Está en la página 1de 4

CULTIVO EXTERIOR DE MARIHUANA

Cuándo plantar

Más o menos con la primera luna creciente de marzo o abril. Si plantáis en mayo aún estaréis a
tiempo. Podéis plantar directamente en el suelo o maceta, pero casi mejor hacerlo en un vaso de
papel que permita a la raíz crecer al menos unos 2,5 cm. en profundidad, ya que asegurareis que
plantáis definitivamente de semillas en buen estado y posteriormente será muy fácil cortar el vaso y
extraer la tierra como un bloque compacto para el trasplante.

Hay quien pone primero la semilla a germinar en algodón para pasarla luego al vaso o directamente
a la maceta o al suelo.

Agua :

El cáñamo necesita bastante agua, pero sin llegar a tener la tierra permanentemente empapada;
como referencia observareis que con la falta de agua las hojas se caen. A partir de aquí tampoco os
paséis con el agua.

Temperatura

Se suele creer que cuanta más calor mejor, pero tampoco es cierto, ya que un exceso de calor -a
partir de 30 grados más o menos- agobia a la planta y la deja aplatanada. De hecho no requiere
temperaturas superiores a 18 grados.

Macho y hembra

En primer lugar hay que tener en cuenta que es la hembra y no el macho la apta para el consumo.
Tras unas tres semanas de crecimiento normal, las plantas masculinas tienen menos color, más
altura y son más delgadas, tienen menos hojas y las ramas nacen del tallo a una mayor distancia
entre si, al tiempo que producen una especie de bolitas de las cuales saldrá el polen que fecundará
las hojas de las hembras. Hacia la sexta semana les crece una suerte de penacho de hojas en la
punta. Las plantas femeninas por el contrario son más achaparrada y redondeadas, de un verde más
oscuro, tienen muchas hojas y las ramas salen del tallo mucho más próximas entre si

La densidad de la plantación favorece el desarrollo de las masculinas, mientras que el espacio libre
facilita el desarrollo de las femeninas. Todas las plantas producen tanto el encima masculino como el
femenino, y son las condiciones ambientales el determinante de uno u otro sexo. Si has plantado en
abril hacia primeros de junio ya las puedes distinguir.

Si las hembras son fecundadas producirán semillas pero perderán potencia psicoactiva, así que si
no tienes problemas para obtener semillas para el próximo año, procura cortar los machos antes de
que florezcan las hembras. También puede ocurrir que la planta sea hermafrodita

Abono

Si cultivas en maceta y has comprado tierra rica en nutrientes no hace falta abonar, o hacerlo muy
moderadamente ya que el cultivador novato suele quemar la planta por exceso de abono, pero
deberás cambiar la tierra cada año.

Si cultivas en el campo, lo mejor, si se puede, es encontrar un terreno que se emplee también para
otro tipo de cultivos ya que el cáñamo crece mejor en rotación con otros cultivos como el grano, las
judías o los guisantes, que suponen una importante reenergetización del terreno. Si el terreno no
está seriamente agotado, el siguiente método funciona bastante bien: Al principio del otoño se labra
el pedazo de tierra elegido y se le cubre con una leve capa de estiércol, y se plantan a continuación
las judías u otras leguminosas; al cabo de dos o tres semanas se da la vuelta a la tierra dejando
enterrados los tallos y se vuelve a aplanar la tierra pisando la superficie con botas pesadas o
pasando un rulo; luego se deja reposar la tierra durante todo el invierno. Al principio de la primavera
se escarda el terreno, se cubre con un fertilizante orgánico como el estiércol y ya está listo para
plantar.

Semillas y sementera

El principal enemigo de las semillas es la humedad. En un ambiente perfectamente seco mantienen


su vitalidad incluso durante tres años y no se ven afectadas por el calor si no supera los 37 grados.
Si laatmósfera en que se encuentren es húmeda esta temperatura desciende a los 30 grados. La
mayoría de los cultivadores usan un recipiente herméticamente cerrado, como el que utilizan los
fotógrafos para guardar sus películas, y lo mantienen a una temperatura constante de 25 grados
aproximadamente. Tampoco es aconsejable guardar grandes cantidades de semillas juntas pues
podrían calentarse.

El aspecto exterior proporciona un buen número de indicaciones sobre el estado de salud de la


semilla. La semilla vital es bien lisa por fuera y nada rugosa; tiene un color gris claro, gris verdoso o
gris pardo, y se pone lustrosa si se la frota con las manos. Si una vez abiertas expelen un olor como
de aceite rancio, seguramente son demasiado viejas; si por dentro presentan un color negro es
seguro que han fermentado y no germinarán jamás; por el contrario si el interior es blancuzco y
polvoriento no son muy viejas y aún pueden germinar, pero las plantas que broten serán débiles

Transplante

En general, ya hemos dicho en el primer punto que se suele plantar en un lugar provisional para la
germinación, como por ejemplo y para ello nada mejor que un vaso de papel que permita a la raíz
crecer al menos unos 2,5 cm. en profundidad, ya que será muy fácil cortar el vaso y extraer la tierra
como un bloque compacto.

Durante el trasplante las plantas quedan notablemente expuestas a una serie de riesgos, así que
habrá que tomar algunas precauciones:

La primera hacerlo en un día nublado o al caer la tarde de forma que las raíces no se vean muy
expuestas a la luz. se procurará que el nuevo terreno sea lo más parecido al anterior; se saca la
planta delicadamente con la tierra como un bloque compacto y se coloca en un agujero previamente
practicado en el nuevo terreno recipiente, sea el suelo o la maceta. se procurará también no tocar el
tallo, sosteniéndolo lo más cerca posible del nivel de tierra, y sin tocar nunca las raicillas ni las hojas.
al depositar el bloque de tierra en el agujero se procurará enfocar la planta hacia la luz para no
obligarla a un brusco movimiento fototrópico -de búsqueda de luz- que podría perjudicar el
arraigamiento. el agujero debe ser lo bastante profundo como para permitir a la joven raíz
extenderse en toda su longitud, pues seguramente habrá quedado algo comprimida en su lugar
provisional. el terreno se reordenará de forma que el tallo quede a la misma altura del suelo que
tenia anteriormente; acumular demasiada tierra alrededor del tallo puede ser peligroso. regar al
finalizar la operación, a fin de facilitar la adaptación al nuevo terreno.

Cuándo cosechar

Existe la creencia de que cuando más tiempo estén las plantas en el suelo mejor, hasta antes de
que lleguen las primeras heladas, las cuales se cargarían la planta. Nada más lejos de la realidad; la
planta de marihuana tiene su ciclo igual que todas las plantas, sean cerezos, perales, o cualquier
otra. Llega un momento en que los cogollos están maduros y si no se cortan y se dejan más
semanas a la intemperie se volverán rancios y perderán el buen gusto al ser fumados.
En general, cuando los filamentos de los plumeros de las hembras pasan de blancos a marrones,
más o menos al cabo de unos 6 o 7 meses desde que se plantaron, es el momento adecuado de
cortar. Si habéis plantado en maceta el ciclo de la planta será menor, al igual que su producción, y
bastará con unos 5 meses.

La maceta

Las macetas deberán tener, como mínimo, en el fondo, un agujero para evitar el estancamiento del
agua. la maceta debe ser de material poroso, sin pinturas externas ni horneadas. antes de utilizar la
maceta se mojará completamente durante media hora por lo menos. evitar el charco de agua en el
posamacetas. Se consigue depositando la maceta sobre una capa de 1 cm. de gravilla en el
posamacetas. la planta deberá tener siempre luz natural o artificial. no cambiarla constantemente de
sitio mientras esté creciendo. al loro con los parásitos. cuando se abone, respetar las proporciones
de fertilizante; en todo caso, tener en cuenta el consejo anterior sobre abonos en maceta. si durante
el crecimiento la planta se estira demasiado en busca de luz, ayudala con un palillo a modo de
muleta. cuando la planta tenga 2 o 3 meses, si le falta espacio -siempre le faltará en maceta y por lo
tanto su crecimiento no será tanto como en el campo- trasplantala a una maceta mayor; cuanto más
pueda bajar la raíz más crecerá la planta. cada planta debe ponerse lo más lejos posible de los
bordes y a una distancia de unos 40 cm. respecto de las demás. las lombrices constituyen una
inestimable ayuda; la tierra encajonada y sometida a continuos riegos se apelmaza enseguida; las
lombrices la remueven, favorecen la circulación del aire y el desarrollo de las raíces. el cariño que
profeséis a vuestras plantas será proporcionalmente correspondido

3.3.- PLAGAS.

La mejor forma de prevenir desastres es mediante la higiene. Se deben seguir los siguientes consejos:

·No sacar plantas al exterior (balcones o jardines), si no es para hacerlo de forma definitiva. En ese caso no se
hará de forma directa, deben aclimatarse poco a poco para que la luz solar no las queme.

·No aceptar plantas provenientes del exterior o de otros ``indoor" que no sean de absoluta confianza. Siempre
que se vaya al campo o se haya estado en contacto con plantas de exterior o trabajando en jardines, uno debe
cambiarse la ropa y lavarse las manos antes de acceder al montaje.

·Se deben evitar los excesos de calor y sequedad (+ de 32oC y - de 40% de humedad), dado que favorecen las
plagas.

·Se deben examinar periódicamente las plantas para detectar la presencia de plagas o enfermedades.

·Evitar instalar el montaje en cobertizos de jardines o cerca de balcones que puedan traernos plagas del
exterior. Cuanta más lejos de la naturaleza se encuentre ubicado el ``indoor", menos precauciones tendremos
que tomar al respecto.

·Las principales plagas son: la araña roja y la mosca blanca. También hay limacos (babosas), orugas y
pulgones, aunque no son comunes en interiores. Dichas plagas atacan a todas las plantas y hay infinidad de
productos de venta en los ``gardens". Allí se puede informar uno sobre su uso. Utilizar los destinados a
productos agrícolas respetando el margen de seguridad recomendado. Este margen suele ser de veintiún días,
por lo que es muy desaconsejable usar esprays químicos en el proceso de floración. Si las plantas
afectadas son pocas, deben ser retiradas del sistema y tratadas aparte.
·La araña roja, es un ácaro diminuto del tamaño de un punto. Son de color rojo, marrón o negro según la
variedad. Viven en el envés de las hojas llegando a formar colonias muy numerosas. Ponen sus huevos y tejen
sus telas entre las venas del envés de la hoja, a los adultos se les puede encontrar también encima, dado que se
mueven aunque con lentitud. Succionan el jugo de la hoja dejando una marca a modo de puntillo amarillento.
Dichos puntillos en las hojas son la evidencia de la presencia de araña roja o de mosca blanca. Las arañas
empiezan atacando las grandes hojas inferiores, retira las hojas atacadas y mata los individuos visibles con un
algodón mojado en alcohol o con los dedos. Seguidamente pulveriza la planta con agua, la humedad les
molesta, y luego aplica un spray tipo ``hogar y plantas", siempre desde abajo, ladeando la maceta para que el
spray llegue al envés de las hojas. Repite la operación al cabo de una semana. Las arañas pasarán de una planta
a la otra, si las plantas se tocan.

·La mosca blanca actúa de forma parecida a la araña, y las huellas que deja sobre las hojas, son similares.
Estas vuelan formando una nube de puntillos blancos que vuelan al agitar la planta. Es más difícil de erradicar y
más fácil de extenderse.

·Diversas especies de marihuana presentan resistencia frente a las plagas de araña roja y mosca blanca, y
parece que la plaga no puede con la planta, y no llega a causar grandes estragos. A veces, algunas plantas se ven
atacadas y otras no. Los insecticidas verdes que contienen piretrinas, ``hogar y plantas", parecen actuar
bien sin demasiado peligro para nuestra salud. Se debe tener mucho cuidado con las hormigas, pues son las
portadoras de pulgones y otras plagas que usan como si de ganado se tratase. Si la afección se produce al
final del ciclo, es mejor no tomar grandes medidas que puedan resultar peores que el mal que pueda hacer ya
la propia plaga.

·Las orugas se comen los brotes y los cogollos y se eliminan mediante una bacteria inofensiva para el hombre,
que se suministra a través del riego y se encuentra en el mercado. Consulta al garden.

·Los hongos serán retirados con un pincel como se ha explicado anteriormente. Si son numerosos y atacan a
las hojas, se pulverizará con fungicidas y se remediará la excesiva humedad ambiente.

A continuación daremos una receta de un insecticida casero y ecológico de fatal olor, pero de eficaces
resultados:

Vaciar el contenido de dos paquetes de tabaco en un litro de agua, añadir un diente de ajo y una cebolla (el
diente de ajo y la cebolla son opcionales pero aconsejables). Dejar la mezcla en un recipiente de vidrio abierto
al sol, durante un par de días. Transcurrido este periodo, colar la mezcla y añadir una cucharada de jabón para
vajillas biodegradable. Pulverizar las plantas una vez a la semana durante un mes. Al día siguiente de cada tres.

Otra fórmula casera de mejor olor es la siguiente:

Agua con un 5% de alcohol etílico (96), unas gotas de lejía biodegradable (10 x litro) y una cucharada por
litro de jabón también biodegradable. Esta fórmula no debe ser usada sobre cogollos ya formados, pues el
alcohol disuelve la resina mientras que el agua no. Si se siguen correctamente las normas básicas de higiene
y prevención, es difícil que una plaga acceda a un ``indoor" bien ubicado.

Intereses relacionados