Está en la página 1de 31

c  

      
  ?  ?
?
?
?
?
? ?
?
?
?
?
?
?

    
?
?

Profesor: Marlín Rivero


Año académico: 2011
Integrantes:
Marlene Betancourt de Aldana CI: 5130070
Rebeca Oropeza CI: 16476576

Guanare, Abril del 2011


INTRODUCCION

ºos apócrifos del Nuevo Testamento nunca tuvieron entre los cristianos la estima de que gozaron los
apócrifos del Antiguo Testamento. Pocos de ellos fueron alguna vez considerados serios candidatos a la
canonicidad. Montague Rhodes James, en su prefacio a el Apócrifos Nuevo Testamento, dice que el
lector puede verificarla sabiduría de esta decisión leyendo por sí mismo tal literatura: "Muy pronto se
verá que no hay dudas de por qué se excluyeron del Nuevo Testamento: lo hicieron solos". Ninguno de
los libros clasificados como apócrifos del Nuevo Testamento son anteriores al Siglo II. Después de
Cristo. Ninguno de ellos puede reclamar con razón haber sido escrito por apóstoles o tener autoridad
apostólica, una de las pruebas de canonicidad para la iglesia primitiva. Su calidad literaria y espiritual
los señala definidamente como de segunda clase.

Por lo dicho anteriormente, los libros apócrifos del nuevo testamento son obras que, aunque pretenden
dar información acerca de Cristo y los apóstoles o incluso estar escrita por estos, se incluyen del canon
del NT. Se consideran distintas de la literatura patrística (también extracanonica), de la cual algunos
escritos gozaron de popularidad en ciertas iglesias durante los primeros dos siglos.
ºos ºibros Apócrifos sus clasificaciones y algunas de sus obras.

 
  


ºas referencias y citas de los Evangelios extrabíblicos esparcidos en los escritos patrísticos,
combinados con antiguas listas de obras y fragmentos no canónicos de manuscritos procedentes de
Egipto, proporcionan pruebas de la existencia de unos 50 Evangelios apócrifos. De muchos de ellos
poco o nada se sabe, más que su nombre. Sólo se pueden mencionar aquí unos pocos de los más
destacados.

. Evangelio de los Egipcios.

Se originó en Egipto y se escribió en griego poco antes de mediados del siglo II después de Cristo.
Esta obra encabeza la lista de Evangelios heréticos que da Orígenes. ºa principal fuente de
información con respecto a él es Clemente de Alejandría (150- 220 d.C.), quien conservó unas pocas
citas y quien nos dice que era leído y aceptado por los ascéticos en cratitas. También se refieren a él
otras 2 obras: la Refutación de todas las herejías de Hipólito, y el Panarión de Epifanio. Estos
escritores revelan que, además de ser fuertemente ascéticos en sus enseñanzas, apoyan el sabelianismo
(una herejía que hace del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo meros aspectos sucesivos de una unidad
eterna) y la idea de la fluidez del alma.

2. Evangelio de los Hebreos.

ºlamado así porque fue usado por cristianos de origen judío en Egipto, o por cristianos con tendencias
fuertemente judías. Está constituido mayormente por material tomado del Evangelio canónico según
Mateo. Se le conoce por unas pocas citas de escritores cristianos tempranos, principalmente Jerónimo.
Con referencia a la tentación, pone en boca de Jesús: "Aun ahora mi madre, el Espíritu Santo, me tomó
por uno de mis propios cabellos y me llevó al gran monte Tabor". Jerónimo menciona 2 incidentes
interesantes, relacionados con la resurrección, que se encuentran en este Evangelio. En uno de ellos se
cuenta que Jesús le dijo a Pedro y a los que estaban con él: "He aquí, tóquenme y vean que no soy un
espíritu descarnado (demonio)". En el otro se declara: "Ahora bien, el Señor, cuando hubo dado la tela
de lino al siervo del sacerdote, fue hacia Santiago y se le apareció (porque Santiago había jurado que no
comería pan desde que había participado de la copa del Señor hasta que lo viera resucitado de entre los
que duermen)".
El 


es un evangelio perdido del que sólo se conservan unas pocas citas hechas
por autores como Clemente de Alejandría, Orígenes, Eusebio de Cesarea y San Jerónimo. El texto más
antiguo que lo menciona es      (¦
 
  ), de San Ireneo (muerto hacia el
202): critica a los ebionitas por aceptar la autoridad de un solo evangelio "que es según San Mateo".
Según testimonio de varios autores (Eusebio, Epifanio, Jerónimo) estaba escrito en caracteres hebreos,
pero en lengua aramea o siríaca.

Antigüedad

Según Jerónimo, es posible que ya San Ignacio (muerto en el 107) citara un pasaje de este evangelio
relativo a la resurrección. Aunque no puede asegurarse, es muy posible que este evangelio remonte su
antigüedad al siglo I, por lo que sería coetáneo de los evangelios canónicos. Jerónimo lo identifica con
el evangelio "auténtico de Mateo" (J  ), en arameo. Algunos autores afirman que se
trata de una fuente utilizada por los evangelios de Mateo y ºucas. Para otros, era una traducción del
evangelio de Mateo para uso de las comunidades judías

Acerca de los títulos

El nombre 


parece haber sido un término genérico para hacer referencia a los
evangelios utilizados por judíos, lo que ha llevado a confusión con el Evangelio de los nazarenos y el
Evangelio de los ebionitas. De los textos de Jerónimo parece inferirse que este autor consideraba
idénticas todas estas obras. Dado el estado fragmentario de todos estos textos, resulta infructuoso
intentar averiguar si se trataba de un mismo evangelio o de varias obras diferentes.

Recepción

Son varios los autores cristianos que se refieren a este evangelio. Eusebio de Cesarea menciona
(ü   
  ) que el Evangelio de los Hebreos era conocido al historiador de la Iglesia
Hegesippo, cuya historia él utilizaba como fuente. Tanto Clemente de Alejandría como Orígenes lo
utilizaron. San Jerónimo lo cita con frecuencia, e identifica al autor y a los lectores de la obra como
judíos observantes, diferenciándolos de los cristianos helenizados: "En el cual es de notar que, siempre
que el evangelista, ya por cuenta propia, ya poniéndolo en boca del Salvador, aduce testimonios del
Antiguo Testamento, no sigue la interpretación de los 70, sino la antigua hebraica". Jerónimo se
interesó vivamente por este libro. Parece ser que al principio lo conoció por el testimonio de Orígenes.
Relata en más de una ocasión que lo tradujo al griego y al latín. Sus traducciones, sin embargo, se han
perdido también.

Contenido

El único punto conocido en que el texto difiere de los evangelios canónicos es la referencia al Espíritu
Santo como madre de Jesús. Orígenes, comentando el evangelio de Juan, dice lo siguiente: "Y si
alguien acepta el Evangelio de los Hebreos, donde el Salvador en persona dice: Poco me tomó mi
madre, el Espíritu Santo, por uno de mis cabellos y me llevó al monte sublime del Tabor, se quedará
perplejo al considerar cómo puede ser madre de Cristo el Espíritu Santo, engendrado por el Verbo. Pero
tampoco esto le es a éste difícil de explicar".

Varios comentaristas han encontrado la explicación de este pasaje en el hecho de que la palabra hebrea
  (espíritu) es de género femenino. Otros han sugerido que en el texto subyace una identificación
entre la Virgen María y el Espíritu Santo. El nombre de María, sin embargo, no se menciona en el
pasaje citado por Orígenes.

Irónicamente, conocemos con exactitud la extensión del perdido Evangelio de los Hebreos: 2200
líneas, sólo 300 más corto que el evangelio de Mateo canónico, en griego. El dato procede de la
  
 , añadida por Nicéforo, noveno patriarca de Jerusalén, a su . Nicéforo divide
las escrituras en tres categorías: canónicos, apócrifos, y una tercera categoría, los 


(discutidos), en la que incluye el Apocalipsis, el Apocalipsis de Pedro la Epístola de Bernabé y el
Evangelio de los Hebreos.

Ô. Evangelio de Pedro.

Trabajo con seudónimo del Siglo II después de Cristo. caracterizado por el anti judaísmo y el
docetismo (enseñanza que niega la verdadera humanidad de Jesús al atribuirle sólo un cuerpo como de
fantasma), y en consecuencia niega la realidad de sus sufrimientos. Un fragmento de este Evangelio
fue descubierto en 1886, en una tumba en Akhmim, en 1978, en el Alto Egipto, y fue publicado en
1892. Su naturaleza docetista se revela claramente en dos citas: "Y trajeron dos malhechores, y
crucificaron al Señor entre ellos. Pero él guardó silencio, como si no sintiera dolor". "Y el Señor clamó
en voz alta diciendo: 'Mi poder, mi poder, tú me has abandonado'. Y después de haber dicho esto, fue
llevado arriba".
El Evangelio de Pedro es un evangelio apócrifo que se conoce sólo fragmentariamente, gracias a un
manuscrito hallado en Egipto en el invierno de 1886-87. Escrito en primera persona, el narrador se
identifica como Simón Pedro (versículo 60), aunque los estudiosos actuales descartan que pudiera ser
efectivamente escrito por el apóstol. Sólo se conserva de este relato la parte correspondiente a la Pasión
y Resurrección de Cristo, con importantes diferencias con respecto a la narración de los evangelios
canónicos. Aunque hay quienes retrotraen su fecha de composición hasta el año 70, con lo cual sería
aproximadamente contemporáneo de los evangelios sinópticos , la mayor parte de los investigadores lo
sitúan en la primera mitad del siglo II.

Referencias

ºa primera referencia a este texto en los escritos del cristianismo primitivo se encuentra en la ü  


  , de Eusebio de Cesarea, donde se cita una carta que Serapión, obispo de Antioquía entre
190 y 211, escribe a la comunidad cristiana de Rhossos, en Cilicia (Asia Menor). Del texto se deduce
que en la comunidad de Rhossos se utilizaba un "evangelio atribuido a Pedro" y que Serapión
consideraba que ciertos pasajes podían alentar la herejía docética, según la cual los padecimientos y la
muerte de Cristo, en tanto que Dios, habían sido meramente aparentes, bien porque Jesús fuera
enteramente divino y sólo había tomado apariencia humana, bien porque el hombre Jesús y el Cristo
divino fueran entidades diferentes, que se habrían juntado en el momento del bautismo en el Jordán, y
se habrían separado poco antes de la muerte de Jesús. Serapión niega que el evangelio haya podido ser
escrito por el apóstol Pedro, extremo en el que coincide plenamente con los estudiosos actuales.

Descubrimiento del manuscrito de Ajmin

En el invierno de 1886-87 fue hallado en el sepulcro de un monje cristiano en Ajmin, antigua


Panópolis, en el Alto Egipto, un libro de pergamino de 66 páginas, datado alrededor del siglo VIII, que
contiene fragmentos de varios textos apócrifos. Entre ellos se encuentra una copia fragmentaria del
Evangelio de Pedro, en griego. El fragmento conservado es la narración del juicio, crucifixión y
resurrección de Jesús. No es posible saber si el evangelio de Pedro original era o no más extenso que el
fragmento que actualmente se conserva, pero el hecho es que comienza en mitad de una escena.
Comienza así "Pero de entre los judíos nadie se lavó las manos, ni Herodes ni ninguno de sus jueces",
lo que implica una referencia anterior al conocido pasaje evangélico (J
 27:24) en que Pilatos se
lava simbólicamente las manos.
Hallazgos posteriores

Con posterioridad al hallazgo del manuscrito de Ajmin, se han encontrado tres breves fragmentos
correspondientes a este evangelio. Uno de ellos procede aparentemente de una copia del siglo II, o
principios del siglo III, y contiene la escena en que José de Arimatea solicita el cuerpo de Jesús para
darle sepultura (versículos 23 y 24 del manuscrito de Ajmin). ºos otros dos ²muy breves² parecen
referirse a conversaciones entre Jesús y Pedro, narradas en primera persona por este último. No se
corresponden con el manuscrito de Ajmin, y se discute si formaban o no parte del evangelio de Pedro.

Contenido

El relato de la Pasión de Cristo presenta importantes diferencias con respecto a los evangelios
canónicos. Por una parte es Herodes, no Pilatos, el que ordena la ejecución de Jesús, y tanto el monarca
como los jueces, incluyendo a todos los judíos, se niegan a declararse inocentes de la sangre de Jesús.
En el relato de la crucifixión se encuentran frases que pueden ser interpretadas desde el punto de vista
del docetismo, como cuando se dice ,"Mas él callaba como si no sintiera dolor alguno", o, cuando, en el
momento inmediatamente anterior de la muerte, Jesús grita: "¡Fuerza mía, fuerza mía, tú me has
abandonado!", en lugar de "Dios mío, Dios mío, ¿por qué me has abandonado?" J 15:34.

Tras la muerte de Jesús, el relato continúa describiendo su sepultura por José de Arimatea. Cuenta en
primera persona la aflicción de los discípulos (versículo 26). Como ocurre en el Evangelio de Mateo,
J
 27:62-66, los sacerdotes hebreos piden a Pilatos soldados para que vigilen la tumba. Indica
detalles sobre estos soldados, como que el centurión se llamaba Petronio.

ºa diferencia más importante con los evangelios canónicos, sin embargo, es que se relata la
resurrección de Jesús, de la que son testigos directos los guardias romanos y otras muchas personas que
se habían congregado allí. Durante la noche, se escuchó "una gran voz en el cielo" (versículo 35), se
abrieron los cielos y bajaron de ellos dos varones en medio de un gran resplandor. ºa piedra que
cerraba el sepulcro se retiró a un lado, y los dos varones entraron en él. ºos guardias fueron a despertar
a su centurión y, cuando le estaban explicando lo que acababan de ver, ven salir del sepulcro a tres
hombres, "dos de los cuales servían de apoyo a un tercero, y una cruz que iba en pos de ellos"
(versículo 39). ºos tres son de gigantesca estatura. Se escucha una voz proveniente de los cielos, que
pregunta: "¿Has predicado a los que duermen?" Y la cruz responde: "Sí" (versículos 41-42).
ºos testigos del acontecimiento relatan lo ocurrido a Pilatos, quien reitera la culpabilidad de los judíos
(versículo 46). Estos le suplican que se guarde silencio sobre lo ocurrido, lo que el gobernador
consiente. Al día siguiente, María Magdalena llegó al sepulcro, lo encontró vacío, con un joven vestido
de blanco sentado sobre la sepultura, en un relato que tiene su paralelo en J
 28:1-8, aunque existen
algunas diferencias entre las dos versiones. El manuscrito termina en medio de un relato que
seguramente describía la aparición de Jesús a sus discípulos, en el versículo 60: "Yo, Simón Pedro, por
mi parte, y Andrés, mi hermano, tomamos nuestras redes y nos dirigimos al mar, yendo en nuestra
compañía ºeví el de Alfeo, a quien el Señor...").

ùecha y relación con otros evangelios

ºa mayor parte de los autores establece que este evangelio fue redactado hacia el año 150. Es con
bastante seguridad posterior a los evangelios canónicos (finales del siglo I), y debió ser compuesto
antes de la época de Serapión, quien lo menciona a comienzos del siglo III. Por otra parte, su
antijudaísmo se relaciona con puntos de vista que se desarrollaron en círculos cristianos en el siglo II.
Hay bastante coincidencia entre los estudiosos en pensar que el autor del evangelio de Pedro conoció y
utilizó como fuentes los sinópticos.

Difusión

Es difícil extraer conclusiones sobre en qué comunidades dejando aparte la de Rhossos, en Cilicia,
mencionada en la carta de Serapión- se utilizó el Evangelio de Pedro. Sin embargo, Ehrman destaca
que desde 1880 se han encontrado tres manuscritos de los siglos II y III correspondientes a este
evangelio, en tanto que sólo se ha hallado uno del evangelio, canónico, de Marcos. El hallazgo en 1904
de un  o pieza de cerámica, del siglo VI o VII, en que se identifica a Pedro como evangelista,
parece también un argumento a favor de una extensa difusión del Evangelio de Pedro.

G. Evangelio de los Ebionitas.

El 


  es un texto que data de la segunda mitad del siglo II, escrito por algún
miembro del credo ebionita, que era un grupo judío-gnóstica. También es llamado 
 
 

. No se encuentra completo y se ha reconstruido por citas y fragmentos. El autor romano Orígenes
hace referencia de él, y se encuentran fragmentos citados en san Ambrosio, Teofilacto, Beda el
Venerable y san Jerónimo. San Epifanio los discute, y hace comentarios explicativos del grupo
ebionita.
El 

   es probablemente el 

 
 de que habla Orígenes (ü. 
 . 1). En este caso, habría que datarlo, con toda verosimilitud, en los primeros años del siglo III.
Jerónimo se equivocó evidentemente al identificarlo con el 
 
  ü

, si bien A.
Schmidtke defiende esta opinión.

Todo lo que sabemos del 



 
   se lo debemos a Epifanio (. 
. 30,13-16,22),
que nos ha conservado algunos fragmentos. A juzgar por ellos, fue escrito en favor de una secta
opuesta al sacrificio. Por eso pone en boca de Jesús estas palabras: "He venido a abolir los sacrificios,
y, si no dejáis de sacrificar, no se apartará de vosotros mi ira" (30,16).

Se sabía que el evangelio hebreo era el único que fue aceptado durante cuatro siglos por los cristianos
judíos, los nazarenos y los ebionitas. ºos ebionitas, rechazaban los restantes escritos apostólicos y
utilizaban sólo este evangelio. Por lo demás, ellos creían que Jesús provenía «del semen de un ser
humano», mientras que Jerónimo creía, según parece, en el nacimiento inmaculado.

Eusebio, el escritor que escribió los textos de los padres de la Iglesia para la posteridad, puso este
evangelio hebreo al mismo nivel que la manifestación de Juan. Pero Jerónimo lo rechazó como una
herejía. En esta relación es también interesante que Orígenes (185-254), el reconocido estudioso de la
Biblia, según un comentario de Jerónimo «empleó a menudo» este evangelio hebreo.

El Evangelio de los Ebionitas sólo es conocido por las citas de Epifanius, en los pasajes de su Panarión:
30.13.1-8, 30.14.5, 30.16.4-5 y 30.22.4. ºa siguiente selección, es el extracto de Montague Rhode
James, del Apócrifo Nuevo Testamento (Oxford: Clarendon Press, 1924), pp. 8-10. Todo nuestro
conocimiento acerca del tema deriva de Epifanius, quien utiliza un muy confuso lenguaje (Como
muchas otras cosas). ºos pasajes, son como siguen: Y ellos (ºos Ebionitas), recibieron el Evangelio
según Mateo. Y para ello, al igual que los seguidores de los Cerintos y Merintos, habituaban excluir a
otros. Ellos catalogaron su Evangelio conforme a los hebreos; porque la verdad es que Mateo, en sus
exposiciones de sus escritos y prédicas en el Evangelio del Nuevo Testamento, las hizo en hebreo y con
cartas hebreas. Epifanius prosigue al decir que él había oído hablar de las versiones hebreas de Juan y
de los Hechos, contenidas en las privadas tesorerías de Geniza en Tiberias, exponiendo:
Su Evangelio; llamado por ellos el Evangelio hebreo y catalogado así por Mateo, se encuentra
incompleto con partes adulteradas y no terminadas; las cuales contenían: Que 'había un cierto hombre
llamado Jesús, con aproximadamente treinta años de edad, quien nos escogió. Y yendo hacia
Capernaúm, entró en la casa de Simón quien fuere llamado Pedro; y al abrir su boca dijo: Cuando pasé
por el lago de Tiberias, escogí a Juan y a Jacob (ºos hijos de Zebedeo), a Simón, Andrés, Felipe,
Bartolomé, Jacob (ºos hijos de Alfeo y Tomás), a Tadeo, Simón el Celote y Judas Iscariote; y a usted
Mateo, como indica la costumbre, le he llamado para que me siga. Por consiguiente, contigo serán doce
apóstoles para testimonio de Israel.
Juan estaba bautizando, y hacia él llegaron los Fariseos quienes fueron bautizados con toda Jerusalén.
Juan tenía un vestuario de pelo de camello y un cinturón de cuero sobre sus espaldas. Y su piel lucía
como una silvestre miel, cuyo aroma sabía a maná, igual a un pastel sumergido en aceite. De seguro,
ellos pueden pervertir la palabra de la verdad en una mentira como las langostas poner un pastel, dentro
de la miel (sic). ºos Ebionitas eran vegetarianos, y objetaban la idea de comer langostas. Una langosta
en griego es akris, y la palabra que ellos usaron para el pastel es enkris, siendo la diferencia
imperceptible; por lo que de nuevo, nos encontraremos con tal tendencia. Y al comienzo del Evangelio
se dice: Ello pasó por los días de Herodes, el rey de Judea (Al ser Caifás un alto sacerdote) cuando vino
(Un cierto hombre) Juan (Por nombre), bautizando con el bautismo del arrepentimiento en el río
Jordán; y de quien se decía era del linaje del sacerdote Aarón, hijo de Sacarías y Elizabeth, y todos
fueron hacia él. El aporte de San ºucas es muy evidente aquí, cuando se expone: Y luego de mucho
más, se continuó con que: Después de que las personas fueron bautizadas, Jesús también vino y fue
bautizado por Juan; y cuando Jesús entró al agua los cielos se abrieron y se vio al Espíritu Santo como
una paloma que descendía y entraba en él.
Y luego una voz del cielo dijo: Tú eres mí amado Hijo, estoy muy complacido contigo. Este día te he
engendrado. E inmediatamente brilló sobre el lugar una gran luz, que cuando Juan la vio se preguntó:
¿Quién es usted, Señor? Y de nuevo una voz del cielo le respondió: Éste es mí amado Hijo de quien
estoy muy complacido. Y entonces Juan se inclinó ante él (Jesús) diciendo: ºe pido que usted; Señor,
me bautice. Pero él lo previno diciendo: Súfrelo, porque así incumbe todas las cosas que deben ser
cumplidas.
Y en este relato, ellos dicen que Jesús fue engendrado de la semilla de un hombre, escogido por
decisión de Dios y llamado el Hijo de Dios o el Cristo, quien entró en Jesús al igual que una paloma.
Ellos niegan que fuera engendrado por el Dios Padre; pero afirman, que fue creado como uno de los
arcángeles. Y todavía más, porque él es el Señor de los ángeles y de todas las cosas creadas por el
Omnipotente. Y que vino y enseñó el actual Evangelio (Como fue llamado), en el que se indica que 'yo
vine a destruir los sacrificios; y si vos no cesáis de sacrificarte, la ira de Dios no cesará en ti'.
(En referencia a la Pascua, y la evasiva idea de que Jesús compartió la carne): Ellos han cambiado la
expresión; y como es normal en todos las combinaciones de frases, han expuesto que los discípulos
dicen: ¿Dónde lánguidos de nosotros nos dispondremos con usted a comer la Pascua? y él, ciertamente,
responde ¿He deseado con anhelo comer carne con ustedes en esta Pascua? Estos fragmentos muestran
claramente que el Evangelio fue diseñado para apoyar un particular punto de vista. También nos
permiten distinguir el Evangelio según los hebreos; en las que entre otras cosas, las narraciones del
Bautismo son dos hechos muy distintos. Epifanius está sólo confundiendo la publicación cuando habla
del Evangelio hebreo; o más bien los Ebionitas son los culpables de la confusión, porque se atribuyen
el nombre.
El Evangelio según los Doce, o 'de los Doce', mencionado originalmente por Ambrosio y Jerónimo, es
identificado por Zahn como el Evangelio de los Ebionitas. Él expone un buen caso para la
identificación. Si los dos no son idénticos, sólo puede decirse que no conocemos nada del Evangelio
según los Doce. De hecho, Revillout afirma con toda seguridad que los fragmentos titulados Cópticos,
describen la Pasión en su propio lugar dentro de dicha colección; pero nadie se los ha encontrado, para
seguirle la pista.

½. Evangelios de Tomás.

El 

 también llamado 

 o 
 
 es
un evangelio apócrifo que contiene 114 dichos atribuidos a Jesús de Nazaret. Se ha conservado en un
papiro manuscrito en copto, descubierto en 1945 en la localidad egipcia de Nag Hammadi. Existen
dudas acerca de su fecha de composición. Algunos de los dichos de este evangelio se asemejan a los de
los evangelios canónicos de Marcos, Mateo, ºucas y Juan; otros eran desconocidos hasta su
descubrimiento.

Estructura

A diferencia de los evangelios canónicos, el de Tomás no adopta la estructura de un relato acerca de la


vida de Jesús, sino que contiene sólo dichos (en griego  ) de Jesús enmarcados en las
conversaciones que mantiene con varios de sus discípulos. ºa autoría de la obra es atribuida en un
breve prólogo a Dídimo Judas Tomás («dídimo» significa µmellizo¶): «Estas son las palabras secretas
que pronunció Jesús el Viviente y que Dídimo Judas Tomás consignó por escrito». Finaliza con el
título «El Evangelio según (gr. ) Tomás».

Unos 17 de los 114 dichos que componen este evangelio coinciden con otros dichos, redactados en
griego, encontrados en unos fragmentos de papiro descubiertos en Oxyrhynchus, en Egipto, en 1898.
Estos fragmentos se han fechado en torno al año 200, en tanto que el manuscrito copto hallado en Nag
Hammadi data de alrededor de 340. Se cree que el manuscrito copto es traducción de un texto griego
más antiguo, del que dan testimonio los fragmentos de Oxyrhynchus

Confusión con otras obras

Debe distinguirse el 


 
  de otros apócrifos o pseudoepígrafos atribuidos al mismo
personaje, como los ü
 
 o el 

 
 (acerca de supuestas cosas que
hizo Jesús siendo niño), así como del texto gnóstico conocido como  




.
Hipólito de Roma (muerto hacia 235) hace referencia a un 

, del que cita un  
(«Quien me busca me encontrará entre los niños a partir de los siete años, pues allí me manifiesto
oculto en el decimocuarto eón») que no aparece en el texto de Nag Hammadi, y que se ha relacionado
más bien con los apócrifos de la infancia.

También Ireneo (en 


  


, Contra los herejes, 1, 22, 1) menciona un 

,
pero se cree que hace referencia al 


 y no al que aquí nos ocupa.

En el siglo IV es mencionado por Cirilo de Jerusalén, quien en su 



 ! afirma que no se trata
de una obra de ninguno de los apóstoles, sino de uno de «tres malvados discípulos de Mani». Sin
embargo, en este evangelio apenas hay trazas de dualismo maniqueo.

ùecha

Actualmente existe un vivo debate acerca de la fecha de composición de este evangelio. Existen
fundamentalmente dos teorías: una serie de estudiosos defienden una datación temprana de este
evangelio, en torno al año 50, antes, incluso, que el primero de los evangelios canónicos, el de Marcos;
otros abogan por una fecha más tardía, posterior a los canónicos y no anterior, en cualquier caso, a
finales del siglo I (la mayor parte de estos autores prefiere la fecha de 150). ºa datación temprana está
más extendida entre los investigadores estadounidenses, en tanto que la tardía es preferida en Europa
(especialmente en Alemania y el Reino Unido).

Datación temprana

ºos partidarios de la datación temprana argumentan que ²dado que el 


 
  se
compone sobre todo de material original y no parece basarse en los evangelios canónicos² debe haber
sido escrito partiendo de una tradición oral. Dado que sólo en el siglo I fue considerada la tradición oral
como fuente de autoridad, el 

 debió haberse escrito en esta época. Si así fue, se ha
pensado que pudo haber cierta relación entre este texto y la hipotética fuente Q, texto escrito u oral,
que, según la teoría de las dos fuentes (la más extendida acerca de los sinópticos) es la fuente del
material común a los evangelios de Mateo y de ºucas, que no procede de Marcos.

Existe la hipótesis de que Q se formó en tres estratos sucesivos (denominados, respectivamente, Q1, Q2
y Q3), de los cuales el material apocalíptico corresponde a los dos últimos. Estudiosos bíblicos han
identificado 37 dichos de Jesús que coinciden en su reconstrucción de Q y en el 

,
de los cuales todos corresponderían a los estratos primero y segundo de Q (los más antiguos). Según
esta hipótesis, el autor de Tomás no conoció (o apenas conoció) Q3, pues no incorporó este material a
su escrito. Dado que Q1 y Q2 serían anteriores a los cuatro evangelios canónicos, el 
 

 sería más antiguo que ellos y, por tanto, el primero de todos los evangelios conocidos.

Según algunos autores, como Koester, este evangelio se basa en tradiciones anteriores a las fechas en
que se escribieron los evangelios canónicos. Otros autores señalan que el 

 sigue los
mismos cambios verbales que ºucas utiliza sobre el texto de Marcos (ºogion 5 de Tomás; ºc 8,17; Mc
4,22). Esto sugiere que los evangelios de ºucas y Tomás son tardíos respecto a Marcos.

6. Protoevangelio de Santiago.

El protoevangelio de Santiago es un evangelio apócrifo, escrito probablemente hacia el año 150.


Aunque nunca fue incluido entre los evangelios canónicos, recoge leyendas que han sido admitidas
como ortodoxas por algunas iglesias cristianas, tales como la natividad milagrosa de María, la
localización del nacimiento de Jesús en una cueva o el martirio de Zacarías, padre de Juan el Bautista.
Se denomina protoevangelio porque narra hechos anteriores al nacimiento de Jesús. El humanista y
jesuita francés Guillermo Postel, quien lo tradujo al latín y lo dio a conocer en Occidente, lo tomó por
el prólogo al evangelio de Marcos.

ùecha y autoría
El texto tiene un epílogo en que se declara su autoría: "Y yo, Santiago, que he escrito esta historia [...]"
El personaje mencionado aquí es, según la tradición, Santiago, pariente de Jesús, identificado por
algunos con Santiago el Justo.

ºos estudiosos actuales, sin embargo, creen que el texto fue escrito mucho más tarde, durante el siglo
II, por un cristiano procedente del paganismo (desconoce las costumbres judías) y que ignoraba el
hebreo, pues utilizó como fuente la Biblia griega de los Setenta. Es muy probable que utilizara también
como fuentes los evangelios de Mateo y ºucas.

ºa primera mención de este evangelio se encuentra en las obras de Orígenes (muerto hacia el año 254),
quien lo aduce para demostrar que los llamados "hermanos de Jesús" eran en realidad hijos de José con
su anterior esposa, lo que significa que el texto era ya en el siglo III lo suficientemente antiguo como
para ser tenido por auténtico por Orígenes. Aunque no se han encontrado menciones anteriores, la
referencia de Justino Mártir, muerto en 165, al nacimiento de Jesús en una cueva, parece revelar que
conoció la obra. Por su parte, Clemente de Alejandría, muerto en 215, asegura en uno de sus escritos
que la virginidad de María fue constatada por una comadrona, en lo que puede ser una referencia a un
episodio narrado en el capítulo XX del protoevangelio.

Transmisión

El texto del protoevangelio de Santiago ha llegado hasta nuestros días en más de 140 manuscritos
diferentes en griego. Esta abundancia de manuscritos implica un gran interés por el texto. Además,
existen traducciones al siríaco, etiópico, copto, georgiano, eslavo antiguo, armenio, árabe, irlandés y
latín. Igual que ocurre con el resto de los evangelios, incluyendo los canónicos, la mayor parte de los
manuscritos son del siglo X o posteriores.

El manuscrito más antiguo de este texto es un papiro de finales del siglo III o comienzos del siglo IV
encontrado en 1958, conocido como Papiro Bodmer V porque se conserva en la Biblioteca Bodmer,
en Génova.

A mediados del siglo XIX, el texto actual fue definitivamente fijado por Tischendorf, quien utilizó 18
manuscritos diferentes, además de testimonios indirectos.
^énero

El protoevangelio de Santiago es más una leyenda hagiográfica (biografía de un santo), centrada en


María, que un evangelio propiamente dicho. Suele contarse entre los llamados "apócrifos de la
Natividad", de los cuales es el más antiguo y el modelo principal. Otros evangelios de la Natividad son
el Evangelio del Pseudo Mateo, el ºibro sobre la Natividad de María o el  

     .

Contenido

El texto consta de dos partes distintas:

1) Vida de María hasta el nacimiento de Jesús. Narra la historia de la concepción milagrosa


de María (caps. I-V). Sus padres, Ana y Joaquín ya eran ancianos cuando Dios les concedió
tener descendencia. Después relata la infancia de María (VI-VII), quien es puesta bajo el
cuidado del templo desde los tres años de edad. Se casa con José, quien se compromete a
protegerla y a respetar su virginidad. De él se afirma que es viudo y tiene varios hijos.

En realidad en los evangelios canónicos no hay prueba de que José se case antes del nacimiento de
Jesús con María

2) Nacimiento de Jesús. Se describe luego el episodio de la Anunciación, con algunas


variaciones con respecto al Evangelio de ºucas, la Visitación, las dudas de José y la aparición
en sueños del ángel. En los capítulos XV y XVI José es acusado por el escriba Anás de haber
violado a María, y tanto José como María deben someterse a una prueba para demostrar su
inocencia, un pasaje que no figura en los evangelios canónicos. A partir del capítulo XVII se
narra el nacimiento de Jesús, y los episodios de la llegada y adoración de los Magos. Sigue la
matanza de los inocentes y el martirio de Zacarías, padre de Juan el Bautista.

ºa obra se cierra con un epílogo (capítulo XXV), en el que Santiago se presenta como autor e indica
que compuso la obra cuando se retiró al desierto para huir de un motín que se produjo en Jerusalén tras
la muerte de Herodes.

El protoevangelio tiene una finalidad apologética. Se trata de defender a María de las acusaciones que
contra ella hacían tanto judíos como paganos, y que son registradas por Orígenes en 
: la
madre de Jesús habría sido una mujer pobre e ignorante, adúltera y repudiada por su marido, que habría
dado a luz a un hijo ilegítimo de un soldado romano. Para rechazar estas acusaciones, el autor del
protoevangelio enfatiza la santidad de María, y, sobre todo, su virginidad, incluso después del parto.
Salomé -un personaje que aparece también en Marcos, citada entre los asistentes a la crucifixión,
comprueba empíricamente tras el parto la virginidad de María (capítulo 20). ºa redacción de este
evangelio tiene sin duda relación con los inicios del culto mariano.

Algunos autores encuentran en este evangelio influencias del docetismo.

Influencia posterior

Del protoevangelio de Santiago proceden muchas creencias tradicionales acerca de la vida de la Virgen
María, empezando por los nombres de sus padres, Joaquín y Ana, o escenas de su vida después
ilustradas por el arte cristiano, como su presentación en el templo (cap. VI). ºa Natividad de Cristo es
también situada con frecuencia en una cueva en las representaciones del arte occidental, siguiendo una
tradición que procede del protoevangelio de Santiago.

Uno de tantos "Evangelios de la infancia" que intentaron glorificar la niñez de Jesús. Pretende
promover la santidad y la veneración de la Virgen María. Siguiendo el modelo del relato del
nacimiento de Samuel, narra el anuncio angélico del nacimiento de María a Joaquín y Ana, sus padres,
en respuesta a sus fervientes oraciones, y cómo María, al igual que Samuel, fue presentada al Señor y
educada en el templo. Describe la milagrosa concepción de Jesús, y su vida en el hogar de José, un
viudo anciano. Declara que Zacarías, padre de Juan el Bautista, fue asesinado por Herodes al no querer
revelar el lugar donde se escondía Elizabet y Juan cuando mataron a los niños de Belén. Con respecto
a este Evangelio, pretendidamente escrito por Santiago, el hermano del Señor, el Dr. E. J. Goodspeed,
dijo:"Ningún Evangelio es más completamente ficticio que éste".

7. Evangelio de Nicodemo.

    


  ¦ 
  
  
      
  ! 

u contienen el
relato que los hijos de Simeón
" hacen de la entrada de Jesús a los Infiernos. ºa obra, que sigue
de cerca la tradición de 1 Pet 3, 19, y el 

 #
upuede remontarse hasta el S. II aunque
su presente redacción, como la de ü
 
 usea del s. v. El texto y traducción española de
las dos partes del 

$ 

encuentran en A. de Santos, o. c., 426-500. ºos escritos
complementarios del llamado   
 uen el mismo autor: 1) Carta de Poncio Pilato a Tiberio
(p. 501-502). 2) Carta de Tiberio a Pilato (p. 502-503). 3) Relación de Pilato (p. 507-514). 4)
Correspondencia entre Pilato y Herodes (p. 514-520). 5) Tradición de Pilato (p. 520-526). 6) Muerte de
Pilato (p. 526-532). 7) Declaración de José de Arimatea (p. 533-544). 8) Venganza del Salvador (p.
545-565). 9) Sentencia de Pilato (p. 566-569). Todos estos escritos complementarios pertenecen a la
Edad Media.

Al igual que ocurre con ºázaro, Nicodemo no pertenece a la tradición de los evangelios sinópticos y
sólo es mencionado por Juan, que le dedica más de la mitad del capítulo 3 de su evangelio, unos
versículos del capítulo 7 y una mención última en el capítulo 19. Nicodemo es, por lo tanto, un
personaje «transversal» a todo el evangelio en el sentido de que está siempre presente, pero sin asumir
un protagonismo destacado.

ºa primera vez que aparece Nicodemo es, según narra el evangelista, para encontrarse con Jesús «de
noche» intrigado por los milagros realizados por Jesús:

Sabemos que has venido como maestro de parte de Dios, pues nadie puede hacer los milagros que
haces si Dios no está %&u'#

A continuación Jesús sostiene una conversación con Nicodemo sobre el sentido del volver a nacer y
menciona el «reino de los cielos» (rarísima en los textos joánicos.3 ) Jesús se sorprende al ver que «un
maestro en Israel» no entiende el discurso sobre el renacer en el espíritu.

ºuego, en el consejo de «príncipes de los sacerdotes y fariseos» (cf. %(u)* y ss.), Nicodemo defiende
a Jesús explicando a sus compañeros que han de oír e investigar antes de hacer un juicio definitivo. ºa
pregunta que le hacen puede dar a entender que Nicodemo era galileo4 o ser una ironía de sus
compañeros:

Finalmente, a la hora de sepultar a Jesús, Nicodemo se hace presente para colaborar generosamente con
cien libras de mirra y áloe ±más de 30 kilogramos± (cf. %+,u&,) para el embalsamamiento según la
costumbre judía. Dado que los demás evangelios no proporcionan más datos sobre Nicodemo, esos son
los únicos datos canónicos, por así decir, con que se cuenta. Es un Evangelio apócrifo encontrado en
Nag Hammadi. Se le conoce también como 
  
    . Escrito para la
comunidad gnóstica egipcia. En él, se relata el episodio de la Anastasis o descendimiento de Cristo a
los infiernos.
Se conoce otro Evangelio de los Egipcios, éste escrito en griego, considerado herético por Clemente
Alejandrino, Orígenes y San Epifanio, escrito posiblemente hacia el año 150.

Nicodemo es un personaje sugestivo tanto por ser fariseo (secta con mala fama tras los relatos
evangélicos), su miedo a los judíos, su generosidad y la conversación, más típica de un diálogo con un
escéptico o sabio al estilo del mundo. Por ello fue blanco de diversas especulaciones y narraciones
entre los evangelios apócrifos. Hay un 
 
 $ 
 que narra el proceso de Jesús desde,
según se creía, el punto de vista del fariseo. Se trata de un texto de carácter gnóstico egipcio que
incluso fue considerado herético por algunos Padres de la Iglesia. En él se trata con bastante suavidad a
Poncio Pilato ±inocente y obligado por las circunstancias a condenar a Jesús para «cumplir las
escrituras»± haciendo cargar toda la responsabilidad de la ejecución de Jesús en los jerarcas judíos.

Comentario teológico al diálogo de Jesús con Nicodemo

ºa ambientación

Jesús ha realizado ya varios milagros, seguramente cerca de donde vivía Nicodemo y por tanto, en
Jerusalén. Por ello, el lugar adecuado de esta narración habría sido tras la descripción de los milagros
en Jerusalén por ejemplo, tras el capítulo VII. Mendner afirma que después de la discusión con los
demás fariseos, Nicodemo se habría acercado a Jesús para interrogarlo. Taciano en la concordancia del
Diatessaron coloca el episodio en la Semana Santa.5

Sin embargo, no hay pruebas concluyentes de ninguna teoría. No parece fuera de contexto en el lugar
actual: entre quienes le rechazan (los judíos en el templo) y quienes tienen fe (los discípulos en Caná)
estarían los que tienen una fe parcial e insuficiente. El hecho de la expresión griega que no existe en
arameo y el que se mencione al Hijo como ya ascendido al cielo (cf. % &u +&) ha inducido a buen
número de estudiosos a pensar que se trata de un discurso muy elaborado por el evangelista aun cuando
sería imposible descubrir actualmente los agregados de Juan al discurso de Jesús (y hay quienes
piensan que todo el relato es invención del evangelista).

Esquema del discurso

A tres preguntas de Nicodemo (la del inicio sobre la condición de Maestro de Jesús, la del modo en que
un hombre puede volver a nacer siendo ya viejo y la última sobre cómo puede alguien nacer del
Espíritu) corresponden tres secciones que empiezan por «En verdad, en verdad te digo». Según
Roustang y De la Potterie en la primera respuesta se habla del Espíritu Santo, en la segunda se trata del
rol del Hijo del Hombre y en la tercera de Dios Padre. El discurso en sí es sencillo y colaboran a la
mejor comprensión los malentendidos típicos en Juan: el fondo sería que si para nacer a la vida en la
carne es necesario un padre, para la vida en el Reino de Dios es necesario ser generado por un Padre
Celestial. ºa imagen es tan realista que el autor llega a hablar de un «semen» de Dios (cf. +%&u,).

Comentario

El primer nivel de referencia es el de la comprensión por parte de Nicodemo. ºas escrituras anunciaban
este Reino y esta generación por la paternidad divina, hasta hablaban de un tiempo escatológico donde
Dios infundiría su Espíritu. Pero no era un tema muy profundizado por los maestros de la ley de aquel
entonces y era probable que no fuera familiar a los oídos de Nicodemo. El segundo nivel es el de los
posibles lectores. Es casi evidente que el tema era profundizar en el bautismo o propiciar una
catequesis bautismal aunque los estudiosos se dividen sobre la presencia original de la expresión «y del
agua» (%&u*). Otros elementos a tomar en cuenta en el comentario son la mención a «subir al cielo» y
el del «ser levantado».

.El «ser levantado» es un tema recurrente (cf. % -u '-; % +'u &'.&)): se refiere a la cruz. De ahí
también la comparación con la serpiente en el asta. El verbo empleado y su equivalente en arameo no
solo implican la crucifixión sino también la resurrección y la ascensión. Según Raymond E. Brown
estas tres citas que hablan del ser levantado son el equivalente joánico de las tres predicciones de la
Pasión que se encuentran en los sinópticos. ºa influencia parece venir del profeta Isaías: «He aquí mi
siervo, tendrá éxito, será enaltecido» (/*'u+& y en la versión de los ºXX usa el mismo verbo.

comentarios al Evangelio

De entre los comentarios de los Padres al evangelio de san Juan, el más conocido es el de san Agustín.
En el   11 y 12 dedicados al diálogo de Jesús con Nicodemo, se indica que este último buscaba
sinceramente la verdad pero lo hacía de noche lo que no le permitía ver con la claridad necesaria y
entender las palabras de Jesús. De hecho, la afirmación de Jesús acerca del nacer de nuevo requería
toda la luz del evangelio: No conocía más modo de nacer que el de Adán y Eva: no sabía todavía que se
podía nacer de Dios y de la Iglesia; conocía sólo a los padres que generan para la muerte y no todavía a
los que generan para la vida; conocía solo a los padres que generan herederos y no todavía a los que
viven para siempre y generan (hijos).
En la producción más literaria

En la literatura contemporánea, Nicodemo ha sido tratado a menudo.

ºas 
$ 
 son un libro de Jan Dobraczynski en el que el autor pone en boca del maestro
de la ley diversas reflexiones y el relato de su experiencia de Cristo. El destinatario de las cartas es un
«amigo» de este llamado Justo.9

Por su parte, Miguel de Unamuno escribió $ 



 
, obra en la que hace una reflexión sobre
la virtud teologal de la fe:

¡Fe! ¡Qué poco se medita con el corazón y no con la cabeza tan sólo, en lo que la fe sea e importe! No
una mera adhesión del intelecto a un principio abstracto, a una fórmula sin contenido ya acaso; no la
afirmación de principios metafísicos o teológicos; no, sino un acto de abandono y de entrega cordial de
la voluntad, una serena confianza en que concurren a un fin mismo la naturaleza y el espíritu, en que
naturalizando al espíritu lo sobre espiritualizamos y espiritualizando a la naturaleza la
sobrenaturalizamos, una confianza firme en que habita la verdad dentro de nosotros, en que somos vaso
de verdad y en que la verdad es consuelo; una confianza firme en que al obrar con pureza y sencillez de
intención servimos a un designio supremo, sea el que fuere.

II. Hechos apócrifos.

Conjunto de relatos fantásticos de viajes de los grandes líderes apostólicos. Surgieron en la iglesia
primitiva para suplementar el breve informe que da nuestro libro canónico de los Hechos, que se centra
en Pedro (Hch. 1-12) y en Pablo(13-28). Y aunque se dan los nombres de los apóstoles en el cp. 1,
nada se dice en la obra del trabajo o de la suerte de la mayoría de ellos. Aun la narración acerca de
Pablo se corta de repente, sin dar ninguna información acerca de lo que ocurrió con su juicio.

ºos Hechos apócrifos pretenden responder las preguntas que surgen naturalmente de este silencio, pero
los informes son de carácter puramente legendario. Exaltan a los apóstoles por sobre el nivel de la
realidad y hacen de ellos personajes fantásticos. Aunque pueda haber algo de verdad en algunos
incidentes que se narran, en su mayor parte están desprovistos de valor histórico# Se extienden en
relatos maravillosos de naturaleza milagrosa. Son de un carácter fuertemente ascético. ºas relaciones
matrimoniales son consideradas como malas. ºa mayoría de ellos presenta puntos de vista heréticos
con respecto a Jesús conocidos como docetismo, y algunos enseñan una forma ingenua de moralismo,
doctrina que no hace una distinción clara entre el Padre y el Hijo. Sin embargo, contienen pasajes de
ferviente piedad y sincera devoción. Sólo mencionaremos 5 de los más destacados Hechos apócrifos.

. Hechos de Juan.

Narración ficticia de los viajes del apóstol escrita en el S.II d.C. Contiene relatos imaginarios de sus
milagros y discursos. Es especialmente digno de notar por su exposición del punto de vista docetista de
nuestro Señor (véase I, 3). Jesús aparece en 79 formas variables y cambiantes: como joven y como
anciano, como inmaterial y como cuerpo sólido (cps 89-93). Podía andar sin comer ni dormir. No
dejaba huellas cuando caminaba. Sus sufrimientos no fueron reales y en la crucifixión fue un fantasma.
Así, los Hechos de Juan presentan al apóstol enseñando exactamente la doctrina que su Evangelio y sus
epístolas estaban destinadas a enfrentar y a refutar.

2. Hechos de Pablo.

De acuerdo con Tertuliano, es una novela apostólica producida por un presbítero del Asia antes del
190 d.C. y después del martirio de Policarpo, que ocurrió c 155d.C. Sólo quedan fragmentos de él. Es
notable por su famosa descripción de Pablo como un hombre de baja estatura, calvo, de piernas
curvadas, cejijunto y con una nariz prominente. También contiene el bien conocido relato de Pablo y
Tecla. Tecla es una virgen que deshace su compromiso con Tamyris, después de escuchar las
enseñanzas del apóstol que exaltan las virtudes de la virginidad, y luego lo sigue. ºa obra también
consigna algunas supuestas correspondencias intercambiadas con la iglesia de Corinto (a veces llamada
3Co.), y un informe del martirio de Pablo. El libro expresa una fuerte aversión al matrimonio y
contiene varias presuntas bienaventuranzas del apóstol acerca de la castidad, incluyendo la que dice:
"Bienaventurados son los que tienen esposa como si no la tuvieran, porque heredarán a Dios". Durante
un buen tiempo Hechos de Pablo fue altamente estimado en el Oriente.

Ô. Hechos de Pedro.

ºibro con los milagros y las palabras de Pedro, producido cerca del fin del s II o comienzos del s III
d.C. Se han recuperado, de diversas fuentes, unos 2/3 del texto. Narra cómo Pedro llegó a Roma, y
cuenta lo que hizo y enseñó allí, particularmente su oposición a Simón el Mago, quien había desviado a
la mayor parte de los miembros de la iglesia de Roma. Al refutar al mago, Pedro hace toda clase de
milagros, como hacer hablar a un perro, nadar a un arenque muerto, hablar a un bebé como si fuera un
adulto, y que varias personas se levanten de los muertos. De acuerdo con la narración, la enseñanza de
Pedro sobre el ascetismo y la castidad causa la separación de muchas mujeres de sus esposos, lo que
finalmente le trae dificultades con las autoridades, las que están decididas amatarlo. Al principio cede
a los ruegos de sus amigos y huye de Roma. Pero al salir se encuentra con el Señor Jesús que entra en
la ciudad, y Pedro le pregunta a Jesús: "Señor, ¿a dónde vas?" (la famosa leyenda del Quovadis). ºa
respuesta fue: "Voy a Roma para ser crucificado". Pedro entonces regresa y es crucificado cabeza
abajo, a su pedido. Hechos de Pedro es de interés para el estudioso de la historia de la observancia del
sábado y del domingo, puesto que el libro designa específicamente al 1er día de la semana como el "día
del Señor".

G. Hechos de Andrés.

Obra que cuenta los viajes y los hechos maravillosos del apóstol Andrés en el Ponto, en Bitinia, en
Macedonia y en Grecia. ºos eruditos no están de acuerdo en la fecha de su composición, pero lo más
probable es que se haya escrito antes del 200d.C. y cerca del tiempo de Hechos de Pablo. Hay alguna
evidencia de que este último pueda tener alguna dependencia de aquél. Como Hechos de Pedro y
Hechos de Pablo, el de Andrés considera la relación conyugal como mala y estimula el celibato y la
continencia. El apóstol persuade a Maximila, esposa de Aegetes, procónsul de Grecia, a abandonar a
su esposo; como consecuencia, Andrés sufre el martirio. ºo crucifican, pero permanece en la cruz 3
días, y luego de rehusar la liberación, finalmente sucumbe.

½. Hechos de Tomás.

Relato de los viajes de "Judas" Tomás, escrito probablemente hacia fines del s II d.C. Se conserva
íntegramente. ºos eruditos están divididos en cuanto a la lengua en que se escribió: mientras algunos
opinan que fue escrito en siríaco, otros creen que fue en griego; finalmente hay quienes sostienen que el
libro se redactó en ambos idiomas. Trasunta fuertes ideas gnósticas, usa fraseología maniquea y enseña
el ascetismo. ºa vida abstemia de Tomás se describe así: "Ayuna continuamente y ora, y come sólo
pan, con sal, y su bebida es el agua, y no viste más que una pieza de ropa entiempo bueno y en
invierno, y no recibe nada de ningún hombre y lo que tiene lo da a otros" (cp. 20).

El libro presenta una condición indispensable para la salvación: la abstinencia de relaciones sexuales,
que llama "sucio trato sexual" (cp. 12). Consiste de 13 "hechos" de Tomás, seguidos por un informe de
su martirio. El relato comienza con una reunión de los apóstoles en Jerusalén para dividir las regiones
del mundo para el servicio cristiano. Tomás recibe la India como su suerte, pero rehúsa aceptar esta
misión aun después que Jesús se le aparece y trata de dispersar sus temores. El Señor entonces lo
vende como esclavo carpintero a un mercader (Abanes) enviado por el rey de la India. En la India, el
ministerio de Tomás está lleno de lo milagroso y sobrenatural. ºa cría de un asno habla. Una serpiente
es obligada a 80absorber el veneno del cuerpo de un joven asesinado, con lo que vuelve a la vida. Una
joven que fue muerta recibe otra vez la vida y relata los horrores de su experiencia en el infierno.
Cuatro asnos salvajes son llamados como sustitutos de unas bestias de carga exhaustas. Uno de ellos
exorciza un demonio de una mujer y de su hija. Tomás es liberado de la prisión para bautizar a unos
conversos, y después de su retorno, el sello de las puertas de la prisión aparecen como si no se hubieran
roto. Todo el libro está desprovisto de valor histórico, aunque el autor usó personajes históricos.

6. Hechos secundarios.

Entre las obras de importancia secundaria se podría nombrar Hechos de Felipe, Hechos de Mateo,
Hechos de Andrés y Mateo, Hechos de Pedro y Andrés, Hechos de Andrés y Pablo, Hechos de
Bartolomé, Hechos de Simón y Judas, Hechos de Tadeo, Hechos de Bernabé, etc.

  " 
    

Escritos de este tipo no son muy numerosos y tampoco impresionantes. ºas epístolas del NT son más
difíciles de imitar que los Evangelios o los Apocalipsis, y por lo tanto, es más fácil descubrir sus
falsificaciones.

Dos cartas espurias pretenden ser la correspondencia entre Jesús y Abgaro, rey de Edesa. ºas Homilías
clementinas comienzan con una supuesta carta de Pedro a Santiago. Obras atribuidas a Pablo incluyen
la Epístola a los laodicenses, que pretende ser la carta mencionada en Col. 4:16;la perdida epístola a los
Corintios (cf. 1 Co. 5:9), que es parte del apócrifo Hechos de Pablo; y la falsificada correspondencia de
Pablo con Séneca: 14cartas, 6 atribuidas a Pablo y 8 a Séneca. También se deberían mencionar la
pseudo Epístola de Tito, el discípulo de Pablo, acerca del estado de castidad. Finalmente, una Epístola
de los apóstoles, escrita a mediados del s II" para todos los hombres" en el nombre de los apóstoles de
Jesús. Ninguna de ellas puede pretender con justicia un lugar en el canon del NT.

# $ 
  
#

Más importantes que las epístolas apócrifas son las así llamadas de los Padres Apostólicos, que
generalmente no se incluyen en la literatura apócrifa del NT, pero algunas de los cuales durante un
tiempo tuvieron pretensiones serias de canonicidad. Varios de estos escritos están en la forma de
epístolas o cartas.

.
Clemente.

Carta de la iglesia de Roma a la de Corinto escrita entre el75 y 110 d.C., y más probablemente
alrededor del 95 d.C. El verdadero autor de la carta, de acuerdo con la tradición de la iglesia primitiva,
fue Clemente, cabeza de la iglesia de Roma. Su tema principal es un llamamiento a la iglesia de
Corinto a eliminar sus diferencias y a someterse ala autoridad de los ancianos, algunos de los cuales
habían sido depuestos. Contiene la aseveración clara más temprana del principio de la sucesión
apostólica (cp 44). También las referencias no canónicas más tempranas referentes a Pedro y a Pablo,
y constituyen un valor para el estudio del canon del NT por sus citas, alusiones y referencias a los
libros del mismo. Aparentemente, fue aceptado como canónico por Clemente de Alejandría (muerto c
220 d.C.). El Ms bíblico llamado Códice Alejandrino, del s V d.C., lo incluye, y un Ms de la versión
siríaca del s XII d.C. lo incluye entre las cartas de Pablo y las epístolas católicas. Fue mencionado
como parte del NT en los cánones apostólicos de c 350 d.C.

2. 2 Clemente.

No es realmente una carta ni es de Clemente. Es un sermón, escrito a mediados del s II d.C., que se
asoció con 1 Clemente. Esuna apelación al arrepentimiento, a una vida pura y piadosa, y a creer en
Cristo y en la resurrección.

Ô. Epístola de Bernabé.

Obra anónima que se originó en la 1ª mitad del s II d.C., y que la tradición erróneamente atribuye a
Bernabé, el amigo de Pablo.

G. El Pastor de Hermas.

Homilía del s II d.C. atribuida a un Hermas de Roma, quien pretendía tener el don de profecía. Este
libro consiste mayormente de alegorías, y representa un intento de restablecer la autoridad del don
profético que se estaba perdiendo en la iglesia. Algunos lo consideraron canónico; fue incluido en el
NT en el Códice Sinaítico.
½. ºa Didajé (o Enseñanzas de los Doce apóstoles).

Manual para la iglesia que data probablemente del s II d.C. Está dividido en 2 partes: la primera
posiblemente sea una obra judía llamada ºos dos caminos; y la segunda, una especie de manual de
organización eclesiástica.

# 
   
#

. Ascensión de Isaías.

Obra mixta, judeo-cristiana, de alrededor del s II d.C., transmitida en forma completa sólo en una
traducción etíope. ºa 1ª parte (cps1-5), considerada de origen judío, relata la historia del martirio de
Isaías, quien murió "aserrado" (cf. He 11:37). ºa 2ª parte, llamada "la visión que Isaías... vio" (cps 6-
11), describe el viaje del profeta a través de los 7 cielos, durante el cual vio muchos misterios relativos
a Cristo ("el amado"): su descenso a la tierra y su crucifixión, su ascensión y su lugar a la diestra de la
gloria.

2. Apocalipsis de Pedro.

Este escrito, de 81 mediados del s II d.C., es el más importante de los Apocalipsis apócrifos cristianos.
Se debe distinguir del Apocalipsis de Pedro gnóstico, descubierto en 1946 en Nag Hamadí.* Se ha
conservado parte en un fragmento griego descubierto en 1886 en la tumba de un monje cristiano en
Akhmim, Alto Egipto ,como también en una traducción etíope conocida desde 1910, que se considera
más cerca del original que el fragmento griego. Este Apocalipsis, que alcanzó gran circulación y
mucha estima, es digno de notarse por sus vívidas descripciones del castigo preciso por pecados
específicos de los perdidos. Son atormentados sobre ruedas incandescentes y ríos de fuego por
demonios con serpientes, gusanos y buitres. Estas descripciones derivan de fuentes no cristianas como
el orfismo y el pitagorismo. También incluye una breve descripción del paraíso de los redimidos,
perfumado y lleno de frutos.

Ô. ½ Esdras.

Idéntico al 4 Esd. 1 y 2 en los Mss. latinos. Contiene una invectiva, que recuerda pasajes del AT,
contra el pueblo judío "duro de cerviz" por causa de sus pecados (cp. 1), y promesas consoladoras a sus
sucesores, los cristianos, como pueblo de Dios (cp. 2).
G. 6 Esdras.

Idéntico al 4 Esd. 15 y 16 en los Mss. latinos. Estos 2 capítulos describen la suerte y la destrucción
total que viene a "toda la redonda tierra" por causa de la maldad. Pero Dios librará a sus elegidos de
esos días de terrible desolación.

½. Sibilas cristianas.

El término "sibila" designaba a una de varias clases de mujeres antiguas quienes, en estado de éxtasis,
predecían eventos futuros. ºos oráculos sibilinos judeo-cristianos están expresados en hexámetros
griegos. Evidentemente, los primeros 5 libros son judíos con interpolaciones cristianas. ºos libros 6 al
8 son puramente cristianos. El 6 contiene un himno a Cristo y al bendito árbol sobre el que fue
"extendido". El 8, de 500líneas, es el más importante. Comienza con un anuncio de condenación de la
depravada y atea Roma. ºuego sigue un canto de triunfo escatológico de Cristo. ºas letras iníciales de
las líneas griegas 217-250 forman el famoso acróstico (IESOUS): "Jesucristo, Hijo de Dios, Salvador".
El libro cierra con un himno a Dios y al ºogos que se encarnó. El 7 presenta varias profecías
escatológicas y preceptos morales y rituales.

6. Apocalipsis de Pablo.

ºibro de fines del s IV o V d.C. que pretende describir lo que Pablo vio cuando fue "arrebatado hasta el
tercer cielo" (2 Co.12:2-4). Comienza con una introducción que cuenta el hallazgo de la revelación de
Pablo en una caja de mármol bajo su casa en Tarso, junto con el calzado que usaba cuando "caminaba
enseñándola palabra de Dios". ºuego sigue la queja: "¿Por cuánto tiempo transgredirás y añadirás
pecado a pecado y tentarás al Señor que te hizo?" Después de ser arrebatado al 3er cielo, Pablo
presencia la aprobación de un alma justa y la condena de un alma impía. Describe la "ciudad de Cristo"
con sus 12 muros, 12 torres, 12 puertas y 4 ríos. Allí encuentra a muchos santos del AT y a María la
madre de Jesús. ºuego se le muestra la terrible condenación de varias clases de pecadores. Por causa
de los ángeles, de Pablo y de los cristianos que oran sobre la tierra, un grupo tendrá respiro del castigo
los domingos.
7. Apocalipsis de Tomás.

Profecía de las "señales que ocurrirán al fin del mundo", pretendidamente revelada al apóstol por el
"Hijo de Dios el Padre y... el padre de todos los espíritus". Probablemente fue escrita en latín por el s V
d.C. Es singular por el hecho de que presenta 7señales del fin para los 7 días de tiempo.

8. Apocalipsis de Esteban.

Esta obra, que cuenta la reaparición de Esteban, el 1ermártir cristiano, evidentemente fue muy valiosa
para la herejía maniquea. Fue condenada en el s VI d.C., junto con los Apocalipsis de Pablo y de
Tomás, por el Decretum Gelasianum; no se sabe de ningún texto que haya sobrevivido.

9. Apocalipsis de la Virgen.

En 2 Apocalipsis independientes, uno griego y otro etíope, se narra que la Virgen María vio los
tormentos de los perdidos.

VI. Escritos gnósticos apócrifos.

Para un análisis de estos libros apócrifos de naturaleza gnóstica, descubierto en Nag Hamadí en
traducciones coptas, véase Nag Hamadí.

VII. Apócrifos modernos.

Existe cierta cantidad de escritos religiosos, producidos en tiempos modernos, que pretenden estar
basados en documentos antiguos, pero que han sido expuestos como falsificaciones o como ficción.
Entre ellos están:

1. ºibro de Jasher, 1751, por Jacob Ilive.

2. Crucifixión de Jesús vista por un testigo, 1851.

3. Hechos 29, 1871.

4. Informe de Pilato, 1879, por W. D. Mahan (edición ampliada,1884, llamada The Archaeological and
The Historial Writings of The Sanhedrinand Talmuds of The Jews [ºos escritos arqueológicos e
históricos del Sanedrín y los Talmud de los judíos], o The Archko Volumen [El volumen Archko], o la
Archko ºibrary [ºa Biblioteca Archko]).82

5. Confesiones de Poncio Pilato, 1889, escrito como ficción por un obispo libanés.

6. Vida desconocida de Cristo, 1894, por Nicolás Notovitch.

7. Segundo libro de los Hechos, por mucho tiempo perdido, 1904,por Kenneth G. Guthrie.

8. Evangelio de Acuario, 1911, por ºeví H. Dowling.


Conclusión

Para finalizar lo antes expuesto se puede decir acerca de los evangelios apócrifos que estos escritos casi
nunca merecen el nombre de evangelios porque su género literario es muy diferente. El evangelio de
los hebreos procede de siria, de judeocristiano que conocía nuestro mateo canónico más heterodoxo
todavía es el evangelio de los egipcio que incluyen un dialogo entre Cristo y salome sobre el repudio de
toda relación sexual.

Entre los papiros se han hallado varios fragmento como el evangelio de Tomas, y el evangelio
desconocido, se han descubierto documento que subrayan la pasión el evangelio de Pedro y de
Nicodemo exagerando lo milagroso, otros describen la infancia de Jesús (protoevangelio de Santiago,
evangelio árabe de la infancia del Salvador entre otros) y multiplican puerilmente los prodigios hechos
por Jesús, además hay evangelios menos importante de los doce apóstoles, de Matías, Judas, Bartolomé
y otros.

En jenoboskion (Egipto) se descubrió en 1945 una biblioteca de literatura gnóstica (Nag Hammadi)
escrita en copto, la cual proveyó tres documentos de gran valor el evangelio de la verdad escrito en
Roma 140 d.C Que meditan enigmáticamente sobre la redención; el evangelio de Tomas; procedente de
Siria, que dan 114 dichos de Jesús gnostisadoz; y el evangelio de Felipe en el que se rechaza
enfáticamente todo lo sexual. El cotejo de este libro con los canónicos es un estudio útil que llevara
muchos años todavía.

En segundo lugar los hechos apócrifos para satisfacer la curiosidad popular respecto a la suerte de los
apóstoles, sus milagros, viajes, y martirios, algunos cristianos de siglos posteriores rellenaron las
lagunas del libro de hechos. El resultado incluye ciertos datos con innegables valor, pero los hay
también netamente fantástico, de tendencia apologética y herética. Dignos de mención son Hechos de
Pedro, Pablo, Andrés, Juan entre otros, predicación de Pedro y romance de Clementino.

Cabe considerar en tercer lugar las epístolas Apócrifas. Aun durante la vida de Pablo falsificadores de
su firma, (2 Ts. 3:17), pero en los siglos II y III esta literatura llego a su apogeo particularmente en
Siria y Egipto. A veces sus autores buscan acreditar supuestos privilegios de determinadas iglesias;
otras veces pretenden suplir epístolas apostólicas ahora perdidas. Títulos de interés son:
correspondencia entre Cristo y Agbar rey de Edesa, epístolas de los apóstoles, 3ra de corintios,
epístolas a los ºaodiseos, y correspondencia entre Pablo y Seneca.
Finalmente los Apocalipsis apócrifos, este aparato apocalíptico de visiones arrebatados y apariciones
angélicas esta presente en estas obras pero parece ser, en gran parte de iniciativa humana. En ciertos
sectores el Apocalipsis de Pedro gozo de reputación canoníca en el siglo II; de menos valor son los
apocalipsis de Pablo, Juan (no canónico) de Tomas y Esteban y de María. El análisis de estos libros es
una tarea delicada; el cristiano que busca en ellos datos genuinos de la tradición, tropieza con mucho
material ficticio y espurio.
Bibliografía

A De santos O. los evangelios apócrifos, Madrid: B.A.C 1956.

Baver, los apócrifos neotestamentaria, Madrid: ediciones fax. 1968.