Está en la página 1de 71

Autor: Papa Juan Pablo II

VIRGEN FIEL

Queridos hermanos y hermanas:

"...De entre tantos títulos atribuidos a la Virgen, a lo largo de los siglos, por el amor
filial de los cristianos, hay uno de profundísimo significado: Virgo Fidelis, Virgen fiel.
¿Qué significa esta fidelidad de María?¿Cuáles son les dimensiones de esa
fidelidad?

La primera dimensión se llama búsqueda. María fue fiel ante todo cuando, con
amor se puso a buscar el sentido profundo del Designio de Dios en Ella y para el
mundo. “ Quomodo fiet? -¿Cómo sucederá esto? ”, preguntaba Ella al Ángel de la
Anunciación. Ya en el Antiguo Testamento el sentido de esta búsqueda se traduce en
una expresión de rara belleza y extraordinario contenido espiritual: “ buscar el Rostro
del Señor ”. No habrá fidelidad si no hubiere en la raíz esta ardiente, paciente y
generosa búsqueda; si no se encontrara en el corazón del hombre una pregunta,
para la cual sólo Dios tiene respuesta, mejor dicho, para la cual sólo Dios es la
respuesta.

La segunda dimensión de la fidelidad se llama acogida, aceptación. El


“quomodo fiet” se transforma, en los labios de María, en un “fiat”. Que se haga, estoy
pronta, acepto: éste es el momento crucial de la fidelidad, momento en el cual el
hombre percibe que jamás comprenderá totalmente el cómo; que hay en el Designio
de Dios más zonas de misterio que de evidencia; que, por más que haga, jamás
logrará captarlo todo. Es entonces cuando el hombre acepta el misterio, le da un
lugar en su corazón así como “ María conservaba todas estas cosas, meditándolas
en su corazón ” Es el momento en el que el hombre se abandona al misterio, no con
la resignación de alguien que capitula frente a un enigma, a un absurdo, sino más
bien con la disponibilidad de quien se abre para ser habitado por algo – ¡por Alguien!
– más grande que el propio corazón. Esa aceptación se cumple en definitiva por la fe
que es la adhesión de todo el ser al misterio que se revela.

Coherencia, es la tercera dimensión de la fidelidad. Vivir de acuerdo con lo que


se cree. Ajustar la propia vide al objeto de la propia adhesión. Aceptar
incomprensiones, persecuciones antes que permitir rupturas entre lo que se vive y lo
que se cree: esta es la coherencia. Aquí se encuentra, quizás, el núcleo más intimo
de la fidelidad.

Pero toda fidelidad debe pasar por la prueba más exigente: la de la duración.
Por eso la cuarta dimensión de la fidelidad es la constancia. Es fácil ser coherente
por un día o algunos días. Difícil e importante es ser coherente toda la vida. Es fácil
ser coherente en la hora de la exaltación, difícil serlo en la hora de la tribulación. Y
sólo puede llamarse fidelidad una coherencia que dura a lo largo de toda la vida. El
“fiat” de María en la Anunciación encuentra su plenitud en el “fiat” silencioso
que repite al pie de la cruz. Ser fiel es no traicionar en les tinieblas lo que se
aceptó en público.

De todas les enseñanzas que la Virgen da a sus hijos, quizás la más bella e
importante es esta lección de fidelidad
Autor: Padre Nicolás Schwizer | Fuente: Homilías del Padre Nicolás Schwizer
La Virgen fiel
Ciclo B. Domingo 4 de Adviento / Lucas 1, 26-38. Lo que le falta al hombre de hoy,
son modelos de fidelidad, ejemplos que arrastren.

Lucas 1, 26-38
En aquel tiempo, el ángel Gabriel fue enviado por Dios a una ciudad de Galilea, llamada
Nazaret, a una virgen desposada con un varón de la estirpe de David, llamado José. La
Virgen se llamaba María.
Entró el ángel a donde ella estaba y le dijo: “Alégrate, llena de gracia, el Señor está
contigo”. Al oír estas palabras, ella se preocupó mucho y se preguntaba qué querría decir
semejante saludo.
El ángel le dijo: “No temas, María, porque has hallado gracia ante Dios. Vas a concebir y a
dar a luz un hijo y le pondrás por nombre Jesús. Él será grande y será llamado Hijo del
Altísimo; el Señor Dios le dará el trono de David, su Padre, y él reinará sobre la casa de
Jacob por los siglos y su reinado no tendrá fin.”
María le dijo entonces al ángel: “¿Cómo podrá ser esto, puesto que yo permanezco virgen?”
El ángel le contestó: “El Espíritu Santo descenderá sobre ti y el poder del Altísimo te cubrirá
con su sombra. Por eso, el Santo que va a nacer de ti, será llamado Hijo de Dios. Ahí tienes a
tu parienta Isabel, que a pesar de su vejez, ha concebido un hijo y ya va en el sexto mes la
que llamaban estéril, porque no hay nada imposible para Dios”. María contestó: “Yo soy la
esclava del Señor; cúmplase en mí lo que me has dicho”. Y el ángel se retiró de su presencia.

Reflexión
1 Sin duda, hemos escuchado mucho sobre la crisis de fidelidad y sobre lo que es la
verdadera fidelidad, la que se espera de un cristiano. Pero la pregunta es, si estas
explicaciones nos han alcanzado íntimamente, si nos han llegado al corazón. Lo que nos
falta, tal vez, es una síntesis vital y vivida de lo que hemos escuchado. Lo que nos falta es
un modelo, un ejemplo de fidelidad que nos arrastre.

El fundador de mi comunidad sacerdotal, el Padre José Kentenich, dijo en una oportunidad:


“Un hombre sabio me impresiona, pero un hombre fiel me conmueve”. Así queremos
también nosotros experimentar y palpar la fidelidad en una persona concreta. Y esta
persona, modelo de la fidelidad humana, es María: la Virgen fiel.

2. Ahora, si queremos contemplar la fidelidad de María, tenemos que saber qué es fidelidad.
Yo diría que fidelidad es la conservación pura, lozana y acrisolada del primer amor.
Primer amor - fidelidad y amor siempre van juntos, se corresponden. Porque el amor es el
alma de la fidelidad. Fidelidad sin amor es terquedad. Y el amor que no es fiel, no es un
amor. Porque el amor que no es fiel, no es un amor auténtico, ya que no es duradero.

3. Entonces, ¿cuál es el primer amor de María? El Evangelio de la Anunciación nos hace ver la
hora que cambia la vida de María, y que cambia la historia del mundo. Dios le pide ser Madre
de su Hijo.
Y en este momento nace su primer amor, el gran amor de toda su vida: el amor a su Hijo
Jesucristo. Decidida y alegremente acepta su nueva misión, diciendo su: “Fiat, Hágase en mí
según tu palabra”.

Sabe que su FIAT no es el “Sí” de una hora, sino el sí de toda una vida. De ahora en
adelante, todo su amor, su entrega y su fidelidad dedicará a su Hijo. Y empieza una
inseparable bi-unidad entre María y su Hijo. Ella está con Él, como compañera y
colaboradora, en los grandes momentos de la historia de salvación, desde la Encarnación
hasta su Asunción.

4. El don de su primer amor es un don que tiene que probarse en la vida. No es un don
acabado, sino que es un don que María tiene que ir conquistando cada vez más
perfectamente. Porque la verdadera fidelidad es la fidelidad probada y acrisolada, la que
perdura las tormentas de la vida.
Y la fidelidad a su primer amor sufre ya muy pronto duras pruebas. En primer lugar su
situación difícil frente a su prometido José, a quien no puede
explicar lo que le ha pasado. Después el nacimiento de su Hijo en
la soledad y en la miseria.
Y como primer resultado del nacimiento del Salvador, la matanza
de los Inocentes. Y María tiene que huir de noche con su familia a
tierras extrañas y vivir allá como refugiados.
La Virgen fiel Y así siguen las pruebas y exigencias de Dios durante más de
treinta años. Y siempre de nuevo, Ella repite, sin comprenderlo del todo, el Sí de la primera
hora, el Sí de su vocación y de su fidelidad.

5. Y entonces llega la hora del Calvario. Ella está allí al pie de la cruz, casi sola. Los demás
han desaparecido, como suele suceder en la hora de prueba. Y en este momento oscuro
María da su FIAT definitivo. Y es este último FIAT el que cuenta verdaderamente. Ella, en el
Calvario, es Madre de verdad, porque se es verdaderamente Madre sólo cuando se da todo. Y
María entrega lo único que tiene: su Hijo Jesús.

Y este momento de entrega total, el Señor crucificado lo elige, para entregarnos a su Madre
a nosotros como sus nuevos Hijos. Y desde entonces estamos incluidos en su primer amor. Y
como antes se ha dado enteramente a su Hijo Jesús, así entrega en adelante todo su amor y
su fidelidad a sus hijos en la gran familia de la Iglesia.
La fidelidad a la persona de Cristo tiende necesariamente a la fidelidad a la Iglesia, la
comunidad, la familia de Cristo.

6. Después de la Ascensión del Señor, María empieza a actuar como Madre de la Iglesia
primitiva. Reúne a los apóstoles y primeros cristianos en el Cenáculo e implora con ellos el
Espíritu Santo.
Su misión de madre de la Iglesia se hace más actual aún después de su Asunción. Ahora
puede cumplirla en toda su universalidad y profundidad: puede ser plenamente Madre para
todos los suyos y darles a cada uno el amor, la ayuda y la protección que necesitan.
Durante toda su historia la Iglesia ha experimentado este amor extraordinario y esta
fidelidad ilimitada de María. Por eso le tiene tanta confianza, respeto y cariño a su Madre.

7. Queridos hermanos, también en nuestra vida había un primer amor a Jesús. Y mirando el
camino de amor fiel de María, debemos preguntarnos:
* ¿Hemos nosotros conservado puro, lozano y acrisolado nuestro primer amor?
* ¿Hemos sido tan fieles como María en las muchas pruebas de nuestra vida?
* ¿Y hemos incluido en nuestro amor y fidelidad también la Iglesia, la comunidad de Jesús, y
sobre todo la comunidad concreta de nuestra parroquia?

¡Qué así sea!


En el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo.
Amén.
Padre Nicolás Schwizer
Instituto de los Padres de Schoenstatt

Sábado, 18 Febrero, 2006 - 12:01 , (3955 lecturas)

Si conocieras el don de Dios decía una tarde Cristo a la Samaritana.


Pero ¿que don de Dios es ese sino El mismo? El discipulo amado
nos dice: Vino a su casa pero los suyos no le recibieron. San Juan
Bautista podría dirigir también a muchas almas este reproche: En
medio de vosotros está, "en vosotros mismos", el que vosotros no
conocéis.
¡Si conocieras el don de Dios!
Hubo una criatura que conoció ese don de Dios; una criatura que no
desperdició nada de él; una criatura tan pura, tan luminosa que
parecía ser la Luz misma: Speculum justitiae. Una criatura cuya vida
fue tan sencilla, tan absorta en Dios que apenas puede decirse algo
de ella.
Virgo fidelis. Es la Virgen fiel, la que guardaba todas aquellas cosas
en su corazón.
Ella se consideraba un ser tan insignificante y permanecía tan
recogida delante de Dios en el santuario de su alma que atrajo las
complacencias de la Santisima Trinidad. Porque ha puesto los ojos
en la humildad de su esclava, por eso me llamarán feliz todas las
generaciones.....
Beata Sor Isabel de la Trinidad

La fidelidad es un valor que quizá hoy no es valorado en toda su


amplitud. La fidelidad es hoy un valor mal comprendido, poco
practicado y bastante devaluado. Es una palabra que muchas
personas, jóvenes y mayores, han desterrado en su obrar personal,
cristiano, social, conyugal, profesional y político. La práctica de la
fidelidad se ha debilitado y oscurecido sensiblemente.
La fidelidad es uno de los rasgos más acusados del rostro de Dios
en la Biblia, Dios se nos ha retratado como un "Dios misericordioso y
fiel". También el rostro de nuestra Madre se nos ha manifestado como
una Madre de misericordia y una Virgen Fiel, y así se lo decimos
cuando rezamos el Rosario y la Letanía. María ha experimentado, de
un modo único y privilegiado, la misericordia y la fidelidad de Dios.
Por esta razón, constituida "Madre de los Redimidos/as por su Hijo",
acoge a todo hombre o mujer que la invoca y se refugia en Ella. Por
ser "Virgen Fiel" y llena de "ternura" está siempre atenta a los ruegos
de sus hijos e hijas, para obtenernos de Dios, todas nuestras súplicas.

Virgen fiel

Es uno de sus títulos más grandes. La fidelidad hecha carne de mujer. Fidelidad a Dios,
demostrada en su fórmula favorita: “He aquí la esclava del Señor, hágase en mí según tu
palabra”.

Fidelidad a sus hijos; aún a los hijos que se pierden los ha amado hasta el último
segundo de su vida.
Estaba junto a la cruz... Ella no cayó en la tentación del sueño como Pedro y sus
compañeros.
¿Qué más se te podía pedir, Virgen Fiel? Todo lo diste.

1987, SOBRE LA VIRGEN MARIA 39


39
39. Desde este punto de vista es necesario considerar una vez más el acontecimiento
fundamental en la economía de la salvación, o sea la encarnación del Verbo en la
anunciación. Es significativo que María, reconociendo en la palabra del mensajero divino la
voluntad del Altísimo y sometiéndose a su poder, diga: « He aquí la esclava del Señor;
hágase en mí según tu palabra » (Lc 1, 3). El primer momento de la sumisión a la única
mediación « entre Dios y los hombres » —la de Jesucristo— es la aceptación de la
maternidad por parte de la Virgen de Nazaret. María da su consentimiento a la elección de
Dios, para ser la Madre de su Hijo por obra del Espíritu Santo. Puede decirse que este
consentimiento suyo para la maternidad es sobre todo fruto de la donación total a Dios en la
virginidad. María aceptó la elección para Madre del Hijo de Dios, guiada por el amor
esponsal, que « consagra » totalmente una persona humana a Dios. En virtud de este amor,
María deseaba estar siempre y en todo « entregada a Dios », viviendo la virginidad. Las
palabras « he aquí la esclava del Señor » expresan el hecho de que desde el principio ella
acogió y entendió la propia maternidad como donación total de sí, de su persona, al servicio
de los designios salvíficos del Altísimo. Y toda su participación materna en la vida de
Jesucristo, su Hijo, la vivió hasta el final de acuerdo con su vocación a la virginidad.

La maternidad de María, impregnada profundamente por la actitud esponsal de « esclava del


Señor », constituye la dimensión primera y fundamental de aquella mediación que la Iglesia
confiesa y proclama respecto a ella,100 y continuamente « recomienda a la piedad de los
fieles » porque confía mucho en esta mediación. En efecto, conviene reconocer que, antes
que nadie, Dios mismo, el eterno Padre, se entregó a la Virgen de Nazaret, dándole su propio
Hijo en el misterio de la Encarnación. Esta elección suya al sumo cometido y dignidad de
Madre del Hijo de Dios, a nivel ontológico, se refiere a la realidad misma de la unión de las
dos naturalezas en la persona del Verbo (unión hipostática). Este hecho fundamental de ser
la Madre del Hijo de Dios supone, desde el principio, una apertura total a la persona de
Cristo, a toda su obra y misión. Las palabras « he aquí la esclava del Señor » atestiguan esta
apertura del espíritu de María, la cual, de manera perfecta, reúne en sí misma el amor propio
de la virginidad y el amor característico de la maternidad, unidos y como fundidos
juntamente.

Por tanto María ha llegado a ser no sólo la « madre-nodriza » del Hijo del hombre, sino
también la « compañera singularmente generosa » 101 del Mesías y Redentor. Ella —como
ya he dicho— avanzaba en la peregrinación de la fe y en esta peregrinación suya hasta los
pies de la Cruz se ha realizado, al mismo tiempo, su cooperación materna en toda la misión
del Salvador mediante sus acciones y sufrimientos. A través de esta colaboración en la obra
del Hijo Redentor, la maternidad misma de María conocía una transformación singular,
colmándose cada vez más de « ardiente caridad » hacia todos aquellos a quienes estaba
dirigida la misión de Cristo. Por medio de esta « ardiente caridad », orientada a realizar en
unión con Cristo la restauración de la « vida sobrenatural de las almas »,102 María entraba
de manera muy personal en la única mediación « entre Dios y los hombres », que es la
mediación del hombre Cristo Jesús. Si ella fue la primera en experimentar en sí misma los
efectos sobrenaturales de esta única mediación —ya en la anunciación había sido saludada
como « llena de gracia »— entonces es necesario decir, que por esta plenitud de gracia y de
vida sobrenatural, estaba particularmente predispuesta a la cooperación con Cristo, único
mediador de la salvación humana. Y tal cooperación es precisamente esta mediación
subordinada a la mediación de Cristo.

En el caso de María se trata de una mediación especial y excepcional, basada sobre su «


plenitud de gracia », que se traducirá en la plena disponibilidad de la « esclava del Señor ».
Jesucristo, como respuesta a esta disponibilidad interior de su Madre, la preparaba cada vez
más a ser para los hombres « madre en el orden de la gracia ». Esto indican, al menos de
manera indirecta, algunos detalles anotados por los Sinópticos (cf. Lc 11, 28; 8, 20-21; Mc
3, 32-35; Mt 12, 47-50) y más aún por el Evangelio de Juan (cf. 2, 1-12; 19, 25-27), que ya
he puesto de relieve. A este respecto, son particularmente elocuentes las palabras,
pronunciadas por Jesús en la Cruz, relativas a María y a Juan.

40
40. Después de los acontecimientos de la resurrección y de la ascensión, María, entrando con
los apóstoles en el cenáculo a la espera de Pentecostés, estaba presente como Madre del
Señor glorificado. Era no sólo la que « avanzó en la peregrinación de la fe » y guardó
fielmente su unión con el Hijo « hasta la Cruz », sino también la « esclava del Señor »,
entregada por su Hijo como madre a la Iglesia naciente: « He aquí a tu madre ». Así empezó
a formarse una relación especial entre esta Madre y la Iglesia. En efecto, la Iglesia naciente
era fruto de la Cruz y de la resurrección de su Hijo. María, que desde el principio se había
entregado sin reservas a la persona y obra de su Hijo, no podía dejar de volcar sobre la
Iglesia esta entrega suya materna. Después de la ascensión del Hijo, su maternidad
permanece en la Iglesia como mediación materna; intercediendo por todos sus hijos, la
madre coopera en la acción salvífica del Hijo, Redentor del mundo. Al respecto enseña el
Concilio: « Esta maternidad de María en la economía de la gracia perdura sin cesar ... hasta
la consumación perpetua de todos los elegidos ».103 Con la muerte redentora de su Hijo, la
mediación materna de la esclava del Señor alcanzó una dimensión universal, porque la obra
de la redención abarca a todos los hombres. Así se manifiesta de manera singular la eficacia
de la mediación única y universal de Cristo « entre Dios y los hombres ». La cooperación de
María participa, por su carácter subordinado, de la universalidad de la mediación del
Redentor, único mediador. Esto lo indica claramente el Concilio con las palabras citadas
antes.

« Pues —leemos todavía— asunta a los cielos, no ha dejado esta misión salvadora, sino que
con su múltiple intercesión continúa obteniéndonos los dones de la salvación eterna ».104
Con este carácter de « intercesión », que se manifestó por primera vez en Caná de Galilea,
la mediación de María continúa en la historia de la Iglesia y del mundo. Leemos que María «
con su amor materno se cuida de los hermanos de su Hijo, que todavía peregrinan y se
hallan en peligros y ansiedad hasta que sean conducidos a la patria bienaventurada ».105 De
este modo la maternidad de María perdura incesantemente en la Iglesia como mediación
intercesora, y la Iglesia expresa su fe en esta verdad invocando a María « con los títulos de
Abogada, Auxiliadora, Socorro, Mediadora ».106

41
41. María, por su mediación subordinada a la del Redentor, contribuye de manera especial a
la unión de la Iglesia peregrina en la tierra con la realidad escatológica y celestial de la
comunión de los santos, habiendo sido ya « asunta a los cielos ».107 La verdad de la
Asunción, definida por Pío XII, ha sido reafirmada por el Concilio Vaticano II, que expresa así
la fe de la Iglesia: « Finalmente, la Virgen Inmaculada, preservada inmune de toda mancha
de culpa original, terminado el decurso de su vida terrena, fue asunta en cuerpo y alma a la
gloria celestial y fue ensalzada por el Señor como Reina universal con el fin de que se
asemeje de forma más plena a su Hijo, Señor de señores (cf. Ap 19, 16) y vencedor del
pecado y de la muerte ».108 Con esta enseñanza Pío XII enlazaba con la Tradición, que ha
encontrado múltiples expresiones en la historia de la Iglesia, tanto en Oriente como en
Occidente.

