ESPACIO DETERMINADO, TIEMPO SIN SENTIDO

UN ESPECTÁCULO BILIAR
 

 

         

A Medias Tintas. Sociedad onubense cadavérica (y exquisita) ilimitada.

   ‐ 2 ‐     

  Espacio determinado, tiempo sin sentido 

  Un espectáculo biliar    Autores: Autores:    Rocío Manuel A. Peláez Jiménez    Vanesa Pérez Macías David Romualdo Guerrero    Sara García Molina Rocío Herrero Jiménez    Víctor Pineda José Antonio Romero Mazo    Lira Fernando Carrasco        Ensamblador y prologuista:    Guillermo Pérez Álvarez  ***    Ideado, ejecutado y organizado por: 

 

 

  a.medias.tintas.socei@gmail.com    amediastintasonuba.blogspot.com     ‐ 3 ‐     

 

A Medias Tintas. Sociedad onubense cadavérica (y exquisita) ilimitada.

     

A Medias Tintas. Sociedad onubense cadavérica (y exquisita) ilimitada.

   ‐ 4 ‐     

Crónica a modo de prólogo y viceversa 
  Siguiendo la idea de una de nuestras exquisitas compañeras del grupo “A medias tintas”, al ser este  el primer cadáver exquisito realizado en un taller en directo, una crónica del evento sería a la par  deseable y facilitar la tarea a este ambidextro, diestro/siniestro, nuevo cronista.    Para aquellos no versados en la técnica del Cadáver Exquisito, indicarles que se trata de una técnica  de  creación  artística  de  fuentes  surrealistas  cuya  metodología  se  resume  en  realizar  colectivamente  dichas  obras  de  arte.  Claro,  la  diferencia  estriba  en  el  orden  y  condiciones  de  su  realización. Al menos en literatura y en la versión hasta ahora ejecutada, los escritores sólo reciben  una parte del texto que deben de seguir y entregar sólo al siguiente su parte. De esta forma, cada  uno  de  los  participantes  conoce  una  alícuota  del  universo  literario  trenzado.  Así  de  sencillo.  El  pasado 20 de marzo del presente año 2011 celebramos el primer taller de Cadáver Exquisito en el  Espacio Plocc habilitado en la vaguada de Zumalabe, dentro de las Jornadas de Puertas Abiertas del  Parque  Moret  de  Huelva...  ¡uf,  uf,  uf!,  perdonad  pero  necesito  respirar  y  vosotros  también,  suponiendo  que  seáis  organismos  basados  en  la  química  del  carbono,  eucariotas,  procariotas,  heterótrofos  u  autótrofos  jajaja.  Pues  como  iba  diciendo,  el  primer  taller  abierto  al  público  se  celebró ese caluroso domingo, pertrechados de nuestro caballete, borriquete o soniquete (¡ya no  los  diferencio!,  ¿verdad  Paco?  jajaja),  una  sábana  iliplense,  las  hojas  de  participación,  bolígrafos  azules tipo BIC y sendos carteles anunciadores. También la personal y humana presencia de varios  componentes de “A medias tintas” y nuestros sufridos e imprescindibles participantes.    Para  animar  e  informar  al  personal  presente  en  el  Plocc‐Manta,  este  cronista  de  medio  pelo,  oscuras  gafas  de  Sol,  una  mano  repleta  de  octavillas  informativas  y  una  poquísima  vergüenza, ni  corto  ni  perezoso,  ni  cortés  ni  valiente,  se  dirigió  inconscientemente  a  grupos  de  personas  disfrutando  del  encantador  día,  sentados  en  grupos  más  o  menos  numerosos.  ¡Cuán  difícil  es  vender  un  producto  en  la  calle!,  ¡cuánto  daño  los  callejeros  Testigos  de  Jehová  y  otras  tribus  urbana‐religiosas  han  hecho!  Las  octavillas  fueron  víctimas  y  testigos  de  mis  andanzas  intergrupales y “cespeáicas”. Por suerte vine a darme de bruces con tres personas que asistieron  voluntariamente al taller bajo la amenaza de entretenimiento literario, barato y cervecita fresca.    Una  vez  montado  el  chiringuito,  de  repente  me  dicen  los  compis  que  hay  varias  personas  esperando  a  iniciarse  en  este  mundo  de  creación  cadavérica  y  exquisita.  Mi  cara  es  de  por  sí  un  poema  definido  por  oscuros  elementos,  al  recibir  esa  información  se  ilumina  por  un  rayo  de  Sol  que curiosamente pasaba por allí y decidió quedarse. Sorprendentemente no había más remedio  que,  como  capitán  de  barco  o  Adele  en  la  película  Perversidad  (1945)  del  “metropolitano”  Fritz  Lang,  tomar  las  riendas  de  un  grupo.  Dicha  acumulación  de  personas,  incautas  por  ponerse  en  nuestras inexpertas manos, se hacen llamar desde la fecha de su nacimiento Rocío, Vanesa, Sara,  Víctor  y  Lira.  Todos  jóvenes,  hermosos,  repletos  de  vida  intraterrestre  y  sobre  todo,  ¡rezumando  ganas  de  escribir!  Domingo  por  la  tarde,  conciertos,  cervecita,  hombres  y  mujeres  facilones  por  mor de sustancias substanciosas y no se les ocurre mejor idea que acercarse a visitar nuestro taller  cuyos materiales tipográficos se expresan en papel y tinta azul, demencial dirán los necios.    El  segundo  grupo  estaba  compuesto,  para  posteriormente  descomponerse  al  caer  las  sombras  sobre ellos, por Peláez, David, Rocío, José Antonio y Fernando, a la sazón también organizador de  este  simpático  grupo,  no  tan  guapos  como  el  precedente  obviamente...  jejeje,  ¡es  broma,  es  broma!  Y  a  ellos  también  se  les  puede  aplicar  todos  los  detalles  del  párrafo  anterior,  ¡pudiendo     ‐ 5 ‐     

