Está en la página 1de 2

Papelucho en la clínica

Papelucho estaba en la clínica acompañando a su mama que había tenido a su


hermana, mientras ellas dormían papelucho se aburrió y se puso a jugar por el
pasillo que tenia muchas puertas blancas y con números. Invento un juego
para no quedarse dormido, al abrir las puertas adivinaba si el enfermo era
hombre o mujer. En la puerta numero 15 encontró un niño que se llamaba
Casimiro, estaba esperando a su padre que venia de Osorno, lo tenían en la
clínica para hacerles exámenes. Los niños inventaron un juego llamado las
cambiaditas entonces papelucho tomo el lugar de Casimiro y se metió en la
cama, entro una enfermera y le puso una inyección a papelucho pensando que
el era el enfermo, los niños se reían porque habían engañado a la enfermera.
Luego entro otra enfermera y se llevo la camilla de papelucho por un ascensor,
trato de explicarles el error pero no lo dejaron hablar, llegaron a otro piso y vio
unos letreros que decían "prohibida estrictamente la entrada" y otro "pabellón
de operaciones "papelucho se asusto y trato de gritar pero con la inyección le
dio sueño y se durmió.

Casimiro intento detener a la enfermera, pero cuando se dio cuenta que


llevaban a Papelucho a la sala de operaciones, decidió no llamar más a los
médicos y se fue a su colegio, por miedo a que se dieran cuenta y lo operarán
a él.

Operaron a Papelucho pensando que era el otro niño y le sacaron el apéndice.


Luego papelucho despertó medio adormecido por la anestesia queriendo
explicar lo que había pasado, pero todos seguían creyendo que él era el
enfermo.

Papelucho se levanto en la noche porque tenía hambre, y se empezó a sentir


mal en el camino, así que comenzó a buscar un baño para vomitar y de
casualidad entro a la habitación de un paciente muy viejito y delgado que le
hizo prometer que se quedaría a cuidarlo y lo agarro del brazo obligándolo.
Como papelucho se sentía tan mal, lo prometió y luego se durmió.

Al otro día despertó en otra habitación, rodeado de médicos y con mucha gente
preocupada de él, se sentía el niño más importante del lugar y era porque
estaba muy enfermo, en muchas oportunidades pensó que moriría.

El enfermo del cuarto en el que entro la otra noche se llamaba: SEÑOR


RUBILAR, y papelucho le decía EL PROFETA. El señor Rubilar tenía mucho
dinero y no tenia familia, por eso le tomó mucho cariño a Papelucho y lo
acompaño todos los días que estuvo en el hospital, además le regaló una radio
y un reloj…tanto lo acompaño que se fue a vivir un tiempo a la casa de
papelucho un tiempo, hasta que enfermo y tuvo que volver al hospital.

Mientras el señor Rubilar estaba en el hospital, la familia de papelucho estaba


de nuevo junta y disfrutando de la hermanita del niño, todo iba a volver a ser
como antes, pero DOMITILA, su nana de toda la vida, un día se fue de la casa
y no volvió más…así que contrataron a GRACEKELLY que era una empleada
floja y aprovechadora, por lo que en la casa no la querían mucho.
El señor Rubilar les compró un auto muy elegante a la familia de Papelucho por
haberlo tenido en su casa.

Una noche llamaron a la casa de papelucho del hospital avisando que el señor
Rubilar había muerto y le había dejado de herencia todo lo que tenia a
PAPELUCHO.

En el camino de vuelta del hospital, cuando supieron de la herencia,


atropellaron a un perrito. Papelucho lo llevo a la casa y le puso “PROFETA”, a
su hermana bebé (JIMENA) le daba mucha risa el perrito.

Finalmente operaron a Casimiro y le sacaron el apéndice, el mismo día del


funeral del señor Rubilar, fue a visitarlo al hospital y justo había un incendio
grande…pero a Casimiro no le paso nada y seguía en su habitación, estaba
asustando y muy triste porque no quería estar en el hospital, entonces le pidió
a Papelucho que lo ayudara a escapar. Papelucho lo envolvió en una sábana y
pidió ayuda diciendo que era ropa sucia, así que un ayudante del hospital lo
saco a fuera donde esperaba el chofer que había enviado su padre a buscarlo,
así que todo fue muy sencillo. Llevaba 3 días escondido en la casa de
PAPELUCHO y salía en el diario por desaparecido.

Hubo un temblor cuando PAPELUCHO estaba solo con su hermana JIMENA,


la casa donde vivían se cayó. Con la plata que le heredo el profeta compraron
una linda casa nueva y papelucho pidió que pusieran una llave de agua en
cada cama del hospital, así que hizo un cheque por 800 millones al hospital.

En su casa nueva había un sótano que PAPELUCHO quería usar como taller o
laboratorio y se dio cuenta que estaba lleno de ratones, así que se le ocurrió
inventar cosas con ellos, necesitaba comprar nylon porque haría un satélite y
pondría al ratón amarrado, que le pusieron SALOMON.

Papelucho comenta que dejará de escribir en su diario hasta que su hermana


Jimena tenga 3 años, y así termina la historia de papelucho en la Clínica.