Tipos de conciencia

Existen dos sentidos de la palabra conciencia, y hay consenso implícito en escribirlas en castellano de forma diferente: Se dice: he tomado consciencia de«. En esta expresión la palabra consciencia es sinónimo de conocimiento. Esta conciencia es la facultad de conocer. Es llamada la consciencia psicológica. Decimos también: Mi conciencia no me reprocha nada, Juzguen en conciencia. En estas expresiones la palabra conciencia designa un centro de referencia interno. Antes de efectuar una acción, reflexionamos buscando aquello que es mejor. Este algo en nosotros es la conciencia. Ella nos indica el camino del bien. Ella es un llamado. Después de actuar, sucede que nos sentimos insatisfechos de nosotros mismos, como si no hubiéramos segu ido una fuerza interior, aquello que nos pedía nuestro camino de crecimiento. Es la conciencia reaccionando como un juez. Entonces es llamada conciencia moral.

Libertad, responsabilidad, conciencia El ser humano tiene la facultad de escoger sus actos. No está librado sólo a sus instintos, como el animal, Él es libre. Sus actos decididos libremente favorecen o no el crecimiento de su ser. De allí las satisfacciones o insatisfacciones, percepción vaga o clara de su responsabilidad. Quién va a indicarle los c aminos de su crecimiento y por lo tanto los buenos actos ? Quién va a indicarle los atolladeros y por lo tanto sus malos actos ? Aquí encontramos la verdadera noción del bien y del mal: Es bueno lo que construye el ser. Es malo lo que bloquea o frena el cr ecimiento del ser. ¿Quién va a marcar el camino de bien y de mal? Ya que el ser humano nace desprovisto de criterio, consideremos la importancia que tiene el otro para ayudarnos a acceder al conocimiento del bien y del mal. En un principio los padres y el entorno inmediato le inculcarán las primeras nociones del bien y del mal. Llegará el día en que él mismo será capaz de discernir entre su bien y su mal. Este mecanismo interno que le hace llamar buenos a ciertos actos y malos a otros, es la conciencia. En el punto de partida, éste será la conciencia de los padres. Más adelante él se dará a sí mismo sus criterios del bien y del mal. Puede llegar el día en que él discernirá en el nivel de su ser profundo, otra conciencia, la verdadera. 1.- Tres tipos de conciencia Las presentaremos en su orden de aparición, En la edad adulta funcionan en forma simultánea, pero cada uno tiende a remitirse más a una que a otra. a) ² La Conciencia Socializada Las primeras nociones del bien y del mal que hemos conocido nos han si do inculcadas por nuestro medio familiar. Hemos internalizado un conjunto de prohibiciones, de imperativos, toda una constelación de nociones mentales que han constituido nuestra primera conciencia. Los diversos grupos en los cuales hemos vivido también no s han marcado por su escala de valores. Aún hoy estamos impregnados de esta moral aprendida en nuestra infancia y en nuestra juventud. El mecanismo de internalización de los valores de un

