P. 1
ORGANIZACIÓN CONSTITUCIONAL DEL ESTADO ECUATORIANO Y GARANTÍAS FUNDAMENTALES DE LOS CIUDADANOS

ORGANIZACIÓN CONSTITUCIONAL DEL ESTADO ECUATORIANO Y GARANTÍAS FUNDAMENTALES DE LOS CIUDADANOS

|Views: 15.897|Likes:
Publicado porLit Diane

More info:

Categories:Types, Business/Law
Published by: Lit Diane on Apr 03, 2011
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as DOC, PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

08/14/2013

pdf

text

original

PRIMER MOMENTO ACTIVIDADES

1. Realice un resumen personal del documento "La Constitución

como fuente de derecho: El sistema de fuentes"
Para realizar un análisis adecuado y coherente respecto a “La constitución como fuente de derecho”, considero que no podría tan solo centrarme en un solo punto, sino tenía que mantener una mente más consciente e iniciar por conocer múltiples conceptos, y enfocarlos desde un punto de vista amplio. Es desde este punto de vista que la aplicación universal del

constitucionalismo como sistema jurídico-político y la vigencia del Derecho Constitucional, son conquistas de la época moderna. Sin embargo para llegar hasta donde se encuentra en los actuales momentos tuvieron que pasar muchas fases, de las cuales algunas fueron fáciles y otras se dieron en tiempos difíciles, pero todas estas colaboraron a lo que hoy conocemos como constitucionalismo y Derecho Constitucional de un Estado. El Derecho Constitucional, tuvo sus inicios en el poder, es decir cuando existía “la potencialidad de que un tercero haga o realice lo que se le solicita u “ordena”. Este poder tuvo su base en la autoridad, la cual en un inicio se la realizaba de manera violenta, obligando a otro a hacer algo. Esta forma de ejercer el poder, era muy primitiva, hasta que se desarrolló y luego apareció la protección de los súbditos, es decir ya no solo había obligación, sino además una razón de que el súbdito sin la protección del poderoso corría el peligro de sufrir toda violación posible. El poder debía ser controlado, es así que se lo estructuró de una manera determinada y con límite de tiempo, el cual solo podía ser señalado por el pueblo, quien si lo deseaba lo podía cambiar, durante un nuevo período. Esas condiciones son lo que se conoce como “Constitución”. La norma que regula las condiciones y los presupuestos sobre los que se ejerce el poder que el pueblo otorga. El siglo XIX fue un desarrollo constante de esta idea de constitución, de división de poderes y es establecimiento del derecho moderno como hoy lo conocemos.

La norma fundamental no solo es una norma que controla y estructura el poder y sus manifestaciones en una sociedad sino que además es la norma que reconoce los derechos humanos, precedentes a cualquier estado y superior a cualquier expresión de poder que se tenga. El punto más novedoso de este desarrollo se da con la certeza de que la declaración de derechos no hace a estos invulnerables a cualquier violación o intento de violación por parte tanto del Estado como de otras personas. En ese sentido el desarrollo del Constitucionalismo moderno se dedica al estudio de procedimientos que aseguren una adecuada protección a los derechos reconocidos. Algunos de estos procedimientos tienen un gran desarrollo tanto histórico como teórico. La importancia del Derecho Constitucional radica en ser una rama del Derecho Público o Político, porque está dentro del conjunto de normas reguladoras del orden jurídico relativo al Estado en sí, en sus relaciones con los particulares y con otros Estados. Por tanto, su entorno gira alrededor de la organización y funcionamiento del Estado, en la estructuración jurídica de sus órganos, en el establecimiento de las bases de la estructura política, regula además la posición del individuo, de la familia, de la sociedad y, en general, de todos los elementos que definen un orden de vida en razón del bien común, y del total equilibrio de la sociedad, sociedad de la cual nosotros formamos una parte muy importante y necesaria. Entonces porque no iniciamos por dar un breve concepto de algunas palabras clave como por ejemplo “Estado”. Existen varias acepciones de lo que debemos entender como Estado, una de ellas es que el Estado es la organización política y jurídica de la nación, dentro de un territorio determinado y que busca la consecución del bien común. Consecuentemente a esto, es necesario que en un Estado haya democracia. ¿Entonces que es la democracia? La democracia es una forma de organización de grupos de personas, cuya característica predominante es que la titularidad del poder reside en la totalidad de sus miembros, haciendo que la toma de decisiones responda a la voluntad colectiva de los miembros del grupo.

