CONTENIDO

VOLUMEN IV Tomo I

CAPÍTULO I

CAPÍTULO II

CAPÍTULO III

CAPÍTULO IV

CAPÍTULO V

CAPÍTULO VI

CAPÍTULO VII

Página (Preludio.)………………………………………………………………………… 1 Antecedentes……………………………………………………………………… 1 Síntesis de la guerra en el Pacifico……………………………………………….. 9 (Ofensiva japonesa)……………………………………………………………… 13 ¿Sorpresa? ………………………………………………………………………. 14 La guerra relámpago japonesa…………………………………………………… 21 Sorpresa americana……………………………………………………………… 25 Batalla a ciegas…………………………………………………………………... 26 (El fiel de la balanza).…………………………………………………………… 28 Midway………………………………………………………………………….. 28 Guadalcanal……………………………………………………………………… 34 Redes isleñas de exploradores y espías………………………………………….. 38 ―Iron Bottom Sound‖…………………………………………………………… 40 (Ofensiva americana).…………………………………………………………… 46 Planes……………………………………………………………………………. 46 Atolones…………………………………………………………………………. 50 Saipán.…………………………………………………………………………… 55 Los maestros de obras…………………………………………………………… 60 Ulithi: ―arma secreta de la Marina‖…………………………………………….. 62 Las Palau………………………………………………………………………… 64 Las Filipinas……………………………………………………………………... 65 Leyte……………………………………………………………………………... 70 (El camino hacia Tokio)………………………………………………………… 75 En aguas japonesas……………………………………………………………… 75 ¡Kamikazes!……………………………………………………………………… 80 Okinawa………………………………………………………………………… 83 Guerra submarina………………………………………………………………... 89 (Horroroso final)………………………………………………………………… 99 Japón al borde del derrumbamiento……………………………………………... 99 La bomba atómica……………………………………………………………… 105 (Epílogo)….…………………………………………………………………….. 114 Breve análisis de la II Guerra Mundial………………………………………… 114 Las cuatro dimensiones de la guerra naval……………………………………... 121

Tomo II

CAPÍTULO I

CAPÍTULO II

CAPÍTULO III

CAPÍTULO IV

(La Postguerra.)….……………………………………………………………... 123 El Mundo tras la Segunda Guerra Mundial…………………………………….. 123 La Guerra Fría………………………………………………………………….. 126 El Conflicto Árabe–Israelí……………………………………………………… 131 Corea……………………………………………………………………………. 134 Descolonización y Nacionalismos……………………………………………… 136 Pugna y Distensión……………………………………………………………... 143 La Revolución Cubana…………………………………………………………. 144 (El fin de la Guerra Fría).………………………………………………………. 153 Todavía en tensión……………………………………………………………… 153 Las Malvinas…………………………………………………………………… 156 La Perestroika y el desmembramiento de la URSS…………………………….. 168 Europa…………………………………………………………………………... 171 Extremo Oriente………………………………………………………………... 172 Hegemonía de Estados Unidos…………………………………………………. 176 El Problema Palestino………………………………………………………….. 181 (Planeta Océano)……………………………………………………………….. 184 Oceanografía…………………………………………………………………… 185 Derecho del Mar………………………………………………………………... 188 Tecnología Naval………………………………………………………………. 194 Marina Mercante……………………………………………………………….. 198 Marina Militar………………………………………………………………….. 202 Geopolítica Naval………………………………………………………………. 212 Iberoamérica Naval……………………………………………………………...215 (Conclusiones y Reflexiones).………………………………………………….. 217 Socio-Económicas……………………………………………………………… 217 Socio-Culturales………………………………………………………………... 221 La Búsqueda Hegemónica……………………………………………………… 228 Un Nuevo Orden Mundial…………….………………………………………... 234 Perspectivas del naciente siglo…………………………………………………. 241 Peligro real: Terrorismo…………………………………………………………245 Epílogo…………………………………………………………………………. 253

ÍNDICE DE ILUSTRACIONES……………………………………………………………………... 254 ÍNDICE DE MAPAS………………………………………………………………………………… 257 BIBLIOGRAFÍA……………………………………………………………………………………... 259
Apéndices

CRONOLOGÍA…………………………………………..…………………………………………... 264 REFERENCIAS GEOGRÁFICAS ACTUALES, AL AÑO 2000…………………………………... 271 GLOSARIO…………………………………………………………………………………………... 287 PERSONAJES.……………………………………………………………………………………….. 320

CAPÍTULO I (Preludio)
ANTECEDENTES ediante una participación sumamente modesta en la Primera Guerra Mundial, Japón lograría incrementar su prestigio internacional y afianzar su posición en Asia y el Pacífico. El hecho de que las potencias occidentales se encontraran enzarzadas en la gran contienda, brindó la oportunidad al Japón de hacerse con muchas de las posesiones alemanas en el Pacífico y China, a la que presionó asimismo, a fin de lograr nuevas concesiones. El 23 de agosto de 1914 Japón declara la guerra a Alemania, en noviembre del mismo año ya se había asegurado el control de las posesiones alemanas en China e islas del Pacífico, y presiona al gobierno chino a reconocer su control sobre Manchuria y Mongolia, entre otras regiones, dejando al descubierto sus ambiciones expansionistas. En 1918, Japón es invitado a participar como uno de los cinco grandes vencedores en la Convención de Paz de Versalles, donde se le reconoce el control sobre las posesiones alemanas, concediéndole, además, un sitio en el Consejo de la Liga de las Naciones. A la caída del Zar en Rusia y en plena revolución bolchevique, se reavivarán las ambiciones militares japonesas de hacerse con el control de la Siberia oriental. En julio de 1918, como parte de una fuerza expedicionaria Aliada destacada en Siberia, Japón envía una cantidad de tropas tres veces superior a la que movilizaron sus aliados y más tarde los japoneses se muestran reacios a las presiones occidentales para retirarse, permaneciendo en Siberia hasta 1922. Sumida China en guerra civil, entre republicanos y comunistas, tal situación facilitó el que Japón en 1932 se apoderara de Manchuria, creando un Estado satélite con el nombre de ―Manchukuo‖. La agresión sufrida por China y las noticias de las atrocidades japonesas en Nankin, sobre todo, volcaron a la opinión pública inglesa y estadounidense radicalmente en contra de Japón. Al ver que no ocurría lo mismo en Alemania, los

1

M

noveles diplomáticos japoneses, de neta formación militar, concibieron la idea de obstaculizar la acción británica y especialmente la estadounidense uniéndose en 1936 a Alemania e Italia en un pacto Antikomintern (Tercera Internacional, que agrupaba a todos los Partidos Comunistas). En 1937 lograron establecer un gobierno japonés en la ciudad de Pekín. En aquellos tiempos coincidieron las apetencias, tanto de Hitler en la búsqueda del ―Gran Reich Germánico‖, la de Mussolini y su nuevo ―Imperio Romano‖ mediterráneo, y el Japón, con su oferta de ―la esfera del bienestar de la Gran Asia‖.

En busca de un contrapeso efectivo que oponer a los militares, los conservadores de la Corte se vuelven hacia el joven príncipe Konoye, Primer Ministro. Al mismo tiempo estallará la violencia en el puente de Marco Polo, en Beijing (Pekín), entre unidades de una guarnición japonesa y militares chinos. Durante un tiempo parece mantenerse el acuerdo de no hacer extensivo el enfrentamiento.

2

No obstante, la inesperada firmeza de la respuesta militar china sumada a la política de mano dura de los comandantes japoneses conducirá a una guerra entre China y Japón que no acabaría hasta 1945. En 1938 Alemania reconocía a ―Manchukuo‖ y en 1940 el Canciller japonés negoció una Triple Alianza de diez años con alemanes e italianos, el llamado Eje, (Berlín-Roma-Tokio). El pacto contemplaba la ayuda recíproca en caso de que alguno de los firmantes entrara en guerra con un país aún no participante en ella, por ejemplo, EE.UU. Los japoneses creyeron de esta manera reducir la posibilidad de un conflicto con los americanos.

Japón se proponía resolver el conflicto con China, prepararse para la expansión hacia el Sur y todo ello en el marco de una ―Esfera superior de Coprosperidad asiático oriental no sujeta a los cambios de la situación mundial‖. En suma, el Imperio se prepararía para la acción en todos los frentes, guiándose a tal efecto por las distintas circunstancias. El Comando en Jefe del Ejército, sorprendido por los recientes reveses de 1939, infligidos por fuerzas rusas, en una serie de hechos bélicos no declarados, y sabedor de que las defensas soviéticas contra un ataque desde Manchuria seguían siendo efectivas, prefirió ocupar Indochina y así asegurarse el control estratégico del Sureste asiático.

3

En septiembre de 1940, aprovechando la derrota de Francia en Europa, el Jap6n obtuvo aeródromos en la Indochina septentrional y derecho de paso para sus tropas; al año siguiente firma un pacto de neutralidad con la URSS y en julio de ese mismo año, a consecuencia de la presión ejercida por los dirigentes del Eje sobre el Gobierno francés, Francia concede al Japón el derecho de mantener tropas y establecer bases navales y aéreas en la Indochina meridional. Esto dió por tierra con cualquier posibilidad de establecer negociaciones efectivas con Washington; el 25 de julio de 1941 el Presidente Roosevelt firmó una orden ejecutiva que inmovilizaba los fondos japoneses en los Estados Unidos; en agosto el Gobierno norteamericano embargó las exportaciones de combustibles v de materas primas con destino al Japón; fue imitado por Inglaterra y por las Indias Holandesas. Así, las medidas que las potencias occidentales tomaron progresivamente desde 1938 para restringir les entregas de material al Japón, fueron completadas y condujeron a la paralización total de los intercambios. La imposibilidad de obtener combustibles colocó al Japón en una situación extremadamente grave. Las reservas, que ya eran demasiado débiles, acumuladas con vistas a una guerra, bajarían desde entonces. En dos años se agotarían. A la larga, la industria japonesa iría a la ruina, e incluso se vería comprometida la posibilidad de continuar la guerra

en China. El 17 de agosto, tras acuerdo con Churchill en el curso de la Conferencia del Atlántico, el Presidente Roosevelt informó discretamente al Japón que todo nuevo acto de agresión acarrearía contramedidas, incluso aunque éstas condujesen a la guerra. El Primer Ministro Konoye prosigue los intentos de reanudar las conversaciones. Al borde del desabastecimiento energético y ante la eventualidad de ver amenazados sus primeros golpes en el Sureste, los militares no parecían interesados en un encuentro Konoye-Roosevelt que a la postre no hiciese sino retrasar sus plazos. Roosevelt no se rehusó, para dar tiempo a los británicos a reforzar Singapur, aún cuando Japón no ignoraba la ventaja que suponía para los Aliados el demorar la solución. El 06 de septiembre el Consejo Imperial japonés se reunió de nuevo, y determinaron que: 1) Acabarían sus preparativos hacia finales de octubre. 2) Paralelamente recurrirían a todas las medidas diplomáticas 3) Si a primeros de octubre sus reivindicaciones, no eran satisfechas, por vía de negociación, la guerra contra EE.UU, Gran Bretaña y Holanda, sería decidida inmediatamente. Los diplomáticos cederían la palabra a los militares el 30 de noviembre. Ya a principios de ese mes, el General Tojo fue nombrado Primer Ministro. Las condiciones meteorológicas aconsejaban actuar antes del 15 de diciembre, si no se arriesgaban a ser sorprendidos por los monzones en pleno combate en las junglas de Birmania. Los japoneses no estaban todavía decididos a la guerra, el propio Tojo pensaba que para obtener los combustibles de Insulindia (Indias Holandesas, hoy en día, República de Indonesia) o de los Estados Unidos había que hacer concesiones, pero no admitía el abandono puro y simple de las posiciones japonesas en China. El 20 de noviembre el Embajador extraordinario del Japón en Washington dirigió a la Secretaría de Estado (Ministerio de Asuntos Exteriores) de los Estados Unidos, una nota, pidiendo la posibilidad

4

para el Japón de obtener en Norteamérica todas las materias primas de que tenía necesidad, la supresión de la congelación de los créditos y la detención de toda ayuda moral y material a la China. A cambio, el Japón ofrecía la retirada de sus tropas del sur de Indochina. El 26 de noviembre, el Secretario de Estado americano les pedía la evacuación de Indochina y el abandono de toda política de dominio en China, y en compensación, les ofrecía tratados de comercio ventajosos y un pacto de no agresión. Los japoneses, cuyo ritmo de aumento de la natalidad era doble que la de los norteamericanos, disponían de una superficie de tierra habitable por habitante, quince veces menor. Su subsuelo carecía de los recursos y materias primas que necesitaba su industria y encima se veían sometidos a un cerco económico por parte de las potencias occidentales. Pensaban que para sobrevivir, su única salida era apoderarse de los recursos existentes en China, Corea y el Sureste asiático sin molestar al poderoso vecino soviético. La imposibilidad de obtener el precioso combustible en otra parte, así como las materias primas necesarias, colocó al orgulloso pueblo japonés entre la espada y la pared: o renunciaba a las conquistas asiáticas, doblegándose a las exigencias de las potencias coloniales, o moriría por extenuación.

La única salida honrosa para un Estado regido por un feudalismo que tenía sus raíces en la belicosa casta de los samuráis, era la guerra contra el coloso norteamericano, y sobre todo, para los militares japoneses, esas condiciones eran inaceptables; significaban el abandono de toda su política de los últimos años y el final de sus esperanzas de hegemonía en Extremo Oriente. Las ventajas económicas que les ofrecía el Presidente Roosevelt no les parecían una compensación suficiente. El 1 de diciembre, en un Consejo ampliado, los ministros, más principales personalidades de la política nipona, con el consentimiento tácito, aunque no convencido, del Emperador Hiro-Hito, toman la fatal decisión: la guerra, siendo aprobada por mayoría. Se acordó la iniciación de las hostilidades para el 8 de diciembre, fecha de Tokio, (7 de diciembre en Washington). En esta marcha hacia la aventura, los jefes militares fueron los más ardientes. Eran dinámicos, trabajaban a la opinión pública, y sus éxitos en Manchuria y en China les daban una gran autoridad. Durante la discusión, los diplomáticos y el Emperador trataron de poner freno. Este último estaba afectado; este hombre, confinado en su palacio, tenía un sentido más agudo de las posibilidades de su país que muchos hombres de Estado japoneses. Los jefes de la Marina no eran entusiastas„ apreciaban mejor que los militares del Ejército la formidable potencia de los Estados Unidos, sabían que la guerra afectaría ante todo a la Marina y temían una derrota. Sin embargo, la decisión final fue tomada de común acuerdo por todos. Sus aliados alemanes fueron completamente sorprendidos por la iniciativa japonesa. Pero no osarían quejarse del disimulo de los nipones, pues ellos también habían engañado frecuentemente a sus aliados; las relaciones germano-japonesas se establecieron bajo el signo de la desconfianza y hasta incluso de la mentira; cada Potencia trataba de servirse de la otra y no de servir a la coalición.

5

Situación de la “Alta Estrategia” En el momento en que los japoneses tomaban esta terrible decisión, la situación estratégica y política la consideraban de la manera siguiente: a) La ofensiva alemana en Rusia había hecho desaparecer provisionalmente la amenaza rusa en Manchuria. Si la URSS era lo bastante fuerte como para resistir, en cambio, no estaba en condiciones de atacar. b) Inglaterra estaba definitivamente a la defensiva; incluso aún en el caso de que lograse defenderse, todo su esfuerzo de guerra se dirigiría contra Alemania. c) Las fuerzas que los Estados Unidos y sus Aliados disponían de momento, no eran suficientes para impedir que los japoneses se apoderasen en pocos meses de las Filipinas, de Malasia y del conjunto de islas que formaban Insulindia. d) La conquista de Birmania permitiría aislar a la China y obligarla a negociar. e) Los Estados Unidos, al tener que apoyar a Inglaterra en Europa, no estaban en condiciones de tomar la ofensiva antes de dieciocho meses o dos años. Durante este tiempo, el Japón podría poner en estado de defensa los territorios conquistados, que, apoyados por la Flota japonesa, no podrían ser reconquistados fácilmente. f) Al disponer el Japón de los recursos de los países conquistados, podría aumentar sus industrias de guerra en una forma que le haría invulnerable. g) La democracia norteamericana no aceptaría nunca las pérdidas que exigiría la reconquista de los territorios perdidos contra un enemigo que se había hecho tan poderoso y estaba tan bravamente decidido a defender sus conquistas. Antes que eso, se resignaría a una paz de compromiso que dejase al Japón ventajas sustanciales. El objetivo del ataque inicial no era destruir a su enemigo, algo realmente ilusorio dados los ilimitados recursos materiales y humanos de los que éste disponía, sino asestarle un duro golpe que le dejara sin Flota y destruyera su voluntad de luchar, estableciendo un perímetro defensivo en el Pacífico

que impidiera a los norteamericanos llegar a Malasia, Filipinas y las Indias Orientales holandesas, donde el Japón encontraría los recursos necesarios para subsistir un tiempo ilimitado. Hay que recordar que en ese momento toda Europa, excepto el Reino Unido, era virtualmente vasalla de Alemania, que dominaba desde el Cabo Norte, en Noruega, hasta la frontera española con Francia. “Las pesas en la balanza” Como se puede percibir, todo este plan descansaba en un supuesto psicológico incierto: el de la poca tenacidad de los norteamericanos. Sin embargo, los Estados Unidos, que siempre habían comenzado todas sus guerras sin estar preparados, hasta ese momento las habían terminado con la victoria. La guerra de Secesión fue hecha por los dos bandos con una indómita voluntad, y en 1917 la decisión de los norteamericanos no fue menor. Los japoneses podían haber pensado que los norteamericanos se habían degenerado, pero la decadencia militar de un pueblo sólo se juzga en la práctica, y es muy temerario abandonar la suerte de una guerra al azar de una suposición incierta a priori. Además, el enorme potencial norteamericano era un hecho real, como también la posibilidad de aumentarlo rápidamente; la potencia industrial del Japón era una incógnita. En población, la superioridad de EE.UU era de 2 a 1; su superioridad industrial era de 5 ó 6 a 1 y tenían materias primas abundantes. Por otra parte, en el bando Aliado privaba la ligereza de la prensa anglosajona en su juicio de valor sobre la potencia militar japonesa, desconociendo que el Japón era una Potencia expansiva en el Sureste asiático, al que consideraba su espacio vital, dedicando el 49% de su presupuesto a gastos de defensa. Se había creado una matriz de opinión, plena de un complejo ―racista‖ de superioridad; se llegó a creer que ―el japonés, falta de vitamina ―C‖, carecía de agudeza visual‖, por tanto, mediocre piloto de

6

guerra y los marinos, por su parte, en inferioridad, después de la puesta del sol, reforzando la tesis del ―Intelligence Service‖ (Servicio de Inteligencia) de que los aviones y pilotos nipones sólo valían la mitad que los británicos. Con respecto a esa visión, los Aliados aprenderían en carne propia que los marinos japoneses buscaban la lucha nocturna, ya que en la oscuridad sus ojos veían con casi tanta nitidez como los radares de la época. Y su aviación que se componía de unos 4.000 aviones, era de un material de primer orden, y admirablemente entrenada. Sus Fuerzas Aéreas se conformaban en dos secciones, igual que la americana, una subordinada al Ejército, otra a la Marina. Siguiendo con la potencia japonesa, asomaremos los siguientes datos: 10 acorazados, 10 portaaviones, 36 cruceros (mitad: pesados, mitad: ligeros), 113 destructores y 63 submarinos. La proporción en la Royal Navy era de 2 barcos de línea para cada portaaviones. En la U.S.Navy era de 3 barcos de línea para cada portaaviones. Los torpedos japoneses de 609 mm, eran superiores al de 533 de los americanos. Su cono de combate: 500 kgs en lugar de 300. Propulsado por oxígeno, en lugar de aire comprimido. No dejaba tras de sí ninguna estela. Marina Mercante: más de 9 millones de toneladas. Podía satisfacer las necesidades de las operaciones y la economía de guerra, si hubiera sido utilizada más racionalmente; (muy tardíamente navegaron en convoy). Ejército: 51 divisiones (27 en China, desde hacía 10 años, 13 en Manchuria, frente al Ejército Rojo). Con 11 divisiones, antes de la época de los monzones, tomarían Insulindia, Malasia, Thailandia y Birmania. Tácticamente: Jefes medios, mediocres; el soldado, con poca iniciativa propia, era fanáticamente valiente, sufrido y disciplinado. Servicio médico: malo. Servicio de higiene: pésimo (no tiene que ver con la limpieza individual).

Conclusión psicológica; Aliados: complejo ―racista‖ de superioridad; Japón: complejo ―racista‖ fanático de superioridad. Conclusión realista: el gran problema era que si la guerra se alargaba, fallaría la reposición del material y se haría patente, en todos los órdenes la falta de materias primas. El juego de los horarios. El 1 de diciembre de 1941, los jefes japoneses se jugaron el porvenir de su país a los dados. El servicio de descodificación norteamericano, el ―Magic Service‖, conocía desde el verano de 1940 las claves secretas de los japoneses, lo que le permitía albergar una cierta confianza y la seguridad de que no habría sorpresas. Entre otros, ya habían conocido de mensajes a Cónsul japonés en Honolulú, pero también a Panamá y algunas ciudades portuarias de la costa occidental de E.E.U.U. Esto hizo que el presidente Roosevelt conociese las verdaderas intenciones de los japoneses cuando ocuparon Indochina, invasión a la que replicó con una serie de medidas preventivas; el 10 de julio de 1940 el Congreso votó un aumento de las fuerzas navales en el Pacífico, el 26 de ese mismo mes se prohibió la exportación de petróleo al Japón, el 17 de septiembre fue aprobado el reclutamiento forzoso y el 10 de octubre quedó suspendido el suministro de acero a Tokio. Existían cinco máquinas para descifrar el ―Código Púrpura‖. Se expedían boletines ―Magics‖, que registraban la trascripción de los despachos. En Junio-Agosto de 1945, las máquinas continuaban descifrando la correspondencia entre el Ministerio de Asuntos Exteriores nipón y sus embajadas. Día 04 de diciembre – El Almirantazgo inglés comunica que en el extremo meridional de Camboya navegan dos convoyes, con desplazamiento lento; se prevé acción japonesa inmediata. El día 06 (en la tarde): se descifran las últimas instrucciones del Ministerio del Exterior japonés a

7

su embajada en Washington. Iban seguidas por 13 puntos de una nota que sería completada a la mañana siguiente. El mismo día 06, (en la noche) a las 21:30, un oficial entregó a Roosevelt los 13 primeros puntos de la nota interceptada. El día 07, a las 08 horas am, el punto 14 se hallaba ya traducido. Después de ese 14, fue interceptada una instrucción dirigida al embajador japonés. Para evitar posibles indiscreciones y tiempos muertos, el embajador japonés en Washington debería comunicar formalmente al Secretario de Estado americano los 14 puntos: declaración de guerra a las 07:30 horas (las 13:00 en la costa Este de los EE.UU.). (Previamente a la entrega del texto del embajador japonés, el eficiente servicio de descodificación norteamericano habría captado un mensaje del que se desprendía que el comienzo de las hostilidades era inmediato; esto ocurría a las 06.00 horas de Hawai). Para el Japón, el margen de tiempo previsto para la entrega del texto oficial, y la hora establecida para el ataque era bastante breve. Así se impediría tomar las medidas pertinentes, para que no pudieran ser acusados de haber violado el artículo 1 del Pacto de la Haya firmado el 18 de octubre de 1907; desgraciadamente el largo texto cifrado de más de 5.000 palabras necesitó más tiempo del previsto para ser puesto en claro, no pudiendo ser entregado en el Departamento de Estado hasta las 14:20 horas en Washington, es decir, casi 35 a 40 minutos después de iniciado el ataque a Pearl Harbour, ataque que fue calificado por la opinión pública como un acto traicionero. El General Marshall, a las 11:25 de ese domingo, regresó de su cabalgada matinal y recibió la última noticia; por su cuenta y riesgo decidió advertir a los Jefes del Ejército y que éstos informaran a la Marina; (las comunicaciones por radio del Dpto. de Guerra con Hawai, se hallaban cortadas desde las 10:20). Dado que utilizar el teléfono era una medida indiscreta y visto que las circunstancias

meteorológicas impedían el enlace radio, optó por enviar el mensaje por cable. Se envió por teletipo a San Francisco y de allí a Honolulú por el centro emisor de la RCA. (pudieron haber recurrido al centro emisor del FBI o de la Marina, que eran más potentes). La medida resultó nefasta, pues el telegrama llegó a Honolulú y fue introducido en un sobre sin la indicación de ―urgente‖, depositándose en un casillero. En Honolulú se recibió a las 07:33, (minutos antes del ataque). El teletipo de la oficina de correos a ―Fort Shafter‖, donde se encontraba el Cuartel General, estaba estropeado. En consecuencia, cuando el repartidor motorizado se encontraba en camino para entregarlo a su destinatario, vió como las bombas caían sobre la base naval. El plan de Operaciones. Desde 1909 la Flota japonesa había contemplado a la estadounidense como su único potencial enemigo, algo lógico después de la destrucción de la Marina rusa zarista en Tsushima a manos del almirante Togo, y la debilidad naval soviética desde 1917. Hawai era la principal amenaza dada la posición estratégica que ocupaba en el Pacífico Central, albergando a la casi totalidad de la Escuadra norteamericana de ese Océano. La estrategia japonesa para enfrentarse a una amenaza del Este había cambiado poco desde la Primera Guerra Mundial; el plan central requería localizar a la Flota de Estados Unidos mientras cruzaba el Pacífico y luego aplastarla en una batalla decisiva a cientos de kilómetros al este de Japón. En 1941, Yamamoto, Comandante de la Flota Combinada - que agrupaba a la gran mayoría de las más importantes unidades de combate y la flor y nata de la aviación naval -, contaba 57 años y era el primer almirante japonés que conocía el valor exacto de la Aviación embarcada y la supremacía del portaaviones sobre los acorazados en la táctica moderna, por lo que su obsesión principal era la de hundir los portaaviones basados en Pearl Harbor

8

como primera medida para iniciar la contienda en posición ventajosa. Yamamoto estaba en contra de ir a la guerra con Estados Unidos, pero si era inevitable, deseaba sorprender a la Flota norteamericana anclada en Pearl Harbour y, antes de que pudiera convertirse en una amenaza, destruirla de un solo golpe; opinó que era necesario un esfuerzo en los seis primeros meses, y asegurar una serie de victorias, pero, sí las

hostilidades se prolongaban dos ó tres años, no tenía ninguna confianza en la victoria final. La operación hawaiana había sido diseñada para impedir que la flota de los Estados Unidos interfiriera en la invasión de las Indias Orientales Holandesas y Malasia. En este aspecto fue un éxito, y en el proceso demostró que la guerra de los portaaviones había llegado.

9

SINTESIS DE LA GUERRA EN EL PACÍFICO. Primera Fase. os japoneses emprendieron una guerra de objetivos limitados. No se trataba de poner completamente fuera de combate a su adversario principal, los Estados Unidas, sino de instalarse en un perímetro defensivo fácil de mantener, después de haber conquistado los países productores de materias primas y cansar al adversario. El Cuartel General fijó el perímetro a alcanzar; en la línea siguiente: frontera Indobirmana, islas Adamán, Malasia, Sumatra, Java, Nueva Guinea Norte y Este, Nueva Bretaña, islas Gilbert y Wake. Las islas y territorios en el interior de este perímetro debían ser ocupadas.

L

10

La guerra tuvo en el Pacífico tres fases bien definidas. En la primera, Japón, de victoria en victoria, se expandió por todo un área que consideraba indispensable para su prosperidad, con algunas correcciones exigidas por los militares para que la zona de donde procederían las materias primas que su Imperio necesitaba, coincidiera con los puntos de apoyo imprescindibles para su defensa. La zona económica abarcaba la fachada continental asiática, desde Corea hasta Birmania. En el Pacífico: las Filipinas, las grandes islas de Java, Sumatra, Borneo (Indias Holandesas), Nueva Guinea y los archipiélagos de las Salomón, Gilbert, Marshall, Marianas, Carolinas... Los primeros éxitos japoneses fueron tácticamente brillantes pero estratégicamente desastrosos. Los militares, y la Marina en particular, conscientes de su debilidad a largo plazo, hubiesen preferido no entrar en guerra con EE.UU; sin embargo, la escasez de material y combustible les empujó a actuar mientras aun existían posibilidades de rápidas victorias. La idea era presionar a fin de poder negociar en mejores términos o bien acentuar las posibilidades de éxito. De hecho, sucedería todo lo contrario: los recursos del Sureste asiático no resultaron especialmente abundantes, ni se administraron de manera adecuada: por otra parte, la humillación generada por las derrotas iníciales convenció a los Aliados de no aceptar nada que no fuera la rendición incondicional. La línea de seguridad se extendía por el Pacífico más al oeste y aún trató Tokio de ampliarla con las islas Midway, Samoa. Tonga, Fidji, Nueva Caledonia y Nuevas Hébridas. Si el proyecto inicial lo realizó casi por completo y en apenas cinco meses, el segundo se les atragantó en Midway. Segunda Fase. La segunda fase de la guerra se sitúa entre el desembarco norteamericano en Guadalcanal el 7 de agosto de 1942, hasta la segunda mitad de 1944, con los de las Filipinas y las Marianas. Esta larga fase de la guerra se caracterizó por la progresiva

superioridad material norteamericana y una visión estratégica supeditada a la política y la cautela, distante de una concepción militar original: Washington dividió sus fuerzas para llevar las operaciones en dos direcciones diferentes, tratando de contentar al Ejército y a la Marina, dirigidos, respectivamente en el teatro de operaciones, por el general Douglas MacArthur (Pacífico suroeste) y el almirante Chester W. Nimitz (Pacífico central). Optó, además, por la táctica de la apisonadora, atacar a casi todas las guarniciones japonesas, incluso las más insignificantes. Hito inicial de esta fase de la guerra fue la batalla de Guadalcanal, donde se manifestaron claramente los síntomas de la impotencia japonesa para operar a tan larga distancia de sus bases: el declive de su Marina y, sobre todo, de sus portaaviones. Mientras que Estados Unidos lanzaba sobre el Pacífico sus inmensos recursos, Japón sufría la impotencia de su industria militar para compensar sus pérdidas y los avances científicos y tecnológicos de los norteamericanos. Tokio resolvió apretar los dientes y fortificarse en las islas ocupadas, formando un inmenso cinturón defensivo en torno a la metrópoli, en la esperanza de frenar a los norteamericanos y forzarles a un resultado de tablas ante la indudable sangría humana que tendrían que padecer para dominar centenares de reductos. El espíritu de resistencia japonés se basaba en su código militar que consideraba gloriosa la muerte por el Emperador y la Patria, y despreciaba al soldado que se rendía, juzgando un deshonor el cautiverio. Eso les haría, por un lado, inasequibles a la desmoralización y, por otro, terriblemente crueles con sus prisioneros. A mantener ese espíritu de resistencia contribuía el servicio de propaganda del Gobierno de Hideki Tojo, que brindaba a sus conciudadanos listas de victorias y de destrucciones navales enemigas, extraordinariamente hinchadas y alejadas de la realidad. Nadie podía rebatir esos datos, ni comentar las pérdidas propias; de ello se ocupaba la omnipresente ―Kempitei Tai‖ (contraespionaje o

11

policía política) que llegó a contar con 75.000 miembros y nada tenía que envidiar a la ―Gestapo‖ alemana. Ese sistema defensivo requería un monumental esfuerzo para sostener centenares de guarniciones aisladas en tan inmenso escenario y que, conforme fue imposible realizarlo por falta de medios, se condenó a aquellas tropas al aislamiento, a la inoperancia por escasez de armas y municiones y a la desesperación por falta de alimentos y atención médica. La progresiva carencia de medios aeronavales fijó a aquellas guarniciones a los perímetros de sus islotes, convirtiéndolas en absolutamente inútiles. Sin embargo, eso sólo ocurrió al final de la guerra. La doctrina militar norteamericana entró en el juego planteado por Japón y fue incapaz de hallar una vía rápida para derrotarlo. Su estrategia de atacar isla tras isla hizo entrar en combate a numerosas guarniciones que, de otra manera, como ya asomamos, hubieran quedado aisladas a miles de kilómetros de la metrópoli y marginadas de la guerra. Caso emblemático de operaciones prescindibles fue la toma de la isla de Attu (Aleutianas) ante la costa norteamericana. Hubiera bastado destruir sus instalaciones aeronavales para olvidarse de ella; sin embargo, la atacaron hasta la capitulación de los últimos 28 soldados, sin municiones. La guarnición entera -2.600 hombres- combatió hasta la última bala y, luego, en cargas nocturnas a la bayoneta. Aquella victoria costó a los norteamericanos 1.800 bajas, entre ellas, 600 muertos. El resultado fue una guerra muy lenta y costosa porque los japoneses -aunque limitados técnica y materialmente- resistían en sus destinos hasta la muerte. Relevantes por su significado y su dureza fueron los desembarcos en Guadalcanal y Nueva Guinea, donde se combatió durante muchos meses en una guerra espantosa en la jungla. O los desembarcos en el archipiélago de las Salomón, donde se libraron las batallas de Rendova, Colombangara, Bella Labella y Bougainville. Terrible fue la resistencia japonesa en el archipiélago de las islas Gilbert,

donde se libró la batalla de Tarawa, tan dura y con tan elevadas pérdidas, que el Mando norteamericano volvió a estudiar la táctica seguida y la cambió a partir de comienzos de 1944. En efecto, hallaron una forma más racional de conducir la guerra: MacArthur completaba las operaciones de Nueva Guinea, disponiéndose a renunciar a parte de la isla, controlada por guarniciones japonesas aisladas, y planificaba el asalto a las Filipinas, despreciando las bases japonesas de Timor, Java, Sumatra y Borneo (sobre las que volvería más adelante) y apuntando directamente al corazón, al Japón. Igualmente, el almirante Nimitz comenzó a esquivar aquellas islas que constituyeran una amenaza menor para su retaguardia, tratando de neutralizar sus bases con bombardeos aéreos y poderosos incursionas navales, y fijándose como objetivo sólo aquellas islas con valor estratégico que le condujeran hacia Tokio. Así, dejó atrás algunas islas de los archipiélagos de las Marshall, y Carolinas, realizando algunos desembarcos con no muchas bajas, gracias a la protección de los mismos con bombardeos aeronavales aniquiladores, y dotando a la infantería de grandes medios blindados anfibios, inimaginables hasta la fecha. En 1944, los grandes objetivos serían las Filipinas, empresa en la que colaboraron ambas líneas del ataque norteamericano y las islas del archipiélago de las Marianas, mejor dotadas para establecer bases aéreas: Saipán, Tinián y Guam. Distaban unos 2.500 kilómetros de Japón, por lo que la metrópoli quedaba en el radio de acción de las nuevas fortalezas volantes B-29 que ese año se enseñorearon de los cielos del Pacífico. Los desembarcos en las Marianas costaron a los norteamericanos dos meses de lucha, 5.000 muertos y 20.000 heridos, y los japoneses con su habitual derroche de valor opusieron la muralla de sus vidas al avance de los norteamericanos, que enterraron a más de 50.000 enemigos. Un derroche de sangre, pero aquellas islas serían la clave del final de la guerra.

12

Tercera Fase. Tuvo como objetivo Japón. Mientras los norteamericanos se acercaban al territorio metropolitano afrontando las resistencias suicidas de Iwo Jima y Okinawa, las ―fortalezas volantes‖ trataban de reducir a escombros la industria japonesa, pero su eficacia era inferior a lo que el mando estimaba imprescindible. La causa primera y principal de la derrota japonesa fue la inferioridad cualitativa y cuantitativa de las industrias de armamento. La potencia industrial del Japón era apenas la décima parte de la de los Estados Unidos y la investigación científica estaba mucho más atrasada. Si al principio el adelanto tomado en la preparación de la guerra y la excelencia del Servicio de Información permitieron a los japoneses tener fuerzas superiores en cantidad a las de sus enemigos, y de calidad por lo menos equivalente, a medida que fue pasando el tiempo el balance se invirtió y la lucha se hizo imposible. Por encima de cualquier análisis resulta elocuente comparar las cifras de la producción de la industria aeronaval de ambas potencias: en 1943. Estados Unidos construyó 85.898 aviones. 2 acorazados, 15 portaaviones, 11 cruceros, 128 destructores y 200 submarinos; Japón: 16.639 aviones, 1 portaaviones. 2 cruceros, 11 destructores y 58 submarinos. Esa abismal diferencia –duplicada en 1944- se reflejó con brutal claridad en el escenario bélico, donde casi todos los encuentros se resolvieron a favor de Estados Unidos. A principios de 1945, las fuerzas japonesas eran todavía considerables. Pero el aprovisionamiento del país en víveres y en materias primas estaba interrumpido; la Marina mercante estaba reducida a la impotencia; la capacidad de los transporte ferroviarios se había reducido a la mitad; la producción de acero que había alcanzado en 1943 un máximo anual de 7.000.000 de toneladas había bajado la cifra de 300.000 toneladas en cada uno de los dos primeros trimestres de 1945; la fabricas de armamento funcionaban lentamente; por ejemplo, la

producción de motores de aviación era en 1945 la cuarta parte de lo que había sido en 1944. Las necesidades civiles fueron sacrificadas; la población estaba mal alimentada y vestida; la tuberculosis y el beri-beri se extendían; la tercera parte de sus habitantes habían perdido sus casas, huía de las ciudades y llevaba el desaliento al campo. Pero medidas policíacas severas aseguraban la disciplina; la lealtad hacia el Emperador se mantenía y, lo mismo que los combatientes, los civiles estaban dispuestos todavía a todos los sacrificios. Por muy importantes que sean Ias enseñanzas técnicas, las lecciones principales de la guerra del Pacífico son de orden psicológico. Una nación como el Japón, que no producía más de 6.000.000 de toneladas de acero, sólo debía lanzarse a la política mundial con la mayor reserva. Hasta que llegue el día en que pequeños países, e incluso grupos de individuos, posean una potencia tal de destrucción que, favorecidos por la sorpresa, puedan arrasar a las naciones más grandes, un pueblo cuya potencia industrial es débil, debe adoptar una política prudente. El Japón subestimó también la tenacidad de los anglosajones. Es siempre imprudente fundamentar el éxito de un plan de operaciones en un simple dato psicológico, y siempre es preferible atribuir al adversario cualidades morales elevadas. El error era tanto más incomprensible cuanto que la estimación japonesa era contraria a las enseñanzas de la Historia. La Norteamérica de Roosevelt no era la Rusia de Nicolás II; los tiempos habían cambiado y la guerra sería un duelo a muerte. La estrategia de resistencia indefinida en una posición fuerte despreciaba también el predominio de la ofensiva. Ya para entonces, se demostraría que no hay posición inexpugnable si el asaltante tiene una potencia muy superior a la del defensor; resumiendo, los japoneses cometieron dos grandes errores: subestimación de la potencia del adversario y de su voluntad de combatir.

13

CAPÍTULO II (Ofensiva japonesa)

14

¿SORPRESA? Pearl Harbour. n agosto de 1941 se celebraron unas importantes maniobras de la Flota en las que el tema táctico era el ataque aéreo a Pearl Harbour y las conclusiones no fueron muy optimistas, pues quedó claro que para alcanzar el éxito en la misión impuesta habrían de soportar los japoneses duras pérdidas. El ejercicio fue seguido, en septiembre, por un duro entrenamiento de los portaaviones y sus dotaciones del Arma Aérea. En playas desiertas fueron reproducidos los escenarios de Pearl Harbour. Su bahía no supera los 14 metros de profundidad, y ocurría que un torpedo lanzado desde un avión debía sumergirse unos 20 m. antes de emerger para alcanzar el blanco y deberían ensayar los pilotos ataques a baja cota sobre todos sus objetivos, contando con ese problema adicional de que los fondos en la dársena de la bahía eran inferiores a 12 m., por lo que debía exigirse una especial atención en el picado de los aviones y una modificación en los torpedos que les impidieran sumergirse más de 10 m. al caer, y antes de alcanzar la profundidad regulada; para ello se habían fijado en la cola de los torpedos, estabilizadores de madera, logrando modificar la marcha y la trayectoria. Estaba también previsto el empleo de numerosos aviones en picado. Las probabilidades de éxito de un bombardeo de altura sobre los barcos parecían pequeñas, pero como los objetivos estaban inmóviles y agrupados, y los aviadores japoneses estaban muy bien adiestrados, también se decidió este género de ataque. Por último, el plan preveía la destrucción en el suelo de los aviones enemigos, con el principal objeto de evitar sus reacciones; pero el objetivo preferente era la destrucción de los acorazados y portaaviones. Las unidades asignadas a la ―Operación Hawai‖ estaban divididas en dos grupos; la Fuerza de Portaaviones y la Fuerza de Submarinos, ambas

E

bajo el mando operativo del vicealmirante Chuichi Nagumo, un marino de la vieja escuela, carente de imaginación. Los 31 buques (6 portaaviones, 2 acorazados, 2 cruceros pesados, 1 ligero, 9 destructores, 3 submarinos y 8 petroleros) del primer grupo, después de su alistamiento en la base naval de Kure fueron saliendo a la mar escalonadamente entre el 10 y el 18 de noviembre. El 22 del mismo mes se reunieron en una bahía casi desconocida, al sur de una desolada y apartada isla, perteneciente a las Kuriles, actualmente ocupadas por Rusia. El tiempo, generalmente brumoso en verano, es en el invierno, gris, cubierto, y los días son cortos; las islas Kuriles estaban poco pobladas, habitadas por algunos pescadores; las condiciones de discreción necesarias al éxito de la operación eran, pues, excelentes. Solamente el Jefe del Estado Mayor Naval, la Sección de Operaciones Navales del Cuartel General, los Comandantes de Flota y ciertos miembros del Estado Mayor de la Flota Combinada y de la Escuadra de Choque, estaban al corriente de la operación proyectada. Poco antes de elevar anclas las dotaciones fueron informadas de su delicada e importante misión. A las 06:00 horas del siguiente día y en medio de una espesa niebla, los buques de Nagumo se hicieron a la mar, mientras que las 27 unidades de la fuerza de Submarinos se dirigían desde Yokosuka hacia Hawai para establecerse en patrulla y destruir los buques norteamericanos que pudiesen amenazar a la Flota nipona antes del ataque. Durante el mismo, el almirante Yamamoto permanecería hacia el Oeste, al mando de una fuerte Escuadra compuesta por dos divisiones de acorazados y otra de portaaviones, presto a intervenir en defensa de Nagumo si el ataque fallaba y era perseguido por los norteamericanos. Una tercera escuadra denominada ―Flota del Sur‖, compuesta por 2 acorazados, 3 portaaviones, 7 cruceros, 3 flotillas de destructores y otras 3 de submarinos, estaba dispuesta para atacar las Filipinas, Malasia e Insulindia al finalizar la acción sobre Hawai.

15

Por último la ―IV Flota‖ formada por 1 portaaviones y 5 cruceros, la VI flotilla de destructores y la VII de submarinos, navegaban hacia las islas de Guam y Wake para atacar a las guarniciones estadounidenses allí estacionadas. El objeto de la maniobra estaba claro: una vez destruida la Flota del Pacífico en Pearl Harbour, había que aprovechar la superioridad en la mar para hacer desaparecer todo vestigio enemigo a Poniente de las Hawai, ocupar las islas conquistadas, fortificarlas y crear un anillo defensivo formado por las islas menores que protegiesen las Filipinas, Nueva Guinea, las Indias Orientales Holandesas (Insulindia) y el propio Japón. El Estado Mayor de la Marina Imperial conocía perfectamente los movimientos de la Flota norteamericana, -aunque tal conocimiento no lo utilizó debidamente Nagumo- los efectivos existentes en Pearl Harbour, las defensas antiaéreas, obstrucciones antitorpedo, etc. Por el contrario, el jefe del Estado Mayor de la US Navy (Marina de guerra de los Estados Unidos) no sólo ignoraba los movimientos de las distintas Flotas japonesas, sino que también desconocía el vigoroso plan de nuevas construcciones navales que convirtió a la Marina del ―Sol Naciente‖ en la más poderosa del Pacífico en tan sólo cinco años. La fecha del ataque fue fijada por una serie de factores; los japoneses sabían que la Flota salía a la mar los lunes para adiestrarse y entraba en puerto los fines de semana para descanso de las dotaciones. Parecía lógico, por consiguiente, atacar un domingo por la mañana cuando los oficiales estuviesen en tierra y gran parte de las dotaciones aún disfrutaban de permiso. En cuanto a las condiciones meteorológicas, pasado mediados de diciembre, el monzón llegaría a su máxima intensidad, dificultando las operaciones aeronavales y de suministro de petróleo en la mar de la Flota Combinada. Se escogió pues como fecha, el domingo 7 de diciembre, día que coincidía además con la luna nueva, favorable para la aproximación nocturna de los portaaviones a sus objetivos, sin ser avistados por un posible observador aéreo.

La hora del ataque se fijó a las 08:00 de la mañana, hora del relevo de la guardia, y que, por consiguiente, serviría para coger desprevenidas y ocupadas en la ceremonia de izado de bandera a una gran parte de las dotaciones.

El Comandante japonés había estudiado las tres derrotas posibles: la derrota del Sur, que permitía la reunión de las fuerzas en las islas Marshall antes del ataque; la derrota Central, que era la más directa, y la derrota del Norte. Esta última presentaba el riesgo del mal tiempo, que podría entorpecer el abastecimiento en la mar. En cambio, era poco frecuentada y la visibilidad era escasa en ella; estas condiciones hicieron que fuese la adoptada. El 2 de diciembre la Escuadra se abasteció y devolvió los barcos abastecedores al Japón. El día 5, el Almirante Nagumo recibió el siguiente mensaje cifrado. ―Trepe al monte Niitaka‖. La frase le indicaba que había sido abandonada toda esperanza de llegar a un resultado favorable en las negociaciones que se celebraban en Washington. Allí, en la capital estadounidense no se creía en un ataque, al empezar la guerra, a las islas Hawai. Sin embargo los Servicios de escucha de Inteligencia, que habían accedido al código naval japonés, descifraron un telegrama de Tokio al Embajador japonés en EE.UU, ordenándole que comunicase al Secretario de Estado americano que el estado de guerra comenzaría a las 13:00 horas de Washington, es decir a las 07:30 en Pearl Harbour.

16

Este informe, comunicado con retraso, llegó al Comandante en Jefe de las tropas de Hawai y al Almirante Jefe de la Flota del Pacífico, cuando se iniciaba el ataque. También, en Pearl Harbour se produjeron errores graves. No había reconocimientos aéreos, se limitaba el servicio de radar entre las 4 y las 7 de la mañana, no se vigilaba a los 158.000 residentes japoneses y el almirante prohibía las ―consignas de urgencia‖, y por no alarmar a la población civil, también prohibió la elevación de globos cautivos… y no había redes anti-torpedos alrededor de los buques. Al amanecer de ese día, 7 de diciembre, fue avistado y atacado con cargas de profundidad un

submarino japonés, pero se consideró este hecho como un acontecimiento aislado. A las 07:00 de la mañana, un radar instalado en las colinas de la isla detectó a los aviones japoneses a 132 millas al norte. Por una inconcebible torpeza, un Teniente dejó de trasmitir esa información por juzgarla inverosímil. Por otra parte, para evitar sabotajes y permitir una más fácil vigilancia, los aviones fueron agrupados en las pistas de los aeródromos, tocando ala con ala. Aquel domingo, siguiendo una rutina de tiempo de paz, a bordo de los barcos de la Flota se hacía una vigilancia reducida, y los acorazados estaban amarrados por parejas, en una línea continúa, muy vulnerable.

17

Ese día, a las 06:00 horas, la agrupación naval al mando de Nagumo se encontraba al norte de la isla de Oahu y a 230 millas, iniciándose el lanzamiento de la primera oleada de aviones: 183, (43 cazas, 51 bombarderos en picado, 40 torpederos y 49 bombarderos de gran altura). A las 07:40, los aviadores japoneses de la primera oleada escucharon: ―Tora, Tora, Tora‖ (―Tigre, Tigre, Tigre‖) e iniciaron su ataque sobre los campos de aviación y los barcos de guerra. En tierra nadie esperaba esta súbita aparición de aviones que casi oscureció el sol. El primer ataque fue realizado contra la fila de acorazados fondeados en las proximidades de la isla ―Ford‖, en el centro de la había de Pearl Harbour: 5 torpedos impactaron en el acorazado Oklahoma a proa y popa, hundiéndolo rápidamente. El siguiente en ser acertado fue el California al que dos torpedos y una bomba de 250 kg., que le entró por una escotilla abierta le hicieron dar la vuelta al alcanzar un pañol de municiones. Pero el drama no se detuvo ahí. El Arizona, fondeado a proa del Nevada, sería alcanzado por debajo de la línea de flotación por un torpedo y, simultáneamente, una bomba le arrancó una de las torres de la artillería principal, la número 2, provocando una tremenda explosión interna que condujo a su hundimiento inmediato y la pérdida de los 1.103 hombres que se encontraban a bordo, incluido el Contralmirante Jefe de la División de Acorazados.

El siguiente en desaparecer fue el acorazado West Virginia, al que tres torpedos le causaron 105 muertos y su hundimiento inmediato. Los Tennessee, Pennsylvania y Maryland, más afortunados, aunque sufriendo graves daños consiguieron mantenerse a flote.

18

El Nevada fue el único acorazado al que su dotación pudo levantar presión en las calderas y ponerlo en movimiento, pero cuando estaba a punto de salir de la dársena le golpearon un torpedo y tres bombas, causándole 50 muertos y casi provocan

su hundimiento, por lo que el oficial más antiguo a bordo, un capitán de corbeta, decidió vararlo en la playa más próxima para evitar su pérdida y el consiguiente bloqueo del canal de entrada a la base.

19

La situación en la bahía era dantesca a las 08:40 horas, cuando el primer grupo de aviones emprendía la retirada. Al humo de los incendios de los acorazados hundidos o gravemente averiados, se unía el de los depósitos de municiones e instalaciones destruidas de los aeropuertos cercanos, donde todos los aviones que se encontraban estacionados, tocándose prácticamente ala con ala para facilitar su vigilancia y evitar un sabotaje por parte de algunos de los cientos de miles japoneses censados en las islas, fueron rápidamente destruidos en tierra. Sin embargo, 4,5 millones de toneladas de combustible, quedaron intactos, lo que le permitiría a la Flota navegar en los próximos meses. El segundo grupo de incursores compuesto por 171 aviones tomó el testigo del relevo, completando la destrucción de los objetivos prefijados, durante 53 minutos. Hacia las 09:45, el último avión japonés de la segunda oleada, se retiró y desapareció entre las nubes. Todos los acorazados, ocho, quedaron fuera de combate, aunque posteriormente serían reflotados los acorazados West Virginia, California, Nevada, hundidos el Oklahoma y Arizona, quedando gravemente dañados los Tennessee, Maryland y Pennsylvania; 3 cruceros muy averiados y de otras 4 unidades menores, 2 hundidas y 2 averiadas. Incompresiblemente, las bombas no alcanzaron a la base de submarinos situada en el extremo sudoeste de las dársena, ni a los astilleros e instalaciones navales que iban a hacer posible la total reparación de la mayoría de las unidades afectadas en los próximos meses, ni los depósitos de combustible antes mencionados. En el campo aéreo las pérdidas fueron también cuantiosas; 188 aviones destruidos y 159 averiados. Hubo que lamentar 2.403 muertos y 1.178 heridos, en su mayoría pertenecientes a las dotaciones de los buques afectados. Por su parte, los japoneses únicamente perdieron 29 aviones (9 cazas,15 bombarderos y 5 torpederos), un submarino de bolsillo descubierto al alba y echado a pique por el destructor Ward y

cuatro más de iguales características que deberían haber entrado en la dársena para completar el hundimiento de los acorazados que siguiesen a flote. En total 64 muertos declarados por los japoneses, de los que 55 eran aviadores. La Escuadra japonesa se retiró victoriosa, pero su Almirante, Nagumo, temeroso de que apareciesen los dos portaaviones, Lexington y Enterprise, ausentes de Pearl Harbour y pudiesen atacar a su Escuadra, no quiso arriesgarse. Grave equivocación, los portaaviones americanos quedaron intactos, más 20 cruceros y 65 destructores. (El Enterprise estaba volviendo a puerto, desde la isla de Wake, donde había dejado unos aviones). La cadena de inteligencia japonesa, muy repartida por el archipiélago de Hawai y la costa Este de los Estados Unidos, fue otro elemento decisivo a la hora de conocer todo lo relacionado con el enemigo y obrar en consecuencia. Sin embargo, hay que criticar la elección del vicealmirante Nagumo para mandar el ataque. Hombre de poca decisión e incapaz de tomar iniciativas no contempladas previamente, desaprovechó la oportunidad de realizar un posterior ataque en el que todas las instalaciones de tierra deberían haber sido pulverizadas, sobre todo los talleres y diques secos, impidiendo así la reparación de los buques dañados; además, terminar la destrucción de la Base Naval, incluido, por supuesto, los grandes depósitos de combustible (librados milagrosamente), los almacenes de municiones y los diques de submarinos, más cuarteles, etc. Todos ellos sobrevivieron, y acelerarían la recuperación de la Marina de Estados Unidos, aunque en los primeros tiempos obligaron a replegarse a su Costa Occidental como línea primordial de defensa, por lo menos, por un período de varios meses. Pero el ataque contra Pearl Harbour, pese a todo el daño que causó, estuvo mal concebido. Concedió muy poco tiempo de respiro a los japoneses. Enfureció a los norteamericanos y los unió en su

20

petición de venganza. La base de submarinos fue inexplicablemente respetada, por lo que a las pocas horas del ataque, las primeras unidades del ―Silent Service‖ se hicieron a la mar, sedientos de venganza. Así, los submarinos basados en Pearl Harbor aniquilarían durante la guerra a la flota mercante japonesa, amén de numerosas unidades de superficie, provocando el estrangulamiento de la industria nipona. Por el contrario, los submarinos japoneses que participaron en la acción fracasaron estrepitosamente, ya que no produjeron ningún tipo de daños al enemigo, fallando también en su intento de avistar a los portaaviones norteamericanos, y siendo detectados al amanecer del día 7, por lo que pusieron en peligro toda la operación. Los americanos, dentro de la desgracia, tuvieron la suerte de que los portaaviones, futura espina dorsal de toda campaña del Pacífico, estuviesen ausentes de puerto, forzando a la Marina de Estados Unidos, privada de sus acorazados, a confiar en la misma arma que Japón había utilizado para destruirlos: los portaaviones. El hundimiento de los acorazados que sumió en la desesperación a

los viejos almirantes, supuso casi una suerte, pues las batallas del Pacífico se realizarían casi siempre fuera del alcance del cañón, siendo su protagonista la Aviación embarcada. El ataque había tenido lugar antes de la declaración de guerra, aun no siendo deliberado, pero se había previsto un horario muy justo en el programa. Una desgraciada circunstancia ocurrió: a causa del retraso en su descifrado, la nota de la Declaración de Guerra fue entregada cuando ya se luchaba en Pearl Harbour, desde 20 minutos antes. También, hoy en día se sabe que, conociendo el código naval japonés, se debieron tomar desde bastante antes medidas preventivas, pero hubo intereses en ciertos círculos del Poder, para no hacerlo y que el ataque motivara a la sociedad de EE.UU a abandonar su aislacionismo. Con el silenció se logró el objetivo. El Japón empezaría a sentirse triunfante, pero el gigante industrial despertó y quien realmente sabía lo que eso significaba, era un marino japonés quien había residido años antes en EE.UU como Agregado Naval de su Embajada. Ese marino era Yamamoto, Jefe de la ―Gran Flota Combinada‖ del Japón.

21

LA GUERRA RELÁMPAGO JAPONESA La “Royal Navy” siente el zarpazo. l avance japonés se efectuaba con una rapidez tal, que excedía a todas las previsiones. No era posible enviar directamente refuerzos aéreos a las Filipinas. El Alto Mando norteamericano se dió cuenta en seguida de que las barreras malásicas no detendrían a los japoneses y de que las comunicaciones con Australia podían también verse comprometidas. La estrategia norteamericana limitó entonces momentáneamente sus ambiciones a la salvaguardia de estas comunicaciones y renunció a enviar a Insulindia (Indias Orientales Holandesas) refuerzos de tropas; sólo envió algunos aviones. Días antes del ataque a Pearl Harbour, a primeras horas del 4 de diciembre de 1941, el 25° Ejército japonés, transportado en 19 barcos, se alejaba del puerto con la marea de la mañana. Para ese momento Indochina estaba en manos de los japoneses, ocupada meses antes, con el consentimiento de la derrotada Francia. La estrategia iniciada por ese Ejército se encaminaba a la ocupación de Thailandia, junto con una invasión de la península de Malaya, para tomar la fortaleza británica de Singapur. Mientras tanto, grandes ejércitos aéreos y navales lanzarían un gran asalto contra las Indias Orientales Holandesas, muy ricas en petróleo; luego los japoneses podrían continuar con sus incursiones militares por el Sudeste de Asia expulsando a los británicos de Birmania, estratégicamente situada. El convoy bajaría por el Mar de China Meridional y se reuniría con una escolta de acorazados en el extremo meridional de Indochina, entraría en el golfo de Siam, antes de llegar a las playas donde se había planificado el inicio de la invasión. Los estrategas militares habían calculado que el viaje duraría cuatro días. A la puesta del sol del 8 de diciembre, (horario de Tokio), una flotilla de buques de guerra británicos salieron de la gran base naval de Singapur

E

y se dirigieron hacia el Norte en una misión totalmente improvisada, para buscar y hundir a la flota de invasión japonesa y frenar en sus inicios el asalto sobre Malaya. Cuatro de los seis barcos eran destructores, acompañando al crucero de batalla Repulse, un veterano, construido en 1915, de 32.000 toneladas, y al totalmente nuevo, orgullo de la Marina británica, el acorazado de 35.000 toneladas Prince of Wales, ambos acabados de llegar a Singapur, enviados por Londres para con su presencia hacer demostración del poderío de la ―Royal Navy‖. La flotilla ya estaba navegando cuando llegaron a Singapur noticias de que el enemigo no sólo había puesto pie y tomado la localidad de ―Khota Baru‖ y su campo de aviación, sino que también había ocupado los demás campos aéreos al norte de Malaya. Cuando llevaba unas cinco horas navegando, el Almirante al mando recibió un mensaje: ―la protección de los cazas el miércoles 10 no será posible‖. A última hora de la tarde se divisaron tres aviones en la distancia, demasiado lejos para intentar derribarlos. Se llegó a la conclusión de que la misión estaba en peligro y cuando empezó a caer la noche el grupo se puso de regreso a Singapur, pero el Mando japonés ya se había enterado de su presencia, no por los aviones, sino por un submarino que había localizado a los barcos el día anterior. En ruta hacia el sur, se recibió otro mensaje informando de que el enemigo estaba desembarcando en el puerto de ―Kuantan‖. El grupo de ataque puso rumbo a ―Kuantan‖, pues el Almirante consideró que todavía se podía cumplir con parte del objetivo; sin embargo, cuando a la mañana siguiente -10 de diciembre- un destructor, destacado en exploración, llegó al puerto, constató que, producto de una confusión, la información era falsa. La flotilla se había fatídicamente retrasado en su viaje de vuelta a la base. A las 10:20 se avistó una aeronave; los puestos de combate se activaron y no tuvieron que esperar mucho. A las 11 de la mañana aparecieron nueve bombarderos de la Marina

22

japonesa y la artillería antiaérea de los buques comenzó a disparar, lanzando una cortina de fuego muy densa, mientras se iniciaba una navegación evasiva, pero los aviones siguieron avanzando, manteniendo la formación y se centraron en el Repulse. Una bomba le alcanzó en la crujía y otras dos impactaron a ambos costados, produciendo varios incendios. Llegaron a continuación nueve aviones torpederos en vuelo rasante. Zigzagueando, el Repulse evitó que le alcanzaran de nuevo, pero a 400 metros de distancia el Prince of Wales fue alcanzado simultáneamente por dos torpedos. Los ejes de las hélices de babor se atascaron y el mecanismo del timón falló. Cuando el Prince of Wales empezó a escorarse, el Repulse se acercó para ver si podía ayudar, pero

mientras los barcos estaban juntos aparecieron otros nueve aviones torpederos. Tres torpedos alcanzaron al Prince of Wales y cinco al Repulse, destrozando uno de ellos el timón del crucero de batalla y haciendo que también ese buque quedara descontrolado. A las 12:33, el Repulse, escorado unos 70 grados, dio la vuelta y se hundió en la mar. Nuevas oleadas de bombarderos enemigos se cernieron sobre el Prince of Wales mientras humeaba y flotaba en una mancha de aceite cada vez mayor. A la 1:15 estalló la última bomba; el gran barco se estremeció como golpeado por un gigantesco martillo. En el puesto de mando el Almirante y el capitán de la nave se quedaron, y allí se mantuvieron cuando cinco minutos después el orgulloso navío dio la vuelta y se hundió.

23

“Guerra relámpago”. En cinco meses el Japón había aniquilado, en las Filipinas, en Malasia y en Indonesia, a los ejércitos europeos que se le habían opuesto. Había puesto fuera de combate por largo tiempo a la Escuadra americana del Pacífico, hundido a los ingleses sus grandes buques de ―línea‖, el Prince of Wales y el Repulse, a tres cruceros, al portaaviones Hermes y a un gran número de barcos ligeros. Las fuerzas aéreas, navales y terrestres que se le habían opuesto en Extremo Oriente, ya no existían. Churchill decía en la Cámara de los Comunes el 23 de abril de 1942 que entre San Francisco y El Cabo no existía ninguna fuerza Aliada que estuviese en condiciones de poder vencer a la flota japonesa. Los japoneses habían hecho más de 300.000 prisioneros y tomado una cantidad considerable de material. Se apoderaron de 200.000 toneladas de barcos mercantes. El decaimiento de la moral de los Aliados hubiese sido todavía mayor si hubieran conocido la pequeñez de las pérdidas japonesas, que hoy día se conocen con precisión. El primero de mayo de 1942 el Japón tenía menos de 15.000 muertos, incluyendo, a los fallecidos en la campaña de Birmania, que había sido la más mortífera; había perdido unos cincuenta barcos mercantes o de transporte, la mayoría de pequeño tonelaje, y cuya desaparición estaba ampliamente compensada por la captura de barcos enemigos.

Las pérdidas en barcos de guerra eran insignificantes. En el ardor de la acción, aviadores y marinos Aliados había creído obtener resultados importantes. En realidad, los japoneses había perdido cinco destructores ocho submarinos, más los cinco submarinos de bolsillo desaparecidos en Pearl Harbour y algunos barcos habían sido averiados, pero eran reparables. Los japoneses habían pagado sus victorias a un precio increíblemente pequeño. ¿Cuáles fueron las causas de las victorias fulminantes de los japoneses?. Un plan osado y minuciosamente estudiado, un buen servicio de información y una ejecución rápida. Además, por parte del Alto Mando Naval, una correcta apreciación de la potencia de los portaaviones. Daba también una gran importancia a los aviones torpederos, a los bombarderos en picado y un interés mucho menor a los bombarderos de altura para ataque en el mar, siendo esta concepción, como los acontecimientos demostraron, muy correcta. El Japón dominaba a la sazón territorios que, incluyendo la parte conquistada de China, eran dieciséis veces más extensos que Francia y estaban poblados por 450 millones de habitantes. La Insulindia, Malasia y las Filipinas podían darle en abundancia todas las materias primas necesarias para la guerra, y en aquellos momentos el Japón era el único país beligerante que no era tributario del extranjero.

24

Al cortar la ruta de Birmania había aislado a China, cuya situación se hacía crítica. Pero como bien se sabe, el humano peca de insatisfacción y así, las conquistas reclamarían más conquistas. La amplitud de los éxitos obtenidos y su facilidad, condujo a los hombres más audaces del Japón a estudiar un aumento del perímetro adquirido, mientras que el plan inicial comprendía la puesta a punto inmediata de las defensas de aquel perímetro y la adopción de una actitud puramente defensiva. Se argumentó (principalmente, el Jefe de la Flota Combinada, Almirante Yamamoto), que la defensa del Japón ganaría en fortaleza si se extendía en profundidad. En el Norte, las Aleutianas, eran una amenaza que apuntaba contra Japón; en el Sur, el puerto de Rabaul, (en la isla de Nueva Bretaña, en el Archipiélago Bismarck), que debía ser punto de apoyo de las Fuerzas Navales japonesas, no podía estar asegurado, si no se poseían las islas Salomón, que eran la avanzada de aquella base. En la gran isla de Nueva Guinea, que ya dominaban en sus dos terceras partes, era preciso terminar su conquista, con lo que desde su costa al sudoeste, se podría vigilar Australia y cortar las vías de comunicaciones marítimas que la aprovisionaban. Adelantar por el Este, con la toma de Midway, punto intermedio en el inmenso océano con las costas americanas, y desde donde se podría controlar al Archipiélago hawaiano, con la posibilidad de lograr una batalla contra el resto de la Escuadra del Pacífico americana, obligada a prestar su atención a ese escenario. Por el contrario, los adversarios de una nueva ofensiva estimaban que las líneas de comunicación japonesas eran ya demasiado extensas. La parte sur de Nueva Guinea está a cerca de 3.000 millas, unos 5.600 kilómetros aproximadamente de Tokio. Cuando se examinan las comunicaciones del Imperio japonés, tal como era en 1942, no hay que perder de vista que muchas de las materias primas tenían que ser extraídas de Insulindia, transportadas al Japón para ser manufacturadas y

después enviadas al frente como productos fabricados. Igualmente, la destrucción de casi todas las refinerías de petróleo cercanas a las zonas de extracción hacía necesario el envío del producto en bruto al Japón antes de ser refinado, para después hacer un nuevo recorrido con buques petroleros que hacían el abastecimiento de los Ejércitos y de las Flotas. Los diferentes puntos de vista condujeron a que en abril las discusiones fueron muy violentas. Pero lo que decidió a los japoneses fue el sentimiento de superioridad que les proporcionó el éxito de sus primeras acciones. Implícitamente lo confesarían así en sus declaraciones de después de la guerra. Si todo había sido tan fácil, ¿por qué no continuar?, y algunos oficiales japoneses dijeron: si hubiésemos tomado Midway, probablemente habríamos atacado a Pearl Harbour.

25

SORPRESA AMERICANA esde el siglo XIII, cuando en dos ocasiones los tifones destrozaron dos Armadas invasoras mongolas, los japoneses habían creído que un ―Kamikaze‖, o ―Viento Divino‖ hacía de su nación isleña un lugar invulnerable. En 1942 esa creencia se reforzó con la confianza moderna en las patrullas aéreas y navales. Pero el 18 de abril de ese año, 19 días antes del encuentro naval en el Mar del Coral, ambas creencias se quebrantaron cuando 16 bombarderos del Ejército de Estados Unidos, encabezados por el avión del teniente coronel James H. Doolittle, surgieron del mar para bombardear Tokio y otras cuatro grandes ciudades japonesas, y luego desaparecieron por el oeste tan deprisa como habían llegado. La planificación de esta arriesgada misión empezó poco después de la debacle estadounidense en Pearl Harbour, con el doble objetivo de minar la confianza japonesa y aumentar la moral estadounidense. Pero Japón quedaba fuera del alcance de cualquier base terrestre de bombarderos estadounidenses, y un ataque con los aviones que tenían su base en portaaeronaves, con su limitada autonomía de 480 kilómetros, sería suicida: las fuerzas aéreas y marítimas japonesas harían desaparecer de las aguas a los portaaeronaves estadounidenses antes de que pudieran acercarse lo bastante para lanzar sus aeronaves. La solución fue única: lanzar bombarderos B-25, que operaban con base en tierra, desde un portaaeronaves que navegase por detrás del radio normal de actuación de las patrullas japonesas. La idea y el comando de la acción fue de Doolite, que tenía en su palmarés el haber sido el primero en volar del Pacífico al Atlántico en una sola jornada, entre otras de sus proezas; él sugirió los B-25 y eligió los voluntarios, dando a la empresa el rango de secreto máximo, instalándose en un aeropuerto perdido en una zona desértica de California, durante 15 días. En medio de una fuerte seguridad, un piloto de la Marina enseñó las técnicas de despegue en corto, no

D

superando los 70 m. de carrera, a un puñado de pilotos del ejército que nunca lo habían intentado con un bombardero pesado. Se enteraron de su destino después de estar a bordo del portaaeronaves Hornet, cuyas cubiertas estaban llenas de B-25 fuertemente sujetados. Después de 18 días en la mar, cargados con bombas y depósitos extra de combustible, los B-25 se hicieron al aire desde la cubierta de despegue del Hornet, a unos 1.100 kilómetros de Tokio, sin posibilidad de viaje de retorno a la nave, pues se corría el riesgo de que ésta pudiera ser hundida por los japoneses, sumado a la casi imposibilidad del aterrizaje en cubierta; por tanto, se planificó el aterrizaje de los aviones en la China no ocupada por Japón. Se despegó con mal tiempo. Barcos centinelas japoneses habían localizado al portaaeronaves, pero mientras los japoneses esperaban que entrara en la zona habitual de despegue, los bombarderos ya se dirigían a lanzar sus cargas sobre territorio japonés. Luego, ilesos por las desorganizadas defensas aéreas y terrestres, los B-25 volaron hacia China y un bombardero aterrizó en Vladivostock (en la Siberia rusa), siendo internados sus tripulantes hasta el fin de la guerra. La incursión de Doolitle, aunque de resultados poco importantes, aportó, al poner de manifiesto la vulnerabilidad del Japón, argumentos a los partidarios de la ofensiva.

26

BATALLA A CIEGAS l nuevo plan japonés consistía en: a) el avance en las Salomón y la toma de Port Moresby en la gran isla de Nueva Guinea; en caso de éxito, la toma, más al Sur, de Nueva Caledonia, Samoa y las islas Fidji, b) la toma de Midway y c) una ocupación, posiblemente temporal de las Aleutianas. Se reunió en Rabaul y Bougainville a los transportes de tropa y a una Escuadra de protección directa, compuesta por el portaaviones ligero Shoho, cruceros pesados y destructores. Desde la gran base naval de Truk descendió una fuerte Escuadra de protección lejana, compuesta por los portaaviones de batalla Shokaku y Zuikaku, cruceros pesados, destructores y barcos auxiliares. El 3 de mayo de 1942, ocuparon Tulagi, en las Salomón y se dirigieron después hacia Port Moresby. Bajo las órdenes del Almirante Fletcher, una Escuadra norteamericana y australiana, compuesta por los portaaviones Yorktown, Lexington, 7 cruceros pesados y unidades ligeras, penetró para oponerse al avance japonés en el llamado ―Mar del Coral‖, la zona oceánica, entre Nueva Guinea, Australia y las Salomón. En la reserva estaba la 16 Fuerza de Intervención, formada alrededor de los portaaeronaves Enterprise y Hornet. Por el conocimiento del código de la Marina japonesa se sabía sobre la empresa de desembarco de los japoneses; se sabía también la composición de esa escuadra (portaaeronaves Zuikaku y Shokaku) y el portaaeronaves ligero

E

Shoho; los americanos desconocían la posición y destino de los transportes de tropas, protegidas por el Shoho hacía Port Moresby, mientras el grueso de la escuadra rodeaba las Salomón por el Sudeste. El Admirante Fletcher adivinó que el enemigo iría hacia Port Moresby, procuró situarse al sur de Guadalcanal con el fin de enviar aviones de reconocimiento. Las dos Escuadras se buscaron, sabían cada una de la otra, pues sus aviones se encontraron en el cielo de Tulagi, sobre las Salomón. El 4 de mayo, los aviones del Yorktown bombardearon Tulagi y hundieron un destructor y otras unidades menores. Durante el día siguiente, los bombarderos americanos trataron inútilmente de encontrar a la Flota japonesa; por fin, el día 6 fue localizada al este de las islas Luisianas; por su parte, los aviones japoneses con base en tierra, habían intentado, también sin éxito, localizar a la Flota americana. Hacia las 9 horas del día 7 de mayo, los aviones de reconocimiento de los portaaviones americanos avistaron a una parte de los transportes japoneses, acompañados por el portaaviones ligero Shoho y lo hundieron. Durante ese tiempo, los aviones japoneses, salidos de los dos grandes portaaviones de batalla, atacaron, dejándolos en llamas, al petrolero Neosho y al destructor Sims, americanos. Al amanecer del día siguiente, las dos fuerzas se localizaron mutuamente a través de los aviones exploradores y lanzaron simultáneamente sus aviones al ataque. El portaaviones japonés Shokaku quedó gravemente averiado.

27

Los cazas ―Zeros‖ japoneses abrieron paso a los bombarderos y torpederos, y el Lexington fue alcanzado por torpedos simultáneos, produciéndose una explosión por gases acumulados. El Yorktown sufrió graves averías; por parte japonesa tuvieron averías los dos portaaviones (ambos tardaron en su reparación, sin poder estar presentes en la siguiente batalla). Los dos adversarios se atribuyeron la victoria. Tácticamente, se puede considerar a la japonesa como victoriosa, pues sus pérdidas fueron bastante menores en cantidad e importancia. Pero sus fuerzas estaban al límite de reserva de combustible

y renunciaron al atacar a Port Moresby. Estratégicamente, los americanos, habían detenido la ofensiva japonesa. Esta batalla fue el primer encuentro entre portaaviones, siendo también el primer gran encuentro naval, en el cuál los barcos de superficie no habían disparado sus cañones (excepto, la artillería antiaérea); las escuadras nunca se avistaron y se atacaron únicamente por medio de sus aviones. Dos días después capitulaban las últimas tropas americanas que combatían en las Filipinas, entregando la ―fortaleza de Corregidor‖ y cayendo prisioneros 76.000 soldados.

CAPÍTULO III (El fiel de la balanza)

28

MIDWAY Preliminares a la batalla. l hundimiento del Lexington y las graves averías del Yorktown, le llegaron a Nimitz, Comandante de la Flota del Pacífico, en el peor momento, pues se sabía por el Servicio de escucha de la Inteligencia Naval americana, que los japoneses preparaban una nueva estrategia. Durante toda la guerra los americanos conocieron los movimientos japoneses, ya que la clave del código naval japonés, había caído en sus manos en forma fortuita. Mantuvieron perfectamente el secreto, no revelándolo, ni siquiera, con movimientos muy marcados, estratégicamente hablando, de tal forma que los japoneses nunca sospecharon. El Jefe del Destacamento de la Oficina de Inteligencia de Combate de la Marina, en Hawai, pudo informar a Nimitz, Almirante Jefe de la Flota del Pacífico, que los japoneses estaban preparando una operación muy importante y que él estaba convencido, iba dirigida contra Midway. Aunque la información aportada era un tanto ambigua, Nimitz, que había aprendido a valorar el buen juicio del marino, demostrado en ocasiones anteriores, inició sus planes sobre la base de que Midway era el objetivo japonés. El Jefe de Inteligencia le confirmaría este objetivo, después de un ardid que utilizó para saberlo. En sus comunicaciones entre bases, los japoneses utilizaban letras codificadas para designar lo que claramente eran puntos geográficos, pero había que determinar cuál era el código correspondiente a determinado lugar. Se dedujo que Al, por ejemplo, era una referencia a las Aleutianas, pero AF no estaba confirmado, aunque Rochefort, estaba seguro de que era Midway. Con permiso de Nimitz, hizo enviar un mensaje en inglés corriente, desde Midway, notificando que habría escasez de agua en la isla (ésta, un atolón, carecía de suministros naturales de agua, se dependía de una planta filtradora, que se informó, había sido volada). El 12 de mayo el

E

equipo de Inteligencia se vió recompensado por una emisión japonesa: ―AF tiene escasez de agua‖. El equipo también comunicaría el descifrado de un largo mensaje, en donde los japoneses habían propuesto hasta el 3 de junio sus movimientos, y el contenido de los principales detalles del orden de batalla de la futura operación. Midway... Nimitz voló a inspeccionarlo, dando la razón a Yamamoto por la elección del blanco (Yamamoto, consideraba un error suyo el no haberlo conquistado, inmediatamente después de Pearl Harbour), tal lugar era una base de avanzada, portaaviones que no se podía desplazar, pero tampoco hundir (dos islotes llanos en el interior de una barrera de coral). A comienzos de la guerra, se envió guarnición, se construyó una base aérea de 3 pistas y un reducto en el subsuelo con depósitos de carburante y municiones, hospital, central eléctrica ... y maravillosa planta depuradora del agua del mar. Junto a las 3 pistas, hangares bajo camuflaje, protegidos del sol, con algunos hidroaviones y anticuados aparatos de caza y bombardeo. Nimitz comunicó al Almirante Spruance que debía zarpar el 28 de mayo, con los portaaviones Enterprise y Hornet, consciente con lo que se iba a enfrentar, y la dirección general de la aproximación de los portaaviones japoneses a Midway; como comunicó también al Almirante Fletcher que tenía que hacerse a la mar con el portaaviones Yorktown para unirse a Spruance. Las estimaciones que se habían hecho para alistar al Yorktown, gravemente averiado en la batalla del ―Mar del Coral‖, eran de unos tres meses. En una extraordinaria demostración, el portaaviones fue llevado en Pearl Harbour, al dique seco, donde 2.000 trabajadores descendieron al buque en masa y comenzaron a prepararlo para navegar, trabajando 24 horas al día. ¡A los 3 días habían concluido!. El 29 de mayo, un día después de partir Spruance, Fletcher se hizo a la mar con el Yorktown. Aunque el Mando americano conocía los movimientos japoneses, la debilidad de las fuerzas de superficie de que disponía limitaba su acción.

29

Decidió entonces evitar un encuentro de superficie y librar batalla en Midway; en lo posible, con aviones basados en tierra y con los de los portaaviones. Midway fue reforzado con tropas y por bombarderos en picado más modernos y 20 ―fortalezas volantes‖ B-17, (no aparecidas todavía en Europa); además, los tres portaaviones de que disponían, apoyados por siete cruceros pesados y barcos ligeros, tomaron posiciones al nordeste de las islas. El plan japonés, como todas las suyos, era muy complejo (se sabía por el código descifrado). 1) Ataque a las Aleutianas 2) Ataque a Midway, esperando dividir las fuerzas americanas y a la vez, al apoyarse en Midway (base avanzado de Hawai), enfrentarse a la Flota del Pacífico de EE.UU; estaba seguro Yamamoto que no se lanzaría la Flota del Pacífico antes de que se produjera el ataque al atolón, eso daría tiempo a los portaaviones japoneses a hacerles frente, mientras la fuerza de desembarco ocupaba la base. Los japoneses se dirigieron hacia allí con fuerzas considerables, divididas en tres grupos: A) Una fuerza de choque al mando del Almirante Nagumo, con cuatro portaaviones pesados, Akagi, Kaga, Hiryu y Soryu; dos acorazados, cruceros, destructores y barcos ligeros; tenía por misión bombardear Midway y destruir las fuerzas navales enemigas que se encontrasen por aquellos parajes. B) Una fuerza de ocupación: 16 transportes con tropas, escoltados por dos acorazados, cruceros y destructores. C) Un cuerpo de apoyo, mandado por el propio Almirante en Jefe Yamamoto, con siete acorazados, un portaaviones ligero, cruceros etc. Entre los acorazados se encontraba el Yamato, el más poderoso y el de mayor tonelaje de la época. Los submarinos japoneses, precediendo a estas fuerzas, se habían dispuesto en patrullas al este de Midway. D) A la vez, otra escuadra japonesa, compuesta por dos portaaviones ligeros, cruceros pesados y destructores, se dirigió hacia el Norte del Pacífico, para invadir las Aleutianas, el archipiélago que parece desprenderse de Alaska.

El Estado Mayor japonés había hecho lo posible por mantener en secreto su plan y distraer al enemigo, intentando atraer la atención de los Aliados sobre diferentes puntos del inmenso frente, con maniobras de diversión. El 30 de mayo, un submarino japonés emergió y bombardeó la base de Diego Suárez, a corta distancia de Madagascar. El 01 de junio, varios pequeños sumergibles explotaron algunas cargas de TNT en el puerto de Sydney (Australia), causando gran alarma y agravando las críticas relaciones entre el gobierno australiano y los angloamericanos: la noche anterior (3 de junio) los japoneses habían llegado ante las Aleutianas, sin desembarcar todavía, por mal tiempo. Pero los barcos japoneses no tenían radar; durante la batalla, los aviones norteamericanos no podrían ser localizados más que a la vista. El 4 de junio los aviones americanos, desde Midway, descubrieron a la Escuadra de transportes de tropas. Fue atacada sin éxito. El 5, se percatan de los portaaviones japoneses. Nagumo tenía la misión primaria de la conquista de Midway; después, la Flota americana. El 04 de junio, 04:30 am, ordena el despegue de 108 aviones hacia Midway. Inmediato al despegue, alzaron vuelo hidroaviones de reconocimiento para cubrir un radio de 350 millas (se preveía que el enemigo saldría de Pearl Harbour al recibir la alarma de Midway, pero éste ya estaba mucho más cerca); eran siete hidroaviones, cada uno cubriendo un sector de 20 grados; seis salieron, pero a uno, del crucero Tone, le falló el motor; aún siendo su reparación muy rápida, llevó más de ½ hora, (así, 20 grados estaban con una laguna de información). A la misma hora, desde Midway se mandan hidroaviones a reconocer. Pero antes de su reporte, se presentaron los japoneses, los cazas americanos defendieron, pero los bombarderos levantaron para no ofrecer blanco en pista y, alejados, esperar el reporte del avistamiento de la escuadra enemiga. Los ―Zeros‖ de escolta deshicieron a los cazas americanos. Después del bombardeo, el Comandante de la misión se rezagó y vió que

30

quedaba en pié alguna instalación, y la pista servía todavía; avisó al Akagi, el buque insignia de Nagumo: ―es preciso un segundo ataque‖. Nagumo recibió el mensaje, pero los hidroaviones de exploración no se habían reportado; entonces hubo aviso de aviones enemigos. Eran los bombarderos de Midway. Los ―Zeros‖ los derribaron o alejaron. En el puente estaban los aviones cargados con torpedos, listos para atacar a la Flota americana, apenas fuera avistada. Pasó el tiempo, si no había reportes de los aviones de reconocimiento era que los americanos apenas habían salido de Pearl Harbour. Así pues, había tiempo, para otro ataque a Midway. Eran las 07:15, se cambian los torpedos por bombas. 07:28, en plena faena, reporte del avión del Tone (media hora de atraso) 10 buques, etc..., los americanos estaban más cerca de lo supuesto, pero el mensaje no decía que hubiera portaaviones... minutos de angustia y espera. A las 07:45, Nagumo suspende la sustitución de los torpedos por las bombas y manda un mensaje al piloto del hidroavión de reconocimiento: ―identificar clave de los buques y mantener el contacto‖; lista de los navíos: el piloto reportó 5 cruceros y 5 destructores. Eran las 08:09. Se produce ataque de las ―Fortalezas Volantes‖, arrojaron desde gran altura sus bombas, sin efecto, mientras los ―Zeros‖ intentaban llegar a su cota. 08:20, otro mensaje del piloto del hidroavión: ―Grupo acompañado por lo que parece ser un portaaviones, en posición retrasada...‖ diez minutos más; y otro reporte, ―otros dos buques más, probables cruceros‖……. (La Escuadra americana resultaba cada vez más fuerte). En el Soryu e Hiryu, ya estaban listos, armados con torpedos; el almirante Yamaguchi (probable sucesor de Yamamoto) pide permiso para despegar. Nagumo lo niega (... no quería dispersar sus fuerzas). En el Akagi, la mitad de aviones con bombas, para Midway, la mitad con torpedos. Por otra parte los cazas ―Zeros‖ habían partido para escoltar el bombardeo a Midway. Había que llamarlos para que

escoltaran el planeado ataque a la Escuadra americana y terminar de cargar los torpedos. En el Kaga, para no perder tiempo, amontonaron las bombas que estaban quitando a los aviones, al lado del hangar. Nagumo manda virar, rumbo Norte, para una posición más favorable antes de atacar a la flota enemiga y que perdieran sus huellas los posibles atacantes desde Midway; pensaba lanzarse a la ofensiva a las 10:30. ¿Qué pasaba con los americanos? Cuando se supo la posición de la escuadra japonesa por la base de Midway, Fletcher propuso el despegue. Spruance vacila; era un gran comandante de cruceros pero no tenía experiencia en portaaviones, mientras que Halsey, que sí la tenía, después de la ―Batalla del Mar del Coral‖ había quedado hospitalizado, pero Spruance había mantenido al Estado Mayor de Halsey. Estos le convencieron para que autorizara con tiempo el despegue. 08:06; despegue de 119 aviones (toda la fuerza del Hornet e Enterprise), media hora más tarde salieron los del Yorktown. Los bombarderos en picado, cuando llegaron a la posición dada por la base de Midway, no encontraron a la Escuadra nipona; una parte se dirigió al contrario de la derrota que ésta había tomado, hasta agotar el carburante; alguno se salvó al poder aterrizar en Midway. Los torpederos descubrieron rastros de humo, los siguieron y hacía las 09:30, encontrón a Nagumo. Los ―Zeros‖ derribaron a todos antes de que pudieran soltar torpedos. Sólo hubo un tripulante superviviente. Detrás llegaron los bombarderos y torpederos del Yorktown. Los torpederos picaron y los ―Zeros‖, incansables, los derribaron. A las 10:20 horas mientras los cazas japoneses destruían los aviones americanos, lanzados desde el Enterprise y el Yorktown, una escuadrilla de bombarderos en picado, americanos, ocultos entre las nubes, en alta cota, se lanzaron sobre los japoneses. Las cubiertas de los barcos japoneses se encontraban atestadas de aviones, con sus

31

tripulantes en las cabinas, cambiando el tipo de bombas, pues ante la observación tardía de la proximidad de los portaaviones americanos, tuvieron que cambiar sus planes de atacar nuevamente los objetivos terrestres de Midway. Los 35 bombarderos se lanzaron al ataque, sin que nadie los esperara, en el momento preciso en

que se estaba dando la orden de despegar a todos los aviones que, por fin, ya estaban listos en el Akagi, lo mismo que en el Kaga y en el Soryu. El Hiryu, que estaba más lejos, hacia el Norte, no era visible y no fue atacado. La Escuadrilla americana descendió sorpresivamente.... y en el término de 3 minutos…

32

A las 10:25, el Soryu, fue el primer alcanzado: una bomba de 500 kg, perforó el puente de vuelo y explotó en el hangar donde todavía estaban gruesas tuberías flexibles para abastecimiento de carburante; las llamas rugieron por la brecha en cubierta y el hueco del ascensor. Un gigantesco incendio alcanzó a todos los aviones en cubierta; cayeron, agravando la situación, dos bombas más. 10:26 – 10,28. el segundo alcanzado fue el

Kaga: 4 bombas, arando literalmente la cubierta de vuelo; dos hicieron explosión en el hangar, alcanzando a todos los aviones repletos de carburante y explosivos, y a los montones de bombas alineadas junto a las paredes. 10:26. también es tocado el buque insignia, el Akagi: dos bombas, que en principio no tocaron los órganos vitales, pero dos minutos más tarde hicieron explosión todas las bombas y torpedos de los aviones.

33

Todo había terminado, los tres portaaviones desaparecieron de la superficie de las aguas. Nagumo quedó como alelado, tuvieron que exhortarle fuertemente para su traslado a un crucero ligero. Su Jefe de Edo.Mayor (herido en todo el cuerpo), impidió el suicidio de sus oficiales y del propio Nagumo, en contra del ―Bushido‖ (código de honor de los samuráis); mandó que le llevasen a presencia de Nagumo, y le repitió lo que había dicho a los oficiales, tratando de no perder la calma. ―Un buque se puede construir más fácilmente que un almirante‖. Nagumo se negaba; entonces comenzó a gritarle, sin respeto. Esto hizo reaccionar a Nagumo, sonrió a su Jefe de Edo. Mayor, le tocó el hombro y le dio las gracias. Había entendido.

Sólo quedó intacto el Hiryu; señalada al principio de la acción la presencia de 4 portaaviones, Fletcher, en el Yorktown, mandó algún avión para que localizaran su posición. De inmediato, el radar localizó aviones japoneses, ya que el Hiryu había lanzado los suyos; se intentó con los cazas cerrarles el paso, pero fue inútil. Alcanzado e inmovilizado, Fletcher se trasladó al crucero Astoria; el portaaviones parecía que podría salvarse, pues se había apagado el incendio y se desplazaba lentamente, pero le atacó una nueva oleada. Entre tanto, Spruance lanzó los aviones del Enterprise contra el Hiryu y lo hundió. El Almirante Yamaguchi se quedó y se hundió con él. “Mea culpa” En la reunión de Yamamoto con su Edo. Mayor (noche del 5 de junio), comentó ―algunos dicen: siempre es posible desembarcar en Midway y tener una poderosa base aérea. Justificaría la pérdida de

cuatro portaaviones. Llevar la Flota Imperial cerca de Midway y bombardear con los superacorazados‖. Su Jefe de Edo. Mayor, respondió... ―no es posible jugar con los acorazados, que pueden ser torpedeados por submarinos, ¿cómo podremos excusarnos ante el Emperador?‖. Yamamoto responde: ―yo soy el único que debe excusarse ante Su Majestad‖. Después ordena la retirada. En el Japón se ocultó la verdad al pueblo, se exaltó la conquista de Attu y Kiska, el hundimiento del Yorktown y que el Japón había asegurado ―la supremacía en el Pacífico‖, efectuándose una gran fiesta para celebrar la victoria. En realidad los americanos supieron usar el principio magistral de economía de fuerzas (ayudados por el conocimiento del código de la marina japonesa). Los japoneses tuvieron mucha dispersión en el plano estratégico y excesiva concentración en el táctico. Las pérdidas del Japón fueron 4 portaaviones pesados – 2 cruceros – 3 destructores (260 aviones) (más lo irreparable: todas las tripulaciones aéreas expertas). Los EE.UU: 1 portaaviones – 1 crucero (150 aviones). Realidad final: Fue aquélla una operación acometida por Tokio con una superioridad tan abismal que sus jefes, en vez de trazar una operación práctica, diseñaron una fantasía tan compleja que bastaron algunos contratiempos para que su ventaja se convirtiera en una formidable derrota. Por una conjunción de diversos factores, entre ellos el factor suerte, 3 de los 4 portaaviones japoneses fueron destruidos en 3 minutos. Esos minutos decidieron e inclinaron el fiel de la balanza a favor de EE.UU a partir de entonces, las armas japonesas comenzarían a batirse a la defensiva y las norteamericanas, con apoyo inglés, australiano y neozelandés, estarían al ataque.

34

GUADALCANAL espués de la batalla de Midway, los japoneses renunciaron, al menos provisionalmente, al avance hacia las Fidji y Nueva Caledonia; pero juzgaron necesario mantener el sur de Nueva Guínea y la cadena de islas del archipiélago de las Salomón, para consolidar su perímetro defensivo. Avanzaron hacia Port. Moresby en Nueva Guinea, que una vez tomado, les permitiría situarse frente a la península más norteña de Australia y al mismo tiempo, construyeron una serie de aeródromos, en las ya dominadas Salomón,

D

de los cuales, uno, el situado más al sur, se estaba terminado en la isla de Guadalcanal. Desde estos campos de aviación en las islas, protegían su flanco para el ataque a Port. Moresby. Una vez tomada Nueva Guínea, el objetivo secundario era asegurar la base de operaciones, cortar la línea de comunicación entre Hawai y Australia, dirigirse al Sur a través de Nueva Caledonia y atacar la gran isla-continente australiana. Por tanto, los americanos, conscientes de los planes japoneses, por lo menos de su plan primario, debían parar, a como diera lugar, la conquista de la Nueva Guinea y expulsarlos de las Salomón.

35

Con nombre castellano. Guadalcanal: casi nadie había oído hablar de ella- 148 km. de largo y un ancho máximo de 45 km-. Sólo el cinturón costero es accesible, interior intrincado, vegetación virgen, muy húmeda, insalubre; frente a Guadalcanal, Tulagi. Roosevelt y Churchill no querían todavía llevar el peso principal de la guerra al Pacífico, sino a Europa, más el Consejo de Jefes de Estado Mayor norteamericano había decidido detener y rechazar a los japoneses por medio de contraataques: uno, dirigido por el General Mac Arthur, partiría de Port Moresby; otro, bajo las órdenes del Comandante del Pacífico Sur, debería reconquistar Guadalcanal. Así, el Almirante King, Jefe de la Marina de EE.UU se opone a una simple incursión y lo argumenta convincentemente. Europa queda relegada; el 7 de Agosto de 1942 se inicia la primera ofensiva norteamericana de la Segunda Guerra Mundial y eso que los planificadores del ataque no podían prever que Guadalcanal resultaría ser la primera de las islas que sirvieron de trampolín en el camino hacia Tokio y la victoria definitiva en la Guerra del Pacífico. Lo que tenían en mente era una operación limitada. Estas islas, Guadalcanal y Tulagi, parte de la cadena conocida como las Salomón, marcaban el punto más lejano hasta la fecha del avance del Japón hacia la mitad oriental del Pacífico Sur. Había que frenar a los japoneses en cualquier progreso que hicieran aún más hacia el Este, pues pondrían directamente en peligro las vitales líneas de abastecimientos de los EEUU a Australia; la isla continente no podría resistir y sin Australia, la principal línea de defensa contra Japón tendría que retroceder hasta las costas del propio continente americano. Los japoneses habían desembarcado ya en Nueva Guinea y en Nueva Bretaña, apoderándose del puerto de Rabaul, donde construyeron una gran base aeronaval, y empezaron a entrar en las Salomón haciendo una selección de las que creían que debían ocupar, entre las cientos que componían

el archipiélago, con lo cuál pasaban a su poder las islas desde la gran Nueva Guinea, la considerable Nueva Bretaña y el cinturón de las pequeñas Salomón, baluartes exteriores de Australia ante una invasión, aunque todavía nada habían hecho para fortificarla. Fue también la primera contraofensiva anfibia norteamericana de la Segunda Guerra Mundial. No había experiencia de desembarcos. La Marina no quería arriesgar sus preciosos portaaviones, pedía desembarcar con el apoyo de pequeñas Escuadras y sólo cobertura de portaaviones por 2 días, en vez de 5 o 6 como querían los ―marines‖. En esa isla, prácticamente desconocida, es donde los norteamericanos destrozaron el mito de la invencibilidad japonesa en el Pacífico. Aunque las batallas del Mar del Coral y Midway se consideran cruciales, fue en Guadalcanal donde se les frenó definitivamente en su avance. La batalla puede considerarse única por diversas razones. Tanto los americanos como los japoneses combatieron al extremo más alejado de sus límites de abastecimiento. Los americanos llaman a veces a Guadalcanal la isla sangrienta, pero ella no es la única que posee el triste privilegio de merecer este epíteto. Tarawa, Iwo Jima y Okinawa fueron también islas sangrientas. Sin embargo, en ninguna parte fue la lucha tan larga ni estuvo tanto tiempo indecisa como en Guadalcanal; trajo como consecuencia, en las aguas circundantes, una serie de batallas aeronavales encarnizadas, con alternativas de reveses y de éxitos, hasta el momento en que la balanza se inclinó definitivamente a favor de los Estados Unidos. La isla, por sí misma, no presentaba mayor importancia que sus vecinas, y la prueba de fuerzas hubiera podido producirse igualmente en Santa Isabel, en San Cristóbal o en cualquiera de las otras islas del archipiélago de Salomón; Guadalcanal se hizo célebre, de alguna manera, por azar. La batalla en sí misma, fue una de las más largas de la Campaña del Pacífico. Tuvieron que pasar seis

36

meses de lucha salvaje y feroz –en los que se puso a prueba la resistencia de ambos bandos- antes de que los japoneses fueran expulsados de la isla; el clima y la orografía que eran igualmente duros, demostraron ser un tercer enemigo para ambos contendientes. Las tropas que primero experimentaron la cruel realidad de la guerra en la jungla fueron los ―marines‖ de la recién formada Primera División de Infantería de Marina. Está división se desplazó desde la costa este de EE.UU, a Wellington, Nueva Zelanda, donde completó su entrenamiento; no esperaba entrar en acción hasta después de enero de 1943. Cuando se tomó la decisión y se fijó la fecha del 01 de agosto de 1942 para el asalto anfibio, el general al mando de la División tenía menos de un mes para poner a punto sus planes logísticos y operativos. No lo tenía fácil, pues cuando recibió la orden, sólo una tercera parte de la División estaba en Wellington (Nueva Zelanda); otro tercio se encontraba navegando y el tercero restante había sido destacado a la guarnición de Samoa.

Aparecen los “marines” El 1 de agosto de 1942, los americanos se apoderaron rápidamente de la pequeña isla de Tulagi, vecina de Guadalcanal, y una vez efectuado el desembarco con éxito en Guadalcanal, frente a una pequeña guarnición, tomaron el aeródromo en construcción y lo bautizaron con el nombre de ―Henderson Field‖. Inmediatamente, sometidos al hostigamiento japonés, los ingenieros militares se dedicaron a terminarlo para que sirviera a su propia aviación. Al principio, los japoneses subestimaron la importancia de la invasión y se limitaron a llevar hasta la isla de Guadalcanal, un batallón de refuerzo, seguido de pequeños envíos de tropas.

37

Los japoneses que no habían dado nunca mucha importancia a las Salomón reaccionaron con orgullo herido. Para la mentalidad japonesa era inadmisible que los americanos fueran los más fuertes, fanatizados de su superioridad los soldados nipones. Creían poder desalojar a los americanos mediante pocos japoneses bien adiestrados. Después, se vieron obligados a enviar Divisiones completas. El envío de refuerzos por las dos partes y los bombardeos de las posiciones adversarias provocarían en la mar toda una serie de encuentros. Este error de valoración alargará en meses la batalla y transformará a Guadalcanal en un infierno. Un regimiento japonés es desembarcado; su coronel, profesional de la guerra, lleva 10 años combatiendo contra los nacionalistas chinos; es el típico oficial, convencido de la superioridad del combatiente japonés, obstinado y fanático. En la noche, los japoneses atacan, pasando sobre sus propios muertos, a la bayoneta. Rechazados varias veces y atacados por un batallón de reserva, más pequeños carros de combate, luchan, como los americanos no han visto nada semejante. Sólo unos pocos, en la mañana huyen a la jungla. Los Infantes de Marina saben que volverán pronto.

El soldado japonés era intrépido, experimentado en combate y tenaz. Suscribía el código del ―Bushido‖ ó guerrero, que prefería la muerte a ser capturado. Sujeto a privaciones y a una severa disciplina, tenía poca compasión. El Ejército estaba bastante bien organizado desde el nivel de Regimiento para abajo, pero raramente funcionaba a nivel de División. Generalmente, subestimaba al enemigo, lo que le resultó bastante desastroso en Guadalcanal. Las tropas norteamericanas que invadieron la isla, eran en su mayor parte voluntarios sin la práctica suficiente. Su artillería era muy precisa y podía disparar un gran volumen de fuego con un ángulo de tiro alto, tanto en ataque como en defensa, buscando apoyar siempre a los infantes, mientras los japoneses desarrollaban la mayor parte de sus ataques sin apoyo artillero, sufriendo terribles bajas. Más tarde, los Infantes de Marina americanos, como los del Ejército –cuando llegaron para reforzarlos y finalmente, relevarlosaprendieron importantes lecciones de la guerra en la jungla, hasta que en la primera semana de febrero de 1943, después de algo más de seis meses, los japoneses evacuaron a los últimos sobrevivientes de sus tropas.

38

REDES ISLEÑAS DE EXPLORADORES Y ESPÍAS esde 1919 la Marina Real australiana había creado una original red de información, formada por voluntarios desplegados a lo largo del litoral australiano y en algunas de las islas adyacentes, con la misión de informar de cualquier hecho sospechoso o inusual. Entre los varios cientos de personas reclutadas había funcionarios, plantadores de coco, misioneros y comerciantes, todos ellos residentes desde mucho tiempo atrás en las Salomón, Nueva Guinea y Nueva Bretaña, conocedores de la población local, quienes les prestarían apoyo. Desde sus puestos estratégicos, meticulosamente camuflados en playas, cerros y cumbres montañosas, los vigilantes de costas pasaban varios días llenos de tensión, escrutando el horizonte, en busca de signos de actividad japonesa. Se les enseñó a utilizar la radio, preparada para emitir en una frecuencia que se comunicaba con las autoridades, usando un determinado código. Cuando había información que dar, la transmitían por radioteléfono, que podía enviar mensajes hablados a 640 kilómetros, y a 960 por código morse. Las estaciones de control Aliadas escuchaban continuamente la frecuencia ―X‖ de emergencia en la red, y las noticias de los movimientos japoneses por tierra, mar y aire podían difundirse por todo el Pacífico en cuestión de minutos. Fueron ellos los primeros que informaron de la toma de la isla de Tulagi y su fondeadero, unos de los mejores de la zona, y del traslado de grupos de trabajadores japoneses a Guadalcanal, donde estaban iniciando la construcción de un aeródromo. La alarma que llamó la atención del Alto Mando de EE.UU sobre Guadalcanal fue dada por Martin Clemens, un desconocido informador del que nadie sabía nada, ni siquiera si era de fiar. Clemens resultó ser uno de los informadores que el Comandante australiano había dejado atrás, antes de abandonar las islas-que eran Mandato de Australia-

D

ante la creciente marea de la invasión japonesa. Había convencido a varios, en otras islas, a quedarse tras las líneas japonesas, y a aceptar un aparato de radio, transmisor –receptor y una clave; ninguno estaba obligado a hacer algo y tampoco se les podía pedir, ya que el comandante australiano no estaba autorizado, ni mucho menos a prometer compensaciones. Todos eran gente excéntrica, reducidos a vivir sobre inhospitalarias islas perdidas del Pacífico, lejos de todo sitio, donde pueblos de cabañas, con un par de ―bungalows‖ de mampostería eran consideradas ciudades (en las Célebes, Nueva Guinea, Nueva Georgia, Nueva Irlanda, Nuevas Hébridas, las Salomón, etc.) Aventureros cuya fortuna nunca había llegado y que vivían como podían, comerciando con los indígenas, o con algún raro turista, en espera de un improbable golpe de fortuna, leyendo ejemplares del periódico inglés ―Times‖ con meses de retraso y soñando partir un día u otro en un barco para Europa. Casi todo se comportaron fielmente en la labor designada y algunos, cazados por lo japoneses, murieron. Clemens era funcionario de Distrito, modesto plantador de cocos en Guadalcanal. El comandante australiano aseguró que era de fiar. El día del desembarco, salió de su oculto escondite en la jungla y se subió a una altura para ver lo que estaba sucediendo. Comprendió que alguien había recibido sus mensajes y había hecho buen uso de ellos. Mientras los japoneses irrumpían por el Sudoeste del Pacífico, la intrépida banda de vigilantes de costa Aliados cubría más de 100 puestos de vigilancia solitarios, equipados con radios, en islas ocupadas por el enemigo; estos hombres controlaban los movimientos navales, terrestres y aéreos de los japoneses a través de una extensión de océano de 4.000 kilómetros, que abarcaba desde Nueva Guinea hasta las Nuevas Hébridas, v transmitían por radio la información que reunían, al Cuartel General Aliado. En una ocasión, un mensaje de radio de un vigilante que estaba en Bougainville, en las islas Salomón, alertó a los aviadores norteamericanos que, en consecuencia derribaron

39

36 de los 110 aviones japoneses que se dirigían a Guadalcanal. Aunque los japoneses encontraban prácticamente imposible localizar los escondites de los vigilantes de costa desde el aire, interceptaban sus señales y empleaban equipos a base de radiogoniómetros para localizar la fuente. Patrullas japonesas se desplegaban por las islas donde estaban trabajando los vigilantes de costa. Cuando los habitantes locales los alertaban de la proximidad de enemigos, los vigías Aliados huían a pie o en bote a zonas apartadas donde se habían ocultado cuidadosamente alijos de provisiones.

sería el probable destino de las monjas si se quedaban para continuar con su trabajo misionero. Transmitió por radio una petición directa al Almirante Halsey solicitando la evacuación de las monjas y de otros 25 civiles. En una noche oscura de Diciembre de 1942, un submarino americano llegó a determinado punto de la isla; esperando en la playa estaba el grupo de refugiados. En una carrera contra el amanecer y el posible cruce de lanchas patrulleras japonesas, el grupo, en dos viajes, abordó el submarino que los transportó a la seguridad. El éxito de la red dependía en gran parte de la buena voluntad y con frecuencia el extraordinario valor de muchos habitantes locales, algunos de los cuales arriesgaron su vida sirviendo a los Aliados corro exploradores, guías, porteadores y espías.

Mantenerse ocultos era fundamental para ellos; sin embargo, había veces en que lo arriesgaban todo para ayudar o rescatar a personas en dificultades; rescataron a aviadores norteamericanos derribados y salvaron a cientos de supervivientes de barcos y lanchas destruidos por los japoneses, incluyendo a la tripulación de la PT 109 del alférez de navío John F. Kennedy. Aunque los vigilantes se quejaban de la ―intrusión‖ de las personas a las que llamaban ―huéspedes‖, hacían lo posible para que se sintieran como en casa. También se ocuparon de salvar a muchos residentes en las islas, terratenientes, buscadores de minerales y misioneros que creyeron que podrían permanecer neutrales en las islas ocupadas por los japoneses. Entre los reacios a marcharse hubo cuatro monjas que habían sido enviadas a Bougainville en 1940. Un vigilante supuso cuál

40

IRON BOTTOM SOUND as pérdidas de barcos en las aguas de Guadalcanal –comparables a las sufridas más tarde en Filipinas y Okinawa- fueron tan grandes, que las aguas de la costa norte de la isla serían conocidas con el nombre de ―Iron Bottom Sound‖ (Estrecho con fondo de hierro), Desde el 8 de agosto –batalla de la isla de Savo- hasta la llamada de Tassafaronga, el 30 de noviembre, se desarrollaron otros cuatro grandes encuentros: ―Islas de Salomón orientales‖, ―Cabo Esperanza‖, ―Santa Cruz‖ y ―Guadalcanal‖. La Marina japonesa seguía siendo una organización muy eficiente. Era una fuerza disciplinadamente agresiva que llevaba a cabo sus tareas sin dudar ni un momento, utilizando sus armas con mortal eficacia. Su defecto más grave era la incapacidad para explotar sus propios éxitos.

L

Una y otra vez los japoneses se iban después de lograr una victoria. En el aire, al quedarles pocos portaaviones, dependieron de sus bases en tierra, muy alejadas para la pobre autonomía de su aviación. La Marina norteamericana aprendió de sus propios errores en la batalla. El radar, instalado recientemente, no se usó con eficacia, al principio; después, sería determinante ante los japoneses, que carecieron de él hasta muy poco antes de finalizar el conflicto. El control de los daños fue otro aspecto clave. Si un barco japonés resultaba dañado en un encuentro naval, tenía que ser puesto fuera del alcance de la aviación norteamericana para evitar su hundimiento. Los barcos americanos en la misma situación, se reparaban en una serie de ―bases navales locales avanzadas‖ y volvían de nuevo a entrar en servicio.

41

Isla de Savo: 8 de agosto de 1942. Los japoneses atacan por mar; el mismo día 7 el nuevo Comandante de la flota nipona con base en Rabaul se lanza sin esperar respuesta del Mando, con una Escuadra compuesta por cinco cruceros pesados, dos ligeros y un destructor, con la idea de destruir los transportes norteamericanos en la zona de Tulagi y Guadalcanal. El Contraalmirante australiano, al mando de una Escuadra conformada por tres cruceros australianos –Australia, Camberra y Hobart, más los americanos San Juan, Chicago, Astoria, Quincy y Vicennes- ... estaba tranquilo; al sur, estaban los portaaviones y en torno a los dos canales que rodeaban Savo hacían guardia dos destructores, el Blue y el Ralp Talbot, equipados con las más avanzadas instalaciones de radar. Los cruceros estaban repartidos en dos grupos, que se dispusieron uno al sur y el otro al norte de la isla de Savo, Los aviones de los dos bandos descubrieron a las fuerzas adversarias, pero a causa de errores de transmisión, la Escuadra Aliada fue mal informada sobre los movimientos del enemigo. Los japoneses estaban bien entrenados en la navegación nocturna, eran superiores en distancias cortas a las prestaciones del radar, adiestrados a contar el mayor número de estrellas posibles en un determinado cuadrante celeste. La disposición nocturna Aliada estaba incompleta, ya que el Almirante movió al Australia para acercarse a una reunión con el General de los Infantes de Marina. Al mando, el capitán del Chicago prefirió no moverse al extremo de la fila, ya que era sólo cuestión de horas la falta del crucero australiano. Los nipones avistan al guardián, el destructor Blue, y esperan que se encuentre en el punto más alejado de su crucero, disminuyen velocidad para reducir la estela y pasan inadvertidamente por la popa del destructor, cuyo radar funcionaba mal y penetran, bajo el amparo de una noche

oscura, y mal tiempo, con aguaceros. Avistan al Chicago, y Camberra a la 01:38 a.m., éstos reciben torpedos- y fuego de astillaría; después los japoneses atacan al Astoria. En aquel movimiento, los cruceros americanos temen disparar y acertar a sus propios compañeros. El Quincy es alcanzado, después el Vincennes. El Comandante japonés ordena retirada y al subir por el canal contrario, alcanzan al destructor que cubría esa zona, el Ralph Talbot. Las averías japonesas fueron leves, pero un cañonazo afortunado de una pieza americana destruyó el puente y el cuarto de derrota del buque insignia japonés; por su parte, el Almirante japonés, temió la reacción de la aviación americana, a la que creía en estado de alarma, inició el regreso de sus barcos hacia la base de Rabaul sin cumplir su misión de destruir los transportes de Guadalcanal. Pérdidas Aliadas: Camberra – Astoria – Quincy – Vincennes –; graves daños, Chicago y dos destructores. Japoneses: tocado el insignia y hundido un crucero pesado, al volver, por un submarino americano, pero conseguían que los Aliados, con aprensión por la emboscada, prefirieron ponerse a salvo abandonando aquellas aguas inseguras. Los 10.000 marines fueron dejados solos en la playa… el capitán del Chicago se suicido.

42

Batalla: “Islas de Salomón Orientales”. A finales de ese mes, los japoneses prepararon una operación de envergadura para reforzar sus efectivos en Guadalcanal. Un convoy de transportes; escoltas: un crucero y tres destructores. En un despliegue más lejano, la mayor parte de la ―Flota Combinada‖ tomaría parte en la operación: ocho acorazados, tres portaaviones, numerosos cruceros, destructores y, además, aviones de la Marina, basados en tierra. Los americanos habían reunido fuerzas importantes. Comprendían dos portaaviones, un acorazado, cuatro cruceros y once destructores, apoyados también por aviación basada en tierra, entre ella la de la Infantería de Marina del campo Henderson, en la propia isla de Guadalcanal. La batalla se libró por medio de ataques aéreos, sin establecerse contactos de fuerzas de superficie; duró dos días, sin clara victoria para ninguno. Mientras se retiraban los barcos de ambas Escuadras, el convoy japonés fue localizado y bombarderos americanos lo atacaron, debiendo los japoneses retirarse sin completar su misión. Ante la importancia de sus pérdidas aéreas, el Mando naval japonés renunció a la operación y estimó que el poner en tierra -en Guadalcanalalgunos centenares de hombres, no justificaba los riesgos. En el curso de la batalla los radares de los americanos les habían ayudado mucho, al permitir detectar con anticipación la llegada de las oleadas de aviones japoneses. Cabo Esperanza, 11 de octubre Después de la batalla de las Salomón orientales, no hubo grandes encuentros durante un período de

seis semanas. Los japoneses se contentaron con enviar frecuentemente refuerzos por medio de destructores, y los norteamericanos llamaban a estas repetidas expediciones, el ―Expreso de Tokio‖. Los japoneses combinaban los horarios con el fin de llegar de noche a la zona de desembarco, en las proximidades del Cabo Esperanza, al norte de Guadalcanal. Ya para fines del mes anterior habían logrado trasladar en pequeños grupos, efectivos que llegaban a componer una División. Los japoneses deciden mandar una escuadra escoltando a una brigada, pero con la esperanza de atraer a la flota americana, mientras las dos grandes portaaviones Shokaku y Zuikaku estarían al norte de las Salomón. Los americanos, como de costumbre, se enteraron de sus planes y hacen converger a sus 3 portaaviones, Enterprise, Saratoga y Wasp. Este es mandado 300 Km. al Norte, para repostar combustible. El Ryujo, portaaviones ligero japonés, lanzó aviones para atacar la pista de Guadalcanal y es atacado por los aviones del almirante Fletcher, equivocadamente, ya que es un blanco secundario.

43

Envía contra los dos grandes portaaviones los pocos aviones que le quedan, pero tienen poco éxito. El Ryujo es hundido pero en el ataque de los aviones del Shokaku y Zuikaku aciertan de lleno al Enterprise. Su tripulación logra ponerlo en movimiento y salvarlo; al día siguiente los aviones de ―Campo Henderson‖ hunden a los transportes de tropas con los refuerzos japoneses a Guadalcanal. Los japoneses enviaron una flotilla compuesta por cinco cruceros pesados y destructores para bombardear en Guadalcanal el campo de aviación ―Henderson‖, pero la aproximación de esa fuerza fue señalada por la aviación americana. Una fuerza naval americana de dos cruceros pesados, dos ligeros y cinco destructores fue enviada a su encuentro. Gracias a la ventaja que le seguían dando sus radares -aunque su funcionamiento no fuese todavía perfecto- los americanos sorprendieron completamente a los japoneses, pudiendo abrir fuego unos minutos antes de que reaccionasen, y produciendo fuertes pérdidas a sus buques. Este revés no interrumpió las operaciones de refuerzo a Guadalcanal, en hombres y materiales, aunque si por una parte lograban desembarcar de noche bastante fácil al personal, no podían esos destructores transportar material en cantidad suficiente. Se vuelve al ―Tokyo Express‖ –servicio nocturno de destructores- para llevar los refuerzos. Pero los soldados japoneses, sin abastecimientos, perdidos por golpe de mano americano, pasan grandes privaciones y casi en sus últimas fuerzas, atacan y son rechazados. Lo intentan, de nuevo, contra ―Campo Henderson‖, y son también rechazados. Los japoneses comprenden que a base de pequeños contingentes no van a lograr nada. Sin embargo, logran enviar unos 20.000 hombres. Los americanos también refuerzan y llegan también a unos 20.000 hombres y más aviones en la pista aérea. Los norteamericanos seguían beneficiándose de la ventaja que las daba la posesión de ―Campo Henderson‖, y las otras pistas de aterrizaje que los ingenieros navales habían logrado construir; la situación de las tropas japonesas se iba haciendo

muy difícil, ya que los americanos desembarcaban material pesado con cierta facilidad. Batalla de Santa Cruz: 26 de Octubre. Al final del mes de Octubre la Marina japonesa se dispuso a conseguir el control definitivo de las aguas que rodean a Guadalcanal. La campaña se prolongó durante noviembre, en una serie de combates navales. El Mando japonés decidió entonces preparar otra operación de gran envergadura para apoderarse de las pistas aéreas, principalmente, la de ―Henderson‖ y restablecer la situación. El 13 de octubre dos acorazados bombardearon violentamente el campo aéreo, no quedando indemne ni un solo avión y el día 15 los japoneses lanzaron en tierra un ataque general para apoderarse de la base aérea, ataque apoyado constantemente por la Flota japonesa, que en aquel momento dominaba el mar. La tenaz resistencia de la Infantería de Marina americana retrasó el avance japonés y el día 25 intervino la Flota americana con dos portaaviones, un acorazado, tres cruceros pesados, tres ligeros antiaéreos y quince destructores; la fuerza naval estadounidense había llegado al norte de la isla de Santa Cruz y después se puso a cruzar hacia el Oeste, en espera de la ocasión para lanzar sus aviones contra los barcos japoneses. El día 26 los aviones de los dos bandos lograron alcanzar los barcos. En los diferentes encuentros ambos contendientes sufrieron pérdidas significativas de unidades navales y aviones. Los americanos no logran romper la barrera y dañar, pero los japoneses sí lo consiguen; el Enterprise fue alcanzado en el ascensor y obligado a alejarse. El Hornet es incendiado y hundido. Los norteamericanos se retiraron, siendo perseguidos, hasta que a la medianoche de ese día el Almirante japonés Nagumo interrumpió la persecución, ya que sus fuerzas estaban en la mar desde tiempo antes y se hallaban escasas de combustible.

44

Aunque la batalla fue un éxito táctico para los japoneses, sin embargo fracasaron en su intento de reconquistar ―Campo Henderson‖ A principios de noviembre los americanos sólo disponían de las siguientes fuerzas navales en la zona de Guadalcanal: cinco cruceros pesados, uno ligero, tres ligeros antiáreos, unos veinte destructores y un solo portaaviones. Los japoneses todavía disponían de fuerzas considerables en sus bases de Rabaul y Truk; como los barcos que enviaban de noche a Guadalcanal encontraban dificultades por los contraataques de las lanchas rápidas torpederas americanas estacionadas en Tulagi y también por los submarinos, decidieron emprender una nueva operación y en los primeros días de noviembre la concentración de barcos japoneses en Rabaul indicó a los americanos la inminencia de la ofensiva. Guadalcanal: 13-15 de noviembre. Los japoneses habían reunido una docena de transportes con tropas de refuerzo; este convoy debía ser fuertemente escoltado por dos acorazados y por numerosos cruceros y destructores. No tenían ningún portaaviones disponible y por tanto sólo podían ser apoyados por aviación basada en tierra. Los norteamericanos estaban enviando a Guadalcanal un convoy, también fuertemente escoltado; la coincidencia de las dos empresas provocó la batalla, en la cual tomaron parte por lado americano un portaaviones, dos acorazados, cruceros y destructores, las lanchas torpederas basadas en Tulagi y la aviación de ―Campo Henderson‖. Las operaciones comenzaron cuando los transportes americanos que estaban desembarcando tropas fueron atacados por numerosos aviones bombarderos y torpederos. Casi todos fueron abatidos por la caza americana y por la artillería antiaérea de los barcos, aunque fueron averiados tres transportes, un crucero y un destructor, pero logrando el completo desembarco de tropas y material.

En la madrugada del día 12 los aviones americanos descubrieron a los dos acorazados japoneses, a quince destructores y al grupo de transportes. La fuerza de protección del desembarco americano, compuesta por cruceros, -inferior a la Escuadra japonesa-, se dirigió hacia la isla de Savo para rechazar a los nipones y evitar que intentasen desembarcar. Los cruceros americanos, provistos ya de radares de recientes modelos, anunciaron el contacto a casi 26 kilómetros de distancia. En el encuentro que siguió, uno de los acorazados fue tan castigado que tuvo que ser hundido por su tripulación, siendo el primer acorazado japonés hundido desde el inicio de la guerra. A consecuencia de este fracaso, los transportes japoneses se retiraron hacia el Norte, pero a la caída de la noche los cruceros japoneses retornaron a Guadalcanal, donde sólo se encontraban en defensa de sus aguas, las lanchas rápidas de Tulagi. Los cruceros bombardearon violentamente ―Campo Henderson‖ y se retiraron, siendo atacados por los aviones de Guadalcanal y del portaaviones americano que se había dirigido en socorro de los defensores. Los japoneses perdieron un crucero pesado y otros varios sufrieron averías, más la partida continuó, pues los transportes japoneses, reagrupados, volvieron a Guadalcanal,…. para ser atacados por los aviones americanos que hundieron a ocho de ellos; otros cuatro embarrancaron en el norte de la isla, más reemprendieron el desembarco a pesar de los incesantes ataques de los aviones americanos. Simultáneamente, la Escuadra japonesa de protección regresó para bombardear nuevamente ―Campo Henderson‖, pero los americano, a su vez, habían enviado en socorro de la isla a un grupo de barcos que comprendía a dos acorazados. A medianoche, uno de ellos estableció contacto radar con la Escuadra enemiga. Se entró en acción y en el transcurso del combate, el acorazado japonés que dirigía la Escuadra, quedó sin gobierno, destrozado, y tuvo que ser hundido por su tripulación, tal como le había ocurrido a su compañero.

45

Este nuevo desastre desalentó a los japoneses; como consecuencia, renunciaron a conquistar la isla. Se limitaron a prolongar la resistencia, abasteciendo como podían a los defensores por medio de barcos de guerra rápidos. Tassafaronga: 30 de noviembre. Para impedir tales aprovisionamientos se formó una ―Task Force‖ americana de cinco cruceros y cuatro destructores con la misión de interceptar al ―Expreso de Tokio‖.El grupo salió para Tassafaronga donde se esperaba un desembarque de material japonés. Esa misma noche, una flotilla japonesa de ocho destructores, pasando al sur de la isla de Savo, se dirigió hacia el mismo punto. En la noche del 29 al 30 de noviembre, un crucero americano tomó contacto por radar con la formación enemiga. A las 23:00 un destructor lanzó una salva de torpedos a 6.000 metros, en el preciso momento en que los japoneses disminuían su velocidad al aproximarse a la costa entre Cabo Esperanza y Tassafarongta. Los torpedos pasaron por la proa de los destructores japoneses, que todavía no tenían conocimiento de la presencia de las fuerzas enemigas, e inmediatamente abrieron fuego los cruceros americanos. Los destructores japoneses lanzaron sus torpedos y simultáneamente viraron, evadiéndose a gran velocidad; la maniobra, ejecutada hábilmente, tuvo sus frutos al hundir a un crucero y averiar gravemente a tres más, pero así todo no lograron desembarcar en Guadalcanal los soldados y suministros que llevaban. De ahí en adelante, sólo lograrían enviar pequeñas cantidades de suministros y tropas. Esta fue la última acción de cierta importancia de las fuerzas de superficie de ambos contendientes en las aguas alrededor de Guadalcanal. En tierra, los americanos ejercían una presión continúa sobre los japoneses, cuya situación, a causa de la penuria del aprovisionamiento se hacía muy crítica. A finales de Enero de 1943 las fuerzas navales estadounidenses reforzadas, comprendían, bajo las órdenes del

Almirante Halsey, siete acorazados, dos grandes portaaviones, tres portaaviones de escolta, cruceros y numerosos destructores, dándoles la superioridad naval, mientras los japoneses se limitaban a hacer ataques aéreos. . Los japoneses se dan cuenta de que ellos no pueden permitirse semejante derroche. El ―Tokyo Express‖ recibe orden de reembarcar a los japoneses supervivientes y lo logran brillantemente durante tres noches, terminando de evacuar en la madrugada del 6 al 7 de febrero un total de 13.000, los que quedaban de los 36.000 japoneses que habían luchado en Guadalcanal. La isla queda en manos de EE.UU y los americanos empezaban la reconquista del Pacífico.

CAPÍTULO IV (Ofensiva americana)
PLANES as opiniones diferían mucho sobre la mejor manera de conseguir el objetivo final. El General MacArthur opinaba que la ruta más rápida hacia la victoria debía pasar por las Filipinas. Este punto de vista no sorprendió a nadie: el deseo del general de cumplir la célebre promesa que había hecho al dejar las Filipinas en Marzo de 1942; ―volveré‖; había llegado a ser para él una obsesión, pero su argumento también tenía un sentido estratégico, puesto que si las Filipinas eran tomadas, usando Nueva Guinea como punto de partida, se paralizaría a los japoneses, cortándoles el acceso al petróleo de las Indias Orientales Holandesas (actual Indonesia). La Marina veía otra forma de doblegar a Japón: por medio de un avance a través de Pacífico Central, haciendo pleno uso de sus nuevos portaaeronaves rápidos, ya que sostenían que Japón era más vulnerable en su flanco oriental y lo sería más si se les tomaba las bases isleñas que los japoneses mantenían en el centro del Pacífico. En manos americanas, esas bases no sólo impedirían el libre movimiento de la Marina japonesa, sino que también servirían como trampolín, desde el cuál, más adelante en el tiempo, se lanzarían los ataques aéreos sobre las islas que formaban Japón. Además existía la posibilidad de un desembarco y conquista de la más próxima de las fortalezas japonesas de ultramar, Formosa, quedando rodeada totalmente las Filipinas, que igualmente podrían tomarse. En marzo de 1943 los jefes del Estado Mayor Conjunto resolvieron la polémica, aprobando un doble ataque, en que las fuerzas de MacArthur avanzarían al Noroeste, desde Nueva Guinea, y las fuerzas del almirante Nimitz iban a dirigirse al Oeste por el Pacífico Central. En el curso de las conferencias ―Trident‖ (Washington, mayo de 1943) y ―Quadrant‖ (Québec, agosto de 1943), los Aliados fijaron las directrices de la ofensiva contra Japón.... Se estudiaron dos principales; una, partiendo del Sudoeste, bajo el mando del General MacArthur

46

L

debía remontar las islas Salomón y la costa Norte de Nueva Guinea para alcanzar las Filipinas. La otra, bajo las órdenes del Almirante Nimitz debía tomar los archipiélagos de las ―Gilbert‖, las ―Marshall‖ y las ―Marianas‖. Después, los esfuerzos del Almirante Nimitz debían concurrir con los del General MacArthur al asalto de las Filipinas. Hasta conseguido este objetivo, no se emprendería el avance hacia el Norte para el ataque directo hacia el Japón. Se admitió el proyecto de bombardeos estratégicos del Japón, partiendo desde China y de las islas Marianas, después de su conquista. La ofensiva sé fué poniendo en práctica al pié de la letra. Reconquista de las islas Salomón y la gran isla de Nueva Guinea. Prosiguió hacia las ―Gilbert‖, asaltando Tarawa y Makin. La siguió la estrategia de las posiciones –islas- saltadas, ―by passed‖, que ya había sido probada en las islas Salomón. Estas posiciones que no fueron atacadas, se irían consumiendo por sí solas, sin posibilidad de recibir apoyo alguno. En las ―Marshall‖ se tomaron: Majuro, Kwajalein y Enivetok. Cada conquista servía de trampolín para la próxima y facilitaba bases para los aparatos de la Fuerza Aérea. Los japoneses, después de su decisión de evacuar Guadalcanal, planearon frenar el avance del enemigo hacia el Oeste, con lo cuál reconocían un cambio de estrategia fundamental: el avance japonés hacia el Este del Pacífico había terminado. En lo sucesivo se pondría más esfuerzo en el fortalecimiento de las zonas que hasta entonces dominaban. Al Sudoeste, en la parte de las Salomón que todavía estaban bajo el control de Japón, la Marina empezaría a construir una cadena de aeródromos desde los cuales se pudiera atacar Guadalcanal, y en Nueva Guinea el ejército japonés reforzaría sus defensas con 100.000 soldados de refuerzo. “Mar de Bismarck”. El plan empezó con un desastre. El 1 de Marzo de 1943, 8 buques de transportes de tropas

47

y 8 destructores que los escoltaban, atravesaron el Mar de Bismarck hacía Nueva Guinea. Avistados por un avión, fueron ametrallados y bombardeados durante dos días, siendo hundido uno de los buques de transporte y dañados otros dos. Al tercer día, atravesando el convoy las aguas entre Nueva Guinea y Nueva Bretaña recibieron una sorpresa: el ―bombardeo de rebote‖, una nueva técnica para bombardear a los barcos en la mar. Después de que una docena de cazas bombarderos australianos ametrallaron el convoy a la altura de las cubiertas para callar a las armas antiaéreas, aparecieron una docena de bombarderos ligeros y de bombarderos de asalto. Volando raso, lanzaban bombas de 225 kilos que iban dando botes por el agua hasta golpear el casco del barco enemigo, causando tanto daño a la nave como si la hubiera alcanzado un torpedo. Las espoletas de las bombas, con una acción retardada de 5 segundos, daban tiempo a los aviones para acelerar y evitar la onda expansiva de las explosiones. Cuando terminó la ―batalla del Mar de Bismarck‖, los 8 buques de transporte y 4 de los destructores, estaban hundidos. Miles de soldados japoneses se ahogaron en las aguas cubiertas de combustible y otros muchos murieron cuando las lanchas torpederas y los cazas americanos acribillaron sus botes salvavidas. Absolutamente todo el equipo y los suministros fueron a parar al fondo del mar. Los japoneses nunca más se atrevieron a enviar un convoy con tropas. Desde entonces suministraron los refuerzos para Nueva Guinea, poco a poco y durante un tiempo mayor, desde submarinos, barcazas y pequeñas naves costeras, operando en la noche. La pérdida de un líder. Ya Guadalcanal en poder americano, Yamamoto decide lanzar una gigantesca ofensiva aérea sobre las bases aéreas y navales de EE.UU en Nueva Guinea y las Salomón. Decide hacer una inspección personal en las bases más adelantadas, en alguna de otras islas, Ballale, Shortland y Buin, para vigorizar

a las tripulaciones del necesario entusiasmo y la importancia de la operación. Desgraciadamente ¡es impensable que una inspección pueda hacerse en secreto y sin previo aviso! El Edo. Mayor organiza minuciosamente la visita para que el Jefe pueda ser recibido como se debe. Se concreta en un mensaje final el programa de la inspección. Como sabemos, todos los mensajes japoneses descubierta su clave- son conocidos por los americanos. El mismo comandante de cifra que permitió prepararse a Nimitz para la batalla de Midway, le entrega este mensaje: Nimitz convoca reunión urgente... vale la pena de... es tan importante Yamamoto para el enemigo... avisen a Bill Halsey (Comandante de la Flota de EE.UU en el Pacífico Sur), y se pide permiso al Pentágono. El Secretario de Marina convoca a sus colaboradores, entre los cuales está Charles Lindberg. ¿Es capaz la aviación americana de realizar un vuelo tan largo y salir al encuentro de Yamamoto?. Lindberg sostiene que el P-38, ―Lightning‖, de la fábrica Lockheed posee la autonomía suficiente. Se habla con los expertos de esa empresa; es posible acoplar bajo las alas depósitos suplementarios para asegurar la autonomía. Se adelanta la orden a Nimitz, sujeta a decisión del presidente; Nimitz retransmite a Halsey. Este pide que lleven los depósitos urgentemente, desde Australia a Guadalcanal. El Secretario le explica a Roosevelt: todos, le dice, están de acuerdo, (a nadie le parece preocupar si es correcto, dentro de las crueles leyes de la guerra, el asesinato de un hombre concreto), ya que ha habido ejemplos y los seguirá habiendo. Nimitz recibe el mensaje: ―Buena suerte y buena caza‖. ¿Podrán interceptarlo?. Por el programa se sabe que el avión de Yamamoto partirá de Rabaul para llegar a Ballale a determinada hora; no es difícil establecer a qué velocidad volará y donde se encontrará en la ruta más lógica, a determinada hora. Una cosa es cierta, saldrá a la hora del programa.

48

Yamamoto era invariablemente puntual, y los estrategas norteamericanos confiaron en que su avión aparecería sobre Bougainville según lo previsto, el 18 de abril a las 9:35 de la mañana. En ese momento, 16 P-38 procedentes de ―Campo Henderson‖ avistaron a dos bombarderos japoneses, (uno llevaba al almirante) y seis cazas ―Cero‖ de escolta. Cuando los bombarderos rompieron la formación para escapar, dos P-38 se lanzaron en su persecución. Un ―Lightning‖ se lanzó al ataque del avión de Yamamoto, le arrancó el ala derecha con una certera ráfaga de sus ametralladoras y envió al bombardero en picado al suelo. El otro también acabó inutilizado y cayó al agua. Más tarde, una partida de rescate japonesa encontró el cuerpo carbonizado de Yamamoto en la selva; se recogen los restos del almirante, y siendo cremados, son llevados a Tokio, donde al cabo de un mes recibirán solemnes honores. Se anula a Rabaul. El éxito de las operaciones en Guadalcanal y Papúa (Nueva Guinea) concebidas originalmente como medidas de emergencia para defender a Australia y sus rutas de suministro, abrió nuevas oportunidades. Se podían tomar medidas para conquistar o neutralizar Rabaul, la gran base aeronaval japonesa en Nueva Bretaña, asegurando la defensa de Australia, pero también poder mirar más allá y planear una estrategia a gran escala. La campaña de los americanos para la toma del magnífico puerto natural de Rabaul empezó con desembarcos simultáneos de las fuerzas de MacArthur y el almirante Halsey a lo largo de todo el arco de islas al sudoeste, sur y sudeste de Rabaul. El avance sostenido de las fuerzas de MacArthur y los desembarcos de la flota de Hasley, con la toma final de la isla de Boungainville, estrechaban el cerco sobre la gran base naval japonesa, que sufría cada vez con mayor intensidad el poder aéreo, cada

vez mayor, de los americanos; el 5 de noviembre, 97 aviones que partieron desde portaaeronaves, dañaron gravemente a 7 buques de guerra japoneses, anclados en el puerto, con un costo de 10 aviones. Un ataque de la 5ta fuerza aérea vino a continuación: 27 bombarderos B-24 y 58 cazas P-38 descargaron 81 toneladas de bombas en la zona del muelle. El 11 de Noviembre se atacó Rabaul una vez más. En esta ocasión a los pilotos de la 5ta fuerza aérea se les unieron pilotos de 5 portaaeronaves. Las pérdidas japonesas fueron 1 destructor hundido, 3 destructores y 2 cruceros averiados y más de 100 aviones japoneses derribados; los americanos perdieron 11. A la mañana siguiente, los vuelos de reconocimiento mostraron el puerto completamente limpio de barcos: los japoneses se retiraron a Truk, su base principal en el Pacífico Central, 1.200 kilómetros al Norte. Tomada completamente Boungainville, los aliados decidieron que no era necesario tomar la propia Rabaul, pues ya no era una amenaza “Intruders”. Poco después de Pearl Harbour, el presidente Roosevelt -impresionado por los ―comandos británicos‖- alentó al ―Cuerpo de Marines‖ de EE.UU. a crear unas unidades especiales llamadas ―Marines Incursores‖. Esas unidades debían realizar incursiones anfibias independientes y misiones guerrilleras, y colaborar con otras unidades de ―Marines‖ como punta de lanza de operaciones mayores. Durante el primer año de la guerra del Pacífico, en el largo camino a Tokio, repleto de islas, hicieron incursiones profundas detrás de las líneas japonesas en Guadalcanal y organizaron un asalto sorpresa en la isla Makin. Luego, en noviembre de 1943, unos 2.000 hombres del Segundo y el Tercer Batallones de ―Marines Incursores‖ fueron destinados a la vanguardia de una invasión que realizaría una división de ―Marines‖ en Bougainville, la más grande y más norteña de las islas Salomón.

49

ATOLONES omo campo de batalla, las islas del Pacífico Central plantearon problemas que no se encontraron en ningún otro teatro de operaciones de guerra. Su valor estratégico, por lo menos para los planificadores de la campaña de la Marina estadounidense, estaba fuera de toda duda. Si se las arrebataban a los japoneses, abrirían una senda hacia el oeste, para llegar a Filipinas o Formosa. A largo plazo, las islas del Pacífico Central servirían como bases desde las que la creciente fuerza aérea y naval estadounidense podría atacar cada vez más cerca del propio Japón. Pero la naturaleza de las islas hizo que su captura fuera bastante más complicada de lo que se había pensado. Al contrario que en las islas Salomón, al Sur, montañosas y con abundante vegetación, la isla típica del Pacífico central es llana y con escasa vegetación, una baja plataforma de coral que sobresale unos pocos metros de la superficie del mar. Normalmente forma parte de una curiosa formación llamada atolón, resultado de la formación de coral sobre un volcán inactivo y hundido. Con diferente formas, circular, de herradura o triángulo, el atolón tiene una laguna comunicada con el mar a través de uno o dos estrecho canales. Aquí y allá, a lo largo del borde, el coral sobresale del agua lo suficiente para formar hilera de diminutas islas en las que crecen algunos que otros cocoteros y palmeras y poco más. Un atolón grande puede tener 30 kilómetros de longitud o incluso más y uno pequeño ni siquiera supera el tamaño de un campo de fútbol. Pero incluso en un atolón grande, ninguna de las islas mide más allá de 3 kilómetros. Desde el punto de vista de una Fuerza Aérea o de una Marina, los atolones son objetivos muy tentadores. El terreno llano es válido para la construcción de campos de aviación y hay suministros ilimitados de coral para la construcción de pistas.

C

Las lagunas ofrecen puntos de anclaje protegidos para los barcos, mientras las grandes extensiones de océano entre los atolones permiten la realización de maniobras a gran escala. No obstante, para las Fuerzas Terrestres, la guerra en atolones puede plantear problemas. Los lanchones de desembarco se arriesgan a encallar en los traicioneros y frecuentemente ocultos arrecifes de coral que bordean la laguna y la parte oceánica exterior. Una vez en tierra, en un atolón fuertemente defendido, las tropas atacantes deben luchar por cada milímetro de terreno. No tienen espacio para maniobrar, ni bosques, arbustos o colinas que utilizar como cobertura. Tan sólo tienen el mar o la laguna a sus espaldas, y al frente, arenas de coral y un enemigo bien apostado. Tarawa El atolón Kwajalein, en el grupo conocido como las ―Marshall‖, fue el principal objetivo del almirante Nimitz mientras estudiaba su avance por el Pacífico Central en el verano de 1943. Los japoneses habían gobernado las Marshall desde la década de 1920 siguiendo un Mandato de la Liga de Naciones; habían convertido el atolón Kwajalein de más de 100 kilómetros de longitud, el mayor atolón del mundo, en una gran base aérea y naval. Pero los planificadores estadounidenses decidieron que antes de acercarse a las Marshall había que tomar las ―Gilbert‖, un grupo de atolones a más de 800 kilómetros de distancia al Sureste. Los japoneses ocuparon las islas, que habían estado durante mucho tiempo bajo control británico, poco después de Pearl Harbour. Si atacaban las Marshall mientras las Gilbert estaban todavía en manos japoneses, los norteamericanos estarían expuestos a un ataque por la retaguardia. Los dos principales atolones de las Gilbert ocupados por los japoneses eran Makin y Tarawa. Tarawa era el más grande y mejor fortificado, pero los japoneses valoraban mucho a ambos. Además de servir como puestos avanzados en las vías de aproximación orientales a las Marshall, también

50

planteaban una amenaza para las comunicaciones aliadas entre el Pacífico Central y Suroccidental. El hecho de que los japoneses no fueran a abandonar las Gilbert con facilidad era una realidad incuestionable. Una gran Armada protegía a los buques de desembarco que llevaban a unos 35.000 hombres, entre Infantes de Marina y tropas del Ejército y estaba dividida en tres agrupaciones tácticas: una fuerza meridional para tomar el atolón Tarawa, una septentrional para realizar un ataque simultáneo contra Makin, a unos 160 kilómetros de distancia, y la fuerza de portaaviones rápidos para proteger a las otras dos de los buques de guerra y aviones japoneses con base en Kwajalein. En Makin los japoneses tenían tan sólo 300 soldados y 400 trabajadores civiles en la fortificada isla, para enfrentarse a 6.500 estadounidenses, que para tomarla necesitaron 4 días; escuadras de fusileros japoneses retuvieron a compañías enteras americanas durante horas. Para los americanos, la suerte de la batalla se agravó en Tarawa. El combate pasó a la historia como uno de los encuentros más sangrientos de la campaña del Pacífico. De las 47 islas del atolón, el principal objetivo era Betio, la isla más grande, donde los japoneses habían construido una pista de aviación para cazas, con sus instalaciones. Unos 1.000 trabajadores japoneses de la construcción y 1.200 trabajadores coreanos habían convertido las aproximadamente 120 hectáreas de la isla, en un bastión, que en relación a su tamaño, era el más fortificado del mundo. Catorce cañones de defensa costera, cuatro de ellos de 203 mm. guardaban la costa. Otras cuarenta piezas de artillería, por lo menos, estratégicamente posicionadas en todas las vías de aproximación y playas. Por el borde de la laguna se extendía una pared de 1.2 metros de alto, hecha de troncos de cocotero, donde estaban emplazadas más de 100 ametralladoras para disparar por encima de la pared a las embarcaciones y hombres que se aproximaran. Cada uno de los fortines construidos era una fortaleza. Se habían excavado agujeros muy

profundos en el coral, los reforzaron con acero y hormigón y luego los cubrieron con coral y troncos de cocoteros y los redondearon, formando pequeños montículos que no destacaban en las fotografías aéreas. Los puestos de mando y depósitos de munición eran igualmente muy seguros, algunos de ellos con dos pisos de altura, paredes de 2 metros y medio de espesor y techos de acero y hormigón. Tenían los defensores una compleja red de trincheras, en forma de túneles, que les permitían llegar con rapidez a cualquier sector amenazado. Finalmente, podían sacar partido del arrecife que bordeaba Betio, un banco de coral que era más ancho que la propia isla. Se había minado en la zona oceánica y las aguas poco profundas entre el arrecife y la orilla se habían rellenado de pirámides de hormigón y alambradas, dispuestas de tal modo que las embarcaciones y los hombres que se aproximaran irían directamente a parar a las bocas de fuego de las armas japonesas. Por el lado americano, Betio iba a verse sometido a una concentración de bombardeos aéreos y navales, sin precedentes. Los bombarderos B-24 atacaron la isla durante días y seguirían haciéndolo hasta el momento del desembarco. Bombarderos en picado y cazas procedentes de los portaaviones atacaron a poca altura durante media hora al amanecer del día D. Antes y después del desembarco, desde los portaaeronaves, tres acorazados, cinco cruceros y nueve destructores se lanzaron 3.000 toneladas de proyectiles; se pensaba que nada podría sobrevivir a ese ataque masivo. La laguna de Tarawa tiene unos 27 kilómetros de anchura, con una entrada de unos 5 kilómetros al este de Betio. Las aguas picadas y una corriente inesperada a la entrada de la laguna hicieron todavía más difícil el avance de las embarcaciones de desembarco. Los hombres estaban mareados y calados hasta los huesos, pero podían ver el efecto de los aviones y los cañones navales y se sintieron seguros…. Para el mediodía del día D se habían destinado a Betio cinco batallones reforzados, pero estaba claro

51

que no era suficiente. En algún momento del mediodía del día D+1, los infantes se dieron cuenta que la irregular marea de Tarawa estaba subiendo, y con ella, el curso de la batalla empezó a cambiar. Aunque la crecida del agua amenazaba con ahogar en la playa a los infantes heridos, también permitía que las lanchas llegasen hasta el arrecife para recogerles y transportar mayores cantidades de suministros. La mañana del día D+2 finalmente fueron destruidos los fortines que protegían al Cuartel General japonés. Al final de ese día, cientos de japoneses estaban todavía atrincherados en el estrecho extremo oriental de Betio y esa noche lanzaron una serie de feroces contraataques contra las líneas de Infantes de Marina, y a pesar del fuego de artillería y de los cañones navales, el combate se convirtió en lucha cuerpo a cuerpo. Salvo unos cuantos que se fueron encontrando en la tarde del D+3, la mayoría de los japoneses habían resultado muertos o se habían suicidado, colocándose el cañón del fusil en la boca y disparándolo con los dedos de los pies. Esa tarde Betio fue declarada posición asegurada. Tan sólo 17 japoneses y 129 trabajadores coreanos se rindieron en el atolón de Tarawa; el resto, unos 4.700, entre soldados y trabajadores, murieron. En ese combate de 76 horas de duración por una gran porción de coral, los americanos perdieron 1.027 infantes de Marina y 29 oficiales y hombres de la Marina, la mayoría, sanitarios y 2.292 resultaron heridos, pero se recuperaron. Se aprendieron las lecciones que dió la batalla. Las embarcaciones de desembarco de la infantería (LCI) se convirtieron en cañoneras de apoyo. Las técnicas aéreas de los servicios de información se refinaron para ofrecer datos más precisos sobre la profundidad del agua y los niveles de las mareas. Se crearon equipos de demolición submarina para destruir obstáculos naturales y levantados por el hombre. Lo más importante de esas lecciones fue que las fortificaciones tan sólidas como las de Betio no podían destruirse, sencillamente saturando la isla de

bombas y granadas. Lo que se necesitaba para destruirlas era bombardeos de precisión, incluido el del fuego artillero, dejando tiempo para que se dispersase el humo y poder juzgar el éxito de los impactos. Se levantaron réplicas de las defensas de Betio y después de practicar, la Marina constató que los cohetes de los aviones y las granadas perforantes navales, disparadas con una trayectoria muy curvada, resultaban más destructivas. Poco después de terminada la batalla comenzaron las misiones de exploración y bombardeo contra las islas Marshall. El 1 de Febrero, menos de tres meses después de Tarawa, la flota del almirante Nimitz atacó el atolón Kwajalein en las islas Marshall centrales y para el 4 de Febrero la campaña había terminado, se necesitaron unos cuantos días más que en Tarawa, pero con un coste inferior de vidas americanas, pues ya se empezaron a tomar medidas que redujeron los riesgos. Eniwetok Con la relativa facilidad de la campaña de Kwajalein, Nimitz decidió que la flota no regresara a Hawai para reagruparse. En su lugar envió a invadir el atolón Eniwetok a unos 600 kilómetros de Kwajalein en las ―Marshall‖ occidentales. Para cubrir los desembarcos, planificados para el 17 de febrero, nueve de los portaaeronaves rápidos de Mitscher atacaron Truk, la poderosa base aérea y naval japonesa a más de 1.200 kilómetros al oeste de Eniwetok, en las islas Carolinas. En dos días y una noche de incursiones, los aviones de Mitscher destruyeron unos 220 aviones japoneses en tierra y hundieron 41 barcos; el tonelaje total hundido – más de 200.000 toneladasiba a permanecer como récord en una única acción a lo largo de toda la guerra. Truk, que los japoneses habían estado levantando en secreto durante años, era un punto tan importante en toda su estrategia del Pacífico, que después de terminadas las incursiones, se ordenó que la protegieran los aviones que quedaban en Rabaul, abandonando por lo tanto a las fuerzas japonesas en y alrededor de

52

Nueva Guinea, dejándolas a merced de las fuerza aérea de MacArthur. A pesar de la eliminación de la amenaza de Truk, la operación de Eniwetok podía haber resultado un desastre total de no haber sido por el hallazgo casual de ciertos documentos japoneses. Los planos encontrados en Kwajalein habían brindado una información muy valiosa sobre las defensas de Eniwetok y sobre las profundidades del agua en su laguna. La isla Engebi, el primer objetivo de los estadounidenses en el atolón, cayó en el plazo de pocas horas; debilitada por el bombardeo previo, la pequeña guarnición estaba demasiado aturdida para ofrecer resistencia. En Engebi los estadounidenses encontraron otros papeles que revelaron la existencia de guarniciones considerables de aguerridos soldados en otras dos islas del atolón seleccionadas para la invasión, Eniwetok y Parry. Como los barcos que pasaban por esas islas de camino a Engebi no habían visto señales de vida en ellas, (de hecho, se había ordenado a las guarniciones que estaban allí que se ocultasen cuando se acercara la Flota estadounidense), el general de la brigada de Infantería de Marina que iba a intervenir, junto con un Regimiento del Ejército, había supuesto que allí había pocos japoneses; había pensado enviar pequeñas fuerzas para tomar las dos islas simultáneamente. Como resultado del descubrimiento de los documentos, el general cambió su plan y planificó la toma de Eniwetok y Parry una por una. En la isla Eniwetok había unos 800 japoneses en fortines subterráneos conectados por túneles y trincheras, o en agujeros camuflados con ramas de palmera; otros estaban ocultos entre la maleza baja que cubría la mayor parte de la isla. Los atacantes tenían que escudriñar cada metro que avanzaban. La isla Eniwetok cayó en dos días y medio y se encontró otro documento importante que mostraba los planes defensivos de la isla Parry, justo al otro lado del canal. Con tres días de bombardeo y uno de encarnizado combate en tierra se tomó Parry y se completó la conquista del atolón Eniwetok.

En el plazo de unas pocas semanas, pelotones de la Marina estadounidense ocuparon otros 30 pequeños atolones o islas de las Marshall, dejando a un lado cuatro atolones que todavía estaban en manos japonesas, pero aislados e inservibles. En toda la campaña de las islas Marshall, murieron 594 estadounidenses, alrededor de la mitad de las pérdidas sufridas en Betio. Las lecciones en Tarawa se habían aprendido bien, pero la lucha por el Pacífico Central estaba lejos de acabar. Virtudes y defectos. Los japoneses eran tenaces y disciplinados; tenían un gran espíritu de sacrificio. Cuando ya no podían combatir, se hacían matar en su puesto; después de la caída de las islas conquistadas por los Aliados, los supervivientes se refugiaban en la jungla para continuar indefinidamente la lucha. El número de prisioneros fue siempre ínfimo, y raramente pasó del 3 por 100 del número de muertos. Antes que el Emperador ordenase la rendición, jamás se atrapo a un Oficial General; se hacían matar combatiendo o se suicidaban. Pero cuando desapareció en parte el personal perfectamente instruido del comienzo de la guerra, la calidad técnica de las tropas bajó. El Ejército y la Marina triplicaron sus efectivos durante la guerra y no supieron instruir convenientemente al personal de reemplazo y de complemento. Esto se notó especialmente, en la Aviación. Los aviadores, en general, eran enviados a la acción antes de haber alcanzado una instrucción suficiente. Por el lado norteamericano, con un incremento formidable de hombres y medios, es de destacar que esta enorme ampliación no produjo disminución del valor técnico de las tropas. Ello fue debido, ante todo, a la perfección de un adiestramiento metódico y riguroso, efectuado con medios muy amplios, en condiciones lo más parecidas posible a las del combate real. Por ejemplo, los norteamericanos reprodujeron en tierra compartimientos completos de barcos, en los que el personal de seguridad interior se ejercitaba en la lucha contra incendios.

53

Especializaron a fondo al personal, lo que facilitó el adiestramiento sin perjudicar la utilización, porque con efectivos tan grandes se podían encontrar siempre, en cada especialidad, los relevos necesarios. También el Mando sabía hacer a su tiempo los relevos. El desarrollo del Servicio de Sanidad fue admirable, lo mismo que las disposiciones, adoptadas para salvar al personal El Mando tuvo siempre gran cuidado de reducir las pérdidas; las

operaciones muy costosas, como la toma de Tarawa, dieron lugar a cambios de impresiones en los que tomaron parte los corresponsales de guerra, y el Mando estudió las opiniones expuestas con la mayor objetividad y, se puede decir, con la mayor probidad intelectual. El hombre de filas sabía que su vida no sería expuesta desconsideradamente y que los jefes tratarían de reemplazar el gasto de vidas humanas por el gasto en material.

54

Las embarcaciones de desembarco. Cada vez se dominaba mejor la táctica de los desembarcos anfibios y se aplicaban métodos y sistemas de armas para la protección de las tropas y su éxito. La naturaleza isleña de una parte tan grande del teatro de operaciones del Pacífico dio lugar a un despliegue completamente nuevo de lanchas y buques de desembarco. Las embarcaciones de transporte de tropas abarcaban desde pequeñas lanchas de desembarco como la LCP o la LVT, que podían llegar hasta la misma playa, hasta la LCI, para 200 hombres. La LCVP era suficientemente grande para transportar un jeep además de personal, mientras que la LCM y la LCT transportaban explanadoras, tanques medianos y camiones pesados a tierra.

Todas ellas parecían pequeñas comparadas con los buques de altura, el LST y el LSD. Uno de los buques de carga más eficaces, el LST, transportaba cualquier cosa, desde tropas y tanques hasta carga y lanchas de desembarco. El mayor de todos los buques era el LSD, que tenía espacio suficiente para tropas y lanchas de desembarco menores –hasta el tamaño de una LCT- y también podía hacer el papel de barco de reparaciones. La Flota americana continuamente reforzada con más y mejores unidades, iba obteniendo una superioridad aplastante; los japoneses, siguiendo su tradición, luchaban desesperadamente, prácticamente hasta el último hombre. Prueba de ello fueron las defensas de Saipán, Tinian y Guam –habitadas también con población civil japonesa-, pertenecientes a las ―Marianas‖, siguiente movimiento americano.

55

SAIPÁN - 07/06/1944 os Infantes de la Marina y los soldados de Infantería llevaban una misión bien definida: tenían que tomar en el archipiélago de las ―Marianas‖, las islas de Saipán, Tinian y Guam, las siguientes pasaderas lógicas en el avance del almirante Nimitz hacia el Oeste, a través del Pacífico central. Las Marianas, unos 2.400 kilómetros al este de la bahía de Manila y a poco más de 2.000 al sureste de Tokio, eran puntos de resistencia clave en la cadena defensiva japonesa. Tomándolas, los estadounidenses cortarían la línea de suministros del enemigo, que se extendía desde Japón a sus bastiones en el Sur del Pacífico y más allá, hasta la aislada Truk, el punto de resistencia japonés en las Carolinas, casi 1.000 kilómetros al sureste de Guam. Además la posesión de los campos de aviación en las Marianas permitirían a los estadounidenses emplear el nuevo bombardeo B-29 contra Japón. Guam era el principal objetivo de los estadounidenses. Además de sus excelentes campos de aviación, la isla contaba con el mejor puerto de gran calado de las islas Marianas. Durante más de 40 años Guam había estado en manos estadounidenses. Luego, dos días después de Pearl Harbour, los invasores japoneses habían derrotado a la pequeña guarnición de Infantería de Marina estacionada allí y tomaron la isla. Recuperar Guam tenía un efecto simbólico además del estratégico: sería el primer territorio en manos estadounidenses que se hubiera recuperado de los japoneses y su ocupación levantaría la moral de los soldados y civiles estadounidenses por igual. El almirante Nimitz decidió atacar primero Saipán; la invasión de Guam llegaría tres días después. Saipán estaba 160 kilómetros más cerca de Japón y por lo tanto resultaba una base más práctica para bombardear el país. Nimitz llegó a la conclusión de que la toma de Saipán cortaría el apoyo aéreo japonés a Guam y haría la invasión menos costosa.

L

Saipán era una isla tropical bien organizada, de unos 22,5 kilómetros de longitud y 8 de anchura, con ciudades, plantaciones de azúcar, laderas con terraplenes y una amplia población civil japonesa. Ya Saipán pertenecía a la esfera de influencia nipona antes de la guerra. De origen volcánico, estaba dominada en el centro por una cima de 472 metros, la cumbre de la espina dorsal montañosa de la isla. Al norte y al este, una serie de elevadas mesetas y colinas onduladas terminaban abruptamente en planicies costeras muy pronunciadas o grandes acantilados que se levantaban decenas de metros por encima del mar; pero al sur y al oeste la tierra tomaba la forma de una amplia llanura costera que terminaba en playas. La guarnición de la isla había recibido pocos refuerzos desde la primavera. El Cuartel General Imperial no había previsto un ataque contra las Marianas tan pronto; las incursiones aéreas estadounidenses más al sur en la isla Palau, en las Carolinas occidentales, habían llevado a los planificadores japoneses a pensar que los estadounidenses atacarían allí primero. Además, los submarinos estadounidenses habían hecho estragos con los transportes japoneses que se dirigían a Saipán con tropas y suministros. En la víspera de la invasión, el teniente general al mando, el jefe del Ejército en la isla, tenía a su disposición solamente 25.469 soldados. Se acercaba en rumbo la Flota americana: 535 barcos. Los 127.000 hombres, escuchan el anuncio: ―La invasión de Francia ha comenzado‖, (El día ―D‖ – Normandía). El plan estadounidense de ataque disponía que las divisiones 2ª y 4ª de Infantería de Marina asaltasen las playas de la costa suroccidental de Saipán el 15 de junio. Toyoda, para ese tiempo el nuevo jefe de la ―Flota Combinada‖ acierta que es Saipán el objetivo. Saca del olvido al almirante Nagumo y lo nombra Jefe de esa zona. El vicealmirante Nagumo, que había comandado los grupos tácticos de portaaeronaves japoneses en el ataque de Pearl

56

Harbor y luego había caído en desgracia después de que sus portaaeronaves fueran destruidos en la batalla de Midway, tenía 6.100 soldados de la Marina a su disposición. Nagumo adivina el punto de desembarco y desde el primer momento la resistencia fue tenaz.

El almirante japonés, desde una torre de observación había visto a la Flota estadounidense (al igual que el día anterior, en Normandía, los alemanes) y había quedado absorto por su potencia (hasta reconoció a 3 acorazados que habían quedado fuera de combate en Pearl Harbour).

57

Batalla del “Mar de Filipinas” La Marina japonesa –buscando como siempre la batalla decisiva –Tsushima-, buscan a la de EE.UU.; son inferiores, pero tienen a su disposición las bases terrestres de Guan y Tinian –también en las Marianas- y aparatos de autonomía más larga. Localizan a la Flota del almirante Mitscher, que tenía el objetivo prioritario de asegurar la cobertura a las tropas en Saipán y a la Escuadra anclada – transportes y buques en apoyó de fuego-. Pero Mitscher tiene a sus ordenes 7 portaaviones pesados, 8 ligeros, 7 acorazados, 8 cruceros pesados, 13 ligeros y 60 destructores. Así pues, mientras se libraba el combate en Saipán, una Flota japonesa se estaba dirigiendo hacia las Marianas al mando del vicealmirante Ozawa para lo que los almirantes japoneses habían estado esperando, ―la batalla decisiva‖. A esta Flota se le unió otra división de buques -incluyendo los dos potentes acorazados nuevos Yamato y Musashique se habían estado preparando para dirigirse a la costa de Nueva Guinea, hacia una isla donde la guarnición estaba sufriendo el ataque de las tropas de MacArthur. De tal forma, que con esa incorporación, Ozawa tenía a su disposición casi todos los buques de combate que le quedaban a la Marina japonesa; nueve portaaeronaves con 450 aviones de combate a bordo, 5 acorazados, 13 cruceros y 28 destructores. Aún luciendo formidable tal fuerza, las probabilidades estaban en su contra. Tenían menos aviones que los americanos y sus pilotos- muertos los mejores en encuentros anteriores-, la mayoría sólo contaba con pocos meses de formación y pocos habían estado en combate. Además, en los cuatro días anteriores a la invasión de Saipán, los aviones americanos habían destruido a la mayor parte de las aeronaves japonesas que tendrían que respaldar la operación de la Flota de Ozawa desde los campos de aviación de la propia isla de Saipán y las de Guam y Tinián. El almirante Spruance, jefe de la Quinta Flota americana, se enteró del avance de los buques de

guerra japoneses en la madrugada del 15 al 16 de junio, cuando dos submarinos americanos los divisaron en aguas filipinas. El almirante americano que preparaba la invasión de Guam para el 18 de junio, cambió rápidamente sus planes. Ordenó a sus transportes que terminaran de descargar los hombres y suministros en Saipán el día 17 y luego se alejó de la isla y envió a la Flota de portaaviones rápidos del almirante Mitscher -Grupo Táctico 58- al oeste de Tinián para esperar a los japoneses. Los aviones exploradores de la Flota nipona divisaron a los portaaviones de Mitscher, Ozawa lanzó su primera incursión con 69 aviones; hora y media más tarde el grupo de cobertura que navegaba por delante de los portaaviones americanos los detectó con el radar a 240 kilómetros de distancia. El Grupo Táctico 58 se puso proa al viento y se preparó para el lanzamiento. Los cazabombarderos despegaron y se dirigieron hacia Guam para destruir los campos de aviación en la isla, para que los aviones de Ozawa no pudieran aterrizar para repostar. Los 15 portaaeronaves americanos empezaron a avanzar con rapidez, con un sistema rotativo de despegues y aterrizajes para poder mantener el número máximo de cazas en el aire durante todo el día. A las 10:36 de la mañana del 18 de junio, una patrulla aérea dió el primer ―aviso de avistamiento‖ y se dirigió hacia el enemigo. Siguió una batalla aérea, que se prolongó a lo largo del día y que desde entonces se conoció como ―El gran Tiro al Blanco de las Marianas‖. De los 69 aviones japoneses enviados en primer lugar, ninguno llegó a los portaaviones americanos, fueron derribados la gran mayoría en combate aéreo y el resto, por fuego antiaéreo de los buques de cobertura. Al final del día, Ozawa había puesto 373 aviones en el aire; tan sólo regresaron 130. Los americanos también derribaron unos 50 aviones con base en Guam. En un solo día la Fuerza aeronaval japonesa había perdido tres cuartas partes de sus aviones. El submarino americano Albacore cruzando en la ruta de la flota japonesa apunta al portaaviones Taiho –nuevo- gemelo del Shokaku y le lanza un

58

abanico de torpedos. Un bombardero en picado, que estaba despegando, se dá cuenta y se lanza contra un torpedo, lo intercepta a un centenar de metros del portaaviones y explota conjuntamente. Otro torpedo lo encaja la nave, sin al parecer mayores problemas. Otro submarino americano, el Cavalla, lanza 6 torpedos al Shokaku, acertándole con 3 y lo hunde. En el Taiho, donde todo parecía normal, a causa del torpedo encajado vapores de bencina y petróleo bruto se han difundido por los diversos compartimentos. Un oficial de seguridad, piensa aprovechar la velocidad del barco contra el viento y hace abrir totalmente los grandes ventiladores para eliminar los vapores... al contrario, los vapores se difunden peligrosamente por todo el barco, y éste queda a merced de la más pequeña llamita, la más pequeña... ¡y ocurrió! Una espantosa explosión sacude al portaaviones y lo hunde. Mientras, los aviones japoneses, con base en tierra, habían seguido atacando, hasta no quedar casi ninguno. ¿Por qué no hay noticias de la 1ra y... la 2da oleadas? De ellas, no había nadie en disposición de hablar por radio con la escuadra. Todos habían sido derribados. Ozawa supuso que una buena parte de los aviones que no regresaron, aterrizaron en Guam para repostar, y permaneció en la zona, dispuesto a reanudar el ataque cuando sus aeronaves se hubieran reagrupado, pero esa apreciación equivocada le resultó muy cara, pues Mitscher, con la aprobación de Spruance, venía hacia él. Cuando el americano divisó a Ozawa a última hora de la tarde del día 20, lanzó 77 bombarderos en picado, 54 torpederos y 85 cazas contra la Flota japonesa, corriendo el riesgo de que sus pilotos no volvieran hasta bien entrada la noche. Los americanos alcanzaron a la Flota al crepúsculo, pero sus cazas rápidamente se deshicieron de la débil pantalla de cazas japoneses que les hicieron frente. Luego atacaron los bombarderos en picado; veinte minutos más tarde, un portaaviones se estaba hundiendo, otros barcos estaban seriamente dañados y otros 65 aviones japoneses fueron casi o totalmente destruidos.

Mitscher,- afrontando el riesgo de algún ataque submarino japonés-, encendió todas las luces de sus barcos para que sirvieran de faros a sus aviadores. Las pérdidas de aviones americanos, hasta el momento, habían sido de 20 aparatos, pero el aterrizaje nocturno supuso que 80 aviones más cayeron al mar cuando se quedaron sin combustible o al momento de intentar posarse en cubierta, pero la derrota de Ozawa significaba que no había esperanza de ayuda para los defensores de Saipán, aunque todavía ellos no lo supieran. La Flota japonesa se retira y no es atacada por Mitscher, que quedó a la altura de Saipán - fue por ello, criticado,- aún cuando sus aviones se desplegaron varias veces provocando graves daños, pero de ser seguida la japonesa, podría haber sido aniquilada, ya que no tenían ninguna protección aérea. La lucha en Saipán proseguía con toda ferocidad. La isla, estaba siendo conquistada, pedazo a pedazo, hasta arrinconar a los soldados japoneses, y a la población civil que los había seguido al otro extremo de la isla. Nagumo, se había suicidado, para no caer prisionero. Cargas salvajes japonesas, a la bayoneta, y al descubierto, cantando himnos guerreros... Saipán fue declarada zona segura el 9 de julio, pero el horror final llegaría después de que finalizara el combate. En el extremo septentrional de la isla estaba ―Marpi Point‖, una llanura, a unos 250 metros por encima de la costa de afiladas rocas de coral, y allí cientos de civiles japoneses se unieron a los pocos soldados restantes en una orgía de autodestrucción. A pesar de las advertencias por megafonía de que los victoriosos tratarían bien a los cautivos, los padres lanzaron a sus hijos por los acantilados y luego se tiraron ellos. Familias enteras se adentraron en el mar y nadaron hasta agotarse y ahogarse. Un grupo de 100 japoneses hizo una reverencia a los Infantes de Marina que les observaban desde una cumbre. Luego se desnudaron, se bañaron, se pusieron ropa limpia y extendieron una bandera japonesa sobre una roca. Un hombre distribuyó granadas de mano y uno por uno quitaron el pasador

59

de seguridad y apretaron la granada contra el pecho. Algunos se quitaron la vida, solos en silencio. Con un coste de 16.525 estadounidenses muertos o heridos y unos 29.000 japoneses muertos, los estadounidenses finalmente quedaron en posesión de una isla desde la que podían atacar por el aire al Japón. Aunque Tinián se tomó con una relativa facilidad, en Guam, 160 kilómetros al sur, estaba en marcha una sangrienta batalla.

Guam, la mayor de las islas Marianas, es una abrupta formación de piedra caliza de casi impenetrable paisaje, que se rompía de vez en cuando con arrozales y zonas planas como una mesa. El combate por Guam se prolongó durante dos semanas. Incluso después de que la isla se declarara lugar seguro, pequeños grupos de japoneses permanecieron en las montañas al estilo guerrillero durante meses, en algunos casos, años.

60

LOS MAESTROS DE OBRAS a guerra entre islas que los Aliados libraron en el Pacífico Sur dependió en gran medida de unos efectivos de Ingenieros, aguerridos y voluntariosos miembros de los Batallones de Construcción de la Marina estadounidense, y conocidos como los ―Sea Bees‖ (Abejas Marinas); estos versátiles trabajadores podían transformar mágicamente la jungla más espesa o el atolón más árido en una base aérea o naval, con todo lujo de

L

detalles; construían carreteras y ferrocarriles y eliminaban obstáculos submarinos. Su velocidad e ingenio se convirtió en leyenda a lo largo y ancho del Pacífico. Reclutados de listas de trabajadores estadounidenses-muchos de ellos del sector de la construcción- la mayor parte de los 260.000 que conformaban tal Cuerpo de Ingenieros eran consumados maestros en sus oficios cuando se alistaron. Estaban equipados con una extraña mezcla de equipo de combate de los tres ejércitos, y recibían escasa formación militar.

61

Pero operaban tan cerca del frente que en ocasiones participaban en la lucha. Tenían un sencillo lema: ¡Podemos hacerlo!. Ningún trabajo era demasiado grande o difícil de hacer. Convirtieron los manglares de Merauke, Nueva Guinea Holandesa, en una pista de aviación terminada en ocho días. En Tinian, en las islas Marianas, movieron más de 9 millones de metros cúbicos de barro, piedra y coral para construir la mayor base de bombarderos del mundo, con seis pistas, cada una de ellas con 2,5

kilómetros de longitud. Construyeron depósitos de combustibles, barracones y hospitales; abrieron paso con carreteras y ferrocarriles; en Guam excavaron y pavimentaron 160 kilómetros de carretera en 90 días. Eran tan importantes para las operaciones de los Aliados que el Secretario de Marina de Estados Unidos, James Forrestal, dijo en 1945, ―Los Seabees han llevado a la espalda el peso de la guerra del Pacífico‖.

62

ULITHI: “ARMA SECRETA DE LA MARINA” l 22 de septiembre de 1944, sólo un mes después de que los ―marines‖ estadounidenses hubieran arrebatado las islas Marianas a sus defensores japoneses a un terrible coste, una pequeña fuerza de invasión norteamericana dió el siguiente paso de gigante en el camino hacia el territorio natal japonés; sin costo alguno, un regimiento de soldados se deslizó con botes de caucho hasta la orilla de una pequeña isla llena de palmeras en el atolón de las ―Ulithi‖, en las Carolinas occidentales. Allá supieron, gracias a sus amistosos habitantes, que la guarnición japonesa se había ido hacía semanas. Ulithi consistía en treinta y tantas isletas, todas ellas llanas y -tras una mirada casual-inutilizables. Pero, junto con los arrecifes de coral que las rodeaban, formaban un enorme óvalo que encerraba y protegía una profunda laguna. Era un fondeadero natural que podía acomodar a cientos de barcos a la vez. Y lo mejor de todo era que Ulithi se hallaba tan ―sólo‖ a 2.500 kilómetros de Japón, a 1.500 de Iwo Jima y a 2.000 de Okinawa. Con un poco de trabajo, el atolón podía convertirse en una base de avanzada

E

ideal para futuras operaciones navales, y los censores se asegurarían de que ningún periodista divulgara el secreto. El primero de octubre el atolón fue escenario de una enorme actividad. Trabajando febrilmente, batallones de ―seabees‖ ampliaron una isleta con arena v construyeron calzadas sobre pontones hundidos, rellenados con grava. Los equipos de construcción cubrieron luego otras tres isletas con carreteras, muelles, talleres, un complejo para Cuartel General, pistas de aterrizaje y viviendas para un personal máximo de 7.000 hombres. Servicios para barcos de todo tipo llegaron desde Pearl Harbour y el atolón de Eniwetok en las islas Marshall, para reparar y mantener a la Marina en la lucha. Los ―seabees‖ descargaban hasta 300 toneladas al día de todo tipo de artículos, desde alimentos hasta vestimentas y… bombas, que llegaban hasta allí desde Hawai y puertos de California. Los trabajos básicos se completaron antes de lo previsto, y por aquel entonces, en noviembre, una larga flotilla de acorazados, portaaviones y destructores estaban ya en el puerto en busca de suministros. Ulithi estaba preparada para unirse a la guerra.

63

LAS PALAU onquistadas las Marianas y aislada la gran base naval japonesa de Truk, los estrategas estadounidenses desviaron su atención hacia el último obstáculo restante en su camino hacia el Oeste. Las islas Palau en las Carolinas occidentales, 1.600 kilómetros al oeste de Truk y tan sólo 800 kilómetros al este de Mindanao, gran isla filipina, estaban en el flanco de cualquier avance hacia Filipinas. ¿Convenía invadirlas? En una conferencia de alto nivel de la Marina sobre esa cuestión, el principal disidente fué el almirante Halsey. Argumentando que la conquista de las Palau resultaría muy costosa, y por temor a que se repitiera lo de Tarawa, propuso contornear las Palau y atacar directamente a las Filipinas. Nimitz, por otra parte, pensó que las islas constituían una amenaza demasiado grande para pasarla por alto, y Nimitz era el superior de Halsey. De acuerdo con esto, se prepararon los planes; la 1° División de Infantería de Marina iba a desembarcar en la isla Peleliu, emplazamiento de la mayor base aérea de las Palau, el 15 de septiembre.

C

El jefe de la división, se sentía optimista acerca de la invasión. Hablando con sus oficiales después de un ensayo de desembarco, dijo: ―Vamos a sufrir algunas bajas, pero permítanme asegurarles que ésta va a ser una acción corta y rápida. Brutal pero rápida. Deberíamos hacerlo en tres días. Pero acaso sólo necesitemos dos‖. Pero Stalemate II (Estancamiento II), como se denominó la operación, fué un nombre excesivamente profético. La lucha por Peleliu se prolongaría durante semanas, y junto con Tarawa pasaría a los anales de la historia como una de las batallas más sangrientas de la guerra del Pacífico. Casi todas las islas Palau están dentro de un arrecife de coral. Muchas de ellas, de origen volcánico, se levantan varias decenas de metros por encima del nivel del mar y están cubiertas por espesa vegetación. Peleliu, en el extremo meridional del arrecife circundante tiene, aproximadamente, la forma de pinza de un bogavante. En su articulación, una amplia zona llana en el sur, estaba el campo de aviación; las dos pinzas se prolongan al este y noroeste, hacia las otras islas del grupo. Levantándose justo al norte del campo de aviación y lo largo de toda la pinza septentrional está, una

64

cadena montañosa, con una escarpada serie de riscos cubiertos de arbustos y horadados por múltiples cuevas. Para los japoneses, las Palau eran de gran importancia. Durante toda la primera parte de la guerra, las tropas, barcos y aviones japoneses que se dirigían a las Indias Orientales Holandesas y Nueva Guinea Occidental había hecho escala en las excelentemente desarrolladas bases aéreas y navales del grupo. El Cuartel General Administrativo de Japón para todas las islas que controlaban bajo Mandato de la Liga de Naciones, estaba ubicado en Palau, y después de que Truk se neutralizara mediante ataques aéreos y la toma de las Marianas, la ―Flota Combinada‖ trasladó allí su cuartel general durante un breve período de tiempo. En abril, llegó de China la 14° División de Choque. Su jefe se puso a levantar fortificaciones contra posibles ataques de Nimitz. Contó con la ayuda de las características topográficas de Peleliu: sus cuevas. Antes de la guerra los japoneses habían explotado las minas de fosfatos de la isla y ahora utilizaban las técnicas de minería para agrandar las cavernas de coral que abundaban en la cordillera de Peleliu y para excavar cuevas nuevas, más de 500 en total. Uno de los complejos subterráneos era bastante grande para albergar a 1.000 hombres; otros estaba equipados con puertas de acero que se abrían para disparar las piezas artilleras y luego se cerraban de nuevo. Cada cueva estaba bien provista de alimentos y municiones. Además, los 6.500 soldados de combate de la isla habían recibido instrucciones en la nueva doctrina táctica empleada por el general al mando en Saipan: no habría más inútiles ataques suicidas en las playas, ni se desperdiciarían más hombres y material en intentos de aniquilar al enemigo en la línea de la costa. No obstante, habría que hacer un gran esfuerzo para destruir la cabeza de playa estadounidense antes de que se consolidara, pero si eso fallaba, el Teniente General japonés había ordenado a sus tropas retirarse a unas líneas de defensa cuidadosamente preparadas, desde las que los morteros y la artillería pudieran disparar contra objetivos previamente registrados.

Las tropas que fueran rebasadas tenían que permanecer ocultas, en lugar de suicidarse en sus fortines, y esperar el momento adecuado para atacar a los estadounidenses desde la retaguardia. El general instruyó a sus oficiales en siete planes de contraataque diferentes, cada uno de los cuales se pondría en marcha mediante una señal o bandera distintiva; advirtió a sus hombres que morir por el emperador mientras cedían la isla de Peleliu no ayudaría a su causa. ―La victoria‖, declaró, ―depende de la correcta aplicación de las recientes lecciones de la batalla, especialmente las aprendidas en Saipan. Los estadounidenses se basan solamente en la potencia material. Si les devolvemos la moneda con potencia material, les sorprenderemos más allá de su imaginación‖. Irónicamente, el propio general se perdió la invasión. Cuando se produjo, estaba en otra isla supervisando las defensas de todo el grupo de las Palau. No obstante, sus subordinados en Peleliu pusieron en práctica su nueva doctrina defensiva al pie de la letra. Era una desviación radical del pensamiento militar japonés, y la 1° División de Infantería de Marina lo iba a pagar muy caro. La batalla por la toma de Peleliu costó la vida a 1.252 infantes de marina y 277 soldados; otros 5.274 infantes de marinas y 1.008 soldados resultaron heridos en combates. 10.000 soldados y civiles japoneses perecieron. Habían estado bien protegidos en sus cuevas y túneles y se necesitó una media de 1.589 proyectiles de munición pesada y ligera para matar a cada japonés. Para los Infantes de Marina fue un lugar que nadie quería recordar. Y la batalla pasó prácticamente desapercibida en Estados Unidos, pues entre tanto, otro acontecimiento captó la atención de todo el mundo. Se había iniciado la invasión de las Filipinas. El general MacArthur cumplía su palabra y había vuelto, terminándose su conquista en mayo de 1945. Antes de esa fecha, desde el 19 de febrero a mitad de marzo de 1945, fue atacada y tomada Iwo Jima, isla japonesa desde antes de la guerra y empezó a prepararse al asalto a Okinawa, también japonesa.

65

LAS FILIPINAS os colonizadores no reconocieron el empeño arraigado de los pueblos asiáticos por conseguir su independencia. A pesar de la crueldad libremente dispensada por los japoneses sobre sus vecinos asiáticos, el mensaje propagandístico japonés –Asia para los asiáticos- había surtido efecto. Aunque hubo asiáticos que sufrieron las consecuencias del expansionismo japonés, muchos admiraban a Japón por haberse convertido en una nación lo bastante fuerte como para suponer un gran reto para Occidente.

L

El poder asiático ejercido por Japón había puesto en evidencia los puntos débiles de los occidentales. Esta admiración supuso que en los territorios continentales y en las grandes islas de Insulindia (hoy, República de Indonesia), los japoneses no sufrieran duramente de la guerra irregular en su contra, con la excepción del movimiento guerrillero filipino, pues éste, que les creó grandes problemas, fue resultado, posiblemente, de que el dominio americano sobre su país estaba muy matizado para el momento de la invasión japonesa. A principios de 1565, los españoles habían dominado el archipiélago compuesto por 7.109

66

islas. La mayor importancia de las Filipinas residía en su ubicación estratégica; eran un centro ideal para el comercio tripartito entra España, China y el México español. En 1896 los filipinos del norte se sublevaron, y dos años después España se encontraba en guerra con Estados Unidos. En mayo de 1898 una Flota americana bajo el mando del Comodoro George Dewey destruyó a la débil fuerza naval española, en la batalla de Cavite, en la bahía de Manila, poniendo fin al poder español en las islas. Unas semanas después, Aguinaldo, el líder independentista proclamó la libertad de las Filipinas, pero los Estados Unidos no reconocieron al nuevo país. Los filipinos se resistieron a este cambio de amo y siguieron cuatro años de lucha cruenta, antes de que las islas fueran declaradas relativamente seguras. En 1901, bajo un Gobernador General americano, las Filipinas iniciaron su proceso de americanización. A pesar de ser gobernados con mano suave y animar a los filipinos a prepararse para el autogobierno, se les dió poca libertad económica. La prosperidad de las islas dependía cada vez más del comercio estadounidense, sin esforzarse los americanos en preparar a los filipinos en la autosuficiencia económica. En noviembre de 1945 las Filipinas se convirtieron en un Estado Asociado de los Estados Unidos y Manuel Quezón fue proclamado su primer Presidente. Se estableció un período de 10 años de autogobierno bajo tutela norteamericana, y durante ese tiempo continuarían reconociendo la autoridad de Estados Unidos. Dado que las relaciones entre Japón y Estados Unidos comenzaron a deteriorarse en forma alarmante, el Presidente Roosevelt reunió todas las tropas americanas y filipinas para formar un sólo ejército, llamó al general MacArthur, hijo de un Gobernador militar de las Filipinas,- quien había sido Comandante General de las islas durante tres años y que habiéndose retirado del servicio activo, permaneció como consejero de las Fuerzas Armadas filipinas-, y le nombró Comandante de las Fuerzas

del Ejército de los Estados Unidos en el Lejano Oriente. El 8 de Diciembre de 1941 los japoneses lanzaron un fuerte ataque aéreo sobre la principal base de aviación, cerca de Manila y dos días más tarde iniciaron la invasión de las islas; para mayo de 1942 el ejército japonés completó su conquista.

67

Guerrillas. El pueblo de las islas Filipinas tardó hasta el verano de 1942 en recuperarse del golpe de la invasión japonesa y de la pérdida de la esperanza que siguió a la rendición oficial, el 6 de mayo, de las fuerzas norteamericanas de la isla-fortaleza de Corregidor. La recuperación fue instigada por los mismos japoneses, que a la vez que realizaban esfuerzos para reconciliarse con los filipinos, les enfurecían con las palizas, torturas, decapitaciones públicas y órdenes humillantes como la de hacer una reverencia a los soldados japoneses con los que se cruzaban. En esa atmósfera de rabia y resentimiento crecientes surgieron decenas de organizaciones guerrilleras para hostigar a los conquistadores. En cada isla aparecieron grupos de resistencia. En Luzón, las más grandes y pobladas de las 7.000 islas filipinas, se organizaron al menos 11 grupos importantes. Cuando los norteamericanos regresaron en gran número a las islas, a finales de Octubre de 1944, recibirían el apoyo de aproximadamente 250.000 guerrilleros y prácticamente la totalidad de los 17 millones de los ciudadanos de Filipinas. Pero el inicio del movimiento de guerrillas fue caótico en casi todas las zonas. Bandas de bandidos que se hacían llamar guerrilleros, aterrorizaban a los campesinos y aldeanos, robando comida y dinero; antiguas disputas y antagonismos -entre los musulmanes y cristianos de Mindanao y entre fracciones políticas rivales, en otras islasdegeneraron en luchas abiertas. Hubo de pasar casi un año para que las organizaciones fuertes absorbieran a las más pequeñas y conflictivas y establecieran algún tipo de orden en las áreas remotas, fuera del alcance de las guarniciones japonesas. En aquellos agitados primeros días, los grupos guerrilleros tenían escasas posibilidades de éxito. Casi no había armas y existía tal escasez de municiones que, para ahorrar balas, algunos grupos guerrilleros ejecutaban a los espías, decapitándolos,

más no todo era negativo, todos los grupos guerrilleros dignos de tal nombre estaban unidos por el patriotismo y un creciente sentimiento de nacionalismo. La ventaja más importante para la guerrilla era la geografía del archipiélago filipino. Los selváticos interiores de las islas más grandes eran plazas fuertes naturales; montañosas, generalmente sin caminos, con grandes áreas de las que no existían planos. Incluso en las grandes islas con caminos primitivos, los ocupantes tenían que transportar la mayor parte de los embarques de comida, suministros y tropas, por agua. Para los japoneses era imposible mantener vigilados los 17.600 kilómetros de litoral filipino; por otra parte, los lugareños conocían todas las calas y ensenadas y podían moverse con relativa libertad en sus batangas y barcos de vela. Los comandantes japoneses intentaban sacar el máximo provecho con las tropas que tenían a sus disposición; habían establecido un control férreo sobre Manila y concentrado contingentes importantes en otros puntos clave de Luzón, con guarniciones más pequeñas en pueblos costeros de otras islas, y patrullaban los caminos y principales vías fluviales…. pero el resto de Filipinas -más de la mitad del área total del país- era territorio guerrillero. Los grupos mejor organizados se formaron a partir del esqueleto de unidades militares anteriores a la rendición. Antes de la caída de la fortaleza de Corregidor, las fuerzas filipino-estadounidenses que defendían algunas de las islas habían recibido órdenes de trasladar sus pertrechos a las montañas para combatir como guerrillas en caso de que los japoneses se impusiesen en las tierras bajas. En muchos lugares ese movimiento ya estaba en marcha cuando se rindió el Mando americano en Corregidor. Bajo la amenaza japonesa de que cualquier soldado capturado sería ejecutado, el Comandante americano ordenó que se rindieran todas las unidades de las Filipinas. La mayoría de los oficiales de mayor rango, obedecieron, pero muchos

68

jóvenes oficiales y miles de soldados se negaron a darse por vencidos. En lugar de ello, se internaron en la selva con sus armas y suministros y se transformaron en grupos guerrilleros, en casi todos los casos bajo el liderazgo de un oficial regular del ejército americano o filipino. Lo que MacArthur necesitaba de Filipinas era información precisa y digna de crédito, sobre las guerrillas, sobre el estado de ánimo de la población civil, en especial, sobre las actividades y número de efectivos de los contingentes japoneses. Para este tipo de espionaje no podía depender únicamente de los autoproclamados líderes de la resistencia; decidió enviar sus propios agentes de Inteligencia. A principios de Enero de 1943, un submarino americano desembarcó al primer equipo de penetración en la isla de Negros, en la zona central de Filipinas. El grupo tenía la misión de establecer una red de espionaje en las islas. Los seis filipinos habían sido concienzudamente entrenados en radiotelegrafía, codificación, cartografía, supervivencia en la selva, navegación y reconocimiento de aviones y barcos; incluso se les había hecho cortar leña y arar la tierra hasta que sus manos quedaran cuarteadas como las de un campesino. El grupo estableció un cuartel remoto en Negros y desde allí desarrolló su red de espionaje. Sus agentes, convenientemente disfrazados de campesinos o pescadores, hicieron contacto con líderes guerrilleros de confianza. Llevaban sistemas de codificación en microfilms ocultos en los zapatos o bajo empastes dentales, incluso metían de contrabando radios en Manila.

Al cabo de unas semanas se estaban reclutando nuevos agentes e intercambiando mensajes de radio con Australia. Sus informes convencieron a MacArthur de se podía confiar tareas de espionaje a la guerrilla y, por consiguiente, de que convenía alentarla y abastecerla. Así pues, la siguiente misión norteamericana de submarinos a la isla fue concebida como una operación de abastecimiento de la guerrilla. Al igual que los vigilantes de costa australianos, la mayoría de los guerrilleros pasaron los largos años de ocupación reuniendo y transmitiendo información: la ubicación de depósitos de combustible y cañones de campaña, el número de efectivos de las guarniciones, los nombres y los movimientos de las unidades del ejército japonés. Hubo escasos combates a gran escala, ya que la munición y las vidas eran demasiado preciosas para ser gastadas antes del regreso del general MacArthur, cuando todos los integrantes de la resistencia -guerrilleros, equipos de espionaje y saboteadores- se unirían a las fuerzas desembarcadas en un gran ataque. El ritmo de la guerra en la sombra se estaba incrementando. En la primavera de 1944, los submarinos más grandes de la Armada americana, capaces de transportar 50 toneladas de suministros, entraban y salían de aguas filipinas en forma casi rutinaria. Por esas fechas había ya más de 150 estaciones de vigilancia costera. Los sistemas de comunicación interna de la guerrilla llegaban hasta el interior de la isla principal, Luzón.

69

En septiembre de 1944 los aviones americanos volvieron a los cielos de Filipinas. Fue entonces cuando la guerrilla, cosechó los primeros frutos de su labor, cuando las bombas empezaron a volar depósitos de munición camuflados, y bases aéreas, y a destruir las casas, aparentemente corrientes, que servían de cuarteles japoneses… todos ellos blancos revelados por el espionaje guerrillero. A medida que las fuerzas de invasión americanas se aproximaban a las Filipinas en el otoño de 1944, las radios de la guerrilla empezaron a recibir los mensajes que tanto tiempo habían estado aguardando: iniciar demolición de puentes, pasos y alcantarillas; destruir las comunicaciones telegráficas del enemigo; volar los depósitos de suministros y los aviones; desatar la máxima violencia contra el enemigo.

Siguiendo tales instrucciones, la guerrilla hostigó a las bases japonesas, tomó aeródromos y capturó cruces y puentes clave. Sus unidades ocuparon posiciones asignadas para coordinar sus operaciones de postinvasión con las fuerzas americanas. Ayudaron a rescatar a prisioneros de guerra y reclusos civiles; en algunos lugares ejercían, en aquellos momentos, un control tan firme que su tarea principal era reparar carreteras y puentes para que pudieran ser utilizadas por las tropas estadounidenses. A pesar de los intensos acontecimientos, la mayoría de los guerrilleros se sorprendieron, posiblemente debido a la larga espera- cuando se produjo la invasión el 20 de octubre de 1944, en Leyte, en la zona central de las Filipinas.

70

LEYTE n 20 de octubre de 1944 los americanos desembarcaban en las playas e islotes aledaños a Leyte, en el archipiélago filipino. Para la operación, las tropas de invasión del Sexto Ejército y la Quinta Fuerza Aérea - más la Séptima Flota del Almirante Kinkaid, encargada de proporcionar el apoyo a la cabeza de playa, con sus pequeños portaaviones de escolta y sus anticuados y lentos acorazados -, dependiendo todas las Fuerzas mencionadas del General MacArthur. Jefe del área del Pacífico Sur; convergiendo en Leyte, por orden de la Junta de Jefes, en Washington, con la III Flota del Almirante Halsey – sujeta al mando del Jefe del área del Pacífico Central, Almirante Nímitz. Leyte es el nombre de una de las miles de islas e islotes que conforman la República de Filipinas. Es la octava en extensión del archipiélago y allí se iniciaba la reconquista de las Filipinas. En sus aguas y en otras cercanas tuvo lugar una batalla, que sin duda, fue una de las mayores de la historia por los elementos bélicos que entraron en acción. La extensa lucha fluyó y refluyó durante tres días, con los combates distantes entre sí, a veces a 800 kilómetros. El General MacArthur y el Comandante de su Flota, la Séptima, el Almirante Kinkaid, pensaban que el primer deber de Halsey era proteger el convoy de invasión y la cabeza de playa, desde una cobertura lejana. Para ello disponía de un importante conjunto de navíos, con dieciséis portaaviones rápidos, (con velocidades que igualaban e incluso superaban a los barcos más ligeros y, gran capacidad de aviones) más seis acorazados nuevos y veloces y ochenta y un cruceros y destructores. Por su parte, el Almirante Toyoda, Comandante Supremo de la ―Flota Combinada‖, iba a arriesgar deliberadamente la destrucción de la misma. El plan de batalla del almirante estaba diseñado para neutralizar la superioridad aérea de la Tercera Flota estadounidense, cuyos 800 aviones con base en portaaviones eran mucho más numerosos que todos

U

los aviones japoneses dentro del alcance del golfo de Leyte. Entendía que, incluso si el plan tenía éxito, casi seguro le costaría la mitad de sus buques de guerra. Si los norteamericanos tomaban las Filipinas, razonó, sus aviones cerrarían el paso a los barcos japoneses donde fuera que estuviesen y les impedirían moverse hacia el Norte ó el Sur. Si quedaba aislada la Armada Japonesa al sur de las Filipinas, no podría recibir munición y otros aprovisionamientos vitales desde el Japón; si quedaba atrapada al norte de las Filipinas, no tendría acceso al combustible proporcionado por las refinerías de petróleo de las Indias Orientales – hoy, Indonesia – Para la Armada Japonesa, la batalla del Golfo de Leyte sería la última oportunidad de sobrevivir y la última oportunidad de frenar la avalancha enemiga. La Flota de Toyoda fue dividida en cuatro fuerzas. La más poderosa era la Central del Almirante Kurita, que incluía los acorazados Musashi y Yamato, en aquel momento, los más grandes y potentes del mundo. Se aproximaría desde el Sur-Oeste, Singapur, vía Borneo, planeando avanzar hacia el centro del archipiélago filipino, atravesar el Estrecho de San Bernardino y desde el norte, caer sobre la cabeza de playa. Al mismo tiempo, otra fuerza, con siete navíos principales, más lentos y viejos, al mando del Almirante Nishimura, entraría directo hacia Leyte, a través del Estrecho de Surigao. Detrás del Nishimura, como una retaguardia, la del Almirante Shima, con siete cruceros y destructores. La cuarta, la Fuerza Norte del Almirante Ozawa, era débil pero indispensable. Se componía de los cuatro portaaviones que le quedaban al Japón, más dos acorazados - con pequeñas cubiertas de vuelo y once cruceros ligeros y destructores; tan sólo tenía esta Fuerza ciento dieciséis aviones a bordo, pero no necesitaba más pues su misión era servir de señuelo, sacrificándose, atrayendo a los portaaviones de Halsey lejos de Leyte, para que Kurita, Nishimura y Shima pudieran atacar sin oposición seria.

71

Los almirantes subordinados a Toyoda, con la seguridad de las islas bajo dominio japonés en juego, acogieron bien la misión. El vicealmirante Kurita, al mando de la principal fuerza de acorazados y cruceros, sentía que la Flota

tenía el ―espíritu suicida‖. El vicealmirante Ozawa se ofreció voluntario para sacrificar toda su fuerza naval con el fin de alejar a la Tercera Flota americana del Golfo de Leyte.

72

El plan japonés en marcha. Desde el momento en que las fuerzas de Toyoda se pusieron en marcha para librar la batalla, casi todo salió mal. Unos fallos en las comunicaciones por radio trastornaron los esfuerzos del almirante por coordinar los ataques, siendo también traicionado por sus inferiores equipos de radar. Los fallos humanos se cobraron un precio aún mayor, los veteranos comandantes, su juicio perjudicado por el cansancio y las pérdidas cometieron errores que precipitaron su ruina. El propio Toyoda fue responsable por muchos de los reveses sufridos por sus fuerzas. Intentó dirigir la batalla desde su cuartel subterráneo situado en un suburbio de Tokio y contribuyó a la destrucción de la Fuerza Sur al permitir que sus dos secciones entraran en batalla sin un sólo Comandante general. El plan japonés fue descubierto muy pronto. La fuerza de Kurita fué avistada por dos submarinos americanos que radiaron el aviso a la III Flota de Halsey. Los portaaviones del almirante fueron hacia el este de las Filipinas y enviaron aviones de exploración que confirmaron el reporte de los submarinos, detectando a las Escuadras que penetraban por los Estrechos. De inmediato, Halsey ordenó un ataque contra el objetivo más grande: la Escuadra de Kurita, pero antes rechazaron un ataque de unos doscientos aviones japoneses con base en las Filipinas, destruyendo a la mayoría, sin poder evitar que un japonés acertara de lleno en el portaaviones Princeton, convirtiéndolo en un infierno. El almirante Kurita tenía razones para confiar en su Fuerza Central, compuesta de 27 navíos, que comprendía los dos acorazados más grandes del mundo: el Musashi y el Yamato…. pero luego llegaron los aviones. En cinco horas, 529 aviones americanos atacaron al Musashi y ni siquiera esa gran mole pudo resistir los impactos directos de 17 torpedos y 19 bombas, y empezó a hundirse. Su capitán, herido, procedió a escribir su último testamento, disculpándose ante el Emperador por haber defendido la producción de grandes

acorazados, y se hundió con su barco junto con la mitad, -1.200 hombres-, de la tripulación de la nave. Kurita invirtió el curso para retrasar su tránsito y esperar la noche, y amparada en ella, cruzar el Estrecho de S. Bernardino. Halsey apercibido por sus pilotos del cambio de rumbo de Kurita, que parecía una retirada, y de las bajas sufridas por los japoneses, alguna, mayor que lo real, concluyó que la Fuerza de Kurita ya no era una amenaza y esperó que sus aviones exploradores localizaran a los portaaviones japoneses, que estaba seguro, debían formar parte de la Operación Naval Japonesa. Fue reportado que la Fuerza Naval de Ozawa se encontraba a quinientos kilómetros al norte del Estrecho de S. Bernardino. Halsey la creía la más fuerte amenaza y no sabía que Ozawa sólo portaba los pocos aviones que le quedaban de la aeronaval. Halsey, consideró tres opciones: mantener su Flota en la posición en que estaba para hacer frente a Ozawa y a Kurita, si éste volvía; enviar sus portaaviones hacia el Norte y dejar a sus acorazados que cubriesen Leyte, o dirigirse con toda su Flota al Norte para detener por completo lo que él consideraba la más fuerte amenaza, la Flota de Ozawa y aniquilarla. Dado el carácter de Halsey, éste se decidió por la última, sin siquiera dejar un destructor para vigilar el paso de San Bernardino. Y se dirigió al Norte con toda su Flota. Halsey sólo rendía cuentas ante Nimitz, que al iniciarse la operación le había dado a entender que su principal tarea era la destrucción del enemigo. Eso le gustaba al ―Toro‖ Halsey, como se le apodaba. De todas formas, Halsey tenía dispuestos que un destacamento separado –una Fuerza de Tarea-, de rápidos acorazados, cruceros y destructores, volvería a San Bernardino si el maltrecho Kurita aparecía, pero el comunicado dado por él, era sólo un alerta que se realizaría cuando lo ordenara. Kinkaid, de la Séptima Flota del Comando del Pacífico Sur, de MacArthur, recibió una copia del mensaje, pero no de la aclaratoria en su parte final, y supuso que esa ―Fuerza de Tarea‖ de Halsey sería enviada a proteger el Estrecho de San Bernardino.

73

Halsey, por su parte, supuso que los aviones de los pequeños portaaviones de escolta de Kinkaid vigilarían el Estrecho y que la Séptima Flota era lo bastante fuerte para derrotar a la debilitada Fuerza de Kurita. Así, debido a tantas ―suposiciones‖, el Estrecho estaba desprotegido y... nadie lo sabía... y... Kurita regresaba, aunque por el retraso no estaba en condiciones de llegar al amanecer al Golfo de Leyte, y su Fuerza Sur, la segunda punta de la tenaza, aún sabiendo del retraso de Kurita, mantenía su paso, saboreando la perspectiva de enfrentarse a la Séptima Flota de Kinkaid en una batalla nocturna. Lo conseguiría, pero estando Kinkaid alertado continuamente por sus aviones de exploración, lo esperaba al final del Estrecho de Surigao; los acorazados de ambos eran viejos y lentos pero mientras Nishimura tenía un crucero y cuatro destructores también viejos, la Séptima americana contaba con ocho cruceros, veintiocho destructores y treinta y nueve lanchas torpederas y lo más impactante.... radares de control de tiro. Incluso antes de entrar en batalla, la dividida Fuerza Sur había perdido cualquier posibilidad de éxito por los resentimientos entre sus dos comandantes. Nishimura se negó a comunicarse con su superior, Shima, y así, ambos navegaron hacia la zona de batalla ignorando completamente el plan de ataque del otro. Los 12 barcos de Nishimura no tardaron en encontrar el desastre en el estrecho de Surigao; en fila de a uno, fué emboscada por las torpederas; unos kilómetros más y una celada de los destructores, y finalmente, los acorazados americanos cruzaron la T del enemigo. Cada buque de la ―línea de batalla‖, mientras avanzaba, soltaba una andanada de sus cañones contra la fila de a uno del enemigo, mientras éste sólo podía responder con sus cañones frontales. Al final... sólo pudo huir un destructor japonés. Buques norteamericanos hundieron dos de sus acorazados y dos destructores e incendiaron un crucero. Shima llegó dos horas más tarde y apenas se quedó el tiempo suficiente -cinco minutos- al

colisionar su buque insignia con el crucero en llamas. Cuando se replegaba tras una cortina de humo, Nishimura se había hundido con su buque. Kurita, en una gran exhibición de destreza náutica, pasó con su Flota a través del estrecho canal, a veinte nudos, dirigiéndose después a toda máquina en dirección a Leyte. Avistando a los portaaviones de escolta de Kinkaid, pensó que podía sorprender, acortando distancias, a la fuerza de los grandes portaaviones que serían sumamente vulnerables ante los disparos de sus grandes naves de superficie. Ozawa, que ya estaba siendo atacado por Halsey, lo radió a Kurita pero... éste nunca recibió el mensaje. De haberlo sabido, habría comprendido que sólo una delgada capa de pequeños barcos le separaban, no de los grandes portaaviones, pero sí de la gran masa formada por los transportes de invasión. Durante tres horas los pequeños portaaviones de escolta enviaron sus aviones en feroces ataques y los destructores de escolta se lanzaron como perros rabiosos contra la fuerte Escuadra de Kurita, mientras Kinkaid enviaba desesperados mensajes a Halsey para que volviese al Sur. Los esfuerzos del almirante Ozawa por alejar a la Tercera Flota americana del Golfo de Leyte, habían pasado inadvertidos. De modo que Ozawa tomó medidas desesperadas para atraer la atención de los americanos. Primero intentó transmitir mensajes sin codificar, y cuando esto falló debido a un problema en las comunicaciones, envió 17 de sus barcos al Sur para que fuesen avistados por los grandes portaaviones del enemigo. Para su alivio, la medida funcionó y a la mañana siguiente fue atacado por 180 aviones, que hundieron varios de sus barcos. Por lo menos había distraído a la Tercera Flota americana y por consiguiente, cumplido su misión; irónicamente, se puede decir que había sido el único comandante japonés en conseguirlo. Por su parte, Halsey hacía grandes daños a Ozawa con sus aviones y, su grupo de acorazados a pesar de las llamadas de Kinkaid-, fueron enviados a rematar a Ozawa, pues según Halsey, su misión era ofensiva, no el de proteger a la Séptima

74

Flota. Cuando, finalmente, y por un mensaje de Nimitz, su superior directo, puso rumbo al Sur en una carrera contra el tiempo.... ya no hizo falta. Los barcos de Kurita, de pronto empezaron a alejarse. Los americanos que quedaban ilesos, de los portaaviones de escolta y destructores, se quedaron boquiabiertos. Habían plantado cara a un enemigo tremendamente superior y habían logrado mantener los cañones pesados de la Flota japonesa lejos de los barcos de transporte y de las tropas en la cabeza de playa. Kurita más tarde comentó... que habían sido duramente castigados. Nishimura había sido eliminado, estaba falto de combustible para regresar luego a su base y... había interceptado un mensaje que decía que los americanos recibirían ayuda en dos horas. Fué una gran victoria para la Armada americana,

sus pérdidas habían sido un portaaviones grande, dos de escolta, tres destructores y algo más de tres mil hombres, mientras que los japoneses habían perdido los cuatro portaaviones que les quedaban, por la acción de Halsey, tres acorazados, seis cruceros pesados, cuatro ligeros, nueve destructores y cerca de diez mil hombres. Su Armada estaba hecha pedazos, eliminada prácticamente de la guerra. En este epílogo fué significativo el que los japoneses, por vez primera, usaron un arma nueva: los pilotos suicidas ―kamikaze‖. Once voluntarios se estrellaron con sus aviones cargados de bombas contra los barcos de escolta de Kinkaid; uno se hundió y cuatro fueron dañados. Les comentaré para concluir, que los americanos, analizando lo pasado y... lo que pudiera haber pasado, aprendieron una de las más importantes lecciones; uno de los Principios de la guerra: El Mando no debe ser dividido.

CAPÍTULO V (En camino hacia Tokio)

75

de las islas de la cadena, en donde era posible reunir a una importante fracción de las fuerzas destinadas a la invasión del Japón. Para la conquista de las islas de Iwo Jima y Okinawa, las fuerzas expedicionarias debían partir de las Marianas, aproximadamente a unas 1.200 millas de distancia. De esta forma, la ofensiva que había empezado en Guadalcanal con un avance palmo a palmo y que después continuó con los ―saltos de carnero‖, o ―de rana‖, como otros los llamaron, de isla en isla en las Salomón, sería proseguida con saltos inmensos.

EN AGUAS JAPONESAS a segunda de las grandes fases de la ofensiva norteamericana, la marcha hacia Tokio comenzó, antes de terminarse la campaña terrestre de dominio de las Filipinas, por el ataque a Iwo Jima en la zona de influencia marítima japonesa. El plan norteamericano comprendía, si se decidía la invasión, establecer antes de la misma, un bloqueo, lo más cerrado posible, al propio archipiélago nipón, por medio de submarinos, aviones y barcos de superficie, así como la destrucción de las fuerzas aéreas enemigas y de las fábricas de construcción de material de guerra, en especial, de las construcciones aeronáuticas. La Junta de Jefes de Estado Mayor había ordenado al Almirante Nimitz que se apoderase de dos islas pertenecientes al Japón en la cadena que se extiende desde Kyu-Syu hasta Formosa. Estas islas servirían de bases para el bloqueo y para los bombardeos del Japón. El Almirante Nimitz escogió la isla de Iwo Jima, cuyo ataque fue fijado para el 19 de febrero de 1945, y la otra, Okinawa, la mayor

L

Iwo Jima era una isla diminuta, 20 kilómetros cuadrados de rocas y cenizas volcánicas, a unos 1.000 kilómetros al sureste de Tokio y en ruta directa desde las Marianas a la capital japonesa y que, además, en poder japonés, representaba un peligro para los B-29 que pronto empezarían a volar desde Saipán, Tinián, y Guam (islas Marianas), pero que en poder de los americanos podía servir como base de cazas de apoyo a los grandes bombarderos en ruta hacia Japón y como refugio para aparatos que retornaran dañados.

76

El reconocimiento aéreo sobre Iwo Jima, causó preocupación al Comandante de la poderosa Quinta Flota, el Almirante Spruance: evidencia de instalación de defensas en plena expansión; por esa razón, bombarderos desde las Marianas y aparatos con base en portaaviones, golpearon a la isla durante 74 días consecutivos. También recibió una cortina de fuego desde los acorazados, cruceros y destructores. Nunca antes isla alguna había soportados tal castigo antes de una invasión. Los planificadores de los asaltos a Iwo y Okinawa no tenían duda de que las operaciones iban a ser costosas y que los defensores superarían en su resistencia la ofrecida en las islas donde los americanos efectuaron desembarcos, pues ambas estaban más cerca del corazón del imperio japonés. Sería necesario abrumar a los defensores con más hombres, más armas y más poder de fuego de lo que se había empleado hasta entonces. Las oleadas de asalto estarían a cargo del Vicealmirante Turner, Comandante de las Fuerzas Anfibias, quien para ese entonces ya era un virtuoso de la guerra anfibia, puliendo su técnica desde el desembarco en Guadalcanal en 1942. Una vez las tropas estuvieran establecidas en tierra, se situarían bajo el nuevo Décimo Ejército, al mando del General Simón Bolívar Buckner, hijo y homónimo de un héroe confederado de la guerra civil americana (Guerra de Secesión). El general, de 57 años, hasta entonces al mando de la defensa de Alaska, era un soldado de carrera, riguroso amante de la disciplina, con reputación de ―duro‖, y sólido técnico en tácticas de infantería. Iwo Jima. El 11de Febrero, tres días antes del asalto-una fuerza que incluía 6 acorazados, 4 cruceros pesados, 1 ligero y 16 destructores-, inició el fuego, no indiscriminado, pues la experiencia había enseñado que daba poco resultado, sino que la isla fue dividida en cuadrados numerados y cada cuadrado fue asignado a un barco específico; además todos los blancos conocidos –a través de la exploración y

observación aérea-fueron numerados también; a medida que era destruido cada blanco, blocao, bunker y ―estructura cubierta‖, tenía que ser comprobado con una lista maestra. Al día siguiente, además del fuego de los barcos, aviones de los portaaviones, y bombarderos, desde las Marianas, atacaron también…. más, muy pocas de las instalaciones defensivas conocidas habían sido destruidas y, por el contrario, artillería pesada oculta produjo serios daños a dragaminas y lanchas cañoneras americanas que cubrían el avance de los equipos de demolición de la Marina. Así pues, el día anterior al asalto, se concentró el fuego estadounidense sobre los cañones costeros y las defensas de la playa, a fin de despejar el camino para el desembarco de los infantes de Marina. El Comandante de la guarnición japonesa, al mando de un total de 21.000 hombres, había decidido no luchar en la playa: desde las invasiones de Tarawa y Kwajalein, sabía que los blocaos en playa no tenían ninguna posibilidad contra el peso combinado de un ataque aéreo, naval y anfibio. Tampoco permitiría suicidas ataques ―banzaí‖; sin embargo, sus hombres debían resistir durante tanto tiempo como fuera posible; cada hombre tenía que tomar la vida de 10 americanos y determinó que casi toda su guarnición se posicionara bajo tierra, a pesar de que la volcánica Iwo era poco adecuada para la construcción subterránea. A una profundidad de unos 10 metros, el calor era tan intenso que era imposible trabajar más de 5 minutos seguidos sin tener que regresar a la superficie en la búsqueda de un respiro. Con ingenieros especialistas en fortificaciones de cuevas, traídos desde Japón, una fuerza de trabajo de reclutados coreanos fue empleada en cavar la roca de la isla. Cargas de hierro y cemento llegaron, y se cortaron enormes cantidades de robles enanos para apuntalar las cuevas. El Comandante japonés concentró las madrigueras dentro del monte Suribachi, prominencia de 170 metros que dominaba el estrecho extremo sur de la isla, y en los tortuosos riscos y barrancos, llenos de guijarros, del extremo norte.

77

Para el momento de la invasión, se disponía de una intrincada red de cuevas, bunkers, puestos de mando y hospitales, conectados por 25 kilómetros de túneles; sólo un túnel tenía 800 metros de largo y 14 entradas. Estas instalaciones ocultas estaban llenas de comida, agua y munición, provistas de electricidad y equipadas con radios y teléfonos de campaña para las comunicaciones internas. En la superficie, las instalaciones terminaban en enormes blocaos de cemento, con tierra amontonada a su alrededor y por encima, con la finalidad de ocultación y como amortiguación contra bombas y proyectiles de artillería. En total, 800 posiciones artilleras; profundos pozos de morteros con los grados de la brújula pintados en las paredes para guiarse a la hora de tomar puntería, y blocaos para la artillería, con portillas inclinadas para disparar, de modo que no pudieran ser alcanzadas por tiros directos desde el mar. El 19 de Febrero los enormes transportes se balanceaban a 15 kilómetros de la orilla. A la 6:40 a.m. la Flota americana, desde los poderosos acorazados a las pequeñas cañoneras, abrieron fuego.

A las 8:30 la primera oleada abandonó la línea de partida. A las 8:59 los primeros blindados flotantes (LVT) llegaron a la orilla. Inmediatamente, los conductores se vieron en dificultades por las defensas naturales de la isla. Las playas, no sólo eran empinadas, ascendiendo en una serie de terrazas, cada una de 3 a 5 metros de alto, sino que estaban hechas de arena volcánica, tan suelta, que las orugas de los vehículos no conseguían afirmarse en ellas, de modo que los infantes tuvieron que desembarcar al borde del agua y abrirse camino, terrazas arriba, a pié, con sus mochilas y armas, resbalando y hundiéndose a veces hasta las rodillas; si bien, al menos, las playas estaban libres de fuego enemigo. Después de llegar tres oleadas, los defensores empezaron a disparar con monstruosos morteros de hasta 320 mm.; sus proyectiles, parecidos a gigantescos cubos (tobos) de basura, producían una tremenda explosión, lanzando fragmentos muchos mayores que un proyectil ordinario y en un radio mucho más grande. Debido a estos proyectiles, un buen porcentaje de americanos heridos acabarían muriendo.

78

En el extremo más alejado de la cabeza de playa, los hombres que tenían que atacar el monte Suribachi tenían grandes problemas en intentar subir por las arenas de las terrazas intermedias. Hacia las 5:00 p.m. 30.000 infantes habían desembarcados y se preparaban a pasar la noche, enterrándose en las arenas de Iwo; se esperaba un contraataque en masa, que no se produjo, pero los grandes morteros seguían machacando la cabeza de playa y matando a los infantes en sus agujeros. Al día siguiente, se reanudó la tarea de reducir a los defensores del Suribachi. Tomaría otros dos días más y parte de un tercero, con momentos en que pareció que no podría llevarse a cabo. Aún con apoyo de artillería portátil y los cañones de un destructor y un dragaminas, que operaban dentro de los 200 metros de la base de la colina, seguía siendo un trabajo para los hombres de a pié, para carabinas, rifles, bayonetas, granadas, cargas de mochilas y lanzallamas; sobre todo, éstas dos últimas, para sacar a los defensores de sus ocultas posiciones o incinerarlos en ellas. A las 8:00 a.m. del cuarto día, un sargento y tres ―marines‖ alcanzaron la cima, sin hallar fuego hostíl y escrutaron el cráter del volcán; vieron apostada una batería de ametralladoras y municiones, pero ni un alma viviente. Habiendo regresado para informar, se ordenó a una compañía que tomara la cresta, la asegurara y plantara una pequeña bandera. Una vez arriba, alguien halló una sección de 6 metros de largo de tubo de hierro, y la bandera fue

sujeta a la improvisada asta. Media docena de ―marines‖ la tomaron y la plantaron mientras un sargento, fotógrafo de la Marina, tomaba fotos.

El Teniente Coronel al mando del batallón, se dió cuenta de que aquella pequeña bandera, propiedad del mismo, se iba a convertir en símbolo histórico. Se buscó otra bandera, de casi dos veces el tamaño de la que ondeaba. Cuando media docena de ―marines‖ izaron la grande, dos horas más tarde, un fotógrafo de la agencia ―Associated Press‖ estaba allí para tomar la famosa fotografía.

79

Tomado el Suribachi, casi un tercio de la isla estaba en ese momento en manos americanas. Pero el resto de la misma, hacia el norte, incluía un terreno muy escabroso y también la mayor parte de las defensas: cuevas, túneles, tanques enterrados, alambres espinosos, y ocultas posiciones de cemento con cañones y morteros… Hacia el séptimo día, los ―Seabees‖ (ingenieros de la Armada), habían despejado una pista de 500 metros de largo, en el mayor campo de aviación de la isla y ya la estaban usando los aviones que localizaban los puestos de la artillería enemiga. A los 34 días, la batalla por Iwo Jima había

terminado con la eliminación del último bastión japonés en la esquina noroeste de la isla; al día siguiente, 26 de Marzo, se cree que el Comandante japonés resultó gravemente herido y después murió en un ataque suicida, siendo enterrado, al parecer, profundamente, por sus soldados. La lucha por la posesión de la isla había sobrepasado en 24 días más los 10 estimados por el vicealmirante Turner, jefe del 5to Cuerpo Anfibio americano. Se empezaba a verificar la defensa a ultranza que ofrecerían los japoneses, en la medida en que el avance americano se acercara al corazón del Imperio Japonés.

80

¡KAMIKAZES! a batalla del Golfo de Leyte arrancó los dientes a la flota japonesa, pero la toma de las Filipinas por parte de los norteamericanos distaba mucho de hallarse asegurada. Las tropas de MacArthur estaban encontrando una firme resistencia en tierra, y los ―pilotos kamikaze‖ amenazaban con tener éxito allá donde los buques de guerra japoneses habían fracasado, en otras palabras, poner a la Marina de Estados Unidos de rodillas. La palabra ―kamikaze‖ significa ―viento divino‖, y fue empleada en recuerdo a la violenta tempestad que en los días 14 y 15 de agosto de 1281 dispersó a la Flota del jefe mongol Kublai Khan, y salvó al Japón de la invasión. El desastre que entonces había sufrido Kublai Khan fue atribuido a la intervención divina. El suceso es muy popular en el Japón, y cuando los aviadores nipones resolvieron estrellarse con sus aparatos contra los objetivos atacados, también denominaron ―kamikaze‖ a la nueva táctica.

L

Lo que no sabía la Marina de Estados Unidos era que Japón no tenía otra elección en armas o tácticas. Las batallas aéreas desde el Mar del Coral hasta las Marianas habían despojado a la nación de sus mejores pilotos, y los submarinos norteamericanos habían hundido tantos petroleros que los vuelos de entrenamiento habían sido severamente recortados. Muchos estudiantes para pilotos no tenían ni siquiera tiempo de aprender las tácticas convencionales de bombardeo y torpedeo. Es bastante difícil establecer cuál fue el origen de la táctica ―kamikaze‖. Después de la derrota de Saipan, los aviadores japoneses comprendieron claramente que los norteamericanos para ese entonces disponían de mejores aparatos y estaban adiestrados con mayor perfección; pensaron que el Japón sólo podría ser salvado mediante un acto de heroísmo extraordinario y este sentimiento se manifestó en general en todas partes, pero, sobre todo, en las formaciones de la aviación naval de las Filipinas. El 15 de octubre de 1944, el Contralmirante que mandaba la XXVI Flota Aérea, dirigió, para dar

81

ejemplo, un ataque suicida contra un barco norteamericano y, según se decía en las Filipinas, había hundido a su objetivo matándose contra él. En realidad, se había estrellado contra la mar en las proximidades de su objetivo. Pero su ejemplo fue estimulante. Frente a esas lúgubres realidades, se concibió la medida extrema de utilizar los aviones de la Marina para picar hacia los barcos enemigos y estrellarse contra ellos. El resultado fue el ―Cuerpo de Kamikazes‖, o jóvenes voluntarios, felices de tener la oportunidad de servir en un papel tan especial, ya que los japoneses basaban sus vidas en la obediencia al Emperador y a la Nación. Por otra parte, deseaban el mejor lugar después de la muerte, según el ―Bushido‖, código de honor que enseña al guerrero a morir noblemente, y que ―honor es luchar hasta el final, mientras que rendirse es deshonroso‖. Enseña cómo hacer frente a las tragedias y adversidades, con paciencia y una conciencia pura. Un hombre tiene que vivir de tal modo que esté siempre preparado para la muerte. Los primeros pilotos ―kamikaze‖ eran jóvenes aviadores elegidos para las misiones porque eran los que tenían menos experiencia y en consecuencia aquellos de los que se podía prescindir más fácilmente. Con el tiempo, sin embargo, el fondo de pilotos se iría secando cada vez más. Entonces los ―kamikaze‖ serían reclutados entre estudiantes universitarios, a los que se proporcionaba un rudimentario entrenamiento como pilotos antes de ser enviados a la batalla, en muchos casos tras haber volado tan sólo 30 horas en sus aviones. Al tiempo que declinaba la calidad de los pilotos ―kamikaze‖, también lo hacía la sofisticación de sus aparatos. Durante la batalla del Golfo de Leyte, el ―Zero‖, armado con una bomba de 250 kilogramos, era el avión utilizado más a menudo por los ―kamikaze‖; su maniobrabilidad le proporcionaba las mejores oportunidades de eludir a los cazas norteamericanos. Más tarde serían usados también bombarderos en picado y bombarderos convencionales de dos motores. Finalmente, sin embargo, serían utilizados para el servicio aparatos

de entrenamiento. Aunque lentos y vulnerables, eran poco caros de construir y fáciles de manejar por los pilotos sin experiencia. Los japoneses complementaban la escasa carga de bombas de estos aparatos metiendo granadas de mano en la carlinga junto al piloto, a fin de convertir su arma en algo tan mortífero como fuera posible. Un día antes del inicio del desembarco en Leyte (Filipinas), el 19 de octubre, el Almirante al mandó de la Primera Flota Aérea, ordenó el empleo de la táctica ―kamikaze‖, orden que obedecía a un deseo unánime de sus subordinados. La primera misión oficial autorizada estuvo a cargo de un aviador compe tente, que el 25 de octubre de 1944 dirigió una misión suicida, de la que se convirtió en el primer caído. En su misión fue destruido el pequeño portaaviones St. Lo y dañado otro. Ese éxito y el agravamiento progresivo de la situación japonesa catapultaron la acción de los pilotos ―kamikaze‖.

82

Su actuación se convirtió en una pesadilla para la flota norteamericana, no tanto por lo que consiguieron, que a fin de cuentas tuvo escaso relieve en la contabilidad final del conflicto, sino porque sus ataques eran mucho más peligrosos que los de los pilotos convencionales. Un capitán americano, que perdió su buque en un ataque ―kamikaze‖, escribía. "Es bastante fácil evitar otros tipos de bombardeo, pero es imposible esquivar una bomba que está siendo pilotada hacia ti. Los suicidas acertaban cuatro o cinco veces más que los aviones normales" Se daba el caso de que un piloto cualquiera, en un anticuado aeroplano, con las armas más obsoletas, podía ser capaz de echar al fondo del mar al buque más moderno, equipado con medios y armas sofisticadas. La Primera Flota Aérea, aunque menos numerosa que la II, obtuvo mejores resultados que esta última. También en este caso fue seguido el ejemplo: la Segunda Flota Aérea y la aviación del Ejército emplearon la táctica ―kamikaze‖ en las Filipinas. Por último, la derrota de la Flota en las Filipinas, fue considerada por los japoneses como un magnífico ejemplo de sacrificio.

La aviación no debía ser menos que los buques y tenía que igualarlos. La táctica ―kamikaze‖ se generalizó y fue declarada obligatoria por el Cuartel General Imperial. Pero esta táctica no era exclusiva; aviadores bien adiestrados continuaron lanzando bombas sin tratar de estrellarse contra el objetivo; sin embargo, todo aviador, voluntariamente o no, podía recibir la orden de actuar en ―kamikaze‖; de hecho, eran voluntarios. Recomendaban a los aviadores que no atacasen más que si la ocasión les parecía propicia. El Inspector General de las Fuerzas Aéreas, escribió: ―Escoged una muerte que proporcione el máximo de pérdidas para el enemigo‖. Antes de lanzarse al ataque, el piloto emitía por radio la señal siguiente: ―Me sumerjo‖. Esta era su última señal de vida. No todos podían ir en los aviones suicidas, pero todos se ingeniaban para encontrar un medio equivalente. A primeros de abril, el almirante Toyoda lanzó una proclama radiodifundida a la Flota japonesa: ―Toda la Marina debe considerarse corno un Cuerpo suicida‖, decía entre otras cosas. Con todo, fue mayor lo aparatoso que los efectos reales: en estos ataques perecieron más de 5.000 pilotos con sus aviones, a cambio de menos de un centenar de buques: transportes, algunos portaaviones pequeños y numerosos destructores. Además, dañaron de diversa consideración a 23 portaaviones, 5 acorazados, 9 cruceros y tres centenares de unidades menores. Causaron unas doce mil bajas (la mitad, muertos) a los norteamericanos, además de la pérdida de unos 800 aparatos embarcados en los portaaviones alcanzados. Pese a sus logros, hubiera sido más efectivo mejorar sus aviones y afinar el entrenamiento de sus pilotos, en lugar de arrojarles a la muerte. La táctica ―kamikaze‖ no podía conducir a la victoria; sólo ensangrentaba más el camino de la derrota.

83

OKINAWA l archipiélago japonés consta de cuatro grandes islas y más de 1.000 islas pequeñas que cubren en total un territorio de 370.000 kilómetros cuadrados aproximadamente. Las cuatro islas mayores son, en orden de extensión territorial, Hokkaido, Honshu, Kyushu, y Shikoku. De las numerosas islas menores, las más extensas son Okinawa, en la cadena de las Ryukyu y Sado, cerca de la costa norte de Honshu. Situadas entre Japón y China, las islas Ryukyu, tradicionalmente mantuvieron relaciones con sus dos poderosos vecinos. En 1609, una importante familia japonesa se hizo con el control de Okinawa y el gobierno japonés tomó posesión en 1868. La guerra chino-japonesa (1894-1895) puso fin a las pretensiones chinas sobre las RyuKyu.

E

Isla con población japonesa desde 1879; a todos los efectos, parte integrante del territorio japonés, era una isla bastante grande, formando parte del grupo de las islas ―Ryukyu‖; podía ser una base ideal para bombarderos, pues poseía gran cantidad de espacios abiertos. También podía acomodar montañas de suministros y combustibles, más alojar ejércitos. El 1 de abril de 1945, Ejército y Marina de EE.UU se dividirían a partes iguales la carga y el honor de conquistar Okinawa. Así, por primera vez, la jefatura del desembarco sería asignada a un general del ejército: Simón Bolívar Buckner, al lado de los dos mayores expertos en desembarcos: Almirante Spruance, Jefe de la V Flota y Almirante Turner, Jefe de las Fuerzas Anfibias. La ocupación de Okinawa fué la operación anfibia más amplia de toda la guerra del Pacífico.

84

La fuerza expedicionaria, compuesta por tropas del Ejército (24° Cuerpo) y la Marina, (3er Cuerpo de ―Marines‖) alcanzaba la cifra de 180.000 hombres, transportada por 1.163 barcos y protegida por una Escuadra de 50 buques de guerra, entre ellos 14 portaaviones de escolta con 564 aviones. Dos ―Task Forces‖, la 58 americana y la 57 inglesa aseguraban la cobertura lejana del desembarco y comprendían 120 barcos, entre ellos 19 portaaviones de batalla, con unos 1.200 aparatos. En total 1.333 naves y 548.000 efectivos. Súper fortalezas B29 del XXI Ejército Aéreo también apoyaban las operaciones. La isla estaba defendida por fuerzas conside-

rables, aproximadamente unas 150.000 soldados y 20.000 reclutados entre la población civil, que siempre había sido japonesa. La defensa, minuciosamente preparada, se había organizado, principalmente debido a la naturaleza del terreno, en el sur de la isla, y la proximidad del Japón permitía apoyar a los defensores con las Fuerzas Aéreas basadas en sus islas principales y en Formosa, pues la Marina ya no podía aportar algún esfuerzo significativo con su aeronaval. La disparidad seguía siendo enorme, sobre todo, por los elementos de apoyo. Efectuado el desembarco, sin resistencia, durante tres días no pasó nada, excepto los ataques ―kamikaze‖.

85

Ya dividida la isla en dos partes por los americanos, los japoneses esperaban a que todos los americanos y sus armas y abastecimientos estuvieran en tierra para lanzar simultáneamente

ataques por tierra, mar y aire. Los estadounidenses detectan en Kyushu, (isla metropolitana) aeródromos abarrotados de aviones, y los bombardean.

86

87

El ataque por tierra progresaba muy lentamente. En el mar se acercaba ―la Fuerza Especial de ataque de superficie‖, pomposamente llamada ―Segunda Flota‖. El Súper acorazado ―Yamato‖ un crucero ligero y 8 destructores, enviados al matadero, sin combustible para volver, con orden de hacer el mayor daño posible, encallar en la costa de Okinawa e incorporarse con las tripulaciones a las fuerzas de la isla. Atacado el Yamato, por un diluvio de bombas, en continuas oleadas, por 386 aparatos, fue hundido junto con la Segunda Flota... Tal como se temía, el 6 de abril dieron comienzo los ataques en masa. Los norteamericanos vieron llegar entonces centenares de aviones japoneses de toda edad y modelo: cazas rápidos y bombarderos de reciente construcción y, al propio tiempo, viejos aparatos de instrucción del año 1937 y hasta incluso hidroaviones. Cuando llegaron, se encontraron con una imponente barrera de fuego. La traspasaron muchos de ellos y dañaron muchos barcos. Los nuevos pilotos no habían recibido más que un somero adiestramiento y para muchos de ellos era la primera salida en acción de guerra; todos se precipitaron al asalto con extraordinaria determinación. Hasta la caída de la isla los japoneses continuaron con los ataques ―kamikaze‖.

Hubo en total 896 incursiones de aviación y de ellas, hubo 10 de gran intensidad. Los japoneses perdieron, sólo en ataques a la Flota Aliada, en Okinawa, 4.000 aviones, de los cuales, la mitad aproximadamente, eran suicidas. Las pérdidas norteamericanas fueron muy elevadas. El empleo por los ―kamikaze‖ de bombas ligeras salvó de la destrucción a los grandes barcos, de los cuales ninguno fué hundido. En tierra, el avance de las tropas americanas era muy lento: fue preciso conquistar el terreno metro a metro en luchas desesperadas, con avances palmo a palmo; lugares de horror, y carnicería: ―Pan de Azúcar‖; ―valle de Wana‖; ―macizo de Shuri‖; (en el castillo de Shuri, el Comodoro Perry, el que abrió al Japón, con intimidación, al mundo Occidental, había sido recibido por el Rey de Okinawa); ―Grutas de la Herradura‖. La conquista había necesitado 82 días de batalla; la lucha no cesó hasta el 21 de junio, después de que el Jefe japonés al mando, murió a la cabeza de un pelotón de combatientes. Se logró tomar con vida, como prisioneros, unas 7.000 personas. La toma de Okinawa proporcionó a los Aliados una vasta base de operaciones, a menos de 400 millas del propio archipiélago japonés. El Japón se preparó para una defensa a ultranza y los Aliados sabían que las resistencias encontradas en Tarawa, Saipán, Iwo Jima y Okinawa, no serían comparables con lo que se iban a encontrar.

88

89

GUERRA SUBMARINA El Arma submarina japonesa. a vida del Japón depende de la mar, y la navegación japonesa es muy vulnerable. No solamente las líneas de comunicación son largas, sino que pasan obligatoriamente por estrechos; estas rutas no pueden ser modificadas más que en una medida relativamente pequeña; los japoneses tenían pocos barcos de escolta, y sus aparatos de detección submarina eran ineficaces. Se piensa, que tácticamente, la primera ofensiva de los Estados Unidos contra el Japón fue la de los submarinos norteamericanos. En el curso de la guerra los japoneses construyeron aproximadamente unos 130 submarinos de alta mar, de los que muchos eran submarinos de transporte, destinados a mantener la comunicación con las guarniciones aisladas, y muchos actuaban como portaaviones. Estos últimos fueron utilizados como exploradores, pero su rendimiento fue muy escaso. Durante la primera parte de la guerra los submarinos japoneses fueron muy agresivos contra la Flota norteamericana, especialmente en el curso de la campaña de las Salomón. En otros dos meses, más adelante, se vivió el fragor de batalla de rescate en tierra y en la superficie del mar para obtener el control de Guadalcanal, con los submarinos de ambos bandos desempañando sólo un papel pequeño. Pero a mediados de noviembre quedó claro que los americanos estaban en Guadalcanal para quedarse, y el problema de los japoneses pasó a ser cómo mantener vivos a 15.000 hombres hasta que pudieran sacarlos de allí. El 16 de noviembre, el vicealmirante japonés que había ascendido al mando de la Sexta Flota, celebró una conferencia en Truk, y anunció que a partir de ese momento los submarinos transportarían provisiones a Guadalcanal. Los submarinistas jóvenes quedaron horrorizados. ¿Cómo, preguntó uno, podrán los

L

submarinos ejecutar su misión principal, atacar, cuando se nos obliga a realizar este trabajo?. El vicealmirante alzó la mano pidiendo silencio. Las tropas de Guadalcanal, dijo, se morían de hambre. ―Debemos ayudarlas‖, insistió, ―sin importar los sacrificios‖. Así comenzó una empresa que ocuparía a la mayor parte de la fuerza japonesa de submarinos hasta el fin de la guerra. Las operaciones de abastecimiento se ampliaron casi de inmediato desde Guadalcanal hasta incluir a las tropas asediadas en Nueva Guinea y otras islas, y con el tiempo llegaron a un punto en que había más naves en misiones de abastecimiento que en patrullas de guerra. Era un trabajo nocturno peligroso y sórdido. Al comienzo de 1943 hasta 17 submarinos nipones se vieron relegados a tiempo completo o a tiempo parcial. En estas misiones las naves eran tan valiosas para esa tarea ajena a su naturaleza que incluso el Ejército japonés se había metido en secreto en el negocio de la construcción de submarinos para servicio de abastecimiento. El Primer Ministro de Japón durante la contienda, el general Hideki Tojo, intentó mantener el secreto, pero contrariamente a lo que pudiera pensar el Ejército, la Armada lo averiguó y cordialmente prestó varios técnicos para que ayudaran en el proyecto. En total se construyeron unos 50 submarinos del Ejército, pero la mayoría terminó oxidándose: sólo tres entraron en servicio, llevando suministros hasta las Filipinas a fines de 1944. En el conjunto de la guerra, los submarinos japoneses contribuyeron a la destrucción de los portaaviones Yorktown y Saratoga; hundieron al Wasp y al Liscome Bay, al crucero pesado Indianápolis, a algunos destructores y a un número indeterminado de submarinos. Desde finales del año 1943 los barcos de escolta de superficie y los aviones norteamericanos se multiplicaron y perfeccionaron, y la misión de los submarinos japoneses se hizo cada día más difícil. Además fueron obligados a abastecer las posiciones que el avance norteamericano iba

90

dejando aisladas. Sus barcos de superficie no podían llegar a aquellas posiciones a causa del dominio naval y aéreo de los norteamericanos; en aquellos islotes, donde las tierras cultivables son muy escasas, las guarniciones: japonesas estaban condenadas a morir de hambre y, en ciertos lugares, se darían casos de antropofagia. La acción de los submarinos japoneses durante la guerra, si la consideramos con visión global, fue un fracaso, debido principalmente a las causas siguientes: excelencia de los métodos y de los medios de lucha antisubmarina de los Aliados, mientras que hubo deficiencias en el material japonés, sobre todo en lo concerniente a los radares, los asdics y las transmisiones radio-eléctricas; también en el hecho de tener que usar a los submarinos en misiones de abastecimiento. En esa guerra del Pacífico, donde las comunicaciones marítimas tenían una importancia primordial, los norteamericanos fueron poco molestados. Sus barcos mercantes pasaban sin dificultad y sus Flotas se dedicaban en la mar operaciones de abastecimiento que hubiesen sido mucho más azarosas si hubieran tenido que combatir a fuerzas submarinas comparables a las de los alemanes. Máquinas versátiles: variadas funciones A pesar de los defectos en su diseño y de los graves errores en su utilización táctica, las naves submarinas japonesas eran maravillas de versatilidad, que realizaban un espectro de servicios mucho más amplio que los submarinos de cualquier otra nación. Al comienzo de la guerra con los Estados Unidos, los diseñadores navales de Japón habían creado o modificado naves de muchas formas y tamaños para, literalmente, docenas de funciones especiales. La fuerza submarina de Japón incluía a los leviatanes y a los enanos de los submarinos del mundo. Había submarinos pequeños de clase HA y RO para la defensa de las aguas costeras, y submarinos miniatura para infiltrarse en los puertos

enemigos y atacar los barcos importantes allí anclados. Las naves japonesas más pequeñas apenas medían 24 metros de eslora y desplazaban unas escasas 46 toneladas. Esas miniaturas de dos plazas tenían una autonomía de sólo 160 kilómetros, y como carecían de generadores con los que recargar las baterías, eran prácticamente naves suicidas. En la guerra se construyeron más de 100, pero sólo unos pocos entraron en acción. Los submarinos de clase I, comparables con los de flota americanos, estaban equipados para transportar a los miniatura de corto alcance y botarlos cerca de las bases enemigas. Unos 40 de los submarinos grandes de clase I estaban equipados como portaaviones, y llevaban un pequeño hidroavión de reconocimiento. Esos aviones especiales tenían una velocidad máxima de unos 240 kilómetros por hora y un alcance de unos 880 kilómetros. Sus alas, flotadores y aletas, eran desmontables, y los alerones y la cola se montaban doblados, para que el avión se pudiera guardar en la cubierta en un hangar cilíndrico. Por lo general el avión se montaba a primera hora de la mañana para llevar a cabo una misión de reconocimiento y luego era lanzado desde la cubierta de proa por una catapulta de aire comprimido. Una vez acabada la misión, el piloto amerizaba en un punto de encuentro fijado de antemano y esperaba allí la llegada del submarino. Una grúa volvía a subirlo a bordo. Tanto el proceso de lanzamiento como el de recuperación llevaban aproximadamente una hora, más si el mar estaba revuelto. Y la operación era peligrosa, ya que durante el lanzamiento, el submarino era vulnerable a los aviones de patrulla del enemigo. A finales de la guerra los japoneses conquistaron la distinción de producir el sumergible más rápido del mundo. Modelado según el submarino alemán de Tipo XXI y mejorado aún más, los submarinos de ataque de la clase I-201 tenían unos cascos muy estilizados, una proporción de eslora a manga de 12 a 1, diesels potenciados y motores eléctricos

91

enormemente potentes que podían impulsar la nave durante 55 minutos a una velocidad fantástica de 19 nudos por debajo del agua. Se encargaron veintitrés, pero sólo llegaron a terminarse tres, y entraron en servicio demasiado tarde en la guerra como para surtir algún efecto. Ya en 1942 se habían trazado unos planes maravillosos para fabricar submarinos gigantes de la clase I-400, con más de 120 metros de eslora y con un desplazamiento superior a las 5.000 toneladas. Esas naves transportarían dos o quizá tres aviones y recorrerían el globo, atacando Nueva York, Washington y otros puertos de la costa este de los Estados Unidos. Esas esperanzas se reducirían luego a un plan para bloquear el Canal de Panamá; de hecho, cuando se acabaron dos de esos monstruos también se les empleó para el servicio asiduo de abastecimiento. Cada uno de los tres submarinos japoneses más grandes tenía 118 metros de eslora y desplazaban 3.530 toneladas, unas 800 toneladas más que los siguientes más grandes del mundo, el francés Surcouf y el Argonaut americano. Los gigantes nipones estaban equipados con un aparato de respiración especial que también poseían los últimos modelos alemanes, el ―schnorchel‖: unos tubos de aire que se podían extender hasta la superficie les permitían operar a los cuatro motores diesel mientras navegaban sumergidos. Los depósitos de combustible contenían 500.000 galones, suficiente para darles una autonomía de 48.000 kilómetros, el más largo alcance de cualquier submarino que luchó en la guerra. Cuando la marea de la guerra se volvió contra Japón en 1943, los submarinos se modificaron aún más, de modo que pudieran hacerle frente a la realidad nueva y dura, y ahí tuvieron un comportamiento excepcionalmente bueno. Muchos de clase I, sin torpedos y transformados en naves de carga, llevaron suministros a las guarniciones de las islas que el avance americano pasó por alto, y en sus viajes de regreso sirvieron como naves hospital, transportando a casa a los enfermos y heridos. Se los reequipó para que desempeñaran el papel de

naves cisterna en una época en la que, como dijo un oficial japonés, ―una gota de gasolina de octanaje alto era tan preciada como una gota de sangre humana‖. Al quitarle los pertrechos de ataque a los submarinos de clase I, el alto mando nipón reconoció tácitamente que se perdía la última oportunidad para lograr la victoria; el objetivo había pasado a ser sólo la supervivencia, pero las dotaciones que habían servido con tanta gallardía en una causa perdida, todavía no estaban preparadas para aceptar la derrota. En un momento de 1944 se pensó en convertir los submarinos existentes de la clase I en vehículos de transporte anfibio. Unos pocos y experimentales submarinos fueron adaptados para llevar vehículos anfibios hasta los campos de batalla isleños, rodeados de arrecifes del centro del Pacífico. Se suponía que los aparatos, equipados con bandas de rodamiento, podrían arrastrarse por encima de los arrecifes de coral para entrar en las lagunas y atacar los barcos enemigos -de manera increíble-con torpedos. El plan murió en su estado embrionario. Mucho más prácticos -e infinitamente más siniestros- fueron los submarinos de transporte de la nueva clase I.361, que se terminaron a fines del verano de 1944. Podían transportar 85 toneladas de suministros, 100 hombres y dos embarcaciones pequeñas para desembarcarlos. Pero se los adoptó para uso sórdido… el mismo que el almirante Yamamoto había estado decidido a evitar cuando autorizó el despliegue de los submarinos miniatura en Pearl Harbour. En menos de tres años, la suerte de Japón se había visto tan reducida que estaba preparado a enviar hombres a la muerte en misiones suicidas. La idea macabra nació en la mente de dos jóvenes pilotos de submarinos miniatura, comenzaron a trazar los planos para que en un compartimiento diminuto, cupiera un piloto que tuviera controles, un asiento y un periscopio, y que se insertaría entre la ojiva y el grupo motor de un torpedo modelo 93, el hermano de superficie

92

del modelo 95 de los submarinos. Cuando se le transportara a la zona de conflicto en un submarino, la pequeña y letal nave se soltaría para que infligiera la muerte, al precio de la vida del piloto. El piloto recibía el cálculo definitivo del curso y la velocidad del blanco, justo antes de ser lanzado desde la cubierta del submarino nodriza de clase I. Tras un breve avance sumergido, salía a la superficie para realizar un avistamiento, y luego se dirigía hacia el blanco a 40 nudos. Se bautizó el arma con el nombre de “Kaiten‖, literalmente ―cambio del cielo‖ y, por extensión, el agente del cambio en la fortuna del Japón. A fines de 1943, al recibir dicha petición, la Armada Imperial japonesa aceptó el submarino como un arma ―tokko‖, o suicida.

Aparte de los que murieron en las misiones suicidas, se hundieron no menos de ocho submarinos nodriza con ―kaiten‖, cuando navegaban rumbo a sus puntos de lanzamiento, matando a más de 600 tripulantes. El “Servicio Silencioso” de la U.S. Navy. El ataque japonés a la base estadounidense ubicada en las islas Hawai sorprendió a la Fuerza de Submarinos en un momento no muy adecuado. Concentrada la mayor parte de las naves disponibles en las bases ubicadas en Manila (Filipinas) y Pearl Harbour, la Marina estadounidense contaba con un total de 56 sumergibles. 29 de ellos de la desfasada clase S. El material más moderno asignado a la base de Manila se encontraba representada por 16 submarinos de la clase ―Salmón/Sargo‖, con 4 tubos lanzatorpedos en proa, además de otros 4 emplazados en popa. El número de sumergibles destinados en Pearl Harbor comprendía un total de otras 21 naves, donde doce de ellos eran algo más modernos, pertenecientes a la clase ―Tambor‖. El 7 de diciembre de 1941 permanecían ausentes de su base la mayor parte de los sumergibles de Pearl Harbour, en sus cruceros de patrulla. Las cuatro naves que estaban en puerto quedaron ilesas pues en los planes de acción japoneses, las instalaciones que albergaban la flota de submarinos no ocupaban un lugar especialmente relevante. Los submarinos que permanecían atracados al abrigo del Arsenal de Cavite, en Manila, no tuvieron tanta suerte. El ataque aéreo logró destruir una parte importante de las instalaciones y dejó fuera de combate a dos naves submarinas. Al mantener prácticamente intacto la totalidad de sus efectivos, le permitiría al Arma Submarina erigirse como el único componente armado capaz de emprender por sí sólo una campaña ofensiva estratégica contra los intereses del Japón. Sin embargo, sólo pudieron disfrutar por poco tiempo de una base de operaciones estable. El avance japonés alcanzaba dimensiones imparables.

En el verano de 1944 se estableció una base ―kaiten‖ en una isla en el mar Interior de Japón, con varias docenas de cadetes jóvenes que estaban preparados para morir por su país. Los seguirían muchos más… jamás hubo escasez de voluntarios, ni para el ―kaiten‖ ni para su equivalente aéreo, el programa ―kamikaze‖, que se constituyó dos meses más tarde. Hasta donde se sabe, sólo hubo dos víctimas de los ―kaiten‖ durante la guerra. Un petrolero y el destructor escolta americano Underhill el 24 de julio de 1945, en el mar de las Filipinas. El coste del programa ―Kaiten‖ para los japoneses fue muy severo: perdieron 80 pilotos en misiones y otros 16 en entrenamientos.

93

El Arma Submarina debió instalar sus bases en posiciones mucho más alejadas pero más seguras, en costas australianas. En los primeros tres días de guerra en el Pacífico, la fuerza de submarinos de los Estados Unidos se vio súbitamente lanzada a un papel de inesperada y aterradora importancia. Según los planes, los submarinos harían de exploradores y auxiliares de combate para la flota de superficie en caso de una guerra con Japón. Pero nadie había imaginado la devastadora estrategia de los japoneses, diseñada para eliminar toda fuerza americana de ataque y expandir el Imperio antes de que los Estados Unidos pudieran responder. Esa fuerza submarina insignificante se veía asolada por grandes y pequeños problemas de todo tipo. Su estrategia y su táctica eran tan obsoletas como sus viejas naves. Gran parte de su equipo era anticuado y tosco, o nuevo y mal probado. El servicio de submarinos no poseía ninguna tradición de combate. En sus 38 años de existencia organizada, incluyendo su misión de vigilancia en la Primera Guerra Mundial, no había hundido un solo barco enemigo. Pero esa fuerza submarina diminuta y mal equipada, llevaría la ofensiva hasta el enemigo desde el principio de las hostilidades. A medida que avanzaba la guerra, el tipo de misiones especiales asignadas a los submarinos americanos revelaron el curso de la contienda. Al principio, los submarinos se usaron para tareas desesperadas… luego al cambiar la suerte de la guerra las misiones especiales pasaron a ser operaciones seguras y bien organizadas, llevadas a cabo por muchos submarinos que a la Marina le resultaba fácil apartar del servicio de combate. Ejemplo de la primera fase fue sacar de Corregidor al personal de la unidad de criptógrafos, evitando su captura, dado que los americanos habían descifrado los códigos navales japoneses. También sacar al presidente Felipe Manuel Quezón, a su familia y a varios Ministros; además evacuar a MacArthur y transportar unas 20

toneladas de oro y plata filipinas. Este tipo de misiones siguió hasta la mitad de 1942. A partir de Guadalcanal, trasportar pequeñas unidades de asalto y reconocimiento de playas hostiles y rescatar a cientos de aviadores de la fuerza aérea y de la marina, del mar. En total salvaron a 504, incluyendo a algunos británicos y australianos. Llevaron también suministros a las guerrillas de Filipinas y a otros archipiélagos y sirvieron de plataforma para incursiones de comandos navales. Naves nodrizas, a medida que la guerra bajo el mar se acercaba al Japón, sirvieron como base de avanzada en las islas del Pacífico donde cada una de ellas equipaba talleres de maquinarias, almacenes de repuestos, talleres ópticos para reparar periscopios, fundiciones, alojamientos de hombres, alimentos, combustibles diesel, municiones, torpedos y suministros médicos. Para una flotilla de 12 a 18 submarinos les era asignada una nodriza. Mientras los submarinos americanos atacaban a los convoyes japoneses en el Pacífico, los submarinos británicos y holandeses hostigaban a los barcos mercantes del enemigo en el Océano Índico y en el Mar de la China Meridional. Su guerra fue más prolongada y tuvieron que soportar años de costosos reveses antes de aportar su contribución a la derrota del Japón. No fue hasta fines de 1943, casi dos años después de constantes pruebas, cuando los submarinos americanos comenzaron a aprovechar al máximo los patrones del tráfico marítimo japonés dictados por la geografía del Pacífico y de Asia. Sólo entonces los submarinistas convirtieron en territorios de caza masiva mares tan relativamente angostos como el estrecho de Luzón, situado entre la parte más septentrional de las islas Filipinas y Formosa, por donde los buques de guerra y los barcos mercantes japoneses viajaban por necesidad, en gran número, entre sus propias islas y las posesiones recién conquistadas del Imperio, para recoger materias primas esenciales de las Indias Neerlandesas, Malasia e Indochina.

94

Ingenios tácticos. En enero de 1944, los 56 submarinos estadounidenses que empezaron la guerra en el Pacífico habían aumentado casi a 100, y 12 meses después había disponible un total de 156 naves de flota. Entre las muchas mejoras de los últimos submarinos figuraba un casco de presión mucho más resistente, que extendió su profundidad de prueba a 120 metros. Asimismo, la Oficina de Pertrechos Militares había aportado un arma nueva y por completo distinta: el torpedo eléctrico Mark 18. Tras los dolores de cabeza provocados por el torpedo Mark 14 y su detonador magnético Mark 6, al principio los submarinistas contemplaron con suspicacia el Mark 18.

El torpedo eléctrico tenía una ventaja enorme sobre su predecesor impulsado a vapor: no dejaba ninguna estela que advirtiera de su presencia a las víctimas potenciales ni que revelara el paradero del submarino que lo disparaba. La cuestión principal era saber si su gran ventaja desnivelaría su gran desventaja: el hecho de que el Mark 18, que viajaba de 28 a 30 nudos, apenas alcanzaba un poco más que la mitad de velocidad del Mark 14. A su vez, había una perturbadora cantidad de fiascos. Las hélices de cola de los primeros modelos eran débiles y a veces se rompían durante el disparo; los ejes del timón de acero se corroían por la humedad, con lo que deterioraban la guía y hacían que el torpedo fuera errático. Además, las baterías del Mark 18 exudaban gas de hidrógeno muy explosivo, que podía destruir un submarino si era activado por una chispa.

95

Requirió algún tiempo, pero los problemas se solucionaron uno a uno. Por ejemplo, la amenaza del hidrógeno se eliminó mediante un cable caliente de batería que evaporaba el gas a medida que se generaba. Un eje de timón no corrosivo sustituyó el original defectuoso. Unos motores eléctricos más potentes aumentaron la velocidad del torpedo casi un 25 por ciento, hasta los 40 nudos. Los primeros Mark 18 habían sido enviados a Pearl Harbour a mediados de 1943, y a comienzos de 1944 el almirante al mando, finalmente decretó que el torpedo eléctrico ya estaba listo para la guerra. Los capitanes de submarinos lo probaron en combate, y fué aceptado de buena gana. En julio de 1944 los capitanes usaban los torpedos eléctricos en el 75 por ciento de los disparos que realizaban. A últimos de aquel año llegó otro torpedo, designado oficialmente con el nombre de Mark 27. Ese pequeño misil, de apenas 3 metros (exactamente la mitad de la extensión del Mark 14), era completamente diferente de los demás torpedos. Este torpedo era acústico; sus unidades de sonar se dirigían hacia los sonidos que hacían las hélices de los blancos y las destruían, inmovilizando al barco, que entonces se podía hundir a placer con torpedos corrientes. Las unidades de sonar eran tan sensibles que si un hombre acariciaba el morro de un torpedo, las aletas de la retaguardia se movían de forma automática para guiar el misil en la dirección del ligero sonido realizado por el movimiento de la mano. El artefacto no se lanzaba del modo habitual; salía del inundado tubo lanzatorpedos impulsado por su propia potencia eléctrica. Las dotaciones de los submarinos tuvieron que aprender una manera de atacar totalmente nueva con el fin de usar el torpedo acústico; de lo contrario, éste escucharía al submarino que lo había lanzado y daría media vuelta para ir hacia él. La técnica era bastante sencilla. Justo antes de disparar el pequeño torpedo contra un objetivo, la tripulación iniciaría un ejercicio de silencio. A bordo se paraban todos los motores, incluyendo el de la nevera. Sin ningún ruido del submarino que lo distrajera, el torpedo buscaría de manera implacable cualquier barco

enemigo que estuviera a su alcance: 7.000 metros. Era de especial utilidad contra los blancos difíciles, como los barcos antisubmarinos, pequeños y de poco calado. Y en 1944 los submarinos todavía recibieron una tercera y nueva arma. Llegó en respuesta a las repetidas peticiones de un cañón de cubierta más potente que reemplazara los ―lanzaguisantes‖ de 3 y 4 pulgadas que dejaban al submarino en una grave desventaja en duelos de superficie con buques mercantes armados. Las naves empezaron a montar cañones de 5 pulgadas con el doble de alcance y un impacto cuatro veces superior al de 3 pulgadas. El mismo año, el equipo de combate de los submarinistas se llenó con artilugios y trucos nuevos. Se mejoró el sondímetro; sus ondas de sonido medían las profundidades del mar sin emitir los pitidos sonoros que revelaban la posición del submarino a los barcos enemigos equipados con sonar. Otro aparato hizo que el radar enemigo se volviera contra sí mismo al detectar sus emisiones con un receptor de radar especial. Un señuelo, que se lanzaba desde los tubos lanzatorpedos mientras el submarino era atacado con cargas de profundidad, hacía ruidos fuertes para engañar a los barcos antisubmarinos acerca del paradero de las naves. Y otra mejora fue un nuevo periscopio nocturno de ojo grande, que admitía mucha más luz e iba equipado con un radar incorporado que ayudaba a los capitanes a seleccionar los blancos. Menos popular para los submarinistas fué un sonar recién desarrollado, de frecuencia modulada, con un alcance extremadamente corto. Se usó para detectar minas y otros objetos sumergidos en el camino de una nave; al establecer contacto armaba tanto estruendo que los submarinistas lo bautizaron ―campanas del Infierno‖. A los capitanes y a las dotaciones no les gustaba el Sonar FM porque sólo era útil para localizar minas enemigas, y nadie quería verse involucrado en esa operación peligrosa. Pero funcionaba; en diciembre de 1944, el Tiñosa le sacaría un provecho superlativo al realizar una inspección previa a una invasión de los campos

96

de minas que había a lo largo de toda la costa de Okinawa. Dominio total. A fines de 1944 los submarinos americanos prácticamente se habían quedado sin trabajo, al menos en lo concerniente a su misión principal de hundir barcos enemigos. El enorme castigo infligido durante todo el año a sus barcos, había acabado con la flota mercante de Japón. Los que quedaban, o bien permanecían lejos de su alcance en el Mar Amarillo y en el Mar de Japón, o bien seguían las costas de día y se refugiaban en los puertos de noche durante las horas de caza preferidas por los submarinos.

En lugar de realizar sus correspondientes patrullas de guerra en solitario, era cada vez más frecuente observar como los comandantes de los submarinos aunaban sus esfuerzos con la intención de causar gran cantidad de bajas entre los buques que formaban los convoyes japoneses, procediendo así, en forma parecida a la utilizada por las ―Manadas de lobos‖ de los sumergibles alemanes. El servicio de salvavidas para los pilotos abatidos y los aviadores de B-29 prosiguió como una actividad útil, pero por lo demás los submarinos pasaron un tiempo interminable de decepciones. Algunos capitanes frustrados se dedicaron a hundir sampanes y juncos de pesca hasta que ese pasatiempo empezó a parecer poco deportivo.

97

Agotada su paciencia, algunos capitanes decidieron que si los barcos japoneses se negaban a salir para ser hundidos, los submarinos entrarían en aguas costeras y poco profundas y los atacarían. El Barb esquivó minas y rocas para hundir al menos un barco de carga en el puerto de Nankwan, en la costa de China. Insatisfecho todavía, su comandante llevó su guerra personal a tierra y bombardeó la isla Sakhalin, al norte de las islas pertenecientes a Japón, con su cañón y un lanzacohetes, montados en cubierta. Incluso envió un comando nocturno a tierra para sabotear una vía de ferrocarril. En el transcurso de la guerra las naves estadounidenses hundirían 201 buques de guerra nipones, un total de 549.192 toneladas, incluyendo un acorazado, cuatro portaaviones grandes, cuatro portaaviones pequeños, tres cruceros pesados, ocho cruceros ligeros, 43 destructores y 23 submarinos grandes. Y eso fué lo menos importante. De mucha mayor trascendencia para el resultado de la guerra es que los submarinos enviarían al fondo del océano a 1.113 barcos mercantes japoneses de más de 500 toneladas cada uno, y que en total sumaban unas sorprendentes 4.779.902 toneladas, apenas un millón menos del tonelaje que antes de la guerra tenía toda la flota mercante japonesa. En el apogeo de su eficacia, los submarinos destruyeron barcos mercantes a un ritmo tres veces superior al tiempo que tardaban los astilleros nipones en fabricarlos, una situación que era fatal para una nación pobre en materias primas propias. En total, los submarinos hundirían el 55 por ciento de todos los barcos que los japoneses perdieron en la guerra, más que toda la Marina de los Estados Unidos, combinando los portaaviones y las fuerzas aéreas del Ejército. Contemplados los resultados obtenidos, una vez finalizada la campaña naval en el Pacífico, la Fuerza Submarina de EE.UU consiguió un total de 5.4 millones de toneladas (2.400 buques hundidos) Y al tiempo que lo hacían, llevarían a cabo innumerables misiones especiales: transportar

municiones, tropas para ataques relámpago, rescatar refugiados por detrás de las líneas enemigas y depositar allí agentes secretos y líderes para las guerrillas. En su misión especial más satisfactoria, los submarinistas desempeñarían el papel de salvavidas, sacando de las aguas a cientos de aviadores que habían sido abatidos o se habían visto obligados a amerizar en el yermo acuático. Por sus muchos y vitales logros, la fuerza de submarinos pagaría un precio terrible. En el transcurso de la guerra 52 naves y 3.505 submarinistas no regresarían a casa. El año 1945 vio al ―Servicio Silencioso‖ involucrado en sólo tres eventos merecedores de alguna mención. En junio, el almirante al mando, del Arma Submarina, envió nueve submarinos en una patrulla al mar de Japón. En 15 días el grupo consiguió hundir 28 barcos de diversos tipos con un total de 54.784 toneladas. Un submarino, el Bonefish, se perdió en un ataque con cargas de profundidad en alguna parte de una bahía. El segundo evento fué el hundimiento del último submarino americano que se perdería en la guerra, lo que dejaría las bajas del servicio en el Pacífico en 49 naves. El 6 de agosto, el día que se arrojó la primera bomba atómica sobre Hiroshima, un avión del ejército japonés atacó con cargas de profundidad a un submarino americano en las afueras de la costa de Bali, cerca del extremo norte del Estrecho de Lombok. El Bullhead, de patrulla en esa zona, jamás volvió a casa. El último acontecimiento de la guerra bajo el Pacífico tuvo lugar el 14 de agosto de 1945. El Torsk, que patrullaba en las afueras de la costa sudoeste de Honshu, en el Mar de Japón, torpedeó y hundió una pequeña nave japonesa; la víctima, designada ―Navío de Defensa Costera Nº 47‖, fué el último barco nipón que se hundiría durante la II Guerra Mundial. Aquella noche, a las 23:04, el almirante Nimitz ordenó que todas las unidades navales cancelaran las operaciones hostiles.

98

CAPÍTULO VI (Horroroso final)

99

JAPÓN AL BORDE DEL DERRUMBAMIENTO ientras se preparaba la inmensa Fuerza Anfibia para poner pié en el Japón, los portaaviones americanos e ingleses, en un proceso de ―ablandamiento‖ realizaron desde el 1 de julio hasta el 15 de agosto de 1945, 17 incursiones de bombardeo. La Fuerza Aérea americana intensificó los que ya venía haciendo y en ese mismo período efectuó

M

decenas de devastadores ataques a las instalaciones fabriles y ciudades japonesas. La conquista de Iwo Jima permitió incrementar los ataques aéreos contra el territorio metropolitano del Japón, permitiendo a los bombarderos viajes de ida y vuelta sobre sus objetivos, y desde las Marianas, Guan y Tinian también podían llegar los B-29 entrados en servicio, para aquel entonces, el mayor y mas adelantado avión de bombardeo del mundo; como al B-17, de la misma fábrica se le llamaba ―Fortaleza Volante‖, el B-29 fue llamado: ―Superfortaleza Volante‖.

100

Un avión, que tuvo objeciones por lo caro, incluso para EE.UU, ya que cada uno costaba cerca de un millón de dólares. Estaba construido con las más avanzadas técnicas: 4 motores, enteramente metálico (menos las superficies móviles), tren de aterrizaje oculto y patín auxiliar de cola. El fuselaje, cilíndrico, alojaba a la tripulación en dos huecos (uno en el morro y otro central, unidos por un tubo de 90 cm de ancho; se pasaba, acostándose en un carretón e impulsándose mediante una barandilla fijada al techo). Presurizado, más calefacción e inhalador de oxígeno; el ametrallador de cola estaba aislado; aparato radar de navegación, más radar para dirección de tiro, y después, para el bombardeo. Las bombas, mediante sistema, no caían en racimo, sino espaciadas regularmente. Todas las armas, teledirigidas, a excepción de las de cola. Podían llegar a tal altura, que muchas veces iban desarmados. Lluvias de bombas. Cuando se luchaba en Saipán, se organizó el primer bombardeo masivo con estos aviones, que despegaron desde bases chinas. Los ataques del ―31 Bomber Command‖, compuesto por medio millar de bombarderos B-29 y adscrito a la 20ª Air Force, habían comenzado en noviembre de 1944, después de Leyte, y en dos meses -tras arrojar más de cuatro mil toneladas de bombas y de perder 90 fortalezas volantes y buena parte de sus tripulaciones- apenas habían conseguido paralizar un 5 por 100 de la industria aeronáutica japonesa, primer objetivo de los ataques. Éstos se estaban realizando de acuerdo con la doctrina aplicada en Europa: bombardeos de precisión diurnos de 9.000 a 10.000 metros de altura, volando en formidables formaciones y arrojando bombas rompedoras. Contra el III Reich daban resultado, pese a que las defensas antiaéreas de Hitler eran formidables ¿Por qué no funcionaban contra el mal defendido Japón?

Para mejorar la eficacia de los bombardeos fue destinado Curtis E. Le May, de 38 años de edad, general de las Fuerzas Aéreas, que había mandado los bombarderos pesados norteamericanos en China. El general Le May concluyó que las operaciones eran poco eficaces porque el clima japonés era muy especial; despejado por la noche y nublado por el día; porque su industria, aunque concentrada en pocas ciudades, estaba dispersa dentro de ellas: un tercio, en fábricas convencionales, otro tercio en pequeños talleres y el resto era pura artesanía familiar; porque las grandes bombas rompedoras hacían astillas centenares de casas, que estaban reparadas al caer la tarde, y porque las enormes distancias reducían al mínimo la capacidad destructiva de los B-29 (2.200 kilos de bombas por viaje). Pocos días después de acceder a la jefatura de la 20ª Air Force, Le May decidió que los bombardeos fueran nocturnos, que se atacara a las ciudades con fósforo o napalm, cuyos efectos serían mayores, dada la combustibilidad de sus edificios, que se retirara el armamento de los aviones, puesto que los japoneses casi carecían de caza nocturna, y eso permitiría cargar dos toneladas más de bombas y, finalmente, que se bombardeara a baja cota, lo que aumentaría la precisión, desconcertaría a los artilleros japoneses y ahorraría combustible, permitiendo una mayor carga, de hasta 6/7 toneladas. Mientras se peleaba en Iwo Jima, 172 bombarderos B29, cargados con bombas de napalm y magnesio, atacan Tokio: 2 kilómetros son arrasados hasta el suelo. El 9 de marzo los aeropuertos de Saipán. Guam y Tinian entraron en ebullición. 334 B-29 fueron desarmados, cargados con dos mil toneladas de bombas y abastecidos con más de cinco mil toneladas de carburante. A las seis menos cinco de la tarde, las ―fortalezas volantes‖ comenzaron a despegar desde cada uno de los tres aeropuertos con intervalos de un minuto, de modo que ya eran casi las ocho cuando partió el último. Los ángeles exterminadores comenzaron su largo viaje, volando

101

con viento de cola a 400 Km. por hora, con destino a Tokio, situada a cerca de 3.000 kilómetros de distancia. A esas horas la capital japonesa, que incluyendo sus barrios industriales contaba más de seis millones de habitantes asentados sobre unos 600 kilómetros cuadrados, se disponía a dormir. Los tokiotas sabían que las numerosas industrias que se levantaban en sus suburbios, en las que se fabricaba el 65 por 100 del material de guerra japonés, eran muy tentadoras para los aviones norteamericanos, pero se habían acostumbrado a reparar por la tarde las destrucciones de los bombardeos matutinos. Nadie esperaba esa noche al ―ángel de la muerte‖, pese a que las tinieblas japonesas están pobladas de genios maléficos. Los cuatro aviones que volaban en cabeza tenían la misión de señalar el campo de tiro a los que venían detrás. Cada uno de ellos lanzaría 180 bombas de fósforo de 35 kilos, trazando sobre la ciudad un aspa cuyos brazos medirían cerca de ocho kilómetros. Los 330 aviones restantes llevaban 8.250 bombas de 250 kilos; esos ingenios estallaban a 150 metros del suelo, proyectando 50 pequeñas bombas de tres kilos de napalm. Para frenar aquella marca de fuego que se acercaba, Tokio contaba con unos 11.000 bomberos, muchos de ellos menores de edad, y de los que apenas 3.000 se hallaban de guardia. Había también, un centenar de cazas nocturnos para cubrir todo el archipiélago, y protegían la capital apenas doscientas piezas antiaéreas, cuyas alzas y reflectores auxiliares estaban ajustados para actuar contra aviones que volaran a más de 9.000 metros de altura. Tras siete horas de vuelo los primeros B-29 avistaron Tokio, exáctamente a la media noche. Mientras las sirenas aullaban avisando de la proximidad de los aviones, los marcadores se cruzaron lanzando sus bombas de fósforo, que estallaban a treinta metros de altura con llamaradas blancas, un chorro de fuego y chispas que marcó Tokio con una especie de Cruz de San Andrés, cuyas aspas incandescentes formaban un rectángulo

de unos 36 kilómetros cuadrados. Las puertas del Infierno estaban abiertas. Eran las 0.15 horas del 10 de marzo de 1945. Los habitantes de Tokio salieron a la calle alarmados por las sirenas, pero no veían el motivo de tanto alboroto. Escuchaban el zumbido de algunos aviones y lejanos estampidos, sobre todo de la artillería antiaérea, pero las explosiones del bombardeo eran menos alarmantes que en otras ocasiones. Un diplomático sueco presenció el bombardeo: "Los B-29 llegaron aquella noche desde dos direcciones distintas. Volaban bajo y se desplegaban sobre nosotros como en abanico. Los bombarderos eran espléndidos. Su color cambiaba como el de los camaleones. Verdoso cuando pasaban sobre los haces luminosos de los proyectores, rojizo cuando volaban sobre las llamaradas de los incendios". En cada barrio, las somnolientas gentes vieron aterradas que cuando un avión pasaba cerca, dejaba tras de sí un mar de fuego que avanzaba voraz, empujado por el viento. Cientos de miles personas se lanzaron a las calles, tratando de huir de las llamas que tenían más cerca, para toparse con una multitud enloquecida que corría en dirección contraria, también perseguida por la marca de fuego. Millares de personas perecieron arrolladas y pisoteadas en la inmensa confusión de aquella aterradora noche.

102

Velas centelleantes. Insensibles ante la inmensa tragedia que se estaba produciendo en la ciudad, las tripulaciones de las fortalezas volantes se afanaban en su labor destructiva, tratando de saturar de napalm las zonas que aún no ardían. Según el testimonio de uno de ellos: "Tokio estaba iluminado como un bosque de árboles de Navidad. Las hogueras aún se podían distinguir unas de otras, pero el fuego comenzaba a extenderse; era como si millares y millares de velas centelleantes resplandecieran hasta formar un solo foco de fulgor‖. Parte de aquellas "velas" eran personas que ardían como antorchas. Inmensas multitudes enloquecidas se lanzaron hacia el río Sumida, que atraviesa Tokio. Sobre los puentes se produjeron millares de muertos, aplastados por los que corrían en dirección opuesta. Quienes alcanzaron sus orillas lograron la salvación, pero los que sólo pudieron llegar a pequeños canales, perecieron en ellos, porque la temperatura ambiente superó en algunas zonas los 700 grados y el agua entró en ebullición, cociendo vivos a los que allí se habían refugiado.

En ciertas escuelas, de sólida construcción y recomendadas como refugios antiaéreos, se acogieron más de 13.000 personas, que perecieron en los sótanos, faltas de oxígeno, absorbido por el inmenso incendio. Otros se lanzaron a las piscinas, que a la mañana siguiente aparecieron sin agua y saturadas de cadáveres hervidos. Las columnas de aire caliente eran tan fuertes que ascendían hacia el cielo alcanzando más de cuatro mil metros y zarandeando las sesenta toneladas de los últimos B-29 como si fuesen de papel. El ataque duró tres horas, pero hasta el alba la ciudad padeció la tempestad de fuego, la inmensa ola de calor y la asfixiante humareda. Con el nuevo día se hizo patente la magnitud de la catástrofe: habían perecido unas 120.000 personas y más de 40.000 resultaron heridas. Veintiséis kilómetros cuadrados de Tokio resultaron calcinados, otros tantos, muy dañados y, según cifras de la policía, el fuego arrasó 267.170 viviendas, quedando más de un millón de personas sin hogar.

103

“Bombardeo alfombra”. Al día siguiente, 11 de marzo, el general Le May valoraba satisfecho la operación: 14 aviones destruidos y ocho tripulaciones desaparecidas. Según el parte oficial: "Tokio perdió el día de ayer el 18 por 100 de sus sectores industriales, el 63 por 100 de sus distritos comerciales y el centro mismo de sus barrios residenciales". El éxito confirmó las hipótesis de Le May, y sus aviones practicarían, en adelante, el ―carpet bombing‖ (bombardeo alfombra). En pleno ataque a Okinawa se lanzan 327 B-29 sobre Tokio, días después: Kawasaki, centro industrial, y luego Yokohama, Kobe y Toyam. Luego otra vez Tokio por 520 bombarderos. Al final de mayo del 45, la mitad de Tokio, casi 90 Km. cuadrados, habían sido arrasados hasta el suelo. Las cinco ciudades más importantes habían perdido al llegar el verano de 1945 el 80 por 100 de su potencia industrial. En aquel momento le llegó el turno al segundo escalón de las ciudades japonesas, 23 urbes que contaban entre cien mil y cuatrocientos mil habitantes, y después se marcaron como objetivo otras 41, de unos cien mil moradores. Todas y cada una de ellas fue pasada por el fuego. Entre noviembre de 1944 y agosto de 1945, se arrojaron sobre Japón 170.000 toneladas de bombas, cuyos efectos resultaron demoledores: la industria quedó reducida a mínimos, 21 millones de personas perdieron su casa y cerca de un millón, la vida; destruidos, 2,5 millones de edificios, más 110.000 parcialmente; (más de medio millón, por los propios japoneses, para que no avanzaran los incendios). Hambre: en paz, se importaba el 20% de arroz, pero no había ya barcos de transporte, ni de donde traer comida. Sarna, colitis, tuberculosis, piojos, etc. Los ciudadanos, siempre solidarios, se convirtieron en egoístas. Industrias: la textil ya no hacía ropa suficiente para defensa del frío, se trabajaba con sucedáneos del petróleo, aceite de semillas, carbón y trementina.

La gente se obstinaba en la resistencia, pero había otro grupo, en la cumbre, que responsablemente buscaba una paz honrosa. Con todo, el ―carpet bombing‖ de Le May iba a ser sólo el pregón de las ciudades importantes, que habían sido reservadas para su inmolación en el holocausto atómico. Minas indestructibles para obstaculizar la navegación. Entre algunas de las operaciones relacionadas con la guerra de minas cabe citar la operación "inanición", durante la cual las fuerzas norteamericanas fondearon más de 12.000 minas en las rutas comerciales y aproximaciones a los principales puertos japoneses, causando el hundimiento de 650 buques japoneses y resultando en la ruptura efectiva de sus líneas de comunicación marítima, lo cual produciría a la postre el colapso industrial del Japón. La ―Operación Hambruna‖ estranguló el tráfico marítimo de manera tan eficaz que después del 27 de marzo de 1945, ningún barco de gran calado se atrevió a navegar el estrecho Shirnonoselci, la vital entrada occidental al Mar Interior japonés. (A mediados del verano, Japón solo importaba una pequeña fracción de los víveres que necesitaba, y ninguna materia prima).En esa misma operación ―hambruna‖, los B-29 llenaron las aguas de la costa japonesa de minas. La campaña tuvo tres objetivos: cortar las importaciones de víveres y materias primas del Asia ocupada por los japoneses, evitar el traslado y despliegue de fuerzas militares japonesas, e inutilizar el transporte marítimo, que suponía el 75 por ciento del transporte doméstico nacional del archipiélago. Volando a baja altitud y guiándose por radares, los bombarderos se servían de los cielos cubiertos y de la oscuridad corno protección contra las defensas del enemigo. Las minas que lanzaban eran de varios tipos: magnéticas, activadas por la presencia de metales;

104

acústicas activadas por el sonido de los motores y las hélices de los barcos, y una mina relativamente nueva, activada por los incrementos de presión del agua desplazada por el paso de los navíos. Un tipo que prácticamente no se podía rastrear una mina cuya espoleta estaba dotada de un circuito neumotécnico, o instrumento cuentabarcos y cronométrico, que permitía detonarse, al

pase del primero, segundo, tercer barco, etc., que se deseara. Los explosivos y los barreminas de metal eran sistemas familiares para barrer las minas acústicas y magnéticas, pero la única defensa que los japoneses fueron capaces de desarrollar contra las minas de presión fue ralentizar el tráfico marítimo hasta el paso de un caracol.

105

LA BOMBA ATÓMICA omo lo había previsto el Mando japonés, el proyecto de invasión del Japón comprendía la conquista de la isla Kyushu, y después, la invasión de la llanura de Tokio. El plan, por otra parte, lo imponía la situación. Para los americanos era preciso tomar los aeródromos de Kyushu para tener bases aéreas avanzadas en las proximidades de Tokio, ya que la región de la capital era la única llanura del Japón en donde se podían desplegar grandes formaciones motorizadas. El plan de conjunto, denominado ―Downfall‖ (caída), había sido establecido en mayo por el General MacArthur. Comprendía la operación ―Olympic‖: el desembarco de doce divisiones al sur de Kyushu, en el otoño de 1945, y la toma de la isla; después, la operación ―Coronet‖: el desembarco en la llanura de Tokio, en la primavera de 1946, de un millón de hombres. Hubiera sido el desembarco más importante de toda la guerra, excediendo en mucho al de la invasión de Normandía. La operación incluía la creación de un gran puerto artificial, cuyos elementos habían sido reunidos en San Francisco y debían ser remolcados a través del Pacífico. El plan queda congelado Una nueva orden llega a Guam, a Curtis E. Le May, Jefe de la aviación americana en el Pacífico. Como resultado del experimento atómico producido en el Estado americano de Nevada, el 20 de julio, se lanzarían bombas atómicas sobre Japón. En una primera lista de objetivos aparecían las ciudades de Kyoto – Kokura – Hiroshima – Niigata y Nagasaki, después de efectuarse análisis de los reconocimientos aéreos; todas, núcleos que habían sido respetados, en gran parte, por la tremenda ofensiva aérea; se consideró a estas ciudades por estar más intactas, a fin de ―demostrar mejor la fabulosa potencia destructora de la nueva bomba‖. En una segunda lista, sólo aparecían Hiroshima, Kokura y Nagasaki.

C

A final de julio los aviones del Grupo asignados para tal misión, comenzaron algunos entrenamientos sobre el Japón, dejando perplejos a los japoneses; volaron, para ser vistos, sobre ciertas ciudades japonesas y se limitaron a lanzar, desde gran altura, una sola bomba de notable tamaño. Se estaban adiestrando para el lanzamiento y probaban el sistema de potencia. Algún japonés asomó que debían estar fuera de rumbo y ―soltaban peso para asegurar la autonomía de regreso a su base‖. Era ―criminal‖ que decidieran soltar ese peso precisamente, en el centro de la ciudad....‖ En la media noche, entre el 5 y 6 de agosto, la tripulación del ―Enola Gay‖, nombre de la madre del comandante de la nave aérea, recibe las últimas indicaciones. Sólo el comandante sabía algo, que se preparaban a lanzar una bomba de nuevo tipo con un explosivo de altísimo potencial. La llamaron ―Little Boy‖, (muchachito): era la bomba de uranio 235 con un poder de explosión teórico de 20.000 toneladas de TNT, lo que significaba que hubieran hecho falta 5.000 bombarderos B-29 para llevar las 20.000 toneladas de bombas convencionales equivalentes al poder destructivo de esa bomba atómica. Peso, 4 toneladas. El ―Enola Gay‖ despega en una noche clara; los hombres preguntan, pero su jefe no dice nada. Recibe los mensajes de los tres aparatos de descubierta: Kokura y Nagasaki estaban ocultas por fajas de nubes borrascosas. En Hiroshima la situación atmosférica era mejor; esta ciudad, situada en la isla de Honshu, la mayor de Japón, era un importante enclave militar, albergaba depósitos de armamento y una planta de investigación del ultrasecreto caza a reacción japonés (que, por supuesto, nunca llegó a terminarse). 7:00 a.m.: suena la alarma aérea cuando un avión metereológico de EE.UU sobrevoló la ciudad. La aparición de estos aviones era normal y la gente no se refugió. A las 7:32, fin de la alarma. A las 8:00 los radares nipones detectaron tres aviones, pero como creían que eran de reconocimiento no dieron una nueva alarma.

106

A las 8:15 el ―Enola Gay‖, a la altura de 9.630 metros se situó sobre la vertical del centro urbano y, a una velocidad de 500 kilómetros/hora abrió las compuertas del pañol y lanzó su carga. El detonador activó la bomba a 560 metros del suelo. La tripulación sabe que deben transcurrir 45 segundos antes de la explosión y en ese momento, el aparato se encontraría a 18 km del punto cero. Cuentan... 42´...43´... ...45¨. Un prodigioso resplandor brota del corazón de la materia, cegando

a los aviadores, aún estando protegidos por lentes metálicos y herméticos. Luego, un inmenso hongo llameante se eleva y ensancha en el cielo. El que pudo ver claramente la cegadora explosión fue el servidor de las ametralladoras de cola. Le pareció como si el sol hubiese bajado de improviso a la tierra para luego volver a subir hacia el firmamento. Los otros le oyeron exclamar ¡DIOS MIO! ¿QUÉ HEMOS HECHO?.

107

Pasajeros de los transportes, calcinados y sentados en sus asientos o apretados en las plataformas de las puertas. Un viento de 1.200 Km. por hora hizo caer las paredes en un radio de 1.500 metros y arrancó las ventanas hasta a 12 Km. del punto cero. Tras la bola de fuego vino la onda expansiva, que lo barrió todo con la violencia del rugiente y acelerado viento. Con la explosión reventaron las tuberías de aguas. Un ciclón de fuego rugió durante 6 horas. El calor emanado del relámpago fundió el granito de la tierra en un radio de 1 Km., desde el punto cero. Fundió rejas, amalgamó cristales de cuarzo, carbonizó postes telefónicos y volatilizó a las personas más próximas. Empezaron a caer gotas negras del tamaño de metras (canicas), resultado de la evaporación de la humedad en la bola de fuego y de su condensación en la nube que de ella surgía. En un radio de 11 a 19 kilómetros desde la zona cero, la lluvia negra era muy densa. Contenía un alto nivel de radiactividad que causó estragos entre la población.

Se generó una presión extremadamente alta, la velocidad del viento superó en 5 veces al viento generado por el huracán más fuerte. La presión fue de 3,5 kilogramos por centímetro cuadrado. Arrancó árboles de raíz, azotó violentamente los ríos, levantando grandes olas y ahogando a muchas personas que se habían metido en el agua para escapar del calor. Numerosos edificios, en un radio de 2 kilómetros, fueron destruidos. Polvo, en columna de humo blanco, se alzaba recto, en la base moteado de rojo y anaranjado; en lo alto se abría con la forma de un hongo casi perfecto que creció hasta alcanzar 6,5 kilómetros; la nube radiactiva, construida por las partículas succionadas por el hongo atómico y que comenzaron a caer en una o dos horas, se prolongó varios días, siendo responsable de la contaminación de aguas, ganado y alimentos. La luz imprimió sobre las paredes las siluetas de las personas. Hubo 78.150 civiles, y 40.000 militares muertos, 13.938 desaparecidos y 9.284 heridos graves... Quedaron destruidas 68.000 viviendas, y un año después las victimas se elevaban a 120.000 y hasta principios del pasado siglo, unas 60.000 más, a causas de la radiación.

108

De Hiroshima no quedaba nada. Un día después las autoridades niponas seguían moviéndose a ciegas: ni radio ni teléfono (ni nadie en situación de hacer funcionar algo); nadie había salido de la ciudad, ni nadie había entrado, las líneas férreas se interrumpían de golpe y las carreteras estaban reventadas... Aquella misma noche del día 6, sobre 1.500 B29 martillaron otras partes de la isla principal y al clarear, los rusos iniciaban su ataque en Manchuria. En la noche del siguiente día, otro B-29 con el nombre de ―Bock´s Car‖ (el carro de Bock) igual, fonéticamente a Box Car (caja, vagón de mercancías cerrado)... se dirigía hacia Japón, llevando otra bomba llamada ―Fat Man‖ (hombre gordo). Su tripulación, esta vez, sabía la naturaleza de su misión, ninguno parecía muy orgulloso de la misma, ni tampoco su comandante. ¿Sobre cuál ciudad se lanzaría, Nagasaki o Kokura?. Si ambas tenían buenas condiciones meteorológicas, se soltaría sobre la que hubiera

recibido primero la notificación de los aviones de descubierta, pero de Kokura llegó antes; hacia ella se fue. Cuando estaban listos, el apuntador indicó que había una nube justo encima de la ciudad. No se podía apuntar por la mira. El comandante ordenó virar hacia Nagasaki... ―Fat Man‖ (hombre gordo): era una bomba de plutonio 239, (70 detonadores periféricos enviaban 70 minicargas de plutonio al centro del ingenio, se creaba así una masa superior a la crítica que daba lugar a la explosión). Peso 4.6 toneladas. El bombardero fue en busca de astilleros, pero en cambio encontró la fábrica de arma Mitsubishi. Sobre este objetivo dejó caer la bomba, que estalló a 560 metros sobre la ciudad, para conseguir efectos más devastadores. A pesar de que falló el objetivo en una distancia considerable, arrasó casi la mitad de la ciudad, dejando en un primer momento 35.000 muertos y 29.000 heridos.

109

La luz irradiada por el estallido de la bomba era 10 veces superior a la del sol. Las bombas devastaron Hiroshima y Nagasaki. Sin embargo, los efectos del bombardeo fueron distintos. Su situación geográfica influyó sobre el grado de destrucción.

En Hiroshima, emplazada sobre un valle, en un delta sin relieves reseñables, las olas de fuego y radiación se expandieron más rápidamente y a mayor distancia que en Nagasaki, cuya orografía montañosa contuvo la expansión de la destrucción.

110

111

Circunstancia aterradora El ingeniero Enemon Kawakuki –40 añosenérgico- infatigable deportista – ya se encontraba aquella mañana en su oficina. Fue sorprendido por un imprevisto resplandor. Cuando volvió en sí, se encontraba a casi 5 Km. de la explosión, desnudo en medio de la fábrica, inesperadamente desierta y donde las llamas se alzaban altísimas y furiosas. Herido, advirtió que se estaba levantando un viento candente desde el centro de Hiroshima; huye hacia el río, lo cruza pero se devuelve y se queda en el mismo sitio (el Infierno también estaba en el otro lado). Después de 6 horas, agotado, se quedó dormido en la orilla. En la noche, llegó a la periferia y se acurrucó en un vagón de ferrocarril. Se despertó un par de días después, en un tren que avanzaba lentamente, atendido por enfermeras. El tren, en la mañana del día 9, llegó... a Nagasaki. Mientras caminaba hacia el centro de la ciudad, por un camino vuelto hacia el mar, oyó el ruido de un avión e instintivamente levantó los ojos al cielo... Sobrecogido por un pánico irresistible, se arrojó a una cuneta, aplastándose en el fondo todo lo posible. Paralizado de terror, observaba de cuando en cuando el cielo, mientras los que pasaban quedaban atónitos de su reacción (la bomba cayó a 4 Km. de distancia de él, que volvió a ver el resplandor cegador del sol atómico, pero también el hongo arremolinado hacia el cielo, el ―mar de ruinas y el horror de la muerte‖. Durante años vagará como un desesperado, incapaz de concentrarse, hasta 1957, cuando su cuerpo reventará en pústulas. Morirá de cáncer atómico, uno de los poquísimos comprobados de Nagasaki. En ese tiempo, hacía varios días que el embajador japonés en Moscú esperaba ser recibido por el Ministro Soviético del Exterior para que hiciera valer sus buenos oficios para posible negociación. Creían que Moscú tendría suficientes razones para colaborar; cuando el Ministro del

Exterior explicaba esto al Emperador, Molotov, Ministro de Asuntos Exteriores ruso, ¡por fin!llamaba al embajador japonés... ¡para anunciarle la declaración de guerra soviética contra el Japón!. En la cumbre del Estado japonés había divergencias serias sobre la actitud a seguir, pero Hirohito, el Emperador, decidió la RENDICIÓN. Posteriormente, por primera vez en la historia japonesa, usando la radio, se dirigiría directamente a su pueblo.

112

113

CAPÍTULO VII (Epílogo)

114

BREVE ANÁLISIS NAVAL DE LA II GUERRA MUNDIAL. a primera enseñanza de la guerra es la confirmación de la confianza decisiva del dominio del mar. En un primer período, después de la derrota francesa de 1940, la Alemania nazi accede a la casi totalidad de las costas europeas. En el verano de 1940 el ejército alemán está en la plenitud de su poder, pero cuando llegan al Canal de la Mancha se queda detenido; no dispone de la fuerza naval indispensable que le permita franquear con seguridad las escasas millas de mar que lo separa de las islas Británicas. Al no llegar a franquear el ―foso contracarro‖ que constituye el Canal, tampoco la batalla aérea

L

doblega a Inglaterra. La guerra se traslada al Mediterráneo donde la ―Royal Navy‖ juega un papel decisivo en la conservación de Malta. Alemania lanza sus corsarios submarinos en el Atlántico Norte para tratar de cortar las líneas de comunicación marítimas de las islas Británicas. Pero la batalla del Atlántico queda indecisa, Inglaterra recibe de su Imperio de ultramar, y también de los Estados Unidos, recursos y fuerzas que la permiten resistir. El segundo período comienza con el ataque alemán a la URSS en junio de 1941, seguido algunos meses más tarde de la entrada en la guerra del Japón y de los Estados Unidos... Entonces la guerra toma dimensión planetaria. En Europa se produce el choque frontal de dos ejércitos, la invasión de Rusia seguida del estancamiento alemán y el comienzo de la contraofensiva soviética después de Stalingrado. En África, las vicisitudes del ―África Korps‖ se explican en gran parte por los éxitos y reveses de la lucha por las comunicaciones en el Mediterráneo, donde las fuerzas navales y aéreas jugaron un papel decisivo... En Libia, el ―África Korps‖ es una fuerza de primera calidad, pero termina emparedada entre los americanos e ingleses; posiblemente no hubiera sucedido si no hubieran sido cortadas las comunicaciones marítimas que tenían que abastecer de carros (tanques) y aviones al ejército alemán, y si la victoria anglosajona en la batalla del Atlántico no hubiera hecho posible la operación de desembarco de los americanos en Marruecos y Argelia (Operación Torch). En poco tiempo las primeras operaciones anfibias permiten el desembarco de fuerzas americanas que avanzan de etapa en etapa: África del Norte, Sicilia e Italia. El hecho determinante de la derrota del Tercer Reich es el desembarco en Normandía, abriendo definitivamente el segundo frente tan esperado por

115

Stalin. Esto fue posible, porque el poder aéreo alemán había sido ya aniquilado y porque además la victoria contra los submarinos alemanes en la batalla del Atlántico permitió el transporte por mar de las tropas asaltantes, como también el propio poder aéreo aliado alimentaba su potencia ofensiva en aviones, gasolina, lubricantes, armas, repuestos y hombres a través de las comunicaciones marítimas. Lo decisivo de la victoria aliada está en que los anglosajones, tanto en el Mediterráneo como en el Atlántico, lograron dominar el mar en todos sus Teatros de Operaciones, permitiendo la llegada de ingentes cantidades de material americano. El fracaso de la guerra Submarina en el Atlántico Nueve horas después de la declaración de guerra del 3 de septiembre de 1939, el submarino alemán U-30 hundía un paquebote británico, el Athena, a 250 millas del litoral irlandés. Primer acto de una guerra sin cuartel que el Reich debía llevar contra el tráfico aliado en el Atlántico, renovando así una estrategia que había fracasado en 1917 para llevar a Francia e Inglaterra a la derrota. En el período entre guerras, muchos grandes marinos habían comprendido la importancia del submarino, pero fue en Alemania donde se emprendió el esfuerzo para la construcción de la mayor flota submarina de todos los tiempos. Felizmente para los Aliados, este esfuerzo no había comenzado realmente en 1939. La construcción de más de un millar de submarinos alemanes fue contratada durante el transcurso del conflicto, número considerable, superior al conjunto de las fuerzas submarinas, al terminar el conflicto, de los Estados Unidos, la URSS, Gran Bretaña y Francia... Y, a pesar de todo, esta formidable Armada submarina no obtuvo resultados extraordinarios, si se comparan con las pérdidas que los submarinos del Káiser Guillermo II, en la Primera Guerra Mundial, a pesar de ser cinco veces menos numerosos, habían inflingido a las marinas Aliadas

en cincuenta y un meses de guerra; la media mensual de tonelaje hundido es la misma. A decir verdad, el éxito de los submarinos alemanes había sido particularmente inquietante en 1941 y 1942 cuando Gran Bretaña estaba sola para luchar con el Reich y durante los primeros meses desde que los americanos entraron en la lucha. Pero a partir de 1942, la guerra submarina poco a poco iba dejando de ser eficaz, por: Las mejoras introducidas en los aparatos de detección submarina de los navíos de escolta (el “Asdic‖ inglés, llamado ―Sonar‖ por los americanos). Aparición del radar en los navíos y aviones de patrulla marítima, cuya acción fue particularmente eficaz. Aumento del número de escoltas y mejoras introducidas en la organización del sistema, gracias a las interceptaciones goniométricas y al descifrado de los mensajes de los submarinos alemanes; Creación de grupos ofensivos especiales para la búsqueda y ataque a los submarinos. Después de haber alcanzado un máximo de toneladas hundidas en julio de 1942, con 800.000 toneladas, la eficacia de los submarinos alemanes, que sin embargo resultaban ser cada día más numerosos en la mar, bajó a 100.000 toneladas por mes en 1943 y a 50.000 toneladas en 1944. Al mismo tiempo sus pérdidas se acumulaban. En total 784 submarinos fueron destruidos por los Aliados. Así, se había detenido a esta nueva arma aparecida durante el primer conflicto, y de la que se había podido temer que invirtiese definitivamente la relación de fuerzas en la guerra naval. Pero el costo de esta detección había sido extremadamente elevado. El total de gastos dedicados a la lucha antisubmarina, según cálculos efectuados después de la guerra, fue cinco veces mayor que el costo de esas mismas fuerzas submarinas... Los alemanes hicieron sistemáticamente de esta guerra una lucha contra los barcos mercantes. Diríamos que atacaron a los ―intereses‖ antes de ocuparse de las ―fuerzas‖. Es digno de anotar que Raeder contaba de antemano con emplear este método, incluso aunque hubiese tenido tiempo para

116

construir la Flota que había previsto y que debía comprender trece acorazados. En el pensamiento del Estado Mayor alemán, la guerra contra Inglaterra significaba la guerra de corso. Tal concepción ha sido criticada por los estrategas ortodoxos. Desde hace ya mucho tiempo, éstos han sostenido que la guerra de corso está siempre condenada al fracaso, cualquiera que sea el medio de combate empleado, y que el único método para vencer en la mar es el de la destrucción de las fuerzas organizadas del enemigo. Esta teoría no es falsa, pero es de una difícil aplicación. No había sido por aberración intelectual que los almirantes franceses de tiempos pretéritos, el alemán Scheer en 1917 y después Raeder y Döenitz en la última guerra, se hubieran convertido en los apóstoles del corso; todo lo contrario, fue porque tenían sentido de la realidad. Juzgaban, con toda justicia, que sus naciones, en conflicto con poderosos ejércitos terrestres, no querrían o no podrían construir fuerzas navales suficientes para vencer, por el combate entre Escuadras a la Flota británica. Al no disponer de la fuerza, intentaron la astucia, y el submarino dió a los alemanes un medio apto para el corso, en medida infinitamente superior a los corsarios del pasado. El submarino fue vencido en la batalla del Atlántico. No obstante, obligó a los Aliados a un esfuerzo tal que, si se considera el conjunto del conflicto, fue de un gran rendimiento para Alemania. Es difícil de creer que los alemanes hubiesen obtenido mejores resultados empleando su Flota, no para el ataque de las comunicaciones, sino para combatir a la ―Royal Navy‖ directamente. Sus intentos de destruir a la Flota Británica por la lucha de Escuadras en 1914-1917 terminaron con el fracaso. Si la guerra contra las comunicaciones británicas fracasó en el pasado, sería imprudente considerar como un dogma que habrá de fracasar siempre. La cifra de las destrucciones mensuales de barcos mercantes obtenidas por los ―U-Boote‖ ha sido las mismas en el transcurso de las dos guerras

mundiales: 215.000 toneladas; como los alemanes emplearon durante la última un número de submarinos mucho más elevados, se puede deducir, como consecuencia, una disminución de la eficacia. Pero las situaciones eran diferentes. En el transcurso del último conflicto, el Arma Submarina Alemana luchó casi sola contra las fuerzas de superficie y aéreas enemigas, sin una ayuda equivalente de su propia Marina de superficie y de la ―Luftwaffe‖; era normal, dado el estado de la técnica, conducir la guerra de corso, esencialmente con los ―U-Boote‖, pero el submarino no puede hacerlo todo. Es preciso ayudarle. Una buena economía de fuerzas hubiese consistido en construir menos submarinos y apoyarlos con una Aviación Naval capaz de hacerles una exploración más eficaz y servirles, desde el punto de vista defensivo, para desbloquear el Golfo de Vizcaya. Se puede decir que lucharon en condiciones anormales de aislamiento. Al final de la guerra, los alemanes habían construido submarinos excepcionalmente peligrosos que no pudieron experimentar en operaciones. ¿Qué resultado hubiesen dado estos barcos? Sin duda que eran temibles, pero nos guardaremos muy bien de afirmar, como ya se ha hecho, que hubiesen podido transformar el Océano en un ―no man’s land‖. La Aeronaval. El dominio del aire ha sido necesario para el éxito de todas las grandes operaciones: él es quien ha condicionado el dominio del mar y ha permitido el éxito de les operaciones anfibias. La guerra del Pacífico demuestra que un país que pierde el dominio de su cielo está cerca de la derrota y que esto es casi tan desastroso como la ocupación de su suelo por el enemigo. Una Flota que haya perdido totalmente el dominio del cielo está condenada a la impotencia y a la destrucción; por el contrario, las fuerzas aéreas, incluso sin el apoyo de las Flotas, se han mostrado muy eficaces en la mar; el combate del ―Mar de Bismarck‖ es un ejemplo.

117

A pesar de las pérdidas muy graves que todas las Flotas han sufrido por parte de la aviación, el papel de la Marina en el Pacífico ha sido más importante que nunca, y, a pesar del perfeccionamiento incesante de los transportes aéreos, el barco ha sido, con mucha diferencia, el que ha desempeñado el papel más importante en el transporte. Sin duda que el transporte aéreo ganará todavía en importancia, pero es poco probable que en mucho tiempo elimine al buque. El General italiano Douhet, teórico de la guerra aérea a ultranza, afirmaba en 1938 que los barcos desaparecerían definitivamente de la superficie de los mares, cuatro días después del comienzo de las hostilidades. El General Göering creía que por el dominio del aire se podría permitir a los ejércitos del Reich desembarcar en Inglaterra. También la aviación del general Kesselring, a pesar de ocupar posiciones particularmente favorables en Italia, en Sicilia y en Túnez, no había conseguido que la ―Royal Navy‖ aflojase el cerco que mantenía en el Mediterráneo central, ni asegurar el paso regular de los convoyes de abastecimiento para el ejército de Rommel en Tripolitania. Es cierto que los ―stukas‖ habían causado estragos en las flotas francesas y británicas en Noruega y en Dunkerque en 1940, y en los barcos británicos en el Mediterráneo durante las operaciones aerotransportadas sobre Creta. También lo es que los convoyes de Murmansk habían pagado un alto precio a los ataques aéreos. Es cierto que la caza alemana había prestado una defensa muy eficaz a los cruceros alemanes Sharnhorst y Gneisenau durante su paso en fuerza por el canal de la Mancha y el Paso de Caláis en 1943. Pero la actuación del arma aérea en las operaciones navales, no fue plenamente eficaz hasta que los ―marines‖ tuvieron sus propios aviones. Como decía el Secretario de Marina americano en 1945: -“Uniendo el arma aérea a la marina, hemos ido más lejos que cualquier otra nación; por valientes y hábiles que fueran los pilotos de la

Royal Air Force británica, no tenían suficientes conocimientos de la mar, de los barcos y de las tácticas navales para llevar a buen fin sus misiones aeronavales”. ¿Y qué pensar de los aviadores italianos, a los que no faltaba, ni talento, ni valor y que jamás lograron apoyar eficazmente a su Flota desde la península e islas italianas, a pesar de que las acciones se desarrollaban en la proximidad de sus bases?. Igualmente las fuerzas germano-italianas, a pesar de que sus potentes ejércitos del aire operaban desde las riberas europeas, no habían podido impedir que los convoyes aliados alcanzaran Murmansk y pudieran desembarcar 2.000 aviones, 3.000 carros y 4 millones de toneladas de material, es decir, cincuenta veces más de lo que Alemania pudo llevar al Norte de África. Para mantener abiertas las rutas del mar, es preciso disponer de superioridad aeronaval y ésta no puede quedar asegurada en alta mar más que por la potencia de una aviación embarcada. Recordemos los acontecimientos marítimos de la última guerra mundial: se impone una primera conclusión: sin el dominio del mar, los Aliados no habrían podido acabar con las fuerzas del Eje. Si Hitler hubiera tenido el dominio del mar en el Canal y en el mar del Norte, nada les habría podido impedir la invasión de Inglaterra en julio de1940. Si su alianza con Italia le hubiera procurado, como esperaba, el dominio del mar en el Mediterráneo, habría podido consolidar los éxitos de Rommel en África... Si Alemania hubiera tenido una potencia naval suficiente, ¿no habría logrado hacer fracasar los desembarcos aliados?... Y a la inversa, gracias al dominio del mar, los Aliados pudieron mantener un flujo permanente de suministros, en provecho de Inglaterra, por el Atlántico Norte; en provecho de las fuerzas británicas del Mediterráneo, por el Atlántico Sur y el Océano Indico; y luego en provecho del frente ruso, por Murmansk y por el golfo Pérsico. Y por último, pudieron llevar a cabo los gigantescos asaltos anfibios para la reconquista de Europa.

118

Como en 1918, gracias al dominio del mar, la potencia industrial de los Estados Unidos pudo volcar todo su peso sobre el resultado del conflicto. Donde el peso de las grandes batallas y medios masivos usados por ambos contendientes se hizo notar, fue en la inmensidad de las aguas del Pacífico, teatro ideal para los movimientos tácticos y la introducción y puesta en vigor del poderío aeronaval. Japón con su ataque a Pearl Harbour, base de la Escuadra del Pacífico americana, intentó dar un golpe decisivo que le permitiera amparar, libre de obstáculos, por unos seis meses, sus conquistas terrestres y afianzar las mismas con las fuentes petrolíferas de Indonesia. No lo consiguió, ya que los portaaviones americanos, al no estar en la base, salieron ilesos. Seguidamente, la flota nipona, buscó el confrontamiento decisivo para enmendar ese error y no dar tiempo a los americanos a reponerse. La Batalla del Mar del Coral, su primer intento, quedó ―en tablas‖, pero pasó a la historia por ser llamada ―la primera batalla más allá del horizonte‖, ya que por primera vez, ninguna de las dos Flotas estuvo bajo el alcance visual de la otra, siendo llevada la lucha por los aviones con base en portaaviones. Los japoneses persistieron en el choque decisivo y devino en la siguiente batalla: Midway, ésta sí, decisiva, pues empezó a inclinar el fiel de la balanza hacia los americanos. En adelante, Poseidón, el Rey del Mar, empezó a ser desplazado de su reino. Lo iba a reemplazar una reina: la Flota Norteamericana. Ésta, potenciada a un ritmo persistente y avasallador, no tenía rival, no sólo por la japonesa, sino tampoco, aunque se hubieran aliado todas las flotas de todos los países del mundo, incluyendo a sus propios aliados. Para el momento del ataque a Okinawa, último bastión japonés antes de las islas del propio Japón, la Flota del Pacífico, concentró, sólo para el asalto y cobertura al mismo, la cifra de 1.333 naves. En esa masa, destacaban decenas de portaaviones de ataque y escolta. Los Portaaviones desbancan a los acorazados.

Con el estallido de la Segunda Guerra Mundial, tras más de dos décadas de experimentación y desarrollo, estos magníficos buques estarían destinados a alterar irrevocablemente los planteamientos de la guerra naval. Los acorazados constituían en 1939 la fuerza principal de las Marinas de guerra. A nivel mundial se contaba con 56 en servicio y con 50 en construcción, de los que únicamente 23 fueron detenidos es su puesta a punto. Durante la guerra, alrededor de 22 fueron hundidos, de los cuales 15 por ataques de la aviación aeronaval y 7 por otras causas. Estos navíos casi no habían tenido utilidad, al revés de los portaaviones, cuya construcción conoció un enorme desarrollo. Al comienzo de la guerra no había más que 25 portaaviones en servicio en todo el mundo y aproximadamente otros tantos en construcción o en proyecto. Pero en vista del cariz que tomaban los combates, el ritmo de trabajo en los astilleros fue acelerado, especialmente por los Aliados; de modo que al final de la guerra se habían construido 57 portaaviones de combate y 72 de escolta, mientras que las pérdidas totales sólo llegaban a 30 unidades. El Japón había perdido prácticamente los 11 portaaviones con los que comenzó la guerra, mientras que los victoriosos Estados Unidos tenían 110, de los que 70 eran de escolta. El nuevo rey del mar había nacido... Los acorazados quedaban relegados al museo de la historia. Al ser destruidos los invencibles ―battle-ships‖ de la Primera Guerra Mundial, con el Bismarck, orgullo de la marina alemana, hundido por la Royal Navy en el Atlántico, en 1941; con el Repulse y el Princes of Wales, también hundidos con pocas horas de diferencia en enero de 1942 por la aviación naval japonesa en aguas próximas a Singapur, desaparecían los testimonios de un tiempo pasado. El Almirante japonés Yamamoto, con una audaz maniobra de sus portaaviones, el 8 de diciembre de 1941, da un golpe casi mortal a la flota americana del Pacífico en el puerto de Pearl Harbour, a más de 300 kms., de sus propias bases. Por suerte, los portaaviones americanos estaban ese día fuera de

119

Pearl Harbor. Y gracias a ellos los americanos pudieron lograr la victoria de Midway. Los japoneses habían meditado la lección de la memorable incursión llevada a cabo en el Mediterráneo en 1941 por el portaaviones británico Illustrious, cuyos aviones habían logrado neutralizar una importante parte de la flota italiana en el fondeadero de Tarento. Tras los primeros éxitos, los portaaviones japoneses pronto chocaron con las considerables defensas antiaéreas instaladas por los americanos en todos sus barcos y con las ―sombrillas de cazas‖ que proporcionaban los aviones embarcados. En el Pacífico, donde se enfrentaron dos de las más poderosas flotas de portaaviones, los poderosos acorazados -construidos para martillearse unos a otros con sus armas- raras veces tuvieron un papel decisivo. En vez de ello, se defendían de los aviones que se lanzaban en picado sobre ellos y arrojaban bombas, dejaban caer torpedos y barrían sus cubiertas con el fuego de sus cañones y ametralladoras. Sin portaaviones propios, una Marina de guerra se sentía impotente para devolver el ataque contra los nidos de donde brotaban estos furiosos avispones. Además, la guerra naval tomaba, en el Pacífico, una nueva dimensión; las escuadras que antes combatían a cañonazos a distancias apenas superiores a la de la línea del horizonte, lucharían en lo sucesivo mediante las escuadrillas de bombarderos y torpederos, a varios centenares de kilómetros. Desde el Mar del Coral hasta Midway y de vuelta por todo el Pacífico hasta el mismo umbral del Japón, los cubiertas planas, como muchos llaman a menudo también a los portaaviones, suplantaron a los acorazados como los barcos principales a los que había que tener en cuenta. La batalla de Midway, que enfrentó los portaaviones americanos a los japoneses, es la más conocida de las grandes batallas aeronavales. En 1944, en las Filipinas, la batalla de Leyte fue la mayor batalla aeronaval de la Segunda Guerra

Mundial. Allí se enfrentaron 50 portaaviones y 300 barcos de guerra. La superioridad del material aéreo y de los pilotos americanos se reafirmó en las semanas que precedieron a la batalla, con la destrucción de 1.900 aviones japoneses con base en tierra, contra 160 aviones embarcados en los portaaviones americanos. En otros teatros de operaciones por todo el mundo, además del Pacífico, los portaaviones prepararon las cabezas de playa para los asaltos anfibios, escoltaron a las tropas y convoyes de suministros por aguas hostiles y, actuando junto con grupos de destructores, hicieron de la lucha submarina una de las misiones más peligrosas y menos rentables de las Armadas enemigas. Pero fue en el Pacífico donde los portaaviones japoneses se enfrentaron a los de Estados Unidos en una serie de combates a mayor escala que cualquier otro enfrentamiento anterior en la historia, donde se luchó la auténtica guerra de los portaaviones. El verdadero ―capital ship‖ de la guerra del Pacífico fue el portaaviones, que permitió todas las grandes ofensivas y que se mostró mucho menos vulnerable de lo que se temía, cuando iba convenientemente protegido. Incluso pudo resistir al furioso asalto de los ―kamikaze‖. Es justo reconocer que la aviación embarcada fue ayudada por la aviación basada en tierra y se le dió a este hecho todo su valor. De una manera más general, se puede decir que la victoria norteamericana se produjo por el triunfo de la unión de las tres fuerzas armadas: Aviación, Marina y Ejército. Operaciones anfibias gigantescas. Las operaciones anfibias constituyen una vieja historia... en tiempos de los persas, Darío y después Jerjes se agotaron al tratar de hacer atravesar a sus inmensos ejércitos las pocas centenas de metros del Bósforo, que separa Asia de Europa. Algunos siglos después, Napoleón vociferaba en Boulogne, porque 30.000 ingleses en sus costas, al norte de Dover,

120

inmovilizaban a 300.000 hombres de sus ejércitos. Hitler, dueño del litoral europeo en julio de 1940, se veía obligado a abandonar el proyecto ―Seelöwe‖ (León marino) de invasión de Inglaterra porque el almirante Raeder no podía proteger el transporte de trece divisiones alemanas ni, por consiguiente, asegurar su avituallamiento. Así pues, la necesidad de recurrir a operaciones anfibias es tan antigua como la historia de los conflictos. Pero jamás estas operaciones fueron tan bien preparadas y dirigidas como las de los Aliados en la Segunda Guerra Mundial. Las soluciones más audaces fueron imaginadas y puestas en práctica. Casi veinte tipos diferentes de barcos anfibios fueron construidos. Los Estados Unidos produjeron cerca de 100.000 barcos y elementos anfibios de todo tipo. A final de la guerra se contaba con un marino por cada dos combatientes desembarcados. El primer desembarco de envergadura, en África del Norte, se llevó a cabo con 55 L.S.T., 73 L.C.I., 36 L.C.T. y 30 barcos de guerra, con una dotación de 15.000 marinos, para desembarcar 38.000 hombres y 8.000 vehículos. Se llegó a la cumbre el 6 de junio de 1944 con la operación ―Overlord‖ de desembarco en Normandía. Se concentraron 9.000 barcos de todos los tamaños y 3.200 aviones agrupados en 174 escuadras aéreas, lo que permitió desembarcar 5 divisiones por vía marítima y 4 aerotransportadas. La tarde del 6 de junio, 90.000 hombres habían desembarcado. Les siguieron 15 divisiones en otros tantos días (en total 630.000 hombres y 95.000 vehículos estaban en tierra el 18 de junio). Este gigantismo está en relación con el enorme volumen de medios que el soldado de la Segunda Guerra Mundial necesitaba para combatir: carros, vehículos, artillería, ingenieros, transmisiones, defensa aérea y todos los elementos logísticos, especialmente los productos petrolíferos indispensables para el abastecimiento de los ejércitos modernos. En el Pacífico, la conquista del dominio del mar por los americanos permitió su ofensiva, que condujo al aislamiento del Japón, de sus conquistas

en el Pacífico Sur, su fuente de materias primas. Sin portaviones y sin aviación naval no hubieran sido posibles las grandes operaciones anfibias en el Pacífico. En las operaciones anfibias de Guadalcanal, de Filipinas y de Okinawa se pusieron en juego medios anfibios gigantescos, desde el buque de desembarco de carros (L.S.T.) pasando por la embarcación de desembarco de Infanterías (L.C.I.) y el buque dique de desembarco (L.S.D.), hasta las embarcaciones de pequeño tonelaje para desembarcar en las playas el personal y el material. El submarino. Parece llamado a un porvenir más brillante que nunca, no sólo por lo que contribuyó a la victoria en el Pacífico, sino a causa de la evolución de las técnicas; los submarinos han hecho progresos muy grandes, y, por el contrario, la detección de estos barcos bajo el agua, ha mejorado, pero no lo suficiente. El mar se ha mostrado impermeable a los rayos luminosos de los proyectores más potentes, a los rayos infrarrojos y ultravioletas, y a las ondas de radios de todas las longitudes. Todas las experiencias fundadas en el empleo de estos medios han fracasado. Ello es lo que constituye la fuerza del submarino; la mar continúa asegurándole una protección, que ni la noche ni la bruma le aseguran ya al barco de superficie. Provisto de armas de gran alcance, rápidamente puestas en acción, posee un valor ofensivo mayor que nunca. Los submarinos en los Océanos tuvieron un papel protagónico en el Atlántico y muy importante en el Pacífico. En el Atlántico, el peso de la batalla fue la lucha por mantener, por parte de los Aliados, y de cortar, por parte alemana, el comercio con y desde Inglaterra. La lucha submarina alemana contra los convoyes y la réplica de los Aliados hizo desarrollar nuevas tácticas, mejorar sustancialmente a los submarinos y sobre todo, poner en práctica modernos sistemas de detección.

121

LAS CUATRO DIMENSIONES DE LA GUERRA NAVAL os marinos de antes recorrían la superficie de los mares y en éstos combatían. A lo mejor, encaramado en lo alto del mástil, el vigía abarcaba con la vista algunas millas hasta el límite del horizonte. Los marinos de hoy no se contentan con navegar por la superficie, el campo de acción de las flotas de combate se extiende a otras dimensiones: el mundo de las profundidades, los espacios aéreos, y desde hace poco, el espacio más allá de la atmósfera terrestre. Estas cuatro dimensiones representan un inmenso tablero; tanto más complejo cuanto que cada dimensión tiene sus propias leyes y sus características particulares que condicionan el empleo de los medios. Las unidades y las máquinas se desplazan más o menos rápidas, permanecen más o menos tiempo, y son detectadas fácilmente o, por el contrario, permanecen ocultas a la mayor parte de los medios de detección. Una multitud de elementos entran en juego; buques, aviones, helicópteros, submarinos, satélites, proyectiles, torpedos, misiles, minas, ondas electromagnéticas, acústicas, luminosas e infrarrojas. Todos estos elementos de la táctica naval se interfieren unos con otros en las cuatro dimensiones, lo que hace particularmente difícil el empleo de las fuerzas marítimas modernas. Una conclusión se desprende: para conservar o para lograr el dominio del mar, es preciso disponer de una Marina potente y equilibrada. No solamente la superioridad científica, técnica e industrial otorga la potencia, sino también la de las dotaciones y sus

L

mandos, pues si los factores técnicos han desempeñado un papel particularmente evidente en los combates en el mar durante la Segunda Guerra Mundial, con los aviones, los radares, los submarinos y las armas cada vez más perfectas utilizadas por los Aliados, los factores humanos también han tenido una importancia decisiva. La superioridad de los hombres de la mar, de las grandes naciones marítimas, se inserta en una larga tradición de saber hacer, de entrenamiento y de valor, sin la cual los mejores materiales del mundo resultarían inoperantes. El equilibrio de una Marina se mide por el hecho de que posea todos los elementos necesarios, ofensivos y defensivos, para actuar en el combate en todas las formas de la guerra en el mar. La flota submarina alemana, a pesar de su desarrollo, de sus cualidades y de sus extraordinarias hazañas, no consiguió interrumpir el tráfico Aliado en el Atlántico, mientras que el error estratégico de los responsables de la política naval japonesa fue haber descuidado la protección de la Marina mercante, diezmada por los submarinos americanos. Potencia y equilibrio, estas dos grandes cualidades de una Marina de guerra necesitan de esfuerzos perseverantes, de una gran continuidad y de una gran firmeza por parte de los hombres de Estado y de los jefes militares responsables de concebir y conducir la política naval de sus países.

122

Paradigmas. La Tradición es esclerótica si se entiende sólo como contemplación de los recuerdos del pasado; es fuente de vida si se renueva continuamente por la modernización, puesta al día de ideas y métodos, bien relacionados en el seno de una sociedad activa. Sin Marina mercante, posiblemente se podrá evitar que el enemigo use el mar, pero tampoco lo podremos usar nosotros. Toda acción naval, salvo los bombardeos de objetivos en tierra, va dirigida a afectar los movimientos de los mercantes. Evitar una batalla naval para intentar un desembarco, es un error. Consideraciones estratégicas pueden requerir que un barco superior evite el combate (por ejemplo: cuando se trate de atacar el comercio o en misión de reconocimiento). Por otra razón, también estratégica, dicho barco deberá atacar contra fuerzas superiores. Hay que buscar la batalla decisiva, pero, aún conseguida ésta, no es un fin en sí misma, siempre estará relacionada con los sucesos en tierra. A menudo, el seguir uno de los ―Principios de la Guerra‖, equivale a violar otro, y ningún ―Principio‖ deja de carecer de excepciones. Una cosa es tener los instrumentos de Poder Marítimo y otra, utilizarlos debidamente. Reflexión. Los alemanes trataron de alcanzar a las poblaciones civiles por medio de los bombardeos aéreos sobre ciudades inglesas, principalmente, Londres; mas adelante usaron las V-1 y las V-2, primeros misiles teledirigidos; también los norteamericanos e ingleses bombardearon ferozmente a las principales ciudades alemanas, y los americanos arrasaron sistemáticamente a los núcleos habitados japoneses con los ―bombardeos en alfombra‖, alcanzando este género de guerra su paroxismo con la bomba atómica.

El acontecimiento de Hiroshima acortó la guerra y, seguramente, causó menos pérdidas qua la prolongación de ésta, y es probable que todos los jefes de Estado hubiesen tomado, en el puesto del Presidente Truman, la misma decisión que él. Esta decisión, no por ello era menos terrible. Puede ser que los ingenios nucleares sean declarados ilegales, y que no lleguen a ser empleados por beligerantes, pero esto no les impedirá, muy probablemente, buscar un arma nueva que permita obtener la victoria, a través de la destrucción de las poblaciones civiles; una manera de obtener el triunfo, con un carácter especialmente odioso e inmoral. Sin embargo, en razón de la falta absoluta de moralidad de este planeta, las naciones que no tengan apetencias de dominio, ni mucho menos el de atacar indiscriminadamente a las poblaciones civiles, igualmente deberán estar preparadas para salvaguardar su esencia, ya que si la Fuerza sin Derecho, es un desatino; Derecho sin Fuerza, es una debilidad; para hacer valer los Derechos, será necesaria la Fuerza o no serán respetados.

CAPÍTULO I (La Postguerra)

123

EL MUNDO TRAS LA SEGUNDA GUERRA MUNDIAL

El Plan Marshall. Europa pasaba por una situación económica desastrosa a consecuencia de la II Guerra Mundial. Su producción agrícola había disminuido, al igual que sus intercambios comerciales. Mientras tanto, los gobiernos estaban más preocupados en relanzar la industria pesada (siderúrgica, carbonífera) que en fabricar productos de primera necesidad; la carestía de alimentos hizo necesario un racionamiento estricto, al tiempo que impulsaba el crecimiento de la crisis y desempleo, proliferación del mercado negro y delincuencia. ¿De dónde podía obtener Europa los productos necesarios, fueran víveres, materias primas o maquinaría industrial? Sólo de Estados Unidos, pero, ¿cómo se pagarían?. Entró en juego la Casa Blanca. Sus créditos permitirían que se compraran en EE.UU todo la que se requiriera. Con el marco de la pobreza, los partidos comunistas alcanzaban un amplio respaldo electoral. Evitar ese avance se convirtió en una prioridad absoluta. En marzo de 1947 el presidente Truman enunció la doctrina que llevó su nombre sobre la contención del comunismo y ayuda a los pueblos libres… Para garantizar tal viabilidad puso en funcionamiento un plan de ayuda económica masiva. Su artífice fue su Secretario de Estado, el general George C. Marshall; se pretendía contribuir a la reconstrucción Europea, no país por país, sino a través de una ayuda de carácter global, incluyendo a Alemania, a pesar de las reticencias de Francia. El plan estaba basado en las teorías del prestigioso economista británico John Maynard Keynes, partidario de la intervención del Estado para regular la economía y aplicaba a Europa el modelo del ―New Deal‖(Nuevo Trato), la política seguida en los años 30’ por el presidente Franklin D. Roosevelt que logro superar en EE. UU la crisis producida por el hundimiento de la Bolsa de Nueva York en 1929.

on la derrota de Alemania y Japón (1945), se reconfiguraron las relaciones internacionales de poder. Francia y el Reino Unido, países agotados por el esfuerzo bélico y ocupados en el proceso de reconstrucción interna y en la solución de los conflictos surgidos en las colonias, perdieron protagonismo en favor de dos nuevas potencias, Estados Unidos y la URSS. Estados Unidos, que había superado la crisis económica iniciada en 1929 gracias, en buena parte, al esfuerzo industrial bélico, aspiraba a ocupar el puesto hegemónico que su poder económico y militar le permitían. El objetivo de la Unión Soviética era garantizar su propia seguridad y salir del aislamiento mediante la creación de un cinturón de países afines y aliados. En este sentido, estableció Repúblicas Populares en Bulgaria, Checoslovaquia, Polonia, Rumania y Hungría (1946-49). Yugoslavia y Albania instauraron regímenes socialistas al margen de la tutela soviética. Estos éxitos soviéticos comenzaron a preocupar a sus antiguos aliados occidentales; el primer ministro británico Churchill acuñó, en 1946, la expresión ―telón de acero‖ para referirse a la línea que empezaba a dividir políticamente Europa en dos bloques enfrentados. El presidente norteamericano Truman sustituyó la flexibilidad negociadora por una política de contención del comunismo en el mundo. A pesar de los recelos soviéticos por la heterodoxia del comunismo chino, ambos países firmaron un pacto de ayuda mutua (1950). Estados Unidos reaccionó vetando el ingreso del gigante asiático en la ONU, y durante años sólo reconoció al régimen de Taiwán, la llamada ―China nacionalista‖.

C

124

A cambio de todo esto, EE. UU esperaba obtener beneficios políticos, pero también económicos, ya que los europeos protegerían las inversiones americanas. La URSS rechazó la oferta del Plan y obligó a sus satélites de Europa del Este a hacer lo mismo, temiendo que EE. UU manipulara

su economía, y creyendo Stalin que era una especie de conspiración contra la URSS. El programa contribuyó a que el crecimiento de Europa fuera sostenido; cuando se fue obteniendo la prosperidad económica, se hizo innecesaria la contribución de EE. UU, pasando, de ser económica a militar.

125

126

LA GUERRA FRIA a expresión ―guerra fría‖ empezó a utilizarse a finales de los años cuarenta en referencia al complejo sistema de relaciones internacionales de la postguerra, la pugna entre las dos superpotencias –EEUU y URSS- por la hegemonía mundial y la aparición de hostilidades entre los dos grandes bloques geopolíticos que surgieron de las conferencias de Yalta y de Postdam. Las hostilidades entre occidentales y soviéticos tomaron carácter oficial a partir de 1947, cuando fracasaron las expectativas de cooperación y el intento de creación de un sistema mundial basado en la Carta de las Naciones Unidas. Ambos países tratarían de evitar el enfrentamiento directo o un conflicto europeo, desviando la tensión a otras zonas, al tiempo que iniciaban una carrera armamentística para asegurarse la superioridad militar sobre el adversario. El problema que separó definitivamente a los antiguos aliados de la Segunda Guerra Mundial fue el reparto de Alemania. El país estaba dividido en cuatro zonas, controladas por Francia, el Reino Unido, Estados Unidos y la URSS. El intento estadounidense de afianzar el control sobre su ámbito de influencia descansó sobre tres pilares. El plan Marshall destinó 13.000 millones de dólares a la reconstrucción de 16 países europeos, a cambio de que éstos quedaron integrados en la órbita estadounidense y aceptaran su hegemonía militar y económica. Los países de Europa oriental rechazaron esta oferta, integrándose en el COMECON (1949), organización destinada a asegurar la cooperación económica mutua en el bloque soviético. Por otro lado, desde 1947 se fueron estableciendo una serie de alianzas militares defensivas, con el fin de crear un ―cordón sanitario‖ mundial que aislara a la URSS.

L

127

Pronto surgieron diferencias entre las potencias sobre el futuro político y económico de Alemania, y sobre el pago de las indemnizaciones de guerra. Ante la decisión occidental de reunir sus tres zonas de ocupación en un Estado Federal, los soviéticos bloquearon los accesos terrestres a la ciudad (crisis de Berlín, junio de 1948-octubre de 1949). No obstante, los aliados rompieron el cerco, mediante un puente aéreo. El puente aéreo de Berlín. Al igual que el resto de Alemania, Berlín había sido dividido en cuatro zonas de ocupación. A las administradas por los occidentales se accedía por una serie de carreteras, vías férreas y canales, que atravesaban la zona soviética. Y también utilizando tres corredores aéreos. Los soviéticos empezaron a poner dificultades al tráfico terrestre y fluvial a partir de los últimos días de marzo de 1948, hasta llegar a la noche del 23 de junio, en la que, en la alegando motivos técnicos, lo interrumpieron totalmente. La primera reacción del comandante militar norteamericano fué intentar forzar el paso, pero su homólogo británico, logró convencerle de que debía intentarse una operación de puente aéreo. Tal empresa era un supremo desafío técnico, ya que a los 6.500 militares aliados con base en Berlín había que añadir la población civil (2,3 millones de berlineses), que debido a la ruina total en la que había quedado la antigua capital del Reich, necesitaban de la ayuda exterior para sobrevivir. Por otra parte, la jugada era arriesgada; las implicaciones político-diplomáticas del fracaso de una operación de este estilo resultaban incalculables. Los planificadores anglo-americanos pusieron rápidamente manos a la obra. El primer problema consistió en conseguir más aviones, ya que los disponibles en Alemania no bastaban, ni mucho menos, para transportar las 4.500 toneladas que –como mínimo- necesitaba Berlín. El comandante de la USAF (Fuerzas Aéreas de Estados Unidos) en Europa, general Curtiss Le May, pidió refuerzos urgentes y el día 30 de junio

podía contar ya con aviones procedentes de puntos tan remotos como Hawai y Alaska. También la RAF (Reales Fuerzas Aéreas Británicas) rebañó a fondo en sus propias existencias, incluso con escuadrones de hidroaviones (que amerizaban en un lago berlinés) y que no tardaron en sumarse al esfuerzo. De los tres corredores aéreos, el más meridional fue reservado para los vuelos de ida de la USAF. El corredor central sólo admitía aviones en viaje de vuelta a Occidente, mientras que el septentrional era utilizado tanto para la ida como la vuelta y fue el más empleado por la RAF. Los oportunos sistemas de ayuda a la navegación fueron situados tanto en las zonas de ocupación de Alemania Occidental, para encaminar los vuelos, como en el propio Berlín, para facilitar la aproximación y el aterrizaje (incluso en condiciones atmosféricas pésimas). Sin tales ayudas habría sido imposible dirigir tan frenético tráfico aéreo. Una estricta disciplina en los despegues, los horarios de vuelo, alturas y velocidades de crucero, así como en los plazos de descarga fueron establecidos para evitar que aquella masa de aviones generara el caos en los corredores aéreos y los aeropuertos. Los Centros de Control de Tráfico Aéreo de la zona norteamericana y de la zona británica, así como los dos que llegó a haber en el aeródromo de Berlín-Tempelhof, imponían una disciplina absoluta. En tierra, bastaba un retraso de segundos para que un aparato perdiera su turno en la cola de despegues y tuviera que esperar, a veces largas horas, para encontrar un hueco e iniciar el viaje. La retaguardia del puente aéreo estaba constituida por los aparatos militares de transporte y de pasajeros, acondicionados para llevar cargas: C74 Globemaster, C-97 Stratocruiser y C-121 Constellation que volaban entre el viejo Continente y los EE.UU., en busca de ciertos suministros inexistentes en aquella devastada Europa. La RAF, por su parte, pronto requirió el concurso de tripulaciones australianas, neozelandesas y sudafricanas. Y desde principios de agosto, aviones y tripulaciones civiles británicas de varias compañías comerciales empezaron a

128

participar en la operación: Como resultado de tantos esfuerzos, a finales de agosto la ―Fuerza Aérea Combinada‖ transportaba ya 4.700 toneladas por día: una cifra ligeramente superior a la considerada como mínima. No bastaba con reunir una inmensa flota aérea y coordinar minuciosamente sus operaciones: hacían falta, sobre todo en el punto de destino, aeropuertos adecuados. El aeropuerto de Tempelhof, auténtico escaparate otrora del poderío del III Reich, reunía magníficas condiciones, aunque pronto quedó saturado. En el sector británico de Berlín se disponía del aeródromo de Gatow, antaño sede de una academia de oficiales de la Luftwaffe (Fuerza Aérea Alemana). Aquí fue preciso desarrollar un intenso trabajo para acondicionar pistas, dotarlas de una adecuada señalización y construir instalaciones de almacenaje y mantenimiento. Aún así se hizo imprescindible contar con un tercer aeropuerto y para este fin se eligió el bosque de Tegel donde hubo que partir de cero y hacerlo todo, desde talar los árboles hasta instalar los equipos auxiliares para el aterrizaje. Las obras se desarrollaron a un ritmo frenético, trabajando día y noche, consiguiéndose que en diciembre estuviera ya operativo. Fue un gran alivio para los otros dos aeropuertos, bastando con señalar que Gatow había llegado a registrar 500 aterrizajes, y otros tantos despegues en 24 horas. El mantenimiento de la flota era otra ardua tarea, en la que igualmente se batieron récords: el 61° Escuadrón de Mantenimiento de la USAF consiguió la cifra de 154 motores enteramente revisados en un solo mes. La instrucción de vuelo para una operación como ésta, que requería una absoluta exactitud, fue otro aspecto importante. La USAF abordó el problema creando en Great Falls, Montana, una escuela específica para las tripulaciones del puente aéreo. A finales de 1948 la USAF tenía asignados unos 400 aviones al puente aéreo, pero descontando los dedicados a instrucción y los que estaban en revisión, se puede evaluar entre 250 y 300 los aparatos que a diario volaban hacia Berlín. La buena marcha de las operaciones exigía la normalización

de los aparatos utilizados. Los norteamericanos acabaron usando casi exclusivamente el C-54 Skymaster (cuya versión civil es conocida como DC-4). Eventualmente se utilizaron aviones de otros tipos: algún C-74 Globemaster fue empleado para llevar maquinaria pesada y también operaron C-82 Fairchild Pocket para el transporte de vehículos. La planificación de la carga fue objeto de un interés prioritario por parte de los responsables del puente. El análisis de lo transportado un día cualquiera, el 20 de octubre de 1948, por ejemplo, nos indica la composición habitual: aquella jornada llegaron a Berlín 3.084 toneladas de carbón, 1.354 de alimentos, 255 de productos industriales, 35 de papel para periódico-ya que había que mantener alta la moral de la población-16 de combustibles líquidos y 2 de medicamentos. Salta a la vista que el grueso de la carga lo componían el carbón (un 60%) y los alimentos (en torno al 30%). Para llegar a estos porcentajes los especialistas habían realizado antes los más precisos cálculos: ¿era mejor suministrar carbón y harina, o el pan ya elaborado? Se llegó a la conclusión de que lo primero era lo más rentable, con la ventaja adicional de que mantenía la actividad económica de la ciudad. La manipulación de la carga en tierra se hacía de acuerdo con procedimientos rigurosamente establecidos. Y los aviones eran descargados en plazos muy breves, tanto, que las tripulaciones apenas podían tomar un refrigerio, a pie de máquina, antes de despegar inmediatamente, para dejar su hueco para el próximo aparato. Los distintos tipos de aviones estaban especializados en diferentes tipos de carga. Al C-54 le incumbía sobre todo el transporte de carbón. En el de combustibles líquidos estaban especializados aviones civiles británicos. Entre las cargas voluminosas destacó la de materiales especiales de construcción y la de materias primas para la renaciente industria berlinesa. En los viajes de regreso se procuraba evacuar población civil o se transportaban los productos ―made in Berlín‖. Las asignaciones de carga eran minuciosamente establecidas, para evitar, tanto el

129

derroche que suponía tener aviones volando por debajo de su capacidad, como los riesgos de la sobrecarga. Hasta el último detalle estaba calculado. Los datos sobre el resultado de tan perfecta organización son elocuentes: acababa el año 1948 y se habían efectuado –justamente- 100.000 vuelos. En enero de 1949 se conseguía un promedio de 7.000 toneladas diarias transportadas. No debe olvidarse, sin embargo, que, en realidad, los soviéticos no hicieron ningún esfuerzo desesperado para oponerse al funcionamiento del puente: no se produjo ningún incidente en los estrechos corredores, entre los aviones que en él participaban y los cazas soviéticos. El aeropuerto de Tegel, que recibía su suministro eléctrico del sector soviético

de Berlín, no sufrió corte alguno de fluido. Incluso en el Centro de Control del Tráfico Aéreo de Berlín –un organismo interaliado- siguió colaborando, como si nada pasase, la representación soviética. Afortunadamente, tan gigantesca operación se hizo con un coste relativamente bajo –no por ello menos lamentable- de víctimas mortales; 31 norteamericanos, 39 británicos y 5 alemanes (incluyendo a tripulaciones y personal de tierra), cuya memoria se honra con un monumento en el aeropuerto de Tempelhof. Quizás fuera esta creciente eficacia la que condujo a los soviéticos a poner fin al bloqueo. Tras una serie de pasos diplomáticos, el 12 de mayo de 1949 levantaron las barreras, reiniciándose el tráfico terrestre.

130

Aún así los occidentales consideraron oportuno mantener el puente aéreo en funcionamiento hasta el 30 de septiembre. Jamás se había organizado una operación de logística aérea de aquella envergadura. Aunque las cifras varían según las fuentes, son impresionantes en todo caso. Un total de 2.235.000 toneladas fueron transportadas. De ellas, 1.588.293 correspondieron al período en que todo tráfico terrestre fue imposible (26 de junio 1948 a 12 de mayo 1949) y el resto (es decir, 646.707 toneladas) a la segunda fase, cuando se operaba en refuerzo del transporte por carretera y ferrocarril, hasta el 30 de septiembre de 1949. Se realizaron en total (idas y vueltas) 279.114 vuelos, de los cuales 83.083 corresponden al segundo período, a partir del 12 de mayo de 1949. Y así podríamos seguir citando otras cifras abrumadoras: horas de vuelo, coste en dólares, kilómetros totales recorridos, consumo de combustible, etc. El mismo volumen total de la flota aérea utilizada en una sola operación es difícilmente igualable: 700 aparatos. Las enseñanzas técnicas derivadas del puente aéreo fueron muchas e importantes, pero la más notable se impone por si misma fue toda una demostración de las posibilidades del transporte aéreo militar en situación de crisis. Antes y después se han realizado importantes operaciones logísticas aéreas, pero ninguna se

organizó con tal celeridad y alcanzó resultados tan espectaculares. República Federal Alemana. En septiembre de 1948 se constituyó el gobierno de la República Federal Alemana, al mes siguiente el de la República Democrática. Progresivamente convertidas en Estados soberanos e independientes entre sí, quedaron incluidas, respectivamente, en los bloques occidental y oriental. La OTAN (Organización del Tratado del Atlántico Norte), una alianza militar fundada en 1949 integraba a gran parte de Europa occidental, Estados Unidos y Canadá. El ingreso de la RFA en 1955 provocó la formación de una alianza similar en el bloque soviético (Pacto de Varsovia, 1955). Por último, ambos bloques emprendieron campañas de propaganda y represión de la oposición interna. En cuanto a la relación de fuerzas militares, la superioridad soviética en efectivos terrestres no pareció preocupar seriamente a los poderes occidentales. Estados Unidos dominaba en el ámbito naval y aéreo, y contaba con el elemento decisivo de la bomba atómica, cuya utilización contra Japón en 1945 fue en gran parte una advertencia a la URSS. Por esa razón, los soviéticos se apresuraron a desarrollar el arma, lo que consiguieron en 1949.

131

EL CONFLICTO ARABE-ISRAELÍ egún la tradición religiosa, los árabes y judíos tienen un abuelo común: Abraham. Los primeros descienden de Ismael, el hijo mayor en Agar, y los segundos de Isaac, el hijo menor, en Sara, su esposa. Los musulmanes consideran que Abraham fue su primer profeta y que él e Ismael construyeron la ―Kaaba‖, en la Meca, el primer templo islámico de la humanidad, 2000 años antes de la era cristiana. Los árabes (de la península de Arabia), los hebreos, los sirios, y los palestinos pertenecen al mismo grupo o raza semítica (descendiente de Sem, primogénito de Noé). Ahora bien, dentro de la auténtica realidad social, el mundo islámico actual está constituido por naciones de diferentes orígenes; los que hoy comúnmente son denominados árabes, no son una raza, son pueblos que forman un grupo o unidad cultural, con una lengua, religión, costumbres y tradiciones comunes, provenientes de distinto origen racial, formando una misma etnia, pero también son muchos los millones de personas pertenecientes a países cuyos pueblos son racial, cultural e históricamente, diferentes, que profesan la misma fé en el Corán.

Los Beni-Jacob o Los Beni-Israel. Abraham, el primero de los patriarcas, salió de Ur, ciudad en donde había nacido, en el reino de Sumer, (hoy, Irak), centro de la antigua civilización de Caldea, unos 2000 años a.C. Abraham y su familia se asentó en Canaán, el territorio que tomó el nombre del hijo de Cam y nieto de Noé, para después sus descendientes, guiados por Jacob, nieto de Abraham, cruzar el Sinaí y llegar a Egipto. Los hyksos, de origen semítico, de 1715 a 1758 a.C., conquistaron Siria, Palestina y Egipto. No se sabe con exactitud cuando llegaron los israelitas, pero posiblemente fué entre las dinastías XV y XVIII, de los faraones hyksos, que gobernaron en el Bajo Egipto, en los siglos XVII y XVIII, antes de la era cristiana. Allí, los descendientes de Abraham, permanecieron unos 400 años, atraídos por la fertilidad de las tierras del Nilo y por los nexos que tenían con sus faraones. Se establecieron en la región de Gozen o Gesén (1850 a.C.) que separa a Egipto de la Península del Sinaí, lugar donde vivieron y se multiplicaron, Las doce tribus de Israel provienen de los 12 hijos de Jacob, hijo de Isaac, cuyo nombre se cambió por el de Israel, que

S

132

significa: ―Soldado de Dios‖. Los descendientes de estos 12 hijos fueron los ―niños de Israel‖ o Beni Israel que vivieron en Egipto. Destronados los hyksos (1550 a.C), los israelitas fueron esclavizados y tratados cruelmente por los nuevos faraones egipcios. Guiados por Moisés, los israelitas se dirigieron al Mar Rojo, donde y probablemente, en algún punto del Golfo de Suez, pasaron. Por último, después de deambular por el desierto, desde el Golfo de Akaba se dirigieron al norte, por la margen derecha del Jordán y lo cruzaron en un sitio opuesto a la ciudad de Jericó, que fue tomada por Josué, conquistando después el país de Canaán. En el siglo XI, a.C., David, Rey de los judíos, trasladó de Hebrón a Jerusalén la capital del reino. Al morir el Rey Salomón, el Reino de Israel se dividió en dos. En los siglos siguientes nos dice la historia que en el año 721 a.C., los asirios toman al Estado independiente de Israel y deportan sus habitantes a la Mesopotamia. En el 586, los babilonios capturan a Jerusalén (Judea) y los judíos corrieron igual suerte. Ciro el Grande de Persia conquista a Babilonia en 539 a.C., y permite el regreso de los judíos a Jerusalén. Posteriormente, Palestina (Canaán) es conquistada por Alejandro Magno, los egipcios y los romanos, hasta que en el año 70 d.C. éstos, bajo el mando de Tito, reprimen una revuelta judía, toman Jerusalén y destruyen el Templo. Los judíos son expulsados por los romanos y se dispersan por el mundo. Esa dispersión (diáspora) duró 13 siglos. En la antigüedad, posiblemente desde el año 3000 a.C., el territorio palestino, fue habitado por distintos pueblos, con motivo de las invasiones de que fuera objeto: cananeos, moabitas, hyksos, hititas, egipcios, arameos, hebreos, asirios, hurritas, mitanos, filisteos, nabateos, persas y romanos. Fue durante el Segundo Califa. Omar, en el año 636, el inicio de la ocupación musulmana de Palestina, por los árabes, oriundos de la Península Arábiga. Al comienzo del nacimiento del Gran Imperio Árabe, incorporaron su territorio y población a los moldes de la nueva civilización que se desarrollaba

y florecía bajo el Islam. La lengua árabe sustituyó a las demás lenguas de la región, hasta que Palestina es conquistada en el año 1517 por los turcos, igualmente profesos en el Islam. De manera que desde la mitad del siglo VII a la mitad del siglo XX, o sea durante trece siglos, Palestina formó parte en su totalidad del mundo árabe. Antecedentes del Estado de Israel. Desde mucho antes de la I Guerra Mundial, los judíos aspiraban crear un Estado Judío en Palestina y el retorno de su pueblo a la ―tierra prometida‖, al territorio que según la tradición bíblica Dios les había asignado para su morada, del cual habían sido despojados. En el año 1895 Theodor Herzl, judío, periodista y escritor austriaco, publica ―el Estado judío‖, recoge y afianza en esa obra el sentir nacionalista, sustentado en la posesión del territorio ancestral con Jerusalén (Sión) como capital. Un acuerdo se firmó en 1916 entre Gran Bretaña y Francia para repartirse el Imperio Otomano; Palestina e Irak serían para Gran Bretaña, Líbano y Siria para Francia. Gran Bretaña utilizó el nacionalismo árabe en su guerra contra los turcos y les prometió a cambio la independencia. Los poderosos grupos judíos del mundo influenciaron tanto, que el Gobierno inglés, mediante la Declaración Balfour del 2 de noviembre de 1917, les prometió oficialmente trabajar por el establecimiento en Palestina de un hogar nacional para el pueblo judío, pero dejando aclarado también que ―debe ser entendido que nada se hará que pueda perjudicar los derechos civiles y religiosos de las existentes comunidades no judías de Palestina‖. Dicha Declaración consagraba el respeto y la protección de la población árabe de Palestina. Esta fue la primera opción oficial de gobierno alguno, tendente a crear un Estado judío. Después de la I Guerra Mundial, la dominación turca en la región fue suplantada por los Mandatos británicos en Palestina, Transjordania e Irak, y los Mandatos franceses en Líbano y Siria. En Palestina, entre

133

1920 y 1921, se produjeron protestas árabes en contra de la declaración Balfour y del Mandato. En 1923 Gran Bretaña reconoció la autonomía de Transjordania, territorio situado al este del Río Jordán; en 1946 le dió la independencia total, bajo el reinado de Abdulla, quien le cambió el nombre por el de Reino Hachemita de Jordania. En Irak, el Emir Faisal se convirtió en rey y adoptó una Constitución en 1923. El Mandato británico terminó en 1932. El Líbano y Siria obtuvieron su completa independencia en 1943. En Palestina, la situación se agravó con el estallido de revueltas anti-judías provocadas por la inmigración reciente, que hizo aumentar la población judía en la zona, de modo que en 1935 eran 355.000 entre 1.300.000 palestinos. Ante la situación, los partidos políticos árabes convocaron una huelga general en Palestina; se intensificaron las acciones violentas hasta 1937, momento en que la situación se controló, con millares de muertos y el Movimiento Nacional Palestino muy mermado y sus dirigentes en el exilio o encarcelados. En 1937, la ―Comisión Peele‖ propuso la partición de Palestina en dos Estados, uno judío y otro árabe, quedando Jerusalén y Belén bajo mandato británico. A partir de 1942, se intensificaron las presiones judías para exigir la creación inmediata de un Estado, y del movimiento árabe para reclamar la sustitución del Mandato por un Estado palestino. Finalmente, Gran Bretaña confió a la ONU la solución del problema. La emigración a Palestina se había iniciado durante la guerra y, como consecuencia del terror nazi, hacia 1947 vivían en la zona unos 600.000 judíos y algo más de un millón de árabes. Los recién llegados impulsaron un espectacular desarrollo agrícola, que suscitaba el recelo de los árabes, que veían cómo sus prósperos vecinos acaparaban cada vez más tierras. La tensión entre ambas comunidades provocó actos de violencia recíproca.

Creación del Estado de Israel. La situación se hizo insostenible, y la ONU recomendó la partición del territorio (1947) entre un Estado judío y otro árabe, mientras Jerusalén era reclamada por ambas partes, bajo una autoridad internacional. Los judíos aceptaron el plan, no así los árabes, tanto de Palestina como de los países limítrofes. Incapaces de controlar la situación, los británicos se retiraron de Palestina el 15 de mayo de 1948. El día anterior se había proclamado el Estado de Israel. Mediante la Resolución N° 181 del 29 de noviembre de 1947, la Asamblea General de las Naciones Unidas aprobó la partición de Palestina en un Estado árabe y en otro judío, y acordó al primero el 42,88 % del área Palestina, y al segundo el 56,47 %. El 14 de mayo de 1948, Ben Gurion declaró solemnemente la constitución del Estado de Israel. Posteriormente se condicionó el ingreso de este Estado a la Organización, si cumplía con la Resolución N° 194 del 11 de diciembre de 1948, concerniente al retorno de los refugiados árabes de su territorio. Igualmente, internacionalizó el área de Jerusalén, con la Resolución N° 303 del 13 de diciembre de 1949. Inmediatamente se produjo una invasión del territorio por los ejércitos de Líbano, Siria, Transjordania, Arabia Saudí y Egipto. El ataque, mal coordinado, fracasó ante las fuerzas israelíes. Tras el definitivo alto el fuego, el Estado judío se había apoderado de toda Palestina, salvo una estrecha franja en torno a Gaza, que ocupó Egipto, y las provincias de Judea y Samaria (Cisjordania) que, junto con la parte este de Jerusalén, se integraron en el reino de Jordania. Desde 1948, una vez creado el Estado de Israel más de un millón de palestinos emigraron a otras tierras y cerca de 300 mil permanecieron en Israel. A partir de entonces fueron refugiados en su propio país, bajo soberanía de otros Estados, o tuvieron que desplazarse a improvisados campos de refugiados en los territorios limítrofes.

134

COREA partir de 1950 se produjo una escalada de la tensión entre las superpotencias, convertidas en enemigos irreconciliables. Los logros en la carrera de armamentos por ambas partes (bomba de hidrógeno, misiles nucleares, armas tácticas, etc.) alejaron la posibilidad de un choque directo, que sería mutuamente destructivo. El enfrentamiento se libró a través de guerras interpuestas, como la de Corea (1950-53). El 25 de junio de 1950 se inicia la invasión de Corea del Norte sobre Corea del Sur, divididas por el Paralelo 38. Este país había quedado dividido en dos zonas de ocupación tras la Segunda Guerra Mundial, que dieron lugar a regímenes antagónicos. La invasión del Sur por los comunistas prosoviéticos del Norte (1950) hizo que el Consejo de Seguridad de la ONU autorizara una intervención multinacional para restablecer las fronteras. El Octavo Ejército americano y las tropas de Corea del Sur, después de perder la capital, Seúl, y la mayor parte del territorio, quedaron atrapadas en una bolsa en los alrededores del puerto de Pusan, en el sur de la península (se llegó a pensar que Pusan podría convertirse en otro Dunkerque). El general Douglas MacArthur, a cargo de las fuerzas americanas de ocupación en Japón, fue nombrado Comandante en Jefe de las Fuerzas Americanas en Lejano Oriente y Comandante en Jefe del Mando de las Naciones Unidas; analizando la situación, buscó una audaz y polémica solución: un desembarco anfibio a 110 kilómetros detrás de las líneas enemigas, en Inchon, en la costa oeste coreana. Aún sabiendo que las aguas en los alrededores de tal lugar eran muy poco adecuadas para un desembarco, consideró, que precisamente por eso, los norcoreanos no lo esperarían allí y la zona estaría poco defendida. Sin embargo, desde ese lugar se podría avanzar rápidamente y tomar el aeropuerto de Kimpo que servía a Seul-capital de

A

Corea del Sur-y después ocupar la ciudad, mientras que desde Pusan se atacaría a las tropas norcoreanas que cercaban tal localidad. Las rutas de aproximación desde el Mar Amarillo eran a través de dos difíciles y estrechos pasos, confluyendo ambos en una isla que se encontraba situada al fin del río Salee, 10 millas corrientes abajo de Inchon. Los dos canales y el río eran muy estrechos y fáciles de bloquear mediante minado.

135

El propio puerto sufría de una fuerte corriente que podía llegar a los 8 nudos; poco espacio para anclar, no había prácticamente muelles y las ―playas‖ no eran tales, sino zonas pedregosas con algunos pequeños espacios de arena. Para colmo, el puerto estaba dominado por alturas circundantes de hasta 100 metros de altitud, y que en caso de tener instaladas artillería, se podría batir fácilmente toda la zona de desembarco; además, la marea de Inchon dejaba solamente margen para que la operación se tuviera que efectuar con luz diurna y durante sólo 3 o 4 días al mes. Como las mareas más altas se producían a mitad de mes, se fijó el 15 de septiembre de 1950

como día ―D‖, teniendo solamente dos meses para preparar la operación. Esta, en su momento, se efectuó con pleno éxito, se retomo Seúl y posteriormente se fue obligando al ejército invasor a retroceder hasta sus propias fronteras; el general MacArthur inició la invasión del Norte y unificó Corea a favor del régimen prooccidental. La intervención de masas de ―voluntarios‖ chinos en apoyo a los norcoreanos forzó la retirada de los Aliados, mientras MacArthur exigía el bombardeo atómico. El presidente Truman se negó y destituyó al general. El armisticio de Panmunjon (julio de 1953) restableció la frontera de 1950.

136

DESCOLONIZACIÓN Y NACIONALISMOS unque su desarrollo se inicia durante el período de entreguerras con una fase de antecedentes y planteamiento general de la cuestión, la descolonización llega en los años inmediatos a la Segunda Guerra Mundial. El desarrollo de dos bloques enfrentados durante la ―guerra fría‖ motivó la atenuación o la supresión de los movimientos nacionalistas en Europa. Pero África y Asia tomaron el relevo. En la posguerra, en primer lugar, se produce la rebelión de Asia y la independencia del Islam y mundo árabe, y seguidamente se registra el despertar de África. Las reclamaciones de emancipación y las primeras manifestaciones de resistencia al dominio del colonialismo europeo se produjeron a principios del siglo XX. Los movimientos nacionalistas, que se organizaron para luchar contra los poderes coloniales estuvieron alentados por las declaraciones anticolonialistas en la Declaración Wilson de 1921 sobre el derecho de todos los pueblos al autogobierno y autodeterminación, la Carta del Atlántico de 1941, la Conferencia de Teherán de 1943, la Declaración de los ―Derechos del Hombre‖, redactada en 1952, que afirmaba que ―todos los hombres tienen el derecho a disponer de sí mismos‖, y finalmente, los Estatutos de la ONU. Ya antes de la guerra, China y Turquía habían empleado el nacionalismo como fuerza cohesiva para mantener su independencia y evitar las injerencias externas. Y tras 1945 se produjo una avalancha de movimientos independentistas en las colonias de las potencias europeas, que habían tomado las ideas nacionalistas de sus metrópolis. El socialismo desempeñó también un papel destacado en muchos movimientos nacionalistas revolucionarios del Tercer Mundo (Egipto, Argelia, Cuba, etc.).

Asía. La rebelión de Asia constituye, por tanto, la primera acción decisiva de los países colonizados contra Europa. Comienza así el proceso descolonizador con la lucha decidida de los pueblos asiáticos: japoneses, chinos, indios, indochinos e indonesios. De forma paralela a los pueblos árabeislámicos, tratan de liberarse del colonialismo europeo-que tras el conflicto mundial se bate en retirada-, y a favor de la revolución e independencia de sus países respectivos, lo que, efectivamente logran entre 1945 y 1955. La India fue la pionera en el proceso de independencia en el continente asiático. A partir de 1914, Mohandas Mahatma Gandhi anunciaba su doctrina de resistencia no violenta y la nocolaboración con el ocupante, en un intento de convencer al opresor de su injusticia.

A

Gran Bretaña empezó a dar los primeros pasos para conceder la independencia, que fue otorgada en 1947, partiendo la ex colonia en dos Estados diferentes: la India con mayoría hindú y Pakistán con mayoría musulmana, aparte de Ceilán, que se convirtió en un Estado budista independiente. En cuanto a Birmania, Inglaterra terminó concediendo la independencia en 1947.

137

138

Malasia y Singapur accedieron tarde a la independencia, pues los ingleses explotaban el estaño y el aceite de palma; por ello, permanecieron allí hasta 1955. En Indonesia, el nacionalismo se fue manifestando como oposición al colonialismo holandés a través de organizaciones y partidos. Durante la Segunda Guerra Mundial, el país fue ocupado por Japón y, tras la derrota nipona, se proclamó la independencia. Poco después, los Aliados, y con ellos, los holandeses, desembarcaron, decididos a reprimir la revuelta en las Indias Holandesas.

La guerra estalló y la ONU intervino como mediadora en el conflicto colonia-metrópoli, exigiendo el cese del fuego e imponiendo el retorno al statu quo. Finalmente, Indonesia consiguió su independencia, y se convirtió en uno de los líderes de los ―Países No Alineados‖, organización que intentó no involucrarse en el juego político y de intereses de las dos grandes potencias. La postura de no alineación se concretó en la Conferencia de Bandung (Indonesia), celebrada en 1955, a la que asistieron los Estados afroasiáticos independientes. Sus principales defensores fueron los dirigentes Nehru de la India, Gamal Abdel Naser de Egipto, Tito de Yugoslavia y Sukarno de Indonesia, dominando en las sesiones de trabajo la lucha contra el racismo, la condena del colonialismo y la creación de una plataforma de neutralidad. Indochina. La influencia francesa en Indochina data de 1859, cuando el emperador Napoleón III ordenó ocupar Saigón. En 1887 la Unión Indochina quedó instaurada. Formaban parte de ella los territorios de Tonquín, Annam, Conchinchina y Camboya, a los cuales se unió Laos en 1893.

139

En Indochina, los movimientos nacionalistas manifestaron igualmente su oposición a la colonización francesa. Allí la ocupación japonesa alteró las estructuras coloniales galas, y las primeras independencias nacionalistas que se proclamaron tras la derrota nipona aceleraron el final de la presencia colonial francesa. Así pues, a partir de 1945, se inició una larga lucha de liberación. Tanto Camboya como Laos obtuvieron una autonomía dentro de la Unión Francesa, confirmándose más tarde su independencia en la Conferencia de Ginebra de 1954. El caso de Vietnam fue distinto. El líder Ho Chi Minh recibió el apoyo de China que le facilitó armamento y EEUU preocupado por la expansión del comunismo se puso de parte de Francia, prestando su ayuda material. A partir de 1953, el Vietminh lanzó una ofensiva sobre Laos desde sus bases de Tonquín. Con objeto de detener esos avances, los franceses decidieron crear una plaza fuerte en Dien Bien Phu, ciudad cercana a la frontera laosiana. Sin embargo, la operación se saldó en 1954 con una gran derrota para el ejército francés, que se declaró vencido, dando fin a las hostilidades. Vietnam fue dividido en dos, el Sur bajo control francés y el Norte, la independiente República Democrática. La frontera imaginaria entre el Norte y el Sur de Vietnam-delimitada por el paralelo 17-se mantendría hasta la celebración de elecciones para unificar ambas zonas, más éstas nunca llegaron a celebrarse. La presencia estadounidense y su interés en la zona justificó su entrada en una cruenta guerra que duró veinte años. Desde 1961, en un acuerdo entre USA y Vietnam del Sur, llegaron los primeros asesores americanos y después EE.UU envió tropas en ayuda al Sur Vietnamita, dando comienzo a una guerra sorda que no sería oficialmente declarada hasta 1964. En 1969, durante la ofensiva norvietnamita, los efectivos americanos habían alcanzado la cifra de 555 mil hombres; tras 35 años en guerra, ésta concluyó en 1973 con la derrota de la potencia

americana, reunificándose el país en el Estado de la República Socialista de Vietnam.

El Despertar de África. La historia contemporánea de África en el siglo XX abarca la totalidad del proceso de descolonización, comprendido en las siguientes fases: la época de los conflictos internacionales; de la crisis de Etiopía a la Segunda Guerra Mundial (1935-45); la lucha por la independencia y las revoluciones africanas, con el fin del colonialismo (1945-60), y el África –independiente- actual (desde 1960 hasta nuestros días). En el continente africano, a partir de la Primera Guerra Mundial, empezaron las primeras manifestaciones de independencia, pero el proceso descolonizador no se puso en marcha hasta la segunda conflagración mundial. En los años cincuenta, se pensaba que la independencia de África era una realidad en marcha. Sin embargo, surgieron los conflictos provocados por el neocolonialismo, deseoso de continuar explotando los recursos económicos de las ex colonias, como ocurrió en el Congo Belga.

140

En cuanto a Nigeria, el proceso se complicó por la existencia de problemas étnicos entre los ―haussas‖, los ―igbos‖ y los ―yorubas‖. En algunos casos, el proceso de independencia dio lugar a enfrentamientos sangrientos, como la guerra de Biafra. Los más de sesenta años que se extienden desde 1935 a nuestros días constituyen para la mayor parte del continente una fase de evolución rápida e intensa. Según algunos autores, estos cambios no han dado como resultado, de manera general, una transformación verdaderamente radical de la sociedad africana desde el punto de vista de la propiedad de los medios de producción y del equilibrio de fuerzas entre las diferentes clases sociales. Sin embargo, para la mayor parte de los africanos que han vivido en esta época, a lo largo de estos años se han registrado transformaciones capitales que deben ser puestas de relieve en la historia.

141

En un corto período de tiempo se ha cambiado profundamente el destino histórico de África; de ser un continente totalmente dominado por las potencias coloniales en tiempos de la Segunda Guerra Mundial, se ha convertido desde los comienzos de los años sesenta, en un gran conjunto de Estados independientes y soberanos, algunos más que otros, pues los intereses económicos de ciertos países del ―Primer Mundo‖, interfieren en sus plena soberanía. Desgraciadamente, los nuevos Estados surgidos en el Tercer Mundo con frecuencia han mantenido las fronteras trazadas por las administraciones coloniales, muchas veces arbitrarias. Esto ha provocado numerosas tensiones y desequilibrios étnicos, económicos y de todo tipo en el seno de dichos Estados. La ausencia de un verdadero sentimiento nacional, a pesar de los esfuerzos de sus respectivos gobiernos, en muchos casos pone en cuestión la supervivencia misma del Estado. A finales de los años sesenta, las colonias francesas–Senegal, Malí, Costa de Marfil, Madagascar, Congo-Brazzaville- habían conseguido la independencia. Tanganica y Zanzíbar se independizaron y se unieron en el Estado federal de Tanzania. En África central, la política racista de la minoría blanca obligó a disolver la Federación; Nyassa se independizó con el nombre de Malawi, y Rodesia del Norte, con el de Zambia. Los blancos se hicieron fuertes en Rodesia del Sur, implantaron un régimen racista y declararon unilateralmente la independencia. Las colonias portuguesas, las más antiguas, accedieron a la independencia más tarde. Primero, Guinea-Bissau; la siguieron Mozambique, Santo Tomé y Príncipe, Islas de Cabo Verde, y Angola, tras una larga guerra civil provocada por las superpotencias. En 1975 se entregó el Sahara español a Marruecos y Mauritania, y se independizaron Yibuti, Comores, Namibia y Zimbabwe –antes Rodesia-; Eritrea se independizó de Etiopía y finalmente la República Sudafricana adoptó importantes reformas para poner fin al apartheid, pues convocó elecciones generales que fueron ganadas por el Congreso Nacional Africano.

Nelson Mandela fue proclamado presidente de la República. Con ello se puso fin al colonialismo de África.

El Caribe. En cuanto a las islas caribeñas, Estados Unidos se contradice con su doctrina anticolonial, al mantener la isla de Puerto Rico bajo un régimen ―semi-colonialista‖. Ha sido preciso un siglo para que la isla pueda ejercer su derecho a la autodeterminación, pues en

142

julio de 1998 conmemoró el centésimo aniversario de su invasión por los Estados Unidos, cuando ya gozaba de autogobierno. Ese año (1898), por el Tratado de París, España cedió Puerto Rico a Estados Unidos, al mismo tiempo que Cuba y Filipinas, estas últimas, hoy ya independientes. Desde entonces, todas las decisiones sobre la isla caribeña han sido adoptadas e impuestas por Washington. En 1919, se le concedió la nacionalidad estadounidense y, en 1952, fue convertida en un Estado Libre Asociado. En cuanto a la descolonización en la América anglosajona, se inició con Jamaica, Trinidad y Tobago, Guayana y Barbados, que posteriormente ingresaron en la ―Commonwealth‖, mientras Surinam consiguió la independencia de Holanda en 1975. Las potencias coloniales se vieron obligadas a ir concediendo la independencia, aunque, en la mayoría de los casos, procurando mantener estrechos lazos con las ex colonias, las cuales generalmente han logrado la soberanía política, pero difícilmente la independencia económica, pues los países en vías de desarrollo, en su mayor parte antiguas colonias, dependen de la ayuda de los países desarrollados para conseguir el relanzamiento de su economía. La consecuencia es que la situación de dependencia de los países excolonizados con respecto a las antiguas metrópolis es tal que la situación ha sido definida por muchos como una nueva forma de colonialismo indirecto, basado en las desigualdades Norte-Sur. Surgimiento del Tercer Mundo. En cualquier caso, la denominación ―Tercer Mundo‖ se suele utilizar para definir a todos los países cuyo denominador común es el subdesarrollo. La expresión ―países subdesarrollados‖ surgió al tomarse conciencia del problema que representaba el que la renta per capita de los países latinoamericanos, africanos y asiáticos equivaliera solamente a la novena parte de la de los países desarrollados de Europa y de Estados Unidos.

Los desequilibrios socioeconómicos, las crisis en las bolsas mundiales, la dependencia de un monocultivo, la paralización de la agricultura dedicada a la exportación, por falta de mercados, la explosión demográfica y la fractura sociológica producida por el éxodo rural…. En el caso de los países del continente americano, situados al Sur de la frontera de Estados Unidos, la carencia de una conciencia iberoamericana, la inestabilidad inducida desde los Estados Unidos, las doctrinas políticas de los años treinta, la excesiva injerencia extranjera y el descrédito de las clases políticas dirigentes, precipitaron a Iberoamérica, con limitadas excepciones, al área de los países del Tercer Mundo. En la actualidad se utiliza con frecuencia la expresión más optimista de ―países en vías de desarrollo‖. El subdesarrollo afecta a dos tercios de la población mundial, y la pertenencia a una u otra parte de la humanidad marca profundas diferencias entre las naciones. Los indicadores socio-económicos que sitúan a cualquier país en la órbita de la pobreza son los siguientes: baja renta per capita, subalimentación con niveles inferiores a 2.000 calorías diarias, alta mortalidad infantil y subsistencia de enfermedades endémicas y epidemiológicas, alto crecimiento demográfico, carencia o escasa calidad en las infraestructuras–por ejemplo, inexistencia de una red de transportes moderna, y de organización estadística-, predominio de la agricultura tradicional y ausencia de una modernización, analfabetismo de gran parte de la población, carencia de cuadros dirigentes en la administración, y técnicos en la producción. Actualmente, la era de la descolonización prácticamente ha terminado. Sin embargo, la independencia no ha significado el final de los problemas que se ciernen sobre los pueblos descolonizados. En muchos casos, aún persiste una fuerte influencia extranjera, ya sea para la explotación de sus importantes fuentes de riqueza, ya sea a través de presiones políticas y militares, en lo que se ha dado en denominar el neocolonialismo.

143

PUGNA Y DISTENSIÓN La Guerra del Canal a decisión del presidente egipcio Nasser de nacionalizar el canal de Suez provocó un nuevo estallido bélico en 1956. Francia y Gran Bretaña, concesionarias de la explotación, se pusieron de acuerdo con Israel, -que veía cerrada esta importante vía de comunicación-, para frustrar los planes egipcios. El 29 de octubre, Israel ocupó el Sinaí y llegó hasta el canal, que fue ocupado por una fuerza franco-británica. Sin embargo, la presión de Estados Unidos y la URSS forzó la retirada de las fuerzas de ocupación. La ONU desplegó un contingente de ―cascos azules‖ para vigilar el canal, las fronteras del Sinaí y la franja de Gaza, mientras Israel recibía el apoyo del bloque occidental. Egipto mantuvo el control del canal y estableció relaciones amistosas con la URSS. Distensión. El relativo fracaso americano en Corea se combinó con los éxitos comunistas, a costa de las antiguas potencias coloniales (derrota francesa en Indochina, 1954; crisis de Suez, 1956). El nuevo presidente estadounidense, Eisenhower, endureció la doctrina antisoviética, planeando represalias contra sus intentos de expansión, sin descartar el uso de armas nucleares.

L

En la segunda mitad de la década de 1950 se inició una etapa de ―deshielo‖ en las relaciones. La muerte de Stalin (1953) favoreció la ―desestalinización‖ de la URSS, dirigida ahora por N. Kruschev. Él acudiría a la Asamblea General de la ONU en otoño de 1961, con la intención de abrir las puertas a la negociación. Fue el inicio de lo que se denominó ―coexistencia pacífica‖ que se manifestaría en el compromiso de superar cualquier conflicto por medios pacíficos, sin recurrir a la amenaza o a la fuerza, la neutralidad y el no alineamiento. El interés por la limitación armamentística coincidió con la voluntad de ambas potencias de llegar a acuerdos concretos. Este nuevo clima permitió lograr acuerdos en Corea e Indochina, y el reconocimiento mutuo de la URSS (Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas) y la RFA (República Federal Alemana). Ambas potencias, EEUU y URSS se comprometieron a respetar sus respectivas zonas de influencia, cuando surgieron problemas para la URSS en Europa oriental (Berlín, Poznan, Hungría) y para los Estados Unidos en Oriente Medio (Irán, Líbano) y Centroamérica (Guatemala). Más tal ―deshielo‖ no estuvo exento de problemas-la crisis de Berlín (1958-61), el incidente del U-2, el avión espía americano derribado sobre el espacio aéreo soviético y la captura de su piloto, o la crisis de los misiles cubanos (1960), que hizo renacer el temor de una guerra nuclear-.

144

LA REVOLUCIÓN CUBANA n el proceso político-social revolucionario iniciado en la isla de Cuba en 1953, se puede distinguir la lucha armada, que dura hasta 1959, de una segunda etapa en la que el Estado se configuró como un sistema socialista La revolución campesina y urbana liderada por Ernesto ―Che‖ Guevara y Fidel Castro es el resultado de una serie de conmociones que motivaron el levantamiento del pueblo cubano. Cuba había conseguido liberarse del dominio español en 1898, pero tuvo que sufrir tras la guerra tres años de ocupación militar estadounidense, y cuando en 1902 las tropas se retiraron, entraron las empresas y el capital, con lo que EE UU se fue apropiando, al igual que en los otros países sudamericanos, de los recursos y los servicios públicos. La Cuba independiente se había convertido en algo parecido a un Protectorado de Estados Unidos. La vida cultural estadounidense se impuso en la isla, mientras que un espíritu de ansias nacionalistas e independencia se fue instaurando en los jóvenes. Con el golpe de 1952, el sargento Fulgencio Batista suspendió las normas constitucionales de 1940, disolvió el Congreso y aplastó brutalmente las protestas de los universitarios y los partidos de izquierda. El 26 de julio de 1953 un grupo de insurrectos civiles dirigidos por el joven abogado Fidel Castro asaltaron el cuartel ―Moncada‖, en Santiago de Cuba. El asaltó fracasó y murieron muchos rebeldes, mientras que el resto fueron hechos prisioneros y juzgados. Entre estos últimos se encontraba Fidel Castro; fue condenado a quince años de cárcel, pero un año después se le conmutó la pena por el exilio, gracias a la amnistía dictada por Batista en su empeño por ganar las elecciones, pues presionado por Washington, las convocó, triunfando en las mismas, tras todo tipo de irregularidades. El nuevo régimen estuvo marcado por la fuerte represión, la corrupción y la eliminación de sus oponentes.

E

Fidel y sus compañeros prepararon un desembarco en la isla en 1956, pero fracasaron. Sólo doce hombres sobrevivieron, entre ellos Fidel y el Che Guevara, que se internaron en la Sierra Maestra, donde numerosos campesinos engrosaron rápidamente la guerrilla. En las ciudades, las revueltas -como la huelga general revolucionaria de 1957-mermaban el poder de la dictadura, que respondía con medidas represivas de terror y tortura. A finales de 1958 los rebeldes cruzaron la provincia de Camagüey con el objetivo de impedir las nuevas elecciones del 3 de noviembre, ocupar la provincia de Las Villas y dividir la isla en dos partes. En la ciudad, la lucha se dirigía hacia el sabotaje y un intenso trabajo político para conseguir la unidad de los grupos revolucionarios. Habiendo ocupado Santa Clara, capital de Las Villas y centro de comunicaciones, el 31 de diciembre de 1958 Batista entregó el poder, huyendo de Cuba. Al siguiente día, 1 de enero de 1959, entró en La Habana el ejército revolucionario, cayó la dictadura y se instaló el Gobierno Revolucionario. En mayo de 1959 Cuba inició su primera reforma agraria, limitando la propiedad privada de tierras, medida que afectó a las fincas de ciudadanos estadounidenses. Como respuesta, Eisenhower ordenó que se organizasen campos de entrenamiento para los anticastristas en Estados Unidos (abril de 1960) y que se redujese la compra de azúcar que tradicionalmente venían haciendo a la isla. El Gobierno cubano incautó las instalaciones de las compañías petroleras estadounidenses que se negaban a refinar el crudo procedente de la URSS. Dentro de la reforma de la propiedad urbana, se procedió a la nacionalización de las empresas, por lo que Washington decretó el embargo casi total de las exportaciones destinadas a Cuba. El gobierno de la isla se volvió hacia la URSS y se aplicaron medidas que fueron contribuyendo a la formación de un Estado socialista. Estados Unidos siguió con el entrenamiento de exiliados cubanos y la CIA (Agencia Central de Inteligencia) aceleró sus preparativos de invasión. Finalmente, el 15 de abril, dos aviones bombarderos

145

americanos B-26, usados en la Segunda Guerra Mundial, con insignias cubanas, lanzaron bombas al cuartel general de La Habana. El desembarco de los anticastristas tuvo lugar en playa Girón y playa Larga, en la bahía de Cochinos. La invasión fracasó y el presidente Kennedy reconoció la respon-sabilidad de su gobierno en la operación. El día 1 de mayo de 1961, Castro celebró la victoria, declarando que Cuba era un Estado socialista. La revolución había triunfado. La Crisis de los Misiles. El 14 de octubre de 1962 un avión espía U-2 de los americanos proporcionó con sus fotografías la primera evidencia de que los técnicos soviéticos

preparaban el emplazamiento de misiles de alcance medio con capacidad nuclear. En los siguientes 13 días el mundo asistió a su crisis más aguda, con las dos superpotencias frente a frente, al borde de un holocausto nuclear. Tres días más tarde de la fecha citada, otro vuelo similar descubrió plataformas de lanzamiento para misiles balísticos de alcance intermedio, al este del emplazamiento anterior, que aumentaba el arco de la amenaza a casi 2.000 kilómetros más sobre el territorio continental estadounidense. Se estimó que dichas instalaciones estarían en condiciones de entrar en acción en el plazo de una semana y se propuso un ataque aéreo preventivo que destruyese los emplazamientos de los misiles, preparándose tal acción para el 23 de octubre, si se tomaba tal decisión.

146

El plan inicial de ataque consistía en 500 salidas contra todos los objetivos militares-incluidos, por supuesto, tales emplazamientos-, más aeropuertos, puertos e instalaciones de artillería; mientras se maduraba la acción más adecuada se evacuó a la población civil de la base de Guantánamo y se la reforzó con más efectivos militares, se desplegaron fuerzas navales en el Caribe, se concentraron fuerzas aéreas del ejército y la infantería de marina en Florida, y las fuerzas nucleares fueron puestas en estado de alerta. Finalmente, se tomó la decisión de establecer un bloqueo marítimo que evitara la llegada de más armas ofensivas, cohetes o bombarderos; a tal deci-

sión, al parecer, contribuyeron los informes de los servicios de espionajes sobre la hipotética inferioridad rusa en ese momento para afrontar el riesgo de una guerra nuclear, pues se estimó una ventaja de 15 a 1 favorable a Estados Unidos en armas nucleares. Además, existía un reporte del fracaso de la cosecha de cereales ruso, facilitado por la observación de los satélites americanos, que por supuesto, no facilitaría a las fuerzas armadas rusas y a su población, el poder aguantar un conflicto que se extendiera más allá de algunos meses. El presidente Kennedy ordenó que se estableciera una línea de bloqueo naval en torno a Cuba; si la URSS no daba muestras a las 10:00 horas del 24

147

octubre de desmantelar los emplazamientos de los misiles, cualquier buque soviético, fletado por los soviéticos o perteneciente a un país de la Europa del Este que intentara atravesar la línea, sería detenido, revisado, y en caso de que transportase pertrechos militares prohibidos, se le ordenaría volver atrás. Barcos rusos seguían avanzando en dirección a Cuba y se informó que tras ellos navegaban submarinos soviéticos. El día 24, pasados pocos minutos de las 10:00 horas, dos de los barcos se encontraban a escasas millas de la barrera establecida por los americanos. La intercepción se produciría, probablemente, antes del mediodía, pero también se comunicó que un submarino soviético había tomado posición entre ambos barcos.

Ante eso, se resolvió que fuese un portaaviones-el Essex- apoyado por helicópteros antisubmarinos, quien procediera; tenía que ordenar al submarino que emergiese y se identificase. Si se negaba, había órdenes concretas de lanzar cargas de profundidad. A las 10:25 los barcos más próximos y lejanos se habían detenido o regresaban, menos un buque cisterna; le dejaron pasar, seguido a prudente distancia, decidiendo al anochecer que tanto éste, como un barco de pasajeros pudieran proseguir su viaje a Cuba, pues no era posible que transportaran misiles. Dos días después, en un mensaje del mandatario soviético, Kruschev se refería a lo que una guerra nuclear ocasionaría en ambos países y en toda la humanidad, y añadía que había enviado cohetes a Cuba a raíz de la fracasada invasión de los exilados

148

cubanos a Bahía de Cochino, con ayuda americana, pero que tales cohetes eran defensivos y si USA prometía No invadir Cuba, ya no serían necesarios Conclusión: la URSS retiró los misiles y armas ofensivas y USA se comprometió a No invadir a Cuba. Se afianza la distensión. La amenaza de devastación mutua ante el poder de los arsenales nucleares alejaba la opción de la guerra, de modo que la coexistencia pacífica y la distensión se afianzaron -instalación de una línea directa teléfono rojo) entre el Kremlin y la Casa

Blanca para solucionar futuras crisis, tratados de control de armamentos, Conferencia sobre Seguridad y Cooperación en Europa (1973-75)-. Por otra parte, el surgimiento de poderes independientes en el escenario internacional (Francia, China, Yugoslavia, el Mercado Común Europeo, etc.) sustituyó la anterior rigidez bipolar y facilitó la flexibilidad en las relaciones. Más adelante, se reanudó la negociación y la coexistencia, que empezó a plasmarse en acuerdos de largo alcance. Esto se impuso más por la valoración de ese principio internacional que por la necesidad de una distensión que redujera los riesgos bélicos.

149

No obstante, la distensión no evitó la aparición de problemas internos en ambos bloques, como la intervención estadounidense en Vietnam (1964-73) o el aplastamiento soviético de la

―Primavera de Praga‖, Checoslovaquia (1968), además de la competencia por aumentar la influencia respectiva en el Tercer Mundo, sobre todo en Oriente Medio.

150

La guerra de los Seis Días. La tensión árabe-israelí creció como consecuencia de los ataques de los guerrilleros palestinos (fedayines) en territorio 'israelí, el problema del reparto del agua del Jordán, el enfrentamiento entre distintos regímenes árabes, la carrera armamentística en la región (sobre todo en Israel), etc. En 1966, Egipto y Siria firmaron una alianza militar, y al año siguiente se les unió Jordania, con el objetivo de enfrentarse de nuevo a Israel. Tras la retirada de la ONU de su territorio, Egipto cerró totalmente el acceso israelí al mar Rojo, negándose a negociar, mientras estudiaba la estrategia bélica con sus aliados.

Israel no esperó el ataque, y el 5 de junio desencadenó una ofensiva que desmanteló rápidamente a la fuerza egipcia. Inmediatamente se volvió contra Jordania y Siria; el día 10 todas las partes habían firmado el alto el fuego propuesto por la ONU. Para entonces, Israel se había apoderado de Gaza y la península del Sinaí, Cisjordania, de Jerusalén Este y los montes del Golán sirios. Tras arduas negociaciones, la ONU ordenaba la evacuación israelí de los territorios ocupados (noviembre de 1967) y declaraba el derecho de cada Estado implicado en el conflicto a ver garantizadas su soberanía y seguridad, además de recomendar la búsqueda de una solución al problema de los refugiados.

151

El Yom Kippur y Camp David. Los árabes nunca se resignaron a aceptar las humillantes fronteras de 1967. El 6 de octubre de 1973, día de la fiesta judía del ―Yom Kippur‖ (Día de la Expiación), el ejército egipcio cruzó el canal de Suez e invadió la península del Sinaí, sorprendiendo a los israelíes, mientras los sirios hacían lo propio en el Golán. El triunfo árabe estaba a la vista. Se produce el contraataque judío con la ayuda de los poderosos refuerzos logísticos de los norteamericanos, enviados rápidamente desde sus principales bases

militares en España y el Mediterráneo; los israelitas avanzaron sus posiciones en territorio sirio, pero contra Egipto no pudieron lograr una victoria clara y las líneas se estancaron en el Sinaí. Interviene el Consejo de Seguridad de la ONU, pero a pesar del alto el fuego, durante esa década se desarrolló una guerra de desgaste en ambos frentes. Por otro lado, los países árabes del golfo Pérsico, principales exportadores mundiales de petróleo, decidieron castigar a Occidente por su apoyo a Israel, reduciendo su producción y aumentando el precio del crudo, lo que provocó una grave crisis económica en los países desarrollados (1973).

152

Finalmente, el presidente egipcio Sadat aprovechó su relativamente favorable posición para iniciar unas negociaciones de paz con Israel, auspiciadas por Estados Unidos, que terminaron en los acuerdos de paz de Camp David (1978), por los que Egipto reconocía al Estado de Israel, y éste se comprometía a la devolución del Sinaí, que se completó en 1982. La cuestión palestina se mencionó, sin llegar a un compromiso firme, y la ausencia de Siria y Jordania en las negociaciones

dejó inalterada la situación en Cisjordania y el Golán. Esta iniciativa egipcia rompía el acuerdo del ―triple no‖ de las naciones árabes (no reconocer, no negociar y no firmar la paz con Israel), y la consideraron una traición, provocando el aislamiento de ese país en el mundo árabe durante cierto tiempo, y costándole la vida al presidente egipcio, asesinado por un grupo fundamentalista, la ―Hermandad Musulmana‖.

CAPÍTULO II (El fin de la Guerra Fría).

153

TODAVIA EN TENSIÓN Irán. on el apoyo de EEUU el Sha Reza Pahlavi se sentía más seguro en su condición de máximo gobernante. Cuando fue coronado en 1967 su poder era prácticamente absoluto y a principio de los años setenta, anunció el fin del sistema multipartidista y la instauración de un régimen de partido único. En 1978 se produjeron revueltas en las ciudades iraníes, dirigidas por religiosos que pretendían la implantación de la ley islámica. Estaban dirigidos desde su exilio en París por el líder religioso Ruhollá Jomeini, principal jefe religioso o ―ayatolá‖, que en 1963 había sido arrestado por expresar públicamente su rechazo al

C

régimen monárquico, para luego exilarse en Francia. Desde allí continuó su lucha y tras la caída del Sha en 1979 regresó a Irán, siendo proclamado líder de la revolución e instaurando la República Islámica Iraní; fue aprobada una nueva Constitución, en la que los preceptos del Islam formaban la base de las normas sociales, políticas y económicas. A la muerte de Jomeiní en 1989, el entonces presidente Jamenei le sucedió en su cargo de guía de la Revolución-equivalente a la jefatura de Estado. A finales de 1997 fue elegido nuevo Presidente de la República Muhammad Jatamí. Ese mismo año, estudiantes islámicos ocuparon la Embajada de EE.UU en Teheran, reteniendo como rehenes a ciudadanos estadounidenses, para exigir la entrega del Sha. Poco después, Irán tuvo que enfrentarse en guerra con Irak.

154

155

Un “cowboy” en la Casa Blanca. Las tensiones regionales no impidieron el creciente acercamiento entre las superpotencias, sellado con un acuerdo comercial (1972), más la extensión de la influencia soviética en África (Etiopía, Angola, Mozambique, Cabo Verde), favorecida por el repliegue norteamericano tras el fracaso de Vietnam, provocó la reacción estadounidense. Los detonantes fueron la invasión soviética de

Afganistán y la crisis de los rehenes de Teherán (1979). Reagan resucitó la retórica anticomunista, animó el boicot a los Juegos Olímpicos de Moscú (1980), relanzó la carrera armamentística (euromisiles, ―guerra de las galaxias‖) y acusó de intromisión comunista en Centroamérica a Cuba y la URSS, mientras se esforzaba en acabar con el régimen sandinista de Nicaragua e invadía Granada (1983), pero un año antes comenzaba la primera guerra naval desde la Campaña del Pacífico en la Segunda Guerra Mundial.

156

LAS MALVINAS l archipiélago de las Malvinas está situado dentro de la plataforma continental argentina y se halla compuesto por más de 50 islas y 200 islotes. Se encuentran a relativa corta distancia de la costa argentina; aproximadamente a 544 kilómetros de la isla de los Estados, 760 kilómetros de Río Gallegos, 925 de Comodoro Rivadavia y a 500 km del Estrecho de Magallanes. Las dos islas mayores de las Malvinas –la Gran Malvina o Malvina Occidental y la Soledad o Malvina Oriental, están separadas por el estrecho de San Carlos. El archipiélago alcanza una superficie de 11.718 kilómetros cuadrados, con costas abruptas, terreno abundante en turba, y su máxima altura es el monte Adam de 708 mts; posee muy poca fauna y flora autóctona, no hay bosques y su clima es húmedo, con vientos fuertes. El único ganado, introducido por el hombre, es el ovino, con bastante cantidad de cabezas, más de medio millón. La capital del archipiélago es Puerto Argentino (Port Stanley). Al este del continente americano se encuentran dos pequeños archipiélagos, llamadas Georgias del Sur, y las deshabitadas Sándwich del Sur, que junto con otras islas e islotes, componen las islas del Atlántico Sur. Se hallan entre los 54° y 60° de latitud sur y se comunican geológicamente con el extremo sur de América y con la Antártica, pero no pertenecen a esta última.

E

Islas Georgias del Sur. Están situadas a una distancia de 1.500 kilómetros hacia el este de las Malvinas. La isla mayor del grupo se llama San Pedro y tiene una superficie de 4.000 kilómetros cuadrados. Esta isla es montañosa, con glaciares, inhóspita, con picos que alcanzan los 2.900 metros de altura, y con abundante y variada avifauna. Las islas fueron descubiertas en 1756 por un navío español, y se las bautizó con el nombre de San Pedro, pero en 1775, al llegar allí el navegante inglés James Cook, las denominó Georgias del Sur. Permanecieron despobladas y sólo estuvo en ellas,

157

precaria y transitoriamente, en 1882, una misión científica alemana. El primer acto efectivo de soberanía fue realizado por la República Argentina en 1904, cuando concedió a la Compañía Argentina de Pesca el permiso para instalarse en las islas y cazar ballenas. En 1905, un transporte de la Armada argentina realizó el relevo en el archipiélago y el Ministerio de Agricultura estableció una oficina meteorológica. No obstante, Gran Bretaña obligó a la Compañía Argentina de Pesca a firmar un contrato de arrendamiento con el gobernador inglés de las Malvinas, y en 1908 el rey Eduardo VII dispuso establecer unilateralmente su soberanía sobre el archipiélago. En 1917 el Gobierno inglés emitió una carta patente que reiteró en 1962- en la cual declaraba que las islas pasaban a integrar las Falkland Islands (las Malvinas). En 1950, los británicos desmantelaron la estación meteorológica que Argentina había levantado en 1905 y ese acto determinó una protesta argentina, que había sido su primer ocupante. La Compañía Argentina de Pesca cesó las actividades en 1968 y sus instalaciones fueron desmanteladas. La Argentina sostiene su soberanía de jure en las islas y se fundamente en su condición de legítima heredera de España en el Atlántico Sur y en la convención de ―Nootka Sound‖ o ―Tratado de San Lorenzo‖ de 1790, por la cual Inglaterra se comprometió a no levantar ningún establecimiento al sur de las costas ocupadas entonces por España. Finalmente, el Comité de Descolonización de las Naciones Unidas incluyó este archipiélago entre aquellos cuya situación debía ser resuelta. Islas Sándwich del Sur. Fueron descubiertas en 1.775 por James Cook, quien les dió el nombre de ―Thule del Sur‖. Se encuentran más al Este, en el límite oriental del mar del ―Scotia‖, sobre el meridiano de 25°W, que es el Este de la Antártica Argentina.

Se considera que este archipiélago constituye el extremo del margen continental argentino. El archipiélago lo forman 11 islas, que en su conjunto alcanzan 300 kilómetros cuadrados de superficie. Son de naturaleza volcánica y en la mayoría se observan fumarolas, emanaciones de gases tóxicos, etc. El clima es hostil durante todo el año y el acceso es difícil porque sus costas son escarpadas, sin plataforma submarina y con el mar constantemente agitado. Tiene abundante fauna alada y suele servir de refugio a elefantes marinos y focas. Han estado deshabitadas y sólo recibieron esporádicas visitas de marinos y científicos. La República Argentina fué el primer país que instaló un refugio naval, llamado ―Teniente Esquivel‖, pero sus tres ocupantes debieron ser evacuados en helicóptero al producirse una erupción volcánica. En el verano de 1976-1977, la Armada Argentina estableció una base permanente llamada ―Estación Científica Corbeta Uruguay‖. Este hecho originó un debate en el Parlamento inglés y una protesta de dicho gobierno. Argentina respondió a esa reclamación en 1978, destacando que el archipiélago ―forma parte irrenunciable del territorio nacional‖. El status jurídico actual de estas islas es igual que el de las Georgias del Sur, es decir, integra el territorio nacional de las ―Tierras del Fuego‖, Antártida e islas del Atlántico Sur y también están comprendidas en la decisión del Comité de Descolonización de las Naciones Unidas. La ―Estación Corbeta Uruguay‖ en junio de 1978 fue incluida en la publicación de la Organización Meteorológica Mundial. Descubrimiento Algunos historiadores sostienen que las islas Malvinas fueron descubiertas por Américo Vespucio en 1504, y el hecho se hallaría registrado en el mapamundi de Wadlseemuller, en 1507, donde daba el nombre de América al continente, y en otros dos mapas posteriores, de 1520. Pero con mayor seguridad se atribuye el descubrimiento a Esteban

158

Gomes, capitán de la nave ―San Antonio‖ (separado de la flota de Magallanes), quién llegó al archipiélago en 1519 o 1520, bautizándolas con el nombre de ―islas de San Antonio‖. El cosmógrafo mayor Alonso de Santa Cruz registra el archipiélago en su Islario general de todas las islas del mundo (1541), con el nombre de ―Sansón‖ y‖ de los Patos‖. La expedición de Pedro Sarmiento de Gamboa, que inició sus actividades en 1579, tomó posesión desde Cabo Vírgenes de ―todas estas tierras firmes e islas adyacentes a ellas y de los mares de dicho estrecho y océano… por S.M.C., el rey Felipe Nuestro Señor‖.... ―La posesión, continúa Sarmiento de Gamboa, es tomada aquí y en todo el estrecho y archipiélagos por ambos mares del Sur y Norte para el dicho rey, mi señor...‖. Esta posesión del 5 de febrero de 1584 está registrada en la Relación del heroico marino, y se refiere a la tierra patagónica, al estrecho de Magallanes y a toda la región austral, hasta la línea demarcatoria de Tordesillas, dentro de la cual se encontraba el archipiélago ―Sansón‖. Los ingleses señalan como descubridor a John Davis, que desertó con su buque de la expedición de Thomas Cavendish, en 1592. En 1.600 arribó el holandés Sebald de Weert, con cuyo nombre se bautizó a las islas; como esa fue la denominación difundida por Europa, el archipiélago figura en los mapas como islas ―Sebaldinas‖, sustituyendo a la anterior nomenclatura hispana. En los tratados firmados entre España e Inglaterra, tanto en el de 1604 como en el de 1670, se acordó que el rey inglés conservaría todos los dominios situados en América que hasta ese momento poseyera, pero se obligaba a no permitir que sus súbditos dirigieran su comercio ni navegaran a los puertos o lugares que el rey español tuviera en las Indias. Un filibustero llegó en 1683 a una isla que llamó ―Pepys‖ y siete años más tarde otro navegante británico que arribó a las Malvinas, les dió el nombre de ―Falkland‖ al estrecho que separa las dos islas mayores,-como homenaje al Vizconde del mismo nombre, entonces Tesorero de la Real Armada-, pero no realizó ningún acto de ocupación.

Ocupación y administración de las Malvinas. El gobierno y control de América española meridional, incluyendo ambos océanos, correspondía al virrey de Lima. Sin embargo, para lograr una mejor vigilancia atlántica desde el Río de la Plata hasta el Sur, las autoridades hispánicas estimaron que era más conveniente entregar esa tarea al puerto de Buenos Aires, bajo cuya jurisdicción estaba también el apostadero de Montevideo. Por ese motivo, al dividirse la extensa gobernación del Paraguay (1617) con el objeto de crear la de Buenos Aires, se le asignaron a ésta la custodia de las costas del Atlántico Sur. Al finalizar la guerra de Sucesión española, en 1713, se firmaron varios tratados. Entre ellos el de Madrid, que establecía. ―Su Majestad Británica ha convenido en promulgar desde luego las más fuertes prohibiciones y debajo de las más rigurosas penas a todos sus súbditos, a fin de que ningún navío de la nación inglesa se atreva a pasar a la mar del Sur ni traficar en otro paraje alguno de las Indias españolas, excepto solamente los de la Compañía del Asiento de negros‖. Las guerras entre España e Inglaterra entre los años 1718-1720 y 1739-1748 concluyeron con sendos tratados, que ratificaron los acuerdos de Madrid y Utrecht. Durante la última de esas guerras, el almirante George Anson dirigió una gran expedición que llegó al Pacífico. Al regresar a Inglaterra publicó una extensa relación de su viaje, en donde destacaba la necesidad de tener una base de operaciones en el Atlántico Sur, con el objeto de combatir con eficacia la navegación y el comercio españoles. Para hacer efectivo ese propósito sugería fundar un establecimiento en las islas ―Pepys‖ o ―Falkland‖, o en Tierra del Fuego. A pesar de haber firmado la paz con España, el Almirantazgo inglés puso en ejecución los planes para esa operación (1749), pero ante las protestas españolas debió desistir momentáneamente de aquellos preparativos. Estos acontecimientos pueden considerarse contemporáneos a la fundación de Port Louis, en 1764, sobre la costa de la Malvina Oriental,

159

realizada por Luís Antonio Bougainville y con consentimiento de la corona francesa. La mayor parte de los franceses que se empezaron a instalar, mientras pescaban en su mar, procedían de SaintMalo, -de ahí, Malouines-Malvinas. Era el primer asentamiento firme y organizado en el archipiélago. Ante la reclamación española y por aplicación del Pacto de Familia (entre los monarcas españoles y franceses de la dinastía Borbón), el soberano francés reconoció el justo título hispano y se dispuso a devolverlas, pero exigió una indemnización. Cuando ésta fue satisfecha, Bougainville entregó las islas a España el 2 de abril de 1767. En el mismo momento, el Gobierno español nombró un gobernador de las Malvinas, bajo la dependencia de Buenos Aires. Mientras tanto, el Gobierno inglés, retomando el proyecto postergado de Anson, envió una expedición clandestina con instrucciones a cumplir en las islas que ellos llamaban ―Pepys‖ o ―Falkland‖. Llegó a la Malvina Occidental en febrero de 1765 y tomando posesión de las ―Falkland‖, fundó ―Port Egmont‖, en homenaje al primer Lord del Almirantazgo, abandonando dicha posición en 1770, para volver en 1774, pero en dicho año la volvieron a abandonar. En 1783, después de la guerra de la independencia de los Estados Unidos, se firmó la paz en Versalles, ratificándose los tratados anteriores de 1670 y 1713, que prohibían a los ingleses navegar en el Atlántico Sur. Según sus cláusulas, los británicos no podían navegar a menos de diez leguas marítimas de ninguna costa ocupada por España ni fundar establecimientos en América meridional, tanto en las costas como en las islas ya ocupadas por españoles. En ese momento éstos ocupaban las Malvinas y la costa patagónica hasta el sur. Este tratado implicaba, por consiguiente, la prohibición de acercarse a Tierra del Fuego, islas adyacentes, zonas del Sur, y en cuanto a las Malvinas (también comprendidas en esa prohibición) se agregaba la renuncia expresa a cualquier derecho que entonces pudiera haber tenido

Inglaterra, que sólo estuvo en ―Port Egmont‖ durante el período 1765-1770 y 1771-1774. Los españoles llevaron a las Malvinas animales, plantas, tierra buena y construyeron edificios civiles, cuarteles, puentes y muelles. En todo el resto de las dos Malvinas, España ejerció de hecho su soberanía y administración desde 1767 hasta 1811, en cuyo lapso se sucedieron ininterrumpidamente veinte gobernadores españoles. Actos de soberanía argentinos. (Utis possidetis juris) Al surgir las nuevas Repúblicas hispanoamericanas, las Provincias del Río de la Plata, -como se llamaba entonces a la República de Argentina-, al declarar en 1816 su independencia sucedió a España en los derechos territoriales que le correspondía. Según la fórmula jurídica americana del uti possidetis juris de 1810, los nuevos Estados tenían los límites territoriales que correspondían a la jurisdicción española respectiva, al momento de su independencia. Para el caso argentino, le correspondía todo cuanto era jurisdicción del virreinato del Río de la Plata, incluyendo, por tanto, las Malvinas e islas del Atlántico Sur, que continuaban integradas jurídicamente a Buenos Aires, cuyas autoridades podían establecer poblados e instalarse en las Malvinas y en cualquier lugar de la costa patagónica o islas del Sur. Por su parte, Inglaterra seguía sujeta a los compromisos firmados en los siglos XVII y XVIII, los cuales le impedían navegar y establecer fundaciones en las regiones del Atlántico Sur. Al firmarse en 1825 con Inglaterra el Tratado de Amistad, Comercio y Navegación, Londres reconoció la independencia de Argentina y, naturalmente, la integridad de todo su territorio, incluyendo las Malvinas, de las que el nuevo Gobierno Independiente había tomado posesión en 1820 y ejercido actos positivos de soberanía. En 1831 el Gobierno inglés se dispuso a resucitar el tema de las Malvinas, estimulado por

160

nuevos informes y por la presión de los marinos y terratenientes australianos, que reclamaban un establecimiento base que les permitiera utilizarlo como escala y control de la navegación en el Sur. La usurpación británica. Para cumplir con ese objetivo, la corbeta Clío de la estación naval británica en Río de Janeiro, recibió orden de dirigirse a Port Egmont y restablecer el fuerte abandonado en 1774. Al llegar, comunicó que tenía órdenes del Almirantazgo de tomar posesión de las Malvinas, arrebatando a Argentina aquel trozo de territorio, por la fuerza, si fuera necesario. La República Argentina mantuvo reiterada y tenazmente la reclamación de sus derechos, con la expresa y conocida actitud de que nunca renunciaría a sus títulos porque las Malvinas legítimamente le pertenecían. Prólogo al conflicto. En 1981, cuando se acercaba el 150 aniversario de esta expulsión, una nueva Junta Militar argentina dió máxima prioridad a la devolución de las Malvinas. No existían indicios que hicieran pensar que el gobierno británico estuviera especialmente interesado en conservar la colonia: la población no llegaba a los 2.000 habitantes y su crecimiento decrecía poco a poco, al igual que lo hacía la economía local, que dependía de la exportación de lana, y estaba dominada por la ―Falkland Island Company‖. Sin embargo, los isleños se resistían a cualquier tipo de cesión de soberanía a Argentina. La Junta Militar argentina decidió llevar a cabo una ofensiva diplomática intensiva e inflexible que, en caso necesario, culminaría en una acción militar en otoño de 1982. En febrero de ese mismo año se celebraron en New York varios contactos diplomáticos, sin que hubiera ningún resultado. El 19 de marzo de 1982, algunos chatarreros argentinos con contrato privado para desmantelar instalaciones balleneras, llegaron a otras islas en

poder británico, al sureste del archipiélago de las Malvinas, las Georgias del Sur, e izan su bandera en el campamento (la embajada británica en B. Aires sabía de los trabajos y los obreros tenían el ―documento provisorio‖). Gran Bretaña supuso que su objetivo era establecerse allí de forma permanente, por lo que envió un barco patrulla, el Endurance, para desalojar a los trabajadores. El 02 de abril la Infantería de Marina argentina toma ―Port Stanley‖ y el 03 de abril, ―Georgias del Sur‖ y ―Sándwich‖. El gobierno británico de la Primera Ministra Margaret Thatcher se enfrentó a una grave crisis política, que provocó la dimisión inmediata del Ministro de Asuntos Exteriores, más Margaret Thatcher decidió la recuperación de las islas, pues éstas determinaban intereses muy importantes por: 1.- Ejercer control estratégico del Estrecho de Magallanes. 2.- Ser base para las demandas británicas de derechos sobre la Antártica: el Reino Unido pretende la soberanía en la Antártica sobre el cono comprendido entre los meridianos 20° y 80° de longitud Oeste y el paralelo 60° de latitud Sur, por lo que ha insistido en sus presuntos derechos sobre las Malvinas e islas del Atlántico Sur. 3.- Poseer minerales radiactivos, petróleo en la propia plataforma marítima, grandes depósitos de gas en los fondos marinos de su entorno, e incluso, tener grandes bancos de ―krill‖. Opciones. El Gobierno argentino, cuando decidió invadir aquellas islas consideró que la Flota británica, tomada por sorpresa, no podría organizar la reconquista de un lugar distante 8.000 millas de sus bases principales. En un plan de operaciones, si se contempla una hipótesis en el planeamiento, ha de prepararse otro alternativo. Esto último no ocurrió en las Malvinas. Tan sólo 72 horas después de la invasión argentina, zarpaba de la base naval de Portsmouth la Task Group 317.8, (Grupo de Combate ó Grupo de Tarea) compuesta por dos

161

portaaviones, destructores y fragatas, tres submarinos nucleares de ataque, un buque anfibio y 30.000 hombres, incluidas tripulaciones de los barcos y aviones. Esta agrupación naval se iría posteriormente incrementando con más buques de guerra y mercantes, hasta alcanzar el centenar de navíos, contemplando los dos portaaviones ya mencionados, 16 destructores, 44 fragatas y 5 submarinos nucleares, y al submarino convencional Onyx que realizó diversas operaciones de desembarco de ―comandos del SBS (Special Boat Service)‖ en las islas para obtener información previa al desembarco. Sus tropas tenían alto grado de profesionalidad, sobresaliente grado de alistamiento y entrenamiento físico, técnico y táctico, estando compuestas por el ya mencionado SBS y los SAS ―Special Air Services‖, brigada de Royal Marines, 2° Rgto. de paracaidistas, guardias Galeses de la Brigada Real y la brigada de los Gurkhas. Por parte argentina, unos 13.000 hombres, con ―comandos‖ de Infantería de Marina, ―comandos‖ del Ejército, B.I.M. (Brigada de Infantería de Marina), y principalmente, soldados (conscriptos) del Ejército Las opciones estratégicas que se les presentaban a los argentinos eran las siguientes; si los británicos intentaban retomar las islas: 1) mantener abiertas líneas de comunicación e interceptar a la fuerza naval británica. 2) Defensa de costas, continentales e islas; si hubiera desembarco, neutralizar a esas fuerzas en tierra; para tal fin la geográfica ayudaba, pues se prestaba para una buena defensa natural, con costas acantiladas, y las pocas apropiadas para desembarcos, se tenían posibilidad de cubrir por fuego desde posiciones desenfiladas. Para Inglaterra: 1) Bloqueo a puertos del continente (exigiría una fuerza mayor, posible intervención de la URSS). 2) Guerra de desgaste, con una flota más pequeña y principalmente, submarina; podía

representar un signo de debilidad- Posible cambio en política internacional... 3) Asalto anfibio internacional, pues respaldaban a los británicos la OTAN y EE.UU, que lo empezaron, casi de inmediato, con sus satélites, y apoyo en combustible y aviones tanque KC-135 y los grandes transportes C-5 “Galaxy” con materiales, armas, entre ellas, 100 misiles de ataque avión-avión, AIM-9L “Sidewinder”, para los cazabombardero, equipos (Sonoboyas), transportados hasta la isla Ascensión, mientras se le negaba ayuda a Argentina incluso en asientos eyectables para los aviones. 4) Proceder a invadir con sus propios medios, aislando a la guarnición argentina, ejerciendo dominio marítimo y rechazando cualquier intento desde el continente. Para ambos contendientes, las condiciones meteorológicas eran difíciles: frentes polares fríos, inestabilidad atmosférica, gran nubosidad, abundantes precipitaciones, vientos fuertes, visibilidad reducida, fuertes marejadas-todo esto en otoño, peor en invierno (la campaña se sucedería todavía en otoño y principio del invierno). El gobierno argentino no actuó con rapidez una vez ocupadas las islas. Perdió un tiempo valioso, confiado en que el conflicto se arreglaría por medios diplomáticos, evitando enviar un apoyo masivo a sus tropas, que se pudiera entender en Londres como un abierta declaración de guerra; así no se trasporto al archipiélago ni helicópteros ni artillería pesada, ni se acondicionó y mejoró la pista de aviación en ―Port Stanley‖. La Campaña. 08 de abril – Inglaterra declara zona de guerra un área de 200 millas (370 kms) alrededor de las islas. 23 de abril – la flota inglesa llega al T.O. (Teatro de Operaciones) a 13.000 kms, con apoyo en la isla Ascensión, posesión británica, dependencia de la isla de Sta. Elena (donde murió Napoleón), junto con los islotes de Tristan Da Cunha.

162

27 de abril –Inglaterra retoma Georgias del SurReunión del Tiar (Tratado Interamericano de Asistencia Recíproca) en la OEA, (4 abstenciones: Colombia, Chile, Trinidad, Tobago), un voto en contra: EE.UU, 17 votos a favor de Argentina (inicio de una solidaridad latinoamericana). Cuando el destacamento británico inició su viaje hasta el Atlántico Sur, se produjo una intensa actividad diplomática por parte del Secretario de Estado de los Estados Unidos, Alexander Haig, el cual trató de convencer a Argentina de que tenía más posibilidades de alcanzar su objetivo aceptando entablar negociaciones diplomáticas, pero al fracasar en sus esfuerzos, el 30 de abril anunció formalmente el apoyo estadounidense a Gran Bretaña. 01 de mayo – empiezan bombardeos ingleses para inutilizar la pista aérea de Pto. Argentino y las posiciones argentinas, con aviones bombarderos Vulcan y cazabombarderos de despegue y aterrizaje vertical, en su versión naval, los Sea Harrier. La Armada argentina se componía de 1 portaaviones, 6 destructores, 1 crucero, 3 submarinos, 3 corbetas, que difícilmente hubiera podido, en primera instancia, interceptar al ―Grupo de Tarea‖ británico. Pero si sorprendida se había visto la Marina británica por la invasión de las Malvinas, no lo fué menos la Fuerza de Submarinos argentina, que contaba con cuatro unidades y ninguna estaba preparada para el combate. Los cuatro submarinos pertenecían a dos clases bien diferenciadas. Dos de ellos, anticuados, construidos en los EE.UU en los años 40, habiendo combatido en el Pacífico durante la Segunda Guerra Mundial. El primero de ellos, el Santa Fe se encontraba inmovilizado desde septiembre de 1981, siendo sus equipos canibalizados para mantener operativo a su gemelo, el Santiago del Estero. La segunda pareja, Salta y San Luís, pertenecientes al ―Tipo 209‖ alemán, eran por el contrario submarinos modernos, ya que sólo contaban con ocho años de edad, pero ninguno podían entrar en combate, pues el Salta estaba finalizando su gran carena, pendiente de instalar una

nueva batería, y el segundo requería entrar en dique seco para limpiar su obra viva. Además, a sus dotaciones les faltaba la necesaria práctica en la materia, ya que los lanzamientos de torpedos de ejercicio habían escaseado en los últimos años, dado que un núcleo muy importante de oficiales y suboficiales submarinistas con experiencia, se encontraban en Alemania atendiendo la construcción de dos nuevos submarinos. Pese a ello, se consiguió alistar al San Luís que zarpó, con una dotación bisoña, seis días más tarde que la Flota británica, el 11 de abril, cuando el mucho más viejo Santa Fe había salido a la mar el 26 de marzo conduciendo un equipo de Operaciones Especiales que desembarcaría a la entrada de Puerto Argentino (Port Stanley), en las Malvinas, el 2 de abril. A este buque, en condiciones críticas para navegar al tener su batería casi agotada, se le habían buscado cometidos de transporte de personal de Infantería de Marina, pero debido a su vejez y a las continuas averías, en su segunda misión apenas pudo llegar a las islas Georgias, donde fue atacado el 17 de abril, cuando se encontraba en superficie en una caleta. El ataque, llevado a cabo por helicópteros británicos, supuso el hundimiento del submarino, aunque sólo hubo que lamentar un suboficial herido en el ataque, y posteriormente, un suboficial muerto. El San Luís realizó una patrulla de 36 días en el área donde operaba la Task Force británica, pero debido a problemas surgidos en el panel de control de fuego, los torpedos lanzados salieron del submarino con demoras del blanco incorrectas, pese a lo cual este submarino provocó un considerable gasto de cargas antisubmarinas y torpedos a los buques británicos, que tuvieron gran cantidad de falsos contactos, obligando además a un costoso esfuerzo A/S (AntiSubmarina) en buques, helicópteros navales Sea King y aviones Nimrod de patrulla marítima. El 2 de mayo empeoraría aún más la situación argentina en la mar, al ser torpedeado y hundido el

163

crucero Belgrano por un submarino británico fuera de la zona de exclusión total de 200 millas, con la pérdida de 321 hombres. El comandante del submarino británico HMS Conqueror, advirtió atónito antes del ataque, que los dos destructores que escoltaban al viejo crucero de la SGM, llevaban sus sonares apagados y que el crucero navegaba tranquilamente con rumbo Sur a 13 nudos, sin zigzaguear, con los destructores por las amuras. El Conqueror se aproximó lentamente por la popa del Belgrano hasta situarse por su través y a 2.000 yardas de distancia para lanzarle tres torpedos de carrera rectilínea y anteriores a la Segunda Guerra Mundial, por falta de confianza en el mucho más moderno y filoguiado torpedo Tigerfish, reservado para los destructores. El hundimiento del Belgrano con torpedos de vapor construidos hace medio siglo, fué el hecho que marcó la escalada de la crisis. La actuación del submarino nuclear Conqueror, autor del hundimiento, apartó definitivamente a la Flota argentina del conflicto. El ataque, solicitado por el Mando británico al Primer Lord del Almirantazgo y autorizado directamente por la Primera Ministra Margaret Thatcher, no fue fruto de la casualidad, sino del planeamiento detallado de las operaciones en el Atlántico Sur, y el conocimiento en todo momento de la posición de las unidades de la flota argentina, por los satélites de EE.UU, y la comunicación instantánea de tales datos a los británicos. Después del hundimiento del Belgrano, la Flota argentina se retiró a sus bases, quedando inmovilizada y con su único buque de guerra en la mar, el submarino San Luís. El 4 de mayo, un misil aire-superficie Exocet lanzado por la aviación argentina, hundió a un destructor británico, el Sheffield. El 15 de mayo, ―comandos‖ británicos eliminan aviones e instalaciones en la isla ―Pebble‖. Los británicos se prepararon para un desembarco anfibio en la Gran Malvina (una de las mayores islas del archipiélago), una operación militar bastante difícil. Fuerzas especiales reconocieron la

isla para determinar las posiciones de las tropas argentinas e identificar los lugares más apropiados para el desembarco. Mientras tanto, la actividad diplomática continuaba, primero, a iniciativa del gobierno peruano y después, del secretario general de las Naciones Unidas, Javier Pérez de Cuellar. Una vez más, el gobierno argentino se negó a contemplar la posibilidad de una retirada militar si no se le garantizaba que las negociaciones directas desembocarían en una transmisión de soberanía. Unos días después de que concluyeran los esfuerzos de las Naciones Unidas, sin que se produjera ningún avance, el 21 de mayo, Inglaterra inicia la invasión. Amaga con desembarcar en varios puntos, pero la acción principal la ejecuta en San Carlos. La fuerza de desembarco estaba compuesta por infantes de Marina y soldados del Ejército que fueron llevados a la zona en buques de desembarco del tipo LST (buque de desembarco de tanques) y LPD (buque de desembarco de vehículos anfibios). Gracias a un cuidado planeamiento, adiestramiento y buena suerte, el desembarco inicial tuvo lugar sin pérdidas. Los británicos desarrollaron el principio de desembarcar donde ellos no estén, aunque tuvieron una desventaja inicial al carecer de superioridad aérea. (Única oposición terrestre: 1 sección reforzada del ejército, que agotadas sus municiones, se replegaron a puerto Darwin, donde, cayeron posteriormente prisioneros). El desembarco en San Carlos, que comenzó de noche, a las 03:40 horas, fue llevado a cabo por 16 embarcaciones que transportaron hombres y equipos en sucesivas oleadas. Al alba los helicópteros se unieron al desembarco. Cuando comenzaron los ataques aéreos argentinos, por la tarde, la cabeza de playa ya se había establecido sólidamente, pero durante los días siguientes no cesaron los ataques aéreos contra los buques británicos que trataban de desembarcar suministros en tierra. Contraataque aéreo argentino sin posibilidad de usar, por las características del terreno misiles Exocet, hundida fragata Ardent, fragata Antílope (explotó bomba alojada en sala de máquinas) destructor Coventry y el portacontenedores Atlantic

164

Conveyor (ya había descargado los Harrier – cazabombarderos de despegue y aterrizaje verticalque llevaba), más un lanchón de desembarco; varios helicópteros se perdieron y numerosos aviones argentinos fueron derribados. El principal combate en tierra, después del desembarco, se produjo el 28 de mayo, cuando un contingente británico formado por 600 paracaidistas toma ―Port Darwin‖ y derrotando a una guarnición argentina mayor en número en ―Goose Green‖ (en Malvina del Sur), tras un duro enfrentamiento. Los británicos avanzaron hacia la principal guarnición argentina que estaba situada en la capital, Port Stanley (Puerto Argentino). 30 de mayo acción directa argentina contra el corazón de la flota inglesa: ataque al portaaeronaves Invencible. Para ello, se requería efectuar más de un abastecimiento en vuelo, pues la Flota Británica se había alejado de las islas y teniendo que detectar la exacta ubicación de los blancos (no se disponía de exploración naval, submarina, ni aérea y sin posibilidad de satélites). Los radares de Pto. Argentino podían dar una aproximación por estimación de la trayectoria de los aviones Harrier o Sea Harrier, sin mucha seguridad, (podían ser sujetos a interferencia y engaño electrónico). La acción fue ejecutada por dos aviones Super Etendard, cazabombarderos navales de fabricación francesa, de la Armada (uno de ellos, con el último misil Exocet que les quedaba a los argentinos; el otro avión, lo acompañaba para reemplazar cualquier mal funcionamiento de los equipos. Detrás, 4 Skyhawk, cazabombarderos de origen americano, de la Fuerza Aérea, con bombas de 250 kg, más 2 KC-130 (Hércules) de reaprovisionamiento. (Los aviones Dagger versión israelí del Mirage no podían efectuar tal misión pues no tenían sistema de aprovisionamiento en vuelo; los bombarderos Camberra, de origen inglés tenían buena autonomía, pero baja velocidad, escasa capacidad de maniobra y elevada reflexión radar...) El Invencible, es ubicado dando cobertura a una fuerza de desembarco que saltaría a tierra en ―Fitzroy‖ (Bahía Agradable) y el grupo aéreo se

dirige hacia él, volando a 20 mts de las olas y 100 mts de separación. En la zona, subieron para encender su radar. ¡Detectado el blanco!. Descendieron, y el avión portador lanza el misil. (A las 14:24 h), brusco viraje y regreso. Los sistemas defensivos del barco ya no podían hacer mucho con el Exocet, pero la escuadrilla de Skyhawk había sido detectada por el radar del Sistema Sea Dart que lanzó automáticamente los 2 primeros misiles antiaéreos. El avión jefe, No. 1 estalla por un misil. El No. 2 es alcanzado por artillería antiaérea y explota (pero ya se había observado el humo a ambos lados de la isla del portaaeronaves, por impacto del Exocet). El motor del No. 2, incendiado, impactó en el área del ascensor posterior, originando incendio. El No. 3 arrojó sus bombas en la parte posterior de la cubierta y escapó. El No. 4 que ya no podía ver mucho, por el humo, distinguió la isla y allí apuntó, lanzó una ráfaga y escapó. Como consecuencia del ataque, los británicos suspendieron el desembarco en Fitzroy y los aviones de dotación del Invencible, que se encontraban en vuelo, fueron desviados a otras plataformas. Un segundo desembarco anfibio se volvió a realizar en Fitzroy, esta vez durante la noche y sin oposición, aunque al clarear el día, como resultado de ataques aéreos argentinos, dos buques auxiliares de la flota resultaron gravemente dañados (Sir Tristan y Sir Galahad. La historia iba terminando así: poco a poco, desde el día 10 de junio, mediante ataques combinados de artillería e infantería para acabar con la intermitente resistencia argentina, los británicos tomaron las tierras altas que rodean Port Stanley (Puerto Argentino). La fuerza aérea argentina, Camberras escoltados por Mirage III, cazabombarderos de origen francés atacaron las posiciones británicas; también los C-130 (Hércules) de transporte entraban a la pista, en vuelos dramáticos, para reabastecer y retirar heridos hasta el mismo día, 14 de junio, en que la guarnición argentina se rindió.

165

Al firmar el Mando argentino el documento de la rendición acordada (no incondicional) quedaban atrás 74 días de luchas y tensiones. Las pérdidas argentinas fueron de 650 muertos y 1.063 heridos. En unidades aéreas, de 284 Pucará, reactores de entrenamiento de fabricación argentina, Skyhawk, Dagger, Mirage, Hércules, Canberra y Súper Etendard, se perdieron109. Los británicos, además de la pérdida de cinco buques de guerra y un mercante, sufrieron daños más o menos importantes en dos destructores, catorce fragatas y un buque de desembarco; tuvieron 255 muertos y 777 heridos. De 34 aviones Harriers, se perdieron10, y de 200 helicópteros, perdieron 23. La Junta Militar que controlaba el poder en Argentina dimitió poco después de la derrota. Las islas fueron fortificadas por los británicos, manteniendo su carácter de colonia, aunque a sus habitantes se les concedió la plena ciudadanía británica. Análisis. La campaña de las Malvinas propicionó a la Royal Navy (Armada Real británica), su primera experiencia en la era de los mísiles, y en San Carlos tuvieron los británicos la primera operación anfibia a gran escala en casi cuarenta años. Veamos los siguientes factores: 1) Personal. La primera enseñanza de la campaña fue la importancia del comportamiento, adiestramiento y moral del combatiente en el desarrollo de las operaciones. Las fuerzas argentinas descansaron en soldados del reemplazo forzoso, con una instrucción elemental; los británicos, por el contrario, aportaron tropas profesionales compuestas por voluntarios, con gran experiencia en toda clase de terrenos y muy bien adiestrados por su participación en gran número de ejercicios de la OTAN. Los pilotos de la fuerza Aérea Argentina y de la Armada demostraron un alto grado de profesionalidad y valor infringiendo graves pérdidas a la

Royal Navy al hundirle seis buques y dañarles gravemente otros nueve, a cambio de sufrir la pérdida de 109 aviones y helicópteros. Los aproximadamente mil infantes de Marina argentinos, incluidos sus ―comandos‖ (Grupos de Operaciones Especiales) que defendieron las islas, mostraron un nivel de adiestramiento y moral considerablemente más alto que el de sus compañeros del Ejército. Comparando el planeamiento, apoyo logístico y preparación para el combate de las tropas terrestres los británicos consiguieron una gran ventaja por la calidad del mando antes y durante el combate. 2) Inteligencia. Después del personal, la Inteligencia adquiere una gran importancia. Los británicos gracias a la gran variedad de fuentes y recursos técnicos, consiguieron no pocas ventajas en este campo; empleo de órganos de búsqueda de la información y explotación de las carencias argentinas de contrainteligencia. Los niveles de las fuerzas argentinas, sus movimientos, tácticas y sus intenciones, fueron en todo momento conocidas por los mandos británicos gracias a la ayuda norteamericana. Posiblemente sin este nivel de conocimientos, el desenlace hubiera sido, en principio, distinto. (Por desgracia, y debido a los viejos litigios limítrofes, alimentadores de rivalidades, el general Pinochet, Presidente de Chile, en contra de la debida solidaridad latinoamericana, prestó su apoyo a Gran Bretaña, dándole valiosa información, facilitándole las comunicaciones y ofreciendo un refugio para los barcos británicos). 3) Táctica: Los repetidos éxitos argentinos en penetrar las defensas británicas mostraron la necesidad de poseer una defensa aérea en profundidad para la Flota, así como aviones de alerta previa (AEW) y cazas de largo radio de acción, capaces de disparar mísiles multipropósito. Los británicos carecieron, además de modernos radares, de sistemas de identificación de blancos, sistemas de transmisión de datos y equipos de guerra electrónica eficaces. Sin embargo, en este apartado de guerra electrónica, desde sus unidades

166

navales hicieron radiogoniometría que permitía adquirir blancos por emisión propia, y luego dirigían el fuego naval en la zona general del punto obtenido. (Al minuto de utilizar los argentinos el equipo de radio, se recibía fuego naval). Contra las acciones argentinas que traspasaban estas débiles defensas con facilidad, los buques británicos oponían sus sistema misilísticos Sea Dart y Sea Wolf pero adolecían de la falta de un sistema antimisil cercano CIWS (Close In Weapon System). Los nueve buques británicos gravemente dañados no fueron hundidos, gracias a que las bombas no llegaron a estallar, lo cual es un homenaje al valor de los pilotos argentinos que atacaron a ras de agua. Si hubieran graduado convenientemente las espoletas de esas bombas, los daños infringidos habrían sido mucho mayores. Tres buques recibieron mísiles Exocet y dos de ellos se hundieron pero por el incendio declarado que no pudo ser controlado, no por la explosión. Los ―comandos‖ ingleses grababan información en cinta magnética de 10 mts; luego, por radio, tal información se concentrada en un solo segundo. Las tropas hicieron gala de una alta movilidad, con uso intensivo de helicópteros y vehículos aptos, sin desgastar a la infantería, otorgándole rapidez, flexibilidad y libertad de acción y relevo de fracciones; la artillería gozó también de flexibilidad, al ser helitransportada para sus emplazamientos. 4) Logística: El viejo aforismo según el cual los aficionados hablan de estrategia y los profesionales, de logística, fue válido de nuevo. El desenlace del conflicto pareció un éxito de la logística británica y un fracaso de la Argentina. Poco después de la conquista de las Malvinas los argentinos amontonaron armas, municiones y suministros militares en Puerto Argentino, pero este material no pudo ser distribuido a las tropas que en muchos casos sufrieron su carencia. Cuando los buques británicos llegaron a la isla cesó el aprovisionamiento argentino por mar, debiendo recibirse los suministros por vía aérea.

El apoyo logístico británico se vio dificultado, pero superado, a pesar de las 8.000 millas de distancia al Reino Unido. Cuarenta y cinco buques mercantes denominados STUFT (Ships Taken Up From Trade), buques incautados al comercio, hicieron posible mantener un buen nivel de armas, municiones, repuestos y víveres. Un tercio de los buques STUFT eran petroleros que fueron dotados con los medios y maniobra para suministrar el precioso líquido a los buques de guerra en la mar. La isla de Ascensión a medio recorrido entre el Reino Unido y las Malvinas, se convirtió en un inmenso depósito logístico de fuerzas gracias a su aeropuerto, al que llegaron 5.800 personas y 6.600 toneladas de material. 5) Liderazgo: El británico quedó demostrado en todos los grados de la escala, desde la propia actuación de su Primera Ministro. En Argentina sus líderes pecaron de improvisación; sus equipos, en general fueron inadecuados, y sus cadenas de mando, anquilosadas. El Mando, hasta el final, pensaba en un desembarco en fuerza de los ingleses sobre Pto. Argentino, con posible ataque en vertical (no opinaban lo mismo los mandos medios). Está idea, unida a la falta de medios de movilidad y al desgaste sufrido por los pocos de que se disponía (transporte blindado de personal, no apto para el terreno de las islas), impidieron presentar una defensa móvil (poco uso de helicópteros), ni tampoco reacción de envergadura, puesto que se carecía de apoyo naval y aéreo. Por la visión equivocada del Mando (ataque sobre Pto. Argentino), no se aprovechó el terreno (siendo limitados los sitios para desembarcos, no se pusieron fuerzas para fijar al enemigo desembarcado y no hubo acciones de desgaste. Por la misma razón, (ya cercado Pto. Argentino), con su dispositivo de defensa en dirección hacia el mar, la reserva se encontró que era la avanzada, y las colinas más lejanas y altas, indefensas. La guarnición estuvo prácticamente sitiada durante 14 días y bombardeada por aire, mar y tierra durante

167

44, pero sobre todo nos podemos preguntar, ¿por qué una vez conocida la salida del ―Grupo de Tarea‖ británico, al cuál la Marina Argentina-aún

sin el apoyo satelital de Estados Unidos-no podía superar, mantuvo la acumulación de tropas y pertrechos en las islas?...

168

LA PERESTROIKA Y EL DESMEMBRAMIENTO DE LA URSS a guerra fría (1980-85) terminó con la llegada al poder en la URSS de M. Gorbachov. Consciente de que su país no podía soportar la presión económica que imponía el renovado enfrentamiento, restableció el diálogo y la colaboración con Occidente, orientación que han continuado sus sucesores tras la disolución del riel bloque soviético (1989) y de la propia URSS (1991). La primera de las etapas de la era Gorbachov se extendió desde marzo de 1985 hasta mediados de 1987 y se caracterizó por la toma de decisiones a nivel social. Pero fueron dos las mayores novedades; una nueva actitud en materia de seguridad que pronto desbloqueó las negociaciones de control de armamentos y la glásnost (―transparencia informativa‖ o ―apertura‖), que am-

L

pliaba el debate político sobre las materias más dispares. La segunda etapa de la era Gorbachov abarcó desde mediados de 1987 hasta el verano de 1990. La Ley de Empresas del Estado empezó a reflejar algunas de las ambiciones de los programas político-económicos de la perestroika (reestructuración). En la primavera de 1991 se produjo un nuevo giro de la política oficial a consecuencia de los nefastos resultados económicos, el creciente descontento popular y el auge de los movimientos nacionalistas. Se acentuó la tendencia reformista, manifestada en una visible voluntad de renegociar el Tratado de la Unión en beneficio de las repúblicas, en la adopción de un nuevo plan económico apoyado por los organismos internacionales y la incorporación de reformas ideológicas significativas, como el abandono del marxismo-leninismo.

169

En diciembre de 1991, tras la celebración de un referéndum y unas elecciones generales en Ucrania, los presidentes de esa república, de Rusia y de Bielorrusia, constituyeron la Comunidad de Estados Independientes (CEI), que sustituiría a la Unión Soviética. Ésta desapareció formalmente ese mismo mes-Gorbachov dimitió el 25 de diciembre-, mientras se incorporaban a la CEI todas las quince repúblicas que habían constituido la URSS, excepto Georgia y las tres del Báltico (Estonía, Letonia y Lituania). Era el final definitivo de siete décadas de historia soviética. Más adelante se produjo el retiro de esta Comunidad-por parte de las Repúblicas asiáticas ex soviéticas-las Repúblicas del Caucaso: Georgia, Armenia y Azerbaiyán, y las de Asia Central: Kazakistán, Uzbekistán, Turkmenistán, Tadjikistán y Kirguistán. Habían sido absorbidas bajo la soberanía del imperio ruso a lo largo del siglo XIX, y sus independencias se ha produjeron a causa de la desintegración y desaparición de la URSS. También en esos años, otro país comunista, pero que había mantenido una vía ―independentista‖ de la URSS, bajo el férreo liderazgo de Josip Broz (Tito), estallaba en pedazos. Yugoslavia. La entrada en una profunda depresión económica a partir de 1983 y las ansias hegemónicas de Serbia encaminaron rápidamente a la ex Yugoslavia hacia la guerra civil, pese a que una gran mayoría de los ciudadanos creía en la posibilidad de solucionar pacíficamente sus problemas. En 1991, se iniciaron las hostilidades entre diversos grupos étnicos, que constituían originalmente la federación yugoslava. Estas entidades eran Eslovenia, Croacia, Macedonia, Serbia, Bosnia-Herzegovina y Montenegro, y su población estaba compuesta por cuatro grupos étnicos mayoritarios: Serbios, Croatas, Eslovenos y Macedonios; el resto era minorías de albanos, húngaros, italianos y otros.

170

Convencionalmente los serbios son ortodoxos; los croatas y eslovenos, católicos y los bosnios, musulmanes. Tras la separación de Eslovenia y Croacia y su reconocimiento internacional como Estados independiente en enero de 1992, el ejército de la antigua Yugoslavia actuó a favor de Serbia, atacando a Eslovenia y más tarde a Croacia. Como resultados de estos ataques, un tercio de Croacia quedó bajo el control de los serbios. En Bosnia-Herzegovina los bosnios-musulmanes y los católicos croatas declararon su independencia ese mismo año, mientras Macedonia lo hacía en abril de 1993. Pese a la firma en Londres de un acuerdo entre las comunidades, el conflicto tomó un giro terrible con la aplicación de una política de limpieza étnica, o sea, realmente, de exterminio. En noviembre de 1995, se firmaba el acuerdo de Dayton en EEUU, por el que las partes en conflictos se comprometían a acabar con el mismo y a buscar una solución pacífica entre las distintas comunidades enfrentadas.

171

EUROPA a situación devastadora de la postguerra, las divisiones políticas y la penuria económica, sumadas a los temores de nuevos posibles enfrentamientos, resucitaron la idea de la unidad europea. El proyecto vino dando lugar a unas negociaciones que finalmente se firmaron en Roma el 25 de marzo de 1957, con los tratados constitutivos de la ―Comunidad Económica Europea‖ y la ―Comunidad Europea de la Energía Atómica‖. Se fue avanzando en los términos de la unión durante bastantes años, y en 1984 se llegó a la firma del ―Tratado de Maastricht‖, -localidad holandesa-, que supuso un salto cualitativo importante en el proceso integrador, por varias razones: planteó un verdadero mercado interior basado en una moneda única, que supuso el final de la integración económica y el primero de la política; creó una política exterior y de seguridad común, y dio lugar a una nueva realidad, una ciudadanía de la Unión. En diciembre de 1997 se acordó un proceso de ampliación para la inclusión de Eslovenia, Estonia, Hungría, Polonia, República Checa y Chipre. Finalmente, en febrero del 2000 se incluyó en el proceso a Bulgaria, Letonia, Lituania, Malta, Rumania y Eslovaquia, al tiempo que Turquía era declarada candidato oficial. Tras la caída del bloque soviético y el fin de la ―guerra fría‖ se liberaron de nuevo las fuerzas y tensiones nacionalistas en Europa. La URSS se dividió en multitud de nuevos Estados, pero los enfrentamientos han sido casi constantes, especialmente en la región del Cáucaso. Un fenómeno similar ocurrió en la antigua Yugoslavia, cuya disgregación ha dado origen a una serie de guerras fratricidas que siguen amenazando la estabilidad en los Balcanes. Tampoco Europa occidental se ha visto libre de tensiones nacionalistas, a pesar del proceso de integración supranacional puesto en marcha por la Unión Europea. Algunas formas moderadas

L

pretenden lograr una cierta autonomía o el reconocimiento de una especificidad cultural (Gales o Escocia en el Reino Unido, el Languedoc en Francia). Pero otras de signo independentista amenazan la misma unidad de determinados Estados (flamencos y valones en Bélgica) y llegan incluso a recurrir a la violencia terrorista para lograr sus objetivos, como en los casos de Irlanda del Norte, el País Vasco o Córcega. La cesión de poderes a las instituciones supranacionales ha sido, en definitiva, la forma de configuración de la Unión Europea. Los principales organismos permanentes son la Comisión, que consta de veinte comisarios, renovables cada cinco años, con sede en Bruselas; el Parlamento, con 626 diputados elegidos por sufragio universal cada cinco años desde 1979, que desde entonces ha visto aumentadas sus atribuciones legislativas, con sede en Estrasburgo, Bruselas y Luxemburgo; y el Tribunal de Justicia, con sede en Luxemburgo. El Consejo Europeo es el conjunto de los jefes de Estado y de Gobierno, y se reúne dos veces al año. El Consejo de la Unión Europea es la reunión de los Ministros de Exteriores. Otros organismos europeos son: el Banco Central Europeo, el Tribunal de Cuentas, el Comité Económico y Social, el Comité de las Regiones y el Banco Europeo de Inversiones Central Europeo.

172

EXTREMO ORIENTE Japón. l asombroso crecimiento económico de Japón en las últimas décadas, carente de materias primas y tras una aplastante derrota militar, resulta aún más sorprendente si se tiene en cuenta que apenas un siglo antes era un país de estructura feudal, voluntariamente aislado, atrasado y dividido. Sólo el orgullo nacional, una prodigiosa disciplina colectiva y una inesperada capacidad de absorción y de adaptación de valores extranjeros explican su fulgurante ascenso a la primera línea del escenario mundial. En 1951 Japón recuperó su soberanía y aceptó un acuerdo de defensa, por el cual se encargaba la seguridad exterior a Estados Unidos, que tenía derecho a conservar bases militares en territorio japonés. A cambio, Japón obtuvo abundantes ayudas económicas y aprovechando la enorme capacidad industrial y humana, ociosa tras el fin de la guerra, se recuperó primero la industria pesada y textil, consiguiendo resultados espectaculares en todos los órdenes y finalizando la década de los 60, Japón crecía año tras año a tasas cercanas al 10% anual.

E

China En el caso de China, la guerra civil entre comunistas y nacionalistas, interrumpida en 1937 para luchar contra los japoneses, se reinició a partir de 1945. Los nacionalistas contaban con el reconocimiento internacional y el apoyo de Estados Unidos. Pero la ineficacia, corrupción y brutalidad de su régimen jugaron a favor de los comunistas, apoyados por los campesinos. Progresivamente acorralados, los nacionalistas se refugiaron en Formosa (Taiwan), mientras en el continente Mao Zedong (Mao Tse Tung) proclamaba la República Popular China (1 de octubre de 1949); la URSS, Reino Unido e India fueron los primeros Estados en reconocer al nuevo régimen chino. A pesar de ser un referente pasivo de la guerra fría, China pudo concentrarse en su modernización. En 1955 China se erigió como líder del Tercer Mundo en la Conferencia de Bandung, en la isla de Java (Indonesia). La ruptura definitiva con la URSS se produjo entre 1960 y 1962 con el pretexto de un litigio fronterizo, que plasmaba el profundo desacuerdo ideológico entre ambos países. El período 1953-1965 representó el afianzamiento del socialismo. Se implementaron los Planes Quinquenales, y-su crisis; el Gran Salto Adelante, recuperación, y la Revolución Cultural, una especie de revolución permanente que finalizaría en 1975 con la elaboración de una nueva Constitución.

173

En 1964, coincidiendo con la explosión de su primera bomba atómica, fue reconocida por Francia y otros muchos países occidentales, hasta que en 1971 fue admitida en ONU. Finalmente, en 1972 el Presidente estadounidense Nixon visitó oficialmente Pekín, restableciendo plenas relaciones. El sistema chino se había ido distanciando de la Unión Soviética, especialmente tras el acceso de Kruschev al poder.

Ese progresivo distanciamiento respecto a los revisionistas soviéticos llevó a Mao a abandonar su papel hasta entonces subordinado y a postularse como representante y principal figura del verdadero comunismo. Había nacido el Maoísmo como ideología política de alcance universal. Se presentaba como el legítimo continuador del marxismo-leninismo, pese a que revirtiera totalmente la idea del proletariado urbano como sujeto central de la revolución, para presentar al campesinado como un sujeto revolucionario de primer orden, incluso en el plano bélico, desarrollando la estrategia de ganar primero el campo, para luego conquistar las ciudades. La creciente influencia política, económica y militar de China en el mundo está teniendo efectos muy importantes en la sociedad internacional del comienzo del siglo XXI. Con la muerte de Mao se inició una nueva etapa en China. Tras dos años de intermedio ―neomaoista‖, comenzó una fase de apertura a Occidente y al libre mercado, plasmado en la Constitución de 1982. En los últimos años se ha logrado un enorme avance económico. Desde que comenzaron las reformas en 1978, China ha crecido, de media anual, un 9,4 por ciento. Dando la espalda a las teorías de Mao, en 1979 comienza la descolectivización rural, se aprueba una primera reforma de las empresas estatales, y sendas leyes de inversiones extranjeras y de zonas económicas especiales. ―El cambio económico que se está registrando en China es la mayor revolución económica de la Historia, en el sentido de que nunca ha habido un colectivo tan grande de población que haya mejorado de forma tan intensa sus condiciones materiales de vida en un período de tiempo tan corto‖. A pesar de todas las dificultades, el dragón dormido del que habló Napoleón, ha despertado. El impresionante avance económico no ha ido acompañado de reformas políticas significativas y no hay indicios de cambios sustanciales a corto plazo; mientras tanto viene atrayendo centenares de miles de millones de dólares en inversiones

174

extranjeras y más de un billón de dólares en inversiones internas privadas. La otra cara de la moneda es que con 1.300 millones de habitantes, cualquier revés en su crecimiento se puede convertir en un conflicto insoluble. Todas sus cifras positivas, para valorarlas adecuadamente, hay que contrastarlas siempre con las de otros países y el resultado todavía es negativo: su economía es aún una séptima parte de la estadounidense y una tercera parte de la japonesa; así pues, su renta por habitante sigue siendo baja. Aún produciendo el 8,3 por ciento del petróleo mundial, su necesidad de esa materia prima es tan grande que sus importaciones representan los mayores índices en el aumento de la demanda mundial, sin duda, causa principal del elevado

precio del barril. Su urgente necesidad de materias primas importadas ha dado un vuelco a su acción exterior, invierte miles de millones de dólares y consciente de la importancia que tiene respaldar esa acción económica y comercial con una diplomacia mucho más activa, ha multiplicado su participación en operaciones internacionales de paz. La corrupción alcanza proporciones endémicas. El número de casos denunciados y juzgado se ha multiplicado pero esas cifras son apenas la punta del iceberg. Hay una pérdida de fé en el sistema político, pero muchos analistas comentan que no es fácil mantener esa fé cuando el sistema económico está produciendo el número más elevado de multimillonario del mundo en un solo país.

175

176

HEGEMONÍA DE ESTADOS UNIDOS Guerras en el Golfo Pérsico. ste conflicto, al que se ha calificado de ―primera crisis de la postguerra fría‖, demostró el papel hegemónico de Estados Unidos en el ―nuevo orden mundial‖ En 1958, en Irak, el Rey Faisal II fué asesinado a consecuencia del golpe de Estado que encabezara el General Kassem, quien proclamó la República.

E

En 1963, éste fué ejecutado por la revolución del llamado ―Partido Baath‖ (Partido Socialista del Renacimiento Árabe). Durante 16 años y con varios golpes de Estado, se sucedieron en el poder diferentes militares, de diferentes tendencias dentro del propio ―Partido Baath‖, hasta que en 1979 asumió la Presidencia, Saddam Hussein. La animosidad entre Irak e Irán se incrementó a fines de ese año, iniciándose una guerra abierta entre esos países islámicos.

177

Los orígenes del conflicto. Se podría hablar de una primera guerra del golfo Pérsico, que fue el conflicto que enfrentó entre 1980 y 1988 a Irak e Irán. Aunque las superpotencias permanecieron oficialmente al margen de dicho conflicto, intervinieron de forma encubierta, dada la vital importancia estratégica del área. Se trataba de evitar que uno de los dos países lograra una victoria definitiva sobre el otro y se convirtiera en la potencia hegemónica regional, y al mismo tiempo, asegurar la continuidad del tráfico de superpetroleros en el golfo. Ambos contrincantes recibieron ayuda militar por parte de terceros, aunque el régimen iraquí de Saddam Hussein fue el más favorecido, por el temor generalizado a la extensión del integrismo chiíta de Irán. Tras años de guerra y terribles pérdidas materiales y humanas, Irán e Irak alcanzaron un alto el fuego el 20 de agosto de 1988 que dejó las fronteras exactamente igual que antes del conflicto. Tras arduas negociaciones, por fin se llegó a firmar una paz definitiva en 1990. La razón era que Saddam Hussein necesitaba tener las manos libres para iniciar un nuevo conflicto. Guerra por Kuwait Para entonces había vuelto sus ojos a su vecino del sur, Kuwait. Las fronteras de Oriente Medio habían sido trazadas tras la Primera Guerra Mundial por las potencias vencedoras sobre los antiguos territorios del Imperio otomano. Los diversos regímenes iraquíes habían reclamado con frecuencia el pequeño territorio de Kuwait, importante por su posición costera y por sus recursos petrolíferos. El origen aparente del conflicto estuvo en el desacuerdo entre los gobiernos de las zonas sobre las fronteras establecidas por el orden colonial. Dos semanas después de firmar la paz con Irán, Saddam Hussein acusó a Kuwait de extraer petróleo iraquí a través del yacimiento fronterizo de ArRumaylah.

Las reivindicaciones tradicionales de derechos históricos de soberanía iraquíes sobre el emirato de Kuwait fueron un justificante para la invasión, pero es posible que sus necesidades económicas lo impulsaran a dar ese paso a Saddam Hussein, o que hubiera factores ocultos, en torno al desencadenante de la guerra. Por otro lado, Hussein reclamaba de las monarquías del golfo Pérsico un recorte en la producción de petróleo, que aumentara los precios y permitiera a Irak recuperarse de la guerra. Ni estas demandas ni las de condonación de parte de la deuda contraída por Irak con estos Estados durante el conflicto fueron atendidas. Por otro lado, el apoyo que el régimen iraquí recibía tanto de Occidente como de la URSS en su papel de bastión contra el integrismo islámico iraní, le permitió albergar esperanzas de que las potencias no se opondrían a sus planes. La invasión. Los intentos de negociación en el seno del mundo árabe fracasaron, y el 2 de agosto de 1990, Saddam ordenó a su ejército la invasión de Kuwait. Las reducidas fuerzas armadas kuwaitíes no fueron rivales y la familia real huyó al exilio. Desde allí pidió la ayuda internacional contra su agresor, a lo que se unió el gobierno de Arabia Saudí, temeroso también del expansionismo iraquí. La invasión pronto recibió la condena casi unánime de los foros internacionales, incluida la Liga Árabe. Estados Unidos, convertido en abanderado de la reacción antiiraquí, se aseguró el apoyo de la URSS-, entonces en pleno proceso de la perestroika y que desesperadamente necesitada de ayuda económica occidental-, en el Consejo de Seguridad de la ONU, que condenó la invasión e impuso sanciones económicas a Irak. El presidente norteamericano George Bush logró formar una amplia coalición multinacional contra Irak. Algunos aliados, especialmente Estados Unidos, Francia y Gran Bretaña, colaboraron con efectivos y material militar, mientras que otros,

178

sobre todo Japón, Arabia Saudí y Alemania, contribuyeron, a financiar los costes económicos. La operación ―Escudo del Desierto‖ desplegó miles de soldados en la frontera norte saudí, además de situar fuerzas aéreas y navales en el área para forzar el cumplimiento del embargo. Saddam Hussein no renunció a sus planes, y el 8 de agosto se producía la anexión formal de Kuwait como provincia iraquí. Trató en vano de atraerse la simpatía del mundo árabe proclamando la ―guerra santa‖ (yihad) contra la coalición, a pesar de que su régimen nacionalista nunca había defendido valores religiosos, y de que trece miembros de la Liga Árabe apoyaron a la coalición internacional. Intentó entonces romper la unidad árabe en su contra ofreciendo una retirada de Kuwait si Israel hacía lo propio en los territorios ocupados desde 1967, ligando su causa al problema palestino, que tampoco le había preocupado hasta entonces, pero que era una tradicional fuente de tensiones en Oriente Medio. Tampoco en este caso logró romper la unidad de la coalición. Sólo Argelia, Sudán, Tunicia, Yemen, Jordania y la OLP apoyaron a Irak, sin llegar a una implicación militar. Mientras tanto, se sucedían los esfuerzos diplomáticos para resolver el conflicto, al tiempo que se esperaba que el embargo económico debilitara la posición iraquí y forzaría la negociación. Particularmente los gobiernos de Francia y la Unión Soviética, con grandes intereses en la región, se esforzaron por lograr una salida negociada la situación. En septiembre, Irak liberó a los rehenes occidentales que tenía en su poder y crecieron las esperanzas de evitar el conflicto abierto. Irak prometió su retirada de Kuwait si se le permitía conservar el yacimiento de Ar-Rumaylah y unas islas de importancia estratégica en la costa kuwaití. Sin embargo, los Estados Unidos exigieron una retirada total e incondicional del territorio ocupado, como estipulaban las resoluciones de la ONU. La región del golfo Pérsico era demasiado importante para dejarla expuesta al riesgo de futuras agresiones y convenía destruir el potencial militar iraquí. Las

fuerzas aliadas aumentaron hasta alcanzar aproximadamente el medio millón de efectivos, mientras Hussein concentraba también todo su ejército (unos 600.000 hombres) en Kuwait y la frontera. La “Tormenta del Desierto” El 29 de noviembre de 1990 el Consejo de Seguridad de la ONU autorizó el uso de todos los medios necesarios para obligar a Irak a cumplir las resoluciones, si no lo había hecho para el 15 de enero de 1991. Los esfuerzos diplomáticos no lograron resultados positivos. La decisión de Estados Unidos era firme, y la retirada de Saddam Hussein hubiera debilitado su posición en su país y comprometido sus aspiraciones de liderazgo en la zona. Por otro lado, puede que no creyera que la coalición internacional llegaría hasta el final en sus amenazas, dado que en su seno empezaban a escucharse voces contrarias a una guerra abierta, e incluso el Presidente estadounidense tuvo dificultades para lograr la aprobación de una ofensiva militar por el Senado y el Congreso.

179

El 16 de enero el presidente Bush ordenó el comienzo de la operación ―Tormenta del Desierto‖, dando paso a la mayor operación de bombardeo de la historia. Fue también la primera guerra televisada en directo, y las impactantes imágenes de los bombardeos de precisión dieron la vuelta al mundo. Más de cien mil ataques dirigidos contra objetivos militares y estratégicos, que también afectaron a instalaciones y población civil, desmantelaron los sistemas de defensa y las infraestructuras iraquíes. Saddam hizo un intento desesperado de distraer la atención lanzando algunos misiles Scud de alcance medio y de origen ruso contra Israel, con la esperanza de que la entrada de ese país en el conflicto provocara la hostilidad de muchos países árabes de la región, rompiendo la coalición antiiraquí e iniciando una escalada bélica que había de favorecerle. Pero Israel se mantuvo neutral, y la protección brindada por varias baterías del sistema antimisil norteamericanos Patriot evitó la mayoría de los impactos, aunque se produjeron algunas bajas en la población civil. A pesar de sus amenazas, Irak no empleó armas químicas. Sin embargo, el bombardeo aliado de algunas instalaciones militares liberó los gases

tóxicos almacenados, con efectos nocivos sobre sus propias tropas, como se comprobó más tarde (síndrome de la guerra del Golfo). La última esperanza de Saddam Hussein era conseguir causar a sus enemigos las suficientes bajas en una guerra terrestre como para forzar su retirada por la presión interna de la opinión pública. La ofensiva terrestre aliada en Kuwait comenzó el 20 de febrero. Ante su derrota inminente, los iraquíes incendiaron los pozos de petróleo en su retirada, provocando una catástrofe ecológica de graves proporciones. Al cabo de pocos días, la resistencia iraquí se había derrumbado; docenas de miles de soldados huían de sus posiciones, mientras otros muchos se rendían incondicionalmente. Los aliados, por su parte, habían sufrido sólo 340 bajas, gracias a su superioridad tecnológica, que de paso sirvió para que los Estados Unidos incrementase notablemente sus ventas de armamento en la región, tras el conflicto. El 28 de febrero los aliados decidieron dar por terminadas las operaciones. Tres días después se firmó una tregua provisional, y el 6 de abril el alto el fuego definitivo.

180

El gobierno iraquí se comprometió a cumplir las resoluciones de la ONU, pagar los daños a Kuwait, destruir sus arsenales químicos y biológicos, así como las armas de destrucción masiva, bajo la supervisión de la ONU. La victoria sobre Irak significó el primer éxito del ―nuevo orden mundial‖ preconizado por Estados Unidos, pero tuvo también consecuencias menos favorables. Por un lado, los precios del petróleo se dispararon durante el conflicto, contribuyendo a la grave recesión económica de las economías desarrolladas en los años siguientes. Por otro, el papel de gendarme mundial adoptado por Estados Unidos, convertido en la única superpotencia por la crisis de la URSS (que desaparecería ese mismo año) provocó el resentimiento de muchos Estados, a pesar de la cobertura diplomática de la ONU. En el mundo árabe se veía con malos ojos que se hubieran cumplido de forma tan drástica las sanciones y resoluciones contra Irak, mientras Israel, aliado de Estados Unidos, llevaba casi 25 años incumpliendo resoluciones similares de la ONU en relación con los territorios ocupados.

Tras la derrota, el régimen iraquí sufrió el recrudecimiento de la oposición interna, especialmente de los kurdos en el norte y los chiítas en el sur. En un primer momento, éstos recibieron el apoyo de los aliados, pero al final resultó más conveniente mantener el país unido y estable, por lo que se permitió que Saddam reprimiera estos movimientos y reafirmara su posición. A pesar de que hizo uso de armas químicas contra los kurdos. Se mantuvieron ―zonas de exclusión‖ prohibidas al tráfico aéreo iraquí tanto al N como al S del país, supervisadas por vuelos regulares de unidades de combate norteamericanas y británicas. El desafío iraquí a esta imposición motivó diversos bombardeos de castigo desde 1998. Por otro lado, los problemas surgidos en la supervisión de la destrucción de armamento iraquí motivaron la imposición de un embargo internacional. Ante la lamentable situación de la población civil, principal víctima de dichas sanciones, en 1996 se estableció un sistema que permitía la venta de cantidades limitadas de petróleo iraquí para hacer frente a sus necesidades humanitarias.

181

EL PROBLEMA PALESTINO l pueblo palestino, a lo largo de todos estos conflictos, adquirió la certeza de que debía luchar él mismo para establecer un Estado propio. Los refugiados palestinos eran discriminados en sus países de adopción, excepto en Jordania; su causa era una excusa para éstos a la hora de defender sus propios intereses. En 1957 Yasser Arafat fundó AlFatah, primera gran organización Palestina. Igualmente, los refugiados palestinos en los países vecinos fundaron otros grupos de lucha, entre los cuales se mencionan: el Frente Popular de Liberación Palestina, el Frente Democrático, las Fuerzas Especiales de Liberación Popular, el Frente de Liberación Árabe y otras agrupaciones más pequeñas. Todas perseguían el mismo fin, pero con diferentes concepciones doctrinarlas y políticas acerca de la organización que debería dársele al Estado Palestino que fuere creado; se agruparon en la Organización para la Liberación de Palestina (O.L.P), auspiciada por el egipcio Nasser. Las nuevas organizaciones entrenaron grupos armados en los campamentos de refugiados, y realizaron ataques guerrilleros en territorio israelí. Las represalias israelíes aumentaron la determinación de los fedayines y el número de sus simpatizantes. En 1967, Arafat fue elegido presidente de la OLP, estableciendo poco a poco su control sobre el movimiento palestino, al que desligó de la tutela egipcia. Llevaron a cabo actos terroristas para atraer la atención internacional. Pero su libertad de movimientos en territorio jordano preocupó a las autoridades del país. La inquietud desembocó en un enfrentamiento abierto (septiembre negro, 1970), saldado con victoria jordana; las fuerzas palestinas encontraron un nuevo refugio en el Líbano. La reanudación de las operaciones terroristas (masacre de atletas israelíes en las olimpiadas de Munich de 1972) movió a Israel a tomar medidas drásticas, además de los ya habituales bombardeos de los campos de refugiados; comandos especiales

E

asesinaron a guerrilleros y líderes palestinos en el Líbano. El terrorismo y la crisis del petróleo obligaron a la opinión internacional a interesarse por la causa Palestina. En 1974, la OLP fue reconocida como representante legítima del pueblo palestino. Pero en 1975 estalló la guerra en el Líbano, donde la ―Falange Libanesa‖, un grupo armado local aliado de Israel, intentó acabar con la presencia palestina, como había ocurrido en Jordania.

La lucha degeneró en una guerra civil, desintegrando el Estado libanés. Pese a todo, la OLP conservó su posición en Beirut, hasta la invasión israelí (1982). En 1985, el ejército israelí se retiró del país, pero mantuvo una ―franja de seguridad‖ en el sur, tras haber logrado su objetivo de expulsar a la OLP, cuya dirección buscó una nueva sede en el ―Magreb‖, en Túnez, mientras en el seno del

182

movimiento palestino surgían luchas intestinas que debilitaron el liderazgo de Arafat. Líbano quedó arrasado y aún más dividido, al tiempo que Siria ocupaba gran parte del país.

Las conversaciones mantenidas en Camp David (EE.UU) entre Israel y Egipto culminaron con un tratado de paz entre ambos países, en 1979, por el que los israelíes se retirarían de la península del Sinaí. Con esta retirada las relaciones egipcioisraelíes se normalizaron en 1982. Pero la tensión entre Israel y el mundo árabe no desapareció, sino que en algunos momentos se incrementó, con una nueva invasión israelí del sur del Líbano y el ataque sorpresa al cuartel general de la OLP en Túnez, que causó alrededor de medio centenar de muertos. El sentimiento de abandono que sufrían los palestinos tras muchos años de ocupación explica el surgimiento, en diciembre de 1987, de un movimiento de sublevación popular conocido como Intifada. Se sucedieron brotes de violencia que se transformaron en desobediencia civil, con enfrentamientos entre la población y el ejército israelí. Esta lucha desigual produjo muchas bajas palestinas, pero consiguió uno de sus objetivos, llamar la atención de la opinión pública internacional sobre el problema palestino.

183

La intifada y el proceso de paz Los sublevados, en su mayoría jóvenes y niños, se enfrentaban con piedras contra el poderoso ejército israelí. Las imágenes de la brutal represión conmovieron a la opinión pública internacional, mientras la OLP daba un giro a su política al proponer negociaciones con Israel para la creación de un Estado palestino. La negativa inicial del gobierno conservador israelí fue modificada por la presión internacional y la victoria electoral de los laboristas. Las conferencias de Madrid (1991) y Oslo (1993) sentaron a negociar a representantes de todas las partes implicadas en el conflicto.

El 13 de septiembre de 1993 se firmaba un acuerdo en Washington que significó la paz y el reconocimiento mutuo entre Israel y la OLP, y la concesión de autonomía para los territorios de Gaza y Cisjordania (en torno a Jericó), embrión de un futuro Estado palestino independiente. Bajo la fórmula ―paz por territorios‖, se contemplaba una gradual retirada israelí de parte de la zona ocupada, y un aumento de la autonomía de la misma. Este difícil proceso ha sido entorpecido por la oposición de sectores radicales en ambos bandos y ha sufrido graves tropiezos, como la matanza en la mezquita de Hebrón (1994), el asesinato del primer ministro israelí Isaac Rabin (1995) o el estallido de una nueva intifada en otoño del 2000.

CAPÍTULO III (Planeta Océano).

184

185

OCEANOGRAFÍA uestro planeta es una masa de agua salada con una profundidad media de 4.000 metros y ocupa el 70,8% de la superficie terrestre. Constituye la mayor parte de la biosfera, la delgada capa del planeta donde se desarrollan los seres vivos. Los Océanos son, asimismo, la mayor fuente de recursos naturales de la Tierra. Bajo las aguas de los Océanos existen relieves montañosos que, en ocasiones, superan en altura a los de los continentes. El conocimiento de las formaciones geológicas marinas, de sus formas de vida animal y vegetal, y de su composición química y mineralógica constituye el objetivo de la oceanografía. Las profundidades abisales eran inaccesibles para la ciencia hasta hace veinte años. Actualmente, gracias a los sumergibles y otros avances tecnológicos, el mundo del fondo del océano, sobre todo el que rodea las fuentes termales profundas, está desplegándose ante los ojos de los científicos en toda su riqueza. Según las últimas informaciones, se han identificado ya 500 especies de flora y fauna, de las cuales más del 90% existen sólo en estos ambientes extremos. Por otra parte, el fondo del mar sigue dando sorpresas. Los investigadores que lo estudian en el Océano Ártico han descubierto casualmente dos grandes volcanes activos allí dónde, supuestamente, no debería haber actividad volcánica. La ciencia oceanográfica está dividida en varias ramas estrechamente relacionadas entre sí. La oceanografía física estudia los movimientos oceánicos, y también el intercambio de energía entre el aire y el agua superficial de los mares. Tres son los tipos básicos de movimientos oceánicos: el oleaje, las mareas y las corrientes superficiales. Los movimientos oceánicos tienen importantes efectos en los procesos biológicos del mar, en la formación del relieve costero y en el clima, y su conocimiento es básico para la práctica de la navegación. La oceanografía química estudia la composición química del agua, las reacciones que tienen lugar en ella, y el origen de las sales marinas,

N

entre otros aspectos. La composición química del agua de mar no es uniforme para todos los mares. El aporte de sales disueltas procede de diversas fuentes, como el agua de lluvia o de los ríos. Las diferencias de salinidad, densidad y presión están directamente relacionadas con la temperatura y la profundidad. Estos factores influyen de manera decisiva en la creación de corrientes marinas. La oceanografía biológica se ocupa del estudio de las formas de vida marinas en todos sus aspectos: el ciclo vital de las especies, y los factores ecológicos de que dependen, entre otros. La oceanografía geológica investiga los aspectos del relieve marino, corno formación de playas, estudio del fondo oceánico, origen de los cañones submarinos y, en general, la historia geológica que ha determinado la actual distribución de los mares y océanos. Investigación: instrumentos y técnicas. El instrumental y las técnicas empleados en oceanografía son muy variados, teniendo en cuenta los diferentes ángulos desde los que se puede abordar esta ciencia. Para el conocimiento de las características del agua se emplean botellas ―Nansen‖ y ―Van-Dorhn‖, cuya peculiaridad básica es su capacidad de cerrarse a voluntad en un punto concreto de la masa oceánica, lo que posibilita el estudio del agua a diferentes profundidades. Estas botellas, acompañadas de termómetros de inmersión, pueden también medir la temperatura. Para el control y estudio de la dinámica marina se emplean instrumentos varios, como los correntómetros, para el análisis de las corrientes; los mareógrafos, para las mareas, y el lanzamiento de objetos flotantes, para conocer el recorrido de las corrientes marinas. Para investigar la composición de los sedimentos profundos, estratigrafía y naturaleza de los yacimientos, se utilizan grandes perforadoras que se clavan varios metros en el fondo. El análisis de los sedimentos más superficiales recurre al empleo de dragas y ―cucharas‖ de varios tipos.

186

Modernamente, el estudio de la oceanografía ha experimentado una verdadera revolución técnica. El empleo de potentes medios de captación de las ondas emitidas por un generador apropiado, ha hecho posible la investigación de la naturaleza morfológica del fondo con rapidez y comodidad. La televisión submarina ha permitido el estudio de áreas marinas. Tanto la temperatura, la salinidad y otros componentes físico-químicos, como la composición misma del plancton, son determinados de manera completamente automática y continua. El estudio de los seres vivos del medio marino requiere variadas técnicas e instrumentos, puesto que las formas y modos de vida son, asimismo, muy diferentes. Su Historia. Aunque la oceanografía como ciencia es una actividad moderna, existen estudios sobre el mar desde la Antigüedad. En los siglos XV y XVI los descubrimientos geográficos y las innovaciones técnicas renovaron el interés por el conocimiento de los mares y océanos. Este interés se intensificó con la revolución científica de los siglos XVII y XVIII. Se diseñaron instrumentos para recoger e investigar muestras de agua, registrar la profundidad y medir la temperatura, como también la salinidad; se estudiaron las corrientes superficiales y profundas del estrecho del Bósforo, comprobando que el agua de menor salinidad circulaba desde el mar Negro hacia el Mediterráneo, mientras que el agua más salada circulaba en el sentido opuesto y a mayor profundidad. Lavoisier, fundador de la química moderna, publicó en 1776 un análisis químico del agua de mar. Sin embargo, hasta el siglo XIX no tuvieron lugar los primeros sondeos marinos, por falta de instrumental científico adecuado, aunque ya Fernando de Magallanes, durante su viaje alrededor del mundo, trató de medir la profundidad del Océano Pacífico, soltando cuerdas que no llegaron a tocar fondo.

Buques oceanográficos En los tiempos modernos se han multiplicado los centros de investigación oceanográfica, así como las sociedades internacionales dedicadas a estos estudios. El buque oceanográfico es uno de los tipos de barco más altamente especializado. Dado que la oceanografía está constituida por un conjunto de ciencias, los barcos de investigación oceanográfica deben estar equipados para poder trabajar en varios campos, corno la meteorología, la química, la biología, o la geofísica. A mediados del siglo XX, el concepto de barco especializado en investigación oceanográfica estaba claramente definido, y en los años setenta existían ya unos 500 buques de este tipo en el mundo. Un barco de investigación debe medir aproximadamente 70 metros, tener un tableado que garantice la máxima estabilidad y poseer un bajo perfil sobre la línea de flotación para reducir los efectos del viento. Ha de tener una cubierta espaciosa que pueda contener maquinaria, grúas y otros equipos, laboratorios para analizar y conservar los ejemplares capturados, gran autonomía de navegación para viajes largos, equipos para mantener el rumbo a bajas velocidades y la capacidad de navegar en silencio total con la ayuda de motores eléctricos alimentados por baterías. También son necesarios cabrestantes, grúas y aparejos para las operaciones de fondeo, lanzamiento de redes y flotadores, y elevación de pesos. Para el anclaje en alta mar se disponen cables de acero inoxidable de más de 9.000 m de longitud. El buque oceanográfico tipo FLIP (Floating Instrument Platform), capaz de sumergir verticalmente su popa manteniendo la proa fuera del agua, es uno de los modelos más avanzados. Puede ser remolcado a cualquier lugar para, una vez allí, penetrar en las profundidades y constituir una estación investigadora estable, adecuada para realizar cuidadosas mediciones acústicas.

187

La expedición del Challenger. El 7 de diciembre de 1872 zarpó del puerto inglés de Portsmouth el H.M.S. Challenger, un velero de 2.306 toneladas equipado con un motor auxiliar de vapor, que durante tres años y medio navegó alrededor del mundo. El Challenger fue cedido por el Almirantazgo británico para un programa de exploración de las profundidades marinas, financiado por la Royal Society inglesa. Hicieron falta veinte años para catalogar toda la información obtenida por su tripulación y por los científicos que iban a bordo. Los logros del Challenger fueron muchos. Se fijaron algunas características del relieve oceánico. También se iniciaron las primeras investigaciones de las corrientes marinas y se observó que existían estratos bien definidos, con temperatura y salinidad prácticamente constantes en toda su extensión. Se llevó a cabo la descripción de más de 4.000 especies marinas y se hallaron los primeros nódulos de manganeso. Se determinó la profundidad oceánica media, y el flujo de agua del mar Mediterráneo al océano Atlántico. Se demostró que las cordilleras submarinas separaban las masas de agua fría de las de agua caliente, y se confirmó la existencia de vida incluso en las profundidades avísales. Lo contemporáneo. Las navegaciones del Challenger fueron seguidas por las del Calypso del Comandante Cousteau, adalid de la exploración submarina y autor de numerosas filmaciones y publicaciones que han divulgado el conocimiento de los mares y océanos y la necesidad de preservarlos. Esta nueva ciencia progresó lentamente, hasta que dos hitos ocurridos en 1958 le dieron renovado impulso: como resultado del Año Geofísico Internacional, científicos de todo el mundo incluyeron en un estudio del medio ambiente mundial, un importante apartado referido al Océano y, a mediados de ese mismo año, tras dos intentos

fallidos, el submarino nuclear estadounidense Nautilus completó un viaje histórico al Polo Norte navegando bajo el hielo mientras estudiaba las corrientes y las temperaturas del aire y el agua. Sin embargo, el estudio científico del mar exige su visión directa, y ello presenta un grave inconveniente: trabajar en inmersión. Sólo hay dos opciones: sumergirse en un habitáculo hermético y resistente a la presión ó respirar mezclas de gases suministradas a presión ambiente por medio de tubos ó de bombonas portátiles; el sistema respiratorio humano no da más opciones. Por otro lado, la solución ideal sería poder obtener el oxígeno del propio agua del mar. Esta utopía se hizo posibilidad científica en 1962, cuando Cousteau asombró a la Conferencia Submarina Internacional afirmando que el hombre podría respirar bajo el agua. El Comandante no fantaseaba; en realidad estaba convencido de que el ser humano podría inhalar directamente el oxígeno del agua implantándose una branquias artificiales, lo que, según él, era tecnológicamente posible, según unos experimentos realizados en un laboratorio holandés. La mayoría de los científicos, tras estudiar detenidamente la cuestión, cree hoy que no es factible que el hombre respire directamente agua del mar, ya que casi todos sus fluidos corporales son menos salinos que ella y los pulmones se deshidratarían irremediablemente. No obstante, los trabajos en laboratorios han demostrado con animales, que sí se podría respirar una emulsión hiperoxigenada de flurocarbono. La posibilidad está abierta. Por el momento, el único medio viable de permanecer bajo el agua un tiempo suficiente lo ofrecen las estaciones subacuáticas. Cousteau lo demostró repetidamente con su estación submarina ―Conshelf”, cuyo primer prototipo se sumergió en 1962. A bordo del último de sus prototipos, “Conshelf III” (1965), él mismo permaneció, junto a otros cinco oceanautas, 22 días bajo las aguas del litoral de Mónaco, a ciento diez metros de profundidad. Así, Cousteau demostró que era factible la futura colonización humana del fondo marino.

188

DERECHO DEL MAR l conocimiento del ordenamiento legal de los espacios marítimos es imprescindible para todo hombre de mar, máxime en el caso de los marinos de guerra, por la función de tutela de la navegación y vigilancia en la mar. Si bien el buque de guerra tiene estatuto de territorio del Estado de su pabellón, las funciones y autoridad que pueden desempeñar sobre otros buques civiles de su propio pabellón y de otros Estados, difieren en función del espacio marítimo en que se encuentre. El término ―Derecho del Mar‖ es relativamente reciente. Nacido en las Conferencias de Ginebra de

E

1958 y 1960, y sacralizado en las tareas de la Tercera Conferencia de Naciones Unidas sobre el Derecho del Mar ―Law of the sea‖, originarias del Convenio de Jamaica de 1982, se ha popularizado y propagado con rapidez. Ya pocos hablan del Derecho Internacional Marítimo, que como rama frondosa del viejo árbol del Derecho de Gentes se desgajó en múltiples particularidades y penetró en las corrientes caudalosas del Derecho Marítimo Comercial o Mercantil. Hoy en día, puede pensarse que cuando se habla de Derecho Marítimo coloquialmente, hay una clara referencia al Derecho Privado, como rama del Derecho Mercantil, mientras que el calificativo de Internacional nos sitúa en el marco del Derecho Público, que a su vez puede comportar un Derecho Internacional Marítimo para un tiempo de paz, y otro para tiempo de guerra, aunque la regulación y alcance del medio marino sea consubstancial a ambos. El Convenio de Jamaica es un convenio para la paz y, por tanto no contiene disposiciones aplicables al Derecho Internacional Marítimo en tiempo de guerra. Las facetas de la guerra marítima (sujetos, actividades bélicas, bloqueo, derecho de presa. contrabando de guerra y zonas marítimas de seguridad), caen fuera de ese Convenio. El término ―Derecho de la Guerra‖ ha sido últimamente más humanizado y ahora se conoce como ―Derecho de los Conflictos Armados‖. Puede afirmarse que pocas ramas del Derecho Internacional son tan antiguas como el Derecho del Mar -aunque no fuese éste el nombre con el que se conociese-, cuyo origen se pierde en la noche de los tiempos. Las ciudades-estado griegas protegieron de algún modo sus intereses marítimos comerciales, pero la noción jurídica de las fronteras marítimas era desconocida en el Imperio Romano, en cuyos límites estaban comprendidos todos los mares del mundo civilizado de la época. Más allá del Imperio, todos los mares eran tan libres como el aire y todos los hombres podían hacer uso de ellos. Pero cuando la unidad imperial fue sustituida por una pluralidad

189

de dominaciones políticas, surgió el concepto jurídico sobre el mar adyacente a la tierra, y en la Baja Edad Media las grandes ciudades mercantiles italianas comenzaron a reivindicar jurisdicciones marítimas exclusivas, Venecia sobre el Adriático, Génova sobre el mar Tirreno. Se justificaban tales reclamaciones como exigencias para la defensa contra la piratería, pero en realidad nacían como pretextos para el cobro de impuestos a la navegación. Las nociones de libertad de los mares y de soberanía del Estado costero sobre sus aguas limítrofes se desarrollaron simultáneamente, y lucharon entre sí en el contexto de las relaciones internacionales durante siglos, pero en el norte de Europa se produjo un resultado más rápido, con intentos del control de la pesca, la navegación y el comercio, y ya en el siglo XIII los Estados marítimos septentrionales reconocen la noción del mar territorial y, por oposición a éste, la de mar libre, aunque sin ponerse de acuerdo sobre el límite entre uno y otro. La costumbre y los usos marítimos configuran un Derecho del Mar, que no tiene sin embargo un carácter internacional hasta el siglo XVII en el curso de la querella histórica entre los juristas Grocio y Selden. Esta época puede ser considerada como el verdadero comienzo del Derecho Internacional clásico del mar, fundado sobre el concepto de la libertad de los mares. Con anterioridad no existían sino codificaciones fragmentarias insertadas en el marco del Derecho de Gentes, basadas en reglas usuales establecidas bajo la presión de las necesidades y exigencias de la navegación marítima. La gran excepción surge en la dramática disputa sostenida entre España y Portugal, resuelta por la bula ―Inter caetera‖ del papa Alejandro VI, promulgada el 4 de mayo de 1493, sobre la reivindicación de una y otra nación sobre todas las aguas, en la época de los descubrimientos. No es propiamente una reglamentación jurídico-marítima, sino un reparto de zonas de influencias oceánicas entre españoles y portugueses.

Consecuencias del Convenio. El Derecho del Mar, adoptando por tanto el término generalizado, ha sido una de las ramas del Derecho Internacional Público que ha conocido en las últimas décadas un sostenido proceso de revisión y desarrollo, y en el que nuevos conceptos han surgido desplazando y superando a viejas definiciones. Las insuficiencias de las grandes conferencias codificadoras de un lado, y las transformaciones políticas, económicas y tecnológicas de otro, contribuyeron decisivamente a su replanteamiento general y a la adopción de un convenio multilateral, tras la más larga Conferencia de Naciones Unidas sobre la problemática marítima, de la que aún no pueden extraerse deducciones definitivas. La exigencia de la propia comunidad internacional interviene directamente en su conformación, a través de las transformaciones políticas, con el acceso a la independencia de países sometidos a regímenes coloniales que integraban una mayoría de Estados en vías de desarrollo, que reivindicaban un nuevo orden económico internacional; transformaciones económicas derivadas del aumento de la necesidad de recursos energéticos y minerales, además de los destinados a la nutrición; transformaciones tecnológicas en las que se ofrece la posibilidad de la explotación de los recursos marinos a distancia y a profundidades impensables, con la perspectiva de la utilización del mar en nuevos usos revolucionarios. EI hombre viene a depender cada vez más del mar, que le proporciona un razonable medio de transporte, una buena despensa de proteínas y la posibilidad de explotación de recursos energéticos y minerales como el petróleo y los codiciados nódulos de manganeso; puede decirse que si el mar muriese, el hombre moriría con él. Un factor de importancia fue el conocimiento del valor potencial de los nódulos de manganeso, que fueron descubiertos en la primera expedición de investigación oceanográfica realizada por el buque británico HMS Challenger. Estos nódulos de

190

manganeso, especie de guijarros redondos o en forma de papas, contienen por lo menos veintisiete elementos en proporciones variadas y al menos otros catorce compuestos que varían también ampliamente. Son pequeñas esferas, creadas de modo continuo por la propia precipitación del agua, lo que hace que este recurso sea parcialmente renovable. Sus componentes principales, además del citado manganeso, son níquel, cobre y cobalto. Pero aparecen también hierro, bario, molibdeno, cinc, estroncio, etc. Se encuentran dispersos en los fondos de las plataformas continentales y en las cuencas oceánicas y también en las aguas poco profundas de algunos lagos de agua dulce. Las reservas calculadas, según estudio de expertos de las Naciones Unidas, son mucho mayores que las que hasta hace poco, (que ya eran muchas), se habían estimado. Su valor potencial es altísimo y para su extracción existe en la actualidad, una gran capacidad técnica; el único problema para su explotación es que depende ―de la capacidad económica y operacional‖. Fue por tanto, este mágico señuelo de los nódulos polimetálicos (así llamados también), uno de los más directos acicates para la constitución de la Comisión de los Fondos Marinos y Oceánicos, pero también actuarían de motor impulsor otros condicionantes, como la creciente presión de la población y la nueva tecnología, que causaban un enorme aumento de la pesca, con peligro de extinción de algunas especies; el desarrollo de nuevas técnicas por parte de las superpotencias para colocar en el suelo marino, incluso a profundidades muy notables, dispositivos de vigilancia y armas nucleares y convencionales de destrucción masiva, constituyendo sus submarinos nucleares una amenaza cierta en caso de accidente para muchos Estados costeros. Los desastres del vertido de petróleo de los grandes petroleros, fueron demostrando dramáticamente al mundo que la ciencia y la tecnología modernas podían producir efectos inesperados y peligrosos, que dañaban seriamente el

ecosistema del mar. De hecho, se trataba claramente de un problema que rebasaba los límites nacionales y sin embargo no existía un mecanismo internacional para tratarlo adecuadamente. La explotación cada vez más intensa de la riqueza de las plataformas continentales, en especial pescado y petróleo, fueron obligando a los países ribereños a defender cada vez más esas riquezas para su utilización propia manteniendo a los ―extranjeros‖ tan lejos de ellas como les fuese posible. Hacia finales de 1967, aproximadamente, una docena de países ya reivindicaban algún tipo de jurisdicción más allá de las doce millas o de los doscientos metros de línea isobática, y hacia 1970 su número había alcanzado los dieciocho. No era todavía un número excesivo y entre ellos no se encontraba ningún Estado marítimamente importante, pero ello constituía un claro signo indicativo de una tendencia peligrosa. La ―Comisión de Fondos Marinos‖ tuvo que asumir éstos y otros acontecimientos de menor entidad, en virtud de un mandato que se vió desde el primer momento como limitado e insuficiente. Veamos las delimitaciones y condicionantes de los espacios marinos determinados por la Comisión: Aguas Interiores. Son las aguas que penetran en el interior del territorio del Estado, comprendiendo bahías, ensenadas, puertos, canales marítimos, radas, estuarios, etc., bajo soberanía del Estado, que al igual que en el territorio, se extienden al espacio aéreo, suelo y subsuelo de dichas aguas; son aguas situadas en el interior de las líneas de base del Mar Territorial. Estas líneas tienen gran importancia a efectos de delimitación de espacios marítimos, pues cumplen una doble finalidad: por un lado delimitan hacia adentro las aguas interiores y por otro, delimitan hacia afuera el mar territorial. Pueden ser de dos clases: línea de base natural o línea de base recta.

191

La primera es la establecida por la propia naturaleza, siguiendo la línea de bajamar a lo largo de la costa. La línea de base recta es aquella que determina el Estado ribereño cuando la costa a la que se refiera tenga profundas aberturas o escotaduras, o exista una franja de islas. Mar Territorial. Todo Estado tiene derecho a establecer la anchura de su mar territorial hasta un límite que no exceda de 12 millas náuticas, medidas a partir de la línea de base. La delimitación de mares territoriales entre Estados vecinos, con costas situadas frente a frente o adyacentes, no dá derecho a ninguno de ellos, salvo acuerdo en contrario, en extender su Mar Territorial más allá de la línea media determinante. Esto tiene una excepción en caso de existencia de derechos históricos u otras circunstancias especiales. El Estado ribereño ejerce plena soberanía en el Mar Territorial pero tiene ciertas limitaciones impuestas en interés de la comunidad internacional. Puede dictar normas en materia de defensa, orden público, sanidad, fiscal, navegación y pesca; además tiene jurisdicción, lo que le faculta para conocer y enjuiciar los hechos ocurridos en sus aguas. También un derecho de reserva de ciertas actividades marítimas como la pesca y el cabotaje para buques propios. Pero, en contrapartida, debe admitir el llamado ―paso inocente‖ de buques extranjeros, tanto civiles como de guerra, siempre que el paso no sea perjudicial para la paz, el orden o la seguridad del Estado ribereño. Zona Contigua. Esta zona comprende un espacio marítimo que se extiende más allá del límite exterior del Mar Territorial, y en la que el Estado ribereño puede ejercer determinadas competencias, como tomar medidas de fiscalización necesarias para prevenir infracciones a sus leyes y reglamentos cometidas en

su territorio o en su Mar Territorial, y sancionar esas infracciones. Plataforma Continental. Comprende el lecho y el subsuelo de las áreas submarinas que se extienden más allá de su Mar Territorial, y a todo lo largo de la prolongación natural de su territorio hasta el borde exterior del margen continental. Cuando este borde se encuentra a una distancia superior a las 200 millas, el límite de la Plataforma no excederá de 350 millas marinas, salvo casos especiales. Zona económica exclusiva (ZEE). El espacio adyacente al Mar Territorial hasta una distancia de 200 millas náuticas, contadas a partir de la línea de base. El Estado tiene derechos soberanos sobre dicho espacio a efecto de explotación de sus recursos naturales, de manera que sí dicho Estado no explota dicho recurso, nadie podrá emprender estas actividades sin su expreso consentimiento. En estas zonas, todo tipo de embarcaciones gozan de libertad de navegación y de otros usos del mar, internacionalmente legítimos. Ahora bien, este espacio podrá ser fuente de futuros problemas, pues se da la circunstancia de que las reservas piscícolas, las reservas de hidrocarburos y los nódulos polimetálicos se encuentran, en su mayor parte, dentro de las 200 millas. Alta Mar. Empieza desde el límite externo de la ZEE, pudiendo definirse por exclusión como aquella parte de mar fuera de las fronteras del Estado. Es decir, un espacio que no está sometido a ninguna soberanía y, por tanto, no puede ser ocupado por nadie bajo ningún título, y está sometido a un ―status‖, cuyo principio esencial es la libertad de navegación para que todos puedan usarlo libremente.

192

La Convención de Jamaica de 1982 reserva la Alta Mar para fines exclusivamente pacíficos y reitera la prohibición de cualquier reivindicación de soberanía. Así mismo recoge buena parte de la codificación del Derecho consuetudinario anterior, sobre nacionalidad de los buques, derecho al pabellón, régimen jurídico del buque, inmunidad de los buques de guerra, piratería, tráfico de estupefacientes, derecho de visita y captura, persecución ininterrumpida, y tendido de cables y tuberías submarinos, requiriendo también que los Estados ejerzan de manera efectiva su jurisdicción y control en materias administrativas, técnicas y sociales sobre los buques que enarbolen su pabellón. Conclusiones. Con todos sus defectos y lagunas, el Convenio de Jamaica ha sido el primero en tratar todos los aspectos de la utilización de los espacios marinos y sus recursos, y no solamente ha codificado el derecho existente, sino que lo ha enriquecido con nuevos conceptos, tales como el de la ―zona económica exclusiva‖, o del ―patrimonio común de la Humanidad‖. Ha intentado igualmente aportar una importante contribución a la paz y la seguridad entre los

Estados, en la medida que contiene disposiciones precisas concernientes a los distintos límites de zonas marítimas, el régimen aplicable al paso de los navíos y aeronaves y los derechos y obligaciones de los Estados. No debe pensarse que de un somero análisis del proceso de negociación de la última Conferencia de Naciones Unidas sobre el Derecho del Mar, puedan extraerse conclusiones definitivas. La actitud de los Estados determinará la importancia histórica de unas negociaciones que duraron casi diez años, y el futuro marco de aplicación de las disposiciones del Convenio no podrá ser otro que el que la comunidad internacional quiera que sea. A pesar de que subsidiariamente el Convenio busca disminuir las diferencias entre los países industrializados y los subdesarrollados, mediante un más fácil acceso de estos últimos a las más avanzadas concordias, todavía parece lejana la nueva imagen del mar como razón de entendimiento y concordia entre los hombres. Basada substancialmente sobre elementos jurídicos, económicos, financieros, científicos y técnicos, la Tercera Conferencia de Naciones Unidas sobre el Derecho del Mar fué, ante todo, una conferencia política que ha tratado de prefigurar un nuevo orden oceánico mundial.

193

TECNOLOGÍA NAVAL oy, los barcos están dotados del instrumental necesario para determinar tanto el rumbo como la posición de la nave. La brújula se utiliza para determinar los rumbos y puede ser magnética o giroscópica; el radar permite descubrir y fijar la posición de naves cercanas en condiciones de escasa visibilidad o de otro tipo de obstáculos; el radioorientador es un instrumento que recoge las señales emitidas desde el litoral por radiofaros; la sonda mide la distancia entre la quilla del barco y el fondo marino. Los métodos clásicos para determinar la situación y el rumbo de un barco son la navegación celeste y la electrónica. La primera se basa en la observación del sol, los planetas y las estrellas. Sus instrumentos fundamentales son el sextante, que mide la altura del sol o de una estrella y la relaciona con la posición del barco, y el cronómetro, un reloj de precisión que suministra datos de situación a partir de las variaciones respecto al tiempo del meridiano de Greenwich correspondiente a una longitud de 0 grados. Los sistemas de navegación electrónica recogen y procesan informaciones procedentes de las emisiones de señales de radio. Los más importantes son el LORAN (Longe Range Navigation), la principal ayuda radioeléctrica en las navegaciones transoceánicas con un alcance entre 1.400 y 2.500 kms y el SHORAN (Short Range Navigation), sistema de navegación de corto alcance que se sirve de las indicaciones del radar y tiene un radio de acción de unos 150 kms. Navegabilidad. A lo largo del siglo XX se desarrollaron todos los elementos necesarios para que las condiciones de navegabilidad de los barcos sean óptimas. La inventiva y medios de la ingeniería naval no están agotados, sino que por el contrario, prosiguen con éxito en su tarea de facilitar un transporte más rápido, cómodo y eficaz, a través del planeta ―Mar‖.

H

Entre estos aspectos dos de los más importantes fueron la disminución del rozamiento en el agua y la estabilidad de las embarcaciones. La estabilidad es la capacidad que tiene un barco de conservar o recuperar la verticalidad cuando las condiciones de navegación son malas. Depende del centro de gravedad, punto medio de todos los pesos de la nave, y del centro de flotación, en el que convergen todas las fuerzas de flotación. El centro de gravedad ejerce una fuerza hacia abajo y el de flotación hacia arriba. En reposo, el primero siempre se halla por encima del segundo, en la misma vertical. Cuando el barco se inclina lateralmente por la acción de las olas, también lo hace el eje que une el centro de gravedad y el de flotación. Esta inclinación se llama ángulo de escora, cuyo punto crítico depende de la distancia entre el centro de gravedad y el de flotación: a mayor distancia entre ambos, menor es dicho ángulo. Para que la estabilidad de los navíos sea máxima, conviene que el ángulo sea grande y, por tanto, la distancia entre ambos puntos lo más reducida posible. Como el centro de flotación de un barco no se puede modificar, es necesario variar el centro de gravedad. Por eso los elementos más pesados, motores y cargas, se sitúan en la zona inferior de los barcos. Hasta no hace mucho, todos los medios de navegación fueron flotantes, es decir estaban basados en la llamada sustentación hidrostática, en la que el volumen de agua desplazado por la carena, tiene en todo momento el mismo peso que el del buque. Las grandes limitaciones que impone el medio marino al buque de casco convencional, frenó la posibilidad de mejorar sustancialmente la velocidad de estos medios flotantes. Y es que la potencia empleada para lograr que un buque avance la absorben, mayoritariamente, dos clases de resistencias; la de rozamiento (producida por la fricción con el agua de toda la superficie de la carena) y la de formación de olas (que constituyen las clásicas y características estelas y ―bigotes‖). La primera aumenta más o menos linealmente con la

194

velocidad. La segunda, al contrario, lo hace proporcionalmente a su quinta potencia. No resulta pues, posible, un considerable aumento de la velocidad en un casco de carena clásica, más allá de un determinado límite. Para dominar el rozamiento con el agua y lograr así mejoras en el consumo de combustible y la velocidad, se comenzaron a fabricar cascos de diseño más estilizado. Nuevas Tecnologías. Se pretende obtener prestaciones superiores, utilizando unos proyectos y diseños radicalmente distintos de los clásicos. Estos nuevos tipos, ahora son posible gracias a las nuevas tecnologías y a sus logros en equipos propulsores, plantas motrices de alta potencia y reducido peso, materiales de alta resistencia y fiabilidad, pero sin duda alguna es la informática la que más ayuda en su proyecto y puesta a punto. Se ha impulsado el desarrollo de naves con un grado mínimo de contacto con la superficie del agua, como el hidrodeslizador. Existen ya en funciones, desde hace tiempo en su aplicación comercial, los hidroalas (en inglés: hydrofoils); usan otro sistema de sustentación, la hidrodinámica o de planeo; en unidades de este tipo, el peso del volumen del agua desplazada por la carena resulta, a partir de ciertas velocidades, menor que el del propio buque. Los hidroalas se elevan para suprimir la resistencia del agua contra el casco; de esta manera pueden desplazarse con suavidad sobre el agua. Hay otro sistema de sustentación, la aerodinámica y aerostática, aquí, la diferencia entre el mayor peso del buque en relación con el del volumen del agua desalojada, se compensa mediante la instalación de un ingenio neumático suficiente en el aerodeslizador (hovercraft). Literalmente, ―ingenio o nave (craft) que se desliza por el aire (to hover)‖-(ACV air cushion vehicle). Los aerodeslizadores llevan un faldón que les permite deslizarse sobre cualquier superficie

mínimamente nivelada (como agua, terrenos pantanosos o nevados, etc). Es una embarcación de superficie plana con un colchón de aire en su parte inferior. Se desplaza a ras de suelo o de la superficie del agua sustentado por una capa de aire a presión. Una potente hélice, situada verticalmente, llamada de sustentación inyecta aire hacia abajo y mantiene la nave a flote. Otras hélices situadas en disposición horizontal, sirven como elementos de propulsión. Tiene gran versatilidad, pues se puede emplear sobre agua, tierra o barro. Se ve limitada por el alto consumo de combustible que exige la hélice de sustentación y su inestabilidad en determinadas condiciones. Ambos tipos consumen energía para sostenerse, a diferencia de las embarcaciones convencionales y los vehículos de ruedas que se sostienen por sí mismos.

195

Lo militar se adelanta. El catamarán es una embarcación oriunda de las costas de Coromandel (India) y se caracteriza por estar constituida por dos o tres cascos independientes unidos entre sí. Una de sus primeras aplicaciones militares fue el cañonero Demologos, de Robert Fulton, en 1812. En el catamarán se aprovecha al máximo el efecto que produce el disponer de un alto par de adrizamiento, debido a la gran separación existente entre ambos cascos. Al propio tiempo, esta separación permite disponer de una amplia y despejada cubierta de generosas dimensiones. Su estabilidad es alta, y el que en su desplazamiento no intervengan tecnologías atípicas les proporciona considerable seguridad y gran inercia de flotación. Su propia configuración, les hace poseer peculiares cualidades de navegación cuyas características resultan potenciadas. El hecho de que los catamaranes dispongan de un menor espacio interior que los cascos convencionales, obliga a emplearlo en los servicios indispensables (propulsión, combustible, etc) utilizándolo en menor grado y dejando a los demás (habitabilidad, electrónica, etc), ubicados o constreñidos a las superestructuras, o utilizar ingeniosas soluciones que permitan llegar a un compromiso válido. Su peculiaridad de bicasco exige instalar propul-

sión en cada uno de ellos, obligando a emplear doble motorización, cuando un monocasco de similar desplazamiento podría utilizarse sencilla. Pero los dos propulsores tan separados entre sí les proporcionan gran maniobrabilidad, ya que actúan desde las posiciones más exteriores y más favorables. Un derivado del catamarán es el ―buque de efecto superficie‖ (BES), uno de los que se considera con mayor futuro. Consiste, básicamente, en un casco de tipo catamarán al que, mediante sendos faldones flexibles, se les encierran los extremos de proa y popa formando una cavidad estanca. En ésta se insufla aire a una presión determinada, formándose una burbuja interior que levanta el casco, con lo que se logra una efectiva y apreciable disminución del calado, y consecuentemente del desplazamiento, a base de una sustentación neumática parcial que llega a alcanzar hasta el 75/80% del peso total. Sus principales ventajas son: alto índice de transporte, gran superficie útil de plataforma, gran velocidad, buen comportamiento en la mar, excelente maniobrabilidad, alta fiabilidad y baja vulnerabilidad. Por lo que respecta a la propulsión, la más habitual es la de cañón de agua, chorro o ―hidro-jet‖; naves con estas características ya están operando para la guerra de minas, aprovechando su escasa firma acústica y la ligera presión ejercida.

196

La más futurista versión del buque catamarán la constituye el concepto SWATH (Small Water Area Twin Hull) o bicasco de reducida carena mojada y que consiste, básicamente, en un catamarán de cascos muy finos y de muy poca resistencia al avance, a cuya parte inferior se adosan sendos cuerpos fusiformes que le proporcionan la necesaria sustentación arquemediana. Los SWATH ofrecen como principal cualidad su extraordinario comportamiento en aguas duras a una velocidad relativamente baja. La ventaja del SWATH estriba en que al quedar ambos cuerpos sumergidos, a veces a bastante profundidad, no suelen verse afectados por el mal estado de la mar, ya que no flotan encima de ésta sino dentro de ella. La gran separación entre uno y otro cuerpo flotante permite disponer de grandes y espaciosas cubiertas. La consecuencia de todo ello es que son buques muy estables y razonablemente rápidos, que poseen la ventaja de que su velocidad y estabilidad logra mantenerse incluso en mares bastante agitados. Propulsión. Respecto a su viabilidad cabe indicar que depende, sobre todo, de una colección de condicionantes tecnológicos entre los que el equipo propulsor no es el que menos importancia tiene, de ahí que todos estos sistemas hayan surgido, con mayor insistencia, a partir del momento en el que se pudo disponer de plantas motrices de alta potencia y poco peso (turbinas de gas), así como de motores diesel con alta resolución peso/potencia. En buques de superficie, los sistemas de propulsión que cabe prever en lo posible son los convencionales o combinados. Éstos permiten que la propulsión se obtenga mediante cualquier combinación de las unidades generadoras, es decir, la nave se puede propulsar únicamente con la turbina, solamente con cualquiera de los grupos diesel, o con todos ellos funcionando simultáneamente, configuración con la que se obtiene las máximas prestaciones de velocidad. Los motores eléctricos parecen estar llamados a gozar de mayor predicamento. La opción

nuclear parece destinada a persistir únicamente en la propulsión de submarinos, y tal vez, en algún que otro buque importante de superficie: portaaviones; la primera aplicación de la energía nuclear a la navegación se produjo en 1958 en un mercante experimental estadounidense, el Savannah. En el capítulo de los submarinos convencionales la propulsión anaeróbica es considerada no ya como una necesidad más, sino como algo que comienza a resultar totalmente imprescindible. La propulsión submarina puede acabar obteniendo un poderoso aliado en la industria del automóvil, que experimenta asimismo diversos tipos de baterías para conseguir el llamado vehículo ecológico puro. El hidrojet, ofrece algunas ventajas sobre la hélice como es una mayor arrancada y maniobrabilidad, ausencia de salientes en la obra viva, etc.-, lo que llegado el momento podría resultar un aliciente a tener en cuenta. Las hélices ya poseen unos extremos de sofisticación en sus formas verdaderamente notorios, con un número de palas bastante alto –hasta cinco o siete, tal vez incluso más en los submarinos de últimas generaciones. El caballo de batalla de las hélices actuales de un buque militar, de superficie o submarino, reside, tanto o más que en la potencia absorbida y consecuentemente en la velocidad y fuerza generadas, en hacerlo realizando tan poco ruido como sea posible, ya que los sonares submarinos poseen niveles de sensibilidad casi inimaginables siendo capaces de descubrir buques a enormes distancias. Con la puesta en servicio de los cazaminas de última generación ha empezado a emplearse, asimismo, un tipo de propulsor conocido ya desde los años 30´pero, con la excepción de unos pocos y precisos casos, muy poco empleado en buques de guerra; el propulsor epicicloidal, que permite maniobras muy precisas y radicales; por lo que respecta a motores eléctricos, el fenómeno llamado de superconductividad está destinado a resultar, sino revolucionario, si por lo menos un tanto definitivo. La propulsión magnetohidrodinámica se encuentra aún en fase de estudio.

197

198

MARINA MERCANTE ndiscutiblemente, el mar es el sistema protector de la vida del planeta Tierra; algunas veces es un campo de batalla, y con frecuencia, un parque de aventuras. Durante siglos la humanidad ha viajado por los océanos en busca de comercio o para ampliar sus propias fronteras. Muchos avances se han llevado a cabo de una forma gradual debido a nuevos métodos de fabricación de barcos y a los materiales disponibles, así como las zonas de operación de los barcos de muchas naciones, que varían desde pequeñas balsas costeras a embarcaciones capaces de cruzar los océanos del mundo. Los océanos ya no son solamente un gran camino de unión de los pueblos. Se han revelado como una gran despensa para la existencia de la especie humana. Sus reservas de alimentos renovables, por una pesca discriminada y acuacultura; los recursos energéticos del petróleo submarino; la producción de energía derivada del agua, de las corrientes y los vientos; y los minerales, representados principalmente por los nódulos polimetálicos o nódulos de manganeso, de los cuales ya comentamos, cuando abordamos el escrito sobre los ―Derechos del Mar‖. Pero los océanos son sobre todo una vía comercial, las arterias que dan vida a las economías internacionales. El barco es el medio por el que se reparte riqueza, se intercambia y se exporta, y sus tripulaciones, capaces del trabajo más duro, ayudan a crear las condiciones para que el comercio tenga éxito. De forma individual, estos hombres y mujeres tienen una responsabilidad impresionante: en un

I

buque portacontenedores típico, su cargamento pueden representar una inversión de millones de dólares. Viajando con rapidez de puerto a puerto, estas tripulaciones tienen unas experiencias de los riesgos del mar que intimidarían a cualquiera; sin embargo, los marineros aceptan estos retos con una profesionalidad tradicional. Millones de cargamentos y de pasajeros llegan a puerto sin incidentes. Estadísticamente, pocos de éstos llegan a los titulares de los periódicos que puedan acarrear serias consecuencias medioambientales y de seguridad, poniendo de relieve el excelente juicio y habilidad que esta profesión exige cada día. Cuando hablamos de intereses marítimos, estamos hablando principalmente de intereses económicos, que hoy en día, con el nuevo ―Derecho del Mar‖, han ampliado los horizontes y las oportunidades de los países ribereños, no sólo en cuanto a su soberanía en las doce (12) millas de Mar Territorial, sino en su extensión hasta las doscientas (200) millas–Zona Económica Exclusiva-para los fines de exploración, explotación, conservación y administración de los recursos naturales, animales y minerales, tanto de las aguas suprayacentes, como de los fondos marinos y su subsuelo ... Al servicio del hombre. Desde la Segunda Guerra Mundial, la tecnología, las necesidades mercantiles y los intereses militares han sido las principales causas de la evolución en el diseño de los barcos. El avión ha supuesto, por otro lado, una gran competencia para los barcos, como medio de transporte en viajes de larga distancia, tanto de

199

pasajeros como de mercancías, al ser más barato y rápido. Sin embargo, los cargueros llevan todavía la mayor parte del cargamento de mercancías. En cuanto al transporte de personas, después de la Segunda Guerra Mundial se construyeron todavía algunos transatlánticos, pero la comodidad y la rapidez del avión los hicieron fracasar como medio de transporte. No obstante, se les encontró otra utilidad. Se los convirtió en cruceros de lujo, hoteles flotantes para hacer viajes de placer, de creciente demanda. Con el tiempo, los transatlánticos redujeron sus dimensiones y fueron diseñados especialmente para los cruceros de lujo. Estos barcos realizan su recorrido, generalmente, por la noche, atracando de día en distintos puertos donde los viajeros pueden abandonar el barco para hacer compras o excursiones. Los ferrys o transbordadores, igualmente, se

popularizaron para traslados cortos entre islas o del continente a una isla cercana, pudiendo transportar tanto personas como coches. Estos barcos han aumentado el tamaño v su eficacia, siendo muy rápidos en su carga v su descarga. Barcos almacenes y especializados. Como ya se ha dicho, después del invento del avión, los grandes barcos han quedado, principalmente, para el transporte de larga distancia de todo tipo de mercancías. En muchas ocasiones, la clase de carga condiciona la estructura interior de los buques, en busca sobre todo de un mayor aprovechamiento del espacio, lo que afecta sobremanera su diseño: se transportan cargas como cereales o automóviles en barcos con gran espacio interior, con la maquinaria en la popa y los depósitos en la proa. Para el transporte de automóviles se diseñaron los llamados buques rollon/roll-off, un sistema que facilita la carga y la descarga de los vehículos.

200

La rapidez de cargar y descargar mercancías es una clave del éxito de los barcos como medio de transporte. Los contenedores, que almacenan todo tipo de mercancías, son cargados en barcos portacontenedores, que poseen bodegas especiales para guardarlos; en su disposición la maquinaria se sitúa en la popa y las bodegas en la proa. En los muelles, hay maquinaria especial para efectuar la carga y la descarga de los contenedores, lo que abarata el transporte, ya que no es necesario que cada barco disponga de maquinaria de carga y descarga. El transporte de mercancías es un sistema integrado, donde cada elemento cumple su función. Los contenedores se preparan en la misma fábrica o en el puerto. Son trasladados por carretera o ferrocarril hasta el muelle. Los barcos transportan los contenedores hasta grandes puertos, donde son descargados y trasladados en barcos más pequeños, camiones o ferrocarril hasta su lugar de destino final.

El petróleo y el gas natural han encontrado también en los barcos un medio de transporte ideal, ya que de no ser por ellos, su traslado de unas zonas a otras sería imposible. La alta demanda de combustible ha tenido como consecuencia que estos grandes barcos se desplacen constantemente por todo el mundo. Las dimensiones de los petroleros actuales son enormes para poder almacenar gran cantidad de crudo y de esta manera, hacer posible que el precio del barril de petróleo no se encarezca demasiado por el transporte. La capacidad de los petroleros ha ido aumentando a medida que lo hizo la demanda de energía. De una capacidad no superior a 50.000 toneladas antes de la Segunda Guerra Mundial se pasó a las 100.000 toneladas en la década de los

201

sesenta. En la actualidad, existen petroleros con capacidades que van de las 200.000 a las 400.000 toneladas, e incluso algunos petroleros sobrepasan esta última cifra. Por su parte, el gas natural se transporta en barcos portadores de gas licuado, equipados con tanques con aislamiento especial, en los que se almacena el gas a una temperatura de 100 °C para reducir su volumen. La extracción tanto de petróleo como de gas, cuando se realiza en aguas profundas,

obliga a las compañías a contar con barcos perforadores que mantienen la estabilidad durante tal trabajo, gracias a estar dotados de sistemas de control dinámico de posición, sistemas de inmersión saturada, y torres de perforación; también existen barcos de suministros, especialmente diseñados para ese fin, y ya comentamos sobre los oceanográficos que pueden, una vez fondeados, sumergir verticalmente su popa, convirtiéndola en un laboratorio subacuático.

202

MARINA MILITAR l diseño de los buques de guerra también se ha ido adaptando a las cambiantes necesidades operativas. Las armas guiadas con precisión, la tecnología anti-radar, los misiles de crucero con peso estratégico, los misiles balísticos tácticos, la defensa antimisil, la vigilancia por satélite, etc. Siempre las minas. Una gran amenaza moderna para los barcos de guerra son las minas, tanto las que se activan magnéticamente como las acústicas o las de presión. La guerra de minas actual enfrenta por un lado a las unidades de cazado y dragado de minas y por otro a sistemas multifuncionales que incorporan elementos de inteligencia artificial. Según el principio por el cual la mina actúa, éstas se clasifican en minas de contacto o de influencia. Atendiendo al método por el cual son fondeadas, existen minas flotantes (prohibidas por la Convención de la Haya de 1907, ya que derivan sin control a merced de las corrientes), de fondo (descansan en el lecho marino) y de orinque (la mina se encuentra a una determinada profundidad, unida a un peso que reposa sobre el fondo). También, en base a su movilidad nos encontramos con minas fijas y autopropulsadas. Éstas últimas son lanzadas, por ejemplo, desde un submarino, y la mina navega por sus propios medios hasta una posición programada, donde se convierte en una mina fija. Así es posible minar el acceso a puertos enemigos de manera discreta y sin arriesgar la unidad minadora. El campo minado es igualmente letal para fuerzas de ambos contendientes, ya que la mina es incapaz de discriminar entre buques amigos o enemigos, pero según su empleo, se puede distinguir entre minado defensivo, en el que buques minadores fondean las minas en lugares determinados y se determinan canales seguros de difusión restringida que permitan el paso de los

E

buques aliados, y el minado ofensivo, que consiste en minar los puertos enemigos o sus accesos, normalmente mediante submarinos o aeronaves, ya que es necesario en este caso un medio bien discreto (como el submarino), o bien rápido (como la aeronave), capaz de evadir la previsible reacción enemiga. El minado mediante aeronaves tiene además la ventaja de que se puede refrescar un campo previamente minado, sin riesgo para la unidad minadora. Recientemente ha aparecido un nuevo ingenio en la guerra de minas: la mina con capacidad de ataque. Este sistema es una combinación de un sistema encapsulado que contiene una arma antisubmarina o antisuperficie (un torpedo), o incluso antiaérea (un misil). Otra de las características que hace tan preocupante este tipo de amenaza es que las minas pueden ser fondeadas, no sólo mediante buques especialmente dedicadas a este cometido (minadores), sino, como ya hemos dicho, por aeronaves, submarinos, robots subacuáticos, buceadores, mercantes, pesqueros y embarcaciones de cualquier tipo. Para contrarrestar la amenaza de las minas se emplean dragaminas y cazaminas, buques diseñados específicamente para esta delicada misión, que utilizan materiales no magnéticos (tradicionalmente la madera, y más recientemente diferentes fibras compuestas). Más recientemente se han empleado en estos cometidos a helicópteros, equipándolos con dispositivos remolcados y sofisticados sistemas de detección. La diferencia entre la draga y la caza de minas radica en que la primera consiste en que el dragaminas remolca una rastra por su popa. Esta rastra es específica según el tipo de mina que se pretende dragar. Por el contrario, los cazaminas buscan objetos sumergidos mediante el empleo de su sonar. Una vez detectado el contacto, se envía un robot submarino para su identificación, y posteriormente buceadores para su desactivación o neutralización.

203

Para combatirlas se han creado naves y armas, mísiles o torpedos, que reducen su señal y las posibilidades de ser alcanzados por ellas. Se utilizan materiales especiales y diseños que reducen el perfil de los barcos por encima del nivel del agua. Existen procedimientos que reducen la señal magnética, produciendo un campo magnético opuesto. Para contrarrestar las señales acústicas, se utilizan procedimientos de aislamiento de las fuentes de ruido dentro del barco. La detección de un barco por infrarrojos, igualmente se ha reducido, disminuyendo las fuentes de calor en el interior. Los dragaminas, hoy en día, detectan las minas y colocan cargas a su alrededor por medio de pequeños vehículos, dirigidos por control remoto. Las nuevas amenazas del enemigo son contrarrestadas con nueva tecnología para combatirlas y, por eso, hoy día, los barcos y sus armas se han sofisticado al máximo y están equipados con los últimos adelantos electrónicos e informáticos. En la actualidad es habitual que las minas combinen dos sistemas de detección para asegurar su detonación con éxito, así como sistemas de retardo diseñados para que no actúen al paso de unidades menores (como los cazaminas) y sí lo hagan ante una unidad valiosa del enemigo. Las minas más modernas son muy difíciles de rastrear, y ello supone un gran esfuerzo en términos económicos, de tiempo, y de medios. Y para complicar aún más las cosas, la existencia de minas modernas no descarta en absoluto la plena vigencia de artefactos mucho anticuados, pero plenamente efectivos. Otros medios y... la tecnología. Hoy en día, el misil antibuque ha sustituido desde hace tiempo al cañón como arma ofensiva primordial de la mayoría de los navíos, y las pequeñas embarcaciones de ataque armadas con misiles son una de las amenazas más peligrosas e imprevisibles a las que se enfrenta cualquier mando naval. Cada vez más, también los buques de guerra

modernos tienen que luchar y ganar una guerra electrónica, tanto para encontrar sus objetivos como para protegerse a sí mismos de un ataque. La furtividad se convierte en un factor creciente en el diseño de un buque de guerra y la mayoría de los buques de superficie modernos han incorporado técnicas de construcción de baja perceptibilidad en un intento de reducir sus señales de radar y su vulnerabilidad para la detección y ataque. Esto ha conducido a una generación de barcos que parecen muy diferentes a sus predecesores. Por debajo del agua, los submarinos continúan jugando al gato y al ratón con las flotas de superficie y los avances en la tecnología de la guerra submarina han sido inmensos. Utilizar interferencias o distintos tipos de señales para dificultar la detección por parte del enemigo, o armas neutralizadoras que destruyen las armas enemigas antes del impacto son también usos habituales en las tácticas modernas. Para prevenir o reducir al máximo los efectos de los impactos del enemigo -que, a pesar de tanta tecnología, los hay-, se utilizan materiales protectores contra las astillas en la cubierta, se duplican los sistemas vitales de navegación, o se divide el barco en distintas partes para evitar que un impacto pueda anular cualquier sistema en particular.

204

Las fragatas. Forman hoy en día la columna vertebral de todas las marinas de guerra. A partir de 1955 las fragatas cambiaron su propulsión de turbinas de vapor a turbinas de gas, al mismo tiempo que reducían los ruidos de la plataforma, para no ser detectadas por los submarinos, y aumentaban con nuevos sensores pasivos el alcance de detección sobre contactos sumergidos. Actualmente, las fragatas se han convertido en buques multipropósito, o caballo de batalla de las Armadas. Generalmente, están dotadas de cubierta de vuelo y hangar para un helicóptero antisubmarino, con capacidad antisuperficie.

El armamento misilístico antiaéreo y antisuperficie quita importancia al cañón, pero, sin embargo, las fragatas cuentan con al menos un montaje de calibre medio, de tiro rápido y totalmente automatizado, con uso polivalente, tanto antiaéreo como antisuperficie. Muchas de ellas cuentan también con misiles-antimisiles. Por supuesto, también están dotadas de numerosos y variados sensores, capaces de detectar contactos aéreos a gran distancia, y submarinos, en cota profunda. Así, la construcción naval militar se ha dirigido hacia este tipo de buque, gracias a su polivalencia y menor costo que los prohibitivos y ya desfasados cruceros y los carísimos y pesados destructores.

205

Los Patrulleros. Pese a su sencillez, la aparición de este tipo de buques es relativamente reciente, pues su característica principal, la velocidad, sólo pudo alcanzarse con la aparición de la propulsión a vapor, allá por 1861, durante la Guerra de Secesión de los EE.UU. Esta velocidad, ya independiente del caprichoso viento, unida a su pequeño tamaño, le proporcionaba una relativa invisibilidad, sobre todo en ataques nocturnos. La aparición de una nueva arma naval, el torpedo, dio lugar a la edad de oro del patrullero, denominado entonces torpedero, gracias a las teorías que dieron lugar a la francesa ―Jeune Ecole‖ (Joven Escuela), según la cuál, una Marina equipada con una numerosa flotilla de rápidos torpederos podía poner en dificultades a otra mucho más poderosa, equipada con mastodónticos, lentos y vulnerables acorazados. Este revolucionario axioma se volatilizó con la aparición del contratorpedero o destructor, inventado por un Capitán de Navío español, llamado Fernando Villaamil, cuyo buque el ―Destructor‖, daría lugar a una nueva generación de unidades con este nombre (destroyers o destructores), de mediano tamaño con gran potencia de fuego y alta velocidad, capaz de neutralizar a los terribles y peligrosos torpederos, que quedaron limitados a operar de noche en pasos reducidos, archipiélagos y canales. Durante las dos guerra mundiales, el papel de los torpederos fue asumido por los muchos más temibles e invisibles submarinos, que armados igualmente con torpedos, dieron lugar a una nueva doctrina naval basada en el principio táctico de la ocultación, que alcanzaría su cenit con la aparición del submarino nuclear, aún sin neutralizar por una nueva táctica o arma. Desechados los patrulleros torpederos por la aparición del radar, que los descubría irremisiblemente en sus ataques a corta distancia, al efectuar la aproximación para largar sus torpedos, el misil antibuque o SSM les dio una nueva vida a estos pequeños barcos, siendo la fecha de su nacimiento en la historia naval, el 21 de octubre de

1967. Ese día un patrullero egipcio de la clase Komar, de construcción soviética, hundía con tres mísiles a un destructor israelí cuando navegaba a 14 millas al norte de Port Said. Esta acción revolucionó la táctica naval, pues acababa de nacer una nueva ―Jeune Ecole‖, ya que el lanzamiento lo había efectuado el patrullero egipcio desde su base, sin exponerse al fuego enemigo. Actualmente, entre los patrulleros de Alta Mar y las naves denominas corbetas por algunas Marinas, no se revelan diferencias apreciables; teóricamente, tanto un patrullero moderno, como una corbeta moderna, armados con mísiles superficie-superficie SSM, pueden aniquilar una fragata o destructor moderno que cuesta 60 veces más. La inversión en patrulleros parece muy rentable, incluso para un lego en la materia. No todos los patrulleros llevan mísiles, existe una amplia gama que están dotados con uno o dos cañones, y que se utilizan en misiones de patrulla en la Zona Económica Exclusiva (ZEE) de 200 millas, labores de interdicción del contrabando y drogas, protección y vigilancia de pesquerías, etc. de acuerdo con todos estos cometidos tendrán mayor o menor desplazamiento (de 60 a 2.000 toneladas), su velocidad (de 15 a 40 nudos) también será acorde con su misión, así como el armamento (cañones de 12 a 100 mm) y sistema de combate (ordenador y programa que integran armas y sensores). La amplia gama de patrulleros suelen caracterizarse por una buena estabilidad de plataforma para aguantar temporales, una autonomía que supera los quince días y un coste por tonelada considerado bajo en relación con otros buques militares, y siendo muy importantes para la guerra, lo son todavía más en época de paz, donde los patrulleros son los actores de una ―guerra de todos los días‖, que debe ser enfrentada por las Marinas, para vigilar y controlar los territorios marinos de las naciones, contra los actos ilegales que se cometen en su jurisdicción. El contrabando, piratería, narcotráfico, lanzamiento de desechos y sustancias que afecten el

206

ambiente marino, etc., más la explotación de los recursos naturales, deben ser impedidos, con estas unidades, por atentar contra la soberanía y los intereses nacionales. El submarino: un instrumento de guerra Si bien es cierto que existen submarinos destinados a la investigación científica o, incluso, con fines recreativos, lo cierto es que el submarino sigue siendo un arma de guerra. De entre sus virtudes bélicas cabe destacar su capacidad de ocultación y la posibilidad de portar armas tan potentes como son las ojivas nucleares. Otros aparatos sumergibles se han usado y siguen usándose para penetrar, con fines investigativos y de asistencia a submarinos hundidos, con fines de rescate, en las grandes profundidades. No se ha logrado todavía aplicar para fines comerciales o transporte de pasajeros el uso de buques submarinos, aún cuando no esté descartada tal idea. Los submarinos militares suelen clasificarse en tres categorías: submarinos nucleares lanzamisiles balísticos, submarinos nucleares de ataque, especializados en la caza de otros submarinos y submarinos de propulsión clásica, por supuesto, también de ataque, tanto de naves de superficie militares, como comerciales.

El nuclear es un auténtico buque submarino. No necesita aire para sus motores y puede efectuar largos viajes en inmersión sin reponer combustible. Los submarinos son capaces de proporcionar a la defensa nacional una capacidad de obtención de inteligencia que no puede lograrse con ningún otro medio. En las operaciones de minado en la mar, los submarinos proporcionan unas capacidades que no posee ninguna otra plataforma. Del mismo modo, resultan un medio excelente para la inserción de fuerzas especiales en las proximidades de la costa y, desde un punto de vista convencional, los submarinos-equipados con misiles cruceros con cabezas de guerras No nucleares-, proyectan una capacidad de fuerza de la máxima potencia de fuego, pudiendo operar en zonas en las cuales sería muy arriesgado desplegar otras fuerzas de superficie, o incluso fuerzas aéreas, sin la adecuada cobertura. La facultad del submarino para pasar inadvertido le permite una gran flexibilidad en su empleo, a la hora de escoger puntos de lanzamientos de misiles en el litoral hostil y dentro de lo que puede ser el espacio de soberanía del hipotético adversario, lo que se traduce en aumento de factor sorpresa, el mínimo tiempo en alcanzar los objetivos y mayor precisión de las acciones de ataque.

207

En el nuevo entorno de la bautizada ahora ―guerra asimétrica‖ y la lucha contra el terrorismo internacional, la fuerza submarina puede contribuir decisivamente al mejor conocimiento del adversario y sus capacidades, mucho antes del empeño de las fuerzas propias posibilitando el alcanzar y destruir objetivos que resulten ser amenazas, con el menor riesgo.

Se están desarrollando actualmente submarinos convencionales anaeróbicos, en los que mediante un circuito cerrado de oxigeno para los motores, y con un purificador de aire, se logra un acercamiento a las prestaciones de los submarinos nucleares, eliminándose todo el delicado y complejo mecanismo de alimentación de los reactores nucleares.

208

Necesidad de los portaaviones. Los seis años de la Segunda Guerra Mundial pusieron fin a siglos de pensamiento convencional sobre las fuerzas navales. El acorazado ya no fue el buque principal y más poderoso. En el Atlántico Norte, y todavía en el Pacífico, la supremacía del acorazado terminó cuando el poder aéreo venció al poder naval. Este conflicto supuso la desaparición del acorazado que demostró su vulnerabilidad frente a los submarinos y los ataques aéreos dirigidos desde los portaaviones. El portaaviones ha supuesto una nueva dimensión en la guerra naval y ha sido el elemento dominante de toda aplicación importante de poder naval desde 1945; además, la necesidad de proyectar fuerzas militares a gran distancia, en defensa de intereses nacionales o para contribuir en

operaciones internacionales de ayuda humanitaria o de pacificación, los justifica. Significa la presencia adelantada de fuerzas, creíble, susceptible de ser apoyado logísticamente y que, al mismo tiempo, actué como una fuerza convencional, pudiendo operar como plataforma principal de una fuerza expedicionaria multinacional en caso de crisis y de intervención para lanzar y apoyar operaciones aéreas, proteger a las fuerzas propias y llevar a cabo acciones independientes, si llega el caso. Son indispensables para aquellas naciones que deseen disponer de una cierta capacidad de acción y reacción contra costas potencialmente hostiles. Son costosos y vulnerables, pero a la vez, son el único medio de proporcionar defensa aérea a la flota. Por otra parte, constituyen una plataforma aeronaval con un alto potencial ofensivo y defensivo.

209

Con los acrónimos CLAAR, (Catapult Launching And Arrested Recovery); STOVL (Short Take-Off and Vertical Landing) y STOBAR (Short Take-Off But Arrested Recovery), se sintetizan las tendencias actuales en lo que se refiere al buque capaz de operar con aviones de ruedas que despegan y ―anavean‖ (se posan) en su cubierta de vuelo. El primero representa el concepto del portaaviones provisto de catapultas de lanzados, con anaveage por retención o frenado mediante cable. El segundo significa todo lo contrario, el avión que despega en carrera corta mediante una rampa sky-jump y anavea en una maniobra vertical. El costo del portaaviones STOVL resulta mucho más reducido, pues en principio se podría pensar en un simple buque mercante con una cubierta de vuelo suficientemente reforzada. En 1982, en las Malvinas los británicos llegaron a operar con sus Harrier (de despegue y aterrizaje vertical), desde buques portacontenedores. En consecuencia, un STOVL, en la práctica, se sintetiza como un casco construido a partir de estándares mercantes, dotado de uno o dos elevadores, un hangar y un sky-jump proel. Dado que el despegue y aterrizaje en forma vertical, se ha ido abandonando a causa del consumo de combustible, que es muy grande en esa modalidad, en el despegue se usa la rampa proel y en algunas nuevas unidades, incluso en el anaveage, el avión no se posa en forma vertical, sino que es retenido en su carrera por cuatro cables de retención sobre una pista oblicua, esta variante es la que corresponde al acrónimo STOBAR. El portaaviones parece destinado a sufrir una renovación considerable en su morfología y cometido, al considerarse que no van a suscitarse guerras al estilo clásico, y máxime cuando la economía sigue siendo la que manda. Los Buques de Apoyo Logístico. Las necesidades básicas de un buque en campaña-con mayor motivo y por extensión, de una suma de ellos-son de cuatro tipos principales: movilidad, mantenimiento, armamento y personal.

En movilidad y/o mantenimiento cabe desde el propio combustible hasta piezas de recambio. En armamento, todo aquello que tenga relación con este punto y, por último, en personal, cuanto se relacione con el factor humano; desde vituallas hasta jabón y desde ropa interior hasta postales o papel con qué escribir a la familia. En épocas pretéritas, cuando la movilidad de las flotas era mucho menor y las comodidades a bordo un tanto precarias, los servicios de aprovisionamiento tenían unas obligaciones mucho más reducidas. A partir de los años 60´ se hizo imprescindible la disposición de buques capaces de suministrar conjuntamente combustible y armamento. La cantidad y variedad de productos a suministrar han experimentado tan considerables aumentos, que obligó a adoptar modernos criterios y sistemas informáticos, a fin de estar debidamente informados de los niveles de existencias y de su lugar de ubicación a bordo. Y es que la problemática de la logística militar es tan vasta y extensa, que fue la primera y principal de las fuentes en que bebió la logística industrial moderna. La Guerra del Golfo puso de manifiesto que mantener en acción a un buque de combate, precisa de una cantidad de suministros muy considerable. Y, tal vez, el menos importante sea el más vital para las dotaciones: las vituallas. Pero en un combate moderno, la cantidad de armamento que se utiliza en pocas horas es considerable y hay que reponerlo pronto si se desea seguir permaneciendo operativos durante el tiempo preciso. También el consumo de combustible a grandes velocidades es alto y, no digamos si se trata de un grupo de Portaaviones de ataque, en los que las operaciones de vuelo son una sangría constante de armamento y combustible. Ante semejantes necesidades de suministros, continuas y considerables, sólo cabe acudir a un procedimiento de tres escalones, en cascada: Unos buques recogen todo lo necesario de las bases o fuentes terrestres, transportándolo hasta zonas seguras o propias de alta mar, donde será recogido por otro buque, que lo hará llegar a sus destinatarios finales.

210

No cabe ninguna duda de que para obtener máximas efectividades en el desarrollo o cumplimiento de una misión, lo más importantes es disponer de una instalación racionalizada. El que resulte o no suficientemente efectiva dependerá del posterior adiestramiento y de una previa formación del personal, pero donde reside el quid de la cuestión es en la posesión de un medio válido, ya que bien poco serán capaces de llevar a cabo los tripulantes mejor formados, si se les confía un buque caótico, en el que todo habrá de estibarse amontonado. En estas naves de apoyo hay varios tipos, entre ellas, las más importantes son: buques almacén, petroleros y buques rápidos de apoyo de combate con velocidad igual o superior a los 25 nudos. Estrategia. La estrategia marítima comprende entre otros, aspectos comerciales y navales. Su evolución es en función de la Estrategia de Seguridad, que abarca numerosos factores a los que podemos encuadrar en cuatro áreas fundamentales: Política, Geopolítica,

Socioeconomía y Tecnología. Una nación de condición marítima y que depende de la mar para su supervivencia, podrá establecer el tipo de estrategia que quiera y pueda, pero siempre tendrá que incluir la estrategia marítima como parte esencial de su estrategia de seguridad; por tanto, supone el compromiso de obtener unos determinados medios navales posibles y necesarios, consiguiéndolos por vía de la construcción naval propia, o de la adquisición, intentando hacer lo posible para obtener transferencia tecnológica de naciones amigas o aliadas. Por otra parte, jamás olvidar que ―No sirve de nada que una fuerza de combate posee excelente material si quienes lo manejan carecen de adecuado adiestramiento‖. También la estrategia marítima, si bien supone la aceptación de una geopolítica relacionada con el mundo marino, no es exclusiva de las fuerzas navales y afecta a todas las Fuerzas Armadas, tanto terrestres, aéreas, como navales, pues están todas condicionadas por la estrategia marítima, adoptada para la defensa de los intereses de una nación de condición marítima.

211

GEOPOLÍTICA NAVAL La Geografía manda. l poder político es la cúspide de la dirección de la guerra, pero su obligación es la paz y tener una política definida: una geopolítica, que define Rudolf Kjellen como: ―la ciencia de la influencia básica de los factores geográficos en la creación y existencia de los Estados‖. También podríamos decir que es ―la política en relación con la geografía ―. Todos los Estados costeros o casi costeros tienen diferencias con sus vecinos por la delimitación de sus zonas respectivas; cualquier islote inhabitable es fuente de discordia pues son susceptible de obtener a su alrededor una zona de 200 millas que económicamente confiere control de riquezas mari-

E

nas; como ejemplo, podemos asomar a las: 1) Islas Senkakum (Japón y China) 2) Islas del Mar de la China meridional (3,4 y hasta 5 pretendientes) 3) Islas del Canal de Mozambique (reclamadas por Madagascar). En los últimos tiempos, 75 archipiélagos, islas o parte de islas han sido ocupadas por la fuerza (Irán: 3 islas en el Golfo Pérsico–China: las Paracel– Vietnam: una parte de las Spratly– Indonesia: el Este de Timor–Turquia: Norte de Chipre – Argentina y Chile, casi una guerra por las Nueva Picton y Lennox (Canal de Beagle) pues según se haga pasar la frontera a su derecha o izquierda, modifica totalmente la configuración de los sectores del Atlántico y su influencia en la Antártica; otro tanto se puede decir de Las Malvinas, Sandwich y Georgia del Sur que reivindican un enorme sector antártico, como ya asomamos en su momento.

212

Echando la vista atrás se puede comprender la estrategia naval británica, basada en el dominio de puntos geográficos, convertidos en bases para su Flota, que le sirvieran para permitirle abastecer y reforzar a sus dominios, tanto en paz como durante la guerra contra el Imperio Francés y la Primera Guerra Mundial; en la Segunda ya no funcionó tan bien, pues para aquellas circunstancias, el dispositivo resultaba muy cerrado; era preciso aumentarlo, hacerlo vas vasto, más oceánico, más mundial; Atlántico Norte: Feroe, Islandia, Groenlandia, Spitberg y Azores. Mediterráneo, dos extremos: Gibraltar, Chipre y Egipto; Centro: Malta. Atlántico Sur: en la ruta más segura para llegar al Extremo Oriente, después del avance japonés en el Pacífico, complementadas por sus bases africanas. (Geopolíticamente, el África subsajariana constituye una posición insular con relación a la masa continental euroasiática, separada por un desierto poco franqueable): – Islas de San Vicente, Ascensión y Santa Elena; en el Océano Indico, sobre las rutas de India y Golfo Pérsico: Mauricio, Mahe, Zanzíbar, Puerto T (Atolón de Addu), Diego Suárez (Madagascar) y Maldivas. En el Sudeste asiático y en el Pacífico, después de las pérdidas de las posiciones avanzadas (Filipinas, Indonesia), pudo ser reconstruida sobre una línea general, jalonada por India, Ceilán, las Maldivas, Australia, Nuevas Hebrídas, Fidji, Samoa, Hawai y Aleutianas.

En relación a ese mandato geográfico, hay Marinas que aprovechan los accidentes recortados de sus costas, haciendo uso de unidades ligeras con sistemas de armas muy modernos y alta tecnología de sensores, con concepción estratégica defensiva, y tácticamente, letalmente ofensiva; por ejemplo, Noruega y Suecia, o con estrechos: Alemania, Dinamarca, Turquía, o que limitan con mares cerrados, (Báltico, Mar Negro): Rusia, Suecia, Polonia, Bulgaria, Rumania, y en el Mediterráneo Oriental: Egipto, Libia, Siria, Israel; conceptos que deberían aplicarse igualmente en el Caribe, también un mar mediterráneo…

213

Los mares y océanos, de un planeta acuático como el nuestro, siguen siendo determinantes en la búsqueda de hegemonías políticas, convirtiéndose en objetivos a través del dominio del mar (thalasocracia). El Océano Atlántico todavía sigue siendo, en cierto modo, el ―mar interior‖ del mundo europeo y también del americano– el llamado ―Occidente‖ –y de su mundo geopolítico; conservando el mayor flujo mercantil y comunicacional, aunque ya no ostente el protagonismo de antaño.

Nuevas opciones. Se presenta un nuevo teatro: el Océano Índico; zona de conflicto potencial–el tercer océano en extensión-, comercialmente, muy importante (desde 1498 cuando Vasco de Gama estableció una ruta marítima hacia la India). En el siglo XIX gran parte de las materias primas para sostener la Revolución Industrial venían del litoral del Océano Indico. Hoy en día, el principal producto a través del Índico es el petróleo, destinado a Europa Occidental, Japón y USA.

214

Durante décadas el Índico ha sido un lago Británico y se tendía a minimizar su importancia hasta la crisis energética; tres cuartas partes del petróleo consumido en el mundo lo prevén los Estados de su litoral. Además, los Estados del Índico controlan grandes reservas de otros recursos minerales y orgánicos (nódulos de manganeso, hierro, níquel, cobalto, cobre); la salmuera caliente del Mar Rojo aunque a bastante profundidad, 600 pies, contiene zinc, cobre, plomo, plata, vanadio, molibdeno y hierro; también tienen gran potencial pesquero, y debido a todo ello, cada vez más los países regionales acumulan gran cantidad de Poder Militar (incluido poder naval y nuclear): Australia, Sudáfrica, Indonesia, India, Pakistán, y en el Golfo Pérsico, Irán. También la región del Pacífico forma parte importante de las actuales preocupaciones globales. En las décadas transcurridas desde la Segunda Guerra Mundial, los antiguos vínculos coloniales han dado paso a nuevas asociaciones comerciales internacionales, en particular con los países de Asia y los Estados Unidos. Organizaciones interregionales unen a los distintos países del Pacífico para intercambiar ideas y formar un terreno político común sobre las bases de las preocupaciones mutuas. El uso del Pacífico por las potencias coloniales exteriores como campo de pruebas para las armas nucleares, ha hecho que todos los pueblos de ese Océano se vuelvan particularmente conscientes de las amenazas a su único y frágil entorno. Los cambios del clima y el calentamiento global ponen en peligro la existencia misma de las islas más bajas del Pacífico; traen prolongadas sequías a algunas partes del continente australiano, e incrementan la incidencia y la violencia de las tormentas ciclónicas en otras. Enseñando el Pabellón. Después de la Primera Guerra Mundial, la U.S.Navy. (Armada de los EE.UU), empezó a ejercitar en la práctica la teoría geopolítica de

Mahan, haciendo acto de presencia en todos los ámbitos marinos, todavía con ciertas limitaciones en el período que media entre 1919 y 1945, debido a la política aislacionista del gobierno y pueblo de su nación. La Segunda Guerra Mundial catapultaría a EE.UU a un papel directriz en los asuntos mundiales y la U.S.Navy. sería, junto al poder nuclear, una gran fuerza de disuasión. Haciendo abstracción del período bélico en que intervino EE.UU-(diciembre de 1941-agosto de 1945), sus Fuerzas Navales usarían con profusión lo que se ha denominado ―diplomacia de cañoneras‖, en una escala de 4 fases: 1) Presencia de una Fuerza Naval. 2) Operaciones abiertas, en pequeña escala, (p.ej.) para proteger Embajadas, ciudadanos o propiedades. 3) Intervención armada limitada, por invitación, o con la aceptación de un grupo significativo en el Estado por agredir. 4) Intervención directa, apelando a cualquier argumento-bastante alejado de la verdad-contra una nación recalcitrante y unida. El cómputo aproximado de estas intervenciones supera las 33 en diferentes puntos del mundo y más de 14 sobre los mares, costas y territorios americanos, al Sur de su frontera con México. Sin embargo, en el apartado de la ―guerra naval‖, en los años de la postguerra; períodos de ―guerra fría‖-distensión-endurecimiento: época de Reagan―perestroika‖ y ―Nuevo Orden Mundial‖, los sucesos bélicos, con intervención de efectivos navales de diferentes naciones, fueron pocos y con características, si se quiere, puntuales: ―desembarco en Inchon‖ (Corea); toma del Canal de Suez por ingleses y franceses; incidente en el Golfo de Tonkín, contra unidades vietnamitas; confrontación en el estrecho de Formosa (China y Taiwán); desembarco anticastrista en Bahía de Cochinos (Cuba); ―Crisis de los misiles‖; Israel vs Egipto; Pakistán e India; Turquía invade Chipre; en el Golfo Pérsico, encuentros navales en la guerra entre IrakIrán, ―las Malvinas‖; EE.UU invade Granada y Panamá; una coalición liderizada por EE.UU inicia operaciones, también con bombardeo naval, contra Irak.

215

IBEROAMÉRICA NAVAL Intervenciones e influencia naval extranjera. l comenzar el siglo XX hasta bastantes años después de la 1ª Guerra Mundial, los marinos extranjeros contratados para las especialidades técnicas, fueron sustituidos por Misiones Navales de naciones extranjeras más desarrolladas. Estas Misiones ayudaron a sus potenciales o activos aliados a mejorar su capacidad militar, entrenando a oficiales latinoamericanos en sus propias Escuelas Navales. Estados Unidos, Gran Bretaña, Francia y durante las décadas pasadas, la URSS, ejercieron gran influencia en el rumbo de su política económica y naval-militar, al mismo tiempo que les vendieron unidades y equipos, estableciendo una fuerte subordinación de dependencia. Al afianzarse Estados Unidos, desde el inicio de su entrada en la II Guerra Mundial, como la potencia predominante del Hemisferio Occidental, las Marinas Latinoamericanas quedaron sometidas a su influencia, recibiendo unidades de lucha antisubmarina para hacer frente en sus propios teatros operacionales a la amenaza submarina alemana. Después de la guerra, los Estados Unidos emergieron como la potencia extranjera predominante y procedieron a establecer misiones navales en todas las naciones importante de Iberoamérica, excepto en Argentina. Al término de la guerra, y durante años, los Estados Unidos suministraron en venta y, en mayor proporción, en préstamo, unidades navales, aeronaves, y equipos para la Infantería de Marina, remanentes del pasado conflicto mundial, restringiendo la utilización de ese material, que no podía utilizarse contra pesqueros norteamericanos ni contra sus naciones aliadas. Se usó la prestación de ayuda militar como presión ante los gobiernos, interfiriendo en sus asuntos internos. Los ejercicios navales multinacionales con la Armada Norteamericana que se iniciaron en 1959, sin todavía designarlos bajo ningún nombre, han proseguido desde la década de los sesenta,

A

contribuyendo a mejorar la disposición de las Armadas Latinoamericanas en la unificación de métodos y doctrinas navales modernas, aunque, con ciertas dificultades operativas, pues los Ejercicios UNITAS, como son llamados-exclusivamente operaciones de guerra antisubmarina-por más de veinte años, perdían efectividad al no contar las Marinas con unidades navales modernas. Desde el inicio de los 80, han mejorado en calidad, ya que las naciones se dotaron con unidades modernas, construidas en astilleros europeos o usando tecnología europea, en astilleros propios. Contribuyó también a su mejora en la efectividad, el iniciarse ejercicios de operaciones aeronavales y anfibias, con aviones y buques de desembarco de diferentes proveedores. Y así llegamos a nuestros días, en donde las Armadas Latinoamericanas se encuentran ubicadas en las categorías de Contiguas y Costeras, en donde se ubican el 60% de las Marinas Militares del mundo, las que pueden ejercer su presencia en las extensas zonas marítimas que forman parte del territorio nacional –Zona Contigua y Zona Económica Exclusiva- y pueden proyectar una cierta capacidad ofensiva. El resto son Costeras, que sólo pueden controlar, de hecho, las doce (12) millas de su Mar Territorial. Las Armadas Latinoamericanas son teóricamente, independientes. En muchas de ellas, su personal y mandos han ido adquiriendo una buena clasificación, rozando la excelencia profesional, y están dotadas para su misión, de unidades y sistemas de armas, bastantes modernos: pero desde el punto de vista logístico, adquisición de repuestos, munición y equipos de las propias unidades, su dependencia es muy acusada para su reposición o incremento. Por desgracia, se mantienen las viejas rencillas entre los países, sobre conflictos de límites y los viejos miedos a ser débiles presas, no solo de sus vecinos, sino de naciones extra-regionales, pero tampoco es posible olvidar que, solamente en el reglón naval, todos los países latinoamericanos, con excepción de Ecuador, Costa Rica, y Bolivia, (carente de costa), desde sus independencias

216

sufrieron en ciento cincuenta y cinco (155) oportunidades las intervenciones de Potencias navales extra-regionales. Las actividades de esas Potencias arrojan un total de ciento ochenta y tres (183), existiendo diferencia numérica, porque en algunas ―oportunidades‖, intervinieron más de una Potencia. Si dividimos las intervenciones, de menor a mayor, se muestran así: Portugal: una (I) intervención; Holanda: tres (3); Italia: cinco (5); España: seis (6); Francia: trece (13); Alemania: diecisiete (17); Gran Bretaña: treinta y siete (37) y Estados Unidos: ciento una (101). No reflejamos en esta relación, la intervención ―multinacional‖ en Granada (por su origen anglófono), ni la guerra entre Gran Bretaña y Argentina por las Malvinas. Cuando sometemos a un cierto análisis estas intervenciones, observamos que las razones que las motivaron son:1) Guerra Abierta, como en una oportunidad, entre Estados Unidos y México. 2) Guerra No Declarada, como en una oportunidad la toma de Panamá para derribar y hacer prisionero a su dirigente, el General Noriega. 3) Desembarco de marineros y/o Infantes de Marina para proteger intereses y cobro de indemnizaciones.

4) En ocasiones, en forma, diríamos tragicómica, se llegó a amenazar con bombardeos o bloqueos porque un Cónsul fue arrestado por insultar a un alcalde; porque otro fue condenado a cárcel por una pelea con un Juez de Distrito que resulto herido, o porque un Cónsul estuvo implicado en una rebelión local. 5) Bloqueo de Puertos y Secuestro de embarcaciones, para forzar el cobro de deudas. Y algunas conclusiones: a) La cantidad de intervenciones va en proporción directa con la potencia naval de los países interventores. Consecuencia fiel de su propia fuerza como naciones desde 1830 a la actualidad. b) Las intervenciones han sido más frecuentes en la medida en que los países intervenidos acusaban una fuerte inestabilidad interna, ejemplos: (Haití: en dieciséis (16) oportunidades, Colombia: dieciocho (18) y Nicaragua: veintidós (22). c) En varios casos, no solo los problemas sociales, sino la incapacidad económica para el pago de deudas contraídas, provocó la intervención de las Potencias, ejemplo: (El Salvador, Haití, Nicaragua y Venezuela).

CAPÍTULO IV (Conclusiones y Reflexiones).

217

SOCIO-ECONÓMICAS. Socialdemocracia y Neoliberalismo. ras la Segunda Guerra Mundial, el liberalismo ya no definía generalmente a una corriente política, sino que se fue convirtiendo en un concepto difuso y común a programas muy diferentes, indicador, en todo caso, de apertura intelectual y amor a la libertad. Quizá sean éstas, en definitiva, las características constitutivas básicas del liberalismo: pragmatismo y adaptabilidad a los cambios económicos y sociales

T

(en esto se diferencia del conservadurismo), rechazo de una concentración del poder que amenace la libertad individual y preferencia por las transformaciones graduales y no traumáticas, al contrario que las corrientes más radicales, como el anarquismo, con el que comparte la defensa de la libertad individual. La concepción liberal radical y antiestatista, aplicada a fines del siglo XIX y principios del XX, acentuó la gravedad de los flujos económicos. La profundización en esos estudios reveló que el mercado, en la práctica, no era tan abierto, ni los individuos tan libres ni racionales a la hora de tomar decisiones.

218

La concentración monopolística de capital fomentó la aparición de grandes poderes privados que en muchos casos controlaron el poder público, representado por maquinarias estatales pequeñas y gobiernos débiles. También se produjo el empobrecimiento de grandes masas de población obrera, incapaces de decidir libremente o de consumir los bienes producidos. La escasez de demanda provocó, a su vez, paradas cíclicas en la actividad económica (depresiones). La crisis económica mundial de 1929 fue el golpe de gracia para las concepciones económicas liberales tradicionales. Surgieron nuevas teorías derivadas en gran parte del pensamiento del británico J. M. Keynes, que enfatizaban el papel del Estado en el desarrollo económico. En parte por influencia de las corrientes socialistas, el nuevo liberalismo favoreció la aparición de nuevos ámbitos de poder y decisión, tanto económicos como políticos (sindicatos, asociaciones de consumidores). El mercado ya no se veía como un sistema autorregulado tendente al beneficio general, y ni siquiera garantizaba la distribución más eficiente de los recursos. En Europa Occidental, finalizado el último conflicto global, una vez reconstruida con la ayuda y la tutela de Estados Unidos –el conocido Plan Marshall-, la política económica hubo de tomar un giro más claramente social, debido a la vecindad de los países comunistas y al temor a que los éxitos económicos y sociales del sistema socialista y su expansión en esas décadas en América, Asia y África, alentase la posibilidad de que los poderosos partidos y sindicatos occidentales de inspiración marxista instauraran regímenes socialistas. Mientras se formaban alianzas militares –OTAN y Pacto de Varsovia-, y aprovechando el impulso económico de reconstrucción posbélica, en Europa Occidental se extendieron la protección y el bienestar social a las clases trabajadoras hasta niveles desconocidos.

219

La implantación del dominio soviético en la Europa centro-oriental contribuyó decisivamente a situar a los partidos socialistas en el campo anticomunista. El desarrollo de la educación y de la sanidad públicas y universales, las prestaciones sociales por jubilación y desempleo, el derecho a vacaciones pagadas, la reducción de la jornada laboral y el crecimiento de los salarios reales, junto a las posibilidades de consumo y promoción social, acompañaron a la disuasión militar exterior, como medidas preventivas frente a las posibilidades de vuelco político. Con el tiempo, las diferencias entre el socialismo y otras doctrinas se fueron atenuando, ya que la economía de mercado basada en la propiedad privada se mostraba mucho más eficaz de lo que los primeros socialistas suponían, mientras que muchas de las pretensiones de aquellos se iban incorporando plenamente al denominado ―Estado del Bienestar‖. Pero toda esta evolución hacia el ―Estado del Bienestar‖, sostenida políticamente por partidos de ideología socialdemócrata y cuyo paradigma es el llamado modelo sueco, se detuvo con la crisis del petróleo de 1973. Mientras la expansión socialista se había frenado e internamente se revelaba la ineficacia económica del sistema, el lastre inmenso de la burocracia y la formación de castas políticas privilegiadas, en Occidente –como se conoce al conjunto de países de capitalismo avanzado-, la fuerte alza de los precios del crudo trajo una década de alta inflación y fuerte desempleo –lo que técnicamente se define como estanflación-. La era del consenso político, del apoyo a la economía mixta y al ―Estado del Bienestar‖, se terminó prácticamente en los años ochenta. Los recién llegados gobiernos conservadores, apoyados por el Fondo Monetario Internacional (FMI), aplicaron medidas inspiradas por economistas abanderados del neoliberalismo, que comprende un conjunto de ideas económicas de raíz liberal, que considera como pilares de la economía, el mercado y la libertad de prensa, propugna

políticas monetarias y rechaza la intervención del Estado, abogando por la privatización de las empresas nacionales. No compartían la idea del ―Estado del Bienestar‖, puesto que en éste, su red de servicios y protección extendida a toda la sociedad, supone una carga económica, reflejada en los impuestos, desactivando las iniciativas individuales que constituyen la raíz del crecimiento. Con la crisis económica de 1973 y su efecto sobre el mundo desarrollado, estas ideas que cuestionaban al Estado del Bienestar, cobraron fuerza, especialmente en EE. UU y el Reino Unido. Instituciones como el Fondo Monetario Internacional o el Banco Mundial las han recomendado o impuesto a muchas economías del Tercer Mundo. Pero los resultados en estos países no fueron positivos. La crisis económica de 1993 demostró que la implantación de la economía de mercado no aseguraba la ausencia de problemas. Nunca el capitalismo había alcanzado el grado de internacionalización actual con la libertad de movimiento de capitales de un país a otro, ni de rapidez y volumen de ese movimiento; el proceso de concentración de capital siguió imparable. Nadie puede negar la importancia de los cambios económicos y sociales que se han ido produciendo con el desarrollo del capitalismo, pero son transformaciones que también han significado muchos problemas de graves consecuencias. Aunque las políticas neoliberales se han extendido por todo el mundo con el patrocinio de los organismos económicos internacionales, su aplicación ha sido diversa para adaptarse a la cultura social de cada país. El primer resultado de la nueva economía es haber sumido en la miseria a gran parte de la humanidad. Pero la desigualdad no aumenta sólo entre las naciones, sino también dentro de éstas; es decir, entre las diferentes clases sociales que integran una sociedad. A pesar de la enconada polémica entre los partidarios de la liberalización de las economías y

220

de la no-intervención de los Estados en las economías, frente a los defensores de su papel como garante del interés general, el sistema capitalista ha sabido hasta ahora construir un sistema mixto o matizado capaz de sobrevivir y consolidarse. Ciertas políticas económicas actuales se adaptan pragmáticamente a la situación, sin renunciar a los valores fundamentales del sistema, mediante la búsqueda de nuevas fórmulas de interacción entre la sociedad civil y el Estado. Nuevos gobiernos, sin pretender volver a la economía dirigida ni deshacer el proceso privatizador, han intentado mantener las estructuras de protección social. Por ello, en vez de ideologías cerradas y rígidas, se han de implantar paulatinamente sistemas que no pretendan ofrecer soluciones predeterminadas a los problemas sociales, sino qué ofrezcan marcos de

referencia para poder funcionar en una sociedad cada vez más intercomunicada y compleja. Parece claro qué en el futuro se deberán reconducir las transformaciones producidas por las nuevas tecnologías para qué la supervivencia y la vida digna sean metas asequibles a toda la humanidad. Sin embargo, los esfuerzos por incluir a todas las naciones en ese círculo de riqueza y bienestar, cuidando al mismo tiempo de no destruir el equilibrio ecológico del planeta, parecen totalmente insuficientes y quedan como la gran tarea pendiente. En este sentido, los nuevos ―Estados del Bienestar‖ tendrán qué modificar sus estructuras internas y sus relaciones externas para lograr una plena defensa de los valores que estuvieron latentes desde su concepción: justicia, libertad, seguridad y democracia.

221

SOCIO-CULTURALES Migraciones y movimientos demográficos. os grandes cambios vividos por la humanidad no han sido sólo económicos, científicos, ideológicos o religiosos; para entender correctamente la historia ha de tenerse muy en cuenta el factor demográfico, en especial, los grandes desplazamientos de población de un lugar a otro. La emigración no es sólo un intercambio de recursos o capital humano, sino también un vehículo de intercambio sociocultural entre los pueblos. En sus desplazamientos, las personas llevan consigo su cultura, integrando costumbres y tradiciones diferentes en una misma realidad. La emigración es un fenómeno complejo, provocado en parte por las expectativas generadas por las condiciones económicas –y también sociopolíticas- de los países desarrollados, en las diferentes épocas de la historia, pero también por las dificultades y las insuficiencias de los modelos de crecimiento y desarrollo de los países pobres, desde donde se origina. Las Causas Desde siempre, la humanidad ha experimentado grandes movimientos migratorios, protagonizados por grupos en busca de mejores condiciones de vida. Entre las causas fundamentales podemos señalar: a) Causas naturales. Fueron causas de orden natural las que en principio indujeron al hombre, al primitivo sobre todo, a emigrar para buscar su subsistencia, asegurar su protección o sólo satisfacer su afán de movimiento. A veces el hambre o los cataclismos -inundaciones, erupciones, etc.- lo echan del país donde se halla establecido; otras veces el hombre abandona un suelo ingrato atraído simplemente por la perspectiva de una vida más fácil en otra parte. b) Causas sociales. En cuanto a las causas de orden social, hoy preponderantes, jalonan toda la historia de la humanidad: persecuciones políticas y también motivos de orden económico, atracción de los salarios elevados en los países nuevos o en las ciudades, etc. c) Causas impositivas o atractivas. La impositiva llegada de un invasor, paro forzoso, etc. ó atractivas: búsqueda de oro, seducción de suelos ricos que explotar, etc., según se den en los países de emigración o en los de inmigración; todas estas causas son otros tantos móviles que incitan o fuerzan a los hombres a desplazarse. La gran mayoría de las migraciones forzosas es una secuela de las persecuciones políticas y de la guerra. Están causadas por intolerancias nacionalistas y coloniales, por intransigencias políticas y religiosas o por falta de seguridad personal en situaciones de conflictividad social. Tras las dos guerras mundiales, cabe establecer, sobre todo, comparaciones entre migraciones

L

222

políticas -generalmente forzadas- y migraciones económicas. El siglo XX se lleva la palma: los conflictos bélicos y los cambios de fronteras y regímenes provocaron el desplazamiento de unos 45 millones de personas en Europa. La Primera Guerra Mundial dio lugar al traslado de 8 millones, cifra que se elevó a casi 30 en la Segunda. En 1947, la independencia y la división del subcontinente Indio en dos Estados: India, hinduista, y Paquistán, musulmán, provocaron el desplazamiento por motivos religiosos de 16 millones de personas; en Corea 4 millones tuvieron que emigrar por la partición de su país en dos. Parecida circunstancia dejó sin tierra a 2 millones de palestinos, que con nutrida presencia en Jordania, Siria y Líbano, constituyen la población de refugiados más antigua; hoy, una cuarta generación sigue viviendo en los campamentos que levantaron sus bisabuelos. Actualmente, ACNUR (la oficina de las Naciones Unidas encargada de los refugiados) cifra en algo más de 50 millones las víctimas de desplazamientos forzosos, incluyendo refugiados, solicitantes de asilo, apátridas y desplazados internos. En años recientes, el conflicto que provocó mayor movimiento demográfico forzoso fue la guerra de Yugoslavia, con 4 millones de desplazados. En África, el hambre y las guerras han expulsado de sus hogares a millones. En el Sudán, el problema genocida, persistente desde hace años, sigue desplazando a los seres, como ha ocurrido con liberianos y ruandeses. Sierra Leona, Tanzania, Guinea y Etiopía cuentan también con masas de refugiados, muchos de ellos asentados en campos cercanos a las zonas de conflicto. En Colombia, más de un millón de campesinos han tenido que moverse por la violencia terrorista. Las guerras de Chechenia, Azerbaiyán y Georgia han dejado un saldo de un millón de desterrados, mientras que hay unos dos millones de desplazados kurdos, y cifras similares en Afganistán, Irán, Sri Lanka, Timor y Birmania.

d) Causas económicas. Las migraciones voluntarias de índole estrictamente económica, siguen provocando los mayores desplazamientos de población, y también los más duros y sangrantes. Resulta difícil calcular la magnitud de la migración ilegal, puesto que la propia ilegalidad impide hacer cálculos; no admite estadísticas, sólo estimaciones. En muchos casos, se cree que puede duplicar la cifra de extranjeros con residencia legal. La ilegalidad conlleva numerosos problemas: malas condiciones de vida y de trabajo, explotación e, incluso, delincuencia, pudiendo llegar a convertirse en lo más parecido a una nueva trata de esclavos.

223

Resulta evidente que la causa mayoritaria del fenómeno de la inmigración es la pobreza de miles de millones de personas que viven en el Tercer Mundo, los cuales son atraídos por la riqueza de las sociedades industriales. Ahora bien, esta fascinación es condición necesaria, pero no suficiente, para que se produzcan los grandes flujos migratorios. Hay condiciones objetivas que demandan la llegada de población extranjera. En las sociedades ricas, el desarrollo económico conduce directamente al aumento del nivel de vida. El encarecimiento de ésta, la liberación de la mujer, los cambios en los hábitos de la población, ahora con mayor oportunidad de ocio, entre otros factores, inciden en un descenso del crecimiento demográfico. En estos países la población envejece a pasos agigantados, provocando un déficit importante de mano de obra.

Por otra parte el acomodamiento y la mayor cualificación de una gran porción de la población, hace que exista un rechazo generalizado por parte de los nacionales, a acometer trabajos considerados duros o de bajo nivel. Los trabajadores domésticos, de la agricultura, de la construcción, de la limpieza, en su mayoría son inmigrantes. La globalización ha promovido un cambio tecnológico y una expansión económica sin precedentes, pero también ha acrecentado las desigualdades y ha introducido el concepto de un planeta homogéneo y estandarizado. Sin embargo, los fuertes movimientos de población están haciendo del mundo global un lugar de una diversidad cultural inimaginable. Un Derecho Universal El derecho al desplazamiento está reconocido en la Declaración Universal de Derechos Humanos. En el artículo 13, ésta prescribe que "toda persona tiene derecho a circular libremente y a elegir su residencia en el territorio de un Estado" y que "toda persona tiene derecho a salir de cualquier país, incluso del propio, y a regresar a su país". El impacto económico y social de este fenómeno es innegable y cada vez son más los expertos que destacan que la economía global y los movimientos de población, tan estrechamente relacionados, ya se han convertido, junto al desequilibrio ambiental, en los mayores retos de nuestro tiempo.

224

El racismo. En la literatura científico-social pueden distinguirse concepciones más o menos restringidas del racismo, en función de dos elementos fundamentales. En primer lugar, su ubicación en el campo de las ideologías (como discurso, mentalidad, creencia o mito), en el de las prácticas sociales (como conductas y políticas de discriminación y segregación) o en ambas dimensiones interrelacionadas; por otro lado dependiendo de las características o atributos personales y grupales que estén relacionados con las ideas o acciones racistas: raciales (raza física, raza social), culturales (étnicas, lingüísticas, religiosas, nacionalidad) o ambos conjuntos relacionados. Mientras unas definiciones caracterizan el racismo sólo o principalmente como ideología, otras lo hacen como ideología legitimadora de una determinada práctica. Algunas ponen el énfasis en su carácter de conjunto de prácticas discriminatorias, apoyadas o no en ideas o cogniciones. Hay definiciones que se refieren sólo a lo racial, entendiendo la categoría de raza en formas diversas, mientras que otras incluyen tanto lo racial (en tanto que construcción cultural), como la etnia o la cultura. Para algunos autores, lo esencial del racismo está en el convencimiento de que existe una relación entre la pertenencia a una categoría social y la posesión de características específicas. El racismo opera atribuyendo significados a características fenotípicas o genéticas y creando, de esta forma, un sistema de categorización y jerarquización entre los grupos. Es una doctrina que defiende la existencia de diferencias biológicas estables entre grupos que mantienen relaciones de superioridad e inferioridad, e incluye el supuesto de que la raza determina la inteligencia, las características culturales y los atributos morales. Otros autores tienen en cuenta tanto la dimensión ideológica como la práctica, si bien siguen circunscribiendo el ámbito del racismo al grupo racial. Los análisis sobre las causas del racismo han señalado mecanismos psicológicos:

miedo al extraño, formación de prejuicios y estereotipos y culturales, etnocentrismo, crisis de identidad, económicos (competencia laboral, funcionalidad del racismo como freno a los planteamientos de clase) y políticos (como eje articulador de programas políticos, principalmente en la extrema derecha). El racismo es indisociable de las relaciones de dominación, y está inscrito en la estructura social, como reflejo de una de sus más importantes divisiones. Si por una parte aparece vinculado a la acción social, y por otra a la acción histórica, presenta características específicas, tiene su lógica propia y constituye en sí mismo un conjunto de significaciones autónomas, que en los casos extremos son susceptibles de desembocar en proyectos políticos. El racismo parece siempre dispuesto a brotar en el seno de movimientos comunitarios, y a menudo se encuentra presente sobre todo en los movimientos nacionalistas o religiosos, como si constituyese no una negación, sino una virtualidad de toda acción histórica. Como perversión de las relaciones sociales, constituye una de las formas degradadas de las conductas. Las nuevas tendencias.

225

226

227

LA BUSQUEDA HEGEMÓNICA Amenaza latente: el poder nuclear. a carrera atómica comenzó en 1939 con el descubrimiento de la fisión del uranio, lo que provocó una lucha desesperada entre anglosajones y alemanes por obtener primero el arma atómica, pero fue la destrucción de las ciudades japonesas lo que marcó un antes y un después en la historia de la Humanidad. Nunca jamás se había construido un arma con tal poder de destrucción y su posesión se convirtió en una obsesión para otras potencias. Para la URSS se hizo cuestión de vida o muerte, pues temía que EE UU pudiera continuar la guerra contra ella, aprovechando su monopolio nuclear. En el otoño de 1949, la URSS, para frustración de Washington, hizo estallar su primera bomba atómica, provocando una histeria anticomunista. El éxito soviético sirvió, además, de pretexto para escalar la naciente carrera militar. En 1950, Truman ordenó la fabricación de la bomba de hidrógeno, mil veces más destructiva que las bombas usadas contra Japón. La carrera del terror había comenzado. A la misma se une rápidamente Gran Bretaña que, gracias al trasvase de tecnología norteamericana, detona su primera bomba atómica en Australia, en 1952. Francia, reacia a alistarse mecánicamente con EE UU, en 1960 realiza la primera prueba nuclear en el desierto de su todavía colonia de Argelia. El siguiente país en ingresar al club es China, que prueba con éxito su bomba en 1964, convirtiéndose en el primer país no occidental en dotarse de poder atómico. El arma nuclear se convertirá, en las décadas siguientes, no sólo en una cuestión de poder, sino, por curioso que parezca, en un asunto de prestigio. Los países que aspiraban "a ser alguien" en el ámbito internacional apuestan por poseer su propia tecnología nuclear. En esa carrera se empeñaron India, Paquistán, Sudáfrica e Israel; (algún otro país industrializado usó y/o usa tecnología nuclear con fines pacíficos: obtención de energía).

L

De los mencionados, fue Sudáfrica, país sin enemigos equivalentes en poder, en su entorno, el que más sorprendió al realizar sus primeras pruebas nucleares en 1977, llegando a poseer, cuando menos diez bombas atómicas. Con el fin del régimen del ―apartheid‖, se procedió a desmontar su arsenal nuclear. Las instalaciones nucleares fueron desmanteladas y puestas bajo control de la Agencia Internacional de la Energía Atómica (AIEA). No obstante, el hecho que más preocupación mundial produjo fue el ingreso al club atómico de India y, años después, de Paquistán, dos países que se habían enfrentado en tres guerras sucesivas en 1947, 1965 y 1971. En mayo de 1974. India hizo detonar en el desierto de Rajastán un ingenio nuclear. La prueba hindú sacudió a un Paquistán todavía humillado por la derrota de 1971, que burló el bloqueo internacional hasta lograr, en abril de 1978, la producción de uranio enriquecido. La tensión, sin embargo, alcanzó sus mayores niveles en mayo de 1998; a finales de ese mes las estaciones sismográficas paquistaníes cortan su vínculo con el mundo, lo que no impide detectar cinco explosiones nucleares simultáneas en Beluchistán, seguidas de nuevas pruebas días después. Era el primer país islámico en poseer el arma nuclear. Israel completa el club atómico. Francia y EE UU se encargaron de proveerle los medios necesarios. Cuando estalla la ―Guerra de los Seis Días‖, Israel posee ya plutonio suficiente para construir bombas atómicas, aunque no está claro sí ya las poseía. En 1973, cuando la ―Guerra del Yom Kippur‖, Israel está en posesión de seis bombas atómicas y colabora ampliamente con Sudáfrica en ese campo. El episodio más extraño de este período es la explosión nuclear que se detecta, en septiembre de 1979, en el sur del Océano Índico y que ningún país se adjudica. La creencia más general es que se trató de una prueba conjunta entre Israel y Sudáfrica, dentro del programa de cooperación que mantenían ambos países. Dueña de armas atómicas, al parecer, hasta de tercera generación, años después Israel propuso la eliminación total de armas bacteriológicas y

228

229

químicas de Oriente Medio, lo que fue rechazado por el presidente egipcio, Hosni Mubarak, con una frase lapidaria: "Las armas bacteriológicas son la bomba atómica de los pobres". Competencia demencial. Para 1990, EE.UU poseía armamento nuclear que podía destruir 30 veces a la URSS y la URSS armamento para destruir a su oponente veinte veces y entre ambos, diez veces el planeta. Ambos Estados decidieron negociar tratados para establecer límites ―razonables" a las armas nucleares y, particularmente, evitar que la posesión de armas atómicas se extendiera por el mundo de forma incontrolable. Fue así como nacieron los tratados más relevantes en el tema. El primero y más significativo fue el Tratado de No Proliferación (TNP), firmado en julio de 1968, que reconoce que "un Estado poseedor de armas nucleares, es un Estado que ha fabricado y hecho explotar un arma nuclear u otro dispositivo nuclear explosivo antes del 1 de enero de 1967", es decir, los cinco miembros permanentes del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas: EE UU, la URSS, Reino Unido, China y Francia. El TNP se convierte en el instrumento clave para evitar la proliferación nuclear y, en el presente, lo han aceptado 189 Estados. Aunque entró en vigor en 1970, los socios del club nuclear, como se ha visto, casi han duplicado su número desde entonces. La URSS y EEUU, por su parte, suscribieron desde 1972 diferentes acuerdos, que finalmente no fueron aplicados. El último, el Strategic Offensive Reductions Treaty (SORT) para limitar el despliegue, no la destrucción, de ojivas nucleares, que entró en vigor en 2003, aunque son muchos los que dudan de su efectividad. Hay todavía en el mundo más de 20.000 armas nucleares, puede que 30.000, en su mayoría en los arsenales de EEUU y Rusia, países que continúan

manteniendo una 2.000 armas atómicas en alerta, con el consiguiente peligro de error que provoque un lanzamiento nuclear. Las verdaderas razones. La oposición estadounidense y europea a que Irán y Corea del Norte posean capacidad nuclear no proviene de un interés desmedido por la paz, como tampoco del temor a que estos países puedan usar de forma irresponsable armas atómicas. Responde a consideraciones estratégicas, pues un Irán dueño de fuerza nuclear propia no podría ser atacado por EE UU sin sufrir el atacante gravísimos daños. Obedece también a que un Irán nuclear contrapesaría el poder atómico de Israel y alteraría el balance militar en Oriente Medio, en beneficio de los países árabes y musulmanes y en perjuicio de los planes de Washington de imponer su dominio en la región del petróleo por tiempo indefinido. Cálculos fríos que esconden una voluntad agresiva avalada por la doctrina militar estadounidense de guerras preventivas que no descartan el uso de armas nucleares. Por demás, la Carta de Naciones Unidas, en su artículo 51, reconoce a los Estados el derecho inmanente de legítima defensa individual o colectiva. Y. como señaló la Corte Internacional de Justicia (CIJ).en su sentencia de 1986 sobre las Actividades Militares v Paramilitares de EE UU contra Nicaragua: "No existen en Derecho Internacional más reglas que las que un Estado quiera aceptar, que impongan una limitación a los niveles de armamento de un Estado soberano". En otras palabras, que los Estados son libres para dotarse del tipo de armas que consideren pertinente, incluyendo las atómicas, sin más limitaciones que las que deriven de tratados internacionales. Tampoco es moralmente defendible exigir a un Estado una conducta que quien la exige no está dispuesto a seguir. Cabe recordar, finalmente esta célebre frase de Einstein, uno de los padres de la era atómica: "Partir el átomo ha cambiado todo, excepto nuestro modo de pensar, seguimos en las cavernas‖.

230

Amenaza latente: el agua Desde hace decenios, pero cada vez con mayor virulencia, el problema del agua figura entre los más conflictivos en determinadas regiones del globo y, sobre todo, allá donde tan vital recurso se lo disputan al menos dos Estados. Y es que, según una frase célebre, ―sin petróleo pueden vivir los pueblos pero no sobrevivirán si les falta el agua‖. Su carencia, en efecto, lleva a la consunción y a la desertización, de lo que puede ser buena prueba el Sáhara, hace algunos milenios tierra feraz, surcada por grandes ríos, y hoy un páramo desalentador en el que sólo hay unos escasos núcleos humanos.

En todo los rincones del globo la gente depende de la disponibilidad de agua potable para su supervivencia: es tan necesaria para la vida como el aíre. Pero más de mil millones de personas carecen de acceso al agua potable, y millones mueren todos los años por enfermedades relacionadas con esa carencia. Y a medida que el cambio climático, la destrucción del medio ambiente, la contaminación y el uso excesivo hagan disminuir las reservas de agua potable, incluso los países más ricos en agua potable, se verán afectados. El problema no radica en que el agua se esté agotando, sino en que menos de un 1.0 % de toda el agua de la tierra es agua dulce accesible, ya que el resto, hasta el 2.5% de las 2/3 partes de nuestro

231

planeta, cubierto de agua, es decir un 1.5% está congelada o se encuentra bajo tierra, y debido a los factores antes enumerados y al crecimiento de la población, cada año es menor la cantidad de agua disponible por persona. Para situar al lector ante este tema, nada mejor que remitirnos a la Cumbre Internacional del Agua en el siglo XXI que, con escasísima atención de los medios de comunicación de masas, se celebró en Valencia (España) el último mes de 1996. En esta reunión, auspiciada por la UNESCO, su presidente, de nacionalidad hindú, dijo que en el plazo máximo de un cuarto de siglo, cincuenta países y una población de casi tres mil millones de personas sufrirán gran escasez de agua, debiendo recordarse, para calibrar este asunto, que en las últimas siete décadas el censo humano aumentó en un 300%... y en consumo de agua en un 700%, es decir, algo más del triple. En aquella Cumbre, se estaba propiciando la creación de un Tribunal Internacional del Agua, vaticinando que este elemento será la llave para la seguridad en el Mundo y el problema del futuro siglo, ya que es un recurso escaso. Hasta el inicio del siglo XX el agua representaba un quebradero de cabeza relativo, ya que la gente, en su mayoría, vivía dispersa en las áreas rurales, colmando su sed, la de sus animales y sus campos, por medios tradicionales. La industrialización apenas si había comenzado y en cuanto al turismo, poseía escasa relevancia. El panorama actual apenas guarda puntos de contacto con el descrito, al haberse registrado posteriormente un éxodo en masa a las ciudades, habiéndose multiplicado de forma espectacular las instalaciones turísticas e industriales, presionando cada vez más brutalmente a la agricultura y a las cabañas locales, para que produzcan alimentos destinados, sobre todo, a una población autóctona, en aumento demográfico imparable. Hipótesis de guerra. Aunque el agua casi nunca ha sido la única causa de guerra a gran escala, la escasez de ella

provoca conflictos o contribuye a empeorar los ya existentes: Una de las zonas donde su escasez adquiere caracteres más dramáticos es en la cuenca mediterránea y, en especial, en su costado occidental africano (Magreb); si del ―Magreb‖ nos trasladamos al arco del ―Machreq‖, que desde el Sinaí alcanza a Turquía, las cosas se complican. La diferencia más sustancial entre ―Magreb‖ y ―Machreq‖ es que en el primero apenas hay ríos, o se carece de ellos en absoluto, mientras que en el Cercano Oriente existen varios, y hasta bastante caudalosos. Aquí el agua ya ha sido la causa –al menos causa dañina- de guerras y está en el primer plano de serios conflictos latentes. Los enfrentamientos tienen lugar en torno a tres ríos: Líbano, Israel, Jordania y Siria por lo que hace al Jordán; Turquía, Siria e Irak con relación al Éufrates y al Tigris. El Jordán fue motivo de grandes fricciones entre Siria, que quiso desviarlo en su exclusivo beneficio, e Israel, que canceló el contencioso con su abrumadora victoria en la guerra de junio de 1967, la llamada de los ―Seis Días‖. Gracias a esa victoria el Estado hebreo se apoderó de Cisjordania y, con ella, de sus ricos acuíferos que, de inmediato, puso en manos del Ejército, recortando significativamente su uso a las poblaciones árabes que, desde hacía siglos, se beneficiaban de ellos. Lo mismo sucedería con la cordillera del Golán (altos del Golán), arrebatados a Siria, dándose la circunstancia de que a partir de entonces, más de la mitad del agua que consumen los israelíes proviene de ambos territorios, encontrándose en este factor uno de los motivos fundamentales de su negativa a abandonarlos, tal como se lo exigen las resoluciones de las Naciones Unidas. En cuanto a Egipto, el país del Nilo, ese mismo bautizo lo dice todo: agua en abundancia aunque siempre atentos a lo que pueda suceder curso arriba, en Etiopía, Uganda o Sudán. En los países relacionados con el Tigris y el Eúfrates, en dónde, según la leyenda, estuvo situado el Paraíso Terrenal,

232

hoy día las cosas tienen muy poco de paraíso para los dos países afectados, Siria e Irak, pues los turcos han sido categóricos. ―Nuestro país se sitúa al comienzo de estos dos ríos y sus aguas provienen directamente de nuestras montañas. Por tanto no vemos por qué debemos negociar la propiedad del agua‖, alegan los turcos, máxime cuando Ankara tiene un ambicioso plan hidráulico que se apropiaría de gran parte del caudal de ambos ríos. Hace tiempo que se vaticina que será el agua, y no el petróleo, el recurso esencial del Cercano

Oriente en los próximos años. Los países árabes que representan el 5% de la población mundial, sólo disponen del 1% de los recursos acuíferos del planeta. La guerra del agua no tiene nada de cienciaficción. Tan sólo la colaboración científica, tecnológica y comercial entre los Estados a los que concierne, podría desactivar esta amenaza, sobre todo si se comprendiera lo que dijo ―Mahatma‖ Ghandi: ―Los problemas pueden resolverse, ya que la Naturaleza ofrece todo lo que necesita el Mundo... pero no puede solucionar la codicia‖.

233

234

UN NUEVO ORDEN MUNDIAL El Neoimperialismo Estadounidense. esde su independencia, Estados Unidos había declarado su intención de mostrarse neutral en el plano internacional. Sin embargo, a partir de 1817, las colonias españolas comenzaron a solicitar su reconocimiento como Estados independientes y, si bien en un principio el Congreso estadounidense decidió mantenerse neutral, en 1822 el presidente Monroe empezó a reconocerlas. Monroe hizo entonces su famosa declaración de principios: ―América para los americanos‖. Esta doctrina Monroe establecía unilateralmente que ―los continentes americanos son independientes y no pueden ser objeto de colonización por potencias europeas‖. En realidad, no tenía sentido que EE.UU., por entonces sólo una potencia menor, pretendiera erigirse en defensor de ―los continentes americanos‖. Con el tiempo, la doctrina Monroe sería interpretada como expresión de las ambiciones imperialistas de Estados Unidos sobre Iberoamérica, con la frase:‖América para los norteamericanos‖. La expansión territorial estadounidense fue constante con la adquisición de su ―lejano Oeste‖ (Far West), principalmente, a costa de los territorios del virreinato de Nueva España, pertenecientes al México independiente, más las Florida y Alaska; sin embargo, serían el Caribe y Latinoamérica los escenarios principales del creciente poderío estadounidense, que empezó a perfilarse como hegemónico en el hemisferio. Dos pasos decisivos para afianzar su influencia en la zona fueron la guerra con España y la independencia de Panamá. La guerra de 1898 con España tuvo como objetivo la ―liberación colonial‖ de los cubanos y como pretexto para iniciarla, la voladura del acorazado Maine en el puerto de La Habana. Pero las causas reales fueron la defensa de los intereses estadounidenses en la isla –azúcar, minería, comercio- y la presión de la prensa imperialista estadounidense.

D

El Tratado de París supuso el reconocimiento por España de la independencia de Cuba y la cesión de Puerto Rico, Filipinas y Guam (archipiélago de las Marianas, en Oceanía) a Estados Unidos, que ocupó militarmente Cuba, a la que no concedió la independencia hasta 1903, tras introducir en la Constitución de la nueva República la Enmienda Platt, que dejaba sus relaciones internacionales en manos del gobierno estadounidense, que también podía intervenir en los asuntos internos cubanos si lo considerara oportuno. En 1903, el gobierno de Teodoro Roosevelt provocó la segregación de Panamá de la República de Colombia. Previamente, Estados Unidos había adquirido la propiedad del canal que se iba a construir en el istmo, aunque declarando que sería neutral. Al resistirse el gobierno colombiano a las condiciones que Roosevelt quería imponer, éste apoyó la independencia de Panamá; el nuevo Estado aceptó el protectorado y amplias concesiones para la construcción del canal por Estados Unidos, que se inauguró en 1914 y permitió el enlace de las escuadras navales estadounidenses del Atlántico y del Pacífico. Desde 1903, fueron creciendo las inversiones estadounidenses en compañías fruteras de Centroamérica o azucareras en el Caribe; en la agricultura, la minería y los ferrocarriles de México, en los yacimientos de petróleo de México y Venezuela y en empresas de servicios –agua, electricidad y teléfonos- de todo el continente. En 1905, Roosevelt reinterpretó la doctrina Monroe en el sentido de que Estados Unidos actuaría como policía internacional en aquellos países que no se rigieran convenientemente o que incumplieran sus compromisos; política que justificó su intervención en Cuba, Nicaragua y Panamá, así como la ocupación de Santo Domingo y Haití, que se convertiría en un nuevo protectorado. Durante casi los tres primeros años, Estados Unidos se mantuvo neutral en la Primera Guerra Mundial. Pero cuando Alemania decidió ampliar el área de acción de sus submarinos, el Congreso declaró la guerra (6 de abril de 1917).

235

La intervención de dos millones de soldados estadounidenses en el frente francés resultó decisiva para el fin de la guerra. El presidente Wilson quiso, utópicamente, ser el inspirador de una ―paz sin victoria‖, formulada en catorce puntos que preconizaban el fin de los pactos secretos, la libertad de los mares, la supresión de toda restricción al comercio internacional y la reducción armamentística. Pero Wilson no pudo evitar el afán revanchista de sus aliados, que pactaron en el Congreso de Versalles el despojo de los imperios alemán y austro-húngaro, aunque también el convenio para establecer la Sociedad de las Naciones, en cuyo Consejo Permanente deberían figurar Estados Unidos, Inglaterra, Francia, Italia y Japón. Precisamente por eso, el Congreso estadounidense se negó a ratificar el tratado, rechazando la idea de que Estados Unidos quedase comprometido a garantizar la paz mundial, pues deseaba volver a su política aislacionista, pero reservando su hegemonía sobre los ―continentes americanos‖. Ausente Estados Unidos de la Sociedad de las Naciones, su participación en la política internacional se redujo a tomar parte en debates sobre control de tráfico de armas y a concertar algunos tratados particulares de paz. También firmó el ―Pacto Briand-Kellog‖, que significaba la renuncia a la guerra como medio para solucionar las diferencias internacionales. En los años previos a la Segunda Guerra Mundial, los ―marines‖ (infantes de marina) desembarcaron en Honduras para supervisar las elecciones y en Nicaragua, donde se mantuvieron ocho años combatiendo a las guerrillas de Sandino. El presidente Franklin D. Roosevelt, reforzó el nuevo concepto de buena vecindad que implicaba la renuncia a la agresión y a la intervención, así como el propósito de cooperar amistosamente en la solución de cualquier conflicto. Roosevelt ratificó en la Conferencia Panamericana de Montevideo el principio de NO intervención. Ese mismo año, salían los contingentes estadounidenses de Nicaragua; al siguiente, se anuló la ―Enmienda Platt‖ en Cuba y finalizó la intervención en Haití.

Desde entonces, el gobierno estadounidense no volvería a esgrimir la doctrina Monroe para justificar actuación alguna en el hemisferio. Tras la Segunda Guerra Mundial, Estados Unidos continuó manteniendo su posición de predominio, pasando a convertirse en la nación más rica, con intereses que la vinculaban a todos los rincones del mundo y capaz de hacer sentir su poder e influencia en cualquiera de ellos, aunque matizados esos intereses por el inicio de la guerra fría con el bloque comunista. La guerra de Corea, iniciada el 25 de junio de 1950, con la invasión de Corea del Sur por el ejército comunista norcoreano, fue la primera intervención militar estadounidense en ese contexto de enfrentamiento de bloques. El presidente Truman ordenó a MacArthur que proporcionara a Corea del Sur la ayuda y la protección militar debidas, y la VII Flota americana se encaminó desde Filipinas hacia Formosa. La contienda alcanzó su momento álgido con la intervención de China Popular a favor del ejército norcoreano, que hizo que todo el mundo temiera el estallido de una nueva guerra mundial. Por fin, tras difíciles negociaciones sobre el intercambio de prisioneros, se pudo firmar el armisticio en julio de 1953.

236

Otra intervención estadounidense en el contexto de la guerra fría fue el enfrentamiento con Cuba tras el triunfo de la revolución encabezada por Fidel Castro. Al año siguiente, fracasó la invasión de Bahía Cochinos por un grupo de anticastristas entrenados por la CIA y, en 1962, el mundo se vio de nuevo al borde de una guerra cuando el presidente Kennedy ordenó el bloqueo de la isla y la prohibición de acceso a Cuba de todo equipo militar. Finalmente los buques soviéticos que se dirigían a la isla cambiaron de rumbo.

Vietnam fue otra manifestación del neointervencionismo estadounidense en defensa de sus intereses estratégicos. El presidente Eisenhower había iniciado un apoyo económico y militar al gobierno survietnamita con la intención de contener la expansión del comunismo de la China maoísta. Kennedy intensificó esa presencia; a su muerte 170.000 soldados estadounidenses colaboraban con el ejército survietnamita. Y el presidente Jonson comprometió definitivamente a Estados Unidos en la contienda: desde 1965 se generalizaron los bombardeos sobre Vietnam del Norte y los soldados estadounidenses en Vietnam del Sur llegaron a ser 200.000 y, luego, 500.000. La llegada de Nixon a la Casa Blanca agravó el problema; en febrero de 1971 Estados Unidos autorizó la invasión de Laos por tropas survietnamitas. Sólo la determinación del Secretario de Estado, Henry Kissinger, pudo poner fin a la intervención estadounidense tras concluir las negociaciones de paz en enero de 1973. Estados Unidos intervino de nuevo en el Caribe, en República Dominicana y también en Granada y Panamá. Más recientemente, las últimas manifestaciones del intervencionismo neoimperialista estado-unidense han sido las guerras del Golfo y la intervención, en Afganistán, en las que de nuevo Estados Unidos se erigió unilateralmente defensor de los intereses económicos y humanitarios del mundo occidental y garante de la paz mundial. Finalmente, la guerra y ocupación de Irak, sustentada en el argumento de que el Estado Iraquí era un Estado terrorista y poseedor de armas químicas y biológicas, con las cuales atentar principalmente contra los EE.UU.

237

238

Siglo difícil. Ciertamente, este ha sido un siglo sumamente convulso. Ha visto, tanto el ascenso y triunfo del comunismo gracias a la revolución dirigida por Lenin -en más de la sexta parte de las tierras emergentes- durante casi 75 años, como su caída, prácticamente simbolizada con el fracasado golpe de Estado realizado contra Gorbachov. También ha sido testigo del auge y ocaso del fascismo. Y muchos tratadistas argumentan sobre la difusión mundial de la democracia y del sistema económico del libre mercado. Dos grandes lecciones nos ha dado el siglo XX, la imposibilidad de permanencia de los países construidos artificialmente y el triunfo, respeto y durabilidad de las identidades nacionales.

La profecía de Mackinder, esbozada en los años 20 del presente siglo y ratificada en el año 1943, de que el mundo se encaminaba hacia un sistema bipolar donde se enfrentarían la ―TierraCorazón‖ localizada en Eurasia y la ―Unidad noratlántica‖, su equivalente transpolar, centrada en el ―océano interior‖, que se hizo realidad durante los largos 40 años de la ―guerra fría‖, da paso al vaticinio de Cohen del concepto de la “multipolaridad”. Es necesario dejar de pensar en la tensión Este-Oeste para fijarse más en la confrontación Norte-Sur, en el enfrentamiento entre desarrollados y sub-desarrollados. En esta línea, y con objeto de que las Naciones Unidas respondan a las actuales necesidades de seguridad internacional, la ONU debería renovarse en tres direcciones capitales:

239

1.) aumentar la composición de los miembros permanentes del Consejo de Seguridad con objeto de representar con más rigor la realidad del presente. 2.) ampliar el papel y los poderes del Secretario General a los efectos de agilizar y hacer más eficaz el funcionamiento del citado organismo mundial. 3.) preparar el dispositivo militar previsto por la Carta de las Naciones Unidas; es decir, un Estado Mayor formado por los altos jefes de los miembros permanentes del Consejo de Seguridad. Pero mientras esto ocurre, se mantienen las siguientes características: 1) No hay desarme, tanto nuclear como convencional. 2) Auge de los nacionalismos. 3) Continuación de los conflictos regionales, ahora no sujetos ya a la presión bipolar. 4) Universal aceptación de la democracia como sistema político, y del libre mercado como sistema económico. 5) Resurgimiento del papel de las Naciones Unidas. Mayor protagonismo del derecho internacional. 6) Descenso de la competitividad económica industrial de USA; se apoya su liderazgo fundamentalmente en el poder militar. 7) Especial incremento de las relaciones Norte-Sur. 8) Aparición del sistema multipolar. Paradójicamente, opuestas a varias de las características anteriores, nos encontramos con las que se enumeran: 1) Modificación de los ―viejos principios‖ de relaciones internacionales, 2) No se respetan la inviolabilidad de las fronteras y 3) Se interfiere en los asuntos internos de los países. Sobre todo ello, se erige un poder hegemónico que intenta establecer un ―Nuevo Orden Mundial‖: los parámetros que convierten a EEUU en Gran Potencia son: 1-Potencial militar, 2- Influencia política planetaria, 3- Fuerza Económica, 4.Extensión territorial y 5- Volumen demográfico. (A esta Potencia, hoy en día le siguen, todavía a distancia, pero cumpliendo con la mayor parte de

esos parámetros, las siguientes naciones o bloques de naciones: Comunidad Europea, China, Japón, Rusia, India y Brasil). Ante la ―prepotencia‖ de una gran Potencia, la única definición verdaderamente objetiva de la soberanía, la única que sirve para todas las épocas, para todas las formas de civilizaciones y para todos los regímenes, es la facultad de replicar a cualquier desafío guerrero. Hay que entender que el instrumento final hegemónico es la ―Guerra Imperial‖, que normalmente se caracteriza por la enorme desproporción a favor de un Estado respecto a otro y, generalmente, cuando se excluye la moralidad de la vida política, se tiende totalmente a propugnar las guerras ―preventivas‖; es decir, usando cualquier pretexto, tomar la delantera y ser el primero en atacar. En la consecución de un Estado único, el Imperio, la motivación es impulsada por el ―complejo de Pueblo Elegido‖; su argumento: ―la búsqueda de la seguridad‖… El avance hacia la misma es la causa principal del imperialismo, en el camino se sojuzga a otras naciones… pero es que cada conquista engendra la necesidad de otra… La complicación y el costo de nuevas armas, la rapidez con que se quedan anticuadas y se superan unas a otras, además de otras razones propiamente estratégicas… han trastornado las condiciones del equilibrio entre naciones. Parece que en adelante los pequeños y medianos Estados no podrán pretender una verdadera independencia, es decir, la que se funda sobre la posibilidad de resistir durante un tiempo, en cualquier momento, a cualquier agresor. Parece que ha de perder su firmeza la noción de soberanía absoluta de los Estados. Para los pueblos que intentan resistir, su única posición se basa en la Guerra Defensiva, la guerra de quien no la desea y se ve obligado a combatir por que se le ataca. Ese reflejo defensivo vital, produce, a veces, el tremendo valor del desesperado. (La desesperación, como dijo Unamuno, es la dueña de lo imposible).

240

241

PERSPECTIVAS DEL NACIENTE SIGLO in caer en el terreno de la especulación y ateniéndonos a las realidades del mundo que despidió al siglo XX, podemos colegir que, en términos generales, a nivel ideológico y político las circunstancias serán similares, ya que es la economía con sus intereses y egoísmos, la que en el fondo, transforma el juego de las ideas y las realizaciones de los que nos gobiernan. Durante bastante tiempo, en el pasado siglo XX y hasta la década de los ochenta, el equilibrio entre las Potencias se mantuvo, básicamente, por el ―terror nuclear‖. Sin embargo, eso no fue impedimento para que las dos principales Potencias movieran sus peones en el ajedrez mundial y aunque no hubo enfrentamientos entre ellas, se desarrollaron hasta las postrimerías del siglo 15 conflictos interestatales importantes, 17 secundarios y 27 intervenciones puntuales; 23 movimientos de liberación para obtener las independencias, dirigidos contra dominaciones u ocupantes extranjeros; 16 conflictos de carácter secesionista para obtener la autonomía en el marco de Estados constituidos y 37 guerras civiles por un cambio de Régimen. Es difícil de pensar-diría que casi utópico-que no se sucedan conflictos de toda índole en el presente siglo, pues los intereses en juego de las potencias, prevalecerán. Las amenazas, de las que comentamos anteriormente, por desgracia se mantendrán y no podemos asegurar que no se vaya presentando un nuevo equilibrio de poderes entre tres, e incluso más naciones o bloques, en la búsqueda hegemónica. ¿Por qué? En la actualidad, a nivel mundial, la bipolaridad no existe. El equilibrio entre dos polos opuestos, ha desaparecido. El mundo parece, paradójicamente, fluctuar entre la integración y la desintegración. Se aglutinan los Estados formando bloques mientras otros se quiebran en varios pedazos. Pero lo que se muestra como paradójico, posiblemente no sea así; los lazos que van uniendo a

S

los Estados para formar bloques son de índole, en gran parte, económicos y tecnológicos, pero lo están siendo también, de valores culturales e idiomáticos, de origen étnico y de valores ideológico-religiosos; a veces se yuxtaponen algunos de ellos, y en esa yuxtaposición, quiere hacer su presentación el bloque de los desposeídos (que podría llegar a percibir, que esa misma condición puede ser su propia fuerza). Los Estados que se desintegran, lo hacen, justamente, en razón de distintos orígenes étnicos, distintos valores culturales, idiomáticos e ideológico-religiosos. Cada pedazo busca unirse con quien se siente identificado. Así pues, no hay tal paradoja... lo que sí ha ido quedando establecido, es una multipolaridad. Ante este panorama, el que América Latina siguiera fraccionada, sin formar un bloque, sería una invitación al suicidio de sus nacionalidades, dejando vía franca para la penetración de cualquier poder, cercano o lejano, que podrá usar la punta de lanza, en forma progresiva, de sus valores económicos, tecnológicos, culturales e ideológicos, hasta llegar, casi insensiblemente, al dominio político, puesto que, como dice el dicho: ―el comer abre el apetito‖. Los movimientos demográficos se acentuarán pero tendrán que enfrentar nuevas y fuertes barreras a la inmigración, en momentos en que los países de destino restrinjan sus fronteras y endurezcan su discurso; sin embargo los países ricos motivarán con planes temporales a los profesionales de los demás países, importando inteligencia foránea y ofreciendo ventajas impositivas y facilidades de visa; en muchos casos, se les alentará a que tomen residencia permanente. Si bien la lucha contra la contaminación ambiental irá aumentando, no lo será en forma tan significativa como hubiera de desearse, pues la economía-es decir, intereses y egoísmos-, seguirán imponiéndose; paradójicamente los intereses fomentaran la puesta en práctica de las energías alternativas que abaraten los costos energéticos, librándose de la dependencia del petróleo.

242

Campo naval En el mercantil no parece que se vislumbren cambios significativos en el diseño de los buques pero si se aprovecharán los avances tecnológicossiempre aplicados pioneramente en el campo militar-para afianzar la navegabilidad y la seguridad. Es muy posible que al ir tomando conciencia del deterioro de los mares, se apliquen las medidas correctivas necesarias y entre ellas, las que ya han empezado a implementarse en relación a la obligatoriedad del doble casco en los buques portadores de sustancias líquidas. Se incrementará, si cabe, el desplazamiento de mercancías a través de los mares y también el de las personas que deseen cruzarlos y conocer sus bellezas, en la comodidad de un hotel flotante y, posiblemente, vuelvan a aparecer las líneas regulares de pasajeros. Por de pronto, Inglaterra acometió la construcción de un gran trasatlántico, con las técnicas más modernas, tanto en sus sistemas de propulsión como de navegación, y equipándolo exquisitamente en lujo, refinamiento y modernidad, siguiendo la saga de las grandes naves de la compañía ―Cunard‖, bautizándolo Queen Mary II, habiendo entrado en servicio finalizando el año 2003. La biomedicina ha descubierto en el mar una nueva vía de investigación. En las próximas décadas los mares constituirán un elemento indispensable en la creación de nuevos fármacos, y como fuentes de alimentos, pues la sustentación agrícola será cada vez más difícil por el aumento de la población y la sequía. Ante la escasez de agua, una alternativa puede estar en la acuicultura, es decir, en el aprovechamiento de los recursos animales y vegetales del mar. La conquista del abismo marino es una meta cuyo camino se iniciará con fuerza, usando nuevos ingenios tecnológicos, como por ejemplo, los nuevos trajes de buzos concebidos para descender

hasta profundidades de varios centenares de metros; voluminosas escafrandas rígidas y articuladas que permiten desplazarse por el fondo marino, y otro ingenio que evita que los buzos sufran problemas de descompresión al volver a la superficie, ya que la escafranda mantiene la misma presión que existe al nivel del mar. Estos avances tecnológicos permitirán además adelantar en los trabajos de rescate de pasados hundimientos de barcos, tanto en su vertiente mercantil como en la histórico-cultural. En 1999, al buscar en el fondo del mar ciertos restos de un desastre marítimo, se encontraron dos embarcaciones fenicias de más de 2.700 años y en un estado todavía de excelente conservación. Ocultos por las masas acuáticas y por toneladas de limo en el fondo, se hallan cientos de miles de restos; desde navíos repletos de riquezas hasta monumentos históricos, como es el caso de la consecución de los restos de una de las antiguas Maravillas del Mundo: el Faro de Alejandría. La UNESCO aprobó en octubre del 2005 la ―Convención para la Protección del Patrimonio Cultural Subacuático‖, pero sigue habiendo vacíos legales que permiten la intervención de buscadores de tesoros en naufragios de gran valor histórico; éstos se dedican a despojar de sus valores a los yacimientos submarinos y no les importa si sus métodos destrozan el sitio del hallazgo, en oposición a la arqueología que busca información de utilidad científica, como podría ser, sabiendo dónde y cómo ocurrió el hundimiento, los trabajos sobre el navío de guerra inglés ―Sussex‖, cerca de Gibraltar (1694); el español ―Santísima Trinidad‖, cerca del cabo de Trafalgar (1805); varios galeones de los que conformaban la ―Armada Invencible‖ enviada contra Inglaterra en 1588; los barcos de las Armadas de Kublai Kan en sus intentos de invasión de Japón en 1274-1281, y en otro plano, no bélico, sino explorador, la nave de la expedición del conde francés ―La Perouse‖, como también las poblaciones hundidas por efectos de cataclismos naturales como ―Port Royal‖ en Jamaica, o la venezolana Cubagua, cerca de Margarita.

243

Naval militar En este apartado las tendencias son hacia los nuevos diseños con formas poliédricas, cascos dobles y triples, mejorando los índices de velocidad y estabilidad. Unidades de combate polivalentes, con armas defensivas de mayor capacidad y potencial, armas ―escamoteables‖ -que se esconden dentro del casco-, capaces de disparar proyectiles autopropulsados; sensores electrónicos y sistemas de comunicación de última generación; vehículos autónomos de vigilancia pasiva, ingenios dirigidos por control remoto (drones) (tanto aéreos: aparatos de ala fija y helicópteros, como de superficie, y submarinos en función cazaminas), y el concepto ―furtivo‖ (stealth), en gran parte de los nuevos proyectos, no sólo en la reducción de la firma radar, sino también en la óptica, infrarroja, magnética y acústica. En cuanto al tipo de unidades, las fragatas seguirán siendo la espina dorsal de las unidades de combate de superficie. En relación a los portaaviones, no existen grandes novedades, aparte de las ya asomadas anteriormente (siempre son unidades más complejas y costosas de mantener). En los submarinos se destaca la aparición de unidades ligeras adaptadas para el combate cercano al litoral, destacando en sus capacidades la captación de información, el transporte de grupos especiales, la puesta de minas y, por supuesto, el ataque contra otras unidades navales. El tipo corbeta o patrullero de altura, desde comienzo de los cuarenta, se convirtió en un buque ligero especializado en dar escolta a los convoyes costeros y de altura. Ahora, con las mismas misiones, será una unidad de combate de tipo medio/ligero como buque especializado en misiones defensivas o de interdicción marítima, sobre todo en conflictos de baja intensidad y/o próximos a la costa, más captación de información, control y lucha antiterrorista, desarrollando grandes velocidades, gracias a sus modernas plantas propulsoras, dotadas

de ―waterjets‖, y todo ello, acompañado de un diseño ―furtivo‖. Con respecto a los buques de apoyo logístico, los americanos están empezando a desarrollar,-por si en el futuro no pudieran contar con las bases militares y puertos de sus aliado-, el tener bases o posicionamientos en el mar. Es un concepto unido al de unidades o guerras expedicionarias, en el que prevalece la movilidad no sólo de las fuerzas, sino de la cadena de suministros que las apoya. Se trata de una arquitectura o sistema de sistemas para usar medios ya existentes, como los buques de asalto anfibios o de transporte, formando bases en el mar desde las que se puedan realizar operaciones logísticas durante un período de tiempo prolongado, pero que sirve también para desplegar los medios navales y aéreos para la zona de actividad, por lo que puede considerarse una suerte de base flotante. Una nueva amenaza A finales del pasado siglo se produjeron unos actos terroristas que asomaban la particularidaddespués de 900 años-de que llevaban implícitos una carga religiosa que con el paso del tiempo se ha ido acentuando: En diciembre de 1979, el ejército soviético invadió Afganistán, apoyando un golpe de Estado; desatándose una guerra civil entre el gobierno prosoviético y las guerrillas islámicas, en donde se destaca un saudita, Osama Bin Laden, con su esfuerzo y sus aportes económicos; dicho conflicto no finalizó, aún cuando los soviéticos terminaron retirándose en 1989. En 1983 suicidas ―chiitas‖ hacen explotar un camión contra un acuartelamiento de americanos y franceses en Beirut (Líbano), y en 1988 terroristas libios hacen explotar en vuelo a un avión comercial. En 1994 en medio de las luchas de las diferentes fracciones, surge el movimiento talibán, integrado por componentes de una de las etnias más importantes, la ―Pashtu‖ (los ―patanes‖, en castellano), y estudiantes de teología, de carácter fundamentalista radical.

244

Conquistan gran parte de país y en 1996 ocuparon la capital Kabul, imponiendo un gobierno estrictamente islámico, aunque se prosiguió la lucha de fuerzas antitalibanas formadas por otras etnias.

Y en 1998 una nueva organización terrorista fundamentalista islámica se da a conocer, haciendo explotar a las embajadas de Estados Unidos en Kenia y Tanzania.

245

PELIGRO REAL: TERRORISMO Características entro de este vocablo caben todo tipo de tendencias, según cuáles sean los autores, los medios y los objetivos de los actos violentos, sin llegar a la guerra abierta. En la actualidad, se tiende a considerar al terrorismo como un flagelo que debe ser erradicado de nuestras sociedades por los peligros de todo tipo que entraña; sin embargo, se evidencia que tal como sucediera en el pasado, no va a conformarse ningún frente internacional contra el terrorismo. Lo impide una multitud de hechos y a la cabeza de todos ellos, dos: la incapacidad de ponerse de acuerdo sobre qué es el terrorismo y quién es terrorista. Unas veces, quienes tienen el poder persiguen la neutralización o eliminación física de la oposición y el sometimiento por el miedo de la población (terrorismo de Estado). En otras ocasiones, son los enemigos del poder establecido los que pretenden su derrocamiento, por razones ideológicas (extremismos políticos o religiosos) o para lograr la liberación de grupos sociales o nacionales oprimidos. En determinados casos, lo que se pretende es movilizar a la población o crear un clima de inestabilidad que propicie el estallido de una revolución. El término terrorismo suele aplicarse con más frecuencia a la subversión contra el Estado, y es un recurso frecuente de minorías étnicas, sociales o políticas para luchar por sus ―derechos‖ en países que sufren graves desigualdades socioeconómicas o donde, al menos parte de la población, carece de libertades políticas. De hecho, la distinción entre ―terroristas‖ y ―luchadores por la libertad‖ normalmente depende de quién aplique el término, no del grupo o de las actividades calificadas por el mismo. Los actos de terrorismo más frecuentes son los asesinatos de personalidades destacadas, los secuestros (a cambio de contrapartidas económicas o políticas), los sabotajes y la explosión de bombas,

D

que causan daños materiales y humanos, y extienden el sentimiento de inseguridad. Por ello, la publicidad es un elemento importante de los actos terroristas, porque multiplica sus efectos y su alcance. Evolución histórica. Desde la Antigüedad han existido grupos que han realizado actos terroristas por razones políticas o religiosas, como los zelotes judíos contra el dominio romano a comienzos de la era cristiana, o la secta musulmana de los ―asesinos‖, en el Oriente Medio de la época de las Cruzadas. A fines del siglo XI, el ismailí Hasan-i-Sabbah, el ―viejo de la montaña‖, no tiene el menor inconveniente en poner en marcha, desde su castillo-refugio, la primera experiencia de terrorismo político de la Historia. Consciente de su inferioridad militar, enviaba auténticos ―comandos‖ de leales para matar a sus rivales políticos. Se supone que recibieron el nombre de hashshashin (asesinos), por sus recursos al hachís como estimulante. Eran guerreros suicidas que actuaban, aproximándose a la víctima mediante la traición y el disimulo. Los gobernantes también han recurrido con frecuencia a la violencia más o menos legal para asegurar el control sobre sus súbditos y la represión de los disidentes. Pero fue a partir de la Revolución Francesa (1789) cuando se generalizó el uso de la violencia como arma política. Robespierre defendió abiertamente el recurso del terror contra los enemigos de la Revolución, dando nombre al período conocido como el ―Terror Jacobino‖. Ya en el siglo XIX fueron los grupos radicales de signo anarquista los que recurrieron con mayor frecuencia a los actos terroristas para luchar contra el Estado y despertar la conciencia popular. En este sentido, cabe mencionar la actividad de los nihilistas rusos, cuya acción más señalada fue el asesinato del zar Alejandro II (1881). De hecho, el asesinato de personalidades (magnicidio) fue una de las armas

246

más empleadas por los sectores del anarquismo violento. En atentados anarquistas murieron el presidente francés Carnot (1894), el rey Humberto I de Italia (1900), el presidente estadounidense McKinley (1901) o el estadista español Cánovas del Castillo (1897). Otros grupos, como el Ku-Klux-Klan, los republicanos irlandeses o los armenios, con motivaciones más o menos claramente nacionalistas, recurrieron también a los actos violentos en Estados Unidos, el Reino Unido y el Imperio Otomano, respectivamente. El asesinato del archiduque de Austria Francisco Fernando de Habsburgo en Sarajevo, por un nacionalista serbio, fue la chispa que hizo estallar, en 1914, el primer gran conflicto de alcance internacional. El terrorismo contemporáneo Tras la Primera Guerra Mundial, el siglo XX ha presenciado la difusión del terrorismo en gran escala, facilitado por los adelantos técnicos (armas más eficaces y manejables, mejores medios de comunicación). Regímenes totalitarios, como el nazismo alemán o el estalinismo soviético, recurrieron sistemática y masivamente a la violencia contra sus propias poblaciones, para crear un clima de terror que facilitara la imposición de la ideología y los objetivos del Estado. Pero la forma de terrorismo más frecuente ha sido la derivada de los movimientos de liberación nacional, especialmente intensos en el Tercer Mundo. Normalmente, los actos terroristas se dirigían contra la potencia colonial, como las acciones del FNL argelino contra la administración francesa (1954-62), o del Vietcong contra la presencia estadounidense en Vietnam. En otras ocasiones han sido comunidades particulares, dentro de una colonia, las que se han enfrentado tanto entre sí como contra los dominadores coloniales; fue el caso de judíos y árabes en la Palestina británica. La independencia no siempre ha satisfecho las aspiraciones de determinadas minorías, lo que ha originado actos de terrorismo contra los nuevos

Estados. Puede mencionarse, en este sentido, la actividad de los tamiles en Sri Lanka y la de los sikhs en la India (que asesinaron a la primera ministra Indira Gandhi en 1984); asimismo, habría que aludir al surgimiento de un integrismo islámico violento, especialmente grave en países como Argelia, o a organizaciones palestinas como al Fatah y las que las siguieron en lucha contra el Estado de Israel. Precisamente, los terroristas palestinos alcanzaron gran notoriedad internacional a finales de la década de los sesenta y principios de la siguiente, con acciones espectaculares: secuestros aéreos, matanza de atletas judíos en los Juegos Olímpicos de Munich (1972), etc. Por otro lado, y muchas veces confundido con la lucha nacional, la difusión de ideologías marxistas en el Tercer Mundo ha dado lugar a la formación de grupos empeñados en la lucha contra el capitalismo y los regímenes autoritarios de signo conservador. Algunos ejemplos serían las FARC colombianas, los tupamaros uruguayos, los sandinistas nicaragüenses o Túpac Amaru en Perú (protagonistas de un espectacular asalto a la embajada japonesa en Lima, en 1997). Estos grupos combinaron la guerrilla rural con el terrorismo urbano; en muchos casos algún otro defiende también reivindicaciones indigenistas, como el EZLN (zapatista) mexicano. Paralelamente, han surgido organizaciones de ultraderecha (paramilitares), enfrentadas a los movimientos de izquierda y normalmente apoyadas por los gobiernos (escuadrones de la muerte en Brasil, Triple A argentina, ―Contra‖ nicaragüense, etc.). Tampoco las sociedades más desarrolladas se han visto libres de la lacra del terrorismo, bien en su versión nacionalista (IRA irlandés, ETA en España, terrorismo Corso), bien protagonizada por grupos ideológicamente radicales, como los izquierdistas Baader-Meinhof en Alemania, las Brigadas Rojas en Italia, el GRAPO español o el ultraderechista OAS y el GAL en España. Frecuentemente, los grupos terroristas tienen contactos con organizaciones afines en otros países, lo que ha obligado a internacionalizar la lucha estatal contraterrorista.

247

Numerosos países han suscrito acuerdos multilaterales para facilitar las extradiciones y el intercambio de información y recursos. Así mismo, también se produce el fenómeno contrario, por el que determinados gobiernos financian, entrenan o proporcionan bases a grupos terroristas que actúan contra regímenes opuestos. Estados Unidos, ha acusado frecuentemente a países como Libia, Irán, Irak o Siria de patrocinar dichas actividades. Pero, por su parte, el gobierno estadounidense también ha favorecido la acción de grupos subversivos, especialmente en América latina (anticastristas cubanos, ―Contra‖ nicaragüense, etc.) En el mundo contemporáneo el fenómeno terrorista se ha caracterizado por la ejecución de acciones puntuales tendentes a producir la destrucción de vidas humanas y/o componentes significativos de la vida política y social (medios de transporte, edificios) con el propósito de intimidar a la opinión pública y de alcanzar un fin político al subvertir el orden vigente. Es en el desprecio a la vida humana-a la de los civiles incluso-, el sentimiento de inferioridad respecto de los recursos de que en principio dispone el adversario, la dimensión punitiva y la vocación de ejemplaridad lo que establece esos rasgos comunes a las distintas estrategias del terror. Si la organización terrorista es clandestina por una exigencia técnica elemental, el acto está diseñado para lograr una máxima repercusión en la opinión política. Los anarquistas llamaban a sus acciones terroristas ―la propaganda por el hecho‖. ETA emplea el terror en este sentido a lo largo de toda su historia y hoy Bin Laden mide en ese termómetro el éxito de sus atentados. Guerra Simétrica y Asimétrica: según quien la define. Lo que sucede en los territorios ocupados de Cisjordania y Gaza encuentra reflejo en la Prensa con una expresión que muchos de quienes la leen

son incapaces de desentrañar su significado: guerra asimétrica. Esto sugiere, por lo menos, que hay otro tipo de guerra, la simétrica, y, en efecto, es así. Guerra Asimétrica: el término fue acuñado durante la guerra de ocupación que enfrentó a la URSS con los muhaidines afganos y árabes. Significa una guerra o conflicto, donde un bando con pocos recursos militares pero gran determinación, utiliza de forma imaginativa y letal, medios de oportunidad o de fortuna para infringir a un enemigo, mucho más poderoso, daños tremendamente superiores a los medios empleados, tanto en términos de daños materiales, como psicológicos o propagandísticos. Al ser, además, un recurso empleado por fuerzas sutiles, que no presentan blancos significativos a las represalias, es un tipo de guerra que se sitúa al margen de los equilibrios de terror que sirvieron para mantener la paz durante la guerra fría. Así, existe la posibilidad de usar armas de destrucción masiva, puesto que no tienen detrás de sí–o no les importa-un blanco que pueda ser objeto de represalias de igual o peor magnitud. Fueron guerras simétricas, contando a partir de 1945, aquellas en las que los contendientes utilizaron armas y recursos hasta cierto punto homologables; en cuanto a las guerras asimétricas comienzan en paralelo con el irreversible declinar de la Unión Soviética teniendo como casi exclusivo promotor a los Estados Unidos. Ejemplo de las mismas fueron las intervenciones norteamericanas en Granada, en Panamá y en Afganistán. También la de Irak, caracterizándose todas ellas por la acción contra un rival carente en absoluto de fuerza o que si la tenía, como en el caso iraquí, la aniquiló de golpe el inmenso poder de quienes se le echaron encima. La sistemática destrucción de Irak, donde se bombardearon desde puentes de tercer orden y pequeñas centrales que proporcionaban luz eléctrica a los pueblos a base de generadores movidos por carburante, retrotrajo a este país a los años veinte, cuando era una primitiva sociedad rural, agrícola y ganadera- que sólo contaba, como paisaje

248

industrializado, con las zonas petrolíferas explotadas en su tiempo por el ocupante colonial inglés. Sobre este país, en gran parte desierto, en sólo diez días cayeron sobre Irak más toneladas de bombas que las arrojadas en todo el curso de la Segunda Guerra Mundial. Uno de los resultados fue también característico: las bajas sufridas en combate por una de las partes, la agresora, resultaron insignificantes debiéndose la casi totalidad de ellas a accidentes o al fuego amigo.

Sin embargo, llamar guerra asimétrica a la que Israel lleva a cabo en los territorios palestinos ocupados es enmascarar la realidad. Es terrorismo de Estado, como también lo es cuando se aplica el embargo y se ejecutan acciones militares en defensa de intereses comerciales, en contra de Estados calificados como ―terroristas‖, mientras que el auténtico terrorismo, el que prolifera y asesina cada día, se mantendrá intocado, tranquilo, sin que surja el consenso internacional necesario para acabar con él.

249

La Religión: objetivo fundamental. En el fenómeno terrorista, el factor religioso desempeña un papel primordial en su gestación y en las formas que asume. La mentalidad religiosa intervino, asimismo, desde distintos ángulos, en opciones terroristas tan distantes entre sí como la del populismo ruso, de un lado, o la del IRA y ETA por otro. El organismo propio de la ortodoxia favoreció en Rusia una concepción armónica integradora del creyente y súbdito en un orden positivo que culminaban en el zar y Dios. Claro que si el zar se convertía en su opresor, la culpa no era de la institución, sino de quien la ocupaba, de ahí la necesidad de eliminarle. Zar y pueblo se convirtieron en términos antitéticos y el atentado fue la solución El papel del terror en los nacionalismos irlandés y vasco tuvo otro origen: la adhesión a un catolicismo integrista, y que está dispuesto a asumir el martirio con tal de destruir el poder opresor de Inglaterra y de España, respectivamente. El hecho de que los etarras hayan perdido la fé no les priva de seguir comulgando, literalmente, con las mismas formas de comportamiento político-religioso. Son ideologías orientadas por su carga de violencia religiosa hacia un terrorismo de comunidad de ánima, muy próximo al islámico.

Como lo fué y es el terrorismo sionista, asentado sobre la conciencia del ―pueblo elegido‖, que impulsó el nacimiento del Estado de Israel. El terrorismo de masas fue utilizado por militantes sionistas-Begin, Shamir-como instrumento racional para lograr la independencia, poniendo fin al mandato británico (voladura del hotel ―King David‖, en 1946) y ha seguido siendo empleado hasta hoy mismo, de forma implacable, por los gobiernos israelíes. En el caso del terrorismo de Al Qaeda, cuya lucha no es ya por la nación-Estado, sino por la nación islámica, de cuyo internacionalismo dieron fé las nuevas brigadas internacionales de militantes contra la URSS en Afganistán. Esa guerra contra la URSS y su gobierno satélite en Afganistán despertó el internacionalismo musulmán, materializando por vez primera un esbozo de unidad de los creyentes en la militancia, que a partir de entonces se ha convertido en modélico, porque además, la victoria sonrió a la causa sagrada. La frustración experimentada en la Guerra del Golfo incrementó el malestar, activando a aquellas minorías de ortodoxos que desde la opulenta Arabia Saudí sintieron la presencia de lo extranjero en la sagrada tierra Árabe, como una profanación.

250

Se acrecienta el Terror. Recién empezado el nuevo siglo, el 11 de septiembre del 2001 ocurre el terrorífico ataque a las ―Torres Gemelas‖ en Nueva York y al Pentágono, Washington. Un año después, otro fuerte ataque terrorista en la isla de Bali (Indonesia). Después de los sucesos del 11 de septiembre, el gobierno de Bush acusó a los talibanes de dar cobijo a Osama Bin Laden. Los talibanes se niegan a entregar al líder de Al Qaeda y Estados Unidos, con

bastante apoyo internacional, comenzó a bombardear y ayudar con medios y tropas a la Alianza antitalibán. Al cabo de un mes de combate, caía Kabul y luego, Kandahar, feudo talibán, formándose bajo los hospicios de la ONU un gobierno multiétnico provisional. A comienzo del 2002, G. W. Bush acusó a Irak de amparar el terrorismo internacional. Husein, en noviembre aceptó la resolución de desarme propuesta por la ONU y el envio de inspectores para examinar sus arsenales (tanto lo nuclear como lo químico y bacteriológico), pero según el gobierno de Estados Unidos, no cumplió con sus exigencias, pero tampoco se demostró que las incumplieran, como tampoco se encontraron elementos nucleares, ni químicos o bacteriológicos, más los EE.UU, efectuando un ―terrorismo de Estado‖ iniciaron la invasión de Irak en marzo del 2003 y en abril tomaron Bagdad, dando fin al régimen de Hussein, que más tarde seria capturado y finalmente ejecutado. No habían transcurrido 11 meses desde la caída de Bagdad cuando cuatro trenes que cubrían rutas cercanas a la ciudad de Madrid (España), llenos de personas que se dirigían a sus trabajos y lugares de estudio, explotan, por las cargas depositadas por terroristas pertenecientes a Al Qaeda, falleciendo 199 personas y resultando heridas varios cientos más. Con la estrategia terrorista llevada a sus últimas consecuencias, Bin Laden intenta castigar y avanzar en el proceso de unidad de los musulmanes, consciente de que Alá les conduce a la victoria, gracias a una movilización favorecida por la existencia de un sistema de comunicación mundial. Inmune al paso del tiempo. Su terrorismo no será el de una masa de desesperados, sino el de una red moderna de conspiradores, cuyo vértice se encuentra altamente cualificado y dotado de recursos. La apuesta será también más fuerte: hacer efectiva la condición del Islam como religión universal.

251

También ésta es una vertiente de la globalización; la perspectiva de un terror religioso actuante a escala mundial. En el Islam, desde sus orígenes, se dan una serie de componentes que pueden servir de fundamento al terror, en cuanta forma específica de yihad, de combate necesario contra los enemigos de Alá. Recuérdese que Mahoma es un profeta armado y que la hegemonía del Islam, incluso sobre las comunidades que son también ―gentes del Libro‖, es decir, los judíos y los cristianos-deben alcanzarse a toda costa, incluida la lucha a muerte, que para el creyente supone la forma suprema de sacrificio. Varios versículos de la azora IV resultan inequívocos: ―¡OH, los que creéis! ¡Poneos en guardia! Lanzaos contra nuestros enemigos por grupos o en bloque‖ (4,73/71). ―Quienes creen, combaten en la senda de Dios‖ (4,78/76). La muerte por el Islam es, en fin, rentable para quien la practica: ―A quienes combaten en la senda de Dios, sean matados, sean vencedores, les daremos una enorme recompensa‖ (4/76/74). Por supuesto que esos mensajes estaban sujetos a un contexto determinado por su época histórica, ya que la propia ―guerra santa‖ (Yihad) literalmente significa ―lucha en la vía de Dios‖, teniendo también una connotación espiritual: la de la lucha del hombre contra sus propias pasiones.

En un mensaje televisado, Osama Bin Laden dejó las cosas claras. El verdadero autor del castigo infligido a Norteamérica era Alá: ―Aquí está América, golpeada por Dios Omnipotente en uno de sus órganos vitales, con sus más grandes edificios destruidos‖.

Lo que estaba en juego no era la justicia social, era el símbolo de una situación agónica de mayor envergadura: la ―humillación‖ de la comunidad musulmana, de ―nuestra nación islámica‖ ante ese Occidente, cuyo liderazgo es ejercido por EE.UU. Los conceptos de ―hombre‖ y de ―humanidad‖ quedan fuera de juego, en el escenario descrito por el saudí sólo existen creyentes e infieles. El terror está pues, plenamente justificado como instrumento para impedir la prolongación del ―padecimiento‖ de los primeros y del ―dominio‖ de los segundos, a quienes se cuida de calificar de paganos, Los cristianos ya no son ―gentes del libro‖ sino

252

―paganos‖. (Sólo los medios técnicos separan a Bin Laden de Hassan-I-Sawah, el imán ismaelita). Es una subordinación inaceptable, que Bin Laden, como buen wahhabí, considera desde el ángulo de la profanación de lo sagrado, que para él supone la simple presencia de un poder no islámico (los creyentes habrían visto ―profanados sus lugares santos‖). Y, en fin, por dos veces él comenta sobre el tiempo de padecimiento de la comunidad islámica humillada, fijándola en 80 años: el tiempo transcurrido desde la desaparición del Imperio

Otomano, el último Estado islámico poderoso, capaz durante siglos de imponerse a ―los infieles‖. En fin, tanto en esta modalidad de terrorismo religioso, con mucho, la más peligrosa, como las de otras modalidades, no hay lugar en la tierra que esté completamente a salvo de la posibilidad de un repentino ataque terrorista. El terrorismo es una más de las muchas manifestaciones de violencia en la actualidad, como guerra civiles, rebeliones, genocidios y guerras al estilo clásico, estas últimas, menos usadas, pero siempre latentes.

253

EPILOGO

n el transcurso de estas narraciones, en apoyo a un programa de Historia Naval Militar, el enfoque de las mismas se ha centrado en las Marinas militares y en las hazañas exploratorias, que no sólo ampliaron el mundo, sino que marcaron las rutas del mayor comercio, el oceánico. No era objeto de la presente obra, el abordar el campo del ocio y los deportes náuticos, como tampoco el de narrar las hazañas individuales de navegación. A los jóvenes, el mar quiere hacerles llegar su llamado al darles a conocer lo importante que es para el futuro del planeta; para que aprendan a preservarlo y defender sus riquezas; también para que se sientan ―aventureros‖, surcándolo en regatas, explorando sus fondos marinos y disfrutándolo mientras lo navegan. Para que transforme sus vidas en aventuras científicas, convirtiéndose en oceanógrafos y biólogos marinos. Para que sean industriales que trabajen en la explotación racional de las grandes riquezas animales y minerales que atesoran. Para que se sientan identificados con la misión de vigilarlo y defenderlo. No quiero culminar la presente, sin rendir homenaje a los buque-escuela, yunque en los que se templan los jóvenes que sienten la llamada del mar: En el caso de los actuales veleros de las distintas marinas militares o mercantes, el propósito tiene un matiz señaladamente didáctico. Porque sí las tareas de mostrar el pabellón o de cultivar las relaciones con otros pueblos pueden llevarse a cabo en buques movidos por hélices, la formación del auténtico hombre de mar depende en buena parte de sus aptitudes para afrontar y utilizar los elementos con que la naturaleza le sorprende constantemente, y por supuesto, es en los buques de vela donde los acontecimientos se presentan de manera más apremiante y peligrosa.

E

Los pilotos de las naves descubridoras, incapaces de determinar la longitud geográfica, poseían un sexto sentido, un olfato marinero que les permitió consumar hazañas impensables para el hombre de hoy; poseían una gran agudeza, hija de una larga experiencia sobre las olas, al acecho permanente de las veleidades de viento y mar, observando la apariencia de la atmósfera, el movimiento de los cardúmenes, el cambio de lluvia a granizo y hasta el vuelo de las aves; todos esos fenómenos eran fuentes para su información. Actualmente, acaso no quede ninguna tierra por descubrir en nuestro planeta, pero la mar, el cielo, los vientos y la luz se renuevan, y se recomponen cada hora, fustigando o confortando a los pocos nautas que todavía quedan. Bajo los palos del buque-escuela, se robustecen el sentido de la responsabilidad, la capacidad de decisión e improvisación; el compañerismo es el resultante de la comunión en alegrías y fatigas; para el superior, la cálida humanidad en la atención al subordinado, la persuasión del trascendente valor de la lealtad y la obediencia; para todos, la serena fortaleza ante la adversidad, la sutileza en el trato con seres de distintas culturas y, en fin, el sano sentimiento patriótico, que se arropa en los pliegues del pabellón nacional, mientras se escucha el canto del poeta:

Si no el mar, ¿quién decidme, se atreviera burlón de timoneles, a mojarle el bordado a la bandera, la borda a los bajeles y el orgullo al blasón y sus cuarteles?. La mar o el mar; mujer o aventurero, que conquista o que mata, que dá sal a la hombría, se entrega o arrebata, acuna o desafía, o promueve un escándalo de plata.
(Luís López Anglada)

254

ÍNDICE DE ILUSTRACIONES Las Palau (Portada – Imagen) Tomo I ―Oriente vs Occidente‖ – Segunda Guerra Mundial, el Pacífico (Portada) El gigante dormido empieza a despertar…………………………………………………………………………... 1 Defendiendo la ―Gran Muralla‖…………………………………………………………………………………… 3 Puesta en escena bélica……………………………………………………………………………………………. 4 Vista de la isla Ford desde un avión japonés……………………………………………………………………… 8 ―Fiebre militar‖ – Infantería de Marina japonesa…………………………………………………………………. 9 Vida idílica (Hawai) – Vida idílica (Manila)…………………………………………………………………….. 13 Imágenes varias del ataque japonés – Acorazado ―West Virginia‖ en llamas…………………………………... 17 Destrucción en Pearl Harbor (07/12/1941)………………………………………………………………………. 18 Declaración de Guerra – Japoneses internados………………………………………………………………...... 20 Un saludo victorioso……………………………………………………………………………………………... 24 Primer ataque aéreo a Japón…………………………………………………………………………………….. 25 Portaaviones japonés y americano………………………………………………………………………………. 26 El ―Lexington‖ en llamas – La tripulación lo abandona…………………………………………………………. 27 Midway – un ―Devastator lanza su torpedo al portaaviones japonés ―Kaga‖…………………………………… 31 Aviones americanos sobrevolando un hundimiento japonés…………………………………………………….. 32 El ―Yorktown‖…………………………………………………………………………………………………… 33 Primer desembarco………………………………………………………………………………………………. 36 Esperando el ataque nocturno……………………………………………………………………………………. 37 Pegados a la radio – explorador isleño…………………………………………………………………………... 39 ―Bajo las palmeras‖……………………………………………………………………………………………… 45 Atolón Makin…………………………………………………………………………………………………….. 53 Embarcaciones de desembarco…………………………………………………………………………………... 54 ―Marpi Point‖…………………………………………………………………………………………………….. 59 Las ―abejas marinas‖, Cuerpo de Ingenieros de la Navy………………………………………………………… 60 De terreno de jungla a campo de aviación……………………………………………………………………….. 61 Portaaviones en Ulithi……………………………………………………………………………………………. 62 Bombardeo a Cavite………………………………………………………………………………………………66 Guerrilleros filipinos……………………………………………………………………………………………... 68 Un tanque derriba la puerta de ―Intramuros‖, en Manila………………………………………………………… 69 Avión ―Kamikaze‖……………………………………………………………………………………………….. 74 Al asalto de Iwo Jima……………………………………………………………………………………………..77 Dos vistas del asalto al Suribachi – La pequeña bandera es arriada…………………………………………….. 78 Se iza la que quedará inmortalizada……………………………………………………………………………... 79 Pilotos ―kamikazes‖.……………………………………………………………………………………………... 80 El ―Missouri‖ atacado por kamikazes…………………………………………………………………………… 81 El ―Hornet‖ se defiende………………………………………………………………………………………….. 82 Visita del Comodoro Perry (isla de Okinawa) ………………………………………………………………….. 83 Formación de portaaviones………………………………………………………………………………………. 84 Grupos de pilotos ―kamikaze‖…………………………………………………………………………………… 85 Tres vistas de ataques kamikazes…………………………………………………………………………………86

255

Los tanques de EE.UU. avanzan a través de los cultivados campos……………………………………………. 87 Tanques lanzallamas – Infantes usando lanzallamas….………………………………………………………… 88 Submarinos ―enanos‖…………………………………………………………………………………………….. 92 Bajo el ataque con cargas de profundidad……………………………………………………………………….. 94 Dos vistas de guerra submarina………………………………………………………………………………….. 96 Superfortalezas B-29……………………………………………………………………………………………...99 Los focos ―fijan‖ a un B-29………………………………………………………………………………………….. 101 Cazas ―Mustang‖ de escolta – ―Yermo calcinado‖…………………………………………………………………... 102 Lanzamiento de la primera bomba atómica………………………………………………………………………….. 106 Ruinas de Hiroshima………………………………………………………………………………………….… 107 Lanzamiento de la segunda bomba atómica…………………………………………………………………………. 108 Desolación en Nagasaki………………………………………………………………………………………… 109 Consecuencias del lanzamiento de las bombas……...…………….............................................................................. 110 Hirohito………………………………………………………………………………………………………………. 111 USS Missouri – Firma de la rendición del Japón……………………………………………………………………. 112 Nave de desembarco con material y personal (Día D)…………………………………………………………. 114 Frases para recordar…………………………………………………………………………………………….. 122 Tomo II Planeta en convulsión (Portada) Bandera de la O.N.U.………………………………………………………………………………………….. 124 Calma contemplativa…………………………………………………………………………………………… 125 Avión en el puente aéreo………………………………………………………………………………………...130 Jerusalem……………………………………………………………………………………………………….. 131 Los desembarcos en Inchon……………………………………………………………………………………. 135 Gandhi………………………………………………………………………………………………………….. 136 Defendiendo sus propiedades – Sukarno……………………………………………………………………..... 138 Líderes de Egipto y Argelia……………………………………………………………………………………. 140 Mandela……………………………………………………………………………………………………..…. 141 Barricada israelí – La toma del Templo – Los artífices de la victoria…………………………………………. 150 Yom Kippur……………………………………………………………………………………………………. 152 Los sueños del Sha – Mujeres de arma tomar…………………………………………………………………. 154 Funerales por Jomeini………………………………………………………………………………………… 155 Jóvenes sobre el derruido muro – Alemania reunificada………………………………………………………. 168 Refugiados bosnios…………………………………………………………………………………………….. 169 Jugando a la guerra…………………………………………………………………………………………….. 170 Banderas de la Unión Europea…………………………………………………………………………………. 171 Al estilo Occidental – Pasión japonesa….……………………………………………………………………... 172 Revolución Cultural China – Los jóvenes Guardias Rojos…………………………………………………...... 173 El hombre vs la máquina………………………………………………………………………………………. 174 El F-117………………………………………………………………………………………………………… 178 Incendio – Fuego y nube de humo……………………………………………………………………………... 179 Agonizando…………………………………………………………………………………………………….. 180 Visón de muerte………………………………………………………………………………………………... 181 Civiles sufriendo la guerra……………………………………………………………………………………... 182

256

Incluso con piedras – Intentando la paz………………………………………………………………………... 183 Vistas marinas………………………………………………………………………………………………….. 188 Otra vista marina……………………………………………………………………………………………...... 192 ―Hidroala‖ y ―Aerodeslizador‖.………………………………………………………………………………... 194 Buque ruso ―efecto superficie‖………………………………………………………………………………… 195 Pareja de ―Ospray‖ – Helicóptero no tripulado……………….……………………………………………….. 197 Buque carguero a propulsión nuclear………………………………………………………………………….. 198 Flotilla de transatlánticos………………………………………………………………………………………. 199 Petrolero – Terminal de contenedores………………………………………………………………………….. 200 Fragata española………………………………………………………………………………………………... 203 Corbeta sueca…………………………………………………………………………………………………... 204 Submarino nuclear ruso………………………………………………………………………………………… 206 Portaaviones estadounidenses y francés………………………………………………………………………... 207 Un ―Harrier Plus‖ español……………………………………………………………………………………… 208 Fragata americana lanzando un misíl…………………………………………………………………………... 210 Todavía arteria vital……………………………………………………………………………………………. 212 Submarino brasileño……………………………………………………………………………………………. 216 Cambistas………………………………………………………………………………………………………. 217 Monedas históricas……………………………………………………………………………………………... 218 La bolsa de ―Wall Street‖………………………………………………………………………………………. 220 Emigrantes israelitas…………………………………………………………………………………………… 221 Su medio de subsistencia………………………………………………………………………………………. 222 Mujeres sub-pagadas – Judíos polacos………………………………………………………………………….223 Fusión ―cubano–andaluza‖…………………………………………………………………………………….. 224 ―Collage‖ de nuevas tendencias……………………………………………………………………………225/ 226 Hiroshima – Nagasaki (fotografías de los ―hongos atómicos)……………………………………………......... 227 Víctimas de ―Chernóbil‖……………………………………………………………………………………….. 230 Mujeres afganas y sus ―burkas‖ – Mujeres afganas y sus kalasnikhov………………………………………... 244 Impacto en una de las ―Torres Gemelas‖- Zona Cero……………………….…………………………………. 250 Osama Bin Laden – En oración…………………………………………………………………………………251 La ―Kaaba‖, piedra sagrada…………..…………………………………………………………………………252 Buque Escuela de la República Bolivariana de Venezuela (Contraportada – Volumen IV)

257

ÍNDICE DE MAPAS Tomo I La invasión japonesa: 1935-1945………………………………………………………………………………… 2 Hawai: posición clave en el Pacífico…………………………………………………………………………….. 13 Ruta de la flota nipona…………………………………………………………………………………………… 15 Plano del puerto de Pearl Harbor..……………………………………………………………………………….. 16 Península Malaya………………………………………………………………………………………………… 22 Ofensiva japonesa en el Pacífico (1941-1942)…………………………………………………………………... 23 Archipiélago de las Salomón (Guadalcanal).……………………………………………………………………. 34 Estrecho de ―fondo de hierro‖…………………………………………………………………………………… 36 Batallas navales en el Estrecho………………………………………………………………………………….. 40 Desembarco en Guadalcanal y batalla de la isla de Savo………………………………………………………... 41 Batalla de Islas Salomón orientales……………………………………………………………………………… 42 Posición de Guam – Tinian y Saipán…………………………………………………………………………….. 56 Plano de la Laguna de Ulithi…………………………………………………………………………………….. 62 Plano de las Palau………………………………………………………………………………………………... 63 Archipiélago filipino……………………………………………………………………………………………... 65 Batalla de Leyte………………………………………………………………………………………………….. 71 Posición de las islas Marianas – Plano de Iwo Jima…………………………………………………………….. 75 Plano de Okinawa………………………………………………………………………………………………... 85 Reconquista norteamericana del Pacífico (1943-1945).…………………………………………………………. 98 Zonas minadas por aviones americanos……………………………………………………………………….. 104 Surgimiento y caída del Imperio Japonés (1937-45)…………………………………………………………... 114 Tomo II Berlín divido – Trazado del Muro……………………………………………………………………………… 126 Plano del Puente Aéreo………………………………………………………………………………………… 129 La Guerra de Corea I – La Guerra Corea II……………………………………………………………………. 134 División de la India…………………………………………………………………………………………….. 137 División de Vietnam en 1954…………………………………………………………………………………... 139 África independiente después de 1970………………………………………………………………………… 140 Las principales bases militares durante la Guerra Fría (1945-62)……………………………………………. 143 ―Bahía de Cochinos‖.…………………………………………………………………………………………... 145 Emplazamiento de misiles……………………………………………………………………………………… 146 La crisis de los misiles…………………………………………………………………………………………. 147 Bloqueo naval…………………………………………………………………………………………………... 148 La amenaza de los misiles intercontinentales………………………………………………………………….. 149 Guerra de los ―6 días‖………………………………………………………………………………………….. 151 Los principales conflictos durante la Guerra Fría (1945-73)……………….………………………………… 153 Las Malvinas – Las islas del Atlántico Sur……………………………………………………………………. 156 Malvinas y la Antártica – Los puntos estratégicos del Atlántico Sur………………………………………… 167 La Europa soviética (1945-89).………………………………………………………………………………… 169 La desintegración de Yugoslavia………………………………………………………………………………. 170

258

China y su entorno (1950-85).…………………………………………………………………………………. 175 El petróleo y los Estados del Golfo……………………………………………………………………………. 176 Principales corrientes superficiales – La circulación del agua de los Océanos……………………………….. 184 Las Rutas del petróleo………………………………………………………………………………………….. 201 Thalasocracia inglesa…………………………………………………………………………………………... 211 El Canal de Suez……………………………………………………………………………………………….. 212 El Canal de Panamá……………………………………………………………………………………………..213 Disponibilidades de agua potable……………………………………………………………………………… 232 Los conflictos en Oriente Medio entre 1948 y 1991…………………………………………………………… 233 Las Coreas……………………………………………………………………………………………………… 235 Cuba – Vietnam – República Dominicana…………………………………………………………………….. 236 Granada – Panamá – Kuwait – Afganistán – Irak……………………………………………………………… 237 Intervenciones norteamericanas de 1945 en el Caribe y Centro-América…………………………………….. 238 La Rusia postsoviética (1990-2000)…………………………………………………………………………… 240 Afganistán……………………………………………………………………………………………………… 244 Las grandes religiones………………………………………………………………………………………….. 248 El Islam en el Mundo…………………………………………………………………………………………... 249

259

BIBLIOGRAFÍA Adams, Henry H. - Italia en Guerra. Ediciones Folio. S,A, Barcelona – ―Italy at War‖. – Time Life Books, Inc. Aguirre Vio, Carlos A. - Historia Naval Mundial. Litografía Carroza – Valparaiso – Chile. Allen, Oliver E. - Los Buques a Vela. Ediciones Folio. S,A. – Barcelona, España. Título original: ―The Windjammers‖. Time Life Books Inc. Los Navegantes del Pacífico. Ediciones Folio. S,A. – Barcelona, España. Título original: ―The Pacific Navigators‖. Time Life Books Inc. Anderson, M.S. - Guerra y Sociedad en la Europa del Antiguo Régimen: 1618-1789. Ministerio de la Defensa – Secretaría General Técnica – España. Título original: ―War and Society in Europe of the old Regime‖: 1618-1789. Arranz Márquez, Luís. - Los Viajes de Colón. Editorial Información e Historia. S,A. ―Cuadernos 16‖ – Madrid-España. Baines, John-Malek, Jaromir. - Egipto, Dioses, Templos y Faraones. Ediciones del Prado Madrid – España. Edición original. Equinox LTD – Londres. Ballesteros Gaibrois, Manuel. - Las Culturas olvidadas. Editorial Información e Historia. S.A., ―Cuadernos 16‖. Madrid-España. Belot R de (CA). - La Guerra Aeronaval en el Atlántico: 1939-1945. Editorial Naval – Madrid España. Título original: ―La Guerre Aeronavale en L´Atlantique: 1939-1945‖. La Guerra Aeronaval en el Pacífico: 19391945. Editorial Naval – Madrid-España. Título original: ―La Guerre Aeronavale en le Pacifique: 1941-1945‖. Best Geoffrey. - Guerra y Sociedad en la Europa revolucionaria: 1770-1870. Ministerio de la Defensa, Secretaría General Técnica – España: Título original: ―War and Society in Revolucionary Europe: 1770-1870‖. Botting, Douglas. - Los Piratas. Ediciones Folio, S.A. Barcelona – España. Título original: ―The Pirates‖ – Time Life Books. Inc. Los Submarinos alemanes. Ediciones Folio, S.A. Barcelona – España. Título original: ―The U-Boats‖ – Time Life Books. Inc. Bowra. C.M. - La Grecia Clásica: la herencia eterna. Ediciones Folio. S,A. Barcelona-España. Edición original: Time Life Books Inc. Brossard, Maurice de (CA.R). - Historia Marítima del Mundo. Edimat Libros. C.A. Madrid. Título original: ―Histoire Maritime du Monde‖. France – Empire 1974. Cabrera, Leoncio. - España en el Pacífico. Información e Historia S.A. ―Cuadernos 16‖ .Madrid - España. Caranci, Carlo A. - El Imperio Portugués. Información e Historia S.A. ―Cuadernos 16‖. Madrid – España. Carrero, Guillermo. - El III Reich en el Mar. Ediciones Prensa del Movimiento. Madrid - España. Castillo Manrubia, Pilar.- La marina de guerra española en el primer tercio del siglo XIX. – Editorial Naval. – Madrid 1992.Cerezo Martínez, Ricardo. - Años cruciales en la Historia del Mediterráneo: 1570-1574. Junta Ejecutiva del IV Centenario de la Batalla de Lepanto. Madrid 1971. Cervera Pery, José. - El Derecho del Mar. Editorial Naval – Madrid-España. La Estrategia Naval del Imperio. Editorial San Martín – Madrid-España.Coe, Michael; Snow, Dean; Benson, Elizabeth. – América Antigua. Civilizaciones Precolombinas. Ediciones Folio. S,A. Barcelona–España. Título original: ―Atlas of Ancient América – Equinox Ltd – Oxford. Collaut Martín; Jansen, Marius; Kumakura, Isau. – Japón, el Imperio del Sol Naciente. Ediciones Folio. S.A. Barcelona-España. Título original ―Cultural Atlas of Japón‖. Equinox Ltd. Oxford Coutau–Bégarie, Hervé. - Geoestrategia del Pacífico. Ministerio de la Defensa. Servicio de Publicaciones del Estado Mayor del Ejército. Madrid, España. Título original: ―Géostratégie du Pacifique‖ – Institute Fráncais des Relations Internacionales. Geoestrategia del Atlántico Sur. Ministerio de la Defensa-Servicio de Publicaciones del Estado Mayor del Ejército-Madrid-España. Título original: ―Géostratégie de L´Atlantique Sud‖- Presses Universitaries de France, 1985.

260

Chaliand, G-Rageau, J.P.- Atlas del descubrimiento del mundo – Alianza Editorial: Madrid-España – Título original: ―Atlas de la decouverte du monde‖ – Librairie Artheme Fayard-Paris. – Atlas político del siglo XX Alianza Editorial: Madrid-España – Título original: ―Atlas Politique du XXe Siécle‖ – Editions du Seuil – Paris. Chocano Higueras, Guadalupe. - Naves del descubrimiento: la “Santa María” la “Pinta” y la “Niña”Museo Naval - Instituto de Cultura Naval - Madrid-España. Del Carril, Bonifacio. – La cuestión de las Malvinas – Emece Editores. – Buenos Aires, Argentina – 1982. Destéfani, Laurio H. (CA) - Manual de Historia Naval Argentina. Talleres Gráficos de la DIAB-Buenos Aires, Argentina. Malvinas, Georgias y Sandwich del Sur ante el conflicto con Gran Bretaña. Edipress.S.A.Buenos Aires. Argentina. Elson, Robert T.- El preludio de la guerra. Ediciones Folio S.A.- Barcelona España-Título Original:‖Prelude to war‖, Time-Life Books Inc. Elting, John R. - Batallas de Escandinavia. Ediciones Folio S.A. Barcelona España. Título Original: ―Battles for Scandinavia‖, Time-Life Books Inc. Elvin, Mark-Blunder, Carolina - China, gigante milenario. Ediciones Folio S.A.-Barcelona España. Edición original: ―Equinox Ltd‖. (Oxford). Esquemeling, John; Ringose, Basil. - Piratas de América. Editorial Colombia-Buenos Aires. Argentina. Felice Cardot, Carlos. - Curazao Hispánico – Ediciones de la Presidencia de la República. Caracas 1982. Fernández Duro, Cesáreo. – A la mar, madera. – (Disquisiciones náuticas: Vol. V). – Imprenta, Estereotipia y Galvanoplastia de Aribau y Cía. (Sucesores de Rivadeneyra). – 1880 Madrid. Los ojos en el cielo. (Disquisiciones náuticas: Vol. IV). – Imprenta, Estereotipia y Galvanoplastia de Aribau y Cía. (Sucesores de Rivadeneyra). – 1879 Madrid. La mar descrita por los mareados. – (Más disquisiciones). – Imprenta, Estereotipia y Galvanoplastia de Aribau y Cía. (Sucesores de Rivadeneyra). – 1877 Madrid. Ferrill, Arther - Los orígenes de la Guerra (desde la Edad de Piedra a Alejandro Magno). Ministerio de la Defensa-Ediciones Ejército-Madrid España. Título Original: ―The Origins of war‖ (from the stone age to Alexander the Great)-Thames and Hudson. Ltd. – Londres. Fuenzalida, Bade-Rodrígo (CN.R). - La Armada de Chile. Imprenta de la Armada - Chile. García Arroyo, Raziel. - Biografía de la Marina Mexicana – Edición: Secretaría de la Marina - México. García de Cortazar, Fernando; Lorenzo Espinosa, José María. - Historia del mundo actual, 1945-1992. Editorial Alianza. S.A.- Madrid–España Gómez-Centurión, Carlos. - La Inglaterra Isabelina – Información e Historia, ―Cuadernos 16‖ – Madrid-España. Gómez Ruíz. M. – Alonso Juanola. V.- El Ejército de los Borbones (II tomos) – Tropas de Ultramar, Siglo XVIII. Servicio Histórico Militar - Madrid Graham.-Campbell, James. - Los Vikingos. Ediciones Folio S.A. – Barcelona – España. Título original: ―Cultural Atlas of the Viking World‖ – Ediciones Andrómeda Ltd. – Oxford. Gruppe, Henry E. - Las Fragatas - Ediciones Folio S.A. - Barcelona – España – Título original ―The Frigates‖ – Time – Life Books Inc. Guillén, Julio F. - El Primer Viaje de Colón – Editorial Naval – Madrid–España. Hale, John R. - La edad de la exploración – Ediciones Folio S.A. – Barcelona – España – Edición original: Time-Life Inc. Harina, Clarence Henry. – EL comercio y la navegación entre España y las Indias en épocas de los Habsburgos – Academia Nacional de la Historia. – Caracas.- Ediciones Desclée de Brouwer y Cía. – París, Brujas. Haythornthwaite, Philip; Younghusband, William - La Marina de Nelsón – Ediciones del Prado – Madrid – España – Título original: ―Nelson’s Navy‖ – Osprey - Londres. Hillgruber, Andreas. – La II Guerra Mundial, objetivos de guerra y estrategia de las grandes potencias. – Alianza Editorial S.A. – Madrid – 1995.

261

Howard, David - Los Acorazados – Ediciones Folio S.A. – Barcelona – España – Título original: ―The drednoughts‖ – Time – Life Bokks Inc. La guerra en el mar – Ediciones Folio – Barcelona– España – título original: ―The man-of-war‖ Time – Life Inc. Humble, Richard: - Los exploradores – Ediciones Folio – Barcelona – España – título original: ―The explorers‖ – Time – Life inc. Landín Carrasco, Amancio. – España en el mar: padrón de descubridores. – Editorial Naval. – Madrid. Lehane, Brendan - El paso del Noroeste – Ediciones Folio S.A. – Barcelona – España – título original: ―The Nortwest passage‖ – Time – Life Inc. Levy, Meter - Grecia, cuna de Occidente – Ediciones Folio – Barcelona – España. Edición original: Equinox Ltd – Oxford. Lucena Salmoral, Manuel. - Descubrimientos y descubridores – Información e Historia S.A. – ―Cuadernos 16‖ – Madrid – España. La Flota de Indias – Información e Historia S.A. – ―Cuadernos 16‖ – Madrid – España. Macdonald, John – Grandes batallas de la II Guerra Mundial – Ediciones Folio S.A. – Título original: ―Great Battles of World War II‖ – Marshall Editions Limited – London – England. Maddocks, Melvin - La travesía del Atlántico – Ediciones Folio S.A. – Barcelona – España título original: ―The Atlantic crossing‖ Time–Life inc. Los grandes transatlánticos – Ediciones Folio S.A. – Barcelona – España título original: ―The Great Liners‖ -. Time – Life Books Inc. Manzano Manzano, Juan. – Colón descubrió América del Sur en 1494 – Fuentes para la historia colonial de Venezuela. – Vol. XI. – Caracas 1972. (Biblioteca de la Academia Nacional de la Historia). Martín Martín, J. L. - La Hansa – Información e Historia S.A. ―Cuadernos 16‖ – Madrid–España. Masson, Philippe - Del mar y de su estrategia – Instituto de Publicaciones Navales – B. Aires – Argentina: título original ―De la mer et de sa strategie‖ – Editions Tallander – París – Francia. Mc Bride, Ian Heath-Angus - Los Vikingos . Ediciones Folio S.A. – Barcelona – España – título original ―The Vikings‖ – Osprey – Londres – Inglaterra. Melo, Rosendo: - Historia de la Marina del Perú – Publicaciones del Museo Naval – ―Biblioteca del Oficial‖ – El Callao – Perú. Miller, Russell – Comandos. Ediciones Folio S.A. – Barcelona – España – Título original: ―The Commandos‖ – Time – Life Books Inc. Los hombres de las Indias Orientales – Ediciones Folio – Barcelona – España: Título original: ―The East Indiamen‖ – Time – Life Books Inc. Millner-Gulland, Robin; Obelensky, Sir Dimitri: - Rusia, de los Zares a los Soviets - Ediciones Folio S.A. – Barcelona – España: título original ―Cultural Atlas of Russia‖ - Equinox Ltd. – Oxford. Muñoz, Eduardo D. (CC) – Historia Naval. – (Tomo I). – Centro Militar. – Biblioteca General Artigas, No. 25. – Editorial: Florensa & Laton. – República Oriental del Uruguay, 1955.Nile, Richard; Clerk, Christian - Australia, Nueva Zelanda y Pacifico Sur – Ediciones Folio S.A. – Barcelona – España. – Edición original: Andrómeda Oxford Ltd. Olesa Muñido, Francisco F. - La galera en la navegación y el combate – Junta Ejecutiva de la batalla de Lepanto – Madrid, 1971. Pitt, Barrie: - La batalla del Atlántico – Ediciones Folio S.A - Barcelona – España: Título original ―The battle of the Atlantic‖ - Time – Life Books Inc. Prieto, Carlos. - El Océano Pacífico: navegantes españoles del siglo XVI – Alianza Editorial – Madrid – España. Reynolds, Clark G. - La guerra de los portaaviones. Ediciones Folio S.A. – Barcelona – España - Título original: ―The carrier war‖ – Time – Life Books Inc. Ritdge, Simon - Guerra en el fin del mundo – Ediciones Folio S.A. – Barcelona –España – Título original: ―War in the Outpost‖ – Time – Life Inc.

262

Rivas Fabal, José E. - Historia de la Infantería de Marina española - Editorial Naval – Madrid – España. Robinson, Francis – El mundo islámico – Ediciones Folio S.A. – Título original: ―Atlas of Islamic World Since 1500‖ – Equinox Ltd. Oxford – Egland. Rousmaniere, John – Yates de lujo – Ediciones Folio S.A. – Título original: ―The Luxury Yachts‖ – Time-Life Inc. Ruíz Bravo, C - Solar, D – Alamis, S. - La guerra del Golfo – Información e Historia S:.A. – ―Cuadernos 16‖ – Madrid – España. Sánchez Bravo, Mariano - Forjadores Navales del Ecuador – Imprenta Naval. Scheina, Robert L. - Íberoamérica: una Historia Naval, 1810 – 1987 – Editorial San Martin – Madrid – España: título original ―Latin-American: a naval history, 1810 – 1987‖ – U. S. Naval Institute – Annapolis Maryland, USA. Sherrard, Philip - Bizancio, crónica de un Imperio – Ediciones Folio S.A. – Barcelona – España – Edición original: Time- Life Books Inc. Steinberg, Rafael - La lucha en las islas – Ediciones Folio S.A. – Barcelona – España – Título original: ―Island fighting‖ – Time – Life Books Inc. Thubron, Colin. - Los antiguos marinos – Ediciones Folio S.A. – Barcelona – España: título original: ―The ancient mariners‖ – Time – Life Books Inc. Los Venecianos – Ediciones Folio S.A. – Barcelona–España: título original ―The Venetians‖ – Time – Life Books Inc. Uslar Pietri, Arturo - Valores Humanos – Editorial Mediterráneo – Madrid – España. Uruguay - Armada Nacional a través del tiempo – Impresora Lagomarcino – Montevideo. Varela Marcos, Jesús:- Las salinas de Araya y el origen de la Armada de Barlovento – Biblioteca de la Academia Nacional de la Historia (Fuentes para la Historia Colonial de Venezuela) – Caracas, 1980. Walker, Bryce: - La Armada – Ediciones Folio S.A. – Barcelona – España: Título original: ―The Armada‖ – Time – Life Books Inc. Wernick, Robert - Los Vikingos – Ediciones Folio S.A. – Barcelona – España: Título original ―The Vikings‖ – Time – Life Books Inc. Wheeler, Keith - El camino a Tokio – Ediciones Folio S.A. – Barcelona – España Título original ―The Road to Tokio‖ – Time – Life Books Inc. Bombarderos sobre Japón – Ediciones Folio S.A. – Barcelona – España título original: ―Bombers over Japan‖ – Time – Life Books Inc. Guerra en el Pacifico – Ediciones Folio S.A. – Barcelona – España Título original: ―War under the Pacific‖ – Time – Life Books Inc. Whipple, A. B. C. - La lucha por el Mediterráneo – Ediciones Folio S.A. – Barcelona – España Título original: ―The Mediterranean‖ – Time – Life Books Inc. Navíos en guerra – Ediciones Folio S.A. – Barcelona – España Título original: ―Fighting Sail‖ – Time – Life Books Inc. Los balleneros: Ediciones Folio S.A. – Barcelona – España título original: ―The Whalers‖ – Time – Life Books Inc. Los Clipers – Ediciones Folio S.A. – Barcelona – España título original: ―The Clipper chips‖ – Time – Life Books Inc. Wood, Peter - El mar de las Antillas – Ediciones Folio S.A. – Barcelona – España Título original: ―The Spanish Maine‖ – Time – Life Books Inc. Zapatero, Juan Manuel - La guerra del Caribe en el siglo XVI – Instituto de Cultura Puertorriqueña – San Juan de Puerto Rico, 1964. Zentner, Christian: - El III Reich – Editorial Anesa /Noguer -Título original: ―Das III Reich‖ – Editor: Jahr Verlag, John. Zich, Arthur - El Sol naciente – Ediciones Folio S.A. – Barcelona – España Título original: ―The Rising Sun‖ – Time – Life Books Inc. Zorgbibe, Charles: - Historia de las Relaciones Internacionales – Alianza Editorial – Madrid–España Título original: ―Histoire des relations internationales‖ – Hachette Livre – Francia.

263

Obras Enciclopédicas y Temáticas: Atlas Nacional Geographic – (Tomo 16) - Nacional Geographic Maps - Edición en Español: Planeta DeAgostini S.A. (RBA – Coleccionables S.A.) Diccionario de Historia de Venezuela – (2da. Edición, 1997). Fundación Polar, Caracas. Diccionario de Historia Militar – A: Cristina Borreguero Beltrá – Editorial Ariel S.A. (Ariel Referencia) Diccionario de la Mitología clásica – Editorial Espasa Calpe – Madrid Título original: ―Dictionnaire Culturel de la Mythologie grèco-romaine‖ – Editions Nathan – Paris. Gran Diccionario Universal Larousse Gran Enciclopedia Espasa – Editorial Espasa Calpe – Madrid. 2005 Historia de la Segunda Guerra Mundial – Editorial Salvat – Barcelona. Historia del Mundo Moderno – Editorial Ramón Sopena – Barcelona – Edición original: ―The New Cambridge Modern History‖ – Cambridge University Press - England. Historia Universal del Siglo XX – Editorial: Historia 16 – Madrid. Historia Universal Multimedia – Mediasat Group – Madrid, España. La enciclopedia de los barcos – Edimat Libros S.A. – Título original: ―The Encyclopedia of chips‖. Qué Saber – Ediciones del Prado – Madrid, España. Otros: Ponencias de los Congresos 1ro. y 2do. de Historia Militar (Zaragoza – España) Castañeda Delgado, Paulino – “Teoría sobre la guerra justa”. Cerezo Martínez, Ricardo – “Despliegue de las Escuadras y de la Armada de la Monarquía Hispánica a fines del siglo XVI”. García Escudero, José María - “Defensa y Piratería”. Martínez Valverde, Carlos - “Constitución y organización de la Armada de Felipe V”. Olesa Muñido, Francisco F. - “La organización de los bajeles españoles en el ámbito Atlántico. “La Marina en el siglo XVI”. Saumell LLadó, Andrés. - “Francisco de Vitoria, primer sistematizador del Derecho Internacional” Boletines y Revistas: Boletín de Historia y Antigüedades – Academia Nacional de Historia de Colombia (números: 663, 664, 665, 672, 673, 674, 709) Revista de Historia de América (números 67, 68) - Instituto Panamericano de Geografía e Historia – Escuela de Estudios Hispánicos - Universidad de Sevilla. Revista del Ejército, Marina y Aeronáutica – Venezuela. Revista de Publicaciones Navales – Argentina. Revista de la Marina – España. Revista de Marina – Chile, No. 810. Revista de Historia Naval – Instituto de Cultura Naval – España. Revista “Defensa” – Edefa – Madrid. Del Autor: “El enigma de Colón” – Revista FF. AA. (número especial: - ―499 años después‖), 1991 Venezuela. Las Armadas Latinoamericanas en el siglo XXI: “el caso Venezuela” – (en colaboración). Archivos propios. Fin del volumen IV Luís Antonio Rodríguez Moro.

264

CRONOLOGÍA PERTENECIENTE AL VOLÚMEN IV Acontecimientos relevantes político-militares y navales 1941 07/12. A las 7 de la mañana, hora local, se produce el ataque japonés por sorpresa, sin previa declaración, de guerra, contra Pearl Harbor, base principal de la Flota americana del Pacífico, en las islas Hawai. 08/12. Las tropas japonesas ocupan Bangkok. Fuerzas japonesas de desembarco llegan a Malasia. Fuerzas armadas japonesas desembarcan en la isla filipina de Lubang y en la península de Malaca, cerca de Khota Bharu y Singora. Los japoneses inician también los ataques contra Hong Kong y ocupan las concesiones extraterritoriales de países enemigos en Shangai y Tien Tsin. 10/12. Fuerzas de desembarco japonesas en Java. Aviones japoneses hunden los acorazados ingleses "Prince of Wales» y “Repulse". 11/12. Un contingente japonés de casi 3.000 hombres desembarca en el extremo norte de la isla de Luzón, a la vez que otro desembarca al sudeste de Manila. 01/01. Se firma en Washington el pacto de las "Naciones Unidas" - se adhieren 26 naciones que se comprometen a no concluir tratados separados de paz con Alemania y Japón. 16/01. Llegando de Tailandia, los japoneses inician una ofensiva contra Birmania. 23/01. Tropas japonesas desembarcan en el archipiélago de las Bismarck y en las Salomón. 25/01. Desembarcos japoneses en Nueva Guinea. Movilización general en Australia contra la amenaza Japonesa. 15/02 Singapur cae en manos de los japoneses. 09/04. La aviación japonesa ataca la base naval principal de la isla de Ceylán, hundiendo un portaaviones inglés y algunos mercantes. 06/05. Se rinde la guarnición amerícano - filipina de Corregidor y el general Wainwright se entrega prisionero. De este modo las Filipinas son ocupadas completamente por los japoneses. 08/05. Conclusión de la batalla naval del Mar del Coral. Se trata de la primera batalla de la historia entre portaaviones. Los americanos pierden el portaaviones "Lexington." mientras que entre las unidades japonesas queda gravemente dañado el portaaviones "Shokaku" y es hundido el pequeño portaaviones "Soho". 03-07/06. Batalla naval junto a Midway. Los japoneses tratan de desembarcar en Midway para plantear un encuentro decisivo contra la flota americana. En el curso de la batalla los japoneses pierden los portaaviones "Akagi", "Kaga", «Soryu" e "Hiryu". El portaaviones americano "Yorktown" es hundido por un submarino después de haber sido gravemente dañado por los aviones japoneses. 04/06. Ofensiva japonesa en China; son ocupados todos los aeródromos de los que podrían servirse los americanos para acciones contra el territorio japonés. 07/08. Un cuerpo expedicionario estadounidense desembarca en la isla de Guadalcanal; los defensores japoneses, derrotados, se repliegan hacia el interior de la isla. 08/08. En la India es detenido Gandhi; a consecuencia de ello estallan violentos desórdenes antibritánicos, que se prologarán durante casi dos meses.

1942

265

1943

1944

1945

09/08. Tiene lugar en la isla de Savo, en las Salomón, la "primera batalla de las islas Salomón": tres cruceros americanos y uno australiano son hundidos por unidades japonesas. 24/08 Batallas de las Salomón. 11-12/10 Batalla de Cabo Esperanza. 23-27/10 Batalla de Santa Cruz. 01-08/02 Las tropas japonesas abandonan la isla de Guadalcanal. 02/02 Batalla del “Mar de Bismarck”. 03/03 Cerca del archipiélago de las Bismarck, una flota americana aniquila a un convoy japonés dirigido a Nueva Guinea. 11/05 Tropas americanas desembarcan en las islas Attu de las Aleutianas. 14/05 Tropas japonesas entran en Bengala. 29/06 Desembarco americano en Nueva Guinea. 01/11 Marines de EE.UU. desembarcan en Bougainville. 02/11 Batalla naval en la Bahía de la Emperatriz Augusta 20/11 Los marines americanos desembarcan en el atolón de Tarawa (Islas Gilbert). 16/02 Los americanos desembarcan en Eniwetok. 06/06 Flota americana en camino para desembarcar en Saipan. A las 6:30 am comienza el desembarco aliado en Normandía. 15/06 Los americanos desembarcan en Saipan (Islas Marianas) 20/06 Victoria naval americana en el “Mar de Filipinas” 21/07 Tropas americanas desembarcan en la isla de Guam, de las Marianas. 22-25/10 En la batalla aeronaval de Leyte, la flota japonesa trata de evitar el desembarco americano en las Filipinas. La pérdida de 3 acorazados, 4 portaaviones, 6 cruceros pesados y 3 cruceros ligeros, significó el final de la Marina japonesa. 15/12 Tropas norteamericanas desembarcan en la isla de Mindoro, en las Filipinas. 17/02 Se inicia el desembarco de los “marines” en Iwo Jima 24/02 Tropas estadounidenses ocupan Manila, tras haber sido evacuada por los japoneses. 09/03 Gigantesco bombardeo aéreo sobre Tokio. 28/03 Los americanos desembarcan en Okinawa. 07/04 Acción desesperada de la flota japonesa contra Okinawa. (Hundimiento del superacorazado "Yamato"). Bombardeo americano de Tokio. 12/04 Muerte del presidente de los Estados Unidos Franklin Roosevelt. Le sucede el vicepresidente Harry Truman. 23-25/05 Intensos bombardeos de B-29 sobre Tokio. 15/07 Italia declara la guerra al Japón. En Los Álamos los americanos efectúan el primer experimento logrado de una explosión atómica 26/07 A consecuencia de la victoria electoral de los laboristas, dimite el gobierno Churchill y se constituye un nuevo gobierno con Attlee como Primer Ministro. La conferencia de Potsdam impone al Japón una rendición sin condiciones. Ultimátum a Japón. 06/08 Los americanos arrojan la primera bomba atómica sobre Hiroshima. El 80% de la ciudad queda destruido, mueren 90.000 personas.

266

1945/1952 1946

1947 1948

1949

1950/1980

1950

08/08 La URSS declara la guerra a Japón. 09/08 24 horas después de haber declarado la guerra a Japón, inicia el Ejército Rojo su ofensiva contra la guarnición de Kwangtung, en Manchuria. Segunda bomba atómica en Nagasaki, mueren 60.000 personas. 15/08 Rendición incondicional del Japón. 02/09. En el golfo de Tokio y a bordo del acorazado americano Missouri, se firma a las 2:40 de la madrugada la rendición incondicional de Japón. Este acto supone el fin oficial de la II Guerra Mundial. Ocupación aliada del Japón bajo el mando del General Mac.Arthur. Comienza la I Guerra de Indochina: se enfrentan Francia y el Vietminh (movimiento de liberación vietnamita fundado en 1941). El emperador del Japón renuncia a su divinidad, se promulga la constitución japonesa de post-guerra. Independencia de Filipinas. Gran Bretaña concede la independencia a la India. Se crean dos estados separados; la Unión India y Pakistán. El gobierno israelí de David Ben Gurion proclama el nacimiento del Estado de Israel. Asesinato de Ghandi. Independencia de Birmania, Ceilán (Sri Lanka) y Camboya. Se instaura la República Federal de Alemania De igual modo, se instaura la República Democrática de Alemania. Se crea la OTAN (Organización del Tratado del Atlántico Norte). Fundación de la República Popular China. Independencia de Indonesia. Creación del Reino de Jordania. Primera guerra árabe-israelí. El conflicto ideológico entre los bloques capitalista y socialista envenenó las relaciones internacionales. La Guerra de Corea y la crisis de Cuba fueron los hechos salientes de la llamada ―Guerra Fría‖. Ambos bloques evolucionaron después hacia la ―coexistencia pacífica‖ y el Tercer Mundo se convirtió en el escenario del enfrentamiento ideológico; intervención militar norteamericana en el Sudeste Asiático y penetración Soviética en África y en el Oriente Medio, transformado en un verdadero polvorín (cuatro guerras árabeisraelíes desde 1949). La supremacía de Estados Unidos y la URSS empezó a ser cuestionada por la China comunista. Los países Europeos iniciaron la construcción de su Mercado común. La emancipación de las colonias y el ―neutralismo‖ de los nuevos Estados que anhelaban zafarse del conflicto Este-Oeste contribuyeron a ser mas confuso el panorama, agravando las tensiones la persistencia del sub-desarrollo en grandes parte del planeta. Tropas norcoreanas invaden Corea del Sur; es el comienzo de la guerra de Corea. Por pedido de la ONU, los Estados Unidos intervienen en apoyo de Corea del Sur. Voluntarios chinos intervienen a favor de Corea del Norte. Septiembre: los norteamericanos efectúan un desembarco por sorpresa en la bahía de Inchon, cerca de Seúl.

267

1951

1952 1953

1954

1955

1956

1957 1958/1959 1958 1959

1960 1961

Con el tratado de París se constituye la Comunidad Europea del Carbón y el Acero (CECA) 26/06. Asalto fallido al cuartel Moncada de Santiago de Cuba; comienza en la isla del Caribe la lucha revolucionaria de los guerrilleros contra la dictadura de Fulgencio Batista. Independencia de Libia bajo el rey Idris. Revolución en Egipto. Deposición del Rey Faruk. Armisticio de Panmunjom: división de Corea. Muerte de Stalin. El “Nautilius” primer submarino norteamericano de propulsión nuclear. Conflicto entre Guatemala y Honduras. Derrota francesa en Dien Bien Phu (Vietnam-Indochina). Conferencia de Ministros del Exterior en Ginebra: Indochina queda dividida en tres Estados independientes: Laos, Camboya y Vietnam. Guerra de Liberación en Argelia. Los ingleses abandonan sus derechos en el Canal de Suez. Creación de la alianza militar del Pacto de Varsovia. 29/10. Inicio de la guerra en el canal de Suez. Israel invade el Sinaí. Los anglo franceses despliegan operaciones en Suez y el Delta. El canal queda obstruido. 07,08/11. Alto el fuego en la zona del canal de Suez 15/11 Fidel Castro, el ―che Guevara‖ y ochenta guerrilleros desembarcan en el sur de Cuba, procedentes de México, comienza la guerrilla en la Sierra Maestra. Independencia de Marruecos y Sudán. Independencia de Túnez con el presidente Bourguiba. Nasser nacionaliza el canal de Suez. II Guerra Árabe-isaraelí. Tratados de Roma: Mercado Común Europeo; Comunidad Europea de Energía Atómica. Independencia de Ghana; primer estado negro independiente. El submarino americano “Nautilus” atraviesa el Ártico bajo el banco de hielo polar. La primera aplicación de la energía nuclear a la navegación se produjo en un mercante experimental estadounidense: el Savannah. Cuba, Fidel Castro entra en La Habana como jefe del gobierno revolucionario. Insurrección en Tibet contra los chinos. Conflicto entre India y China. Independencia de Nigeria y Mauritania. Instalación del ―Muro‖ de Berlín. Independencia de Sierra Leona y Tanganyka Desembarco y fracaso de tropas anti-castristas en la Bahía de Cochinos (Cuba). Se le llama hovercraft –literalmente, “ingenio o nave (craft) que se desliza por el aire (to hover)”- ACV –air cushion vehicle- o aerodeslizador-, al vehículo anfibio, inventado en Inglaterra, que se desplaza a ras de suelo o de la superficie del agua sustentado por una capa de aire a presión. El primero en hacer una proposición teórica del hovercraft fue el ingeniero inglés Christopher S. Cockerell, quien en 1954 dio a conocer su idea, patentándola el 12 de diciembre de 1955.

268

1962

1963

1964

1965 1967

1967/1969 1968 1969 1970 1971

1972 1973

1974 1974/1975 1975

1976

1977/1978 1978 1979

Guerra en el Himalaya entre China e India. Independencia de Argelia, con el presidente Ben Bella. 18 de octubre-20 de noviembre: crisis de los misiles en Cuba. Creación de Malasia (Singapur y Malasia). Independencia de Kenia. Conflicto entre Indonesia y Malasia. Conflicto entre Argelia y Marruecos. Combate naval del Golfo de Tonkin. Intervención masiva de EE.UU. en la guerra de Vietnam. Tanganyka y Zanzíbar se unen para crear Tanzania. Independencias de Malta, Malawi y Zambia. Intervención Militar de Estados Unidos en la República Dominicana. 05/10. 10/06. Guerra de los Seis días entre Israel, Egipto, Jordania y Siria (tercera guerra árabe-israelí). El ejército israelí, organizado por Moshe Dayan, ocupa el Sinaí, Jerusalén, Cisjordania y los Altos de Golán. Guerra Civil en Nigeria (Biafra). Ofensiva Vietcong (del Tet) en Vietnam. Intervención soviética en Checoslovaquia. Enfrentamientos fronterizos chino-soviéticos en Manchuria. Guerra entre El Salvador y Honduras. Intervención norteamericana en Camboya. La República Popular China es admitida en la ONU. Dic. Estalla la guerra entre la India y Pakistán; termina con la secesión de Bangladesh. Juegos Olímpicos de Munich: terrorismo palestino. Retirada norteamericana de Vietnam. IV Guerra árabe-israelí (llamada del Yon Kippur). Los judíos resisten y recuperan la margen oriental del Canal de Suez. Turquía invade Chipre. Revolución en Portugal. Concedida la independencia a las colonias portuguesas. Armisticio entre Estados Unidos y Vietnam del Norte. Los vietcong toman la capital de Vietnam del Sur, Saigón. Independencia de Cabo Verde, Angola y Mozambique; también de Papua-Nueva Guinea. Muere Mao Tsé-Tung. Reunificación de Vietnam del Norte y del Sur con capital en Hanoi. Anexión ―de facto‖ del Sahara español por Marruecos. Intervención soviético-cubana en Angola. Intervención Siria en el Líbano. Conflicto entre Somalía y Etiopía. Conflicto entre Vietnam y Kampuchea (Camboya) Golpe de Estado comunista en Afganistán. Revolución en la isla de Granada. Revolución Sandinista en Nicaragua. URSS invade Afganistán. Depuesto el Sha de Irán. Instalación de la República islámica.

269

1980/2005

1980 1982

1983

1985 1987 1988

1989

1990

Conflicto bélico entre Vietnam y China. Conflicto entre Yemen del Norte y Yemen del Sur. La Organización de las Naciones Unidas, fundamentada en la Carta de San Francisco, en 1945, se había encontrado paralizada por la división política en bloques y fue inoperante durante la ―Guerra Fría‖. Sin embargo, desempeñó un papel importante en el proceso de descolonización y constituyó una tribuna internacional para los pueblos del III Mundo. América Latina se modernizó y se industrializó, más su economía siguió sometida a una fuerte dependencia del exterior; esa dependencia tuvo además un carácter político dada la proyección imperialista de su fuerte vecino del Norte, los Estados Unidos. La URSS se extinguió, marcando su inicio con la caída del Muro de Berlín. Su desmoronamiento determinó el fin de la ―Guerra Fría‖. Surgió, paradójicamente, un dominio unipolar, representado por USA y por otra parte emergió un mundo multipolar –con el mayor número de Estados soberanos de toda la historia-. Surgieron nuevos conflictos y el régimen islámico iraní fue un factor de desestabilización en el Oriente Medio. La mayor parte de los conflictos fueron guerras ―no-convencionales‖; de carácter subversivo-revolucionario dentro de sus propios territorios o exportadas a otros países. La brecha social, si cabe, se ha ido profundizando y han tomado plena fuerza los fantasmas de la intransigencia y el fanatismo, principalmente, religioso. De las diferentes facetas que conforman las llamadas guerras ―noconvencionales‖, la del terrorismo, en sus variadas formas es la que ha pasado a ser protagonistas en los fines del siglo XX y en los inicios del presente. Independencia de Zimbabwe. Comienza la guerra entre Irán e Irak. Abr. El ejército argentino ocupa el archipiélago británico de las Falkland (Malvinas). Jun. Inglaterra gana en poco tiempo el conflicto por la posesión de las islas Malvinas, provocando la crisis de la dictadura militar en Argentina. Israel invade el Líbano. EE.UU. invade Granada. 23/10. Un camión cargado con explosivos por integritas chiíes, destroza el cuartel de los marines en Beirut (Líbano) matando a 241 soldados americanos y 58 paracaidistas franceses. Gorbachov es elegido Secretario General del Partido Comunista de la URSS. Reagan y Gorbachov firman en Washington el primer acuerdo para destruir armas nucleares. Gorvachov inicia en la URSS la ―perestroika‖. Alto el fuego entre Irán e Irak. 21/12. Terroristas libios hacen estallar el avión del vuelo 103 de la aerolínea Estadounidense Pan Am, mientas sobrevolaba la localidad escocesa de Lockerbie: 270 fallecidos. 09/11. Cae el Muro de Berlín; con la disolución de los regímenes comunistas de Europa del Este. Se da por terminada la «Guerra Fría» al finalizar en Malta la histórica reunión entre Bush y Gorbachov, que anunciaron un proceso de desarme. Estados Unidos invade Panamá, y derroca al general Noriega. Las tropas soviéticas se retiran de Afganistán. Independencia de Namibia.

270

1991

1993 1996 1997 1998 2000

Agt. Las tropas iraquíes invaden Kuwait. Comienza la llamada «crisis del Golfo Pérsico». El emir kuwaití huye de su país y solicita ayuda a EE.UU. Comienzo de las guerras en la ex Yugoslavia. Guerra del Golfo Pérsico: 17 de enero - Los Estados Unidos, encabezando una fuerza militar multinacional, lanzan el primer ataque contra Irak 24/02. Inicio de las operaciones militares terrestres contra Irak. En pocos días, las tropas de la fuerza multinacional llegan a Kuwait City Mar. Los chiítas de Basora y del sur de Irak y los kurdos del norte se sublevan. El ejército iraquí reprime duramente la revuelta, pero ésta continúa, sobre todo en el norte. En el sur reciben apoyo de los chiítas iraníes. Jun. Eslovenia y Croacia declaran su independencia de la Federación Yugoslava. E1 ejército federal ataca a los resistentes croatas y eslovenos. La CE interviene como mediadora en el conflicto. Jul. Mijail Gorbachov propone al Comité Central del PCUS el abandono del marxismoleninismo, y la orientación del partido en una línea socialdemócrata. Agt. Golpe de Estado en la URSS contra el presidente Mijail Gorbachov. Todo el equipo de gobierno del presidente Gorbachov se encuentra implicado en una operación que pretendía acabar con la ―perestroika‖ y volver al anterior sistema comunista. Aún confinado Gorbachov en Crimea, el pueblo soviético, y en especial el moscovita encabezado por el reformista y principal líder opositor a Gorbachov, Boris Yeltsin, sale a la calle en defensa de la democracia, consigue abortar el golpe y devolver el poder a Gorbachov. Sin embargo, muchas de las repúblicas que componían hasta entonces la URSS comienzan procesos de independencia y Gorbachov no tiene más remedio que confeccionar un Tratado de la Unión entre las que lo deseen y en el que se les reconozca su nuevo régimen. Nace así la Unión de Estados Soberanos, y se entierra la URSS. Sep. Estalla el polvorín yugoslavo. El ejército federal serbio frena el ansia independentista de la república de Croacia. Los enfrentamientos entre serbios y croatas se suceden con insistencia en medio de una verdadera guerra civil caracterizada por la continua violación de los distintos «alto el fuego» acordados entre las partes en el conflicto y por el fracaso de los intentos mediadores de la CEE. 01/01. Nacimiento de la Unión Europea. Los talibanes se hacen con el poder en Afganistán. 01/07. Gran Bretaña devuelve a China el territorio de Hong Kong. 07/08. Al Qaeda atenta con coche bomba contra las embajadas de Estados Unidos en Kenia y Tanzania, provocando 224 muertos. El canal de Panamá pasa a soberanía panameña.

271

REFERENCIAS GEOGRÁFICAS ACTUALES, AL AÑO 2000 PERTENECIENTES AL VOLUMEN IV TOMO I Mapas Capítulo II. (Ofensiva japonesa) Tema: La guerra relámpago japonesa………………………………………………………N-O-T-X Capítulo III. (El fiel de la balanza) Temas: Guadalcanal………………………………………………………………………….. T “Iron Bottom Sound”………………………………………………………………... T Capítulo IV. (Ofensiva americana) Temas: Atolones………………………………………………………………………………. O-T Saipán………………………………………………………………………………… T Las Palau………………………………………………………………....................... T Capítulo VI. (Horroroso final) Tema: La bomba atómica……………………………………………………....................... P TOMO II Capítulo I. (La Postguerra) Temas: El Conflicto Árabe–Israelí……………………………………………………........... K-L Corea……………………………………………………............................................. P Descolonización y Nacionalismos……………………………………………………N-O Pugna y Distensión…………………………………………………………………... L Capítulo II. (El fin de la Guerra Fría) Temas: Todavía en tensión…………………………………………………………………… J-M Las Malvinas………………………………………………………………………… I-V La Perestroika y el desmembramiento de la URSS………………………………. A Hegemonía de Estados Unidos……………………………………………………… M Capítulo III. (Planeta Océano) Tema: Geopolítica Naval……………………………………………………………………..Q-W Capítulo IV. (Conclusiones y Reflexiones) Tema: La Búsqueda Hegemónica……………………………………………………………L-Q-R

272

273

274

275

276

277

278

279

280

281

282

283

284

285

286

287

GLOSARIO PERTENECIENTE AL VOLÚMEN IV (Los términos náuticos van en cursiva) AA: Antiaéreo. Acadio / sumerio: Etnias de procedencia mesopotámica, sumerios y acadios se fusionaron hacia el IV milenio a. C., hasta el punto de compartir incluso las divinidades religiosas. Al parecer, fueron los primeros en utilizar la escritura. Con posterioridad, sus dominios fueron englobados en el Imperio babilónico. La ciudad de Acad fue capital de un verdadero Imperio que dominó Mesopotamia bajo la dirección de Sargón en el siglo XXVII a.C. Acantilado: Se dice del fondo del mar cuando forma escalones o cantiles / Se dice de la costa cortada verticalmente por la actividad erosiva del mar. Ácaro: Se aplica a un numeroso grupo de artrópodos arácnidos de pequeño tamaño, desde 0.1 mm. a 3 cm. de longitud. Algunos son parásitos y transmiten enfermedades. Acorazado / En un principio los barcos más grandes y más poderosos de la flota, con cañones normal(buque de línea): mente de calibre de 254 mm, o mayor (los más grandes eran de 460 mm, con blindaje pesado). La palabra procede de “buques de línea”, los buques de guerra equivalentes en los días de los navíos de vela. Acrónimo: Palabra compuestas por las iníciales y a veces más letras de otras palabras. Aerodeslizador: Vehículo que se mueve a muy poca altura del agua o de la tierra (unos 60 cm.), sustentado sobre una capa de aire que genera el propio vehículo. Aerodinámica: Parte de la mecánica de fluidos que estudia el movimientos de los gases. En particular, las fuerzas que actúan sobre los cuerpos que se mueven por el aire a velocidades inferiores a la del sonido. Aerostática: Parte de la mecánica, que estudia el equilibrio de los gases y de los cuerpos en ellos inmersos, cuando sólo actúa sobre éstos la fuerza de la gravedad. Afrika Korps: (Cuerpo Expedicionario Africano); nombre oficial de todas las tropas alemanas con destino en Libia (África del norte), a cuyo frente se encontraba el general Erwin Rommel. Aislacionismo: Tendencia de un Estado que pretende no contraer compromisos con otro u otros. Puede ser de tipo económico, sólo posible a base de bloques de naciones que complementen sus producciones, o político, que es el más frecuente. Se dijo en particular de EE.UU al situarse en 1921 al margen de los problemas Europeos derivados de la Primera Guerra Mundial, posición que rectificó tras la Segunda Guerra Mundial. Al Qaeda: Organización fundamentalista islámica, fundada por Ossama Bin Laden, de familia rica Saudita. Es en la actualidad la mayor y más mortífera organización terrorista, cuyo objetivo no es solamente la lucha contra ―Occidente‖, representado por los EE.UU y sus países aliados, sino la consecución de una sola nación musulmana con la fuerza de un Imperio, sustentado en el profesamiento estricto de la Ley Coránica. Albanés: Natural de Albanía / Albanía: Estado de Europa meridional, en la península Balcánica. Alerón: Aleta giratoria que se monta en la parte posterior de las alas de un avión y que tiene por objeto hacer variar la inclinación del aparato y facilitar otras maniobras. Almirante: Del árabe; emir: jefe militar del mar. Alza: Regla graduada fija en la parte del cañón de las armas de fuego, que sirve para precisar la puntería. Amalgamar: Mezclar cosas de naturaleza distintas. Amerizar: Posarse en el agua un hidroavión, aeronave, etc.

288

Amorrita: Amura: Anaeróbico: Anarquista:

Ancla (de cepo):

Anfibio: Anglo: Anglosajón:

Antimonio:

Antropófago Aparejo: Apartheid:

Apátrida: Apóstol: Árabe:

Arameo:

Archipiélago:

Se dice del individuo de un pueblo bíblico descendiente de Amorreo, hijo de Canaán. Procedían del NO del Próximo Oriente. Parte de los costados de buque donde éste empieza a estrecharse para formar la proa / Cabo que hay en los puños bajos de las velas. Anaerobio: Se dice del ser vivo que puede vivir y desarrollarse sin oxigeno molecular libre. Persona que profesa el anarquismo o desea o promueve la anarquía / Anarquismo: Doctrina política que, inserta en la corriente de pensamiento libertario, afirma la posibilidad de abolir el Estado y de hacer de la sociedad un conjunto de hombres libres, conforme a un orden natural espontáneo. Instrumento fuerte de hierro, con arpón o anzuelo de dos lengüetas, el cual, afirmado al extremo del cable y arrojado al mar, sirve para aferrar o amarrar las embarcaciones. El cepo es un madero grueso que se sujeta al extremo, en dirección perpendicular a la caña y al plano de los brazos del ancla y sirve para que el ancla agarre en el fondo. Se dice de los animales y plantas que pueden vivir en el agua y fuera de ella. Pueblo germánico que, en compañía de los sajones y jutos, se estableció en la isla de Gran Bretaña en la segunda mitad del siglo V. Se aplica a los individuos procedentes de la fusión de los pueblos germánicos, anglos, sajones y juntos, que en el siglo V invadieron Inglaterra / Se dice de los individuos y pueblos de procedencia y lengua inglesa. Elemento químico. Semimetal escaso en la corteza terrestre, se encuentra nativo o en forma de sulfuro. Es duro, quebradizo y de color blanco azulado, aunque algunas variedades alotrópicas son oscuras o casi negras. Fue utilizado como cosmético, y aleado con diversos metales en pequeñas cantidades les da dureza, como al plomo en los caracteres de imprenta. Se dice del que come carne humana. Conjunto de palos, vergas, jarcias y velas del buque que se utilizaban para su propulsión aprovechando el viento. Discriminación racial aplicada en la República Sudafricana por el Partido Nacional Sudafricano para mantener la supremacía de la raza blanca, en minoría frente a la negra y mestiza. (Del griego: Sin patria). Se dice de la persona que carece de nacionalidad. El que predicando la fe, convierte a los infieles de cualquier país / Propagador de cualquier doctrina importante. Pueblo semita, procedente de Arabia, y de la civilización por él creada. Descendiente de Ismael, hijo de Abraham. / Se entiende por pueblos árabes aquellos a los que la conquista árabe imprimió la lengua, religión y costumbre de los habitantes de Arabia / No se incluyen entre ellos a integrantes del mundo musulmán, como los turcos, persas, malayos e hindúes que han conservado sus características lingüísticas y culturales, aunque hayan adoptado la religión musulmana. Conjunto de tribus nómadas cuyos recorridos trashumantes los llevaron desde el norte de Arabia hasta Siria, Palestina y Babilonia. Hablaban una lengua de la misma rama que el fenicio y el hebreo. Su gran vitalidad la impuso como lengua literaria del Próximo Oriente en la Antigüedad. Conjunto, generalmente numeroso, de islas agrupadas en una superficie, más o menos extensa de mar.

289

Armenio:

De Armenia, Estado trascaucásico, antigua república de URSS que limita con Georgia, Azerbaiyán, Turquía e Irán. / Se dice de ciertos cristianos de Oriente, originarios de Armenia, que conserva su antiquísimo rito y forman en lo religioso cuatro patriarcados cismáticos y uno católico. Armisticio: Suspensión de hostilidades, pactadas entre pueblos o ejércitos beligerantes. Arrecife Banco o bajo en el mar, casi a flor de agua, peligroso para la navegación. Arsenal: Lugar cerca del mar en donde se construyen, reparan y conservan las embarcaciones y se guardan los pertrechos y géneros necesarios para equiparlas. AS: Antisubmarina. ASDIC: Quizás siglas del Comité de Investigación de Detección Antisubmarina (británico) creado por el Almirantazgo durante la Primera Guerra Mundial. ASDIC es el nombre que se da a la técnica de emplear ondas de sonido para detectar objetos debajo del agua y por extensión, al equipo que se utiliza. (Véase sonar, por cuyo nombre se conoció después este equipo). Asirio: Pueblo semita que habitaba en la región del alto Tigris. Muy belicoso, se hallaba influido por las culturas sumero-acadia y babilónica. Formó uno de los imperios más importantes de la Antigüedad, que tuvo diversas capitales, como Assur o Nínive. ASM: Misil antisubmarino, mortero antisubmarino (también misil aire-tierra, aire-buque / misil anti-buque). Associated Press: Prensa Asociada: Agencia de información americana. Asta: Palo que sostiene un bandera. ASW: Guerra antisubmarina. Atolón: Isla madrepórica o arrecife circular, elíptico o en herradura, con una laguna interior. Típico del Océano Pacífico. Atómico: Perteneciente o relativo al átomo / Que utiliza la energía producida por la desintegración del átomo. Ayatollah: Literalmente ―signo de Dios‖, título conferido por sus seguidores a un mujtahid (alguien que ejercita la razón humana para fijar las reglas de la ley ó Sharía), notable entre los chiitas. / Doctor en teología. Es título de una de la más alta autoridades religiosas. Azora (Sura): Cada uno de los capítulos del Coran. B-17: De la fábrica Boeing, ―Fortaleza volante‖, bombardero pesado. Una envergadura de casi 32 metros; pesaba más de 29.700 kg. y podía llevar casi 8.000 kg. de bombas. Armado con 13 ametralladoras. B-24: Fabricado por Boing. Llamado ―Liberator‖. Fue el bombardero cuatrimotor con mayor número de unidades durante la Segunda Guerra Mundial. Por su gran alcance, los americanos lo emplearon como avión de transporte, de reconocimiento y de patrulla en la lucha antisubmarina. Cuatro motores de 1.200 CV; Velocidad 467 km/h; techo: 8.530 mt. 10 ametralladoras de 12.7 mm; carga de bombas 2.270 kg. B-25: Fabricado por Boing. Bombardero bimotor, muy utilizado durante la guerra. Se hizo famoso en abril de 1942 al bombardear Tokio, despegando desde el portaaviones ―Hornet‖. Dos motores de 1.850 CV; velocidad máxima 444 km/h. armamento, 13 ametralladoras de 12.7 mm y 1.360 kg de bombas. B-29: De la fábrica Boeing, ―Superfortaleza volante‖. Envergadura de 43 metros y peso bruto de 64.000 kg; el mayor bombardero operativo de la Segunda Guerra Mundial. Utilizado

290

Babilonio: Babor: Bacteriología:

Bahía: Bajamar: Banco Mundial:

Banzaí: Barcaza: Barco Crucero: Bario: Baritina: Barracón: Bastión: Batanga:

Battle ship: Beligerante: Bergantín:

Beriberi:

solamente contra los japoneses (por el año de su entrada en servicio, 1944); su velocidad y la potencia de su armamento defensivo le hacía prácticamente invulnerable ante los cazas enemigos. En agosto de 1945 lanzaron las primeras bombas atómicas sobre Hiroshima y Nagasaki. Originarios de Babilonia, antigua capital situada a orillas del Éufrates, que dió lugar a una de las más importantes civilizaciones de la Antigüedad. Banda o costado izquierdo del buque, mirando desde popa a proa. Rama de la microbiología que estudia las bacterias / Bacteria: Integrantes de un grupo de microorganismos unicelulares. Viven en el aíre, suelo, agua, animales y plantas. Suelen ser los responsables de la putrefacción y descomposición de la materia orgánica, y algunas ocasionan enfermedades al hombre, los animales, las plantas, e incluso a otros microorganismos. Entrada de mar en la costa, de extensión menor que el golfo y mayor que la ensenada o caleta. El fin o término del menguante del mar y el tiempo que dura. Organismo especializado de las Naciones Unidas formado por tres instituciones: el Banco Internacional para la Reconstrucción y el Desarrollo, la Asociación Internacional de Desarrollo, y la Cooperación Financiera Internacional. Fue creado en la Conferencia Monetaria de Bretton Woods (1944), para fomentar la economía de los países atrasados y de los afectados por la Segunda Guerra Mundial. Tiene su sede en Washington. Para pertenecer al Banco Mundial es preciso formar parte del Fondo Monetario Internacional. Palabra japonesa que significa ―diez mil años ó muchísimos años y que corresponde al ―¡viva!‖ de los latinos, al ―¡hurra!‖ de los ingleses y al ―¡lebe hoch!‖ de los alemanes. Lanchón muy grande, por lo regular sin vela, que sirve para hacer la carga y descarga de las embarcaciones mayores en los puertos. Buque de recreo que efectúa diferentes escalas. Metal pesado, de color blanco amarillento, dúctil y difícil de fundir. Se obtiene de los minerales ―baritina‖ y ―witherita‖. Sulfato de barita, de formación natural, que se usa para falsificar el albayalde. Caseta grande y tosca, generalmente con carácter provisional, que sirve para alojar soldados, obreros, etc. Del italiano ―Bastione‖. Fortificación, baluarte. Armazón de cañas separada de la borda y apoyada en algunos obenques, que usan los pontines y otros barcos de Filipinas para su mayor estabilidad, saliendo dos o tres marineros a la de barlovento, cuando hay viento fresco, para contrapesar o hacer palanca contra la inclinación del buque. (ver Acorazado). Se aplica a la potencia, bando, facción, etc. que está en guerra. Embarcación de dos palos o mástiles cuyo arqueo o capacidad de carga era inferior a 200 toneladas. Originalmente, se denominó así, en el Mediterráneo, a una nave sutil, derivada de la galera / Bergantín Goleta: Tipo mixto de bergantín y goleta, con dos palos, uno con velas cuadras generalmente el de proa y el otro con velas cangrejas. (Del cingalés, beri, debilidad). Enfermedad debida a una carencia de vitamina B1 y caracterizada por síntomas neurológicos, anomalías cardiovasculares y edema. Es endémica

291

en algunos países tropicales y subtropicales en que la dieta se basa casi exclusivamente en el consumo de arroz descascarillado / Cingalés natural de Ceilán / Ceilán: isla de Asia en el Océano Índico, que constituye el Estado de ―Sri Lanka‖. Biosfera: Parte inferior de la atmósfera que constituye una envoltura terrestre en que la composición, estructura y energía están condicionadas por las actividades pasadas o presentes de los organismos vivos. Comprenden la hidrosfera y la parte superior de la litosfera. Bisoño: Nuevo o inexperto en cualquier arte u oficio. Blocao: (Del inglés: ―block-up‖ = obstruir); forma vulgar de denominar a un fortín pequeño. Bogavante: Nombre común de diversos crustáceos decápodos marinos. Se caracterizan por el color pardo de su cuerpo y la presencia de un primer par de patas muy desarrolladas y convertidas en grandes pinzas para la captura de presas y defensa de predadores. En general son especies comestibles y muy apreciadas. Boicot ó Boicoteo: Nombre del primer administrador irlandés a quien se aplicó el boicoteo en 1880 / Acción de boicotear / Boicotear: privar a una persona o a una entidad de toda relación social o comercial para perjudicarla y obligarla a ceder en lo que de ella se exige. Bolchevique: Partidario del bolchevismo / Bolchevismo: doctrina política, económica y social propia de los bolcheviques, que constituyó el sistema de gobierno que imperó en la URSS después de la Revolución de Octubre de 1917. Bomba Bomba atómica rodeada de deuterios de litio, que se convierte en helio, por fusión de Hidrógeno: termonuclear, con gran emisión de energía. Bosnio: De Bosnia / Bosnia: República del SE de Europa, situada entre Croacia, Serbia y Montenegro, que antiguamente pertenecía a Yugoslavia. Brahmanismo: Religión de la India, hoy denominada oficialmente hinduismo. El dogma central del brahmanismo es el de la trasmigración de las almas, y sus prescripciones están estrechamente ligadas a concepciones sociales. Branquia: Órgano respiratorio de muchos animales acuáticos, como peces (en éstos también se llaman agallas), moluscos, cangrejos y gusanos, constituido por láminas o filamentos de origen tegumentario. Permite la respiración en el agua aprovechando el oxigeno disuelto en ella. Brigadas Rojas: Grupo terrorista italiano, creado en 1969 por un sector de la extrema izquierda, escindido del Partido Comunista Italiano. Introdujeron elementos ideológicos procedentes del anarquismo. Sus militantes procedían del mundo obrero y el movimiento estudiantil, y su líder más visible fué Renato Curccio. Tuvieron una escalada de atentados que culminaron en el asesinato del político democristiano Aldo Moro. Este movimiento continúo su actividad a lo largo de los ochenta, aunque la acción policial y los testimonios de los arrepentidos, lo fueron debilitando progresivamente hasta su práctica desaparición al final de esa década. Brújula: (del italiano “bussola” y éste del latin “buxis”, caja). La aguja imantada que gira libremente sobre un pivote vertical y marca los polos magnéticos de la Tierra. Budista: Seguidor del budismo / Budismo: Doctrina filosófica, religiosa y moral, derivada del brahmanismo, fundada en la India en el siglo VI a.C. por Buda. Bungalow: Casa de campo o playa, de construcción ligera. Bunker: Fortificación, a menudo subterránea, para defenderse de los bombardeos. Buque cisterna: El término, puesto tras una nave, significa que ésta está construida para transportar líquidos. Buque Que transporta contenedores / Contenedor: Embalaje metálico, grande y recuperable, de

292

Portacontenedor: dimensiones normalizadas internacionalmente. Bushido: La ―Vía del Guerrero‖ o BUSHI. Ética marcial surgida entre los guerreros del período medieval japonés que implicaba el patrocinio del señor, a cambio del servicio militar del vasallo. Este ―código‖ ético tendió a convertirse en lazo unilateral e incondicional de fidelidad al señor. Cabaña: Conjunto de cabezas de ganado de un región, provincia, etc. Cabotaje: Navegación o tráfico que hacen los buques entre los puertos de su nación sin perder de vista la costa / Tráfico marítimo en las costas de un país determinado. Cadete: Alumno de una academia militar. Calado: Profundidad que alcanza en el agua la parte sumergida de un barco. Caldera: Aparato para calentar el agua hasta el punto de ebullición, para trasformarlo en vapor de manera que se pueda utilizar para dar potencia a la máquina. El desarrollo de las calderas fue paralelo al de las máquinas de vapor; las calderas de tiro dieron paso a las cilíndricas, que a su vez fueron reemplazadas por los tipos tubulares, en un principio calderas tubulares de humo, en las cuales los gases calientes pasaban a través del agua de alimentación, posteriormente tubulares de agua o acuatubulares, que invirtieron la disposición. Caleta: Diminutivo de cala / Cala: Ensenada pequeña. Califa: (Árabe: ―Khalifa‖, ―vicario‖, ―sucesor‖). Sucesor de Mahoma como cabeza de la comunidad islámica. El título implica una soberanía religiosa y política continuada sobre todos los pueblos muslímicos, pero no una revelación divina directa Camaleón: Nombre común de unas 80 especies de reptiles escamosos saurios. Puede alcanzar 60 cm. de longitud, tiene el cuerpo deprimido y los ojos grandes, que se mueven independientemente. La cola y las patas son prensiles. Pero su característica más sorprendente es la capacidad de modificar el color del cuerpo, e incluso el dibujo de la piel, para asemejarse al ambiente en que se encuentran. Camuflaje: Acción y efecto de camuflar / Camuflar: Disimular la presencia de armas, tropas, etc. / Por extensión, disimular dando una cosa el aspecto de otra. Canaán: Nombre con el que la Biblia designa el territorio de Oriente Próximo situado al oeste del río Jordán, que englobaba Palestina y Fenicia. Cananeo: De Canaán / Grupo de lengua semíticas que comprenden el antiguo cananeo, hebreo, fenicio y moabita. Cangreja: Vela trapezoidal del palo de mesana o mástil posterior del buque. Canica: Juego de niños en el que se usan bolitas de barro, vidrio u otra materia dura / cada una de esas bolitas. Cantil: Sitio o lugar que forma escalón en la costa o en el fondo del mar. Cañonera/ ro: Se aplica al barco, barca o lancha que monta algún cañón. Caótico: Relativo al caos / Confuso, desordenado. Capitalismo: Régimen económico fundado en el predominio del capital como elemento de producción y creador de riqueza. Cardumen: Banco de peces. Carena: Parte sumergible del casco de una nave, desde la quilla hasta la línea de flotación. Carga Esta constituida por un potente explosivo encerrado en un recipiente cilíndrico y una de Profundidad: espoleta con las apropiados dispositivos de regulación y seguro; se utilizan contra submarinos.

293

Carlinga: Carraca:

Cartógrafo:

Casco: Cataclismo: Catamarán: Catapulta:

Caucho:

Cazaminas: Cefalópodo:

Celta: Censor: Chíí – Chiíta:

CIWS: Cobalto:

Cobre:

Codaste:

Espacio destinado en los aviones para la tripulación / En un barco, sitio donde se encaja el mástil. Buque de alta mar, con altos castillos a proa y popa, que asociaba la vela cuadra del Norte con la latina del Mediterráneo. En el siglo XVI las carracas mercantes de Venecia, la Hansa o Portugal, tenían un porte de 500 a 800 toneladas y una artillería de 120 a 140 piezas livianas. Que ejerce la cartografía / Cartografía: conjunto de operaciones que intervienen en la elaboración de mapas geográficos, geológicos, de vegetación, que incluyen desde topografiar el terreno hasta imprimir el mapa / Ciencia que los estudia. Cuerpo del buque o embarcación. Catástrofe en la Tierra producida por agentes naturales, como terremotos, maremotos, ciclones, etc. / Gran trastorno en el orden social o político. Barca (posteriormente barco) con dos cascos unidos por medio de una cubierta continua o de varias cubiertas. Máquina militar antigua para arrojar piedras o saetas. Durante la primera posguerra los acorazados y cruceros disponían de catapultas para el lanzamiento de hidroaviones livianos de reconocimiento o de control del tiro. Desde la década del 50 todos los portaaviones de combate están provistos de catapultas de vapor que llegan a alcanzar un centenar de metros de largo y que están destinadas al despegue de los aviones a reacción, cuyo peso puede ser de más de 35 toneladas. Sustancia impermeable, elástica, no conductora y tenaz, que se obtiene, de forma natural, por coagulación y secado del látex (jugo lechoso) de distintas plantas. Tiene numerosas aplicaciones industriales. Barreminas (Dragaminas). Se dice de los moluscos marinos que tienen el manto en forma de saco con una abertura por la cual sale la cabeza, que se distingue bien del resto del cuerpo y está rodeada de tentáculos largos a propósito para la natación y provistos de ventosas. Se dice un antiguo grupo de pueblos indoeuropeos que habitaban en el centro y O de Europa. En determinados gobiernos, funcionario encargado de revisar todo tipo de publicaciones, películas, informativos, etc., y de proponer, en su caso, que se modifiquen o prohíban. Rama del Islam que considera únicos califas legítimos a los descendientes de Alí. Hoy son mayoritarios en Irán. De doctrina muy rigurosa. Cuenta en la actualidad con unos 100 millones de creyentes. Cañón antimisil para corta distancia. Metal blanco rojizo, duro y tan difícil de fundir como el hierro; mezclado con el oxigeno, forma la base azul de muchas pinturas y esmaltes. También se emplea en aleaciones / isótopo radiactivo del cobalto con número másico 60. Emite rayos gamma y se utiliza en medicina y en la industria. Excelente conductor de la electricidad. Se encuentra libre en la naturaleza, combinado con el oxigeno y aparecen cantidades variables en los minerales de plata, hierro, antimonio, etc. Metal rojizo, maleable, dúctil, resistente a la corrosión. Madero puesto verticalmente sobre el extremo de la quilla, inmediato a la popa / Originalmente (y todavía en barcas pequeñas) de sencillos pinzotes conocidos como machos

294

Código: Cognición:

Colapso: Colonialismo:

Comandos / (Marinos): Commonwealth:

y unidos directamente a la barra del timón o por cuerdas o cadenas a la rueda de dirección que, cuando adquiere cierto ángulo con el curso del barco, provoca un cambio de dirección. Conjunto de reglas y signos que permite formular y comprender un mensaje. Termino que designa los procesos relacionados con el acto de conocer, la percepción, el descubrimiento, el reconocimiento, el juicio, la imaginación, la memoria, el aprendizaje, el lenguaje y el pensamiento. Paralización súbita de cualquier actividad / destrucción, ruina de una institución, sistema, estructura, etc. Tendencia a mantener un territorio en el régimen de colonia / Territorio poseído y administrado por un país, situado fuera de sus fronteras y ordinariamente regido por leyes especiales / Territorio dominado y administrado por una potencia extranjera. Grupo de tropas, preparado para efectuar Operaciones Especiales.

Organización política y económica formada por 54 Estados soberanos (2001), constituida en la Conferencia Imperial de Londres de 1926 y definida jurídicamente por el estatuto de Westmister de 1931. Es una asociación política y económica del Reino Unido con sus excolonias, sin ninguna subordinación entre sus miembros. La soberana británica es, en algunos países, el jefe del Estado. Compás / Barra de acero tocada a la piedra imán, que puesta en equilibrio sobre una púa, se vuelve Magnético (Aguja): siempre hacia el Norte y colocada en el centro de la Rosa Náutica sirve de gobierno a los navegantes para dirigir su rumbo. Comunismo: Doctrina política y económica que propugna la abolición de la propiedad privada y el establecimiento de la comunidad de bienes. Confederado: Se dice de los Estados y combatientes que pertenecían a la Confederación Sudista en la guerra civil norteamericana / Que entra o está en un confederación. Conservadurismo: Doctrina política de los partidos conservadores / Actitud conservadora en política, ideología, etc. Consulado: Dignidad de cónsul / Casa y oficina en que despacha el cónsul / Cónsul: Representante de un Estado en una ciudad extranjera para proteger las personas e intereses de los individuos de la nación que lo nombra. Contra: Nombre que recibía el grupo guerrillero contrarrevolucionario de derechas, opuesto al gobierno del Frente Sandinista nicaragüenses, siendo apoyado y financiado por los EE.UU. Contralmirante: Oficial general de la Armada, inmediatamente inferior al vicealmirante. Convoy: Grupo de buques mercantes que navegan en tiempos de guerra bajo la protección de buques de guerra. Practicado en la época moderna por todas las potencias marítimas para luchar contra el corso y la piratería, el sistema probó nuevamente su eficacia contra los submarinos durante ambas guerras mundiales. Coral: Nombre común de diversas especies de celentéreos. La especie más conocida es el coral rojo / Sustancia dura que segregan los pólipos del coral, que le sirve de esqueleto de sostén y habitación. Corán: Libro sagrado de los musulmanes, que contiene las revelaciones de Alá a Mahoma, a través del Arcángel Gabriel. Fue compilado hacia el año 650, durante el califato de Otmán. Está dividido en 30 partes y subdividido en 114 capítulos, llamados ―Suras‖, cada uno de los

295

cuales tiene un título especial. Está escrito en prosa rimada, y reconocido oficialmente como la más bella producción de la literatura árabe. Es el fundamento de la religión, la ley y la cultura musulmana. Afirma la unicidad absoluta de Dios, traicionada por judíos y cristianos al asociarlo en el seno de la Trinidad. Corbeta: En la marina de vela, las corbetas se identificaban con las fragatas, aparejadas con tres palos y armadas con una veintena de cañones. Durante la Segunda Guerra Mundial se designaron como corbetas los pequeños buques de escolta para la lucha antisubmarina. Corsario: Embarcación u oficial de un gobierno que actúa como su agente represor en el mar bajo una patente o licencia y ciertas condiciones legales. Corso: Aparecido a fines de la Edad Media, reglamentado en el siglo XVII, el corso, conducido por buques del Estado o unidades armadas por particulares que goza de patentes de corso, es decir, autorizaciones oficiales, se refiere a la lucha contra el comercio enemigo. Si bien la convención de 1856 prohibió el corso privado, los alemanes no dejaron de practicar la guerra de corso por medio de submarinos y buques corsarios durante ambas guerras mundiales. / Natural de la isla de Córcega, en el Mediterráneo, perteneciente a Francia. Cota: Número que en los planos topográficos indica la altitud de un punto. Cráter: Depresión en la superficie de la Tierra o de cualquier otro cuerpo celeste, causada por el impacto de un meteorito / Parte superior de la chimenea volcánica en forma de embudo, caldera o pozo, por donde el volcán arroja lava y otras sustancias en sus fases de actividad. Criptografía: Arte de escribir con clave secreta. Cronometría: Medida exacta del tiempo. Cronómetro: Reloj de precisión, insensible a influencias externas. Crucero de batalla: Designación inventada para un buque de guerra híbrido armado como un acorazado, pero sacrificando la protección pasiva en forma de planchas de blindaje a cambio de mayor velocidad. Crucero: Buque de guerra más grande que un destructor o una fragata, con un armamento mucho más pesado y con frecuencia con algún grado de blindaje, capaz de combatir en forma independiente o como barco de reconocimiento para una flota de buques de guerra. Crujía: Espacio de popa a proa en medio de la cubierta del buque. Cuaderna: Cada una de las piezas curvas, cuya parte inferior va sujeta a la quilla de la embarcación y desde allí salen a derecha e izquierda en dos ramas simétricas, formando como la costilla del casco. Cuarzo: Mineral dióxido de silicio. Es transparente y casi siempre incoloro, aunque también puede presentarse coloreado en diversas tonalidades, debido a la presencia de impurezas. No exfoliable y tan duro que raya el acero; también es muy resistente al desgaste físico y la alteración química. Daimyo: Señor feudal provincial japonés. Ejerció su poder con el apoyo de los samuráis. Dársena: La parte más resguardada de un puerto, dispuesta artificialmente para la conservación de las embarcaciones, para su carena o para su carga y descarga. De Jure: “de Derecho‖. Decapitar: Cortar la cabeza. Decápodo: Se dice de los crustáceos que como el cangrejo de rio, la langosta, el camarón, etc. tienen 10 patas. Decodificador / Aplicar inversamente a un mensaje codificado las reglas de un código para obtener la forma

296

Descodificador: Democracia: Demografía: Demoler: Demora: Derrota: Destructor:

Deuterio: Diáspora:

Diesel:

Dinastía: Dogma:

Dotación: Dragaminas:

Dravídico (Drávida): Driza: ECM: Efímero:

primitiva del mismo. Doctrina política favorable a la intervención del pueblo en el gobierno / Predominio del pueblo en el gobierno político de un Estado. Estudio estadístico de una colectividad humana y de los diferentes fenómenos que influyen sobre su composición y evolución. Deshacer, derribar, arruinar. La dirección o rumbo en que se halla ú observa un objeto, con relación a la de otro dado o conocido / Dícese también “marcación”. Camino marítimo que debe hacerse por uno o por distintos rumbos para trasladarse entre puertos. Aparecido a fines del siglo XIX como instrumento de lucha contra los torpederos, el destructor, a favor de ambas guerras mundiales, se convirtió esencialmente en un buque de lucha AA y AS. En las últimas unidades, los misiles prácticamente han reemplazado a la artillería. Isotopo del hidrógeno dos veces más pesado que este. Entra en la constitución del agua pesada. Del griego, dispersión / Diseminación de los judíos por toda la extensión del mundo antiguo, fuera de la tierra de Israel / Por extensión: Dispersión de individuos humanos que anteriormente vivían juntos. Tipo de motor de combustión interna que detona su mezcla de fueloil y aire solamente por comprensión. Fue inventado por Rudolf Diesel en 1892. En la década de 1970, por cuya época ya se había perfeccionado mucho, había arrinconado casi por completo los motores de vapor como unidad de propulsión para barcos de todo tipo. La única competencia seria procede de las turbinas de gas instaladas en muchos buques de guerra / Eléctrico: Forma de propulsión en la que el motor de combustión interna y encendido por compresión arrastra un generador, que a su vez alimenta un motor eléctrico que hace girar el eje de una hélice. Este método ofrece ventajas en lo que se refiere a flexibilidad, pero a expensas de una considerable pérdida de potencia. Línea de soberanos, normalmente de una sola familia, pero a veces se aplicaba este término a los soberanos de una sola ciudad o grupo étnico. Principio innegable de una ciencia / Verdad revelada por Dios, y declarada y propuesta por la Iglesia para la creencia de los fieles / Punto fundamental de todo sistema, ciencia, doctrina y religión. Tripulación de un buque de guerra. Barco pequeño, apenas del tamaño de una barca pesquera (en un principio muchos eran en realidad barcas de pesca convertidas), adaptado y equipado para localizar y neutralizar minas submarinas. Posteriormente completado con detectores de minas especializados. (Barreminas). Se dice de un grupo de pueblos no arios, de piel oscura, que se encuentra entre los que primitivamente poblaron la India. Cuerda o cable utilizado para izar una vela (o bandera) y mantenerla en posición. Electronic Countermeasures. Medidas tomadas para confundir los sensores de una fuerza enemiga. Que tiene la duración de un solo día / Pasajero, de corta duración.

297

Eje:

El Eje, denominación dada por Mussolini al acuerdo de 1936 entre la Alemania nazi y la Italia fascista, al que se adhirieron más tarde Japón, Hungría, Rumanía y Bulgaria. Elefante Marino: Mamífero pinnípedo perteneciente a la familia fócidos. Animal de gran tamaño, con el cuerpo muy grueso y cubierto de pelo. Su característica más llamativa es la enorme nariz, en forma de trompa, que posee el macho. Se alimenta de cefalópodos y habita en el Océano Glaciar Antártico. Emigración: Conjunto de habitante de un país que traslada su domicilio a otro debido principalmente a motivos económicos (mejoras del nivel de vida), políticos y religiosos. Endémica: Perteneciente o relativo a la endemia / Endemia: Cualquier enfermedad que se propaga habitualmente, o en épocas fijas, en un país o comarca. Ensenada: Seno o recodo que forma el mar entrando en la tierra. Epicicloidal: Epicicloide, línea curva que describe un punto de una circunferencia que rueda sobre otra fija, siendo ambas, tangentes exteriormente. Epidemiología: Rama de la medicina que estudia las epidemias. Epíteto: Adjetivo o participio cuyo fin principal no es determinar o especificar el nombre, sino caracterizarlo. En español suele anteceder al nombre y tiene una función predominantemente expresiva. Esclerótico: Que padece de esclerosis / transformación y endurecimiento de los órganos del cuerpo humano a causa de su excesiva proliferación de tejido conjuntivo fibroso. Escora: Inclinación que toma un buque al ceder a el esfuerzo de sus velas. Escorar: Acto temporal de un buque cuando se inclina sobre un costado. Escotadura: Entrante que resulta de una cosa cuando está cercenada, o cuando parece que lo está. Eslora: Longitud máxima de un buque a la altura de la primera cubierta. Espoleta: Aparato que se coloca en la boquilla de las bombas, granadas o torpedos, para dar fuego a su carga. Estalinismo: Doctrina y sistema político impuesto por Stalin y sus seguidores en la URSS entre 1924 y 1953, que tendía a consolidar dictatorialmente el socialismo y a estimular los sentimientos nacionales como forma de defender las conquistas de la Revolución. En la esfera internacional, significó el fin del internacionalismo proletario y la supeditación del movimiento comunista internacional a los intereses del socialismo soviético. Estándar: Tipo, modelo, patrón, nivel. Estatus / Status: Nivel económico y social de una persona, corporación etc. Estela: El surco o señal que deja en el agua la nave en su desplazamiento. Estereotipo: Modelo, patrón o norma establecida de cualidades, conducta, etc. / Idea elemental, comúnmente admitida, acerca de alguien o algo. Estrategia: Arte de dirigir las operaciones militares. Estrato: Cada una de las capas superpuestas en yacimientos de fósiles, restos arqueológicos, etc. / Capa o nivel de una sociedad. Estratosfera: Región de la atmósfera situada entre la tripopausa y la estratopausa, desde unos 10 km. de altitud hasta unos 70. en ella se localiza la ozonosfera o capa de ozono, donde tiene lugar una fuerte absorción de radiaciones ultravioletas del sol. Estrecho: Paso marino angosto, comprendido entre dos tierras y por el cuál se comunica un mar con otro.

298

Estroncio:

Estuario: ETA:

Etnia: Etnocentrismo: EZLN:

Fabril: Falacia: Faraón: FARC: Fedayín: Feldespato:

Fenotipo: Ferry: Feudo: Fiasco: Fideicomiso:

Filibustero:

Metal amarillo pálido, poco brillante, soluble en alcohol y ácidos, que se oxida fácilmente expuesto al aire y arde con llama roja brillante. Se utiliza como absorbente en tubos electrónicos. El lugar por donde entra y se retira el mar con su flujo y reflujo. Desembocadura de un río que desagua en el mar. (en español, Euskadi y Libertad). Organización vasca de carácter terrorista fundada en 1959. Propugna la creación de un Estado independiente que incluya Alava, Vizcaya, Guipúzcoa, Navarra y parte del departamento francés de los Pirineos Atlánticos. Agrupación natural de hombres que presentan ciertas afinidades físicas, lingüísticas o culturales, habitando generalmente un espacio geográfico determinado. Tendencia emocional que hace de la cultura propia el criterio exclusivo para interpretar los comportamiento de otros grupos, razas o sociedades. Ejército Zapatista de Liberación Nacional. Organización político-militar mexicana, que se dio a conocer el 1 de enero de 1994 al iniciar un levantamiento armado en el Estado de Chiapas. Animado por una ideología populista de izquierda, reclamaba para la población indígena una representación legítima y el respeto a su cultura. Liderada por un universitario conocido como subcomandante Marcos, contó con el apoyo de gran parte de la población. No pudiendo acabar con la insurrección, el presidente Salinas de Gortari abrió el diálogo con el EZLN. La matanza perpetrada por un comando paramilitar y el ataque del ejército contra el cuartel general de los guerrilleros, rompieron el proceso de paz. Con la llegada de Fox al poder se retomó el proyecto de ley sobre el derecho y culturas indígenas y la excarcelación de presos Zapatistas. Como las medidas de distensión fueron paralizadas poco después, el EZLN organizó a principio del 2001 una gran marcha hacía el Congreso, en la capital federal, donde uno de sus representantes defendió, en nombre de la organización, los derechos de los indígenas. Industrial. Engaño, fraude, mentira. Título de los antiguos reyes de Egipto. (Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia). La guerrilla más antigua de América Latina. Fundada en 1964, su proyecto revolucionario es de orientación marxista. Guerrillero palestino que combate contra Israel. Nombre de los minerales pertenecientes al grupo de los tectosilicatos, en los que algunos de los átomos de silicio del tetraedro, que constituye la estructura fundamental, han sido sustituidos por átomos de aluminio. Tipo, mostrar, aparecer. Barco trasbordador de materiales, vehículos y personas. Este servicio se establece entre las orillas de un estrecho, entre islas cercanas, islas y continentes, ríos, etc. Señorío gobernado por la ley feudal a cambio de servicios de carácter militar. Mal éxito / Fracaso. Disposición por la cual el testador deja su hacienda o parte de ella encomendada a la buena fe de alguien para que, en caso y tiempo determinados, la transmita a otra persona o la invierta del modo que se le señala. Nombre de ciertos piratas que en el siglo XVII infestaron el Mar de las Antillas.

299

Filisteo:

Uno de los Pueblos del Mar, que se asentó al sur de Canaán. Allí fundó cinco ciudades (Ashdod, Gaza, Ascalón, Oath y Ekrom) que constituyeron una confederación, o pentápolis. Fisión: Reacción nuclear en la que el núcleo de un átomo pesado, al ser bombardeado por un neutrón o un cuanto de radiación rico en energía, se divide en dos o más núcleos de elementos más ligeros, liberando gran cantidad de energía y 2-3 neutrones. Estos permiten accionar una reacción en cadena. Es el fundamento de la bomba atómica. Flamenco: De Flandes; región histórica del NO de Europa, entre el paso de Calais y la desembocadura del Escalda, hoy dividida entre Francia y Bélgica y los Países Bajos (Holanda). Desde 1482 pertenecía a los Habsburgo y Carlos I de España la heredó de su abuelo Maximiliano. Las provincias del Norte, que eran protestantes, lograron la independencia con el nombre de Provincias Unidas en 1648. El sector meridional fue conquistado por Francia en el siglo XVIII y tras la derrota napoleónica se integró en los Países Bajos. En 1830 fue una de las provincias que constituyeron el reino de Bélgica. Flotación / En los barcos, la que forma la superficie del agua al separar la parte emergida de la (Línea de): sumergida. Foca: Nombre común de varias especies de mamíferos pinnípedos de la familia fócidos, perfectamente adaptados a la vida marina. Tienen el cuerpo fusiforme y cubierto de pelo, y las extremidades transformadas en aletas para la natación, lo que les impide grandes desplazamientos por tierra. Fondo Monetario FMI. Organismo financiero internacional de las Naciones Unidas, creado en la conferencia Internacional: de Bretton Woods, (1944). Tiene como funciones fomentar la estabilidad de los cambios y la libertad de las transacciones, mantener convenios de cambio entre los países miembros y contribuir al establecimiento de un sistema multilateral de pagos. Fortín: Fuerte pequeño / Obra de defensa que se levanta en los atrincheramientos de un ejército. Fosfato: Cualquiera de los minerales de origen magmático, formado por la unión de un radical determinado con un metal. Son muy pocos abundantes en la naturaleza / Sal formada por la sustitución de uno, dos o los tres hidrógenos del ácido fosfórico por un metal. Se usa sobre todo, como fertilizante. Fragata: Buque de tres palos que tenía un solo puente o batería corrida; en la antigua marina las fragatas estaban entre los navíos y las corbetas y figuraban entre los buques de 5to y 6to rango. Livianas y rápidas, las fragatas aseguraban las misiones de exploración, de sostén o de lucha contra el comercio. A fines del siglo XVIII, las más importantes portaban 50 cañones dispuestos sobre la cubierta y una batería inferior. Desaparecidas a partir de 1860 con el desarrollo de los acorazados, reaparecieron desde la Segunda Guerra Mundial bajo la forma de buques de lucha antisubmarina. Hoy las fragatas son naves provistas de misiles con destino antisuperficie, antiaéreo o antisubmarino. Originalmente, se denominó así, en el Mediterráneo, a un tipo sutil de nave, derivada de la galera. Franco: Pueblo germánico que conquistó la Galia en el siglo III. Frente de FLM. Partido nacionalista argelino, surgido como guerrilla contra la colonización francesa Liberación Nacional: en 1954 y que tras la independencia del país se convirtió en partido único. Fuerza de tarea: Conjunto de buques previstos para una misión determinada que comprende uno o varios porta-aeronaves y un entorno de buques de superficie. Fumarola: Emisión de vapores y gases orgánicos a través de grieta de la corteza terrestre, cuando ya ha cesado la emisión de lava de una erupción.

300

Fusiforme: GAL: Galaxia: Galo:

Galón: Gamma:

Genocidio: Germano:

Gestapo:

Giroscopio:

Globalización: Globo: Golfo: Goniómetro: Grado:

Granito:

De figura de huso / Huso: instrumento manual que sirve para hilar. Grupos Antiterroristas de Liberación. Banda armada surgida en la España en 1983 como represalia contra las acciones criminales de ETA. Sistema estelar análogo al de la Vía Láctea, agrupación de estrellas concentradas en una región determinada del espacio. Individuo perteneciente a los pueblos de raza celta que invadieron la Galia (Francia) e Italia Septentrional entre 700 y 400 a.C. La Galia, denominación dada por los romanos a dos regiones, la cisalpina y la transalpina, habitadas por tribus celtas, que a partir del siglo V a.C., adoptaron el nombre de galos. La transalpina, la Galia propiamente dicha, es actualmente, Francia. Tras la dominación romana fueron sometidos por los francos, con quienes se fusionaron. Medida inglesa de capacidad para los líquidos que equivale a 4,546 litros (3,785 en EE.UU). Unidad de medida, no aceptada por el Sistema Internacional de unidades, equivalente a una millonésima de gramo / Rayos gamma: radiaciones o rayos x, cortos y muy penetrantes, emitidos en la desintegración de núcleos de elementos radiactivos, como el radio. Exterminio o eliminación sistemática de un grupo humano o social por motivos de raza, de religión o de política. Diversos pueblos que ocupaban en el siglo VI a.C. Escandinavia y Jutlandia, de donde iniciaron una lenta y progresiva emigración hacia Europa Central. Tras la desaparición del Imperio Romano en Occidente formaron diversos reinos: el suevo en Galicia, el anglosajón en Gran Bretaña, el vándalo en África, el visigodo en el Sur de Francis y en España, el ostrogodo y el lombardo en Italia, y el franco en Francia. En el siglo X, una nueva oleada de pueblos germanos se abatió sobre Europa, los llamados vikingos o normandos. Nombre de la policía política nazi, fundada por Goering en 1933. Dirigida por Himmler a partir de abril de 1934; se convirtió en la más importante fuerza represiva nazi y a ella fueron subordinados lo demás cuerpos policiales. Aparato formado por un disco circular simétrico que, al girar rápidamente sobre un eje libre situado en el centro de gravedad, tiende a mantener inmóvil el centro de rotación. Se utiliza en sustitución de la brújula en aviones, barcos, torpedos, etc; en las embarcaciones sirve, además, para evitar las oscilaciones naturales de la nave. Acción y efecto de globalizar / Integrar una serie de datos, hechos, referencias, etc., en un planteamiento global. El que está sujeto por un cable y sirve de observatorio y/o impide el vuelo de los aviones bombarderos, en vuelo bajo. Porción del mar que se interna en la tierra entre dos cabos. Aparato receptor que detecta la dirección de donde provienen las radioondas. (Ver Radiogoniómetro). En su acepción común de ser la trigésima sexagésima parte del círculo, tiene aplicación a los del meridiano terrestre, cuya extensión lineal ha servido de tipo para las medidas usadas en el pilotaje; y a los del ecuador y sus paralelos entre los cuales media cierta razón geométrica que sirve para deducir de la extensión respectiva de los últimos, la diferencia de longitud. Roca inducida, ácida y de grano grueso, compuesta de feldespato, cuarzo y mica. Es una de las rocas más extendidas por la Tierra.

301

GRAPO:

Grupos de Resistencia Antifascista Primero de Octubre. Organización terrorista española, de orientación marxista-leninista, surgida en 1975 como brazo armado del Partido Comunista de España (reconstituido). Grupo de combate: Fuerza operativa; designación de una fuerza, acuñada durante la Segunda Guerra Mundial. Estaba compuesta de una o más flotas de portaaviones unidos a elementos defensivos: destructores y cruceros, pero con frecuencia se incluían acorazados, que por entonces estaban relegados a la función de bombardear la costa. Guijarro: Pequeño canto rodado. Gurkha: Pueblo de raza tibeto-mongola, que habita en Nepal. Son muy belicosos y constituyen la clase dominante en el país desde el siglo XVIII. Practican la religión hinduista / Nombre de un cuerpo de élite del ejército británico, formado por miembros del pueblo Gurkha. Hangar: Cobertizo grande, generalmente abierto, para guarecer aparato de aviación. Hashshashin: Asesino: Secta musulmana, originada en Persia hacia el año 1090; sus miembros acataban ciegamente las órdenes de su jefe, Hassan-I-Sabbah, acuchillando a sus enemigos, la palabra viene de ―Haschich‖ droga con la que se excitaba a los sicarios. Haussa: Pueblo negroafricano de raza y cultura sudanesa, que habita en el norte de Nigeria, el sur de Níger y el Sudán central. Hebreo: Pueblo semita que conquistó y habitó Palestina. / Llamado también Israelita. Hectárea: Medida de superficie que tiene 100 áreas o decámetros cuadrados, es decir, 10.000 metros cuadrados. Hegemonía: Supremacía que un Estado, pueblo, partido, persona, etc., ejerce sobre otro. Heleno: Se dice de cualquiera de los pueblos (aqueos, dorios, jonios y eolios) o del conjunto de ellos, cuya instalación en Grecia, islas del Egeo, Sicilia y diversas zonas del litoral Mediterráneo dieron principio a la gran civilización de la Élade o Grecia Antigua. Hélice: Hablando con propiedad, el árbol de hélice. Esencial para los barcos de motor Diesel y de vapor como elemento propulsor. La rotación del árbol de hélice y el ángulo de sus paletas se combinan para generar la propulsión contra la masa de agua. Helicóptero: Aeronave que se mantiene en el aire mediante una hélice de eje aproximadamente vertical, llamada rotor, movida por un motor. Posee una hélice de cola o antipar, que gira verticalmente en sentido opuesto al rotor o bien un segundo rotor. Gracias a ello puede elevarse y descender verticalmente y mantenerse quieto en el aire. Hermandad Movimiento político religioso ―sunní‖ que preconizaba la instauración de regímenes Musulmana: conforme a la ―saría‖- Ley del Corán-. Fundada en Egipto en 1928, posteriormente extendida a otros países del Oriente Medio. Movimiento militante por la reafirmación de los valores islámicos; Fracasó su intentona de asesinar a Nasser en 1954, pero tuvo éxito al intentarlo con Sadat, mediante una organización asociada, en 1981. Heterodoxia: Disconformidad con el dogma católico / por extensión, disconformidad con la doctrina fundamental de cualquier secta, escuela, organización, etc. Híbrido: Se dice de todo lo que es producto de elementos de distintas naturaleza. Hidroavión: Aeroplano que en lugar de ruedas de aterrizaje, lleva uno o varios flotadores para posarse sobre el agua. Hidrodinámica: Parte de la mecánica que estudia el movimiento de los fluidos. Hidrosfera: Conjunto de partes líquidas del globo terráqueo. Hidrostática: Parte de la mecánica que estudia el equilibrio de los fluidos en reposo.

302

Hierro:

Hikso: Hindú:

Hitita: Holocausto:

Homogéneo: Homónimo: Horizonte: Hovercraft:

Huracán: Hurrita:

ICBM: Iceberg:

Ideología: Igbo (Ibo): Imám:

Infrarrojo: Ingenio:

Metal dúctil, maleable y muy tenaz. De color gris argénteo, que puede recibir pigmento y es el más empleado en la industria y en las artes. Se imana fácilmente, por poco tiempo, en estado puro, y permanentemente cuando contiene carbono (acero) es inoxidable en el aire seco, pero se oxida rápidamente en el húmedo. Pueblo antiguo, originario de Siria, que invadió a Egipto en el siglo XVIII a. C. Natural de la India / Partidario o adepto del hinduismo; conjunto de creencias que son evolución del vedismo y brahmanismo antiguo. El hinduismo coincide un orden global que rige a cada elemento según su categoría y determina unas normas morales, espirituales o de carácter social. En términos generales, se acepta la existencia de una divinidad o espíritu universal, el ―brahma‖. Pueblo indoeuropeo que se estableció en Anatolia central durante la primera mitad del II milenio a.C. Entre los israelitas, sacrificio religioso que consistía en la cremación total de un animal. / Gran matanza de seres humanos / Nombre dado a la persecución y exterminio de judíos que se produjo en la Alemania nazi. Relativo a un mismo género, poseedor de iguales caracteres. Se dice de las palabras que tienen igual pronunciación u ortografía y distinta significación. Línea aparente que separa el cielo y la tierra / Espacio circular de la superficie del globo encerrado en dicha línea. El primero en hacer una proposición teórica, fué el ingeniero inglés Christopher S. Cockerell, quien en 1954 dio a conocer su idea, patentándola el 12 de diciembre de 1955. El primer vuelo de un aerodeslizador lo llevó a cabo el Saunders-Roe SR.N1 de 4 toneladas, en Cowes, la isla de Wight, el 30 de mayo de 1959. Equipado con un turborreactor Viper de 680 kg de potencia, el aerodeslizador hizo 68 nudos (126 km/h) en junio de 1961. Basándose en el mismo principio, el ingeniero francés Jean Bertin construyó en 1966 el primer aerotrén que circula sobre una pista de cemento a velocidades de más de 300 km/h. Palabra de origen taino, usada por los nativos del Caribe para denominar a la tormenta. Individuo de un pueblo no semita que, procedente de Armenia y de la zona montañosa de Zagros, se estableció al Norte de Mesopotamia hacia el año 2000 a. C. Una rama hurrita fundó el reino de Mitani hacia el siglo XV a. C. Misiles balísticos intercontinentales. Gran masa de hielo que flota a la deriva en los mares fríos, debido a su menor densidad respecto del agua. Solo aproximadamente una décima parte del bloque aparece sobre la superficie del agua, por lo que constituye un grave peligro para la navegación. Conjunto de ideas fundamentales que caracterizan el pensamiento de una persona, colectividad, época, de un movimiento cultural, religioso o político. Etnia que habita en Nigeria. El que preside la oración canónica musulmana / El guía, jefe o modelo de una sociedad de musulmanes, generalmente espiritual o religioso, y a veces mezcla de religioso y político, que en alguna ocasión fue exclusivamente política. Es una radiación calorífica y el constituyente principal de la que emiten los cuerpos incandescentes. Máquina o artificio mecánico.

303

Inmigración: Inter caetera: Intifada:

Intruder: IRA: Islam:

Islote: Ismaelita: Isobática: Isótopo:

Israelita: Istmo: Juanete: Judío: Jungla. Junko:

Juto: Kaaba:

Káiser: Kamikaze:

Movimiento de personas hacia un territorio determinado, procedente del mismo país (inmigración interna) o de otro (inmigración externa). ―entre cosas‖. Levantamiento popular palestino iniciado en diciembre de 1987 contra la ocupación israelí de los territorios de Gaza y Cisjordania. Llamada también la ―insurrección de las piedras‖ fue de carácter espontáneo y reprimido violentamente por el ejército israelí, ocasionando gran número de bajas en la población civil, aunque consiguió su objetivo al llamar la atención pública mundial sobre la situación de los palestinos. Del inglés: Intruso. Ejército Republicano Irlandesa que preconizaba la reunificación de la isla, utilizando como medida de fuerza la lucha armada. Palabra árabe que significa ―Sumisión‖ a la voluntad de Dios (Alá). Sus seguidores son conocidos como musulmanes o mahometanos y su religión, a través de la ―Shariah‖ –que es la ley sagrada del Islám-, abarca todos los aspectos de la vida, no sólo las prácticas religiosas. Isla pequeña y deshabitada / Peñasco muy grande rodeado de mar. De Ismail (Ismael). Se dice de una doctrina musulmana chiita, fundada en el siglo VIII. Se dice de dos o más lugares de igual profundidad, y en las cartas hidrográficas, de la línea que los une. Cada uno de los elementos químicos que poseen el mismo número de protones y distinto número de neutrones. Todos los isotopos de un elemento ocupan el mismo lugar en la tabla periódica y poseen las mismas propiedades químicas. Natural de Israel / Perteneciente al antiguo reino de Israel / Relativo al que profesa la ley de Moisés. Lengua de tierra que une dos continentes o una península con un continente. Vela que va colocada más arriba que la gavía y está sostenida por el mastelerillo Natural de Judea / Perteneciente o relativo a los que profesan el judaísmo / Judaísmo: Profesión de la ley de Moisés. Espesura impenetrable de vegetación ecuatorial húmeda / Anglicismo por selva. Nombre europeo a una amplia gama de barcos de vela chinos, de uno a varios mástiles, empleados en mar y ríos; divididos en compartimentos estancos, fondo plano y con proa y popa cuadradas. Aparejo con velas en cruz. Se dice de un pueblo germánico, probablemente originario de Jutlandia, que habitó en la desembocadura del Rhin y desde allí pasó, en el siglo V a Gran Bretaña. Principal santuario del Islam, en la mezquita de La Meca. Es de forma cúbica y en la pared oriental está la Piedra Negra, un meteorito objeto de veneración por parte de los fieles musulmanes, al que debe peregrinar al menos una vez en su vida. Título aplicado a los tres emperadores alemanes del Segundo Reich: Guillermo I, Federico III y Guillermo II. Proviene del término latino César. Viento protector del Japón, que destruyó las flotas de los mongoles en sus invasiones al archipiélago japonés. Durante la II Guerra Mundial se dió este nombre a los aviadores y aparatos japoneses que se lanzaban contra los barcos enemigos para hacer explotar sobre ellos su carga de bombas.

304

Krill:

Ku Klux Klan:

Kurdo:

Lanzatorpedos:

Lava:

LCI: LCM: LCP: LCT: LCVP: Legión Cóndor:

Leninista: Leviatán: Liberalismo: Liga (Sociedad de Naciones):

Conjunto de varias especies de pequeños crustáceos marinos, de alto poder nutritivo, que integran el zooplancton y constituye la principal fuente de alimento para ciertos animales, como las ballenas. Es especialmente abundante en los mares australes. Sociedad secreta, organizada en los Estados del Sur de Norteamérica en 1865, contra la igualdad de derechos de los negros. Declarada fuera de la Ley en 1870, reapareció en 1915 en Atlanta y se extendió por todo el territorio, ampliando sus actividades a la persecución de judíos, católicos y extranjeros. Natural de Kurdistán, región montañosa de Asia Occidental, que se extiende esencialmente por el E. de Turquía, el N. de Irak, Armenia y el NO. de Irán. Sus habitantes, agrupados en tribus de religión musulmana, están divididos actualmente entre Turquía, Irán, Irak, Siria, Armenia y Azerbaiyán. Tubo de retrocarga destinado a lanzar los torpedos al agua. Pueden ser instalados en submarinos o buques de superficie. Algunas lanchas torpederas y aviones, en lugar de lanzar los torpedos, los dejan “caer” al agua, en donde por sí mismos se ponen en marcha. En este caso se sustituye el tubo lanzatorpedos por un mecanismo de dos o tres soportes giratorios, llamado “canasta”, que mantienen suspendido al torpedo encima del agua hasta el momento del disparo, en que le deja libre y el torpedo cae por su propio peso. Material ígneo fundido completamente, desprovisto de gases, arrojado por los volcanes en sus erupciones, que se desliza por la superficie terrestre en forma de ríos, a más o menos distancia del cráter. Como la composición química de las lavas es muy variable, originan al solidificarse una gran variedad de vidrios y rocas volcánicas. Lancha de desembarco de infantería. Lancha de desembarco motorizada. Lancha de desembarco de personal. Lancha de desembarco de tanques. Lancha de desembarco de vehículos y personal. Nombre del escuadrón aéreo alemán que luchó a favor del general Franco durante la Guerra Civil española. Se constituyó en noviembre de 1936 al ser reforzado el contingente que venía operando desde el principio de la guerra. Con una organización autónoma dentro del Estado Mayor franquista participó en acciones de bombardeo masivo en diferentes frentes, proporcionando al bando nacionalista una decisiva superioridad aérea. Partidario de Lenin o que profesa su doctrina / Doctrina de Lenin, quien, basándose en el marxismo, promovió y condujo la Revolución soviética. Monstruo marino, descrito en el libro de Job y que ha sido considerado siempre en el sentido de demonio. Orden de ideas que profesan los partidarios del sistema liberal / Ideología que defiende la no intervención estatal en economía. Organismo creado en 1920, de acuerdo con lo establecido en el tratado de Versalles, con el objetivo de proporcionar garantías recíprocas de independencia política y territorial a todos los Estados. Si se exceptúa a EE.UU, cuyo Congreso se negó a ratificar dicho tratado, todos los Estados importantes pertenecieron en algún momento a la Sociedad. Su prestigio fue disminuyendo ante la incapacidad para resolver conflictos. Se fueron retirando Alemania, Japón, Italia y fue excluida la URSS en 1939. Fue disuelta oficialmente después del final de

305

Litio:

Litosfera: Lombardo: Longitud: LSD: LST: Luftwaffe: Lúgubre: LVT: Macho:

Madrépora:

Magma: Magnesio: Magnetohidrodinámica: Magnicidio: Magreb, El: Maléfico: Mampostería: Mandato (internacional):

Manga: Manguda: Manganeso:

la Segunda Guerra Mundial (1947). La Carta de las Naciones Unidas había entrado en vigor dos años antes. Metal escaso en la corteza terrestre, se encuentra disperso en ciertas rocas y muy poco denso. Se utiliza en la fabricación de aleaciones especiales y acumuladores eléctricos, y sus sales se usan como antidepresivos y para fabricar jabones y lubricantes. Capa rígida de la Tierra, integrada por la corteza y la parte más externa del manto superior. Pueblo germánico que se estableció en el norte de Italia en el año 568, fundando un reino independiente. Arco del ecuador terrestre comprendido entre dos meridianos. Buque de desembarco de todo tipo de cargas y pudiendo actuar como taller de reparaciones. Buque de desembarco de tanques, tropas y lanchas. (alemán). Arma Aérea. Triste, funesto, melancólico, tétrico. Vehículo de desembarco con orugas. La púa de bolina que pasa por el guardacabo del chicote de ésta, teniendo uno de las suyas hecho firme en el garrucho de la vela, mientras que por el guardacabos del otro pasa la “hembra”/ Parte inferior y más gruesa de los palos de los veleros. Anidario que desempeña un papel fundamental en la formación de los arrecifes coralinos / Anidario (celentéreo): animales invertebrados acuáticos, generalmente marinos, de simetría radiada y organización muy sencilla. Masa ígnea en fusión existente en el interior de la Tierra, que se consolida por enfriamiento Metal bivalente, de color y brillo semejantes a los de la plata, maleable, poco tenaz y algo más pesado que el agua. Es el mineral básico de las aleaciones ligeras de gran resistencia. Ciencia que investiga las interacciones entre un buen conductor eléctrico y el campo magnético que le rodee. Asesinato de una persona muy importante por su cargo o poder. Literalmente ―el oeste‖, término que se aplicaba para designar, en general, el área correspondiente a los Estados modernos de Libia, Tunicia, Argelia y Marruecos. Que hace daño a otro con maleficios / Maleficio: daño causado por arte de hechicería. Obra hecha con piedras desiguales unidas con argamasa sin que éstas sigan un orden establecido. Potestad titular que, conferida e intervenida por la Sociedad de Naciones ejercía una potencia o Estado sobre otros territorios. La Organización de las Naciones Unidas (ONU) recogió, modificándolo, este concepto. Los antiguos ―mandatos‖ pasaron a denominarse territorios bajo tutela, territorios en régimen de administración fiduciaria o fideicomisos y contaron con derechos muy superiores a los de los antiguos ―mandatos‖, de los cuales no perduran más que los africanos y el de Oceanía (a cargo de EE.UU), en calidad de fideicomiso de la ONU, ya que el resto se ha convertido en naciones independientes. Anchura máxima de un buque a la altura de la primera cubierta y de la cuaderna maestra. Se dice de la nave de mucha manga en relación a la eslora, es decir, muy ancha. Metal de color blanco brillante con tinte rojizo, quebradizo y estructura cristalina complicada, de dureza en la escala de Mohs. Se emplea en la fabricación de ―acero al manganeso‖, cuyas características de dureza permiten su aplicación en las industrias bélicas,

306

en herramientas de corte, etc. Junto con el aluminio forma el duraluminio, aleación ligera de gran dureza. Manglar: Formación vegetal propia de muchas zonas costeras tropicales y subtropicales que, a pesar de cubrir superficies relativamente pequeñas, desempeña un importante papel ecológico como zona de contacto entre la tierra y el mar, y de gran interés económico en la producción de pescado y madera / Sitio poblado de mangles / Mangle: planta leñosa, con la capacidad exclusiva de desarrollarse en ambientes salinos con suelos típicamente anaeróbicos. Maoísta: Perteneciente o relativo al maoísmo / Maoísmo: Transformación del leninismo que ideó y aplicó a la revolución comunista china Mao Tse-tung, político y revolucionario chino del siglo XX. Marine: Soldado de infantería de Marina americana. Marxismo: Doctrina económica, política y filosófica elaborada por Karl Marx, partiendo del estudio de las relaciones económicas de la producción. Se funda en la interpretación materialista de la dialéctica de Hegel aplicada al proceso histórico y económico de la humanidad, y es la base teórica del comunismo y algunas corrientes del socialismo. Mastelerillo: Cada uno de los palos menores que van sobre los masteleros en ciertos buques de vela y que sirven para sostener los juanetes. Mastelero: Cada uno de los palos menores que van sobre los principales en las embarcaciones de vela, y sirven para sostener las velas de gavia, juanetes y sobrejuanetes. Mástiles: Palos, montados verticalmente, normalmente sostenidos en cada costado y a proa y a popa, empleados para portar las velas. Los barcos más grandes tenían masteleros e incluso mastelerillos de juanete montados sobre el mástil más bajo. Un empleo secundario era proporcionar una plataforma para vigías y banderas de señales. Y eso continuó, especialmente en los buques de guerra, mucho tiempo después de haberse eliminado las velas. En los últimos tiempos los mástiles actúan solamente como plataformas para antenas de radio y radares. Medieval: Relativo a la Edad Media de la historia. Megáfono: Artefacto usado para dirigir la voz, amplificándola. Melanesio (Melano): El pueblo que habita en Melanesia / Melanesia conjunto de islas y archipiélagos que, junto con Australia, Polinesia y Micronesia constituyen el continente de Oceanía. Comprende las islas situadas al N y NE de Australia: Nueva Guinea, Bismarck, Salomón, Nuevas Hébridas, Nueva Caledonia, Lealtad, Fiji y Rotuma. Meridiano: Cualquiera de los círculos máximos de la esfera terrestre que pasan por los polos y un determinado punto de la tierra. Mesana (Palo de): El tercer mástil, contando desde la proa. Ya que la mayoría de los barcos tenían tres mástiles, era también el de popa e invariablemente llevaba vela áurica fija. Meteorito: Cuerpo sólido, de tamaño inferior al de un planeta, que se encuentra en el espacio o ha caído sobre la superficie terrestre. Meteorología: Ciencia que estudia los fenómenos atmosféricos. Metra: Otra forma de llamar a la ―canica‖. Metrópoli: Gran centro de actividades urbanas, con un mínimo de población cifrado en torno al millón de habitantes.

307

Mica:

Mineral del grupo de los silicatos, compuesto de hojuelas brillantes, elásticas, sumamente delgadas, que se rayan con la uña; tienen colores muy diversos y forman parte de varias rocas. Microfilme: Película que se usa principalmente para fijar en ella, en tamaño reducido, imágenes de impresos, manuscritos, etc., de modo que permita ampliarlo después en proyección o fotografía. Migración: Acción de pasar de un país a otro para establecerse en él. Milla náutica: Medida internacional de distancia en el mar que se ha estandarizado en 1.852 metros. Mina (submarina): Ingenio explosivo que se emplea para la defensa de puertos, radas, canales y también posadas o sueltas en el mar, contra los buques enemigos. Miniatura: Pieza o mecanismo de tamaño sumamente pequeño. Misil: Todas las armadas modernas tienen en servicio una gama de misiles cada vez más variados, que prácticamente han reemplazado a la artillería. De guiado activo o pasivo, esos misiles pueden ser superficie-superficie, superficie-aire, aire-mar. Igualmente los submarinos están provistos de ellos. Lanzados en inmersión, esos artefactos efectúan un recorrido en la atmósfera antes de alcanzar un blanco en superficie o un objetivo terrestre. Dentro del marco de la lucha contra otros submarinos, pueden acabar su recorrido dentro del agua. Por último, los submarinos propulsados nuclearmente disponen de misiles balísticos con cabezas múltiples, de un alcance de miles de kilómetros. Mitano: Natural de Mitani / Antiguo reino situado en la parte septentrional de Mesopotamia cerca de la actual Armenia. Sus habitantes procedían de una rama de los hurritas. Alcanzó su máximo poder en el siglo XV a.C. Fue vasallo del Imperio hitita y terminó siendo absorbido por Asiria. Mitho: Narración anónima, más o menos fabulosa, de algo acontecido en un tiempo remoto e impreciso. Constituye un esfuerzo intelectual para dar respuesta al misterio, a todas las interrogantes que se le plantean al hombre en su existencia. Moabita: Natural de Moab / región del Oriente Medio, al Este del Mar Muerto, territorio de un antiguo reino independiente que sostuvo luchas con hebreos, persas, egipcios y sirios, que lo conquistaron sucesivamente hasta desaparecer en el siglo III a.C. Molibdeno: Metal de color y brillo plomizo, pesado como el cobre, quebradizo y difícil de fundir. Sus propiedades físicas son similares a las del hierro y las químicas a las de los elementos no metálicos. Es muy refractario y se utiliza para la fabricación de aceros especiales, en aleaciones de gran resistencia mecánica y térmica, como pigmento lubricante sólido, y en electrotecnia. Mongol: Natural de Mongolia. Dedicados a la caza o al pastoreo, los mongoles eran un grupo de pueblos nómadas que habitaban las estepas de Asia Central. Las diversas tribus podían unirse en confederaciones bajo el mando de un jefe único, denominado ―gran Khan‖. Monopolio: Concesión otorgada por la autoridad competente a una empresa para que ésta aproveche con carácter exclusivo alguna industria o comercio / Concepto económico que se refiere al polo opuesto al régimen de libre competencia. Monzón: Viento periódico que sopla en ciertos mares, particularmente en el océano Indico, originando abundantes lluvias / Sopla en determinados mares, en una dirección durante algunos meses, y en dirección contraria, otros. Morse: Sistema de telegrafía inventado por Morse, que utiliza un alfabeto a base de puntos y rayas.

308

Mortero: Muhaidin: Musulmán:

Pieza de artillería que lanza sus proyectiles en forma parabólica. Nombre dado a los ―combatientes en el nombre de Alá‖, en Afganistán. Que profesa la religión del Islam, revelada por Mahoma / Perteneciente o relativo al Islam, o a la cultura y al Estado islámico. Nabateo: Se dice de un antiguo pueblo de origen Árabe que vivió al NO de Arabia, fundador del reino de Petra (siglo III a.C. al siglo I). Fue un pueblo nómada, que poco a poco adoptó costumbres sedentarias. Controlaron el tráfico comercial entre Arabia y la cuenca mediterránea. En el siglo V a.C. expulsaron a los habitantes del país de Edom y se apropiaron de su capital, Petra. Llegaron al apogeo de su esplendor durante la época helenística. El reino fue conquistado por Trajano en el año 106 y convertido en la provincia romana de Arabia. Se conservan restos arquitectónicos excavados en la roca, así como estatuaria que presentan una original síntesis de elementos asirios-babilónicos y helenísticos. Nao: Denominación genérica para todo tipo de barco hasta el siglo XVI, que se originó en las embarcaciones mayores de 100 toneladas con y características similares a las carracas medievales, con torres en proa y popa y velas cuadradas. Napalm: Gel de aceites hidrocarbonados y jabones, inflamable y de fácil manejo que, al explotar, se disgrega en partículas que se adhieren al blanco mientras está ardiendo; se emplea con fines militares para incendiar extensas áreas. Navío: Derivado del galeón, el navío encuentra su estilo en la primera mitad del siglo XVII. Con una relación eslora-.manga de 1 a 4.5, una toldilla integrada con el casco, este buque relativamente bajo en el agua ofrece una capacidad oceánica y una velocidad que podía alcanzar los 10 nudos, capaz de sostener el combate en la línea de batalla. A fines del siglo XVIII y principios del XIX los más importantes son de tres puentes que llevaban de 100 a 120 piezas de artillería. Nazista (ab: Nazi): Partidario del nacionalsocialismo (nazismo). Movimiento político alemán dirigido por Hitler, su autoridad máxima. La doctrina entronca con el pensamiento pangermánico del siglo XIX, en su vertiente más reaccionaria (idea de la Gran Alemania, predestinación del pueblo germánico, exaltación de la raza aria). Neptunio: Metal del grupo de los actínidos, de color blanco plateado, se asemeja al uranio en sus propiedades químicas. Se usa en la industria nuclear y se obtiene artificialmente por bombardeo de uranio con neutrones. Nihilista: Seguidor del nihilismo / Doctrina política de negación del orden social, que se desarrolló en Rusia durante la segunda mitad del siglo XIX. Instigó la ejecución de numerosos atentados terroristas, en uno de los cuales murió el Zar Alejandro II. Tras este acontecimiento en 1881, los nihilistas fueron perseguidos por las autoridades rusas hasta su exterminio. Nipón (Nihon): De las voces finojaponesas ―nitus: sol‖ y ―hon: orto u origen‖. Voz para denominar al Japón. Níquel: Metal de color blanco ligeramente amarillento y brillo semejante al de la plata, muy duro, magnético y algo más pesado que el hierro. Es uno de los principales elementos metálicos por su amplia aplicación en la fabricación de aleaciones. Las más habituales son las de los aceros, mientras que la de níquel-cromo se utiliza para recubrimiento electrolíticos. No man´s land: Del inglés: tierra de nadie. Nómada: Personas y animales que no tienen asentamiento fijo y recorren los territorios. Nomenclatura: Lista de nombre personas o cosas, nómina / Conjunto de las voces técnicas y propias de una facultad / Ordenación sistemática de los nombres distintos empleados en cada ciencia.

309

Núcleo: Parte más densa y luminosa de un astro / parte central del átomo. Nudo (Velocidad): Medida internacional de la velocidad de un barco (una milla náutica por hora). O.T.A.N: (Organización del Tratado del Atlántico Norte); organización defensiva creada en Washington en abril de 1949 por EE.UU y sus aliados europeos, fundamentada en el mutuo apoyo militar en caso de agresión de terceros. En la actualidad tiene su sede en Bruselas. Tras la desaparición del ―Pacto de Varsovia‖, la OTAN pidió a varios países que habían pertenecido al Pacto, su integración en la organización. OAS: Organización del Ejército Secreto. Grupo nacionalista paramilitar francés, fundado en 1961, cuya finalidad era evitar la independencia de Argelia. Realizó una campaña de atentados terroristas tanto en Francia como en Argelia. Obenque: Cada uno de los palos gruesos que sujeta la cabeza de un palo a la mesa de guarnición. Oceanógrafo: Que práctica la oceanografía / Ciencia que estudia los mares y sus fenómenos, su fauna y su flora. Octanaje: Índice de octano de un carburante / Octano: líquido incoloro que se obtiene del petróleo y se toma como unidad para expresar el poder antidetonante de la gasolina o de otros carburantes, en relación con cierta mezcla de hidrocarburos que se toman como base. Ojiva: Extremo de un proyectil, en el que generalmente va la carga explosiva. OLP: Organización para la Liberación de Palestina. Organismo creado en Jerusalén en mayo de 1964, como representante legal de las aspiraciones del pueblo palestino que, mediante la lucha armada, pretendía la instauración de un Estado palestino. Fue admitida en la ONU como observadora (1974) y como miembro de pleno derecho en la Liga Árabe (1976). Su presidente fue Yasser Arafat hasta su muerte en noviembre del 2004. Orinque: Cabo grueso que por un extremo se amarra en la cruz de ancla, y por el otro se afirma en la boya. Orografía: Parte de la geografía física, que trata de la descripción de las montañas y su representación. Ortodoxo: Las personas conformes con el dogma de una religión. Se dice del seguidor de alguna de las religiones cristianas, pero no católicas, de Europa oriental, como la griega y la rusa. Oruga: Llanta articulada a manera de cadena sin fin, que se aplica a las ruedas de cada lado del vehículo para permitir avanzar por terreno escabroso. Ostrogodo: Se dice del individuo de aquella parte del pueblo godo que estuvo establecida al oriente del Dniéper, y fundó un reino en Italia. Otomano: De Turquía. Pueblo turco que fue liderizado por Omán u Otmán, estableciéndose en Anatolia a partir del siglo X. P-38: Fabricado por Lockheed, llamado ―Lightning‖ (Relámpago). Caza bombardero de gran autonomía. Desde finales de 1942 se le empleó con profusión en el Pacífico y Norte de África. Se le llamó también ―diablo de tridente‖, por su doble cola. Dos motores de 1.425 CV, velocidad máxima 630 km/h, techo: 12.200 m; cañón de 20 mm. y 4 ametralladoras de 12.7 mm; instalados bajo las alas, 10 cohetes de 127 mm ó una carga de bombas hasta 1916 kg. Pacto de Varsovia: Tratado de cooperación mutua, amistad y alianza defensiva, fundado en mayo de 1955 entre la URSS y los países sometidos a su influencia, como respuesta a la ratificación en París de los tratados de la OTAN, especialmente después de la adhesión a ese organismo, por la República Federal Alemana en 1954. A finales de los años ochenta los cambios promovidos

310

Palestina: Palmarés: Pañol: Paquebote:

Paradigma:

Parámetro: Paroxismo: Pashtu: Patriarca:

Patrullero: Per cápita: Pearl Harbor: Peregrino: Perestroika:

Periferia: Periscopio:

Pertrechos: Piloto: Pinzote:

por la ―perestroika‖ marcaron el final de esa alianza defensiva, que dejó de existir en marzo de 1991. Territorio conquistado por los Filisteo (de ahí el nombre). Historial, hoja de servicios / Lista de vencedores en una competición o ganadores de un concurso. Almacenaje seguro para explosivos. (Ver Santabárbara). Embarcación semejante al bergantín, con la diferencia de llevar vela mayor redonda como las fragatas, y mesana, en lugar de cangreja, Por lo regular tal buque solía servir de correo / Barco empleado en un servicio programado, regular, para transportar pasajeros y/o cargamentos. Ejemplo o ejemplar / Conjunto de hábitos, técnicas normas metodológicas, ideas filosóficas etc., que, junto con determinadas teorías científicas, dominan en el seno de una comunidad científica. Variable, que en una familia de elementos, sirve para identificar cada uno de ellos mediante su valor numérico. Exaltación extrema de los afectos y pasiones. La etnia más importante de Afganistán; su lengua es indoeuropea de la familia iranía; junto con el persa, es oficial en el país. Persona que por su edad y sabiduría ejerce autoridad moral en una familia o colectividad/ Nombre que se da a algunos personajes del Antiguo Testamento por haber sido cabezas de numerosas familias. Buque ligero de guerra que puede desempeñar diversas misiones acompañando a buques de mayor porte; también puede cubrir vigilancia marítima. ―por cabeza / por persona‖. Puerto de las Perlas. Se dice de la persona que por devoción o por voto va a visitar un santuario. – Se aplica al que anda por tierras extrañas. (Voz rusa que significa ―Reestructuración‖), Cambio político aperturista promovido en la antigua URSS a fines de los años ochenta por Mijail Gorbachov con el fin de modernizar la estructura del país. Contorno de un círculo, conferencia / Espacio que rodea un núcleo cualquiera / Conjunto de los barrios exteriores de las ciudades, por oposición a centro. Aparato óptico que permite a un observador cambiar el plano de visión. Funciona por medio de prismas verticales, o espejos situados en planos paralelos, que reflejan rayos incidentes en ángulos idénticos pero opuestos. En el mar se utilizan normalmente para permitir que los submarinos sumergidos vean la superficie, y también en torretas de cañones. Municiones, armas y demás instrumentos, máquinas, etc., necesarios para los soldados y la defensa de las fortificaciones. El que dirige un buque en navegación. Hierro acodillado en forma de escarpia que se clava para servir de gozne o macho, como los del timón donde se enganchan las correspondientes hembras. / Barra o palanca que se encajaba en la cabeza del timón y servía para moverlo.

311

Pionero: Pirata:

Plata:

Plomo:

Plutonio: Pólipo: Popa: Portaaeronaves:

Portaaviones: Portilla: Pragmático:

Predador: Prensil: Presurizar: Prisma: Proa: Proel: Profeta: Protectorado:

Persona que inicia la exploración de nuevas tierras / El que dá los primeros pasos en alguna actividad humana. Barco, tripulación y capitán. Proviene del griego “peiratées”: emprendedor. Desalmados que atacaban, asaltaban y asesinaban en busca de un botín, sin obedecer Ley ni autoridad alguna. Metal blanco y brillante que se presenta en la naturaleza, formando cristales cúbicos, en masas de gran peso y también combinados con otros métales. En estado puro se emplea la fabricación del nitrato de plata y otros productos fotográficos. Aleaciones con un elevado porcentaje del metal se utilizan en soldaduras a bajas temperaturas en objetos decorativos, joyería, equipo dental, médico y científico, acuñación de monedas, relés, etc. Considerada como un metal precioso. Metal pesado, dúctil, maleable, blando, fusible, de color gris que tira ligeramente a azul, que con los ácidos forman sales venenosas. Es tóxico y se acumula en los sistemas biológicos, incluido el hombre. Elemento químico radiactivo artificial, perteneciente al grupo de los actínidos del sistema periódico, formado por desintegración del neptunio. Se emplea como combustible nuclear. Tumor pediculado que se forman en las mucosas. Toda la sección trasera de un buque. En las Marinas modernas la expresión portaaeronave se refiere a una gama de buques cada vez más variados: portaaviones de combate provistos de una pista oblicua y catapultas, portaaviones simplificados que no disponen más que de helicópteros y aviones de despegue corto o bien porta helicópteros y buques de operaciones anfibias que unen barcazas con aeronaves. (Ver Portaaeronaves). Abertura pequeña. Relativo al pragmatismo / Pragmatismo: Método filosófico, según el cual el único criterio válido para juzgar de la verdad de toda doctrina debe fundarse en sus efectos prácticos / Modo de pensar y de actuar que se fija sobre todo en la consecuencias prácticas de los hechos. Se dice del animal que apresa a otros de la misma especie para comérselos / Saqueador / Saquear: entrar en un sitio robando o cogiendo cuanto se halla. Que sirve para asir, sujetarse o cogerse a un objeto. Mantener la presión atmosférica normal en un recinto, independientemente de la presión exterior. Triangular de cristal, que se usa para producir la reflexión, la refracción y la descomposición de la luz. Toda la sección delantera de un buque. La parte más cercana a proa. Persona que posee el don de la profecía / Profecía: predicción de las cosas futuras en virtud de un don especial. Parte de soberanía, especialmente sobre las Relaciones Exteriores, que un Estado ejerce en un territorio en el que existen autoridades propias. Su desarrollo estuvo ligado al fenómeno del colonialismo.

312

Pulgada:

Medida de longitud, duodécima parte del pié, que equivale a 23 mm. / Medida inglesa de longitud equivalente a 25.4 mm. Pústula: Vejiguilla inflamatoria de la piel, que está llena de pus / Cualquier herida que presenta pus o costra. Quilla: Primera pieza que se coloca al construir el buque; gran madero compuesto de varias piezas fuertemente empalmadas, que va en la parte más inferior del casco, de proa a popa y sobre el que se insertan, como en un espinazo, las cuadernas, que son como las costillas del buque. Química: Ciencia que estudia las propiedades, composición y estructura de la materia, así como sus cambios en estructura y composición, y de la energía que acompaña a estos cambios. Rada: Bahía, ensenada. Radar: Aparato de búsqueda electrónica, llamado así por las iniciales de las palabras ―Radio detecting and ranking‖. El funcionamiento del radar se basa en la reflexión que sufren las ondas electromagnéticas que se propagan en el aire, cuando chocan con un obstáculo. Particularmente temible para los submarinos en su empleo montado en un avión, dada la rapidez del ataque que sigue a la detección. Radiactividad: Propiedad que presentan los núcleos de algunos átomos de desintegrarse, emitiendo diversas radiaciones. Radiofaro: Estación transmisora fija, situada en un punto geográfico determinado, que emite señales de longitud de onda y modulaciones conocidas, para guiar el rumbo de aviones y barcos. Radiogoniómetro: Aparato receptor que detecta la dirección de donde provienen las radioondas. Rastra: Honda o seno de cabo proporcionado en su longitud y grueso al fondo en que se ha rastrear y al objeto que se rastrea. También se dice del rezón que en el extremo de una cuerda sirve a veces para lo mismo / Rastrear: Llevar un rezón o un cabo por seno arrastrando por el fondo del mar en el paraje donde se ha perdido o se sabe existe algún objeto, para dar con él, prenderlo y sacarlo. Referéndum / Acto de someter al voto popular directo las leyes o actos administrativos, con la finalidad de (Referendo): que el pueblo ratifique lo que votaron sus representantes. Reich: Voz alemana que significa ―Imperio‖. En la historia de Alemania se suelen distinguir tres períodos imperiales: el I Reich fue el Sacro Imperio Romano Germánico (desde Otón I hasta la paz de Westffalia); el II abarcó desde la proclamación del Imperio alemán en Versalles, tras la guerra franco-prusiana ganada por Guillermo I y su Canciller, Bismark (1870), hasta la derrota germana en la Primera Guerra Mundial (1918), y el III Reich (1939 – 45) proclamado por Hitler. Retrocarga: Cañones que se cargan desde la recámara, por medio de un segmento que se puede quitar. Rezón: Ancla pequeña, de cuatro uñas y sin cepo, que sirve para embarcaciones menores. Risco: Peñasco alto y escarpado, difícil y peligroso para caminarlo. Ro-ro: Operaciones de carga y descarga, de auto trasbordo. Rumbo: Dirección considerada o trazada en el plano del horizonte / Camino que uno se propone seguir. Sajón: Pueblo germánico que habitaba en la desembocadura del río Elba hacia el siglo II a.C. En el siglo VI, algunos de ellos llegaron a las costas de la Galia y de Inglaterra, donde junto con los ―Anglos‖ constituyeron un gobierno en que se alternaban el mando. Salmuera: Agua muy salada.

313

Salva: SAM: Sampán: Samurai:

Sandinista:

Sarna: Satélite:

Savannah: Schnorkel:

Seismo: Semita:

Sensor: Señuelo: Septentrional: Sextante:

Shah: Sharía: Sicario:

El acto de saludar o contestar a ese honor militar en cualquiera de los casos y forma / También se llama al saludo de la artillería, sin balas. Misil superficie aire. Embarcación para navegar por aguas costeras y fluviales, usadas sobre todo en el SE de Asia. A veces tiene un toldo y se usa como habitación flotante. Fueron en principio los guerreros que guardaban la corte imperial. El término se extendió paulatinamente a todos los guerreros provinciales, BUSHI, en general. Después, se aplicó el término a todo guerrero con rango o cargo oficial al servicio de un shogun o ―daimyo‖. Seguidor del sandinismo / Movimiento político de Nicaragua vinculada en principio a las acciones políticas y militares del general Sandino, y representado por el Frente Sandinista de Liberación Nacional, que combatió al régimen del dictador Anastasio Somoza, venciéndole en 1978. Impuso un régimen de transición, bajo la presidencia de Daniel Ortega, que fue hostigado por un movimiento contrarrevolucionario financiado por EE.UU. En 1990 fueron convocadas elecciones, en las que el sandinismo perdió el poder, hasta que, actualmente, lo retomó nuevamente con Daniel Ortega. Enfermedad cutánea contagiosa, producida por el ácaro denominado ―arador de la sarna‖. Se caracteriza por la aparición de multitud de vesículas y postulas que ocasionan gran picazón. Cuerpo celeste opaco que gira alrededor de un planeta primario. / Vehículo tripulado o no, que se coloca en órbita alrededor de la Tierra o de otro astro, y está provisto de aparatos apropiados para recoger información y retransmitirla. Ciudad de EE.UU. Estado de Georgia. Tubo con una válvula en su extremo superior rebatible; de unos diez metros de largo; que permite la toma de aire, y la evacuación de los gases quemados a un submarino de propulsión clásica, navegar a profundidad de periscopio utilizando sus motores diesel y así continuar funcionando con sus motores de combustión interna mientras permanece sumergido. Inventado en los Países Bajos en la década de 1930, no se utilizó mucho hasta que la armada alemana lo empleó en la Segunda Guerra Mundial, pero desde entonces ha sido universal. Naturalmente, no es necesario a bordo de los submarinos nucleares. Terremoto, Sismo. Según la tradición bíblica, descendiente de Sem. Pueblos originarios del norte de Arabia que entre el V y el I milenio a. C., se asentaron en Oriente Medio, donde desarrollaron las grandes civilizaciones posteriores a las sumerias: Son de origen semita los acadios, amorritas y arameos, así como hebreos, fenicios y árabes. Dispositivo que detecta variaciones en una magnitud física y las convierten en señales útiles para un sistema de medida o control. Cualquier cosa que sirve para atraer a las aves / Cualquier cosa que sirve para atraer, persuadir o inducir, con alguna falacia. Relativo al Norte del planeta. Aparato empleado en las observaciones marítimas para medir la altura de los astros y los ángulos horizontales / instrumento de reflexión, cuyo arco es la sexta parte del círculo, y puede, por consiguiente, medir ángulos de 120º. Título del soberano de Irán (Persia), que llevaron también algunos monarcas de la India. La ley del Islam, se funda en el Coran y en los dichos o actos del profeta Mahoma. Asesino asalariado.

314

Sikh:

Se dice de una secta religiosa disidente de la India, cuya doctrina constituye una síntesis entre el hinduismo y el sufismo islámico. Sión: Nombre de una colina de Jerusalén. Sionismo: Movimiento surgido en la Europa del siglo XIX, con el objeto de llevar a los judíos al territorio de Israel. Sionista: Seguidor del Sionismo / Aspiración de los Judíos a recobrar Palestina como patria. Hoy en día, debido a su triunfo, el sionismo, con ligeras variantes según los gobiernos, es una autentica ideología política. Sismógrafo: Instrumento que señala durante un seismo la dirección, amplitud de las oscilaciones y sacudimiento de la tierra, duración, hora y otras características. Socialdemocracia: Doctrina y movimiento político de ideología socialista moderada; defiende la realización del programa de emancipación del proletariado, más no por cambios revolucionarios y violentos de las estructuras económicas existentes, sino mediante una serie de reformas graduales encaminadas a mejorar las condiciones de los menos favorecidos, pero siempre dentro de un sistema liberal democrático de pleno respeto a las reglas parlamentarias y con la colaboración de la burguesía. Socialismo: Sistema de organización social y económico basado en la propiedad y administración colectiva o estatal de los medios de producción civiles, en la regulación por el Estado de las actividades económicas y sociales, en la distribución de los bienes y en la progresiva desaparición de las clases sociales. Sol Naciente: Emblema nacional de Japón. Este nombre de ―sol naciente‖ se le ha dado por su posición respecto a China. Sonar: Siglas de Sound Navigation and Ranking; técnica de emplear ondas ultrasonoras para detectar la presencia y situación de los submarinos, minas y otros objetos sumergidos, mediante vibraciones inaudibles de alta frecuencia que son reflejadas por los mencionados objetos y, por extensión, el equipo que se utiliza. (Véase también ASDIC). Sonda: Cuerda con un peso de plomo que sirve para medir la profundidad de las aguas y explorar el fondo. Sondímetro: Aparato para medir la distancia en donde la sonda ha profundizado. Sonoboya: Boya que emite sonido / Boya: Cuerpo flotante sujeto al fondo del mar, de un lago, etc, que se coloca como señal para indicar un sitio peligroso. Sórdido: Mezquino, avariento / Que tiene manchas o suciedad. Soviet: Órgano de gobierno local en la antigua URSS / agrupación de obreros y soldados durante la Revolución Rusa. Soviético: Relativo al soviet / De la antigua URSS. Aplicado a personas / Soviet: órgano de gobierno local en la antigua URSS / Agrupación de obreros y soldados durante la Revolución Rusa. SSM: Misíl superficie-superficie. SSN: Submarino nuclear. Statu quo: Del latín; significa literalmente ―en el estado en qué‖. Se usa especialmente en la diplomacia, para designar el estado de cosas en un determinado momento – ―Per statuto in quio ante‖. Esto es, ―el estado en que estaban las cosas‖. Stuka J-87: Cazabombardero de ataque en picado. Probado con éxito en la Guerra Civil española por la ―Legión Cóndor‖. Más tarde utilizado en las campañas relámpago contra Polonia y Francia. Temido por sus efectos mortíferos, además del psicológico, creado por el sonido de unas

315

Submarino:

Suevo:

Sufismo:

Sunna:

Sunní – Sunnita: T.N.T /: (Trinitrotolueno) Táctica: Conjunto de reglas a que se ajustan en su ejecución las operaciones militares. Taliban: Movimiento guerrillero de Afganistán, de ideología islámica fundamentalista, integrado por ―mullah‖ y estudiante de religión. En 1995-96, en el curso de la guerra civil afgana, desataron una ofensiva que los llevó a tomar la capital, Kabul, imponiendo un régimen islámico ultraconservador que violentó sistemáticamente los derechos humanos, provocó un éxodo masivo y llevó al país al borde de la ruina. / Mullah: dirigente religioso, miembro del

sirenas que acompañaban su caída en picado. Fue usado en la batalla aérea contra Inglaterra, pero sufrió graves pérdidas debido a su pesadez y falta de maniobrabilidad en la lucha contra los cazas ingleses. Voló en el frente del Este hasta el fin de la guerra y se fue convirtiendo en un arma eficaz contra los tanques, empleando cañones de 37 mm. Hablando con propiedad, buque capaz de operar indefinidamente debajo del agua. Al principio los submarinos eran meros sumergibles y hasta que no llegaron los sistemas de propulsión anaeróbicos no se construyeron auténticos submarinos. Se dice del individuo perteneciente a una liga de varias tribus germánicas que en el siglo III se hallaba establecida entre el Rin, el Danubio y el Elba, y en el siglo V invadió las Galias y parte de Hispania. Doctrina mística que profesan ciertos mahometanos, principalmente en Persia / El movimiento místico llamado sufismo tuvo su origen en el siglo VIII, cuando pequeños círculos de musulmanes piadosos, como reacción ante la creciente atracción por los bienes terrenales que mostraba la comunidad islámica, comenzaron a llamar la atención sobre la importancia de la vida interior del espíritu y la purificación moral. Durante el siglo IX el sufismo se desarrolló como doctrina mística, con la comunión directa o incluso una unión de éxtasis con Dios, como su ideal. Esta aspiración a la unión mística con Dios violaba el compromiso islámico ortodoxo con el monoteísmo. Por esta causa fue ejecutado en Bagdad, en el año 922, el sufí Al-Hallaj, acusado de haber manifestado su identidad con Dios. Destacados sufistas intentaron más tarde lograr una síntesis entre el sufismo moderado y la ortodoxia, y en el siglo XI Algazel logró introducirlo en el ámbito de la ortodoxia sunita. En el siglo XII el sufismo dejó de ser patrimonio de una élite instruida y se transformó en un complejo movimiento popular (―Dios no tiene fin y la palabra del Corán es inagotable‖). La insistencia sufí en el conocimiento y en el amor de Dios aumentó el atractivo del Islam para las masas e hizo posible su extensión más allá de Oriente Próximo, llegando a África y Asia oriental. La hermandad sufí se multiplicó desde el Atlántico hasta Indonesia; algunas comunidades abarcaron todo mundo islámico y otras fueron regionales o locales. La enorme implantación de estas fraternidades se debió en primer término a la capacidad y a la generosidad de sus fundadores y dirigentes, que no sólo atendían las necesidades espirituales de sus seguidores, sino que también ayudaban a los pobres fueran cuales fueran sus creencias y actuaban con asiduidad como intermediarios entre el pueblo y los dirigentes políticos. Conjunto de hechos y enseñanzas de Mahoma, transmitidos oralmente por los compañeros del profeta y los cuatros primeros califas. ―Ortodoxo‖ del Islam; seguidor del primer Califa sucesor de Mahoma. Es un explosivo muy potente.

316

cuerpo de los ―ulamas‖, especialmente en el Irán ―chiita‖. / Ulamas: forma plural de ―alim‖, sabio, erudito. Tamil: Pueblo de lengua dravídica y raza melanohindú que ocupa la parte oriental del sur de la India y parte de la isla de Ceilán (Sri Lanka). Teletipo: Aparato telegráfico que permite transmitir directamente un texto, por medio de un teclado mecanográfico, así como su inscripción en la estación receptora en letras de imprenta. Terrateniente: Persona que posee tierra, especialmente grandes extensiones agrícolas. Thule: Entre los antiguos griegos y romanos, denominación de la isla más septentrional de la Tierra conocida, quizás Islandia, Noruega o una de las Shetland. Tibeto / Tibetano: Del Tibet / Región autónoma del SO de China, limítrofe con la India, Nepal y Bhutan. Su capital es Lhasa. Tifón: Voz castellana del chino “tai-fun”, que designa a una gran tormenta marina. Times: Periódico londinense: nacido como el ―Daily Universal Regular‖ en 1784, cambiado por ―The Times‖ en 1788. Famoso por su tradicional competencia en toda clase de materias, una organización excelente y un personal selecto. Timón: Tabla o aleta vertical colocada en la línea central del barco en el codaste, originalmente (y todavía en barcas pequeñas) de sencillos pinzotes conocidos como machos y unidos directamente a la barra del timón o por cuerdas o cadenas a la rueda de dirección que, cuando adquiere cierto ángulo con el curso del barco, provoca un cambio de dirección. (Ver Gobernalle). Tonelaje: Capacidad de carga transportada por un buque mercante o el desplazamiento de un buque de guerra. En un buque mercante, el tonelaje se puede calcular de varias formas (el termino procede de “tonel” –tonel de vino-., la unidad de carga estándar original y “tonel” significa 100 pies cúbicos). Como los buques de guerra casi siempre están cargados en su totalidad y preparados para la batalla, el tonelaje naval es una medida del peso del navío. Se calcula por medio del principio de Arquímedes de que un cuerpo que flora empuja a los costados, o desplaza, su peso en agua. La longitud en pies cúbicos del casco de un barco bajo el agua con carga de combate corresponde al volumen de agua desplazada; cada 35 pies cúbicos de agua de mar pesa una tonelada gruesa, a 2.240 libras. Por lo tanto, un buque de guerra que desplaza 35.000 pies cúbicos de agua de mar tiene un peso, o desplazamiento, de 1.000 toneladas gruesas. Un acorazado típico desplazaba por lo menos 700.000 pies cúbicos de agua de mar, lo que se traduce en 20.000 toneladas. Tonelaje bruto es el volumen interno total del casco de un barco que procede de un cálculo basado en sus dimensiones. El tonelaje neto es el volumen interno disponible para la carga (es decir, el tonelaje bruto menos el espacio para acomodo de la tripulación, maquinaria, carboneras, etc.). El tonelaje de peso muerto es una medida de carga total de cargamento, fueloil y provisiones que puede transportar un buque cuando va a plena carga. La capacidad de los buques de carga a granel se expresa siempre en metros cúbicos. En los barcos mercantes el tonelaje siempre ha sido una medida de capacidad antes que de desplazamiento. Se calcula dividiendo el volumen interior utilizable en pies cúbicos por 100: un número arbitrario. Así pues, un navío que tenga 100.000 pies cúbicos de capacidad esta catalogado como de 1.000 toneladas. Esta medida no tiene nada que ver con el peso del barco. En verdad, la misma palabra tonelada deriva de la practica inglesa del siglo el de imponerle a los barcos

317

Topografía:

Torpedo:

Trampolín: Trapezoidal: Trasatlántico: Trementina: Tupamaro / Movimiento:

Turba:

Turbina de gas:

Turboeléctrico:

mercantes un impuesto acorde con la cantidad de barriles o toneles de vino que cada uno era capaz de transportar en su bodega. Arte de describir y delinear detalladamente la superficie de un terreno o territorio de extensión no grande / Conjunto de particularidades que presenta un terreno en su configuración superficial, es decir, la forma de su relieve y la estructura de los dos niveles que lo configuran. En un principio una mina amarrada; posteriormente una carga explosiva al final de un palo colgado de las amuras de un barco pequeño. En términos modernos, un torpedo es un explosivo autopropulsado, guiado o no, que va por la superficie del mar o por debajo del agua. Es de esta forma como lo inventó Robert Whitehead en la década de 1860. El nombre procede de un pez pequeño capaz de lanzar una descarga eléctrica. Plano inclinado y elástico en el que toma impulso el gimnasta para dar grandes saltos / Persona, cosa o suceso que se aprovecha para medrar. Derivado de trapecio / Trapecio: Cuadrilátero que tiene paralelos solamente 2 de sus lados. Puede ser de 3 clases; rectángulo, isósceles y escaleno. Barco de transporte de pasajeros con un programa fijo, normalmente en rutas oceánicas. El término se hizo común desde mediados de la década de 1800. Resina de los pinos y abetos, de gran viscosidad y constituida principalmente por una mezcla de hidrocarburos terpénicos y ácidos resínicos. Nombre con el que se conoce al Movimiento Nacional de Liberación de Uruguay, organización revolucionaria clandestina de carácter urbano. Su actividad se plasmó en numerosos atentados y secuestros de políticos y su denuncia de la corrupción gubernamental. Tras una tenaz represión por parte del ejército, desapareció prácticamente en 1972. Tomó su nombre en recuerdo de Túpac Amaru, dirigente revolucionario peruano del siglo XVIII. En 1985 se convirtió en partido político reconocido legalmente / También con el nombre de Túpac Amaru, grupo revolucionario peruano, de ideología marxista – leninista, fundado en 1984. Alcanzó relieve internacional con la ocupación de la embajada de Japón en Lima a finales de 1996. Carbón parduzco, esponjoso, poco denso y muy ligero, en el que todavía pueden apreciarse algunos restos de los vegetales que lo han originado. Su formación ha tenido lugar por el acúmulo de estos vegetales en zonas pantanosas, desde finales de la era terciaria a la actualidad. Contiene alrededor del 60% de carbono y 30% de oxigeno. En el pasado se utilizaba como combustible, produciendo al arder un humo denso, pero ahora se emplea, sobre todo, como enmienda de suelos de jardín o agrícolas / Muchedumbre de gente confusa y desordenada. Motor rotatorio de combustión interna en el cual se quema una mezcla de fueloil y aire, y el gas producido de esta manera, que se expande rápidamente, se utiliza para poner en movimiento las paletas de turbina situadas sobre el eje. Una turbina de gas mantiene la misma relación con una turbina de vapor que un motor alternativo de combustión interna con una máquina de vapor alternativa. Forma de propulsión en la que la turbina de vapor mueve un generador, el cual a su vez mueve un motor eléctrico que hace girar el eje de la hélice. Este método ofrece ventajas en cuanto a flexibilidad, pero a costa de perder una potencia considerable.

318

U-boot:

Abreviación de Untersee-boot, submarino en alemán. Contrariamente con lo que sucede en la mayoría de los demás países, la armada alemana de ambas guerras mundiales no dió nombres individuales a sus submarinos. Estos eran siempre designados por la letra U seguida de un número de serie. Uranio: Metal radiactivo y muy tóxico, descubierto en 1789 y aislado puro en 1874. Se emplea como combustible nuclear y fuente del isótopo 235 U y plutonio. Uti posidetis jure: ―como poseéis de Derecho‖. V-1: Abreviatura en alemán de ―Arma de castigo (represalia), número 1‖. Bomba volante. Se consiguió en junio de 1942 especialmente para bombardear Londres, y más tarde sobre el ―Mar del Norte‖. Se dispararon más de 10.492. Los efectos militares y psicológicos de esa arma fueron muy exagerados por la propaganda nazi. Unas 2.500 no explotaron y 4.000 más fueron destruidas por la Fuerza Aérea británica. Las 2.400 que explotaron en el sector de Londres produjeron uno 6.200 muertos. V-2: Se comenzaron a proyectar en 1933 bajo la dirección de Domberger y von Braun. En 1936 se realizaron las primeras pruebas. Entre septiembre de 1944 y fin de abril de 1945 se lanzaron sobre Londres 1.115, que causaron casi 10.000 víctimas, entre muertos y heridos. La V-2 podía transportar una tonelada de explosivos. Pesaba 12.9 toneladas y tenía una máxima autonomía de 400 km. Resultaba imposible detenerla durante el vuelo, debido a que su velocidad era cinco veces superior a la del sonido, desplazándose a través de la estratosfera. Fue la base del posterior desarrollo de los cohetes intercontinentales y espaciales. Valón: De Valonía / Se dice de la corriente política Belga aparecida en el siglo XIX que, frente a los flamencos, reivindicaba las tradiciones culturales características de los valones, así como su lengua / Idioma hablado por los valones, que es un dialecto del antiguo francés. Vanadio: Metal que se presenta en ciertos minerales y que se ha obtenido en forma de polvo gris. Es soluble en ácido y bases fuertes y se usa como catalizador e ingrediente para aumentar la resistencia del acero. Vándalo: Este pueblo cruzó el Rin en el 406 y después de atravesar la Galia (Francia), penetró en España. Después de 20 años de pillaje pasaron al norte de África, donde establecieron un reino que duró hasta el 533. Vasallo: Originariamente servidor o subordinado, aunque acabó por indicar el siervo de un gran señor. Vedismo: Religión más antigua de la India, contenida en los vedas. Supone la síntesis entre antigua concepciones religiosas indoeuropeas y elementos indígenas y ha orientado la posterior evolución del hinduismo. Versátil: De genio o carácter voluble e inconstante / Adaptable a muchas cosas o situaciones. Vicealmirante: Oficial general de la Armada, inmediatamente inferior al Almirante. Vietcong: Denominación que se dió en la república de Vietnam (Vietnam del Sur) a la fuerza guerrillera que desde 1960, con el apoyo de la República Democrática de Vietnam (Vietnam del Norte o Vietminh), luchó contra las fuerzas estadounidenses y el gobierno nacionalista de Vietnam del Sur, al que logró derrocar en 1975. Ese mismo año, fuerzas del Vietnam del Norte penetraron en Saigón (actual Ho Chi Minh) y, tras la reunificación del país, se proclamó en 1976 la República Socialista de Vietnam.

319

Vietminh:

Vigía: Vikingo:

Visigodo:

Vituallas: Volatilizar: Wahhabismo:

Wall Street: Witherita: Yermo: Yihad / (Guerra Santa): Yom Kippur: Yoruba: Zero:

(Liga Patriótica para la Independencia de Vietnam). Movimiento político vietnamita, fundado por Ho Chi Minh en 1941 para luchar contra los imperialistas japoneses y franceses, que fue apoyado por la URSS y por la República Popular China. Tras su constitución se formó un amplio frente nacional que incluyó a obreros, campesinos, burgueses y terratenientes nacionalistas, cuyo objetivo era liberar el país del enemigo invasor e instaurar u gobierno revolucionario de tipo Maoísta. Proclamó la independencia del país en 1945 y, tras un largo conflicto bélico con Francia a finales de los años cuarenta, por los acuerdos de Ginebra de 1954 fue reconocida su autoridad al Norte del paralelo 17 (Vietnam del Norte). En el territorio por él controlado instauró entonces un férreo régimen comunista, que nuevamente contó con importantes apoyos de la URSS y la República Popular China. Posteriormente se transformó en el Frente Patriótico. Persona destinada a vigilar el mar o la campiña. Pueblo escandinavo que entre los siglos VIII y XI realizó diversas expediciones marítimas por las costas de Europa occidental y exploró regiones del Atlántico Norte; también llamados normandos. Rama del pueblo godo que penetró en el Imperio Romano. Fueron asentando su dominio en la Península Ibérica hasta que en el año 711 fueron derrotados decisivamente por los musulmanes que penetraron en España. Víveres. Transformar en vapor / Desaparecer, disiparse. Movimiento religioso islámico fundado por Muhhammad Abd el-Wahháb. Su doctrina, muy purista y conservadora, predica el retorno al Islam primitivo de Mahoma y el reconocimiento del Corán y de la primera ―sunna‖ como única fuente de revelación. Condena el culto a los santos y las visitas a las tumbas. Es la religión oficial de Arabia Saudí, aunque en los últimos tiempos se ha abandonado en parte su purismo original. Muhhammad ibn Saud adoptó este movimiento e inició la dinastía que gobierna actualmente en Arabia Saudí. El Wahhabismo se extendió también por la India, como consecuencia de los contactos habidos con musulmanes extranjeros durante la peregrinación a La Meca. Calle del Muro. Calle situada en el corazón financiero de Nueva York. En ella se encuentra el edificio de la Bolsa. Mineral, carbonato de vario, que se utiliza para la fabricación de vidrios especiales. Inhabitado / Terreno improductivo y solitario. ―Lucha en la vía de Dios‖, de donde guerra ―justa‖ ó santa. Puede aplicarse contra los infieles, y puede realizarla también el individuo contra sus bajos instintos. La guerra contra los musulmanes o contra minorías protegidas estaba prohibida. (Día de la Expiación). El ayuno más solemne del calendario judío. Pueblo negro africano de raza guineana que se asienta por el suroeste de Nigeria hasta la confluencia de los ríos Níger, Benue y hasta Dahomey y la República de Togo. El gran caza japonés – motor: 1.130 HP – armas: 2 cañones de 20 mm – 2 ametralladoras de 7.7 + 60 kg bombas – velocidad: 570 km a 6.000 mts – ascenso 371 km – cota: 10.000 mts – autonomía: 1.922 + depósito (2.830 km) – ala trapezoidal, notable ligereza con gran robustez – todo el aparato: aleaciones ligeras y soluciones técnicas de vanguardia.

320

PERSONAJES PERTENECIENTES AL VOLUMEN IV Abdula: Rey de Jordania (1882-1951). Hijo de Hussein y hermano de Faisal, fue vicepresidente del Parlamento Imperial Otomano. Durante la Primera Guerra Mundial se puso al lado de la ―Entente‖ y en contra de los turcos. Fue emir de Trasjordania y después Rey de Trasjordania y, desde 1949, de lo que sería el reino hachemita de Jordania, una vez anexionada parte de la Palestina árabe. Creo la famosa ―Legión Árabe‖, mandada por británicos. Considerado antinacionalista, fue asesinado por los palestinos. Buen militar, poeta y hombre de cultura, aspiró a constituir en el Próximo Oriente un gran Estado árabe. Abraham: Patriarca hebreo (2164,?-1990 a.C.). Era hijo de Tharé y descendiente de Sem, hijo mayor de Noé. Según la Biblia, Dios se le apareció y le ordenó que se circuncidase él y todos sus descendientes, en señal de la alianza contraída. De Sara, su esposa, tuvo a Isaac, y de Agar, su esclava, a Ismael, que dio origen a los ismaelitas. La iglesia católica le cuenta entre sus santos y también los musulmanes le veneran. Agar: Una de las mujeres de Abraham, del que había sido esclava y de quien tuvo a Ismael, padre del pueblo árabe o ismaelita. Agar e Ismael fueron arrojados de su casa por Abraham en virtud de un mandato divino y de los celos de Sara, después del nacimiento de Isaac. Aguinaldo, Emilio: Político filipino. (1869-1964). Miembro del movimiento anticolonial Katipunan, fue uno de los dirigentes de la insurrección iniciada en 1896 contra España y se le nombró presidente del gobierno provisional. Después del pacto de Biacna-bató con los españoles, reanudó la lucha con ayuda estadounidense. En 1898 proclamó la independencia de Filipinas. Tras la partida de los españoles, EE.UU no reconoció la independencia, por lo que Aguinaldo inicio la lucha contra ellos y proclamó la República de Filipinas (1899). Fue capturado por los americanos en 1901, renunció a la lucha y se retiró de la política. En 1935 se presentó candidato a las elecciones presidenciales, sin éxito. Durante la Segunda Guerra Mundial formó parte del gobierno impuesto por los japoneses. Alá: Nombre que dan a Dios los musulmanes y los cristianos orientales. Alejandro II de Rusia: Sucedió en 1855 a su padre Nicolás I. Abolió la esclavitud, terminó la guerra de Crimea e inició una política de reformas de carácter interno. Inició la construcción de una red de ferrocarriles. Aplastó duramente una rebelión polaca. En el ámbito de la política exterior extendió la dominación rusa en Asia Central y trato de imponer su hegemonía en los Balcanes. Tras dos intentos fallidos, murió en un tercero efectuado por los nihilistas. Alejandro Magno: Rey de Macedonia (356-323 a.C.) hijo de Filipo y Olimpia. Educado por Aristóteles. A la muerte de su padre, arrasó algunas ciudades griegas que se habían sublevado. Atacó a Persia y en 4 años derrotó a los persas y se apoderó de su Imperio. Fundó Alejandría. Realizó expediciones por Oriente y marchó hacia la India; tuvo que retroceder por el cansancio de sus tropas. Murió de fiebres (o envenenado), sin haber establecido un mecanismo de sucesión. Anson, Lord George of Soberton: Almirante inglés. En 1740, en guerra con España, con el grado de Comodoro pasó al Mar del Sur, al frente de una pequeña escuadra. La expedición fué un fracaso, tanto para la escuadra de Anson como para la española de José Pizarro, que le perseguía. Ambos sufrieron grandes temporales y fueron castigados por las enfermedades en sus tripulaciones. Desembarca en las islas Chiloé y Juan Fernández. Anson tuvo la suerte de apresar a un galeón que desde Manila conducía un valioso cargamento. Finalmente, terminó dando la vuelta al mundo. Desde 1751 a 1757 ejerció las funciones de Primer Lord del Almirantazgo. Fué nombrado Almirante en 1761. Arafat, Yasser: Político palestino, (1929-2004). En 1964 participó en la fundación del grupo político y guerrillero (Al Fatah), que preconizaba loa lucha armada como único medio para conseguir la liberación de

321

Palestina. 1969 fue elegido presidente de la Organización para Liberación de Palestina (OLP). En la década de los setenta, decidió apoyar la negociación política, abandonando parcialmente posturas más radicales. De esta forma, consiguió que numerosas conferencias internacionales se considerase a la OLP como el único interlocutor válido del pueblo palestino. En 1980 propuso a Israel el mutuo reconocimiento y el inicio de las negociaciones sobre esta base, pero, ante la negativa israelí, Arafat basculó hacía un cierto radicalismo que coincidió con la invasión del Líbano por Israel en 1982. Expulsado del Líbano, se instaló en Libia y Tunicia. A finales de 1988 proclamó la primera Constitución del Estado Palestino. Dirigió las negociaciones que condujeron a la firma del primer acuerdo con Israel en 1993. En 1994 le fueron otorgados los premios Nobel de la Paz y Príncipe de Asturias de Cooperación Internacional, el primero compartido con Isaac Rabin y Simon Peres, y el segundo con Isaac Rabin. El fracaso de las sucesivas conversaciones de paz y la creciente violencia en los territorios palestinos, especialmente tras el estadillo de la segunda intifada (2000), obligaron a Arafat a situarse a la cabeza de un movimiento cada vez más radicalizado. Israel incrementó su presión llegando en 2002 a dejarle incomunicado, cercado por el ejército israelí, en su residencia. Habiéndosele manifestado una grave enfermedad, fue internado en un hospital de París donde falleció. Baader-Meinhof, Banda de: Nombre con que se conoce a la Fracción del Ejército Rojo, organización de extrema izquierda de la antigua República Federal Alemana, fundada por Andreas Baader y Ulrike Meinhof en 1970. Surgida de la oposición extraparlamentaria, se definía como marxista-leninista y tenía como fin la destrucción de la sociedad capitalista y la fascistización del Estado como paso necesario para desencadenar la revolución popular. Realizó numerosos atentados entre 1972 y 1977, fundamentalmente contra las tropas estadounidenses estacionadas en la antigua RFA. En 1977 fue desarticulada y sus principales dirigentes murieron en prisión en oscuras circunstancias. Balfour, Arthur James, Conde de: Político británico. (1848-1930). Miembro del Partido Conservador, fue presidente de la Cámara de los Comunes, ministro de Negocios extranjeros, Primer ministro y, nuevamente, ministro de Negocios Extranjeros. Se le debe la declaración que lleva su nombre para el establecimiento de un hogar nacional judío en Palestina. Contribuyó a redactar el Nuevo Estatuto de los Dominios. Batista, Fulgencio: Militar y político cubano, (1901-1973). De 1940 a 1944 ostentó la Presidencia de la República. En 1947 fue elegido Senador y en marzo de 1952, al frente del ejército y de la policía, derribó al Presidente Prío Socarrás, lo que le permitió después de acordar ciertas enmiendas a la Constitución ocupar de nuevo la Presidencia de ese país. Elegido de nuevo Presidente, como candidato único, desempeñó el poder de 1955 a 1958 en que se vió obligado a abandonar el país al ser derrotadas sus tropas por las fuerzas revolucionarias de Fidel Castro. Begin, Menahem: Político israelí. (1913-1992). Militante de las juventudes sionistas, fue detenido por las autoridades de la URSS y enviado a un campo de concentración en Siberia, donde permaneció casi dos años. Fundador del partido derechista Likud, ocupó la jefatura del gobierno desde 1977 a 1983, año en que dimitió por problemas de salud. En las reuniones de Camp David, en las que se firmó la paz entre Egipto e Israel, se mostró partidario de una solución negociada para el Próximo Oriente, y en 1978 fue galardonado con el premio Nobel de la Paz, compartido con Anuar el-Sadat. Publicó un libro de memorias: The Revolt; Personal Memoirs of the Commander of Irgun Zvai Leumi. Ben Gurion, David: Político israelí de origen polaco. (1886-1973). Emigró a Palestina en 1906, de donde fue expulsado en 1915 por el gobierno turco. Fue miembro desde 1933 del comité Ejecutivo de la Agencia Judía y presidente del Consejo Nacional Judío en Palestina. Proclamó el Estado de Israel, ocupando los cargos de Primer ministro y ministro de Defensa (1949-53 y 1955). En enero de 1961, dimitió de la jefatura de gobierno, pero volvió a encabezarlo meses después, durante un período de dos años.

322

Bin Laden, Osama: Activista islámico saudí, nacido en 1957. Desde 1979 apoyó financieramente a los talibanes, el sector más radical del movimiento guerrillero afgano, en su lucha contra la URSS. En 1988 fundó el grupo Al Qaeda con el objetivo de emprender la guerra santa. Desde 1991 orientó sus actividades contra los intereses estadounidenses y estableció bases operativas en Sudán, Pakistán y Afganistán, país que convirtió en su lugar de residencia desde 1995. Implicados en varios atentados desde 1993, se le considera responsable de la organización de los atentados del 11 de septiembre del 2001 en Estados Unidos y de la destrucción de los trenes de cercanías de la ciudad de Madrid en 2004. Borbón (Dinastía): Familia nobiliaria francesa, cuyo primer representante fué Roberto de Clermont, hijo de Luís IX. El primer Borbón que reinó en Francia fue Enrique I (1589) y el último, Carlos X (1830). Las líneas colaterales dieron origen, entre otros, a la Casa de Orleáns, representada por Luís Felipe I de Francia, derrocado en 1848 y a la rama española de los Borbones, cuyo primer representante fue Felipe V (1700); los Borbones – Dos Sicilias (Nápoles), descendían de Carlos III de España y dejaron de reinar en 1860, a consecuencia de la lucha por la unidad italiana. Los Borbones– Parma tenían su origen en Felipe, duque de Parma, hijo de Felipe V de España y dejaron de reinar en 1859. Bougainville, Louis Antoine: Nacido en París en 1729. Se dedicó primeramente al estudio de las lenguas clásicas y de las ciencias exactas, publicando en 1756 la primera parte de su Tratado de Cálculo Integral. Después se licenció en Derecho y entró como abogado en el Parlamento, cargo que dejó por la Secretaría de la Embajada francesa, en Londres, ciudad donde fue nombrado miembro de la Real Sociedad Científica Británica. Ingresado al servicio de las armas, pasó al Canadá, en la guerra por esa colonia entre Francia e Inglaterra, donde, como ayudante del General Montcalm, se distinguió en la toma de Québec, llegando al grado de Coronel. Ingresó en la Armada Francesa como Capitán de Navío. En 1764 fundó Port Louis, sobre la costa de una de las islas Malvinas, la Oriental. Ante la reclamación española y en aplicación del llamado ―Pacto de Familia‖ entre ambas Coronas, Bougainville entregó las islas al Capitán de Fragata Español, Ruíz Puentes, quién quedó como Gobernador, bajo la dependencia de Buenos Aires. Nombrado Jefe de Escuadra y Mariscal del Ejército de Tierra en la guerra de Independencia de los colonos americanos contra Inglaterra, apoyados por Francia; Bougainville, comandó una División de la Flota Francesa, derrotando al inglés Hood en aguas caribeñas de La Martinica. Llegada la paz, siguiendo su afición por la aventura exploratoria científica, proyectó un viaje al Polo Norte que el Gobierno no le permitió realizar. En 1790 tomó el mando de una Escuadra en Brest, ya iniciada la Revolución Francesa, renunciando al cargo por el estado de indisciplina que imperaba en las dotaciones de los barcos de Francia. Con Napoleón en el poder, le fue conferido el título de Conde. Años más tarde fue Senador y tomó posesión de la Sección de Longitudes en el Instituto de Francia. Sus escritos fueron: ―Viaje alrededor del mundo‖, ―Noticias históricas sobre los salvajes de América del Norte‖, ―Ensayos históricos sobre las navegaciones antiguas y modernas en las altas latitudes septentrionales‖, y varios trabajos publicados en las ―Memorias‖ de varias Academias y en varias revistas científicas. En su honor, se le dio el nombre a una bella flor, oriunda del Brasil, América Austral y las Filipinas: la ―Bouganvillea‖. Murió en la honra de haber sido el primer marino francés que circunnavegó nuestro planeta. Briand, Aristide: Político francés (1862-1932). Fue ministro de Justicia y Cultos, de Instrucción Pública, de Negocios Extranjeros y presidente del Consejo. Defensor de la Sociedad de Naciones, fue uno de los impulsores de los pactos de Locarno (1925) y Briand-Kellog (1929). Compartió el premio Noel de la Paz (1926) con Gustav Stresemann. Buckner, Simón Bolívar: (1886-1945). Teniente General del Ejército de EE.UU. Tuvo a su mandó las fuerzas del Ejército e Infantería de Marina en la toma de la isla de Okinawa, falleciendo por fuego enemigo. Su padre, del mismo nombre, sirvió como General en el Ejército Confederado en la Guerra de Secesión americana, siendo

323

luego Gobernador de Kentucky y candidato a la vicepresidencia por el Partido Nacional Demócrata, en 1896, falleciendo 1914. Bush, George Walker: Político estadounidense, nacido en 1946. Hijo del anterior fue gobernador republicano de Texas desde 1994 y venció en las elecciones presidenciales de noviembre de 2000. Tras los atentados de septiembre de 2001 en Nueva York, encabezó una coalición internacional contra el terrorismo y ordenó ataques militares de represarías contra Afganistán, país acusado de proteger a la organización Al Qaeda, y en 2003, acusó a Irak de las mismas razones y de almacenar material nuclear, químico y bacteriológico, ordenando la invasión de ese país y la ocupación del mismo. Bush, George: Político y hombre de negocios estadounidense, nacido en 1924. Fue embajador ante ONU y director de la CIA. Acompañó a Ronald Reagan en el triunfo electoral de 1980 como candidato a la vicepresidencia de EE.UU. Ambos resultaron reelegidos en 1984. En noviembre de 1988 fue elegido Presidente. Tuvo una intervención destacada en la crisis del Golfo Pérsico (1991), declarando la guerra a Irak. El conflicto terminó con la victoria de las fuerzas aliadas. En 1992 perdió las elecciones ante Bill Clintón. Cam: Hijo de Noé. Se burló de la embriaguez de su padre, y a causa de ello, fue maldecido su hijo Canaán. Se le considera padre de los habitantes de los países de África y Asia occidental. Cánovas del Castillo, Antonio: Político y escritor español (1828-1897). Fue diputado, ocupó los cargos de Gobernador civil de Cadiz, director general de Administración, subsecretario y Ministro de la Gobernación y de Ultramar. Retirado de la vida pública al establecerse la primera república, fue de nuevo diputado. Al ser restablecida la dinastía borbónica, presidió el Consejo de Ministros de Alfonso XII. Arbitró la política española durante la regencia de María Cristina; en repetidas ocasiones desempeñó el cargo de jefe del gobierno conservador, en alternancia con los liberales. Murió asesinado por el anarquista italiano Miguel Angiolillo. Carnot, Marie-Francois-Sadi: Político francés (1837-1894). Nieto de Lazaret Carnot. Ingeniero de caminos, fue ministro de Obras Públicas y de Finanzas. Elegido presidente de la república, murió asesinado por un anarquista italiano. Castro, Fidel: Político cubano, nacido en Mayarí en 1926. Comenzó su lucha contra el régimen de Batista con el asalto al cuartel Moncada. Condenado a 15 años de prisión, fue indultado y marchó a México, volvió a Cuba, desembarcando desde un yate con un grupo de compañeros, se internaron en la Sierra Maestra y desde allí dirigió la ofensiva contra Batista que terminó con la victoria de la revolución en 1959. Fue nombrado Comandante en jefe de las fuerzas armadas y jefe del gobierno. 1976 fue elegido presidente del Consejo de Estado, cargo que lleva inherente la jefatura del Estado y del gobierno. Cavendish, Thomas: Navegante inglés; habiendo malgastado su patrimonio, se lanzó, para rehacer su fortuna, a la vida de aventuras marítimas. En julio de 1586 zarpó de Plymouth para dar la vuelta al mundo en dos años y cincuenta días. En tal viaje atacó muchas naves españolas, entre ellas, a la ‖Santa Ana‖ , con un cargamento de gran valor. Entró a puerto con la tripulación vestida con trajes de seda, las velas de damasco y el palo mayor enchapado en oro. La reina Isabel I le armó caballero. En tres años gastó su botín y emprendió otro viaje, con el mismo fin, pero murió en la travesía. Churchill, Sir Winston Leonard Spencer: Político y escritor británico (1874-1965). Sirvió como corresponsal de guerra, agregado al ejército español en la lucha de independencia cubana (1898); pasó dos años con su regimiento en India y Egipto, y presenció la guerra anglobóer como corresponsal del diario londinense Morning Post. En 1901 entró en el Parlamento por el Partido Conservador. En 1911, se le nombró primer Lord del Almirantazgo. Actuó en ese cargo de manera revolucionaria, armando los barcos con cañones de 15 pulgadas, introduciendo el uso de combustibles líquidos en los barcos de guerra y creando la aviación como arma auxiliar de la marina. Como ministro de armamentos (1917), facilitó la admisión del carro de combate. De 1924 a 1929, fue ministro de Hacienda. En 1939, Neville Chamberlain lo incluyó en su gabinete. En 1940 después de la

324

invasión alemana de Bélgica y los Países Bajos, Chamberlain renunció y Churchill le sustituyó como Primer Ministro. Su actividad y capacidad de trabajo para la resolución de los problemas que plateó la guerra no conocieron límites, y se puede afirmar que fue el principal artífice británico de la victoria aliada. Las elecciones de 1946 dieron la victoria a los laboristas y pasó entonces a ser jefe de la oposición, hasta que en las elecciones de 1951 volvió a triunfar su partido. En 1955 presentó la dimisión como Primer Ministro. Escribió más de diecinueve volúmenes sobre política e historia. Entre sus obras se citan El liberalismo y el problema social (1909), La crisis mundial (1923-29), Pensamientos y aventuras (1932), La biografía de Marlborough (1933-38), Paso a Paso (1939), la novela Savrola (1900), y sus Memorias (1948-54). Publicó 4 tomos de su Historia de los pueblos de la lengua inglesa: El nacimiento de Bretaña, y El Nuevo mundo (1956-58), La edad de la Revolución (1957) y Las grandes democracias (1958). En 1953 le fue concedido el premio Nobel de Literatura. Ciro II (el Grande): Rey de Persia (¿579?-529 a.C.). Era hijo de Cambises I. Fundó el Imperio Persa. Venció al rey de Lidia, Creso. Se apoderó de Babilonia poniendo fin a la cautividad de los judíos. Extendió sus dominios hasta el Mar Caspio y el Indo. Cohen, Saúl Bernard: Estudioso de la Geopolítica, entre sus obras destaca: ―Geografía y Política en un Mundo dividido‖. Presidente de la Asociación de Geógrafos americanos. Poseedor de una visión geopolítica global. Emitió la teoría del equilibrio geopolítico, a través de la cuál se significó. El pensamiento de Cohen significa un avance y combinación de Mackinder, Haushofer, Mahan y Spykman. Consideraba, en su momento, que las divergencias entre la URSS y China no serían permanentes. Establecía 4 grandes zonas de influencias: 1) Toda América, desde el Ártico al Antártico, ambos incluidos (unidad geográfica, orgánica, administrativa y jurídica). 2) Europa marítima, la occidental, donde incluye el Mediterráneo, sus países ribereños y el Sahara. 3) Rusia, es decir, la URSS con sus límites, o tal vez, ligeramente ampliados a costa de China. 4) Resto del mundo, con la posibilidad de que China se convierta en superpotencia y extienda su dominio en el Pacífico. (El África subsahariana, con Australia, como posibles ―zonas vacías‖, aptas para el movimiento mercantil, ideológico y/o tecnológico de los más fuertes). Cook, James: Navegante inglés. Emprendió una serie de viajes, de carácter científico en los que exploró Tahití, Nueva Zelanda, costas del Antártico y Nueva Caledonia. Fue atacado y asesinado por los indígenas en las islas Sándwich (Hawai). Autor de ―Viaje hacia el Polo Sur y alrededor del mundo‖. Cousteau, Jacques-Yves: Oceanógrafo y explorador francés. (1910-1997). Adalid de la exploración submarina por buceo, invento el pulmón acuático, un procedimiento de iluminación, y el remolcador acuático, entre otros. Bajo su dirección se exploró la plataforma continental submarina. Autor de numerosas filmaciones y publicaciones con las que contribuyó a la divulgación ecológica y del mundo submarino. Desde 1957 y hasta su muerte dirigió el Museo Oceanográfico de Mónaco. Darío I: Emperador de Persia ―Rey de reyes‖ (550-486 a.C.). El ataque de los griegos a la ciudad de Sardes propició la primera guerra ―médica‖ en la que fue derrotado en la batalla de Maratón (490 a.C.). David: Rey de Israel (1014?-970 a.C) Sirvió en la corte de Saúl pero sus éxitos militares (muerte de Goliat) provocaron los celos de éste y David se vió obligado a abandonar la corte. A la muerte de Saúl, fue proclamado Rey de Judá y más tarde de todo Israel. Conquistó Jerusalén, ciudad que convirtió en su capital política y le dio nuevo esplendor al trasladar allí el ―Arca de la Alianza‖. Fue el autor principal del libro de los Salmos, o Salterio. Davis, John: Navegante y explorador inglés. Descubrió las costas occidentales de Groenlandia, el estrecho de su nombre, las islas Cumberland y exploró las Malvinas. Dewey, George: Almirante de EE. UU. Tomó parte en la guerra de Secesión americana con el grado de Teniente de Navío. En 1870 ascendió a Comodoro. En 1898 se le dió al mando de la Escuadra de Asia, hundiendo el primero de mayo a casi todos los buques de la Escuadra españolas, fondeados en Cavite (Filipinas); en su mayor

325

parte, antiguos y mal armados. Colaboró con el ejército americano que atacaba Manila, ascendiendo a Contralmirante y poco después a Vicealmirante. A su regreso a América fue recibido apoteósicamente en Nueva York, siendo propuesto para Presidente de la República, tanto por los republicanos como por los demócratas, no llegándose a formalizar tal propuesta. Döenitz, Karl: Almirante alemán. Ingresó a la Marina a los 19 años, para ser promovido a oficial en 1910. En los comienzos de la I Guerra Mundial estaba embarcado en el crucero ―Breslau‖ y posteriormente pasó a prestar servicio en submarinos. En 1928 ascendió a Capitán de Corbeta; dos años después se le confirió el mando de la IV Flotilla de torpederos, al que siguió el de un buque escuela y luego una Flotilla de submarinos. Por los éxitos obtenidos en los principios de la Segunda Guerra Mundial, se le ascendió a Contralmirante en Octubre de 1939. Mandando la flota submarina, en 1943 se le nombró Gran Almirante y Jefe Supremo de la Marina alemana, en sustitución del almirante Raeder. Al sobrevenir el derrumbamiento de la resistencia alemana, sucedió a Hitler en la Jefatura del Estado y solicitó de los aliados la rendición incondicional. En el famoso proceso de Nuremberg se le condenó a diez años de prisión. Doolittle, James H.: (1896-¿). Realizó sus estudios en la universidad de California y luego en el Instituto de Tecnología de Massachussets. Especializado posteriormente en aeronáutica, participó como aviador en la Primera Guerra Mundial. Una vez finalizada la contienda trabajó varios años en la Sección Experimental del Ejército del Aire de EE.UU, donde se consagraría, como investigador civil, a la ciencia aeronáutica. En el período entre guerras conseguiría batir varios récords de aviación. Llamado a filas nuevamente en 1941, recibió el grado de Brigadier General y en 1942 dirigió el primer bombardeo aéreo sobre Tokio. Después ejerció diversos cargos al más alto nivel en África y en Inglaterra, donde en 1944 se encontraba, con el grado de Teniente General, al mando de la 8ª Flota aérea de Estados Unidos. Se retiró del servicio activo en 1946. Douhet, Giulio: (1869-1930). Militar italiano. Alumno de la Academia General Militar; al graduarse fue destinado al Arma de artillería. Más tarde, estudió ciencias e ingeniería en el Instituto Politécnico de Turín. Cuando aparecieron los dirigibles en los cielos, él proclamó el potencial militar de la nueva tecnología. Desarrollo la ―Teoría del Poder Aéreo‖, basada en el bombardeo estratégico sobre poblaciones y fuentes de producción. En 1918 dejó el Ejército, disgustado con sus superiores, para poder seguir escribiendo en defensa de sus teorías. Eduardo VII: Rey de Gran Bretaña e Irlanda del Norte. (1841-1910). Hijo de la reina Victoria, accedió al trono en 1901. Experto en relaciones internacionales tuvo que hacer frente a la creciente preponderancia de los imperios centrales (Alemania y Austria-Hungría). Einstein, Albert: Físico y matemático judío, de origen alemán (1879-1955). En 1905, el mismo año en que se doctoró, publicó cuatro artículos revolucionarios. En el primero daba una explicación teórica del movimiento browniano. En el segundo propuso una teoría cuántica de la luz, afirmando que se transmite en paquetes (fotones) de energía proporcional a su frecuencia, que se comportan como partículas a pesar del carácter ondulatorio del conjunto; aplicando esta teoría explicó el efecto fotoeléctrico, ya descubierto por Hertz. En los dos artículos restantes describió la teoría de la relatividad. En el cuarto artículo, demostró que la energía y la masa son intercambiables, deduciendo sus famosísima fórmula: E=m-c al cuadrado, ecuación de enorme trascendencia para el desarrollo de la física energética del siglo XX. En 1916 publicó ―Fundamentos de la teoría general de la relatividad‖, artículo mucho más revolucionario que los anteriores, en el que afirma que la gravitación no es una fuerza, sino una propiedad geométrica del Universo, demostrándola la equivalencia entre inercia y gravitación y estableciendo la relaciones entre espacio, tiempo, materia, energía, gravitación e inercia; esta teoría de la relatividad general permitió a Einstein formular una ecuación aplicable al Universo en su conjunto, iniciando así la ciencia de la Cosmología. Algunas variantes de la ecuación predecían que el Universo se encuentra en estado de expansión, hecho que después se comprobó experimentalmente (la teoría de ―la gran

326

explosión o big bang surgió de esos estudios‖). Se había exilado a EE.UU durante los años del nazismo, obteniendo la nacionalidad norteamericana. En 1921 recibió el premio Nobel de Física por su explicación del efecto fotoeléctrico. Para entonces, la comprobación de la teoría de la relatividad general le había convertido en el científico más popular y conocido del siglo XX, consiguiendo otros muchos galardones. Eisenhower, Dwight D.: Militar y político estadounidense. (1890-1969). Graduado en la Academia Militar de West Point. Considerado uno de los oficiales de Estado Mayor más notables de Estados Unidos, especialista en la coordinación de fuerzas de tierra, mar y aire. En 1941 alcanzó el grado de General y poco después pasaría a depender del General Marshall, Jefe del Estado Mayor. En junio de 1942, cumpliendo órdenes prepara un plan para establecer las líneas generales de una operación Aliada en Europa. Presentó su Directiva al Mando del Teatro de Operaciones de Europa. Marshall le designó como el Jefe de la Operación ―Torch‖ para el norte de África. Después dirigió la campaña de Túnez y los desembarcos en Sicilia y en la península italiana. Posteriormente dirigió la gigantesca operación ―Overlord‖. (La apertura del Segundo Frente, con el desembarco en Normandía). Al concluir la guerra fué nombrado Consejero Militar del Presidente Truman y el 1950, Comandante Supremo de las Fuerzas de las Naciones Atlánticas en Europa. En 1953 sería elegido presidente de los Estados Unidos por el Partido Republicano y reelegido en 1956. Escribió dos libros de memorias militares y políticas: ―Crusade in Europe‖ (1948) y ―Mandate for Change‖ (1963). Faisal I: (1883-1933). Rey de Siria, en 1920 tuvo que abandonar el trono, debido a la oposición francesa. En 1921 fue coronado rey de Irak y consiguió la supresión del Protectorado británico. Faisal II: (1935-1958). Nieto de Faisal I sucedió a su padre Ghazi en 1939, bajo la regencia de su tío. Ocupó el trono de hecho en 1953. Murió asesinado en el curso de una revolución. Falkland, Vizconde, Lucius Cary: Político y militar inglés (1610-1643). Carlos I le hizo Secretario de Estado. Felipe II: Rey de España (1527-1598). Hijo de Carlos I y de Isabel de Portugal. Sostuvo guerras contra Francia, donde reinaba Enrique II, continuación de las que sostuvieron Carlos I y Francisco I. Los franceses fueron derrotados en San Quintín, el día de San Lorenzo; en memoria de ese hecho mandó a construir el monasterio de San Lorenzo del Escorial. A instancias del Papa Pio V se formó la Santa Liga contra los turcos, y el hermano del rey, Juan de Austria, derrotó a la Armada turca en aguas del Golfo de Lepanto. Se enfrentó a los protestantes y sostuvo una larga guerra en Flandes donde se produjeron levantamientos. A la muerte del rey Sebastián de Portugal, reclamó y obtuvo la corona de ese país. La ayuda prestada por los ingleses a los rebeldes holandeses y los ataques de Drake a los barcos españoles, le indujeron a intentar la invasión de Inglaterra con poderosa Escuadra. La expedición fracasó. El reinado de Felipe II representó el punto culminante del imperio español. Fletcher, Frank Jack: (1885-1973). Almirante estadounidense. Graduado en Annápolis, sirvió en diferentes acorazados y en 1909 fue destinado a un torpedero de la Flota del Pacífico. Participó en las operaciones de Veracruz (México) en 1914, donde ganó la ―Medalla de Honor‖. Durante la Primera Guerra Mundial estuvo en varios destinos y por el conjunto de sus acciones recibió la ―Cruz Naval‖. En la Segunda Guerra Mundial, durante la batalla de Midway, estuvo al mandó de la Escuadra estadounidense, haciendo del portaaviones ―Yorktown‖, su buque insignia; desde el principió de 1943 ejerció el mandó de Distrito de Alaska y Pacífico Norte, hasta el final de la guerra. Francisco Fernando de Habsburgo: Archiduque de Austria (1863 – 1914). Sobrino del emperador Francisco José I y heredero del trono de Austria, fue asesinado junto a su esposa en Sarajevo, hecho que desencadenó la Primera Guerra Mundial. Gandhi, Indira: Política india (1917-1984). Hija del pandit Nehru, colaboró activamente durante el gobierno de éste y luchó toda su vida por conseguir la modernización social y económica de la India y dotarla de una política independiente de los bloques. Elegida presidenta del Congreso, luego encabezó el Ministerio de Información y en 1966 fue elegida Primera Ministra. Apartada del cargo en 1977, volvió a ocuparlo en 1980 tras la victoria

327

electoral de su partido. En 1983 fue elegida presidenta del Movimiento de Países No Alineados, y un año después fue asesinada por miembros extremistas sikhs, de su guardia personal. Gandhi, Mahatma: Mohandas Karamchand Gandhi, llamado. Político indio (1869-1948). Jefe del nacionalismo en la India y apóstol del pacifismo. En 1893 marchó a África del Sur, donde se dedicó a la defensa de los derechos de la comunidad India. En 1914 regresó y cooperó con los británicos durante la Primera Guerra Mundial. Sin embargo, tras una represión trágica de los británicos a los habitantes de una ciudad en 1919, hizo un llamamiento general a todos los indios a oponerse a la política colonia del Reino Unido, lo que le valió varios encarcelamientos. Fue presidente del Partido del Congreso entre 1924 y 1934. Se le considera el artífice de la independencia de su país mediante la política de no violencia. Fue asesinado a los pocos meses de que la India consiguiera la emancipación de Gran Bretaña. Göering, Hermann: Mariscal del Reich y político alemán. (1893-1946). Oficial de Infantería en 1912. Pide el pase a la Aviación y es piloto de caza en marzo de 1916. Al final de la Primera Guerra mandaba el Grupo de Caza ―Richthofen‖; de 1919 a 1921, piloto civil en Dinamarca y Suecia. Encargado por Hitler de la creación y mando de las SA. Tras la toma del poder por los nazis, ejerció muchos cargos de importancia y fue Jefe Supremo de la Luftwaffe y Mariscal. Cuando trató de hacerse con el poder absoluto, Hitler lo mando detener y le depuso de todos sus cargos. Fue hecho prisionero por los americanos y condenado a muerte en el juicio de Nuremberg. Se suicidó en su celda el 15/10/46 envenenándose, a pesar del estricto control a que estaba sometido. Gómes, Esteban: Piloto portugués del siglo XVI, al servicio de España. Pidió permiso al Emperador Carlos V, para ir a buscar especias a las Molucas pero habiendo solicitado lo mismo Magallanes, se concedió a Gómes el empleo de piloto en su escuadra. El odio que tomó a Magallanes le llevo a abandonarle con la nave que dirigía, antes de entrar al Estrecho. Formó parte de la expedición para marcar en ultramar los límites de España y Portugal. Quiso encontrar por el Norte a las Molucas y volvió a España con la nave cargada de indios, lo cual disgustó mucho al Emperador. Gorbachov, Mijail Sergueevich: Político ruso, nacido en 1931. Miembro del Comité Central del Partido Comunista desde 1971 y del Politburó desde 1980. En marzo de 1985 fue elegido Secretario General del Partido Comunista de la Unión Soviética. Representante de ala más abierta de la jerarquía soviética, desde la que propugnaba transformaciones profunda en la economía y en el conjunto de relaciones sociales de la URSS, convirtiéndose en el líder de la ―perestroika‖ y de la ―glasnost‖. En mayo de 1989 fue elegido presidente del Soviet Supremo de la URSS, cargo desde el que puso en práctica una política de acercamiento a Occidente. En agosto de 1991 debió hacer frente a un fallido golpe de Estado, tras el cuál destituyó a la cúpula de la KGB y disolvió el Partido Comunista. Los progresivos intentos de independencia de la república soviéticas le obligaron a dimitir como presidente de la URSS en diciembre de 1991, poco antes de la disgregación del país. En 1988 recibió el premio Príncipe de Asturias de Cooperación Internacional, y en 1990, el premio Nobel de la paz. Grocio, Hugo: Nombre castellanizado de Huig de Grott, jurisconsulto y teólogo holandés. Fue el iniciador del iusnaturalismo, doctrina que encuentra los fundamentos del derecho en la naturaleza racional del hombre. Puesto que el derecho, al igual que la organización social, es creación exclusiva del hombre y que, por ello, ambos son válidos incluso en una sociedad atea, el concepto de "derecho natural" fue desprendiéndose del de "derecho divino". Habiéndose revelado con el tratado ―Mare liberum‖ (1609), en que defendía, contra las pretensiones de España, Portugal e Inglaterra, el derecho a la navegación libre (en que los holandeses basaron su fortuna), Grocio vivió largamente en Francia, en la Corte de Luís XIII. Atosigado por quienes querían inducirlo a abandonar la religión reformada para abrazar el catolicismo, se traslado a la Corte de Suecia, de la que aceptó el cargo de embajador. Moría durante uno de los muchos viajes marítimos que sus numerosos compromisos internacionales le imponían. Personalidad polifacética, Grocio trató de religión, historia, teología y jurisprudencia. Debe sobre todo la fama al tratado ―De jure belli ac pacis‖, aparecido en 1625, en que su espíritu sensible trató de contener

328

la guerra y de encontrarle una salida que no fuera exclusivamente la cruenta. En una época perturbada por grandes conflictos, consideró que debía respetarse. Guevara, Che: Ernesto Guevara, llamado. Revolucionario cubano de origen argentino (1928-1967). Después de doctorarse en medicina en Buenos Aires, tomó parte en varias revueltas en Sudamérica. En México conoció a Fidel Castro, al que se unió para luchar contra régimen de Batista. Tras el triunfo de la revolución cubana ocupó entre otros cargos los de Economía y de Industria. Propugno una política marxista y antiimperialista frente a EE.UU. En 1964 desapareció de la escena política para incorporarse a las guerrillas del Congo y más tarde a las de Bolivia, donde fue capturado en un combate por las fuerzas gubernamentales y ejecutado. Guillermo II, Federico Víctor Alberto: (1859-1941). Nieto de Guillermo I e hijo de Federico III, a quien sucedió en 1888. Tras acceder al trono se enfrentó a Bismarck en diferentes cuestiones hasta que en 1890 consiguió la dimisión del Canciller. Deseoso de atraerse al proletariado y alejarlo de los socialistas, inició la llamada política de la ―nueva ruta‖, aunque fracasó en sus reformas obreras. Lanzó al país a un desarrollo militar y a la expansión colonial. A partir de 1898 desarrolló un programa naval para rivalizar con el Reino Unido en el dominio de los mares. En 1914 debido a sus compromisos internacionales, y presionado por su Estado Mayor, declaró la guerra a Rusia y Francia. El 31 de octubre de 1918 el gobierno alemán le conminó a abdicar. Su negativa provocó la revolución y el 9 de noviembre entregó el poder. Haig, Alexander: Político y militar estadounidense (nacido en 1924). Fue Comandante en Jefe de las fuerzas de la OTAN en Europa y Secretario de Estado. Halsey, William Frederick: (1882-1959). Almirante de EE.UU. Egresado de Annápolis en 1904. En la Primera Guerra Mundial estuvo destinado en la flotilla de destructores con base en Qeenstowm (Irlanda), posteriormente desempeñó el cargo de Agregado Naval en varias capitales europeas, mandó una flotilla de destructores y el portaaviones Saratoga. A la edad de 52 años obtuvo el título de aviador naval y en 1940 mandó una Flota en el Pacifico. A los dos meses del ataque japonés a Pearl Harbour planeó y llevó a cabo un ataque a cinco islas del grupo de las Marshall, a la de Makin y a las Gilbert, en poder japonés. En febrero de 1942 atacó las islas Wake y Marcus. En octubre de 1942 se le nombró Comandante Supremo de las Fuerzas navales del Pacifico Sur, ascendiendo a Almirante de Flota. Hassan-I-Sabbah: (1034?-1124). Llamado el ―Viejo de la Montaña‖, pues su refugio-castillo de Alamut-se encontraba situado en la cima de una. Fue un reformador religioso, precursor de la nueva predicación de los ismailitas ―nazaríes‖, que pretendía reemplazar a las antiguas predicaciones de los ismailitas ―fatimitas‖ del Cairo. Después de su muerte, la fortaleza de Alamut fue arrasada por los mongoles. Herzl, Theodor: Periodista y escritor judío austriaco (1860-1904). Escribió el ―Estado Judío‖, en él reclamó para los israelitas un hogar en Palestina. Fue el jefe del movimiento sionista que él mismo creó. Hirohito, Michi No Miya: Emperador de Japón (1901-1989). Sucedió a su padre, el emperador Yoshihito, en 1926. Dominado por el partido totalitario, sancionó el ataque a Pearl Harbour (1941), que provocó la entrada de EE.UU en la Segunda Guerra Mundial, tal y como había hecho anteriormente con la política expansionista en China. Tras la contienda, los estadounidenses respetaron sus dignidades, aunque tuvo que aceptar el establecimiento de una monarquía constitucional. A su muerte le sucedió su hijo Akihito. Hitler, Adolf: Político alemán (1889 – 1945). Participó en la Primera Guerra Mundial. En 1919, ingresó en el Partido Obrero Alemán, transformado en 1921 en el Partido Nacionalista Alemán de los Trabajadores, del que llegó a ser presidente. Tras organizar un fallido golpe de Estado en Munich (1923), fue encarcelado. En prisión escribió ―Mein Kampf‖ (Mi Lucha), que contiene su ideario político. La crisis económica de 1929 facilitó el crecimiento de su partido, que se extendió entre la pequeña burguesía y los obreros. A la caída del canciller Schleicher, Hitler fue requerido por el presidente Hindenburg, para encargarse de la Cancillería (30 de enero de 1933). Aprovechando el incendio del Reichstag, falsamente atribuido a los comunistas, recabó y obtuvo del

329

Parlamento poderes absolutos por cuatro años. Emprendió entonces depuraciones en el seno de su propio partido; durante la llamada ―noche de los cuchillos largos‖ (30 de junio de 1934) hizo exterminar a Röhm y a los jefes de las SA. Al morir Hindenburg (2 de agosto de 1934), Hitler asumió las funciones presidenciales y tomo el título de ―Führer‖. Su sistema político, totalario y despótico, proclamó la superioridad de la raza germánica y emprendió una violenta persecución contra los judíos. Creó una policía especial, la Gestapo, disolvió el sistema parlamentario, prohibió los partidos políticos, y suprimió los derechos civiles y la igualdad de la ciudadanía. Hitler convirtió el Estado nazi en una máquina diplomática y militar. Paralelamente, se ponía de manifiesto la tendencia expansiva de su política exterior. En marzo de 1935 Alemania ocupó la región de Renania; en enero de 1937 Hitler denunció las cláusulas del tratado de Versalles; en marzo de 1938 anexionó Austria; en octubre, la región de los Sudetes en Checoslovaquia; en marzo de 1939, Bohemia y Moravia. La invasión de Polonia (1 de septiembre de 1939) dió origen a la Segunda Guerra Mundial. A los éxitos iniciales (1939 – 42), siguió el periodo de retroceso. El 30 de abril de 1945, Hitler se quitó la vida en unión de su esposa, Eva Braum, en los sótanos de la Cancillería de Berlín, sitiada por los rusos. Ho Chi Minh: político norvietnamita (1890-1969). Estudió en Francia, donde estuvo afiliado al Partido Socialista y posteriormente al Comunista. Durante la Segunda Guerra Mundial organizó en Indochina el Partido Vietminh y, al producirse la capitulación de Japón, proclamó en Hanoi la independencia de la República Democrática de Vietnam. Aunque fue reconocida por Francia, los intentos de esta potencia por restablecer el dominio colonial le decidieron a emprender la guerra de guerrillas. La Conferencia de Ginebra de 1954 consolidó su poder al Norte del paralelo 17. Estableció la República Socialista de Vietnam del Norte y asumió la jefatura del Estado. Tras la intervención de los EE.UU su prestigio contribuyó a formar el espíritu de nacionalismo revolucionario que permitió años más tarde la victoria comunista. Humberto I: (1844-1900). Sucedió a su padre, Víctor Manuel II, en 1878. Se alió con Austria y Alemania. Inició la expansión colonial que terminó con el desastre de Adua (1896). Murió asesinado por el anarquista Gaetano Bresci. Hussein, Saddam: Político iraquí (1937-2007). Miembro del partido BAAS. Tras la dimisión de Hassan al-Bakr fue nombrado Secretario General del Partido y Presidente de Irak. En septiembre de 1980 ordenó la invasión del territorio iraní, guerra que se prolongó hasta 1988 y que dejó las fronteras entre ellos, tal como estaban previamente. En agosto de 1990 invadió Kuwait pero tuvo que retirarse, al ser derrotado por una coalición internacional. Pese al aislamiento del país consiguió mantenerse en el poder. El 1903, el país fue invadido por EE.UU y conquistado. Hecho prisionero, fue juzgado y ejecutado en la horca por ―Crímenes contra su propio pueblo‖. Isaac: Patriarca hebreo, hijo de Abraham y Sara. Dios ordenó a Abraham que sacrificase a Isaac, el cuál fue salvado en el último momento por la intervención de un ángel. Tuvo dos hijos, Jacob y Esaú. Ismael: Personaje bíblico. Hijo de Abraham y de su esclava Agar. Fue expulsado por su padre al desierto. Los árabes, que le llaman Ismail, lo consideran como origen de su pueblo. Jacob: Patriarca hebreo, hijo de Isaac y Rebeca. Obtuvo de su hermano gemelo Esaú el derecho de progenitura a cambio de un plato de lentejas, por lo que se convirtió en heredero de los bienes paternos y uno de los tres grandes patriarcas de los israelitas. Se casó con Lía y Raquel, hijas de Labán y tuvo 12 hijos, que fueron cabeza de las 12 tribus de Israel. Murió en Egipto, donde su hijo José era Virrey. Jatami, Mohammad: Político y religioso Iraní, nacido en 1943. Miembro de la Asamblea Nacional desde 1979, en 1982 fue designado Ministro de Cultura y Orientación Islámica, pero fue cesado en 1993 bajo acusación de ser indulgente con determinadas publicaciones consideradas desde el Estado como subversivas. Candidato único por la Alianza de Izquierda y los Reconstructores, fue elegido presidente de la República y jefe del gobierno

330

iraní. Su programa aperturista se vió obstaculizado desde entonces por los sectores más conservadores. En 2001 fue reelegido como presidente. Jerjes I: Rey de Persia (¿519?-465 a.C.). Sucedió a su padre Darío I. Sometió a Egipto, que se había sublevado e invadió Grecia; tras la batalla de las Termópilas, entró en Atenas y la incendió. Su Armada fue vencida en Salamina. Murió asesinado por un capitán de su guardia. Jomeini, Ayatollah: Ruhollah Jomeini, llamado. (1901-1989). Dirigente religioso y político iraní. Estudió en un seminario chiita, donde alcanzó el grado de ―ayatollah‖, doctor en teología. Encabezó la oposición al régimen político del Sha Reza Pahlevi desde 1941. En 1964 fue expulsado del país y se estableció en Irak y posteriormente en París, donde se convirtió en líder de los chiitas y desde donde dirigió una serie de manifestaciones y huelgas que obligaron a la familia del Sha a abandonar Irán. En 1979 se hizo cargo de la jefatura del Estado proclamando la República Islámica de Irán. Eliminó tras juicios sumarísimo a los personajes más significativos del régimen anterior hasta convertirse en la figura principal de la política iraní y en el principal paladín de la revolución islámica, cuya ley aplicó estrictamente durante su mandato. En el exterior se enfrentó a EE.UU y sostuvo la guerra irano-iraquí (1980-88). Josué: Personaje bíblico, lugarteniente y sucesor de Moisés. Tras la muerte de éste, conquistó Canaán y dirigió al pueblo de Israel a la tierra prometida. Kassen, Abd Al-Karim: Político iraquí (1914-1963). Capitaneó la revolución que derrocó la monarquía (1958). Convertido en jefe del Estado y del ejército, impulsó una política neutralista que provocó la oposición de los sectores nasseristas. Fue derrocado y fusilado. Kellogg, Frank Billings: Jurista y político estadounidense (1856-1937). Senador por el Estado de Minnesota, fue Secretario de Estado bajo la presidencia de Coolidge. Promovió el ―Pacto Briand—Kellogg‖ (1928), firmado por 62 países. Recibió el premio Nobel de la paz en 1929. Kennedy, John Fitzgerald: Político estadounidense (1917-1963). En 1952 obtuvo el cargo de senador. Candidato demócrata a la presidencia frente al republicano Nixon en 1960, resultó elegido, convirtiéndose en el primer presidente católico de su país. Desarrollo una política exterior dirigida a contrarrestar el comunismo. Respaldó la invasión de Cuba por un grupo de exiliados en EE.UU (Bahía de Cochinos, 1961), que fracasó. Poco después se enfrentó a la URSS cuando este país instaló misiles nucleares en Cuba. Creó la Alianza para el Progreso (1961) para potenciar las relaciones con los países americanos se inició la intervención armada en Vietnam. Elevó al Congreso la ley de derechos civiles a favor de los negros, aunque no fue aprobada hasta 1964. Murió asesinado en una visita a la ciudad de Dallas en circunstancias aún no aclaradas. Kesselring, Albert: Militar alemán. (1885-1960). No permaneció mucho tiempo en la artillería, su primera arma. A partir de la Primera Guerra Mundial, solicitó su pase a la Aviación. En 1934 fué llamado a desempeñar un papel de primera fila en la creación y organización de la Luftwaffe. Al comenzar la Segunda Guerra Mundial pasó a mandar una flota aérea en Polonia primero, y más tarde en Francia, después se ocupó de los ataques aéreos sobre Inglaterra. Ascendido al rango de Mariscal en 1940; al año siguiente era destinado al frente ruso, para asumir acto seguido la dirección de todas las Fuerzas Alemanas que operaban en el Mediterráneo, aunque sin autoridad sobre el ―Áfrika Korps‖ de Rommel. En 1943-44 se hallaba al frente de un Grupo de Ejércitos en Italia y en febrero de 1945 sustituyó a Von Rundstedt en el frente Oeste. Hecho prisionero y condenado a muerte en 1946 por un tribunal británico, en Venecia, por crímenes de guerras, vería no obstante conmutada su pena por la de cadena perpetua. Fué liberado en 1952 y escribió sus memorias. Keynes, John Maynard: Economista británico (1883-1946). Asistió como observador a la conferencia de Versalles y representó al Reino Unido en la conferencia de Bretton-Woods. Se le debe una aportación notable a la doctrina del pleno empleo, al establecer una teoría según la cual en período de un alto nivel de desempleo se

331

puede mantener una economía equilibrada a través de la intervención estatal en el gasto público. Su principal obra ―Teoría general del trabajo, el interés y el dinero‖ (1936). King, Ernest Joseph: Almirante de Estados Unidos. (1878-1956). Graduado en la Academia Naval de Annapolis. En la Primera Guerra Mundial estuvo destinado en el Estado Mayor del Almirante Mayo, Comandante en Jefe de la Flota del Atlántico. 1926 se le nombró Jefe de la base de submarinos de New Londón (Connecticut), y cuando ya contaba 49 años se hizo aviador naval. Fué Comandante del portaaviones ―Lexington‖ y luego, Jefe de la Aviación Naval. En 1938, ascendido ya a Vicealmirante, tuvo el mando de una división de cinco portaaviones. En 1940 era Jefe Supremo de la Flota del Atlántico, y después del ataque japonés a Pearl Harbour tuvo el mismo cargo en la del Pacífico. De marzo de 1942 a diciembre de 1945 fué Jefe de Operaciones Navales y en calidad de tal asistió a la Conferencia del Atlántico. En diciembre de 1944 ascendió a Almirante de la Flota. KinKaid, Thomas Cassih: (1888-¿). Almirante de EE.UU. Egresado de Annápolis, al ser promovido a oficial, embarcó en el acorazado Nebraska. Amplió estudios de artillería. En el empleo de Capitán de Navío fue comandante del crucero Indianapolis y luego Agregado Naval en Roma. En 1943 ascendió a Contralmirante, izando su insignia en el portaaviones Enterprise con el que tuvo una participación importante en las operaciones del Pacifico durante la Segunda Guerra Mundial. En 1943 ascendió a Vicealmirante y se le confirió el mandó de la VII Flota, que opero en aguas de Filipinas. Kissinger, Henry: Político y profesor estadounidense de origen judeoalemán, nacido en 1923. Consejero de Seguridad Nacional del presidente Nixón desde 1969, fue el principal inspirador de la política de distensión con China y la URSS, y de la retirada de las tropas estadounidense de Vietnam (1973). A partir de ese año pasó a ser secretario de Estado, cargo que mantuvo con Ford y abandonó tras la llegada a la presidencia de Carter (1977). Durante este período desplegó una intensa actividad en Próximo Oriente. Premio Nobel de la Paz 1973, compartido con el norvietnamita Le Duc Tho. Konoye, Fuminaro: (1891-1945). El primer acto importante en la carrera de éste político japonés sería su participación en la conferencia de Paz, convocada en París en 1919. Admitido en la Cámara de los Pares se convirtió en su presidente en 1935. Sus convicciones le condujeron a encabezar un movimiento panasiático bajo la égida de Japón. Jefe de Gobierno por vez primera entre 1937 y 1939, volvió hacerlo de 1940 a 1941, hasta enfrentarse con la corriente belicista que deseaba la guerra contra EE.UU. Para Konoye era necesario el mantenimiento de la paz por medio de acuerdos diplomáticos. Fracasado en su intento, fue reemplazado por el general Tojo, pero, tras la derrota de Japón, sería nombrado vicepresidente del primer gobierno de la posguerra (1945). Encarcelado como criminal de guerra, se suicidó en Tokio en ese mismo año, para evitar el proceso. Kruschev, Nikita: Político soviético (1894-1971). Inició su carrera política en 1935 como secretario del comité regional del partido. Posteriormente fue miembro del Soviet Supremo, del Presidium del Soviet Supremo, organizador de la lucha de guerrillas en Ucrania durante la Segunda Guerra Mundial, presidente del Consejo de Ministros de Ucrania, miembro del Presidium del comité central del Partido Comunista y primer secretario del mismo comité, y finalmente, jefe del gobierno (1958-64). Combatió la política de Stalin y abogó por la llamada ―Coexistencia pacífica‖ entre el capitalismo y el comunismo. Defendiendo personalmente dicha posición estuvo en EE.UU en 1959. Kublai Khan: Emperador chino (¿1215?-1294). Nieto de Gengis Khan. Fue el primer emperador de la dinastía mongol. Estableció su capital en la ciudad de Pekín y completó la conquista de China. Acogió a Marco Polo en su Corte y abrió el país a la cultura occidental. Kurita, Takeo: (1889-1977). Almirante japonés. Al egresar como oficial, sirvió en cruceros. En 1920 tuvo su primer mandó en un destructor, y en destructores siguió sirviendo por un tiempo. Comandaba la 7ª División de cruceros en el tiempo del ataque a Pearl Harbour. Durante la batalla de Midway perdió su buque, un crucero. Fue

332

promovido a vicealmirante en mayo de 1942. Intervino en la campaña de Guadalcanal, y en Leyte, fue el Comandante en Jefe de la Flota japonesa que intervino en la batalla. Luego, fue retirado del comando naval y reasignado como Director de la Escuela Naval. Lavoisier, Antoine-Laurent de: Químico francés (1743-1794). Se le considera uno de los creadores de la química moderna. Enunció la ―ley de la conservación de la masa‖, descubrió el oxigeno y que el aire era una mezcla de este gas y nitrógeno; puso de manifiesto la importancia del oxigeno en las combustiones y fue el primero en considerar la respiración como una oxidación destinada a producir energía para el organismo. Confirmó la idea de Newton de que el diamante es carbono y se sirvió de él para establecer la composición del ácido carbónico. Participó en la comisión encargada de proponer un nuevo sistema de pesos y medidas, y contribuyó a la creación de una nomenclatura química racional. LeMay, Curtis Emerson: (1906-1990). General de la Fuerza Aérea de EE.UU, y vicepresidente en la carrera a la Presidencia del candidato George Wallace, en 1968. Dirigió los bombardeos estratégicos sobre Japón. Después de la guerra reorganizó el ―Comando Aéreo Estratégico‖, para la dirección de una guerra nuclear. Lindbergh, Charles: (1902-1974). Aviador norteamericano. Realizó la primera travesía sin escala del Atlántico Norte (1927) a bordo del ―Spirit of Saint Louis‖… MacArthur, Douglas: General estadounidense con categoría de Feldmariscal (General of the Army). (18801964). En 1930-35, Jefe del Estado Mayor del Ejército. Del 08/12/41 hasta el 23/02/42, defensa sin éxito de las Filipinas. El 17/03/42, Comandante Supremo de las Fuerzas Armadas Norteamericanas en el Suroeste del Pacífico. Recibió el 02/09/45 la rendición sin condiciones de Japón. De 1945 a 1951, Comandante Supremo en el Extremo Oriente (Ejército de ocupación). En 1950, Comandante de las tropas norteamericanas en Corea. El 11/04/51, desposeído de sus cargos por el presidente Truman como consecuencia de ciertas críticas a las decisiones del presidente en materias político-militares. MacArthur, por ejemplo, había exigido el empleo de armas nucleares contra China. Mackinder, Halford J: Geográfo británico (1861-1947). Estudió Biología, Historia, Geografía y Derecho, adquiriendo experticia en Derecho Marítimo. Enseñó Geografía en la Universidad de Oxford y la introdujo en las demás universidades de su país. En 1904 proyecta sus reflexiones geopolíticas, redactando un texto muy importante sobre el ―punto central de la Historia‖, es decir, la teoría de la ―Zona Central‖, la ―Tierra del Medio‖, el ―Corazón de la Tierra‖ inaccesible a los instrumentos de movilidad de los cuales disponía el poder ―thalassocrático‖ británico. En 1906 se convirtió en Secretario de Estado de la Guerra. Más tarde, después de la Segunda Guerra Mundial, bajo el principio de Mackinder de las ―zonas laterales‖ que bordean la ―zona central‖, será instrumentado por los americanos que rodearon a Rusia y China con una red de bases militares, a través de sus alianzas defensivas. Entre sus muchas obras sobre el tema destacan ―Britain and british seas‖, ―The Geographical Pívot of History‖; ―The Round World and the Winning of Pease and Foreign Affaire‖. Magallanes, Fernando de: Navegante portugués. Desde la India participó en las expediciones de Sumatra, Malaca y Goa. Regresó a Portugal. Enemistado con su rey, marchó a Sevilla y logró que Carlos V financiase la expedición en busca de un paso occidental hacia las Molucas. Salió de Sanlúcar de Barrameda en 1519. Exploró el estuario del Río de la Plata e invernó en la Patagonia. Tras localizar y atravesar el estrecho de su nombre, se internó en el Océano Pacífico. Murió en Filipinas, en la isla de Mactán, en un ataque de los indígenas. Mahoma: Profeta y fundador del Islam (570-632). De ilustre familia, tras quedar huérfano entró al servicio de Jadiya, viuda, dueña de un fuerte negocio de caravanas, con la que luego se casó. Afianzada su posición económica, se dedicó al comercio. Según la tradición islámica, tras una crisis espiritual se le apareció el arcángel Gabriel para revelarle la palabra de Alá. Inspirado en las tradiciones judaicas y cristianas, comenzó a predicar al Dios único, y él mismo se consideró como su profeta en la tierra. El año de la huida de Mahoma de La Meca, perseguido por sus opositores, sirve de punto de partida de la Era de los musulmanes. En el año 630 conquistó

333

La Meca y estableció su primacía sobre Jerusalén como Ciudad Santa. Inició un proceso de unificación de las tribus árabes e instituyó la Guerra Santa. La doctrina expuesta por él, está contenida en el Corán. Mandela, Nelson: Abogado y político sudafricano, nacido en 1918. Organizó el Congreso Nacional Africano (ANC) y dirigió acciones de resistencia pacífica contra el apartheid, por lo que fue condenado a cadena perpetua (1964), decisión que suscitó vivas protestas en todo el mundo. En febrero de 1990 fue liberado. Elegido presidente del ANC en 1991, llevó a cabo las negociaciones con De Klerk que culminaron con el referéndum que puso fin al apartheid. En las primeras elecciones interraciales celebradas en el país, resultó vencedor con amplia mayoría. En 1994 fue proclamado presidente de Sudáfrica. Se retiró de la actividad política en 1999. En 1992 se le concedió el premio Príncipe de Asturias de Cooperación internacional y en 1993 le fue otorgado el premio Nobel de la paz, compartido con De Klerk. Mao Tse-tung o Mao Zedong: Político y escritor chino (1893-1976). Miembro de una familia campesina, participó en la fundación del Partido Comunista Chino (1921) y fue secretario del partido en Hunan donde organizó los primeros levantamientos de campesinos en la lucha contra el Kuomintang. En 1931, controlaba ya Hunan y Jiangxi, donde llevó a cabo la reforma agraria, proclamó la República Soviética China, de la que fue primer presidente y se estableció con un ejército de 100.000 hombres, que más tarde llegaría al millón. Años después, hostigado por los nacionalistas, inició una retirada estratégica, conocida como la Larga Marcha; logró en 1935 la jefatura absoluta del comunismo chino. Junto con los nacionalistas luchó contra la invasión del Japón. Victorioso, en la guerra civil contra los nacionalitas, proclamó la República Popular, como su Presidente. Las grandes dificultades económicas y el conflicto abierto con la URSS amenazaron su posición. en la década de 1960, dirigió la revolución cultural, encaminada a depurar el aparato burocrático dentro del partido y reestablecer su total primacía en el poder. Marco Polo: Viajero veneciano (1254-1324). Miembro de una familia de mercaderes, en 1271 acompañó a su padre y a su tío a China, donde el Gran Khan le tomó bajo su protección. En 1295 regresó a Venecia. Prisionero de los genoveses, durante su cautiverio dictó al escritor Rustichello el relato de sus experiencias: ―El libro de Marco Polo ó libro de las Maravillas del Mundo‖, que en su época, alcanzó una enorme difusión. Marshall, George Catlett: General estadounidense. (1880-1959). Jefe del Estado Mayor desde 1939, tuvo una intervención determinante en la estrategia bélica seguida por EE.UU durante la Segunda Guerra Mundial. Como secretario de Estado del presidente Truman organizó el plan económico de ayuda a Europa que lleva su nombre. Durante la guerra de Corea fue nombrado secretario de Defensa. Premio Nobel de la paz en 1953. McKinley, William: Político estadounidense. (1843-1901). Diputado del Congreso por el Partido Republicano; después de desempeñar por dos veces el gobierno de Ohio, fue elegido presidente de la República. Los acontecimientos principales de su gobierno fueron la guerra contra España, la anexión de las islas Hawai y el establecimiento definitivo de la administración de Samoa. Reelegido presidente en 1900, fue asesinado por un anarquista. Mitscher, Marc A.: (1887-1947) Almirante de EE.UU. Egresado de Annápolis en 1910. Después de permanecer embarcado cinco años, paso a la base de Pensacola y obtuvo el título de aviador naval. En 1919 tomó parte como piloto naval en el primer vuelo transatlántico efectuado por la U.S.Navy. En 1940 se le puso al mandó del nuevo portaaviones Hornet, desde cuya cubierta de vuelo despegaron los aviones que llevaron a cabo el primer ataque aéreo al Japón el 18/04/1942 bajo el mando del Mayor General James Doolittle. Intervino en el combate de Midway con su portaaviones y luego asumió el mando de las Fuerzas Aéreas en los ataques a las islas Salomón. En 1944 se le dió el mando de la ―Task Force 58‖, que inició con el desembarco en las islas Marshall, y luego, islas Truk, Carolinas, Marianas, Palau, etc; al terminar la guerra se le nombró Subjefe de Operaciones navales y aéreas. Desde 1944 era Vicealmirante y en 1946 fue ascendido a Almirante, al mando de la VIII Flota.

334

Molotov, Vlacestav: (1890-¿). Se afilió al Partido Comunista en 1906. Fue cofundador del periódico ―Pravda‖. En 1926 pasó a formar parte del ―Politburó‖, siendo uno de los confidentes de Stalin. En 1939 sucedió a Litvinov en el Ministerio de Asuntos Exteriores y fue el encargado de negociar el pacto con Hitler que decidió la suerte de Polonia, cubriendo de paso las espaldas al Reich, lo que permitió al Fuhrer iniciar tranquilo la guerra. Fue cesado como Ministro de Asuntos Exteriores en 1956 y al final de junio de 1957 se le retiraron todos sus otros cargos, pasando a Mongolia en calidad de Embajador. Monroe, James: Político estadounidense (1751 – 1831). Se distinguió como militar durante la guerra de la independencia de su país. Ocupó, entre otros, los cargos de senador, gobernador de Virginia, en tres ocasiones, Secretario de Estado y de Guerra. Fue uno de los encargados de negociar con Francia la compra de Louisiana y adquirió de España la Florida. Presidente de la República durante los periodos 1817-21 y 1821-25, reconoció a los nuevos países independientes americanos. Es conocido por su teoría sobre política exterior, ―doctrina Monroe‖, en la que rechazaba toda intervención de Europa en los asuntos del continente americano. Mubarak, Muhammad Hosni: Militar y político egipcio, nacido en 1928. Ocupó la jefatura del ejército del aire entre 1972 y 1975. Ese último año fue nombrado vicepresidente del gobierno con Anuar el-Sadat; segundo jefe del Partido Nacional Democrático, tras el asesinato de Sadat, asumió la presidencia y la jefatura del gobierno. Procuró sacar a su país del aislamiento derivado de los acuerdos de paz alcanzados con Israel y recuperar su peso político en Oriente Medio. Ha sido en varias oportunidades hasta el presente. Mussolini, Benito: Político italiano, (1883-1945). Hijo de un herrero, se hizo maestro. Se consideraba así mismo anarquista y en 1902 huyó a Suiza para eludir el servicio militar, después de que su padre fuera detenido por actividades subversivas. Al regresar a Italia volvió a ejercer de maestro. Militante socialista desde 1900, fué nombrado redactor jefe del periódico ―Avanti‖, órgano del Partido. Desde allí hizo campaña contra la guerra en Libia y a favor de la neutralidad italiana (1914). A continuación fundó ―Il Popolo d´Italia‖ y desde él, apoyó, por el contrario, la intervención junto a los aliados y contra Austria; esa postura le hizo ser expulsado del partido socialista y le animaría a formar en 1915, los ―Fascios de Acción Revolucionaria‖. Ese año partiría al frente de batalla, para regresar herido y transformado en sus ideas. En 1917 fundó los ―Fasci di Combattimento‖ con un programa en el que el nacionalismo más extremista se conjugaba con la demagogia. Elegido diputado por Milán, transformó el movimiento en ―Partido Fascista‖. Después de la ―Marcha sobre Roma‖, el Rey le confiaría el gobierno del país y el Parlamento plenos poderes. Intervino en la guerra civil española a favor de Franco y, realizó un acercamiento a Hitler, que concluyó con la firma del pacto de Acero e involucrando a Italia en la Segunda Guerra Mundial. En 1943, empezando a ser invadida Italia por los aliados, se provoca su caída y encarcelado por orden del Rey, y liberado por paracaidistas alemanes, intentó formar un gobierno en el norte de Italia, bajo la protección de Alemania. Finalmente, cuando huía, fué descubierto y ejecutado por los ―partisanos‖ (guerrilleros italianos, en lucha contra los alemanes). Nagumo, Chuichi: (1887-1944). Almirante japonés. Ingresó en la Escuela Naval y al egresar, se convirtió en especialista en torpedos. Recibe el mandó de un destructor en 1917 y al año siguiente ingresó en la Escuela de Guerra Naval, egresando entre los diez primeros de su promoción, en 1920. Viaja a Europa y EE.UU como parte de sus estudios navales y a su regreso toma el mando de un crucero ligero. En 1934 el de un acorazado, siendo contralmirante 1935. Para 1939 es Comandante y Jefe de la 3ª División de acorazados y ascendido a vicealmirante. Dirigió el ataque a Pearl Harbour; después opera en el Océano Indico y más tarde es derrotado en Midway, siendo apartado de mandó naval. En 1944 se le encomendó la defensa de la isla Saipán, donde murió. Napoleón III. Bonaparte, Carlos Luís Napoleón: (1808 – 1873). Hijo de Luís Bonaparte y sobrino de Napoleón I, fue considerado a la muerte de Napoleón II, el jefe del partido bonapartista. Tras el fracaso de la conspiración de Estrasburgo contra la monarquía, se exilió en Brasil, EE.UU. e Inglaterra. A su vuelta a Francia tras la revolución de 1848, fue elegido miembro de la Asamblea constituyente y, meses más tarde presidente de

335

la II República. Dio un golpe de Estado y se proclamó emperador, caracterizándose por una política reaccionaria. En 1853 contrajo matrimonio con la española Eugenia de Montijo, de la que tuvo un hijo. Su gobierno se caracterizó por un intento de renovación de las instituciones y la economía del país. En política exterior, participó con Inglaterra en la guerra de Crimea contra Rusia, se apoderó de Cochinchina y ayudó a la liberación de Italia. La desafortunada intervención en México y la declaración de la guerra a Prusia, con motivo de la sucesión de España – que acabó con la derrota de Sedán y el encarcelamiento del emperador en un castillo – motivó su destitución por la Asamblea, tras lo cual Napoleón III se exilió en Inglaterra. Napoleón, Bonaparte: Oficial de artillería. Mostró su capacidad militar en el periodo de la Revolución Francesa, en Italia. Se le encomendó el mando de una expedición a Egipto. A su regreso, dio un golpe de Estado y fue nombrado Primer Cónsul. Derrotó a los austriacos en Italia. En 1804 se le nombró Emperador e hizo frente a una coalición de soberanos europeos, logrando grandes victorias; empezó su declive al intentar sostenerse militarmente en España y con un fracaso en su campaña contra Rusia. Abdicó y se retiró a la isla de Elba, de donde volvió y recuperó el poder, hasta quedar derrotado definitivamente en Waterloo (1815); apresado por los ingleses, fue confinado en la Isla de Santa Elena, en el Atlántico Sur, donde murió, posiblemente envenenado. Nasser, Gamal, Abdel: Político y militar egipcio (1918-1970). Se distinguió en la guerra con Israel (1948), dirigió el golpe de Estado que derrocó al rey Faruk (1952) y asumió la presidencia del gobierno, mientras Naguib se hacía cargo de la República. De 1954 a 1956 fue primer ministro y gobernador militar de Egipto y, derrocado Naguib (1954), le sucedió en su cargo al frente de la República (1956-58). Nacionalizó el canal de Suez; intentó, sin conseguirlo, la federación con países vecinos; estrechó las relaciones con la URSS; construyó la presa de Assuan, pilar fundamental para la economía egipcia, y fue derrocado por Israel en la guerra de los Seis Días (1967). Nehru, Pandit Jawaharlal: Político Indio (1889-1964). Perteneciente a una de las más ricas y poderosas familias de la India, estudió en Inglaterra y viajó por París, Berlín y Noruega. De regreso a la India, en 1916 conoció a Gandhi y en 1921 se adhirió al movimiento de éste en la lucha por la independencia del pueblo indio, para el que deseaba un régimen socialista. Fue elegido jefe del Congreso Indio y tras la consecución de la independencia, asumió la jefatura del gobierno independiente hasta su muerte. Intentó guardar equilibrio entre las potencias occidentales, por una parte, y la URSS y los países de su influencia, por otra. Nicolás II: (1868-1918): Hijo y sucesor de Alejandro III. Defensor de los principios autocráticos, continuó la política absolutista de su padre. Tras la guerra con Japón (1904-05), que costó al imperio ruso la perdida de Manchuria y la renuncia a la posesión de Corea, aumentó el malestar interior y se vio obligado a realizar ciertas reformas constitucionales. En la Primera Guerra Mundial luchó junto con Francia y el Reino Unido contra Alemania. Ante las graves pérdidas que sufrió el país, la mayor parte de los sectores sociales, le retiraron su apoyo. Al estallar la Revolución de 1917, abdicó y se retiró a Crimea, pero fue preso y conducido a Yekaterinburgo, donde fue asesinado junto con su familia. Nimitz, Chester W.: Almirante norteamericano. (1885-1966). En 1939 hasta diciembre de1941, Jefe de la sección de Navegación en la Secretaría de Marina. Desde el inicio de 1942 a octubre de 1945, Comandante Supremo de las Fuerzas Navales Aliadas en el Pacífico. El 2 de septiembre de 1945 firmó por parte americana, junto con el General MacArthur, a bordo del acorazado Missouri, el acta de capitulación del Japón. Al iniciarse la paz y hasta 1948, fué el Comandante Supremo de las Fuerzas Navales de los EE.UU. Nishimura, Shoji: Almirante japonés. Había logrado fama en la batalla del ―Mar de Java‖, al mando de la 4ª Flotilla de destructores. En la batalla de Leyte, y con el grado de vicealmirante, habiendo perdido el factor sorpresa, incomprensiblemente prosigue con sus barcos una marcha suicida, siendo completamente derrotado y perdiendo la vida.

336

Nixon, Richard Milhous: Político estadounidense (1913-1994). Abogado de profesión, sirvió en la Marina, fue elegido diputado por el Partido Republicano, senador y vicepresidente durante los dos mandatos de Eisenhower. Candidato a la presidencia, resultó vencido por el demócrata Kennedy. Presidente de la nación desde 1968 a 1974, durante sus mandatos estableció relaciones diplomáticas con la China comunista, negoció tratado de reducción de armamentos con la URSS y negoció el final de la guerra de Vietnam. No terminó su segundo mandato, ya que se vió obligado a dimitir, debido a su implicación en el llamado caso Watergat. Noé: Patriarca bíblico, hijo Lamec y padre de Sem, Cam y Jafet. Construyó por mandato de Dios un arca, en la que se guarecieron durante el diluvio universal él, su familia y ciertos números de animales de todas las especies. Al cesar la lluvia, el arca se posó sobre el monte Ararat, desde donde los animales se dispersaron de nuevo sobre la tierra. Ozawa, Jisaburo: (1886-1966). Almirante japonés. Formado en la Escuela Naval Imperial en 1909. En 1936 era contralmirante, al año siguiente fue nombrado Jefe de Estado Mayor de la ―Flota Combinada‖ y en 1940 fue promovido a vicealmirante y Director de la Escuela Naval. Gran entusiasta de la aviación en la Marina, y respetado como uno de los mejores comandantes navales del Japón. Después de Pearl Harbour fue designado para comandar las operaciones navales en el Mar Meridional de China, participando en la invasión de Java y Sumatra. Se sacrifico con su Flota en la batalla de Leyte. Peel, Roberts: Político británico (1788-1850). Desempeñó los cargos de secretario para Irlanda y ministro de Interior. Ocupó la presidencia del Consejo de Ministro y en 1841 se hizo cargo de la Presidencia; durante su mandato, emprendió una política librecambista. Pepys, Samuel: Escritor británico (1633-1703). Presidente de la Royal Society, se vió implicado injustamente en el complot del duque de York, por lo que sufrió 8 años de prisión. Redactó en clave un ―Diario‖ de notable valor histórico que John Smith descifró y publicó parcialmente en 1825, y cuya primera edición completa es data de 1893. Pérez, de Cuéllar, Javier: Político peruano, nacido en 1919. Fue secretario general de la ONU (1981-91). En 1987 recibió el premio Príncipe de Asturias de Cooperación Iberoamericana. En 1995 fue derrotado por Alberto Fujimori en las elecciones presidenciales. Fue primer ministro de 2000 a 2001. Perry, Matthew Calbraith: Comodoro de la Armada de los Estados Unidos. Tomó parte en la guerra contra Inglaterra, en 1812. Veintitrés años después mandaba la escuadra del Golfo de México y en 1852 en una expedición a China y Japón, firmaba con el Gobierno japonés – que se sintió presionado por los cañones de Perry- la apertura de dos puertos japoneses a los barcos americanos. Platt, Orville Hitchcock: Jurisconsulto y político estadounidense (1827-1905). Fue diputado y senador por espacio casi de medio siglo. Presentó al Senado de EE.UU la remienda por la que se regularon las relaciones político-internacionales entre Cuba y EE.UU hasta 1936, año en que fue abolida. Poseidón: Dios del mar y del elemento líquido. Hijo de Crono y Rea. Al producirse el reparto del mundo entre los tres hijos de Crono, le tocó en suerte el imperio del mar. Su morada habitual era un palacio de oro en las profundidades del mar Egeo. Se desplazaba sobre las olas en un carro tirado por unos animales mitad corceles, mitad serpientes; escoltado por un cortejo de peces, delfines y divinidades marinas: las hermosas nereidas y los tritones, seres con la parte superior humana y la inferior de pez. Los romanos lo asimilaron a su Neptuno. Quezón Molina, Manuel Luís: Político filipino (1878-1944). Fue miembro residente filipino en el Congreso de EE.UU, en el que solicitó la independencia para su país (1910). Convertido en líder del nacionalismo filipino en 1934, realizó junto a Aguinaldo, un viaje a EE.UU, en el que obtuvo el derecho a constituirse como república autónoma y la promesa de la concesión de la independencia doce años después. Aprobada la Constitución en 1935, fue elegido presidente de la República. Como consecuencia de la ocupación del archipiélago por lo japoneses, hubo de emigrar y murió en el destierro.

337

Rabin, Isaac: Político y militar israelí (1922-1995). Jefe del Estado Mayor durante la Tercera Guerra ÁrabeIsraelí (1967); fue primer ministro (1974-77). Como miembro del Partido Laborista, ocupó la cartera de Defensa (1984). Nuevamente primer ministro en 1992, negoció con la OLP la instauración de una autonomía palestina en Gaza y Cisjordania. En 1994 recibió los premios Nobel de la paz, compartido con Arafat y con Simón Péres, y junto al propio Arafat, el Príncipe de Asturias de Cooperación Internacional. Firmó en 1994 la paz con Hussein de Jordania y se esforzó por reanudar las negociaciones con Siria para la devolución parcial de los Altos del Golán. Murió asesinado en el transcurso de una manifestación. Raeder, Erich: Almirante Alemán, (1876-1960). En mayo de 1935 era Gran Almirante y Jefe de las Fuerzas Navales. Gran estratega en combate de superficie. En enero de 1943, por diferencias con Hitler, perdió su puesto en beneficio de Dönitz y pasó a desempeñar el cargo de Inspector de Marina. Acusado de crímenes de guerra fué condenado por el tribunal de Nuremberg a prisión perpetua y en 1955 se le liberó por razones de salud. Reagan, Ronald: Político estadounidense, nacido en 1911. Inició su carrera como actor de cine en 1937 y hasta 1964 intervino en unos cincuentas filmes encarnando principalmente papeles de galán secundario. Entre 1947-53 fue presidente del sindicato de actores. Posteriormente resultó elegido gobernador del Estado de California y presidente de EE.UU (1980-88). Tras sufrir un atentado al principio de su mandato, instauró una línea de dureza frente a los enemigos de su país, fundamentalmente Libia (bombardeo de Trípoli y Bengasi en 1986), la URSS y los países de su orbita de influencia. Implantó una política económica neoliberal, basada en el aumento del gasto público, a costa del incremento del déficit presupuestario, compensada con la subida de los tipos de interés y el descenso de las prestaciones sociales, que permitió un crecimiento económico de la nación a costa del empobrecimiento de las capas sociales más desfavorecidas. En 1989 fue sustituido en la presidencia por George Bush. Reza Pahlevi, Muhammad: Sha de Persia (1919-1980). En 1926 fue proclamado heredero al trono, que ocupó oficialmente a partir de 1941. Se apoyo en Occidente para la explotación del petróleo iraní. El fracaso de un golpe de Estado de la Guardia Real, le obligó a abandonar el país (1953) pero la intervención de parte del ejército, le reintegró al trono. Se coronó ―Sha‖ de Persia, junto con su esposa Farah Diba en 1967. La grave crisis político-económica dentro del país dio origen, desde 1977, a sucesivos conflictos y a una insurrección popular dirigida por la oposición religiosa. El Sha abandonó Teherán en 1979. Murió exiliado en el Cairo. Robespierre, Maximilien de: Llamado el ―Incorruptible‖. Político francés (1758-1794). Ejercía la abogacía en Arrás cuando sus conciudadanos le eligieron para que les representase en los Estados Generales de 1789. Representante de París en la Convención Nacional, adquirió una inmensa popularidad, que le permitió derrotar a los girondinos, que le acusaban de aspirar a la dictadura. Fue el alma de las insurrecciones que dieron el triunfo al partido de la Montaña, y después de las ejecuciones de los hebertistas y de los dantonistas, fue el único jefe del gobierno revolucionario. Vencido, por último, por una coalición de los restos de todos los partidos, fue guillotinado. Rommel, Erwin: Militar Alemán. (1891-1944). Condecorado durante la Primera Guerra Mundial con los más altos méritos. Jefe del Cuartel General del Führer. En la invasión a Francia mandaba la 7ª División Acorazada, siendo la punta de lanza del ataque alemán. En 1941 Jefe del célebre ―Áfrika Korps‖. Desde enero de 1944 hasta que cayó herido en julio de ese año, Jefe del Grupo de Ejércitos B en Francia. Siempre gozó de una gran fama, incluso en el campo enemigo. Por haber participado en la conspiración del 20 de julio contra Hitler, se le obligó a que se suicidara. Roosevelt, Franklin Delano: Político Estadounidense. (1882-1945). Miembro del Partido Demócrata, comenzó su carrera política en 1910 como Senador y fue Subsecretario de Marina de 1913 a 1920. Resultó elegido Presidente de la nación en las elecciones de 1932, cargo que renovó por tres veces consecutivas (1936, 1940 y 1944). Mediante la aplicación del programa político conocido como ―New Deal‖ sacó a Estados Unidos de la

338

gran depresión económica originada por la crisis de 1929. Fue uno de los grandes artífices de la victoria aliada en la Segunda Guerra Mundial. Roosevelt, Theodore: Político y escritor estadounidense. (1858-1919). Dirigente del ala reformista del Partido Republicano; tomó parte activa en la guerra contra España y entre 1899 – 1900 gobernó el Estado de Nueva York. Vicepresidente con Mac Kinsley en 1900, se encargó de la presidencia al ser éste asesinado (1901). Fue reelegido en 1905 y en 1906 obtuvo el premio Nobel de la Paz, por sus gestiones para finalizar la guerra rusojaponesa. Luchó contra los trusts y protegió los recursos naturales del país. Sadat, Mohamed Anuar El: Político egipcio (1918-1981). Secretario de la Unión Socialista Árabe, ocupó la vicepresidencia de la república y a la muerte de Nasser (1970) asumió a la presidencia con carácter interino, cargo en el que fue confirmado el mismo año. Durante su mandato, reorganizó el país, procuró una relativa democratización y liberación económica, y se orientó hacia EE.UU, tras romper con la URSS. En las elecciones de 1976 fue reelegido para un nuevo período. En 1978 firmó un acuerdo de paz con Israel y, ese mismo año, le fué concebido el premio Nobel de la paz, compartido con el primer ministro Israelí Menahem Begin. En mayo de 1980 fue nombrado presidente vitalicio. Murió en un atentado perpetrado por integristas islámicos. Salomón: Rey de Israel (¿ ? – 932 a.C.). Hijo de David. Hizo levantar el famoso Templo de Jerusalén y alcanzó fama de sabio. La tradición le atribuye ―Los Proverbios‖, ―El Eclesiastés‖, ―El Cantar de los Cantares‖ y ―El Libro de la Sabiduría‖. Santa Cruz, Alonso de: Marino y cosmógrafo español. Formó parte de la expedición de Sebastián Caboto. Autor del ―Libro de las longitudes‖ y de un ―Islario general del mundo‖. Sara: Personaje del Antiguo Testamento, de origen acadio. Esposa de Abraham y madre de Isaac. Sarmiento de Gamboa: Fundó una colonia en el Estrecho de Magallanes, que tuvo desastroso fin. Escribió una ―Historia de las Indias‖ y ―Viaje al Estrecho de Magallanes‖. Scheer, Reinhard Karl Frederic: Almirante Alemán. En 1879 ingresó como cadete en la marina de guerra alemana. Años después se distinguió en la expedición al África Oriental por lo que fue condecorado. Fue jefe de las fuerzas de torpederos y mandó un acorazado. Desde 1909 fue jefe de estado mayor de la Escuadra de Alta Mar y de operaciones marítimas en el Cuartel General. Pasó a mandar escuadras de acorazados. En 1916 fue nombrado jefe de la Flota de Alta Mar, batiéndose al frente de ella en la batalla de Jutlandia contra la Gran Flota Inglesa. En el mismo año fue promovido a Almirante y Jefe de Estado Mayor de la Marina alemana. Sebald de Weert: Holandés. Siendo joven encontró empleo como piloto navegante de barcos y con los años ascendió posiciones hasta el grado de Vicealmirante en la Compañía Holandesa de las Indias Occidentales. Conocido por haber avistado, detallando en forma documentada el archipiélago de las islas Malvinas a las que bautizó como ―Sebaldinas‖. Falleció dos años después de esa navegación, en 1602. Selden, John: Jurista y escritor inglés. Interesado en el Oriente y sus culturas. Publicó ―Mare clausum‖, ―De Diis Syriis‖ y ―Tittles of Honor‖. Shamir, Isaac: Político israelí de origen polaco, nacido en 1915. Miembro del Likud ocupó la cartera de Asuntos Exteriores en 1980 y en 1983 fue elegido primer ministro en sustitución de Begin. Tras las elecciones generales de 1984, llegó a un acuerdo con el laborista Peres para formar un gobierno de coalición del que fue primer ministro; en 1990 formó un nuevo gabinete en alianza con los partidos religiosos y la extrema derecha nacionalista. Representó a Israel en la conferencia de paz en Oriente Medio celebrada en Madrid. Tras las elecciones legislativa de 1992, le sustituyó en el cargo el laborista Rabin. Shima, Kiyohide: (1878-1973). Almirante japonés. En el inicio de la guerra comandó la invasión y ocupación de la isla de Tulagi, en las Salomón. Dos años después, en la batalla de Leyte, fue obligado a retirarse. Al fin del conflicto había quedado relegado a comandar una flotilla de buques de patrulla en las aguas metropolitanas de Japón.

339

Spruance, Raymond Ames: (1886-¿). Almirante de EE.UU. Como Alférez de Navío, se especializo en electricidad. Estuvo embarcado en un acorazado y luego, en un crucero. Fue nombrado comandante de un destructor y ayudante del inspector de maquinaria en las construcción del acorazado Pennsylvalnia, donde embarcó al ser entregado el buque a la U.S.Navy. Durante la Primera Guerra Mundial estuvo embarcado en el transporte Agamemnon. Alternó destinos a bordo con otros de carácter técnico en tierra. Para 1939 era Contralmirante. Durante la Segunda Guerra Mundial se le nombró Jefe de una división de cruceros, distinguiéndose en las operaciones de Midway y en los desembarcos en las Gilbert, Marshall y Marianas, protegiendo a las fuerzas encargadas de efectuarlos. Stalin, Josif Djugasvili V.: Político Ruso. (1879-1953). Hijo de un obrero, ingresó con una beca en un seminario. Pronto haría alarde de ideas socialistas que le condujeron a ser expulsado. En 1902 es detenido y deportado a Siberia de donde consiguió evadirse. Tras una nueva detención y nueva evasión entró a formar parte del Comité Central del Partido Bolchevique. Participó en la Revolución de Octubre y al formarse el primer gobierno Bolchevique fue designado Comisario del pueblo para las nacionalidades. Se desató una lucha ideológica entre Stalin y Trotski; Stalin consiguió el triunfo y Trotski fue exiliado. A partir de 1929, Stalin, Secretario General del Comité Central y ostentando el máximo poder, emprende vastas reformas internas y en el exterior práctica una política de paz; después tendrán lugar depuraciones sangrientas y la firma en agosto de 1939, del pacto Germano-Soviético. Cuando Alemania invadió Rusia, Stalin apelará al patriotismo y hará resistir al país en su cruenta lucha contra el invasor, hasta ir revirtiendo la suerte de la guerra a su favor. Al término de la misma, se instaurará una política de ―guerra fría‖ entre el Este y el Oeste. Sukarno, Ahmed: Político indonesio (1901-1970). Nombrado presidente de la República de Indonesia creada por los japoneses en 1942, tras producirse su ocupación de las Indias holandesas, fue uno de los defensores del nacionalismo de su país. En 1949 fue elegido primer presidente de la República de los Estados Unidos de Indonesia. Su gran popularidad le permitió hacerse elegir presidente vitalicio. En 1965 retiró a su país de la ONU por admitir en su seno a la Federación de Malasia. Ese mismo año se produjo un confuso intento de golpe de Estado comunista, tras el cual tuvo que ir cediendo sus poderes al general Suharto, hasta que en 1967 fue desposeído de todos sus títulos y cargos. Thatcher, Margaret: Política británica, nacida en 1925. Diputada conservadora desde 1959, ocupó la cartera de Educación (1970-74). Tras la victoria de los conservadores en las elecciones de febrero de 1979, asumió la jefatura del gobierno; obtuvo la reelección en 1983 y 1987. Durante su mandato adoptó una política de corte neoliberal que propició la privatización de parte de las empresas estatales; rechazó el diálogo con los sindicatos y emprendió reformas en la sanidad y la educación públicas. En el exterior, mantuvo una postura intransigente y belicista que tuvo su principal reflejo en el conflicto de las Malvinas (1982). El resultado adverso de su partido en las elecciones municipales de 1990 le llevó a presentar su dimisión. Tito (Josip Broz o Brozovich, llamado). Político y militar yugoslavo (1892-1980). Trabajador metalúrgico. Hubo de repatriarse a la URSS en 1935 por sus ideas comunistas. Durante la Segunda Guerra Mundial lideró la lucha de guerrillas en su país contra los alemanes. Al final de la misma, se erigió en dictador. Desde 1945 se inicia la disconformidad de Tito con la hegemonía rusa sobre los países comunistas. Orientó su política exterior hacia la consecución de un frente común de países neutrales. En 1971, sin abandonar la Jefatura del Estado, decidió la creación de una presidencia colectiva y en 1974, con la entrada en vigor de las nuevas reformas a la Constitución, fué elegido Presidente vitalicio. Togo, Heihachiro, Conde de: Almirante japonés. De distinguida familia samurai, pronto empezó su carrera en las armas, pues a los dieciséis años de edad ya tomó parte en la defensa de su ciudad, Kagoshima, bombardeada por la escuadra inglesa. En marzo de 1871 pasó Togo a Inglaterra para adquirir los conocimientos necesarios para servir con eficacia en la nueva escuadra imperial y permaneció allí siete años. Declarada la guerra contra

340

China, actuó brillantemente durante la misma. Por su comportamiento fue ascendido a Contralmirante y en 1898 a Vicealmirante. Declarada la guerra con Rusia fue nombrado comandante general de la flota. Durante toda la campaña llevó la iniciativa, que culmino con su victoria en Tsushima. Tojo, Hideki: (1884-1948). Irrumpe en la historia en el momento de acceder al cargo de jefe de Estado Mayor del Ejército de Kuang-tong en 1937. Inmediatamente pasaría a ser director de la aviación militar y en 1940, Ministro de la Guerra. Al año siguiente, como defensor ultranza de la guerra, conocerá sus primeros enfrentamientos con el príncipe Konoye. Tras conseguir que sus ideas triunfasen, fue nombrado Jefe del Gobierno, y ordenó el ataque sobre Pearl Harbour, entregando la dirección del mismo al almirante Yamamoto. La sucesiva derrotas que conocería Japón a partir de 1942 y en especial la pérdida de Saipán, hicieron que Tojo presentara su dimisión en 1944. Dos años mas tarde sería apresado por los estadounidenses. Intentó entonces suicidarse, pero no pudo conseguirlo y fue juzgado como criminal de guerra y condenado a morir en la horca. Su ejecución tuvo lugar en Tokio el 23 de septiembre de 1948. Toyoda: (1884-1957). Almirante japonés. Después de graduarse en la Academia Naval, tuvo importantes destinos en el Estado Mayor de la Flota. En 1938 se le confirió el mandó de la II Flota y al siguiente año ascendió a Almirante. Durante la Segunda Guerra Mundial dirigió el Departamento de Construcciones y después mandó a la flota que fue derrotada en Leyte. Luego fue Jefe del Estado Mayor Naval y organizó a los aviadores suicidas (Kamikazes). Fue el único japonés absuelto de crímenes de guerra por el Tribunal Militar Internacional que actuó en Tokio. Truman, Harry: Político estadounidense. (1884-1972). Senador por Missouri en 1934. Presidente desde 1941 de su propio Comité para el control de la financiación de los gastos bélicos americanos. Candidato Demócrata a la Vicepresidencia. Tras la muerte de Roosevelt, Presidente. Tomó parte en la conferencia de Potsdam en julio de 1945. Ordenó el lanzamiento de las bombas atómicas sobre Japón. Proclamó una doctrina (doctrina Truman) en 1947 para frenar el influjo comunista en el mundo. Fue confirmado en su puesto en 1948 y se retiró en 1952. Túpac Amaru: Último rey inca de Perú (? – 1572). Perteneció a los llamados incas de Vilcabamba; que vivieron ya bajo dominio español. Sucedió a Tito Cusi Yupanqui, y, acusado de rebelión por sublevarse contra los españoles, fue detenido por el capitán García de Loyola y conducido al Cuzco, donde, por orden del virrey Francisco de Toledo, fue ajusticiado en 1572. Se extinguió con él la línea directa de Huayna Cápac y la sucesión legítima de los incas. Turner, Richmond: (1885-1961). Almirante estadounidense. En sus primeros años de servicio comandó destructores y cruceros. En 1941, ya contralmirante, ocupaba el cargo de Director de Planes de Guerra de la Marina, siendo criticado por no haber previsto el ataque a Pearl Harbour, mientras que su oficina preveía que el primer movimiento japonés sería hacia las Filipinas. Luego, ejerció como Jefe del Estado Mayor del Comandante en Jefe de la U.S.Navy, almirante King; más tarde fue enviado al Pacífico, al Comando de la Fuerza Anfibia que desembarcó en Tulagi y Guadalcanal. Se convirtió en especialista en desembarcos anfibios, y como Almirante, dirigió todos los siguientes desembarcos de la campaña contra Japón, estando, por supuesto, designado para dirigir también los que se efectuarían en el propio territorio metropolitano japonés. Al fin de la guerra, sirvió como representante naval de EE.UU en el Comité Militar de las Naciones Unidas, pasando en 1947 a la reserva. Unamuno, Miguel de: Escritor y filósofo español (1864-1936). Figura destacada de la generación del 98, fue catedrático y más tarde rector de la Universidad de Salamanca y miembro de la Real Academia Española desde 1931. Sufrió el destierro en la dictadura de Primo de Rivera. Su filosofía se basa en la concepción de la existencia humana como conflicto permanente entre su tendencia religiosa a la inmortalidad y el poder de la razón que la niega. Entre su extensa y variada obra, mencionaremos ―Del sentimiento trágico de la vida‖, ―La

341

agonía del cristianismo‖, la novela ―Niebla‖, ―La tía Tula‖; en teatro, ―Fedra‖ y en poesía ―Rosario de sonetos líricos‖ y ―Romancero del destierro‖. Vasco da Gama: Navegante portugués (1469-1524). Abrió el camino de las Indias Orientales, después de doblar el Cabo de Buena Esperanza y empezó a establecer el dominio de Portugal en África y la costa Malabar. Camoens lo hizo el protagonista de ―Os Lusiadas‖. Vespucio, Américo: Marino y cosmógrafo italiano (1454-1512). Llegó a España hacia el año 1493. Durante sus viajes a América-nombre puesto en su honor por el cosmógrafo lorenés Martín Waldseemuller a las tierras recién descubiertas-, es posible que descubriese Río de la Plata. Bautizó a Venezuela por haberle recordado a Venecia un poblado indígena de palafitos. Llamó Nuevo Mundo al continente americano, y comprobó que no era Asía, como se creyó al principio. En 1505 se le concedió naturalización en los reinos de Castilla y León. En las relaciones de sus viajes, las escribió con amenidad. Su obra se tradujo a muchos de los principales idiomas y dió fuera de España más celebridad a su nombre que al de Colón. Villamil y Fernández Cueto, Fernando: Capitán de Navío español. Brillante hoja de servicios. Tomo parte en las campañas de Santo Domingo y Filipinas. En 1892, mandando la corbeta ―Nautilus‖ efectuó un viaje de circunnavegación del globo. Fue creador de un tipo de buque rápido, el ―Destructor‖. Se incorporó con una escuadrilla de destructores a su mando, a la escuadra enviada a Cuba, en guerra contra EE.UU. En el combate naval de Santiago de Cuba se lanzó heroicamente al ataque de los cruceros acorazados enemigos, con los destructores ―Plutón‖ y ―Furor‖, pereciendo en la acción. Waldseemüller, Martin: Cosmógrafo lorenés. Publicó en Saint-Die el primer mapa en el que llama América al Nuevo Mundo. Wilson, Thomas Woodrow: Político estadounidense (1856-1924). Miembro del partido Demócrata, fue gobernador del Estado de Nueva Jersey y, en 1912, resultó elegido presidente de la República. Llevó a cabo una importante reforma económica, política y social, basada en puntos como el control federal bancario, el establecimiento de la jornada de ocho horas y del sufragio femenino, etc. Al estallar la Primera Guerra Mundial decidió intervenir en el conflicto a favor de los aliados (1917). Después del armisticio logró hacer aceptar a sus colegas el proyecto de una Liga de Naciones, la cual halló una seria oposición en EE.UU. En 1919 se le otorgó el premio Nobel de la Paz. Abandonó la política en 1920. Yamaguchi, Tamón: (1892-1942). Almirante japonés. Graduado en 1912 y en 1918, como oficial de navegación. Fue destinado como oficial Adjunto de la embajada de Japón en EE.UU y estudió allí desde 1921 a 1923 en la Universidad de Princeton, New Jersey, pero tuvo que interrumpir sus estudios, al tener que regresar a Japón. En 1929 era miembro de la delegación japonesa que participó en la Conferencia Naval de Londres. De 1931 a 1937 estuvo como Agregado Naval en la embajada de Japón en Washington. Después, pasó a comandar la 5ª Flota de la Armada Imperial; con el grado de contralmirante fue designado para tomar el mandó de la 2ª División de portaaviones (buques ―Hiryu‖ y ―Soryu‖). Con ellos estuvo en el ataque a Pearl Harbour y participó en la batalla de Midway, donde falleció, hundiéndose con sus naves. Yamamoto, Isoroku: (1884-1943). Hizo sus primeras armas en la Marina en el curso de la guerra ruso-japonesa en 1905. Como agregado naval en los EE.UU, participó en las conferencias navales de Londres en 1929 y en 1934. Nombrado dos años después viceministro de Marina, al iniciarse la Segunda Guerra Mundial, fue ascendido a Comandante en Jefe de la llamada ―Flota Combinada‖, que concentraba el mayor numero de las grades unidades de combate. Partidario incondicional de los portaaviones, concedería tambien la máxima importancia al entrenamiento de sus tripulaciones. Fue designado para preparar y dirigir el ataque sobre Pearl Harbour, inicio de una serie ininterrumpida de victorias personales. En el curso de la batalla de las islas Salomón, haciendo una inspección a bases y tropas en el área, su avión fue derribado por los americanos, falleciendo.

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful