P. 1
CEFALEA

CEFALEA

4.67

|Views: 5.065|Likes:
Publicado poranon-708907

More info:

Published by: anon-708907 on Aug 28, 2008
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as DOC, PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

01/05/2013

pdf

text

original

CEFALEA (DOLOR DE CABEZA

)

La cefalea o dolor de cabeza es una de las molestias o padecimientos más frecuentes que padecen las personas. Habitualmente su significado es incierto ya que puede ser indicativo de una enfermedad grave o bien puede ser síntoma de cansancio, estrés, etc.

DESCRIPCIÓN
Podemos definir la cefalea como el dolor o molestia de la cabeza o más concretamente de la bóveda craneana. Suelen utilizarse como sinónimos de la misma los términos cefalalgia y jaqueca.

CONSIDERACIONES
Existen diferentes tipos de cefaleas según sus características y origen: • • • Cefalea por afectación de los senos Cefalea de origen ocular Cefaleas secundarias a las alteraciones de ligamentos, músculos y articulaciones de la parte superior de la columna vertebral Cefalea por irritación meníngea Cefalea por punción lumbar Cefalea febril • Cefalea eritrocianótica Asímismo, existen variantes como: • Migraña • Cefalea tensional • Cefalea secundaria a angioma (tumor vascular benigno) o a aneurisma • Cefaleas traumáticas • Cefaleas por tumor cerebral Cefalea secundaria a trastornos médicos Otros tipos menos frecuentes son: • Cefalea por tos y esfuerzos •

• • •

CAUSAS

La cefalea puede ocurrir como resultado de: • • Dilatación de las arterias intra y extracraneales Desplazamiento de venas importantes de la cabeza Comprensión e inflamación de los nervios craneales y medulares (médula espinal) • • • • Espasmo voluntario o involuntario, inflamación y traumatismo de los músculos craneales y cervicales Irritación meníngea Incremento de la presión intracraneal Presencia de masas tumorales

SIGNOS Y SÍNTOMAS
Los signos y síntomas característicos de la cefalea dependen del tipo: • • • Cefalea por irritación meníngea: • o  Dolor por afectación de o  Dolor originado por una los senos etmoides y esfenoides infección o hemorragia o  Dolor local izado o  Dolor agudo e intenso alrededor de los ojos o  Rigidez del cuello o  Dolor pulsátil Cefalea por punción lumbar: Cefalea de origen ocular: • o  Dolor constante o  Causado por cuadros como: miopía, astigmatismo, etc. o  Localizado a nivel Cefalea por afectación de los de senos:  Dolor localizado en los ojos Cefaleas secundarias a las alteraciones • de ligamentos, músculos y articulaciones de la parte superior de la columna vertebral: o • o o  Dolor de origen articular  Movimientos de la cabeza rígidos y dolorosos  Dolor continuo • o o o    Sensación de presión Dolor continuo Dolor intenso occipital (parte posterior de la cabeza) o frontal Cefalea febril: o  Cefalea Tensional: Dolor pulsátil o continuo

o

LLAMANDO AL MÉDICO

Muy frecuentemente, los dolores de cabeza son transitorios y benignos. Sin embargo, si el dolor de cabeza trae consigo otros síntomas: náusea, vómitos, rigidez de nuca, etc.

No dude en acudir a su médico para que realice una historia clínica y las pruebas que estime oportunas para realizar un diagnóstico y descartar otros procesos

TRATAMIENTO
Ante la cefalea común ocasionada por estados de fatiga, estrés, consumo de alcohol, cigarrillos, etc., el médico aconsejará evitar la causa que la origina. Asímismo, para aliviar la sintomatología el doctor recomendará algún tratamiento como: • Aspirina • Paracetamol

CUIDADOS
Como en el apartado anterior se mencionaba, el mejor cuidado es evitar la causa que desencadena la cefalea, así como la rápida consulta al médico si la cefalea se acompaña de otra sintomatología o dura varios días. • • •

¿Qué es la cefalea? ¿Qué es la migraña? La migraña y la Calidad de Vida

¿Qué es la cefalea?
La cefalea o dolor de cabeza representa una de las formas más comunes de dolor. Casi todo el mundo ha experimentado la desagradable sensación de sufrir un dolor de cabeza de forma transitoria. Generalmente el dolor de cabeza se presenta intermitentemente, sin embargo, en algunas personas esta forma de dolor es persistente y continua, obligándole a consumir fármacos e incapacitándole para realizar una vida social y laboral satisfactoria. Las formas más frecuentes corresponden a la migraña o jaqueca y a la cefalea de tensión, que engloban al 90% de los pacientes que sufren cefalea. Sólo un 10% de las cefaleas se corresponden con otras causas. La cefalea de tensión es la forma más frecuente de dolor de cabeza. Se presenta en forma de dolor que se localiza en la región occipital de la cabeza o en la frente, alcanzando en ocasiones la región cervical. El dolor es de moderada intensidad (menos que la jaqueca) y no suele acompañarse de náuseas, fotofobia o fonofobia. Tampoco suele empeorar con el ejercicio físico. Suele estar presente todo el día y generalmente no suele impedir a la persona desarrollar su actividad física habitual. Ir al principio

¿Qué es la migraña?
La migraña o jaqueca es un trastorno constitucional con base hereditaria que se caracteriza por presentar episodios recurrentes de dolor de cabeza. Generalmente este dolor se localiza en una parte de la cabeza (hemicraneal) o en toda la cabeza. Tiene carácter pulsátil con sensación de latido y se acompaña de náuseas y ocasionalmente vómitos, así como de un malestar exagerado por las luces (fotofobia) y por los ruidos (fonofobia). Así pues, el dolor de cabeza o cefalea es un síntoma más de la migraña. Habitualmente, el dolor se desencadena en relación a diversos estímulos como estrés, menstruación, ciertos fármacos o alimentos, cambios climáticos o esfuerzo físico. Es un dolor que generalmente empeora con la actividad física y mejora con el reposo. Esta forma de dolor afecta a 17 de cada 100 mujeres y a 5 de cada 100 hombres. Algunos pacientes con cefaleas episódicas comienzan a desarrollar dolor de cabeza con mayor frecuencia e intensidad, hasta el punto de presentarlas a diario o la mayor parte de los días. Esta situación, generalmente se asocia a un consumo elevado de analgésicos y ergóticos, lo que se ve favorecido por el amplio y fácil acceso que presentan el consumo de estos fármacos, habitualmente tomados sin prescripción médica. Estos pacientes entran en una situación que genera cefalea en intensidad y frecuencia creciente y que condiciona un mayor consumo de analgésicos originando mayor cefalea y dependencia de estos fármacos. Es la denominada cefalea crónica diaria , que constituye una de los motivos de consulta más frecuente en las consultas de Neurología. El tratamiento de estos pacientes supone uno de los mayores retos para el neurólogo y exige una identificación y relación especial por parte del médico y del paciente para lograr el gran objetivo de romper este círculo vicioso. Ir al principio

La migraña y la Calidad de Vida.
La migraña pertenece a este grupo de enfermedades que pocas veces representan un peligro para la vida del paciente, por ello la medicina social tradicionalmente la ha considerado una patología vanal, comparándola con la medicina estética, adelgazamiento o las varices, relegándola a un tratamiento sintomático sin orden ni concierto para quitársela de encima. A partir de 1992 se inician estudios para valorar su frecuencia y repercusión laboral ( en parte promovidas por la incorporación de la mujer al mundo laboral ), obteniéndose datos muy preocupantes para las empresas con una disminución de la productividad debido a la migraña, que sólo en España se calculó superaba los 160.000 millones por año. Este hecho tan puramente económico, marcó el inicio de una nueva época para los sufridos migrañosos, ya que en la actualidad se están promoviendo estudios sobre la CALIDAD DE VIDA de los migrañosos. Estos demustran, aunque basta con escuchar de verdad a los migrañosos, con cifras y gráficos, hasta que punto no estamos ante un padecimiento vanal, como antes se creía; los pacientes reportan niveles de discapacidad y percepción de deterioro de su salud superiores a pacientes diabéticos o con insuficiencia cardíaca o coronaria. El enfermo migrañoso que presenta crisis realmente invalidantes que le obligan a estar en casi absoluto reposo durante uno o más días y que se presentan de la forma más inoportuna sin respetar actividades sociales, laborales, fiestas o viajes, pueden corroborar lo que extensos estudios han venido a demostrarnos. La tardanza en darnos cuenta de tan importante problema de salud la tenemos que achacar a varias circunstancias. Por una parte, aunque la prevalencia de la migraña se sitúa en un 12% de la población, no todos los migrañosos presentan crisis tan invalidantes, de modo quue sentirse arropados era la principal causa por la que unos migrañosos seguian su actividad casi normal y otros se metían uno o dos días en la cama. Hoy, en una sociedad tan competitiva que infravalora al enfermo, es más fácil ver el verdadero alcance de una

crisis migrañosa invalidante distinguiéndola claramente en las crisis de migraña leve que mejoran en pocas horas con un simple analgésico. Por otra parte, el conseguir unos parámetros de Salud para la población general han sido procesos lentos especialmente en países menos ricos y la medicina ha tenido como prioridades el investigar enfermedades potencialmente mortales sólo cuando los remedios para ellas están al alcance de toda la población sería lícito el dedicar tiempo a enfermedades que tradicionalmente se habían considerado como vanales. Por suerte en España hemos llegado a un punto en el que la medicina puede plantearse el objetivo de mejorar la calidad de vida de los antes poco valorados migrañosos, ya que disponemos de Unidades de Cefaleas que, aunque inicialmente sean privadas, sus bajos costes en relación a los espectaculares beneficios estimularán su inclusión en los circuitos de la Seguridad Social

En general, se considera a la cefalea un síntoma frecuente, que puede obedecer a un trastorno primario o que puede ser secundario a otras afecciones. Es por ello que no pueden hacerse presunciones a priori sobre la gravedad del síntoma y, cuando las cefaleas tienen relativa frecuencia, se impone la consulta médica.

Tabla de contenidos
[ocultar]
• •

• • •

1 Patogenia 2 Clasificación o 2.1 Cefaleas primarias. o 2.2 Cefaleas secundarias o 2.3 Cefaleas idiopáticas. 3 Diagnóstico o 3.1 Historia clínica o 3.2 Exploración física general y neurológica o 3.3 Exámenes complementarios 4 Signos clínicos de gravedad 5 Tratamiento 6 Enlaces externos [editar]

Patogenia
• • • • • •

Hay múltiples mecanismos que pueden producir dolor de cabeza: Distensión, tracción o dilatación de arterias intra o extracraneales. Producen un dolor de tipo pulsátil. Tracción o desplazamiento de venas corticales (del córtex) o senos venosos. Inflamación, compresión o tracción de nervios sensitivos. Espasmo o inflamación de músculos craneales (masetero, temporal o trapecio) o cervicales. Irritación de las meninges o hipertensión intracraneal. Alteración de proyecciones serotonérgicas intracerebrales.

Clasificación
Cefaleas primarias.

[editar]

[editar]

Suponen en torno al 95% de las cefaleas, tienden a no ser graves pero sí muy molestas. Entre ellas, cabe destacar:
• • • •

Cefalea tensional. Migraña o jaqueca. Cefalea en racimos. Hemicránea paroxística nocturna. [editar]

Cefaleas secundarias

Pueden deberse a patologías muy diversas. Algunos ejemplos son:
• • • • • • •

Traumatismo craneoencefálico. Alteraciones vasculares estructurales: enfermedad de Horton, disección arterial intracraneal, malformaciones]... Trastornos intracraneales no vasculares. Ingesta de fármacos o drogas; síndrome de abstinencia. infecciones. Trastornos metabólicos: insuficiencia renal, hipoglucemia, cetoacidosis diabética... Dolor facial por otras alteraciones craneofaciales, tales como otitis o sinusitis. [editar]

Cefaleas idiopáticas.

Sólo un muy pequeño porcentaje de cefaleas entran en esta categoría.

Diagnóstico
Historia clínica

[editar]

[editar]

Es importante conocer los siguientes datos, que nos ayudaran a conocer el tipo de cefalea y su etiología:
• • • • • -

Sexo, edad, hábitos, profesión, antecedentes personales y familiares... Edad de inicio de la cefalea. Evolución, periodicidad. Pródromos Características del dolor.

Localización Tipo Molestias acompañantes Duración

- Frecuencia •

Respuesta al tratamiento. [editar]

Exploración física general y neurológica • • • •

Tensión arterial, soplos cardiacos, signos meníngeos. Fondo de ojo, arteria temporal, senos paranasales. Datos de focalidad neurológica: hemiparesia, ataxia, alteraciones del campo visual. Exploración motora y sensitiva. [editar]

Exámenes complementarios • • •

Hemograma: VSG, PCR... Radiografías de cráneo y columna. TAC o RMN, si hay signos de gravedad. [editar]

Signos clínicos de gravedad

Los siguientes signos o síntomas pueden ser indicativos de procesos agudos o de mayor gravedad, por lo que obligan a un estudio más exhaustivo y específico: 1. Inicio brusco, o bien durante el ejercicio, especialmente, si la cefalea es de nueva aparición y muy intensa. Podría ser sugestivo de una hemorragia subaracnoidea. 2. Curso progresivo (en aumento gradual). Puede indicar el crecimiento de una lesión ocupante de espacio, como un tumor cerebral. 3. Inicio en la edad media de la vida. 4. Alteraciones del nivel de conciencia, signos meníngeos, signos de otras infecciones...

Tratamiento

[editar]

El tratamiento varía ampliamente según la causa y el tipo de cefalea. Los fármacos más empleados son los ergóticos y los analgésicos. Un analgésico es una droga que calma o elimina el dolor. Etimológicamente procede del prefijo griego a-/an- (carencia, negación), y algos, dolor. Aunque se puede usar el término para cualquier sustancia o mecanismo que reduzca el dolor, generalmente se refiere a un conjunto de fármacos, de familias químicas diferentes que calman o eliminan el dolor por diferentes mecanismos.

Tabla de contenidos
[ocultar]

1 Clasificación de los analgésicos o 1.1 Antiinflamatorios no esteroideos o 1.2 Opiáceos menores o 1.3 Opiáceos mayores o 1.4 Fármacos adyuvantes 2 Enlaces externos [editar]

Clasificación de los analgésicos
Antiinflamatorios no esteroideos [editar]

Los analgésicos se agrupan, según su mecanismos de acción, en varios grupos:

Los antiinflamatorios no esteroideos (AINE) son un grupo heterogéneo de fármacos, cuyo representante más conocido es la Aspirina. Actúan sobre todo inhibiendo a unas enzimas llamadas ciclooxigenasas, cruciales en la producción de prostaglandinas, sustancias mediadoras del dolor. Corresponden al primer escalón analgésico de la OMS, junto con el paracetamol, que aunque no es un AINE propiamente dicho, se incluye en este primer escalón. Además de propiedades analgésicas, los AINE son antipiréticos, antiinflamatorios y algunos antiagregantes plaquetarios. Tienen el inconveniente de que no se puede superar una dosis de tolerancia o techo terapéutico debido a los graves efectos adversos como es la hemorragia digestiva.

Opiáceos menores [editar]
Son un grupo de sustancias, la mayoría sintéticas como el tramadol que imitan, con menor poder analgésico, la acción de los opioides. Corresponden al segundo escalón analgésico de la OMS.

Opiáceos mayores [editar]
Son un grupo de fármacos, unos naturales (opiáceo) como la morfina y otros artificiales (opioide) como el fentanilo, que actúan sobre los receptores opioides de las neuronas del sistema nervioso, imitando el poder analgésico de los opiáceos endógenos. Son los fármacos analgésicos más potentes conocidos y corresponden al tercer escalón analgésico de la OMS. Se pueden asociar y potencian su acción con los AINE, pero no es biológicamente correcto asociarlos a opiáceos menores. Los opiáceos mayores no presentan techo terapéutico, por lo que se puede aumentar la dosis según la presencia de dolor y tolerancia del paciente. Presenta el inconveniente de que son sustancias estupefacientes y deprimen el sistema nervioso central en las primeras dosis.

Fármacos adyuvantes [editar]

Aunque no son analgésicos cuando se administran aisladamente, potencian la acción de cualquier analgésico en asociación. Entre los fármacos adyuvantes analgésicos se encuentran:
• • •

Corticoides. Antidepresivos, sobre todo los antidepresivos tricíclicos. Anticonvulsivantes, sobre todo en el dolor neuropático.

Aunque no se pueden incluir dentro del grupo de los analgésicos, el placebo, es decir, el efecto placebo o alivio del dolor en ausencia de un tratamiento conocido biológicamente como activo, es capaz de activar áreas cerebrales dedicadas al alivio del dolor, provocando cambios físicos en la manera en la que el cerebro responde al dolor, visible en resonancia magnética funcional, por lo que está demostrado que la confianza que deposita el paciente en un tratamiento, mejora los resultados del mismo. A pesar de todo, ninguna fase del tratamiento del dolor pasa por la utilización de placebo, porque no es ético. INFORMACIÓN GENERAL
¿Qué es la cefalea?

El dolor de cabeza es un trastorno muy frecuente. Generalmente no refleja problemas graves, pero indudablemente genera preocupación y angustia ya que la intensidad del dolor en algunos casos puede ser inhabilitante. Existen muchas variedades de dolor de cabeza y muchas causas que lo provocan. La cefalea más común es por tensión muscular debida a problemas posturales, estrés o agotamiento. La sinusitis y los trastornos oculares también son causa de cefalea, que se percibe en la zona delantera del cráneo o sobre los ojos; el dolor de cabeza causado por estos trastornos generalmente empeora con el frío o después de hacer esfuerzos con la vista. Ciertas cefaleas tienen características especiales, ya que afectan solamente un lado de la cabeza con crisis muy intensas pero cortas y también producen hinchazón y enrojecimiento del ojo del lado adolorido. La migraña es un tipo especial de dolor de cabeza de naturaleza pulsátil que se acompaña de una serie de manifestaciones neurológicas (hormigueos, mareos), visuales (pérdida de la visión en una zona determinada o se ven luces brillantes) e incluso gastrointestinales (náuseas y vómitos). La razón de este dolor particular es la constricción -seguida de dilatación- de las arterias del cerebro y la baja concentración del neurotransmisor serotonina, que podría causar estos trastornos vasculares. Sin embargo, el dolor sería desencadenado por cambios hormonales, ciertas comidas o reducción repentina del nivel de estrés. Las infecciones a nivel cerebral o de meninges (capas que envuelven el cerebro y la médula espinal) también causan dolores de cabeza muy intensos. En el caso de

Dolor de cabeza

Cefalea por tensión

El cerebro

Dolor de cabeza
Nombres alternativos
Volver al comienzo

Dolor de cabeza por contracción muscular; Dolor de cabeza benigno; Cefalea o dolor de cabeza por tensión Definición Volver al comienzo Es una afección que involucra dolor o molestia en la cabeza, el cuero cabelludo o el cuello, generalmente asociada con tensión de los músculos en estas áreas. Causas, incidencia y factores de riesgo
Volver al comienzo

La cefalea tensional es una de las formas más comunes de dolores de cabeza y puede ocurrir a cualquier edad, aunque es más común entre los adultos y los adolescentes. Se considera una afección crónica si sucede dos o más veces semanalmente durante algunos meses o más. Las cefaleas tensionales pueden ocurrir cuando el paciente también presenta migraña. Estas cefaleas resultan de una contracción (tensión) de los músculos del cuello y del cuero cabelludo. Una de las causas de esta contracción muscular es una respuesta al estrés, la depresión, un traumatismo craneal o la ansiedad. Cualquier actividad que obligue a la cabeza a mantener una sola posición durante mucho tiempo sin moverse puede ocasionar un dolor de cabeza. Tales actividades incluyen digitación o uso de computadoras, trabajos minuciosos con las manos y el uso del microscopio. Asimismo, el hecho de dormir en una habitación fría o con una posición anormal del cuello puede desencadenar este tipo de dolor de cabeza. Otras causas incluyen tensión ocular, fatiga, consumo de alcohol, consumo excesivo de cigarrillo, consumo excesivo de cafeína, infección de los senos paranasales, congestión nasal, esfuerzo excesivo, resfriado e influenza. Las cefaleas tensionales no están asociadas con lesiones estructurales del cerebro. Síntomas •
Volver al comienzo

Dolor de cabeza

sordo, similar a presión generalizado (en toda parte, no sólo en punto o en un lado), peor en el cuero cabelludo, sienes o parte posterior del cuello o que se siente como una banda apretada o prensa alrededor de la cabeza o que ocurre en forma aislada, o de manera constante o diaria o que empeora o se desencadena por estrés, fatiga, ruido o resplandor Dificultad para dormir o o

Signos y exámenes Volver al comienzo Es posible que no se requieran otros exámenes ni pruebas si el dolor de cabeza es leve o moderado, no está acompañado de otros síntomas y responde al tratamiento casero a las pocas horas. Si se realiza un examen neurológico (sistema nervioso), la cefalea tensional no revela anomalía alguna, aunque a menudo se presenta sensibilidad en los músculos cercanos al cráneo. Se debe consultar al médico, para descartar otros trastornos que pueden ocasionar dolor de cabeza, si dicho dolor es severo, persistente (no desaparece) o está acompañado de otros síntomas. Los dolores de cabeza que perturban el sueño, que se producen cuando la persona está activa o que son repetitivos o crónicos también pueden requerir evaluación y tratamiento médico. Tratamiento Volver al comienzo El objetivo del tratamiento es aliviar los síntomas y prevenir dolores de cabeza futuros. La prevención es el mejor tratamiento y en lo posible se deben eliminar o controlar los desencadenantes. Se deben aprender y practicar las estrategias del manejo del estrés. Para algunas personas puede ser de ayuda la meditación o los ejercicios de relajación. La biorregulación puede ayudar a mejorar los ejercicios de relajación y puede ser útil en los casos de cefalea tensional crónica. Otras medidas preventivas pueden incluir mantenerse caliente si el dolor de cabeza tiene relación con el frío, utilizar otra almohada o posición diferente para dormir. Se debe asumir una buena postura cuando se está leyendo, trabajando o involucrado en actividades que pueden provocar dolor de cabeza. También se debe hacer ejercicio frecuente de cuello y hombros cuando se está digitando, trabajando con computadoras o realizando trabajo minucioso. Se puede disminuir la posibilidad de sufrir un dolor de cabeza durmiendo y descansando adecuadamente o masajeando los músculos adoloridos y, para algunas personas, puede ser de alivio el hecho de tomar duchas o baños fríos o calientes. Si las otras medidas no surten efecto, los analgésicos de venta libre como aspirina, acetaminofeno (paracetamol) e ibuprofeno pueden aliviar el dolor. Los antidepresivos u otros medicamentos pueden ser aconsejables para los dolores de cabeza crónicos. De igual manera, un relajante muscular no sedante, como metaxolona (Skelaxin), ayuda a algunos pacientes. En los casos severos, la combinación de butalbital y acetaminofén (Fioricet) o butalbital y aspirina (Fiorinal) puede servir. Llevar un diario puede ayudar a identificar el origen de los dolores de cabeza crónicos. Cuando ocurre un dolor de cabeza, se debe anotar la fecha y la hora, lo que la persona comió durante las últimas 24 horas, patrón y cantidad de sueño, lo que se estaba experimentando cuando apareció el dolor de cabeza, estrés inusual u otras circunstancias, cuánto dura el dolor de cabeza y lo que lo alivió. Para las cefaleas tensionales crónicas puede ser necesario hacer cambios en el estilo de vida, lo cual puede incluir descanso y ejercicio adecuados, cambio de trabajo o hábitos recreativos y otros cambios. Expectativas (pronóstico) Volver al comienzo Generalmente, las cefaleas tensionales responden bien al tratamiento sin efectos residuales y son molestas, pero no peligrosas. Complicaciones Volver al comienzo • • Es posible que el dolor de cabeza no sea una cefalea tensional sino un síntoma de otro trastorno más grave. Los dolores de cabeza de rebote pueden ser ocasionados por el uso excesivo de analgésicos.
Volver al comienzo

Situaciones que requieren asistencia médica

Se debe buscar asistencia médica si se presentan dolores de cabeza severos, constantes, repetitivos o acompañados de otros síntomas (tales como somnolencia, cambios en la visión, cambios en movimientos o sensibilidad, convulsiones, cambios en el estado de alerta, náuseas y vómitos). También se debe buscar asistencia médica si los dolores de cabeza perturban el sueño, ocurren cada vez que la persona está activa, son repetitivos o crónicos o si un dolor de cabeza no responde al tratamiento. Prevención Volver al comienzo Se deben evitar situaciones que pueden causar una cefalea tensional. Esto puede incluir mantenerse caliente si el dolor de cabeza está relacionado con el frío, utilizar una almohada distinta o posición diferente o medidas similares. Se debe asumir una buena postura cuando se está leyendo, trabajando o realizando en actividades que pueden ocasionar un dolor de cabeza. Igualmente, se debe hacer ejercicio con el cuello y los hombros frecuentemente.

Hipotálamo

El hipotálamo es una estructura muy compleja del cerebro que regula muchas reacciones químicas importantes del cerebro. El mal funcionamiento de esta área del cerebro puede dar inicio a una cefalea en racimos.

Causas del dolor de cabeza

La dilatación de los vasos sanguíneos en el área del ojo puede ocasionar cefaleas en racimos. La inflamación de los nervios cercanos puede dar origen a distintas punzadas o pulsaciones de dolor que por lo general se sienten en un solo ojo. Los nervios trigéminos, que salen del tronco del encéfalo detrás de los ojos, envían impulsos a través del cráneo y la cara

Cefalea en racimo

Entre los síntomas de la cefalea en racimos están los dolores punzantes detrás y sobre un ojo o en la sien. También se puede presentar lagrimeo del ojo, congestión asociada con la fosa nasal, cambios en la pupila y goteo ocular. Cefalea histamínica; Neuralgia migrañosa; Dolor de cabeza histamínico; Cefalea en racimo

Definición

Volver al comienzo

Es un dolor que afecta un lado de la cabeza (unilateral) y puede involucrar lagrimeo de los ojos y congestión nasal. Estas cefaleas ocurren en forma repetitiva cada día a la misma hora durante varias semanas y luego desaparece. Causas, incidencia y factores de riesgo
Volver al comienzo

Las cefaleas en brotes son una forma bastante común de dolor de cabeza recurrente y crónico. A diferencia de las migrañas, las cefaleas en brotes afectan a los hombres con más frecuencia que a las mujeres y, aunque pueden presentarse en personas de cualquier edad, son más frecuentes entre la adolescencia y la edad madura. No parece existir un patrón familiar en el desarrollo de las cefaleas en brotes. Una cefalea en brotes se presenta como un dolor de cabeza repentino y severo. No se ha encontrado una causa específica de este trastorno, aunque parece estar relacionado con una liberación súbita de histamina o de serotonina por parte de los tejidos corporales. El inicio es repentino y se presenta con más frecuencia durante la fase de sueños (REM) cuando la persona duerme. La cefalea en brotes puede ocurrir a diario durante meses, alternando con períodos sin cefaleas (episódicas) o pueden ser recurrentes durante un año o más sin interrupciones (crónicas). Una persona puede experimentar fases alternantes entre episódicas y crónicas. Algunas de las personas que experimentan cefaleas en brotes son grandes fumadores. El consumo de alcohol puede desencadenar los ataques, así como el resplandor, el estrés o ciertos alimentos. Síntomas • • • • • •
Volver al comienzo

Inflamación debajo o alrededor de los ojos (por lo general, un ojo en el mismo lado del dolor de cabeza) Lagrimeo excesivo (del lado afectado) Ojo rojo (del lado afectado) Rinorrea (secreción nasal) o congestión nasal (suele ocurrir en un solo lado de la nariz, del mismo lado del dolor de cabeza) Cara sonrojada, enrojecida Dolor de cabeza o de inicio repentino o suele comenzar a las 2 ó 3 horas después de quedarse dormido o dolor agudo y constante o dolor urente o penetrante o se presenta característicamente en un solo lado de la cabeza o puede ocurrir en o alrededor del ojo o puede abarcar un lado de la cara, desde el cuello hasta la sien o el dolor empeora rápidamente, llegando a su pico al cabo de 5 a 10 minutos o el pico de dolor puede durar de media hora a 2 horas

Signos y exámenes Volver al comienzo Las cefaleas en brotes pueden ser diagnosticadas por un médico tomando como base los síntomas y el examen físico. Es posible que haya que realizar exámenes para descartar otras causas de los síntomas. El examen generalmente no muestra efectos neurológicos específicos a excepción del síndrome de Horner (párpado caído o pupila pequeña de un solo lado) durante el ataque que no está presente entre un episodio y otro. Esto puede evolucionar y convertirse en un síndrome de Horner persistente.

Se puede llevar a cabo una IRM de la cabeza para descartar otra patología. Tratamiento Volver al comienzo El tratamiento no cura las cefaleas en brotes y su meta es aliviar los síntomas. Puede haber una remisión espontánea o se puede necesitar un tratamiento para prevenir los dolores de cabeza. Se debe evitar el cigarrillo, el alcohol, los alimentos específicos y otros factores que puedan provocar las cefaleas en brotes. Llevar un diario de la cefalea puede ayudar a identificar los factores que provocan las cefaleas en brotes. Cuando ocurre el dolor de cabeza, se debe registrar la fecha, la hora y hacer una lista de las actividades y las sustancias utilizadas o consumidas durante las últimas 24 horas, además de cualquier otro factor que parezca significativo. Los analgésicos no suelen aliviar el dolor provocado por una cefalea en brotes, ya que su acción es generalmente demorada y la cefalea suele haber desaparecido cuando hacen efecto. Para algunas personas, la inhalación de oxígeno al 100% suele aliviar la cefalea en brotes, sobre todo si son frecuentes y ocurren principalmente por la noche. Se pueden necesitar medicamentos múltiples o combinaciones para controlar los síntomas de este tipo de cefalea. Debido a la variación en las respuestas a los medicamentos, es posible intentar con varios medicamentos antes de encontrar la combinación adecuada. La respuesta puede variar con el tiempo, por lo que un medicamento o combinación de medicamentos que fue efectivo antes puede no tener el mismo efecto tiempo después. Las preparaciones con cornezuelo de centeno (que contienen tartrato de ergotamina solo o combinado con otros medicamentos) son efectivas en algunas personas y pueden ayudar a prevenir los ataques. Sin embargo, los efectos secundarios pueden ser severos. El maleato de metisergida puede ayudar a aliviar el dolor y a prevenir ataques, pero también puede tener efectos secundarios severos. Para tratar o prevenir los síntomas se pueden utilizar otros medicamentos tales como: • • • • • • • • • Antihistamínicos Indometacina Carbonato de litio Antagonistas del calcio Propranolol Amitriptilina Verapamilo Metisergida Ciproheptadina

Todos los medicamentos preventivos se deben disminuir lentamente durante los períodos de remisión (sin cefalea). Los medicamentos corticosteroides, como la prednisona, puede dar alivio a corto plazo a algunas personas con cefaleas en brotes, pero no se aconseja su uso prolongado debido a los efectos secundarios. En raras ocasiones, se puede recomendar cirugía en ciertas células nerviosas cerca del cerebro, si los medicamentos no resultan efectivos. Expectativas (pronóstico) Volver al comienzo Las cefaleas en brotes no son potencialmente mortales y no suelen causar cambios estructurales permanentes. Sin embargo, son crónicas y puede ser tan dolorosas que debilitan a la persona a medida que se presentan, lo que puede interferir con su trabajo o su estilo de vida. En ocasiones, el dolor puede ser tan severo que lleva a algunos individuos al intento de suicidio. Los efectos secundarios de los medicamentos o de la cirugía pueden ser severos. Complicaciones Volver al comienzo • • Interferencia con el estilo de vida Efectos secundarios de los medicamentos (ver el medicamento específico)

• • •

Debilidad muscular permanente en partes de la cara o de la cabeza después de la cirugía Disminución de la sensibilidad en partes de la cara o de la cabeza después de la cirugía Síndrome de Horner (no es un problema de salud, pero puede ser incómodo por los efectos estéticos)

Situaciones que requieren asistencia médica Volver al comienzo Se debe buscar asistencia médica si las cefaleas en brotes no responden al tratamiento, si los dolores de cabeza afectan el sueño, si son causadas cuando la persona está activa o si están acompañadas de otros síntomas. Los síntomas de emergencia abarcan somnolencia, cambios en la visión, cambios en el movimiento o en la sensibilidad, convulsiones, cambios en la agudeza mental, al igual que náuseas o vómitos. Prevención Volver al comienzo Las personas propensas a sufrir de cefaleas en brotes deben dejar de fumar, así como también evitar el consumo de alcohol y de cualquier alimento que esté asociado con este tipo de cefalea. En algunos casos, los medicamentos pueden prevenir la aparición de este tipo de cefal

L

Es una molestia de tal frecuencia que no es atrevido asegurar que no hay adulto a cefalea es un síntoma, síndrome o enfermedad con muy variada que no refiera haberla padecido. etiología. Es extraordinariamente frecuente: cerca del 90% de hombres y casi el 95% de mujeres que se encuestaron en el período Puede ser simple de un año reportaron haber tenido al menos una cefalea que no fue molestia o síntoma en su sentido provocada por el frío, la influenza o enfermedades similares. estricto: Paradójicamente la cefalea puede ser de muy poca significancia manifestación de clínica o puede representar la primera manifestación de una enfermedad. Casi 50 millones de habitantes en los Estados Unidos enfermedad. Por tal de Norteamérica refieren cefalea recurrente y de acuerdo a recientes razón, sorprende encuestas, casi el 70% de todas las familias estadounidenses tienen que, en su gran al menos un miembro que sufre de cefaleas. Sin embargo, y a pesar mayoría, quienes buscan atención de que han transcurrido varios siglos acumulando experiencia clínica y experimental en medicina, la cefalea continúa desafiando médica para las cefaleas sólo reciben un entendimiento completo de su fisiopatología y de su terapética analgésicos diversos efectiva. A pesar de los importantes progresos recientes en el tratamiento de este síndrome, síntoma o enfermedad, la mayoría de sin abordar el problema para los pacientes que buscan atención médica para las cefaleas sólo reciben una o varias preparaciones analgésicas, sin tomar en cuenta definir su el diagnóstico del padecimiento. Por esta razón se están observando naturaleza. con mayor frecuencia complicaciones secundarias al abuso de la medicación analgésica y de la medicación antimigrañosa.

Cefalea

Para manejar a un paciente con cefalea es importante clasificarla y por eso iniciaremos esta discusión presentando la clasificación de la cefalea como la delineó la International Headache Society en 1988, clasificación que todavía se acepta en la actualidad. Esta clasificación habrá de ser modificada y se le harán revisiones basadas en la experiencia clínica y en la investigación. El criterio de la International Headache Society (IHS) fue el primero que distinguió entre cefaleas primarias y secundarias. La cefalea primaria es aquella en la cual no hay una enfermedad de fondo y la cefalea por sí sola constituye el problema básico del paciente, mientras que la cefalea secundaria es aquella en la cual el dolor de cabeza es síntoma de enfermedad. La IHS define 12 categorías principales de los desórdenes cefaleicos, de las cuales las 4 primeras son cefaleas primarias (Cuadro 1).

Cuadro 1. Clasificación de la cefalea de la International Headache Society (IHS) 1988
1. Migraña 2. Cefalea tensional 3. Cefalea acuminada o en racimo y hemicránea crónica paroxística 4. Cefaleas misceláneas no asociadas a lesiones estructurales 5. Cefaleas asociadas con trauma craneoencefálico 6. Cefaleas asociadas con enfermedades vasculares 7. Cefaleas asociadas con enfermedades intracraneales no vasculares 8. Cefaleas asociadas a suspensión de tóxicos o de medicamentos 9. Cefaleas asociadas con infección no cefálica 10. Cefaleas asociadas con alteraciones metabólicas 11. Cefalea y dolor facial asociados con una anormalidad del cráneo, del cuello, de los ojos, de los oídos, de la nariz, de los senos paranasales, de los dientes, de la boca o de otras estructuras craneofaciales. 12. Neuralgias craneales, dolor en troncos nerviosos y dolor de aferentización. Abordaje diagnóstico Cuando se esté evaluado un paciente que presenta cefalea, el neurólogo obviamente necesita identificar o excluír las diferentes condiciones que pueden causar cefalea secundaria. El clínico experimentado busca alarmas o señales de aviso en el interrogatorio o en el exámen físico que sugieran cefalea secundaria, señales que orienten rápidamente a una investigación paraclínica adecuada. El Cuadro 2 resume estas alarmas importantes para diferentes patologías. Si estas señales de alarma están ausentes o si la evaluación diagnóstica inicial es negativa, el clínico debe entonces orientar sus posibilidades etiológicas a una cefalea primaria específica y si el paciente reune los criterios de una enfermedad cefálica primaria, debe iniciarse el tratamiento sin realizar otras pruebas neurodiagnósticas.

Cuadro 2. Alarmas en el diagnóstico de cefaleas
CONSIDERACIONES POSIBLES ESTUDIOS DIAGNÓSTICAS PARACLÍNICOS Cefalea de instalación Hemorragia subaaracnoidea, Neuroimagen súbita Apoplejía pituitaria, sangrado en Punción lumbar un tumor o malformación (PL)* arteriovenosa (especialmente de fosa posterior) Cefalea de instalación Arteria temporal superficial Eritrosedimentación reciente después de los Tumor cerebral Neuroimagen 50 años de edad Cefalea con fiebre, Meningitis, encefalopatía Neuroimagen rigidez de nuca, Enf. de Lyme PL * Laboratorio enfermedad sistémica. Infecciones sistémicas Colagenopatías Patrón de cefalea Tumor, hematoma subdural, Neuroimagen "acelerado" abuso de medicamentos. Cefalea reciente en Metástasis, meningitis (crónica o Neuroimagen pacientes con cáncer o carcinomatosa) Absceso cerebral PL* SIDA. (incluyendo toxoplasmosis) Sintomatología o signos Tumor, accidente isquémico de la Neuroimagen evaluación neurológicos focales de arteria vertebral, accidente vascular enfermedad (diferente vascular cerebral, colagenopatía. al aura) Papiledema Tumor, seudotumor Neuroimagen PL * * La PL se realizará después de la neuroimagen, excluyéndose masas ocupantes de espacio intracraneal. ALARMA

CEFALEAS PRIMARIAS Las cefaleas primarias son la migraña, la cefalea tensional y la cefalea acuminada o tipo "cluster" (en racimo) y la cefalea crónica cotidiana. La migraña proporciona un ejemplo excelente de la aplicación de la clasificación IHS. La IHS define varias categorías de migraña, pero las más importantes son 2: la migraña sin aura o migraña común y la migraña con aura o migraña clásica (Cuadro 3).

Cuadro 3. Descripción de tipos de migraña (IHS)
1. Migraña sin aura

2. Migraña con aura 2.1 Migraña con aura típica 2.2 Migraña con aura prolongada 2.3 Migraña hemipléjica familiar 2.4 Migraña de la arteria basilar 2.5 Aura migrañosa sin cefalea 2.6 Migraña con aura de instalación aguda 3. Migraña oftalmopléjica 4. Migraña retiniana 5. Síndromes periódicos de la infancia 6. Migraña complicada 7. Migraña atípica

Para establecer el diagnóstico de la IHS de migraña sin aura o migraña común se necesitan por lo menos 5 ataques dolorosos (Cuadro 4); cada ataque doloroso debe durar de 4 a 72 horas y debe tener 2 de las siguientes 4 características: localización unilateral, caracter pulsátil, intensidad moderada a severa y agravamiento del dolor con las actividades físicas rutinarias. Además, los ataques deben tener al menos uno de los siguientes criterios sintomáticos: náusea con o sin vómito, fotofobia y fonofobia. Si el dolor dura más de 72 horas, se establece el término de status migrañoso. La frecuencia de los ataques dolorosos es muy variada, desde varios a la semana hasta 1 o 2 en toda la vida, pero el migrañoso promedio experimenta cuando menos de 1 a 3 jaquecas por mes, puesto que la migraña es por definición un fenómeno recurrente.

Cuadro 4. Criterio diagnóstico de la IHS para migraña sin auroa
A. Al menos 5 ataques que cumplan los criterios "B-D" que se describen enseguida. B. Ataques de cefalea que duran 4-72 hrs. (no tratados o tratados sin éxito)

C. Cefalea con al menos 2 de las siguientes características: 1. Localización unilateral 2. Carácter pulsátil 3. Intensidad moderada a severa (inhibe o impide actividades de la vida diaria) D. Durante la cefalea, al menos uno de los siguientes síntomas: 4. Náusea y/o vómito 5. Fotofobia y fonofobia E. Al menos uno de los siguientes: 6. Interrogatorio, examen físico y neurológico no sugieren enfermedad orgánica 7. Interrogatorio, examen físico y neurológico sugieren enfermedad orgánica pero se elimina por investigación apropiada 8. Existe enfermedad orgánica, pero los ataques migrañosos no se presentan por primera vez y tienen cercana relación temporal con la enfermedad de fondo El criterio de la IHS también requiere la exclusión de enfermedades que producen cefalea secundaria ya sea en una o en varias formas. De tal manera que el diagnóstico de migraña es tanto por inclusión de los diferen tes requerimientos clínicos o el diagnóstico, como por exclusión en la que sistemáticamen te se eliminan causas alternativas de cefalea de cáracter secundario. El diagnóstico de migraña sin aura (Cuadro 5) requiere al menos 2 ataques con 3 de los siguientes 4 datos clínicos. 1. Uno o mas síntomas de aura totalmente reversible excluyendo una disfunción cerebral definida. 2. Aura que se desarrolla en un lapso mayor de 4 minutos 3. Aura que dura menos de 60 minutos. 4. Cefalea que sigue al aura con un intervalo libre de menos de 60 minutos.

Cuadro 5. Criterios diagnósticos de la IHS para migraña con aura

A. Cuando menos 2 ataques que cumplan los criterios "B" (cuadro 4) 1. Uno o más síntomas aurales totalmente reversibles indicando disfunción cortical cerebral y/o disfunción del tallo. 2. Cuando menos un síntoma de aura se desarrolla gradualmente en un lapso mayor de 4 minutos o más síntomas aparecen en sucesión. 3. Ningun síntoma aural dura más de 60 min. Si se presenta más de un síntoma aural, la duración aceptada aumenta proporcionalmente. 4. La cefalea sigue al aura con un intervalo libre de menos de 60 minutos. Puede ocurrir también antes o simultáneamente con el aura. B. Al menos uno de los siguientes: 5. Interrogatorio, examen físico y neurológico no sugieren enfermedad orgánica. 6. Interrogatorio, exámen físico y neurológico sugieren enfermedad orgánica pero es eliminada por investigación paraclínica aceptada. 7. Está presente la enfermedad orgánica, pero los ataques de migraña no aparecen por primera vez en relación temporal estrecha con la enfermedad orgánica. Si los primeros 3 criterios se logran alcanzar se puede diagnosticar migraña con aura aún en ausencia de dolor cefálico. La migraña con aura puede a su vez subdividirse en: 1. migraña con aura típica (alteración visual homónima, hipoalgesia o paresia corporal uni o bilateral o afasia); 2. migraña con aura prolongada (aura que dura más de 60 minutos); 3. migraña familiar hemipléjica; 4. migraña basilar; 5. aura migrañosa sin cefalea; 6. migraña con aura de instalación aguda. Otras variedades de migraña incluyen: la migraña oftalmopléjica, la migraña retiniana y los síndromes periódicos de la infancia. En ocasiones los síntomas y signos focales neurológicos que se manifiestan en el aura pueden persistir después de la fase de cefalea. Esta condición se llamaba anteriormente migraña complicada pero la clasificación de IHS ha introducido algunas categorías diagnósticas más específicas. Si el aura dura más de una hora pero menos de una semana se llama entonces migraña con aura prolongada; si los signos persisten por más de una semana y un procedimiento de neuroimagen demuestra un infarto, se puede establecer el diagnóstico de Infarto migrañoso. Particularmente en las etapas media y tardía de la vida, el aura puede presentarse sin cefalea; esto se considera equivalente migrañoso (aura migrañosa sin cefalea). La IHS define a la migraña atípica como la migraña que llena todos menos uno de los criterios para migraña. Los pacientes con migraña atípica pueden tener menos de 5 ataques en toda su vida, la duración de la cefalea es de menos de 4 horas, el dolor típico asociado con fotofobia o fonofobia pero no con ambos y ausencia de náusea y vómitos.

TERAPIA FARMACOLOGICA PARA MIGRAÑA El tratamiento de migraña puede dividirse en 2 capítulos: tratamiento de la fase aguda y el tratamiento preventivo o profiláctico. En el tratamiento de la fase aguda se pueden ver el Cuadro 6, los diferentes medicamentos, sus dosis, su eficacia y los efectos adversos que se presentan con este tipo de fármacos. Las drogas útiles para tratar el ataque agudo de migraña pueden variar desde analgésicos simples (que se indican en migrañas de discreta a moderada severidad) ya sea acetaminofén o aspirina con o sin cafeína, algún barbitúrico, con o sin codeína, antiinflamatorios no esteroideos o butorfanol. También se usa el isometeptene que es una combinación de este fármaco con acetaminofén y con diclorofenazona, medicamento que solamente se encuentra en los Estados Unidos de América. Este es un agente simpaticomimético con acción similar aunque menos potente que el tartrato de ergotamina.

Cuadro 6. Medicamentos utilizados para tratar el ataque agudo de migraña

Medicamentos, * Analgésicos Aspirina Acetaminofeno (paracetamol) Ibuprofen Naproxen Cafeína Meclofenamato Indometacina

Posología 1g oral t.i.d. lg oral t.i.d.

Eficacia + +

Efectos adversos (posibilidad: 0 a ++++) Irritación gástrica (++) Alteración hepática (0 a +) Irritación gástrica (++) Irritación gástrica (++) Estimulación SNC (0 a +) Irritación gástrica (+++) Irritación gástrica, mareo (+++) Sedación o estimulación SNC (+) Depresión respiratoria y de SNC (+) Habituación, adicción (++) Somnolencia, mareo, confusión (++++)

800 mg oral t.i.d. ++ 500 mg oral b.i.d. ++ 60 mg oral t.i.d. + 200 mg oral t.i.d. ++ a +++ 50 mg oral/rectal ++ a +++ t.i.d.

Asociaciones fijas: - Acetaminofeno 1-2 tabletas b.i.d. ++ a +++ + codeína Opioides: - Codeína y 30 mg oral t.i.d. ++ congéneres 100mg oral o IM +++ a - Meperidina b.i.d. ++++ Butorfanol Spray p/vía +++ intranasal l mg t.i.d. * Agentes vasoactivos Sumatriptan 6 mg subcutáneos ++++ 25, 50, 100 mg oral Tartrato de ergotamina con cafeína (100 mg) Dihidroergotamina (no disponible en México) Isometeptene (no disponible en México) * Agentes coadyuvantes Metoclopramida Proclorperazina Prednisona

Opresión torácica, vasocontricción (+)

Vasoconstricción (++), l mg oral t.i.d. 2 ++ a +++ náusea (++), estimulacion mg rectal b.i.d. +++ SNC (+) l mg IM, subcut, Náusea, diarrea (++) IV ++++ Vasoconstriccion (+) intranasal (2 mg) 65 mg oral ++ Vasoconstricción (+)

10 mg oral t.i.d. 50 mg oral t.i.d. 60 mg oral t.i.d.

Leyenda = b.i.d.: dos veces al día ; t.i.d.: tres veces al día Cuadro preparado por el Dr. Ricardo A Rangel-Guerra

La ergotamina y la dihidroergotamina El tartrato de ergotamina con cafeína y la dihidroergotamina se usan para tratar migraña moderada a severa si los analgésicos simples fallaron para conseguir el control del dolor. Los pacientes que no toleran la ergotamina debido a náusea pueden ser tratados previamente con metoclopramida u ondansetrón. En México sólo se consigue el tartrato de ergotamina en forma oral ya que no existe dihidroegotamina parenteral, ni tampoco existen las formas de aerosol nasal, rectal, intramuscular, subcutánea o intravenosa o la forma sublingual. Las contraindicaciones para el uso de ergotamina incluyen embarazo, hipertensión, sepsis, insuficiencia hepática o renal y enfermedad vascular cerebral coronaria o periférica. Sumatriptan El sumatriptan es un fámaco eficiente para el tratamiento agudo de la migraña y es un agonista selectivo de los receptores 5HT1. La eficacia del sumatriptan oral en dosis de 25, 50 y 100 mg es ligeramente menor que el sumatriptán subcutáneo de 6 mg. Las contraindicaciones para el uso de sumatriptan son la enfermedad cardíaca isquémica, la migraña de la arteria basilar y la insuficiencia arterial periférica. Existen algunos efectos colaterales que incluyen dolor en el sitio de la inyección, sensación de opresión torácica, bochorno, sensación de ardor y de calor cervicocefálico. En general, se considera que un 70% de los pacientes migrañosos responden al sumatripan para el tratamiento de la fase aguda del dolor. Están en proceso nuevos agonistas selectivos de los receptores 5HT1 que probablemente tengan menores efectos colaterales que el sumatriptan. La metoclopramida es otro medicamento que se ha usado para el tratamiento agudo de la migraña al igual que los corticoesteroides. TRATAMIENTO PREVENTIVO El tratamiento preventivo se resume también en el Cuadro 6 incluyéndose el uso de beta bloqueadores como propranolol, atenolol, metoprolol, nadolol y timolol, calcio antagonistas como el verapamil, el ditiazem, la nifedipina y la nimodipina, así como antidepresivos como la amitriptilina, la nortriptilina, la doxepina, la imipramina, la clorimipramina, la protriptilina, trimipramina, el trazodone y la maprotilina, También se han usado como medicamentos preventivos el acido valproico y el clonazepam y antagonistas serotonínicos como el metisergide y la ciproheptadina. Los antiinflamatorios no esteroideos como el naproxen, la indometacina, el ibuprofen, el meclofenamato y el diclofenac también se han utilizado como medicamentos preventivos de la migraña. OTRAS FORMAS DE CEFALEA La cefalea tipo "cluster" o acuminada es un síndrome doloroso mucho más frecuente en hombres que en mujeres, con dolor habitualmente alrededor de la región orbitaria, del carácter pungitivo, no pulsátil, con múltiples manifestaciones disautonómicas ipsilaterales incluyendo sudoración, palidez, síndrome de Horner, rinorrea y epífora. El tratamiento agudo de la cefalea acuminada incluye dihidroergotamina o ergotamina, o tartrato de ergotamina, la lidocaina intranasal, el oxígeno 7-10 litros por minuto por 15 a 30 minutos y el sumatriptán 6 mg subcutáneos o 100 mg por vía oral. El tratamiento preventivo de este tipo de cefalea acuminada incluye calcio antagonistas como el verapamil y el uso de tartrato de ergotamina, antiserotonínicos como el metilsergide, el carbonato del litio, el acido valproico, la indometacina y la prednisona.

La cefalea tensional es otra forma de cefalea primaria, y la describe la IHS como lo que anteriormente se llamaba cefalea por contracción muscular o reacción psicofisiológica musculoesquelética. Se caracteriza por una sensación de presión de tirantez o de pesadez sobre todo en la región suboccipital y en la nuca con contracción sostenida de los músculos esqueléticos de esas áreas. Esta cefalea es considerada como consecutiva a la contracción sostenida de los músculos pericraneales y es consecuencia del estrés emocional o de la tensión nerviosa. Esta contracción muscular tónica y sostenida provoca también isquemia tisular y dolor, aunque unos investigadores han demostrado que el flujo sanguíneo muscular durante la cefalea tensional no se modifica y es normal. La clasificación de IHS distingue entre la cefalea tipo tensional episódica y la cefalea tipo tensional crónica. Algunos autores proponen que la cefalea tensional es parte de la transformación del dolor de la cefalea migrañosa a cefalea tensional. La cefalea tensional episódica es mucho más frecuente en mujeres que en hombres presentándose en casi el 90% de mujeres y 67% de hombres y frecuentemente está asociada con ansiedad y depresión. El tratamiento de la cefalea tensional es el uso combinado de analgésicos con relajantes musculares y frecuentemente con antidepresivos. Por último, el concepto de la migraña transformada es importante reconocerlo ya que se considera que en algunos pacientes la migraña episódica se puede transformar en dolor casi diario, moderado a intenso con ataques sobrepnestos típicos de migraña, y en ocasiones la cefalea crónica también puede comportarse como una cefalea crónica diaria y se pueden sobreponer episodios de migraña (cefalea mixta). Existen varios tipos de cefalea que no es posible describir en esta corta comunicación como la hemicránea crónica paroxística, la cefalea postraumática, la cefalea del orgasmo, las cefaleas asociadas a ejercico físico, la cefalea asociada a la tos y la cefalea posterior a una punción lumbar (secundaria a una salida crónica de liquido cefaloraquídeo a través del orificio provocado por la aguja espinal en la duramadre).

La cefalea es aún un reto para el médico porque faltan cosas por entender y aprender. La actitud recomendable es buscar siempre un diagnóstico para la cefalea; nunca conformarse con hacer tratamiento sintomático dándose por vencido ante la evidencia de que no pocas veces el estudio del paciente con dolor de cabeza requiere esfuerzo, tabajo e ingenio.

You're Reading a Free Preview

Descarga
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->