P. 1
Diseño Curricular PL Inicial

Diseño Curricular PL Inicial

|Views: 14.280|Likes:
Publicado porbibliotecaedaic

More info:

Published by: bibliotecaedaic on Apr 24, 2011
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

07/29/2013

pdf

text

original

Cuando los niños ingresan al Jardín de Infantes ya tuvieron diversas vivencias musicales en su entor-
no familiar y comunitario. Si bien estas experiencias son diferentes en cada niño, se hallan situadas
en un marco cultural y social que, aunque complejo y polisémico, se constituye como un horizonte
común. Los medios masivos de comunicación, las prácticas culturales de los adultos y la vida cultural
y artística de una comunidad comprenden un repertorio al que la mayoría de los niños acceden. Este
repertorio, aún en su aparente diversidad, responde a concepciones estéticas, artísticas y sociales que
determinan lo que se entiende por música.

Por todo esto, es tarea de la Educación Inicial ampliar, desde un enfoque sistemático, estas expe-
riencias musicales previas con el objetivo de posibilitar un desarrollo musical que permita a todos los
alumnos conocer, valorar y comprender esa diversidad de manifestaciones presentes en su medio, en
un contexto de respeto e igualdad de oportunidades. Estas experiencias estarán mediatizadas por el
disfrute, lo lúdico, lo creativo, y se fundarán tanto en aspectos emocionales y sensoriales, como en la
posibilidad de iniciar un recorrido de aprendizaje que vincule a los niños con la música, entendiéndola
como conocimiento y producción metafórica situada.

En mayor o menor medida, todos los niños disfrutan de sus producciones vocales, ya sea desde el juego
con la voz, como través del canto. A los 3 años, los niños tienen un interés espontáneo y natural por el
sonido, especialmente el timbre y demuestran preocupaciones por la experimentación con los instru-
mentos y las diversas fuentes sonoras, disfrutan del accionar sobre los objetos, ya que desde muy corta
edad están en contacto con ellos investigándolos como productores de sonido. Esta experimentación
les permite ir reconociendo diferencias contrastantes al nivel de altura sonora, de timbre y estructura,
traduciéndose paulatinamente el interés por la experimentación en una necesidad de dominio de los
materiales sonoros, reiteran una y otra vez aquellos que dominan y llegan, aproximadamente hacia los
4 y 5 años, a un progresivo control y una organización del tiempo en regularidades.

Mediante el movimiento corporal, además, pueden dar cuenta de la percepción sonora a partir de
balanceos, saltos, giros, movimientos rítmicos, pasos, etc. acompañando diferentes músicas. Pero
también los emociona la divergencia, salirse del discurso, modificando el sentido y la organización del
canto, cambiando el texto que se canta por otro o por onomatopeyas, alterando la secuencia tem-
poral, incorporando repeticiones o pausas donde no las había: en definitiva, crear una organización
musical alternativa.

Estas diferentes experiencias con el lenguaje musical impactan, por supuesto, en la subjetividad de
cada niño, pero igualmente se ven enmarcadas en un contexto que las identifica. Este contexto es al
mismo tiempo afectivo, simbólico, social, histórico, geográfico. Por ello, es importante el placer que
encuentran cuando estas producciones se acercan o emparentan con las que ya reconocen como
validadas social y culturalmente en su medio.

“Solo podemos valorar lo que conocemos y entendemos y esto dependerá de la riqueza del entorno
musical y de nuestra interacción acumulativa con los elementos del lenguaje. Esto se produce en una
línea evolutiva que va de lo puramente sensorial y manipulativo, pasando por lo imitativo – gesto
expresivo–, al juego imaginativo a nivel de las estructuras”.1

1

Swanwick, K., Música, pensamiento y educación. Madrid, Morata, 1991.

216 | Dirección General de Cultura y Educación

Diseño Curricular para la Educación Inicial | Lenguaje de las Artes y los Medios | 217

Si bien los aspectos exploratorios son, sin dudas, un aspecto primordial en la Educación Inicial, no de-
bemos perder de vista jamás los propósitos que encierran. La exploración por sí misma no contempla
un proceso de aprendizaje en la música, ya que la ampliación de las experiencias perceptuales, poé-
ticas e instrumentales que podemos ofrecer a los niños deben constituir un medio para que, siempre
en un nivel inicial, comiencen a involucrarse con el lenguaje musical, su organización, producción y
sentido cultural y social.

PROPÓSITOS

• Crear las condiciones necesarias para ofrecer una variedad de experiencias que pongan en juego
y amplíen el sentido estético, musical y creativo en los niños, dando inicio a un proceso de for-
mación que involucre el desarrollo de competencias estéticas y comunicativas.
• Planificar propuestas didácticas que involucren la percepción y la producción como modos de
conocimiento musical propiciando el desarrollo de capacidades cognitivas y sensoriales.
• Crear situaciones de enseñanza para que todos los alumnos en igualdad de oportunidades avan-
cen en su desarrollo musical mediante propuestas que permitan el afianzamiento de la confianza
en sus propias posibilidades expresivas y organizativas.
• Fomentar la participación de los niños mediante la organización de experiencias que contemplen
el aporte de ideas que enriquezcan la actividad musical compartida.
• Promover en los niños una actitud de exploración sensorial y manipulativa centrada en el gesto

expresivo.

• Proyectar trabajos que contemplen la integración con otros lenguajes artísticos y expresivos.
• Contribuir al desarrollo de un juicio crítico, desde el conocimiento y la experiencia del lenguaje
musical, a través del desarrollo de capacidades de producción, percepción y reflexión para la
comprensión y la valoración interpretativa de las manifestaciones estético-musicales.

CONTENIDOS

Los contenidos musicales están dispuestos en tres ejes organizativos.
• Producción.
• Apreciación.
• Contextualización
Estos ejes deben leerse como acentos marcados sobre aspectos que, en realidad, no se presentan de
manera escindida en la música. Por lo tanto, se recomienda priorizar constantemente las relaciones
posibles entre los contenidos que los conforman, para generar así una visión integral y dinámica del
conjunto de conocimientos, procedimientos y valoraciones que dan cuerpo a la música.

216 | Dirección General de Cultura y Educación

Diseño Curricular para la Educación Inicial | Lenguaje de las Artes y los Medios | 217

You're Reading a Free Preview

Descarga
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->