Está en la página 1de 2

CATÁFORA

La anticipación de que algo va a mencionarse después en el discurso; se realiza mediante


un pronombre, un determinante o un adverbio: en la frase ''este es mi padre´´ , ''este´´ es
una catáfora referida a ''mi padre´´, que aparece después.

¡Mira que se lo dije, que iba a tener problemas!.

EJEMPLOS LITERARIOS

En la literatura infantil, esos cuentos que empiezan por “Había una vez un niño…” nos
están adelantando que se va a contar la historia de ese niño, pero es un niño que aún no
conocemos, no en vano va acompañado por el artículo indeterminado “un”. Se trata por
tanto de una catáfora.

También hay títulos literarios que son catáforas por sí solos. Por ejemplo, Antonio
Machado tituló a un soneto suyo “Esto soñé”, anticipando así el contenido del soneto que
comienza a continuación.
La catáfora hace que nos interesemos y busquemos esa información que se nos anuncia
pero que los autores a veces no nos revelan hasta el final.

Por ejemplo, si yo digo “Escribir, eso es lo que me gusta” estamos ante una anáfora,
porque para saber lo que me gusta tienes que ir al principio de la frase. La catáfora sería
decir “Te diré lo que me gusta: Escribir”, porque lo que me gusta te lo digo al final.

ANÁFORA

Es un caso particular de figura retórica del tipo aliteración similar a la que consiste en la
repetición de las primeras palabras de un verso.

La anáfora es también considerada como la repetición simple de una palabra cuando esta
va al principio de la frase, o también recurrir al texto con menciones implícitas mediante
pronombres demostrativos. Por ejemplo:

Juan y Pedro fueron a pescar; éste pescó una trucha de tres kilos y aquél otra de cinco.

También se considera una deixis que desempeñan ciertas palabras para asumir una parte
del discurso ya emitida.

Temprano levantó la muerte el vuelo,


temprano madrugó la madrugada,
temprano estás rodando por el suelo.
No perdono a la muerte enamorada,
no perdono a la vida desatenta,
no perdono a la tierra ni a la nada.
Miguel Hernández, "Elegía por la muerte de Ramón Sijé", siglo XX

El ojo humano, ojo luz,


el ojo caos, el ojo universo,
el ojo eternidad...(Vicente Huidobro)
Continuamente me llaman;
continuamente me acerco;
continuamente me empujan,
continuamente me alejo
y continuamente herido. (Emilio Prados)

LA DEIXIS

La "deixis" (o deíxis) es la parte de la Pragmática que está relacionada con las palabras
que sirven para indicarnos cosas (deixis, del griego, significa señalar). Palabras como tú,
hoy, aquí, esto, son expresiones deícticas, que nos sirven para señalar personas,
situaciones, lugares, etc.
En Pragmática, las expresiones deícticas dependen, para su correcta interpretación, del
contexto del hablante, sobre todo del contexto físico, de los elementos extralingüísticos. Si
alguien nos dice: "tendrás que llevarlo allí mañana" y no conocemos el contexto, no
seremos capaces de entender a qué se refiere la oración.
Según se refieran a personas, objetos, lugares o espacios temporales, clasificación de la
deixis
• La deixis social es una expresión deíctica que se refiere a un participante. Puede
tener una función distintiva en la relación social, como por ejemplo la expresión de
cortesía «usted» en contraste con la expresión «tú».
• La deixis personal es aquella expresión deíctica que se refiere al papel que
desempeña un participante. Estas deixis pueden ser de primera, segunda o tercera
persona. Algunos ejemplos de deixis de primera persona son los siguientes
pronombres y determinantes «yo, nosotros, nuestro, mi, mío, míos».
• La deixis de lugar es una expresión deíctica que sitúa un participante en el
espacio e indica cercanía o lejanía, como por ejemplo «aquí, allí, ahí».
• La deixis de tiempo es un referente temporal en relación con un momento en
particular que suele ser el instante en que se articula el mensaje.

¿QUÉ ES LA ELIPSIS?
La Elipsis es una figura de construcción que consiste en la omisión de ciertas palabras
innecesarias en la oración, sin atentar contra su sentido completo. Nuestra expresión, sin
perder claridad con esta reducción, gana en elegancia.

EJEMPLOS DE ELIPSIS U OMISIÓN


- Yo seré ingeniero; tu, contadora. (la coma permitió omitira la palabra serás que iría en
su lugar).
- Para ella guardé flores; para mí, pesares. (guardé).

Zapatero a tus zapatos, (zapatero ve a tus zapatos)


Lo bueno, si breve, dos veces bueno, (lo bueno, si es breve, es dos veces bueno)
Genio y figura hasta la sepultura, (genio y figura llevarlo hasta la sepultura)

Intereses relacionados