Está en la página 1de 2

El Mercader de Venecia

Dentro de esta obra de William Shakespeare, encontramos una variada


gama de aspectos jurídicos y en este sentido en lo que nos avoca sobre
el Derecho Sucesorio no es la excepción y entre ellos encontramos
distintas figuras, representadas en las obras de Shakespeare, como son
las Disposiciones Testamentarias, que impuso el padre de Porcia, para
que ella fuese su heredera, por cuanto la disposición trataba sobre la
obligación de Porcia de casarse con el hombre que eligiera dentro de
tres cofres el que tuviese el retrato de ella, en este sentido quien
aceptara participar de esta disposición tenía a su vez otra disposición
testamentaria que quien no eligiera la correcta debería vivir, en celibato.

El Rey Lear

En esta obra literaria de Shakespeare, también se encuentran


numerosas figuras de Derecho Sucesorio, algunas claramente y otras de
las cuales las podríamos asimilar a lo que es hoy en día.

Comienza con la Sucesión por parte del rey Lear, a su descendencia de


todo su reino, sin embargo no es realizado por parte iguales, solo la
reciben dos de sus tres herederas, al equipararlo al Derecho Sucesorio
estudiado, estaría en un error al no considerar a su hija Cornelia en la
sucesión de su legítima, hubo en este sentido una preterición de
Cordelia como heredera, sin embargo la obra es llevada según el
contexto histórico y raíces del Comon Law en el cual no es necesario ya
que poseen una libre facultad de testar, sin embargo claramente existe
un vicio en cuanto al principio de igualdad de los herederos. Por otro
lado hace una clara alusión en la historia a la indignidad de las dos
herederas del rey Lear, expresadas en nuestro código civil, en especifico
las del art. 968 nº2, nº4 y de otras expresadas por la ley.

En cuanto a la relación entre Edgar, Edmund y Gloucester, sucede una


situación similar a la anterior, se verifican claramente indignidades por
parte de Edmund para suceder a Gloucester en determinado momento
por el total de la universalidad de bienes, sin embargo al momento del
fallecimiento de Gloucester, aplicando las reglas de sucesión en primer
grado, Edmund y Edgar debiesen haber sido herederos sin embargo, por
las causales de indignidad y luego por la muerte de Edmund, Edgar yace
como heredero único en la línea de sucesión por el totalidad de la
universalidad de bienes, independientemente de haber sido repudiado
por su padre, situación cual es saneable por perdón al momento de la
muerte de Gloucester.