P. 1
Proceso_1799

Proceso_1799

|Views: 111|Likes:
Publicado porHugo Pulido
Victoria inalcanzable
Ley de seguridad:los chantajes del calderonismo
Lo negro de la nueva procuradora
Victoria inalcanzable
Ley de seguridad:los chantajes del calderonismo
Lo negro de la nueva procuradora

More info:

Published by: Hugo Pulido on Apr 25, 2011
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

11/02/2015

pdf

text

original

CISA / Co

mu

ni

ca

ción e In for ma ción, SA de CV
CON SE JO DE AD MI NIS TRA CIÓN: Pre si den te, Ju lio Sche rer Gar cía; Vi ce pre si den te, Vi cen te Le ñe ro;
Te so re ro, En ri que Ma za


DI REC TOR: Ra fael Ro drí guez Cas ta ñe da
SUB DI REC TOR DE IN FOR MA CIÓN: Salvador Corro
SUB DI REC TORA DE COMERCIALIZACIÓN: María Scherer Ibarra
SUB DI REC TOR DE ADMINISTRACIÓN: Humberto Herrero
SUB DI REC TOR DE FINANZAS: Alejandro Rivera
ASIS TEN TE DE LA DI REC CIÓN: Ma ría de los Án ge les Mo ra les; ayudante, Marlon Mejía
ASIS TEN TE DE LA SUBDI REC CIÓN DE INFORMACIÓN: Gra cie la Ze pe da
COORDINADORA DE FINANZAS DE RE DAC CIÓN: Be a triz Gon zá lez
EDI CIÓN Y CORRECCIÓN: Alejandro Pérez, coordinador; Cuauhtémoc Arista, Tomás Domínguez,
Ser gio Lo ya, Enrique de Jesús Martínez
REPORTEROS: Carlos Acosta, Mi guel Ca bil do, Jorge Carrasco, Jesusa Cervantes, Patricia Dávila,
Gloria Leticia Díaz, Álvaro Delgado, José Gil Olmos, Ale jan dro Gu tié rrez, Santiago Igartúa, Ricardo
Ravelo, Arturo Rodríguez, Ro dri go Ve ra, Rosalia Vergara, Jenaro Villamil
CO RRES PON SA LES: Campeche, Rosa Santana; Co li ma: Pe dro Za mo ra; Chiapas, Isaín Mandujano;
Gua na jua to: Ve ró ni ca Es pi nosa; Guerrero, Ezequiel Flores Contreras; Jalisco, Fe li pe Co bián;
Michoacán, Francisco Castellanos; Nuevo León, Luciano Campos; Tabasco: Ar man do Guz mán;
Tamaulipas, Ma. Gabriela Hernández; Veracruz, Regina Martínez
IN TER NA CIO NAL: Ho me ro Cam pa, coordinador; Corres pon sa les: Madrid: Alejandro Gutiérrez;
Pa rís: An ne Ma rie Mer gier; Washington: J. Jesús Esquivel
CULTU RA: Ar man do Pon ce, edi tor; Ju dith Ama dor Tello, Ja vier Be tan court, Blan ca Gon zá lez Ro sas,
Estela Leñero Franco, Isa bel Le ñe ro, Ro sa rio Man za nos, Samuel Máynez Champion, Jor ge Mun guía
Es pi tia, Jo sé Emi lio Pa che co, Al ber to Pa re des, Eduardo Soto Millán, Ra quel Ti bol, Flo ren ce Tous saint,
Rafael Vargas, Co lum ba Vér tiz de la Fuente; asistente, Niza Rivera Medina; cultura@proceso.com.mx
ES PECTÁCU LOS: Ro ber to Pon ce, co or di na dor. espectaculos@proceso.com.mx
DEPORTES: Alejandro Caballero, Coordinador; Raúl Ochoa, Beatriz Pereyra
FO TO GRAFÍA: Marco Antonio Cruz, Coordinador; Fotógrafos: Ger mán Can se co, Miguel Dimayuga,
Ben ja mín Flo res, Oc ta vio Gó mez, Eduardo Miranda; ; asistente, Au ro ra Tre jo; auxiliar, Violeta Melo
AU XI LIAR DE RE DAC CIÓN: Á ngel Sán chez
AYU DAN TE DE RE DAC CIÓN: Da mián Ve ga
ANÁLI SIS: Co la bo ra do res: John Ackerman, Ariel Dorf man, Sabina Berman, Jesús Cantú,De ni se
Dres ser, Miguel Ángel Granados Chapa, Marta Lamas,Pa blo La ta pí Sa rre, Rafael Segovia, Ja vier
Si ci lia, En ri que Se mo, Er nes to Vi lla nue va, Jorge Volpi; car to nis tas: Gallut, Helguera, Hernández,
Na ran jo, Ro cha
CENTRO DE DOCUMENTACIÓN: Ro ge lio Flo res, co or di na dor; Juan Car los Bal ta zar, Li dia Gar cía,
Leoncio Rosales
CO RREC CIÓN TIPOGRÁFICA: Jor ge Gon zá lez Ra mí rez, co or di na dor; Se ra fín Dí az, Ser gio Da niel
Gon zá lez, Pa tri cia Po sa das
DI SE ÑO: Ale jan dro Val dés Ku ri, co or di na dor; Fer nan do Cis ne ros Larios, An to nio Foui lloux Dá vi la,
Ma nuel Foui lloux Ana ya, Ernesto García Parra
COMERCIALIZACIÓN
PU BLI CI DAD: Ana María Cortés, administradora de ventas; Eva Ánge les, Ru bén Báez eje cu ti vos de
cuen ta. Tel. 5636-2077 / 2091 / 2062
VEN TAS y MERCADOTECNIA: Margarita Carreón, gerente Tel. 56 36 20 63. Lucero García, Norma
se ma na rio de in for ma ción y aná li sis
24 de abril de 2011 • No. 1799
NARCOTRÁFICO
6 Victoria inalcanzable /Jorge Carrasco Araizaga
11 Ley de seguridad: Los chantajes del calderonismo
/Jesusa Cervantes
16 La guerra, vista desde la infancia
/Santiago Igartúa
19 Aquí todo es orfandad /Marcela Turati
JUSTICIA
24 Lo negro de la nueva procuradora
/Ricardo Ravelo
POLÍTICA
28 Reforma política: grandes temas… chiquitos
/Jenaro Villamil
RELIGIÓN
32 Calderón, el evangélico /Arturo Rodríguez García
INTERNACIONAL
35 EL VATICANO: Beatificación mediática
/Cynthia Rodríguez
38 ITALIA: El “ya basta” se globaliza…
/Marcela Turati
43 PERIODISMO: Wallraff: Enmascararse para
desenmascarar /Francisco Olaso
ANÁLISIS
46 Gobierno militar /John M. Ackerman
47 Medidas desesperadas /Rocha
48 Las propuestas de Calderón y de diputados
priistas /Jesús Cantú
Índice
Foto portada: Miguel Dimayuga
35
19
Velázquez. Circulación: Mauricio Ramírez, Gisela Mares. Tel. 5636-2064. Pascual Acuña, Fernando
Polo, Andrés Velázquez. Suscripciones: Cristina Sandoval Tel. 5636-2080 y 01 800 202 49 98. Delfina
Cervantes, Luis Coletor, Ulises de León.
ATENCIÓN A SUSCRIPTORES (Reparto): Lenin Reyes Tel. 5636-2065. Jonathan García.
ADMINISTRACIÓN. RECURSOS HUMANOS: Luz María Pineda, coordinadora
SIS TE MAS: Jor ge Suá rez, gerente; Eduardo Alfaro, Betzabé Estrada, Javier Venegas
AL MA CÉN y PRO VE E DURÍA: Mer ce des Gue rra, co or di na do ra; Ro ge lio Val di via
MANTENIMIENTO: Miguel Olvera, Victor Ramírez
FINANZAS. CON TA BI LI DAD: Ma ría Con cep ción Al va ra do, Christian Arcos, Rosa Ma. García, Edgar
Hernández, Fe li pe Suá rez, Ra quel Tre jo Ta pia
COBRANZAS: Sandra Changpo, jefa; Raúl Cruz
OFI CI NAS GE NE RA LES: Re dac ción: Fre sas 13; Ad mi nis tra ción: Fre sas 7, Co l. del Va lle, 03100 Mé xi co, DF
CON MU TA DOR GE NE RAL: Ka ri na Ure ña; Flor Hernández; 5636-2000
FAX: 5636-2019, Dirección; 5636-2055, Subdirección de Información; 5636-2086, 5636-2028, Redacción.
AÑO 34, No. 1799, 24 DE ABRIL DE 2011
IM PRE SIÓN: Impresora Transcontinental de México; Durazno 1, Col. San José de las Peritas 16010
México DF.
DIS TRI BU CIÓN: Voceadores DF y Zona Metropolitana: Comunicación Telefónica en Línea, SA de CV. Tel.
5535-0732. Voceadores Puebla, Pue.: Jorge López Morán; Tel. 467-4880. Resto de la República y Locales
Cerrados: Publicaciones Citem, SA de CV. Tel. 5366-0000.
EDI TO R EN JEFE: Raúl Monge; Editores: Miguel Ángel Vázquez, Jorge Pérez, Concepción Villaverde;
asis ten te: Ma ría Ele na Ahe do; Tels.: 5636-2087, Fax: 5636-2006
EDITOR: Marco Antonio Cruz; Dirección: www.procesofoto.com.mx
Correo electrónico:rednacional@procesofoto.com.mx; Ventas y contrataciones: 5636-2016 y 56362017
EDITOR: Alejandro Caballero; Correo electrónico: acaballero@proceso.com.mx; Juan Pablo Proal,
coeditor; Alejandro Saldívar, asistente de contenidos; Tel. 5636-2010
Soporte técnico: Jorge Suárez; Tel. 5636-2106
COORDINADOR: Alejandro Caballero; procesoradio@proceso.com.mx; Tel. 5636-2010
Cer ti fi ca do de li ci tud de tí tu lo No. 1885 y li ci tud de con te ni do No. 1132, ex pe di dos por la Co mi sión
Ca li fi ca do ra de Pu bli ca cio nes de Re vis tas Ilus tra das el 8 de sep tiem bre de 1976. Proceso es una
Reserva para uso exclusivo otorgada por la Dirección de Reservas del Instituto Nacional del Derecho de
Autor en favor de Comunicación e Información, S.A. de C.V., bajo el Número 04-2000-112911074700-102.
Re gis tro del S.P.M. CR-DFJ-003-99 / Número ISSN: 1665-9309
Circulación certificada por el Instituto Verificador de Medios
Registro No. 105 / 20
Sus crip cio nes DF y zona Metropolitana: Un año, $1,300.
00
; 6 me ses, $750.
00
; Guadalajara, Monterrey
y Puebla: Un año, $1,400.
00
; 6 meses, $800.
00
. Ejem pla res atra sa dos: $40.
00
. Ser vi cios in for ma ti vos y
fo to grá fi cos: AP, No ti mex, Reu ters.
Pro hi bi da la re pro duc ción par cial o to tal de cual quier ca pí tu lo, fo to gra fía o in for ma ción pu bli ca dos sin au to ri za-
ción ex pre sa de Co mu ni ca ción e In for ma ción, S.A. de C.V., ti tu lar de to dos los de re chos.
agen cia pro ce so de in for ma ción
agen cia de fotografía
49 Interés Público /Miguel Ángel Granados Chapa
50 Corrupción y obra pública /Ernesto Villanueva
52 El cambio en la UACM /Axel Didriksson
53 ILE: las cifras relevantes /Marta Lamas
HISTORIA
54 1863 en la memoria franco-mexicana
/Luis Garfias Magaña
INVENTARIO
58 El Diario de Alfonso Reyes /José Emilio Pacheco
CULTURA
60 Acervos Soumaya y Blaisten, comparación
“odiosa” pero obligada /Judith Amador Tello
64 Páginas de crítica
Arte: El nuevo Cárcamo de Dolores
/Blanca González Rosas
Teatro: La inauguración /Estela Leñero Franco
Televisión: Que la justicia se escuche
/Alma Rosa Alva de la Selva
ESPECTÁCULOS
67 Las telenovelas, factor de atraso:
Epigmenio Ibarra /Columba Vértiz de la Fuente
DEPORTES
72 Fracaso a cuenta del erario /Raúl Ochoa
y Gilberto Valadez
76 El absurdo /Beatriz Pereyra
79 Palabra de Lector
82 Mono Sapiens /Calderón periodista
/Helguera y Hernández
60 24
76
28
R
enuente a modificar la estrate-
gia que exacerbó la violencia
en el país, el gobierno de Fe-
lipe Calderón quedó entram-
pado en “una guerra sin fin”
contra el narcotráfico y a me-
nos de dos años de abandonar
el poder ni siquiera sabe bajo qué paráme-
tros puede demostrar una victoria.
Esta evaluación de lo que ha sido la
principal política del sexenio es autoría
de un jefe de la Marina, Armada de Méxi-
co, el capitán de fragata de infantería e
integrante de Fuerzas Especiales Alfon-
so Reyes Garcés. La escribió en su tesis
de maestría que presentó en la Escuela
de Postgrado Naval (NPS, por sus siglas
en inglés) de Monterey, California, cen-
tro de formación académica naval de Es-
tados Unidos.
Adscrito actualmente al Batallón de
Infantería de Marina 27, en el Distrito Fe-
deral, Reyes Garcés se graduó en diciem-
bre de 2009 de la NPS, donde se especia-
lizó en el Departamento de Análisis de
Defensa, división dedicada a la prepara-
ción de cuadros para los futuros campos
de batalla, en especial en temas de terro-
rismo, insurgencia, guerras no convencio-
nales y operaciones de información.
JORGE CARRASCO ARAIZAGA
6

1799 / 24 DE ABRIL DE 2011

Desde 2009, Alfonso Reyes Garcés, capitán de fragata de
infantería e integrante de las Fuerzas Especiales de la Ar-
mada de México, advirtió que la estrategia del gobierno
federal para combatir el narcotráfico estaba encaminada
al fracaso. De no cambiarla, dijo, la guerra contra los cár-
teles no tendrá fin. Y se explayó sobre el tema en su tesis
de maestría, que presentó en diciembre de ese año en la
Escuela de Posgrado Naval en Monterey, California. Entre
sus críticas, el oficial de marina afirma que si el narcotrá-
fico es una amenaza para la seguridad nacional, entonces
debe ser tratado como tal. La estrategia no ha cambiado
y, en efecto, el gobierno y sus fuerzas armadas no tienen
manera de sostener que pueden alcanzar la victoria...
Militares estadunidenses y extranje-
ros egresados de esa división están ahora
operando en Irak, Afganistán, Filipinas y
Colombia como parte de su formación en
guerras irregulares, dentro de las cuales al-
gunos analistas estadunidenses ubican la
“insurgencia delictiva” que padece México
y que la secretaria de Estado Hillary Clin-
ton y otros funcionarios estadunidenses
han tipificado como “narcoinsurgencia”.
Contrario al entusiasmo del titular de
la Secretaría de Marina Armada de México
(Semar), Francisco Saynez Mendoza, con
la estrategia de Calderón –que llevó inclu-
so al almirante a declarar el miércoles 20
en Veracruz que la violencia desatada en el
país se debe a que “la fiera está acorralada”
y un día después a decir “que los cárteles se
están desbaratando” –, Reyes Garcés hace
una revisión sin paliativos de la manera en
que se ha pretendido combatir el narcotráfi-
co en el actual sexenio y las consecuencias
negativas que ha tenido, sobre todo por la
creciente violencia.
Desde el título, el jefe naval cuestiona
los logros que reclama Calderón en su de-
cisión de privilegiar la violencia: ¿Se está
ganando la guerra a las drogas en Méxi-
co? La primera respuesta de Reyes Gar-
cés es contundente: Calderón realmente
no ha innovado en el combate al narco-
tráfico. Se ha limitado a repetir lo que se
ha hecho desde el siglo pasado en Méxi-
co y el mundo y que ha probado su fraca-
so: atacar la oferta de droga, sin tomar en
cuenta las raíces sociales del narcotráfico.
En ese ataque frontal a los cárteles, las
autoridades mexicanas no han tenido los
resultados esperados debido a que su prin-
cipal problema es la “falta de una estrate-
gia bien coordinada”. El resultado, dice a
la luz del círculo vicioso de violencia en
que está atrapado el país, es que la guerra
a las drogas en México “se ha convertido
en una historia sin fin”.
La tesis publicada por la NPS –cuya
sede se ubica al sur de San Francisco, en
el Pacífico– tiene como subtítulo: Hacia
un enfoque integrado del comercio de las
drogas ilegales. Pasada ya la primera mi-
tad del sexenio, el capitán de fragata Re-
yes Garcés explicó la necesidad de un
cambio de estrategia:
“México está sufriendo cada vez más
los efectos negativos de los crecientes ni-
veles de narcotráfico y de consumo de
drogas. La política orientada al combate
de la oferta de droga, que implica ataques
a los poderosos cárteles, ha alcanzado sus
límites estructurales. Los signos son cla-
ros de que es tiempo de intentar un nue-
vo enfoque.”
La principal propuesta del jefe militar
es pasar de la lógica de que “si no hay dis-
ponibilidad de drogas no hay daño ” a la de
considerar la reducción de los daños so-
ciales causados por las drogas, en especial
la “violencia sistemática”.
La propuesta de Reyes Garcés
Integrante de las Fuerzas Especiales de
Infantería de Marina, el componente te-
rrestre de la Armada de México que ha
sido fortalecido por Calderón como par-
te de su “guerra al narcotráfco”, Reyes
Garcés asegura que la violencia asocia-
da al narcotráfco y el crecimiento en su
tamaño son síntomas de una enfermedad
más grande: la adicción de la gente y los
costos sociales asociados con un extendi-
do uso de drogas ilegales.
Pero también considera que la violen-
cia relacionada con el narcotráfico puede
estar vinculada, en un grado importante,
con los altos niveles de desigualdad y po-
breza, debido a que los cárteles de la dro-
ga ofrecen una atractiva fuente de trabajo
ante la crisis económica.
Más aún, la estrategia de descabezar
a los cárteles ha generado una promoción
más rápida en su interior, lo que se ha vuel-
to atractivo para los jóvenes: “Como resul-
tado de la alta tasa de muertes y detencio-
nes de narcotraficantes, los cárteles están
en una constante necesidad de nuevos re-
clutas”, sostiene Reyes.
Lo que también ha hecho la actual es-
trategia, dice, es que “el negocio sea más
riesgoso, pero más lucrativo”, pues no ha
afectado ni la demanda de drogas ilegales
en México ni su flujo, especialmente a Es-
tados Unidos.
D
a
v
i
d

D
e
o
l
a
r
t
e

/

P
r
o
c
e
s
o
f
o
t
o
NARCOTRÁFI CO

1799 / 24 DE ABRIL DE 2011 7
Alejado de la respuesta represiva, afir-
ma que, más allá de la confrontación a los
cárteles, una estrategia diferente a la ac-
tual debe tomar en cuenta la dinámica so-
cial que incentiva a la gente a participar en
el narcotráfico.
En todo caso, el jefe naval propone un
balance entre el combate a la oferta de dro-
gas y la reducción del daño social que oca-
sionan; lo que lo lleva incluso a considerar
la legalización de la mariguana. Eso ten-
dría un impacto importante en las finanzas
de los cárteles y podría reducir su partici-
pación en el mercado de las drogas ilega-
les debido a que la mariguana representa
más de 61% de los ingresos de los narco-
traficantes, argumenta.
Reyes apunta que pese a la gran can-
tidad de recursos destinados por las auto-
ridades mexicanas a las operaciones anti-
droga, el flujo de las drogas ilegales en el
país continúa más o menos en los mismos
niveles desde la llegada del PAN a la Pre-
sidencia en el año 2000.
En cambio, los efectos negativos aso-
ciados con el narcotráfico siguen crecien-
do. El más visible, la violencia de los cár-
teles que se disputan el control de las
principales rutas hacia Estados Unidos y
los centros de distribución en México y la
que resulta del conflicto armado con las
fuerzas gubernamentales, en lo que el je-
fe militar define como “un intento fallido
de detener o eliminar el tráfico de drogas”.
La principal razón de estas expresio-
nes de violencia es que el gobierno ha
desestimado las profundas raíces socia-
les, como la pobreza y la desigualdad so-
cioeconómica, que propician la continua
importancia y expansión del narcotráfico,
dice el experto militar.
Lo mismo ocurrió con su antecesor,
Vicente Fox, cuya administración se jac-
taba en 2002 de que en su “guerra a las
drogas” había detenido a 40 jefes del nar-
cotráfico. Sin embargo, observa, “el va-
cío creado por esas detenciones fue rá-
pidamente llenado por miembros de los
mismos cárteles o por cárteles rivales que
aprovecharon la oportunidad para expan-
dir sus áreas de influencia”.
Aunque Fox presentó como un gran
éxito que durante su gobierno le haya cau-
sado pérdidas por 17 mil millones de dó-
lares a los cárteles de la droga, además de
haber extraditado a Estados Unidos más
de 200 miembros de esas organizaciones,
LUIS LOZANO Y PATRICIA DÁVILA
L
a retroexcavadora puso al descu-
bierto dos fosas a dos metros y me-
dio de profundidad. La más grande
era un rectángulo de 20 por cuatro
metros, y un brazo mecánico extrajo de
ahí, uno a uno, los cuerpos mutilados y
purulentos de 58 personas.
Esto sucedió el lunes 11 en la ciudad
de Durango, en un terreno ocupado como
taller mecánico sobre la avenida Consti-
tuyentes, en el fraccionamiento Las Fuen-
tes. En esta calle hay tránsito las 24 horas
porque es el único acceso a un gran número
de colonias del oriente de la ciudad.
Esa mañana un grupo táctico de la Policía
Federal (PF) arribó a la capital duranguense.
Después de instalarse, a las 11 de la mañana
se dirigieron a Las Fuentes con picos y palas.
Excavaron un par de horas y, al hallar indicios
del enterramiento clandestino, recurrieron a
la maquinaria pesada.
Con excepción de los federales, al predio
de 500 metros sólo entró después personal
del Servicio Médico Forense (Semefo), que hi-
J
o
r
g
e

V
a
l
e
n
z
u
e
l
a

...Y el gobernador andaba de gira
zo el levantamiento de los cuerpos. Un agente
del Ministerio Público federal dio fe del hallaz-
go y un grupo de militares acordonó la calle,
pero el congestionamiento obligó a liberarla.
Después de siete horas de excavación, el
fscal general del estado, Ramiro Ortiz, infor-
mó que se encontraron cuatro osamentas. El
lugar se preservó únicamente con una banda
amarilla, de la cual pendía una hoja de papel
con la advertencia: “Sitio en custodia de la
Policía Federal”.
Tres días después, el jueves 14, a sólo cua-
tro cuadras de la avenida Constituyentes, los
agentes federales localizaron otra narcofosa
en una fnca deshabitada al lado del Centro
de Bachillerato, Tecnológico, Industrial y de
Servicios (CBTIS) 110, en el fraccionamiento
La Hacienda. Tenía 10 metros de largo por dos
de ancho y dos de profundidad.
Mientras la pala mecánica subía con las
extremidades colgantes de los primeros tres
cadáveres, a un centenar de metros los esco-
lares celebraban el certamen de belleza Miss
Prepa. Al fnal del día se habían contado 17
cuerpos: 10 completos, tres decapitados y
cuatro cráneos.
La Fiscalía General del Estado informó que
la descomposición de los restos impidió identi-
fcarlos y establecer si los trozos de cráneo per-
tenecían a alguno de los cuerpos sin cabeza.
Agregó que el día siguiente los federales conti-
nuarían buscando narcofosas cerca de ahí.
Sin embargo, la exploración no se reanu-
dó hasta el miércoles 20: el grupo táctico de
la PF apareció inesperadamente en la aveni-
da Centenario, también dentro del fracciona-
miento Las Fuentes. Inicialmente localizaron
cuatro cuerpos y tres cráneos, pero al fn de la
jornada ya habían sido exhumados los restos
de 26 personas. El día siguiente hallaron 11.
Al fnal de la semana sumaban 58 los cuer-
pos desenterrados en esas dos fosas. El Se-
mefo local no tiene capacidad para almacenar
tantos cuerpos, por lo que la fscalía solicitó
Durango: la tierra
no conserva secretos...
8

1799 / 24 DE ABRIL DE 2011
apoyo al Hospital General, la Escuela de Me-
dicina y el Instituto Mexicano del Seguro So-
cial. Para realizar las autopsias se pidió ayu-
da de peritos del Semefo de Aguascalientes.
Incendios y narcomensaje
Antes de que se hallaran los 11 últimos
cuerpos en la segunda fosa, la madrugada
del jueves 21, un comando delictivo incen-
dió tres viviendas en los fraccionamientos
privados Colinas de El Saltito y Residencial
Santa Teresa, además de la colonia Jalis-
co. En todos los casos hombres armados
rociaron gasolina dentro de los inmuebles,
dispararon armas de fuego y quemaron ve-
hículos de lujo y cuatrimotos.
De acuerdo con los vecinos, alrededor
de las cuatro de la mañana detonó una gra-
nada en la esquina de las calles Coliseo y
Mayor, del fraccionamiento Residencial
Santa Teresa. El incendio se reportó de in-
mediato, pero los delincuentes sortearon la
vigilancia privada.
Media hora después, con la misma me-
cánica, provocaron el segundo siniestro en
la calle Zapopan de la Colonia Jalisco, a un
par de kilómetros de Santa Teresa. Se infor-
mó que una persona fue hospitalizada con
quemaduras de primer grado.
El tercer incendio fue en Mimbres y Can-
dela, Colinas de El Saltito, donde el grupo
irrumpió en la casa, roció combustible y le
prendió fuego con una antorcha. Más tarde
la fscalía informó que al entrar en cada una
de esas viviendas los agresores permitieron
salir a sus ocupantes con la promesa de no
atcarlos.
Sólo 24 horas después, a las 6:30 de la
mañana del viernes 22, llegó un joven para
“resguardarse” en la Dirección Municipal
de Seguridad Pública (DMSP). Dijo que fue
privado de su libertad en la casa del fraccio-
namiento Santa Teresa que fue incendiada
y llevaba escrito un narcomensaje en la es-
palda, con la orden de difundirlo.
En vez de protegerlo, las autoridades
enviaron al muchacho a recorrer los medios
de comunicación locales. En las estaciones
de televisión lo atendieron camarógrafos,
y en los diarios, los fotógrafos. Ante ellos
explicó que, si su imagen no aparecía pu-
blicada, el grupo armado Los M’s, que lo
secuestró, atentaría contra él y su familia.
El mensaje era: “Esto me pasó por ser
gente del Beto 24 y de Felipe Cabrera”.
También transmitió el recado de que los ata-
ques de los últimos días no están dirigidos a
la sociedad, sino que son consecuencia de
una lucha entre las mafas del narco.
De manera unánime los medios conmi-
naron al gobierno del estado a que asumiera
su responsabilidad de “resguardar” e “in-
vestigar” al joven, en lugar de enviárselo. El
viernes al medio día la DMSP emitió un co-
municado en el que informa del caso. Los
conductores de los noticiarios vespertinos se
limitaron a leer el comunicado mientras mos-
traban durante unos segundos al joven con el
mensaje, en tanto que los medios impresos
acordaron manejar la foto del enviado en in-
teriores, junto con el comunicado municipal.
El joven tiene entre 20 y 25 años, mide
aproximadamente 1.75 metros de estatura,
tiene la piel morena y es de constitución ro-
busta. Al llegar a cada medio se despojaba
de su playera gris y de manga larga para que
se viera el mensaje trazado con tinta negra
indeleble sobre su espalda. En ésta y en el
rostro se evidenciaban marcas de golpes.
Se notaba desvelado. Parecía que había
memorizado un guión. Su tono era tímido y
suplicaba que se transmitiera el recado.
El hallazgo de las narcofosas, la quema
de viviendas y la gira del joven obligado a di-
fundir el narcomensaje ocurrieron cuando el
gobernador priista del estado, Jorge Herrera
Caldera, realiza una gira por China. O
“el impacto en el comercio de drogas ile-
gales fue, de hecho, insignificante”.
Entre 2005 y 2006, los dos últimos
años del gobierno foxista, los niveles de
violencia entre los cárteles y contra el go-
bierno alcanzaron niveles sin preceden-
te. La respuesta de Calderón fue lanzar a
los militares a combatir a narcotraficantes,
usando la misma estrategia “que a lo lar-
go de los años ha probado ser inefectiva”
y que al ser más de lo mismo “no permi-
tirá que se obtengan mejores resultados”.
La debilidad del gobierno
Ante la falta de innovación por parte de
la autoridad, dice Reyes, los cárteles de
la droga se han adaptado muy bien a los
esfuerzos antidrogas en México y, lo más
grave, han ganado respaldo social: “Con el
tiempo, han sido capaces de sobrevivir y
adaptarse a un paso más rápido que el go-
bierno mexicano. Mientras éste ha usado la
misma estrategia –focalizada en un ‘asalto
frontal’–, los cárteles han modifcado su
organización, sus relaciones con el Estado
y sus relaciones con la sociedad”.
Lo que ha hecho esa estrategia “es evi-
denciar la debilidad del gobierno mexicano”,
con todas las implicaciones sociopolíticas
que eso implica. Peor aún, para el jefe naval
el uso del término “guerra a las drogas” y la
falta de una definición clara de lo que debe-
ría ser una victoria, está haciendo que las au-
toridades no aparezcan ni como perdedores ni
como ganadores de esa guerra.
“El gobierno mexicano puede apuntar a
la captura o asesinato de una gran cantidad
NARCOTRÁFI CO
de narcotraficantes, pero no puede declarar
victoria. De hecho, no es claro si sabe qué
sería o podría parecer una victoria”, afirma.
A pesar de que desde finales del ré-
gimen autoritario del PRI y lo que va del
panismo el narcotráfico ha sido conside-
rado como una amenaza para la seguridad
nacional, el gobierno de Calderón apenas
mencionó este aspecto en el Plan Nacio-
nal de Desarrollo (PND) 2007-2012. Pero
para enfrentarlo, observa, el PND disper-
só el tema en varios programas federales
que tienden a tratar el problema básica-
mente como un asunto policial.
Además de esta estrecha concepción,
el autor de la tesis dice que otra limitan-
te es la falta de un objetivo claro, por lo
que el gobierno mexicano no está en con-
diciones de medir y comparar los resulta-
dos cuantitativos de su campaña antinar-
co. Su principal problema para hacer una
defensa convincente de sus logros es que
no ha establecido objetivos claros, insiste.
Para la Secretaría de Seguridad Públi-
ca (SSP), una manera de medir la victoria
se encuentra en el Programa Institucional
de Seguridad Pública, pero ni en ese ni en
el Programa Nacional de Seguridad Pú-
blica –en el que participan distintas ins-
tituciones– se puede encontrar “ninguna
manera de medir qué pudiera indicar si el
gobierno está teniendo éxito”.
Precisa que el programa de la SSP se
enfoca a operaciones de prevención del de-
actores que remplazan a los detenidos”,
con lo que la propia autoridad puede con-
vertirse en uno de los principales causan-
tes de la violencia.
Otro problema de la estrategia, agrega,
es la falta de información sobre las opera-
ciones de los cárteles, lo cual es resultado
del “pobre desempeño de los servicios de
inteligencia, aunque de manera más signi-
ficativa puede revelar la falta de confianza
de los ciudadanos hacia las autoridades”.
Dice que la campaña de recompensa a
los ciudadanos para que den información
al gobierno “no ha sido tan efectiva” como
éste hubiera querido debido a que los cár-
teles han construido una red social de apo-
yo, ya sea voluntaria o involuntariamente.
En general, las comunidades no tienen la
voluntad de cooperar con el gobierno por
temor o porque sus ingresos derivan direc-
ta o indirectamente del narcotráfico. Es
decir, el ciudadano no se quiere poner en
medio del fuego, asegura.
Reyes también critica que en la estrate-
gia calderonista la Secretaría de Desarrollo
Social no esté incluida en el Consejo Na-
cional de Seguridad Pública, “con lo que el
gobierno mexicano se niega a sí mismo el
uso de otras poderosas ‘armas’ de apoyo en
su actual guerra contra las drogas”.
Añade: México no se puede permitir
que las secretarías a cargo de los programas
sociales y los de salud mantengan un perfil
bajo en la estrategia antidrogas. “Si el nar-
cotráfico es una amenaza a la seguridad na-
cional, entonces debe ser tratado como tal”.
Asegura que ante los tradicionales bajos
niveles de consumo de drogas entre los mexi-
canos, para las autoridades fue fácil enfocarse
en las políticas de combate a la oferta de dro-
gas para ayudar a otros países a enfrentar “su”
problema de demanda de drogas. Esto no les
ayudó a prepararse ante la creciente y signifi-
cativa demanda de drogas ilegales.
Para el integrante de las Fuerzas Espe-
ciales de Infantería de Marina, el gobierno
mexicano debería tener en cuenta que una
fuerte presencia del Estado se alcanza no
sólo a través de la persecución de los deli-
tos, que sólo lleva a un sentimiento artificial
de estabilidad. Lo que tendría que hacer, di-
ce, es proveer servicios públicos, educación,
nuevas oportunidades de empleo e incluso
reorganizar las cargas fiscales.
“Sólo la revitalización del contrato so-
cial va a cambiar la actual situación. Si no
ocurre, habrá vacíos de poder que seguirán
siendo llenados por organizaciones de de-
lincuencia organizada nuevas o revitaliza-
das”, advierte.
México no tiene nada que perder si in-
tenta nuevas estrategias, pero sí perdería
mucho si mantiene la actual, que ha pro-
bado ser inefectiva en reducir la oferta de
drogas y, más importante aún, en prevenir
una explosión en el daño social asociado
al narcotráfico. O
lito y al desarrollo de nuevas tecnologías
contra la delincuencia, pero “no ha sido ca-
paz de enfrentar temas como la reducción
de la violencia y la operación de los merca-
dos de drogas ilegales, o reducir la capaci-
dad de los cárteles para reclutar gente. Ade-
más, “no ha tenido impacto para revertir la
preferencia de la gente de mantenerse neu-
tral a pesar de las frecuentes peticiones para
que informe y coopere con las autoridades”.
Lo mismo ocurre con la PGR, mien-
tras que en el caso de la secretaría de la
Defensa Nacional (Sedena), apunta Re-
yes, “probablemente la única institución
en México que ha establecido metas es-
pecíficas”, la manera en que mide el éxito
presenta algunos problemas. Ejemplifica:
en 2007, sus metas fueron llevar a cabo 28
operaciones de erradicación de alto im-
pacto al año y reducir en 70% el total de
superficie de cultivos ilegales en el país.
Sin embargo, de acuerdo con la propia
Sedena, en 2009 se desconocía cuál era el
total de la superficie de cultivos ilegales.
Eso explica las fluctuaciones en las
cantidades de cultivos destruidos. Si en
2006 el Ejército erradicó 28 mil 50 hec-
táreas de mariguana, cómo se explica que
en 2008 destruyó sólo 18 mil 394, observa.
En el caso de las detenciones, asegu-
ra que las cifras por sí mismas no se tra-
ducen en resultados, particularmente si la
principal meta es la reducción de la vio-
lencia. Advierte que el uso del núme-
ro de arrestos y aseguramiento
de droga como un indicador de
éxito puede crear competencia
entre las instituciones de segu-
ridad, “incrementando inclu-
so la violencia y socavando las
investigaciones en curso”.
Falta de definiciones
Cuando alude a las pugnas
en el interior del gabinete de
seguridad, Alfonso Reyes
Garcés expone que el énfasis
en las detenciones y los deco-
misos de drogas coloca bajo
presión a los comandantes
para que, en el terreno, se
dediquen a cazar blancos de
oportunidad, sin importar
las investigaciones que tie-
nen lugar o sin considerar
los efectos secundarios
que puedan tener esos
arrestos.
Además, dice, “ca-
da arresto crea un vacío
que será llenado casi in-
mediatamente, al tiem-
po que puede generar
un incremento en la
violencia con nuevos
La tesis del capitán de fragata

1799 / 24 DE ABRIL DE 2011 11
L
os diputados federales del PRI pre-
tenden aprobar una nueva Ley de
Seguridad Nacional que da susten-
to jurídico a la intervención de las
Fuerzas Armadas en el combate al
crimen organizado, que otorga au-
tonomía al Ejecutivo federal para
autorizar la presencia de militares y que, “de
manera encubierta”, permite declarar estados
de sitio o de excepción que suspenden tempo-
ralmente las garantías individuales.
Luego de que el PRI –partido que con
sus 237 votos puede dictar agenda y con-
dicionar aprobación de leyes en la Cámara
de Diputados– se mostró renuente a res-
paldar propuestas de la Secretaría de la
Defensa Nacional (Sedena), terminó acep-
tando todos los cambios que demandaba la
Sedena, a pesar de que algunos los había
considerado “inaceptables” o generadores
de una “alta politización” que haría difícil
el tránsito de la nueva ley en el pleno.
El viraje del PRI, de acuerdo con tres
fuentes consultadas por Proceso, habría
sido provocado por la amenaza del Poder
Ejecutivo de dar a conocer los llamados
“expedientes negros” que está elaboran-
do en contra de actuales gobernadores
priistas por su presunta participación en
actividades ilícitas. Proceso constató es-
ta versión por tres fuentes de información
distintas que participaron en la negocia-
ción: sector castrense, PRI y Senado.
La minuta de reforma a la Ley de Se-
guridad Nacional llegó el 28 de abril de
2010, pasó ocho meses en “la congelado-
ra” y, para diciembre de 2010, el presiden-
te de la Comisión de la Defensa Nacional,
Ardelio Vargas, concluyó, junto con la Se-
dena, un nuevo documento que el PRI no
se decidió a respaldar.
Al arribo de Humberto Moreira a la di-
rigencia nacional del PRI, el 4 de marzo
pasado, los priistas reactivaron las nego-
ciaciones y entraron en contacto con altos
mandos militares, entre ellos el general de
División Carlos Demetrio Gaytán Ochoa,
subsecretario de la Sedena.
Pero no fue sino hasta el 6 de abril –de
acuerdo con las fuentes castrenses– cuando
Moreira tuvo una comida con algunos gene-
rales que veladamente le advirtieron las con-
secuencias de no aprobar la Ley de Seguridad
Nacional: la publicación de los expedientes.
Menos de una semana después, el 11
de abril, el encargado de llevar las nego-
ciaciones desde un inicio por parte del
PRI, el diputado del Estado de México
Alfonso Navarrete Prida, llegó a la Se-
cretaría de Gobernación con el nuevo do-
cumento de 81 cuartillas, según el cual el
PRI avala sin corchete alguno cada una de
las propuestas del Ejecutivo Federal y de las
Fuerzas Armadas.
JESUSA CERVANTES
La diputación priista se dispone a aprobar esta semana
reformas a la Ley de Seguridad Nacional que, propues-
tas por la Sedena, habían sido consideradas violatorias
de las garantías individuales. Fuentes castrenses, del
PRI y del Senado –cuya minuta están modificando los
diputados– dieron a conocer la causa del viraje: El Poder
Ejecutivo ha integrado “expedientes negros” de gober-
nadores priistas vinculados con “actividades ilícitas”, y
varios generales advirtieron al nuevo dirigente del Re-
volucionario Institucional, Humberto Moreira, que si no
eran aprobados los cambios propuestos por el Ejército,
dichos expedientes serían publicados...
Ley de Seguridad:
Los chantajes
del calderonismo
NARCOTRÁFI CO
M
i
g
u
e
l

D
i
m
a
y
u
g
a
12

1799 / 24 DE ABRIL DE 2011

No obstante, entre los negociadores se
advirtió que a pesar de que el PRI avaló to-
das las demandas, no hay garantía de que
“la amenaza de los expedientes” haya si-
do retirada.
El inicio
El 6 de diciembre de 2006, Felipe Calde-
rón Hinojosa declaró “la guerra” al nar-
cotráfico y el día 7 envió al Ejército a
combatirlo en Michoacán, a partir de lo
cual la presencia del sector castrense se ha
ido extendiendo a todo el país.
El 8 de mayo de 2007, la Suprema Cor-
te de Justicia de la Nación emitió una ju-
risprudencia que autoriza al Ejército y a la
Marina a “auxiliar” en el combate al cri-
men organizado.
Luego, el l9 de marzo de 2008, el ge-
neral secretario de la Defensa, Guillermo
Galván Galván, demandó una ley que dé se-
guridad nacional y no una legislación que
sólo otorgue al Ejército el papel de policía.
Al año siguiente, el 23 de abril de
2009, Felipe Calderón envió una propues-
ta de reforma al Senado de la República,
en donde quedó congelada durante un año
para ser aprobada en abril de 2010 y llegar
a la Cámara de Diputados ese mismo mes.
Después de que el diputado con licen-
cia Ardelio Vargas “rehízo” con las fuer-
zas castrenses la minuta del Senado, el
PRI detuvo cualquier negociación. Pro-
ceso dio a conocer en diversos números
lo que el Ejército demandaba (ediciones
1747, 1748, 1771 y 1795).
Poco antes de concluir su periodo al
frente del PRI, Beatriz Paredes Rangel
reactivó las pláticas con los militares. El
21 de febrero de 2011, Navarrete Prida
sostuvo un encuentro con el subsecretario
de la Sedena, general de división Carlos
Demetrio Gaytán, algunos elementos de
la Marina y el subsecretario de Enlace Le-
gislativo de la Secretaría de Gobernación,
Julián Hernández. Por parte del PRI parti-
cipó Claudia Ruiz Massieu.
La intervención del funcionario de
Gobernación se produjo luego de que Na-
varrete exigió seriedad en el tema y que
acudiera “alguien que tuviera capacidad
de decisión”, según revelaron fuentes de
la Cámara de Diputados.
Al día siguiente, el 22 de febrero, Na-
varrete Prida y el subcoordinador del PAN,
Carlos Alberto Pérez Cuevas, acordaron
impulsar un documento para que la minu-
ta fuera “dictaminada” por una sola comi-
sión y no por las cinco en que se encuentra
(Defensa, Gobernación, Justicia, Seguri-
dad Pública y Derechos Humanos), con el
fin de agilizar su discusión en el pleno.
En paralelo, a la Sedena llegaron ver-
siones de que el PRI, “molesto porque el
apoyo de las fuerzas castrenses al gobier-
no de Felipe Calderón en su guerra contra
el narcotráfico se había traducido en res-
paldo electoral de la ciudadanía al PAN”,
según revelaron fuentes castrenses, habría
elaborado un documento en donde se so-
licitaría el enjuiciamiento de las Fuerzas
Armadas y del presidente de la República
por haber incurrido en posibles violacio-
nes a los derechos humanos.
Enfadados, los principales mandos de
la Sedena pidieron un encuentro con el
presidente de la Mesa Directiva de la Cá-
mara de Diputados, Jorge Carlos Ramírez
Marín –cercano a Beatriz Paredes–, el 1
de marzo de 2011, para solicitar una defi-
nición del Poder Legislativo en torno a la
ley. (Proceso dio detalles del encuentro en
su número 1795.)
Ahí, el propio presidente de la Mesa
Directiva consideró difícil que se aprobara
la reforma en el actual periodo ordinario,
que concluye el próximo 30 de abril. Sin
embargo, esa primera semana de marzo la
posición del PRI empezó a virar.
La amenaza
A uno de los grupos políticos fuertes
dentro del PRI llegó la versión de que la
Procuraduría General de la República pre-
paraba expedientes políticos en contra de
gobernadores priistas, revelaron fuentes
de ese partido.
Luego de que, el 4 de marzo, Humberto
Moreira asumió la presidencia nacional del
PRI, su primera decisión fue intensificar las
negociaciones con el sector castrense, pero
a las pláticas, que se realizaban en la Secre-
taría de Gobernación y no en la Cámara de
Diputados, dejaron de asistir tanto el priis-
ta Navarrete Prida como la Sedena debido a
que Gobernación destituyó a su subsecreta-
rio de Enlace. Sólo los asesores de cada una
de las partes leía y releía el documento de
la Sedena y las observaciones de los priis-
tas, sin llegar a nada.
El 14 de marzo, día en que se nombró
al nuevo subsecretario de Enlace, Rubén
Fernández Aceves –quien fue titular del
Centro Nacional de Información del Se-
cretariado Ejecutivo del Sistema Nacio-
M
a
r
c
o

A
n
t
o
n
i
o

C
r
u
z
Fuerzas Armadas. En busca de un sustento legal

1799 / 24 DE ABRIL DE 2011 13
NARCOTRÁFI CO
nal de Seguridad Pública–, los principales
representantes del PRI, Alfonso Navarrete
Prida, Claudia Ruiz y un par de generales
de la Sedena intensificaron su presencia
en las negociaciones.
Alberto Pérez Cuevas, vicecoordina-
dor del PAN, dijo en entrevista que a partir
de ese día el camino se facilitó y que inclu-
so Francisco Blake Mora participó en va-
rios encuentros.
Ya el 17 de marzo la estrategia del go-
bierno federal para lograr la aprobación de
la nueva ley habría sido modificada, según
las fuentes castrenses y los propios priis-
tas. A oídos del grupo negociador del PRI
llegó de nuevo la versión sobre los expe-
dientes inculpatorios, sólo que en esa oca-
sión la amenaza fue más contundente:
“Nos dijeron que esos expedientes de
varios gobernadores los darían a conocer
una vez que se supiera el nombre del gana-
dor al gobierno del Estado de México. Es-
to tendría dos efectos: uno, pegarle al PRI
en general, y el otro, golpear al aún gober-
nador del Estado de México, Enrique Peña
Nieto, por ser el puntero en la carrera pre-
sidencial”, reveló un funcionario del PRI.
A pesar de ello, el grupo de técnicos de
la Sedena y del PRI se volvió a reunir en
Gobernación. Curiosamente, el 23 de mar-
zo, allegados a la negociación comentaron
que “ya se desatoró y sólo estamos en al-
gunas definiciones”. Y no fue otra cosa que
el ver cómo conciliaban las observaciones
que el PRI hacía a varias de las propuestas
de la Sedena, en el sentido de que aceptar-
las generaría grandes “debates políticos”.
El miércoles 6 de abril, un general co-
mentó a Proceso que la nueva ley “pasa-
ría” sólo si ocurriera algo extraordinario.
¿Cómo qué podría ser?, se le preguntó,
a lo que respondió con una ligera sonri-
sa: “Las elecciones del Estado de México,
¿no?”, sin agregar nada más.
Ese mismo 6 de abril, el presidente na-
cional del PRI, Humberto Moreira, par-
ticipó en una comida con algunos “altos
mandos” de la Sedena para discutir la re-
forma. Al término del encuentro, uno de
los generales –se pidió no dar a conocer su
nombre– dejó caer una hoja con el mem-
brete de la Sedena donde se hacía un aná-
lisis de la presencia del narcotráfico en
algunos estados del país bajo la complacen-
cia de gobiernos priistas. Además, dejaron
entrever que se contaba con toda la infor-
mación al respecto.
Fuentes de la Sedena consultadas por
Proceso revelaron que la confección de los
“expedientes negros” sí está en curso; co-
mentaron que la Sedena ofrece datos que
ella tiene sobre el tema, que la PGR elabora
los documentos y que algunos funcionarios
del Poder Judicial “ayudan a sustentarlos”.
Coincidentemente, al día siguiente de la
comida entre Moreira y generales de la Sede-
na, Enrique Peña Nieto sostuvo un encuen-
tro con Felipe Calderón, y un día después el
gobernador del Estado de México desayunó
con el secretario particular del presidente de
la República, Roberto Gil Zuarth.
Previamente, el 31 de marzo, represen-
tantes de la ONU recomendaron al gobier-
no mexicano que el Ejército se retire de las
calles en su lucha contra el narcotráfico,
debido a que las denuncias por violaciones
a los derechos humanos se han incremen-
tado. En 2006 contabilizaban 182 y para
2008 ya sumaban mil 230.
En respuesta, el gobierno federal, a
través de Fernando Zamora Castro, subse-
cretario de Asuntos Jurídicos y Derechos
Humanos de la Secretaría de Gobernación,
dijo el 2 de abril que el Ejército seguirá en
las calles; luego, el propio Calderón advir-
tió el 8 de abril que así será como “apoyo
temporal y subsidiario”.
De manera desconcertante y contrario
a su discurso beligerante contra el PAN-
gobierno, el presidente nacional del PRI,
Humberto Moreira, apoyó el 11 de abril
a Calderón al declarar: “Sería un error re-
gresar al Ejército a los cuarteles en este
momento. Sin embargo, considero que sí
es necesario revisar la estrategia de algu-
nos puntos que están fallando”.
En sintonía con las expresiones de Mo-
reira, el encargado de conducir las nego-
ciaciones por el PRI, el diputado Alfonso
Navarrete Prida, arribó a las oficinas de la
Secretaría de Gobernación ese mismo día;
se reunió con el subsecretario de Asuntos
Jurídicos y Derechos Humanos, Fernando
Zamora Castro, y un par de generales de la
Sedena para no sólo anunciarles que no ha-
bría más trabas de su partido a las peticio-
nes del sector castrense, sino que además
les entregaba “el predictamen” de 81 cuar-
tillas sobre la reforma a la Ley de Seguri-
dad Nacional.
Esto significaba que en dicho docu-
mento no sólo se incluían los artículos
reformados, sino que en 45 cuartillas se
hacía toda la justificación de los cambios
y se asentaba el impacto presupuestario.
El PRI se doblega
Después de que el diputado con licencia
Ardelio Vargas elaboró junto con el sector
castrense los cambios a la minuta del Se-
nado, el PRI se dio a la tarea de impulsar,
en febrero de 2011, una nueva propuesta
de reforma en donde “encorchetó varios
de los cambios” propuestos e incluso se-
ñaló cuáles serían “intransitables”.
En la elaboración de la propuesta partici-
paron, además de Alfonso Navarrete Prida,
la diputada Claudia Ruiz Massieu, y antes,
en un primer tramo, los senadores Jesús Mu-
rillo Karam y Pedro Joaquín Coldwell.
La minuta del Senado aprobada el 23
de abril de 2010 contenía aspectos como el
que los militares fueran juzgados por la jus-
ticia civil cuando violentaran los derechos
humanos o incurrieran en abusos; que las
concentraciones de tipo laboral, social o
político no fueran consideradas amenazas
a la seguridad nacional; que la declaratoria
de afectación (momento en que se acepta
la participación del sector castrense) fuera
emitida por el Ejecutivo Federal y el Con-
greso de la Unión; pero además no definía
los “obstáculos” como aquellos que aten-
tan contra la seguridad nacional, no per-
mitía establecer retenes ni tampoco hacer
declaratorias de estado de excepción, entre
otras cosas.
Antes de que dicha minuta se aprobara
en el Senado, el general secretario Guiller-
mo Galván Galván convocó el 7 de abril en
el Salón de Usos Múltiples en la Sedena a
los miembros de la Comisión de la Defen-
sa Nacional de la Cámara de Diputados.
Ahí les solicitó:
“Potestad para realizar cateos en per-
secuciones en flagrancia; poder para de-
tener durante 24 horas a los presuntos
culpables y someterlos a interrogación;
potestad para tomar las huellas dactilares
de quienes aprehenda; intervenir comuni-
caciones; rastrear o hackear páginas en in-
ternet; poder disolver concentraciones de
vehículos (como las ocurridas en abril de
2010 en Tamaulipas y Nuevo León); que
se puedan declarar zonas de excepción y
eximir a las fuerzas militares de responsa-
bilidad de sus actos, salvo que se les acre-
diten conductas intencionadas”, revelaron
a Proceso asistentes a ese encuentro.
Nada de ello se incluía en la iniciati-
va que el Ejecutivo había enviado al Sena-
do; sin embargo, cuando la minuta llegó a
la Cámara de Diputados, el Ejército conti-
nuó su labor de cabildeo.
En octubre de 2010, la Sedena invitó a
los mismos legisladores a una demostra-
ción del poder de armamento del crimen
organizado y les habló de nuevo de lo que
los militares deseaban incluir en la minuta
del Senado que ya estaba en manos de los
diputados.
Proceso informó de lo que molesta-
ba al Ejército de la minuta del Senado por
considerar que ciertos aspectos eran anti-
constitucionales y porque los altos man-
dos militares no querían estar supeditados
a las órdenes de las policías en el comba-
te al narcotráfico. También se dieron a co-
nocer los 10 puntos que pretendían incluir.
Justamente sobre estos puntos el PRI
hizo observaciones. Por ejemplo, el aspec-
to más importante era que la Sedena plan-
teaba que una vez declarada la afectación,
“a juicio del Ejecutivo Federal”, se estable-
cieran “medidas extraordinarias”. Aquí el
PRI advertía que básicamente se estaba ha-
blando, “de manera encubierta”, de un “es-
tado de excepción”, y señalaba que incluir
ese punto generaría una “alta politización”.
Otra observación que hizo el PRI se re-
Otras dos iniciativas
NARCOTRÁFI CO
14

