P. 1
Negocio juridico E5 (1)

Negocio juridico E5 (1)

4.0

|Views: 51.552|Likes:
Publicado porma_rocio422
Acerca del Negocio Jurídico y Contratos Jurídicos de naturaleza Civil
Acerca del Negocio Jurídico y Contratos Jurídicos de naturaleza Civil

More info:

Published by: ma_rocio422 on Apr 09, 2011
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

10/01/2015

pdf

text

original

Este tipo de error supone una divergencia entre la voluntad interna y

la declarada, ya que el sujeto emite una declaración diferente a la querida,

como aquel que quiere comprar y dice arrendar, o el que queriendo vender

una fnca enajena otra diferente.4

Y la razón de esta disparidad está en el error

padecido en la declaración; se diferencia, pues, de la reserva mental, en que tal

divergencia no está provocada conscientemente. Constituyen supuestos de error

sobre el acuerdo causal (una parte cree celebrar una compraventa y la otra un

arrendamiento) y error en el objeto (error en la fnca registral que se enajena o
se entiende comprar).

El error obstativo no afecta el conocimiento (a diferencia del error vicio o
error propio), sino la propia declaración de voluntad, la cual, habiéndose formado
libremente, se emite de manera errónea y equivocada, expresándose en ella
algo distinto a lo realmente querido (deseando comprar una casa concreta,

perfectamente identifcada, el adquirente equivoca el número de la calle al

4

Este error, radicante en la transmisión de la voluntad interna, en su expresión, acontece por varias causas.
Una de ellas es el empleo de palabras cuya signifcación usual no traduce nuestro querer, lo que ocurre
al utilizar una lengua extranjera con la que no se está familiarizado o conceptos jurídicos inexactos. Otra
es la identifcación por señales erróneas del objeto del negocio (por ejemplo, compro la casa número
10 de la calle Z, que es la que deseo comprar, pero el citado número corresponde a otra).
También entrar en el error obstativo, los supuestos en los que, como dice el parágrafo 119 del Código

Civil alemán (BGB), el declarante no ha querido emitir una declaración de voluntad de un contenido

determinado.

5

En contra de la excusabilidad del error como requisito para la anulación se muestra ALBALADEJO,

– 222 –

El NEgocio Jurídico

Vladimir aguilar guErra

celebrar el contrato).

Para que tal error sea relevante es necesario que reúna los requisitos de

esencialidad y excusabilidad5

requeridos para el error vicio o impropio, es decir,

aquel que incide en la voluntad interna, que analizaremos más adelante.

En lo que no coincide toda la doctrina es en la inefcacia que corresponde
al negocio celebrado con error obstativo: si la anulabilidad, a la que se refere el
art. 1257 del Código Civil, o la nulidad radical, dado que no existe un precepto
que específcamente se refera a ello. La razón de la discrepancia reside en
la confguración de tal error, pues se considera como un supuesto de falta de

consentimiento negocial, dado, a que se dice, que no existe ese consenso al

que se refere el art. 1251 del Código Civil, sino un disenso sobre algunos de sus

elementos esenciales: el contrato no ha llegado a formarse y debe ser estimado

nulo.

La cuestión tiene importancia, pues los efectos de una y otra inefcacia,
como analizaremos más adelante, son diferentes, pudiéndose afrmar que se

protege más los intereses del que sufre el error si tal defecto se sanciona con la

nulidad absoluta, ya que no cuenta con plazo de caducidad para el ejercicio de
la acción, frente a los dos años que rigen para la acción de anulabilidad, art. 1312
CC. De otra parte, en la nulidad se legitima a cualquier interesado para pedir la

declaración, mientras que en la anulabilidad, sólo la podría interponer el que ha

padecido el error.6

Un claro ejemplo de error obstativo es el error in personam, distinguién-
dose el error en la identidad de la persona y error en las cualidades que en ella

concurran. En general el error en la persona, sea de la clase que sea, no vicia el

“Invalidez de la declaración de voluntad”, Anuario de Derecho Civil, 1957, págs. 1105 y 1106, precisamente
al defender la posibilidad de impugnación aún en caso de inexcusabilidad considera que puede el errans
quedar obligado a reparar a tenor del artículo 1902 del Código Civil español.
La antijuricidad del comportamiento radicaría en que el error hubiera podido evitarse.
Vid., sobre el tema, MORALES, “El error en los contratos”, Madrid, 1988, págs. 115 y 116.

6

Sobre el concepto, veáse la Sentencia del Tribunal Supremo español de 25 febrero de 1995 y STS de

– 223 –

Vicios EN los ElEmENtos dEl coNtrato

consentimiento contractual pues en los contratos, salvo casos especialísimos, la

consideración a la persona del otro contratante no es lo que induce a contratar.

Si una persona compra una casa, lo que le interesa es la casa misma, siéndole en
principio indiferente quien sea el vendedor, y por eso el error en la persona del

vendedor no vicia el consentimiento ni hace anulable el contrato. Sólo aquellos

contratos que se celebran en consideración a la persona (intuitu personae), en que
la persona del otro contratante es determinante en la celebración del contrato,

puede el error en la persona invalidar el consentimiento.

Sentado lo anterior concluimos diciendo que existe una discrepancia
inconsciente o error obstativo cuando la declaración no concuerda,

involuntariamente, con lo querido. El resultado también es la mera apariencia
negocial que no se sustenta sobre la voluntad.

You're Reading a Free Preview

Descarga
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->