P. 1
Moncayo,_Vinuesa,_Gutierrez_Posse_-_Derecho_Internacional_Público

Moncayo,_Vinuesa,_Gutierrez_Posse_-_Derecho_Internacional_Público

|Views: 39.438|Likes:
Publicado porevange_altimora

More info:

Published by: evange_altimora on Apr 13, 2011
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

11/08/2015

pdf

text

original

La ciencia jurídica denomina Derecho Internacional Privado al con-
junto de normas jurídicas que regulan las interrelaciones entre sujetos del
derecho privado, en las que existen uno o varios elementos extraños al
derecho interno de un Estado.
El Derecho Internacional Privado es el derecho de la extraterrito-
rialidad del derecho privado extranjero.11
El objeto del Derecho Internacional Privado como ciencia es, enton-
ces, el estudio de las relaciones entre sujetos del derecho privado en las

nen en contacto dos o más ordenamientos jurídicos.12
El Derecho Internacional Privado es parte del derecho privado; o sea
que no existe diferencia alguna en cuanto a la naturaleza del derecho
privado sea éste llamado interno o internacional.
Á la autonomía académico-científica de la ciencia del Derecho Inter-
nacional Privado, no corresponde una autonomía normativa-legislativa ni
judicial.

Las normas jurídicas, objeto de estudio por parte de la ciencia del
Derecho Internacional Privado, se crean y se constatan como cualquier

10

Tessupp, Vagts y Steiner.

11

Conf. Basdevant, J., Dictionnaire de la terminologie du Droit International,
París, Sirey, 1960, pág. 236; Goldschmidt, W.. Derecho Internacional Privado.
Editorial El Derecho, S.A.C.I.F.I., 1970, pág. 22: "El derecho internacional privado
es el conjunto de normas indicadoras del derecho que resulta aplicable a un caso
ius privatista coa elementos «rtranjeros, inspirándose dichas normas_en el respeto
a la particularidad de tales elementos extranjeros"; Goldschmidt, W., Revista de
derecho civil de la Universidad Nacional de Tucumán,
año 1948/9, t. 1, n? 3, pág. 61.

12

Batiffol, H., Droit International Privé, 5" ed., París, Librerie Genérale,

1970, pág. 2.

DERECHO INTERNACIONAL PÚBLICO

19

otra norma jurídica del derecho interno de los Estados (por ejemplo, el
código civil argentino al igual que el código de comercio contienen nor-
mas consideradas por la ciencia jurídica como normas de Derecho Inter-
nacional Privado).

Distintos criterios se han utilizado para diferenciar al Derecho Inter-
nacional Público del Privado. La distinción clásica hace referencia, ya
sea a los intereses particulares o comunes regulados por las normas jurí-
dicas, es decir, su objeto, o bien a los sujetos a quienes esas normas van
dirigidas. Una tercera tendencia trata de eliminar la clasificación del dere-
cho, en público y privado, como divisiones históricas de la ciencia jurí-
dica;1

* esta posición en el plano internacional se relaciona con la idea
del derecho transnacional, desarrollada por los tratadistas norteamericanos.1

'4
En razón de ser el Derecho Internacional Privado esencialmente
derecho interno, reservamos la denominación de Derecho Internacional al
conjunto de normas jurídicas que regulan las relaciones entre los sujetos
de la comunidad internacional.18

-^

4. La ciencia del derecho internacional

La ciencia jurídica del derecho internacional nace concomitantemente
con la' materia objeto de su estudio. Las desordenadas interrelaciones
entre los Estados necesitaron del aporte clarificador y sistematizador de
la doctrina jurídica. Dentro del pensamiento jurídico-político contempo-
ráneo al surgimiento de los Estados se distingue así una clara orienta-
ción hacia la formulación de los principios y fundamentos de un nuevo
orden jurídico internacional.
Entre los precursores de la ciencia del derecho internacional cabe

'í]pT

ir

'or2r rsr,

pc^aiment^ a s f-

eoiofTnc

ecr,

°po- s D^dre Francisco á**
Vitoria (1486-1546 - Reelecciones Teológicas: N? 12 De Indis, N? 23 De
Jure Belli)
y padre Suárez (1548-1617); y al jurista italiano profesor de
la Universidad de Oxford, Alberico Gentili (1552-1608). Pero es al ho-
landés Hugo Grocio (1583-1642) a quien se le reconoce la paternidad
de la ciencia del Derecho Internacional. Sus obras más importantes Alare
Ltberum
(1609) y De jure belli ac pacis (1625) sentaron las bases del
incipiente ordenamiento jurídico internacional. A partir de Grocio es po-
sible ubicar a los doctrinarios del derecho internacional dentro de tres
grandes líneas del pensamiento: a) el puro iusnaturalismo racionalista:
Thomas Hobbes (1588-1679), Samuel Pufendorf (1632-1694), Christian
Thomasius (1655-1728); b) el positivismo jurídico: Richard Zouche

13

Goldschmidt, \v\, "Derecho privado y derecho público", Boletín del Insti-
tuto de Derecho Civil,
Universidad Nacional del Litoral, 1959-61, pág. 41.

14

Jessupp, Vagts y Steiner.

V
'J

Cuando las normas del Derecho Internacional Privado son codificadas a
nivel internacional, se aplicarán las normas del Derecho Internacional Público refe-
ridas al derecho de los tratados; Thrikvay, H. N. A., International Customary Law
and Codification,
A. W. Sijthoff, Leyden, 1972.

20

MONCAYO - VINUESA - GUTIÉRREZ POSSE

(1590-1660), CorneHus Van Bynkershoek (1673-1743), Johann J. Mo-
ser (1701-1785), George F. von Martens (1756-1821); c) la ecléctica o
los continuadores del pensamiento de Grocio: Christian "Wolf (1679-
1754), Emerich de Vattel (1714-1767).
Durante los siglos xix y xx los distintos publicistas abocados al estu-
dio del derecho internacional se han identificado con alguna de estas es-
cuelas clásicas del pensamiento jurídico internacional. La importancia de
una u otra escuela ha respondido durante estos dos últimos siglos a las
fluctuaciones del pensamiento jurídico general.18
El positivismo jurídico, muy en boga hasta hace tres décadas, se en-
frenta en la actualidad con el iusnaturalismo racional y con la escuela socio-
lógica, que apoyados en posturas seudojurídicas, soportan los embates
de quienes alimentados por el escepticismo de una fluctuante política in-
ternacional no ven en el derecho internacional otra cosa que una mera
expectativa de reciprocidad.
Tanto la primera como la segunda guerra mundial enseñaron a los
Estados que el derecho internacional, como orden jurídico de la comuni-
dad internacional, necesita del esfuerzo consciente de los pueblos ten-
diente a su desarrollo como un sistema vital de orden y no de caos, con-
dicionado por las motivaciones e intereses concretos de los Estados. La
creciente cooperación entre los Estados, más allá de discrepancias ideoló-
gicas y económicas, es el fiel reflejo de la vocación latente de la humanidad
hacia la concreción de "standards", principios y valores comunes.

El desarrollo del derecho internacional necesita indefectiblemente de
la infraestructura de la ciencia jurídica. El éxito de esta ciencia jurídica
en el apoyo de aquel proceso dependerá, en gran medida, del compromiso
que los doctrinarios asuman como verdaderos intérpretes de los valores
aceptados por los recipiendarios mediatos de toda norma jurídica inter-
nacional.

s=.

b) Caracteres de este ordenamiento

You're Reading a Free Preview

Descarga
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->