P. 1
Cromañón: fallo completo de la Cámara de Casación

Cromañón: fallo completo de la Cámara de Casación

|Views: 2.888|Likes:
Publicado porjuanmansilla

More info:

Published by: juanmansilla on Apr 20, 2011
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

02/17/2014

pdf

text

original

En primer término el Tribunal analiza el folleto que
promociona el evento “Rockmañón” agregado a fs. 12310. Luego de
describir las grafías que surgen del reverso de dicho documento
sostiene, en líneas generales, que se trata de una liquidación de
gastos dentro de los cuales se consigna “POLI 100 +”, descarta
las diversas versiones e imputaciones adjudicadas al término
“poli” y concluye que “
el rubro () denota el pago de sobornos a
la policía para omitir cumplir sus funciones”.
Las distintas explicaciones que las partes han intentado
atribuir al referido concepto –Poli, Polito, la Negra Poli- en
modo alguno pudieron ser verificadas en la realidad. Por el
contrario, la definición de “poli” en el sentido de pago efectuado
a la policía y puntualmente al Subcomisario Carlos Raúl Díaz, fue
acreditada con la restante prueba arrimada a la causa.
Esta afirmación encuentra sustento en los múltiples
elementos probatorios analizados a lo largo de la construcción
lógica efectuada por el sentenciante.
En este sentido, resulta relevante considerar los dichos
de la testigo Viviana Cozodoy, Ana María Sandoval, Eduardo Sempé,
las anotaciones que surgen de la agenda secuestrada en el
domicilio de Diego Marcelo Argañaraz y la declaración indagatoria
del nombrado, la inexistencia de solicitud formal del pedido de
policía adicional, no obstante la presencia policial ya sea
mediante la afectación de móviles de servicios en la puerta del
local de baile o de la concurrencia de un pelotón de combate en la
esquina, la verificación del corte de calle, la existencia y
magnitud de las contravenciones sin que las mismas sean
denunciadas o reprimidas, las funciones propias de Carlos Rubén
Díaz, la presencia del nombrado en el boliche y el conocimiento
que éste poseía de “República Cromañón” y del explotador del
lugar.

En efecto, tal como sostiene el fallo, el sentido dado a
las grafías del folleto agregado a fs. 12310 “
no es una idea
peregrina, sino que se corrobora con los dichos de Viviana
Cozodoy” quien presenció el día 29 de diciembre de 2004 una
conversación entre Omar Emir Chabán y Raúl Alcides Villarreal de
la cual se desprende claramente la existencia del pacto espurio
previo, la vigencia y el cumplimiento del mismo, la verificación

402

expresa del pago y de las partes involucradas en la cuestión. A su
vez, el contenido de dicha declaración posee sustento documental
en las anotaciones de la agenda del manager de la banda, quien en
ejercicio de sus funciones propias, plasmó expresamente dentro del
detalle de los gastos del recital brindado el día 28 de diciembre
de 2004 “POLICIA 300”, como también en los dichos del nombrado.
Por último el análisis realizado en la sentencia, vinculado con la
actividad de la fuerzas de seguridad, en el sentido de cobertura
policial, la actitud pasiva frente a las contravenciones y
particularmente la conducta de Díaz, tal como lo detallaremos
posteriormente, nos lleva a concluir que resulta lógico y conforme
a las reglas de la sana crítica la conclusión efectuada por el
Tribunal en cuanto a la entidad y concreción del acuerdo ilegal.
Los cuestionamientos impetrados por las partes obedecen a
un análisis fragmentario de la prueba. Y es así que afirman que de
dicho panfleto no se puede inferir la existencia de un pacto
espurio entre Carlos Rubén Díaz y Omar Emir Chabán pues nada de lo
que allí se consigna permite ligarlos y no advierten de que manera
la grafía “poli”, entendida en el sentido de policía en general,
se refiere a Díaz.

El razonamiento efectuado por las partes denota una mirada
aislada del manuscrito en cuestión y desconoce los múltiples
elementos probatorios producidos durante el debate e incorporados
por lectura que, analizados de manera conjunta, permiten concluir
fundadamente como lo han efectuado los sentenciantes.
El resultado de aplicar el método consistente en
criticar los indicios y presunciones individualmente, de modo de
ir invalidándolos uno a uno y evitando su valoración articulada y
contextual dentro del plexo probatorio, conduce, obviamente, a
resultados absurdos desde el punto de vista de la verdad
material, real e histórica, cuya reconstrucción es objeto y fin
del proceso penal. Y ello, desde que tan imperfecta metodología
se encarga de desbaratar uno por uno cada cual de esos elementos
que, solitariamente, nada prueban con certeza, pero que evaluados
en acto único y con ajuste a las reglas de la sana crítica
racional -lógica, experiencia, sentido común, psicología, etc.-
pueden llevar de la mano a una probatura acabada, plena,
exenta de toda hesitación razonable.” (conf. Sala I, causa n
°
1724, “Unaegbu, Andrew I. y otra s/recurso de casación", reg.

Cámara Nacional de Casación Penal
Cámara Nacional de Casación Penal
Cámara Nacional de Casación Penal

Cámara Nacional de Casación Penal

Causa N°°°° 11684
“Chabán, Omar Emir y otros
s/ recurso de casación”
Sala III - C.N.C.P.

403

2211, rta. el 29/5/98; causa n° 1018, "Deferrari, Leonardo D.
s/recurso de casación", reg. 1433.1, rta. el 18/3/97, y Sala III,
causa n
° 4987, “Macchioli, Beatriz Damiana s/recurso de casación”,
reg.493.04.3, rta. el 14/9/04).
El estudio de la prueba en su conjunto, tal como lo
efectuaran los jueces de la instancia anterior, lleva
irremediablemente a concluir de la manera en que lo hicieron. La
prueba no debe ser mutilada y debe ser valorada en su contexto.

You're Reading a Free Preview

Descarga
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->