A Medias Tintas. Sociedad onubense cadavérica (y exquisita) ilimitada.

elegir  divertirse,  se  decantaron  por  disfrutar  de  sus  propios  actos!  Definitivamente  son  gente  tremendamente  culturetas  diría,  prefieren  a  Quevedo,  Bécquer  o  García  Márquez,    antes  que  el  santo mollate representado por Don Simón o San Miguel. Como se diría en spanglish, “ca wan eh  como eh”.    El resultado de esa tarde pueden admirarlo en estas páginas que posteriormente se les desvelarán  negro sobre blanco. Son relatos cortos que posiblemente se lean en menos de 10 minutos, con lo  que nuestros sufridos participantes notarán que su trabajazo de casi una hora y cuarto se reduce a  una  lectura  de  varias  carillas.  ¿Penoso,  lamentable,  indignante?  No,  esto  se  llama  escribir  como  sinónimo  de  trabajo  arduo,  lento  casi  como  un  cocido,  entre  bambalinas  se  ve  realmente  el  esfuerzo requerido. Y el resultado tiene como títulos Espacio determinado, tiempo sin sentido y Un  espectáculo biliar, intentando, seguramente no consiguiendo, tomar ideas expresadas en los textos  o sintagmas que evocan la historia contada.    Para  finalizar,  como  es  posible  que  llegue  a  manos  lejanas  este  escrito,  advertir  que  desde  hace  varias  fechas  decidimos  formar  un  colectivo,  “A  medias  tintas.  Sociedad  onubense  cadavérica  (y  exquisita) ilimitada”. Por ahora como grupo privado de Facebook y esperemos dentro de no mucho  tener una página en abierto. Todavía y hasta nueva orden, aquellos interesados en participar en la  elaboración de escritor pueden ponerse en contacto mediante el perfil de FB de tan indisciplinado  cronista  cuyo  nombre  repetido  tres  veces  produce  la  aparición  de  Woody  Allen  en  pelotas,  ¡cuidadín con usar en vano mi nombre!, ¡saludos y buen lectura tengan ustedes a partir de aquí en  adelante!    Guillermo Pérez Álvarez   

A Medias Tintas. Sociedad onubense cadavérica (y exquisita) ilimitada.

