P. 1
Apego

Apego

|Views: 14.231|Likes:

More info:

Published by: Rivas Pereira Maritza on Apr 04, 2011
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

12/01/2013

pdf

text

original

Como comentamos en el punto anterior, la necesidad de vinculación afectiva se
mantiene a lo largo del todo el ciclo vital, si bien la jerarquía en las figuras
principales de apego varía a lo largo de la vida. En este apartado, se analiza la
transferencia de los componentes del sistema de apego, desde los padres, hacia los

TESIS DOCTORAL

66

amigos y la pareja romántica, así como las etapas normativas que se siguen en la
formación de una relación de pareja considerada como vínculo de apego.

2.1. Transferencia gradual de los componentes de apego de los padres a los amigos y
la pareja romántica

El traspaso de los componentes del vínculo afectivo de los padres a la pareja
sigue una secuencia fija donde el primer componente en trasladarse es la búsqueda
de proximidad, seguida de refugio emocional y el estrés por separación, no siendo
hasta la edad de 15-17 años, cuando los padres pierden el principal componente del
apego: la base de seguridad (Hazan y Zeifman, 1994). En el estudio llevado a cabo
por estas autoras, con niños y jóvenes de entre 6 y 17 años, encontraron una
transferencia gradual de las funciones del apego: los grupos de menor edad buscaban
apoyo en los amigos, pero fue el grupo de 15-17 años el que utilizó a los amigos como
base de seguridad. Estas autoras concluyeron que el apego totalmente formado, es
decir, con los cuatro componentes que lo definen (búsqueda de proximidad, protesta
de separación, refugio emocional y base de seguridad) es, en la mayoría de los casos,
exclusivo de los apegos con los padres o la pareja sexual. Así, a pesar de que la
amistad es considerada un vínculo afectivo, aquellos sujetos que no mantenían una
relación de pareja en el momento de la investigación, informaban de experiencias de
protesta de separación sólo con relación a sus padres, pero no en relación con los
mejores amigos, hermanos, ni otras personas con las que, probablemente, tenían
relaciones íntimas. Es decir, “las relaciones sociales que satisfacían el criterio
definitorio de apego eran casi exclusivamente de tipo romántico” por lo que
concluyen que “aparentemente el sexo juega un rol central en el apego con los
compañeros puesto que crearía un contexto social facilitador de la formación de
vínculos de apego”. (Hazan y Zeifman, 1999, p.340).
Posteriormente, Fraley y Davis (1997), replicaron el estudio anterior con una
muestra de jóvenes adultos, confirmando, en parte, los resultados al encontrar que el
desarrollo de un vínculo de apego entre amigos necesita una relación de, al menos, 3
años y medio de duración; por el contrario, una relación romántica necesita de dos
años para considerarse vínculo de apego (Hazan y Zeifman, 1994). Fraley y Davis

RELACIONES AFECTIVAS EN LA EDAD ADULTA

67

apuntan dos posibles explicaciones; por un lado, el hecho de que las relaciones
románticas son más exclusivas e implican un mayor contacto físico íntimo que
facilitaría el proceso de apego y, por otro, el hecho de que las relaciones de amistad
se forman en la adolescencia temprana donde los padres son aún figuras de apego
primarias. Estudios posteriores han confirmado que la pareja romántica suele ser la
figura de apego principal (Doherty y Feeney, 2004).
En nuestro contexto, los estudios llevados a cabo por Lafuente (1992) y López
(1993) habían encontrado, previamente, resultados similares. Queremos destacar que
estas investigaciones fueron realizadas con una amplia muestra y un elevado rango
de edad. En concreto, el estudio de Lafuente se realizó con 772 sujetos con edades
comprendidas entre los 2 y los 85 años, y el estudio de López, con 338 participantes y
un rango de edad de 14 a 65 años. Las conclusiones de ambos estudios señalan que,
durante la infancia, la principal figura de apego son los padres si bien aparecen otras
figuras de apego como son los hermanos, familiares, primos, tíos y amigos. Esta
jerarquía se mantiene durante la adolescencia, si bien los amigos adquieren mayor
importancia que otros familiares. En la juventud, la pareja y los amigos aparecen
como figuras de apego al mismo nivel que los padres. Si bien los padres continúan
siendo con más frecuencia los apegos principales, comienzan ya a sufrir un retroceso
en la jerarquía de apegos. Es durante la edad adulta cuando la pareja estable se
convierte en la principal figura de apego. Finalmente, el estudio realizado por
Lafuente encontró que, cuando se alcanza la senectud (66-85 años), los hijos o el
cónyuge, si aún vive, son las principales figuras de apego. En estudio posterior
Lafuente (1994), concluyó que el componente búsqueda de proximidad inicia su
traspaso a los amigos a finales de la niñez, el refugio emocional en la adolescencia
temprana, mientras que los últimos componentes (protesta de separación y base de
seguridad), lo hacen al final de la adolescencia o principio de la edad adulta. Lafuente
(1994) puntualiza que, comparado con el estudio de Hazan y Zeifman (1994) en
población estadounidense, la transferencia de los componentes del apego en nuestro
contexto parece que se produce a un ritmo más lento, si bien el proceso de
transferencia escalonada y el orden, son análogos.

TESIS DOCTORAL

68

2.2. Etapas en la formación de la relación de pareja según la teoría del apego

Basados en la teoría del apego, en concreto, en la formación y mantenimiento
de los vínculos de apego descrito por Bowlby (1979) y asumiendo cierto paralelismo
con la etapa infantil, Zeifman y Hazan, 1997 y Hazan y Zeifman, 1999, presentan un
modelo del proceso de formación del vínculo de apego adulto en el transcurso del
establecimiento de una relación de pareja. Este modelo se compone de cuatro fases:
pre-apego, formación del apego, apego definido y corrección de metas cuyas
características se detallan a continuación:
- Pre-apego: atracción y cortejo. Esta primera fase, corresponde al momento en
el que comienza la atracción entre dos personas. En ella se observan una serie de
conductas universales que sirven para iniciar una interacción con aquellas personas
por las que se siente cierta atracción: sonrisas, contacto ocular, charla animada e
intranscendente, expresiones faciales y otros gestos informales. Durante esta fase,
existe un gran entusiasmo y respeto por el otro y cualquier comentario o
información trivial, son atendidos con gran interés. Esta motivación, unida al
elevado contenido emocional del discurso y los gestos, facilita la sincronía en las
conversaciones. Las feniletilamina es la hormona responsable de la elevada energía y
empatía que se produce en esta fase y disminuye la posibilidad de nuevos rivales que
dificulten el potencial vínculo futuro.
Para Zeifman y Hazan (1997), el único componente de apego presente en esta
etapa es la búsqueda de proximidad, donde el sistema más implicado es el sexual,
principal promotor de la búsqueda de contacto. No obstante, si la interacción se
inicia con la expectativa de un posible compromiso, señales relativas a los
componentes de cuidados y apego como son la calidez, el cariño y la responsividad
van cobrando cierta relevancia teniendo incluso cierto impacto en el componente
sexual.

- Formación del apego: enamoramiento. Al igual que en la fase anterior, en el
enamoramiento sigue existiendo una elevada activación fisiológica; sin embargo, en
esta etapa el arousal se prolonga más allá de la simple interacción: estados como la
falta de sueño y la disminución del apetito al tiempo que, paradójicamente, disponen
de una energía inagotable, son algunas consecuencias de este tipo de activación. La

RELACIONES AFECTIVAS EN LA EDAD ADULTA

69

explicación neurológica de este nivel de activación, sigue siendo la acción de la
feniletilamina, cuyos efectos serían similares a los de las anfetaminas, es decir,
aumento de la activación y propiedades parcialmente alucinógenas, lo que podría
explicar la idealización característica de esta fase. Por otra parte, el correlato
bioquímico que activa el deseo de permanecer en contacto físico con la pareja, es la
hormona denominada oxitocina, que liberada tras el clímax sexual (Carter, 1992,
1998, citado en Hazan y Zeifman, 1999) está implicada en los abrazos que a menudo
siguen a las relaciones sexuales. Observamos así dinámicas más tranquilas e íntimas
como cambios en la cualidad de la voz (susurros, habla infantilizada, etc.), contacto
visual y corporal prolongados, abrazos, conductas más “parentales” (cuidados, mimos,
etc.) y un mayor intercambio de información personal (secretos familiares,
experiencias dolorosas anteriores, etc.).
Las conductas señaladas, exclusivas de las relaciones de pareja, van a fomentar
la formación del vínculo de apego. Las parejas empiezan a ser fuente de apoyo
emocional mutuo, con lo que la relación toma un nuevo elemento del sistema de
apego: el refugio emocional. Para Zeifman y Hazan las conductas típicas de esta fase,
facilitan el desarrollo de una representación mental de la pareja. Si la relación
termina durante esta fase, probablemente se experimentarán sentimientos como falta
de energía, tristeza o ánimo depresivo, pero no se experimentará la ansiedad intensa
o la ruptura del funcionamiento diario característicos de la disolución de una
relación de apego, ya que las necesidades de apoyo emocional pueden ser satisfechas
por la familia y los amigos.

- Apego definido: amor. En esta tercera fase, la idealización inicial es
reemplazada por una visión más realista del compañero. En el desarrollo de la
relación, crece la familiaridad de los miembros, declina la frecuencia de la actividad
sexual, mientras que aumenta la importancia de los aspectos emocionales y del
cuidado relativo a la satisfacción sexual. En esta fase, las parejas empiezan a utilizar
el tiempo que pasan juntos para dialogar no sólo de aspectos personales o temas
focalizados en la relación sino también de otras clases de cuestiones externas,
dedicando menos tiempo a la comunicación íntima. Para los autores la habituación a
la feniletilamina producida en esta fase, estimula la liberación de endorfinas
inductoras de calma y satisfacción. Además de aliviar la ansiedad, los opioides
condicionan la vinculación a los efectos placenteros. En la formación del apego se

TESIS DOCTORAL

70

cree que pueda existir un condicionamiento del sistema opioide donde la pareja es
asociada con los efectos fisiológicos de reducción de ansiedad producido por la
liberación de las endorfinas. De este modo, el apego puede ser definido como un
“condicionamiento del sistema opioide de un individuo al estimulo de una persona
particular” (Zeifman y Hazan, 1997; p.191). En consecuencia, si la ruptura ocurre
durante esta fase opioide (tras la formación del apego), se vivirá con una elevada
ansiedad, reducción de la actividad y desarreglos de las funciones corporales, como la
disminución del apetito y el insomnio. Con estos datos, los autores sugieren que el
estrés de separación (tercer componente del sistema de apego), es un criterio
razonable y plausible de la formación del apego en la adultez.
- Corrección de metas: fase postromance. En esta última fase, los amigos, el
trabajo y otras obligaciones del mundo real, hacen que el comportamiento de los
miembros de la pareja vuelva a la normalidad, produciéndose una disminución de las
conductas de apego y de la actividad sexual. Hay un descenso notable en la
frecuencia y duración de las miradas múltiples y en el contacto físico tanto íntimo
como de cuidados. En este momento, aparece una reorientación de la atención y la
búsqueda de estimulación hacia fuentes distintas de la relación, dándose
conversaciones más variadas no limitadas a temas personales, del otro o de la
relación. En este punto, a pesar de que la fuerte conexión emocional no es tan
aparente como en fases anteriores, sí existe una profunda interdependencia que
implica incluso la corregulación de sistemas fisiológicos (Hofer 1984; citado en
Hazan y Zeifman, 1999). Así, a pesar de que en circunstancias normales el sistema de
apego no está activado, en esta fase la pareja es considerada como base de seguridad.

Apego no formado

Apego

Fase

Pre-apego

Apego en
formación

Apego definido

Corrección de
metas

Componente
de apego*

Búsqueda de
proximidad

Refugio emocional Estrés de separación Base de seguridad

Hormonas
implicadas

Feromonas,
Feniletilamina
(FEA)

FEA, oxitocina

FEA, oxitocina,
opioides

Oxitocina,
opioides

Reacción a la
ruptura

Ninguna, decepción Letargo, estado de
ánimo depresivo

Ansiedad, reducción
actividad, desarreglos
fisiológicos

Ansiedad extrema,
desorganización

* Componentes añadidos en cada fase

Tabla. 2.1. Modelo de formación del apego adulto (Adaptado de Zeifman y Hazan 1997)

RELACIONES AFECTIVAS EN LA EDAD ADULTA

71

El proceso de formación del apego descrito (tabla 2.1), se presenta como un
modelo normativo donde se hipotetizan cuatro secuencias invariables con una
coherencia de elementos en cada una de ellas. Sin embargo, existe evidencia de que,
en función de las diferencias individuales, el proceso sufrirá ciertas variaciones en la
forma en la que dichas fases transcurren. Por ejemplo, Zeifman y Hazan (1997)
sugirieron que las diferencias en el contacto físico asociadas a cada estilo de apego
pueden explicar las tasas relativas de éxito en el establecimiento de una relación
duradera. En lo que respecta al aspecto temporal, en una investigación previa, Hazan
y Zeifman (1994) concluyeron que era necesario un tiempo de, al menos, 2 años de
relación, para poder considerar que el vínculo de apego ha sido formado.
La importancia y el sustrato biológico de las vinculaciones en la edad adulta ha
sido recientemente investigado en un interesante trabajo realizado por Fisher, Aron
y Brown (2006). Estos investigadores encontraron que las relaciones amorosas
intensas están asociadas con vías dopaminérgicas conectadas con centros de
recompensa cerebral, donde la liberación de dopamina es responsable de muchas de
las sensaciones experimentadas por los enamorados. Afirman, además, que el amor
romántico es una de las tres redes primarias del cerebro desarrolladas para dirigir la
reproducción en mamíferos. Así, el impulso sexual se desarrolló para motivar a los
individuos a perseguir el sexo con cualquier pareja apropiada. La atracción, precursor
mamífero del amor romántico, se desarrolló para permitir que los individuos
persiguieran a los compañeros de apareamiento preferidos, ahorrando el tiempo y la
energía dedicados al cortejo. El sistema de circuitos del cerebro para el vínculo
macho-hembra (apego) se desarrolló para permitir a los individuos permanecer con
un compañero el tiempo suficiente para completar las tareas de crianza específicas de
la especie (Fisher, Aron, Mashek, Li, Strong y Brown, 2002; Fisher, et al., 2006).

La formación de una relación de apego, dentro del marco de las relaciones de
pareja, sigue una secuencia de estadios normativos con repercusiones a nivel físico y
psíquico. Una vez establecido el vínculo, los modelos mentales de trabajo, cuyas
raíces se encuentran en las experiencias afectivas previas, implicarán diferencias
significativas en las dinámicas de formación e interacción en la relación de pareja. En
el apartado siguiente describiremos las características principales que definen los
estilos de apego adultos.

TESIS DOCTORAL

72

You're Reading a Free Preview

Descarga
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->