P. 1
Representación de la cultura afrodescendiente en los textos de educación básica en el Ecuador

Representación de la cultura afrodescendiente en los textos de educación básica en el Ecuador

|Views: 2.746|Likes:
Publicado porciespal
FACULTAD LATINOAMERICANA DE CIENCIAS SOCIALES (FLACSOSEDE
ECUADOR)
PROGRAMA DE ESTUDIOS DE LA COMUNICACIÓN
OBSERVATORIO SOBRE CULTURA AFROECUATORIANA EN EL MARCO
DEL PROYECTO MIRADA NEGRA
Informe de Investigación
REPRESENTACIÓN DE LA CULTURA AFRODESCENDIENTE EN LOS
TEXTOS DE EDUCACIÓN BÁSICA EN EL ECUADOR
FACULTAD LATINOAMERICANA DE CIENCIAS SOCIALES (FLACSOSEDE
ECUADOR)
PROGRAMA DE ESTUDIOS DE LA COMUNICACIÓN
OBSERVATORIO SOBRE CULTURA AFROECUATORIANA EN EL MARCO
DEL PROYECTO MIRADA NEGRA
Informe de Investigación
REPRESENTACIÓN DE LA CULTURA AFRODESCENDIENTE EN LOS
TEXTOS DE EDUCACIÓN BÁSICA EN EL ECUADOR

More info:

Categories:Types, Research
Published by: ciespal on Apr 12, 2011
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

02/06/2013

pdf

text

original

FACULTAD LATINOAMERICANA DE CIENCIAS SOCIALES (FLACSOSEDE ECUADOR) PROGRAMA DE ESTUDIOS DE LA COMUNICACIÓN

OBSERVATORIO SOBRE CULTURA AFROECUATORIANA EN EL MARCO DEL PROYECTO MIRADA NEGRA

Informe de Investigación REPRESENTACIÓN DE LA CULTURA AFRODESCENDIENTE EN LOS TEXTOS DE EDUCACIÓN BÁSICA EN EL ECUADOR

Quito, febrero de 2010

ÍNDICE 1

1. MARCO CONCEPTUAL Y METODOLÓGICO……... 3 2. DESCRIPCIÓN DE LA MUESTRA……… 4 3. PRIMEROS HALLAZGOS DE LA OBSERVACIÓN……… 6 4. ALGUNAS VALORACIONES CUALITATIVAS……… 7 4.1. El énfasis está en la diferencia más que en la igualdad……… 8 4.2. El estereotipo dominante: antes esclavos, ahora futbolistas……… 8 4.3. Trabajadores precarios del campo redimidos por el deporte………9 4.4. Hechos sin historia: hay esclavos pero no esclavistas……… 10 5. CONSTATACIONES FINALES……… 13 6. RECOMENDACIONES……… 13 7. ANEXOS……… 15

2

1. MARCO CONCEPTUAL Y METODOLÓGICO Básicamente existen dos maneras mediante las cuales se reproduce un determinado modo de organización social. Por un lado, la reproducción objetiva de la realidad, que es el resultado de un complejo juego de fuerzas políticas y económicas que, en última instancia, deciden el destino de una sociedad ya sea como ruptura o continuidad. Por otro, la reproducción simbólica, que es la suma de representaciones individuales y colectivas, mediante las cuales cobran sentido, vigencia y legitimidad las decisiones políticas y económicas. Para decirlo en síntesis, la primera determina el modo de actuar y producir y la segunda el modo de pensar y entender la realidad.1 La reproducción objetiva (ámbito principal de la política y la economía) y la reproducción simbólica (ámbito principal de la educación y la comunicación) pueden tener una relación armoniosa o conflictiva a partir de los intereses en juego en determinado momento. No obstante, entre ambas ponen de manifiesto la manera en que los miembros de una sociedad toman conciencia de sí mismos y de sus condiciones de vida. De esta manera, todas las prácticas sociales se basan y encuentran sustento en una serie de prácticas de representación previas. El modo cómo un grupo social actúa con relación a otro, así también, la manera cómo un grupo reacciona ante los demás, dependen en gran medida de la imagen que cada uno haya construido acerca de ese otro, es decir, de las características, de los valores, de los rasgos particulares que el primer grupo reconozca en el segundo. En ese caso, estamos ante un proceso de representación cultural, de construcción simbólica del otro. Es necesario reconocer que ningún proceso de representación se basa únicamente en las señales visibles, superficiales, físicas o materiales del grupo representado. Tampoco depende solamente de las referencias subjetivas, percepciones o prejuicios de quien construye esa representación. En todo caso, estos elementos están inmersos en un determinado contexto cultural en el que se activan y cobran sentido mediante el lenguaje y el discurso. Así, todo proceso de representación es también un discurso mediante el cual se reproducen, en mayor o menor medida, el conjunto de las relaciones de poder imperantes en un determinado lugar y momento histórico. La representación que hace un individuo o un sector social respecto de otro permite entender qué tipo de relación, qué tipo de diálogos, qué tipo de percepciones, entre otras cosas, han construido históricamente entre ellos.