   ‐ 6 ‐     

***    ESPACIO DETERMINADO, TIEMPO SIN SENTIDO    Amanece  tan  temprano  como  siempre,  noto  la  llegada  del  nuevo  día  porque  mis  ojos  quedan  cegados por una luz que ilumina mi rostro. Ilumina a la vez que ciega y mis impulsos incontrolados  toman  cuerpo  y  rebelan  todas  mis  emociones.  Serenidad  es  el  nombre  que  perdido  en  la  vida,  busca su tiempo para renacer y dar la cara, te requiere buscando.     Los segundos se transformaron en minutos, los minutos en horas y las horas eternidad oscura. En  aquel rincón no encontraría lo que buscaba y salí a las transitadas calles de mi ciudad dibujando  esperanza en cada nueva experiencia. Corrí, corrí con todas mis fuerzas hasta quedar sin aliento.  Las  calles  repletas  de  gente  se  inundaban  de  música  por  cada  esquina,  acordeones,  guitarras,  violines…  aquello  parecía  una  gran  orquesta,  diferentes  estilos,  diferentes  personajes,  pero  una  sola  melodía  que  llenaba  mis  oídos  mientras  mi  corazón  palpitaba  fuertemente  al  ritmo  de  mis  pasos. Hubo momentos donde sentía que me faltaba el aliento. Todo era tan absurdo que pensaba  en  que  aquello  no  era  real.  Un  tiempo  determinado  por  un  espacio  sin  sentido.  Una  ola  de  sentimientos ahogados en la profundidad del mar, que buscan su sitios sin pararse en el tiempo,  soñando  con  una  plenitud  vital  que  tarda  en  llegar  y  mientras  me  pierdo  imagino  y  mientras  imagino te encuentro y te encuentro y suspiro… Encuentro lo que busco porque buscar da sentido  a mi camino, sin pies ni zapatos, mis pasos suenan en el eco de la rutina vital de la que se compone  mi vida, dame zapatos que yo pongo los pies y visualizo el camino.     Armado con cinco dedos en cada pie encamino lo que aún no imagino, se me lleva la mente y el  corazón con cada grano nuevo que se pone bajo mis descalzos pies. Cada textura, cada color, cada  nueva  forma  es  parte  de  mi  mochila.  Comienza  a  pesar  demasiado  y  en  un  llano  descubro  a  un  majestuoso caballo gris, al fondo se desdibuja mi ciudad. El caballo, tranquilo, se va acercando a  mí, insinuándome que le acaricie. Al tocarlo, mis dedos se hunden entre sus crines, y al llegar a la  piel  mi  mente  se  turbia,  y  una  multitud  de  imágenes  pasa  delante  de  mis  ojos,  cual  película,  enlazándose sin sentido y mostrándome las vivencias inauditas de la bestia gris. ¿Quién dijo que no  se podía sentir?, ¿quién pensó que todo no se puede dar en el instante? Estoy a punto de conocer  la  verdad.  El  sentido  de  lo  más  importante.  Palpitar  el  momento,  palpitar  el  instante  es  lo  que  quiero  yo  ahora.  Y  palpito  y  me  ahogo  y  quiero  expresarme  a  libre  albedrío,  pero  el  miedo  y  la  incertidumbre me frenan esta ansiosa sensación de querer mostrarme tal y como soy, en este mar  de  dudas  que  acechan  mi  necesidad  de  ser  yo  a  pesar  de  todo  lo  que  conlleve,  te  quiero  y  te  necesito, pero no estás y eso mata mi preciso momento del que me recupero al instante porque  me recupero al instante porque realmente siento y quiero ser yo.    Miedo,  animal  incompleto,  poco  desarrollado  no  inteligente  y  amigo  de  la  vergüenza  propia,  no  tienes  edad,  ni  sexo,  eres  puntal  cuando  apareces,  cobarde  en  tus  ataques  y  enemigo  del  yo  interior que busca sueños y a veces tiene ilusión. Te declaro la guerra demonio negro, aunque la  gente diga que eres racional cuando desconocemos el futuro, la situación o lo nuevo. Nunca tendré  relación más contigo, te abandono.    No voy a dar pasos atrás, esta vez no. Forjada en tus senos de silueta abrupta y parte de mi brazo,  mi espalda. A la que rezo y me encomiendo en esta difícil situación con la que venceré, esta vez sí.  Es hora de empezar, sí, comenzaré por andar y que el destino dirija mis pasos…     ‐ 7 ‐     

A Medias Tintas. Sociedad onubense cadavérica (y exquisita) ilimitada.

 

A Medias Tintas. Sociedad onubense cadavérica (y exquisita) ilimitada.

   ‐ 8 ‐     

***    UN ESPECTÁCULO BILIAR    El paseo de aquella tarde fue especialmente tranquilo, excepto, claro está, por aquel borracho que  se pegó un ostiazo en medio de la calle. Por lo demás, una tarde más llena de “patillitas” rocieros,  “capillitas semanasanteros” y demás berracos  políticamente correctos.    La  tarde  continuó  tranquila,  sin  los  grandes  momentos  de  acción  esperados  por  todos  los  presentes,  hasta  que  llegó  ella  entrando  por  la  puerta  de  atrás.  Sin  tropezarse  con  el  escalón,  estratégicamente descuadrado, recorrió el pasillo hasta llegar frente a su casa. Y, mirándole a los  ojos,  ella  vomitó  la  retahíla  de  reproches,  rencores  y  amenazas  que  llevaba  guardando  tanto  tiempo.  El  ambiente  adquirió  un  amargo  olor  a  bilis.  Por  fin  los  ansiosos  espectadores  tenían  su  dosis de acción. Aderezada, además, de un gran componente morboso. Los espectadores estaban  atentos a la escena que se estaba desarrollando. Por fin tenía lo que deseaban. Ahora lo veía todo  muy claro. La verdad había salido a relucir con una gran crueldad inhumana y brutal. Ya no sabía  mentiras ni rodeos. Todo era transparente como un vaso de agua.     La falsa salió a la luz, todo era una gran mentira y el culpable con cara de tonto mira atónito como  los  espectadores  enloquecían.  Y  el  culpable  decidió  que  o  salía  corriendo  o  ya  no  tendría  que  preocuparse  por  la  hipoteca.  La  gente  no  paraba  de  gritar  y  correr  despavorida.  ¡Aquello  era  totalmente inaceptable! Nuestro héroe decidió cambiar el rumbo de aquello. Se plantó y con voz  firme y recia dijo a los presentes:  ‐ ¡Señores!, ¡de acuerdo! Todo esto no tiene justificación, pero alguien tenía que hacerlo, ¿o es que  pensáis seguir pagando toda la vida por nada?    ¡Pumm!,  una  gran  explosión  se  escuchó  fuera  del  local.  Todas  las  chicas  corrieron  hacia  la  parte  opuesta del escenario, asustadas y con frío empezaron a vestirse y a peinarse, por lo que pudiera  pasar.  Todas  las  noches  pasaba  lo  mismo  desde  hacía  10  años.  Aún  así,  nunca  llegaban  a  acostumbrarse. El pánico subía desde los estómagos encogidos hasta sus caras ocultas tras varias  capas  de  maquillaje,  brochazos  de  colores  y  purpurina.  Temblorosas  y  apresuradas  salieron  para  confirmar de dónde veía el estruendo. En el exterior la noche era lluviosa. Había mucho fango y el  grupo  avanzaba  al  principio  rápidamente  para  llegar  cuanto  antes  a  su  objetivo.  Pero  en  una  ocasión  la  chica  que  iba  delante  resbaló  y  cayó,  tropezando  con  ella  la  que  venía  detrás  y  provocando una gran confusión. Tras esto, decidieron ir con más cuidado.     El  camino  estaba  oscuro,  fango  hasta  los  tobillos,  no  comprendían  cómo  el  azar  le  había  transportado a ese  sitio. La fortuna no era muy generosa con ellos pero sólo tenían una  opción,  llegar y terminar lo que habían empezado. De todos los que comenzaron, ninguno recordaba muy  bien  cuánto  tiempo  había  estado  en  camino.  La  desesperación  hacía  mella  en  ellos  cuando  llegaron, por fin, a aquel sitio. Nadie podía haber imaginado cuando empezaron el camino que sus  ojos iban a conocer tan grande belleza y organización social.     Todos los caminos llegan a un fin, y ellos lo sabían. Los perros eran los únicos que estaban al tanto  de  todas  las  desgracias  acontecidas.  “¡Aféitate!”,  le  gritaron  las  ancianas  del  lugar.  Ni  corto  ni  perezoso, él se afeitó al llegar a casa, pero antes tenía un asunto pendiente que resolver, un asunto  de suma importancia. Tenía que hacer esa llamada. Fue hacia el teléfono. No recordaba el número     ‐ 9 ‐     

A Medias Tintas. Sociedad onubense cadavérica (y exquisita) ilimitada.

que tenía que marcar. Maldijo para sí. Debió haberlo apuntado. Pero había confiado demasiado en  su memoria. Miró hacia la mesa y vio el tablero de ajedrez. Observó atentamente la disposición de  las piezas y se relajó. Sí. Estaba donde debían estar. No tenía sentido continuar la partida contra sí  mismo. Después de tanto se dio cuenta que no había peor enemigo que uno mismo. Su adversario  más  terrible,  conocía  todos  sus  defectos  y  sabía  perfectamente  cómo  hacer  jaque  al  rey.  Con  lo  cual decidió que sólo había una solución, dejarse llevar por su locura.   

A Medias Tintas. Sociedad onubense cadavérica (y exquisita) ilimitada.

   ‐ 10 ‐     

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful