Está en la página 1de 2

¡Qué difícil es hablar de la amistad de ser manipulado

sino imposible! ya se ha extinguido.


Como difícil es hablar del amor Es con quien puedo compartir
y describirlo. el gozo y la alegría
Así sucede al querer pronunciar del tesoro encontrado.
una palabra Es quien puede comprender
tan honda y tan profunda a flor de piel esa alegría
tan misteriosa y plena y aceptarla como un don
y a la vez, y gozarse en ella
tan ambigua y manoseada. aunque en su corazón
¡Qué difícil es la tristeza
decir amigo! haya establecido su morada.
Es el que siento
Sin palabras, sin reproches, sin como de mi propia sangre
consejos, aunque la sangre nos separe.
aquel que me hace libre Porque hay lazos más fuertes que la sangre.
porque respeta mi libertad; Y puedo sentir su presencia cercana y fresca
aquel ante quien los miedos aunque la distancia
se han esfumado que nos separe
como por un mágico exorcismo. sea infinita en el espacio.
Aquel en quien confío Porque el Espíritu
y me ama y me acepta como soy. está más allá
Sin reproches, de todo espacio.
pues la amistad,
como el amor, Necesidad de rezar
se acepta o se rechaza; y con quien se puede orar.
no se interpreta.
Aquel ante quien puedo quedar ¡Qué difícil es decir Amigo!
desnudo y vulnerable. Quizás
Aquel que puede conocerme porque la única manera
cuando el temor de decirlo
es serlo.
¡ Gracias, amigo!!!