Está en la página 1de 651

RESUMEN EJECUTIVO

Evaluación Ambiental Estratégica


“EVALUACIÓN AMBIENTAL ESTRATÉGICA DEL PROGRAMA
BABA CARAPA”
Evaluación Ambiental Estratégica del Programa Forestal Baba Carapa - Resumen Ejecutivo pág. 1

Evaluación Ambiental Estratégica realizada al Programa Forestal


Baba Carapa

© PUMA Fondo Ambiental, abril de 2011.

Con el apoyo de la Embajada del Reino de los Países Bajos y la Agencia Sueca para el
Desarrollo Internacional, ASDI.

Elaboración técnica a cargo de la Empresa Consultora:

© PUMA Fondo Ambiental.


Av. Cristo Redentor N° 3020, esquina calle Cosorió – Edificio Nippon Parts,
Primer Piso – Of. 2
Telf.: (591) 3 344 4252
Fax: (591) 3 344 4252
Casilla de Correo: 231

Santa Cruz de la Sierra, Bolivia

Las opiniones expresadas en el presente documento, no necesariamente reflejan el punto de vista de PUMA Fondo Ambiental.

Referencia bibliográfica sugerida:


PUMA Fondo Ambiental
2011 Evaluación Ambiental Estratégica del Programa Forestal Baba Carapa. Elaboración técnica: Consultora
SIMBIOSIS S.R.L., Bolivia.

© PUMA Fondo Ambiental, abril de 2011.


SIGLAS Y ABREVIATURAS
AAA Áreas de Aprovechamiento Anual
AAC Asociación Accidental Comunitaria
AACN Autoridad Ambiental Competente Nacional
AARENARMAPA Asociación Agroindustrial de Productores del Río Manuripi Pando
AAVC Atributos de Alto Valor de Conservación
ABT Autoridad de Fiscalización y Control Social de Bosques y Tierra
ACERM Asociación Campesina Extractivista de la Reserva Manuripi
ADEMAF Agencia para el Desarrollo de las Macrorregiones y Zonas Fronterizas
AFOMASAN Asociación Forestal Madereros San Miguel
AID Área de Influencia Directa
AMAISAM Asociación de Madereros de San Miguel de Velasco
AMDEPANDO Asociación de Municipios Pando
ANMI Área Nacional de Manejo Integrado
AOP Actividad, Obra o Proyecto
AP Áreas Protegidas
APAI-RQ Asociación de Productores Artesanales Indígenas del río Quiquibey
APG Asamblea del Pueblo Guaraní
ARFM Áreas forestales municipales
ASAFIT Asociación de agrupaciones Forestales Iturralde
ASDI Agencia Sueca de Cooperación Internacional para el
Desarrollo
ASL Asociación social del Lugar
ASPROGALPA Asociación de Productores de goma y Almendra de Pando
BAVC Bosques de Alto valor de Conservación
BPFP Bosques de Producción Forestal Permanente
CADEFOR Centro Amazónico de Desarrollo Forestal
CAF Corporación Andina de Fomento
CAINCO Cámara de Industria, Comercio, Servicios y Turismo de Santa Cruz
CCIC Central de Comunidades Indígenas de Concepción
CDLA Centro de Estudios para el Desarrollo Laboral y Agrario
CEADES Centros de Estudios Aplicados a los Derechos Económicos Sociales y
Culturales
CEJIS Centro de Estudios Jurídicos
CEPESC Central de Pueblos Indígenas de Santa Cruz
CFO Certificado Forestal
CIAT International Center for Tropical Agriculture (Centro Internacional de
Agricultura Tropical)
CIBAPA Comunidades Indígenas del Bajo Paraguá
CIDOB Central Indígena del Oriente Boliviano
CIPA Centro de Investigación para a Amazonia
CIPCA Centro de Investigación y Promoción del Campesino
CIPOAP Central Indígena de Pueblos Originarios de la Amazonía
CIPTA Consejo Indígena del Pueblo Tacana
CIRABO Central Indígena de la Región Amazónica de Bolivia
CITES Convención sobre el comercio Internacional de especies amenazadas de
Fundación PUMA – Fondo Ambiental
Evaluación Ambiental Estratégica del Programa Forestal Baba Carapa
Informe Final: Siglas y Abreviaturas

Fauna y Flora Silvestre


CMIB Central de Mujeres Indígenas del Beni
COINACAPA Cooperativa Integral Agroextrativista Campesinos de Pando Ltda.
CONFOR Centros Comunitarios de Negocios Forestales
COPNAG CENTRAL DE ORGANIZACIONES DE PUEBLOS NATIVOS GUARAYOS
CPE Constitución Política del Estado
CPESC Coordinadora de Pueblos Etnicos de Santa Cruz
CPIB Central Pueblos Indígenas del Beni
CRES Consejo Regional Económico Social
CRM Complejo del Río Madera
CSUTCB Confederación Sindical Única de Trabajadores Campesinos de Bolivia
CUMAT Centro de estudios e investigaciones de la capacidad y uso mayor de la
tierra
dB Decibeles
DIA Declaratoria de Impacto Ambiental
DMC Diámetro Medio de Corta
EAE Evaluación Ambiental Estratégica
EBA Empresa Boliviana de Almendra y Derivados
EBO Empresa Boliviana de Oro
EEIA Estudio Estratégico de Impacto Ambiental
EIA Evaluación de Impacto Ambiental
FAN Fundación Amigos de la Naturaleza
FAO Organización de las Naciones unidas para la Agricultura y la Alimentación
FCI Fondo de Cofinanciamiento Indígena
FESPAI Federación Sindical de Productores Agropecuarios de la Provincia Abel
Iturralde
FOBOMADE Foro Boliviano Sobre Medio Ambiente y Desarrollo
FPUMA Fundación Protección y Uso Sostenible del Medio Ambiente
FSC Certificado de Buen Manejo
GPS Global Positional System (Sistema de Posicionamiento Global)
GTI Gestión Territorial Indígena
GTZ The Deutsche Gesellschaft für Technische Zusammenarbeit (Cooperación
Técnica Alemana)
IAA Impacto Ambiental Acumulativo
IAI Impacto Ambiental Indirecto
IAS Impacto Ambiental Sinérgico
IDEPRO Instituto de Promoción de la Pequeña Unidad Productiva
IDH Índice De Desarrollo Humano
IDIAMA Asociación Agropecuaria Forestal y Artesanal
IFA Ingreso familiar anual
IFC International Finance Corporation (Corporación Financiera Internacional)
IIED International Institute Environment and Development (Instituto
Internacional para el Medio Ambiente y el Desarrollo)
IIRSA Iniciativa para la Integración de la infraestructura Regional Sud Americana
IMPE Instituto Nacional de Pesquisas Espaciais (Instituto Nacional de
Investigaciones Espaciales)
INE Instituto nacional de Estadística
INGFOS Índice de Gestión Forestal Sostenible

SIMBIOSIS S.R.L.
Servicios Integrales en Medio Ambiente
Fundación PUMA – Fondo Ambiental
Evaluación Ambiental Estratégica del Programa Forestal Baba Carapa
Informe Final: Siglas y Abreviaturas

IPHAE Instituto para el Hombre, Agricultura y Ecología


ISO International Organization for Standardization (Organización Internacional
de Estandarización)
LMAD Ley Marco de Autonomías y Descentralización
MDL Mecanismos de desarrollo Limpio
MDRyT Ministerio de Desarrollo Rural y Tierras
MMAyA Ministerio de Medio Ambiente y Agua
NB Norma Boliviana
NBI Necesidades Básicas Insatisfechas
OFC Organizaciones Forestales Comunitarias
OICA Organización Indígena Campesina Amazónica
OICH Organización Indígena Chiquitana
OIT Organización Internacional de Trabajo
OM Ordenanza Municipal
OMNINAB Organización de Mujeres Indígenas del Norte Amazónico de Bolivia
OPIM Organización del Pueblo Indígena Mosetén
ORCAWETA Organización de Capitanes Weenhayek y Tapietes
OYAMA Organización Yaminahua
PAI Proyecto Amazónico Integral
PAPMP Programa de Abastecimiento y Procesamiento de Materia Prima
PASA Plan de Aplicación y Seguimiento Ambiental
PDDES Planes Departamentales de Desarrollo Económico y Social
PDM Planes de Desarrollo Municipales
PENSAT Plan Estratégico Nacional de Saneamiento y Titulación de Tierras
PFBC Programa Forestal Baba Carapa
PFM Productos Forestales Maderables
PFNM Productos Forestales no Maderables
PGID Planes de Gestión Integral del Bosque
PGMF Planes Generales del Manejo Forestal
pH Potencial de hidrogeniones
PLOT Plan de Ordenamiento Territorial
PLUS Plan de Uso del Suelo
PN Parque Nacional
PNFR Programa Nacional de Forestación y Reforestación
PNMIB Plan Nacional para el Manejo Integral del Bosque
PNUD-GEF Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo – Global Environment
Facility (Iniciativa Ambiental Global)
POA Plan Operativo Anual
POAF Planes Operativos Anuales Forestales
POT Plan de Ocupación del Territorio
PROMAB Programa de Manejo de Bosques
PUMA-FA Fundación Protección y Uso Sostenible del Medio Ambiente – Fondo
Ambiental
RAMSAR Convención Relativa a los Humedales de Importancia Internacional
especialmente como Hábitat de Aves Acuáticas
RASIM Reglamento Ambiental para el Sector Industrial Manufacturero
RASP Reglamento para Actividades con Sustancias Peligrosas
RB Reserva de la Biosfera

SIMBIOSIS S.R.L.
Servicios Integrales en Medio Ambiente
Fundación PUMA – Fondo Ambiental
Evaluación Ambiental Estratégica del Programa Forestal Baba Carapa
Informe Final: Siglas y Abreviaturas

REDD Reduced Emissions from Deforestation and Forest Degradation (Emisiones


reducidas de la deforestación y degradación de los bosques)
RENCA Reglamento del Registro Nacional de Consultoría Ambiental
RENCA Reglamento del Registro Nacional de Consultoría Ambiental
RF Reserva Forestal
RGAP Reglamento de Áreas Protegidas
RGGA Reglamento General de Gestión Ambiental
RGRS Reglamento de Gestión de Residuos Sólidos
RM Resolución Ministerial
RMCA Reglamento en Materia de Contaminación Atmosférica
RMCH Reglamento en Materia de Contaminación Hídrica
RNVS Reserva Nacional de Vida Silvestre
RPCA Reglamento de Prevención y Control Ambiental
S Santuario
SAN SIM Saneamiento Simple
SERNAP Servicio Nacional de Áreas Protegidas
SNAP Servicio Nacional de Administración de Personal
SNV Netherlands Development Organisation (Organización Holandesa para el
Desarrollo)
TCO Tierra Comunitaria de Origen
TIM Territorio Indígena Multiétnico
TIOCs Tierras Indígenas Originarios Comunitarias
TIPNIS Territorio Indígena Isiboro-Secure
TPFP Tierras de Producción Forestal Permanente
UAP Tahuamanu de la Universidad Amazónica de Pando
UDAPE Unidad de Análisis de Políticas Sociales y Económicas
UFM Unidades Forestales Municipales
UCPOI Unidad de Coordinación con Pueblos y Organizaciones Indígenas
UICN Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza
UNESCO United Nation Educational, Scientific and Cultural Organization
(Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la
Cultura)
UOB Unidades Operativas de Bosque
UPSA Universidad Privada de Santa Cruz de la Sierra
USAID United States Agency for International Development (Agencia de los
Estados Unidos para el Desarrollo Internacional)
USDA United States Department of Agriculture (Departamento de Agricultura de
los Estados Unidos)
WWF World Wildlife Found (Fondo Mundial de la Vida Silvestre

SIMBIOSIS S.R.L.
Servicios Integrales en Medio Ambiente
INDICE
EVALUACIÓN AMBIENTAL ESTRATÉGICA DEL PROGRAMA FORESTAL BABA
CARAPA

SIGLAS Y ABREVIATURAS

RESUMEN EJECUTIVO

CAPÍTULO 1: EL PROGRAMA FORESTAL BABA CARAPA Y LA EVALUACIÓN


AMBIENTAL ESTRATÉGICA

1.1 El Programa Forestal Baba Carapa 1


i) Desarrollo Forestal Comunitario 1
ii) Asociatividad OFC – Empresa Privada 2
iii) Sistema de Financiamiento Forestal Formal 2
iv) Centros Comunitarios de Negocios Forestales – CONFOR 2
1.2 Área de intervención del Programa 4
1.2.1 Área de Influencia Directa del CONFOR 6
1.2.2 Área de Influencia Indirecta del CONFOR 6
1.3 Enfoque de la Evaluación Ambiental Estratégica 7
1.3.1 La Evaluación Ambiental Estratégica del PFBC 8
1.3.2 Objetivos del Evaluación Ambiental Estratégica del PFBC 8
Objetivo general 8
Objetivos específicos 8
1.3.3 Fundamentos del enfoque metodológico par la evaluación Ambiental
Estratégica 9
Visión sistémica 9
Metodología para el Análisis socio-ambiental en la EAE de PFBC 12
Concepto de RESILENCIA
1.4 Áreas de Influencia Directa (AID) e indirecta (AII) del PFBC para el EAE 14
1.4.1 Área de Influencia Directa (AID) del Programa 16
1.4.2 Área de Influencia Indirecta (AII) del Programa 17
1.5 Análisis de suficiencia de información existente par el área de influencia del
PFBC 18

CAPÍTULO 2: ANÁLISIS DE LAS IMPLICANCIAS DEL MARCO LEGAL E


INSTITUCIONAL PARA EL PROGRAMA

2.1 La Constitución Política del Estado (CPE) y los Bosques 1


2.2 El consentimiento previo e informado 9
2.3 Políticas Públicas 10
2.4 Marco Institucional 14
2.4.1 Vacíos en el ámbito Institucional 18
2.5 Normas Ambientales 19
2.6 Normas económicas 25
Fundación PUMA – Fondo Ambiental
Evaluación Ambiental Estratégica del Programa Forestal Baba Carapa
Informe Final: Índice

2.7 Normas específicas del sector 27


2.8 Normas en Preparación que pueden afectar al programa 28
2.9 Conclusiones y Recomendaciones 29

CAPÍTULO 3: CONTEXTO AMBIENTAL DE LAS ÁREAS DE INTERVENCIÓN

3.1. Situación del Sector Forestal en las áreas de intervención 1


3.1.1. Derechos Forestales 1
3.1.2 Concesiones Forestales a Empresas 4
3.1.3 Concesiones Forestales a Agrupaciones Sociales del Lugar (ASL) 8
3.1.4 Planes de Manejo Menores a 200 ha 9
3.1.5 Problemática del Sector Forestal que Afectan la Conservación de los Bosques 11
3.1.5.1 Degradación Forestal 12
3.1.5.2 Impacto del Aprovechamiento sobre la Biodiversidad 12
3.1.5.3 El Aprovechamiento Ilegal en el Área de influencia del PFBC 13
3.1.5.4 Certificación Forestal 16
3.1.6 Bosques de Alto Valor de Conservación 18
3.1.7 Aprovechamiento Integral del Bosque 19
3.2 Áreas Protegidas, Reservas Forestales y el PFBC 20
3.3 Potencialidades de los bosques y su relación con los efectos del Cambio
Climático 22
3.4 Estado de Conservación y Problemática Ambiental 24
3.5 Región Amazónica 26
3.5.1 Estado de Conservación 26
3.5.1.2 Problemática Ambiental 27
3.5.1.3 Riesgos y Vulnerabilidad 29
3.5.2 Región Preandino amazónica 30
3.5.2.1 Estado de Conservación 30
3.5.2.2 Problemática Ambiental 31
3.5.2.3 Riesgos y Vulnerabilidad 33
3.5.3 Región Guarayos 34
3.5.3.1 Estado de Conservación 34
3.5.3.2 Problemática Ambiental 33
3.5.3.3 Riesgos y Vulnerabilidad 37
3.5.4 Región de la Chiquitania 38
3.5.4.1 Estado de Conservación 38
3.5.4.2 Problemática Ambiental 39
3.5.4.3 Riesgos y Vulnerabilidad 42
3.5.5 Región Chore 43
3.5.5.1 Estado de Conservación 43
3.5.5.2 Problemática Ambiental 44
3.5.5.3 Riesgos y Vulnerabilidad 45
3.5.6 Región de Bajo Paragua 46
3.5.6.1 Estado de Conservación 46
3.5.6.2 Problemática Ambiental 47
3.5.6.3 Riesgos y Vulnerabilidad 48
3.6 Conclusiones y Recomendaciones 49

SIMBIOSIS S.R.L. ii
Fundación PUMA – Fondo Ambiental
Evaluación Ambiental Estratégica del Programa Forestal Baba Carapa
Informe Final: Índice

CAPITULO 4: CONTEXTO SOCIOECONOMICO - CULTURAL DE LAS AREAS DE


INTERVENCION

4.1 Consideraciones preliminares 1


4.2 Región Amazónica 1
4.2.1 Características económicas de la región 1
4.2.2 Necesidades Básicas Insatisfechas 3
4.2.3 Nivel Educativo 5
4.2.4 Indicadores de Salud 5
4.2.5 Relaciones de Género 6
4.2.6 Actores, redes y relaciones en la región amazónica 7
4.2.6.1 Actores Públicos 8
4.2.6.2 Actores sociales 15
2.4.6.3 Otras redes 15
2.4.6.4 Actores empresariales 15
2.4.6.5 Redes comunitarias 16
2.4.6.6 Redes no comunitarias 16
2.4.6.7 Actores institucionales 17
2.4.6.8 Red de agencias internacionales 18
4.3 Región Prenadino-Amazonica 19
4.3.1 Características económicos de la región 20
4.3.2 Necesidades Básicas Insatisfechas 21
4.3.3 Nivel educativo 22
4.3.4 Indicadores de Salud 23
4.3.5 Relaciones de Genero 23
4.3.6 Actores, redes y relaciones en la región amazónica 24
4.3.6.1 Actores Públicos 24
4.3.6.2 Actores sociales 26
4.3.6.3 Otras redes 27
4.3.6.4 Actores empresariales 27
4.3.6.5 Redes comunitarias 27
4.3.6.6 Redes no comunitarias 27
4.6.3.7 Actores institucionales 29
4.3.6.8 Red de agencias internacionales 29
4.4 Región Guarayos 30
4.4.1 Características Económicas de la región 30
4.4.2 Necesidades Básicas Insatisfechas 32
4.4.3 Nivel educativo 33
4.4.4 Indicadores de Salud 33
4.4.5 Relaciones de Género 33
4.4.6 Actores, redes y relaciones en la región amazónica 35
4.4.6.1 Actores Públicos 36
4.4.6.2 Actores sociales 38
4.4.6.3 Otras redes 38
4.4.6.4 Actores empresariales 39
4.4.6.5 Redes comunitarias 39
4.4.6.6 Redes no comunitarias 40
4.4.6.7 Actores institucionales 43

SIMBIOSIS S.R.L. iii


Fundación PUMA – Fondo Ambiental
Evaluación Ambiental Estratégica del Programa Forestal Baba Carapa
Informe Final: Índice

4.4.6.8 Red de agencias internacionales 43


4.5 Región de la Chiquitania 44
4.5.1 Características económicas 44
4.5.2 Necesidades Básicas Insatisfechas 45
4.5.3 Nivel educativo 45
4.5.4 Indicadores de salud 46
4.5.5 Relaciones de género 46
4.5.6 Actores y redes 47
4.5.6.1 Actores Públicos 48
4.5.6.2 Actores sociales 51
4.5.6.3 Otras redes 53
4.5.6.4 Actores empresariales 54
4.5.6.5 Redes comunitarias 56
4.5.6.6 Actores institucionales 59
4.5.6.7 Red de agencias internacionales 59
4.5.6.8 Chiquitanía: Lecciones de una experiencia ajena 60
4.6 Región Chore
4.6.1 Características económicas 61
4.6.2 Necesidades Básicas Insatisfechas 62
4.6.3 Nivel educativo 62
4.6.4 Indicadores de salud 62
4.6.5 Relaciones de género 63
4.7 Región Bajo Paragua 63
4.7.1 Características económicas 63
4.7.2 Necesidades Básicas Insatisfechas 64
4.7.3 Nivel Educativo 64
4.7.4 Indicadores de Salud 65
4.7.5 Relaciones de Genero 65
5. Análisis comparativo de ingresos económicos en las regiones forestales 65
5.1 Composición del ingreso familiar 65
5.2 Composición de los Ingresos forestales maderables 67
5.3 Ingresos familiares por regiones 67
5.4 Ingresos familiares por regiones 68
5.5 Ingresos familiares por municipios 69
5.6 Ingresos familiares por OFC 70
5.7 Conclusiones y recomendaciones 70
4.8 Conclusiones y Recomendaciones

CAPITULO 5: ANÁLISIS DE ESCENARIOS

5.1 Análisis de Escenarios 1


5.2 Análisis de Escenarios para el PFBC 1
5.2.1 Escenario Sin Programa 2
Mantenimiento del uso tradicional del bosque 2
Descreme y tala incontrolada de los bosques 2
Caza indiscriminada 3
Cambio de uso, deforestación, quemas 3
Pérdida de oportunidad para incursionar en el manejo forestal 4

SIMBIOSIS S.R.L. iv
Fundación PUMA – Fondo Ambiental
Evaluación Ambiental Estratégica del Programa Forestal Baba Carapa
Informe Final: Índice

Conflictos por tenencia de la tierra 6


Marco Legal 6
La Gobernanza local no se desarrolla 6
Desarrollo de mercados informales 7
Falta de acceso a financiamiento 7
Debilitamiento del liderazgo en la comunidad 8
Demora en el desarrollo de la certificación forestal 8
5.2.2 Escenario Con Programa 11
Incorporación de nuevas comunidades en la actividad forestal sostenible 11
Expansión del manejo de productos no maderables 12
Mejora de la cadena productiva 13
Reducción de la deforestación 13
Mejora de la cooperación comunidades - empresas 14
Fortalecimiento de capacidades 15
Conservación de la biodiversidad 16
Generación de falsas expectativas 16
Tenencia de la tierra 16
Marco legal 16
Mejora de la gobernanza local 16
Acceso a financiamiento 18
Mejora del liderazgo de la comunidad 21
Crecimiento de la certificación forestal 21
5.2.3 Escenario con abandono o fracaso del Programa 21
Afectación al uso tradicional del bosque 21
Aprovechamiento no sostenible 22
Apertura de caminos. 22
Cambio de uso de la tierra 22
Deterioro de la biodiversidad, suelos, agua y ecosistemas 22
Conflictos por tenencia de la tierra 22
Marco legal 22
Pérdida de mercados 23
Reducción de la capacidad de acceso a financiamiento 23
Liderazgo de la comunidad 23
Pérdida de la certificación forestal 23
5.2.4 Efectos e impactos ambientales identificados en los escenarios
5.3 Conclusiones 25

CAPITULO 6: ANÁLISIS ESTRATÉGICO AMBIENTAL Y SOCIO-CULTURAL DEL


PROGRAMA

6.1 Identificación de Impactos socio ambientales potenciales 1


6.1.1 Metodología aplicada 1
6.1.2 Identificación de Impactos 2
6.2 Amenazas, Vulnerabilidad y Riesgos 17
6.2.1 Análisis de Amenazas 17
6.2.2 Análisis de Vulnerabilidad 19
Región Amazónica 21
Región Preandino amazónico 22

SIMBIOSIS S.R.L. v
Fundación PUMA – Fondo Ambiental
Evaluación Ambiental Estratégica del Programa Forestal Baba Carapa
Informe Final: Índice

Región Guarayos 22
Región Bajo Paraguá 23
Región Choré 23
Región Chiquitanía 24
6.2.3 Análisis de principales riesgos del PFBC 24
6.3 Aspectos Estratégicos del PFBC que le permitirán enfrentar amenazas y
riesgos 28
6.3.1 Visión del programa en el manejo integral del bosque 28
6.3.2 Visión de los Componentes del Programa a Partir de Forestería Comunitaria 29
6.3.3 Forma de trabajo del PFBC 29
6.3.4 Incidencia en la reducción de la pobreza de la OFC – incorporándolos como
actores productivos de la cadena de valor del bosque 29
6.3.5 La base del éxito del PFBC está en las OFC 30
6.3.6 Consolidar como los ingresos más relevantes para las comunidades a los
provenientes del manejo de recursos del bosque. 30
6.3.7 Consolidar el derecho al acceso de recursos del bosque por parte de las
comunidades 32
6.3.8 Incorporación de nuevas comunidades en la actividad forestal sostenible 32
6.3.9 Expansión del manejo de productos no maderables 32
6.3.10 Revalorización de conocimientos ancestrales 32
6.3.11 Desarrollo de capacidades para el manejo del bosque 32
6.3.12 Consentimiento previo de las comunidades 33
6.3.13 Mejora de la cadena productiva 33
6.3.14 Construcción de un tejido social productivo a través de la mejora de la
cooperación comunidades – empresas 33
6.3.15 Fortalecimiento de capacidades organizativas y productivas en las OFC 33
6.3.16 Mejora de la gobernanza local 34
6.3.17 Acceso a financiamiento 34

CAPITULO 7: PLAN ESTRATÉGICO DE GESTIÓN SOCIOAMBIENTAL PARA EL PFBC

7.1 Bases para la construcción del Plan Estratégico de Gestión Socio Ambiental 1
7.2 Plan Estratégico de Gestión ambiental para el PFBC 1

CAPITULO 8: RESPONSABILIDAD Y CAPACIDAD INSTITUCIONAL PARA


IMPLEMENTAR EL PLAN ESTRATÉGICO DE GESTIÓN AMBIENTAL

8.1 Análisis de la Capacidad Institucional/Organizacional 1


8.2 A nivel de los diferentes actores sociales e institucionales que intervienen en 1
el PFBC
8.2.1 Capacidades para aplicar la gestión forestal 1
8.2.2 Capacidades para aplicar la Gestión Ambiental 6
8.3 Responsabilidades y Capacidad dentro de PUMA-FA para el Plan Estratégico 8
de Gestión Ambiental
8.4 Coordinación inter-institucional 9

SIMBIOSIS S.R.L. vi
Fundación PUMA – Fondo Ambiental
Evaluación Ambiental Estratégica del Programa Forestal Baba Carapa
Informe Final: Índice

CAPÍTULO 9: SEGUIMIENTO DE INDICADORES DE SOSTENIBILIDAD AMBIENTAL


DEL PROGRAMA

9.1 Seguimiento de indicadores de sostenibilidad del Programa 1

CAPITULO 10: PRESUPUESTO Y VIABILIDAD AMBIENTAL

10.1 Enfoque 1
10.2 Actividades del Plan Estratégico Ambiental 3
10.3 Prioridades ambientales que se deben aplicar para el componente 4 7
10.4 Viabilidad Ambiental de los Componentes 1 Y 4 y Recomendaciones para los
Estudios de Evaluación de Impacto Ambiental de los CONFOR 8

CAPITULO 11: CONSULTA Y PARTICIPACION

11.1 Objetivos del proceso de consulta y participación 1


11.2 Definición de los actores directos e indirectos 2
11.3 Metodología de consulta 4
11.4 Actividades de consulta durante la preparación de la EAE 5
11.4.1 Actores consultados 5
11.4.2 Mapeo de actores 5
A nivel nacional 5
A nivel departamental y regional 6
11.4.3 Identificación de tendencias y expectativas 8
11.4.3.1 Consultas La Paz - Santa Cruz 8
11.4.3.2 Consultas Porvenir (Pando) 11
11.4.3.3 Consultas Ixiamas (La Paz) 17
11.4.3.4 Consultas Riberalta (Beni) 22
11.4.3.5 Consultas Urubichá – Guarayos (Santa Cruz) 24
11.4.3.6 Consultas Chiquitanía (Santa Cruz) 28
11.4.4 Fortalezas, oportunidades debilidades, riesgos 31
11.4.4.1 Porvenir, Ixiamas, Riberalta 31
11.4.4.2 Urubicha, Guarayos, Chuiquitania 34
11.4.5 Identificación de acciones para potenciar las oportunidades y abordar los
riesgos 36
11.4.5.1 Porvenir, Ixiamas, Riberalta 36
11.4.5.2 Urubicha, Guarayos, Chuiquitania 38
11.4.6 Identificación de capacidades de respuesta de las
instituciones/organizaciones para abordar las estrategias del PFBC y del Plan
de Gestión Ambiental 41
11.4.6.1 Porvenir, Ixiamas, Riberalta 41
11.4.6.2 Urubicha, Guarayos, Chuiquitania 43
11.4.7 Posibles sinergias y relacionamiento con otros programas, proyectos y
actores 45
11.5 Conclusiones y recomendaciones 47
11.6 Metodología para la participación 48
11.6.1 Resultados de la socialización y validación 51
Ixiamas 51

SIMBIOSIS S.R.L. vii


Fundación PUMA – Fondo Ambiental
Evaluación Ambiental Estratégica del Programa Forestal Baba Carapa
Informe Final: Índice

Cobija 51
Riberalta 52
Ascensión de Guarayos 52
San Miguel de Velasco 53

CAPITULO 12: REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS

CAPITULO 13: EQUIPO RESPONSABLE DE LA EJECUCION DE LA EVALUACION


AMBIENTAL ESTRATEGICA

13.1 Equipo multidisciplinario 1

SIMBIOSIS S.R.L. viii


INDICE DE TABLAS
EVALUACIÓN AMBIENTAL ESTRATÉGICA DEL PROGRAMA FORESTAL BABA CARAPA

CAPÍTULO 1: EL PROGRAMA FORESTAL BABA CARAPA Y LA EVALUACIÓN


AMBIENTAL ESTRATÉGICA

Tabla 1-1 Distribución del presupuesto del PFBC 4


Tabla 1-2 Cobertura del PFBC definida por FPUMA 5
Tabla 1-3 Áreas de Influencia Directa del PFBC 5
Tabla 1-4 Criterios e Instrumentos de relevamiento, análisis e interpretación para
la elaboración de la EAE 11
Tabla 1-5 Criterios para la definición de áreas de influencia directa e indirecta del
PFBC 15
Tabla 1-6 Características de la información secundaria disponible para las regiones
productoras que abarca el PFBC 18
Tabla 1-7 Características de la información secundaria disponible para las regiones
productoras que abarca el PFBC por Regiones 20

CAPÍTULO 2: ANÁLISIS DE LAS IMPLICANCIAS DEL MARCO LEGAL E


INSTITUCIONAL PARA EL PROGRAMA

Tabla 2-1 Competencias de los gobiernos autónomos de acuerdo a la Ley Marco


de Autonomías y Descentralización 6
Tabla 2-2 Ley 1333, sus reglamentos y principales aspectos normativos 21

CAPÍTULO 3: CONTEXTO AMBIENTAL DE LAS ÁREAS DE INTERVENCIÓN

Tabla 3-1 Concesiones Forestales por departamento en las áreas priorizadas del
PFBC 2
Tabla 3-2 Concesiones Forestales por Tipo de Derecho 4
Tabla 3-3 Concesiones forestales otorgadas y vigentes a 2008
por municipio en el área de intervención del PFBC 4
Tabla 3-4 Concesiones forestales otorgadas a ASL
por la Superintendencia Forestal, ubicación y superficie (ha) 8
Tabla 3-5 Planes Generales de Manejo Forestal menores a 200 ha vigentes por
tipo de persona, departamento y municipio en el área de influencia del
PFBC (de 2002 a marzo de 2010) 10
Tabla 3-6 Emisión y Absorción de CO2 en algunas regiones dentro del PFBC 22
Tabla 3-7 Relación entre los impactos del CC y las repercusiones en el PFBC 23

CAPITULO 4: CONTEXTO SOCIOECONÓMICO – CULTURAL DE LAS AREAS DE


INTERVENCION

Tabla 4-1 Región Amazónica: Población con NBI según municipio (en porcentaje)
Censos 1992 – 2001 4
Tabla 4-2 Región Amazónica: ACTORES-REDES Y EL PFBC Censos 1992 – 2001 18

SIMBIOSIS S.R.L. viii


Fundación PUMA – Fondo Ambiental
Evaluación Ambiental Estratégica del Programa Forestal Baba Carapa
Informe Final: Índice de tablas

Tabla 4-3 Región Preandina Amazónica: Población con NBI (en porcentaje)
Censos 1992 – 2001 y Tasa de Mortalidad infantil según municipio 22
Tabla 4-4 Región Preandina Amazónica: Actores-Redes y el PFBC 29
Tabla 4-5 Región Guarayos: Población con NBI según municipio (en porcentaje) 32
Censos 1992 – 2001
Tabla 4-6 Región Chiquitanía: Población con NBI (Censos 1992 y 2001) Mortalidad
Infantil según municipio 45
Tabla 4-7 Región Chiquitana: actores-redes y EL PFBC 47
Tabla 4-8 Región Choré: NBI (Censos 1992 – 2001) y Mortalidad infantil según
municipio 62
Tabla 4-9 Región Chiquitanía: NBI (Censo 1992 – 2001) y Mortalidad Infantil
según municipio 64
Tabla 4-10 Organizaciones encuestadas por años 65
Tabla 4-11 Ingresos monetarios y no monetarios 67
Tabla 4-12 Evolución de ingresos familiares proveniente del manejo forestal, por
regiones 68

CAPITULO 5: ANÁLISIS DE ESCENARIOS

Tabla 5-1 Deforestación a nivel nacional 4


Tabla 5-2 Número de proyectos de manejo forestal comunitario seleccionados 11
Tabla 5-3 Efectos e impactos identificados en los tres escenarios previstos 23

CAPITULO 6: ANÁLISIS ESTRATÉGICO AMBIENTAL Y SOCIO-CULTURAL DEL


PROGRAMA

Tabla 6-1 Componentes y objetivos del PBC 2


Tabla 6-2 Actividad del Programa con influencia forestal directa 4
Tabla 6-3 Impactos ambientales por tipo de bosque 5
Tabla 6-4 Impactos Ambientales del Componente 1 (Desarrollo Forestal
Comunitario) 6
Tabla 6-5 Impactos Ambientales del Componente 2 (Asociatividad OFC –
Empresas) 11
Tabla 6-6 Impactos Ambientales del Componente 3 (Sistema de Financiamiento
Formal) 13
Tabla 6-7 Impactos Ambientales del Componente 4 (CONFOR) 14
Tabla 6-8 Impactos sobre los factores socio ambientales 15
Tabla 6-9 Porcentual del espacio disponible por efecto de la sobreposición de
derechos de uso y otras amenazas 17
Tabla 6-10 Amenazas en las regiones productoras 18
Tabla 6-11 Vulnerabilidad en las Regiones Productoras 21

CAPITULO 7: PLAN ESTRATÉGICO DE GESTION SOCIO AMBIENTAL PARA EL PFBC

Tabla 7-1 Composición de la Unidad Ambiental del PFBC 14


Tabla 7-2 Matriz de Priorización del Plan Estratégico de Gestión Ambiental 16

CAPITULO 8: RESPONSABILIDAD Y CAPACIDAD INSTITUCIONAL PARA

SIMBIOSIS S.R.L. ix
Fundación PUMA – Fondo Ambiental
Evaluación Ambiental Estratégica del Programa Forestal Baba Carapa
Informe Final: Índice de tablas

IMPLEMENTAR EL PLAN ESTRATÉGICO DE GESTIÓN AMBIENTAL

Tabla 8-1 Matriz para Análisis de Capacidad Institucional/Organizacional en temas


Ambientales y Forestales 1
Tabla 8-2 Equipo de la Unidad Ambiental del PFBC 8

CAPÍTULO 9: SEGUIMIENTO DE INDICADORES DE SOSTENIBILIDAD AMBIENTAL


DEL PROGRAMA

Tabla 9-1 Componente 1 1


Tabla 9-2 Componente 2 4
Tabla 9-3 Componente 3 4
Tabla 9-4 Componente 4 5

CAPITULO 10: PRESUPUESTO Y VIABILIDAD AMBIENTAL

Tabla 10-1 Presupuesto Total para la Gestión Ambiental del PFBC 2


Tabla 10-2 Estimaciones presupuestarias para las acciones del Plan Estratégico
De Gestión Ambiental 2
Tabla 10-3 Componente 1 3
Tabla 10-4 Componente 2 5
Tabla 10-5 Componente 3 6
Tabla 10-6 Componente 4 7
Tabla 10-7 Prioridades ambientales 7

CAPITULO 11: CONSULTA Y PARTICIPACION

Tabla 11-1 Actores Relacionados con el PFBC 2


Tabla 11-2 Etapas y técnica seguida en los talleres de socialización y validación 49
Tabla 11-3 Actores Convocados por PUMAFA que Participaron en los talleres de
Socialización y Validación d e la EAE 50

SIMBIOSIS S.R.L. x
INDICE DE FIGURAS
EVALUACIÓN AMBIENTAL ESTRATÉGICA DEL PROGRAMA FORESTAL BABA CARAPA

CAPÍTULO 1: EL PROGRAMA FORESTAL BABA CARAPA Y LA EVALUACIÓN


AMBIENTAL ESTRATÉGICA

Figura 1-1 Área de Intervención del PFBC 4


Figura 1-2 Área de Influencia Indirecta de los CONFOR 6
Figura 1-3 Área de Influencia Indirecta del PFBC 16
Figura 1-4 Área de Influencia Indirecta del PFBC 17

CAPÍTULO 2: ANÁLISIS DE LAS IMPLICANCIAS DEL MARCO LEGAL E


INSTITUCIONAL PARA EL PROGRAMA

Figura 2-1 Instituciones Gubernamentales con las que se debe Relacionar el


Programa Forestal Baba Carapa 18

CAPÍTULO 3: CONTEXTO AMBIENTAL DE LAS ÁREAS DE INTERVENCIÓN

Figura 3-1 Concesiones Forestales y Asociaciones Sociales del Lugar (ASL) en


Regiones Productoras Forestales incluidas en el Área de Influencia del
PFBC 3
Figura 3-2 Focos de Calor y Deforestación en el Área de Influencia del PFBC 25
Figura 3-3 Región Amazónica 27
Figura 3-4 Región Prenadino Amazonico 31
Figura 3-5 Región Guarayos 35
Figura 3-6 Región Chiquitania 38
Figura 3-7 Región Chore 44
Figura 3-8 Región Bajo Paragua 47

CAPÍTULO 4: CONTEXTO SOCIO ECONOMICO - CULTURAL DE LAS AREAS DE


INTERVENCION

Figura 4-1 Composición del ingreso familiar (año 2006) Ingreso monetario y
no-monetario 66

CAPÍTULO 5: ANÁLISIS DE ESCENARIOS

Figura 5-1 Resultados del análisis de escenarios 25

CAPÍTULO 6: ANÁLISIS ESTRATÉGICO AMBIENTAL Y SOCIO-CULTURAL DEL


PROGRAMA

Figura 6-1 Metodología para la Identificación y Análisis de Impactos Ambientales 1


de la EA
Figura 6-2 Amenazas en el Áreas de Influencia del PFBC 18

SIMBIOSIS S.R.L. xi
Fundación PUMA – Fondo Ambiental
Evaluación Ambiental Estratégica del Programa Forestal Baba Carapa
Informe Final: Índice de figuras

Figura 6-3 Grado de vulnerabilidad de las Regiones Forestales 20


en el Área de Influencia del PFBC
Figura 6-4 Superficie Vulnerable en la Región Amazónica 21
Figura 6-5 Superficie Vulnerable en la Región Preandino Amazónica 22
Figura 6-6 Superficie Vulnerable en la Región de Guarayos 22
Figura 6-7 Superficie Vulnerable en la Región de Bajo Paragua 23
Figura 6-8 Superficie Vulnerable en la Región del Chore 23
Figura 6-9 Superficie Vulnerable en la Región de la Chiquitania 24

CAPÍTULO 11: Consulta y participación

Figura 11-1 Diagrama de componentes vinculados con la sostenibilidad del manejo 38


forestal

SIMBIOSIS S.R.L. xii


INDICE DE ANEXOS
ANEXO I Marco legal e Institucional para el Sector Forestal y Ambiental

ANEXO II Descripción Ambiental de las Áreas de Intervención

ANEXO III a Bosques de Alto Valor de Conservación

ANEXO III b Áreas protegidas y reservas forestales en el área de influencia del PFBC

ANEXO IV a Contexto Socio Económico - Cultural de las Áreas de Intervención

ANEXO IV b Apoyo de la cooperación internacional al sector forestal de Bolivia

ANEXO V Medidas de Gestión del PFBC y Medidas recomendadas en relación a los


Impactos Ambientales Identificados

ANEXO VI a Formulario de entrevistas a Actores

ANEXO VI b Encuestas Actores

ANEXO VI c Encuesta PUMA

ANEXO VI d Planillas de Campo Medio Ambiente

ANEXO VII Actores Estratégicos Consultados

ANEXO VIII a Actores Nacionales

ANEXO VIII b Actores Departamentales

ANEXO VIII c Actores Regionales

ANEXO IX Programa talleres EAE final

ANEXO X Actas de Validación

ANEXO XI Registro de Participantes

SIMBIOSIS S.R.L. xii


RESUMEN EJECUTIVO

SIMBIOSIS S.R.L.
Servicios Integrales en Medio Ambiente
RESUMEN EJECUTIVO
Antecedentes y Justificación del Programa

El Programa Forestal Baba Carapa (PFBC) ha sido diseñado y será implementado para contribuir
a los objetivos nacionales de reducción de la pobreza y conservación de los bosques naturales
en áreas forestales priorizadas, tratando de beneficiar a más de 5000 familias indígenas y
campesinas que habitan dichas áreas, buscando lograr emprendimientos productivos inclusivos,
con identidad cultural, responsabilidad social y rentabilidad comercial. Promoviendo el desarrollo
de un sector forestal y una industria forestal nacional inclusiva con productos maderables y no
maderables con: equidad de género, responsabilidad social y empresarial en actores
comunitarios y privados, proyección nacional y global, calidad, innovación tecnológica, acciones
de conservación y beneficios reconocidos, en el marco de las políticas nacionales y las
convenciones internacionales sobre la múltiple gama de bienes y servicios de los bosques
naturales.

El PFBC tiene alcance nacional concentrando sus esfuerzos en tres regiones de Bolivia: Pando
(Porvenir); Región Norte de La Paz (Ixiamas), Santa Cruz (Urubicha).

El PFBC es ejecutado por la Fundación Protección y Uso Sostenible del Medio Ambiente
(FPUMA), a través de PUMA – Fondo Ambiental (PUMA-FA) con financiamiento de la Embajada
del Reino de los Países Bajos y la Agencia Sueca de Cooperación Internacional para el
Desarrollo (ASDI) y la cuenta EIA de FPUMA.

El programa tiene 4 componentes articulados entre sí:

Tabla 1: Componentes Articulados del Programa

Componente 2 Componente 3 Componente 4


Componente 1
Asociatividad Sistema de Centros Comunitarios de
Desarrollo Forestal
OFC – Empresa Financiamiento Negocios Forestales
Comunitario.
Privada 2 Forestal Formal CONFOR

Desarrollar y Promover la Brindar acceso al sistema Establecer 3 industrias


fortalecer el asociatividad entre financiero formal para forestales
emprendimiento empresas privadas que las OFC y los inclusivas/comunitarias
empresarial, y organizaciones emprendimientos autosostenibles, (CONFOR) que
comunitario y de comunitarias asociados con empresas brinden espacios para el acopio,
negocios de 55 OFC forestales para privadas cuenten con servicios de transformación y
para el manejo hacer negocios capital de inversión y de agregación de valor a los
sostenible de los justos y equitativos, operaciones. Pondrá en productos del bosque y
recursos forestales llegando juntos y/o funcionamiento un proyecten a las OFC hacia los
del bosque hasta compartiendo Fondo de Fomento mercados, desde los eslabones
llegar a la producción beneficios en el Productivo Forestal – de rodeo, transporte,
de madera en rola a mercado; Crediticio para el transformación, valor agregado
pie de tocón. Las metas son financiamiento de las y comercialización.
El instrumento de lograr varios OFC, y la empresa
Componente 2 Componente 3 Componente 4
Componente 1
Asociatividad Sistema de Centros Comunitarios de
Desarrollo Forestal
OFC – Empresa Financiamiento Negocios Forestales
Comunitario.
Privada 2 Forestal Formal CONFOR
gestión para lograr el modelos de forestal. Los CONFOR, serán centros de
objetivo es la asociatividad. En 7 años el mecanismo capacitación especializada
“Escuela de Logrando que 33 piloto diseñado opere y permanente para los miembros
Proyectos OFC y 29 empresas se consolide, inyectando de las OFC, donde fortalecerán
privadas se asocien un poco más de 14 sus habilidades técnicas Los
y hagan negocios y millones de dólares CONFOR generarán movimiento
que 10 OFC, logren superior a los 40 mil m3 anuales
la certificación de de madera en tronca,
los bosques y proveniente de las OFC,
productos apoyados prestando servicios de rodeo,
por un modelo de transporte, transformación y
inteligencia de comercialización.
mercados. Comercializarán alrededor de 8
millones de Pt, anuales en
madera aserrada de 37
especies forestales, parte de
ella secada en hornos.
Fuente: Elaboración Propia

El producto del programa es un modelo innovador de gestión forestal que:

• Genera negocios inclusivos entre OFC, empresas forestales y proveedoras de servicios;

• Proyecta a las organizaciones comunitarias como actores directos en los mercados


forestales;

• Incorpora el manejo integral de recursos del bosque, asociando productos no


maderables que inciden y complementan el aprovechado de maderas; acerca la
demanda de mercados forestales y los servicios financieros a los actores de los bosques,
en procura de consolidar la economía de la organización comunitaria y la empresa
forestal;

• Vincula de manera estructural la conservación de los bosques y la biodiversidad con el


enfoque productivo de OFC y empresas forestales;

• Regula los precios de productos maderables y no maderables, democratizando el acceso


a los mercados forestales.

El presupuesto total con aportes de los diferentes donantes es de US$ 21.869.161 para los 7
años de implementación del programa, de los cuales un 73% está cubierto en partes iguales por
Holanda y ASDI, y 22% por la Fundación PUMA. El 5% restante lo gestionará la Fundación a
través de su mecanismo de consecución de recursos financieros. La asignación del presupuesto
para el PFBC es la siguiente:

SIMBIOSIS S.R.L. xiv


Fundación PUMA – Fondo Ambiental
Evaluación Ambiental Estratégica del Programa Forestal Baba Carapa
Resumen Ejecutivo

Tabla 2: Distribución del Presupuesto del PFBC

Monitoreo
Forestería Sistema Unidad
Asociatividad CONFOR &
comunitaria financiero coordinadora
evaluación
USD. USD. USD. USD. USD. USD.
8.440.900 3.483.520 306.600 7.430.822 1.112.650 1.094.700
40% 15% 1% 34% 5% 5%
Fuente: Elaboración propia

El área de intervención del programa que ha sido definida por la Fundación PUMA, abarca la
zona de los bosques de producción forestal permanente, en el ámbito forestal maderable y no
maderable de Bolivia y que se encuentran en el norte del departamento de La Paz y
Cochabamba y los departamentos de Pando, Beni y Santa Cruz (Ver Figura 1).

Figura 1: Área de Intervención del PFBC


Fuente: Fundación PUMA, 2010

En tres de estas zonas priorizadas el PFBC implementará el componente 4: Centros


Comunitarios de Negocios Forestales (CONFOR), siendo las mismas: Porvenir en Pando, Ixiamas
en el Norte de La Paz y Urubichá en Santa Cruz. Para los cuales ha realizado a su vez una
definición de las áreas de influencia directa e indirecta en función a la capacidad de procesar
madera de las OFC para generar la sostenibilidad de los CONFOR.

Existe un acuerdo de agosto del 2009 para la Armonización de Procedimientos para el programa
Forestal Baba Carapa (PFBC) firmado entre el Estado de los Países Bajos representado por el
Ministro para la Cooperación al Desarrollo, la Agencia de Cooperación para el Desarrollo de
Suecia (ASDI), y la Fundación para la Protección y Uso Sostenible del Medio Ambiente (FPUMA),

SIMBIOSIS S.R.L. xv
Fundación PUMA – Fondo Ambiental
Evaluación Ambiental Estratégica del Programa Forestal Baba Carapa
Resumen Ejecutivo

donde se establece en el numeral 10 de Impacto Ambiental que PUMA efectuará un Estudio


Estratégico de Impacto Ambiental (EEIA)1 del Programa Forestal Baba Carapa en consulta con
los Donantes, que la copia del informe será tratado en reunión de Seguimiento y que PUMA -
FA se compromete a implementar las recomendaciones de la EAE en el PFBC. En cumplimiento a
este acuerdo PUMAFA encargo la realización de la EAE del PFBC.

LA EAE se realizó con un equipo multidisciplinario de profesionales que siguieron la metodología


convencional para este tipo de evaluaciones.

Áreas de Influencia Directa e Indirecta del PFBC para le EAE

Se considera como Área de Influencia Directa, a los bosques de producción forestal permanente
que se encuentran en zonas donde actualmente el programa pretende trabajar con alguno de
sus componentes. Estos bosques se encuentran en las siguientes regiones productoras
forestales: Amazonía, Preandino Amazónico, Choré, Guarayos, Chiquitania y Bajo Paragua
abarcando regiones en el norte del departamento de La Paz, Cochabamba y Santa Cruz, y los
departamentos de Pando y Beni.

En este contexto, el AID incluye las regiones priorizadas por el programa para trabajar y en las
que desarrollará sus actividades con la ejecución de cualquier componente incluido en su
diseño, que por ejemplo en el caso de los CONFOR, viene a ser el radio de los 100 km alrededor
que ha sido definido como algo tangible por el PFBC

Se define como área de influencia indirecta (AII) a todos los bosques de producción forestal
permanente que se encuentran en el norte del departamento de La Paz, Cochabamba y Santa
Cruz, y los departamentos de Pando y Beni, abarcando las forestales: Preandino Amazónico,
Amazonía, Choré, Guarayos, Chiquitania y Bajo Paragua, en las cuales el programa podría
desarrollar actividades a futuro, incluyendo aquellas regiones adyacentes a los bosque y que son
incluidas por los criterios ecológicos, sociales y económicos que las vinculan con estas áreas
boscosas.

Características Ambientales de las Regiones Productoras en el Área de Intervención


del PFBC

Las seis regiones productoras presentan características diferentes en cuanto a flora y fauna, si
bien existen elementos que pueden ser comunes otros son propios de cada región. Sin embargo
los estudios generados hasta el momento no son suficientes y no son comparables para cada
una de las regiones, lo cual no permite generar una línea de base completa para el programa en
sus áreas de influencia directa.

En cuanto a las características ambientales, las seis regiones presentan diferente grado de
conservación, siendo la amazónica la que presenta mayor porcentaje de degradación, seguida
por guarayos y choré. En la mayoría de las regiones existen actividades que representan un
riesgo ambiental para la actividad forestal integral (Tabla 3).

1
   El acrónimo que se utiliza como EEIA es redundante y se confunde con el utilizado para la Evaluación de Impacto
Ambiental de Proyectos, pero ha sido transcrito tal cual se encuentra en los Términos de Referencia del Pliego de Condiciones en la
sección correspondiente a los objetivos. En el presente documento se utiliza el acrónimo EAE para referirse a la Evaluación
Ambiental Estratégica.

SIMBIOSIS S.R.L. xvi


Fundación PUMA – Fondo Ambiental
Evaluación Ambiental Estratégica del Programa Forestal Baba Carapa
Resumen Ejecutivo

Tabla 3: Estado Ambiental de las Regiones Productoras

Estado ambiental
de

Cambio de uso
Minería (formal
de
(% degradado)

Focos de calor
Inundaciones
conservación

(2003-2010)
agrícola (%)

secundarios

e informal)
Desarrollo
Proyectos

de suelos
Frontera

Caminos
Bosques
Estado

(%)
Región

Amazonia 58 11 9 Represas X X X X 28779

Preandino
9 2 5 Represas X X X X 20771
Amazonico

Ganadería
Guarayos 19 3 Intensiva y X X 49930
agricultura

Complejos minero
Chiquitanía 7 1 5 X X X X 81150
metalúrgicos

Choré 11 X X 21869

Bajo Cultivos
bajo X X 20682
Paraguá extensivos
Fuente: elaboración propia

Participación y Consulta del EAE

Para el proceso de participación y consulta se han realizado entrevistas, reuniones y talleres


con PUMA-FA, así como con actores directos e indirectos al nivel nacional y local. Las consultas
al nivel local han abarcado Ixiamas, San Buenaventura, Cobija, Porvenir, Riberalta, Puerto
Gonzalo Moreno, Urubicha, Ascensión de Guarayos, San Ignacio de Velasco y San Miguel de
Velasco.

Una vez concluida la EAE se realizaron cinco talleres de socialización y validación en Ixiamas,
Cobija, Riberalta, Ascensión de Guarayos y San Miguel de Velasco.

En todos estos procesos se identificaron expectativas e interés por parte de los actores para
poder participar del programa.

SIMBIOSIS S.R.L. xvii


Fundación PUMA – Fondo Ambiental
Evaluación Ambiental Estratégica del Programa Forestal Baba Carapa
Resumen Ejecutivo

Marco Legal e Institucional

El PFBC al buscar lograr emprendimientos productivos inclusivos, con identidad cultural,


rentabilidad comercial y responsabilidad ambiental y social, en base al manejo forestal
comunitario, así como el desarrollo de empresas productivas comunitarias y un desarrollo de
alianzas de inversión público-privadas generando capacidades a nivel local y fortaleciendo el
liderazgo de las comunidades, cumple con la Constitución Política del Estado, con las políticas
emergentes del Plan Nacional de Desarrollo “Bolivia digna, soberana, productiva y democrática
para vivir bien – lineamientos estratégicos 2006-2011”, con las normas nacionales vigentes
como son la Ley 1700 – Ley forestal y sus reglamentos y la Ley 1333 – Ley de medio Ambiente
y sus reglamentos, así como con el marco normativo aprobado a partir del año 2007.

Si bien el marco legal e institucional se encuentra en proceso de cambio el PFBC debe estar
atento para poder adecuarse a las nuevas normas que vayan a ser aprobadas, considerando
además que procesos como el autonómico representará una oportunidad para poder fortalecer y
apoyar la gestión de los forestales en las áreas de intervención. Puesto que en dichos
documentos se establecerá la estructura organizativa de las autoridades determinándose sus
facultades y atribuciones, la forma de organización de sus funciones ejecutiva, legislativa y
deliberativa, los mecanismos de participación y control social, en el caso especifico de las
autonomías indígena originario campesinas se debe incluir además la visión y estrategias de
desarrollo en concordancia con sus principios, derechos y valores culturales.

Por otro lado al generar capacidades y fomentar el liderazgo a nivel local se podrá aportar a que
el sector cuente con la participación de líderes de las comunidades que aporten en la
elaboración de nuevas normas que mejoren la gestión forestal, partiendo de experiencias
prácticas.

El marco institucional existente a nivel municipal en temas ambientales y forestales en las áreas
de intervención priorizadas por el programa, es débil y en la mayoría de los casos en cuanto al
tema ambiental es inexistente, por lo que se requiere que el PFBC pueda apoyar la creación y el
fortalecimiento de estas instancias en ambos sectores.

Análisis de Escenarios

Se realizó un análisis considerando tres escenarios: i) sin Programa, ii) con Programa, y iii) con
abandono o fracaso del Programa. Siendo el escenario con Programa el más favorable en
función a los efectos que el mismo daría lugar en lo que se refiere a los aspectos relacionados a
la actividad forestal.

SIMBIOSIS S.R.L. xviii


Fundación PUMA – Fondo Ambiental
Evaluación Ambiental Estratégica del Programa Forestal Baba Carapa
Resumen Ejecutivo

SP : Sin programa
+++

++

‐‐

‐‐‐

Figura 2: Resultados del análisis de escenarios


Fuente: Elaboración propia

Principales Impactos Ambientales

Para la identificación de impactos ambientales indirectos, sinérgicos y acumulativos del PFBC se


realizó un análisis del programa y del ámbito en el que se pretende implementar dentro del área
de intervención definida. El ámbito analizado ha considerado aspectos ambientales,
socioeconómicos y culturales, políticos institucionales, legales y la situación del sector forestal en
Bolivia. Se ha realizado una contratación en función a lo que se pretende implementar y la
situación del área de influencia. En base a un análisis espacial se han identificado las amenazas
y las vulnerabilidades. Posteriormente, se ha realizado un análisis de los cuatro componentes del
programa. Estos análisis y los resultados del proceso de consulta con diferentes actores a nivel
nacional y local, así como del equipo del PFBC han sido los insumos para la identificación de
impactos ambientales del programa.

Los impactos indirectos se concentran sobre el factor político institucional y social puesto que el
PFBC pretende generar cambios en el manejo del bosque en beneficios de los pueblos
indígenas.

En lo referente a lo político institucional se puede identificar que la mayoría de los impactos


indirectos son positivos lo que indica que el PFBC de ser correctamente implementado puede
generar cambios substanciales en las dinámicas político institucionales a nivel de las regiones
donde intervendrá a favor de un manejo sostenible del bosque con base comunitaria,
complementando con las políticas nacionales y con las demandas de las poblaciones indígenas
que participen del programa.

SIMBIOSIS S.R.L. xix


Fundación PUMA – Fondo Ambiental
Evaluación Ambiental Estratégica del Programa Forestal Baba Carapa
Resumen Ejecutivo

En lo referente a impactos indirectos en el factor social se puede identificar un balance entre


impactos negativos y positivos puesto que el PFBC modificará las condiciones organizativas de
las comunidades beneficiarias mejorando su nivel de intervención en la cadena productiva y de
valor de los productos del bosque, modificará su relación con el bosque y con su entorno. Estos
cambios generarán otro tipo de organización de las OFC más cercana al mercado que puede
tener impactos negativos en los primeros años.

Por otra parte, se puede identificar que la mayoría de los impactos se presentan en el factor
ambiental denotando que la implementación del PFBC en especial con sus componentes 1 y 4
generarán impactos tanto positivos como negativos sobre dicho factor por lo que demandará de
un Plan de Gestión Ambiental con su correspondiente seguimiento para poder ir evaluando
dichos impactos.

Tabla 1: Impactos sobre los factores socio ambientales

Político
Componentes Social Económico Ambiental Institucional

Fortalecimiento de la Afectación al uso Presión de las Expansión de la


Componente 1 gobernanza local tradicional del comunidades sobre el superficie bajo manejo
bosque bosque, especies y forestal comunitario
productos
Afectación al Disminución del Afectación de Bosques Crecimiento de la
desarrollo descreme del de Alto Valor de certificación forestal
organizacional bosque/ pérdida de Conservación comunitaria
su valor económico
Incremento de la Disminución de la Contención de
participación de la fragmentación a nivel asentamientos
mujer en los de paisaje de humanos ilegales
procesos de manejo bosques, disminución
forestal, cargos de la perdida de
jerárquicos y de hábitats y de
decisión biodiversidad
Presión en los Mantenimiento del Reducción de la
servicios sociales. régimen hídrico deforestación y cambio
de uso del suelo
Afectación en la Disminución de la Conservación del
salud de la población caza furtiva y tala recurso forestal como
de las OFC producto ilegal base de desarrollo
de la intensificación socio-económico de
en el proceso largo plazo
productivo forestal
Afectación al Reducción incendios y Posibilidades de
liderazgo en la emisión de CO2 incursión en el
comunidad programa REDD+
Inducción de Transferencia de Mejoramiento de la
Componente 2 comunidades y capacidades técnicas capacidad de gestión
empresas hacia la y empresariales a las para el manejo
intervención del OFC sostenible
bosque
Desarrollo de Crecimiento de la
capacidades certificación forestal

SIMBIOSIS S.R.L. xx
Fundación PUMA – Fondo Ambiental
Evaluación Ambiental Estratégica del Programa Forestal Baba Carapa
Resumen Ejecutivo

Político
Componentes Social Económico Ambiental Institucional

económicas para comunitaria


enfrentar el manejo
sostenible
Alteración en la
percepción
tradicional del
bosque en relación al
valor económico
(tanto de cambio
como de uso).

Componente 3 Adopción del manejo Incremento de la Aprovechamiento


forestal por parte de capacidad de intensivo no sostenible
nuevas comunidades intervención al bosque del bosque para el
pago de los créditos
Componente 4 Generación de Modificación en los Apertura de nuevas
conflictos por el uso ingresos vías de acceso que
de caminos de pueden ser utilizadas
acceso por terceros
Cambio en Afectación a cursos y
ocupaciones cuerpos de agua,
tradicionales erosión de suelos y
contaminación
Presión sobre el
bosque, especies y
productos
Erosión de suelos y
contaminación
Resultantes 9 (5 neg y 4 +) 7 (3 neg y 4 +) 11(7 neg y 4+) 9(1 neg y 8 +)

Impacto positivo
Impacto negativo Fuente: Elaboración Propia

Análisis de amenazas, vulnerabilidad y riesgos

Las regiones productoras presentan una serie de amenazas debido a que sobreponen sobre las
mismas diferentes tipos de derechos otorgados entre los que están, concesiones mineras e
hidrocarburíferas, vías de comunicación que forman parte del IIRSA, así como proyectos y
megaproyectos mineros, hidrocarburíferos y energéticos que de ser priorizados por las políticas
de gobierno no necesariamente podrían considerar la existencia de bosques de alto valor para
la conservación o áreas bajo manejo a cargo de OFC, pudiendo afectar el desarrollo del PFBC y
su impacto real en cuanto a la conservación y la lucha contra la pobreza en base al desarrollo de
la industria forestal con las poblaciones indígenas y la participación de la mujer.

SIMBIOSIS S.R.L. xxi


Fundación PUMA – Fondo Ambiental
Evaluación Ambiental Estratégica del Programa Forestal Baba Carapa
Resumen Ejecutivo

Figura 2: Amenazas en el Áreas de Influencia del PFBC


Fuente: Elaboración Propia

El PFBC podría contribuir a disminuir los impactos ambientales por estas causas de consolidar el
aprovechamiento y manejo forestal con las OFC y las ASL en base a sus 4 componentes, sin
embargo el PFBC deberá ser muy estricto en cuanto a la mitigación de sus impactos ambientales
tomando para ello todas las salvaguardas necesarias a fin de constituirse en un modelo de
gestión ambiental y manejo forestal, puesto que de no tenerse este cuidado los impactos
ambientales en estas regiones podrían ser mayores.

El análisis de amenazas se ha realizado en base a sobre posición de otros usos del suelo en el
área de intervención, por lo que también han sido incluidas áreas protegidas, que si bien no son
una amenaza para la conservación, pero por las características de protección en las que se
encuentran, el PFBC no podrá intervenir de forma directa con acciones con las OFC, puesto que
se podría ir en contra de los objetivos de protección para los cuales fueron creadas debiéndose
considerar un tratamiento distinto en base a convenios específicos con las instancias pertinentes
responsables de las mismas, a diferencia del trabajo con las OFC que se encuentran fuera de
áreas protegidas.

Del análisis de vulnerabilidad se tiene que las regiones con mejores condiciones para el
desarrollo de programa son las que presentan superficies con muy baja, baja y media
vulnerabilidad que son Bajo Paragua, Preandino Amazónico y Guarayos.

SIMBIOSIS S.R.L. xxii


Fundación PUMA – Fondo Ambiental
Evaluación Ambiental Estratégica del Programa Forestal Baba Carapa
Resumen Ejecutivo

Figura 3: Grado de vulnerabilidad de las Regiones Forestales en el


Área de Influencia del PFBC.
Fuente: elaboración propia

Asimismo, se han identificado una serie de riesgos sociales, político institucionales, ambientales
y operativos del PFBC. Si bien el programa puede minimizar la mayoría de estos riesgos, no es
así en el caso de los riesgos político institucionales puesto que los mismos no dependen del
programa mismo.

El PFBC en su diseño ha considerado aspectos estratégicos que le favorecen para poder


minimizar los riesgos y enfrentar amenazas, estos son:

z Visión del programa en el manejo integral del bosque


z Visión de los Componentes del Programa a Partir de Forestaría Comunitaria
z Forma de trabajo del PFBC
z Incidencia en la reducción de la pobreza de la OFC – incorporándolos como actores
productivos de la cadena de valor del bosque
z La base del éxito del PFBC está en las OFC
z Consolidar como los ingresos más relevantes para las comunidades a los provenientes
del manejo de recursos del bosque
z Consolidar el derecho al acceso de recursos del bosque por parte de las comunidades
z Incorporación de nuevas comunidades en la actividad forestal sostenible
z Expansión del manejo de productos no maderables
z Revalorización de conocimientos ancestrales
z Desarrollo de capacidades para el manejo del bosque
z Consentimiento previo de las comunidades

SIMBIOSIS S.R.L. xxiii


Fundación PUMA – Fondo Ambiental
Evaluación Ambiental Estratégica del Programa Forestal Baba Carapa
Resumen Ejecutivo

z Mejora de la cadena productiva


z Construcción de un tejido social productivo a través de la mejora de la cooperación
comunidades – empresas
z Fortalecimiento de capacidades organizativas y productivas en las OFC
z Mejora de la gobernanza local
z Acceso al financiamiento

Plan Estratégico de Gestión Ambiental

En una siguiente fase se ha realizado el análisis de las propuestas del programa en cada
componente a fin de identificar si han sido consideradas en su diseño medidas de mitigación
ambiental u otras acciones que podrían prevenir, minimizar, eliminar, mitigar los impactos
negativos y fortalecer los positivos. En base a lo cual posteriormente se han dado las
recomendaciones para el Plan Estratégico de Gestión Ambiental del PFBC.

El Plan Estratégico de Gestión Ambiental cuenta con once ejes estratégicos: i) Estudios y Líneas
de Base sobre los Factores Ambientales, ii) Capacitación en Gestión Ambiental y Forestal
Integrales, iii) Guías Ambientales para el Sector Forestal, iv), Monitoreo Ambiental, v)
Silvicultura, vi) Verificación de Gestión Organizacional OFC/ASL, vii) Fortalecimiento de la
Gestión Forestal y Ambiental Pública, vii) Diseño de un Sistema de Evaluación, Aprobación y
Seguimiento de Créditos que incluya variables ambientales, ix) Sistema de Gestión Ambiental y
de Seguridad para los CONFOR, x) Reducción de Riesgos y xi) Continuidad del Programa.

La implementación de medidas socio ambientales demandará al PFBC contar con personal


especializado, cuyas funciones serán las de dar seguimiento al cumplimiento de las
recomendaciones vertidas en la EAE, llevar adelante los procesos de EIA y realizar el
seguimiento a la aplicación de las medidas de mitigación socio ambientales.

Tabla 4: Matriz de Priorización del Plan Estratégico de Gestión Ambiental

Ejes Estratégicos Prioridad 1 Prioridad 2 Prioridad 3

Estudios y Líneas de Base sobre X


los Factores Ambientales
Capacitación en Gestión X
Ambiental y Forestal Integrales
Guías ambientales para el X
sector forestal
Monitoreo Ambiental X
Silvicultura X
Verificación de Gestión X
Organizacional OFC/AS
Fortalecimiento de la Gestión X
Forestal y Ambiental Pública
Diseño de un sistema de X
evaluación, aprobación y
seguimiento de créditos que

SIMBIOSIS S.R.L. xxiv


Fundación PUMA – Fondo Ambiental
Evaluación Ambiental Estratégica del Programa Forestal Baba Carapa
Resumen Ejecutivo

Ejes Estratégicos Prioridad 1 Prioridad 2 Prioridad 3

incluya variables ambientales


Sistema de Gestión Ambiental y X
de Seguridad para los CONFOR
Reducción de riesgos X
Continuidad del Programa X
Fuente: Elaboración propia

El Plan Estratégico de Gestión Ambiental cuenta con indicadores de seguimiento que permitirá al
PFBC monitorear su implementación, así mismo se ha elaborado un presupuesto global por
componente del programa destinado a las acciones del Plan. Por otro lado se ha realizado un
análisis de la capacidad institucional del PFBC para la implementación del Plan Estratégico de
Gestión Ambiental y se ha propuesto una estructura que le permita al programa llevar adelante
estas acciones en todos sus ejes estratégicos.

Principales conclusiones del EAE

• Existe un marco legal forestal favorable para el desarrollo del PFBC, aunque es necesario
mantenerse al tanto de las modificaciones que se puedan realizar y que sean
emergentes de la aprobación de una nueva Ley Forestal. Si bien por el seguimiento a
las discusiones que existen con miras a la elaboración de las nuevas normas, se percibe
que la repercusión en el programa será mínima, de todas maneras se debe estar atento
a estas posibles modificaciones.

• El estado de conservación de las regiones forestales está afectado por la deforestación y


los fuegos que se deben principalmente a la tala ilegal y al cambio de uso del suelo tanto
por actividades agropecuarias legales que deben demostrar la FES, así como por
avasallamientos y programas de gobierno que fomentan nuevos asentamientos
humanos, por lo que el PFBC permitirá disminuir la ilegalidad fomentado el manejo
sostenible del bosque que incluya prácticas de silvicultura, así como la implementación
real de las medidas de control ambiental de los planes de manejo, el control de los
bosques bajo manejo por parte de las OFC que sean parte del programa, contribuyendo
de esta forma a la conservación de las áreas de bosque que aún quedan.

• El PFBC se orienta a apoyar el manejo de los recursos forestales con fines de uso y al
mismo tiempo lograr la conservación del bosque, Este aspecto deberá ser cuidado y
constantemente evaluado durante la implementación del programa a fin de no priorizar
el uso sobre la conservación, pues ambos deben ir a un mismo nivel.

• En el tema de cambios climáticos el PFBC fomentará la deforestación evitada. Las


condiciones climáticas actuales en las regiones productoras sufren ya el efecto de los
cambios climáticos globales, por lo que es recomendable que las OFC incorporen dentro
de los proyectos, actividades que contemplen medidas de adaptación al cambio
climático.

SIMBIOSIS S.R.L. xxv


Fundación PUMA – Fondo Ambiental
Evaluación Ambiental Estratégica del Programa Forestal Baba Carapa
Resumen Ejecutivo

• Los bosques debidamente aprovechados, además de poseer un valor intrínseco


incalculable, representan una alternativa económica atractiva para las poblaciones que
aprovechan de manera sostenible los bienes y servicios proporcionados por los mismos,
en este sentido y por el análisis de las condiciones socioeconómicas y culturales se
concluye que las regiones Amazónica con Porvenir, Preandino amazónico con Ixiamas y
Guarayos con Urubicha son áreas potenciales para el emplazamiento de los CONFOR, en
vista de que presentan las mejores condiciones en términos riqueza boscosa, aspectos
socioeconómicos, organizacionales y la presencia de socios viables (empresarios
madereros).

• La ocupación de la mujer en la unidad familiar, en la comunidad y en la organización es


importante y se debe potenciar su participación en el aprovechamiento forestal en
función a sus intereses estratégicos.

SIMBIOSIS S.R.L. xxvi


CAPÍTULO 1

EL PROGRAMA FORESTAL BABA CARAPA Y LA


EVALUACIÓN AMBIENTAL ESTRATÉGICA

SIMBIOSIS S.R.L.
Servicios Integrales en Medio Ambiente
CAPÍTULO 1

EL PROGRAMA FORESTAL BABA CARAPA Y LA


EVALUACIÓN AMBIENTAL ESTRATÉGICA
1.1. El Programa Forestal Baba Carapa

El Programa Forestal Baba Carapa (PFBC) ha sido diseñado y será implementado para contribuir
a los objetivos nacionales de reducción de la pobreza y conservación de los bosques naturales
en áreas forestales priorizadas, tratando de beneficiar a más de 5000 familias indígenas y
campesinas que habitan dichas áreas buscando lograr emprendimientos productivos inclusivos,
con identidad cultural, responsabilidad social y rentabilidad comercial.

El PFBC busca promover el desarrollo de un sector forestal y una industria forestal nacional
inclusiva con: equidad de género, responsabilidad social y empresarial en actores comunitarios y
privados, proyección nacional y global, calidad, innovación tecnológica, acciones de
conservación y beneficios reconocidos, en el marco de las políticas nacionales y las
convenciones internacionales sobre la múltiple gama de bienes y servicios de los bosques
naturales.

El PFBC se enmarca en las políticas de Estado en lo que concierne al aprovechamiento integral


y sustentable de los recursos naturales renovables; el fomento a la institucionalización de la
forestería comunitaria a través de Organizaciones Forestales Comunitarias (OFC);
fortalecimiento del manejo sostenible del bosque a través de la incorporación de las actividades
del bosque y de servicios de la biodiversidad como parte de la matriz productiva, agregación de
valor a los productos del bosque, maderables, no maderables y de la biodiversidad, empleo de
mano de obra local y exportación de bienes con valor agregado.

El PFBC tiene alcance nacional concentrando sus esfuerzos en tres regiones amazónicas de
Bolivia: Pando (Porvenir); Región Norte de La Paz (Ixiamas), Santa Cruz (Urubicha).

El programa está dirigido a desarrollar y fortalecer emprendimientos productivos empresariales


sostenibles con productos maderables y no maderables.

El PFBC es ejecutado por la Fundación Protección y Uso Sostenible del Medio Ambiente
(FPUMA), a través de PUMA – Fondo Ambiental (PUMA-FA) con financiamiento de la Embajada
del Reino de los Países Bajos y la Agencia Sueca de Cooperación Internacional para el
Desarrollo (ASDI) y la cuenta EIA de FPUMA.

El programa tiene 4 componentes articulados entre sí:

i) Desarrollo Forestal Comunitario

Desarrollar y fortalecer el emprendimiento empresarial, comunitario y de negocios de 55 OFC


para el manejo sostenible de los recursos forestales del bosque, desde la etapa de la
organización social, planificación, capacitación en buenas prácticas productivas, ambientales y
empresariales (gestión), hasta llegar a la producción de madera en rola a pie de tocón.
Fundación PUMA – Fondo Ambiental
Evaluación Ambiental Estratégica del Programa Forestal Baba Carapa
Informe Final: Capítulo 1

ii) Asociatividad OFC – Empresa Privada

Promover la asociatividad entre empresas privadas y organizaciones comunitarias forestales


para hacer negocios justos y equitativos, llegando juntos y/o compartiendo beneficios en el
mercado; fortaleciendo la gestión forestal y el acceso compartido y permanente a mercados;
conformando y consolidando redes de cooperación y servicios entre organizaciones forestales
comunitarias.

Las metas de este componente son lograr varios modelos de asociatividad en los que ambas
partes -empresas privadas y organizaciones comunitarias forestales- ganen, conformando redes
de servicios en cada región de operaciones para el apoyo a los emprendimientos sostenibles. Se
espera lograr que 33 OFC y 29 empresas privadas se asocien y hagan negocios y que 10 OFC,
logren la certificación de los bosques y productos dirigidos a consumidores responsables,
apoyados por un modelo de inteligencia de mercados.

iii) Sistema de Financiamiento Forestal Formal

Brindar acceso al sistema financiero formal para que las OFC y los emprendimientos asociados
con empresas privadas cuenten con capital de inversión y de operaciones. Este Sistema de
Financiamiento Forestal Formal pondrá en funcionamiento un Fondo de Fomento Productivo
Forestal – Crediticio para el financiamiento de las OFC, de manera que puedan desarrollar
negocios forestales y así consolidar la economía de la organización comunitaria y la empresa
forestal.

La tarea principal de este componente será el seguimiento y evaluación al desempeño de este


mecanismo financiero para el sector forestal. Se espera que en 7 años el mecanismo piloto
diseñado opere y se consolide, inyectando un poco más de 14 millones de dólares,
provenientes de los mercados de capitales, para inversiones y créditos financieros en negocios
forestales sostenibles de las OFC y las empresas privadas asociadas.

iv) Centros Comunitarios de Negocios Forestales – CONFOR

Establecer 3 industrias forestales inclusivas/comunitarias autosostenibles, que brinden espacios


para el acopio, servicios de transformación y agregación de valor a los productos del bosque y
proyecten a las OFC hacia los mercados, desde los eslabones de rodeo, transporte,
transformación, valor agregado y comercialización.

El CONFOR se constituye en un modelo integrador y articulador de las OFC para incorporar a su


producción, servicios y valor agregado, superando las tradicionales limitaciones que tienen las
OFC que gestionan su producción aisladas o individualmente. Los CONFOR, serán centros de
capacitación especializada permanente para los miembros de las OFC, en los que fortalecerán
sus habilidades técnicas locales para mejorar la gestión forestal comunitaria y se especializarán
en servicios que ofrecerán los CONFOR.

Cuando estén en pleno funcionamiento, los CONFOR generarán un movimiento superior a los 40
mil m3 anuales de madera en tronca, proveniente de áreas bajo manejo sostenible de las OFC,
prestando servicios de rodeo, transporte, transformación y comercialización. Los CONFOR

SIMBIOSIS S.R.L. 1-2


Fundación PUMA – Fondo Ambiental
Evaluación Ambiental Estratégica del Programa Forestal Baba Carapa
Informe Final: Capítulo 1

comercializarán alrededor de 8 millones de Pt, anuales en madera aserrada de 37 especies


forestales, parte de ella secada en hornos.

Producto del Programa

El producto del programa es un modelo innovador de gestión forestal que:

• Genera negocios inclusivos entre OFC, empresas forestales y proveedoras de servicios;

• Proyecta a las organizaciones comunitarias como actores directos en los mercados


forestales;

• Incorpora el manejo integral de recursos del bosque, asociando productos no


maderables que inciden y complementan el aprovechado de maderas;

• Acerca la demanda de mercados forestales y los servicios financieros a los actores de los
bosques, en procura de consolidar la economía de la organización comunitaria y la
empresa forestal;

• Vincula de manera estructural la conservación de los bosques y la biodiversidad con el


enfoque productivo de OFC y empresas forestales;

• Regula los precios de productos maderables y no maderables, democratizando el acceso


a los mercados forestales

Coordinación y Seguimiento del PFBC

Para su ejecución el PFBC cuenta con instancias de coordinación y seguimiento, así como con
canales y mecanismos de comunicación a fin de mantener un flujo de información eficiente con
todos los actores involucrados. Se ha establecido la conformación de Comités de Seguimiento
del programa con la participación de instancias públicas involucradas, organizaciones sociales y
gremios empresariales a nivel regional y nacional. Se cuenta con una Unidad de Coordinación.

Para la gestión adecuada con el entorno, el programa mantendrá un flujo de información


eficiente, mediante canales y mecanismos de comunicación con los actores involucrados.
Asimismo, establecerá un vínculo directo con las instancias públicas involucradas, las
organizaciones sociales y gremios empresariales a nivel nacional y regional, mediante la
conformación de Comités de Seguimiento del Programa. Los principales roles de los Comités
serán los de orientar la implementación de las directrices del programa; realizar análisis
periódicos de los avances y resultados; brindar asesoramiento específico; y hacer
recomendaciones para el ajuste, complementación o reorientación del programa, si
corresponde.

Esta instancia será responsable de la planificación y programación de actividades, estableciendo


metas y actividades orientadas a maximizar la eficiencia; supervisando la ejecución técnica y
financiera del programa; y, manteniendo un constante diálogo y flujo de información entre los
responsables, técnicos y socios de Fundación PUMA.

SIMBIOSIS S.R.L. 1-3


Fundación PUMA – Fondo Ambiental
Evaluación Ambiental Estratégica del Programa Forestal Baba Carapa
Informe Final: Capítulo 1

Unidad de Coordinación de la Gestión del PFBC

La Unidad de Coordinación se encargará de la articulación de los cuatro componentes y la


implementación de los temas transversales: pueblos indígenas, género y cambio climático, así
como acciones con organizaciones aliadas socias como: SNV, IDEPRO, IFC y Fundación Valles,
además de otros programas e instituciones como Bolhispania, CADEFOR, WWF, gobernaciones y
municipios, que se sumarán al programa en la medida en que los procesos se vayan ejecutando.

Presupuesto del Programa

El presupuesto total con el que se cuenta con los aportes de los diferentes donantes es de $us
21.869.161 para los 7 años de implementación del programa, de los cuales un 73% está
cubierto en partes iguales por Holanda y ASDI, y 22% por la Fundación PUMA. El 5% restante lo
gestionará también la Fundación a través de su unidad de Fundraising. La asignación del
presupuesto para el PFBC es la siguiente:

Tabla 1-1: Distribución del Presupuesto del PFBC

Monitoreo
Forestería Sistema Unidad
Asociatividad CONFOR &
comunitaria financiero coordinadora
evaluación
USD. USD. USD. USD. USD. USD.
8.440.900 3.483.520 306.600 7.430.822 1.112.650 1.094.700
40% 15% 1% 34% 5% 5%
Fuente: Elaboración propia.

1.2. Área de Intervención del Programa

El área de intervención del programa que ha sido definida por la Fundación PUMA, abarca la
zona de los bosques de producción forestal permanente, en el ámbito forestal maderable y no
maderable de Bolivia y que se encuentran en el norte del departamento de La Paz y
Cochabamba y los departamentos de Pando, Beni y Santa Cruz (Ver Figura 1-1).
Figura 1-1: Área de Intervención del PFBC

Fuente: Fundación PUMA, 2010

SIMBIOSIS S.R.L. 1-4


Fundación PUMA – Fondo Ambiental
Evaluación Ambiental Estratégica del Programa Forestal Baba Carapa
Informe Final: Capítulo 1

La cobertura del PFBC definida por la FPUMA se encuentra en la tabla 1-2:

Tabla 1-2: Cobertura del PFBC definida por FPUMA

Norte La Paz Guarayos Pando Total


Superficie actual bajo
Plan de Manejo Forestal 143.918 121.118 166.067 431.103
(ha)
Superficie potencial (ha) 92.004 106.300 156.162 354.466
Superficie actual con
proyectos de FPUMA 76.554 29.545 48.647 154.746
(ha)
Municipios involucrados 3 4 6 13
OFC/ASL potenciales 12 12 27 51
Fuente: Elaboración propia

En base a lo cual, dentro de toda el área de intervención del programa, FPUMA ha priorizado las
siguientes zonas: Ixiamas y San Buenaventura en el Norte de La Paz, Porvenir en Pando,
Riberalta en el Norte de Beni y en Santa Cruz Urubicha, Ascención de Guarayos y El Puente en
Guarayos y San Miguel de Velasco en la Chiquitania, como Áreas de Influencia Directa (AID).

Las zonas que han sido priorizadas por el programa se muestran en la tabla 1-3 (Ver también
figura 1-2). A solicitud de PUMA-FA se ha incluido además en el departamento del Beni el
municipio de San Borja con el bosque del Territorio Indígena Chimán.

Tabla 1-3: Área de Influencia Directa del PFBC

Departamento Provincia Municipio


Ixiamas
Norte de La Paz Iturralde
San Buenaventura
Porvenir
Pando Nicolás Suárez
Urubichá
Guarayos Ascensión de Guarayos
El Puente
Concepción
Santa Cruz Ñuflo de Chavez
San Javier
San Ignacio
Velasco San Miguel
San Rafael
Vaca Diez Riberalta
Beni
Gral. José Ballivián San Borja
Fuente: Elaboración propia

En tres de estas zonas priorizadas el PFBC implementará el componente 4: Centros


Comunitarios de Negocios Forestales (CONFOR), siendo las mismas: Porvenir en Pando, Ixiamas
en el Norte de La Paz y Urubichá en Santa Cruz. Para los cuales ha realizado a su vez una

SIMBIOSIS S.R.L. 1-5


Fundación PUMA – Fondo Ambiental
Evaluación Ambiental Estratégica del Programa Forestal Baba Carapa
Informe Final: Capítulo 1

definición de las áreas de influencia directa e indirecta en función a la capacidad de procesar


madera de las OFC para generar la sostenibilidad de los CONFOR.

1.2.1. Área de Influencia Directa del CONFOR

El área de influencia directa para los CONFOR ha sido definida por la Fundación como los
bosques de producción permanente en los municipios que se encuentran en un radio de 100 km
alrededor del sitio del CONFOR (Ver figura 1-2).

1.2.2. Área de Influencia Indirecta del CONFOR

Se ha definido como área de influencia indirecta de los CONFOR los municipios alrededor del
radio de los 100 km del sitio CONFOR que tienen bosques de producción permanente y por lo
tanto una parte de ellos está dentro del área directa del CONFOR (Ver figura 1-2).

Figura 1-2: Área de Influencia de los CONFOR


Fuente: Elaboración propia

SIMBIOSIS S.R.L. 1-6


Fundación PUMA – Fondo Ambiental
Evaluación Ambiental Estratégica del Programa Forestal Baba Carapa
Informe Final: Capítulo 1

1.3. Enfoque de la Evaluación Ambiental Estratégica

En general, la Evaluación Ambiental Estratégica (EAE) se ha difundido en el mundo en forma


menos rápida que la Evaluación de Impacto Ambiental (EIA). La principal razón de esta tasa
diferencial de crecimiento se debe a que la EIA se aplica principalmente a proyectos privados, o
a decisiones públicas concernientes a proyectos privados. En cambio, la EAE se aplica
directamente al ámbito de las políticas públicas, planes y programas, por lo que tiende a ser
percibida como una intromisión en aspectos tradicionalmente reservados a la discrecionalidad
por ejemplo de los gobiernos y/o de los promotores de programas.

Por ello, la posibilidad de que terceras partes, de carácter independiente, califiquen las
bondades o los problemas ambientales de políticas públicas, planes o programas hace que esta
metodología no sea muchas veces aceptada por los gobiernos u otros promotores de los
mismos.

Es cada vez más reconocida que la sola EIA de proyectos de inversión particulares no es
suficiente, especialmente en lo que compete a impactos acumulativos y a la planificación
espacial en que se insertan los proyectos de desarrollo. Es evidente que aun cuando los
métodos de la EAE y la EIA pueden ser similares en general, existen diferencias de escala y de
nivel político.

La escala de una EAE tiende a ser mucho más amplia que la de una EIA, porque en general la
acción propuesta contiene una cantidad de actividades diferentes y, por lo tanto, la gama de
impactos ambientales que se evalúa puede ser más amplia que en el caso de un proyecto único.
La EAE no llega al mismo nivel de detalle de la EIA puesto que se basa en un análisis estratégico
de las implicancias ambientales de la implementación de políticas, planes o programas. La EAE
se basa en el análisis de información secundaria por lo que en temas donde la información
secundaria no existe o no es suficiente no se realiza el análisis reportándose que se carece de
suficiente información al respecto.

La participación ciudadana en la EAE no debe confundirse con cogobierno. Al igual que en la EIA
que se aplica a proyectos privados, la participación ciudadana en la EAE debe ser considerada
sólo como un insumo adicional que ha de ser adecuadamente ponderado en la decisión política
final que adopten las autoridades.

La metodología para la EAE puede ser considerada como “el proceso global, formalizado y
sistemático para evaluar el impacto socio ambiental de una política, plan o programa y sus
alternativas. Las EAEs se llevan a cabo a nivel de política, plan y/o programa, con anterioridad a
la EIA de proyectos a las cuales dan origen. Las evaluaciones que se efectúan en diferentes
etapas del proceso de planificación deben ser coherentes entre sí, pero la metodología y el nivel
de detalle con que se evalúan los impactos ambientales serán diferentes a medida que las
políticas generales se traducen en programas y proyectos específicos.

La EAE no proporciona una solución, pero sí constituye un instrumento para ayudar al desarrollo
y tienen un gran potencial para aquellos que planifican, autorizan y ejecutan políticas, planes y
programas. Como instrumento la EAE puede permitir que se llegue a un equilibrio entre el deseo
legítimo de lograr crecimiento económico y la protección del medio ambiente.

SIMBIOSIS S.R.L. 1-7


Fundación PUMA – Fondo Ambiental
Evaluación Ambiental Estratégica del Programa Forestal Baba Carapa
Informe Final: Capítulo 1

1.3.1 La Evaluación Ambiental Estratégica PFBC

Existe un acuerdo de agosto del 2009 para la Armonización de Procedimientos para el Programa
Forestal Baba Carapa (PFBC) firmado entre el Estado de los Países Bajos representado por el
Ministro para la Cooperación al Desarrollo, la Agencia de Cooperación para el Desarrollo de
Suecia (ASDI), y la Fundación para la Protección y Uso Sostenible del Medio Ambiente (FPUMA),
donde se establece en el numeral 10 de Impacto Ambiental que PUMA efectuará un Estudio
Estratégico de Impacto Ambiental (EEIA)1 del Programa Forestal Baba Carapa en consulta con
los Donantes, que la copia del informe será tratado en reunión de Seguimiento y que PUMA -
FA se compromete a implementar las recomendaciones de la EAE en el PFBC.

1.3.2. Objetivos del Evaluación Ambiental Estratégica del PFBC

La presente EAE tiene los siguientes objetivos que han sido definidos por FPUMA:
Objetivo general:

Elaborar la Evaluación Ambiental Estratégica del Programa Forestal Baba Carapa (PFBC), en la
que se preverán los principios y lineamientos ambientales a ser aplicados en el programa.
Asimismo, la EAE permitirá identificar y describir las potenciales incidencias ambientales y
sociales del programa sobre las áreas geográficas de intervención y definir medidas para
prevenir, mitigar, eliminar, fortalecer y compensar2, según corresponda, tanto los potenciales
impactos negativos como los potenciales impactos positivos.

Objetivos específicos:

El Estudio de Evaluación Ambiental Estratégico (EAE Estratégico) del Programa Forestal Baba
Carapa (PFBC) tiene los siguientes objetivos específicos:

- Identificar y evaluar la situación existente dentro del área de influencia directa e


indirecta del PFBC, mediante la descripción del medio ambiente físico, biótico, socio
cultural y económico (línea base) y de los componentes sociales y ambientales que
tengan mayor probabilidad de cambiar por efectos de la implementación del programa.

- Identificar los impactos sociales y ambientales supeditados a la implementación del


programa en sus cuatro componentes principales: 1) Desarrollo Forestal Comunitario, 2)
Asociatividad Comunidad – Empresa, 3) Desarrollo de un Sistema de Financiamiento
Forestal Formal y 4) Centros Comunitarios de Negocios Forestales (CONFOR).

1
El acrónimo que se utiliza como EEIA es redundante y se confunde con el utilizado para la Evaluación de Impacto Ambiental de
Proyectos, pero ha sido transcrito tal cual se encuentra en los Términos de Referencia del Pliego de Condiciones en la sección
correspondiente a los objetivos. En el presente documento se utiliza el acrónimo EAE para referirse a la Evaluación Ambiental
Estratégica.

2
El término “compensar” utilizado en los términos de referencia no viene al caso en este tipo de evaluación, puesto que no se trata
de un Estudio de Evaluación de Impacto Ambiental de un proyecto, en todo caso se podría utilizar mejor el término de “reposición
de pérdidas”, si es que se da el caso. Sin embargo ha sido transcrito el objetivo tal cual ha sido elaborado en los Términos de
Referencia del Pliego de Condiciones, pero esta EAE no lo consideró por la aclaración que se hace.

SIMBIOSIS S.R.L. 1-8


Fundación PUMA – Fondo Ambiental
Evaluación Ambiental Estratégica del Programa Forestal Baba Carapa
Informe Final: Capítulo 1

- Evaluar y justificar desde el punto de vista social y ambiental, considerando criterios de


viabilidad económica, las alternativas para la implementación de los componentes 1 y 4,
son los que mayor impacto ambiental y social podrían generar, además de identificar las
cuestiones claves que deban ser consideradas en los EEIA de los CONFOR.

- Formular una estrategia detallada para las acciones del PFBC (plan de acción y
mitigación) con el objetivo de prevenir, minimizar, eliminar, mitigar, compensar y
fortalecer, según corresponda, tanto los potenciales impactos negativos como los
potenciales impactos positivos, en las comunidades y ecosistemas en donde se interviene
directamente.

- Identificar acciones claves para compensar los impactos sociales y ambientales indirectos
y de largo plazo, inducidos y ocasionados en sinergia con otros programas y proyectos.

- Realizar un diagnóstico del marco institucional para identificar la capacidad real para la
aplicación de medidas ambientales y aconsejadas en el Plan de Acción de la EAE y, en
caso de ser necesario, proponer las acciones pertinentes de fortalecimiento institucional
que permita la adecuada aplicación de dichas medidas.

En base a los objetivos planteados por la FPUMA, durante el inicio del PFBC, de acuerdo a los
requerimientos de los financiadores, se realizó la Evaluación Ambiental Estratégica para
identificar los posibles impactos ambientales y sociales, tanto positivos como negativos, de las
intervenciones planeadas, así como para delinear un plan estratégico de gestión ambiental para
el PFBC con recomendaciones para mitigar dichos impactos.

El contenido del presente Informe de Evaluación Ambiental Estratégica incluye los aspectos
legales e institucionales, los impactos ambientales probables de las actividades del programa y
una propuesta estratégica de gestión ambiental que deberán estar incluidos en el programa,
para garantizar su sostenibilidad ambiental.

1.3.3. Fundamentos del enfoque metodológico aplicado para la Evaluación Ambiental


Estratégica

A continuación se explican los fundamentos del enfoque metodológico a que sirvió de base para
el análisis realizado con la EAE.

Visión Sistémica

La visión sistémica permitirá comprender aspectos cuantitativos y cualitativos e interrelaciones


de factores endógenos3 y exógenos4 determinantes de la realidad de las comunidades,
poblaciones y los territorios (municipios) de influencia del PFBC, identificando si en el programa
se toma en cuenta a los siguientes actores (comunidades indígenas, comunidades campesinas,
agrupaciones sociales del lugar, vecinos, artesanos, productores, comerciantes, prestadores de
servicios), organizaciones (OTBs, asambleas, cabildos, federaciones, sindicatos), instituciones

3
Endógeno: Capital Sociocultural, Económico, Natural/Ambiental, Tecnológico, Organizacional.
4
Exógeno: Políticas Macro, Mercado, Tecnología e Innovaciones, Recursos Financieros.

SIMBIOSIS S.R.L. 1-9


Fundación PUMA – Fondo Ambiental
Evaluación Ambiental Estratégica del Programa Forestal Baba Carapa
Informe Final: Capítulo 1

(públicas y privadas), cultura (movimientos y redes de capital social) y complejidad (sistema de


relaciones).

Partir de un análisis local y su relación con el entorno regional, permitiendo una panorámica de
la ubicación geográfica, espacio y entorno general de los territorios; el aporte y función del PFBC
al territorio; la organización e institucionalidad; encadenamientos productivos, gobiernos locales
(Gobiernos Municipales) y otras instituciones públicas (Subprefecturas) o privadas (ONGs,
cooperación, otras empresas). Caracterizando la situación socioeconómica actual en la que se
encuentran la población en el municipio, con la finalidad de anticipar y evaluar los efectos de las
actividades de las comunidades como del Gobierno Municipal.

La metodología propuesta para lograr los objetivos y cumplir a cabalidad con el alcance de la
EAE comprende:

• Se combinarán técnicas de evaluación cualitativa y cuantitativa, para contar con


información de calidad, que será analizada, procesada e interpretada, tomando como
principio conductor la correspondencia con el Convenio Nº 169 de la OIT, la Ley Nº
1257 (Ley de Ratificación del Convenio 169 OIT), y demás normas conexas.

• Acopio y sistematización de información secundaria que tiene el PFBC (cuantitativa y


cualitativa), sistematización y confrontación de la información de interés del PFBC
como punto de partida, ya que su compresión y análisis servirá de línea de base.
Además, se consideró fuentes de información actualizada y confiable del Gobierno
Nacional, Departamental, Municipios y otras instituciones. La información obtenida se
organizó en una base de información, y estructuró en matrices comparativas, que
brindan una lista preliminar de los elementos indicados en el acápite del enfoque
sistémico.

• Visitas y entrevistas para enriquecer la información secundaria que posee el PFBC


(Cuantitativa y Cualitativa), que fue obtenida a través de observación directa y
entrevistas a informantes clave con los que el PFBC tiene relación directa e indirecta,
de manera que los resultados complementen los posibles sesgos propios de la
utilización de datos secundarios. Para este fin se elaboraron: guías para la observación
y descripción directa, cuestionarios estructurados y no estructurados y guías de
entrevistas para que la EAE considere variables “sensibles” para ser evaluadas de
manera retrospectiva y prospectiva.

• Técnicas de análisis, de procesamiento e interpretación de información, que se basaron


en el marco conceptual descrito. Por su importancia a continuación se presentan
algunos criterios e instrumentos básicos utilizados.

SIMBIOSIS S.R.L. 1-10


Fundación PUMA – Fondo Ambiental
Evaluación Ambiental Estratégica del Programa Forestal Baba Carapa
Informe Final: Capítulo 1

Tabla 1-4: Criterios e Instrumentos de relevamiento, análisis e interpretación


para la elaboración de la EAE

Componentes/ Variables Instrumentos


1. Identificar 1.1 Características Generales historia; estado de Análisis de información
las situación, mecanismos de apropiación del pueblo secundaria y primaria que
particularidades hacia el PFBC; rasgos particulares de acciones de posea PFBC.
del contexto desarrollo social; mecanismos de relacionamiento Entrevistas
municipal y de con los agentes de la red local; forma de
las OFC trabajo, variables e indicadores utilizados para
garantizar los productos/servicios ofrecidos en el
plano social (inventario de acciones y lecciones
aprendidas).
2. 2.1 Condiciones del Entorno, Historia, Política, Analizar la información del PFBC
Caracterización Clima, Ecología, Demografía, Diferenciación sobre:
socioeconómica Social. En general y específico para el tema Zonificación del territorio: matriz
del entorno forestal para zonificar el territorio,
2.2 Recursos del territorio para Lograr Medios de Análisis de recursos endógenos
Vida. Endógenos: Capital Natural, Capital disponibles por zona: Inventario
Económico Financiero, Capital Humano Capital y priorización (físicos, humanos,
Social; Exógenos emprendimientos privados,
2.3 Instituciones y Organizaciones: Procesos tecnológicos, socio-culturales,
Institucionales y Estructuras Organizativas, naturales)
2.4. Estrategias para el Logro de Medios de Vida. Análisis de recursos sociales:
Intensificación, Extensificación (Buenas Arco iris organizacional
prácticas), Diversificación de los Medios de vida, /institucional: mapeo
Migración organizacional público privado,
2.5 Resultados para el Logro de Medios de Vida matrices de prospección de
Sostenibles. Las estrategias de vida de la redes capital social y liderazgo.
población ; otras actividades económicas en la Técnicas de estratificación ,
zona; la producción agropecuaria; y servicios matriz de bienestar y acceso a
relacionados con la actividad económica recursos productivos
(financieros y de capacitación Bienestar y acceso a recursos
naturales
Flujograma de fuentes de
ingresos
Roles y responsabilidades
Procesos de innovación por
zona, recurso y grupo social
3. Indagar, el 3.1 Conocimiento y percepción Contexto del Revisión de documentos del
nivel de PFBC: Conocimientos locales sobre actividades PFBC
conocimientos del PFBC (retrospectiva/ prospectiva de impactos) entrevistas
respecto al Conocimiento Especifico de las actividades del Entrevistas a informantes Clave
PFBC y su PFBC (motivaciones, actitudes, percepciones) Línea del Tiempo
propuesta Prospección e Interpretación de demandas y
/regiones Líneas de tendencias
expectativas, “potenciales efectos que
seleccionadas Modelación y Construcción de
provocarán las operaciones forestales en los
Escenarios
grupos humanos”.
Alcance de las “medidas” a definir para hacerse
cargo de la “alteración significativa”.

SIMBIOSIS S.R.L. 1-11


Fundación PUMA – Fondo Ambiental
Evaluación Ambiental Estratégica del Programa Forestal Baba Carapa
Informe Final: Capítulo 1

Componentes/ Variables Instrumentos


4. Valorar el 4.1 Relaciones primarias: Familias Entrevistas a informantes Clave
impacto sobre 4.2 Relaciones con la comunidad:
los sectores 4.3 Sector Público: con otros municipios
sociales del ,Gobernación, gobierno nacional
entorno del
4.4 Otras instituciones: Gremios, ONGs,
PFBC, de las
Federaciones, medios de comunicación
comunidades y
de los GMs: 4.5. Percepción de la interrelación entre variables
“Valor por componente.
agregado
social”
• Instrumentos de análisis, finalmente, cada uno de los criterios esbozados, cuenta con
un instrumento de medición.

Metodología para el análisis socio-ambiental en la EAE del PFBC

Enfoque de “medios de vida sostenibles”

Scoones (1998 y DFID Inglaterra), “Un medio de vida está compuesto por las capacidades, los
capitales (humano, social, económico/financiero, natural) y las actividades necesarias para
sostener la vida. Un medio de vida es sostenible cuando puede responder y recuperarse a
cambios bruscos y estrés, y mantener o mejorar sus capacidades y capitales sin minar la base
de los recursos naturales”. En este marco, se consideran las características de las operaciones
forestales del Programa Baba Carapa y el contexto de los territorios de estudio (políticas,
historia, condiciones ambientales, dinámica social, entre otros factores), dando como resultado
información con valor agregado para que el programa planifique medidas de mitigación,
monitoreo y control.

Se identificaron potenciales efectos adversos y se plasmaron recomendaciones de medidas de


mitigación y prevención, clasificación y priorización indicativa de los efectos positivos y líneas de
acción específicas (a potenciar) capaces de generar estrategias de vida (Empleo Rural Agrícola-
ERA-, Diversificación/Empleo rural No agrícola ERNA/ Migración) en los territorios de estudio.
Buscando pasar de la corriente del asistencialismo basada en “la reacción a demanda” a la
propuesta en base a estrategias para la acción social, es decir “de la reacción por demanda a la
acción estratégica”.

La plataforma conceptual presentada anteriormente cuenta con metodologías e instrumentos


congruentes con lo requerido por los Términos de Referencia que permitió la comprensión e
interpretación de la realidad con mayor precisión para la formulación de sugerencias
pertinentes.

¿Qué es el enfoque de medios de vida sustentables?

Un análisis de los medios de vida de la población como base para la formulación de proyectos y
políticas. El análisis de medios de vida se aborda dentro del contexto de vulnerabilidad de los
grupos de población. Esto dentro del marco macroeconómico del país.

SIMBIOSIS S.R.L. 1-12


Fundación PUMA – Fondo Ambiental
Evaluación Ambiental Estratégica del Programa Forestal Baba Carapa
Informe Final: Capítulo 1

Los principios que guían el enfoque de medios sustentables de vida (MDV):

A. Estar centrado en la gente


B. Ser holístico
C. Tomar en cuenta las vinculaciones micro – macro
D. Estar orientado hacia la sustentabilidad

El concepto de medios de vida:


a) Los medios de vida son los mecanismos por medio de los cuales los hogares cubren sus
necesidades y enfrentan los choques externos. El enfoque examina las estructuras y los
procesos:

• Las instituciones formales o informales, las organizaciones, políticas o leyes que


pueden afectar.

• El acceso al capital, a las estrategias para lograr medios de vida, a la posibilidad


de formar organizaciones y de incidir en las políticas.

• El aprovechamiento de los diferentes tipos de capital.

• Los retornos económicos y sociales a cualquier estrategia de medios de vida.

b) Definición: Pobreza rural es el bajo acceso a y/o la baja dotación con los activos de
medios de vida (capital natural, humano/cultural, social/político, físico y financiero) que
tiene como consecuencia bajas capacidades y destrezas para vivir una vida digna y sana,
generar un nivel mínimo de bienestar y participar en procesos de toma de decisión y la
sociedad como tal. (CATIE's Approach to Rural Poverty Reduction,2007).

Características:

Los proyectos de Innovación y Desarrollo (I&D) en países en desarrollo precisan enfoques que
permitan entender las realidades y necesidades de poblaciones locales. Las metas de los
procesos de I&D deben ser compatibles con las estrategias de vida rurales. Los pobres rurales
son buenos aliados para la conservación de los recursos naturales.

A menudo disyuntivas (trade-offs) entre desarrollo socioeconómico y conservación. Procesos de


concientización, transparencia y negociación. El PFBC debe buscar una mejor reconciliación
entre desarrollo socioeconómico y conservación y desarrollar una serie de conceptos y
metodologías con base en diferentes enfoques.

Enfoques de medios de vida de alta importancia para mayor impacto sobre reducción de la
pobreza rural y la conservación de los RR.NN.

Enfoque de cadena de valor agrega realismo económico, oportunidades y retos para pequeños
productores en mercados cada vez más globalizados.

SIMBIOSIS S.R.L. 1-13


Fundación PUMA – Fondo Ambiental
Evaluación Ambiental Estratégica del Programa Forestal Baba Carapa
Informe Final: Capítulo 1

El enfoque de medios de vida permite determinar la compatibilidad entre el desarrollo


empresarial rural y las estrategias de vida rurales.

El enfoque multi-cadena con perspectiva de medios de vida permite desarrollo económico local
con rostro social.

Enfoques territoriales fortalecen la dimensión territorial para el desarrollo de medios de vida


sostenibles con base en el uso sostenible y la conservación de los RR.NN.

Pluralismo de enfoques plantea retos y requiere de:

• Diálogo continuo entre ciencias naturales y ciencias sociales/humanas.

• Capacidad de análisis crítico para identificar ventajas y desventajas de los diferentes


enfoques.

Ponderación de la importancia de los enfoques acorde a las realidades y necesidades de
cada proceso de I&D.

• Claridad conceptual en la planificación de procesos de I&D y sistemas de M&E que midan


disyuntivas ("trade-offs") y que permitan ajustes continuos.

• No existen recetas. Gestión adaptativa (learning project) basada en procesos de


conceptualización, negociación, ejecución, reflexión, sistematización y reorientación.

El concepto de RESILIENCIA

“La capacidad del sistema, la comunidad o la sociedad potencialmente expuesta a un peligro


para adaptarse, al resistir o cambiar con el fin de alcanzar o mantener un nivel aceptable de
funcionamiento y estructura.”

¿Qué hace sustentables a los medios de vida de la población?

La resiliencia en la fase de los choques y tensiones externas. La capacidad para mantener la


productividad de los recursos naturales en el más largo plazo. La posibilidad o la habilidad para
no socavar o comprometer las opciones abiertas a otros para lograr sus medios de vida.

1.4 Áreas de Influencia Directa (AID) e Indirecta (AII) del PFBC para le EAE

La EAE al ser un instrumento de análisis de las implicancias ambientales que tienen políticas,
planes y programas (PPP), dentro de su metodología requiere de la definición de las Áreas de
Influencia Directa e Indirecta, puesto que normalmente las escalas territoriales que abarcan PPP
son extensas y lo que se busca es delimitar el espacio territorial a zonas más reducidas lo cual
permite concentrar el análisis espacialmente, sin descuidar posibles relaciones que podrían
haber con otras áreas que se encuentran en los alrededores del área misma de intervención
directa de PPP.

SIMBIOSIS S.R.L. 1-14


Fundación PUMA – Fondo Ambiental
Evaluación Ambiental Estratégica del Programa Forestal Baba Carapa
Informe Final: Capítulo 1

En este sentido el AID es el espacio físico donde se intervendrán con determinados proyectos
del programa, comprende las entidades político administrativas vinculadas con la ejecución
directa de las intervenciones del programa, a esta área se incorporan todos los espacios con
estatus legal especial como es el caso de las áreas protegidas, próximas o superpuestas al área
donde se ejecutarán los proyectos, lo que permite focalizar el análisis a las dinámicas y
relaciones actuales de los sistemas naturales y humanos y poder prospectar las tendencias. El
AII es aquel territorio donde se prevé la manifestación de efectos ambientales y sociales
directos e indirectos producto de la implementación de las intervenciones del programa; está
vinculado con la definición del conjunto de estrategias para la planificación y toma de decisiones
necesarias ambientales, sociales, económicas y institucionales a fin de potenciar la
sostenibilidad, desarrollo y el comportamiento ambiental y social de las intervenciones del
programa.

Para la EAE se realizó el análisis respectivo en base a criterios predefinidos, considerándose las
características del PFBC, sus componentes y su área de intervención total y la priorizada. Donde
en función a las intervenciones que se vayan a realizar con acciones directas y concretas en
alguno de sus cuatro componentes en un determinado espacio territorial que sea priorizado, se
producirá un determinado impacto sobre los diferentes factores ambientales, dentro del área de
intervención.

Este análisis permitió definir tanto el Área de Influencia Directa como Indirecta del Programa. Es
así que cualquier área donde se realizará alguna acción con el PFBC en alguno de sus
componentes es un AID, mientras que las áreas dentro del área total de intervención del
programa que no tienen ninguna acción concreta se constituye en el AII

Por las características del PFBC, que hace que cualquier zona en el área de intervención total del
programa se constituye en una potencial AID, se ha estructurado la línea de base para la EAE
considerándose las seis regiones productoras que abarca el PFBC, sin diferenciar AID ó AII.

Los criterios de análisis generales usados para la definición de estas áreas se muestran en la
tabla 1-5.

Tabla 1-5: Criterios para la definición de áreas de influencia directa e indirecta del PFBC

AREA DE INFLUENCIA DIRECTA


Social Ambiental
Existencia de áreas forestales de producción permanente
Municipios involucrados en las que actualmente el programa tiene previsto
desarrollar actividades
Relación entre CONFOR y OFC o ASL Existencia de concesiones forestales
Accesos viales o áreas de conexión
entre sitios de emplazamiento de
Existencia de ASL y/o OFC
actividades del programa

Existencia de CONFOR
Existencia de alguna otra actividad del programa en sus 4
componentes.

SIMBIOSIS S.R.L. 1-15


Fundación PUMA – Fondo Ambiental
Evaluación Ambiental Estratégica del Programa Forestal Baba Carapa
Informe Final: Capítulo 1

AREA DE INFLUENCIA INDIRECTA


Social Ambiental
Existencia de áreas forestales de producción permanente
Municipios adyacentes involucrados dentro del área definida por PUMA-FA y en la que a futuro
se pueden desarrollar actividades del programa.
Existencia de TCOs y/o TIOCs Posibilidad de afectación de Ecorregiones
Existencia de cadenas productivas Posibilidad de afectación de Subcuencas
Posibilidad de afectación de áreas con importante estado
Existencia de redes sociales
de conservación y/o bajo algún sistema de protección
Fuente: Elaboración propia

1.4.1 Área de Influencia Directa (AID) del Programa

Se considera como Área de Influencia Directa (tabla 1-4), a las Tierras de los Bosques de
Producción Forestal Permanente (TPFP) donde se encuentran las regiones productoras
forestales: Amazonía, Preandino Amazónico, Choré, Guarayos, Chiquitania y Bajo Paragua, en el
norte de los departamentos de La Paz, Cochabamba y Santa Cruz, y los departamentos de
Pando y Beni, donde actualmente el programa pretende trabajar con alguno de sus
componentes.

Figura 1-3: Área de Influencia Directa del PFBC


Fuente: Elaboración propia

SIMBIOSIS S.R.L. 1-16


Fundación PUMA – Fondo Ambiental
Evaluación Ambiental Estratégica del Programa Forestal Baba Carapa
Informe Final: Capítulo 1

En este contexto, el AID incluye las regiones priorizadas por el programa para trabajar y en las
que desarrollará sus actividades con la ejecución de cualquier componente incluido en su
diseño, que por ejemplo, en el caso de los CONFOR, viene a ser el radio de los 100 km
alrededor que ha sido definido como algo tangible por el PFBC

1.4.2 Área de Influencia Indirecta (AII) del Programa

Se define como área de influencia indirecta a todas las Tierras de los Bosques de Producción
Forestal Permanente (TPFP) donde se encuentran las regiones productoras forestales:
Amazonía, Preandino amazónico, Choré, Guarayos, Chiquitanía y Bajo Paragua en el norte de
los departamentos de La Paz, Cochabamba y Santa Cruz, y los departamentos de Pando y Beni,
en las cuales el programa podría desarrollar actividades a futuro, incluyendo aquellas
regiones adyacentes a los bosques y que son incluidas por los criterios ecológicos, sociales y
económicos que las vinculan con estas áreas boscosas (Ver figura 1-3)

Figura 1-4: Área de Influencia Indirecta del PFBC


Fuente: Elaboración propia

SIMBIOSIS S.R.L. 1-17


Fundación PUMA – Fondo Ambiental
Evaluación Ambiental Estratégica del Programa Forestal Baba Carapa
Informe Final: Capítulo 1

1.5. Análisis de suficiencia de información existente para el área de influencia del


PFBC

Al tratarse de un análisis estratégico, la línea de base de la EAE se la construye en base a


información secundaria existente proveniente de fuentes oficiales y publicadas. Para la EAE del
PFBC se ha estructurado la línea de base con información secundaria disponible sobre las
características ecológicas, ambientales, socioeconómica y culturales de las seis regiones
productoras que abarca, por tratarse de AID potenciales para el PFBC, utilizándose en el caso
del componente socioeconómico y cultural el municipio como unidad mínima de análisis.

Si bien la línea de base estructurada para la EAE (ver capítulos 3 y 4) se ha realizado con
información secundaria existente, de fuentes publicadas, lo más actualizadas posible, se ha
tropezado con la falta de información sobre varios aspectos como es el caso del estado de
conservación actual de las regiones productoras, por otro lado no existe información homogénea
para cada una de las regiones productoras. Mucha información existente no está desagregada a
nivel de las regiones productoras, por lo que en estos casos se la ha tomado como parte de las
características generales de toda el área de intervención del PFBC y solo en los aspectos que ha
sido posible disgregar por cada una de las seis zonas productoras se ha diferenciado por cada
región.

Para los fines que persigue la EAE, con la información disponible se ha podido construir una
línea de base del área de intervención del PFBC que abarca tanto el AID y AII, lo cual ha
permitido realizar la correspondiente evaluación.

El PFBC para temas específicos que requiera para su implementación y monitoreo como es el
caso del estado de conservación, bosques de alto valor para la conservación, aguas, erosión,
aspectos socioeconómicos y culturales, deberá elaborar líneas de base o actualizar información
en las AID y en las AII que pretenda intervenir, aspecto que le permitirá medir el impacto de
sus intervenciones en el tiempo.

En la siguiente tabla se muestra las características de la información disponible que sirvió para
estructurar la línea de base para la EAE del PFBC.

Tabla 1-6: Características de la información secundaria disponible para las regiones


productoras que abarca el PFBC

Información Características

Situación del sector forestal No desagregada, actualizada, no completa.


Información de especies Insuficiente para las áreas especificas del proyecto, se tiene
estudios que incorporan a ciertas áreas del proyecto de manera
puntual.
Amenazas No completa por el nuevo hermetismo con la información en las
fuentes oficiales. La información disponible en su mayor parte
esta desactualizada.
Vulnerabilidad Información no desagregada, se encuentra a nivel municipal.
Información socio El nivel es agregado a nivel municipal, con poca información
demográfica base actualizada y se basa en estimaciones de los censos antiguos y
proyecciones.

SIMBIOSIS S.R.L. 1-18


Fundación PUMA – Fondo Ambiental
Evaluación Ambiental Estratégica del Programa Forestal Baba Carapa
Informe Final: Capítulo 1

Información Características

Áreas Protegidas y Reservas Desagregada, Con información algo desactualizada en algunos


Forestales temas como planes de manejo ya que se encuentran en
proceso de elaboración.
Cambio Climático No desagregada, No permite una aproximación a las áreas de
trabajo.
Estado de conservación Ibish 2001, información antigua y desactualizada generada a
partir de datos globales con la información disponible para la
fecha.
Focos de calor Información completa hasta la fecha de cierre proveniente de
las alertas de focos de calor del país generadas por el INPE
Brasil.
Situación ambiental Desagregada, generada a partir de la información dispersa para
las áreas.
Otra información geo- No disponible en toda la temática, en su mayoría es
referencial información para años pasados entre el 2001 y 2008.
Socio-económica-cultural Desagregada por municipio, fuente oficial INE en base a datos
del Censo 2001 Insuficiente para las comunidades.
Especialmente en Pando donde han movilizado gran cantidad
de gente.
Riberalta ha tenido un crecimiento menor pero significativo por
datos extraoficiales.
La recomendación es que en cada comunidad a intervenir se
realice una línea de base.
Toda la información que se tiene de las regiones no es
actualizada, debido a la dinámica actual, en los dos o hasta tres
últimos años ha habido cambios sustanciales en todos los
ámbitos en las regiones por la política de intervención del
gobierno.
Género No hay información suficiente. Se tuvo acceso al estudio sobre
la consultoría de género del PFBC, recién en Febrero 2011.
Redes sociales No hay información
Normas de alcance nacional Actualizada, en función a publicación de la Gaceta Oficial de
Bolivia.
Normas sectoriales Actualizada en función a resoluciones emitidas por la ABT y por
el Ministerio de Medio Amiente y Agua.
Información sobre políticas Actualizada, UNIDAD DE ANÁLISIS DE POLÍTICAS SOCIALES Y
sectoriales, ECONÓMICAS, estudios sectoriales, área macro-sectorial,
“Tomo IX - El sector Forestal”, octubre de 2009. La Paz –
Bolivia; y Política Nacional para la gestión integral de los
bosques, Ministerio de Desarrollo Rural, Agropecuario y Medio
Ambiente, 2008

SIMBIOSIS S.R.L. 1-19


Fundación PUMA – Fondo Ambiental
Evaluación Ambiental Estratégica del Programa Forestal Baba Carapa
Informe Final: Capítulo 1

Tabla 1-7: Características de la información secundaria disponible para las regiones


productoras que abarca el PFBC por Regiones

Pando (Porvenir)

Información Características

Derechos forestales vigentes Información obtenida sobre la base digital y Resoluciones


Administrativas de la SF hasta 2008. Base geo-referencial digital
no accesible en la ABT
Estado actual de la implementación No existente y/o no accesible en la ABT
de Planes de manejo de bosques
bajo PGMF
Nº PGMF aprobados y vigentes Actualizada hasta marzo 2010 obtenida de la Base Digital de la
ABT (no oficial)
Fiscalización o monitoreo al No actualizada ni accesible en la ABT
aprovechamiento forestal
Aprovechamiento forestal ilegal No cuantificada y/o existente
Cadena productiva: Desactualizada y/o relativamente consistente
aprovechamiento, transformación
primaria y secundaria de productos
forestales
Productos NO Maderables Existente y/o relativamente consistente (Castaña) porque
generalmente incluye la producción de Ixiamas en el total.
Señalada en los en PMOT municipales
Degradación de los bosques No accesible y/o disponible en la ABT. Calculada en base a la
(Superficie) superficie e POAF aprobados por la SF/ABT
Deforestación No cuantificada y/o existente por región o es referencial. Señalada
en los en PMOT municipales
Incendios forestales No cuantificada y/o existente por región. Señalada en los en PMOT
municipales
Impacto del aprovechamiento No cuantificada y/o existente por región
forestal sobre la biodiversidad
Sedimentación de cursos de agua No cuantificada y/o existente por región. Señalada en los en PMOT
municipales
Erosión No cuantificada y/o existente por región
Uso actual del suelo Desactualizado. Señalada en los en PMOT municipales
Saneamiento de la tierra Desactualizada y no accesible en el INRA. Señalada en los en
PMOT municipales no presentada oficialmente
Certificación Forestal Existente actualizada en el CFV

SIMBIOSIS S.R.L. 1-20


Fundación PUMA – Fondo Ambiental
Evaluación Ambiental Estratégica del Programa Forestal Baba Carapa
Informe Final: Capítulo 1

La Paz (Ixiamas)

Información Características

Derechos forestales vigentes Información obtenida sobre la base digital y Resoluciones


Administrativas de la SF hasta 2008. Base geo-referencial digital
no accesible en la ABT
Estado actual de la implementación No existente y/o no accesible en la ABT
de Planes de manejo de bosques
bajo PGMF
Nº PGMF aprobados y vigentes Actualizada hasta marzo 2010 obtenida de la Base Digital de la
ABT (no oficial)
Fiscalización o monitoreo al No actualizada ni accesible en la ABT
aprovechamiento forestal
Aprovechamiento forestal ilegal No cuantificada y/o existente
Cadena productiva: No completa, muy general basada en informes de CADEFOR y
aprovechamiento, transformación WWF
primaria y secundaria de productos
forestales
Productos NO Maderables No existente y/o relativamente consistente (Castaña) en PMOT
municipales
Degradación de los bosques No accesible y/o disponible en la ABT. Calculada en base a la
(Superficie) superficie e POAF aprobados por la SF/ABT
Deforestación No cuantificada y/o existente, es referencial
Incendios forestales No cuantificada y/o no existente. Señalada en los en PMOT
municipales
Impacto del aprovechamiento No cuantificada y/o no existente
forestal sobre la biodiversidad
Sedimentación de cursos de agua No cuantificada y/o no existente
Erosión No cuantificada y/o no existente
Uso actual del suelo Desactualizado. Señalada en los en PMOT municipales
Saneamiento de la tierra Desactualizada y no accesible en el INRA.
Certificación Forestal Existente actualizada en el CFV

Guarayos

Información Características

Derechos forestales vigentes Información obtenida sobre la base digital y Resoluciones


Administrativas de la SF hasta 2008. Base geo-referencial digital
no accesible en la ABT
Estado actual de la implementación No existente y/o no accesible en la ABT
de Planes de manejo de bosques
bajo PGMF
Nº PGMF aprobados y vigentes Actualizada hasta marzo 2010 obtenida de la Base Digital de la
ABT (no oficial)
Fiscalización o monitoreo al No actualizada ni accesible en la ABT
aprovechamiento forestal
Aprovechamiento forestal ilegal No cuantificada y/o existente. Señalada en los en PMOT

SIMBIOSIS S.R.L. 1-21


Fundación PUMA – Fondo Ambiental
Evaluación Ambiental Estratégica del Programa Forestal Baba Carapa
Informe Final: Capítulo 1

Información Características

municipales
Cadena productiva: Completa, basada en informes de BOLFOR II y CADEFOR
aprovechamiento, transformación
primaria y secundaria de productos
forestales
Productos NO Maderables No existente y/o relativamente consistente de algunos productos
en PMOT municipales
Degradación de los bosques No accesible y/o disponible en la ABT. Calculada en base a la
(Superficie) superficie e POAF aprobados por la SF/ABT
Deforestación No cuantificada y/o existente, es referencial. Señalada en los en
PMOT municipales
Incendios forestales No cuantificada y/o existente por región. Señalada en los en PMOT
municipales y Plan de manejo de las Reserva de fauna Silvestre
Ríos Blanco y Negro
Impacto del aprovechamiento No cuantificada y/o no existente
forestal sobre la biodiversidad
Sedimentación de cursos de agua No cuantificada y/o no existente
Erosión No cuantificada y/o no existente. Señalada en los en PMOT
municipales y Plan de manejo de las Reserva de fauna Silvestre
Ríos Blanco y Negro
Uso actual del suelo Desactualizado. Señalada en los en PMOT municipales
Saneamiento de la tierra Desactualizada y no accesible en el INRA
Certificación Forestal Existente actualizada en el CFV

Chiquitania

Información Características

Derechos forestales vigentes Información obtenida sobre la base digital y Resoluciones


Administrativas de la SF hasta 2008. Base geo-referencial digital
no accesible en la ABT
Estado actual de la implementación No existente y/o no accesible en la ABT
de Planes de manejo de bosques
bajo PGMF
Nº PGMF aprobados y vigentes Actualizada hasta marzo 2010 obtenida de la Base Digital de la
ABT (no oficial)
Fiscalización o monitoreo al No actualizada ni accesible en la ABT
aprovechamiento forestal
Aprovechamiento forestal ilegal No cuantificada y/o existente. Señalada en los PMOT municipales
Cadena productiva: No completa, desactualizada
aprovechamiento, transformación
primaria y secundaria de productos
forestales
Productos NO Maderables No existente y/o relativamente consistente en algunos productos
en PMOT municipales
Degradación de los bosques No accesible y/o disponible en la ABT. Calculada en base a la
(Superficie) superficie e POAF aprobados por la SF/ABT

SIMBIOSIS S.R.L. 1-22


Fundación PUMA – Fondo Ambiental
Evaluación Ambiental Estratégica del Programa Forestal Baba Carapa
Informe Final: Capítulo 1

Información Características

Deforestación No cuantificada y/o existente, es referencial. Señalada en los en


PMOT municipales
Incendios forestales No cuantificada y/o existente por región. Señalada en los en PMOT
municipales
Impacto del aprovechamiento No cuantificada y/o no existente
forestal sobre la biodiversidad
Sedimentación de cursos de agua No cuantificada y/o no existente
Erosión No cuantificada y/o no existente
Uso actual del suelo Desactualizado. Señalada en los en PMOT municipales
Saneamiento de la tierra Desactualizada y no accesible en el INRA
Certificación Forestal Existente actualizada en el CFV

Bajo Paraguá

Información Características

Derechos forestales vigentes Información obtenida sobre la base digital y Resoluciones


Administrativas de la SF hasta 2008. Base geo-referencial digital
no accesible en la ABT
Estado actual de la implementación No existente y/o no accesible en la ABT
de Planes de manejo de bosques
bajo PGMF
Nº PGMF aprobados y vigentes Actualizada hasta marzo 2010 obtenida de la Base Digital de la
ABT (no oficial)
Fiscalización o monitoreo al No actualizada ni accesible en la ABT
aprovechamiento forestal
Aprovechamiento forestal ilegal No cuantificada y/o existente. Señalada en los PMOT municipales
Cadena productiva: No existente es desactualizada
aprovechamiento, transformación
primaria y secundaria de productos
forestales
Productos NO Maderables No cuantificada. Señalada en los en PMOT municipales
Degradación de los bosques No accesible y/o disponible en la ABT. Calculada en base a la
(Superficie) superficie e POAF aprobados por la SF/ABT
Deforestación No cuantificada y/o existente, es referencial. Señalada en los en
PMOT municipales y Plan de manejo de las Reserva de fauna
Silvestre Rios Blanco y Negro
Incendios forestales No cuantificada y/o existente por región. Señalada en los en PMOT
municipales
Impacto del aprovechamiento No cuantificada y/o no existente
forestal sobre la biodiversidad
Sedimentación de cursos de agua No cuantificada y/o no existente
Erosión No cuantificada y/o no existente
Uso actual del suelo Desactualizado. Señalada en los en PMOT municipales
Saneamiento de la tierra No accesible en el INRA
Certificación Forestal Existente actualizada en el CFV

SIMBIOSIS S.R.L. 1-23


Fundación PUMA – Fondo Ambiental
Evaluación Ambiental Estratégica del Programa Forestal Baba Carapa
Informe Final: Capítulo 1

Chore

Información Características

Derechos forestales vigentes Información obtenida sobre la base digital y Resoluciones


Administrativas de la SF hasta 2008. Base georeferencial digital
no accesible en la ABT
Estado actual de la implementación No existente y/o no accesible en la ABT
de Planes de manejo de bosques
bajo PGMF
Nº PGMF aprobados y vigentes Actualizada hasta marzo 2010 obtenida de la Base Digital de la
ABT (no oficial)
Fiscalización o monitoreo al No actualizada ni accesible en la ABT
aprovechamiento forestal
Aprovechamiento forestal ilegal No cuantificada y/o existente. Señalada en los PMOT municipales
Cadena productiva: No existente
aprovechamiento, transformación
primaria y secundaria de productos
forestales
Productos NO Maderables No existente y/o relativamente consistente en algunos productos
en PMOT municipales
Degradación de los bosques No accesible y/o disponible en la ABT. Calculada en base a la
(Superficie) superficie e POAF aprobados por la SF/ABT
Deforestación No cuantificada y/o existente, es referencial. Señalada en los en
PMOT municipales
Incendios forestales No cuantificada y/o existente por región. Señalada en los en PMOT
municipales
Impacto del aprovechamiento No cuantificada y/o no existente
forestal sobre la biodiversidad
Sedimentación de cursos de agua No cuantificada y/o no existente
Erosión No cuantificada y/o no existente
Uso actual del suelo No existente
Saneamiento de la tierra No accesible en el INRA
Certificación Forestal Existente actualizada en el CFV

SIMBIOSIS S.R.L. 1-24


CAPITULO 2

ANÁLISIS DE LAS IMPLICANCIAS DEL MARCO


LEGAL E INSTITUCIONAL PARA EL PROGRAMA

SIMBIOSIS S.R.L.
Servicios Integrales en Medio Ambiente
CAPITULO 2

ANÁLISIS DE LAS IMPLICANCIAS DEL


MARCO LEGAL E INSTITUCIONAL PARA EL
PROGRAMA
2.1. La Constitución Política del Estado (CPE) y los Bosques

El Gobierno de Bolivia está implementando una serie de iniciativas para integrar los
aspectos ambientales en las políticas de desarrollo y para reducir la deforestación y
degradación de bosques. La misma constitución política, con su enfoque del “vivir bien”
promueve un desarrollo en armonía con la naturaleza. La formulación de una nueva
política ambiental, nueva ley forestal y de nuevas estrategias como la Estrategia Nacional
Bosque muestran un interés de vincular el tema ambiental y los bosques en las políticas
nacionales. Sin embargo, esto ha tenido en la práctica resultados contradictorios debido a
la ocupación de tierras, propiedades y concesiones forestales por parte de campesinos que
se sienten alentados por la política gubernamental de distribución de tierras, y que la
interpretan como una luz verde para efectuar dichas ocupaciones.

En años recientes el sector ambiental ha experimentado un crecimiento significativo de las


iniciativas privadas y públicas de conservación estimulado tanto por el Gobierno como por
las ONGs. Estas iniciativas incluyen el fortalecimiento de la gobernabilidad, la promoción
de las empresas forestales y del manejo integral del bosque. La comunidad de donantes
ha desempeñado un rol fundamental contribuyendo al desarrollo de los sectores
ambiental, forestal y rural. ASDI, Holanda, FAO, GTZ, USAID, PNUD-GEF y la UE han
estado entre los principales cooperantes en el sector forestal y para la conservación de la
biodiversidad. Además, el país recibe una asistencia específica para REDD, a través de UN-
REDD, FCPF, las cooperaciones alemana y danesa.

La nueva Constitución Política del Estado establece las bases para la construcción del
nuevo Estado Plurinacional Comunitario, mediante la incorporación de las naciones y
pueblos indígena originario campesinos a los que se garantiza su libre determinación que
consiste en su derecho a la autonomía, al autogobierno, a su cultura, al reconocimiento de
sus instituciones y a la consolidación de sus entidades territoriales. La CPE incorpora
también una temática esencial, el Medio Ambiente, que no estaba presente en la anterior
Constitución, ahora tiene gran relevancia puesto que su tratamiento y su relación con las
naciones y pueblos indígena originario campesinos forma parte de la nueva concepción del
desarrollo. Se establece que el Estado promoverá las actividades de conservación y
aprovechamiento sustentable, la generación de valor agregado de sus productos, la
rehabilitación y reforestación de áreas degradadas. Se busca la administración integral,
participativa, compartida y equitativa de la selva amazónica.

En este marco se ha diseñado el Programa Forestal Baba Carapa (PFBC) que busca lograr
emprendimientos productivos inclusivos, con identidad cultural, rentabilidad comercial y
responsabilidad ambiental y social.
Fundación PUMA – Fondo Ambiental
Evaluación Ambiental Estratégica del Programa Forestal Baba Carapa
Informe Final Capítulo 2

El programa ha sido diseñado tomando en consideración el nuevo marco constitucional, y


en este sentido reconoce y aplica los mandatos de la CPE incorporando como eje
fundamental el derecho de la población en general y de los pueblos indígena originario
campesinos a vivir en un medio ambiente sano, con manejo y aprovechamiento adecuado
de los ecosistemas.

En el documento “Anexo I” marco legal vigente para el sector forestal” se procedió a


realizar una descripción de los diferentes elementos que conforman el régimen forestal
vigente en Bolivia, por lo que en el presente documento haremos referencia a elementos
descritos con mayor amplitud en dicho documento.

La CPE reconoce el derecho de las naciones y pueblos indígena originario campesinos a la


consulta previa y obligatoria para aprobar leyes susceptibles de afectar a los pueblos y
para la explotación de los recursos naturales no renovables y el derecho a la participación
en los beneficios de la explotación de los recursos naturales y el derecho al uso y
aprovechamiento exclusivo de los recursos naturales renovables. De igual manera
reconoce el Territorio Indígena Originario Campesino (TIOC) otorgándose a los pueblos
indígenas posibilidad de convertirse en una entidad territorial con capacidad de
gobernarse, auto legislarse, gestionar sus recursos fiscales y elegir directamente a sus
autoridades.

El PFBC, plantea el desarrollo y fortalecimiento de organizaciones forestales comunitarias,


en sus diferentes etapas de manera que las OFC puedan no sólo organizarse sino también
lograr el aprovechamiento sostenible de sus recursos naturales y lograr mayores
beneficios. Las OFC contaran también con los elementos para el ejercicio del control
social a las actividades de aprovechamiento de sus recursos forestales.

El mismo hecho del reconocimiento al derecho de los pueblos Indígena Originario


Campesinos al autogobierno y a la gestión de sus recursos fiscales y recursos naturales,
así como el Art. 388 que dispone que las comunidades indígena originario campesinas
situadas dentro de áreas forestales serán titulares del derecho exclusivo de su
aprovechamiento y de su gestión, facilita el desarrollo de este componente del PFBC
puesto que con las nuevas normas legales que vienen a apoyar a este mandato
constitucional se están estableciendo las bases para que las comunidades indígenas estén
adecuadamente protegidas y cuenten con el debido respaldo legal para lograr el desarrollo
de emprendimientos productivos, como entidades jurídicas de derecho y participar en el
movimiento económico nacional. Todo ello reconociendo y afirmando los logros de los
pueblos indígenas en los últimos años.

Por otra parte, la CPE en su art. 355 establece que la industrialización y comercialización
de los recursos naturales será prioridad del Estado, lo que va de la mano con los
componentes 2 y 3 del PFBC referidos a la asociatividad con la empresa privada y con el
establecimiento de los Centros Comunitarios de Negocios Forestales – CONFOR.

En cuanto a la estructura y organización territorial del Estado, en el “Anexo I” Marco


Legal, se explica la nueva concepción de las Autonomías y sus niveles Departamental,
Regional Municipal e indígena originario campesino. Si bien las competencias del nivel
Central del Estado están claramente definidas, las competencias compartidas y

SIMBIOSIS S.R.L. 2-2


Fundación PUMA – Fondo Ambiental
Evaluación Ambiental Estratégica del Programa Forestal Baba Carapa
Informe Final Capítulo 2

concurrentes de los gobiernos autónomos departamentales y municipales (ver Tabla 1 del


“anexo I” Marco Legal) si bien están señaladas de manera general todavía se deberán
compatibilizar al momento de aplicar las políticas, planes y programas.

De igual manera se deben considerar la adecuación de los Gobiernos departamentales y


municipales a las Autonomías, puesto que de acuerdo a lo establecido en la Ley Marco de
Autonomías y descentralización la organización institucional de los gobiernos
Departamentales y Municipales deberán ser establecidos en sus Estatutos Autonómicos y
Cartas Orgánicas.

Sin embargo, no debe perderse de vista las atribuciones y competencias de cada una de
las Autonomías Departamentales, Regionales, Municipales e Indígena Originario
Campesinas, ya sea en forma exclusiva o en forma concurrente o compartida.

Con este fin, se plantea la regionalización del país, con la idea de reconstruir unidades
socio-culturales. En el fondo, la idea de regionalización encierra la propuesta de
descentralización del actual Gobierno denominada “Estado Multinacional y Comunitario”.
Cada una de estas regiones se estructurará como un nivel intermedio entre lo municipal y
lo departamental y estarán dotadas de capacidades administrativas, económicas y políticas
territoriales. La Comunidad será la célula de la organización regional y sus autoridades
tradicionales locales asumirán un rol preponderante pues estarán dotadas de
responsabilidades y competencias públicas para su participación legal y legítima en los
llamados Comités de Desarrollo Regional, que a su vez dependerán del Comité de
Desarrollo Nacional.

Esta instancia nacional es un espacio consultivo y de concertación de políticas públicas,


conformado por representantes de los distintos movimientos sociales y sectores
productivos de una determinada región.

La región es un nivel de autonomía pero no tendrá facultad legislativa. A la Autonomía


Regional se le da la función de promover el desarrollo económico y social en su
jurisdicción mediante la reglamentación de las políticas públicas departamentales en la
región, en el marco de sus competencias conferidas. En el caso de la autonomía regional,
el ejercicio de sus competencias está sujeto a la legislación de las entidades territoriales
que se las transfieran o deleguen. Las regiones son espacios de planificación y gestión de
la administración pública.

En el Artículo 24 de la Ley Marco de Autonomías y Descentralización (LMAD) referida a la


institucionalidad de la región se señala que las entidades territoriales autónomas
pertenecientes a la región, crearán un Consejo Regional Económico Social (CRES) como
instancia de coordinación, conformado por representantes de los gobiernos autónomos
municipales, autonomías indígena originaria campesinas, gobierno autónomo
departamental, organizaciones de la sociedad civil y organizaciones económicas
productivas. Las funciones del Consejo Regional Económico Social son:

SIMBIOSIS S.R.L. 2-3


Fundación PUMA – Fondo Ambiental
Evaluación Ambiental Estratégica del Programa Forestal Baba Carapa
Informe Final Capítulo 2

a) Realizar procesos de planificación estratégica participativa en el


ámbito regional, que reflejen los intereses de la población y
establezcan las acciones para su desarrollo.

b) Articular la gestión pública entre gobiernos autónomos


departamentales, municipales e indígena originario
campesinos, y el nivel central del Estado.

c) Impulsar, monitorear y evaluar los resultados e impactos de la


ejecución del Plan de Desarrollo Regional.

d) Generar escenarios y mecanismos de articulación con la


inversión privada.

e) Aquellas otras establecidas en su reglamento interno.

En el artículo 22 de la LMAD se establece también que el nivel central del Estado podrá
conformar MACROREGIONES estratégicas como espacios de planificación y gestión, por
materia de interés nacional sobre recursos naturales, debiendo coordinar con los
gobiernos autónomos departamentales, municipales e indígena originario campesinos que
la integren. En ningún caso aquellas macro-regiones que trascienden límites
departamentales podrán constituirse en autonomía regional.

La comunidad será fortalecida a través de dos estrategias: En el área rural con la


constitución de las denominadas Comunidades en Acción y en el área urbana con las
Comunidades de Reciprocidad. El Programa de Comunidades en Acción se desarrollara a
través de estrategias integrales y sostenidas por el espacio de cuatro años. Se tomará en
cuenta 80 municipios rurales priorizados por sus elevados niveles de pobreza donde se
instaurarán “empresas comunitarias productivas, empresas solidarias y se pondrá en
marcha el plan comunitario de alimentación y el plan de habitabilidad”. Teniendo como
meta la conformación de 1.600 empresas comunitarias y 25.000 empleos directos. En el
caso de las Comunidades de Reciprocidad se buscará atender las zonas periurbanas
marginales procurando su inclusión social a través de empleos que estarán financiados por
el Estado dentro de empresas privadas y el apoyo a la pequeña industria.

El municipio, como parte de una región, trabajará en coordinación directa con los Comités
y podrá articularse en mancomunidades según sus necesidades. Según el plan, la
inversión que haga el Estado en salud, educación, saneamiento básico y cultura, se regirá
a las propuestas que surjan de estas unidades políticas. Una vez elaboradas las
propuestas de desarrollo local se procederá a firmar convenios interinstitucionales con
organizaciones comunitarias, organizaciones sociales, universidades, gobiernos
municipales, prefecturas y ministerios involucrados en los cuales se detalle el rol y
responsabilidades de cada integrante en la puesta en marcha de las iniciativas.

Las Autonomías indígena originario campesinas son las que deben realizar un trabajo más
arduo pues deben construirse enteramente, de igual manera deberán trabajar en la
construcción de sus Estatutos Autonómicos y de su institucionalidad, que a la fecha es
inexistente.

SIMBIOSIS S.R.L. 2-4


Fundación PUMA – Fondo Ambiental
Evaluación Ambiental Estratégica del Programa Forestal Baba Carapa
Informe Final Capítulo 2

Son estos procesos de construcción de los Estatutos Autonómicos y de las Cartas


orgánicas a los que se debe hacer seguimiento y que pueden afectar al desarrollo del
PFBC. Si bien las grandes líneas del manejo forestal están establecidas en la CPE, el cómo
se ejecuta e implementa y los niveles de participación de los diferentes tipos de gobiernos
autónomos pueden tener influencia a nivel de las instancias de coordinación y seguimiento
del PFBC. Sobre todo a nivel de los Comités de seguimiento, puesto que en ellos existe
participación de entidades públicas y OFC, y será importante determinar si los
interlocutores del programa pertenecen a un solo tipo de Gobierno Autónomo o si
coexisten varios, como por ejemplo gobiernos autónomos municipales y autonomías
Indígena Originario Campesinas.

En cuyo caso es importante tener claras las competencias de cada uno de ellos que
puedan afectar al PFBC y como se realiza la coordinación entre las diferentes instancias.
No olvidemos por ejemplo, que de acuerdo a la Ley de autonomías el nivel central del
Estado establecerá las políticas de conservación y protección de cuencas suelos, recursos
forestales y bosques, pero corresponderá a los Gobiernos Municipales Autónomos
ejecutarla en coordinación con el gobierno departamental autónomo, se establece también
que el Gobierno Indígena Originario Campesino realizará la gestión y el aprovechamiento
en el marco de estas políticas, implementando acciones y mecanismos que estén de
acuerdo a sus normas y procedimientos propios.

La Ley Nº31 de 19 de julio de 2010, Ley Marco de Autonomías y Descentralización regula


el régimen de autonomías estableciendo las bases de la organización territorial del Estado,
los tipos de autonomía, procedimientos de acceso a la Autonomía y procedimiento de
elaboración de estatutos.

En cuanto a las competencias, de los diferentes gobiernos autónomos, sobre recursos


forestales, biodiversidad medio ambiente, de acuerdo a lo establecido por los arts. 346,
298, 299, 304 de la CPE, la LMAD establece lo siguiente:

SIMBIOSIS S.R.L. 2-5


Fundación PUMA – Fondo Ambiental
Evaluación Ambiental Estratégica del Programa Forestal Baba Carapa
Informe Final Capítulo 2

Tabla 2-1 Competencias de los gobiernos autónomos de acuerdo a la Ley Marco de


Autonomías y Descentralización

COMPETENCIAS EXCLUSIVAS COMPETENCIAS CONCURRENTES

Clasificación del patrimonio


natural, departamental, municipal
NIVEL e IOC a ser determinada por ley
CENTRAL DEL Creará los mecanismos de cobro
ESTADO (NCE) por el uso y aprovechamiento de
los recursos naturales
Crear y administrar reservas
fiscales de RN
GOBIERNOS Ejecutar a política general de
DEPARTAMENT conservación y protección de
ALES cuencas, suelos, recursos forestales y
RECURSOS NATURALES

AUTONOMOS bosques
(GDA)
GOBIERNOS Ejecutar la política general de
MUNICIPALES conservación de suelos, recursos
AUTONOMOS forestales y bosques en coordinación
(GMA) con el GDA
Implementar las acciones y
mecanismos necesarios para la
ejecución de la política general de
suelos
GOBIERNOS Gestión y aprovechamiento
INDIGENA sustentable de los recursos forestales,
ORIGINARIO en el marco de la política y régimen
CAMPESINOS establecidos por el NCE
AUTONOMOS Implementar las acciones y
mecanismos necesarios, de acuerdo a
normas y procedimientos propios para
la ejecución de la política general de
suelos y cuencas

SIMBIOSIS S.R.L. 2-6


Fundación PUMA – Fondo Ambiental
Evaluación Ambiental Estratégica del Programa Forestal Baba Carapa
Informe Final Capítulo 2

COMPETENCIAS EXCLUSIVAS COMPETENCIAS CONCURRENTES

Diseñar, aprobar y ejecutar el régimen


general de gestión de biodiversidad y
medio ambiente, en base a la
competencia privativa de diseñar la
política general del sector
Elaborar y ejecutar el régimen de áreas
protegidas (AP)de
interés nacional en coordinación con las
entidades territoriales autónomas y
TIOC
Administrar aéreas protegidas de interés
nacional en coordinación con las
entidades territoriales autónomas y
TIOC

Delegar y/o transferir a los GDA la


BIODIVERSIDAD Y MEDIO AMBIENTE

administración de AP que se encuentran


NIVEL CENTRAL DEL ESTADO (NCE)

en su jurisdicción y no son
administradas por los gobiernos
municipales, autonomías indígena
originario campesinas y el gobierno
nacional
Elaborar, reglamentar y ejecutar las
políticas de gestión ambiental.

Elaborar, reglamentar y ejecutar los


regímenes de evaluación de impacto
ambiental y control de calidad ambiental

Formular, aprobar y ejecutar la política


de cambio climático, así como la
normativa para su implementación.

Formular e implementar la política de


protección, uso y aprovechamiento de
los recursos genéticos en el territorio
nacional
Formular el régimen y las políticas
para el tratamiento de residuos sólidos

Protección del Medio ambiente y fauna


silvestre, manteniendo el equilibrio
ecológico y el control de la
contaminación ambiental
Implementar la política de
conservación y aprovechamiento
sustentable de la vida silvestre

SIMBIOSIS S.R.L. 2-7


Fundación PUMA – Fondo Ambiental
Evaluación Ambiental Estratégica del Programa Forestal Baba Carapa
Informe Final Capítulo 2

 
 

COMPETENCIAS EXCLUSIVAS COMPETENCIAS CONCURRENTES

Reglamentar y ejecutar, en su
jurisdicción, el régimen y las
políticas de residuos sólidos
Gobiernos industriales y tóxicos aprobados
departamental por el NCE
es autónomos Proteger y contribuir a la protección
(GDA) del medio ambiente y fauna silvestre ,
manteniendo el equilibrio ecológico y
el control de la contaminación
ambiental
Gobiernos Reglamentar y ejecutar el régimen
municipales y las políticas de residuos sólidos,
autónomos industriales y tóxicos, en su
(GMA) jurisdicción
Proteger y contribuir a la protección
del medio ambiente y fauna silvestre ,
manteniendo el equilibrio ecológico y
el control de la contaminación
ambiental
Administrar AP Municipales en
coordinación con los pueblos
indígena originario campesinos
cuando corresponda
Proteger y contribuir a la
protección según sus normas y
prácticas propias, del medio
ambiente la biodiversidad, los
recursos forestales y fauna
Gobiernos silvestre , manteniendo el
Indígena equilibrio ecológico y el control de
originario la contaminación ambiental
campesino Administración y preservación de
autónomos AP en su jurisdicción, en el marco
de las políticas y sistemas
definidos por el NCE
Preservar el hábitat y el paisaje,
conforme a sus principios, normas
y prácticas culturales.
Definir y ejecutar proyectos para la
investigación y el aprovechamiento
productivo de la biodiversidad, sus
aplicaciones científicas y productos
derivados
Fuente: Elaboración Propia

SIMBIOSIS S.R.L. 2-8


Fundación PUMA – Fondo Ambiental
Evaluación Ambiental Estratégica del Programa Forestal Baba Carapa
Informe Final Capítulo 2

Por lo expuesto, el PFBC deberá tener en cuenta y participar plenamente de los procesos
de construcción de estatutos autonómicos y la determinación del tipo de autonomía que
adoptaran las comunidades que se encuentran dentro del marco de acción del programa.

2.2. El consentimiento previo e informado

El Convenio 169 de la OIT sobre Derechos de los Pueblos Indígenas y Tribales en Países
Independientes de 1989 ratificado en Bolivia mediante ley 1257 del 11 de julio de 1991
expresa que esos pueblos deben tener el derecho a decidir sus propias prioridades en lo
que atañe al proceso de desarrollo en la medida en que éste afecte sus vidas, instituciones
y bienestar espiritual. De igual manera este convenio incorpora el derecho de los pueblos
indígenas y tribales a ser consultados en los casos en que se adopten medidas legislativas
susceptibles de afectarles directamente (Art. 6.1.a), cuando se adopten políticas y
programas que les conciernen (Artículo 6.1.b) o para la aplicación, formulación y
evaluación de los planes y programas de desarrollo nacional y regional (Artículo 7.1), entre
otros.

Posteriormente el 7 de septiembre de 2007, la ONU proclamó la Declaración de las


Naciones Unidas sobre los derechos de los Pueblos Indígenas (DNUDPI), que tiene como
ideal el reconocimiento de los derechos de los pueblos indígenas, la que ha sido ratificada
por Bolivia mediante Ley Nº 3760, el 7 de noviembre de 2007. Entre los derechos
reconocidos a los pueblos indígenas por esta declaración podemos mencionar:

• Libertad, igualdad y no discriminación;


• Libre determinación, autonomía y autogobierno;
• Participación política, económica, social y cultural del Estado;
• Pertenencia a una comunidad o nación indígena;
• Consultas sobre cuestiones que les afecten;
• Desarrollo de sus instituciones políticas, económicas y sociales;
• Tierra, territorio y recursos que tradicionalmente han poseído;
• Conservación y protección del medio ambiente;
• Determinar su propia identidad conforme a sus costumbres y tradiciones.

El tema de la consulta previa ha sido reconocido en la legislación nacional, no sólo


mediante la ratificación de estos dos instrumentos internacionales sino también con la
incorporación de estos derechos en el texto constitucional y como parte del proceso de
construcción del Estado Plurinacional Comunitario.

En el ámbito específico que nos ocupa la CPE aprobada el 2009 establece lo siguiente:

• Art 11.- [...] II. La democracia se ejerce de las siguientes formas, que serán
desarrolladas por la ley: 1. Directa y participativa, por medio del referendo, la
iniciativa legislativa ciudadana, la revocatoria de mandato, la asamblea, el cabildo y
la consulta previa. Las asambleas y cabildos tendrán carácter deliberativo conforme
a la Ley.

• Art. 30. Dentro de los derechos de las naciones y pueblos indígena originario
campesino establece el derecho a ser consultados mediante procedimientos

SIMBIOSIS S.R.L. 2-9


Fundación PUMA – Fondo Ambiental
Evaluación Ambiental Estratégica del Programa Forestal Baba Carapa
Informe Final Capítulo 2

apropiados, y en particular a través de sus instituciones, cada vez que se prevean


medidas legislativas o administrativas susceptibles de afectarles. En este marco se
respetará y garantizará el derecho a la consulta previa obligatoria, realizada por el
Estado, de buena fe y concertada, respecto a la explotación de los recursos
naturales no renovables en el territorio en que habitan”.

• Art. 304.- I. Las autonomías indígena originario campesinas podrán ejercer las
siguientes competencias exclusivas: [...] 21. Participar, desarrollar y ejecutar los
mecanismos de consulta previa, libre e informada relativos a la aplicación de
medidas legislativas, ejecutivas y administrativas que los afecten.

Ahora bien, cuando se efectúa la consulta previa?

Claramente se especifica que el Estado la realizara cada vez que se prevean medidas
legislativas o administrativas que les afecten, en el caso del PFBC, podemos decir que no
es una medida impuesta por el Estado o aprobada mediante Ley.

En el caso que nos ocupa el PFBC no es un programa impuesto por el Estado o que vaya a
estar sujeto a procesos de licitación internacional de manera que sean agentes externos
los que efectúen la explotación del bosque.

Si analizamos como se implementa el PFBC, vemos que la iniciativa parte de la comunidad


puesto que las comunidades se organizan y presentan una idea de proyecto a la Escuela
de Proyectos desarrollada por la Fundación Puma - FA. Luego de un proceso de selección
de las ideas presentadas se lleva a cabo la escuela de Proyectos en la que la comunidad
participa, y una vez concluida la escuela y habiéndose desarrollado y presentado el
proyecto, si es que se lo aprueba recibirá el capital de arranque para desarrollarlo. Pero la
Comunidad debe contar con un Plan de Manejo y un proceso de validación social con sus
miembros, y el proyecto tendría que ejecutar una actividad ya establecida en el PM.

Esta es una iniciativa que surge de las comunidades y en este punto señalemos que el art.
388 de la CPE establece que “las comunidades indígena originario campesinas situadas
dentro de áreas forestales serán titulares del derecho exclusivo de su aprovechamiento y
de su gestión, de acuerdo a ley”. Por lo que las actividades realizadas en el marco del
PFBC, responden al ejercicio de los derechos constitucionales de las comunidades
indígenas involucradas, por otro lado responden a los instrumentos de manejo de los
recursos forestales que se encuentran en los territorios de las comunidades afectadas, y
en la formulación e implementación de las actividades del PFBC participan otras instancias
como son la ABT, Gobiernos municipales, organizaciones indígenas y otros actores del
sector forestal.

Por lo expuesto, el tema de la consulta previa no se constituye en una amenaza para el


PFBC.

2.3. Políticas Públicas

EL PFBC está enmarcado en las políticas públicas y sus acciones apoyan las definiciones
constitucionales y se apegan a lo establecido en el Plan Nacional de Desarrollo (PND).

SIMBIOSIS S.R.L. 2-10


Fundación PUMA – Fondo Ambiental
Evaluación Ambiental Estratégica del Programa Forestal Baba Carapa
Informe Final Capítulo 2

En este sentido, el PFBC debe tener en consideración no solo las disposiciones del PND,
sino también las políticas sectoriales descritas en el anexo I del marco legal,
específicamente las establecidas en el marco de la Revolución Forestal y la Política
nacional para la gestión integral de los bosques.

De manera general estas políticas impulsan el aprovechamiento soberano, integral y


sustentable de los bosques y de la biodiversidad y cogestión de las áreas protegidas; el
fomento al manejo integral y plural de los bosques y la Constitución de la Empresa
Forestal Boliviana.

Esto implica la necesidad de cambios en la normativa y la institucionalidad del régimen


forestal, con énfasis en el manejo forestal comunitario y el control social de las actividades
forestales, así como el desarrollo de empresas productivas comunitarias y un desarrollo de
alianzas de inversión público-privadas.

Estos cambios ya se han iniciado puesto que el gobierno ya ha establecido nueva


normativa y nuevas instancias estatales para lograr la implementación de estas políticas:

• Con el D.S. 29315 de 18 de octubre de 2007 se establece la Unidad


Desconcentrada SUSTENTAR, bajo tuición del Ministerio de Medio Ambiente y
Agua, que administra los programas “Sustentar” y “Conservar”, orientados a la
conservación de la naturaleza y al aprovechamiento sostenible de los recursos
naturales en el marco de los cuales se están desarrollando una serie de proyectos
de manejo forestal comunitario.

• Con el D.S 29611 de 25 de junio de 2008 se crea el Instituto Nacional de


Innovación Agropecuaria y Forestal – INIAF, órgano de investigación que busca la
incrementación y mejora integral y sustentable de los factores y condiciones de
producción, y procesos productivos y sustentables. Con esta instancia se
promueve la investigación para el mejoramiento del sector forestal. Actualmente el
INIAF también se encuentra bajo la tuición del Ministerio de Medio Ambiente y
Agua.

• D.S. 29643 de 16 de julio de 2008, que reconoce, norma y promueve las


actividades a ser desarrolladas por las comunidades campesinas e indígenas en
calidad de Organizaciones Forestales Comunitarias – OFC, que participan en base
al consenso de sus miembros, en procesos productivos dedicados al manejo,
industrialización y comercialización de productos maderables y no maderables en
áreas de uso forestal.

• Con el D.S. 443 de 10 de marzo de 2010 se crea el Programa Nacional de


Forestación y Reforestación y se establecen y las condiciones para su
implementación. Con el objeto de ampliar la contribución a la conservación de la
biodiversidad, mantenimiento de procesos ecológicos, restauración de ecosistemas
y cuencas, así como la disminución de los efectos del cambio climático; fortalecer
la concepción de manejo integral del bosque, reconociendo el valor de la función
ambiental, social y económica que cumple el mismo; e incrementar la cobertura

SIMBIOSIS S.R.L. 2-11


Fundación PUMA – Fondo Ambiental
Evaluación Ambiental Estratégica del Programa Forestal Baba Carapa
Informe Final Capítulo 2

boscosa del país. Disponiéndose que sus fuentes de financiamientos estén


constituidas por recursos del FONABOSQUE, como recursos de contrapartida,
recursos de contribución de contraparte de Prefecturas de Departamento y
Alcaldías municipales, recursos de cooperación internacional, y otras fuentes.

Ahora bien esto muestra que las nuevas políticas en el ámbito forestal están siendo
implementadas, pero si consideramos las normas citadas y los componentes del PFBC,
podemos observar que no existen incompatibilidades. Es más, estas son normas que
están consolidando el trabajo a ser desarrollado por el PFBC.

De igual manera se debe tener en consideración las Políticas y Planes de Desarrollo de los
gobiernos autónomos, sean estos departamentales, municipales, regionales o indígena
originario campesinos, si bien es claro que estos deben adecuarse a los planes
establecidos por el nivel Central del Estado, y por tanto seguir los lineamientos
establecidos en el Plan Nacional de Desarrollo y los planes sectoriales, de acuerdo a las
competencias y atribuciones que les son otorgadas por la Constitución Política del Estado
los gobiernos autónomos pueden también establecer sus propias políticas y proyectos.

El Gobierno Autónomo Departamental de Santa Cruz ha elaborado y aprobado los


instrumentos que le permiten la gestión de su territorio habiendo procedido, durante la
gestión 2009, a la revisión de su Plan de Uso del Suelo para el Departamento de Santa
Cruz – PLUS Santa Cruz el año 2009, así como a la aprobación de su Plan Departamental
de Ordenamiento Territorial – Plan de ocupación del territorio.

Habiendo establecido una política sobre reforestación y plantaciones forestales1 que


abarca los siguientes puntos:

• Las propiedades agrícolas y ganaderas, tanto individuales como colectivas,


contarán con sus respectivas cortinas rompe vientos, bosques ribereños y otras
servidumbres ecológicas restauradas.

• Se contará con áreas de plantaciones forestales con fines comerciales en pleno


desarrollo.

• Se habrán desarrollado procesos de investigación que orienten a los actores


productivos e institucionales para la toma de decisiones relativas al establecimiento
de plantaciones forestales en materia de semillas, comportamiento de especies
nativas, asociaciones y prácticas silviculturales.

• La Prefectura del Departamento y los Gobiernos Municipales contarán con


instancias técnicas capacitadas para promover el desarrollo de los programas de
reforestación, restauración de paisajes y servidumbres ecológicas y establecimiento
de plantaciones forestales con fines comerciales.
                                                            
1
 Plan Departamental de Ordenamiento Territorial = Tomo II, Plan de ocupación del territorio; Gobierno Departamental Autónomo De 
Santa Cruz, Secretaría Departamental De Desarrollo Sostenible, Dirección de Ordenamiento Territorial, Cuencas y PLUS. Noviembre de 
2009 

SIMBIOSIS S.R.L. 2-12


Fundación PUMA – Fondo Ambiental
Evaluación Ambiental Estratégica del Programa Forestal Baba Carapa
Informe Final Capítulo 2

El departamento de Santa Cruz cuenta con los instrumentos de ordenamiento territorial


que le permiten asignar usos al suelo para optimizar sus beneficios buscando el uso y
manejo sostenible de los recursos naturales renovables.

El PFBC deberá trabajar tomando en consideración las categorías de uso del suelo y el
plan de ordenamiento territorial establecido por el Gobierno Departamental de Santa Cruz,
coordinar acciones con las autoridades del departamento, así como con las autoridades
municipales. Puesto que debe dar cumplimiento también a las disposiciones normativas de
estos niveles de la estructura organizativa del estado.

Los Gobiernos Departamentales de Beni y Chuquisaca cuentan con su Plan de Uso de


Suelos aprobado mediante D.S. 26732 de 30 de julio de 2002, el Gobierno Departamental
de Pando en su “Plan Quinquenal De Desarrollo Sostenible De Pando, 2007 - 2011”,
establece la necesidad de actualizar el PLUS de Pando y elaborar el Plan de Ocupación del
Territorio – PLOT, instrumentos que de acuerdo al cronograma establecido debieran ser
aprobados en esta gestión.

Los municipios de Ixiamas y Sanbuenaventura, con el apoyo de Conservación


internacional, han elaborado sus PMOTs (planes municipales de ordenamiento territorial)
en los que se detallan aspectos referidos al uso de la tierra y la estructuración del
territorio.

En cada una de las comunidades en las que se implementa el PFBC se debe aplicar no solo
las políticas y disposiciones emitidas por el nivel central del Estado, sino también las
emitidas por los gobiernos autónomos departamentales, regionales, municipales e
Indígena Originario Campesino.

Por su parte los pueblos indígenas han elaborado desde el año 2000 planes de Gestión
Territorial Indígena (PGTI) a partir de sus TCOs. Estos planes se orientan a promover el
desarrollo humano y sostenible de las Tierras Comunitarias de Origen (TCO), con un
período de ejecución de 10 años, comprenden un diagnóstico socioeconómico, una
estrategia de gestión territorial sobre la base del desarrollo local sostenible y un inventario
de recursos naturales, que al contar con territorio consolidado y recursos naturales les da
la posibilidad de establecer un proceso de desarrollo integral y sostenible expresado en su
Plan de Gestión Territorial Indígena (PGTI). Los pueblos que cuentan con PGTI son:
Macharetí, Lomerío, Moseten, Yuracaré, Chacobo, Cavineño,Tacana, Territorio Indígena
Multiétnico, Guarayos y Bajo Paragua.

SIMBIOSIS S.R.L. 2-13


Fundación PUMA – Fondo Ambiental
Evaluación Ambiental Estratégica del Programa Forestal Baba Carapa
Informe Final Capítulo 2

2.4. Marco Institucional

Con el proceso de cambio también se ha procedido a realizar una modificación en la


estructura institucional del Estado, en este sentido a partir de enero de 2006 se ha
iniciado una transformación de las instituciones y de las atribuciones de cada una de ellas.
La Autoridad Competente en materia forestal es el Ministerio de Medio Ambiente y Agua
(D.S. 29894 de 7/02/2009) a través del VM de Medio Ambiente, Biodiversidad, Cambios
Climáticos y de Gestión y Desarrollo Forestal (D.S. 429 de 10/02/2010). Se cuenta además
con la Autoridad de Bosques y Tierra (D.S. 071 de 9/04/2009) que asume las funciones de
controlar, supervisar y regular los sectores Forestal y Agrario, y el FONABOSQUE que tiene
la finalidad de promover el financiamiento para la utilización sostenible y la conservación
de los bosques y las tierras forestales.

Un nuevo actor es la Agencia para el Desarrollo de las Macro-regiones y zonas fronterizas


(ADEMAF), creada mediante D.S. 539 de 3 de junio de 2010 bajo tuición del Ministerio de
Planificación del Desarrollo, con el objetivo de promover e impulsar el desarrollo
estratégico económico y social de las Macro-regiones y Zonas Fronterizas de forma
articulada a los planes y políticas públicas. Esta instancia debe identificar las demandas, y
canalizar propuestas de organizaciones sociales, locales y regionales coordinando su
implementación con las entidades de los órganos Ejecutivo y Gobiernos Autónomos
(Departamentales, municipales, regionales o indígenas) para la implementación de
programas y proyectos de desarrollo en las macro-regiones y zonas fronterizas.

El D.S. 29643 de 16 de julio de 2008, sobre el Manejo Forestal Comunitario y las


Organizaciones forestales comunitarias OFC, establece una serie de atribuciones nuevas
para el Viceministerio de Medio Ambiente, Biodiversidad, Cambios Climáticos y de Gestión
y Desarrollo Forestal, para la ABT y para los Ministerios de la Presidencia, de Planificación
del Desarrollo y de Producción y Microempresa que deben implementar las políticas
públicas de apoyo al sector forestal.

Los municipios tienen la atribución de apoyar a las TCO y ASL en la elaboración e


implementación de planes de manejo; Inspeccionar y fiscalizar actividades forestales junto
a la ABT; Promover servicios de extensión y además proponer áreas de reserva forestal
municipal (ARFM) al ministerio del ramo (20% de su territorio para dotar de concesiones a
las ASL.

Ahora bien, una parte importante de la institucionalidad del sector forestal está dada por
la incorporación de la “Gestión Comunitaria” en el manejo y aprovechamiento de los
recursos naturales en general y de los recursos del bosque.

El movimiento indígena que genera una serie de movilizaciones a partir de los años 90
logra el reconocimiento de las Tierras Comunitarias de Origen (TCO), a través de la
reforma constitucional, la Ley de Participación Popular en 1994, y la Ley INRA en 1996.
Por otra parte, la Ley Forestal 1700 democratizó el acceso a los recursos forestales. De
este modo se consolidó el reconocimiento de derechos propietarios de los pueblos
indígenas sobre la tierra, así como la exclusividad del acceso a los recursos del bosque.

SIMBIOSIS S.R.L. 2-14


Fundación PUMA – Fondo Ambiental
Evaluación Ambiental Estratégica del Programa Forestal Baba Carapa
Informe Final Capítulo 2

Los cambios también impulsaron mayor participación de los actores locales en el


aprovechamiento de los recursos naturales. Eso favoreció el desarrollo del
aprovechamiento comercial de madera y otros recursos del bosque. Todos estos logros se
están fortaleciendo y consolidando en esta gestión de gobierno puesto que como ya se ha
señalado han sido incorporados en el texto constitucional y se han elaborado una serie de
políticas públicas y normas específicas para apoyar a este sector.
Las TCO’s a partir del 6 de diciembre de 2010 automáticamente pasan a denominarse
Territorios indígena originario campesinos – TIOC.

Es aquí donde el PFBC tiene un desafío puesto que muchas TIOC’s están en proceso de
organizarse algunas han adquirido su titulación en los últimos 5 años, y requieren de
apoyo para conformar su institucionalidad y como ya se ha mencionado para construir sus
estatutos autonómicos si es que se convierten en Autonomías Indígenas o si es que se da
el caso para constituirse en distrito municipal autónomo. En este sentido, requerirán de
capacitación, no sólo en lo que al proceso autonómico se refiere sino también para
conocer como están constituidos sus interlocutores, sean estos del ámbito estatal con el
que abran de gestionar una serie de permisos y otros trámites, como también en lo
privado en cuanto a la asociatividad se refiere para el desarrollo y comercialización de sus
productos, y lógicamente en lo que es la organización de su territorio y la elaboración de
planes de manejo y criterios de sostenibilidad de sus bosques.

Para el CEADES (2004) a través del Diagnóstico de la Gestión Forestal Comunitaria en


Bolivia, se puede establecer la relación entre el manejo forestal indígena y el problema de
la distribución de tierras. De un total de 41 Organizaciones Forestales Comunitarias (OFC)
participantes del mencionado estudio, 20 (48,8%) declaran tener problemas de sobre
posición en sus áreas de manejo. La presión proviene de grupos y comunidades de
colonizadores, empresarios agrícolas y ganaderos y de concesiones forestales y mineras;
unos por acceder al recurso tierra del que se ven privados en su lugar de origen, otros por
ampliar sus unidades productivas y algunos por acaparar tierras para especular con su
venta.

La Ley del Servicio Nacional de Reforma Agraria Nº 1715, establecía como propósito
principal, definir la distribución de tierras, garantizar el derecho propietario sobre la tierra
y regular el saneamiento de la propiedad agraria. La titulación ha alcanzado hasta el año
2006 sólo el 17% de las tierras en un período de casi 10 años. De una superficie de
22’188.655 ha correspondientes a 56 demandas de TCOs, en Tierras Bajas se titularon,
hasta el año 2005, apenas 5’444.691 ha; demostrando lentitud de parte del Estado para
proteger los derechos reconocidos en la Ley.. Se tiene ejemplos de comunidades indígenas
que obtuvieron certificación del INRA de áreas sin conflicto sobre las cuales tramitaron
autorización para el aprovechamiento forestal ante la Superintendencia, incluyendo la
georeferenciación de la superficie a ser manejada, sin embargo la aprobación de los
planes de manejo no se constituyeron en garantía para proteger los derechos sobre estas
áreas. Propiedades ganaderas vecinas van ampliando sus potreros para el ganado
invadiendo tierras indígenas. Grupos de campesinos que ven el área de manejo como
áreas ociosas, ingresan en áreas forestales para asentarse e iniciar actividades agrícolas.
Demandas de desalojo interpuestas por comunidades afectadas por terceros, no están
siendo efectivizadas por las instancias estatales correspondientes.

SIMBIOSIS S.R.L. 2-15


Fundación PUMA – Fondo Ambiental
Evaluación Ambiental Estratégica del Programa Forestal Baba Carapa
Informe Final Capítulo 2

La volatilidad institucional y normativa presente en el sector y en el país en general atento


a que el sector forestal, en particular, y medioambiental, en general, encuentren muchos
obstáculos para su desarrollo desde las mismas instancias públicas. La acelerada
desinstitucionalización, alta rotación de personal e ineficiencia por falta de experiencia -por
ejemplo en lo que hoy es la Autoridad de Bosques y Tierras (ABT) ex Superintendencia
Forestal (tres directores hasta la fecha) y reducida autonomía administrativa y financiera
además de su autarquía atentan contra el sector que por sus características requiere
elevados niveles de asistencia técnica, control, seguimiento y supervisión.

Si solo se remite al tema de la tierra se constata que la Ley de Reconducción Comunitaria


Nº 3545 promulgada en noviembre de 2006, modifica la Ley INRA manteniendo la
estructura institucional y jurídica concebida desde el año 1996 y en lo que se refiere a las
incorporaciones normativas más representativas se puede citar la referida a la distribución
de tierras fiscales de manera exclusiva a comunidades campesinas e indígenas que las
posean insuficientemente o aquellas que no las posean en calidad y cantidad necesaria;
por otro lado, la facultad de emisión de personalidades jurídicas por parte el Presidente de
la República y sin lugar a dudas la expropiación de tierras por causal de conservación de la
biodiversidad a comunidades y la reversión del derecho de propiedad agraria por la
realización en ambos casos de desmontes ilegales conforme lo dispuesto por el artículo 14
y siguientes de la Ley Forestal Nro. 1700 desde el 12 de julio de 1996.

También es importante mencionar la incorporación a la Comisión Agraria Nacional de al


menos cinco representantes del Poder Ejecutivo central, así como también de la Cámara
Forestal de Bolivia con la finalidad de que este último pueda defender los intereses del
sector forestal en la generación e implementación de políticas y procedimientos agrarios.
En cuanto a la Judicatura Agraria se refiere, esta norma incluye competencias a favor del
Tribunal Agrario Nacional para conocer procesos contenciosos administrativos en materia
agraria, forestal y de aguas; que hasta antes de la promulgación de esta norma eran
resueltos solamente ante instancias administrativas o proceso ordinario.

Con relación a las concesiones forestales, de acuerdo a lo dispuesto por la Ley Forestal las
concesiones forestales son el derecho de aprovechamiento del recurso forestal otorgado
en tierras fiscales y libres de derechos una vez concluido el proceso de saneamiento, en
este marco pueden ser otorgadas de manera directa a grupos de base social como las
Agrupaciones Sociales del Lugar (ASL) y mediante proceso de licitación a cualquier
persona natural o jurídica con interés en acceder a este tipo de derechos.

Por otro lado, la Ley Forestal Nº 1700 establece un proceso transitorio para que los
contratos de aprovechamiento forestal vigentes hasta antes de la puesta en marcha de
dicha norma, puedan sujetarse de libre y espontánea voluntad al muevo régimen de
concesiones forestales, debiendo para el efecto elaborar su Plan General de Manejo
Forestal y pagar la patente por aprovechamiento forestal de un dólar por hectárea. En
este marco es importante mencionar que de las mas de 20 millones de hectáreas de
bosque con contratos de aprovechamiento forestal de corto, mediano y largo plazo
existentes hasta antes de la promulgación de la Ley Forestal Nº 1700 aproximadamente 5
millones de hectáreas se sujetaron a este nuevo régimen de concesiones, con la finalidad
de hacer manejo sostenible de los bosques bajo el principio de regeneración natural y
proceso cíclico de corta de mínimo 20 años por área. El remanente de la superficie con

SIMBIOSIS S.R.L. 2-16


Fundación PUMA – Fondo Ambiental
Evaluación Ambiental Estratégica del Programa Forestal Baba Carapa
Informe Final Capítulo 2

derechos de uso forestal fue devuelto, Por los titulares de los contratos para evitar el
pago de la patente forestal sobre el total de la superficie inicial, ente detentada.

Cabe también mencionar, que a la fecha no se han entregado concesiones forestales bajo
el procedimiento de licitación, en razón a la demanda de tierras por comunidades
indígenas y campesinas que no las poseen o las poseen de manera insuficiente, pero
además en atención a que este proceso debería haberse iniciado una vez se haya
concluido con el proceso de saneamiento y cuando se hayan satisfecho las necesidades de
dotación de tierras, dada la calidad preferente de esta necesidad frente al de concesión
forestal. En este marco y recientemente con la promulgación de la Ley Nº 3545 esta
preferencia ha sido transformada o convertida a exclusividad en la distribución de tierras a
favor de comunidades campesinas o indígenas, lo que hace presumir que ya no existirá la
posibilidad del acceso al bosque a través de esta modalidad.

Aquí debemos considerar la aprobación del D.S. 726 de 6 de diciembre de 2010 que
transforma a las concesiones mineras, de recursos naturales, electricidad,
telecomunicaciones y de servicios básicos, otorgadas con anterioridad al 6 de diciembre de
2010 en Autorizaciones Transitorias Especiales. Y se espera la nueva normativa para ver
que tratamiento recibirán en el futuro.

Son estos elementos, sin entrar a mayores, los que generan en el sector forestal
incertidumbre que el programa debe estar constantemente monitoreando.

SIMBIOSIS S.R.L. 2-17


Fundación PUMA – Fondo Ambiental
Evaluación Ambiental Estratégica del Programa Forestal Baba Carapa
Informe Final Capítulo 2

Figura 2-1: Instituciones Gubernamentales con las que se debe Relacionar el Programa
Forestal Baba Carapa
Fuente: Elaboración Propia

En el grafico se detallan algunas de las atribuciones de las instituciones con las que el
PFBC tendrá que relacionarse para la implementación de los proyectos con las diversas
comunidades.

El PFBC debe coordinar con los Gobiernos Departamentales Autónomos, los que como se
ha visto líneas arriba y de acuerdo a lo dispuesto por la Constitución Política del Estado y
otras normas en vigencia deben coordinar la implementación de políticas en materia de
recursos naturales, biodiversidad y medio ambiente con el nivel central del Estado, pero
además emitirán las políticas y estrategias departamentales que deben ser implementadas
por las comunidades participantes del programa.

2.4.1 Vacíos en el ámbito Institucional

En la actualidad muchas de las gestiones y trámites administrativos que se deben realizar


para las operaciones del sector forestal deben realizarse en oficinas del órgano ejecutivo
(Ministerios y otros entes del Órgano Ejecutivo) en la ciudad de La Paz, y esto provoca
que las comunidades tarden mucho en realizar sus trámites y en lograr poner en
funcionamiento sus proyectos. En este sentido es necesario fortalecer las unidades

SIMBIOSIS S.R.L. 2-18


Fundación PUMA – Fondo Ambiental
Evaluación Ambiental Estratégica del Programa Forestal Baba Carapa
Informe Final Capítulo 2

ambientales tanto a nivel de los Gobiernos departamentales como de los Gobiernos


municipales.

Por otro lado, las modificaciones que se han dado en las atribuciones del Viceministerio de
Medio Ambiente, Biodiversidad, Cambios Climáticos y de Gestión y Desarrollo Forestal, que
ha asumido el sector forestal en febrero del presente año, generó un retraso en la
implementación de planes y programas, puesto que los constantes cambios que se han
dado a nivel de la autoridad competente, tanto del sector forestal como en el sector
ambiental, crean vacíos, contradicciones, retrasos en la realización de trámites y a la hora
de realizar seguimientos y controles, así como una serie de problemas a nivel de la
coordinación con otras instancias gubernamentales. Evidentemente, esto también hace
que los técnicos responsables del sector requieran una constante capacitación y a su vez
estos tienen que actuar como capacitadores para otros sectores, pero esta es una
debilidad que se debe tener en consideración.

La coordinación que los Ministerios, ABT y entidades departamentales y municipales deben


realizar con la ADEMAF, creada en junio de 2010, también hacen que el sector se debilite
y enfrente nuevas amenazas.

La Autoridad de Tierras y Bosques (ABT) también requiere realizar una serie de ajustes y
modificaciones en las normas técnicas del sector forestal puesto que estas tendrán que
adecuarse a los cambios que se han efectuado como emergencia de la nueva visión de
desarrollo y de la Revolución Forestal. Se debe tomar en cuenta también que el artículo
31° del DS 0071 establece para la Autoridad de Fiscalización y Control Social de Bosques y
Tierra (ABT), nuevas competencias además de las establecidas en las normas legales
sectoriales vigentes: “Otorgar permisos de aprovechamiento de los recursos forestales
mediante Planes de Gestión Integral de Recursos Forestales y Tierra y otros instrumentos
de gestión predial y forestal así como sus instrumentos conexos.” Siendo necesario pues
que se reglamente también este punto.

2.5. Normas Ambientales

Sobre el sector ambiental, tanto la Constitución Política del Estado como el PND
establecen la necesidad de proteger y mantener el equilibrio medioambiental, así como la
necesidad de promover la mitigación de los efectos nocivos al Medio Ambiente y de los
pasivos ambientales que afectan al país.

De acuerdo a un análisis del sector Forestal realizado por la Unidad de Análisis de Políticas
Económicas UDAPE el 20092, las operaciones de extracción forestal provocan reducidos
impactos directos en la pérdida de cobertura forestal, pero de manera indirecta facilitan la
conversión de los bosques para la agricultura. Las principales causas directas de la
deforestación en el país es la conversión de los bosques a usos agrícolas por productores

                                                            
2
 UNIDAD DE ANÁLISIS DE POLÍTICAS SOCIALES Y ECONÓMICAS, estudios sectoriales, área macro sectorial, “Tomo IX - El
sector Forestal”, octubre de 2009. La Paz – Bolivia.

SIMBIOSIS S.R.L. 2-19


Fundación PUMA – Fondo Ambiental
Evaluación Ambiental Estratégica del Programa Forestal Baba Carapa
Informe Final Capítulo 2

pequeños, medianos y grandes. La ganadería extensiva tiene una incidencia menor y las
poblaciones indígenas causan impactos muy limitados. Respecto a los pueblos indígenas,
el impacto que las actividades desarrolladas por estos grupos sobre la deforestación y
degradación forestal es mínimo, ya que desarrollan básicamente actividades de agricultura
de subsistencia. Ello debido a distintos factores, entre los que se enfatizan, la baja
densidad de la población, los sistemas policultivos con barbechos prolongados, explotación
de recursos en áreas relativamente grandes y la existencia de regulaciones para el uso de
recursos comunes entre otros.

La introducción del MANEJO FORESTAL COMUNITARIO, que está siendo apoyado por el
gobierno, con la implementación de Planes de Manejo Forestal contribuirá al desarrollo y
la conservación de los bosques.

Las actividades de intervención del programa estarán sujetas a una serie de normas
relacionadas con el manejo de recursos naturales y el medio ambiente, cuyo marco
general está determinado por la Ley No 1333 del Medio Ambiente (abril de 1992); su
reglamentación general (diciembre de 1995, además de las complementaciones a la
misma) y reglamentación especifica referida a industria (Reglamento Ambiental para el
Sector Industrial Manufacturero – RASIM).

El propósito de la Ley 1333 es la protección y conservación de los recursos naturales,


regulando la actividad humana con relación a la naturaleza y promoviendo el desarrollo
sostenible para mejorar la calidad de vida de la población. Los reglamentos establecen los
mecanismos y procedimientos de prevención ambiental (evaluación de impacto
ambiental), control de la calidad ambiental, el seguimiento ambiental, así como
disposiciones relacionadas con el manejo integral y sostenible de los recursos naturales.

El artículo 25 de la Ley 1333 establece que todas las obras, actividades públicas o privadas
nuevas, con carácter previo a su fase de inversión, deben contar obligatoriamente con la
identificación de la Categoría de Evaluación de Impacto Ambiental (EIA) de acuerdo a las
siguientes categorías: a) Categoría I: Estudio de EIA Analítico Integral, b) Categoría II:
Estudio de EIA Analítico Específico, c) Categoría III: Aquellos que requieran
solamente del planteamiento de medidas de mitigación y del Plan de Aplicación y
Seguimiento Ambiental (PASA); y d) Categoría IV: No requieren de Estudio de EIA.

En la siguiente tabla se sintetizan los reglamentos de la Ley 1333 (generales y específicos)


y los principales aspectos normativos que las actividades de intervención del Programa
Forestal Baba Carapa deberán cumplir:

SIMBIOSIS S.R.L. 2-20


Fundación PUMA – Fondo Ambiental
Evaluación Ambiental Estratégica del Programa Forestal Baba Carapa
Informe Final Capítulo 2

Tabla 2-2: Ley 1333, sus reglamentos y principales aspectos normativos

Norma Aspectos Normativos Requerimientos a cumplir

Informar a la autoridad competente y


La protección y conservación del a los posibles afectados sobre las
medio ambiente y los recursos actividades susceptibles de generar
Ley de Medio Ambiente No. naturales, regulando las acciones del impacto ambiental (Art. 21)
1333 (Ley de 27 de abril de hombre con relación a la naturaleza y Participación ciudadana (comunidades
1992)* promoviendo el desarrollo sostenible tradicionales y pueblos indígenas) (Art.
con la finalidad de mejorar la calidad 78 y 92 al 94)
de vida de la población. Regulación existente específica para
áreas protegidas (Art. 60 al 65)
Define aspectos relativos al
Define los Instrumentos de Regulación
establecimiento de normas,
de Alcance General y Particular que
procedimientos y regulaciones jurídico
deben ser cumplidos, así como la
Reglamento General administrativas (las licencias y
obligación de informar a la AAC los
de Gestión Ambiental permisos ambientales), definición de
impactos que puede provocar el
(RGGA - D.S. 24176 de 8 de competencias y jerarquía de la
proyecto (Art. 48 al 58)
diciembre de 1995) autoridad ambiental, instancias de
La Participación Ciudadana en los
participación ciudadana
procesos de decisión particular en
(Organizaciones Territoriales de Base
materia ambiental (Art. 77 y 78)
– OTBs y otras).
Señala el marco institucional tanto a Ficha Ambiental categorizada, Estudios
nivel nacional, departamental, Ambientales requeridos en función a la
Reglamento de Prevención y municipal y sectorial, encargado de los categoría.
Control Ambiental procesos de prevención y control Licencia Ambiental (Declaratoria de
(RPCA - D.S. 24176 de 8 de ambiental. Regula las disposiciones Impacto Ambiental - DIA).(Art. del 69
diciembre de 1995) legales en materia de evaluación de al 80)
impacto ambiental y control de calidad El requerimiento de efectuar el
ambiental. proceso de Consulta Pública (Art. 162)
Evaluación y Control de la
Contaminación Atmosférica en fuentes
Reglamento en Materia de
fijas (Art. 21 al 38 – Anexo 4).
Contaminación Atmosférica
Evaluación y Control de la
(RMCA - D.S. 24176 de 8 de Define el ámbito de aplicación, el
Contaminación Atmosférica en fuentes
diciembre de 1995) y marco institucional correspondiente y
móviles (Art. 40 – NB 62002).
Modificaciones y aclaraciones los procedimientos para la evaluación
Evaluación y Control de Ruidos y
al RMCA y control de la calidad del aire.
Olores contaminantes (Art. 52 y 53 –
(D.S. No 28139 de 16 de
Anexo 6)
Mayo de 2005)
Anexo 1: Límites Permisibles de
Calidad del Aire
Descarga de efluentes en cuerpos de
agua (Art. 16 al 17 – Anexo A1)
Regula la calidad y protección de los Monitoreo y evaluación de la Calidad
recursos hídricos, mediante la Hídrica (Art. del 30 al 33)
Reglamento en Materia de
planificación de su uso y las normas Prevención y Control de la
Contaminación Hídrica (RMCH
de prevención y control de la Contaminación y Conservación de la
- D.S. 24176 de 8 de
contaminación, protegiendo el recurso Calidad Hídrica (Art. 34 al 48 y 53).
diciembre de 1995)
agua dentro del marco conceptual de Sistemas de Tratamiento (Art. 54 al
desarrollo sostenible. 62)
Conservación de Aguas Subterráneas
(Art. 63 al 66)

SIMBIOSIS S.R.L. 2-21


Fundación PUMA – Fondo Ambiental
Evaluación Ambiental Estratégica del Programa Forestal Baba Carapa
Informe Final Capítulo 2

Norma Aspectos Normativos Requerimientos a cumplir

Obtención de la Licencia para


Actividades con Sustancias Peligrosas3
(Art. 15 al 27)
Requerimientos para Uso de
Reglamento para Actividades
Substancias Peligrosas, incluyendo:
con Sustancias Peligrosas
Señala el ámbito de aplicación y el Manejo y Generación (Art. 28 al 33 y
(RASP - D.S. 24176 de 8 de
marco institucional tanto a nivel 35)
diciembre de 1995); y
nacional, departamental, municipal, Optimización (Art. 37)
Aprobación del formato de la
sectorial e institucional para el registro Tratamiento (Art. 39 al 40)
Licencia para Actividades con
y licencia, del manejo y generación de Selección y Recolección (Art. 41 al
Sustancias Peligrosas
sustancias peligrosas. 43)
(R.A. VBRFMA No 014/08 de
Transporte (Art. 45 al 51)
17 de marzo de 2008)
Almacenamiento (Art. 52 y 53)
Tratamiento y Confinamiento (Art. 54
al 59)

Generación de Residuos Sólidos (Art.


Define el ámbito de aplicación, marco 32 y 33)
Reglamento de Gestión de
institucional y los procedimientos Almacenamiento (Art. 34 al 36)
Residuos Sólidos
técnico administrativos para la Transporte (Art. 48 al 54)
(RGRS - D.S. 24176 de 8 de
evaluación y control en el manejo y Tratamiento (Art. 64 al 66 y 69)
diciembre de 1995)
disposición de los residuos sólidos. Disposición Final de Residuos Sólidos
(Art. 70 al 75)
Establece la competencia de la AACN
para otorgación de licencias
ambientales para AOPs desarrolladas
Complementaciones y por instancias Gubernamentales
Modificaciones a Reglamentos Departamentales y que se ubiquen o
Normas Complementarias al RGGA y
Ambientales (D.S. Nº 28592 afecten áreas protegidas que integren
RPCA. 4
de 17 de enero de 2006) formalmente el SNAP (Art. 3 y 5)
Establece la participación del SERNAP
en los procedimientos administrativos
de evaluación de impacto ambiental y
control de calidad ambiental (Art. 8)
Norma complementaria –
modificatoria del RPCA – del
Define los tipos de auditoría ambiental Tipos de auditoría (Art. 6 y 7)
RGGA y auditorias
y regula el procedimiento de ejecución El procedimiento de ejecución de
ambientales
de las mismas. auditorías (Art. 8 al 23)
(D.S. No 28499 de 10 de
diciembre de 2005)

                                                            
3
Sustancias de características CRETIB (corrosivas, reactivas, explosivas, tóxicas, inflamables, bioinfecciosas), se encuentren
éstas en estado sólido, líquido o gaseoso (RASP, 1995) 

4
El Sistema Nacional de Áreas Protegidas (SNAP) es el conjunto de APs en Bolivia con coordinación y planificación centrales
y con objetivos, estrategias y políticas compartidos.  

SIMBIOSIS S.R.L. 2-22


Fundación PUMA – Fondo Ambiental
Evaluación Ambiental Estratégica del Programa Forestal Baba Carapa
Informe Final Capítulo 2

Norma Aspectos Normativos Requerimientos a cumplir

Producción más limpia (Art. 13)


RAI categorizado (Art. 20 al 27 –
Anexo 2),
Estudios Ambientales requeridos en
función a la categoría (Art. 28 al 53 –
Anexos 3, 5, 6, 7).
Análisis de Riesgo Industrial – Plan de
Contingencias (ARI - PC) (Art. 58)
Regula las actividades económicas que
El requerimiento de efectuar el
involucran operaciones y procesos de
proceso de Consulta Pública (Art. 31 –
transformación de materias primas,
Anexo 4)
insumos y materiales, para la
Reglamento Ambiental para el Licencia Ambiental (Declaratoria de
obtención de productos intermedios o
Sector Industrial Impacto Ambiental - DIA) (Art. 34 al
finales, orientando a reducir la
Manufacturero (RASIM – D.S. 37; 41, 42; 47 al 52 – Anexo 8).
generación de contaminantes y el uso
26736 de 30 de julio de 2002) Control del uso de sustancias
de sustancias peligrosas; optimizar el
peligrosas (Art. 60 al 64 – Anexos 10,
uso de recursos naturales y de energía
11, 12)
para proteger y conservar el medio
Control de la emisión de
ambiente.
contaminantes atmosféricos, hídricos,
del suelo, residuos sólidos (Art. 65 al
90 – Anexos 12, 13, 14, 15)
Saneamiento ambiental previo al cierre
de la AOP (Art. 91 al 93)
Anexo 1: Clasificación
Industrial por Riesgo de
Contaminación
Los IRAPs desarrollados en el marco
Aprobar la versión actualizada Regular el proceso de administración
del cumplimiento en materia de
del Reglamento del Registro del RENCA, en el marco de los
evaluación de impacto ambiental y
Nacional de Consultoría procedimientos técnico -
control de calidad ambiental deberán
Ambiental (RENCA) administrativos en materia de
ser elaborados por profesionales o
(R.A. VBRFMA Nº 079/08 de 5 evaluación de impacto ambiental y
empresas debidamente registradas
de septiembre de 2008) control de calidad ambiental.
(Art. 11, 12, 28 y 29)
Evaluar la alternativa para un sólo
Aprobación del documento representante legal que sea
“Mecanismo de Integración de responsable de varias AOPs con sus
Regula la alternativa de Integración de
Licencias Ambientales” respectivas licencias ambientales, de
Licencias Ambientales.
(R.A. VMABCC Nº 006/09 de contar con una sola que le permita
23 de abril de 2009)** tener una mejor gestión ambiental
(Art. 11, 12, 28 y 29)
Fuente: Elaboración propia, en base a la normativa enlistada.
**Esta norma es de carácter voluntario y no obligatorio, la opción ha sido propuesta por la
autoridad nacional y depende de los representantes legales de las AOPs el considerarla.

En general, ninguna actividad a ejecutar por el programa puede efectuarse sin contar con
licencia ambiental correspondiente y debe desarrollarse con consideraciones para prevenir
la contaminación del suelo, agua aire y en el marco del desarrollo sostenible.

El caso de las actividades de aprovechamiento forestal, tanto en concesiones como por


ASL u OFC, se ha identificado un vacío que debe ser adecuadamente atendido. Si bien el
Plan de Manejo constituye la herramienta de gestión ambiental más importante para el
sector, al no tener calidad (o categoría) de licencia ambiental, su sola existencia y
aprobación no son suficientes para el cumplimiento de los requerimientos de la Ley 1333 y

SIMBIOSIS S.R.L. 2-23


Fundación PUMA – Fondo Ambiental
Evaluación Ambiental Estratégica del Programa Forestal Baba Carapa
Informe Final Capítulo 2

sus reglamentos en materia de prevención y control de la calidad ambiental. Esta situación


está inclusive reforzada por la misma Ley 1700 que en su Art. 29 establece la necesidad
de que en la elaboración y aprobación de los instrumentos de gestión forestal se cumplan
las normas sobre evaluación de impacto ambiental. En este contexto, para nuevos
emprendimientos de aprovechamiento forestal, debería seguirse el proceso de prevención
ambiental descrito en las normas vigentes incluyendo la categorización, la ejecución de los
estudios complementarios que correspondan y la obtención de la licencia ambiental que
acredite la ejecución de la actividad. O en su defecto, el plan de manejo debería contar
con un acápite específico sobre los impactos ambientales de las operaciones forestales y
las medidas de mitigación previstas.

En el caso de los CONFOR, las normas son más claras y al corresponder al sector industrial
manufacturero, corresponde en aplicación del RASIM para toda actividad nueva el Registro
Ambiental Industrial correspondiente y la ejecución de los estudios ambientales
complementarios de acuerdo a la categoría asignada por el municipio de la región, para la
obtención de la licencia ambiental a través de los municipios y por las Gobernaciones en
cada departamento.

Adicionalmente, en las normas existentes y descritas anteriormente, se observa que los


mecanismos de participación ciudadana y consulta pública juegan un papel preponderante
(ley 1333, RGGA, RPCA y RASIM) con la finalidad de generar sostenibilidad social. La
participación directa de los actores sociales (comunidades aledañas, que se encuentren in
situ, Tierras Comunitarias de Origen –TCOs u otros) es fundamental para la apropiación
local de los objetivos de conservación, gestión y seguimiento – fiscalización de toda
actividad que se desarrolle.

Complementando lo mencionado, con la aprobación de la nueva Constitución Política del


Estado (CPE), la ratificación del Convenio 169 de la OIT (Ley 1257, 1992) y la declaración
de los Derechos Humanos de los Pueblos Indígenas (Ley 3760, Nov. 2007) se ha
institucionalizado la participación de los pueblos indígenas en la consulta al impacto de la
explotación de recursos naturales en su hábitat. El reconocimiento explícito a los pueblos
indígenas y comunidades campesinas u originarias5, permitió su presencia en la gestión de
los recursos naturales y conservación y preservación del medio ambiente.

La Constitución Política del Estado crea la jurisdicción agroambiental, que tiene


entres sus atribuciones:

• “Resolver los recursos de casación y nulidad en las acciones reales agrarias,


forestales, ambientales, de aguas, derechos de uso y aprovechamiento de los
recursos naturales renovables, hídricos, forestales y de la biodiversidad; demandas
sobre actos que atenten contra la fauna, la flora, el agua y el medio ambiente; y
demandas sobre prácticas que pongan en peligro el sistema ecológico y la
conservación de especies o animales”.
• Conocer y resolver en única instancia los procesos contenciosos
administrativos que resulten de los contratos, negociaciones,
autorizaciones, otorgación, distribución y redistribución de derechos de

                                                            
5
Ley 1551 de Participación Popular, 1994.

SIMBIOSIS S.R.L. 2-24


Fundación PUMA – Fondo Ambiental
Evaluación Ambiental Estratégica del Programa Forestal Baba Carapa
Informe Final Capítulo 2

aprovechamiento de los recursos naturales renovales, y de los demás actos


y resoluciones administrativas.

De igual manera se crea la jurisdicción indígena originario campesina a ser aplicada a las
relaciones y hechos jurídicos que se realizan o cuyos efectos se producen dentro de la
jurisdicción de un pueblo indígena originario campesino.
La ley de deslinde jurisdiccional, Ley Nº73 de 16 de diciembre de 2010, establece en su
art. 10 que el ámbito de vigencia material de la jurisdicción indígena originaria campesina
no alcanza al Derecho Forestal ni al derecho Agrario, excepto en lo referente a la
distribución interna de tierras en las comunidades que tengan posesión legal o derecho
propietario colectivo sobre las mismas.

2.6. Normas económicas

Con la ley de participación popular Nº1551 de 1994, se busca lograr la articulación de las
comunidades indígenas en la vida jurídica, política y económica del país, se reconoce
personalidad jurídica a las Organizaciones Territoriales de Base, urbanas y rurales
expresadas en las comunidades campesinas, pueblos indígenas y juntas vecinales.
Posteriormente la Ley Forestal y su reglamento señalan que se otorgaran concesiones
forestales en tierras fiscales de producción forestal permanente a los usuarios
tradicionales, comunidades campesinas y agrupaciones sociales del lugar organizadas
mediante cualquiera de las modalidades de personalidad jurídica previstas por la ley de
participación popular u otras establecidas por la legislación nacional. Habiéndose emitido
una serie de normas para regular el funcionamiento de las Asociaciones Sociales del Lugar
(Directrices sobre Concesiones a Agrupaciones Sociales del Lugar (RM 133/97)), de las
Tierras Comunitarias de Origen, de comunidades campesinas e indígenas en calidad de
Organizaciones Forestales Comunitarias.

Mediante D.S. Nº 29643 de 16 de julio de 2008, se reconoce, norma y promueve las


actividades a ser desarrolladas por las comunidades campesinas e indígenas en calidad de
Organizaciones Forestales Comunitarias – OFC, que participan en base al consenso de sus
miembros, en procesos productivos dedicados al manejo, industrialización y
comercialización de productos maderables y no maderables en áreas de uso forestal. Las
OFC realizan sus actividades civiles, comerciales y otras relacionadas con el Manejo
Forestal Comunitario, utilizando la Personería Jurídica que posibilitó su acceso al derecho
propietario de la tierra.

El 2009, la Constitución Política del Estado, en su cuarta parte – Estructura y organización


económica del Estado, establece que el modelo económico boliviano es plural, estando la
“Economía Plural” constituida por las formas de organización económica comunitaria,
estatal, privada y social cooperativa.

Se establece que el Estado reconocerá, respetará, protegerá y promoverá la organización


económica comunitaria, que comprende los sistemas de producción y reproducción de la
vida social, fundados en los principios y visión propios de las naciones y pueblos indígena
originario y campesinos.

SIMBIOSIS S.R.L. 2-25


Fundación PUMA – Fondo Ambiental
Evaluación Ambiental Estratégica del Programa Forestal Baba Carapa
Informe Final Capítulo 2

Por lo que se puede ver que las Organizaciones Forestales Comunitarias están
reconocidas por la normativa nacional y están plenamente autorizadas para realizar un
manejo forestal siempre y cuando cumplan con las normas en vigencia y cuenten con
planes de manejo y otros instrumentos de gestión debidamente aprobados por las
autoridades sectoriales como son la ABT y las áreas ministeriales relacionadas.

Entre los grandes problemas que se plantean están los del reconocimiento de la
personalidad jurídica de las comunidades campesinas e indígenas, si bien con la normativa
actual las TCO’s a consolidadas automáticamente se convierten en Territorios indígena
originario campesinos TIOC, los territorios demandados que están en trámite todavía
deben concluir con sus trámites de acuerdo a la legislación en vigencia, para poder
efectuar su registro ante la ABT y poder efectuar el manejo forestal comunitario.

De acuerdo a lo analizado con referencia a las políticas que se están implementando sobre
el manejo integral del bosque y el apoyo que se da al desarrollo de las comunidades y
pueblos indígena originario campesinos, sobre todo siendo que de acuerdo al mandato
constitucional como parte de los derechos de las naciones y pueblos indígena originario
campesinos se encuentra el derecho al uso y aprovechamiento exclusivo de los recursos
naturales renovables existentes en su territorio, entre los cuales se encuentran los
recursos del bosque consideramos que el PFBC cuenta con elementos favorables que van
a permitir su desarrollo en las comunidades en las que se implementa.

De igual manera el que actualmente se esté realizando una revisión de las concesiones
forestales otorgadas a las empresas forestales privadas, y el que estas concesiones se
hayan convertido en Autorizaciones Transitorias Especiales es un elemento favorable al
desarrollo del PFBC.

Desde la perspectiva de las OFC/ASL, el marco legal6:

• La ley forestal ha estado dirigida al fortalecimiento de la empresa privada


concesionaria; tanto el marco normativo como los mecanismos e instrumentos han
estado orientados a fortalecer y desarrollar los procesos de la empresa
concesionaria forestal.

• La norma forestal es muy exigente en cuanto al cumplimiento de requisitos con las


organizaciones forestales comunitarias y no en la misma magnitud con la empresa
forestal privada.

• La ley forestal no es clara sobre el aprovechamiento de los recursos no


maderables, hace referencia de manera general y se presta para muchas
interpretaciones (castaña, chocolate, goma).

• Los procedimientos para la tramitación de los instrumentos de gestión forestal son


excesivos, descontextualizados y orientados a la empresa grande, lo que desmotiva

                                                            
6
 En base a las consultas realizadas y el documento borrador de AFIN, agosto 2010. 

SIMBIOSIS S.R.L. 2-26


Fundación PUMA – Fondo Ambiental
Evaluación Ambiental Estratégica del Programa Forestal Baba Carapa
Informe Final Capítulo 2

a las comunidades a continuar con el trámite de aprobación de los planes de


manejo forestal.

• Planes de manejo forestal comunitario de comunidades indígenas están paralizados


por falta de aprobación de manera oportuna de los instrumentos de gestión por la
autoridad competente de control y fiscalización (ABT).

• Tardanza en la certificación del título de la comunidad por el INRA dificulta la


tramitación de los instrumentos de gestión forestal ante la autoridad competente
de control y fiscalización.

• La ley forestal y sus normas reglamentarias se han convertido en mecanismos


formales con poca efectividad para el aprovechamiento sostenible e integral de los
recursos forestales por parte de los actores forestales. Las instituciones del Estado 
han perdido su eficacia institucional para el control y fiscalización de la gestión
forestal.

• Los mecanismos de participación de las organizaciones son débiles en la


formulación de políticas públicas y normas nacionales lo que ocasiona el
desconocimiento y la poca internalización de los mismos.

• Miembros de las comunidades están comprometidos con la actividad de


aprovechamiento ilegal, motivados por intereses personales y sin consentimiento
de la comunidad, vulnerando de esta manera las normas forestales.

• En algunas regiones del país los intermediarios y las empresas privadas están
promoviendo la piratería forestal por los altos beneficios económicos que reportan
estos.

• Los servidores públicos encargados de la aprobación de los instrumentos de


gestión obstaculizan los trámites para la aprobación, lo que desmotiva a las
comunidades para continuar con el aprovechamiento legal del recurso forestal.

• El incremento de la piratería forestal está privando de recursos económicos a las


entidades del Estado y las comunidades, poniendo en serio riesgo la sostenibilidad
de los planes de manejo forestal.

2.7. Normas específicas del sector

Se está trabajando en una norma que reemplace la Ley Forestal, el punto preocupante
para el PFBC es en qué medida esta nueva norma podría afectar al desarrollo del
programa. Al respecto, y considerando las normas de reciente implementación, el
desarrollo del manejo forestal comunitario que se ha dado en el último periodo y el
reconocimiento a la participación de los pueblos y naciones indígena originario
campesinos, hacen que las modificaciones previstas deberán enmarcarse en las políticas
gubernamentales ya adoptadas para el sector, se puede considerar que las modificaciones
a realizarse fortalecerán el manejo forestal comunitario y por lo tanto los objetivos que el
PFBC se ha planteado.

SIMBIOSIS S.R.L. 2-27


Fundación PUMA – Fondo Ambiental
Evaluación Ambiental Estratégica del Programa Forestal Baba Carapa
Informe Final Capítulo 2

De acuerdo a un estudio realizado por el CEDLA en abril de 2010, “Procesos de discusión


para el diseño de la nueva Ley Forestal – Mapa de actores”7 el proceso de reforma del
sector forestal para enmarcarlo dentro de los preceptos de la nueva Constitución Política
del Estado y del Plan Nacional de Desarrollo se concentra en “el cambio del modelo
neoliberal de manejo forestal empresarial por un modelo económico plural (léase un
modelo más plural del manejo del bosque), restaurando y/o promoviendo, en especial,
sistemas productivos comunitarios.” En este estudio se manifiesta que lo esencial de la
nueva norma forestal buscará la consolidación del sector indígena originario campesino
como actor principal que en el largo plazo lidere la actividad productiva forestal con
formas de gestión comunitaria de los recursos naturales (gestión que evitará la
deforestación), los siguientes puntos serán esenciales:

• Desarrollo económico y equidad social de los grupos sociales que habitan


y/o aprovechan los recursos del bosque. el aprovechamiento sostenible de los
recursos del bosque implica la capacidad de generar empleo (directo e indirecto) e
ingresos que permitirían satisfacer las necesidades y mejorar las condiciones de
vida de las poblaciones en territorios con tierras forestales de producción
permanente y/o tierras con cobertura boscosa apta para diversos usos.

• Visión institucional sectorializada;


Promoción del agente económico de base comunitaria, apuntando a la
consolidación de un agente económico de base comunitaria, y equilibrando, no
excluyendo, la actividad empresarial privada.

• Planes comunitarios auto-regulados. Se deben señalar lineamientos


generales para los instrumentos de gestión (en especial para las comunidades IOC)
que permitan el desarrollo de actividades económicas comunitarias, sean de
subsistencia o de producción vinculadas a recursos de los bosques.

Estos puntos en general ya se están desarrollando por lo que se prevé que su


profundización será beneficiosa para el PFBC, puesto que las actividades y las acciones
iniciadas están poniendo en práctica y se enmarcan en las normas legales emitidas para
implementar la revolución forestal.

2.8. Proyectos de Norma que pueden afectar al programa

Entre las normas cuya promulgación es inminente podemos mencionar:

• Por mandato constitucional expresado en el art. 387 inc.II, se debe emitir una Ley
de protección y aprovechamiento de las especies forestales de relevancia
socioeconómica, cultural y ecológica; esto puede incidir en las formas de
aprovechamiento de especies forestales autorizadas puesto que pueden

                                                            

Procesos de discusión para el diseño de la nueva Ley Forestal – Mapa de actores, Walter Arteaga, Centro de estudios para
el desarrollo laboral y agrario (CEDLA) 2010, Serie de documentos de coyuntura, La Paz, abril de 2010. 

SIMBIOSIS S.R.L. 2-28


Fundación PUMA – Fondo Ambiental
Evaluación Ambiental Estratégica del Programa Forestal Baba Carapa
Informe Final Capítulo 2

modificarse los requerimientos existentes para la aprobación de planes de


manejo.

• Ley de emergencia para la protección de bosques y tierras, de acuerdo al


anteproyecto al que se ha tenido acceso tiene por objeto establecer medidas de
cumplimiento inmediato destinadas a prohibir la conversión de Tierras de
Producción Forestal Permanente (TPFP) y restringir la conversión de tierras con
cobertura boscosa aptas para otros usos para proteger los bosques y la madre
tierra, a través de la reducción de los desmontes y quemas para evitar incendios y
la pérdida de recursos naturales. El objetivo de esta ley es el evitar la ampliación
de la frontera agrícola hacia las TPFP y con esto posibilitar el manejo de bosques
en las mismas.

• Ley que determine la estructura, funcionamiento y atribuciones de la Defensoría de


la Madre Tierra, creada mediante Ley Nº71 de 21/12/2010 – Ley de derechos de la
Madre Tierra, cuya misión es velar por la vigencia, promoción, difusión y
cumplimiento de los derechos de la Madre Tierra. Hay que considerar que al
momento de establecerse esta entidad puede tener efectos en los diferentes
niveles de autonomía en cuanto a las funciones referidas a la protección de los
derechos de la Madre Tierra, puesto que se pueden otorgar atribuciones a otros
niveles de la organización del Estado o crearse nuevas autoridades para lograr los
fines establecidos en la Ley de Derechos de la Madre Tierra.

No se conoce que restricciones que afecten al trabajo forestal que puedan emerger de
esta norma.

• Ley o Decreto Supremo que determine la creación de la Empresa Boliviana


Forestal, se debe estar pendiente de alcance y de las atribuciones que se
establezcan para esta entidad, por el posible efecto que pueda tener en las
comunidades con las que trabaja el PFBC.

2.9. Conclusiones y Recomendaciones

De la revisión del marco legal vigente para el sector forestal se han llegado a las
siguientes conclusiones:

• El Programa Forestal Baba Carapa en su formulación y objetivos enunciados está


de acuerdo a las políticas públicas que han sido emitidas por el actual gobierno, y
además se encuentra dentro del marco constitucional vigente.

• Existe un marco legal forestal favorable para el desarrollo del PFBC, aunque es
necesario mantenerse alerta frente a las modificaciones que se puedan realizar y
que sean emergentes de la aprobación de una nueva Ley Forestal. Si bien por el
seguimiento a las discusiones que existen con miras a la elaboración de las nuevas
normas, se percibe que la repercusión en el programa será mínima, El Programa
Forestal Baba Carapa debe tener una participación activa en los procesos de
elaboración o adecuación de los Estatutos Autonómicos Departamentales, y de las
Cartas Orgánicas Municipales de aquellos Departamentos y Municipios que tienen

SIMBIOSIS S.R.L. 2-29


Fundación PUMA – Fondo Ambiental
Evaluación Ambiental Estratégica del Programa Forestal Baba Carapa
Informe Final Capítulo 2

relación directa con el programa. Puesto que en dichos documentos se establecerá


la estructura organizativa de las autoridades determinándose sus facultades y
atribuciones, la forma de organización de sus funciones ejecutiva, legislativa y
deliberativa, los mecanismos de participación y control social, en el caso especifico
de las autonomías indígena originario campesinas se debe incluir además la visión
y estrategias de desarrollo en concordancia con sus principio, derechos y valores
culturales la participación del PFBC en el momento de redactarse o aprobarse estos
documentos puede ser determinante en la medida en que se puede influir para que
se incluyan elementos que sean favorables al desarrollo del programa o que
permitan la existencia del programa.

• El tema de la consulta previa e informada, si bien es un logro para las naciones y


pueblos indígenas y su incorporación en la Constitución Política del Estado prevé
que acciones que afecten a los pueblos indígenas deben ser sometidas a este tipo
de proceso, no afecta directamente a la implementación del PFBC. Puesto que las
comunidades que trabajan con el programa, están ejerciendo su derecho al
aprovechamiento de los recursos forestales que se encuentran en su territorio.

• El hecho de que se requiera que las comunidades cuenten con un plan de manejo
para formular su proyecto y formar parte del PFBC es un elemento positivo puesto
que asegura que el PFBC se enmarque y de cumplimiento a la normativa legal
vigente para el ámbito forestal.

• La estructura institucional, a nivel del gobierno central, que ha sido modificada en


la gestión 2010, está orientada al desarrollo del Manejo Forestal Comunitario, lo
que es coincidente con los objetivos del programa, sin embargo se debe tener en
cuenta que es una estructura en permanente ajuste, lo que implica que se debe
tener en considerar que en un futuro próximo todavía pueden presentarse
modificaciones.

• Lo que influye e influirá en el desarrollo del PFBC es la volatilidad y debilidad de las


autoridades y de la propia institucionalidad forestal. Aparte de los periódicos
cambios de autoridad (enero 2011 cambio de la Ministra de Medioambiente y
Agua) estas instancias cuentan con escaso presupuesto, especialmente la ABT, que
no puede hacer funcionar de manera eficiente y suficiente sus UOBT en los
municipios.

• Se debe tener en consideración la fuerte presencia de la ADEMAF en el territorio en


el que se desarrolla el PFBC, es previsible que en las regiones de Pando, Iturralde,
Chiquitania y Guarayos la presencia de la ADEMAF sea mayor y se tenga que
coordinar con esta institución. En la Chiquitania y Pando la ADEMAF tiene una
presencia significativa que está marcando la presencia del Gobierno central del
Estado con fuerza en contraposición a la de las gobernaciones, en muchos casos
generando dualidad de funciones o en su defecto la asunción por parte de esta
Agencia de una serie de tareas que están a cargo de ministerios como el de
minería, hidrocarburos, tierra, salud y defensa.

SIMBIOSIS S.R.L. 2-30


Fundación PUMA – Fondo Ambiental
Evaluación Ambiental Estratégica del Programa Forestal Baba Carapa
Informe Final Capítulo 2

• Una de estas modificaciones a tomar en consideración es la creación de la Empresa


Forestal Boliviana (EBOF) anunciada por la ADEMAF para el primer trimestre de
2011, la cual propondría estatizar el manejo del Bosque, hacer transparente la
economía del sector, y mejorar el control ambiental. Esto podría tener
repercusiones en el PFBC puesto que seguramente se establecerán mecanismos de
crédito para los proveedores y una serie de otros beneficios para las comunidades
productoras que podrían tener repercusiones en las comunidades que trabajan con
el PFBC. Por otra parte la ADEMAF también anunció la creación de la Empresa
Publica de Transporte Fluvial con la finalidad de dinamizar el tránsito y la economía
de las poblaciones ribereñas benianas aledañas al Rio Itenez.

• Si bien el PFBC no va a trabajar con comunidades que se encuentran en Áreas


Protegidas, al existir Áreas Protegidas en áreas de intervención del programa, si es
que a futuro se decide trabajar con comunidades que se encuentren en Áreas
protegidas se deberá suscribir un convenio con el Servicio Nacional de Áreas
Protegidas (SERNAP), y coordinar actividades con las autoridades de las Áreas
Protegidas afectadas.

• Se debe tener en consideración la formación de las Macro-regiones en el marco de


las disposiciones de creación de la ADEMAF, puesto que dependiendo del marco
jurídico que adopten, su accionar puede tener repercusiones en el sector forestal y
en las comunidades que participan del PFBC.

En cuanto a las recomendaciones:

• Mientras no salga la nueva normativa el PFBC debe moverse con la que está
vigente.
• Los CONFOR deben dar cumplimiento a la normativa vigente en materia de
prevención y control ambiental, y deben estar pendientes de los cambios y
modificaciones que se realicen en este ámbito. Es importante identificar los temas
legales de relevancia y capacitar a los OFC en el manejo de estos temas.

• Se debe tener en cuenta que como emergencia de la implementación de las


Autonomías, algunas de las comunidades que forman parte del PFBC pueden
ingresar en el proceso de conversión a Autonomía Indígena Originaria Campesina,
o en su caso a Distrito Municipal Indígena Originario Campesino, y en ambos casos
requerirán de apoyo para la construcción de sus estatutos autonómicos y de su
institucionalidad. Será necesario seguir de cerca estos procesos para determinar en
que medida afectaran al régimen forestal y al desarrollo del PFBC.

• La estructura institucional de los Gobiernos Departamentales Autónomos y de los


Gobiernos Municipales autónomos pueden tener efectos en el desarrollo del
programa, puesto que al ser los que ejecuten las políticas elaboradas por el nivel
central del Estado pueden emitir normas técnicas y procedimientos a ser aplicados
por el PFBC, por lo que se debe estar al tanto de las modificaciones que se puedan
presentar, y participar activamente en la redacción de los Estatutos Autonómicos
Departamentales, Cartas Orgánicas Municipales y Estatutos Autonómicos de
Territorios Indígena Originario Campesino.

SIMBIOSIS S.R.L. 2-31


Fundación PUMA – Fondo Ambiental
Evaluación Ambiental Estratégica del Programa Forestal Baba Carapa
Informe Final Capítulo 2

• Los diferentes Departamentos y Municipios en los que se desarrolla el PFBC


cuentan con Planes de Uso de Suelos, Planes de Ocupación del Territorio y con
instrumentos de gestión territorial y de planificación del desarrollo de sus regiones
que deben ser tomados en consideración a tiempo de implementar las actividades
del PFBC. Por lo que en cada una de las comunidades se debe estudiar y aplicar
las reglas de intervención, reglas de uso del suelo y las recomendaciones de
manejo que estén vigentes.

• En cuanto a la incidencia en políticas públicas se presentan dos escenarios que el


PFBC deberá evaluar dada la dinámica sociopolítica nacional que se caracteriza por
una dinámica pendular.

o El primer escenario es el de incidencia directa por parte del PFBC, que lo


posicionaría como referente nacional sobre el tema y ayudaría a su
identificación como parte sustancial del proceso de cambio y de soporte
técnico en la proyección, formulación y aprobación de las futuras normas
en cuanto al desarrollo del sector. El régimen forestal podría necesitar
salidas creativas, novedosas y demostrativas de intervención en manejo de
recursos del bosque tomando en cuenta sus planteamientos formulados en
la PND y que lo ayuden a posicionarse con credibilidad ante los actores
nacionales e internacionales. Esta estrategia que va de lo nacional a lo
local, requiere una fuerte y consolidada llegada a estratos de decisión
nacional que va de Ministerios hacia arriba: círculos de decisión política
(dirigentes y autoridades del partido de gobierno), circulo de influencia
Vicepresidencial, gabinete chico de apoyo al Presidente y Vicepresidente.
Sin embargo, esta estrategia corre el riesgo de incrementar la exposición
del PFBC ante el Gobierno que podría dificultar su trabajo dado el carácter
del actual régimen que no es permeable a sugerencias que provengan de
“ajenos al gobierno” por más que los sugerentes cuenten con ciertos avales
de movimientos o sectores sociales, a no ser que se cumplan los requisitos
de incidencia antes mencionados

o El otro escenario, sin descartar del todo al anterior en función de la


coyuntura y del nivel de relaciones del PFBC, sugiere incidir a través de
medios indirectos, como constituir mesas de diálogo y concertación;
auspicio de foros nacionales e internacionales; fortalecimiento de la
capacidad propositiva y del debate entre los agentes de la cooperación
internacional, actores institucionales que sean afines al accionar del PFBC,
actores sociales, organizaciones locales y departamentales y agentes
económicos privados tanto empresariales como comunitarios. Esta
estrategia de fortalecimiento de las redes sociales e institucionales
mencionadas que opta por la incidencia de abajo hacia arriba, obliga
establecer relaciones de información y coordinación fluidas con los
gobiernos municipales, asambleístas departamentales, diputados
uninominales y asambleístas departamentales (senadores y diputados).
Finalmente, esta estrategia exige que las regiones y departamentos, bajo la
conducción nacional del PFB, elaboren una estrategia comunicacional de

SIMBIOSIS S.R.L. 2-32


Fundación PUMA – Fondo Ambiental
Evaluación Ambiental Estratégica del Programa Forestal Baba Carapa
Informe Final Capítulo 2

información y sensibilización sobre los temas forestales y medioambientales


que no solo se remita a dar cobertura a las acciones del programa sino
incidir sobre los temas que hacen al sector en su conjunto. En este sentido
la estrategia de comunicación que debe ir de lo local a lo nacional, requiere
de un adecuado mapeo de actores y medios comunicacionales que podrían
ser “vehículos de sensibilización” de los temas que el sector y el PFBC
requieren posicionar en la discusión local y nacional. En el capítulo de
actores y sus anexos se tiene un detalle de actores relevantes para esta
estrategia. Esta estrategia urge de una acción rápida del PFBC puesto que
el Gobierno ha demostrado una celeridad nunca antes vista en la
aprobación de normas y leyes que, por lo menos en el papel, cambian las
reglas del juego.

• El PFBC debe fortalecer todas las UFMs y UOBT donde trabaja de forma directa
para aportar a la construcción de una institucionalidad pública de apoyo, control y
fiscalización del bosque.

SIMBIOSIS S.R.L. 2-33


CAPÍTULO 3

CONTEXTO AMBIENTAL DE LAS ÁREAS DE


INTERVENCIÓN

SIMBIOSIS S.R.L.
Servicios Integrales en Medio Ambiente
CAPÍTULO 3

CONTEXTO AMBIENTAL DE LAS ÁREAS DE


INTERVENCIÓN
El área de intervención total del PFBC, que abarca tanto las áreas de influencia directa como
indirecta (puntos 1.2 y 1.4, Capítulo 1), son las Tierras de Producción Forestal Permanente1 del
país que se encuentran en seis regiones productoras: Amazónica, Preandina-Amazónica,
Guarayos, Chiquitania, El Chore y Bajo Paraguá.

Las características ambientales de cada una de estas regiones se describen en el Anexo II.

En este capítulo se presenta un análisis general de la situación de toda el área de influencia del
PFBC sobre derechos forestales, deforestación y áreas protegidas. Posteriormente se tiene una
síntesis del estado de conservación y la situación ambiental de cada una de las seis regiones
productoras forestales que abarca el programa.

3.1 Situación del Sector Forestal en las áreas de intervención

3.1.1 Derechos Forestales

El potencial forestal del país en madera de bosque natural se calcula en 57-127 m3/ha, lo que
equivale a una biomasa natural de 97-171 tn/ha (Arias, 2007).

En la actualidad, la producción de bienes forestales proviene principalmente de los bosques


naturales, en forma de madera de rola, sin embargo productos no maderables tradicionales
como la castaña, son de gran importancia a nivel productivo. Otros productos no maderables
como el palmito, goma, bambú, fibras y frutos, entre otros han tomado mayor importancia en
los mercados locales e internacionales, los cuales constituyen el único ingreso producido por las
mujeres en hogares pobres (Marshall, et al 2006 en Arias, 2007).

Las especies maderables extraídas son el Ochoó, Roble, Cedro, Tajibo, Almendrillo, Yesquero
Blanco, Serebó, Mapajo, Mara Macho, Bibosi, Mara, Yesquero y Verdolago entre otras, así como
Castaña, Hojas de palma, Palmito y Tacuara (INE 2007).

Desde un el punto de vista económico el sector Agricultura, Pecuaria, Silvicultura, Caza y Pesca
(incluyendo el sector forestal) registró una de las más altas participaciones dentro del PIB,
equivalente al 12,08% (INE 2010).

Para el aprovechamiento de estos recursos, desde la promulgación de la Ley Forestal (Ley 1700)
se han establecido una serie de derechos forestales que, si bien en la actualidad están sujetos a
las transformaciones que vienen con todos los cambios político-institucionales que vive el país,
persisten para las áreas de intervención que tiene el PFBC o estarán sujetos a algún tipo de
transición, en tanto se aprueben y se hagan operativas las nuevas normas sectoriales.

1
El D.S. 26075 del 16 de febrero de 2001 declara 41.235.487 ha como Tierras de Producción Forestal Permanente (TPFP), las
mismas abarcan diferentes regiones productoras.
Fundación PUMA – Fondo Ambiental
Evaluación Ambiental Estratégica del Programa Forestal Baba Carapa
Informe Final: Capítulo 3

En el país, de acuerdo a la ABT (http://gis-usi.abt.gob.bo/coberturasabt/default.aspx), existen


90 concesiones forestales vigentes, de las cuales 87 se encuentran en el área de influencia del
PFBC. Estas concesiones representan más del 98.5 % de la superficie bajo concesión (Figura 3-1
y Tabla 3-1).
Tabla 3-1: Concesiones Forestales por departamento
en las áreas priorizadas del PFBC

DPTO Total Sup. en ha.


BENI 15 671431.02
LA PAZ 8 354817
PANDO 19 1572244
SANTA CRUZ 45 2980230.23
Total aprox 87 5578722.25
Fuente ABT 2010

Estas concesiones forestales han venido siendo aprovechadas por empresas privadas y ASL,
pero de acuerdo a los cambios en el país y en base a las nuevas políticas de gobierno ya no se
continuará el proceso de otorgación de concesiones a empresas privadas, siendo las
Organizaciones Forestales Comunitarias (OFC) las únicas que podrán tener acceso de las áreas
de libre disponibilidad originadas en el proceso de saneamiento de la tierra para su
aprovechamiento. En el punto 3.1.2 se muestran las concesiones otorgadas a empresas que se
encuentran vigentes en las seis regiones productoras del área de influencia total del PFBC, lo
que muestra el potencial que existe para el componente 2 del programa referido a la
asociatividad.

Una modalidad de derecho forestal lo han constituido las Asociaciones Sociales del Lugar (ASL),
que en la actualidad dentro del marco de las nuevas políticas del estado deberán adecuarse al
nuevo marco político normativo para continuar con su actividad forestal, como es el caso de una
ASL de la región de la Chiquitanía que realizó el cambio de razón social a Asociación Comunitaria
Forestal. Todas las ASL se encuentran dentro del área de influencia del PFBC, (Figura 3-1) y
ocupan una superficie de 673.707 ha. Un detalle de las ASL se presenta en el punto 3.1.2. Estas
ASL presentes dentro del área de influencia total del PFBC se constituyen en potenciales actores
directos para poder participar en cualquiera de los componentes del PFBC.

SIMBIOSIS S.R.L. 3-2


Fundación PUMA – Fondo Ambiental
Evaluación Ambiental Estratégica del Programa Forestal Baba Carapa
Informe Final: Capítulo 3

Figura 3-1: Concesiones Forestales de Empresas y Agrupaciones Sociales del Lugar (ASL) en
Regiones Productoras Forestales incluidas en el Área de Influencia del PFBC.
Fuente: Superintendencia Forestal (2006)

Otro tipo de aprovechamiento forestal bajo manejo es realizado por pequeños productores
forestales privados entre los que se encuentran las OFC. Una síntesis de la presencia de estos
grupos sociales se presenta en el punto 3.1.4.

SIMBIOSIS S.R.L. 3-3


Fundación PUMA – Fondo Ambiental
Evaluación Ambiental Estratégica del Programa Forestal Baba Carapa
Informe Final: Capítulo 3

Tabla 3-2: Concesiones Forestales por Tipo de Derecho

Tipo de Derecho Nº Superficie(ha)

Concesión Forestal en Tierras Fiscales a empresas 66 4.389.148


Agrupaciones Sociales del Lugar 21 484.875
Concesión Forestal para Investigación UAGRM 32 55.885
Contrato a Largo Plazo a empresa Forestal 11 12.000
Total (ha) 92 5.241.908
Fuente: ABT (Datos sin publicar)

3.1.2 Concesiones Forestales a Empresas

La Superintendencia Forestal en 1997, convirtió 87 contratos de aprovechamiento forestal


suscritos con el Estado antes de la promulgación de la Ley 1700 en igual número de concesiones
forestales (5.590.194 hectáreas). En 2008 de acuerdo a de Urioste et al, 2010 se encontraban
aún vigentes 66 concesiones a empresas privadas en 4.389.18 hectáreas es decir se redujo
25% del número total de concesiones otorgadas en 1997 y el 22 % de la superficie (tabla 3-3).

Tabla 3-3: Concesiones forestales otorgadas y vigentes a 2008


por municipio en el área de intervención del PFBC

Influencia
a Directa
Influenci
Superficie

Superfici

del PFBC
e a 2008

Indirecta
otorgada

del PFBC
en 1997
(ha)
Nº Nombre Dpto. Municipios

1 Barbery Hnos Ltda Santa Cruz Ascensión de Guarayos 10,301 5,161


Ascensión de Guarayos
Berna Ltda (Santa
2 Santa Cruz El Puente 54,500 54,500
Cruz)
San Javier
Carmen Rivero Torrez
3 Bolivian Roble SRL Santa Cruz 45,615 45,740
Puerto Suárez
4 Cimacruz Ltda Santa Cruz Ascensión de Guarayos 46,000 21,133
5 Cimal Ltda (Velasco) Santa Cruz San Rafael 67,094 66,932
Carmen Rivero Torez
Cimal Ltda (Angel 372,13
6 Santa Cruz Roboré 372,130
Sandoval) 0
San Matías
7 Cinma Ltda (Santa Santa Cruz Concepción 81,900 81,900
Cruz) San Ignacio de Velasco
Cronenbol La Junta
8 Santa Cruz Concepción 30,000 30,000
SRL
9 Cuamobol SRL Santa Cruz El Puente 10,004 10,004
Puerto Suárez 10,000
10 Don Chicho SRL Santa Cruz
Puerto Quijarro
11 Don Enrique Santa Cruz Yapacaní 13,736 23,816
12 Frerking Santa Cruz El Puente 40,166 40,106

SIMBIOSIS S.R.L. 3-4


Fundación PUMA – Fondo Ambiental
Evaluación Ambiental Estratégica del Programa Forestal Baba Carapa
Informe Final: Capítulo 3

Influencia
a Directa
Influenci
Superficie

Superfici

del PFBC
e a 2008

Indirecta
otorgada

del PFBC
en 1997
(ha)
Nº Nombre Dpto. Municipios

13 Guillet Ltda Santa Cruz El Puente 42,578 39,858


14 El Puente 57,256
Guapay SRL Santa Cruz
San Andrés (Beni)
15 Jalil Santa Cruz Yapacaní 6,065 6,065
Ascensión de Guarayos 100,00
16 Planet La Chonta 100,000
Concepción 0
Investment Ltda.(Ex Santa Cruz
La Chonta Ltda) Urubichá
120,00
17 Lago Rey Ltda Santa Cruz Concepción 120,000
0
San Ignacio de Velasco
Industrias del
18 Mueble Roda (Ex Santa Cruz Urubichá 43,969 43,969
Lago Verde SRL)
Industrias del
19 Mueble Roda (Ex Santa Cruz San Rafael 99,098 99,098
Ind. San Miguel)
20 Los Primos Ltda Santa Cruz Carmen Rivero Torrez 50,181 50,181
21 Mabonal SRL Santa Cruz San José de Chiquitos 50,005
22 Mineros 11,000
Macons La Chonta Santa Cruz
El Puente
Ltda
San Julián
23 Mako Ltda Santa Cruz San Matías 50,000
Yapacaní 102,12
24 Santa Cruz 83,443
Marabol SRL (A) 3
San Carlos
25 Santa Cruz San Miguel 69,545 75,400
Marabol SRL (B)
San José de Chiquitos
26 Nogal Barros Ltda Santa Cruz San José de Chiquitos 50,000
124,41
27 Oquiriquia SRL Santa Cruz Concepción 196,928
8
28 Palmitos Ichilo Santa Cruz San Ignacio de Velasco 101,253
29 Santa Cruz San Ignacio de Velasco 113,337 54,756
Paraguá
Baures (Beni)
Santa Cruz San José de Chiquitos 57,727 82,547
30 Pontons San Matías
San Rafael
Romano Ltda (Santa
31 Santa Cruz San Rafael 40,800 40,800
Cruz)
Roboré 60,000 60,024
San José Ltda
32 Santa Cruz San José de Chiquitos
San Matías
San Luis SRL (Santa Santa Cruz Concepción 20,160 2,500
33
Cruz) San Ignacio de Velasco

SIMBIOSIS S.R.L. 3-5


Fundación PUMA – Fondo Ambiental
Evaluación Ambiental Estratégica del Programa Forestal Baba Carapa
Informe Final: Capítulo 3

Influencia
a Directa
Influenci
Superficie

Superfici

del PFBC
e a 2008

Indirecta
otorgada

del PFBC
en 1997
(ha)
Nº Nombre Dpto. Municipios

34 San Martín SRL Santa Cruz San Ignacio de Velasco 37,300 37,300
San Pedro (Ñuflo de
35 Santa Cruz Concepción 91,487 91,487
Chavez)
36 San Pedro (Sara) Santa Cruz Santa Rosa del Sara 13,344 17,400
37 Ascención de Guarayos 20,000
Sobolma Ltda (A) Santa Cruz
Urubichá
38 Sobolma Ltda (B) Santa Cruz Yapacaní 6,000
San José de Chiquitos 111,73
111,731
39 Surutú Santa Cruz 1
San Rafael
Carmen Rivero Torrez 100,00
100,002
Santa Cruz Roboré 2
40 Sutó Ltda
San Matías
41 Tarumá Ltda Santa Cruz San Ignacio de Velasco 83,467
Industria Maderera Urubichá 137,78
137,781
42 Limitada (Ex Vasber Santa Cruz 1
Concepción
Internacional SRL)
43 Bolital Ltda (La Paz) La Paz Ixiamas 91,737 91,737
Bosques del Norte Ixiamas
44 La Paz 49,816 49,835
SRL (La Paz)
San Antonio (Ex La
45 Luna- Ex Proyectos La Paz Ixiamas 67,870 67,870
Integrales)
Proyectos Integrales La Paz Ixiamas
46 24,650 24,650
SA (Ex Madre Selva
San Buenaventura
SRL)
47 Mamoré Ltda La Paz Ixiamas 19,167 19,196
48 Proyectos Integrales La Paz Ixiamas 71,900 71,900
(Ex P Cinco SRL) San Buenaventura
49 Sagusa SRL (La Paz) La Paz Ixiamas 9,960
50 San Ignacio SRL La Paz Ixiamas 19,669 19,669
Bolivian Mahogany
51 Beni San Borja 53,524 38,228
SRL (Beni)
52 Bosques del Norte Beni San Borja 37,230 37,204
SRL (Beni) Santa Ana del Yacuma
53 Cimagro Ltda (Beni) Beni San Ignacio de Moxos 71,166 29,019
Santa Ana del Yacuma
54 Fátima Ltda (Beni) Beni San Borja 78,771 78,771
Santa Ana del Yacuma
55 Beni San Borja 86,760 96,324
Hervel Ltda San Ignacio de Moxos
Santa Ana del Yacuma
56 Inmabol Ltda Beni San Andrés 26,595 26,595

SIMBIOSIS S.R.L. 3-6


Fundación PUMA – Fondo Ambiental
Evaluación Ambiental Estratégica del Programa Forestal Baba Carapa
Informe Final: Capítulo 3

Influencia
a Directa
Influenci
Superficie

Superfici

del PFBC
e a 2008

Indirecta
otorgada

del PFBC
en 1997
(ha)
Nº Nombre Dpto. Municipios

57 Itenez Ltda Beni Baures 61,430 61,430


Yureidini (Ex Madre
58 Selva - Ex proyectos Beni Santa Ana del Yacuma 27,576 27,578
Integrales)
59 Monte Grande SRL Beni San Borja 66,278 66,278
Santa Ana del Yacuma
60 Monte Redondo Beni Rurrenabaque 16,093 16,093
61 Ñuflo de Chávez SRL Beni San Andrés 30,396
62 Sagusa SRL (Beni) Beni Reyes 8,000
Baures
63 San Luis SRL (Beni) Beni 60,588 60,588
64 Proyectos Integrales San Borja 92,564
92,564
SA (Ex Yucumo Beni
San Ignacio de Moxos
Ltda)
65 Hauser Fátima Ltda Beni Reyes 78,771
Santa Ana del Yacuma
66 Aguilar SRL Pando Bella Flor 34,900 34,900
67 Pando Ingavi 80,000 79,790
Berna Ltda (Pando) Santos Mercado
Villa Nueva (Loma Alta)
68 Bolital Ltda (Pando) Pando Santos Mercado 60,000 60,785
Cimagro Ltda Pando Bella Flor 146,10
69 146,300
(Pando) 0
Santa Rosa del Abuná
70 Cinma Ltda (Pando) Pando Ingavi 166,095
166,228
Santos Mercado
71 Pando Bolpebra 49,591
Dajer y Asociados
Filadelfia
SRL
Porvenir
Don Victor SRL
72 Pando Bolpebra 52,957
(Pando)
Industria Maderera
73 Pando Bolpebra 56,337 54,157
Pando SA
Industria Forestal
74 Pando Bella Flor 94,087
Ltda
75 Ipacaraí Pando Santos Mercado 30,113 30,113
76 Pando Villa Nueva (Loma Alta) 87,399
122,744
Los Indios Santos Mercado
Nueva Esperanza
Mamoré Ltda
77 Pando Santos Mercado 49,487 49,487
(Pando)
78 Mineros Pando SRL Pando El Sena 77,206
79 Pando Santos Mercado 40,144 40,144
Río Negro
Nueva Esperanza

SIMBIOSIS S.R.L. 3-7


Fundación PUMA – Fondo Ambiental
Evaluación Ambiental Estratégica del Programa Forestal Baba Carapa
Informe Final: Capítulo 3

Influencia
a Directa
Influenci
Superficie

Superfici

del PFBC
e a 2008

Indirecta
otorgada

del PFBC
en 1997
(ha)
Nº Nombre Dpto. Municipios

Industria Forestal Ingavi


80 Humaitha SA (Ex Pando 140,662 139,232
Romano Ltda Santa Rosa del Abuná
Pando)
81 Sagusa SRL (Pando) Pando Bella Flor 70,000 66,035
INFORCASA (Ex San
82 Pando Nueva Esperanza 81,600 70,064
Joaquin SRL)
83 Pando Bolpebra 151,734 67,402
San Martín SRL Filadelfia
Porvenir
Martínez (Ex Selva
84 Pando Santos Mercado 67,402
Negra SRL)
Referencia:
Pando (Porvenir)
La Paz (Ixiamas)
Santa Cruz (Guarayos)
Chimanes
Choré
Chiquitania
Bajo Paragua
Fuente: Elaboración propia en base a datos no publicados de la ABT (2010)

3.1.3 Concesiones Forestales a Agrupaciones Sociales del Lugar (ASL)

Existen 21 concesiones forestales otorgadas a ASL en 478.381 ha de superficie ubicadas en los


departamentos de Santa Cruz y La Paz (Tabla 3-4). Existen aún 60 ASL calificadas con un
número aproximado de 1.600 socios y otras 34 ASL con 590 socios que no habían sido
calificadas aún por el Ministerio del ramo.

Tabla 3-4: Concesiones forestales otorgadas a ASL


por la Superintendencia Forestal, ubicación y superficie (ha)

Superficie (ha)
Nº Nombre Dpto. Vigente a
Otorgada
2008
1 Asoc. de Cortadores de Madera de Comunidad Mucha Miel Santa Cruz 20.516 20.516
2 Asoc. Comunitaria Agroforestal Santa Ana – AMASAV Santa Cruz 42.406 42.406
Asoc. de Madereros Agroforestal San Ignacio de Velasco –
3 Santa Cruz 44.176 44.176
AMASIV
4 Agrupación Social del Lugar La Candelaria La Paz 15.876 15.876
Asociación de Madereros de San Miguel de Velasco –
5 Santa Cruz 35.001 41.495
AMAISAM

SIMBIOSIS S.R.L. 3-8


Fundación PUMA – Fondo Ambiental
Evaluación Ambiental Estratégica del Programa Forestal Baba Carapa
Informe Final: Capítulo 3

Superficie (ha)
Nº Nombre Dpto. Vigente a
Otorgada
2008
6 Asociación Forestal Madereros San Miguel – AFOMASAN Santa Cruz 46.621 46.621
7 Asociación Agroforestal Comunitaria El Tuna Santa Cruz 25.048 25.048
8 Agrupación de Cortadores de Madera San Rafael Santa Cruz 30.336 30.336
9 Asociación Agroforestal San Rafael Santa Cruz 52.817 52.817
10 Agrupación Social La Esperanza La Paz 14.647 14.647
11 Asociación Agropecuaria Forestal y Artesanal – IDIAMA La Paz 18.386 18.386
12 Agrupación Social del Lugar El Triunfo La Paz 16.693 16.693
13 Agrupación Social del Lugar Caoba La Paz 15.109 15.109
14 Agrupación Social Forestal San Antonio La Paz 14.986 14.986
15 Asociación Agroforestal Maderera Siete Palmas La Paz 15.102 15.102
16 Agrupación Social del Lugar Copacabana La Paz 15.482 15.482
17 Asociación Forestal Los Tajibos Santa Cruz 6.124 6.124
18 Asociación Forestal Arroyo Negro Santa Cruz 7.697 7.697
19 Asociación Forestal Santa Rosa Santa Cruz 7.123 7.123
20 Asociación Forestal Entre Ríos Santa Cruz 7.166 7.166
21 Agrupación Social del Lugar El ASAI Porvenir Santa Cruz 27.069 27.069
Total 478.381 484.875
Fuente: Urioste et al (2010) en proceso de publicación

3.1.4 Planes de Manejo Menores a 200 ha

La mayor cantidad de planes de manejo aprobados en el país están por debajo de 200 ha,
correspondiendo a pequeños productores (Tabla 3-5). Su ubicación geográfica no se encontró
disponible ya que la ABT ha restringido la entrega de información al público en general.

SIMBIOSIS S.R.L. 3-9


Fundación PUMA – Fondo Ambiental
Evaluación Ambiental Estratégica del Programa Forestal Baba Carapa
Informe Final: Capítulo 3

Tabla 3-5: Planes Generales de Manejo Forestal menores a 200 ha vigentes por tipo de
persona, departamento y municipio en el área de influencia del PFBC
(de 2002 a marzo de 2010)

Superficie bajo
proteger PGMF
Superficie bajo

Superficie de
Superficie a

Superficie a
aprovechar
PGMF (ha)

PGMF (ha)

PGMF (ha)
otros usos

PGMF
(ha)
Tipo de
Departamento Municipio
Persona

Beni San Borja 15 15 15 15 60


Santa Rosa 1 1 1 1 4
Ixiamas 107 107 105 104 423
La Paz
San
Comunidad 1 1 1 1 4
Buenaventura
Campesina
As. de Guarayos 34 34 34 34 136
El Puente 63 63 63 62 251
Santa Cruz
Santa Rosa 283 283 282 282 1.130
Urubicha 31 31 31 31 124
Beni San Borja 5 5 5 5 20
Ixiamas 37 37 37 37 148
Comunidad
La Paz San
Indígena o 14 14 14 13 55
Buenaventura
Pueblo
As. de Guarayos 167 166 167 166 666
Indígena
Santa Cruz El Puente 81 81 81 81 324
Urubicha 71 71 71 71 284
Guayaramerin 13 13 13 13 52
Beni Riberalta 12 12 12 12 48
San Borja 25 25 25 25 100
Chuquisaca Ixiamas 1 1 1 1 4
Ixiamas 89 89 87 88 353
La Paz San
6 5 5 6 22
Propietario (s) Buenaventura
Privado Cobija 1 1 1 1 4
Pando El Sena 1 1 1 1 4
San Lorenzo 1 1 1 1 4
As. de Guarayos 28 28 23 23 102
El Puente 71 71 71 69 282
Santa Cruz
Santa Rosa 160 160 157 157 634
Urubicha 4 5 5 5 19
Total general 1.322 1.321 1.309 1.305 5.257
Fuente: Elaboración propia en base a ABT (2010)

La existencia de pequeños productores forestales provenientes de comunidades o pueblos


indígenas, muestra el potencial que existe para el PFBC, en función a sus objetivos, para apoyar
los emprendimientos ya existentes y otros que se vayan a iniciar incentivados por las nuevas

SIMBIOSIS S.R.L. 3-10


Fundación PUMA – Fondo Ambiental
Evaluación Ambiental Estratégica del Programa Forestal Baba Carapa
Informe Final: Capítulo 3

políticas de gobierno y el Plan Nacional de Desarrollo que pretende el desarrollo productivo y la


creación de industrias que generen valor agregado a nivel de las comunidades indígenas.

3.1.5 Problemática del Sector Forestal que Afectan la Conservación de los Bosques

Si bien existe en el país un importante potencial forestal y se ha tratado de desarrollar el sector


dentro de la legalidad, en base a una legislación e institucionalidad para asegurar la
sostenibilidad del recurso y lograr la conservación de los bosques, en base a la otorgación de
concesiones forestales a actores organizados e interesados en realizar esta actividad productiva
mediante el aprovechamiento forestal con planes de manejo, persisten problemas de uso y
conservación de los bosques del país. Se ha continuado produciendo una forma de degradación
forestal, ocasionada por los mismos actores del sector, - principalmente por el aprovechamiento
de pocas especies a nivel comercial - la misma que se ve agravada por otras actividades
económicas que presionan los bosques.

Entre las causas de esta situación está la parcial implementación de los planes de manejo
principalmente las referidas a las medidas de mitigación ambiental para evitar impactos
negativos sobre la biodiversidad y los ecosistemas. . Los planes de manejo han sido
implementados con objetivos netamente lucrativos, por lo que no necesariamente aseguran el
manejo sostenible de los bosques en el país. Las prácticas más difundidas por los usuarios
forestales se orientan a la elaboración del inventario forestal, la delimitación de las áreas
anuales de corte, el diseño de caminos de infraestructura productiva, etc., mientras que las
menos adoptadas son las dirigidas a garantizar la conservación del ecosistema en su conjunto
como el control de las actividades de caza, la planificación de la caída de los árboles, el corte de
las plantas trepadoras.

Es decir, las regulaciones forestales vigentes, así como el control de las instancias
gubernamentales tienen prescripción sobre las actividades productivas, pero descuidan la
atención de los objetivos ambientales declarados por ley, como garantizar que los bosques se
encuentren en buenas condiciones en su composición, estructura y funcionalidad ecológica
(Ruiz, 2005). Todo esto asociado a la extracción ilegal fomentada por la corrupción por parte
de algunos actores involucrados en esta actividad productiva, han puesto en situación crítica de
conservación a los bosques del país. Sin embargo existen operaciones de manejo forestal
certificadas que cumplen con estándares de buen manejo forestal, que consideran e
implementan acciones de conservación de fauna silvestre y el ecosistema en su conjunto entre
otros.

Por la importancia de la sostenibilidad del recurso forestal en 2006 la Superintendencia Forestal


publicó la Directriz IDF 003/2006 relacionada con la aplicación de tratamientos silviculturales
para el manejo forestal sostenible y conservación de la fauna silvestre, sin embargo el personal
de la institución ni los agentes auxiliares aplicaron la mencionada directriz o se desconoce de tal
aplicación.

En este contexto el PFBC se constituye en una alternativa viable que podrá apoyar al sector
forestal a través de iniciativas orientadas al manejo legal y sustentable real de los bosques que
permitirá evitar una mayor degradación forestal en sus áreas de intervención y que además no
SIMBIOSIS S.R.L. 3-11
Fundación PUMA – Fondo Ambiental
Evaluación Ambiental Estratégica del Programa Forestal Baba Carapa
Informe Final: Capítulo 3

solo prioricen el aprovechamiento del recurso forestal, sino más bien busquen de forma real y
práctica la conservación de las áreas forestales existentes principalmente las ubicadas en el
área de intervención priorizada del programa, buscando fomentar a su vez el manejo sostenible
e integral de los bosques.

A continuación se detallan los problemas mencionados que son comunes en todas las regiones
forestales de Bolivia y específicamente dentro del área de influencia del PFBC.

3.1.5.1 Degradación Forestal

La degradación forestal son los cambios que afectan negativamente la estructura o función del
sitio o área forestal por lo tanto disminuyen la capacidad del bosque de suministrar productos o
servicios.

Algunos estudios definen que las actividades más comunes que causan la degradación forestal
en el trópico son principalmente la tala selectiva, los incendios no controlados y de gran escala,
la recolección no controlada de productos forestales no maderables y madera para combustible
y producción de carbón vegetal, pastoreo, incendios del sotobosque y agricultura de tumba y
quema.

Al respecto, la degradación “legal” de los bosques ocurrida de 1997 a 2008 en el país (superficie
bajo POAF) – posible a cuantificar - ocurrió en al menos 1.854.308 ha de bosques naturales
sometidos al aprovechamiento forestal considerado aún selectivo.

Los efectos de la degradación producto del aprovechamiento forestal son poco conocidos por la
no existencia de datos del estado de los bosques después del aprovechamiento, tanto en
concesiones forestales, tierras privadas y tierras fiscales. La deficiente definición de derechos de
propiedad y la falta de saneamiento sugieren que gran parte del aprovechamiento forestal no se
lleva a cabo en propiedades privadas reales, sino en las tierras donde los derechos de propiedad
con frecuencia no están definidos.

No existen datos concretos en el país sobre la degradación ocasionada por las actividades
ilegales, los incendios forestales, producción de leña y carbón, etc.

La deforestación y la degradación de los bosques tropicales no son sólo un asunto de


aprovechamiento forestal, sino más bien de políticas públicas, económicas y sociales que
influyen sobre los agentes que provocan cambios en la cobertura boscosa. Una de las causas
importantes para la deforestación en el país es el acceso fácil y barato a la tierra, sus bajos
impuestos a la propiedad y la inseguridad jurídica en el derecho propietario que propició esta
visión de corto plazo y no sostenible.

3.1.5.2 Impacto del Aprovechamiento sobre la Biodiversidad

Los estudios efectuados en Bolivia sobre los impactos del aprovechamiento selectivo y otros
tratamientos silviculturales en la vida silvestre (Towsend, et al,. 2002, Jackson M, et al. 2000,
Fredericksen T.S. 2000), no muestran efectos negativos directos. Sin embargo es necesario
SIMBIOSIS S.R.L. 3-12
Fundación PUMA – Fondo Ambiental
Evaluación Ambiental Estratégica del Programa Forestal Baba Carapa
Informe Final: Capítulo 3

precisar con mayor detalle esta situación durante la implementación del PFBC en las regiones en
las que se ejecutarán las acciones del programa.

Los mencionados estudios incluyen grupos taxonómicos tan variados como aves, anfibios,
reptiles, mamíferos, e invertebrados y la abundancia de especies o su diversidad no
disminuyeron significativamente debido al aprovechamiento selectivo u otros tratamientos
silviculturales. Sin embargo es importante la extracción de árboles maderables de importancia
crítica para la vida silvestre, por lo que se deberán considerar y conservar en suficiente
abundancia árboles de especies alimenticias para frugívoros (Bibosi, palmas, etc).

En este sentido, se reportan cambios en la abundancia de especies individuales o gremios de


especies. No obstante, es un hecho común que la abundancia y diversidad de algunos gremios
de especies aumenten después del aprovechamiento, así como que otros grupos disminuyan. En
particular, se debe tener especial cuidado en los planes de manejo cuando consideren el
aprovechamiento de las especies muy valiosas que históricamente han sido aprovechadas bajo
el sistema de tala selectiva-descreme del bosque: mara, cedro, roble, morado, guayacán.

Los autores mencionados en el primer párrafo del subtitulo acuerdan que la erosión del suelo y
la sedimentación de cursos de agua, como consecuencia de la extracción de madera constituyen
- por sus características - los impactos más inmediatos en los bosques bolivianos sujetos al
aprovechamiento forestal. Estos impactos se dan con mayor frecuencia y posibilidad en las
regiones de mayor precipitación pluvial como es el caso de La Paz (Ixiamas), Pando y Chore.

La cacería indiscriminada que se practicaba en el pasado, para aprovisionar a los campamentos


madereros parece estar más controlada desde la promulgación de la Ley Forestal 1700 y la
aparición de incentivos para la certificación forestal, aunque se continúan evidenciando algunos
casos de cacería en muchas concesiones y áreas bajo aprovechamiento forestal.

En relación con la salud de los ecosistemas, es posible que el aprovechamiento de volúmenes


pequeños de 5 a 13 m³/ha de madera, no tenga un efecto relevante en la biodiversidad y en la
estructura de los ecosistemas, especialmente si se aplica una corta de baja intensidad. Sin
embargo, estudios realizados en el país muestran una escasa regeneración en las principales
especies comerciales (80%), un crecimiento lento y la deficiente calidad de las nuevas plántulas.
Probablemente, la falta de regeneración y la degradación del bosque constituyen los mayores
desafíos silviculturales para la ingeniería forestal en Bolivia

En resumen, con la extracción forestal sin manejo toda esperanza de sostenibilidad se puede
desvanecer a través de la acción posterior de la cacería, la extracción ilícita de madera, los
incendios y la colonización.

3.1.5.3 El Aprovechamiento Ilegal en el Área de influencia del PFBC

En las regiones analizadas existen muchas particularidades locales en los procesos de


aprovechamiento ilegal, sin embargo las características son coincidentes en todas las regiones
en cuanto a la forma de operación ilegal.

SIMBIOSIS S.R.L. 3-13


Fundación PUMA – Fondo Ambiental
Evaluación Ambiental Estratégica del Programa Forestal Baba Carapa
Informe Final: Capítulo 3

Toda la información consultada sobre actividades ilegales de aprovechamiento de madera indica


que éstas se presentan en todas las regiones y en todo tipo de condiciones siendo el principal
enemigo del manejo y uso sostenible de los bosques de Bolivia. El aprovechamiento ilegal es
realizado en propiedades privadas con y sin título o en trámite de titulación, en concesiones
forestales de concesionarios y/o Agrupaciones Sociales del Lugar (ASL), en Comunidades,
Tierras Comunitarias de Origen (TCOs/TIOCs) y en tierras fiscales.

Las estrategias para el control de operaciones forestales, sean legales o ilegales, implementadas
por parte de la Institución reguladora no dieron los resultados esperados, más bien en general
no funcionaron a largo plazo.

Los autores de un estudio de la Corporación Andina de Fomento (CAF) citados por Cordero
(2003), estiman que al menos un 50% de consumo de madera local proviene de fuentes
ilegales.

El tema del aprovechamiento o tala ilegal ha recibido considerable atención en los últimos años
por sus fuertes impactos en los recursos forestales y por ser un problema generalizado que se
presenta en todas las regiones productoras del país.

Estas operaciones forestales tienen diferentes efectos, entre los principales el impacto en la
conservación del bosque, la degradación de éstos y la disminución o pérdida de capacidad de
producción de bienes tangibles e intangibles.

Las operaciones ilegales se caracterizan por el aprovechamiento no sostenible del bosque y por
el incumplimiento de las normas existentes, se desarrollan:

• Sin planificación, lo que ocasiona daños importantes a la biodiversidad, suelo y árboles


residuales.

• Concentrándose en unas pocas especies, principalmente en las más comerciales y de


mayor valor económico, sin respetar diámetros mínimos, ubicación de los árboles en
zonas de protección, ni planificación de los caminos de extracción.

• En bosques que han sido aprovechados legal y técnicamente que esperan el próximo
ciclo de corta.

• En operaciones de corta de los árboles semilleros o residuales dejados como reserva.

Por otra parte, tienen los siguientes efectos indirectos causando:

• Una competencia desleal con las operaciones legales ya que sus productos ingresan a los
mercados con precios más bajos, eliminando o reduciendo posibilidades de éxito
económico de las mismas.

SIMBIOSIS S.R.L. 3-14


Fundación PUMA – Fondo Ambiental
Evaluación Ambiental Estratégica del Programa Forestal Baba Carapa
Informe Final: Capítulo 3

• Un desincentivo para los concesionarios o propietarios de bosques (sean propietarios


privados o comunidades campesinas que desarrollan iniciativas de manejo sostenible de
sus bosques.

• Para el Estado boliviano una pérdida de recursos económicos generados en patentes


forestales e impuestos que no son fiscalizados y que podrían utilizarse para la promoción
y uso adecuado del bosque.

• Un aumento de los gastos en los que debe incurrir el Estado a través de la ABT en
inspecciones, procesos judiciales, administrativos, etc.

• Una mala imagen del país con la consiguiente implicación negativa para la atracción de
capitales e inversión que pueden contribuir a mejorar el sector forestal.

• La promoción de la ilegalidad y, con ello el mal ejemplo, existiendo amplias posibilidades


de extenderse la misma en los diferentes ámbitos del país.

• Un mecanismo que facilita la corrupción no sólo en el ámbito forestal, sino en cualquier


otro ámbito relacionado (policía, municipios, impuestos internos, etc.) generando
inestabilidad.

Los mecanismos más frecuentemente utilizados por los operadores ilegales para la corta,
trasiego, lavado y comercialización de madera ilegal más comunes son los siguientes:

• El avasallamiento de tierras fiscales con el fin de aprovechar árboles de especies valiosas


y escasas. Estos avasallamientos ocurren con más frecuencia en concesiones forestales
con operaciones limitadas y en tierras fiscales que no han sido declaradas en concesión.

• En la corta de árboles en áreas fuera de las autorizadas donde el aprovechamiento


forestal no se realiza en la zona autorizada sino en uno u varios lugares diferentes al
solicitado. La autorización legal sólo sirve para obtener los CFO, extraer madera ilegal
y/o ser comercializados y sobreestimar volúmenes de las especies más valiosas extraídos
en otras áreas.

• En el uso ilegal de los CFO, la comercialización de CFO, la utilización repetida de un


mismo CFO en diferentes viajes y la información falsa registrada en el CFO (volúmenes
y/o especies).

• En el transporte de productos forestales, el transporte de madera ilegal fondeada o


cubierta con otros productos, la mezcla de madera legal e ilegal y utilización de CFO para
transporte de especies no autorizadas mezcladas y volumen falso de madera calculado
por el Servidor Público de la Institución reguladora.

SIMBIOSIS S.R.L. 3-15


Fundación PUMA – Fondo Ambiental
Evaluación Ambiental Estratégica del Programa Forestal Baba Carapa
Informe Final: Capítulo 3

• En los Centros de procesamiento de materia prima, la existencia de materia prima ilegal


sin respaldo (estudios indican que la proporción de materia prima legal e ilegal manejada
por éstos es de 60/40 (60% ilegal y 40% ilegal) y el funcionamiento de centros de
procesamiento sin registro en la Institución reguladora y sin el respectivo Programa de
Abastecimiento y Procesamiento de Materia Prima (PAPMP).

La Superintendencia Forestal inició desde 1997, cerca de 9.600 procesos administrativos contra
personas naturales y jurídicas que cometieron infracciones al Régimen Forestal de los cuales
5.430 contaban en 2008, con resoluciones ejecutoriadas.

3.1.5.4 Certificación Forestal

La certificación forestal ha sido muy importante para Bolivia ya que se encumbró entre los
países en la vanguardia mundial de manejo de bosques naturales tropicales certificados,
colocándose en su momento como líder mundial en certificación de bosques naturales
tropicales.

La certificación se expandió rápidamente en Bolivia, debido a la coincidencia entre lo que exige


la ley y los requisitos para la obtención de la certificación. La certificación es sin duda más fácil
para las empresas que adoptan el manejo sostenible e implementan sus planes de manejo
debido a su experiencia y capacidad económica.

La certificación ofrece varias ventajas: en el ámbito social genera oportunidades de empleo y


capacitación, aplicación de normas de seguridad personal y dotación de equipos de trabajo
adecuados, respeto de los derechos de los trabajadores, mejor nivel salarial y una remuneración
justa, seguros de salud para los trabajadores y sus familias, entre otros. Para la empresa o
comunidad, posibilita su reconocimiento como productores responsables con el medio ambiente
y la sociedad, favorece el acceso a nuevos mercados y mantenimiento de los actuales, posibilita
la incorporación de nuevas especies y productos a los mercados, permite el acceso a mercados
con normas ambientales exigentes, establecer negocios a largo plazo y a menudo lograr mejores
precios. Desde el punto de vista ambiental, conserva el potencial forestal y la diversidad
biológica, mantiene las funciones ecológicas del bosque, protege las especies de flora, fauna y
su hábitat, así como los recursos hídricos y suelos.

A 2010 la superficie certificada se redujo principalmente por los ajustes a las áreas bajo
concesión forestal derivadas del saneamiento de tierras, de las reversiones de concesiones,
invasiones, y por la falta de cumplimiento de los estándares de certificación forestal. Existe
abundante información sobre las ventajas y beneficios de la certificación forestal que justifican
plenamente la incursión de las OFC del programa en este campo.

Mientras que hace un par de años Bolivia superaba las dos millones de ha certificadas, hoy
solamente existen 1.185.604 ha que corresponden a 14 operaciones de manejo forestal, que
incluyen una TCO, una ASL y dos propiedades privadas. La certificación forestal ha permitido a
las operaciones certificadas beneficiarse de un mercado internacional preferencial, así como
subir su perfil institucional.

SIMBIOSIS S.R.L. 3-16


Fundación PUMA – Fondo Ambiental
Evaluación Ambiental Estratégica del Programa Forestal Baba Carapa
Informe Final: Capítulo 3

A nivel de comunidades, las experiencias han sido desalentadoras. Hoy, sólo la OFC Cururú
mantiene su certificado, mientras que otras iniciativas lo perdieron (San Antonio de Lomeríos,
Yuquís, Palestina y Santa Mónica). Los certificadores refieren que las razones de la pérdida del
certificado fueron: falta de capacidades gerenciales, administrativas y técnicas y cumplimiento
de condicionantes.
La obtención-pérdida del certificado es una valiosa lección para no caer en los mismos errores.
Se debe reconocer que ninguna operación comunitaria ha tenido problemas serios de mercado
para sus especies. Por el contrario, en algunas ocasiones, como en San Antonio de Lomeríos, la
cooperación logró conectar a la OFC con mercados internacionales que ofrecían precios
increíblemente altos. Tanto en Cururú como en las otras operaciones, han existido empresas
locales que trabajan con madera certificada listas para comprarles el producto. De hecho,
actualmente hay una gran demanda insatisfecha por madera certificada, por lo que
prácticamente la venta está asegurada.

Es difícil encontrar desventajas al sistema de certificación forestal, pero sí dificultades. Mantener


el certificado está vinculado con dos compromisos muy difíciles de cumplir por parte de las
operaciones comunitarias: calidad y cumplimiento (calidad del manejo, calidad y cantidad del
producto, y cumplimiento de los compromisos de entrega). Algunas comunidades, como San
Antonio de Lomerío, intentaron entrar directamente al mercado internacional con la ayuda de
proyectos como BOLFOR y otros, pero fracasaron por falta de experiencia y capacidad para
cumplir con los compromisos. Por esto, sería recomendable que aquellas OFC del PFBC con poca
experiencia, inicialmente vendan a buen precio sus productos certificados a empresas locales
que comercializan productos certificados (como lo está haciendo Cururú, paso a paso). Aquí, los
CONFOR podrían jugar un rol clave, haciéndose cargo del comercio internacional de productos
certificados y así pagar un mejor precio a las OFC certificadas. Se asume que los CONFOR
tendrán una buena capacidad de hacer negocios y cumplir con el mercado internacional de
productos certificados.

Se debe considerar, sin embargo, que además de los precios o mercado, existen otros
beneficios de la certificación que son intangibles. Por ejemplo, en el caso de Lomerío, que fue la
primera operación indígena certificada en Bolivia, los beneficios iniciales de la certificación
fueron más en su imagen pública que en el bolsillo. La certificación les ayudó en avanzar en sus
procesos de titulación, que en esos años era cuesta arriba, y captura de ayuda externa
incluyendo capacitación, asistencia técnica, recursos financieros, compra de aserradero, etc.
Pero después se desinfló como un globo, y esto es lo que hay que evitar en las OFC del
programa.

Entonces, para que funcione el negocio y con mayor razón si es producto certificado- se
requiere que la operación funcione adecuadamente, ofreciendo un producto que cumpla con los
estándares de sostenibilidad, calidad y fechas de entrega. En consecuencia, a la hora de
promover el 50% de las operaciones certificadas que el PFBC tiene como meta, deberá prestar
atención a los aspectos de organización, gestión y capacidad técnica en la implementación del
plan de manejo.

SIMBIOSIS S.R.L. 3-17


Fundación PUMA – Fondo Ambiental
Evaluación Ambiental Estratégica del Programa Forestal Baba Carapa
Informe Final: Capítulo 3

El PFBC puede promover entre las OFC, como un paso previo a la certificación, la certificación
de “madera controlada” en bosques no certificados, la misma que esencialmente debe asegurar
que en el plan de manejo:

• No se violan los derechos tradicionales o civiles.

• No se amenazan los Bosques de Alto Valor de Conservación.

• No se cosecha madera de árboles genéticamente modificados.

• No se cosecha madera ilegal.

• El bosque natural no ha sido convertido en plantación u otros usos no forestales

Lo anterior, lleva a la necesidad de conocer los Bosques de Alto valor de Conservación (BAVC)
de las OFC, aspecto que es abordado en el Anexo III sobre BAVC.

Finalmente, se debe considerar que los CONFOR, a la hora de recibir madera o productos
certificados, deberán cumplir con el proceso de “cadena de custodia”, cuyo mecanismo asegura
el seguimiento del producto certificado desde su fuente de origen, transporte, almacenaje,
procesamiento y despacho, de tal manera que dicho producto no se contamine con los no
certificados. Por lo tanto, los CONFOR que reciban, transformen y/o comercialicen productos
certificados deberán certificar su cadena de custodia.

3.1.6 Bosques de Alto Valor de Conservación

Los Bosque de Alto Valor de Conservación para el programa deben ser considerados por sus
características y ubicación geográfica, como áreas y atributos de importancia como se puede
observar en el (Anexo IIIa)

Estas áreas debido a la importancia ecológica y social de conservar y proteger los BAVC de las
OFC del programa, así como por ser un requisito fundamental en los procesos de certificación
forestal, se sugiere que el PFBC promueva la siguiente estrategia con todas sus OFC:

• Durante el primer año del programa, la OFC, a través de su responsable forestal,


identifique de manera preliminar (usando la Guía para la identificación de Atributos para
definir Bosques de Alto Valor de Conservación en Bolivia del CFV) los bosques y atributos
de alto valor de conservación, de tal forma que éstos estén protegidos desde el inicio del
programa

• En el año dos-tres, la OFC, con el apoyo de entidades externas (el Municipio, proyectos e
instituciones de asistencia técnica como PAI, CADEFOR, WWF, FCBC, FAN o incluso el
PFBC) lleven a cabo estudios específicos para determinar los bosques y atributos de AVC.

SIMBIOSIS S.R.L. 3-18


Fundación PUMA – Fondo Ambiental
Evaluación Ambiental Estratégica del Programa Forestal Baba Carapa
Informe Final: Capítulo 3

• Incorporar en los planes de manejo la conservación, manejo y monitoreo de los atributos


de AVC.

• El PFBC incorporaría en su estrategia de monitoreo ambiental que los atributos de AVC


estén siendo protegidos en el plan de manejo de la OFC.

La identificación y conservación de los BAVC permitirá, además, que las OFC puedan optar por
la certificación previa llamada “Madera Controlada”, explicada en el capítulo de Certificación
Forestal, en el que se muestra que uno de los cinco requisitos fundamentales es que los BAVC
no se vean amenazados. De hecho, todas las OFC del PFBC podrían acceder al menos a la
Certificación de madera controlada.

3.1.7 Aprovechamiento integral del bosque

El concepto del uso integral y diversificado del bosque no es algo nuevo en el sector forestal;
por el contrario es un anhelo de muchos años. El aprovechamiento integral del bosque
involucra el uso de diversos productos y/o la obtención de beneficios por sus servicios
ambientales. Respecto a los productos no maderables, tradicionalmente las comunidades han
hecho un uso diversificado del bosque, pero en la mayoría de los casos para fines domésticos
(frutos, medicina, techado, resinas, fibras, fauna silvestre, etc).

La excepción en Bolivia han sido la castaña, el palmito y la goma, los cuales lograron ingresar al
mercado de manera contundente. A la fecha, sólo la castaña representa un importante
porcentaje en el comercio nacional de productos forestales. El resto de los productos no
maderables tienen dificultad de presentar volúmenes altos y consistentes como para ser
comercializados en gran escala. Por estas razones, con la excepción de la castaña actualmente,
la madera es el producto que predomina en los planes de manejo forestal, aún en aquellos
llevados a cabo por comunidades indígenas, como Cururú, Palestina, Santa Mónica, Lomeríos,
Yukis, Yuracarés, etc.

Lo ideal es propender a planes de manejo integrales, en los que se incluyan la mayor cantidad
de productos y servicios del bosque, de tal forma que su uso sea lo más eficiente y rentable
financieramente. Si las operaciones son llevadas a cabo de manera planificada, controlada y
bajo criterios de sostenibilidad, con la debida capacidad y conocimientos técnicos, es
técnicamente posible la combinación de productos en un mismo bosque y plan de manejo. Esto,
sin embargo, hace más complejo cualquier sistema de manejo que abarque el aprovechamiento
de más de un producto del bosque, implicando riesgos para la biodiversidad y ecología del
sistema forestal.

En el caso de la castaña, que se aprovecha en los mismos sitios de aprovechamiento maderable


en el norte amazónico, es común que se aprovechan por separado debido a la situación social
de la zona. En general, las empresas concesionarias aprovechan la madera de la concesión, pero
son las comunidades las que detentan el derecho consuetudinario del aprovechamiento de la
castaña. En estos bosques, el aprovechamiento de la madera podría afectar negativamente la
producción castañera por los daños de la extracción. En este sentido, ya sea que la castaña y la

SIMBIOSIS S.R.L. 3-19


Fundación PUMA – Fondo Ambiental
Evaluación Ambiental Estratégica del Programa Forestal Baba Carapa
Informe Final: Capítulo 3

madera se aprovechen en un mismo plan de manejo y por el mismo sujeto, o por separado, el
responsable del aprovechamiento maderable debería tener al menos los siguientes cuidados:

a) Evitar los daños mecánicos a la corteza y tronco de los árboles de castaña por el paso
de los skydders, orugas y troncas arrastradas.

b) Evitar el derribo de árboles cerca de los árboles de castaña. En principio, ningún gajo o
copa de un árbol de corta debería afectar el área de influencia inmediata de la copa de
la castaña, con el fin de evitar el disturbio que entorpezca la recolección de los cocos y
flujo de animales silvestres. En el caso de caer ramas o copas en la zona de influencia
de la castaña, el responsable del aprovechamiento debería retirar dichos residuos.

c) Ningún camino debería afectar árboles de castaña ni causarles daños mecánicos. Se


sabe que árboles de castaña que quedan aislados en caminos, chacos o rodeos, con el
tiempo se caen por el impacto de los vientos lo simplemente disminuye su fructificación.

d) Efectuar actividades de monitoreo sobre el desarrollo de la regeneración natural de


castaña en áreas intervenidas y no intervenidas para determinar el impacto del
aprovechamiento forestal maderable sobre la regeneración de la castaña en el largo
plazo.

En consecuencia, las OFC/ASL beneficiarias con el programa, deberían tomar en cuenta la


existencia o no de productos no maderables (y beneficios ambientales) en el área de su plan de
manejo y tomar las medidas precautorias correspondientes para evitar su daño. En lo posible,
deberían propender a incluir la mayor cantidad posible de productos no maderables y/o servicios
del bosque en su plan de manejo, siempre y cuando existan las capacidades técnicas y
condiciones de mercado para efectivizarlo.

3.2 Áreas Protegidas, Reservas Forestales y el PFBC

En el área de influencia del programa existen áreas protegidas, sitios Ramsar y reservas
forestales (Anexo IIIb).

El programa deberá considerar la existencia de estas unidades de protección que se encuentran


bajo la directa competencia del Estado a través de las diferentes instancias creadas para estos
fines u otras a las que se les atribuye competencias específicas en relación a estas áreas.

De ninguna forma el programa deberá fomentar el aprovechamiento forestal en zonas


declaradas reservas forestales, ni en áreas que puedan afectar a sitios RAMSAR.

En el caso de áreas protegidas, si es que el PFBC toma la decisión de apoyar actividades


forestales con alguno de sus componentes a comunidades dentro de estas unidades de
conservación, se deberán realizar convenios específicos con el Servicio Nacional de Áreas
Protegidas (SERNAP), en el caso de áreas protegidas del sistema nacional, así como con las
gobernaciones y municipios en el caso de áreas protegidas departamentales y municipales

SIMBIOSIS S.R.L. 3-20


Fundación PUMA – Fondo Ambiental
Evaluación Ambiental Estratégica del Programa Forestal Baba Carapa
Informe Final: Capítulo 3

respectivamente. Además de cambiar los procedimientos y requisitos que ya se han diseñado


para el trabajo con las OFC/ASL que se encuentran fuera de estas áreas bajo protección.

También es importante considerar las áreas de amortiguamiento que se encuentran en los


alrededores de las áreas protegidas, a fin de no fomentar actividades que podrían ser
incompatibles con estas, por lo que se deberán tomar en cuenta los Planes de Manejo de las
áreas protegidas para conocer los límites de las zonas de amortiguamiento y las actividades que
se podrían realizar.

Al ser las áreas protegidas espacios geográficos bajo protección, las instancias responsables de
su manejo y administración realizan esfuerzos para que los bosques en su interior sean
mantenidos, sin embargo, los bosques fuera de estos espacios son más susceptibles de
degradación por las diferentes actividades productivas que se pueden desarrollar sin o con muy
pocas restricciones, lo cual favorece a la fragmentación y pérdida de conectividad.

Desde el punto de vista de la conservación se han generado conceptos referidos a la creación de


corredores de conservación que van más allá de los límites de las áreas protegidas tratando de
mantener la conectividad y evitar la fragmentación, uno de estos conceptos desarrollados es el
de Corredores de Desarrollo Sustentable.

Corredor de Desarrollo Sustentable. Un corredor de desarrollo sostenible es aquel que integra


agendas ambientales, sociales y económicas, además de promover integración, cooperación y
alianzas políticas (IUCN, 2004). Así, trata de articular de manera armónica, por ejemplo, la
conectividad de ecosistemas que prestan servicios estratégicos (la infraestructura natural) con la
conectividad a través de vías y medios de comunicación (la infraestructura construida). Este
concepto representa el mayor nivel de complejidad en el diseño de corredores, en la medida en
que apunta a la conciliación de objetivos de conservación con objetivos de desarrollo humano y
de integración económica y política (IUCN, 2004).

Es en este concepto que desde el punto de vista ambiental, es necesario mantener la


continuidad de los ecosistemas a través de un manejo sostenible y racional de los recursos
existentes en el área, sin descuidar el acceso a estos por parte de las poblaciones así como su
desarrollo.

En el área del PFBC, existen zonas clave de conectividad como los corredores Vilcabamba-
Amboró (Conservación Internacional), Madidi-Amboró (Word Wildlife Fund, Fundación Amigos
de la Naturaleza), cuyo núcleo incorpora las áreas protegidas ubicadas en la región Preandina –
amazónica, y Chore , constituidos por el Parque Nacional y Área Natural de Manejo Integrado
Madidi, la Tierra Comunitaria de Origen y Reserva de la Biosfera Pilón Lajas, Parque Nacional
Carrasco y el Parque nacional y Área natural de manejo integrado Amboró, donde se han venido
dando procesos de desarrollo productivo bajo la premisa de la desarrollo con conservación.

El PFBC se encuentra muy ligado a las áreas de influencia de las áreas protegidas, lo que
constituye un buen sistema de amortiguamiento en especial las áreas de CONFOR de Ixiamas y
Porvenir, áreas que se encuentran vinculadas con Parque Nacionales como el PN y ANMI Madidi

SIMBIOSIS S.R.L. 3-21


Fundación PUMA – Fondo Ambiental
Evaluación Ambiental Estratégica del Programa Forestal Baba Carapa
Informe Final: Capítulo 3

y RN de Vida Silvestre Manuripi, favoreciendo la conectividad a través del mantenimiento de


bosques bajo manejo efectivo.

Por otro lado, el PFBC contribuirá al mantenimiento de los bosques que cumplen una importante
función ambiental en cuanto al ciclo del carbono (ver punto 3.3), aspecto que tiene relación
directa con el cambio climático. El programa al evitar la deforestación en base a la participación
de las OFC que tendrán un mayor control de sus bosques en cuanto a la deforestación por la
tala ilegal, controles de fuegos y evitando de alguna manera avasallamientos de tierras al tener
mayor presencia en sus bosques, se evitarán emisiones de CO2 por cambio de uso de la tierra y
se logrará el mantenimiento de áreas que sirven como sumideros de carbono.

3.3 Potencialidades de los bosques y su relación con los efectos del Cambio
Climático

El PFBC se encuentra en una zona considerada de alta sensibilidad ambiental, dado que los
bosques que en ella se encuentran cumplen múltiples funciones como reguladores climáticos,
tanto como aceptores de carbono, como en la captura de agua y regulación hídrica.

El PNCC de acuerdo a los estudios realizados sobre cambio de uso de suelo, muestra
variaciones importantes en dos zonas principales que engloban varias de las regiones
productoras incluidas en el área de influencia del PFBC, mostrando las tierras que son bosques y
aquellas que han cambiado a uso forestal.

Tabla 3-6: Emisión y Absorción de CO2 en algunas regiones dentro del PFBC

Áreas Emisión/absorción Emisión/absorción Emisión/absorción Emisión/absorción


ecorregionales2 de CO2 en bosques de CO2 en bosques de CO2 en tierras de CO2 en tierras
que siguen siendo que siguen siendo que han cambiado que han cambiado
bosques (2002) bosques (2004) su uso a Forestal su uso a Forestal
(2004)
Amazonía -2896.91 -10790.11 -221.87 0.42
Chiquitania 20237.68 7662.24 -194.11 0.36
Fuente: PNCC 2009

De acuerdo a los resultados obtenidos en el Programa Nacional de Cambio Climático, el área de


influencia del programa, puede ser fuertemente afectada por la reducción de las áreas
existentes, como lo muestran los modelos matemáticos para el 2050, en los que se evidencia
que las zonas más afectadas del PFBC son los bosques húmedos subtropicales (regiones
productoras de la Amazonía, Preandino amazónico y Chore), que sufren pérdidas equivalentes a
un 78% de su superficie, mientras los procesos de sabanización y los bosque secos
incrementarían su presencia en las áreas del programa (Impactos del CC en Bolivia, 2007).

La problemática de los cambios climáticos a nivel global tiene efectos negativos en los bosques y
por ende en la actividad forestal, puesto que los cambios del clima que inciden en sequías

2
No corresponden a la denominación de las zonas productoras mencionadas en el PFBC, pero incluyen varias de ellas en la zona
ecorregional

SIMBIOSIS S.R.L. 3-22


Fundación PUMA – Fondo Ambiental
Evaluación Ambiental Estratégica del Programa Forestal Baba Carapa
Informe Final: Capítulo 3

extremas en áreas forestales ponen en mayor riesgo a los bosques que son más susceptibles a
incendios, aspecto que podría afectar al PFBC al perderse por esta causa bosques de OFC que
estén trabajando con algún componente del programa. Por otro lado, en el caso de los
productos forestales no maderables que también son parte del alcance del programa, estos
también se verían afectados en su productividad debido al cambio del régimen hídrico, cuyo
incremento por ejemplo en cuanto a lluvias produce disminución en la producción de cacao. En
los estudios publicados por el Programa Nacional de Cambios Climáticos, se hace referencia a
los posibles impactos y efectos del cambio climático que atañen a las áreas donde el PFBC está
desplegando esfuerzos, los cuales se encuentran en la siguiente tabla:

Tabla 3-7: Relación entre los impactos del CC y las repercusiones en el PFBC

Impactos Efecto sobre el


Región Escenario de Cambio
Esperados PFBC
Llanos y Amazonía Incremento en la cantidad Inundaciones Disminución de la
(Regiones Amazonía, de lluvia recibida por frecuentes productividad de no
Preandino – amazónica, evento Pérdida de maderables
Chore, Bajo Paragua y Mayor tasa de nubosidad infraestructura vial Encarecimiento de los
Guarayos) Elevada humedad Perdida de cultivos de costos de extracción
atmosférica en verano y invierno y muerte del de productos efecto de
fuertes sequías en invierno ganado por agua perdida de camino y
Mayor presencia de condiciones de
plagas y transporte
enfermedades debido Deficiencias en el
a la elevada humedad desarrollo y
Reducción de la engrosamiento de las
biodiversidad especies forestales.
Brotes de
enfermedades
infecciosaza
relacionadas con el
agua
Chaco Reducción del número de Competencia por el Mayor incidencia de
días con lluvia uso de agua incendios
(Regiones Guarayos y Incremento de periodos Perdía de la Perdida de áreas con
Chiquitania) sin lluvia durante la época biodiversidad cobertura vegetal
de cultivo Eventos de olas de forestal por efecto de
Sequías recurrentes e calor durante el las sequías.
intensas verano
Bajos caudales en los ríos Erosión y
desertificación de
suelos
Mayor contaminación
de las fuentes de agua
Fuente: Modificado de la segunda comunicación nacional del Estado Plurinacional de Bolivia, Programa Nacional de
Cambios Climáticos (2009)

Frente a este escenario de cambio climático las principales medidas de adaptación en proyectos
de carácter forestal con los cuales el programa podría trabajar son:

SIMBIOSIS S.R.L. 3-23


Fundación PUMA – Fondo Ambiental
Evaluación Ambiental Estratégica del Programa Forestal Baba Carapa
Informe Final: Capítulo 3

• Deforestación evitada como estrategia de regulación del ciclo hidrológico para evitar
inundaciones en tierras bajas.

• Alternativas a la agricultura de corta quema para evitar incendios forestales y


degradación de los ecosistemas por la actividad antrópica y deterioro de los recursos
naturales.

• Monitoreo de incendios forestales y cambio en los ecosistemas.

• Cultivos multi-estrato y sistema agroforestales como alternativas productivas con


reducción de quema de biomasa en bosques tropicales, con sistemas silviculturales.

• Establecimiento de viveros forestales y el uso de cultivo de tejidos in vitro para la


multiplicación de especies maderables en peligro de extinción para la forestación,
reforestación y restauración forestal en ecosistemas degradados en las 4 regiones del
país (Amazónica, Chiquitana, Chaqueña y Preandino - amazónico).

• Promover la protección de especies nativas en regiones áridas y semiáridas del país.

• Manejo sostenible de zonas de uso especial

Otras iniciativas para mantener las áreas en estados de conservación aceptable, en la llamada
iniciativa REDD, que en la región de la chiquitania se han venido desarrollando como
consecuencia de la intervención de instituciones como la Fundación Bosque Chiquitano, y otras
ONG’s internacionales, donde se están elaborando estrategias de reducción de emisiones por
deforestación – degradación y manejo de bosque con fines de conservación, que pueden ser
aprovechadas en un contexto global del PFBC.

Tanto las medidas de adaptación deben considerar las condiciones en las cuales están
operando los bosques de Bolivia por zonas forestales y analizar cuáles son las principales
amenazas de perdida boscosa en dichas zonas, puesto que medidas generalizadas para todo el
país e inclusive el mundo no son eficientes ni responden adecuadamente a la realidad que viven
los bosques en nuestro país, más aun si consideramos los diferentes ecosistemas que albergan
dichos bosques (SIMBIOSIS –GLOBALCDS, 2009, Análisis de los Impactos del Cambio Climático
Sobre la Economía del País, Programa Nacional de Cambio Climático) .

3.4 Estado de Conservación y Problemática Ambiental

Sobre el estado de conservación de las seis regiones forestales que abarca el PFBC, no existen
estudios recientes. El último fue el realizado por Ibish (2001) para FAN, posteriormente se
hicieron algunos estudios puntuales y otros que no fueron publicados, por lo que sus resultados
no están disponibles ni son accesibles.

Si bien para el 2001, de acuerdo al estudio de Ibish, se incorporaron variables como la


infraestructura vial, densidad poblacional, incendios y deforestación, el estado de conservación
SIMBIOSIS S.R.L. 3-24
Fundación PUMA – Fondo Ambiental
Evaluación Ambiental Estratégica del Programa Forestal Baba Carapa
Informe Final: Capítulo 3

de las unidades de producción forestal no era homogéneo, y presentaba estados desde muy
bueno a regular en casi todas las regiones, llegando a críticos en el Preandino Amazónico. La
Chiquitania y el sector de Guarayos mostraban estados muy buenos de conservación, mientras
que la Amazonía y Bajo Paragua se encontraban en un estado de conservación bueno. La zona
de Chore era una de las más homogéneamente afectadas y presentaba un estado regular de
conservación. Para determinar un estado de conservación actual, se realizó un análisis sobre el
grado de deforestación en base a imágenes satelitales actualizadas al 2008 y sobre focos de
calor al 2010, lo que permitió conocer el grado de afectación de los bosques en el área de
influencia del PFBC por causa de la tala ilegal y el cambio de uso del suelo, puesto que la mayor
cantidad de focos de calor que se producen son a causa de la habilitación de tierras para
actividades agropecuarias, ya sean legales, por avasallamientos o incentivadas por las actuales
políticas de tierras que fomentan la demostración de la Función Económica Social (FES) por
parte de los propietarios de las tierras, siendo esta la principal causa de afectación de los
bosques.

Figura 3-2: Focos de Calor y Deforestación en el Área de Influencia del PFBC


Fuente: Elaboración Propia

Si bien esta problemática es muy similar en todas las regiones forestales, a continuación se hace
un análisis de cada una de ellas y su problemática ambiental.
SIMBIOSIS S.R.L. 3-25
Fundación PUMA – Fondo Ambiental
Evaluación Ambiental Estratégica del Programa Forestal Baba Carapa
Informe Final: Capítulo 3

3.5. Región Amazónica

3.5.1. Estado de conservación

Para tener un panorama más reciente sobre el estado de conservación, se han estimado algunas
condiciones capaces de mostrar los crecientes cambios en la región, factores como la presión
sobre la tenencia de la tierra por efecto de la necesidad de mayor espacio físico y
aprovechamiento de los recursos naturales de la zona, que han convertido al área en un polo de
desarrollo con megaproyectos y asentamientos dirigidos, cuyas nuevas condiciones de
explotación de recursos naturales en la zona no son de carácter tradicional.

Debido al incremento de los asentamientos humanos se actualizó el estado de presión de los


recursos a través de información espacial disponible actualizada.

Los resultados del análisis muestran que el estado de conservación de la zona ha sido alterado,
gracias al impacto causado por el aprovechamiento elevado, lo cual convierte a la región en un
área con menos del 10% de superficie en estado de conservación bueno, pero la presión
constante muestra que un 58 % de la superficie está siendo degradada, por el efecto de las
nuevas actividades y asentamientos humanos con fines de colonización que se establecen de
manera esporádica e incrementan la construcción de caminos, con presiones moderadas a
fuertes.

Los efectos de los incendios y del crecimiento de la frontera agrícola, han deteriorado en gran
medida áreas como el sector de Porvenir, y Riberalta haciendo que se encuentren en estados de
conservación desde regular hasta críticos. Estos procesos de degradación del estado de
conservación son ocasionados en dos sentidos, la habilitación de tierras con fines agrícolas que
se aproxima al 11 % de la superficie total y los bosques secundarios producto de factores como
explotación forestal y fuegos, que representan aproximadamente el 9% de la región.

La habilitación de tierras con fines agropecuarios, son más evidentes en la región del Porvenir, y
Cobija (sector Oeste de la región de Amazonia) con grandes extensiones, a diferencia de los
procesos de degradación ambiental localizados y poco extendidos por efecto de la habilitación
de tierras agropecuarias en el sector del municipio de Gonzalo Moreno (sector Este de la región
Amazónica).

Los bosques secundarios condicionan a valores más bajos en su estado de conservación, estas
áreas en la región son mucho mas extendidas en el sector de Riberalta y la porción central del
departamento de Pando (Sena, Puerto Rico y Conquista), donde se evidencia mayor presión
sobre el bosque en áreas contiguas a cursos de río.

SIMBIOSIS S.R.L. 3-26


Fundación PUMA – Fondo Ambiental
Evaluación Ambiental Estratégica del Programa Forestal Baba Carapa
Informe Final: Capítulo 3

Figura 3-3: Región Amazónica


Fuente: Google Earth

3.5.1.2. Problemática Ambiental

La región al no haber sido tomada en cuenta para los proyectos de desarrollo por varias
décadas no presentaba grandes proyectos que represente un problema ambiental considerable,
pero en la última década, los proyectos de desarrollo como la construcción de mega represas en
el brasil y más recientemente los proyectos como el de cachuela Esperanza, o el proyecto de
comunicación corredor norte constituyen una fuente potencial de presión sobre los recursos
naturales y las actividades más favorables a la conservación.

Un tema importante a considerar en la región es el plan de construcción del Complejo del Río
Madera (CRM) originado en Brasil en la década de los años 70. Las consecuencias de las
represas en el río Madera vendrán a sumarse al proceso que desde hace décadas viene
destruyendo la Amazonía. Entre otros impactos, se hace previsible un impacto catastrófico en la
fauna ictiológica, crecimiento de ríos y efectos sobre pantanales, inundación de las tierras de
cultivo, propagación de epidemias y la destrucción de grandes áreas de bosque con la
consiguiente pérdida de sus recursos.

Entre los impactos sociales tenemos poblaciones desplazadas, pueblos indígenas en aislamiento
amenazados, expansión de actividades no sostenibles y migración descontrolada. El análisis de
SIMBIOSIS S.R.L. 3-27
Fundación PUMA – Fondo Ambiental
Evaluación Ambiental Estratégica del Programa Forestal Baba Carapa
Informe Final: Capítulo 3

los impactos ambientales identificados en este proyecto multinacional ha demostrado la


fragilidad de los mecanismos y propuestas de mitigación

En Bolivia, según FOBOMADE (2008), el proyecto Madera ha perjudicado a la región de otras


maneras, al postergar proyectos adecuados a las necesidades locales, ejecutables a corto plazo.
La Superintendencia de Electricidad rechazó 6 licencias para pequeños proyectos hidroeléctricos
en la Amazonía, basándose en el Decreto Supremo No 28389 que sirvió para bloquear las
solicitudes de la empresa brasileña Odebrecht que el 2004 pretendió obtener una licencia
indefinida sobre las cuencas de los ríos Beni, Mamoré y Madera, con la cuál pretendía atribuirse
derechos sobre territorio boliviano a perpetuidad. Solo tres proyectos para el desarrollo de
pequeñas centrales hidroeléctricas (incluyendo el de Tahuamanu para Cobija) fueron aceptados
al considerarse que no están dentro del área de influencia del Decreto Supremo 28389.

Otras actividades con potencial de generar una nueva problemática ambiental en la región se
relaciona con la apertura de actividades exploratorias petroleras en Madre de Dios o la
existencia de concesiones mineras con más de 304 cuadriculas para 32 concesiones sobre el río
Madre de Dios, Madera y Yata (SETMIN 2010).

En la región, las actividades mineras que existen en el Río Madre de Dios, tanto en Perú como
en Bolivia, son fuente de contaminación importante del agua y sus recursos biológicos, a causa
del mercurio empleado en el proceso de explotación del oro aluvial. El impacto ambiental de la
extracción de depósitos auríferos puede ser devastador, puesto que las dragas recorren los
terrenos de explotación levantando las capas superiores del suelo para hallar el oro concentrado
en sedimentos de antiguos cauces de ríos. Esta minería deja como resultado un paisaje de
aspecto lunar desprovisto de vegetación y fauna.

Finalmente, tal vez el problema más importante y de mayor data se relaciona con los cambios
en el uso de la tierra y la ampliación de la frontera agrícola. En la región los desmontes de
grandes extensiones y sin respetar las servidumbres ecológicas incrementan irregularmente el
caudal de los ríos, causando un mayor peligro de inundación en las llanuras aluviales y erosión
en las orillas de los ríos. Las palizadas provenientes de la deforestación, acarreadas por los ríos,
causan serios problemas en la navegabilidad.

El crecimiento de las poblaciones y su natural necesidad de producir y mejorar su nivel de vida o


superar la pobreza, causan deforestación y presión sobre los recursos naturales de las áreas que
ocupan. La superficie deforestada para fines agropecuarios, que en la región aún no ha sido
calculada, se encuentra en franco proceso de ascenso acelerado debido principalmente a los
programas o planes de colonización existentes. Aunque aparentemente esa deforestación no es
todavía muy alta, existen diversos factores que hacen ver la necesidad de proteger las áreas
boscosas a través de normas efectivas, para evitar daños irreversibles a los hábitats y a la
biodiversidad. El mayor impacto sobre la fauna proveniente de la actividad agropecuaria es la
disminución de la superficie boscosa o hábitat de la fauna de la región.

Por otro lado, las implicaciones de la Ley de Reconducción Comunitaria de la Reforma Agraria
para los bosques son claras: el Gobierno a través de sus proyectos de colonización quiere
intensificar las actividades agrícolas en sectores empobrecidos del país como medio de lucha
SIMBIOSIS S.R.L. 3-28
Fundación PUMA – Fondo Ambiental
Evaluación Ambiental Estratégica del Programa Forestal Baba Carapa
Informe Final: Capítulo 3

contra de la pobreza. En consecuencia, los bosques con elevado potencial de la región dotados
de gran biodiversidad y que son fuentes de numerosos servicios forestales corren el riesgo de
ser destinados al uso agropecuario, lo cual se traducirá en una mayor deforestación y
paradójicamente en mayor pobreza. Los cultivos de gramíneas como el arroz y el maíz, base de
la dieta diaria de las familias de productores de la región, ocupan la denominada frontera
agrícola y es el origen de la deforestación de nuevas áreas de bosque, pues ambos cultivos son
exigentes en fertilidad.

Adicionalmente, el sector forestal contribuye con un efecto o forma de degradación de los


bosques que deriva en la pérdida de sus características originales debido a la explotación
selectiva ya sea legal o ilegal de las especies de madera valiosas como la mara, cedro y otras
que son fuentes de ingresos inmediatos para las comunidades, e ingresos sumamente atractivos
para el sector empresarial que realiza un aprovechamiento con fines comerciales.

Se ha demostrado que este tipo de extracción forestal semi-intensiva, también llamada


extracción selectiva, causa modificaciones en la estructura del bosque y, a la larga, conllevaría a
la degradación de éste, la pérdida del valor económico y la conversión eventual del bosque a
pastizales, agricultura o plantaciones forestales – pese a esfuerzos en curso que tratan de hacer
que la industria sea sostenible.

3.5.1.3. Riesgos y Vulnerabilidad

La Región amazónica en general enfrenta varios tipos de amenazas como inundaciones e


incendios. Las zonas de inundaciones cuyas características de relieve se encuentran a lo largo
de sus ríos y cuyo grado de amenaza de inundación es relativamente bajo, sin embargo en
época de lluvias gran parte del bosque amazónico se encuentra anegado por lo que es imposible
establecer actividades de aprovechamiento y manejo de bosques en esa época y solamente se
encuentra activa la recolección de la Castaña.

La amenaza de incendios forestales por las características de su cobertura y una época de


humedad seguida de una corta de sequía presentan tendencias a que gran parte de la región
amenazas de incendios de grado bajo principalmente provocadas por las actividades de cambio
de uso del suelo. Esta es una variable que deberá ser observada con mayor cuidado, sobre todo
en las áreas que corresponden a los municipios de Ingavi, Santos Mercado, Villa Nueva, El Sena
y San Lorenzo, donde se encuentran las mayores áreas con grado de amenaza entre media y
alta. Aunque las superficies son reducidas, los vientos pueden propagar los incendios. En un
análisis espacial la región presenta más de 28.779 focos de calor desde el 2003 hasta el 2010,
siendo el año 2005 donde surge la mayor actividad de incendios con 8.153 focos registrados, a
partir de lo cual los focos de calor para el 2006 baja a 3.721, mientras que para el 2007 hubo
un ligero incremento a 4.329 focos de calor, volviendo a reducir el número de focos calor a
3.747 para el 2008, en el año 2009 se tiene un registro de 1.532 focos de calor y hasta
noviembre del 2010 se registraron aproximadamente 200 focos de calor.

En agosto de 2008 – de acuerdo a las autoridades del INRA - el departamento de Pando terminó
con el proceso de saneamiento y regularización de la propiedad agraria, bajo dos modalidades
de saneamiento: Saneamiento Simple (SAN SIM) y Saneamiento de Tierras Comunitarias de
SIMBIOSIS S.R.L. 3-29
Fundación PUMA – Fondo Ambiental
Evaluación Ambiental Estratégica del Programa Forestal Baba Carapa
Informe Final: Capítulo 3

Origen (SAN TCO), sin embargo la información catastral rural generada por este proceso, no fue
cargada a un sistema catastral, ni tampoco transferida a los municipios beneficiarios del
proceso. La información se encuentra en un sistema de información geográfica del Instituto
Nacional de Reforma Agraria (INRA).

A pesar de existir esta información oficial una o varias comunidades recién conformadas con la
venia de las autoridades locales han solicitado dotación de tierras a costa de las establecidas
hace años que deberán reducir su superficie.

3.5.2. Región Preandino amazónica

3.5.2.1. Estado de conservación

De acuerdo al análisis de la situación por efecto de la sobreposición de derechos de uso, la


región productora presenta la mitad de sus áreas en regular a buen estado de de disponibilidad,
lo que implica que la presión puede haber causado un deterioro de la zona, a efecto de los
procesos de colonización espontánea, habilitación de tierras agrícolas y el desarrollo de
proyectos de integración.

El cambio en el estado de conservación para la región es coincidente con la accesibilidad a


zonas de producción forestal, donde se evidencia un decremento de la calidad ambiental, ligada
en su totalidad a un manejo deficiente del bosque. En esta región el desarrollo de la frontera
agrícola no ha sido muy representativo en impactos (aproximadamente 2 % de la región),
considerando que la presencia de programas y proyectos de ONGs han incidido con mejoras en
el manejo de la región. La principal causa en el deterioro está ligada a la presencia de
actividades ilegales sobre el bosque en zonas, lo cual afecta a un 5% de la región, en especial
en las zonas aledañas a las áreas protegidas.

Las áreas con mayor impacto se encuentran distribuidas entre los trayectos de Yucumo - San
Borja y Yucumo – Ixiamas, donde la expansión de la frontera agrícola solo se da en las áreas
más cercanas a los centros poblados mayores.

Los focos de calor en la región se encuentran concentrados en Yucumo, San Ignacio de Moxos,
San Borja e Ixiamas. Lo que constituye un potencial problema sobre el estado de conservación
de dichas áreas, que el programa durante su ejecución podría mejorar aplicando los procesos
previstos de monitoreo y vigilancia.

SIMBIOSIS S.R.L. 3-30


Fundación PUMA – Fondo Ambiental
Evaluación Ambiental Estratégica del Programa Forestal Baba Carapa
Informe Final: Capítulo 3

Figura 3-4: Región Preandino Amazónica


Fuente: Google Earth

3.5.2.2. Problemática ambiental

La región es una zona compleja por efecto de muchos megaproyectos nacionales como las
hidroeléctricas del Bala y el incremento de vías de comunicación como el corredor norte, y en
áreas más puntuales proyectos de integración caminera que afectan en la fragmentación del
bosque. En cuanto a las actividades extractivas complementarias al sector forestal, existen tres
bloques de exploración petrolera, y 3 concesiones mineras.

Adicionalmente entre el Parque Nacional Madidi y el Área Protegida Pilón Lajas se observan en
las orillas del río Kaka los barranquilleros (lavadores de oro) con sus lavaderos de madera,
bateas circulares y bombas que son fuente de contaminación importante del agua y sus
recursos biológicos además de provocar erosión en sus orillas. La explotación de oro en la

SIMBIOSIS S.R.L. 3-31


Fundación PUMA – Fondo Ambiental
Evaluación Ambiental Estratégica del Programa Forestal Baba Carapa
Informe Final: Capítulo 3

región, está en manos de cooperativas que extraen mineral de sedimentos aluviales mediante
tecnologías rudimentarias y mercurio para concentrar el oro.

El Parque Madidi y la Reserva Pilón Lajas cercana a los dos Municipios forman el conjunto de
áreas protegidas con mayor riqueza de ecosistemas y especies de Bolivia. Constituyen el
reservorio de recursos biológicos más importante del territorio nacional. Bolivia se encuentra
entre los 12 países biológicamente más ricos del mundo donde la región subandino amazónica
del Madidi – Pilón Lajas (ríos Tuichi, Beni y Quiquibey) constituye la de mayor biodiversidad, con
más de 7000 especies de plantas, más de 800 especies de aves y 200 especies de mamíferos.

El ecoturismo en base a la riqueza natural, ha costado mucho esfuerzo posicionar en la región y


genera importantes beneficios. Según datos oficiales de turismo se estima que hasta el año
2001 se habían generado alrededor de 7 millones de dólares por la actividad turística en la
región y 650 empleos directos e indirecto, que mantienen cerca de 2.800 habitantes.

En esta región así como en las demás, son muy importantes los problemas asociados con el
crecimiento poblacional, la ampliación de la frontera agrícola y los cambios en el uso de la tierra
que causan deforestación y mayor presión sobre los recursos naturales, principalmente en el
área vecina al Parque Madidi y las poblaciones de San Buenaventura, Tumupasa e Ixiamas.

Aunque no se cuenta con estimaciones serias sobre los volúmenes de la explotación ilegal de la
madera en la región, evidencia anecdótica sugiere que ésta es relativamente importante. La
mayoría de los actores de la sociedad rural confirma que parte de sus ingresos proviene de
actividades vinculadas de alguna manera con la actividad forestal. La extracción ilegal de la
madera es facilitada por el poco control que existe de estas actividades principalmente a las
comunidades, además de las dificultades técnicas de la ABT para atender los trámites. Es
posible encontrar vehículos que transportan madera ilegal proveniente del Parque Madidi con
CFO emitidos en Riberalta.

Los beneficios que reporta el aprovechamiento informal son similares a los de la explotación
legal pero se consiguen con menos trabajo y con menos problemas con la burocracia. Esta
actividad se realiza en el conjunto en el total de la región pero tiene como referencias
principales los bosques del parque Madidi, de las TCO y de las tierras fiscales.

El desarrollo del aprovechamiento ilegal en la región ha generado una amplia red de


productores, transportistas, comercializadores, y prestamistas especializados en la producción, y
comercialización ilegal de madera que parecen tener como referencia principal algunas de las
más de 40 empresas madereras y aserraderos establecidos en la provincia donde se acopia y se
envía la madera a los centros de comercialización. Además, en la región operan inversionistas
chinos interesados en acopiar madera aserrada y con procesamiento primario para su
exportación a los mercados de China.

Otra forma y efecto importante en la degradación de los bosques es la pérdida de sus


características originales debido a la explotación selectiva sea legal o ilegal de las especies de
madera tradicionales (mara y cedro) que son fuente de ingresos inmediatos para las
comunidades, Agrupaciones Sociales del Lugar y “piratas”, e ingresos sumamente atractivos
SIMBIOSIS S.R.L. 3-32
Fundación PUMA – Fondo Ambiental
Evaluación Ambiental Estratégica del Programa Forestal Baba Carapa
Informe Final: Capítulo 3

para el sector empresarial. Adicionalmente, la falta de una buena planificación principalmente en


la extracción, la apertura de caminos y sendas de extracción maderera provocan generalmente
la destrucción innecesaria del bosque y sotobosque.

Por otra parte sucesivamente desde los años 60, la demanda internacional de animales vivos
(parabas, loros y monos) además de las maderas valiosas y otros productos no maderables
(castaña y goma) mantienen continuamente la presión sobre las poblaciones de fauna. Aún
existen empresas y ASL que ingresan al bosque para trabajar en la actividad maderera se
proveen todavía de proteína de la carne de animales silvestres. La cacería durante la época de
trabajo maderero todavía tiene un impacto fuerte sobre la fauna silvestre, con clara excepción
de las operaciones certificadas que más bien protegen la fauna. La actividad maderera implica el
movimiento humano en estas áreas para realizar los censos y la cosecha utilizando maquinaria
pesada y motosierras que asustan a la fauna que acaba huyendo de la región al menos
temporalmente.

Otro impacto también importante sobre el bosque debido a la extracción de la madera es el


efecto indirecto proveniente de la apertura de los caminos utilizados para acceder y sacar la
madera del bosque ya que se convierten después de la extracción en caminos de acceso para
cazar e incluso para facilitar asentamientos humanos permanentes que luego practican el
aprovechamiento de fauna de subsistencia y la conversión de tierras para agricultura y
ganadería.

Pero el mayor impacto sobre la fauna silvestre es la zafra de castaña en el norte de la provincia
Iturralde donde la población temporal se incrementa considerablemente, hasta dos o tres veces
más en el bosque que obtienen la mayoría de su proteína de la fauna silvestre. En general casi
todo el producto de esta actividad es transportada via fluvial hasta Riberalta.

3.5.2.3. Riesgos y Vulnerabilidad

La región enfrenta problemas y riesgos para todas las regiones productoras del país, que
resultan comunes como las inundaciones e incendios. Las zonas de inundaciones se encuentran
a lo largo de sus ríos y cuyo grado de amenaza de inundación también es relativamente bajo o
temporal, sin embargo en época de lluvias gran parte del bosque – principalmente ubicado en la
zona de llanuras se encuentra anegado por lo que es imposible establecer actividades de
aprovechamiento y manejo de bosques a partir del mes de noviembre y solamente se encuentra
activa la recolección de la Castaña al norte del departamento de la Provincia Iturralde.

Asimismo, en época de lluvias, una serie de quebradas del sub-andino están iniciando la
creación de áreas de erosión hídrica principalmente en las riberas de las mismas y con gran
potencial donde se ha desmontado para desarrollar actividades agropecuarias sin respetar las
servidumbres ecológicas.

La amenaza de incendios forestales por las características de su cobertura y una época de


humedad seguida de una corta de sequía presentes y las actividades de cambio de uso del suelo
para agropecuaria y próximamente para la producción de caña de azúcar, incrementarán el
riesgo de incendios forestales en los bosques de gran parte de la región principalmente en las
SIMBIOSIS S.R.L. 3-33
Fundación PUMA – Fondo Ambiental
Evaluación Ambiental Estratégica del Programa Forestal Baba Carapa
Informe Final: Capítulo 3

áreas aledañas a las poblaciones principales, como se observa en la región desde el 2003 al
2010 se han producido 20.771 focos de calor, distribuidos en la zona cercana a Cobija - Porvenir
y Guayaramerín - Riberalta, dichos focos de calor en el 2005 suman 2.452, mostrando un
creciente aumento de focos de calor al 2006 con 3.257, al año siguiente disminuyó el número
de focos de calor a 2.130. En el año 2008 presentó el mayor número de focos de calor con
4.748 registrados, bajando a 518 focos de calor para el 2009 y el 2010 solo se registraron 594
focos de calor hasta noviembre. Esta es una variable que deberá ser observada con mayor
cuidado por el PFBC, sobre todo en las áreas que corresponden a los municipios de Ixiamas, San
Buenaventura y Tumupasa donde se encuentran las mayores áreas con grado de amenaza entre
media y alta. Aunque las superficies varían de tamaño, el riesgo de que los vientos puedan
propagar los incendios es bastante alto por lo que se requiere implementar planes de quema
controlados en coordinación con las UFM municipales de ambos municipios.

El proceso de saneamiento de la propiedad agraria en la región ha permitido el reconocimiento


de derechos territoriales a cuatro TCO sobre un área total de aproximadamente 995 mil
hectáreas hasta el momento. Entre ellas están las TCO Tacana I y II, la del pueblo indígena
Quechua-Tacana de San José de Uchipiamonas, y la Araona, siendo la más extensa la del
pueblo Tacana. Adicionalmente se han formalizado derechos sobre un área de 330.000 ha
como propiedades privadas entre grandes y pequeñas.

El proceso de saneamiento ha formalizado los derechos propietarios y facilitado la resolución de


conflictos sobre la tierra, aunque todavía existen presiones sobre los bosques del Parque
Nacional Madidi, siendo que aproximadamente un 40% del mismo se encuentra dentro de la
Provincia Iturralde.

3.5.3 Región Guarayos

3.5.3.1 Estado de Conservación

En el análisis realizado para el área, se ha establecido que el crecimiento de la frontera agrícola


y el constante avance de la habilitación de zonas de asentamientos humanos ha modificado el
nivel de conservación llegando a un 19 % de la región como estado crítico.

Esta región presenta un nivel de deterioro ambiental fuerte, efecto de la pérdida de su cobertura
boscosa por efecto del crecimiento de la frontera agrícola, estimada en 3% de la superficie de la
región, en particular concentradas sobre el camino de El Puente a San Pablo, mientras que el
aprovechamiento del bosque con poco manejo se refleja en el deterioro ambiental en un 8 %
aproximadamente de la región, en particular la zona entre San Pablo y Urubicha.

A esta situación ambiental hay que agregar la presión que se ejerce sobre el bosque por efecto
de los fuegos en la región que se presentan con mayor frecuencia en el sector de Ascensión de
Guarayos.

SIMBIOSIS S.R.L. 3-34


Fundación PUMA – Fondo Ambiental
Evaluación Ambiental Estratégica del Programa Forestal Baba Carapa
Informe Final: Capítulo 3

Figura 3-5: Región Guarayos


Fuente: Google Earth

3.5.3.2 Problemática Ambiental

En los últimos años, los bosques de esta región, soportan una alta presión por el cambio de uso
de la tierra a causa del desarrollo agroindustrial y la ganadería extensiva, además de la
ocurrencia cíclica de grandes incendios forestales. A pesar de esto, Guarayos mantiene un
interesante potencial maderable concentrado en especies valiosas y poco valiosas.

Otra actividad preocupante en la región es la minería. Las áreas de interés minero en la región
son Ascensión de Guarayos, Río Blanco, San Simón de Guarayos en 6.500 km2 para la
explotación de oro y estaño y si bien este tipo de explotación de minerales suele ser limitada a
pequeñas áreas, el impacto en el sistema hidrológico puede significar importantes riesgos para
la biodiversidad. De ahí la importancia de que los municipios de la región mejoren su capacidad
de gestión ambiental, tal como lo exige la Ley del Medio Ambiente.

SIMBIOSIS S.R.L. 3-35


Fundación PUMA – Fondo Ambiental
Evaluación Ambiental Estratégica del Programa Forestal Baba Carapa
Informe Final: Capítulo 3

El área presenta una concesión petrolera y otras 4 concesiones mineras por pertenencias con
4195 cuadriculas de pertenencias y 24 concesiones por cuadricula, con 1141 cuadriculas
asignadas, ubicados en las cuenca de los ríos blanco y aguas calientes.

El sector forestal en la región es muy importante ya que genera un movimiento de ingresos


económicos de forma directa a las OFC, concesionarios forestales y propietarios privados
además de los centros de procesamiento e indirecta a otras personas que venden servicios,
insumos, combustibles, etc.

El aprovechamiento de los recursos forestales en la región presenta un efecto o forma de


degradación de sus bosques como en todas las regiones principalmente debido a la explotación
selectiva legal o ilegal de las especies de madera tradicionales por los diferentes usuarios del
bosque sean legales e ilegales siendo imposible contar con estimaciones serias sobre los
volúmenes de la explotación ilegal de madera en la región. Sin embargo se puede asegurar que
la mayor parte de los ingresos de los pobladores de la región provienen de actividades
vinculadas de alguna manera con la actividad forestal ilegal. Esta extracción ilegal es facilitada
por el mínimo control y capacidad de la ABT.

Como en todas las regiones, en general existe el “habilito” principalmente realizado por
empresarios, o particulares a miembros de comunidades o “piratas” para la extracción de
madera. Esta extracción ilegal generalmente se lleva a cabo en AAA (Áreas de Aprovechamiento
Anual) de empresas concesionarias, Reserva de Vida Silvestre de Ríos Blanco y Negro, o
propiedades privadas.

Es posible encontrar vehículos que transportan madera ilegal día y noche por los caminos
vecinales de la región.

Un medio que causa un impacto importante principalmente en esta región sobre el bosque es la
apertura de los caminos utilizados para la extracción de productos forestales ya que se
convierten después en caminos de acceso para la corta y extracción ilegal de árboles
remanentes o semilleros en áreas aprovechadas bajo manejo.

Los beneficios que reporta el aprovechamiento informal son similares a los que provienen del
aprovechamiento legal pero se consiguen con menos trabajo y con menos problemas con la
burocracia. Esta actividad se realiza en el conjunto en el total de la región y ha generado una
amplia red tradicional de productores, transportistas, comercializadores y habilitadores que se
han especializado en la producción y comercialización ilegal de madera.

En general la gente que trabaja en la actividad maderera principalmente la ilegal, también se


provee continuamente de proteína de la carne de animales silvestres provocando los impactos
mencionados anteriormente. Es posible encontrar en campamentos de trabajo sin y con
certificación forestal(de acuerdo a informes de la UMIF de la Superintendencia Forestal), restos
de animales silvestres provenientes de especies como el jochi (Agouti paca), urina (Mazama
gouazoubira), anta (Tapirus terrestris), tatu (Dasypus novem) y otros así como también es
común encontrar en los restaurantes de la región principalmente los ubicados a orillas de

SIMBIOSIS S.R.L. 3-36


Fundación PUMA – Fondo Ambiental
Evaluación Ambiental Estratégica del Programa Forestal Baba Carapa
Informe Final: Capítulo 3

carreteras carne de los animales silvestres ya nombrados provocando un impacto fuerte sobre la
fauna silvestre.

La deforestación en la región merece una atención especial, ya que en los últimos años se ha
visto considerablemente incrementada debido especialmente a la expansión acelerada de la
agricultura extensiva y el asentamiento de nuevos colonizadores. Un estudio realizado por la
Fundación Amigos del Museo Noel Kempff en 2006 calculó que el promedio anual de la pérdida
de cobertura boscosa en la región - en el periodo 1986-1991- fue de 5.737 ha/año y en el
periodo de 2001-2004 la deforestación tuvo su mayor incremento, llegando a un promedio anual
de 24.175 ha/año.

Asimismo, la Superintendencia Forestal señaló que entre junio de 2004 y 2005, se realizaron
más de 470 desmontes ilegales en la provincia Guarayos, pero con el inconveniente de que una
vez aplicada la multa, la extracción de esa madera se legaliza y entra a competir en el mercado
con madera procedente del manejo sostenible.

Incluso en las áreas con planes de manejo aprobadas, el estudio evidenció pérdida de la
cobertura forestal también en las concesiones forestales ubicadas en el interior de Guarayos, la
misma que se incrementó significativamente a través del tiempo desde 39 ha/año en el periodo
1976-1986 a 2.268 ha/año en el periodo de 2001-2004.

3.5.3.3 Riesgos y Vulnerabilidad

La Región de Guarayos enfrenta anualmente incendios forestales. La amenaza de incendios


forestales por las características de su cobertura y una época de sequía bastante larga (de mayo
a octubre) y las actividades de cambio de uso del suelo para agropecuaria incrementan
continuamente el riesgo de incendios forestales y principalmente en las áreas aledañas a las
poblaciones principales (Ascensión).

La región presenta mayor reincidencia de incendios forestales en el país, es decir que tiene
áreas que se queman año tras año, y no solo se trata de que cada año se quemen las mismas
áreas, sino que existe una tendencia claramente creciente de quemas e incendios. Un análisis de
focos de calor para los años 1998-2006, reporta a los municipios El Puente y Ascensión de
Guarayos dentro de los 10 municipios con mayor número de focos de calor.

Durante el periodo del 2003 al 2010 se han registrado más de 49.930 focos de calor en la
región, sin embargo solo en el 2004 existen más de 20.918 focos registrados, los cual
representa más del 40% de los mismos, en el año 2005 se presentaron 6516 focos de calor,
manteniéndose estable en los años siguiente hasta el 2008 entre 6127 y 5779, para el año 2009
se presento 933 focos de calor, y finalmente hasta noviembre del año 2010 se registraron 919
focos de calor.

En septiembre de 2009, en la región, el Órgano Ejecutivo, a través del Instituto Nacional de


Reforma Agraria (INRA), entregó a la Central de Organizaciones de los Pueblos Nativos
Guarayos, 204.578 ha de tierras revertidas a privados que tenían concesiones forestales, en
cumplimiento de la Constitución y la política de distribución de predios fiscales y también se
SIMBIOSIS S.R.L. 3-37
Fundación PUMA – Fondo Ambiental
Evaluación Ambiental Estratégica del Programa Forestal Baba Carapa
Informe Final: Capítulo 3

otorgaron títulos de propiedad por más de 30.000 ha para empresarios agropecuarios de la


provincia Guarayos, en el marco del proceso de saneamiento.

3.5.4 Región de la Chiquitanía

3.5.4.1 Estado de Conservación

De acuerdo al análisis realizado, la situación por presiones de uso de recursos ha cambiado la


situación del estado de conservación a más del 7% en estado crítico. En especial por efecto de
los fuegos y ampliación de la frontera agrícola.

El estado de conservación en esta región se ve amenazado y deteriorado a causa del


aprovechamiento del bosque de manera poco efectiva en como San José, San Rafael y
Concepción, donde los focos de calor se presentan con mayor frecuencia, este deterioro se
estima en un 5 % de la superficie de la región. Mientras solo el 1% de la superficie presenta un
deterioro de por efecto de la actividad agropecuaria.

Figura 3-6: Región Chiquitania


Fuente: Google Earth

SIMBIOSIS S.R.L. 3-38


Fundación PUMA – Fondo Ambiental
Evaluación Ambiental Estratégica del Programa Forestal Baba Carapa
Informe Final: Capítulo 3

3.5.4.2 Problemática Ambiental

La región posee un alto potencial minero. El área minera se encuentra localizada en el


Precámbrico donde empresas privadas están explotando oro en el área de influencia de San
Ramón y las zonas aledañas. Empresas como “Don Mario” ubicada a 380 km de Santa Cruz de la
Sierra realizaron explotación mineral utilizando la ventaja de estar instalada cerca del gasoducto
a Brasil. La licencia de explotación y exploración cubre un área de 1400 Km2.

Las zonas de interés minero en la región son El Mutún con 50 km2 de superficie para la
explotación de Hierro, Manganeso; Santo Corazón, Rincón del Tigre-La Gaiba – Mandioré con
7.000 km2 para la explotación de Cobre, Níquel, Piedras Semipreciosas; San Ignacio, San Miguel,
San Rafael, Santa Ana en 2000 km2 para la explotación de tantalita, grafito y gránate; Manomó
y Provincia Velasco en 3000 km2 para la explotación de uranio y minerales de kimberlita; San
Ramón, San Javier, Santa Rosa de la Mina, San Antonio de Lomerío en 4200 km2 para la
explotación de plomo, cobre y zinc; San José de Chiquitos en 2.200 km2 para la explotación de
oro y la Serranía de Caparuch en 10.000 km2 para la explotación de manganeso, amatista y oro.

Se han identificado también otras áreas importantes de interés minero con un alto potencial.
Existe una franja que se extiende a lo largo de 10 km a ambos lados de la vía férrea, paralela a
las serranías chiquitanas entre Taperas, San José y Quimome, se han detectado yacimientos de
manganeso, hierro, cobre, pirita, plomo y zinc. Además existen yacimientos no metálicos, de
rocas de aplicación, y piedras semipreciosas.

La zona de La Gaiba-Anaí ha sido conocida desde 1960 por los yacimientos de amatista, citrina,
bolivianita y cuarzo que ocurren asociados con fallas de extensión N-S en calizas de edad
Cámbrica. Esta área fue conocida antiguamente por los Ayoreos y después trabajada por los
militares, quienes sacaron de La Gaiba, Anaí, Minas Pobre y La Esperanza una cantidad
desconocida de material. La explotación de piedras preciosas ocurre en Anaí, donde la Compañía
Minerales y Metales explota Bolivianita, y en Mina Pobre, donde picos sueltos de amatista se
extraen para la elaboración de artesanías en Santa Cruz. El área actualmente es poco explorada
y se considera muy probable la existencia de zonas de amatistas bien cristalizada en las mismas
franjas de Mina Pobre y La Esperanza.

Si bien la explotación de minerales suele ser limitada a pequeñas áreas, el impacto en el sistema
hidrológico puede significar importantes riesgos para la biodiversidad. De ahí la importancia de
que los municipios mejoren su capacidad de gestión ambiental, tal como lo exige la Ley del
Medio Ambiente.

Uno de los proyectos de mayor impacto es el aprovechamiento de hierro de la reserva del


Mutún ya que es el mayor yacimiento de hierro que se ha encontrado en Bolivia y se encuentra
ubicado en una de las regiones más sensibles del país, ya que forma parte del Sistema Paraguay
- Paraná - Pantanal.

Actualmente el impacto es causado por la llegada de emigrantes a Puerto Quijarro y de Puerto


Suárez de la provincia Germán Busch, considerada como el nuevo Polo de Desarrollo del país
atraído por el contrato de explotación de hierro del yacimiento gigante de Mutún.
SIMBIOSIS S.R.L. 3-39
Fundación PUMA – Fondo Ambiental
Evaluación Ambiental Estratégica del Programa Forestal Baba Carapa
Informe Final: Capítulo 3

Sin embargo, esta situación ha provocado la alarma de las autoridades de los municipios ya que
no cuentan con un servicio de agua eficiente y no existe alcantarillado sanitario ni un botadero
de basura.

Por su parte, las actividades de aprovechamiento del hierro realizadas por la empresa Jindal
Steel – como ser la construcción de carreteras, la explotación minera a cielo abierto,
contaminación por el uso del manganeso, la apertura de rutas alternas para el gas y otros -
afectará más de 100 km² del Parque Nacional Bañados de “Otuquis”, con daños irreversibles al
medio ambiente y facilitará la destrucción de este ecosistema.

Se prevé que los niveles de ruido se elevarán entre 80 y 90 decibeles (dB), lo que implica que
comunidades cercanas a la Serranía serán afectadas con ruidos permanentes, ya sea por el
tránsito de las movilidades y maquinarias (compresión, perforación, trituración, etc.) Asimismo,
se debe tomar en cuenta que se utilizarán diariamente explosivos altamente peligrosos y que
emiten ruidos muy elevados.

Los ríos y riachuelos de agua cristalina que se originan en el Mutún al ser contaminados podrían
transportar minerales tóxicos a grandes distancias llegando inclusive al río Paraguay,
contaminando la cuenca ya que el yacimiento el Mutún se encuentra en el Pantanal

Se incrementará el proceso de erosión con la actividad minera por la remoción de


aproximadamente 2.500 ha de cobertura vegetal.

Tomando en cuenta que la actividad minera implica el uso de materiales tóxicos como aceites,
combustibles, explosivos, desechos sólidos, etc., se presentarán zonas altamente contaminadas,
más aún si consideramos que la minería es una de las actividades que más incide
negativamente sobre el medio ambiente y no debemos olvidar que la región es muy frágil para
actividades con altos riesgos de contaminación.

En los 2 primeros años, se estima que la empresa requerirá de 50 a 100 m³/hora de agua y a
partir del tercer año, se utilizarán aproximadamente 2.000 m³/hora de agua. El requerimiento
de agua en la fase minero- siderúrgico será de 5.500 m³/hr aproximadamente. Sumando el
requerimiento de la población y las actividades industriales de la región, la cantidad de agua
requerida será de 13.000 m³/hora. Bajo este esquema las cabeceras de la quebrada Tigre y la
quebrada de la Chalera serán destruidas por la explotación de mineral, por lo que se estima que
estos cursos de agua prácticamente desaparecerán.

Otro estudio menciona que la fuente energética que requiere el proyecto, si es de gas natural
significa un nuevo ramal al gasoducto Bolivia – Brasil, la implantación del derecho de vía,
deforestación, alteración de flujos de agua, etc.; si se emplea carbón vegetal, en primer lugar se
deforestará afectando el complejo sistema del bosque (suelo, agua, microclima, energía,
variedad de plantas y animales en mutua relación) para las posteriores plantaciones forestales
de rápido crecimiento y por lo tanto de desgaste del suelo, alto consumo de agua reduciendo la
biodiversidad local y generando plagas que podrían afectar los cultivos agrícolas y la ganadería
Otro impacto importante sobre los recursos naturales es el causado por la carretera Pailón –
Puerto Suárez que cuenta con un Plan de Mitigación. Sin embargo, es probable que el costo
SIMBIOSIS S.R.L. 3-40
Fundación PUMA – Fondo Ambiental
Evaluación Ambiental Estratégica del Programa Forestal Baba Carapa
Informe Final: Capítulo 3

ambiental que tenga que pagar la región sea elevado si los municipios no tienen la capacidad
para ordenar y administrar su territorio. De ahí que, los municipios deberán vigilar la
implementación que el mencionado Plan de Mitigación de Impactos se ejecute de la manera
prevista.

El Plan de Mitigación de Impactos de la Carretera Pailón – Puerto Suárez servirá para consolidar
el llamado “corredor bioceánico”. Este proyecto constituye una antigua aspiración de la gente de
la región y principalmente de los municipios adyacentes a esta carretera, sus mayores impactos
económicos no están relacionados al mejoramiento de la economía chiquitana, sino al
potenciamiento de los polos de desarrollo de las ciudades de Corumbá (Brasil) y Santa Cruz.

Otro problema ambiental se relaciona con el crecimiento de los principales centros urbanos:
Pailón, San Javier, Concepción, San Ignacio, San José, Roboré, Puerto Suárez, Puerto Quijarro
son áreas urbanas, con características de ciudades intermedias y la dinámica de ocupación del
territorio muestra un cambio de uso al urbano importante, como ocurre también en los otros
pequeños centros poblados de San Rafael, San Miguel, Santa Ana y San Antonio de Lomerío
principalmente.

Aparentemente la agricultura de subsistencia a cargo de unidades agropecuarias campesinas e


indígenas a los bosques y su sistema de rotación de barbechos establecido cada 8 años, ha
tenido un impacto relativo en los bosques y sabanas que no sobrepasaría las 225 mil ha (cerca
al 1% del territorio de la Región). Sin embargo, el impacto que ejerce este sector a los recursos
naturales se deriva no del área de cultivos sino de las quemas de los chacos y de la presión de
cacería hacia determinadas especies silvestres, esto último agravado por la erosión del saber
local respecto a la relación hombre / naturaleza.

La agricultura intensiva existente en el municipio de San José y la agricultura de mercado


existente en los municipio de Pailón, San Ignacio y San José presentan una tendencia de
crecimiento importante con relación a la ampliación de la frontera agrícola en estos municipios.
En general el desmonte y habilitación de tierras para uso agropecuario de mercado, es realizado
en grandes extensiones mediante el “cadeneo” mecanizado (diseñado y aplicado en Brasil
inicialmente) en áreas sin pendiente no respetándose las servidumbres ecológicas, nivelando
cursos de arroyos y drenajes naturales. Este sistema tiende a retirar la capa más rica en
nutrientes y depositarla en cortinas de troncas y ramas que se queman posteriormente. El
desmonte es realizado manualmente en las zonas donde existen pendientes importantes y
donde la topografía les exige.

En cuanto a la ganadería de la región que es de carácter extensivo, con pocas excepciones de


estancias con alta carga animal por unidad de superficie. Tanto en áreas del cerrado como en el
pantanal, la carga animal por unidad de superficie supera las 7 ha por cabeza. La mayoría de las
estancias ganaderas aprovechan la fitomasa existente en la vegetación natural de las praderas
naturales, sabanas inundadas y sabanas de Cerrado (incluyendo islas de bosques) que abarcan
un porcentaje alto en cuanto a la superficie de la región.
Debido a los elevados costos de desmonte, la conversión de bosques a pasturas cultivadas en la
región sólo es viable en bosques bajos, fáciles de tumbar y de poco potencial maderable. De

SIMBIOSIS S.R.L. 3-41


Fundación PUMA – Fondo Ambiental
Evaluación Ambiental Estratégica del Programa Forestal Baba Carapa
Informe Final: Capítulo 3

acuerdo a algunos estudios, la conversión de bosques en praderas ha sido realizada


generalmente en áreas de bajo potencial forestal. Aparentemente son raros los desmontes
realizados en áreas de alto potencial forestal.

Los pobladores locales consideran que habilitar potreros en un área de buen potencial forestal
es una aberración económica, ya que el aprovechamiento forestal bajo planes de manejo tiene
un “valor presente” claramente superior al uso ganadero en este tipo de bosques. No obstante,
en la práctica se suelen cometer irracionalidades con relativa frecuencia, unas veces por falta de
información y otras por que existen ganaderos “nuevos” que establecen estancias con fines no
necesariamente lucrativos que parten de la lógica de que vendiendo madera del desmonte se
abarata el costo de habilitación de potreros.

3.5.4.3 Riesgos y Vulnerabilidad

La Región Chiquitana enfrenta algunos riesgos comunes en las regiones productoras como las
inundaciones en la zona del pantanal e incendios en general. Las zonas de inundaciones cuyas
características de relieve se encuentran a lo largo de sus ríos y cuyo grado de amenaza de
inundación es relativamente bajo, sin embargo en época de lluvias gran parte de los bosques y
Pantanal se encuentra anegado por lo que es imposible establecer actividades de
aprovechamiento y manejo de bosques en esa época.

Los incendios son un fenómeno natural en los bosques secos por lo que presentan entre el año
2003 -2010 más de 81.150 focos de calor, los cuales se presentan más el sector de Concepción,
San Javier y Puerto Suárez. En esta área presenta más de 23.709 focos de calor para el 2007, a
pesar de haber una disminución año con año los focos de calor son muy frecuentes y en gran
número, registrándose 10684 para el 2008, 4.323 focos de calor para el 2009 y 3.564 focos de
calor hasta noviembre del 2010, esto son favorecidos por que en general la región tiene
problemas de abastecimiento de agua en buena parte de su territorio, por lo que el uso de
atajados y represas es extensivo - que se encuentran exentos de la influencia humana, pero su
ocurrencia no es frecuente. Se estima que históricamente el bosque chiquitano se incendia en
grandes superficies cada veinte años aproximadamente, durante los períodos de intensa sequía,
pero en las últimas dos décadas la frecuencia va en aumento, ocurriendo ya cada cinco a siete
años o anualmente.

De acuerdo al Plan Estratégico de Desarrollo Sostenible y Competitivo de la Mancomunidad de


Municipios de la Chiquitanía , el impacto sobre los recursos naturales que ejercen los sectores
productivos de la región provienen no tanto de la conversión de bosques de potencial maderable
a pasturas o áreas destinadas a la agricultura sino de prácticas como la quema de praderas
naturales, sabanas inundadas y sabanas de Cerrado con el objeto de estimular el rebrote de
especies gramíneas para alimentación del ganado, sobre todo si se tiene en cuenta que el fuego
originado en las sabanas (sean arboladas o no) invade los bosques adyacentes con buen
potencial forestal principalmente en la época seca (desde mayo a noviembre).

La mayoría de especies leñosas tienen una corteza gruesa y suberosa, mientras que los pastos,
plantas herbáceas perennes y arbustos mantienen sus puntos de crecimiento debajo de la
superficie del suelo.
SIMBIOSIS S.R.L. 3-42
Fundación PUMA – Fondo Ambiental
Evaluación Ambiental Estratégica del Programa Forestal Baba Carapa
Informe Final: Capítulo 3

Sin embargo, la aseveración que menciona el anterior párrafo, sobre el impacto de los sectores
productivos al 2010 parece haber cambiado ya que muchas áreas de bosque son desmontadas,
habilitadas con fuego y convertidas en grandes pastizales o en áreas destinadas a cultivos
rentables como la soya realizados principalmente por agricultores brasileros. Es posible que
debido al riesgo de sequías que existente en la región, el sistema de producción se oriente más
hacia la pecuaria. De esta manera se puede aseverar el impacto a los recursos naturales por
eso este grupo de productores es intenso, y localizado, el área ocupada es relativamente
importante como porcentaje del territorio de la región. Otra fuente importante de incendios
forestales son aquellos provocados por los “piratas” o explotadores ilegales de madera y
cazadores, quienes no cuidan los fuegos de sus campamentos propagándose de forma
incontrolada por el bosque.

Consecuentemente a lo mencionado anteriormente, de no mejorarse las prácticas de uso y


manejo del fuego, el crecimiento del sector agropecuario y presencia de cazadores y piratas
amenazaría la integridad de éstos bosques. Esta es una variable que deberá ser observada con
mayor cuidado, sobre todo en las áreas donde se realiza el cambio de uso del suelo
principalmente en las zonas aledañas a las comunidades. Aunque las superficies son reducidas,
se tiene el riesgo de que los vientos puedan propagar los incendios.

Para disminuir el impacto de las actividades desarrolladas en la región existen al momento dos
importantes planes de conservación y desarrollo sostenible implementado por la Fundación para
la Conservación del Bosque Chiquitano (FCBC) y un plan de mitigación para el impacto de la
carretera Pailón – Puerto Suárez actualmente en construcción.

El Plan de Conservación del Bosque Seco Chiquitano propuesto por la FCBC plantea básicamente
mantener la diversidad biológica y la riqueza paisajística del Bosque Seco Chiquitano, mediante
la participación del conjunto de actores locales y la compatibilización de los conceptos de
conservación y desarrollo económico social. Esto implica que la población local y las instituciones
responsables del desarrollo municipal y regional asuman un compromiso para el cuidado de su
medio ambiente.

De acuerdo al análisis situacional y las restricciones edafo-climáticas existentes en la región


Chiquitana, los municipios deberán precautelar sus recursos naturales y evitar repetir errores de
utilización equivocada de recursos naturales de otras regiones similares, que se tradujeron en
altos costos económicos y ecológicos para el país y la sociedad. Por otra parte, el cuidado
ambiental es una responsabilidad que trasciende las fronteras regionales y nacionales. Por su
importancia el Estado Boliviano y la sociedad internacional deberán contribuir financiera y
técnicamente a la consolidación de un Plan Regional de Desarrollo Sostenible de la región.

3.5.5 Región Choré

3.5.5.1 Estado de Conservación

El estado actual se ve fuertemente deteriorado en relación al estado descrito al 2001, debido a


un fuerte proceso de avance de la frontera agrícola en el sector sur este, con un rápido
incremento de áreas deforestadas y habilitadas para agricultura extensiva, la cual ocupa
SIMBIOSIS S.R.L. 3-43
Fundación PUMA – Fondo Ambiental
Evaluación Ambiental Estratégica del Programa Forestal Baba Carapa
Informe Final: Capítulo 3

aproximadamente el 11 % de la superficie de la región. Mientras que entre Ivirgarzama y Villa


G. Busch, se presenta un menor grado de conservación por efecto de la degradación del bosque
por explotación del mismo es aproximadamente el 16% de la superficie del área.

A este panorama se debe incorporar los múltiples focos de calor registrados en sectores como
aledaños al río Yapacaní.

Figura 3-7: Región Chore


Fuente: Google Earth

3.5.5.2 Problemática ambiental

Entre los principales problemas ambientales de la región destacan la deforestación causada por
el cambio de uso del suelo y el deterioro de los bosques por la tala ilegal de especies
maderables, principalmente en las áreas de servidumbres ecológicas a la orilla de los grandes
ríos. Los efectos de la degradación producto del aprovechamiento forestal en esta región son
desconocidos por la no existencia de datos del estado de los bosques después del

SIMBIOSIS S.R.L. 3-44


Fundación PUMA – Fondo Ambiental
Evaluación Ambiental Estratégica del Programa Forestal Baba Carapa
Informe Final: Capítulo 3

aprovechamiento legal e ilegal tanto en concesiones forestales, tierras privadas y ASL. La


definición deficiente de derechos de propiedad y la falta de saneamiento sugieren que gran
parte del aprovechamiento forestal es ilegal y se lleva a cabo en áreas de tierras fiscales libres y
en concesiones forestales.

Por otra parte, no deja de ser importante el cambio del uso del suelo para plantaciones legales y
clandestinas de coca que se siembran fuera y dentro de la Reserva Forestal Choré. Puerto
Villarroel es uno de los puntos de entrada a esta reserva, que nació en 1966 con una superficie
de más de un millón de hectáreas. En 2008 la producción de la coca alcanzó en el trópico de
Cochabamba a 9.500 ha, representando un aumento del 8%. Se estima que por lo menos 2.063
hectáreas de cultivo de hoja de coca se encuentran en dos parques nacionales (Isiboro Sécure y
Carrasco), que representan el 22% en esta región, lo que significa un incremento del 13%
comparado con el año 2007.

En este contexto, el año 2010, la Gobernación del Departamento de Santa Cruz informó que
más de 60 sindicatos tendrían superficies asignadas desde 600 ha hasta más de 50.000.
Prácticamente esta superficie cubriría un 50% de la reserva. Permitir asentamientos humanos
que efectúen posibles cambios de uso de suelo (de uso forestal a otros usos) en El Choré, sería
catastrófico para toda la región, por afectar directamente al equilibrio ecológico de las
principales zonas con vocación agropecuaria del Departamento de Santa Cruz, ya que las lluvias
podrían disminuir en la región, y la humedad relativa del ambiente bajaría notablemente; se
elevaría la temperatura y la velocidad de los vientos aumentaría, así como, la rapidez de la
evaporación de la humedad de los suelos. También afectará a los habitantes de las áreas
urbanas de Santa Cruz y la zona integrada del norte.

Asimismo, este año se ha autorizado la construcción de una carretera que unirá Villa Tunari, en
Cochabamba, con San Ignacio de Moxos, en Beni, la cual pasará directamente por el TIPNIS. El
proyecto ha causado gran preocupación entre las organizaciones defensoras del medio
ambiente, que temen que la carretera destruya gran parte de equilibrio ecológico de la zona,
como así también de los pueblos indígenas, que temen que el proyecto arruine sus estilos de
vida ancestrales.

Esta región presenta una reducción de focos de calor, entre el 2003 y 2010 con 21869
registrados en todo el periodo, en su mayoría en las localidades de Puerto Villarroel,
Ivirgarzama y Guabirá. Donde el 2005 presento 6.796 focos de calor, fueron disminuyendo en
el rango de los 2000 a 3.000 focos de calor para la gestión del 2006 al 2008, y en el 2009 solo
se registraron 260 focos de calor, en tanto a lo que va del año hasta noviembre del 2010 se
registraron 163 focos de calor.

3.5.5.3 Riesgos y Vulnerabilidad

Entre los principales riesgo y vulnerabilidades de la región destacan, como se explicó


anteriormente, la creciente presión sobre los recursos forestales que es producto de la
coyuntura sociopolítica que vive el país.

SIMBIOSIS S.R.L. 3-45


Fundación PUMA – Fondo Ambiental
Evaluación Ambiental Estratégica del Programa Forestal Baba Carapa
Informe Final: Capítulo 3

En 2008, movimientos sociales asentados ilegalmente en la Reserva Forestal de Producción El


Choré alentados por la situación actual de caos social evitaron que la empresa San Antonio (la
última empresa que mantenía vigente hasta el año 2012 su CLP) continúe desarrollando sus
actividades de aprovechamiento forestal imposibilitando el acceso a su área de producción.
Como respuesta a esa intervención ilegal, la empresa devolvió el área a la Superintendencia
Forestal quien continuó hasta inicios de 2009 sin respuesta oficial sobre la aceptación o no de la
mencionada devolución.

Así mismo en 2010 la gobernación del Departamento de Santa Cruz informó que más de 60
sindicatos tendrían superficies asignadas desde 600 hectáreas hasta más de 50.000.
Prácticamente esta superficie cubriría un 50 por ciento de la reserva. Permitir asentamientos
humanos que efectúen posibles cambios de uso de suelo (de uso forestal a otros usos) en El
Choré, sería catastrófico para toda la región, por afectar directamente al equilibrio ecológico de
las principales zonas con vocación agropecuaria del Departamento de Santa Cruz, ya que las
lluvias podrían disminuir en la región, y la humedad relativa del ambiente bajaría notablemente;
se elevaría la temperatura y la velocidad de los vientos aumentaría, así como, la rapidez de la
evaporación de la humedad de los suelos. También afectará a los habitantes de las áreas
urbanas de Santa Cruz y la zona integrada del norte.

3.5.6 Región Bajo Paraguá

3.5.6.1 Estado de conservación

El estado de conservación actual, para la región se encuentra en niveles regulares, lo que


implica un deterioro bajo de las condiciones registradas al año 2000 como efecto básicamente
de fuegos en las cercanías de los límites del Parque Noel Kempff Mercado.

SIMBIOSIS S.R.L. 3-46


Fundación PUMA – Fondo Ambiental
Evaluación Ambiental Estratégica del Programa Forestal Baba Carapa
Informe Final: Capítulo 3

Figura 3-8: Región Bajo Paragua


Fuente: Google Earth

3.5.6.2 Problemática ambiental

En términos generales los recursos naturales de la región en los alrededores del Parque Nacional
Noel Kempff Mercado y de la Reserva de Vida Silvestre del Río Blanco y Río Negro están
sufriendo un proceso de degradación a causa de las actividades de aprovechamiento forestal y
el clareo de bosque con fines ganaderos y agrícolas, aumentando el temor de que las mismas
puedan convertirse, en breve, en una isla santuario en el medio de un paisaje desarbolado.

A medida que se construyen más caminos, el hábitat que antes era inalcanzable es ahora
accesible a las cuadrillas de construcción, piratas y colonos. A menudo le sigue la extracción no

SIMBIOSIS S.R.L. 3-47


Fundación PUMA – Fondo Ambiental
Evaluación Ambiental Estratégica del Programa Forestal Baba Carapa
Informe Final: Capítulo 3

controlada de madera, así como la caza ilegal de vida silvestre para el mercado internacional
ilícito y consumo humano.

No obstante su lejanía y mala calidad de suelos, se encuentra en riesgo de deforestación a


mediano plazo, fundamentalmente el área sur, más cercana a los caminos principales. Este
riesgo se acrecentará en la medida que el acceso a la zona se facilite con el asfaltado del tramo
Concepción-San Matías de la carretera Santa Cruz- San Matías.

Otras amenazas al parque tienen su origen en el creciente número de incursiones de mineros de


oro, cuyas actividades han contribuido a elevar los niveles de contaminación del agua, la erosión
del suelo y la caza furtiva. Las zonas de interés minero en la región son Porvenir, Piso Firme,
San Simón del Iténez en 3500 km² para la explotación de oro y manganeso.

La explotación de minerales puede causar impacto en el sistema hidrológico de la región


significando importantes riesgos para la biodiversidad. De ahí la importancia de que los
municipios mejoren su capacidad de gestión ambiental, tal como lo exige la Ley del Medio
Ambiente.

Por su parte y contribuyendo con efectos negativos a los recursos naturales de la región, la
demanda nacional e internacional tanto de animales vivos como de sus productos (cueros, pieles
y plumas) han venido creando incentivos perversos para que los cazadores locales busquen las
especies económicamente valiosas. Otras amenazas incluyen la sobre pesca y la sobrecaptura
de las tortugas de río y la sobre-cosecha de sus huevos alimentación tradicional de la región.

3.5.6.3 Riesgos y Vulnerabilidad

Los peligros más importantes son la deforestación destinada al cambio de uso de suelo,
incendios forestales e inundaciones anuales son presiones cada vez más fuertes. Las zonas de
inundaciones cuyas características de relieve se encuentran en áreas paralelas de sus ríos y en
las sabanas por lo que es imposible establecer actividades de aprovechamiento y manejo de
bosques en esa época.

La amenaza de incendios forestales es relativamente baja sin embargo, presenta tendencias a


que gran parte de la región amenazas de incendios de grado bajo principalmente provocadas
por las actividades de cambio de uso del suelo y que se diseminan por los fuertes vientos hacia
el Parque Nacional Noel Kempff Mercado. La región presenta entre el 2003 y el 2010, 20.682
focos de calor, partir del año 2005 las variación de los focos de calor es muy aleatoria
oscilando entre 3.011 para el mismo año disminuyendo 594 focos de calor para el 2006,y
aumentando a 4015 focos de calor para el año 2007, nuevamente bajando a 1.240 focos de
calor en el 2008 y 326 focos de calor en el año 2009, aumentando el número de focos de calor
hasta noviembre del año 2010 registrándose un número de 1.517. Esta es una variable que
deberá ser observada con mayor cuidado, sobre todo en las poblaciones de Porvenir.

La diversidad y composición de especies forestales de la región del Bajo Paraguá puede ser
afectada por el fuego y el aprovechamiento forestal no sostenible.

SIMBIOSIS S.R.L. 3-48


Fundación PUMA – Fondo Ambiental
Evaluación Ambiental Estratégica del Programa Forestal Baba Carapa
Informe Final: Capítulo 3

Un estudio menciona que con la aprobación de la Ley Forestal 1700 en el año 1996, la mayoría
de la región del Bajo Paraguá se dio en concesión forestal por un lapso de 40 años, a varias
empresas, la mayoría de las cuales están actualmente operando en la zona. Algunos años más
tarde se dieron concesiones a Asociaciones Sociales del Lugar (ASL) y se aprobó un plan de
manejo forestal al interior de la Tierra Comunitaria de Origen (TCO) de las Comunidades
Indígenas del Bajo Paraguá (CIBAPA).

Esta TCO recibió sus títulos de propiedad en el año 2008 y con la otorgación de concesiones y la
titulación de la TCO, quedó ordenada y clarificada la tenencia de la tierra y los derechos de uso
en la zona, casi en su totalidad.

3.6 Conclusiones y Recomendaciones

En base a la información analizada en el capitulo y sus anexos, se tienen las siguientes


conclusiones y recomendaciones:

• En el área de intervención definida por el PFBC cuenta con las condiciones favorables
para su implementación, dado que existe un importante potencial forestal y derechos
forestales que han sido otorgados en el pasado tanto a empresas, ASL y OFC.

• Las OFC/ASL beneficiarias del programa deberían tomar en cuenta la existencia o no de


productos no maderables en el área de su plan de manejo y tomar las medidas
precautorias correspondientes para evitar su daño. En lo posible, deberían tratar de
incluir la mayor cantidad posible de productos no maderables y/o servicios del bosque en
su plan de manejo, siempre y cuando existan o se proporcionen las capacidades técnicas
y condiciones de mercado.

• Si bien con los cambios en la política del gobierno y el Plan nacional de Desarrollo las
empresas forestales no tendrán posibilidades de acceso a nuevas concesiones forestales,
por la experiencia generada en el negocio forestal se tiene un buen potencial de
oportunidades para poder trabajar con el componente 2 del programa impulsando la
asociatividad entre empresas y OFC en base con relaciones que cumplan condiciones de
transparencia a un mismo nivel y así se pueden encontrar sinergias para poder
desarrollar el negocio forestal de manera sostenible.

• Las ASL tendrán que adecuarse al nuevo marco político normativo estableciendo
sociedades con las comunidades del lugar para continuar con la actividad forestal,
pudiendo ser al igual que las OFC parte del PFBC en todos sus componentes.

• Si bien el PFBC ha priorizado 3 áreas para la implementación del componente 4


(CONFOR) con un área de influencia directa de 100 km, por el potencial forestal que
existe, OFC/ASL y asociaciones empresa-comunidad que participen con los otros
componentes del programa y que cumplan con los requisitos en cuanto al
aprovechamiento forestal podrán vender sus productos forestales a los CONFOR. Así
mismos actividades forestales participantes de los componentes 1 al 3 podrán

SIMBIOSIS S.R.L. 3-49


Fundación PUMA – Fondo Ambiental
Evaluación Ambiental Estratégica del Programa Forestal Baba Carapa
Informe Final: Capítulo 3

relacionarse a través de redes de servicios y/o venta de productos entre sí creándose de


esta forma relaciones más allá de las zonas priorizadas.

• El PFBC se constituye en una alternativa para aumentar la legalidad en el


aprovechamiento forestal permitiendo a las OFC mejorar sus ingresos.

• El PFBC se orienta a apoyar al manejo de los recursos forestales con fines de uso y al
mismo tiempo lograr la conservación del bosque, Este aspecto deberá ser cuidado y
constantemente evaluado durante la implementación del programa a fin de no priorizar
el uso sobre la conservación, pues ambos deben ir a un mismo nivel.

• La certificación forestal deberá ser promovida por el programa, sin embargo será
importante considerar la sostenibilidad de la misma una vez el programa termine, para lo
cual será importante tomar en cuenta las experiencias realizadas en el país.

• Para la certificación forestal se deberán tomar en cuenta desde el inicio del programa las
características de los Bosques de Alto Valor para la Conservación (BAVC),
considerándose además para esto las posibilidades de la certificación previa (Madera
Controlada).

• De ninguna forma el programa deberá fomentar aprovechamiento forestal en áreas que


puedan afectar sitios Ramsar.

• Si el PFBC va a trabajar en áreas protegidas deberá realizar acuerdos específicos con las
entidades encargadas de su administración y establecer requisitos diferentes para las
OFC de áreas protegidas.

• También es importante considerar las áreas de amortiguamiento que se encuentran en


los alrededores de las áreas protegidas, a fin de no fomentar actividades que podrían ser
incompatibles con estas, por lo que se deberán tomar en cuenta los Planes de Manejo de
las áreas protegidas para conocer los límites de las zonas de amortiguamiento y las
actividades que se podrían realizar.

• En el tema de cambios climáticos el PFBC fomentará la deforestación evitada. Las


condiciones climáticas actuales en las regiones productoras sufren ya el efecto de los
cambios climáticos globales, por lo que es recomendable que las OFC incorporen dentro
de los proyectos, actividades que contemplen medidas de adaptación al cambio
climático.

• Las condiciones de línea base en las seis regiones productoras del área de influencia del
PFBC son similares al presentar todas ecosistemas frágiles y/o áreas sujetas a algún tipo
de protección (áreas protegidas, reservas forestales y otros). La problemática ambiental
y forestal en las seis regiones es también muy similar, puesto que en todas existe tala
ilegal, incendios forestales que van desde un grado muy alto como en Guarayos a un
grado más bajo como en Bajo Paragua. Por otro lado existe cambio de uso del suelo
para la habilitación de tierras de vocación forestal a tierras agrícolas y ganaderas,
SIMBIOSIS S.R.L. 3-50
Fundación PUMA – Fondo Ambiental
Evaluación Ambiental Estratégica del Programa Forestal Baba Carapa
Informe Final: Capítulo 3

avasallamientos, invasiones, falta de saneamiento, sobre-posiciones de áreas protegidas


con áreas de aprovechamiento forestal, concesiones mineras y bloques hidrocarburíferas.

• El estado de conservación de las regiones forestales está afectado por la deforestación y


los fuegos que se deben principalmente a la tala ilegal y al cambio de uso del suelo tanto
por actividades agropecuarias legales que deben demostrar la FES, así como por
avasallamientos y programas de gobierno que fomentan nuevos asentamientos
humanos, por lo que el PFBC permitirá disminuir la ilegalidad fomentado el manejo
sostenible del bosque que incluya prácticas de silvicultura, así como la implementación
real de las medidas de control ambiental de los planes de manejo, el control de los
bosques bajo manejo por parte de las OFC que sean parte del programa, contribuyendo
de esta forma a la conservación de las áreas de bosque que aún quedan.

• Por las condiciones de conservación en que se encuentran se recomienda al PFBC


trabajar en la Amazonia, Preandino Amazónico, Guarayos, Bajo Paragua y Chiquitanía.
No se recomienda trabajar en Chore por los conflictos existentes.

• En base al grado de conservación en las que se encuentran estas regiones de acuerdo al


análisis las regiones productoras forestales del área de influencia del programa, estas
podrían verse muy afectadas de continuar la ilegalidad en la actividad forestal, los
incendios, el cambio de uso del suelo, por lo que el PFBC podría contribuir a disminuir los
impactos ambientales por estas causas de consolidar el aprovechamiento y manejo
forestal con las OFC’s y las ASL’s en base a sus 4 componentes, sin embargo el PFBC
deberá ser muy estricto en cuanto a la mitigación de sus impactos ambientales tomando
para ello todas las salvaguardas necesarias a fin de constituirse en un modelo de gestión
ambiental y manejo forestal, puesto que de no tenerse este cuidado los impactos
ambientales en estas regiones podrían ser mayores. Debiendo en todos los casos
establecer una línea base y monitorear los impactos del programa en cuanto a los
efectos sobre la conservación de las áreas de intervención.

• En las regiones recomendadas para trabajar el PFBC deberá tomar en cuenta los
procesos de conservación y condiciones ambientales a partir de una línea base local que
permita establecer un estado real de conservación de las zonas a escalas más detalladas
para el proyecto en las áreas priorizadas. Si bien para esta EAE se ha intentando tener
una idea del grado de conservación actual del área de influencia del programa, será
necesario para el PFBC generar un estudio que permita conocer en detalle el grado de
conservación de las regiones forestales, lo cual servirá de base para la línea de base del
PFBC y el monitoreo de sus impactos.

• Es recomendable incorporar activamente en el monitoreo ambiental a las poblaciones


vecinas y OFC’s de las áreas en las que el PFBC vaya ejecutando el programa.

• Si bien las regiones productoras presentan una serie de amenazas debido a que
sobreponen sobre las mismas diferentes tipos de derechos otorgados entre los que
están, concesiones mineras e hidrocarburíferas, vías de comunicación que forman parte
del IIRSA, así como proyectos y megaproyectos mineros, hidrocarburíferas y energéticos
SIMBIOSIS S.R.L. 3-51
Fundación PUMA – Fondo Ambiental
Evaluación Ambiental Estratégica del Programa Forestal Baba Carapa
Informe Final: Capítulo 3

que de ser priorizados por las políticas de gobierno no necesariamente podrían


considerar la existencia de bosques de alto valor para la conservación o áreas bajo
manejo a cargo de OFC’s, pudiendo afectar el desarrollo del PFBC y su impacto real en
cuanto a la conservación y la lucha contra la pobreza en base al desarrollo de la industria
forestal con las poblaciones indígenas y la participación de la mujer.

SIMBIOSIS S.R.L. 3-52


CAPITULO 4

CONTEXTO SOCIOECONÓMICO-CULTURAL DE
LAS ÁREAS DE INTERVENCIÓN

SIMBIOSIS S.R.L.
Servicios Integrales en Medio Ambiente
CAPITULO 4

CONTEXTO SOCIO ECONOMICO - CULTURAL


DE LAS AREAS DE INTERVENCION
4.1. Consideraciones preliminares

De las condiciones socio-económicas y culturales (Anexo IV) se desprende la difícil situación en


la que se encuentran los habitantes de las regiones en las que el PFBC se emplazará debido a
que la aplicación de las políticas públicas en relación a salud, educación, servicios básicos,
saneamiento de tierras y otros han llegado débilmente a la población de las regiones y, por
tanto, los indicadores de desarrollo humano son bajos. Este entorno enfrenta la paradoja de,
por un lado, contar con un territorio rico en recursos naturales que desde épocas ancestrales
ha venido satisfaciendo de manera natural las necesidades básicas de los pueblos originarios y,
por otro, tener los índices de desarrollo humano más bajos del país.

Dada la tendencia a incrementar la población por desplazamientos migratorios importantes en


todas las regiones, inclusive generados desde las esferas gubernamentales, la situación ha
empeorado generando mayor presión sobre los recursos naturales provocando y el
empeoramiento de los problemas sociales; en general, se podría afirmar que actualmente las
áreas boscosas están siendo avasalladas por la expansión de la agricultura y la ganadería. A
continuación se realiza un análisis más detallado de la intervención antrópica, considerando que
es un factor esencial de los cambios producidos en cada región, para ello se identificaron las
variables de mayor incidencia en la dinámica regional.

4.2. Región Amazónica

4.2.1. Características económicas de la región

La región depende en parte de la recolección de la castaña, conocida en los mercados


internacionales como “nuez o almendra del Brasil”. Las principales beneficiadoras de castaña
son COINACAPA y EBA que destinan el mayor porcentaje del producto a la exportación. El 85%
de la producción de castaña sale por Riberalta, debido a las facilidades de navegación que
presenta la región. Actualmente hay 16 empresas que operan en dicha localidad y acopian el
producto de la región (Cámara Forestal Amazónica, 2007). Los socios/as de COINACAPA
aceptan la prohibición de realizar aprovechamiento forestal dentro de su área de recolección de
castaña debido a que su producción es ecológica, puesto que por esta cualidad se hace
incompatible ambas actividades.

En el 86% de los municipios de la región se ejecutan actividades forestales, existen


aproximadamente catorce empresas madereras que trabajan en la región que realizan
transformación primaria. Sin embargo, la compra de materia prima según los/las comunarios/as,
se efectúa en condiciones desiguales ya que el precio, por lo general, es negociado por el
empresario. En ocasiones, el/a empresario/a adelanta un monto al/a propietario/a del recurso
forestal y al momento de recoger la madera solo le cancela una mínima cantidad que no cubre
las expectativas, generando malestar entre ambos. El/la empresario/a forestal inicia la
transformación de la madera para comercializarla con mayor valor agregado. Los socios de la
Cámara Forestal de Pando en la entrevista durante el trabajo de campo manifestó que el PFBC
Fundación PUMA – Fondo Ambiental
Evaluación Ambiental Estratégica del Programa Forestal Baba Carapa
Informe Final: Capítulo 4

es una oportunidad para mejorar la calidad de vida de las comunidades y apoyan esta iniciativa,
ya que va a tener un impacto positivo para paliar el problema del desempleo y mejorar los
indicadores de pobreza, además aportará al desarrollo de la región y como organización
participaran activamente en los componentes, aspecto que permitiría mejorar su
relacionamiento con las OFC.

Los socios de la Cámara Forestal de Pando añaden que es necesario generar acuerdos para que
se fortalezcan las relaciones entre las empresas que ya están trabajando con las comunidades y
cumplen responsablemente con sus obligaciones. Algunas empresas están trabajando muchos
años con las comunidades y han realizado varias obras al margen de los acuerdos comerciales,
como mejoramiento en los caminos, canchas, escuelas y otras que nadie les reconoce; en caso
de que el PFBC ingrese a esta comunidad la empresa quedaría perjudicada, por lo que es
necesario coordinar entre ambas instituciones; también reconocen que existen algunas
empresas que incumplen sus responsabilidades con las comunidades.

A nivel nacional desde 1997 integran también el sector forestal productivo, aproximadamente
100 Organizaciones Forestales Comunitarias – OFC, que realizan manejo forestal en sus Tierras
Comunitarias de Origen (TCO) y más de 60 Agrupaciones Sociales del Lugar (ASL), conformadas
por antiguos usuarios forestales organizados que acceden a recursos forestales a través de
concesiones forestales en áreas forestales municipales (ARFM) de los municipios en los que
residen. Estas organizaciones indígenas y sociales auto-generan empleo con el aprovechamiento
forestal sin emigrar fuera de sus comunidades para buscar fuentes de trabajo. En general
realizan un aprovechamiento integral del bosque, ya que obtienen de él productos maderables,
productos alimenticios o medicinales, materia prima para la construcción de viviendas, y
manufacturación de objetos utilitarios u ornamentales. Por el manejo forestal y el
aprovechamiento integral que realizan, algunas de ellas tienen grandes probabilidades de llegar
a recibir la Certificación Forestal Voluntaria.

El sector forestal en el Departamento de Pando ha tenido nuevas oportunidades, especialmente


las referidas al aprovechamiento sostenible por parte de las comunidades campesinas e
indígenas, esto debido a que el Gobierno Nacional ha considerado la región Norte Amazónica
como un polo de desarrollo en base al uso de los recursos forestales, plasmándose dicha visión
el 2006 en una estrategia y política para fortalecer la forestería comunitaria en Bolivia,
denominada Gestión Comunitaria de los Bosques para Vivir Bien, considerando que actualmente
existen 27 OFC en seis municipios del departamento.

El énfasis de dicha estrategia está en la valorización del Bosque, resaltando sus múltiples
funciones, entre las que destaca la provisión de alimentos y medios de vida para las poblaciones
que viven en áreas forestales, el bosque como fuente de empleo y de ingreso para las
comunidades, además de proveer una diversidad de servicios ambientales importantes, no solo
para los pobladores locales sino también nivel regional y global.

La capacidad industrial instalada en Bolivia, más aún en Pando es todavía reducida y a pesar de
la reciente expansión de productos forestales con mayor valor agregado, en general las
industrias son pequeñas y en su mayoría con escasas innovaciones tecnológicas durante los
últimos años, por lo que su competitividad se encuentra bastante rezagada.

SIMBIOSIS S.R.L. 4-2


Fundación PUMA – Fondo Ambiental
Evaluación Ambiental Estratégica del Programa Forestal Baba Carapa
Informe Final: Capítulo 4

En relación a otros productos no maderables, la extracción de la goma se mantiene como


actividad económica de la población con menos recursos económicos, los pobladores extraen,
por medio de incisiones en el árbol conocido con el nombre de caucho o siringa, una sustancia
que luego de su tratamiento por el humo, se conoce con el nombre de goma elástica (látex por
su consistencia lechosa) o jebe. Se pretende impulsar la utilización de este importante producto
en la fabricación de calzados y otros derivados con el fin de crear nuevas alternativas de
empleo, para este fin la Gobernación tiene proyectos que serán implementados en la próxima
gestión.

Si bien existen emprendimientos comunitarios indígenas y campesinos, de hombres y mujeres,


basados en la comercialización de productos del bosque en la región, éstos no son altamente
significativos, pero constituyen una fuente de ingresos para la población (aceites de Majo, Cusi,
Almendras, Buriti, por ejemplo).

Otra actividad importante es la agricultura con cultivos de maíz, cacao, café, yuca o mandioca,
arroz, frutas tropicales, legumbres y hortalizas. La ganadería comercial se presenta en mediana
y gran escala, predominando la agricultura familiar. Estas actividades están ampliando la
frontera agrícola, por un lado contribuyen a la economía de la población y por el otro a la
deforestación juntamente con la ganadería.

Las potencialidades productivas de la región se concentran en la recolección de castaña, frutales


como el copuazú, guaraná, asaí, cacao entre los principales, goma, ganadería, productos
maderables, diferentes palmas, piscícolas, e incluso áreas de protección, cuyo principal potencial
es el ecoturismo.

Algunas instituciones como World Wildlife Found (WWF) están trabajando en la región con
comunidades campesinas e indígenas con la participación de hombres y mujeres para de
mejorar la calidad de vida implementando sistemas agroforestales que son económica y
ecológicamente sostenibles, además permiten la práctica de la producción agropecuaria a largo
plazo y evitan el mal uso del bosque. El propósito es aumentar su productividad, organización,
comercio y procesos de gestión territorial.

Existen otras iniciativas como la caza de lagarto para la obtención de cuero, legalizada por
cupos anuales, dirigida casi exclusivamente hacia la exportación a países como Italia y Francia,
aunque persiste una gestión con escasos mecanismos de control de los cupos de caza, aspecto
que incide en el manejo sostenible de la especie, es una alternativa económica relevante para
las poblaciones indígenas que la practican (Trabajo de campo, Riberalta, 2010).

La región también tiene importancia minera con la presencia de varios minerales, siendo la
extracción de oro la de mayor relevancia en el sector minero (serranía de San Simón), por lo
que el gobierno está instalando una empresa la Empresa Boliviana del Oro para la compra del
oro (EBO). (Patria Nueva, 14 de diciembre de 2010)

4.2.2. Necesidades Básicas Insatisfechas

Siendo el objetivo general del Programa Forestal Baba Carapa “reducir los niveles de pobreza en
las comunidades participantes”, es necesario analizar las condiciones de vida de la población en

SIMBIOSIS S.R.L. 4-3


Fundación PUMA – Fondo Ambiental
Evaluación Ambiental Estratégica del Programa Forestal Baba Carapa
Informe Final: Capítulo 4

las regiones priorizadas en base a los indicadores de Necesidades Básicas Insatisfechas (NBI)
con el fin de visualizar los cambios que generará su implementación.

Según datos publicados por UDAPE, el porcentaje de pobres extremos en el país ha disminuido
en 8.5% (de 41,2% en 1996 a 32,7% en 2008). Esta tendencia a bajar los niveles de pobreza
también se presenta en la región con importantes diferencias entre el periodo intercensal (1992
– 2001). Ver tabla 4-1.

La situación al interior de la región, revela que las disparidades entre municipios son
relativamente bajas. De los 19 municipios que se encuentran en la región amazónica, Cobija y
Guayaramerín son los que presentan niveles de pobreza más bajos, los demás muestran
porcentajes superiores al 80%, esta diferencia se debe a que Cobija y Guayaramerin tienen una
dinámica económica más acelerada.

Considerando que los ingresos por el aprovechamiento de los recursos naturales maderables y
no maderables en la región son significativos y favorecen a la economía de los hogares, como se
explicó al inicio del capítulo, la implementación del PFBC contribuirá a mejorar los ingresos de
manera sostenida, lo que redundará en la mejora de las condiciones de vida de la población,
incidiendo a su vez en la reducción de los niveles de pobreza existentes.

Tabla 4-1: Región Amazónica: Población con NBI según municipio (en porcentaje) Censos
1992 – 2001

Depto. Provincia Municipio NBI 1992 NBI 1 2001

Pando Nicolás Suarez Cobija 54,10 45,9


Pando Nicolás Suarez Porvenir 82,70 68,3
Pando Nicolás Suarez Bolpebra (Mukden) 99,90 95,5
Pando Nicolás Suarez Bella Flor 99,50 95,3
Pando Manuripi Puerto Rico 97,40 86,6
Pando Manuripi San Pedro (Conquista) 99,70 100
Pando Manuripi Filadelfia 99,70 97,1
Pando Madre De Dios P. Gonzales Moreno 96,50 98,8
Pando Madre De Dios San Lorenzo 97,10 99,6
Pando Madre De Dios El Sena 99,50 96,1
Pando Abuná Santa Rosa del Abuná 99,50 88,7
Pando Abuná Ingavi 99,40 99,1
Nuevo Manoa (N. 93
Pando Federico Roman 89,20
Esperanza)
Villa Nueva (Loma 100
Pando Federico Roman 99,80
Alta)
Pando Federico Roman Santos Mercado 99,60 95,4
Beni Vaca Diez Riberalta 86,50 81,5
Beni Vaca Diez Guayaramerín 69,20 58,6
FUENTE: Elaboración propia en base datos INE. 2001

1
La pobreza por el enfoque de NBI como aquella que no cumple con mínimos niveles de bienestar asociados a las características de
vivienda, disponibilidad de servicios de agua y saneamiento, insumos energéticos (energía eléctrica y combustible para cocinar) nivel
educativo y acceso a servicios de salud. Bolivia: Mapa de pobreza 2001. INE. UDAPE Censo 2001. 2002.

SIMBIOSIS S.R.L. 4-4


Fundación PUMA – Fondo Ambiental
Evaluación Ambiental Estratégica del Programa Forestal Baba Carapa
Informe Final: Capítulo 4

4.2.3. Nivel Educativo

Los datos publicados por UDAPE, con respecto al acceso revelan que para el 2007, la tasa de
cobertura neta en primaria llegó a 94,6% en la región, cifra superior al promedio nacional
(94.0%). Esta cifra pone de relieve los esfuerzos realizados para lograr mayor cobertura en la
asistencia escolar durante los últimos años.

Sin embargo, otro dato importante para medir los avances en el tema educativo es la tasa de
término a 8º de primaria, cuya tendencia es positiva y va en aumento tanto a nivel nacional
como a nivel regional. Según los datos se tiene que para el 2007, los municipios de Villa Nueva,
Porvenir, Puerto Rico y Cobija fueron los únicos que alcanzaron tasas de término de primaria
superiores al 65%, mientras que Bella Flor presentó un porcentaje menor al 20%, el resto
mantiene la misma regularidad. El bono Juancito Pinto implementado por el Gobierno Nacional a
partir del año 2006 para evitar la deserción escolar, puede haber contribuido al incremento en la
tasa de término a 8º de primaria, situación que aún no ha sido establecida de manera oficial.

En la región si bien existen establecimientos educativos, la mayoría solo tienen el nivel primario
completo, por este motivo los/as jóvenes que desean continuar sus estudios deben desplazarse
a las capitales de sección donde cuentan con el nivel secundario y eventualmente con el nivel
técnico, obligándoles a emigrar ya sea en forma temporal o definitiva. Sin embargo esto supone
erogar mayores gastos a la familia por lo que solo algunas/os continúan sus estudios y el resto
opta por abandonarlos y buscar la forma de obtener ingresos económicos y formar su hogar.

Esta situación es aún más difícil para los pueblos indígenas que siempre fueron postergados.

La población adulta también ha sido atendida con programas del gobierno nacional tendientes a
reducir las elevadas tasas de analfabetismo como el Yo sí Puedo con lo que se ha logrado
declarar al país “libre de analfabetismo”. Sin embargo esto no garantiza la efectividad real de
estos programas y el impacto en su calidad de vida.

Todo lo anterior explica las razones por las que las comunidades no han desarrollado
adecuadamente sus destrezas para generar mejores ingresos para sus familias, especialmente
en lo que se refiere a los negocios con los recursos naturales, ya que siempre estuvieron en
desventaja.

Por lo mencionado anteriormente el PFBC deberá poner especial atención en la identificación de


las necesidades de capacitación de la población beneficiaria ya que de ello dependerá el
fortalecimiento del capital social de las organizaciones comunitarias y de sus capacidades y
destrezas técnicas.

4.2.4. Indicadores de salud

El comportamiento de la mortalidad infantil en la región muestra una tendencia claramente


descendente en la mayoría de los municipios (UDAPE, 2005), la tasa más alta se encuentra en el
municipio de Santos Mercado (162 por mil nacidos vivos), muy por encima del registrado a nivel
nacional (64 por mil n.v.) y la más baja en Cobija (60 por mil nacidos vivos). Sin embargo, los
municipios de Bolpebra, Nueva Manoa, Santa Rosa del Abuná, Villa Nueva e inclusive Riberalta
presentan una tasa elevada de mortalidad infantil, por encima de 100 niños por mil n.v. Este

SIMBIOSIS S.R.L. 4-5


Fundación PUMA – Fondo Ambiental
Evaluación Ambiental Estratégica del Programa Forestal Baba Carapa
Informe Final: Capítulo 4

análisis muestra que los municipios con altas tasas de mortalidad infantil, son también aquellos
que presentan peores condiciones socioeconómicas, especialmente mayores niveles de pobreza
y aspectos específicos de la vivienda como la falta de servicios de saneamiento básico.

La fecundidad promedio es de 5.7 hijos por mujer, nivel que supera al estimado para el total del
país de 4.4 hijos por mujer. Pando es uno de los departamentos que presenta la tasa global
más alta del país (INE. 2001).

Aunque hay avances en los últimos años con las políticas sociales que se implementan en
educación intercultural y bilingüe, la participación popular, la atención primaria de salud, la
participación creciente en la política que buscan revertir de alguna forma estas tendencias, no
son suficientes para superar las brechas existentes.

4.2.5. Relaciones de género

Se debe destacar la contribución de la mujer dentro de las comunidades que, aparte de realizar
las labores del hogar, también realizan trabajos productivos y en época de zafra ingresan al
bosque para apoyar la recolección de la castaña u otros frutos. Adicionalmente cumplen con la
función pública dentro de las organizaciones a las que pertenecen, tal es el caso de la
COINACAPA donde el cargo de Presidente es ocupado por una mujer y tienen dos cargos más
dentro de la Directiva, hombres y mujeres trabajamos por igual, expresan los/as
entrevistados/as.

La señora Jacinta Avila2 manifiesta que la participación de la mujer es muy activa, muchas
mujeres contribuyen con su trabajo: “Es muy bueno participar – expresó - venimos trabajando
en nuestros lugares, con nuestro esposo y nuestros hijos, cuando el esposo no va entonces va
la esposa y cuando hay diferentes trabajos nos dividimos, así trabajamos”.

Por tanto, existe amplia colaboración dentro de la pareja, tanto en la provisión de alimentación
a la familia como en la extracción del producto, por lo que su participación activa ha trascendido
del espacio privado al público. Sin embargo, reconoce que son “escogidas” las que incursionan
en el campo político por temor a ser marginadas dentro de sus comunidades.

Las instituciones que apoyaron la conformación de la COINACAPA hace años condicionaron su


apoyo para que se incluya a mujeres dentro de la Directiva, convirtiéndose en una norma
estatuida, en”un criterio propio”, actualmente la Directiva está compuesta por cinco hombres y
tres mujeres elegidos/as democráticamente y a nivel organizacional se mantiene un porcentaje
alto de participación de las mujeres (60% hombres y 40% mujeres).

Lo mismo sucede con los requisitos para la Certificación del Comercio Justo, situación que es
más fácil de cumplir, porque ya existe una trayectoria de las mujeres dentro de la organización.

Se ha podido evidenciar que la participación de la mujer está en las diferentes actividades que
se generan en las comunidades: las mujeres son elegidas democráticamente en el Directorio de
las TCO, dentro de las actividades forestales son responsables del Plan de manejo, en la
cubicación de madera previa capacitación, realizan censos y ocupan cargos importantes como

2
Secretaría del Consejo de Vigilancia de COINACAPA

SIMBIOSIS S.R.L. 4-6


Fundación PUMA – Fondo Ambiental
Evaluación Ambiental Estratégica del Programa Forestal Baba Carapa
Informe Final: Capítulo 4

Presidentes u otras carteras; dentro de la cadena de producción solo participan en el


aprovechamiento de la materia prima.

Según la opinión de los/as entrevistados/as en las comunidades dedicadas al aprovechamiento


forestal “las mujeres se internan al bosque junto a los hombres, su participación es importante,
las mujeres llevan el alimento al esposo, extraen la castaña, cultivan diferentes productos
(yuca), en todo hay equidad de género, así estamos manejando 50% de hombres y 50% de
mujeres” (Trabajo de campo, Cobija, 2010).

Añaden además que la organización de las mujeres es importante porque presenta mayor unión,
tienen más seguridad que los hombres; “la fuerza, el coraje y el trabajo de las mujeres es
importante y solo les falta fortalecer su organización. Las mujeres son de buena decisión y son
bravas, están en la Directiva, en el trabajo de campo, especialmente las jefas de hogar al igual
que los hombres; cuando están en el campo todos/as tienen que colaborar”.

Sin embargo, reconocen que no existe comprensión de parte de algunos hombres, puesto que
ponen obstáculos a sus actividades públicas.

Tanto la mujer indígena como la oriunda de otros lugares del país, realizan trabajos productivos
sin ser visibilizadas, sin embargo, actualmente este aporte está siendo valorizado, situación que
le ha llevado a ocupar cargos importantes dentro de la comunidad, es decir, se está visibilizando
su contribución al desarrollo local, este proceso está claramente relacionado al nivel de
instrucción de las mujeres. Por esta razón, ocupan cargos administrativos, desde donde ejercen
influencia en los grupos que participan.

Es evidente que la mujer también participa en las ASL u OFC de la región, sin embargo, todavía
su participación es débil y es necesario fortalecerla para lograr un verdadero empoderamiento
de la mujer, para esto se debe realizar un diagnóstico participativo que permita la identificación
de los diferentes roles, puntos de vista, necesidades prácticas e intereses estratégicos de
mujeres y hombres; las relaciones entre mujeres y hombres con respecto al acceso y control de
los recursos naturales, beneficios y su participación en los procesos de decisión; los factores
sociales y culturales y las oportunidades que limitan o potencian la igualdad entre mujeres y
hombres; el impacto potencial diferenciado de las acciones sobre mujeres, hombres, niñas,
niños, según edad, contexto social, etc., que dará los insumos necesarios para la aplicación de
la estrategia formulada en el Anexo 1 del PFBC en cada una de las regiones de influencia.

4.2.6. Actores, redes y relaciones en la región amazónica

Para cada región se ha relevado el mapa de actores y redes con los cuales el PFBC se relaciona.

Los actores se han agrupado en Públicos, Sociales, Empresariales e Institucionales. Para cada
actor, se ha detallado las redes internas y a partir de ahí se ha establecido la relación de y con
el PFBC.

Las relaciones del PFBC con los actores y redes se detallan en la calidad, que hace referencia a
la importancia que debe darle el PFBC a determinadas redes y actores. En ese sentido la
importancia que promueva el PFBC con determinados actores puede ser Primaria (importante),
Clave (fundamental) y Secundaria.

SIMBIOSIS S.R.L. 4-7


Fundación PUMA – Fondo Ambiental
Evaluación Ambiental Estratégica del Programa Forestal Baba Carapa
Informe Final: Capítulo 4

La relaciones de los actores con el PFBC se detallan en lo actitudinal y en los intereses. Lo


actitudinal tiene que ver con las percepciones que pueden tener los actores y redes en un
determinado momento (esta actitud puede variar con el tiempo) con relación al PFBC. De esa
manera las actitudes de los actores hacia el proyecto pueden ser de Apoyo, de Oposición o
Neutras. Desde los intereses, los actores pueden ver en el PFBC oportunidades Sinérgicas (de
apoyo, de crecimiento) o el peligro de que el programa pueda afectar sus intereses por lo que
podrían establecer una relación Antagónica con el PFBC. Estas percepciones de los actores y
redes hacia el PFBC han sido recogidas en las visitas de campo y entrevistas con actores clave.

4.2.6.1. Actores Públicos

Red de Gobiernos Municipales

En la red de Gobiernos Municipales, los más próximos al centro del desarrollo de las actividades
del PFBC son los de Porvenir y Cobija, ambos muy importantes en la región. El primero porque
allí se emplazará el CONFOR y el segundo porque es la capital departamental, donde se
encuentran las principales autoridades de representación nacional y local. Su relacionamiento
con las autoridades locales debe tender a ser fortalecida en todo momento para la
implementación del Programa. La actitud de las autoridades municipales tanto de Porvenir como
de Cobija es de apoyo y tienen la predisposición de ser relaciones sinérgicas, ya que es una
oportunidad para fortalecer las instancias relacionadas al sector forestal.

En la relación entre las autoridades municipales y el Programa parece ganar terreno el aumento
de las diferencias y las brechas sociales y económicas entre los municipios, en función a la
proximidad en que se encuentran con respecto al centro de operaciones del Programa, lo que
demandará una mayor atención hacia los municipios más alejados de manera que no influyan
en su desenvolvimiento.

La calidad de la relación con el municipio de Porvenir debe ser considerada como clave, porque
su emplazamiento ejercerá influencia en la región, dinamizando la economía, razón por la que el
gobierno municipal apoya al Programa manifestando que establecerá los mecanismos necesarios
para su funcionamiento.

En cuanto a la relación del PFBC con el Gobierno Municipal de Riberalta, área de influencia de la
región, por la distancia, es secundaria, su actitud neutral aunque existe sinergia entre ambos,
los intereses son coincidentes. Existe la tendencia a mejorar en tanto el PFBC amplíe sus
acciones al municipio.

Red de Gobierno departamental de Pando

La Gobernación como instancia autonómica es de reciente creación, está en proceso de generar


las directrices del desarrollo departamental en función a las nuevas políticas estatales, por lo
que su relacionamiento con el Programa es incipiente. La Gobernación de Pando dentro de la
propuesta del Plan de Desarrollo Departamental privilegia el aprovechamiento de los recursos no
maderables, tendiendo a la conservación de los bosques. En este sentido, mantiene una actitud
neutral con el PFBC, con una tendencia a establecer lazos de sinergia en tanto el PFBC apoye el
desarrollo departamental. Dependiendo como se encare la relación con la Gobernación de Pando
será importante que el Programa ponga de relieve su aporte en el desarrollo del departamento y

SIMBIOSIS S.R.L. 4-8


Fundación PUMA – Fondo Ambiental
Evaluación Ambiental Estratégica del Programa Forestal Baba Carapa
Informe Final: Capítulo 4

de la región, especialmente en esta coyuntura donde el Gobierno Central ha tomado especial


atención en Pando donde se han generado profundas transformaciones políticas, económicas y
sociales, para priorizar el desarrollo de Pando (Personeros entrevistados indicaron que si el
programa no se enmarca dentro de los lineamientos de la Gobernación será obstaculizado
(Edwin Beltrán de la Secretaría de Desarrollo Productivo,2010).

Con relación a los Asambleístas Departamentales, si bien son actores secundarios frente al
PFBC, y su actitud e intereses son neutrales, el Programa, deberá tender a mantener o
estrechar su relacionamiento ya esta instancia tiene influencia en la formulación de las
Políticas departamentales y su influencia puede ser favorable al PFBC.

Red de Gobierno Nacional

ABT

La relación del Programa con esta instancia es clave porque sus competencias en el área
forestal así lo determinan.

Sin embargo, siendo que es una entidad estatal de reciente creación que trata de asimilar su
nuevo accionar en función a la actual realidad boliviana producto de las nuevas políticas
gubernamentales, su actitud es todavía neutral y sus intereses más bien sinérgicos, cuya
tendencia es más bien a mejorar y estrechar relaciones con el Programa, según transcurra el
tiempo.

Es probable que los órganos directrices a los que responden como la ABT y el Ministerio de
Medio Ambiente y Agua, generen disposiciones favorables a la implementación del Programa,
por lo que deberá estar atento a estrechar las relaciones.

Asambleístas Uninominales

Los Asambleístas Uninominales se constituyen en los portavoces de las demandas de la


población, siendo actores primarios en relación al PFBC, por lo que se deberá mantener un
relacionamiento estrecho considerando que en la presente gestión, se tiene previsto aprobar
leyes relacionadas al sector. A la fecha, su actitud es neutral y sus intereses pueden ser
sinérgicos. Estos representantes son: Herbert Salvatierra Becerra (PPB) y Mariluz Gonzales
Rodríguez (s), Juan Chamaro Nay (MAS) y Katerine Oliver Achipa (s)
Juan Rodríguez Lazo (PPB) y Sandra Alixon Claure Endara (s). También tiene su representación
la Circunscripción Especial Originario Campesina siendo Julio Cortez Vira (PPB) y Bertha Ramallo
Hurtado (suplente).

El programa SUSTENTAR

El 17 de octubre del 2007 mediante Decreto Supremo Nº 29315 se crearon cuatro Unidades
Desconcentradas dependientes del Ministerio de Desarrollo Rural, Agropecuario y Medio
Ambiente, para la ejecución de programas y proyectos, las cuales son: a) Unidad
Desconcentrada PASA: Administra los programas "Sembrar" y "Criar" orientados a apoyar la
producción de alimentos, en el marco de la Seguridad y Soberanía Alimentaria. El Programa
"Criar" se articula con los programas Desnutrición y Comunidades en Acción, priorizando

SIMBIOSIS S.R.L. 4-9


Fundación PUMA – Fondo Ambiental
Evaluación Ambiental Estratégica del Programa Forestal Baba Carapa
Informe Final: Capítulo 4

municipios con pobreza extrema; b) Unidad Desconcentrada EMPODERAR: Administra el


programa del mismo nombre que está orientado a promover el desarrollo, productivo rural de
las Organizaciones territoriales y económicas de los municipios; c) Unidad Desconcentrada
SUSTENTAR: Administra los programas "Sustentar" y "Conservar", orientados a la conservación
de la naturaleza y al aprovechamiento sostenible de los recursos naturales; y d) Unidad
Desconcentrada DICOCA: Administra el programa "Desarrollo Integral con Coca" que pretende
el desarrollo integral de las zonas productoras de la hoja de coca.

Entre algunas de las funciones que se da a estas 4 unidades están: e) Firmar convenios con
Sectores Productivos, Prefecturas, Municipios, Universidades, Organizaciones Territoriales y
Económicas Campesinas, Indígenas - Originarias y otras, para la ejecución de programas y
proyectos, previa recomendación del Comité de Seguimiento y Revisión y autorización del
Viceministro del cual dependa cada Unidad, misma que deberá ser aprobada por el Ministro de
Desarrollo Rural, Agropecuario y Medio Ambiente; f) Adquirir bienes y contratar servicios que
contribuyan a cumplir con los objetivos de los programas y proyectos; g) Utilizar mecanismos de
administración financiera cuando convenga al desarrollo de los programas y proyectos;

Finalmente se les autoriza hacer transferencias: a) Las transferencias monetarias y/o en


especie, condicionadas o auto-condicionadas, público-públicas o público - privadas constituyen
uno de los principales mecanismos operativos de las Unidades Desconcentradas, destinadas al
cumplimiento de sus objetivos. b) Las Unidades Desconcentradas se encuentran facultadas para
realizar transferencias público - privadas de acuerdo a lo establecido por los contratos o
convenios respectivos, previa inscripción en el Presupuesto General de la Nación.

En el Plan Agrario 2010-2015 se plantea que “el Estado Plurinacional de Bolivia reemplazará a
las empresas extranjeras como núcleo de la economía y del aparato productivo; administrará los
recursos naturales, y asumirá el control estratégico de las cadenas productivas y de los procesos
de industrialización en el sector agrícola. También se señala que las empresas públicas creadas
entre 2006 y 2009 y las que nacerán en los rubros de harina, goma, vidrio, plásticos, textiles y
otros conformarán una Corporación de Empresas Estatales encargada de producir alimentos y
generar encadenamientos industriales privados y comunitarios. El Plan plantea que la Empresa
Boliviana de la Almendra (EBA) en El Sena, Pando, industrializará castaña. Será la primera
industria de un complejo estatal en el norte amazónico, el “granero de alimentos orgánicos” del
país.

Finalmente uno de los planes es el referido a la parte del fomento a producción


ecológica/orgánica:”asistirá a iniciativas de producción, transformación, industrialización y
comercialización agropecuaria y forestal no maderable. El Programa RECREAR impulsará la
conformación de empresas sociales de carácter estratégico bajo tuición del Estado y con
patrimonio propio. El Programa SUSTENTAR fomentará la forestería comunitaria para el
aprovechamiento y manejo integral y sostenible del bosque y del suelo y el FONABOSQUE
financiará actividades de manejo y conservación del bosque y la ampliación de la cobertura
boscosa.

Desde el año 2009 el Gobierno boliviano está impulsando el “Programa de Desarrollo Productivo
para la reactivación de la Amazonía que pretende convertir a Pando en un gran polo de
desarrollo” (Juan Ramón Quintana, ex ministro de la Presidencia, 2009). A su juicio, el modelo
de producción del departamento de Pando es insostenible porque no bastan los recursos de

SIMBIOSIS S.R.L. 4-10


Fundación PUMA – Fondo Ambiental
Evaluación Ambiental Estratégica del Programa Forestal Baba Carapa
Informe Final: Capítulo 4

coparticipación tributaria y del Impuesto Directo a los Hidrocarburos (IDH) para cubrir las
necesidades de una población en continuo crecimiento. Frente a esta situación, el Gobierno
Nacional, ha determinado impulsar la creación del Programa de Desarrollo Productivo para la
Amazonia, iniciativa en la que deberán participar los actores locales productivos de la región,
que van desde pequeños productores, artesanos y micro empresas, hasta grandes productores y
dueños de grandes empresas de la región, explicó. "Con este programa se espera cambiar la
matriz productiva de Pando y convertirlo en un polo de desarrollo para el país. Al ampliarse la
base productiva de Pando, se generan mayores recursos para la región y por tanto se mejora la
calidad de vida de la población y se reduce la pobreza" (id).

En esta línea, a través de un convenio interinstitucional entre el Ministerio de Desarrollo Rural y


Tierras (MDRyT) y asociaciones de productores de castaña de Pando y Beni, el año 2009, se
incorporó la castaña en el Subsidio Prenatal y Lactancia para mejorar las condiciones
nutricionales de la madre y el feto en el proceso de gestación y fortificar sus nutrientes en la
etapa de lactancia por su alto nivel nutricional. Se pretende mejorar las condiciones de vida de
los recolectores de castaña agrupados en las cooperativas COINACAPA del departamento de
Pando y CAIC de Riberalta - Beni. La inserción de este producto al subsidio, significa un 30 por
ciento de la totalidad de la producción; el 70 por ciento restante, continúa destinado a la
exportación.

El objetivo a futuro, es el de colocar en el mercado interno, la totalidad de la producción a


través del apoyo gubernamental (Germán Vargas, responsable legal de la Sociedad Accidental,
“Nuez Amazónica”, 2009).

Por otro lado, más de 600 familias de pequeños productores del departamento de Pando se
habrían beneficiaron con 17 proyectos agroforestales con una inversión de 776.143 mil dólares
financiados por el Programa Sustentar. El responsable del Programa Sustentar, Nicolayeb Brun,
indicó que mediante la oficina regional en Pando, se brinda asistencia técnica a los productores
para la ejecución de los proyectos (informe de gestión, 2010)

Entre los proyectos destacados, figura la Reactivación de la Goma, que va desde la recolección
de latex hasta la transformación en láminas, que serán comercializadas en primera instancia en
el mercado interno a través de la empresa FANAGOMA (Fabrica Nacional De Goma) que se ha
sentado en Pando. Este proyecto de goma cuenta también con el apoyo de FAUTAPO. Para ello
Sustentar ha entregado a todas las comunidades beneficiarias, las herramientas para cada una
de las etapas y una maquina laminadora por familia. Participan en este proyecto la TCO
Yaminagua - Machineri, comunidad Tres Arroyos y comunidad Trinchera. Otro proyecto se
refiere al apoyo que se da el Aprovechamiento de la Tacuara, que permitirá a los campesinos
recolectar este recurso en el área protegida de Manuripi Heath, donde se instalará una planta de
tratamiento para luego enviar el producto al Instituto Silverio Rocha, donde se hará la
transformación en muebles, artesanías y construcción de prototipos de viviendas de carácter
social. Se espera con este proyecto, contribuir al plan de vivienda en el departamento de Pando.
Un tercer proyecto importante es la instalación de una Planta procesadora de frutos tropicales
en Cobija, que inicialmente trabajará con majo y asaí, para la extracción de pulpa y sus
derivados.

El resto de los proyectos son sistemas agroforestales que contemplan inicialmente el cultivo de
plátano y posteriormente el cultivo de especies maderables con valor comercial y especies no

SIMBIOSIS S.R.L. 4-11


Fundación PUMA – Fondo Ambiental
Evaluación Ambiental Estratégica del Programa Forestal Baba Carapa
Informe Final: Capítulo 4

maderables., como frutos y plantas medicinales. Tambien se ha entregado un bote deslizador


con motor de 40 caballos de fuerza, adquirido por Sustentar para fortalecer el trabajo de la ABT
en el control y fiscalización del tráfico ilegal de madera, actividad que será realizada en
coordinación con el Comando Conjunto.

Mediante el Decreto Supremo Nº 442, marzo 10 de 2010 se aprobó al Ministerio de Medio


Ambiente y Agua incrementar la subpartida 25820 “Consultores de Línea” en Bs1.522.622.- (UN
MILLÓN QUINIENTOS veintidós mil SEISCIENTOS veintidós 00/100 BOLIVIANOS) en el
presupuesto de la Unidad Desconcentrada SUSTENTAR, para financiar consultorías de línea que
coadyuven en la ejecución del Proyecto “Fortalecimiento de la Producción Agroforestal de las
Comunidades Campesinas e Indígenas de los Departamentos de Pando y Beni”. Estos recursos
fueron especialmente destinados la proyecto de acopio de goma y de algunos planes de manejo
forestal.

A finales del año 2010 con el impulso del Ministerio de Medio Ambiente y Agua a través de su
Viceministerio de Medio Ambiente y la Unidad Sustentar y el apoyo de la Agencia para el
Desarrollo de las Macro regiones y Zonas Fronterizas (ADEMAF) se inició la “Campaña de
Reforestación del Arroyo Bahía” en la ciudad de Cobija. El objetivo del programa es lograr una
ciudad más sostenible y más ecológica en el marco del Plan Nacional de Forestación y
Reforestación promovido por el Presidente Evo Morales.

Por todo lo expuesto, es para el PFBC motivo de urgencia establecer líneas de colaboración con
este programa que está asentado en Pando con mucha fuerza.

ADEMAF Pando

ADEMAF parte de la premisa de que los municipios de frontera en el país son los que menos
oportunidad tienen de acercarse al Gobierno departamental y al Gobierno nacional cuando
requieren de ayuda. Su director ejecutivo, Juan Ramón Quintana asegura que ADEMAF será, en
el mediano plazo, la institución que posibilitará "el pago de la deuda histórica del Estado con
todas aquellas regiones que han subsistido olvidadas y abandonadas por el Estado". Señaló que
su repartición "será el brazo operativo" del Gobierno para coordinar acciones de desarrollo con
todos los sectores y las organizaciones sociales mediante un "trabajo ágil, transparente, y al
servicio de la nación" (ERBOL, noviembre, 2010). ADEMAF es un factor político en la región de
Pando. ADEMAF ha cumplido su objetivo de sentar la presencia del Gobierno Central y del
partido político que lo sustenta incidiendo fuertemente en las alcaldías y actores socio
económicos.

Una vez que ha concluido la primera etapa de diagnóstico, ADEMAF enviará grupos móviles a las
regiones donde se identificaron las demandas de la población fundamentalmente para sentar la
soberanía del Estado. Quintana informo que, a través del río Iténez, los equipos móviles de
ADEMAF, a bordo de un barco hospital en coordinación con la Armada, recorrerán las
localidades ribereñas a lo largo de 1.200 a 1.400 kilómetros entre Villa Bella, Cachuela
Esperanza, Remanso, Cafetal, Ramón Darío Gutiérrez y Guayaramerín, hasta la frontera con
Brasil, donde viven miles de pobladores que han vivido en el pasado abandonados por el
Estado.(id)
Con similar cometido, otro equipo recorrerá por el río Madre De Dios cerca a 900 kilómetros
entre las poblaciones de Riberalta, Chivé y Puerto Heath, al norte del departamento de La Paz y

SIMBIOSIS S.R.L. 4-12


Fundación PUMA – Fondo Ambiental
Evaluación Ambiental Estratégica del Programa Forestal Baba Carapa
Informe Final: Capítulo 4

en la frontera amazónica con Perú. La travesía tiene una longitud lineal de 900 kilómetros. Los
equipos incluirán equipos médicos y de identificación que permanecerán el tiempo que sea
necesario en cada una de las poblaciones. (id)

ADEMAF ha suscrito un convenio con el Fondo Nacional de Desarrollo Regional (FNDR) que
permitirá la canalización de recursos crediticios a los Municipios de las zonas fronterizas. Se
creara un Fondo económico de 500 millones de bolivianos que serán desembolsados en los
próximos cinco años. Ese Fondo será ampliado hasta los 1.100 millones de bolivianos en el
curso de los próximos 10 años, lo que permitirá un salto cualitativo de esas regiones y sus
pobladores al mejoramiento de la calidad de vida. Los créditos serán destinados a la adquisición
de maquinaria, al desarrollo productivo, al mejoramiento de la infraestructura urbana y otros
(id).

La presencia de ADEMAF en Pando se hace sentir en todos los ámbitos. En noviembre del 2010
presentó un plan de desarrollo turístico que forma parte de la estrategia proyectada para
dignificar la zona y fue puesto a consideración en la primera sesión extraordinaria de la
Asamblea Legislativa Departamental, según un boletín de ADEMAF. El programa en cuestión
persigue generar empleos, fomentar el acceso al financiamiento para actividades eco-turísticas y
otras iniciativas, que dinamizarán la economía regional. La propuesta también promoverá la
protección del medio ambiente y el reconocimiento del valor histórico cultural y económico de la
siringa, la castaña, y recursos naturales del área. En la cita también se puso en consideración el
anteproyecto de Ley Reserva Fiscal Federico Román, la Ley de Residencia de Funcionarios
Públicos en sus municipios y la Ley sobre la presencia de ONG y Fundaciones en Pando,
adelantó el presidente del legislativo departamental, Mario Valverde. (informe de Gestion,
ADEMAF,2010)

En diciembre del 2010 la Agencia para el Desarrollo de las Macrorregiones y Zonas Fronterizas
(ADEMAF), mediante su titular, Juan Ramón Quintana, inauguró oficialmente en Puerto América,
Pando, la zafra de almendra. Desde la creación de la Empresa Boliviana de la Almendra y
Derivados (EBA), el año 2009, según ADEMAF, se mejoró la condición para las personas
dedicadas a la extracción del fruto, dándoles un precio justo para la comercialización. Un
ejemplo de esto es que este año el precio subió a 130 bolivianos por caja, a diferencia de
gestiones anteriores, cuando los productores sólo obtenían 45 bolivianos. Paralelamente, la
ADEMAF y la Unidad Desconcentrada Sustentar, dependiente del Ministerio de Medio Ambiente y
Agua, comenzaron el año pasado la campaña de reforestación en Pando y Beni en la cuenca del
arroyo Bahía. Asimismo, se hará la entrega de plantines en Riberalta.

También ADEMAF está realizando la plantación de 180 mil hijuelos de plátano en los municipios
de Cobija, Porvenir, Bolpebra, Bella Flor, Puerto Rico, Santa Rosa del Abuma y Filadelfia. En
estas zonas se complementarán sistemas agroforestales con los viveros de Porvenir y de la
Universidad Amazónica, que cuentan con 60 mil plantines de especies maderables, 100 mil de
especies frutales y 40 mil de cítrico mejorado para ser diseminadas hasta el 2011. El mismo
trabajo se realizó en Riberalta, donde se entregarán 160 mil plantines de especies frutales y
maderables, destinadas a la implementación de parcelas agroforestales en las comunidades de
Riberalta y Guayaramerín, en el Beni; y de Gonzalo Moreno, Villa Nueva y Nueva Esperanza, en
Pando. Según los datos proporcionados por la Ademaf, las acciones forman parte del proyecto
de Fortalecimiento de la Producción Agroforestal de las Comunidades Campesinas e Indígenas
de los Departamentos de Pando y Beni (ADEMAF, diciembre, 2010).

SIMBIOSIS S.R.L. 4-13


Fundación PUMA – Fondo Ambiental
Evaluación Ambiental Estratégica del Programa Forestal Baba Carapa
Informe Final: Capítulo 4

Por otro lado, la Agencia para el Desarrollo de las Macrorregiones y Zonas Fronterizas (Ademaf)
inicio en la ciudad de Riberalta del departamento de Beni, la Mesa de Diálogo sobre la
Problemática y Potencialidades del Desarrollo Piscícola en la Región del Norte Amazónico. El
propósito del encuentro era promover el intercambio de experiencias en la conservación y
aprovechamiento piscícola en la región del norte amazónico, socializar experiencias de las
entidades públicas en servicios de investigación y asistencia técnica y/o financiera en producción
piscícola, además de analizar la problemática y normativa del sector de pesca y piscicultura en la
región del norte amazónico.

En julio del 2010 el director de la Agencia para el Desarrollo de las Macrorregiones y Fronteras
(ADEMAF), Juan Ramón Quintana, anunció la promulgación de un Decreto Supremo para revisar
a la brevedad las concesiones forestales, debido a irregularidades que habría en las mismas. “El
pacto fiscal se va a ir ajustando sobre la bases del lado de la capacidad estatal para controlar
sus recursos naturales e implica la revisión de las concesiones mineras y forestales
fundamentalmente”, precisó al mencionar el tema relacionándolo directamente con la
administración de las gobernaciones departamentales. En este sentido, Quintana afirmó que se
está trabajando en la elaboración de un Decreto Supremo para realizar auditorías a las
concesiones en un plazo muy corto. El funcionario indicó “es muy importante la revisión y
fiscalización de las concesiones, sobre todo, las forestales porque, a su juicio, es donde más se
encuentra irregularidades al existir empresarios que tienen 250 mil hectáreas y no pagan un
solo centavo por ellas” (La Razon, julio, 2010).

Finalmente el 15 de febrero del 2011, con el apoyo de ADEMAF se realizo la Cumbre para el
Desarrollo Productivo de Pando, con la participación de delegados de 15 municipios. "Esta
cumbre reúne a los actores sociales y económicos más importantes para pensar con una misma
cabeza y reaccionar con una misma voluntad a fin de diseñar un mismo camino para avanzar
rápidamente en el modelo y la estructura económica de la región y del país. ADEMAF informo
que la Cumbre asignó responsabilidades a los sectores, para que la Gobernación y los
municipios incrementen su capacidad productiva y faciliten el acceso de los productos
alimenticios al mercado.

También la Universidad Pública tiene la responsabilidad de acompañar ese proceso de desarrollo


productivo a través de investigaciones científicas, que permitan evitar que los hongos ataquen
las pantas de almendras y disminuyan la producción de almendras. "Los empresarios privados
tienen un papel importante, están los barraqueros que es otro sector económico de la región
con los cuales tenemos que discutir más en profundidad, con perspectivas para potenciar sus
capacidades productivas y no sólo convertirse en meros intermediarios de la castaña", agregó su
Director. Aseguró que esas proyecciones están en el marco de la agenda productiva que el
presidente, Evo Morales, "está interesado en impulsar y promover para producir más alimentos
para la gente.

Por lo expuesto, para la región Amazónica, el PFBC deberá establecer una estrategia de
relacionamiento con esta repartición cuidando mantener su autonomía técnica y política. Esta
estrategia es urgente en el caso de la región Amazónica.

SIMBIOSIS S.R.L. 4-14


Fundación PUMA – Fondo Ambiental
Evaluación Ambiental Estratégica del Programa Forestal Baba Carapa
Informe Final: Capítulo 4

4.2.6.2. Actores sociales

Red Organizaciones Indígenas Originarias Campesinas

Las organizaciones indígenas originarias campesinas son las directas beneficiarias del Programa
por tanto son los actores clave, su apoyo y participación son indispensables para que el PFBC
alcance los resultados esperados, por tanto su actitud es de apoyo y establecen sinergias entre
ambos.

Las poblaciones indígenas originarias que están asentadas en la Amazonía entre Pando y Beni,
como los tacanas tienen sus organizaciones sociopolíticas claramente establecidas están
organizadas en Centro Indígena de la Región Amazónica de Pando (CIPOAB), que también están
afiliadas a la CIDOB, por la importancia que tienen estos entes matrices son actores claves para
el accionar del PFBC, por lo que deberá mantener un relacionamiento de apoyo y sinérgico en
el manejo de los recursos forestales en la región.

El PFBC en su relacionamiento con estos entes matrices buscará fortalecerlas fomentando la


capacidad de gestión, ampliando el derecho de asociación, generando los canales de
información y participación e impulsando la participación de la población en los asuntos
públicos, generando especialmente espacios para el empoderamiento de las mujeres.

2.4.6.3. Otras redes

Los comités de vigilancia, se han desgastado por su parcialización con las autoridades ediles, lo
cual ha generado su desacreditación ante la población, sin embargo son organizaciones
secundarias para el PFBC, su actitud neutral probablemente sinérgicos. Como organización de
control social, es necesario observar las nuevas disposiciones que se implementarán en la
Asamblea Plurinacional ya que en los borradores del anteproyecto de ley marco de Participación
y control social se establece dar poderes especiales a los órganos de control social como el de
exigir información a los Programas asentados en su territorio y aprobar o vetar su presencia.

2.4.6.4. Actores empresariales

En la región de Pando actualmente son 14 las concesiones forestales vigentes de los 18 que se
otorgaron en 1996 a 11 empresas madereras del país. Según el director de la Autoridad de
Fiscalización y Control Social de Bosques y Tierras (ABT) de esa región, Wilder Suárez. Cuatro
de las 18 concesiones fueron revocadas, debido a que no se cumplió con los términos de
sostenibilidad, referido al plan de mantenimiento para la tala de árboles, además de que no
pagaron patentes y cometieron otras infracciones, según las declaraciones concedidas por
Suárez a la Agencia de Noticias Indígenas de la Red Erbol.

Cada concesión tiene una duración de hasta cuarenta años y la empresa solicitante puede
adjudicarse más de una, como es el caso de la empresa MABET de La Paz, que cuenta con
cuatro licencias para la tala de árboles, hecho que fue observado por la Central Indígena de
Pueblos Originarios de la Amazonía de Pando (CIPOAP), ya que se estaría cortando árboles de
forma indiscriminada en lugares donde habita gente.

SIMBIOSIS S.R.L. 4-15


Fundación PUMA – Fondo Ambiental
Evaluación Ambiental Estratégica del Programa Forestal Baba Carapa
Informe Final: Capítulo 4

Sin embargo, la CIPOAP denunció que sólo las empresas salen beneficiadas con el manejo de
madera. Por esta razón el relacionamiento con los empresarios madereros es sensible ya que se
tocan intereses económicos, ellos manifiestan que el diálogo y la concertación son importantes.

2.4.6.5 Redes comunitarias

Las OFC

Son los actores clave para el PFBC ya que constituyen sus beneficiarios directos y su
participación es indispensable en el programa. Es más, existe amplia expectativa para que se
implemente, durante las entrevistas mencionaron que no quieren que se repitan las experiencias
de anteriores programas y más bien sus innovaciones sean modelos a seguir una vez que el
Programa finalice sus acciones y la región de continuidad al Programa por su propia inercia con
todo el fortalecimiento heredado del PFBC. Existen 27 OFC en seis municipios de Pando
(166.067 ha).

Al ser los actores protagónicos del PFBC, las OFC tienen una actitud de pleno apoyo cuyas
acciones conjuntas llevaran al cumplimiento de objetivos comunes.

4.2.6.6. Redes no comunitarias

De acuerdo al mapeo de actores, se tiene una amplia gama de involucrados dentro de la región
en la actividad forestal, sin embargo solo se analizarán las relaciones con aquellos actores que
por sus características están más o menos relacionados con el PFBC.

Empresarios con concesiones forestales

Según Crokleton, 2009, las concesiones existentes en el departamento de Pando actualmente


solo son 14 que abarcan un total de 1.236.793 hectárea, esto debido a que las tierras
comunitarias tituladas han tenido un impacto al interior de cinco concesiones donde hay
concesiones que han sido tituladas a favor de las comunidades (citado en Herencia, 2008,
FORESTAL.pdf).

El relacionamiento con el PFBC con estas empresas es secundario, probablemente neutral


empero con intereses sinérgicos, en el entendido de que se encuentran en el mismo sector
forestal y necesariamente se encontrarán en espacios de debate en lo que se refiere al marco
legal y otros aspectos inherentes.

Aserraderos

Tanto en Porvenir como en Cobija existen cuatro aserraderos que hacen la transformación de la
madera (Dossier Forestal, Bolfor II); durante las entrevistas con las OFC, manifestaron que no
contratan personal del lugar, más bien traen de “fuera”.

La relación del PFBC con los aserraderos es secundaria y debe enmarcarse en aunar esfuerzos
para lograr concertación en temas relacionados al acceso de servicios de apoyo a la producción
(electricidad, caminos) como compartir criterios sobre las políticas de gobierno del sector

SIMBIOSIS S.R.L. 4-16


Fundación PUMA – Fondo Ambiental
Evaluación Ambiental Estratégica del Programa Forestal Baba Carapa
Informe Final: Capítulo 4

forestal. Estos aserraderos imprimen una actitud neutra en su relación con el PFBC y, por su
afinidad con el sector existe sinergia en cuanto a sus intereses.

Prestadores de servicios maquinaria para actividades forestales

Las OFC atraviesan la falta de prestadores de servicios de extracción, solo existen dos en Pando
(Dossier Forestal, Bolfor II, 2008) El parque de maquinaria y equipos involucrados en el
aprovechamiento forestal, sobre todo para las operaciones en el bosque, no son suficientes,
aunque las organizaciones forestales comunitarias no tienen recursos para adquirirlas ni
alquilarlas, ya que toda la maquinaria es importada.

La relación del PFBC con estos actores es secundaria. Desde la perspectiva de los prestadores
de servicios de extracción, es neutra en cuanto al apoyo y a los intereses con el PFBC.

Servicios de consultores forestales

En Pando se presentan desde empresas consultoras forestales hasta consultores individuales


que ofrecen sus servicios profesionales. Son contratados por las OFC para que se les brinde
asesoramiento en relación al aprovechamiento de la madera.

La relación del PFBC con los actores de esta red es importante (primaria) porque conocen la
problemática del sector, además de las necesidades de las OFC, en consecuencia el PFBC puede
aprovechar de su experiencia para generar capacidades tanto en hombres como mujeres.
Asimismo, apoyan la implementación del Programa buscando mayores sinergias.

Carpinterías

Tanto en Porvenir como en Cobija existen 2 carpinterías (Dossier Forestal. Bolfor II)que ofrecen
variedad de muebles, tanto para la construcción como para los domicilios. La relación del PFBC
con esta red es secundaria y su actitud es neutral y sus intereses sinérgicos.

Servicios financieros

En general los miembros de las OFC manifiestan que las entidades financieras no dan préstamos
al sector forestal, por lo que no hay un acercamiento entre ambos.

En este sentido, el PFBC y las entidades financieras tendrían una relación secundaria y la
posición de estas entidades es neutral así como el apoyo y sus intereses. Es posible que la
futura instalación de un sistema de financiamiento genere actitudes de oposición y antagónicas
con los actores de esta red, sin embargo, solo se verá con el tiempo.

4.2.6.7. Actores Institucionales

Red de ONGs

Existen ONGs que trabajan con comunidades indígenas originarias campesinas en la región
amazónica y que realizan acciones de apoyo en desarrollo social. Algunas de ellas, como CARE,

SIMBIOSIS S.R.L. 4-17


Fundación PUMA – Fondo Ambiental
Evaluación Ambiental Estratégica del Programa Forestal Baba Carapa
Informe Final: Capítulo 4

se dedican a la capacitación en liderazgo y asistencia técnica en desarrollo agropecuario y otras


áreas.

La relación de PFBC con esta red de ONGs es secundaria, sin embargo, en caso de que alguna
otra pretenda implementar programas o proyectos con las mismas características que el PFBC
será necesario un acercamiento para compatibilizar las acciones. Por el momento la actitud es
neutral al igual que sus intereses.

2.4.6.8. Red de agencias internacionales

En los últimos años, Pando ha tenido la presencia de una red de agencias de cooperación como
el SNV y WWF y el propio PFBC que tiene apoyo de Holanda y Suecia. Esta red es muy
importante no tanto a nivel local sino nacional ya que su capacidad de incidencia es alta. (ver
Anexo IVb Apoyo de la Cooperación Internacional al Sector Forestal de Bolivia)

Tabla 4-2: Región Amazónica: ACTORES-REDES Y EL PFBC

Actores Redes Relación con el PFBC


Calidad Actitudinal Intereses
P C S A O N S A N
PUBLICOS GM de Porvenir x X X
GM Cobija x x X
AMDEPANDO x X X
Subgobernación Porvenir X X X
Asambleístas X X X
departamentales
UOBT X X X
Asambleista uninominal X X X
ADEMAF X X X
SUSTENTAR X X X
Corregimiento de Riberalta x x
SOCIALES CIDOB X X X
CIPOAP X X X
Centrales Indígenas X X X
Otras redes (Comités de X X X
Vigilancia, Centrales
Campesinas)
COINACAPA X X X
CIRABO
OMNINAB X X X
CPIB/CMIB X X X
EMPRESARIALES OFC en TCO X X X
ASL X X X
IOC CON POAF DE 3 HAS Y X X X
PGMGF MENOR A 200 HAS
EMPRESARIOS CON X X X
CONCESIONES
FORESTALES
Empresas de aserrío y X X X
laminación

SIMBIOSIS S.R.L. 4-18


Fundación PUMA – Fondo Ambiental
Evaluación Ambiental Estratégica del Programa Forestal Baba Carapa
Informe Final: Capítulo 4

Actores Redes Relación con el PFBC


Calidad Actitudinal Intereses
P C S A O N S A N
Prestadores de servicios X X X
maquinaria para
actividades forestales
Servicio de consultores X X X
forestales
Carpinterías X X X
Cooperativas de ahorro y X X X
crédito y fondos financieros
Camara Forestal Amazónica x x x
INSTITUCIONALES ONGs: CARE X X X
AGENCIAS X
INTERNACIONALES: SNV,
WWF
Calidad: Primarios (P) Clave (C) Secundarios (S)
Actitudinal: Apoyo (A) Oposicion (O) Neutro (N)
Intereses: Sinérgicos (S) Antagonicos (A) Neutro (N)

4.3. Región Preandina - Amazónica

EL PFBC tiene como actores centrales a las comunidades campesinas, indígenas y Asociaciones
Sociales del Lugar (ASL) que viven y se relacionan con el bosque. El conocimiento histórico
cultural de su formación social, dan elementos centrales para definir la estrategia de
intervención, pues las diferencias entre regiones, entre zonas dentro de la misma región y de
comunidades dentro de una misma Tierra Comunitaria de Origen (TCO) o área de trabajo son
complejas.

La transición de las comunidades indígenas para llegar a alcanzar el nivel superior en que, como
bien señala el PFBC, una comunidad u OFC esté en condiciones de establecer alianzas
estratégicas con otras comunidades o con empresas en el plano económico es lento. Según
muestra la experiencia y el debate público al respecto, las comunidades indígenas, campesinas y
ASL, pero en particular las comunidades indígenas, su proceso de tránsito arrancaría desde una
etapa de recolección, pasando por una extractiva, para recién avanzar hacia una lógica de
manejo y de negocio sostenible.

Es por ello que el conocimiento y comprensión socio-organizativa y cultural de los actores


(comunidades indígenas, campesinas y ASL) es vital para definir estrategias y metodologías de
intervención. El gran desafío de todos los que han trabajado y trabajan con Foresteria
Comunitaria es ¿cómo hacer un eficiente trabajo con gente con historia y lazos comunitarios que
dificultan o facilitan el ascenso en los escalones de la asociatividad? La primera pregunta a
resolver es sí a estos actores les interesa realmente subir esos escalones. ¿Es toda la comunidad
la que ansia avanzar en este escalonamiento o son solo unos cuantos?, en especial jóvenes, que
a veces ni siquiera han cumplido los requisitos mínimos que impone la comunidad para ser
autoridades.

Desde la perspectiva histórica y cultural, las comunidades indígenas, pertenecen a diferentes


pueblos que a su vez corresponden a distintas familias socio-lingüísticas y culturales. La historia
de estos pueblos se expresa en los sistemas de organización de las comunidades como si fueran

SIMBIOSIS S.R.L. 4-19


Fundación PUMA – Fondo Ambiental
Evaluación Ambiental Estratégica del Programa Forestal Baba Carapa
Informe Final: Capítulo 4

mapas históricos. Por su parte, las ASL muestran mayor diferenciación social que las
comunidades indígenas y no tienen la tradición histórica de organización dificultando la
asociatividad. Al mismo tiempo, debido a que sus integrantes tienen niveles educativos más
altos también tienen mayores expectativas en términos económicos, frecuentemente esto se
traduce en impulsos para avanzar más rápidamente en integrar procesos productivos y
comerciales más complejos, sin que necesariamente esto tenga un correlato con la maduración
de procesos organizativos, administrativos y contables.

4.3.1. Características económicas de la región

Las actividades principales de la región son la agricultura y la ganadería extensiva, es


importante destacar que el uso actual de la tierra para actividades agrícolas y pecuarias no
alcanza al 1% del territorio.

En consecuencia, de acuerdo a los periodos de explotación de los recursos naturales, se han ido
diversificando las actividades productivas y los servicios de la región. Pese a que la actividades
de agricultura, ganadería, forestería y pesca son las que ocupan mayor mano de obra y emplean
por tanto a la mayor parte de la población económicamente activa, los ingresos percibidos por el
desarrollo de estas actividades son bajos por su carácter extractivo y/o primario (nula o baja
generación de valor agregado). Las actividades de transporte, turismo y la reducida actividad
manufacturera, que es más bien artesanal, así como los proyectos de construcción y obras
públicas son actividades importantes, pero con menor participación de la población
económicamente activa.

Sin embargo, la región se caracteriza por el aprovechamiento forestal tanto de productos


maderables como no maderables, el área donde se encuentra diversidad de usos de la tierra se
concentra a lo largo de la red vial principal, donde se localizan la mayoría de los centros
poblados, haciendas ganaderas y aserraderos.

La actividad agrícola se caracteriza por la utilización reducida de insumos, producción manual y


prácticamente orgánica. Asimismo, la infraestructura de producción es escasa o inexistente y se
aplican técnicas tradicionales de manejo. La producción en la mayoría de los casos está
destinada al autoconsumo, con algún excedente para la comercialización (en el caso de
productores de subsistencia).

En las áreas con bosque, las comunidades indígenas basan su economía en la agricultura,
principalmente de auto subsistencia (los indígenas, con una agricultura menos extensiva; por su
parte los colonos direccionan sus actividades agrícolas al mercado además aprovechan
comercialmente la madera. La agricultura, tradicionalmente, es desarrollada en las zonas
boscosas y en las alturas libres de la inundación estacional bajo el sistema de roza - tumba y
quema.

Por su parte, las comunidades tacanas han implementado ancestralmente sistemas


agroforestales y de crianza de ganado. Se caracteriza por el desarrollo de tres actividades:
agrícola, ganadera y forestal. En el chaco habilitado se siembran cultivos anuales y perennes
(arroz, fríjol, maíz, maní, yuca, cacao, plátano y cítricos), en una parte; maderables y semilleros,
en otra, y en la restante se siembra el pasto para el ganado. Las características del sistema
varían en composición y tipo de manejo, según las preferencias y disponibilidades del productor.

SIMBIOSIS S.R.L. 4-20


Fundación PUMA – Fondo Ambiental
Evaluación Ambiental Estratégica del Programa Forestal Baba Carapa
Informe Final: Capítulo 4

En la región también se encuentra el pueblo indígena originario Movima que tiene como
principal actividad económica la agricultura, generalmente, los montes donde están obligados a
cultivar son terrenos poco aptos porque son muy inundadizos; antes de la llegada de los
españoles, los Movima también eran agricultores semi sedentarios, y sabían aprovechar las
tierras de terrazas y claros de bosque sobre-levados por culturas anteriores (más probable
Mojeños). La población Chiman y Moceten también presente en la región está apostando al
turismo ecológico realizando importantes emprendimientos.

La caza, estacionalmente, a falta de carne de animales de monte, los Movima se han convertido
en expertos cazadores de animales para extraerles los cueros (caimanes, lagartos, londras,
tigrecillos), para obtener dinero y surtir necesidades apremiantes. La pesca se hace con
atajados, barbasco, anzuelos y redes. Los Movima recolectan una gran diversidad de frutos
silvestres, pero destacan especialmente la recolección de totora, la jatata, los huevos de
tortuga, y varias clases de madera. Las artesanías que desarrollan son los trenzados de
hermosas esteras de totora con figuras, que hacen las mujeres, aparte de tejidos en hilo de
algodón. Los hombres fabrican tradicionalmente con madera, grandes canoas, tacuses
(morteros grandes para pelar arroz y machacar otros alimentos).

No existe un sector industrial importante; las actividades de transformación en la región son


artesanales, especialmente producto del trabajo de las mujeres que ancestralmente manejan
técnicas para la elaboración de artículos de vestir, para el hogar, etc.

Las áreas urbanas de la región se benefician del turismo como Rurrenabaque, actividades que
son complementadas con el aprovechamiento del bosque y en menor proporción la agricultura
de subsistencia.

4.3.2. Necesidades Básicas Insatisfechas

Este indicador está estrechamente relacionado al principal objetivo del PFBC que es “reducir los
niveles de pobreza en las comunidades participantes”.

De acuerdo a datos de UDAPE, el porcentaje de pobres extremos en la región ha tenido una


reducción importante en los últimos años. Ha disminuido de 41% en 1996 a 32% en 2008.

Comparando los resultados de los censos 1992 y 2001 existen notables diferencias que indican
una disminución de personas pobres durante el periodo intercensal, lo cual puede deberse a la
dinamización de su economía. (Ver tabla 4-3).

La situación al interior de la región, revela que las disparidades entre municipios son
relativamente bajas. De los 8 municipios que se encuentran en la región preandina amazónica,
solo Santa Ana del Yacuma presenta niveles de pobreza más bajos, los demás presentan
porcentajes superiores al 80%.

Teniendo en cuenta estos datos, se estima que el PFBC contribuirá a la dinamización de la


economía de la región, lo que influirá en la mejora de los ingresos económicos de la población.

SIMBIOSIS S.R.L. 4-21


Fundación PUMA – Fondo Ambiental
Evaluación Ambiental Estratégica del Programa Forestal Baba Carapa
Informe Final: Capítulo 4

Tabla 4-3: Región Preandina Amazónica: Población con NBI (en porcentaje) Censos
1992 – 2001 y Tasa de Mortalidad infantil según municipio

Mortalidad
Departamento Provincia Municipio NBI 1992 NBI 2001
infantil
Beni Gral Jose
Reyes 89,70 84.3 88,00
Ballivian
Beni Gral Jose
Rurrenabaque 85,50 82.5 94,00
Ballivian
Beni Gral Jose Santa Rosa
95,70 89.8 94,00
Ballivian del Abuná
Beni Yacuma Santa Ana del
80,00 68.3 79,00
Yacuma
Beni Yacuma 89,00
Exaltación 98,00 94.7
Beni Moxos San Ignacio
93,90 92.5 110,00
de Moxos
La Paz A. Iturralde Ixiamas 99,70 90.6 98,00
La Paz A. Iturralde San
91,30 84.9 102,00
Buenaventura
FUENTE: Elaboración propia en base datos INE. 2001

4.3.3. Nivel educativo

El nivel educativo es un indicador importante para la concreción de todos los componentes del
PFBC, razón por la que se inserta en el análisis.

En la región preandina amazónica los datos revelan que para 2007 (UDAPE, 2007), la tasa de
cobertura neta en primaria ha sido la primera del país, llegando a 95,9%. Esta cifra pone de
relieve los esfuerzos realizados en la región para el logro de la cobertura universal. En el caso de
la tasa de término a 8vo. de primaria se puede observar que la tendencia nacional ha sido
positiva en la última década, pasando de 71,5% en 2001 a 74,7% en 2007. En la región, esta
tasa ha permanecido por debajo del promedio nacional, llegando el 2007 a 71,2%. A pesar de
esto, esta mejora ha sido una de las más aceleradas en el último lustro.

Asimismo, se observa que para el 2007, los municipios de Santa Ana, Magdalena y
Trinidad fueron los únicos municipios que se encontraban con tasas de término superiores al
84%, mientras que el municipio de Exaltación presentaba una tasa de término menor al 15%.

En relación a la infraestructura educativa, normalmente estas escuelas solo ofrecen el servicio


hasta el 8º de primaria. Los años promedio de estudio (de la población de 19 años y más) son
6,38 años, lo que significa que la población ha completado en promedio solo el ciclo primario de
educación formal. Únicamente en los centros urbanos se puede acceder hasta el nivel
secundario y en algún caso a formación técnica.

Es muy difícil para la población, especialmente del área rural lejana acceder a los servicios, ya
que para continuar los estudios secundarios deben salir de su comunidad de origen.

SIMBIOSIS S.R.L. 4-22


Fundación PUMA – Fondo Ambiental
Evaluación Ambiental Estratégica del Programa Forestal Baba Carapa
Informe Final: Capítulo 4

La asistencia de los niños está 2,3 puntos porcentuales por encima de las niñas, lo cual puede
responder a un sesgo de preferencia de los padres en favor de los varones al momento de
decidir quién debe o no estudiar. Esta diferencia parece ser más alta en el área rural, ya que los
hogares tienden a no matricular a las niñas por aspectos culturales, tales como la desconfianza
en un sistema educativo adecuado (UNICEF, 2005) o sólo por preferir que permanezcan en casa
para ayudar en las labores domésticas.

Sin embargo, la evolución de la matriculación de hombres y mujeres en los últimos años,


sugiere que esta brecha de género se ha reducido, esperándose pueda alcanzarse la equidad de
género tal cual establece una de las metas de Desarrollo del Milenio (UDAPE, 2006).

En cuanto a la condición étnico-lingüística de la población, los resultados señalan que la tasa de


asistencia escolar en la población no indígena es mayor a la de la población indígena, en casi 3
puntos porcentuales, lo que refleja la presencia de inequidades, en desmedro de los hogares
indígenas.

Estos aspectos son muy importantes y se deben profundizar con el fin de que el PFBC adecue
sus estrategias de intervención en relación al fortalecimiento de capacidades.

4.3.4. Indicadores de Salud

A diferencia de la región amazónica, el comportamiento de la mortalidad infantil en la región


muestra cifras superiores al promedio nacional en todos los municipios, siendo San Ignacio de
Moxos el que presenta la tasa más alta (110 por mil nacidos vivos), muy por encima del
registrado a nivel nacional (64 por mil nacidos vivos) y la más baja en Reyes (80 por mil
nacidos vivos). Ver Tabla 4-2.

Asociando este comportamiento con las NBI, se tiene que todos los municipios presentan
elevados porcentajes de población pobre, lo cual incide en el comportamiento de la tasa de
mortalidad infantil.

Por otra parte, llama la atención la tasa de fecundidad en la región que alcanza a 4.2 (2007.
UDAPE) hijos por mujer, nivel que se encuentra por debajo del estimado a nivel nacional (de 4.4
hijos por mujer) y de la región amazónica. Sin embargo, en contraposición, esta región tiene la
tasa de muerte materna más elevada del país (267 por 100.000 nacimientos).

4.3.5. Relaciones de Género

De acuerdo al Documento con resultados finales de la consultoría para fortalecimiento de la


participación de las mujeres en proyectos del Programa Baba Carapa (2010)3, “son 8 las OF en
las que NO participan las mujeres en ninguna actividad relacionada a procesos forestales…
algunas de las socias habrían participado en actividades como ser: jaloneras, wincheras,
cubicadoras y planilleras en diferentes gestiones de trabajo (2007- 2009)”.

El mismo documento destaca el caso de la Organización El Triunfo (Ixiamas), conformado por


un número mayoritario de mujeres socias (11 socias y 9 socios). Sin embargo un 73 % de ellas,

3
Elaborado por Susana Sarmiento. 2010.

SIMBIOSIS S.R.L. 4-23


Fundación PUMA – Fondo Ambiental
Evaluación Ambiental Estratégica del Programa Forestal Baba Carapa
Informe Final: Capítulo 4

NO participan en procesos forestales (con algún caso excepcional). La mayor parte de las
actividades que les corresponden como socias, son realizadas por mano de obra masculina
subcontratada.

Durante las entrevistas, tanto hombres como mujeres admitieron que la mujer prepara los
alimentos para los socios que incursionan en el bosque, lo cual viene a reforzar el rol
culturalmente asignado a las mujeres.
En relación a la participación de las mujeres en la gestión organizacional forestal, el documento
señala que: “Del total de socias activas (188 mujeres en las Organizaciones Forestales de ambas
regiones), solo el 9% ocupan algún cargo en el directorio, siendo los más comunes: secretaria
de actas, vocal o de hacienda; y en este último cargo es donde las mujeres gozan de mayor
“confianza entre los socios” ya que se considera que pueden administrar bien los recursos de
una organización forestal. Nuevamente, un caso excepcional es el de la OF El Triunfo, que
actualmente tiene en su mesa directiva a 3 mujeres socias en cargos de liderazgo: presidenta,
vicepresidenta y secretaria de actas”.

La participación de la mujer en las actividades forestales entra en conflicto con el rol


reproductivo, ya que el cuidado de los niños es íntegramente responsabilidad de la mujer,
especialmente si son de corta edad no puede dejarlos solos, situación que no le permite asumir
compromisos fuera del hogar, relegándose voluntariamente.

En relación a ingresos económicos, el estudio menciona que “los jornales más atractivos, se
perciben en el Norte de La Paz, tomando en cuenta que estos no varían mucho entre sujetos de
género y en una misma Organización Forestal, independientemente de la labor que realicen, lo
cual en el caso de Ixiamas por ejemplo, daría un margen de ganancia a una mujer socia de
cerca a 11.160 Bs.- por 124 días de trabajo durante toda la etapa de aprovechamiento forestal
(dependiendo de la superficie de la AAA) y realizando cualquiera de las tareas accesibles a ellas,
es decir: matear o ser jaloneras, wincheras, planilleras o cubicadoras. Por otro lado, el ser
administradora de una OF, también tiene ganancias atractivas en este sector (siempre y cuando
conozcan de contabilidad básica) y el monto promedio percibido por esta actividad sería de 5000
Bs/mes, dependiendo de los ingresos de la OF por campaña de aprovechamiento.

En todo caso, la participación de las mujeres en procesos forestales (independientemente de la


cocina), puede generar ingresos adicionales a la economía familiar y a la vez, promover una
posición de visibilización de sus capacidades al interior de sus organizaciones.
Con estas consideraciones el PFBC deberá tener una estrategia transversal de capacitación a
hombres y mujeres que permita visibilizar la importancia de la incursión de la mujer en el
aprovechamiento forestal.

4.3.6. Actores, Redes y Relaciones en la Región Preandina Amazónica

4.3.6.1 Actores Públicos

Red de Gobiernos Municipales:

En la red de Gobiernos Municipales, el más importante es sin duda, Ixiamas que constituye el
centro del desarrollo de las actividades del PFBC, San Buenaventura y Rurrenabaque, además

SIMBIOSIS S.R.L. 4-24


Fundación PUMA – Fondo Ambiental
Evaluación Ambiental Estratégica del Programa Forestal Baba Carapa
Informe Final: Capítulo 4

de ser área de influencia del programa son el tránsito obligado de los recursos forestales.
Ixiamas es el lugar donde se emplazará el CONFOR por lo que,el PFBC debe tener estrecha
relación con el Gobierno Municipal, a través de la UFM. La actitud de la UFM es de apoyo y
tienen la predisposición de lograr mayores sinergias entre las Organizaciones No
Gubernamentales (ONG) que trabajan por el área ya que es una oportunidad para fortalecer las
instancias relacionadas al sector forestal, como es la UFM.

La relación entre las autoridades municipales y el Programa estarán en función a la proximidad


en que se encuentran con respecto al centro de operaciones del Programa, por lo que se
necesitará mayor atención hacia los municipios más alejados de manera que no influyan u
obstaculicen su desenvolvimiento.

La calidad de la relación con el municipio de Ixiamas debe ser considerada como clave, porque
su emplazamiento ejercerá mayor influencia en la región, dinamizando aún más la economía.

La UFM del municipio de Ixiamas, ha implementado la Reserva Forestal Municipal de más de


100.000 has, existen siete ASL que realizan aprovechamiento forestal, más de 20 asociados en
cada ASL, que radican en la jurisdicción y se benefician de la actividad forestal de acuerdo las
normativas con enfoque de manejo forestal sostenible. Sin embargo solo se ha podido llegar a
vender madera en tronca pie tocón, quedando el desafío de avanzar en la cadena productiva.
Esta iniciativa del Gobierno Municipal debe ser apoyada por el PFBC incentivando la
permanencia del personal y por tanto la continuidad de las acciones

Red de Gobierno departamental de La Paz

La Gobernación de La Paz al ser una instancia con nuevas competencias, acordes a la política
gubernamental, está en proceso de generar las directrices del desarrollo departamental,
priorizando las regiones que antes fueron abandonadas, para imprimirles el sello de productivas
y sostenibles. Considerando este enfoque su relacionamiento con el Programa es primario,
mantiene una actitud neutral con el PFBC, con una tendencia a establecer lazos de sinergia en
tanto el PFBC apoye el desarrollo departamental.

Con relación a los Asambleístas Departamentales, si bien son actores secundarios frente al
PFBC, y su actitud e intereses son neutrales, el Programa, deberá tender a mantener o
estrechar su relacionamiento para debido a que esta instancia tiene influencia en la formulación
de las políticas departamentales y su influencia puede ser favorable al PFBC.

Red de Gobierno Nacional

ABT

La relación del Programa con esta instancia es clave porque sus competencias en el área
forestal así lo determinan.

Sin embargo, siendo que es una entidad estatal de reciente creación que trata de asimilar su
nuevo accionar en función a la actual realidad boliviana producto de las nuevas políticas
gubernamentales, su actitud es todavía neutral y sus intereses más bien sinérgicos, cuya
tendencia es más bien a mejorar y estrechar relaciones con el Programa, según transcurra el

SIMBIOSIS S.R.L. 4-25


Fundación PUMA – Fondo Ambiental
Evaluación Ambiental Estratégica del Programa Forestal Baba Carapa
Informe Final: Capítulo 4

tiempo. Según su director, el Programa favorece a todo el municipio e irradia hacia los aledaños
sus beneficios e inclusive su implementación hará que se mejore la situación de las ASL y OFC,
además que la ABT tiene la expectativa de que se solucionará el problema de venta de madera
ilegal, con la implementación del Programa.

Es probable que los órganos directrices a los que responden como la ABT y el Ministerio de
Medio Ambiente y Agua, generen disposiciones favorables a la implementación del Programa,
por lo que deberá estar atento a estrechar las relaciones.

Asambleístas Uninominales:

Los Asambleístas Uninominales se constituyen en los portavoces de las demandas de la


población, siendo actores primarios en relación al PFBC, por lo que se deberá mantener un
relacionamiento estrecho considerando que en la presente gestión, se tiene previsto aprobar
leyes relacionadas al sector. A la fecha, su actitud es neutral y sus intereses pueden ser
sinérgicos.

4.3.6.2. Actores sociales

Red Organizaciones Indígenas Originarias Campesinas

Las organizaciones indígenas originarias campesinas son las directas beneficiarias del Programa
por tanto son los actores clave, su apoyo y participación son indispensables para que el PFBC
alcance los resultados esperados, por tanto su actitud es de apoyo y de búsqueda constante de
sinergias entre ambos.

Los Tacana de la provincia Iturralde (La Paz) han creado el Consejo Indígena del Pueblo Tacana
(CIPTA), afiliado a la Central de Pueblos Indígenas de La Paz (CEPILAP), la que a su vez está
vinculada orgánicamente con la Confederación de Pueblos Indígenas de Bolivia (CIDOB). La
Organización Indígena Representativa de los Movima es la Subcentral de Pueblos Indígenas
Movima, que está afiliada a la CPIB y por tanto reconocida en CIDOB. Por su parte, el pueblo
indígena Mosetén ha estructurado su organización en base a sus usos y costumbres:
tradicionalmente, cada comunidad Mosetén elige a un Cacique en una Asamblea General; su
gestión dura un año y puede ser renovada. Sin embargo, frente a la necesidad de defensa de su
territorio, en 1994 se llevó a cabo el primer Congreso de Pueblos Mosetén, donde conformaron
la Organización del Pueblo Indígena Mosetén (OPIM), la misma que les permite relacionarse con
el Estado Boliviano y con otras organizaciones indígenas, como el CPIB y el CIDOB a las que
están afiliados. Otro pueblo indígena que se encuentra dentro de la región es el pueblo Chimán
o Tsimane, organizado desde el año 1989 con el apoyo de la Misión Nuevas Tribus en el Gran
Consejo Tsimane, afiliado al CIDOB. Asimismo se tiene la Federación Sindical de Productores
Agropecuarios de la Provincia Abel Iturralde (FESPAI).

Estas organizaciones matrices que involucran a hombres y mujeres son actores claves para el
accionar del PFBC, por lo que deberá mantener un relacionamiento de apoyo y sinérgico en
relación al manejo de los recursos forestales en la región, además que existe amplia expectativa
de parte de ellos de que se implemente el Programa.

SIMBIOSIS S.R.L. 4-26


Fundación PUMA – Fondo Ambiental
Evaluación Ambiental Estratégica del Programa Forestal Baba Carapa
Informe Final: Capítulo 4

En consecuencia el PFBC en su relacionamiento con estos entes matrices deberá fortalecerlas


fomentando su capacidad de gestión, ampliando el derecho de asociación, generando los
canales de información y participación e impulsando la participación de la población en los
asuntos públicos, generando especialmente espacios para el empoderamiento de las mujeres.

4.3.6.3. Otras redes

Los comités de vigilancia, se han desgastado por su parcialización con las autoridades ediles, lo
cual ha generado su desacreditación ante la población, sin embargo son organizaciones
secundarias para el PFBC, su actitud neutral y probablemente sinérgicos. Como organización de
control social, es necesario observar las nuevas disposiciones que se implementarán en la
Asamblea Plurinacional ya que en los borradores del anteproyecto de ley marco de Participación
y control social se establece dar poderes especiales a los órganos de control social como el de
exigir información a los Programas asentados en su territorio y aprobar o vetar su presencia.

4.3.6.4. Actores empresariales

En el caso de La Paz, la presencia de las empresas con concesión ha ido en declive y ha subido
las de las ASL y OFC, por lo que se tiene que hacer especial énfasis en la capacitación y
desarrollo organizacional. Su relacionamiento tiende a ser primario, de apoyo y sinérgico.

4.3.6.5. Redes comunitarias

Las OFC

Son los actores clave para el PFBC ya que constituyen sus beneficiarios directos y su
participación es indispensable en el programa. CIPTA que está conformada en Tumupasa por 16
OFC’s y en Ixiamas por 8 OFC’s, demostró estar muy interesada en el programa.

Ixiamas es la región que tiene mayor expectativa por la implementación del programa, su
retraso ha ocasionado que una ASL (San Pedro) decida alejarse de las actividades del Programa
y seguir por su cuenta, sin embargo, esta situación es reversible una vez que se sienta mayor
presencia del PFBC.

Durante las entrevistas mencionaron que no quieren que se repitan las experiencias de
anteriores programas con solo capacitación, ellos consideran que ya tienen los suficientes
conocimientos como para afrontar nuevos retos en la producción forestal. Esta es una situación
que el PFBC debe tomar en cuenta con innovadores eventos de capacitación con el fin de
conseguir los objetivos trazados.

Empero, al ser los actores protagónicos del PFBC, las OFC tienen una actitud de pleno apoyo
cuyas acciones conjuntas llevaran al cumplimiento de objetivos comunes.

4.3.6.6. Redes no comunitarias:

De acuerdo al mapeo de actores, se tiene una amplia gama de involucrados dentro de la región
en la actividad forestal, sin embargo solo se analizarán las relaciones con aquellos actores que
por sus características están más o menos relacionados con el PFBC.

SIMBIOSIS S.R.L. 4-27


Fundación PUMA – Fondo Ambiental
Evaluación Ambiental Estratégica del Programa Forestal Baba Carapa
Informe Final: Capítulo 4

Aserraderos

En Ixiamas existen 12 aserraderos que hacen la transformación de la madera; durante las


entrevistas con las OFC, manifestaron que no contratan personal del lugar, más bien traen de
“fuera”.

La relación del PFBC con los aserraderos es secundaria y debe enmarcarse en aunar esfuerzos
para lograr concertación en temas relacionados al acceso de servicios de apoyo a la producción
(electricidad, caminos) como compartir criterios sobre las políticas de gobierno del sector
forestal. Estos aserraderos imprimen una actitud neutra en su relación con el PFBC y, por su
afinidad con el sector existe sinergia en cuanto a sus intereses.

Prestadores de servicios maquinaria para actividades forestales:

Las OFC atraviesan la falta de prestadores de servicios de extracción. El parque de maquinaria y


equipos involucrados en el aprovechamiento forestal, sobre todo para las operaciones en el
bosque, no son suficientes, aunque las organizaciones forestales comunitarias no tienen
recursos para adquirirlas ni alquilarlas, ya que toda la maquinaria es importada. Algunas ASL
manifestaron su intención de adquirir maquinarias manuales para cortar la madera.

La relación del PFBC con estos actores es secundaria. Desde la perspectiva de los prestadores
de servicios de extracción, es neutra en cuanto al apoyo y a los intereses con el PFBC.

Servicios de consultores forestales:

En Ixiamas se presentan consultores forestales (hombres y mujeres) que ofrecen sus servicios
profesionales. Son contratados/as por las OFC para que se les brinde asesoramiento en relación
al aprovechamiento de la madera.
La relación del PFBC con los actores (hombres y mujeres) de esta red es importante (primaria)
porque conocen la problemática del sector, además de las necesidades de las OFC, en
consecuencia el PFBC puede aprovechar de su experiencia para generar capacidades tanto en
hombres como mujeres. Asimismo, apoyan la implementación del Programa buscando mayores
sinergias.

Carpinterías

En Ixiamas existen algunas carpinterías que ofrecen variedad de muebles, tanto en la


construcción como a domicilio, especialmente para cubrir el mercado local. La relación del PFBC
con esta red es secundaria y su actitud es neutral y sus intereses sinérgicos.

Servicios financieros

En general los/as socios/as de las OFC manifiestan que las entidades financieras no dan
préstamos al sector forestal, por lo que no hay un acercamiento entre ambos.

En este sentido, el PFBC y las entidades financieras tendrían una relación secundaria y la
posición de estas entidades es neutral así como el apoyo y sus intereses.

SIMBIOSIS S.R.L. 4-28


Fundación PUMA – Fondo Ambiental
Evaluación Ambiental Estratégica del Programa Forestal Baba Carapa
Informe Final: Capítulo 4

Es posible que la futura instalación de un sistema de financiamiento genere actitudes de


oposición y antagónicas con los actores de esta red, sin embargo, solo se verá con el tiempo.

4.3.6.7. Actores Institucionales

Red de ONGs

Existen ONGs que trabajan con comunidades indígenas originarias campesinas en la región
preandina amazónica y que realizan acciones de apoyo en desarrollo social. Algunas de ellas,
como PAI, JICA se dedican a la capacitación y asistencia técnica en desarrollo agropecuario y
otras áreas.

La relación de PFBC con esta red de ONGs es secundaria, sin embargo, en caso de que alguna
otra pretenda implementar programas o proyectos con las mismas características que el PFBC
será necesario un acercamiento para compatibilizar las acciones. Por el momento la actitud es
neutral al igual que sus intereses.

4.3.6.8. Red de agencias internacionales

Ixiamas a pesar de su difícil acceso ha tenido la presencia de una red de agencias de


cooperación como USAID, WWF y el propio PFBC que tiene apoyo de Holanda y Suecia. Esta
red es muy importante no tanto a nivel local sino nacional ya que su capacidad de incidencia es
alta. (Ver cuadro de Apoyo de la Cooperación Internacional al Sector Forestal de Bolivia en
Anexo IV).

Tabla 4-4: Región Preandina Amazónica: Actores-Redes y el PFBC

Actores Redes Relación con el PFBC


Calidad Actitudinal Intereses
P C S A O N S A N

PUBLICOS GM de Ixiamas x x x
GM Rurenabaque x x x
GM San Buenaventura x x x

ORGANIZACIONES COPNAG x x x
SOCIALES CIPTA X x x
FESPAI X x x
CIDOB x x x
CPIB x x x
Centrales indígenas x x x
OFC x x x
Organizaciones x x x
campesinas (FSUTCP -
CSUTCB)

Comités de vigilancia x x x

SIMBIOSIS S.R.L. 4-29


Fundación PUMA – Fondo Ambiental
Evaluación Ambiental Estratégica del Programa Forestal Baba Carapa
Informe Final: Capítulo 4

OFC x x x
EMPRESARIALES ASL x x x
Cámara Forestal de x x x
Bolivia
Aserraderos x x X
Carpinteros x X X
Concesiones forestales x X X
Programas de JICA x x x
cooperación PAI x x x
Calidad: Primarios (P) Clave (C) Secundarios (S)
Actitudinal: Apoyo (A) Oposicion (O) Neutro (N)
Intereses: Sinergicos (S) Antagonicos (A) Neutro (N)

4.4. Región Guarayos

4.4.1. Características Económicas de la región

La principal actividad económica es la forestal, ya que la Provincia Guarayos posee un gran


potencial de recursos naturales entre los cuales se pueden citar los productos forestales
maderables, asimismo otras investigaciones indican que las tres cuartas partes de los bosques
de Guarayos tienen un valor comercial presente. Sin embargo, la explotación, el uso inadecuado
y la ampliación de la frontera agrícola ponen en riesgo esta rica fuente de recursos naturales.

Según el documento “Análisis de la cadena de la madera provincia Guarayos” (Bolfor II, 2008),
la actividad forestal beneficia económicamente a la región y a su población, ya que el 83% de la
misma, a lo largo del año, desarrolla actividades económicas ligadas directa o indirectamente
con la actividad forestal. La industria con mayor infraestructura instalada en la provincia
Guarayos, es la referida al aserrío y transformación de la madera. El aprovechamiento forestal
ya tiene larga data y se inició con el aprovechamiento selectivo de mara y cedro, por lo que la
región posee gente especializada en los diferentes rubros concernientes al aprovechamiento
forestal.

Los tres municipios de Guarayos reciben ingresos por concepto de patentes forestales, lo cual
debiera comprometer a los municipios con el sector forestal. La potencialidad del bosque en la
provincia, hace que se destaque su vocación de uso forestal. De acuerdo a la clasificación del
Plan de Uso del Suelo (PLUS) el 53% es recomendado para el uso bajo manejo forestal.

En consecuencia, la actividad forestal es el motor de la economía de la región. “Si los


aserraderos paran, todo el mundo se queda sin trabajo”, expresa la población entrevistada. Esa
es la percepción general que se tiene de la importancia del sector forestal en la provincia
Guarayos, por la magnitud de las actividades que desarrollan los diferentes actores de la cadena
de la madera. En el ámbito de la provincia Guarayos, la superficie con bosque productivo está
repartida entre las comunidades de la TCO que, a través de la conformación de OFC, realizan las
operaciones de aprovechamiento y las empresas con concesiones en tierras fiscales.

De acuerdo a Alicia Tejada Soruco: “las condiciones de intervención del bosque, después de
medio siglo, continúan siendo las mismas aunque multiplicadas en número: aserraderos,
motosierras, skyders; máximos exponentes de la intervención primaria, continúan como los
dinosaurios del siglo XXI, sin una sola industria forestal instalada”.

SIMBIOSIS S.R.L. 4-30


Fundación PUMA – Fondo Ambiental
Evaluación Ambiental Estratégica del Programa Forestal Baba Carapa
Informe Final: Capítulo 4

Según la misma fuente, existen treinta aserraderos registrados en la provincia Guarayos. Una
inspección realizada el mes de marzo del presente año (2010) a 16 de éstos con la finalidad de
recabar sus registros de abastecimiento de materia prima del año 2009, dio como resultado que,
los 16 han cometido irregularidades y están sujetos a sanción por parte de la Autoridad
Boliviana de Bosques y Tierras (ABT).

Existe incapacidad de detener estos atentados contra los bosques de Guarayos desde
instituciones estatales, tiene varias causas y una de ellas es la vocación recaudadora de la ABT:
“El desmonte y el correspondiente pago de una patente que lave y purifique el pecado y la
infracción que implica el cambio de uso de suelo, se ha exacerbado, por tanto, cuanto más
desmonte, más posibilidades de recaudación, más posibilidades y más sencillas formas de ir al
mercado y para prevenir sus distorsiones incorporó algunos mecanismos preventivos y de
control, incluyendo los referidos a la aplicación de los derechos indígenas y al derecho
administrativo evitando así se diluya la responsabilidad por el control.

Uno de los mecanismos de control en el bosque son los certificados forestales de origen (CFOs),
quienes poseen áreas de aprovechamiento forestal otorgadas por el Estado los utilizan para
registrar y así demostrar a la autoridad competente la procedencia, volúmenes y estado de la
madera.

Los/as indígenas son considerados/as como el pilar de la conservación de los bosques en


Guarayos. Sin embargo, para éstos los bosques se han convertido en un espacio habitado por
otros actores: veinticuatro horas al día entran y salen de allí, cientos de “motosierristas”,
maquinistas, camiones, “comercializadores”, en franco desmedro de los recursos forestales y la
economía de las TCOs, puesto que son los que menos se benefician por falta de fortalecimiento
de sus capacidades para el aprovechamiento, según expresaron en las entrevistas realizadas.

Recientemente se han presentado grandes incendios forestales que han devastado miles de
hectáreas, lo que ha generado pérdidas cuantiosas para los pueblos indígenas.

En la región de Urubichá - Guarayos, existe una gran cantidad de planes de manejo


comunitarios en proceso, lo que significa un buen potencial para el PFBC. La provincia es
extensa en términos de bosques naturales, por lo que se prevé que la tendencia será una
participación activa de las comunidades y empresas privadas en el sector forestal de la región.

En Urubichá se estableció el interés de dos OFC (Cururú y AIFU) en el manejo forestal


comunitario, las mismas que se encuentran en funcionamiento, y otra (Achimú) en la producción
de chocolate silvestre. De estas tres iniciativas, la que más experiencia en manejo forestal y
organización es la de Cururú, la misma que cuenta con la certificación forestal por parte del FSC.

Las tres OFC (hombres y mujeres) manifiestan contar con limitaciones y desafíos en la
implementación de sus planes de manejo, lo que varía en función a sus perspectivas y
dependencia del manejo. En el caso de Cururú, por ejemplo, el manejo forestal es su primera
fuente de ingreso para la comunidad, mientras que las otras dos comunidades tienen otras
actividades económicas (agricultura: arroz, maíz, yuca, plátano) como primera actividad. La OFC
Achimú refiere que sus necesidades son desarrollar capacidades de manejo del chocolate,
acopio y su procesamiento. Las otras dos OFC requieren recursos para las operaciones de
aprovechamiento y transporte.

SIMBIOSIS S.R.L. 4-31


Fundación PUMA – Fondo Ambiental
Evaluación Ambiental Estratégica del Programa Forestal Baba Carapa
Informe Final: Capítulo 4

Respecto a la comercialización de madera, mencionaron las OFC de la zona que el CONFOR les
sería de gran ayuda pues tienen interés de contar con un centro que les compre su madera a
precios justos, a la fecha, existe un solo aserradero en Urubichá, pero en la región se tienen 30
aserraderos y hasta dos industrias de transformación de la madera.

En consecuencia, el nivel de atención, preparación, entrenamiento y asignación de esfuerzos al


manejo forestal varía de una comunidad a otra, y esto es algo que puede afectar el nivel de
compromiso o involucramiento de la OFC seleccionada en sus responsabilidades de manejo
sostenible. Por ejemplo, en la OFC Cururú, es la propia comunidad la que hace el censo forestal,
mientras que en AIFU la OFC contrata consultores y agentes externos para que hagan este
trabajo.

Otra actividad de importante es la agricultura y pecuaria que permiten generar ingresos


económicos de subsistencia en los municipios de la región.

Con lo expuesto se observa la necesidad de apoyar al sector productivo forestal con centros de
transformación en sus diferentes fases: la primera transformación, la segunda transformación y
la comercialización interna y externa. Sin olvidar procesos de capacitación a hombres y mujeres
para un mejor aprovechamiento del bosque. En consecuencia, es una zona apropiada para el
emplazamiento del CONFOR que es parte del PFBC, que tenderá a la valoración del bosque y
disminuirá la ilegalidad forestal.

4.4.2. Necesidades Básicas Insatisfechas

La provincia Guarayos tiene el 97,6% de su población con necesidades básicas insatisfechas,


situación que no ha cambiado significativamente durante el periodo intercensal 1992 – 2001,
como puede apreciarse en la tabla 4-5. El municipio de Ascención de Guarayos presenta una
disminución del 7.3%, la más alta en comparación de los otros dos municipios; Urubichá
presenta un descenso del 6.8% y El Puente solo del 1.8%. Esta situación puede deberse a un
aumento en la generación de ingresos por el aprovechamiento forestal en las últimas décadas,
lo que ha sido coadyuvado con la mejora del camino.

Teniendo en cuenta estos datos, se estima que el PFBC contribuirá a la dinamización de la


economía de la región, lo cual influirá en la mejora de los ingresos económicos de la población.

Tabla 4-5: Región Guarayos: Población con NBI según municipio


(en porcentaje) Censos 1992 – 2001

Mortalidad
Provincia Municipio NBI 1992 NBI 2001
infantil
Guarayos Ascención de
94,80 87.5 63,00
Guarayos
Guarayos El Puente 99,00 97.2 77,00
Guarayos Urubicha 99,10 92.3 57,00
FUENTE: Elaboración propia en base datos INE. 2001

SIMBIOSIS S.R.L. 4-32


Fundación PUMA – Fondo Ambiental
Evaluación Ambiental Estratégica del Programa Forestal Baba Carapa
Informe Final: Capítulo 4

4.4.3. Nivel educativo

El nivel educativo es un indicador importante para la concreción de todos los componentes del
PFBC, razón por la que se inserta en el análisis.

El departamento de Santa Cruz presenta una tasa de cobertura neta de 92.1% para el año
2007, levemente superior a la nacional (91.8%). Estos datos resaltan la importancia que se ha
dado en la educación que ha pasado a ser una inversión para la preparación del capital social.
En cuanto a la tasa de término a 8vo. de primaria se puede observar que la tendencia nacional
ha sido positiva en la última década, pasando de 71,5% en 2001 a 74,7% en 2007. En la región
se presenta un rango entre 66.71% a 83% de término hasta 8º de primaria (Fuente: UDAPE,
abril 2010).

En relación a la infraestructura educativa, las escuelas rurales ofrecen el servicio hasta 8º de


primaria. Únicamente en los centros urbanos se puede acceder hasta el nivel secundario y en
algún caso a formación técnica.

Como en las otras regiones, es muy difícil para la población, especialmente del área rural lejana
acceder a los servicios de educación, ya que para continuar los estudios secundarios deben salir
de su comunidad de origen.

Estos aspectos son muy importantes y se deben profundizar con el fin de que el PFBC adecue
sus estrategias de intervención en relación al fortalecimiento de capacidades.

4.4.4. Indicadores de salud

En la tabla 4-4 se muestra las tasas de mortalidad infantil por municipios, El Puente presenta
una tasa mayor de mortalidad infantil en la región superior al promedio nacional. Esta situación
está asociada a la falta de servicios de salud, corroborando la situación de pobreza de la
población.

4.4.5. Relaciones de género

Según el Documento con resultados finales de la consultoría para fortalecimiento de la


participación de las mujeres en proyectos del Programa Baba Carapa (2010)4, “en 4
organizaciones forestales de Guarayos, el 100 % de las mujeres socias NO participan en
ninguna actividad forestal…”

Añade que “el caso de la OF Cacao Urubicha (Guarayos), dedicada a la producción de cacao
difiere de las demás, pues por ser considerada mas una actividad agrícola, la participación de
mujeres y hombres es complementaria, tomando en cuenta sus habilidades diferenciadas en
cada uno de los procesos de producción”.

En consecuencia, la población de esta región mantiene pautas culturales que no permiten que la
mujer incursione en espacios ocupados por los hombres, quienes pretenden mantenerla
subordinada especialmente en la toma de decisiones.

4
Elaborado por Susana Sarmiento. 2010.

SIMBIOSIS S.R.L. 4-33


Fundación PUMA – Fondo Ambiental
Evaluación Ambiental Estratégica del Programa Forestal Baba Carapa
Informe Final: Capítulo 4

Sin embargo, es innegable su relación con el bosque ya que aprovecha sus alimentos,
medicinas, obtiene ingresos por venta de subproductos no forestales, que expende a lo largo del
camino.

El mismo estudio reconoce que el rol doméstico culturalmente asignado a la mujer es reforzado
cuando asume la tarea de elaborar los alimentos para “los socios que están trabajando en el
monte durante el aprovechamiento forestal. El 24 % de las mujeres socias de las OF de ambas
regiones, trabajan en actividades de cocina, mientras que 13 % de mujeres NO socias, son
subcontratadas para este trabajo”.

Además añade: “Esta característica casi generalizada en la mayor parte de las OF (incluyendo a
Cacao Urubicha), se concibe como un aporte importante de las socias a su organización, en el
entendido cultural de que mientras el grupo de varones está produciendo una fuerza de trabajo
en el monte, las mujeres están “produciendo comida” y por tanto, estarían “reproduciendo la
fuerza de labor de los socios y/o esposos” en beneficio de las Organizaciones Forestales”.

En relación a la participación de las mujeres en la gestión organizacional forestal, son contadas


las mujeres que incursionan en espacios de decisión u ocupando cargos tales como
secretaria de actas, vocal o de hacienda.
Asimismo, el hecho de ser socias y madres de familia, se ha constituido en un aspecto limitante
de la mayor parte de las mujeres que pertenecen a estas OF. Más del 70 % tienen un promedio
de 8 hijos y en la mayor parte de los casos, son menores a los 9 años, según el mismo
documento. Esta situación las margina de cualquier actividad fuera del hogar ya que
sobre ellas está la responsabilidad de cuidar a los/as hijos/as.

Sin embargo, el documento reconoce que en el caso de la región de Guarayos, por las
necesidades presentadas en el trabajo de campo - y en algún caso por propia iniciativa -, las
mujeres se han ido integrando a tareas como planilleras, “winchadoras” y “materas” (ubicación
de sendas), que no demandan de mucho esfuerzo físico, pero sí de conocimientos básicos de
lectura y escritura, manejo de instrumentos y conocimiento del entorno.

En el caso de los ingresos económicos por concepto de actividades forestales, los


jornales más altos para hombres y mujeres por las mismas actividades “está en un orden de 80
Bs/día. Sin embargo, para la actividad de cocina, el jornal se mantiene en 50 Bs/día. Lo que
quiere decir, que esta labor no significaría precisamente un aliciente económico para las mujeres
de esta región”.

En el caso de Guarayos, las mujeres podrían acceder a ganar un monto cercano a 5.400 Bs.- por
90 días de trabajo en todo el proceso de aprovechamiento forestal, realizando cualquiera de las
tareas.

“En todo caso, la participación de las mujeres en procesos forestales (independientemente de la


cocina), puede generar ingresos adicionales a la economía familiar y a la vez, promover una
posición de visibilización de sus capacidades al interior de sus organizaciones”.

SIMBIOSIS S.R.L. 4-34


Fundación PUMA – Fondo Ambiental
Evaluación Ambiental Estratégica del Programa Forestal Baba Carapa
Informe Final: Capítulo 4

Considerando lo mencionado, se prevé mayor incursión de la mujer en actividades


forestales toda vez que los beneficios para el grupo familiar son buenas, por tanto el
PFBC deberá tener una estrategia transversal de capacitación a hombres y mujeres que permita
visibilizar la importancia de impulsar a la mujer en el aprovechamiento forestal.

4.4.6. Redes y relaciones en la Región Guarayos

Tabla 4-5: Región Guarayos: Actores-Redes y el PFBC

Actores Redes Relación con el PFBC


Calidad Actitudinal Intereses
p c s A o N S a n
PUBLICOS GM Urubicha X X X
GM Ascencion X X X
GM El Puente X
Subgoberna X X X
Asambleístas X X X
departamentales
UOBT X X X
Asambleista uninominal X X X
SOCIALES COPNAG X X X
centrales indigenas X X X
CEMIG X X X
CIDOB X X X
Otras redes (comités de X X X
vigilancia, centrales
campesinas)
EMPRESARIALES OFC en TCO X X X
ASL X X X
AFIG X X X
IOC CON POAF DE 3 HAS X X X
Y PGMGF MENOR A 200
HAS
EMPRESARIOS CON X X X
CONCESIONES
FORESTALES
Empresas de aserrío y X X X
laminación
Prestadores de servicios X X X
maquinaria para
actividades forestales
Servicio de consultores X X X
forestales
Carpinterías X X X
Cooperativas de ahorro y X X X
crédito (Jesús Nazareno,
La Trinidad) y fondos
financieros (Prodem,
Fondeco)
INSTITUCIONALES ONGs: X X X

SIMBIOSIS S.R.L. 4-35


Fundación PUMA – Fondo Ambiental
Evaluación Ambiental Estratégica del Programa Forestal Baba Carapa
Informe Final: Capítulo 4

Actores Redes Relación con el PFBC


Calidad Actitudinal Intereses
p c s A o N S a n
CEADES,CIPCA,VISION
MUNDIAL, PLAN
INTERNACIONAL
AGENCIAS X
INTERNACIONALES:
SNV,SOSFAIM,VIOLENS,
USAID
Calidad: Primarios (P) Clave (C) Secundarios (S)
Actitudinal: Apoyo (A) Oposición (O) Neutro (N)
Intereses: Sinérgicos (S) Anatagónicos (A) Neutro (N)

4.6.1. Actores Públicos

Red de Gobiernos Municipales:

Dada la presencia del PFBC en el municipio de Urubicha la importancia que debe dar el
programa a la relación con el poder local público es clave para que el mismo no obstaculice el
avance del programa. La actitud de los actores hombres y mujeres del municipio es de pleno
apoyo y consideran que pueden establecer una relación sinérgica, especialmente desde el punto
de vista que en el municipio se ofrezca alternativas de desarrollo económico y que la capacidad
institucional del municipio sea fortalecida mediante la UFM.

La calidad de la relación con el municipio de Ascensión debe ser considera como importante
entre otros factores, porque al estar asentado en su espacio la capitalia de la provincia su
influencia en el contexto es central. El apoyo al programa y el hecho que el mismo se asiente
en Urubicha es una señal de que las autoridades municipales de Ascensión no pretenden
obstaculizar al PFBC. En cuanto a los intereses esta la expectativa que el programa apoye a la
UFM.

La relación con el Gobierno Municipal de El Puente es, por ahora, secundaria dada la orientación
que tienen las autoridades en su mayor preocupación por lo agropecuario antes que lo forestal.
Esta relación del programa con el Gobierno Municipal de El Puente debería cambiar conforme el
programa avance en su desarrollo hacia una calidad de importancia mayor. Desde la perspectiva
de las autoridades del poder local hacia el programa su actitud es neutra al igual que los
intereses. No ven el programa muchas oportunidades ni tampoco perjuicios e intereses
antagónicos.

La conformación del Comité de seguimiento del programa en el que participan los a partir del
mismo se tres gobiernos municipales puede convertirse en una buena oportunidad para que
revitalice la mancomunidad Guaraya que ha dejado de funcionar. En todo caso las tensiones
entre los tres gobiernos municipales es una constante que está definida por la rivalidad en
cuanto al acceso de recursos concurrentes de nivel departamental.

SIMBIOSIS S.R.L. 4-36


Fundación PUMA – Fondo Ambiental
Evaluación Ambiental Estratégica del Programa Forestal Baba Carapa
Informe Final: Capítulo 4

Red de Gobierno departamental:

La sub-gobernación es un espacio al que el programa debe darle una importancia secundaria ya


que el mismo no termina de consolidarse como espacio de gestión local que genere sinergias
con los municipios. Desde la actitud y los intereses la Subgobernacion está en una posición
neutra con relación al PFBC. Sin embargo, esto podría mantenerse o cambiar hacia actitudes de
apoyo o rechazo dependiendo de la forma como el programa se relacione con la Gobernación de
Santa Cruz y con su dirección de medioambiente. Dado el desarrollo institucional de la
Gobernación de Santa Cruz es importante que el programa se posicione ante esta instancia de
poder departamental como una oportunidad para generar intereses sinérgicos en cuanto a
temas de desarrollo del sector forestal departamental.

En cuanto a los/as asambleístas departamentales, de los que tienen la representación de la


provincia (territorial y étnica), si bien la importancia es secundaria por parte del proyecto y la
actitud e intereses de los mismos hacia el PFBC es neutra, el programa, dependiendo de la
estrategia que implemente para la incidencia en políticas y normas, deberá mantener o avanzar
a subir la importancia de su relación con estos actores que tienen incidencia en las políticas
departamentales. La provincia Guarayos, en una asamblea indígena, eligió en abril del 2009 a
Wilson Añez Yamba y Celinda Agei Urapogui como asambleístas del pueblo indígena guarayo
para la Asamblea Legislativa Departamental de Santa Cruz. En las elecciones del 4 de abril para
gobernadores y asambleistas departamentales fue electa la indígena Antonia Irayigra como
asambleísta territorial por la provincia Guarayos

Red de Gobierno Nacional

UOBT

Desde la perspectiva del PFBC la relación con esta unidad es clave dadas las competencias que
tiene en el ámbito local. Sin embargo desde la perspectiva de los actores locales de esta
repartición, debido a su reciente incorporación y novatez en el sector, tanto su actitud como
interés con el programa es neutra. Con el pasar del tiempo estas percepciones seguro
cambiaran ya sea por incidencia del propio programa o por disposiciones que bajen de los
niveles superiores de la ABT o del Ministerio de Medio Ambiente y Aguas. En este sentido y dada
la acertada estrategia del programa de constituir espacios de seguimiento y concertación no
solo locales sino también a nivel nacional, es previsible que las ordenes hacia niveles sub-
nacionales sean favorables al programa.

Asambleístas Uninominales y Étnicos

Dado que en este periodo legislativo se tiene en la agenda de la Asamblea Plurinacional la


aprobación de leyes referentes al sector, la relación que debe establecer el programa con el
diputado uninominal y con el diputado/a por circunscripción indígena (Guarayo-Ayorea Titular:
Bienvenido Zacu Mborobainchi Suplente: Teresa Nominé Chiqueno Santa Cruz MAS-IPSP)
debería ser de importancia en cuanto a acciones de incidencia se quiera realizar. Desde la
perspectiva del/a Asambleísta indígena tanto el apoyo como los intereses son neutros para con
el programa.

SIMBIOSIS S.R.L. 4-37


Fundación PUMA – Fondo Ambiental
Evaluación Ambiental Estratégica del Programa Forestal Baba Carapa
Informe Final: Capítulo 4

4.4.6.2. Actores sociales

Red IOC

La COPNAG pasa por una crisis interna de liderazgo y paralelismo que, a pesar de ello, no le
resta su importancia. En un intento de terminar esta crisis a finales de enero del 2011 La Central
de Organizaciones de los Pueblos Nativos Guarayos (COPNAG) llevó adelante la Gran Asamblea
del Pueblo Indígena Guarayo en Ascensión, evento en el que de acuerdo a sus estatutos y con
la presencia de las 6 centrales comunales: Central Comunal Indígena de Yotaú (CCIY), Central
Interétnica Ascensión (CIEA), Central Comunal Urubichá (CECU), Central Comunal Indígena de
Yaguarú (CECY), Central Comunal Salvatierra (CENCOS) y Central Comunal San Pablo (CCSP),
se eligió a la nueva directiva de esta organización indígena, que quedó conformada por 4
mujeres y 6 hombres a la cabeza de Eladio Uraeza. Sin embargo es recomendable que el
programa se mueva, en su relación la organización matriz de la TCO, con tino sociopolítico para
no ser víctima de las tensiones internas que podrían afectar su imparcialidad y carácter técnico.

Desde la perspectiva de la COPNAG la actitud hacia el programa es de apoyo y en cuanto a los


intereses ven en el programa una oportunidad de desarrollar sinergias que permitan desarrollar
el manejo forestal en la TCO a cargo de las OFC. Estas actitudes e intereses favorables hacia el
PFBC se incrementan entre las centrales y comunidades que participan directamente del
programa.

Dado el enfoque de género que el PFBC busca privilegiar en su accionar, la relación con la CMIG
es clave para que la misma se potencie e incida en las políticas comunales y regionales en
cuanto a la valorización de la mujer en la gestión forestal. Desde la perspectiva de la CEMIG ven
en el programa oportunidades de apoyo por lo que apuntalan su ejecución y consideran que el
mismo les va generar actividades sinérgicas en pro de las comunidades y de las mujeres en
particular.

En el nivel nacional la importancia que el PFBC le da la CIDOB es clave para que el programa
mantenga y profundice su legitimidad técnica y social. Si bien la actitud hacia el programa por
parte de la CIDOB es de apoyo, observan que el programa está tardando demasiado en
arrancar. En cuanto a los intereses los lideres y liderezas indígenas consideran que hay mucho
potencial sinérgico con el PFBC ya que la apuesta de que sean los indígenas hombres y mujeres
parte de un proceso de aprovechamiento integral del bosque puede convertirse en una primera
experiencia demostrativa de manejo vertical con participación indígena. La incorporación de un
líder de la COPNAG (secretaria de RRNN) entre los principales dirigentes de la CIDOB es una
oportunidad para el programa en este tiempo que está en diseño varias normativas referidas al
sector forestal.

4.4.6.3. Otras redes

Los comités de vigilancia, dado su actual descreimiento social por el que pasan, son de
importancia secundaria para el PFBC, pero el programa deberá estar atento a la futura ley
marco de participación y control social que se debatirá en la asamblea plurinacional. La
importancia de esta ley radica en que se pretende, por lo menos en los borradores que han
circulado (4), dar poderes especiales a los órganos de control social como el de exigir
información a los programas asentados en su territorio y aprobar o vetar su presencia.

SIMBIOSIS S.R.L. 4-38


Fundación PUMA – Fondo Ambiental
Evaluación Ambiental Estratégica del Programa Forestal Baba Carapa
Informe Final: Capítulo 4

Las centrales agrarias, más presentes en el municipio El Puente, si bien son de importancia
secundaria para el programa, éstas juegan un papel muy importante cuando de defender los
intereses de sus miembros se refiere, especialmente en cuanto a nuevos asentamientos u
ocupación de predios que consideran “vacios”. Estos incidentes han provocado que se den
connatos de enfrentamiento con indígenas de la TCO guarayos. El PFBC deberá tomar en cuenta
estos potenciales conflictos cuando concretice las alianzas con las comunidades y ASL.

4.4.6.4. Actores empresariales

Según varias fuentes, la actividad forestal beneficia (económicamente) a la región y a su


población, ya que el 83% de la misma, a lo largo del año, desarrolla actividades económicas
ligadas directa o indirectamente con la actividad forestal (UAGRM y FAMNKM. Estudio de la
forma de uso de recursos naturales y su impacto ambiental y social en la Provincia Guarayos.
Documento interno SNV. 2006.) La potencialidad del bosque en la provincia, hace que se
destaque su vocación de uso forestal.

De acuerdo a la clasificación del Plan de Uso del Suelo (PLUS) 53% es recomendado para el uso
bajo manejo forestal. El aprovechamiento forestal en la provincia Guarayos es realizado por: a)
Concesiones forestales, b) Autorizaciones a comunidades en superficies mayores a 200 ha. c)
Autorizaciones en superficies menores de 200 ha. d) Desmontes e) Planes de desmonte para
habilitar tierras para la agricultura

4.4.6.5. Redes comunitarias

Las OFC

Las organizaciones forestales comunitarias y sociales, que engloba a OFC y ASL) son para el
PFBC de importancia clave en el relacionamiento ya que del mismo depende el éxito o fracazo
del programa. La experiencia de las OFC en su relacionamiento con otros programas similares al
PFBC les ha dejado la sensación que se gasta mucho tiempo en talleres y cursos de
capacitación, por lo que esperan que esto no se repita. La modalidad de la escuela de proyectos
que tiene el PFBC apoya desde el principio una relación constructiva entre el programa y la
comunidad. Los comunarios que no son parte del equipo técnico de la OFC consideran que el
proceso de socialización del plan de negocio para el aprovechamiento debe ser más amplio
entre todos los comunarios. En general las OFC que ya están en el programa tienen una positiva
actitud hacia el PFBC y sus intereses sinérgicos están elevados.

La expectativa de formar parte de un programa donde los indígenas son parte del negocio es
novedoso para las OFC y consideran que el PFBC les ayudara a mejorar las relaciones con tres
actores: 1) Compradores, a quienes les venden la madera en tronca puesta en tocón o en el
patio de rodeo. 2) oferentes de servicios profesionales, a los que les contratan para la
elaboración de PGM, POA, IAPOAF. 3) oferentes de servicios de maquinaria para extraer la
madera del bosque, abrir caminos, corte, rodeo, carguío y transportarlo al aserradero. Para la
OFC es también motivador el saber que el proyecto va aprovechar el ocho ya quee s una
especia en abundancia en la zona. Las OFC que no están en el programa consideran que el
PFBC es una buena oportunidad, pero que su sistema de selección es muy complicado.

SIMBIOSIS S.R.L. 4-39


Fundación PUMA – Fondo Ambiental
Evaluación Ambiental Estratégica del Programa Forestal Baba Carapa
Informe Final: Capítulo 4

La AFIG

Es una organización funcional de la COPNAG, cuyo propósito es ejercer el derecho al territorio y


al acceso y control de sus recursos naturales, como base del desarrollo humano integral, a partir
de su identidad cultural. Agrupa a las OFC de la TCO guarayos. Como instancia propia de las
OFC es importante que el PFBC fortalezca sus relaciones con la AFIG dentro de una de las
medidas en pro de la replicabilidad de las buenas prácticas del proyecto. Desde la perspectiva
de AFIG apoyan al PFBC y consideran que existen relaciones sinérgicas en potencia que deben
ser desarrolladas.

IOC con POAF de 3 Ha y PGMGF menor a 200 Ha

En los últimos años, los planes menores a 200 ha. y los POAF de 3 ha se han convertido en el
mecanismo principal para extraer madera, por ubicarse en áreas cercanas a las carreteras o
caminos principales, ya que tienen menores costos de operación, que les permite ofrecer la
materia prima a menores precio. Al inicio de la implementación del nuevo Régimen Forestal, las
comunidades indígenas utilizaban solo planes mayores de 200 ha, para ejercer su derecho al
aprovechamiento forestal comercial. En los últimos años, están usando también los planes
menores a 200 hectáreas; a través de este mecanismo están aportando casi igual cantidad de
volumen de madera como los planes grandes. Si bien para el PFBC la relación con estas
comunidades es secundaria no hay que dejar de considerarlas como actores del mercado en
Guarayos. Desde la perspectiva de los OIC que hacen manejo en estas condiciones tanto el
apoyo como los intereses con relación al programa son neutros.

Aunque se prevé una muy buena relación con las OFC y ASL, es recomendable que el PFBC
mantenga un espacio de comunicación y acercamiento con las otras que no podrán ser parte del
Programa, a efectos de evitar conflictos por esta razón. Una fuente de conflicto más probable,
como se ha mencionado a lo largo del informe, son los productores y comercializadores
informales e ilegales, quienes podrían ver amenazados sus intereses por la llegada del PFBC en
sus áreas de acción. La zona de Guarayos es un sitio de alta sensibilidad por el asentamiento de
más de 40 barracas y aserraderos que compran madera sin importar la fuente. En casos de
conflictos, será muy importante que las propias OFC y ASL beneficiarias del Programa defiendan
al Programa.

4.4.6.6. Redes no comunitarias

El espectro de actores dentro de esta red es muy amplio como se puede notar en el cuadro. A
continuación se detallarán a las que por sus características interesan al PFBC.

Empresarios con concesiones forestales

En Guarayos existen 11 empresas que tienen en concesión 395,534 hectáreas. No todas ellas
tienen actividad continua de aprovechamiento forestal. En los últimos años el funcionamiento de
las empresas que obtuvieron concesiones y que están asentadas en la provincia Guarayos, ha
sido con muchas irregularidades, la mayoría de ellas tienen aserraderos que están operando con
madera de áreas fuera de sus concesiones. Por otro lado en algunas concesiones han
incursionado colonizadores de manera ilegal. Finalmente (El Deber, 18/Sep/2005), algunas
concesiones forestales se han estado convirtiendo en propiedades agrarias.

SIMBIOSIS S.R.L. 4-40


Fundación PUMA – Fondo Ambiental
Evaluación Ambiental Estratégica del Programa Forestal Baba Carapa
Informe Final: Capítulo 4

La relación del PFBC con estas empresas es secundaria y debe enmarcarse en la posibilidad de
unir esfuerzos para hacer lobbying (cabildeo) en cuanto al acceso de servicios de apoyo a la
producción (electricidad, caminos) como al compartir criterios sobre el cambiante marco legal.
Las empresas con relación al PFBC adoptan una actitud neutra en cuanto al apoyo y los
intereses porque “el mercado es amplio y demanda más de lo que podemos producir” (Jefe
Campo, Sobolma, 2010).

Aserraderos

La actividad forestal es el motor de la economía de la región. “Si los aserraderos paran, todo el
mundo se queda sin trabajo” (El Deber. Jaime Cuñanchiro, presidente comité cívico Guarayos.
Nota de prensa.Febrero, 2007).

La industria con mayor infraestructura instalada en la provincia Guarayos, es la referida al


aserrío y transformación de la madera. En Guarayos hay por lo menos quince aserraderos
operando regularmente. Los que hacen el aserrío de la madera en tronca, cuentan con
maquinaria apropiada y el personal que las maneja. Cada empresa ocupa alrededor de 50
personas por día, 25 en cada turno, este trabajo se realiza durante 8 meses de manera intensa;
cuentan con personal que se ocupa del mantenimiento de las máquinas o contratan técnicos de
afuera, y responsables de los asuntos contables y de oficina (SNV, 2009).

Dada la apuesta que tiene el PFBC de aprovechar el ochoó, es bueno referirse a un uno de los
aserraderos de mayor crecimiento y que está incorporando tecnología apropiada a las especies
endémicas de Guarayos: Amazcruz. Se asentó en Guarayos hace 3 años. Se compro el
aserradero de Jorge Arteaga, cuenta con todos los permisos ambientales y registro en la ABT.
Lo novedoso de su trabajo es que solo ocupa especies blancas: Hoja de Yuca, Yesquero Blanco
y Ochoo. Su capacidad de producción diaria es de 130 metros cúbicos rola. Tiene 5 cámaras de
secado en Guarayos y 15 en La Paz. La empresa solo corta madera para AMAZONIC MAD SRL
que es la empresa que realiza todo el procesamiento de la madera en La Paz y lo exporta hacia
Europa: Francia, Rumania, España. También produce puertas para el mercado interno.
Amazcruz y Amazonic son parte un grupo Empresarial que es el destino final de la madera. Este
año 2011 han firmado un convenio con la OFC AISU, de Urubicha, para que les provea madera
controlada, iniciando el proceso de certificación (entrevista con Moises Navia, funcionario de
AMAZCRUZ, diciembre, 2010).

La relación del PFBC con los aserraderos es secundaria y debe enmarcarse en la posibilidad de
unir esfuerzos para hacer lobbying (cabildeo) en cuanto al acceso de servicios de apoyo a la
producción (electricidad, caminos) como al compartir criterios sobre el cambiante marco legal.
Las empresas con relación al PFBC adoptan una actitud neutra en cuanto al apoyo y los
intereses.

Prestadores de servicios maquinaria para actividades forestales

En Guarayos se ubican 4 empresas dedicadas a la prestación de servicios de extracción y venta


de trozas. El parque de maquinaria y equipos involucrados en el aprovechamiento forestal,
sobre todo para las operaciones en el bosque, no son suficientes; muchas comunidades quedan
sin aprovechar o lo hacen parcialmente, por la falta de maquinaria. Un déficit en oferta de
maquinaria, que principalmente perjudica a las organizaciones forestales comunitarias que no

SIMBIOSIS S.R.L. 4-41


Fundación PUMA – Fondo Ambiental
Evaluación Ambiental Estratégica del Programa Forestal Baba Carapa
Informe Final: Capítulo 4

tienen recursos para adquirirlas ni están disponibles para alquilarlas. La red de prestadores de
servicios en Guarayos tiene carácter informal, no pertenecen a asociación alguna.

La relación del PFBC con estos actores es secundaria. Desde la perspectiva de los prestadores
de servicios de extracción, debido a la realidad del mercado, es neutra en cuanto a al apoyo y
los intereses con el PFBC.

Servicios de consultores forestales

En Guarayos hay más de 14 oferentes de estos servicios. Los consultores forestales (hombres y
mujeres) juegan un papel importante en el desarrollo de la cadena de la madera; desde el
asesoramiento técnico, como responsables de dirección de las operaciones de censo y del
aprovechamiento, hasta en la elaboración de los documentos requeridos por la
Superintendencia Forestal (actual ABT) para autorizar las operaciones en el bosque. Pueden
convertirse en algunos casos en un puente en la conexión de prestadores de servicios y los
compradores de madera. También dan asesoramiento en el control de calidad del producto a
compradores y facilitan información entre vendedores y compradores (UAGRM, Fundación
Amigos del Museo Noel Kempff: “Estudio de la forma de usos de recursos naturales y su
impacto ambiental y social en la provincia Guarayos”. Documento interno SNV. Julio 2006).

La relación del PFBC con los actores de esta red es importante porque es a partir de esta
relación que se puede incidir en la formación y capacitación de recursos humanos de hombres y
mujeres con valores y competitivos a través de los centros de enseñanza formales. Desde la
perspectiva de los/as consultores, apoyan al PFBC porque consideran “que es una oportunidad
de pega y de capacitación” (Miguel Arda, consultor, entrevista personal, diciembre 2010). En
relación a los intereses, los/as consultores consideran que el PFBC es una oportunidad para la
generación de capacidades locales.

Carpinterías

En el municipio existe una asociación de carpinteros conformada en marzo de 2005 y aglutina


alrededor de 30 socios, de los cuales solo 12-15 son activos. Se siguen creando otras nuevas
carpinterías. Por el crecimiento poblacional se incrementó la construcción de viviendas y subió la
demanda de puertas, marcos, ventanas, muebles, etc. La mayoría de las carpinterías realizan su
trabajo de manera artesanal, (Sonia Cahuasiri, consultoría realizada para el Municipio de
Ascensión, 2008). Los carpinteros necesitan recursos económicos para ampliar sus talleres,
comprar máquinas, comprar más material pero es difícil acceder a los créditos por la cantidad
de requisitos que no pueden cumplir.
La relación del PFBC con esta red es secundaria y ellos perciben al programa desde una posición
neutra tanto desde el apoyo como de los intereses.

Servicios financieros

En Ascensión existen 3 cooperativas de Ahorro y crédito: La Merced, FADES y La Trinidad; esta


última tiene experiencia de haber trabajado con financiamiento a una empresa de aserrío.
Existen también tres financieras: FONDECO y PRODEM que tienen agencias en la provincia
Guarayos.

SIMBIOSIS S.R.L. 4-42


Fundación PUMA – Fondo Ambiental
Evaluación Ambiental Estratégica del Programa Forestal Baba Carapa
Informe Final: Capítulo 4

La relación del PFBC con esta red es secundaria y perciben al programa desde una posición
neutra tanto desde el apoyo como de los intereses. La futura instalación de un sistema de
financiamiento podría generar actitudes de oposición y antagónicas con los actores de esta red,
pero eso se verá con el tiempo.

4.4.6.7. Actores Institucionales

Red de ONGs

Instituciones que trabajan con comunidades IOC en Guarayos y que realizan acciones de apoyo
en desarrollo social. Algunas de ellas, como CIPCA, se dedican a la capacitación en liderazgo y
asistencia técnica en desarrollo agropecuario.

La relación de PFBC con esta red de ONGs es secundaria y desde el punto de vista de ellas su
actitud es neutra como los intereses para con el programa. Dada la influencia que tiene CIPCA
entre los actores sociales (hombres y mujeres) y las redes IOC, es recomendable que el
programa establezca una relación de diálogo abierto con esta ONG que tiene alcance nacional.

4.4.6.8. Red de agencias internacionales

En el caso de Guarayos la presencia de esta red de agencias está dada por el Programa PAI de
USAID y el propio PFBC que tiene apoyo de Holanda y Suecia. Esta red es muy importante no
tanto a nivel local sino nacional ya que su capacidad de incidencia es Alta. (ver Anexo IVb Apoyo
de la Cooperación Internacional al Sector Forestal de Bolivia).

Existe una amplia variedad de proyectos y programas en el ámbito forestal a lo largo del
territorio nacional con los que el Programa tendrá que relacionarse, cooperar y en algunos casos
competir. Por ejemplo, en la zona de Guarayos-Urubichá y Chiquitania, los más destacados son
el PAI y BOLHISPANIA, que trabajan en los mismos temas del PFBC.

Las ONGs FAN, WWF y FCBC tiene un rol de conservación y desarrollo de conocimientos, los
cuales podrán ser muy útiles para asistir técnicamente al PFBC en aspectos de conservación y
biodiversidad.

La elaboración de la Estrategia Bosques y Cambio Climático a través de un equipo nacional


REDD fue establecido en julio del 2009 y trabaja bajo la responsabilidad del Programa Nacional
de Cambio Climático. Su mandato es elaborar la Estrategia Bosques y Cambio Climático y
asegurar la coordinación de las diferentes iniciativas REDD+ en el país. Por el momento, para el
tema de reducción de emisiones por deforestación y degradación forestal, Bolivia cuenta con el
apoyo de UN-REDD, del FCPF, de la cooperación alemana, y de la cooperación danesa. Las
coordinación y complementariedad entre estos donantes están aseguradas por el equipo
nacional REDD. La elaboración de la Estrategia Nacional Bosque y Cambio Climático, de la nueva
Política Ambiental y de la nueva Ley Forestal.

La existencia de este marco de resultados único, elaborado por el gobierno con el apoyo de las
diferentes iniciativas de apoyo, garantiza y asegura la perfecta coordinación entre estas
iniciativas tanto a nivel programático como presupuestario. El apoyo de la Cooperación Alemana
está dirigido i) al desarrollo y la implementación de la estrategia REDD+; ii) al fortalecimiento de

SIMBIOSIS S.R.L. 4-43


Fundación PUMA – Fondo Ambiental
Evaluación Ambiental Estratégica del Programa Forestal Baba Carapa
Informe Final: Capítulo 4

la ABT y de la DGF para implementar elementos de dicha estrategia; iii) a la implementación de


proyectos pilotos REDD+ a nivel de municipios incluyendo un fondo para incentivar la reducción
de la deforestación. Estos proyectos pilotos pueden comprobar la factibilidad de diferentes
mecanismos para la implementación de REDD+ a nivel local hasta 2012, y pueden contribuir a
las discusiones políticas y estratégicas con aportes de experiencias reales, lecciones aprendidas
y recomendaciones.

La articulación del PFBC con esta iniciativa de acción interinstitucional también es central.

4.5. Región de la Chiquitanía

4.5.1. Características económicas

La situación actual de la economía de la región de la Chiquitanía refleja un desarrollo casi


exclusivamente relacionado con la explotación de sus recursos naturales y culturales, con bajas
inversiones que no generan un mayor valor agregado y competitividad, así como con una
demanda regional y nacional básicamente como materia prima.

Las ASL en San Miguel (AFOMASAN y AMAISAN) y San Ignacio (ASIA) muestran un alto grado
de dependencia del bosque para fines de aprovechamiento de la madera, su transformación y
comercialización. En esta zona, la principal fuente de ingresos para estos grupos sociales es el
bosque, específicamente la madera. El aprovechamiento forestal es una actividad económica
importante, con un alto número de aserraderos funcionando en la zona, incluyendo el de
BOLISPANIA en San Miguel que trabaja con la mitad de su capacidad productiva.

El aprovechamiento forestal no incluye el manejo silvicultural del bosque (tratamientos


silviculturales, muestreos de regeneración natural, protección y estudios de la fauna silvestre,
monitoreo) y la protección contra invasiones e incendios. Con la excepción de un responsable
forestal que se encarga de la parte técnica del POAF, tampoco existe un sistema de organización
central de plan de manejo que se encargue de su administración e implementación
(considerando los aspectos sociales, económicos y ambientales).

En general, el concepto que las OFC tienen del manejo forestal es que es igual a un POAF bien
realizado y el aprovechamiento de árboles censados y marcados al interior de la AAA, pero no
consideran los aspectos ecológicos importantes de silvicultura, fauna silvestre, monitoreo, etc. y
la planificación del manejo de largo plazo. Esta no es una visión sólo de las ASL, sino que se ha
generalizado en Bolivia en la mayoría de los usuarios del bosque, confundiendo lo que es un
“plan de aprovechamiento forestal” con un “plan de manejo forestal”. Esto, obviamente, no
asegura la sostenibilidad del manejo y podría causar el descreme (al concentrase sólo en las
AAA más ricas) y deterioro del bosque (por los daños del aprovechamiento), así como su falta
de regeneración tanto en flora como en fauna.

Es entonces evidente que las OFC (hombres y mujeres) deberán capacitarse en estos campos e
incorporarlos en sus actividades de manera formal y consistente.

Otra actividad económica de la región es la producción ganadera tradicional extensiva que


ocupa los campos naturales, se está dando una creciente ocupación de parte de empresarios

SIMBIOSIS S.R.L. 4-44


Fundación PUMA – Fondo Ambiental
Evaluación Ambiental Estratégica del Programa Forestal Baba Carapa
Informe Final: Capítulo 4

brasileros y bolivianos, que con poder económico compran grandes extensiones de tierra
boscosa para transformarlas en pasturas cultivadas con el uso de maquinaria pesada y fuego.

4.5.2. Necesidades Básicas Insatisfechas

La región se caracteriza por presentar un porcentaje alto de necesidades básicas insatisfechas,


que fluctúa entre el 60% (Roboré) y el 98% (San Javier), la población mayoritariamente
indígena no ha sido atendida en relación a vivienda, disponibilidad de servicios de agua y
saneamiento, energía eléctrica, educación y acceso a servicios de salud. Realizando un análisis
comparativo entre los dos últimos censos se observa que si bien hay una disminución de la
población pobre en todos los municipios de la región, con excepción de San Antonio de Lomerío,
la diferencia no ha sido significativa.

Tabla 4-6: Región Chiquitanía: Población con NBI (Censos 1992 y 2001) Mortalidad Infantil
según municipio

Mortalidad
Provincia Municipio NBI 1992 NBI 2001
Infantil
Ñuflo de Chavez San Javier 98,00 92,40 82.9
Ñuflo de Chavez San Ramón 42.39 96.20 79.5
Ñuflo de Chavez San Julián 86,00 96,80 81.6
San Antonio de
Ñuflo de Chavez 60,00 90.9 91.7
Lomerio
San Miguel de
Velasco 61,00 93,10 84.0
Velasco
Velasco San Rafael 69,00 89,40 86.4
San José de
Chiquitos 58,00 72,20 64.8
Chiquitos
Chiquitos Robore 60,00 60,00 53.4
Angel Sandoval San Matías 55,00 88,60 76.8
Fuente: Elaboración propia en base datos INE. 2001

4.5.3. Nivel educativo

El nivel educativo es un indicador importante para la concreción de todos los componentes del
PFBC, razón por la que se inserta en el análisis.

En la región de la Chiquitanía el comportamiento de la cobertura neta es similar a la de la región


de Guarayos que alcanza al 88%, que es inferior a la departamental (91.8%). En el caso de la
tasa de término a 8vo de primaria los municipios de la región presentan disparidades bastante
significativas, a excepción de San Antonio de Lomerío y San Rafael cuya tasa se encuentra por
debajo del 66%, los demás presentan tasas superiores al 66%. Es posible que estos porcentajes
se hayan incrementado con la aplicación del Bono Juancito Pinto, pero no se tienen datos
oficiales al respecto.

Estos datos corroboran la postergación en la que se encuentran ya que también presentan altos
porcentajes de pobreza.

SIMBIOSIS S.R.L. 4-45


Fundación PUMA – Fondo Ambiental
Evaluación Ambiental Estratégica del Programa Forestal Baba Carapa
Informe Final: Capítulo 4

En relación a la infraestructura educativa, también cuentan con escuelas que solo ofrecen el
servicio hasta el 8º de primaria en concordancia a la normativa nacional que indica la
obligatoriedad de la educación primaria. Únicamente en los centros urbanos se puede acceder
hasta el nivel secundario y en algún caso a formación técnica. En Roboré se encuentra una
extensión de la Universidad Gabriel René Moreno.

Por la importancia que reviste para la implementación del PFBC se debe profundizar el
diagnóstico con el fin de que el PFBC adecue sus estrategias de intervención en relación al
fortalecimiento de capacidades.

4.5.4. Indicadores de salud

La tabla 4-5 muestra los datos sobre mortalidad infantil, los municipios de San Javier y San
Julián tienen altas tasas de mortalidad infantil que ascienden a 98 niños por 1000 nacidos vivos
y 86 por mil nacidos vivos, respectivamente. Estas tasas son superiores al promedio nacional,
claramente reflejan la falta de acceso a los servicios de salud de la población y está
directamente relacionado con la falta de políticas públicas adecuadas a la región.

4.5.5. Relaciones de Género

Al igual que en las otras regiones la mujer juega un rol importante en su entorno, tanto en el
hogar como en la comunidad. Se ha evidenciado que hay mujeres socias de las ASL y cumplen
con las diferentes funciones que se les asignan, aunque esta participación es bastante débil y
sumisa, tal como se deduce de las entrevistas que se realizaron en la región. Se tiene la
percepción de que la mujer es más responsable en el manejo del dinero por lo que se la prefiere
en cargos administrativos.

En la carpintería de San Miguel de Velasco se utiliza los residuos del bosque (troncos pequeños,
ramas, etc), están trabajando tanto hombres como mujeres en la producción de adornos y
artesanías con destino al mercado.

El tema merece ser estudiado con mayor cuidado para no entorpecer las relaciones entre
hombres y mujeres y, más bien, exista no una resignación sino una aceptación de la incursión
de la mujer en distintas esferas, para ello se necesita realizar un diagnóstico participativo que
permita la identificación de los diferentes roles, puntos de vista, necesidades prácticas e
intereses estratégicos de mujeres y hombres; las relaciones entre mujeres y hombres con
respecto al acceso y control de los recursos naturales, beneficios y su participación en los
procesos de decisión; los factores sociales y culturales y las oportunidades que limitan o
potencian la igualdad entre mujeres y hombres; el impacto potencial diferenciado de las
acciones sobre mujeres, hombres, niñas, niños, según edad, contexto social, etc., que dará los
insumos necesarios para la aplicación de la estrategia del PFBC en cada una de las regiones de
influencia.

SIMBIOSIS S.R.L. 4-46


Fundación PUMA – Fondo Ambiental
Evaluación Ambiental Estratégica del Programa Forestal Baba Carapa
Informe Final: Capítulo 4

4.5.6. Actores y Redes

Tabla 4-7: Región Chiquitana: actores-redes y EL PFBC

Actores Redes Relación con el PFBC


Calidad Actitudinal Intereses
P c s a o n s a N
PUBLICOS GM San Ignacio X X X
Velasco GM San Miguel X X X
GM San Rafael OICH X X X
AMPROFOR X X X
Subgoberna X X X
Asambleístas X X X
departamentales
UOBT: X X X
Asambleista X X X
uninominal- Etnico
ADEMAF X X X
SOCIALES OICH X X X
Asociación de Cabildos X X X
Indígenas de San
Ignacio de Velasco
(ACISIV), Asociación
de Cabildos Indígenas
de San Rafael
(ACISAR), Central
Indígena del Bajo
Paraguá (CIBAPA) y
Central de
Comunidades
Indígenas de San
Miguel (CCISM)
CIDOB X X X
Otras redes (comités X X X
de vigilancia)
EMPRESARIALES La Asociación de X X X
Grupos
Mancomunados de
Trabajo (MINGA)
Asociación de X X X
Ganaderos de San
Ignacio (AGASIV)
OFC en TCO X X X
ASL X X X
EMPRESARIOS CON X X X
CONCESIONES
FORESTALES
INSTITUCIONALES ONGs: CEPAD, PLAN X X X
INTERNACIONAL,
FBSC,FAN
AGENCIAS X
INTERNACIONALES:

SIMBIOSIS S.R.L. 4-47


Fundación PUMA – Fondo Ambiental
Evaluación Ambiental Estratégica del Programa Forestal Baba Carapa
Informe Final: Capítulo 4

Actores Redes Relación con el PFBC


Calidad Actitudinal Intereses
P c s a o n s a N
SNV, AECI
Calidad: Primarios (P) Clave (C) Secundarios (S)
Actitudinal: Apoyo (A) Oposicion (O) Neutro (N)
Intereses: Sinergicos (S) Anatagonicos (A)

4.5.6.1. Actores Públicos

Red de Gobiernos Municipales

Los gobiernos municipales de la región, dos de ellos con una posición muy favorable al Gobierno
nacional, si bien conocen a la Fundación Puma por su apoyo a las OFC de la región, al no
conocer la propuesta referida al PFBC adquieren una actitud neutra en cuanto al apoyo y los
intereses. La preocupación de las autoridades locales es cómo concertar entre ellos a través de
AMPROFOR el futuro traspaso y funcionamiento del programa INFORCHIQ ( Ex Bolhispania). Las
diferencias entre ellos se incrementan en la medida que se acerca el plazo del traspaso que
está prevista para el primer semestre del 2011. Algunos de ellos, como San Rafael y San
Ignacio, consideran que de instalarse un programa como el PFBC en la provincia, cada uno a su
turno, que su municipio seria el lugar ideal para establecer un posible CONFOR. Esta expectativa
se entiende porque es precisamente uno de los puntos de disidencia entre ellos sobre el futuro
del aserradero que Bolhispania instalo en San Miguel. Cada uno platea que toda la
infraestructura y el proceso productivo (secado, aserrado y transformación) deberían estar en
un solo lugar. Los de San Miguel señalan que debería ser su municipio la base porque ya está
ahí el aserradero y que solo faltaría trasladar los dos hornos grandes que están en San Ignacio
y en San Rafael, cosa que no es aceptada.

AMPROFOR (Asociación de Municipalidades y Productores Forestales de la provincia Velasco): La


Asociación de Municipalidades y Productores Forestales de la provincia Velasco (AMPROFOR –
Velasco) es una asociación civil, constituida por quince comunidades, cuatro agrupaciones
sociales del lugar, dos asociaciones de carpinteros y los gobiernos municipales de San Ignacio,
San Miguel y San Rafael de la provincia Velasco . Emerge como producto de la implementación
del Proyecto de Desarrollo Forestal en la Chiquitania ejecutado y financiado por BOLHISPANIA
Cooperación España- Bolivia desde el año 2004 a diciembre de 2009. Cuenta con recursos
económicos dispuestos por la AECID, para la implementación del proyecto para la gestión 2010-
abril 2011. La asociación tiene personalidad jurídica y estatuto aprobados por autoridad
competente, asimismo se encuentran en proceso de formación y constitución de una sociedad
que será conformada por los mismos socios, como brazo comercial, quien se encargara de la
producción y comercialización de productos forestales maderables.

Actualmente existe la Empresa Forestal Comunitaria, misma que está ligada a la AMPROFOR
siendo ambas consideradas como las principales instancias a ser en adelante fortalecidas por
medio de otras fases de subvención de la Agencia Española de Cooperación Internacional y
otras entidades de financiamiento. En el marco del Proyecto se han puesto en marcha centros
de secado y aserrío, que permiten a los usuarios forestales añadir valor a su madera y poder
obtener mayores beneficios de esta su primera fuente generadora de ingresos. Adicionalmente,
estos centros significan la principal fuente de ingresos para 46 familias de la zona. La empresa
cuenta con una plantilla de trabajadores y trabajadoras (28% del total del personal) que ha sido

SIMBIOSIS S.R.L. 4-48


Fundación PUMA – Fondo Ambiental
Evaluación Ambiental Estratégica del Programa Forestal Baba Carapa
Informe Final: Capítulo 4

progresivamente cualificada y actualmente está en la capacidad de desarrollar una actividad


profesional mejor remunerada.

El directorio de esta Asociación lo conforman el alcalde de San Ignacio, Erwin Méndez


Fernández, como Presidente; Zoilo Tapanaché, Vice-presidente; Daniel Flores,tesoreso; Cirilo
Dorado, vocal; Edgar Herrera, vocal; Rosauro Flores, alcalde de San Rafael, vocal y el Lic. Pedro
Damián Dorado López, alcalde de San Miguel, vocal.

Desde la perspectiva de los propios miembros de AMPROFOR son conscientes que el desarrollo
del “modelo que se persigue implica un proceso con muchos participantes, en el cual todavía
quedan líneas de trabajo por consolidar. Es por ello que el fortalecimiento permanente de las
capacidades técnicas y de gestión de los participantes es de real importancia, dado que en el
mediano plazo se pueda mejorar la gestión industrial y empresarial de este tipo de iniciativas
comunitarias en marcha, garantizándose de esta manera un impacto sostenible en la mejora de
la calidad de vida de los usuarios tradicionales del bosque y progresivamente su manejo
integral” (documento interno de Ampofor, 2010).

EL PFBC deberá establecer una relación de coordinación y aprendizaje común con esta instancia
que, dado su desarrollo y perspectivas, quizá concluya solicitando a PFBC apoyo técnico para
sentar las bases de su sostenibilidad.

Red de Gobierno departamental

La sub-gobernación y el asambleísta departamental no conocen nada del PFBC por lo que se


limitan a señalar que sería bueno tener algo así en la región, estableciendo, de esta manera una
actitud e intereses neutros con relación al programa. La Gobernación en su plan para el 2010
tiene previsto la conformación de CORPORACIONES PROVINCIALES DE DESARROLLO (CPD). El
gobernador cruceño, Rubén Costas, en su informe de gestión en el inicio del año legislativo (18
de enero del 2011) de la Asamblea Departamental, propuso un plan de desarrollo provincial en
base a la creación de CPD que permitirá la descentralización administrativa, de recursos de
proyectos y poder decisión en el área rural, con el objetivo de profundizar la autonomía
departamental. A través de este proyecto se coordinará con los municipios, sectores
productivos, sectores sociales y provinciales, para la ejecución de los proyectos más necesarios
y que presenten las distintas realidades que caracterizan la diversidad del departamento
cruceño.

En este sentido, Costas indicó que cada una de las corporaciones estará a cargo de un
directorio participativo con los municipios y otras organizaciones que ejercerán tareas de
control social para que los recursos económicos provenientes de las regalías sean usados en
proyectos de desarrollo y en las necesidades locales. “La autonomía avanzará porque la
ejerceremos y trabajaremos de forma conjunta. Para ello se ha desarrollo una agenda de 58
proyectos de ley que se presentarán ante la Asamblea Legislativa para impulsar la autonomía
clasificado en tres áreas: protección de derechos y garantías, de desarrollo sectorial y
administrativa”, dijo.

Finalizando su informe, la primera autoridad anunció entre las proyecciones la creación del
Instituto Cruceño de Estadística, que medirá los datos económicos y sociales de la realidad
cruceña. Además, del censo nacional de población y vivienda.

SIMBIOSIS S.R.L. 4-49


Fundación PUMA – Fondo Ambiental
Evaluación Ambiental Estratégica del Programa Forestal Baba Carapa
Informe Final: Capítulo 4

Asimismo, Costas informó la creación de cinco parques industriales: en Cotoca, Warnes, Puerto
Suárez, Camiri y San Ignacio de Velasco. Esto se hará complementario la carretera
metropolitana que una las carreteras internacionales de Brasil y Argentina, con la ruta a
Cochabamba (Bioceánica).

Como se podrá ver este es otro elemento a tener en cuenta en el PFBC al momento de definir
sus políticas de incidencia y relacionamiento con los niveles departamentales y cruceños, en
particular.

Red de Gobierno Nacional

UOBT

Desde la perspectiva del PFBC la relación con esta unidad es clave dadas las competencias que
tiene en el ámbito local. Sin embargo desde la perspectiva de los actores locales de esta
repartición, debido a su reciente incorporación y novatez en el sector, tanto su actitud como
interés con el programa es neutra.

Asambleístas Uninominales y Étnicos

Dado que en este periodo legislativo se tiene en la agenda de la Asamblea Plurinacional la


aprobación de leyes referentes al sector, la relación que debe establecer el programa con el
diputado uninominal y con el diputado por circunscripción indígena debería ser de importancia
en cuanto a acciones de incidencia se quiera realizar.

ADEMAF

Parte de la premisa de que los municipios de frontera en el país son los que menos oportunidad
tienen de acercarse al Gobierno departamental y al Gobierno nacional cuando requieren de
ayuda. Su director ejecutivo, Juan Ramon Quintana asegura que ADEMAF será, en el mediano
plazo, la institución que posibilitará "el pago de la deuda histórica del Estado con todas aquellas
regiones que han subsistido olvidadas y abandonadas por el Estado". Señaló que su repartición
"será el brazo operativo" del Gobierno para coordinar acciones de desarrollo con todos los
sectores y las organizaciones sociales mediante un "trabajo ágil, transparente, y al servicio de la
nación" (ERBOL, noviembre, 2010).

ADEMAF es un factor político en la región de la Chiquitania. ADEAMAF ha cumplido su objetivo


de sentar la presencia del Gobierno Central y del partido político que lo sustenta incidiendo
fuertemente en las alcaldías y actores socio económicos. Sin embargo actores locales, critican
que ADEMAF esté siendo utilizada como una institución con fines proselitistas ya que “ofrece
tierras, proyectos y caminos como si estuviéramos en campaña política”. El sentimiento general,
en el caso de la Chiquitania es que ADEMAF está haciéndole paralelismo al gobernador cruceño
y atemorizando a la gente; Luis Alberto Áñez, presidente de los Comités Cívicos Provinciales
criticó al ex Ministro de la Presidencia por haber militarizado la Chiquitania y resguardarse en el
Ejército. “Por donde anda Quintana pasan camiones con soldados para amedrentar y para
someter a aquel que se oponga a su proyecto” (El Mundo, diciembre, 2010). Según ADEMAF las
Fuerzas Armadas en acción con los Comandos Conjuntos ha logrado articular el esfuerzo
institucional con el fin de ejercer un mayor control del territorio- fronterizo.

SIMBIOSIS S.R.L. 4-50


Fundación PUMA – Fondo Ambiental
Evaluación Ambiental Estratégica del Programa Forestal Baba Carapa
Informe Final: Capítulo 4

La ADEMAF ha concentrado su interés de control en las actividades mineras y forestales. En este


sentido, a finales del año 2010 se realizo en San Miguel El Primer Encuentro Social
Gubernamental sobre la Gestión Integral de Bosques, auspiciado por la Agencia para el
Desarrollo de las Macrorregiones y Zonas Fronterizas (Ademaf) –que contó con la participación
de la Autoridad de Fiscalización y Control Social de Bosques y Tierras (ABT), el Viceministerio de
Medio Ambiente, la Alcaldía de San Miguel, además de organizaciones productivas, económicas,
sociales y campesinas. “Lo importante es que hay una idea común: que todos seamos
responsables en la medida de nuestras competencias para preservar los bosques, para cumplir
la ley, ser responsables para ejercer control social sobre la explotación de los recursos
forestales, para fiscalizar el manejo de los recursos forestales”, explicó el director ejecutivo de
Ademaf, Juan Ramón Quintana. Señaló que la idea colectiva de las ASL (Asociación de
Agrupaciones Sociales del Lugar), empresarios de la madera, campesinos e indígenas es una
responsabilidad común con los bosques.

El alcalde del municipio de San Miguel de Velasco, Pedro Damián Dorado, calificó como “una
oportunidad histórica” el debate que abrió el Gobierno a través de ADEMAF en cuanto a este
recurso estratégico como es la madera, con el propósito de que su explotación sirva para
mejorar la calidad de vida de los habitantes. “No como sucede hasta la fecha, que la explotación
está en un 90 por ciento de manera informal, los piratas están a la orden del día y de esa forma
no hay retorno de las ganancias a la comunidad”, señaló.

Dorado dijo que ya no debe existir la figura de concesiones, pues esta situación no ha permitido
durante décadas realizar auditorías o ejercer el control social sobre las empresas forestales.
Denunció que en la zona de la chiquitania los planes de uso de suelo no se respetan, los
ganaderos “tumban” todo lo que encuentran a su paso para extender la frontera ganadera. Por
ello, calificó de estrategia importante el haber logrado concentrar a varios sectores forestales de
la región, para conocer su posición sobre el tema. Aunque dijo que algunos sectores mantienen
su posición conservadora (Cambio, noviembre, 2010).

Por lo expuesto, tanto para la región Chiquitana como Amazónica, el PFBC deberá establecer
una estrategia de relacionamiento con esta repartición cuidando mantener su autonomía técnica
y política. Esta estrategia es más urgente en el caso de la región Amazónica.

4.5.6.2. Actores sociales

Red IOC

La población provincial de 56.702 habitantes incluye 29.325 hombres y 27.377 mujeres, según
el Censo 2001. Hay 1.948 hombres más que mujeres. Del total poblacional, 41.412 habitantes
viven en el municipio de San Ignacio, 10.273 en el municipio de San Miguel y 5.017 en el
municipio de San Rafael. Tres grupos étnicos sobresalen: los indígenas chiquitanos, los
campesinos y los autodenominados blancos. Las comunidades indígenas viven de la agricultura
de subsistencia, la caza y la pesca, pero hace años han comenzado a diversificar su producción,
dedicándose también al café, el manejo forestal y la ganadería.

Las comunidades campesinas, recientemente asentadas en la zona, también se dedican a la


agricultura de subsistencia, a la ganadería y a la caza y la pesca.

SIMBIOSIS S.R.L. 4-51


Fundación PUMA – Fondo Ambiental
Evaluación Ambiental Estratégica del Programa Forestal Baba Carapa
Informe Final: Capítulo 4

Por municipios, según el mapa de la pobreza, la incidencia es como sigue: San Ignacio: 75,2 por
ciento; San Miguel: 84 por ciento y San Rafael: 86,4 por ciento. Para mejorar la economía
familiar, los hombres suelen emplearse en tareas forestales y en haciendas ganaderas. En época
de siembra, toda la familia, incluyendo mujer e hijos, se traslada al chaco. En cambio, la caza y
la pesca es atributo sólo de los varones.

El pueblo chiquitano está distribuido en 173 comunidades: 118 en el municipio de San Ignacio,
37 en San Miguel y 18 en San Rafael. Las comunidades están generalmente rodeadas de
estancias ganaderas en unos casos y de concesiones forestales en otros.
Los chiquitanos están organizados en varios niveles. La Asociación de Grupos Mancomunados de
Trabajo (MINGA) agrupa a los productores de toda la provincia. Fue fundada en 1983.

Además, las comunidades de cada municipio tienen su propia organización: la Asociación de


Cabildos Indígenas de San Ignacio de Velasco (ACISIV) y la Asociación de Cabildos Indígenas de
San Rafael (ACISAR), fundadas en el 2001, y la Central de Comunidades Indígenas de San
Miguel (CCISM), creada en 1989. Adicionalmente, los nativos del norte de la provincia están
agrupados en la Central Indígena del Bajo Paraguá (CIBAPA), fundada en 1998. A su vez todo el
pueblo chiquitano de las cinco provincias tiene una representación global en la Organización
Indígena Chiquitana (OICH), con sede en Concepción.

En Velasco predomina una sociedad claramente definida en clases diferenciadas: un sector


dominante constituido por empresarios forestales y ganaderos principalmente, que son los
denominados grupos de poder y que controlan la mayor parte de la tierra; una minúscula clase
media empobrecida, dedicada sobre todo al comercio y los servicios; y finalmente, la gran
mayoría pobre compuesta por los indígenas chiquitanos y los campesinos.

Pese a las enormes diferencias económicas, sociales y políticas entre estos actores (hombres y
mujeres), la convivencia ha sido hasta ahora relativamente pacífica, pero sin disimular el
sistema injusto de explotación y dominación reinante.

Asentamientos “collas”

Entre los actores sociales, presentes en la provincia Velasco, no se puede ignorar a los
migrantes provenientes del Altiplano. El ex vicariato de Chiquitos, ahora Diócesis de San
Ignacio, a partir de 1992, fundó en la provincia ocho pueblos con gente venida del
departamento de Potosí y de Chuquisaca (hombres y mujeres). Se los conoce como las colonias
San Martín, Guadalupe, San Francisco, Santa María, Villa Santa Rosa, Villa Santa Ana. Están
ubicadas al norte de Santa Rosa. También asentó en la misma zona a una comunidad
chiquitana.

Es La Estrella, con ochenta familias actualmente y once mil hectáreas de tierras. La diócesis
cedió a las ocho comunidades 55 mil hectáreas de tierras, en las que ahora viven unas 2.700
personas. El municipio de San Ignacio apoya con servicios, pero reclama el traspaso de los
recursos de participación popular de su lugar de origen para brindarles mejor atención. Aparte
de esto, en los últimos tiempos, se advierte en la provincia una incesante migración espontánea
de gente que llega en busca de tierras. Se trata sobre todo de familias “collas”, pero también de
otra condición. Las comunidades indígenas chiquitanas toleran a los migrantes pero hacen notar
su concepción diferente de vida, lo que dificulta una integración cultural inmediata.

SIMBIOSIS S.R.L. 4-52


Fundación PUMA – Fondo Ambiental
Evaluación Ambiental Estratégica del Programa Forestal Baba Carapa
Informe Final: Capítulo 4

“Normalmente no se juntan entre collas y cambas y donde se ha tratado de que convivan,


siempre han existido problemas. Los ‘collas’, acostumbrados a sufrir, vienen con más ganas de
trabajar y hacen producir la tierra. El camba originario es conformista y vive el momento. Ve
que el ‘colla’ está progresando más y tiene más dificultades para adaptarse” a su presencia.
(José Méndez, autoridad comunal de La estrella,2009).

En las colonias, la Iglesia ha intentado una integración entre chapacos, chuquisaqueños,


potosinos y chiquitanos y no ha sido posible por el idioma y las costumbres diferentes. Los
recién llegados tienen otro concepto de la tierra. Son partidarios de la propiedad privada,
mientras que los originarios defienden la propiedad comunitaria. “Por eso, al fin hemos decidido
asentar ‘paisanos’ en una comunidad y cambas en otra, con mucho mejor resultado, con más
tranquilidad” (Carlos Stetter, Obispo de San Ignacio 2005).

Sin embargo, según el mismo testimonio, en productividad los “paisanos” ganan con creces a la
gente oriental. Un ejemplo es la colonia San Martín, actualmente con 120 familias. Hace diez
años, los comunarios recibieron sesenta cabezas de ganado. Hoy tienen seiscientas y además
una variedad de cultivos. “Ninguna otra comunidad se les parece”. Con el tiempo, la integración
al medio parece viable, aunque hay gente de las colonias que abandona y se convierte en
comerciante. Otros van y vienen y finalmente no se integran, pese al cambio de las condiciones
de vida; pero los que se quedan, los asentados hombres y mujeres, están conscientes de que
han obtenido tierra, tanto para ellos como para sus descendientes. Al principio, el vicariato
organizó a los colonos en comunidades para evitar el minifundio y la venta, pero ahora la Iglesia
reconoce que fracasó en el experimento. Por eso autorizó la tramitación de un título comunitario
pero con parcelas asignadas y con dueño.

El obispo de San Ignacio, monseñor Carlos Stetter, reconoce que esta alternativa ha dado
mejores resultados. La persona trabaja con mucho más confianza su tierra y la planifica para
cultivarla. Si una familia tiene cien hectáreas, desmonta la mitad para producción agrícola y
conserva el resto del bosque como reserva comunal, lo que no pasaba cuando la tierra era sólo
comunitaria. (en base a: Provincia Velasco. El derecho a la tierra en la Chiquitania, Tierra,
2007).

Es este el abigarrado mundo Chiquitano en el que se podría desenvolver el PFBC en caso de


ingresar a la región. Los actores y redes mencionadas al no conocer detalles del programa
tienen actitudes neutras en cuanto al apoyo e intereses.

En el nivel nacional la importancia que el PFBC le da la CIDOB es clave para que el programa
mantenga y profundice su legitimidad técnica y social. Si bien la actitud hacia el programa por
parte de la CIDOB es de apoyo, observan que el programa está tardando demasiado en
arrancar. En cuanto a los intereses los líderes indígenas (hombres y mujeres) consideran que
hay mucho potencial sinérgico con el PFBC ya que la apuesta de que sean los indígenas parte de
un proceso de aprovechamiento integral del bosque puede convertirse en una primera
experiencia demostrativa de manejo vertical con participación indígena.

4.5.6.3. Otras redes

Los comités de vigilancia, dado su actual descreimiento social por el que pasan, son de
importancia secundaria para el PFBC, pero el programa deberá estar atento a la futura ley

SIMBIOSIS S.R.L. 4-53


Fundación PUMA – Fondo Ambiental
Evaluación Ambiental Estratégica del Programa Forestal Baba Carapa
Informe Final: Capítulo 4

marco de participación y control social que se debatirá en la asamblea plurinacional. La


importancia de esta ley radica en que se pretende, por lo menos en los borradores que han
circulado (4), dar poderes especiales a los órganos de control social como el de exigir
información a los programas asentados en su territorio y aprobar o vetar su presencia.

4.5.6.4. Actores empresariales

Visión general

Los más recientes datos económicos de la Provincia Velasco reportan que la ganadería comercial
genera empleo directo e indirecto a un 42% de sus pobladores en tanto que la actividad
forestal concentra el 40% de empleos de la población velasquina, quedando el 18%
restante distribuido entre el comercio de diversos productos, servicios, sueldos y salarios de
empleados públicos y actividades relacionadas con el turismo.

Esta información se encuentra sistematizada en el Diagnóstico de la situación del sistema


productivo de la provincia Velasco, elaborado por el Servicio Alemán de Cooperación Social -
Técnica (DED) y la Coordinadora Interinstitucional de la Provincia Velasco (CIP) (2009). Sin
embargo, en la anterior distribución no se incluye a la población rural que asciende a un 58% y
que no está sujeta a empleo por cuenta ajena sino que se dedica a actividades agrícolas y
pecuarias en su comunidad, mayormente de subsistencia.

En la actualidad los principales centros urbanos como San Ignacio, y en menor escala San
Miguel y San Rafael, tienen una buena oferta de productos, servicios y oportunidades de empleo
como en cualquier centro urbano del país, "fundiendo la economía globalizada moderna con la
economía tradicional de subsistencia", anota el mencionado diagnóstico.

La ganadería es el primer rubro importante en la provincia Velasco. Fue incluso anterior al


aprovechamiento de los bosques. Mucha gente está dedicada a la ganadería, incluyendo a las
comunidades indígenas que disponen de pequeños hatos, con el apoyo de la Iglesia y del
municipio, en convenio tripartito. Las comunidades se hallan generalmente rodeadas de grandes
estancias. Hay quienes aseguran que hay más estancias que comunidades y que aquéllas tienen
tres veces más tierra. Informes de la Asociación de Ganaderos de San Ignacio (AGASIV, 2007)
señalan que la provincia dispone actualmente de un hato ganadero de unas 130 mil cabezas y
unas 180 estancias ganaderas medianas y pequeñas. “La gran mayoría (de las estancias) está
por debajo de la rentabilidad. Aquí se dice que se requieren mil cabezas de ganado para poder
vivir del ganado. Ése es un indicador interesante y se ve que la mayoría de los ganaderos está
por debajo de la rentabilidad” (id.).

El año 2004, las comunidades indígenas mencionaron a la diócesis de San Ignacio como uno de
los principales productores ganaderos y le atribuían catorce mil cabezas. También le asignaban
16 mil al obispo Stetter. El interesado dijo que esas cifras no eran ciertas, pero reconoció, con
boletas de la última vacunación antiaftosa, que la diócesis tenía diez mil cabezas en cuatro
propiedades. (Tierra, 2008). A pesar de la crisis, la ganadería ha mejorado con la introducción
de pasturas cultivadas y con el mejoramiento genético. La certificación internacional de la
Chiquitania como zona libre de aftosa, lograda a comienzos de 2003, actúa como incentivo para
invertir más y para incrementar la producción. Ahora bien. Hasta ahora, se ha promovido en la

SIMBIOSIS S.R.L. 4-54


Fundación PUMA – Fondo Ambiental
Evaluación Ambiental Estratégica del Programa Forestal Baba Carapa
Informe Final: Capítulo 4

zona una ganadería extensiva a campo abierto en grandes potreros. En ese sentido, si el
ganadero quiere aumentar el número de cabezas, tiene que acceder a más tierra.

AGASIV se limita a manejar lo que está en el entorno de San Ignacio y no se expande más allá
de los veinte kilómetros, donde la ganadería es precaria y rudimentaria. “Es necesario que
imparta nuevas normas y tecnología” (id.).

El sector forestal es el segundo en importancia económica y empleo de mano de obra en


Velasco pero adolece de infraestructura en la cadena productiva lo que no permite que muchos
de sus posibles ingresos queden en la provincia porque los actores locales no tienen capacidad
de darle valor agregado, en especial las comunidades indígenas.

Mucha madera aún se vende de pie, tumbado o rodeado en troncas o rollizos en el mismo
monte, a un precio de 2 a 4 veces inferior de lo que podría alcanzar en los mercados de San
Ignacio o Santa Cruz de la Sierra, inclusive 10 veces menos de lo que se conseguiría si tuviera
transformación, aserrada, en tablas, postes, láminas o en forma de muebles.

Según los Programas de Desarrollo Municipal (PDM) de los 3 municipios de la provincia Velasco
al 2005 una superficie total de 1.775.278,2 hectáreas forestales están bajo Plan General de
Manejo, de las cuales 865.508,0 son concesiones a empresas y 520.704,3 otorgadas a 18 ASL,
el saldo está distribuido a comunidades, propiedades privadas y TCO.

Los productos predominantes de la madera son troncas, postes de Cuchi para alambrados y
durmientes. En segunda instancia están postes para alumbrado, machones para alambrados y
palcas, estos dos últimos para el mercado brasileño.

En el municipio de San Ignacio están asentados 15 aserraderos, 7 en el área urbana y 8 en el


sector rural. En la parte urbana dos de los aserradores son además carpinterías y uno
laminadora. Todos ellos prestan servicio de aserraje a la población. Por su lado San Miguel
dispone de 6 aserraderos y en San Rafael existen 12, la mayoría en el área rural.

Con apoyo de la cooperación española AECI se han habilitando centros de aprovechamiento


forestal con aserraderos y carpinterías en los tres municipios Velasquinos, para atender los
requerimientos de las ASL y las comunidades en especial que aún no tienen acceso a estas
infraestructuras de servicio de transformación de la madera (Winston R. Coimbra Ramos
Catarsis - Marzo de 2008).

Según el Plan Estratégico de le Mancomunidad Chiquitana( 2002-2012) señala que de las 6


grandes regiones productoras forestales en Bolivia 3 se localizan en la Mancomunidad:
Chiquitanía (6.3 millones de ha), Guarayos (4.2 millones de ha) y Bajo Paraguá (3.8 millones de
ha) representando el 50% del total nacional. Aunque especialmente en el área Norte de la
mancomunidad, la explotación forestal selectiva se constituyó como una fuente importante en la
generación y consolidación de pequeñas y medianas unidades ganaderas, la vocación forestal de
la Chiquitanía en función de las grandes potencialidades de sus recursos forestales de
importancia nacional todavía no se traduce en una cadena de producción y en la competitividad
del sector, por lo que todavía no es gravitante en la generación de mayores oportunidades para
su economía. En la Chiquitanía, la industria forestal todavía constituida en su mayoría pequeñas
y medianas empresas se basa en productos de madera sólida, con tecnología desfasada (tanto

SIMBIOSIS S.R.L. 4-55


Fundación PUMA – Fondo Ambiental
Evaluación Ambiental Estratégica del Programa Forestal Baba Carapa
Informe Final: Capítulo 4

en inversiones en maquinarias y equipos, como en limitado entrenamiento y capacitación de


mano de obra) y con producción muy por debajo de su capacidad instalada (23 Cámara Forestal
de Bolivia, “Plan Estratégico para el Desarrollo del Sector Forestal de Bolivia”, 2000).

De esta manera, la industria básicamente lo constituyen los aserraderos por cuanto las que
generan mayor valor agregado se localizan principalmente en el Área Metropolitana de Santa
Cruz.

Esta situación es reflejo de un mercado nacional pequeño, no exigente y limitado a productos


no especializados que absorbe entre el 70% y 90% de la producción, excepto de los mayor
valor agregado (50%), por lo que es evidente la necesidad de acceder al mercado internacional,
donde la deficiente infraestructura vial se traduce en altos costos, que entre otros factores frena
la competitividad.

Otro de los sectores de empleo es el turismo, por ello la Coordinadora Interinstitucional de la


Provincia Velasco (CIPV), en conjunto con la oficina de Turismo Municipal de San Ignacio han
elaborado la Estrategia de Turismo Municipal elaborada para su aprobación por el Gobierno
Municipal de tal manera que pueda ser incorporada al Plan de Desarrollo Municipal (PDM).

La estrategia se basa en el fortalecimiento de la Oficina Municipal de Turismo de San Ignacio,


además de realizar una agenda cultural y turística anual de los eventos y actividades que se
realizan en el Municipio. Para ello se buscará potenciar los recursos naturales y culturales
existentes.( CEPAD, 2010).

Finalmente si bien la explotación de minerales, en la provincia, suele ser limitada a pequeñas


áreas, el impacto en el sistema hidrológico puede significar importantes riesgos para la
biodiversidad. De ahí la importancia de que los municipios mejoren su capacidad de gestión
ambiental, tal como lo exige la Ley del Medio Ambiente cosa que está afectando con fuerza al
resto de municipios de la Chiquitanía como San Ramón, San Javier o Puerto Suarez.

4.5.6.5 Redes comunitarias

Minga

Son los grupos mancomunados de trabajo de junta a mas de 120 comunidades productoras
chiquitanas de la provincia Velasco. Desde antes del año 2001, los Grupos Mancomunados de
Trabajo Minga de la provincia Velasco han ejecutado tres proyectos agropecuarios productivos
relacionados con la siembra de café y cayú y la cría de ganado bovino. En los últimos años
1.400 familias chiquitanas incrementaron la producción de café de 49.000 a 56.000 kilos. El
cultivo de cayú se hace en 70 hectáreas con una producción de 70 kilos por hectárea. El
proyecto de cría de ganado ha visto crecer el hato de 270 a 3.050 cabezas.

En los últimos años, la semilla, conocida como la almendra chiquitana, está empezando a ser
aprovechada por las comunidades que forman parte de la Asociación de Grupos Mancomunados
de Trabajo Minga, que reúne a pequeños productores ecológicos de la provincia de Chiquitos
como parte de un proyecto para crear nuevas alternativas que contribuyan a mejorar la
economía de los lugareños.

SIMBIOSIS S.R.L. 4-56


Fundación PUMA – Fondo Ambiental
Evaluación Ambiental Estratégica del Programa Forestal Baba Carapa
Informe Final: Capítulo 4

El almendro es un árbol silvestre que crece en campos abiertos, por eso es frecuente verlo en
las pampas y orillas de los bosques chiquitanos y en la parte de Brasil, con la que comparte las
mismas características biogeográficas. En un lapso de cinco años, da frutos en abundancia.
Dependiendo del suelo y la humedad que tenga, puede dar entre 10 a 50 kilos.

Su fruta tiene una pulpa harinosa y dulce, que es consumida preferentemente por el ganado
vacuno y animales silvestres que se encargan de dispersar su semilla. Florece y desarrolla su
fruto en épocas de lluvias. En los periodos más secos termina de madurar y cae al suelo, donde
puede permanecer varias semanas sin deteriorarse, porque le favorece el clima seco. Su semilla
se encuentra dentro de una cubierta leñosa muy dura que dificultad su aprovechamiento por los
animales y personas. Ésa fue la principal dificultad con la que tropezaron, tres años atrás, los
encargados de desarrollar el proyecto de aprovechamiento de la almendra. "No se puede partir
con un golpe preciso, como ocurre con otras almendras o nueces. Su cáscara es tan dura que es
necesario ejercer mayor presión para abrirla, pero cuando se lo logra, se daña la semilla. Por
este motivo hicimos unas guillotinas artesanales que permiten abrir la cubierta con un corte
regulado y sin perjudicar la semilla. Sin esta herramienta, es muy difícil su aprovechamiento",
explica Javier Coimbra, responsable de desarrollar el proyecto.

Actualmente, 20 comunidades chiquitanas tienen esas guillotinas, con las que extraen la semilla
que han recolectado y luego la venden a Minga, a Bs 20 el kilo. La asociación se encarga de
seleccionarla, almacenarla y luego embolsarla para su comercio. Las primeras almendras que
comercializará Minga son tostadas y listas para el consumo. Vienen en paquetes de 100 gramos,
que dentro de poco estarán en los supermercados de Santa Cruz y también se los podrá
comprar en la sede que la asociación tiene en San Ignacio de Velasco. El año pasado, Minga
obtuvo 1.500 kilogramos de semillas provenientes de sólo 10 comunidades del municipio de San
Ignacio de Velasco y se espera llegar a reunir 30.000 kilogramos, porque la almendra chiquitana
se encuentra en casi todos los municipios de la provincia Velasco, Ñuflo de Chávez, Chiquitos y
Ángel Sandóval.

Las OFC

Organizaciones forestales comunitarias y sociales, que engloba a OFC y ASL. La Chiquitanía se


caracteriza por sus maderas valiosas como el cedro, tajibo, roble, morado y otras. En San Miguel
hay 6 ASL, pero solo 2 tienen cumplidos los requisitos: AFOMASAM y AMASAM tienen la
respectiva resolución ministerial, las otras 4 no han logrado la resolución ministerial para que
accedan a la aprobación de sus respectivas AFRMs. En todo el municipio hay más de 210.000
hectáreas declaradas como AFRMs, pero solo dos tienen acceso permitido para hacer manejo,
dejando más de cien mil hectáreas, que estaban destinadas a las 4 otras ASL, sin derechos de
usufructo y a la acción de los pirateros de madera.

La ASL AFOMASAM tiene 46.000 hectáreas para su PGMF y sus AAA es de 2820 hectáreas,
contando con 43 socios, entre las que hay 5 mujeres. Empezaron en 1998 a hacer actividades
de aprovechamiento. AMASAM, que es la primera ASL de Bolivia, pues empezó en 1997, su
PGFM es de 49.000 hectáreas y su AAA es de 2048 contando con 48 socios, de las que 3 son
mujeres. Ambas ASL se organizan para la producción en grupos de trabajo que, como el caso de
AMASAM, se les asigna un promedio de 500 hectáreas por grupo de la AAA. En la región las
comunidades indígenas, algunas están haciendo aprovechamiento y también algunos participan
como socios en las ASL.

SIMBIOSIS S.R.L. 4-57


Fundación PUMA – Fondo Ambiental
Evaluación Ambiental Estratégica del Programa Forestal Baba Carapa
Informe Final: Capítulo 4

Las ASL de San Miguel, lideradas por AMSAM, están en el proceso de cambio de razón social. Es
decir ya no se llamaran Asociaciones Grupales del Lugar, como establecía la ley forestal, sino
que pasaran a llamarse Asociación Accidental Comunitaria (AAC) como lo pide el actual
Gobierno.

En San Ignacio existen 11 ASL de las cuales 5 tiene RSM, el resto tiene su autorización
paralizada desde el año 2006. La ASL ASIA, entrevistada en San Ignacio, tiene un PGMF de
29000 hectáreas y una AAA de 1472 y cuenta con 28 socios. La mayoría de los socios de esta
ASL son carpinteros, por lo que para el aprovechamiento del bosque subcontratan gente. Al
igual que las ASL de San Miguel se organizan internamente en grupos de trabajo que luego se
juntan y hacen un aprovechamiento colectivo. Con apoyo de PUMA tienen un skyder del año
1994 que está en uso hace dos años. La ASL mantiene el skidder y se organizan para su uso.
PUMA no hace supervisión del impacto o uso del skidder en el monte, dejando esto en manos
de la ABT según refieren los entrevistados. Las UFMs de los municipios de San Miguel y San
Ignacio existen como tales pero muy limitadas en recursos humanos y financieros, por lo que no
son tomadas muy en cuenta por las ASL y las comunidades que hacen manejo.

Las ASL en San Miguel (AFOMASAM y AMASAM) y San Ignacio (ASIA) hombres y mujeres
muestran un alto grado de dependencia del bosque para fines de aprovechamiento de la
madera, su transformación y comercialización. En esta zona, la principal fuente de ingresos para
estos grupos sociales es el bosque, específicamente la madera. El aprovechamiento forestal es
una actividad económica importante, con un alto número de aserraderos funcionando en la
zona, incluyendo el de BOLHISPANIA en San Miguel que trabaja con la mitad de su capacidad
productiva.

Se nota, sin embargo, diferentes niveles de organización y capacidades productivas en todas las
ASL visitadas. Por ejemplo, en San Miguel, la ASL AFOMASAM cuenta con una carpintería
financiada por PUMA en proceso de consolidación, la que le permitirá obtener mayor valor
agregado a la madera. El desafío que están enfrentando los de AFOMASAM es que buscan que
la carpintería se convierta en una fuente de ingresos mas y que los socios no le den un uso
insostenible (“queremos evitar que cada socio venga y se haga o encargue trabajos sin asumir
los costos”) que haga quebrar la misma en el corto o mediano plazo. Por lo que están
requiriendo con urgencia la elaboración, socialización y aprobación de un plan de negocios que
desarrolle la carpintería como una unidad productiva empresarial.

Mientras que las dos ASL de San Miguel tienen la capacidad de aprovechar la madera y en el
caso de AFOMASAN hacer muebles y artesanías, la ASL de San Ignacio sólo puede vender la
madera puesta en rodeo usando el skidder financiado por PUMA.

Todas las ASL consultadas manifiestan estar interesadas en el apoyo del PFBC (en sus cuatro
componentes), especialmente en la adquisición de un aserradero, pero hay que considerar un
talón de Aquiles que todas tienen respecto al manejo forestal, y es su falta de organización para
el plan de manejo, la aplicación de tratamientos silviculturales y monitoreo de las respuestas del
bosque.

La forma de organizarse de las ASL, responde a una lógica extractivista y no de manejo


sostenible. Como ya se mencionó, al interior de cada ASL se organizan en grupos de tres (lo que
hace tres subtriples A), donde cada grupo explora e identifica en el bosque el área más rica, la

SIMBIOSIS S.R.L. 4-58


Fundación PUMA – Fondo Ambiental
Evaluación Ambiental Estratégica del Programa Forestal Baba Carapa
Informe Final: Capítulo 4

censan y la aprovechan luego de obtener la aprobación del POAF de parte de la ABT. Cada
grupo hace un aporte para el funcionamiento de la ASL y luego se reparten las utilidades. Nadie
garantiza que se estén cumpliendo todos los requisitos de un manejo sostenible.

En general, el concepto que las OFC y ALS tienen del manejo forestal es que este consiste en
un POAF bien realizado y el aprovechamiento de árboles censados y marcados al interior de la
AAA, pero no consideran los aspectos ecológicos importantes de silvicultura, fauna silvestre,
monitoreo, etc. y la planificación del manejo de largo plazo. Esta no es una visión sólo de las
ASL u OFC de Guarayos o la Chiquitania, sino que se ha generalizado en Bolivia en la mayoría
de los usuarios del bosque, confundiendo lo que es un “plan de aprovechamiento forestal” con
un “plan de manejo forestal”. Esto, obviamente, no asegura la sostenibilidad del manejo y
podría causar el descreme (al concentrase sólo en las AAA más ricas) y deterioro del bosque
(por los daños del aprovechamiento), así como su falta de regeneración tanto en flora como en
fauna.

4.5.6.6. Actores Institucionales

Red de ONGs

Instituciones que trabajan con comunidades IOC en Provincia Velasco y que realizan acciones de
apoyo en desarrollo social. Algunas de ellas, como CEPAD, se dedican a la capacitación en
liderazgo y asistencia técnica en desarrollo agropecuario.

La relación de PFBC con esta red de ONGs es secundaria y desde el punto de vista de ellas su
actitud es neutra como los intereses para con el programa. Dada la influencia que tienen entre
los actores sociales y las redes IOC, es recomendable que el programa establezca una relación
de diálogo abierto con estas ONG que tienen alcance nacional.

4.5.6.7 Red de agencias internacionales.

En el caso de La region Chiquitana para el PFBC la presencia de esta red de agencias está dada
por el Programa de la FAN, la FBSC y el propio PFBC que tiene apoyo de Holanda y Suecia. Esta
red es muy importante no tanto a nivel local sino nacional ya que su capacidad de incidencia es
Alta. (Ver cuadro de Apoyo de la Cooperación Internacional al Sector Forestal de Bolivia).

Existe una amplia variedad de proyectos y programas en el ámbito forestal a lo largo del
territorio nacional con los que el Programa tendrá que relacionarse, cooperar y en algunos casos
competir. Por ejemplo, en la zona de Guarayos-Urubichá y Chiquitania, los más destacados son
el PAI y BOLHISPANIA, que trabajan en los mismos temas del PFBC.

Las ONGs FAN, WWF y FCBC tiene un rol de conservación y desarrollo de conocimientos, los
cuales podrán ser muy útiles para asistir técnicamente al PFBC en aspectos de conservación y
biodiversidad.

La elaboración de la Estrategia Bosques y Cambio Climático a través de un equipo nacional


REDD fue establecido en julio del 2009 y trabaja bajo la responsabilidad del Programa Nacional
de Cambio Climático. Su mandato es elaborar la Estrategia Bosques y Cambio Climático y

SIMBIOSIS S.R.L. 4-59


Fundación PUMA – Fondo Ambiental
Evaluación Ambiental Estratégica del Programa Forestal Baba Carapa
Informe Final: Capítulo 4

asegurar la coordinación de las diferentes iniciativas REDD+ en el país. Por el momento, para el
tema de reducción de emisiones por deforestación y degradación forestal, Bolivia cuenta con el
apoyo de UN-REDD, del FCPF, de la cooperación alemana, y de la cooperación danesa.

Las coordinación y complementariedad entre estos donantes están aseguradas por el equipo
nacional REDD. La elaboración de la Estrategia Nacional Bosque y Cambio Climático, de la nueva
Política Ambiental y de la nueva Ley Forestal. La existencia de este marco de resultados único,
elaborado por el gobierno con el apoyo de las diferentes iniciativas de apoyo, garantiza y
asegura la perfecta coordinación entre estas iniciativas tanto a nivel programático como
presupuestario. El apoyo de la Cooperación Alemana está dirigido i) al desarrollo y la
implementación de la estrategia REDD+; ii) al fortalecimiento de la ABT y de la DGF para
implementar elementos de dicha estrategia; iii) a la implementación de proyectos pilotos REDD+
a nivel de municipios incluyendo un fondo para incentivar la reducción de la deforestación. Estos
proyectos pilotos pueden comprobar la factibilidad de diferentes mecanismos para la
implementación de REDD+ a nivel local hasta 2012, y pueden contribuir a las discusiones
políticas y estratégicas con aportes de experiencias reales, lecciones aprendidas y
recomendaciones. La articulación del PFBC con esta iniciativa de acción interinstitucional
también es central

4.5.6.8. Chiquitanía: Lecciones de una experiencia ajena

En el caso de la Chiquitanía el PFBC debería analizar algunas lecciones de lo que significó y


significa el programa de BOLISHISPANIA para la constitución de los CONFOR. En la rápida visita
que se ha realizado a las instalaciones en San miguel y del dialogo con su administrador y
personeros de las ASL estas algunas consideraciones que pueden ser útiles (algunas
afirmaciones se insertó en la presente EAE tal como se las recogió, sin comprometer la propia
opinión):

• Las ASL consideran que el proyecto se ha aprovechado de los pobladores (hombres y


mujeres) de la región para canalizar recursos ( esto responde a una visión muy metida
en la gente que considera que todo recurso económico que viene vía ONGs es un
recurso que viene a nombre de los pobres y que estos son solo utilizados para canalizar
dineros que, supuestamente no les ayuda.)

• La administración del programa se considera demasiado cara. “Unos cuantos, apenas 12


personas, se pagan unos salarios enormes sin dejar beneficios” (esto responde a la idea
muy asentada de desmerecer la meritocracia y favorecer la igualación hacia abajo: “lo
que hacen los técnicos no es nada sacrificado, que es pues administrar un aserradero?”).

• Centralización. “Todo se decide fuera de la región y además el proyecto que ya debía


pasar a manos de las ASL no se lo ha hecho, pero ahora dicen que se lo van a pasar a
los gobiernos municipales” (la no claridad y el levantamiento de expectativas tiene estos
resultados de incorformidad).

• Los/as trabajadores/as del aserradero reciben pagos mensuales, esto provoca que
muchos/as no quieran trabajar porque en la zona se acostumbra a los pagos semanales.
El aserradero contrata varias mujeres en sus labores debido a que hay varias actividades

SIMBIOSIS S.R.L. 4-60


Fundación PUMA – Fondo Ambiental
Evaluación Ambiental Estratégica del Programa Forestal Baba Carapa
Informe Final: Capítulo 4

que no requieren mucho esfuerzo y a que son mas cumplidas que los hombres ( “no se
faltan los lunes o días después de feriados y fiestas como lo hacen los hombres”).

• Los salarios que se pagan a los que trabajan en el aserradero, algunos de ellos, no llegan
siquiera al mínimo nacional debido a que el proyecto aun no ha logrado equilibrar sus
gastos e ingresos. El año 2010 el aserradero arrojo una déficit de 7 mil dólares (informa
el Presidente de AFOMASAN, enero 2011). El pago de horas extras es un incentivo, pero
la gente considera que se les debía pagar más ( “son solo 10 Bs mas por hora, deberían
pagarnos quince o 20 porque es un proyecto de la cooperación”).

• La fuente más importante de ingresos, en estas fechas, que tiene el proyecto en San
Miguel es la venta de servicios: arrastre, aserrío y afilado. Al respecto los de las ASL se
quejan que para que les asierren su madera se tiene que esperar días y hasta semanas,
por ello prefieren recurrir a otras instancias. La pronta implementación de una
carpintería consideran que será una fuente de ingresos más para el proyecto.

• El proyecto ha tenido que erogar gastos para cubrir accidentes de trabajo: cortadas de
mano y dedos, debido a la inexperiencia de los y las empleadas. “es un gasto que se
debe hacer, pero desequilibra las finanzas” decía el administrador.

• El proyecto está asentado en tres municipios. En san miguel se tiene el aserradero. En


san Rafael el secado de la Madera. En San Ignacio la industria maderera. Desde la
perspectiva del proyecto esta es la mejor manera de incluir los beneficios a todos. Desde
la perspectiva de las ASL es un descuartizamiento que no es operativo para ellos: “nadie
lleva su madera desde acá a san Rafael, por la distancia, pero ante todo por el costo de
carguío y descarguío”.

4.6. Región Choré

4.6.1. Características económicas

La región del Choré que se encuentra en tres departamentos, Santa Cruz, Beni y Cochabamba,
tiene bajo potencial maderable de especies muy valiosas, mientras que destaca notoriamente un
alto volumen aprovechable concentrado en especies del grupo comercial, como consecuencia de
su explotación en el pasado. Su cercanía y buena accesibilidad en relación a los más
importantes mercados del país, hacen que continúe el aprovechamiento forestal y sea una de
las actividades económicas más importantes.

Los chaqueos, desmontes ilegales y explotación de madera persisten en la reserva forestal El


Choré, acciones desarrolladas por campesinos y colonizadores de sindicatos agrarios. Por lo
tanto, la región está siendo deforestada y amenaza afectar por lo menos en un 50% del bosque
de la reserva, lo cual generaría impactos negativos al medio ambiente y consecuentemente a la
población.

Otra actividad importante es la agricultura y pecuaria que permiten generar ingresos


económicos de subsistencia.

SIMBIOSIS S.R.L. 4-61


Fundación PUMA – Fondo Ambiental
Evaluación Ambiental Estratégica del Programa Forestal Baba Carapa
Informe Final: Capítulo 4

4.6.2. Necesidades Básicas Insatisfechas

En la región se presentan niveles de pobreza por encima del 90%, debido que no se han
resuelto las demandas de la población, que se traducen en poco acceso a servicios básicos,
bajas coberturas en salud, educación y escasos recursos económicos. De cada 100 personas 9
son pobres.

Tabla 4-8: Región Choré: NBI (Censos 1992 – 2001) y Mortalidad infantil según municipio

Mortalidad
Provincia Municipio NBI 1992 NBI 2001
Infantil
Ichilo Yapacaní 91,00 91.71 70,00
Sara Santa Rosa del Sara 91,70 85.2 60,00
Chapare Villa Tunari 96,80 87.2 96,00
Carrasco Puerto Villarroel 94,90 81.7 98,00
Marban Loreto 99,50 96.4 95,00
Marban San Andrés 98,00 97.5 88,00
Fuente: Elaboración propia en base a datos CNPV 2001

4.6.3. Nivel Educativo

En la región del Choré los datos de UDAPE revelan que para 2007, la tasa de cobertura neta en
primaria se encuentra por debajo de la nacional (85,9%).

En relación al término de 8º de primaria, la región presenta sustanciales diferencias entre los


municipios, la tasa más alta se encuentra en Yapacaní, de cada 100 niños, aproximadamente 75
terminan el ciclo primario.

Los municipios con las tasas más bajas son Loreto, San Andrés, Santa Rosa del Sara Villa Tunari
y Puerto Villarroel, donde se tiene que de cada 100 niños que asisten a la escuela 45.5 terminan
el ciclo primario.

Estos datos no son nada alentadores porque las tasas de deserción, en consecuencia, son altas,
lo cual constituye un problema que repercute en las oportunidades futuras para el capital social.
Es posible que en alguna medida haya influido la política del Gobierno que implementó el Bono
Juancito Pinto a partir del año 2006 y que la situación haya mejorado en los últimos años tanto
para hombres como para mujeres, al respecto aún no se cuenta con información oficial.

Estos aspectos son muy importantes y se deben profundizar a fin de que el PFBC adecue sus
estrategias de intervención en relación al fortalecimiento de capacidades.

4.6.4. Indicadores de salud

Otro indicador importante a tomar en cuenta para conocer las condiciones de vida de la región
es la mortalidad infantil, al analizar los datos se tiene que los municipios Puerto Villarroel (98 por
mil nacidos vivos), Villa Tunari (96 niños por mil nacidos vivos) y Loreto (95 por mil nacidos
vivos), presentan altas tasas de mortalidad infantil, lo que pone de manifiesto la falta de

SIMBIOSIS S.R.L. 4-62


Fundación PUMA – Fondo Ambiental
Evaluación Ambiental Estratégica del Programa Forestal Baba Carapa
Informe Final: Capítulo 4

servicios básicos, de salud, viviendas inadecuadas, que constituyen los determinantes de salud.
Ver tabla 4-6.

4.6.5. Relaciones de género

Al igual que en las demás regiones la mujer juega un rol importante en su entorno, tanto en el
hogar como en la comunidad, pero varía por el contexto. y cumple con las diferentes funciones
que se le asignan. El espacio doméstico ha dejado de ser el único en el cual interviene, esto
hace prever que las futuras generaciones de mujeres adquirirán mayor empoderamiento.

El tema merece ser estudiado con mayor cuidado para no entorpecer las relaciones entre
hombres y mujeres, para ello se repite la sugerencia de realizar un diagnóstico participativo que
permita la identificación de los diferentes roles, puntos de vista, necesidades prácticas e
intereses estratégicos de mujeres y hombres; que dará los insumos necesarios para la
formulación de una estrategia adecuada a la realidad con enfoque de género dentro del PFBC
en cada una de las regiones de influencia.

4.7. Región Bajo Paraguá

4.7.1. Características económicas

La actividad económica principal de la región es la madera, que se emplea tanto para la


exportación como para la artesanía. En Concepción se encuentran dos Empresas
transformadoras de madera que ocupan la mano de obra calificada y no calificada.

Existe una relación desigual entre los propietarios de la materia prima y los compradores, que si
bien se necesitan mutuamente, los primeros son coaccionados al momento de realizar las
transacciones porque imponen bajos precios, lo cual no les permite generar ingresos
económicos para pasar al siguiente eslabón de la cadena forestal y menos a toda la cadena, y
de esta manera obtener mayores ingresos económicos, esta situación se atribuye a la falta de
conocimiento y capacidad de negociación que tienen las OFC.

Otra actividad importante es la industria agropecuaria. Las comunidades practican la agricultura


de subsistencia y en algunos casos se dedican a la ganadería.

Antiguamente, la producción agrícola estaba íntimamente relacionada con la denominada


"cultura hidráulica" (camellones, terraplenes, etc.). Hoy se practica una agricultura poco
productiva, con bajo nivel de rendimiento, que se complementa con la caza, la pesca y la
recolección, especialmente en las comunidades donde la población es indígena. Todas estas
actividades no generan excedentes significativos. La ganadería de la zona, que fue introducida
por los jesuitas, fue continuada por los colonizadores cruceños y sus descendientes. De esta
actividad, participan, minoritariamente, algunos Baures "ganaderos". Su mercado está
constituido por las principales ciudades del país, donde se traslada la carne por vía aérea. La
región posee bosques naturales de castaña y siringa. Además, otro recurso importante en la
economía de los Baures es el chocolate.

Actualmente y dada la riqueza cultural y natural de la provincia se está impulsando la actividad


turística, mejorando el servicio y las alternativas de recreación, para que los visitantes puedan

SIMBIOSIS S.R.L. 4-63


Fundación PUMA – Fondo Ambiental
Evaluación Ambiental Estratégica del Programa Forestal Baba Carapa
Informe Final: Capítulo 4

conocer una parte de las riquezas de esta zona. Con el objetivo de evitar la destrucción de
bosques, asentamientos ilegales y garantizar el aprovechamiento sostenible de las áreas
concesionadas a las Asociaciones Sociales del Lugar (ASL) en la Reserva Forestal del Bajo
Paraguá, el Gobierno Departamental y el municipio de San Ignacio de Velasco firmaron un
acuerdo, para implementar un sistema de control al interior de la zona correspondiente a la
comuna.

4.7.2. Necesidades Básicas Insatisfechas

Debido a la postergación que ha sufrido la población, la región presenta un alto porcentaje de


Necesidades Básicas Insatisfechas, así se tiene que los municipios de San Ignacio de Velasco y
San Ramón destacan por una disminución significativa de población pobre en el período
intercensal 1992 - 2001 y con una tendencia a continuar con ese ritmo. En contraste los
porcentajes más altos de pobreza se encuentran en los municipios de Baures y Huaracaje, que
por la dispersión de la población (Ver anexo 4) no reciben la atención a sus necesidades.

Tabla 4-9: Región Chiquitanía: NBI (Censo 1992 – 2001) y Mortalidad Infantil según
municipio

Mortalidad
Provincia Municipio NBI 1992 NBI 2001
Infantil
Ñuflo De Chavez Concepción 94,00 84.6 94,00
Velasco San Ignacio de Velasco 86,50 75.2 66,00
Itenez Magdalena 87,30 86.7 79,00
Itenez Baures 93,00 89.8 81,00
Itenez Huacaraje 96,50 88.7 80,00
Mamoré San Ramón 86,50 74.6 74,00
Fuente: Elaboración propia en base datos INE. 2001

4.7.3. Nivel Educativo

En la región del Bajo Paraguá la tasa de cobertura neta asciende al 85%, inferior a la nacional
(92%). De cada 100 niños/as solo 85 ingresan a la escuela, lo cual resta oportunidades a
aquellos 15 que no reciben educación formal.

En relación a la tasa de término de 8º de primaria los datos que proporciona UDAPE indican que
los municipios de San Ignacio de Velasco y Magdalena tienen la tasa más elevada de la región,
91,5%, por debajo se encuentran Baures y Huaracaje (69.5%). En último lugar se encuentra
San Ramón con la tasa más baja de la región (37%). Estos datos demuestran que la deserción
escolar es significativa, confirmando la situación de pobreza en la que se encuentra el municipio
(Ver anexo IV).

Es posible que a la fecha esta situación se haya revertido de alguna manera con el incentivo que
da el Gobierno a través del Bono Juancito Pinto.

SIMBIOSIS S.R.L. 4-64


Fundación PUMA – Fondo Ambiental
Evaluación Ambiental Estratégica del Programa Forestal Baba Carapa
Informe Final: Capítulo 4

4.7.4. Indicadores de salud

Uno de los indicadores más importantes para medir el desarrollo de una región es la mortalidad
infantil. Las diferencias entre los municipios son marcadas, ya que en el municipio de
Concepción mueren 94 niños antes de cumplir un año por cada mil niños nacidos vivos, la cifra
más alta de la región, mientras que en San Ignacio de Velasco esta cifra es de 66 niños por
1000 n.v. Si contrastamos estos datos con la NBI, vemos que existe correlación entre ambas
variables, para todos los municipios que conforman la región de la Chiquitanía. Ver tabla 4-6

4.7.5. Relaciones de género

La función de la mujer en la región está relacionada a la atención de las labores domésticas y


participación en las actividades productivas. En general, en ella recae también la seguridad
alimentaria de la familia, situación que es percibida como natural en la región.

Sin embargo, no existen estadísticas que permitan visualizar el papel diferenciado de los
hombres y mujeres, según vocación productiva de la región, en aspectos como manejo del
bosque, conservación, uso de fertilizantes e insecticidas y otras tecnologías agrícolas, así como
el papel de mujeres y hombres en la conservación y/o depredación del medio ambiente.

5. Análisis comparativo de ingresos económicos en las regiones forestales

Por la importancia del tema, a continuación se presenta un resumen del estudio que realizó
BOLFOR II entre los años 2004 al 2006 en 14 Organizaciones Forestales Comunitarias y Sociales
sobre ingresos económicos familiares relacionados con las actividades forestales, siendo el único
que se ha elaborado hasta la fecha, cabe aclarar que no se han realizado estudios por regiones,
no obstante este análisis incorpora la mayor parte de las organizaciones forestales que se
encuentran en el área de intervención del PFBC.

Tabla 4- 10: Organizaciones encuestadas por años

Organización Organización
Forestal encuestada 2004 Forestal encuestada 2006
Candelaria Momené
Carmen Pecha Robore
Cururú Salvatierra
El Boqui San Juan
El Cedro San Pedro
Macahua Tres Fronteras
Machineri Yaminahua
Fuente: Elaboración propia en base datos INE. 2001

5.1. Composición del ingreso familiar

El estudio establecía que los ingresos provenientes del manejo forestal en 14 OFC tuvieron un
incremento de 23% entre 2004 y 2006 y aportaron con el 15% del ingreso total en 287
hogares encuestados. Sin embargo, este beneficio fue insuficiente para evitar la declinación de
los ingresos totales de 2020 $us/año a 1813 $us/año, ocasionada por una marcada reducción de

SIMBIOSIS S.R.L. 4-65


Fundación PUMA – Fondo Ambiental
Evaluación Ambiental Estratégica del Programa Forestal Baba Carapa
Informe Final: Capítulo 4

los ingresos agrícolas. Los resultados de las 2 encuestas realizadas por BOLFOR II muestran
también una disminución de 13.9% en el tamaño de los hogares, que ocasiona que el ingreso
per cápita suba de 494 $us/año en 2004 a 504 $us/año en 2006.

El impacto del manejo forestal en los ingresos familiares fue mayor entre las Organizaciones
Forestales Comunitarias que en las Agrupaciones Sociales del Lugar. La distribución del ingreso
forestal fue más equitativa que otras fuentes de ingreso, especialmente en las Organizaciones
Comunitarias. Por sus características socioeconómicas y su forma de acceso a los recursos
forestales, las organizaciones forestales motivo del estudio fueron las Organizaciones Forestales
Comunitarias y las Agrupaciones Sociales del Lugar.

En base al estudio mencionado, la Figura 1 muestra la composición del ingreso familiar de los
hogares encuestados en 2006. Los ingresos forestales maderables representan el 11% del
ingreso total en 2004 y este porcentaje sube al 15% en 2006.

Los ingresos que provienen del bosque, incluyendo la madera, productos forestales no-
maderables y la caza y pesca contribuyen con 29% al ingreso total. Estas cifras no incluyen el
valor de la leña ni la venta de madera proveniente de desmontes con fines agropecuarios.

Transfe- Ingresos
rencias forestales
7% maderables Ingresos
15% forestales
no-
Negocios
maderables
comerciales
2%
8%

Caza y
pesca
12%

Ingreso Ingresos
total fuera agrícolas
de la finca 10%
35%
Ingresos
Sub- pecuarios
productos 6%
5%

Fig. 4-1: Composición del ingreso familiar (año 2006)


Ingreso monetario y no-monetario
FUENTE: BOLFOR II 2008

SIMBIOSIS S.R.L. 4-66


Fundación PUMA – Fondo Ambiental
Evaluación Ambiental Estratégica del Programa Forestal Baba Carapa
Informe Final: Capítulo 4

Tabla 4-11: Ingresos monetarios y no monetarios

Año 2004 Año 2006


No- No-
Fuentes de ingreso Monetario monetario Monetario monetario
Ingresos forestales maderables 1768.3 0 2173.4 0
Ingresos forestales no-
maderables 334.1 0 254.9 0 (a)
Caza y pesca 91.8 1491.5 122.4 1626.6
Ingresos agrícolas 785.3 2123.2 342.2 1083.7
Ingresos pecuarios 459.9 391.8 626.8 200.4
Subproductos 383.4 304.3 69.7 641.9
Ingreso total fuera de la
finca 4867.0 0 5175.3 0
Negocios comerciales 1498.7 130.3 1067.2 56.2
Transferencias 1330.1 0 1060.4 0
Ingreso total por hogar 11518. 4441. 10892. 3608.
(Bs./año) 7 2 5 8
1086. 1003.
Ingreso per cápita 2818.5 7 3030.0 9
(a) No se ha contabilizado el valor de autoconsumo de productos forestales no maderables. Elaboración de Bolfor II,
2008

5.2. Composición de los Ingresos forestales maderables

El 61% de los ingresos forestales maderables en 2006 proviene del trabajo realizado por socios
y socias para las organizaciones forestales. Las jefas del hogar recibieron el 10% de este
ingreso. La distribución de utilidades (dividendos) representa el 39% del ingreso forestal
maderable. Este porcentaje era mucho menor en 2004.

5.3. Ingresos familiares por tipo de productor

La Tabla 4-11 muestra la evolución de ingresos por tipo de organización forestal en 2004 y
2006. El ingreso per cápita de las Organizaciones Comunitarias es menos del 45% del ingreso
de las Agrupaciones Sociales del Lugar.

Entre 2004 y 2006 las Agrupaciones Sociales disminuyeron sus ingresos del manejo forestal y de
la cacería y pesca, pero incrementaron sus ingresos pecuarios. En contraste, las Organizaciones
Forestales Comunitarias incrementaron sus ingresos forestales maderables, pero disminuyeron
los ingresos de la actividad pecuaria, negocios comerciales y transferencias.

En ambos tipos de organización los ingresos agrícolas disminuyeron, al igual que el ingreso
total. Los ingresos per cápita se incrementaron por la menor cantidad de personas presentes en
el hogar.

Las Agrupaciones Sociales recibieron mayores ingresos fuera de la finca, negocios comerciales y
transferencias, lo cual responde a su carácter más urbano. En contraste, las Organizaciones

SIMBIOSIS S.R.L. 4-67


Fundación PUMA – Fondo Ambiental
Evaluación Ambiental Estratégica del Programa Forestal Baba Carapa
Informe Final: Capítulo 4

Comunitarias reciben mayores ingresos de la agricultura, caza y pesca y productos forestales.


En 2006 el ingreso forestal maderable de las Organizaciones Comunitarias supera en 6% al
recibido por las Agrupaciones Sociales, aunque esta diferencia no mostró significancia
estadística. Sin embargo, en términos relativos, los ingresos forestales maderables son mucho
más importantes para las Organizaciones Comunitarias, porque contribuyen en 19.3% del
ingreso total, mientras que este porcentaje baja a 8.9% en las Agrupaciones Sociales

Entre 2004 y 2006 la contribución de ingresos forestales maderables, no-maderables y de caza y


pesca subió del 28.5% al 42.3% al ingreso total de las Organizaciones Comunitarias, mientras
que para las Agrupaciones Sociales esta contribución bajó de 17% a 9.7%.
En 2006 el ingreso fuera de la finca representa la mayor fuente de ingreso familiar de las
Agrupaciones Sociales, con el 46.7% del total. Las jefas del hogar contribuyeron con 20% de
este ingreso (que es adicional al valor de las labores domésticas que realizan) y los jefes con
70%. Otros miembros de la familia aportaron con 10%.

En el caso de las Organizaciones Comunitarias, el ingreso fuera de la finca representa el 28%


del ingreso familiar en 2006. Las jefas del hogar contribuyen con el 8.4% de este ingreso,
mientras que los jefes aportan con el 85.9% y otros miembros de la familia el 5.7%.

5.4. Ingresos familiares por regiones

Entre 2004 y 2006 las organizaciones forestales de Pando, Guarayos e Ixiamas incrementaron
su ingresos forestales maderables en 264%, 84% y 80%. En la región de Chiquitos estos
ingresos disminuyeron 45%.

Tabla4-12: Evolución de ingresos familiares proveniente del manejo forestal, por regiones

Ingresos forestales maderables


(Promedio anual por familia,
en Bs.)

Región Año 2004 Año 2006


Ixiamas 1851.8 3350.3 *
Guarayos 819.4 1508.3 *
Pando 210.8 778.1 *
Chiquitos 4404.4 2437.4 *
* Diferencia con significancia estadística (p < 0.05).

En Pando la extracción y venta de castaña subió los ingresos forestales no maderables por
encima de las otras regiones. En esta región también se observa un aumento del 79% en el
ingreso por caza y pesca, que constituye la segunda fuente más importante de ingresos
familiares en 2006. Este incremento responde sobre todo a los mayores precios imputados a la
carne de monte en la segunda encuesta. En Guarayos la caza y pesca constituyen la segunda
fuente más importante de ingresos familiares, mientras que en Ixiamas el promedio de este
ingreso baja por la presencia de una Agrupación Social del Lugar, en la cual la mayoría de
socios y socias no realizan esta actividad.

SIMBIOSIS S.R.L. 4-68


Fundación PUMA – Fondo Ambiental
Evaluación Ambiental Estratégica del Programa Forestal Baba Carapa
Informe Final: Capítulo 4

Las encuestas registraron una disminución de los ingresos agrícolas en todas las regiones,
atribuible a una reducción de la superficie cultivada. En Pando la superficie cultivada bajó 57%,
en Guarayos 31%, en Ixiamas 25% y 14% en Chiquitos. Adicionalmente, en Ixiamas, Pando y
Chiquitos se registró un aumento en el costo de la mano de obra agrícola de 29.7%, 98.2% y
7.5%. En Guarayos el jornal no subió, pero varios hogares declararon pérdidas agrícolas por
incendios forestales.

La ganadería es una de las principales actividades económicas en Chiquitos y esto se refleja en


un mayor ingreso pecuario que en otras regiones, donde las ventas de ganado bajaron en 2006.
Esto tiene relación con el incremento de ingresos provenientes de subproductos pecuarios.

Los ingresos totales fuera de la finca constituyen la principal fuente de ingresos monetarios en
todas las regiones, seguidos de los ingresos forestales maderables. Anteriormente se mostró
que el ingreso fuera de la finca es más importante en las Agrupaciones Sociales que en las
Organizaciones Comunitarias.

En Chiquitos predominan las Agrupaciones Sociales y esta región muestra el mayor ingreso
fuera de la finca, que contribuye con el 40% del ingreso total. En Guarayos y Pando predominan
las Organizaciones Comunitarias y esto explica los menores ingresos fuera de la finca.

El caso de Ixiamas es diferente porque en esta región se asistió a tres Organizaciones


Comunitarias y una agrupación social y el ingreso fuera de la finca representa el 42% del total.
En este caso la proximidad de las organizaciones al pueblo de Ixiamas influye en la composición
del ingreso familiar.

5.5. Ingresos familiares por municipios

Desde la perspectiva del manejo forestal, los municipios se diferencian por la oferta de madera
de sus bosques, la infraestructura caminera que tienen, la distancia a los mercados, las políticas
de apoyo al sector productivo y otros aspectos que influyen en la producción y comercialización
de madera. Sin embargo, estos aspectos no explican totalmente la relación de ingresos
registrada

En los municipios de Ixiamas y Urubichá se observan los mayores ingresos forestales


maderables, a pesar de que estos municipios tienen mayores limitaciones en infraestructura y
en el acceso a los mercados que otros municipios.

Es posible que la capacidad de las organizaciones para insertarse en cadenas productivas sea
determinante para la generación de ventas y utilidades del manejo forestal, lo que repercute en
los ingresos forestales maderables.

Entre 2004 y 2006 se observan incrementos en ingresos maderables en los municipios de


Ascensión (651%), Bolpebra (270%), Urubichá (137%) e Ixiamas (80%). En el caso de
Bolpebra una de las organizaciones no ha logrado implementar su plan de manejo forestal y
esto baja el promedio de ingresos en el municipio. La Agrupación Sociales del Lugar de Roboré
paralizó sus operaciones forestales en 2005 por problemas organizativos.

SIMBIOSIS S.R.L. 4-69


Fundación PUMA – Fondo Ambiental
Evaluación Ambiental Estratégica del Programa Forestal Baba Carapa
Informe Final: Capítulo 4

En el ingreso total fuera de la finca se observa una mayor influencia de la ubicación geográfica y
las condiciones de acceso al mercado que tienen los municipios. Por ejemplo, en Ascensión este
ingreso aporta al 52% de los ingresos familiares mientras que en Urubichá este aporte baja al
7%.

En el municipio de El Puente una parte importante del ingreso de Momené proviene de la


producción de aceite de cusi que las familias comercializan en la carretera que pasa por la
comunidad, ubicada cerca del pueblo de Ascensión.

En forma similar a las diferencias regionales, el tipo de organización forestal incluye en la


composición del ingreso en los diferentes municipios. Por ejemplo, en Roboré y San José de
Chiquitos las Agrupaciones Sociales generan el 41% de sus ingresos del trabajo remunerado
fuera de la finca, mientras que El Puente y Bolpebra la proporción es de 31% y 19.8%.

5.6. Ingresos familiares por OFC

Los 3 mayores ingresos se concentran en Organizaciones Comunitarias de San Pedro, Carmen


Pecha y Macahua. La organización Tres Fronteras no logró implementar su plan de manejo
desde 2004, por lo cual no muestra ingresos maderables (ver tabla 4-14 y 4-15)

Los datos recopilados muestran que 8 organizaciones subieron sus ingresos forestales
maderables entre 2004 y 2006. En este grupo se incluyen San Pedro, Carmen Pecha, Macahua,
Cururú, Salvatierra, San Juan, Yaminahua y Machineri. Los incrementos en ingresos tienen un
rango entre 71% y 655%. Las organizaciones que disminuyeron sus ingresos son El Cedro, El
Boquí, Roboré, Candelaria y Momené. El porcentaje de disminución varía entre 2% y 79%.

5.7. Conclusiones y recomendaciones

Los bosques debidamente aprovechados, además de poseer un valor intrínseco incalculable,


representan una alternativa económica atractiva para las poblaciones que aprovechan de
manera sostenible los bienes y servicios proporcionados por los mismos, en este sentido y por el
análisis de las condiciones socioeconómicas y culturales se concluye que la región amazónica,
Guarayos e Ixiamas son áreas potenciales para el emplazamiento de los CONFOR, en vista de
que presentan las mejores condiciones en términos socioeconómicos, organizacionales y la
presencia de viables socios (empresarios madereros).

La ocupación de la mujer en la unidad familiar, en la comunidad y en la organización es


importante y se debe potenciar su participación en el aprovechamiento forestal en función a sus
intereses estratégicos.

La implementación del PFBC al mejorar los ingresos de la población beneficiara mejorará la


situación de pobreza de estas familias, tendiendo a multiplicar los beneficios a la comunidad y a
la región.

El PFBC pondrá valor a los bosques involucrando a todos los actores de la cadena, comunidades
indígenas, ASL, OFC, empresas forestales y campesinos en contribuir a la disminución del
cambio de uso del suelo para hacer un uso sustentable del bosque.

SIMBIOSIS S.R.L. 4-70


Fundación PUMA – Fondo Ambiental
Evaluación Ambiental Estratégica del Programa Forestal Baba Carapa
Informe Final: Capítulo 4

El PFBC tenderá a disminuir los avasallamientos a las tierras de los pueblos indígenas y
fortalecerá a las OFC.

Debido a las debilidades que presentan los pueblos indígenas y campesinos en términos de
negociaciones, el PFBC revertirá esta situación con la población beneficiaria.

Es imprescindible un diagnóstico participativo con enfoque de género que permita la


identificación de los diferentes roles, puntos de vista, necesidades prácticas e intereses
estratégicos de mujeres y hombres; las relaciones entre mujeres y hombres con respecto al
acceso y control de los recursos naturales, beneficios y su participación en los procesos de
decisión; los factores sociales y culturales y las oportunidades que limitan o potencian la
igualdad entre mujeres y hombres; el impacto potencial diferenciado de las acciones sobre
mujeres, hombres, niñas, niños, según edad, contexto social, etc., que dará los insumos
necesarios para la formulación de una estrategia adecuada a la realidad con enfoque de género
dentro del PFBC en cada una de las regiones de influencia.

De las catorce Organizaciones Forestales Comunitarias y Sociales encuestadas en 2004 y 2006,


ocho incrementaron substancialmente sus ingresos forestales maderables provenientes del
manejo forestal comunitario. Los incrementos corresponden a Organizaciones que se
encuentran en Tierras Comunitarias de Origen de las regiones de Ixiamas, Guarayos y Pando.

En conjunto, las 14 organizaciones mostraron un incremento de 23% en sus ingresos forestales


maderables, a pesar de que cinco organizaciones disminuyeron estos ingresos y una
organización no logró implementar su plan de manejo. En 2006 los ingresos provenientes del
manejo forestal constituyen la segunda fuente más importante de ingresos familiares

Los resultados muestran un efecto del tipo de organización en los ingresos forestales
maderables y en la composición del ingreso familiar. Todas las Agrupaciones Sociales del Lugar
incluidas en la encuesta mostraron una disminución de sus ingresos forestales maderables,
mientras que la mayoría de las organizaciones forestales comunitarias mostraron incrementos.

En 2006 los ingresos forestales maderables contribuyeron en 19.3% al ingreso total en las
Organizaciones Forestales Comunitarias, mientras que para las Agrupaciones Sociales del Lugar,
este porcentaje fue de 8.9%. Cuando se suman los ingresos que provienen del bosque y que
incluyen el manejo forestal maderable, los productos forestales no-maderables y el valor de la
caza y pesca, se observa una contribución del 42.3% a la economía familiar de las
Organizaciones Comunitarias, mientras que para las Agrupaciones Sociales del Lugar estos
ingresos representan el 9.7% del ingreso total.

La distribución de los ingresos forestales maderables fue más equitativa que los ingresos fuera
de la finca, negocios comerciales, transferencias e ingresos agropecuarios. También se observa
una mayor equidad en la distribución de los ingresos entre las Organizaciones Forestales
Comunitarias que entre las Agrupaciones Sociales del Lugar. Los resultados también muestran
una marcada disminución de los ingresos agrícolas, asociada a una reducción del área sembrada
en 2006 y al aumento de costos de producción. Este cambio fue determinante para que el
ingreso anual de los hogares descienda de 2020 $us a 1813 $us. Sin embargo, el ingreso per
cápita aumentó de 494 $us a 504 $us debido a la disminución de la cantidad de personas
presentes en los hogares.

SIMBIOSIS S.R.L. 4-71


Fundación PUMA – Fondo Ambiental
Evaluación Ambiental Estratégica del Programa Forestal Baba Carapa
Informe Final: Capítulo 4

Se recomienda profundizar en el estudio de ingresos familiares de las Organizaciones Forestales


Comunitarias y Sociales tomando en cuenta la dinámica del empleo rural y la migración hacia
centros urbanos. También es importante evaluar el impacto del manejo forestal comunitario
como fuente de inversiones sociales para el desarrollo de capital humano, redes sociales,
capacidades organizativas, comerciales y otros aspectos relacionados con la producción forestal
orientada al mercado, que pueden contribuir en forma sustancial a la gestión económica de las
Tierras Comunitarias de Origen.

SIMBIOSIS S.R.L. 4-72


CAPITULO 5

ANÁLISIS DE ESCENARIOS

SIMBIOSIS S.R.L.
Servicios Integrales en Medio Ambiente
CAPITULO 5

ANÁLISIS DE ESCENARIOS
5.1 Análisis de Escenarios

La metodología de la EAE usa la técnica del análisis de escenarios con la finalidad de diseñar,
seleccionar y evaluar situaciones y opciones futuras, permitiendo plasmar una imagen futura,
con una trayectoria, a partir de una situación de partida. Lo cual permite la toma de decisiones
sobre la implementación de una política, plan o programa.

La construcción de escenarios es selectiva y se reduce a alternativas relevantes muy


significativas o cualitativamente muy diferentes, donde también deben reducirse los factores
estratégicos a analizar que plasmen la complejidad ambiental de las situaciones reales, para
facilitar la toma de decisiones.

Este análisis de escenarios se hace en una etapa temprana de la EAE a fin de identificar cual
será la alternativa más recomendable para implementar y sobre la cual se aplican los siguientes
pasos de la metodología de la EAE. Se trata de un instrumento pedagógico que permite
visualizar rápidamente el futuro y sus implicaciones, para definir cual escenario es el más
conveniente.

Se realizan consideraciones de alternativas futuras como resultados de suposiciones iniciales


diferentes, que para el caso del PFBC se han considerado las que se aplican a programas que
son Sector Forestal: “Con Programa”, “Sin Programa” y “Con Abandono o Fracaso del
Programa”.

Los factores que han sido identificados en el diseño de los escenarios han sido determinados por
el equipo evaluador de la EAE, considerando las características del programa, sus objetivos y
componentes, contexto, así como la situación del sector forestal en Bolivia.

También se ha realizado una identificación de los impactos ambientales del programa en los tres
escenarios y se ha realizado una ponderación de los mismos en base a las técnicas de opinión
de expertos y juicio de expertos, que son recomendadas y aplicadas en EAEs y consisten en
utilizar el conocimiento profesional y el juicio de expertos en áreas temáticas específicas y de
actualidad.

Estas técnicas han sido aplicadas por el equipo de profesionales evaluadores de la EAE del
PFBC, las mismas que han sido complementadas con entrevistas a los ejecutivos de PUMA-FA,
actores representativos de la cooperación y del gobierno, así como otros actores del sector.

5.2 Análisis de Escenarios para el PFBC

Debido a que el sector forestal es muy dinámico por los cambios políticos que viene
experimentando el país, se hace notar que los escenarios podrían cambiar de manera súbita en
función a cambios que pudieran emerger, como la aprobación de una nueva ley forestal,
ocupaciones o reversión de tierras y concesiones forestales, etc.
Fundación PUMA – Fondo Ambiental
Evaluación Ambiental Estratégica del Programa Forestal Baba Carapa
Informe Final: Capítulo 5

Debido a la singularidad de cada proyecto, región y comunidad, los escenarios pueden ser
distintos ante la misma situación. En otras palabras, dependiendo del sitio, lo que a una
comunidad puede afectar, puede que a otra no le afecte. Esto puede dar la impresión de
incongruencias en el análisis de escenarios. Por ejemplo, en una comunidad bien organizada,
con buena gestión local, la falta del programa no le va a afectar demasiado. Sin embargo, en
otra comunidad, sin buena organización, el programa le sería de gran utilidad para mejorar su
gestión y cuidado del bosque.

Habiendo hecho la consideración anterior, y reiterando que los escenarios no van a funcionar
igual en todos los casos, se presentan tres escenarios para el Sector Forestal:

a) Sin Programa,
b) Con Programa y
c) Con abandono o fracaso de Programa

5.2.1 Escenario Sin Programa

Mantenimiento del uso tradicional del bosque. Aquellas comunidades bien organizadas,
que mantengan un uso tradicional y no consuntivo del bosque, mantendrán en el tiempo esa
situación de equilibrio uso tradicional/conservación del bosque. Esta situación podría ser
ventajosa en términos ambientales siempre y cuando la comunidad cuente con buenos sistemas
internos de gestión funcionando para mantener su bosque en un estado deseable, sin
incursiones de terceros ni cambio de uso. En consecuencia, la ausencia del programa no va a
tener un efecto ambiental, especialmente en la región amazónica en aquellos sitios donde la
base económica es principalmente el aprovechamiento de productos forestales no maderables.

Descreme y tala incontrolada de los bosques. Debido a la falta de autoridad y control


efectivo sobre las actividades forestales y características de los mercados de la madera tanto
nacionales e internacionales, algunas áreas indígenas y campesinas son expuestas a la tala
irracional y descreme de sus bosques, pero también a la mala práctica por el uso local. En estos
casos, el programa sería muy útil promoviendo una presencia local organizada y aplicación de
acciones de manejo a favor del bosque y de la comunidad. La ausencia del programa mantendrá
el statu quo de aquellos bosques vulnerables a las incursiones de terceros o del
aprovechamiento forestal insostenible, incluso de parte de la misma comunidad.

La ausencia del programa acelerara el descreme y la tala incontrolada de los bosques debido a
la cada vez mayor desestructuración de las comunidades en sus sistemas de gestión y control, a
la escaza fiscalización del sector público y a la presión de los factores del mercado que
incentiva, en comunidades indígenas, campesinas, ASL y otros, el consumo de bienes y servicios
cada vez mas democratizados pero no siempre imprescindibles para una mejor calidad de vida.

Debido a la migración campo-ciudad y a la expectativa de satisfacer sus necesidades básicas los


miembros de las comunidades tienen la tendencia a extraer los beneficios del bosque de forma
rápida y poco costosa. Este fenómeno afecta a la mayoría de las comunidades, principalmente
las que están cerca a concentraciones urbanas que buscan acceder a productos e insumos de
consumo y suntuarios mediante la extracción de madera de alto valor y venta de los productos

SIMBIOSIS S.R.L. 5-2


Fundación PUMA – Fondo Ambiental
Evaluación Ambiental Estratégica del Programa Forestal Baba Carapa
Informe Final: Capítulo 5

del bosque. En comunidades más alejadas de los centros urbanos este fenómeno es menor,
pero debido a la poca cantidad de habitantes, las grandes extensiones de sus territorios, la
escasa fiscalización estatal, sus bosques son invadidos por terceros en búsqueda de madera de
alto valor comercial. Por ello, un escenario sin programa, favorecería negativamente a que el
mantenimiento del uso tradicional del bosque sea arremetido y no solo provoque efectos
ambientales, sino impactos de más largo plazo.

Caza indiscriminada. Se mantendrá la caza indiscriminada en aquellos sitios donde la falta de


sistemas locales de control, gestión comunitaria y de una política eficiente de protección facilitan
las incursiones de propios y terceros – cazadores y comunidades vecinas - ejerciendo presión
sobre la fauna silvestre. En algunos casos, son las propias comunidades que ejercen presión
desmesurada sobre la fauna silvestre, como en el caso de los bosques de Pando durante la zafra
de castaña.

La ausencia del programa acelerará la caza indiscriminada, debido a la proliferación de puestos


de comercio de especies o comidas en base a animales silvestres, mucho más en territorios
forestales sin planes de manejo y sin gestión forestal.

Cambio de uso del suelo, deforestación, quemas. Aunque no es altamente probable en


comunidades indígenas –si en comunidades campesinas- existe el riesgo de cambio de uso del
suelo e incendios provocados en sitios donde existe alta presión y conflictos sobre la tierra. Ante
la falta del programa, que generaría un sistema de gestión de uso de la tierra y del bosque,
algunas áreas estarían expuestas a estos riesgos, especialmente en Guarayos, Chiquitanía y
Choré.

La presencia del programa promoverá el manejo sostenible de los bosques y por lo tanto su
mantenimiento como tal, evitando así su deforestación. Adicionalmente, se prevé que con las
acciones de planificación y control de las actividades en el bosque, se reducirán las posibilidades
de quemas incontroladas en las regiones donde el proyecto tiene planificado intervenir. El gran
problema de la deforestación, el cambio de uso y quemas descontroladas es la falta de
asignación de valor económico, ecológico y social a los bosques, aspecto que cambiaría con el
manejo forestal al generar un mayor interés en su conservación. Mientras los bosques “sean de
nadie” o no se reconozca legalmente su función económica-social palpable para los pobladores,
serán susceptibles a cambios de uso de la tierra o a su degradación.

La deforestación a nivel nacional detectada e informada por la Superintendencia Forestal desde


1997 alcanzó a 1.877.569 ha donde la deforestación ilegal sobrepasa el 79% ya que la
información reportada en 1998, 1999, 2000, 2001 y 2003 fue únicamente del departamento de
Santa Cruz donde se habría realizado la mayor deforestación (tabla 5-1).

SIMBIOSIS S.R.L. 5-3


Fundación PUMA – Fondo Ambiental
Evaluación Ambiental Estratégica del Programa Forestal Baba Carapa
Informe Final: Capítulo 5

Tabla 5-1. Deforestación a nivel nacional

Deforestación Deforestación Total


Año
Legal (ha) Ilegal (ha) (ha)

1997 10.734 (*) 10.734

1998 20.469 65.413 85.882

1999 19.945 74.655 94.600

2000 13.378 8.750 22.128

2001 25.302 6.511 31.813

2002 34.421 166.297 200.718

2003 38.781 39.328 78.109

2004 51.146 184.920 236.066

2005 34.671 210.344 245.015

2006 47.256 243.069 290.325

2007 68.732 273.360 342.092

2008** 31.837 208.250 240.087


Total 396.672 1.480.897 1.877.569
(*)El Informe de la Superintendencia Forestal no reporta esta información
(**) Información de los 3 primeros trimestres
Fuente: Elaboración propia en base a los Informes de la Superintendencia Forestal (1997 a 2008)

De acuerdo a los Informes de Gestión de la Superintendencia Forestal, la deforestación


estimada (≥ 5,3 ha) en Tierras de Producción Forestal Permanente (TPFP) (calculada recién a
partir de 2006) fue de 71.519 ha para 2006, 83.454 ha para 2007 y 61.752 ha para 2008.

La deforestación fue estimulada en primer lugar por políticas de desarrollo de las exportaciones,
que alentaron el crecimiento de la agricultura mecanizada y por políticas de tierra que
estimularon la especulación de la tierra que provocaron además, el avance de las migraciones
hacia áreas rurales de tierras bajas por causas estructurales más complejas (Pacheco 2006).

Sin embargo por la no disponibilidad de superficie deforestada en los años 2009 y 2010, no es
posible determinar una tendencia sobre la deforestación en el país, pero la habilitación de mayor
superficie de bosques para agricultura fue obvia en estos dos últimos años ya que el
cumplimiento de la FES obligo a los propietarios justificar la misma.

Pérdida de oportunidad para incursionar en el manejo forestal. El manejo forestal no es


fácil ni barato y una evidencia de esto es el propio presupuesto del PFBC. Por ello, muchas
iniciativas de manejo forestal comunitario no arrancan ni tienen la posibilidad de incursionar en
el manejo forestal, perdiendo la oportunidad de mejorar su calidad de vida y hacer un uso

SIMBIOSIS S.R.L. 5-4


Fundación PUMA – Fondo Ambiental
Evaluación Ambiental Estratégica del Programa Forestal Baba Carapa
Informe Final: Capítulo 5

sostenible de sus bosques con el consecuente mantenimiento de servicios ambientales para la


sociedad. Este es el caso de sitios de alto potencial maderable, pero que no han podido
desarrollarse suficientemente, como en Pando y Choré.

La ausencia del programa dejará miles de hectáreas de bosques sin posibilidades de


aprovechamiento bajo planes de manejo y sin gestión forestal que repercutirá en el
medioambiente, igualmente impedirá la formación de recursos humanos y de capital social
virtuoso basado en el emprendedurismo y la gestión ambiental de largo plazo sustentable.

Desde la perspectiva de las OFC/ASL los procesos para la tramitación de instrumentos de


gestión tienen estas limitaciones1:

• El acceso al recurso forestal y la ejecución de los planes de manejo forestal en


comunidades se ha dificultado por los procedimientos de tramitación que son excesivos y
burocráticos.

• No hay proporcionalidad (relación) entre el cobro de patente forestal y la cantidad de


madera aprovechada en los planes de manejo forestal, en particular de los residuos de la
madera que se quedan en el área de manejo.

• La firma de los representantes legales de las organizaciones forestales comunitarias se


ha convertido en una formalidad, privando a las comunidades y a sus representantes el
derecho al ejercicio efectivo de la gestión forestal.

• Las patentes forestales pagadas no tienen retorno a las comunidades mediante


inversiones en equipamiento, caminos o capacitación.

• Los CFOs han dejado de ser instrumentos fiables de gestión forestal por el manejo
discrecional de los mismos por parte de los actores forestales. (información inflada).

• No hay certeza de que las retenciones realizadas por las empresas privadas por concepto
de impuestos sean efectivamente declarada a impuestos internos.

En relación al manejo del bosque, aún se requiere:

• Profesionales (agente auxiliar y contador/a) contratados por las OFC y ASL, al menos
para el período de aprovechamiento y el correspondiente seguimiento por parte de sus
contratantes, debiendo presentar informes periódicos tanto al equipo técnico de la OFC
como a toda la comunidad.

• Innovación tecnológica y creatividad de fácil asimilación para las comunidades en la


búsqueda de más eficiencia, menos costo y mayor impacto. Es el caso de uso de GPS en
los censos, adopción de equipamiento de protección individual en el trabajo de campo,
uso de software amigable para la contabilidad, entre otros.

1
 En base a los resultados de las entrevistas en las regiones y del documento borrador de la Asociación Forestal Indígena (AFIN), agosto 2010. 

SIMBIOSIS S.R.L. 5-5


Fundación PUMA – Fondo Ambiental
Evaluación Ambiental Estratégica del Programa Forestal Baba Carapa
Informe Final: Capítulo 5

• Procesos permanentes de capacitación, sea a través de instituciones de asistencia


técnica o a través de alianzas con empresas o entidades financieras

Conflictos por tenencia de la tierra. El proceso de saneamiento de las TCOs no está


concluido en todas las regiones (especialmente en Pando y Norte de La Paz) lo que incentivaría
la informalidad al interior de las comunidades forestales y la conversión del uso del suelo a favor
de la agricultura.

Al interior de las comunidades no se tiene elaborado un PLOT comunal que defina las áreas de
aprovechamiento y las de uso no forestal para la subsistencia, lo que provoca conflictos entre el
logro de beneficios inmediatos y los de mediano plazo. La presión migratoria es una amenaza
para la sostenibilidad de los bosques, el caso de Guarayos es el extremo, pero le sigue Ixiamas
y ahora Pando.

La ausencia del programa, aparte de los efectos arriba mencionados, favorecerá a las luchas
internas entre comunarios, entre comunarios y colonos, todos estos contra mercaderes y la
introducción en territorios forestales de otros cultivos de mayor rapidez de desarrollo y de mayor
rendimiento en el corto plazo. Este es un caso típico en Choré.

De todas formas sin el programa el avasallamiento de TCO’s o TIOC’s se mantendrá como hasta
ahora porque no se apoyará la consolidación de planes de manejo.

Marco Legal. La volatilidad del marco legal e institucional seguirá atentando al manejo
sostenible ya que es previsible que la informalidad crecerá y que las tierras de producción
forestal vayan reduciéndose cada vez más. También es probable que las organizaciones
indígenas se empoderen y generen movimientos de respeto a sus territorios como el año 90. La
volatilidad del marco legal, en sentido que aun están sin definición el futuro de las concesiones
a empresas privadas, dificulta la asociatividad con comunidades

Con ausencia del programa es previsible que el marco legal siga detenido y en caso de
dinamizarse, el mismo no cuente con interlocutores capacitados y con experiencia práctica que
ayuden a formular leyes, decretos o reglamentos a partir de la realidad y no solo de postulados
teóricos.

La Gobernanza local no se desarrolla. Las UFM no funcionan en la mayoría de los


municipios lo que incrementa el descontrol en especial en los desmontes y chaqueos
provocando presión en áreas de bosque. Los presupuestos municipales no incluyen recursos de
apoyo al manejo forestal y tampoco existen políticas, lo que hace que el tema forestal siga
siendo ajeno a la institucionalidad municipal y facilite la informalidad. El concepto de desarrollo
local en la perspectiva forestal está ausente en las políticas municipales, por ello no apoyan
alianzas y encadenamientos en este sector. La PND no rechaza las alianzas con empresas, pero
en las políticas concretas no las impulsa y esto lleva a que empresas forestales de punta hayan
desalentado sus inversiones y paralizado compras legales, favoreciendo a la informalidad.

Con ausencia del programa las UFM, de las pocas que quedan, seguirán sin apoyo técnico para
el cumplimiento de sus funciones y el tema forestal no será incorporado en las cumbres

SIMBIOSIS S.R.L. 5-6


Fundación PUMA – Fondo Ambiental
Evaluación Ambiental Estratégica del Programa Forestal Baba Carapa
Informe Final: Capítulo 5

(espacios de planificación) y EDA (espacios de rendición de cuentas) de los municipios


continuando el tema del bosque siendo una “otredad” mas entre los actores sociales y directivos
de la ciudadanía local

Las OFC que trabajaron con la asistencia de BOLFOR II (2005-2009) , realizaron inversiones en
servicios comunitarios en un promedio de 28% de sus utilidades, muchos de estos servicios, son
además competencia de los gobiernos locales, lo que llevó a BOLFOR II a plantear la necesidad
de articular las inversiones sociales de las OFC con las inversiones públicas tanto en aspectos
productivos como sociales de manera de generar un impacto mayor en el desarrollo económico
local, promover la co-responsabilidad, fortalecer el ejercicio de la ciudadanía buscando articular
la demanda de los actores privados y sociales con la oferta pública de servicios.

Desarrollo de mercados informales. Las redes de solidaridad cotidiana, compadrazgos a


través de la respuesta y solución a problemas del día a día de los comunarios por parte de los
intermediarios, impiden el desarrollo del mercado local formal. Estas redes clientelares son la
amenaza a la formalidad, que se agrava con la débil presencia estatal en las regiones de Pando,
Ixiamas y Guarayos. Con la ausencia del programa esta red de informalidad socioeconómica se
incrementará perjudicando al bosque y sus habitantes.

Las consideraciones sobre la tala ilegal de madera de las OFC/ASL2 son:

• Las normas forestales y las normas internas de la comunidad no son tomadas en cuenta
por personas particulares en el aprovechamiento de la madera lo que origina la baja de
los precios de la madera.

• Son escasas las alternativas económicas en las comunidades que contrarresten la


actividad forestal ilegal, generalmente de corto plazo y beneficios rápidos.

• Las empresas privadas forestales y los intermediarios forestales fomentan el


aprovechamiento ilegal de la madera en comunidades, en particular promoviendo la
compra de especies forestales de mayor valor comercial.

• Los planes de chaqueo en comunidades campesinas han sido dirigidos al fomento de la


piratería forestal.

• El uso intensivo de la motosierra en algunas regiones de geografía accidentada ha


ocasionado el aprovechamiento de la madera sin considerar la norma forestal.

• Los decomisos de madera efectuados a personas comprometidas con el


aprovechamiento ilegal no están beneficiando a las comunidades, aun cuando se realiza
en territorios indígenas y con participación de ellos.

Falta de acceso a financiamiento. Los programas de microcrédito y crédito para operaciones


forestales seguirán sin desarrollo y sin abrir líneas especiales, profundizando el habilito u otros
tipos de financiamiento informales.
2
 En base a los resultados de las entrevistas en las regiones y del documento borrador de la Asociación Forestal Indígena (AFIN), agosto 2010. 

SIMBIOSIS S.R.L. 5-7


Fundación PUMA – Fondo Ambiental
Evaluación Ambiental Estratégica del Programa Forestal Baba Carapa
Informe Final: Capítulo 5

Debilitamiento del liderazgo en la comunidad. Los conflictos de liderazgos al interior de


las comunidades atentan no solo a la unidad de las mismas sino al desarrollo de la OFC
provocando conflictos especialmente al momento de asignación de salarios y de la distribución
de beneficios. Unidad y fraccionamiento es una constante en las comunidades que tiene raíces
históricas, culturales pero también de elementos de tolerancia perniciosa como la elevada
pasividad frente a actos de corrupción entre algunas comunidades donde esta práctica se
censura pero no se castiga ni erradica, pues dado el turno en los cargos, se parte del principio
que a mí también me tocará.

La práctica de la igualación hacia abajo muy reforzada con políticas públicas, tiende a
desincentivar el esfuerzo y la superación entre las comunidades, provocando la expulsión de
cerebros y favoreciendo al extractivismo. Esta tendencia sin presencia del programa seguirá y se
profundizara ya que las oportunidades de mostrar y demostrar que otras acciones, que otras
formas de salir adelante son posibles no se abrirán, no se difundirán, no se sabrán.

El supuesto de la foresteria comunitaria que la comunidad cuenta con la existencia de normas


compartidas por todos sus miembros es puesto en tela de juicio al comprobarse la
heterogeneidad interna de las comunidades indígenas y ASL. Debido a esta heterogeneidad, los
procesos de autorregulación, exigen mayor esfuerzo para facilitar el análisis y la concertación
sobre las normas consuetudinarias, su alcance y la identificación de nuevas normas que
permitan a las comunidades regular aquellos aspectos frente a los cuales las normas
consuetudinarias presentan limitaciones.

Desde la perspectiva de las OFC/ASL estas son las limitaciones sobre capacidades locales para la
gestión forestal3:

• Las organizaciones forestales no cuenta con personal local capacitado para realizar de
manera autónoma la gestión forestal. La mayor de las veces las organizaciones
forestales dependen del conocimiento técnico de las empresas privadas.

• Los/as profesionales forestales no están cumpliendo con el rol que les ha asignado la ley
forestal. Una parte de los/as profesionales forestales han transformado su rol de
servidores/as y portadore/as de la fe pública en “dueños/as” de los recursos forestales.

Demora en el desarrollo de la certificación forestal. Para muchas comunidades la


certificación es percibida como un problema antes que como una ventaja; al interior de la
misma comunidad Cururú, el mantener la certificación antes que un desafío colectivo es un
desafío empresarial y de las instituciones o proyectos, como BOLFOR, que han dado
sostenibilidad a esta tarea. Por lo tanto, sin presencia del programa, la certificación de
comunidades seguirá en riesgo de desaparecer porque la tarea de concientización y práctica
será mínima y casi inexistente.

La difusión de la Certificación entre las OFC y ASL demuestra que estas asumen una actitud más
crítica y a la vez utilitaria hacia la certificación forestal voluntaria. Su apertura a este proceso
está en función a las oportunidades de mercado para los productos del bosque. De esta manera,
3
 En base a los resultados de las entrevistas en las regiones y del documento borrador de la Asociación Forestal Indígena (AFIN), agosto 2010. 

SIMBIOSIS S.R.L. 5-8


Fundación PUMA – Fondo Ambiental
Evaluación Ambiental Estratégica del Programa Forestal Baba Carapa
Informe Final: Capítulo 5

la Certificación Forestal Voluntaria en las OFC y ASL parece funcionar con posibilidades de
sostenerse en el mediano y largo plazo, en la medida que esté vinculada de manera estable a
una empresa o varias empresas compradoras, también certificadas. Sin embargo, los beneficios
comerciales todavía están concentrados en especies valiosas y poco abundantes en las áreas de
manejo. Para asegurar un beneficio más amplio y duradero de la certificación es necesario
promover mercados certificados para especies abundantes como el ochoó (Hura crepitans). Los
efectos de la certificación en el mejoramiento de las operaciones de la OFC certificada son
crecientemente positivos en tanto exista la relación comercial estable, y a su vez haya
oportunidades de mejores precios.

Subdesarrollo de la comercialización del recurso forestal desde la perspectiva de las OFC/ASL4:

• A 14 años de vigencia de la ley forestal los precios de la madera en comunidades


campesinas y pueblos indígenas son bajos, por el incumplimiento de la norma forestal y
por las condiciones de venta que imponen los compradores.

• Los precios de la madera en el mercado regional y nacional tienen mucha variación,


situación que perjudica la planificación económica y financiera de las organizaciones
forestales comunitarias. Las diferencias de precios entre regiones son muy grandes (no
hay uniformidad).

• Los precios de los recursos forestales maderables y no maderables son bajos en el


mercado por las condiciones que ponen los compradores en términos de volúmenes,
especies, precios, tiempos. El sistema de anticipos o habilitos se convierte en el
instrumento de condicionamiento y chantaje para que los precios sean favorables a los
compradores (empresas, intermediarios).

• La fluctuación del precio de la madera a nivel regional, nacional e internacional no


garantiza a las comunidades y pueblos indígenas el acceso a los mercados en
condiciones óptimas (precios, volúmenes, especies, tiempos) provenientes del manejo
forestal comunitario.

• No existe una política pública ni estrategia para la comercialización de los recursos


forestales maderables y no maderables de las comunidades y pueblos indígenas. Las
intervenciones de las gobernaciones y los municipios son aisladas y están destinadas a
resolver problemas muy puntuales.

• El sistema financiero no dispone de bancos ni líneas de crédito especializados para el


fomento de la actividad forestal comunitaria. Los activos del bosque no son sujetos de
garantía para la otorgación de créditos.

• El mercado regional y nacional no demanda la totalidad de las especies aprovechadas


por las organizaciones forestales comunitarias. Las especies no maderables son las
menos requeridas por el desconocimiento de su valor.

4
 En base a los resultados de las entrevistas en las regiones y del documento borrador de la Asociación Forestal Indígena (AFIN), agosto 2010. 

SIMBIOSIS S.R.L. 5-9


Fundación PUMA – Fondo Ambiental
Evaluación Ambiental Estratégica del Programa Forestal Baba Carapa
Informe Final: Capítulo 5

• Las empresas privadas y los intermediarios compran especies forestales seleccionadas y


de gran demanda en el mercado, dejando en el monte las especies de menor valor
comercial.

• Los contratos firmados entre los compradores y vendedores de la madera generalmente


no son cumplidos, en más de las veces son una simple formalidad donde las condiciones
del contrato no tiene fuerza jurídica para su cumplimiento.

• La autoridad de control y fiscalización (ABT) no dispone de un sistema de sanciones al


incumplimiento de los contratos por parte de las empresas privadas y las organizaciones
forestales comunitarias.

• La totalidad de las especies contempladas en el contrato no son consideradas en el


momento de hacer efectivo la compra y venta, priorizando aquellas especies de mayor
valor comercial en el mercado.

• Las condiciones de compra y venta de madera son impuestos por el comprador bajo su
criterio y especificación técnica, perjudicando de sobremanera a las organizaciones
forestales comunitarias.

• Los intermediarios forestales son los nuevos actores forestales que interceden entre el
comprador (empresa privada) y los vendedores (organizaciones forestales comunitarias)
regulando el sistema de precios del mercado forestal, en función de sus mayores tasas
de ganancia.

• La medida forestal en la compra y venta de la madera no es usada por los compradores


y vendedores, tal como establece la norma forestal. La medida comercial es aplicada en
las transacciones de acuerdo a criterios establecidos por los compradores (medida
cruceña, medida guaraya, otros).

• Las áreas de aprovechamiento forestal de tamaño reducido no abastecen los


requerimientos de la empresa privada forestal y por tanto no son atractivas para realizar
compromisos de comercialización. Esta situación incentiva el aprovechamiento ilegal de
la madera por parte de las comunidades.

• Las inversiones a grandes escalas no son atractivas en planes de manejo forestal


pequeños porque no aseguran la rentabilidad en el corto, mediano y largo plazo, debido
al poco volumen de madera para la comercialización.
• Las normas para la comercialización de productos forestales no son adecuadas ni
contextualizadas a la realidad específica de las comunidades campesinas y pueblos
indígenas.

• Los requisitos y procedimientos para tramitar instrumentos de gestión (POAF, CFOs) son
excesivos y dificultan la comercialización.

SIMBIOSIS S.R.L. 5-10


Fundación PUMA – Fondo Ambiental
Evaluación Ambiental Estratégica del Programa Forestal Baba Carapa
Informe Final: Capítulo 5

• El plan de manejo forestal de las comunidades no es por sí solo un instrumento válido


para el acceso al crédito del sistema bancario nacional.

• La norma forestal no contempla el aprovechamiento y comercialización integral de los


recursos forestales. Tiene una orientación al aprovechamiento del recurso forestal
maderable.

• Las relaciones entre las empresas privadas forestales y las organizaciones forestales
comunitarias son de compra y venta de madera en el corto plazo; no se han establecido
relaciones estratégicas de largo plazo para el desarrollo integral de los bosques.

• El proceso asociativo forestal no está funcionando de manera plena en las comunidades,


principalmente porque no dispone de medios materiales para satisfacer los
requerimientos de las organizaciones forestales comunitarias que aun están
comercializando de manera aislada.

5.2.2 Escenario Con Programa

El PFBC a la fecha ha identificado y seleccionado 24 proyectos de manejo forestal comunitario


para su ejecución, los cuales deben pasar por la “Escuela de Proyectos” como parte del proceso
de capacitación y preparación para su ejecución exitosa. Como observa en la tabla 5-2 más del
80% se localizan en la Región de Guarayos (14 proyectos) y cuatro en la región La Paz-Ixiamas.
Por el momento no existen proyectos seleccionados en Pando, pero el plan es tenerlos y ampliar
el número de proyectos.

Tabla 5-2: Número de proyectos de manejo forestal comunitario seleccionados

Departamento Provincia Municipio No de Proy. No de proy.


esperados
Santa Cruz Guarayos Urubichá 14
Guarayos Ascensión 3
Guarayos El Puente 3
La Paz Iturralde San Buenaventura 2
Iturralde Ixiamas 2
Pando - - -
Total 24 55
Fuente: PUMA-FA

Las proyecciones de escenario Con Programa reflejan los siguientes supuestos:

Incorporación de nuevas comunidades en la actividad forestal sostenible. Con el


programa, muchas comunidades se incorporarán en la actividad forestal sostenible, desde el
manejo de bosques, la extracción, transformación y comercialización. A través del Componente
1 (Desarrollo Forestal Comunitario), al menos 55 iniciativas de manejo forestal comunitario se
incorporarán en el manejo forestal sostenible, significando un incremento del número de
familias y superficie que adopta un sistema aceptable de uso de la tierra con enfoque de
sostenibilidad. Las actividades de manejo forestal tendrán también un impacto en una mejora

SIMBIOSIS S.R.L. 5-11


Fundación PUMA – Fondo Ambiental
Evaluación Ambiental Estratégica del Programa Forestal Baba Carapa
Informe Final: Capítulo 5

de sus ingresos económicos y desarrollo social, contribuyendo así en los esfuerzos de reducción
de la pobreza. Se estima que el programa beneficiará a cerca de 5 mil familias. Con el
Componente 2 (Asociatividad OFC-empresas), el programa prevé lograr que 33 OFC y 29
empresas privadas se asocien y hagan negocios. Se espera que 10 OFC como mínimo sean
certificadas. Por su parte, el Componente 3 (Sistema de Financiamiento) financiará operaciones
de manera que las OFC puedan desarrollar negocios forestales y sus capacidades de
aprovechamiento forestal, consolidando la economía de la organización comunitaria y la
empresa forestal. En cuanto al aprovechamiento, industrias y comercialización, los CONFOR
consideran un movimiento de 40 mil m3 anuales de madera en tronca de bosques manejados de
las OFC/ASL, además de prestar servicios de rodeo, transporte, transformación y
comercialización.

Con programa las expectativas de no solo beneficiarse de la venta de madera (en pie o a pie de
tocón) sino de el resto de la cadena es uno de los mayores atractivos del programa y da
respuesta a la idea, muy asimilada por dirigentes y bases, de la integración vertical: no solo ser
detentadores de un recurso sino ser dueños de su transformación y comercialización. Esto
puede tener un efecto positivo y demostrativo de magnitudes insospechadas que eche por la
borda las razones de aquellos escépticos que prefieren y optan por la separación y
especialización de y en los eslabones de la cadena. Por otro lado, también puede tener efectos
perversos en caso que la integración vertical no funcione y más bien despierte los viejos
fantasmas de cooperativas o empresas publicas ineficientes que terminan comiéndose sus
ganancias y su capital porque se coinvierten en fuentes de empleo.

Expansión del manejo de productos no maderables. Aunque se prevé que en la mayor


parte de los proyectos el principal producto será la madera, con excepción de la Amazonía
donde la castaña jugará un rol importante, el programa facilitará la incorporación de otros
productos no maderables. Esto significa una oportunidad para agrandar el abanico de productos
y especies del bosque en un sistema tradicionalmente selectivo, tendiente a su uso integral y
diversificado. Será, además, una oportunidad para la re-valorización de los conocimientos
ancestrales de las comunidades y su puesta en práctica para beneficio de sí mismos.

Con programa se mejorarán varios momentos y eslabones de la cadena provocando mano de


obra calificada y técnicos medios pertinentes al manejo forestal sostenible, incrementando el
capital humano de las comunidades. Por otro lado, la incorporación con el programa de
innovaciones técnicas y tecnológicas puede atentar, si es que no se hace una combinación
adecuada, a los usos y costumbres comunales en pro de beneficiar los aspectos económicos
(más ingresos) de los comunarios.
Con programa, no solamente se abordara la gestión de los recursos maderables, sino en un
sentido más amplio, como el manejo integral de bosques incluyendo usos no maderables,
generación de servicios ambientales tales como captura de carbono, calidad de agua,
biodiversidad, paisaje, ecoturismo, conectividad del bosque y otros. Así, se diversificaran los
ingresos de los actores, se promoverá una actitud proactiva hacia la conservación y hacia la
valoración económica de los bosques y fundamentalmente, se lograra una visión holística del
mismo como espacio sistémico de productos, funciones ambientales y reproducción cultural.

SIMBIOSIS S.R.L. 5-12


Fundación PUMA – Fondo Ambiental
Evaluación Ambiental Estratégica del Programa Forestal Baba Carapa
Informe Final: Capítulo 5

Esto, con presencia del programa y dado que solamente es posible de realizar cuando hay una
decisión político-administrativa de las organizaciones supracomunales y comunales, de
implementar la gestión de sus territorios incluyendo un proceso de zonificación al interior de los
espacios comunales (o intercomunales), de manera de asignar las categorías de uso e
integrarlas a través de una estrategia espacial de uso de los recursos naturales renovables de
acceso común. Además, el ejercicio de la gestión de los recursos naturales de las tierras
comunales requiere todavía articular aspectos culturales más profundos tales como los mitos,
creencias, historias y tradiciones relacionadas con el bosque para reforzar la apropiación del
espacio y por ende la gestión del capital natural y el territorio

Mejora de la cadena productiva. Un cuello de botella general de las iniciativas de producción


forestal, en particular en las comunidades, es la falta de eslabones y capacidades para posibilitar
o mejorar la cadena productiva, desde el manejo forestal, el aprovechamiento, transporte y
procesamiento de los productos. Con el funcionamiento de los CONFOR, el sistema de
financiamiento y entrenamiento, estas capacidades se verán fortalecidas posibilitando superar el
eterno problema de sólo producción de troncas o la simple venta de árboles en pié, que muy
poco favorecen a los productores comunitarios.

Con la presencia del programa la cadena productiva de la madera será fortalecida por ello se
debe incrementar cada año el aporte de la comunidad en cada uno de los eslabones de la
cadena para garantizar su sostenibilidad; si ahora la relación en general, por ejemplo en el
componente 1, es de 20 a 80%, este porcentaje al final de programa debe ser de 95 a 5%

Los censos constituyen el primer paso para desarrollar el conjunto de las actividades
productivas, de comercialización, y administrativo-contables. Por ello, requieren particular
atención para ser elaborados oportunamente y con calidad. Asimismo, la adecuación y ajuste de
las metodologías de censos (sistemático, conexión directa, combinado, uso de GPS) está en
función al potencial del bosque y al acceso a la tecnología. Para ello, se requiere apertura a
cambios por parte de los equipos técnicos y de los profesionales forestales para mejorar
rendimientos y lograr eficiencia. Un dato de Ixiamas (Memorias, BOLFOR 2008): la fiabilidad de
los censos el 2003 era del 70%, hoy es del 90%, es decir antes que se introduzcan mejoras en
los censos el margen de error de los mismos en su cotejo con la realidad era del 30%, ese
margen ha sido disminuido al 10%.

Reducción de la deforestación. Una de las cualidades del manejo forestal, como sistema de
producción, es que no afecta la cobertura forestal, manteniendo las funciones y beneficios
ambientales del bosque para el planeta. En consecuencia, el programa disminuirá las tasas de
deforestación en los sitios de ubicación de los proyectos. Esto será particularmente importante
en las regiones de Guarayos, Choré y Chiquitanía, donde existe una altísima presión sobre la
tierra y su cambio de uso para agricultura y ganadería. Esta misma presión está comenzando a
desarrollarse en Pando por la llegada de colonos.

Con presencia del programa la reducción de la deforestación en miles de hectáreas está


asegurada, por lo que se hace imprescindible que los componentes de asociatividad y crédito se
expandan al resto del país para ampliar la base de preservación. Por otro lado, con programa es
previsible que las campañas de comunicación e información sobre deforestación y sus efectos e

SIMBIOSIS S.R.L. 5-13


Fundación PUMA – Fondo Ambiental
Evaluación Ambiental Estratégica del Programa Forestal Baba Carapa
Informe Final: Capítulo 5

impactos sea motivo de una estrategia sostenida para llegar a amplios sectores de la población
así como de las autoridades de turno encargadas de la legislación y fiscalización.

Las capacidades desarrolladas en las OFC y ASL estarán sentando las bases para una
intervención al bosque de manera más ordenada y con tendencia a disminuir o mitigar los
impactos propios del aprovechamiento forestal. En el caso de la operación certificada de la OFC
Cururú, se cuantificó (BOLFOR II) el año 2008 la afectación o impacto en un 3,4% del área total
intervenida, a diferencia de lo cuantificado el año anterior que alcanzó a 4,8%.

Los impactos registrados y que tienden a disminuir en la medida que hay más control a las
operaciones forestales, están por debajo de lo normal (4%) y se deben fundamentalmente a la
construcción de caminos principales y secundarios, rodeos y pistas de arrastre. El uso de
equipamiento de protección individual (EPI) por el personal de campo de las OFC y ASL se
estará convirtiendo en una práctica mejorada que será asimilada en forma creciente y que tiene
que ver con la seguridad personal en el trabajo de campo.

Mejora de la cooperación comunidades - empresas. Las OFC tendrán la oportunidad de


mejorar sus relaciones y asociatividad con las empresas madereras y otras iniciativas privadas
con el fin de hacer negocios justos y equitativos, mejorar sus beneficios del mercado, y contar
con mejores condiciones de negociación en la compra-venta de productos y servicios. Como
consecuencia de estas asociaciones, las comunidades aprenderán de sus socios haciéndose
menos dependientes y más autosuficientes.

Este proceso es particularmente importante especialmente ahora, debido a que el nuevo marco
normativo y dirección política de Estado favorece a las comunidades, pero que no les transfiere
automáticamente capacidades de manejo, ni de mercadeo, las cuales podrían en gran medida
subsanar con la estrategia de asociatividad OFC-empresas. Un beneficio adicional –no menos
importante- será la de establecer alianzas, lazos comunicación, cooperación y de confianza con
las empresas, que generarán un clima de tranquilidad, estabilidad local y seguridad jurídica para
todos los involucrados.

Con programa es previsible que todos los componentes favorezcan el pensamiento y práctica del
emprendimiento y construcción de redes de confianza, por lo que la alianza con otras instancias
que desarrollan estos contenidos recibirá insumos de la práctica forestal del programa como
parte de sus propuestas de contenidos y efectos demostrativos.

Con presencia del programa se hará frente a uno de los temas más difíciles de trabajar con las
OFC y las ASL como son los sistemas administrativos y contables, debido a que implican niveles
educativos adecuados, comprensión de la importancia que estos revisten para lograr procesos
transparentes y asegurar el control social, visiones empresariales de largo plazo así como para
hacer posible una distribución equitativa de los beneficios.

Con presencia del programa se impulsará la articulación de las OFC y ASL con otros niveles de
autoridad sean estas comunales y supracomunales o municipales que cumplan funciones de
control social, vinculados por el interés de que la distribución de los beneficios les alcance,
refuerza el funcionamiento de los sistemas administrativos y contables. En este quehacer

SIMBIOSIS S.R.L. 5-14


Fundación PUMA – Fondo Ambiental
Evaluación Ambiental Estratégica del Programa Forestal Baba Carapa
Informe Final: Capítulo 5

coadyuvaran también las audiencias públicas y las auditorías auspiciadas por estos niveles de
autoridad, para lo cual deben gozar de legitimidad entre los miembros de las OFC y ASL. Con la
finalidad de reforzar lo anterior el programa apoyara para que los estatutos y reglamentos de
las OFC estén articulados a los sistemas normativos comunales y supracomunales.

Con la presencia del programa se contratará personal externo para administración y contabilidad
por parte de las OFC y ASL, aspecto que tiende a ser inevitable en la medida que estos
emprendimientos crecen y las capacidades locales son insuficientes. Por su parte, los
especialistas encargados de la asistencia en administración y contabilidad serán formados en
una actitud proactiva de participar en todas las actividades de las OFC y ASL especialmente en
las actividades de monte y de comercialización para encontrar complementariedades con otras
especialidades y coadyuvar en el diseño de sistemas administrativos y contables a “medida” de
cada OFC y ASL.

Con presencia del programa el crecimiento de los emprendimientos de las OFC que encuentran
ciertas limitaciones en el sistema jurídico nacional, que exige un marco jurídico que las ampare
en su doble condición: como empresas comunitarias y sociales, que se caracterizan por articular
fines sociales con fines lucrativos, tendrá un respaldo para que se legisle en su favor.

Fortalecimiento de capacidades. Una gran limitación de las comunidades en el rubro


forestal, es la falta de capacidades en los distintos ámbitos (manejo, transporte, industrias,
negocios, etc.). Con el programa, se fortalecerán sus capacidades técnicas, empresariales y de
gestión, lo que les permitirá dar continuidad a sus proyectos de manejo forestal y negocios en el
largo plazo de manera autosuficiente. Un aspecto esencial de esta capacitación será la inclusión
de los varios componentes del manejo, aprovechamiento forestal, transporte, aserrío y
comercialización, además de los aspectos ambientales del buen manejo forestal.

Con el programa se abrirán las oportunidades no solo de capacitación sino de formación de


capital humano calificado por lo que un sistema de graduación de gestores forestales indígenas
con Universidades puede ser incentivado bajo condiciones de calidad y eficiencia.

Sin embargo si no se capacita también a los miembros (bases, hombres y mujeres) de las
comunidades se corre el riesgo de empoderar un casta de tecnócratas que se alejen de sus
bases. Por ello las comunidades deben ser capacitadas en hacer un seguimiento pormenorizado
a sus profesionales forestales, por lo que, por ejemplo, los términos de referencia de sus
contratos deben ser específicos y concretos; que definan con claridad los productos esperados
que beneficien a las OFC y eviten o disminuyan así, la tendencia a convertirse en operaciones
“cautivas” del agente auxiliar que trabaja con la OFC, creándose relaciones de marcada
dependencia, intermediación en la comercialización y en el acceso a la información de
inventarios y censos.

Con la presencia del programa, en términos de la regulación interna de las comunidades, OFC y
ASL se romperán las metodologías basadas en la aplicación de reglamentos modelo que no
resuelven la necesidad de que estos instrumentos normativos se conviertan en “hechos
sociales”, es decir, que a partir de la concertación, se incorporen a la práctica del manejo y de la
vida cotidiana de la comunidad.

SIMBIOSIS S.R.L. 5-15


Fundación PUMA – Fondo Ambiental
Evaluación Ambiental Estratégica del Programa Forestal Baba Carapa
Informe Final: Capítulo 5

Entre estos instrumentos se encuentran los estatutos y reglamentos, la zonificación u


ordenamiento del acceso y uso de los recursos en el espacio, los manuales de funciones y
procedimientos que en cada caso requieren articularse coherentemente a una jerarquía de
instrumentos que van desde aquellos que rigen al nivel de la TCO, de la comunidades y de las
OFC y en el caso de la zonificación, dependiendo del sistema interno de acceso a la tierra y los
recursos a veces es necesario facilitar estos procesos llegando hasta el nivel familiar.

Para ello tanto o más importante que el reglamento o el mapa de zonificación en sí, es el
proceso de su elaboración para lo cual se requiere el diseño de metodologías específicas que
ante todo aseguren la participación de todos y todas tomando en cuenta tanto las diferencias
socio-económicas como genéricas y generacionales al interior de las comunidades y ASL.

Conservación de la biodiversidad. El manejo forestal sostenible puede verse como una


herramienta de conservación de la biodiversidad, de suelos, aguas y mitigación/adaptación al
cambio climático. En este sentido, el programa traerá múltiples beneficios ambientales a nivel
global, a la vez que genera recursos, trabajo y servicios a nivel local. Todas las regiones de
influencia directa e indirecta del programa son importantes y ricas desde el punto de vista de
biodiversidad, conectividad y servicios ambientales.

Generación de falsas expectativas. El manejo forestal, la transformación de los productos y


la comercialización no son simples ni siempre posibles. Ante las dificultades emergentes para
implementar los proyectos o la aparición de tareas o responsabilidades no esperadas ni
deseadas, algunas comunidades podrían desencantarse del programa y derivar en conflictos o
dificultades en su ejecución, e incluso en el abandono del programa.

Con la presencia del programa y debido a que el manejo forestal en comunidades y ASL se
basa en el régimen común de acceso a los recursos, este se caracteriza por tensiones
permanentes en las relaciones entre los niveles de organización y entre los intereses
individuales y colectivos. Sin embargo, la experiencia muestra que a través de la asistencia
técnica es posible orientar para que estas tensiones favorezcan el control social sobre las OFC y
ASL, diferenciando claramente las funciones que corresponden a los niveles normativos internos
y de control, en el caso de las TCO pueden ser cumplidos por las organizaciones matrices,
autoridades y bases comunales y en el caso de las ASL por los gobiernos municipales y lo/as
socio/as de base, de las funciones ejecutivas de la producción y la comercialización que cumplen
los equipos técnicos dedicados centralmente al manejo forestal.

Por otro lado, con las presencia del programa, un sistema de distribución de beneficios que
alcanza a las diferentes instancias organizativas coadyuva a mantener un sistema orgánico
articulado y eficaz para hacer posible la rendición de cuentas. Una condición básica para el
funcionamiento de tales sistemas basados en un control cruzado de pesos y contrapesos
evitando los conflictos de interés es que todas las instancias involucradas estén orientadas y
comprometidas con el manejo forestal sostenible.

En el plano de las relaciones entre los intereses individuales y colectivos, la experiencia muestra
que un sistema que solamente prioriza la distribución de beneficios para el nivel comunal, crea
un desequilibrio respecto de las expectativas familiares e individuales y los sujetos tienden a

SIMBIOSIS S.R.L. 5-16


Fundación PUMA – Fondo Ambiental
Evaluación Ambiental Estratégica del Programa Forestal Baba Carapa
Informe Final: Capítulo 5

resolverlas independientemente del sistema de manejo sostenible. Por ello, es importante que el
sistema de distribución tome en cuenta tanto el nivel familiar como el comunal.

Del mismo modo, en las relaciones entre individuos y dado que todo/as tienen el mismo derecho
de acceso común a los recursos naturales, es necesario desarrollar procesos orientados a
equilibrar las relaciones entre hombres y mujeres, o al menos, que no profundicen los
desequilibrios ya existentes. En este quehacer, la construcción o el ajuste de los instrumentos
normativos (estatutos y reglamentos) debe basarse en un análisis permanente de las
condiciones y situación en que se desenvuelven tanto hombres como mujeres en la vida
cotidiana y evitar introducir mecanismos que terminan por excluir generalmente a las mujeres.

Por ejemplo, se ha observado que es frecuente condicionar la membrecía de las OFC y ASL a
que las personas realicen trabajos en el monte siendo que, debido a la división tradicional del
trabajo, las mujeres no acostumbran a realizar este tipo de actividades. Otro caso frecuente se
refiere a la consideración de que solo un miembro por familia tiene derecho a integrar una OFC
o ASL, ello condiciona la participación de las mujeres en la medida que normalmente son los
hombres a quienes se considera jefes de familia. La participación de las mujeres en actividades
administrativas y comerciales ha sido factor de éxito para algunas organizaciones forestales,
como muestra el caso de la ASL San Antonio en la región de Ixiamas.

Tenencia de la tierra. El proceso de saneamiento de las TCO no está concluido en todas las
regiones (Pando y Norte La Paz) lo que incentiva la informalidad al interior de las OFC y pone en
riesgo los CONFOR a no ser que: a) el programa desarrolle un componente de apoyo a la
titulación, b) que solo trabaje con comunidades con derechos claramente definidos y c) que los
precios del CONFOR sean competitivos. Estas alternativas con programa podrían provocar a)
desvío de la atención del programa b) limitar el universo de comunidades proveedoras de
materia prima y c) provocar mayores presiones sobre el bosque y la sostenibilidad de los
CONFOR. La necesidad de apoyar los PLOTs comunales ayudaría a mejorar y garantizar el
manejo sostenible. La presión migratoria en las regiones donde PFBC está asentada podría
disminuir en tierras con OFC asociadas al CONFOR y podría favorecer a la sostenibilidad de los
bosques.

Marco legal. Si bien el programa no tiene un componente de apoyo al desarrollo del marco
legal, sus acciones y resultados favorecerán desde la práctica la mejora y consolidación del
marco legal empoderando a los beneficiarios del bosque. El impulso a la asociatividad recibirá
un significativo apoyo demostrativo.
Mejora de la gobernanza local. Si bien el PFBC prevé apoyo a las UFM y otras instancias de
regulación y control publicas es una actividad tangencial que conforme avance el desarrollo de
programa se verá obligada a modificar o a buscar aliados estratégicos que apoyen
decididamente al sector publico institucional encargados de la normativa y el control ya que de
ser exitosos los CONFOR la presión sobre los bosques en la regiones donde se implemente el
programa puede aumentar en pos de apropiarse de los beneficios que reporte la incorporación
en la empresa.

La propuesta de PFBC se enmarca en los postulados de la PND de la integración vertical a favor


de las comunidades y la existencia de recursos financieros para la implementación del programa

SIMBIOSIS S.R.L. 5-17


Fundación PUMA – Fondo Ambiental
Evaluación Ambiental Estratégica del Programa Forestal Baba Carapa
Informe Final: Capítulo 5

puede provocar una mayor presión sobre los bosques a partir que varias comunidades y ASL
van a querer ser parte del proceso.

Con la presencia del programa la concreción de inversiones públicas para el sector productivo de
las comunidades y ASL se facilitará, ayudando a sortear algunos factores que dificultan el
desarrollo económico local con base forestal:

• Límites en el proceso de descentralización o municipalización, debido a su orientación


hacia fines más políticos que de desarrollo económico. También existen límites en el
régimen forestal debido a que las competencias que se asignan a los diferentes niveles
del Estado tienen insuficiencias para la promoción del desarrollo económico basado en
los recursos forestales.

• Desconocimiento y poca comprensión por parte de las autoridades municipales y


departamentales acerca de la naturaleza, potencialidades y oportunidades que brindan
las Organizaciones Forestales Comunitarias y ASL, considerándolas solo como iniciativas
privadas sin fines sociales.

• Al encontrarse entre las poblaciones más pobres del país, todavía las comunidades que
realizan manejo forestal tienden a priorizar entre sus demandas, la solución a problemas
de infraestructura, educación y salud, dejando en segundo plano demandas orientadas al
desarrollo productivo.

• En las visiones de los gobiernos municipales y de las comunidades, las actividades


económicas en general, y las forestales en particular, no son consideradas como motor
del desarrollo.

• A lo anterior se suman: debilidades institucionales por la inestabilidad política,


deficiencias técnicas municipales que limitan el apoyo a políticas de desarrollo forestal y
escasos niveles de coordinación entre los diferentes niveles de gobierno relacionados con
el sector forestal.

• El apoyo de los gobiernos municipales al sector forestal en general y al comunitario y


social en particular, está condicionado a los ingresos que les genera el sector.

• La debilidad de las UFM – principalmente económicas - impide que el GM ejerza mayor


control sobre las ASL. Al mismo tiempo la debilidad de la ABT hace que los GMs no
cumplan con sus roles asignados en el tema forestal. La excesiva politización de las
Gobernaciones y la disminución gradual de los recursos provenientes de las patentes
forestales deja a los GMs desprotegidos de apoyo, coordinación y de asistencia técnica
en el desarrollo forestal.

Acceso al financiamiento. El PFBC dentro de las áreas de influencia directa va desincentivar


la búsqueda de líneas de crédito formales y con tasas de interés por la propuesta global del
programa, siendo en el caso de las tres regiones un factor de desincentivo a los fondos
financieros en arriesgar a este propósito. Dado que el microcrédito requiere una masa crítica

SIMBIOSIS S.R.L. 5-18


Fundación PUMA – Fondo Ambiental
Evaluación Ambiental Estratégica del Programa Forestal Baba Carapa
Informe Final: Capítulo 5

para sus operaciones, en el caso de Guarayos en particular, el PFBC puede ser visto más como
un problema para las instancias de financiamiento que una oportunidad, pues se les está
diciendo: diseñen y financien en un área a 100 kilómetros de donde estamos y resulta que
después de 100 km las operaciones crediticias no son rentables.

Con el programa una de las debilidades que las OFC y ASL enfrentan será encarada de forma
creativa. Una de esas debilidades se refiere a la falta de capital de operaciones y debido a las
características propias del manejo forestal comunitario requieren la creación de modelos de
financiamiento adecuados a las necesidades de las OFC y ASL.

En esta perspectiva, el programa debe recuperar la experiencia inicial desarrollada por BOLFOR
II (2008) para la creación de créditos forestales especializados con algunas entidades
financieras. Estas algunas de las lecciones de esa experiencia en cuanto a sus ventajas:

• Se basa en un mayor conocimiento de las particularidades propias de la forestería


comunitaria y una mayor flexibilidad y adaptabilidad a sus necesidades.

• Las tasas de interés comerciales permiten cubrir costos de planificación, seguimiento e


incluso asistencia técnica para mejorar la gestión administrativa y la eficiencia de las
operaciones financiadas.

• El financiamiento de operaciones forestales con condiciones mínimas de rentabilidad crea


condiciones para una futura expansión y sostenibilidad de la oferta financiera.

• Utiliza como garantía el contrato de compraventa entre una Organización Forestal


Comunitaria y una empresa compradora para crédito productivo a corto plazo. El modelo
involucra al comprador, como agente de retención, para el repago del crédito a la
institución financiera.

• También puede extenderse a la empresa compradora, para adquirir maquinaria de


extracción y capital de trabajo, aunque en este caso la institución financiera exige
garantías reales.

Entre sus limitaciones o desventajas deben mencionarse:

• Su cobertura aún se encuentra más concentrada en el departamento de Santa Cruz.

• No es competitivo con relación a los adelantos que proporcionan los compradores, o a


los fondos de donación, aunque frente a estos últimos es una alternativa más sostenible.

• El miedo al endeudamiento y la inexperiencia crediticia de las OFC, limitan su interés en


el crédito forestal.

• Las ASL consideran que la tasa de interés del 16% anual es demasiado alta y que el
tiempo de duración del trámite de otorgamiento del crédito (aproximadamente 30 días)
es demasiado largo.

SIMBIOSIS S.R.L. 5-19


Fundación PUMA – Fondo Ambiental
Evaluación Ambiental Estratégica del Programa Forestal Baba Carapa
Informe Final: Capítulo 5

• Una importante lección aprendida en este campo se refiere a que el proceso de


otorgamiento del crédito forestal a cualquier organización forestal comunitaria debe
analizar primero si el crédito es necesario para fortalecer el manejo e incrementar los
beneficios, o si por el contrario los requerimientos de capital de la OFC pueden ser
cubiertos en mejores condiciones con los anticipos de los compradores y los fondos
propios. Empero y en general el crédito debía exigir previamente y estar asentado en un
plan de negocios concreto y real.

Las percepciones de las OFC/ASL sobre el financiamiento para el sector5:

• Las inversiones en activos como maquinarias, silos, equipos y herramientas para la


gestión forestal no son suficientes como para garantizar el ciclo de aprovechamiento
forestal (autogestión e independencia).

• El activo forestal de las organizaciones forestales comunitarias no son reconocidas por


las entidades del sistema bancario como instrumentos de garantía para el acceso al
crédito.

• El recurso forestal maderable en las comunidades se vende bajo la modalidad de árbol


en pie, los escasos recursos que disponen las organizaciones productivas no permite
incorporar mayores niveles de procesamiento dentro la cadena productiva.

• El aprovechamiento ilegal de la madera compite de forma desleal en costos y precios de


venta con la madera proveniente de planes de manejo, esta situación pone en riesgo la
estabilidad productiva de las organizaciones forestales comunitarias.

• Los caminos de acceso a los planes de manejo forestal no están en condiciones de


funcionamiento por la poca inversión en mantenimiento de parte de las entidades
públicas responsables.
• En algunas regiones las áreas destinadas para el aprovechamiento forestal son muy
pequeñas, lo que ocasiona beneficios pequeños a la comunidad y no son atractivos para
la empresa en términos de cantidad y especies.

• El Estado no tiene mecanismos para favorecer mediante subsidios, a las organizaciones


forestales comunitarias, por su contribución a la conservación y manejo sustentable de
los recursos forestales maderables y no maderables.

• El financiamiento del gobierno, las prefecturas y los municipios es poco para inversiones
en equipos, maquinarias y habilitación de caminos, lo que ocasiona dificultadas en el
aprovechamiento de los recursos forestales por las organizaciones forestales
comunitarias.

• Los mecanismos de acceso al crédito del sistema financiero de la banca son restrictivos
en términos de montos, plazos, tasas, tiempos para las organizaciones forestales,

5
 En base a los resultados de las entrevistas en las regiones y del documento borrador de la Asociación Forestal Indígena (AFIN), agosto 2010. 

SIMBIOSIS S.R.L. 5-20


Fundación PUMA – Fondo Ambiental
Evaluación Ambiental Estratégica del Programa Forestal Baba Carapa
Informe Final: Capítulo 5

principalmente porque no existen entidades especializadas en el rubro forestal que


puedan implementar planes de financiamiento a organizaciones productivas comunales.

• A falta de capital de operaciones las organizaciones forestales comunitarias recurren a la


empresa privada (barraqueros) para financiar sus operaciones forestales en condiciones
de desventaja respecto a los precios, volúmenes, especies y otros. El sistema de
anticipos crea además un circuito de dependencia y condicionamiento que no permite
desarrollar los planes de manejo forestal.

Por lo que el programa tomando en cuenta todas consideraciones planteadas en el diseño del
sistema de financiamiento para el sector forestal podrá promover un sistema de crédito de
beneficio real para las OFC y ASL y que no compita con los sistemas de financiamiento formal
existentes.

Mejora del liderazgo de la comunidad. El PFBC desarrollará un programa de liderazgo,


autoestima y formación de capital social en las familias y las escuelas de las comunidades que
forman parte de los CONFOR. El desafío es como sentar las bases para construir capital social
virtuoso y no incidir en el reforzamiento de capital social perverso.

Las ASL muestran mayor diferenciación social que las comunidades indígenas y no tienen la
tradición histórica de organización, lo que hace más difícil la asociatividad que exige la
legislación para que puedan acceder al recurso y gestionarlo. Al mismo tiempo, debido a que
sus integrantes tienen niveles educativos más altos también tienen mayores expectativas en
términos económicos, frecuentemente esto se traduce en impulsos para avanzar más
rápidamente en integrar procesos productivos y comerciales más complejos sin que
necesariamente esto tenga un correlato con la maduración de procesos organizativos,
administrativos y contables, estas tendencias conflictivas con presencia del programa pueden
ser abordadas de forma que el conflicto se atenúe.

Crecimiento de la certificación forestal. Es de prever que más comunidades ingresen al


desafío de la certificación. Sin embargo, el desafío de PFBC de apoyar 15 certificaciones en 7
años puede ser ambiciosa dado el actual contexto nacional donde a pesar de los anuncios sigue
primando la lógica agrarista y desarrollista que agrede a los montes y bosques.

5.2.3 Escenario con abandono o fracaso del Programa

La experiencia de planes de manejo forestal comunitario en Bolivia y el mundo muestra que es


probable que las comunidades abandonen el programa, sea por fracaso, por cambio de
prioridades, o simplemente que no se logren los objetivos al finalizar el proyecto. Sea cual fuere
la razón, en el presente caso hay que considerar cuidadosamente esta figura debido a que se
prevé la incorporación de un alto número de proyectos en una superficie extensa del país. La
pregunta entonces es: cuál sería el escenario ambiental en caso de abandono de proyecto o
fracaso del programa?

Afectación al uso tradicional del bosque. Con el programa algunas comunidades habrán
cambiado su uso tradicional del bosque (uso doméstico, no consuntivo), al uso comercial y

SIMBIOSIS S.R.L. 5-21


Fundación PUMA – Fondo Ambiental
Evaluación Ambiental Estratégica del Programa Forestal Baba Carapa
Informe Final: Capítulo 5

consuntivo del bosque, lo que significa en sí un riesgo para el bosque porque dependiendo del
progreso de las actividades de aprovechamiento podría la comunidad llegar a un punto de “no
retorno”. Es decir, habrán cambiado su forma de ver y usar el bosque definitivamente, causando
un efecto tanto social como ambiental. Si la operación se sale de la senda de la sostenibilidad –
por abandono o fracaso del programa- la comunidad se verá en una encrucijada sobre qué
hacer en adelante con su bosque, generando una interrogante que antes no tenían.

Aprovechamiento no sostenible. Ante el abandono del programa, la comunidad puede


tomar la decisión de continuar con el aprovechamiento forestal, pero de manera no sostenible,
enganchándose en las telarañas de la informalidad y venta ilegal de madera que ampliamente
ocurre en todas las regiones de influencia del programa, con el consecuente efecto negativo
sobre el bosque, en ambiente y la economía de la comunidad a largo plazo. Esto sería más
probable en la región amazónica e Ixiamas, en aquellos sitios en que las comunidades
tradicionalmente se dediquen al extractivismo de productos no maderables y que eventualmente
podrían pasar al aprovechamiento de madera.

Apertura de caminos. Una de las protecciones naturales de los bosques no intervenidos es la


inexistencia de caminos de penetración, lo que impide que colonos, piratas y cazadores
incursionen en el bosque para su uso no sostenible. En el presente caso, se habrán abierto
caminos de aprovechamiento, cuyas distancias dependerán del progreso e intensidad de las
operaciones, dejando vulnerable el bosque ante la entrada de terceros.

Cambio de uso de la tierra. En los casos en que el bosque era dedicado a actividades
forestales –previo al programa- es posible que se mantendrá el uso forestal, aunque con el
riesgo de la aplicación de prácticas no sostenibles. Dependiendo de las razones de abandono o
fracaso del programa, la comunidad podría optar por otras actividades productivas,
aprovechando la infraestructura de caminos, provocando un cambio de uso de la tierra
(ganadería, agricultura), habida cuenta que ya fue afectado el uso tradicional del bosque.

Deterioro de la biodiversidad, suelos, agua y ecosistemas. Todos los escenarios descritos


anteriormente pueden conllevar a un efecto negativo sobre la biodiversidad, erosión de suelos,
caza indiscriminada, contaminación y alteración del régimen hídrico, aparición de plagas y
enfermedades, deterioro de ecosistemas, en diferentes magnitudes según el curso de acción
que se tome.

Conflictos por tenencia de la tierra. Los procesos que desate el programa, dependiendo los
grados de legitimidad regionales que logre, podrían, por un lado, provocar adhesiones en contra
de su cierre y en busca de la consolidación de derechos propietarios de las comunidades sobre
sus tierras-territorios, o generar un vacío en que los actores (beneficiarios y no) desaten una
competencia por quien apropiarse de lo que quede del proyecto olvidando los temas centrales
como el de la tenencia. Al interior de las comunidades no se tiene elaborado un PLOT comunal
que defina las áreas de aprovechamiento y las de uso no forestal para la subsistencia, lo que
provoca conflictos entre el logro de beneficios inmediatos y los de mediano plazo.

Marco legal. Es previsible que una salida antes de lo previsto, ésta no tenga efectos
significativos sobre el marco legal y la asociatividad seguirá sin variantes cualitativas y en

SIMBIOSIS S.R.L. 5-22


Fundación PUMA – Fondo Ambiental
Evaluación Ambiental Estratégica del Programa Forestal Baba Carapa
Informe Final: Capítulo 5

proceso de deterioro. En todo caso dado que las únicas que tienen asegurado el derecho sobre
el bosque son las comunidades seria una oportunidad para que las empresas busquen relaciones
de encadenamiento con ellas.

Deterioro de la gobernanza local. Con el abandono del programa, es posible que la


gobernanza local mejorada se deteriore y que las autoridades locales, públicas y privadas,
encuentren un motivo más para acusar a la cooperación y programas de ella como los
causantes de la deforestación y sus consecuencias.

Pérdida de mercados. Dependiendo la etapa en que se suspenda el programa la


sostenibilidad de sus acciones estarán en riesgo y se producirá a) un desbande agresivo hacia
todo lo avanzado, o b) una desaparición lenta y sin huellas de lo que pudo haber sido el
programa.

Reducción de la capacidad de acceso a financiamiento. Los recursos invertidos en el


desarrollo del sistema de financiamiento al ser simplemente un capital semilla para el diseño, no
dejarán elementos que favorezcan al desarrollo de un programa de crédito.

Liderazgo de la comunidad. Cetiris paribus…no afectara ya que éstos son procesos que
toman su tiempo pues trabajan en las percepciones, ideas, practicas y paradigmas individuales y
colectivos.

Pérdida de la certificación forestal. La certificación de las comunidades quedará trunca y


desaparecerá.

5.2.4 Efectos e impactos ambientales identificados en los escenarios

En base a los factores analizados en los escenarios se ha realizado la identificación de los


principales efectos e impactos ambientales. En base a las técnicas de opinión de expertos y
juicio de expertos se realizó la correspondiente ponderación primaria: positivos o negativos, y
secundaría: indirectos, sinérgicos o acumulativos, de acuerdo a la metodología de EAE6.

El escenario con programa es el más favorable en función a los efectos que el mismo daría lugar
en lo que se refiere a los aspectos relacionados a la actividad forestal.

En la tabla 5-3 se muestran los efectos e impactos previstos en cada escenario.

Tabla 5-3: Efectos e impactos identificados en los tres escenarios previstos

Con abandono
Sin Programa Impacto Con Programa Impacto o fracaso de Impacto
Programa
Mantenimiento Incorporación de Afectación al
del uso tradicional + nuevas IAA+ uso tradicional IAI-
del bosque comunidades en del bosque

6
 La EAE a diferencia de la EIA, identifica impactos ambientales positivos y negativos que sean indirectos, sinérgicos o acumulativos. 

SIMBIOSIS S.R.L. 5-23


Fundación PUMA – Fondo Ambiental
Evaluación Ambiental Estratégica del Programa Forestal Baba Carapa
Informe Final: Capítulo 5

Con abandono
Sin Programa Impacto Con Programa Impacto o fracaso de Impacto
Programa
la actividad
forestal sostenible
Caza Expansión de Aprovechamient
indiscriminada - productos no IAA+ o no sostenible IAI-
maderables
Cambio de uso, Mejora de la Apertura de
deforestación, - cadena productiva IAA+ caminos IAI-
quemas
Descreme y tala Reducción de la Cambio de uso
incontrolada de - deforestación IAI+ de la tierra IAI-
los bosques
Pérdida de Cooperación Deterioro de la
oportunidad para comunidades – biodiversidad,
- IAA+ IAI-
incursionar en el empresas suelos, agua y
manejo forestal ecosistemas
Fortalecimiento
IAA+
de capacidades
Conservación de
IAI+
la biodiversidad
Generación de
falsas IAI-
expectativas
Tenencia de la Tenencia de la Tenencia de la
- IAA+ IAI-
tierra tierra tierra
Marco legal Marco legal Marco legal
- IAA+ IAI-

Gobernanza local Gobernanza local Gobernanza


- IAA+ IAI-
local
Desarrollo de Desarrollo de Desarrollo de
- IAI+ IAI-
mercados mercados mercados
Acceso a Acceso a Acceso a
- IAA- IAI-
financiamiento financiamiento financiamiento
Liderazgo de la Liderazgo de la Liderazgo de la
- IAA+ IAI -
comunidad comunidad comunidad
Instancias que Instancias que Instancias que
apoyan la apoyan la apoyan la
- IAI+ IAI -
certificación certificación certificación
forestal forestal forestal
Donde:
IAI= Impacto Ambiental Indirecto
IAA= Impacto Ambiental Acumulativo
IAS= Impacto Ambiental Sinérgico
+ = Positivo; - = Negativo

En la siguiente figura se muestra que el escenario más recomendable para el sector forestal es
la implementación del PFBC:

SIMBIOSIS S.R.L. 5-24


Fundación PUMA – Fondo Ambiental
Evaluación Ambiental Estratégica del Programa Forestal Baba Carapa
Informe Final: Capítulo 5

SP : Sin programa CP: Con programa AP: Abandono o Implementacion parcial del programa


+++

++

‐‐

‐‐‐

Figura 5 – 1: Resultados del análisis de escenarios


Fuente: Elaboración propia

5.3 Conclusiones

En base al análisis realizado el escenario más recomendable para el Sector forestal es la


implementación del PFBC, de forma completa y con todos sus componentes, puesto que los
mismos son complementarios entre sí.

El escenario sin el programa mantendría las tendencias actuales lo que a la larga produciría
degradación de bosques y no mejoraría en nada la situación de las comunidades relacionadas a
las áreas de bosque.

El peor escenario es el que el programa no se implemente en su totalidad, es decir que haya un


abandono o fracaso del programa una vez este se haya iniciado, puesto que con el impulso que
se darán a las comunidades para el aprovechamiento forestal y sin su continuidad en sus
componentes se conducirá de forma más acelerada a la degradación de los bosques debido a
que se las comunidades con las que se trabaje continuaran con la extracción de madera, pero
ya no bajo planes de manejo, pudiendo entrar en la ilegalidad de forma más acelerada.

SIMBIOSIS S.R.L. 5-25


CAPITULO 6

ANÁLISIS ESTRATÉGICO AMBIENTAL Y


SOCIO-CULTURAL DEL PROGRAMA

SIMBIOSIS S.R.L.
Servicios Integrales en Medio Ambiente
CAPITULO 6

ANÁLISIS ESTRATÉGICO AMBIENTAL Y


SOCIO-CULTURAL DEL PROGRAMA
6.1 Identificación de Impactos socio ambientales potenciales

6.1.1 Metodología Aplicada

SISTEMATIZACIÓN

Equipo PFBC RESULTADOS


Actores: nivel CONSULTA
CONSULTA nacional y local

EAE ANALISÍS
Componentes JUICIO Identificación
PFBC EXPERTO de Impactos
ANALISÍS Ambientales (2
ANALISÍS
PANEL DE EXPERTOS fases)

Ámbito:
Ambiental PANEL DE EXPERTOS
PFBC: ANALISÍS Socioeconómi
Objetivos ESPACIAL co –cultural
Componentes
Político- Análisis de
Institucional Impactos
CONTRASTACIÓN Forestal Ambientales
ANALISÍS (Indirectos,
Sinérgicos y
Plan Estratégico Acciones Acumulativos)
de Gestión propuestas por
Ambiental para el PFBC en sus 4
el PFBC Componentes

PANEL DE EXPERTOS

Figura 6-1: Metodología para la Identificación y Análisis de Impactos Ambientales de la EAE


Fuente: Elaboración Propia

La EAE al ser una herramienta de carácter preventivo aplicada a políticas, planes y programas
identifica los impactos ambientales positivos y negativos, indirectos, sinérgicos y acumulativos.
Se entiende como impacto ambiental indirecto aquel impacto secundario generado por la
implementación del programa, lejos en el tiempo y en el espacio. El impacto ambiental sinérgico
se produce cuando el impacto total de varios impactos individuales es mayor que el resultante
de la suma de cada impacto individual. Mientras que el impacto acumulativo es el resultante de
varios impactos no significativos que pueden proceder de actuaciones diferentes.

Para la identificación de impactos ambientales indirectos, sinérgicos y acumulativos del PFBC se


ha realizado un análisis del Programa y del ámbito en el que se pretende implementar dentro
Fundación PUMA – Fondo Ambiental
Evaluación Ambiental Estratégica del Programa Forestal Baba Carapa
Informe Final: Capítulo 6

del área de intervención definida. El ámbito analizado ha considerado aspectos ambientales,


socioeconómicos y culturales, políticos institucionales, legales y la situación del sector forestal en
Bolivia. Se ha realizado una contrastación en función a lo que se pretende implementar y la
situación del área de influencia. En base a un análisis espacial se han identificado las amenazas
y las vulnerabilidades. Posteriormente se ha realizado un análisis de cada uno de los cuatro
componentes del Programa.

Estos análisis y los resultados del proceso de consulta con diferentes actores en el nivel nacional
y local, así como del equipo del PFBC han sido los insumos para la identificación preliminar de
impactos ambientales del Programa en base a las técnicas de Opinión de Expertos y al método
de Juicio Experto, posteriormente en base al método de Panel de Expertos se ha realizado la
identificación final de impactos y se ha procedido al análisis de los mismos a fin de identificar los
impactos indirectos, sinérgicos y acumulativos; positivos y negativos del Programa, con lo cual
se han ido construyendo matrices de impactos por componente.

En una siguiente fase se ha realizado el análisis de las propuestas del Programa en cada
componente a fin de identificar si han sido consideradas dentro del Programa medidas de
mitigación ambiental u otras acciones que podrían prevenir, minimizar, eliminar, mitigar los
impactos negativos y fortalecer los positivos. En base a lo cual nuevamente con el método de
Panel de Expertos se han realizado las recomendaciones para el Plan Estratégico de Gestión
Ambiental del PFBC.

6.1.2 Identificación de Impactos

Se ha realizado la identificación de los posibles impactos ambientales indirectos, sinérgicos y


acumulativos en base a los cuatro componentes del programa y las actividades que se
pretenden realizar.

Tabla 6-1: Componentes y objetivos del PBC

Componente Objetivos

Componente 1: Desarrollo Desarrollar y fortalecer el emprendimiento empresarial,


Forestal Comunitario. comunitario y de negocios de 55 OFC para el manejo sostenible
de los recursos forestales del bosque, desde la etapa de la
organización social, planificación, capacitación en buenas
prácticas productivas, ambientales y empresariales (gestión),
hasta llegar a la producción de madera en rola a pie de tocón.
Componente 2: Promover la asociatividad entre empresas privadas y
Asociatividad OFC – organizaciones comunitarias forestales para hacer negocios
Empresa Privada. justos y equitativos, llegando juntos y/o compartiendo
beneficios en el mercado; fortaleciendo la gestión forestal y el
acceso compartido y permanente a mercados; conformando y
consolidando redes de cooperación y servicios entre
organizaciones forestales comunitarias.
Las metas de este componente son lo