En el corazón de este mecanismo de la conciencia socializada se e ncuentra la necesidad imperiosa de ser reconocido. Escapar a esta conciencia socializada no es fácil ya que llevar a cabo actos que pasen por alto las normas aprendidas del medio.moral del medio social al c ual pertenecemos.moral profesional o ética profesional. ya sea porque los interesados se resisten. . . ya sea porque ellas mismas ponen en tela de juicio sus nociones del bien y del mal. Es en este nivel que nacen los instintos. Esto juega el papel de tranquilizante psicológico. vivimos en un cierto infantilismo. impulsivo. sus formas de actuar. provoca un sentimiento de inseguridad de inquietud. De hecho uno no decide su vida por sí mismo. Ella se vuelve consciente el día en que uno decide alejarse de esta influencia social. aun de angustia. . Cuando estas sociedades ya no consiguen encauzar de esta manera las presiones instintivas de sus miembros. Al no encontrar solidez. Aquellos que tienen una conciencia personal salen adelante.moral familiar.moral religiosa. y a veces. Ella tiende a encuadrarlos. Es a esa conciencia a la que se refiere el escrupuloso. espontáneo. b) ² La Conciencia Cerebral Con la adolescencia se despierta la capacidad de tener ideas personales y de decidir la vida por uno mismo. de no crearse problemas con los demás. estimado. En ese momento tomamos conciencia del poder de los lazos que nos ceñían. somos como corderos de un rebaño.moral sindical. El pedir perdón a aquellos a quienes creemos haber afligido es a menudo un medio de apaciguar esta angustia. Entonces tenemos tendencia a culpamos y nos esforzamos por volver al camino recto. Se produce entonces un rechazo de la conciencia social izada heredada de la fase precedente.moral de los negocios. . Al mismo tiempo se construye un código personal de moral cuyos elementos son sacados de aquí y de allá. y reunidos en ensayos de síntesis personal. de la cual nos creemos privados y la que necesitamos imperiosamente. Vivimos una moral colectiva. . a canalizarlos hacia lo que las sociedades ² familiar. Además es un medio de reconquistar la estima. amado. Adoptamos fácilmente el código moral de los universos sociales en los cuales vivimos y podemos constatar en nosotros la coexistencia de diversas morales que guían nuestras acciones dependiendo de nuestro paso de un universo a otro: . Puede resultar de aquí una falta de unidad del ser. sus leyes. estamos alienados. uno la busca en la aprobación de los otros. La conciencia socializada se encuentra en el nivel del funcionamiento sensible. somos llevados por el super-ego. Los otros flotan de una corriente de pensamiento a otra o se instalan en la fantasía de sus instintos. .moral política. política y económica ² llaman bien y mal. El centro de referencia para actuar son los otros: sus principios.medio permanece durante toda la vida. esta inquietud. religiosa. sus reglamentos. . de no desagradar. Esta alienación es a menudo inconsciente. nos encontramos frente a un vacío de obligaciones sociales. seguridad en uno mismo.

ni la voz de nuestras ambiciones personales (conciencia cerebral). Corresponden a las capacidades reales del ser. c) ² La Conciencia Profunda Existe en nosotros otra conciencia que no es la voz de los demás ( conciencia socializada). Se había apuntado más alto. Para percibirla hay que interiorizarse al nivel de la zona profunda y preguntarse: qué siento yo que sea bueno para mí ahora ? qué decisión debo tomar pa ra ser fiel a lo que siento que es lo mejor de mí ? qué iría en la dirección de la vida que siento en lo más profundo de mí mismo ? qué es lo que anhela vivir en mí ? Hay que dejar aflorar las respuestas. Construyen la personalidad de acuerdo a lo que ella es. que siempre tiene las respuestas listas.Evolución de la personalidad y niveles de conciencia a) ² Aprender o discernir nuestros funcionamientos de conciencia A lo largo de nuestra vida hay coexistencia y funcionamiento simultáneo de las tres formas de conciencia. se lo acepta. Es la voz de nuestro ser en crecimiento. Este funcionamiento de conciencia es captado al nivel de la cabeza. d ébil. El examen de conciencia hecho en este nivel para detectar aquello que anhela vivir en nosotros. Es la expresión del ideal de vida que uno ha escogido y que se esfuerza por realizar. es muy beneficioso para un desarrollo del ser y para una construcción de la personalidad. amargado. coincide bien con nosotros. Al momento de tomar una decisión cuál es nuest ro reflejo ? Qué es lo que los demás esperan que yo haga ? Qué va a agradarles o a desagradarles? Conciencia socializada. Uno se siente decepcionado. Es a la vez una confrontación y una comunión con el ser de donde uno sale más vitalizado. limitado. De allí el carácter de absoluto que se le reconoce a esta conciencia profunda cuando se nos vuelve familiar. No piden una docilidad a los otros como aquellos que provienen de la conciencia socializada. Es importante poder distinguirlas. pero no se sufre. saber a cuál de ellas nos referimos más espontáneamente y cuál predomina. Y se comulga nuevamente con los flujos de vida que nacen a esta profundidad. Están en la medida de las fuerzas de hoy y de la situación presente. vejado. para descubrir las orientaciones profundas que deberíamos tomar. Uno se creía capaz de algo mejor. Uno se siente pobre. Hay que frenar la conciencia cerebral.. fluir las intuiciones. Se siente una melancolía apacible. No están más allá de las fuerzas como lo están a menudo los ll amados de la conciencia cerebral. Parecen provenir de más allá de uno mismo. Cuando uno percibe que es infiel a estas líneas de crecimiento o a estos llamados no se tiene un sentimiento de culpabilidad como en la referencia a las otras conciencias. Ayudan a llegar a ser uno mismo. es más grande que nosotros y que. humillado. sin embargo. Los llamados que nacen en este nivel profundo presentan muchas características: Son realistas. Allí percibimos no sólo invitaciones a ser sino que encontramos además las energías vitales que hacen ser. . a la vez. 2.En la edad adulta este código personal se ha vuelto relativamente esta ble. Las faltas a esta conciencia crean un sentimiento de cu lpabilidad. para discernir lo que sería bueno cambiar en nuestra vida. de una instancia que. de allí el nombre de conciencia cerebral.

se puede ser adulto en la vida profe sional. Es importante que el entorno esté consciente de lo que sucede a fin de no dramatizar. Aquello que está mal a mis ojos. Uno puede tener una edad psicológica diferente según las etapas de su vida. mantenerse firme en lo que uno considera el bien general. Por ejemplo. Claramente la unidad no se ha realizado. incómodo. uno se siente a veces insatisfecho. dejar pasar las crisis de cólera o de agresividad.Qué es lo que debo hacer ? Qué es preciso que haga ? Algunas personas tienen un sentimiento muy agudo de su deber y tienden siempre a cumplirlo. Esta clarificación permite conocerse y readecuarse. pasa inevitablemente por una fase adolescente en la que rechaza las restricciones anteriores y a aquellos que se las han impuesto. Aquello que está mal a Tus ojos. la madurez. es quizás que hemos sido infieles a lo mejor de nosotros mismos. c) ² No podemos ahorrarnos la fase adolescente. Se pueden caracterizar las etapas de la evolución psicológica en referencia al funcionamiento de la conciencia predominante: La infancia se caracteriza por el predominio de la conciencia socializada. Es ante el ideal de sí mismo que uno se siente culpable. Incluso se pueden tener comportamientos infantiles o de adolescentes a los 50 años. Hemos transgredido quizás ciertas reglas sociales. yo lo he hecho. Por cierto que en una decisión interfieren las tres conciencias. Si no es ni uno ni otro de estos sentimientos. yo lo he hecho. b) ² Edad psicológica y niveles de conciencia La evolución psicológica y moral de un ser no sigue necesariamente a la evolución biológica. La adolescencia comienza por el rechazo de la conciencia socializada y el inicio de la conciencia cerebral. no se ha alcanzado la estabilidad. Esta fase se caracteriza por el rechazo de la conciencia socializada y el deseo de gobernarse a sí mismo de acuerdo al ideal de sí que uno se ha forjado entonces. la decepción. Es preciso entonces actuar con él como con un adolescente: no obstinarse. La edad adulta se caracteriza por el predominio de la conciencia cerebral. Aquello que está mal a sus ojos. La inquietud. la humillación. respetar la libertad que se afirma. Cuando un adulto infantil toma conciencia de su dependencia de los demás y de su incapacidad para dirigir su propia vida. infantil en la vida religiosa y adolescente en las relaciones familiares y políticas. Es bueno ser capaces de distinguir sus funcionamientos para vivir lúcidamente la vida en el sentido del cumplimiento de sí. En profundidad. y . a nuestro ser en profundidad y al A bsoluto que encontramos allí. la amargura. la inseguridad son el índice de funciona miento de la conciencia socializada. Es importante pesquisar a qué se debe esta incomodidad y ante quién nos sentimos culpables. Vendrá una estabilización y esta será la fase adulta. Conciencia cerebral. son el índice de funcionamiento de la conciencia cerebra l. El desagrado de sí. Por último el sabio es aquel que ha sabido tomar distancia respecto a los demás y a sí mismo y que habitualmente se refiere a su conciencia profunda para actuar. Luego de actuar. Es una fase de tanteos en la búsqueda de sí y de su idea. yo lo he hecho. qué es lo que siento que es bueno que haga ? Conciencia profunda.

Las restricciones sociales van en disminución. e) ² Cómo educar la conciencia de otro Ayudando al interesado a discernir lo que está bien o mal para él en el momento. Habrá pasos en falso. incluso. a menudo inseguros y frágiles detrás de su solidez aparente. desde que es capaz. debe incitar al niño. Es arriesgado decretar desde el exterior lo que está bien o mal para el otro. ser fiel a los flujos de la vida que allí se perciben. Escucharla. presas fá ciles de todos los conformismos y los totalitarismos. Alentar es más importante que condenar. Ten er un punto de anclaje. El tratará a veces de endosárnoslas para asegurarse. sin estructura. Pero una educación preocupada del crecimiento del ser. No obstante. Transmite la sabiduría de un pueblo o de una sociedad como un medio de precisar el camino del bi en y del mal. Aceptando los riesgos de toda autonomía responsable. En algunos casos se puede. La enseñanza de la moral es útil. un lugar estable de referencia para decidir sus actos y su vida. fácilmente auto centrados. es el único medio de adquirir una personalidad sólida y de realizar plenamente su ser. una consistencia personal. Las religiones y las ideologías ya no pueden encauzar a sus fieles como ant es. También se hace con seres qu e han permanecido infantiles en ciertos sectores de su vida. Todo aprendizaje se acompaña de tanteos y equivocaciones. pero uno no puede hacer el aprendizaje en lugar de otro. se debe hacerlo. Estar ahí para ayudar a continuar la marcha hacia la autonomía responsable. La familia tiene hoy menos influencia sobre los jóvenes y éstos están expuestos desde temprano a diversas doctrinas. en ese momento. debe ser excepcional. Uno se siente cada vez menos encuadrado y estructurado moralmente. Dejándolo hacer sus elecciones cuando lo sentimos capaz. voz del ser en crecimiento. Este será el caso cuando los imperativos estén en armonía con las verdaderas leyes de crecimiento de los seres. a decidir por sí mismo en ciertas zonas de actividad. Existe el riesgo de convertirse en un corcho flotante a merced de las corrientes o en un títere desarticulado por fuerzas opuestas. y más librado a sí mismo. y a veces. Este punto de anclaje es la conciencia profunda. d) ² Conciencia profunda y desarrollo de la personalidad Sólo la referencia a la conciencia profunda y la fidelidad a sus indica ciones aseguran un crecimiento del ser. Informarse . a veces puede suceder que la conciencia socializada construya al ser. La referencia a la conciencia socializada mantiene en la dependencia y el infantilismo y crea seres fluctuantes. rígidos. pero sustituir así a la conciencia del otro. Uno lo hace con el niño incapaz aún de discernir lo que es bueno o malo para él. Este aprendizaje es más necesario hoy que antes.sobre todo alegrarse de este progreso de personalidad. es el único medio de resistir a las diversas presiones y construirse. incluso si es difícil de vivir. No dramatizar los errores. una solidez interior y una estabilidad en la vida. Nosotros lo enviaremos de vuelta a él mismo para que aprenda a tomar conciencia de qu é elecciones son buenas para él. insatisfechos. Sólo él puede juzgar en última instancia. La referencia a la conciencia cerebral crea seres tensos. Aprender a discernir la conciencia profunda y serle fiel es la base de la educación.

De estas repercusiones no soy el único juez. soy yo quien lo juzgo. En ciertos casos. Pero vives en grupo y tu acto es nocivo para el clima del grupo. Por lo tanto. Si . para proteger el bien del grupo. te pido que te abstengas.Escuchar la Conciencia Profunda a) ² Cómo tomar una decisión a nivel de la conciencia profunda ? Primer paso: buscar luces e información.acerca de los imperativos de una sociedad (leyes. este acto es malo para mí -en-grupo. Lo que es bueno para nosotros puede ser nocivo para el grupo en el cual vivimos. Segundo paso: buscar una convergencia de signos. Esclarecer la inteligencia es bueno. Luego en el exterior. etc. Hablemos del bien particular y del bien general. porque en última instancia eres el solo Juez de lo que es bueno para ti. En la educación de la conciencia. los educadores deben tener muy claro este mecanismo de vida en grupo. Confrontando las luces interiores y las luces exteriores . un movimiento de fidelidad a sí mismo. Discerniendo si hay una suficiente convergencia de signos para una decisión. Estudiar los diferentes niveles de conciencia es esclarecedor para comprender el propio pasado y las contradicciones internas del presente. sus deseos. pero no necesariamente enseña sobre lo que favorece o dificulta el crecimiento del ser. la decisión va en el sentido del crecimiento del ser y es buena. Si es un movimiento del tipo flecha recta. Es necesario aprender a descubrir por sí mismo lo que está bien o mal para uno. Es sólo con uno mismo que uno decide en última instancia. Su lenguaje podr ía ser el siguiente: Si estuvieras solo en el mundo podrías hacerlo. Aprender a decidir el bien y el mal en el nivel de la conciencia profunda es capital y permite progresar mucho en autonomí a. costumbres). Sopesando el todo y sintiendo la importancia de cada cosa. consultando a las personas capaces de ayudamos a esclarecerlas. puede tener repercusiones negativas para el grupo. 3. En sí mismo. El bien y el mal para mí. pero no suficiente. Estando atento a intuiciones fuertes o persistentes. acontecimientos. Tercer paso: decidir obedeciendo a la conciencia profunda. tenderán a oponerse a un acto preciso juzgado bueno por el interesado. Para verificar el valor de la decisión se pueden utilizar dos medios: El primero es sintiendo el movimiento interior que acompaña a la decisión. Tener en cuenta las presiones exteriores que imponen l ímites a la acción: superiores jerárquicos. sintiendo sus fuerzas. reglamentos. El bien o mal para el grupo es el grupo quien lo juzga. A veces es a partir de una intuición de ese género que aparece la posible solución al problema de que se trata. Por consiguiente. si un acto que yo juzgo bueno para mí es juzgado por los otros como nocivo para el grupo. Allí uno empieza su búsqueda y su reflexión. reuniendo las informaciones que se puedan encontrar. sus capacidades. Incluso si un acto es bueno para mí. Empecinarme en esto sería perjudicarme a mí mismo y no s ólo al grupo. Tener en cuenta la sabiduría de vida en la sociedad en la cual vivimos. permite al interesado conocer las fronteras que no deben ser traspasadas. Esto también es educación de la conciencia ya que todo individuo debe preocuparse de la repercusión que tienen sus actos en la sociedad o grupo donde los efectúa.. Hay que vivirlo y consolidar o corregir la marcha en el camino. a lo mejor de sí.

de calma.es un movimiento de flecha de vuelta. No cambiar de orientación hasta que no se tenga la evidencia de que hay que hacerlo. la decisión no va en el sentido del crecimiento del ser y es mala. de molestia. igualmente. El segundo medio es anticipar la decis ión. se extiende el uso de este método a una cantidad de actos cada vez más numerosos. . Porque una decisión tomada en la línea del ser hace qu e uno se sienta apacible. Y llega el momento donde se vuelve un reflejo para todas las decisiones. En cambio. luego poco a poco se adquiere seguridad y el análisis se vuelve rápido. Esto no significa que la decisión que nos deja en paz sea siempre la más fácil. diferir la decisión y dejarla madurar. la decisión es mala porque no está en armonía con el ser. La personalidad gana entonces mucho en seguridad y estabilidad. Poco a poco. a gusto. de satisfacción. b) ² El aprendizaje es laborioso El método es simple. la decisión es buena. Además. si se experimenta un sentimiento de insatisfacción. movimiento de búsqueda de sí. suponer que se toma la decisión que parece más atractiva y preguntarse: cómo me sentiría luego ? Si se experimenta un sentimiento de paz. La puesta en marcha lo es menos. de replegarse en sí mismo. Continuar lo que uno está haciendo. debemos hacer las siguientes observaciones: Si la conciencia duda y nada nos apresura. Al comienzo uno tantea. Es decir.

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful