P. 1
carta para mi niña

carta para mi niña

|Views: 665|Likes:

More info:

Published by: Lorena Del Pilar Motta on Apr 10, 2011
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as DOCX, PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

02/20/2013

pdf

text

original

PARA MI NIÑA Lorena del Pilar Motta Forero

Chiquita linda: Hace muchos días que no sé nada de ti. Me imagino que has crecido mucho, así que será difícil cargarte en hombros como lo hice la última vez que estuvimos juntos, ¿lo recuerdas?. Yo te confieso que me despierto con esa imagen todos los días y que el eco de tu risa contagiosa y el movimiento caprichoso de tu negra y ondulada cabellera son la fuente de mi fortaleza y mi inspiración. Te quiero mucho, muchísimo, mi chiquita, ¿Te Lo he dicho?. Si princesa, te lo repito todas las noches cuando entras en mis sueños en medio de la algarabía que ambos formamos por la emoción de volvernos a ver. Te quiero mucho, muchísimo reina de mi alma y te quiero por algo muy sencillo: porque gracias a ti, mi universo se llenó de luz. El día en que supe de tu existencia, fue el más feliz de mi vida!. Besé a tu madre, me fundí en abrazos con tus tíos y abuelos, celebré con mis amigos; fue un día de fiesta que en mi corazón no ha tenido ni tendrá final. Y cuando, en ese glorioso mes de agosto, te tuve entre mis brazos y contemplé tus bellos ojos, no pude contener mis lágrimas para llorar de dicha: Tú, el amor hecho milagro, estabas ya conmigo y nada podría opacar esa felicidad. Princesa, por eso, por todo el amor que te tengo, me duele tanto tu silencio. Cada vez que te llamo y no me pasas al teléfono siento que algo muere dentro de mi. No te culpo, chiquita mía, sé que tienes tus razones. Este, tu padre, ha cometido muchos errores pero es que mi vida, soy humano, y aunque quisiera ser el mejor de los hombres para

que puedas estar orgullosa y tener de mi todo el soporte que mereces, no lo he logrado, aunque trabajo en ello, aunque me esfuerzo, aunque me enfoco solamente en ese propósito y alejo toda influencia que me distancie de lo que necesito para volver a acercarme a ti. Mi amor, sé que quisieras que el barco que interpuso un océano de distancia entre tú y yo nunca hubiera salido del puerto. Si me lo preguntas, la nostalgia y el dolor en el pecho tienen en mi caso el

sabor del agua del mar. Pero, te lo juro, que no encontré ninguna alternativa. Si hubiera existido, claro que la habría tomado. No sabes lo cruel que es renunciar a tus abrazos y a la ilusión de verte descubrir el mundo en complicidad. Lo único que me mueve es tu bienestar y tu progreso. Quiero darte todo lo que mereces princesa. Para eso vivo. En nada más pienso. Por eso te prometo que redoblaré esfuerzos, que haré todo lo que sea necesario para lograr la meta que me he propuesto y poder traerte a mi lado para que vivas en una casa linda, esa que tanto hemos soñado, en la que puedas tener todos los perros que quieras y tengas a tu disposición un gran salón para que invites a tus amiguitas a tomar onces y a jugar con todas las muñecas que tanto te gustan y que en ese momento estaré en capacidad de comprar. Chiquita de mi alma, espero que al leer esta carta que te envío con tu tío Luis comprendas un poco más lo que ha pasado y me puedas perdonar. La carta va con un paquete de dulces, de esos que tanto te gustan y al entregártelo te quiero proponer que hagamos una magia que aprendí. Cada vez que te sientas triste, cada vez que te haga falta, toma uno de esos dulces y saboréalo cerrando los ojos y sonriendo. ¡Eso es mágico! Cuando lo hagas, el hada de los dulces vendrá hasta a mí y me avisará, me pondrá un dulce en mi boca y me

hará cerrar los ojos. Así, en minutos, nos encontraremos los dos en el país de los sueños y jugaremos para pasar el tiempo mientras un barco nos vuelve a reunir. Nos veremos pronto muñequita, muy pronto, ya lo verás, antes de que los dulces que te he entregado se acaben, te lo prometo. Si me quieres ayudar un poquito, solo te pido una cosa: cuando te llame por teléfono, piensa en esta carta y si lo deseas, toma el auricular y dime algo, aunque sea un saludo cortito y ya. Tu voz y tu risa me darán la fuerza que necesito y alejará de mi boca el sabor del agua del mar. Te quiero mi vida, no lo olvides nunca por favor. Tu papá.

You're Reading a Free Preview

Descarga
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->