ABUSO SEXUAL

DICTADURAS FAMILIARES, VIOLENCIA O INCESTO.
(UNA LECTURA SISTÉMICA DEL INCESTO PADRE-HIJA).

J. Barudi El abuso de poder como organizador de la subjetividad individual, familiar y social El maltrato infantil, los abusos sexuales y sus consecuencias, como la prostitución de niños, son consecuencia del funcionamiento de sistemas humanos donde los adultos, aprovechando abusivamente de su poder, utilizan a los niños para satisfacer sus necesidades y/o resolver sus conflictos. Podemos decir, que el maltrato, la negligencia, los abusos sexuales de los niños, y los fenómenos como el de la prostitución infantil, constituyen experiencias pertenecientes a la misma fenomenología del abuso del poder por parte de los adultos. Con mucha frecuencia corresponden para muchos niños fases sucesivas de sus procesos biológicos. Esta ligazón entre maltrato infantil, incesto, prostitución y otras manifestaciones de sufrimiento infantil y abuso de poder intrafamiliar y social, todavía es mal aceptada en nuestras sociedades "adultistas". Existen en efecto una serie de mitos y creencias psicológicas, religiosas u otros, que explican mistificadoramente estas formas de abuso de poder al verter con mucha frecuencia, la responsabilidad de estos fenómenos sobre los niños y los adolescentes. Las bases socioeconómicas y culturales del abuso del poder. Es preciso aceptar la idea de que las sociedades industrializadas, a través de su funcionamiento y sus valores materialistas y de consumo, alimentan desigualdades y estimulan en su mismo seno la conservación de creencias que justifican la violencia y el abuso en las relaciones con los niños. En este contexto, natalidad y presencia de niños en la familia pueden ser vividos como lastres, obstáculos al éxito y al bienestar material (por los costos financieros que implica el mantenimiento de los hijos), especialmente en sociedades basadas en el bienestar material. El "mercado de niños" en casi todos los países industrializados, utilizando cada vez más a éstos en la publicidad (especialmente la imagen de niños desnudos), implica ofrecerlos complacientemente a la mirada del adulto curioso, y del adulto cliente, y finalmente del adulto consumidor, provoca un cierto tipo de relación adulto-niño cuyas consecuencias son por completo incontrolables, sobre todo en los adultos frágiles y en los niños frágiles. Aún más lejos, este autor intenta vincular la citada situación con la existencia de abusos sexuales de niños cometidos por adultos (prácticas pedofílicas, incesto...) La prevención de los abusos sexuales es indispensable. Ésta pasa por poner más atención a las relaciones adulto-niño, a las expectativas desmesuradas que los adultos dirigen a los niños, tal como las induce y organiza nuestra sociedad. Si no se toman precauciones, la relación entre un adulto y un niño puede rápidamente deslizarse a la dominación, el abuso, la violencia. El niño violentado no es solamente el que sufre privaciones, golpes, violación, malos tratos. También en el niño demasiado mimado, demasiado adulado y sobreprotegido, el muñeco, el reyecito o reinecita; el niño que es inducido a gustar al adulto en exceso a plegarse a sus expectativas, a ocupar el lugar y el papel que el adulto desea.

entre otros. Los adultos que han sido maltratados. mediante conceptos de sumisión a la autoridad de los padres. los tres tipos de organización familiar. serán padres o madres que podrían utilizar sus propios hijos en la reparación de sus carencias y traumatismos del pasado. maltrato. por razones socio-económicas y/o subjetivas sometan a abuso a los niños.). La organización petrificada. 1. totalitaria y absolutista. La violencia ejercida sobre los menores se justifica.) Dentro de esta dinámica los niños. etc. La fenomenología familiar abusiva. La idea de una sociedad adultista implica que la cultura dominante en nuestra sociedad es. de respeto teñido de sacrificio a la memoria de los antepasados y/o la obligación de aceptar las representaciones culturales del mundo inventadas por adultos. conflictos con la familia política.Los factores culturales Hemos de aceptar el hecho de que existan adultos que. En ciertas condiciones históricas. Asistimos entonces a un fenómeno de "cosificación" de los niños. ideológicas e incluso teorías "científicas" para justificar y/o mistificar el abuso de poder de los adultos sobre los niños y adolescentes. representan tres tipos de creencias diferentes. las teorías psicológicas explicativas del mundo de los niños corresponden a lecturas tejidas por adultos. cuya finalidad consiste en asegurar la vida y la socialización de todos sus miembros. de maltratar y/o abusar de sus propios hijos.) y/o otros sistemas sociales (trabajo. ya sea para resolver conflictos relacionales con otros adultos (por ejemplo. sino que no obtendrán los aportes relacionales. Dentro de estos diferentes modelos de familia se pueden distinguir tres tipos de momentos en la evolución de estos sistemas: . Así. caótica indiferenciada y ursurpadora. el sistema familiar. La organización enmarañada y altruista 2. etc. Pero de admitir también que en la sociedad adultista que construimos han existido siempre creencias religiosas. la producida por los adultos y que incluso. 3. hemos podido detectar tres tipos de organización familiar que predisponen a la utilización sexual de los niños por los adultos. precisamente. no sólo serán "explotados". La organización promiscua. funciona de tal modo que los intereses de los adultos aparecen prioritarios y urgentes en desmedro de los intereses de los niños. En relación con el abuso sexual intrafamiliar o incesto. corren el riesgo. etc. conflictos de pareja. sufrido abusos sexuales y/o serios descuidos durante su infancia. a su vez. Nuestra distinción se basa en las observaciones de las reacciones singulares de las familias frente a la crisis provocada por el descubrimiento del incesto. Las organizaciones familiares abusivas en los casos de incesto. vecindario. ya sea para compensar carencias o traumatismos sufrido en su propia familia de origen (por ejemplo experiencias de abandono. que son utilizados por los adultos. socioculturales y materiales para garantizarles suficientemente sus derechos a la vida y al desarrollo. de la nuclear y/o extendida. Tales condiciones tienden a engendrar una repetición transgeneracional de las interacciones violentas y abusivas en la medida que estos niños llegados a adultos.

