P. 1
actividades según corrientes epistemológicas

actividades según corrientes epistemológicas

|Views: 1.461|Likes:
Publicado porDiana Durán

More info:

Published by: Diana Durán on Aug 28, 2008
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as DOC, PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

06/10/2013

pdf

text

original

CORRIENTES EPISTEMOLÓGICAS PRÁCTICAS DOCENTES EN GEOGRAFÍA LIC. DIANA DURÁN GEOGRAFÍA DE LA PERCEPCIÓN.

ACTIVIDAD DE APLICACIÓN A ESCALA LOCAL REALIZADA EN NOVENO AÑO DEL SOUTHERN INTERNATIONAL SCHOOL DE BERISSO. La siguiente actividad fue realizada durante el año 2006 como profesora de Geografía de un establecimiento educativo de rasgos muy particulares por su localización geográfica. La propuesta se fundamenta en la Geografía de la Percepción aplicada a un espacio social urbano específico constituido por un “club de campo” situado en la localidad de Hudson, provincia de Buenos Aires. De allí los interesantes resultados propios del proceso de “gentrificación urbana” que se trasunta en el modo de vida de sus habitantes, en este caso los alumnos y la comunidad educativa local. Con relación a la propuesta del cuadro 20, los alumnos respondieron a una encuesta –en este caso, un cuestionario-, con “preguntas sobre las percepciones de los distintos aspectos sobre el objetivos que se busca medir” (Santarelli, Campos. 2002:125)-, acerca de: sus lugares de encuentro cotidiano (nodos); las entidades arquitectónicas relevantes que producen identificaciones para la orientación en el espacio vivido y percibido (hitos); los lugares conocidos y visitados a través de distintos recorridos (itinerarios); y los espacios que no atraviesan por distintas razones perceptivas o reales (barreras). El cuestionario consistió en cuatro preguntas sencillas: 123¿Cuáles son los lugares de encuentro cotidiano con tus amigos? ¿Qué lugares identificas en la realización de tus itinerarios cotidianos? ¿Cuáles son tus principales itinerarios cotidianos y semanales?

4- ¿Qué lugares no atraviesas por distintas razones en tus itinerarios cotidianos?
Luego de concretar la encuesta, los alumnos reunieron la información de todos sus compañeros y elaboraron gráficos que expresaron los resultados del conjunto de los datos recabados. Posteriormente, con la ayuda del docente extrajeron conclusiones sobre su representación del espacio con el objetivo de conocer e interpretar sus propias actitudes y percepciones “de rechazo y aceptación” del espacio vivido y percibido. Entre las conclusiones relevantes los alumnos coincidieron en las siguientes cuestiones: Su percepción de “encierro” en el club de campo que es su espacio vivido. Sus límites notables, referidos a itinerarios cotidianos que les impiden “valorar” otros espacios por desconocimiento de los mismos. El escaso conocimiento de la ciudad de Buenos Aires como espacio objetivo. Esta conclusión se relaciona con la “valoración perceptual de la funcionalidad del barrio” (Santarelli. 2002:128)

-

A continuación se incluyen los resultados de la encuesta para el curso de 9no año, graficada por medio de diagramas circulares.

1

PERCEPCIÓN ESPACIAL DE NOVENO AÑO1

Nodos Colegio El Piave Mac Donalds Club House Drugstore Club Jóvenes Mint Shopping AA Tenis cancha Otros

Tenis cancha 3% Shopping AA 5% Mint 3% Club Jóvenes 5%

Otros 17%

Colegio 19%

El Piave 19% Mac Donalds 3%

Drugstore 7%

Club House 19%

Otros: Auchan, Palermo, El Casco, La Plaza, Monte Grande, Monstop, El Cruce, Capital, Club Hípico Abril. Se advierte en el gráfico la concentración de las actividades de los alumnos en el mismo Club de Campo. El colegio se localiza en la entrada del mismo. El Club House, El Piave (heladería), El Drugstore, y el Club de Jóvenes son instalaciones del mismo Club de Campo.

Hitos Entrada Abril Club House Obelisco Carteles Aut Puente Hudson Peaje Puerto Madero Otros

Otros 26%

Entrada Abril 25%

Puerto Madero 8% Peaje 5% Puente Hudson Carteles Aut 5% 8%

Club House 10%

Obelisco 13%

1

En base a encuesta a los alumnos. (martes 13 de junio de 2006)

2

Otros: Club de Jóvenes, Mac Donald, Plaza Serrano, Casona, Las Araucarias, Colegio, El Cruce, Rotonda Alpargatas, 9 de Julio. Los hitos corresponden a la entrada del Club de Campo “Abril”, y fuera de él los alumnos sólo perciben el Obelisco y Puerto Madero.

Barreras

Otros 31%

Villas 41%

Villas Entrada Abril Autopista Otros

Autopista 21%

Entrada Abril 7%

Otros: Vías del tren, bosquecito Del Carmen, Auchan, límites del country, Capital, Río de la Plata, Cementerio, Jardín. Las barreras perceptivas de los alumnos ratifican su escasa movilidad debido a cuestiones relacionadas con la seguridad, por lo que aparecen las villas de emergencia cercanas y la autopista Buenos Aires – La Plata como limitantes para la circulación.

Itinerarios Casa - colegio
Otros 21% Camino Centenario 6% Casa - Quilmes 9% Autopista - distintos lugares 27% Casa - colegio 37%

Autopista distintos lugares Casa - Quilmes Camino Centenario Otros

Otros: Ruta 2, Casa – Caballito, Casa – Capital, Casa - La Plata, Casa - Shopping, Casa Hípico.

3

Como es posible apreciar en el gráfico el recorrida de casa al colegio (interior al country) y desde la autopista hacia distintos lugares de la ciudad son el resultado de la limitación en los movimientos cotidianos de los alumnos y sus familias. ACTIVIDAD DE APLICACIÓN EN ESCALA CONTINENTAL La percepción de los lugares lejanos a través del cine es un recurso didáctico importante, pero poco valorado en su real dimensión en la enseñanza de la Geografía. Permite “conocer actitudes de valoración según rasgos socioeconómicos, calidad de vida y ambiente, de conflictos para la toma de decisiones” (Santarelli. Campos. 2002:125) El cine es un soporte reciente (fines del XIX) de los hechos geográficos que alimenta el imaginario colectivo. Facilita la reconstrucción en la memoria de paisajes que ya no existen (alterados por cuestiones ambientales, socioeconómicas o bélicas) y construir imágenes mentales actuales sobre espacios geográficos desconocidos. (Gamir Orueta, Agustín. Valdés Carlos. 2007) El cine permite percibir y valorar paisajes, lo que tiene relación con la utilización por parte del director de distintos tipos de planos. Cuando se muestran historias en “exteriores”, la utilización de planos generales deriva en una capacidad creciente para describir los paisajes. Así, por ejemplo, se destacan vistas panorámicas del espacio como en el caso de tomas desde avión (Out of África, 1985). El paisaje también sirve para reforzar los comportamientos o sentimientos de algunos personajes o el dramatismo de la narración; como lo hace el director Akira Kurosawa en la película “Los sueños de Kurosawa” (1980) o los hermanos Cohen en Fargo, (1996) En el caso de la aplicación del cine a una actividad de aplicación continental se propone ver la película del eximio director japonés Akira Kurosawa: “Dersu Uzala” (1975). En esta ocasión al mensaje de amistad entre un cazador asiático y un capitán ingeniero y geógrafo ruso, se añaden los paisajes siberianos, la tundra y la taiga. También se puede sacar partido de su banda sonora: en la película se combina la música sinfónica con los sonidos originales de la naturaleza, a los que el director japonés otorgó gran importancia como valor estético. Al eligir Dersu Uzala, podrá pedirse al alumno que elabore un mapa de Siberia y el norte de Asia, con las características climáticas, la flora y la distribución de su población. Al guión habría que añadir un material auxiliar que ayude al alumno a relacionar la película con el temario. Mapas, artículos periodísticos y todo tipo de materiales complementarios ayudarán a completar la actividad de vista de la película. A posteriori, los alumnos realizarán las siguientes actividades: 1. Redactar una síntesis clara de la narración y los temas abordados. 2. Identificar el espacio geográfico percibido, (paisaje, medio ambiente, territorio en que se desarrolla la acción y razonar el por qué de esta posición geográfica). 3. Explicar las situaciones – problema en que se encuentran cada uno de los protagonistas en su condición de actores sociales, e intentar hallar y razonar las causas inherentes a los mismos. 4. Hacer un comentario sobre las diferentes situaciones que brinda el film. Se pide al alumno que razone las causas por las que la acción se desarrolla en ciertos espacios geográficos y no en otros. 6. Debatir y poner en común: los alumnos junto al profesor aportarán datos y conclusiones basadas en su experiencia personal. Documento de apoyo para el alumno

4

La 27ª película de Akira Kurosawa está basada en el libro Dersu Uzala de Vladimir Arseniev (publicado el 1923), un respetable militar ruso especializado en levantamientos topográficos a comienzos del siglo XX. Narra la historia de la larga amistad entre el escritor y un cazador de la taiga llamado Dersu Uzala. Durante el transcurso de sus viajes, Dersu va revelando a su amigo los secretos de su pueblo, los Usuri, las vías especiales usadas por los animales, las tradiciones y las creencias de los indígenas de la taiga. Es una historia de vínculos: el que une a Dersu con su entorno y también la fuerte amistad entre Dersu y Arseniev. El film describe las expediciones de una patrulla de militares rusos a desconocidos rincones de Siberia situados al norte de Corea y al este de Manchuria, para trazar mapas topográficos. Guiados por el ingenioso Dersu, quien conoce la taiga como la palma de su mano, descubren los misterios de la taiga de Usuri. Además Dersu, con su espiritual comprensión del mundo, también les muestra el camino emocional hacia las entrañas de la naturaleza. Para él, el viento, el fuego y el agua son "gente", gente muy poderosa. El cazador siente que en la naturaleza todo es animado y merece un profundo respeto. Los militares se ríen de Dersu porque ve a gente en todas partes y lo ridiculizan, pero su percepción de la realidad es más cuerda que la de todos ellos juntos. Derzu es un humilde cazador, observador, de espíritu empírico, que vive su vida en plena naturaleza como una experiencia esencialmente emocional. En su cotidiano quehacer de cazador, descubre la felicidad en la vida simple. Dersu representa el equilibrio entre la persona y el entorno, pues él mantiene el cordón umbilical con la naturaleza y siente el verdadero amor por todos los seres y elementos del planeta. Calidad que sin duda motivó al director a llevar a la pantalla a un hombre que vive en armonía consigo mismo y con la naturaleza. En boca del mismo Kurosawa: “la gente ha olvidado que el hombre es parte de la naturaleza. Acaban con ella ávidos como buitres. Eso hay que gritarlo a los cuatro vientos. Por lo que a mí respecta, lo hago a través de mis filmes”. Y ciertamente Kurosawa consigue transmitirnos la bondad y la confianza que le inspiró al leer el libro del viajero Arseniev sobre el cazador Dersu Uzala. La interpretación de Maxim Munzuk no podía ser mejor, ya que además de ser el director y actor principal de un teatro de Tuva, también era cazador. Sus movimientos y su manera de ser -ingenuo, interesante y bondadoso- eran casi seguro extraordinariamente parecidos al auténtico Dersu Uzala. Su forma de caminar tan campechana invade de cariño al espectador. La película tiene escenas muy graciosas y simpáticas, como Dersu enfadándose con el fuego porque le increpa con sus chispas, o hablando a gritos con el tigre para ahuyentarlo. Dersu, que ha perdido la cuenta de su edad, da una lección de sabiduría y entereza a los hombres de la expedición. Sabiduría de quien conoce la naturaleza porque se reconoce parte de ella. Salvó la vida de los miembros del equipo en más de una ocasión, entre ellas hiriendo a un tigre. Este suceso le produce una tristeza infinita, ya que según las creencias de los Ussuri, Canga -el espíritu del bosque- mandará a otro tigre. A partir de este momento la sombra del tigre ya no le dejará jamás y se convierte en una amenaza que le provoca desasosiego. El cazador llega así al inicio de su final. Dersu Uzala sin su diáfana y certera vista en la Taiga deja de ser cazador para convertirse en presa. Entonces el capitán le suplica que se vaya a vivir con él y su familia en la ciudad. Al final, muy a despecho, Dersu acepta. Pero se siente solo y muerto en la ciudad, pues no puede cazar, ni tan solo plantar una tienda. Se indigna al ver que en la ciudad se vende el agua, no entiende cómo el agua, que corre a raudales por el río, puede ser mercantilizada. Su equilibrio interior se quiebra cuando se aleja de su estimada taiga. La comodidad de la sociedad urbana no le convence en absoluto y se ve abrumado por un estilo de vida desnaturalizado y aislado del bosque al que pertenece. Por eso decide abandonar la ciudad y regresar a su bosque, donde al cabo de muy poco tiempo se le encuentra muerto por una bala. Lo entierran in situ, bajo la nieve. Se borran las huellas de Dersu, sólo queda su bastón bifurcado de madera (báculo), que el capitán erige en su tumba como un ritual de homenaje. Sin embargo, la bondad y la espiritualidad del viejo cazador deja un rastro indeleble en el corazón del capitán.

5

El hombre moderno, que vive atropellado por billones de estímulos desnaturalizados, eso sí última tecnología, puede aprovechar esta película para reflexionar sobre el precio que pagamos por el yugo de la comodidad.

6

GEOGRAFÍA HUMANÍSTICA ACTIVIDAD DE APLICACIÓN: GEOGRAFÍA HUMANISTA Y PERCEPCIÓN DEL ESPACIO VIVIDO. LA CIUDAD DE BUENOS AIRES. Destinatarios: alumnos de 5to año de la Ciudad de Buenos Aires. Espacio curricular: Geografía II. Título de la actividad: Percibimos la ciudad de Buenos Aires. La actividad consiste en la utilización de diversas técnicas cualitativas que permitan aprehender el concepto de espacio vivido y las relaciones de los sujetos con el lugar, además de sus vínculos resultantes, en el caso de estudio de la ciudad de Buenos Aires. Se propone “respetar las diferentes costumbres, estilos de vida y culturas que definen un modo de vínculo entre individuo y lugar”. (Santarelli, Campos. 2002:157) Técnicas cualitativas a emplear en la actividad de aplicación.

-

Observación participante: investigación escolar que involucra la interacción social entre el alumno y el medio y durante la cual se recogen datos de modo sistemático y no intrusivo (adaptado de Taylor S. J. y Bogdan R., apud Santarelli, Campos, 2002). Empleo de imágenes: técnica que valoriza las fotografías, filmaciones y pinturas, entre otras, como fuentes de datos para el análisis, con amplia repercusión en las ciencias sociales, dentro de los enfoques humanistas. (Santarelli, Campos. 2002:155) Tendremos en cuenta en el desarrollo de esta actividad de aplicación que la “fotografía instala, en efecto, no ya una conciencia del estar-allí de la cosa (que cualquier copia podría provocar, sino una conciencia del haber estado allí. Se trata de una nueva categoría del espacio-tiempo: local inmediata y temporal anterior; en la fotografía se produce una conjunción ilógica entre el aquí y el antes. Es pues, a nivel de este mensaje denotado, o mensaje sin código, que se puede comprender plenamente la irrealidad real de la fotografía; su irrealidad es la del aquí, pues la fotografía no se vive nunca como ilusión, no es en absoluto una presencia; será entonces necesario hablar con menos entusiasmo del carácter mágico de la imagen fotográfica. Su realidad es la del haber-estado-allí, pues en toda fotografía existe la evidencia siempre sorprendente del: aquello sucedió así: poseemos pues, milagro precioso, una realidad de la cual estamos a cubierto” (Barthes:1969). Las fuentes literarias: son sustento de información e investigación geográfica escolar a través de novelas, poesías, libros de viajes. Enriquecen la explicación geográfica acerca de un paisaje, un ambiente, un modo de vida, especialmente si se considera el contexto social en que vivieron los autores. Por otra parte, “la Literatura construye geografías, hasta tal punto que nuestro conocimiento de los espacios geográficos se trama en innumerables ocasiones gracias a la Literatura. La literatura es un lenguaje de utilidad teórica irreemplazable. Así, por ejemplo, Yi Fu Tuan señala que la geografía abarca un dominio suficientemente amplio como para comprender al mismo tiempo al jardín del arte y al camino de la ciencia”. (Levy, Bertrand, 2006.) Muchas generalizaciones de la literatura tienen valor geográfico (como en el caso de obras de Balzac y Stendhal o las novelas sociales, naturalistas o históricas). El alma de los lugares, la identidad de las regiones, la personalidad de las ciudades, el carácter de las naciones son descriptos en la literatura de manera irremplazable. Desarrollo de la actividad

-

-

7

Luego de un trabajo de campo por el centro de la Ciudad de Buenos Aires y por algunos barrios contrastados, en el que se realizarán observaciones participantes; se propone que los alumnos realicen otras actividades complementarias.

-

Observen las siguientes imágenes fotográficas y redacten un informe acerca de sus percepciones sobre la ciudad en términos de sentimientos y también comentarios objetivos. Tengan en cuenta para ello las observaciones realizadas durante el trabajo de campo. Distingan en el informe: Las características contrastantes del paisaje urbano de la ciudad de Buenos Aires, Los estilos de vida que se manifiestan en la gran ciudad, Sus propias percepciones en relación con los barrios en que residen. Centro de la ciudad de Buenos Aires

-

Buenos Aires al atardecer, zona del CBD

Buenos Aires desde durante la noche

Trama urbana

Barrio marginal de la ciudad de Buenos Aires

Puerto Madero y el proceso de sectorización urbana

8

-

A continuación, lean el siguiente poema de Jorge Luis Borges sobre la ciudad de Buenos Aires y el artículo de Roberto Arlt publicado en el Diario El Mundo, en su serie de “Aguafuertes porteñas”. Señalen sus propias conclusiones y percepciones acerca del espacio vivido sobre Buenos Aires, por los autores e indiquen cuáles de ellas les son familiares o significativas de acuerdo a sus propias experiencias sobre la ciudad. Fundación mítica de Buenos Aires en Fervor de Buenos Aires, 1923 ¿Y fue por este río de sueñera y de barro que las proas vinieron a fundarme la patria? Irían a los tumbos los barquitos pintados entre los camalotes de la corriente zaina. Pensando bien la cosa, supondremos que el río era azulejo entonces como oriundo del cielo con su estrellita roja para marcar el sitio en que ayunó Juan Díaz y los indios comieron. Lo cierto es que mil hombres y otros mil arribaron por un mar que tenía cinco lunas de anchura y aún estaba poblado de sirenas y endriagos y de piedras imanes que enloquecen la brújula. Prendieron unos ranchos trémulos en la costa, durmieron extrañados. Dicen que en el Riachuelo, pero son embelecos fraguados en la Boca. Fue una manzana entera y en mi barrio: en Palermo. Una manzana entera pero en mitá del campo expuesta a las auroras y lluvias y suestadas. La manzana pareja que persiste en mi barrio: Guatemala, Serrano, Paraguay, Gurruchaga. Un almacén rosado como revés de naipe brilló y en la trastienda conversaron un truco; el almacén rosado floreció en un compadre, ya patrón de la esquina, ya resentido y duro. El primer organito salvaba el horizonte con su achacoso porte, su habanera y su gringo. El corralón seguro ya opinaba Yrigoyen, algún piano mandaba tangos de Saborido. Una cigarrería sahumó como una rosa el desierto. La tarde se había ahondado en ayeres, los hombres compartieron un pasado ilusorio. Sólo faltó una cosa: la vereda de enfrente.

9

A mí se me hace cuento que empezó Buenos Aires: La juzgo tan eterna como el agua y el aire.

Roberto Arlt. Aguafuertes porteñas (1933). NO ERA ÉSE EL SITIO, NO... Hoy, pasando por Garay y Chiclana, he visto la estatua de Florencio Sánchez... Unos perros se husmeaban mutuamente al pie del zócalo, y la desolación del cielo agriamente azul sobre la melenuda cabeza del escritor, se sumaba a la tragedia descolorida de un cartelón amarillo del Ejército de Salvación. Y mirando en torno, las humildes casitas de una planta, con cocinita delantera, me impregnaba de tristeza proletaria. Me dije: —No; no era ése el sitio, no. Si el alma vive y conserva sus facultades de discernimiento después de la muerte, se me ocurre que al alma de Florencio Sánchez le hubiera gustado que su estatua la pusieran en la calle Corrientes. En cualquier esquina, frente a algún café. Sí, a él le hubiera gustado allí. Para que lo contemplen todas las aprendizas, para que su metal y su espíritu se impregnen del perfume de las hetairas que pasan, y para que lo observaran con amabilidad de viejos amigos las actrices que a la una de la madrugada van a tomar un chocolate en cualquiera de los mil cafés que decoran la calle. Y se me ocurre que el trágico Florencio Sánchez de Riganelli hubiera terminado de sonreír. Sí... hubiera sonreído al amanecer, cuando el sol alumbra las cornisas de los rascanubes y la calle, repleta de sombras azules y cajones de basura, ostenta mozos que con delantal de carpintero barren los zaguanes y friegan los mármoles de las “botiglierías”. (…) Le haría compañía el tráfico fenomenal de la calle típica. Los muchachos cabelludos, desde el interior de algún café, lo mirarían pensando: “Algún día seremos como vos”, y las viejas actrices, las que están laminadas y trasijadas de escenario y descoloridas por las candilejas, recordándolo pasarían diciendo: “Cómo le gustaban las mujeres. Y más que las mujeres, el arte.” Y Florencio Sánchez no hubiera estado solo. Tendría la compañía de sus hermanos los canillitas, los canillitas de la calle Corrientes, que cuando ofrecen una revista a una mujer lo hacen con el mismo gesto que si le regalaran un ramo de flores. Tendría la compañía de los vigilantes de la calle Corrientes, que cuando ven pasar a sus habituales vecinas, las muchachas de “las cinco de la tarde a las cinco de la mañana”, las saludan amablemente, como si ellos fueran sus amigos. Tendría la compañía de los solemnes vagos y “squenunes” de la urbe, que desde las tres de la tarde a las cuatro de la mañana, se atornillan en las mesas a charlar de nada, de todo, de mucho y de nada. Y Florencio estaría contento. Me jugaría la cabeza que estaría contento. En su cuerpo de bronce penetraría el calor de tanta mirada de mujer emperifollada y perfumada, tanta sonrisa amable de milongueras y malandrines despertaría su sonrisa. Y estaría siempre acompañado. De sol a sol y de luna a luna escucharía el estrépito de los automóviles bacanes, el ruido de la multitud que entra y sale de los veinte cines y teatros de la calle; recibiría el saludo de los autores noveles, que recién estrenan y que al pasar le dirían: —Chau, hermano. Algún día te haremos compañía.

10

Y Florencio estaría contento. Contento de escuchar las discusiones de los actores que van a tomar el vermouth a la una de la tarde, para almorzar a las dos; regocijado de oír a las tres de la tarde, en la vereda, el taconeo de las grelas que van a comprar yerba para cebarle mate a sus señores de horca, palo y leña; y su espíritu toleraría festivamente el discurso que un poeta borracho, regoldando vino, le largaría un amanecer. Sí, sonreiría. No les quede duda alguna. Porque él amaba la sustancia rea de esta ciudad tan macanuda. No era un hombre serio que mereciera tener estatua en la avenida Alvear, o en la plaza Constitución. Ni tampoco allí, en Chiclana, junto al desolado cartón amarillo del Ejército de Salvación. No, ¡por Dios! Si Florencio pudiera resucitar, protestaría. Diría que no quiere salvarse. Que si le quieren poner estatua, que... bueno, que lo ubiquen: pero en la calle Corrientes, en la calle más linda del mundo... a la sombra de los teatros, a la vista de las muchachas que se pintan los ojos, los labios y el corazón, y que noche tras noche florecen a la luz de aluminio de la luna y a la luz verde, roja y azul de los cientos de letreros luminosos invitando a pensar que la vida es linda, que las mujeres son buenas y los hombres fraternos. Sí. A Florencio le hubiera gustado allí... (y si me guardan el secreto), a diez metros del Politeama de ladrillos chocolate y techo complicado, como el puente de un navío. Actividades de cierre Comunicación de los resultados por parte de los alumnos y debate y puesta en común con el profesor sobre las observaciones y conclusiones de los alumnos respecto a la actividad de aplicación. Bibliografía Barthes, Roland. (1964) La retórica de la imagen. Documentos de cátedra. Curso Educ.ar. 2006. Gamir Orueta, Agustín. Valdés Carlos. (2007) Cine y Geografía: espacio geográfico, paisaje y territorio en las producciones cinematográficas. Departamento de Humanidades: Geografía, Historia Contemporánea y Arte. Universidad Carlos III. Madrid. Levy, Bertrand. (2006) Geografía y literatura. En Lindón, Alicia. Hiernaux, Daniel (Directores) Tratado de Geografía Humana. Anthropos. Universidad Autónoma Metropolitana. Barcelona. Santarelli. Campos. (2002) Corrientes Epistemológicas. Metodología y prácticas en Geografía. Propuestas de estudio en el espacio local. Departamento de Economía. Universidad nacional del Sur.

11

You're Reading a Free Preview

Descarga
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->