P. 1
Intervenciones conductuales para el tratamiento de la encopresis en niños

Intervenciones conductuales para el tratamiento de la encopresis en niños

|Views: 1.673|Likes:
Publicado porGaby Analuisa

More info:

Published by: Gaby Analuisa on Apr 03, 2011
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as DOCX, PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

07/30/2013

pdf

text

original

Intervenciones conductuales para el tratamiento de la encopresis en niños Los niños con "encopresis" no pueden controlar sus evacuaciones intestinales

y, por lo tanto, ensucian su ropa interior. A veces, las personas utilizan la palabra "ensuciado" para significar lo mismo. La encopresis puede ser causada por problemas físicos o psicológicos. El término "encopresis orgánica" se utiliza cuando la encopresis se debe a un daño o anomalía física mientras que el término "encopresis funcional" se utiliza cuando la encopresis es causada por factores no orgánicos/psicológicos. Las intervenciones conductuales (control de esfínteres, recompensas) se utilizan para reducir la ansiedad de los niños y para restaurar los hábitos intestinales normales. La biorretroalimentación es una técnica que puede utilizarse para enseñar a los niños a controlar los músculos del recto. Esta revisión identificó 18 estudios con un total de 1168 niños. Los enfoques conductuales cuando se utilizan junto con el tratamiento con laxantes pueden mejorar la continencia en los niños con encopresis no orgánica e constipación, mientras que la biorretroalimentación no adiciona beneficios a largo plazo. Los niños en quienes se probó la biorretroalimentación no siempre se evaluaron de antemano para la idoneidad del tratamiento. No hubo suficientes pruebas para evaluar los efectos de la biorretroalimentación en los niños con encopresis orgánica. Encopresis infantil es la defecación involuntaria que sobreviene al niño mayor de 4 años, sin existir causa orgánica que lo justifique. Se asocia frecuentemente con la enuresis. Frecuentemente sobreviene durante el día, contrariamente a la enuresis. Tal como la enuresis, es un signo de perturbación de las primeras etapas de la maduración de la personalidad. Se diferencia de la "incontinencia fecal infantil" en que esta última es consciente y su etiología es orgánica (enfermedades metabólicas, malformaciones congénitas, oligofrenia). La incontinencia puede asociarse con trastornos en la motricidad, crisis epilépticas, anomalías del lenguaje, manipulación de excrementos e, incluso, coprofagia. ENCOPRESIS FUNCIONAL El DSM-IV define la encopresis funcional como la evacuación repetida e involuntaria (y raramente intencional) de las heces en lugares inadecuados para este propósito (por ejemplo, en armarios y en el suelo). Aunque no lo indica de forma explícita, cabe inferir que también entra aquí la defecación sobre la propia ropa, ya sea completa, ya en forma de "lamida". La encopresis puede ser primaria (se considera que la edad normal de control se extiende hasta los 4 años), y secundaria si empieza más tarde y después de un periodo de control; normalmente, entre los 4 y los 8 años en la mayor parte de casos. ENURESIS FUNCIONAL El DSM-IV define la enuresis funcional como una emisión involuntaria o intencional de orina durante el día o por la noche, en la cama o en la ropa, a una edad en la que se espera que haya continencia. Señalemos que otros autores consideran que la enuresis es nocturna por definición, reservando el nombre de incontinencia para la emisión de orina durante el día. De todas maneras también es correcto considerar que en la incontinencia urinaria hay emisión de orina durante el día y la noche. Otros criterios Cuando el niño se muestra incontinente desde su nacimiento, sin periodos significativos de control vesical, se habla de enuresis primaria, continua o persistente. El trastorno enurético que aparece tras una temporada significativa de control (seis meses -un año), según diferentes criterios se denomina se llama enuresis secundaria, regresiva, de inicio o adquirida. El incremento de la enuresis nocturna entre los cinco y siete años de edad nos hace pensar que se debe a la aparición de enuresis secundaria durante ese periodo de tiempo. También parece establecido que transcurridos los once años de edad la enuresis secundaria es sumamente infrecuente. Las características de la enuresis diurna son muy diferenciadas de la nocturna. Tiene una mayor prevalencia en el sexo femenino, suele ir acompañada de mayores alteraciones urológicas, se obtiene peores resultados con los tratamientos convencionales. EVALUACIÓN Entendemos por enuresis la emisión repetida de orina durante el día o la noche, en la cama o en la ropa, de manera involuntaria o en ocasiones, intencionada; que haya ocurrido por lo menos dos veces por semana durante un mínimo de tres meses o que siendo la frecuencia menor, provoque un malestar clínicamente significativo al sujeto; con una edad cronológica igual o superior a cinco años o, cuando se trate de niños con retraso mental. con una edad mental equivalente. Cuando recibimos a un niño que responde a las características de posible enurético lo primero que debemos hacer es descartar un posible fallo funcional. Para esto normalmente remitimos al niño su pediatra para que descarte cualquier patología médica. Una vez que vuelve el niño a consulta con un diagnóstico médico veremos lo que podemos hacer en función de las conclusiones médicas. Así sólo sería correcto el diagnóstico de enuresis (por nuestra parte) si el componente orgánico no fuera tan importante como para explicar por sí solo la existencia del trastorno. Es decir, se diagnosticaría como tal sólo si la incontinencia estuviera presente antes de la aparición de la enfermedad o persistiese tras la aplicación del tratamiento adecuado. De todas formas, lo normal es que la patología orgánica no esté presente pero siempre hay que descartar porque hay veces que sí aparece. Habitualmente y a no ser que existan indicios para realizar un examen más riguroso, será suficiente con una exploración médica general del tracto urinario. A veces se utilizan técnicas muy invasivas que si es posible es mejor evitárselas al niño, pueden ser: pielografía, cistouretrografía, electromiografía de esfínteres y cistoscopia. Una vez que tenemos todos los datos médicos y hemos visto que se trata de un caso que podemos abordar nosotros, pasamos a realizar la entrevista clínica, que en estos casos es absolutamente imprescindible. Entrevista clínica Debe incluir: • Evolución histórica y estado actual del problema enurético: cuándo se dan los episodios (de día, de noche, en ambos). Los niños que sólo lo tienen por la noche tienen un mejor pronóstico al igual que los que solo presentan enuresis diurna También necesitamos saber si el niño había controlado anteriormente, al menos durante seis meses, o si el control estuvo siempre ausente. En el primer caso tenemos que indagar las circunstancias que han rodeado la aparición de los episodios como cambios de colegio, separación de los padres, nacimiento de un hermano, muerte de un familiar... También nos interesa saber si el niño ha sido capaz de controlar fuera de casa como cuando sale de vacaciones o duerme en casa de un amigo, o si el control está totalmente ausente. También queremos saber si la enuresis es continua u ocasional, pues puede que sólo se de ante determinados acontecimientos como exámenes o vacaciones. En cuanto al estado actual del problema tenemos que recoger información diferente según el tipo de enuresis. Si presente enuresis nocturna:

El uso de la alarma consigue el éxito (14 noches consecutivas secas) en el 70% de los casos. -El niño debe beber dos. Si presenta enuresis diurna: • Si tiene sólo una pequeña pérdida de orina antes de hacerlo en el baño o si moja toda su ropa sin que le dé tiempo.Esto se repite cada noche. luego se le devuelve a la cama y bebe otro vaso de líquido. los padres despiertan al niño media hora antes que la noche anterior. Luego le llevan al baño donde practica retención voluntaria que consiste en que el niño beba de dos a cuatro vasos de su bebida favorita antes de acostarse. En la noche siguiente sólo tienen que despertar al niño tres horas después de haberse dormido o antes de que sus padres se acuesten. infligirles quemaduras. En el caso de que tenga asociado otro trastorno deberá tratarse también pues la eficacia de) tratamiento quedaría reducida y aumentaría la posibilidad de recaídas. • Intensidad de los episodios. por lo que se elige la noche anterior a un día festivo. No podemos olvidar en esta parte de la entrevista que si el niño presenta dificultad para despertarse por la noche puede influir en el caso de usar alarma nocturna en la intervención. El sonido se detiene secando el sensor. inyecciones salinas o de parafina. dormir en superficies incómodas. si dice que sí se le elogia y se le vuelve a acostar. desajuste social. por lo tanto para que nuestro tratamiento sea exitoso tiene que "curar más" que el paso del tiempo. En ambos casos: • • • • • • El número de episodios por día/semana. Tomaremos nota también de las habilidades de autocuidado que presente el niño" vestirse y desnudarse solo. atarles el pene. hiperactividad. • Si vacía completamente la vejiga cuando orina o si sólo lo hace parcialmente. El precio de este modelo es de unas 13. cuando le despiertan para ir al baño tienen que preguntarle si cree que podría aguantar otra hora más. Si experimenta dolor cuando orina. Este procedimiento se repite cada hora durante esa primera noche. aplicar un alfiler de acero en la espalda del niño para evitar que duerma sobre ella. si se hace pis en la cama la noche siguiente se le despierta a la misma hora. cocciones de erizo. lo podemos medir a través de la mancha de orina. tanto la primaria como la secundaria. Después de cada noche sin enuresis. hacerles dormir a la intemperie. una vez conseguido el éxito le pedimos a los niños que vayan ingiriendo cada vez mayores cantidades de líquido antes de acostarse para conseguir un aumento del control vesical con cantidades mayores de líquido. Si siente la necesidad de ir al baño. impulsividad. • Frecuencia de las noches que moja la cama. lo normal es unas 14 noches consecutivas sin enuresis. Posible presencia de otros problemas en el niño: la enuresis puede verse acompañada de la existencia de otros problemas en el niño tales como: trastornos del sueño. TRATAMIENTO La historia de la enuresis es larga y los métodos utilizados para corregirla son muchos. Es el detector de humedad más pequeño. Pegar y golpear a los niños. sellar el orificio urinario. se le pide que aguante unos minutos y se le elogia por ello. el niña tiene que ser reforzado según vaya dejando . . intervenciones quirúrgicas reales o simuladas (cauterizar el cuello vesical o circuncidar). ir al baño sin que le acompañen. Qué tipo de sueño presenta el niño. La urgencia con la que siente esta necesidad. Historia familiar de enuresis: entorno al 75% de los niños enuréticos tienen un familiar de primer grado que padeció el problema. Desde la orientación conductual pensamos que esto se produce por la facilitación de pautas de aprendizaje deficientes por parte de los padres.500 ptas. ridiculizarlos ante sus compañeros.• Si llega a detectar el inicio de la micción durante la noche pero no se levanta para ir al baño. su precio es de unas 13. b) Entrenamiento en cama seca Aquí vamos a utilizar primero la alarma y luego un programa de despertar sistemático consistente en: La primera noche se hace un entrenamiento intensivo. poner hielo sobre los genitales externos. hacerles llevar el pijama mojado alrededor del cuello. que se introduce en un salva slip entre la celulosa y el algodón evitando el contacto directo con la piel. obligarles a beber su propia orina. Procedimiento: . esto los padres. etc. tres o cuatro vasos de agua durante la hora previa a acostarse. También hay a la venta en TEA el WET-STOP que tiene un sensor que se introduce en una funda de algodón y se coloca en la parte exterior de la ropa interior. para prevenir las recaídas lo mejor es utilizar la alarma de modo intermitente manteniendo el sistema encendido algunas noches y otras no. clavar agujas hipodérmicas en el sacro. tráqueas de gallo y pezuñas de cabra. exponer las sábanas mojadas en público. Cuando utilizamos estos métodos nos basamos en la consecución de un número de noches secas consecutivas. déficit de atención. Este entrenamiento lo podemos hacer durante el día. baja autoestima. También. y dejaremos de despertarle cuando el intervalo entre acostarse y despertarse sea de media hora. Despertamos al niño después de una hora durmiendo. a) La alarma Actualmente podemos encontrar en TEA un PIPÍ-STOP con rejilla de 3 x 1 '5 era.700 pías. La habilidad del niño para retrasar su visita al baño. pero a modo de curiosidad vamos a ver algunos de los "métodos" que usaron tanto padres como médicos en su lucha contra la enuresis. así como si se da más de un episodio en la misma noche.Después de 14 noches consecutivas sin hacerse pis se mantiene la alarma. Es importante señalar antes de entrar en la intervención que la enuresis tiende a remitir con el paso del tiempo. ansiedad. insistiendo lo menos posible. y en la medicina las intervenciones fueron las siguientes: pociones de orina de cerdo y carcomas. neutralizar químicamente la orina. si dice que no.

exploración física que incluye exploración abdominal. lesiones postquirúrgicas. del lenguaje. lugar donde el niño se ensucia (en casa. frecuencia de episodios encopréticos. ya que conocen el historial del niño desde su nacimiento y suelen creer que se encuentran en condiciones de descartar un problema orgánico con unas pocas exploraciones de rutina. se levanta. como hemos visto. y con su mantenimiento actual que puede ser diferente de las circunstancias que lo provocaron. siempre debemos pedir una exploración exhaustiva a los padres.transcurrir periodos de tiempo más largos entre las ganas de hacer pis y el momento de ir al baño. cuando aparecen nos suelen dar idea de que estamos ante un problema orgánico y tienen peor pronostico que los diurnos. por ejemplo. En principio se le pide que aplace la micción voluntaria durante cinco minutos. si muestra algún temor relacionado con el baño que haga sospechar la existencia de una fobia. atención excesiva de los padres.). El entrenamiento en cama seca se suspende tras siete noches consecutivas sin mojar la cama. a fin de conocer qué conductas requisito se han aprendido y cuáles no. radiografías. Preguntamos sobre las defecaciones. además de en la ropa. Una vez definido el tipo de encopresis. metabólicas. en la calle. Si sonara la alarma durante la noche. ocurrencia de accidentes nocturnos. evitación de los baños escolares. También está la diarrea crónica o síndrome de irritación en que la defecación se produce como una reacción al estrés ambiental o a dificultades emocionales. comienzo de la escolaridad. secundaria cuando el control se ha adquirido durante un tiempo y luego se ha perdido. También tenemos que averiguar si la encopresis es retentiva o no retentiva. cambiarse de pijama. o emplear métodos de castigo abusivos o inconsistentes para controlar los accidentes. porque si fuera así nos encontraríamos ante un retraso generalizado del desarrollo. No debemos olvidar la encopresis manipuíativa. análisis de sangre. Aún así. También hay que averiguar si tiene conciencia de la necesidad de ir al baño o si no percibe las señales de distensión rectal que anteceden a la defecación. el nacimiento de un hermano. Y por supuesto utilizaremos sobrecorreción tras cada episodio enurético. Si la encopresis es secundaria. la encopresis puede ser primaria sí el niño nunca ha alcanzado un control intestinal completo. dejar las prendas mojadas en el cesto de la ropa sucia y rehacer su cama. Esto lo repite 20 veces. esto lo sabemos por la presencia o no de estreñimiento. A partir de la segunda noche sólo hará práctica positiva durante una hora antes de acostarse si la noche anterior mojo la cama. habitualmente la exploración médica va a llevarse a cabo siguiendo una rutina más o menos así: historia médica. si suele "entretenerse" para ir a! baño cuando está realizando actividades que le gustan o si se resiste a ir al baño fuera de casa. Así. coca-cola. cantidad v tamaño de las heces en la ropa interior. cultivo de orina. asociadas con el inicio del ensuciamiento como puede ser una enfermedad. familiares y ambientales. el niño tiene que hacer la práctica positiva 20 veces más. En este caso. separación de los padres. Si es primaria necesitamos saber cuáles son las deficiencias existentes en los hábitos de defecación y de higiene. malestar al defecar. Desde entonces si se producen dos o más accidentes en una semana se reinstaura el procedimiento omitiéndose la primera noche intensiva. etc) y si defeca. en el colegio. presencia de heces duras. en otros lugares poco convencionales como en el suelo. y vuelve a su cama. ir al baño. Entonces. Cada día vamos incrementando el tiempo de espera en dos o tres minutos. Tenemos que averiguar si la encopresis es primaria o secundaria preguntando desde cuando se ensucia el niño. secar las alfombrillas de la alarma. También hay que preguntar a ios padres qué método siguieron para entrenar a sus hijos y las dificultades que han encontrado o encuentran en este tipo de enseñanza. terminar de hacer pis.. Identificar las situaciones estimulares que conducen a pautas retentivas lo hacemos preguntando si el niño se queja de dolor al defecar. pero debemos contar con que estas pruebas son especialmente molestas y en algunos casos dolorosas para el niño y que también los médicos no las practican. También queremos saber cómo ha sido el proceso evolutivo en otras áreas del desarrollo (adquisición de la marcha. neurológicas. se trata de encopréticos que consiguen una manipulación efectiva de su entorno obteniendo una serie de ventajas tales como evitar el colegio. con esto podemos descubrir comportamientos paternos inadecuados. manometría anorrectal y estudios histológicos o histoquímicos que se realizan a partir de una biopsia rectal. endocrinas. va al baño e intenta hacer pis. Esto lo hacemos una hora antes de ir a dormir durante la primera noche de entrenamiento. y en muchos casos así es. Queremos saber también qué hábitos alimenticios tiene como abuso de chocolate. cambiar las sábanas. menos frecuente. inspección perianal y tacto anorrectal. consistencia. el niño tendrá que levantarse. que es muy normal lo tomen los niños y que está desaconsejado en caso de estreñimiento. después de cambiarse de ropa. En 15 ó 20 días suele llegar a 45 minutos de demora y a partir de ahí se finaliza el entrenamiento. etc. sin tomar en consideración las variables fisiológicas. cuenta hasta 50. Esto lo tiene que descartar el médico del niño. nos llegarán a consulta probablemente después de que el médico diga que es un problema psicológico. Además en esta primera noche de la que hablábamos antes haremos práctica positiva en despertar rápidamente y hacer pis. A la vez que realizamos todo esto incorporaremos reforzamiento positivo que va a consistir simplemente en llevar un registro semanal en el que el niño deberá ir pegando pegatinas de su agrado cada día que no haya mojado la cama.. Y como final el estreñimiento crónico o Megacolon Psicogénico que suele desembocar en un ensanchamiento exagerado del colon y el estreñimiento puede estar producido por factores orgánicos o neurológicos que es conveniente descartar. ENCOPRESIS EVALUACIÓN Muchas veces la incontinencia puede estar provocada por anomalías anatómicas. dificultad para expulsar. etc. tenemos que cerciorarnos de . El deseo de todo profesional de la psicología es que esta exploración tan completa se lleve realmente a cabo. Los episodios nocturnos son raros en la encopresis funcional. habilidades de autonomía. El niño acostado y con la luz apagada. sociales y personales que puedan estar interfiriendo con su aprendizaje o su mantenimiento. como presionar en exceso a sus hijos para que defequen en el retrete en los momentos que ellos desean. La evaluación que debemos realizar nosotros se centra en obtener información de si ha habido aprendizaje de buenos hábitos de defecación e higiene y determinar las condiciones ambientales. la entrevista va dirigida a investigar las condiciones personales. es necesario que concretemos el problema atendiendoa los siguientes parámetros conductuales. su frecuencia.

Las preguntas tienen como objetivo evaluar los recursos personales y ambientales disponibles para programar la fase inicial del tratamiento. así nos evitaremos el usar técnicas que han resultado ineficaces y controlaremos los factores que interfirieron con el éxito. . Como en la enuresis. También necesitamos saber las repercusiones que la encopresis ha ocasionado y ocasiona en el contexto familiar en el entorno escolar y en el propio niño. Hay que preguntar al niño sobre sus propios hábitos. que es normal que ni siquiera lo sepan. que nos explique que le impulsa a ir al baño. consistencia. si se muestra indiferente y permanece sucio hasta que lo obligan a limpiarse. si esconde la ropa. mientras que disminuyen en los periodos vacacionales y/o cuando elo niño reside fuera del hogar una temporada (con los abuelos). preguntaremos: -El repertorio conductual del niño respecto a: cuáles son las pautas actuales en el uso del baño. Por último preguntar por el impacto de la encopresis en el colegio. como las discusiones familiares o las épocas de exámenes. etc. Problemas concurrentes . si lo evita total o parcialmente (sólo en el colegio) o si permanece poco tiempo sentado. También es importante cómo se comporta el niño cuando se ensucia. facilidad para acceder al baño en horario escolar. Historia de la encopresis a) Identificar el tipo de encopresis: • Primaria-secundan a: -Inicio de la encopresis . Tenemos que explorar el grado de motivación de padres e hijos para corregir la encopresis e identificar los posibles reforzadores positivos que podían utilizarse para aumentar o mantener conductas objetivo.Costumbres matinales de la familia: levantar al niño con tiempo suficiente para poder responder a sus necesidades fisiológicas. número de personas que pueden utilizarlos a la vez.Las condiciones ambientales que favorecen o perturban el acceso al baño: baños disponibles en la vivienda.. es probable que lo padres regañen y castigan mucho con los episodios sin darse cuenta que estas actitudes surten poco efecto en la resolución del problema. si es autónomo en su aseo personal. Obtendremos información sobre tratamientos anteriores y trataremos de averiguar porqué fracasaron. o si se muestra cooperador e intenta resolver el incidente lo antes posible. RESUMEN DE LAS ÁREAS DE EXPLORACIÓN EN LA ENTREVISTA 1. Al terminar con este apartado de la evaluación continuaremos explorando sobre los hábitos de higiene. qué siente antes de iniciar esta conducta. cuánto tiempo permanece sentado. así como los medios utilizados para afrontar el problema. 6desayuna primero o lo deja para el final? La mayoría de los encopréticos secundarios y buena parte de los primarios se sientan y defecan alguna vez en el vater. si se cambia cuando se lo piden. Tenemos que averiguar qué factores determinan esta conducta y porqué no se incrementa su frecuencia. Más adelante tenemos que averiguar si otros problemas concurren a la vez que la encopresis.Eventos precipitantes y factores de mantenimiento • Retentiva-no retentiva: .Tiempo que dedica a esta actividad • • • • Evitación total o parcial del uso del retrete Condiciones ambientales para acceder al baño Rutinas matinales para antes de ir al colegio Hábitos de aseo personal y grado de autonomía 3. si lo usa espontáneamente sólo algunas veces. secuencia habitual que realiza el niño por la mañana. . También preguntamos sobre las consecuencias sociales que siguen al ensuciamiento. cantidad y tamaño de las heces. una estrecha supervisión y la accesibilidad del terapeuta en los momentos de desánimo ayudarán a mantener una mejor cooperación.. El apoyo. qué hace cuando se sienta en el vater para defecar. para saber si guardan relación funcional con su disminución o mantenimiento.. -Condiciones estimulares que generan pautas de retención -Dieta y ejercicio físico b) Delimitar la conducta problema: • • • • • • • • Frecuencia episodios de encopresis Consistencia. .que la exploración médica ha sido realmente buena.Frecuencia deposiciones y otros datos que revelen estreñimiento.Retraso en otras áreas del desarrollo .Deficiencias de aprendizaje en hábitos de defecación e higiene . Por último tenemos que saber si los episodios de encopresis se incrementan ante situaciones potencialmente estresantes. si se lava las manos. esto sugiere que perciben sensaciones intestinales residuales. si dispone de hábitos de limpieza apropiados para limpiarse después de defecar. cómo ejecuta los esfuerzos de empuje. una de las razones más frecuentes del fracaso del tratamiento consiste en que no se siguen las instrucciones terapéuticas. cantidad y tamaño de las heces Episodios diurnos y nocturnos Ensuciamiento fuera de la ropa interior Dónde se producen los accidentes Conciencia del ensuciamiento Circunstancias que modifican la frecuencia Duración del problema 2. Hábitos higiénicos: repertorio conductual y condiciones ambientales • Defecación espontánea en el retrete: -Frecuencia..

Si hacemos esto en lugar de reforzar castigaremos. contraer el esfínter el tiempo necesario para llegar al baño es la respuesta pertinente. retener las heces en respuesta a esta estimulación hasta localizar el lugar adecuado. coopera • Reacción de los iguales: rechazo. pero que normalmente la gente se calla y no lo cuenta a nadie. entraran los tres a consulta y les explicaremos que es necesario conocer las cosas que podemos utilizar como refuerzo en la terapia. Toda esta primera sesión la vamos a dedicar a enseñarle sus respuestas fisiológicas sobre la defecación. qué es lo que le está ocurriendo y que hay muchos niños que les pasa lo mismo y que a lo mejor en su clase hay alguien más al que le ocurre lo mismo. sentarse en el retrete. en la primera sesión de terapia.) tiene que fijarse mucho en ellas cuando las vuelva a tener y que tiene que escribir en un papel lo que nota en su cuerpo (esto lo tiene que traer al día siguiente que nos veamos). y luego practicaremos en otras posturas como de pie o corriendo. que tienen que tomar conciencia de ellas. pero sí ésta acción se prolonga más. hormigueo en el estómago. Le seguiremos animando a solucionar el problema y alabaremos sus esfuerzos por conseguirlo. El exceso o el déficit de alguna de las respuestas que integran el repertorio conductual puede llevar a episodios de encopresis. deterioro muscular o sensorial y. cuáles necesitan incrementar su frecuencia y cuáles deben disminuir.• • • • • Enuresis Signos de ansiedad o depresión (tristeza. Para conseguir un refuerzo necesitará una serie de puntos. marginación 5. Si el estreñimiento persiste y no se produce una evacuación. En la tercera sesión le vamos a pedir que vuelva con los padres. finalmente. lugar en el que hace caca. pero que no podemos hacerlo solos y que necesitamos toda su colaboración para conseguirlo. Así nos va dando una idea de hasta qué punto puede estar motivado ahora que conoce los pormenores del problema y ya ha pasado una evaluación. Los ensayos de tensión del esfínter anal los haremos primero sentado. Intentamos que verbalice sus ganas de estar bien y que diga las cosas buenas que conseguiría dejando de manchar la ropa. de lo necesario. Es muy importante elaborar la lista de reforzadores con los padres y el niño y que ellos nos ayuden a poner la puntuación. comprobamos que lo hace bien si sentado en la silla. que esas sensaciones que nos describió en el proceso de evaluación (dolor en la tripa. tamaño. Si con esto no tenemos clara la información seguiremos pidiéndoles que rellenen los registros. burla. es posible aún que el ensuciamiento de la ropa interior se deba simplemente a que no sabe limpiarse adecuadamente. una vez allí debe sentarse y defecar. Les explicamos que vamos a utilizar un sistema en el que el niño irá poniendo una pegatina en su registro cada vez que haga caca en el vater. que es un guarro y que vaya a cambiarse. enseñarle en qué consiste el problema y animarle a buscar el cambio utilizándonos a nosotros de mediadores. También tenemos que intentar quitarle importancia personal al problema. de modo que los niños no tienen conciencia de la necesidad de defecar. se filtra a través de las heces retenidas y mancha la ropa. en qué consiste el funcionamiento del aparato digestivo. tipo de heces. qué hacen o dicen los otros y qué hace o dice el niño. Luego pasamos a explicarle cómo es la cadena conductual que tienen que aparecer cuando sienta esas "ganas": le decimos que contraiga el esfínter anal (para esto tienen que practicar delante de nosotros en esta sesión. con todo lujo de detalles. Esta sesión la finalizaremos recordándole que el próximo día nos tiene que traer escritas las sensaciones que nota antes de ir al baño (las "ganas"). Si por ejemplo el niño ve siempre los Simpson . la secuencia defecatoria se interrumpe y puede dar lugar a una serie de problemas ya conocidos: retención fecal. TRATAMIENTO La defecación en el váter es el último eslabón de una cadena conductual compleja: discriminar las señales fisiológicas que preceden a la defecación. hora. se eleva un poco en el asiento) y que busque el baño más cercano. De modo que es preciso determinar si el niño ha aprendido la secuencia completa para poder decidir qué conductas deben enseriarse. Para la evaluación registraremos durante una semana o si es posible durante dos. Antes de iniciar el tratamiento si hemos descubierto problemas como una fobia al baño o vergüenza para usar el baño del colegio. personal y escolar: modos de afrontamiento • Reacción parental ante el problema • Reacción del niño. Estas pegatinas van a tener un valor (puntos) que después se canjearán por los refuerzos que hayamos seleccionado y a los que habremos dado un valor. Le decimos que nosotros estamos para ayudarle en este tema. Finalmente para poder realizar el análisis funcional realizaremos registros de los episodios donde debemos incluir fecha. al contraer el esfínter. ensuciamiento. sensaciones apremiantes de no aguantar mas. para ello vamos a usar dibujos (tipo libro de colegio) y le vamos a ir enseñando las partes del sistema. cuantas más veces al día lo haga más pegatinas conseguirá. Incluso. tendremos que tratarlo en primer lugar y sólo después empezar el tratamiento exclusivo de la encopresis. Impacto familiar. cantidad. E] material fluido procedente del intestino delgado llega al grueso y al no tener espacio para ser absorbido a causa de la obstrucción. Le preguntamos si quiere dejar de manchar la ropa y le pedimos que nos cuente cómo se siente cuando se mancha o cuando sus padres le dicen que huele mal. luego pasaremos a explicarle en qué consiste la encopresis. desculpabilizarle y decirle que lo que le ocurre tiene solución y que hasta ahora él no lo había podido evitar porque no se daba cuenta de lo que hacía y no sabía cómo lograrlo. desnudarse. estreñimiento. Factores motivacionales Como explicación a la enuresis podemos decir que el estreñimiento juega un papel primordial. Vamos a comenzar el tratamiento explicando al niño. limpiarse comprobando que no queda ningún resto y lavarse las manos después. si toda la cadena está aprendida. Tratamientos anteriores 6. aislamiento) Déficit de atención/hiperactividad Conductas de oposición y desobediencia Dificultades en el rendimiento académico 4. Lo haremos en todas las situaciones que nos dé la evaluación y que hayamos visto que el niño no puede por si solo controlar y acaba produciéndose el ensuciamiento. En la segunda sesión de intervención nos dedicaremos a trabajar con él le vamos a explicar que tiene que fijarse en las sensaciones previas a la defecación. las heces endurecidas y atascadas presionan el intestino hasta el punto de producir ensanchamiento en el colon y pérdida de tono muscular. No debemos jamás incluir como reforzadores cosas que habitualmente está consiguiendo el niño a cambio de nada. oculta ropa sucia. y una vez sentado relajar el esfínter externo a fin de permitir que las heces salgan al exterior.

aunque haya defecado por la mañana debe seguir yendo al baño. durante este tiempo y para que no le resulte aversivo. Tenemos que estar especialmente atentos a los reforzadores ya que van a ser los que nos ayuden en los primeros momentos a instaurar la nueva conducta. ir al parque de atracciones un día. Pediremos a los padres que refuercen con elogios al niño siempre que haga caca en el váter y que ignoren cuando se manche la ropa. podrá escuchar música si quiere. Esta rutina tiene que cumplirse. poniendo en práctica lo que habíamos ensayado de contracción del esfínter anal. Los puntos se irán anotando en un cuaderno o en el mismo registro y el padre que veamos más capacitado para llevar la encopresis será el encargado de dar los puntos y de su canjeo posterior. Pero durante el día si vuelve a sentir ganas. El tiempo que el niño debe permanecer en el váter intentando hacer caca debe ser entorno a los 20 minutos. simplemente que le digan que se cambie de ropa y lave. Antes de tirar de la cadena debe avisar a la persona encargada para que vea lo que ha hecho. hablamos con ellos sobre como ha ido la obtención de puntos y les explicamos que es necesario instaurar una rutina con una secuencia bien estructurada. preparar la ropa para el día siguiente. vestirse y desayunar y después sentarse en el váter a intentar defecar. En la siguiente sesión también tienen que entrar los padres. como antes. pero que no hagan gestos de reproche ni utilicen frases que puedan dejar ver su malestar con la situación. si lo consigue ganará el doble de puntos que por hacerlo en cualquier otro momento del día. es decir. que el niño debe lavarse. dibujar. ponerse ei pijama y cenar. Les pediremos que todas las mañanas despierten al niño con media hora de antelación a lo que venían haciendo. El tratamiento finaliza al conseguir dos semanas consecutivas en que se produzca como mínimo una deposición al día en el váter y ninguna deposición en la ropa. si el niño no hace caca en el váter en todo el día y se lo hace varias veces encima simplemente no pondrá ninguna pegatina en su registro. si no para que pueda reforzar contingentemente. elegir una baratija en una tienda. si lo consigue. o lo que quiera.no podemos incluir en la lista "ver los Simpson". no con el fin de controlar si lo ha hecho o no. se trata de que el niño comprenda que si hace caca en el váter sus padres estarán muy contentos y si no nada. ganará el doble de puntos que en cualquier otro momento del día. preparar ia mochila para el día siguiente (los días de colegio). pero si hace caca una vez en el váter ya gana una pegatina con sus puntos correspondientes. A medio día después de comer. tendremos que meter pequeños regalos sorpresa. pero puede llegar un momento en que pierdan su carácter reforzador y debemos estar revisando semanalmente el listado para sacar y meter reforzadores cuando sea necesario. tiene que sentarse en el baño también y por la noche tiene que realizar otra rutina que consistirá en recoger los libros de estudio. Cuando ya tengamos los reforzadores y los valores dados les recordaremos que pongan en marcha todo lo que les hemos pedido para esta sesión y que nos traigan el registro el próximo día. Esto lo mantendremos todo el tiempo necesario hasta que se produzca el cambio. . elegir la película que va a ver toda la familia esa noche y en general todas las cosas que quiere el niño y puedan darle los padres. En el registro de las pegatinas o puntos no se va a penalizar en ningún momento por la ropa manchada. poder ir al cine un día en concreto. después debe ir al baño e intentar hacer caca. pero siempre de poco valor y con compromiso por parte de los padres de canjearlo cuando el niño lo requiera. ni un castigo. leer tebeos.

You're Reading a Free Preview

Descarga
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->