P. 1
obras_pioneras_del_cine_mudo_1895-1917

obras_pioneras_del_cine_mudo_1895-1917

|Views: 1.824|Likes:
Publicado porXero GL

More info:

Published by: Xero GL on Mar 31, 2011
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

05/08/2013

pdf

text

original

D: Gérard Bourgeois. G: Charles
Jean Drossner, Juan Palau Vera,
basado en acontecimientos históri-
cos. F: Eduard Renault, Ramón de
Baños, José María Maristany. D.A.:
Salvador Alarma. Maquetas: R.
Borell. Asesor artístico: Adrián
Gual. M: José Padilla. P: Charles
Jean Drossner para Films Cine-
matographiques (París) / José
Carreras para Argos Films (Bar-
celona). E: 17 de mayo de 1917.
Dur: 76 min. País: Francia, España.
I: Georges Wague (Cristóbal
Colón), Léontine Massart (Isabel la
Católica), Nadette Darson (Felipa),
señora Lauriane (Beatriz Enríquez),
Garat (Bartolomé Colón), Donelly
(el padre Juan Pérez), Marcel
Verdier (Fernando el Católico),
Francisco Tressols (ministro Fon-
seca), Bader (don Diego Méndez),
Enrique López (don Juan de Soria).

Prólogo. La aurora de la
obra sublime.
Ya desde muy
joven, el genovés Cristóbal
Colón se siente atraído por el
mar. En Lisboa trabaja junto a su
hermano Bartolomé. Se casa y

tiene un hijo pero enviuda poco
después. Con su pequeño hijo y
sus proyectos para descubrir
nuevas tierras, Cristóbal llega al
Monasterio de la Rábida.
1. La inspiración de una
reina.
Aunque la reina Isabel la
Católica se muestra partidaria de
apoyar la aventura de Colón, los
sabios salmantinos la desaconse-
jan. Finalmente, un guardián de
la reina conduce al marino a la
Corte, donde se le anuncia el
apoyo a su empresa. Con tres
carabelas, Colón parte hacia las
Indias el 3 de agosto de 1492.
2. Hacia lo desconocido.
Habiéndose detenido en Cana-
rias para reparar la Pinta, los
expedicionarios parten hacia su
incierto destino. Durante el
viaje, la inquietud se apodera de
los marineros. Colón consigue
templar sus ánimos y el 12 de
octubre, visiblemente extenua-
dos, avistan la ansiada costa.
3. La obra brilla inmortal.
Luego de descubrir nuevas tie-

rras e islas, el genovés parte ha-
cia España, dejando allí un des-
tacamento. Colón es recibido por
los monarcas a los que refiere
sus aventuras y obsequia con
presentes del nuevo mundo.
4. El apogeo de la gloria. Al
llegar con su segunda expedición,
Colón encuentra muertos a la
guarnición que había dejado en
tierra. En represalia, los indios
son brutalmente aniquilados.
Haciendo responsable de ello a
Pedro Margarit, el descubridor lo
envía de vuelta a España.
5. La triste recompensa. Los
enemigos del descubridor, esgri-
miendo calumnias contra su per-
sona, hacen que los reyes orde-
nen prender a Colón para verifi-

car los cargos. El genovés escri-
be una carta a la reina Isabel y
ésta, reconociendo su inocencia,
ordena su liberación. Su regreso
a España, tras nuevos viajes,
coincide con la muerte de la
reina. La vida del marino tam-
bién va llegando a su final.

Luego de un acuerdo de
coproducción con la empresa
catalana Argos Films, el empre-
sario francés Charles Jean
Drossner logra finalmente su
propósito de trasladar a la panta-
lla la vida de Cristóbal Colón.
Desde el primer momento el pro-
yecto es diseñado como una
superproducción y en él no van a
escatimarse gastos. Su realiza-
ción es encargada a Gérard
Bourgeois, un hombre proceden-
te del teatro y autor de films
como Las víctimas del alcohol,
en su versión de 1911 y seriales
como Nick Carter contra Nick
Winter
(1911).
El gobierno español ve el
proyecto con muy buenos ojos y
colabora poniendo a disposición
de los promotores auténticos
objetos de época -mobiliario,
armas y trajes- que se encuen-
tran esparcidos por distintos
Museos Históricos de la penín-
sula. Todo se realiza con gran
minuciosidad tratando de lograr
la mayor autenticidad posible,
desde la construcción de las tres
carabelas utilizando cascos de
naves antiguas, hasta el empleo
de una numerosa figuración. Con

todo, el costo total del film se
eleva hasta el millón de pesetas,
una cantidad enormente alta para
la época.

Pero en su afán de rentabili-
dad, la superproducción huye de
cualquier elemento sorpresa y el
film se concibe según los cáno-
nes más tradicionales. En esa
línea se encuentran tanto la insí-
pida revisión histórica que lleva
a cabo el pedagogo Joan Palau i
Vera, como la puesta en escena
que imprime Bourgeois, la cual,
excesivamente influenciada por
el Film d'Art, resulta algo vetus-
ta. Pese a todo, el film es pródi-
go en secuencias espectaculares
como el desembarco en Améri-
ca, los combates de los españo-
les con los indígenas o el recibi-
miento en la Corte del marino

genovés tras su primer regreso a
España. Además, los bellos exte-
riores filmados en Barcelona, la
sierra de Collserola, la playa de
Somorrostro en Vizcaya, la
playa del Rey y los palacios gra-
nadinos de La Alhambra y el
Generalife, contribuyen a auten-
tificar el gran espectáculo.
Durante el rodaje, las embarca-
ciones -que han sido confeccio-
nadas con una quilla demasiado
corta- se balancean en exceso lo
que provoca numerosos episo-
dios de mareo entre los actores y
miembros del equipo técnico.
Estrenada en el Salón Ca-
taluña de Barcelona el 17 de ma-
yo de 1917, el film no va a lo-
grar el éxito esperado, pese al
apoyo que la prensa especializa-
da le dedica.

The Inmigrant

Charlot de viaje / El emigrante / Charlot,
emigrante / Charlot en los EEUU

D: Charles Chaplin. G: Charles
Chaplin. F: William C. Foster,
Roland H. Totheroh. Mon: Charles
Chaplin. P: Charles Chaplin para
Lone Star-Mutual. Dis: Mutual Film
Corporation. E: 17de junio de 1917.
Dur: 584 metros. (30 min.). País:
EEUU.
I: Charles Chaplin (el emigrante),
Edna Purviance (la joven emigran-
te), Eric Campbell (el camarero),
Albert Austin (el emigrante ruso /
comensal), Kitty Bradbury (la madre
de Edna), Stanley Sanford (el jefe de

los tahúres), Frank J. Coleman (ofi-
cial del barco / el propietario del res-
taurante), Henry Bergman (dama
gorda del barco / el artista en el res-
taurante), John Rand (un emigrante /
un cliente insolvente), James T.
Kelly (un emigrante / el cliente de la
moneda falsa).

En la cubierta de un barco
rumbo a Nueva York, se apilan
un gran número de inmigrantes.
El vaivén del barco provoca el

mareo de los pasajeros, gentes
humildes, cuyo viaje a la bús-
queda de mejor suerte está resul-
tando accidentado. Encaramado
a la barandilla de la embarca-
ción, Charlot parece aliviar sus
ganas de vomitar, pero en reali-
dad sólo ejecuta el arte de la
pesca. Durante la cena, los platos
guiados por el balanceo del
barco van de un lado a otro de la
mesa. Charlot ve entrar a Edna
en el comedor y, prendado de su
belleza, le cede su asiento. El
vagabundo participa luego en
una partida en cubierta y la suer-
te le sonríe. Sin resignarse a su
ventura, el tahúr se pasea sin
dinero por la cubierta. Al ver a la
madre de Edna dormida, el desa-
prensivo le roba su dinero y
vuelve al juego. Pero Charlot
gana otra vez y, ante la falta de

conformidad del tahúr, se ayuda
de una pistola para conservar lo
que es suyo. En cubierta, el
inmigrante encuentra a Edna con
su madre enferma. La muchacha
le cuenta lo sucedido y Charlot,
para aliviar los llantos de Edna,
le da el dinero que ha ganado. A
su llegada a la tierra de la
Libertad, los inmigrantes son tra-
tados como animales.
Tiempo después, Charlot
vaga por las calles hambriento y
sin blanca. Se encuentra una
moneda en el suelo y entra a un
restaurante. Pide un plato de alu-
bias a un antipático camarero.
Allí encuentra a Edna, ahora
huérfana, y la invita a comer con
él. Después de ver como apalean
a un cliente al que faltaban diez
centavos para abonar la cuenta,
Charlot se apercibe de que ha

perdido el dinero. Consigue otra
moneda, que se le ha caído al
camarero pero (¡oh, desgracia!,
resulta ser falsa). La llegada de
un pintor interesado en que la
pareja pose para él, soluciona la
situación. En un mal medido
alarde de educación, Charlot
hace desistir al artista de su
intención de pagar la cuenta.
Finalmente logra hacerlo con la
propina que ha dejado el artista.
Charlot pide al pintor dos dóla-
res de adelanto por su nuevo tra-
bajo y, bajo una intensa lluvia,
lleva a Edna ante un juez de paz
para contraer matrimonio.

1 ras Charlot en el balnea-
rio (The Cure,
1917), Chaplin
comienza a rodar su undécimo
film para la Mutual. Como de
costumbre, el cómico trabaja sin
argumento y no para de improvi-
sar. Así, mientras filma una
escena de celos en un restauran-
te, Chaplin imagina la odisea de
unos emigrantes en un barco e
inmediatamente incorpora la
idea como primera parte del
film. El resultado final va a ser
The Inmigrant, una obra con tin-
tes documentales y autobiográfi-
cos donde Chaplin despliega su
inmensa ironía para hacer trizas
la imagen convencional de
América como país de libertades
y esperanzas. La vida de los emi-
grantes es mostrada en toda su
crudeza, sin omitir su precaria
situación en el barco, o la rudeza

con la que los desgraciados son
tratados a su llegada al puerto de
Nueva York, donde hombres y
mujeres son arrinconados con
una soga como si de ganado se
tratase. La dura realidad aplasta
las ilusiones forjadas en sus más
bellos sueños, que quedan rotos
cuando comprueban que allí
tampoco va a haber sitio para
ellos. La crítica social del film es
tanto más eficaz al evitar Cha-
plin el exceso de sentimentalis-
mo y ensamblar la historia, con
una precisión exquisita, dotándo-
la de momentos cómicos exce-
lentes.

Llama la atención los esca-
sos medios que Chaplin necesita
para la confección del film. Sólo
cuatro decorados, y de éstos dos
principales -la cubierta del barco
y el interior del restaurante- bas-
tan al cómico para narrar su ela-
borada historia, lo que ilustra su
inmenso talento como realiza-
dor. Su perfeccionismo le lleva,
sin embargo, a realizar docenas
de ensayos, repitiendo las esce-
nas una y otra vez. Ya en el
montaje, el propio Chaplin selec-
ciona, de entre los más de
10.000 metros de película roda-
dos por Totheroth, aquellos que
le parecen más convenientes.
Su estreno tiene lugar en el
17 de junio de 1917. Aunque el
enfoque del film no deja de es-
cocer a muchos norteamericanos
de bien, la película supone un
nuevo éxito que añadir a la ya
larga lista del genial Chaplin.

You're Reading a Free Preview

Descarga
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->