P. 1
Deficit Atencion Escolar Con Tabla EDAH t100586

Deficit Atencion Escolar Con Tabla EDAH t100586

|Views: 521|Likes:
vean pag 588 sujetos y metodos
vean pag 588 sujetos y metodos

More info:

Categories:Types, Research
Published by: Angélica Hernández Moreno on Apr 17, 2011
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

09/12/2013

pdf

text

original

ORIGINAL

utilizó la 1.ª edición, y tras la aparición de la 2.ª se recodificaron los casos. Resultados. Con la 1.ª edición, la cefalea pospunción en las punciones diagnósticas fueron 31 de 78 casos (39,7%), y cuando se utilizó la 2.ª fueron 10 casos (12,8%). En las pacientes de raquianestesia obstétrica, con la utilización de la 1.ª edición, la incidencia de cefalea fue de seis casos de 40 (15%) y cuatro casos con la 2.ª (10%). De los pacientes con raquianestesia no obstétrica la incidencia de cefalea fue de 80 (15,5%) de 516 casos con la 1.ª edición de la IHS, y 25 casos (4,85%) con la 2.ª. Conclusiones. Se necesita conocer la edición si se quieren comparar incidencias de cefalea pospunción entre observadores, ya que las diferencias son ostensibles entre utilizar una u otra edición. El principal motivo de discrepancia entre las dos ediciones es la asociación obligada de algún signo acompañante, ya que éste no era criterio necesario en la 1.ª edición y sí en la 2.ª. [REV NEUROL 2005; 41: 582-6] Palabras clave. Cefalea pospunción lumbar. Clasificación IHS. Punción lumbar. Sociedad Internacional de Cefaleas.

se a 1.ª edição, e após o aparecimento da 2.ª recodificaram-se os casos. Resultados. Com a 1.ª edição, a cefaleia pós punção nas punções diagnósticas foi de 31 dos 78 casos (39,7%), e quando se utilizou a 2.ª edição foi de 10 casos (12,8%). Nas doentes submetidas a raquianestesia obstétrica, com a utilização da 1.ª edição, a incidência de cefaleia foi de seis casos em 40 (15%) e quatro casos com a 2.ª (10%). Dos doentes com raquianestesia não obstétrica, a incidência de cefaleia foi de 80 (15,5%) dos 516 casos com a 1.ª edição da IHS, e 25 casos (4,85%) com a 2.ª. Conclusões. É necessário conhecer a edição se se quiser comparar as incidências de cefaleia pós punção entre observadores, já que as diferenças são ostensivas entre utilizar uma ou outra edição. O principal motivo de discrepância entre as duas edições é a associação obrigada de algum signo acompanhante, já que este não era critério necessário na 1.ª edição e sim na 2.ª. [REV NEUROL 2005; 41: 582-6] Palavras chave. Cefaleia pós punção lombar. Classificação IHS. Punção lombar. Sociedade Internacional de Cefaleias.

Resultados del cribado de la sintomatología del trastorno por déficit de atención con o sin hiperactividad en el ámbito escolar mediante la escala EDAH
G. Blázquez-Almería, D. Joseph-Munné, E. Burón-Masó, C. Carrillo-González, M. Joseph-Munné, M. Cuyàs-Reguera, R. Freile-Sánchez
RESULTS OF SCREENING FOR SYMPTOMS OF ATTENTION DEFICIT DISORDER WITH OR WITHOUT HYPERACTIVITY IN SCHOOLS BY MEANS OF THE ADHS SCALE Summary. Introduction. The diagnosis of attention deficit disorder with or without hyperactivity (ADHD) is a controversial process that may be conditioned to a certain extent by the system of diagnostic classification, by the measuring instrument, by the population that has been chosen for study and by the source of information. This disparity among factors is clearly visible in epidemiological studies, where the rate of prevalence varies so much that it ranges from 1 to 30%, although most studies place it somewhere between 3 and 5%. Aims. To study the value of the attention deficit hyperactivity disorder rating scale (ADHS) as an instrument for screening for symptoms of ADHD in schools. Subjects and methods. The sample taken for study included 2,401 schoolchildren of both sexes between 6-12 years old from 10 different educational centres in Barcelona and the area of Vallès Occidental. Results. The analysis of the data obtained showed that 12% of the subjects in our sample were at risk of ADHD, which means that one out of every eight schoolchildren could have this disorder. Boys scored consistently higher than girls in almost all of the subscales of the ADHS, the proportion being 4:1. Conclusions. Given the prevalence of this phenomenon, the authors suggest that further studies should be conducted to determine the prevalence of the disorder as a diagnostic condition. [REV NEUROL 2005; 41: 586-90] Key words. Attention deficit. Attention deficit disorder with or without hyperactivity (ADHD). Diagnosis. Hyperactivity. Impulsiveness. Prevalence of ADHD in the Catalan population. Screening.

INTRODUCCIÓN El trastorno por déficit de atención con o sin hiperactividad (TDAH) se caracteriza por un patrón de conducta con atención lábil, impulsividad y exceso de actividad no propositiva. Como
Aceptado tras revisión externa: 28.09.05. Institut de Psiquiatria i Psicologia Aplicades. Centre Mèdic Ca n’Oriac. Sabadell, Barcelona, España. Correspondencia: Lda. Gemma Blázquez Almería. Centre PSIQUE. Rambla, 198-200, 9.º 3.ª. E-08201 Sabadell (Barcelona). E-mail: gemmablz@infomail. e.telefonica.net © 2005, REVISTA DE NEUROLOGÍA

patología del desarrollo se observa típicamente en las edades preescolares y escolares, si bien recientemente se reconoce también una forma residual en la edad adulta [1]. Durante la infancia, el TDAH se presenta frecuentemente de forma comórbida con el trastorno de conducta (TC), dificultades de aprendizaje, dispraxognosia del desarrollo y trastornos emocionales. La sintomatología puede manifestarse en grados y combinaciones diferentes. A partir de esta realidad, en las recientes ediciones del DSM (Diagnostic and Statistical Manual of Mental Disorders) [2] y de la CIE (Clasificación Internacional de las Enfermedades) [3] se distinguen tres formas clínicas del TDAH: el de predominio de déficit de atención (DA), el de predominio hiper-

586

REV NEUROL 2005; 41 (10): 586-590

ESCALA EDAH

Tabla I. Composición de la muestra según la población, el centro y el número de alumnos Población Barcelona Barberà del Vallès Centro A B C D E Badia del Vallès Palau de Plegamans F G H I Sentmenat J

n
467 145 284 262 150 249 171 355 140 178

Tabla II. Escala para la evaluación del trastorno por déficit de atención con hiperactividad (EDAH). 1. 2. 3. 4. 5. 6. 7 . 8. 9. Tiene excesiva inquietud motora Tiene dificultades de aprendizaje escolar Molesta frecuentemente a otros niños Se distrae fácilmente, muestra escasa atención Exige inmediata satisfacción a sus demandas Tiene dificultades para las actividades cooperativas Está en las nubes, ensimismado Deja por terminar las tareas que empieza Es mal aceptado por el grupo 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 2 2 2 2 2 2 2 2 2 2 2 2 2 2 2 2 2 2 2 2 3 3 3 3 3 3 3 3 3 3 3 3 3 3 3 3 3 3 3 3

10. Niega sus errores o echa la culpa a otros 11. A menudo grita en situaciones inadecuadas 12. Contesta con facilidad. Es irrespetuoso y arrogante 13. Se mueve constantemente, intranquilo 14. Discute y pelea por cualquier cosa 15. Tiene explosiones impredecibles de mal genio 16. Le falta sentido de la regla, del ‘juego limpio’ 17 Es impulsivo e irritable . 18. Se lleva mal con la mayoría de sus compañeros

19. Sus esfuerzos se frustran fácilmente, es inconstante 0 20. Acepta mal las indicaciones del profesor 0

activo/impulsivo (H/I) y el de tipo combinado (COMB), que es el más frecuente. Según indica la revisión bibliográfica, a lo largo de los años estos niños y niñas han recibido más de 50 ‘etiquetas’ diagnósticas diferentes, algunas tan conocidas como disfunción cerebral

mínima, lesión cerebral mínima, síndrome hipercinético, síndrome de hiperexcitabilidad, trastorno psiconeurológico del aprendizaje, etc. En 1947, Strauss y Lehtinen propusieron la primera denominación diagnóstica que ha perdurado en el tiempo: síndrome de la lesión cerebral mínima [4]. Más adelante, las clasificaciones internacionales CIE-9 [5] y DSM-II [6] recogieron este trastorno con el término de ‘síndrome hipercinético de la infancia’. En la década de los noventa, el DSM-IV [7] establece el término de ‘trastorno por déficit de atención/hiperactividad’ (TDAH). El diagnóstico de los problemas de atención en la infancia se ha relacionado mucho con los problemas de hiperactividad (H) e impulsividad (I), porque se ha considerado que el TDAH es una alteración típica de esta edad, ya que durante estos años predominan los síntomas de H/I. De todas formas, la investigación ha demostrado que muchos niños con trastornos de atención no son necesariamente hiperactivos. Las características del TDAH se manifiestan como dificultades en el control de la impulsividad, de la atención y del movimiento. Es un trastorno fundamentalmente asociado a la manera por la cual el niño aprende a controlar sus impulsos y a regular su comportamiento, y no por ser un problema de aprendizaje en sí. El bajo rendimiento escolar de estos niños se relaciona por su comorbilidad con las dificultades específicas de lectura, escritura y matemáticas. Así, algunos estudios estipulan la prevalencia de la dificultad lectora entre el 15 y el 50% [8], de las matemáticas entre el 24 y el 60% [9] y del deletreo entre un 24 y 60% [10]. A este entender, los niños con problemas de hiperactividad e impulsividad se diferencian de los desatentos en el funcionamiento cognitivo, en las relaciones que establecen con sus compañeros, en los problemas emocionales, de comportamiento y de aprendizaje [11]. La diversidad de síntomas dificulta de manera especial la evaluación de dicho fenómeno, dado que son muchos los aspectos neurológicos, psicológicos y de comportamiento a valorar, y porque en su estimación influyen aspectos tales como el concepto que se tiene del fenómeno, los criterios diagnósticos que se usen (DSM, CIE, etc.), la fuente de información que valora al niño/a (maestros, padres, madres, psicólogos, etc.) y la comorbilidad con la que cursa el trastorno (trastorno oposicionista, TC, afectivos, de ansiedad, por tics, de aprendizaje, etc.) [12]. Todo esto pone de manifiesto que el proceso de diagnóstico del TDAH es complejo. No hay una única prueba neurobiológica, neuropsicológica o psicológica que por sí sola pueda diagnosticar el TDAH. Al contrario, se necesitaría el uso de diferentes procedimientos e instrumentos que nos faciliten información global del fenómeno. De acuerdo con la complejidad sintomatológica y con la dificultad diagnóstica, la prevalencia del fenómeno que indican los estudios abarca un amplio margen, que oscila entre el 1 y el 30%. Aunque la mayoría de estudios la sitúan entre el 3 y el 5% [7,13-17], recientemente en nuestro país se aproxima al 6% en los niños/as de edad escolar [18], con una proporción niño/niña que oscila entre 4:1 y 9:1, en función de si es población general o clínica. El objetivo de esta investigación es estudiar el riesgo de la sintomatología TDAH mediante la aplicación de la escala para la evaluación del trastorno por déficit de atención con hiperactividad (EDAH) [19] en población catalana de educación primaria.

REV NEUROL 2005; 41 (10): 586-590

587

G. BLÁZQUEZ-ALMERÍA, ET AL

SUJETOS Y MÉTODOS La muestra está constituida por 2.401 sujetos de ambos sexos, con edades comprendidas entre los 6 y 13 años. Todos ellos, en el momento de la administración de la prueba, estaban escolarizados en 10 centros de educación infantil y primaria del área metropolitana de Barcelona –nueve centros públicos del Vallès Occidental y un centro concertado de Barcelona ciudad– (Tabla I). El acceso a los centros públicos se hizo tras establecer contacto con el Equipo de Asesoramiento Psicopedagógico (EAP) de zona del Departament d’Ensenyament de la Generalitat y, una vez obtuvimos su conformidad, accedimos a los centros. Tras establecer contacto con los equipos directivos de los centros y explicar los objetivos del estudio, se obtuvo la colaboración del claustro. Cada tutor/a evaluó, juntamente con un miembro de nuestro equipo, a su grupo-clase con el EDAH (Tabla II) y rellenó una ficha con los datos personales, académicos y demográficos del alumno/a. La escala EDAH nos permite hacer un cribado de la sintomatología del TDAH en población escolar de 6-12 años. Es una adaptación de la escala de Conners (versión para profesores) en población española [20] que consta de 20 elementos, agrupados en dos subescalas (déficit atencional-hiperactividad/ impulsividad y trastorno de conducta) y que el tutor del niño ha de valorar. La corrección de los datos se hizo según los criterios del manual de la escala, y los niños y niñas estudiados se clasificaron en función de si la suma de los elementos era significativa en la escala H (TDAH con predominio H/I), de déficit atencional (TDAH con predominio de DA) o de H y DA (TDAH de tipo combinado). Además de determinar la posible sintomatología predominante de TDAH, también se pudo establecer la presencia o no de TC, ya que hay elementos que hacen referencia a este aspecto. Posteriormente a la corrección de los tests, los datos se informatizaron y se analizaron para obtener los resultados descriptivos del estudio.

Tabla III. Medianas (M) y desviaciones estándares (DE) de las puntuaciones del EDAH según el curso académico. Hiperactividad (HA) Nivel 1.° Primaria 2.° Primaria 3.° Primaria 4.° Primaria 5.° Primaria 6.° Primaria Déficit de atención (DA) M 3,67 4,56 4,82 4,34 4,85 4,61 DE 3,88 4,22 4,52 4,38 4,58 4,36 HA-DA M 3,96 5,30 5,52 4,56 4,67 DE 5,4 6,6 7 ,1 6,3 6,3 Trastorno de conducta M 7 ,22 8,57 9,01 7 ,4 7 ,9 7 ,74 DE 6,65 7 ,33 8,05 7 ,19 7 ,17 6,99 Global M 11,18 DE 11,3

n
413 407 386 373 415 407

M 3,55 4,01 4,19 3,06 3,05 3,13

DE 3,77 4,11 4,57 3,78 3,73 3,72

13,87 13,2 14,53 14,5 11,96 12,6 12,57 12,7 12,81 12,7

5,06 6,4

Tabla IV. Medianas (M) y desviaciones estándares (DE) de las puntuaciones del EDAH según edad y sexo. Hiperactividad (HA) Edad 6 años Sexo H V 7 años H V 8 años H V 9 años H V 10 años H V 11 años H V 12 años H V 13 años H V Déficit de atención (DA) M 2,71 5,08 3,83 4,37 3,46 5,30 3,76 5,76 3,60 5,18 3,40 6,58 2,91 4,92 7 ,40 7 ,00 DE 3,29 4,11 3,98 4,13 3,84 4,73 3,81 4,68 4,08 4,42 3,97 4,81 3,51 4,45 3,97 4,24 HA-DA M 2,25 5,38 4,15 5,27 3,37 6,51 3,90 7 ,03 3,48 5,69 2,95 6,40 3,52 6,56 2,6 4,00 DE 4,38 6,02 6,18 5,84 5,11 7 ,62 5,57 7 ,79 5,36 6,96 4,74 6,91 4,86 7 ,22 2,88 5,66 Trastorno de conducta M DE M 6,96 Global DE 9,04

n
102 114 210 219 168 200 170 205 202 207 206 212 82 97 5 2

M 2,01 5,17 2,88 4,66 2,50 5,09 2,55 5,01 1,96 4,13 1,77 4,15 1,74 4,45 0,60 2,50

DE 2,86 4,19 3,55 3,87 3,39 4,78 3,39 4,64 2,91 4,17 2,90 4,01 2,74 4,02 0,89 3,54

4,72 5,14 10,25 7 ,25 6,71 6,78 9,04 6,78 5,96 6,30 10,39 8,41 6,31 6,24 10,77 8,11 5,56 5,69 9,31 7 ,60 5,17 5,86 10,73 7 ,55 4,65 5,24 9,37 7 ,48 8,00 4,74 9,50 7 ,78

15,63 12,37 10,87 12,36 14,31 11,81 9,33 10,81 16,90 15,27 10,21 11,18 17 ,80 15,06

9,04 10,30 15,00 13,67 8,11 10,11 17 ,13 8,17 13,56 9,62

15,93 13,84 10,60 7 ,50

13,50 13,44

RESULTADOS Los resultados obtenidos respecto al riesgo de presentar TDAH mediante la escala EDAH son los que detallamos a continuación. Nuestro estudio estima que del total de la muestra (n = 2.401), un 12% (n = 291) presenta riesgo de TDAH, por lo que uno de cada ocho escolares podría presentar este trastorno. De la prevalencia por municipios destaca el porcentaje de Sentmenat (19%), seguido del de Badia del Vallès (16%), Palau de Plegamans (13%), Barberà del Vallès (11%) y Barcelona (7%). La modalidad más frecuente de TDAH es la de tipo combinado (46,05%), seguida de la de DA (30,24%) y, finalmente, la de H/I (23,71%). El TDAH presenta en muchas ocasiones comorbilidad con el TC, sobre todo en el tipo combinado (40,55%), y en menor medida con el de predominio H/I (21,31%) y, todavía menos, con el de predominio DA (16,15%). A medida que aumenta la edad se observa una tendencia a disminuir las conductas hiperactivas, mientras que las de DA aumentan (Tabla III). En cuanto a diferencias de género, los niños tienen puntuaciones superiores en casi todas las subescalas del EDAH respecto a las niñas (Tabla IV). Encontramos que la proporción es 4:1.

DISCUSIÓN En esta investigación se ha estudiado la prevalencia de la sintomatología TDAH en población escolar catalana mediante la escala EDAH. Y los resultados obtenidos apuntan que un 12% de nuestra muestra tiene riesgo de TDAH, por lo que uno de cada ocho escolares puede presentar este trastorno. Consultada la literatura científica, se constata que la prevalencia de este fenómeno oscila ampliamente (del 1% hasta el

588

REV NEUROL 2005; 41 (10): 586-590

ESCALA EDAH

30%), aunque la mayoría de estudios la sitúan entre el 3 y 5% [7,13-17]. La mayor prevalencia encontrada en nuestro estudio (12%) se explica por la herramienta utilizada, dado que es un instrumento de cribado y no de diagnóstico. Los resultados obtenidos de la distribución del TDAH según sus modalidades son congruentes con los que apuntan otros estudios, en los que el TDAH combinado también es el más frecuente [7,21]. Dado que el coeficiente α de los elementos que miden el TC (0,90) es muy elevado, podemos afirmar que cuando los tutores responden el EDAH, no confunden los rasgos de H con los de TC. En cuanto a la edad, se objetiva que a medida que esta variable aumenta, hay una tendencia a disminuir la conducta H, mientras que el DA se incrementa. Esto responde al hecho de que los niños, a medida que crecen, son más capaces de inhibir la conducta inapropiada y porque a mayor nivel educativo se requiere mas esfuerzo atencional y, por lo tanto, si existe un DA, se evidencia más. Destacan las medias obtenidas en 3.° de primaria, ya que son las más elevadas. En el entorno escolar se habla de 3.° como un nivel de cambio, ya que se termina el ciclo inicial y empieza el medio, en el que se demanda más autonomía, esfuerzo y mantenimiento cognitivo. El análisis según el sexo muestra que los niños tienen puntuaciones superiores en casi todas las subescalas del EDAH, en proporción de 4:1, lo cual indica que ellos tienen más síntomas de H, DA y TC que ellas. Estos datos encajan con los de otros estudios, que detectan proporciones de 3:1 a 9:1, en función de si es población general o clínica. Los resultados obtenidos ponen en evidencia el gran papel de los maestros en la detección de estos niños y niñas. Nadie como ellos están en mejor condición por tener al niño en una situación de exigencia continuada de atención realizando tareas académicas y en comparación constante con otros niños de su edad. Por lo tanto, es fundamental sensibilizarlos respecto a los indicadores de riesgo que puede manifestar su alumnado para que se inicie el estudio diagnóstico del TDAH. Teniendo en cuenta los resultados de nuestro estudio, sugerimos el EDAH como una buena escala de cribado. Otro instrumento que se ha utilizado ampliamente en el ámbito escolar para evaluar el TDAH es la escala CTRS de Conners en la versión para profesores [22]. Sin embargo, hemos

optado por el uso del EDAH, ya que presenta ventajas respecto la CTRS: 1. El número de elementos es menor, con lo cual la aplicación es de menor duración. 2. No hay elementos del área emocional ni un elemento del área conductual, que resultaban poco claros, inespecíficos y carecían de peso estadístico [19]. 3. Hace referencia a la distinción introducida en el DSM-IV entre TDAH predominantemente H/I, TDAH predominantemente atencional y TDAH de tipo combinado. 4. Posibilita establecer los límites entre TDAH y el TC, y diferenciar si éste último es una entidad única y distinta o si es un trastorno secundario al TDAH [21]. En cuanto a las limitaciones del estudio, se destaca que la versión del EDAH utilizada no consta de baremos por cursos, por lo que se aplican los mismos criterios de corrección tanto para los niños/as de 6 como para los de 12 años. Esta limitación se ha superado en la última revisión de la escala en la que se presentan baremos por cursos correspondientes a las distintas subescalas en centiles [23]. Para realizar dicha baremación, los autores del EDAH han utilizado los datos que se han obtenido en nuestro estudio. Los nuevos baremos no contienen datos referidos a las puntuaciones totales, que carecían de interés e incluso podían llevar a confusiones y diagnosticar a partir de una puntuación alta global, sin determinar si se trataba de TDAH o de TC o de los dos. Además, en esta nueva versión se han establecido puntos de corte a partir de criterios estadísticos y epidemiológicos que pueden ayudar al evaluador a tomar decisiones acerca del diagnóstico. Dichos puntos determinan la existencia de dos niveles de riesgo de padecer el trastorno: riesgo moderado y riesgo elevado. Así pues, aunque no entraba dentro de nuestros objetivos, los datos obtenidos en el estudio han permitido crear la nueva baremación de la escala EDAH, además de valorar su utilidad como instrumento de cribado del TDAH Como línea de investigación futura, sugerimos profundizar en el estudio y establecer criterios diagnósticos para poder determinar cuántos de los casos que han obtenido puntuaciones significativas en el EDAH presentan el trastorno en cuestión. En otras palabras, saber si el EDAH constituye una buena herramienta para predecir los casos de TDAH como entidad diagnóstica.

BIBLIOGRAFÍA 1. García-Pérez EM. TDAH en adultos. Bilbao: Grupo Albor-Cohs; 2002. 2. American Psychiatric Association. Manual diagnóstico y estadístico de los trastornos mentales (DSM-IV-TR). Texto revisado. Barcelona: Masson; 2002. 3. World Health Organization. Mental, Behavioral and developmental disorders. Clinical descriptions and diagnostic guidelines (ICD-10). Geneva: WHO; 1988. 4. Weiss M, Weiss G. Attention deficit hiperactivity disorder. In Lewis M, ed. Child and adolescent psychiatry. A comprehensive textbook. 3 ed. Philadelphia: Lippincott Williams & Wilkins; 2002. p. 645-70. 5. OMS: Classificació Internacional de Malalties. 9.ª revisió. Modificació Clínica. Barcelona: Departament de Sanitat i Seguretat Social. Generalitat de Catalunya; 1991. 6. American Psychiatric Association. Diagnostic and statistical manual of mental disorders (DSM-II). Washington DC: American Psychiatric Association; 1968. 7. American Psychiatric Association. Manual diagnóstico y estadístico de los trastornos mentales (DSM-IV). Barcelona: Masson; 1995. 8. August GJ, Garfinkel GD. Comorbidity of ADHD and reading disability among clinic referred children. J Abnorm Child Psychol 1990; 18: 29-45. 9. Semrud-Clikeman M, Biederman J, Sprich-Buckminster S, Lehman BK, Faraone SV, Norman D. Comorbidity between ADDH and learning disability: a review and report in a clinically referred simple. J Am Acad Child Adolesc Psychiatry 1992; 31: 439-48. 10. Barkley RA. Attention-deficit hyperactivity disorder. A handbook for diagnosis and treatment. New York: Guilford Press; 1998. 11. Lahey B, Carlson C. Validity of the diagnostic category of attention deficit disorder without hiperactivity: a review of the literature. J Learn Disabil 1991; 24: 110-20. 12. Jensen PS, Hinshaw SP, Kraemer HC, Lenora N, Newcorn JH, Abikoff HB, et al. ADHD comorbidity findings from the MTA study: comparing comorbid subgrups. J Am Acad Child Adolesc Psychiatry 2001; 40: 147-58. 13. Laufer MN, Shetty T. Attention deficit disorder. In Kaplan NI, Freedman AM, Sadock BJ, eds. Comprehensive textbook of psychiatry. Vol. 3. Baltimore: William & Williams; 1980. 14. Baumgaertel A, Wolraich ML, Dietrich M. Comparison of diagnostic criteria for attention déficit disorders in a German elementary school simple. J Am Acad Child Adolesc Psychiatry 1995; 34: 629-38. 15. Szatmari P. The epidemiology of attention-deficit disorder. In Weiss G, ed. Child and adolescent psychiatric clinics. Philadelphia: WB Saunders; 1992. p. 361-72.

REV NEUROL 2005; 41 (10): 586-590

589

G. BLÁZQUEZ-ALMERÍA, ET AL

16. Wolraich ML, Hannah JN, Pinnock TY, Baumgaertel A, Brown J. Comparison of diagnostic criteria for attention-deficit hyperactivity disorder in a country wide simple. J Am Acad Child Adolesc Psychiatry 1996; 35: 319-24. 17. Polaino A, Ávila C. ¿Cómo sobrevivir con un niño hiperactivo? Madrid: AC; 1993. 18. Benjumea-Pino P, Mojarro-Práxedes MD. Trastorno hiperquinético: estudio epidemiológico en doble fase de una población sevillana. Anales de Psiquiatría 1993; 9: 306-11. 19. Farré-Riba A, Narbona J. Escalas para la evaluación del trastorno por déficit de atención con hiperactividad (EDAH). Madrid: TEA; 1998.

20. Farré-Riba A, Narbona J. Índice de hiperquinesia y rendimiento escolar: validación del cuestionario de Conners en nuestro medio. Acta Pediatr Esp 1989; 47: 103-9. 21. Farré-Riba A, Narbona J. Escalas de Conners en la evaluación del trastorno por déficit de atención con hiperactividad. Nuevo estudio factorial en niños españoles. Rev Neurol 1997; 25: 200-4. 22. Conners CK. A teacher rating scale (hyperkinesis index). Chicago: Abbot Laboratories; 1969. 23. Farré-Riba A, Narbona J. EDAH: evaluación del trastorno por déficit de atención con hiperactividad (EDAH). Madrid: TEA; 2003.

RESULTADOS DEL CRIBADO DE LA SINTOMATOLOGÍA DEL TRASTORNO POR DÉFICIT DE ATENCIÓN CON O SIN HIPERACTIVIDAD EN EL ÁMBITO ESCOLAR MEDIANTE LA ESCALA EDAH Resumen. Introducción. El diagnóstico del trastorno por déficit de atención con o sin hiperactividad (TDAH) es un proceso controvertido, que en cierta manera puede condicionarse por el sistema de clasificación diagnóstico, por el instrumento de medida, por la población elegida y por la fuente de información. Esta disparidad de factores se pone de manifiesto en los estudios epidemiológicos, donde los índices de prevalencia varían tan ampliamente que oscilan entre el 1 y el 30%, aunque la mayoría de los estudios la sitúan entre un 3 y un 5%. Objetivo. Estudiar la utilidad de la escala para la evaluación del trastorno por déficit de atención con hiperactividad (EDAH) como instrumento de cribado de la sintomatología TDAH en el ámbito escolar. Sujetos y métodos. Se estudian 2.401 escolares de ambos sexos, de 6-12 años y escolarizados en 10 centros de Barcelona y del Vallès Occidental. Resultados. El análisis de los datos obtenidos nos indica que un 12% de nuestra muestra tiene riesgo de TDAH, por lo que uno de cada ocho escolares podría presentar el trastorno en cuestión. Los niños obtienen puntuaciones superiores en casi todas las subescalas del EDAH respecto a las niñas, y se constata una proporción de 4:1. Conclusión. Dada la prevalencia encontrada del fenómeno, los autores sugerimos profundizar en el estudio para determinar la prevalencia del trastorno como entidad diagnóstica. [REV NEUROL 2005; 41: 586-90] Palabras clave. Cribado. Déficit de atención. Diagnóstico. Hiperactividad. Impulsividad. Prevalencia del TDAH en población catalana. Trastorno por déficit de atención con/sin hiperactividad (TDAH).

RESULTADOS DO CRIVADO DA SINTOMATOLOGIA DA PERTURBAÇÃO POR DÉFICE DE ATENÇÃO COM OU SEM HIPERACTIVIDADE NO ÂMBITO ESCOLAR MEDIANTE A ESCALA ADAH Resumo. Introdução. O diagnóstico da perturbação por défice de atenção com ou sem hiperactividade (PDAH) é um processo controverso, que de certa maneira pode condicionar-se pelo sistema de classificação diagnóstico, pelo instrumento de medida, pela população escolhida e pela fonte de informação. Esta disparidade de factores manifesta-se nos estudos epidemiológicos, onde os índices de prevalência variam tão amplamente que oscilam entre 1 e 30%, ainda que a maioria dos estudos a situam entre os 3 e 5%. Objectivo. Estudar a utilidade da escala para a avaliação da perturbação por défice de atenção com hiperactividade (ADAH) como instrumento de crivado da sintomatologia PDAH no âmbito escolar. Sujeitos e métodos. Estudam-se 2.401 estudantes de ambos os sexos, dos 6-12 anos e escolarizados em 10 centros de Barcelona e do Vallès Occidental. Resultados. A análise dos dados obtidos indica-nos que 12% da nossa amostra tem risco de PDAH, pelo que um de cada oito estudantes poderia apresentar a alteração em questão. As crianças obtêm pontuações superiores em quase todas as sub-escalas do ADAH no que diz respeito às meninas, e constata-se uma proporção de 4:1. Conclusão. Dada a prevalência do fenómeno, os autores sugerem aprofundar o estudo para determinar a prevalência da alteração como entidade de diagnóstico. [REV NEUROL 2005; 41: 586-90] Palavras chave. Crivado. Défice de atenção. Diagnóstico. Hiperactividade. Impulsividade. Perturbação por défice de atenção com/sem hiperactividade (PDAH). Prevalência da PDAH na população catalã.

590

REV NEUROL 2005; 41 (10): 586-590

You're Reading a Free Preview

Descarga
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->