familia y terapeutas se comprometen en un proceso de humanización del sistema familiar y de reestructuración de los derechos de los niños. bellas y felices. es decir que desde el nacimiento los niños tienen que cumplir la tarea de reconocer y satisfacer las necesidades y carencias de sus padres como una ofrenda sacrificial. Una lectura más profunda de esta familia "aparentemente perfecta" nos permite descubrir la utilización por parte del padre del cuerpo y de la subjetividad de las niñas como verdaderos "objetos transicionales". el padre se involucra en juegos corporales con sus niños. se encuentra en este fenómeno. La organización enmarañada y altruista A) Durante la crisis: El lenguaje de este sistema en el momento de la crisis. en el sistema social. En nuestro "imaginario" de terapeutas nos representamos la organización y el funcionamiento de estas familias. A través de su lenguaje él se explica sus gestos como motivados por algo más fuerte que su voluntad y él afirma que nunca había imaginado que algo así podría ocurrirle En este momento de la crisis provocada por la revelación del incesto. Durante el proceso terapéutico: Este período que comienza con la crisis y continúa con la creación de un contexto terapéutico en donde. que por razones históricas deben mantener una distancia con los otros. Las madres en este tipo de organización nos hacen pensar en este tipo de personas. él se representa a sí mismo como alguien incapaz de cometer tal acto. siendo niños debieron en sus sistemas familiares de origen cumplir la misión de ser "niños devotos" al servicio de las necesidades afectivas de sus propios padres. 1986) . A medida que los niños crecen. los comportamientos abusivos. Es alguien que se ha ocupado activamente de ellas desde su nacimiento. B) C) 1. El sistema enmarañado en su perspectiva histórica: La ideología familiar Los padres de esas familias. es el del "arrepentimiento" y del "perdón": arrepentimiento del adulto abusador y perdón del conjunto de la familia incluida la víctima. a los antepasados que les dieron la vida. para controlar la angustia de ser invadidos o "fagocitados" en una relación de intimidad. en el sentido que son los niños que deben sacrificarse ocupándose de cuidar y proporcionar ternura y afecto a sus padres (Miller. este padre acepta fácilmente su culpabilidad delante de todos los miembros de la familia y los terapeutas. antes de la crisis. B) La organización familiar antes de la crisis: Suelen ser organizaciones en las que el padre es descrito como afectuoso.A) Durante la crisis: Es el momento en que la familia se encuentra confrontada al descubrimiento de actos abusivos sobre uno o varios hijos. Mediante su lenguaje el adulto transgresor intentará convencerse y convencernos de que no sabe porque ha abusado de su hija. tierno y muy cercano a sus hijas. El origen de estas tragedias. desempeñan una función homeostática en el sistema familiar y con mucha frecuencia. como esas familias idealizadas "terriblemente" unidas. Antes de la crisis: A lo largo de este período. La descripción de este momento procede de nuestra observación directa de las interacciones familiares durante las sesiones. mostrándose totalmente dispuesto a reparar sus errores. Asistimos aquí a una inversión de la función parental.

fuentes de ternura y calor humano. etc. B) La organización familiar antes de la crisis: Promiscuidad. A) Durante la crisis: El lenguaje de los adultos de este sistema familiar durante la crisis es el de asombro. que conlleva que la familia viva en alojamientos reducidos e insalubres. desencadenando un estado de sufrimiento y confusión que afecta a todos los miembros de la familia y. como veremos más adelante.La organización familiar durante la crisis y las posibilidades terapéuticas Este "idílico" mundo familiar se desequilibra cuando uno de los niños. Si lo que la hija divulga es tomado en serio (lo que no es muy a menudo) una situación de crisis estremece el sistema familiar. indiferenciada y ursurpadora. La organización promiscua. a los profesionales llamados a intervenir. son las características más relevantes del funcionamiento familiar. "ha de preparar a sus hijas para las cosas de la vida". una vez padres. ya casi adolescente. los adultos de estas familias han conocido durante sus infancias carencias psico-socio-afectivas. sin haber tenido oportunidades de diálogo estructurantes que hubieran permitido por lo menos la verbalización y la simbolización de estas situaciones. el padre abusador dice lo que piensa y ha hecho lo que creía "normal" en el marco de una lectura de la realidad que lo autoriza. confía a alguien exterior a la familia (una profesora. En sus infancias o adolescencias los padres han sido abandonados. Pero además. A nivel histórico. Las estructuras generacionales son muy heterogéneas y cambiantes (por ejemplo: hijos viven con padre que no es biológico) La promiscuidad es muchas veces producto de la pobreza. En este caso. una vecina. Los que pudieron vivir . existe el riesgo de que estos adultos. a menudo la hija mayor. En el momento de la confrontación los terapeutas son sorprendidos con argumentos como estos: " Acaso todos los padres no hacen los mismo con sus hijas". En este tipo de organización familiar encontramos una tendencia al "desorden" aparejadas a rupturas relacionales repetidas en el nivel transgeneracional. Estos últimos se sienten en la disyuntiva de proteger la cohesión familiar minimizando los hechos o denunciarlos a la justicia. Los sorprende que los operadores médico-psicosociales incluida la justicia. caótica. que se repiten de generación en generación. La organización promiscua en su perspectiva histórica: los mitos familiares Las creencias y la historia familiar han sido registradas en la "memoria colectiva" en la forma de mitos de aniquilamiento y de supervivencia. Por lo tanto. interacciones caóticas y ausencias de fronteras generacionales. hagan tanto escándalo de una situación que no les parece tan grave. Las "relaciones sexuales" salen del terreno de la intimidad de los adultos y pueden volverse normales y probables en el funcionamiento familiar. de que su padre por la noche se mete a su cuarto y la manosea e intenta tener relaciones sexuales con ella y que sospecha que hace lo mismo con su hermana menor. el abuso ofrece a este adulto desverbalizado. Situaciones objetivas que facilitan las transgresiones a nivel sexual entre los miembros de la familia. muy a menudo. carenciado y con problemas de identidad un "ritual analógico" donde él se siente fuerte y poderoso en la dominación y posesión de alguien más débil. que se convierten en objetos. " si yo no soy quien inicie a mi hija. a fin de que se castigue al padre incestuoso. C) 2.) o a su madre. por ejemplo. pasando parte de sus supervivencias en instituciones o en la calle. pasen al acto con sus hijos. otro lo va a hacer con más violencia y sin respeto".

