P. 1
a PEDAGOGIA TOMO I Fundamentación

a PEDAGOGIA TOMO I Fundamentación

|Views: 14.301|Likes:
Publicado porprog_pedagogia3704

More info:

Published by: prog_pedagogia3704 on Apr 06, 2011
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

10/01/2013

pdf

text

original

La construcción del concepto de pedagogía como profesión requiere de reflexión y análisis
sobre lo que ha sido la relación con el contexto sociocultural e institucional en el que se ha
desarrollado históricamente y su proyección hacia el futuro.

En términos generales, se entiende a la profesión como un conjunto de prácticas y saberes
especializados. Estas prácticas se realizan con una intención cuyo contenido se inscribe en un
fin muy particular: intervenir en un contexto específico para satisfacer y solucionar
necesidades que se plantean en la sociedad. Históricamente los seres humanos siempre han
realizado prácticas con este fin, pero no siempre han existido las profesiones. Para que cada
una de esas prácticas pueda ser reconocida como profesión es necesario que pase por un
proceso de institucionalización.

La institucionalización de las profesiones es un proceso en el cual los gremios comienzan a
definir reglamentos y mecanismos de ingreso, permanencia y formas de ejercer las
actividades propias de su profesión mediante su incorporación a las universidades como
medida de control de saberes y del ejercicio de las llamadas prácticas profesionales. En este
proceso de institucionalización, a la profesión se le añade un saber certificado que la respalda,
así como habilidades y estrategias metodológicas y técnico-instrumentales orientadas por
valores que se promueven en el seno de las universidades donde se forman los profesionales.

En el desarrollo de las profesiones, las responsabilidades sociales que se asumen en la toma
de decisiones para la solución de problemas, implican la puesta en práctica de valores
asumidos desde la profesión, que orientan las relaciones entre los miembros de una disciplina,

17

entre los de varias disciplinas y entre éstas y la sociedad; los valores también cumplen otras
funciones, a saber, el fortalecimiento de la identidad profesional y la legitimación social.

Es preciso hacer notar que los valores profesionales están dimensionados por lo social y lo
cultural del contexto en que se encuentran inmersas las instituciones de educación superior,
determinando el campo de las prácticas profesionales. A pesar de la relación dialéctica entre
universidad y contexto, cada institución asume un compromiso propio en función de su
filosofía y desde la cual delinea la vida de cada profesión.

Así, tenemos que una profesión es un conjunto de prácticas humanas, legitimadas social e
institucionalmente, que tienen como fin la solución de problemas. Podemos decir, de acuerdo
con esto, que la pedagogía como profesión, y en su desarrollo histórico en el país, es un
conjunto de prácticas sustentadas en saberes teóricos y metodológicos especializados sobre el
fenómeno educativo.

La pedagogía como profesión se ha transformando continuamente y diversificado con el
crecimiento de la población y las demandas del campo profesional tanto formal, como no
formal; todo esto ha llevado a la creación de distintos proyectos para la formación del
pedagogo con diferentes enfoques y perfiles de la profesión pedagógica en instituciones
públicas y privadas.

Se ha visto que el desarrollo de la pedagogía como profesión, ha sido gradual; además, a la
par del desarrollo de otras profesiones que han influido significativamente en la educación.
Frente a esto, afirmamos que el campo de acción y las prácticas, a partir de las cuales se
define la dimensión profesional de la pedagogía, no corresponden a lo educativo sino a lo
pedagógico: lo educativo es inherente a la historia de la humanidad con o sin pedagogía; en
cambio, la pedagogía, como práctica y como saber, se ha construido deliberadamente con el
fin de intervenir en el fenómeno educativo desde una perspectiva teórico-práctica que
reconoce las distintas dimensiones de lo educativo, con sustento en estrategias metodológicas
y habilidades técnico-instrumentales especializadas.

Desde este punto de vista, se plantea una relación dialéctica entre el fenómeno educativo y la
pedagogía como profesión. El fenómeno educativo condiciona, pero no traza
determinantemente el campo ni las prácticas profesionales. Se ha visto que el desarrollo de la
pedagogía como profesión está estrechamente vinculado con las necesidades educativas que
hay de una época a otra y que a la par del reconocimiento de esas necesidades se han
desarrollado las dimensiones axiológicas, teleológicas y epistemológicas relacionadas a las
prácticas y saberes pedagógicos en los espacios académicos.

En el análisis histórico de las prácticas profesionales, se han distinguido tres tipos:
emergentes, decadentes y dominantes. Las emergentes son aquellas prácticas que se realizan
en momentos muy particulares de la historia de las profesiones en relación con las
necesidades de su entorno y pueden desaparecer o bien alcanzar el grado de dominantes, en
este caso, podría decirse que se hallan en un proceso de reconocimiento. Las decadentes son
las que han dejado de realizarse, pero que siguen latentes y pueden reaparecer. Por último, las
dominantes son todas las prácticas consolidadas y reconocidas por los profesionales y
algunos sectores de la sociedad, en cuanto la frecuencia de su demanda. En este sentido,
también para la pedagogía se pueden distinguir tres tipos de prácticas: dominantes,
emergentes y decadentes.

A lo largo de la historia de la profesión, las prácticas y espacios para los pedagogos se han
diversificado. Actualmente, los pedagogos incursionan en espacios que trascienden la escuela

18

como ámbito formal de la educación. Así, es frecuente la participación del profesional de la
pedagogía en procesos educativos a nivel comunitario, en la preparación para el trabajo, en la
educación continua, la formación ciudadana, la educación ambiental, etc.

Ahora bien, la relación entre el fenómeno educativo y la pedagogía como profesión, tal como
se comprende en este espacio, se reconoce que cualquier fenómeno educativo está
impregnado por un complejo cúmulo de caracteres culturales, sociales, políticos-ideológicos
y económicos; y que un avance en el proceso de institucionalización de la pedagogía requiere
tanto de la construcción y reconstrucción de una identidad profesional, como del esfuerzo en
el desarrollo epistemológico de la pedagogía. Todo ello involucra, además de la coexistencia
de modos diversos de acercarse a la realidad, actuar en ella y construir conocimientos con
proyecciones científicas, académicas e institucionales específicas. En estos casos existe una
dimensión histórica con la cual la pedagogía se encuentra en un constante movimiento que la
obliga a revisar cada momento su naturaleza como profesión.

You're Reading a Free Preview

Descarga
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->