Está en la página 1de 5

Crisis petrolera mundial y

los acuerdos con


petrocaribe.

Antecedentes del problema.


Según un informe extraído de la pagina Web atinachile.cl, un articulo
basado en la investigación de Marc Gavaldá explica que en las décadas de
los 60, la capacidad de producción se viene erosionando lentamente, como
resultado de la falta de exploración y puesta en funcionamiento de nuevos
yacimientos. La relación entre las reservas mundiales conocidas y la
producción viene cayendo sistemáticamente desde 1979. Los
descubrimientos de nuevos yacimientos alcanzaron un pico en los años 60;
desde entonces hay un déficit creciente de inversiones en la búsqueda y
puesta en funcionamiento de nuevos pozos petrolero.

La crisis del petróleo de 1973 (también conocida como primera crisis


del petróleo) comenzó el 17 de octubre de 1973, a raíz de la decisión de la
Organización de Países Árabes Exportadores de Petróleo (que agrupaba a los
países miembros árabes de la OPEP más Egipto y Siria), de no exportar más
petróleo a los países que habían apoyado a Israel durante la guerra del Yom
Kippur, que enfrentaba a Israel con Siria y Egipto. Esta medida incluía a
Estados Unidos y a sus aliados de Europa Occidental

Esta crisis originada por el conflicto árabe-israelí, transformó la


industria petrolera mundial, impactó severamente los balances económicos
de los países industrializados y perturbó el nivel de vida de sus ciudadanos.
Los altos precios del barril y la escasez mostraron al talón de Aquiles del
norte. Largas colas afectaron a sus ciudadanos, y todos entendieron que la
política exterior tiene demasiado olor a petróleo y termina siendo política
interior.

Las causas de la tercera crisis mundial de petróleo son notorias y todas


muy importantes, pero primero preguntémonos ¿Por qué los precios han
aumentado de una manera tan extraordinaria?:
Porque la demanda de energía ha crecido como mínimo al ritmo del
crecimiento mundial (4% anual); mientras la producción mundial sólo lo ha
hecho al 1,1% promedio anual en la última década.
Esto quiere decir que la única manera que la demanda finalmente se ajustara
a un crecimiento tan bajo de la oferta ha sido a través de un aumento
extraordinario de precios.

Obviamente esto traería muchas otras incógnitas que se convertirán en una


de las causas más importantes que continuación detallare:
· Especulación, de la debilidad del dólar. Al cotizar el barril en dólares, las
caídas del billete verde se trasladan en un menor valordel barril de crudo,
que para compensarlo aumenta su precio en el mercado. Así, una caída de un
punto porcentual en el dólar provoca un alza de cuatro dólares por barril.
· Aumento extraordinario de los precios a causa de la mayor cantidad
demandada y la menor producción anual. El aumento de la demanda
propiciado por el incremento del consumo en países en desarrollo como
China e India a un ritmo del 4,4%, a lo que habría que añadir los mayores
costesde extracción y localización de yacimiento.
· Razones geopolíticas: Ritmo de sustitución de una fuente de energía por
otra como por ejemplo: Las arenas asfálticas, implican inversiones
millonarias, requieren plantas enormes, grandes cantidades de agua y gas
natural para crear vapor, dejando gigantescos estanques de desechos de
lodos.
· Mala planificación por parte de los gobiernos al no proyectarse años
anteriores para subsidiar los precios sucesivamente hasta alcanzar
· La inflación generalizada.
· Inestabilidad del sistema monetario.
· También hay que tener en cuenta que la OPEP controla cerca del 40% de la
producción mundial y que Rusia es otro de los mayores suministradores
mundiales. Además, buena parte del oro negro se encuentra en zonas
conflictivas como Irak o potencialmente conflictivas como Oriente Medio o
Nigeria, lo que añade a la causa un toque de inestabilidad geopolítica.

Estamos enfrentando la primera crisis energética del siglo XXI. Hay


cierto consenso respecto a discontinuidades y cambio estructural,
desequilibrios y estrangulamientos que hoy caracterizan a la industria
petrolera global. Los recientes desastres naturales en la costa estadounidense
del Golfo de México contribuyeron a disparar esta crisis, pero no son su
causa. Cualquier otra disrupción significativa agravará la situación. La
vulnerabilidad de los mercados se refleja en los aumentos de precios
registrados hasta ahora.

Las causas que subyacen en esta coyuntura crítica son de carácter


estructural, resultado de una subinversión crónica de la industria petrolera
mundial, tanto en las actividades de exploración y producción primaria como
en las de refinación y a lo largo de toda la cadena logística. Estas
restricciones aparecieron brevemente, con menor fuerza, en 2000, aunque
fueron encubiertas por la recesión global subsecuente. Sin embargo, una vez
que la demanda de energía se recuperó e inició su expansión, dichas
restricciones resurgieron y se agudizaron. El shock imprevisto de la
demanda asiática y estadounidense incidió sobre el delicado balance del
mercado, perturbando las estructuras de precios del petróleo y del gas
natural.
Planteamiento del problema.
Con esta investigación sobre la crisis petrolera mundial y el acuerdo con
petrocaribe se quiere presentar la relevancia y la trascendencia que se ha
estado viviendo