Está en la página 1de 23

LESIONES PERSONALES

REPÚBLICA BOLIVARIANA DE VENEZUELA

PODER JUDICIAL

Tribunal de Primera Instancia Penal en Función de Ejecución del Circuito Judicial


Penal del Estado Monagas
Maturín, 21 de Julio de 2009
199º y 150º

ASUNTO PRINCIPAL : NP01-P-2007-000595


ASUNTO : NP01-P-2007-000595

Revisadas las actuaciones que conforman el presente expediente, se observa que


en fecha 30 de Noviembre del año 2.007, ésta Instancia Judicial Ejecutó la
Sentencia Definitiva Condenatoria dictada por el Juzgado Primero de Primera
Instancia en lo Penal en funciones de Juicio; mediante la cual CONDENÓ a las
ciudadanas DIANA CAROLINA ANIBAL NAVARRO, Venezolana, natural de
Maturín Estado Monagas, nacido en fecha 09-11-84, Titular de la Cédula de
Identidad Nº .V.- 18.081.246, de 22 años de edad, profesión u oficio: Ama de
Casa, Estado Civil: Soltera, hija de: ADA NAVARRO (F) y CARLOS ANIBAL
(V), domiciliado en: Los Guaritos III, vereda 38, casa N° 28, Maturín Estado
Monagas, a cumplir la pena TRES (03) MESES DE ARRESTO, por la comisión
del delito de LESIONES PERSONALES INTENCIONALES LEVES,
sancionado en el artículo 416 del Código Penal Venezolano en Vigencia
FRANCELIS NOHEMI CANELON HERNANDEZ “Venezolana, natural de
MATURIN Estado Monagas, nacido en fecha 06-04-83, Titular de la Cédula de
Identidad Nº .V.- 16.807.588, de 23 años de edad, profesión u oficio: Ama de
casa, Estado Civil: Soltera, hija de: NOGAR HERNANDEZ (V) y de
FRANCISCO CANELON (V), domiciliado en: Doma Menca Vereda 31, casa N°
06, Maturín Estado Monagas, a cumplir la pena de Tres (3) meses, veintidós (22)
días y doce (12) de arresto, por encontrarla culpable de los delitos de LESIONES
PERSONALES INTENCIONALES LEVES Y LESIONES PERSONALES
PRETERINTENCIONALES LEVES, previstos y sancionados en los artículo 416
y 419 del Código Penal, en perjuicio de la ciudadana: Maireth Del carmen
Mundarain Perozo, LUISANA DEL VALLE BOADA ANIBAL, “Venezolana,
natural de Maturín Estado Monagas, nacido en fecha 05-06-84, Titular de la
Cédula de Identidad Nº .V.- 16.940.433, de 22 años de edad, profesión u oficio:
Vendedora, Estado Civil: Soltera, hija de: YANET ANIBAL (V) y de JOSE
BOADA (F), domiciliado en: Guarito III, Vereda 38 casa Nº 28, maturín estado
Monagas a cumplir la pena de Tres (3) meses de arresto, por hallarla culpable del
delito de LESIONES PERSONALES PRETERINTENCIONALES LEVES,
previsto y sancionado en el artículo 419 del Código Penal, cometido en perjuicio
de la ciudadana Edimar Andreína Zapata Perozo, evidenciándose que las
mencionadas penadas LUISANA DEL VALLE BOADA ANIBAL y DIANA
CAROLINA ANÍBAL NAVARRO, según se desprende del folio 01 de la pieza
de la fase preparatoria, fueron detenidas en fecha 18 de Marzo del año 2007, hasta
el 21 de Marzo del año 2007, es decir, TRES (03) DIAS, detenidas, en virtud del
otorgamiento de una Medida Cautelar Sustitutiva de Libertad, en fecha 08-06-
2.002, dictada por el Tribunal Cuarto de Primera Instancia en lo Penal, en
funciones de Control, más las accesoria de ley, y del pago de Dos (2) Unidades
Tributarias respectivamente; en relación a la penada FRANCELIS NOHEMÍ
CANELÓN HERNÁNDEZ, según se desprende del folio 1 de la pieza de la fase
preparatoria fue detenida el día 18 de Marzo del año 2007, permaneciendo en esa
situación hasta el día 21 de Marzo del año 2007, es decir, TRES (03) DÍAS
detenidas en virtud del otorgamiento de una Medida Cautelar Sustitutiva de
Libertad, dictada por el Tribunal Cuarto de Primera Instancia en lo Penal, en
funciones de Control, estando privadas de libertad por el lapso de TRES (03)
DIAS DE DETENCIÓN. Habiendo sido detenida nuevamente en fecha 27 de
Julio del año 2007, hasta el 07 de Noviembre del año 2007, fecha en la que se
mantuvo la Medida Cautelar Sustitutiva de Libertad, estando detenida por el lapso
de DOS (02) MESE y SIETE (07) DÍAS, más el lapso de detención anterior, la
misma estuvo detenida por un lapso de DOS (2) MESES Y DIEZ (10) DIAS, más
las accesoria de ley, y del pago de Dos (2) Unidades Tributarias y habiendo sido
sancionadas a cumplir la pena a cumplir la pena de Tres (3) meses, veintidós (22)
días y doce (12) de arresto, por hallarla culpable del delito de Lesiones Personales
Preterintencionales Leves, previsto y sancionado en el artículo 419 del Código
Penal, cometido en perjuicio de la ciudadana Edimar Andreína Zapata Perozo,

Ahora bien, el artículo 112, ordinal 1° del Código Penal, establece que las penas
prescriben así: Las de presidio, prisión y arresto, por un tiempo igual al de la pena
que haya de cumplirse, más la mitad del mismo; en tal sentido del análisis de las
actas procesales, se evidencia que las penadas LUISANA DEL VALLE BOADA
ANIBAL, DIANA CAROLINA ANÍBAL NAVARRO NOHEMI y FRANCELIS
NOHEMÍ CANELÓN HERNÁNDEZ, fueron condenadas a cumplir la pena de
TRES (03) MESES DE ARRESTO y Tres (3) meses, veintidós (22) días y doce
(12) de arresto, respectivamente, y como quiera que desde el 30 de Noviembre del
año 2007, fechas en las que fueron condenadas hasta la presente fecha ha
transcurrido un lapso superior a la pena impuesta más la mitad de ésta, se estima
que lo procedente y ajustado a derecho en el presente caso es DECRETAR LA
PRESCRIPCION DE LA PENA, de acuerdo al contenido de la Norma Sustantiva
Penal antes invocada. ASI SE DECIDE.

DISPOSITIVA

En consecuencia, este Tribunal Primero de Primera Instancia en lo Penal, en


funciones de Ejecución del Circuito Judicial Penal del Estado Monagas,
Administrando Justicia en Nombre de la República Bolivariana de Venezuela y
por Autoridad de la Ley, decide: Conforme al artículo 112, ordinal 1° del Código
Penal Venezolano, se decreta la PRESCRIPCION DE LA PENA que le fuera
impuesta a las ciudadanas DIANA CAROLINA ANIBAL NAVARRO,
Venezolana, natural de Maturín Estado Monagas, nacido en fecha 09-11-84,
Titular de la Cédula de Identidad Nº .V.- 18.081, por la comisión del delito de
LESIONES PRETERINTENCIONALES, sancionado en el artículo 419 del
Código Penal Venezolano en Vigencia, en perjuicio de la ciudadana YULEIDYS
PATRICIA ZAPATA PEROZO, FRANCELIS NOHEMI CANELON
HERNANDEZ “Venezolana, natural de MATURIN Estado Monagas, , Titular de
la Cédula de Identidad Nº .V.- 16.807.588, por la comisión de los delitos de
LESIONES PERSONALES INTENCIONALES LEVES Y LESIONES
PERSONALES PRETERINTENCIONALES LEVES, previstos y sancionados en
los artículo 416 y 419 del Código Penal, en perjuicio de la ciudadana: Maireth
Del carmen Mundarain Perozo, y LUISANA DEL VALLE BOADA ANIBAL,
“Venezolana, natural de Maturín Estado Monagas, Titular de la Cédula de
Identidad Nº .V.- 16.940.433, por la comisión del delito de LESIONES
PERSONALES PRETERINTENCIONALES LEVES, previsto y sancionado en
el artículo 419 del Código Penal, cometido en perjuicio de la ciudadana Edimar
Andreína Zapata Perozo, de conformidad con el artículo 112, ordinal 1° del
Código Penal Venezolano en Vigencia.

Déjese copia certificada. Líbrense las correspondientes Boletas de Notificación al


Fiscal de Ejecución de Sentencia del Ministerio Público de esta Circunscripción
Judicial, a las penadas antes identificadas, así como a su Defensa. Remítanse
Oficios a la División de Antecedentes Penales y a la Oficina Nacional de
Identificación y Extranjería del Ministerio del Poder Popular para Relaciones
Interiores y Justicia, y a la Dirección de la Unidad Técnica de Apoyo al Sistema
Penitenciario. Ofíciese a los órganos de Seguridad Ciudadana a los fines de
comunicarle que se deje sin efecto cualquier orden de aprehensión que pese en
contra de las referidas penadas en virtud de haber operado la prescripción de la
pena. Hágase lo conducente. Cúmplase. Remítanse las presentes actuaciones al
Archivo Judicial, a los fines de su archivo y cuido, en la oportunidad de Ley.
CÚMPLASE
LA JUEZA PRIMERA DE EJECUCIÓN,

ALEXA GAMARDO RIVERO

LA SECRETARIA

ABG. MARÍA MERCEDES ROMERO

UNIVERSIDAD DE CARABOBO
FACULTAD DE CIENCIAS JURIDICAS Y POLITICAS

ESCUELA DE DERECHO

DERECHO PENAL ESPECIAL

[pic]

Profesor: Dr. Aníbal Sánchez

|INTEGRANTES: | | |
|

|Sánchez Dahiana |C.I 12.630.010 |Sánchez Yusvelih


|C.I 14.532.517 |

|Sánchez Lee |C.I 18.503.121 |Serrano Johana


|C.I 17.171.381 |

|Sánchez Mayra |C.I 17.551.871 |Vásquez Miguel


|C.I 17.448.699 |

|Sánchez Néstor |C.I 18.533.346 |Villegas Maigualida


|C.I 14.113.248 |

3er año N07

Bárbula Noviembre del 2010

Lesiones personales.

En primera idea las lesiones personales para Hernando Grisanti “se


entienden como todo daño causado a la salud física o mental, de una
persona, que no ocasiona la muerte y que no está destinado a ocasionarla”.
En el Capítulo II del titulo IX de nuestro código penal vigente nos enuncian
las lesiones personales.

Pero empezaremos mencionando el capítulo III que habla de los derechos


civiles en su artículo 46 de la Constitución de la República Bolivariana de
Venezuela que establece que “Toda persona tiene derecho a que se respete
su integridad física, psíquica y moral, en consecuencia:

1. Ninguna persona puede ser sometida a penas, torturas o tratos crueles,


inhumanos o degradantes. Toda víctima de tortura o trato cruel, inhumano o
degradante practicado o tolerado por parte de agentes del Estado, tiene
derecho a la rehabilitación.

2. Toda persona privada de libertad será tratada con el respeto debido a la


dignidad inherente al ser humano.

3. Ninguna persona será sometida sin su libre consentimiento a


experimentos científicos, o a exámenes médicos o de laboratorio, excepto
cuando se encontrare en peligro su vida o por otras circunstancias que
determine la ley.

4. Todo funcionario público o funcionaria pública que, en razón de su cargo,


infiera maltratos o sufrimientos físicos o mentales a cualquier persona, o
que instigue o tolere este tipo de tratos, será sancionado o sancionada de
acuerdo con la ley”.

Hay que tener muy en claro que si el sujeto activo quiere lesionar al sujeto
pasivo, pero el resultado es la muerte del último, no existe delito de
lesiones, sino un homicidio preterintencional concausal o propiamente
dicho, según las circunstancias claro está.

También vale la pena recatar que si el sujeto activo obra con la intención de
matar al sujeto pasivo y, por causas independientes de su voluntad,
solamente logra lesionarlo, tampoco existe un delito de lesiones, sino un
homicidio frustrado.
El Objeto Jurídico será la integridad física que está tutelada por la CRBV.
Siempre el objeto jurídico contiene el bien jurídico tutelado por la
Constitución o por la Ley; que puede ser un derecho individual fundamental
inherente a la persona, al ser humano o. un derecho colectivo, difuso de las
personas como serían, por ejemplo, los delitos ambientales, porque en este
caso, se tutelan los derechos colectivos de la comunidad, es decir derechos
intangibles, ya que no se puede determinar qué cantidad le corresponde a
cada quien.

Objeto Material: Será la persona a la que le han infringido la lesión. Lesión


que puede ser un golpe, una contusión, una excoriación, etc.

Medios de comisión: Es la forma, por violencia (física, moral o psicológica),


por acción o por omisión, en forma directa o indirecta, por quemaduras,
etc.; como se va a ocasionar la lesión al sujeto pasivo.

Clasificaciones

Primeramente examinaremos dos clasificaciones que atienden a las lesiones


personales, la primera seria el elemento subjetivo (intención) y la segunda
seria el elemento objetivo (resultado).

En el aspecto subjetivo de las lesiones estas se clasifican de la siguiente


manera:

a) Intencionales o dolosas que, a su vez, se subdividen en Simples,


Agravadas, Calificadas y Atenuadas.

b) Preterintencionales o ultraintencionales.

c) Culposas.

En el aspecto objetivo de las lesiones, estas se clasifican en:


a. Gravísimas.

b. Graves.

c. Menos graves.

d. Leves.

e. Levísimas.

Cabe mencionar la jurisprudencia nacional ha establecido acertadamente


que el contagio venéreo inter o extrasexual, constituye una lesión imputable
a titulo de dolo directo, dolo eventual, culpa consiente o culpa inconsciente,
según el caso.

Lesiones Intencionales o Dolosas:

Empezamos por definir el dolo, Manzini define al dolo “como la voluntad


consciente y no coaccionada de ejecutar u omitir un hecho lesivo o
peligroso para un interés legitimo de otro, del cual no se tiene la facultad de
disposición conociendo o no que tal hecho esta reprimido por la ley”.

El artículo 413 del código penal venezolano establece que “El que sin
intención de matar, pero sí de causarle daño, haya ocasionado a alguna
persona un sufrimiento físico, un perjuicio a la salud o una perturbación en
las facultades intelectuales será castigado con prisión de tres a doce
meses”. El referido artículo establece en su comienzo que el sujeto activo
debe tener la intención de causar un daño en el sujeto pasivo.

El sujeto activo es indiferente, ya que puede ser cometido por toda persona
natural imputable.

El sujeto pasivo es igualmente indiferente debe ser otra persona natural.


Persona distinta del agente, en nuestro código penal no establecen como
punibles autolesiones, sin embargo el artículo 546 del Código Orgánico de
Justicia Militar prevee como delictiva la “inutilización voluntaria para el
servicio” Art 546 “El individuo de la clase de tropa que se inutilice
voluntariamente para eximirse del servicio militar, incurrirá en la pena de
prisión de uno a cuatro años”.

El objeto jurídico tutelado es el de la integridad de las personas.

Los medios de perpetración, estos admiten 3 tipos de medios

a. Directos (emplear un puñal) o Indirectos (utilizar a un inimputable como


instrumento)

b. De Accion o de Omisión, el de acción que alguien golpee dolosamente a


otra persona y el de omisión dejar de alimentar y a consecuencia de estas
causar una anemia en el sujeto pasivo.

c. Físicos o morales, el empleo de un medio moral para causar la lesión


replantea la dificultad probatoria.

La culpabilidad nuestro código penal excluye expresamente la


intencionalidad de matar es menester que el agente obre solo con “animus
nocendi o vulnerandi”

El llamado “animus defendi”, excluye la responsabilidad penal, por ejemplo,


una persona está a punto de ser atropellada por un tren; en tal
circunstancia, otra persona la empuja violentamente para sacarla de la vía
del tren e impedir de tal manera la muerte, pero en el empujón la persona
tiene una lesión, aunque el sujeto activo le salvo la vida el pasivo lo
denuncia por lesiones en tal hipótesis el agente externo está exento de
responsabilidad penal pues lo ampara la justificante de estado de necesidad
previsto en el articulo 65 ordinal 40 del código penal vigente.

Lesiones Preterintencionales:
Para el Dr. Quintero R Antonio “Se habla de delito preterintencional cuando
la intención se ha dirigido a un determinado hecho, pero se realiza uno más
grave que el que ha sido querido por el sujeto. Esto es, como señala nuestro
código, el hecho excede en sus consecuencias al fin que se propuso el
agente. Se requiere así, para que se configure el delito preterintencional la
acción u omisión voluntaria del sujeto, la intención dirigida a un
determinado hecho dañoso, que por tanto es querido, y la realización
efectiva de un hecho dañoso, que por tanto es querido, y la realización
efectiva de un hecho dañoso más grave que el querido, que excede a la
voluntad del agente, y el cual debe derivar causalmente del
comportamiento intencional del culpable; ese plus, es lo que caracteriza la
preterintención”.

El artículo 419 del código penal venezolano establece en el caso de las


lesiones preterintencionales que “Cuando en los casos previstos en los
artículos que preceden excede el hecho en sus consecuencias al fin que se
propuso el culpable la pena en ellos establecida se disminuirá de una
tercera parte a la mitad”.

Los elementos o condiciones para que las lesiones sean preterintencionales,

a) Es menester que el agente tenga la intención de lesionar al sujeto


pasivo

b) Es preciso que el resultado efectivo sea una lesión de mayor entidad


que aquella que el agente se propuso inferir al ofendido.

Las lesiones preterintencionales no admiten la tentativa ni la frustración. Y


son enjuiciables de oficio.

Lesiones Culposas

Según Carrara, “se entiende por culpa como la voluntad omisión de


diligencia en calcular las consecuencias posibles y previsibles del propio
hecho. A esta teoría se le han formulado diversas críticas, lo que no implica
que no se reconozca que el concepto de previsibilidad juega un papel de
importancia en la culpa, sino tan solo que ese elemento no puede
considerarse como suficiente para servirle de fundamento, dado que en
otras razones, aun siendo previsible el resultado, puede no darse la culpa, si
el sujeto ha actuado con la debida diligencia y prudencia”.

El artículo 420 del código penal venezolano establece en lo que se refiere a


las lesiones que:

“El que por haber obrado con imprudencia o negligencia o bien con
impericia en su profesión, arte o industria, o por inobservancia de los
reglamentos, órdenes o disciplinas, ocasione a otro algún daño en el cuerpo
o en la salud, o alguna perturbación en las facultades intelectuales será
castigado:

1º. Con arresto de cinco a cuarenta y cinco días o multa de cincuenta a


quinientos bolívares, en los casos especificados en los artículos 413 y 416,
no pudiendo procederse sino a instancia de parte.

2º. Con prisión de uno a doce meses o multa de ciento cincuenta a mil
quinientos bolívares, en los casos de los artículos 414 y 415.

3º. Con arresto de uno a cinco días o con multa de veinticinco bolívares, en
los casos del artículo 399, no debiendo procederse entonces sino a instancia
de parte”.

Las lesiones son culposas cuando el agente no tiene la intención de matar ni


de lesionar al sujeto pasivo. Mas el resultado lesivo es causado por la
imprudencia, negligencia, impericia en la profesión, arte o industria, o por la
inobservancia de los reglamentos ordenes o disciplinas en que ha incurrido
el sujeto activo.

Las condiciones para que el delito sea culposo son:

1. El agente no obra con “animus necandi”, ni con “animus nocendi”


2. El resultado (la lesión) es determinado por la imprudencia, negligencia,
etc., que ha incurrido el sujeto activo.

3. El resultado típicamente antijurídico ha de ser previsible para el agente.

4. Las lesiones culposas se clasifican en graves, gravísimas, menos


graves, leves, levísimas.

5. Como es obvio no admiten tentativa ni frustración.

6. Las lesiones culposas gravísimas y graves son delitos de acción pública,


enjuiciables de oficio. En cambio las lesiones menos graves, leves, y
levísimas son delitos de acción privada, enjuiciables solamente a instancia
de parte.

En lo que se refiere al ámbito Objetivo de las lesiones.

Lesiones gravísimas

El artículo 414 del código penal venezolano establece que “Si el hecho ha
causado una enfermedad mental o corporal, cierta o probablemente
incurable, o la pérdida de algún sentido, de una mano, de un pie, de la
palabra, de la capacidad de engendrar o del uso de algún órgano o si ha
producido alguna herida, que desfigure a la persona: en fin, si habiéndose
cometido el delito contra una mujer en cinta le hubiere ocasionado el
aborto, será castigado con presidio de tres a seis años”.

Del texto de este artículo inferimos que el hecho (lesión) debe causar en el
sujeto pasivo una enfermedad mental o corporal (física) cierta, lo que
significa que debe ser determinable; porque está allí (sujeto pasivo) y fue
producida o provocada por el agente que agredió a la persona (sujeto
activo); la enfermedad puede ser probablemente incurable; o ocasionó la
pérdida de un sentido (Vista, oído, etc) de una mano, de un pie, de la
palabra (mudez), de la capacidad de engendrar (esterilidad), del uso de
algún órgano (perdida de un riñón), o producido alguna herida que desfigure
a la persona (determinada por la simetría del cuerpo humano); habiéndose
cometido el delito contra una mujer en cinta éste le hubiere ocasionado el
aborto, será castigado con la pena de presidio de tres a seis años.

Cabe mencionar que la nueva Ley Orgánica sobre el derecho de las mujeres
a una vida libre de violencia en su artículo 42 establece en su segundo
aparte que obviamente el sujeto pasivo del delito mencionado sea una
mujer, que la norma que se aplicara es el código penal, aunque se le
incrementa de un tercio a la mitad de la pena

Artículo 42 de la Ley Orgánica sobre el derecho de las mujeres a una vida


libre de violencia “El que mediante el empleo de la fuerza física cause un
daño o sufrimiento físico a una mujer, hematomas, cachetadas, empujones
o lesiones de carácter leve o levísimo, será sancionado con prisión de seis
(6) a dieciocho (18) meses.

Si en la ejecución del delito, la victima sufriere lesiones graves o gravísimas,


según lo dispuesto en el Código Penal, se aplicará la pena que corresponda
por la lesión infringida, más un incremento de un tercio a la mitad.

Si los actos de violencia a que se refiere el presente artículo ocurren en el


ámbito doméstico, siendo el autor el cónyuge, concubino, ex cónyuge, ex
concubino, persona con quien mantenga relación de afectividad aun sin
convivencia, ascendiente, descendiente, pariente colateral, consanguíneo o
afín de la víctima, la pena se incrementara de un tercio a la mitad.

La competencia para conocer el delito de lesiones conforme lo previsto en


este articulo corresponderá a los Tribunales de Violencia Contra la Mujer
según el procedimiento especial previsto en esta Ley”.

Si en el mencionado caso el sujeto pasivo de las lesiones es un niño, niña o


adolecente el artículo 253 y 254 de la Ley Orgánica para el Niño Niña y
adolecentes establece que “Artículo 253. Tortura. El funcionario público que
por sí o por otro ejecute contra algún niño o adolescente actos que
produzcan graves sufrimientos o dolor, con el propósito de obtener
información de la víctima o de un tercero, será penado con prisión de uno a
cinco años.
Parágrafo Primero: En la misma pena incurre quien no siendo funcionario
público, ejecute la tortura por éste determinada.

Parágrafo Segundo: Si resulta una lesión grave o gravísima, la pena será de


prisión de dos a ocho años.

Parágrafo Tercero: Si resulta la muerte, la pena será de prisión de quince a


treinta años”.

Artículo 254. “Trato Cruel. Quien someta a un niño o adolescente bajo


autoridad, guarda o vigilancia a trato cruel, mediante vejación física a
síquica, será penado con prisión de uno a tres años”.

En ambos artículos hablan sobre trato cruel y tortura sin existir lesiones
sean físicas o psíquicas ya están penadas por la mencionada ley en caso de
existir lesiones graves o gravísimas establece claramente el parágrafo
segundo del artículo 253 de la mencionada ley que la pena será de 2 a 8
años de prisión.

Para culminar debemos hacer las siguientes consideraciones

• Este delito admite la tentativa y la frustración

• Es un delito de acción publica

Lesiones Graves

El artículo 415 del código penal venezolano establece que “Si el hecho ha
causado inhabilitación permanente de algún sentido o de un órgano,
dificultad permanente de la palabra o alguna cicatriz notable en la cara o si
ha puesto en peligro la vida de la persona ofendida o producido alguna
enfermedad mental o corporal que dure veinte días o más, o si por un
tiempo igual queda la dicha persona incapacitada de entregarse a sus
ocupaciones habituales, o en fin, si habiéndose cometido el delito contra
una mujer en cinta, causa un parto prematuro, la pena será de prisión de
uno a cuatro años”.

En este artículo baja la pena (uno a cuatro años de prisión) con relación al
artículo 414 C.P., y la lesión debe causar: Inhabilitación permanente, cicatriz
notable en la cara (caso más grave que el anterior), enfermedad mental o
corporal que dure veinte días o más; tiempo en el cual la persona queda
inhabilitada para realizar sus ocupaciones habituales, perdida de un sentido
o de un órgano, dificultad permanente de la palabra; no se habla de aborto
sino de parto prematuro.

Las lesiones graves, especifica el Art. 415 C.P. cuales son una a una de
manera detallada y establece un tiempo de asistencia, de curación o de
inhabilitación de veinte días o más.

En el caso que sea una mujer el sujeto pasivo del delito obedeciendo la ley
Orgánica sobre el derecho de las mujeres para una vida libre de violencia
será aumentada la pena de un tercio a la mitad como expresa el artículo 42
de la referida ley.

En el caso que sea un niño, niña o adolecente el que resulte con daños por
lesiones atendiendo el parágrafo segundo del artículo 253 de la LOPNA la
pena será de 2 a 8 años de prisión.

Para terminar es necesario hacer la siguiente consideración

• El delito en estudio admite tentativa y frustración

• Es un delito enjuiciable de oficio

Lesiones Menos Graves

El artículo 416 del código penal establece que “Si el delito previsto en el
artículo 413 hubiere acarreado a la persona ofendida, enfermedad que solo
necesita asistencia médica al tiempo para dedicarse a sus negocios
ordinarios, u ocupaciones habituales, la pena será de arresto de tres a seis
meses”.

Evidentemente este artículo nos enuncia que las lesiones ocasionadas por el
sujeto activo no deben pasar de una consulta médica, o que no le quite la
capacidad de realizar sus actividades que normalmente hace.

En lo que se refiere a la Ley Orgánica sobre el Derecho de las Mujeres a una


vida libre de violencia el articulo 39 y 42 establecen las penas en el caso
que el sujeto pasivo sea una mujer también aclara que en el caso de
lesiones la competencia la tiene los tribunales sobre violencia de la mujer
siguiendo procedimientos especiales.

En el caso que la victima sea un niño, niña o adolecente el articulo 253 y


254 de la LOPNA establecerá las penas.

Cabe mencionar que este es considerado el tipo básico o fundamental


dentro de las lesiones todo resultado que no esté comprendido en las otras
clases de lesiones deben quedar incluida dentro del tipo básico

Lesiones Leves y levísimas

El articulo 417 establece que: “Si el delito previsto en el artículo 413, no


solo no ha acarreado enfermedad que necesite asistencia médica, sino que
tampoco ha incapacitado a la persona ofendida para dedicarse a sus
negocios u ocupaciones habituales, la pena será de arresto de diez a
cuarenta y cinco días”.

La lesión es leve o levísima según la circunstancias cuando no causa


enfermedad que requiera asistencia médica, ni incapacidad laboral.

Las lesiones levísimas admiten la tentativa y la frustración claro está que el


sujeto activo haya actuado con dolo.

Lesiones Calificadas y Agravadas


El artículo 418 del código penal vigente establece que: “Cuando el hecho
especificado en los artículos precedentes estuviere acompañado de alguna
de las circunstancias indicadas en el artículo 406, o cuando el hecho fuere
cometido con armas insidiosas o con cualquiera otra arma propiamente
dicha, o por medio de sustancias corrosivas, la pena se aumentara en la
proporción de una sexta a una tercera parte.

Si el hecho está acompañado de alguna de las circunstancias previstas en el


artículo 407, la pena se aumentará con un tercio, sin perjuicio de la pena del
hecho punible concurrente que no pueda considerarse como circunstancia
agravante sino como delito separado.

En el Art. 418 C.P. encontraremos las circunstancias calificantes y


agravantes de las lesiones, que se refieren a los artículos 406 y 407 del C.P.
respectivamente. Por ejemplo, en el primer caso, Art. 406, que la lesión le
fuere ocasionada a la persona del Presidente de la República, por lo cual
será una lesión calificada, independientemente de que sea una lesión,
menos grave, gravísima, grave, leve o levísima. Las lesiones graves nos
remiten al Art. 406 C.P.: "Por veneno, por incendio, por sumersión, por
motivos fútiles, en el curso de la ejecución en los delitos previstos en los
artículos que se refieren al hurto, al robo y al secuestro; si concurre alguna
de estas circunstancias se habla de que la lesión es calificada. También si se
produce en la persona de ascendientes, descendientes o el cónyuge, o
como ya dijimos del presidente de la República.

En el caso de las circunstancias que van a agravar las lesiones, son las
establecidas en el Art. 407 C.P. Lesiones propinadas en la persona del
hermano, del Vicepresidente Ejecutivo de la República y demás altos
funcionarios de la Nación, Militares, funcionarios policiales y funcionarios
públicos con motivo de sus funciones.

El artículo 418 establece dos circunstancias nuevas, puesto que no están,


las mismas, en los artículos que tipifican el homicidio.

1. Cuando la lesión es ocasionada por cualquier tipo de arma, será


calificada, al respecto el Art. 428 expresa "Para los efectos de los Capítulos
de este Título, se reputan armas, además de las de fuego y de las blancas,
los palos, piedras y cualesquiera otros instrumentos propios para maltratar
o herir".
Es decir, que se considera arma a todo, y ello va a calificar las lesiones, si
ésta es producida por cualquier instrumento. Pero también se refiere el
artículo a las armas insidiosas, Art. 516 C.P. El arma insidiosa es un arma
disimulable que se puede esconder, lo que implica que el sujeto activo
ataca a traición, por lo que cualquier lesión que se produzca por el uso de
las mismas se considerará calificadas.

Sobre las armas insidiosas el artículo 516 del código penal vigente establece
que “Para los efectos de la ley penal se consideran armas insidiosas, las que
son fácilmente disimuladas y sirven para ofender por sorpresa o asechanza,
tales como las hojas, estoques, puñales, cuchillos, pistolas y revólveres de
corto cañón, aparatos explosivos y las armas blancas o de fuego que se
hallan ocultas o disimuladas de cualquier modo en bastones u otros objetos
de uso lícito.

Cabe destacar que en el caso que la lesión la produzca un cónyuge


femenino en contra el cónyuge masculino la acción obedecerá lo que
establezca el código penal venezolano al contrario si el cónyuge femenino
es el sujeto pasivo la ley que tendrá prevalencia es la Ley Orgánica sobre el
Derecho de las mujeres a una vida libre de violencia y el procedimiento es
el determinado por dicha ley, de igual manera si el sujeto pasivo es un niño,
niña o adolecente, la pena, y el procedimiento obedecerá a la LOPNA.

Homicidio y Las Lesiones en Duelo

Duelo Regular

El duelo regular es una lucha armada entre dos personas físicas e


imputables, en condiciones de igualdad preestablecidas por terceros y
determinadas por motivos de honor.

El encabezamiento del artículo 422 del código penal establece lo siguiente


“Los Tribunales estimarán como motivo de atenuación en los juicios por
muerte o lesiones corporales, el haberse causado los hechos en duelo
regular. En este caso podrá rebajarse de una a dos terceras partes la pena
correspondiente al hecho punible; y a los testigos se les aplicará una pena
igual a la que se imponga el matador o heridor, disminuida en la mitad”.
Cabe mencionar que para que exista el duelo es importante que existan
condiciones de igualdad y los motivos no sean fútiles, el motivo tiene que
ser por causa de honor, cuando hablamos de igualdad es que las armas
perpetradas en el hecho sean iguales; no actuar con alevosía, siempre
actuar por las reglas establecidas para el duelo.

La consecuencia jurídica fundamental del duelo regular es la atenuación de


responsabilidad penal prevista en el código penal, encabezamiento del
artículo 422.

Además la parte final del citado artículo dispone lo siguiente “En estos
casos, si el lance se ha originado por haber una de las partes ofendido el
honor o la reputación de la otra o de su familia en documento público o con
escritos o dibujos divulgados o expuestos al público o con otros medios de
publicidad, se estimará como provocador al autor de los hechos; y según la
gravedad de la difamación, los Tribunales pueden cambiar la pena que
correspondiere al que haya herido o dado muerte al provocador, en
confinamiento por igual tiempo, con la reducción prevista”.

Duelo Irregular

En el duelo irregular existe la deslealtad, quiere decir esto que cuando uno
de los contrincantes actúa con ventaja en contra de su oponente,
rompiendo así, la igualdad de las condiciones que se realizan en el duelo. La
consecuencia de la irregularidad en el duelo se señala en el primer aparte
del artículo 422 del código penal que establece “Si en el duelo hubiera
habido deslealtad, esta circunstancia se considerará agravante para la
aplicación de las penas correspondientes al homicidio o lesiones que
hubieren resultado; y los testigos serán considerados como coautores”.

Cuando al repeler a los autores del escalamiento, de la fractura o del


incendio de la casa, edificios o dependencias, no concurrieren las
condiciones anteriormente previstas, la pena del delito cometido solo se
disminuirá de un tercio a la mitad, y el presidio se convertirá en prisión”.

El Homicidio y las Lesiones en Riña


Riña Cuerpo a Cuerpo

Se entiende por esta una lucha entre dos personas, sin las formalidades que
implica el duelo regular, pero realizada con lealtad, en condiciones de
igualdad, o al menos de similaridad.

En el segundo aparte del artículo 422 del código penal venezolano establece
que “En caso de homicidio cometido en riña cuerpo a cuerpo, si el herido o
interfecto la hubiere provocado y aunque el heridor o matador la hubiere
aceptado o continuado a pesar de haber podido cortarla o de haber podido
abstenerse de reñir sin grave riesgo, se tendrá en cuenta aquella
circunstancia y se aplicará la pena correspondiente con la atenuación
prevista en la primera parte de este artículo”.

Cabe mencionar que la expresión cuerpo a cuerpo no deberá interpretarse


literalmente; puede realizarse a ciertas distancias, con piedras, palos entre
otros.

Las consecuencias son las mismas que las del duelo regular.

Riña Tumultaria

El artículo 424 y 425 del código penal establecen que:

Artículo 424°

“Cuando en la perpetración de la muerte o las lesiones han tomado parte


varias personas y no pudiere descubrirse quien las causó, se castigará a
todos con las penas respectivamente correspondientes al delito cometido,
disminuidas de una tercera parte a la mitad.

No se aplicará esta rebaja de pena al cooperador inmediato del hecho”.

Artículo 425°
“Sin perjuicio de lo dispuesto en el artículo anterior y de las mayores penas
en que se incurra por los hechos individualmente cometidos, cuando en una
refriega entre varias personas resulte alguien muerto o con una lesión
personal, todos los que agredieron al herido serán castigados con las penas
correspondientes al delito cometido.

Los que hayan tomado parte en la refriega sin agredir al herido serán
castigados con prisión de uno a tres años, en los casos de homicidio, y de
uno a seis meses en caso de lesiones.

Al provocador de la refriega se le aplicarán las penas que se dejan


indicadas, aumentadas en una tercera parte”.

El artículo 426 del código penal consagra una norma común a la riña cuerpo
a cuerpo y a la riña tumultaria, en los siguientes términos “El que en riña
entre dos o más personas saque el primero, arma de fuego o arma blanca, o
primero dispare la de fuego, será castigado con arresto de uno a seis
meses, aunque no cause muerte ni lesión; Si la causare, la pena
correspondiente al delito se le aplicará aumentada en una sexta parte. En
uno u otro caso se aplicará, asimismo, la pena correspondiente por el delito
de porte ilícito de armas”.

Como ya sabemos la riña admite legítima defensa pero ya esto es materia


de derecho probatorio.

COMPLICIDAD CORRESPECTIVA

Esta forma de participación se sostiene cuando por ignorarse


concretamente quienes infirieron lesiones, dando como resultado el
homicidio por lo que es imputable a cada uno de los agresores, debiendo
penalizarse a cada uno por la misma penalidad atenuada establecida por la
ley. La responsabilidad penal no puede tener el carácter de correspectiva si
existió un acuerdo de voluntades por parte de los acusados para cometer
los delitos imputados. Aquí se comprende el caso de activos múltiples en los
delitos de homicidio y lesiones pero requiere indispensablemente la falta de
reordenación, debido a que se desconoce la causación material específica.
El artículo 424 del código penal establece:

“Cuando en la perpetración de la muerte o las lesiones han tomado parte


varias personas y no pudiere descubrirse quien las causó, se castigará a
todos con las penas respectivamente correspondientes al delito cometido,
disminuidas de una tercera parte a la mitad.

No se aplicará esta rebaja de pena al cooperador inmediato del hecho”.

El supuesto de hecho en este caso es que varias personas físicas e


imputables han tomado parte en la perpetración de un delito de homicidio o
lesiones personales, mas no puede descubrirse quién es el autor.

Si existe concierto previo no se podrá aplicar este articulo ya que


significaría que hubo premeditación entonces estaríamos hablando de
coautoría, si existe el acuerdo de voluntades este si puede ser aceptado por
este articulo ya que este puede ser instantáneo e inmediatamente anterior
a la consumación del homicidio o de las lesiones.

Defensa De Bienes Contra Ladrones Nocturnos Y Diurnos

El artículo 423 establece que:

“No será punible el individuo que hubiere cometido alguno de los hechos
previstos en los dos Capítulos anteriores, encontrándose en las
circunstancias siguientes:

De defender sus propios bienes contra autores del escalamiento, de la


fractura o incendio de su casa, de otros edificios habitados o de su
dependencia, siempre que el delito tenga lugar de noche o en sitio aislado,
de tal suerte que los habitantes de la casa, edificios o dependencias,
puedan creerse, con fundado temor, amenazados en su seguridad personal.

Cuando al repeler a los autores del escalamiento, de la fractura o del


incendio de la casa, edificios o dependencias, no concurrieren las
condiciones anteriormente previstas, la pena del delito cometido solo se
disminuirá de un tercio a la mitad, y el presidio se convertirá en prisión”.

Los delitos a los que se refiere el citado artículo son las lesiones y los
homicidios.

En su primera parte el artículo 423 enuncia la eximente de responsabilidad


penal.

Tal eximente constituye una presunción iuris tantum de legítima defensa

Para que se aplique la presunción de legítima defensa es menester que el


delito tenga lugar de noche o en sitio aislado, estas circunstancias son
alternativas basta con que exista solo una de ellas.

En la segunda parte del artículo habla del atenuante para algunos


estudiosos del derecho estiman que se trata esta situación de un exceso en
la defensa.

BIBLIOGRAFIA

Grisanti A Hernando. Manual de Derecho Penal, Parte Especial, tercera


reimpresión de la séptima edición, editorial Vadell Hermanos Caracas
1.993.

Quintero R Antonio. La Culpa en el Derecho Penal. Editorial Reus S.A, Madrid


1.987.

Juan Garay. La Constitución Bolivariana (1,999), segunda versión,


Corporación AGR, S.C, Caracas Enero del 2001.

Asamblea Nacional. Ley Orgánica para la protección del niño, niña y


adolecente, Gaceta Oficial No 38.125. Caracas Febrero de 2.005.
Asamblea Nacional. Ley Orgánica sobre el Derecho de las Mujeres a una
Vida libre de violencia, Gaceta Oficial No 38.647. Caracas Marzo del 2.007.

Congreso de la República de Venezuela. Código Orgánico de Justicia Militar,


Gaceta Oficial N° 5.263, Caracas Septiembre 2008

Asamblea Nacional. Código Penal, Gaceta oficial No 5.768 Caracas Abril del
2005.

http://usmderechoanz.net76.net/1_246_Tema-3.html

http://www.monografias.com/trabajos12/autypar/autypar.shtml

[pic]