P. 1
Conclusiones del "Seminario Secuestro y Extorsión: Delitos sin Fronteras"

Conclusiones del "Seminario Secuestro y Extorsión: Delitos sin Fronteras"

|Views: 1.887|Likes:
La inocultable realidad es que mientras en Colombia disminuyen los secuestros, en Venezuela se incrementa el número de casos y el delito se adentra en nuestro territorio hasta abarcar zonas urbanas.


La inocultable realidad es que mientras en Colombia disminuyen los secuestros, en Venezuela se incrementa el número de casos y el delito se adentra en nuestro territorio hasta abarcar zonas urbanas.


More info:

Categories:Types, Research
Published by: Incosec Investigaciones Seguridad Ciudadana on Apr 04, 2011
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF or read online from Scribd
See more
See less

05/03/2013

pdf

CONCLUSIONES Mesa de Moderación1

La inocultable realidad es que mientras en Colombia disminuyen los secuestros, en Venezuela se incrementa el número de casos y el delito se adentra en nuestro territorio hasta abarcar zonas urbanas.

1

La Mesa de Moderación estuvo integrada por los Dres. Lola Aniyar de Castro, Luis Cedeño y Mónica Fernández, quien consignó las conclusiones del Seminario.

Las características del secuestro y la extorsión

El secuestro es una grave violación de Derechos Humanos. Es un delito pluriofensivo, de tracto sucesivo, un acto terrorista, según lo han calificado las organizaciones internacionales.

La extorsión también es un delito pluriofensivo, que no requiere del rapto o privación de libertad, pero que afecta múltiples derechos y no sólo el patrimonial. En la extorsión hay amenaza, coacción; constituye un acto de dominación.

El secuestro es un delito transnacional y la frontera es perfecta para formar una guardia estratégica. Por eso, necesitamos que esa línea imaginaria, que es la frontera, no exista para las autoridades.

Las organizaciones de secuestro son estructuras complejas, con tecnología criminal, que va pasando de generación en generación. Son manejadas por verdaderos expertos.

Desarrollo y evolución del secuestro y la extorsión

La evolución del delito en Latinoamérica es similar a la ocurrida en México: macro secuestros, secuestros de empresarios importantes, de montos medianos, de montos bajos, con modos de operación extraordinario, Express y Virtuales o llamadas de extorsión.

Por eso, se dice que a pesar de las diferentes modalidades y pequeños detalles que pueden llegar a variar, la ocurrencia de un delito en un país o en otro, así como la estructura básica delictiva, vienen repitiéndose, como en el caso de las mafias u otros delitos, inclusive, como el hurto y la violencia intrafamiliar. En todos

2

los países se encuentran estructuras similares, pero con características propias que las diferencian, pero no de una manera estructural.

La delincuencia, como cualquier actividad humana, al encontrar que hay una actividad productiva o que da resultados, la repite.

Factores que potencian la comisión del delito

La legislación limitada, la falta de continuidad de los programas de prevención y represión, la existencia de bases de datos subutilizadas, la falta de coordinación entre órganos de Justicia y la consecuente carencia de confianza de la ciudadanía en sus autoridades, son la causa de la incidencia creciente de secuestros.

Efectos de los delitos de secuestro y extorsión

No se debe minimizar el daño patrimonial que produce el secuestro, pues atenta verdaderamente contra el progreso económico individual y nacional, pues condena a la ruina a las víctimas y sus familiares.

Tampoco puede minimizarse el impacto político del delito de secuestro, pues al final pone en peligro, incluso, el principio de autodeterminación de los pueblos. La independencia política se ve afectada, por ejemplo, forzando al despeje de extensiones territoriales.

Las consecuencias del delito son económicas, psicológicas y sociales. En lo económico, la delincuencia afecta en 15 puntos el producto interno bruto del país, despoja de todo su patrimonio a empresarios, productores, trabajadores y familias, además de torcer los objetivos de paz y progreso que se plantean las sociedades.

3

Errores en la lucha contra el secuestro y la extorsión

Las reformas legales y las dotaciones policiales son inefectivas en la lucha contra este delito, si no se insertan dentro de una planeación estratégica. La mejor práctica es la interacción ciudadanía-autoridad.

Aunque la primera reacción frente a hechos que afectan los intereses nacionales es aumentar la pena del delito correspondiente, la verdad es que ello no atemoriza al delincuente, porque el grado de impunidad es inmenso.

En Colombia se llegó a promulgar una ley, impulsada por iniciativa popular, que aumentaba la pena a los secuestradores a hasta 60 años, además castigaba a los negociadores y congelaba los bienes de las personas secuestradas. Este último elemento tuvo un efecto perverso: no redujo el delito, pero sí las denuncias de las víctimas.

Congelar los bienes de una familia, en un caso de secuestro, es someter a la familia a un doble secuestro.

Es muy difícil que se disminuya el secuestro en un Municipio si no hay una tendencia nacional que permita que se focalice la acción en un solo sitio.

Mejores prácticas en la lucha contra el secuestro y la extorsión

La condición segura contra el secuestro requiere de administración eficaz, planeación estratégica y coordinar a una población que entienda sus riesgos y tenga comportamientos seguros; implica combate especializado a la delincuencia organizada, una legislación suficiente, personal profesionalizado, instalaciones y

4

equipos necesarios, información estratégica, instituciones fuertes, prioridad a la prevención frente a la reacción.

Para combatir el secuestro hace falta dinero, ayuda internacional, capacitación de funcionarios y constante estudio del delito, porque varían permanente los modos de actuar.

La violencia tiene ciclos y los delincuentes se adaptan rápidamente a las nuevas situaciones, por eso se requieren de nuevas inversiones, ideas creativas y mayor ayuda internacional . La atención de las víctimas es medular, porque de ellas se recibe la información, el conocimiento, la data sobre las estrategias de sometimiento de las víctimas que utilizan los delincuentes, cuánto tiempo duran secuestradas y cuánto pagan por el rescate.

En Colombia se desarrolló un Modelo Integral de Atención a la Víctima, contentivo de principios, limitaciones y deberes. Los principios son: Confidencialidad, Neutralidad, Gratuidad, Trabajo Multidisciplinario; la principal limitación es que no interviene de manera directa, no lidera procesos de investigación; y el principal deber es servir de puente entre las autoridades y las víctimas, porque una familia que no trabaja con autoridades tiene un grado adicional de vulnerabilidad.

El trabajo de prevención de los delitos de secuestro y extorsión debe realizarse a través de la movilización ciudadana, la recuperación de la verdad, fomentando niveles de transparencia y legalidad, impulsando políticas de responsabilidad social empresarial. Desde el entorno familiar es necesario evitar la ostentación e identificar los riesgos de la zona donde se habita. Por su parte, las organizaciones sociales han de propender al fortalecimiento del tejido social. Como también es necesario asumir políticas de NO pago de secuestro y extorsión; y, finalmente,

5

desde el Estado se requiere fortalecer las condiciones sociales, jurídicas y políticas que garanticen la protección de los derechos ciudadanos.

Se necesita un órgano rector para el diseño y aplicación de políticas públicas en materia de seguridad ciudadana.

Los factores determinantes del éxito de un órgano rector de políticas de seguridad son: un área de inteligencia para buscar y procesar la información; un área de planes, operaciones y entrenamiento, conformada por equipos multidisciplinarios; un área de administración del talento humano, para establecer un perfil funcionarial con altos niveles de exigencia y retribuciones acordes con sus responsabilidades; una logística fuertemente apuntalada en los adelantos científicos y tecnológicos y un auténtico y sostenido apoyo internacional.

Lo más importante, del lado de la sociedad, es la prevención. No convertirse en una víctima fácil y fortalecer la unidad y la solidaridad en la comunidad.

El secuestro y la extorsión en Venezuela

En Venezuela se padece el delito de secuestro desde hace 32 años. La extorsión se practica en Venezuela desde los años 80. Es un impuesto a los ganaderos mucho más fácil y menos riesgoso de cobrar. Hoy en día, la extorsión en la frontera involucra hasta a los taxistas, a los bodegueros, pues ya la capacidad económica no hace la diferencia.

Ya el secuestro no se circunscribe a los estados fronterizos, ahora se secuestra prácticamente en todo el país y se incrementa la extorsión. En los secuestros urbanos ocurridos en Venezuela, la mayoría de las víctimas se mantienen cautivas dentro de la misma ciudad.

6

En Venezuela, más de 66% de los secuestros se resuelven por un pago de rescate y en la mayoría no ha habido solución policial. Casi todos los secuestradores andan libres, son muy pocos los que han llegado a purgar condena.

La guerrilla colombiana secuestra y se hace pasar por delincuencia común y viceversa, los paramilitares secuestran y se identifican como funcionarios policiales y viceversa. Al final, no se sabe quién está cometiendo el delito.

El gobierno venezolano no tiene un interlocutor que hable con la sociedad, no hay manera de denunciar. Es necesario depurar los cuerpos de inteligencia, probablemente designar un tribunal especial, fuera del área donde se cometen los delitos y un régimen legal especial para las fronteras.

El delito de secuestro, como las violaciones o el robo de carteras o celulares, tiene muchísima cifra negra, ello, entre otros elementos de juicio, nos permite afirmar que las estadísticas que dan cuenta de una disminución del delito en altos porcentajes, simplemente no son ciertas.

El Secuestro Express tiene una elevadísima cifra negra, porque en él se manejan costos pequeños.

El marco jurídico venezolano, no obstante las muchas reformas, es inapropiado para el tratamiento del problema. Además, es preciso que exista una entidad policial coordinadora y articuladora del esfuerzo institucional, capaz de vincularse efectivamente con todos los organismos públicos y con la sociedad civil y muy respetuosa de los Derechos Humanos.

7

En Venezuela se produjo una sentencia favorable a los secuestradores, ello en paralelo a la falta de entrenamiento del personal policial y la ausencia de medidas preventivas por parte de la ciudadanía, conforman el cúmulo de elementos que propician el crecimiento y expansión de los delitos de secuestro y extorsión.

La dispersión legislativa en Venezuela favorece la comisión de delitos por parte de grupos organizados, propicia entonces la impunidad frente al delito.

La omisión puede considerarse una auténtica política pública frente a los delitos de secuestro y extorsión y eso es lo que hemos visto en Venezuela durante los últimos años.

8

You're Reading a Free Preview

Descarga
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->