P. 1
Carta Organica 1

Carta Organica 1

|Views: 733|Likes:

More info:

Categories:Types, Letters
Published by: Jheison Raúl Flores Cabrera on Apr 14, 2011
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

02/06/2013

pdf

text

original

Sections

El tema que me ha sido asignado es relativamente abstracto,
lo cual me va a permitir desarrollar en principio algunas
cuestiones de índole teórica referidas a la gobernabilidad
(por razones que explico más adelante prefiero este término
al de gobernanza).

Inicialmente quiero compartir con Uds. una rápida presentación
que resume el proceso mediante el cual se elaboró el
Anteproyecto de Carta Orgánica, sabiendo que, a diferencia
de lo que establece la nueva CPE, donde se da a entender
que la elaboración de la CO es una obligación de las
automomías municipales, la Ley marco (Art 61, inciso 3)
establece que se trata de una atribución potestativa: vale decir
que supuestamente no existiría la obligatoriedad de elaborar
una CO, lo cual produciría un peligroso vacío de normativa
relativa a las competencias, a las atribuciones que tiene la
autonomía municipal y la manera de poner en práctica esas
atribuciones a través del ejercicio de sus propias acciones de
administración y de gobierno en el territorio local.

Los actores definidos para llevar adelante este proceso fueron
las OTBs, las juntas vecinales, los pueblos indígenas, las
comunidades campesinas, las asociaciones comunitarias, Fejuve
la paz, Comité de Vigilancia, los actores sociales del municipio
de La Paz el propio Gobierno Municipal, la Asamblea del

Municipio que fue la última instancia y los Concejo
Macrodistritales y los Concejo Ciudadanos Sectoriales.
En términos específicos la participación en cada uno o a través
de los Concejos Ciudadanos Macrodistritales fue muy intensa.
También hubo reuniones preparatorias e informativas con los
Concejos Ciudadanos Sectoriales que tienen como atribución,
(OM/069-2006) el prestar asesoramiento en diversos temas
específicos. Hubo reuniones preparatorias informativas de los
Concejos Ciudadanos con jóvenes, adolescentes, con entidades
y organizaciones involucrados en turismo, docentes. De igual
manera se trabajó con las entidades vinculadas al tráfico y
transporte, así como con otras vinculadas al deporte Tuvo
desde luego una participación muy activa el Comité de
Vigilancia. Entre los talleres sectoriales sobresaliente anoto
el taller con adultos mayores y personas con discapacidad,
otro de la comisión municipal de la adolescencia, seguido de
encuentro amplio de comunidades juveniles, y un taller especial
con los asambleístas jóvenes que luego participaron en la
Asamblea del Municipio.

En términos numéricos la movilización y participación ciudadana
en los primeros talleres que recogieron insumos para la CO,
puede resumirse de esta manera: hubo reuniones preparatorias
con 258 ciudadanas y ciudadanos; trabajaron los Concejos
Macrodistritales de Participación Ciudadana que incluyeron

a 1.643 participantes; también trabajaron los Concejos
Ciudadanos Sectoriales. Hubo de igual manera 60 talleres
y foros y talleres organizados por el Gobierno Municipal y
otras instituciones, hasta llegar al taller preparatorio para la
Asamblea del Municipio. En suma, 4.500 paceñas y paceños
participaron de este primer tramo del proceso.

Las 12 comisiones que trabajaron en el seno de la Asamblea
del Municipio, en la cual participaron más de 800 delegados
y representantes de distintas
organizaciones y sectores sociales,
los cuáles que entregaron sus
aportes a una comisión final de
compatibilización y redacción que
trabajó el texto que hoy está a
consideración del CM.. Las
comisiones entonces fueron: 1.
Órganos del Gobierno autónomo,
2. Desarrollo Urbano Sostenible
Metropolitano 3. Culturas e
Interculturalidad 4. Participación
Ciudadana, Control social y
Transparencia, 5. Desarrollo
Humano integral 6. Desarrollo
E c o n ó m i c o P r o d u c t i v o
metropolitano 7. Política Patrimonial
Fiscal y Financiera 8. Régimen Electoral e Institutos de
Democracia Municipal 9. Derechos, Deberes y Garantías de
las y los ciudadanos. 10 Visión del Municipio: Identidad,
Principios y Fines 11. Equidad de género y generacional y 12
Comisión Especial de Desarrollo Económico Rural

En todo caso, a nuestro entender este Anteproyecto constituye
un riquísimo material de base para el análisis, perfeccionamiento
y profundización de lo que necesariamente debe ser la

normativa específica para el gobierno del espacio local en el
municipio de La Paz. Y porque ha sido un proceso
verdaderamente participativo, la riqueza está más allá de
aquellos elementos que podía haber aportado el propio
gobierno municipal tanto a través del Concejo como del
Ejecutivo en la anterior gestión, ya que recoge los aportes y
contribuciones de vastos sectores de nuestra comunidad.

Habiendo compartido estos datos sobre el largo proceso de
consulta y elaboración participativa
del anteproyecto de Carta
Orgánica, pasemos a recordar
algunas definiciones sobre el tema
de la autonomía consignada en la
nueva CPE.

_ Art. 272 Autonomía implica la
elección directa de autoridades por
ciudadanas y ciudadanos, la
administración de recursos
económicos, la facultades
legislativa, reglamentaria,
fiscalizadora y ejecutiva, por sus
órganos de gobierno autónomo en
el ámbito de su jurisdicción y
competencia

_ Carta Orgánica, es una norma institucional básica (Art 275
nueva CPE). Por eso su importancia- más allá de que sea una
atribución potestativa-; es el estatuto autonómico municipal;
por ello mismo todos los momentos del proceso, hasta su
aprobación, deben involucrar y movilizar al conjunto de la
ciudadanía, porque regirá la vida institucional política, social,
cultural y económica del municipio; señala en este sentido un
nuevo momento constitutivo del municipio y su gobierno

41

HAY UN VÍNCULO INDESLIGABLE ENTRE
LEGITIMIDAD Y GOBERNABILIDAD, POR
UNA PARTE; Y NO EXISTE LEGITIMIDAD
POSIBLE SIN PARTICIPACIÓN NI CONTROL
SOCIAL, VALE DECIR SIN UNA ADECUADA
TRANSPARENCIA DE LA GESTIÓN PÚBLICA,
EN ESTE CASO EN EL NIVEL LOCAL. EN
ESTE SENTIDO LA LEY MARCO DE
AUTONOMÍAS ES ABSOLUTAMENTE
IMPRECISA, GENÉRICA Y
PELIGROSAMENTE ENUNCIATIVA EN EL
TEMA QUE TIENE QUE VER CON LA
PARTICIPACIÓN Y EL CONTROL SOCIAL.

autónomo y además es una expresión de la voluntad colectiva
democrática ya que va a guiar el camino de nuestras utopías:
qué tipo de municipio queremos construir colectivamente.
Adicionalmente, el proceso y el resultado, van a ser un elemento
de cohesión social en torno a nuestra identidad intercultural,
metropolitana, como sede de los poderes ejecutivo legislativo
y electoral. Es un elemento que traduce y proyecta la
transformación ocurrida en el municipio y la consolidación del
liderazgo del mismo.

Para entrar en el tema específico que me ha sido asignado,
quiero partir de una frase, que me parece muy rica pese a su
brevedad, de Joan Prats, un estudioso de los temas de
gobernabilidad local: la mejor ciudad es la que reconoce los
conflictos y los gestiona, porque el tema de la gobernabilidad
tiene que ver precisamente que ver con la manera cómo
colectivamente reconocemos los conflictos que hacen parte
de nuestra realidad social y local, y de qué manera gestionamos
colectivamente esos conflictos.

Discrepo, lo señalaba al principio, con el término gobernanza.
Prefiero gobernabilidad, por motivos estéticos, porque detesto
el uso de los neologismos, y finalmente porque en la politología
se ha comenzado a adoptar gobernanza, quizá en rechazo a
gobernabilidad, término que se originó en los 60´70 frente a
la crisis del sistema capitalista y en la detección de cuál era,
a juicio de los expertos, el origen de esa crisis civilizatoria de
ese capitalismo. Básicamente, los estudios encargados por la
Comisión Trilateral de los centros industriales determinaron
que la crisis del capitalismo era por un exceso de democracia,
y que resultaba necesario adoptar medidas para limitar el
ejercicio de la democracia, puesto que el exceso señalado
estaba sometiendo, supuestamente, a los gobiernos a una
sobrecarga de demandas e intervenciones que llevaba a esos
órganos de gobierno a la parálisis y al descrédito.

Este programa que se inscribió bajo el título de gobernabilidad
fue aplicado por los presidentes Tatcher en Inglaterra y Reagan
en EEUU, de manera que nació contaminado por esas
connotaciones, por eso se recurrió a partir de cierto momento
al término gobernanza, que es una discutible traducción de
governance
Pero ambos términos se refieren en realidad a cosas
relativamente distintas. Gobernanza se refiere a la estructura
de relaciones entre los diferentes actores, a través de la cual
se toman decisiones sobre la cosa pública. Según el autor
chileno Luciano Tomasini, gobernanza nombra el ejercicio del
poder o la función de gobernar puntualizando que en el ámbito
latinoamericano incluye las condiciones que permiten ejercer
esa función con legitimidad, eficacia y respaldo social
Joan Prats entiende que la gobernabilidad es un atributo no
sólo de los gobiernos sino de las sociedades, abarcando la
capacidad del conjunto para afrontar las dificultades y
aprovechar las oportunidades suponiendo la existencia de
institucionalidad suficiente para enfrentar de manera colectiva
los problemas.

Queda claro, eso sí, que gobernabilidad y legitimidad son
dos términos complementarios e inseparables, sobre los cuáles
se sustenta el concepto de gobernabilidad democrática, que
quiere implicar un sentido de democracia más allá de la
democracia representativa en el sentido tradicional, para
introducirse en el concepto de la democracia participativa
El PNUD (1997) definió gobernabilidad como el conjunto de
mecanismos, procesos relaciones e instituciones mediante las
los ciudadanos articulan sus intereses ejercen sus derechos
y obligaciones y concilian sus diferencias

Entonces gobernabilidad puede entenderse en dos sentidos
complementarios: el primero abarca lo relativo a gestión de
conflictos, incluyendo su detección temprana y la adopción

42

de las medidas necesarias para evitarlos, y en caso de producirse
procurar respuestas consensuadas que permitan darles una
salida.

El segundo alude al conjunto de instrumentos de gestión
necesarios para establecer una política urbana sostenible,
afirmada en el consenso de la comunidad y que bajo una
proyección estratégica, coloca a la gestión pública al servicio
del mejoramiento de las condiciones de vida de la comunidad,
entendiendo de igual manera condiciones de vida no sólo
como sinónimo de nivel de ingresos sino como visión del
bienestar que comprende todas las dimensiones de la existencia
en sociedad

Esto nos permite colegir que el gran reto de la gobernabilidad
en Bolivia tiene que ver con la administración de la pobreza.
Si volvemos al concepto de Prats, de que el buen gobierno
estriba en saber identificar los conflictos y la manera de
gestionarlos, sin duda buena parte de los conflictos que vivimos
en sociedad tiene que ver con la existencia de enorme
márgenes de pobreza. Y es el reto de un gobierno local, al
igual que el del gobierno nacional el de la administración
“correcta” de esa pobreza, entendiéndola en tres dimensiones:
no sólo como relativa a los datos materiales que tienen que
ver con los ingresos, porque la pobreza tiene una
multidimensionalidad que resulta imprescindible tomar en
consideración, puesto, reitero una vez más, que es a partir
de los déficits generados por la pobreza donde se incuban los
conflictos que afectan a la gobernabilidad

Tenemos a la pobreza como condición de vida, porque no se
trata solo de una cuestión económica sino de una pluralidad
de necesidades que nos corresponde atender, ese cúmulo de
necesidad determina una forma de inserción diferenciada y
con barreras para superar las carencias dentro de la sociedad.

En una segunda acepción, complementaria está la pobreza
entendida como exclusión social, que trata de una situación
no solo casual sino producto de esquemas de relaciones
socioeconómicas que mantienen o aumentan las barreras que
separan a los pobres de los no pobres, y finalmente es
indispensable entender la pobreza como imposibilidad de
alcanzar un nivel adecuado de acceso a los recursos, materiales
y otros.

Volviendo al vínculo indesligable entre legitimidad y
gobernabilidad y entendiendo que no existe legitimidad posible
sin participación ni control social, vale decir sin una adecuada
transparencia de la gestión pública, en este caso en el nivel
local.

En este sentido la Ley Marco de Autonomías es absolutamente
imprecisa, genérica y peligrosamente enunciativa en el tema
que tiene que ver con la participación y el control social.
Al tema se refiere el Título VII Marco de la Participación y
control social en las entidades territoriales autónomas. Dice:
“la normativa de los gobiernos autónomos debe garantizar
la participación y el control social sin discriminación de orden
social económico, político u otros ….”

Continúa: “La Participación social se aplica a políticas públicas
como la planificación, seguimiento y evaluación mediante
mecanismos establecidos y los que desarrollen los gobiernos
autónomos en el marco de la ley”. Estos son criterios de orden
conceptual con los cuales no hay mayor problema
El Art. 139 habla de la gestión participativa,- y este es otro
punto donde existe una contradicción flagrante con el supuesto
carácter potestativo de elaboración de la CO-, y señala: “ las
normas de los gobiernos autónomos deberán garantizar la
existencia y vigencia de espacios de participación ciudadana
y la apertura de canales y espacios para recoger las demandas

43

sociales en la gestión pública a su cargo, considerando como
mínimo 1.espacios de participación en la planificación,
seguimiento evaluación y control social de las políticas públicas,
planes, programas y proyectos. 2 espacios de participación
directa, iniciativa pública ciudadana, referendo y consulta
previa 3. Canales o espacios de atención permanente de la
demanda social y ciudadana…”

El Art. 140 se refiere someramente al tema de la transparencia:
“Sin necesidad de requerimiento expreso, cada gobierno
autónomo debe publicar de manera regular y crear canales
de permanente exposición ante la ciudadanía de sus planes,
programas y proyectos las contrataciones y reportes de
ejecución concernientes a ésos, los informes físicos y financieros
resultados, evaluaciones, balances así como toda información
relacionada a la gestión
pública a su cargo. Asimismo
tiene la obligación de
responder a los
requerimientos de
información específica
formulados por cualquier
ciudadana o ciudadano,
organización social u
organismo colegiado y
permitir el acceso efectivo
a la información de
cualquier entidad pública”.
Establece también el Art
141, bajo el título de
Rendición de Cuentas, que
“ … . l a s m á x i m a s
autoridades ejecutivas
deben hacer una rendición
pública de cuentas por lo

menos dos veces al año, que cubra todas las áreas en las que
el gobierno autónomo haya tenido responsabilidad y que
deberá realizarse luego de la amplia difusión de manera
previa y oportuna de su informe por escrito.. Los Estatutos
Autonómicos y Cartas Orgánicas señalarán los mecanismos
de procedimientos de transparencia y rendición de cuentas;
no se podrá negar la participación de las ciudadanas y
ciudadanos y organizaciones de la sociedad civil en las
rendiciones de cuentas…”

Finalmente el Cap. II de título VIII se refiere al control social,
y me parece que la norma incurre en señalamientos de una
peligrosísima imprecisión. Así el Art 142 ( garantía de control
social) dice: “La normativa de los gobiernos autónomos
garantizará el ejercicio del control social por parte de la
ciudadanía y sus
organizaciones, cualquiera
sean las formas en que se
ejerciten, de acuerdo a la
Constitución Política del
Estado y la ley”.

Aquí debo señalar, con
absoluta claridad que en esta
materia tenemos un
excelente punto de partida
que no es otro que nuestra
Norma de Participación
Ciudadana (OM 069/2006)
la cual contempla una serie
de mecanismos y espacios
participativos que se han
venido implementando, de
manera parcial en muchos
casos, es cierto, desde el año

44

EL GRAN RETO DE LA GOBERNABILIDAD EN BOLIVIA
TIENE QUE VER CON LA ADMINISTRACIÓN DE LA
POBREZA. UN CONCEPTO DICE QUE EL BUEN
GOBIERNO ESTRIBA EN SABER IDENTIFICAR LOS
CONFLICTOS Y LA MANERA DE GESTIONARLOS, Y SIN
DUDA BUENA PARTE DE LOS CONFLICTOS QUE
VIVIMOS EN SOCIEDAD TIENEN QUE VER CON LA
EXISTENCIA DE ENORME MÁRGENES DE POBREZA. Y
ES EL RETO DE UN GOBIERNO LOCAL, AL IGUAL QUE
EL DEL GOBIERNO NACIONAL EL DE LA
ADMINISTRACIÓN “CORRECTA” DE ESA POBREZA, Y
NO SÓLO COMO RELATIVA A LOS DATOS MATERIALES
QUE TIENEN QUE VER CON LOS INGRESOS, AUNQUE
ES A PARTIR DE LOS DÉFICITS GENERADOS POR LA
POBREZA DONDE SE INCUBAN LOS CONFLICTOS QUE
AFECTAN A LA GOBERNABILIDAD

2006. En ese momento constatando las limitaciones de la Ley
1551 (de Participación Popular), que sin duda tuvo un carácter
revolucionario en su momento, pero una década después ya
había demostrado también sus flaquezas, sin desconocerla -
cosa que no podíamos hacer-, resolvimos ir más allá. Y de esa
manera ya hemos recorrido parte del camino que está señalado
en la Ley marco de Autonomías.

Esa participación pretendió salvar uno de los déficits básicos
de la Ley 1515, que reducía las formas de representación a
lo territorial, creando, ya se dijo, nuevas instancias y
mecanismos para la participación ciudadana: La Asamblea del
Municipio que ya tiene dos versiones; los Consejos
Macrodistritales de Participación Ciudadana que son los que
menos bien han funcionados, a medias, intermitentemente…
Y están los Consejos Ciudadanos Sectoriales, que han
funcionado mejor porque justamente tienen la virtud de
agrupar a los ciudadanos a la representación de diversas
instancias vinculadas a un tema específico y a tratamiento de
problemas relacionados con ese tema específico.
Los otros artículos de este Cap. III establecían las atribuciones
de las instancias de participación ciudadana, los mecanismos
de la Asamblea del Municipio, de los propios Consejos
Se establece también un artículo muy importante para la
participación ciudadana y el control social, en el Art 13, las
Audiencias Públicas.

Y el Capítulo IV, que tiene que ver con la transparencia,
desarrolla con abundancia de datos los temas de comunicación
para la participación ciudadana. Porque no hay transparencia
posible, si no hay una adecuada comunicación de lo que el
gobierno local hace y un adecuado acceso de la comunidad
a esa comunicación e información que brinda el gobierno
municipal. Y aquí se establece incluso, anticipándonos en
cuatro años a la Ley marco, cuáles son aquellos elementos

que obligatoriamente tienen que ser comunicados y ser de
libre acceso para la comunidad local:

-Las propias instancias a través de las cuales puede ejercer
su derecho a participar de la gestión del GAMLP
- Dónde, cómo y de qué forma puede participar en la gestión
local.

-Cuáles son los derechos y las obligaciones generales del
ciudadano.
-Un diagnóstico general del municipio y de cada uno de sus
distritos.
-Hacer conocer de manera permanente, cotidiana, los avances
de los proyectos estratégicos, estructurantes, distritales y
barriales a cargo del Ejecutivo municipal.
-Cuál es el avance cuatrimestral y anual de POA.
-Presentar informes cuatrimestrales del Concejo y los concejales
asignados a las Macrodistritos y a la oficina de los Distritos
rurales.
-Poner en conocimiento de la Opinión Pública el avance del
PDM.
-Todas las invitaciones y convocatorias para contratación de
personal, de obras y servicios.

-Que las convocatorias a los actores sociales correspondan a
la normativa vigente para intervenir en el proceso participativo
de elaboración del POA correspondiente a la siguiente gestión
-La convocatoria los actores sociales, territoriales y funcionales
públicos y privados que correspondan para intervenir en el
proceso participativo de elaboración del PDM
-Toda información relativa al municipio y a la gestión municipal,
de interés de los sectores sociales, territoriales, funcionales e
institucionales públicos privados
-Las convocatorias a reuniones y sesiones del CM en los Macro
y Distritos Rurales, Consejos macrosectoriales, Consejos
Sectoriales y Asamblea del Municipio.

45

Varios de los señalamientos de nuestra norma incluso van
más allá de lo que establece en materia de comunicación e
información obligatoria la propia ley Marco.

Sabemos que esta ley ha derogado en buena medida la ley
1551 pero se ha aclarado que algunos de los mecanismos
permanecen vigentes: las OTBs, el Comité de Vigilancia y por
ende la participación del Comité de Vigilancia como control
social en la elaboración participativa del POA y los presupuestos
por lo menos para la gestión venidera.

Los principios y mecanismos establecidos en la OM 069/2006,
han sido recogidos y profundizados en el Anteproyecto de CO
que se encuentra a consideración del Concejo Municipal,
manteniendo el espíritu democrático y participativo de
verdadero y eficaz control social, ordenado.

Porque no hay control social efectivo y eficiente que no sea
ordenado, con espacios y mecanismos claramente definidos
y precisando además cuál es el alcance vinculante de este
control social, porque si el control social no tiene carácter
vinculante, muchas de las decisiones que emerjan de este
control social, quedan en una cuestión declarativa, testimonial
que da lugar a una ficción de transparencia y control social,
pero no a un efectivo ejercicio del mismo.

Tienen también relación directa con el tema de gobernabilidad
las cuestiones de límites y metropolización, sabiendo que no
es un problema exclusivo del GAMLP, al contrario, de acuerdo
a un último reporte de prensa 337 municipios tienen problemas
limítrofes pendientes.
En esta materia, considero que deberíamos adoptar como
gobierno local y en la intención de proyectar el liderazgo
recobrado de los últimos años, una propuesta mucho más
proactiva.

Por el camino por el que vamos no hay solución posible.
Porque hay que identificar claramente cuál es el origen de los
problemas de límites: la forma de distribución de los recursos
de Participación que estaban establecidos en la ley 1551, que
establecía que se distribuyen por territorio y población: por
lo tanto a mayor territorio y mayor población, mayores recursos.
Lo cual generó demandas que en nuestro caso, y no exagero,
determinaron que Palca prácticamente pretenda llegar hasta
Obrajes, Mecapaca llegue hasta Amor de Dios, Achocalla hasta
el principio de la Av. Buenos Aires, con lo cual si todas estas
demandas habrían sido serias y seriamente tratadas, el
municipio de La Paz se hubiera reducido a la plaza Murillo
y al Palacio Consistorial.

De manera que por este camino, reitero, no hay solución
posible: mientras no se establezca un mecanismo distinto de
asignación de recursos de co-participación y mientras no se
establezcan con absoluta claridad un régimen impositivo, un
régimen de inversiones y un régimen de gestión territorial,
regímenes especiales en estos tres casos, para las denominadas
áreas de límites, no podremos salir del atasco. Las áreas
limítrofes tienen que dejar de ser los lugares donde se separan
los municipios, pasando a ser los lugares en los cuáles estos
se integren a través de la realización de obras y
emprendimientos conjuntos.

De manera que nosotros deberíamos trabajar y proponer esta
visión integral del problema limítrofe, como un elemento
esencial en el tratamiento de la materia, puesto que es
solamente ese abordaje de la cuestión lo que nos va a permitir
salir de este engorro.

Y mientras no se lo resuelva, no hay área metropolitana. Así
de sencillo. Hemos avanzado con una Delegación que trabajó
año y medio y tuvimos que cesarla en sus funciones, porque

46

no había manera de seguir. Podíamos avanzar en las
declaraciones generales, en nuestra relación con los municipios
del área metropolitana sobre la importancia, el interés, etc.
del área limítrofe, pero siempre llegamos a que mientras no
se resuelva el tema de límites no hay manera de avanzar
claramente en la conformación del área metropolitana.
Eso a pesar de haberse identificado cuáles son los proyectos
de interés del Area: Transportes, gestión del agua, gestión de
los residuos sólidos. Mínimamente esos tres y algunos otros
de menor importancia que igualmente han sido definidos y
consensuados con El Alto, Mecapaca, Achocalla, Viacha y
algunos colindantes de los Yungas. Pero hasta ahí llegamos.
Me disculpo por haberme extendido más allá del tiempo
establecido y muchas gracias.

47

48

Análisis

CARLOS ROCABADO

You're Reading a Free Preview

Descarga
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->