Está en la página 1de 19

PRIMER CONCURSO DE ARTÍCULOS Y ENSAYOS

JURÍDICOS “FRANCISCO GARCÍA CALDERÓN - 2011”


NOMBRE: MAMANI ESCOBAR CHRISTIAN ESBIARDO
ÁREA TEMÁTICA: DERECHO PENAL
HUANCAVELICA - 2011
NOMBRE Y APELLIDOS : CHRISTIAN ESBIARDO MAMANI ESCOBAR
CORREO ELECTRÓNICO: esbiardo87hotmail.com
TELÉFONO : 967705380
UNIVERSIDAD :”UNIVERSIDAD NACIONAL DE HUANCAVELICA”
FACULTAD :”FACULTAD DE DERECHO Y CIENCIAS
POLÍTICAS”
CICLO : IX
ARTICULO :“EL HOSTIGAMIENTO SEXUAL COMO DELITO
AUTÓNOMO”
AREA : DERECHO PENAL.
SUMILLA :
“Por medio del presente articulo, se pretende demostrar la necesidad de la
tipificación del hostigamiento sexual como delito autónomo, como una conducta
reprochable socialmente, ante la normativa limitada que poseemos, y los
evidentes abusos de derecho de parte de los superiores, docentes u otros que
generan en su victima un estado de intimidación, hostilización o humillación,
que produce en la victima perjuicios de índole económico, social, psíquico e
inclusive físico”.
HOJA DE VIDA : Nací el 07-05-1987, inicié mis estudios primarios en
la escuela No 37001(PEPIN), con estudios secundarios primero en el Colegio
Nacional “La Victoria de Ayacucho” (1ro, 2do y3ro), así como en el Colegio
Seminario “San Juan María Vianney” (4to y 5to) ambos de la ciudad de
Huancavelica, estudios superiores en la Universidad Nacional de Huancavelica
en la facultad de Derecho y ciencias políticas, cursando el IX ciclo.
Me enteré del concurso, por las publicaciones que se hicieron en la universidad
Nacional de Huancavelica y la información proporcionada en el Colegio de
Notarios.
EL HOSTIGAMIENTO SEXUAL COMO DELITO AUTÓNOMO

El Perú, como Estado Constitucional de Derecho, tiene una normativa limitada,


respecto a la prevención y sanción del hostigamiento sexual, tema que surgió
después de un debate nacional (1996) con la publicación de artículos como “El
Derecho Laboral Peruano y el Acoso Sexual” 1, concretándose legalmente con
la publicación de la Ley No. 27942 “Ley de Prevención y Sanción de
Hostigamiento Sexual”, que tiene un carácter restringido, únicamente para las
personas (mujer y/o varón) “subordinados”, como sujetos pasibles de sufrir
hostigamiento sexual, así como las personas con autoridad o jerarquía quienes
pueden ser calificados como hostigadores, pero ¿Dónde quedan los sujetos
hostigadores sexuales de igual rango?, ¿Estos hostigadores de igual rango
pueden ser sancionados?, ¿Solamente las sanciones administrativas son
suficientes para que no vuelva a repetirse esta conducta de reprobable? ¿Qué
efectos perjudiciales genera el hostigamiento sexual, en el ámbito publico y
privado? y ¿Podría penalizarse el hostigamiento sexual?; interrogantes que se
pretende resolver con el presente artículo.

El hostigamiento sexual es definido, tal como contiene el informe Rubinstein de


la Comunidad Económica Europea, como: “…conducta verbal o física de
naturaleza sexual, cuyo autor sabe o debería saber que es ofensiva para la
victima, considerada en ilegal a) cuando el rechazo o aceptación de tal
conducta de la victima sea utilizado o invocado como amenaza para
fundamentar una decisión que afecte a su empleo o condiciones de trabajo; b)
cuando la victima está en condiciones de denunciar que tal conducta ha
ocasionado perjuicio a su ambiente de trabajo“ 2, definición que tiene una
aceptación mayor, por el cual no se hace una diferencia entre una persona de
igual rango o un superior, buscando de esta manera abarcar dicha conducta a
toda aquella actitudes que tiene por finalidad generar un desequilibrio en la
sociedad, razón por la cual debería de ser sancionado.

11
HARO CARRANZA, JULIO E.: articulo “El Hostigamiento Sexual en el Empleo”. Revista Perú Laboral.
Mes de junio de 1996.
2
HARO CARRANZA, JULIO E.: Derecho Individual del Trabajo, EDITORIAL RAO, Perú, Lima 2003. Pág.327-
328.
El Hostigamiento sexual lleva consigo actos, comentarios y miradas de carácter
sexual, reiterados y no correspondidos, es decir que no tengan una aceptación
expresa ni mucho menos tácita, por el que perjudique la seguridad laboral,
educativa, y en general la vulnere la tranquilidad pública. La ley No. 27942, en
su art. 4to, únicamente reconoce como uno de los elementos del hostigamiento
sexual o chantaje sexual a aquella conducta de naturaleza sexual que
provenga únicamente del sujeto que tenga una posición de autoridad o
jerarquía, cuya responsabilidad solamente recae en el Empleador (público o
privado) a diferencia de los docentes de los centros educativos públicos (cap.
III art. 17 y ss.), así como no hace mención expresa sobre la protección de los
alumnos que están bajo la autoridad de su docente, dejando un vacio en el
ordenamiento jurídico, guiándose únicamente por las normas generales del
derecho, pero la sola interpretación no es suficiente para logra su protección, ni
mucho menos para poder ser sancionable, se requiere que el Congreso se
pronunice emitiendo normas que sancionen y prevengan este tipo de acciones.

El hostigamiento sexual se presenta en cualquier forma de carácter sexual, que


incluyen bromas, insultos, comentarios, invitaciones indecentes, tocamientos y
todo aquellos que implique o tenga su naturaleza sexual, el mismo que deberá
de estar sancionado y de esta manera adelantarnos a las consecuencias
agravadas que puedan ocasionar, ya que por la política criminal actual y el
incremento de este tipo de conductas requiere de su tipificación y sanción de
estas conductas reprochables socialmente.

Nuestro ordenamiento jurídico laboral, solamente tipifica las conductas de


hostigamiento por la ley de prevención y sanción de hostigamiento sexual (ley
No. 27942), el mismo que si bien es cierto abarca el ámbito público y privado,
pero únicamente previene y sanciona administrativamente, aquellos conductas
hostilizantes producidas en las relaciones de autoridad o dependencia (art. 1)
de trabajo público, privado, policiales, militares y todas aquellas relaciones de
sujeción, por lo que la norma en mención debería de complementarse y
agregar también a las personas del mismo rango, en todas las situaciones
laborales. De igual forma, existen algunas normas que protegen pero son
limitadas como: D.S. No. 001-2000.PROMUDEH, que aprueba y pone en
vigencia el “Plan Nacional de Igualdad de Oportunidades entre Mujeres y
Hombres”, Res. Min. No. 2072-2002-IN-DDP, que aprueba la directiva “Normas
y Procedimientos para la Promoción de Relaciones Interpersonales y para la
Prevención y Sanción del Acoso Sexual en el Sector Interior”.

El hostigamiento sexual abarca los concepto de: a) chantaje sexual, entendida


como aquella por el cual el sujeto activo esta investido de una posición
jerárquica superior al de la victima y con poder de dirección propio; b) acoso
sexual, conocida como aquella conducta realizada por compañeros de trabajo
de la victima y que se encuentran en igual situación jerárquica. En
consecuencia al girar en torno a la misma conducta, consistente en solicitar
favores de naturaleza sexual en determinados ámbitos siempre que con el
comportamiento se provoque a la victima una situación objetiva y gravemente
intimidatorio, hostil o humillante, características del hostigamiento sexual básico
que permite que esta conducta sea reprochable socialmente y en consecuencia
punible, razón por el que se propone tentativamente el siguiente tipo penal:

DELITO DE HOSTIGAMIENTO SEXUAL:

“El que, solicitare favores de naturaleza sexual, para si o un tercero, dentro de


sus relaciones laborales, docentes o de cualquier otra índole, provocando una
situación objetiva y gravemente intimidatoria, hostil o humillante, será castigado
con pena privativa de libertad no menor de 3 ni mayor de 5 años de pena
privativa de libertad y con trescientos sesenta y cinco días multa.

Si el agente hubiera cometido el delito abusando de su superioridad laboral,


docente o jerarquía en general, será sancionado con pena no menor de 3 ni
mayor de 8 años e inhabilitación conforme al art. 36 del Código Penal y con
trescientos sesenta y cinco a setecientos días-multa.

Cuando la victima sea especialmente vulnerable, por razón de su edad o


situación económica, la pena no será menos de 4 ni mayor de 15 años e
inhabilitación conforme al art. 36 del Código Penal y con trescientos sesenta y
cinco a setecientos días-multa.”

TIPICIDAD OBJETIVA:

1.- Bien Jurídico Protegido:


El bien jurídico es tomado como una idea valor que necesariamente deberá ser
la base de todo sistema jurídico que sea digno del nombre jurídico, ampliando a
todo valor de la vida humana protegido por el derecho, siendo la columna
principal del sistema de derechos, que el Estado debe de proteger, (en el delito
de homicidio su bien jurídico es la vida humana), es así que Claus Roxín lo
define como “base reconocida de la estructura y de la interpretación de los
tipos” tomando a Hans-Heinrich Jescheck 3, concluyendo por regla general que
el injusto penal se presenta como una afección de bienes jurídicos, es decir
como lesión o puesta en peligro de un bien jurídico (derecho protegido); “la
categoría del injusto penal no es como se había creído durante mucho tiempo,
la causación del resultado o la finalidad de la acción humana, sino la
realización de un riesgo no permitido… por el contrario la finalidad es un
elemento del injusto doloso y no de todo injusto” 4. Entendiendo al injusto como
una afectación de bienes jurídicos a través de la realización de un riesgo no
permitido, se requiere que todo bien jurídico sea protegido por el ordenamiento
y en consecuencia la protección y limitación de conductas que traen de por si
riesgo no permitidos y degradantes de la persona (en su bien jurídico).

El bien jurídico en el presente tipo penal es la “libertad sexual” del sujeto


pasivo, que implica la autonomía e independencia frente a ataques extremos
indeseados que debe presidir la toma de decisiones en el plano sexual de cada
persona. La libertad sexual protegida en el sentido estricto trata de proteger la
indemnidad o intangibilidad sexual del sujeto; al configurarse nuestro país
como un Estado Constitucional de Derecho, prima sobre toda conducta la
normativa vigente, por lo que la Constitución cono norma de mayor rango
reconoce la igualdad de todas la personas y su derecho a no ser discriminada
por ningún motivo, ”La normativa vigente (peruano), en primer lugar, considera
al hostigamiento sexual como un acto de hostilidad…” 5 así como reconoce
derechos fundamentales de la persona humana, que tiene incidencia con el
hostigamiento sexual, en los siguientes (constitución): art. 2 inc. 1, el derecho a
la integridad moral, psíquica o física; art. 2 inc. 2, trato igual ante la ley s in

3
Claus Roxin: LA TEORÍA DEL DELITO, En la Discusión Actual. Editorial Jurídica GRIJLEY. TRADUCCIÓN:
Abanto Vásquez. Perú 2006. Pág. 91.
4
Claus Roxin: ibídem. Pág. 93-94.
5
HARO CARRANZA, JULIO E.: ibídem pág. 38.
discriminación de ninguna clase; art. 2 inc. 15 derecho al trabajo libre con
sujeción a la ley; art. 2 inc. 22 derecho a la paz, tranquilidad…así como a gozar
de un ambiente equilibrado y adecuado al desarrollo de su vida. Quedando
acreditada la existencia del bien jurídico libertad sexual, que esta reconocido en
nuestra constitución, ésta implica dos vertientes 6: una positiva que atiende a la
libre disposición por una persona de sus propias potencialidades sexuales; y
otra negativa, que es el derecho de la persona a no verse involucrada sin su
consentimiento por otra persona en un comportamiento sexual. Situación
evidente en personas mayores de edad que pudieran disponer de su libertad
sexual de forma voluntaria, diferente es el caso de un(a) menor de edad que
pese a poder acceder a solicitudes de esencia sexual, por su grado de
madurez no pueden disponer de ésta libremente, caso contrario estaríamos
hablando de otro tipo penal (violación de menor de edad) mucho más grave por
la condición de sujeto pasivo. Este tipo penal esta protegido por cuanto su
vulneración produce efectos de diversa naturaleza, en el orden social, las
buenas costumbres, el ordenamiento jurídico, en el ámbito laboral, económico
e incluso la salud del sujeto pasivo que sufre esta dura realidad, que ven
afectadas desde el estréss hasta serios problemas emocionales y físicos, “…el
hostigamiento sexual en el empleo genera costos (perjuicios de distinta
naturaleza) no deseados, que sufren los trabajadores, las empresas (entidades
pública y privadas) y la sociedad en general” 7.

Nuestra legislación que es precaria en esta materia, implica que estos actos de
hostigamiento que vulnera su libertad sexual no se ve estimulado para
enfrentar el problema por temor a las represalias, el mínimo de responsabilidad
que administrativamente recae sobre el agente y su posible persistencia de
dicha conducta frente a demás personas, ya que esta actitud afecta a la
dignidad de las personas (varón o mujer) vulnerando su derecho a la libertad
sexual, pues consiste en un comportamiento no deseado.

2.- Conducta típica:

6
HARO CARRANZA, JULIO E.: ibídem. Citando a Código de Conducta para Combatir el Acoso Sexual.
Protección de la Dignidad de la Mujer y el Hombre en el Trabajo. Pág. 339
7
HARO CARRANZA, JULIO E.: ibídem. Citando al premio nobel de economía Gary Baker. Pág. 340.
El delito como acoso sexual fue reconocido como un problema social en la
mitad de los años 70 detectado por las feministas que obtuvieron
reconocimiento legal sobre la problemática que generaba el acoso sexual al
contribuir a la inequidad en las oportunidades de empleo y trabajo.

La Comisión de Igualdad de Oportunidades de Empleo en Estados Unidos


establece que el acoso sexual es una “forma de discriminación sexual” que
ocurre cuando una conducta física o verbal no deseada de naturaleza sexual
afecta al trabajo individual, interfiere de manera irracional con el desempeño
individual en el trabajo o crea un ambiente de trabajo intimidatorio hostil u
ofensivo, ampliando este concepto primigenio a docentes y todo tipo de vinculo
que provoque un acercamiento con la victima.

Pero la definición citada con mayor frecuencia es la que figura en la


recomendación de la Comisión Europea del 27 de noviembre de 1991, relativa
a la protección de la dignidad de la mujer y del hombre en el trabajo, en la que
se recomienda a los Estado miembro que adopten las medidas necesarias
para fomentar la conciencia de que la conducta de naturaleza sexual u otros
comportamientos basados en el sexo, que afecten a la dignidad de la mujer y
del hombre, incluida la conducta de superiores, compañeros, como de los
docentes frente a sus alumnos, configurándose la conducta típica cuando:

a) La solicitud de favores de naturaleza sexual, resulta indeseada, irrazonable


y ofensiva para la persona que es objeto de la misma;
b) La negativa o el sometimiento de una persona a dicha conducta por parte
de empresarios, trabajadores, docentes o otros de forma explícita o
implícita como base para una decisión que tenga efectos sobre el acceso
de dicha persona a la formación profesional, al empleo, educativo, sobre la
continuación del mismo, los ascensos o cualesquier otra promesa.
c) Dicha conducta crea en el entorno laboral, educativo y de cualquier otra
índole un ambiente intimidatorio hostil o humillante para la persona que es
objeto de la misma.
d) Justifique explícita o implícitamente una decisión que afecte a los derechos
de esta persona en materia de formación profesional, empleo,
mantenimiento del empleo, salario, educación, etc.
e) Toda conducta que cree un entorno laboral, educativo u otro, intimidatorio,
hostil o humillante para la persona objeto de la misma.

f) Toda conducta intimidatoria y humillante sobre menores dependientes, o


que tengan alguna especial desventaja, por razón de su sexo, edad,
economía, etc. (Art. 18, a) Maltrato físico, psicológico, de acoso, abuso y
violencia sexual en agravio de los alumnos, de la ley Nº 27337 Código de
los Niños y Adolescentes)

g) Además es necesario la negativa, falta de aceptación o rechazo de parte


de la victima al hostigamiento de naturaleza sexual, que surge de cualquier
otra persona.

De igual forma la Directiva Nº 001-2002-IN/DDP-OE MUJ, “NORMAS Y


PROCEDIMIENTOS PARA LA PROMOCIÓN DE RELACIONES
INTERPERSONALES RESPETUOSAS Y PARA LA PREVENCIÓN Y
SANCIÓN DEL ACOSO SEXUAL EN EL SECTOR INTERIOR”, dispone dentro
de sus artículos la definición del acoso sexual como: “cualquier tipo de
acercamiento o presión de naturaleza sexual, física o verbal, no deseada por
quien la sufre, que surge de la relación de empleo y que da por resultado un
ambiente de trabajo hostil, un impedimento para hacer las tareas y/o un
condicionamiento de las oportunidades de ocupación de la persona acosada”,
el mismo que deberá ser ampliada a los ámbitos de la educación donde se ven
en reiteradas oportunidades el acoso sexual de parte de los docente en contra
sus alumnos, circunstancia que agrava el tipo penal.

Esta conducta típica, tiene varios niveles, para que puedan ser clasificadas
como parte del tipo penal, es así que, se puede diferenciar entre hostigamiento
(acoso o chantaje sexual) en tres niveles 8:

a. Acoso Sexual Leve:

1. Bromas obscenas.
2. Preguntas, chistes o piropos de contenido sexual.

8
DIRECTIVA Nº 001-2002-IN/DDP-OE MUJ; Normas y Procedimientos para la Promoción de Relaciones
Interpersonales Respetuosas y para la Prevención y Sanción del Acoso Sexual en el Sector Interior; III
Disposición General. SPIJ 2009.
3. Conversaciones con términos vulgares de corte sexual.
4. Silbidos o sonidos con intención sexual.
5. Miradas lascivas reiteradas con contenido sexual.