1

El concepto objetivo no se usa aquí como sinónimo de real o incontrastable, sino como el efecto visible y cuantificable de unas acciones que reflejan la manera cómo una sociedad se concibe a sí misma. Entonces podemos hablar de un proceso de objetivación de un modo de conciencia social.

3

En el Ecuador, la población blanco-mestiza constituye el sector culturalmente dominante. Este grupo ha ocupado históricamente la centralidad en los procesos de representación y autorrepresentación como país. Dicho de otro modo, el discurso social proviene mayoritariamente de este sector. Los pueblos indígenas y afrodescendientes han sido representados desde la visión blanco-mestiza, o sea desde el sector mayormente apropiado del discurso social. Bajo estas consideraciones nos proponemos encontrar respuestas a las siguientes preguntas: ¿Cómo está representada la población afrodescendiente en los textos oficiales de educación básica en el Ecuador? ¿Qué rasgos culturales de esta población subrayan esos textos? y ¿Qué significa esto en la construcción de una sociedad intercultural, acorde con la definición de Estado ecuatoriano expuesta en la Constitución vigente? Es necesario señalar que un estudio de esta naturaleza requiere superar dos retos principales: conceptual e instrumental, que nos permitan poner en diálogo la reflexión y la evidencia empírica que nos ofrece la muestra de textos escolares vigentes. Por ello, hemos tomado el concepto construcción de actores sociales como referente conceptual a partir del cual hemos construido una matriz o grilla de análisis. En el aspecto conceptual, existen pocas aproximaciones teóricas a un tema específico como la representación de la cultura afro en textos escolares, aunque sí algunos estudios sobre temas afines, como interculturalidad, diversidad, entre otros. En esa medida, no se puede hablar de un conjunto notoriamente desarrollado de categorías de análisis acerca de este tema. En cuanto a lo instrumental, el reto ha sido construir una herramienta de registro que combine variables e indicadores cuantitativos y cualitativos, que permitan recoger y valorar con solvencia la información que ofrece el objeto de estudio. Para ello, se ha tomado en cuenta tres aspectos principales: 1. Contexto y actividad; 2. Relación con su entorno y con el resto de la sociedad, y 3. Relación con su propia historia. En la práctica, la matriz se sostiene y arroja una diversidad de datos que nos permiten organizar al final un modelo interpretativo acerca de cómo los textos de educación básica construyen y representan a los actores sociales relacionados con la población afrodescendiente en el Ecuador. Es necesario aclarar que este trabajo no pretende plantear políticas culturales ni mucho menos líneas de acción de la población afrodescendiente en este aspecto. La intención principal es ofrecer un documento de trabajo, un informe con elementos que creemos podrían ser útiles para que las diversas organizaciones del pueblo afro evalúen su contenido y decidan su aplicación más conveniente dentro de su acción social a futuro.

4

2. DESCRIPCIÓN DE LA MUESTRA El Ministerio de Educación y Cultura (MEC) desarrolló entre 1992 y 1996 el proceso de Reforma Curricular para la Educación Básica. Se proponía con ello responder a “la urgente necesidad de mejorar la calidad de la educación en función de las necesidades y expectativas nacionales”2. Parte de ese proceso fue establecer los contenidos de los textos escolares de primero a décimo nivel en las áreas de: Lenguaje y comunicación, Matemática; Entorno natural y social; Ciencias Naturales; Estudios Sociales; Cultura Estética; Cultura Física; Lengua Extranjera. En este contexto y, a partir de las demandas de inclusión de los pueblos indígenas y afrodescendientes, la Constitución de 1998 introduce elementos relacionados con la diversidad cultural3. Esto, a su vez, sirve como marco normativo para los diversos procesos reivindicatorios de estos pueblos en los aspectos político, social y cultural. La Reforma Curricular se inscribe dentro de esas demandas. Sus resultados han sido materia de debate durante la última década, especialmente en lo relacionado con la pertinencia de los contenidos de los textos escolares. Diez años después, la Constitución de 2008 ratifica y amplia esos conceptos4. Paralelamente, el Ministerio de Educación inicia un proceso de elaboración de nuevos textos escolares. La convocatoria a las personas naturales y jurídicas a participar en este proceso está en marcha. Por ello, el último período escolar de vigencia de los textos surgidos a partir de la reforma de 1996 corresponde al 2009-2010 en la Sierra y 2010-2011 en la Costa, según funcionarios de ese ministerio. Se espera entonces que los nuevos textos, en proceso de elaboración, propongan contenidos acordes con esos preceptos constitucionales. Los textos oficiales de educación básica en el Ecuador son aprobados por el Ministerio de Educación, entidad que también se encarga de su elaboración y distribución hacia los establecimientos fiscales. Sin embargo, en este proceso también participan empresas particulares autorizadas legalmente por el ente estatal. La política oficial es destinar estos materiales exclusivamente para uso pedagógico, por lo que el ministerio no cuenta con un excedente para uso investigativo.5
2

Concejo Nacional de Educación, Ministerio de Educación y Cultura, “Reforma Curricular para la Educación Básica”, documento, p. 3, Quito, 1998
3

Constitución de la República de 1998. Art. 1: El Ecuador es un Estado social de derecho, soberano, unitario, independiente, democrático, pluricultural y muliétnico. Su gobierno es republicano, presidencial, electivo, representativo, responsable, alternativo y de administración descentralizada (…)
4

Constitución de la República de 2008. Art, 1. El Ecuador es un Estado constitucional de derechos y justicia, social, democrático, soberano, independiente, unitario, intercultural, plurinacional y laico. Se organiza en forma de república y se gobierna de manera descentralizada (…)

5

En esas condiciones, para este análisis se ha tomado como muestra los textos elaborados por la editorial EDINUM6, en las áreas de Entorno Natural y Social (2 y3) y Estudios Sociales (4,5,6,7,8,9 y 10) que corresponden a los respectivos niveles escolares. Esto, debido a que esas áreas ofrecen una mayor vinculación temática con los conceptos de diversidad y representación cultural, en torno a los cuales se buscarán respuestas en adelante. 3. PRIMEROS HALLAZGOS DE LA OBSERVACIÓN Un primer hallazgo que llama la atención es que solo en cuatro de los nueve textos revisados se encuentran referencias explícitas7 a la población afrodescendiente ya sea como texto o como imagen. En la mayoría de los casos (10 veces) se trata de textos ilustrados, que combinan los dos elementos. Los textos en los que encontramos estas referencias son: Entorno Natural y Social 3, y Estudios Sociales 6, 7 y 9. En cada uno de los tres primeros (Entorno 3 y Sociales 6 y 7) las referencias se encuentran sólo en una de las ocho unidades que conforman cada texto. La situación varía en el último (Sociales 9) donde se encuentran referencias en cinco de las 11 unidades que lo conforman. Es llamativo también que en el último y más extenso volumen de la serie (Sociales 10, con 14 unidades) no se encuentren referencias ni en texto ni en imagen. Resumiendo, de las 90 unidades que conforman los nueve textos, solo en ocho se encuentra algún nivel de referencia al pueblo afro. Tenemos entones que en aproximadamente 1.500 páginas de textos escolares existen 14 referencias explícitas, es decir, menos de una referencia por cada cien páginas. Aunque reservamos para más adelante un análisis mayor, esta primera constatación ya resulta bastante significativa puesto que nos coloca ante el reto de interpretar por carencia, de reflexionar por ausencia. ¿Qué significa este primer vacío evidente? En principio, nada tiene significado por sí mismo, sino en función de un contexto, de unas expectativas y de unos enunciados, todo lo cual iremos explorando en adelante.
5

Para la elaboración de este informe se realizó el trámite regular para obtener los textos del MEC, pero no se los puedo obtener por las circunstancias descritas.
6

Esta empresa particular hace constar en los ejemplares la inscripción: “De acuerdo a la Reforma Curricular del Ministerio de Educación”. Los textos se pueden adquirir libremente.
7

Consideramos referencia explícita cuando un texto se refiera concretamente a este grupo ya sea con la expresión afrodescendientes o alguna de sus variantes de uso generalizado, como afroecuatorianos, población negra, pueblo negro. También cuando la imagen ofrezca elementos claros para identificar a este grupo en relación con otros grupos sociales. También cuentan las referencias históricas.

6

En la mitad de los casos (siete veces) el texto o la imagen ofrecen elementos que sitúan a los afrodesendientes en contextos rurales, mientras que las otras ofrecen un contexto indefinido sin marcas particulares. En cuanto a las actividades, se imponen las referencias que los asocian con trabajos manuales (seis veces), en menor medida con actividades recreativas y/o artísticas (cuatro veces), y ninguna con tareas intelectuales, técnicas, políticas, educativas, administrativas, o de otra naturaleza. Podría advertirse ahí una tendencia a estereotipar a los afrodescendientes como trabajadores del campo propensos a la diversión y la fiesta. Siguiendo esta aproximación inicial, tenemos que en dos ocasiones los afrodescendientes aparecen en actitud de producir algo, más no de intercambiar algo con el resto de la sociedad o con otros grupos sociales. Así también, en la mitad de los casos (siete veces) los textos e imágenes los sitúan en una posición sometida, generalmente ligada al trabajo esclavizado. En pocas ocasiones (tres veces) parecen estar en una situación armoniosa con su entorno. En ningún caso, en posición dominante. Podría ser este un indicio de que se mantiene la imagen de un pueblo cuya posición natural es el de trabajador sometido, una representación contraria a los principios de horizontalidad y equidad implícitos en el concepto de interculturalidad. Un rasgo importante que no se puede dejar de notar desde el principio es la ausencia de referencias a personas con nombre propio así como a hitos importantes en la historia del pueblo afro. En la mayoría de los casos (12 veces) las referencias ponen de manifiesto un actor colectivo, un conglomerado aparentemente uniforme, geográficamente ligado a dos nombres: Esmeraldas y el Valle del Chota. No se mencionan fechas importantes como el Día Nacional del Pueblo Negro 8 o acontecimientos históricos en los que el pueblo afro haya tenido una actuación importante, como en los procesos independentistas previos a la República o en las luchas sociales en el contexto de la Revolución Liberal, entre otros. Una breve revisión de la historia independentista nos dice que Juan Otamendi, uno de los generales destacados en los ejércitos comandados por Simón Bolívar, era afrodescendiente, y que Bolívar no habría podido completar su misión sin la ayuda de Haití, el primer país americano en lograr su independencia de la corona española. Los ejércitos de Alfaro también contaron con líderes afro, que hicieron posible una revolución que cambió las estructuras de la sociedad ecuatoriana. Evidentemente, el aspecto épico de la construcción de la nación es sólo una fracción en todo este tema. Son muchos los aspectos en los que la presencia del pueblo afro ha sido borrada y no sólo en los textos escolares.

8

Se celebra el primer domingo de octubre de cada año. Se realizan conferencias, foros, marchas, actividades artísticas y culturales durante todo el mes.

7

Un aspecto notorio es que los textos de Estudios Sociales (4,5,6 y 7) incluyen varias figuras que funcionan como íconos de la historia ecuatoriana. Estas figuras están presentes en todas las unidades y se entiende que cumplen una función dinamizadora de los mensajes. Simulan una condición infantil, quizá con el fin de que los niños se identifiquen mejor con ellos. Estas son: Alfarito (Eloy Alfaro); Lolita (Dolores Cacuango); Manuela (Manuela Cañizares); Toño (Antonio José de Sucre) y Cascarita de Palo (Manuel Chili, Caspicara) Predominan los personajes mestizos e indígenas. Como aspecto relevante de la población afrodescendiente se anota la participación destacada de la Selección Ecuatoriana de Fútbol en dos Campeonatos Mundiales: Japón-Corea 2002 y Alemania 2006. Con ello se agrega un nuevo elemento que refuerza el estereotipo de que este grupo sólo destaca en el deporte. No hay referencias a la población que también habita en las zonas urbanas, a las organizaciones sociales, a los colectivos políticos y culturales, y otros donde tiene cabida la diversidad de pensamiento y acción en el conjunto del pueblo afro. 4. ALGUNAS VALORACIONES CUALITATIVAS A partir de los datos cuantitativos, podemos aseverar que la presencia de la población afro en los textos escolares es deficiente. Por supuesto que esta valoración no se limita a considerar únicamente la cantidad de referencias explícitas, sino a la manera en que está representada individual y colectivamente esta población. 4.1. El énfasis está en la diferencia más que en la igualdad

En el volumen “Entorno natural y social 3”, bajo el título “¿Cuáles son mis derechos como niña y niño ecuatoriano?”, el texto dice: “A ser iguales los negros, los blancos, los mestizos, los indios, los enfermos, los sanos, los religiosos y no religiosos”. El texto está ilustrado con un dibujo de cuatro niños que sugieren un mestizo, una indígena amazónica, un afrodescendiente y una indígena andina. De fondo, un paisaje con árboles, un río y un nevado.9 Se trata de un enunciado sencillo, que promueve el valor de la igualdad entre las diversas culturas. Se podría decir que trata de posicionar un estado ideal de armonía y convivencia entre distintos, aunque sin otra información de contexto. Más adelante, en el mismo volumen, bajo el título “Las diferentes comunidades ecuatorianas” encontramos el subtítulo “Los negros” con el siguiente enunciado: “Viven en los sectores del Chota, Mira y Esmeraldas, principalmente. Estas comunidades trabajan en la agricultura y artesanía. Utilizan especialmente el coco y la tagua para elaborar hermosos objetos decorativos. Con su música y danza cuentan sus costumbres e historia. La
9

