Está en la página 1de 21

PROYECTO DE INTERVENCION PSICOTERAPEUTICA PARA ESCUELAS

Y COLEGIOS DE LA CIUDAD DE IBAGUE

Dentro de las diferentes instituciones educativas dedicadas a la enseñanza y formación de


jóvenes, se han venido presentando diferentes tipos de problemáticas que afectan el optimo
desarrollo de los educandos a nivel no solo personal sino que repercuten en otras áreas como
son la social y familiar especialmente.

En el diagnóstico de salud mental del Tolima se encontró que los posibles trastornos en
estas edades escolares, son de tipo emocional más que del comportamiento y del lenguaje y en
muchos casos son alteraciones mixtas. Entre las problemáticas mas comunes se encuentran:
Dificultades de comunicación con la familia, violencia intrafamiliar, consumo de sustancias
psicoactivas, Trastornos de Ansiedad, Intento de suicidio, estrés postraumático, entre otros.

1. REFERENTES CONCEPTUALES

Definición de Intervención:

En un sentido general, Trull & Phares (2003) proponen que la intervención psicológica es
un método para inducir cambios en el comportamiento, pensamientos o sentimientos de una
persona. La psicoterapia supone la intervención en el contexto de una relación profesional-
una relación buscada por el cliente o sus tutores-. En algunos casos, la terapia se emprende
para solucionar un problema o mejorar la capacidad del individuo para enfrentar
comportamientos, sentimientos o pensamientos existentes que son debilitantes. En otros, el
foco de atención puede estar mas en la prevención de problemas que en remediar una
condición existente. En otros casos mas, el interés esta menos en solucionar o prevenir
problemas que en incrementar la capacidad de la persona para disfrutar de la vida o lograr
algún potencial latente.

A lo largo de los años se han ofrecido muchas definiciones del proceso de intervención.
La mitad de las veces, los términos intervención y psicoterapia se han utilizado de manera
intercambiable. Wolberg, (1967) en Trull & Phares, (2003) ofreció una definición general
bastante típica de psicoterapia hace años:

“Es una forma de tratamiento para problemas de naturaleza emocional


en que una persona capacitada establece de manera deliberada una
relación profesional con un paciente con objeto de eliminar, modificar
o retardar síntomas existentes, de mediar patrones de comportamiento
perturbados y promover el crecimiento y desarrollo de la personalidad
positiva”.

La definición de Wolberg incluye palabras como síntomas y tratamiento, y su subsiguiente


explicación de la definición le da un aspecto medico distintivo. Pero, en general, la definición
no es muy diferente de la ofrecida por un clínico con una orientación mas psicológica (Rotter,
1971a, p.79): “Psicoterapia….es la actividad planeada del psicólogo, cuyo propósito es lograr
cambios en el individuo que hacen su adaptación a la vida potencialmente mas feliz, mas
constructiva, o ambos”. J. D. Frank (1982) en Trull & Phares, (2003) explica este tema general
como sigue:

“la psicoterapia es una interacción confiada, planeada y emocionalmente


cargada entre un psicoterapeuta capacitado aprobado por la sociedad y un
enfermo. Durante esta interacción el psicoterapeuta busca aliviar la angustia
e incapacidad del enfermo por medio de comunicaciones simbólicas, sobre
todo palabras, pero también en ocasiones actividades corporales. El
psicoterapeuta puede hacer intervenir o no a los parientes del paciente y a
otros en los rituales de curación. La psicoterapia también incluye a menudo
ayudar al paciente a aceptar y soportar el sufrimiento como un aspecto
inevitable de la vida que puede utilizarse como una oportunidad para el
crecimiento personal”.

Tales definiciones son bastante amplias, los profesionales de enfoques específicos como el
psicoanálisis, la terapia racional emotiva, la terapia centrada en el cliente, la terapia
cognoscitiva, la terapia de la Gestal y otras formas de tratamiento psicológico, harían notar
que tales definiciones difícilmente transmiten la esencia de su marca única de terapia.

Curso de la Intervención Clínica:

Existen tantas formas de intervención, junto con tantas clases de problemas, que es
imposible describir con precisión una secuencia de procedimientos que se aplicaran igual de
bien en todos los casos. No obstante, puede ser útil examinar la secuencia general del
progreso terapéutico según la describió Hokanson (1983) en Trull & Phares, (2003):

1. Contacto Inicial: al realizar el primer contacto con una clínica o consultorio clínico, a
menudo no se sabe con exactitud que esperar. Lo principal entonces, es que alguien explique
de qué se trata la clínica y la clase de ayuda que puede proporcionar, este es un paso
importante que puede tener un alcance significativo en la actitud y disposición para cooperar
del cliente. Es útil en este punto exponer varias cuestiones especificas: ¿Quiénes integran el
personal profesional y cuales son sus calificaciones?, ¿Qué hay respecto de la cuestión de los
honorarios?, ¿los contactos son confidenciales y, de no ser así, exactamente quienes tendrán
acceso a la información? Si hay complicaciones medicas, ¿Cómo se integrara estos
problemas con los contactos de terapia? ¿Parece razonable proceder con el cliente o parece
mas apropiado enviarlo a otra dependencia o con otro profesional?, son estas y otras
preguntas las que deben abordarse con el cliente desde el principio.

2. Evaluación: una vez que existe el acuerdo mutuo de que es probable que el cliente se
beneficie con el contacto continuo con la clínica, pueden hacerse una o más citas para evaluar
sus problemas. Puede seguirse una variedad de procedimientos de evaluación, dependiendo de
la naturaleza exacta del problema del sujeto, la orientación del personal profesional y otros
factores. A menudo hay una entrevista de admisión, la cual puede consistir en gran medida en
la recopilación de una historia clínica. Otra información puede recolectarse por medio de la
administración de varias pruebas psicológicas. En ocasiones se hacen arreglos para entrevistar
a un cónyuge, familiares o amigos. En algunos casos, también puede considerarse deseable
hacer que el cliente registre de manera sistemática observaciones personales de su
comportamiento, pensamientos o sentimientos en diferentes situaciones.
Para algunas personas, puede ser deseable consultar con otros profesionales. Quizás sea
necesario un estudio diagnostico intensivo neurológico o programar un examen medico a fin
de descartar factores no psicológicos. Para algunos clientes cuyos problemas se relacionan
con dificultades económicas o desempleo, puede ser apropiado realizar consultas adicionales
con trabajadores sociales o consejeros laborales.

Después de recopilar y analizar toda la información, se intenta una integración preliminar.


Lo que es deseable aquí no es una simple denominación diagnostica, sino una construcción
amplia de los problemas del cliente a la luz de todos los datos psicológicos, ambientales y
médicos disponibles. Esta conceptualizacion inicial del individuo proporcionara lineamientos
para las intervenciones terapéuticas específicas que se emprenderán. Conforme procede la
terapia es probable que ocurran cambios en la conceptu0alizacion del cliente, y las metas y
técnicas terapéuticas también pueden cambiar un poco como resultado

3. Metas del tratamiento: tan pronto como se integran los datos de la evaluación, el terapeuta
y el cliente pueden comenzar a considerar de manera más sistemática la naturaleza de los
problemas y que puede hacerse al respecto. Algunos terapeutas describen esta fase como un
periodo de negociación de las metas del tratamiento. Otros sugieren que cliente y terapeuta
entran en un “contrato” en que este último acuerda aliviar un conjunto específico de los
problemas del cliente y hacerlo en la forma más efectiva posible. Como es natural, nadie
puede prometer en forma rotunda una cura perfecta o la resolución de todos los problemas.
Los clientes a su vez, manifestaran sus deseos e intenciones. En efecto, su contrato por lo
general cubre cuestiones como las metas de la terapia, la duración de la terapia, la frecuencia
de las reuniones, el costo, el formato general de la terapia y las responsabilidades.

Una vez mas, es importante entender que varias características del contrato pueden
modificarse conforme transcurre el tiempo. Algunas personas desearan expandir sus metas
para el tratamiento conforme obtienen más seguridad y confianza en el terapeuta. La
discusión de metas y métodos debe manejarse con discreción, sensibilidad y habilidad. Los
terapeutas deben tratar de llevar a los clientes solo hasta donde estén preparados para ir desde
el punto de vista psicológico. Moverse demasiado rápido o establecer objetivos de tratamiento
grandiosos puede atemorizar o alejar a ciertos sujetos.
Hokanson (1983) utiliza una clasificación de metas de terapia en términos de: manejo de
crisis, cambio conductual, experiencia emocional correctiva e insight y cambio. En el sentido
más general, la meta de la psicoterapia es mejorar el nivel de adaptación psicológica del
paciente e incrementar su capacidad para lograr satisfacciones en la vida.

4. Puesta en práctica del tratamiento: después de fijar las metas iniciales, el terapeuta decide la
forma de tratamiento. Puede ser centrada en el cliente, cognitiva, conductual, sistémica o
psicoanalítica. Todo el tratamiento debe describirse con detalle al paciente en función de la
forma en que se relaciona con sus problemas, la duración de la terapia y quizá incluso las
dificultades y tiempos de prueba que puedan esperarle adelante. También se detallara que se
espera con exactitud del cliente: asociación libre, asignación de “tareas para la casa”,
autosupervision o cualquier otro detalle. En todo esto esta inherente el asunto del
consentimiento informado, ya que los pacientes de terapia tienen el derecho de saber que
ocurrirá.

5. Terminación, evaluación y seguimiento: conforme el terapeuta comienza a creer que el


paciente es capaz de manejar sus problemas de forma independiente, se inician las
conversaciones sobre la terminación. En ocasiones la terminación es un proceso gradual en
que se reducen las reuniones, por ejemplo, de una vez a la semana a una vez al mes.
Conforme se aproxima la terminación, es importante que se comente con detalle y que los
sentimientos y actitudes del cliente se ventilen y traten en forma minuciosa. Los clientes en
ocasiones dan por terminada la terapia de súbito, en algunos casos antes de que el terapeuta
sienta que es apropiado. Siempre que sea posible, es importante encontrar el tiempo para
comentar al menos en forma breve los sentimientos del cliente acerca de dejar e apoyo de la
terapia y la posibilidad de regresar después para sesiones adicionales de ser necesario.

Muchos terapeutas encuentran que pueden ser muy útiles “las sesiones de refuerzo”
programadas meses después de la terminación, quizá a los seis meses y luego un año después.
Estas sesiones se utilizan para revisar el progreso del cliente, abordar problemas nuevos o
cuestiones que han surgido y consolidar las ganancias que se han obtenido.

Es importante evaluar con los clientes el progreso que han hecho. Los terapeutas también
deberían recopilar datos y tomar notas sobre el progreso a fin de evaluar la calidad de sus
esfuerzos y continuar mejorando los servicios para los clientes.
Modelos de intervención:

I. Terapia cognitiva

El terapeuta cognitivo adopta como un principio directriz, a lo largo de toda la terapia, la idea
de que la manera en que los pacientes perciben y, en consecuencia estructuran el mundo es
lo que determina sus emociones y su conducta (Beck, 1976 en Caballo, 1998). El papel del
terapeuta consiste en ayudar a los pacientes a darse cuenta de sus cogniciones y de cómo estas

median su afecto y su conducta. Las principales técnicas de la terapia cognitiva implican:


-La autoobservacion, para aumentar el darse cuenta de los mecanismos psicológicos que están
funcionando.
-la identificación de los lazos entre la cognición, el afecto y la conducta.
-el examen de la evidencia a favor y en contra de los pensamientos automáticos con el fin de
sustituirlos por otros mas funcionales.
-Llevar a cabo experimentos para comprobar los pensamientos automáticos.
- La determinación de las principales actitudes disfuncionales que están operando, basándose
en los pensamientos automáticos identificados, y que predisponen a una persona a
distorsionar las experiencias.

El instrumento más importante de que disponen los terapeutas son las preguntas. El
preguntar de forma adecuada es esencial para obtener una imagen no sesgada de las
circunstancias que rodean al paciente, con el fin de desarrollar empata y llegar a una
conceptualizacion especifica y concreta del problema del paciente. Las preguntas deben
utilizarse para clarificar el significado de las verbalizaciones del paciente, de modo que se
evite los malentendidos. El momento adecuado de las intervenciones es importante. Por
ejemplo, antes de adelantar una hipótesis sobre lo que constituye una cognición disfuncional
fundamental del paciente, el terapeuta debería esperar hasta que tenga suficiente información
y luego presentarlo cuidadosamente como una hipótesis que se tiene que comprobar.

Finalmente, es esencial obtener retroalimentación de los pacientes para examinar su


interpretación de las intervenciones del terapeuta. En resumen, los principios directrices en la
aplicación de las técnicas de la terapia cognitiva comprenden: el empleo de preguntas al modo
socrático, el ser sensibles a los momentos oportunos y el provocar retroalimentación.

En términos generales el proceso de intervención desde el modelo cognitivo incluye los


siguientes aspectos:

-La primera entrevista: Se deben alcanzar tres objetivos durante la primera entrevista: una
validación de la experiencia del paciente, una explicación de la naturaleza de la terapia
cognitiva y el comienzo de la evaluación del problema. Antes de explicar el modelo cognitivo
se debe investigar el modelo personal del paciente sobre sus problemas, es importante saber
cual es la explicación del paciente y disipar cualquier mito o concepto erróneo que pueda
tener. La explicación que se da el terapeuta de la terapia cognitiva debe adaptarse al estilo del
paciente y debe incluir los siguientes aspectos:

*la relación existente entre la cognición, el afecto y la conducta (poner un ejemplo).


*Centrarse en el aquí y en el ahora.
*El carácter de “limitada en el tiempo” de la terapia.
*La inclusión de tareas para la casa y la participación activa del paciente.

La primera entrevista debe finalizar con la asignación de una tarea de autoobservacion,


con el fin de obtener datos de línea base. Esta tarea es esencial para proporcionar mas tarde
evidencia del progreso del paciente, ya que ello ofrece un punto de comparación.
-La evaluación del problema: la primera parte de la evaluación consiste en la recogida de una
historia de vida completa, un proceso por medio del cual el terapeuta desarrolla una
comprensión del paciente y obtiene información sobre los acontecimientos, circunstancias o
enfermedades significativas. Debe investigarse el origen y el curso de cada problema, así
como todos los tratamientos previos recibidos y la medicación que tomen. Se debe examinar
las situaciones en las que es más probable que ocurra el problema, así como las cogniciones
que tienen lugar antes, durante y después del acontecimiento. Se debe hablar sobre los
elementos modulares, es decir, lo que hace que el problema mejore o empeore, al igual que
sobre las circunstancias del problema.
Frecuentemente se utilizan cuestionarios para evaluar las cogniciones que experimentan
los pacientes. El empleo de estos debe entenderse como la apertura de un área de evaluación;
que aunque no son suficientes por si solos después de revisarlos, el terapeuta debe confirmar
su contenido con la información directa del paciente. Aunque las primeras sesiones de terapia
se centran en aspectos de evaluación, debe tenerse en cuenta que la terapia cognitiva implica
una vigilancia constante del progreso del paciente. La información es vital para poner en tela
de juicio las creencias irracionales del paciente o simplemente para demostrar el progreso.

En resumen. Se emplean técnicas de entrevista, cuestionarios y datos provenientes del


autoregristo realizado por el paciente con el fin de lograr los objetivos de la evaluación, que
abarca el obtener una historia de vida, el establecer la secuencia situación-moduladores-
cogniciones-sentimeientos-conducta-consecuencias y el plasmar las quejas principales en
objetivos y síntomas a tratar.
-La estructura de las sesiones siguientes: las sesiones de terapia cognitiva están estructuradas.
Empiezan con una revisión de las tareas asignadas en la ultima semana, le siguen el establecer
un orden para la presente sesión, el cubrir los objetivos de esta y finalizar con una revisión y
el establecimiento de tareas para casa. Cuando entra el paciente, lo primero que se discute es
la tarea para casa que llevaba asignada, lo que da idea de la importancia de dicha tarea, es
importante reforzar al paciente por intentar llevar a cabo la tareas haya tenido éxito o no.

Luego, el terapeuta presenta al paciente el orden del día de la presente sesión, conforme
progresa la terapia, el terapeuta se implica cada vez menos en el establecimiento del orden del
día y alienta al paciente para que gradualmente vaya tomando la responsabilidad de ambos.
-Técnicas cognitivas: La teoría cognitiva de Beck defiende que los sentimientos negativos son
una consecuencia de los pensamientos automáticos negativos, o valoraciones poco realistas de
los acontecimientos, que provienen de errores cognitivos como la generalización excesiva, la
abstracción selectiva, el pensamiento dicotómico absolutista, etc. Los pensamientos
automáticos provienen de actitudes más centrales y ampliamente disfuncionales. Mientras que
se puede acceder a los pensamientos automáticos conscientemente, las actitudes
disfuncionales tienen un carácter mas profundo y pueden determinarse solamente a partir de
un patrón de pensamientos automáticos.
A continuación se enuncian algunas de las técnicas más utilizadas en la terapia cognitiva:

*El registro diario de los pensamientos disfuncionales: Se puede enseñar a los pacientes a
registrar sus cogniciones con el “registro diario de pensamientos disfuncionales”. Debe
registrarse la situación, el texto exacto del pensamiento y los sentimientos. Luego de realizado
el registro el siguiente paso es la refutación de los pensamientos automáticos empleando
varias técnicas cognitivas.

* Comprobación de la realidad: Esta técnica intenta provocar una descripción precisa de una
situación, al considerar la información de los hechos reales. Esta ayuda a que el paciente
obtenga una perspectiva más realista de los acontecimientos.

* Técnicas de retribución: En vez de atribuir todos los fracasos a una causa, el paciente
explora y considera otras causas posibles. El objetivo no es quitarle toda la responsabilidad al
paciente, sino identificar otros factores que estén implicados.
* Solución de problemas: La solución de problemas puede dividirse en los siguientes pasos: el
primer paso implica una definición clara del problema. En segundo lugar, se emplea un
enfoque de torbellino de ideas para provocar en el paciente tantas soluciones como sea
posible. En tercer lugar se examinan cuidadosamente las ventajas y desventajas de cada
solución, y finalmente el paciente escoge una solución y planifica como llevarla a cabo.
Luego se ejecutada se discute con el terapeuta la efectividad que tuvo y se evalúan posibles
cambios.

* El diseño de experimentos: El punto clave de esta intervención es que el paciente se


pregunte ¿Qué pierdo con intentarlo?, la idea es concebir una actividad como algo que se ha
de intentar con la actitud de “ver que sucede”.

II. Terapia Conductual

El enfoque conductual a nivel general se encuentra sustentado sobre dos aspectos


fundamentales: 1) un énfasis científico y 2) una disminución del interés de la función de las
variables inferidas. La atención es centrada en los estímulos y respuestas, y no en las variables
(las cuales sirven de intermediarias), Trull & Phares (2003).
Distintos autores suelen proponer un número diferente de pasos en la realización de una
evaluación conductual (Barrios y Hartman, 1986; Fernández y Ballesteros, 1980; Llavota,
1984; Nelson y Hayes, 1986; Silva, 1985). En la mayoría de los casos se está de acuerdo en
que pueden distinguirse, al menos, tres fases principales:

a). Selección y descripción de las conductas problema.


b). Selección de las técnicas de intervención con las que se incidirá sobre las
conductas descritas.
c). Valoración de los efectos productivos por la intervención realizada.

A continuación en términos generales las fases del proceso de evaluación conductual son
los siguientes:

- Análisis del motivo de consulta: Durante las sesiones iniciales el terapeuta trata de pedir al
paciente que ponga ejemplos del problema del que se queja, o de cosas que deberían ocurrir
para que este mejorara. Para ello es necesario, desde luego, conocer con exactitud y de forma
completa cuales son las conductas de queja del paciente. Existe la necesidad de atender y
clarificar todo el conglomerado de quejas y demandas que presenta el propio paciente, así
como las demandas del entorno en que viven, esto requiere de una exploración minuciosa y
activa por parte del evaluador. Esta exploración activa de los posibles motivos de consulta
parece necesaria aun en aquellos casos en los que el problema aparentemente resulte
“monosintomatico”.

- Establecimiento de las metas últimas del tratamiento: Para Rosen y Proctor (1981), los
resultados finales hacen referencia a los criterios utilizados para considerar el tratamiento
como un éxito. A estos resultados, por tanto, se les pedirá que posean validez clínica y social.
Ello supone que la valoración debe enfocarse desde criterios que puedan utilizar los distintos
valoradotes sociales que resulten pertinentes. Con las expresiones “metas, objetivos finales o
resultados finales”, suele hacerse referencia a las metas o efectos finales que se espera
produzca el tratamiento. Los objetivos últimos de la terapia por el contrario, se expresan en
términos de los efectos que deben producir las conductas cambiadas durante el tratamiento.
Las metas últimas del tratamiento dependen fundamentalmente de los juicios de valor de los
que directa o indirectamente interviene en la terapia (Wilson y O’Leary, 1980 en Caballo,
1998).
- Análisis de las conductas problema: dentro de la psicoterapia, se plantean problemas de dos
tipos: a) Quejas y b) Demandas. Ambas se consideran dentro del motivo de consulta. Las
quejas se refieren a lo que va mal y se quiere eliminar a lo negativo, a lo que causa
problemas, a lo molesto. Las demandas, a s vez, hacen referencia a lo que se quiere adquirir, a
lo positivo, siendo desde este punto donde se evalúan las conductas problema para luego ser
intervenidas.

- El estudio de los objetivos terapéuticos: se retoman las conductas meta, o conductas


objetivo, las cuales constituyen las clases de conducta a las que se dirige o se centra la
intervención terapéutica.

- Elección del tratamiento adecuado: Según Nelson y Hayes (1984-1986) citados en Caballo,
(1998), las principales estrategias para elegir un tratamiento pueden agruparse en tres
categorías: el análisis funcional, la estrategia de la conducta clave y la estrategia diagnostica.

- Evaluación de los resultados del tratamiento: Existen diferentes razones para la realización
de una valoración sistemática de los resultados de las intervenciones psicológicas (Hayes y
Nelson (1986) en Caballo (1998), entre las mas frecuentes se encuentran:

a). Conocer la magnitud y dirección de los cambios dados con la terapia.


b). Corregir los fallos o deficiencias observadas durante la terapia.
c). Apreciar el grado en que fueron alcanzadas las metas y así considerar si el
tratamiento fue exitoso o no.
d). Verificar la calidad de los tratamientos.

A continuación se enuncian algunas de las técnicas más utilizadas en la terapia


conductual:

* Desensibilización sistemática: es una técnica desarrollada por Salter (1949) y Wolpe (1958)
la cual es utilizada para reducir la ansiedad, se basa en la inhibición reciproca, y el principio
aparentemente simple de que se puede estar relajado y ansioso al mismo tiempo.
* Terapia de exposición: es un refinamiento de un conjunto de procedimientos conocidos en
un inicio como inundación o implosión. Durante esta terapia los pacientes se exponen a los
estímulos o situaciones que antes temían y evitaban. La exposición puede ser en la vida real
(en vivo) o en la fantasía (en la imaginación).

* Ensayo conductual: en primer lugar se incluye el psicodrama el cual es una forma de


representación de papeles (Moreno (1947)). En segundo lugar Kelly (1955) trabajo la terapia
de rol fijo, en la cual los roles proporcionan una liberación de emociones, método el cual
puede llegar a alterar la estructura cognoscitiva del individuo. En tercer lugar Wolpe incluye
en entrenamiento en asertividad en donde las situaciones que alguna vez produjeron ansiedad
ya no lo hacen debido a que el comportamiento asertivo lo inhibe. (Caballo, 1998).

* Manejo de contingencias: dentro de estas se incluyen varias técnicas que comparten la meta
común de controlar el comportamiento manipulando sus consecuencias; entre ellas se
encuentran: el moldeamiento, el tiempo fuera, el contrato de contingencias, y la economía de
fichas.

III. Terapia humanista.

Como explica Bugental (1965), Bulher y Allen (1971) en Weiner (1992); la psicología
humanista se ocupa sobre todo en la naturaleza única e integral de cada persona. El
humanismo considera el proceso mediante el cual el individuo llega a percibirse a si mismo y
a disfrutar de sus experiencias “como miembro único de su especie”. La dificultad para
percibirse a si mismo, la incapacidad de disfrutar y encontrar satisfacción en las actividades
que realiza, así como el no poder relacionarse con los demás, son los problemas básicos, para
los cuales se recomienda esta terapia.

En el marco humanista, el tratamiento es en esencia un proceso de experiencia en el que


los clientes, gracias a una relación abierta con el terapeuta, van incrementando su conciencia
de si mismos y su capacidad para vincularse tanto con otra gente como con sus propias
necesidades, aptitudes y prospectos futuros. La solución de los problemas del paciente esta
solo en sus manos, y corresponde únicamente a ellos decidir su destino. Los terapeutas
humanistas pueden recurrir a diversas técnicas activas tendentes a favorecer la disposición a la
experiencia y la habilidad para compartir experiencias intimas con otros. Incluso llegan a
utilizar una técnica que consiste en revelar sus propios sentimientos y experiencias a fin de
lograr que sus clientes procedan de igual manera.

A continuación se enuncian algunas de las técnicas más utilizadas en la terapia humanista:


*El manejo de la resistencia: Según Perls en lugar de contemplar la resistencia solamente
como una barrera inanimada del crecimiento, que el cliente debe reconocer y quitar, es
valioso que el cliente explore la naturaleza especifica de la resistencia por medio del juego de
papeles.

*Frustrar al Cliente: Según Perls la mayor parte de los clientes vienen a la terapia esperando
sentirse mejor sin tener que cambiar realmente o dejar sus papeles y juegos inadaptados. Por
tanto, el terapeuta se dirige inmediatamente a frustrar los esfuerzos de los clientes para
relacionarse con el como lo haría normalmente con otras personas.

*Uso de signos no verbales: El comportamiento no verbal es una fuente importante en la


terapia Gestalt. Si el terapeuta va a frustrar al cliente en sus intentos durante el tratamiento,
debe estar muy atento a lo que el cliente dice y a lo que hace. El canal no verbal se contempla
como una carrera útil de mensajes obvios pero sutiles, que a menudo contradicen las palabras
del cliente.

*El uso de los sueños: En la terapia Gestalt, los sueños se consideran no solamente como el
cumplimiento de deseos sino como mensajes de la persona hacia si mismo. Después de contar
un sueño se le pide al paciente que lea el mensaje que le transmite al representar el papel de
algunos o de todas las características y personajes del sueño.

*Uso de mensajes directos e inmediatos: La terapia Gestalt propicia que haya una
comunicación directa como medio para que el cliente pueda sumir la responsabilidad en sus
sentimientos.

*Se prohíben las discusiones intelectuales: Así como el terapeuta trata de evitar hacer
preguntas abstractas sobre el “Por que” del comportamiento, el cliente en la terapia Gestalt no
debe utilizar análisis intelectuales elaborados para evitar una conciencia inmediata del aquí y
el ahora.
*La logoterapia: Según Víctor Frankl (1963-1967) esta terapia se basa principalmente en la
filosofía existencial y esta orientada a ayudar a los clientes para que 1. Asuman la
responsabilidad de sus sentimientos y acciones y 2. Encuentren un significado y un propósito
en su vida.
2. JUSTIFICACION

J. H Resnick (1991) en Trull & Phares, (2003) afirma que las áreas de habilidad centrales
para el campo de la psicología incluyen la evaluación y el diagnostico, la intervención o
tratamiento, la consulta, la investigación y la aplicación de principios éticos y profesionales.
De igual forma ha propuesto la siguiente definición y descripción de psicología clínica: el
campo de la psicología clínica comprende investigación, enseñanza y servicios importantes
para las aplicaciones de los principios, métodos y procedimientos para el entendimiento, la
predicción y el alivio de la desadaptacion, la discapacidad y la aflicción intelectual,
emocional, biológica, psicológica, social y conductual, aplicados a una gran variedad de
poblaciones de clientes. A los psicólogos se les distingue por su experiencia en las áreas de la
personalidad, la psicopatología y por la integración que hacen de ciencia, teoría y práctica.

Es así que la psicología como ciencia se ocupa del bienestar mental del ser humano,
intentando de esta manera contribuir al mejoramiento de la calidad de vida de la población. Es
por esto que los Consultorios de Psicología de la Universidad de Ibagué, con su programa de
pregrado buscan facilitar a la comunidad servicios de intervención psicológica óptimos
clasificando el problema en sus áreas de conflicto, al igual que hace claridad en los métodos
de evaluación y las posibles formas de intervención basadas en los modelos cognitivo,
conductual, humanista y psicodinamico.

De esta manera, los consultorios de psicología desde las distintas áreas, en especial la
psicología clínica y educativa pretenden trabajar en la transformación y el cambio de la
comunidad a través de diferentes acciones y servicios los cuales se desarrollan por medio de
programas y proyectos que intentan contribuir de manera significativa al desarrollo personal y
social de la población en general.
3. OBJETIVOS:

Objetivo General:

Brindar a la comunidad un proyecto centrado en intervención psicoterapéutica individual o


grupal de problemáticas que afectan el funcionamiento personal, emocional, intelectual y
social, que genere bienestar psicológico en la población.

Objetivos Específicos:

-Identificar las problemáticas que afectan a la comunidad beneficiada.

-Realizar un proceso de evaluación que permita el establecimiento de un diagnostico claro y


conciso de lo que afecta el funcionamiento del individuo.

-Establecer las posibles metas para iniciar un proceso de intervención, que disminuya el
malestar psicológico del individuo e incremente otras habilidades y/o conductas saludables.

-Supervisar el progreso del tratamiento y verificar el mantenimiento de las ganancias de la


intervención implementada con el individuo.
4. PRODUCTOS Y EFECTOS:

El presente proyecto pretende brindar a la comunidad un servicio centrado en intervención


psicoterapéutica individual o grupal de problemáticas que puedan afectar el funcionamiento
personal, emocional, intelectual y social. Con este tipo de proyecto orientado a la intervención
psicoterapéutica se pretende ahondar en los orígenes de los problemas del individuo o en los
propósitos que tienen como base una conducta indeseable. Este conocimiento será posible por
medio de la terapia la cual según Trull & Phares, (2003), consiste de manera fundamental, en
una relación entre el cliente y el terapeuta diseñada para generar una atmósfera de confianza
que ayudara a disolver las defensas del paciente; además el paciente aprende maneras nuevas
y más satisfactorias de pensar y comportarse.

Esta propuesta de intervención psicológica espera potenciar las habilidades y competencias


a nivel individual de la comunidad participante, lo cual lograra una autoestima positiva y
fortalecerá otros valores como el respeto, la honestidad, y la tolerancia, entre otros, lo que
permitirá una mejor convivencia dentro de la comunidad. A largo plazo se espera que esto
además contribuya con una disminución de la prevalencia de las alteraciones de la salud
mental en el Tolima las cuales están afectando de alguna manera el desarrollo de las
actividades diarias en las áreas familiar, social y comunitario.
5. METODO

5.1 Destinatarios:
Este proyecto de intervención psicoterapéutica se encuentra dirigido a estudiantes y padres de
familia de colegios y escuelas ubicados en la ciudad de Ibagué.

5.2 Procedimiento o fases para la ejecución:

FASE OBJETIVO ACTIVIDADES DURACION RECURSOS


Dar a conocer los 1. Visita a las Instituciones: 1 sesión -Proyecto
D servicios que *Explicar: ¿Qué son los Intervención
I ofrecen los consultorios de Psicología?, Psicoterapéutica
V consultorios de ¿Qué servicios ofrece?,
U psicología de la ¿Quienes integran el
L Universidad de personal?, ¿Cómo funcionan? -Recursos
G Ibagué. Humanos
A 2.Presentar el proyecto de
C intervención psicoterapéutica:
I *¿En que consiste?
O *¿A quien esta dirigido?
N *¿Cómo se desarrolla?
*¿Cuánto dura?
*Productos y efectos.

Identificar las 1. Recepción de remisiones -Formato de


problemáticas que realizadas por los docentes de recepción de
E afectan al las instituciones. caso.
V individuo y
A posteriormente 2. Entrevista inicial: 1 sesión -Formato de
L realizar el proceso *Recopilación de datos para historia clínica.
U de evaluación que historia clínica.
A permita el
C establecimiento de 3. Aplicación de Pruebas 1 sesión -Pruebas
I un diagnostico Psicológicas (si es necesario Psicotécnicas.
O claro y conciso de según el caso).
N lo que afecta su
funcionamiento. 4. Entrevista a familiares (si es 1 sesión -Recursos
necesario según el caso). Humanos.

5. Diagnostico: Construcción 1 sesión


amplia de los problemas del
cliente de acuerdo a los datos
recopilados como son los
psicológicos, ambientales,
médicos y familiares
disponibles.
FASE OBJETIVO ACTIVIDADES DURACION RECURSOS
Establecer un 1. Realización de un plan de 1 sesión -Recursos
I proceso de tratamiento de acuerdo a la Humanos
N intervención, que problemática tratada; el cual es
T disminuya el dado a conocer al paciente con
E malestar el fin de llegar a acuerdos y así El número de -Formato de
R psicológico del posteriormente acordar metas Sesiones trabajo en
V individuo e para el desarrollo del varia según sesiones.
E incremente otras tratamiento. el caso.
N habilidades y/o
C conductas 2. Inicio del tratamiento
I saludables. basado en técnicas cognitivas,
O conductuales, humanistas o
N psicodinamicas según el caso.

C T Apreciar el grado 1. Evaluar con el cliente el 1 sesión -Recursos


O R en que fueron progreso que ha tenido durante Humanos.
N A alcanzadas las el tratamiento, revisar la
C T metas y así calidad de sus esfuerzos y los -Formato de
L A considerar si el servicios del terapeuta. cierre de caso.
U M tratamiento fue
S I exitoso o no.
I E
O N
N T
O
D
E
L

Revisar el progreso 1. En estas sesiones se abordan 1 sesión cada -Recursos


S del cliente y el problemas nuevos o cuestiones 3 meses Humanos.
E mantenimiento de que han surgido al interior del después de
G los resultados del individuo y consolidar las culminado el
U tratamiento. ganancias que se han obtenido. tratamiento.
I
M
I
E
N
T
O
6. REFERENCIAS

-Caballo, E. (1998). Manual de Técnicas de Terapia y Modificación de Conducta. Siglo


Veintiuno de España Editores S.A.

- Trull, T. & Phares, E. (2003). Psicología Clínica: Conceptos, Métodos y Aspectos Prácticos
de la Profesión sexta Edición. México D.F. Thomson Editores S.A.

- Weiner, I. (1992). Métodos en Psicología Clínica. México D.F. Grupo Noriega Editores.
Dentro de las diferentes instituciones educativas dedicadas a la enseñanza y formación de
jóvenes, se han venido presentando diferentes tipos de problemáticas que afectan el optimo
desarrollo de los educandos a nivel no solo personal sino que repercuten en otras áreas como
son la social y familiar especialmente.

En el diagnóstico de salud mental del Tolima se encontró que los posibles trastornos en estas
edades, son de tipo emocional más que del comportamiento y del lenguaje y en muchos casos
son alteraciones mixtas.
- Intento de suicidio
- maltrato
- estrés postraumático.