Está en la página 1de 2

c 


          
    

Diario Médico
viernes, 18 de marzo de 2011
3 
  
       

 
 


  
  
  

   

  




 
     




 



   

 !

  "#$



  
 





 %

El bebé, que nació el pasado mes de diciembre en este centro catalán, está libre de la
alteración genética que afecta a varios miembros de su familia materna y que, de
haberla heredado, le habría conferido un riesgo de sufrir alguno de estos tipos de cáncer
del 62 por ciento, mientras que la cifra en la población general se sitúa en el 12 por
ciento, ha explicado Teresa Ramón y Cajal, del Servicio de Asesoramiento de Riesgo en
Cáncer Familiar del Hospital de San Pablo, de Barcelona.

El proceso comenzó en abril de 2009, cuando la Comisión Nacional de Reproducción


Humana Asistida autorizó el diagnóstico preimplantacional tras comprobar que la madre
presentaba antecedentes familiares de cáncer de mama y ovario de aparición precoz y
alta mortalidad. Se trata de la primera vez que se realiza en España un procedimiento de
este tipo para prevenir la aparición de una enfermedad de desarrollo precoz y grave, ha
dicho a Diario Médico Joaquim Calaf, jefe del Servicio de Ginecología y Obstetricia del
Hospital de San Pablo.

x El bebé, que nació en diciembre del año pasado, está libre de la mutación en el
gen BRCA1 que afecta a varios miembros de su familia materna

Ana Polo, responsable clínica del Programa de Diagnóstico Genético Preimplantacional


en la Fundación Puigvert y el San Pablo, ha detallado que, tras haber superado todas las
pruebas de detección de la mutación en su caso particular y las que confirmaban que la
pareja era candidata a la técnica, se procedió a realizar el primer ciclo de fecundación a
principios del año pasado.

Actualmente, la tasa de éxito de la fecundación in vitro ronda el 40 por ciento en este


centro catalán y el margen de error de la selección genética preimplantacional se sitúa
en un 10 por ciento, lo que se le explicó claramente a los padres desde el primer
momento.

A la paciente se le extrajeron doce óvulos maduros de los cuales se obtuvieron seis


embriones viables, dos de ellos libres de la mutación, que son los que le fueron
transferidos. Sólo uno de ellos dio lugar a un embarazo evolutivo, según ha precisado
Olga Martínez, embrióloga de la Fundación Puigvert. El análisis genético se realiza
extrayendo una de las ocho primeras células pluripotentes en los primeros días tras la
fecundación.
http://www.diariosalud.net/index.php?option=com_content&task=view&id=21680&Itemid=4
13