Con el misterio de la Asunción a los cielos, se han realizado definitivamente en María todos
los efectos de la única mediación de Cristo Redentor del mundo y Señor resucitado: « Todos
vivirán en Cristo. Pero cada cual en su rango: Cristo como primicias; luego, los de Cristo en
su Venida » (1 Co 15, 22-23). En el misterio de la Asunción se expresa la fe de la Iglesia,
según la cual María « está también íntimamente unida » a Cristo porque, aunque como
madre-virgen estaba singularmente unida a él en su primera venida, por su cooperación
constante con él lo estará también a la espera de la segunda; « redimida de modo eminente,
en previsión de los méritos de su Hijo »,109 ella tiene también aquella función, propia de la
madre, de mediadora de clemencia en la venida definitiva, cuando todos los de Cristo
revivirán, y « el último enemigo en ser destruido será la Muerte » (1 Co 15, 26).110

A esta exaltación de la « Hija excelsa de Sión »,111 mediante la asunción a los cielos, está
unido el misterio de su gloria eterna. En efecto, la Madre de Cristo es glorificada como «
Reina universal ».112 La que en la anunciación se definió como « esclava del Señor » fue
durante toda su vida terrena fiel a lo que este nombre expresa, confirmando así que era una
verdadera « discípula » de Cristo, el cual subrayaba intensamente el carácter de servicio de
su propia misión: el Hijo del hombre « no ha venido a ser servido, sino a servir y a dar su
vida como rescate por muchos » (Mt 20, 28). Por esto María ha sido la primera entre
aquellos que, « sirviendo a Cristo también en los demás, conducen en humildad y paciencia a
sus hermanos al Rey, cuyo servicio equivale a reinar »,113 Y ha conseguido plenamente
aquel « estado de libertad real », propio de los discípulos de Cristo: ¡servir quiere decir
reinar!

« Cristo, habiéndose hecho obediente hasta la muerte y habiendo sido por ello exaltado por
el Padre (cf. Flp 2, 8-9), entró en la gloria de su reino. A El están sometidas todas las cosas,
hasta que El se someta a Sí mismo y todo lo creado al Padre, a fin de que Dios sea todo en
todas las cosas (cf. 1 Co 15, 27-28) ».114 María, esclava del Señor, forma parte de este
Reino del Hijo.115 La gloria de servir no cesa de ser su exaltación real; asunta a los cielos,
ella no termina aquel servicio suyo salvífico, en el que se manifiesta la mediación materna, «
hasta la consumación perpetua de todos los elegidos ».116 Así aquella, que aquí en la tierra
« guardó fielmente su unión con el Hijo hasta la Cruz », sigue estando unida a él, mientras
ya « a El están sometidas todas las cosas, hasta que El se someta a Sí mismo y todo lo
creado al Padre ». Así en su asunción a los cielos, María está como envuelta por toda la
realidad de la comunión de los santos, y su misma unión con el Hijo en la gloria está dirigida
toda ella hacia la plenitud definitiva del Reino, cuando « Dios sea todo en todas las cosas ».

También en esta fase la mediación materna de María sigue estando subordinada a aquel que
es el único Mediador, hasta la realización definitiva de la « plenitud de los tiempos »,es decir,
hasta que « todo tenga a Cristo por Cabeza » (Ef 1, 10).

:2. María en la vida de la Iglesia y de cada cristiano

42
42. El Concilio Vaticano II, siguiendo la Tradición, ha dado nueva luz sobre el papel de la
Madre de Cristo en la vida de la Iglesia. « La Bienaventurada Virgen, por el don ... de la
maternidad divina, con la que está unida al Hijo Redentor, y por sus singulares gracias y
dones, está unida también íntimamente a la Iglesia. La Madre de Dios es tipo de la Iglesia, a
saber: en el orden de la fe, de la caridad y de la perfecta unión con Cristo ».117 Ya hemos
visto anteriormente como María permanece, desde el comienzo, con los apóstoles a la espera
de Pentecostés y como, siendo « feliz la que ha creído », a través de las generaciones está
presente en medio de la Iglesia peregrina mediante la fe y como modelo de la esperanza que
no desengaña (cf. Rom 5, 5).

María creyó que se cumpliría lo que le había dicho el Señor. Como Virgen, creyó que
concebiría y daría a luz un hijo: el « Santo », al cual corresponde el nombre de « Hijo de
Dios », el nombre de « Jesús » (Dios que salva). Como esclava del Señor, permaneció
perfectamente fiel a la persona y a la misión de este Hijo. Como madre, « creyendo y
obedeciendo, engendró en la tierra al mismo Hijo del Padre, y esto sin conocer varón,
cubierta con la sombra del Espíritu Santo ».118

Por estos motivos María « con razón es honrada con especial culto por la Iglesia; ya desde
los tiempos más antiguos ... es honrada con el título de Madre de Dios, a cuyo amparo los
fieles en todos sus peligros y necesidades acuden con sus súplicas ».119 Este culto es del
todo particular: contiene en sí y expresa aquel profundo vínculo existente entre la Madre de
Cristo y la Iglesía.120 Como virgen y madre, María es para la Iglesia un « modelo perenne ».
Se puede decir, pues, que, sobre todo según este aspecto, es decir como modelo o, más bien
como « figura », María, presente en el misterio de Cristo, está también constantemente
presente en el misterio de la Iglesia. En efecto, también la Iglesia « es llamada madre y
virgen », y estos nombres tienen una profunda justificación bíblica y teológica.121

43
43. La Iglesia « se hace también madre mediante la palabra de Dios aceptada con fidelidad
».122 Igual que María creyó la primera, acogiendo la palabra de Dios que le fue revelada en
la anunciación, y permaneciendo fiel a ella en todas sus pruebas hasta la Cruz, así la Iglesia
llega a ser Madre cuando, acogiendo con fidelidad la palabra de Dios, « por la predicación y
el bautismo engendra para la vida nueva e inmortal a los hijos concebidos por el Espíritu
Santo y nacidos de Dios ».123 Esta característica « materna » de la Iglesia ha sido
expresada de modo particularmente vigoroso por el Apóstol de las gentes, cuando escribía: «
¡Hijos míos, por quienes sufro de nuevo dolores de parto, hasta ver a Cristo formado en
vosotros! » (Gál 4, 19). En estas palabras de san Pablo está contenido un indicio interesante
de la conciencia materna de la Iglesia primitiva, unida al servicio apostólico entre los
hombres. Esta conciencia permitía y permite constantemente a la Iglesia ver el misterio de
su vida y de su misión a ejemplo de la misma Madre del Hijo, que es el « primogénito entre
muchos hermanos » (Rom 8, 29).

Se puede afirmar que la Iglesia aprende también de María la propia maternidad; reconoce la
dimensión materna de su vocación, unida esencialmente a su naturaleza sacramental, «
contemplando su arcana santidad e imitando su caridad, y cumpliendo fielmente la voluntad
del Padre ».124 Si la Iglesia es signo e instrumento de la unión íntima con Dios, lo es por su
maternidad, porque, vivificada por el Espíritu, « engendra » hijos e hijas de la familia
humana a una vida nueva en Cristo. Porque, al igual que María está al servicio del misterio
de la encarnación, así la Iglesia permanece al servicio del misterio de la adopción como hijos
por medio de la gracia.

Al mismo tiempo, a ejemplo de María, la Iglesia es la virgen fiel al propio esposo: «


también ella es virgen que custodia pura e íntegramente la fe prometida al Esposo
».125 La Iglesia es, pues, la esposa de Cristo, como resulta de las cartas paulinas
(cf. Ef 5, 21-33; 2 Co 11, 2) y de la expresión joánica « la esposa del Cordero » (Ap
21, 9). Si la Iglesia como esposa custodia « la fe prometida a Cristo », esta
fidelidad, a pesar de que en la enseñanza del Apóstol se haya convertido en imagen del
matrimonio (cf. Ef 5, 23-33), posee también el valor tipo de la total donación a Dios en el
celibato « por el Reino de los cielos », es decir de la virginidad consagrada a Dios (cf. Mt 19,
11-12; 2 Cor 11, 2). Precisamente esta virginidad, siguiendo el ejemplo de la Virgen de
Nazaret, es fuente de una especial fecundidad espiritual: es fuente de la maternidad en el
Espíritu Santo.

Pero la Iglesia custodia también la fe recibida de Cristo; a ejemplo de María, que guardaba y
meditaba en su corazón (cf. Lc 2, 19. 51) todo lo relacionado con su Hijo divino, está
dedicada a custodiar la Palabra de Dios, a indagar sus riquezas con discernimiento y
prudencia con el fin de dar en cada época un testimonio fiel a todos los hombres.126

44
44. Ante esta ejemplaridad, la Iglesia se encuentra con María e intenta asemejarse a ella: «
Imitando a la Madre de su Señor, por la virtud del Espíritu Santo conserva virginalmente la
fe íntegra, la sólida esperanza, la sincera caridad ».127 Por consiguiente, María está
presente en el misterio de la Iglesia como modelo. Pero el misterio de la Iglesia consiste
también en el hecho de engendrar a los hombres a una vida nueva e inmortal: es su
maternidad en el Espíritu Santo. Y aquí María no sólo es modelo y figura de la Iglesia, sino
mucho más. Pues, « con materno amor coopera a la generación y educación » de los hijos e
hijas de la madre Iglesia. La maternidad de la Iglesia se lleva a cabo no sólo según el modelo
y la figura de la Madre de Dios, sino también con su « cooperación ». La Iglesia recibe
copiosamente de esta cooperación, es decir de la mediación materna, que es característica
de María, ya que en la tierra ella cooperó a la generación y educación de los hijos e hijas de
la Iglesia, como Madre de aquel Hijo « a quien Dios constituyó como hermanos ».128

En ello cooperó —como enseña el Concilio Vaticano II— con materno amor.129 Se descubre
aquí el valor real de las palabras dichas por Jesús a su madre cuando estaba en la Cruz: «
Mujer, ahí tienes a tu hijo » y al discípulo: « Ahí tienes a tu madre » (Jn 19, 26-27). Son
palabras que determinan el lugar de María en la vida de los discípulos de Cristo y expresan
—como he dicho ya— su nueva maternidad como Madre del Redentor: la maternidad
espiritual, nacida de lo profundo del misterio pascual del Redentor del mundo. Es una
maternidad en el orden de la gracia, porque implora el don del Espíritu Santo que suscita los
nuevos hijos de Dios, redimidos mediante el sacrificio de Cristo: aquel Espíritu que, junto con
la Iglesia, María ha recibido también el día de Pentecostés.

Esta maternidad suya ha sido comprendida y vivida particularmente por el pueblo cristiano
en el sagrado Banquete —celebración litúrgica del misterio de la Redención—, en el cual
Cristo, su verdadero cuerpo nacido de María Virgen, se hace presente.

Con razón la piedad del pueblo cristiano ha visto siempre un profundo vínculo entre la
devoción a la Santísima Virgen y el culto a la Eucaristía; es un hecho de relieve en la liturgia
tanto occidental como oriental, en la tradición de las Familias religiosas, en la espiritualidad
de los movimientos contemporáneos incluso los juveniles, en la pastoral de los Santuarios
marianos María guía a los fieles a la Eucaristía.

45
45. Es esencial a la maternidad la referencia a la persona. La maternidad determina siempre
una relación única e irrepetible entre dos personas: la de la madre con el hijo y la del hijo
con la Madre. Aun cuando una misma mujer sea madre de muchos hijos, su relación
personal con cada uno de ellos caracteriza la maternidad en su misma esencia. En efecto,
cada hijo es engendrado de un modo único e irrepetible, y esto vale tanto para la madre
como para el hijo. Cada hijo es rodeado del mismo modo por aquel amor materno, sobre el
que se basa su formación y maduración en la humanidad.

Se puede afirmar que la maternidad « en el orden de la gracia » mantiene la analogía con


cuanto a en el orden de la naturaleza » caracteriza la unión de la madre con el hijo. En esta
luz se hace más comprensible el hecho de que, en el testamento de Cristo en el Gólgota, la
nueva maternidad de su madre haya sido expresada en singular, refiriéndose a un hombre:
« Ahí tienes a tu hijo ».

Se puede decir además que en estas mismas palabras está indicado plenamente el motivo de
la dimensión mariana de la vida de los discípulos de Cristo; no sólo de Juan, que en aquel
instante se encontraba a los pies de la Cruz en compañía de la Madre de su Maestro, sino de
todo discípulo de Cristo, de todo cristiano. El Redentor confía su madre al discípulo y, al
mismo tiempo, se la da como madre. La maternidad de María, que se convierte en herencia
del hombre, es un don: un don que Cristo mismo hace personalmente a cada hombre. El
Redentor confía María a Juan, en la medida en que confía Juan a María. A los pies de la Cruz
comienza aquella especial entrega del hombre a la Madre de Cristo, que en la historia de la
Iglesia se ha ejercido y expresado posteriormente de modos diversos. Cuando el mismo
apóstol y evangelista, después de haber recogido las palabras dichas por Jesús en la Cruz a
su Madre y a él mismo, añade: « Y desde aquella hora el discípulo la acogió en su casa » (Jn
19,27). Esta afirmación quiere decir con certeza que al discípulo se atribuye el papel de hijo
y que él cuidó de la Madre del Maestro amado. Y ya que María fue dada como madre
personalmente a él, la afirmación indica, aunque sea indirectamente, lo que expresa la
relación íntima de un hijo con la madre. Y todo esto se encierra en la palabra « entrega ». La
entrega es la respuesta al amor de una persona y, en concreto, al amor de la madre.

La dimensión mariana de la vida de un discípulo de Cristo se manifiesta de modo especial


precisamente mediante esta entrega filial respecto a la Madre de Dios, iniciada con el
testamento del Redentor en el Gólgota. Entregándose filialmente a María, el cristiano, como
el apóstol Juan, « acoge entre sus cosas propias » 130 a la Madre de Cristo y la introduce en
todo el espacio de su vida interior, es decir, en su « yo » humano y cristiano: « La acogió en
su casa » Así el cristiano, trata de entrar en el radio de acción de aquella « caridad materna
», con la que la Madre del Redentor « cuida de los hermanos de su Hijo »,131 « a cuya
generación y educación coopera » 132 según la medida del don, propia de cada uno por la
virtud del Espíritu de Cristo. Así se manifiesta también aquella maternidad según el espíritu,
que ha llegado a ser la función de María a los pies de la Cruz y en el cenáculo.

46
46. Esta relación filial, esta entrega de un hijo a la Madre no sólo tiene su comienzo en
Cristo, sino que se puede decir que definitivamente se orienta hacia él. Se puede afirmar que
María sigue repitiendo a todos las mismas palabras que dijo en Caná de Galilea: « Haced lo
que él os diga ». En efecto es él, Cristo, el único mediador entre Dios y los hombres; es él «
el Camino, la Verdad y la Vida » (Jn 4, 6); es él a quien el Padre ha dado al mundo, para que
el hombre « no perezca, sino que tenga vida eterna » (Jn 3, 16). La Virgen de Nazaret se ha
convertido en la primera « testigo » de este amor salvífico del Padre y desea permanecer
también su humilde esclava siempre y por todas partes. Para todo cristiano y todo hombre,
María es la primera que « ha creído », y precisamente con esta fe suya de esposa y de
madre quiere actuar sobre todos los que se entregan a ella como hijos. Y es sabido que
cuanto más estos hijos perseveran en esta actitud y avanzan en la misma, tanto más María
les acerca a la « inescrutable riqueza de Cristo » (Ef 3, 8). E igualmente ellos reconocen cada
vez mejor la dignidad del hombre en toda su plenitud, y el sentido definitivo de su vocación,
porque « Cristo ... manifiesta plenamente el hombre al propio hombre ».133

Esta dimensión mariana en la vida cristiana adquiere un acento peculiar respecto a la mujer
y a su condición. En efecto, la feminidad tiene una relación singular con la Madre del
Redentor, tema que podrá profundizarse en otro lugar. Aquí sólo deseo poner de relieve que
la figura de María de Nazaret proyecta luz sobre la mujer en cuanto tal por el mismo hecho
de que Dios, en el sublime acontecimiento de la encarnación del Hijo, se ha entregado al
ministerio libre y activo de una mujer. Por lo tanto, se puede afirmar que la mujer, al mirar a
María, encuentra en ella el secreto para vivir dignamente su feminidad y para llevar a cabo
su verdadera promoción. A la luz de María, la Iglesia lee en el rostro de la mujer los reflejos
de una belleza, que es espejo de los más altos sentimientos, de que es capaz el corazón
humano: la oblación total del amor, la fuerza que sabe resistir a los más grandes dolores, la
fidelidad sin límites, la laboriosidad infatigable y la capacidad de conjugar la intuición
penetrante con la palabra de apoyo y de estímulo.

47
47. Durante el Concilio Pablo VI proclamó solemnemente que María es Madre de la Iglesia,
es decir, Madre de todo el pueblo de Dios, tanto de los fieles como de los pastores ».134 Más
tarde, el año 1968 en la Profesión de fe, conocida bajo el nombre de « Credo del pueblo de
Dios », ratificó esta afirmación de forma aún más comprometida con las palabras « Creemos
que la Santísima Madre de Dios, nueva Eva, Madre de la Iglesia continúa en el cielo su
misión maternal para con los miembros de Cristo, cooperando al nacimiento y al desarrollo
de la vida divina en las almas de los redimidos ».135

El magisterio del Concilio ha subrayado que la verdad sobre la Santísima Virgen, Madre de
Cristo, constituye un medio eficaz para la profundización de la verdad sobre la Iglesia. El
mismo Pablo VI, tomando la palabra en relación con la Constitución Lumen gentium, recién
aprobada por el Concilio, dijo: « El conocimiento de la verdadera doctrina católica sobre
María será siempre la clave para la exacta comprensión del misterio de Cristo y de la Iglesia
».136 María está presente en la Iglesia como Madre de Cristo y, a la vez, como aquella
Madre que Cristo, en el misterio de la redención, ha dado al hombre en la persona del
apóstol Juan. Por consiguiente, María acoge, con su nueva maternidad en el Espíritu, a todos
y a cada uno en la Iglesia, acoge también a todos y a cada uno por medio de la Iglesia. En
este sentido María, Madre de la Iglesia, es también su modelo. En efecto, la Iglesia —como
desea y pide Pablo VI— « encuentra en ella (María) la más auténtica forma de la perfecta
imitación de Cristo ».137

Merced a este vínculo especial, que une a la Madre de Cristo con la Iglesia, se aclara mejor el
misterio de aquella « mujer » que, desde los primeros capítulos del Libro del Génesis hasta
el Apocalipsis, acompaña la revelación del designio salvífico de Dios respecto a la
humanidad. Pues María, presente en la Iglesia como Madre del Redentor, participa
maternalmente en aquella « dura batalla contra el poder de las tinieblas » 138 que se
desarrolla a lo largo de toda la historia humana. Y por esta identificación suya eclesial con la
« mujer vestida de sol » (Ap 12, 1),139 se puede afirmar que « la Iglesia en la Beatísima
Virgen ya llegó a la perfección, por la que se presenta sin mancha ni arruga »; por esto, los
cristianos, alzando con fe los ojos hacia María a lo largo de su peregrinación terrena, « aún
se esfuerzan en crecer en la santidad ».140 María, la excelsa hija de Sión, ayuda a todos los
hijos —donde y como quiera que vivan— a encontrar en Cristo el camino hacia la casa del
Padre.