Esta por su propia naturaleza, no genera una especie de hostigamiento sexual,


salvo sea una conducta reiterada, que genere un ambiente hostil, indeseable o
humillante, que no sea aceptado por el sujeto pasivo.

b. Acoso Sexual Medio:

1. Escritos con mensajes de contenido sexual.


2. Cartas o correos electrónicos con contenido sexual.
3. Gestos insinuantes.
4. Llamadas telefónicas de contenido sexual.
5. Proposiciones reiteradas para citas con quien ha rechazado tales
solicitudes.
6. Comentarios de contenido sexual o de la vida sexual de la persona
agraviada.
7. Mostrar reiteradamente dibujos, grafitis, fotos, revistas, calendarios u otros
objetos con contenido sexual.

c. Acoso Sexual Grave:

1. Contacto físico, tocamientos o rozamientos no deseados por la persona


agraviada.
2. Recostarse, arrinconar, besar, abrazar o pellizcar a la persona agraviada,
con intención sexual.
3. Obstruir intencionalmente el paso de la persona agraviada, con intención
sexual.
4. Realizar exposiciones indecentes a la persona agraviada, con contenido
sexual y ofensivo.
5. Ejercer actitudes de presión o intimidatorias, con la finalidad de recibir
atenciones o favores de contenido sexual, o para reunirse o salir con la
persona agraviada.
6. Todo comportamiento con contenido sexual, que implique la afectación
psicológica de la persona agraviada y que dé por resultado un ambiente
hostil.

Estas conductas, se consideran típicas por el solo hecho de ser intimidatorias y


que generan un desequilibrio emocional en las personas vitmas de esos
comportamientos, los cuales consuman el tipo penal y por ende reprochables
social y jurídicamente.

El acoso sexual es un delito relativamente reciente en cuanto a su


incorporación en las legislaciones latinas, aunque en Europa ya se encuentra
más arraigada y que se caracteriza por los diversos elementos, como los
señalados, que hacen que se pueda proteger y prevenir, como política criminal
preventivo, pues las penas, no necesariamente tiene que sancionar conductas
dañinas del bien jurídico (delito concreto), sino también su prevención por
poner en riesgo determinados bienes jurídicos sin necesidad que se hayan
lesionado pero si puesto en peligro (delitos abstractos). Hay varias
modalidades de acoso sexual y todas ellas giran en torno a la misma conducta,
la ésta consiste en solicitar favores sexuales, favores de naturaleza sexual en
determinados ámbitos siempre que con tal comportamiento se provoque a la
víctima una situación objetiva y gravemente intimidatoria, hostil o humillante.
Esto sería, por así decirlo, el acoso sexual básico.

En cuanto a determinado ámbito, hay que decir, que es fundamentalmente el


laboral, el docente o el de prestación de servicios. No es necesario que, “el
que” solicita favores de naturaleza sexual ocupe, con respecto a la victima, una
posición de cierta superioridad, pues la realidad muestra que también son
vulnerables además de los sujetos a un vinculo laboral, los referidos a la
docencia y al mencionar los de cualquier otra índole, abarca a los Servicios
domésticos, los que contratan algún servicio de otra naturaleza (alquiler de un
taxi, un sauna, etc.), realidades que tiene como tema central la relación de la
conducta del agente (solicitud favores de naturaleza sexual) en contra de
cualquier sujeto pasivo. No debemos olvidar que entre la víctima y el agresor
debe de existir una relación habitual y continuada, caso contrario no estaríamos
hablando de hostigamiento sexual, pues el estado intimidatorio, hostil o
humillante no continuaría y el delito no se tipificaría.

Se debe crear esa situación grave y objetivamente humillante, hostil o


intimidatoria de naturaleza constante. Es importante resaltar el elemento de
“objetivamente” porque no basta la mera percepción subjetiva de la persona
afectada, sino que ha de atenerse al contexto en que se produce y que es lo
que piensa, que es lo que sentiría la generalidad de las personas en una
situación como esa, calificando las circunstancias de la víctima y del agresor
etc. Dentro de esta debemos tener en cuenta los niveles señalados, por cuanto
en el supuesto del primer nivel tal vez no merecería una reacción (del sujeto
pasivo) desesperada, a menos que estas sean continuas, el cual indica una
percepción objetiva de dicha conducta (Ej. Juan le dice a María eres una
persona hermosa, situación irrelevante que no merece tipificación penal); es así
que al pasar al segundo nivel se incrementa el grado de intimidación,
humillación u otro que genere en la victima un rechazo a estas actitudes (Ej.
Carlos le muestra una fotografía suya desnudo a Lola, comportamiento que por
su esencia trae de por si una conducta contraria a la esperada por el agente);
por último el nivel tercero, calificado como el más agravante de hostigamiento
sexual, el cual es rechazado en virtud al derecho a la libertad sexual del sujeto
pasivo, que se agravaría si fuera frecuente (Ej. Luis- director del centro
educativo- le solicita a una docente acceder a tener relaciones sexuales, y a
cambio acceder una de las plazas vacantes en el centro educativo). En
consecuencia de conformidad a los niveles señalados y la gravedad que
conlleva cada uno de ellos, cabria señalar que el tercer nivel sería calificada
como la conducta típica que debería de ser sancionada, pero tengamos en
cuenta que los niveles (leve y medio) también generan las mismas
consecuencia siempre y cuando sea continua o demasiado ofensiva y genere
un grado de intimidación, humillación u otro que haga que la víctima sufra una
alteración en su personalidad e influya en su desarrollo normal como sujeto de
derechos. Debemos tener en cuenta, que para tipificar la comportamiento de
hostigamientos sexual, se requiere que el sujeto pasivo se oponga, resista u
contradiga a los pedidos de naturaleza sexual, de forma que no quede duda de
su negativa al pedido.
También podríamos hablar de la figura del hostigamiento cualificado, en la que
los elementos son los mismos que en la básica pero con un añadido (continuo,
ofensivo, etc.), ha de solicitarse de alguien un favor de naturaleza sexual, ha de
darse en un determinado ámbito (laboral, docente o jerárquico), creándose a la
víctima una situación objetiva y gravemente intimidatoria, hostil y humillante
pero lo que caracteriza a esta modalidad cualificada o agravada respecto de la
básica es que aquí ha de haber una situación de superioridad por parte del que
efectúa la señalada solicitud y además frente al prevalecimiento de esa
superioridad existe otra variante cuando se efectúa el anuncio expreso o tácito
de que causar a la víctima un mal relacionado con sus legítimas expectativas
en el ámbito en el cual se mantiene esa relación. Así como también agrava
esta conducta típica, la calidad del sujeto pasivo, estudiante, menor de edad,
persona con necesidades económicas (pobres), personas que se encuentran
en abandono, y todas aquellas que crean una especie de superioridad
(diferente al laboral) sobre sus victimas.

Además de la conducta directa del agente, se requiere (como ya lo señalamos)


la negativa o rechazo de parte del sujeto pasivo, para satisfacer el pedido
hecho por aquel, sino también el requerimiento al cese de aquella conducta
intimidatoria, que si no tiene termino puede influir en los distintos aspectos de
su vida (laboral, educativo, productivo, etc.), Ej. Imaginémonos que somos
alumnos del centro de educación secundaria, en cual existe un docente que
cierto día se aproxima a uno y que además de acariciarle la espalda pide que le
visite en su cuarto a altas horas de la noche donde se puedan tratar las notas
que requiere para poder pasar de año, y que este pedido se repita en varias
oportunidades; de seguro que nos sentiríamos intimidados, y que como efecto
no se podría rendir satisfactoriamente en dicha materia, y que ante la negativa
del alumno el docente hostigador podría tomar represalias respecto a sus
notas, entonces estaríamos frente a un delito de hostigamiento sexual, el cual
debería de se reprimido penalmente.

En todos los actos de hostigamiento sexual, que puedan crear en la victima,


una situación objetiva gravemente intimidatoria hostil o humillante, el problema,
como ya se ha visto, todas sus agresiones sexuales se deben caracterizan por
el elemento de la intimidación y por la exigencia de una conducta de naturaleza
sexual, es decir, se intimida a la víctima para que acceda a mantener una
relación de naturaleza sexual que no quiere mantener, porque si se genera un
grado de intimidación y a su vez se esta solicitando una relación sexual puede
confundirse. Se podría pensar que la solución estaría en la inminencia o no de
la relación sexual, ya que por ejemplo en la violación, es inminente la
consumación y que en un hostigamiento sexual en principio estamos hablando
de una proposición, pero en ésta debe de generarse una situación objetiva
intimidatoria o humillante, que no conlleve de manera directa la consumación
de los pedidos, sino que requiere de la aprobación de la victima, pero esta
exigencia de naturaleza sexual vulnera el derecho a la libertad sexual, hecho
diferente del delito de violación sexual, ya que su iter criminis tiene una
naturaleza diferente.

Hay que recordar que el delito de amenazas se presentaba en varias


modalidades, una de ellas eran las amenazas condicionales que era cuando se
le imponía a la víctima una condición para no causarle el mal, mal que no tenía
por qué ser constitutiva de delito. Se podría decir que en el hostigamiento
sexual, la amenaza gravita sobre la exigencia de una acción de naturaleza
sexual mientras que la amenaza es más amplia, abarca muchos más ámbitos,
pero por ello mismo, al decir que abarca muchos ámbitos podríamos decir que
también abarcaría el ámbito sexual y por consiguiente haría innecesaria la
modalidad de acoso sexual caracterizado por el anuncio de la causación de un
mal porque ya podría ser castigado ese hecho como una amenaza condicional.
En todo caso, plantea problemas de delimitación la figura de la que estamos
tratando.

Sujeto Activo:

El tipo penal de Hostigamiento Sexual, indica de manera indeterminada al


sujeto activo, agente o autor, que solicite favores de naturaleza sexual, en
consecuencia puede ser cualquier persona pues no se necesita de alguna
condición o cualidad especial ya sea que se actúe por si mismo o valiéndose
de terceros, en el supuesto de tener algunas cualidades hacen que el delito se
agrave, pero queda claro que: el empleador, director, compañero de trabajo,
docentes, aquellos que tengan como característica la superioridad sobre el
sujeto pasivo, agravan la circunstancia de la pena y de la tipificación del tipo
penal.

Sujeto Pasivo:

Se entiende que los sujetos pasivos pueden ser también cualquier persona
natural y consciente, capaz de diferenciar los pedidos de naturaleza sexual del
agente de otros de distinta naturaleza, el mismo que preste su rechazo
definitivo o contrario a favor solicitado, la circunstancia se agrava cuando los
sujetos pasivos, son personas menores de edad, que están subordinados en
relación al vínculo laboral u otros que hacen que el agente prevalezcan sobre
las víctimas, no debemos olvidar las condiciones de edad, sexo o necesidad
económica de la víctima.

ÁMBITO SUBJETIVO:

La tipicidad del delito doloso depende no solo de la realización del tipo penal
objetivo, sino también de la realización del tipo subjetivo, es decir ,
fundamentalmente del dolo del autor, se trata del complemento que permite
imputar el hecho no solo objetivamente, sino también subjetivamente, como es
evidente en las conductas delictivas como en el presente (hostigamiento
sexual) se tienen elementos exteriores (objetivos) y elementos interiores
(subjetivos)que constituye el tipo subjetivo de todo tipo penal, los primeros se
evidencian de la conducta del agente (solicitud de favores de naturaleza
sexual, ccontacto físico, tocamientos o rozamientos no deseados por la
persona agraviada. Recostarse, arrinconar, besar, abrazar, etc.) Que son
fáciles de percibir, sin embargo los elementos subjetivos no son cognoscibles
directamente, sino a través de los elementos externos que objetivan un
contenido psíquico del comportamiento del sujeto activo, “En el delito doloso el
elemento subjetivo más importante es el dolo. Pero el tipo subjetivo no solo se
agota necesariamente en él, pues hay tipos penales que requieren además del
dolo de alguna finalidad trascendental de la realización de la acción (ánimo)” 9.

9
BACIGALUPO Enrique: Derecho Penal, Parte General. Editorial HAMURABI. Segunda edición. Buenos
aires – argentina. 1999. Pág. 315.
De la redacción del tipo penal se desprende que se trata de un delito de
naturaleza netamente “doloso”, siendo imposible una comisión culposa
(imprudente). El sujeto activo actúa con pleno conocimiento y voluntad de
realizar el acto u hostigamiento sexual contra el sujeto pasivo, es decir el
agente ordena su voluntad, pensamiento y después sus actos con la finalidad
de solicitar favores de naturaleza sexual, generando en la victima
circunstancias de intimidación, hostilidad o humillación, en su persona,
acontecimiento que generan en su desempeño ordinario un desequilibrio y
daño a su personalidad. Es así que el agente mediante actos de hostigamiento
sexual hace que la victima se coloque en un estado de intimidación o
humillación, que dificultan el desarrollo normal de su personalidad, que
repercute en su ámbito laboral, educativo, etc.

Además del dolo, el tipo penal exige la concurrencia de un elemento subjetivo


especial que consiste en el conocimiento que debe tener el agente sobre el
estado particular de su victima, esto es que debe saber que lo que esta
haciendo provoca un rechazo definitivo por parte de la victima, el mismo que,
requiere que su animo (intención) este dirigido a lograr los favores de
naturaleza sexual solicitados.

CONSUMACIÓN:

Cualquiera de los supuestos delictivos del presente articulo, se perfecciona en


el mismo momento en el que el agente solicite un favor de naturaleza sexual,
pedido vergonzoso, amedrentante que logre generar en la victima un estado
hostil, humillante o intimidatorio, que hacen que el dañado se encuentre
intimidado, humillado u hostilizado, con las conductas como: Contacto físico,
tocamientos o rozamientos no deseados por la persona agraviada. Recostarse,
arrinconar, besar, abrazar o pellizcar a la persona agraviada, con intención
sexual; Obstruir intencionalmente el paso de la persona agraviada, con
intención sexual; Realizar exposiciones indecentes a la persona agraviada, con
contenido sexual y ofensivo; Ejercer actitudes de presión o intimidatorias, con
la finalidad de recibir atenciones o favores de contenido sexual, o para reunirse
o salir con la persona agraviada; Todo comportamiento con contenido sexual,
que implique la afectación psicológica de la persona agraviada y que dé por
resultado un ambiente hostil. Así como la permanencia en el acoso de los
niveles leves y medios, que permanecen en el tiempo y son repetitivos
continuamente, haciendo llegar al sujeto pasivo a un estado de intimidación o
humillación grave a consecuencia de los actos hostilizantes. De igual modo
tener en cuenta a las mujeres trabajadoras y su sensibilidad y percepción de
cada mujer ante la ocurrencia de dichas situaciones.

PENALIDAD:

Al ser la pena una consecuencia lógica del delito y consistente en la privación o


retención de ciertos derechos del trasgresor que debe ser previamente
establecida por la ley “nullum crimen, nullum pena sine lege” el mismo que es
interpuesta atraves de un proceso, como una retribución, en razón del mal del
delito cometido; las teorías que sostienen que la pena halla su justificación en
si misma, sin que pueda ser considerada como un modo para fines últeriores
son muy variadas, pero en el presente tendremos las “Teorías de la Prevención
Relativa” desarrollada por la escuela de VON LISZT, por el cual el fin de estas
penas e disuadir al autor de futuros hechos punibles, es decir evitar las
reincidencias “solo la pena necesaria es justa”; así como la “teoría de la
Prevención General” formulada por FEUERBACH, que concibe a la pena como
una amenaza que por medio de las leyes se dirige a toda la colectividad con el
fin de limitar al peligro derivado de la delincuencia latente en su seno, para
culminar quedamos con la “Teoría de la Imputación Objetiva”, enunciada n por
ROXIN, reconoce que la pena tiene que tomar en cuenta la dimensión
temporal de la realización del Derecho Penal “Esta dimensión temporal va
desde la pura prevención general en las conminaciones penales, pasando por
la vinculación entre prevención general y prevención especial al momento de
imponer la sanción” 10, que pretende proteger bienes jurídicos a las categorías
dogmaticas y sistemáticas de la teoría del injusto, que también realiza la tarea
central de todo Estado de Derecho: “el equilibrio entre los intereses individuales
de libertad” 11 cuando el agente cometa un riesgo no permitido. Concluyendo
que “…el injusto penal presupone la lesión o puesta en peligro de un bien
jurídico, y que la teoría de la imputación objetiva fija el ámbito de lo penalmente

10
Claus Roxin: ibídem. Pág. 85.
11
Claus Roxin: ibídem. Pág. 92.
prohibido ponderando los particulares intereses de protección y de libertad”,
por lo que no solamente incluye al resultado dentro del injusto sino también
vincula acción y resultado según las reglas de la imputación objetiva y otorga
una importancia decisiva a la significación social de la conducta del agente, en
la puesta en peligro del bien jurídico, siendo en el presente la libertad sexual.

De lo expuesto, se concluye que la pena, por el presente delito, queda


justificado por la teoría de la imputación objetiva, que presupone no solamente
la lesión sino también la puesta den peligro de un bien jurídico, por lo que de
haberse configurado la consumación del delito de Hostigamiento Sexual de
acuerdo al tipo penal (tentativo), esta ha de sancionarse de forma general con
la pena no menor de 3 ni mayor de 5 años y con trescientos sesenta y cinco
días multa. El mismo que se agrava de las circunstancias como el abuso de
superioridad en el ámbito laboral, docente o jerarquía en general, tipificándose
también cuando la victima sea vulnerable por razón de su edad o situación
económica, los mismos que podrán ser complementados con las prestaciones
de días-multas, así como incluso la inhabilitación de quienes que corresponda
ser sancionados con tal sanción.

CONCLUSION:
 La Legislación Nacional (respecto al hostigamiento sexual) se encuentra
limitado al ámbito únicamente civil, reconociendo únicamente la
responsabilidad de sujetos que tienen la característica de superioridad o
jerarquía, dejando de lado la protección en contra de sujetos de igual
rango, así como el hostigamiento de menores de edad.
 El hostigamiento sexual, denota consigo los actos de y chantaje sexual
(superior - subordinado) y acoso sexual (empleado - empleado), que en
la realidad se percibe, abarcando a todos los cuales las demás
relaciones jurídicas.
 Se requiere que el hostigador solicite un favor de naturaleza sexual,
además de la negativa o protesta de la víctima, que requiere el cese de
los actos de hostilización que generen en el dañado una circunstancia
de humillación, hostilización o intimidación objetiva, que generen un
desequilibrio en su desenvolvimiento normal.
 El bien jurídico protegido, que vulnera el delito de hostigamiento sexual,
es “la libertad sexual”, que tiene una doble perspectiva: positiva que
atiende a la libre disposición de sus propias potencialidades sexuales; y
otra negativa, que es el derecho de la persona a no verse involucrada
sin su consentimiento en un comportamiento sexual.