Está en la página 1de 11

Hipoglucemia en el Recién Nacido

¿Qué es la hipoglucemia en el recién nacido?

La hipoglucemia es una condición en la cual la cantidad de glucosa (azúcar) en la sangre es menor que lo
normal.

¿A quiénes afecta la hipoglucemia en el recién nacido?

Aproximadamente dos de cada 1.000 recién nacidos tienen hipoglucemia. Entre los bebés más propensos
a desarrollar hipoglucemia se incluyen:

• Los bebés de madres diabéticas pueden desarrollar hipoglucemia después del parto, cuando la
fuente de glucosa (la sangre de la madre) se acaba y la producción de insulina del bebé
metaboliza la glucosa existente.
• Los bebés pequeños para su edad gestacional o de crecimiento limitado pueden tener una
reserva insuficiente de glucógeno.
• Los bebés prematuros, especialmente aquellos con bajo peso al nacer, que frecuentemente
tienen una reserva limitada de glucógeno (azúcar almacenada en el hígado) o una función
inmadura del hígado.

¿Cuáles son las causas de la hipoglucemia en el recién nacido?

La hipoglucemia puede ser el resultado de condiciones que:

• Disminuyen la cantidad de glucosa en el torrente sanguíneo.


• Impiden o disminuyen el almacenamiento de glucosa.
• Utilizan las reservas de glucógeno (azúcar almacenada en el hígado).
• Inhiben la utilización de la glucosa por parte del cuerpo.

Muchas condiciones diferentes pueden asociarse con la hipoglucemia en el recién nacido, incluyendo las
siguientes:

• Nutrición maternal inadecuada en el embarazo.


• Exceso de insulina producida en un bebé de madre diabética.
• Enfermedad hemolítica severa del recién nacido (incompatibilidad entre los grupos sanguíneos
de la madre y el bebé).
• Defectos de nacimiento y enfermedades metabólicas congénitas.
• Asfixia en el nacimiento.
• Estrés por el frío (condiciones de frío intenso).
• Enfermedad del hígado.

¿Por qué es un problema la hipoglucemia en el recién nacido?

El cerebro depende de la glucosa de la sangre, que es su principal fuente de energía. Las escasez de
glucosa puede afectar la capacidad de funcionamiento del cerebro. La hipoglucemia severa o prolongada
puede dar como resultado convulsiones y serias lesiones cerebrales.

¿Cuáles son los síntomas de la hipoglucemia en el recién nacido?

Los síntomas de la hipoglucemia pueden no ser evidentes en los recién nacidos. A continuación se
enumeran los síntomas más comunes de la hipoglucemia. Sin embargo, cada bebé puede
experimentarlos de una forma diferente. Los síntomas pueden incluir:

• Inquietud.
• Cianosis (color azulado de la piel).
• Apnea (suspensión de la respiración).
• Hipotermia (temperatura corporal baja).
• Tono corporal deficiente.
• Mala alimentación.
• Letargo.
• Convulsiones.

Los síntomas de la hipoglucemia pueden parecerse a los de otras condiciones o problemas médicos.
Siempre consulte al médico de su hijo para el diagnóstico.

¿Cómo se diagnostica la hipoglucemia en el recién nacido?

Un simple análisis de sangre para evaluar los niveles de glucosa en la sangre puede diagnosticar la
hipoglucemia. La sangre puede extraerse con una punción en el talón, con una aguja en el brazo del
bebé, o a través de un catéter umbilical (tubo que se coloca en el cordón umbilical del bebé).
Generalmente, un bebé con bajo nivel de glucosa necesitará tratamiento.

Tratamiento para la hipoglucemia en el recién nacido:

El tratamiento específico para la hipoglucemia será determinado por el médico de su hijo basándose en lo
siguiente:

• La edad gestacional de su bebé, su estado general de salud y su historia médica.


• Qué tan avanzada está la enfermedad.
• La tolerancia del bebé a ciertos medicamentos, procedimientos o terapias.
• Sus expectativas para la trayectoria de la enfermedad.
• Su opinión o preferencia.

El tratamiento incluye suministrarle al bebé una fuente de glucosa de efecto rápido. Lo que puede ser tan
simple como darle una mezcla de glucosa y agua o fórmula (leche artificial para lactantes) como primer
alimento. En otros casos, puede ser necesario el suministro de glucosa por vía intravenosa. Los niveles
de glucosa en la sangre del bebé se vigilan constantemente después del tratamiento para controlar si la
hipoglucemia vuelve a aparecer.

Prevención de la hipoglucemia en el recién nacido:

No existe ninguna forma de prevenir la hipoglucemia; sólo deben observarse cuidadosamente los
síntomas y tratarla tan pronto como sea posible. Las madres diabéticas con niveles de glucosa en la
sangre en estricto control pueden ayudar a disminuir la cantidad de glucosa que pasa al feto.
Hipoglucemia del recién nacido
1. ANTECEDENTES HISTÓRICOS
El término “hipoglucemia” se refiere a una reducción de la concentración de
glucosa en el torrente sanguíneo. Ya ha transcurrido casi un siglo desde que se
describió por primera vez en los niños y más de cincuenta años desde que se
reconoció en los recién nacidos y en los lactantes de más edad (1). Dados los
numerosos adelantos que se han logrado desde entonces en la atención del
recién nacido, es sorprendente que siga existiendo tanta controversia en
cuanto a la definición, la importancia y el manejo de la hipoglucemia neonatal.
Paradójicamente, los adelantos tecnológicos en la vigilancia de la glucosa a la
cabecera del paciente en lugar de aliviar el problema lo han agravado al facilitar
el tamizaje en una entidad clínica mal caracterizada.
1.1 Características de la hipoglucemia
La vulnerabilidad de los lactantes prematuros y de las madres diabéticas a la
hipoglucemia se reconoció a principios de la historia de la neonatología (por ej.,
2, 3, 4, 5). El carácter transitorio de la hipoglucemia y la infrecuencia evidente
de manifestaciones clínicas hicieron que muchos supusieran que las
concentraciones bajas de glucosa sanguínea entre estos grupos eran inocuas y
“fisiológicas”, en contraposición a la hipoglucemia causada por enfermedades
metabólicas y endocrinas. Sin embargo, en 1959 Cornblath et al. (6)
describieron a ocho lactantes de 2 días de edad, nacidos de madres con
toxemia preeclámptica, que presentaban síntomas (apnea, cianosis, coma y
convulsiones) junto con concentraciones reducidas de glucosa sanguínea (1-24
mgdl) 11. Los autores describieron una respuesta clínica a una solución
glucosada administrada mediante venoclisis y pusieron de relieve la evolución
de la hipoglucemia: “desaparece espontáneamente pero es muy refractaria“. Le
evolución de este grupo pequeño de lactantes fue deficiente. Cinco de ellos
eran normales en el momento del seguimiento al cabo de un período de dos
semanas a once meses pero uno murió y en dos de ellos persistían las
anormalidades neurológicas. Después se hicieron otras descripciones de las
secuelas neurológicas relacionadas con la hipoglucemia sintomática (es decir,
la relacionada con signos clínicos22 que desaparecen cuando aumenta la
concentración de glucosa en la sangre) en el recién nacido.
Surgieron inquietudes de que la hipoglucemia sin signos2 clínicos
(hipoglucemia asintomática) también pudiera tener secuelas en el desarrollo del
sistema nervioso. Esto condujo al intento de definir la hipoglucemia
estadísticamente como la concentración de glucosa sanguínea situada más de
2 desviaciones estándar por debajo de la media en poblaciones de lactantes de
término, sanos y de peso bajo al nacer. Esto, y la introducción a principios de
los años setenta de las mediciones de glucosa con tiras reactivas (por ej.,
Dextrostix TM ) para el tamizaje a la cabecera de los recién nacidos en riesgo,
condujo a la clasificación clínica de la hipoglucemia neonatal (por ej. 7, 8).
Gutberlet y Cornblath (8) calcularon la prevalencia de hipoglucemia (definida
como la concentración sérica de glucosa <30 mg100 ml) en 4,4 por 1000
nacidos vivos y 15,5 por 1000 lactantes de peso bajo al nacer. Lubchenco y
Bard (9) calcularon cifras mucho mayores: 11,4% de todos los ingresados a las
salas de recién nacidos y 20,3% de los prematuros o de peso bajo al nacer
presentaron niveles de azúcar sanguíneo <30 mg100 ml cuando se realizaba el
tamizaje antes de alimentarlos a las 6 horas de nacidos.
Obviamente, el cálculo de la frecuencia exacta de la hipoglucemia asintomática
da por sentado lo relativo a la definición numérica. Esto se aborda en la sección
4, pero cabe señalar ahora que la hipoglucemia transitoria es un problema
común que se observa en los países industrializados y los menos
desarrollados. En estos últimos se han realizado pocos estudios formales. Sin
embargo, Anderson et al. (10) observaron que 38% de los lactantes de término
que no presentaban complicaciones, nacidos en Katmandú (Nepal), tenían una
concentración de glucosa sanguínea de <2,6 mmoll en las primeras 50 horas
de vida. Por lo tanto, la detección fiable de la hipoglucemia y la institución de un
tratamiento apropiado y sin riesgos, que no sea nocivo para la lactancia
materna, reviste importancia a nivel mundial.
1.2 Hipoglucemia ”sintomática“ y ”asintomática“
A pesar de la caracterización clínica de la hipoglucemia neonatal basada en la
concentración de glucosa sanguínea, se debatía si la hipoglucemia, en
particular la que no presentaba signos clínicos, solo se asociaba con secuelas
en el desarrollo del sistema nervioso o las causaba. Las secuelas neurológicas
a largo plazo se observaron en 35% de los que tenían hipoglucemia
sintomática y en 20% de los que tenían hipoglucemia asintomática (11, 12);
aunque otros no pudieron encontrar ninguna relación (13). En un gran estudio
retrospectivo de casos y testigos, Koivisto (14) y colegas observaron 151 casos
de hipoglucemia neonatal (definida como la concentración de glucosa
sanguínea <30 mgdl) durante un período que duró hasta cuatro años. La serie
de testigos constó de 56 recién nacidos asintomáticos tratados al mismo tiempo
que no presentaban hipoglucemia ni enfermedades neonatales. En el 94% de
los 66 sujetos con hipoglucemia asintomática y el 95% de los testigos se
observó un desarrollo normal en el seguimiento. Entre los 85 que habían
padecido hipoglucemia sintomática, solo 50% de los que presentaban
convulsiones (8 lactantes) y 88% de los que tenían síntomas no convulsivos
presentaban un desarrollo normal. Por consiguiente, en este estudio no se
observó ninguna anormalidad importante en el desarrollo del sistema nervioso
en los lactantes con hipoglucemia asintomática. Los autores pusieron de relieve
la tendencia que tiene la hipoglucemia sintomática de presentarse más tarde
que la asintomática en la evolución clínica. Se sacaron conclusiones análogas
en un estudio de seguimiento recientemente publicado que se realizó en la
India, de 107 casos de hipoglucemia neonatal asintomática o sintomática (15).
Pildes et al. (16) examinaron el efecto del tratamiento en el pronóstico en un
estudio prospectivo de 39 casos. Se seleccionaron 41 testigos en la primera
semana de vida, tratando de equiparar en la mayor medida posible las
características de sexo, peso, edad gestacional, grupo étnico, modalidad de
parto, condiciones al nacer, composición química sérica y fecha de nacimiento.
En el momento del seguimiento (entre 5 y 7 años de edad), solo en dos casos
la hipoglucemia ”adecuadamente tratada“ era el único factor asociado con
secuelas neurológicas que pudo determinarse. Lamentablemente, a pesar del
arduo esfuerzo para aparear los casos y los testigos prospectivamente, había
una diferencia sorprendente en el número de lactantes pequeños para la edad
gestacional (72,2% de los casos, 28,8% de los testigos). Esto pone de
manifiesto la deficiencia del método de casos y testigos para estudiar si la
hipoglucemia misma influye en el resultado o si es solo un indicador
aproximado de otros factores de riesgo. Sinclair (17) ha señalado
recientemente que todos los estudios realizados hasta la fecha han sido
demasiado imperfectos para demostrar una correlación definitiva entre la
hipoglucemia y el resultado del desarrollo. Parece probable que el único medio
para estudiar adecuadamente este problema sería un estudio aleatorizado de
intervención.
1.3 Hipoglucemia neonatal: problemas actuales
La hipoglucemia sintomática se asocia con un riesgo de secuelas en el
desarrollo del sistema nervioso a largo plazo, pero no son sólidas las pruebas
que demuestran una relación causal. La controversia acerca de la importancia
de la hipoglucemia asintomática persiste por varias razones. En primer lugar, la
glucosa es solo uno de los combustibles cerebrales y no parece probable que
los lactantes de término sanos capaces de iniciar una respuesta
contrarreguladora sufran secuelas si son asintomáticos. Un corolario es que los
lactantes de pretérmino y los pequeños para la edad gestacional (PEG) pueden
estar en mayor riesgo de sufrir secuelas (18) debido a la inmadurez metabólica.
Segundo, parece probable que los lactantes que contraen hipoglucemia
sintomática sean hipoglucémicos pero asintomáticos en un estadio anterior de
su evolución clínica. Por consiguiente, la clasificación rigurosa y dicotómica de
la hipoglucemia sintomática y asintomática es filosóficamente difícil.

EFECTOS DE LA HIPOGLUCEMIA EN EL SISTEMA NERVIOSO


CENTRAL
A pesar de la falta de pruebas clínicas en lactantes humanos de que la
hipoglucemia es la causa de las secuelas de la hipoglucemia sintomática
(sección 1), los resultados de estudios realizados en animales y de estudios
post mortem en lactantes humanos indican que la hipoglucemia intensa y
prolongada puede correlacionarse con características neuroanatómicas
particulares de daño cerebral. En años recientes también se ha aprendido
mucho acerca de los mecanismos excitotóxicos que producen lesiones en la
hipoglucemia.

Hipoglucemia en el Recién Nacido


La hipoglucemia es una condición en la cual la cantidad de glucosa en la
sangre es menor que lo normal.
Aproximadamente 2 de cada 1.000 recién nacidos tienen hipoglucemia. Entre
los recién nacidos (RN) más propensos a desarrollar hipoglucemia se incluyen:
- Los RN de madres diabéticas pueden desarrollar hipoglucemia después del
parto, cuando la fuente de glucosa (la sangre de la madre) se acaba y la
producción de insulina del bebé metaboliza la glucosa existente.
- Los RN pequeños para su edad de gestación o de crecimiento limitado
pueden tener una reserva insuficiente de glucógeno.
- Los RN prematuros, especialmente aquellos con bajo peso al nacer, que
frecuentemente tienen una reserva limitada de glucógeno o una función
inmadura del hígado.
La hipoglucemia puede ser el resultado de condiciones que disminuyen la
cantidad de glucosa en el torrente sanguíneo, impiden o disminuyen el
almacenamiento de glucosa, utilizan las reservas de glucógeno (azúcar
almacenada en el hígado), inhiben la utilización de la glucosa por parte del
cuerpo.
Muchas condiciones diferentes pueden asociarse con hipoglucemia en el RN:
1- La hipoglucemia transitoria en el período neonatal precoz es a menudo un
fenómeno de adaptación a los cambios que atraviesa el recién nacido, es decir,
pasar del continuo consumo de glucosa a través de la placenta a un suministro
nutricional intermitente posterior a la interrupción de la alimentación a través de
la madre al momento de nacer. La investigación ha podido comprobar que, en
los recién nacidos saludables de término, este dinámico proceso es auto-
limitante y no es considerado patológico.

2- Nutrición maternal inadecuada en el embarazo.


3- Exceso de insulina producida en un bebé de madre diabética.
4- Enfermedad hemolítica severa del recién nacido (incompatibilidad entre los
grupos sanguíneos de la madre y el bebé).
5- Defectos de nacimiento y enfermedades metabólicas congénitas.
6- Asfixia en el nacimiento.
7- Estrés por el frío (condiciones de frío intenso).
8- Enfermedad del hígado.
Los síntomas de la hipoglucemia pueden no ser evidentes en los recién
nacidos. A continuación se enumeran los síntomas más comunes de la
hipoglucemia. Sin embargo, cada RN puede experimentarlos de una forma
diferente. Los síntomas pueden incluir:
Inquietud, cianosis (color azulado de la piel), apnea (suspensión de la
respiración), hipotermia (temperatura corporal baja), tono corporal deficiente,
mala alimentación, letargo, convulsiones…
Un simple análisis de sangre para evaluar los niveles de glucosa en la sangre
puede diagnosticar la hipoglucemia. La sangre puede extraerse con una
punción en el talón, con una aguja en el brazo del bebé, o a través de un
catéter umbilical. Generalmente, un RN con bajo nivel de glucosa necesitará
tratamiento.
Hipoglucemia neonatal
Es la presencia de un nivel bajo de azúcar (glucosa) en la sangre en los
primeros días después del nacimiento.
Causas, incidencia y factores de riesgo
Los bebés necesitan azúcar (glucosa) para obtener energía. La mayor parte de
esa glucosa es empleada por el cerebro.
El bebé en desarrollo recibe la glucosa de la madre a través de la placenta.
Después del nacimiento, el bebé obtiene la glucosa produciéndola en el hígado
y del alimento.
Los niveles de glucosa pueden bajar si:
Hay demasiada insulina (hiperinsulinismo) en la sangre. La insulina es una
hormona que extrae la glucosa de la sangre hacia las células con el fin de
usarla para obtener energía.
No hay suficiente glucógeno, la forma en la cual se almacena la glucosa en el
cuerpo.
El bebé no está produciendo suficiente glucosa.
El cuerpo del bebé está usando más glucosa de la que se está produciendo.
La hipoglucemia neonatal ocurre cuando el nivel de glucosa del recién nacido
está por debajo del nivel considerado aceptable para el bebé.
La hipoglucemia es el problema metabólico más común en los recién nacidos y
ocurre aproximadamente en 1 a 3 de cada 1,000 nacimientos.
Los bebés con los siguientes factores de riesgo están en alto riesgo de padecer
hipoglucemia neonatal:
Infección en la sangre (sepsis)
Trastornos endocrinos, como la baja producción de la hormona tiroidea
(hipotiroidismo)
Errores innatos del metabolismo
Restricción del crecimiento intrauterino
Falta de oxígeno poco después del nacimiento
Tamaño grande para su edad gestacional
Madre con diabetes
Madre que puede tener corioamnionitis o una infección más o menos hacia el
momento del nacimiento del bebé
Nacimiento prematuro
Tamaño pequeño para su edad gestacional
Síntomas
Los bebés con hipoglucemia pueden no presentar síntomas, pero si en verdad
ocurren, pueden abarcar los siguientes:
Piel de color azulado (cianosis)
Problemas respiratorios
Disminución del tono muscular (hipotonía)
Gruñidos
Irritabilidad
Desgano
Náuseas, vómitos
Piel pálida
Pausas en la respiración (apnea)
Alimentación deficiente
Respiración rápida
Problemas para mantener el calor corporal
Inestabilidad
Sudoración
Temblores
Convulsiones
Signos y exámenes
A los recién nacidos en riesgo de sufrir hipoglucemia se les debe practicar un
examen de sangre con intervalos de pocas horas después del nacimiento con
el fin de medir los niveles de azúcar en la sangre. El médico debe seguir
practicando los exámenes de sangre hasta que el nivel de azúcar en la sangre
del bebé sea normal.
Otros posibles exámenes:
Examen de detección de trastornos metabólicos en el recién nacido
Exámenes de orina
Tratamiento
Es posible que los bebés con hipoglucemia necesiten recibir:
Alimentación con leche materna o leche maternizada dentro de las primeras
horas después del nacimiento, ya sea por vía oral o a través de una sonda
insertada a través de la nariz hasta el estómago (lavado nasogástrico)
Una solución azucarada a través de una vena (por vía intravenosa) si el bebé
es incapaz de alimentarse por vía oral o si el azúcar en la sangre está muy bajo
El tratamiento normalmente continúa durante unas cuantas horas o días hasta
una semana.
Si el nivel bajo de azúcar en la sangre continúa, el bebé también puede recibir
un medicamento para aumentar los niveles de azúcar (diazóxido) o para reducir
la producción de insulina (octreotida).
En casos raros, los recién nacidos con hipoglucemia muy grave que no
mejoran con el tratamiento pueden necesitar cirugía para extirparles parte del
páncreas (con el fin de reducir la producción de insulina).
Expectativas (pronóstico)
El pronóstico es bueno para los recién nacidos que no tienen síntomas o que
tienen hipoglucemia que mejora con tratamiento. Sin embargo, la hipoglucemia
puede retornar en un porcentaje pequeño de bebés después del tratamiento.
Es más probable que la afección retorne cuando a los bebés se les quita la
alimentación intravenosa antes de que estén totalmente listos para ingerir
alimentos por vía oral.
Los bebés con síntomas tienen mayor probabilidad de desarrollar problemas de
aprendizaje. Esto es particularmente cierto para bebés nacidos con un peso
inferior al promedio o cuyas madres tengan diabetes.
Complicaciones
La hipoglucemia severa o prolongada puede llevar a daño cerebral, afectando
así la función mental normal. Las complicaciones pueden abarcar:
Retraso en el desarrollo
Insuficiencia cardíaca
Convulsiones
Situaciones que requieren asistencia médica
Consulte con el médico si su bebé tiene síntomas de hipoglucemia neonatal.
Prevención
Si usted sufre de diabetes durante el embarazo, trabaje de la mano con el
médico para controlar sus niveles de azúcar en la sangre. Verifique que los
niveles de azúcar en la sangre del recién nacido se controlen después del
nacimiento.
La Hipoglucemia en el Recién Nacido
La glucosa: energía vital
La glucosa, que se encuentra en los alimentos, es una importante fuente de
energía inmediata para el cuerpo. La glucosa también puede almacenarse de
otras maneras en el hígado y en los músculos para su utilización posterior. El
exceso de glucosa se convierte en grasa.
La glucosa es la principal fuente de energía del cerebro, y es especialmente
importante para los bebés y los niños pequeños. Complejos mecanismos
hormonales y neurológicos regulan la cantidad de glucosa entre las comidas.
Durante el embarazo, la glucosa pasa de la madre al feto a través de la
placenta. Parte de la glucosa se almacena como glucógeno en la placenta, y
posteriormente en el hígado, el corazón y los músculos del feto. Estas reservas
son importantes para suministrar glucosa al cerebro del bebé durante el parto,
y para su nutrición después del nacimiento.
¿Qué es la hipoglucemia en el recién nacido?
La hipoglucemia es una condición en la cual la cantidad de glucosa (azúcar) en
la sangre es menor que lo normal.
¿A quiénes afecta la hipoglucemia en el recién nacido?
Aproximadamente dos de cada 1.000 recién nacidos tienen hipoglucemia.
Entre los bebés más propensos a desarrollar hipoglucemia se incluyen:
Los bebés de madres diabéticas pueden desarrollar hipoglucemia después del
parto, cuando la fuente de glucosa (la sangre de la madre) se acaba y la
producción de insulina del bebé metaboliza la glucosa existente.
Los bebés pequeños para su edad gestacional o de crecimiento limitado
pueden tener una reserva insuficiente de glucógeno.
Los bebés prematuros, especialmente aquellos con bajo peso al nacer, que
frecuentemente tienen una reserva limitada de glucógeno (azúcar almacenada
en el hígado) o una función inmadura del hígado.
¿Cuáles son las causas de la hipoglucemia en el recién nacido?
La hipoglucemia puede ser el resultado de condiciones que:
Disminuyen la cantidad de glucosa en el torrente sanguíneo.
Impiden o disminuyen el almacenamiento de glucosa.
Utilizan las reservas de glucógeno (azúcar almacenada en el hígado).
Inhiben la utilización de la glucosa por parte del cuerpo.
Muchas condiciones diferentes pueden asociarse con la hipoglucemia en el
recién nacido, incluyendo las siguientes:
Nutrición maternal inadecuada en el embarazo.
Exceso de insulina producida en un bebé de madre diabética.
Enfermedad hemolítica severa del recién nacido (incompatibilidad entre los
grupos sanguíneos de la madre y el bebé).
Defectos de nacimiento y enfermedades metabólicas congénitas.
Asfixia en el nacimiento.
Estrés por el frío (condiciones de frío intenso).
Enfermedad del hígado.
¿Por qué es un problema la hipoglucemia en el recién nacido?
El cerebro depende de la glucosa de la sangre, que es su principal fuente de
energía. Las escasez de glucosa puede afectar la capacidad de funcionamiento
del cerebro. La hipoglucemia severa o prolongada puede dar como resultado
convulsiones y serias lesiones cerebrales.
¿Cuáles son los síntomas de la hipoglucemia en el recién nacido?
Los síntomas de la hipoglucemia pueden no ser evidentes en los recién
nacidos. A continuación se enumeran los síntomas más comunes de la
hipoglucemia. Sin embargo, cada bebé puede experimentarlos de una forma
diferente. Los síntomas pueden incluir:
Inquietud.
Cianosis (color azulado de la piel).
Apnea (suspensión de la respiración).
Hipotermia (temperatura corporal baja).
Tono corporal deficiente.
Mala alimentación.
Letargo.
Convulsiones.
Los síntomas de la hipoglucemia pueden parecerse a los de otras condiciones
o problemas médicos. Siempre consulte al médico de su hijo para el
diagnóstico.
¿Cómo se diagnostica la hipoglucemia en el recién nacido?
Un simple análisis de sangre para evaluar los niveles de glucosa en la sangre
puede diagnosticar la hipoglucemia. La sangre puede extraerse con una
punción en el talón, con una aguja en el brazo del bebé, o a través de un
catéter umbilical (tubo que se coloca en el cordón umbilical del bebé).
Generalmente, un bebé con bajo nivel de glucosa necesitará tratamiento.
Tratamiento para la hipoglucemia en el recién nacido:
El tratamiento específico para la hipoglucemia será determinado por el médico
de su hijo basándose en lo siguiente:
La edad gestacional de su bebé, su estado general de salud y su historia
médica.
Qué tan avanzada está la enfermedad.
La tolerancia del bebé a ciertos medicamentos, procedimientos o terapias.
Sus expectativas para la trayectoria de la enfermedad.
Su opinión o preferencia.
El tratamiento incluye suministrarle al bebé una fuente de glucosa de efecto
rápido. Lo que puede ser tan simple como darle una mezcla de glucosa y agua
o fórmula (leche artificial para lactantes) como primer alimento. En otros casos,
puede ser necesario el suministro de glucosa por vía intravenosa. Los niveles
de glucosa en la sangre del bebé se vigilan constantemente después del
tratamiento para controlar si la hipoglucemia vuelve a aparecer.
Prevención de la hipoglucemia en el recién nacido:
No existe ninguna forma de prevenir la hipoglucemia; sólo deben observarse
cuidadosamente los síntomas y tratarla tan pronto como sea posible. Las
madres diabéticas con niveles de glucosa en la sangre en estricto control
pueden ayudar a disminuir la cantidad de glucosa que pasa al feto.

Acciones de Enfermería:
• Cuando cuide a RN con riesgo de hipoglucemia (peso entre 2300-2500
gr., RN a termino de peso mayor a 3750 gr., RN < de 37 semanas de
gestación, hijos de madres diabéticas):
• Realice los cuidados establecidos según protocolo
• Recuerde que la hipoglucemia no tratada puede provocar lesiones
encefálicas
• Se el pH intraparto del RN ha sido < de 7,20, repita la determinación una
vez que su temperatura se haya establecido. Avise al pediatra al recibir
los resultados y continúe con los protocolos establecidos