Por consiguiente, la Iglesia, a lo largo de toda su vida, mantiene con la Madre de Dios un
vínculo que comprende, en el misterio salvífico, el pasado, el presente y el futuro, y la
venera como madre espiritual de la humanidad y abogada de gracia.

:3. EL sentido del Año Mariano

48
48. Precisamente el vínculo especial de la humanidad con esta Madre me ha movido a
proclamar en la Iglesia, en el período que precede a la conclusión del segundo Milenio del
nacimiento de Cristo, un Año Mariano. Una iniciativa similar tuvo lugar ya en el pasado,
cuando Pío XII proclamó el 1954 como Año Mariano, con el fin de resaltar la santidad
excepcional de la Madre de Cristo, expresada en los misterios de su Inmaculada Concepción
(definida exactamente un siglo antes) y de su Asunción a los cielos.141

Ahora, siguiendo la línea del Concilio Vaticano II, deseo poner de relieve la especial
presencia de la Madre de Dios en el misterio de Cristo y de su Iglesia. Esta es, en efecto, una
dimensión fundamental que brota de la mariología del Concilio, de cuya clausura nos separan
ya más de veinte años. El Sínodo extraordinario de los Obispos, que se ha realizado el año
1985, ha exhortado a todos a seguir fielmente el magisterio y las indicaciones del Concilio.
Se puede decir que en ellos —Concilio y Sínodo— está contenido lo que el mismo Espíritu
Santo desea « decir a la Iglesia » en la presente fase de la historia.

En este contexto, el Año Mariano deberá promover también una nueva y profunda lectura de
cuanto el Concilio ha dicho sobre la Bienaventurada Virgen María, Madre de Dios, en el
misterio de Cristo y de la Iglesia, a la que se refieren las consideraciones de esta Encíclica.
Se trata aquí no sólo de la doctrina de fe, sino también de la vida de fe y, por tanto, de la
auténtica « espiritualidad mariana », considerada a la luz de la Tradición y, de modo
especial, de la espiritualidad a la que nos exhorta el Concilio.142 Además, la espiritualidad
mariana, a la par de la devoción correspondiente, encuentra una fuente riquísima en la
experiencia histórica de las personas y de las diversas comunidades cristianas, que viven
entre los distintos pueblos y naciones de la tierra. A este propósito, me es grato recordar,
entre tantos testigos y maestros de la espiritualidad mariana, la figura de san Luis María
Grignion de Montfort, el cual proponía a los cristianos la consagración a Cristo por manos de
María, como medio eficaz para vivir fielmente el compromiso del bautismo.143 Observo
complacido cómo en nuestros días no faltan tampoco nuevas manifestaciones de esta
espiritualidad y devoción.

49
49. Este Año comenzará en la solemnidad de Pentecostés, el 7 de junio próximo. Se trata,
pues, de recordar no sólo que María « ha precedido » la entrada de Cristo Señor en la
historia de la humanidad, sino de subrayar además, a la luz de María, que desde el
cumplimiento del misterio de la Encarnación la historia de la humanidad ha entrado en la «
plenitud de los tiempos » y que la Iglesia es el signo de esta plenitud. Como Pueblo de Dios,
la Iglesia realiza su peregrinación hacia la eternidad mediante la fe, en medio de todos los
pueblos y naciones, desde el día de Pentecostés. La Madre de Cristo, que estuvo presente en
el comienzo del « tiempo de la Iglesia », cuando a la espera del Espíritu Santo rezaba
asiduamente con los apóstoles y los discípulos de su Hijo, « precede » constantemente a la
Iglesia en este camino suyo a través de la historia de la humanidad. María es también la que,
precisamente como esclava del Señor, coopera sin cesar en la obra de la salvación llevada a
cabo por Cristo, su Hijo.

Así, mediante este Año Mariano, la Iglesia es llamada no sólo a recordar todo lo que en su
pasado testimonia la especial y materna cooperación de la Madre de Dios en la obra de la
salvación en Cristo Señor, sino además a preparar, por su parte, cara al futuro las vías de
esta cooperación, ya que el final del segundo Milenio cristiano abre como una nueva
perspectiva.

50
50. Como ya ha sido recordado, también entre los hermanos separados muchos honran y
celebran a la Madre del Señor, de modo especial los Orientales. Es una luz mariana
proyectada sobre el ecumenismo. De modo particular, deseo recordar todavía que, durante
el Año Mariano, se celebrará el Milenio del bautismo de San Vladimiro, Gran Príncipe de Kiev
(a. 988), que dio comienzo al cristianismo en los territorios de la Rus' de entonces y, a
continuación, en otros territorios de Europa Oriental; y que por este camino, mediante la
obra de evangelización, el cristianismo se extendió también más allá de Europa, hasta los
territorios septentrionales del continente asiático. Por lo tanto, queremos, especialmente a lo
largo de este Año, unirnos en plegaria con cuantos celebran el Milenio de este bautismo,
ortodoxos y católicos, renovando y confirmando con el Concilio aquellos sentimientos de
gozo y de consolación porque « los orientales ... corren parejos con nosotros por su impulso
fervoroso y ánimo en el culto de la Virgen Madre de Dios ».144 Aunque experimentamos
todavía los dolorosos efectos de la separación, acaecida algunas décadas más tarde (a.
1054), podemos decir que ante la Madre de Cristo nos sentimos verdaderos hermanos y
hermanas en el ámbito de aquel pueblo mesiánico, llamado a ser una única familia de Dios
en la tierra, como anunciaba ya al comienzo del Año Nuevo: « Deseamos confirmar esta
herencia universal de todos los hijos y las hijas de la tierra ».145

Al anunciar el año de María, precisaba además que su clausura se realizará el año próximo
en la solemnidad de la Asunción de la Santísima Virgen a los cielos, para resaltar así « la
señal grandiosa en el cielo », de la que habla el Apocalipsis. De este modo queremos cumplir
también la exhortación del Concilio, que mira a María como a un « signo de esperanza
segura y de consuelo para el pueblo de Dios peregrinante ». Esta exhortación la expresa el
Concilio con las siguientes palabras: « Ofrezcan los fieles súplicas insistentes a la Madre de
Dios y Madre de los hombres, para que ella, que estuvo presente en las primeras oraciones
de la Iglesia, ahora también, ensalzada en el cielo sobre todos los bienaventurados y los
ángeles, en la comunión de todos los santos, interceda ante su Hijo, para que las familias de
todos los pueblos, tanto los que se honran con el nombre cristiano como los que aún ignoran
al Salvador, sean felizmente congregados con paz y concordia en un solo Pueblo de Dios,
para gloria de la Santísima e individua Trinidad ».146
LA VIRGEN MARIA
ES MARIA DE NAZARET
Por el Padre Félix Moracho, S.J.

NOTA: Este es el texto íntegro del libro "La Virgen María es María de
Nazaret", cuyo autor el Padre Félix Moracho, S.J. publicó por primera
vez en Ediciones S.A. Educación y Cultura Religiosa, en Caracas,
Venezuela en el año 1989 y ha sido subsecuentemente motivo de varias
reimpresiones y que nos autoriza a poner en el Internet para el uso de
todos.

Cada uno de estos enlaces te lleva a los diferentes temas del libro y desde el final de
cada uno puedes regresar aquí:

INDICE
Presentación
María de Nazaret: una mujer pobre, mujer del pueblo
María de Nazaret: una mujer humillada
María de Nazaret: una mujer creyente
María de Nazaret: una mujer solidaria
María de Nazaret: una mujer que es madre
María de Nazaret: la mujer que es más que madre de Jesús según la
carne
María de Nazaret: la mujer que es madre de todos los hombres, madre de
. . .. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . los cristianos, madre de la Iglesia

María de Nazaret: una mujer Inmaculada


María de Nazaret: una mujer Glorificada
María de Nazaret, ¿es la Virgen de algunas apariciones?
PRESENTACIÓN

Nuestro pueblo tiene muy presente a la Virgen María, a la Madre de


Dios, a la Inmaculada, a la Virgen bajo diversas advocaciones (Coromoto,
La Chiquinquirá, Guadalupe, Carmen, Fátima, del Valle…) a nuestra
Madre, Sin mancilla, Sin pecado, Virgen pura, Reina, Señora…

"Sus misterios pertenecen a la identidad propia de estos pueblos y


caracterizan la piedad popular" (Juan Pablo II, Homilía Zapopán,
México, 30 enero 1979, 2 AASLXXI p. 28

Todo eso y más es la Virgen María. Esa es nuestra fe. Y hay que
conservarlo.

Pero si nos quedamos sólo en esa Virgen María tenemos el peligro, y


caemos en él:

De divinizar a María, hacer de ella "La cuarta persona de la Santísima


Trinidad". ¿No tratan algunas a la Virgen como si fuera más poderosa
que Jesucristo, hasta como a una "Diosa" femenina al lado del Dios Trino
y Uno?

De convertirla en mediadora sí, pero sólo entre un Dios exigente y altivo,


y el pueblo que sufre y espera el perdón. Cristo paga a un Dios "bravo"
por nuestros pecados, y María nos protege e intercede ante ese Dios juez
implacable. ¿No se fomenta en bastantes templos una atención
preferencial a la Virgen, a sus imágenes, sobre Cristo y el Sagrario donde
está vivo, presente?

De quedarnos pasivos admirando a la Virgen, llenándonos la boca de sus


grandezas, que nos quedan lejanas, inalcanzables. En todos esos dones,
"gracias" que Dios ha concedido a María, ella es irrepetible, no la
podemos "seguir". Y nos contentamos sólo con admirarla, alabarla,
pedirle favores, remedios y pagarle promesas…

Así nos apartamos de lo que está en el origen de nuestra fe, de la fe de las


primeras comunidades cristianas, de la fe que nos transmite el Nuevo
Testamento. Tenemos que volver a él, sobre todo a los Evangelios, para
comprobar que, para las primeras comunidades cristianas, "esa" Virgen
María (la "Madre de Dios", la "Inmaculada", etc.) no es otra que
MARIA DE NAZARET.
Y esa sí que está a nuestro alcance como la "primera cristiana",
"seguidora de Jesús".

María de Nazaret nos enseña a ser cristianos, comunidad cristiana,


Iglesia-Pueblo-Dios.

Ella sí que es una llamada, una exigencia para nuestro vivir diario.

Y eso es lo que quiere ser este librito.

Félix Moracho, S.J.

TEMA 1
MARIA DE NAZARET:
UNA MUJER POBRE, MUJER DEL PUEBLO
Juan es un cura maduro, ya entrando en años. Me dice que en su mesa de
trabajo tenía una fotografía de la imagen de la Virgen de su Colegio.

Le parecía bella con su corona de estrellas, con sus rasgos delicados, con
sus ojos dulces, con su rostro "divino". Su cabello (estaba en "blanco y
negro" pero era "rubia") le caía artísticamente sobre los hombros. Vestía
túnica de lino y sus finas manos apretaban sobre el pecho los pliegues de
su manto de púrpura.

Muchos años le acompañó esa imagen. Se sentía protegido por ella; para
todo acudía a la Virgen, sobre todo antes cuando era muchacho.

Y María le ayudaba a elevarse sobre lo terreno, a sublimarlo.

Hace ya algún tiempo que Juan retiró de su mesa esa imagen. Se siente
mal ante ella y con ella. Ahora anda buscando una buena imagen de
María, una imagen que sea más fiel reflejo de María de Nazaret, mujer
de pueblo, madre de Jesús, el Cristo.

¿A qué "señora" corresponde la imagen de María que tenía Juan?


¿Qué imagen de la Virgen te gusta más a tí? ¿Por qué?

¿Cómo se da de hecho en tí, en tu comunidad, la devoción a la Virgen


María?

¿Qué rasgos tiene esa devoción? ¿A qué cosas dan Uds. más importancia
en ella?

¿Hemos pasado de un "divinizar" a María a un "olvidar" a María?

¿Qué rasgos tiene ese "divinizar"? ¿Y ese "olvidar"?

¿Por qué se ha dado ese paso?

¿Lo del cura Juan es un "olvidar" a María?

Vamos a ver qué pensaban las primeras comunidades cristianas de la


Virgen María. Lo que el Nuevo Testamento (sobre todo Evangelios y
Hechos de los Apóstoles) nos dicen sobre María de Nazaret responde a
una realidad, está inspirado por Dios, no lo podemos devaluar, ni perder,
debe estar en el centro, en la base, tiene que vivificar todo nuestro amor y
devoción a María, a la Virgen María que no es otra que María de
Nazaret.

¿Cómo veían, pues, las primeras comunidades cristianas a María? ¿Qué


creían de ella?

1 - QUE DIOS SE HABIA HECHO HOMBRE EN MARIA.

Eso está muy claro para la comunidad: que María es la madre de Jesús
de Nazaret, y que este Jesús, y no otro, es el Hijo de Dios que se hizo
hombre en María.

Para los primeros cristianos, Dios Padre, por medio del ángel Gabriel,
anunció a María, una jovencita en Nazaret, que iba a ser la Madre de su
Hijo.

Se presentó Gabriel a María y le dijo:

"Alégrate tú, la Amada y favorecida, el Señor está contigo. Ella se turbó


al oír esta palabras, preguntándose qué saludo era aquel. El ángel le dijo:
Tranquilízate, María, que Dios te ha concedido su favor. Pues, mira, vas a
concebir, darás a luz un hijo y le pondrás de nombre Jesús. Será grande,
se llamará Hijo del Altísimo y el Señor Dios le dará el trono de David su
antepasado; reinará para siempre en la casa de Jacob y su reinado no
tendrá fin. María le dijo al ángel: ¿Cómo sucederá eso si no vivo con un
hombre? El ángel le contestó: El Espíritu Santo bajará sobre tí y la
fuerza del Altísimo te cubrirá con su sombra: por eso al que va a nacer lo
llamarán "Consagrado", Hijo de Dios. Ahí tienes a tu pariente Isabel: a
pesar de su vejez, ha concebido un hijo, y la que decían que era estéril
está ya de seis meses; porque para Dios no hay nada imposible. María
contestó: Aquí está la esclava del Señor, cúmplase en mí lo que has dicho.
Y el ángel le dejó". (Lc. 1, 28-38)

2. QUE MARIA, LA MADRE DE JESUS, ES MUJER ANTES QUE


MADRE.

María, antes que madre, fue mujer. Una mujer que consciente y
libremente se arriesgó y asumió sus responsabilidades:

Ante Dios: dio su SI a Dios después de cerciorarse bien sobre lo que se le


pedía (Lc. 1, 34-38)

Ante la sociedad: arriesgándose a ser criticada (Mt. 1,18).

Ante la historia: respondiendo a Dios con todo su yo humano, femenino,


en la misión más importante encomendada por Dios a una persona (Lc.
1,31-33. 38; Jn.19,25).

María contó con un esposo, José, que la respetó (Mt. 1,18-19), creyó y
confió en ella (Mt. 1,24-25), la defendió (Mt. 2,14).

3. QUE MARIA, LA MADRE DE JESUS, ES UNA MUJER POBRE,


UNA MUJER DEL PUEBLO.

Dios fue enteramente libre para escoger a la madre de su Hijo. ¿A qué


María escoge Dios, de entre tantas mujeres, para Madre de su Hijo hecho
hombre? ¿A qué "señora" elige?
A UNA MUJER JUDIA. María pertenece al pueblo judío, un pueblo
pequeño, entonces pobre, colonizado y ocupado militarmente por el
Imperio Romano (Lc. 2,1-7).

María es de una región, Galilea, despreciada por los de la capital (Jn.


7,52), de un pueblito del que se dice "¿De Nazaret puede salir algo
bueno?" (Jn. 3,46)

A UNA MUJER POBRE. Esta es la realidad. Dios no escoge a una


princesa, a una persona importante, Lo podía hacer. Pero María ni
siquiera es la prometida de un sacerdote judío (y había 7.200 en aquella
nación tan pequeña), ni de un doctor (escriba), ni siquiera de un piadoso
fariseo. Mucho menos es la mujer de un hacendado, ganadero o
comerciante judío. De una mujer pobre nació el Hijo de Dios en la tierra.

A UNA MUJER DEL PUEBLO. La madre de Dios es María de Nazaret,


un pueblecito pequeño, más bien caserío. Es una mujer campesina. Como
su hijo Jesús "el de Nazaret" (Cf. 1,45-46), nació y vivió pobre en medio
de su pueblo.

Da a luz a su hijo en un establo y no tiene otra cuna para él que un


pesebre de animales (Lc. 2,7-19).

Cuando su esposo José lo lleva por primera vez al templo, presentan la


ofrenda de los pobres (Lc. 2,34; cfr. Lv.12,8).

María y José no tenían plata para dar estudios a Jesús:

"Los dirigentes judíos se preguntaban extrañados ¿cómo sabe éste tanto


si no ha estudiado?" (Jn. 7,15)

Cuando Jesús vuelve a Nazaret, donde se había criado, como profeta que
dice y hace cosas maravillosas, lo desprecian por ser hijo de una pobre
mujer de pueblo: "El hijo de María" (Mc. 6,1-6).

4. QUE A ESA MARIA Y NO A "OTRA" ESCOGIO DIOS.

Los hijos queremos lo mejor para nuestras madres. Y lo mejor que quiso
Dios, lo mejor que quiso Jesucristo para su madre es que ella fuese una
mujer pobre, una mujer del pueblo, ¿por qué será?
Por supuesto que María era consciente de ser una mujer pobre, del
pueblo, y lo aceptó, y lo quiso, y dio gracias por el hecho de que ella,
siendo pobre y del pueblo, fuese la favorecida por Dios:

"Proclama mi alma la grandeza del Señor, se alegra mi espíritu en Dios


mi Salvador, porque se ha fijado en su humilde esclava" (Lc. 1,46-48-49)

El buen hijo no se avergüenza de su madre. Dios, Jesús, no se avergüenza


de María de Nazaret. ¿Y nosotros nos vamos a avergonzar de ella
cubriéndola con galas que no van con una mujer del pueblo, con una
mujer pobre? Dios la quiso con otras "prendas".

María de Nazaret, la única Virgen María que existe, no es un ídolo


extraño, de otro mundo, con afeites, enjoyado, arrancada del pueblo,
apartada, y sentada e identificada con los poderosos. Así no la quiso Dios.
El único Dios vivo y verdadero, el Dios de Jesús, quiso y buscó a la madre
de su hijo donde mejor, según El, podía estar al alcance de todos y ser
buscada: en el pueblo pobre y humillado, donde todos, pobres y ricos,
podían fácilmente encontrarla. Porque así es Dios.

'YO, EL SEÑOR, QUE SOY EL PRIMERO, YO ESTOY CON LOS


ULTIMOS' (Is. 41.4)

5. MARIA DE NAZARET Y LA ESPERANZA DEL PUEBLO

El pueblo, la comunidad que es también popular, formada por gente del


pueblo (1 Cor. 1,26-31), sabe que Dios escogió a María, mujer pobre y
sencilla, para que naciese su Hijo en la tierra: ella es de los suyos, del
pueblo. Y, precisamente por eso, de todos

Cuando la Virgen se ha querido mostrar a sus hijos (Guadalupe,


Chiquinquirá, Coromoto, Lourdes, Fátima…), no ha acudido a Obispos,
a hombres poderosos… Y ella no ha querido tener su casa entre los ricos
(Guadalupe…) Esto también lo sabe el pueblo.

Y es por todo esto por lo que la Virgen María da tanta confianza al pobre
para expresar sus penas y sus alegrías. Porque sabe que es de los suyos,
que es suya, que está con él, siempre a su favor. Todo le puede fallar. Pero
ella pobre y el Dios de ella, el de los pobres, no le van a fallar nunca.

El que quiera de veras a María de Nazaret, y al Dios de María y de Jesús,


no puede ni debe amargar la vida al pueblo, le tiene que querer bien y
solidarizarse con él, como Dios, como Jesús de Nazaret, como María (Lc.
1,51-55; Mt. 25,53-40)

REFLEXIONA Y RESPONDE

1 - ¿Cuáles fueron los criterios de elección que tuvo Dios para escoger a la
madre de su Hijo?

2 - ¿Qué relación existe entre el hecho de que María, mujer que se sabe y
siente pobre, se vea a sí misma favorecida por Dios, y lo que ella canta en
el Magnificat (Lc. 1,48-53)

3 - ¿Qué nos dice a nosotros, a nuestra vida, ese amor preferencial de


Dios por María de Nazaret, una mujer pobre, una mujer del pueblo,
sencilla y humilde?

4 - ¿Qué "imagen" representará mejor a "esta" María, la única a quien


Dios eligió para madre de su Hijo?

5 - ¿Qué nos quiere decir el Papa Juan Pablo II, en su Carta Encíclica
"REDEMPTORIS MATER", del 25/3/1987; cuando afirma que "como
enseña el Concilio, María sobresale entre los humildes y pobres del Señor,
que de El esperan con confianza la salvación" (Vat. II, "Lumen Gentium,
55, n. 8)

TEMA 2
MARIA DE NAZARET:
UNA MUJER HUMILLADA
Sucedió en una de las haciendas de nuestra tierra. Ningún venezolano
había entre los peones. Preferían a colombianos, dominicanos… Y los
mantenían indocumentados.

Así les daban, sin problema alguno, un salario menor que el mínimo del
país. Sin "papeles, ¿cómo protestar?

Y en la misma hacienda les vendían lo que necesitaban. ¿Cómo ir de


compras a la ciudad indocumentado?

Algunos de los peones vivían con sus mujeres e hijos en ranchos


miserables de una pieza. Unas hermanitas quisieron ayudar a aquellas
pobres mujeres, promocionarlas con cursos de medicina preventiva,
alfabetización, costura, etc. Pero "sus hombres" compraron candados y
las dejaban bien "trancadas" en el rancho. Eran mujeres oprimidas entre
los oprimidos, oprimidas por los mismos oprimidos.

¿No pasa algo de esto entre muchas mujeres de nuestro pueblo? ¡Cuántas
mujeres hay resignadas pero no felices!

1. MARIA DE NAZARET: UNA MUJER OPRIMIDA ENTRE LOS


OPRIMIDOS

María de Nazaret es una mujer judía. Entonces los judíos estaban


sometidos económica y militarmente a los romanos: "opresores".

En aquella sociedad patriarcal judía, la mujer era "oprimida entre los


oprimidos": en todo era inferior al varón.

Las hijas no tenían los mismos derechos que sus hermanos varones, pero
sí los mismos deberes.

La joven pasaba del poder del padre, que la podía casar con quien él
quisiera, al poder del esposo como objeto para su placer, como
instrumento de fecundidad para la familia. El marido tenía el derecho de
repudiar a su esposa. A ella sólo se le reconocía el deber de aguantarle
todo. La mujer, soltera o esposa, se pasaba la vida siempre obedeciendo,
siempre sirviendo.

La mujer (niña, joven, adulta) no podía estudiar, ser discípula, participar


en la vida pública. Impensable que una mujer pudiera ocupar algún
cargo o función pública. Ni siquiera tenía derecho a ser testigo en los
tribunales.

En lo religioso, la mujer estaba equiparada a los esclavos (paganos) y


niños (menores).

No se le tenía en cuenta ni en el templo, ni en el culto, ni en la sinagoga.


Impensable que una mujer leyese la Biblia en la sinagoga.

¿Sería por esto que el judío varón diariamente alababa y daba gracias a
Dios porque "no me hiciste mujer"?

María, mujer judía, era, como todas las mujeres judías pobres,
"oprimida entre los oprimidos". (Cf. F. .Moracho, "Para entender lo que
Jesús hacía y decía",

2. MARIA FUE UNA MUJER HUMILLADA

María de Nazaret no sólo fue una mujer del pueblo, pobre, sin recurso,
sin padrinos, una mujer oprimida por el hecho de ser mujer, sino que
además fue una mujer humillada.

Y al decir "humillada" no me refiero a un sometimiento espiritual


interno: a la humildad ante Dios, sino a las humillaciones reales que
padeció María de Nazaret, la madre de Jesús. Por ejemplo:

Cuando, sin tener relaciones conyugales (Lc. 1,34) le daría mucha pena
ver a su esposo José que era "hombre recto" (Mt. 1,19) angustiado
porque "antes de vivir juntos" se daba cuenta de que ella "esperaba un
hijo" (Mt. 1,23-25)

Con las habladurías y chismorreos que su embarazo originaría en un


pueblecito tan pequeño como era Nazaret (casi un caserío).

Cuando su misma gente, la de su pueblo, trataron de despeñar a Jesús


por un barranco, su hijo, el hijo de una pobre mujer de pueblo (Lc. 4,16-
30; Mc. 3,1-6)

Cuando la señalarían con desprecio (a veces el desprecio más humillante


es el compasivo) como la madre de Jesús, del que las autoridades
religiosas y civiles decían públicamente:_ que "echa a los demonios con
poder de Belcebú, el jefe de los demonios" (Lc. 11,15)4 que anda en malas
compañías: "¡Vaya un comilón y un borracho, amigo de recaudadores y
descreídos!" (Lc. 7,34)4 que es samaritano (un gran insulto para un
judío) y está loco (Jn. 8,48)4 que es un blasfemo merecedor de la pena de
muerte (Mt. 26,65-66)Cuando le contaron que "los sumos sacerdotes y los
fariseos tenían dada la orden de que si alguien se enteraba donde estaba
(su hijo Jesús), avisara para prenderlo" (Jn. 11,57)Cuando en todas
partes la señalarían como la madre del criminal (Lc. 22,37) crucificado
entre "dos bandidos, uno a su derecha y el otro a su izquierda" (Mc.
15,27)3. EL EJEMPLO DE MARIA HUMILLADA PARA LA
COMUNIDAD CRISTIANA En las reacciones y compromisos de María
oprimida y humillada, la primera comunidad cristiana siente una
"llamada", una "vocación" para su vivir diario. La comunidad cristiana
ve a María de Nazaret: 4 Humillada, pero no amargada, sin
resentimiento alguno:"Proclama mi alma la grandeza del Señor, se alegra
mi espíritu en Dios, mi Salvador" (Lc. 1,46-47)4 Agradecida, pero no por
la "gracia" barata de la posición, del brillo social, sino porque Dios:"se
ha fijado en su humilde esclava" (Lc. 1,48)4 Viendo la mano de Dios en
todo, sintiendo que Dios está siempre con ella, siempre a su favor, aun en
la humillación."porque el Poderoso ha hecho tanto por mí" (Lc. 1,49)4
No como una mujer pasivamente resignada y sumisa ante el destino, sino
como la "mujer que no dudó proclamar que Dios es reivindicador de los
humildes y oprimidos y derriba de sus tronos a los poderosos del mundo"
(Pablo VI, Encíclica "Marialis Cultus", 2 de febrero de 1974, Nº 37):"Su
brazo interviene con fuerza, desbarata los planes de los soberbios,
derriba del trono a los poderosos y exalta a los humildes, a los
hambrientos los colma de bienes y a los ricos los despide vacíos" (Lc.
1,51-53)María de Nazaret, la madre de Jesús de Nazaret, el hijo de Dios
hecho hombre:

Acompaña como una mujer del pueblo, también con humillaciones, la


lucha de su hijo.

Vive con él su fracaso: "estaban de pie junto a la cruz de Jesús su


madre…" (Jn. 19,25)

No acepta sin más el sufrimiento, el dolor impotente, sino que espera


que sea Dios el que derribe del trono a los poderosos que han sido los que
han matado a su hijo.

La causa de su Hijo es su causa, es la causa de los pobres, es la causa de


Dios.

"María en el Magnificat se manifiesta como modelo para quienes no


aceptan pasivamente las circunstancias de la vida personal y social, ni son
víctimas de la alienación, como hoy se dice, sino que proclama con ella
que Dios ensalza a los humildes y, si es el caso, derriba a los potentados de
sus tronos…" (Juan Pablo II. Homilía Zapopán, México, 4 ASS LXXI P.
230) (Puebla 297).

REFLEXIONA Y RESPONDE

1. El que haya pobres y ricos, opresores y oprimidos ¿lo quiere Dios?


¿Por qué?

2. El que la mujer, en nuestra sociedad machista, sea la "oprimida entre


los oprimidos", "viva resignada pero no feliz", ¿lo quiere Dios? ¿ Por
qué?

3. ¿Siente María, mujer pobre, oprimida y humillada, su responsabilidad


social? ¿O es la mujer que se resigna a que los "varones-machistas" y la
"sociedad injusta" tienen que ser así y no pueden ser de otro modo?
Razona tu respuesta.

4. ¿Cómo reacciona María de Nazaret ante las humillaciones que le


vienen por la causa de Jesús?

¿Es fatalista o despierta una esperanza de liberación?

¿Cuál es para ella el pensamiento de Dios, lo que El desea?

5. ¿Qué te dice esto a tí y a tu comunidad?

6. El pecado, es decir la libertad corrompida y opresora de los que María


describe como "soberbios", "poderosos", "ricos" (Lc. 1,51-53) ¿es
causante también hoy de esa situación de pobreza y opresión? Muestra
cómo.

7. El Dios Salvador, Santo, Poderoso que proclama María (Lc. 1,47-49)


¿qué nos pide a nosotros hoy?: ¿resignación pasiva? ¿ser fatalistas o ser
liberadores?

8. En lugar de una libertad al servicio de los ídolos del dinero, del poder,
del prestigio social, del placer sexual, que termina en el libertinaje
"desmadrado", ¿cómo debe ser el ejercicio de tu libertad? ¿puedes
concretar?
TEMA 3
MARIA DE NAZARET:
UNA MUJER CREYENTE

Daba un retiro espiritual a señoras, Hablaba de María de Nazaret, la


Madre de Jesús de Nazaret, el Hijo de Dios que "nació de mujer". Jesús,
"Hijo del Altísimo", es carne y sangre de María. María, decía, es la
madre que concibe y da a luz a Jesús en una situación de extrema
pobreza: "y lo acostó en un pesebre, porque no encontraron sitio en la
posada" (Lc. 2,7); vive con él en Nazaret desde que nace hasta mas o
menos los treinta años , y está al pie de la cruz cuando Jesús es
ajusticiado como agitador revolucionario (Lc. 23,1-5), como malhechor
(Jn. 18,30), como blasfemo (Mc. 14,61-64), crucificado entre dos bandidos
(Mc. 15,27). "Dios resucitó a este Jesús" (Hech. 2,32) y no a otro. Y
añadía: "La Virgen María, la madre de "este Jesús" es una mujer del
pueblo, pobre, humillada, a quien le costó lágrimas y sangre del corazón
permanecer firme en la fe y aceptar la voluntad de Dios sobre ella y sobre
su hijo".

Algunas de las presentes dijeron públicamente que para qué insistía en


las dificultades por las que pasó la Virgen María, porque, afirmaban:
"Ella es Inmaculada, nació ya in pecado original y, al no tener ni ese
pecado, no sufrió sus consecuencias. Las tendencias, las pruebas no la
hacían sufrir como a nosotros". Lo decían convencidas, sinceras.

1. ¿UNA VIRGEN MARIA SIN HISTORIA?

Con respeto traté de hacerles ver que, pensando así, de hecho


minimizaban, olvidaban, ocultaban como avergonzadas a la María, tal
como aparece en los Evangelios, en la historia.
Su Virgen María era una mujer sin historia, que no conoció las
dificultades que la vida trae a todo ser humano. Hacían tan "divina" a
María que, de hecho suprimían prácticamente su humanidad, y la
despojaban de todo el valor ejemplar y estimulante de su vida. Y esa no
había sido la realidad de su vida.

María de Nazaret, la Virgen María, por gracia de Dios, "ha sido


preservada de la herencia del pecado original" (Juan Pablo II, "La
Madre del Redentor", 10). Pero eso no quiere decir en modo alguno, que
no haya tenido tentaciones, pruebas, sufrimientos. Todo eso lo tuvo, pero
también, con la gracia de Dios, libremente, con valiente y perseverante
decisión humana, lo superó y venció en la lucha de la vida diaria. "Ella,
que pertenece a los humildes y pobres del Señor", respondió a Dios "con
todo su yo humano, femenino", situada en el centro mismo de aquella
enemistad, de aquella lucha que acompaña la historia de la humanidad en
la tierra (Juan Pablo II, "La Madre del Redentor", 11,13). La Virgen
María tiene su historia en la María de Nazaret de los Evangelios.

2. LA FE DE QUIEN SE FIA Y ENTEGRA TOTALMENTE A DIOS

¿Entendió María de qué se trataba cuando "la palabra de Dios" la habló


e interpeló?:

Mira, vas a concebir, darás a luz un hijo y le pondrás de nombre Jesús.


Será grande, se llamará Hijo del Altísimo y el Señor Dios le dará el trono
de David su antepasado; reinará para siempre en la casa de Jacob y su
reinado no tendrá fin" (Lc. 1,31-33)

La propuesta-promesa es clara y concreta:

Concebir y dar a luz un hijo (v. 31)

Que se llamará "Hijo del Altísimo" (v. 32)

Que reinará y será fuente de bendición para siempre (v. 33)

Lo que Dios le propone depende de su libre consentimiento. Dios no la


obliga. Y es para las inmediatas.

María entiende bien y responde como cualquier muchacha honesta en las


misma circunstancias: "¿Cómo sucederá eso si no vivo con un hombre?"
(Lc. 1,14). Así manifiesta su condición de Virgen. María ni convive, ni ha
vivido con un hombre; ni "conoce", ni ha conocido varón.

En ese momento María no es más que la prometida de José (lee Mt. 1,18).
Y como tal no podía (no era honesto ni era costumbre) tener relaciones
matrimoniales con él. Los novios, prometidos oficialmente, eran
considerados jurídicamente como esposos, pero durante el año que
duraban como "prometidos", hasta el día en que la prometida-esposa era
conducida de la casa de sus padres a la casa de su prometido-esposo, les
estaba prohibido tener vida marital; ni siquiera podían verse si no era
con testigos presenciales.

La aclaración que María recibe de parte de Dios tiene la oscuridad de la


fe (Lc. 1,35)

Va a tener un hijo. No sabe cómo. Ciertamente no por la unión con su


prometido José. Va a ser hijo suyo, sí, pero también "Hijo de Dios".

María ha escuchado a Dios en su corazón. Se ha fiado de El. Libremente


ha dicho "SI" a Dios con toda su vida: "Cúmplase en mí lo que has
dicho" (Lc. 1,38). María concibió. Dios se hizo carne y sangre en su
vientre. Y María dio a luz a Jesús de Nazaret, hijo de Dios e hijo de
María: "¡DICHOSA TU, QUE HAS CREIDO!" (Lc. 1,45)

María realizó perfectamente lo que dice el Papa Juan Pablo II en su


Carta Encíclica sobre María, la "Redemptoris Mater":

"Cuando Dios revela hay que prestarle la obediencia de la fe (Rm. 16,25;


cfr. Rm. 1,5: 2, Cor. 10,5-6), por la que el hombre se confía libre y
totalmente a Dios, como enseña el Concilio" (Const. Dogm. Sobre la
divina revelación, Dei Vertum, 5) ("Redemptoris Mater", del 25 de
marzo de 1987, nº 13):

3. EL CAMINO DE FE EN MARIA

En ella nos habla, entre otras cosas, de la fe de la Virgen María. Y nos


dice que su fe es la fe de la mujer del pueblo, pobre y humillada que fue
María de Nazaret. Una fe que es al mismo tiempo confianza: creer, fiarse
del otro; que es amor: entrega total de la vida, desinteresada, generosa;
que es también cumplimiento fiel de la voluntad del otro, de su menor
deseo. Una fe siempre atenta a los acontecimientos: los reflexiona (Lc.
2,19,51); una fe que la lleva a reaccionar ante ellos: ayudando a los demás
(Lc. 1,36-39; Jn. 2,1-3).

Juan Pablo II, en la "Redemptoris Mater", hace esta extraordinaria


afirmación por la que sentimos a María totalmente cercana a nosotros:

"María, la Madre, está en contacto con la verdad de su Hijo únicamente


en la fe y por la fe….

"María ha pronunciado este fiat por medio de la fe. Por medio de la fe se


confió a Dios sin reservas y se consagró totalmente a sí misma … a la
persona y a la obra de su Hijo" (nº 13).

¡Como nosotros! Porque así es también nuestra fe. ¿O no?

Creer en la fe cada día con particular fatiga de corazón.

Si algo distingue la fe de María es la de ser una fe puesta continuamente a


prueba por la realidad de la vida. Ella tenía su idea de Dios. La "palabra
de Dios", bien conocida por María, lo nombraba el "Todopoderoso" (Ext.
6,3); "Altísimo" (Gn. 14,18-22), "Dios justo y salvador" (Is. 45,21), el
"Santo" (Ext. 15,11), el que "reina por siempre jamás" (Ext. 15,18). Y el
ángel le había asegurado que su hijo sería nada menos que Hijo de este
Dios Altísimo "para el que no hay nada imposible" (Lc. 1,31-37).

Pero ¿dónde está el "Hijo del Altísimo", el "Consagrado", "Hijo de


Dios"? ¿Es ese poco de carne palpitante que nace de su vientre en una
situación de extrema pobreza (Lc. 2,7) y María recoge en sus brazos y
limpia ayudada por José?

¿Ese es el camino para reinar: huir a Egipto, país lejano y extraño


porque "Herodes buscaba al niño para matarlo"? (Mt. 2,13-15)

María tiene que alimentar al bebé Jesús pues llora inconsolable; lo limpia
porque si no hiede; lo arropa y estrecha fuerte en cálido abrazo porque
hace frío.

¿Dónde queda el TODOPODEROSO?

Y durante la mayor parte de su vida, su hijo Jesús de Nazaret, bebé, niño,


adolescente, joven, hombre maduro, no se distingue de los demás varones
con los que convive (lee Mt. 6,1-3).

¿Dónde está el "Santo", el "Hijo de Dios" del que habló el ángel? Dios
calla: "el silencio de Dios" en la vida.
Un día, Jesús, un muchacho de doce años, un menor de edad, en un viaje
que hace con sus "padres" a Jerusalén, se queda intencionalmente, a
ciencia y conciencia de lo que hacía, sin decirles ni avisarles que se iba a
quedar. Lo encuentran después de tres días. Y a la pregunta que le hace
su madre: "Hijo, ¿por qué te has portado así con nosotros? Mira con qué
angustia te buscábamos tu padre y yo", responde de un modo misterioso
y hasta displicente, "malcriado" diríamos hoy: "¿por qué me buscaban?
¿No sabían que yo tenía que estar en la casa de mi Padre? Ellos no
comprendieron lo que quería decir" (Lc. 2,41-50).

María no ve, no oye, no palpa, no comprende a Dios en su hijo Jesús:


"María, la Madre, está en contacto con la verdad de su hijo únicamente
en la fe y por la fe", nos dice el Papa Juan Pablo II.

Verdaderamente que, como afirma Juan Pablo II: "… su Madre vivía en
la intimidad con este misterio (el de su filiación divina ) sólo por medio de
la fe. Hallándose al lado de su Hijo, bajo un mismo techo… avanzaba en
la peregrinación de la fe".

Una fe, la de María de Nazaret, que crece:

"Cada día en medio de todas las pruebas y contrariedades del periodo de


la infancia de Jesús y luego durante los años de su vida oculta en Nazaret,
donde vivía sujeta a ellos (Lc 2,51)".

María acepta la vida y a Dios presente en ella. Pero ¿cómo? Juan Pablo II
lo anota y subraya:

"No es difícil pues, notar en este…comienzo del Evangelio…que lleva


consigo la radical novedad de la fe…una particular fatiga del corazón,
unida a una especie de noche de fe" (Juan Pablo II, "La Madre del
Redentor", (nº 17).

Crecer en la fe ante lo absurdo del sufrimiento y la muerte.

María había acogido, discernido y creído la "palabra de Dios" sobre su


hijo, Jesús de Nazaret:

"En la anunciación, María había escuchado aquellas palabras : <El será


grande… el Señor Dios le dará el trono de David…, reinará sobre la casa
de Jacob por los siglos y su reino no tendrá fin" (Lc. 1,32-33).

Debe ser "grande", debe ser rey, debe reinar,


"Y he aquí que, estando junto a la cruz, María es testigo, humanamente
hablando, de un completo desmentido de estas palabras. Su Hijo agoniza
sobre aquel madero como un condenado" (nº 18).

Y son, precisamente, los representantes oficiales del "Dios bendito",


"todos los sumos sacerdotes, los senadores y los letrados", los que "todos
sin excepción pronunciaron sentencia de muerte", porque Jesús de
Nazaret ha blasfemado afirmando que sí, que él es "el hijo de Dios
bendito" (Mc. 14,53-65).

Al pie de la cruz está María, esperando contra toda esperanza ante los
insondables designios de un Dios que parece contradictorio y absurdo.
María, impotente ante el mal, como Jesús, con Jesús:

Unida a su hijo en su despojamiento: "Dios mío, Dios mío, ¿por qué me


has abandonado?" (Mc. 15,34).

Unida a Jesús también en su fe, en su amor, en su entrega confiada:


"Padre, en tus manos encomiendo mi espíritu" (Lc. 23,46; lee Herb. 12,2).

Mira a tu madre.

Jesús, desde la cruz, nos dice a todos y cada uno de nosotros, a toda
comunidad de seguidores de Jesús, a su Iglesia: "MIRA A TU MADRE"
(Jn. 19,27)

Somos hijos de María de Nazaret, la mujer, la madre de Jesús que creyó


en Dios y se fió de él más allá de la muerte, creyendo que Dios no falla
nunca porque "tiene poder hasta para levantar de la muerte" (Heb.
11,19).

Esta, y no otra, es la Madre de Dios, la Inmaculada, la Siempre Virgen.

Esta, y no otra, es la primera cristiana, después de su Hijo, Jesús de


Nazaret, que es también el Hijo de Dios.

Y esta es la verdadera devoción a María (este "parecernos" a ella en


semejante fe vivida) que nos propone Juan Pablo II:

"Los que a través de los siglos…acogen con fe el misterio de Cristo,


Verbo encarnado y Redentor del mundo, no sólo se dirigen con
veneración y recurren con confianza a María como a su Madre, sino que
buscan en su fe el soporte, el apoyo para la propia fe" (Juan Pablo II, "La
Madre del Redentor", nº 27)
REFLEXIONA Y RESPONDE

1 - Analiza este texto del Concilio Vaticano II que dice de la Virgen María
que "avanzó en la peregrinación de la fe y mantuvo fielmente la unión
con su hijo hasta la cruz" (L. G. 58). Muestra cómo María, a lo largo de
su vida, "avanzó en la peregrinación de la fe". Lee Lc. 1,30; 2,32-33.35;
2,50; Mt. 1,18-19; Lc. 2,19-51

2 - Analiza estos trozos del Evangelio de Marcos (3,20-21.22.31-35; 6,1-6)


¿Se pone en ellos a prueba la fe de María? ¿Cómo muestra ella su
fidelidad?

3 - Jesús nos dice: "Mira a tu madre". ¿Cómo tiene que ser nuestra fe,
mirando la fe de nuestra madre María, mujer del pueblo? Concreta.

4 - María de Nazaret fue siempre de Dios. En cualquier circunstancia de


la vida estuvo de acuerdo con Dios, se fió de él totalmente. ¿Cómo
seremos nosotros siempre de Dios a pesar de las dificultades y tentaciones
que se nos presentan en la vida?

TEMA 4
MARIA DE NAZARET:
UNA MUJER SOLIDARIA

1 - "ESTA NO ES LA RELIGION QUE NOS HAN ENSEÑADO"

En el templo parroquial de "Ntra. Señora de Guadalupe", en el barrio


"Sierra Maestra", de Maracaibo, no hay ningún lampadario, ninguna
alcancía. En ocasiones el párroco, recién estrenado, encontraba velones
prendidos en el mero suelo, monedas depositadas encima del altar. Un día
decidió hablar del asunto con los grupos parroquiales, y escogió el que
podía parecer más tradicional: el de las "Hermanas del Carmen".
"Miren ustedes, les dijo, en la parroquia hay gentes que expresan su fe
prendiendo velas y velones. Los ponen en el suelo, encima del altar, en
cualquier parte… ¿No sería preferible poner un lampadario para evitar
que ensucien el suelo, el altar…, y también una alcancía para que
depositen en ella las monedas que ofrecen a Dios, a los Santos?"

Rosalbina, una viejita con más de 74 años de ojitos zumbones, sentenció:


"No, padre, esa no es la religión que nos han enseñado".

¿Cuál es, pues, "la religión" de esas señoras del pueblo, casadas, viudas,
ya todas ellas mayores de 50 años? Pues estar atentas, averiguar qué
personas hay necesitadas, enfermas en el barrio, visitarlas; subir al altar
en las misas de los domingos y pedir ayuda para ellas: "aunque nada más
sea un paquetico de espaguetis, de harina pan, de arroz, de azúcar;
porque aquí estamos nosotros bien, pero en nuestro barrio hay gente que
pasa necesidad. Y los cristianos no podemos permitir eso. Porque somos
hermanos, tenemos que ayudarnos, compartir. Eso es lo que Dios quiere
de nosotros. Así será "de verdad" nuestra misa, nuestra comunión".

Se lo oí a un sacerdote en Santo Domingo, República Dominicana: "Me


llamaron para asistir a una mujer enferma que ya estaba en coma…
Cuatro horas de camino a lomos de mula llevándole los óleos. Cuando
llegamos y anunciaron: ya ha llegado el cura, alguien exclamó: como que
despertó Jacinta.

Al entrar en el ranchito, el saludo de la enferma fue: "¡Bendito sea Dios,


qué bueno es conmigo!" Y allí mismo hizo su confesión pública: "Cuando
tenía 15 años me junté con este hombre, Padre. Es que no había ningún
Padre por estas montañas. Y en estos 20 años que llevamos juntos, yo
nunca he bajado al pueblo: los hijos, no dejar esto solo… usted sabe. Yo
nunca he hecho mal a nadie. Somos muy pobres (efectivamente ni
siquiera una cama para la enferma había en aquel ranchito), pero ningún
necesitado que ha llegado a mi casa se ha ido sin comer lo que
tuviéramos, Padre. Eso es todo. Dame el perdón de Dios, Padre. Y así voy
tranquila".

¿En qué se parecen Rosalbina, Jacinta… a María de Nazaret? ¿Puedes


citar otros casos de mujeres solidarias con la necesidad ajena?

2 - MARIA DE NAZARET: MUJER SOLIDARIA

María de Nazaret se enteró por el ángel (Lc. 1,26-38) de dos cosas: 1ª que
Dios estaba con ella y le pedía que fuese la madre de su Hijo; 2ª que "su
pariente Isabel, a pesar de su vejez, ha concebido un hijo, y la que decían
que era estéril está ya de seis meses: para Dios no hay nada imposible"
(Lc. 1,36-37)

¿Cuál es la respuesta María?

A la propuesta de Dios, la libre "obediencia de la fe", su consentimiento:


"Aquí está la esclava del Señor, cúmplase en mí lo que has dicho" (Lucas
1,38).

A la noticia del embarazo de su pariente, ponerse en camino


inmediatamente para ir a ayudarla.

Mujer solidaria en el ayudar, en el ponerse a servir al necesitado.

María de Nazaret, ante el privilegio de haber sido elegida para ser la


madre de Dios encarnado, del Mesías:

No se queda extasiada, fuera de sí por la alegría.

No permanece pasiva, encerrada en su mundo de jovencita embarazada


que necesita atención, cuidados, mimos.

No se lanza a publicar su privilegio y alegría.

María sale de su mundo, de sí misma y viaja " a toda prisa a la montaña,


a la provincia de Judea" (Lc. 1,39), lejos, a más de 120 km de Nazaret
para ayudar a Isabel. La colaboración de María le vendría muy bien: su
pariente es ya entrada en años, estéril hasta ahora, primeriza pues, y en el
sexto mes de embarazo, tres circunstancias que hacen que esos últimos
meses sean positivamente molestos y angustiosos para Isabel. Todas estas
cosas no son secreto para las jovencitas del pueblo como es María. Por
eso ella va a ayudar, a servir (Lc. 1,36-40.56)

No hay divorcio entre la fe y la vida de María.

Mujer solidaria que cree en el Dios solidario.

Isabel se contentó mucho con la ayuda eficaz y cariñosa que le llegaba con
María. Y "llena de Espíritu Santo, dijo con fuerte voz: ¡bendita tú entre
las mujeres y bendito el fruto de tu vientre!"
Entonces María expresó sus sentimientos en ese canto que llamamos "El
Magnificat": Lc.1,46-55. En él, inspirada por el mismo Dios, proclama
con fuerza la verdad no ofuscada sobre Dios:

Lo llama "mi Salvador", que es lo mismo que decir "mi Libertador": "Se
alegra mi espíritu en Dios mi Salvador".

Dice que es "Poderoso". Pero ¿qué tipo de poderoso?

Lo aclara: "él (el Poderoso) es santo". Es decir que el Poder de Dios es su


santidad. ¿Y en qué está esa santidad de Dios? La santidad de Dios es su
misericordia siempre fiel: Dios ha sido misericordioso con ella, y su
misericordia perdura y llega, día a día a "sus fieles". Pero ¿quienes son
sus fieles?… "porque el poderoso ha hecho tanto en mí: él es santo y su
misericordia llega a sus fieles generación tras generación". Ahora nos los
dirá: Dios es solidario con los pobres y humildes.

Nos lo dice María en esa definición de "el Dios de la Alianza, cantado por
la Virgen de Nazaret" (como dice el Papa Juan Pablo II), inspirada por
su Espíritu, y que es la más larga de la Biblia:

"Su brazo interviene con fuerza, desbarata los planes de los soberbios,
derriba del trono a los poderosos y exalta a los humildes, a los
hambrientos los colma de bienes y a los ricos los despide de vacío" (Lc.
1,51-53).

Es decir que el Dios de María, el único Dios vivo y verdadero, no está a


favor:

de los soberbios,

de los poderosos,

de los ricos.

El Dios de María, el Dios Santo y Todopoderoso es solidario y está a


favor:

de los humildes,

de los humillados,

de los pobres.

Esta es "la fuerza de la verdad sobre Dios, proclamada entonces con tan
extraordinaria sencillez y claridad por María". Así lo subraya Juan
Pablo II en su carta encíclica "La Madre del Redentor", y añade algo
muy serio y transcendental:

"desde la profundidad de la fe de la Virgen en la anunciación y en la


visitación (en el Magnificat), la Iglesia llega a la verdad sobre el Dios de la
Alianza".

Jesús de Nazaret es, pues, el salvador, el libertador, "el Mesías de los


pobres". Por eso "no se puede separar la verdad sobre Dios que salva…
de la manifestación de su amor preferencial por los pobres y los humildes,
que cantado en el Magnificat, se encuentra luego expresado en las
palabras y obras de Jesús (lee todo el Nº 37).

Mujer solidaria al lado de su hijo que muere en la cruz.

La solidaridad lleva a Dios a hacerse hombre en Jesús de Nazaret. Jesús


es el Dios solidario y, por eso, liberador del mal que pesa sobre la vida del
hombre bajo diversas formas y medidas (Lc. 4,19;7,22). Esa solidaridad
liberadora del Dios de la vida, lleva a Jesús a la pasión y a la cruz. Sus
parientes que querían que Jesús fuese a Jerusalén, para ganar en
prestigio, no dieron la cara por él (lee Jn. 7,2-4). Los apóstoles que
aspiraban a los primeros puestos (lee Mc. 8,31-33; 9,30-35; 10,35-40) lo
dejaron solo (lee Mc. 14,50).

María que había aceptado plenamente en su corazón y en su vida al Dios


solidario y salvador, está junto a la cruz donde agoniza su hijo, preso por
causa de la justicia, torturado, condenado (Jn. 19,25-27). Es la Dolorosa
("a tí una espada te traspasará el corazón" Lc.2,35), la madre que da la
cara, silenciosa, digna, participando en el amor redentor (liberador)

REFLEXIONA Y RESPONDE

1 - ¿Puedes señalar los rasgos de la solidaridad de María?

2 - ¿Qué hizo María en favor de unos novios pobres, para que no


quedasen avergonzados y la fiesta de boda no se estropease? (Lee Jn. 2,1-
11).

3 - Muestra cómo para María el ser del pueblo pobre y vivir sus
problemas significó vivir una vida pobre y asumir la causa de los pobres.
4 - Sin ser solidarios como María, ¿puede darse un "pueblo de Dios"
(familia, comunidad, grupo… cristiano) libre fraterno, feliz como lo
quiere Dios? ¿ Por qué?

5 - ¿En qué cosas (en la familia, comunidad, grupo, trabajo…) puedes ser
solidario (colaborador, ayudar, servir, compartir…)con los demás en tu
vida hoy? ¿Puedes concretar y hacer algo?

6 - ¿Cuál es "la verdad" que María dice a la Iglesia (según el Papa Juan
Pablo II) sobre el Dios de la Alianza? (Lee Lc. 1,46-55)

7 - Lee Lc. 10,25-37. ¿Quién fue el hombre solidario como María? ¿Por
qué? ¿Cómo fue su solidaridad?

8 - ¿Tiene algo que ver la solidaridad con la salvación eterna? ¿Por qué?
Lee ahora Mt. 25,31-46. ¿Qué te parece lo que has respondido? ¿Y tú qué
haces?

9 - ¿A qué extremos llevó la solidaridad a Jesús? ¿Y a María? ¿ Y a tí?

PARA SER HOMBRES Y MUJERES SEGÚN


EL CORAZON DE DIOS HAY QUE SER
SOLIDARIOS COMO MARIA, COMO JESUS

"María Santísima, nuestra Madre y Reina, es la que, dirigiéndose a su


Hijo, dice: "No tiene vino" (Jn. 2,3) y es también la que alaba a Dios
Padre, porque "derribó a los potentados de sus tronos y exaltó a los
humildes. A los hambrientos colmó de bienes y despidió a los ricos sin
nada" (Lc. 1,52-53). Su solicitud maternal se interesa por los aspectos
personales y sociales de la vida de los hombres en la tierra". (Juan Pablo
II, Carta Encíclica "Sollicitudo Rei Socialis", 30/12/87 n. 49)

TEMA 5
MARIA DE NAZARET:
UNA MUJER QUE ES MADRE

Algunos Evangélicos" acusan a los católicos de haber hecho de María una


"diosa" porque decimos que ella es la madre de Dios, una "diosa madre".

¿En qué sentido María de Nazaret es Madre de Dios? ¿Por qué siendo
como es Madre de Dios, María no es una "diosa"?

1 - MARIA DE NAZARET: LA MADRE DE JESUS DE NAZARET.

El pueblo seguía entusiasmado a Jesús. El sí que remediaba sus


necesidades, les hablaba claro sin engañarlos con falsas promesas, y se
enfrentaba a los que "con mala idea, le exigían una señal que viniera del
cielo" (Lc. 11,16-26), pues para "esa clase de gente" no era señal del cielo
dar de comer a los que no tenían con qué (Mc. 8,1-12).

Una mujer del pueblo, entusiasmada por todo eso, le dijo gritando:
"¡Dichoso el vientre que te llevó y los pechos que te criaron!" (Lc. 11,27).
Toda una alabanza para María como madre de Jesús según la carne: la
madre que concibe a Jesús en su vientre, le da a luz y le amamanta
maternalmente. Jesús es carne y sangre de María. Es "carne" como todo
hombre: es el Verbo (que) se hizo carne (cf.Jn.1,14). Es verdadero
hombre.

María, como madre, crió y educó a su hijo. Las cualidades humanas y el


carácter de Jesús (como de todo bebé, niño, adolescente…) se formaron y
fueron influenciados por el modo de ser, por las virtudes de su madre.
Generalmente los rasgos de la madre se reconocen en el hijo. ¿No había
algo de lo maternal de María:

En la sensibilidad de Jesús ante los pobres y necesitados (Mc. 1,41;


6,34; 8,2; Lc. 7,13.36-50,etc.)

En su humanismo (Jn. 2,1-10; Mc. 2,15-17; Jn.11,5.33.35.38).

En su corazón acogedor, compasivo, misericordioso, generoso (Jn. 8,2-


11; Lc. 13,10-17; Mt. 11,28-30).

En sus detalles (Mc. 5,43; Lc. 7,15, etc.).


En su aprecio de la oración (con insistencia Mt. 7,7-11; sin rencor Mc.
11,25; con una fe sin reservas Mc. 11,23-24; espontánea y limpia Mt.
11,25-26; en el peligro de la tentación Mc. 1,35; 6,46; 14,32-34; dando
gracias Jn. 11,41-42; etc. etc.)?

A Dios lo encontramos primero en el regazo de nuestras madres. Su


nombre lo empezamos a balbucear oyéndolo de sus labios. Las madres,
con su "práctica" de Dios, nos hacen sentir, nos "revelan" quién y cómo
es Dios. Ellas interpretan maternalmente al amor de Dios.

Así fue María de Nazaret, la mujer creyente (cf. Lc. 1,45) para su hijo
Jesús. Ella (como nuestras madres para nosotros sus hijos) fue el
instrumento que le manifestó a Jesús, su hijo, sobre todo en sus primeros
años, la verdad de un Dios que salva (Lc. 1,47), poderoso, fuente de todo
don (Lc. 1,49), bueno, misericordioso que ama con un amor preferencial a
los pobres y humildes (Lc. 1,50-53). Esa era la fe profunda de María, su
experiencia personal de Dios, reflejada en su vida diaria y cantada en el
Magnificat (Lc. 1,46-55).

Y ese es el Dios que "demostró su amor al mundo, llegando a dar a su


hijo único para que todo el que le preste atención, tenga vida definitiva y
ninguno perezca. Porque no envío Dios a su Hijo al mundo para que de
sentencia contra el mundo, sino para que se salve el mundo por él" (Jn.
3,16-17).

Ese es el Dios que se nos revela "en todo lo que hizo y dijo" (Hch. 1,1)
Jesús de Nazaret, hijo de María, Hijo de Dios.

2 - MARIA DE NAZARET: LA MADRE DE DIOS

Los cristianos confesamos a María de Nazaret como "verdadera MADRE


DE DIOS". ¿Qué queremos decir con esto?

Dios, en cuanto Dios, no tiene madre. Eso es clarísimo.

La criatura que nace de María, a la que ponen por nombre Jesús (Mt.
1,21.25), a la que llamarán Jesús de Nazaret (Jn. 1,45) es el Hijo del
Eterno Padre, y sólo de El, que mediante la encarnación, por obra del
Espíritu Santo, ha sido engendrado como hombre, como criatura
humana, en María y se ha convertido en su propio y verdadero hijo.
María dio la vida, como madre, en el orden de la generación terrena a
Dios. Por eso decimos que Jesús de Nazaret es el Verbo encarnado, el
Dios hecho hombre.

María, pues, no da la "divinidad" a su hijo.

Por expresarlo de algún modo: nuestras madres no nos dan a nosotros


sus hijos nuestra alma, nuestro espíritu, nuestra personalidad. Sin
embargo, son nuestras madres, no solamente de nuestra carne, sino de
toda la persona que engendra. María no le dio a Jesús su hijo la
divinidad, pero bien podemos decir que es madre, no solamente de su
carne, sino de la persona que engendra, que en este caso singular es la
persona única de Dios hecho hombre. Por eso María, la madre de Jesús,
es madre de Dios.

"María, la madre de Jesús" (Mt. 1,18.25;2,11.14.20,etc.) es la frase bíblica


que resume toda la grandeza de María, todos los dones que Dios gratuita
y generosamente le ha otorgado. Todas las definiciones de fe que se
refieren a María no hacen más que precisar o desplegar la riqueza
incluida en esta maternidad completa. Así lo ha querido Dios: De hecho
María, sólo siendo la Madre de Jesús de Nazaret, es la Madre de Dios.

Y así también lo ha querido Dios: que María, la "llena de gracia" (Lc.


1,28), la "bendita entre las mujeres" (Lc. 1,42), la MADRE DE DIOS, sea
la mujer del pueblo, pobre, humillada, creyente, solidaria, la esposa de
José (Mt. 1,16.19.20; Lc. 2,4-5).

3 - MARIA DE NAZARET: LA MADRE VIRGEN

El pueblo suele decir "Si Dios lo quiere y la Virgen".

¿Qué quiere decir el pueblo con esa expresión? ¿Por qué dice "Y la
Virgen", a la par de Dios?

Lee Mateo 1,18-25. ¿Qué afirma este evangelio sobre la maternidad de


María?

En el Credo afirmamos los cristianos que Jesús "nació de Santa María


Virgen".

Una mujer, María, está en el origen de la vida de Jesús, el "Emanuel", el


"Dios con nosotros".
Y Dios ha querido hacerse hombre y nacer terrenalmente de esta manera
excepcional: por medio de una madre-virgen. ¿Por qué?

Lo primero que hay que afirmar es que este hecho único no se da porque
la sexualidad, el sexo, el matrimonio consumado sean cosas feas, malas, ni
siquiera de por sí imperfectas.

El matrimonio es un bien de la creación, querido, preparado, planificado


y dispuesto por Dios. La unión sexual y total de los esposos es el medio
normal y necesario que Dios ha dispuesto en la naturaleza y en la gracia
para que hombres y mujeres cooperen activa y responsablemente en la
obra creadora de Dios (Gn. 1,27-28; 2,23-24; 5,1-2).

¿Por qué quiso Dios nacer terreno de este modo tan excepcional: de una
madre virgen? No lo sabemos. Dios no nos lo ha dicho.

¿Será porque así queda bien claro que Jesús no tiene otro padre que
Dios-Padre?

Lo cierto es que "para Dios no hay nada imposible" (LC. 1,37). El


creador del mundo, Señor Todopoderoso, autor supremo de la vida, que
hizo al hombre y a la mujer de modo que se multiplicaran mediante la
sexualidad y unión, ¿no tendrá el poder de hacer fecunda a una
muchacha por la fuerza de su espíritu?: " El Espíritu Santo bajará sobre
tí y la fuerza del Altísimo te cubrirá con su sombra; por eso al que va a
nacer lo llamarán "consagrado", Hijo de Dios" (Lc. 1,35). "No tengas
inconveniente en llevarte contigo a María, tu mujer, porque la criatura
que lleva en su seno viene del Espíritu Santo" (Mt. 1,20)

¿Podemos encerrar en los estrechos límites de comprensión de la mente


humana, al Dios siempre Mayor?

Dios es totalmente libre: no lo podemos manipular, reducir, y "hacer" a


nuestra imagen y semejanza.

Dios es Amor Infinito que se hace hombre finito en María, sin dejar de
ser lo que siempre ha sido, es y será: DIOS.

Ese Dios siempre mayor, misterio de Poder, Libertad y Amor, escogió esa
manera concreta de hacerse hombre: Dios se hizo carne en el seno de la
Virgen María.

Hoy, a María, Madre y Virgen, la miramos como mujer privilegiada. Y es


ciertamente su gloria. Pero en la realidad de la vida, a María, el ser
madre virgen le causó problemas:
Humillaciones (Mt. 1,18-19)

Puso a prueba su fe (Lc. 1,31.34-38) Y María respondió a la elección y


llamada de Dios:

Con su fe: reconoció a Dios como Dios, se fió totalmente de El, del amor
del Padre y del poder del Espíritu: "Aquí está la esclava del Señor,
cúmplase en mí lo que has dicho" (Lc. 1,38)

Con su amor totalizante y fiel a Dios que la eligió y amó "entre todas las
mujeres", e "hizo en ella maravillas".

El fruto de su fe y de su amor es Jesús de Nazaret, el Hijo de Dios hecho


hombre, nuestro Salvador.

¡BENDITA TU ENTRE LAS MUJERES


Y BENDITO EL FRUTO DE TU VIENTRE!
(Lc. 1,42)

REFLEXIONA Y RESPONDE

1 - Puedes explicar en qué sentido María de Nazaret es:


Madre de Jesús de Nazaret

Madre de Dios

Madre-Virgen

2 - ¿Qué importancia tienen las virtudes, la conducta de la madre para


formar, influir en las cualidades humanas y el carácter de los hijos? ¿Por
qué?

3 - Responde esa misma pregunta en relación al padre:

4 - ¿Qué consecuencias deduces para tí, para tu familia, de las respuestas


dadas a las preguntas 2 y 3?

5 - ¿Qué nos querrá decir Dios con el hecho de haber elegido para Madre
suya a "esa" María de Nazaret y no a otra mujer?

6 - El que María sea Madre-Virgen, es sin duda un privilegio, pero


también una responsabilidad. ¿En qué consiste esa responsabilidad?
7 - Según eso, ¿qué fecundidad es la que hace la virginidad sea agradable
a Dios? ¿Por qué?

TEMA 6
MARIA DE NAZARET:
LA MUJER QUE ES MAS QUE MADRE

DE JESUS SEGÚN LA CARNE.

Ligia quiere mucho a "Mama Eña". Esta no la dio a luz. Ha sido siempre
una señorita. Pero Eugenia es su madre de crianza y afecto.

Isbelia dice que no puede amar a su mamá. Ana Teresa le abandonó


cuando tenía unos días de nacida, porque quería seguir "libre y suelta".
Hoy, Isbelia, ya de 24 años, ha conocido a su madre según la carne, pero
no le sale el afecto, el cariño. Dice que le es imposible quererla aunque sea
su madre.

Mary Coromoto se siente más unida a su mamá Luisa que a su esposo.


Claro que quiere mucho a Fernando, pero le tiene más cariño y más
confianza a su mamá que a él. Lo peor es que muestra sus preferencias
con frecuencia.

Xiomara quiere ser religiosa ("monjita"). Cuando lo dijo en su casa, sus


padres le hicieron toda una escena. Y se han opuesto tenazmente a su
vocación. No ha habido modo de hacerles cambiar de opinión. A la
semana de haber cumplido sus 21 años, Xiomara, con lo puesto, tomó el
bus y se fue al convento.

¿Qué piensas de las actitudes de Ligia, Isbelia, Mary Coromoto y


Xiomara? ¿Y qué pensará Dios?

¿Hay lazos más fuertes que los de la carne y la sangre?


1. UN VINCULO Y UNA DICHA MAYOR

María engendró a Jesús: lo concibió en su seno, lo dio a luz, lo amamantó


maternalmente. Es la maternidad biológica, natural. Jesús es su hijo, de
su misma carne y sangre: parentesco humano.

María soportó el peso de la tarea continua que llevaba consigo la


formación humana de Jesús, según iba creciendo de bebé a niño, de niño
a adolescente, de adolescente a adulto.

Un día, cuentan los evangelios: "llegaron su madre y sus hermanos y,


quedándose fuera, le mandaron recado para llamarle. Tenía gente
sentada a su alrededor, y le dijeron: Oye, tu madre y tus hermanos te
buscan ahí fuera. El les contestó: ¿Quién es mi madre y mis hermanos? Y
pasando la mirada por los que estaban sentados en corro a su alrededor,
dijo: Aquí tienen a mi madre y a mis hermanos. El que pone por obra el
designio de Dios ése es hermano mío y hermana y madre" (Mc. 3,13-35).

Otro día, una mujer que escuchaba lo que decía Jesús entusiasmada le
dijo gritando: "¡Dichoso el vientre que te llevó y los pechos que te
criaron!" Eran palabras de alabanza, de bendición para la madre de
Jesús según la carne. Pero Jesús responde como corrigiendo y orientando
su espontaneidad: "Mejor: ¡Dichosos los que escuchan el mensaje de Dios
y lo cumplen!" (Lc. 11,27-28).

¿Qué nos quiere decir Jesús con esas palabras? Son dos respuestas claras,
rotundas, desconcertantes.

Para Jesús, lo más importante, lo que interesa ante todo y sobre todo no
es la relación natural, biológica de parentesco, sino escuchar el mensaje
de Dios y ponerlo por obra haciendo lo que Dios quiere. Ese es el vínculo
mayor. Esa es la dicha y felicidad verdadera. La familia de Jesús la
integran aquellos que cumplen la voluntad del Padre-Dios. ¿Por qué?

2. LA MATERNIDAD EN LA DIMENSION DEL REINO

Jesús viene al mundo con una misión, con una vocación. ¿Cuál? Jesús
trae una "Buena Noticia": Que Dios es el Padre de todos y, por
consiguiente, todos los hombres somos hermanos. La misión de Jesús, la
vocación de Jesús, la causa por la que Jesús da su vida es el Reinado de
Dios:

Que escucharemos la "palabra" del Dios solidario, del Dios de la vida


que es El.

Que le queramos más que a todos y a todo, con todo el corazón, en toda
la mente, con todas nuestras fuerzas.

Que pongamos por obra esa "Palabra de Dios" cumpliendo su


voluntad: viviendo como hermanos de Jesús, como hermanos solidarios
unos con otros, para así ser y vivir como hijos de Dios.

Eso no es ningún capricho suyo, ni ventaja para El. Eso es todo ventaja
para los hombres: libertad, amor, solidaridad, fraternidad, justicia,
reconciliación, felicidad…

Esa es la "Buena Noticia" del Reinado de Dios que trae Jesús.

Jesús no está contra la familia. Pero para Jesús la familia no es lo


primero. Para Jesús lo primero es escuchar la Palabra de Dios y ponerla
en obra.

Por eso es por lo que Jesús no acepta sin más el elogio que hacen de esa su
relación de parentesco con su propia madre: "¡Dichoso el vientre que te
llevó y los pechos que te criaron!"

Sobre la relación familiar de carne y sangre, aun entre madre e hijo, está
el escuchar la palabra de Dios y cumplirla: "Mejor: ¡Dichosos los que
escuchan el mensaje de Dios y lo cumplen!".

Jesús no reconoce más familia que la familia de la fe formada por cuantos


hacen la voluntad del padre: "Aquí tienen a mi madre y mis hermanos; el
que pone por obra el designio de Dios, ése es hermano mío y hermana y
madre" (Mc. 3.34-35).

Jesús antepone el seguimiento (el escucharle, quererle, seguirle


cumpliendo la voluntad de Dios) a la familia (lee Mt. 10, 37-38: Lc. 14,25-
27) Por eso Jesús se siente más vinculado a su comunidad de seguidores
que a su familia humana.
3. MARIA DE NAZARET, LA MADRE QUE ESCUCHA LA PALABRA
DE DIOS Y LA PONE EN PRACTICA.

En realidad nos encontramos que María está vinculada a Jesús con lazos
más fuertes que los de la carne y sangre, por ser ella la primera entre
aquellos que escuchan la palabra de Dios y la cumplen (Lc. 11,28).

María es, pues, digna de bendición "Bendita tú entre las mujeres" (Lc.
1,42):

Por haber sido para Jesús Madre según la carne: "¡Dichoso el vientre
que te llevó y los pechos que te criaron!" (Lc. 11,27).

Por haber acogido siempre la palabra de Dios: "la conservaba en su


interior, meditando" (Lc. 2,19.51).

Por haber creído: "¡Dichosa tú que has creído!" (Lc. 1,45).

Porque fue obediente a Dios totalmente en su vida: "Aquí está la


esclava del Señor, cúmplase en mí lo que has dicho" (Lc. 1,38).

Por "estar en las cosas del Padre", anunciando su reinado, el reinado


del Dios que "desbarata los planes de los soberbios, derriba del trono a
los poderosos y a los ricos los despide vacíos" (Lc. 1,51-53).

María fue Madre de Jesús, pero madre cristiana, no egoísta, no posesiva:


no frenó, no puso dificultades a la misión, a la vocación de su hijo Jesús,
aunque está llevase consigo la separación (Mt. 4,13: Mc. 1,9.14.21: 2,1).

María había renunciado a comprender los planes de su hijo que se le


escapa para ocuparse de "sus cosas", que son las del Padre y de los
hombres, pero lo acepta (Lc 2,41-51).

María, madre cristiana, se fió de Dios, viviendo impotente la lucha del


hijo como tantas madres del pueblo, sin saber pero confiando (Mc. 3,21-
22; Lc. 4,16-30; Jn. 7,1; Mc. 11,15-18; Mc. 12,13; Jn. 11,47.50.53.57; Jn.
19,5-7.12.14.15.25).

María, madre, acompañó como mujer del pueblo la lucha de su hijo,


viviendo con él su fracaso y esperando ciegamente en Dios (Jn. 19,5-
7.12.14.15.25).

En definitiva lo que cuenta en el proyecto de Jesús, en su seguimiento por


el Reino. Lo que cuenta es el cumplir siempre la voluntad del Padre, el
seguir a Jesús incondicionalmente. Familia de Jesús son los que le siguen
y mantienen su adhesión a su persona. Es claro que el precio del
seguimiento de Jesús, de la libertad evangélica será, muchas veces, la
liberación real y efectiva de las ataduras familiares. Y esto es lo que
entendió y vivió, como nadie, la misma María.

María es la primera entre los cristianos:

Por ir a la cabeza de aquellos que en todos los tiempos "escuchan el


mensaje de Dios y lo cumplen" (Lc. 11,28), de los que "ponen por obra el
designio de Dios" (Mc. 3,35).

Por ser la "primera discípula" de su Hijo, la primera que respondió a


su "sígueme" con toda su vida: "Desde el momento de la anunciación y
de la concepción, desde el momento del nacimiento en la cueva de Belén,
María siguió paso a paso tras Jesús en su maternal peregrinación de
fe…" (Juan Pablo II, Carta Encíclica "La Madre del Redentor", 25/3/87,
nn 20.26).

REFLEXIONA Y RESPONDE

1.Explica cómo la causa de la grandeza de María está, sobre todo, en el


hecho de que ella había escuchado la "palabra de Dios" cumpliéndola
siempre en su vida.

2.¿Puedes resumir en unas palabras, pronunciadas por las misma María


lo que fue su vida toda?

3.Explica cómo María era de Dios.

4.Y tú, ¿eres de Dios como María? ¿Por qué?

5.¿Le fue a María fácil ser siempre de Dios? ¿Por qué?

6.Y a ti, ¿te es fácil? ¿Por qué?

7.Lo que María es y representa en la devoción del pueblo, ¿se refiere,


ante todo, a su maternidad biológica? Explícate.

8.¿Por qué Jesús relativiza lazos de la sangre (Mc. 3,31-35) y no quiere


representarnos en María un modelo en el que lo primario sean las
vinculaciones de carne y sangre, de parentesco? Responde y lee Jn. 1,11-
13.
9.Explica cómo María es madre fecunda, que engendra hombres y
mujeres dispuestos a vivir, luchar y morir como Jesús.

TEMA 7
MARIA DE NAZARET: LA MUJER QUE ES
MADRE DE TODOS LOS HOMBRES,
MADRE DE LOS CRISTIANOS,
MADRE DE LA IGLESIA.

Estanislao de Kostka, nacido en Polonia en el año 1550, se aparta de su


familia principesca, de su carrera diplomática y, liberado de los lazos
familiares y sociales, camina cientos de kilómetros a través de Europa
para ser admitido en la Compañía de Jesús, en Roma, por Francisco de
Borja en 25 de octubre de 1567. El 15 de agosto del año siguiente, antes de
terminar su primer año de noviciado, muere. San Estanislao de Kostka
solía repetir: "LA MADRE DE DIOS ES MI MADRE". ¿Podemos decir
nosotros lo mismo? ¿Lo digo yo?

El pueblo latinoamericano dice de la Virgen "mi madre", "nuestra


madre" ¿En qué sentido dice eso el pueblo? ¿Cuál es la vivencia que tiene
el pueblo de la maternidad? ¿Cómo se relaciona con la madre? ¿Qué
relación hay entre el machismo y la madre?

1. UN ACTO DE PIEDAD FILIAL.

Dice el Evangelio de Juan:

"Estaban de pie junto a la cruz de Jesús su madre y la hermana de su


madre, María de Cleofás y María Magdalena. Al ver a su madre y a su
lado el discípulo a quien él quería, dijo Jesús: Mujer mira a tu hijo.
Luego dijo al discípulo: Mira a tu madre. Y desde aquella hora la acogió
el discípulo en su casa" Jn. 19,25-27)

María de Nazaret tendría ya unos 50 años. Está junto a la cruz donde


agoniza su hijo. Parada, firme, no le importa ya que la maten a ella
también. Es la entereza de la madre consciente de la causa por la que
Jesús ha luchado, por la que matan a su hijo, y totalmente de acuerdo con
él.

Jesús agonizante se preocupa de que alguien cuide de su madre después


de su muerte.

"Sin lugar a dudas se percibe en este hecho una expresión de la particular


atención del hijo por la madre que dejaba con tan grande dolor". (Juan
Pablo II, Encíclica "La Madre del Redentor", 23)

2. LA NUEVA MATERNIDAD DE MARIA

Hay algo más en este hecho que un acto de piedad filial del Hijo hacia la
Madre.

El que muere en la cruz es nuestro Redentor, el Salvador de todos los


hombres.

En su muerte y resurrección todos hemos sido salvados. Por todos los


hombres muere Cristo, para que todos reconozcamos a Dios como Padre
bueno y seamos hijos suyos viviendo como hermanos (Mt. 5,43-48; Lc.
6,31-36).

En esa muerte y resurrección en el bautismo, del agua y del Espíritu,


nacemos los cristianos: hombre y mujeres "nuevos en Cristo" (Jn. 3,3-7).

Indudablemente es Jesús y sólo Jesús el que nos redime, salva, engendra a


esta novedad de vida. Y de nadie tiene necesidad.

María ha estado siempre unida a Jesús. María quiere activamente que ser
realice la misión de su hijo: el Reinado de Dios, la salvación. El sólo puede
"reunir a los hijos de Dios dispersos" (Jn. 11,52). El designio del Padre es
"que todo el que reconoce al Hijo tenga vida definitiva y lo resucite yo en
el último día" (Jn. 6,40).
Por eso María está parada junto a la cruz totalmente unida a su Hijo, a
su voluntad, a su amor redentor.

María sufre profundamente. ¡Es su Hijo, el único, el amado!, el que


agoniza como si fuera un criminal, condenado a muerte por lo jefes
religiosos y civiles del pueblo.

La fe, amor y entrega de María es total.

A Abraham., Dios le pidió la muerte de su hijo Isaac. Abraham aceptó la


voluntad de Dios, respetó a Dios, y "porque no me has negado a tu hijo,
tu único hijo", Isaac no murió sacrificado. (Gn. 22,1-31).

A María, en el camino de su fe, Dios le pide a su Hijo, el único, el


amado…, sobre el que descansa toda "bendición" (El Reino, la
salvación…). Y no hay ningún carnero que lo sustituya.

El amor del Padre parece ausente. La misión del Hijo termina en el


fracaso de su muerte. El silencio de Dios resuena en el corazón de Cristo y
de María: "Dios mío, Dios mío ¿Por qué me has abandonado?" (Mc.
15,34)

De pié, acompañando a su hijo crucificado, está su Madre María,


clamando al Padre con su Hijo.

Entonces oye María las palabras que Cristo le dirige desde la cruz:
"Mujer, mira a tu hijo".

Jesús agonizante pone ante los ojos de María a toda la humanidad,


representada en Juan, a todos y cada uno de nosotros (también a los
soldados que lo clavaron en la cruz y ahora están sorteando su túnica: Jn.
19,23-24; y a los sumos sacerdotes y letrados que se burlan del Hijo
asesinado por ellos; Mt. 27,41-43;…) para que en su lugar (¡es el Hijo que
muere en la cruz!) nos acepte como hijos suyos.

Entonces "un nuevo amor" madura en María: ¡es la última voluntad de


su Hijo, de Dios!

Esta "nueva maternidad" de María, engendrada por la fe, es fruto del


"nuevo amor", que maduró en ella definitivamente junto a la cruz, por
medio de su participación en el amor redentor del Hijo (Juan Pablo II,
Encíclica "La Madre del Redentor", n. 23).
3. LA MADRE DE TODOS LOS HOMBRES

En su casita de Nazaret aceptó María la "palabra de Dios": "Aquí está la


esclava del Señor, cúmplase en mí lo que has dicho" (Lc. 1,38). Y María
quedó embarazada de Jesús, el hijo de Dios hecho hombre.

Al pie de la cruz, en las afueras de Jerusalén, acepta María la "palabra


de Dios": "Mujer, mira a tu hijo" (Jn. 19,26). Y María queda de nuevo
como embarazada por todos los hombres, amados por Dios (1 Jn. 4,9-10),
salvados por él (Jn. 3,16-17), llamados a "nacer de nuevo" por esa muerte
(y resurrección) de su Hijo Jesús (Jn. 3,3-5).

Al pie de la cruz, María:

Acepta la voluntad del Padre y entrega a su hijo, Jesús.

En su lugar acoge como hijos, con el mismo derroche de misericordia y


ternura a todos los hombres pecadores que Jesús le presenta. En
adelante, todos y cada uno de ellos serán su hijo, lo mismo que Jesús.

4. MARIA, LA MADRE DE LOS CRISTIANOS.

Cuando Jesús desde la Cruz dice: "Mujer, mira a tu hijo", tiene ante El a
una persona concreta: el "discípulo a quien él quería" (Jn. 19,26).

Ese discípulo representa, como hemos dicho antes, a todos y a cada uno
de los hombres.

Y más particularmente a los discípulos de Jesús, a sus seguidores, a los


cristianos.

Es un discípulo sin nombre, porque Jesús, de su parte, los quiere a todos


(Jn. 13,1; 15,13-15).

Por eso, todos y cada uno de los cristianos podemos decir con San
Estanislao de Kostka: "La Madre de Dios es mi madre".

¿También los "malos" cristianos, los "pecadores"?

No sólo también, sino sobre todo ellos:


El Dios-Padre de Jesús, ¿No es el "que hace salir el sol sobre malos y
buenos y manda la lluvia sobre justos e injustos" (Mt. 5.45). ¿No es María
la madre de Jesús de Nazaret, el que afirma "no he venido a invitar a
justos, sino a pecadores"? (Mt. 9,13).

5. MARIA, LA MADRE DE LA COMUNIDAD CRISTIANA, DE LA


IGLESIA.

Este es un título que procede prácticamente del siglo pasado. Desde 1748
hasta 1961 sólo tres papas hablaron de María en ese sentido ( Benedicto
XIV, León XII y Juan XXIII)

El Concilio Vaticano II evitó darle este título a pesar de los intentos del
Papa Pablo VI porque la incluyese . La negativa a incluirlo era porque
María no ha engendrado a la Iglesia, no está por encima de la Iglesia.
María está en la Iglesia, es la primera cristiana. ¿En qué sentido podemos
decir que María es Madre de la Iglesia?

Esto es lo que nos dice el Papa Juan Pablo II en su Encíclica "La Madre
del Redentor" n. 24:

"Las palabras que Jesús pronuncia desde lo alto de la Cruz significan que
la maternidad de su madre encuentra una "nueva" continuación en la
Iglesia y a través de la Iglesia, simbolizada y representada por Juan"

6. LA HERENCIA QUE JESUS NOS DEJA

"Mira a tu madre" nos dice Jesús desde la cruz. María como Madre es la
herencia del hombre, el don que Cristo hace personalmente a todos y a
cada uno de los hombres. Y nosotros, los cristianos "lo sabemos".

"Y desde aquella hora la acogió el discípulo en su casa". Juan, en su


papel de "hijo":

4 No solamente dio a María, su Madre, el mero alojamiento material.


4 Sino que la acogió, la respetó, tuvo en cuenta, la quiso, la cuidó, siguió
sus consejos, como madre del "Maestro" amado: la tomó como madre
propia.

7. EL TESTAMENTO QUE LA MADRE DEJA A SUS HIJOS

Juan escribió su evangelio unos 50, años o más después de la muerte de


Jesús. En él nos transmite las últimas palabras que en los evangelios se
conservan como dichas por María. Son, pues, como el testamento que
ella, Madre, deja a sus hijos.

Las dice María en las boda de Caná a la que María, Jesús y los discípulos
de Jesús fueron invitados. Lee Jn, 2,1-11.

¿Cuáles son esas últimas palabras? "Cualquier cosa que les diga,
háganla"

¿A quiénes se dirige María? A los sirvientes y en ellos a todos los hombres


sus hijos.

¿Qué quiere decirnos María con estas palabras?

a - Que oigamos a Jesús por encima de cualquier otra voz.

b- Que nos fiemos de El, que le sigamos fielmente. Y por eso:

c - Que no nos contentemos con mirar, caer en la cuenta de las cosas,


dejarlas pasar, sino "HAGAN": pongan por obra lo que Dios quiere (lee
Mc. 3,35), que no se queden sólo en escuchar la palabra de Dios, ¡hagan lo
que El dice! (lee Lc. 11,28). Siguiendo a Jesús, el Dios de la vida (lee Jn.
10,10), haciendo lo que él dice, el agua se convierte en vino, abundante y
nuevo, el mejor, muestras clara de que Dios, bueno y generoso, sólo
quiere nuestra felicidad.

"¿No estoy yo aquí soy tu madre?

¿No estás bajo mi sombra?

¿No soy yo tu salud?

¿No estás tú por ventura en mi regazo?


¿Qué más has menester?"

(Nican Mopohua, v.76)

Son las palabras que dice María de Nazaret cuando se aparece en el


rostro mestizo de María de Guadalupe, en el cerro de Tepeyac al indio
Juan Diego. Está naciendo esa nueva personalidad histórica que
llamamos América Latina. Lee Puebla nn. 446, 282, 283, 168.

REFLEXIONA Y RESPONDE

1 - ¿Cuál es mi relación con María como Madre, la herencia, el don que


Cristo me ha dejado personalmente?

2 - Alejado de ella, ¿Qué hago para entrar en el radio de acción de ese


amor maternal con el que María, la Madre del Redentor, cuida de los
hermanos de su Hijo que son sus hijos? (ver en Vaticano II. L.G. 62-26;
Juan Pablo II, "La Madre del Redentor", nn. 44-45).

3 - En nuestra realidad latinoamericana machista, la madre, de una


parte:

Es idealizada por sus hijos, la adornan con todas las virtudes, ocupa en
su corazón un lugar extraordinario.

La miman, la festejan.

Los hijos la consideran cercana a su vida: la que siempre los


comprende y perdona, última solución y esperanza, cuando ya no hay
solución ni remedio.

Para los hijos tiene un rostro concreto, un nombre propio, una casa-
hogar en la que recibe y acoge siempre a sus hijos.

Por otra parte:

Es objeto de las apetencias sexuales, prepotentes y dominantes de su


hombre-macho.
Sufre sus arbitrariedades en el hogar porque "aquí se hace lo que yo
mando".

Su dependencia económica de él es muchas veces humillante, de esclava.

Es celada por él hasta lo inverosímil.

Y víctima casi siempre de sus infidelidades, muchas veces de su


abandono.

4 - ¿Qué tienen que ver estos aspectos de la relación hijos-madre, con la


devoción que yo/nosotros tenemos a nuestra madre, la Virgen?

5 - ¿Qué hay en esta devoción de positivo? ¿Qué hay de negativo?

6 - ¿Dónde quedan en esta devoción:

La relación hombre-mujer (la mujer en cuanto tal y el varón en cuanto


no es hijo).

La valoración más completa de la personalidad femenina.

La dimensión y responsabilidad de la mujer en el mundo de lo social,


económico, político (que no puede reducirse a su responsabilidad de
madre, de mujer del hogar)

7 - La devoción a la Virgen de nuestro pueblo machista, ¿no valora a la


mujer exclusivamente por lo sexual-hogareño:

De madre.

De Virgen consagrada?

¿Eso es lo que quiere el Dios que hizo al "hombre" (es decir: varón y
mujer) "a su imagen y semejanza": los dos con la misma dignidad, con
responsabilidad equivalentes, iguales en relación a Dios, a la sociedad, a
la Iglesia, a la Historia?

8 - Es indudable que María es Madre y es Virgen. Pero limitar


prácticamente la devoción a María a lo que dice relación no más con estas
dos realidades:

¿No limita la energía evangelizadora de María sobre la mujer?

¿No contribuye a acentuar la distinción entre el hogar y la sociedad, entre


la fe y la vida? ¿Entonces…?
9 - ¿En qué sentido María es Madre de los oprimidos y Madre de los
opresores?

10 - ¿Qué significa hoy el "cualquier cosa que les diga, háganla", para mí,
para mi familia, para mi ciudad, etc…?

TEMA 8
MARIA DE NAZARET:
UNA MUJER INMACULADA

El pueblo latinoamericano ha llamado y llama a María "La sin pecado" o


"La sin mancha". En el Cuzco la llaman "La Linda" y en Lima "La
Sola". En Nicaragua, donde "La purísima" se celebra hasta en los
caseríos más remotos de las montañas, un antiguo documento remonta la
fiesta de "La Inmaculada" hasta el 7 de diciembre de 1742:

"Pongan la noche de este día, por ser Víspera de la limpia y pura


concepción de Nuestra Señora, luminarias en sus ventanas y nadie lo
excuse".

¿Qué queremos decir los cristianos cuando a María la llamamos "La


Inmaculada", "La Purísima"?

¿Qué es lo más grande de María de Nazaret: ser "La Inmaculada" o ser


"La Madre de Dios"? ¿Por qué?

1 - LO QUE LA BIBLIA DICE

En la Biblia no encontramos ninguna afirmación explícita y directa sobre


la Inmaculada Concepción de la Virgen María.
2 - LO QUE LA IGLESIA AFIRMA

El Papa Pío IX el año 1854, en la Bula "Inefabilis Deus", solemnemente


proclama como dogma de fe la Inmaculada Concepción de María:

"Con la autoridad de Nuestro Señor Jesucristo, la de los Santos Apóstoles


Pedro y Pablo y la nuestra, declaramos, pronunciamos y definimos que la
doctrina que sostiene que la Bienaventurada Virgen María fue
preservada inmune de toda mancha de pecado original en el primer
instante de su concepción por singular gracia y privilegio de Dios
Omnipotente, en atención a todos lo méritos de Jesucristo, Salvador del
género humano, está revelada por Dios".

¿Qué es lo que nos quiere decir el Papa?

1 - El Papa proclama, con todo el peso de su autoridad infalible, la


Inmaculada Concepción como dogma de fe que debe ser creído firme y
constantemente por todos los fieles.

2 - Se trata de María de Nazaret, la María de los Evangelios.

3 - El Papa afirma positivamente que María no tuvo pecado original.

4 - María desde el primer momento de existencia como persona estuvo


libre de pecado. Es decir: que desde siempre María fue toda y
radicalmente de Dios.

5 - Ese es un favor que Dios ha hecho gratuitamente a María. Es el único


caso en toda la humanidad. Al menos sólo consta que se le ha concedido a
ella.

6 - La santidad de María depende de los méritos de Cristo. Pues, Cristo es


el único salvador de todos los hombres.

7 - El Papa no afirma más que el hecho de la revelación. Nada dice de


cómo ha sido revelada esta doctrina. Ciertamente no por la Biblia que es
la revelación escrita. Podemos decir que la fe de la comunidad cristiana se
ha ido abriendo camino a través de los siglos.
3 - LO QUE LA INMACULADA SIGNIFICA PARA NOSOTROS.

El que María sea "Inmaculada" ¿no la hace totalmente una fuera de


serie? Añadiendo nuevos "privilegios" a la corona de María, ¿no la
alejamos del pueblo pobre, pecador y creyente?

Puebla nos habla de María y dice:

a - Que "en nuestros pueblos… María constituyó el gran signo de rostro


maternal y misericordioso, de la cercanía del Padre y de Cristo" (Puebla
282), "presencia sacramental de los rasgos maternales de Dios (Puebla
291).

b - Citando palabras de la Encíclica "Marialis Cultus" de Pablo VI, dice


de María que es "algo del todo distinto de una mujer remisiva o de
espiritualidad alienante" (Puebla 293).

4 - MARIA, LA INMACULADA: SACRAMENTO DE LA OPCION DE


DIOS POR LOS POBRES.

Dios ama y defiende a los pobres (ver en Mt. 5,45: St. 2,5) cualquiera que
sea la situación moral o personal en que se encuentren, porque su imagen
está en ellos ensombrecida y aun escarnecida (Puebla 1.142).

Esa ha sido siempre la conducta de Dios en toda la Historia de la


Salvación (lee Dt. 7,7-8; Jer. 22,1-5; Sal 72,3-4.12-14; 1 Cor. 1,26-31; Lc.
4,18; San. 2,5-7, etc. etc.)

María, la que Dios elige para Madre de su Hijo hecho Hombre y, por
ello, la hace "Inmaculada", no es otra que María de Nazaret:

Una mujer del pueblo, un pueblo pobre, dominado y despreciado por


los poderosos.

Una mujer campesina, desconocida.

Casada con José, un muchacho pobre, emigrante o hijo de emigrantes


(lee Lc. 2,4-5).

Que dio a luz a su hijo "y lo acostó en un pesebre, porque no


encontraron sitio en la posada" (Lc. 2,7).
Una mujer que terminaría siendo la madre del crucificado injustamente
"entre bandidos" (Mc. 15,10; Mt. 27,24; Lc. 23,2-5, 13-15; Mc. 17,27).

María de Nazaret, no solamente fue pobre sino que siempre estuvo al lado
de los pobre (Lc. 1,39.56; Jn. 2,1-5), y como Dios, con El, claramente
rechazó a los soberbios, a los poderosos, a los ricos (¿Quieres
comprobarlo? Lee Lc. 1,46-55).

Dios hace esa "gracia", hace Inmaculada, a la mujer que nace, vive pobre
y asume la causa de los pobres.

María, todo lo que es María de Nazaret, personifica esta opción de Dios


por los pobres, la parcialidad de Dios en favor de los que "no cuentan" en
el mundo. Dios siempre, incondicional, apasionada y exclusivamente a
favor de los débiles, marginados, oprimidos, empobrecidos, humillados, y
nunca comprometido con los poderosos.

Es el Dios que gratuita y generosamente da a quien nada tiene ni merece.


Es el Dios que regala su perdón y su amistad.

El pueblo sabe que María es suya, del pueblo; que, como él ha


experimentado la escasez, el destierro, la inseguridad, la angustia, la
soledad, el sufrimiento, la paciente espera…

El pueblo sabe también que ella es la preferida del buen Dios, la Madre
de Cristo, la Inmaculada.

Y por eso, el pueblo acude a ella seguro de encontrar en ella y por ella la
ternura, la bondad, las entrañas de misericordia del buen Dios.

María Inmaculada personifica la opción de Dios por los pobres: "El


Señor está contigo". El Señor está con María y está con el pobre.

En María Inmaculada ve el pueblo pobre el rostro materno de Dios.

5 - MARIA LA INMACULADA: LA MUJER COMPROMETIDA

El hecho de ser la Madre de Dios, de ser Inmaculada, ¿se le subió a la


cabeza a María? ¿La hizo pasiva y temerosa en su seguridad?
¿Es María como aquellos que se pasan la vida agradeciendo a Dios y
celebrando por los privilegios que Dios les ha dado generosamente, sin
hacer ellos más nada? ¿O reaccionó María como otros que no se
comprometen, no se arriesgan por temor a perder los privilegios que
tienen y celosamente guardan?

El Papa Juan Pablo II dice que María, la Inmaculada, respondió


activamente "con todo su yo humano, femenino" ("La Madre del
Redentor", n. 13) al plan de Dios sobre su reinado en el mundo, al plan de
Dios sobre ella en función de ese reinado (ver en Lc. 1,26-38).

El no tener pecado no quiere decir no tener tentaciones, dificultades para


cumplir la voluntad de Dios. Las tuvo Cristo (Mc. 1,13; 3,21; 6,1-6ª; 8,11-
12.16-21.31-33; 14,32-36; 15,34 etc.) Tampoco a María, sin pecado
original, llena de la gracia de Dios, se le dio todo hecho. Toda gracia y
privilegio de Dios es también responsabilidad. La gracia de Dios previene
y socorre, pero no nos evita las dificultades y tentaciones. María
diariamente cooperó con la gracia del buen Dios cuyo poder no nos ayuda
a evitarlo todo sino a poder superarlo todo. Por eso María cooperó para
que la Salvación, el Reinado de Dios:

Se diese en ella:

Al hacer de su vida toda, en las alegrías y en las dificultades concretas, un


sí al plan de Dios.

Recorriendo "todo su camino de fe", con un heroísmo de fe cada vez


mayor, a pesar de la "particular fatiga del corazón unida a una especie de
noche de fe", sin ceder a la desesperación, a la amargura, a la venganza,
acogiendo al pie de la cruz aun a los verdugos de su hijo (ver Jn. 19,26).
La Inmaculada nos dice que la victoria sobre el pecado es posible,
concreta y real en cada uno de nosotros.

Se diese en el mundo:

Puebla dice, citando las palabras de Juan Pablo II, que María "en el
Magnificat se manifiesta como modelo para quienes no aceptan
pasivamente las circunstancias adversas de la vida personal y social, ni
son víctimas de la alienación" (Puebla 297) y "proclama que la salvación
tiene que ver con la justicia hacia los pobres" (Puebla 1.144). Y de nuevo,
citando las palabras del mismo Juan Pablo II, afirma Puebla: que "De
María… parte también el compromiso auténtico con los demás hombres,
nuestros hermanos, especialmente por los más pobres y necesitados y por
la necesaria transformación de la sociedad" (Puebla 1.144). La
Inmaculada nos dice que la victoria sobre el pecado es también posible,
real y concreta en nuestra sociedad.

María, La Inmaculada:

No fue la madre posesiva que retiene a su hijo para sí.

Lo dejó ser libre.

Colaboró en su obra liberadora hasta la cruz (Jn. 19,25).

Hasta el nacimiento de la iglesia en Pentecostés María oró juntamente


con los apóstoles (Hch. 1,14 ; lee Hch. 2,1-4).

REFLEXIONA Y RESPONDE

1 - El pueblo presenta a María, La Inmaculada, serena, limpia y sencilla,


pisando triunfadora a la serpiente del mal que rodea con su veneno al
mundo. ¿A qué nos invita esa representación de María?

2 - Explica en qué sentido María es el gran signo, de rostro maternal y


misericordioso, de la cercanía del Padre y de Cristo.

3 - ¿Cómo traduces tú en tu vida el compromiso de María en la suya?

4 - La Inmaculada nos dice que Dios es más fuerte que el pecado. Y él


triunfará definitivamente en nosotros, en el mundo. En María no hay
pecado, no hay mentira, no hay violencia. ¿Y en tí? ¿Cómo superarás
eso? "En todo somos vencedores, gracias a Aquel que nos amó" (Rom.
8,37)

5 - ¿Qué puedes hacer para superar el mal colectivo de la injusticia, del


abuso de poder, de la discriminación por el color de la piel, por
mentalidad, por militancia en partidos o ideologías políticas distintas?

.
TEMA 9
MARIA DE NAZARET:
UNA MUJER GLORIFICADA

El pueblo latinoamericano, tan propenso a la devoción a "las ánimas",


nunca ha pensado, orado o "visto" a la Virgen María reducida a "la
ánima". Nunca habla de María como la "la finada", la "difunta". Y por
ninguna parte venera sus restos. Para el pueblo de María está viva, vive,
está muy cerca de Dios, es la Madre del Cielo. Y al mismo tiempo está
como en todas partes. Dondequiera se la encuentra y se puede hablar con
ella.

¿Por qué será esto así?

1 - LA DORMICION DE MARIA

Ya en el siglo V los cristianos celebraban la fiesta de la "dormición" de


María. Así llamaban entonces la fiesta de la Asunción. Pero ya antes del
siglo V el sentido común del pueblo cristiano nunca pudo admitir que
María de Nazaret:

La mujer que es la madre del Hijo de Dios hecho hombre;

La mujer que jamás se contaminó con el más mínimo pecado;

La siempre Virgen;

La primera cristiana que siguió fielmente a Jesús, su Hijo, como mujer


creyente, pobre, humillada, hasta la cruz:

Se corrompiera en el sepulcro como cualquier difunto, y su cuerpo fuera


comido por los gusanos.

Tuviera que esperar hasta el final de los tiempos para su glorificación


total, para estar en cuerpo y alma en el cielo, es decir: ella misma en
persona.
Y esto ¿por qué? El pueblo cristiano sentía y siente que el hijo de María,
Jesús de Nazaret, hijo también de Dios, Jesucristo, vencedor del pecado y
de la muerte, no se hubiera comportado como buen hijo si hubiera
permitido que su madre se pudriera en el sepulcro, si la hubiera hecho
esperar para hacerla feliz plenamente.

Para el pueblo cristiano la muerte de María había sido como un


dormirse, una "dormición", y Dios se la había llevado inmediatamente, a
toda ella, al Cielo, a la felicidad y gloria para siempre.

Ella había sido siempre, total y radicalmente de Dios: desde su


Inmaculada Concepción hasta su Asunción a los Cielos.

Y eso es lo que el pueblo celebra el 15 de agosto: LA ASUNCION DE


NUESTRA SEÑORA A LOS CIELOS.

2 - LA FE DE LA IGLESIA

La Biblia no habla de la Asunción de María. Pero el pueblo cristiano, de


un modo u otro, a través de los siglos, ha creído y celebrado la Asunción
de María.

El 1º de noviembre de 1950, el Papa Pío XII proclamó solemnemente la


Asunción de María a los cielos, ratificando con su magisterio infalible el
sentir común de la fe del pueblo cristiano:

"Proclamamos, declaramos, y definimos ser dogma divinamente revelado


que la Inmaculada Madre de Dios, Siempre Virgen María, cumplido el
curso de su vida terrestre, fue elevada a la gloria celestial en cuerpo y
alma".

Es decir:

"Proclamamos, declaramos y definimos ser dogma":

La Asunción no es una opinión piadosa. Es una verdad que todos los


hijos de la Iglesia debemos creer con firmeza y fidelidad.

"Divinamente revelado".
Esta no es una verdad de sólo sentido común. No es algo que pueda ser
conocido con las fuerzas naturales. Es algo que proviene de Dios. No dice
si explícita o implícitamente.

"La Inmaculada madre de Dios, Siempre Virgen María".

Se trata de María de Nazaret, la María del Evangelio.

"Cumplido el curso de su vida terrestre"

No afirma que murió. Tampoco lo niega. El dogma de la Asunción no


incluye, ni excluye la muerte corporal de María.

"Fue llevada a la Gloria Celestial"

La Asunción tuvo lugar inmediatamente, después del fin de su vida


terrestre. Sin esperar a la corrupción del sepulcro. Se trata de un cambio
de estado, no solamente de cambio de lugar.

"En cuerpo y alma"

La totalidad del ser personal de María, toda ella., goza de la gloria y


felicidad plena.

3 - LO QUE LA ASUNCION DE MARIA SIGNIFICA PARA


NOSOTROS.

El aliento y consuelo para nuestra esperanza cierta.

El que María de Nazaret esté ya en el cielo:

Sin afanes, inseguridades, inquietudes, sufrimientos, soledades,


muerte…

Con plenitud de vida, de felicidad, de alegría, amor…

Para siempre ("Nuestra Madre del Cielo", dice el pueblo).

¿Es privilegio exclusivo para María?

Los cristianos pedimos a Jesús como el buen ladrón: "Acuérdate de mí


cuando vuelvas como Rey". Y escuchamos su respuesta: "Te lo aseguro.
Hoy estarás conmigo en el Paraíso" (Lc. 23,42-43). El mismo Jesús lo ha
pedido al Padre: "¡Padre, quiero que también ellos, los que me han
entregado, estén conmigo donde yo estoy!" (Jn. 17,24).
Uno de los nuestros, una mujer del pueblo, pobre y humillada, ha llegado
a la meta, ha sido glorificada: una cristiana, la primera seguidora de
Jesús. Ella ya llegó, pero:

Ese es nuestro destino feliz, último, definitivo. Esa es nuestra esperanza


irrenunciable. Ese es estímulo para nuestro seguimiento a Jesús, nuestra
entrega total a su causa.

Y la que llegó es nuestra madre también. Y desde allí nos ayuda


(¡Somos sus hijos!) a encontrar a Jesús, a seguirle fielmente.

María es el fruto pleno y logrado de la resurrección de Cristo, de la


predilección de Dios por los pobres y pequeños de este mundo.

Sólo resucita quien primero muere. María se desvivió por dar siempre su
sí a Dios. Ese fue su morir diario.

La última palabra no la tienen los "ídolos de la muerte", sino que la tiene


el Dios de la vida, el que siendo el primero está con los últimos.

4 - EL VALOR DEL SI

María de Nazaret está en cuerpo y alma en el cielo. ¿por ser la Madre de


Dios, o por qué?

"¿Quién es mi madre y mis hermanos?" preguntó Jesús cuando le


dijeron: "Oye, tu madre y tus hermanos te buscan ahí fuera". Y el mismo
día la respuesta: "El que pone por obra el designio de Dios, ése es
hermano mío y hermana y madre" (Mc. 3,31-35).

No está a nuestro alcance el ser "Madre de Dios", "Inmaculada", etc.


Pero todo el que se esfuerce con la gracia y misericordia de Dios, por no
oponer resistencia a Dios, por estar siempre a sus órdenes, por ser
instrumento dócil en sus manos, por "bailar, en su vida, al son que EL
marque", aunque no le sea nada fácil, es como María, que dijo siempre SI
a Dios hasta el final.

La misericordia de Dios "llega a sus fieles generación tras generación"…


"y exalta a los humildes" (Lc. 1,50.52) El que María sea la "llena de
gracia" es obra de Dios. Y también el que nosotros podamos decir
siempre SI a Dios.
5 - LA VERDADERA GLORIA

La propaganda de nuestra sociedad consumista "glorifica" a la mujer,


como "reina" en los concursos de belleza, como "objeto sexual",
seductor, que vende; con un igualitarismo reinvindicativo que no pocas
veces se reduce a asumir lo peor del varón: su libertinaje. Por la injusticia
de nuestra sociedad machista, otras ponen toda su esperanza y gloria en
"conseguir un hombre y tener un hijo varón". ¿Es alguna de "esas" la
gloria de María?

La "gloria" de María no es el poder ni la gloria de los reinos de este


mundo (ver Lc. 4,5-8); no es tampoco la gloria que se dan los instalados y
seguros (ver en Jn. 12,42-43).

La "gloria" de María que está a nuestro alcance es:

La fe en Dios: "¡Dichosa tú que has creído!" (Lc. 1,45)

El SI consecuente a Dios: "¡Dichosos los que escuchan el mensaje de


Dios y lo cumplen!" (Lc. 11,27-28)

El esforzarse diariamente por seguir a Jesús siendo "buenos del todo,


como es bueno su padre del Cielo" (Mt. 5,48).

A éstos es a quienes el Poderoso, Misericordioso, el Santo, el Salvador


glorifica, exalta, salva, resucita y sube a los cielos (Lc. 1,43-53).

María, humilde y pobre en el Señor, fue elegida por Dios. Dios tomó en
cuenta la vida de María de punta a cabo, desde su Inmaculada
Concepción hasta su Asunción a los Cielos. El Padre, por Jesús, su Hijo
querido, la hizo grande y bella con la "gloria de su gracia".

Como a María, Dios sigue eligiendo a los humildes y pobres en el Señor,


gratuita y generosamente, para ser también un "himno a su gloria" (Lee
Ef. 1,4-7.12; Rom. 8,29-30).

El poder de la gracia de Dios ha sido efectivo en María, Inmaculada y


Asunta al cielo, más poderoso que el pecado y la muerte. Si ello es verdad
sobre una, es verdad sobre todos (lee Romanos 5,12-21). María, en la
lucha contra el pecado y la muerte es una señal de esperanza segura.
Ya sabemos el camino, nos lo señala María: el ser de Dios siempre, total y
radicalmente: "¡Dichosos ustedes los pobres, porque tienen a Dios por
Rey!" (Lc. 6,20).

REFLEXIONA Y RESPONDE

1 - ¿Cuál es el dogma de la Asunción?

2 - ¿Qué te dice a ti la Asunción de María?

3 - ¿Cuál es la fe, la esperanza irrenunciable que a los cristianos


comprometidos con el reinado de Dios, con la liberación de Dios, da
coraje para continuar siempre en el esfuerzo, en la lucha sin odios, sin
violencias, pero también sin entreguismo ni componendas, con Jesús,
como Jesús, para hacer de todos los hombres, hermanos, amigos,
verdaderos hijos de Dios?

4 - Según esto, ¿la lucha con el enemigo opresor es para destruirlo, o para
convertirlo en el hermano y amigo, en el hijo de Dios, con el que se espera
vivir en comunión de resurrección? ¿No somos todos, oprimidos y
opresores, hijos de María, "nuestra Madre del cielo"?

TEMA 10
MARIA DE NAZARET:
¿ES LA VIRGEN DE ALGUNAS APARICIONES?

Las apariciones de la Virgen se han multiplicado en estos últimos años:


Medjugorje (Yugoslavia), Los Teques (Venezuela), Cuapa (Nicaragua),
Peña Blanca (Chile), San Nicolás de los Arroyos (Argentina), y así unas
decenas más.
¿Estamos obligados a creer en las apariciones de la Virgen?

¿Son todas dignas de crédito?

¿Qué piensas de todo eso de las "apariciones de la Virgen"?

El filósofo Celso, un griego del siglo III que se enfrentaba a los


cristianos, afirmaba que Jesús de Nazaret no podía ser el Hijo de Dios,
porque ¿cómo iba Dios a enamorarse de una mujer "campesina y pobre
que se ganaba la vida hilando", una mujer sin porvenir ni nacimiento
regio, y a quien nadie conocía, ni siquiera sus vecinos?

Celso se avergonzaba de la María de los Evangelios, de María de


Nazaret: ella no daba la talla, no tenía méritos, no daba de sí para ser la
Madre de Dios.

A María de Nazaret los cristianos la enjoyamos, la coronamos como


Reina, le levantamos templos magníficos, le atribuimos apariciones,
mensajes apocalípticos, milagros. ¿No será porque algunos nos sentimos
mejor con esa Virgen de ciertas apariciones, que con la María del
Evangelio, con María de Nazaret? ¿En el fondo no somos como Celso?
¿No hay cristianos entre nosotros que, ávidos de apariciones, de milagros,
huyen del diario bregar comunitario, del lento y pesado caminar de la fe?

De hecho, según los Evangelios, ¿En qué María se fijó Dios? ¿De quién
se enamoró Dios? ¿A qué María hizo Dios Madre de su Hijo, de Jesús de
Nazaret?

Vamos, pues, a ver qué María nos presentan los Evangelios y qué
María nos muestran algunas de las apariciones. Y antes estas dos Marías
reflexionemos sinceramente: ¿en cuál de ellas, de hecho, creemos? ¿En
cuál ponemos nuestra confianza? ¿Cuál nos ayuda más a seguir fielmente
a Jesús, a ser fieles a su Evangelio, a ser verdaderos cristianos?

1 - MUJER POBRE - MUJER RICA.

La María del Evangelio es una mujer judía, que nació, vivió y murió
pobre. Una mujer del pueblo, campesina, sin nacimiento regio, sin
porvenir.

Una mujer pobre que ayudó a los pobres (Lc. 1,39-56; Jn. 2,1-11).
Jesús no mejoró la situación social de su madre. En su concepción, las
sospechas recayeron sobre ella (Mt. 1,18-19). Ante la gente apareció como
la madre del malhechor entre los malhechores: crucificado fuera de la
ciudad entre dos bandidos (Mc. 15,27).

Y eso es lo que el buen Dios-Padre y su Hijo Jesús quisieron de María. ¿O


no?

"Dichosos ustedes los pobres porque tienen a Dios por Rey" (Lc. 6,20).

Esa María de Nazaret, pobre, ¿es la que se aparece pidiendo que se le


hagan grandes y suntuosos santuarios, templos, basílicas?

Esa María de Nazaret ¿se contentará con que le pongan joyas, vestidos
lujosos, condecoraciones?

¿Cómo reaccionaría hoy María, la primera cristiana, ante lo que Juan


Pablo II nos dice a los cristianos?:

"Así, pertenece a la enseñanza y a la práxis más antigua de la Iglesia la


convicción de que ella misma, sus ministros y cada uno de sus miembros,
estén llamados a aliviar la miseria de los que sufren cerca o lejos, no sólo
con lo "superfluo", sino con lo "necesario". Ante los casos de necesidad
no se debe dar preferencia a los adornos superfluos de los templos y a los
objetos preciosos del culto divino; al contrario, podría ser obligatorio
enajenar estos bienes para dar pan, bebida, vestido y casa a quien carece
de ello". (Carta Encíclica "Sollicitudo Rei Socialis", de Juan Pablo II, del
30 de diciembre de 1987, n. 31).

2 - MUJER CREYENTE - MUJER MILAGRERA

La María del Evangelio es una mujer creyente (¡La primera cristiana!):

Que libre y totalmente acoge la palabra de Dios, su voluntad, en la fe:


"Aquí está la esclava del Señor, cúmplase en mí lo que has dicho" (Lc.
1,38).

Que se mantiene fiel a Dios en su fe, sin signos y prodigios, sin milagros;
"estaban de pie junto a la cruz de Jesús su madre…" (Jn. 19,25),
mientras los soldados se reparten la ropa de Jesús echándola a suertes
(lee Mc. 15,24) y los sumos sacerdotes, en compañía de los letrados se
burlan del agonizante Jesús, el "Hijo del Altísimo" (lee Lc. 23,35; Mc.
15,31-32, Lc. 1,31-33).

Esa María del Evangelio, María de Nazaret ¿es la que se aparece en


medio de una parafernalia de signos, prodigios, milagros, multitudes
"para que la gente crea": "para que le veamos y creamos" (Mc. 15,32)?

María de Nazaret, la única Madre de Dios ¿es la que presenta en la


apariciones dispuesta a "vendernos" a un Dios, que compramos al bajo
precio de creer en esas apariciones, de realizar ciertos ritos y penitencias,
de rezar determinadas oraciones?

La fe de los cristianos pendientes de las apariciones, que van a ellas a ver


si les toca la "lotería", "el 5 y 6" de un milagro, ¿es como la María de
Nazaret?

¿o se acerca a mucho a la de aquellos a quienes Jesús reprocha: "como no


ven señales portentosas, no creen" (Jn. 4,48). ?

Si nuestro Dios no es el "mago todopoderoso" que milagrosamente nos


evita todos los males y sufrimientos de la vida, sino el "Dios todo débil"
que, muriendo en Jesús, abandonado en la cruz, nos da fuerza para
superarlo todo, ¿será María la santera y maga "todopoderoso"? ¿Estaría
María en lugar de Dios?

3 - MUJER QUE INVITA, PROPONE - MUJER QUE SE IMPONE A


LA FUERZA

La María del Evangelio, María de Nazaret, es un mujer que:

Sugiere:

Cuando faltó el vino en la boda de Caná de Galilea a la que habían sido


invitados la madre y el hijo.

" le dijo a Jesús su madre: No tienen vino".

Invita propone: (compruébalo en Jn. 2,1-5).

Ante la respuesta de Jesús "¿Qué nos importa a tí y a mí, mujer?", María


propone a los sirvientes: "Cualquier cosa que les diga, háganla" (Jn. 2,1-
5).
Esa María del Evangelio ¿es la que se aparece amenazando con
calamidades y castigos terribles, hasta de guerras nucleares, trastornos
cósmicos, si no se hace lo que ella dice?

4 - LAS APARICIONES, LA IGLESIA Y LA FE

Tan sólo apuntó algunos aspectos de la doctrina de la Iglesia que pueden


ayudarnos a situarnos cristianamente ante el fenómeno de las
apariciones:

Todo lo que los hombres necesitamos saber en orden a Dios y a la


salvación, nos ha sido comunicado definitiva y plenamente por Cristo.
Dios no hace las cosas a medias. Jesucristo es nuestro único y definitivo
salvador (Concilio Vaticano II, Constitución "Dei Verbum", n. 4).

Esta comunicación o revelación de Dios está contenida en la Sagrada


Escritura y en la Tradición Apostólica (Dei Verbum, nn. 7-9).

Esta revelación está ya completa. No esperemos nuevas recetas de


salvación, ni fórmulas inéditas de santificación. Sólo puede crecer la
compresión de los contenidos de esa revelación.

El Magisterio de la Iglesia no puede aumentar esa revelación, ni


reconocer una nueva revelación que exija la fe de los fieles como la exigen
la Escritura y la Tradición Apostólica.

El Magisterio de la Iglesia, y sólo él, tiene el oficio de interpretar


auténticamente la Palabra de Dios, oral o escrita, la revelación en ella
contenida (Dei Verbum, N. 10).

Indudablemente que a Dios no le podemos poner límites. Dios puede


revelarse, comunicarse a alguna o algunas personas por medio de María.
Esa revelación siempre será privada, porque la revelación divina
destinada a todos los hombres acabó con los apóstoles, con lo que ellos
transmitieron (Dei Verbum, n. 8).

Cuando la Iglesia interviene reconociendo una "aparición", no impone,


ni puede imponer la obligación de fe divina, la obligación de creer en el
mensaje de esa aparición como mensaje divino, ni siquiera en el hecho de
la aparición como hecho divino.
Esa aprobación de la Iglesia (que da rarísima vez) significa única y
exclusivamente, que ese hecho no contiene nada en contra de la fe, ni de
la moral de la Iglesia Católica.

Un cristiano conserva íntegra y salva su fe católica cuando, actuando en


conciencia, no cree, no presta asentimiento a esa apariciones, revelaciones
y mensajes.

Si todas las apariciones resultasen falsas, la fe católica no sufriría


menoscabo alguno. El depósito de la fe, la fe de la Iglesia, no dependen de
las "apariciones" y revelaciones consiguientes. Y nuestra fe personal y
comunitaria tampoco deben depender de ellas.

RELEXIONA Y RESPONDE

1 - Examina con quienes entra en conflicto Jesús en los Evangelios. Y


contra quienes habla la Virgen en algunas de estas apariciones.

2 - Examina las recomendaciones que da la Virgen en algunas de estas


apariciones: recomendaciones de oraciones, ayunos, penitencias, sobre
todo. Y examina las recomendaciones de Jesús de amor hasta a los
enemigos, de solidaridad con los más pobres y necesitados. Lee sobre todo
lo que dice el Papa Juan Pablo II, en su Carta Encíclica "Sollicitudo Rei
Socialis" sobre la solidaridad y servicio (Nº 38), sobre el amor
preferencial por los pobres (Nº 42).

-----

Nota de la Agrupación Católica Universitaria:


Nos dice el autor: "El propósito de este libro es que sirva su destino como
manual de catequesis." Con esto en mente, el autor desea que los más
posibles lo puedan usar con este propósito. Y por eso ha dado su
autorización para que se ponga en el INTERNET.

Úsenlo pues, llevando la Buena Noticia, y que sea para la mayor gloria de
Dios.