Está en la página 1de 2

Capitán Comando

Orígenes

En 1991, Capcom lanzó al mercado una recreativa


que, a pesar de su relativa impopularidad frente a otras
franquicias de la misma compañía como Mega Man,
Street Fighter o Final Fight, destacó dentro del
panorama internacional por su calidad indiscutible y las
novedades que presentaba frente a títulos
contemporáneos del género de acción. Aún hoy,
muchos jugadores asiduos a los salones recreativos de
la época recuerdan aquella máquina con especial
cariño, tanto en su versión para dos jugadores como en
la edición especial para cuatro jugadores simultáneos,
convirtiéndose así en la primera recreativa de Capcom
que contaba con estas características, pero no en la
única, ya que otras compañías (como, por ejemplo,
Konami) habían sacado al mercado mucho antes
recreativas que permitían jugar hasta a cuatro
jugadores a la vez.

Captain Commando, de hecho, fue durante los


primeros años de existencia de Capcom la mascota de
la compañía, hasta ser sustituido como tal, finalmente,
por el héroe cibernético Mega Man, dada su enorme
popularidad entre el público. Como curiosidad,
podemos señalar que el nombre del personaje proviene
de las dos sílabas que forman el nombre de la
compañía, convirtiendo así Cap y Com en la raíz de
Captain Commando. El personaje en sí, además, es
un homenaje de la compañía a los héroes de
cómic americano, así como a las historietas de
ciencia ficción dibujadas por autores
norteamericanos como Frank R. Paul.

En el juego, contaremos con cuatro personajes para seleccionar:

Capitán Comando, el héroe de este juego y líder del Comando. Sus


orígenes están en el misterio. Aunque nació en los EE.UU. en el año 2000,
fue a los 26 años de edad que fue capaz de obtener tonos rubíes especiales
que le permiten convocar a su armadura. Sus armas son: un Guante de
energía, lo que le permite utilizar sus movimientos especiales, como Capitán
del corredor, que emite altos voltajes de la electricidad y el Capitán de
Bomberos, que emite fuego de su guante. La acción realizada llamada
Capitán Espada reúne a todo su equipo original de su juego para lanzar un
ataque mortífero contra su enemigo.

Mack the Knife, una momia alienígena con un amplio rango de ataque,
quien disponía de unos cuchillos envenenados con los que deshacía,
literalmente, a sus adversarios.
"Mack The Knife", su nombre Inglés, se basa en la canción del mismo
nombre que se hizo popular a mediados de la década de 1950 por Louis
Armstrong.
Baby head, un bebé superdotado que pilotaba un robot de movimientos
muy rápidos. Su máquina le permite hablar 3 millones de lenguas del
cosmos. Tiene un lanzador de misiles que le permite utilizarlo con el toque
de su pierna.

Ginzu, un ninja que, aparte de seccionar en dos partes a sus


enemigos, podía hacer uso de shurikens y otras armas arrojadizas.
"Ginzu el Ninja", su nombre Inglés, proviene de la Ginzu cuchillos de
cocina que se introdujeron en la década de 1970 y más tarde se hizo
famoso por su campaña publicitaria televisiva.

El juego tenía una puesta en escena muy buena, dentro de una ciudad apocalíptica situada en el año
2026, y sorprendía por su violencia y por algunos detalles un pelín sangrientos. La ciudad que había
que defender era Metro City (ciudad, por otra parte, en la que se desarrollan los sucesos de otra gran
recreativa de Capcom: Final Fight), y el enemigo al que, como último objetivo, había que derrotar, era un
ente mutante denominado Scumocide, al cual había que ir a buscar nada más y nada menos a una base
espacial llamada Callisto, después de haber superado los seis niveles precedentes, los cuales nos llevarán a
lugares tan dispares como las calles de la propia ciudad, un museo o un acuario, en los que nos enfrentaremos
a una horda de criminales y mutantes dispuestos a hacer lo que sea para impedir nuestro avance.

En Captain Commando podíamos recoger un gran número de armas de nuestros enemigos, así como
también podíamos hacer uso de algunos vehículos del juego en forma de robots antropomórficos,
los cuales contaban con tres versiones diferentes: una básica, con la que sólo podíamos repartir puñetazos
biónicos a diestro y siniestro; y otras dos que disparaban rayos helados y llamaradas de fuego,
respectivamente.

Captain Commando es, en


definitiva, una recreativa de acción
horizontal, en la que nos
deberemos de enfrentar a un sinfín
de enemigos en el más puro estilo
de títulos como Double Dragon o
Final Fight, otros dos grandes
clásicos del género. Eso sí, las
novedades con las que contaba
el título y su excelente
apartado gráfico, brillante,
colorido y con un diseño muy
peculiar respecto a lo visto
hasta el momento, hicieron de
ella una de las recreativas de
culto dentro de los salones y,
aún hoy, uno de los títulos
indispensables de Capcom.