1799 / 24 DE ABRIL DE 2011

C
on el pretexto de combatir la delin-
cuencia organizada, el presidente
Felipe Calderón Hinojosa envió dos
nuevas iniciativas de ley al Congreso
de la Unión en las que insiste en otorgar más
facultades al Poder Ejecutivo y propone anu-
lar principios garantistas; en su exposición de
motivos incluso las presenta como parte de la
Estrategia Nacional de Seguridad.
El jueves 14, la Gaceta Parlamentaria del
Senado de la República publicó la iniciativa
para crear la Ley Federal del Sistema Peni-
tenciario y Ejecución de Sanciones (LFS-
PES); al día siguiente, mencionó otra iniciati-
va encaminada a reformar diversos artículos
del Código Penal Federal y del Código Fe-
deral de Procedimientos Penales.
Ambas propuestas son una extensión de
la reforma constitucional en materia penal y
seguridad pública aprobada por el Congre-
so en junio de 2008.
El lunes 18, la Presidencia de la Repúbli-
ca emitió un comunicado sobre las “Iniciati-
vas para combatir la impunidad”, en el que,
tras mencionar generalidades, asentó:
“El jefe del Ejecutivo expresa su conven-
cimiento de que con estas iniciativas el Es-
tado mexicano contará con más y mejores
instrumentos jurídicos para combatir, con
ARTURO RODRÍGUEZ GARCÍA
controvertidas
Súper máxima seguridad
Las propuestas calderonistas, en nada con-
tribuyen a resolver los problemas de inse-
guridad e injusticia que existen en el país
aseguran constitucionalistas consultados
por Proceso.
A propósito de lo que llama la “abomina-
ción constitucional penal” ideada por Cal-
derón y aprobada por el Congreso en 2008,
el doctor Raúl Carrancá y Rivas comentó en
febrero pasado que la iniciativa no resuelve
la inseguridad.
Sobre las reformas a las leyes para com-
batir al crimen, añadió: “La reforma cons-
titucional penal indica que la voluntad del
presidente Felipe Calderón es de enfrentar
primero la criminalidad creciente en el país,
y después acabar con ella en la medida de lo
posible. Pero si la ley y la justicia penal son
para sancionarlos cuando ya se cometieron
los delitos, en tal virtud, la voluntad del pre-
sidente y su gobierno están fuera de cauce”
(Proceso 1792).
De aprobarse, la reforma a la LFSPES
sustituiría a la ley que establece las normas
mínimas para la readaptación social de sen-
tenciados. La propuesta parte de la noción
de que los centros penitenciarios están mal
y ofrece datos en su exposición de motivos:
El sistema penitenciario tiene una so-
brepoblación de 21.7%; esto es, que hay
un défcit de casi 40 mil espacios a enero de
2011, mes en el que hubo 64 incidencias en
el Sistema Penitenciario del país que invo-
lucran a 130 personas: dos autoagresiones,
19 decesos, dos huelgas de hambre, cuatro
suicidios, un homicidio, 33 riñas y tres fugas.
Para el presidente Calderón, el problema
está en la ley penitenciaria, y su iniciativa se-
ría la única forma de resolver la problemática.
Plantea la creación de un juez de eje-
cución, previsto desde la reforma constitu-
mayor efcacia y con estricto apego a la ley,
al crimen organizado.
“Asimismo, convoca al Poder Legisla-
tivo a discutir, analizar y enriquecer estas
iniciativas, a fn de fortalecer nuestras
instituciones en materia de seguridad y
elevar la seguridad pública para todos los
mexicanos.”
Respecto de la primera propuesta, el
Ejecutivo pone énfasis en la creación de una
serie de medidas tecnológicas a implemen-
tar en las cárceles, además de su recatego-
rización, con un nuevo nivel penitenciario: la
“súper máxima seguridad”.
En cuanto a los códigos, penal y pro-
cedimental penal, Calderón propone una
“ley antihalcones”, mediante el invento del
tipo penal llamado “facilitación delictiva”;
la incorporación del concepto de “cadenas
delictivas” que, entre otros aspectos, sujeta
a empresas, instituciones bancarias u otro
tipo de sociedades legales que participen
en actividades ilegales a la ley penal con la
contemplación de benefcios si colaboran
en las investigaciones.
Las dos iniciativas llegaron al Senado
en el contexto de aprobación de reformas a
la Ley de Seguridad Nacional que otorgaría
amplias facultades al Poder Ejecutivo, pero
no se alcanzarán a discutir ni a aprobar en el
actual período de sesiones, que concluye
el próximo sábado 30.
fería a la pretensión de que el Ejecutivo so-
licitara la intervención de los militares y
utilizara “todos los recursos” de que dispu-
siera cuando lo considerara necesario y en
tanto se hacía la declaratoria de afectación.
Aunque aquí el PRI consideró “correcta” la
atribución, señaló que para que ello ocurrie-
ra debían establecerse las causas urgentes y
las circunstancias que ameritaran la inter-
vención, pues “de otra forma se puede con-
vertir en una acción sumamente peligrosa”.
Por lo tanto, pidió que hubiera un marco “de
control” para esas medidas.
El PRI fue claro al considerar que,
desde “el punto de vista político, es de ex-
trema sensibilidad y temor el aprobar un
artículo como éste”.
Sobre las facultades de intervención
de comunicaciones privadas que pidió la
Sedena, el PRI sostuvo que es de “notoria
improcedencia como está planteado, pues
no tiene facultades constitucionales, sólo
si es autoridad designada como responsa-
ble”. En todo caso, a una medida de ese
tipo debía dársele temporalidad, con las
causas que la justifiquen.
Y en cuanto a las “operaciones encu-
biertas” que pueden realizar los mandos
castrenses, el PRI planteó que pueden ser
un “peligro”, pues podrían darse en forma
unilateral, sin autorización del titular de la
Sedena. Además de que no se aclara cuáles
son las “operaciones encubiertas”, señaló,
este punto implica una “alta politización”.
Finalmente, “el predictamen” que el PRI
entregó a Gobernación el 11 de abril, y que
no se distribuyó entre todos los partidos polí-
ticos sino hasta el día 22, no incluye los cam-
bios y observaciones que había aportado el
PRI. Sólo presenta todo lo que la Sedena pro-
puso y que fue registrado en un documento
dado a conocer a los dipu tados federales en
octubre de 2010, así como a Humberto Mo-
reira, en abril de este año, cuando visitó las
instalaciones de la Sedena.
El vicecoordinador legislativo del PAN,
Alberto Pérez Cuevas, comenta que la Cá-
mara de Diputados espera aprobar el docu-
mento el martes 26 de abril para que así lo
puedan procesar hasta el día 30, fecha en que
concluye el presente periodo de sesiones.
En entrevista telefónica, el senador del
PRI Jesús Murillo Karam manifestó que la
premisa de los cambios que ellos aprobaron
fue que sirviesen “para garantizar a la ciuda-
danía el respeto a sus garantías y derechos
humanos”, y aclaró que se “tuvo cuidado pa-
ra que el accionar de las Fuerzas Armadas
fuera del conocimiento del Congreso de la
Unión y sobre lo que dice la Constitución”.

1799 / 24 DE ABRIL DE 2011 15
cional de 2008, que de hecho, sustituye a
los comités de preliberación, generalmente
integrados por funcionarios, especialistas
y ciudadanos. Con ello, el Poder Ejecutivo
cede al Poder Judicial la aplicación y modi-
fcación de sanciones, según se defne en la
reforma al artículo 1 de la LFSPES.
Por lo que atañe a la recategorización, la
iniciativa propone el diseño de infraestructura
y tecnología penitenciarias acorde con nuevos
niveles de seguridad, que distinguirá el tipo de
medidas según el nivel de custodia del interno.
En su artículo 29, la LFSPES establece
seis niveles de seguridad: I (seguridad mí-
nima), II (mínima restrictiva), III (media), IV
(alta), V (máxima) y VI (súper máxima). Los
dos últimos niveles incluyen la implementa-
ción de sistemas electrónicos y puestos de
control, módulos y estancias unitarias, puer-
tas dobles accionadas a control remoto.
En sus 221 artículos, la iniciativa con-
templa medidas especiales para enfermos
mentales, incorpora el concepto de “industria
penitenciaria”, establece que los servicios
carcelarios no pueden subrogarse y, como
ocurre desde la reforma constitucional en
materia penal de 2008, inventa o redefne
conceptos, por ejemplo, al desaparecer
del texto de la ley la acepción humanista
de readaptación cambiándolo, sin un razo-
namiento lógico jurídico expreso, por el de
reinserción.
Embrollos técnico-jurídicos
La propuesta de reforma penal tiene como
primer punto modifcar el artículo 11 del Có-
digo Penal, que sujeta a las personas mora-
les (en la iniciativa, “personas jurídicas”) a la
justicia en la materia. Según la exposición de
motivos, la idea se basa, entre otros ordena-
mientos internacionales, en la Convención
de Naciones Unidas contra la Delincuencia
Organizada Trasnacional, llamada Conven-
ción de Palermo.
El fundamento internacionalista sirve pa-
ra sortear un embrollo técnico-jurídico: tra-
dicionalmente, el derecho penal no se aplica
a personas morales, sino a individuos, pues
conforme a la doctrina, la capacidad jurídica
en materia penal que confgura las condi-
ciones de dolo o culpa es privativa de éstos,
por lo que la sanción a personas morales por
su implicación en actos delictivos compete
al ámbito de otras materias jurídicas.
No obstante, la propuesta de Calderón
incluye un catálogo de delitos en los que las
personas morales pueden ser sujetas de
sanciones que, naturalmente, no podrían
tener una pena privativa de la libertad pero
sí sanción pecuniaria, inhabilitación, deco-
miso de instrumentos, objetos y productos
del delito o de bienes y publicación de la
sentencia. Lo anterior, sin menoscabo de la
responsabilidad penal individual.
El catálogo de tipos penales que podría
fncarse a personas morales, en caso de apro-
barse la reforma, corresponde a delitos de
terrorismo, contra la salud, tráfco de infuen-
cias, cohecho, falsifcación y alteración de
moneda, fraude, encubrimiento, operaciones
con recursos de procedencia ilícita.
También por delitos de acopio y tráfco
de armas, de indocumentados, de órganos,
corrupción, pornografía y turismo sexual
con uso de menores o incapaces, robo de
vehículos, trata de personas, entre otros
ilícitos.
Y en delitos de naturaleza económica,
como el contrabando, defraudación fscal,
contra la propiedad intelectual, contra insti-
tuciones y uniones de crédito, títulos y ope-
raciones, de seguros, mercado de valores,
sociedades de inversión, cooperativas y de
ahorro y préstamo, además de concursos
mercantiles.
La iniciativa prevé atenuantes, que
disminuirían hasta en una tercera parte las
sanciones, para las personas morales que
contribuyan con las autoridades otorgando
información para las investigaciones, según
se desprende de las propuestas de reforma a
los artículos 76 bis, 85 y 90 del Código Penal.
La reforma calderonista abarca nuevos
delitos –cuyas conductas ya se prevén en
otros ordenamientos–, como el de “confabu-
lación” para quien decida la comisión de un
delito y determine los medios de efectuarlo.
Otro nuevo delito es el de “facilitación
delictiva” que, como los anteriores, es tipi-
fcado como grave. La facilitación es una
suerte de “ley antihalcones” que, aprobada
en el marco jurídico del estado de Nuevo
León, ha desatado las críticas de colegios
y barras de abogados, así como de orga-
nismos defensores de derechos humanos,
pues consideran que propicia la fabricación
de culpables, e inclusive puede ser utilizada
contra periodistas o ciudadanos que, ante
las defciencias de la cobertura informativa
de la violencia, reportan lo que ven a través
de redes sociales.
De acuerdo con la propuesta, el artículo
164 Quintus establece que “al que facilite,
asesore, o brinde información o coopera-
ción de cualquier especie que resulte idónea
a otra persona para que pueda cometer o
resuelva cometer un delito, siempre que éste
no se ejecute, se le aplicará una sanción de
cinco a quince años de prisión y hasta mil
días de multa”.
Entre los agravantes de la “facilitación
delictiva” se prevé la participación de servi-
dores públicos y el acceso indebido a base
de datos del gobierno. Y, como plantea en lo
relativo a las personas morales, en el caso
de los “halcones”, serían objeto de ciertos
benefcios en la pena si contribuyen en las
investigaciones. O
“Nos interesa que el prestigio del Ejér-
cito se mantenga y que su intervención sea
regulada”, expresó.
–¿Aprobarán los cambios de la Cáma-
ra de Diputados a la propuesta de reforma?
–Si viene similar, es posible. Pero si
se cambió todo, tendremos que analizar la
modificación.
El diputado del PVEM, Pablo Escudero,
planteó que los cambios son inaceptables, pe-
ro que si el PRI y el PAN los mayoritean “creo
que el Senado no los verá con buenos ojos”.
Finalmente, por el PRD, la diputada
Teresa Incháustegui dijo que la propues-
ta de reforma es inaceptable y que incluía
todo lo que los generales habían pedido a
los diputados. “Lejos de que las relacio-
nes cívico-militares caminen a favor de la
transición democrática, esto va en contra-
sentido”, sentenció.
G
e
r
m
á
n

C
a
n
s
e
c
o
Hacia un Estado policiaco-militar
M
ONTERREY, NL.- “Había una
vez un sicario…”. Es el ini-
cio de un cuento escrito por
Jaime, alumno de tercer año
en una primaria encallada
en las faldas del cerro Loma
Larga, en el centro de esta ciudad.
La suya podría ser cualquier escuela
de la colonia Independencia, tomada la re-
gión por el crimen organizado, como tan-
tas más.
Contaminado con el miedo, asfixia la
tensión en el aire. La histeria es colectiva.
Cada vez son menos los niños que asisten
a sus escuelas por el riesgo de salir a las
calles de su barrio, donde las balaceras son
moneda de cambio.
Los que ahí viven dicen que es territo-
A los niños que mal viven en las colonias pobres de Mon-
terrey, sobre todo ahí donde campea el poder del narco, el
futuro no les depara otra suerte que crecer en un entor-
no de violencia desquiciante. En asentamientos como la
colonia Independencia la palabra “porvenir” es sinónimo
de sufrimiento, de sueños destruidos, de terror y muer-
te... Incubados en esta atmósfera donde los narcos son
modelos a seguir, los menores de edad tienen muy pocas
posibilidades de desarrollarse de manera medianamente
sana. El reto para la comunidad y para organizaciones
como Save the Children es titánico: hacerles la vida más
manejable en medio del infierno.
SANTIAGO IGARTÚA
La guerra,
vista desde
la infancia
16

1799 / 24 DE ABRIL DE 2011
rio zeta. En la cima del cerro no hay “Dios”
ni “reglas”. Ahí, donde prenden fuego a los
perros vivos, corre la violencia como epi-
demia. La policía “difícilmente” entra. Los
militares hacen rondines de vez en vez so-
bre “rinocerontes” y la Marina vigila por
aire, en helicópteros de guerra.
Bajo ese clima, conviviendo con la
muerte, con la violencia, con Los Zetas,
los niños respiran, aspiran, se inspiran.
Generaciones que van creciendo y que se
forman en un entorno violento.
Insuficientes los esfuerzos de la comu-
nidad por proteger a sus niños, algunas es-
cuelas públicas dieron entrada a progra-
mas que la organización humanitaria Save
the Children ha impulsado en zonas de
conflicto para manejar la violencia y sal-
vaguardar de ella a los menores.
Quebrantada su infancia para algunos, a
su corta edad necesitan un remanso de paz,
cuentan los promotores de los talleres, que
en su tarea han visto la muerte a los ojos.
“A nosotros, los niños nos tienen con-
fianza porque somos la única institución
que no se ha ido”, dicen los promotores,
profesionales que permanecerán en el ano-
nimato. “¿Ya se les quitó el miedo por la
balacera?”, les preguntaron la única oca-
sión que suspendieron sus talleres desde
hace tres años.
Durante los cursos, los pequeños es-
tán tranquilos, contentos. Sonrisas pasaje-
ras, dicen los promotores. Conmovedora la
imagen, los niños le roban una carcajada a
la tristeza. “Afuera –en la calle–, son otros.
Hablan y pelean como grandes”.
Los talleres se imparten semanalmente
con distintos temas: ecología, derechos hu-
manos, adicciones, vocación profesional.
La violencia aparece siempre. Sea o no el
tema en turno, ahí aparecen las armas.
Los activistas han tenido que sortear la
adversidad. Si el director de una escuela
toca la alarma, es porque alguna madre los
ha alertado que asoma el viento que ras-
ga. Todos corren a sus salones. Los niños
comen el almuerzo debajo de sus pupi-
tres. Prohibido levantarse, cuentan chistes
y trabalenguas hasta que la balacera ce-
sa. Contraste absoluto entre las carcajadas
con el rugir del plomo en las calles, en el
momento no se habla del tema.
Historias que cimbran
“Quiero ser policía para matar a mi papá”,
se escucha desde el fondo del salón. Agu-
da la voz, se estremecen la piel y el alma.
La pregunta es inevitable y la respuesta
del niño, clara, implacable: “Porque es ze-
ta”. Los ojos se le llenaron de fuego.
Las historias de los niños, que van de
los siete a los 11 años, golpean de tanta san-
gre, tanta muerte, tanta ofensa. Llega una
detrás de la otra, como olas que rompen en
las piedras. Las cuentan en primera perso-
na. Ellos las sufrieron.
En una actividad del taller sobre violen-
cia, un niño escribe líneas que lo perturba-
ban. Llora cada letra. “Es que extraño mu-
cho a mi tío, profe”. El texto, desgarrador,
reza: “Un día yo estaba comiendo y de re-
pente escuché muchos balazos. Cuando me
asomé vi muchos hombres que tenían pis-
tolas. Me di cuenta de que uno era mi tío, y
me escondí. Cuando salimos le habían da-
do con una escopeta en el estómago y un ti-
ro de gracia. Después llegó un helicóptero
de la Marina y todos los Zetas corrieron”.
Los niños describen a los crimina-
les con los que conviven como hombres
que secuestran, extorsionan, cortan cabe-
zas, desmembran, violan y venden droga.
“Matan a los de su mismo equipo (cártel).
Ya no tienen sentimientos. Se les hace el
corazón de fierro”. Ganan mucho dinero y
están “cerca”, por “todas partes”.
“Un sábado entró un balazo por mi ven-
tana”. La anécdota la carga en la espalda
una niña de 10 años. Cuenta que esa noche
Los Zetas se llevaron a su primo y lo mata-
ron. Después, simplemente lo tiraron. “Pa-
ra que mi hermano y mis otros primos no
les hicieran nada se llevaron también a mi
cuñada y a mi prima. Las tenían amenaza-
das, decían que las iban a matar. Mi herma-
no se quería volver loco. Ya tenían pistolas
y todo para ir por ellas si no se las regresa-
ban”. Pasadas horas, que parecieron días,
las soltaron.
Un pequeño en particular no deja de lla-
mar la atención de todos. Interrumpe cons-
tantemente el ejercicio. Esconde su fra-
gilidad detrás de una sonrisa congelada.
Abraza a cada joven que cruza por su cami-
no. Aun al reportero. La intriga sólo se es-
clarece al saber que, en noviembre pasado,
a su hermano mayor lo levantaron. Lo está
“busque y busque”, sin encontrarlo.
Carlitos, como lo llaman a sus ocho
años, sueña con comida, porque duerme
en la cocina. Ahí comparte una litera con
su hermano mayor y con su abuelo. En la
única habitación de la casa duermen sus
tíos y sus primos. Hace unos meses que
sus padres no están más. Sus ojos vidrio-
sos cuentan que desaparecieron.
Las palabras, cuando lastiman, tiemblan
en la voz. Llega el turno de Fanny. Pausada,
cuenta: “Una vez, un tío mío era de esos de
los zetas y llegó la policía y se lo llevaron.
Cuando iba saliendo de la jefatura, llegaron
unas camionetas, lo levantaron y al otro día
apareció muerto”. Según la pequeña, murió
porque quería apartarse de la vida criminal y
sus tormentos. Ellos, los criminales, cuenta
quien lo extraña, no lo permitieron.
La camioneta blanca
En las descripciones de los alumnos, una
camioneta pick up blanca es motivo recu-
rrente de temor.
Atrapado en medio de una balacera,
Marcos se tiró al suelo y se hizo el muerto
para que no lo mataran. Estaba en la tienda
cuando vio venir la camioneta blanca que,
dicen, es de Los Zetas. Sentía terror. “Lle-
garon tire y tire balazos contra la casa de
al lado. Cuando se bajaron alcancé a ver la
pistola que tenía el que pasaba junto a mí.
Tenían chalecos antibalas y uno era de la
policía”, relata el alumno de cuarto año.
El suyo no es el único relato que inclu-
ye el vehículo que circula para infundir el
miedo en la comunidad. Desde el vehícu-
“Cultura del terror”. Impacto emocional
NARCOTRÁFI CO

1799 / 24 DE ABRIL DE 2011 17
lo intimidan, persiguen, denigran, levan-
tan, disparan. Los relatos, coinciden to-
dos, describen a los tripulantes cargando
armas largas y granadas.
“Y si corres te agarran”, platica José,
a quien intentaron secuestrar un día de fe-
brero, este mismo año. Caminaba solo, a
media tarde. “No había nadie. Atrás iba el
señor de la camioneta con una pistola apun-
tándome. Me eché a correr y me perseguía.
Cuando ya había gente llegó una señora
que me vio. Pasó la camioneta al lado y el
bato se rió”. Hoy José lleva una piedra en la
mochila para defenderse.
Le cambia el semblante a Karen al es-
cuchar esas historias. Levanta su mano mí-
nima. “A mi papá lo quería levantar una ca-
mioneta blanca porque fue a la tienda. Él no
ha hecho nada. Estaba en la ferretería de la
casa, iba por unos cacahuates. Lo venían si-
guiendo. Un señor gritó ‘¡ahí está la camio-
neta!’, se regresó de la tienda y tiró en una
hielera el radio con el que se comunica con
sus socios; ‘no se los puedo dar –decía– por-
que me agarran y entonces qué hago con mi
familia’”, relata Karen. Al día siguiente tres
hombres pasaron por su casa a preguntarle a
su padre para quién trabajaba. Uno empuña-
ba un cuchillo, otro un picahielo y el terce-
ro apuntaba con pistola en mano. “Le dije-
ron a mi papá: ‘cuídate morrillo, no te vayas
a equivocar’”.
Al hermano de María lo levantaron en
esa misma camioneta. No le gusta hablar
al respecto.
Es algo “aspiracional”…
Inmersos en la cultura del terror, hay niños
que sueñan con ser zetas. Entre ellos viven
y de ellos aprenden. “Se adaptan”, dice un
vecino de la colonia Independencia a este
reportero. Es algo “aspiracional”.
Durante su taller, un pequeño dice ser
halcón, un vigilante al servicio de la orga-
nización zeta que alquila sus ojos por 50
pesos diarios. Tiene nueve años. Platica sin
desparpajo: “Estás con los mira lejos (ra-
dios). Tienes que estar mirando que no ven-
gan los federales o que no venga el ejército.
Y si llegan a haber redadas, yo inmediata-
mente voy con ‘el pelón’”. Seductores el
dinero y el poder, el alboroto fue inmedia-
to entre sus compañeros, que no titubearon
en cuestionarle. “Yo también quiero traba-
jar con ellos”, calaba el eco profundo.
Todos conocen los apodos de los su-
puestos miembros del cártel. Los identifi-
can con la naturalidad que sólo da la cerca-
nía: “Se lo juro, ellos son zetas. Los traen
en camionetas para vender droga”, dicen
los alumnos, señalando a lo lejos a un gru-
po de jóvenes que difícilmente alcanzan los
20 años.
Son especialistas en armas. Diferen-
cian con facilidad un AK-47 de un R-15, y
más. Indiferente ante la violencia, un gru-
po comenta la balacera de una tarde ante-
rior. Riendo, apuntan a un niño y le dis-
paran: “éste se andaba quedando sin papá
porque los soldados andaban detrás de él”.
El señalado voltea y confirma: “Ah, sí es
cierto”. Sigue dibujando.
Desde pequeños saben que la autoridad,
en su tierra, no funciona. Algunos piensan
que los soldados son “malos”. Desconfían
de la policía. Cuando hay operativos, al pa-
so del helicóptero de la Marina, los niños
se esconden. Presas del miedo, se desgañi-
tan: “¡Ahí vienen los guachos (soldados)!”.
Un niño dice que él quiere ser policía,
como lo es su padre. Los compañeros lo
critican, le dicen que está en un error, por-
que los policías “ayudan a los zetas o ayu-
dan a los del cártel del Golfo. Si no les das
dinero, te agarran a golpes y luego te qui-
tan el dinero”. Como amuleto, carga una
bala de cuerno de chivo.
Dibuja un coche con una gran “Z” en el
costado y dos ametralladoras adelante. Es-
tá frente a un tanque del ejército con cañón
arriba y un arsenal por debajo, cada arma
distinta a la otra. Los conductores, idénti-
cos los rostros, se miran con rabia. “Los di-
bujo feos porque me caen gordos. Tiran ba-
lazos a cada rato”, dice el autor, quien no
alcanza a tocar con los pies el suelo, sen-
tado en su pupitre. “No violencia, sí liber-
tad”, es el título con el que firma la obra.
La pintura, dicen los promotores del
taller, refleja los sueños de los infantes.
En un pedazo de papel reciclado, co-
mienza los trazos de una historia alrededor
de un cuerpo ensangrentado. Julio dibuja
dos hombres debatiéndose en fuego cru-
zado. El primero cae formando un charco
rojo a su lado. El segundo se ufana. Apare-
ce en la escena una ambulancia de la Cruz
Roja, perseguida por un auto desde el cual
también le disparan. Los paramédicos, en
la parte baja del retrato, ya están levantan-
do el cuerpo. Van rumbo a un hospital que
comienza a dibujarse al extremo opues-
to del papel anaranjado. “Así estaremos
libres”, escribe el dibujante. Sólo la san-
gre y la camilla escapan al blanco y negro.
“Eso dibujo siempre”, comenta. Y lo di-
buja muy seguido. Se le ocurre porque sí.
Cuando termina, nombra a los personajes.
El muerto, esta vez, se llama Alberto. Co-
mo su primo “Beto”.
En cada dibujo van recuerdos, frustra-
ciones, miedos. “Están agarrando niños
chiquitos, allá arriba, donde vivo”, cuenta
un pequeño al reportero. Pinta dos hombres
a colores, uno dobla la estatura del otro. El
mayor apunta con una pistola en la mano; el
otro alza los brazos. Con subtítulos, narra el
encuentro. “Vas a sufrir”, salen las palabras
de la boca del agresor. El pequeño exclama:
“no me mates”. Pero es muy tarde. Con ro-
jo, ya tiene tachado el corazón.
En contraste, cuatro niñas toman una
cartulina para hacer un dibujo por la paz.
Cuando imaginan un lugar en el que es-
tarían tranquilas, imaginan bosques, ma-
res, cielos lejanos a los de casa. Un lugar
donde escapar en su cabeza. Ellas eligen
crear un paisaje de sol imperioso, un río
con peces fluorescentes y personas rosas
y grises. Cada niña tiene su nube. Hay una
azul, dos blancas y una roja.
Entrecortada su voz de madre, Cristina
lamenta que no todos tengan acceso a pro-
gramas de “rescate”, como llama a los que
imparte Save the Children. Le duele la cer-
tidumbre del futuro. A muchos de los ni-
ños que hoy ve con ternura, mañana los ve-
rá con desconfianza. Tal vez con terror.
“Desgraciadamente sabemos que no
todos van a salvarse. Todo su entorno gi-
ra entre armas, crímenes, negocios sucios.
Te das cuenta que, saliendo de la prima-
ria, muy probablemente van a seguir por
ese mundo. Porque para ellos, en su cabe-
za, es una manera de sobrevivir allá arriba
(en el cerro).”
La mayoría cree que terminar con tan-
ta violencia se logra con más violencia.
Son muchos los que piensan que debe-
ría matarse a todos los zetas y a los “ma-
los” soldados. Otros más esperan que “al-
guien” llegue a salvarlos.
Su hijo Pedro, al límite de la inocen-
cia, termina con su voz de niño: “Si hu-
biera más escuelas de música que tiendi-
tas con droga en las esquinas, habría más
guitarras que metralletas, más artistas que
asesinos”. O

18

1799 / 24 DE ABRIL DE 2011
Aquí todo es
orfandad
Ricardo Ruiz
Huérfana la sociedad, huérfanas ellas, huérfanos sus
hijos... Son decenas de mujeres jóvenes, casi niñas, que
con sus hijos en brazos llenan todas las mañanas la
Secretaría de Fomento Social de Chihuahua en busca
de apoyo económico para sacar adelante a sus fami-
lias. Son las niñas-viudas del sexenio de la violencia, y
la entidad es la primera en el país en destinar recursos
para atender a los huérfanos de la guerra contra el nar-
co. Pero el dinero del Fanvi –experimento chihuahuen-
se– es limitado y por el momento sólo alcanzará para
apoyar a 2 mil 500 menores.
MARCELA TURATI
C
IUDAD JUÁREZ, CHIH.- A par-
tir de las nueve de la mañana la
oficina de la Secretaría de Fo-
mento Social parece una sa-
la de maternidad. Por la puer-
ta entran jovencitas que cargan
bebés de meses, rodeadas de
chiquillos un poco mayores que se les afe-
rran a la ropa. Se anotan en una lista y espe-
ran a que alguna trabajadora social las lla-
me por su nombre de casadas.
“¡Señora Parra!... ¡señora Hernán-
dez!... ¡señora Ruiz!”, se escucha desde la
recepción.
Al llegar su turno encargan a sus pe-
queños para pasar a la entrevista, en la que
muestran varios documentos: actas de naci-
miento, comprobantes de domicilio, cons-
tancias de estudio... y el acta de defunción
del marido. Todas tienen algo en común:
sus esposos fueron asesinados por el cri-
men organizado.
NARCOTRÁFI CO

1799 / 24 DE ABRIL DE 2011 19
M
éxico necesita crear una política
de Estado que repare el daño a las
víctimas de la violencia y que pa-
se por la protección a quienes so-
licitan justicia, el apoyo integral a los afecta-
dos, el esclarecimiento de la verdad, la im-
partición de justicia, la restauración de la
memoria de los muertos inocentes y el re-
conocimiento de los excesos, omisiones y
complicidades de los agentes estatales, co-
mo lo han hecho otros países que han en-
frentado periodos de violencia extrema.
En esto coinciden los especialistas Ro-
berto Garretón, Clemencia Correa, Carlos
Beristain y Antonio dell’Olio, expertos en de-
rechos humanos y atención a víctimas de la
violencia de Chile, Colombia, España e Italia,
respectivamente, que al ser consultados por
Proceso señalan la urgencia de atender a las
víctimas de la narcoviolencia que ha dejado
más de 34 mil 500 asesinados y un número
indeterminado de desaparecidos.
El doctor en psicología y médico vas-
co Carlos Beristain afirma que el gobierno
mexicano tiene la responsabilidad de hacer
un diagnóstico sobre la población afecta-
da, sus necesidades y características, para
armar un programa integral y estructurado
para apoyarlas.
“No podemos esperar a que el conflicto se
detenga para intervenir, porque mientras tan-
to los huérfanos, las viudas, los impactos se
acumulan y urgen estrategias para enfrentar la
situación, atender la desorganización del tejido
social y enfrentar el impacto del terror.
“Por un mínimo sentido de humanidad y
dignidad se requiere una política para aten-
der a quien ha sido víctima de violencia. La
responsabilidad es de todos y del Estado,
y debemos tomar conciencia de la repara-
bilidad para ayudarles a que reconstruyan
sus vidas, enfrenten sus pérdidas y sus im-
pactos emocionales o psicológicos”, dice a
Proceso el experto internacional en repara-
ción de daños.
Agrega que en la reparación deben to-
marse en cuenta los impactos de las vícti-
mas en cuanto a salud (estrés, tensión y de-
terioro de las condiciones de vida), pérdida
de condiciones materiales de las familias
que se quedan sin proveedor y necesitan
apoyo económico y la creación de progra-
mas que eviten que los huérfanos abando-
nen la escuela para trabajar o pierdan las
oportunidades de desarrollar un proyecto de
vida digno.
“Muchos familiares van a necesitar una
investigación de los hechos y que se conoz-
ca la verdad (qué pasó, quiénes fueron los
actores, si su familiar está vivo o muerto y
dónde está enterrado). La investigación de
la verdad es una herramienta reparadora”,
dijo Beristain.
El citado doctor en psiclogía señala que
el gobierno debe proteger a las víctimas so-
brevivientes para que no sean revictimiza-
das o se les amenace o asesine por exigir
justicia, y que necesita capacitar a las redes
ciudadanas con sensibilidad social que ya
trabajan en el tema para que aprendan de
expertos en violaciones graves de derechos
humanos a responder a los desafíos de
atender a las víctimas.
La colombiana Clemencia Correa, ex-
perta en atención psicosocial, señala que
para lograr la reparación el Estado debe re-
conocer la verdad ante las víctimas, pues
tiende a negar que los daños ocurrieron (in-
cluso en casos de desapariciones de per-
sonas), falta a su deber de investigar los crí-
menes o no admite la responsabilidad de los
agentes estatales en la omisión, aquiescen-
cia o complicidad en los delitos.
“Se requiere un reconocimiento de la
verdad en términos jurídicos: es fundamen-
tal saber por qué lo asesinaron y se nece-
sita hacer público quién lo mató, recupe-
rar su verdadero nombre y su historia para
resignificarlo, regresarle su dignidad, decir
quién fue”, dice a Proceso.
La académica considera que la reparación
debe pasar por castigar a los culpables del de-
lito y a los que permitieron la impunidad de los
crímenes; debe haber un reconocimiento de la
afectación que causó la impunidad, el clima de
hostigamiento y la estigmatización oficial que
enfrentan los familiares, y debe ser un proce-
so colectivo, sanador, que no se quede en la
compensación monetaria.
“En el caso mexicano no se puede de-
cir que la delincuencia se produce aislada de
una estrategia estatal. Necesariamente hay
responsabilidad estatal frente a la violencia,
ya sea por acción, aquiescencia u omisión, en
casos de desapariciones o ejecuciones extra-
judiciales que además no se investigan”, dice.
Sobre este punto, Beristain opinó: “Aun-
que se diga que la violencia la provocan
otros actores, los hechos no le quitan al Es-
tado la responsabilidad de poner en marcha
políticas para enfrentar la situación. Además
de que sabemos que agentes del Estado es-
tán implicados en una buena parte de esta
violencia, por lo que se necesitan investiga-
ciones independientes”.
La impunidad y la memoria
“En primer lugar, el Estado debe reconocer
a las víctimas. En la experiencia italiana dis-
tinguimos entre las víctimas inocentes y las
vinculadas con el crimen organizado, pero
tenemos que demostrarlo. Si el Estado falta a
la investigación, falta a la verdad y por ello a
la justicia. Si la corrupción está totalmente di-
fundida en el país, la falta de investigación se
puede llamar complicidad”, explica Dell’Olio,
responsable del área internacional de la orga-
nización antimafia Libera.
Por la memoria de los muertos
MARCELA TURATI
R
i
c
a
r
d
o

R
u
i
z
“El Estado debe reconocer a las víctimas”
20

1799 / 24 DE ABRIL DE 2011
Estas madres-niñas-viudas compiten pa-
ra que sus hijos sean beneficiarios del Fon-
do de Atención a Niños y Niñas Hijos de
las Víctimas de la Lucha contra el Crimen
(Fanvi), el primer programa del país destina-
do a aliviar, con recursos gubernamentales,
las penurias de las familias de los asesinados
durante el sexenio de la violencia.
Buscan becas, despensas, consultas
médicas, apoyo jurídico y atención psico-
lógica que podría salvar del naufragio a la
familia descabezada y a definir el futuro
de los menores.
Los recursos están muy disputados: só-
lo 2 mil 500 huérfanos del estado más vio-
lento del país podrán arañar beneficios de
los 100 millones de pesos del fideicomiso.
Mil 700 de esos niños son juarenses, a pe-
sar de que demógrafos locales calculan que
de 2008 a 2010 al menos 10 mil menores
en esta ciudad quedaron huérfanos y de que
los homicidios (más de 7 mil en tres años)
van en aumento.
Cada tercer día salen de Ciudad Juárez
paquetes a Chihuahua capital con 50 soli-
citudes para su análisis. Un mes después
las familias sabrán si las aceptaron.
Niñas madres
Las historias que en la sala de espera na-
rran estas mamás precoces, o los abuelos
sin arrugas que se hacen cargo de los nie-
tos huérfanos de padre y madre, develan los
blancos donde impacta más la narcoguerra.
Verónica Nuño, la coordinadora lo-
cal del fondo, lo describe así: “Casi siem-
pre vienen las mamás de los niños –las viu-
das–, que en muchos casos vivían en unión
libre, que no completaron la primaria o a
lo mucho tienen la secundaria, porque no
me ha tocado entrevistar a ninguna con pre-
pa. Todas son jóvenes nacidas entre 1975
y 1990 con promedio de dos a tres hijos”.
En las casi 30 entrevistas diarias las tra-
bajadoras sociales que encabeza Nuño han
notado que muchos de estos huérfanos re-
cientes no tienen papeles que acrediten su
filiación con el difunto, porque nunca fue-
ron registrados. Ese descuido los excluirá
del fondo. Tampoco los hijos de las personas
desaparecidas entran en las reglas.
Otra constante es que muchos de los
niños desconocen qué le ocurrió a su papá,
porque sus mamás mantienen una mentira
para que no sufran. Los más grandes, algu-
nas veces, desertan de la escuela por falta
de recursos.
“En general, las que vienen no tienen
trabajo: aunque quieran no pueden conse-
guirlo porque no tienen con quién dejar
a sus hijos o porque les piden tener más
estudios –explica Nuño a Proceso–. Al-
gunas son operadoras de maquilas, ven-
den ropas en las segundas (tianguis de ro-
pa usada) o limpian casas. No tienen casa
propia y después del suceso tuvieron que
irse a vivir con familiares; casi siempre
les ayuda su mamá o los suegros; unas, de
plano, no tienen manera.”
La situación que narra este colecti-
vo de viudas prematuras conmueve a las
funcionarias que se encargan de ayudar-
las a llenar los formularios y que, aunque
tienen la instrucción de no ahondar en las
historias, a veces fungen como psicólogas
improvisadas de las solicitantes, les dan
ánimo y les piden que salgan adelante por
sus hijos. Una de ellas incluso lleva ropita
para regalarla a las más amoladas.
En la sala está una de estas mujeres con
las que se ensañó la violencia. Su nombre
se reserva a petición suya. Tiene cuatro hi-
jos (12, nueve, cinco y dos, sus edades) y
la vida sólo le alcanza para laborar y pa-
gar sus deudas.
“Trabajo en la maquila de tres a 12 pe-
ro si me dan chance me sigo hasta las seis
de la mañana y los fines de semana, por-
que, como falta su sueldo, nos pega todo en
lo económico”, dice ella, viuda desde ha-
ce dos años –tenía 26–, flaca, cara de ago-
tamiento. Ella es caso único porque puede
salir a trabajar. Su suegra (que perdió a dos
hijos en el asesinato) cuida de los nietos y
del hijo parapléjico por un balazo.
En una de las sillas hay una veinteañe-
ra de piercing en los labios, llamada Ve-
rónica, que dice: “El día 12 de este mes
me mataron a mi esposo. Era mesero en el
México Típico. Vio un asalto, quiso ayu-
dar y le dispararon. Tengo tres hijos (de
dos a cuatro años). Quiero trabajar pero no
puedo; tengo epilepsia. Todavía no asimi-
lo lo que pasó y no sé qué decirle a mi ni-
ña mayor cuando me pregunta”.
En la hilera de enfrente está una joven
de 24 años, madre de tres y viuda de un co-
El sacerdote señaló que la responsabili-
dad de las víctimas de la violencia es colec-
tiva, pero el Estado tiene el mandato cons-
titucional de proteger a los ciudadanos y
cuando éstos fallecen, debe atender a sus
familias y honrar la memoria de los muertos
inocentes a fin de mantener el vínculo entre
los ciudadanos y su comunidad.
“La reparación a las familias que han
sufrido daños o pérdidas de miembros
inocentes no debe ser sólo monetaria si-
no también en cuanto a dignidad, porque
siempre se señala que si lo mataron es
porque algo malo hizo. Nosotros todos los
años dedicamos una jornada a recordar a
las víctimas de la mafia porque sus vidas
no fueron inútiles, sino son un signo de or-
gullo para la sociedad y ejemplo de resis-
tencia”, dijo Del’Ollio.
Por su parte el abogado Roberto Ga-
rretón, defensor internacional de derechos
humanos desde hace 40 años, señaló que
la primera tarea del Estado es restablecer
la justicia y derrotar la impunidad para es-
clarecer los crímenes ocurridos en el con-
texto de la violencia, y fortalecer la cultura
de los derechos humanos para que el dis-
curso de mano dura sea deslegitimado.
“La justicia comprende el juzgamiento
mediante juicios justos, con respeto de to-
dos los derechos de víctimas y de victima-
rios, con una condena adecuada al delito,
con políticas de reparación a las víctimas
del Estado que incluye el reconocimiento
de que sus agentes cometieron el crimen,
restablecer los derechos de las víctimas
si se manchó su honra y rendirle pública-
mente un homenaje diciendo ‘nos equivo-
camos al hacer esas imputaciones’ y ha-
cer partícipe a la sociedad de la preven-
ción del delito”, explica. O
M
a
r
c
e
l
a

T
u
r
a
t
i
Semefo de Matamoros. En busca de familiares
NARCOTRÁFI CO

1799 / 24 DE ABRIL DE 2011 21
merciante que no quiso pagar la cuota de
mil pesos que le exigían por su puesto de
estéreos. No puede trabajar porque él mu-
rió abrazándola y una bala le dio en la pier-
na. Se lamenta porque no puede controlar
la ira de su hijo de siete años ni la triste-
za del resto.
“Cuando me preguntan por él les
muestro su foto y les digo que ahí está.
No puedo decirles más. Saben que falle-
ció pero no de qué forma”, dice la joven
acompañada de su padre, un abuelo de 48
años que además de mantener a la familia
de su hija se hace cargo de su esposa dia-
bética y de dos hijos en edad escolar. En su
despensa ya se acabaron los cereales, los
yogures y las carnes.
Otra que hace fila es la señora Hernán-
dez, pareja de un policía con quien vivía
en unión libre y que mantenía a sus cua-
tro hijos; tres no llevaban su apellido y no
pueden recibir beneficios. “Me lo mataron
cuando entró a la frecuencia de radio de la
policía un narcocorrido; cuando eso pasa,
no saben cuál patrulla va a caer... y le tocó
a él”, dice resignada y serena esta viuda, la
mayor de todas: tiene 30 años.
Las circunstancias que plantean estas
mujeres son una fotografía de la realidad
social de esta ciudad que, además de ser
la más peligrosa del país, es la capital na-
cional de los embarazos de adolescentes
(cuatro de cada 10 parturientas son meno-
res de edad); ciudad que es puntera en ho-
gares encabezados por mujeres, son más
los números de divorcios que las uniones
en el Registro Civil, y la mitad de los po-
bladores no tiene preparatoria.
La mayoría de las viudas entrevistadas
coinciden en que comenzaron a vivir con
su pareja a los 16 años. A esa edad se inau-
guraron como niñas-madres. Sus parejas
eran de su edad: la mayoría de los asesi-

R
i
c
a
r
d
o

R
u
i
z
Chihuahua. Experiencia pionera
Se deprimió por la traición y la ausencia al
grado de no poder encargarse de sus hijos.
Hasta ahora, cuando se cumplirá el aniver-
sario del deceso, tuvo ánimo para hacer
los trámites.
Muchas, como ella, repiten la misma
frase: al momento del asesinato pensaron
que se volvían locas. Tampoco saben qué
decir cuando sus niños les preguntan por
su papá. Sus pequeños se volvieron hiper-
sensibles: lloran cuando ven en el perió-
dico fotos de hombres ejecutados, sufren
en Navidad y en festivales escolares, tiem-
blan si ellas se les pierden de vista. Algu-
nos perdieron la beca por bajar de califi-
caciones o volverse agresivos o retraídos.
Las colegiaturas que pagan tienen la eco-
nomía familiar ahorcada.
“Mi niña está así como la ve, llorando
todo el día; se tiene que hacer lo que ella
diga y no me deja salir a ninguna parte. La
psicóloga dice que tiene miedo de que co-
mo le arrebataron a su papá también me
lleven a mí.
“Es que todos estábamos con él cuan-
do lo mataron con su hermano. Los sica-
rios nos dijeron que nos quitáramos no-
sotras y a los niños; ella intentó abrazarlo
pero la aventaron. Vimos todo”, dice se-
rena esta mujer que trabajaba en el mu-
nicipio, mientras su niña de cinco años la
abraza como koala y ella la llena de besos
durante la entrevista. Lamenta que los si-
carios se equivocaran: buscaban a los anti-
guos dueños de la casa que ese trágico día
su familia estrenaba.
Casi todas dicen que les gustaría que
sus hijos recibieran terapia y minimizan su
propio dolor. Lo mismo una joven guapa de
21 años que parió a la niña –ahora de 10
meses– que carga en brazos el mismo día
en que a su esposo, a su cuñado y a sus so-
brinos los asesinaron en un asalto, que aún
no siente que le “cae el 20” de que tiene
una bebé y si no está deprimida siente mu-
cha ira.
nados que dejaron a sus familias en el des-
amparo era de menos de 30.
“Desde el año pasado no he podido co-
brar su afore porque no tengo comproban-
te de domicilio, no tengo recibos de agua o
luz porque vivimos en el kilómetro 30, sin
servicios. No tengo IFE ni papeles, porque
aunque llevábamos cinco años y tenemos
dos hijos, nunca nos casamos”, lamenta
una joven de 21 años.
Se desahoga y explica que su esposo
trabajaba en el car wash donde lo asesina-
ron, que en el funeral se dio cuenta de que
la engañaba con otra y que lo habían reclu-
tado como narcomenudista. “Nosotros éra-
mos muy religiosos, pero quizás él quería
parecerse al amigo que tenía carro nuevo
con estéreo, que se apantalló pensando en
ropa chida y chavas porque yo ya no salía
por cuidar a los niños”.
Entre sus pertenencias ella sólo encon-
tró mil 500 pesos que gastó en el entierro.

R
i
c
a
r
d
o

R
u
i
z
Tensa espera
22

1799 / 24 DE ABRIL DE 2011
O la de 23 años que vio agonizando a
su esposo, muerto de 53 balazos en la es-
quina de su casa por un lío de drogas.
“Mi suegra me dice que vuelva a hacer
mi vida pero no puedo porque todavía llo-
ro a mi esposo” dice. “Tengo amigas que
de volada se volvieron a juntar para no es-
tar solas ni extrañar al muchacho, pero yo
no quiero. De perdida mi esposo no me de-
jó sola, me dejó a las niñas y siempre que
las veo me acuerdo de él”.
Retos del Fanvi
En enero de este año el Consejo Nacional
de Seguridad informó que durante el sexe-
nio de Felipe Calderón 34 mil 500 perso-
nas han sido asesinadas por la narcovio-
lencia. Las estimaciones de especialistas
señalan que al menos 50 mil menores de
edad perdieron a su padre o madre (Pro-
ceso 1755 y 1774). A pesar del diagnósti-
co, el gobierno federal no ha aplicado po-
líticas para atender la emergencia social.
En una gira por Veracruz el pasado 23
de marzo la directora del DIF nacional,
Cecilia Landerreche, dijo que la institu-
ción que encabeza apenas confecciona un
padrón de infantes huérfanos por la vio-
lencia y tampoco ha definido cómo aten-
derlos, aunque destacó que lo que sí han
hecho es agilizar los trámites de adopción.
“Estamos conformando un programa
institucional para atender estos casos. Hay
diversas estadísticas pero ninguna contun-
dente, desde el gobierno federal estamos
trabajando para juntar toda la información
de este problema nacional”, atinó a decir.
Hasta el momento, Chihuahua ha sido
la única entidad que se considera respon-
sable del destino de los hijos e hijas de las
personas asesinadas. Países como Colom-
bia o Italia tienen políticas de Estado que
brindan atención a las víctimas de sus con-
flictos armados.
El académico y psicoterapeuta Hu-
go Almada, miembro ciudadano del co-
mité técnico del fideicomiso, considera al
Fanvi un acierto que responde a las nece-
sidades de los ciudadanos.
“Es de elemental humanidad atender a
estos niños. Ellos no son responsables de
las acciones de sus padres”, afirma. “Ade-
más, es por una razón táctica: si queremos
que vuelvan a ser seres de paz y que haya
convivencia armónica, digna, respetuosa,
tenemos que atender el daño psicoemocio-
nal y cultural que la violencia ha producido.
“El nivel de afectación que enfrentan
es muy grande: perdieron a su papá o ma-
má en situaciones muy difíciles, en mu-
chos casos les tocó ver al papá asesinado.
Si no tienen acompañamiento terapéutico
adecuado, no tendrán capacidad de expre-
sar y procesar emociones ni asimilar he-
chos que les permitan salir adelante (…)
Si se les atiende, se contribuye a desactivar
los círculos de la violencia para reincorpo-
rarlos a una vida plena y satisfactoria.”
Almada y la consejera Emilia Sandoval
presentaron al comité –integrado por fun-
cionarios del gobierno estatal, empresa-
rios y universidades– un documento en el
que afirman que a los niños no se les de-
be condicionar el apoyo por su rendimien-
to escolar, ya que la pérdida les afecta emo-
cionalmente; se les deben impartir terapias
permanentes de resiliencia para ayudarlos
a procesar el duelo y los terapeutas que los
atiendan deberán capacitarse.
“Deben garantizarles un lugar seguro
para sus reuniones, así como la dotación
de transporte y el acercamiento geográfi-
co, y deberían involucrarse los gobiernos
municipales y federal, así como las Igle-
sias, la iniciativa privada, las universida-
des y las organizaciones civiles, para ge-
nerar corresponsabilidad.”
Dora Dávila, del recién fundado cen-
tro ciudadano de Atención a las Personas
Víctimas de la Violencia, pone énfasis en
la atención médica que requieren, ya que
ha notado que los niños expuestos a la vio-
lencia presentan “gastritis, úlceras, pro-
blemas del hígado, insomnio, hiperactivi-
dad, enojo, angustia, mucho estrés” y un
par de ellos ha desarrollado lupus.
Ricardo Tuda, director de Fomento So-
cial en Juárez, señala en entrevista que los
datos de las familias serán manejados con-
fidencialmente, por lo que las familias pue-
den acudir a solicitar el apoyo estatal sin
miedo a la judicialización de sus casos.
“Siempre preguntan si también vamos a
apoyar a los hijos de los criminales. A ellos
también se les va a apoyar, no nos intere-
sa saber la actividad que realizaban los pa-
dres, sólo nos interesa que hayan tenido una
muerte violenta (…) Dicen los especialis-
tas que las condiciones suelen repetirse, los
hijos buscan imitar el patrón de actividad
de sus padres, sea bueno o malo, y eso los
hace vivir en situaciones de riesgo, y a no-
sotros prender los focos rojos, porque que-
remos que vivan una situación normal”, co-
menta Ricardo Tuda.
El fiscal de Atención a Víctimas y Ofen-
didos del Delito para la Zona Norte, Abra-
ham Martínez, señala: “Es importante sa-
nar internamente a las personas para que
rehagan sus vidas y alcancen la felicidad”.
Ninguno de los entrevistados sabe cuán-
to durará el dinero del fideicomiso o cuáles
serán sus alcances. Por ahora todo está por
diseñarse. Todos cruzan los dedos para que
éste no sea un programa temporal y peregri-
no. Dos mil 500 niños y niñas serán el me-
didor del éxito del primer programa de aten-
ción a huérfanos de la guerra.
NARCOTRÁFI CO

1799 / 24 DE ABRIL DE 2011 23
24

1799 / 24 DE ABRIL DE 2011

P
ese a que su carrera profesional
está marcada por fracasos y no
obstante haber sido señalada
por manipular el programa de
testigos protegidos, Marisela
Morales Ibáñez llegó a la Pro-
curaduría General de la República (PGR),
con lo que se convirtió en la primera mujer
en ocupar la titularidad de esa institución
creada hace poco más de un siglo.
Y si bien se le critica por los fracasos
RICARDO RAVELO
La ratificación de Marisela Morales co-
mo titular de la Procuraduría General
de la República por parte del Senado
ignoró la historia de dislates y pifias
de la funcionaria durante su paso
por el Ministerio Público Federal y la
SIEDO. Deficiencias en la integración
de expedientes, manipulación de tes-
tigos protegidos, la orquestación del
vergonzante michoacanazo, entre
otros, son sólo algunos de los signos
ominosos respecto de lo que puede
esperarle a una institución en per-
manente estado de podredumbre en
un país en llamas...
Lo negro
de la nueva procuradora
judiciales durante su gestión como agente
del Ministerio Público federal, en parti-
cular por emprender investigaciones sin
pruebas y por el desaseo con el que solía
integrar las averiguaciones previas, Mo-
rales Ibáñez es ahora el tercer elemento
nombrado como titular de la dependencia
durante la administración calderonista.
De acuerdo con el abogado postulado
Enrique Acosta Fragoso, el nombramien-
to de Marisela Morales como procurado-
ra sólo puede explicarse por tres razones:
por su estrecha relación con el Ejército,
por el reconocimiento que le otorgaron en
Estados Unidos por su valentía y, lo más
importante: porque es una pieza que le
garantiza a Calderón la utilización de la
PGR como instrumento de persecución
política con miras a 2012, como ocurrió
con los alcaldes de Michoacán que fueron
encarcelados.
En opinión de Acosta, Marisela Mo-
rales no podrá con el encargo, pues, afir-
ma, la dependencia está muy dañada por
vicios ancestrales como la corrupción, la
infiltración del narcotráfico y la inefica-
cia. “Es como un cambio de esposa para
seguir en el mismo infierno”, dice.
B
e
n
j
a
m
í
n

F
l
o
r
e
s

1799 / 24 DE ABRIL DE 2011 25
–¿Cuáles son las fallas que usted ob-
serva en la PGR y en particular en este
sexenio?
–Con Calderón la PGR es un desastre,
como todo su gobierno y como todo el
país. El procurador no tiene participación
en la lucha contra la delincuencia. Se con-
virtió en un instrumento legitimador de las
acciones que ordenan el presidente y el
secretario de Seguridad Pública, Genaro
García Luna.
Nombramiento cuestionado
El abogado afirma que otro vicio que no
se puede erradicar es que la PGR sigue
siendo una concesión para Diego Fernán-
dez de Cevallos y José Antonio Lozano
Gracia. Ellos manejan a la dependencia a
su antojo.
Por su parte, el abogado Elisur Artea-
ga, exdefensor de Andrés Manuel López
Obrador durante el juicio de desafuero
que el excandidato presidencial enfrentó
el sexenio pasado, afirma que los senado-
res se burlaron del presidente al ratificar el
nombramiento de Marisela Morales.
–¿Por qué?
–Ellos saben que no va a funcionar co-
mo procuradora, pero no le quieren obs-
taculizar nada al presidente, a quien ya
nadie toma en cuenta. La PGR está hundi-
da en sus problemas y veo con tristeza la
falta de competencia de muchos funciona-
rios de esa dependencia.
“Para empezar, la señora Marisela
Morales es muy mal vista en nuestro foro,
no es considerada una jurista relevante y
se le critica por tantos fracasos, como el
famoso michoacanazo. Es aberrante que
se le haya nombrado. Eso habla sin duda
de la ceguera presidencial o de que a este
hombre (Felipe Calderón), que ya lo per-
dió todo en su gobierno, tampoco le inte-
rese el país”.
–¿Cuáles son las fallas que usted ob-
serva en la PGR? –se le pregunta.
–Hay mucha incapacidad, improvisa-
ción, falta de interés en las investigacio-
nes para perseguir los delitos. También
impera la corrupción y dudo mucho que
en lo que resta del sexenio se puedan
corregir esos problemas. Duele decirlo,
pero la designación de la señora Marise-
la Morales como procuradora general de
la República no es bienvenida.
El nombramiento de Morales Ibáñez
ocurrió en medio de la más cruenta vio-
lencia que azota al país por los desatinos
de las autoridades federales en su lucha
contra la delincuencia organizada.
Después de exponer su proyecto an-
te el Senado y de comprometerse a no
utilizar la PGR como instrumento de
persecución política –vicio que arras-
tra la institución desde hace algunos
JUSTI CI A
D
a
v
i
d

D
e
o
l
a
r
t
e
años–, los legisladores la ratificaron,
aun cuando formó parte del equipo de
su predecesor, Arturo Chávez Chávez,
quien dejó la procuraduría el pasado 31
de marzo, luego de un año y medio de
infructuosa gestión.
Semanas antes de que se convirtiera
en procuradora, el pasado 13 de marzo
Morales Ibáñez recibió en Estados Uni-
dos el premio Mujer con Valor 2011.
Los últimos reconocimientos no ocul-
tan su historia y nexos con hombres del
poder controvertidos, como su mentor
Mariano Herrán Salvatti, quien hoy pur-
ga una condena por peculado, enrique-
cimiento ilícito y presuntas ligas con el
narcotráfico.
Morales Ibáñez inició su carrera co-
mo defensora de oficio y sus tareas en
materia de procuración de justicia datan
de la década de los noventa, periodo en el
que Herrán Salvatti era subprocurador de
Control de Procesos de la Procuraduría
General de Justicia del Distrito Federal.
Sus tropiezos como funcionaria del
Ministerio Público federal datan de esa
época. En el sexenio de Ernesto Zedillo,
como auxiliar de distintos subprocura-
dores federales, Morales Ibáñez estuvo
involucrada en las maniobras para incri-
minar a Raúl Salinas de Gortari, herma-
no del expresidente Carlos Salinas, por
los delitos de narcotráfico, lavado de
dinero, peculado y desvío de los recur-
sos de la llamada “partida secreta” para
enriquecerse de manera ilícita.
Durante el segundo tramo de la admi-
nistración zedillista, la PGR realizó una
intensa labor para demostrar que los más
de 105 millones de dólares que Raúl Sali-
nas depositó en Suiza con nombres falsos
provenían del narcotráfico o del desvío de
la partida secreta. No tuvo éxito.
Después de varios años de juicio, nin-
guna de las acusaciones contra Raúl Sali-
nas prosperó. El inculpado fue absuelto de
todos los cargos, incluido el de su presun-
ta participación en la planeación del asesi-
nato de su excuñado José Francisco Ruiz
Massieu. Ya en libertad, Raúl recuperó
incluso la fortuna que la PGR le incautó
de sus cuentas en bancos suizos durante
su cautiverio.
Y aunque Morales Ibáñez no estuvo al
frente de esas investigaciones, sí fungió
como “colaboradora” importante en la
integración de los expedientes criminales
contra Raúl Salinas.
En el sexenio de Vicente Fox, Mo-
rales Ibáñez trabajó muy de cerca con
María de la Luz Lima Malvido, quien
fungió como subprocuradora general de
Coordinación y Desarrollo de la PGR, y
llegó a ser brazo derecho del procurador
Rafael Macedo de la Concha, con quien
trabó una estrecha relación; incluso fun-
gió como enlace entre la procuraduría y
la Secretaría de la Defensa Nacional (Se-
dena). Era ella la que daba seguimiento
a los procesos penales contra militares
El “michoacanazo”. Intimidación
26

1799 / 24 DE ABRIL DE 2011

acusados de delincuencia organizada en
juzgados federales y militares.
Los descalabros
Un año antes de que concluyera la gestión
de Fox, Macedo dejó la PGR; Morales
Ibáñez se mantuvo en la institución como
responsable del área de tráfico de meno-
res, indocumentados y órganos.
De 2000 a 2008 se manejó con dis-
creción. Quienes la conocieron en ese
periodo aseguran que era una funcionaria
modesta, sin inclinación por los lujos y las
excentricidades. Pero cambió radicalmen-
te a partir de 2008, tras ser nombrada titu-
lar de la Subprocuraduría de Investigación
Especializada en Delincuencia Organiza-
da (SIEDO).
En esa época se desató el escándalo
por las denuncias sobre la infiltración por
parte de los cárteles de la droga precisa-
mente en la SIEDO. Estados Unidos inició
la Operación limpieza, una amplia inves-
tigación sólo comparable con el llamado
Maxiproceso, realizado en los noventa
contra el cártel de Juárez. Las pesquisas
derivaron en el encarcelamiento de varios
funcionarios de la SIEDO, entre ellos Noé
Ramírez Mandujano, quien precedió a
Morales en el cargo.
A partir de declaraciones de testigos
protegidos, muchos de ellos excolaborado-
res de varios cárteles de la droga, las auto-
ridades detectaron que la organización de
los hermanos Beltrán Leyva pagaba hasta
medio millón de dólares a Ramírez Man-
dujano y a una decena de funcionarios a
cambio de información sobre operativos,
órdenes de aprehensión y extradiciones de
varios miembros del grupo criminal.
Esa red incluía a militares asignados a
la SIEDO, así como a agentes de Interpol
y policías federales mexicanos adscritos a
la embajada de Estados Unidos en Méxi-
co. Esos funcionarios tenían reuniones
periódicas con los capos para entregarles
documentación relevante; a cambio reci-
bían maletines repletos de dólares, que
llegaban hasta las oficinas centrales de la
PGR, según las investigaciones.
Como titular de la SIEDO, a Morales
Ibáñez le tocó robustecer las investiga-
ciones y emprender el saneamiento de la
institución. Poco tiempo después, la Ope-
ración limpieza empezó a tambalearse por
los descalabros legales. Hoy, varios de los
exfuncionarios acusados de tener ligas
con el narcotráfico están a punto de reco-
brar su libertad.
A ella también se le encomendó la in-
tegración del expediente de Vicente Ca-
rrillo Leyva, detenido en abril de 2010
cuando realizaba sus ejercicios de ruti-
na en un parque del sur de la Ciudad de
México. Otra versión sostiene que la cap-
tura no fue en ese lugar, sino en uno de los
lujosos departamentos del hijo del extinto
capo Amado Carrillo.
Carrillo Leyva decía que era empre-
sario y se identificaba como Alejandro
Peralta Álvarez. La SIEDO lo acusó de
desempeñar funciones directivas en el cár-
tel de Juárez, así como de ocultamiento y
blanqueo de recursos ilícitos y de lavado
de dólares en negocios de su tío Vicente
Carrillo Fuentes, El Viceroy, identificado
por las autoridades como el jefe del cártel
de Juárez.
La embajada de Estados Unidos en
México se congratuló por la caída de Ca-
rrillo Leyva, al que consideraba “el núme-
ro dos” del cártel de Juárez. Ocho meses
después de su captura, en diciembre de
2010, un tribunal de alzada absolvió a Ca-
rrillo Leyva de los cargos por delincuen-
cia organizada, narcotráfico y lavado de
dinero, los delitos más fuertes que pesa-
ban en su contra.
Sin embargo, cuando estaba a punto de
abandonar la prisión por falta de pruebas,
la PGR solicitó la reaprehensión de Carri-
llo Leyva, esta vez para arraigarlo y acu-
sarlo de uso de arma prohibida. En 1989 su
padre, Amado Carrillo, purgó una condena
de tres años acusado de un delito similar.
Programa vulnerado
La lista de fracasos de Morales Ibáñez en
la SIEDO no termina ahí. Un caso relevan-
te es la acusación contra Boris del Valle
Alonso, un ciudadano cubano-mexicano
que asesoró a Gregorio Greg Sánchez en
materia de seguridad durante su gestión
como alcalde de Cancún, Quintana Roo.
Al igual que el perredista Greg Sán-
chez, quien hoy está preso por el delito de
delincuencia organizada, a Del Valle se le
acusó de tráfico de indocumentados y de
tener presuntas ligas en ese negocio con
integrantes de Los Zetas en la península
de Yucatán.
Elementos del Ejército capturaron al
cubano-mexicano el 5 de marzo de 2009
en Cancún. Fue arraigado y consignado
en mayo de ese año. El día 7 de ese mes,
la PGR informó que estaba formalmente
preso.
Durante el proceso, testigos protegidos
acusaron a Del Valle de tener estrechos
vínculos con Los Zetas para introducir cu-
banos a Estados Unidos vía México. Lue-
go de dos años de encarcelamiento, el 11
de enero último, el Juzgado Segundo de
Distrito con sede en Tepic, Nayarit, absol-
vió a Del Valle de los cargos y ordenó su
libertad inmediata.
La PGR trató de evitar el revés. Solici-
tó una nueva orden de aprehensión contra
Del Valle y lo mantuvo en arraigo durante
40 días para probar los presuntos delitos
que cometió. Vencido el plazo y ante la
falta de evidencias, la dependencia solici-
tó una ampliación del arraigo, pero le fue
negada y Del Valle quedó en libertad.
Otro descalabro de Morales Ibáñez que
alcanzó niveles de escándalo fue la deten-
ción de Juan Carlos Castro Galeana, Julio
César Mondragón Mendoza y Alfredo Ro-
sas Elicea, acusados de hacer estallar gra-
nadas en los festejos del 15 de septiembre
de 2008 en las inmediaciones del Palacio
de Gobierno de Morelia, Michoacán.
A los tres se les indició como autores de
aquel suceso que los medios electrónicos
calificaron de “ataque narcoterrorista”.
Según la averiguación previa PGR/
SIEDO/UEITA/110/2008, los acusados
declararon que habían sido levantados en
E
d
u
a
r
d
o

M
i
r
a
n
d
a
Morales. Puras justificaciones

1799 / 24 DE ABRIL DE 2011 27
una casa de Apatzingán y que presuntos
policías federales los sometieron a tortu-
ras físicas y psicológicas (uno perdió un
ojo, otro un testículo y al tercero le frac-
turaron las costillas) durante varios días.
El propósito, señalaron, era obligarlos
a declararse culpables de los atentados y
de ser integrantes de Los Zetas. No obs-
tante esas irregularidades, los acusados
siguen en prisión.
A su paso por la SIEDO, Morales
Ibáñez vulneró el programa de testigos
protegidos, que data de 1996, cuando se
aprobó la Ley Federal contra la Delin-
cuencia Organizada. Declaraciones fal-
sas, incriminaciones enderezadas contra
personas que no conocen y ejecuciones
de testigos por descuidos en su seguri-
dad son algunos de los vicios que entur-
biaron ese esquema.
El ejemplo más notable del fracaso del
programa fue la acusación que, con base
en testigos protegidos, realizó la SIEDO
a mediados de 2009 contra 35 presidentes
municipales de Michoacán y otros funcio-
narios policiacos y del Ministerio Público
federal y del fuero común por presuntos
vínculos con el narcotráfico, en particular
con Los Zetas y La Familia Michoacana.
Después de ese golpe mediático, que
puso en evidencia el caso más escanda-
loso de narcopolítica en el país, todos los
presidentes municipales fueron liberados
por tribunales de alzada debido a la falta
de pruebas; es decir, los expedientes esta-
ban mal integrados.
El miércoles 13 recobró su libertad el
último de los alcaldes michoacanos pre-
sos: Armando Medina Torres, presidente
municipal de Mújica. Fue detenido el 3 de
septiembre de 2009, cuando despachaba
en su oficina del palacio municipal.
De los detenidos, sólo Lorenzo Ro-
sales Mendoza, exagente del Ministerio
Público Federal en Apatzingán, aún no
recupera su libertad. Lorenzo es hermano
de Carlos Rosales, conocido como El Tísi-
co, El Negro y Carlitos, antiguo socio de
Osiel Cárdenas Guillén, exjefe del cártel
del Golfo.
Además de ser cuestionada por sus
vínculos con Genaro García Luna, uno de
los funcionarios más desacreditados del
gabinete calderonista por sus desatinos al
frente de la Secretaría de Seguridad Públi-
ca, Morales Ibáñez ha sido vapuleada por
la utilización de los testigos protegidos
con fines políticos.
En 2008, la PGR acusó al excoordina-
dor de Seguridad Regional de la Policía
Federal, Javier Herrera Valles, de servir a
los intereses del narcotráfico. Herrera se
había confrontado con García Luna tras
denunciar actos de corrupción en la SSP
–compra de helicópteros sin licitación,
asenso de policías sin carrera y protección
a policías corruptos– y por acusarlo de
proteger a algunos capos de la droga.
El exfuncionario fue acallado con
una acusación proveniente de un testigo
protegido conocido como Pitufo y cuyo
nombre es José Salvador Quintanilla. Él
aseguró que, por medio de otra persona,
supo que Herrera Valles recibía pagos de
Los Zetas. Ese señalamiento llevó a la pri-
sión a Herrera.
La abogada Silvia Raquenel Villanue-
va asumió la defensa de Herrera Valles.
Cuando revisó el expediente de su cliente
detectó las irregularidades y denunció que
el documento era “un cochinero”; que la
integración de la averiguación previa era
una “aberración jurídica”.
“La señora subprocuradora Marisela
Morales, quien obedece órdenes de Gena-
ro García Luna, aprovecha a los testigos
protegidos falsos y mentirosos para acusar
a las personas y todo esto tiene un fondo
político”, dijo la abogada.
Tiempo después no sólo salió a flote
la corrupción que trastocó al programa
de testigos protegidos; también quedó
exhibida la falta de seguridad de algunos
testigos estelares. Varios de ellos incluso
fueron ejecutados por capos de la droga al
enterarse de que habían sido denunciados.
Es el caso de Enrique Bayardo del Vi-
llar, ejecutado el 1 de diciembre de 2009 en
un Starbucks de la colonia Del Valle, en la
Ciudad de México. Según la averiguación
previa PGR/SIEDO/UEIDCS/0241/2008,
Bayardo se había relacionado con el capo
Ismael El Mayo Zambada García desde
que era inspector de la División Antidro-
gas de la Policía Federal. Bayardo era uno
de los hombres de mayor confianza de
García Luna.
Tras ser detenido y luego de acogerse
al programa de testigos protegidos, Bayar-
do declaró en contra de Zambada García;
incluso dio pormenores sobre la red de
protección que cobijaba las operaciones
de narcotráfico en el Aeropuerto Interna-
cional de la Ciudad de México.
Un mes antes apareció muerto Jesús
Zambada Reyes, sobrino del El Mayo,
quien había sido capturado en 2008 en una
calle de la colonia Lindavista, al norte de
la Ciudad de México. Jesús Zambada se
acogió al programa de testigos y en sus
declaraciones reveló detalles sobre los re-
fugios utilizados por su tío.
Con base en sus declaraciones, agen-
tes federales y personas de confianza de
la subprocuradora Morales Ibáñez loca-
lizaron a Ismael Zambada, pero extraña-
mente no lo detuvieron. Tiempo después,
Zambada Reyes apareció muerto. Y aun-
que la PGR informó que el detenido ha-
bía intentado quitarse la vida en varias
ocasiones, nunca le brindó la vigilancia
adecuada.
JUSTI CI A
28

1799 / 24 DE ABRIL DE 2011

T
ras dos años de negociaciones
en las comisiones del Senado
de la República, los tres prin-
cipales partidos –PAN, PRI y
PRD– acordaron impulsar una
iniciativa de reforma política
“preventiva” y no “fundacio-
nal” del régimen político para incorporar
mecanismos que eviten una parálisis de
gobierno cuando no haya mayoría de al-
gún partido en las cámaras del Congreso o
falten votos para aprobar el Presupuesto de
Egresos y la Ley de Ingresos.
El dictamen, firmado por los integran-
tes de las comisiones de Puntos Constitu-
cionales, Reforma del Estado y Estudios
JENARO VILLAMIL
grandes temas… chiquitos
Legislativos, enumera los “grandes te-
mas” que se incorporan para la reforma
constitucional: iniciativa ciudadana; con-
sulta popular; candidaturas independien-
tes; iniciativa preferente; reconducción
presupuestal; observaciones del Ejecutivo
al Presupuesto de Egresos de la Federa-
ción; sustitución del presidente en caso de
falta absoluta; reelección de legisladores;
ratificación de comisionados de órganos
reguladores (Comisión de Competencia
Económica, Cofetel, Comisión Regulado-
ra de Energía), e integración de la Asam-
blea Legislativa del Distrito Federal.
Los aspectos más polémicos del “decá-
logo presidencial” para la reforma política,
presentado el 15 de diciembre de 2009 por
Felipe Calderón, quedaron fuera de la ini-
ciativa, tales como la segunda vuelta en la
elección presidencial –vetada por el PRI–;
disminución de 500 a 400 legisladores en
la Cámara de Diputados y de 128 a 96 en
el Senado; incremento de 2% a 4% como
porcentaje mínimo de votación para man-
tener el registro de un partido político, y el
tema del “veto” presidencial, así como las
observaciones a proyectos de ley como el
Presupuesto de Egresos.
Sin embargo, también se eliminaron
las propuestas tendentes a la configura-
ción de un régimen semipresidencial o
semiparlamentario, como la ratificación
total o parcial de los miembros del ga-
binete –propuesta por el PRI y el PRD–;
la autonomía del Ministerio Público, y la
revocación de mandato o la moción de
censura y control parlamentario para los
secretarios de Estado.
política:
Reforma
O
c
t
a
v
i
o

G
ó
m
e
z

1799 / 24 DE ABRIL DE 2011 29
En este sentido quedaron fuera varios
puntos propuestos por académicos y es-
pecialistas del Instituto de Estudios para
la Transición Democrática y del Instituto
de Investigaciones Jurídicas de la UNAM,
quienes en 2009 presentaron un extenso
documento ante el Senado.
También fueron descartados otros plan-
teamientos. El año pasado se ventilaron
en la prensa dos propuestas consideradas
como “un retroceso” y que presionaron al
interior de la bancada del PRI: la del go-
bernador mexiquense Enrique Peña Nie-
to, quien abogó por retomar la figura de
la “cláusula de gobernabilidad” para que
una fuerza política pueda tener mayoría
absoluta con 35% de los votos, y la de Jo-
sé Córdoba Montoya –principal asesor del
expresidente Carlos Salinas de Gortari–,
POLÍ TI CA
Aunque en la iniciativa de reforma política auspiciada
en el Senado por el PRI, el PAN y el PRD se incluyen pro-
puestas que pueden ser trascendentes para el sistema
político, los puntos que se eliminaron del dictamen
revelan que se trata de una reforma preventiva y no de
una que vaya a fondo para transformar las estructuras
anacrónicas. En entrevista con Proceso, Pedro Joaquín
Coldwell y José Woldenberg exponen lo que a su juicio
son las luces y sombras de los cambios propuestos.
quien en su artículo Contra el proporciona-
lismo escribió que es necesario eliminar la
figura de los legisladores plurinominales y
reforzar el carácter presidencialista del ré-
gimen (Reforma, 11 de abril de 2010).
En cuanto a Peña Nieto, en su artículo
Mayorías en el Congreso para un Estado
eficaz, publicado en El Universal, argu-
mentó incluso en contra de la propuesta
de los senadores del PRI para aprobar la
ratificación del gabinete presidencial:
“Al margen de otras ventajas que pu-
diera tener esta propuesta, tampoco es un
mecanismo que garantice la formación de
mayorías, ya que la aprobación de un fun-
cionario por el Congreso no implica un
respaldo posterior al programa de gobierno
del Ejecutivo”, argumentó el mandatario
estatal (El Universal, 16 de marzo 2010).
El tema que logró consensos mínimos
fue el de la incorporación de nuevas figu-
ras, como las “candidaturas ciudadanas”
–que entrarían en vigor no en 2012, sino
en 2015–, la “iniciativa ciudadana” y la
“consulta popular”, que se incorporan al
artículo 35 de la Constitución, así como
la reelección inmediata de los legisla-
dores hasta por nueve años en el caso de
diputados federales y hasta por 12 años en
el de senadores.
En la Asamblea Legislativa del Distri-
to Federal, se incrementa de 30% a 40% el
porcentaje mínimo de votos para que una
fuerza política pueda tener mayoría en el
órgano legislativo capitalino.
Pros y contras
Al presentarse la iniciativa, el jueves 14,
el senador panista Santiago Creel criticó
que el proyecto de candidaturas indepen-
dientes no esté listo para 2012, sino para
la elección intermedia de 2015.
“Eso a mí me parece totalmente inacep-
table”, planteó Creel en tribuna. “¿Qué
vamos a hacer si esta reforma difiere las
candidaturas ciudadanas hasta 2015 y si un
ciudadano decide, en el ejercicio de sus de-
rechos, acudir ante el Pacto de San José y
ampararse ante la negativa de la autoridad
electoral?”, preguntó el exsecretario de Go-
bernación foxista y uno de los principales
precandidatos presidenciales del PAN.
Creel también propuso que en materia de
referéndum y consulta popular se incluyeran
“temas torales”, como la educación y la re-
forma energética, en los que no se ha podido
avanzar por tener un Congreso dividido. “Son
temas que deberían poner a la ciudadanía pa-
ra que los vote ‘sí’ o ‘no’. Si nosotros sujeta-
mos la cuestión del referéndum, la consulta
popular, a que sea aprobada por una mayoría
del Congreso, la anulamos”, afirmó Creel al
criticar el dictamen en ese sentido.
Por su parte, el senador Pedro Joaquín
Coldwell, presidente de la Comisión de
Puntos Constitucionales y uno de los prin-
cipales negociadores del PRI en materia de
reforma política, admite que los cambios
acordados en el dictamen “tienen un senti-
do preventivo porque cierran espacios para
escenarios de falta de funcionalidad”.
En entrevista con Proceso, precisa que
esta reforma no conduce “a un cambio de
régimen de gobierno, pero sí es una mo-
dernización de los poderes públicos den-
tro del régimen presidencial”.
“Es la primera reforma política que
podemos aprobar en muchos años. Siem-
pre hemos aprobado reformas electorales
y reformas a los partidos políticos, pero
esta es la primera vez que los cambios
constitucionales propuestos tocan a los
poderes públicos”, advierte el senador y
exgobernador de Quintana Roo.
–¿Aguanta el sistema presidencial, tal
como está, un sexenio más sin cambios
profundos? –se le pregunta.
–Será necesario abordar una refor-
ma al régimen de gobierno, explorar más
30

1799 / 24 DE ABRIL DE 2011

hacia un sistema semipresidencial o se-
miparlamentario. Eso sería una reforma
refundacional, pero en estos momentos no
hay condiciones para hacerlo.
–¿Por qué?
–Porque no se dieron los acuerdos
fundamentales en ese sentido. La refor-
ma refundacional tendrá que esperar a
otro gobierno, pero insisto en que en esta
iniciativa se tocan aspectos sustanciales
de los poderes públicos que no se habían
visto antes, como un mecanismo claro en
caso de ausencia absoluta del presidente,
la reconducción presupuestal, las candida-
turas independientes o la reelección con-
secutiva de legisladores, un tema que no
se había concretado desde el gobierno de
Gustavo Díaz Ordaz.
–¿Cómo se puede evitar que las can-
didaturas independientes, tal como se es-
tablece en el dictamen, no sean una vía
de promoción a intereses personales o de
poderes fácticos?
–Las candidaturas independientes no
van a deteriorar el régimen de sistema de
partidos; al contrario, quizá contribuyan a
mejorarlo. ¿Cómo impedir que ocurra lo
que usted dice? Eso deberá resolverse en
la reglamentación, cuando entremos a la
reforma del Cofipe. En paralelo hay otro
grupo de senadores que está trabajando
una nueva reforma electoral.
Los pendientes
El exconsejero presidente del Instituto Fe-
deral Electoral y profesor de la Facultad
de Ciencias Políticas de la UNAM José
Woldenberg considera que existen rasgos
positivos en la iniciativa de reforma polí-
tica porque “llena algunas lagunas funcio-
nales y actualiza temas como la reelección
de los legisladores”.
Sin embargo, advierte, “el tema de
fondo está pendiente: ¿Un régimen presi-
dencial con multipartidismo equilibrado
como el que tenemos sigue siendo la me-
jor fórmula?
“Creo que más temprano que tarde
tendremos que discutir sobre este punto.
El tema surgió en distintas propuestas.
Nosotros hemos cambiado el sistema de
partidos, el sistema electoral, pero sigue
intocado el régimen de gobierno. Lo bue-
no de esta reforma es que toca algunos te-
mas sobre este asunto. Ojalá pudiéramos
dar un debate de fondo sobre si el régimen
presidencial es el más conveniente por
ahora”, resume el especialista.
Integrante del Instituto de Estudios
para la Transición a la Democracia (IE-
TD), que presentó un extenso documento
a favor de la adopción de un modelo par-
lamentario, Woldenberg admite que, “en
efecto, no hay condiciones por ahora para
adoptar un régimen parlamentario.
“Esta es la reforma que, por ahora, le
conviene al PRI, al PAN y al PRD. Es una
reforma que puede verse en sentido pro-
gresivo y gradualista, como han sido los
cambios en México”, señala.
–¿Cómo considera usted esas propues-
tas que buscaban eliminar la representa-
ción plurinominal o retornar a la figura de
la cláusula de gobernabilidad?
–Esas fueron expresiones de quienes
quieren exorcizar la pluralidad a través de
fórmulas, dado que no pueden hacerlo con
votos. La cláusula de gobernabilidad es una
rémora de los años ochenta. No se puede
construir la gobernabilidad limitando la di-
versidad de las expresiones políticas.
Para Woldenberg, en la actual iniciati-
va de reforma política debe modificarse la
cláusula de gobernabilidad en la Asamblea
Legislativa del Distrito Federal, pues de es-
ta manera un partido político podría tener
la mayoría con sólo 30% de los votos. “Yo
hubiera actualizado a la ALDF como en la
Cámara de Diputados”, agrega.
Comparte su posición crítica frente a
la figura de las candidaturas independien-
POLÍ TI CA
tes, a pesar de que es presumida como uno
de los grandes avances de esta iniciativa.
El especialista advierte que quienes llegan
como figuras “independientes” a final de
cuentas acaban operando como partidos
políticos, porque reciben recursos públi-
cos, forman una bancada y tienen que ser
fiscalizados por el organismo electoral.
“Siempre he dicho que en una candi-
datura independiente nos tratan de dar ga-
to por liebre. Es una retórica antipartido,
muy eficaz dada la crisis de los partidos
actuales, pero siempre un candidato inde-
pendiente acaba funcionando como si fue-
ra un partido”, resume.
El dictamen del Senado advierte que
se incorporará esta figura en los artículos
35 y 116 de la Constitución, pero su base
normativa deberá establecerse en la ley se-
cundaria y entraría en vigor hasta las elec-
ciones de 2015.
“De aprobarse esta propuesta será ne-
cesario realizar adecuaciones de fondo, de
gran calado y complejidad, en las leyes
electorales, tanto federales como locales”,
establece el dictamen.
Entre los puntos que están pendientes
se enumeran los siguientes: “los aspiran-
tes a registro como candidatos indepen-
dientes deberán comprobar de manera
fehaciente que cuentan con el respaldo de
un número mínimo de ciudadanos; a esos
requisitos deberán añadirse los relativos a
una adecuada distribución territorial del
respaldo ciudadano. Quien pretenda ser
registrado como candidato independiente
a la Presidencia de la República deberá
presentar firmas de respaldo que se con-
centran de manera evidente en unas cuan-
tas entidades federativas, o en una sola.
“Se trata de una tarea legislativa de
enorme complejidad para la que será ne-
cesario allegarse las experiencias de otras
naciones y el apoyo de expertos nacionales
e internacionales”, indica el dictamen.
B
e
n
j
a
m
í
n

F
l
o
r
e
s
G
e
r
m
á
n

C
a
n
s
e
c
o
Woldenberg. Lagunas funcionales
Creel. Inconformidad
B
eneficiada por el gobierno de Fe-
lipe Calderón –que le ha prodiga-
do puestos oficiales, candidaturas
del PAN y hasta propiedades ase-
guradas al crimen organizado–,
la organización religiosa La Casa
sobre la Roca (CSR) ha causado
molestia entre los panistas doctrinarios e
incluso entre presuntos militantes de la or-
ganización ultraderechista El Yunque.
Los dirigentes de la CSR, Alejandro
Lucas Orozco Rubio y su esposa Rosa
María de la Garza Ramírez –quien se ha-
ce llamar Rosi Orozco– hoy son políticos:
él dirige el Instituto Nacional de las Per-
sonas Adultas Mayores (Inapam) y ella es
diputada federal y presidenta de la Comi-
sión de Trata de Personas.
CALDERÓN,
EL EVANGÉLICO
Durante la campaña electoral de 2006 un grupo evangélico, La Casa so-
bre la Roca, se le pegó a Felipe Calderón y aparentemente lo deslumbró,
al grado de que desde el gobierno federal ese culto ha sido apoyado con
puestos y prebendas que ya prendieron las alarmas entre los sectores
duros del PAN... Y tanto el presidente como su esposa han asumido una
actitud ambigua en torno a su relación con esa fe.
ARTURO RODRÍGUEZ GARCÍA
La cercanía de Orozco con Felipe Cal-
derón y Margarita Zavala se hizo públi-
ca en un video que se exhibió durante las
campañas electorales de 2009 en algunos
templos evangélicos. Ahí se afirmaba que
el presidente y su esposa son protestantes
y daban una prueba: el discurso de Calde-
rón en la CSR.
En ese video, Calderón usa el argot
evangélico: “Creo firmemente que hemos
sido enviados, cada quien en su vida, algu-
nos de ustedes como abogada, maestro, ar-
tista, médico; cada quien ha sido enviado
para una misión, pero entre todos tenemos
una misión y yo diría una orden, que es bus-
car el reino de Dios y su justicia aquí en la
Tierra”, arenga, mientras los presentes gri-
tan amén y aplauden de pie.
“¿Cómo podemos buscar el reino de
Dios y su justicia aquí? Tenemos que asu-
mir la tarea de transformar a nuestro Méxi-
co, hacer que México sea un testimonio vi-
viente precisamente de amor y de justicia.
“Creo que lo que va a transformar a
nuestro país no es convertirlo en un país de
gente que recibe sino de gente que da. No
es sólo ayudar al que lo necesita sino tam-
bién, como dice el viejo dicho, no es sólo
dar el pescado sino enseñar a pescar, nece-
sitamos un país de pescadores y qué bue-
no que hay un gran pescador que nos pue-
de ayudar mucho en eso”, decía Calderón.
Hace tiempo, el presidente le confesó
sus dudas de fe a Julio Scherer García. En
el libro más reciente del fundador de Pro-
ceso, Historias de muerte y corrupción,
narra un encuentro con Calderón, quien le
contó un sueño: se veía a sí mismo como
Cristo con sus doce apóstoles en la pará-
bola de Jesús bajo la tormenta.
“Yo también, resuelto a salvar a los
míos, a mis apóstoles, me dispuse a de-
jar el lanchón y caminar sobre el agua. Sin
embargo, al primer paso sobre el mar me
hundí y desperté”, contó.
Y en la CSR declaró: “Quiero que pi-
dan también por mi fe. Así como a Pedro
Cristo lo tomó de la mano y lo sacó ade-
lante, también me va a sacar a mí”.
Según el video intitulado “Presidente Cal-
derón hablando como predicador”, colocado
en el portal especializado YouTube, él dio ese
mensaje cuando era mandatario electo.
32

1799 / 24 DE ABRIL DE 2011

Tras la difusión de este documento
en 2009, otro video se proyectó en va-
rios templos evangélicos capitalinos y se
subió a YouTube con el nombre “Presi-
dente Calderón y su esposa son católi-
cos”, en el que se desmiente la supuesta
conversión.
El video muestra declaraciones y vi-
sitas de Calderón a jerarcas católicos, in-
cluido Benedicto XVI; aparecen recortes
periodísticos que documentan las agresio-
nes del gobierno contra grupos evangéli-
cos y, al final, una frase: “Felipe Calde-
rón y su esposa son católicos y siempre lo
serán”.
Políticos relacionados con Dios
La CSR es una asociación civil que en su
sitio de internet afirma no ser religiosa ni
lucrativa. Su “misión”, dice, es formar lí-
deres cuya relación con Dios se refleje en
la vida cotidiana.
La agrupación en México surgió del
movimiento colombiano del mismo nom-
bre que, a diferencia de su vertiente mexi-
cana, se designa Iglesia Cristiana Integral.
Allá fue fundada por el periodista Darío
Silva y tiene entre sus fieles a políticos co-
mo el expresidente Álvaro Uribe y actri-
ces como Natalia Paris, exesposa de Julio
Fierro, capo del cártel del Norte del Valle.
En pocos años creció hasta tener cua-
tro sedes en la Ciudad de México y luego
se expandió a otras entidades de la Repú-
blica y a California.
En entrevista con Proceso, el pastor
Arturo Farela, presidente de la Confra-
ternidad Nacional de Iglesias Cristianas
Evangélicas, considera que a pesar de no
tener registro como asociación religiosa,
los Orozco son directores espirituales de
una congregación, por lo que la Secretaría
de Gobernación debe estar atenta pues se
violan el artículo 130 constitucional y su
ley complementaria.
La CSR se reproduce mediante la crea-
ción piramidal de apostolados: cada miem-
bro tiene 12 fieles (G-12). El G-12 interna-
cional, en Colombia, es encabezado por el
matrimonio de César Castellanos y Claudia
Rodríguez, quien fue senadora en ese país
hasta 2010.
Según Arturo Farela, la aproximación
de los Orozco a Calderón y su esposa ocu-
rrió durante la campaña presidencial, cuan-
do Hugo Eric Flores Cervantes, por enton-
ces miembro de la CSR, se dijo dirigente de
todos los evangélicos del país.
Farela precisa que no existe nadie que
pueda ostentarse como tal, por lo que fue
un engaño de Flores Cervantes pero que le
dio frutos: fue nombrado oficial mayor de
la Secretaría de Medio Ambiente y Recur-
sos Naturales.
Al iniciarse el actual sexenio, Orozco
Rubio fue designado director general de
Atención a Población Vulnerable del DIF,
que preside Margarita Zavala. El 20 de fe-
brero de 2009, el entonces secretario de
Desarrollo Social, Ernesto Cordero, lo hi-
zo director del Inapam.
Por su parte, Flores Cervantes –hoy se-
parado de la CSR– tuvo un paso fugaz por
el gobierno federal. En 2007, la Secreta-
ría de la Función Pública lo inhabilitó 10
años, pues se comprobó que había desvia-
do recursos del programa Proárbol, según
el proceso R-08/2007.
Hugo Eric es senador suplente de Ma-
ría Teresa Ortuño Gurza, lagunera asentada
en Chihuahua y familiar de Mariana Gómez
del Campo Gurza –la asambleísta del PAN
sobrina de Margarita Zavala–, a cuyos even-
tos asiste con frecuencia la diputada Rosa
de la Garza.
Los beneficios para la CSR trascien-
den los empleos. El diario Reforma publi-
có el 7 de mayo de 2010 que el matrimo-
nio Orozco había conseguido en alquiler
dos casas aseguradas a Vicente Carrillo
Leyva, El Ingeniero, en 2002: una, don-
de viven los Orozco, en Sierra Ametepec
137, y otra que supuestamente usan como
albergue para víctimas de trata de perso-
nas. Por dichas propiedades pagan menos
de 50 mil pesos al mes.
El caso fue abordado por panistas
identificados por el reportero de Proceso
Álvaro Delgado como militantes de la Or-
ganización Nacional El Yunque. Por ejem-
plo, Enrique Aranda, columnista de Excél-
sior, dedicó una serie de artículos a CSR y
en mayo de 2010 Gerardo Aranda, enton-
ces presidente de la panista Fundación Ra-
fael Preciado Hernández, consideró que se
debía dirimir el aspecto de su registro co-
mo asociación civil o religiosa.
Proceso solicitó una entrevista con Ro-
sa de la Garza pero no obtuvo respuesta.
Operación electoral
La cuenta RosiOrozco en YouTube presen-
ta testimonios de “exdrogadictos”, vesti-

A
l
e
j
a
n
d
r
o

S
a
l
d
í
v
a
r

/

P
r
o
c
e
s
o
f
o
t
o

El video promocional de 2009
Zócalo capitalino. Baño de fe
RELI GI ÓN

1799 / 24 DE ABRIL DE 2011 33
dos con una camiseta propagandística de
la campaña de Rosa de la Garza a diputada
federal en la delegación Gustavo A. Made-
ro (GAM). La producción es con colores
azul y naranja. Los adictos usan la jerga de
los centros de rehabilitación y hablan bien
de la entonces candidata.
Además de usar para su campaña a
drogadictos en recuperación utiliza a mu-
jeres que fueron violadas: varios diputa-
dos la recriminaron el jueves 7 cuando
llevó al pleno de San Lázaro a varias vícti-
mas del pederasta Jean Succar Kuri, todas
con antifaces.
“Son víctimas de un delito, de una co-
sa horrible como para traerlas aquí y hacer
un show”, reclamó el diputado verde Car-
los Alberto Ezeta.
El pasado 8 de marzo, 95 panistas de
la GAM enviaron una carta al presidente
nacional del PAN, Gustavo Madero, pa-
ra exigirle transparentar los compromi-
sos que tiene el partido con la CSR. El do-
cumento, del que Proceso tiene una copia
firmada, establece:
“Las candidaturas le fueron entregadas
a esta agrupación en calidad casi de plazas
sindicales, pues dispusieron de ellas como
si fueran de su propiedad.”
Menciona quiénes fueron impuestos
por la CSR como aspirantes en 2009: en
la GAM la efímera candidata (fue sustitui-
da a las pocas semanas) a jefa delegacio-
nal Aída Arregui Guerrero, pastora de la
iglesia Río Poderoso y en Álvaro Obregón
a Carlos Durán.
Las candidaturas para diputados fe-
derales: Marco Antonio Espinoza, Ber-
tha Teresa Albarrán, Miguel Quintero y
la propia Rosa de la Garza. Y para asam-
bleístas, Sergio Villanueva, Ana María
Contreras y Manuel Chávez.
Reforma publicó el documento y, en
respuesta, la diputada De la Garza Ramí-
rez apareció en varios noticiarios de Tele-
visa doliéndose de que ese periódico había
emprendido una campaña de desprestigio
en su contra.
Luego de que Televisa desatara una
campaña de linchamiento contra el grupo
Reforma, acusando a sus diarios de pro-
mover la trata de personas en avisos clasi-
ficados, prosperó una iniciativa para penar
con 27 años de prisión a quien publique o
contrate anuncios sexuales.
Televisa tuvo una aliada en Rosa de la
Garza, la más activa promotora de la adi-
ción legal, propuesta por la diputada del
PVEM, también activista evangélica, Ro-
sario Brindis.
En cuanto al poder electoral, Farela
advierte que los evangélicos son un grupo
electoralmente codiciable. En ello coinci-
de el investigador de la Escuela Nacional
de Antropología e Historia Elio Masferrer,
que al desagregar los datos estadísticos
del censo de 2010 afirma que son al me-
nos 15% de la población.
El voto evangélico puede definir una
elección –dice– e inclusive hay varios es-
tados donde el retroceso católico es nota-
ble: en Baja California 28% no son cató-
licos, en Nuevo León 18%, en Campeche
37% y en Chihuahua 24%. En ese último
estado, el PAN ha llevado como candida-
tos hasta a mormones.
Masferrer afirma que por los princi-
pios del PAN no es extraño que se incor-
poren evangélicos. Así ocurre en Alema-
nia: los democristianos de Angela Merkel,
católicos o evangélicos, trabajan juntos.
Guerra santa
“Vamos a orar 40 días y 40 noches sin co-
mer ningún tipo de carne y vamos a pe-
dirle a Dios, por este periodo, misericor-
dia sobre los secuestradores, misericordia
de Dios sobre la vida de los narcotrafican-
tes, la misericordia de Dios para los poli-
cías que son corruptos”, convocó Alejan-
dro Orozco en abril de 2010 a sus fieles
en el Centro Banamex (Reforma del pasa-
do 7 de mayo).
Siguió: “Cuando el presidente (de Co-
lombia) Álvaro Uribe fue tan valiente de
enfrentar el crimen organizado de frente
con todo el daño y con la certeza de que
tenía que haber un cambio en su nación,
exactamente como el señor presidente Fe-
lipe Calderón Hinojosa lo está haciendo
hoy día, vamos a ver los mismos milagros
que se vivieron en Colombia”.
La concurrencia aplaudía y gritaba
“amén”. Reforma también describió a la
feligresía:
“La organización tiene entre sus filas a
los ‘centuriones’ y ‘fuerzas armadas’. Los
primeros son personas que tienen puestos
de mando dentro de instancias de gobier-
no, principalmente en la PGR y la Secreta-
ría de Seguridad Pública. Las ‘fuerzas ar-
madas’ son los creyentes que laboran en
unidades de seguridad de esas dependen-
cias, así como militares y custodios.”
El 3 de octubre de 2009 hubo una jorna-
da de oración en el Zócalo capitalino, aun-
que no fue exclusivo de la CSR. Unas 20
mil personas rezaron por Felipe Calderón
y su guerra. En su momento en el portal de
internet de este semanario (www.proceso.
com.mx), el reportero Alejandro Saldívar
dio cuenta del acto donde la senadora pa-
nista Judith Díaz Delgado alabó a Cristo.
“El presidente Calderón me pidió que
oráramos por él y por las fuerzas arma-
das”, exclamó con voz entrecortada y un
pañuelo en la mano.
“Porque la voluntad de Cristo los ha
puesto ahí”, dijo sobre el procurador Ar-
turo Chávez, los ministros de la Corte y
el gabinete.
Vía telefónica, Margarita Zavala agra-
deció la jornada de oración.
Luego se mencionó a los entonces go-
bernadores de esa fe: Ismael Hernández,
de Durango; Andrés Granier, de Tabasco;
Juan Sabines, de Chiapas y Fidel Herrera,
de Veracruz.
Las oraciones ya las había pedido Cal-
derón desde aquel sermón en la CSR,
cuando expuso su espíritu de gobierno:
“Ayúdenme a transmitir la alegría, la fe
y la fuerza que ustedes tienen. Que Méxi-
co no sea un país entristecido por sus pro-
blemas (la concurrencia grita “¡amén!”).
Pero sí les puedo decir: México va a salir
adelante (“¡amén!”); el México que que-
remos, un México fuerte, el México justo,
el México libre (“¡amén!”); México lim-
pio (“¡amén!”); México seguro de sí mis-
mo (“¡amén!”); un México próspero que
pueda darle especio a su gente (“¡amén!”).
Sepan ustedes, amigas y amigos, que con
la fuerza y la alegría de ustedes, que es la
fuerza y la alegría del que todo lo puede,
con esa fuerza vamos a conducir a México
al futuro, con esa fuerza vamos a conducir
a México adelante”.
E
d
u
a
r
d
o

M
i
r
a
n
d
a
Orozco Rubio. El amigo espiritual
34

1799 / 24 DE ABRIL DE 2011

RELI GI ÓN

1799 / 24 DE ABRIL DE 2011 35
MEDIÁTICA
BEATIFICACIÓN
Tres días –del 30 de abril al 2 de mayo– durarán los actos
para beatificar a Juan Pablo II: testimonios sobre su vida y obra
ofrecidos por quienes fueron sus principales colaboradores; pro-
cesiones y vigilias acompañadas de orquestas sinfónicas y coros
monumentales; magna eucaristía encabezada por Benedicto XVI
en la plaza de San Pedro; veneración de los restos de Karol Wojtyla
antes de ser sepultados en la capilla de San Sebastián... Pese al
boato, el Vaticano se resiste a cooperar con los gastos que implica
atender a cientos de miles de peregrinos.
I NTERNACI ONAL / EL VATI CANO
F
e
r
n
a
n
d
o

G
u
t
i
é
r
r
e
z

J
u
á
r
e
z
CYNTHIA RODRÍGUEZ
R
OMA.- A una semana de que se
celebre la ceremonia de beati-
ficación de Juan Pablo II, las
autoridades del Vaticano y de la
alcaldía de Roma no se ponen de
acuerdo sobre el número de pere-
grinos que podrían llegar en los
próximos días a la capital italiana.
Las cuentas no cuadran. Mientras el
Vaticano estima que serán 300 mil pere-
grinos para la vigilia de preparación del
30 de abril en el Circo Máximo de Roma
–acto con el cual arrancará la ceremonia de
beatificación– y otros 300 mil para el día
siguiente en San Pedro, las autoridades ro-
manas prevén que el número de visitantes
podría llegar al millón y medio sólo para la
celebración del 1 de mayo.
Saber la cantidad de peregrinos es im-
portante pues a partir de ello se calcula el
gasto que implicará atenderlos y brindar-
les servicios. Cada peregrino implica un
gasto de entre 3 y 4 euros. El Vaticano es-
tima que el gasto ascenderá a 1 millón 200
36

1799 / 24 DE ABRIL DE 2011

mil euros; la alcaldía de Roma lo calcula
en 7 millones y medio. La diferencia no
es poca.
¿Quién pagará esos gastos?
La alcaldía de Roma espera que el Va-
ticano la ayude a solventarlos. De hecho,
en los primeros días de abril le hizo llegar
al Vaticano una solicitud en la que anotó
los gastos que se tienen que cubrir para los
tres días que durarán las fiestas.
Según la alcaldía de Roma, sólo para
los servicios de limpieza, transporte, vigi-
lancia urbana y protección civil se ocupa-
rán 2.6 millones de euros. Otros 900 mil
serán para auxiliar a los peregrinos en su
llegada al Vaticano desde los aeropuertos,
estaciones de tren, metro y autobuses.
Para auxiliar a los visitantes colaborarán
más de 2 mil 500 voluntarios.
“Habrá en total 35 puntos para recibir
y asistir a fieles y turistas, además de que
se intensificarán las corridas de todo el
transporte público entre el sábado y el do-
mingo. Durante estos días (sábado 30 de
abril y domingo 1 de mayo) se distribuirá
más de un millón de botellas de agua en
tres unidades de emergencia que habrá en
las calles. Además se alistará un hospital
en la calle para las emergencias”, informó
el gobierno de Roma en un comunicado.
Costos que en conjunto significan un
gasto importante. Por tal motivo la Ópera
Romana –instancia dependiente del Vati-
cano encargada de organizar las peregri-
naciones– informó que ya entregó 450
mil euros a Roma y espera recabar en los
próximos días más fondos provenientes
de fundaciones e instituciones privadas.
Sin embargo, a escasos días de cele-
A
nunciada como una visita oficial, la
asistencia del presidente Felipe Cal-
derón a la misa de beatificación de
Juan Pablo II en el Vaticano pone en
entredicho la laicidad de su gobierno,
no fue informada puntualmente a los sena-
dores y, según expertos, obedece a un inte-
rés político.
El pasado 15 de abril, la Presidencia de
la República emitió un comunicado que en-
cabezó: El presidente Felipe Calderón reali-
zará visita de Estado a la República del Perú.
Sin embargo, cuatro de los cinco párrafos
del boletín se ocuparon del viaje al Vaticano,
el próximo 1 de mayo.
Intentó justificarlo: “Esta visita es con-
gruente con los principios de laicidad del
Estado mexicano y responde a los lazos de
amistad y de cooperación existentes en-
tre México y el Estado vaticano. La asisten-
cia del Jefe del Ejecutivo refrenda la profun-
da cercanía de millones de mexicanos con
la figura de Juan Pablo II y la especial vincu-
lación que cultivó entre nuestro pueblo du-
rante su pontificado”.
La Presidencia también respondió un
cuestionario de Proceso sobre el funda-
mento del viaje: “Por la vía diplomática se
invitó al gobierno mexicano para asistir a
una ceremonia, que conforme a la prácti-
ca del Estado vaticano, se realiza con repre-
sentación gubernamental”.
Acerca de la constitucionalidad de la gi-
ra, la oficina presidencial puntualiza que la
Santa Sede es un sujeto de derecho inter-
nacional con el que se establecieron rela-
Un milagro para Felipe
ARTURO RODRÍGUEZ GARCÍA
ciones diplomáticas desde 1992, y como el
presidente es el responsable de conducir la
política exterior, esta visita es pertinente. De
esta manera, agrega, se contribuye a refren-
dar los lazos con el Vaticano, cuyas institu-
ciones son importantes para un amplio sec-
tor de la población mexicana.
Además, afirma que la visita oficial se su-
jeta al artículo 25 de la Ley de Asociaciones
Religiosas y Culto Público, pues Calderón
“realizará una misión diplomática, represen-
tando al Estado mexicano al más alto nivel” y
observando en todo momento los principios
de separación del Estado y las iglesias que
establece el artículo 130 constitucional.
“Por lo anterior –resume la oficina del
mandatario–, e independientemente de la
naturaleza del evento, la presencia del pre-
sidente Calderón se enmarca en las relacio-
nes diplomáticas existentes entre el Estado
mexicano y el Estado vaticano”.
Proceso preguntó cómo se fortalecerán
los temas de cooperación entre ambos Es-
tados con la visita del 1 de mayo –según se
afirma en el comunicado oficial–, pero en es-
to la Presidencia no fue específica y sólo en-
brarse la beatificación, Gianni Alemanno,
alcalde de Roma, declaró que “no ha ha-
bido señales claras por parte de la Santa
Sede” para contribuir con esos gastos.
Dijo también que no excluía “los buenos
oficios” de la Secretaría de Estado de la
Santa Sede y del gobierno italiano para
recibir una ayuda extraordinaria en los
próximos días.
La ceremonia
El Vaticano detalló que la ceremonia de
beatificación de Juan Pablo II tendrá cinco
momentos importantes, donde obviamen-
te se subrayará la importancia de la perso-
nalidad del nuevo beato y el gran impacto
que tuvo su pontificado.
El primero será la vigilia del sábado
30 que comenzará en punto de las 20:00
horas encabezada por el cardenal Agosti-
no Vallini, vicario del Papa para la dióce-
sis de Roma.
Este primer acto, que se calcula termi-
nará a las 22:00 horas, será animado por el
Coro de la Diócesis de Roma y la orquesta
del Conservatorio de Santa Cecilia.
Después de una procesión solemne
se escucharán los testimonios de quienes
fueron colaboradores de Wojtyla, como
Joaquín Navarro-Valls, el cardenal Sta-
nislaw Dziwisz, además del testimonio de
la religiosa francesa Marie Simon-Pierre,
cuya curación fue considerada un milagro
que se le atribuye a Juan Pablo II y por lo
cual se convertirá en beato.
Una parte importante de esta vigilia
será el rezo del rosario, que se celebra-
rá simultáneamente en cinco santuarios
marianos en todo el mundo, incluida la
Basílica de Guadalupe en la Ciudad de
México.
Los otros son el de Lagiewniki, Craco-
via; el de Kawekamo, Tanzania; el de Notre
Dame du Lebanon, Líbano; y el de Fátima,
Portugal.
El segundo momento de la ceremonia
de beatificación es la misa que se celebra-
rá el 1 de mayo en la Plaza de San Pedro,
presidida por Benedicto XVI a partir de
las 10 de la mañana. Aunque una hora an-
tes todos los asistentes participarán con
rezos a la Divina Misericordia.
La celebración donde también par-
ticiparán la Capilla Musical Pontificia,
el Coro de la Diócesis de Roma y la or-
questa del Conservatorio de Santa Cecilia
terminará con la fórmula de beatificación,
cuando se descubrirá la imagen, hasta ese
momento oculta, que representa al nuevo
beato. Se cantará el himno del beato en la-
tín, hasta que termine la ceremonia.
En el tercer momento de la beatifica-
ción, el comunicado de la Oficina de Pren-
sa del Vaticano indica que todos los fieles
“podrán venerar los restos del nuevo bea-
to el mismo domingo 1 de mayo, una vez
que termine la ceremonia”.
Los restos de Juan Pablo II quedarán
expuestos hasta que se agote el flujo de
fieles que deseen venerarlos ante el altar
de la Confesión.
El cuarto momento es la misa de acción
de gracias por la beatificación, que está
programada para el lunes 2 de mayo a las
10:30 de la mañana en la Plaza de San Pe-
dro. Será presidida por el cardenal Tarcisio
Bertone, secretario de Estado vaticano.

