante su propia obra. Sus errores, sus rupturas sobre los convencionalismos… ese continuo experimentar, destruir y crear solo lo llevan a convencerlo de que para él ya no existe una vida normal. Solo un lugar donde empieza a ser una criatura extraña y solitaria. esta exposición queda abierta al público. Allí está la obra. Callada o hablando con su propio lenguaje. el péndulo entre la compresión y la ceguera queda así inaugurada.

DENLE UN BOSQUE Y NADA MÁS. (Detalle). 1999. 200x200 cm. óleo sobre lienzo.

José Tola
13

12

PERSONAJE 1972 122x92 cm. óleo sobre madera pinacoteca del banco Central de reserva del perú
14 15

AUTORRETRATO 1975 72x45 cm. óleo sobre tela Colección marta De Habich Trefogli
16

CRISTO VIRGEN 1980 65x50 cm. óleo sobre papel Colección particular
17

MUJER CON GATO 1980 45x65 cm. óleo sobre lienzo
18

EUNUCO XI 1989 180x240 cm. óleo sobre maderba
19

20

EL YACENTE 1991 285x356 cm. ensamblaje, técnica mixta
21

Fragmento del catálogo

J. Tola en el museo de Osma
en Denle un bosque y nada más, la oscuridad total y el color oscilan en una alternancia contenida por una franja de luminoso cromatismo. en el caso de La tentación de San Antonio, el color atempera los terrores y brinda a la abigarrada colección de imágenes, algunas terribles, un tono afectivo que bordea en lo lúdico. En este cuadro en particular, se plasma, finalmente, el advenimiento de un espacio a la vez interno y transicional en el cual se definen las formas y establecen las relaciones.

máx Hernández Camarero Octubre 1999

AUTORETRATO 1998 190x170 cm. óleo sobre lienzo-colección particular eeuu
22 23

DENLE UN BOSQUE Y NADA MÁS 1999 200x200 cm. óleo sobre lienzo
24

LA TENTACION DE SAN ANTONIO 1999 200x200 cm. óleo sobre lienzo
25

EL CAUTIVO 2001 200x200 cm. óleo sobre lienzo
26

MUJER BLANCA 2001 130x162 cm. óleo sobre lienzo Colección particular
27

instante

(porción pequeñísima del tiempo)

José Tola da un giro con estos ensamblajes, articulando su obra alrededor de lo personal y sus vestigios. Sus “instantes” presentan lo privado (casi en instantánea) tornado en maravilla por y para su narrativa. Diversos modos y medios artísticos, nuevos iconos y elementos inesperados insinúan la confluencia desbordante del lenguaje plástico y la vida misma. Siempre intensa-vital, lúcida, lúdica-su obra revela una sensualidad ya doliente de goce. Con estos ensamblajes, su trayectoria de vida y de creación son recorridas retroactivamente, a través de la revisión de sus propios lenguajes y mediante la memorabilia incorporada en las piezas. estos códigos estructuran la narrativa de vida y muerte (petit mort incluso) que ensambla en la obra, cuya emocionalidad es desenfadada en guiño adolescente y brutalmente seria en su fuerza visual. Tola revela así el instante que perdura y persiste en su testimonio de afecto, como aquel que se ha encarnado ante el vacío y se muestra desde el arrebato de estar aquí, ahora.

max Hernández Calvo 2003

LOS DRAGONES DEL CIELO 2002 200x300 cm. (Díptico) óleo sobre lienzo Colección particular
28 29

NON OMNIS MORIAR 2003 244x276 cm. ensamblaje
30

DIOS, LA MUERTE, EL TIEMPO Y YO 2003 270x330 cm. ensamblaje
31

UNO SOLO VIVE PARA MARAVILLARSE 2003 270x300 cm. ensamblaje
32

LA REALIDAD SOBRE LA REALIDAD DA UN EFECTO DE SORPRESA 2003 230x300 cm. ensamblaje
33

De las tinieblas a la luz
(Fragmento del catálogo)
Los vitrales corresponden a la estética vanguardista del collage, que en éste yuxtapone objetos queridos por el artista, y son una segunda transformación del soporte material en el trabajo de Tola. La primera generación hizo estallar el marco, esta segunda trae de regreso el límite rectangular como espacio para empezar a ensayar un diálogo, nuevo y mas profundo, con la materialidad de los objetos, algo que el arte de Tola nunca había practicado. el esquema ha viajado hacia adentro. Los vitrales que se muestran son cuadriláteros, pero aparecen como agregados de pequeños perímetros disformes. Hay aquí la misma incapacidad del marco y del desmarque de fijar un orden de los contenidos: un vitral es para mirar a través, para definir otro lado, para hacer desaparecer la superficie como límite de la mirada, todo lo que se pueda. Las tradicionales figuras antropomorfas de Tola ahora están ocultas dentro del vitral, casi reducidas a ojos (como esas láminas que nos exigen encontrar en ellas los diez papagayos que oculta el follaje). A pesar de que la magia visual de los objetos incorporados a estos vitrales es parecida a las de las cajas surrealizantes de Joseph Cornell, su mundo no es un clima supratemporal y nostálgico. Tola no busca construirse una soledad surrealista, sino acercarse un paso más a la textura de lo historiográfico. El arte combinatoria de los relojes, letreros, mapas, señales, hipocampos, soldados de plomo, todo pegados al vidrio, por así decirlo, son aquí una nostalgia adelantada, un deseo de desplazarse en la dirección de aquello que se está llevando el tiempo.

mirko Lauer 2004

34

LA GUARDIA PERSONAL DE DIOS 2004 137x177.5 Vitral Colección del artista
35

YO HABLO CON MIS MANOS TU ESCUCHAS CON TUS OJOS 2004 141x120 cm. Vitral-colección particular
36

LA VIDA, EL TIEMPO, LA RAZÓN Y EL HIJO 2004 153x125 cm. Vitral
37

NADIE ENTRE LA TIERRA Y EL MAR, BAJO ESTE CIELO, FUE TAN AMADO 2004 137x118 cm. Vitral-colección del artista
38

LAS DESPEDIDAS A VECES TIENEN SUEÑOS QUE UNO NO CONOCE 2007 130x150 cm. óleo sobre lienzo
39

DIARIO DE UN LOCO 2007 150x150 cm. óleo sobre lienzo-colección particular
40

MUJER HOY HE VISTO LO QUE ES AYER 2008 130x149 óleo sobre lienzo
41

“el doble registro de estructura profunda racionalista y textura sensual es el que hace a los cuadros de Tola tan diferentes. es mediante él que Tola juega a que está jugando con nosotros. pero a la vez su dedicación al propio mensaje argumentativo es total. el juego, y el posible engaño, es para quienes se resistan a acompañarlo en su aventura creativa más profunda: la cosa mentale de una lucha con los arcángeles en aquel espacio recurrente ubicado entre la caída y la salvación.”

mirko Lauer 2008

ESTABA TAN FELIZ ESE DÍA QUE NO QUERÍA DESPERTAR 2008 200x200 óleo sobre lienzo
42 43

44

NON OMNIS MORIAR 2009 140x160 cm. óleo sobre lienzo

LA VERDAD NO ESTA EN LAS PALABRAS 2009 160x140 cm. óleo sobre lienzo
45

EL MATRIMONIO ENTRE EL CIELO Y LA TIERRA 2009 180x300 cm. óleo sobre lienzo
46 47

LOS DÍAS EN QUE LA SOLEDAD TRANQUILA DUERME 2009 170x300 cm. óleo sobre lienzo
48 49

CUANDO FUI A VER A LA GITANA 2009 180x300 cm. óleo sobre lienzo
50 51

NADIE TE PUEDE BUSCAR ASI 2009 180x300 cm. óleo sobre lienzo
52 53

EL VACÍO ESTA LLENO DE PROMESAS 2009 169x300 cm. óleo sobre lienzo
54 55

EL RAPTO DE EUROPA 2009 150x180 cm. óleo sobre lienzo
56 57

ESCULTURA 2009 120x58x40 cm. esmalte sobre trupan
58

ESCULTURA 2009 65x125x44 cm. esmalte sobre trupan
59

ESCULTURA 2009 144x74x14 cm. esmalte sobre trupan
60

ESCULTURA 2009 104x60x14 cm. esmalte sobre trupan
61

realmente creo que hay pocas personas, entre los espectadores o la gente común y corriente, que puedan saber que hay detrás de una obra artística, digamos una pintura o una escultura. Yo lo sé, sin duda, porque es mi oficio, mi trabajote artista. partir de la nada y empezar a crear es parte de un proceso (en mi caso, de más de 45 años) de maduración, experiencia y práctica. un diario cuestionarse indagar, dudar, e incluso hasta dar por ciertos algunos errores, para luego corregirlos y aprender de ellos. Detrás de una obra, digo hay todo un planteamiento de composición, un balance de volúmenes, de espacios, una interrelación entre lo expresado y su contorno.un intrincado manejo de líneas donde uno mueve un milímetro o dos gracias a una sensibilidad intuitiva inexplicable. Hay líneas que se atraen o se rechazan con los lados del cuadro. espacios que refuerzan o aminoran el peso de determinadas zonas… Veo allí una síntesis del inicio. establecer lo que se quiere representar, ya sea que esté oculto o a simple vista…e ir estableciendo el color, sus gamas, sus tonos y contrastes que en adelante acentuarán la expresividad… bueno, hay mucho más en juego, pero… ¿les importará estos preliminares (esta labor secreta) a los espectadores que solo ven la obra concluida? es cierto que se puede pensar que en todo este proceso creativo se puede quitar esto o agregar aquello solo como una elección fortuita. No es así, ni tampoco lo vean así de fácil. uno puede entrar en trances, tardando horas de horas que a veces nos parecen un minuto y otras una eternidad. Aquí el tiempo no tiene función alguna. De lo que trata es de lograr y hacer una obra que solo responda a nuestra honestidad personal. De lo contrario la obra pasaría desapercibida para cualquier persona… ¿entonces crear importaría o bastaría solo con pintar y esculpir? Al igual pasa con el color, que responde únicamente al esfuerzo por lograr ese ideal por el cual se perfecciona uno en querer realizarlo. He ahí, en esa belleza, donde está la magia del artista. ese “estado de gracia” por el cual logra vivir para crear. más que un enfrentamiento ante el cuadro, es un enfrentamiento con uno mismo. una obra artística puede tener mil interpretaciones distintas para quienes la miren, pero una sola para su creador.¿interesará esto que les estoy diciendo?...No lo sé. Desde mi última exposición, el tiempo ha transcurrido para mi en un constante vaivén, un navegar en busca de un puerto desconocido en el que me empeñaba en desembarcar. ya desembarqué; el más sorprendido soy yo. el juicio, la opinión que ahora suscite mi obra será algo ajeno…entonces ya no sé si esto le importará a alguien.

José Tola 2011
62

De la serie LOS HOMBRES DE DIOS 2010 55x75 cm. Serigrafía
63

De la serie LOS HOMBRES DE DIOS 2010 55x75 cm. Serigrafía
64

De la serie LOS HOMBRES DE DIOS 2010 55x75 cm. Serigrafía
65

De la serie LOS HOMBRES DE DIOS 2010 55x75 cm. Serigrafía
66

De la serie LOS HOMBRES DE DIOS 2010 55x75 cm. Serigrafía
67

TODO MI AMOR EN ESTA LOCURA 2010 150x300 cm. óleo sobre lienzo
68 69

LA MUJER DE PUTIFAR 2010 150x170 cm. óleo sobre lienzo
70 71

José Tola de Habich (Lima, 1943)

Se formó en la real Academia de bellas Artes de San Fernando, madrid, españa de donde egresa con el título de profesor de dibujo y pintura (1963 – 1969), regresó al perú y se convirtió inesperadamente en la figura más resaltante de la joven plástica peruana tras obtener el Primer Premio de Pintura del Salón de Artes plásticas de San isidro. este premio suscitó la más inesperada polémica en el ambiente artístico, pues situaba tempranamente al artista a la altura de las entonces consagradas figuras de la pintura en el Perú. Actualmente su obra está representada en museos, colecciones públicas, corporativas y privadas de prestigio nacional e internacional.

Exposiciones individuales
2011 José Tola Dios, la muerte, el tiempo y yo Galería de Arte Centro Cultural peruano Norteamericano Arequipa, perú 2010 mens meminit sui, intellegit se, diliget se. La mente se recuerda a sí misma, se conoce a sí misma, se ama a sí misma. Galería Lucía de la puente, Lima, perú 2008 Amores y desvaríos. Centro Cultural inca Garcilaso. ministerio de relaciones exteriores, Lima, perú. Tola: el artista como demiurgo, 1969-2008. exposición antológica. Galería Germán Krüger espantoso. instituto Cultural peruano Norteamericano (iCpNA), Lima, perú. José Tola. Obra reciente. Galería Lucía de la puente, Lima, perú. 2006 Los hombres que no bajaron al infierno. Galería Lucía de la puente, Lima, perú. 2004 Tola, de las tinieblas a la luz. Vitrales. Galería Lucía de la puente, Lima, perú. retratos impugnados. Universidad del Pacífico, Lima, Perú. 2003 instante. ensamblajes. Galería Lucía de la puente. Lima, perú. 2002 espacio voraz. pintura y tiempo en la obra de Tola. Galería Lucía de la puente. Lima, perú.
72

2001 World bank. instalación de obra monumental en el ingreso principal del Latin American & Caribbean building. Washington D.C., ee.uu. imaginary portraits. exposición de honor. retratos imaginarios. óleos. embajada del perú en Washington. Washington D.C., ee.uu. 2000 La modelo del tiempo. Témpera y tinta china. Galería Lucía de la puente. Lima, perú. óleos. Galería Arte Actual. Santiago de Chile, Chile. José Tola. 1969-2000. exposición virtual. universidad de Lima. Lima, perú. 1999 Tola en el museo de Osma. óleos. museo pedro de Osma. Lima, perú. 1998 premio bienal Tecnoquímica. exposición de honor. óleos. Centro Cultural de la Municipalidad de Miraflores. Lima, Perú. iconografía mental. Dibujos en tinta china. Galería Wu ediciones. Lima, perú. 1997 De la realidad interior. óleos y dibujos. Galería de Arte Camino brent. Lima, perú. exposición de honor. óleos. V bienal internacional de pintura de Cuenca. Cuenca, ecuador. exposición de honor. óleos. museo de Arte moderno. quito, ecuador. 1995 José Tola. retrospectiva, 1965-1995. museo de la Nación. Lima, perú.
73

1994 espacios mentales. óleos. Centro Cultural de la Municipalidad de Miraflores. Lima, Perú. 1992 Témperas. Galería de Arte Camino brent. Lima, perú. 1991 Desde la violencia y la forma. 1987-1991. ensamblajes. Centro Cultural de la Municipalidad de Miraflores. Lima, Perú. 1990 Los eunucos de la guerra. óleos sobre mDF. Galería Forum. Lima, perú. 1989 Los eunucos de la guerra. óleos sobre maderba. representante del perú en la 20º bienal internacional de Sao paulo. Sao paulo, brasil. exposición de honor. Tercera bienal de La Habana. Centro Wifredo Lam. La Habana, Cuba. José Tola. Obra reciente. museo de Arte Carrillo Gil. méxico D.F., méxico. 1988 Tola. exposición itinerante. instituto Nacional de bellas Artes (iNbA). méxico D.F., méxico. 1987 Tola en el museo del Chopo. universidad Nacional Autónoma de méxico (uNAm). méxico D.F., méxico. Sobre la forma, el espacio y la expresión, 1984-1987. Centro Cultural de la Municipalidad de Miraflores. Lima, Perú. 1986 Galería de Arte 9. Lima, perú. 1985 Galería de Arte 9. Lima, perú.
74

1984 Galería de Arte 9. Lima, perú. 1980 Galería de Arte 9. óleo sobre papel. Lima, perú. 1972 Galería Carlos rodríguez. óleo sobre papel. Lima, perú. 1971 Galería Seiquer. óleo sobre papel. madrid, españa. 1970 Galería Carlos rodríguez. óleo sobre papel. Lima, perú.

Obra en colecciones corporativas y privadas
Club empresarial. Lima, perú. Colección banco interbank. Lima, perú. Colección Jorge Gruenberg. Lima, perú. miami, ee.uu. Colección manuel Santa Cruz. Lima, perú. Santiago de Chile, Chile. Colección Sergio quattrini. buenos Aires, Argentina. Colección benjamín perelman. miami, ee.uu. Colección efraín Goldemberg. Lima, perú.

Publicaciones

2006 una historia para un guerrero. Cuento para niños. Grupo Santillana. Lima, perú. 2002 Voces de luna llena. poemario de Fernando Ampuero, transcrito e ilustrado por José Tola. ediciones rama Dorada. Lima, perú. 1998 ego azul. Novela. Jaime Campodónico, editor. Lima, perú.

Producción musical

Obra en colecciones públicas y museos
Centro Cultural de San marcos uNmSm Lima, perú. banco mundial. Colección permanente. Washington D.C., ee.uu. Centro Cultural inca Garcilaso. ministerio de relaciones exteriores. Lima, perú. instituto Cultural peruano Norteamericano (iCpNA). Lima, perú. museo de Arte de Lima (mALi). Lima, perú. museo de Arte moderno de méxico. méxico D.F., méxico. museo de Arte Carrillo Gil. méxico D.F., méxico. museo de Arte José Luis Cuevas. méxico D.F., méxico. museo del Chopo. universidad Nacional Autónoma de méxico. méxico D.F., méxico. pinacoteca del banco Central de reserva del perú. Lima, perú.

Colección Carlos rodríguez pastor. Lima, perú. Colección mario Testino. Londres, inglaterra. Colección Gregg evan Lempp. Nueva york, ee.uu.

1987 Improvisaciones desde un infierno Composiciones realizadas en pachacámac, perú. Diagramado y realizado por Carlos marroquín.

Premios y distinciones

1998 bienal Tecnoquímica. Lima, perú. 1986 primer premio de pintura. Segunda bienal de La Habana. La Habana, Cuba. 1969 primer premio de pintura. Tercer Salón de Artes plásticas San isidro. Lima, perú.

75

CENTRO CULTURAL PERUANO NORTEAMERICANO
Junta Directiva maría elena de la Colina de Corzo Juan manuel García Calderón barreda eduardo benavides Arévalo Gonzalo Díaz eguiluz mauricio Guinassi portugal maría pía palacios mcbride de Chirinos óscar rivera Ávalos Valerie reibel de portugal Dirección General César iquira Arróspide Coordinadora de Cultura maría del Carmen morales manrique

presidenta Vicepresidente past presidente Tesorero Vocal de Cultura Vocal de educación Vocal de Administración y Finanzas Vocal de intercambio y extensión

De la exposición producción : Coordinación : embalaje : Del catálogo Curaduría Diseño Fotografía pre prensa e impresión

maría del Carmen morales, José Tola Luis de la Sota V. N. Leigh, Transporte de Arte

: : : :

José Tola Sophia Durand Juan pablo murrugarra Forma e imagen

JOSé TOLA Y SUS OBRAS SON EXCLUSIVOS DE LA GALERÍA LUCÍA DE LA PUENTE

76

77

DIOS, LA MUERTE, EL TIEMPO Y YO Del 13 de abril al 27 de mayo, 2011, Arequipa www.josetola.com josetola@terra.com.pe

JOSé TOLA DE HABICH

78

79

80

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful