Está en la página 1de 2

c  


 c c 

En mitad del Océano Pacífico, en algún lugar entre San Francisco y Hawaii, existe una
gran isla de basura tóxica flotando entre los continentes. No sólo eso, sino que dicho
conglomerado de desechos tiene aproximadamente el tamaño del estado de Texas. Es
mayor por ejemplo que la Península Ibérica, para que se hagan una idea.

La existencia de la mancha de basura del Este fue predicha en 1988 en una edición
publicada por la m   
 
   
   (NOAA) de los
Estados Unidos. La predicción estaba basada en los resultados obtenidos en muchos
laboratorios situados en Alaska entre 1985 y 1988, que midieron plástico flotante en
el océano Pacífico Norte. Este laboratorio encontró altas concentración de desechos
marinos acumulados en zonas caracterizadas por formas particulares o corrientes
oceánicas.

Extrapolando a partir de los resultandos en el Mar de Japón, los investigadores


llegaron a la conclusión de que estas similares condiciones podrían ocurrir en otras
partes del océano, donde las corrientes predominantes fueran favorables a la creación
de masas de agua estables. Ellos indicaron específicamente el vórtice del Pacífico
Norte.

La existencia de la mancha de basura recibió amplia atención del público y de la


comunidad científica después de que fuera documentada en muchos artículos por
Charles Moore, un capitán marítimo californiano e investigador oceánico. Moore
volvió a casa del Vórtice del Pacífico Norte después de competir en la Carrera
marítima llamada Transpac, con una enorme cantidad de desechos flotantes. Moore
alertó al oceanógrafo Curtis Ebbesmeyer de la existencia del fenómeno, que
posteriormente llamó a la región        (mancha de basura del Este;
EGP por sus siglas en inglés). Esta zona es citada frecuentemente en los medios como
un excepcional ejemplo de contaminación marina

FORMACION

Como otras áreas donde se concentran los desechos marinos en los océanos
mundiales, el Lote de basura del Este se ha formado gradualmente en los últimos
tiempos como resultado de la polución marina agrupada por la acción de las
corrientes. La mancha de basura oceánica ocupa una zona extensa y relativamente
estacionaria del océano Pacífico Norte, en el giro del Pacífico Norte (un área remota
comúnmente llamada    .) El tamaño de la zona afectada se desconoce,
aunque se estima que es de 700.000 km² a más de 15 millones de km² (0,41% a 8,1%
del tamaño del océano Pacífico). El área puede contener cerca de 100 millones de
toneladas de desechos. También se ha sugerido que la mancha puede presentar dos
zonas de basuras, que están vinculadas.

FUENTES CONTAMINANTES

Se ha estimado que el 80% de la basura proviene de zonas terrestres y el 20% de


barcos del océano. Las corrientes portan desechos desde la costa oeste de
Norteamérica hacia el vórtice en unos 5 años, y los desechos de las costa este de Asia
en un año o menos. Un proyecto internacional liderado por Hideshige Takada, de la
Universidad de Tokio, estudio granos de plástico de playas del mundo para prever
futuras pistas acerca del origen de los plásticos oceánicos, incluyendo los del lote de
basura oceánico del Pacífico

IMPACTO EN LA VIDA MARINA

Las partículas de plástico flotante se asemejan al zooplancton, por lo cual puede ser
consumido accidentalmente por las medusas. Muchos desechos de larga duración
terminan en los estómagos de las aves marinas y animales del mar, incluyendo
tortugas del océano y albatros de patas negras, siendo estas partículas un riesgo para
la vida marina. Aparte de los residuos contaminantes del agua del mar, estos residuos
flotantes traen otro tipo de contaminantes tales como Bifenilos policlorados (PCB),
DDT (1,1,1-Tricloro-2,2-bis(4-clorofenil)-etano) y Hidrocarburo aromático policíclico
(HAP o PAH) trayendo con esto efectos tóxicos cuando son consumidos por error, en
algunos casos provocando problemas hormonales en los animales. Las toxinas
contenidas en plásticos son también comidas por medusas, que serán a su vez
comidas por grandes peces. Muchos serán pescados y consumidos por humanos,
resultando así en la ingestión humana de dichas toxinas.4 El plástico marino también
facilita la propagación de especies invasivas que se adhieren a la superficie de este
plástico flotante y se desplazan grandes distancias, colonizando nuevos ecosistemas.

Investigadores han demostrado que estos residuos plásticos afectan por lo menos 267
especies alrededor del mundo,la gran mayoría residente en el gran mancha de basura
del Pacífico norte

LIMPIEZA

En el año 2008, Richard Owen, un contratista de construcción e instructor de buceo,


formó la      (Coalición para la Limpieza del Ambiente)
para unirse al causa contra la polución del Pacífico Norte. La ECC (siglas en inglés)
planea la modificación de una flota de barcos para limpiar la zona de los desechos
como una forma de restauración y reciclaje. El laboratorio creado con este fin se llamó
    .