Entorno 3; Unidad 8: Costumbres y fiestas de mi país; p. 140

8

vestimenta tradicional de la mujer tiene: falda amplia, blusa de colores vistosos, pañuelo de cabeza, collares de cuentas. En general se visten con prendas de colores cálidos y vistosos” El dibujo muestra a tres bailarines junto al mar.10 El mensaje principal de este enunciado contradice al anterior. Si el primero proclama la igualdad, el segundo destaca la diferencia. En principio, parecería que hay un reconocimiento de la diversidad. No obstante, es mayor la tendencia a marcar la diferencia mediante rasgos aparentemente esenciales, inalterables, de la población afro. Estos rasgos enfatizan en que están ligados a dos lugares geográficos, se limitan a dos actividades productivas, dos artísticas y visten de manera llamativa. Salta a la vista una primera interrogante ¿Si están limitados a ser de una manera y no de otra, cómo se supone que acceden a la anhelada igualdad social? En lugar de rasgos habilitantes, sugieren rasgos limitantes para el ejercicio de la interculturalidad y para el intercambio cultural en igualdad de condiciones. Prevalece una visión exotizante, según la cual este sector de la población ejerce una manera de ser y estar en el mundo signada por llamativo, lo asombroso, lo extraordinario. En el fondo, el texto los construye como exponentes de todo lo que no esperaríamos encontrar en el modo de ser blanco-mestizo. 4.2. El estereotipo dominante: antes esclavos, ahora futbolistas En el volumen “Sociales 6”, bajo el título “Ecuador, diversidad étnica y cultural” encontramos el subtítulo “Negros” que ofrece esta visión: “Llegaron al Ecuador provenientes del África en condición de esclavos, utilizados para el trabajo en las plantaciones. Se establecieron en las provincias de Esmeraldas e Imbabura y es un pueblo rico en tradiciones”. La referencia está acompañada de un dibujo de cuatro personas que sugieren un afrodescendiente, una indígena, un mestizo y, aparentemente, un niño blanco. Después, el siguiente texto: “En la frontera entre las provincias del Carchi e Imbabura, se extiende el Valle del Chota, atravesado por el río del mismo nombre, está a 2.228 m de altitud. En este lugar vive gran parte de la población negra, quienes actualmente representan al Ecuador en las competencias internacionales de fútbol.”11 En este caso, la referencia destaca tres condiciones atribuidas al pueblo afro especialmente desde los medios masivos de comunicación y desde el imaginario popular, según las cuales viven en Esmeraldas e Imbabura, antes eran esclavos y ahora son futbolistas. Se podría decir que hay aquí un reforzamiento del estereotipo que se ha construido sobre esta población en términos culturales e históricos. En los estadios, cuando la Selección de Fútbol –integrada en su mayoría por jugadores afrodescendientes– no logra
10

Entorno 3; Unidad 8: Costumbres y fiestas de mi país; p. 144 Sociales 6; Unidad 5: Ecuador intercultural y plurinacional; p. 73

11

9

buenos resultados, el público, mayoritariamente mestizo, utiliza todos los recursos verbales para recordarles su color de piel. A partir de las figuras de esclavo y futbolista se puede distinguir también otro tipo de construcción simbólica, según la cual las principales marcas de los afrodescendientes en el mundo serían su cuerpo y su fuerza física. El esclavo está asociado con la fuerza de trabajo en las plantaciones, objeto de explotación por parte de un amo que, a la vez, es brazo ejecutor de un sistema de producción inhumano. El futbolista también está asociado con la fuerza física, aunque con la diferencia de poseer una destreza especial en la ejecución de un deporte que hace tiempo rebasó las fronteras de la competencia lúdica por la defensa del terruño –los de aquí contra los de allá– para entrar de lleno en la industria futbolística globalizada –los auspiciados por una empresa contra los auspiciados por otra– que mueve millones en el mundo. Fuerza de trabajo y figura del espectáculo, respectivamente. Cuerpo, solo cuerpo. La siguiente referencia en este mismo texto es sumamente escueta. Se limita a un dibujo de tres bailarines junto al mar (la misma imagen usada en el texto de Entorno 3)12 Difícil decir más. En el volumen “Sociales 7” aparece una referencia que se limita a la expresión “Población negra” dentro de un diagrama que lleva por título “La población de nuestro país”13. No hay más elementos de análisis. Volvemos al dilema planteado al inicio: interpretar por carencia.

4.3. Trabajadores precarios del campo redimidos por el deporte En el mismo volumen “Sociales 7”, bajo el título “Grupos étnicos de la Sierra ecuatoriana” y el subtítulo “Población negra”, encontramos: “Las zonas de mayor asentamiento de la población negra o afroecuatoriana son: la provincia de Esmeraldas, valle del Chota en la provincia de Imbabura, la cuenca del río Mira en la provincia del Carchi. Esta población representa el 3% del total de nuestro país. A la población negra se la conoce también como afro-descendientes ”. Siguen dos fotos, una de un niño afro y otra de una banda de música, aparentemente, del Valle del Chota. Esta referencia se completa con un segundo texto: “Las comunidades negras poseen una misma historia, cada sector con sus propias costumbres, tradiciones y una profunda conciencia de identidad. La economía es de subsistencica, en la Costa se dedican a la producción de banano, café, camarón, yuca, tomate, fréjol; realizando actividades de pesca, recolección de mariscos. En la Sierra están dedicados a la agricultura. Actualmente, han tenido una buena representación en el mundial de fútbol, lo que hizo subir el autoestima de esta población y el espíritu de los ecuatorianos.
12

Sociales 6; Unidad 5: Ecuador intercultural y plurinacional; p. 82 Sociales 7; Unidad 1: Conociendo nuevos amigos y amigas; p. 8

13

10

Particularmente, los pobladores del Chota ven en esta actividad deportiva esperanza y futuro”14 Quizá el rasgo que más se destaca en esta referencia es la condición rural de la población afro y su ocupación en actividades manuales relacionadas con la agricultura y la pesca en condiciones precarias (“economía de subsistencia”). También salta a la vista un énfasis, una intención de remarcar la condición del pueblo afro como un “otro” distante, cuando se refiere al fútbol (“han tenido una buena representación en el mundial de fútbol”) Aquí el énfasis no está en el efecto social y emocional que tuvo la actuación de la Selección en el conjunto del país, sino en “esta población” (los afrodescendietes) y en “los pobladores del Chota”. Parecería que los jugadores se representaran, en primer lugar, a sí mismos y, después, al país entero15. El nacionalismo fugaz generado por los triunfos de la Selección apenas adormece el prejuicio racista, que se reactiva en cualquier momento en contra de los futbolistas. A página seguida, tenemos una mención escueta e indirecta16. Cita el artículo 56 de la nueva Constitución, que contiene la palabra afroecuatoriano dentro del texto declarativo. 17La registramos como referencia aunque no hay ahí un proceso de representación del que se pueda extraer alguna característica en particular. No obstante, este tipo de referencia neutras también resultan significativas en cuanto reducen el espacio de otros enunciados y de otras representaciones del pueblo y la cultura afro en los textos escolares. 4.4. Hechos sin historia: hay esclavos pero no esclavistas En el volumen “Sociales 9”, bajo el título “Curiosidades” el texto señala: “A partir del siglo XVI, millones de africanos fueron sometidos a la esclavitud. Los esclavos africanos fueron muy comunes en América, especialmente en los Estados Unidos, Brasil y Centroamérica”. La imagen muestra una escena que sugiere el esclavismo en una propiedad rural. Cinco personas esclavizadas son vigiladas por una persona de rasgos blancos.18

14

Sociales 7; Unidad 1: Conociendo nuevos amigos y amigas; p. 18

15

Durante el Mundial de Alemania 2006, luego del triunfo de Ecuador sobre Costa Rica (15 de junio) cerca de 20.000 personas celebraron en la Avenida de Los Shyris, en Quito. Al día siguiente, en medio de la resaca y los restos de envases de vino en tetrapack, que dejó la fiesta futbolera, apareció un graffiti que decía: “Los negros ganan, los mestizos celebran...”.
16

Sociales 7; Unidad 1: Conociendo nuevos amigos y amigas; p. 19

17

Art. 56: Las comunidades, pueblos y nacionalidades indígenas, el pueblo afroecuatoriano, el pueblo montubio y las comunas forman parte del Estado ecuatoriano, único e indivisible.
18

Sociales 9; Unidad 2: El viejo mundo; p. 64

11

Aunque el texto se refiere a un aspecto ineludible de la historia del pueblo afro, como la esclavitud, lo que más resalta en el tratamiento de este tema es su ubicación bajo el título “Curiosidades”. Incluso para un lector no especializado en temas lingüísticos, resulta evidente que las palabras esclavismo y curiosidades pertenecen a dos campos semánticos totalmente distantes. Varias corrientes de pensamiento dentro de las ciencias sociales han advertido el peligro de que ciertos procesos de representación contribuyan a “deshistorizar” los hechos. Esto es a desligar, a cortar el vínculo, entre su manifestación visible y las condiciones sociales que los producen y sostienen. Este parece ser el caso. Una etapa deleznable dentro del desarrollo de la humanidad, soporte directo del sistema de acumulación capitalista, basada en la explotación de la fuerza de trabajo de una población sobre otra, a partir de métodos inhumanos, queda reducida al concepto “curiosidades”. Cuando a un pueblo se le niega su historia o se la reduce a una sola dimensión, en realidad se le quita las posibilidades de autoreconocimiento. La pérdida de la historia o de su correlato, la memoria, obstruye en cualquier pueblo la construcción de una conciencia de sí mismo. No hay posibilidades de acción política sin esos elementos en la base. Pasemos de largo una referencia escueta en el mismo volumen, que registramos por rigor investigativo. Bajo el título “Cultura” la parte del texto que nos interesa dice: “Aunque la mayor parte de la población es mestiza, existen grupos humanos afroamericanos –asentados en la provincia de Esmeraldas y en el Valle del Chota– “19 Nada más. En el mismo volumen y bajo el título “El sincretismo” tenemos una parte del texto que dice: “La unión entre europeos y esclavos negros dio como resultado la raza mulata”. La parte gráfica consiste en seis fotos de personas con distintos rasgos. La referencia a la población afro está en dos de ellas. Una muestra a una joven y en el pie de foto “Mulatos”, mientras que la segunda muestra a otra joven y en el pie de foto “Negros”. Junto a este texto ilustrado aparece un diagrama bajo el título “Clases sociales en la colonia hispanoamericana” y seis letreros, en su orden: “Blancos o ‘chapetones’”; “Mestizos. Hijos de españoles e indígenas”; “Indígenas”; “Mulatos. Hijos de blancos y negros”; “Pardos. Hijos de indígenas y negros”; “Negros. Por lo general, esclavos”20 Aquí el énfasis consiste en señalar la antigua condición de los afrodescendientes como esclavos. Esto resulta evidente por ejercicio de oposición, puesto que los letreros de los otros grupos, en el diagrama mencionado, no aclaran su posición dentro de la estructura de clases ni del sistema productivo. Por ejemplo, a ningún grupo identificado como “blanco”
19

Sociales 9: Unidad 2: Ecuador: geografía económica; p. 89 Sociales 9; Unidad 4: Los imperios coloniales en el mundo; p. 111, 112.

20

12

se lo ha vinculado con la palabra “opresor” o “esclavista”, que permitiría distinguir qué sector ejerció el esclavismo en contra de otro. La omisión del esclavista oculta al agente de dominación. Así, la condición de esclavo parecería ser connatural al pueblo afro y no el resultado de la acción dominadora de un grupo sobre otro. Más adelante encontramos, bajo el título “Conformación social de los pueblos americanos”, un texto acerca de la sociedad estratificada durante el régimen colonial. “La población negra fue la peor tratada, pues su condición de esclava la privaba de cualquier tipo de derecho. Los negros eran considerados, jurídicamente, como bienes que podían ser comprados y vendidos”21 Si bien el texto describe de manera escueta la condición del pueblo afro durante el colonialismo, hay aspectos cuestionables en la parte gráfica. Se utilizan tres fotos. La primera muestra a un grupo de oficinistas y tiene como pie de foto “Blancos en tareas administrativas”. La segunda presenta a un artesano en su taller con un pie de foto que dice “Mestizos en talleres artesanos”. La tercera es de un grupo de personas afrodescendientes en tareas agrícolas en el campo, con el siguiente pie de foto “Esclavos trabajando la tierra”22. Las fotos corresponden a la época actual. Por lo tanto, aunque entres las personas blancas y mestizas existan oficinistas y artesanos, lo uno no es sinónimo de lo otro. Pero la distorsión es mayor en el caso de los afrodescendientes, puesto que la esclavitud en el Ecuador fue abolida hace 158 años23. Una foto actual de personas afro no puede estar acompañada de la palabra esclavo sin más contexto. El enunciado de la foto, es decir, la manera de representar al pueblo afro es que se trata de un sinónimo de esclavo. A página seguida, un diagrama ilustrado con el título “Conformación social en América” presenta un letrero con la palabra “Negros” articulado a otro que señala “Esclavos”24. La última referencia es una imagen (probablemente la reproducción de una pintura) de un grupo de personas esclavizadas ante la vigilancia de otra que parece ser el esclavista. El pie de foto dice “Esclavitud (siglo XIX)”25 Aunque no entra en el alcance de esta investigación, es necesario consignar la existencia de la propuesta didáctico pedagógica de etnoeducación26, desarrollada por diversas organizaciones agrupadas en la Federación de
21

Sociales 9; Unidad 5: El mestizaje de los pueblos de América; p. 124 Sociales 9; Unidad 5: El mestizaje de los pueblos de América; p. 124 En 1852 fue abolida por el presidente José María Urbina. Sociales 9; Unidad 5: El mestizaje de los pueblos de América; p. 125 Sociales 9; Unidad 7: El proceso emancipador de Quito; p. 155

22

23

24

25

13

Comunidades y Organizaciones Negras de Imbabura y Carchi (FENONIC) que, en su conjunto, ofrece otros elementos para mirar el proceso histórico de la población afroecuatoriana. Aspectos como la diáspora, los procesos culturales y políticos, la organización social, la deuda histórica con la población afro, entre otros aspectos son desarrollados en esta propuesta, que procura constituirse como un nuevo discurso educativo, una alternativa frente a los discursos dominantes sobre este tema. 5. CONSTATACIONES FINALES El proceso de representación que desarrollan estos textos escolares muestra las siguientes características generales: • • Referencias escasas y basadas en estereotipos y lugares comunes, que los definen como trabajadores del campo, bailarines y futbolistas. Predominio de la imagen construida por los medios masivos de comunicación con tendencia exotizante y con énfasis en el vestido, la música y la fiesta. Ausencia de contexto histórico para entender la situación pasada y presente de la población afro, lo cual reduce su historia al esclavismo. Ausencia de contexto político para entender procesos organizativos y propuestas sociales de este sector que evidencien su participación en la sociedad nacional. Ausencia total de una parte importante de la población afro que habita en sectores urbanos con dinámicas organizativas y expresiones culturales distintas a las de las zonas rurales.

• •

Podemos aseverar entonces que el conjunto de enunciados respecto de la población y la cultura afrodescendiente en el Ecuador tiende a construir actores con unas características que difícilmente harían viables la práctica de la interculturalidad en igualdad de condiciones. Con estas constataciones finales, el presente informe procura servir como insumo para las actividades políticas y culturales que desarrollan las organizaciones relacionadas con la población afrodescendiente. El uso estratégico de este conocimiento organizado corresponde a la población, organizaciones y colectivos directamente involucrada en dichos procesos. 6. RECOMENDACIONES Aunque el alcance de esta investigación no es otro que registrar y analizar los rasgos más notorios del proceso de representación del pueblo y la cultura afro en los textos escolares y proponer un modelo interpretativo al respecto, cabe dentro de esos límites formular las siguientes
26

FENONIC, “Nuestra historia. Documento didáctico pedagógico: una herramienta para la etnoeducación afroecuatoriana”, FENONIC, 2005

14

recomendaciones dirigidas a las instituciones, autoridades y funcionarios con capacidad de decisión dentro del sistema educativo ecuatoriano: • Considerar los enunciados de la nueva Constitución de la República, referidos principalmente a los temas de: cultura, interculturalidad, derechos, educación y comunicación, como marco referencial que debería ser observado por las entidades encargadas del diseño curricular así como de la elaboración de los nuevos textos escolares. Mediante una revisión del texto constitucional se ha podido identificar al menos veinte artículos relacionados con los temas señalados. Art.: 1, 11, 16, 19, 21,27,28, 29, 56, 57, 58, 60, 257, 340, 341,343, 347,377, 378, 379 Considerar las propuestas didácticas y pedagógicas surgidas de los talleres de etnoeducación desarrollados por diversas organizaciones agrupadas en la Federación de Comunidades y Organizaciones Negras de Imbabura y Carchi (FENONIC) con el fin de identificar aspectos en los que se pueda establecer un diálogo entre estas propuestas y los programas de educación oficiales. Considerar los hallazgos cuantitativos y cualitativos de esta investigación como datos referenciales para llevar a cabo un seguimiento y control del proceso de elaboración de los nuevos textos escolares que desarrolla el Ministerio de Educación.

Quito, febrero de 2010

Gustavo Abad Programa de Comunicación de FLACSO-Ecuador -------------------------------------------------------------Modo de citar este documento: Abad, Gustavo, “Representación de la cultura afrodescendiente en los textos de educación básica en el Ecuador”, Estudio de Caso, Flacso-Ecuador, Quito, 2010

15

ANEXO 1 DATOS GENERALES Textos revisados Textos con referencias explícitas Unidades revisadas Unidades con referencias explícitas Total de referencias explícitas Total de páginas revisadas CONSTRUCCIÓN DE ACTORES Contexto: Urbano Rural Familiar Comunitaro Otro Actividad: Manual Intelectual Hogar Recreativa/Artística Otra 6 0 0 4 4 42,80 % 9 44,40 4 % 90 8 8,80% 14 150 0

0 7 50% 0 1 7,10% 42,80 6 %

28,50 % 28,50 % 16

Relación con el entorno Reciben algo Entregan algo Intercambian algo Producen algo Relación con el resto de la sociedad Armoniosa Conflictiva Dominante sometida Relación con su propia historia (actores) Destacados Individuales Colectivos ANEXO 2 PÁGINAS Sociales, volúmenes 4,5,6 y7

0 0 0 2 14,20 %

3 0 0 7

21,40 %

50%

0 0 12 85,70 %

17

Entorno 3, p. 144

18

Sociales 6, p. 73

19

Sociales 7, p. 18

20

Sociales 9, p. 64

21

Sociales 9, p. 124

22

23

You're Reading a Free Preview

Descarga
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->