P. 1
Valoración del riesgo de incapacidad laboral en el embarazo

Valoración del riesgo de incapacidad laboral en el embarazo

|Views: 3.618|Likes:
Publicado porEzequiel Fausto

More info:

Categories:Types, School Work
Published by: Ezequiel Fausto on Apr 08, 2011
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF or read online from Scribd
See more
See less

08/07/2013

Se define placenta previa como la inserción total o parcial de la placenta en el

segmento inferior del útero.

La incidencia ha aumentado en los últimos años y se estima actualmente en una por
200 gestaciones. La placenta previa supone un 20 % de las hemorragias del tercer trimestre
de la gestación y conlleva una elevada morbimortalidad materno-fetal.

Se clasifica en cuatro tipos que dependen de la localización y de si se ocluye o no el
orificio cervical. Se desconoce la etiología, pero se han invocado factores etiológicos
ovulares y maternos que parecen intervenir en su desarrollo.

El hecho más característico de la placenta previa es la hemorragia indolora de sangre
roja y brillante. Puede ser escasa o abundante y comienza de forma insidiosa, por sorpresa.

Un tercio de las pacientes presentan el primer episodio de metrorragia antes de la
semana 30, otro tercio entre la semana 30-35 y el resto más allá de la semana 36. El método
de elección para el diagnóstico es la ecografía.

En la actualidad se tiende a realizar un manejo conservador expectante de las
pacientes sintomáticas con una placenta previa antes de término y un buen estado
hemodinámico. Entre las recomendaciones de dicho manejo se considera importante el
reposo (hospitalario o ambulatorio), lo que implica en la mayor parte de los casos la
ausencia al trabajo.

El acretismo placentario consiste en la inserción anómala de las vellosidades coriales
directamente en el miometrio.

Si bien la etiología es desconocida, se relaciona con la placenta previa y con
antecedentes obstétricos de cesárea. La placenta previa acreta es, hoy en día, una de las
principales causas de hemorragia masiva e histerectomía obstétrica. Dado que el
tratamiento implica la asistencia de urgencia y, en la mayoría de ocasiones, el ingreso de la
mujer para la provocación del parto, la incapacidad laboral es la lógica en estos casos.

Tanto la placenta previa como la acreta son patologías que dependen del propio
embarazo o de la mujer, en consecuencia no tienen relación con el trabajo y no deben ser

32

incluidas como patologías de riesgo laboral. Su presencia, en todo caso, puede ser valorado
como causa de incapacidad temporal.

Para el manejo clínico de la placenta previa y el acretismo placentario se recomienda
ver el protocolo específico de la SEGO en www.prosego.com

Crecimiento Intrauterino Restringido (CIR)

Se considera crecimiento intrauterino restringido CIR), la limitación del potencial de
crecimiento intrínseco del feto. En la práctica se define CIR como la situación que provoca
un peso neonatal por debajo del percentil 10 para la edad gestacional. Dependiendo de la
fase en que se produce, el CIR se clasifica en Tipo I o simétrico o Tipo II o asimétrico.

Aunque los factores de riesgo epidemiológico son múltiples y no siempre bien
definidos, una adecuada anamnesis sigue siendo indispensable en el control antenatal para
poder seleccionar una población sobre la que llevar a cabo un seguimiento más estrecho del
crecimiento y bienestar fetal. Los factores de riesgo antenatal se pueden resumir en:

Bajo peso-altura materno.
Escaso incremento ponderal durante la gestación.
Historia previa de CIR.
Factores ambientales (tabaco, alcohol y otras drogas) e infecciones.
Enfermedades maternas (nefropatías y vasculopatías).
Complicaciones de la gestación (hipertensión).

.

La existencia de un CIR severo requiere un estudio ecográfico con valoración previa
adecuada de la edad gestacional real. Si el CIR severo se acompaña de preeclampsia obliga
a finalizar la gestación antes de la semana 32.

La existencia de CIR, per se, no implica problema de incapacidad laboral y no puede
ser alegado como secundario a un problema riesgo laboral.

Para el manejo clínico del CIR se recomienda ver el protocolo específico de la SEGO

en www.prosego.com.

You're Reading a Free Preview

Descarga
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->