En sentido estricto la democracia es una forma de gobierno, de organización del Estado, en la cual las decisiones colectivas son adoptadas por el pueblo mediante mecanismos de participación directa o indirecta que le confieren legitimidad a los representantes. En sentido amplio, democracia es una forma de convivencia social en la que todos sus habitantes son libres e iguales ante la ley y las relaciones. Hay democracia directa cuando la decisión es adoptada directamente por los miembros del pueblo. Hay democracia indirecta o representativa cuando la decisión es adoptada por personas reconocidas por el pueblo como sus representantes. Hay democracia participativa cuando se aplica un modelo político que facilita a los ciudadanos su capacidad de asociarse y organizarse de tal modo que puedan ejercer una influencia directa en las decisiones públicas o cuando se facilita a la ciudadanía amplios mecanismos plebiscitarios. Estas tres formas no son excluyentes y suelen integrarse como mecanismos complementarios sociales se establecen de acuerdo a mecanismos contractuales. Con todo lo antes descrito queda muy claro que así como nosotros somos parte fundamental de la sociedad, es necesario que en esa sociedad haya democracia, en la cual debemos ser partícipes. El Estado ha evolucionado y responde a las necesidades que en un determinado momento exige la sociedad que es la que determina sus fines, así del Estado de un estado liberal, se pasó al estado social de derecho que buscó a través del intervencionismo del estado nivelar las desigualdades de los grupos que integran la sociedad, a través de la norma jurídica para tratar de brindar mejor condiciones de vida para las personas. Actualmente, en el Ecuador se ha establecido un estado constitucional de derechos y justicia, cuya característica principal es que el poder está sometido a la Constitución cuyo eje central son los derechos de las personas, y además tiene como finalidad lograr la justicia, entendida como igualdad y equidad, finalidad está muy difícil de lograr, pero que hay que tratar de alcanzar mediante la lucha constante del quehacer jurídico valiéndonos de de la argumentación jurídica.

Como nos podemos dar cuenta las fuentes del Derecho Constitucional no son de ahora ni tampoco las únicas, sino que estas tuvieron que ir surgiendo poco a poco, podríamos decir que fueron surgiendo por y con los cambios necesarios para el desarrollo de los pueblos, y todas tienen importancia y relevancia para el Derecho Constitucional tal y como lo conocemos en la actualidad. La definición que encontramos en el Código Civil no es una definición doctrinaria, sino que es una definición práctica, o de valor legislativo, cuya finalidad es señalar qué normas deben ser tenidas por leyes. La parte final del artículo en análisis indica que existen tres formas de regular la conducta libre del hombre mediante la ley: el mandato, la prohibición y la permisión. De allí derivan las tres clases de leyes: imperativas, prohibitivas y permisivas. Ciertamente que en el fondo en las tres, hay siempre un mandato: el de hacer, el de no hacer o el de permitir o sea respetar la libertad ajena. Las clases de leyes, pueden dividirse de acuerdo al Derecho mismo, a función que desempeñan, la trascendencia en que desencadenan y por la extensión de su contenido. Es decir no hay una clasificación única, sino que esta se ajusta a la conveniencia de su aplicabilidad. También es de suma importancia inculcarnos conocimientos acerca de la costumbre y la jurisprudencia. Para ello iniciaremos con una frase que me llamó bastante la atención: “La costumbre es el mejor intérprete de las leyes”. ¿Es esto cierto? Al analizar la frase, vemos que primero que la ley está la costumbre, y es por eso que ésta última siempre tendrá primacía frente a la ley. Si hacemos un poco de memoria recordamos que todos los pueblos fueron primitivos alguna vez, y que estos se gobernaban por sus costumbres y tradiciones, incluso hasta la actualidad existen pueblos aborígenes que no se han desarrollado, pero que sin embargo tiene una base en que se rigen.

Hagámonos una pregunta básica que nos ayudará a comprender como nace la costumbre: ¿Cómo y cuándo se da la costumbre? La costumbre surge por la repetición de actos por parte de una comunidad o de un conjunto de personas. Pero no basta esto que se puede llamar elemento material “corpus” de la costumbre-, sino que se requiere que se forme una convicción de su necesidad u obligatoriedad jurídica “animus” de la costumbre. Para entender de mejor manera lo anotado en líneas anteriores, he creído conveniente rescatar información importante de la una Enciclopedia Virtual respecto a los requisitos que tiene una costumbre jurídica. La costumbre jurídica tiene dos requisitos: • El factor subjetivo u opinio iuris, que es la creencia o convencimiento de que dicha práctica generalizada es imperativa y como tal produce derechos y obligaciones jurídicas. • El factor objetivo o inveterata consuetudo, que es la práctica de la costumbre en sí y que debe ser reiterada y unívoca. Para que la costumbre represente una voluntad colectiva y espontánea debe ser general, constante, uniforme y duradera. Es necesario reconocer y tener claro que si nuestra ley le da a la costumbre en materia civil un valor muy limitado, y con subordinación total a la ley, menor valor aún tiene la jurisprudencia como fuente de creación de derecho positivo. Entonces ya habiendo abordado conceptos claves acerca de la costumbre, analizaremos un segundo concepto, “la jurisprudencia“. Por jurisprudencia se entiende a la doctrina que resulta de las sentencias o resoluciones de los jueces, sobre todo si son muchas y constantes y provienen de jueces de elevada autoridad. Lo que si es innegable, que la jurisprudencia inspirará muchas veces al legislador o a quien haga sus veces, sea para interpretar la ley de modo

obligatorio,

o

bien

para

reformarla

convenientemente,

ya

que

la

jurisprudencia viene a ser como una especie de costumbre de los más calificados individuos conocedores del derecho. En términos generales, nuestro país sigue la doctrina de sentencias extranjeras, de la “regularidad de los fallos”. O sea que se da valor a una sentencia extranjera siempre que reúna ciertos requisitos que garanticen su validez formal. Los cuales son: • • • • • La competencia internacional del juez que haya dictado la sentencia; Que haya citada la demanda; Que esté ejecutoriada la sentencia en el país en que se pronunció; Que la sentencia se presente debidamente legalizada; y, Que la sentencia extranjera no contraríe el orden público del país en el cual se ejecutará.

2.- Realice un cuadro sinóptico sobre el contenido del documento "Nociones Básicas de Derecho Constitucional".
La diferencia radica en la voluntad

HOMBRE EN SOCIEDAD

El hombre debe convivir con sus semejantes, para satisfacer sus • • • • • • • • • Derecho Derecho Derecho Derecho Derecho Derecho Derecho privado Derecho Derecho

Normas éticas Normas

DERECHO

positivo natural escrito consuetudinario nacional internacional público y público privado

Concepto

Rama del derecho público interno que estudia la estructura fundamental del estado.

Organización y funcionamient o de los Poderes Públicos.

Derecho Constitucional general, estudia una teoría que delinea principios que tienden a generalizarse. DERECHO CONSTITUCION AL Derecho Constitucional Particular, estudia normas que rigen en un Estado determinado.

División

Derecho Constitucional Comparado, obtiene la redacción de normas que pueden aplicarse en Estados que no los tienen. • Relaciones con el Derecho Administrativo • Relaciones con el Derecho procesal • Relaciones con el Derecho Financiero y Relaciones Ciencias Económicas • Relaciones la Derecho privado 3.- Elabore un esquema de llaves sobrecon el SUPREMACIA • Relación con la Historia CONSTITUCIONAL. • Relaciones con la moral y la Religión Se puede afirmar y a la misma vez llegar a concluir que la Constitución es la norma fundamental del estado, base y justificación de toda la producción legislativa y directriz de la realidad político-social. Se puede deducir que estamos viviendo una Supremacía Constitucional.

CARÁCTER SUPRALEGAL

Permite revisar la validez de las leyes y otros instrumentos jurídicos, en general, de los actos de los órganos y autoridades públicas.

• Principio teórico del Derecho Constitucional que postula, para ubicar a la Constitución de un país por encima de las demás normas jurídicas. • Se relaciona con la pirámide de Kelsen, que ubicaba a la Constitución en la cima de esa

CONTROL CONSTITUCION AL

GARANTÍAS DE LOS DERECHOS HUMANOS

• Acción de amparo institucional • Hábeas corpus • Hábeas data

Protegen los derechos en general: derecho a la libertad y a la intimidad.

ACCIÓN DE INCONSTITUCIONALI DAD

Se establece en los casos en que las leyes y normas de menor jerarquía contravengan la constitución

4. En base al documento SUPREMACIA CONSTITUCIONAL, conteste el siguiente cuestionario:

4.1.-¿ Qué es la Supremacía Constitucional? La Supremacía Constitucional es un principio teórico del Derecho

constitucional que postula, originalmente, ubicar a la Constitución de un país jerárquicamente por encima de todas las demás normas jurídicas, internas y externas, que puedan llegar a regir sobre ese país. Esto incluiría a los tratados internacionales ratificados por el país y cuyo ámbito de aplicación pueda ser también sobre las relaciones jurídicas internas. 4.2.-¿ Cuál es el objetivo de la pirámide Kelseniana? La pirámide de Kelsen establece un orden de prelación de las normas jurídicas, poniendo unas por encima de otras a la hora de su aplicación, digamos que una norma que está debajo de la pirámide no puede

contradecirse con la que está más arriba, y si fuera el caso, no tendría efectos jurídicos -o no debiera tenerlos. Por lo general esta pirámide se ejecuta asignando en la parte superior toda legislación la Constitución Nacional, seguida por las Leyes del Congreso Nacional juntamente con los Tratados Internacionales -dependiendo del país en trato los tratados internacionales se pueden interpretar que se ubican por debajo de la constitución y por encima de las leyes del congreso-, luego Leyes Provinciales y Ordenanzas Municipales, etc. Según Kelsen, la norma positiva de mayor jerarquía es la Constitución, la cual se encuentra en la cúspide de la pirámide jurídica y de ella se deriva el fundamento de validez de todas las otras normas que se encuentran por debajo de ella, es decir, que se trata de un sistema de normas jerarquizadas como una pirámide de varios pisos (Pirámide de Kelsen).

4.3.- ¿Cómo se define a la Constitución según el profesor Naranjo Mesa? El profesor Naranjo Mesa define a la Constitución como: "El conjunto de normas fundamentales para la organización del Estado, que regula el funcionamiento de los órganos de poder publico, y que establecen los principios básicos para el ejercicio de los derechos y la garantía de las libertades dentro del Estado". 4.4.- ¿Por qué se dice que la Constitución tiene carácter supralegal? Dado que dentro de un ordenamiento jurídico existen jerarquías claramente determinadas dentro de las cuales la carta fundamental ocupa el primer peldaño. Esto se traduce en el carácter supralegal del que goza la Carta Magna puesto que encierra una relevancia especialísima. Desde esta perspectiva -entonces-, es menester referirnos a la supremacía constitucional.

La Carta Política de 2008 constituye la norma jurídica suprema dentro de nuestro ordenamiento lo cual evidentemente responde al hecho de que ella contiene todo el engranaje regulador que determina la estructura de la legislación de nuestro país. Sin embargo, se considera que este mandamiento sobra pues la supremacía Constitucional se encuentra implícitamente afianzada por la existencia de una jurisdicción constitucional que se concreta en el Tribunal Constitucional con su potestad para dirimir, resolver o invalidar las normas o actos que contradigan los preceptos constitucionales. Se puede afirmar y a la misma vez llegar a concluir que la Constitución es la norma fundamental del estado, base y justificación de toda la producción legislativa y directriz de la realidad político-social en un momento histórico determinado de nuestro país. Por lo tanto con las características ya mencionadas se puede deducir que estamos viviendo una Supremacía Constitucional.

Entonces en base a lo antes descrito notamos la importancia y la supremacía que posee la Constitución, a la vez podemos determinar el peldaño en la cual está ubicada, es por ello que se dice que la constitución tiene carácter supralegal. 4.5.- ¿Qué es el Control Constitucional? A fin de garantizar la vigencia y efectividad de la supremacía de las normas constitucionales se han implementado mecanismos que permitan la vigilancia de la correspondencia de los actos estatales con los principios y normas de la Constitución, se trata del denominado "control constitucional", que permite revisar la validez no solo de las leyes y otros instrumentos jurídicos, sino, en general, de los actos de los órganos y autoridades públicas.

5.-

Emita

su

criterio

en

torno

a

la

Supremacía

de

la

Constitución frente a Tratados y Convenios Internacionales.

"La Constitución es la ley suprema del Estado. Las normas secundarias y las demás de menor jerarquía deberán mantener conformidad con los preceptos constitucionales”. Un punto muy relevante es el de la constitucionalidad de los tratados y más instrumentos internacionales. En primer término, es obvio que su negociación, suscripción, ratificación y entrada en vigencia, tienen que seguir las normas constitucionales, pues de otro modo serían formalmente inconstitucionales. Por otra parte, lo mismo que las leyes internas, deben guardar conformidad con las disposiciones materiales de la Carta Política, no oponerse a ellas, pues si se produjere esa anomalía serían materialmente inconstitucionales. Ahora bien, una vez ratificado un tratado y canjeados los instrumentos de ratificación, en el orden internacional el tratado tiene plena validez, y se sustrae a la simple declaración de cualquier autoridad o poder interno de un país, en lo relativo a su validez. Luego, si hay una causa de inconstitucionalidad, sea formal o material, este es un problema que debe resolverse no solo atendiendo a las normas internas del Estado, sino respetando los principios y disposiciones del derecho internacional. El Estado que llegare a la conclusión de que un tratado válidamente celebrado y ratificado resulta inconstitucional, deberá o bien revisar y reformar su derecho interno o acudir a los procedimientos aceptados por el derecho internacional para desahuciar, reformar o llegar a la anulación del tratado, pero no puede unilateralmente hacerse justicia por sí mismo. "Los Tratados o Acuerdos regularmente ratificados o aprobados tienen, desde su publicación, una autoridad superior a la de las leyes bajo reserva para cada tratado o acuerdo de su aplicación por la otra parte". La codificación establece que para la aprobación de un tratado que contiene normas contrarias a la Constitución es preciso proceder a la previa reforma de la Ley Suprema; y una vez perfeccionado el tratado tendrá fuerza obligatoria con una jerarquía superior a la que corresponde a las leyes ordinarias. Otro asunto que debe considerarse es el de si toda norma constitucional deroga automáticamente toda norma legal inferior, de cualquier género que sea. En principio, las declaraciones de la supremacía constitucional llevan a pensar que la derogación es absoluta, total y sin

reservas; pero si se medita mejor las cosas hay que distinguir algunos casos especiales en los que la regla de la derogación automática no puede funcionar. Analizando el problema, los tratados implican el mismo ejercicio de la soberanía que las leyes internas. La soberanía consiste en el poder de decidir en última instancia, y nos hallamos ante dos vertientes de aquel poder soberano: la ley ordena las relaciones internas y el tratado se refiere a las relaciones internacionales. Al obligarse un Estado por cualquier convenio con otro u otros, o con toda la comunidad internacional, queda ciertamente vinculado por los compromisos adquiridos, limita de alguna manera su soberanía, pero lo ha hecho precisamente en ejercicio de la misma soberanía. Sería absurdo escudarse en disposiciones de leyes nacionales, para incumplir las obligaciones internacionales; el Estado debe proceder, en el uso de su poder soberano, de modo sensato, armonizando las obligaciones que contrae en el orden externo con las posibilidades legales que le da el orden interno. Si se produce el hecho anómalo e indeseable de un conflicto entre las normas constitucionales y las provenientes de convenciones internacionales, el Estado debe cuanto antes remediar tal desequilibrio, reformando sus leyes y recurriendo a los medios normales de reforma de los tratados. Para concluir cabe recordarse que se reconoce en el texto de la Suprema Ley, los derechos que "derivan de la naturaleza de la persona y que son necesarios para su desenvolvimiento moral y material", con lo cual se da una pauta muy segura para la recta interpretación tanto de la Constitución como de los tratados internacionales.

6.-

¿Cómo

concibe

usted

al

régimen

del

buen

vivir

constitucionalmente establecido? Analice y emita su criterio en no más de tres páginas.

No hay aquella visión de un estado de subdesarrollo a ser superado. Y tampoco un estado de desarrollo a ser alcanzado. El Buen Vivir constituye una categoría central de la filosofía de vida de las sociedades indígenas. La búsqueda de nuevas formas de desarrollo implica revitalizar la discusión política, ofuscada por la visión economicista sobre los fines y los medios. Los límites de estilos de vida sustentados en esta visión ideológica del progreso son cada vez más notables. El ambiente, es decir los recursos naturales no pueden ser vistos como una condición para el crecimiento económico, como tampoco pueden ser un simple objeto de las políticas de desarrollo. Esto nos conduce a aceptar que la Naturaleza, en tanto una construcción social y en tanto término conceptualizado por los seres humanos, debe ser reinterpretada y revisada íntegramente, sobre todo si la humanidad no está fuera de la Naturaleza. Cuando, en realidad, la Naturaleza hasta podría existir sin seres humanos. En este punto hay que rescatar las verdaderas dimensiones de la sustentabilidad. En suma, el desarrollo debe ser sustentable ambientalmente en tanto compromiso con las generaciones futuras. En este contexto, desde la filosofía del Buen Vivir se precisa cuestionar el tradicional concepto de desarrollo. La acumulación material permanente de bienes materiales no tiene futuro. En esencia busca construir una economía solidaria, al tiempo que se recuperan varias soberanías como concepto central de la vida política del país. Se busca construir una sociedad con mercado, para no tener una sociedad de mercado, es decir mercantilizada. El Estado deberá, en definitiva, ser ciudadanizado, mientras que el mercado habrá de ser civilizado, lo que, en ambos casos, implica una creciente participación de la sociedad. Está claro que en la nueva Constitución, no está en juego simplemente un proceso de acumulación material. Se precisan respuestas políticas que hagan posible un desarrollo impulsado por la vigencia de los derechos

fundamentales (derechos humanos en términos amplios y derechos de la Naturaleza), como base para una sociedad solidaria, en el marco de instituciones que aseguren la vida. Se persigue una economía que garantice el derecho de propiedad bien habida. La Constitución propone también la construcción de una nueva arquitectura financiera, en donde los servicios financieros son de orden público. El ser humano, al ser el centro de la atención, es el factor fundamental de la economía. Los derechos deben ser garantizados por la sociedad para todos sus miembros, en cualquier tiempo o circunstancia, no sólo cuando hay excedentes financieros. Los procesos migratorios deberán ser singularizados. Una proyección idealizada que, al ser un proyecto de vida en común, nos dice lo que debe ser. Por eso, en forma pionera a nivel mundial, en la nueva Constitución se ha establecido que la Naturaleza es sujeto de derechos. Son instrumentos que naturalizan y convierten en inevitable lo existente. Al reconocer a la Naturaleza como sujeto de derechos, en la búsqueda de ese necesario equilibrio entre la Naturaleza y las necesidades y derechos de los seres humanos, enmarcados en el principio del Buen Vivir, se estaría superando la clásica versión por la que la conservación del medioambiente es entendida simplemente como un derecho de los seres humanos a “gozar de un medioambiente sano y no contaminado”. Sin la integración de los pueblos de Nuestra América Latina no hay desarrollo. Sin duda, la nueva Constitución, medio y fin para cambios estructurales. Como punto básico de la nueva Constitución tenemos que resaltar la declaración de un Estado constitucional de derechos y justicia, social, democrático, soberano, independiente, unitario, intercultural, plurinacional y

laico. El Derecho Constitucional fue un derecho de papel. Un proceso de constitución de ciudadanía. No podemos vivir prioritariamente de la renta de los recursos naturales sino del esfuerzo de los seres humanos, viviendo y conviviendo con la Naturaleza. Desarrollo si, patrimonialismo no. Lo cierto es que como ya acoté anteriormente, así como nosotros somos parte vital de la democracia y por ende de la sociedad, también somos parte del desarrollo.

7.- Emita su criterio acerca del fallo dado por la Corte Constitucional en relación a la Constitucionalidad de las preguntas propondrá.
Primeramente considero que la única manera de lograr una patria grande, justa y próspera es respetando la ley. El respeto a la Ley, que es la máxima manifestación del compromiso adquirido en el contrato social, debe de ser irrestricta, y no me refiero al conductor que incumple la ley de tránsito o al contraventor que bota basura a la calle en contra de la ordenanza de Aseo dictada por el municipio. Me refiero a la totalidad del entorno. Si hablamos de ley, debemos ampliar este aspecto a una sociedad democrática, democracia en la cual nosotros somos la parte más importante, ya que considero que sin sociedad no hay democracia, y sin democracia no hay ley, al menos no una ley que refleje nuestra manera de pensar. Nadie está por encima de la ley, ni hay fin supremo superior a la ley. No se justifica de modo alguno el quebrantamiento de ella, y más bien cuando dicho quebrantamiento se origina en las más altas esferas del poder administrativo, se debe volver decisivo el castigo o sanción para quien lo hace, considerando incluso la posibilidad de que dicho incumplimiento sea el resultado de una acción directa de los más insignes funcionarios del

planteadas

para

la

Consulta

Popular

que

se

estado,

para quienes debe

pesar

con

más

fuerza

la sanción

por

incumplimiento de la ley. La constitución de Montecristi, que es la que tenemos vigente y aplicándose, considero que es mala de modo general. Pero es lo que tenemos. No me complace decirlo pero debemos de aplicarla tal cual, porque pese a que se utilizaron mecanismos ilícitos unos y lícitos otros sostenidos en acciones no éticas, terminó siendo aprobada por el pueblo ecuatoriano, eso la legítima, no la hace buena, ni perfecta, pero la legitima, por lo tanto, sus postulados deberán respetarse y tenerse como la máxima expresión de orden constituído. El convivir social ha hecho que la forma de dimensionar el alcance de los deberes y obligaciones de los ciudadanos sea la ley, cuando no se respetan dichos límites de la ley nos vamos a encontrar con el principio de la de la ausencia del Estado, con el principio del quebrantamiento del orden, de la expectativa de respeto al derecho en todas sus formas. Tratándose de normativa constitucional, es vital el pronunciamiento de la Corte Constitucional, este es el caso en el que los miembros de esa corte deberán jugarse su papel en la historia, de ellos depende. No corresponde que juegue o prime el interés político conceptual, ni el interés de conveniencia política, sino únicamente el principal interés que es la preservación de la estructura jurídica, porque cada paso que se va dando con transgresión a la norma, desinstitucionalización. El interés primario del gobernante en cualquiera de sus niveles debe ser o estar encaminado al cumplimiento irrestricto de la ley, porque su incumplimiento lleva al despeñadero político, en el que no hay regreso ni opción de arreglo. El momento que el país sigue por ese camino, esto significa volver otra vez a tratar de empezar sin opción de avanzar, manteniéndonos en la situación de ser un país llevado a niveles supremos del desorden legal, de gente inculta e inmadura políticamente hablando, lo que dirá mucho en torno a la incultura de nuestro pueblo. es uno más que nos acerca a la

La evidente doctrina que no admite réplica alguna, desde los más altos niveles del gobierno, generando enfrentamientos y odio entre ecuatorianos, revanchismo, nos está liquidando, sus autores no se dan cuenta del mal que están causando. En este momento de vital trascendencia para el país, lo que más se debe cuidar es el cumplimiento de la ley. No vale ningún avance político si no está apegado a la ley. Estoy de acuerdo que el consejo de la judicatura no ha cumplido la ambiciosa misión impuesta, pero no es por hombres sino por su sistema. Se los quiere reemplazar para seguir usando el sistema, esto es, literalmente meter mano en la justicia, o sea nombrar jueces dóciles, así como lo hiciera el dueño del país en su momento y los manejaban desde el centro de la ciudad, al punto que los mejores litigantes fueron un ingeniero y un economista. Hay que reformar la corte, no todos son buenos, ni todos son malos. Pero ahí está el camino dado por la misma constitución, que es el que se debe de cumplir, que es realmente molesto, enredado, tal vez, pero es el camino legal, es el camino constitucional. No nos olvidemos que no se puede legislar en contra de la constitución, no podemos retraer el sistema con eliminación de los derechos de la ciudadanía, la corte tiene que nombrarse en ese método y la reforma que no es reforma sino cambio de sistema no es valedero legalmente. El gobierno pasaría a la historia si logra no meterse en la justicia. El intentar entrar en ella hace pensar que tienen cosas que esconder, ¿sino para que se querría controlar a quienes tienen que juzgarlos mañana? Esperemos que la Corte Constitucional responda al momento histórico y sus miembros estén consientes de la importancia de su verticalidad e independencia, piensen que por más que les ofrezcan toda la inmunidad para dictaminar de alguna forma, el juicio de la historia no acepta dichas inmunidades.

Y que las nuevas decisiones tomadas en el próximo referéndum sean ejecutadas de forma democrática, donde prime el pensar común del pueblo, donde se refleje lo que la población pretende expresar, porque si esto no es así entonces porque convocar a un referéndum nacional, si al final no primará la democracia.

You're Reading a Free Preview

Descarga
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->