P. 1
Apuntes de sermones

Apuntes de sermones

|Views: 8.249|Likes:
Publicado porCarlos Alberto Paz

More info:

Published by: Carlos Alberto Paz on Apr 04, 2011
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

07/05/2013

pdf

text

original

«Venid a Mí todos los que estáis trabajados y cargados, y Yo os haré descansar.
Llevad mi yugo sobre vosotros y aprended de Mí, que soy manso y humilde de corazón, y
hallaréis descanso para vuestras almas, porque mi yugo es fácil y ligera mi carga»

(Mateo 11:28-30).

Jesús había enseñado antes la solemne verdad de la responsabilidad humana, y después había
gozosamente proclamado en una plegaria al Padre la doctrina de la elección. Ahora El viene a
dar una libre y plena invitación a aquellos que necesitan descanso. Estas tres cosas son
plenamente consistentes y pueden hallarse en toda predicación cristiana.

I. EL CARÁCTER QUE DESCRIBE.

1. Trabajo. «Todos los trabajados», de cualquier manera. En el servicio de una religión
formalista, tratando de guardar la ley, o en otra forma de justificación propia. En el
servicio de uno mismo, para obtener ganancias, honores, comodidades.

En el servicio de Satanás, en borracheras, lujurias, infidelidad, etc.
2. Cargados. Llama a todos los cargados con el peso del pecado, temores, remordimientos y
temor de la muerte. Cargados de ansiedades, enojo, ambiciones, etc. Cargados con
pobreza, opresión, calumnia, etc.

II. UNA BENDICIÓN APETECIBLE.

1. «Os haré descansar.»
A la conciencia, por la expiación y el perdón.
A la mente, por la infalible instrucción que ofrece el Evangelio.
Al corazón, reposo por amor.
A las energías, dándonos un objeto digno de alcanzar.
A las inquietudes, asegurándonos que todas las cosas obran para bien de los que aman a

Dios.

III. DIRECCIÓN PARA GUIARTE.

1. «Venid a Mí.»

Venid a una persona, Jesús, el viviente Salvador y ejemplo.
Venid inmediatamente, Jesús está dispuesto ahora. ¿Lo estás tú?
2. «Tomad mi yugo sobre vosotros.» Obedeciendo mi mandato.
Queriendo ser hechos a mi semejanza, en servicio y sacrificio.
3. «Aprended de Mí.»
Vosotros no sabéis nada, pero debéis estar contentos de aprender.
No debéis cavilar, sino tener una mente dispuesta a aprender.
Debéis aprender de corazón y copiar mi mansedumbre y humildad.

«Yo os haré descansar.» Reposo para la conciencia cargada, mediante el perdón; para el
intelecto inquieto, mediante la verdad; para los que tienen un corazón sediento, mediante el
divino amor; para los que tienen un espíritu inquieto, por la seguridad de la Providencia y las
promesas divinas; para los cansados con tristezas y sufrimientos, por la presente degustación de
los goces divinos y, muy pronto, con el gozo completo de su reposo. — E. R. CONDER.
«Venid —dice Cristo—, y os haré descansar.» No sólo os mostraré vuestro descanso, ni os
diré que descanséis, sino que os daré reposo. Yo soy fiel en mí mismo y no puedo mentir. Yo os
daré reposo. Yo que tengo el mayor poder para darlo, la mejor buena voluntad para darlo, el
mayor derecho a darlo. Venid, pecadores cargados, y os haré descansar.
Reposo es el bien más deseable, el bien más conveniente, el mayor bien para ti. Venid, dice
Cristo; esto es, creed en Mí y yo os daré descanso, os daré la paz con Dios, la paz con vuestra
conciencia, volveré vuestra tempestad en una calma eterna, os daré un descanso que el mundo no
puede daros ni quitaros. — TOMÁS BROOKS.
Señor, tú nos has hecho para Ti y nosotros no podemos hallar descanso hasta que te hallemos

a Ti. — S. agustín.

Hay muchas cabezas que descansan en el seno de Cristo, pero todavía hay lugar para ti. —
SAMUEL RUTHERFORD.

***

You're Reading a Free Preview

Descarga
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->