1799 / 24 DE ABRIL DE 2011 37
I NTERNACI ONAL / EL VATI CANO
Juan Pablo II. Uso político-religioso
la obligación de celebrar a Juan Pablo II,
pues no le fue concedido el culto univer-
sal, como había sido solicitado desde que
se planteó la beatificación.
Invitados
Apenas el viernes 15 la Oficina de la Pre-
sidencia de México informó que Felipe
Calderón asistirá a la ceremonia de beati-
ficación de Juan Pablo II.
Felipe Cuéllar, responsable de asuntos
políticos y prensa de la embajada de Méxi-
co en el Vaticano afirma a Proceso que la
invitación a Felipe Calderón se le hizo en
su calidad de jefe de Estado y que hasta el
miércoles 20 sólo tenían información de
que el presidente viajaría con su esposa.
“Desconocemos todavía la comitiva
del presidente. Hasta donde sabemos no
tendrá ningún encuentro privado, sólo el
saludo a Su Santidad (Benedicto XVI)”,
expresó Cuéllar.
En la embajada de México tampoco
tienen registrado que el presidente Calde-
rón vaya a tener otro encuentro en Roma.
Un día antes de que la Presidencia
confirmara la visita de Calderón, fuentes
del Palacio del Elíseo, en Francia, infor-
maron que el presidente Nicolas Sarkozy
no asistirá a la ceremonia de beatificación,
a pesar de que el supuesto milagro de Juan
Pablo II se le hizo a una monja francesa.
Según el diario Le Monde en su edición
del jueves 14, Sarkozy declinó la invita-
ción después de que partidos de izquierda
de su país advirtieron que, de acudir a la
celebración, violaría los principios laicos
del Estado francés.
Sarkozy acudirá a Roma pero sólo sos-
tendrá una reunión con el primer ministro
italiano Silvio Berlusconi para abordar el
tema de la inmigración ilegal proveniente
del norte de África. Su lugar en la ceremo-
nia de beatificación lo ocupará el primer
ministro François Fillon, según publicó el
diario Le Figaro también el jueves 14.
Hasta el miércoles 20 el Vaticano aún
no informaba cuántos jefes de Estado
asistirán, pero trascendió que, además de
Calderón, sólo otros dos estarán presen-
tes: el presidente italiano Giorgio Napo-
litano y el mandatario polaco, Bronislaw
Komorowski.
El quinto momento tiene que ver con
la sepultura de los restos de Juan Pablo II.
Se realizará en la Basílica de San Pedro,
en la capilla de San Sebastián y será una
ceremonia privada.
La fecha de celebración del bea-
to será el 22 de octubre, aniversario del
inicio de su pontificado (en 1978). Así
lo estableció el decreto emanado de la
Congregación para el Culto Divino y la
Disciplina de los Sacramentos, según se
publicó el pasado 12 de abril en el diario
L’Osservatore Romano.
Según esta publicación, sólo las dió-
cesis de Roma y las de Polonia tendrán
listó dichos temas: desarrollo sustentable,
desarrollo, lucha contra la pobreza, desastres
naturales, lucha contra la pena de muerte,
diálogo interreligioso, y derechos humanos,
particularmente de pueblos indígenas, mi-
grantes y personas con discapacidad. Tam-
bién destaca la participación del Vaticano en
el foro sobre migración celebrado en noviem-
bre pasado en Puerto Vallarta, así como en la
COP-16, realizada en Cancún en diciembre.
La corresponsal de Proceso en Italia,
Cynthia Rodríguez, confirmó en la embajada
de México que Calderón acudirá con su es-
posa, Margarita Zavala.
La corresponsal informa que, según la
Santa Sede, sólo dos mandatarios habían
confirmado su asistencia: el italiano, Gior-
gio Napolitano, y el polaco, Bronislaw
Komorowski.
Por su parte, Calderón va sin complica-
ciones: en 2008, con la reforma al artículo 88
constitucional, el presidente puede ausen-
tarse del país sin permiso del Senado cuan-
do el viaje es menor de siete días. No obs-
tante, debe informar a los senadores del
viaje y de sus resultados.
Consultado el miércoles 20, el senador
Carlos Jiménez Macías, integrante de la Comi-
sión de Relaciones Exteriores, afirma que no
se difundió en la cámara ningún informe oficial
sobre dicha visita al Vaticano, por lo que, si se
envió, se conocerá hasta el lunes 25, ya a pun-
to de que inicie la gira en Perú (el 27 de abril),
desde donde Calderón volará a Roma.
En entrevista, el legislador priista advier-
te que la gira enciende una “luz amarilla” so-
bre la laicidad, y señala: “Hoy por hoy no se
justifica ese viaje (del presidente), pues exis-
ten muchísimos problemas en México que
reclaman su atención”.
El martes 19, el sociólogo de las religio-
nes e investigador de El Colegio de México,
Roberto Blancarte, trató el tema en su co-
lumna “Acentos”, del diario Milenio, con el
título de Nuestro presidente católico. Ahí ex-
plicó que si bien no existe impedimento ju-
rídico para la visita de Calderón, se advierte
un problema político: “No es Felipe Calde-
rón acudiendo en su tiempo libre a la misa
dominical. Es el presidente de México, en
cuanto tal, acudiendo por gusto y sin obliga-
ción a una ceremonia de su iglesia”.
Blancarte considera que de esa forma
Calderón, “aunque no quiera, o quizás a pro-
pósito, está enviando un mensaje a todos,
incluyendo a los 20 millones de mexicanos y
mexicanas que no son católicos. Y aunque él
diga lo contrario, se filtra una desigualdad y
una discriminación, inevitable”.
Después el columnista se pregunta:
“¿En qué estaba pensando el presidente?
¿No tiene mejores cosas que hacer? ¿No se
nos está despedazando el país? ¿No sería
mejor que estuviera en San Fernando, Ta-
maulipas, atendiendo lo que dice preocu-
parle más? ¿O va acaso al Vaticano en bus-
ca de un milagro?”.
No es el único. Para el experto en temas
religiosos Bernardo Barranco, el boletín del
15 de abril “es un verdadero desastre, una jo-
ya que articula contradicción y ambigüedad,
pues jurídicamente es insostenible que un je-
fe de Estado vaya a una ceremonia religiosa,
un evento espiritual, una beatificación”.
En cuanto al milagro, coincide: “Para
muchos, Felipe Calderón va al Vaticano en
busca de un milagro para el país y para su
gobierno”. O
F
e
r
n
a
n
d
o

G
u
t
i
é
r
r
e
z

J
u
á
r
e
z
C
ORLEONE/ NÁPOLES/ PALER-
MO.- En esta ala del museo se
exhiben retratos de hombres-
demonios: ahí está el boss To-
tó Riina, mejor conocido co-
mo La Bestia por sus brutales
crímenes; allá Provenzano, El
Contador, el cerebro financiero de la ma-
fia y gatillero envidiable; le sigue Salvo Li-
ma, contacto con el gobierno; más allá Vi-
to Ciancimino, camuflado bajo la fachada
de constructor y político. Algunos de esos
capos están muertos; otros vivos, mas son
mostrados ya desvalidos, al momento de
ser arrastrados por policías.
Kristina Madonia, la joven guía que diri-
ge el recorrido de este peculiar museo, se de-
tiene ante el retrato de uno de ellos, el boss
Giovanni Brusca, y explica: “Durante dos
años tuvo en el sótano de su casa a un niño de
11 años, Giuseppe DiMatteo, que era el hijo
de un pentiti (arrepentido y colaborador con
la justicia). Todo ese tiempo lo torturó; lo ma-
tó echándole ácido”.
Indignada, continúa la explicación:
“No sólo lo hicieron con ese niño sino con
tantas personas para dar una lección de lo
que es la mafia. Han matado mucho y a
muchos niños. Es importante saberlo por-
que la gente viene con otra idea. Como
vieron El Padrino piensan que son gen-
te que ayudaba al pobre, que daba traba-
jo, pero más bien eran los que controlaban
todo para esclavizar a todos”.
El museo de este pueblo montañés con-
siderado cuna de la mafia recibe constante-
mente visitas de turistas que llegan a la re-
gión con la cámara fotográfica preparada,
preguntando por la casa de Vito Corleone,
Il Padrino, inmortalizado en la película de
Francis Ford Coppola. Se les ve retratan-
do la cantina que exhibe botellas de lico-
res con los rostros de Marlon Brando o Al
Pacino, y a los ancianos vestidos con traje
y gorras oscuras, que pasan sus días al sol
y parecieran halcones. Antes o después de
comer una pasta con aderezo mediterráneo
El
“ya basta”
se globaliza...
MARCELA TURATI
AP photo / Salvatore Laporta
Italia. Lecciones de la violencia
38

1799 / 24 DE ABRIL DE 2011

Las imágenes de la violencia que durante lustros sacudió a Italia remiten a
los hechos que actualmente ocurren en México: masacres consuetudinarias,
cuerpos deshechos en ácido, menores de edad asesinados como escarmien-
to a sus padres que denunciaron a capos del crimen organizado... Ese país
europeo lanzó la consigna de “ya basta”. Desde su sociedad surgió un mo-
vimiento que pretende incubar ciudadanos sin miedo, enraizar la cultura de
la legalidad, cortar la admiración hacia los traficantes, arruinar los negocios
ilícitos y honrar la memoria de las víctimas. Incluso, la organización Libera
considera que esta experiencia antimafia se podría “replicar” en México.
pasan por el museo CIDMA, pero se sor-
prenden con lo que escuchan.
“Este lugar no surgió para documentar la
historia de la mafia, sino del movimiento an-
timafia”, explica Massimiliana Fontana, la
gerente de este museo llamado Centro Inter-
nazionale di Documentazione sulle Mafie e
del Movimento Antimafia (CIDMA).
Guías como ella logran que los visitan-
tes se detengan en esta casona antigua de
dos pisos para ver a los héroes que lucha-
ron contra los “padrinos”, y no para reve-
renciar a los asesinos.
“La gente viene con esa idea mitoló-
gica positiva de la mafia, por ese film que
muestra una idea de la mafia aromanzada,
que la presenta como una familia unida,
religiosa. El film no apunta la maldad que
cometieron”, lamenta la gerente. En la pa-
red de su espalda hay un póster elocuente:
“La mafia é una merda”.
En la primera sala, la Stanza del Mes-
saggio, se exhiben fotos de la reportera Le-
tizia Battaglia con las que documentaba en
el diario la violencia palermitana: un hom-
bre asesinado por ver algo que no debía;
una mujer devastada por el asesinato de su
hijo, mientras unos ‘halcones’ verifican la
eficiencia de los sicarios; el velorio de una
persona a la que arrancaron la lengua por
haber hablado de más; un cuerpo velado
afuera de su casa para evitar que extermi-
nen a toda la familia; los ríos de sangre en
el pavimento; las masacres múltiples; los
atentados contra jueces incorruptibles…
Varias fotografías remiten a escenas
actuales de México.
CIDMA exhibe los daños ocasionados
por los mafiosos, como se llama en Italia a
los narcos, y reconoce el sacrificio de los
mártires asesinados por oponerse a su con-
trol territorial. Ahí están, por ejemplo, el
campesino sindicalista Placido Rizzotto,
asesinado y mutilado por incitar a la gente
a ocupar las tierras no cultivadas, o la ado-
lescente Rita Atria, quien delató a sus pa-
rientes traficantes y luego se suicidó.
La estancia del segundo piso conserva
los gruesos legajos judiciales del maxipro-
ceso de 1986 a 1987 que llevó a la cárcel a
288 de los 500 mafiosos investigados, entre
ellos a los corleoneses Riina y Provenzano,
quienes obtuvieron cadena perpetua. Lla-
ma la atención que junto a las carpetas se ex-
hibe la foto de Rosaria Schiafino, la viuda
de un escolta asesinado con la misma bom-
ba que mató al juez Giovanni Falcone, una
donna famosa porque en el funeral solicitó a
los criminales que se arrepintieran, cuestio-
nó su complicidad con el Estado y lamentó
tanta sangre. En un grito parecido al “esta-
mos hasta la madre” que en México se es-
cucha ahora.
“Con las muertes de los jueces Falcone
y Borsellino la gente salió a las calles, sa-
lieron de su indiferencia porque sintieron
que les pegó la violencia. Estaban enoja-
dos, gritaban ‘no’ a la mafia y ‘ya basta’”,
explica Fontana.
Las guías son treintañeras, de una ge-
neración que no vivió la violencia y creció
sin miedo a pronunciar en voz alta la pala-
bra ‘mafia’, que no pronuncian los ancia-
nos que miran a los viajeros en la plaza.
Ellas se quejan de que los trabajos aún son
otorgados por ‘padrinos’ a sus recomen-
dados y que los jóvenes tienen que emi-
grar para buscar empleos.
Italia es considerado el país con la ma-
fia más antigua (al menos un siglo) y tuvo
un periodo violento por el exterminio en-
tre cárteles, pero aún está lejos de acabar
con sus traficantes. Ellas calculan que to-
davía 80% de los negocios de Palermo pa-
gan derechos de piso por trabajar, la famo-
sa “cuota” en jerga mexicana.
“El centro no intenta decir que la mafia
ya no existe, porque aunque ahora no hay
tanta violencia, la mafia está silenciosa,
pero no menos activa: muchos pagan de-
recho de piso. Y queremos que este centro
sirva para contrarrestar el silencio que aún
perdura y que hace que la mafia sobreviva,
y honrar el sacrificio de gente como Ri-
ta, Falcone o Rizzotto”, explica Madonia.
El CIDMA es uno de los símbolos del
movimiento ciudadano antimafia que por
toda Italia mantiene trincheras de resisten-
cia, que muestran que la movilización ciu-
dadana logra vencer el miedo, recuperar
espacios y debilitar el poder de los narco-
traficantes. Proceso visitó varios lugares
para documentar la rebelión ciudadana.
La marcha del millón
Porta Della Ginesta.- Un letrero da la
bienvenida a la siguiente parada: “Bene
confiscato a Bernardo Brusca”, y una fo-
F
o
t
o
:

e
s
p
e
c
i
a
l
Bienes confiscados. Uso social
I NTERNACI ONAL / I TALI A

1799 / 24 DE ABRIL DE 2011 39
to antigua muestra un campo árido y una
casa vieja y arruinada que hoy luce distin-
to: la pradera está verde, tiene flores, y la
construcción que data del siglo XVI alber-
ga un bello mesón.
Enza, la guía de turistas, explica: “An-
tes este terreno pertenecía a un mafioso
poderoso, Bernardo Brusca –uno de los
boss mafiosos que más tierras poseían–;
aquí se reunía con otros capos. Su hijo
Giovanni era un tipo muy malo que di-
solvió en ácido al hijo de un arrepentido.
Le decían El Animal. Él activó la bomba
contra el juez Falcone y sus guardaespal-
das. Ahora éste es un bien confiscado, es
un comedor y hotel que recibe turistas y
da trabajo a las familias locales, que ya no
tienen que emigrar”.
En el mesón unos jóvenes explican el
éxito que tiene esa cooperativa agroturísti-
ca que el Estado traspasó a la organización
Libera, una red de organizaciones ciuda-
danas encabezada por el sacerdote Luigi
Ciotti, que en 1995 reunió 1 millón de fir-
mas que exigían la creación de una ley pa-
ra que los bienes confiscados a los narco-
traficantes fueran restituidos a la sociedad
y usados con fines sociales. Esto, en la ló-
gica de que la única manera de que los nar-
cotraficantes pierdan su poder es mandán-
dolos a la pobreza.
Posteriormente, Libera empujó la in-
demnización por parte del Estado a las víc-
timas inocentes del crimen organizado –a
las que asesora legalmente– para que fue-
ran consideradas del mismo rango que las
P
ISA, ITALIA.- La organización italiana
Libera, Nombres y Números Contra
las Mafias ya empezó a trabajar en
México a fin de tejer redes entre la
sociedad civil y trasladar la experiencia de
lo que desde hace años hace Italia contra
los grupos del crimen organizado.
En entrevista con Proceso, Antonio
dell’Olio, responsable del área internacio-
nal de Libera –quien el mes pasado estuvo
en México– explicó que aunque en otras
ocasiones la asociación había visitado el
país, fue ahora cuando se dieron las condi-
ciones de comenzar un trabajo aquí.
Además el viernes 8, grupos y activis-
tas de Francia se pusieron en contacto con
la representación francesa de Libera para
apoyar la labor en México; el primer paso
será respaldar la labor del sacerdote Ale-
jandro Solalinde y darle seguimiento al ca-
so de la familia Reyes de Chihuahua.
“Para nosotros”, dice Dell’Olio, “es-
te es ya otro nivel de lucha, pues el caso
mexicano debe poner en alerta a todo el
mundo; los más de 35 mil muertos en los
últimos cuatro años no deben ser algo que
preocupe a un solo país, aquí debemos
preocuparnos e involucrarnos todos.
“Lo primero es informar de lo que está
pasando realmente en México, de manera
especial con los inmigrantes y con quienes
sí los cuidan, como el padre Solalinde.”
El italiano, quien en los últimos años ha
trabajado en Colombia y Argentina, habló
de la importancia que tiene el dolor de los
familiares de las víctimas.
“Pongamos un ejemplo reciente”, dice
Dell’Olio: “Creo que el dolor de Javier Sici-
lia, como el de todos aquellos que han per-
dido a un ser querido, puede servir para al-
go positivo por muy difícil que parezca... Y
es que el mensaje que él (Sicilia) también ha
dado es que nadie tiene que esperar a que
le maten a alguien tan querido y tan cercano
para comenzar a reaccionar, eso es lo que
debe hacer la sociedad mexicana.
“Lo que se necesita es comenzar a di-
fundir esta sensibilidad y esta capacidad
de quienes están sufriendo ahora para unir
fuerzas; así comenzó Libera en 1995, pues
si bien es cierto que aquí en Italia comen-
zó la mafia, también comenzó la antima-
fia y aunque ya había mucha inconformi-
dad y movilizaciones, fue ese año cuando
unimos fuerzas y comenzaron realmente a
cambiar las cosas”.
Narra que aunque también los italianos
tuvieron que sufrir muchas muertes, hoy
Aprender del dolor
CYNTHIA RODRÍGUEZ
M
a
r
c
e
l
a

T
u
r
a
t
i
Madonia. Honrar a las víctimas
40

1799 / 24 DE ABRIL DE 2011

Italia se puede jactar de tener una de las
mejores legislaturas antimafia.
Uno de los logros de la sociedad fue la
ley 96/109 sobre el uso social de los bienes
confiscados a las mafias, un punto que re-
presentó el parteaguas de la lucha civil ita-
liana, porque a partir de ese momento se
golpeaba directamente las finanzas de los
criminales y se devolvía a la gente lo que
los delincuentes habían obtenido con ne-
gocios ilícitos, narcotráfico, extorsiones,
usura o amenazas.
Recordó que Libera fue fundada lue-
go de uno de los periodos más sangrien-
tos en Palermo –con las muertes de los jue-
ces Giovanni Falcone y Paolo Borsellino en
1992– para fortalecer la lucha que varias
asociaciones y personas ya habían entabla-
do por su cuenta, donde lo más que se lo-
graba era pedir justicia para las víctimas de
la mafia.
“En esos años en Italia se vivía esa
crueldad y esa violencia que ahora se vi-
ve en México; los años de experiencia, los
logros que como sociedad hemos tenido,
es importante transmitirlos a otros pueblos
que sufren por el crimen organizado.”
Comentó que en México pudo conocer
el trabajo de algunas organizaciones como
Causa Ciudadana, que trabaja en barrios
pobres rescatando a jóvenes pandilleros,
que muchas veces constituyen la materia
prima de la criminalidad organizada.
“Esto lo vi y es importantísimo, así que
regresé con una doble idea: sostener la ac-
tividad de estas organizaciones y trabajar
mucho con diversas asociaciones con ex-
periencias diferentes en la creación de re-
des para que ninguno se sienta solo en el
trabajo que hace, con la ayuda de la expe-
riencia italiana y con la finalidad de afirmar
la cultura de la legalidad.”
Como primer punto Dell’Olio destacó
la firma de un protocolo con la Red de la
Cultura de la Paz, donde participan 63 or-
ganizaciones.
“Esto es un paso muy importante por-
que la primera cosa que debe hacer Libera
es asegurar que organizaciones mexica-
nas ya formadas estén trabajando sobre el
territorio para no comenzar de cero. No-
sotros aportamos la experiencia de lucha,
pero es obvio que quienes lo tienen que
hacer son los mexicanos.”
Desde el punto de vista del sacerdo-
te italiano, la sociedad mexicana tiene otro
reto: conjuntar el trabajo que hace cada
uno por su lado. “Siento que en México se
batalla mucho para poder tocar todos en
la misma sinfonía. Me di cuenta de que hay
mucho celo en el propio trabajo y esto a
veces ocasiona que no se pueda trabajar
en conjunto, así que yo espero que el do-
lor que alcanza a cada vez más familias ha-
ga que todos logren un trabajo en equipo,
pues esto es lo principal”.
De acuerdo con Dell’Olio no hay que
subestimar el poder de la sociedad civil,
sobre todo en países como México donde
también se dio cuenta de la poca confian-
za que se tiene en las autoridades.
Puso de nuevo como ejemplo las últi-
mas declaraciones de Genaro García Lu-
na, quien señaló que en México pasarán al
menos otros siete años para superar esta
crisis de violencia.
“No es comprensible que un represen-
tante del gobierno, el responsable de la
seguridad, pueda tolerar un peso y un sa-
crificio así de grande; esto demuestra una
política equivocada. Es un paradoja que
sea el responsable de la seguridad quien
diga que todavía se tenga que aguantar to-
do esto; es absolutamente terrible.
“Por eso –resaltó– en este momento el
papel de la sociedad adquiere más impor-
tancia, porque es la que está sufriendo los
efectos de la violencia”. O
del terrorismo. Encaminada en ese sentido
también desarrolla programas para romper
la admiración de los niños hacia los mafio-
sos y restablecer la cultura de la legalidad
activa. En recorridos como éste, en los que
se hace alto en lugares donde ocurrieron
masacres o en cooperativas que trabajan en
tierras recuperadas, se honra la memoria de
los “héroes” que no se quedaron callados.
Además, en toda Italia cada 21 de mar-
zo se organizan actos masivos en los que
se pasa lista a 900 nombres: las víctimas
inocentes de la mafia. Lo mismo a Riz-
zotto, que a los jueces Falcone y Borselli-
no, o al guardaespaldas Vitorio Schiaffino
–esposo de Rosaria—, que a Rita Atria o al
niño Giuseppe Di Matteo y muchos otros.
“Después de la ‘estación de las ma-
sacres’, cuando mataron a los jueces an-
timafia Falcone y Borsellino, empezó un
fenómeno nuevo: la gente se rebeló al si-
lencio, sacó sábanas blancas por sus ven-
tanas como símbolo de protesta y enfrentó
a los representantes del Estado que acu-
dieron al funeral como responsables de los
asesinatos. Nacieron grupos locales con
ganas de actuar. Luigi Ciotti pensó que en
vez de fundar una nueva asociación se te-
nía que hacer una red con las pequeñas or-
ganizaciones para combatir a la mafia me-
diante la movilización social y se dedicó
tres años a articularlas.
“Olvidar es un regalo a la mafia. La
memoria es un reconocimiento a la vícti-
ma, y es importante para sus familias. Pe-
ro no sólo recordamos el asesinato de los
jueces Falcone o Borsellino, que fueron
noticia durante mucho tiempo, sino a to-
dos porque todos tienen nombres y son
importantes. No podemos hacer como si
su muerte no hubiera sucedido”, explica el
sacerdote Tonio Dell’Olio, encargado del
área internacional de la organización. El
mismo que el mes pasado viajó a México
para hablar de la experiencia italiana con
la idea de que así como los cárteles tejen
alianzas internacionales con sus pares, los
ciudadanos también deben trasnacionali-
zar las experiencias exitosas para comba-
tirlos. Aún no ocurría el asesinato de los
siete jóvenes en Cuernavaca, entre ellos
Juan Francisco, el hijo del escritor Javier
Sicilia, ni la movilización ciudadana por
él convocada ni el memorial levantado a
las víctimas.
En Italia, Libera promueve encuentros
públicos y charlas escolares con los fami-
liares de las víctimas para que su muerte
deje una enseñanza a la sociedad.
“Las familias transforman el dolor y la
rabia en un compromiso social que les per-
mite elaborar de otra manera el duelo, y
cuando la gente escucha lo que han sufrido
ayudamos a romper la mentalidad estigma-
tizadora del ‘si lo mataron es que algo hizo’.
Así, las familias van perdiendo el miedo y la
vergüenza de hacer su drama público y co-
w
w
w
.
p
h
o
t
o
z
e
m
b
a
.
c
o
m
Dell’Olio (al centro). “Explicar” la experiencia
I NTERNACI ONAL / I TALI A

1799 / 24 DE ABRIL DE 2011 41
laboran en la educación para la legalidad”,
explica Dell’Olio en el céntrico edificio de
nueve pisos donde la organización tiene su
base, en Roma, a unas cuadras del Coliseo,
que antes pertenecía a un mafioso.
Desde la puerta de la entrada se en-
cuentran cajas con trípticos, camisetas,
libros, pósters, discos compactos o pro-
ductos agrícolas que refuerzan la opción
antimafia y recuerdan a las víctimas de la
guerra italiana por las drogas, como Sil-
via Ruotolo, una mujer asesinada durante
un ajuste de cuentas de la Camorra, o Pío
LaTorre, el político que sembró la idea de
crear una ley encaminada a arruinar eco-
nómicamente a los narcotraficantes para
quitarles su poder, pero que no pudo verla
materializada porque fue silenciado.
Todos presentes
Nápoles.- Alessandra Clemente es una jo-
ven de 23 años, de ojos claros, clase alta,
que pronto será abogada. Además de sus
estudios, en sus ratos libres visita tutela-
res de menores para compartir a los peque-
ños infractores lo dura que ha sido su vida.
“En junio de 1997, cuando yo tenía 10
años y mi hermano cinco, asesinaron a mi
mamá, Silvia Ruotolo, cuando dos clanes
rivales se enfrentaban cerca de mi casa”,
explica la joven que participa en la organi-
zación de familias de víctimas de la mafia,
empeñada en que su sufrimiento sirva pa-
ra desactivar la violencia.
“Ellos ignoran la otra parte de la histo-
ria sobre el daño que causan, y cuando los
familiares contamos nuestra historia, o yo
cuento lo injusto de que me hayan matado a
mi mamá –una persona estupenda, llena de
vida–, provocas una reacción. Y yo trans-
formo mi odio y mi rabia en una acción po-
sitiva para que las cosas mejoren: quiero, al
menos, intentar cambiar el destino de esos
jóvenes que me escuchan, que muchas ve-
ces son mano de obra del crimen organi-
zado”, explica en la oficina de la organiza-
ción, donde se ha reunido con familiares de
otras víctimas que se dedican a recorrer es-
cuelas o dar charlas en plazas.
Ellos salen a las calles cada 21 de mar-
zo a marchar por las personas asesinadas por
los criminales, y pasar lista por sus difuntos.
“Somos una gran familia, no nos senti-
mos solos o avergonzados porque llevamos
nuestro luto compartido. Sabemos que debe-
mos hablar de nuestra herida para que esas
muertes horribles no vuelvan a suceder y pa-
ra empujar cambios positivos.”
Otro de los que marchan es Franco La-
Torre, director de la Fundación Pío LaTo-
rre, que pretende seguir la lucha de su padre
con estudios sobre el arraigo de la ‘cultura
de la mafiosididad’ y la sensibilización es-
colar hacia la legalidad, empezando por la
reprogramación cultural.
Educando para la legalidad
Palermo.- Analisa Burzio, una rubia de ca-
bellera alborotada, que se apasiona al ha-
blar, vive de la legalidad: trabaja como ven-
dedora en una de las tiendas Libera-Terra
en Palermo, donde vende productos agríco-
las ‘antimafia’, como vinos o pastas, produ-
cidas en las cooperativas que reutilizan las
tierras confiscadas a ‘los padrinos’, así co-
mo material didáctico que refuerza la me-
moria en torno a los héroes de esta lucha.
En sus ratos libres participa en los progra-
mas de formación para jóvenes enfocados a
que dejen de admirar el dinero que se obtie-
ne con actividades ilícitas.
“Yo les hablo de que hay que construir
la legalidad. Me preguntan: ‘¿De qué mo-
do?’. Y les digo: ‘Siendo coherentes, vi-
viendo honestamente… que no vistan con
ropa robada, con marcas robadas, sino con
lo que puedan pagar’. Porque la legalidad
requiere de un esfuerzo y de que se contro-
len las ganas por el consumismo… Es de-
cir, si no me alcanza para los tenis de mo-
da, no tengo que comprarlos forzosamente.
Aunque todos vistan así, yo no, yo puedo
ser diferente”, explica la rubia que lo mis-
mo se dice una donna molto coherente que
habla de su infancia en la pobreza.
Educadores como Burzio usan métodos
pedagógicos para romper desde la infancia
la cultura de admiración hacia el dinero fá-
cil, lo que no es fácil en un país tan consu-
mista como éste. Echan mano, por ejemplo,
de juegos diseñados para niños de tres años
sobre el sentido de las reglas que mejoran la
convivencia, para niños de ocho años orga-
nizan viajes a los bienes decomisados para
que vean la libertad con la que ahí se traba-
ja, o a los de 11 les dan pláticas sobre asun-
tos que les interesan, como las trampas en
el deporte, el dopaje y el tráfico de sustan-
cias. También los ponen en contacto con fa-
miliares de víctimas de la narcoviolencia o
de criminales arrepentidos.
“Es obvio que si eres adolescente te
identificas con la persona fuerte del barrio,
el boss poderoso e influyente que otorga
trabajo, y tienes que hacerte rudo y bravo
para sobresalir porque no tienes oportuni-
dad de estudiar o ser alguien distinto. No-
sotros cuando vamos a las escuelas habla-
mos de este aspecto, pero también llevamos
a los alumnos a las cooperativas para que
vean que los mafiosos pueden ser vencidos,
que la cultura del ‘favor’ debe ser erradica-
da porque es mejor la cultura del derecho,
y que con el trabajo honesto también se ga-
na”, explica Girolamo Di Giovanni, otro
“soldado” de esta revolución educativa que
se abre paso mediante juegos, música, de-
porte, cultura, charlas y fiestas.
Umberto Di Maggio, otro de los cruza-
dos contra la arraigada cultura de la mafio-
sidad –esa que explica como “un modo de
concebir las relaciones humanas y de pen-
sar”–, dice que los niños en las clases se
muestran sorprendidos al enterarse de que
después de los asesinatos y las capturas de
bosses como Riina, La Bestia, o Brusca, El
Animal, surgió una nueva generación de
mafiosos trajeados, de aspecto agradable,
que controlan la industria alimentaria y fi-
jan el precio del queso mozzarella y las pi-
zzas que ellos comen, o ganan licitaciones
para construir los edificios antiecológicos
donde ellos viven.
“La mafia no es un asunto de gángs-
ters con metralleta, tiene muchas caras”,
les explica a sus alumnos.
El promotor se muestra preocupado por
la situación mexicana: “A pesar de que las
mafias mexicana, calabresa y rusa se han
unido, y que se organizan para traficar dro-
gas y personas por todo el mundo, la gente
lo sigue viendo como un problema local y
se mantiene aislada. Debemos organizarnos
también nosotros, transferir y socializar en
todo el mundo este patrimonio, los resulta-
dos positivos de este camino ciudadano, pa-
ra lograr un esfuerzo común antimafia”.
El esfuerzo actual de Libera es hacia la
globalización del “Ya Basta”. O
A
P

p
h
o
t
o

/

S
a
l
v
a
t
o
r
e

L
a
p
o
r
t
a
Movimiento antimafia
42

1799 / 24 DE ABRIL DE 2011

42

1799 / 24 DE ABRIL DE 2011

C
OLONIA, ALEMANIA.- Muchas
caras. Varios nombres. Diferen-
tes vidas… En su larga trayecto-
ria como periodista encubierto,
Günter Wallraff ha sido indigen-
te en asilos de Dinamarca, tra-
bajador iraní en Japón, traficante de armas
para militares golpistas portugueses, repor-
tero en la redacción del diario sensaciona-
lista más influyente de Alemania, trabaja-
dor turco a cargo de tareas insalubres dentro
de la industria germana. En la piel de este
personaje, llamado Alí Sinirlioglu, Günter
Wallraff escribió su clásico Cabeza de tur-
co (Ganz unten), libro cuya edición alema-
na lleva más de 5 millones de ejemplares
vendidos y puede leerse en otras 38 lenguas.
A su casa de esta ciudad –donde Wall-
raff recibe a Proceso en un sábado gris–
llegan cada día cartas de trabajadores, em-
pleados, expertos; anónimas muchas de
ellas por temor a represalias. Allí se na-
rran condiciones laborales que no encajan
con la imagen que Alemania gusta difun-
dir de sí misma. En esta realidad que los
medios masivos apenas reflejan, entra y
sale Wallraff con sus personajes y su cá-
mara oculta, combinando gajes de actor,
reportero, etnólogo, escritor, cineasta…
Enmascararse
para desenmascarar
Alemania exhibe sin tapujos su opulencia. En medio de
ella apenas sobreviven los “perdedores del mejor de los
mundos”: los trabajadores pobres, los inmigrantes sin
papeles, los indigentes… El periodista alemán Günter
Wallraff se ha hecho pasar por ellos para “desenmasca-
rar” al sistema que los explota o margina. En entrevista
con Proceso, Wallraff repasa sus experiencias como
“reportero encubierto”, al tiempo que recomienda a los
periodistas mexicanos no utilizar su método de infil-
tración en los cárteles del narcotráfico. Eso, dice, “los
llevaría a ser asesinados”.
A
P

p
h
o
t
o

/

M
i
c
h
a
e
l

P
r
o
b
s
t
FRANCISCO OLASO
Sus testimonios han conseguido que
algunos poderosos respondan frente
a la justicia. Él mismo ha sido ob-
jeto de campañas de difamación públicas
y de espionaje. “Ahora ya no interponen
querellas porque han visto que con eso só-
lo logran aumentar la difusión de cada ca-
so”, señala.
El periodista de investigación más fa-
moso de Alemania nunca pisó la universi-
dad. En la escuela se inclinaba por los de-
portes, el alemán y las artes, y manifestaba
rechazo por las materias abstractas. Cuan-
do Wallraff se desempeñaba como objetor
de conciencia durante el servicio militar,
un psiquiatra del ejército lo catalogó como
“personalidad anormal, incapacitada para
la guerra y para la paz”. Wallraff se for-
jó a partir de entonces como autodidacta.
Su método de investigación, con rostros e
historias de vida prestados, lo ha llevado a
traspasar muchos de sus propios límites.
Con 68 años a cuestas, padre de cin-
co hijas de tres matrimonios, este hombre
enjuto y fibroso, de andar resuelto y pa-
so algo frágil corre cuatro veces por se-
mana entre 10 y 20 kilómetros, una forma
de resolver su intranquilidad. “Yo medito
cuando corro distancias largas, en los en-
trenamientos de maratón”, dice. El
ajedrez, el tenis de mesa y una vasta colec-
ción de piedras y esculturas –algunas de
factura propia– ocupan su tiempo libre.
En su nuevo libro, Con los perdedo-
res del mejor de los mundos, una vez más
Wallraff se “enmascara para desenmasca-
rar”, desde adentro, la dura cotidianidad
de los sin techo, las estafas sistemáticas
que realizan algunos call center, las mi-
serables condiciones de trabajo en una fá-
brica de pan que surte a la cadena de su-
permercados más grande de Europa, el
impresionante sistema de espionaje mon-
tado por la empresa de Ferrocarriles Ale-
manes contra sus propios empleados, el
racismo al que se expone un inmigrante de
color en Alemania.
Las primeras experiencias
–¿Estuvo alguna vez en Auschwitz? –se le
pregunta.
–Sí. Hace ya mucho tiempo, más de 20
años. Hoy soy parte de una iniciativa que
garantiza a todos los alumnos de las es-
Wallraff. Juego de roles
I NTERNACI ONAL / PERI ODI SM0

1799 / 24 DE ABRIL DE 2011 43
cuelas del estado de Wes-
tfalia Renania del Norte la
posibilidad de visitar Aus-
chwitz. Porque en la es-
cuela el tema va pasando a
segundo plano. Cuando los
alumnos están allí, cambia
su posicionamiento.
–¿Y usted cómo se sintió?
–¡Hombre! Estaba pre-
parado, me había ocupado
de leer libros desde muy
temprano, mucha literatu-
ra, y sin embargo fue para
mí… fue una parte de Ale-
mania que encontré de nue-
vo en Auschwitz. Una parte que en mi
juventud aquí yo había percibido como
aplastante. Yo soy de un tiempo en el que
los criminales del Tercer Reich –los de
escritorio, los del poder judicial– habían
notado que aún tenían poder de decisión.
Así me tocó crecer. El tufo del fascismo
se respiraba en todas partes. Yo tenía ata-
ques de asfixia. Y para librarme… parte
de mi trabajo puede entenderse como una
oposición a todo eso. Las víctimas no te-
nían derecho a existir.
“Un compañero nuestro de la escuela
había perdido a su familia en Auschwitz, y
ninguno de nosotros lo sabía. Yo me ente-
ré mucho más tarde. Y nuestro profesor de
alemán, que todavía vive y nos daba a leer
literatura antifascista –Böll, Trotsky, Bre-
cht–, en un encuentro que tuve con él hace
dos años se sinceró conmigo: ‘Yo era parte
de un destacamento que durante el Tercer
Reich fusilaba a desertores. Tenía que dis-
parar. Espero –porque siempre uno de no-
sotros no tenía cartucho– no haber acerta-
do’. Pero los que, como él, aprendieron de
su culpa, eran la excepción.
–En Auschwitz no sólo se asesinaba
en gran escala sino que se sometía a los
prisioneros a trabajo esclavo. Usted, ya
desde sus primeros reportajes, y también
en los más recientes, habla de formas de
esclavitud moderna.
–Sí. El esclavo de la Antigüedad con-
taba con más protección que ahora pues-
to que a las familias que tenían esclavos
en sus casas les interesaba que ellos pu-
dieran ejercer su fuerza de trabajo duran-
te mucho tiempo. El esclavo moderno es
un artículo desechable. Si no puede ofre-
cer su fuerza de trabajo, se le cierra la
puerta y se hace pasar al siguiente. Hay
formas muy diferenciadas de esclavitud
moderna. Algunas tienen algo del anti-
guo jornalero; está también el trabajador
aparentemente autónomo y aquellos que
“no existen en absoluto” y no aparecen en
ninguna estadística: los sin papeles.
“Actualmente se calcula aquí que los
trabajadores que no tienen documentos
serían unos 500 mil o más. Se mantienen
escondidos, en condiciones miserables,
tratando de no llamar la aten-
ción para no caer en ningún
control. Y este problema va
en aumento… Alemania es
uno de los pocos países euro-
peos donde no existe el sala-
rio mínimo y donde los sin-
dicatos ya no son una fuerza
creativa. Si estas organiza-
ciones no existieran, hace
tiempo que se hubieran re-
matado todos los estándares
sociales. Yo veo un desliza-
miento hacia condiciones de
capitalismo temprano: indefen-
sión, ausencia de derechos…
–¿Cuándo fue la primera vez que us-
ted trabajó de manera encubierta? ¿Cómo
surgió el personaje que usted encarnó pa-
ra realizar esa actividad?
–Que mi trabajo haya asumido es-
ta forma se lo debo a la Bundeswehr (las
fuerzas armadas alemanas); porque yo ori-
ginalmente era un poeta experimental, no
me interesaba demasiado en temas socia-
les. Como objetor de conciencia en el ser-
vicio militar, me negué durante diez meses
a recibir una formación para matar. Me re-
mití a Gandhi, pero también a principios
cristianos, a pesar de que no soy miembro
de la Iglesia. Finalmente me mandaron al
departamento de psiquiatría. Ahí empecé
a escribir. Y ese diario, hecho de apuntes,
fue el comienzo de mi trabajo posterior.
“Primero viví en hogares para gente
sin casa en Escandinavia y en Hamburgo.
Después trabajé en fábricas. Empecé en
la Ford de Colonia, donde mi padre había
arruinado su salud al trabajar en el sector
de pinturas sin la protección necesaria,
por lo que se enfermó de gravedad y mu-
rió tempranamente. Al principio yo podía
trabajar con mi propio nombre, pues toda-
vía nadie me conocía. Poco a poco mi tra-
bajo fue creando intranquilidad en círcu-
los patronales. Se emitieron circulares de
advertencia que desaconsejaban mi con-
tratación, así que me tuve que conseguir
otros papeles.
–¿Se buscó usted un personaje?
–Entonces yo no tenía mucho talento
para fingir. En todos lados se me veía co-
mo algo extraño. En las fábricas me apoda-
ban “el estudiante”, a pesar de que no lo era.
Hoy soy uno más. El prisma con que miro
ha cambiado. He creado nuevos sentidos de
pertenencia. No tengo que simular.
–¿Alguna vez en sus comienzos fue
descubierto o tuvo que revelar su verda-
dera identidad?
–En los talleres Melitta, que dominan
la ciudad de Minden, donde se fabrican
los filtros de café, el dueño era un nazi ex-
miembro de las SS que financiaba organi-
zaciones de extrema derecha. Durante el
Tercer Reich escribía en el periódico de su
empresa: “El que compre una sola vez en
comercios judíos será despedido de inme-
diato”. Así eran los que seguían dominnan-
do la industria. En Melitta me infiltré para
trabajar una temporada. Y fui descubierto,
según me enteré más tarde, debido a que los
servicios de inteligencia alemanes, que ya
entonces me observaban, pusieron a la em-
presa en sobre aviso.
Ser otros
–Aquí, en la portada de su libro, están es-
tos personajes o roles… no sé cómo los
llama usted. Me gustaría que eligiera uno
y me dijera qué ve.
–Aquí soy el sin techo. Este rol lo exa-
geré un poco, ya desde la apariencia, con
ropa algo desgarrada. Eso no era necesa-
rio. En la calle encontré personas sin techo
que no lo parecen: cuidan su apariencia,
sienten pudor. En los años sesenta, cuan-
do viví como sin techo por primera vez, se
notaba en la calle a la gente de la misma
condición. Después conocí a empleados
que habían perdido su apartamento, a un
pequeño empresario que fue a la quiebra,
a un médico que terminó en la calle por el
alcohol, y a otros más que allí se volvieron
también alcohólicos.
–Luis Buñuel cuenta en su autobiogra-
fía que le gustaba disfrazarse para ver las
reacciones de la gente. Vestido de obrero,
por ejemplo, las chicas ni lo miraban. ¿Có-
mo reacciona la gente con sus personajes?
–Aquí a los sin techo los miran con
compasión o despectivamente; la gente les
da la vuelta. En la fábrica de pan tuve el
mejor contacto con los compañeros tur-
cos, que eran los más valientes y los más
unidos. En el call center yo era un pobre
diablo como todos los demás. Pero en el
rol de Kwami, el negro, me veía más joven
y más atractivo que como blanco. El pe-
lo tupido, la piel oscura, que disimula las
arrugas. Había mucho rechazo. Era verda-
deramente racismo, con excepciones. Se
dice que la mayoría de la población alema-
na no es racista, pero es porque no lo de-
muestra. Y los que me trataban de manera
positiva, siempre era desde arriba: “¿Có-
mo es que hablas tan bien alemán?”
–Sus personajes pasan también por si-
tuaciones cómicas. Recuerdo ahora la es-
cena de Alí, el inmigrante turco, yendo de
un sacerdote católico a otro para solicitar
el bautizo.
–Disfruto lo grotesco. Sin la comici-
dad de la situación hoy estaría más endu-
recido. Eso me resarce también. Algunas
situaciones son macabras, de humor ne-
gro, como cuando voy en silla de ruedas
a la funeraria y me pruebo el ataúd (en el
que supuestamente lo enviarán de regre-
so a Turquía). Yo juego con esas situacio-
nes. A través del juego de roles pasé de ser
introvertido a ser más activo y luchador.
También lúdico. Yo juego mucho en mi vi-
44

1799 / 24 DE ABRIL DE 2011

da, y si así debe ser, pongo también a ve-
ces mi vida en juego.
–¿En qué medida el hecho de asumir
un personaje, poniéndose usted mismo co-
mo protagonista central de sus investiga-
ciones, favorece o limita su trabajo?
–La percepción física es diferente.
Puedo informar de manera más auténti-
ca. El reportaje se hace más comprensible.
Soy mi propio testigo y sé con exactitud
que eso que escribo es cierto. Cuando uno
investiga por medio de rumores, la infor-
mación ya está filtrada. En el juego de ro-
les se aprende más: uno se libera de pre-
juicios propios y de estimaciones falsas,
porque cada realidad es siempre diferente
de como uno se la había imaginado. Y pa-
ra mí asumir un rol es a veces una viven-
cia chocante, pero también un aprendiza-
je respecto de cómo percibir la sociedad.
Las torturas
–¿Sería aplicable su método para investi-
gar el narcotráfico en México?
–Estuve en México, donde di char-
las y talleres. Allá dije claramente que mi
método, utilizado individualmente, lleva-
ría a ser asesinado. Ahí ya ha habido sufi-
cientes periodistas asesinados. Habría que
buscar alguna forma de agrupación anóni-
ma y publicar el trabajo en conjunto, qui-
zá con un seudónimo. Eso tal vez sería una
protección. Pero sería imprudente alentar
a otros a que hagan lo que yo hago.
–¿Qué piensa usted del método de Wi-
kiLeaks?
–La revelación de secretos como un fin
en sí mismo significa muy poco para mí.
Si eso no está unido a cierta ética o cierta
moral, veo el peligro de que sea un fin en
sí mismo, lo que puede causar daños. Pa-
ra mí el fenómeno fue refrescante... vol-
ví a tener cierto respeto por la diplomacia
estadunidense: ¡con qué precisión descri-
ben a nuestra clase política! Es algo que
me hubiera gustado tener más a menudo
en nuestra prensa.
–¿Quién gobierna Alemania? Se lo
pregunto porque cuando uno lee sus repor-
tajes se duda de que Alemania sea una de-
mocracia que funciona como tal.
–Cuando uno mira el lobby de los ban-
queros y los consorcios alrededor de los
políticos importantes, que a veces están
unidos como en un capullo, ensamblados
en una relación, no digo corrupta porque
no es que alguien reciba un envío de dine-
ro, lo que hay son contactos sociales, char-
las, honorarios por fuera de sus cargos po-
líticos. Hay excepciones, pero esto abarca
a todos los partidos.
“En este momento no vivimos en una
sociedad de clases, sino en una sociedad
de castas. Y en esos grupos hay escalafo-
nes muy determinados. Los intocables (la
casta más baja dentro del hinduísmo) son
los desempleados de larga data. El alemán
con “trasfondo migratorio” es tratado co-
mo persona de segunda o de tercera cla-
se. Las clases altas hablan despectivamen-
te de una “sociedad praliné”. En realidad
existe justamente lo contrario. Lo dice cla-
ro, en su libro, Peer Steinbrück, exminis-
tro de Finanzas (colaboró en el primer go-
bierno de Angela Merkel). Ahí cuenta que
desde su cargo percibió entre los ejecuti-
vos, empresarios y banqueros un despre-
cio tal por las clases más bajas que es en
este sector privilegiado donde existe un
verdadero mundo paralelo y asocial.
–Usted pasó una temporada en Brasil
con los indígenas. ¿Qué aprendió de ellos?
–A no ponerme por encima de la natu-
raleza, sino a entenderme como parte de
ella. Y también a moverme a su ritmo. En
esta sociedad de la abundancia uno se con-
funde y se desborda porque hay demasia-
do de cada cosa. Y hay un ritmo que a uno
se le impone. Aquí uno se aventura en cada
día y no en el miedo al futuro. Es eso que en
el budimo zen es la meta más elevada: pa-
sar de la obsesión con uno mismo al olvido.
Ahí se vive así. En México me gustaría mu-
cho ir con los tarahumaras, que hacen ritua-
les en los que se corre. Correr es mi forma
de meditación. Olvido mientras corro. So-
bre todo cuando lo hago en un ambiente na-
tural, todas las molestias desaparecen.
–El escritor japonés Haruki Muraka-
mi, quien también corre maratón, cuenta
que durante la carrera, a fin de sobrepo-
nerse al dolor corporal, recita para sí mis-
mo un mantra: “El dolor es inevitable. El
sufrimiento es opcional”.
–Yo diría: adelantarse a los dolo-
res más agudos, asumir la adversidad pa-
ra no ser sorprendido por un sufrimiento
que puede dominarlo a uno y que después
no pueda manejar. Pero, al mismo tiempo,
bajar la frontera del dolor. Correr la ma-
ratón es una superación constante. No se
puede pensar en la meta. Si se hace eso, no
se llega. Uno tiene que proponerse hacer
los kilómetros siguientes. En el tiempo, y
esto sucede a veces, después de 20 o 30 ki-
lómetros sobreviene un estado en el que
uno no corre más, sino que “se corre...”
–Volviendo a los límites del dolor... En
1974, en Grecia, usted se manifestó contra
la dictadura y fue torturado hasta que su-
pieron quién era. ¿Tuvo esa tortura algún
efecto en su posicionamiento y su trabajo
posteriores?
–Yo había vaticinado lo peor. Hasta es-
cribí mi testamento. Sabía que en esas si-
tuaciones algunos eran asesinados o des-
aparecían. De pronto estaba yo con esta
gente que extrae informaciones de mane-
ra burocrática, mecánica, y que entretanto,
en una pausa de la tortura, habla por telé-
fono con su mujer y sus hijos y se vuel-
ve otra persona. Después de que se me
maltrató de la peor manera, durante casi
un año no pude trabajar más. Tenía pro-
blemas de concentración. Tiempo después
me sometí a una terapia. Y lo pude superar.
Y puedo decir que ese fue el rol que más
me marcó en mi vida…
A
P

p
h
o
t
o

/

U
d
o

W
e
i
t
z
Los perdedores
I NTERNACI ONAL / PERI ODI SMO

1799 / 24 DE ABRIL DE 2011 45
46

1799 / 24 DE ABRIL DE 2011

Con la nueva versión de la Ley de
Seguridad Nacional, que se pretende in-
cluir en la avalancha de dictámenes que
aprobará en los próximos días la Cámara
de Diputados, se busca abrir la puerta al
franco establecimiento de un gobierno
militar en el país. En lugar de escuchar
el reclamo popular de “No + sangre” y
empezar a construir una ruta para el re-
tiro de las Fuerzas Armadas de las calles
y el establecimiento de un ejercicio de
rendición de cuentas ante tribunales ci-
viles, Felipe Calderón está empeñado en
normalizar y ampliar el nuevo papel de
los militares de control directo sobre la
población.
La verdadera nuez de esta reforma,
que ha sido negociada en sigilo entre las
Fuerzas Armadas, la Presidencia y algu-
nos sectores del Partido Revolucionario
Institucional (PRI), es la nueva definición
de “paz” que incluye. El dictamen contie-
ne joyas argumentativas como la siguien-
te: “La paz debe interpretarse como el
estado contrario a la guerra, pero no como
el estado exento de conflictos o alteracio-
nes diversas de mayor o menor peligro. La
Constitución no señala expresamente que
existen diversos ‘niveles o grados’ de paz,
por lo que no se debe interpretar este con-
cepto en ‘blanco y negro’. Existen las más
variadas gamas de grises; la paz en todo
lugar y momento es relativa”.
Estos absurdos malabares, que de
forma peligrosa plantean la existencia de
una “paz conflictiva”, tienen el macabro
objetivo de ignorar lo expresado en los
artículos 29 y 129 de la Constitución.
En el primero, la Carta Magna permite
la declaración temporal de un estado de
excepción únicamente frente a casos de
“perturbación grave de la paz pública”.
En el segundo, el texto constitucional se-
ñala tajantemente que, “en tiempo de paz,
ninguna autoridad militar puede ejercer
más funciones que las que tengan exacta
conexión con la disciplina militar”. La ju-
risprudencia en la materia (Tesis 38/2000)
también es explícita al señalar que las
fuerzas militares únicamente pueden tra-
bajar en auxilio de las autoridades civiles,
y nunca sustituirlas o suplir sus funciones
constitucionales.
Pero Calderón ya ha demostrado que
no le presta demasiada atención a lo que
dice la Constitución. Y tampoco cuenta
con la legitimidad social y política reque-
rida para lograr modificaciones a la Carta
Magna. Así que, tal como ocurrió con la
reforma petrolera, y más recientemente
con la reforma laboral, el Partido Acción
Nacional y el PRI se proponen empujar su
agenda por la vía de una reforma capciosa
a una ley secundaria que supuestamente
permitiría una reinterpretación del texto
constitucional.
De manera preocupante, con la nueva
Ley de Seguridad Nacional también se
buscaría eliminar la posibilidad de enjui-
ciar en tribunales civiles a los militares
que cometan delitos contra la población.
En cumplimiento de una serie de fallos
recientes de la Corte Interamericana de
Derechos Humanos, la minuta aprobada
por el Senado señalaba que “las conduc-
tas que (las Fuerzas Armadas) realicen y
pudieran ser constitutivas de delito, que
afecten a personas civiles, serán perse-
guidas y sancionadas por los tribunales
competentes con estricta observancia de
los principios de objetividad, indepen-
dencia, imparcialidad, de conformidad
con lo dispuesto en el artículo 13 (que
se refiere a la competencia de las ‘auto-
ridades civiles’) y 133 (que otorga a los
tratados internacionales la calidad de ‘ley
suprema’) constitucionales”. Sin embar-
go, el dictamen de los diputados señala
que los delitos de los militares únicamen-
te serán perseguidos y sancionados “de
conformidad con las normas legales que
los rigen”. En otras palabras, será el Có-
digo de Justicia Militar el único instru-
mento a ser aplicado.
El dictamen que se discutirá en co-
misiones incluye disposiciones que per-
mitirían a las Fuerzas Armadas liberarse
de los mandos civiles para convertirse en
“coordinadores responsables” ante “afec-
taciones a la seguridad nacional”. Así, los
militares ya no serán solamente “auxilia-
res” sujetos a las órdenes de los mandos
civiles, sino que estarían directamente a
cargo de la “guerra” de Calderón. De esta
manera, ya no serán Genaro García Luna
ni Marisela Morales los encargados de in-
formarnos sobre el estado de la seguridad
de la nación, sino el general Guillermo
Galván y el almirante Mariano Saynez,
quienes directamente asumirían la con-
ducción pública y política de la estrategia
de seguridad pública. De aquí solamente
faltaría un pequeño paso para que estos
poderosos mandos militares puedan ocu-
par directamente el mando de todo el país
desde Los Pinos.
Otros detalles problemáticos del nue-
vo dictamen son la autorización a los
militares para coadyuvar con la PGR en
detenciones y cateos, realizar “operacio-
nes de vigilancia y seguimiento” y esta-
blecer retenes de manera indiscriminada.
También se autoriza a los militares dila-
Gobierno militar
ANÁLI SI S
J O H N M. A C K E R MA N

1799 / 24 DE ABRIL DE 2011 47
tarse en la entrega a la PGR de los delin-
cuentes detenidos “en flagrancia” con el
fin de “proteger la integridad física de la
autoridad”. Asimismo, el nuevo capítulo
octavo de la ley amplía de manera radical
las facultades del presidente de la Repú-
blica para utilizar unilateralmente a las
Fuerzas Armadas cuando existan “ame-
nazas provenientes del exterior”. Así que
bastará con la participación de un par de
narcos colombianos en algún acto de vio-
lencia para que Calderón realice su sueño
de “disparar misiles” contra cualquiera
que se le ponga en frente.
Pero quizás el elemento más preocu-
pante de la pretendida reforma es la autori-
zación incluida en el artículo 74, VIII para
la intervención de las Fuerzas Armadas en
la represión de “acciones relacionadas con
movimientos o conflictos de carácter po-
lítico, electoral o de índole social” cuan-
do constituyan un “desafío” o “amenaza”
para el país. Estos términos se definen,
respectivamente, como un “obstáculo”
que “afecta parcial o totalmente la integri-
dad o estabilidad del Estado mexicano” y
uno que “atenta contra la permanencia o
la existencia del Estado mexicano”. Al pa-
recer, Calderón se ha inspirado en la res-
puesta violenta que el general Gadafi ha
dado a los rebeldes libios.
La paz no se debe matizar, negociar ni
dejar al arbitrio de las fuerzas militares o
de Calderón. Ojalá que los diputados ac-
túen y defiendan las instituciones estatales
y la Constitución antes de que el verdade-
ro “peligro para México” se materialice
por medio de un golpe militar. O
www.johnackerman.blogspot.com
Twitter: @JohnMAckerman
R O C H A
Medidas desesperadas
Por vacaciones, Naranjo estará ausente de estas páginas temporalmente
48

1799 / 24 DE ABRIL DE 2011

Las reformas que los diputados priistas
pretenden hacer a la minuta aprobada por
el Senado a la Ley de Seguridad Nacional
van más allá de la propuesta que envió el
presidente Felipe Calderón. De manera
que si dichas enmiendas se concretaran, la
bancada tricolor estaría logrando lo que el
mismo Calderón y el secretario de la De-
fensa Nacional no pudieron conseguir en
el Senado.
La propuesta de Calderón abarcaba
básicamente las mismas disposiciones que
hoy plantean los diputados, en lo referen-
te a los términos para declarar una afecta-
ción a la seguridad interior y la persistencia
del fuero militar para los miembros de las
Fuerzas Armadas que cometan delitos en
contra de civiles. Pero en varios aspectos
los diputados tricolores la superan.
La minuta que aprobaron los senado-
res el 23 de abril del 2010 dejaba claro que
cuando los integrantes de las Fuerzas Arma-
das cometieran delitos que afectaran a civi-
les, éstos serían perseguidos y sancionados
por las autoridades competentes, conforme
a lo dispuesto en los artículos 13 y 133 de
la Constitución. El artículo 13 estable-
ce: “Cuando en un delito o falta del orden
militar estuviese complicado un paisano,
conocerá del caso la autoridad civil que co-
rresponda”. Así, en esos casos los militares
serían juzgados por tribunales civiles, no por
los militares, como hoy sucede.
La propuesta de Calderón de refor-
ma al Código de Justicia Militar excluía
de la jurisdicción militar únicamente tres
delitos, pero dejaba siempre en manos
del Ministerio Público Militar la deci-
sión de enviar los casos a la justicia civil
o mantenerlos dentro del fuero militar. La
propuesta de los diputados tricolores, de
acuerdo con lo publicado por el periódico
Reforma, señala que dichas conductas de-
lictivas “serán perseguidas y sancionadas
de conformidad con las normales legales
que los rigen (es decir, el Código de Justi-
J E S Ú S C A N T Ú
Las propuestas de Calderón
y de diputados priistas
cia Militar)”, con lo cual remiten a la ini-
ciativa de Calderón.
En cuanto al procedimiento para la de-
claratoria de la existencia de una afecta-
ción a la seguridad interior y, por lo tanto,
para permitir la actuación de las Fuerzas
Armadas, el Senado había hecho tres mo-
dificaciones fundamentales a la iniciativa
de Calderón, consistentes en: limitar la
solicitud de la declaratoria al Ejecutivo o
al Congreso; que el Senado o la Comisión
Permanente revisaran la legalidad de una
eventual declaratoria, y que la Fuerza Ar-
mada Permanente actuara en auxilio de la
autoridad civil que lo hubiese solicitado,
lo cual significa que las Fuerzas Armadas
no serían las autoridades responsables, si-
no auxiliares.
La propuesta de Calderón dejaba
abierta la solicitud a “la autoridad compe-
tente que considere que existe una afecta-
ción”; dejaba a discreción del Consejo de
Seguridad Nacional la propuesta de la ins-
titución que debería ser designada como
responsable –es decir, podían ser las Fuer-
zas Armadas–; únicamente solicitaría la
opinión de la Comisión Bicamaral y sería
el presidente quien emitiría la declaratoria
de existencia de afectación.
Esto está en consonancia con lo que
las versiones periodísticas atribuyen a la
propuesta de los legisladores priistas. In-
cluso la definición que los legisladores
hacen de lo que denominan “desafío”,
que es “un obstáculo que afecta parcial o
totalmente la integridad o estabilidad del
Estado Mexicano”, es muy similar a lo
que Calderón denominaba “riesgo”: “las
circunstancias que puedan afectar, parcial
o totalmente, la estabilidad o el desarrollo
nacionales”.
De este modo, al menos, en estos as-
pectos el dictamen aparentemente emana-
do de la Comisión de Defensa Nacional
de la Cámara de Diputados, presidida por
Rogelio Cerda, recoge las principales pre-
ocupaciones de Calderón, que habían sido
atenuadas en el Senado.
En otros puntos, como la propuesta
de que podrá declararse la afectación a
la seguridad interior cuando las acciones
derivadas de conflictos laborales, políti-
cos, sociales o electorales “constituyan un
desafío”, los diputados priistas van inclu-
so más allá de la propuesta de Calderón,
pero todo indica que su intención es bá-
sicamente impedir la reforma, es decir, al
hacer enmiendas a la minuta que envió el
Senado, tiene que regresar a dicha cámara
y, como ya adelantaron senadores priistas
y perredistas, ellos las rechazarán.
Ante la posibilidad de que en el futuro
los militares sean juzgados por los delitos
que han cometido contra civiles en la lu-
cha contra el narcotráfico, ellos prefieren
quedar siempre en manos de la justicia
militar y no de los tribunales ordinarios,
aunque la reforma propuesta regule con
claridad el procedimiento para permitir su
intervención en asuntos de seguridad inte-
rior, pues saben que ya hay jurisprudencia
de la Suprema Corte de Justicia que es-
tablece: “Es constitucionalmente posible
que el Ejército, Fuerza Aérea y Armada,
en tiempos en que no se haya decretado
suspensión de garantías, puedan actuar en
apoyo de las autoridades civiles en tareas
diversas de seguridad pública”.
Todo indica que la estrategia de los
diputados priistas, más que respaldar la
propuesta de Calderón, aunque la retoman
en varios de sus aspectos centrales, es evi-
tar una reforma que elimine en las leyes
ordinarias el fuero militar para los miem-
bros de las Fuerzas Armadas que cometan
delitos en contra de civiles, a pesar de que
tal disposición ya se encuentra prevista
en la Constitución y en diversos tratados
internacionales que México ha suscrito,
además de que inclusive fue motivo de
una sentencia de la Corte Interamericana
de Derechos Humanos. O

1799 / 24 DE ABRIL DE 2011 49
MI G U E L Á N G E L G R A N A D O S C H A PA
I
n
t
e
r
é
s

P
ú
b
l
i
c
o
La liturgia católica en torno
de la pasión, muerte y resurrec-
ción de Cristo ha sido desplazada,
cada vez en mayor medida, por
montajes escénicos diseñados ex
profeso para atraer visitantes. No
es el caso de Iztapalapa, donde
la reunión de cientos de miles de
espectadores es resultado, sí, del
interés mediático rutinario, pero
también de una tradición cente-
naria, que no es parangonable en
los lugares que quieren ser cono-
cidos por su propia escenifica-
ción de la muerte de Jesús.
El acontecimiento más im-
portante de la Semana Santa, sin
embargo, no es escenificable por
su propia naturaleza. Se trata de
la resurrección del Hijo de Dios,
que discretamente abandonó la
tumba en que lo había depositado su
dolorosa madre y desapareció mientras
todos creían que como todos los muer-
tos yacía en el espacio reservado a los
cadáveres.
Ignoro si en algún lugar se intenta
representar la resurrección. Supongo
que se consideraría blasfemo que el
señor que dos días atrás fue el centro
de la escena al ser crucificado abra la
gruta en que, conforme a la tradición,
fue depositado el cuerpo de Cristo, y
que envuelto en su propio sudario se
retire con rumbo desconocido. Porque
los textos y la tradición lo presentan
semanas después en el camino de
Emaús con algunos de sus apóstoles,
pero nada dicen acerca de dónde se
repuso del ajetreo hiriente que pade-
ció luego de ser condenado por romanos
y judíos, cargar su propia cruz y ser cla-
vado en ella y rematado por la lanza de
Longinos.
Así pues, el elemento central de este
drama ocurre en la penumbra, tras bamba-
linas, podríamos decir. Porque el sentido
de la presencia del Hijo de Dios en la Tie-
rra, según la creencia católica, es precisa-
mente la singularidad de su resurrección.
Todos morimos, Cristo incluido, pues al
encarnarse es como uno de nosotros. Pero
sólo él resucitó.
No es mi intención predicar sobre la ce-
lebración litúrgica ni, mucho menos, sobre
los misterios de la vida, pasión, muerte y
resurrección de Cristo, que escapan a mi
comprensión y a mi interés. Me refiero a
ellos porque este número de Proceso co-
mienza a circular el Domingo de
Resurrección, y ese fenómeno, el
volver a la vida, contrario a la re-
gla biológica, es aplicable a modo
de metáfora a nuestro desgarrado
país. El problema es que México
no puede resucitar porque no está
muerto. Pero que le hace falta una
resurrección no hay quien lo dude.
Admitamos, convencionalmen-
te, que se puede resucitar cuando
apenas se está medio muerto, o
medio vivo. Este es el caso mexica-
no. No quiere decir que estemos en
agonía, en un proceso que inexora-
blemente nos conduzca a perder la
vida. Estamos medio muertos en
un sentido metafórico, porque las
penas que la sociedad padece mer-
man nuestra energía y nos impiden
el desarrollo de nuestras energías
vitales. Estamos postrados y al mismo tiem-
po forzados a seguir viviendo, a ganar el pan
nuestro de cada día (quienes tienen la fortu-
na de ejercer una actividad que los sosten-
ga) y hasta a disfrutar los goces, complejos
y sencillos, que nunca faltan por oscuro que
sea el horizonte.
En estos días estamos viviendo un
intento de resurrección, que significa de-
rrotar a la muerte. Paradójicamente, tris-
temente, ha sido la muerte misma la que
propicia que nos rebelemos frente a ella.
No estrictamente en su contra, porque es
ineluctable, sino frente a las circunstan-
cias que la hacen posible.
Javier Sicilia no es un poeta desarrai-
gado de la realidad. Su poesía nace de
experiencias vitales de lo más profundo
de su ser, de su existencia plena. No es
Domingo de resurrección
ANÁLI SI S
50

1799 / 24 DE ABRIL DE 2011

Corrupción y
obra pública
El 13 de agosto de 2010 nació el
Consejo Ciudadano de Transparencia
y Vigilancia para las Adquisiciones y
Contratación de Obra Pública del Go-
bierno del Estado de San Luis Potosí
(CCTSLP), por un decreto del goberna-
dor y con una integración formalmente
plural, ya que en él participan rectores de
universidades públicas y privadas, aso-
ciaciones profesionales, organizaciones
empresariales e Iglesias. Por regla gene-
ral, de este tipo de instituciones de trans-
parencia no se espera gran cosa porque
suelen servir como entes de legitimación
social de un gobierno. Por fortuna, el
CCTSLP está demostrando ser una hon-
rosa excepción. Veamos por qué.
Primero. Con fecha 29 de diciembre
de 2010, el portal del CCTSLP registró
tres denuncias en las que se notificaban
irregularidades graves en cinco licitacio-
nes públicas nacionales de proyectos de
construcción identificadas con los núme-
ros 53007001-027-10, 53007001-031-
10, 53007001-034, 53007001-035-10 y
53007001-037-10, todas ellas convoca-
das, publicadas y elaboradas por la Se-
cretaría de Desarrollo Urbano, Vivienda
y Obras Públicas de San Luis Potosí
(Seduvop) –a cargo de Luis Alfonso Na-
va Calvillo–, tal y como lo establecen la
Ley de Obras Públicas y Servicios Re-
lacionados con las Mismas y las Reglas
de Operación del Fondo Metropolitano.
También participaron los ayuntamien-
tos de San Luis Potosí y de Soledad de
Graciano Sánchez por tratarse de obras
relacionadas con las franjas territoriales
de esos municipios.
El CCTSLP decidió atender y dar
seguimiento a las denuncias en cuestión.
El organismo ciudadano concluyó su
investigación el 23 de marzo de 2011, y
encontró irregularidades en la asignación
de los ganadores de todas las licitacio-
nes revisadas. A simple vista, el sistema
de puntuación seguido por la Seduvop
da la apariencia de transparencia. Pero
es sólo eso: una apariencia. Al estudiar
los criterios de asignación y valoración
de puntos con base en el cumplimiento
de las convocatorias de dichas licita-
ciones, el CCTSLP localizó gravísimos
sobreprecios de las empresas ganadoras
en comparación con los de aquellas que
debieron haber ganado bajo la lógica de
las mejores condiciones técnicas y eco-
nómicas para el estado.
Segundo. El sobreprecio de una obra
pública es el resultado, salvo prueba en
contrario, del costo de la corrupción en
perjuicio del erario para beneficio de
servidores públicos y particulares. En
la licitación 53007001-027-10 el presu-
puesto de la empresa ganadora fue de
un millón 457 mil 998 pesos aunque, de
acuerdo con las bases de licitación, debió
adjudicarse a la que ofreció realizar la
obra con las mismas características por
839 mil 810 pesos. Hay aquí un sobre-
precio de 618 mil 810 pesos.
En la licitación 53007001-031-10 el
monto presupuestado por la firma favo-
recida fue de un millón 267 mil 581 pe-
sos, y el de la empresa que debió haber
ganado era de 499 mil 629. Sobrepre-
cio: 767 mil 951 pesos.
En la licitación 53007001-034 el precio
de la firma a la que se adjudicó el proyecto
fue de 2 millones 562 mil 482 pesos, y en
este caso no se pudo hacer la comparación
porque la Seduvop descalificó a las otras
empresas concursantes bajo el argumento
de que les faltó “documentación”.
E R N E S T O V I L L A N U E V A
un autor contemplativo, menos aun
cuando su prosa va dirigida a los me-
dios de comunicación (Proceso entre
ellos). Entonces su vínculo con la vi-
da es más evidente, más inmediato,
tanto como le ocurre cuando participa
en acciones civiles destinadas, si no a
mejorar la vida, por lo menos a evitar
que empeore, como su lucha contra la
conversión del hotel Casino de la Sel-
va en un centro comercial cuyo fun-
cionamiento afecta minuto a minuto
el andar de los habitantes de Cuerna-
vaca, su entorno entero.
No ha estado nunca ausente ni le-
jano de la vida. Pero ahora, en una de
esas paradojas trágicas reservadas a
los privilegiados, la muerte lo ha lan-
zado a la vida. El asesinato de su hijo
Juan Francisco, muerto cruelmente
con seis personas más, en un aconte-
cimiento que acaso jamás compren-
deremos por tan irracional que es, lo
colocó al frente de una protesta signa-
da por su sensibilidad, por el espíritu
que lo singulariza y se percibe en su
escritura, en su conversación, en su
mera presencia.
Sus llamados han logrado un
principio de organización de las va-
rias indignaciones que nos asaltan.
Demanda justicia en el caso de su hi-
jo, es decir, que las autoridades esta-
blezcan los móviles del crimen, den
con los responsables y los sancionen
conforme a la ley. Lejos está de pre-
tender una venganza, que sería esté-
ril porque no devolvería la vida a su
hijo. Pero busca justicia para todos.
Y respeto a la vida. Es inevitable, por
eso, que la movilización que enca-
beza se dirija a las acciones de los
funcionarios gubernamentales que,
al mismo tiempo, no son capaces de
frenar la violencia y se irritan porque
se les enrostra esa impasibilidad, esa
imposibilidad.
Su palabra, su ejemplo, su pre-
sencia han vuelto a la vida a la plaza
principal de Cuernavaca, vacía duran-
te tanto tiempo por la inacción ciuda-
dana. Hoy Domingo de Resurrección
puede verse en ella la ofrenda a sus
víctimas, a las víctimas de todos. Y
el 5 de mayo, de esa ciudad donde a
pesar de todo alienta aún el espíritu de
don Sergio Méndez Arceo, partirá una
marcha que, concluida en la Plaza de
la Constitución de la Ciudad de Méxi-
co el 8 de mayo, ha de ser la primera
señal de nuestra resurrección, de nues-
tro nuevo andar por la vida. O
ANÁLI SI S

1799 / 24 DE ABRIL DE 2011 51
En la licitación 53007001-035-10 el
presupuesto de la firma ganadora fue de
3 millones 580 mil 416 pesos, debiendo
haber sido para quien ofreció realizar el
proyecto por 798 mil 579 pesos. Aquí
el sobreprecio fue de más del 400%, es
decir, de 2 millones 781 mil 836 pesos.
En la licitación 53007001-037-10 el
presupuesto del ganador ascendió a 2
millones 570 mil 582 pesos, contra otra
propuesta de 740 mil 548 pesos. Se re-
gistra en esta licitación un sobreprecio
de más de 300%, pues hay una diferen-
cia de un millón 830 mil 34 pesos.
La suma total adjudicada en los
cinco procesos licitatorios objeto de
investigación fue de 11 millones 439
mil 60 pesos, debiendo adjudicarse por
un monto sustancialmente menor.
Tercero. Por si lo anterior fuera
poco, el CCTSLP –que preside José
Mario de la Garza Marroquín, un exi-
toso abogado corporativo sin negocio
alguno con el gobierno y a quien co-
nozco de cerca porque fue el autor
y promotor de la Ley de Transpa-
rencia en San Luis Potosí–, al hacer
una revisión de antecedentes de las
empresas ganadoras descubrió, por
ejemplo, que una de las sociedades
beneficiadas, Proyectos, Construc-
ción y Supervición (Sic) de obras
Galcarri, S.A. de C.V. no tenía ante-
cedentes de haber realizado proyec-
tos similares, no estaba registrada en
la Cámara Nacional de la Industria de
la Construcción y su domicilio resul-
tó ser una modesta casa semiabando-
nada. Aun así, obtuvo licitaciones por
un total de 6 millones 150 mil 998
pesos, debiendo haber ganado la em-
presa que ofreció realizar igual pro-
yecto por 1 millón 539 mil 127 pesos.
El sobreprecio fue de 4 millones 611
mil 871 pesos, casi 400% más.
Esta investigación pone de relieve
que el “diezmo” es sólo un mito. La co-
rrupción con datos duros es muchísimo
mayor que el 10% promedio. Todo lo
anterior está ya en manos del contralor
general del estado, Alfonso Francisco
Anaya Olalde, quien tendrá que decidir
entre aplicar la ley y honrar el sentido de
la transparencia y la honestidad en San
Luis Potosí o dejar pasar las cosas apos-
tando al olvido de la memoria colectiva.
Si prospera esta segunda hipótesis se pa-
saría de la transparencia al cinismo y del
estado de derecho a la impunidad, sin
consecuencias para quien viole la ley,
además de enviar un mensaje de incen-
tivos a la corrupción porque al final del
día no pasa nada. Veremos. O
evillanueva99@yahoo.com
Twitter: @evillanuevamx
52

1799 / 24 DE ABRIL DE 2011

Por fin, después de 10 años, la Uni-
versidad Autónoma de la Ciudad de Méxi-
co (UACM) se ha abierto a la discusión
sobre sí misma. Tan sólo por eso valió la
pena la acción emprendida por su rectora,
la doctora Esther Orozco, al dar a conocer
su opinión y algunos datos relevantes res-
pecto del desempeño de esta emblemática
universidad para el Distrito Federal y para
el país.
No puede ser que cualquier intento de
opinión sobre la UACM sea considerado
atentatorio contra su autonomía, un acto
reaccionario en contra de un proyecto po-
pular. Una universidad que se cierra a sí
misma, aunque esté en “construcción” (la
esencia de cualquier universidad que se
digne de serlo es que se proponga el cam-
bio y la superación permanentes), deja de
serlo. La universidad debe estar abierta a la
reflexión crítica hacia adentro y hacia afue-
ra, expresar sus distintas posturas (creer
que en una universidad debe prevalecer una
sola idea sobre ella es totalmente equivo-
cado) e innovar, porque si esto no ocurre
se convierte en algo más parecido a una
Iglesia, y va en contra de su misión central,
que es la de generar nuevos conocimientos,
impulsar la creación intelectual, practicar
la investigación y la docencia, construir
una sólida reflexión teórica y lingüística, y
aportar a la sociedad una cultura universal.
No conoce la realidad de la educación
superior quien afirme que la UACM es
única y que su modelo es socialmente de-
mocratizador o popular, como si estuviera
en una burbuja de cristal. Con más años
a cuestas, la gran mayoría de las univer-
sidades públicas, federales y estatales del
país, están al tope de estudiantes de bajos
ingresos, cobran cuotas muy simbólicas,
se mantienen por la vía del subsidio del
Estado (con todo y que éste no se halle a la
altura de sus requerimientos de crecimien-
to, de calidad y de protección), realizan el
mayor de los esfuerzos por mantener un
modelo educativo de bien público, lai-
co, científico, humanista, universalista y
comprometido con la sociedad. En la gran
mayoría de las universidades públicas hay
maestros y estudiantes críticos que se or-
ganizan para defender su derecho a la li-
bre expresión de sus ideas y teorías. Por
supuesto, también entre la gran mayoría
de ellas hay diferencias notables en su de-
sarrollo, y en la producción y transferen-
cia de conocimientos para la solución de
problemas fundamentales del país y de la
vida en general.
En todo caso, la peculiaridad de la
UACM frente a las restantes universida-
des públicas está en su mecanismo de in-
greso a licenciatura, que es mediante un
sorteo ante notario público. El mecanismo
aparece como equitativo, pero también es
desigual. Otra de sus características es que
mientras las universidades públicas del
país participan en redes y estructuras co-
legiadas y de discusión, la UACM se ha
mantenido como ensimismada, enclaus-
trada, sobreprotegida.
Ojalá en las próximas semanas la socie-
dad y los interesados podamos conocer un
diagnóstico más detallado sobre la realidad
de esta universidad, así como las posturas y
propuestas que puedan surgir para avanzar
en un proyecto de consolidación de otros
10 años y más, desde la alternativa que su
propia comunidad decida, y ojalá que esto
sea desde una perspectiva de la que ha care-
cido: su autocrítica.
El gran tema es que la UACM se ha
decidido a dar la cara a la sociedad, y ha-
brá que seguir así, para debatir a fondo
sobre la terrible situación que padece tan-
to ella como el conjunto del sistema de
educación superior, de ciencia y tecnolo-
gía. Porque debe decirse con claridad que,
desafortunadamente, no todas las univer-
sidades (como debería ocurrir) responden
a cabalidad a las demandas que día a día
les hace la sociedad, y porque algunas son
sumisas ante el poder y negocian miserias,
cuando el país se resquebraja, y sólo unas
cuantas voces se atreven a decir las cosas
por su nombre.
Me parece exagerado pensar que hay
una disputa por apropiarse de la UACM
(¿quién estaría dispuesto a entrarle a sa-
carse la rifa del tigre?). Lo que ocurre es
casi como envidiable, porque se ha abier-
to la caja de Pandora para que se recons-
truya entre la comunidad universitaria el
tejido fino sobre un proyecto académico
en marcha, y esto, desafortunadamente,
no pasa en la gran mayoría de nuestras
universidades.
Esto no vulnera para nada su autono-
mía, y en todo caso muchos universitarios
saldrían en la defensa de la misma si tal si-
tuación se llegara a presentar. Allí no está
el centro del problema, como lo creen los
que piensan que a la UACM no se le puede
tocar ni con el pétalo de una idea. O
El cambio en la UACM
A X E L D I D R I K S S O N

1799 / 24 DE ABRIL DE 2011 53
ILE: las cifras relevantes
MA R T A L A MA S
Hace cuatro años, el 24 de abril de
2007, el pleno de la ALDF aprobó la in-
terrupción legal del embarazo (ILE) por
mayoría de 46 votos a favor (PRD, PT,
Convergencia, Alternativa, PRI y Panal),
19 en contra (PAN y PVEM) y una abs-
tención (PRI). La ley fue publicada el 26
de abril en la Gaceta Oficial del Distrito
Federal y entró en vigor al día siguiente.
La Secretaría de Salud del Gobierno del
DF acaba de dar a conocer las cifras acu-
muladas hasta el 18 de abril de este año:
92 mil 251 peticiones de información,
73 mil 890 solicitudes de procedimiento
y 57 mil 624 ILE realizadas. Esto signi-
fica que 18 mil 361 mujeres únicamente
pidieron información, y que de las que
solicitaron el procedimiento 16 mil 266
se desistieron. ¿Por qué? Porque algunas
cambiaron de opinión y decidieron con-
tinuar el embarazo, porque otras tenían
más de las 12 semanas y fueron rechaza-
das, y porque algunas, al ser menores de
edad, no consiguieron el permiso de sus
progenitores. Hay que considerar que de
las 57 mil 624 mujeres que han abortado
de manera legal en las clínicas del GDF
las menores de edad ascienden a 3 mil
269.
Los datos actuales hablan de que
80% de las mujeres llegan a solicitar
la ILE antes de las ocho semanas de
gestación; 18%, entre la novena y la
undécima semana, y 2%, a las 12 se-
manas permitidas. El que lo hagan tan
temprano ha permitido que 53% de los
abortos se realicen con un método no
invasivo: las pastillas de Misoprostol. A
las usuarias les explican en qué consiste
el aborto con medicamento, les dan ins-
trucciones por escrito, y ellas se van a
hacerlo a sus casas. Días después, regre-
san a una revisión con ultrasonido.
A los hospitales y clínicas del DF lle-
gan mujeres de todas las edades, pero una
mayoría (el 69.7%) son jóvenes menores
de 30 años: el 47.7% tienen entre 18 y
24 años, mientras que 22% han cumpli-
do entre 25 y 29 años. Se trata, también
en su mayoría (68.7%), de mujeres con
un nivel de educación de segundo ciclo:
38.7 con preparatoria y 30% con secun-
daria. Y no solamente llegan las que resi-
den en el DF: el número de foráneas va en
aumento: 12 mil 793 vienen del Estado
de México y mil 817 han llegado de to-
dos los estados del país. O sea, del total
de 57 mil 624, las foráneas representan
25% de los casos; 20% viene del Estado
de México, y el 5% restante, de las demás
entidades federativas.
¡Qué bueno que todas las mexicanas
puedan venir al DF a remediar un emba-
razo no deseado! Así se abate en parte la
tremenda desigualdad que significa que
en el resto del país no esté despenaliza-
do el aborto. En la Ciudad de México
pueden encontrar, junto a los servicios
gratuitos y de pago diferenciado de los
hospitales y clínicas del GDF, también
los de las clínicas privadas, que hacen
negocio. Por eso Balance, un grupo de
jóvenes, ha establecido el Fondo María,
que da apoyo financiero y emocional a
las foráneas. Para conectarlas, basta bus-
car en internet María. Fondo de aborto
para la justicia social, escribirles un
correo a : maria.balance@gmail.com o
hablar al 01- 800-8327-311. La solida-
ridad de estas chicas está dando frutos,
y va creciendo la red de apoyo a quienes
requieren venir al DF. Además, las mu-
jeres que vienen de fuera, al regresar a
sus localidades, transmiten la experien-
cia positiva del servicio de ILE del GDF.
¿Cuánto tardarán en surgir exigencias
ciudadanas de servicios similares en
otras partes de México?
Tal vez la exigencia debería empezar
en el propio DF, donde las autoridades
federales de salud impiden que otros hos-
pitales y clínicas que dependen de ellas,
como el Hospital de la Mujer y las clíni-
cas del IMSS, realicen la ILE, aunque es
su obligación por ley hacerlo. Ojalá que
alguna derechohabiente del IMSS inicie
una demanda por incumplimiento de la
ley cuando el IMSS le niegue el servicio
de ILE. Mientras tanto, crece de boca en
boca la noticia de que en esta ciudad se
respeta la decisión de las mujeres acerca
de proseguir o no un embarazo. Basta
ver la actitud asertiva con la que muchas
usuarias exigen ya el servicio de ILE pa-
ra darse cuenta de que hay un proceso de
desculpabilización en curso.
Y como la Secretaría de Salud del
GDF ha abierto sus puertas a investigado-
res nacionales y extranjeros, después de
cuatro años se dispone de una informa-
ción privilegiada. El modelo de atención
es valorado como uno de los mejores del
continente, y la National Abortion Fede-
ration (NAF) de Estados Unidos ha se-
ñalado que los servicios públicos tienen
mejor nivel de calidad en comparación
con las clínicas privadas. Un estudio de
la Universidad de San Francisco reporta
que 88% de las mujeres están muy sa-
tisfechas con el servicio público. Y los
estudios aclaran cuestiones que no se
sabían, como por ejemplo que, aun cuan-
do a todas las mujeres se les ofrece la
posibilidad de dar en adopción, hasta el
momento no se ha registrado ningún caso
que contemple siquiera la adopción como
una posibilidad.
Finalmente, por el uso del ultraso-
nido para medir las semanas de ges-
tación, se han detectado decenas de
embarazos ectópicos (en las trompas
de Falopio), lo que ha evitado graves
problemas, incluso muertes maternas.
Y eso, junto con el descenso brutal de
las muertes provocadas por infecciones
post-abortos ilegales, es el resultado
más importante en estos cuatro años de
la despenalización. O
ANÁLI SI S
1863 en
la memoria
franco-mexicana
LUIS GARFIAS MAGAÑA
C
amarón, 30 de abril de 1863. El nombre de este
pequeño pueblo mexicano y la fecha constituyen
desde hace muchos años el día más famoso de la
Legión Extranjera Francesa –la unidad militar con
el historial más glorioso del mundo–: en esa fecha
memorable se libró el combate de Camarón entre
una compañía del entonces regimiento extranjero y una fuerza li-
beral mexicana. En ambos bandos se pusieron de manifiesto las
más puras virtudes castrenses, como el valor, la hidalguía, la abso-
luta renunciación a la vida y el heroísmo.
Este combate, que es parte muy importante de la tradición militar
del ejército francés, debe ser conocido y debe formar parte de la tra-
dición histórico-militar del Ejército Mexicano. Para los franceses re-
presenta el valor y el sacrificio llevado a sus últimos límites; para los
mexicanos, la defensa de su más caro ideal: la defensa de la patria.
Respecto de este combate mucho se ha escrito, con la con-
secuente exageración por parte de autores extranjeros. Tanto
Geoffrey Bocca como Georges Blond, en sus libros sobre la Le-
gión, tienden a aumentar los efectivos mexicanos y a deformar en
cierto aspecto la verdad histórica. Muy lejos está el que esto escri-
be de pretender dar la última palabra, pero en este artículo se pu-
blica el parte oficial del combate, que da una idea más verídica que
los citados autores. Por otra parte, dos distinguidos oficiales fran-
ceses, el general Penette y el capitán Castaingt, publicaron en 1962
un exhaustivo relato de la acción que confirma la versión dada por
el coronel Milán, el comandante mexicano.
Corría el año de 1863, segundo de la Intervención Francesa, y
el resultado de estas costosa aventura no se veía claro. El ejército
invasor se enfrentaba a un grave problema: las guerrillas que actua-
ban en casi todo el país. Este tipo de guerra había creado un gran
número de dificultades: el abastecimiento era penoso y difícil, la
principal ruta (Veracruz- México) por donde llegaba toda clase de
refuerzos, víveres, dinero, viajeros, etcétera, estaba frecuentemen-
te amenazada. Los franceses recordaban sin duda alguna las amar-
gas experiencias que habían sufrido no hacía muchos años atrás en
España, durante la invasión napoleónica.
Eran días difíciles para México. Puebla se encontraba sitia-
da por el ejército francés bajo el mando del general Forey y am-
bos contrincantes pasaban por grandes penalidades. Los france-
ses necesitaban rendir la plaza de Puebla y proseguir su marcha
hacia la capital del país, pero además querían vengar la derrota
sufrida el 5 de mayo del año anterior.
54

1799 / 24 DE ABRIL DE 2011

El último día de abril se conmemora en el poblado de Camarón de
Tejeda, Veracruz, el épico enfrentamiento que protagonizaron en
1863 una compañía del Regimiento Extranjero del ejército francés
–que más tarde se convertiría en la célebre Legión Extranjera– y una
improvisada fuerza militar juarista. En esta colaboración especial,
el general Luis Garfias Magaña narra cómo, después de que los le-
gionarios sucumbieron, el comportamiento ejemplar de vencedores
y vencidos dio lugar a un mutuo reconocimiento que ahora se cele-
bra tanto en México como en Francia.
En la última quincena de abril se organizó en Veracruz un im-
portante convoy que iba a llevar refuerzos en personal, artillería,
municiones y casi 3 millones de francos oro. En virtud de las ac-
tividades de los guerrilleros mexicanos, dicho convoy tenía que
ser protegido durante toda su marcha, principalmente en el tramo
que correspondía al estado de Veracruz. Tropas regulares france-
sas se irían relevando durante la marcha a fin de proporcionarle
la seguridad necesaria.
La Tercera Compañía del Primer Batallón del Regimiento Ex-
tranjero recibió una misión más: proteger el convoy en la región de
Chiquihuite-Camarón-Palo Verde. La compañía estaba incompleta;
la formaban el capitán Jean Danjou, el subteniente Napoléon Vilain
y el subteniente Clément Maudet, más 62 legionarios. Los demás es-
taban enfermos en los hospitales de campaña. En dicha unidad había
alemanes, suizos, belgas, daneses, italianos, españoles y franceses.
Por su parte, la fuerza mexicana que había seguido la marcha
del convoy se estableció a las órdenes del coronel Francisco de
Paula Milán en La Joya, a unos seis kilómetros de Camarón. Esta-
ba constituida por 650 infantes y 200 jinetes pertenecientes a los
batallones Independencia y a la Guardia Nacional de Xalapa, Za-
mora y Córdoba: 850 hombres en total. En el capítulo cuarto de su
obra La Legión Extranjera, el escritor Georges Blond da cuenta de
los siguientes efectivos: 500 de caballería del ejército regular y 300
irregulares, más mil infantes, para un total de mil 800 hombres.
En las primeras horas del 30 de abril, la compañía legionaria
fue sorprendida cuando descendía de la localidad de Chiquihuite;
sus integrantes formaron el cuadro y, con el valor que los ha hecho
inmortales, iniciaron la defensa retirándose hacia un caserón que
se encontraba en la ranchería conocida con el nombre de Camarón.
El coronel Milán, comprendiendo que con la caballería sería
imposible capturar a una tropa que se había parapetado conve-
nientemente, hizo traer a la infantería para sitiar el refugio.
Éste, según Blond, era “una construcción rectangular a lo lar-
go del camino, corral en la parte de atrás. Éste tiene 50 metros de
lado y muros de tres metros de altura, y tiene en el ángulo suroes-
te dos cobertizos en ruinas, adosados al muro; en la pared del oes-
te, dos aberturas que han desaparecido; en el muro opuesto a és-
te, una brecha bastante amplia… para que pueda pasar por ella un
hombre a caballo”.
En ese lugar, ocupando la habitación más al oeste, quedaron los
legionarios, que en el primer ataque habían perdido dos mulas con
algo muy importante para los sitiados, el agua.
El asedio comenzó a las 10 de la mañana. El coronel Milán qui-
so evitar un inútil derramamiento de sangre y decidió enviar a un
parlamentario. Por azares del destino le correspondió a un oficial
mexicano de ascendencia francesa, el capitán Ramón Lainé, ha-
blar con los sitiados y pedirles su rendición. Danjou contestó: “Te-
nemos bastante parque y seguiremos combatiendo”. Es interesan-
te ver que mientras en la compañía legionaria luchaba por Francia
un grupo de extranjeros, por México luchaba un mexicano de as-
cendencia francesa.
Los ataques se sucedieron conforme transcurrió la mañana.
Veamos cómo los describe un testigo francés: “Una hora después
se repitió otro asalto, esta vez combinado por dos lados opuestos,
pero con un efectivo superior a los anteriores, con columnas de
asalto de infantería y con brechas cubiertas por la caballería, no-
tándose la buena táctica del jefe que mandaba esa tropa. Resisti-
mos lo más que pudimos ese ataque, durante el cual tuvimos que
hacer milagros para rechazarlo. Han pasado muchísimos años y to-
davía no entiendo cómo pudimos lograrlo, pues los mexicanos son
muy buenos soldados y duros en el ataque; tan luego caía uno, era
remplazado por otro, son valientes y no le tienen miedo a la muer-
te. Honor a quien honor merece”.
Efectivamente, honor a quien honor merece, y en esta ocasión
lo merecieron un grupo de mexicanos anónimos que, sin titubear,
se enfrentaron a la muerte por la más justa de las causas: la defen-
sa de la patria.
Los legionarios se defendieron con una tenacidad terrible y
puntería eficaz. Estaban armados con fusiles rayados de pistón,
modelo 1857, que disparaban balas de forma ojivo-cilíndrica.
Los mexicanos estaban mal armados, con alguna que otra esco-
peta, algún fusil (recuerdo venerable de la guerra de Independen-
cia o de nuestros conflictos civiles), y abundaban los machetes y
lanzas de utilidad bastante reducida. Ese grupo de guardias na-
cionales, aumentado con un grupo de guerrilleros y algunos sol-
dados de línea, se enfrentaban a soldados fogueados, veteranos
de Argelia, de Crimea, de Inkermann, de Alma, de Solferino y
Magenta y de tantas otras batallas; militares con experiencia de
combate, con disciplina y muchos años de servicio.
Enfrente, un grupo numeroso, es cierto, pero carente de entre-
namiento profesional; eran combatientes que tan sólo el día ante-
rior habían dejado el arado, que habían abandonado el pequeño co-
mercio; algún joven de la clase media que no mucho antes acudía a
la escuela; todos ellos soldados improvisados, carentes de las ele-
mentales nociones de la ciencia de la guerra. Ellos no tenían fusiles
de 1857, pero tenían la decisión de morir por su país, aunque fuera
peleando con armas inadecuadas, sin método y sin observar ningu-
na de las reglas de la táctica.
Hayan sido pocos o muchos, son testigos que hablan elocuen-
temente del valor sin límites desplegado por aquellos improvisa-
dos soldados. ¡Honor a quien honor merece! Y si los legionarios
franceses merecen hoy el recuerdo emocionado de su ejército,
que esos soldados improvisados y anónimos merezcan el recuer-
do honroso del Ejército Mexicano de hoy.
El combate prosiguió con terrible dureza durante el resto del día,
sin cuartel. A la una de la tarde cayó herido el capitán Danjou; poco
después moría, y el subteniente Vilain corría la misma trágica suer-
te. El mando quedó en manos del último oficial, el subteniente Mau-
HI STORI A

1799 / 24 DE ABRIL DE 2011 55
det, que recibió la comisión de guardar la mano de palo del capitán.
El tiroteo se prolongó durante el resto de la tarde. Poco a poco ca-
yeron los legionarios, reduciéndose en forma inexorable su número.
Finalmente, a las seis de la tarde quedaron tres de pie, que trataron
de abrirse paso a bayoneta. Su intento fue inútil, cayeron en manos
de los mexicanos. El resto de la compañía estaba muerto o herido.
El coronel Francisco de Paula Milán exclamó: “Pero no son
hombres, son demonios”. Poco después ordenó que se tratara con
toda atención a los heridos, que se les diera toda clase de cuidados
médicos. El comandante mexicano trató con nobleza e hidalguía –
que siempre han sido características en el pueblo mexicano– a un
vencido valiente.
En un rasgo que mucho lo honra, el doctor Francisco Talave-
ra, que horas antes había combatido al enemigo al frente del Ba-
tallón de la Guardia Nacional de Córdoba, volvió a sus deberes de
médico y se dedicó a atender a los heridos enemigos. El que ho-
ras antes no dudaba en combatir para quitar la vida al invasor de
su patria, terminado el combate ponía su empeño en evitar que las
vidas se perdieran, sin importarle en qué bando.
En este episodio todo es excepcional, pues en el parte oficial
francés figuran los nombres de dos jefes y un oficial mexicano
que se distinguieron en sus atenciones para los heridos y prisio-
neros franceses: el teniente coronel Luciano Cambas, el mayor
Francisco Talavera y el capitán Ramón Lainé.
Honor compartido
Veamos el parte oficial de esta famosísima acción, el cual figu-
ra en la Historia documental militar de la Intervención France-
sa en México, del general brigadier en retiro Jesús de León Toral:
(Exp. D/481.4/8952).
Sello que dice: Ejército del Centro. Gral. en Gefe
Con fecha 30 del pasado, me dice el C. Comandante Militar de
Veracruz lo que sigue: Tengo la honra en participar a usted que,
en cumplimiento de las órdenes que recibí de su gobierno y de ese
Cuartel General del día 12, salí de Xalapa a interponerme en el
camino que conduce de Veracruz a Orizaba, llevando al efecto la
Brigada del Centro, compuesta de los batallones “Independencia”,
G.N. de Xalapa, “Zamora” y “Córdoba”, los cuales con las fuerzas
que logré reunir por estos puntos forman un número de 650 infantes
y 200 caballos. En la mañana de hoy salí, como frecuentemente lo
hago, a reconocer algunos puntos del camino, llevando la fuerza de
caballería, al llegar a dicho camino encontramos a una fuerza fran-
cesa que bajaba de Chiquihuite, y al momento dispuse cargar sobre
ella, pero habiéndose formado el cuadro, resistió el choque, reple-
gándose a paso veloz a una casa de material que hay en el punto de
Camarón, donde se parapetaron, abriendo astilleras en las paredes
para hacer fuego, nuestra caballería cercó la casa y entre tanto hice
venir violentamente a las fuerzas de infantería que se habían deja-
do en el campamento y emprendí el ataque, sin embargo los enemi-
gos se hallaban bien guarnecidos, y como carecíamos de artillería
para abrir brecha y útiles de zapa para ser horadaciones. Medio día
ha durado el combate que duró cerca del oscurecer, y que fue soste-
nido por nuestros contrarios con un valor infundido en la creencia
de que éramos guerrilleros y no les perdonaríamos la vida. Al fin su-
cumbieron después de muertos dos oficiales y estar herido el otro y
fuera de combate la mayor parte de la fuerza. Esta pertenecía a la
3/a Compañía del 1/er Batallón de la Legión Extranjera, la manda-
ba un capitán que fungía de mayor del Cuerpo y que murió, así como
otro subteniente, quedando gravemente herido y prisionero el otro,
que era abanderado del Regimiento. De los 60 soldados que man-
daban, murieron 20, de los restantes 16, gravemente heridos, y 24
prisioneros cayeron en nuestro poder sin que escapase uno solo, he-
mos levantado el campo recogiendo todo el armamento y los heridos
prisioneros, que han sido asistidos con todo esmero por la sección
médica de la Brigada. Por nuestras parte hemos tenido que lamen-
tar algunas desgracias que participaré a usted detalladamente lue-
go que reciba los partes de los jefes de los Cuerpos. El C. Tte. José
Ayala, jefe de mi Estado Mayor, fue muerto al principio del comba-
te, han sido heridos 3 tenientes y 3 capitanes, y nuestras pérdidas de
la clase de tropa han sido 16 muertos y 18 heridos. Todos los ciuda-
danos que componen la Brigada del Centro han cumplido con su de-
ber, oportunamente comunicaré a usted los nombres de los que han
perdido la vidas o han derramado su sangre en defensa de nuestra
independencia. Entre tanto, suplico a usted se sirva poner en cono-
cimiento del C. Presidente de la República este pequeño hecho de
armas, manifestándole que los invasores no dejarán de ser hostiliza-
dos frecuentemente en territorio veracruzano.
Y tengo la honra de transcribirle a usted para conocimiento
del C. Presidente Constitucional a quien se servirá mi más cor-
dial felicitación por la victoria que nuestras armas alcanzaron
en la jornada de que se trata.
O
c
t
a
v
i
o

G
ó
m
e
z
C
AMARÓN DE TEJEDA, VER.- El
30 de abril es la fecha más impor-
tante para los poco más de 5 mil
habitantes de este pequeño muni-
cipio, ubicado en una de las regiones más ol-
vidadas de Veracruz, que celebran la amistad
de dos naciones: México y Francia.
Desde hace 148 años Camarón se viste de
gala para recordar la caída de una compañía de
la Legión Extranjera del ejército francés a manos
de tropas nacionalistas, consistentes en unos
pocos soldados de línea y campesinos que po-
co sabían de armas pero se enrolaron para lu-
char contra la segunda intervención francesa.
La “batalla de Camarón” es el mayor acon-
tecimiento cívico del municipio, que llegó a ser
el centro comercial más importante de la región
central del estado por la construcción de una
estación del ferrocarril allá por 1870.
REGINA MARTÍNEZ
Libertad y Reforma. Mayo 7 de 1863.
I. Comonfort
C. Ministro de Guerra y Marina.
El ministro de la Guerra contestó lo siguiente:
Se ha recibido en este ministerio el oficio de fecha 7 del actual
en que comunica el encuentro que el comandante militar del Edo. de
Veracruz tuvo con una fracción enemiga de 60 hombres que baja-
ban de Chiquihuite, a la cual sitió y batió hasta obligarla a rendirse,
lo cual ha sido muy satisfactorio para el Presidente de la República.
12 de Mayo de 1863.
Blanco
C. Gral. en Gefe del Ejército del Centro.
Estos documentos son muy importantes porque el coronel
Milán se encontraba muy lejos de imaginar la trascendencia que
este combate adquiriría en el ejército francés. El parte fue envia-
do sólo siete días después de la acción.
Hay dos errores en esa comunicación oficial. El primero se re-
fiere al efectivo de la unidad francesa: fueron 63 legionarios y no
60, como afirma Blond; y el segundo, que logró escapar el tambor
Casimiro Lai, quien recibió tres heridas y fue dado por muerto,
pero que al volver en sí, con gran dificultad se arrastró hasta ser
encontrado el 1º de mayo por el coronel Jeanningros, que avanza-
ba con tropas de refuerzo.
Veamos ahora la fantasía del escritor Georges Blond en su ci-
tada obra La Legión Extranjera, que dice en su página 103: “He
aquí el porcentaje que mencioné antes que expresa la eficacia del
tiro de los legionarios. Al comenzar el combate cada uno de ellos
tenía 60 cartuchos, o sea un total de 3 mil 720, todos los cua-
les serían disparados. Y al menos 300 mexicanos quedarán fue-
ra de combate, muertos o heridos, o sea un enemigo caído por ca-
da 12 cartuchos disparados. Incluso con los fusiles modernos no
hay cuerpo alguno de tropa que en el curso de la Segunda Guerra
Mundial se haya acercado siguiera a estos resultados…”. Curio-
sa deducción que podría ser de algún novelista, ya que ignora el
parte enviado por el coronel Milán.
Los heridos fueron trasladados a Huatusco, donde fueron inter-
nados en el Hospital Civil, pero casi todos murieron a consecuencia
de sus heridas. El 14 de julio siguiente se canjearon los prisioneros
sobrevivientes de la Legión por el coronel mexicano Manuel Alba,
que había sido herido y capturado en un encuentro contra la colum-
na del general Berthier en noviembre de 1862.
Lo que pudiéramos considerar el epílogo es igualmente emo-
cionante. El subteniente Maudet, gravemente herido, quedó a
cargo de una digna familia mexicana. La señora de la casa, doña
Juana Marrero de Gómez, atendió con todo cuidado al oficial que
en poco tiempo iba a morir, pero antes envió una sentida carta a
su madre en Francia, en la cual le decía:
Si he de morir, no me llores, madre mía, y doy gracias a Dios de
que mi cuerpo descanse en este rincón de la tierra mexicana, tierra
hospitalaria y caballerosa en todos los sentidos.
En Francia dejé una madre, aquí en México he encontrado
otra. Mándame tu bendición.
Bello gesto de un valiente que, ya próximo a morir, reconocía
las virtudes de otro pueblo valiente y noble. Hoy el retrato de aque-
lla señora, a la que la Legión llama “la dama del gran corazón”, fi-
gura al lado del retrato del subteniente Maudet en el Museo de la
Legión en Aubagne, Francia.
La mano de palo del capitán Danjou se conserva y es uno de los
recuerdos más venerados por la Legión. Durante años se extravió y
después fue localizada en poder de un hacendado francés que vivía
cerca de Teziutlán, Puebla. De ahí fue rescatada y llevada al Museo
de la Legión Extranjera.
Así fue, narrado en forma general, el muy famoso combate
de Camarón. La entonces perdida aldea mexicana hoy lleva el
nombre de Villa Camarón de Tejeda, cerca de Soledad de Do-
blado, Veracruz; para los legionarios tiene hoy en día el nom-
bre legendario de Camerone, que se perpetúa en los fastos de
la historia militar de Francia y muy principalmente en los de la
Legión.
El 30 de abril de 1954, próxima a caer la fortaleza de Dien
Bien Phu, en el norte de Vietnam, los legionarios que tan heroi-
camente la defendían recibieron por vía aérea, desde Hanoi, unas
cajas de champaña para que celebraran dignamente a Camerone.
El 7 de mayo caía la citada fortaleza en otro de los episodios he-
roicos, gloriosos y épicos de la Legión Francesa.
Si para Francia el 30 de abril es un día de homenaje, que tam-
bién lo sea para los mexicanos, pues en esa jornada cayó un gru-
po de soldados anónimos, gente del pueblo, ignorados, que en ho-
ras muy difíciles para la patria dieron lo único que podían dar: LA
VIDA. Con ellos queda el recuerdo del coronel Francisco de Pau-
la Milán, que supo poner muy en alto las virtudes militares que
propios y extraños le reconocieron.
La mayoría de los lugareños se enorgullece
de los hechos del 30 de abril de 1863, que co-
locaron a este pequeño poblado en los anales
de historia, no sólo de México, sino de Francia.
Por eso, si bien el 22 de marzo celebran la fies-
ta en honor de San José, patrono del pueblo, el
30 de abril “es nuestra fiesta principal”, subra-
ya el alcalde Luis Palacios Ortega.
Camarón de Tejeda es el símbolo de res-
peto de Francia hacia México, expresa el
funcionario, pues es el único lugar del mun-
do en que dos naciones le rinden homena-
je a los soldados caídos en una batalla. Esta
localidad, antiguamente conocida como Te-
maxcal y donde se asentó parte de la cultu-
ra totonaca de Las Remojadas, también se
enorgullece del monumento con la inscrip-
ción: “Homenaje a los combatientes de Ca-
marón”, en español y en francés.
El enfrentamiento armado ocurrió en la
antigua hacienda de La Trinidad, una cons-
trucción de principios del siglo XIX que ya
había sido abandonada por sus propietarios,
de apellido Alarcón, y prácticamente ya de-
rruida. Sólo quedaba parte del casco y los
paredones.
Tras un cruento combate, el Ejército
Mexicano logró abatir a la mayoría de los le-
gionarios, incluido su capitán, Jean Danjou,
quien había perdido la mano en la guerra de
Crimea. El último oficial sobreviviente, el te-
niente Clément Maudet, recibió la encomien-
da de guardar la mano de madera de su jefe,
relata la maestra Amparo Molina, del Teleba-
chillerato, quien formó con otros profesiona-
les el Consejo para el Desarrollo y la Frater-
nidad, A.C.
Molina, licenciada en lengua inglesa y
francesa por la Universidad Veracruzana,
explicó que esta asociación se ha dedicado
desde hace años a recuperar la historia de
Camarón de Tejeda, “pues si no fuera por es-
te acontecimiento seriamos un pueblo total-
mente olvidado”.
Destaca: “Creo que este es el único si-
tio en el mundo donde un ejército extranje-
ro viene a festejar una derrota, donde países
convergen en un hecho militar sin que haya
resquemores. Y aunque hay muchos histo-
riadores que tienen prejuicios sobre este he-
cho, la gente de Camarón no los tiene”. O
Una fiesta sin prejuicios
HI STORI A
58

1799 / 24 DE ABRIL DE 2011

L
a casa OIIendoif hizo
foiluna edilando en
Iaiís Iilios paia en-
señai idionas con un
nelodo que 5O años
despues ila a inspi-
iai a Ionesco |a can|an|c ca|ta. Se
suponía que nedianle diáIogos
alsuidos eI aIunno a dislancia
aunenlala su vocaluIaiio v al-
soilía sin piolIenas Ia gianálica.
Ioi ejenpIo: ¨Mi alueIa dice que
laI vez haiá nás fiío poi Ia no-
che¨. ¨Sí, no cale duda de que eI
diiigilIe es eI nejoi lianspoile v
eI nás econónico en Ias ciudades
nodeinas¨.
LI esciiloi peiuano Iiancisco
Caicía CaIdeión eia eI encaigado
en OIIendoif de una seiie hispa-
noaneiicana que, según paiece,
pulIicala Iilios a expensas de sus
auloies. AIIí halía apaiecido Hc-
ras dc cs|udic de Iedio Heniíquez
Uieña (191O). LI geneiaI ßeinaido
Reves, desleiiado en Iaiís poi hde-
Iidad a su jefe Ioihiio Díaz, IIevó a
Iiancia Ios oiiginaIes de su hijo, pági-
nas que hace un sigIo se conviilieion
en Cucs|icncs cs|c|icas, eI piinei Iilio
de AIfonso Reves v deI iecien fundado
Aleneo de Ia Iuvenlud.
Cucs|icncs cs|c|icas conliene
ensavos solie liagedia giiega (¨Las
lies LIeclias deI lealio aleniense¨),
Iileialuia españoIa (¨La C4rcc| dc
ancr de Diego de San Iedio, nove-
Ia peifecla¨), ¨Solie Ia eslelica de
Cóngoia¨ cuando aún pesala solie
eI Ia condena de sigIos inpuesla a
Ia poesía laiioca: ¨Solie Ia sineliía
en Ia eslelica de Coelhe¨ v ¨Solie eI
piocedinienlo ideoIógico de Slepha-
ne MaIIaine¨, es decii solie eI sin-
ciilo en condiciones ideaIes sin nada
que peiluilaia eI lialajo inleIecluaI.
No fue así: Cucs|icncs cs|c|icas nació
nienlias se deiiunlala eI poihiialo
v conenzala Ia RevoIución. AIfonso
eia hijo de ßeinaido Reves (1851-
1913), eI geneiaI a quien Ioihiio
Díaz encaigó ¨pacihcai¨ v nanlenei
en caIna Ia zona fionleiiza. (¨Iaci-
hcai¨: eufenisno de Ia epoca paia
Ia inposición a sangie v fuego de
un nuevo oiden.). Su nando solie
Nuevo León, CoahuiIa v TanauIipas
Io conviilió en veidadeio piocónsuI
deI noile.
Cono goleinadoi deI piinei
eslado iesuIló decisivo paia hacei de
Monleiiev Ia gian ciudad indusliiaI
de Mexico. No fue eI gueiieio ionán-
lico que apaiece en Ias evocaciones de
AIfonso Reves peio sí un goleinanle
auloiilaiio aunque ehcaz v honiado
en un país en que eI podei ha sido
hov cono avei eI canino hacia eI iolo
sin Iíniles. Cuando Heniíquez Uieña
sugiiió que Reves fueia a conpIelai
su foinación en CoIunlia Univeisilv,
eI geneiaI confesó que no lenía dineio
paia pagaiIe esludios en Ios Lslados
Unidos. Ln caso de poseei Ia foilu-
na que sus pueslos faciIilalan, sus
descendienles hulieian lenido a su
nueile una luena posición v eI joven
Reves no se huliese vislo foizado a
ganaise eI pan en Madiid cono joina-
Ieio de Ia pIuna.
/RVFODYHOHVGHOUH\LVPR
Desde 19OO, cuando Ioihiio Díaz
IIegó a Ios 7O años, se pensó en un
sucesoi: Iose Yves Linanloui, secie-
laiio de Hacienda v iesponsalIe deI
¨niIagio¨ econónico poihiiano, o
loIisno que no laidaiía en voI-
veise vanguaidia. ¨SóIo un esciiloi
locado poi eI sino deI genio podiía
halei esciilo ese poilenlo de piosa
inleIecluaI que sigue asonliando eI
día de hov v se nanliene inlaclo con
eI paso deI lienpo. A cien años de
su pulIicación, esle Iilio conlinúa
vigenle poi Ia hineza de su liazo v
poi Io adeIanlado de sus posiciones
que de cieilo nodo Io convieilen en
un naniheslo de Ia nueva eslelica
Iileiaiia¨, ha esciilo Lvodio LscaIanle
(|aocrin|c. 15-I-2O1O).
(OSURFyQVXOGHOQRUWH
Ouien vieia sin nás eI Iilio de ese
joven de 21 años pensaiía que fue es-
LI Diaiio de
AIfonso Reves
R
i
c
a
r
d
o

S
a
l
a
z
a
r
Alfonso Reyes (1889-1959)

1799 / 24 DE ABRIL DE 2011 59
I NVENTARI O I NVENTARI O
ßeinaido Reves, eI geneiaI nás dis-
linguido deI Ljeicilo. Díaz jugó con
Ias anliciones de uno v olio v dejó
que lajo cueida anlos se alacaian
sin piedad. Ln 1911, a Ia hoia en que
lodo se vino alajo, Linanloui, socio
de Ios Madeio, Io dejó caei v exigió
que peinanecieia en La Halana.
Reves, eI único que a Ios 6O años
pudo halei lonado eI nando niIilai
enlie eI cóncIave de oclogenaiios en
que eI lienpo halía liansfoinado a
Ios jóvenes chinacos vencedoies de
MaxiniIiano en 1867.
Ln 19O9, nienlias su hijo esciilía
Cucs|icncs cs|c|icas. eI ievisno, idenli-
hcado poi Ios cIaveIes iojos, inundó eI
país. Don ßeinaido aspiiala sóIo a Ia
vicepiesidencia seguio de que a Ios 8O,
en 191O, eI dicladoi senescenle alan-
donaiía eI podei. Lia eI ídoIo popuIai
v Ias nasas Ie exigían que lonaia Ias
ainas. Ioi hdeIidad v poi niedo a olia
invasión angIoaneiicana, Reves no se
Ievanló. LI ievisno decepcionado se
conviilió en nadeiisno.
LI geneiaI voIvió en 1911, iechazó
Ia ofeila nadeiisla de sei secielaiio
de Cueiia (¡) en eI galinele ievoIu-
cionaiio. Cievó que hav segundos
aclos en Ias vidas poIílicas nexica-
nas. Inlenló una ieleIión que acaló
en foina liágica cuando ciuzó Ia
fionleia, vio que nadie Io espeiala v
eI heioe de ViIIa Unión v lanlas olias
lalaIIas, eI vencedoi de Ios apaches,
luvo que iendiise anle su anliguo
calaIIeiango. Madeio Ie peidonó Ia
vida v Io enceiió en TIaleIoco. Su
hijo RodoIfo pailicipó en Ia conspi-
iación que cuIninó en eI cuaileIazo
de felieio de 1913. Reves nuiió
anle eI IaIacio NacionaI v se aliió eI
canino goIpisla de Ia piesidencia a
su exsuloidinado Vicloiiano Huei-
la. AIfonso se saIvó de sei eI hijo de
quien inevilalIenenle hulieia lenido
que sei eI dicladoi sanguinaiio v eI
asesino de Ios heinanos Madeio.
Reves quedó heiido paia sienpie
poi Ia nueile de su padie. Hueila Io
IIanó paia que fueia su secielaiio pai-
licuIai. LI joven esciiloi se negó. Una
oiden piesidenciaI no se desacala. Ioi
nenos que eso olios fueion aI paie-
dón. Tan giande eia Ia sonlia de ßei-
naido Reves solie Hueila que su hijo
fue enviado en canlio cono segundo
secielaiio a Ia Iegación en Iaiís.
5H\HVHQ0DGULG
Así cono en 19O9 olia ciecienle deI
Sanla Calaiina halía desliuido eI
Monleiiev de ßeinaido Reves, en
1914 eI nundo se vino alajo: Iiineia
Cueiia MundiaI, liiunfo de Caiianza,
hn dehnilivo deI poihiialo, desapaii-
ción deI Seivicio DipIonálico. AIfon-
so Reves luvo que inponeise cono
esciiloi en Madiid. A su desgiacia
peisonaI delenos su liiunfo Iileiaiio
que en esos años juveniIes dio Iilios
cono || suicida. || cazadcr. Visicn dc
An4nuac. Car|cncs dc Madrid. Rc|ra|cs
rca|cs c inaginarics, sus ediciones de
cIásicos españoIes, su veisión (nunca
pagada ni ieconocida) deI Pccna dc|
Cid, ailícuIos adniialIes cono Ios
que iecoge en Sinpa|ias u difcrcncias,
su piinei Iilio de poenas, Pausa,
liaducciones de Chesleilon, Sleine v
nuchos olios auloies, v su Iilio de
cuenlos || p|anc co|icuc que conliene
eI nejoi de lodos, ¨La cena¨, lexlo
exliaño a nedio canino enlie |cs
papc|cs dc Aspcrn v Aura. Una vei-
dad adnilida sin iepaio poi nueslia
hisloiia Iileiaiia es que Reves v IuIio
Toiii inician Ia coiiienle fanláslica en
Ia Iileialuia nexicana. Lo inconlio-
veililIe es que Ia iniciación Ie coiies-
ponde poi deiecho piopio a Anado
Neivo.
8QDREUDHGLWRULDOVLQSDUDOHOR
LI Diaric 1911-1959 de AIfonso Reves
ha conenzado a pulIicaise cono un
esfueizo conjunlo de Ia Acadenia
Mexicana, LI CoIegio de Mexico, LI
CoIegio NacionaI, eI INßA, Ia UAM,
Ia Univeisidad Aulónona de Nuevo
León, Ia UNAM v eI Iondo de CuIluia
Lconónica (cila según eI oiden que
apaiece en Ios ciedilos deI Iilio). LI
pioveclo, que se inició lajo Ia diiección
de Iose Luis Mailínez v ahoia liene
cono cooidinadoia docunenlaI a
AIicia Reves v cooidinadoia ediloiiaI a
Maiiana IIoies Moniov, junla aI navoi
núneio de especiaIislas que janás se
ha ieunido en Ia Iileialuia nexicana.
Así, Ios nuneiosos cuadeinos se
liansciilen en siele lonos. Los ies-
ponsalIes de Ia edición ciílica, inlio-
ducción, nolas, hchas lilIiogiáhcas,
cionoIogía e índice de cada voIunen
son AIfonso RangeI Cueiia paia eI I
(1911-1927), AdoIfo Caslañón paia eI
II (1927-193O), Ioige Ruedas de Ia Sei-
na paia eI III (193O-1936), AIleilo Ln-
iíquez Ieiea paia eI IV (1936-1939),
Iaviei Caicía Diego Danlán paia eI
V (1939-1945), Vícloi Díaz Aicinie-
ga paia eI VI (1945-1951), Ieinando
CuiieI Defosse v ßeIen CIaik de Laia
paia eI VII v úIlino (1951-1959).
'LDULRV\FDUWDVDPDPi
Ln eI oiden confesionaI Ios exlienos
son Ias cailas a naná (eI oplinisno
sin nedida) v eI diaiio ínlino (Ia
negalividad encainada). Iensenos,
poi ejenpIo, en un hipolelico joven
enviado, cono no Io fue Reves, a una
univeisidad exlianjeia que desciile
su piinei día. ¨Oueiida naná: LI
viaje fue eslupendo. No luve pio-
lIenas en Ia aduana. Me espeiala eI
piofesoi Macpheison que ne IIevó
nuv analIe hasla ni cuailo en eI
doiniloiio de Ia univeisidad. No es
nuv anpIio peio sí Iinpio v soIeado.
ßaje a Ia cena coIecliva v nis conpa-
ñeios se poilaion de Io nás agiada-
lIe. Todos lienen luenos iecueidos
de Mexico. Los asonlió ni conpe-
lenle ingIes v cieo que ne IIevaie
nuv lien con eIIos. Me sienlo feIiz de
halei venido a esludiai aquí¨.
Y eI ieves de Ia liana. ¨Todo co-
nienza naI. Viaje infane. LnpIeado de
nigiación despola. Ahinala que ni
visa no eia Ia adecuada. LIanó a su jefe
v esle dijo que no halía piolIena. Me
iecilió Macpheison, lan coidiaI cuando
Io vi en Mexico, lan geIido v dislanle
ahoia que eslá en sus doninios. Viaje
Iaiguísino v en siIencio a Ia univeisidad
poi una caiieleia sinieslia. LI cuailo
que ne asignaion no liene laño v es
una especie de cIósel paia Ias escolas v
Ios liapeadoies. La cena fue innunda:
caineio asqueioso con neineIada de
nenla iepugnanle. Mis fuluios conpa-
ñeios ne lialaion con eI navoi despie-
cio v se luiIaion de ni acenlo. Todos
lienen naIos iecueidos de Mexico. AI
que no iolaion en eI holeI Io asaIlaion
en Ia caIIe o Io linaion en eI lanco o en
Ia agencia de viajes. Lslov aiiepenlidísi-
no de halei venido¨.
2WUR5H\HV
La segunda opción pievaIeceiá poi
fueiza en eI Diaric de Reves. Conlia
Ia idea oIínpica que de eI nos henos
foijado, veienos eI leslinonio de
Ias innensas dihcuIlades a que se
enfienló en cada liano de su vida. Su
heioísno no fue eI de Ias ainas, que
iepudió cono insliunenlos de nuei-
le, sino eI de Ia iesislencia. A pesai de
lodos Ios olslácuIos negalivos v posi-
livos Iogió hacei una olia que aún no
acalanos de apieciai ni de enlendei.
Lslos siele voIúnenes en pioceso de
pulIicación aliiián una nueva epoca
v una elapa dislinla en nueslia Iecluia
de AIfonso Reves. (-(3
60

1799 / 24 DE ABRIL DE 2011

S
e dice que el coleccionismo en
México no tiene una tradición
arraigada que busque desinte-
resadamente impulsar el arte,
sin verlo como una inversión o
una forma de prestigiarse. Pe-
ro cuando se habla del tema, saltan siempre
los nombres de Alvar Carrillo Gil y Marte
R. Gómez como dos de los excepcionales
coleccionistas de principios del siglo XX,
cuya afición contribuyó a conformar parte
del patrimonio cultural de la nación.
En la actualidad no parece haber mu-
chos que disputen esa categoría a Andrés
Blaisten, quien hace cinco años decidió
compartir su acervo con el público a través
de un convenio con la Universidad Nacio-
nal Autónoma de México, y abrió en 2007
el Museo Colección Blaisten en el Centro
Cultural Universitario Tlatelolco (CCUT),
antes Secretaría de Relaciones Exteriores.
A raíz de las críticas que desencadenó la
apertura del nuevo Museo Soumaya, donde
se exhibe parte de la colección del empre-
sario Carlos Slim, integrada por 66 mil pie-
zas (Proceso 1798), el nombre de Blaisten
se mencionó nuevamente como ejemplo de
un coleccionista conocedor del arte, que no
acrecienta su acervo porque sí, sino ha de-
lineado con años de trabajo su perfil y bus-
ca con dedicación el cuadro que realmente
le parece imprescindible.
La crítica de arte Raquel Tibol dijo, en
entrevista radiofónica con Carmen Ariste-
gui, que en varias ocasiones ha pedido a
Slim cinco minutos para decirle que el arte
no se compra “en muchas cantidades” y un
buen coleccionista, “digamos Carrillo Gil,
Marte R. Gómez, los muy buenos coleccio-
nistas de México, el propio Blaisten, van
buscando cada pieza hasta con lupa, con
documentación, hasta que dan con ella”.
Entrevistada la semana anterior por
Proceso acerca de la colección de Slim,
la historiadora de arte Teresa del Conde
mencionó también a Blaisten y a su acer-
vo como “la mejor colección de un parti-
cular que he visto... A mí me encanta, de
ésta podría hablar mucho...”. Consultada
por este semanario en 1995, tras un repor-
te publicado por Art News que incluyó a
Blaisten en una lista de 25 coleccionistas
mexicanos, la investigadora dijo:
“Debería de estar en un merecido pri-
mer lugar... Tiene los mejores Alfonso Mi-
chel, María Izquierdo, Tamayo (Natura-
leza muerta de 1926, seudometafísica),
Fernández Ledesma, cuadros de las Es-
cuelas al Aire Libre, Guerrero Galván”
(Proceso 981).
Renuente a las comparaciones, “porque
no es justo” para nadie, así como a criticar la
colección Slim o el Museo Soumaya, Blais-
ten afirma que “cualquier tipo de coleccio-
JUDITH AMADOR TELLO
cialicé mi colección en arte mexicano parti-
cularmente de la primera mitad del siglo XX,
aunque también tengo obras del siglo XIX,
tengo una importante colección de arte co-
lonial y de arte contemporáneo; pero el eje
rector es la primera mitad del siglo XX.”
Los contrastes de Slim
Aunque Blaisten posee ese abanico de obras,
indica que cuando decidió hacer el museo
con la UNAM, definió que su vocación se-
ría el arte moderno, para mostrar obras de las
cuales carecían los museos oficiales, dedica-
dos más a la Escuela Mexicana de Pintura.
El empresario se dice orgulloso del mu-
seo pues ha sido bien acogido por la críti-
ca y por el público, con lo cual cumple con
su propósito de compartir su colección. Co-
menta que se mantiene atento a los seña-
lamientos de los especialistas y se asesora
con críticos de arte, curadores y gente del
medio artístico no para sus adquisiciones,
pero sí para intercambiar opiniones:
nismo es válido, sobre todo cuando se habla
de arte” y no se puede hablar de un factor co-
mún pues cada coleccionista es distinto, co-
mo diversos son los seres humanos.
Lo importante, dice afable, es la con-
tribución del coleccionismo a la conser-
vación del patrimonio artístico para el
disfrute del público y de las siguientes ge-
neraciones, así como a la cadena de la dis-
tribución del arte, pues un artista produce
para que sus obras lleguen a las galerías,
de ahí a los coleccionistas y “las buenas
obras terminan en los museos” donde el
público las disfruta, cerrándose el ciclo.
Tras un recorrido por el Museo Colec-
ción Blaisten –guiado por él mismo– cuen-
ta a Proceso cómo ha ido formando su con-
junto, desde que estudiaba la licenciatura
de Artes Plásticas en la Academia de San
Carlos a finales de los años setenta del si-
glo XX. Ahí, al estar en contacto con artis-
tas, decidió ser coleccionista.
Discurso alternativo y vocación
Desde entonces, Andrés Blaisten supo qué
iba a coleccionar:
“Armé un guión curatorial imagina-
rio de lo que me gustaría tener. Incluso hi-
ce un listado de los artistas que me intere-
saban y lo boletiné en las galerías de arte
para que cuando saliera obra de ellos, me
avisaran. Muchos de estos artistas esta-
ban tan olvidados que las galerías no sa-
bían; pero a medida que fueron saliendo
las obras, tuve oportunidad de escoger y
comprar las que me parecieron relevantes,
así fui armando un discurso.”
Su intención fue mostrar la producción
de la primera mitad del siglo XX que se
hacía al margen de las políticas cultura-
les (que dio impulso a la llamada Escue-
la Mexicana de Pintura). Deseaba dar ca-
bida a lo que los artistas hacían por interés
propio, como lo producido por las Escue-
las al Aire Libre. Así se construyó un dis-
curso alternativo, distinto de lo que “está-
bamos acostumbrados a ver.
“A partir de mi colección se relee y rees-
cribe mucho de la historia del arte mexicano
porque se descubre que era mucho más am-
plio y rico de lo que a primera vista parecía.
Esta es una labor que sigo en forma cons-
tante; sigo buscando obras, buscando artis-
tas para la colección. Yo digo que la colec-
ción es una especie de rompecabezas: Cada
pieza debe encajar correctamente en el lugar
adecuado. No porque haya una pieza barata
o de oportunidad la voy a adquirir, si no entra
en la colección no tiene ningún caso.
“He tratado de ser muy disciplinado co-
mo coleccionista. No siempre se puede por-
que me gustan muchísimas cosas, me encan-
taría tener una colección enciclopédica y hay
mucho arte de muchas partes del mundo que
me fascina, pero ni tengo la capacidad eco-
nómica ni el conocimiento. Entonces espe-
M
i
g
u
e
l

D
i
m
a
y
u
g
a
CULTURA

1799 / 24 DE ABRIL DE 2011 61
“Cuando adquiría una pieza les invita-
ba, ‘vengan a verla...’. Entonces la discu-
tíamos, analizábamos la importancia de la
época, del artista, la corriente estilística y
demás, todo eso me enseñó, aprendí mu-
chísimo. Con el tiempo, uno va adquirien-
do más seguridad para adquirir las piezas,
pero siempre estoy atento a lo me dicen, lo
que la gente ve porque, bueno, uno nunca
es dueño de la verdad, siempre hay que es-
tar abierto a otras opiniones.”
La colección, dice, se armó con base al
guión trazado desde hace cuatro décadas, y
la expone de acuerdo con núcleos temáti-
cos, estilísticos o cronológicos. Se exponen
cerca de 130 obras realizadas entre 1900 y
1960, de acuerdo con los temas Modernis-
mo, Nacionalismo mexicano, Escuelas al
Aire Libre, Retrato, Autorretrato, Surrea-
lismo y misticismo, y La vida cotidiana:
“Nada extraordinario, trato de dar una
coherencia en la lectura para que el público
entienda qué pasó con el arte mexicano, có-
mo fueron avanzando las corrientes estilísti-
cas, cómo evolucionaron los artistas. Trato
de que sea didáctico y creo que lo hemos lo-
grado, la gente en general queda satisfecha,
entiende la exposición y le sorprende. Creo
que no lo hemos hecho mal, de todas ma-
neras siempre estamos abiertos a escuchar.”
Cuando se le comenta que Raquel Tibol
lo menciona como un buen coleccionista,
agradece pero indica que en realidad él no
busca reconocimiento alguno. Colecciona
porque es un apasionado del arte, de la ca-
lidad artística, y con los conocimientos que
ha adquirido sobre historia del arte ha podi-
do ser muy selectivo en sus adquisiciones:
“Deben ser obras de primerísimo nivel,
con un contenido simbólico plástico y con-
ceptual realmente muy profundo y a nivel
de museo. No estoy adquiriendo piezas pa-
ra decorar mi casa, son para compartir con
el público. Desde la primera, el propósito
fue compartir con el público, y busqué la
excelencia de lo que hicieron los artistas.”
Las comparaciones entre su colección
y la de Slim no se han podido evitar (Pro-
ceso 1798), y se le pregunta si conoce el
acervo del propietario de Carso y el Mu-
seo Soumaya:
“Sí, quiero decir que no conozco ex-
tensamente la colección, he podido ver lo
que se exhibe en el museo, pero creo que
las comparaciones son odiosas. Así como
no se pueden comparar dos artistas, dos
coleccionistas son dos procesos diferen-
tes, no creo sea comparable, no sería justo
para mí ni para él, creo que hay que explo-
rar lo que vale la pena de esto...
“Me parece plausible, primero, que un
hombre dedique sus recursos para hacer un
museo y comparta su colección, independien-
te de que nos guste o no. Eso como acto fun-
damental es importantísimo como ejemplo
ante la sociedad y como ejemplo de una per-
sona que está compartiendo con toda la socie-
dad algo de lo que la misma sociedad le dio.”
Las críticas, dice, no llevan a nada
constructivo; es mejor considerar que todo
es perfectible pues el recinto está nacien-
do e irá desarrollando su vocación con el
Andrés Blaisten aplaude la creación del recién inaugu-
rado Museo Soumaya de Carlos Slim, si bien la museo-
grafía no es de su agrado, luego de guiar a Proceso por
el Centro Cultural Universitario Tlatelolco, que atesora
los objetos artísticos de su pasión como coleccionista.
En recuadro aparte se recogen testimonios iné ditos de
Ricardo Pérez Escamilla sobre el fracaso jurídico de las
instituciones nacionales en materia de coleccionismo.
comparación
“odiosa”
pero obligada
Acervos Soumaya y Blaisten,
62

1799 / 24 DE ABRIL DE 2011

tiempo, depurando sus colecciones, mejo-
rando los aspectos museográficos, los dis-
cursos curatoriales y no duda que llegará
a ser “uno de los museos más importantes
de la Ciudad de México”.
–Se dice que un coleccionista se mues-
tra a través de su acervo.
Andrés Blaisten responde que no es su
propio caso aquí, si bien ciertamente hay
quienes coleccionan por prestigio social
(“pero es válido porque aunque sea ese el
móvil, los lleva a coleccionar”).
–Haciendo a un lado la comparación,
a usted como conocedor de arte, como vi-
sitante de cualquier museo, ¿le gustó el
Soumaya, le gusta lo que se exhibe?
–Me gustó ver que un mexicano in-
vierta la cantidad que invirtió en un museo
tan importante, que ponga a disposición
su gran colección, que ponga el ejemplo a
muchos otros mexicanos que tienen la ca-
pacidad económica de hacer cosas por la
cultura, es lo que me gustó.
–Pero el museo como espacio, no lo
que haga Carlos Slim.
–El espacio es espectacular, por fuera
es realmente muy atractivo, llama la aten-
ción, es un tipo de arquitectura de la cual
no teníamos ejemplo en la Ciudad de Méxi-
co. Se agradece un tipo de arquitectura di-
ferente. La forma como están dispuestas
las obras probablemente no sea de mi gus-
to, pero es irrelevante, lo importante es la
oferta cultural.
Para él se trata de una colección de
“carácter enciclopédico” pues tiene pie-
zas de muchas partes del mundo, de mu-
chos temas, pintura, escultura, numismáti-
ca, “en fin, es muy ambiciosa” y será labor
de los especialistas apuntalarla para que
luzca “al máximo su esplendor… hay que
darle tiempo para ver cómo va maduran-
do. No dudo que el señor Slim se va a ro-
dear de gente valiosa para que la oferta sea
de primer nivel, todo lo que ha hecho en su
vida lo ha hecho bien y ha sido muy exito-
so, no veo por qué no lo pudiera ser tam-
bién en el museo”.
Dice para responder a una pregunta,
que en ocasiones coincide con algunos co-
leccionistas en ferias de arte dentro y fuera
de México, en museos, galerías o eventos
sociales, e intercambian algunas opinio-
nes, pero que en el caso de Slim, aunque
los han presentado, él no lo ha tratado.
Del dinero malgastado
Cuando se le pide definir al coleccionis-
mo, Blaisten dice con vehemencia que es
“una gran pasión”, amor al arte, a sus pro-
ductos y sus procesos, al afán de adqui-
rir para compartir y sentir que otros gozan
con una obra como lo hace él.
–¿Tienen algún beneficio por adquirir,
quizá por repatriar ciertas obras, como lo
tienen los creadores con la llamada colec-
ción Pago en especie?
–No, los coleccionistas no tenemos
absolutamente ningún beneficio de ningu-
na especie, aunque seamos tenedores de
obras que son monumento artístico como
en monumentos artísticos inmuebles.
Indica que en su colección cerca del
40% es obra repatriada, pues ha adquirido
en subastas internacionales obras que sa-
lieron de México en la primera mitad del
siglo XX, pero que no hay facilidades ju-
rídicas, institucionales, ni en exención de
impuestos para quien colecciona, cuando
quien tiene una casa considerada monu-
mento sí goza de exenciones de impues-
to predial. En su opinión, el Estado debe
apoyar para incentivar la cadena del arte.
–¿Es una deficiencia o carencia en las
políticas públicas?
–No, creo que lo que debería haber en
las políticas públicas son fondos, constan-
tes para que los museos públicos y las ins-
tituciones adquirieran obra de arte.
“El Estado tiene la obligación de que
sus museos tengan acervos de primer ni-
vel y también deberían depurarse, debe-
rían tener programas constantes de adqui-
siciones. Pero programas inteligentes, no
emergentes.”
En 2010 se autorizaron 100 millones
de pesos al Instituto Nacional de Bellas
Artes para la adquisición de obra, proyec-
to cuestionado por despilfarro y falta de
claridad (Proceso 1773).
El coleccionista señala que muchas de
A
Ricardo Pérez Escamilla el colec-
cionismo le significaba una respon-
sabilidad de una profunda concien-
cia, que adquiere su sentido más
alto al compartirse con la comunidad, pues las
obras artísticas para “el goce personal son es-
tériles”, sólo así será “un trabajo que puede ser
útil, aun el día que ya no estemos presentes”.
Lamentaba, sin embargo, la falta de apoyo
y hasta el “vituperio y maltrato” por parte de las
instituciones oficiales. Así lo expresó en 2004 en
una entrevista con Proceso, no publicada hasta
hoy, en la cual se habló de un proyecto para im-
pulsar el mecenazgo, que la entonces presidenta
del Consejo Nacional para la Cultura y las Artes
(Conaculta), Sari Bermúdez, mencionó como uno
de sus propósitos y finalmente no se cumplió.
A decir del investigador y coleccionista, fa-
llecido en noviembre pasado, durante el siglo
XIX hubo pocos coleccionistas; en aquella épo-
ca se trataba “más bien de un coleccionismo
JUDITH AMADOR TELLO
cual Gutiérrez Roldán y Eduardo Morillo Safa.
Pérez Escamilla reconoció también “como
grandes impulsoras del coleccionismo del arte
mexicano a Carito e Inés Amor, con la Galería de
Arte Mexicano, trabajo continuado ahora por su
hija Mariana Pérez Amor”; así co-
mo a los propietarios de la Gale-
ría Arvil, Armando Colina y Víctor
Acuña; a Franz Mayer, cuya co-
lección dio origen al museo que
lleva su nombre; Alvar Carrillo Gil,
“con una excepcional reunión de
obras de arte del siglo XX en don-
de podemos admirar algunas de
las obras más importantes de Jo-
sé Clemente Orozco”.
Y expresó admiración a Do-
lores Olmedo, “como coleccio-
nista”, pues “previsora como
nadie dejó un museo con carac-
terísticas únicas en el mundo:
jardines, obras de Diego Rivera,
de Frida Kahlo, piezas arqueoló-
gicas, sus joyas de tehuana, sus
trajes, grabados de la primera esposa de Die-
go, Angelina Beloff, arte popular mexicano; to-
do reunido con un gusto excepcional y com-
pletado con aves exóticas y tepezcuintles,
logró un museo diferente”.
El coleccionista expresó su enfado por la
falta de normas y de “autoridades cuidadosas
Apoyo al coleccionismo,
exigencia de Pérez Escamilla
compulsivo y emotivo, don-
de lo mismo se reunían obras
de arte colonial o virreinal que
animales monstruosos por
su tamaño, piezas geológica
y demás. No había tampoco
museos organizados”.
Entre los coleccionis-
tas que mencionó de aque-
lla época están Joaquín Pérez
Martínez, arzobispo de Pue-
bla y cuya colección –contó–
fue parte del primer patrimo-
nio adquirido por el Museo
de San Carlos; Ramón Alcá-
zar, de Guanajuato; y el his-
toriador, político y bibliófilo Alfredo Chavero.
Del siglo XX citó a “personajes que han si-
do poco estudiados, magníficos coleccionis-
tas, encabezados por el ingeniero Marte R.
Gómez, gran promotor cultural a quien –entre
otras cosas– debemos los murales de Diego
Rivera en Chapingo”, e inició en el coleccionis-
mo a sus colaboradores César Martino, Pas-
B
e
n
j
a
m
í
n

F
l
o
r
e
s
P. Escamilla, vida ejemplar

1799 / 24 DE ABRIL DE 2011 63
CULTURA
de las donaciones y de nuestros museos”. Se
debatía entonces el asunto de la donación del
viudo de Remedios Varo, Walter Gruen (ya fa-
llecido) al Museo de Arte Moderno de 38 obras
que el gobierno estuvo a punto de perder en li-
tigio con Beatriz Varo, sobrina de la pintora,
quien las reclamaba como herencia.
“Ya es tiempo –dijo– de que se presente
una ley que regule con conciencia, con justicia,
con criterio legal y de respeto para todos los
aspectos jurídicos y éticos de nuestra socie-
dad, los derechos y las obligaciones que debe-
mos tener todos los que nos ocupamos de co-
leccionar... No pedimos privilegios, exigimos
igualdad de derechos con todos los ciudada-
nos que trabajamos todos los días.”
–¿No piden privilegios, no piden por ejem-
plo exención de impuestos?
–No, no, nada. A mí me importa una chin-
gada todo eso. Yo quiero ser un ciudadano res-
petado, no quiero ser privilegiado, estoy dis-
puesto a cumplir con todo lo que la ley marca.
–¿Cuáles serían entonces los derechos y
las obligaciones?
–Te tendría que dictar la ley. Tampoco.
–Al hablar de derechos y obligaciones,
¿cómo se distinguiría entre quienes tienen vo-
cación de los que son sólo especuladores?
–Sí, el comercio del arte existe, eso no está a
discusión. Existe desde que el hombre se puso en
dos pies, y es como cualquier otro tipo de comer-
cio, nada más que quien lo ejerce debe tener una
ética rigurosa para comprender que las obras de
arte tienen valores preponderantemente culturales
y que el comercio debe someterse a cumplir esa
función en nuestra comunidad cultural.
“Ése es un compromiso al que nunca de-
bemos renunciar, que siempre debemos cum-
plir. No tiene nada que yo compre una pintura
en 10 pesos y la venda en mil, es que sé in-
vertir. No es mi caso, pero no voy a satanizar a
quien vende sus pinturas.”
Pérez Escamilla fue coleccionista de Ma-
nuel González Serrano y aseguró que lejos de
vender alguna obra suya, se dedicó a adquirir,
investigar, realizar exposiciones, libros y has-
ta una obra de teatro. Así tendrían que ser, dijo,
todos los coleccionistas; pero no lo son.
Un caso criticado, por ejemplo, fue el del
matrimonio Gelman que adquirió arte mexica-
no y europeo, con las ganancias que Jacques
Gelman obtuvo como socio productor de las
películas de Mario Moreno Cantinflas. Al morir
él y luego su viuda, la colección mexicana per-
maneció aquí, varias de sus obras estaban de-
claradas monumento nacional y por ley no po-
dían salir al extranjero; pero la parte europea
fue destinada al Museo Metropolitano de Nue-
va York. Al respecto, comentó Pérez Escamilla:
“No soy enemigo de que las colecciones
salgan. Santa la hora en que se fue la biblio-
teca de don Trinidad García... En un país en el
que no nos respetan, en un país en el que no
saben quiénes somos y se ha desarrollado un
polo de cultura y lo poco que se conoce de la
grandeza, del abolengo de México es por eso,
no es malo que salgan las piezas, lo que debe
haber es un reglamento para su salida.
“¿Tu crees que sería malo que tuviéramos
aquí una biblioteca extraordinaria para estudiar
a los norteamericanos? ¿Por qué va a ser ma-
lo que ellos tengan una mexicana? ¿Sería malo
que tuviéramos un museo con ánforas griegas,
con cerámica griega? ¿Por qué no van a tener
los griegos un museo de nosotros? Si no fuera
por ‘dizque el penacho de Moctezuma’ en Vie-
na, ni sabrían que existe México. Son nuestros
embajadores.”
En su opinión, a la cultura y al arte sólo se les
toma en cuenta en México cuando tienen una
función política o económica, como se hizo para
la firma del Tratado de Libre Comercio, entonces
sí, “vamos a proclamarlos, vamos a llevarlos al
primer mundo y ahí va: desde los atlantes de Tu-
la, hasta Francisco Toledo y se van los altares, los
estofados, las pinturas de Frida Kahlo”.
En contraparte, lamentaba que las polí-
ticas públicas al interior han sido de corrup-
ción, y que los mecenazgos públicos y las be-
cas hayan servido para establecer un control, y
“quien se atreva a denunciar las irregularidades
que suceden en el Conaculta, va a ser margi-
nado de los privilegios de esas becas”. O
las adquisiciones son: “¡Salió el presupues-
to, vamos a comprar!”, y se hacen con pre-
mura para no tener subejercicio; entonces,
no siempre se adquiere lo bueno y llegan a
los museos “de primer nivel”, obras “de se-
gundo”. Eso “no sirve de nada, es dinero
malgastado”. Los fondos tendrían que ser
revolventes y acumulables para esperar el
momento en que salen a la venta obras real-
mente buenas y las adquisiciones deben ha-
cerse “consensuadas con una junta de ex-
pertos para llegar a la conclusión de que la
obra que se adquiere es la adecuada”.
–Hacía mucho que el Estado no desti-
naba recursos…
–Sí, ya es ganancia; pero es un presu-
puesto que sale en octubre y si no se lo
gastan, lo pierden y los regañan porque es
subejercicio. No creo que sea lo más sano,
no se puede comprar arte así.
–Es una de las críticas a la colección de
Slim: que compra porque hay la oportuni-
dad y que, incluso, lo hace por lotes.
–Eso no me consta, se lo he oído a la
maestra Tibol…
Suspira y sentencia que, por lo gene-
ral, “cuando una obra es barata, es mala”,
por ello se debe tener cuidado al adquirir ar-
te, pues su único valor es artístico. Tampo-
co significa que una obra cara sea necesa-
riamente buena, “más bien hay que comprar
con inteligencia”. Cita que él ha adquiri-
do grandes obras de artistas no muy cotiza-
dos, y en contraparte, no tiene obras de Frida
Kahlo, ya que no tiene recursos para hacerlo.
“Creo que ahí interviene la inteligen-
cia, el gusto selectivo para adquirir obras
de arte. No estoy diciendo que el señor
Slim no lo tenga, ¿eh? ¡Que quede claro!”
–Usted dice que una mala obra en el
mejor museo seguirá siendo mala. ¿Y
una obra buena, mal colocada o con ma-
la museografía…?
–No va a lucir, pero la obra ahí está. Si
está en diálogo con otras obras de su nivel,
se ve su máxima capacidad; si la ponemos
en un contexto mediocre, entonces puede
pasar inadvertida.
Quizá, añade, sólo puedan detectarla
los conocedores de arte como Raquel Ti-
bol. Refiere entonces que cuando ella afir-
ma que en el Soumaya hay de “chicha y li-
monada” es porque se exponen cuadros de
una tendencia y de otra, sin explicación,
cuando tendría que haber una especie de
lectura, como una palabra que lleva a otra,
y en el conjunto dicen algo al público.
Pero insiste para finalizar, en que el
museo de Slim va naciendo y eso ya es
“una buena noticia” porque no hay mu-
chos proyectos así de parte de la iniciativa
privada, “lo que debemos hacer es sumar-
nos para que sea exitoso”.
El Museo Colección Blaisten puede
visitarse de martes a domingo de 10:00 a
18:00 horas.
M
i
g
u
e
l

D
i
m
a
y
u
g
a
Blaisten. Sobre la oferta cultural de Slim
Arte
El nuevo Cárcamo
de Dolores
BLANCA GONZÁLEZ ROSAS
C
onvertido, desde di-
ciembre de 2010, en el
núcleo de un interesante
proyecto museístico que integra
la historia de la ingeniería hidráu-
lica de la Ciudad de México, el
diseño paisajístico contemporá-
neo y el arte mexicano moderno
y electrónico, El Cárcamo de
Dolores –que se ubica en la se-
gunda sección de Chapultepec–,
tiene un gran potencial para
llegar a ser un exitoso centro de
promoción y difusión masiva de
expresiones que relacionen arte,
ciencia y tecnología.
Inaugurado en 1951 como
una compleja infraestructura
que recibía y distribuía el agua
proveniente del Río Lerma en el
Distrito Federal, El Cárcamo fue
también una exitosa síntesis de
la integración plástica entre la
función arquitectónica, la escul-
tura y la pintura mural.
Construida en la transición
entre el predominio de las es-
téticas mexicanistas-prehis-
panistas y la introducción de
las estéticas funcionalistas, la
casa de máquinas –o edifcio
de recepción y distribución–
fue diseñado por el arquitecto
Ricardo Rivas (México, 1913-
1998) quien, a su vez, invitó al
afamado muralista Diego Rivera
(México, 1886-1957) para que
decorara el inmueble con inter-
pretaciones plásticas relaciona-
das con el tema del agua.
Considerada por el presti-
gioso artista como “la ocasión
más interesante de trabajo”
en su vida –revista Espacios,
número 9, México, febrero de
1952– la intervención se basó
en un programa iconográfco
que abordó el tema del agua
desde perspectivas científcas,
culturales y mitológicas. Es-
tas últimas son especialmente
interesantes, ya que se sinteti-
zaron en una enorme escultura
conformada con mosaicos de
piedras de colores que, bajo el
título de la Fuente de Tláloc, es-
tá emplazada en el exterior.
Concebido actualmente co-
mo una extensión del Museo de
Historia Natural y Cultura Am-
biental que pertenece a la Se-
cretaría del Medio Ambiente del
gobierno de la Ciudad de Méxi-
co, El Cárcamo fue enriqueci-
do con una plaza que detona la
convivialidad y un talud-esca-
linata que permite la visibilidad
de la gran escultura a piso. En
lo que respecta al arte contem-
poráneo, se invitó al creador en
medios electrónicos Ariel Guzik
(DF, 1960) para que interviniera
con una obra sonora los espa-
cios del Cárcamo.
Reconocido por la creación
de instrumentos que transfgu-
ran fenómenos naturales o tec-
nológicos –vibraciones de los
sonidos de las ballenas, cantos
de grillos, alteraciones de las
ondas televisivas– en imágenes
y sonidos electrónicos, Guzik
realizó una pieza que consis-
te en la transubstanciación del
viento, la luz solar y el paso del
agua que se mueve abajo del
Cárcamo, en sutiles sonidos
que se emiten a través de dos
órganos que fanquean las pin-
turas de Rivera.
Inaugurada el pasado sába-
do 16 de abril bajo el título de La
Cámara Lambdoma, la pieza del
también iridólogo y herbolario
se impone por su diálogo entre
el arte, la ciencia y la naturale-
za. Diseñada sin los objetivos
funcionales que caracterizan a
la tecnología, La Cámara Lamb-
doma, si bien se concreta en
una seductora caja que estética-
mente remite tanto a la ciencia
fcción como al art decó, tam-
bién se expande hacia el exte-
rior a través de discretas placas
con grafías inventadas, que evo-
can los elementos naturales en
constante transformación.
Fascinante por su capa-
cidad de hacer sonoramente
tangible lo intangible de la na-
turaleza, Guzik inicia, con esta
obra, la presencia permanente
del arte electrónico en Chapul-
tepec. Visitado por multitudes
durante los fnes de semana,
el parque citadino es un lugar
idóneo para estimular y dar a
conocer los cercanos víncu-
los que existen entre el arte, la
ciencia y la tecnología. O
Teatro
“La inauguración”
ESTELA LEÑERO FRANCO
U
na crítica feroz  al “yo
estoy bien, tú no estás
bien”, es lo que Václav
Havel nos presenta en su obra
La inauguración, escrita dentro
del régimen dictatorial comu-
nista de los setenta en Checos-
lovaquia y de reciente estreno
en el Teatro Sor Juana Inés de
la Cruz de la UNAM.
Václav Havel nos abre las
puertas del hogar de una pare-
ja, con la intención de cuestio-
nar la falsa felicidad creada en
torno a lo material y a las con-
venciones sociales.
Lo ostentoso del hogar es
llevado al extremo con ironía,
al plantear el choque entre dos
mundos opuestos: por un lado,
el mundo de quienes luchan
por salir adelante y buscan for-
mas para expresarse creativa-
mente sin dejar de tener proble-
mas; tal es el caso del escritor
que poco habla en la obra y al
que la pareja ha invitado pa-
ra inaugurar su casa. Y por el
otro lado, el mundo de quienes
se afanan por exhibir y procla-
mar a los cuatro vientos, de una
manera casi obscena, su vida,
sus costumbres y “su aparente
felicidad” burguesa.
En esa exhibición material
y bochornosa, los protagonis-
tas se afanan en querer con-
vencer acerca de un modelo de
vida que es califcada por ellos
mismos como “la buena”, “la
correcta”, la vida que deben
y tienen que llevar los demás.
Aunque fnalmente quede de-
mostrado que su vida no tiene
ningún sentido sin la presencia
de aquellos espectadores o tes-
tigos que lo puedan corroborar.
En ese mundo de las apa-
riencias, podemos ver el refejo
de una sociedad que está cada
O
c
t
a
v
i
o

G
ó
m
e
z
Proyecto integral en Chapultepec
Discursiva redundante
C
h
r
i
s
t
a

C
o
w
r
i
e
64

1799 / 24 DE ABRIL DE 2011

CULTURA
E
ste 29 de abril, Día Internacional de
la Danza, en la Plaza Garibaldi estará
estacionado un enorme trailer que sin
más, al abrirse, se convierte en el má-
gico Teatro Blanquito. Un insólito espacio es-
cénico en el que las swingeras, también cono-
cidas en el argot pachuco como lindy hoperas,
Andrea y Paola Avilés, enseñarán, a la más fna
usanza de Tin-Tan, las delicias de este baile.
El ambulante Blanquito lo mismo ha pre-
sentado la ópera en náhuatl Motecuhzoma
II, versión del compositor Samuel Máynez
Champion, colaborador de Proceso, con mú-
sica de Vivaldi, en Ixtapalapa y Tláhuac, que
teatro de revista en pleno Zócalo.
Susana Cato, creadora y directora de este
proyecto del Sistema de Teatros de la Secre-
taría de Cultura del DF, a cargo de Nina Serra-
tos, afrma:
“Siendo un baile que no nació en nuestro
país, el swing es parte vital de la historia de
México, cuando en los años cuarenta y cin-
cuenta en los salones de baile sonaban tam-
bién el danzón, el foxtrot, el jive y el blues,
con grandes orquestas. Hoy ha renacido con
fuerza en muchas partes del mundo, y aun-
que en México hay excepciones, ésta es la
oportunidad para que las nuevas generacio-
nes lo conozcan, lo disfruten y tengan, ante la
tragedia cotidiana de nuestro país, alimento
de fuerza y alegría para mover con sabrosura
el esqueleto.”
Para ella, este tipo de baile es un efectivo
motivador de danza social que empieza por
recordarnos la importancia del otro, en una
sociedad cada vez más bombardeada por el
individualismo, “porque así como se necesi-
tan dos para bailar tango, se necesitan dos
para un swing.”
El evento forma parte de un maratón que
la Secretaría de Cultura ha organizado en to-
da la ciudad, con participación de las delega-
ciones. El de la Plaza Garibaldi, llamado Dan-
zas del mundo, se iniciará a las 10 la mañana
del viernes 29 e incluirá danzas polinesias,
árabes, judías, con referencias afro, salsa, fa-
menco y popular mexicano, entre otras.
Las hermanas Andrea y Paola Avilés han
aprendido swing con los mejores maestros
del mundo en Alemania, Corea, Finlandia e
Italia, y su meta hoy es despertar con clases
abiertas y espectáculos el movimiento del
lindy hop en México. Paola Avilés es además
actriz con proyectos de Circo Social y ha par-
vez más acostumbrada a querer
ser portavoz y actor de su vi-
da, con la inestimable presencia
de público. La obra, escrita por
Václav Havel, que fue presidente
de Checoslovaquia y la Repúbli-
ca Checa, desmonta con efca-
cia el artifcio y el simple meca-
nismo sobre el que se sustenta
el mundo de las apariencias.
Havel fue un importantísi-
mo líder y pensador opositor
al régimen comunista, pero no
por eso a favor del capitalismo.
Havel, en La inauguración, cri-
tica la mentalidad de los ciu-
dadanos checos anhelantes de
un consumismo voraz y la ideo-
logía neoliberal de los países
capitalistas fundamentada en la
flosofía mercantilista y la cosif-
cación de las personas.
El autor, infuido en gran
medida por el teatro del absur-
do de Beckett y la narrativa de
Kafka, utiliza el realismo para
plantear una situación donde
los personajes se desbordan en
sus objetivos.
Desgraciadamente, la pues-
ta en escena, dirigida por David
Psalmon, vuelve redundante el
discurso y corre en dirección
opuesta a la del autor, para el
cual la realidad es sufciente-
mente absurda para provocar la
risa. El director subraya con ele-
mentos metafóricos el mensaje
de Havel, en vez de profundizar
en los subtextos y la riqueza in-
terna de los personajes.
Con la intención de ser muy
creativo, inserta anuncios comer-
ciales televisivos sobre pantallas
múltiples, en los espacios que
el autor apunta como pausas;
incluye una silla de tortura para
redundar en el estado del escri-
tor acosado por las preguntas y
las propuestas de los anftriones;
diseña, con objetos colgando,
el mal gusto del departamento;
coloca un modernísimo confe-
sionario que usa para aderezar la
situación con un baile de la mu-
jer; e ilustra con un carrito de su-
permercado y bolsas de plástico
colgadas por ahí el afán de com-
pra. Como si el espectador nece-
sitara que le explicaran e ilustra-
ran lo que el autor sugiere.
Junto a esta decorativa y
pretenciosa escenografía de
Aura Gómez Arreola se añade
el tono actoral que el director
ROSARIO MANZANOS
El Teatro Blanquito
en Garibaldi
ticipado en distintos festivales internacionales de
jazz con números de malabar y clown.
Especie de Fitzcarraldo en la selva de con-
creto, el Blanquito se ha convertido en un foro
alternativo del Sistema de Teatros ya reconoci-
do por público y artistas para aquellas manifes-
taciones que parecieran no tener cabida en los
espacios convencionales, desde su apertura en
octubre pasado durante la Feria Internacional del
Libro del Zócalo, justo en el espacio otorgado a
Proceso, que entrevistó a la madrina del teatro,
la actriz y senadora María Rojo.
Cato lo explica así:
“Obedece a un serio compromiso de alta cali-
dad para presentar en la vía pública lo mismo que
se podría ver en los mejores teatros de la ciudad.
Y hace empatía con la gente porque las armas
libertarias más poderosas del pueblo mexicano en
la historia han sido siempre la risa y el arte. Basta
ver hoy el papel imprescindible de los moneros.”
El Día Internacional de la Danza será cele-
brado por la Secretaría de Cultura desde el 15
de abril en múltiples espacios al aire libre y tam-
bién por el Instituto Nacional de Bellas Artes, que
tendrá como sede al Teatro de la Danza. Por su
parte la UNAM decidió no festejarlo y mantener
una rigurosa política de control de recursos para
producir espectáculos todo el año. O
M
i
g
u
e
l

D
i
m
a
y
u
g
a

1799 / 24 DE ABRIL DE 2011 65
impuso a la propuesta. Hernán
Mendoza, un brillante actor en la
verosimilitud de los personajes
que crea, y Nailea Norvind, que
logró la más sobresaliente ac-
tuación en la película Se busca
familia dirigida por Gustavo Lo-
za, están, en esta obra de teatro,
completamente sobreactuados.
Se desperdicia, además, la
posibilidad del invitado, inter-
pretado por Sergio Ramos, para
trabajar un sinfín de intenciones
a través del silencio y las pa-
labras entrecortadas. Redun-
dar en la falsedad, insistir en
el grito e iniciar la obra con un
tono altísimo, perjudican sobre-
manera esta puesta en esce-
na. El humor está presente y se
agradece; pero a pesar de su
brevedad, el espectador se va
cansando y las risas disminu-
yendo. Infuye, también, que en
la última parte de la obra,  para
la mitad del público, los perso-
najes se vuelven inaccesibles
visualmente, pues el director
los coloca en un lateral.
La inauguración es una obra
propositiva en cuanto a con-
tenidos y estilo. Ridiculiza el
mundo de los que creen que su
forma de vida es la única forma
de vivir; y cuestiona el modelo
“socialmente aceptable”. Por
inducción, defende la libertad,
la esencia diferenciada del ser
humano y la capacidad de de-
cisión de los individuos para
elegir su forma de vida según
sus principios y convicciones. O
Televisión
“Que la justicia
se escuche”
ALMA ROSA ALVA DE LA SELVA
S
in duda, uno de los
problemas más preocu-
pantes que hoy en día
aquejan al país es el de la im-
partición de justicia.
Entendida ésta como un
bien público indispensable para
la convivencia democrática, re-
sulta necesario realizar transfor-
maciones profundas que modi-
fquen la inquietante situación
en la materia, la cual exhibe una
larga lista de insufciencias, re-
zagos y problemas en perjuicio
de quienes se ven involucrados
en alguna situación penal.
Esas insufciencias y lacras
del actual sistema de “hacer
justicia” en México, pero tam-
bién las posibilidades de cambio,
sobre todo a partir de la reforma
judicial en curso, constituyen el
tema de una serie tan importante
como novedosa recién transmi-
tida por TV UNAM y cuyo título
refeja su propósito fundamental:
Que la justicia se escuche.
Conducida por Miguel Án-
gel Granados Chapa –cuya
doble condición profesional de
periodista y abogado se refeja
en la idea y estructura de la se-
rie, así como en las entrevistas
y conversaciones con especia-
listas en derecho penal, dere-
chos humanos, funcionarios
públicos, legisladores–, la emi-
sión se compone de seis pro-
gramas, a lo largo de los cuales
se analizan temas complejos de
forma ágil y didáctica.
En el primero de ellos se
presentan de forma resumida
los antecedentes de la justicia
y algunos datos, apoyados por
testimonios directos de perso-
nas afectadas, como parte de
un diagnóstico que documenta
con contundencia las dimensio-
nes del problema de la imparti-
ción de justicia en el país: 97%
de los delitos que se denuncian
quedan sin castigo; 92% de las
sentencias condenatorias en
México se establece sólo por
prueba “confesional”, es decir,
sin investigación; la duración
promedio de procesos pena-
les, que debiera ser de un año,
se extiende en promedio a 26
meses…
Los especialistas dejan
claro que el antiguo régimen
de justicia en proceso de ser
sustituido es criminalizador de
la pobreza, al sentenciar a cár-
cel a millares de detenidos por
delitos patrimoniales de escaso
monto económico atribuibles a
razones de mera subsistencia.
El nuevo sistema de justicia
penal, puesto en marcha a partir
de 2008 –del que forman parte
los “juicios orales”– y que ha-
brá de consolidarse en 2016 es
el tema del segundo programa
de la serie. El tercero trata sobre
los referentes internacionales de
justicia para la implementación
en México, que se ve seguido de
otro dedicado al análisis de los
factores de resistencia al cam-
bio en este asunto. En la quinta
entrega se lleva a la pantalla a los
litigantes y actores de la reforma
judicial en curso, para concluir
con un programa donde se pre-
sentan refexiones fnales y pro-
puestas sobre el tema.
Así pues, Que la justicia se
escuche ofrece al televidente
una visión completa sobre un
serio problema existente en el
país, y le ofrece los elementos
para comprender la necesidad
de su transformación. O
66

1799 / 24 DE ABRIL DE 2011


1799 / 24 DE ABRIL DE 2011 67
C
ontrario a Alonso Lujam-
bio, secretario de Educa-
ción Pública, quien cree
que las telenovelas son un
“instrumento poderoso”
para abatir el rezago edu-
cativo y el analfabetismo, Epigmenio Iba-
rra, productor independiente de televisión,
destaca que “parte del atraso cultural-his-
tórico del país es debido a la acción de la
pantalla chica y en especial de sus histo-
rias de ficción”.
El director de Argos Comunicación se
expresa con rigidez:
“En general, la telenovela es uno de
los arietes para la deformación del gusto
mexicano, para el achatamiento de su sen-
sibilidad, y también uno de los instrumen-
tos de control ideológico más poderosos
del Estado, en tanto que promueve este-
reotipos y maneras de ver el mundo que
refuerzan lo más oscuro y lo más refracta-
rio de la sociedad del país.”
A mediados de marzo pasado, Lujam-
bio sorprendió durante la ceremonia por los
30 años del Instituto Nacional para la Edu-
cación de los Adultos (INEA) con la exal-
tación a la telenovela. Allí entregó la presea
al Compromiso con el Futuro de México
a gente de Televisa y TV Azteca, entre los
cuales la recibió Juan Osorio debido a que
promueve al INEA en su historia Una fami-
lia con suerte, transmitida por el canal 2. El
titular de la SEP impresionó al ensalzar al
productor de teledramas de Televisa:
“No sé cuantos valores podríamos estar
promoviendo dentro de las telenovelas que
millones de personas ven, pero estoy cierto
de que Juan nos ayuda, y eso es valiosísimo.”
Entonces, el secretario informó que en só-
lo 11 años se ha podido bajar la tasa de analfa-
betismo 2.6 % y que “sólo 1.9% de los jóve-
nes mexicanos entre 15 y 29 años de edad se
encuentra en situación de analfabetismo”. Se-
gún el Censo de Población y Vivienda 2010,
la tasa de analfabetismo es de 6.9%.
Al otro día Lujambio confesó que no
veía los teledramas porque no tenía tiem-
po, pero siguió defendiendo al género de
la pantalla chica.
Las reacciones no tardaron en apare-
cer. El rector de la Universidad Nacional
Autónoma de México, José Narro, solici-
tó una visión más inteligente para abatir el
analfabetismo que padece el país:
“Hay maneras mucho más prácticas,
directas, interesantes y, con todo respeto,
inteligentes.”
Entre ellas enumeró mejorar la educa-
ción, ampliar oportunidades y posibilidades,
enseñar a leer y escribir y transformar el sis-
tema educativo a partir de una reforma.
“La educación tiene que ser vista en
nuestro país como un asunto donde el
COLUMBA VÉRTIZ DE LA FUENTE
Epigmenio Ibarra
El productor y director televisivo creyó en algún
momento que las series de ficción de la tv mexi-
cana llamadas “telenovelas” ayudarían a cambiar
a la sociedad. Por ello creó con su compañía Ar-
gos Mirada de mujer y Nada personal, que justifica
ahora por la coyuntura. Pero la producción comer-
cial avasalladora se ha convertido en un verdade-
ro lastre para el desarrollo del país, por lo cual su
crítica al secretario Alonso Lujambio es radical.
Las telenovelas, factor de
atraso:
ESPECTÁCULOS
B
e
n
j
a
m
í
n

F
l
o
r
e
s
68

1799 / 24 DE ABRIL DE 2011

gran propósito no es sólo enseñar algo o
transmitir una información. Educar im-
plica formar ciudadanos, que cada uno de
los mexicanos reconozca sus obligaciones
y las cumpla, así como sus derechos pa-
ra exigirlos.”
E
l secretario Lujambio abrió la caja de
Pandora, una de las muchas que de-
berían abrirse en México cada sexe-
nio, con una pregunta aparentemente
sencilla: ¿podría la telenovela ayudar a la labor
de la Secretaría de Educación Pública? ¿Ino-
cencia de político inexperto panista o jugada
maestra de sagaz precandidato? Como sea, la
respuesta señor ministro es: Sí.
Desde el año de 1974, en el Instituto Mexi-
cano de Estudios de la Comunicación funda-
do por mí, desarrollé una metodología llama-
da “Entretenimiento Educativo” que se define
como: toda telenovela que logre un bien so-
cial comprobado sin bajar el rating ni el share ni
las ventas.
Lo fundamental de esta metodología y lo
que le ha dado un prestigio mundial es el he-
MIGUEL SABIDO
y las telenovelas
Lujambio
cho de haberla podido comprobar plenamen-
te y, con ello, liberarla del desorientador opi-
nionismo sin fundamento, que, por desgracia,
es tomado como una verdad contundente en
nuestro país.
En 1974 con la telenovela Ven conmigo, di-
señada conforme a mi metodología y escri-
ta por Celia Alcántara y Miguel Sabido, logró
que se inscribieran en el Plan Nacional de Edu-
cación para Adultos 536 mil personas. El dato
fue plenamente certificado por la propia SEP y
por el entonces subsecretario, don Roger Díaz
de Cosío que, por fortuna, es un testigo vivo de
ese logro.
A Ven conmigo le siguieron las telenove-
las Acompáñame, Caminemos y Vamos jun-
tos diseñadas para promover el valor Pla-
neación de vida familiar, transmitidas en
horarios comerciales por el canal 2 de Televi-
sa, y que, según el experto en comunicación
David Poindexter y la organización filial de la
ONU, Population Communication-Internatio-
nal PCI, fueron el factor determinante para la
espectacular baja de la tasa de explosión de-
mográfica en México de 3.7 al 2.4 en un pe-
riodo de cinco años.
Este esfuerzo conocido como el milagro
demográfico mexicano, llevó a que la primer
ministro de la India, Indira Gandhi, me pidie-
ra asesorar la producción de dos telenovelas
dedicadas a la planeación de vida, llamadas
Hum Log (Acompáñame) y Hum raavi (Vamos
juntos). El éxito de esas dos telenovelas fue
tal que se convirtieron en una noticia mundial,
acreedoras de primeras planas en el NY Times
y la revista Time. Todo esto puede ser compro-
bado de una manera facilísima: en su buscador
de internet simplemente con poner Miguel Sa-
bido Entertainment-Education encontrará us-
ted cien mil conexiones sobre el tema.
Mi metodología en la actualidad es tema
de posgrado en maestrías y doctorados en va-
rios universidades del mundo, entre ellas la más
prestigiada en comunicación, Annenberg de la
Universidad del Sur de California. Ha sido apli-
cada además de México y la India, en Tanzania,
Filipinas, Etiopía, China entre otras naciones.
Por más de 20 años diferentes instituciones,
tanto privadas como gubernamentales, en 22
países me han invitado a dar cursos y talleres,
donde invariablemente siempre surgen en forma
inmediata dos preguntas que son: 1) ¿Por qué
El médico recordó que en México hay
31.6 millones de personas en atraso edu-
cativo, de las cuales 5.9 millones son anal-
fabetas. También destacó que el avance en
el rezago educativo ha sido “lento” y se es-
tá prolongando en demasía:
“De 1990 a 2010 sólo se sacó del anal-
fabetismo a 800 mil mexicanos. A ese ritmo
nos vamos a tardar 60 años en acabar con él.”
Por su parte, Epigmenio acomete:
“El señor Lujambio o no ha visto tele-
visión en muchos años, y si lo hace es un
cínico del tamaño del mundo, o de plano
cree que eso educa y esa es su idea de la
educación. Entonces estamos en un aprie-
to aún más grave.”
Interés electoral
Profesores de la Coordinadora Nacional
de Trabajadores de la Educación (CNTE)
consideraron “ofensivas y preocupantes”
las declaraciones de Lujambio.
Subrayaron que “buscamos luchar coti-
dianamente contra esa cortina de humo que
representa la barra de entretenimiento que
se transmite por televisión, pues en México
se optó por entregar la producción de conte-
nidos a lo peor del sector empresarial”.
Ellos apuestan a que el secretario “bus-
ca agradar al duopolio televisivo para ci-
mentar su supuesta candidatura presiden-
cial, de lo contrario sólo se puede calificar
de una más de sus incoherencias”.
Senadores del PRI, del PRD y del PT cri-
ticaron la aseveración sobre las telenovelas
porque “jamás podrán tener ese valor (edu-
cativo), ya que son reproductoras incesantes
de elementos atávicos”, a decir del perredis-
ta Pablo Gómez. Y la petista Rosario Robles
consideró “aberrante” que un funcionario
exprese una“tarugada” de ese tamaño.
El priista Carlos Jiménez Macías dijo
que no puede compartirse una afirmación
como esa y menos cuando viene del res-
ponsable de la educación en el país.
Total manipulación
Actualmente Argos transmite dos telerre-
latos en Cadena Tres: El sexo débil y Bien-
venida realidad.
G
e
r
m
á
n

C
a
n
s
e
c
o
El titular de la SEP. Caja de Pandora

1799 / 24 DE ABRIL DE 2011 69
Según Ibarra, algunas telenovelas pue-
den cumplir con una tarea importante:
“Lo ha demostrado Globo TV en Bra-
sil, en Venezuela en el tiempo de José Ig-
nacio Cabrunas, y en Estados Unidos
porque convocan a millones de personas
frente a la tele y producen una adicción.
Es una historia que se sigue diariamente
y cuyos contenidos entran a casa sin pedir
permiso y causan un impacto brutal, pero
en México sólo hay que ver la manera ti-
morata en que se acercan a la sexualidad,
igual pasa cuando hablan de los asuntos
sociales. Glorifican ciertos estándares de
la sociedad, el patrón, el hacendado. Hay
que apreciar la manera en que ven a los po-
bres y a los ricos, toda esa reproducción de
estereotipos es muy dañina para la socie-
dad y es ancestral.
“Llevamos en este país muchos años
de una televisión concebida como un so-
porte ideológico del Estado, y en estos úl-
timos 11 años tenemos una televisión que
actúa al revés, cobrándole facturas al pa-
nismo y no pagando las facturas a Los Pi-
nos, pero además de cobrarle factura a Los
el canal 2 comercial produjo y pagó la investi-
gación de estas telenovelas? 2) ¿Por qué se de-
jaron de hacer y de investigar en el tema? ¿Por
qué se hicieron? Lo describo prolijamente en el
libro El tono, publicado por la UNAM en 2002, y
la compleja historia incluye personajes tan im-
portantes como el presidente Echeverría, Por-
firio Muñoz Ledo, Emilio Azcárraga Milmo y Mi-
guel Alemán Velasco, lo que será objeto de otro
artículo en esta serie para Proceso.
¿Por qué dejaron de hacerse conforme a
mi metodología? Me resulta a mí tan sorpren-
dente y misterioso como a aquellos estudiosos
que en Berlín, Nueva York, Los Ángeles, Áms-
terdam, Beijing y Manila me lo preguntan. Yo
me pregunto: ¿por qué si estas telenovelas no
bajaron ni el rating ni el share ni las ventas, y
si produjeron un beneficio social comprobado
dejaron de producirse?
¿Por qué México, siendo el país pionero
que probó que la telenovela puede ser un ex-
cepcional instrumento para combatir la pobre-
za extrema, la explosión demográfica, alentar
la educación de adultos, etcétera, ya no sigue
ejerciendo esta metodología?
¿Por qué si se tiene el procedimiento com-
probado a los más altos niveles académicos,
no se emplea para ayudar a resolver los gran-
des problemas de México?
¿Por qué si en nuestro país está compro-
bado que el tejido social se ha debilitado de-
bido a la exaltación de la figura de los narcos
promovida por la cultura del narcocorrido y los
narcogrupos en grandes bailes masivos, por la
payola en las estaciones de radio, en las tele-
visoras y las revistas del género, no se fortifica
con esta metodología comprobada?
Es urgente trazar un plan de comunicación
en el que intervinieran la SEP, el Conaculta, el
Consejo de la Comunicación y por supuesto
los concesionarios de los medios electrónicos,
en especial de televisión, y más en especial
aquellos que producen telenovelas, para forta-
lecer nuestro tejido social.
Lo único que puedo contestar es que en el
año 2000 yo, estando aún en Televisa, le presen-
té al señor Emilio Azcárraga Jean tres proyectos:
1) Una nueva versión de Ven conmigo pa-
ra apoyar la educación de adultos. 2) Una
nueva telenovela para combatir la pobreza.
3) Una serie de 52 capítulos de una hora que
relatara la generación de esta metodología,
que se inicia con el Primer Encuentro Mun-
dial de Comunicación en 1974 hasta Los hi-
jos de nadie en 1996.
El señor Azcárraga Jean muy amablemen-
te los rechazó, motivo por el cual yo le pedí mi
separación de la empresa en la que había tra-
bajado 40 años y que me había permitido re-
dactar las telenovelas históricas La tormenta,
La Constitución, Los caudillos y Senda de glo-
ria y diseñar El Carruaje; diseñar y producir los
Encuentros Mundiales de Comunicación; dise-
ñar y producir el Canal Cultural 9.
Así, salí de Televisa por decisión pro-
pia porque la televisión que me interesa ha-
cer es aquella que comprobadamente sirva
a la sociedad.
Al salir de Televisa, me entrevisté con el en-
tonces director de la Fundación Azteca. Lo in-
vité a comer para proponerle la producción de
una telenovela dedicada a combatir la pobreza
en el canal 13. Me escuchó atentamente y me
prometió que lo plantearía inmediatamente al
Pinos es muy coincidente ideológicamen-
te con lo que en Los Pinos piensan.”
El origen de ese mecanismo de la tele-
visión lo sitúa cuando Vicente Fox eliminó
la obligación de los medios electrónicos
de destinar el 12.5% de sus transmisiones
a los mensajes oficiales.
“El PAN le entregó el poder a la televi-
sión”, señala.
El público
A Epigmenio Ibarra le entristece que los
jóvenes del país aprendan a declarar su
amor como María la del Barrio:
“Las telenovelas deberían contener un
valor esencial en la educación sentimental
de los mexicanos, y efectivamente lo tie-
nen, pero introducen patrones deleznables
en la educación de México.”
–Pero ese formato de Televisa lo ve la
gente, ¿qué opina?
–Son muchos años de costumbre. Nin-
señor Raúl Salinas. Nunca volví a saber de él y
las múltiples llamadas que hice a su oficina, ja-
más fueron contestadas.
Pero reitero lo que constantemente he di-
cho en los últimos años: cualquier casa pro-
ductora de telenovelas que quiera que yo dise-
ñe, escriba, produzca y evalúe una telenovela
dedicada a la educación de adultos, la explo-
sión demográfica, la igualdad de género, el
combate a la pobreza, el refuerzo del tejido so-
cial, estaré dispuesto a hacerlo, sea en Tele-
visa, en TV Azteca, en Argos o cualquier nue-
vo concesionario, como lo he hecho en la India
y Etiopía.
Por fortuna, el entretenimiento con un be-
neficio social (conocido mundialmente como
Entertainment-Education –EE) ha llamado la
ESPECTÁCULOS
E
d
u
a
r
d
o

M
i
r
a
n
d
a
F
e
r
n
a
n
d
o

G
u
t
i
é
r
r
e
z

J
u
á
r
e
z
Osorio. Apapachos
Sabido. Beneficios del entretenimiento
70

1799 / 24 DE ABRIL DE 2011

guna cadena de televisión en el mundo
tiene la penetración que la televisión co-
mercial tiene en México, bueno, sí, en Al-
bania, Costa de Marfil, Zambia, en esas
naciones había una sola televisión que en-
traba a todos los hogares. Televisa tiene
una penetración de más de 80%, TV Az-
teca 17%. Pero apenas hace unos años que
TV Azteca imita a Televisa. No hay una
diferencia entre lo que hacen una y otra
emisora. La gente que no puede ir al cine
ni al teatro, que no lee ni cuenta con cana-
les de paga ni otro tipo de contenidos, lo
único que ve es eso, y se vuelve una cos-
tumbre en su manera de entretenerse.
“Termina generando una especie de
adicción a ese tipo de contenidos. Es tal el
peso de tantas horas, tantos años de con-
tenido de ese tipo, que ir a contrapelo es
muy difícil, y tienen éxito porque su pe-
netración es brutal y sus modelos de re-
producción y publicidad de lo que reali-
zan son enormes.”
–Miguel Sabido hizo en Televisa en-
tretenimiento con un beneficio social
comprobado, en especial con las telenove-
las. ¿Antes había más compromiso social
con las telenovelas?
–Nunca lo vi efectivo, incluso en la te-
lenovelas históricas era la visión del Es-
tado. Siempre ven a los indios de calzón
blanco impoluto. Hay una cosa en el ADN
de Televisa y TV Azteca que tiene que ver
con la negación de la realidad.
El productor de Nada personal, Mira-
da de mujer y La vida en el espejo tam-
atención de las más altas autoridades mundia-
les, como la ONU y el Banco Mundial. En este
momento se está implementando un hermoso
proyecto de radio novela en Oaxaca destinado
a enfrentar el problema de las “cajas de aho-
rro” del Estado. Estamos involucrados en él
profesionales de la comunicación y el Banco
Mundial observa este experimento para llevar
adelante un ejercicio global del entretenimiento
con un beneficio social.
El actual gobierno de Oaxaca –menos mio-
pe que los gobiernos de otros estados– ya ha
acogido con serenidad y agudeza política el
proyecto. Y no olvidemos que el de Cué es el
primer gobierno de Convergencia. Ha dado un
paso gigantesco al respecto del PRI, y no diga-
mos del PAN, al advertir que los medios de co-
municación masivos, multitudinarios, deben
ser el punto de reunión de esfuerzos de gobier-
nos, iniciativa privada y universidades.
El presidente Calderón me entregó hace
unos meses el Premio Nacional de Comunica-
ción. Curiosamente en su improvisado discur-
so de entrega dijo: “No sabía yo de la trayectoria
profesional de Miguel Sabido”. Quizás yo he te-
nido la culpa por no haber revalidado a mi salida
de Televisa los esfuerzos en la búsqueda de un
“uso social de la televisión comercial” que me
permitió realizar el señor Emilio Azcárraga Mil-
mo y, lo más importante, haber pagado por las
investigaciones realizadas por impecables in-
vestigadores, como la doctora Ana Cristina Co-
varrubias y el doctor Rubén Jara. Pero las cien
mil entradas de Google, la decisión del Banco
Mundial de apoyar globalmente mi metodolo-
gía, el aval de grandes universidades del mundo
entero y el apoyo de Convergencia del Gobierno
de Oaxaca me llevan a aclarar posiciones.
Ahora bien, las preguntas que salen atro-
pelladamente de la caja de Pandora abierta por
el licenciado Lujambio no paran aquí. Es el fin
de los tiempos: el sexenio expira y todos nos
preguntamos: ¿por qué si en otros países se
hacen juicio acerca del desempeño de los fun-
cionarios públicos, en México sólo nos limita-
mos a esperar que el siguiente no cometa los
mismos errores y abusos. Por ejemplo:
¿Qué, el ex presidente Fox no debería ha-
ber sido sometido a un severísimo juicio políti-
co por haberle condonado a los canales de ai-
re el impuesto del 12.5%? ¿Nos damos cuenta
del brutal costo social que tuvo para México
una decisión tan infortunada? Para empezar,
ahora el IFE tiene que pagar cientos y cien-
tos de millones por que pasen los anuncios de
los partidos políticos. El sin sentido es flagran-
te. Fox cercenó la voz del gobierno para po-
der comunicarse fluidamente con su pueblo.
¿Por qué´?
¿Por qué nadie señaló la infinita petulancia
del secretario de Comunicaciones del sexenio
pasado, arquitecto Pedro Cerisola, quien afir-
mó al principio del sexenio que iba a sanear el
“triángulo vicioso” que existía entre gobierno,
concesionarios de televisión y audiencia, y que,
por supuesto, no solamente no saneó, sino que
lo corrompió más de lo que parecía posible?
Las preguntas de la caja de Pandora
sobre las comunicaciones en México brotan
atropelladamente.
La inocente (aparentemente) pregunta de
Lujambio ha sido contestada. Sí, licenciado,
una magnífica alternativa para el problema de
la educación en México es la aplicación del En-
tretenimiento Educativo con un beneficio social
comprobado. Pero no solamente para ese pro-
blema, licenciado. Para muchísimos más. Que-
da pues sin contestar la pregunta ¿Por qué?
Gracias por haber abierto la caja de
Pandora. O
bién advirtió sobre esa glorificación a la
telenovela y a Osorio de parte de Lujam-
bio, “porque el señor quiere ser presiden-
te y está buscando el aval de la televisora”.
Las redes
Recuerda que Ricardo Salinas Pliego le
pidió a Argos hacer telenovela, “dijimos:
hay que entrarle porque puede servir pa-
ra cambiar el mundo”. Entonces había una
situación muy particular:
“La irrupción de TV Azteca y la necesi-
dad de diferenciarse frente al único existente,
y Carlos Payán (también de Argos) siempre
señala que cuando las elites están en pugna,
la independencia de los medios crece, y es el
momento en que también nos aprovechamos
porque en el poder había un desastre con la
muerte de Luis Donaldo Colosio, con la in-
surrección en Chiapas, y entramos con Nada
personal rompiendo esquemas.
“Ahora estamos en una situación si-
milar. Hay un canal que necesita diferen-
cia (Cadena Tres), hay un entorno compli-
cado en el país, donde las elites están en
“Una familia con suerte”

1799 / 24 DE ABRIL DE 2011 71
pugna, y estamos aprovechando esa co-
yuntura; sin embargo, lo que tenemos son
10 años de panismo, un país que se mueve
hacia la intolerancia, entonces tenemos un
público más refractario al contenido que
tenemos que manejar.”
Sin embargo, ahora nota una ventaja
con internet, Twitter y Facebook:
“Hay mucha gente que se ha refugia-
do en los canales de paga o en internet y
que cuenta con más escolaridad y tiene
probablemente mayor poder de compra.
Esas personas tienen una participación so-
cial más activa y nos están viendo. En Ar-
gos TV, en internet, pasa el capítulo 24 ho-
ras después de El sexo débil, y también
comenzamos a difundir Las Aparicio el
15 de julio de 2010, desde entonces lleva-
mos 4 millones 458 mil videos bajados, lo
cual quiere decir que nos están viendo 22
mil personas diarias que pasan varias ho-
ras metidas en el sitio, y con una fidelidad
enorme nos han vuelto a ver 746 mil per-
sonas entre una y 50 veces.”
–¿Internet puede cambiar el papel de
la televisión comercial?
–En la industria de la televisión en ge-
neral hay un instrumento para conocer lo
que la gente piensa y son los estudios de
mercado que parten de la consideración
del público como audiencia cautiva. Inter-
net, Twitter y Facebook cambian esa rela-
ción con la gente, la vuelven más equitati-
va, más pareja, y la gente hace diariamente
una cantidad de comentarios, críticas y
propuestas. Es un público altamente críti-
co, mucho más exigente, que te pide con-
tinuamente mejoras, transformaciones,
ajustes en la historia. Eso le quita lo plano
a la televisión. Se vuelve un compromiso
tremendo para el productor.
Reflejo de la situación
–Ante la situación que se vive en Méxi-
co, de violencia, corrupción, crisis econó-
mica, en fin, ¿qué papel debe tener ahora
la telenovela?
–Debemos debatir en la telenovela to-
dos estos fenómenos. Debemos abrir las
cartas frente a lo que está sintiendo y vi-
viendo la gente.
–¿La telenovela debe educar?
–Debe entretener. No debe sustituir a
la vida, sino acompañar la vida, y la te-
lenovela en México, en general la televi-
sión del país, pretende suplantar, sustituir
a la vida. La telenovela debe servir como
un buen libro, como un poema, debe ser
entretenimiento digno, integral, como una
buena película que te sirve para tu vida.
Interviene Verónica Velasco, esposa
de Ibarra e integrante de Argos. Dice que
en México “se trata al teleauditorio como
gente de segunda o de tercera”.
–¿Cómo luchar contra eso? –se le
cuestiona.
–Educando de la forma institucional
para que la gente exija una mejor televi-
sión en este país.
Le preocupa a Ibarra que además no
funcione una televisión pública en el país:
“Ahora que está en debate esta cues-
tión de la apertura de la tercera cadena,
se debería recuperar, con el espíritu de la
BBS de Londres, de la radio y la televisión
francesa, con el espíritu de una televisión
de Estado pública, que no sea del gobierno
en turno, que sea un instrumento del Esta-
do mexicano, no del gobierno mexicano.”
Por último, le parece trágico que un
presidente gobierne con la televisión:
“Mientras no haya una devolución de
la soberanía del Estado a la figura presi-
dencial, para lo cual esa figura tiene que
tener una legitimidad incuestionable…
y este señor no la tiene. Cuando el Es-
tado sea de nuevo soberano y responda
única y exclusivamente a los ciudada-
nos y no a los concesionarios, aquí ha-
brá democracia, mientras tanto estamos
hablando de cualquier otra cosa menos
de democracia.”
ESPECTÁCULOS
P
ese a sus reiterados fracasos
deportivos, el equipo Ne-
caxa –propiedad de Televi-
sa y que suma dos descen-
sos en un par de años– ha
sido afortunado: durante
poco menos de una década los recursos pú-
blicos, los obsequios, las prebendas del go-
bierno de Aguascalientes y del municipio
de su capital no han tenido límite.
El exgobernador Luis Armando Rey-
noso Femat (2004-2010) les construyó un
estadio de lujo, les regaló 10 hectáreas para
la edificación de una casa-club y les prestó
dinero público que aún no ha sido pagado.
Y aunque todavía priva la incertidum-
bre en cuanto a la permanencia del Necaxa
en el estado, los legisladores locales siguen
pasmados por el dispendio del exmandata-
rio en aras de privilegiar la presencia de es-
te equipo de futbol que para algunos cons-
tituye un “error de política pública”.
Ahora Reynoso Femat enfrenta el se-
vero juicio de los diputados de su enti-
dad, al grado de que el presidente de la
Comisión de Vigilancia del Congreso de
Aguascalientes, el priista Arturo Robles
Aguilar, propuso una auditoría.
“Hay que ver dónde están los pozos o
a cuenta del erario
La anterior administración aguascalentense, la del panista Ar-
mando Reynoso Femat, será puesta bajo escrutinio por el abier-
to apoyo que le dio, con recursos públicos, a una entidad privada:
el club de futbol Necaxa, propiedad de Televisa, que "presume"
dos descensos en un par de años. Estadio de lujo, terrenos y di-
nero de un fondo destinado al impulso de las pequeñas empresas
del estado son algunos de los temas que se ventilarán en una
auditoría al exmandatario. El problema es que el actual goberna-
dor, priista, parece querer seguir los pasos de su antecesor.
RAÚL OCHOA Y GILBERTO VALADEZ
Fracaso
José Luis Ramírez / Agencia Reforma
72

1799 / 24 DE ABRIL DE 2011
los faltantes y hacerle una auditoría”, ad-
vierte Robles Aguilar en entrevista con
Proceso. Y anuncia que se iniciará un
procedimiento para establecer la propie-
dad del estadio Victoria, sede del equipo.
“¿Por qué se lo adjudicaron si el inmueble
pertenece al municipio?”.
Los legisladores aseguran a este sema-
nario que en Aguascalientes “hay un pro-
blema de prioridades en la forma de go-
bernar. Queda claro que se desatendieron
los sectores estratégicos y, como resulta-
do, vino la falta de competitividad”, sos-
tiene el diputado priista Gustavo Adolfo
Granados, titular de la Comisión de Desa-
rrollo Económico y Turismo.
En ese rubro a Aguascalientes le fue
peor que al Necaxa. Descendió del segun-
do al decimotercer lugar nacional según
“cifras del Tecnológico (de Monterrey)
y del IMCO (Instituto Mexicano para la
Competitividad). Ni siquiera el equipo de
futbol se pudo mantener en Primera Divi-
sión”, dice Granados quien insiste en que
el caso Necaxa y los recursos entregados
por Reynoso Femat son “un tema (...) que
debe ser revisado”.
Granados cuestiona: “Necaxa se ins-
taló en Aguascalientes en 2003 con un
fuerte respaldo de un patronato en el que
desde el inicio existieron temas contro-
vertidos con la propiedad donde se fin-
có el estadio, perteneciente al municipio
y del que este patronato de fomento al fut-
bol prácticamente se apropió.
“Pero el suceso más delicado fue la
aportación de recursos del fideicomiso
FIADE para el desarrollo económico. Veo
con preocupación que este recurso se de-
terminó para fomentar la permanencia del
equipo. No obstante los frutos no fueron
los esperados y nos preocupa que esa in-
fraestructura pueda convertirse en un ele-
fante blanco.”
El diputado Roberto Martínez Muñoz,
presidente de la Comisión de Recreación
y Deporte, lo tiene claro: “A nosotros nos
corresponde la responsabilidad de autori-
zar los presupuestos anuales”. Adelanta
que ve “un poco difícil” integrar el futbol
profesional en el presupuesto del próximo
año y que “hay áreas prioritarias para po-
der generar actividad deportiva”.
El daño al estado es cuantioso “y es lo
más doloroso. ¿Cómo puede ser? He vis-
to la pobreza en las calles, donde la gen-
te no tiene empleo, no tiene seguridad ni
servicios; no tiene nada y eso –el apoyo
al Necaxa– se fue a un rubro que no tenía
sentido. El deporte es bueno pero hay que
practicarlo, no verlo”, sostiene Robles.
En cuanto a la auditoría, refiere que se
revisará el último bimestre del gobierno
de Reynoso Femat y asegura que “ahí sal-
drán a relucir varias cosas. Empezaremos
a rastrear para ver qué sale”.
Dicho procedimiento se echaría a an-
dar a finales de este mes, al arrancar el se-
gundo periodo constitucional del Congre-
so local, precisa.
Nueva administración
El sábado 16, horas antes del juego en-
tre Atlante y Necaxa –urgido de puntos y
de victorias, éste necesitaba ganar los tres
últimos juegos del torneo Clausura 2011
para librarse del descenso–, el gobernador
priista Carlos Lozano de la Torre encabe-
zó dos actividades públicas en el centro de
la ciudad y el perímetro de la Feria Nacio-
nal de San Marcos.
En ambos actos, el mandatario apare-
ció vistiendo una chamarra rojiblanca con
el escudo del Necaxa. “Vamos a ganar”,
exclamó en referencia al vital partido que
sostendría el equipo.
Pero los buenos deseos de Lozano no
ayudaron al conjunto necaxista que, si bien
se adelantó en el marcador con un gol de
Javier Ledezma a los 20 minutos, perdió la
ventaja con un penal cobrado por el atlan-
tista Christian Bermúdez en el minuto 75.
El resultado condenó al Necaxa de
nuevo a la división de ascenso. Su primer
tropiezo ocurrió en 2009, en el sexenio del
panista Reynoso Femat. Su segunda caída
a la división de ascenso se presenta cuan-
do el PRI vuelve al gobierno estatal des-
pués de 12 años.
Mudanza privilegiada
El Necaxa cambió su hogar tradicional, el
estadio Azteca, por el Victoria –inaugura-
do en 2003 y construido para facilitar su
mudanza a Aguascalientes– en un movi-
miento del Patronato de Fomento al Fut-
bol de Aguascalientes (PFFA), encabeza-
do por el entonces alcalde Luis Armando
Reynoso Femat, quien llegó al gobierno
estatal un año después.
En esa mudanza Televisa estuvo re-
presentada por Justino Compeán, expresi-
dente necaxista y actual titular de la Fede-
ración Mexicana de Futbol, quien decidió
trasladar al equipo con todas las condicio-
nes favorables al emporio televisivo: es-
tadio de lujo y una casa-club de primer
mundo edificada sobre un terreno de 86
mil 553.57 metros que donó Reynoso.
Desde el Ejecutivo estatal, Reynoso
Femat promovió abiertamente al club de
Televisa: acudió a los partidos del equipo,
llevó el nombre del club a los libros de tex-
to y hasta planeó un fraccionamiento con el
nombre Necaxa.
Entre los principales beneficios que re-
cibió el club destaca la autorización de un
w al PFFA de 98 millones de pesos, que
salió del Fideicomiso de Inversión y Ad-
ministración para el Desarrollo Económi-
co de Aguascalientes (FIADE), recaudado
por medio del Impuesto sobre la Nómina
y destinado, en teoría, “exclusivamente” a
pequeñas y medianas empresas.
El préstamo se otorgó el 27 de octubre
de 2008 con la participación del goberna-
dor y de su secretario general de gobierno,
Juan Ángel Pérez Talamantes; el tesorero
Raúl Cuadra; el responsable de Desarro-
llo Económico, Armando Jiménez San-
vicente, y los presidentes de las cámaras
empresariales. ¿La justificación? El dine-
ro se otorgaba para la “conclusión de tra-
bajos” en el estadio Victoria.
Según el contrato, el club se obliga-
ba a pagar en un plazo no mayor de dos
años, según el propio Jiménez Sanvicen-
te. El empréstito debió cubrirse en su to-
talidad el pasado octubre, cuando le resta-
ba un mes al mandato de Reynoso Femat.
No obstante el Necaxa ha incumpli-
do, afirmó a los medios locales Adalber-
to Ortega, responsable de Desarrollo Eco-
nómico de Aguascalientes, quien el lunes
18 anticipó que ni siquiera por el descen-
so o ante la eventualidad de un cambio de
sede el equipo de Televisa deberá olvidar
sus obligaciones.
Ortega rechazó precisar la cantidad
que se adeuda, aunque estimó que el Ne-
caxa ha liquidado cerca de 70% de los 98
millones de pesos.
Pese a que el préstamo ya debía estar
cubierto, el funcionario se dijo optimista:
“Estamos seguros de que (Necaxa) va a
reintegrarle al FIADE hasta el último pe-
so del crédito”.
Un día después, Lozano de la Torre
corrigió: “La deuda no la tiene el Necaxa,
sino el Patronato de Futbol, y la va a pa-
gar. Ya la está pagando”.
El gobernador también subrayó que
le interesa la permanencia del club en es-
ta plaza, aunque no se arriesgó a aventurar
el tipo de apoyo que le brindaría. Sí garan-
tizó que no se entrometerá en los asuntos
necaxistas, como ocurrió con su antecesor.
“Nuestro compromiso es seguir tenien-
do futbol. Haremos el esfuerzo necesario
en lo que al gobierno corresponde no me-
tiéndonos en lo que no nos importa. Deja-
ré que la organización actué por sí misma
y sin que el gobierno se involucre ayudare-
mos”, dijo Lozano en entrevista colectiva.
En medio de los rumores que seña-
lan un cambio de sede de la franquicia a
una plaza como Cuernavaca, el goberna-
dor expuso: “Hay un estadio y una afición
en Aguascalientes, por lo que es una lás-
tima que esté sucediendo. A lo mejor to-
davía hay posibilidades. El gobierno será
muy solidario con el Necaxa y con todas
las organizaciones deportivas que necesi-
ten del apoyo del estado”.
Para Alfredo Reyes Velázquez, dipu-
tado local panista, el dinero que se repar-

1799 / 24 DE ABRIL DE 2011 73
DEPORTES
tió a través del Patronato de Futbol para
beneficiar al Necaxa es una desviación
de recursos públicos sin un beneficio so-
cial: “Es un acto que está tipificado como
una desviación del objeto social del fidei-
comiso, utilizando recursos cuyo objeti-
vo social es apoyar a las
pequeñas y medianas em-
presas, mientras que una
institución como Necaxa
de ninguna forma entra en
esta categoría”, indica en
entrevista.
El legislador dice es-
tar de acuerdo con una au-
ditoría al equipo de futbol,
aunque aclaró que será la-
bor del Congreso: “Los
cuatro diputados del grupo
parlamentario de Acción
Nacional estamos en sin-
tonía. Tendremos que ac-
tuar en el marco de nues-
tras responsabilidades y
una de éstas es la Comi-
sión de Vigilancia de la
"
E
l gobierno del estado tiene un es-
pecial interés de hacer campeón
al Necaxa en el sexenio. Tengo
seis años para lograrlo”. Esas
fueron las palabras de Luis Armando Rey-
noso Femat unas cuantas horas después de
haber tomado posesión como gobernador
constitucional en 2004.
Durante su sexenio, el virrey de Aguas-
calientes promovió de varias formas al equi-
po de Televisa, mencionándolo hasta en los
salones de clase.
En el comienzo de la tercera unidad de
los libros de texto de inglés, nivel secunda-
ria, distribuidos por el gobierno hidrocáli-
do en 2005, hubo un insólito espacio a Los
Rayos del Necaxa, titulado: This is the real
story of a team of champions.
La editorial MacMillan, con el visto bue-
no de la administración, publicó los tomos.
Ahí, en la página 52, se colocó una fotogra-
fía a color del interior del estadio Victoria;
un recuadro del breve historial de la planti-
lla desde los tiempos de Los Electricistas,
pasando por el surgimiento del “equipo de
la década” y la mudanza a Aguascalientes.
Mala suerte para los alumnos: el texto fnali-
zaba con tarea de cinco ejercicios.
Reynoso Femat apenas estaba acondi-
cionando sus ofcinas en palacio de gobier-
no cuando ya se había erigido como prin-
cipal abogado del club deportivo. Anunció
que Necaxa se ampararía contra el pago de
un gravamen estatal para eventos deporti-
vos aprobado en el Congreso y que le signi-
fcaba al equipo desprenderse de 5% de la
taquilla.  El Ejecutivo denunció la existencia
de “una duplicidad de impuestos” y pidió no
quitarle ese dinero al club, justifcando que
estaría dedicado al apoyo de “nuevos valo-
res”. No tuvo éxito.
La construcción del estadio Victoria su-
cedió en la colonia Héroes, una zona habita-
cional no muy alejada del centro de la ciudad
y con varias décadas de existencia. La pri-
maria pública Adolfo López Mateos tuvo la
mala suerte de ubicarse en la zona sur aleda-
ña al Victoria, siendo un vecino molesto para
las altas esferas ofciales. Sin pudor, Reyno-
so Femat anunció que derribaría la escuela
para tener zona de estacionamiento, y como
justifcante alardeó organizar unos Juegos
Panamericanos en Aguascalientes. 
“Si hay que quitar alguna escuela, la qui-
taremos, pero construiremos otra más mo-
derna y más funcional. No hay ningún interés
de derrumbar un plantel para favorecer a al-
guien en particular. Tenemos el ofrecimiento
Un gobierno
de autogoles
GILBERTO VALADEZ *
de un gran complejo deportivo para aspirar a
la celebración de unos Juegos Panamerica-
nos. Sería todo un acontecimiento”.
Otros funcionarios de gabinete se unie-
ron al coro.  El secretario de Obras Públicas,
Luis Gerardo del Muro, no dio demasiada
importancia en demoler esa primaria públi-
ca, alegando: “hay otros espacios educati-
vos y continuamente se construyen más”.
Pero la idea del gobernador se fue aho-
gando en un mar de críticas. La Asociación
de Padres de Familia se opuso al derrumbe
de la (primaria) Adolfo López Mateos y exi-
gió: “si quieren estacionamiento, busquen
otra solución”.
También hubo quejas de funcionarios
del gobierno, quienes se decían obligados
en apoyar al club de Televisa. El 29 de julio
de 2005, el diario Récord ventiló que buró-
cratas del Ejecutivo se quejaron, en forma
anónima, debido a una supuesta presión
para la compra de bonos de la temporada
de futbol. 
De todos los recursos públicos entrega-
dos a Necaxa no hay una contabilidad def-
nitiva, pero varias aportaciones sí salieron a
la luz pública. Para el año 2006, la adminis-
tración estatal avaló una erogación por 10
millones de pesos a repartirse entre los tres
equipos profesionales de Aguascalientes,
de los cuales 60% quedó en favor de los
Rayos. Los 4 millones restantes se otorga-
ron en partes iguales a Rieleros, de beisbol,
y Panteras, de baloncesto. El director del
Instituto del Deporte, (Idea), Alfredo Morales
Shaadi, justifcó que se le dio más dinero al
balompié “por la cantidad de practicantes
de cada disciplina”.
Dos años después, el 26 de octubre de
Legislatura. De ahí se dará parte al órga-
no interno de control para que cumpla con
su cometido”.
Equipo volátil
Días antes del descenso surgieron versio-
nes sobre una nueva mudanza del Necaxa,
específicamente a Cuernavaca, que ya tu-
vo un fugaz equipo de Primera División
en 2003, o incluso a Puebla, tras los pro-
blemas del propietario del equipo de la
franja, Ricardo Henaine, con el actual go-
bierno poblano.
No obstante el presidente del Necaxa,
Luis Alberto Ogarrio, ha rechazado públi-
camente esa posibilidad: “He escuchado
esos rumores. Ustedes de eso viven, de la
información, pero ninguna es verdadera.
No tengo información al respecto y mien-
tras no la tenga no hablaré de ninguna ver-
sión. Hay mucha gente con intereses di-
ferentes a la institución y no quiero andar
h
t
t
p
:
/
/
r
e
s
t
i
n
p
i
z
.
b
l
o
g
s
p
o
t
.
c
o
m
La tragedia
74

1799 / 24 DE ABRIL DE 2011

encabezó la reinauguración del estadio Vic-
toria, que aumentó su capacidad de 20 mil
a 25 mil asistentes, con ciertas novedades,
como la apertura de un restaurante en su
área norte. De igual forma, el Ejecutivo ates-
tiguó la presentación de los uniformes para
el futuro torneo, una línea de ropa y hasta un
coyote alusivo al personaje de Warner Bro-
thers como mascota.
El gobernador tomó la palabra y calif-
có al Victoria como “el estadio de toda la re-
gión, el más moderno y bonito de México”.
Luego se dejó fotografar portando el nuevo
uniforme.
Las dependencias de gobierno tam-
bién rindieron pleitesía a los necaxistas. Es-
te fue el caso del Idea. Tras la inauguración
del Victoria y debido a la falta de estaciona-
miento para los afcionados, la dependen-
cia acondicionó algunas instalaciones como
parada de vehículos, previo pago. También
en el sexenio, el Instituto del Deporte facilitó
instalaciones públicas para entrenamientos
de las reservas del equipo de Televisa, así
como dormitorios y baños.
La promoción de Necaxa con dinero
público incluiría algunos municipios. Las
autoridades del ayuntamiento de San José
de Gracia, uno de los menos favorecidos
económicamente, adquirió un palco en el
estadio Victoria para ver los partidos del Ne-
caxa. El alcalde panista Pedro Armendáriz
García recurrió a 1 millón de pesos del erario
para hacerse de un pedacito en la casa de
los necaxistas bajo el argumento de “pro-
mover el deporte”.
A fnales de 2005, el gobernador me
concedió una entrevista, la cual fue difun-
dida por la agencia apro, de la revista Pro-
ceso. El tema eran los dineros repartidos
al futbol. Reynoso se mostró orgulloso de
apoyar al equipo de Televisa, pero se abstu-
vo de revelar cantidades.
–Proceso publica esta semana un re-
portaje sobre los apoyos que usted ha brin-
dado al Necaxa, lo cual ha generado cues-
tionamientos hacia su postura...
–Creo que el proyecto del Necaxa es
todo un acontecimiento. Ha traído muchos
benefcios a la población de Aguascalien-
tes y las pruebas son contundentes. Nos
sentimos orgullosos de que el Necaxa se
arraigue aquí, conquistando afcionados, y
vamos por más.
–El equipo utiliza publicidad del gobier-
no en el uniforme...
–Claro, y los vamos a seguir apoyando.
–¿Cuánto ha costado?
–Es muy relativo. Lo que queremos es
que el Necaxa sea campeón, y en esta ad-
ministración vamos a apoyarlos con todo.
–¿Seguirá usted al frente del Patronato
de Fomento al Futbol?
–Voy a seguir adelante. Soy presidente
honorario. Me siento muy halagado por esta
distinción, y seguiré apoyando determinan-
temente el futbol profesional.
–¿A pesar de las críticas?
–Pésele a quien le pese. Estamos de-
cididos a hacer un proyecto que traiga fru-
tos y deje un legado a toda la población de
Aguascalientes, principalmente a niños y
jóvenes. O
*Fragmento del capítulo “Imperio de cristal”, del li-
bro Reynoso Femat: gobierno de autogoles, escri-
to por el periodista Gilberto Valadez.
2008, Reforma dio a conocer erogaciones
ofciales por 30.6 millones de pesos a tra-
vés de diferentes dependencias en bene-
fcio del Necaxa y del PFFA. El Instituto de
Educación donó 4.9 millones de pesos para
el pago de publicidad estática en el Victo-
ria; el Instituto del Deporte regaló otros 13
millones al Patronato de Futbol; también se
entregó 1 millón de pesos por parte del Ins-
tituto de Vivienda y otros 11.5 millones de
dinero público salieron de Comunicación
Social al Necaxa.
Los boletines del gobierno se utilizaron
para noticias relacionadas con el club de Te-
levisa. El comunicado 1736 de la ofcina de
prensa de Luis Armando celebró el tercer
cumpleaños del estadio Victoria, y hasta des-
caradamente promovió la compra de palcos.
El 28 de julio de 2006, Reynoso Femat
con rumores que no me corresponden”,
afirmó en conferencia de prensa el lunes
18, luego de prometer que sería la única
ocasión en que hablaría ante los medios.
–¿Ha hablado con el gobernador? –se
le preguntó.
–He estado en contacto con el gobier-
no actual, informándole la situación del
equipo y lo que está pasando. Hay bue-
na disposición de seguir apoyando el pro-
yecto. Este no es un proyecto de un sexe-
nio; es a largo plazo y tiene que quedarse
en Aguascalientes.
La administración de Ogarrio transcu-
rrió entre claroscuros: al iniciarse el tor-
neo prometió alcanzar los 25 puntos que
evitarían su descenso. Y apenas obtuvo
tres triunfos. Además entró en conflicto
con grupos de aficionados que denuncia-
ron falta de apoyo en el boletaje que ante-
riormente se les brindaba.
En 2010, en el torneo Clausura, el
portal www.transfermarkt.com calcu-
ló el valor de la franquicia necaxista en
23.5 millones de dólares con base en el
valor de las cartas de transferencia de
sus jugadores.
Luego del segundo descenso del Ne-
caxa tras dos minitorneos en la Primera
División, la muestra más palpable sobre
la devaluación de la franquicia lo aportó
el sitio www.mediotiempo.com, que esti-
mó en 20 millones de dólares el precio del
equipo que, a decir del portal, ahora se de-
rrumbaría a sólo 2 millones de dólares.
Tras su llegada a Aguascalientes, Los
Rayos del Necaxa mantenían la aureola
del llamado equipo de la década de los no-
venta, cuando conquistó tres torneos cor-
tos. Pero el prestigio se diluyó con su pri-
mer descenso en 2009 y, aunque regresó
al año siguiente, ahora enfrenta un nuevo
retorno a la llamada liga de ascenso.
En esta última ruta al descenso cambió
tres veces de entrenador: Ogarrio le dio las
gracias a Omar Arellano, quien ascendió
al equipo pero fue destituido luego de seis
juegos en el torneo Apertura 2010. En su
lugar llegó el argentino Daniel Brailovsky,
quien completó el certamen, pero fue inca-
paz de sacar al club del último sitio.
Pese al escepticismo, Brailovsky fue
ratificado en el Clausura 2011, y aunque
prometió librar el descenso fue cesado
tras perder los cuatro primeros juegos del
torneo, el último ante Querétaro, rival di-
recto en la tabla porcentual.
La última esperanza fue Sergio Bue-
no, con más de un año sin dirigir en el
máximo circuito. Por si fuera poco, su
currículum presentaba estadísticas por
demás negativas, con más derrotas que
triunfos en su paso por Atlas y Santos.
No obstante el equipo ligó cinco partidos
sin derrota, tres de ellos en fila, para ame-
nazar la permanencia de Querétaro. Pero
el plantel pronto volvió a la normalidad,
a una serie de derrotas hasta su reciente
empate con Atlante. O
J
u
a
n

M
a
n
u
e
l

R
o
b
l
e
d
o

/

P
r
o
c
e
s
o
f
o
t
o

Reynoso Femat. Irresponsabilidad

1799 / 24 DE ABRIL DE 2011 75
DEPORTES
S
AN MARTÍN TEXME-
LUCAN, PUE.- El ex-
presidente municipal Noé
Peñaloza Hernández de-
rrochó más de 150 millo-
nes de pesos en una unidad
deportiva supuestamente de alto rendi-
miento, que es más bien un monumento a
la corrupción y la opacidad.
Entre las múltiples irregularidades
detectadas durante la realización de la
BEATRIZ PEREYRA
obra destacan las siguientes: no hubo
licitación; las empresas constructoras
fueron contratadas con la condición de
que compraran los materiales en Gru-
po Santa Julia, propiedad de Peñaloza;
no se diseñó un proyecto ejecutivo, y
tampoco se presentó el presupuesto ni
la cotización correspondiente.
Pese a lo anterior, en octubre pasa-
do, la Comisión Nacional de Cultura Fí-
sica y Deporte (Conade) le entregó a la
administración de Peñaloza 30 millones
de pesos para la edificación del comple-
jo deportivo.
Aunque fue inaugurada en febrero
pasado, la unidad deportiva permane-
ce cerrada porque está inconclusa y no
hay recursos para terminar los trabajos ni
tampoco para operarla.
El inmueble se localiza cerca de la ca-
rretera San Martín-Tlaxcala, en una zona
conocida como Camino a la Barranca de
Miguel Dimayuga
En un lugar inhóspito, en medio de sembradíos,
sin usuarios potenciales, a un alcalde se le ocurrió
edificar una unidad deportiva de "supuestamen-
te alto rendimiento", con dos albercas olímpicas,
pista de atletismo, cancha de futbol, dos gimna-
sios. Las instalaciones se inauguraron en febrero
pasado a pesar de estar inconclusas y mal hechas.
Detrás del "interés" por la comunidad se asoma
una historia de corrupción que involucra alrede-
dor de 150 millones de pesos del erario.
El absurdo
Pesos, a un costado de las instalaciones
del Instituto de Capacitación para el Tra-
bajo del Estado de Puebla (Icatep).
Para llegar a este sitio es necesario tran-
sitar por caminos de terracería. Se trata de
una zona rural donde las canchas de volibol
y basquetbol fueron construidas práctica-
mente en medio de los sembradíos.
En un recorrido por el lugar, la repor-
tera pudo constatar que la “unidad depor-
tiva de alto rendimiento” cuenta con dos
albercas olímpicas, una techada y otra al
aire libre. Ambas están vacías y no cuen-
tan con calderas ni equipos para filtrar
el agua. También hay albercas de olas y
toboganes de 20 metros de altura, al fi-
nal de los cuales se encuentran pequeños
chapoteaderos.
La pista de atletismo es un verdade-
ro desastre, pues el terreno sobre el que se
construyó ni siquiera fue aplanado y tiene
grandes protuberancias. Cuando llueve se
inunda y el graderío se encuentra cuartea-
do; en algunas partes éste se ha venido aba-
jo y en otras se encuentra sostenido de ma-
nera precaria por costales de tierra.
En medio de la pista de atletismo hay
una cancha de futbol invadida por la hier-
ba. Cuando la construyeron estaba tan incli-
nada que si se colocaba un balón en el piso,
se desplazaba sin necesidad de tocarlo. Su-
puestamente ya fue emparejado, pero a sim-
ple vista se nota que no ha quedado bien.
Hay un edificio de tres niveles en el
que fueron instalados dos gimnasios: uno
para hombres y otro para mujeres, con
baños y vestidores. Aunque cuentan con
equipo de última generación de la mar-
ca Life Fitness, el techo tiene filtraciones
por lo que es común que los aparatos estén
mojados y el piso encharcado.
En la parte trasera de la unidad deportiva
hay canchas de squash que están prácticamen-
te en obra negra. Los baños no cuentan con la-
vabos ni llaves y tampoco hay regaderas.
En la parte exterior del complejo, los pi-
sos sintéticos de las canchas de hockey, te-
nis, basquetbol y voleibol están encharca-
dos y se ven deteriorados por el sol. Están
cubiertos por el polvo, hojas secas y basura
que el viento arrastra desde los campos se-
cos de este municipio poblano en el que ha-
bitan poco menos de 100 mil personas.
Uno de los muros exteriores que for-
man parte de las dos canchas de frontón es-
tá pintado de verde. Tiene los logotipos de
“Vivir mejor” del gobierno federal y el de
la Conade con la leyenda “Unidad Deporti-
va de Alto Rendimiento Bicentenario”.
Sin rastros
El presidente municipal entrante, Carlos
Sánchez Romero, del PRI, no heredó una
instalación deportiva para beneficio de los
texmeluquenses, sino un “elefante blan-
co” que devoró sumas millonarias.
En los archivos del municipio no existe
un expediente en el que se pueda verificar
cómo se realizó la construcción de la uni-
dad deportiva. Ahora, tanto la Secretaría de
la Función Pública (SFP) como la Conade
le exigen a la administración encabezada
por Sánchez Romero que compruebe cómo
se ejercieron los 30 millones de pesos pro-
cedentes de las arcas federales.
“No tenemos ninguna documentación.
No hay registro del proyecto ni presu-
puestos. Tampoco sabemos qué empresa
construyó y no tenemos antecedentes de
que se haya realizado una licitación. Sólo
contamos con unos planos de los terrenos
que nos dio la Conade. El problema no só-
lo consiste en comprobar lo que se gas-
tó, sino que tuvo que haber un seguimien-
to y no está por ningún lado. Platiqué con
el anterior presidente municipal la sema-
na pasada y sólo dice que en el archivo es-
tán los documentos, pero no hay nada. La
anterior administración debió comprobar
los gastos y no lo hizo; ahora nos toca de-
mostrar que nosotros no ejercimos ese di-
nero”, explica el alcalde priista.
–La Conade debe tener el expediente
del proyecto puesto que hay recursos fe-
derales involucrados. ¿No le puede dar
una copia? –se le pregunta al alcalde.
–La anterior administración empezó la
obra antes de que llegara el recurso federal,
pero no había ningún proyecto. Los trabajos
comenzaron un año antes, en septiembre de
2009, y la partida presupuestal fue canaliza-
da en octubre del año pasado. Lo único que
tenemos es la huella del depósito. Se gas-
taron el dinero pero sin cumplir con los li-
neamientos de rigor. Ninguna empresa me
puede decir “mira, este es el convenio o el
acuerdo, aquí está mi contrato, el proyecto”.
–¿Cuáles compañías construyeron el
conjunto deportivo?
–Desconozco los nombres, pero una
empresa de Puebla me está reclamando el
pago de 100 millones de pesos. Se supone
que la obra costó al municipio 80 millones,
pero hay facturas por más de 100 millones
que se adeudan. No he tenido contacto con
el dueño, pero me mandó un representante
para darle seguimiento al tema. Queremos
resolver este problema, pero no hallamos
las piezas del rompecabezas.
La mañana del martes 19, Sánchez Ro-
mero se reunió en su oficina con Mario Al-
berto Martínez Buenabad y Eduardo Pa-
paqui Pérez, de Corporativo Nepk S.A. de
C.V. (servicios de consultoría en adminis-
tración, de acuerdo con un padrón de pro-
veedores del gobierno estatal que se en-
cuentra en la página de transparencia).
Según el presidente municipal, esta empre-
sa exige el pago de 100 millones de pesos.
Al término del encuentro, la reportera
abordó a los representantes de Nepk pa-
ra solicitarles una entrevista. Se excusa-
ron con el argumento de que ellos no son
“los dueños” de la empresa. Tampoco qui-
sieron proporcionar el nombre de los mis-
mos ni dar ninguna información.
Sánchez Romero revela que la empre-
sa Ingeniería e Inversiones S.A. de C.V.,
está demandando 400 mil pesos por los
trabajos que realizó. Debido a las irregu-
laridades, cinco de los regidores que estu-
vieron en la administración de Peñaloza
solicitaron un análisis de las finanzas mu-
nicipales. Hasta ahora no se ha dado a co-
nocer ningún resultado.
Al exedil se le acusa de peculado y se
le abrieron dos procedimientos adminis-
trativos para fincarle responsabilidades:
uno por 87 millones de pesos y el otro por
100 millones, según reportó La Jornada
de Oriente el 14 de marzo último.
Irresponsabilidad
La construcción de este deportivo, mejor
conocido como la “Mega Unidad”, pro-
vocó descontento entre los pobladores de
San Martín Texmelucan, un municipio
pobre cuya economía gira principalmen-
te en torno al comercio.
Cuenta con pocas y estrechas viali-
dades que se ven colapsadas sobre todo
los martes, día en que se instala el tian-
guis más grande de América Latina, con
alrededor de 60 mil locatarios que venden
desde ropa usada hasta automóviles. De-
bido al intenso tráfico, un viaje desde el
centro de San Martín a la Unidad Depor-
tiva puede demorar una hora y más de dos
si se sale desde la ciudad de Puebla.
El pasado 11 de febrero, cuando fue
inaugurada la unidad deportiva, la prensa
local cuestionó al subdirector general de
M
i
g
u
e
l

D
i
m
a
y
u
g
a
Entrada al complejo deportivo

1799 / 24 DE ABRIL DE 2011 77
DEPORTES
la Conade, Jaime Gutiérrez Jones, acerca
del costo global de la obra.
El funcionario federal sorprendió a los
reporteros cuando aclaró que el municipio
aportó 120 millones de pesos y la Conade
otros 30 millones; sin embargo, dijo que des-
conocía el monto total, toda vez que además
hubo “inversión de la iniciativa privada”.
Asimismo, aclaró que la Conade no
sería el organismo responsable de admi-
nistrar el inmueble, como días antes ha-
bía declarado Noé Peñaloza, y precisó
que esa tarea le corresponde al gobierno
de Sánchez Romero.
En distintas ocasiones, la Auditoría
Superior de la Federación (ASF) ha hecho
observaciones a la dependencia que diri-
ge Bernardo de la Garza debido a que en-
trega a ciegas millones de pesos a estados
y municipios, sin efectuar un seguimien-
to puntual de cómo se gastan los recursos.
“Según opiniones de vecinos texmelu-
quenses, la mega obra resultó una verdade-
ra contrariedad ante la visible pobreza de
los barrios y colonias del municipio, que
se agravó con la administración del mili-
tante del Partido Nueva Alianza. Mientras
pequeñas colonias como La Cruz y La Li-
bertad –que se ubican alrededor de la enor-
me y ambiciosa construcción– carecen de
los servicios más fundamentales, como el
drenaje, electrificación y pavimentaciones,
la inversión millonaria de la unidad trun-
có cualquier posibilidad de apoyo para los
habitantes de dichas colonias. En su afán
de modernizar el municipio, señalaron que
Peñaloza se ha empeñado en ocupar gran-
des cantidades del recurso de los diversos
programas federales para darle prioridad a
esta tan criticada y rechazada obra, desde
el inicio de su administración”, publicó el
diario La Jornada de Oriente en su edición
del 12 de febrero de 2011.
El portal de noticias e-consulta.com
difundió el 13 de enero de 2008 que Pe-
ñaloza fue demandado por Banrural por
incumplir con el pago de 175 millones
de pesos por un préstamo a la empresa de
cerámica Santa Julia. El juicio ejecutivo
mercantil (expediente 335/02) está radica-
do en el juzgado séptimo civil de Puebla.
El 29 de febrero de 2000, los representan-
tes de Santa Julia firmaron un contrato de
apertura de crédito en el que se acordó el
préstamo de 151 millones 680 mil pesos
con una tasa de interés basada en saldos
insolutos de 6 puntos porcentuales.
“De acuerdo con su portal electróni-
co, Grupo Santa Julia es propiedad de una
fábrica en Huejotzingo, donde se produ-
cen pisos, tejas, tabique y adhesivos. Ade-
más, consta de la embotelladora de agua
Krystal Peñaloza, así como de las empre-
sas Autotransportes Especializados Pe-
ñaloza y Edificaciones y Construcciones
Santa Julia, del rubro de transporte e in-
mobiliario, respectivamente. Noé Peñalo-
za Hernández se ufana de haber ascendido
de un mundo de pobreza rural al emporio
del que actualmente es propietario, según
cuenta en una entrevista concedida a la re-
vista Líderes Mexicanos”, indica la nota.
Cinismo
En San Martín Texmelucan es un secreto a
voces que Peñaloza condicionó la asigna-
ción de contratos de obras a distintas em-
presas a cambio de que compraran los ma-
teriales de construcción en Grupo Santa
Julia. No tuvo empacho en señalar, en va-
rias ocasiones en discursos improvisados,
que dicha práctica no tiene nada de malo
porque no es el municipio quien le com-
pra a su empresa, sino particulares. Lo mis-
mo sucedió en la construcción de la Uni-
dad Deportiva de Alto Rendimiento.
“Los texmeluquenses quieren salir ade-
lante y yo voy a trabajar hasta el último día
de mi gobierno. En este gobierno no veni-
mos a robar, venimos a hacer las cosas que
se requieran. San Martín traía un retraso de
más de 70 años, tenemos que evitar que el
próximo presidente municipal caiga en las
viejas prácticas y produzca un retraso… Ya
se acabó el tiempo del caciquismo”, decla-
ró el expriista Peñaloza en su segundo in-
forme de gobierno.
En un intento por echar a andar el cen-
tro deportivo, el alcalde Sánchez Romero
solicitó ayuda al director del Instituto Po-
blano del Deporte, Manuel Youshimatz,
quien considera que en virtud de que el
complejo no recibirá dinero del gobierno
federal deberá operar bajo un esquema de
autogeneración de recursos y estar abierto
al público en general.
“Es un centro de iniciación al alto ren-
dimiento, pero no de alto rendimiento. Si
lo fuera tendría que recibir financiamien-
to del gobierno estatal y hasta del federal.
Si no tiene ingresos propios es muy cos-
toso mantenerlo. Para ser autofinanciable
ese deportivo debe contar con ingresos de
por lo menos 1 millón de pesos mensua-
les. Para conseguirlos se necesita tener
entre 5 mil y 7 mil usuarios con cuotas de
280 pesos”, explica.
–¿Está justificada la construcción de
un centro de estas dimensiones conside-
rando que en la capital de Puebla, a unos
30 kilómetros, hay un centro de alto ren-
dimiento nuevo?
–Nunca sobran los centros de alto ren-
dimiento, pero, insisto, para serlo debe
poseer ciertas características. Debe tener
una villa donde los atletas puedan hospe-
darse, comer, ir a la escuela si es posible.
Este conjunto no tiene villa, es sólo un de-
portivo. El alto rendimiento exige instala-
ciones bien hechas para atletas que se van
a concentrar.
“La alberca, aunque es olímpica, no se
sabe si está bien hecha. Se ve que una al-
berca funciona cuando está llena y la es-
tructura resiste la presión del agua, si el
rebosadero está bien hecho y el agua no se
tira, si la temperatura es la adecuada pa-
ra nadar. Si está vacía no se puede decir si
funciona o no. Tiene 1.80 metros de pro-
fundidad, cuando la altura ideal para ense-
ñar a nadar es 1.30, y así podemos irnos”,
apunta el exciclista.
Por su parte, el alcalde Carlos Sánchez
Romero cuenta con 20 días para realizar la
comprobación de los 30 millones de pe-
sos que destinó la Conade, a través de Jai-
me Gutiérrez Jones, y que también reclama
que se justifiquen los recursos económicos
por los que durante meses no se preocupó.
Este semanario solicitó una entrevis-
ta con Peñaloza por medio de su esposa,
la actual regidora de monumentos históri-
cos, Elisa Martínez, quien aseguró que el
empresario se comunicaría. Hasta el cie-
rre de esta edición no lo había hecho.
M
i
g
u
e
l

D
i
m
a
y
u
g
a
El gimnasio. Alta tecnología... y goteras
78

1799 / 24 DE ABRIL DE 2011


1799 / 24 DE ABRIL DE 2011 79
PALABRA DE LECTOR
Protestan por la ejecución de
Sicilia y seis personas más
Señor director:
E
stimado señor director, le rogamos sea tan
gentil de publicar esta carta en la sección
Pa|ao|a de /ecto|.
En Cuernavaca, los miembros de la Red por
la Paz y la Justicia hemos determinado mantener
la ofrenda que instalamos a las puertas del Palacio
de Gobierno desde que nos enteramos de la eje-
cución de los hermanos Julio César y Luis Antonio
Romero Jaime, Gabriel Alejos Cadena, Juan
Francisco Sicilia Ortega y otras tres personas.
Si bien nuestra protesta nació de la indigna-
ción del asesinato brutal del hijo de nuestro ami-
go y compañero Javier Sicilia, hoy hemos hecho
nuestra su convocatoria a una gran movilización
nacional e internacional, que culminará el próxi-
mo 8 de mayo, para frenar el río de sangre y la
impunidad que existen en todo el país.
Nosotros saldremos de Cuernavaca el 5 de
mayo a las 7:00 de la mañana de la Paloma de
la Paz, para llegar a la Ciudad de México el día
7 y marchar de Ciudad Universitaria al Zócalo.
Estamos invitando a los ciudadanos conscien-
tes a organizar sus caravanas a la Ciudad de
México y congregarnos en el corazón del país.
Es el despertar del pueblo mexicano; es la
hora de decir “¡basta!” a una guerra donde el pue-
blo mexicano pone los muertos, la desolación, el
luto, los huérfanos, mientras en Estados Unidos se
lavan, sin problema alguno, los cientos de millones
de dólares del narcotráfico y se generan fortunas
con el comercio indiscriminado y hasta oficial de
cientos de miles de armas para proveer a las ma-
fias y a quienes dicen combatirlas.
Y a la par, con todo cinismo, en diversos es-
tados de la Unión Americana se legaliza el “uso
terapéutico de la mariguana”.
Qué grave resulta que seamos los ciudada-
nos quienes tengamos que exigir a nuestros re-
presentantes populares que cumplan con lo que
juraron cumplir al asumir sus cargos.
La omisión de muchos, la negligencia de otros
y la complicidad silente de quienes ganan con la
industria del lavado de dinero, en el terreno em-
presarial y en el ámbito político, han llevado al país
a esta hora aciaga.
Atentamente
¡Estamos hasta la madre!, ¡Alto a la guerra!
¡Por un México justo y en paz!
Lucía Rosales, Valente Omaña y Rocato Bablot
Zócalo de Cuernavaca, Morelos
todossomoslared@gmail.com,www.redporlapaz-
yjusticia.org, twitter @redpazyjusticia
Poetas, escritores, artistas y
periodistas condenan la matanza
Señor director:
L
e solicitamos publicar esta carta, dirigida a
Felipe Calderón Hinojosa, presidente consti-
tucional de los Estados Unidos Mexicanos.
Señor presidente: Los abajo firmantes, poe-
tas, escritores, artistas y periodistas de diversos
rincones de este mundo, condenamos enérgi-
camente el asesinato de Juan Francisco Sicilia,
hijo del poeta mexicano Javier Sicilia, y de sus
seis acompañantes, ocurrido el 28 de marzo del
presente año en Morelos.
Nos dirigimos a Su Excelencia para solicitarle
respetuosamente que los asesinos sean hallados
y castigados con todo el peso de la ley.
Asimismo, nos permitimos manifestar nues-
tra profunda preocupación por los hechos dolo-
rosos que presencia el mundo y no condicen con
la dignidad de México, del pueblo mexicano y de
su gloriosa tradición.
Acompañamos a los familiares de los más de
35 mil seres humanos que han perdido la vida  en
razón de situaciones notorias y, como todos ellos,
esperamos que se hará justicia y que el manto de
la impunidad no abrigará a los asesinos.
Atentamente
Stefaan van den Bremt (Países Bajos), Adolfo
Castañón, Alberto Blanco, Francisco Hernández,
José Vicente Anaya, Jorge Esquinca, Eduardo
Milán, Gabriela Gutiérrez Ovalle, Juan Villoro,
María Negroni, Homero Aridjis, Chloe Aridjis,
Eva Aridjis, José Kozer, Sergio Mondragón, José
María Espinasa, Ana Mará Jaramillo, Leonardo
Iván Martínez, Felipe Agudelo Tenorio, Eduardo
Hurtado, David Huerta, Verónica Murguía, Enzia
Verduchi, Josu Landa, Antonio Deltoro, Armando
Alonso, Denisse Buendía, María Baranda, Héctor
Carreto, Dana Gelinas, Claudia Canales, Rosina
Conde, Elsa Cross, Cristina Pacheco, José Emilio
Pacheco, Magali y María Pía Lara, Paloma
Villegas, Anne Marie Mergier, Jimena Giménez
Cacho, Gaston Bellemare (Canadá), Pascual
Borzelli (Panamá-México), Lila Calderón (Chile),
Marco Antonio Campos, Emmanuel Carballo,
Víctor Manuel Cárdenas, Emilio Coco (Italia),
Antonio Correa (Colombia-Ecuador), Margarito
Cuéllar, Antonio Cisneros (Perú), Vanessa Droz
(Puerto Rico), Beatriz Espejo; argentinos: Jorge
Boccanera y Daniel Freidemberg; colombianos:
Amparo Osorio, Antonio Correa Losada, Jairo
Alberto López, Gonzalo Márquez Cristo, Aldemar
González, Gonzalo Márquez Cristo, Germán
Villamizar, Hernando Guerra Tovar, Carlos
Fajardo Fajardo, Juan Manuel Roca y Hernando
Guerra Tovar; Hugo Gutiérrez Vega, Francisco
Magaña, Víctor Manuel Mendiola, Iván Oñate,
Xavier Oquendo (Ecuador), Sofía Ramírez, Eduard
Sanahuja (España), Paco Ignacio Taibo II; nicara-
güenses: Milagros Terán y Edwin Illescas; Rocato,
Eduardo Hurtado Montalvo y Magali Lara.
Convocan a organizar caravanas
a la Ciudad de México
De Juan Manuel López Delgado
Señor director:
E
n el reportaje B|oqµeo a| tae|wondo en
Sono|a (7YVJLZV1797) se mencionaron
el conflicto en que se encuentra el Instituto
Sonorense de Taekwondo, los problemas de-
rivados de la destitución del profesor Lorenzo
García como si fueran imputables a acciones de
la Federación Mexicana de Taekwondo, A.C., y
el supuesto descontento por la designación de la
marca “Dos” en los equipos de protección para
los eventos oficiales. Toda vez que la nota está
plagada de información falsa que puede generar
una idea errónea sobre los hechos narrados, con-
sidero necesario hacer algunas precisiones.
El artículo, en resumen, es la queja del pre-
sidente de una institución que por conflictos
internos decidió destituir a su antecesor sin la
debida previsión sobre las consecuencias que
tendría para el organismo y sus atletas hacerlo de
la forma en que se hizo, aprovechando el espa-
cio editorial para incluir una crítica respecto a la
decisión de adoptar como equipo oficial para los
eventos selectivos la marca “Dos”.
Es falso que yo haya tenido injerencia para
bloquear al profesor Crisóforo Alvarado con el fin
de apoyar y proteger al profesor Lorenzo García,
pues en primer lugar todo tuvo origen en un con-
flicto entre miembros de una institución de carác-
ter privado, de manera que, si son ciertos los he-
chos que supuestamente lo generaron, las únicas
autoridades competentes para dirimirlo serían de
carácter civil o penal, dependiendo de la vía por
la que optaran tanto los directivos actuales como
el resto de los afectados por los actos que le im-
putan al profesor García Barreras.
De hecho, contrario a lo descrito en la nota,
las peticiones de intervención dirigidas por quie-
nes hoy dicen ser víctimas de nuestros abusos de
poder fueron revisadas en las últimas dos reunio-
nes del Consejo Directivo de la Federación. Este
órgano de gobierno, toda vez que existen diversos
procesos penales en curso –los cuales, por cierto,
no habían pasado de la etapa de averiguación
previa, es decir, ni siquiera se habían consignado
por parte del Ministerio Público al juez penal–, con
la finalidad de no obstruir las investigaciones de la
autoridad, decidió no intervenir hasta que hubiera
sentencia condenatoria que hubiese causado eje-
cutoria en contra del profesor García.
Se buscaba así, primero, no emprender actos
que pudieran perjudicar a una persona que no ha
sido declarado ni siquiera presunto responsable
por la comisión de los delitos que le imputan, y
segundo, tampoco contribuir a generar un estado
de incertidumbre jurídica al ser posible que, de
ser sometido a un proceso conforme al Estatuto y
Reglamento de la federación, se le declarara cul-
pable y se le aplicara el castigo correspondiente,
en tanto que, por el otro lado, la autoridad guber-
namental posteriormente pudiera decretar el no
ejercicio de la acción penal y ni siquiera iniciar el
juicio propiamente hablando, con lo que existirían
dos resoluciones contradictorias emitidas por au-
toridades distintas sobre los mismos hechos.
Es decir, si el profesor Lorenzo García es res-
ponsable de lo que se le atribuye en los procesos
jurisdiccionales, a la federación le es imposible
Sobre el Bloqueo al
taekwondo en Sonora
80

1799 / 24 DE ABRIL DE 2011

determinar si se le impone o no una sanción
mientras no haya una resolución definitiva de la
autoridad gubernamental sobre la certeza de la
comisión de los mismos. Y esta determinación
fue consignada en el acta que se levantó de la
reunión correspondiente.
Respecto a la desactivación del Instituto
Sonorense de Taekwondo, esta no es una sanción
que se haya impuesto, toda vez que, contrario a
lo manifestado, el estatus de las instituciones no
puede ser objeto de sanciones, si es que así lo
piensa el profesor Alvarado, quien, por desconoci-
miento del Estatuto y Reglamento del Estatuto de
la Federación, o por simple mala fe, así pretende
hacerlo del conocimiento público. En ningún orde-
namiento estatutario ni en la propia Ley General de
Cultura Física y Deporte o su Reglamento se habla
del estatus de activación o desactivación de insti-
tuciones como castigo por la comisión de una con-
ducta sancionable. Las instituciones, al cumplir con
los requisitos y procesos previstos en la normativi-
dad vigente, es decir, al contar con la documenta-
ción que acredite el cumplimiento de las condicio-
nes exigidas, principalmente por el Reglamento del
Estatuto de la Federación y el Reglamento Técnico
Deportivo, obtienen sin distinción alguna su activa-
ción y la constancia que la avala.
Cuando dejan de cumplir con cualquiera de
esos requisitos, automáticamente quedan desac-
tivadas, situación que sucedió tal y como lo reco-
noce el propio profesor Alvarado. O sea que, al no
tratarse de una sanción, sino de una consecuencia
del incumplimiento de las condiciones para man-
tener un estatus determinado, no es aplicable el
principio de la garantía de audiencia, pues todos
aquellos que pretendan ser parte de esta fede-
ración deben estar al tanto de su normativa, sin
que exista pretexto para no hacerlo, en virtud de
que la misma se encuentra accesible en la página
web de la federación o en la propia
Confederación Deportiva
Mexicana. Dice una frase
que “la ignorancia de la ley
no excusa su incumplimien-
to”, y es exactamente lo
que en este caso acontece:
el señor, o ignora la norma-
tividad o, desde su pers-
pectiva, al sentirse afectado
directamente, busca culpa-
bles por las consecuencias
que sus propios actos ge-
neraron y tiene que emitir ataques sin fundamento
para justificarse ante las personas que también
fueron perjudicadas por su irresponsabilidad al no
haber tomado en cuenta dicha condición. Nada
de aquello de lo cual se está quejando hubiera
sucedido si al destituir al profesor García Barreras
hubieran nombrado como presidente de su insti-
tución a alguien que cumpliera con el requisito, es
decir, que contara con el grado de Quinto Dan.
Tampoco es cierto que el suscrito le hubiera
otorgado por cuenta propia una “matrícula” a una
institución del profesor García. Eso resulta legal,
material y técnicamente imposible, al carecer
quien esto escribe de facultades para activar ins-
tituciones de forma directa, así como al no tener
la capacidad ni los medios materiales para hacer-
lo, por tratarse de trámites gestionados en línea
tanto por los presidentes de las asociaciones
estatales como por los responsables de las ins-
tituciones. El rechazo que se hizo del alta de las
escuelas que se “afiliaron” a la Asociación Pumas
de Chihuahua no se basó en simples caprichos,
sino en el hecho de que hubiera implicado el
cambio de estado por parte de los competidores,
sin justificación del mismo, lo cual habría sido
una violación directa a la reglamentación del
Sistema Nacional del Deporte que se propone
evitar el “pirateo” de atletas entre estados.
Por lo que se refiere a los equipos marca
“Dos”, de los cuales se dice han provocado una
molestia generalizada entre nuestros afiliados,
es importante enfatizar que la decisión de adop-
tarla como la marca oficial para los eventos de la
federación que me honro en presidir no se tomó
de manera arbitraria, como se expone, sino por
acuerdo de todos los presidentes de las asocia-
ciones estatales, el cual se votó por unanimidad
en el congreso celebrado en septiembre del año
pasado. La decisión fue ratificada por el pleno de
la Asamblea General de Asociados el 28 de marzo
pasado. Ambas determinaciones constan en las
actas de dichos eventos. Gracias a esta decisión,
todas las asociaciones estatales y sus compe-
tidores se han visto beneficiadas, ya que en el
transcurso del congreso citado se entregaron gra-
tuitamente a todos los dirigentes en las entidades
que componen a la federación sets de equipos
completos, con la finalidad de que ningún compe-
tidor quedara privado de participar por no contar
con los recursos necesarios para adquirirlos.
Esta federación no puede tomar en cuenta
foros creados en redes sociales –por gente cuyas
identidades son indeterminadas o cuya pertenencia
al deporte federado es inclusive incierta– para de-
cidir sobre el mantenimiento de una marca como la
oficial para los eventos. En caso de ser cierto ese
disgusto generalizado, quienes así lo consideren
necesario y tengan el carácter de atletas federa-
dos, presidentes de asociación o responsables de
institución activa, pueden manifestarlo por escrito
identificándose plenamente, acreditando su carác-
ter de asociados, y, de ser un
volumen considerable o ex-
presar razones que realmente
muestren la necesidad de
reconsiderar dicha decisión,
como podría ser alguna posi-
ble consecuencia en la salud
del usuario o la afectación
del desarrollo correcto de
los combates, la misma se
someterá a votación entre
los asociados en la próxima
asamblea. Y de haber con-
senso a favor de un cambio, éste se realizará.
Finalmente, quiero manifestar mi simpatía
y apoyo a los padres de familia y a los atletas
que se sienten afectados por la situación del
Instituto Sonorense. Sin embargo, mientras dicho
organismo no quiera cumplir con los requisitos
de la normatividad, la federación se encuentra
impedida para poder darlos de alta en el SiRed.
En consecuencia, se les recomienda acercarse al
presidente de su asociación estatal para que éste
les informe qué otras vías pueden ejercer para la
resolución de su problema, encontrándonos en
plena confianza de estar cumpliendo con el orden
jurídico existente y conminando a quienes sientan
lo contrario a que en todo caso acudan a las au-
toridades competentes para que sus quejas sean
escuchadas y resueltas.
Atentamente
Licenciado en administración de empresas
Juan Manuel López Delgado
Presidente de la Federación Mexicana de
Taekwondo, A.C.
Respuesta de la reportera
Señor director:
E
sta reportera buscó en múltiples ocasiones al
señor Juan Manuel López Delgado para que
fijara su postura sobre las denuncias que hizo
a esta revista el profesor Crisóforo Alvarado, y
nunca respondió al requerimiento de 7YVJLZV.
En su carta, se limita a refutar al entrevistado,
pero no dice cómo resolverá el problema que
afecta a decenas de niños y jóvenes taekwon-
doistas. Por este conducto reitero mi solicitud de
una entrevista con el presidente de la Federación
Mexicana de Taekwondo.
Atentamente
Beatriz Pereyra
Acerca de Sacerdocio
de alto riesgo
Señor director:
L
os integrantes del Frente de Laicos Cristiano-
Evangélicos de México le solicitamos de la
manera más atenta publicar la siguiente nota
aclaratoria.
En el número 1798 de la revista 7YVJLZV, fe-
chado el 17 de abril de 2011, el reportero Rodrigo
Vera, en su reportaje titulado Sace|doc|o de a|to
||esgo, incluye una entrevista con el pastor Arturo
Farela denominada Saña cont|a evange||stas. Sobre
ella, me permito señalar los siguientes puntos:
El título de la entrevista que utiliza el reportero
al referirse a los cristianos evangélicos como evan-
ge||stas es incorrecto debido a que es la Iglesia
católica romana la que usa en forma despectiva
ese término al referirse a los cristianos auténticos.
En el séptimo párrafo, al hablar del pastor
secuestrado Josué Ramírez, el reportero men-
ciona que ese pastor “oficia misa” ante 500 feli-
greses en su templo. Se aclara que los pastores
cristianos evangélicos no ofician misas (ceremo-
nias católicas de solemnidad religiosa), sino sola-
mente predican en sermones la palabra de Dios
contenida en la B|o||a.
El reportero capta el miedo, la inquietud, la
angustia, el desplome moral y el desánimo del
pastor Arturo Farela, quien gestiona el rescate del
pastor secuestrado. En el caso de Farela, es más
que una simple gestión de liberación, porque él
recibe amplios honorarios de sus afiliados, como
recuperaciones, igualas, primicias, ofrendas,
diezmos, etcétera, lo que indebidamente se
traduce en lucro, prohibido por la B|o||a (Mateo,
capítulo 10) y la ley de la materia (Ley de Culto
Público y Asociaciones Religiosas).
Asimismo, en el último párrafo, el pastor
Arturo Farela, dirigente de la Confraternidad
Nacional de Iglesias Evangélicas (Confraternice),
presume de su valentía ante el crimen organi-
zado, asumiéndose como el defensor único de
la población evangélica, lo que no es cierto,
ya que Arturo Farela solamente representa a
Confraternice.
Atentamente
Raúl Velázquez
Por el Frente de Laicos Cristiano-Evangélicos
de México.

1799 / 24 DE ABRIL DE 2011 81
PALABRA DE LECTOR
Respuesta del reportero
Señor director:
S
i bien es cierto que el D|cc|ona||o de |a |en-
gµa esoaño|a establece algunas distinciones
entre las palabras evange||co y evange||sta, los
mexicanos suelen usar ésta última en el sentido
de la primera, y no en forma despectiva, como
dice el señor Velázquez que lo hace la Iglesia
católica romana.
Por otra parte, aunque cabe la observación de
que los evangélicos no ofician misa, nadie puede
decidir si ellos son más o menos cristianos que los
católicos, pues ambas corrientes religiosas centran
su mensaje en las enseñanzas de Cristo.
Finalmente, en la entrevista con el pastor
Arturo Farela quedó plenamente asentado que
él no representa a toda la población evangélica,
sino solamente a la aglutinada en Confraternice.
Atentamente
Rodrigo Vera
De la delegación Tlalpan
Señor director:
D
e nuevo agradezco su atención para pre-
cisar información relacionada con la nota
titulada Agµa tµ|o|a en e| Cefo|ma, aparecida en
la sección de deportes de 7YVJLZV 1798.
En la nota, soportada por dos declarantes y
un documento del año pasado, se dice –en rela-
ción al complejo deportivo de excelencia, el cual
cuenta con una alberca olímpica y una fosa para
clavados con una plataforma de 10 metros y otra
para ejercicios en seco– que los quejosos, “hartos
de nadar en agua fría y sucia, de tener que pagar
pese al pésimo servicio (…) exigen solución a los
problemas derivados de que una instalación públi-
ca opere como si fuese privada (…)”.
Se afirma más adelante que el agua “está
helada y sucia”, que “los usuarios (…) pagan
264 pesos al mes” y que la fosa donde entrena
la campeona mundial Paola Espinosa “sí está en
buenas condiciones…”.
En breve respuesta, precisamos:
–El deportivo Ceforma es de carácter público y
seguirá ofreciendo sus servicios como fue concebi-
do, administrado sólo por la delegación Tlalpan.
–Rechazamos la mención de que hay dis-
criminación o privilegio al suministrar sólo agua
caliente a la fosa de clavados y no a la alberca,
porque ambas están alimentadas por los mismos
motores para calentar el agua de los dos espa-
cios acuáticos.
–Por norma internacional, los practicantes
del deporte acuático en albercas públicas, al
igual que en Ceforma, de reciente creación y mo-
dernidad, sólo pueden ingresar a una temperatu-
ra que oscila entre 26 y 29 grados centígrados.
–La cuota mensual la ordena el gobierno
central del Distrito Federal, y se halla publicada
en la Gaceta Of|c|a|.
–Gran parte de las quejas, que se mencionan
desde mayo del año pasado, fueron atendidas en
su momento.
Por último, mencionamos que en Tlalpan
estamos orgullosos de que los atletas Paola
Espinosa, Romel Pacheco y Yael Castillo sigan
entrenando en el deportivo Ceforma y sean quie-
nes nos representen en la última fase de la Serie
Mundial de Clavados, que culmina este fin de
semana en León, Guanajuato, después de pasar
por Moscú, Beijing y Sheffield.
A nombre de la delegación Tlalpan, agrade-
cemos el espacio destinado a esta misiva e invi-
tamos a su reportera a conocer más de cerca los
avances en materia deportiva, y también estamos
en la mejor disposición de atender y subsanar las
anomalías, como en todo servicio público.
Atentamente
Juan Bautista Aguilar
Subdirector de Comunicación Social
Respuesta de la reportera
Señor director:
C
ualquier ciudadano que visite los deportivos
de la delegación Tlalpan, como lo hizo esta
reportera, puede constatar que existen cuotas en
todos los servicios “públicos” que se ofrecen.
Los usuarios entrevistados por 7YVJLZV,
que aparecen con nombre y apellido, dan cuenta
del mal servicio (el agua fría y sucia) y detallan
las cantidades que, efectivamente, ordena el
Gobierno del Distrito Federal que se cobren.
Las inconformidades son tan reales que
usuarios y autoridades de la delegación se han
reunido en múltiples ocasiones, sin que hasta el
momento, según los entrevistados, hayan sido
resueltos sus requerimientos, entre ellos, que
sean transparentados los recursos recaudados
por cuotas y concesiones y se informe del desti-
no que les dan.
Atentamente
Beatriz Pereyra
Denuncia abusos laborales
de un gerente de Nextel
Señor director:
E
s una pena que en grandes empresas trasna-
cionales y de gran prestigio como Nextel se
solape a personas que recurren al hostigamiento
laboral y a las arbitrariedades.
Tal es el caso del gerente de Atención a
Clientes de la región Occidente,Francisco Javier
Muro Velarde, quien ha implantado políticas
absurdas a base de amenazas directas en reunio-
nes, como la de que él verá “la forma de hacer
que corran” a quien se atreva a opinar algo en su
contra o de sus nuevas reglas.
El año pasado, siendo yo coordinador del
Centro de Atención Personalizadade Nextel en
la ciudad de Zacatecas, la empresa realizó un
estudio tipo oenc|ma|||ng, con la promesa de
que recibiríamos un aumento de sueldo si los
resultados eran favorables. Al terminar el estudio,
todo indicaba que sí habría un  aumento; sólo
faltaba determinar el porcentaje individual, ya
que dependería del desem peño de cada quien,
conforme a rangos mínimo y máximo que ya se
habían definido.
Yo estaba seguro de que obtendría el
porcentaje máximo, en virtud de que mis re-
sultados eran sobresalientes en todos los in-
dicadores, además de que había obtenido un
reconocimiento como “Mejor Centro de Atención
Personalizada a nivel nacional en el año 2009”
dentro de mi categoría, así como durante el pri-
mer cuatrimestre de 2010.
En diciembre de 2010, este gerente me citó a
una reunión en Guadalajara. A todos los coordina-
dores a su cargo nos llamó a pasar individualmente
a su oficina. En mi turno me dijo que debía hacerme
una pequeña evaluación. Le pregunté si influiría en
el aumento que se había anunciado para enero, a lo
que respondió que no, que no tenía nada que ver,
que los porcentajes ya estaban establecidos.
Al hacerme la evaluación muy rápidamente en
su computadora, determinó que mi desempeño era
promedio. Le respondí que no estaba de acuerdo,
que lo dejaría así por el momento, pero que regre-
sando a Zacatecas revisaría los indicadores y haría
con él las aclaraciones correspondientes.
Llegando a Zacatecas me puse a revisar mis
números y confirmé que la evaluación estaba mal,
pues en varios indicadores tenía mejores resultados
que los reconocidos por él. Al principio no lo quiso
aceptar, pero me dijo que le mandara por e-ma||
mis resultados. Al enviárselos me contestó: “Tenías
razón. Te había evaluado mal. Voy a ver qué puedo
hacer para corregirlo”. Pero no hizo nada.
Luego me notificó un incremento en el por-
centaje mínimo previamente definido. Entonces
le pregunté por qué me había engañado, y él,
molesto, contestó: “Me ofende que creas que
yo influyo directamente en detener tu progreso o
que por mi culpa no te dieron un mayor aumento.
Yo sé que tus números eran mejores, pero de to-
dos modos para mí no eran sobresalientes. Voy a
escalar el caso para ver qué puedo hacer”.
Mientras eso pasaba, me fui de vacaciones,
confiando en que al regresar, el 3 de enero, todo
se aclararía y obtendría el incremento justo,
pero sorprendentemente hizo todo lo contrario:
como represalia, se presentó el 5 de enero en
Zacatecas a decirme que ese era el último día en
que yo trabajaba en Nextel, que recogiera mis
cosas y le firmara la renuncia, cosa que no hice.
Al comentarle que me quedaba muy claro
que en esta gerencia estaba totalmente censu-
rado el derecho de expresión o de reclamo ante
una injusticia, me advirtió que no se me daría
ninguna liquidación. Todavía al recoger mis cosas
para retirarme, él se burlaba y en tono irónico me
preguntaba: “¿Qué tal, cómo se siente?”… 
Por lo anterior, pido públicamente a Gabriela
Soriano, del Área Comercial y de Atención a
Clientes, así como a Luis García, de Recursos
Humanos, realizar una investigación de lo aquí
denunciado y hacer lo conducente para evitar
que esta persona siga afectando a sus subordi-
nados impunemente. (Ca|ta |esµm|da.)
Atentamente
Licenciado en administración de empresas
Jaime Santoyo Álvarez
Cuernavaca, Morelos
(777) 289-46-30

You're Reading a Free Preview

Descarga
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->