Cuando el incesto salta a la luz. C) La reacción de la familia a la crisis provocada por la denuncia del incesto: A menudo las relaciones sexuales incestuosas del padre con la hija. y que sus vidas personales se han vuelto "ciegas para sí mismos" (Maturana & Valera. 1984) La individualidad está así al servicio de un sistema de creencias. pero el padre "abusador" insiste en defender sus propios esquemas compuestos de una visión de sí mismo y de sus relaciones familiares totalmente idealizados. no sorprende a la familia. La organización familiar rígida absolutista y totalitaria A) Durante la crisis: Los hechos están ahí. 3. la divulgación de estos hechos a terceros. . Los terapeutas confrontados a este abusador tienen la impresión que están confrontados a una sola persona que representa dos personajes. : cómo pueden pensar esto de mí si soy un médico. En estas dinámicas aprendieron también a sobrevivir utilizando todos los medios a su alcance para no perecer. la capacidad de reflexión de los adultos se encuentra totalmente ausentes.con la familia conocieron situaciones de abuso y de maltrato. Las creencias de este "abusador" se amplifican y se petrifican al máximo cuando estalla la crisis que lo pone en cuestión. y con frecuencia por la madre. Si las evidencias son demasiado evidentes. la madre se alía rápidamente al padre abusador apoyando el discurso de su marido. En ese momento manifiesta el núcleo de su drama que lo que él piensa y expresa con su lenguaje es del todo incongruente con relación a lo que ha hecho. de este tipo de familia habían mantenido una alianza invisible con sus hijos contra "el tirano" de su marido. por lo tanto. en perfecta contradicción con lo que acaba de descubrirse. eran conocidas y aceptadas por otros miembros de la familia. Paradójicamente. Como decíamos anteriormente los que verdaderamente entran en crisis son los profesionales. Muchas madres. Desgraciadamente son todavía muchas las veces en que estos profesionales reaccionan con pesimismo y escepticismo en relación con la posibilidad de ofrecer una ayuda terapéutica a la niña abusada y a su familia. es ofrecer una ayuda terapéutica donde se mezclen la firmeza para proteger y hacer respetar los derechos de los niños con una actitud comprensiva y de respeto con todos los seres humanos que componen la familia. encargados de proteger y ayudar a las víctimas. Uno moralizante y rígido. en este tipo de organización familiar. el otro abusador y cobarde. siendo incapaz de reconocer lo que ha hecho. profesor. o un policía irreprochable). Su mundo perceptual se encuentra alterado por sus representaciones absolutas y totalitarias que excluye toda posibilidad de reflexión crítica y consciente de los actos abusivos que ha cometido. la única posibilidad de romper el círculo vicioso y ayudara estas familias. El abusador defiende principios morales absolutos. la hija o los otros niños han puesto al descubierto la situación de incesto. B) La organización familiar antes de la crisis: Las ideologías totalitarias como organizadoras de la subjetividad Podemos decir que. tratando de descalificar el testimonio de sus hijas al presentarlo como resultado de sus fantasías o fabulaciones. esto les inquieta sólo en la medida de las consecuencias a nivel de la justicia. El otro adulto del sistema. que perpetúa y legitima el abuso de poder de parte de los más fuertes. pero en el momento de la crisis "se dan vuelta la chaqueta" aliándose con el abusador contra las hijas. este padre autoritario y moralizante lo negara en bloque (Ej. tendrá la "desfachatez" de acusar a su hija víctima de haberlo incitado o provocado.

