P. 1
Boquitas pintadas, un análisis

Boquitas pintadas, un análisis

|Views: 4.805|Likes:
Publicado pormapeivve

More info:

Published by: mapeivve on Apr 09, 2011
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as DOC, PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

06/27/2015

pdf

text

original

Boquitas pintadas, Manuel Puig Relaciones con el arte pop La literatura de Puig es alternativamente moderna, vanguardista, kitsch1 o posmoderna

. Esto implica que se resiste a los límites de las denominaciones precisas. En las novelas de Puig hay siempre mezcla, pastiche, collage, como formas peculiares de resolver un enfrentamiento que signa la cultura moderna: lo alto vs. lo bajo. Hay una barrera que separa la cultura alta de la cultura de masas en las sociedades capitalistas modernas (como “dos mitades” de la misma sociedad). Ya desde el siglo XIX, la cultura de masas deja de ser un “opuesto” y pasa a ser un subtexto complementario (como por ejemplo, la novela Madame Bovary, de Gustave Flaubert (1857), en la que el detalle “inútil” de lo cotidiano se resemantiza, o resignifica, en las descripciones de la cotidianeidad, en el drama de esa mujer). La cultura de masas se identifica, a la vez, con el género femenino; y esto genera resistencia en el mundo literario canónico, consagrado, moderno: − resistencia a la atracción seductora de lo masivo; − abstención del placer de tratar de satisfacer a una audiencia mayor; − supresión de todo lo que pueda amenazar las rigurosas demandas del ser moderno, de lo “alto”. La resistencia a esta resistencia da origen al “pop-art” o arte pop, que está dispuesto a “democratizar” el arte por medio de un nuevo realismo que incorpora objetos, íconos y reproducciones del entorno cotidiano de consumo y les otroga un nuevo valor estético. Así se plasma el intento de reunir lo alto y lo bajo. El arte pop innova técnicas para destruir el aura de la obra de arte mediante la reproducción mecánica de clisés2 industriales de consumo, o la apropiación de técnicas del diseño gráfico y del comic; todo esto, para contrariar el énfasis moderno en la originalidad y la autorrealización artística. En conexión con este estilo “kitsch”, la obra de Puig puede vincularse con la estética “camp”3. El camp es, asu vez, una sensibilidad estética que se aproxima a esta nueva posibilidad de conciliación de lo alto con lo bajo. El camp se vincula, no casualmente, con la emergencia de los movimientos feministas y andróginos, y al gusto homosexual. De ahí, en los '80, surgirá la noción de “posmoderno”. La literatura de Puig es, en definitiva, una puesta en escena de las relaciones ambiguas entre la cultura alta y la cultura de masas. Las novelas de Puig narran dramáticamente la tensión cultural que tiende a separar lo bajo y lo femenino de lo alto y masculino. Algunas operaciones plásticas del arte pop se ven en la narrativa de Puig: 1. Una particular selección de objetos que lleva a convertir el estereotipo en objeto único: del clisé al ícono, de lo común a lo extraordinario. Puig eleva lo banal a la categoría de arte, y de este modo pone en cuestión los límites entre lo estético y lo no estético, como por ejemplo, en la reelaboración artística del lugar común lingüísticamente hablando (las cartas
1

2

Kitsch: Este término, de origen alemán, define al arte que es considerado como una copia inferior de un estilo existente. También se utiliza el términokitsch en un sentido más libre para referirse a cualquier arte que es pretencioso, pasado de moda o de muy mal gusto. Clisé: Este término (tomado del francés cliché) se refiere a una frase, expresión, acción o idea que ha sido usada en exceso, hasta el punto en que pierde la fuerza o novedad pretendida, especialmente si en un principio fue considerada notoriamente poderosa o innovadora. El "cliché" se aplica también para casi toda situación, tema, caracterización, tipo de discurso u objeto –es decir, toda señal– que se ha convertido excesivamente familiar o del uso común.Debido a que la novedad y la frecuencia en el uso de una expresión varían según tiempos y lugares distintos, el hecho de que un cliché pueda ser denominado como tal depende en su mayoría de quién lo use, del contexto en el que es empleado, o de quién está emitiendo la afirmación.El significado de un cliché en particular puede variar con el tiempo, implicando generalmente confusión o un uso incorrecto. También puede generar connotaciones políticas e ideológicas Camp: El Camp (del francés, “se camper”, posar de modo exagerado)es una estética en que basa su atractivo en un valor irónico o un cierto mal gusto.Cuando apareció el término, en 1909, se utilizaba para referirse a comportamientos ostentosos, exagerados, afectados, teatrales o afeminados. Hacia mediados de la década de 1970, el término se definía como banalidad, artificio, mediocridad u ostentación tan extrema como para provocar un atractivo sofisticado. Es decir, enfatiza el artificio, la frivolidad, la clase media naif, la presuntuosidad y el impacto como elementos clave.

3

de Nené, la agenda de Juan Carlos, las cartas de lectores de la revista sentimental...); de géneros populares (la carta familiar, la agenda, las revistas sentimentales, los epígrafes de fotografías familiares); del imaginario de la canción popular (los epígrafes de cada entrega, los títulos de ambas partes, el título mismo de la novela Boquitas pintadas, todos pertenecientes a letras de tangos y boleros muy escuchados en las décadas del '30, '40 y '50), y sobre todo del cine de Holliwood de los años '40 y '50. También Puig se apropia de los códigos formales del comic (dibujo de contorno marcado ,preciso, con colores básicos) para diseñar los perfiles de sus personajes (descripción “dibujada” de personajes como Nené, Mabel...), de la publicidad descriptiva y apelativa, y de los códigos cinematográficos, para armar la estructura narrativa. 2. En cuanto a la selección de motivos y temas, al igual que Lichtenstein4 en su pintura, Puig elige estereotipos cristalizados de los roles sexuales propios de la cultura de masas: figuras femeninas glamorosas (Mabel), mujeres vulnerables víctimas de desencantos amorosos (Nené), y figuras masculinas complementarias, héroes viriles, galanes mujeriegos -Juan Carlos-, donjuanes). Pero al mismo tiempo cuestiona estos estereotipos culturales mediante una distancia crítica que los interpela con fuerza desde esas mismas representaciones y mitos del consumo (por ejemplo, hay una mirada crítica, paródica, de los clisés convertidos en íconos por la publicidad, para marcar el poder de la publicidad o de la historieta en la creación de un imaginario femenino). 3. En cuanto a los procedimientos narrativos, Lichtenstein decía: “Quiero ocultar la huella de mi mano”, y usaba técnicas de reproducción como el calcado, el recorte y el collage, la ampliación y la distorsión de la imagen en la tela de proyección; todo esto para marcar la oposición con los exabruptos emocionales de las imágenes del comic, que de este modo contrastan con la objetividad -la distancia- de la técnica de reproducción. Y Puig hace lo mismo: borra la marca personal de autor mediante la reconstrucción o transcripción de voces anónimas en una especie de “pastiche” o collage de distintos géneros discursivos: incluye procedimientos como el fluir de la conciencia (entrega octava), la notación obsesiva del detalle (intervenciones del narrador con focalización externa entre las cartas deNené, en las primeras dos entregas), para oponerse al desborde sentimental y subjetivo de la primera persona en las cartas, las agendas o diarios íntimos, y que se contrapone con un narrador omnisciente, casi decimonónico (décimotercera entrega). Aquí se lee la tensión entre modelos literarios prestigiosos de la tradición moderna y la emergencia de la subjetividad y las formas degradadas por la modernidad. 4. Hay en Puig también un intertexto casi exclusivamente cinematográfico, que se vincula con su intento de reunir las dos mitades culturales (el cine es de consumo masivo, la literatura prestigiosa no). En síntesis, Puig presenta en Boquitas pintadas la vida de un puyeblo de provincia en las décadas del '30 y del '40, con cierto aparente glamour de la nostalgia, la cultura de masas y la utilización del mal gusto. No es que Puig sea kitsch, sino que pone a funcionar el malgusto en su literatura, y así, lo “estetiza”.

4

. Roy Fox Lichtenstein (Nueva York, 27 de octubre de 1923 – Nueva York, 29 de septiembre de 1997), pintor estadounidense de arte pop,artista gráfico y escultor, conocido sobre todo por sus interpretaciones a gran escala del arte del cómic.

You're Reading a Free Preview

Descarga
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->