Está en la página 1de 7

CONCEPTUALIZACIÓN DE EVALUACIÓN INTEGRAL

La evaluación del aprendizaje es el conjunto de herramientas que como


docentes debemos tener para poder calificar cuantitativa y
cualitativamente a nuestros estudiantes. Además es la evidencia del
proceso de aprendizaje adquirido por el educando, cumpliendo con su
objetivo final.

La evaluación educativa, es un proceso de indagación o búsqueda formal


dirigido a fundamentar la toma de decisiones educacionales a partir de
herramientas de mejoramiento como lo son: el diagnostico acerca de la
realidad observada, la valoración en conformidad con las metas
propuestas y la determinación de los factores que inciden en el
fundamento de la toma de decisiones, dichas herramientas deben tener
un proceso continuo y permanente para así alcanzar el fin que es
entregar un servicio educacional de calidad.

La evaluación del aprendizaje se refiere al proceso sistemático y


continuo mediante el cual se determina el grado en que se están
logrando los objetivos de aprendizaje. Dicho proceso tiene una función
primordial dentro del proceso de enseñanza-aprendizaje, pues por
medio de ella se retroalimenta dicho proceso. Además implica
descripciones cuantitativas y cualitativas de la conducta del alumno, la
interpretación de dichas descripciones y por último la formulación de
juicios de valor basados en la interpretación de las descripciones. Por lo
tanto, la evaluación formativa busca una valoración continua y
permanente de las características y rendimiento académicos del
estudiante en su proceso de formación.

Para ello, se tienen en cuenta varios aspectos al momento de evaluar


como son:
 El ámbito cognitivo, la adquisición de conocimientos, de habilidades
y las aptitudes intelectuales: el saber y el saber hacer.
 El ámbito afectivo, el desarrollo de actitudes en relación al
contenido pedagógico, con relación al grupo: el saber ser, ver,
sentir y reaccionar.
 El ámbito psicomotriz, en el enriquecimiento de las conductas
motoras: las habilidades motoras.
 El ámbito social, en el relacionamiento permanente en todos los
niveles: cooperar y competir

El desempeño de nuestros alumnos se evalúa de forma:

Continua: porque se realiza en varias fases, utilizando estrategias de


aprendizaje variadas.

Integral: toma en cuenta los rasgos relevantes de la personalidad del


alumno, el rendimiento y los factores que intervienen en el proceso de
aprendizaje.

Cooperativo: porque permite la participación de todos los que


intervienen en el proceso educativo: Coordinador, Tutor, profesor,
orientador.
En normas: cuando el docente emite su juicio acerca de lo evaluado,
ubicándose y esperando que ocurra dentro de la curva normal.

En criterios: en esta el docente juzga basándose en criterios, se evalúa


según cumpla o no con los criterios establecidos.

De la misma manera, la evaluación puede ser:

Diagnostica: En este punto de la evaluación, se determina la situación


del educando antes de iniciar el proceso.

Formativa: Consiste en la apreciación continua y permanente de las


características y rendimiento académico del estudiante, a través de un
seguimiento durante todo su proceso de formación.

Sumativa: Se busca la valoración, se verifica la obtención o no de los


objetivos planeados y de su valoración depende la toma de decisiones,
tales como la aprobación o no de un curso, etc.

La evaluación debe considerar para el alcance de sus objetivos, dos


áreas fundamentales: el área del dominio profesional y el área del
comportamiento.
LOGROS E INDICADORES DE LOGROS

Los logros e indicadores de logros son herramientas para clarificar y


definir, de forma más precisa, objetivos e impactos, además son
medidas verificables de cambio o resultado diseñadas para contar con
un estándar contra el cual evaluar, estimar o demostrar el progreso con
respecto a metas establecidas.

Los Indicadores pueden ser medidas, números, hechos, opiniones o


percepciones que señalen condiciones o situaciones específicas y
deberán reflejarse adecuadamente la naturaleza, peculiaridades y nexos
de los procesos que se originan en la actividad educativa y
caracterizarse por ser estables y comprensibles, por tanto, no es
suficiente con uno solo de ellos para medir la gestión de la educación
(área del saber) sino que se impone la necesidad de considerar los
sistemas de indicadores, es decir, un conjunto interrelacionado de ellos
que abarque la mayor cantidad posible de magnitudes a medir.

COMPETENCIAS

Las competencias es la capacidad de responder a demandas complejas y


llevar a cabo tareas diversas de forma adecuada. Supone una
combinación de habilidades prácticas, conocimientos, motivaciones,
valores éticos, actitudes, emociones y otros componentes sociales que
actúan conjuntamente para lograr una acción eficaz. Las competencias
clave son aquellas en las que se sustentan la realización personal, la
inclusión social, la ciudadanía activa y el empleo.

Las necesidades y demandas educativas requieren de un enfoque


innovador e integral que contemple el desarrollo de habilidades para
construir competencias. Resulta necesario ubicar el conocimiento,
recuperarlo, transformarlo y relacionarlo con los conocimientos que ya
se poseen para crear o desempeñar una actividad de manera eficiente y
efectiva.

ESTÁNDARES CURRICULARES

Un estándar en educación especifica lo mínimo que el estudiante debe


saber y ser capaz de hacer para el ejercicio de la ciudadanía, el trabajo
y la realización personal. El estándar es una meta y una medida; es una
descripción de lo que el estudiante debe lograr en una determinada
área, grado o nivel; expresa lo que debe hacerse y lo bien que debe
hacerse.

Entre sus principios encontramos: El mejoramiento de la calidad de la


educación debe partir del supuesto de que todos los niños y las niñas
pueden aprender con niveles muy altos de logros o resultados. El solo
hecho de elevar las expectativas de aprendizaje, puede mejorar el
desempeño de los estudiantes.
La necesidad de garantizar la equidad. Los estándares son el marco a
partir del cual las instituciones escolares, las autoridades educativas
locales o regionales y el nivel central, representado por el Ministerio o
las Secretarías de Educación, deben organizar y definir sus planes,
programas y actividades en función de lograr que todos los estudiantes
aprendan lo que tienen que aprender, con alto nivel de calidad.

Los Estándares, son el punto de partida para que las instituciones


escolares, los municipios, las localidades y regiones definan su propio
marco de trabajo curricular. Aseguran que todas las escuelas ofrezcan
educación similar y de alta calidad, lo que permite la igualdad de
oportunidades educativas para todos los estudiantes. Además Son la
base para diseñar estrategias y programas de formación y capacitación
de docentes, a partir de criterios y expectativas compartidas.

Por lo tanto, permiten especificar requisitos para la promoción a grados


y niveles siguientes, así como para la graduación a la finalización de la
educación básica o media.

Se trata, entonces, de tematizar cada una de estas concepciones que


subyacen en el momento de pensar la educación para apropiarnos de
elementos de juicio que nos permitan aportar a la actual coyuntura
educativa de modo que la escuela contribuya no sólo cognoscitivamente
sino también social y afectivamente.

Teniendo en cuenta que los conceptos hacen referencia a lo que el


estudiante debe saber, las competencias lo que debe saber hacer; la
noción logro hace referencia al nivel que los estudiantes alcanzan en una
determinada área. Frente a la autonomía escolar los estándares
curriculares son autónomas para elegir enfoques y estrategias
pedagógicas, así como para selecciona las temáticas que mejor se
adecuen a las exigencias y expectativas de los distintos contextos en
que se desarrolla la acción.