ligadas a sentimientos de inseguridad. C) Posibilidades terapéuticas: El drama para los que viven el sistema abusivo. para eso. Esta lectura de los actos abusivos no borra la responsabilidad del abusador. Los abusadores regresivos . así como de la carencia de modelos relacionales adecuados para establecer relaciones armoniosas con sus iguales del sexo opuesto. el abusar del poder al mismo tiempo que se encuentran y/o imponen una "linda historia" para justificar y mistificar lo que hacen para mantener así sus poderes omnipotentes. esta negación y distorsión de la experiencia y la afirmación fanática de sus creencias. sino más bien en procurarse la vivencia de una ilusión de poder y control a través de la relación abusiva.Los tiranos familiares y los dictadores políticos. Podemos hallarlos en todas las clases socioeconómicas y en las diferentes culturas. nuestro desafío en tanto que. Los diferentes tipos de abusadores. consiste en contribuir a crear las condiciones que faciliten el diálogo. con mayor frecuencia. El abusador es un abusado que abusa. hace falta creer en el diálogo y hay que luchar para que este diálogo sea posible. El abuso sexual cometido por un miembro de la familia. sometidos al poder de los adultos y con los terceros. Traumatizados por estas experiencias. de sexo masculino. Pero. permite a estos adultos exorcizar el riesgo de verse confrontados a responsabilidades y sobre todo a sus propios sufrimientos personales. si bien pertenecen a fenomenologías diferentes presentan como analogía. resultado de una autoestima pobre. buscan compensación de sus tensiones a través del abuso sexual de uno o varios niños (as) Los hombres implicados en situaciones de incesto o abusos extrafamiliares no buscan satisfacción de sus instintos sexuales en sí mismo. al contrario lo coloca en el centro de los hechos denunciados. podemos distinguir dos situaciones: 1. ser humano portadores de una función terapéutica. Entonces. Nos encontramos con los abusadores que fueron ellos mismos objeto de abuso. los indiferentes que nada hacen por detener los abusos y/o crear las condiciones. En lo que se refiere al contexto en que el abuso se produce. Es preciso señalar que el abusador es casi siempre un niño maltratado. En el plano psicológico. que se arrastran a menudo desde sus infancias. intrafamiliar o incesto. 2. maltrato infantil y de abusos sexuales. La experiencia de vida de los abusadores sexuales Los abusadores son. la posibilidad de diálogo se halla excluida. de cambio de estas situaciones abusivas. con los niños (as) víctimas. los otros. Se diferencian de los otros hombres por sus pasados de abandono. reside en que en el funcionamiento de estos sistemas. Se trata sobre todo de establecer una relación de dominación. los cómplices. Abusar sexualmente de un niño permite al adulto la fantasía de poder calmar sus angustias. es decir. cuando se confrontan a las exigencias de la vida adulta que los sobrepasan y/confrontan a sus heridas históricas. de trastornos de su identidad. El abuso sexual cometido por una persona extraña al círculo familiar y que puede ser alguien conocido o totalmente extranjero a la familia. Los personajes de las tragedias abusivas. los testigos. Los abusadores se pueden diferenciar en dos grupos: 1.

Los abusadores obsesivos o pedofilos. a diferencia de un tercer tipo de modelo relacional que también hemos observado. o bien. El abusador obliga a la niña o el niño a jugar el rol de su pareja ideal. El abusador pedófilo presenta una orientación sexual primitiva orientada hacia los niños. En los dos casos. El 80% de los abusadores pertenecen a la primera categoría. la esposa asume un papel de dependencia y sumisión o en el caso contrario. llegan a la vida adulta con la capacidad de sentir una atracción sexual por adultos del sexo opuesto o de su mismo sexo. es un intento. el control de la relación. En nuestra experiencia clínica la mayoría de estos abusadores fueron víctimas en sus infancias de prácticas de pedofilia. Los abusadores obsesivos o pedofílos. llevados a cabo por adultos que pertenecían a sus entornos familiares. es decir. en muchos casos. La triangulación de la víctima en la dinámica conyugal Nuestro trabajo familiar nos ha permitido distinguir tres tipos de situación. fácil y sin riesgos de compensar estas situaciones de tensión y de stress. La madre de la víctima de incesto se encuentra generalmente como esposa en una posición de subordinación con respecto a su marido. . 1. en donde la relación incestuosa mantiene un cierto funcionamiento. El papel de la madre en la dinámica abusiva. Más o menos el 20% de padres incestuosos corresponden a la categoría de abusadores obsesivos también llamados pedofilos. podemos hablar de relaciones complementarias disfuncionales. Los abusadores regresivos en nuestro programa. la víctima de incesto juega un rol de equilibración del sistema conyugal permitiendo la continuación de la dinámica simétrica. La necesidad de seducir y poseer sexualmente a los niños se produce a menudo como consecuencia de un deterioro en su relación conyugal o bien como resultado de una experiencia traumatisante y/o un momento de crisis existencial. rara vez han estado implicados en abusos sexuales con niños que no fueran de su familia. que el domina sin conflictos y ofreciéndose así un escape a la frustración y a los conflictos resultados de sus relaciones con otros adultos. un papel de dominación y control sobre su marido. Es como si hubiera tenido que detener sus desarrollos sexuales en un momento de sus infancias. sobrevivir psicológicamente a la pareja. que permite. De acuerdo a nuestras observaciones. es decir. Este tipo de abusador se encuentra principalmente implicado en casos de abuso extrafamiliar. En este modelo relacional. El papel de las terceras personas: testigos o cómplices de las situaciones abusivas. En este último caso. los dos cónyuges se disputan a través de una escalada.2. 2. una relación de tipo simétrica. El abuso sexual. Los abusadores regresivos Estos adultos presentan un desarrollo de la sexualidad normal.

debiendo afrontar situaciones y deberes que no correspondían con sus edades. citado por Heireman. En este proceso de envejecimiento prematuro estas niñas conocieron además en sus familias un proceso de parentificación (Nagy. 1989) Estas mujeres aparentemente fuertes y dominantes. a veces las considera aliadas. donde se acumula la hostilidad. tendrá la ilusión de poder y de control en una relación. en los tres modelos de interacción descritos. El padre abusador. Todo esto le impide sospechar. En este contexto. en virtud de sus capacidades de dominación y/o control.1. Demasiado impregnada por el personaje conyugal que tiene que encarnar. se relaciona con sus hijas de una manera ambigua y ambivalente. otra vez con la madre. se implica o es arrastrada a jugar el rol de tapón entre sus padres. el padre puede volcarse hacia una de sus hijas. Padre abusador dominante. origen de sus preocupaciones y problemas. la hija víctima potencial de una relación incestuosa. soledad afectiva y falta de protección que estos maridos acarrean desde sus infancias y que intentan compensar a través de relaciones de dominación. Pero el reverso de la medalla. abusando de sus hijas sexualmente. De esta manera se ve obligada a aliarse una vez con el padre. proporcionan al marido abusador la ilusión del poder. En esta dinámica simétrica. otras sus rivales. llegando a vivirlas como verdaderas cargas. Su trato con respecto a ellas puede cambiar siendo cada vez más afectivo hasta que poco a poco comienza a imponer a sus hijas actitudes y comportamientos. la importancia y la soledad. Sin embargo.ya no se comportan más como antes. Padre abusador sumiso. . Padre abusador dominante. hija dominada. En el marco de este triángulo infernal. que corresponden a transgresiones de contenido sexual. hija adultificada y protectora Estas mujeres aparentemente sumisas y dependientes. esposa sumisa dominada. Las mujeres que eligen o son elegidas por maridos potencialmente abusadores. generalmente la mayor. Este contexto les obliga a crecer prematuramente. 3. a pesar de las diferencias. es que este tipo de interacciones refuerza los sentimientos de abandono. darse cuenta o actuar para impedir o detener los comportamientos abusivos de su marido. esposa dominante. pero al mismo tiempo un sentimiento de impotencia y de insatisfacción en lo que se refiere al ejercicio del poder y del control de la relación conyugal. corresponden de acuerdo a nuestras experiencias a mujeres que como hijas han vivido experiencias de abandono y/o negligencia intrafamiliar. Control imposible de lograr en la medida que la verdadera finalidad de loa escalada es mantener una regulación de la distancia que protege los dos cónyuges de experiencias amenazadoras de abandono y de intimidad. en una búsqueda de una relación que le da la ilusión de sentirse importante para alguien y protegido por el amor incondicional de su hija. esposa dominante: Hija abusada y utilizada como reguladora de la situación Se trata aquí de dos adultos prisioneros en una escala simétrica por el control de la relación. proporcionan al varón abusador la ilusión de estar protegido. 2. la esposa se abstiene de cumplir una verdadera función maternal para con sus hijas. la hija o varias de ellas comienzan a sentir que su padre -que se presenta como víctima de una esposa fría e incomprensiva. Es importante señalar que este tipo de dinámicas simétricas las hemos constatado más corrientemente en familias pertenecientes a las clases favorecidas de la sociedad.

provocaron una crisis familiar necesaria para asegurar la protección de la niña y una posibilidad terapéutica para la familia. Algunas habían reaccionado con hostilidad. debe sacrificarse. te abusamos. El niño objeto de violencia sujeto de su historia El drama de estos niños ahora adultos reside en que. 1977) que nos sirve de modelo explicativo para comprender el carácter enormemente patológico de estas actuaciones abusivas. abusador incluido. tomaron partido por ellos y al hacer tal cosa. . protegidos por el secreto y la ley del silencio. etc. abandono y abuso sexual sobre sus propios hijos. hemos encontrado madres. 2. responsabilizando a la niña o mostrando una incredulidad inmediata. cállate". sus sufrimientos consecuencia de la violencia y el abuso no han tenido la posibilidad de ser verbalizados. alienar una parte de su experiencia para poder experimentar la vivencia de ser amado por ellos. escuchados y/o reconocidos. Los hechos incestuosos aparecen a la luz pública a través de la divulgación por parte de la víctima. los niños víctima de abuso por parte de sus padres se encuentran en el centro de una dinámica mórbida que puede resumirse de la manera "te amamos. Afortunadamente.). los médicos. los profesores. es decir. lo que implica una crisis por el conjunto de la familia.Varias madres seguidas en nuestro programa ya habían sido advertidas por sus hijas de los comportamientos abusivos de sus cónyuges. La ontogénesis del abuso sexual: El incesto en tanto proceso. La niña vinculada por sentimientos de lealtad al padre abusador. profesores. A quienes niñas víctimas de incesto se habían atrevido a divulgar el hecho que sus padres las abusaban sexualmente. que de forma analógica denuncian las situaciones de abuso. exigiendo a su hija de no volver a mencionar el asunto. En esta dinámica el niño es por una parte traumatizado por sus padres y por la otra. Incapaces en consecuencia. etc. dificultades escolares. muy frecuentemente. Los actos incestuosos se desarrollan al interior de la intimidad familiar. En otras palabras. Es esta situación de doble vínculo (Bateson. (terceras personas) alertados por las palabras y/o comportamientos del niño. así como para su entorno. etc. Esto conlleva que estos sufrimientos "almecenados" en las bodegas del inconsciente se expresen a través de "rituales analógicos" de maltrato. desarrollará una serie de comportamientos "anormales" (trastornos de comportamientos. Hemos encontrado actitudes semejantes entre los asistentes sociales. Demasiado atrapados en sus mundos adultistas y en sus roles profesionales son incapaces de aproximarse al mundo del niño. Nos encontramos aquí en la situación típica de lo que Boszormenyi-Nagy narra "la legitimidad destructora". Los niños abusados se hayan obligados a aceptar la ley del silencio y/o la creencia de que todo lo que les sucede es "normal" por su "bien" o "por su culpa". pero paradójicamente protegen la imagen idealizada del padre y de la madre "cómplice". Se pueden distinguir dos grandes momentos: 1. de creer lo que el niño dice y de responder con una actitud de protección y solidaridad.

En esta preparación del terreno el abusador toma las precauciones para elegir el momento adecuado y el lugar en que comenzará a abusar de su hija. El abusador convence a su víctima del peligro que existe para ella. hasta producir eyaculación. Para esto todas las fórmulas son posibles. El abusador comienza frecuentemente por gestos de exhibicionismo. La penetración o coito. 1. . El niño a la niña terminan por aceptar esta situación y adaptándose a ella para sobrevivir. incitándola a la participación de actos abusivos. El abusador sabe que está abusando. que consiste en frotar el pene. invita a su hija a entrar en la sala de baño mientras se ducha. como otros delincuentes. La sola alternativa que queda es la de imponer la ley del silencio. o comportamientos normales sanos entre padres e hijas. que él presenta como un juego. así como por lo que denominan la penetración seca.1 La fase de seducción. regalos y privilegios de la parte del abusador. 1. fase avanzada de este proceso impensable es con mayor frecuencia anal que vaginal. 1. hasta el chantaje y la manipulación psicológica. El padre abusador no viola directamente a su víctima.1. la mentira. o obligar a la víctima de manosear sus genitales. manoseos de las zonas erógenas de su víctima. es decir transgrediendo la ley fundamental que rige las relaciones familiares "el tabú del incesto". como actos masturbatorios en presencia o obligando a la víctima a realizarlos. prefieren actuar protegidos por las sombras de la noche o bien en momentos en que los otros miembros de la familia se ausentan. felación penetración con los dedos del orificio anal y de la vagina. con lo que obtienen favores. como muchos profanos tienden a creer. el sistema familiar se encuentra en "equilibrio" y que el incesto es parte de las modalidades homeostáticas que los miembros de la familia utilizan para mantener su cohesión y sus sentimientos de pertenencia.3 La fase del secreto Esta fase comienza casi justamente que la de las interacciones sexuales. etc. la culpabilización. paseándose semi-desnudo delante de su víctima o por ejemplo dejando al descubierto sus órganos sexuales. O en otros casos. El proceso continuará con otros gestos. Los actos incestuosos protegidos por la ley del silencio Durante este período. comienzan a menudo también a entrar en la dinámica del chantaje. para él y para su familia de divulgar lo que pasa entre ellos. desde la amenaza. Luego se agregan a estos comportamientos otros como gestos "voyeristas" en donde él solicita a su hija de mostrarle sus órganos genitales. etc. en la zona anal y/o vaginal de la víctima.2 La fase de interacción sexual La práctica clínica nos ha permitido comprender que los abusos sexuales corresponden a una diversidad de gestos que se suceden al interior de un proceso gradual. mientras ve la televisión sentado al lado de su hija. En relación con el momento en que cometen los abusos muchos padres incestuosos. En este primer período el padre abusador manipula la dependencia y la confianza de su hija. El coito propiamente tal se produce en un momento bastante avanzado de la interacción sexual abusiva.

o en otro caso. pudieron en todo momento sentirse víctimas violadas por su padre. En estos casos. perdiendo toda capacidad de vivirse como una víctima de abuso. para esto en determinados momentos de su desarrollo parece establecer jerarquías diferentes entre su cuerpo y su pertenencia a su sistema familiar y/o social. es decir entre los dos y los diez. Nuestra explicación es que la víctima se atreve a hablar cuando prisionera de un conflicto de pertenencia.Esto cierra el círculo infernal.Divulgación accidental: Los hechos abusivos son descubiertos accidentalmente por un tercero. Los casos más dramáticos corresponden a las situaciones donde la víctima es "aspirada" por el abusador. elegir divulgar su secreto para encontrar primero una solución a su conflicto y sólo secundariamente para detener la dinámica abusiva. rompiendo el secreto. Esto corresponde a los casos en donde las hijas gracias a la comprensión de la situación y a sus valores. 2. algunas víctimas. a partir del dolor que los gestos del abusador les provocaba sobre todo en el caso de la penetración. 2. Esta tensión familia/entorno social se expresa en un conflicto creciente con el abusador que hace todo por retener a su hija al interior de la familia y de su área de influencia. pero proteger y mantener intacta su subjetividad. El momento de la divulgación Este período corresponde a la desestabilización del sistema familiar como resultado de la divulgación de los hechos abusivos por parte de la víctima. divulgaron la situación abusiva.Divulgación premeditada: Nuestro interés se ha volcado en encontrar una explicación acerca de lo que decide o impulsa a la víctima a comunicar su experiencia. aumenta la culpabilidad y la vergüenza de la víctima. al interior de una celda de silencio. los límites de su propio territorio personal. así como del sistema social que le rodea incluido los profesionales. El niño necesita determinar en relación con los demás. las hijas pudieron divulgar la situación de incesto más fácilmente. terminan por divulgar los hechos incestuosos. culpabilización y de vergüenza. . Este período corresponde al momento de la crisis del sistema familiar. La adolescencia plantea a la hija nuevos desafíos y necesidades. el conflicto de fondo puede definirse como un conflicto entre su pertenencia familiar y su pertenencia al grupo de su edad que simbólicamente representa su despegamiento de la familia. En este sentido nos parece importante distinguir: . sobretodo si se trata de un adolescente. logra mantener la distancia con su padre abusador. una parte de su personalidad será traumatizada. En el caso de los adolescentes la divulgación se produce con bastante frecuencia alrededor de un conflicto de autonomía. cuando el padre era violento y sádico. desgraciadamente la minoría. permiten un cierto grado de desculpabilización del abusador y al contrario. Cuando la adolescente da a conocer . En este caso no es la víctima quien desencadena voluntariamente la crisis familiar divulgando el incesto. la situación se hace insoportable. Cuando la víctima. La hija puede entonces. Esto nos permite explicar el hecho que la mayoría de los niños más pequeños. En este caso las hijas pudieron a través del odio contra su agresor guardar la distancia necesaria para entregar su cuerpo. en la medida que sus respuestas adaptativas. pero su dignidad se mantendrá intacta.1 La fase de la divulgación A pesar de los esfuerzos del abusador de mantener a su víctima sometida.

la negación de la evidencia de los hechos son sólo alguno de los medios empleados. por otro. por una parte. En esta estrategia se implican activamente no sólo el abusador. también la esposa. Las consecuencias de los abusos sexuales sobre los niños son. como lo enunciábamos anteriormente las víctimas de incesto no tienen otra alternativa que adaptarse a la situación abusiva. Si se atrevan a hablar de ello. por estas experiencias y tienen el sentimiento de que nunca más volverán a ser personas normales. se sienten prisioneras entre la agresión y la impotencia. a través de todos los medios a su alcance. tratando de eliminar. los obliga a someterse a la ley del silencio. A) Las creencias y los sentimientos de haber sufrido un daño irreparable en sus cuerpos Si bien es cierto que muchos actos abusivos no dejan señales físicas. como por ejemplo. preocupado o replegado sobre sí mismo. 1. las acusaciones tendientes a señalar a la víctima como culpable.que es abusada por su padre. 2. la víctima se ve triste. Su vulnerabilidad y dependencia. y esto es importante saberlo para el manejo de la situación de crisis. los efectos provocados por la denuncia de los hechos incestuosos.2 La fase represiva En todos los casos tratados hemos constatados el desencadenamiento de un conjunto de comportamientos y discursos tendientes a neutralizar los efectos de la divulgación. . los hermanos (as) y. Las consecuencias traumáticas Insistimos en el carácter altamente traumático de estas experiencias abusivas señalando que hemos hallado sus manifestaciones en todos los casos de niños víctimas de incesto. B) El miedo a nuevas agresiones Los niños víctima de abuso sexual viven con el temor de que los acontecimientos se repitan. En efecto. desgraciadamente. la víctima divulga cuando se da cuenta de que su padre abusa también de alguna de sus hermanas. Son estas presiones y amenazas que explican el hecho que numerosas víctimas de incesto se retractan de lo divulgado. médicos y jueces demasiado comprometidos e identificados con el nivel familiar. Las consecuencias de los abusos sexuales sobre los niños. C) La angustia y la depresión Las víctimas sometidas por largo tiempo a la situación abusiva. no está verdaderamente consciente de las consecuencias que esto va a acarrear para ella y su familia. Existen también otras circunstancias ha partir de las cuales la divulgación se hace posible. policías. el resultado de lo que denominamos la situación de "alienación sacrificial". es en este contexto que emerge la depresión. temen represalias por parte del abusador. el resultado de los efectos traumáticos de estas experiencias y. Este proceso lo hemos comprendido como esfuerzos desesperados que la familia realiza para recuperar su equilibrio. no es menos cierto que todos los niños se sientan dañados en sus cuerpos. La descalificación del discurso y de la víctima misma.

. No es extraño. la culpabilización y la reacción negativa de la familia y del entorno social después de la divulgación. que deban cumplir funciones parentales de cara a sus hermanos y hermanas. el bloqueo del proceso de crecimiento psicosocial Como ya hemos señalado. B) Perturbaciones de la identidad. C) La seudo-madurez. Los signos de despersonalización resultado del proceso de adaptación: "La alienación sacrificial" Los niños víctimas de abuso sexual no tienen otra elección que adaptarse a la situación abusiva. los cuales pueden comprenderse como consecuencia de un proceso de identificación con el abusador o como una sociabilidad inadecuada o como ambos. En este caso. La carrera moral de las víctimas de incesto Incesto y prostitución Las manifestaciones del traumatismo así como los comportamientos adaptativos descritos. con confusiones importantes a nivel de la designación de roles y funciones de los miembros de la familia. Su vulnerabilidad y su dependencia los obligan a aceptar la ley del silencio. Las investigaciones sacan a la luz que la mayoría de los niños y niñas atrapados por la prostitución proceden de familias en que los niños habían sido víctimas de abusos sexuales (64%) y en donde. a la medre. son culpabilizados dentro de un proceso interaccional con los adultos. Es claro que niñas y niños que han crecido en el interior de sistemas abusivos presentara precozmente comportamientos provocativamente sexualizados y/o comportamientos que ponen de manifiesto la rabia y la hostilidad. pero al mismo tiempo les resulta muy difícil crecer en el plano psico-afectivo y relacional. o al resto de la familia. Las niñas (os) víctimas de incesto envejecen prematuramente al nivel de su sexualidad. trastornos de la autoestima y problemas de sociabilidad El miedo de haber sido dañados en sus cuerpos. son entre otros. puede también ayudarnos a comprender esta dificultad de independizarse y de adquirir la seguridad necesaria para hacerse adulto. han estado presentes masivamente en las vivencias trágicas de las prostitutas (os) y de los niños y niñas prostituidos.2. es decir. uno de cuyos padres estaba ausente (73%). El hecho de que sean niños parentificados. Al mismo tiempo ordenan a los niños no decir nada a nadie porque podrían sucederles cosas terribles a ellos.. que las muchachas víctimas de incesto se autodescriban en términos peyorativos. A) La culpabilidad y la vergüenza Los niños no nacen culpables. los abusadores manipulan su relación de poder presentando los hechos abusivos como algo necesario y benéfico para ellos y para las víctimas. He aquí los dos componentes necesarios para el desarrollo de la culpabilidad: miedo por uno mismo y miedo de dañar a los otros. los elementos que socavan la identidad y la autoestima de la víctima. lo que amplifica sus dependencias a su sistema familiar de origen. al padre. los sistemas familiares abusivos presentan trastornos graves a nivel organización jerárquica.

2. A estas condiciones favorables corresponden los ejes de nuestro modelo terapéutico. la diferenciación y la exoneración familiar. apoyados y creídos en lo que cuentan. es decir. a partir de la cual puede alcanzarse un nuevo estadio mediante perturbaciones. al divulgar su secreto. Fase de la crisis familiar Las posibilidades terapéuticas de una familia abusiva comienzan y deben mantenerse a través del desarrollo de una situación de crisis que impida a la familia reestructurarse. a otro niño o a un adulto exterior a la familia se sienten escuchados. es decir:  Una concertación solidaria entre profesionales pertenecientes a diferentes sistemas sociales. La intervención terapéutica en los casos de incesto comienza. en un marco favorable y adecuado que facilite su evolución hacia un nuevo estado y a un funcionamiento no abusivo. En los casos de incesto esta actitud es aún más nefasta en la medida que una vez que la víctima se ha decidido a hablar. : alguna tercera persona). Toda la metodología terapéutica se basa en este principio. alrededor de la descalificación de la víctima o la minimización o negación de los hechos abusivos. Desgraciadamente todavía existen muchos adultos incapaces de creer. una mirada o una palabra de este para que la niña víctima comience a dudar y ha retractarse de lo que ha dicho. De esta manera. en particular en las víctimas. esta persona es considerada como un recurso. el daño provocado por estas experiencias abusivas que duraron años. Es importante proteger a las víctimas de todas las maniobras represivas que van a ser utilizadas por la familia para anular el impacto de la divulgación. Es evidente que ningún modelo terapéutico podrá contrarrestar en todos los miembros de la familia. Numerosas experiencias han demostrado que los niños mienten o fabulan raramente en los casos de incesto. En nuestro programa se ofrece inmediatamente a la víctima un alojamiento provisorio. en la gestión de la divulgación. que permita protegerla. lo que los niños cuentan. La intervención está orientada a crear las condiciones para provocar en el sistema familiar abusivo "una situación de inestabilidad.Nuestro enfoque terapéutico: La terapia por la crisis. A través de una metodología de trabajo en red para ofrecer a la familia la información y los recursos necesarios para su evolución. de mantenerla a distancia de las reacciones que su divulgación provocará en el abusador y su familia. perturbar el funcionamiento familiar. y al mismo tiempo. . Fase del manejo de la divulgación Nuestro modelo de intervención comienza reconociendo y apoyando el coraje y la creatividad de este confidente (Ej. si siente que no existe un apoyo de la persona ala cual dirige su mensaje es muy probable que no se atreverá a hablar un asegunda vez. cuando el niño o la niña. Escuchar y creer lo que los niños dicen es la única alternativa posible para poder ofrecer una ayuda a la niña o al niño abusado y a su familia Las fases del período terapéutico: 1. por ejemplo. Basta un contacto mínimo entre la víctima y el abusador.

prevención e intervención en abuso sexual:  Intervención Sociocultural: trabajo en redes y cambio cultural de mitos y creencias para darle real dimensión al problema  Intervención Social: interrumpir el ciclo del abuso.ya sea individualmente y en grupo. Mientras no sobreviene la crisis que pone en cuestión a los personajes. no hay una apertura hacia la recuperación de la condición humana de cada implicado. reducida a las interacciones abusivas ya descritas. Entonces. enseguida facilitar el diálogo y comportamientos simbólicos destinados a la reparación de la víctima y a las exoneraciones de los adultos (el abusador y sus cómplices) y finalmente si es posible una renegociación de la relación conyugal y las interacciones parentales. Esta segunda parte del proceso de terapia familiar consiste en facilitar el diálogo entre los distintos miembros de la familia en torno a rituales que posibiliten. Una actitud profesional que se exprese por comportamientos que reflejen la verdad y la firmeza para hacer respetar la integridad de todos los miembros del sistema. a largo plazo. Fase de la terapia familiar por la diferenciación. cambiar la ley del silencio y levantar los secretos. en el marco de un proceso de terapia con la familia. los hermanos. a fin de asegurar un funcionamiento familiar en donde los derechos y bienestar de cada miembro sean respetados. radica en que "el libreto" que interpretan lo perpetúan en una elección limitada de sus comportamientos fijados por el marco de la situación abusiva. sobre todo la de los niños víctimas.  Intervención terapéutica: . El drama de los personajes implicados en la tragedia del incesto. creemos. la madre. romper ley del silencio. B) La terapia por la reparación y la exoneración.  El desarrollo de un contexto terapéutico de respeto y amor hacia todos. así que a liberarse de los determinantes del pasado. La familia abusiva en tanto que sistema determinado por su estructura. en primer lugar. Por lo tanto. sacar al abusador. 3. El objetivo de esta primera parte del proceso terapéutico está en facilitar la reflexión de cada uno sobre el lugar singular que ocupó durante la situación abusiva. la reparación y la exoneración. la hija víctima. Este modo de trabajar permite. mantener la crisis antes de la etapa represiva. En grupo. es decir. Esto impedía un verdadero encuentro dialogante entre sus miembros. Ayudar a cada miembro de la familia a aceptar su co-responsabilidad en la producción del incesto. sus prejuicios. como hemos dicho. es el de contribuir a crear condiciones para que el diálogo se haga posible. junto con otros abusadores. sus responsabilidades. A) El trabajo de diferenciación En los primeros encuentros con la familia dialogamos con las personas implicadas por separado -el abusador. y las consecuencias. positivas y/o negativas de sus actos a lo largo del proceso de abuso y después de la divulgación. es ayudarles a recuperar sus libertades y la creatividad. grupos o madres. nuestro desafío en tanto que seres humanos portadores de un rol terapéutico. estaba antes de la crisis. la apertura hacia un proceso de diferenciación y recuperación de la libertad y creatividad de cada uno.

Con la víctima: Elaborar la experiencia traumática. ..Con el abusador: lograr que reconozca la anormalidad de sus actos. reparar y exonerar.Con la familia: Contener y reestructurar. . que se ponga en el lugar del abusado y realizar una terapia reparatoria. .

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful